Promesas de arena La 1

Promesas de arena

Lunes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5458154
Promesas de arena - Capítulo 4 - ver ahora
Transcripción completa

"Lo peor no es que nos roben las armas".

Sino que acaben en manos del Estados Islámico.

Venta cerrada.

Aunque no se lo merezca, deberías hablar con ella.

¿Con quién?

Con tu madre.

He venido por Hayzam.

Este piso es suyo, ¿verdad?

Sí.

Y el bebé que estás esperando también lo es.

(HABLA EN ÁRABE)

(MUJER) "Te he llamado 200 veces, Lucía, estaba muy preocupada".

Mamá,

no voy a ir.

(HABLA EN INGLÉS)

Casi no sé nada de ti

ni de tu otra vida.

¿Qué otra vida?

¿No te espera nadie en España?

No.

Bonito discurso,

lástima que sea el último.

"Algún día,"

tu hijo sabrá quién es su padre.

Se acabó. ¿El qué se acabó?

Buena suerte, Andy.

¡Julia!

"Sabes la cosa más importante de mí,

que nunca he amado a otra mujer hasta ahora".

A mi padre le ha dado un ataque al corazón.

"Se está muriendo".

(Música instrumental suave)

Te quiero.

Es la primera vez que se lo digo a alguien.

Vas a perder el avión.

¡Andy! ¿Sí?

¡Andy!

He hablado con Lucía.

Está volando hacia España.

¿Hacia España?

Sí, han ingresado a su padre.

¿Está grave?

Si no, no se habría ido.

Gracias.

Jaime, Jaime.

¿Sí?

Estaba con Hayzam, ¿no?

¿La ha llevado él al aeropuerto?

Sí.

Muy amable, ¿eh?

Madre mía.

Diego,

¿has visto a Baha?

Pues la verdad es que no.

Pregúntale a Fathia, que es su jefa.

Al igual que Lucía, Julia ha tenido que irse por motivos personales.

¿Personales?

Sí, bueno, es todo lo que sé.

Baha también se ha despedido.

¿Por?

Igual que Julia.

Motivos personales.

Tres bajas en un solo día y Fathia a punto de dar a luz.

Todavía me quedan cuatro semanas, estoy bien.

¿Cuándo van a llegar esos médicos?

¿Cómo?

Los que me prometieron en la fiesta.

¿O no fue así?

Sí, claro, es cuestión de días.

Qué pena lo de Lucía.

Su labor era de gran ayuda.

Tiene razón, la habíamos cogido mucho cariño, sobre todo yo.

Fathia, ¿podemos hablar un momento?

Mira, ya sé que...

bueno, tu vida privada no es asunto mío, pero...

¿cuánto hace que estás con Hayzam?

¿Julia te lo ha contado?

¿Te contó también que se presentó en mi casa

acusándome de cosas terribles?

No, acusándote a ti no, acusándole a él.

¿Quién era Julia, Andy?

¿Quién era?

Bueno, eso ahora no importa,

pero puede que lo que te dijera sobre tu marido sea cierto.

¿De verdad no sabes con quién estás casada?

Por supuesto que lo sé,

con un hombre al que se lo debo todo

y del que nunca dudaré.

Mira, Fathia...

(SUSPIRA)

Siento mucho todo esto.

(Móvil)

(Móvil)

¡Hombre, Jorge, por fin!

Dime.

Sí.

¿Cómo?

¡No, no, no, no me jodas!

Escúchame tú.

¿Sabes lo que te digo?

Que te puedes ir a la mierda tú y la puta ONG.

¡Eh, eh, eh! ¿Qué haces?

¿Acaso tienes otro móvil?

No.

Aunque te cueste creerlo,

Jorge no está dentro de ese cacharrito.

Si lo estampas, lo único que harás es quedarte sin móvil.

¿Qué te han dicho?

Nada, que la tensión

entre el Gobierno de Trípoli y los rebeldes ha aumentado,

que las rutas no son seguras...

Que no envían a nadie, vamos.

Bueno, no te preocupes, Andy, que nos apañaremos.

Sí, seguro.

¿Nos arreglaremos?

¿Cómo?

Pues no lo sé, no lo sé, pero alguien le tiene que animar.

Está un poco destrozado, ¿no?

Bueno, ¿y qué quieres? Si esto es su vida.

Además, la noche de la fiesta Lucía se fue con Hayzam.

Y Andy no apoya las relaciones entre cooperantes,

por eso tú y yo nunca... -Que no, que no.

No te enteras, ¿no?

Está enamorado de Lucía.

(B.S.O de "Promesas de arena")

(Señal de llamada)

(Señal de llamada)

"Oye, Lucía". Greta, menos mal, ¿dónde estás?

"No he podido ir a buscarte, cógete un taxi y nos vemos en el hospital".

Ya, ya, pero ¿cómo está papá?

¿Greta?

¡Joder!

(Música melancólica)

(Pitido de frecuencia cardiaca)

Gracias.

Lucía.

Pensé que no volvería a verte.

Mi pequeña...

(Llamada a la oración)

(Trinos)

(Teléfono)

Gracias, doctor.

¿Qué te ha dicho?

Que ha pasado buena noche y que está fuera de peligro,

que siempre lo ha estado.

Has cambiado, pareces mayor.

Gracias.

Dame un abrazo anda.

Pensaba que le habían operado.

Supongo que mamá exageró un poco para que vinieras.

¿Un poco?

Me dijo que se estaba muriendo.

Bueno, era una posibilidad, no muy alta, pero nunca se sabe.

Pero ¿tú sabes la angustia que he pasado?

Habría venido igualmente.

Mira, mamá es mamá, ya la conoces.

Por cierto, ¿dónde está?

No me contesta. En casa.

Sufrió una crisis de ansiedad.

Sabes que fue culpa tuya, ¿no?

¿Culpa mía?

Lo que le pasó a papá.

Su corazón no lo resistió.

¿No resistió qué?

Pues el disgusto que le diste.

Vieron imágenes de Libia y se preocuparon mucho.

¿Desde cuándo te van esos rollos?

¿Qué rollos?

Pues el voluntariado, esa moda del turismo solidario,

irse de vacaciones a un país tercermundista y peligroso.

¿Lo hiciste para llamar la atención o qué?

¿Mmm?

¿Qué haces?

¡Lucía!

¡Déjame en paz!

¡Lucía!

(Teléfono)

¿En qué le puedo ayudar?

No van a enviar a nadie.

Tengo colegas en otros países que me deben algunos favores.

¿Y les pedirá que vengan a Libia, a un destino incierto?

Para los que nos dedicamos a esto, todos lo son.

Le estoy hablando, doctor.

Y yo le estoy escuchando. Pues no lo parece.

Hay algo en su persona que me fascina.

¡Vaya!

Se agradece un cumplido, sobre todo, viniendo de usted.

No he dicho que lo sea.

Su coraje sirve de poco cuando no hay nada que ganar.

¿Ganar?

Se lo he dicho una vez, esta es una causa perdida.

¿Por qué un extranjero querría morir por ella?

Bueno, déjelo ya. No se preocupe,

su fundación buscará otro lugar para reconstruir un hospital

para luego abandonarlo

y la historia continuará como siempre.

¡Yo me estoy dejando la piel aquí!

Ni siquiera sabe por qué.

Ha llegado la hora de que lo averigüe.

Si me disculpa...

(Timbre)

Mamá, Lucía está aquí.

¡Lucía! Hola.

Lucía, estás...

Diferente, ¿verdad, mamá?

Se le ha puesto cara de misionera.

Mira, ya sé a quién me recuerdas, a la madre Teresa.

Bueno, yo os dejo que tengo que ir a la oficina,

recoger al niño y un montón de cosas.

Bonito colgante.

De mercadillo, ¿verdad?

Greta siempre tan ocupada.

Ven, siéntate conmigo.

Creía que lo perdíamos.

¿Cómo le has visto?

Bien.

Los médicos dicen que se recuperará pronto.

Contigo aquí saldrá adelante, lo sé.

Mamá, siento haberos preocupado tanto.

Bueno,

pero lo importante es que has vuelto.

¿Dónde está el equipaje?

Vine con lo puesto.

Te quedarás en casa.

¿En casa?

¿Dónde vas a estar mejor?

Además, te necesito a mi lado.

¿Qué tiene de extraño?

Que nunca me lo habías dicho.

Bueno,

entonces nunca es tarde para reconocerlo, ¿mmm?

(Música de suspense)

(Golpean la puerta)

(Arma cargada)

(Móvil)

(Móvil)

¿Dígame?

Lucía, soy Fathia.

¡Fathia!

"Quería saber cómo estás".

¿Cómo está tu padre?

Andy nos lo ha contado todo.

Pues está muy bien, ha tenido un problema en el corazón

"pero se va a poner pronto bien".

Rezo por él.

Oye, ¿cómo está nuestro niño?

Dando patadas.

Te echo de menos.

Yo a también, te echo de menos.

"Siempre quise tener una hermana como tú,"

aunque solo te haya encontrado para perderte.

Oye, no digas eso, voy a volver.

El día que des a luz voy a estar contigo.

Lucía,

los chicos me contaron que después de la fiesta...

te fuiste con Hayzam.

Sí, me invitó...

y... pasamos la noche juntos.

¿Juntos?

"Quería contártelo cuando estuvimos en el "hammam",

pero no tuve tiempo".

¿Contarme qué?

Que estoy enamorada de él.

"Fue cuando llevamos a Amina con su familia"

y no sé lo que pasó.

"Tú le conoces bien, ¿verdad?".

Le conozco muy bien.

He escuchado algunas cosas sobre él,

pero supongo que nadie es perfecto.

"¿Fathia?".

Hayzam no es para ti...

ni para nadie.

¿Qué?

Fathia, se corta.

Tengo que colgar.

"¿Hola?".

(Griterío)

¡Ah!

¡No, no, no, Andy!

¡Ni se te ocurra! Lo van a matar.

Habrá incumplido algún precepto.

(Latigazo)

¿Quiénes son? Son salafistas.

Vámonos.

¡Andy! ¡Andy! Vámonos.

(Latigazos y gritos)

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

"Yallah! Yallah!".

(Gritos en árabe)

(Bullicio)

(Disparos)

(Claxon)

(Disparos)

(Disparos)

(Gritos)

(Trinos)

(Señal de llamada)

(Móvil)

(Móvil)

Hola, Lucía.

¿Cómo está tu padre?

Está muy bien.

"¿Y tú cómo estás?".

Lucía,

tenemos que hablar.

"Sí, claro, ¿qué, todo bien?".

No volveremos a vernos.

Pero ¿de qué hablas?

"Estoy hablando de nosotros".

¿Qué?

No podemos continuar.

A ver, Hayzam, yo...

yo no he tenido muchas relaciones,

pero sé que lo que sientes por mí es de verdad

"y no puedes engañarme con eso, ¿me oyes?".

Tal vez en otra vida.

¿En otra vida?

Pues hasta que se demuestre lo contrario, solo tenemos esta

y tú querías compartirla conmigo, te lo recuerdo.

¿Hayzam?

(Pitido de frecuencia cardiaca)

(Música instrumental suave)

(Música de tensión)

(Pitido de frecuencia cardiaca)

¿Sabes qué fue lo que más me sorprendió del desierto?

Que parecía que no era real.

Estaba allí rodeada de la nada más absoluta

y... la gente es muy generosa y muy humilde.

Te ayudan a descubrir quién eres, no quién pretendes ser.

¿Lo descubriste tú?

¿Descubriste quién eres?

¡Ay!

¡Ay, lo siento!

Sí, que soy una pésima afeitadora.

No tenemos derecho a quejarnos, ¿verdad?

Cuéntame más.

¿Tuviste algún momento de peligro?

No, nunca.

Ya sabes que la televisión exagera todo.

(Llaman a la puerta)

-¿Qué tal, cariño?

Definitivamente, Lucía te ha vuelto la salud.

Estás mejor que antes, incluso más guapo.

¿Me la prestas un rato?

Quiero disfrutar de ti, recuperar el tiempo perdido.

Lo de tu padre ha sido un aviso,

un toque de atención para nuestra familia.

¿Adónde vamos?

Bueno, primero a desayunar y después a comprarte ropa,

ya no estás en ese campamento o lo que fuera.

¿Has conocido a alguien interesante, algún médico, algún cooperante?

¿Me vas a dar un nieto? No.

He conocido a mucha gente interesante,

sobre todo, gente de allí.

¿Te refieres a musulmanes?

Me refiero a personas musulmanas, sí.

Tu hermana viene por ahí.

¿Te vienes a desayunar?

No, no puedo, papá tiene que firmar unos papeles.

(Móvil)

Perdonad.

Voy a ver a papá.

¡Greta!

Tengo prisa, ¿qué quieres?

Me gustaría hablar contigo porque papá me ha dicho

que la empresa ha tenido algunas dificultades.

Sí, es algo coyuntural.

Se empeñó en unas inversiones que no salieron como esperábamos.

¿Qué inversiones?

No lo entenderías.

Lo importante es que la empresa siga siendo sólida.

¿Algo más?

¿Cuándo puedo ver a mi sobrino?

Te diría que vinieras a cenar, pero hemos quedado con unos vecinos.

Pero será un momento.

Miro mi agenda y le digo a mi secretaria...

¿Tu agenda, tu secretaria?

Greta, que soy tu hermana. Lucía, tengo prisa.

Yolanda me pregunta

si por casualidad te has vuelto vegetariana

para organizar algunas comidas.

Mamá, ¿pasa algo entre papá y Greta?

Desde que tu hermana tomó las riendas de la empresa,

ha habido algunos cambios, pero nada que no sea normal.

Tu padre tiene que aprender a delegar.

Greta saldrá adelante como empresaria,

como esposa y como madre.

Claro.

¿Nos vamos? Ajá.

No veo el momento de cambiarte ese "look".

Venga, cogeremos un taxi.

(HAYZAM)

Doctor,

la frecuencia cardíaca del feto es anormal.

Durante las contracciones, puede variar.

Lo sé,

pero ¿tú has vuelto a tenerlas?

Desde el día del "hammam" no.

¿Por qué?

Parece que el ritmo cardíaco del feto está algo alterado

y tú tienes la tensión alta.

¿Debo preocuparme? (HAMID) No,

pero estaremos atentos.

(Trinos)

¿Y cómo han ido las compras?

Bueno, ahora tengo un montón de cosas que no necesito.

Ya, suele pasar con tu madre.

Ahí está.

Vengo de hablar con el doctor.

Dentro de un par de días podrás volver a casa.

¿De verdad? Qué buena noticia.

La aseguradora nos enviará una enfermera para cuidarte.

Me parece bien.

¿Meter una extraña en casa te parece bien?

Si además ya tenemos a Lucía. Bueno, pero Lucía no...

Si ha trabajado con niños, podrá hacerlo contigo.

Además ella estará encantada, ¿a que sí?

Sí, claro que sí. (RÍE)

(SUSPIRA) Ay...

Por fin la familia reunida.

Espero que sea para siempre.

¿Vienes? No, me quedo un rato más con papá.

Vale.

Recuerda, nada de extraños.

¿Hablaste con Greta?

Ajá.

Te dijo que me había equivocado en una inversión, ¿verdad?

Sí.

¿Nada más que eso?

¿No te dijo nada de su problema?

No.

¿Qué haces aquí?

Fui a tu oficina y tu secretaria me dijo dónde estabas.

Espero que sea importante, estoy con unos clientes.

¿De qué querías hablarme?

De tu separación,

de tu aventura o de lo que sea que tengas con ese empleado.

¿Para eso vienes aquí?

¿Quién te lo ha contado?

¿Papá?

Sé que la idea de la inversión fue tuya.

Papá cree que estabas distraída y que por eso no te salió bien.

Mira, papá no tiene ni idea.

Además, ese chico y yo no tenemos... No hace falta que te justifiques,

pero tampoco que me mientas.

Tengo que marcharme. Greta,

si puedo ayudarte con algo...

Supongo que tu vida sentimental seguirá siendo tan penosa y vacía

como siempre así que no creo que puedas.

"Tu hermana sufre mucha presión desde que dirige"

la empresa y ese chico se aprovechó de ella.

¿Se van a divorciar?

(SUSPIRA)

Tienes que hablar con Joel.

¿Con Joel?

¿Para qué?

Para convencerle de que le perdone.

No tiene sentido ser tan rencoroso.

Rencoroso.

Mamá, su mujer se está acostando con otro.

Bueno, él tendrá su parte de culpa.

Las cosas no suceden porque sí.

Lucía, nos lo debes.

¿Os lo debo? Sí.

Hay un hijo de por medio

y el buen nombre de tu familia está en juego.

Ah...

¿Estás bien?

Ay...

Me estoy mareando.

Tráeme las pastillas de la mesita de noche.

Sí, claro.

Lucía,

llamarás a Joel, ¿verdad?

Sí.

(Música de suspense)

(Trinos)

(Vehículo acercándose)

(GRETA) ¿Tú quién te crees que eres? ¿La salvadora de la familia o qué?

¿De qué hablas?

De Joel.

¿Joel?

Mamá me pidió que hablase con él.

Quiere que solucionéis lo vuestro y que Dani no sufra.

¿Y lo hiciste? Pues claro que no.

¡Greta!

Greta.

Ah...

Lo de ese chico fue una estupidez,

un capricho.

Papá quería despedirle, demandarle por acoso,

pero hubiese sido un escándalo y además...

¿Un escándalo por qué?

La acosadora fui yo.

Yo le seduje.

¿Y sabes por qué?

Porque fue fácil.

¿Entonces el ataque al corazón de papá...?

Yo lo provoqué.

¿Y me hiciste pensar que era por mi culpa?

Lucía, me equivoqué.

No sé, de repente me sentí insegura, me sentí...

Mira, yo quería ser una líder,

una joven empresaria capaz de demostrar su valía

en un mundo de hombres...

y en realidad son una impostora.

Mmm.

Aunque mira,

de repente, todo tiene sentido, yo la cago, papá casi se muere

y tú vienes a arreglarlo todo.

No he arreglado nada.

Voy a volver a Libia cuando se recupere.

A ver, papá se ha convertido en un enfermo dependiente,

mamá es una eterna inmadura, no puedes dejarles solos.

¿No querías dedicar tu vida a ayudar a los demás,

ser importante para alguien?

Pues este es tu lugar...

y no Libia.

¡Greta!

Solo te he pedido un favor, un simple favor y no has podido.

(Puerta cerrándose)

Nunca aceptaste que Joel la prefiriese a ella

y por eso siempre la has envidiado. Eso no es cierto, mamá.

Sabía que no cambiarías.

¿Qué pasa?

Tengo prisa.

¿Qué quieres?

¿Has utilizado la ONG para traficar con armas?

¿Sí o no?

Sí.

Lo hice.

¡Hijo de puta!

¿Crees que sin mí tu mercancía hubiera llegado tan fácilmente?

¿Eso te crees?

Has traficado con armas.

Que tu país vende a Arabia Saudí.

Un régimen ejemplar por cierto.

Eres un mierda.

Nos has engañado a todos, incluso a tu mujer.

¿Es por ella?

¿Todo esto es por Lucía?

Esta no es tu guerra, Andy.

Ocúpate de tu gente

y marcharos lo antes posible de aquí.

¿Estás bien?

Ven, vamos a por hielo.

Ahí, tenlo presionado 10 minutos, ¿vale?

Ahora vuelvo. Gracias.

¿Dónde está Andy? -Está ahí.

Lo que dijo Hayzam es cierto, el Dáesh está preparando algo.

¿Y qué hago?

Yo no voy a abandonar el barco.

Si entran a esta ciudad, vosotros, los extranjeros,

sois el objetivo y os van a matar a todos.

Gracias.

Andy, son el demonio.

Gracias.

(SUSPIRA)

(Música instrumental suave)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí?

"¿Hayzam?".

¿Hayzam, eres tú?

¿Hayzam?

(TV) "Nuevo episodio de violencia en Libia, 11 personas,

entre ellas dos presuntos terroristas,

han muerto en un atentado

del que se responsabiliza la rama local del Estado Islámico".

"Los bombardeos que empezaron de madrugada...".

(Televisión apagada)

En las noticias han dicho

que la situación en Libia se está complicando.

Menos mal que estás aquí.

Lucía,

nunca te he pedido perdón.

¿Tú por qué?

Por mirar a otro lado,

por no cuidar de mi hija pequeña,

porque... sabiendo que eras la más fuerte,

te dejé sola.

Papá,

pase lo que pase,

siempre te querré.

(Trinos)

Sigues con la tensión alta.

A ver.

El feto está sufriendo desaceleraciones.

¿Alguna explicación?

Puede haber varios motivos, pero...

Existe alto riesgo de sufrimiento fetal.

(Explosión)

(Gritos)

(Explosiones)

¿Podemos esperar?

No mucho, Fathia.

¿Cesárea?

(Sirena policial)

Sí.

¡Doctor! Estamos desbordados.

Voy.

(Explosión)

(Gritos)

Berta...

No te preocupes, voy a estar muy pendiente de ti.

(Explosión)

(Explosiones)

(Sirena policial)

(Explosión)

(Gritos)

(Claxon)

(HABLA EN INGLÉS)

Ajá.

"Okey".

(Explosión)

(Explosión)

Pero ¿me va a dejar aquí?

(Explosión)

"Al·lahu-àkbar".

"Assalamu alaikum wa rahmatullahi".

(TODOS) "Assalamu alaikum wa rahmatullahi".

"Assalamu alaikum wa rahmatullahi".

(TODOS) "Assalamu alaikum wa rahmatullahi".

(Música de tensión)

(Vehículo acercándose)

(Música instrumental suave)

¿Qué estás haciendo aquí? ¿Estás loca?

Me ofrecieron refugio hasta que llegarais.

Solo espero que no hayas vuelto por él.

(Explosión)

¡Vamos, venga!

¡Rápido, vamos!

Vamos. ¡Vamos!

¡Venga, subid al coche, rápido!

¡Vamos!

¿Por qué no?

Os vamos a cuidar.

(HABLA EN ÁRABE)

¿Lucía?

Es la primera vez que las ratas se suben al barco

en lugar de abandonarlo. Yo también te quiero.

Pero ¡bueno! Hola.

(JAIME) ¡Lucía!

¿Qué haces aquí?

¡Tía! ¡Joder! ¿No has visto las noticias?

Sí. ¿Y tu familia?

Mi familia está aquí.

¿Y Fathia?

En la habitación de mujeres.

(TOSE)

(TOSE)

Fathia.

¿Qué haces aquí?

Te dije que estaría contigo.

Me han contado que... Ismael...

tiene problemas, es verdad.

¿Ismael?

¿Te gusta?

Mucho.

¿Qué le pasa?

Lucía,

me alegro de que hayas vuelto.

Sabía que lo harías.

Gracias.

¿Qué le van a hacer?

Cesárea, pero todo irá bien.

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Soy Lucía.

¿Lucía?

Estoy en Fursa, he vuelto.

Te dije que no vinieras.

"Eres una irresponsable".

"¡Maldita sea!".

Has llamado a Fathia.

"¿Os conocíais de algo más que del hospital?".

¿Hayzam?

(Comunicación cortada)

(Música árabe)

(Balido)

(Música de suspense)

(Gritos)

(Sirenas)

Te han llamado y lo he cogido.

¿Quién era?

Hayzam.

No has venido por mí...

ni por la ONG

ni porque hayas encontrado tu lugar en el mundo,

has venido por él, ¿verdad?

¿Te acuerdas de la historia que te conté...

del hombre que me rescató?

Hayzam es mi marido,

el padre de Ismael.

¿Por qué no me lo contaste?

¿Le quieres?

Sí,

pero me dejó claro sus sentimientos desde el primer momento.

Se casó conmigo para protegerme...

y por esa misma razón me dejó embarazada.

Nadie entendería

que una mujer casada no lo estuviese.

Fathia,

tú eres mi amiga,

eres mi única amiga.

Si lo hubiese sabido...

Te puedo perdonar,

pero no puedo soportarlo.

Vete, por favor.

Vete.

(Gritos)

(Gritos)

(Música de tensión)

Sí, pero...

Ya.

(SUSPIRA)

De acuerdo.

(Sirena policial)

Me ordenan que nos marchemos.

Te lo dije, esta gente son enemigos de todos.

(Explosión)

Pero ¿cómo voy a abandonar todo esto?

Andy, escúchame bien,

la vida de su gente es responsabilidad suya,

deje de confundirse.

(Explosión)

(Disparos de metralleta)

(Disparos)

(Disparos)

(Música de intriga)

¡Ah!

(Disparo)

Doctor.

Le deseo lo mejor.

Voy a volver, esto no se ha terminado.

(Explosiones)

Gracias por todo.

(Explosión)

Doctor.

No se preocupe, he practicado muchas cesáreas.

Puede irse tranquila.

Gracias, doctor.

(Explosión)

Ha sido un honor trabajar con usted.

¡Lucía, espera! ¿Dónde vas? Lo siento, pero no puedo irme.

¡Lucía!

Andy, le prometí a Fathia que vería nacer a su hijo,

así que me quedo con ella.

¡Lucía, no te puedes quedar!

¡Si no marcháis ahora, la escolta se va sin vosotros!

¡No puedo, está bajo mi responsabilidad!

¡Lucía! ¡Andy!

¡Vamos, se va a quedar! -¡Sube!

¡Lucía! ¡Andy, sube al coche!

¡Ven! ¡Vamos!

¡Lucía!

Ya está.

Suerte.

(Explosión)

(Arma cargada)

(Disparo)

(Explosión)

Te dije que no te quería ver.

Fathia...

Fathia...

Todo este viaje...

no ha sido para encontrarle a él,

ha sido para encontrarte a ti,

así que te pongas como te pongas no me voy a ir de aquí.

Tengo miedo.

Tranquila.

(Música instrumental suave)

(Gritos en árabe)

¡Doctor!

¿Es esto?

(Explosión)

Eso no, busca cualquier tipo de anestésico, rápido.

(Explosión)

Solo espero que el hospital no sea un objetivo.

(Disparo)

(Gritos)

(Explosión)

"Al·lahu-àkbar".

(Gritos)

Anestesia...

A ver.

Esto, anestesia.

Al parecer, han usado fuego de mortero

para bombardear la ciudad, el hospital también.

¡Hijos de puta!

"No puedes confirmar que estén muertos".

"Estamos intentando hablar"

con las autoridades locales, pero... Pero Lucía estaba allí.

Los he visto contentos y gritando cantando justicia al Halcón.

"Voy para Fursa".

(Risas)

Le han sacado al niño.

"Solo necesito encontrarla y saber que está bien".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Promesas de arena - Capítulo 4

02 dic 2019

La inesperada enfermedad de su padre, obliga a Lucía a regresar a España. Una vez allí, se enfrenta a un complicado dilema: ocuparse de su tóxica familia que la obligó a marcharse pero que ahora la necesita, o volver al lugar dónde ha encontrado no sólo su sitio, sino también al amor de su vida.

ver más sobre "Promesas de arena - Capítulo 4" ver menos sobre "Promesas de arena - Capítulo 4"
Programas completos (4)
Clips

Los últimos 26 programas de Promesas de arena

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios