• Fabricando Made in Spain - Programa 9

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4620399
Fabricando Made in Spain - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos... fregonas.

A ver, a ver, atentos. ¿Sí? Están ahí, ¿no?

Sí, exacto. Muy bien.

Sí, atentos porque una fregona como esta

tan solo se fabrica en 0,6 segundos.

Así que ojo y no pierdan detalle.

Hoy fabricamos... helados.

Mmm...

El 70% de la producción de helados se fabrica justo en este momento.

Este, por ejemplo, tiene tres clases de chocolate

con tres texturas totalmente diferentes.

Viéndolos así, parece que se trata de un proceso muy sencillo,

pero no es así.

Lleva todo un trabajo que seguro que les va a encantar conocerlo.

Y hoy fabricamos... vagones de metro.

¿Cuántas veces han cogido el metro?

Es uno de los transportes más populares.

65.000 millones de personas lo cogen al año,

pero ¿cuántas sabrían decir los kilómetros de cable

que se esconden bajo sus paredes?

Todo esto y mucho más aquí, en "Fabricando".

La fregona es el objeto que sacamos a relucir

cuando hablamos de las aportaciones de los españoles.

Y es que, aunque hubo muchas patentes

para diseñar algo que permitiera no tener que fregar de rodillas,

fue la de 1957 la que se impuso en todo el mundo.

Bajo el nombre de fregona, un palo, unos flecos de algodón

y un cubo escurridor cambiaron la forma de limpiar para siempre.

Nos lo cuenta Enric.

Nos va a quedar un reportaje reluciente porque presumimos

de invento español con 60 años de historia

y exportado al mundo entero.

Y es que hoy hablamos de... Lampazos.

-Trapeadoras.

-Traperos. -Coletos.

-Suapes. -O, por ejemplo, mechudos.

-Pero ¿eso no lo decía la voz "en off"?

¿Que eran fregonas? Sí.

Sí, es verdad.

(Música animada)

Esto es algodón natural, algodón reciclado,

poliéster y poliamida.

Con una unión mecánica a través de unas agujas,

conseguimos el velo.

Mediante esto, mediante un proceso de temperatura,

conseguimos lo que ya sería el tejido.

Lo único que le faltaría sería el acabado,

que sería la impresión de las marcas o de lo que solicite el cliente.

Esta es la madre de esas tiras que vemos en las fregonas.

Correcto. Espera, que no ha sonado.

Me ha quedado claro, ¿eh?

Este señor no es director de producción porque sí.

Te lo has ganado. Eso espero.

De Toni, jefe de producción, a Francisco.

¿Francisco? Sí, jefe de almacén.

Jefe de almacén. Aquí en almacén tenemos mucho rollo.

¿Tenéis mucho rollo? Ya te explicaré por qué.

No lo ha dicho porque sí. Ya verán.

Esto que te ha enseñado Toni nos llega en estas bobinas.

En estos rollos. No lo fabricáis vosotros directamente.

No. Esto viene de nuestro grupo empresarial y llega en bobinas.

Así que necesitáis un almacén de mucha capacidad.

Bueno, este de aquí tiene 2.000 metros cuadrados,

con capacidad para 3.000 bobinas de material y 2.000 palés.

2.000 metros cuadrados. Como nuestro piso, ¿no?

Mi terraza, prácticamente.

Suerte que tenéis estos cacharros que ayudan a mover estos rollos,

que entiendo que pesan un rato.

Pesan 45 kg por bobina.

¿De cada uno de estos rollos, cuántas fregonas saco?

536 aproximadamente.

Tenemos cargados los rollos. Por cierto, va marcha atrás

porque lleva dos y es una medida de seguridad. Que ya lo sabemos.

Correcto. Y de ahí nos vamos ya a producción.

Correcto. Al inicio de la línea de producción tienes un reto.

(Música "rhythm and blues")

-Hoy haremos un reto fregonero.

Lo que veremos luego en automático lo vemos ahora en manual en un reto.

A mi derecha, el maestro fregonero experto en producción: Toni Moreno.

A mi izquierda, Enric, el superreportero.

Hola.

Suerte.

Suerte.

¿Tú eres el director de la empresa en España?

Sí, sí. Entonces tú debes de ir con él.

Por supuesto, yo barro para casa. Friego para casa, perdona.

(TODOS RÍEN)

Tenemos los elementos: las tiras, el cabezal y la flecha.

Elementos de una fregona. De una fregona.

De la parte del cabezal, digamos. Exactamente, el recambio.

Tenemos dos animales competitivos que empiezan el reto a la voz de ya.

O sea, haremos a mano lo que hacen vuestras máquinas.

Sí, pero Toni es casi una máquina.

Ya está acabando. ¿Tú cómo vas?

Ya la he metido. Ah, ya estás tú, ¿no?

Tenemos ganador. Tenemos aquí al gran Toni.

(Ovación)

Bravo.

("Eye Of The Tiger", Survivor)

"Ya".

Después de este reto, que he perdido claramente,

retomamos el proceso de producción aquí,

en la cabecera de este proceso,

que es donde dejamos ya los rollos que vienen del almacén.

Sí. Aquí en cabecera de línea tenemos todos los recursos

que vamos a necesitar en nuestra línea de producción.

Son los rollos... Los rollos,

la parte de abajo, que llamamos la flecha...

La flecha de una fregona es una pieza de plástico.

Su punta atraviesa las tiras de la fregona

y se introduce en el cabezal, que irá enroscado al palo.

...y el cabezal.

Para manipular estos rollos, que nos decíais que pesan 45 kg,

os ayudáis de máquinas como esta, ¿no?

Correcto. Tenemos que pensar en la salud de los trabajadores

y esto minimiza el peso.

Aquí cargamos las bobinas. La que está funcionando

y la siguiente, para que en proceso automático se empalmen

y no haya que parar la máquina.

Siempre tenéis dos.

Sí. La que funciona y la que está preparada.

¿Cuántas fregonas puedo obtener al final de una jornada de trabajo?

Por línea, aproximadamente unas 21.000.

¿En un día? En un turno.

¿En un turno de cuántas horas? De ocho horas.

¿21.000 fregonas en ocho horas? Correcto.

(Música animada)

Se habrán quedado con la boca abierta

con el número de fregonas que cada día salen de esta fábrica.

En unos instantes veremos de qué forma la tela absorbente

es cortada en las características tiras.

También hoy descubriremos cómo se cortan los helados

y el palo se coloca en ese mismo instante.

Les sorprenderá tanto como la precisión de esta máquina

para cortar el aluminio de un vagón de metro

para crear las puertas y ventanas.

Antes Enric nos sigue contando cómo se fabrica una fregona.

Vamos a proceder al corte de la bobina.

Correcto. A lo largo y ancho.

El material nos viene por aquí. Lo cortaremos a lo largo.

Después pondremos el material debajo de la prensa,

que nos cortará en ancho las tiras que veremos en nuestra fregona.

En este proceso separamos las tiras

y hacemos... para poder introducir la flecha por debajo.

Esto es lo que tenemos de retal,

que es para garantizar el ancho de todos nuestros productos.

¿Qué hacéis con este desperdicio?

Lo enviamos a un país dentro del grupo y hacen fregonas.

O sea, se aprovecha en otros países.

Correcto.

Allí tenemos una compañera. ¿Cuál es su función?

Verificar que las máquinas no paran. No hablamos de hierro, sino de ropa.

La ropa no tiene unos componentes que podamos garantizar.

Siempre hay pequeñas variaciones.

Entonces necesitamos la ayuda de los operarios

para poder garantizar el sistema productivo.

¿Cuál es la vida útil de una fregona?

Tres o cuatro meses.

He estado en pisos de estudiantes

donde la fregona nos duraba tres o cuatro años.

Bueno, eso también puede ser, sí.

("Rescue Me", Aretha Franklin)

-Enric, te explicaré cómo se friega en Europa.

¿Es distinto? ¿Varía de un país a otro?

Hay matices con respecto a España. Aquí tenemos la bayeta para suelo.

Es como limpiábamos antaño, antes de la fregona.

Sí. En Europa aún se usa,

pero se pone algo encima.

Por ejemplo, en un cepillo se pone la bayeta,

se coge con unas pinzas de la ropa. ¿En qué país se hace esto?

Pues en países como Francia. Hay mucha gente que limpia así.

Ahora imagínate, hay que escurrir, hay que volver a sacar esto,

coger la bayeta y aclararla.

¿A mano? A mano. Y escurrirla.

Y esto lo tenemos en un país como Francia, tan avanzado,

y nos sorprende a los españoles, encantados con la fregona.

-En el norte de Europa, sobre todo en países nórdicos,

se friega de forma distinta. Se friega con mopas.

La soltaríamos, mojamos... Y nos tenemos que agachar...

Exacto. Nos agachamos, escurrimos...

Pero ¿en Alemania se friega así? Sí, tal cual.

Pero ¿no habéis ido a decirles:

"Tenemos un invento que os va a cambiar la vida"?

Ya hay fregonas, existen las fregonas,

pero un cambio de hábitos es muy difícil de cambiar.

-Luego tenemos la fregona, sistema que conocemos bien.

Aclaramos en el cubo. Es mucho más práctico.

Mucho más práctico que una bayeta.

Fíjate cómo escurrimos. El escurridor nos ayuda.

Aquí tienes práctica, ¿eh? Tengo práctica.

Te voy a hacer un helicóptero. Lo ponemos así.

Esto está mal. Esto está un poco mal.

La limpieza es muy caótica y si hay partículas secas, como migas,

se nos esparcen. ¿Qué haríamos?

La pondríamos más armónica y limpiaríamos en eses, ¿vale?

Nos seguiríamos de manera que dominamos si hay partículas.

Fíjate. Fíjate, parece evidente,

pero va bien recordarlo. Va bien recordarlo.

Sobre todo si practicas poco.

Retomamos nuevamente el proceso de producción.

Estamos justo al lado de estos dos elementos imprescindibles

para la fregona.

Nosotros tenemos una forma de flecha en la punta

que nos servirá para introducir dentro del agujero de aquí

y, por la misma forma que tiene de flecha,

una vez introducido ya no se podrá desconectar.

Las piezas de plástico que venían de arriba

serán alimentadas automáticamente.

Nos vendrán y realizaremos la fregona.

Aquí ya empezamos a ver que tiene forma.

Correcto. Su forma final.

Verificamos con un sistema de visión artificial.

La visión artificial tiene como objetivo

detectar los productos que no cumplen los requisitos

que pide una empresa.

Para ello se programa un ordenador, que fotografía el producto

y analiza las imágenes para localizar los defectuosos

para desecharlos.

Fíjate cómo van saliendo. El dato llama mucho la atención.

En España, al año, se venden casi 37 millones de fregonas.

Ahí es nada.

(Música animada)

¿Un café o qué, Manuel? Un café, ahora apetece.

¿Cuánto llevas aquí trabajando? Va a hacer 32 años.

Y... Bueno, hay un buen ambiente de trabajo.

Yo a mi mujer la conocí aquí.

¿Aquí en la fábrica? Aquí en la fábrica.

La conocí entre rollo y rollo.

Rollos de material... Así la conocí.

¿Hubo otro rollete ahí? Hubo otro rollete.

Ella ya no está en la fábrica.

Lleva 38 años en la empresa. ¿Sigue aquí?

Sigue en la empresa y la mando yo.

¿Tú eres su jefe? Yo soy su jefe.

¿Qué dices, hombre?

Sí. Soy su jefe. ¿Y cómo lo lleváis?

Pues bien. ¿Se deja o no?

Aquí soy yo su jefe y en casa es ella. Me manda ella.

Se va a poner roja. Es muy tímida. ¿Cómo se llama?

Reme. Parecemos Isabel Gemio.

Vamos a darle una sorpresa. Una sorpresa.

¿Está aquí? Aquí en la máquina.

Hola.

Nos decía que es tu jefe aquí, pero que en casa mandas tú.

Pues sí, normalmente es así.

¿Es fácil conciliar trabajo y matrimonio?

Sí. -Sí, sí, sí.

Nosotros sí, lo llevamos bien.

Momento experimento. Lo que prefiere un español

cuando compra una fregona es principalmente su absorción.

La limpieza, evidentemente, pero la absorción en primer lugar.

Así es. Hemos preparado tres litros de agua

para ver lo que puede absorber una fregona en el agua. La metemos.

Directamente. De esos tres litros.

Vamos a ver. Pues mira.

De los tres, uno se lo ha llevado. Exactamente.

Menos mal que la escurrimos o no quedaría agua en el cubo.

Y quedaría todo mojado. Exacto.

Vamos al embolsado.

Aquí viene la alimentación de las fregonas.

Las tenemos separada para poderlas alimentar gradualmente.

El "film" abraza completamente la fregona.

En la parte de abajo, mediante presión y temperatura,

soldamos el "film".

Aquí se corta y se vuelve a soldar por delante y por detrás.

Y ya queda completamente cerrada. Cojo una.

Aún caliente.

Aquí se hace la soldadura, ¿no? Correcto.

Revisas que esté todo bien, ¿no? Sí.

Miramos que los cabezales vayan bien, que las bolsas vayan cerradas.

A estas alturas echábamos de menos el palo de la fregona.

Tienes razón. Aquí solo fabricamos los recambios.

El 95% de las fregonas que se venden en España son recambios.

(Música animada)

Aquí la tenemos: la fregona. Por cierto, invento de un español:

Manuel Jalón Corominas, año 1956.

Inventor también, por cierto, de la jeringuilla desechable.

Seguro que se han preguntado: ¿cómo no se me ocurrió a mí?

O lo de poner un palo a un caramelo.

Tranquilos porque todavía hay muchísimas cosas por inventar.

Vean.

Mira este invento, por ejemplo. Es un micro adaptado a una fregona

para poder cantar mientras haces las tareas de casa.

Oye, Mónica, ¿dónde estamos?

Estamos en el MIBA, Museo de Ideas e Inventos de Barcelona.

Ojo.

Estos cubiertos incorporan un dispensador

para ponerles sal, pimienta, especias...

Inventado por una niña de diez años.

Mónica, ¿está todo inventado? No.

No. No.

Siempre queda algo, ¿no? Sí, seguro.

¿Para retirarnos y hacernos multimillonarios?

Si es una buena idea, seguro.

Este cojín, por ejemplo, para ver "Fabricando"

estirado en el sofá.

Como tiene estos orificios, lo escuchas perfectamente.

Esta idea es buena. Tú escribes una postal, ¿y qué?

Para que solo lea el mensaje el destinatario,

pegas la "Secret postcard", que es un adhesivo de rascar.

Gracias por todo. Nos vamos.

Espera, quiero hacer una pregunta. ¿A quién?

A un ingeniero. ¿Toni? Toni, sí.

¿Hay alguna diferencia entre la fregona amarilla y la azul?

-A la amarilla la llamamos suave y es más para limpiar el parqué.

No acepta tanto la lejía por los componentes que tiene.

En cambio la azul aguanta mejor la limpieza,

es más basta y se utiliza más para terrazas y suelos normales.

Yo me lo imaginaba, pero he pensado: que lo diga Toni.

Así que colocaremos esto aquí porque este reportaje,

señores, señoras, está recién fregado.

Imagínense lo engrasada que está esta maquinaria

para fabricar un recambio de fregona cada 0,6 segundos.

Un proceso que empieza con la alineación de fibras

como el algodón, el poliéster o la poliamida

para la obtención del velo y después el tejido que será

la madre de las tiras de la fregona.

Con los rollos de 2.000 metros cuadrados de este material

vamos a la cabecera de línea,

donde alimentaremos un proceso de producción que fabricará

21.000 recambios en tan solo ocho horas.

Después del corte a lo largo y ancho,

llega el momento de prensar las tiras con una flecha

que se introduce en el cabezal consiguiendo la forma definitiva

de la fregona antes de enfundarla y embolsarla.

En un abrir y cerrar de ojos el proceso de fabricación

de este invento español exportado al mundo entero está acabado.

El helado tiene toda una historia y se introdujo en nuestras dietas

hace miles de años.

Aunque no está muy claro su origen, parece que empezó en China.

Allí mezclaban la nieve de las montañas con miel y frutas.

Aquello que debía de ser un postre delicioso fue perfeccionándose

y expandiéndose por todo el mundo.

Y hasta Álava hemos viajado para saber cómo se hace hoy en día.

¿Les apetece un helado?

Nos lo cuenta Celia.

Estamos en Araya, la zona más fría de Euskadi.

Seguramente por eso decidieron ubicar aquí

la fábrica de helados más grande de nuestro país.

Pueden hacer 40 millones de litros de helado al año.

¿Saben cuánto es eso? Pues 320 millones de porciones.

Los hacen con palo, con crema, de hielo,

y ya solo nos falta saber cómo lo hacen.

Lo que me gusta del verano

es poder tomar helado.

Es tan dulce y refrescante.

Sin él no hay nadie que aguante.

Chocolate, fresa y nata,

"straciatella" y naranja,

de vainilla o "after eight",

el helado es el rey.

Leche, azúcar, glucosa y nata son los ingredientes principales

de cualquier crema de helado.

Todos ellos se mezclan, se pasteurizan y, a partir de ahí,

podemos empezar a soñar e imaginar un sinfín de sabores.

Para ello tenemos que entrar

y ver cómo se fabrican realmente los helados.

Bueno, Celia, pues aquí tenemos el "mix" madurando en estos tanques.

El "mix" es la mezcla de los ingredientes que dijo Celia,

lo que sería la receta: leche, azúcar, glucosa y nata.

En estos recipientes los productos mezclados van madurando

y potenciando todos sus aromas.

Aquí hace un poco de frío, ¿no? Sí, estamos a 4 grados

para tener el producto en condiciones higiénicas.

El helado no es solo esa crema base a la que estamos acostumbrados.

Claro que no. Esto es la base del producto

y ahora verás que podemos hacer muchas maravillas

con estos ingredientes y otros muchos

que Xabier Echarri te explicará con detalles.

(Música animada)

-Celia, una vez tenemos la mezcla ya preparada, mezclada,

madurada y aromatizada, vamos a ir a la fase clave, la fase crítica

donde se transforma nuestro "mix", la mezcla, en helado.

Vale. Se hace en este "freezer".

Congelador de toda la vida. Pero hace tres funciones:

congelar, batir y airear.

Como ves, esto pasa al interior de este tubo y está congelado.

Es la propia humedad ambiente que se condensa y se congela.

Aquí el producto sale a 6 grados bajo cero.

Sí. Y ya le podemos dar forma.

¿Puedo probarlo? Sí.

Primera cata de helado.

Chocolate.

Mmm...

Está cremoso, está frío y está ligero.

Efectivamente. Y ahora vamos a ver cómo desde aquí

con una textura ya más seca, más especial,

podremos hacer nuestro producto: un bombón.

El helado viene por esta tubería,... Sí.

nos llega a esta otra donde se corta la porción, se corta la rodaja,

por un hilo caliente. Ay, qué chulo, y le pone el palito.

Le pone el palito a la vez que el corte

y ves que lleva incorporados trocitos y salsa dentro.

Tiene ya muy buena pinta. Entran ganas de coger y pegar mordiscos.

Son todos iguales. Pero todavía están blandos.

Hay que terminar de congelar, terminar de endurecerlos.

¿Y dónde lo endurecéis? Pues en este túnel.

Le llamamos túnel de endurecimiento. Pasan de 6 a 20 grados bajo cero.

Y se está congelando todo el rato. Aire forzado

a 40 bajo cero.

El enfriamiento por aire forzado es un método extendido

en la industria alimentaria por bajar la temperatura

de una forma progresiva.

Se consigue forzando el paso de aire frío por cada helado.

En este caso, el flujo de aire que circula

está a -40 grados centígrados

para reducir la temperatura de los helados a -20.

Ya. No puedo aguantar más. Ya.

¿Cuánto tiempo tienen que estar dentro para endurecerse?

El producto permanece 40 minutos dentro del túnel.

¿Y eso lo vamos a recubrir? Así es.

El robot lo coge del palito, lo coloca en este transportador

y se sumerge en este baño de chocolate.

¿El cambio de temperatura no le afecta?

El producto viene tan frío

que por su propia temperatura solidifica el chocolate.

¿Se queda ya sólido? Deja una capa sólida a su alrededor.

Conforme va avanzando se va endureciendo.

Estoy ardiendo y siento frío.

Frío...

Esta máquina envuelve los helados. ¿Y cómo lo hace?

Pues esas pinzas lo cogen del palito, lo dejan en la envuelta.

Por aquí se ajusta la envuelta, se cierra y, con calor, se pega.

Oye, ¿cuántos años llevas ya en la empresa?

Ya llevo 27 años aquí.

¿Y siempre ha sido así de mecanizado todo?

No, hombre. Hemos tenido otras fases más manuales.

(TITUBEA) Ahí... No se puede competir con ese robot.

(Música animada)

¿Y aquí qué está pasando?

Es un primer filtrado para eliminar los que no tienen producto.

Ah... Este sistema de aire soplado

los expulsa de la cinta.

Bueno, bueno, bueno... ¡Adiós!

Los aspira directamente. Veo cajas. ¿Vamos a empaquetar helados?

Efectivamente. Las cajas vienen formadas.

Vamos a llenar 20 unidades en cada caja.

Es decir, la máquina coge exactamente 20, los mete,

se cierra la cajita...

(AMBOS) Y al almacén.

¿Y cuántos helados hacéis al día?

En esta línea llegamos a hacer 122.000 unidades

en un turno de ocho horas. En esta.

¿Cómo sabéis que van exactamente todos los helados?

Pues tenemos... ¿Ves? Acaba de pasar.

Ah, esta la ha expulsado. Efectivamente.

Cuando el producto lleva menos unidades de las que debe

este control de peso rechaza el "pack".

Déjame que lo coloque. A ver, vamos allá.

Venga, venga, venga... ¡Uh!

La ha echado. Efectivamente.

¿Y cuánto tiene que pesar una caja vuestra?

Pues lo que está marcado. 1,5 kg más o menos.

¿Y esto que hay aquí qué es? Es un detector de rayos X.

Se usa para rechazar cualquier producto

que tenga algún material extraño. Como el escáner del aeropuerto.

("Surfin'USA", The Beach Boys)

¿Cómo se controlará la calidad

de los helados que se fabrican en una fábrica?

Vamos a un sitio muy goloso donde se encargan de eso,

de saber si sus helados están buenos. Buenos días.

(TODOS) Hola, buenos días.

Tienes que ver si la envuelta está bien cerrada.

Pues veo que sí...

La fecha de caducidad que esté bien. Fecha de caducidad.

La ves aquí. ¿Cuánto dura un helado?

Dos años. Dos años.

Un año y medio si lleva galleta.

Ahora deberíamos ver la cobertura, que no esté rota.

Tiene pinta de estar bastante bien.

¿Lo abro entonces con cuchillo? Sí, sí, sí.

Ahora deberías ver si tiene salsa y pequeños trozos de frutos secos.

Sí. Tiene pequeños trozos de frutos secos,

tiene salsa de chocolate... Sí, lo tiene todo. ¿Y ahora?

Deberías probarlo.

(TARAREA)

No engorda nada, ¿eh? Me da igual.

Hemos pasado el corte, hemos pasado el sabor.

Vamos a seguir comiendo helados. ¿Te parece bien?

Perfecto, muy bien.

¿A que les apetece comerse un helado

mientras Celia se come el que ha fabricado?

Pues esperen porque les ofreceremos más variedad.

Descubrirán cómo se hacen los polos que endulzaron nuestra infancia.

Verán qué buenos recuerdos van a tener.

Y hoy también les sorprenderá esta máquina

que es capaz de mover y dar la vuelta

a las piezas gigantes de más de 23 metros

que forman un vagón de metro. Enseguida lo vemos,

pero antes, Celia, cuéntanos cómo se fabrica un polo.

La moldeadora, esta inmensa máquina capaz de hacer esos polos

a los que estamos acostumbrados guarda un gran secreto.

¿Qué es eso verde y burbujeante que está dentro de la moldeadora?

Bueno, eso es la salmuera, que es un compuesto salino

que utilizamos para congelar el helado que hay dentro del molde.

La salmuera es agua con una alta concentración de sal disuelta.

Uno de sus múltiples usos es como sistema de refrigeración,

ya que debido a su bajo punto de congelación

puede estar a muy baja temperatura y transmitir el frío

al molde del polo mientras circula por la cadena de producción.

¿Y a qué temperatura está? Está a 39 bajo cero.

¿Y no hay ningún peligro de que entren en contacto?

No hay riesgo. El helado va dentro del molde

y la salmuera está fuera. No hay riesgo de que se mezclen.

Pues voy a ver si me entero de cómo entran todos esos sabores

de los polos que nos gustan. Vale.

Y este es el primer sabor que cae. Exactamente.

Lo dosificamos en el molde, que avanza en la piscina de salmuera

y conforme avanza se congela, se endurece.

Segundo sabor de este polo, que es jarabe de cola.

Primer sabor ya esponjoso, que era sorbete de limón.

Segundo sabor, que es el jarabe de cola.

¿Y no se mezclan? ¿Ya ha dado tiempo a congelarse?

Efectivamente. En ese tramo que ha avanzado en la salmuera

se ha congelado y se dosifica sobre una superficie dura, lisa.

Con dos sabores, esta máquina está metiendo el palito.

Efectivamente. Además, en una posición muy precisa.

Aquí lo que hacemos es sumergir ligeramente la punta

en una cobertura de chocolate caliente

que, con el propio frío del helado, nos forma una capa de chocolate.

(Música animada)

Xabi, a mí me gustan mucho los helados de cucurucho.

Te enseñaré uno que es especialmente interesante

porque es sin azúcares añadidos. Hala, operación biquini.

Perfecto. Bajo en calorías, para diabéticos...

Un producto fenomenal.

Viene así, envuelto en un papel de aluminio,

y tiene un cono de galleta.

Lo primero que se echa en la galleta es chocolate, ¿sabes por qué?

¿Chocolate, por qué? El objetivo fundamental

es proteger la galleta, recubrirla con una capa impermeabilizante

que la mantenga más tiempo crujiente.

¿Cuántas calorías puede tener un helado normal?

En un helado normal de este tipo, con galleta, hay unas 200 calorías.

¿Y el de operación biquini y para diabéticos?

Anda por las 100 o 104.

El helado es un alimento de un poder calórico medio.

Puede ser una sustitución perfecta para una merienda.

En esta parte le añadimos la decoración de chocolate.

Es decir, ya vamos con galleta, primera capa de chocolate,

primera crema de vainilla o de chocolate,

y la siguiente capa, estos adornitos

que son también de chocolate. Cuatro.

Y en este caso todos sin azúcar. Exactamente.

Sistema de tapas, hay que taparlo. ¿Cómo las conseguís pegar?

En realidad no se pega. Es el propio papel de aluminio

que se engrapa, es decir, se dobla encima y la sujeta.

(Música animada)

Ya sabes que este momento es el más apreciado.

Desde luego. Es el momento de temperatura ideal

de consumo del helado. Recién hecho.

Recién hecho a esta temperatura: a 6 bajo cero.

Tengo una suerte...

En una fábrica de helados tiene que haber personas

que estudien nuevos sabores, cómo será el siguiente helado,

qué ingredientes debe tener. ¿Qué lleva un helado?

Pues la leche, el azúcar, la glucosa,

la nata, el aceite vegetal, el cacao en polvo...

Con todo esto se hace la base del helado

y luego se le da la personalidad de cada uno.

Por ejemplo, tenemos zumos de fresa,

tenemos zumos de piña, zumos tropicales.

Os gustan los frutos secos, ¿no?

Son muy agradecidos porque se mantienen crujientes.

También lo es el chocolate, como estos "toppings"

que usamos en otros helados, como este, por ejemplo.

Chocolate blanco y chocolate negro. Sí, y esto son unas "cookies".

¿Qué sabor de helado prefieres?

A mí el que más me gusta es este: "cheese & berry".

Por la combinación de dulce y de acidez.

Creo que es fresco y para el verano es una buena elección.

Y aquí estamos a 15 grados bajo cero.

Es la fase final del proceso de fabricación de helados.

¡Oye, aquí hace mucho frío! ¿Eh?

Ya veo que vas abrigadito.

No queda otra porque es el lugar

de donde salen todas esas cajas de helados.

Tengan en cuenta que muchas de ellas van a destinos

tan lejanos como Australia.

Porque en la fábrica de Araya de helados donde nos encontramos

han conseguido descubrir cuál es el helado

que más le gusta a los australianos.

Búsquenlo. Seguro que también lo tienen cerca.

Leche, azúcar, glucosa y nata son los principales ingredientes

con los que se fabrica un buen helado.

Lo primero enfriar, batir y airearlos bien mezcladitos

y mantener esa pasta a 6 grados bajo cero.

A partir de aquí las posibilidades son infinitas.

Fabricamos bombones helados con tres tipos de chocolate

y tres texturas diferentes.

Y hemos sabido que gracias a la salmuera a 35 grados bajo cero

los tres sabores de un polo consiguen solidificarse

en apenas 20 segundos sin mezclarse ni un poquito.

La golosina más antigua tiene además una ventaja:

apenas 200 calorías en un alimento nutritivo

idóneo para cualquier merienda.

Una gran ciudad sin un metro en sus entrañas

no es ciudad. Su capacidad para transportar

muchos pasajeros en tiempo récord

y usando una energía limpia como la eléctrica,

han convertido al metro en un elemento indispensable

del paisaje urbano.

Los londinenses fueron los primeros en usar este medio hace 150 años.

Su tecnología se ha extendido a otros cientos de ciudades.

Málaga, Granada y Gijón acogerán el suyo en breve.

Y es que 10.000 km de vías y más de 7.000 estaciones

en todo el mundo nos ponen fácil tener este transporte

como una opción segura para desplazarnos.

Nos lo cuenta San.

Están presentes en más de 200 ciudades.

De hecho, se han convertido en símbolo turístico de algunas.

Nos llevan a casa, al trabajo... ¿Y cómo se lo agradecemos?

Cada uno recorrerá cinco millones de kilómetros,

unas 100 vueltas al mundo.

(Música animada)

Para saber cómo se fabrica un coche de metro

qué mejor que preguntarles qué quieren saber.

(Música animada)

Siempre me pregunto, si toco esta palanquita roja, ¿qué pasaría?

-Se ve todo entero, pero no sé si lo hacen entero

o va por piezas.

-¿Por qué las puertas nunca dan a la gente?

-¿Cómo se mueve el metro, qué mecanismo usan para moverlo?

-Me pregunto por qué no están los agarraderos de toda la vida.

-Me cuestiono qué velocidad máxima puede coger el metro.

-Y si vamos seguros, sobre todo.

¿Cómo se monta un coche de metro?

Bueno, en principio, lo que necesitamos es el material

el que viene en bruto, que es aluminio.

Por ligereza, imagino. Ahí está.

Es incluso más resistente que el acero.

Sacamos las piezas que necesitamos para el tren,

en este caso sacaremos un lateral del tren.

¿Qué medida? Entre 21 y 22 metros.

Ahora viene la máquina. Le hará una forma redonda.

La justa y necesaria que necesita la ventana.

¿Y la máquina dónde está? Bueno, la máquina

está dentro de esta carcasa, que es la protección...

¿Esto tan grande es la máquina? Esta es la carcasa antisonora,

para evitar ruidos y accidentes por la "ferricha" que salpica

cuando está mecanizando. ¿Y cómo metéis 25 m ahí dentro?

Bueno, la cabina entera se desplaza.

¿La va a engullir? Sí.

Se abren las puertas, se desplaza, se vuelve a cerrar...

¿Y dentro qué ocurre?

Pues aquí es donde trabajamos el lateral.

Primero lo cortamos en cuatro partes iguales

y el robot, con la herramienta necesaria, abre las ventanas.

Le damos la forma.

Esto sería la parte del suelo.

¿Y este? Este sería el techo.

Tenemos los laterales, el suelo,

el techo... Y los cierres de extremos.

Que irían a los extremos, ¿no? Los cierres.

Las movemos con dos grúas y con este sistema de rotación,

que gira sobre su propio eje, lo cual nos facilita mucho

la maniobra a la hora de girar este tipo de piezas.

Esto lo meteríamos en la catedral. ¿La catedral?

San, la catedral, además de ser un templo cristiano,

es el útil donde se ensamblan las inmensas partes

que forman un vagón de metro.

Esta especie de andamio, aguanta las piezas

para que los operarios puedan unirlas

y garantiza que se monta conforme a los planos.

Ponemos las piezas. Primero el piso, luego los laterales,

la cubierta y los cierres.

O sea, esa estructura mantiene todas las piezas

para que vosotros podáis trabajar sobre ella.

Este sería el resultado final. ¿Ahora adónde va?

Ahora lo entregamos al departamento de pintura.

("Last Train To Clarksville", The Monkees)

Y ahora hay que poner guapo al coche de metro.

Aquí en esta zona lo que hacemos son los procesos de fondo

y de lijado de fondo. De pintura, vamos.

Exactamente. Aquí tenemos una muestra.

Se ha hecho la primera aplicación de fondo.

El fondo lo que hace es darle la adherencia a la pintura.

Le dais una primera capa para que la pintura se adhiera mejor.

Exactamente. Y disimule todos los defectos.

Aquí, como podéis observar por este cambio de tonalidad,

esto es el fondo y aquí ya tenemos el resultado final

del lijado.

¿Para pintarlos hace falta una pintura especial?

¿O vale cualquiera? No.

El tema del acabado de un coche reside básicamente en el barniz.

Ahí es donde está lo fuerte, ¿no?

Porque utilizamos un barniz antigrafiti.

¿Por qué los coches de metro son la diana de los grafiteros?

Quiero pensar que será porque no tienen paredes para pintar por ahí.

Y también por la movilidad, ¿no? Lo verán más

si pintas en un metro. Claro.

No es lo mismo en un sitio estático.

De aquí tiene que pasar a "fitting", donde hacen todos los acabados.

¿El qué? "Fitting".

El "fitting" es una palabra inglesa que significa adaptación.

En esta fábrica denominan así a la zona donde hacen los acabados

de los vagones de metro.

Y es donde ponen la instalación eléctrica,

los revestimientos y los suelos.

Una vez lo han pintado, nos lo pasan y nos hacemos los amos.

Y de aquí en adelante, acabados.

Aquí le montamos el pavimento del suelo.

¿Lo ves? Esta parte ya está hecha.

En esta estación hacemos principalmente los cableados

de las cajas.

¿Y tanto cable? Luego cuando subes al metro no ves cables.

De eso se trata. ¿Cuántos hay?

3.500 cables. ¿Y en metros cuánto puede ser?

Son entre 12 y 15 kilómetros. ¿Metidos dónde?

Van por arriba, por abajo, bajo bastidor.

Hay cables que utilizamos para la apertura de puertas solo,

los hay para la iluminación del coche.

Cada coche de metro en cada puesto ¿cuánto tiempo está?

En este proyecto trabajamos a un día. Cada día desplazamos el coche.

¿Se imaginaban que un vagón llevaba tanto cable escondido?

Hoy cumpliremos un sueño de la infancia de San.

Bueno, de San y de todos.

¿Quién no ha soñado con conducir un metro o un tren?

Les adelanto que hoy San lo hará realidad.

Pero antes nos contará cómo se montan las ventanas

y las puertas del vagón de metro.

Y llegamos a la estación dos donde nos dedicamos principalmente

a montar las puertas y las ventanas.

Las puertas son las grandes odiadas del metro.

Por supuesto. Eso de llegar y que se cierren...

(TITUBEA) No creas que es tan fácil. Tiene su mecanismo de seguridad.

Si te van a pillar, deberían retroceder para que no te pillaran.

Eres el adecuado para preguntarte cómo funcionan. Le doy al botón,

la puerta se abriría y... Acciona el motor,

que es lo que hace que se muevan las poleas con la correa

y la puerta abriría hasta el final.

Si llego y me dejo la mano fuera. Exacto, pon la mano.

La puerta te quedaría aquí y esta pieza de aquí

no llegaría al micro, que da la señal de cierre de puerta.

Si no llega, se abriría.

-El montaje de una ventana no es complicado.

¿Esto es vidrio, plástico? Es vidrio.

Procuramos que no se pueda romper. Cuando rompe se agrieta.

No estalla.

Lleva una protección antivandálica por si alguien quiere pintarlo.

Sacando simplemente el plástico... O sea, que si pintan

quitas el plástico... Pones otro plástico

y ventana arreglada.

El revestimiento de cabina se hace aquí.

Es la estación más importante para dejar el acabado completo.

Aquí no se ven ni cables. Una vez vaya el coche adelante

está todo prácticamente como el cliente va a ver.

(Música disco)

Ya estamos en la parte final de la línea.

En esta estación principalmente acoplamos los bogies a la caja.

El bogie es la estructura rodante donde descansan

los vagones de trenes y metros.

Para que lo entendamos, son las ruedas

de los vehículos que circulan sobre raíles.

Han dejado ya el primero bogie, van a ir a buscar el segundo.

Y es la zona donde descansará el metro el resto de su vida.

Este coche estará sobre 17 toneladas.

Estamos en la nave de pruebas. ¿Qué pruebas hacéis?

Principalmente las pruebas serie.

Verificamos que el proceso de fabricación ha sido correcto.

Una prueba importante es la fiabilidad de las puertas.

Consiste en hacer mil ciclos durante un día completo

que permita garantizar que no haya problemas en la explotación.

O sea, ¿abrís y cerráis las puertas mil veces?

Pero si voy en el metro y las puertas no se abren,

¿qué opciones hay para salir? Hay una apertura de emergencia.

Ah... La palanquita del lateral. Sí.

Esta es la palanca que me decías, en caso de bloqueo de puertas.

Voy a hacer lo que siempre me ha apetecido y nunca...

Tú mismo.

¿Seguro? Venga.

(Sonido de desbloqueo)

Se abre la puerta. Simplemente sería...

Apertura manual.

Cabe destacar que no podrías hacerlo con el tren en marcha.

Es para un caso de emergencia, parados, si la gente no puede salir.

Actuaríamos de esta manera. Solo con el tren parado.

Con el tren parado.

¿Puedo tirar de la palanquita esta? También me apetece.

¿A quién se le ha ocurrido tirar de aquí?

Este sería un tirador de alarma para emergencias graves.

¿Y sería un freno del metro esto?

Solo si el tren está dentro de la estación

y ha iniciado la marcha, se pararía.

Si está dentro del túnel, te pondría en contacto con el maquinista

y no pararía.

(Alarma)

¿Y ahora? "¿Qué pasa?"

Hola, no pasa nada. ¿Quieres aprovechar para saludar?

"Sí, cómo no. Saludo a toda la familia".

Está todo muy nuevo, pero echo en falta el típico agarradero.

En los nuevos se ha rediseñado otro tipo de asidero

para evitar sobre todo incomodidades y malos olores.

O sea que se quitan las barras para agarrar porque estás con el...

Básicamente ha sido por eso.

Por las acumulaciones.

Te doy las gracias en nombre de mucha gente que va en metro.

Gracias, Pedro, porque el tema de los olores...

a veces...

¿Cuánta potencia haría falta para mover un bicho de estos?

Pues para este caso en concreto 2.800 kilovatios.

Unos 3.400 caballos. Eso son muchos coches, ¿eh?

Básicamente se alimenta de ese pantógrafo,

que capta la energía eléctrica que hay en la catenaria.

El pantógrafo es la pieza roja. Exacto.

Y coge la energía de la catenaria, la vía metálica de arriba.

Mediante fricción.

Coge la energía de la catenaria, la pasa al convertidor,

que es este de aquí, ¿no? ¿Y luego adónde va?

Pues la energía va hacia el bogie.

Los bogies son las ruedas, ¿no? Exacto.

(Música animada)

Oye, ya lo habéis sacado fuera.

Ahora queremos que veas cómo se mueve de verdad.

¿Qué velocidad puede alcanzar? La máxima es de 80 km/hora.

Pero eso son velocidades punta.

La velocidad comercial está sobre los 30 o 35 km/hora.

Viaje con nosotros si quiere gozar...

Aunque te parezca muy complicado por tantos botones, es muy fácil.

Está todo controlado automáticamente.

Te tienes que limitar a mover esta palanca adelante para acelerar

o hacia atrás para frenar. ¿Quieres probar?

¿Te atreves? Me atrevo.

Primero cerraremos las puertas. Cerrar puerta derecha, ¿no? Le doy.

Pulsa.

(Pitidos)

Antes de salir tienes que avisar de que vas a moverte.

Pulsa el silbato dos veces.

(Dos pitidos)

Ya estamos en posición para salir. Ya puedes arrancar.

¿Cómo controlas la velocidad?

Tira hacia atrás un poquito cuando vayas hacia allá.

¿Aquí son dos kilómetros?

Ahora vamos a 14,9. (AMBOS) 15 km/hora.

(Pitidos)

¡Pasajeros al tren! Próxima estación...

Panamá, ¿no? Panamá.

Porque esto va a Panamá. Sí.

Un momento, hagamos un paréntesis.

¿Se han fijado en que los cables están dispuestos en zigzag?

A esos cables se les llama catenaria.

Y esa disposición tiene una explicación.

Es así para evitar que el patín se desgaste en un punto.

Barre la mayor parte del patín provocando un desgaste uniforme

en toda su superficie.

Ya puedes empezar a frenar.

Me queda un cacho de vía todavía. Por seguridad frenamos antes.

Veo que no te fías de mí, ¿eh? No mucho, estás en prácticas.

¿Hay freno de emergencia?

Bloques de aluminio de más de 20 m llegan en bruto a la fábrica.

Para darles forma hay que decidir qué parte del vagón serán:

un lateral, el suelo, el techo o alguno de los frontales.

Una vez tenemos todas las partes que lo conformarán,

dos grúas nos ayudarán a introducir estas piezas de grandes dimensiones

en la catedral. En ella quedarán perfectamente sujetas

para manualmente poder soldarlas unas a otras

y así obtener la caja del metro al desnudo.

A partir de aquí habrá que revestirlo

y darle la apariencia que lo hará el símbolo de la ciudad.

Varias capas de pintura, revestimientos varios,

15 km de cables, asientos, ventanas y las puertas con sus sensores

que impedirán que quedemos atrapados por alguna.

Por muy bonito que nos haya quedado,

no nos llevará a ninguna parte

si no lo colocamos sobre dos pares de ruedas, que son los bogies.

Tras comprobar que todo funciona tal y como esperamos,

el metro ya está preparado para abrirnos sus puertas

y convertirse en un imprescindible de la vida urbana.

  • Programa 9

Fabricando Made in Spain - Programa 9

31 may 2018

Esta semana en Fabricando Made in Spain se van a sorprender con la velocidad a la que se fabrica una fregona, en apenas medio segundo; igual de sorprendidos se quedaran al ver la corriente de aire, a menos cuarenta grados centígrados, a la que se someten los helados para enfriarlos.

Histórico de emisiones:
09/07/2013

ver más sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 9" ver menos sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 9"

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

    Lo sentimos. No hay vídeos o audios para la búsqueda efectuada.

    Pruebe a hacer una nueva búsqueda con otros filtros o haga clic en el botón 'Todos los vídeos y audios'.

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos