• Fabricando Made In Spain - Programa 23

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4640206
Fabricando Made In Spain - Programa 23 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos... aceite de oliva.

¿Sabría decir la diferencia

entre un aceite de oliva y un virgen extra?

No solo veremos cómo la aceituna pasa del olivo a la botella,

sino en qué hay que fijarse antes de comprar aceite de oliva.

Hoy fabricamos... camiones.

En su interior hay tres millones de cables de todos los colores,

1.200 litros de carburante en depósitos que parecen bañeras,

más de 300 tuercas y tornillos tan pequeños como este

y tan grandes como este.

Hoy fabricamos... camiones.

Y hoy fabricamos... conservas de fabada.

Si juntamos morcilla y chorizo caseros

con la mejor panceta y fabes especialmente escogidas,

¿qué receta se les ocurre?

Pues la que haremos hoy porque hoy fabricamos fabada asturiana.

Todo esto y mucho más aquí, en "Fabricando".

La palabra "aceite" proviene del árabe "azzayt",

que significa "jugo de aceituna".

Y es que el aceite de oliva es eso, el zumo de la aceituna.

Este oro líquido se ha consumido desde el paleolítico,

incluso se llegó a usar como moneda de pago en la época romana.

Es el ingrediente esencial de la dieta mediterránea.

Por eso no nos extraña que haya 215 millones de olivos en España.

Nos lo cuenta San.

El aceite de oliva

es uno de los aceites comestibles más apreciados.

España es el principal productor y exportador de este aceite.

Y como queremos lo mejor, venimos a tierras cordobesas,

de donde sale el mejor aceite del mundo.

Estamos preparados para fabricar aceite de oliva virgen.

("Paquito Tarantino")

(Música animada)

Julio, ¿había la necesidad de poner el olivo en la montaña?

Es por la climatología, el tipo de tierra,

el tipo de olivares, el olivar centenario.

De estas variedades que tenemos, el aceite es de muchísima calidad.

Cuidado, no me pises el fruto, que eso afecta a la calidad.

¿Cuándo se sabe que la aceituna está a punto para ser cogida?

Lo que hacemos es mirar todo el olivo,

se cogen unos frutos y se hace un escandallo

para ver el índice de madurez. ¿Qué es un escandallo?

Una selección, se cogen 100.

Para un aceite de calidad, lo que intentamos es eso,

buscar este colorido, esta mezcla de colores

es lo que nos hace tener un aceite de muy buena calidad.

Pudiera parecer que alguna aceituna estuviera madura,

pero podemos comprobar abriendo la aceituna

que no está madura del todo, ¿no?

¿Ya tiene aceite?

Evidentemente. Ese zumo que sale al exprimirlo es aceite.

Se podría comer, pero estará bastante amargo y picante.

¿Cómo se llama esto? Vibradora.

O sea, es como tu barra, pero esto vibra.

En mecánico.

(Música de terror)

¿Y la gasolina?

(Motor)

Dale ya.

¡Vamos, José! ¡Que no quede ninguna ahí, venga!

¡Dale, todas al suelo!

(APAGA LA VIBRADORA)

Cuando ha caído toda la oliva del olivar, ¿qué hacéis?

Las recogemos en los fardos, los cargamos en la pala

y al remolque para llevarlas a la almazara.

El lugar donde se llevan las olivas, las aceitunas,

para extraer el aceite del fruto.

(Motor)

("Alas del sur", Strunz & Farah)

-Estamos en el patio de la almazara,

delante de las tolvas de recepción de la aceituna.

¿Ahora cuántos kilos han descargado de aceitunas?

De aceitunas solamente habría 3.800 kilos

y unos 150 o 200 kilos de hojas, de tallos...

Una vez se ha depositado la aceituna,

el siguiente recorrido es a través de estas cintas transportadoras.

Se limpiaría de hojas y ramas a través de corrientes de aire

para dejar la aceituna limpia. ¿Y qué se hace con todas las hojas?

Nada se desperdicia en la almazara.

Las hojas que estamos separando en la limpiadora

son depositadas a través de estas cintas transportadoras en esta parte

donde ciertos agricultores las usan para comida de ganado

o, si la hoja está más seca, para combustible.

La siguiente cinta transportadora nos llevaría a la lavadora,

donde lo que se realiza es un leve lavado solamente con agua

para que la aceituna quede limpia por si lleva algo de tierra o barro.

O sea, que le dais un lavado con aire y otro con agua.

Correcto. Por la siguiente cinta van a las tolvas de almacenamiento.

Es donde va a permanecer poco tiempo la aceituna

para proceder a su molturación.

¿Qué es "molturación"?

Fabricación es lo mismo. Se moltura, se tritura, se fabrica la aceituna.

Se almacena aquí ya limpia y entra el proceso de elaboración.

Exactamente. Vamos a proceder a triturar la aceituna

para no dejarla en las tolvas

y pueda producir algún proceso de fermentación.

Es muy importante matizar

que todo lo que veremos tanto fuera como en fábrica

son procedimientos físicos y mecánicos.

Actúa la mano del hombre y la maquinaria.

Nunca interviene ningún procedimiento químico.

Lo primero que haremos es en el molino de martillos.

Vamos a triturar la aceituna, vamos a romper los tejidos

para extraer el aceite. ¿Pero se mete con hueso y todo?

Con todo. Con la piel, el hueso, la pulpa, todo se tritura.

Es hermético para que no esté en contacto con el aire,

con el oxígeno y la luz, que puede deteriorar el aceite.

La aceituna entra por este tolvín,

pasa a través de esta espiral de hélice

y llegaría al molino de martillos.

Esto estaría girando a una alta velocidad...

Con las aceitunas dentro. Con las aceitunas dentro.

Hasta que las va triturando

y la masa es de un tamaño que entre por esta ranura.

Estas aceitunas han entrado por arriba

y se han convertido en esta masa.

En esta masa de aceituna todavía.

Podemos ver el hueso, la piel, la pulpa de la aceituna.

Está todo triturado.

¿Y esta masa ahora dónde va? A través de unas tuberías,

pasaría a la zona de batido dentro ya de la fábrica.

Ya tenemos la masa de la aceituna.

Seguro que ahora no se pueden imaginar

cómo esta masa se puede convertir en el delicioso oro líquido

con el que aliñan sus ensaladas.

Hoy descubrirán cómo esta máquina es capaz de extraer

hasta la última gota de aceite.

Y en esta fábrica madrileña, estos robots

se encargan de conformar las cabinas de los camiones.

Con su destreza, son capaces de fabricar cada día 120 camiones.

Impresionante.

Esta máquina elabora los deliciosos embutidos

que lleva una fabada en conserva.

Enseguida les contamos cuáles son los ingredientes.

Antes volvamos con San.

Aquí llega la masa a la batidora

a través de esta tubería que nos encontramos aquí.

Y vamos a abrir la batidora para que veáis...

¿Esto es una batidora? Esto es una batidora.

Es a tamaño industrial. Vamos a batir toda la masa

para homogeneizarla. ¿Homogeneizarla?

Vamos a facilitar con el batido

la separación de la parte líquida de la parte sólida.

Esta es la masa que está dentro de la batidora.

Y ahora te voy a indicar por partes lo que contiene toda esa masa.

Por un lado, es la parte sólida. Contiene el hueso de la aceituna,

la pulpa, la piel, que está en torno a un 30% de contenido.

El agua de vegetación que contiene la propia aceituna,

en torno al 50%.

Por último, nos encontramos el aceite, que contiene un 20%.

Y es lo que nos interesa obtener de la aceituna.

Se homogeneiza la masa para en este "decanter",

que contiene un tornillo en espiral, por una fase de centrifugación,

va a separar la parte sólida de la parte líquida.

¿Es como una lavadora?

Sí, podemos decir que es como una lavadora.

El tornillo gira rápidamente y la masa se pega en los laterales

y sale la parte líquida.

¿Y con la parte líquida, qué haríamos?

Pues para poder separar el aceite del agua,

tenemos aquí la centrífuga vertical,

que trabaja por diferencia de densidades.

Otra centrifugadora. Otra centrifugadora.

¿Y esta qué hace? Separar el aceite del agua.

Aquí puedes ver cómo por un lado sale el agua

y por otro lado sale el aceite.

Este es el primer momento en que podemos ver

cómo va saliendo el aceite en la almazara.

Es un puro zumo de aceituna.

¿Meto el vaso? Puedes meterlo.

(Música animada)

Está bueno. Sabe a verde, ¿no? A campo, a hierba...

¿Y qué más?

Muy amargo. (RÍEN)

¿Picante? Es verdad, pica mucho la garganta.

¿Ya se puede consumir? Se puede consumir,

pero, por si le quedara alguna impureza,

vamos a pasar a ver en una sala una serie de decantadores

para eliminar ese resto que pudiera contener el aceite.

("Sexyback", Justin Timberlake)

Pasaría a esta serie de decantadores de acero inoxidable,

donde permanece el aceite unas 24 horas.

¿Y el aceite dónde va una vez decantado?

Iría a bodega, pero antes de ir a bodega,

los catadores del panel de cata evaluarían el aceite

con el olfato y con la nariz

para evaluar si es un virgen extra o un virgen.

-Para determinar la calidad de un aceite

hay que hacer un análisis sensorial y uno químico.

Lo que hacemos es calentar la copa,

oler y ver si el aroma nos recuerda a fruta.

Cuanto más nos recuerde a fruta, mejor aceite.

Después probamos un sorbito pequeño y vemos el amargor,

el picor y el dulzor de un aceite.

Uno sin defectos es virgen extra. Exactamente.

Si tiene un pelín de defecto, sería virgen.

Y ya el siguiente sería aceite de oliva normal.

Sí, sería aceite destinado a refinería

para hacer el oliva sabor suave o sabor intenso.

El aceite refinado es el de menos calidad

y no puede ser clasificado como virgen extra o virgen.

En la refinería se eliminan sus defectos,

aunque en este proceso pierde muchas de sus vitaminas

y compuestos de alto valor biológico.

Este aceite hay que mezclarlo con aceite de oliva virgen

para sacarlo a la venta.

El resultado es el aceite de oliva intenso o suave.

¿Ponemos a prueba a tus catadores? Sí.

Ayúdame.

Luis, venga, te voy a tapar los ojos.

¿Serías capaz de distinguir el aceite español

del de otro país? Yo creo que sería capaz.

Tenemos un aceite de Uruguay, de Francia,

otro de Italia y el nuestro, el español.

Empezamos. Venga.

Vale. Este no es.

(Música animada)

Vale.

Tercero.

Este se parece más, pero creo que tampoco es.

Y vamos con el último.

Este también podría ser. Entre este y el anterior tengo la duda.

Estamos entre dos aceites.

Momento de tensión, Luis.

Este, sin duda. Ha acertado cuál es el español.

(Aplausos)

¿Y el aceite que hemos elaborado hoy, qué tipo de aceite es?

Aceite de oliva virgen extra. Estamos en la bodega.

Así es.

El aceite de oliva virgen es para uso comestible.

Sí, se usa como ingrediente y como condimento en la cocina.

¿Y no tendría más usos?

Por supuesto. Salta al patio y Mercedes te contará más usos.

Por ahí, ¿no? Por ahí, por favor.

¿Qué tal? Bien, aquí esperando.

Más usos del aceite de oliva virgen.

Podemos hacer jabón casero.

¿Este jabón es bueno? El mejor.

Cinco litros de agua... Sí.

Un kilo de sosa y cinco litros de aceite

de los restos que tenemos en la freidora.

El aceite usado. El usado.

En un balde de plástico, a ser posible duro,

ponemos cinco litros de agua. Ya está. ¿Y ahora?

Bien. Ahora me vas a ir poniendo la sosa despacio

y yo la voy a ir moviendo.

¿Y el aceite cuándo lo echamos? Espérate dos minutos

hasta que la sosa esté bien disuelta en el agua, ¿vale?

Cuando tú me digas.

¿Ves? Vamos moviendo. Siempre es muy importante

que sea en el mismo sentido.

Y así dices que hay que estar... 45 minutos.

Conseguimos esta pasta,

que debemos dejar secar en un recipiente.

¿Cuánto tiempo tiene que secarse?

Normalmente, entre dos días y una semana es suficiente.

Y cortamos los trozos para lavar, para lavar las manos,

para lavar la ropa... Lo rallas, lo metes en una bolsita

y tienes un detergente perfecto para la lavadora.

Vale, para el masaje también. Vale. (RÍE)

Hasta luego. Adiós.

-Envasamos el aceite en botellas puras y luego taponamos.

Nosotros intentamos preservar el aceite de oliva de la luz solar

y para ello lo envasamos en botella opaca

para que esté mejor protegido.

Actualmente envasamos unas 6.000 botellas por hora.

Es un producto de gran consumo y en países como China

está muy de moda y hay que aprovechar el tirón.

Pues hay que brindar por eso, ¿no? Perfecto.

Brindemos con aceite.

Mientras brindamos con aceite de oliva virgen extra,

vamos a ver el resumen de cómo se ha hecho.

Perfecto, salud.

Las aceitunas que se convertirán en aceite de oliva

se recolectan directamente del árbol,

se transportan en el menor tiempo posible a la almazara,

donde el fruto se limpia antes de pasar a la molienda.

Esta se hace el mismo día de la recogida.

Toda la aceituna es triturada, hueso incluido,

dando lugar a una masa de la que extraeremos el aceite.

Una centrifugadora separa la parte sólida de la líquida.

La parte líquida pasa a una segunda centrifugadora,

donde se extrae el agua, quedando solo el aceite que nos interesa.

Una vez que se decide a través de una cata

si el aceite es virgen o virgen extra,

es almacenado en la bodega en depósitos de acero inoxidable

y a una temperatura controlada.

De aquí, el aceite de oliva pasa a ser envasado

para que llegue a nuestra cocina en perfectas condiciones.

Para encontrar el primer camión de la historia

tenemos que trasladarnos a la Alemania de 1896.

Aquel podía transportar 1.500 kilos,

pero en la actualidad existen camiones capaces de cargar

más de 300.000 kilos. Los hay de todos los tamaños:

pequeños, medianos, grandes y extra grandes.

Y según lo que vayan a transportar adoptarán características propias.

Camión hormigonera, cisterna,

grúa, de la basura o de transporte especial.

¿Cuánto se tarda en fabricar un camión?

¿Cómo son sus tornillos? ¿Cuántas ruedas de repuesto lleva?

Nos lo cuenta Liborio.

("Quiero un camión", Loquillo)

(CANTA) "Yo para ser feliz quiero un camión.

Yo para ser feliz quiero un camión".

Ahora entiendo lo que dice la canción.

Olvídese de los utilitarios, de los coches familiares.

Donde esté un camión, que se quite lo demás.

Literas, nevera, asiento con suspensión...

Desde aquí se ve la carretera de otra manera.

Porque hoy fabricamos... camiones.

("Quiero un camión", Loquillo)

Te enseñaré cómo se fabrican estos camiones.

Veremos dos partes diferenciadas:

montaje de la cabina y montaje del bastidor

o comúnmente también llamado chasis.

¿La cabina qué es, Ángel? Es esta parte superior.

Es lo primero que veremos.

Es el habitáculo donde va el conductor.

La segunda parte importante de nuestro vehículo es este chasis,

que es donde montamos el bastidor con todos los componentes

que ves. El esqueleto del camión.

¿Cuánto tarda en fabricarse un camión como este?

Desde la fabricación de la carrocería hasta el final,

son 48 horas.

Aquí tenemos el almacén de la nave de carrocerías.

Son las primeras piezas que nosotros recibimos

de nuestros proveedores. En concreto, vemos las puertas,

que luego veremos cómo las ensamblamos en la carrocería.

¿Qué material es este?

Aquí tenemos nuestro material: acero cincado.

El acero cincado es aquel que lleva un revestimiento de cinc.

Esta capa le protegerá y le aportará una mayor resistencia

frente a la corrosión.

Estos son los primeros puestos de montaje de la carrocería

y aquí comenzamos a ensamblar el piso.

Esto es donde luego el camionero

se apoya y donde pisa en la carrocería.

Esto es una pinza de soldadura manual que da ese punto de soldadura

entre las distintas chapas para que queden unidas entre ellas.

Pues aquí nuestra carrocería empieza a tomar forma.

Aquí ya tenemos los laterales preparados.

Hemos terminado de fabricar el piso...

Y esto es la parte trasera. Efectivamente.

Hemos realizado los subconjuntos que conforman la carrocería

y ahora esta isla de robots, en total cuatro,

están conformando y terminando de ensamblar la carrocería.

¿Cuántas cabinas se hacen al día?

En esta instalación, hacemos actualmente 120 cabinas al día.

("Take A Walk", Passion Pit)

Pues aquí tenemos ya nuestra carrocería completamente terminada

y lista para ir a pintura. Empezamos el proceso de pintura

con una inmersión, a través de chorros de agua,

procedemos al lavado y desengrase de toda la carrocería.

Agua caliente, ¿verdad?

Agua caliente para favorecer el desengrase de la carrocería.

Procedemos al proceso de cataforesis.

O sea, ¿esa pintura está electrificada?

Eso es. Para que se adhiera correctamente

a la carrocería del vehículo.

¿Por qué están beis si las vimos blancas?

Después de estar en el horno de cataforesis,

adquieren esta tonalidad beis

ya que están a 160 grados y salen tostaditas.

¿Y qué se hace aquí? Estamos en la zona de masillas.

Lo que hacemos es dar una masa

en todas las juntas de unión de la carrocería

para garantizar la estanqueidad de la cabina

y para evitar que haya cualquier ruido

y que nuestros camioneros vayan lo más confortables posible.

Y ahora ya estos robots están haciendo todo el pintado

exterior de la carrocería.

¿Se puede pedir el color que se quiera?

Más que para un coche. Puedes elegir hasta 800 colores.

¿800 colores? Eso es.

Ya la tenemos terminada, ya la tenemos pintada.

Procedemos a los últimos controles de calidad

para garantizar que todo está perfecto y va bien.

Te voy a enseñar cómo montamos el techo.

¿Les ha impresionado cómo pintan los robots?

En esta fábrica cada detalle llama la atención.

Se sorprenderán con el montaje del guarnecido de la cabina,

es decir, todo lo que encontramos dentro de ella.

Se realiza en pleno movimiento.

Estos operarios trabajan a contrarreloj

mientras la cabina avanza por la línea de montaje.

Y muy curiosa también es la forma de seleccionar

las fabes buenas de las malas.

Lo hace esta máquina por vibración y en breve descubrimos cómo.

Ahora sigamos montando la cabina del camión.

Puede parecer extraño, pero la unión del techo

con la carrocería la hacemos por pegado.

Podemos observar cómo este robot aplica esta masilla, este cordón,

alrededor de todo el perímetro de nuestra carrocería al contacto

y con la presión que hace el techo al bajar

se adhiere perfectamente y queda herméticamente acoplado.

Después del proceso de pintura,

empieza el proceso de la línea de guarnecido de cabina.

Es un proceso de montaje en continuo

en el que no se para la cabina, como bien has observado,

y los operarios van montando las distintas instalaciones

porque no podemos perder tiempo.

("19-2000", Gorillaz)

Este es el inicio del salpicadero, ahí irá el volante.

Cuadro de mandos... Efectivamente.

La ventilación... Eso es.

¿Cuántas piezas lleva un camión como el que fabricamos?

Pues aproximadamente unas 2.500 referencias distintas.

Lo que estamos viendo en este puesto

es cómo ensamblamos ese salpicadero a la cabina.

Y en este puesto lo que hacemos

es el revestimiento interior de la cabina.

La pared trasera, la pared lateral...

Esto es un volante de camión.

Tenemos todo el conjunto de dirección.

Desde la caña a la columna de dirección

montamos el airbag, montamos el volante.

Ahí se va a proceder a instalarlos por el agujero correspondiente.

Eso es.

También en este puesto montamos el depósito,

en este caso es el depósito del refrigerante.

Montamos todas las tuberías, el conjunto de pedales,

que normalmente en aquellos camiones que son utilizados

para recorridos de distancias internacionales,

de distancias muy largas, se montan con dos literas.

Para que el sufrido camionero se eche sus siestas.

Sus siestas y sus noches. (RÍE) Oye, muy confortable, ¿eh?

Vamos, y además milagro. Con mi 1,94 quepo perfectamente.

¿Has visto? Estás divinamente. Perfecto, perfecto.

Como ves, nuestros camiones también llevan un frigorífico

para que nuestros clientes puedan llevar cualquier cosa.

Lo lleva al lado de conducción.

Momento asiento, ¿no, Ángel? Así es.

Tienen la posibilidad de ser calefactado, no calefactado,

neumáticos, manuales, eléctricos...

Ahora procedemos al montaje de los espejos.

En primer lugar, estamos montando el llamado "espejo de acera".

El espejo de acera es necesario en los camiones

porque tienen grandes dimensiones.

Es un retrovisor con ángulos de visión extragrandes.

Además, todo camión lleva un retrovisor gran angular.

La combinación de los dos permite una mejor cobertura

de los ángulos muertos.

Vemos ahora cómo procedemos al montaje del espejo retrovisor

que, como se puede observar, es de doble angular

para poder ver tanto las distancias cortas como largas.

Y la siguiente parte sería ensamblar esta cabina

en el bastidor que tenemos que fabricar, ¿verdad?

Eso es, así que cuando quieras. Pues vamos a fabricarlo.

Vamos.

("D.A.N.C.E.", Justice)

Empezamos con la unión de dos largueros

donde le vamos incorporando los distintos travesaños

que conforman el esqueleto, la base de nuestro chasis.

Esto es acero, para darle la rigidez y la robustez

que nuestros camiones necesitan.

Aquí podemos ver distintas partes del camión.

Vemos los discos de frenos... Madre mía, qué tamaño, por favor.

Todo en esta fábrica es grande. Es que es descomunal.

¿Has visto nuestros tornillos? Aquí todo es XXXXL, ¿eh?

¿Cuántos lleva aproximadamente?

Pues este modelo más de 300 tornillos de ensamblaje.

Nuestros bastidores viajan en estos dispositivos electrónicos,

llamados AGV. Están guiados por magnetismo.

Llevan el carro de una estación de montaje a la siguiente.

Esto parece un amortiguador. Efectivamente, pero de la cabina.

Esto es lo que sirve para hacer luego la suspensión de la cabina.

Claro, la cabina bota, ¿no? Eso es.

Y vamos a realizar el giro completo del bastidor

para que a partir de ahora vaya en su posición normal.

Delante de nosotros tenemos un motor de 13 litros,

de cilindrada 540 caballos de potencia.

¿540 caballos tiene este motor? Efectivamente.

Caja de cambios, que en este caso es automática.

Puede ser automática de 12 velocidades, de 16 velocidades

o manuales de 16 marchas.

La parte más importante, la unión de la caja de cambios con el motor

ya está realizada en este punto.

Por ahí viene nuestro motor. Efectivamente.

En este puesto, lo que hacemos es ensamblar y unir ya

nuestro grupo motor propulsor con el bastidor,

de manera que ya empieza a tomar forma tu camión.

Sí, sí, sí...

Ángel, momento crucial en que nuestra cabina,

que la teníamos un poco olvidada, y nuestro bastidor

se conocen y se unen por primera vez, ¿no?

Qué maravilla. Veo muchas mujeres fabricando camiones, ¿eh?

Sí. Por ser una fábrica de camiones alguno podría pensar

que somos muchos los hombres que trabajamos en ella.

Tengo que decir, y con orgullo,

que el 22% de los trabajadores de esta planta son mujeres,

lo cual es un dato muy significativo en el sector.

Lo que seguimos realizando es todo el guarnecido exterior del camión.

Le montamos los guardabarros, los pilotos traseros

y el estribo, que nos permitirá subirnos a tu camión.

Aquí le instalamos el paragolpes.

Estos son los depósitos de gasoil. Más bien parecen piscinas.

En este caso lleva dos depósitos.

En total la configuración es de 1.200 litros.

Las ruedas de mi camión, ¿no? Ya está a puntito.

Tres y tres del otro lado, seis. Seis.

¿Y la de repuesto?

Siete. Siete.

Vaya pedazo de rueda. Si todo es grande aquí.

¿Cuánto pesa? ¿Una rueda de estas? Ni idea.

¿Cuánto? 100 kilos.

¿100 kilos? El camionero las tiene que pasar canutas

a la hora de cambiar. No como con un coche, que saco mi gatito

y levanto el coche...

Pues al final el proceso es similar al de un coche.

Llevan un gato, que se suministra con el camión

y también tienen un gato neumático que levanta el camión.

("Hot'n Cold", The Baseballs)

Ángel, 48 horas después de haber iniciado el proceso,

¿me quieres decir que mi camión está perfectamente hecho?

Perfectamente hecho, así que si quieres y te atreves

todo tuyo.

("The Passenger", Iggy Pop)

Oye, esto es una maravilla, ¿eh?

Ahora vamos a hacer la prueba del agua del vehículo.

No sé si sabré enhebrarlo aquí. Seguro que sí.

Ahora sube la ventanilla rápido. Aquí empieza a llover a tope, ¿no?

Aquí llueve a tope. Con esto garantizamos y aseguramos

que la cabina no tiene ninguna entrada de agua,

que es totalmente estanca.

Ángel, muchísimas gracias.

Gracias a ti. Ha sido un placer enseñarte cómo los fabricamos.

La fabricación de un camión se divide en dos partes.

Por un lado, haremos la cabina, donde irá el camionero.

Y por otro, armaremos el esqueleto del camión, el bastidor.

Vamos a la cabina.

Para hacerla usaremos grandes piezas de acero

que serán soldadas a mano y mecánicamente.

Ya pintada, empezaremos el proceso de embellecimiento de la cabina.

Salpicadero, volante, pedales,

asientos, frigorífico, retrovisores...

Al mismo tiempo, estamos fabricando el bastidor

para el que necesitaremos dos enormes vigas de acero

sobre las que iremos colocando los elementos que lo conforman.

Discos de freno, caja de cambios, el motor

y, cómo no, las ruedas y depósitos de combustible

con la capacidad suficiente

para poder llegar a Rusia sin tener que parar a repostar.

Al final, uniremos la cabina y el bastidor.

48 horas después ya tenemos un camión.

De esta fábrica de Madrid salen 23.000 al año.

Es difícil pensar en Asturias

sin que lo primero que pensemos sea en un buen plato de fabada.

Las primeras alubias o fabes, como las llaman los asturianos,

llegaron a Asturias en el siglo XVI y sus ingredientes indican

que la fabada se trataba de una receta humilde

que aprovechaba las carnes de la matanza y legumbres tiernas.

Esa receta es la que se mantiene ahora, en pleno siglo XXI,

sin tener que estar siquiera en Asturias.

Nos lo cuenta Celia.

Con el frío, lo que más apetece es un plato caliente.

Los ingredientes y el modo de cocinarlos

determinarán que nos guste tanto como necesitamos.

Hoy hemos venido a Gijón para hacer uno de los platos

más característicos de nuestra gastronomía

porque fabricamos fabada asturiana.

("Hi-a Ma", Milk & Sugar)

Veo que os ha llegado carne. Sí.

¿Qué es? Esto es panceta.

¿Cuánta panceta podéis llegar a traer?

Unos 9.000 kilos a la semana, un par de camiones.

Tiene que ser una panceta fresca como esta

y tiene que tener una relación de magro y grasa determinada.

Estamos en la única fábrica de toda España

que fabrica su propio embutido para sus platos de cuchara.

Qué trozos de carne, Manolo. ¿Qué es?

Papada de cerdo y magro de cerdo.

Es la papada con la que haremos el embutido. A triturar, imagino.

Sí. ¿Cuántos kilos de carne cocináis?

Entre 3.000 y 4.000.

Estáis ya preparando cebollas. Cebollas, sí.

¿Tenemos algún embutido que tenga cebolla?

Pues la morcilla.

Son los botones que damos para que vayan saliendo por ahí...

La máquina va cogiendo toda la cebolla y la va picando.

Va picando.

Tenemos cebolla para el embutido.

Para la morcilla, pero aparte también lleva tocino.

La morcilla también lleva tocino.

Dos ingredientes que el chorizo no lleva:

la cebolla y el tocino.

Sí, y en común lleva el magro y la papada.

Magro y papada en los dos. En los dos.

Y especias imagino que también. Aquí están.

¿Estas son las especias de...? Para la morcilla.

Aquí hay bastantes especias con diferentes colores.

Sí. Parecía todo pimentón, pero no.

Es pimentón y sangre deshidratada. Ajá.

Más la sal. Más la sal.

Más el orégano. ¿Dónde me voy ahora, Manolo?

Con Enrique, que le enseñará a amasar.

Voy a amasar con Enrique.

Hola. ¿Esto es lo que amasaremos? Hola, pues sí.

Dime qué hay al final. Lo que sí hay son muchos colores.

Pues aquí tenemos magro, tenemos papada y tenemos tocino.

Tienes que cerrar. Por la seguridad de la máquina.

Si no, no funcionaría. No.

Y agua para poder amasar. Sí, para diluir los aditivos.

Porque si no, se haría todo una pelota y no habría manera.

(ENCIENDE LA MÁQUINA)

La máquina se encarga de mezclar bien todos los ingredientes, ¿no?

Según se le echan los ingredientes, va amasando.

Una vez que ya tenemos la chicha picadita, habrá que embutirla.

Usted es Alfredo. Hola, buenos días.

Vamos a embutir. Muy bien.

Meteremos todo esto en esas tripas que necesitamos para el embutido.

Ya han caído y aquí también se amasa.

Exacto. De la tolva venimos aquí.

Por este tubo va pasando. Sí, esto es un detector de metales.

Para que no entre nada. Exacto.

Cualquier partícula metálica saldría aquí.

Vale. Y sigue por este tubo...

Sigue por el tubo y aquí vendríamos a embutirlo.

¿Cómo son las tripas? Aquí te las puedo enseñar.

¿Por qué están en agua?

Necesitan estar en remojo para que se hagan flexibles

y a la vez cojan dureza.

Veo que las dejas aquí que escurran un poco.

Sí, para quitar toda la humedad de la salazón.

Pues venga, vamos a embutir. Muy bien.

Le quitaríamos la protección que trae,

la pondríamos en el embudo... Un nudito...

para que no se vaya la carne. Exacto.

Por estos tubos va toda la carne. Por ahí.

Aquí le pondría las grapas,

que son las que evitan que el producto se salga fuera.

¿Y adónde van? De aquí ya se van al secadero.

¿Cuántas morcillas puedes llegar a hacer?

De morcillas, anualmente unas 400 toneladas.

No falta morcilla en la fabada. (RÍE) Desde luego que no.

("Warp 1.9", The Bloody Beetroots)

Este es el secadero. ¿Cuál es el sistema?

El sistema es por unas corrientes de aire.

Entra el aire por estas toberas y rebota en el suelo

provocando unas corrientes hacia arriba

que van provocando el secado uniforme del embutido.

Chorizo fresquito... Y chorizo curado ya.

¿Cuánto tiempo lo habéis tenido en el secadero para que esté así?

Secreto de fábrica. No se puede comentar.

¿Eso determina la calidad del producto?

Exactamente. Es lo que nos da nuestro aroma y nuestro sabor.

Voy a seguir fabricando. ¡Hasta luego!

Hasta luego.

Ya tenemos una parte clave de toda buena fabada:

los embutidos.

Y si esperan ver una gran olla donde se cocinen los ingredientes,

ya les avanzamos que no la van a encontrar

porque se trata de miles de ollas

o, para ser más exacto, miles de latas.

En unos instantes sabrán cómo se cocina esta fabada.

Antes volvamos con Celia

y el ingrediente principal del rey de los platos de cuchara.

Esta es la máquina que selecciona

las legumbres buenas de las malas por la densidad.

Exactamente. Y esto está inclinado, ¿por qué?

Claro. Porque las legumbres buenas tienden a ir hacia arriba

y las malas, como pesan poco, tienden a ir hacia abajo.

Entonces por allí las rechazamos.

¿Por qué puede pesar poco una legumbre?

Una legumbre puede pesar poco porque esté agujereada.

¿Y esa ya no os vale? No, por supuesto que no.

Y una vez que ya tenemos nuestras buenas alubias,

se caen por aquí. ¿Y dónde van? Van a estos cangilones que ves aquí.

Tenemos que fotografiar una a una todas las legumbres

para ver que tengan, por ejemplo, una mancha o defecto y retirarla.

¿Qué color tiene una buena alubia?

Bueno, en este caso, la alubia que utilizamos para la fabada

tiene que ser blanca.

Totalmente blanca. Blanca.

Es capaz de detectar la que tenga una mancha,

la que tenga un punto negro o cualquier defecto y la expulsaría.

Oye, estoy aquí, te estoy escuchando,

pero yo aquí no veo movimiento alguno.

¿Por qué? Porque está parado. Prepárate.

Lo vamos a poner a funcionar.

¿Tanto suena? Muchísimo.

Pues si me lo permites, me voy a poner mis cascos

y dentro vídeo musical.

(Música "techno")

¡Guau! Qué escandalera, ¿eh? Sí que hace ruido.

Todavía falta un segundo paso. ¿Cuál?

Pasa otra vez por otro canal.

Por si el primero ha tenido un fallo el segundo lo dejaría ya...

¿Volvemos a fotografiarlas? Volvemos a fotografiarlas.

No queda otro remedio.

("Ny Excuse", Soulwax)

Hola. Hola, Celia.

Creo que es aquí donde empezamos a hacer nuestra fabada.

Una pregunta. ¿Lo hacéis directamente en las latas?

Todo se cocina dentro de la lata.

Los trozos de carne entran enteritos.

Enteros.

Volvamos a ver ese trozo de panceta.

Su color ha variado desde la primera vez que la vimos.

Mientras realizábamos los embutidos,

la panceta ha sido puesta en salazón,

cocida y posteriormente ahumada para conseguir un sabor exquisito.

¿Qué hace exactamente esta máquina?

Esta máquina corta la panceta en tiras.

¿Cómo es el sistema exactamente? ¿Cómo funciona?

Son dos cintas que obligan al trozo de panceta

a entrar contra las cuchillas.

O sea, las cuchillas las presionan y pasan, ¿no?

Y una vez lo tenemos en tiras,

ya solo tenemos que tenerlo en tacos.

¿Lo hace otra máquina?

Lo pasamos a otra máquina cortadora de tacos

que lo corta ya con el peso deseado.

Entrarían en la cortadora por aquella raya roja que se ve,

que escanea las tiras y las corta todas del peso que necesitamos,

entre 22 y 25 gramos.

Los trozos de carne van por esta línea.

Las latas van por debajo. ¿Dónde es la unión?

Pues mira, siguen por aquí encima

y en estos embudos las paletas los dosifican en el bote.

Las que son malas las desecha aquí.

Continúan en la cinta y las desecha aquí.

Primer ingrediente: un trozo de panceta.

Y van todos por aquí. ¿Y aquí qué pasa?

Los pesamos para que no pase ninguno

con un peso inferior al que deseamos.

Ahora continúan con los demás ingredientes.

Y eso ya es aquí, ¿no? Es ahí.

¿Sabes qué pasa? Que como hay latas hay muchísimo ruido.

Así que vamos a echar un vistazo,

pero me cuentas en otro sitio cómo funciona.

Bueno, parece que por lo menos aquí

sí que no hace tanto ruido.

Aquí ya podemos hablar.

Tenemos una máquina que baja la tripa de embutido

y con una cuchilla circular lo corta en trozos iguales.

Aquí la morcilla, el chorizo y el beicon

tienen que ir con la proporción que necesitamos.

Chorizo, morcilla y tocino.

Ya tenemos los tres primeros ingredientes de nuestra fabada.

Nos faltan un montón. ¿De ahí, adónde va la lata?

De ahí, iría adonde entran las fabes.

("Stomp", Osunlade)

En este cocedero entran cada hora 1.000 kilos de legumbre seca.

Dentro se cuece y directa a la lata.

Margarita, veo que les estáis pegando un meneíto a las legumbres.

¿Qué hacéis? Hacemos una inspección visual.

Lo que tratamos es de quitar las pieles y las mitades que hay.

Por ejemplo, esta que está oscura, la seleccionamos

para retirar por este canal.

Veo que por esta línea ya van subiendo las alubias,

que sí han pasado vuestra criba y ya van entrando en las latas.

Sí, van directamente a la lata.

-Estas legumbres se dosifican por volumen.

Ajá. Tenemos un peso y va por volumen.

Cada lata hay que cerrarla porque esto va a garantizar

que el consumo preferente se sitúe en tres años.

Esta máquina es la encargada de completar hasta el final

con agua y con sal nuestros alimentos.

Ahí están las latas con todos los ingredientes bien cerradas.

Y las vamos a cargar en unas cestas

que van a ir al interior de un autoclave.

Lleva una capacidad de 7.392 botes y en cada bote cocinamos la fabada.

Cada bote hace como una olla a presión en nuestra casa.

Y una vez que salen de aquí ya está lista,

ya hemos pasado todos los procesos de cocción.

(Música "techno")

Puesto de control. Aquí está Ricardo. ¿Qué vemos aquí?

Pues aquí vemos la fecha de consumo preferente.

11 del 2016. Correcto.

¿Hasta noviembre del 2016 está en perfecto estado esa lata?

Correctamente.

Tres años de consumo preferente,

pero eso no quiere decir ni mucho menos

que no me la pueda comer en mucho más tiempo.

Sí. La fabada te la puedes comer incluso de cinco o seis años.

Aquí se han hecho pruebas donde el producto

lo único que hace es que pierde un poquito el sabor original.

Pero está en perfectas condiciones para seguir comiéndola.

Es una impresora y un cabezal, que va imprimiendo

a medida que pasan los botes.

¿Qué son esos números?

Aquí, la lata, una vez le hemos puesto su correspondiente código,

va a pasar por las básculas,

de forma que no mandaremos al mercado ningún bote

por debajo de 435, que es lo que vendemos en cada lata.

Y por arriba tenemos bastante margen.

Todavía hacemos un último control, para nosotros muy importante,

que es analizar el bote.

¿Qué puedes encontrar en un bote de fabada que no os interese?

Fundamentalemente huesecillos y algunos restos de ternillas

que aparecen en las carnes de nuestros embutidos.

Pues vamos a hacer un pequeño repaso

de cómo hacemos estas latas de fabada asturiana.

Con carne de papada y magro, especias y tocino

se fabrican los embutidos necesarios de una fabada.

Un trozo de chorizo, otro de morcilla y una tira de panceta

se unen en las latas

con las fabes previamente seleccionadas y precocidas.

Las propias latas son pequeñas ollas

donde los ingredientes terminan de cocerse

cerrados herméticamente y en el autoclave.

Así tenemos un plato de fabada asturiana

preparado para los próximos tres años como mínimo.

(Música de "big band")

  • A mi lista
  • Programa 23

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Fabricando Made In Spain - Programa 23

20 jun 2018

Esta semana en Fabricando Made in Spain conocerán como la aceituna se transforma en un excelente aceite virgen extra; o cómo la fabricación de un camión se divide en dos partes, por un lado la cabina y por otro el bastidor.

Histórico de emisiones:
27/01/2014

ver más sobre "Fabricando Made In Spain - Programa 23 " ver menos sobre "Fabricando Made In Spain - Programa 23 "

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

    Lo sentimos. No hay vídeos o audios para la búsqueda efectuada.

    Pruebe a hacer una nueva búsqueda con otros filtros o haga clic en el botón 'Todos los vídeos y audios'.