Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4651158 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El agua de la vida - ver ahora
Transcripción completa

Somos agua. No podemos vivir sin ella

y a veces su sobreabundancia nos mata.

La permanente relación de los seres humanos con el agua

es una de las más conflictivas de la historia del mundo,

y así seguimos.

En esto nuestra experiencia vital cambia de manera abrupta

según hayamos nacido en un rincón o en otro del planeta.

Quienes siempre tuvieron un grifo con agua potable a mano

difícilmente entienden la vida de aquellos

que la pierden por no tenerlo, pero sucede a diario

y en cifras escalofriantes.

Nos hemos ido al sur del sur, a Mozambique, para contarlo.

La historia reciente de Mozambique está marcada por el agua

y sus efectos destructivos.

En el año 2000 los grandes ríos del sur del país se desbordaron.

Más de 300 000 personas se quedaron sin hogar

y 600 000 se vieron obligadas a desplazarse.

Se destruyeron puentes y carreteras,

desaparecieron 50 000 cabezas de ganado,

varias ciudades quedaron bajo el agua.

El desastre provocó más daños en las infraestructuras

que los 17 años de guerra civil.

En 2013, otro de esos grandes ríos, el Limpopo,

volvió a anegar gran parte de la provincia de Gaza

y dejó tras de sí un nuevo reguero de víctimas mortales

y de personas que tuvieron que abandonar sus hogares.

Ahora el Limpopo, cuando pasa a la altura de la ciudad de Xai-xai,

baja solemne y silencioso,

ajenas sus aguas a la memoria de inundaciones y tragedias

que pasaron hace unos años.

Uno de los testigos de aquella última catástrofe

fue el misionero español Alberto Vera.

El agua, más o menos, subió en torno a medio metro y se mantuvo así.

Algunas personas el primer día no salieron,

se quedaron sus casas inundadas. Más que nada por evitar el robo.

El problema grave es ese sentimiento de inseguridad.

No sabes qué va a pasar.

Lo que pasa es que el agua viene con lama, con lodo,

y no es agua que entra y se va.

Las casas, sobre todo de cañizo, se destruyen completamente.

Al final, los más pobres son los primeros que se van.

A unos pocos kilómetros de la ciudad

se levanta un asentamiento que lleva por nombre

"El año de la última gran inundación. Barrio 2013".

Hasta aquí se trasladaron las familias evacuadas

que lo perdieron todo.

Cuando llegan, no tienen nada.

Ellos mismos se tienen con sus manos construir.

Al final, las personas que llegaron eran mujeres con niños.

Los hombres, la mayoría desaparecieron.

Fueron a buscarse la vida. Yo la primera experiencia

de estar en el Barrio 2013, en el año 2013,

solamente había mujeres y niños

con casas medio hechas y todas en un proceso de construcción.

No tenían agua potable. Bebían agua de una laguna

que está al lado, que es agua salada. Lavaban, se bañaban y todo de ahí.

Después, las mujeres no pueden quedarse aquí,

hay que buscar la comida.

Salían a la ciudad a revender lo que podían.

Los niños se quedaban en las calles. Era lo único que había calles.

No había ni muros, ni vallas, ni nada.

Estaban ahí sentados en el suelo.

Es el único lugar y la única vez en mi vida

que yo he visto niños de un año medio,

de dos años, comer tierra.

(Música)

Los misioneros mercedarios acudieron a la ONG Manos Unidas

para conseguir un pozo para el barrio.

Ya es una realidad y ha cambiado por completo la vida de la gente.

Tras el pozo vino la canalización para llevar el agua a las viviendas.

Juan Carlos Cabrera, misionero mercedario,

fue el encargado de gestionar la petición a Manos Unidas

y uno de los grandes impulsores del proyecto

de abastecer de agua al Barrio 2013.

Juan Carlos lleva ocho años en Mozambique

y antes estuvo en Guatemala y Panamá.

La distribución del agua por el vecindario

se consiguió gracias a un intenso trabajo comunitario.

"Bon día, mamás". -"Bon día. Obrigado".

-¿Cómo están? -"Estamos ben, graças a Deus".

-"Obrigado, mamá. Vamos continuar o trabalho".

-"Obrigado". -"Até logo" Chao, chao, mamá.

-El primer día yo me acuerdo que estábamos aquí

a las 5:00 de la mañana y había como 200 personas del barrio.

La mayoría mujeres, hombres eran pocos.

Con sus... instrumentos.

Con el pico, con la pala, abriendo las zanjas.

Esto fue casi una semana y media de trabajo.

Luego ya pedimos que cada familia que necesitaba agua

tenía que hacer una excavación pequeñita del tubo general a su casa

y también esto lo hacían sin ningún problema.

Sí que colaboraron, sobre todo las mujeres

porque son las que vieron que...

que no tener agua era un gran problema.

Gertrudis vive en una de las 130 casas

que ya cuentan con agua.

Tiene tres hijos, los dos pequeños gemelos.

Tras quedarse embarazada fue abandonada por su pareja

y es ella la que lleva sobre sus espaldas

el peso de la casa y de sacar adelante a su familia.

Cuando llegamos aquí no teníamos casa donde dormir.

No tenía ni hogar ni nada.

Después, con la venta de tomates, conseguí un poco de dinero

y pude levantar la vivienda que ahora tenemos.

Estamos mejor porque el agua la tenemos aquí en casa a mano.

Aunque volvamos de noche, el agua está cerca.

El agua no solo ha transformado la vida cotidiana

de los vecinos del barrio, además, está animando a algunas familias

a dejar atrás las frágiles viviendas de barro y caña

y levantar otras nuevas más amplias y estables.

El hecho de tener un pozo de agua

ha hecho que la familia tenga higiene, cocina, condiciones de vida.

Y está haciendo que esas condiciones de vida,

los niños puedan ir a la escuela

y tengan un ritmo de vida normalizado de tiempo para estudiar,

tiempo para alimentarse y tiempo para recreación,

que es lo que necesita un niño.

Y los padres pueden dedicarse al negocio,

que se está complementando por la Caritas Diocesana

con algún micro crédito, pero para mí el paso más significativo

ha sido el apoyo que Manos Unidas

ha concedido a este barrio para poder construir este pozo de agua.

-Quería contar que el año pasado vinimos aquí

y hemos vuelto, y hemos visto la gran diferencia

de lo que habéis hecho, y estamos muy orgullosos

porque he visto que ha cambiado el barrio, que ha cambiado el sitio.

La llegada al barrio de María Nieto, voluntaria de Manos Unidas,

ha congregado a un grupo de vecinos que quieren comentarle

cómo la llegada del agua ha representado

un antes y un después en sus vidas.

¿Qué ha supuesto el furo para vosotros?

¿En qué ha cambiado vuestras vidas?

-La diferencia es muy grande.

Nosotros cuando llegamos aquí en 2013 no teníamos agua ni donde cogerla.

Había que recorrer mucha distancia.

Seis, siete, ocho kilómetros para conseguir un bidón de agua.

Ahora la diferencia es grande. Ya tenemos agua en casa.

Podemos bañar a los niños, podemos lavarnos nosotros.

Ya no bebemos ese agua del lago que está muy sucia.

Ahora lavamos, cocinamos y estamos muy agradecidas

a Manos Unidas, que nos apoyó con el agua.

Cultural y tradicionalmente la mujer se encarga

de las múltiples tareas domésticas, entre otras la de conseguir agua.

Dedicar tres horas diarias a hacer esto se acabó, por suerte,

para muchas vecinas del Barrio 2013.

Las mujeres somos las que tenemos la preocupación

por conseguir el agua. Vamos a la huerta, al pozo.

Los hombres no están ahí.

-La llegada de agua fue muy importante porque sufríamos mucho.

Para conseguir agua teníamos que ir muy lejos. A veces íbamos al río.

Fue muy importante la llegada del agua.

Ahora el reto que tienen por delante los vecinos

es el mantenimiento de la instalación.

Una vez que los mercedarios solicitaron el proyecto

y la ONG española lo concedió, queda en manos de ellos

velar por su correcto funcionamiento.

La mayor parte de las familias pagan una pequeña cuota

que tiene como objetivo costear posibles reparaciones.

Tenemos que cuidar el agua,

así como la máquina que trae el agua desde el subsuelo hasta arriba.

Porque si no cuidamos la maquinaria, se puede llenar de barro

y fácilmente volveríamos a sufrir.

(CANTAN)

La guardería, que abrió la misión mercedaria,

ha sido una de las grandes beneficiadas por la llegada de agua.

Antes tenían que ir continuamente por grandes bidones

para abastecer el centro.

Abierta hace un par de años, la guardería acoge a 85 niños

de tres a cinco años.

La grave situación que se encontraron los religiosos

les hizo emprender este proyecto.

Las madres de los niños tienen que ir a trabajar a sus huertas,

a sus machambas y también iban al mercado para vender sus tomates,

sus productos, y los niños quedaban solos.

Niños que cuidaba niños. Cuando vimos esa situación,

teníamos que hacer alguna cosa para que los niños

no estén cuidados por niños. Las madres se iban

y hasta que no regresaban, como a las 5:00 de la tarde,

4:00 de la tarde, no comían. Fue cuando pensamos en una guardería.

Cuidamos a los niños de tres a cinco años

y también a todos los que van a la escuela, que estudian,

también aquí tienen una comida segura,

que es el desayuno y la comida de mediodía.

(CANTAN)

La cocina, como pasa en muchas casas,

es el corazón del lugar.

Aquí varias madres dedican la mañana a preparar desayunos y almuerzos.

Por un lado, para quienes acuden a la guardería.

Por otro, para los 240 niños y jóvenes del barrio

que se pasan por aquí antes de ir a la escuela o al volver de ella.

Los misioneros, por su parte, no descansan pidiendo ayudas,

especialmente en España, para esta obra

que se sostiene gracias a la respuesta solidaria de muchos.

Hay muchos niños, muchos, muchos, que son huérfanos

y los cuida la abuela o los cuida una tía.

Esto es una realidad.

El sida todavía está con mucha fuerza.

Ya no muere tanta gente porque ya hay tratamiento,

pero sí que todavía quedan muchos niños huérfanos.

A estos niños huérfanos una tía o una abuela

no los cuida igual que su madre.

También atendemos un poco esta situación muy delicada

de niños que crecen sin amor, sin cariño y que crecían sin cuidados

sin comida, sin higiene.

Muchos tienen su madre. El padre desaparece.

Cuando en casa no hay comida, cuando hay problemas, el hombre huye.

Dicen que van para África del Sur o van a buscar trabajo a la ciudad

y no es cierto, están huyendo de los problemas de casa.

Juan Carlos tiene que hacer de todo.

Lo mismo utiliza su coche de ambulancia

para llevar vecinos al hospital, como está al tanto de la terapia

del pequeño Felipe, con graves problemas motóricos.

Para su rehabilitación es fundamental

hacer con él varios ejercicios.

La salud en Mozambique mejoró bastante,

pero todavía el problema grande está en las familias.

Felipe tiene su padre, tiene su madre.

Sabemos que su madre es alcohólica. Él parece que nació

con una lesión en la columna y también con desnutrición.

Aquí lunes, miércoles y viernes, si la madre quisiera,

en el hospital provincial de la ciudad

le pueden dar fisioterapia, pero ella no le lleva.

Vino aquí una doctora de Guatemala

y nos enseñó un poco de terapia a nosotros.

Con unos cartones en las piernas se les vendamos.

Tiene que estar cada día una hora de pie y caminar un poquito.

Así él puede comenzar a caminar de nuevo.

El problema está en que hay centros de salud,

hay hospitales, pero las familias no colaboran.

Una vez que se hizo el pozo y el agua se distribuyó

a parte del barrio, los misioneros pidieron ayuda

a Manos Unidas para construir unos aseos dignos en la guardería.

El dinero llegó y ya están manos a la obra.

El 6 de mayo

fue cuando comenzamos la construcción de estas casas de baño.

El 6 de mayo fue cuando comenzamos.

-¿Y por qué son tan importantes las casas de baño?

-Son muy valiosos porque... van a ser los únicos aseos así.

-¿Por qué ninguna casa tiene estos aseos?

-No, no. La mayoría son letrinas abiertas.

Un agujero en el suelo y ahí es donde ellos hacen sus necesidades.

Está el peligro de que viene la mosca y luego contamina todo.

Estos aseos van a tener también unas duchas

para que los niños pequeños de tres, de cinco años,

que usa la guardería, también puedan bañarse

cuando hay una emergencia de diarrea o alguna situación así.

Es una obra muy buena para la guardería,

pero también para nuestro barrio.

-¿Cuántas son? -Una parte son de niños

y otra parte serán de niñas.

En frente vamos a hacer para adultos que no tienen.

-¿Saben usar los niños estos baños? -Aún no saben.

Tenemos que enseñarles cómo se usan los inodoros

porque nunca los han usado.

Los vecinos del Barrio 2013 vieron cómo el exceso de agua

puso en peligro sus vidas.

Luego, la escasez fue motivo de sufrimiento.

Ahora, por fin, respiran tranquilos porque el agua potable y accesible

les permite, al menos, vivir.

En esa aventura tienen a su lado a los misioneros de la Merced.

Dios transforma el corazón de las personas

con educación, con comida también, pero si no hay este cambio

dentro de la persona, yo creo que no hacemos nada.

Nuestra tarea es anunciar a Jesús,

pero cuando vemos estas realidades de sufrimiento,

de problemas, uno no puede quedarse quieto.

Reaccionamos. Uno no se puede quedar ante un caso como Felipe,

que no camina, que nadie hace nada, un enfermo terminal, niños con sida,

crianza de huérfanos, niños que no comen,

uno no puede quedarse...

Mi misión es Padre, Hijo y Espíritu Santo, no.

Tenemos que intentar un poco ese desarrollo humano.

A poco más de media hora río arriba de Xai-xai

se encuentra la comunidad de Siyaya.

Hasta hace poco era un lugar más bien inhóspito

donde aquí también las mujeres tenían que recorrer

seis o siete kilómetros para conseguir agua.

Ya tenían pozo, pero faltaba la bomba,

los depósitos y la canalización. En este caso fue Caritas Diocesana

la que pidió ayuda a Manos Unidas para paliar esta necesidad.

Los obispos tenemos muy claro que con las fuerzas propias

de nuestras comunidades es muy difícil el progreso

por un factor muy sencillo.

El gran capital va al Gobierno.

El Gobierno sabemos que es corrupto, como la mayoría de los gobiernos

de África y también de Europa.

Corrupto y el dinero queda en ellos.

El dinero que hoy en día llega al pobre

es el que llega a través de ONGs.

No todas las ONGs, mas hay un grupo de ONGs

que tienen conciencia

y que entran en aquel grupo de humanidad.

Aquel dinero que se entrega a Manos Unidas

lo he visto en pozos de agua, en aulas de educación,

en desarrollo de tipo agrícola

y he visto que llega al necesitado, a aquella persona que lo necesita.

Varios árboles junto a los depósitos recién construidos

hacen de sala de reunión para un grupo de vecinos

con la responsable de los proyectos de Manos Unidas en Mozambique.

La clave del éxito de iniciativas, como la distribución del agua,

es que sean respuestas a auténticas necesidades de la población

y que sea esta, organizada, quien los asuma y gestione.

Era necesario que hubiera personas ya organizadas

para participar en la actividad que, realmente, era el sueño de ellos.

Ellos también se implicaron mucho. Pusieron de su parte.

Lo que tenían que hacer, lo consiguieron hacer

y ahora se ha formado un grupo, un comité que hace la gestión

junto a la comisión de caridad que existe en cada comunidad.

La familia de María es una de las 175

que disfrutan ya de acceso al agua.

Esto, desgraciadamente, no le pasa

a cerca de 2 000 millones de personas en el mundo,

que carecen de agua potable en su hogar,

tres de cada 10, según el último informe

de la Organización Mundial de la Salud.

Estoy feliz porque no tengo que ir a buscar el agua,

sino que la tengo en casa y los niños también están contentos.

No tienen que ir fuera a por agua, la tienen a mano.

Se pueden bañar para ir al colegio y yo lavo aquí sus ropas.

El comité que gestiona el servicio del agua en la comunidad

lo forman seis mujeres y dos hombres.

En esto, como en otras tantas cosas, la voz de las mujeres

se va haciendo notar.

Quien lo tiene claro es quien todos conocen aquí como "momá" Casilda.

Las formaciones que vamos haciendo en las comunidades

ayudan mucho a crecer y las familias ya toman sus decisiones

dentro de sus grupos.

También en las familias comienza a haber cambios

partiendo de ese principio, el de la formación de género.

Y ahí hay un gran cambio porque esa formación

ayuda a romper la situación de un machismo

donde el hombre manda y decide todo, donde él tiene poder y la mujer no.

En este momento ya existe un entendimiento de la igualdad

de oportunidades de la mujer.

También quería agradecer a Manos Unidas

que nos dé esa posibilidad de mejorar las iniciativas que ellos tienen.

Promover sus iniciativas y les seguimos solicitando

que haya nuevos impulsos para darnos la oportunidad de hacer más programas

para esta comunidad.

(CANTAN)

Una mirada a esta recóndita comunidad mozambiqueña

nos desvela que las cosas pueden cambiar,

que a escala otros pequeños mundos son posibles

y son igualmente importantes porque estamos hablando de vidas,

estamos hablando de personas que subsisten con más dignidad.

(Música créditos)

Pueblo de Dios - El agua de la vida

23:10 01 jul 2018

A los habitantes del Barrio 2013 de Xai Xai, en Mozambique, el desbordamiento del río Limpopo en 2013 los dejó sin casa y sin agua. Gracias a los proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en el nuevo barrio, los desplazados pueden tener acceso al agua potable en sus propias casas.

A los habitantes del Barrio 2013 de Xai Xai, en Mozambique, el desbordamiento del río Limpopo en 2013 los dejó sin casa y sin agua. Gracias a los proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en el nuevo barrio, los desplazados pueden tener acceso al agua potable en sus propias casas.

ver más sobre "Pueblo de Dios - El agua de la vida" ver menos sobre "Pueblo de Dios - El agua de la vida"

Los últimos 498 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 22:34 pasado domingo Visitamos Mozambique para conocer un proyecto rural desarrollado por Manos Unidas y gestionado por el párroco local Padre Gasolina. Se trata de la Escuela Rural Familiar de Netía-Natete.

  • 23:13 02 dic 2018 Manos Unidas trabaja en El Salvador para formar y empoderar a la mujer en 24 comunidades rurales. Visitamos los programas de alfabetización y talleres vocacionales puestos en marcha en el oriente del país centroamericano.

  • Curas de interior

    Curas de interior

    25:13 25 nov 2018

    25:13 25 nov 2018 Andrés Fuertes y Gonzalo Domínguez son dos párrocos de la Unidad pastoral de Os Cotos repartidos en 10 parroquias y 17 núcleos de población , recorriendo en coche los pueblos donde han compartido con el equipo sus pensamientos y reflexiones.

  • Pescadores de esperanza

    Pescadores de esperanza

    23:55 18 nov 2018

    23:55 18 nov 2018 Pueblo de Dios visita con Manos Unidas las "Salinas del Potrero", en El Salvador. Seis cooperativas camaroneras ubicadas el oriente del país centroamericano que han mejorado la vida de 158 familias salvadoreñas.

  • Marineros en tierra

    Marineros en tierra

    28:58 11 nov 2018

    28:58 11 nov 2018 Visitamos Vigo, "Stela Maris", el padre Benito y las Hermanas de la Misión del Silencio.

  • El relevo

    El relevo

    27:12 04 nov 2018

    27:12 04 nov 2018 Programa especial que visualiza el relevo en la dirección del programa. En este programa Julián del Olmo director de pueblo de Dios durante 26 años nos presentara a Antonio Montero quien ocupara a partir de ahora la dirección del programa.

  • Los Dominicos de Paraguay

    Los Dominicos de Paraguay

    23:42 21 oct 2018

    23:42 21 oct 2018 Los Padres Dominicos, llevan quinientos años en Paraguay ayudando a la gente a realizar sus proyectos y al desarrollo de comunidades.

  • 24:28 07 oct 2018 Selvas Amazónicas, la ONG de los dominicos, ayuda al padre Toni, responsable de esta misión de San Roque González de Santacruz, en todos los proyectos educativos y sociales de la comunidad.

  • 25:19 30 sep 2018 En Montevideo, Uruguay, los Dominicos llevan a cabo una labor social, formativa, religiosa y de reinserción con la ayuda de Selvas Amazónicas.

  • 24:32 23 sep 2018 La ONG Selvas Amazónicas contribuye con el Padre Pedro Velasco, dominico, en su lucha para dignificar a la gente del Bañado de Tacumbú, en Asunción, Paraguay..

  • Y Germán, de nuevo

    Y Germán, de nuevo

    25:10 16 sep 2018

    25:10 16 sep 2018 Germán Fresán es el clásico ejemplo de misionero todoterreno. Gracias a Manos Unidas, Germán ha levantado una escuela familiar rural en Mozambique.

  • 29:21 09 sep 2018 La catedral de Sigüenza cumple 850 años y con tal motivo la diócesis de Sigüenza-Guadalajara ha declarado un año jubilar, una buena ocasión para visitar la catedral y la ciudad medieval.

  • La larga sombra del Sida

    La larga sombra del Sida

    28:36 15 jul 2018

    28:36 15 jul 2018 Los hospitales de Chokwe y Chalucuane (sur de Mozambique), están regidos por Hijas de la Caridad. Son centros de referencia en el tratamiento del VIH y la tuberculosis. Manos Unidas ha contribuido a mejorar sus infraestructuras.

  • Al sur de Montevideo

    Al sur de Montevideo

    26:07 08 jul 2018

    26:07 08 jul 2018 A las afueras de Montevideo, capital de Uruguay, los dominicos mantienen una red de comunidades de base desde la que ayudan a los más necesitados. Visitas a lo vecinos, clases de manualidades... La ONG Selvas Amazónicas les apoyan económicamente..

  • El agua de la vida

    El agua de la vida

    23:10 01 jul 2018

    23:10 01 jul 2018 A los habitantes del Barrio 2013 de Xai Xai, en Mozambique, el desbordamiento del río Limpopo en 2013 los dejó sin casa y sin agua. Gracias a los proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en el nuevo barrio, los desplazados pueden tener acceso al agua potable en sus propias casas.

  • Misión al Sur

    Misión al Sur

    25:47 24 jun 2018

    25:47 24 jun 2018 Hace 94 años que los misioneros combonianos llegaron a Sudáfrica. Contamos el actual trabajo de tres españoles destinados en ese país y en diferentes puestos misionales: Rafael Armada, Mariano Pérez y Vicente Reig.

  • Pobres de lujo

    Pobres de lujo

    26:30 17 jun 2018

    26:30 17 jun 2018 El Albergue de Santa María de la Paz de los Hermanos de San Juan de Dios, en el madrileño barrio de Sanchinarro, cuenta con nuevas instalaciones que a los ¿sin techo¿ les parecen un lujo. El reportaje muestra como una persona puede perder todo en la vida menos la dignidad.

  • Manos Unidas por Kenia

    Manos Unidas por Kenia

    29:12 10 jun 2018

    29:12 10 jun 2018 Manos Unidas lleva muchos años trabajando en Kenia. Visitamos sus últimos proyectos tanto en el mundo rural como en las afueras de Mombasa y Nairobi.

  • Misioneros de frontera

    Misioneros de frontera

    26:52 03 jun 2018

    26:52 03 jun 2018 Juan José Tenías, José Girau y Jesús Ruiz son tres misioneros combonianos españoles a los que visitamos y con quienes compartimos su trabajo cotidiano.

  • 26:06 27 may 2018 "Tejiendo Sueños" es un proyecto de formación y animación de profesores, padres y alumnos que llega gratis, cada año, a los 40 centros educativos más pobres y abandonados del El Salvador con el apoyo de la ONG marista SED.

Mostrando 1 de 25 Ver más