• Fabricando Made in Spain - Programa 8

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4619065
Fabricando Made in Spain - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos... tarritos infantiles.

¿Sabían que un tarrito infantil pasa por 100 controles

de calidad durante su proceso de fabricación?

Por cierto, además explicaremos cuál es el gran secreto

para que este producto conserve sus propiedades.

Hoy fabricamos... carros de compra.

Pueden ser a cuadros o a lunares, con dos o cuatro ruedas,

de diseño o ecológicos.

Lo importante es que nos quitan un gran peso de encima.

Y, además, desfilan en pasarelas de moda.

Y hoy fabricamos... barcos.

En un barco, la parte sumergida, la que no vemos,

se llama "obra viva" y, como pueden comprobar,

es de distinto color al resto. Pero ¿por qué?

Les daré una pista: se debe repintar al menos una vez al año.

Todo esto y mucho más aquí, en "Fabricando".

Seguro que el primer día que se puso a la venta un tarrito

tanto peques como padres

dieron las gracias por tan fantástica invención.

Los más populares son los de carne, verduras y sobre todo de frutas.

Se pueden llevar a cualquier parte y nos ahorran cocinar.

Calentar, si procede, y listo.

Además, su sabor deja satisfechos los paladares más exigentes,

los de los más pequeños.

En Alcantarilla, Murcia, los preparan cada año a millones.

Les hemos visitado para ver cómo se fabrica,

por ejemplo, un tarrito infantil de frutas.

Qué descanso no tener que pelarlas.

Nos lo cuenta Enric.

Hemos venido al campo. Es, sin duda, el punto de partida

para la fabricación de un tarrito.

Uno de sus ingredientes es este: el albaricoque.

(Música pop)

Coged la fruta madura.

Venga, vale. Vale, bien.

Coge la punta aquella, la de arriba.

Vale, de acuerdo.

Estamos recolectando un albaricoque

que se destina a la alimentación infantil.

Por tanto, es un albaricoque que lleva un control muy exhaustivo.

-Es la variedad endémica de Murcia, que por su aroma y sabor

se adapta mejor a la fabricación de potitos y de otras industrias.

Tendrá buen aspecto, digo yo.

Como vas a poder comprobar da perfectamente el hueso.

Muy buen aroma, ¿no? Claro.

¿Tienes para todos? Por supuesto que hay para todos.

Tomad la palabra. Lo ha garantizado.

Del campo llegamos finalmente a la fábrica.

Es el lugar donde empezaremos a procesar la fruta para conseguir

ese tarrito final. Vamos.

Francisco, hola. Buenos días.

Los albaricoques que hemos recogido en el campo aquí están.

Efectivamente. ¿Cuántas toneladas?

Tal día como hoy estamos hablando de 50 toneladas.

¿Y hay que pelarlo todo? Hay que lavarlo y cepillarlo todo.

Absolutamente todo.

Veamos cómo. Muy bien.

Estamos colocando los albaricoques en esta cadena de producción.

Efectivamente. Empezamos por el lavado.

Esa es la primera etapa, muy importante en el proceso,

porque la fruta, conforme va progresando en la línea,

se tiene que ir limpiando.

Entonces una fruta recién llegada del campo

lo normal es que tenga restos de polvo.

Pues lo primero que hacemos es un lavado.

A continuación, hacemos una primera selección de la fruta

donde eliminamos aquellas unidades defectuosas.

Posteriormente hacemos un segundo lavado.

Y posteriormente hacemos un cepillado de la fruta.

Vemos los cepillos.

Aquí es donde conseguimos que quede esa fruta reluciente.

Perfectamente limpia.

Además de este cepillado, todavía hay dos lavados más

ahí a continuación.

Así que cuatro en total. Cuatro lavados.

Es muy importante que la fruta esté perfectamente lavada.

Como lo haríamos en casa, con todo el cuidado.

Esa es la segunda selección que hacemos a la fruta.

Si después de todos los lavados y de la primera selección

queda alguna unidad defectuosa, ahí la segregamos.

Aquí no dais ningún margen a que... No podemos darlo.

Es que no podemos darlo.

Hoy día de albaricoques.

Imagino que en otras épocas del año toca la fruta correspondiente.

Efectivamente: melocotones, peras, manzanas...

Ahora es el momento de eliminar el hueso.

Aquí podéis ver el hueso de la fruta

y la fruta sigue otro camino: el de ser procesada como puré.

El puré de la fruta va por tuberías internas de vuestra fábrica.

Aquí nos hacéis una demostración, ¿no?

Efectivamente. Del resultado final.

Esto es la fruta sin el hueso,

pero todavía no la hemos tamizado.

Podéis ver que hay trozos. Ahora hay que tamizarlo.

Aquí tenemos ya la fruta tamizada, tenemos el puré.

Este es el puré terminado.

Listo para mezclar con las demás frutas.

Para mezclarlo, así es.

Te invito, Francisco.

¿Qué tal? Estupendo, ¿no?

¿Qué te parece? Buenísimo.

(Música "drum'n'bass")

Aquí hacemos la mezcla de los purés.

Y en esta olla

tenemos ya la mezcla de la fruta. Huele, Enric, huélelo.

Es una pena que no puedan olerlo en casa.

Cómo sale el olor de la fruta. Aquí tenemos la fruta mezclada.

Son las frutas que se están mezclando.

Al igual que el albaricoque, han sido lavadas,

peladas, deshuesadas y troceadas.

Ahora verán cómo se decide la composición de cada tarrito.

Mari. Hola.

¿Cómo estás? Muy bien.

Me han hablado muy bien de ti, ¿eh? Sí.

Han dicho 35 años que lleva preparando recetas.

Efectivamente, para los niños.

Tus recetas han alimentado niños... De España y parte de Europa.

Todo esto son recetas tuyas. Todas son recetas para España,

Bélgica, Suecia, Holanda,

Suiza... ¿No es lo mismo una para España

que para otro país europeo? No.

A los niños españoles les gustan más suavecitas, más dulces.

Y a los niños suizos, ingleses, holandeses,

les gustan los sabores mucho más fuertes y especiados.

Están acostumbrados desde pequeñitos y les gustan más esos sabores.

¿Mides todas las proporciones? Claro, es su fórmula.

Yo voy formulando. Pongamos las manos en la masa.

Plátano. Sí.

Puré de manzana, 100% manzana. Muy bien.

Naranja exprimida. Sí.

Albaricoque.

Melocotón. ¿Son los ingredientes

del tarrito? Son los ingredientes del tarrito

que ahora estamos confeccionando. ¿Y vas probando?

Aquí Nuria nos está preparando unas frutas variadas.

Hola, Nuria. (RÍE) Hola.

(TITUBEA) Vamos a prepararla. Está como hecho en casa.

Hemos pesado la fruta,

hemos ajustado la cantidad,

ahora la calentamos y cuando tenga 90 grados

llenamos los tarritos y la cocinamos al baño maría.

Aquí lo hacéis en muy pequeña escala

y si funciona luego a lo grande. Lo reproduciremos en la planta,

en la línea.

Ya sabemos quién elabora las recetas

de los deliciosos tarritos de frutas.

En un momento descubriremos el verdadero secreto

que permite que las frutas mantengas sus propiedades.

En esta máquina se consigue.

También hoy les llamará la atención cómo estos tubos

se convierten en el chasis de un carro de la compra.

¿Y sabían que el casco de este barco lleva más de diez capas

de fibras de vidrio colocadas muy cuidadosamente?

Enseguida lo vemos.

Pero antes, Enric, cuéntanos cómo se introduce

la papilla de frutas en los tarritos.

En un día solemos hacer unos 600.000 frascos.

¿600.000 de estos? Sí.

¿Cómo te los llevas a la cadena de montaje?

Tenemos aquí... Va todo eléctrico.

Tenemos el despaletizador automático

y nos va sacando piso por piso, despaletizándolo.

Ahí quitamos el separador. Quitamos el separador

por medio de unas ventosas que lo sujetan por vacío

y luego lo dejan en su palé.

Y aquí ya tenemos los tarros listos

para ir a su encuentro con la fruta.

Con la fruta.

Fíjate ahí cómo se están llenando ya los frascos, ¿no?

Sí, sí. Estamos en la zona de dosificado.

Y procedemos a llenar los frascos con la cantidad exacta

necesarios en base a unos parámetros que introducimos en la máquina.

En todo momento aquí hay gente revisando

que todo marche según lo previsto, ¿verdad?

Sí. De hecho, se realizan controles continuos por parte de los operarios

que están trabajando para que todo esté perfecto.

¿La tentación de probar el potito

es sobre todo ahora o ya viene de antes?

Viene de antes. Ahora no puedes probarlo.

No se puede abrir la máquina.

Ya salen con la tapa y todo.

Sí, ya salen con la tapa. ¿La máquina se ocupa de todo?

Nosotros la programamos y la máquina se ocupa de todo.

Solo hay que controlar el buen funcionamiento.

Salen calientes de la dosificadora y la cerradora.

Necesitan atemperarse un poco.

(Música animada)

Ahí está. Ya empieza a tener su forma final.

Aquí vamos a encontrar la clave final

del proceso de hacer un tarrito.

Le vamos a dar el baño maría, como hacían nuestras abuelas.

Claro. Claro.

Aquí podéis ver ya el proceso prácticamente terminado

en la zona de producción. Meto la mano.

¿Puedo? Metes la mano, sacas un tarrito.

Y aquí vemos que le hemos dado su baño maría,

que consiste en un tratamiento de calor

con unos valores de temperatura y tiempo adecuados,

con los cuales se garantiza

que el producto tiene sus propiedades

y puede mantener su vida útil sin necesidad de conservantes.

(Música animada)

Fíjate, Enric, qué curiosa esta imagen.

Aquí podemos ver, por un lado, los frascos que entran vacíos

a planta para ser procesados

y luego justo debajo ya vemos el frasco

con su potito, el tarrito terminado después del baño maría.

Mira, me han dado cuatro cucharas. Ahí están.

Y el equipo de "Fabricando" somos precisamente cuatro personas.

Él es Carlos, de producción.

Él es Juanan. Va con la camarita pequeña, la GoPro.

Y el cuarto es Carlos, que va con la cámara grande.

¿Qué, lo probamos? Vamos.

(Chasquido)

Por ustedes.

¿Crees que es vino esto o qué? Me recuerda viejos tiempos, ¿eh?

Pues no me gusta.

No me dice nada, ¿eh?

Fíjate, del albaricoque y otras frutas

hemos llegado a esto.

Y, de aquí, la fase que nos toca visitar es esta.

La de dar la apariencia final.

Es la zona en la que estamos. Lo que vemos es la entrada

que va hacia la etiquetadora.

La máquina coloca las etiquetas a un régimen de 36.000 a la hora.

36.000 a la hora... Es decir, 600 unidades por minuto.

De hecho, el año pasado fabricamos 230 millones de tarritos.

(Música animada)

-Esta cuerda es para pasar esta zona de tránsito.

Si tiramos de ella, el semáforo,

si no están funcionando los aparatos se pondría en verde.

O sea, al lado de tanta tecnología,

de repente una cuerda. Una cuerdecita.

El producto ya está empaquetado

y veo la fecha de caducidad a dos años vista.

Sí, porque nosotros el baño maría

que hemos hecho en el proceso de pasteurización

es lo que nos permite tener dos años de vida útil de este tarrito

sin ninguna pérdida de propiedades.

(Música animada)

Este es el laboratorio de biotecnología.

¿Biotecnología? Sí.

No sé qué hacéis aquí, pero suena serio.

La biotecnología. ¿A que suena a algo muy complicado?

Y lo debe de ser, pero para que lo entendamos

es el empleo de organismos vivos

para la obtención de un bien para el hombre.

Por ejemplo, en la fabricación del vino o el yogur

descubrir que el jugo de uva fermentado se convierte en vino

o que la leche puede convertirse en yogur.

Pero sigamos con nuestro tarrito de frutas.

Mi compañera realiza una analítica. Se trata de buscar

los microorganismos que podrían alterar el producto.

En los tarritos no solo hay el trabajo de fabricación,

sino que luego también hay mucho trabajo de análisis,

de que todo esté en orden. Se controla todo,

desde que se recolecta la materia prima en el campo,

a lo largo del proceso de fabricación

de todas las etapas y el producto terminado.

Hola, disculpad, ¿eh? Hola.

Llevo todo el día en una fábrica y al final...

¿Sí? Hay que tomar aire.

¿Qué hacéis aquí vosotros?

Esperar el autobús para recoger a los niños.

¿Cuántos tienes? Dos: un chico y una chica.

-Yo un niño. -Una niña y un niño.

-Dos niños.

¿A un tarrito infantil qué le pedís?

Pues que alimente a tope. -Que sea rico.

¿Que sea rico? ¿Vosotros sois de probar los tarritos o no?

Sí, claro. -Sí.

Que los adultos siempre tenemos como una distancia.

Pero hay que probarlo. ¿De qué hay tarritos?

Pues hay de frutas, de verduras, pescado...

-De lasaña.

¿Hay tarritos de lasaña? Y de espaguetis.

¿Cómo, de espaguetis? También.

Pero ¿salen los espaguetis ahí o están machacados?

No, no. Llevan los trocitos de espaguetis en el tarrito.

¿En serio? Sí.

El autobús no llega. (TODOS) No.

Bueno... Mi hijo es muy travieso...

-Oye, Enric, creo que es hora de volver a trabajar, ¿no?

Hombre, déjame respirar un momento, saludar a la gente.

Tú vente conmigo, que tenemos trabajo.

Continuamos, vamos allá.

-Adiós. (TRES) Hasta luego.

Aquí tenemos la entrada de mercancía.

Esto es un camión con carga y descarga automática.

O sea, todo automatizado. Sí. Esto viene de fábrica,

de paletización, se carga en el camión y aquí se descarga.

Esta tarea tarda en realizarse 90 segundos.

Al cabo del día recibimos unos 800 palés.

Este camión da 25 o 30 viajes de fábrica al centro logístico.

Nos entran al cabo del año unos 240 millones de tarritos.

¿Tanta hambre tienen los niños? Sí.

Desde aquí intentamos abastecerles.

-Acompañadme, pasamos por aquí.

¿Por aquí? Sí, por aquí mismo.

Hay que buscar el modo de cruzar. Sí, sí.

Exactamente. Te acompaño.

Sale un palé que un operario de fuera ha pedido para un cliente.

¿Es automático? Sí, es automático.

Un ordenador lo gestiona todo.

¿Que necesito pollo-arroz? El ordenador ve en qué máquina está,

en qué pasillo, lo coge y lo saca.

Pollo-arroz, que es otro tipo... Es otro tipo de potito infantil.

(Música animada)

En reposición, ese palé llega al final

y esta máquina se encarga de colocarlo en su posición final.

Pero en esta máquina no hay nadie. No, va sola.

Es una máquina guiada por láser.

Si todo va así, en la cena de Navidad sois tres y el cabo.

(RÍE) No, al revés.

Lo que da es más trabajos y más puestos técnicos.

José, buen viaje.

Así es como termina este proceso de fabricación,

transportando el producto al consumidor final

después de todo este tramo de fabricación

que, como han visto, es realmente meticuloso.

El campo es el punto de partida de un tarrito infantil de frutas.

Aquí se recogen los ingredientes en su punto idóneo de maduración.

La fábrica hace lo que nos da tanta pereza:

pelar, lavar y cortar la fruta.

Son los pasos previos a mezclarla

y prepararla para colocarla en los tarritos.

Ya con la tapa, llega el secreto mejor guardado:

un baño maría tal y como hacían nuestras madres y abuelas,

que se esforzaron para que comiéramos

a pesar de nuestra resistencia.

Aquí se esmeran en que la elección de las frutas

y su proporción sea la ideal.

Y también para que los controles de calidad e higiene,

unos cien, garanticen el producto final.

Basta con empaquetarlos y cargarlos

para llevarlos directos a las casas.

Preparad los baberos porque los niños no podrán resistirse.

El paso de las tiendas de ultramarinos con dependiente

a los supermercados con autoservicio

favoreció la aparición del carrito de la compra.

Este ha pasado de ser un elemento básico y presente en los hogares

a convertirse en un elemento de diseño.

Este sencillo invento consistente en ponerle ruedas a una bolsa

nos ha proporcionado una infinita comodidad

a la hora de ir a la compra.

Nos lo cuenta San.

Cada español usamos al año más de 200 bolsas de plástico,

de las cuales solo se reciclan el 15% de ellas.

¿Se imaginan la cantidad de bolsas que tiramos cada año?

¿Una buena opción? El carro de la compra de toda la vida.

(Música disco)

Joan. Hola, ¿qué tal?

Eres quien más sabe de carros de la compra de España.

Hombre, es mucho decir. Pero sí, vivo de esto y sé bastante.

Estos son mis padres. Los culpables de que estés aquí

Son culpables de todo esto.

De todo esto, sí. Fundaron la empresa.

Este es uno de los primeros. Eran muy pesados, de hierro.

El carro tendrá eso que hablamos, 40 o 50 años.

Esto fue una innovación. En las casas no había espacio

y que se pudiera plegar... Era importante.

Después fuimos evolucionando hacia materiales más ligeros.

Y deben ser fáciles de desplegar. Creo que este es perfecto para ti.

Pero a mí me gustaría arriesgar un poco más, uno con más diseño.

¿Más diseño? ¿Por dónde empiezo?

Por mi sobrina Isabel, que es la responsable de diseño.

¿Toda la familia hace carros de la compra?

Somos una empresa familiar.

O sea que me los voy a encontrar... Por todas partes.

Quiero un carro de la compra. ¿Qué diseño me recomiendas?

A ver, si no quieres arriesgarte mucho, tenemos esto

que es con los últimos colores.

No está mal, pero algo más arriesgado.

Pues podríamos ir a esto también.

¿En qué os basáis para elegir el diseño de un carro?

Me baso en las tendencias de moda, en revistas, ferias...

Voy a diferentes ferias, a París... La gente cree eso,

que el carro está relacionado con la maruja.

Y no. Lo que quiero que entiendan es que la moda

se puede aplicar a un carro.

Este diseño lo sacamos de la cúpula de una iglesia de Pedreguer.

La inspiración son los ángeles de la cúpula de la iglesia.

La de Pedreguer es la iglesia de la Santa Cruz.

Es del siglo XVIII y su cúpula es una verdadera obra de arte.

Esta recubierta por una decoración a base de motivos florales,

guirnaldas y unos preciosos angelotes.

Precisamente estos han llamado la atención de los diseñadores

de esta fábrica de carros y los han hecho protagonistas

de uno de sus estampados.

Quiero uno como este. ¿Es posible? Claro.

¿Qué tengo que hacer ahora? Hablar con mi tía,

que está en confección, y ella te lo prepara.

Adiós.

Hola, ¿me ayudaría a hacer un carro con este diseño?

Claro, por supuesto. Primero tenemos que buscar la pieza

para encontrar este tejido.

¿Aquí tenéis las telas y diseños? Sí.

Podemos tener muchos, muchos... Quizá más de 50.

Pues mira, aquí tenemos una pieza

que es la ideal para esta.

Este tejido, ¿qué material es? Parece loneta.

No. Esto es una macrofibra.

En el interior lleva un plástico para que sea lavable.

Queda tieso y bonito para el carro. Y es resistente también.

Sí, es resistente.

Ahora la metemos en esta máquina.

¿Esta máquina cómo se llama? Troqueladora.

Imagino que viene de troquel, ¿no?

Llamamos troquel a la pieza que corta.

A la pieza negra, ¿no? A la negra.

Esta es la cuchilla, que es la que corta el material.

¿A qué parte del carro de la compra correspondería?

Eso pertenece a la parte trasera.

Es el tapatubos para sujetar la bolsa.

Ajá. Es la que va ahí.

Este es de esta que va ahí.

Y al día, ¿cuántos metros de tela cortáis?

Unos 2.000 metros.

¿Y eso en carros cuánto es? Unos 2.000.

2.000 metros al día, 2.000 carros, es un metro por carro.

(Música"drum'n'bass")

Ya tenemos cortadas las partes de tela que conforman la bolsa.

En un instante las coseremos y tendremos listo el saco

que luego se incorporará al resto del carro.

Les recomiendo que no se pierdan a Dora,

que nos enseñará cómo finalmente se monta un carro de la compra.

También hoy les llamarán la atención los cables

que se usan para la instalación eléctrica de un barco.

80 km de cable que se extienden por todo el interior.

Nada que ver con los que tienen en sus casas, ¿verdad?

Enseguida descubrimos por qué,

pero antes, San, cuéntanos cómo se cosen los trozos de tela.

Estáis con tarea, ¿eh?

Sí, es en cadena. Cada una hace una cosa.

Una pieza. Sí.

(Máquina de coser)

¿Estas máquinas son especiales para este tipo de tela?

Sí, claro. Con las otras romperías las agujas y todo.

Estas son industriales y tienes una aguja más gorda, más potencia...

¿A qué edad entraste tú? A los quince.

¿Has conocido aquí el amor o has tenido algún novio aquí?

Sí. ¿Cómo lo sabes? Dos.

Anaurora, por favor, ¿le puedes dar el carro terminado a Santiago?

Rosa, ¿crees que la gente es fiel a su carro de la compra?

Por supuesto que sí. No creo que nadie te lo cambiara por nada.

¿Tú crees? Yo creo.

(Ruido metálico)

Disculpa. Mira, me estoy montando un carro de la compra,

pero esto está un poco sueltecillo

y aquí veo que tenéis material... Sí, sí.

Es que aquí hacemos el chasis para ponerlo en la bolsa.

¿Este material qué es? ¿Esto? Aluminio.

Esta sería la parte superior del carrito.

¿Qué puede pesar todo el chasis? Sobre 1 Kg o 1,2 kg. Muy poco.

¿Y antes cuando eran de hierro? Antes podíamos llegar a los 3 Kg

o 3,5 Kg fácilmente.

En esta máquina le damos la forma, le damos la curva.

Ahora Vicente la termina y vamos a ver otra máquina.

¿Y esa curvatura para qué es necesaria?

Esa curvatura es para la forma ergonómica del asa.

Para que vaya retirado hacia atrás y no pegue luego en los pies.

Un momento. Hagamos un paréntesis.

¿Se han fijado? No me digan que soy el único que ha pensado

el estropicio que puede causarle al operario en las manos

si se cierra la prensa por error.

Fíjense, tiene dos botones.

Para que se accione hay que pulsar ambos a la vez y así se consigue

que las manos estén fuera de la prensa.

¿A que es curioso?

Pero San, síguenos contando cómo se crea el chasis.

(Música animada)

Ahora una cosa muy importante. ¿Qué?

Al asa le tenemos que poner el "Made in Spain"

para que sepan que lo hacemos aquí.

El carro español tiene... Mucha fama, sobre todo en países

como Japón y Argentina y en sitios de esos

piden que ponga el "Made in Spain".

"Made in Spain", como nosotros.

(Música animada)

(Ruido metálico)

Aquí hacemos las dos piezas inferiores del chasis,

o sea, del cuerpo principal, estas dos piezas.

¿Aquí se hacen los agujeros?

Los agujeros y un conformado. Se le hace un poquito de forma

a las puntas para que luego encaje bien en las otras piezas.

(Ruido metálico)

Aquí hacemos lo que es la parte trasera del chasis.

Que equivaldría... Equivaldría a esta pieza y al eje.

Esto es la parte trasera del chasis,

donde va montada la rueda, que lleva un eje.

Esta no la tengo, ¿me la das? Sí.

Venga, al carro.

Hay que montar la estructura central.

Pues nada, yo... Le das las piezas a Iván

y te lo monta en un santiamén. Un carro completo

podemos estar en tres minutos.

(Música "drum'n'bass")

Y las ruedas que no falten. Las ruedas son lo principal...

Quiero cuatro. ...para un carro.

Dos delante y dos detrás. ¿Seis no pueden ser?

¿Seis? En este modelo no.

¿Para cuándo uno de seis ruedas? Tenemos uno de seis ruedas.

¿Ah, sí? Para subir escaleras.

Sería este. A ver si sabes cómo funciona.

No tendrá mayor complicación, ¿no? No tiene mucha complicación.

Ah, mira qué bien.

Me recuerda a los robots que van a la Luna.

Ahora falta ensamblarlo, poner la bolsa en el chasis

y ya te lo puedes llevar. Tenemos una montadora muy especial.

¿Cómo se llama? Dora.

¿Eres la famosa Dora? La exploradora.

¿Así te llaman? Así.

Me hace falta tu ayuda. ¿Para qué?

Para montar mi carro, mira cómo lo tengo.

Anda... Así que venga.

Tira. Venga, va.

Te veo muy rápida, ¿eh? Claro, después de 13 años.

¿13 años trabajando aquí? 13.

(GRITA) Pero mi hermana lleva veintipico...

¿Aquella de allí? Olivia.

¿Es mayor que tú o qué? Es más pequeña,

pero ella tiene más... Es más veterana.

Esto viene así, ¿vale?

Todo empaquetado, con su cartoncito y su cosita, ¿vale?

Entonces, lo abres,

lo desmotas de aquí, así,

y lo montas, porque las mujeres ¿lo llevan así?

No, así, enterito para arriba.

(Velcro)

¡Anda!

Hago los MF, que son sencillitos,

un Savana... ¿Y de todos estos haces 76?

Sí. ¿Al día?

(MOFÁNDOSE) Al día... Al día hago 300 y pico.

Ya me parecía poco a mí. Es que 76... Eso no es.

¿Y tú hermana cuántos hace? Ah, yo qué sé... ¡Olivia!

¡Olivia!

¿Cuántos haces? -¡150!

Huy, pues le ganas tú. Claro.

¿Quién más trabaja aquí?

Mi marido. Anda, sí. ¿Tú marido, dónde está?

En el embalaje. Vamos a buscarle.

¿Dónde está tu marido? Allá.

¡Uriel! -¿Qué pasa?

-¡Ven, ven!

Que vengas. ¿Qué tal?

Es mi marido. Mi marido. Encantado.

Besitos para que nos vean.

Llevamos casi 30 años juntos. ¿Y quién llegó primero?

Él, él...

¿La convenciste para venir? Claro.

Ah... Claro, aquí estamos los dos juntos.

Y venimos los dos a trabajar juntos de buena mañana.

Venga, hasta la hora de comer. Hasta luego.

Eh, San, San... Que te ibas sin conocerme...

Yo me encargo de la exportación.

¿Cuántos exportáis?

En total estaremos alrededor de un 34%.

México, Chile, Argentina, pasando por Europa

y Asia, más de 60.

Fíjate que en Estados Unidos lo utilizan para infinidad de cosas.

¿Para qué? Pues lo usan para ir al gimnasio,

(TITUBEA) para ir de "picnic"...

Incluso hemos hecho un desfile de moda.

¿Un carro de la compra en una pasarela de moda?

("Here Comes The Hotstepper", Ini Kamoze)

San, San, San... despierta. Ay, ¿qué pasa?

Que no sería un desfile así, hombre. Sería algo con más "glamour".

Algo como esto.

Esta fábrica de carritos ha sido pionera

a la hora de poner sus carros de la compra en una pasarela.

Este desfile tuvo lugar en Frankfurt

y con ello querían demostrar

que el "glamour" no está reñido con el arte de hacer la compra.

(Música disco)

Venga, chicos, una última foto familiar.

Todos juntos. Sonreídme todos.

A ver, con los abuelos.

Una, dos...

Muy bien. Ya está.

Y ya tengo mi carro y aprovecho para...

ir recogiendo. Venga, dadme los micros, que nos vamos.

Chicos, nos vamos.

Antes de ir a hacer la compra

merece la pena hacernos con uno de estos carros.

Primero elegir un diseño apropiado, cualquier inspiración vale.

A continuación troquelamos la pieza de microfibra del diseño elegido.

Con la troqueladora sacaremos cada una de las piezas

que compondrán la bolsa del carro.

Tras revisar que están todas correctas,

las pasaremos al taller de confección para coserlas.

Ahora vamos a por el chasis.

Primero fabricaremos cada una de las partes por separado.

Esta máquina nos ayudará a doblar fácilmente el aluminio empleado.

Cuando tengamos claro si queremos dos, cuatro o seis ruedas,

solo nos quedará ensamblar las partes.

Por último, y para darle sentido al carro de la compra,

montaremos la bolsa sobre el chasis.

No se conoce exactamente cuándo aparecieron los primeros barcos.

Las culturas más primitivas ya empleaban troncos

o pieles de animales inflados para atravesar ríos y lagos.

Desde entonces, con el desarrollo de la técnica y los materiales,

primero impulsados a vela y luego con motores,

la evolución en su fabricación no ha parado.

Nos lo cuenta Alba.

En un marco como la Ría de Vigo, de fuerte tradición naval,

en torno a 200 barcos de recreo y profesionales,

son bautizados al año.

Hoy navegamos por el Atlántico para descubrir

cómo se fabrica un barco.

(Música cadenciosa)

Pitusa, desvélanos de qué está hecho un barco

para sacarnos de dudas. A ver...

Un barco en nuestra empresa está hecho de fibra de vidrio

y de resina. Los barcos que nosotros hacemos.

Porque hacemos barcos de poliéster reforzado, o sea, de plástico.

¿Qué es la fibra de vidrio? La fibra de vidrio es vidrio.

De hecho, si no te pones unos guantes y la tocas

te puedes picar con cristalitos. La fibra de vidrio, el refuerzo,

le aporta las propiedades de resistencia, rigidez, dureza...

¿Y estos serían los diferentes tipos de fibra de vidrio?

¿Por qué esta es de un tipo y esta de otro?

¿Se usan para distintos tipos de barco o se combinan?

Se combina según las necesidades que requieras por diseño.

Se corta para poder adaptarlo en los moldes.

El barco lo vamos a fabricar

utilizando distintas capas de varios tipos de tejido de vidrio

que impregnaremos con una resina de poliéster.

Después te enseño en el laboratorio qué es el poliéster.

¿Vamos ahora? Venga, vamos.

La resina lo que le aporta son las propiedades químicas:

la reducción de absorción de agua, la corrosión...

O sea, que junto... Lo que nos da es este material,

que es un material de alta resistencia: el poliéster reforzado.

Lo que le faltaría aquí es una capa de "gel coat". Es la primera capa.

El "gel coat" es una resina de poliéster tintada de color.

Es la capa más exterior de un barco,

la que está en contacto con el agua.

Y tiene dos funciones: la de ser un material resistente

y la de dar el color del barco.

¿Qué haríamos con esto ahora aquí? Le hacemos pruebas de resistencia.

Maltratar el producto para conocer si está o no

en perfectas condiciones, ¿no, Fran?

Sí, lo maltrataremos un poquito.

Lo que vamos a hacer es un ensayo de tracción,

un ensayo de resistencia mecánica. Ajá.

Y vamos a ver cuánto soporta nuestro trozo de barco.

Lo que hace la máquina es tirar.

Más o menos estas piezas suelen soportar entre 3.000 y 4.000 Kg.

Pero ¿los soportan? Quiero decir...

(Chasquido)

Hala...

(RÍE) Pues sí, ya se ha acabado el ensayo.

Por ejemplo, podríamos colgar un tiburón blanco de esta pieza.

¿Un tiburón blanco de este cachito? Sí, sí. Sin problemas.

(Música disco)

Aquí estamos haciendo el molde de lo que va a ser el barco, ¿no?

Correcto.

El modelo es la réplica a tamaño real

de los volúmenes y las formas de un barco.

Este modelo nos permitirá fabricar el molde

con el que se construirán el casco y la cubierta.

Pero Víctor nos lo explica mejor con un ejemplo gráfico.

Partimos de un modelo.

Sobre este modelo nosotros fabricamos el molde.

Para ello vamos laminando distintas capas de fibra

y resina sobre la superficie naranja y vamos obteniendo el molde.

Una vez tenemos el molde hecho, retiramos el modelo,

y lo posicionamos para fabricar las distintas piezas del barco.

Julio, ¿aquí empezaría el proceso de fabricación?

Eso es. Ahora mismo están en la primera fase.

Estamos poniendo el desmoldeante

para que una vez el barco esté acabado se pueda separar.

O sea, como un... Como un flan.

¿Y qué es lo que usan? Están usando una cera.

Una vez que está listo, se aplicaría una capa de pintura.

Es la "gel coat" que nos acaba... Exacto.

...de decir Pitusa. En el laboratorio.

Es la "gel coat" con que pintamos el barco.

Esto es el color del barco. Es el color que llevará,

sea blanco, amarillo, el que queramos.

Una vez pintado, pasaríamos a esa fase que veis ahí.

¿Cómo se llama esta fase? Es el laminado.

Ponemos distintas capas de fibra de vidrio

hasta conseguir el espesor necesario.

Pero, de media, ¿sabrías decirme capas?

Ponemos del orden de diez capas en el fondo del barco.

Ya. Diez capas de fibra de vidrio.

Se tiene que impregnar perfectamente la fibra. La mojan con una manguera.

Con resina. Ahora le pasan un rodillo

para no dejar aire en el laminado. No puede quedar nada de aire.

¿Se deja secar mucho tiempo? Sí, una semana más o menos.

¿Una semana secando? Una vez todas las capas laminadas...

Sí. ...entra otro gremio de trabajo.

Son los que trazan el barco.

Colocan los refuerzos, las costillas, digamos.

Para que te hagas una idea, como los cimientos de una casa.

En el barco el proceso es al revés: primero el forro

y luego la estructura.

(Música disco)

Hemos visto cómo se fabrican casco y cubierta.

Capa a capa, cuidadosamente,

la fibra de vidrio se mezcla con la resina.

Luego se colocan los refuerzos

y están listos para sacarlos del molde y unirlos en una pieza.

Es el momento de trabajar en su interior.

En unos instantes veremos cómo se coloca

la instalación eléctrica y maderas, moquetas, mobiliario...

Poco a poco el interior pasa a ser una lujosa "suite" sobre el mar.

Ricardo, aquí tendríamos el casco. El casco. Sí, desmoldeado.

Ajá. ¿Vale?

La cubierta también la desmoldearíamos.

Sí señor. Y daríamos lugar a...

Esto de aquí. Aquí ya tienes el barco completamente unido.

(Música disco)

Vamos a meter los motores en el barco.

Sobre un 20% del coste de un barco son estos dos motores que ves aquí.

Lleva dos motores el barco. Todos los cables eléctricos

se fijan en la primera fase: el cableado.

Es lo que hacen en la primera fase. Todo el cableado.

Estoy alucinando, ¿eh?

Sí, al final son un montón de cables los que pasan por el barco.

En distancias en un barco como este

puede andar cerca de 80 Km aproximadamente.

¿De cable? Sí.

Claro, es que hay suministro eléctrico para todo.

Incluso cuando vas al cuarto de baño en un barco de este tipo

tienes que pulsar un botón. Hay una bomba que echa el agua

al exterior.

Los cables son especiales para el uso naval.

Son aislamientos mucho más gordos que los que veis en los de casa.

¿Qué estamos haciendo ahora? Pues colocando un mueble.

¿Cuánto tardaríais más o menos en montar este barco entonces?

Aproximadamente unas cuatro semanas.

Y el suelo no quedará así tampoco. No.

El suelo ya es el producto final terminado.

Vendrá de tapicería la moqueta hecha y...

Y según lo que quiera el propietario, moqueta o madera.

Una vez listo y preparado el barco, van al mar a ponerlo a prueba.

(Música animada)

Fito, ¿cómo ha ido? Muy bien. Todo normal

y según lo previsto. ¿Qué es lo que se prueba?

Pues se prueban revoluciones, se prueba velocidad,

se prueban vibraciones de puertas, muebles...

Una prueba suele durar unas dos o tres horas.

¿A cuánta velocidad ibas? Pues a 31 nudos.

31 nudos, que vienen siendo... Unos 53 o 54 Km por hora.

Pero eso en mar... Es mucho.

(Música de "Corrupción en Miami")

Esperad, falta una cosa más. No la explica Enrique.

Enrique, ¿cómo está? Hola.

Encantado. ¿Dónde estamos ahora, qué falta?

Falta la patente. Dar la patente a la embarcación.

La patente es una pintura

para que los caracolillos, las algas

y todo el proceso marino no se adhieran al casco.

¿La patente es esto de otro color? Exactamente.

Puede ser blanco, negro, azul... Entonces esta patente

lo repele. Lo repele, lo evita.

Porque si de repente el casco lo tuviésemos como una roca

lleno de moluscos, caracolillos... ¿Qué pasaría?

Pues el barco perdería velocidad

y se estropearía el poliéster, claro.

¿Esta patente aguantaría toda la vida del barco?

No. Cada año hay que hacer el mantenimiento.

¿Cómo estás? Ya tenemos el producto final.

Sí. Nos vamos a descalzar primero.

¿Ah, sí? Sí.

Pero ¿por qué?

Porque el barco está totalmente terminado.

El suelo es de moqueta y de madera ya barnizada.

Entonces, para no dañar nada, zapatos fuera y...

Perfecto. ...adentro.

Ý aquí está. (ALUCINADA) Bueno...

Pero esto es como una casa.

Este es un barco de recreo, ¿no? Sí.

Este es un barco de recreo de 54 pies, unos 17,5 metros.

Este sería el salón.

Algo muy importante en los barcos es aprovechar el espacio.

Entonces la mesa... Cuando queremos una mesa mayor

se abre. Sí.

Y si no nos vale así. La doblamos.

Son materiales muy cuidados. Son pieles naturales.

Las maderas son maderas nobles.

Lo de dentro es a gusto del cliente, ¿no? Este interior.

Los acabados y la decoración sí.

La disposición de los espacios ya es del modelo en sí.

Este sería el salón del barco. Pasemos a la cocina.

(RÍE)

¿Esto qué es? El lavavajillas.

Ay, tenemos lavavajillas en el barco. No me lo creo.

La nevera. Vamos a abrir bien. Qué pasada...

Ah, y congelador también.

El microondas. Ojo al dato, tenemos microondas.

Esto es maravilloso. Y también es importante

todo el espacio para guardar cosas.

La vitrocerámica, su fregadero...

En la cubierta inferior tenemos la zona de descanso, los camarotes.

Tiene tres camarotes. ¿Tres?

Y dos cuartos de baño.

Estás en el mar. Disfrutando y viviendo el mar.

Durante el día la vida a bordo se hace fuera.

Ahora estamos en el "flybridge".

El "flybridge" es la zona alta de la embarcación.

Aquí se sitúa el solárium y es desde donde se gobierna el barco.

Es la parte alta de la embarcación.

Pues tenemos otro sofá, una mesa,

un mueble también para poder...

cocinar en el exterior.

¿Cómo haces un huevo frito con oleaje?

No acaba muy bien, ¿no?

Pero unas brochetas, unos langostinos a la plancha...

(Música disco)

Una vez lo tenemos limpito y todo colocado, ¿qué hacemos?

Se le aplica el plástico.

O sea, lo envolvemos. Lo envolvemos en plástico especial.

Sí. Se le aplica el calor.

Para que quede bien empaquetadito. Sellado.

Para que lo reciba el cliente con todo el amor del mundo.

("Somewhere Beyond The Sea", Frank Sinatra)

Trece oficios han participado

en la fabricación de un barco como este.

Un proceso de fabricación que dura, como mínimo, tres meses.

Ahora, una vez acabado, solo queda disfrutarlo.

Recapitulemos.

Un barco se construye fundamentalmente

de fibra de vidrio y resina de poliéster.

Para darle forma, partimos de un modelo de "poliespan"

que dará lugar al molde, realizado con los mismos materiales

con los que haremos las partes fundamentales: casco y cubierta.

El molde se encera para facilitar el posterior desmoldeo.

Después le aplicamos el "gel coat",

esa primera capa de pintura que da color al barco.

En la fase de laminación

empieza la construcción del barco sobre el molde

impregnando de resina las capas ya cortadas de fibra de vidrio.

Una vez secados casco y cubierta, los sacamos del molde y los unimos.

Los motores, la instalación eléctrica

y el proceso de carpintería y tapicería

se realizan en la fase de montaje.

Casi listo, al agua.

En las pruebas de mar se lleva al extremo

para comprobar su resistencia.

Si cumple con todos los requisitos,

aplicamos la patente en la parte sumergida del casco.

Es la capa de pintura que repele a los moluscos.

Lo empaquetamos y listo para partir a su destino.

Ya sea por mar, tierra o incluso aire,

200 embarcaciones al año salen de esta fábrica de Vigo

a cualquier parte del mundo.

  • Programa 8

Fabricando Made in Spain - Programa 8

30 may 2018

Descubrimos que un tarrito de fruta pasa por más de cien controles de calidad antes de viajar a los estantes de nuestras casas, o que con un tubo de aluminio y tela son la materia prima de unos de los inventos que más facilitan la vida, el carro de la compra.

Histórico de emisiones:
03/07/2013

ver más sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 8" ver menos sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 8"

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

    Lo sentimos. No hay vídeos o audios para la búsqueda efectuada.

    Pruebe a hacer una nueva búsqueda con otros filtros o haga clic en el botón 'Todos los vídeos y audios'.

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos