• Fabricando. Made in Spain - Programa 1

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4609179
Fabricando. Made in Spain - Capítulo 1 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos... calcetines. Mire sus pies.

¿Sabía que para fabricar los calcetines que lleva puestos

se necesitan más de 2 km de hilo?

Hoy fabricamos... galletas de chocolate.

Las galletas son una tentación difícil de resistir.

De hecho, los españoles comemos 400.000 t en un año.

Hoy nos vamos a dar el capricho.

Les descubrimos el interior de uno de los mayores placeres.

Y hoy fabricamos... cuchillos.

¿Sabían que Albacete es la ciudad cuchillera por excelencia?

Solo en este lugar, se fabrican al día, de media,

70.000 cuchillos como este.

Todo esto y más, aquí, en "Fabricando".

Nuestro primer destino es Arenys de Mar, en Barcelona,

para conocer el proceso de fabricación de los calcetines.

La palabra "calcetín" se deriva de los "socus" latinos,

unos sacos que se colocaban en los pies los cómicos romanos.

Pero, hoy en día, ¿conoce usted a alguien que no los utilice?

Nos lo cuenta... ¡Jorge!

Zapatos... ¡afuera!

Música divertida

-No sé cómo evitar los boquetes.

-Desaparecen en la lavadora y no los encuentras.

-Se fabrican en India y en Marruecos.

Es curioso, justo en este edificio en el centro de un pueblo

poblado normalmente por chanclas en la costa mediterránea.

Ahí se fabrican muchos calcetines que nos ponemos todos.

En Arenys de Mar, en Barcelona.

(Canción Pop) Te huelen los pies.

Te huelen los pies.

Escucha bien lo que te digo.

Te huelen los pies.

Pedro Navarro es quien más sabe de calcetines en España.

¿Qué tal, Jorge? Muy buenas.

Puede parecer que es fácil hacer un calcetín.

Puede parecerlo. Pero no.

Aquí es donde empieza todo. Es el departamento de diseño.

¿Hay moda en calcetines? Evidentemente.

El tobillero que casi no se ve era impensable hace 10 años.

¿Y el calcetín que yo llevo? Uno clásico, de toda la vida.

Este es el diseñador de calcetería, D. Emilio Hernández.

Os puede hablar con propiedad del diseño del calcetín.

Emilio. Dígame.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Muchos diseños de calcetines hechos?

Miles y miles. El origen del calcetín está aquí.

Un calcetín: puño, pierna, talón, puntera, lo que es la soleta

y el pie. Cinco colores. Ya que usted sabe de moda...

Sí.

Calcetín blanco con zapato negro, prohibido.

Prohibido.

¿Y cómo ve que Beckham se ponga chanclas con calcetines?

Una maravilla.

(RÍE) El caso es usar calcetines.

Quiero saber qué calcetines lleva un diseñador de calcetines.

Discretos. No es una cosa del otro mundo.

¿Estos están diseñados por usted? Pues sí, son de aquí, sí.

-Ahora veremos cómo se fabrican. Lo vamos a tener en las manos, en 3D.

Con las estrellitas y las bandas. Venga, vamos.

Música divertida

Ahora vamos a ver... Ignaci.

Hola. -Hola.

-Prepáranos estos colores, por favor.

En este laboratorio haremos las mezclas para encontrar tonos

que el diseñador quiere que se reproduzcan en el calcetín.

Ignaci, entre todos los colores que usted tiene ahí,

¿cuál es el que más le piden? El marino y el rojo intenso,

qué sería lo que sacaríamos con un colorante así, el rojo.

¿Hay muchos tipos de rojo? Sí, y depende de la materia

que se va a teñir, si se tiñe algodón o se tiñe poliamida,

se usan unos colorantes u otros.

-Son "respetables" con el medio ambiente.

Alucino, estamos haciendo un calcetín y parece que hagamos

un cohete que va a la Nasa. Será "a la Luna", Jorge.

O sea, que si son de color, hay que teñirlos.

¿Qué se hace para que no destiñan y no nos estropeen la colada?

Aquí hacemos un ensayo con el calcetín dentro

y con los colorantes preparados.

-Depende de la cantidad de aguas que le das. Cuántas veces lo lavas

para quitar el residuo de color. ¿Cuántas horas pasa usted aquí,

entre tubos de colores? Todas las ocho.

¿Y cuando sale, cómo se desestresa?

Toco el violín. Me gusta la música y desconecto así.

Música animada

-Christian está cargando el armario de madejas en crudo

para teñirlas del color que hemos estudiado en el laboratorio.

La inmensa mayoría de madejas de algodón nos llegan de la India.

Yo pensaba que los calcetines se teñían una vez hechos.

Hay dos tipos de calcetines:

el de un solo color, primero se teje y luego se tiñe.

El de diferentes colores, primero se tiñe el hilo y luego se teje.

Vicente está descargando de esta máquina un leotardo

que ha entrado en crudo y lo hemos teñido de verde botella.

El leotardo entero. Sí.

Si tuviera un dibujito, teñís primero el hilo.

Exactamente. Ya lo he pillado.

Acaba de finalizar un color rojo.

Como en la verde, ha entrado un calcetín de color crudo.

Como podéis ver, ya está tenido de color rojo.

¿Cada cuánto tiempo deberíamos cambiar de calcetines?

Como mínimo, una vez al día.

Me refiero a tirarlos y comprar otros.

Cuando lo requiera el calcetín. Me he traído unos calcetines.

Esto me pasa mucho, ¿cómo puedo evitarlo?

Vaya tomates.

¿A quién se le ocurre presentarse así en una fábrica de calcetines?

En breve, veremos cómo estas máquinas

utilizan 1 km de hilo para tejer en segundos

un calcetín como el que usted pueda llevar.

Después, Mónica nos enseñara el estricto control de esta máquina,

sacando de la línea de producción las obleas rotas.

Rotas como el calcetín de Jorge. ¿También tendrá que desecharlo?

Esto, ¿coserlo? No, tirarlo.

Todos los calcetines, si son de calidad,

llevan la puntera reforzada.

¿Ya se han teñido?

¡Hala, qué fuerte!

Hemos pasado de la fórmula a los colores que hemos visto.

Música animada

El calcetín que hemos diseñado constaba de estos colores.

Uno de ellos sería el rojo. Lo hemos visto teñir.

Aquí lo pasamos de madeja a cono. Lo necesita la máquina para cogerlo.

Bobina. Bobina.

¿Cuánto se tarda en fabricar un calcetín?

En el proceso productivo, un mes y medio de media

desde que lo tejemos hasta que entra en almacén.

Como hoy es una cosa especial, lo podemos tener en unas horas.

Música animada.

Aquí se guardan todos los colores de las diferentes materias

que utilizamos en la casa. Nuestro calcetín va a tener

un hilo de algodón y un hilo de poliamida con "lycra".

Si rompemos los filamentos de poliamida,

dentro quedará el alma de "lycra". Que es lo que hace que se estiren.

La "lycra", todo un descubrimiento.

Desde mediados del siglo XX, revolucionó la industria textil.

Y es que es un material de lo más resistente.

Se puede estirar hasta 600 veces su tamaño sin que se rompa.

Bueno, vamos a coser ya. Venga, vamos a tejer.

Música animada

Aquí pasamos el diseño que nos pasa nuestro diseñador

de papel a lenguaje máquina para poder tejer el calcetín.

O sea, que desde aquí usted le dice a la máquina de tejer:

"Usa el rojo, luego el blanco, haz una estrellita..."

Aquí le decimos las pasadas y los colores que van a intervenir.

¿Podemos hacer ya nuestro calcetín? ¡Hagámoslo!

Ahora está cogiendo el color rojo. Ahora coge el color gris.

Ahora cogerá el color azul.

No, no ha caído todavía. ¡Hop! Ya ha caído.

¡Ay, qué emoción!

Aquí lo tienes. Tantatachán...

¡Ostras! ¿De qué talla es? La 4. Para un niño de cuatro años.

Es bonito, ¿eh?

Igual que el que habíamos diseñado.

¿Cuánto se tarda en hacer un calcetín como este?

Unos dos minutos.

¿Cuántos metros de hilo hacen falta?

Va en función de la talla, pero calcula entre 1200 y 1500.

1 km de hilo. Sí.

Ya tenemos un montón de calcetines.

¿Pero qué pasa, por qué están todos rotos?

No, ahora falta otra operación: cerrarle la puntera.

¿Hay que ir a otra sala? A otra planta.

Vamos.

Música animada

Vamos a ver a Antonia, que ya tiene la máquina

con el color para remallar nuestros calcetines.

Hola, Antonia, ¿qué tal?

¿Nos puedes remallar los calcetines, por favor?

Antonia alinea las dos partes del calcetín por la pasada fina

para que la costura quede completamente recta y plana.

Música animada

Antonia, ¿cuántos años lleva trabajando aquí?

44.

¿Y en qué piensa uno entre calcetín y calcetín?

En lo que voy a hacer de comer, en dónde tengo que ir...

Música animada

Los tenemos cerraditos. ¿Están acabados ya?

No, falta la operación de plancha y el aparejado y etiquetado.

Los calcetines que se venden están todos planchados.

Todos.

Música animada.

Hola. (AMBAS) Hola.

-¿Nos plancháis estos calcetines? -"Molt bé".

Nuestro calcetín es de la talla cuatro.

Esta máquina tiene cuatro tallas. Esperemos a que llegue la nuestra.

Sí, Jorge, tenemos que esperar nuestro turno.

En esta máquina se planchan calcetines de 4 medidas diferentes:

mujer, hombre, bebé y niño.

¿Esa qué talla sería? De caballero, grande.

Ahora llega nuestra talla. Talla cuatro.

No hay diferencia entre derecho e izquierdo, de forma son iguales.

De forma son iguales.

Música animada

Ahí salen nuestros calcetines planchados.

Ahí salen.

Jo, qué calentitos.

Cuando lavo los calcetines en casa, ¿debería plancharlos?

No, no es necesario. Suavitos, calentitos.

¿Ya está, los podemos vender? No, faltan dos operaciones:

aparejarlos y etiquetarlos.

El calcetín está casi terminado. Solo faltan dos operaciones:

emparejarlos y etiquetarlos.

En breve, Enric nos va a demostrar que fabricar un cuchillo

tiene mucho, pero que mucho arte.

Pensaba que hacer un calcetín era muy sencillo

y le voy a tener que rezar antes de ponérmelo.

Por supuesto.

Música animada

M Angeles, ¿nos los aparejas? -Sí.

¿Qué haces, M Ángeles? Quitar carreras, manchas, hilos...

Cortas los hilillos que sobran. Sí.

¿Todos los calcetines de la fábrica pasan por tus manos?

Y por las de mis compañeras. -El 100% del calcetín lo revisan

por las dos caras las señoras de este departamento.

El que no cumple los parámetros establecidos, se retira.

¿Desecháis muchos calcetines? Sobre un 5% del total.

Los podemos regalar a Cáritas o a ONGs.

Música animada

¿Por qué siempre se grapan? Para que vayan de dos en dos.

Y se grapan como los papeles, ¿no? Sí, pero no hace agujero.

No daña el calcetín y los aguanta de dos en dos.

Magdalena, ven. Dos hermanas trabajando juntas.

Más, más. Ahora mismo somos tres.

¿Quién es la mayor? Ella.

-Ella, ella. Mentirosa.

¿Cómo se doblan los calcetines? ¡Ay, por favor!

Yo lo hago así. Error.

Al cajón. Lo pones así, curioso.

Si tienes otro, lo haces así, lo doblas,

lo pones así, curioso, y sabes el color de cada uno.

El "calcetito" te queda guapísimo.

Música animada

Entonces, al planificar la producción, planificáis en par.

Siempre, todas las unidades deben ser divisibles por dos.

No podéis fabricar 315. No, siempre habría uno para tirar.

Si se rompe uno, tiráis el otro. Sí, señor.

Blanca, ¿nos puedes etiquetar estos calcetines, por favor?

Ahora sí estamos acabando, ¿no? Ahora ya estamos acabando.

Música animada

¿Qué información hay en la etiqueta? La marca y la composición real.

Inglés, francés, alemán...

Se pone "algodón" en chino y en griego, Roser,

porque ustedes exportan a un montón de países.

Donde más vendemos es en Europa.

Pero, actualmente, exportamos mucho a Rusia; en Estados Unidos

llevamos mucho tiempo, a Sudamérica, y también hemos empezado en China.

Nosotros vendemos en China calcetines fabricados en Arenys.

Y muchos sitios de España se compran los calcetines a China.

Es otra historia, ya habéis visto que es mucho más complicado

hacer calcetines de calidad y hacerlos bien hechos.

¿Es muy difícil competir con ellos?

Nuestros salarios son normales y en Asia son muy bajos.

¿Así llegarían los calcetines a la tienda?

Así llegarían a nuestros clientes.

Un calcetín de estas características entre 3 y 5 euros máximo.

Enhorabuena, los calcetines están hechos muy bien y con cariño.

-Eso es lo que hacemos. -E, importante: en España.

Un placer. Gracias a vosotros.

Hemos tenido la suerte de ver, en 15 minutos,

cómo se fabrica un calcetín,

un proceso que dura más de tres meses.

Recordemos cómo ha sido.

Los calcetines nacen en un ordenador.

Un diseñador piensa qué color tendrá, si tendrá líneas, rombos,

y con qué tipo de hilo se tejerá.

Las madejas de hilo se introducen en unas lavadoras gigantes

donde, después de 8 horas, se tiñen de los colores que tendrá calcetín.

Una vez teñidos, los hilos se enredan en bobinas.

Las bobinas se ponen en máquinas y el calcetín comienza a tejerse.

En menos de tres minutos, tenemos un calcetín casi acabado.

Pero falta la punta.

A mano, un grupo de personas chequea que la punta del calcetín

quede perfectamente cerrada.

Se planchan y se emparejan.

Un calcetín no sale a la venta si no ha pasado por sus manos.

Si algún hilo sobresale, hay que cortarlo.

Si hay el mínimo desperfecto, el calcetín no puede venderse.

Una grapa, una etiqueta y a sus pies.

Música animada

Tras los calcetines, volamos a las Islas Canarias

para quedarnos con un gran sabor de boca.

Allí sabremos cómo se elaboran las galletas de chocolate.

Las galletas nos acompañan desde hace más de 10.000 años.

A alguien se le ocurrió hornear una pasta de cereales.

El resultado fue un alimento fácil de transportar y duradero.

Todo un chollo en aquellos tiempos.

¿Se imaginarían entonces el éxito que iban a tener?

Nos lo cuenta... ¡Mónica!

Fueron uno de los primeros alimentos cocinados de la historia.

Pero en España, las galletas fueron un producto de lujo hasta los 60.

Desde entonces, su consumo no ha parado de crecer.

Tanto, que cada español se come en un año todas estas galletas.

Casi nueve kilos.

Música animada

Todas estas personas que están aquí fabrican galletas.

Estamos ya en las puertas de la fábrica.

¿Podemos entrar? Antes, ponte la batita, por favor.

Batita y gorro. ¿Para qué es esto?

Básicamente, protegemos los productos.

Evitamos que nuestra ropa o pelo pueda contaminarlos.

Así de estupendamente vestidos, veamos el secreto de las galletas.

Hoy vamos a fabricar esta galleta cubierta de chocolate.

Exacto. La haremos en varias etapas porque es como se fabrica.

Primero, hacemos la oblea.

Luego, le ponemos la crema y la bañamos en chocolate.

Es la masa con la que vamos a fabricar la oblea.

La oblea, ¿qué sería? La parte superior.

Estas capitas que componen la galleta.

Exacto. Cae por un embudo gigante, ¿no?

Nosotros lo llamamos la tolva. (RÍE) La tolva.

Un embudo, para entendernos. ¿Qué capacidad tiene la cubeta?

Aproximadamente, unos 200 l. ¿Cuánto tiempo os duran 200 l?

15 minutos, aproximadamente. ¿En 15 minutos agotáis 200 l?

O sea, esto no para. No para. Estamos así todo el día.

¿Las 24 horas? Las 24 horas.

Madre mía. Esto es un tamiz.

Evita que entren objetos extraños dentro de la masa.

Puede haber grumos como siempre que se hace algo con harina.

Como si lo haces en casa. Exactamente igual.

¿Lo puedo coger? Creo que sí.

Claro, cae perfectamente fino.

Música divertida

Esta máquina es el horno donde cocinamos la masa de antes.

Bombeamos el producto... Se nota el calor aquí.

Se nota, ¿eh? Estamos a unos 160 grados.

Introducimos la masa, la dosificamos en una plancha

y va constantemente fraguando, como puedes ver,

con dos planchas calientes que, al entrar en el horno, se cocinan,

vuelven y sacan el producto terminado.

Veo que ahí se está dosificando.

¿Está medida la cantidad exacta? Es superpreciso.

Fijamos incluso el punto de inicio, el punto final donde dosificamos...

Está todo controlado. ¿Por qué tanto control?

Hacemos mucha producción al día.

Desperdiciar material sería un costo muy alto al cabo del día.

Sería un drama que algo se desajustara.

Una tragedia. (RÍE) ¿Una tragedia?

Estas son las obleas que salen del horno.

Ya están cocinadas. Salen aquí perfectamente.

¿Y ahora? Tenemos una serie de controles

antes de entrar en la siguiente fase.

Uno de los controles de la máquina

es, simplemente, detectar si hay una oblea rota.

El sistema te la eliminaría. ¿Cómo lo sabe la máquina?

Tiene una serie de sensores electrónicos.

Están aquí: uno, dos, tres.

Determinan que está perfectamente. Si la señal es correcta, está bien.

¿Puedo probar yo? Sí.

Ay.

¿Detectará la máquina la travesura de Mónica?

En unos instantes, descubriremos cómo esta oblea se convierte

en una ambrosía de chocolate si Mónica se está quietecita.

El que tiene que estar con las manos quietas es Enric.

Fíjense en el tamaño de la hoja de este cuchillo.

Podríamos cortar miles de galletas. Sigue, Mónica, sigue.

Qué precisión. ¿Para qué sirven estos cepillos?

Te dije que nosotros añadíamos más masa en la oblea

de la que puede caber en las planchas.

Siempre habrá un rebose. O sea, que elimina el excedente.

¿Y aquí? Es el control del horno.

Nos indica las planchas que lleva por minuto y la temperatura.

Otro control es verificar el color de la oblea

para ver que está perfectamente cocinada.

Eso lo hace el laboratorio. Si todas tienen el mismo color.

No, hay variaciones y matices. ¿Y de qué depende?

De la temperatura de cocción, de la masa, etc.

Todo es variable y todo hay que controlarlo.

Estamos en el laboratorio y este es un trocito de lámina de oblea.

Acabamos de ver cómo se hacen y cómo se tuestan.

Inmediatamente, hacéis el control de calidad.

Ese grado de color se refleja en la textura del producto en boca.

Yo, así a simple vista, no noto...

Cuando empiezas a tener algo de experiencia, lo percibes.

Pero no lo hacemos de forma tan subjetiva, lo objetivamos

con el colorímetro, un aparato capaz de medir colores.

Cuanto más alto es el valor, más se acerca al blanco.

Cuanto más bajo, más se acerca al negro.

En este caso, estamos en un color crema

donde habrá un valor elevado, cercano al blanco.

Esperamos que ese valor esté entre 75 y 80 unidades relativas.

Imagínate que está en 90, ¿qué sucede?

Tenemos que ir directamente, de manera rápida, al horno

y hablar con el operario para que regule la temperatura.

¿Y las que se han horneado ya? Las procesamos para eliminarlas.

O sea, esto es importantísimo. Muy importante.

Pues ya puedes hacerlo rápido. Vamos allá.

A ver si...

Tenemos 76.

¿Estás contento? Sí.

No hay que parar las máquinas. No.

La fábrica sigue funcionando. Está dentro del rango.

Música animada

Una vez que la oblea ha salido del horno,

necesitamos que esté un tiempo para liberar las tensiones internas

en la fabricación... Perdona.

¿La oblea tiene tensiones internas? Sí, Mónica.

Hemos sometido a la oblea a una temperatura muy elevada.

Para evitar que se rompan, las enfriaremos de forma gradual.

El horno es el estrés y aquí estamos en el spa de la oblea.

Es un arco enfriador.

El producto vuelve tranquilamente a una temperatura natural.

¿A ver? Sí que está caliente, está ardiendo.

En este momento, puede estar a unos 80 o 90 grados.

Se nota. ¿Qué las enfría? El aire.

Y esto está... no tiene nada que ver.

¿Qué diferencia hay internamente entre la caliente y la enfriada?

El producto así es muy frágil. Se quiebra con facilidad.

Esta se rompe antes. Eso va a ocurrir de todas formas.

Pero es preferible que nos ocurra en este espacio

que dentro de la galleta o la crema o en cualquier punto de la línea.

Voy a probar, a ver si lo noto yo con los dedos.

No creo que lo notes. Esta es muy fácil.

Y esta... ¡Uy! Cuesta más. Cuesta más.

La máquina es efectiva.

Ahora tenemos que "encremar" la oblea.

Es decir, una oblea debajo, varias capas con relleno y galleta,

de una capa superior de otra oblea que lo cierra.

Al mismo tiempo, las agrupa. De manera que sale, digamos,

el grosor real de la galleta. De la ambrosía ya final.

El siguiente proceso será cortarla.

¿Yo podría probar esa crema que va entre oblea y oblea?

Ahora o después, es la misma crema. Por favor, dame, huele tan bien...

Aquí tenemos el relleno. Prueba. A ver...

El olor es increíble.

¡Mmm!

Pero ustedes tendrán que saber que esa deliciosa crema es leche,

azúcar y un ingrediente secreto que no sabemos si Mónica

será capaz de averiguar.

Me encanta.

Me lo voy a llevar para el resto... Puedes llevártelo.

Música animada

Alicia, ¿cuál es tu trabajo?

Miro el peso de las ambrosías sin envolver.

¿Por qué las seleccionas?

Para que no estén en la misma zona.

¿Qué haces con esto? Pesarlo en el laboratorio.

Alicia, hay que pesar las galletas. Sí.

Estamos en el laboratorio. ¿Cómo va la cosa?

Va bien, pesan 13 gramos.

Y unas décimas, ¿no? Sí, pero no afecta al proceso.

Si pesaran más o menos en una medida alarmante,

¿se pararía el proceso? Sí.

O sea, que estás contenta. Sería un follón parar todo aquello.

(RÍE) Mejor así, ¿no?

Este es el chocolate que recubre la galleta.

¿Qué vas a comprobar? Cómo solidifica el chocolate.

¿Cómo que cómo solidifica? Para mirar si sale con brillo,

que tenga buen aspecto, que no se te derrita en los dedos.

¿Sí? ¿Y eso se puede controlar? Es el cambio de líquido a sólido.

Tiene que ser progresivo. Me sale aquí una curva.

Perfecto.

Va a brillar. Atemperado seis. Genial.

A continuación, Mónica les descubrirá el fantástico truco

para no mancharse los dedos comiendo una galleta de chocolate.

Enric nos enseñará unas máquinas muy peculiares

para no pillarse los dedos fabricando un cuchillo.

Pero vamos al chocolate, Mónica.

Entrada de chocolate, fase de calefacción,

fase de refrigeración de agua, fase de refrigeración de chocolate.

Es un proceso de cristalización. Vamos a solidificar el chocolate.

Aquí está líquido y en el producto final lo veremos sólido.

Esto es la bañadora de chocolate. ¿Se llama "bañadora"?

Nosotros la llamamos así, es una recubridora.

Podéis observar que inundamos totalmente en chocolate la pieza.

O sea, ¿todo esto está lleno de chocolate?

Está vertiéndole chocolate encima constantemente.

Bañadora y con ducha. Quién fuera galleta.

¿Y esto, que me llama la atención? Esto es un soplador.

Salen bañadas con un chorro de chocolate inmenso

y, de pronto... Les hacemos un secado

para dejarles la cantidad exacta de chocolate.

Parte del chocolate se cae. Vuelve a caer al depósito.

¿Qué queda? ¿Comérselo? Llevarlo al empaquetado.

Estupendo.

Música animada

Miguel, tú eres el responsable de envasado de las ambrosías.

¿Cuál es tu labor exacta, qué vigilas?

El empaquetado.

Desde que se cambia de una bobina a la otra,

mirar impresión, que se cierre correctamente, fecha... de todo.

Cualquier problema que haya, una ambrosía partida o lo que sea,

se detecta allí y la máquina lo rechaza.

Si un paquete es muy largo... O demasiado corto, está vacío,

los productos que han pasado por minuto... todo.

Es la máquina quien te avisa a ti.

Y sin la máquina, ¿cómo sería este trabajo?

Un poquito fastidiado. Un poquito menos agradable.

Sí, tendría que estar mucho más atento.

¿Trabaja más la máquina que tú?

(DUDA) Ahora mismo, prácticamente, no hago nada.

Lo hace todo ella. (RÍE)

Tú estás para que no se estropee y esté perfecta siempre, ¿no?

La verdad es que es lo mejor que ha venido aquí.

Música animada

Ya la tenemos.

Envasada, lista, preparada.

¿Cuántas de estas se fabrican aquí en una hora, por ejemplo?

En una hora, aproximadamente, unas 30.000.

¿Qué le queda a esto ya? Lo empaquetamos y a vender.

Cada día se elaboran aquí 700.000 galletas como esta.

El proceso de fabricación de cada una de ellas dura una hora.

Bastante más tiempo del que voy a tardar yo en comérmela por fin.

Mientras, los dejo con un resumen de este interesante proceso.

Ya hemos visto que esta galleta se fabrica con tres elementos:

la oblea, el relleno y el baño de chocolate.

Primero se elabora la masa de la oblea.

Una vez tamizada, pasa al horno. En él, unas planchas abisagradas

cocinan en pocos segundos cada oblea.

A continuación, se añade el relleno y las obleas "encremadas"

se agrupan formando un bloque que será el corazón de la galleta.

Una máquina de corte por alambres trocea cada bloque

con las medidas precisas que tendrá cada galleta.

El último paso es un baño de chocolate

que las dejará listas para morder.

Nuestra última parada del programa será en Albacete,

la cuna del cuchillo en España.

El cuchillo, ideado en la Edad de Piedra hace millones de años,

lo usaba el Hombre de Atapuerca para cortar y cazar.

Desde entonces, no se ha dejado de fabricar.

Pero, ¿saben ustedes cómo se hacen hoy en día?

Nos lo cuenta... Enric.

El almacén es el punto de partida un día como hoy se acumulan aquí

más de 65 toneladas de acero.

Música animada

Todo el acero viene enrollado.

Nosotros lo vamos poniendo en máquinas devanadoras,

que lo van troceando y sacando la forma del cuchillo.

¿De una bobina como estas, Germán, cuántos cuchillos saco?

Aproximadamente, 700 u 800.

Igual que tenemos bobinas, tenemos planchas,

que son para herramientas especiales, más grandes,

que no nos salen de las bobinas.

¿Cómo vas de matemáticas? No vamos mal.

De las 65 toneladas que tenéis aquí, ¿cuántos cuchillos...?

¡Oh, oh! (RÍE)

Pues no lo sé. 700.000 u 800.000 cuchillos.

Para una familia numerosa da. Seguro.

Lo primero que se hace es trocear las planchas y las bobinas

al formato deseado para la herramienta que fabriques.

Según la longitud que tenga, así se corta la plancha o la bobina.

Conseguís unas tiras, que es la madre del futuro cuchillo,

mediante unos impactos de fuerza, ¿no?

Sí, a más espesor necesitas más toneladas de presión.

Y después del troceo, llegará el momento de preparar el molde.

Un molde que ha diseñado un comité de diseño.

Música cadenciosa

Este es el prototipo del nuevo chuletero,

imitando la navaja de Albacete. -Nos faltan unos retoques.

Hay que hacerle unas aletas para que encaje bien en el molde.

Todo lo que habéis hablado en esta mesa...

Empezamos por aquí, haciendo formas.

Esto sería un 3D, ¿no? Un 3D.

Cuando el diseño gusta a los comerciales,

acotamos todas sus dimensiones para poder fabricarlo.

Aquí tenéis todas las medidas.

De aquí pasa a control numérico y las máquinas empiezan...

Y a preparar el... El utillaje.

El diseño que Ángel ha hecho con el ordenador

llega a esta máquina. Lo que hace es cortar una pieza como esta

y dejarla en otra como esta. Sí.

De aquí vamos sacando los machos o punzones

que luego servirán para el troquel. Esto corta la pieza.

El machihembrado, Enric,

se trata de un molde y un contramolde.

Al meter uno en el otro cortamos el acero con la forma del cuchillo.

Pero sigue contándonos, Enric.

Con la hembra pasa como con el macho.

Es un tocho que metemos en la máquina y hace el desarrollo.

Corta, en este caso, el hueco que luego va a servir

para poner el macho encima, que baje y corte un cuchillo.

Sin forjar ya tendríais un primer... Cuchillo.

-Todos los retales de acero, la chatarra, los reciclamos.

Lo mandamos a la acerería para volverse a hacer acero.

Música animada

¿Cuántos años llevas trabajando en esto?

24 años, ¿qué te parece?

24 años en la misma empresa. ¿Cómo que 24 años?

Sí. Mira a cámara.

¿Este señor tiene cara de llevar 24 años trabajando?

Pues los llevo. Llevo 24 años aquí. Desde los 16.

Música cadenciosa

Lo que nos ha enseñado Javi era el troquel, el molde.

Pero eso va dentro de una máquina como esta,

que no para durante todo el día

y de donde sale...

Cuidado. ¡Uy! Está quemando.

Hay que cogerlos de la punta.

Este detalle lo conseguimos tras la máquina de inducción.

Creamos una bola; calentamos el acero, lo comprimimos

y creamos lo que nosotros llamamos "la bola".

La ponemos al rojo vivo y de aquí pasa a una prensa,

la prensa de moldear, que es la forja.

Damos un golpe de 200 toneladas y pasamos a la prensa de corte.

Y allí viene el corte definitivo. La silueta del cuchillo.

Mercedes, tú te encargas de algo imprescindible:

los agujeros para poner el mango. Sí.

Para luego poner el mango, para poner los remaches.

La tienes que ir midiendo con el calibre. ¿Me lo pasas?

El calibre, ahí está. Para ir midiendo la medida,

para que luego los remaches salgan todos bien.

¿Puedes entrar al WhatsApp mientras con la otra mano?

(RÍE) No.

Esta máquina pule el lateral que no va a cortar.

(HOMBRE) Sí, la parte superior.

Además, vemos que estáis refrigerando constantemente.

Vemos mucha agua, ¿no? Para que no se agrieten las piezas.

Se agrietarían. Si no las refrigeramos, sí.

Y tenéis una lavadora para secar, precisamente, estas piezas.

¿Una lavadora? Será una secadora.

¿A que no saben con qué se secan los cuchillos en este proceso?

Se van a sorprender muchísimo. Ahí va una pista:

Palomitas. Y en cantidad para hacer millones de ellas.

-Lo secamos con "maizor". ¿Qué es "maizor"?

El tronco del maíz, que tiene un gran poder de absorción.

Música animada

Aquí, la sección del temple, tenemos cuatro hornos.

Desde 950 grados hasta 1070, que es la cámara última.

¿Por qué tenéis la necesidad de poner el acero

a tanta temperatura, cuál es el propósito?

El propósito es darle dureza al cuchillo, a la pieza.

Hasta aquí, solo hemos obtenido acero dulce, sin templar.

Una vez que pasa por los hornos, coge dureza.

Esa dureza le da vida al cuchillo, el verdadero temple.

Algunos planos los estamos haciendo con esta cámara.

Si la pongo en la cinta y que vaya dentro del horno, ¿qué pasa?

No sé con de qué material es, pero seguro que se funde.

Adiós a la cámara, ¿no? Adiós a la cámara.

Tendremos que hacerlos con la grande, que es esta de aquí.

Canción: Highway to hell, AC/DC

Esto es una máquina rectificadora.

Ya tenemos el cuchillo cortado y templado, con su dureza.

Esta máquina lo rectifica.

Lo deja más gordo por aquí y más fino por aquí.

Entra por aquí, sale por esta otra cinta,

ya con un lado preparado para cortar.

Esto empieza a coger forma. Diferentes tipos de cuchillo.

¿Cuál no puede faltar en tu cocina?

En mi casa, el que no puede faltar es el chuletero. ¿Y en la tuya?

El pastelero, que no falte.

¿Y en su cocina, qué cuchillo no puede faltar?

Mira.

Mientras Enric va a unas casas

para comprobar qué cuchillos forman parte de sus cuberterías,

les anticipamos que, en breve, descubriremos

lo que hacen estos impresionantes robots.

Pero volvamos ya con Enric, que habrá llegado a una casa.

Aquí, mira, estos pequeñitos los tengo siempre a mano.

¿Estos, para qué? Para pelar patatas, cebollas...

Muy bien. Los de untar son muy prácticos.

Para la mermelada, para el café. Este lo utilizo mucho para todo.

Esta es mi cocina. Es grande.

Yo soy especialista en tortilla de patatas.

Este cuchillo verde es el que uso yo habitualmente.

Volvemos a la fábrica. 500 trabajadores fabricando al día

más de mil modelos distintos de hoja que, por cierto,

hay que empezar a afilar.

Lo hacemos con máquinas como esta.

¿Cómo se llama? Vaciadora.

¿Y tú? Hortensia.

Muy bien. ¿Qué hace una máquina como esta?

Coger la hoja del cuchillo y darle vacío por las dos caras.

Empezamos a encarar el afilado final.

Sí, o le damos el afilado o una sierra.

Depende del uso. Sí.

Música cadenciosa

De ahí ya está saliendo la pieza serrada, ¿no?

Tú metes la mano aquí, pero da respeto, ¿no?

Mucho, porque las piedras van dando vueltas

y las pinzas, al bajar, hacen daño si te pillan la mano.

Hay que tener mucho cuidado. Uno, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve... los tienes todos.

De momento, sí. Muy bien.

Esta máquina pule el cuchillo.

Con unos rodillos esmerilados se les suelta una pasta

y se le saca un brillo al cuchillo que nosotros llamamos brillo seco.

Así es como salen de la máquina. Ya completamente pulidos.

Totalmente pulidos. ¿Qué hace ahora?

Ahora tiene que comprobar cuáles están bien y cuáles no.

Si están todos bien, van al siguiente proceso.

Si no, los reprocesa. ¿Y se hace uno por uno?

Sí. ¿No hay otra?

No, tiene que ser así.

Seguimos paseando por la fábrica y encontramos cajas con mangos.

El proceso de fabricación debe de estar a punto de acabar.

Aquí están cayendo ahora mismo los cuchillos ya con las dos cachas.

Tenemos dos maneras de hacerlo: o bien aquí, en automático total,

o bien allí, en semiautomático.

¿Cómo te llamas? Josefa.

Josefa sí que es una máquina. (RÍE)

¿Cuantos años tienes? Acabo de cumplir 60.

¿Y de la máquina, que hace lo mismo que usted, qué?

Pues nada, yo ahí... no sé, pero vamos...

Hace su vida y usted la suya. Exactamente, tú lo has dicho.

Música cadenciosa

Después del enmangado viene la fase del mecanizado automático.

Hay que pulir. Hay que lijar primero todo esto

y la parte de abajo también. La inferior y la superior.

Se pule todo y eso lo hacemos con estas máquinas automáticas.

Con estos robots.

Música cadenciosa

El resultado final es este: ya tenemos pulida la parte interior,

la parte de atrás y el lomo del cuchillo. Ya sale pulido.

¿Les han gustado los robots? No me digan que no.

En breve, Enric nos va a descubrir qué peso aguanta

el mango de un cuchillo de los que tiene usted por casa.

Dale, Enric.

Jesús, lo que no son cuchillos de sierra merecen un afilado final.

Sí, tienen que ir afilados,

porque esto no lleva sierra y el corte tiene que ser fino.

¿Hay prueba del algodón? Sí.

Tenemos dos: la del papel y, para más seguridad, el láser.

¿Qué permite?

El ángulo que le hemos dado en las piedras.

¿Si coincide con lo que queréis? Efectivamente.

Debe coincidir a ambos lados con los mismos grados.

Música cadenciosa

Carlos es el responsable de calidad y, con este ordenador,

activa este sistema, ¿no? Sí, esto es una máquina especial

que mide el poder de corte de un cuchillo y la durabilidad.

Ahí está cortando.

Es la cualidad principal de un cuchillo.

Un cuchillo, generalmente, lo compramos para cortar.

Este papel es especial, calibrado.

Lleva cuarzo y el objetivo es desgastar el filo muy rápido.

En los laboratorios maltratamos los productos

para que al cliente le dé la máxima calidad.

Otra prueba que hacemos es la de extracción del mango.

Voy a levantar estas pesas.

Ahora mismo, el cuchillo está levantando unos 360 newtons.

Eso equivale a unos 36 kilos.

Y eso os garantiza que el mango está bien sujeto.

Correcto. Dos cosas importantes: el mango ni se mueve ni se sale.

Eso es seguridad para el usuario. Y también, de sanidad.

Fíjense: pedazo de cuchillo.

Como para hacerles una pregunta incómoda, a esta gente.

Vamos a ponerle la marca: "Made in Albacete", ¿no?

A ver, Pedro. Fíjate que no hay marca. Lo pone ahí...

Sí, y mediante electrolito...

En la parte inversa aparece ya una marca.

Parecía que nunca llegaría este momento, ¿verdad, Germán?

Así es. Y finalmente, el estuchado

con el que ya conseguimos el producto final.

Este proceso de fabricación acaba con múltiples productos finales.

Chuletero.

Mondador.

Cocina.

Cocinero.

Jamonero.

Panero.

Tomatero.

Deshuesador. "Santoku".

¿"Santoku"?

Supongo que a la mayoría de Uds. les sonará chino.

Pues no, es japonés.

Es el cuchillo básico de los cocineros nipones.

Un cuchillo de lo más completo: corta, pica y rebana.

Y será por cuchillos.

Carnicero.

Para el queso y para el lenguado.

Salmonero, salami y pastelero.

Machete de golpe, para filetear y despellejador.

¿No podríais inventar uno que sirviera para todo?

No. (RÍE)

Es como todo. Cada herramienta debe tener su utilidad.

Parecía un proceso sencillo pero, como han visto,

fabricar un cuchillo merece muchas etapas y dedicación

hasta llegar al almacén donde, por ejemplo, un día como hoy

se almacenan más de un millón de piezas.

Vamos a resumir lo que hemos visto.

La producción de un cuchillo empieza en el almacén,

donde se cortan las bobinas y placas de acero.

Los troqueles cortan las piezas con el contorno de cada cuchillo

para ser punzonados después.

Como Enric ha contado, dentro del proceso de fabricación

es importantísimo el temple.

En ese momento, se da rigidez a una pieza de acero

que todavía se podía doblar con facilidad.

Hay que seguir dando forma al cubierto en desgaste y pulido

para continuar con el primer afilado de la hoja.

Procedemos a la sujeción del mango y lo único que queda

es seguir puliendo la pieza para eliminar cualquier defecto.

Se coloca la marca en el cuchillo, lo estuchamos y,

después de rigurosos controles de calidad e higiene,

podemos dar el cuchillo por acabado.

Música de big band

  • Programa 1

Fabricando. Made in Spain - Programa 1

21 may 2018

Esta semana los reporteros se han traslado hasta la localidad de Arenys de Mar, a la mayor fábrica de calcetines de España; también se han introducido en una de las fábricas con mayor tradición en la fabricación de cuchillos, en Albacete, y a una fábrica de galletas en Las Palmas de Gran Canaria.

Histórico de emisiones:
15/05/2013

ver más sobre "Fabricando. Made in Spain - Programa 1" ver menos sobre "Fabricando. Made in Spain - Programa 1"

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

    Lo sentimos. No hay vídeos o audios para la búsqueda efectuada.

    Pruebe a hacer una nueva búsqueda con otros filtros o haga clic en el botón 'Todos los vídeos y audios'.

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos