Prodigios La 1

Prodigios

Sábado a las 22.35 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5141282
Para todos los públicos Prodigios - 13/04/19 - ver ahora
Transcripción completa

(Tema de la BSO "Misión imposible")

(Aplausos)

Oye, qué bien dirige. ¡Ha estado fantástico!

¡Hola! ¡Oh, Boris...!

¡Qué guapo! Es un placer.

Es un placer estar otra noche más

junto a todos vosotros.

Nuestra orquesta ha interpretado magistralmente

esta banda sonora de "Misión imposible",

que anticipa lo que viviremos.

Es decir, un espectáculo musical

de película donde el canto, los instrumentos y la danza

brillarán sin límites.

Bienvenidos a la semifinal

de "Prodigios".

Aplausos.

Pero antes de empezar la eliminatoria

quiero dar las gracias a todos los candidatos

que han participado en el programa, ¡todos!

Es decir, ellos que están aquí y los que no están.

Y los que no han podido llegar,

están en nuestro corazón y en nuestras cabezas

y también en nuestros estómagos,

porque estamos nerviositos ante la semifinal.

Yo creo que compartimos eso el jurado y yo.

Pero también quiero agradecer a nuestra queridísima orquesta

sinfónica de Castilla y León y a su director

el maestro Salvador Vázquez. ¡Fantástico!

Un gran aplauso. ¡Bravo!

Aplausos.

¡Bravo!

Muy bien.

Muy bien, en los programas anteriores

solamente el mejor de cada disciplina

consiguió clasificarse para esta semifinal.

Esos mejor son estos nueve prodigios que están aquí.

Y que será una semifinal reñidísima

por el talento, por estos nueve talentos

que tenemos aquí a mi alrededor.

Raúl, que estás aquí a mi lado,

muy guapo en traje Te queda muy bien.

¿Es un descubrimiento para ti, no? ¿Es la primera vez?

-Es la primera vez. ¡Qué maravilla!

El traje es lo mejor en Navidad, te lo aseguro.

Y sin corbata más todavía.

¿Ves factible pasar a la final

o crees que es una misión imposible?

Te lo pregunto porque, a lo mejor, tú eres igual que Tom Cruise.

Bueno, por lo menos de alto.

Risas.

-Aquí en este programa hay gente de mucho, mucho nivel y...

Es muy difícil pasar,

pero me lo he trabajado y espero que todos...

Disfrutemos de esta noche.

Aplausos. Arrancamos... ¡Buena respuesta!

Said, Xenia, Elisabetta,

nuestros tres bailarines. Al que no pase que no se preocupe,

que siempre le quedará el consuelo de decir

"que me quiten lo bailado".

Claro. Uno de mis propósitos

para este 2019

era no fumar.

Y con esfuerzo, sacrificio y dedicación

lo conseguí. Aunque también es cierto que jamás he fumado.

Candela, entre tus propósitos para 2019,

¿estaba ganar "Prodigios"?

-Pues, la verdad es que me gustaría mucho

ya que creo que es una oportunidad única para conseguir esa beca.

Pero mis compañeros también son muy buenos,

son unos auténticos prodigios.

¡Bravo!

Aparte de prodigios, sois increíblemente educados

y ojalá pudierais también llevar alguna carrera diplomática

en algunos lugares para sacarnos

de los pantanos donde a veces estamos.

Me ha encantado que menciones lo de la beca,

porque así aprovecho para decir

que el premio del ganador de "Prodigios" del año

son 20 000 euros en metálico,

aparte de esa beca de estudios

en la Universidad Alfonso X el Sabio.

Pero recordad, sobre todo, que estáis aquí

para disfrutar, para pasarlo bien,

para mostrar vuestro talento al público

y disfrutar de esa fantástica respuesta que el público

siempre, siempre da al talento.

En todas partes y en cualquier momento.

Así que, reflexionad estas bellísimas palabras

que os acabo de dedicar.

Id a ajustaros las mallas los bailarines,

mejorar la voces los cantantes

y afinar los instrumentalistas. Nos vemos ahora

y mucha suerte.

Aplausos.

Para abrir la puerta de la gran final,

nuestros nueve jóvenes artistas sólo contarán con dos llaves:

su talento y la decisión de nuestro jurado,

Ainhoa, Andrés y Nacho.

Ainhoa Arteta, Andrés Salado y Nacho Duato.

¿Cómo estáis?

Nerviosos.

¡Nerviosísimos! Nerviosos y con muchas ganas

Pero estáis divinamente vestidos. Y Ainhoa, es increíble

lo telepático que estamos, cómo entramos

en este universo del rosa y el lila.

El fucsia en tu caso.

Te iba decir: y no nos hemos visto antes.

Te he visto entrar y digo: ¡me fascinan tus...!

¿Mis labios? Tus bocas, tus besos.

Son los labios de Mae West, hechos por Dalí.

¡Oh, qué maravilla! Es un homenaje

que Juan Avellaneda hace a Dalí con este esmoquin.

Me fascinan. A mí me fascinan tus plumas.

Me perdonarás, Nacho, me encantaría tenerlas también

para empezar a volar por este escenario.

Puedes ponerte las plumas que quieras cuando quieras.

Y luego también muy monas las gafas que seha puesto Andrés.

Claro. Después de verte todas estas galas,

tenía que... tenía que ponerme unas

para intentar hacerte competencia.

Se nos ha puesto celoso. ¡Qué mono!

Bueno, bueno, bueno, ya sabéis

que la vida trae momentos malos

y momentos buenos.

Por ejemplo, yo lo pasé muy mal

cuando se volvió a poner de moda

llevar la riñonera,

que es un adminículo que detesto. Pero luego me alegré

porque pensé: bueno, si me sale barriga, podría disimularla

poniéndome una riñonera que están tan de moda.

Pero, desde luego, no me va a salir barriga.

Nacho, Ainhoa, Andrés, vosotros en este programa como en la vida,

también habéis pasado momentos malos

y vamos a verlos. ¡Huy!

"El oboe de Gabriel", E. Morricone.

¡Qué bueno!

Muy guapa.

Aplausos.

Ainhoa, Ainhoa, Ainhoa...

Ainhoa, deberías...

Ainhoa, ¡tienes un momento

Úrsula Andrew aquí total hoy

con este pelo y con esa cara maravillosa que tienes!

Ainhoa, deberías dar gracias, de verdad,

al que inventó el maquillaje "waterproof",

porque todas esas lágrimas que has echado,

esas cataratas y todo ha quedado perfecto.

Yo he prometido hoy...

todas las semanas salía diciendo: bueno, a ver,

voy a salir llorada de casa, porque hay que salir llorada.

Yo, esta vez, prometo que he salido llorada de casa

pero no digo cómo voy a terminar, porque yo ya no sé nada.

Paula, ¿cómo es hoy el ambiente en el "backstage" en esta semifinal?

-¡Hola, Boris!

Estoy muy contenta de que hayamos llegado hasta aquí.

Y yo decirte que hoy no se respira el aire sino nervios.

Así que vamos a necesitar unas mascarillas de oxígeno.

La primera en intentar lograr su paso a la final

va a ser Lucía Rodrigo, la vimos en la primera gala.

Nos dejó a todos impresionados con su voz aterciopelada.

Y lo más increíble de todo es que nos contó

que solamente lleva dos meses estudiando lírico.

Le auguro un futuro muy prometedor a Lucía.

Y esta noche nos va a deleitar

con el "Himno de la alegría",

en la versión, nada más y nada menos, que de Miguel Ríos.

Y ahora, eso sí, vamos a recordarla.

Aplausos.

-Hola, me llamo Lucía, tengo 16 años.

Doy clases de canto lírico,

pero también me gustas mucho tocar el piano, bailar funky...

Soy un poco torpe y no hay un día que no me caiga.

(CANTA EN ITALIANO)

El momento más emocionante fue cuando pasé.

Era muy complicado.

Y por una parte me lo esperaba, pero por otra no.

Para mí pasa a la semifinal. ¡Uf...!

Lucía.

Aplausos.

-La verdad es que me da igual quien pase o si me voy yo.

Lo importante es llevarte a los amigos

y seguir en contacto con ellos.

Porque algún día nos encontraremos en otro sitio.

La actuación de la semifinal

Creo que se la voy a dedicar a mi tío que está en el cielo.

(CANTA "LASCIA CH'IO PIANGA", DE HÄNDEL)

Y que me da mucha alegría, que me cuida mucho desde allí.

Vivía con él siempre.

Y ha sido como un hermano.

Y se fue muy joven, ¡y le echo mucho de menos!

Aplausos.

Música de arpa.

# Escucha hermano

# la canción de la alegría.

# El canto alegre

# del que espera un nuevo día.

# Ven, canta,

# sueña cantando,

# vive soñando el nuevo sol

# del que los hombres

# volverán a ser hermanos.

# Si no encuentras

# la alegría en esta tierra,

# búscala, hermano,

# más allá de las estrellas. #

Aplausos.

¡Bien! ¡Mucho mejor!

¡Bravo!

¡Bravo!

¡Bravo, bravo!

-Gracias.

¡Bravo

por este maravilloso "Himno de la alegría" que es también

el himno de la Unión Europea! ¡Lo has cantado tan bien,

que estoy seguro que en el Reino Unido

de verdad van a dejar de seguir elaborando esa historia del Brexit!

¡Eres muy divina!

Oye y también quiero, una vez más,

felicitar y agradecer

al Coro del Conservatorio Superior de Música de Castilla y León

y a sus coralistas colaboradores. Muchas gracias.

Aplausos.

Lucía, nos has emocionado a todos

con esta historia que has contado en el vídeo.

Y quería saber un poco cómo te has sentido

ahora cantando el "Himno de la alegría".

-Pues yo, sobre todo, estoy muy contenta

de haber llegado hasta aquí.

Y claro, es una canción que nunca se ha cantado en lírico.

Pues escucharla así es... algo nuevo.

E impresionante. -Sí.

¡Bravo, qué bien explicado! Esto siempre me impresiona.

Ainhoa, Úrsula Andres... Arteta.

Ojalá... ¿Cómo lo has visto?

¿Cómo la has escuchado?

Bueno, la verdad, una vez más, Lucía nos demuestras que...

Yo... verdaderamente, con dos meses solamente de canto...

Eh... creo que tienes un potencial muy grande,

porque si con dos meses ya estás cantando con esa seguridad

y has tenido el aplomo de esperar ese final

y coger ese aire...

Que no es nada fácil, porque en esos momentos

es el... "¿cómo tengo que coger? Ay, no sé...". Nos pasa a todos.

A veces, ese microsegundo de pensar cómo hacerlo

se te ha ido el momento

y no puedes coger bien el aire, no lo puedes apoyar,

no lo puedes alargar, has demostrado que tienes

sangre fría y has ido a por ello.

Creo que es una versión preciosa y que la has defendido muy bien,

ahora, el resto no te puedo decir nada más porque me queda

un buen marrón con los otros dos compañeros que vienen y...

Os lo he dicho esta mañana que, para mí, los tres

tenéis que seguir potenciando vuestra ilusión

y vuestra carrera, haya beca o no.

A mí me han rechazado

de muchas becas y, al final, me llegó una. Por eso os digo,

que hay muchos trenes.

Yo te tengo que decir que es una alegría oírte cantar,

que no aguanto de...

Ponerme tan alegre como ahora para oírte cantar próximamente.

Gracias. Muchas gracias.

Bravo... mi amor.

Lucía, ve a hablarle a tus compañeros

de todas estas cosas que nos has escuchado dilucidar.

No pierdas esa sonrisa, porque acaba de empezar la noche

y todos queremos saber si pasas a la final.

Gracias... adiós. Muchas gracias.

(Aplausos)

Pues, la verdad, me he llevado una sorpresa,

porque el Himno de la Alegría...

Creía que no iba a resultar, pero es que...

Ella tiene una calidad tan... tan humana.

Algo que consigue que lo que diga, lo que canta...

Sea muy verdad.

¡Superbién, tía!

Superbién...

Bueno, oye... este violín pertenece al primer semifinalista

en la categoría de Instrumento.

Es un chico que nos dejó a todos boquiabiertos

en la primera gala, hoy, va a interpretar

ese vertiginoso interludio titulado "El vuelo del moscardón".

Es un poco, la historia de mi vida también.

Lo hace tan bien que el público va a echar mucho de menos

sus insecticidas. (EL JURADO RÍE)

Pero, antes, vamos a recordar a Jaime Infante.

(Aplausos)

Mi nombre es Jaime Infante,

tengo 14 años, soy de Madrid y vivo con mi madre.

Toco el violín desde que era muy pequeño.

A mí la música me sale de dentro.

Cuando vi, por primer vez, el escenario de "Prodigos"

me encantó porque era supergrande

y nunca estuve en un escenario tan grande como este.

(TODOS GRITAN SORPRENDIDOS) ¡Hala... hala!

(JAIME) El escenario, la orquesta, los focos...

Todo era superguay.

(CONCIERTO N. 2 "VERANO", MOVIMIENTO III "PRESTO", VIVALDI)

Mi primera actuación en "Prodigios" fue muy asombrosa porque...

Todos allí mirándote, aunque no me fijaba en el público

ni en el jurado, era como estar en tu propio mundo tocando.

Y, luego, cuando parabas de tocar era... ¡guau!

(FINALIZA CONCIERTO N. 2 "VERANO", MOVIMIENTO III "PRESTO", VIVALDI)

(Aplausos)

Estoy superpreparado para la final.

(Aplausos)

(COMIENZA A TOCAR EL INTERLUDIO ORQUESTAL

"EL VUELO DEL MOSCARDÓN" DE RIMSKI-KÓRSAKOV)

(FINALIZA LA PIEZA "EL VUELO DEL MOSCARDÓN")

(Aplausos)

Alucinante... ¡Jaime!

¡Bravo...!

Jaime... bravo, bravo.

Bravo... pero yo, oye, Jaime, de verdad,

el aplauso es fabuloso por este acierto.

Tu mamá estaba, prácticamente,

a punto de volar acá como la mosca tsé-tsé

y seguir dirigiéndote; pero no te hacía falta

porque yo te estaba viendo

y es como si en el violín estuviera el moscardón

y tú estabas... (TARAREA LA MELODÍA)

¿A que sí? Sí...

Los dedos los muevo muy rápidos y, entonces, parece una mosca.

Parecía una mosca, pero tu mirada iba así... "está aquí la mosca".

Ha sido increíble, nos has traído un montón

de maravillosas moscas...

A este plató con tu violín e increíble, también, desde luego,

nuestro director de orquesta Salvador Vázquez...

Que parecía ya el avispón verde.

(Aplausos) ¿Eh...?

Parecía que no había matado una mosca y, mira...

Cómo ha sido.

Jaime, menudo virtuosismo, pero hablando de moscas...

Ese insecto tan molesto,

¿qué es lo que más puede molestar a un músico

o a ti... cuando tocas este instrumento?

Pues... cuando no te sale un pasaje...

O cuando no te sale una parte de la pieza y...

Aunque lo practiques mucho,

te sigue sin salir y te enfadas y sigues...

Enfadado... (TODOS RÍEN)

Hasta que... bueno...

Pasa un buen tiempo y ya te sale,

pero ese tiempo ya estás muy enfadado, porque no te sale.

Porque no sale... es como nos pasa a nosotros,

cuando el mejor chiste se nos ocurre al desmaquillarnos

y estamos regresando a casa. Oye...

Andrés, tú que eres un poco como nuestro Señor de las Moscas.

Gracias... Claro, hay moscas azules, yo creo.

Y negras, azules, lilas, en forma de besos...

De todo. Como hablaste, la semana pasada,

de la energía y, ahora, te veo totalmente azul.

Es que te pega con los ojos... y lo sabes.

Ah... y tú lo sabes. Oye, ¿ha actuado bien

nuestro Jaime o su actuación ha sido un poquito... tsé-tsé?

Fantásticamente bien.

Yo alucino con tu aplomo, alucino con tu seguridad...

Alucino con tu virtuosismo,

es un interludio de una obra de Rimski-Kórsakov

con un ritmo frenético que necesita mucha agilidad...

Con las escalas cromáticas, su mano derecha que funciona

con una facilidad y una desenvoltura impresionante,

técnicamente, su centro, el sonido... Cómo controlas todo...

La seguridad, una vez más,

cómo estás pendiente de la orquesta y de hacer música...

"Insieme" que dicen los italianos, es "juntos".

Es una gozada verte, aquí,

en este programa no hay botón de "Sí", pero para mí es un sí.

Un sí... tsé-tsé. Nacho...

Yo creo que han quitado la calefacción en el auditorio,

porque... estoy congelado, me has dejado helado.

Te lo digo de verdad. Es algo dificilísimo y lo das

con una facilidad increíble, te enfadas muy poco.

Te sale todo bien. Yo creo que sí se enfada...

Además, seguro que vas a ser compositor.

Oh... ¿A que sí?

Sí... probablemente. Muy bien.

Guau... Quieres más,

ya para ti el violín no es suficiente,

quieres componer y lo vas a hacer.

Estás también tirando a tu terreno,

te gustaría que compusiera un coreografía.

Exactamente, le voy a encargar un ballet enseguida.

Nuestro nuevo John Williams.

Ainhoa... Es que la verdad... yo ya...

Me he venido llorada de casa, déjame que haga una cosa...

(RÍE A CARCAJADAS)

No te rías... Es lo que suelo hacer yo...

Ya cuando ves que algo te supera...

Ya te... pues dices... te sueltas, te relajas...

(RÍE A CARCAJADAS) Y te empiezas a reír.

Ha terminado tu actuación y me ha entrado una risa tonta...

De decir... ¿Qué le vas a decir a este niño?

Pues esa ha sido la valoración, vete a descansar

que someterte a este momento de los jueces,

las luces y el público es como... tremendo.

Vete a descansar con tus compañeros,

no sé si te quieres comer un bocadillo...

Un poco de jamón. Un poco de jamón...

Pero que no traiga muchas moscas. ¿Vale...?

Gracias, Jaime... muchas gracias.

(Aplausos)

Pues lo que me ha dicho Andrés me ha gustado mucho,

me ha dicho que... le encantaba mi virtuosismo

que estaba muy atento a lo que tocaba la orquesta

y a lo mío... y...

Le gustaba mucho mi seguridad, también.

Bueno, aquí esto con Elisabetta,

que es la primera semifinalista de esta noche.

En... la categoría de Danza y, bueno, Elisabetta,

hablando de todo un poco... Yo sé que te gusta el interiorismo.

¿Qué te parece el... "backstage"? ¿Está bien decorado?

-Está muy bien decorado...

Me encanta.

-¿Te das cuenta de que estoy a juego en tono rojo?

Sí... -Bueno, hablo un poco

de interiorismo porque sé que es otra de sus pasiones

y lo que pretendo es quitar un poco de tensión al momento,

que pienses en otra cosa...

Pero bueno, ya está, ya la relajación se acabó

porque es tu momento...

Tienes que ir al escenario y te deseo

toda la suerte del mundo... -Gracias.

-Porque quién sabe si tras las puertas

llega un momento de gloria muy grande,

según lo que hagas ahora. Así que recuerda

lo que te dijo Nacho

y... vete yendo. Te vemos... mucha suerte.

Y, mientras, Elisabetta ocupa su puesto en el escenario,

nosotros vamos a recordar su paso por "Prodigios".

(Aplausos)

Hola, soy Elisabetta Fasoglio, nací en Milán hace 15 años.

Mi padre es italiano y mi madre ucraniana,

así que me considero ciudadana del mundo.

En mi familia, llevamos la danza en la sangre.

Pude bailar con Marat Shemiunov,

uno de los bailarines más famosos en el mundo.

Cuando entramos en el escenario para verlo por primera vez,

era... una experiencia increíble.

Son muy amigos míos...

La primera gala estaba muy nerviosa al principio;

pero, luego...

Me puse más tranquila... y más segura de mí misma.

Otro momento de la gala, ha sido cuando han dicho...

Que pasaba a la semifinal.

Mi decisión es...

Que a la semifinal debe pasar...

Elisabetta.

Me puse a llorar de la emoción,

estaba muy orgullosa de mí misma.

Yo estoy superpreparada para la semifinal, lo daré todo

y me voy a esforzar mucho, pues... que pase lo que pase,

porque... al final, todo es una experiencia

y te lo tienes que llevar contigo.

Yo ya estoy calentando para ir a la semifinal.

("Harlequinade" de Riccardo Drigo)

(Aplausos) Oh... ha mejorado muchísimo.

Brava...

Qué muñeca... es una muñeca. Divísima...

Has estado divísima, has estado genial,

todo el tiempo con la sonrisa perfecta,

tan bien marcada, tan fantástica...

Me han dicho que te encanta ir con tu madre que,

creo que está con nosotros, estaba llorando también...

Pero no te ha dado tiempo a verla.

Me han contado que te encanta ir con ella al súper,

porque el suelo es liso y perfecto para bailar

en el supermercado. Bueno, a muchos niños

no les gusta ir al súper porque se aburren,

no quieren estar ahí; pero a mí me encanta

y siempre quiero ir para hacer piruetas.

(TODOS RÍEN) Tú ayudas a tu mamá

haciendo la compra y das una vuelta... leche.

Das otra vuelta... sal.

Haces un poco así,

¿así ayudas a tu mamá? Sí.

(RÍE) Bueno, ¿quieres decirle algo?

Le quiero decir que muchas gracias por apoyarme siempre,

por haberme traído, cuando tenía tres años,

a clases de ballet porque es lo que me gusta.

Qué bien... qué bien. Bueno... bravo.

Bravo, Elisabetta.

Elisabetta... Qué maravilla.

Elisabetta, es el momento de saber qué opina el jurado

de cómo has hablado con el cuerpo con tu sonrisa

y con técnica... Nacho, adelante.

Bueno... me has dejado impresionado, has mejorado mucho

desde la última vez y, además, has hecho

las corrección que te dije. Estás mucho más tranquila

y eso se ve en tu movimiento, además, es la tercera vez

que te vemos y llevas el ritmo de una "prima ballerina"

y me encanta, además, tu cuello.

Yo creo que, en mi vida anterior, he debido ser vampiro.

Y lo tienes mucho más relajado,

has cambiado la expresión de la cara,

las piruetas han salido fenomenal.

Gracias. Nos vemos pronto.

Muchísimas gracias. Qué divino, Nacho.

Pero también es verdad eso que dices... porque...

Es verdad, lo hemos visto acá,

cómo te corrigió y te hizo virar hacia la diagonal;

pero para ti es muy importante que estén relajados;

porque así, el cuerpo puede moverse mejor.

Relajados, porque, además, eso se traduce en la expresión

en la cara, los bailarines tenemos que cambiar la expresión

de la cara, no podemos estar siempre así.

El otro día estabas... siempre con la sonrisa

y, hoy, te has relajado, te has concentrado en la diagonal.

Eso es muy bonito. Una pregunta,

¿cuánto tiempo tarda un bailarín en ponerse en puntas?

Una bailarina. Perdón, bailarina.

Empezáis a los 11 años o algo así, algunas un poco antes...

Pero no es recomendable empezar

demasiado pronto por... el cuerpo...

se tiene que formar todavía. Creéis que no nos fijamos,

pero en el "backstage" estáis a vuestra historia

y nosotros solemos estar...

Y yo la he visto en puntas, pero en puntas...

Mira que el otro día hice la demostración

de lo que es estar en puntas, al menos, para mí.

Estaba en puntas y estaba así...

En puntas, ¿eh...? Estaba así en el "backstage",

pero habrá estado como unos 15...

15 minutos. Hija... espérate. Es normal.

Yo, el otro día, hice la... el ejemplo de...

Relaja el cuello Ainhoa.

Pero cuando hables de puntas muestra, también,

estos zapatos que son impresionantes

Son rusos... Rusos.

Yo sé que, por ahí, tienes algo de Rusia.

Por favor... qué divina. Claro, a ver...

Tú habla y yo mantengo un poco levantado...

No te preocupes. Que no se vea mucho la plataforma,

porque van a creer que soy... Por favor...

Es verdad, es todo plataforma.

Oye, no, pero de verdad... estaba en puntas

y estuvo como diez minutos...

La he observado... así.

Hablando con alguien, ella en puntas.

Claro, lo normal en una bailarina.

Con el dolor que... vamos, yo... Vamos, es que yo...

Era... sujetadme los dos.

De verdad, yo me puse en puntas, lo intenté...

Oh, cuidado, no te vaya a pasar algo.

Así... yo ponerme tiesa con esto era imposible.

Es muy fuerte. Es un mérito, hacer puntas...

De todas maneras, Ainhoa... Es que tenemos que ver...

Pero ponerte en puntas con traje largo no vale.

¡Anda, Ainhoa, por favor, qué loca estás!

Que me duelen los pies mucho. ¡Que te va a pasar algo!

¡Te puede pasar algo!

Que me quedo sin pies... Bueno, la verdad...

Ellas aprenden, a lo mejor, cuanto más tiempo estás en punta,

más estás practicando. Mírala... ¡hala!

Qué divina, qué suerte.

Y todo... tan tranquila. Adoradísima Elisabetta...

Te dejo con ella. Este es el momento

en que ya nos ves a nosotros cada vez más locos aquí.

Es que, de verdad, ustedes parecen los adultos y nosotros chiquillos

que han dejado sueltos de algún colegio absurdo.

Pero bueno... ve con tus compañeros por favor...

No sé si te quieres ir en puntas o caminando normalmente.

Muy bien... Mírala, mírala...

(Aplausos)

Cuando Ainhoa se subió en las puntas,

en los zapatos... me daba un poco de miedo;

porque no quería que se cayese.

Pero...

Ha sido muy gracioso,

porque ella, también, quería intentar...

Subir como yo.

Esta noche, además de nuestros candidatos,

tenemos la suerte de contar

con la participación de una voz prodigiosa,

que tampoco ha querido perderse la ocasión de apoyar

a los nuevos talentos. Ella empezó a cantar con cinco años

cuando era... incluso más pequeña que nuestros candidatos.

Ha ganado premios como el Micrófono de Oro,

el Premio de la Música,

representó a España en el festival de Eurovisión...

Y de momento ha publicado once discos.

Es un placer ceder el escenario a mi admirada...

Pastora Soler.

(Aplausos) Sí, señor.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(CANTA) # Tenemos la mala costumbre

# de querer a medias

# en no mostrar lo que sentimos a los que están cerca.

# Tenemos la mala costumbre

# de echar en falta lo que amamos.

# Solo cuando lo perdemos

# es cuando añoramos.

# Tenemos la mala costumbre

# de perder el tiempo

# buscando tantas metas falsas,

# tantos falsos sueños.

# Tenemos la mala costumbre

# de no apreciar lo que en verdad imposta.

# Y solo entonces te das cuenta

# de cuántas cosas hay que sobran.

# Hoy te daría los besos

# que yo por rutina a veces no te di.

# Hoy te daría palabras

# de amor y las caricias que perdí.

# Cuántos sentimos, cuánto no decimos

# y a golpes pides salir.

# Escúchame antes que sea tarde,

# antes que el tiempo me aparte de ti.

# Hoy te daría los besos

# que yo por rutina a veces no te di.

# Hoy te daría palabras de amor

# y las caricias que perdí.

# Cuánto sentimos, cuánto no decimos

# y a golpes pides salir.

# Escúchame antes que sea tarde,

# antes que el tiempo me aparte de ti.

# Tenemos la mala costumbre

# de buscar excusas

# para no desnudar el alma

# y no asumir las culpas.

# Tenemos la mala costumbre

# de no apreciar lo que en verdad importa

# y solo entonces te das cuentas

# de cuántas cosas hay que sobran.

# Hoy te daría los besos

# que yo por rutina a veces no te di.

# Hoy te daría palabras de amor

# y las caricias que perdí.

# Cuánto sentimos, cuánto no decimos

# y a golpes debes salir.

# Escúchame antes que sea tarde,

# antes que el tiempo me aparte de ti.

# Hoy te daría los besos

# que yo por rutina a veces no te di.

# Hoy te daría palabras de amor

# y las caricias que perdí.

# Cuánto sentimos, cuánto no decimos

# y a golpes pides salir.

# Escúchame antes que sea tarde,

# antes que el tiempo me aparte de ti.

# Tenemos la mala costumbre. #

Brava, vaya voz.

(Aplausos) Vaya voz.

Maravillosa voz.

(Aplausos)

Maravillosa voz. Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Pastora, maravillosa.

Sin palabras.

Qué maravilla poder besarte en el escenario.

En este escenario con esta pedazo de orquesta.

Muchísimas gracias. Y con esa pedazo de tú

y la coralina Casado también maravillosa, acompañando.

Gracias, de verdad, qué emoción.

(Aplausos)

Qué canción tan bella, me encantan todas las palabras

que vienen en tu traje, lo de "love" porque es verdad,

es amor el que nos hace sentir siempre.

Yo, la verdad, no sé, te conozco de hace tanto tiempo,

no he dejado de pensar en que nos presentó Luis Sanz,

productor de casi todas las películas de Rocío Durcal

y que creyó tanto en ti que eras muy, muy niña.

Sí, nos conocimos y yo tenía 14 años.

Qué divina y ya estabas, totalmente,

metida en todo este universo

y en todo este momento. Pues sí.

Cuéntame algo más de esta canción aunque ya lo hemos entendido

todos un poquito más que puedas decirnos.

Pues esta canción para mí, ha sido siempre, porque

ya tiene algunos años, pero desde que llegó a mí

fue una lección de vida. Creo que mucha gente se emociona

al escucharla, al sentirla porque creo a todos nos pasa eso.

Muchas veces nos cuesta mucho trabajo dar un besito,

de decir un te quiero a un padre, a una madre

y cuando, a lo mejor, lo queremos hacer, es tarde,

o sea, muchas lecciones de vida. Por eso vengo con esta americana

llena de besitos. Hay que dar muchos besos,

muchos abrazos y decir mucha veces: "Te quiero".

Me parece genial, aunque ahora vamos a escuchar

lo que tiene que decir el jurado de tu actuación.

Ay, no, perdón, que ustedes no tienen que decir nada

de la actuación de ella.

Qué momento más loco.

(Aplausos)

Por favor. Ainhoa, de verdad,

¿tienes algo que corregir? Mira, de verdad, no tengo

nada que decirle a esta mujer, pero sí darle un abrazo.

Quieren darte un abrazo. Quiero darte un abrazo

delante y en presencia de toda España que nos ve

porque yo sé que ella lo pasó, hubo un momento

que lo pasó con esas angustias y esas historias y quiero compartir

con ella que yo también lo pasé, el pánico escénico

que se llama y, de verdad, superar eso es algo muy grande

y, verdaderamente, te hace muy fuerte,

déjate que te dé un abrazo, mi niña.

Gracias. Y gracias por estar aquí.

¡Juntas!

Gracias. Pastora y Ainhoa, un mundo.

Eres maravillosa y ahora te dejo que sigas tal,

pero yo quería decirte. Ainhoa, ve con cuidado

porque desde que te hemos visto esas puntas de plataforma.

Tengo puente aéreo.

Vamos a poner una escalera

de estas del aeropuerto, mecánicas.

Un tobogán. Pero también, bueno, a lo mejor

a vosotros, en realidad, quisierais también acompañar

a Ainhoa en vuestra consideración a Pastora.

Yo estoy, absolutamente, emocionado, la he escuchado

desde muy pequeñito siempre los discos de Pastora

y ha habido un momento de una tremenda emoción

cuando ha llegado aquí a la corbata del escenario

que nos inunde con su energía y es un absoluto privilegio.

Me causa muchísimo respeto. Es un privilegio tenerte aquí,

ahora, en el presente, en qué proyecto andas inmersa

tras el éxito de tu disco "La calma".

Pues, mira, la verdad es que seguimos de gira.

Yo empecé esta gira a ver cómo me encontraba,

cómo iba, el año pasado hicimos 50 conciertos

y como me encontré muy bien, pues seguimos este de gira,

tenemos todo este verano, pero en septiembre sí termino

y preparar nuevo disco y vivir un poquito.

Me encantan los títulos de esos discos tuyos

"La calma", el último y te quería decir

que en este programa tenemos, a veces, la mala costumbre

de enamorar a uno de los invitados

y me encantaría decirte aquello de: "Quédate conmigo".

Ajá, pero, la verdad, que tenemos que continuar

y tú también tienes que seguir

con esas 50 giras,

60, 70 teatros que te esperan. Muchas gracias por estar

con nosotros, Pastora Soler.

(Aplausos)

(Aplausos) Pastora Soler.

Gracias.

Te quiero mucho.

En "Prodigios" la música no se para

y sigue viajando de boca en boca.

Y ahora, concretamente, se detiene la boca,

la voz y la garganta de Raúl Parejo,

nuestro chico del coro que hoy estrena traje

por primera vez que me parece tan emocionante

y que hizo que este auditorio

se inundase con un tsunami de lágrimas.

Vamos a recordarlo.

(Aplausos)

Hola, me llamo Raúl, tengo 13 años y vivo

en Los Palacios de Villafranca, en Sevilla.

Desde pequeño siempre estaba cantando

y ahora no solo canto en casa

sino que canto en bodas y en eventos.

Lo que más me gustaría es ganar "Prodigios".

(CANTA LÍRICO)

Cuando salí del escenario me sentí

bien, no me sentí nervioso, me sentí muy bien conmigo mismo.

(CANTA LÍRICO)

Y fue un momento de mucha alegría para nosotros,

nos lo pasamos bien en el escenario.

(Música)

Mis amigos que han sido unos máquinas y que han estado

todo el tiempo ahí para ayudarme en lo que hacía falta.

Chaval, tío, muy buena. -Gracias.

(CANTA LÍRICO)

El momento más emocionante fue el duelo y cuando

me hicieron hablar de mi abuela.

Coméntanos eso, tienes un colgante.

La cruz de la vida. ¿Nos explicas?

De vez en cuando, me recuerda a mi abuela Dolores

que se murió hace un año y medio. Oh, niño mío.

Está contigo. Ven, Raúl.

También me dio alegría recordarla.

(Aplausos)

Al final, me escogieron y era el más feliz del mundo.

(RÍE)

(Aplausos)

(Música clásica)

(CANTA LÍRICO)

(Aplausos)

Raúl, Raúl,

jo, no me emocionaba tanto con el "Ave María"

desde el 2000 con David Bisbal.

(Risas)

Pero ha sido fantástico, además me ha encantado

porque te vas con la música y de repente te subes un poco así

y subes un poco el talón y te pones casi en media punta,

pero por el sonido, es fantástico, nos emocionas muchísimo.

Nos has transportado al cielo. Te quería preguntar,

¿en qué lugar del mundo te gustaría actuar

más que en ningún otro? Pues, me gustaría actuar

en el teatro de la ópera de París.

Guau, qué increíble. ¿Sobre la cúpula o dentro?

(Risas)

En la cúpula, mucho más bonito.

En la cúpula, claro, que te escuche todo el mundo, ¿no?

Me ha encantado, pues vamos a escuchar la valoración

del jurado. Ainhoa, mi amor, por supuesto, empezamos por ti.

Raúl, estás tan correcto en todo lo que haces,

me ha gustado muchísimo que no fuerces cuando vas abajo

porque la tentación que tenemos todos es intentar hacer

una voz que se oiga, que se escuche cuando vamos a los bajos.

Tú no estás ahora mismo en una edad para que se te escuchen

los bajos por el tipo de voz. Me ha encantado que hayas sido fiel

a tu instrumento, esto te va a llevar muy lejos,

a la voz hay que escucharla

y nunca obligarla. Tengo una pregunta para ti,

¿te ves cantando, en el futuro, ópera?

A mí me encantaría, ese es mi sueño,

siempre he querido ser cantante de ópera

desde que me apunté a la escuela desde chico

y sería un orgullo y una felicidad inmensa

para mí seguir cantando en el futuro.

Bueno, pues ya me contestaste a la pregunta.

(Aplausos)

Andrés, superAndrés.

Raúl, tu voz tiene características, se ve que cantas,

que vienes de una escolanía por la manera que emites en sonido.

A mí me llama mucho la atención cuando uno canta sin vibrato

con una línea de voz tan limpia, tan blanca,

es donde más se suelen ver las miserias en cuanto a afinación

porque la voz es directa, limpia y en tu caso la afinación

es perfecta y me llamó la atención, estoy de acuerdo

con lo que dijo Ainhoa, añadiría que cuando cambias

de octava, cuando vas abajo que todavía por la naturaleza

de tu voz, el sonido no emite de la misma manera,

me llama mucho a bien la atención cómo nunca rompes la línea.

No. Eso es de gran artista

y a lo mejor no eres consciente de esto, pero cuando cantas

de arriba y vas abajo siempre la línea nunca

deja de evolucionar, eso es algo bellísimo.

Así que, enhorabuenísima, eres un ángel.

Gracias. Nacho.

Yo me lo como, a ese niño me lo como.

A este niño me lo como.

Me siento tan identificado contigo cuando te veo

y te va a pasar toda la vida y Ainhoa, Andrés,

decidme si me equivoco, te veo entrar y es como

estás nervioso al borde de un precipicio

y de pronto te empujan y te mueres de miedo

y empieza la orquesta, pero de pronto el paracaídas

se abre y dices: "Estoy volando, qué maravilla, ojalá nunca

toque el suelo", porque se te ve tan feliz cantando.

Empieza a volar, sí. Empiezas a relajarte,

a colocar todavía mejor la voz aquí, tiene la anatomía

para estar la voz bien colocada.

Tienes todas las características

de un niño y todas las características

de un artista adulto. A mí me parece,

por primera vez no estoy tan de acuerdo,

tienes un aplomo fantástico todo el tiempo, ve a disfrutar

con tus compañeros que te lo mereces más que nadie.

Gracias. ¿Verdad? Y sabremos luego,

si pasas o no a la final.

(Aplausos)

Andrés me ha dicho que muy bien,

pero no me ha visto en los descansos de "Prodigios".

No me creo nada que yo...

Gracias a Dios me ha dado esta voz, esta garganta

y, nada, estoy muy agradecido.

-Vamos allá, Raúl.

(Aplausos y gritos)

Aquí está corriendo como un loco, Raúl.

Oh, qué bonito.

Cómo está tu hermano de contento, ven aquí.

Me ha dicho un pajarito por aquí un poco grande,

vente conmigo, que, vamos, que has estado muy nervioso.

Que hasta durmiendo se te escapaban de repente

unas notas y que interpretabas

el tema que ya hiciste en semanas anteriores,

¿No es así? -Sí, he estado todo el tiempo

repasando las canciones, todos los momentos

que más me cuesta y, al final, me ha salido bien

como yo esperaba. -Oye, qué bien, pero, Pedro,

¿tú duermes con él en la habitación?

-Sí. -¿Y has tenido que aguantarle?

(SONRÍEN)

-Yo estaba muy dormido así que no lo escuché.

-Bueno, como diría el Cholo: "Vamos latido a latido,

partitura a partitura". ¿Crees que llegarás al final

a la final, te verías en la final, crees que estás preparado?

-Aquí en este concurso, ya lo he dicho antes,

hay un gran nivel, tengo compañeros que tienen

un gran nivel y lo veo difícil llegar a la final.

Lo veo difícil. -Lo ves difícil,

creo que eres muy humilde, pero el padre qué tiene que decir.

Yo lo veía y decía: "Qué bien, el niño está contento

y eso es lo importante".

Qué tienes que decirme de este hijo tuyo que tienes.

Este está muy bien, pero ahora no te toca a ti,

toca Raúl de protagonista de hoy. -Pues, nada que solo quería

que saliera con esa sonrisa al escenario que es lo que quería,

si él está feliz, yo más feliz que él todavía y supercontento

porque, la verdad, me ha gustado cómo lo ha hecho.

-Pues, Boris, aquí estamos pletóricos de alegría

con mucha emoción, vente para aquí, así que, Boris, estoy deseando ya

escuchar al siguiente candidato de la noche.

Como cantaba Queen el "Show Must Go On"

o lo que es lo mismo, el show debe continuar

y lo hacemos con el segundo semifinalista de instrumento,

Guillermo Hernández, un músico que mueve los dedos

a tanta velocidad que ya solo que le quedan

tres puntos en el carné de piano.

Recordemos su estelar paso por este escenario.

(Aplausos)

Hola, soy Guillermo, Guille para los amigos

y vivo en Valladolid

con mis padres y mi hermana Valentina.

Mi historia con la música empezó cuando los reyes

me regalaron este tecladillo. Nunca llegué a tocarlo,

pero me llamó la atención y me apunté a clases de piano.

(TOCA EL PIANO)

Cuando interpretaba las piezas sentí, sobre todo,

nervios, pero estaba muy concentrado y lo superé.

(TOCA EL PIANO)

(Aplausos)

He hecho muchas migas con Marc, Elías, Jaime...

Y la verdad... -Enorme, Guille, enorme.

-Cogí un poco de cariño a todo el mundo.

Andrés me dijo que había tenido

un toque muy especial sobre las teclas.

Es fantástico, brillante, absolutamente, profesional.

El mejor momento del programa fue al anunciar los resultados.

Pasa a la semifinal...

Guillermo.

(Ovación)

Estaba supercontento y saltaba de alegría,

me hizo sentir muy feliz porque trabajé por ello.

Uh. Di con la tecla.

(TOCA EL PIANO)

(Aplausos) Es una pasada.

La madre que te trajo, hijo mío.

(Aplausos)

(HABLAN ENTRE ELLAS)

Guillermo, muy bien.

Oye, Guillermo, grandioso,

grandioso, siempre con tus fulares, ¿no?

Te hemos visto semana tras semana, te encanta llevar estos pañuelos.

Sí, a ver, me gustan. Te gusta, este conjunto

te queda muy bien, por cierto, te encantan los esmóquines.

Sí. Pues esto aunque parezca

cualquier otra cosa, es un esmoquin,

¿qué opinión le darías, qué valoración de jurado

le darías a este esmoquin? Pues... A mí me gusta.

Te gusta, pero te parece un poco chocante.

(GUILLERMO RÍE)

(Risas) No, tienes que ser...

O sea, no te lo pondrías.

(DUDA) Te parecería un poco de circo.

La verdad es que ahora mismo

no me lo pondría, pero cuando sea mayor a lo mejor.

Me atrevo a decir que has cambiado el ritmo de mis latidos

y ahora mi corazón bombea al compás que has marcado

con las teclas del piano, es impresionante, tan, tan, tan...

Además, escogiste esta pieza muy bien para esta semifinal

porque es así como estamos todos como locos deseando que avance

la cosa, que sepamos cómo va a terminar todo.

¿Tú, cómo lo ves, cómo te sientes?

Bastante bien, la verdad, estoy contento con mi actuación.

Contento con tu actuación. Andrés, cómo está tu corazón,

no, perdón, cómo palpitó tu corazón

y cómo ves, realmente, la actuación de Guillermo.

Mi corazón palpita rápido y a la vez con la tranquilidad

y la seguridad desde aquí de ver a un profesional tocando.

La madurez a la hora de afrontar las cadencias, a la hora

de la profundidad cuando cierras las frases,

el diálogo, cómo construyes el discurso musical.

Además, es curioso, esta obra la compuso Saint-Saëns

en tres semanas, en solo tres. Tres semanas que estaba loquísimo.

Tres semanas locas además hay una cosa importante

también que es tu posición. Siéntate en el piano

y enséñale al público. Dame el micro, dame el micro.

Sí, a ver, Andrés, ven, claro. Enséñale al público cómo

también es muy importante el lenguaje a la hora de tocar

un instrumento, ¿verdad, Guillermo?

Y de cambiar el color en un instrumento

que no tiene una paleta de color.

Barenboim decía que una orquesta

entera está metida en un instrumento de piano.

¿Eres capaz de mostrar al público dos ejemplos de cómo con tu cuerpo

y la manera que tienes de meterte dentro de la tecla

puedes tocar dos colores, totalmente, diferentes?

Algo ágil, algo ligero y algo profundo.

Una cosa...

(TOCA EL PIANO)

Y ahora algo, realmente, profundo en la parte grave.

(TOCA EL PIANO) Fíjense.

(TARAREA)

(CANTA)

(Aplausos) Guau.

(Aplausos)

Guau, Guillermo.

Fantástico, de verdad.

Cuántas emociones realmente, contiene el piano, ¿no?

Sí. Oye, pues, entonces

yo creo que es impresionante tu destreza al piano.

Pronto conoceremos si eres uno de los finalistas

de "Prodigios" y ve ahora con tus compañeros

a hablar de mi esmoquin y de tu gen.

(RÍE) Muchas gracias.

(Aplausos)

Estoy aquí con Xenia, su tía, con su primo Luca.

Luca, no sé si sabes

que el otro día Xenia te dedicó su actuación, ¿lo sabes?

-Sí, lo sé,

el otro día bailó superbién y eso lo sé porque...

Y me ha gustado.

(RÍE) Bueno, quiere decir a todos que es una guindilla que estaba ahí

en la barra haciendo unos pasos,

¿tú le enseñas a bailar, a veces, a Luca un poco?

-Sí, a veces, se viene a mi conservatorio

y le enseño algunas cosas. -A ver, haznos algo,

un pasito, de aquí al estrellato.

A ver, a ver, venga, clases.

(SONRÍEN)

¿Eso cómo se llama, a ver?

-"Demi-plié", el "demi-plié".

-Bueno, Xenia, ¿has calentado bien?

Porque es fundamental para no tener lesiones,

el calentamiento, ¿sí? -Sí, calenté bien antes.

-Bueno, muy bien, tu primera actuación

aquí en "Prodigios" interpretaste

el "Hada de las lilas", de "La Bella Durmiente",

y hoy interpretarás la misma variación.

El otro día el jurado te dio una serie de anotaciones

en concreto, Nacho Duato, claro,

¿les has hecho caso para perfeccionar aún más,

si cabe, tu técnica? -Claro que sí,

me he leído la historia e intentaré interpretarlo mejor.

-Bueno, pues espero que le guste

mucho al jurado, que estés tranquila,

que lo hagas genial. Ahora vete bailando al escenario,

no te me lesiones, por favor.

Adiós, Xenia, suerte. -Suerte.

-Y vamos a recordar su paso por el programa,

el paso por el programa de Xenia.

(Aplausos)

Hola, me llamo Xenia, tengo 15 años y vivo en Madrid.

De pequeña era muy vergonzosa,

así que mi madre y mi tía

me apuntaron a una academia de danza.

Desde entonces, no paro de bailar.

En la gala salí bastante nerviosa.

Con tantas cámaras los nervios me han podido.

Pero lo intenté mejorar a medida que avanzaba

y, al final, lo salvé.

(Aplausos)

La siguiente actuación me gustaría dedicársela

a mi maestra que falleció Ana Ponce porque creo

que le habría gustado verme...

Actuar aquí.

(Música clásica)

Ella me enseñó todo.

Y muy bien.

(EMOCIONADA) Así que esta actuación va a ser para ella.

(Aplausos)

(Música clásica)

(Aplausos)

Bravo, fantástico, has bailado tan bien,

se ve que te has leído "La Bella Durmiente", de verdad.

¿Tú, cómo te has sentido? Me he sentido más cómoda,

más relajada. Claro.

Y mucho mejor.

¿Y sabes qué te tengo que agradecer?

Que hayas escogido ese tutú

porque, al fin, se entiende mi esmoquin.

Es, exactamente, igual, ¿no te parece divino?

Vais entonadísimos. Parecemos una pareja de baile,

justamente, sí, sí, pero yo estaría más bien vestido

más como la bruja mala que es quien echa el maleficio,

pero, en fin, antes de dar paso

a las valoraciones, quiero recordar aquí

junto a Xenia que dentro del repertorio

de la danza clásica, existen diferentes versiones

y adaptaciones sobre las variaciones

de los ballets originales, es decir, este ballet

es una coreografía conocida de una forma determinada,

pero siempre se puede reinterpretar,

adaptar y mejorar. Tú, por ejemplo, Nacho,

tienes ahora, en varios teatros,

una Bella Durmiente que es como que tú Bella Durmiente.

Tu coreografía sobre la coreografía original

de "La Bella Durmiente". Es importante aclarar esto

porque vemos muchas de estas variaciones,

de hecho, tú has bailado en el programa dos veces

esta variación que también me parece

que viene genial porque así podemos,

los que seguimos el programa,

ver, verdaderamente, la evolución en ella.

Y además, en la danza clásica se siguen creando, continuamente,

nuevas variaciones basadas en la técnica clásica académica.

Me he tomado un momento este permiso para hacer

esta valoración, Nacho, espero no haberla hecho mal.

Lo has hecho muy bien. Y, sobre todo, quitarte el brillo

de tus palabras y de tu belleza y de tu luz y de todo.

Muchas gracias, Boris.

(SONRÍEN)

Eh... Es verdad que estás mucho más relajada

que la última vez, estás mucho mejor,

¿pero sabes qué te diría? Que te creyeses que eres

una "prima ballerina" o que lo vas a ser,

que sueñes un poco más. Estás un poco... Te frenas un poco,

tienes que aprender de Ainhoa, por ejemplo, cuando sale

al escenario, cuando tiene que decir algo serio

y tiene que llorar, llora,

cuando tiene que ponerse trascendental,

se pone y cuando tiene que estar divertida,

te mueres de la risa porque tenemos que quitarnos

el estereotipo de que las bailarinas

toman yogur y son aburridas,

las cantantes de ópera todo el día haciendo gorgoritos

y comiendo bombones y los violinistas

encima del tejado, yo qué sé. Todo eso tenemos que romperlo.

Totalmente, está muy lejos de la realidad.

Aprende de ella, entonces,

el otro día, cuando te despidió Boris,

que pasaste a la semifinal,

estabas divina así

y luego, te fuiste así, literalmente.

Claro, te tienes que ir como una bailarina, pam, pam,

te tienes que ir como una "prima ballerina",

¿me entiendes? Sí.

Bueno, hazme ahora, por ejemplo, ese mutis por la derecha.

Boris te dice: "Adiós" y no te vayas como haciendo

"jogging" en el parque, vete como una bailarina.

Claro, mirando al público,

mirando al público como una bailarina.

El otro día se fue así.

(Aplausos)

Bueno, pues aquí estamos muy relajados todos,

anda ya, vamos a estarlo, estamos intentando hacer

que nos relajamos un poco porque, bueno, "show must go on",

y ahora me siento como en "Sonrisas y lágrimas"

la institutriz rodeada de niños, estamos muy bien aquí,

pero para destensar un poco la noche, me gustaría introducir

un poco de aventura, de épica, en todo esto

y viene por aquí Xenia.

Ven aquí, Xenia, únete a nosotros, siéntate aquí.

¿Cómo estás, cariño? -Bien.

Ay, "bien". Ven aquí.

Decía que le quería poner pica y aventura a la noche,

así que antes hablé con la orquesta y les he dicho que si pueden tocar

una banda sonora que me encanta, y me han dicho que sí.

Así que vamos con ella, Indiana Jones.

(Aplausos)

(Tema principal de "Indiana Jones")

(Tema principal de "Indiana Jones")

(Tema principal de "Indiana Jones")

(Tema principal de "Indiana Jones")

(Tema principal de "Indiana Jones")

(Termina la interpretación)

Bravo. ¡Bravo!

(Aplausos)

¡Bravo! ¿Has visto?

Pero, bueno...

Oye, pero qué bien se ha caracterizado

el maestro Salvador Vázquez con ese sombrero.

Pero... no es Salvador Vázquez, ¡es Andrés Salado!

Lo siento, Boris. Andrés, por favor...

No sabía que tenías esos conocimientos arqueológicos

para que tuvieras ese manejo del látigo, tan extraordinario.

Fíjate, a veces, el látigo...

Qué divino verte aquí, sobre todo, qué divino estar aquí con vosotros,

que sois tan simpáticos y tan majos.

Boris, lo que no sabes es que es mi peli favorita.

¿"Indiana Jones" es tu peli favorita?

"La última cruzada". Hoy en día no se hace cine de ese tipo.

¿Tu parte preferida es cuando tiran a las personas con las serpientes?

Es "El arca perdida", se nota que no las has visto.

Qué loca... Las he seguido. Incluso, lo he hecho.

Bueno, Andrés, además de la música clásica

veo que eres un genio de la música indie...

Claro, esto es todo por la batuta, ¿verdad?

Esto... A veces...

Te iba a decir eso, cuando pillemos estos chistes, luego, en casa,

seguro que os vais a partir de risa de una manera increíble.

A los de la ESO, indie es Indiana Jones.

"Qué increíble". Ja, ja. Cómo me estoy riendo, todavía.

(Risa de Ainhoa) Dime una cosa, ¿cuánto se tarda

en aprender a hacer música a este nivel tan legendario?

Es, realmente, complejo, pero si te fijas, al final,

todo es cuestión de pura magia. ¿De esta batuta?

Claro, puede ser una varita de Harry Potter,

puede ser un látigo... Puede ser una batuta.

Hay que tener cuidado al cogerla porque los músicos reaccionan.

¿Quieres probar? Hace mucho tiempo que no cojo

una batuta de esta manera y señalo cosas,

pero es increíble. ¡Claro que quiero probar!

Ten cuidado, que reaccionan.

¿De qué manera reaccionan?

Depende de tu energía, de cómo tienes la cabeza de alta,

de cómo estás colocado, de si te lo crees...

Tú te lo crees de sobra.

No sé si quieres hacer de mí una Miss Venezuela, pero venga...

Lo voy a intentar. Inténtalo.

¿Se dirige por este o por este? Este lado es solo para cogerlo.

Tienes que tener el brazo hacia adelante.

No hace falta que tengas el dedito así.

Relajado, como decía Nacho, ¿no?

Vamos a ver qué tal. ¿Voy?

¿Digo: uno, dos, tres...? No, si no, no tiene gracia.

Yo pregunto porque nunca he estado con una orquesta tan simpática,

sois adorables. Muchas gracias, una vez más, por acompañarnos.

Se merecen un aplauso, otra vez.

Habéis estado siempre fantásticos.

(Aplausos)

Venga, yo ya estoy. Métete, un poquito, más.

Parezco un escarabajo gigante, de espaldas. Venga, ¡voy, voy!

(LA ORQUESTA SUENA DESENTONADA)

(Risa de Nacho) Espera, yo...

Parece que estás en el sambródomo, en vez de con una orquesta.

Creo que la he roto... No, no te preocupes.

Pero... No, gírate.

Hay que tener mucho cuidado, mirar atentamente a los músicos,

¿vale? Y respirar con ellos. "Respirar con ellos".

(LA ORQUESTA VUELVE A INTERPRETAR EL TEMA DE "INDIANA JONES")

¿Ves? Funciona bien. Ahora, trompetas.

(ENTRAN LAS TROMPETAS) Fíjate. Mírales a la cara, si no...

(Tema principal de "Indiana Jones") Sigue, sigue tú, sigue.

Uno, dos, tres... Espera, espera un momento.

No, no, me la llevo. ¿Cómo que te la llevas?

Me da la sensación de que la orquesta

ha cambiado esas caras tan bonitas por una caras horrorosas

al estar delante de alguien que no lo hace bien.

¿Sabes qué cosa sé hacer bien? A ver...

Pues, bajar una escalera.

(Risas)

(Aplausos y vítores)

Ya lo ven, señoras y señores,

Andrés Salado y la maravillosa orquesta de Castilla y León.

¡Bravo! ¡Bravo, bravo!

(Aplausos y vítores)

(Aplausos y vítores)

(Risa de Boris) Ay... y no dejamos las aventuras.

Desde que empezamos este programa he querido bajar esa escalera

y nos hemos inventado esto para poder hacerlo.

Así que, perdonadnos. Misión cumplida.

Aquí no vamos a dejar las aventuras porque vamos a transportarnos

a otro escenario, al "backstage", donde nuestra heroína Paula Prendes

está allí con esas familias y esos candidatos.

¡Adelante, compañera!

Aquí estoy con nuestros tres siguientes candidatos,

que van a pasar por el escenario, y con algunos de sus familiares,

como, por ejemplo, el abuelo de Candela, Santiago.

Caballero, ¿cómo está usted esta noche?

Un poquito nervioso.

No es para menos.

No es para menos. Un abuelo ¿cómo tiene que estar?

Muy nervioso. ¿Cómo ve a Candela?

Guapísima. -¿Sí?

Con ganas de triunfar... Que aproveche la ocasión.

¿Estáis más nerviosos ahora o antes?

Desde mi punto de vista, estaba más nerviosa el otro día,

hoy estoy más calmada, con muchas ganas e ilusión por continuar.

Creo que ellos, también, tienen muchas ganas de seguir.

Chicos, sé que hicisteis

un grupo de gente muy bonito, hicisteis muchos amigos.

Le pregunto a Candela, de todos los que han pasado,

¿a quién echas más de menos?

A Lola y a Ana; además, quería dedicarles esta canción.

Qué bonito, seguro que te están viendo.

Saïd, me vengo contigo.

¿Le has dado ya tu currículo a Nacho Duato?

Huy, todavía no, pero, a ver si se lo puedo dar.

¿Te gustaría trabajar con él? -Me encantaría.

Es un director increíble y un coreógrafo muy bueno.

¿Qué vas a decir? Si te está viendo y te tiene que valorar.

Espero que lo digas bien.

Vamos con la siguiente actuación, la de Candela Pumares,

antes, vamos a recordar su paso por el programa.

(Aplausos)

Soy Candela Pumares, tengo dieciséis años

y os saludo desde la ciudad más bonita, para mí, Segovia.

Empecé tocando el piano pero, luego, descubrí

que mi instrumento ideal era mi voz.

Muchos no me creen, solo llevo un año cantando lírico.

(CANTA EN FRANCÉS)

Desde el primer día hice mucha amistad con dos chicas,

con Ana y con Lola.

Empezamos a hacernos "selfies" y surgió la amistad.

Lo más bonito que me llevo de ellas es el apoyo;

el poder contar con dos personas, plenamente,

y saber que están ahí, creo que estarán para siempre.

(Aplausos)

Guapísimas.

Seguiremos manteniendo la amistad y...

Nos vamos a ir juntas a algún campamento musical

o a algo relacionado con la música este verano.

El momento más emocionante fue cuando me dijo Ainhoa Arteta

que pasaba a la semifinal.

La candidata que pasa a la semifinal...

(SUSPIRA) Bueno... es Candela.

(Aplausos)

No me lo esperaba, me quedé en "shock".

(RÍE)

(Aplausos)

# Por la blanda arena que lame el mar

# su pequeña huella no vuelve más.

# Un sendero solo de pena y silencio llegó

# hasta el agua profunda.

# Un sendero solo de penas mudas llegó

# hasta la espuma.

# Sabe Dios qué angustia te acompañó,

# qué dolores viejos calló tu voz

# para recostarte arrullada en el canto

# de las caracolas marinas.

# La canción que canta en el fondo oscuro del mar

# la caracola...

# Te vas, Alfonsina, con tu soledad,

# ¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?

# Una voz antigua de viento y de sal

# te requiebra el alma

# y la está llevando,

# y te vas hacia allá, como en sueños.

# Dormida, Alfonsina,

# vestida de...

# mar... #

(Aplausos)

(Aplausos)

Guau, Candela.

¡Candela!

Has cantado fantástico esta canción que forma parte de mi infancia.

Fue incluida, por primera vez, como canción,

es un poema de Violeta Parra, y fue incluida como canción

en un disco de Mercedes Sosa que, por cierto...

Seguramente, deber ser familia de Andrés Salado.

(Risas quedas) (RÍE A CARCAJADAS)

Sois tan simpáticos que pilláis estos chistes a la primera. Genial.

Es tan emocionante, siempre, escuchar a Alfonsina,

es tan emocionante, siempre, recordar a Mercedes Sosa,

Ainhoa, ¿cómo te sientes?

¿Sosa, salada, emocionada, transportada?

De todo. ¿Vinculada a Alfonsina?

¿Te ves allí cantándole al mar en ese momento?

Alfonsina... Una historia triste.

Vinculada a Alfonsina porque hay historias tristes.

También, es una reflexión sobre la mujer,

no hay que olvidar que era la idea original;

muchas veces, las mujeres no pueden expresarse

ni ser todo lo libres que desean ser.

Era la lucha, un poco, de Violeta Parra.

La verdad, es una canción que fue ha sido

la banda sonora de mi vida, he estado toda la vida cantándola.

A mi madre le volvía loca "Alfonsina y el mar",

con lo cual, la sigo cantando en recitales.

Es una grandísima canción, llena de sentimiento,

llena de historia, llena de profundidad.

Obviamente, me ha recordado mucho a cuando cantaba, con tu edad,

"Alfonsina y el mar" con mi guitarra.

La voz muy limpia, muy bonita. Gracias.

Está todo ahí, puedes hacer "Alfonsina y el mar",

todas las veces que quieras.

Esta puede ser una canción que te puede acompañar toda la vida

porque, siempre, hay momentos en la vida

que se necesita esta canción.

Gracias. Muy bien. Nacho.

Conocía esta canción por Mercedes Sosa, Víctor Jara...

Cantantes de este tipo, a los que adoro,

pero no la había escuchado con una orquesta y es muy bonita.

Tú cantas en un grupo a capela.

O cantabas. Cantaba, sí.

Te gusta más cantar con orquesta. ¡Sí!

Te deseo muchísima suerte. Muchas gracias.

Y que cantes muchas veces con orquesta, que lo harás.

Gracias. Muy bien. Andrés...

Es una canción, si no me equivoco, se estrena o se da a conocer,

allá por el 69 o el 70, por ahí.

Formó parte, en un momento, Vamos a tener un momento culto,

de esa canción protesta. Claro.

Por eso, realmente, es la vinculación con la poetisa,

en el fondo, hay mucho contenido de necesidad de las mujeres

de expresar que, muchas veces, parecieran llevarlas

al fondo del mar y estar allí, cuando, en realidad,

deberían estar surfeando todas las olas posibles

y dominar el mundo. Ese es el propósito de la canción.

(Aplausos) Candela, mi amor.

Te puedes ir muy tranquila y contenta, porque esta actuación

ha estado soberbia. Casi me atrevería a decir

que has rizado el rizo.

(Carcajadas de los jueces) Gracias.

(Aplausos)

Le he dedicado la actuación a Lola y a Ana

porque, aunque no han estado conmigo físicamente,

quería que lo estuvieran en el corazón.

Creo que les ha llegado.

Muy bien.

Oye, jurado, ¿sabéis qué?

Viendo este momento que hemos vivido anteriormente,

cuando Candela estaba cantando, he recordado que a los diez años

quería hacer esto de estar en un concurso,

y practicaba y cantaba muy seriecito.

# Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así... #

¿Qué tal lo he hecho? Bueno, mejorable.

¿Mejorable? ¿Y la emoción que estaba llevando? Por favor...

Te olvidaste de hacer... Ainhoa, ni me escuchaste.

No, es que estoy pensando en mí... (RÍE)

Pues eso, es que tengo mi marrón con los críos.

Estamos todos un poco así por la semifinal, ¿no?

Yo creo que sí, es que llega un punto

en el que la risa, el humor... No los debemos de perder,

pero, claro, son momentos, digamos, serios.

Ay, sí, pero, Ainhoa, por favor, no me hagas sentir más nervioso.

Además, Alfonsina me pone muy... Ya...

Por eso te estaba cantando lo de Jeannette.

(BORIS Y AINHOA CANTAN)

# Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así... #

Y es verdad, a mí el mundo me ha hecho así.

Claro que sí. Momento de recibir...

Y no cambies. No cambiaré.

# No cambié, no cambié... #

No, ¿eh? Bueno, vamos a cambiar, se nos está yendo de las manos.

Entiendo tu punto de vista porque han pasado tus candidatos,

pero ahora recibimos al último semifinalista de Instrumental.

No os podéis imaginar la de cosas que hemos vivido con estos pequeños

grandes monstruos. Me da para escribir otra novela.

Es el turno, por eso, de Carla, que ya nos demostró

que lo hace así de bien.

(Aplausos)

Hola, me llamo Carla, tengo doce años

y vivo con mis padres en A Coruña.

(EL GONG REVERBERA)

Practico la natación, nadar es muy parecido

a tocar el clarinete, ya que en ambas disciplinas

controlar la respiración es muy importante.

(INTERPRETA UNA MELODÍA)

Qué maravilla.

La sensación en la primera gala fue muy buena, no me puse nerviosa

y lo disfruté mucho.

(Aplausos y vítores)

Cada vez que llegaba alguien al "backstage" venía muy contento

y me emocionaba, porque les salió a todos genial

y se merecían todos lo mejor.

Andrés Salado, en concreto, me dijo que le había llegado al corazón.

Es una manera genial de interpretar música,

de hablar con tu instrumento, con tu cara... Bellísimo.

Muchas gracias.

¡Guau, fue una pasada!

(Aplausos)

(Comienza a sonar la orquesta)

(Sigue sonando solo la orquesta)

("HAY UN AMIGO EN MÍ", RANDY NEWMAN)

("HAY UN AMIGO EN MÍ", RANDY NEWMAN)

("HAY UN AMIGO EN MÍ", RANDY NEWMAN)

(Termina la melodía)

Niña, hija, por Dios...

¡Guau! ¡Madre mía, niña!

¡Guau! Niña, qué maravilla.

(EMOCIONADO) ¡Guau! ¡Guau!

Oye, cómo lo has disfrutado, ¿ah?

Sí, la verdad. ¡Total!

Sobre todo, ese momento final, que ha sido total.

Sí, la verdad es que me gusta mucho esta obra

porque expresa mucho sentimiento, expresa mucha alegría, mucha...

Mucha emoción, tenía muchas ganas de tocarla.

¿Alguna vez te ha pasado que has pensado que cuando no ves

cómo están tus instrumentos en el dormitorio y otros objetos,

de repente, cobran vida en la noche?

La verdad es que no me lo había planteado nunca, pero...

Es lo que sucede en "Toy Story". Sí.

Es lo que cuenta esta magnífica interpretación tuya.

Vamos a escuchar a Andrés, a Nacho y a Ainhoa,

pero, por supuesto, empezamos por Andrés.

Tiene los ojos llorosos.

Ay, Andrés, mi amor, no tengo pañuelos.

No quiere llorar, pero lo he visto. ¿Qué hacemos? No tengo pañuelos.

Pero me controlo. Carla...

De verdad, me quedo alucinado contigo,

con tu sinceridad, con la manera que tienes de hacer música,

de divertirnos, de emocionarnos...

Porque estoy muy emocionado contigo.

Me encantaría conocer a tu madre o a alguien de tu familia.

Es ella. ¿Tú eres su mamá?

Vente a saludar a tu hija conmigo, por favor.

Oh... Qué monada de momento. Ven.

Ven con cuidado, yo te ayudo.

Ay... ¿Cómo estás? Un placer saludarte.

(Aplausos) Ay, qué divinas.

(Aplausos)

Ahora voy a llorar yo.

(Aplausos)

Quería hacerte una reflexión... No te vayas.

No te vayas, no tengas miedo.

Además, tiene micrófono y te lo puede pasar.

Es uno de los ejemplos más claros de cómo...

La música, convertida en aire, sale del diafragma,

llega al corazón, se convierte en notas musicales

y nos las regalas a todos nosotros.

Hace tiempo, de verdad, que no escuchaba con esa emoción

a alguien haciendo música a ese nivel,

construyendo con simpatía, con humildad, con... con calidad,

con mucha calidad. Muchas gracias.

Es, realmente, difícil tocar con esa madurez un instrumento,

proyectar el aire, cantar, cambiar de registro,

con ese color bello que nos regalas constantemente.

Eres un sol. Bravo, Andrés, qué monada.

Andrés, no te vayas, que quiero hacerte una pregunta.

Primero, ¿cómo te llamas? María Jesús.

María Jesús, ¿es difícil ser mamá de una hija como Carla?

No, para nada. Dilo aquí.

Para nada, es una niña muy buena.

La acompañas en todos sus deseos y en todos sus sueños.

Para arriba. Por eso estabas tan emocionada.

Sí. Muchas gracias.

Gracias por acompañarnos acá esta noche.

Sigue disfrutando de "Prodigios". Me voy con ella.

Tú, también, claro que sí.

(Aplausos)

Qué divina, vas a escuchar a Ainhoa con todos estos besos.

Ainhoa, otra vez, está haciendo el tonto.

Es que me sacáis a las madres y yo... ¿qué queréis que os diga?

Es que sin ellas, sin el apoyo de los padres,

y, en este caso, las madres, en mi caso fue así, también.

(SOLLOZA) Hubiera sido imposible.

Cuídale, guárdala, bésala, abrázala...

Los mejores consejos de tu vida, en los momentos más tristes,

en los momentos más felices; compártelos, absolutamente, todos,

con ella, porque no ha más que una. Qué bello.

Tienes toda la razón. ¡Bravo!

Me has hecho polvo. ¿Yo?

Yo venía ya llorada. No has conseguido no llorar.

Un momento. Nacho...

A mí me encanta... (EL BESO RESTALLA)

¡Hala! Hay que repetirlo.

Aquí ha habido algo. Qué bueno.

Explosión atómica.

Nunca me han dado un beso tan sonoro.

Son fuegos artificiales.

Una cosa, el de sonido, también, os manda besos.

(RÍEN)

Que se ha quedado, un poco, sordo.

Este ha sido como la madre de todos los besos.

Nacho, volvemos a ti, eres la madre de toda la razón.

Seguro.. Ay, Nacho.

A mí, sabes que me encantas desde la primera gala.

Dices que te gusta tenerlo todo programado y que no te inviten

con poca antelación a un evento. Sí.

Ya te dije que te invitaba a San Petersburgo a ver la nieve,

te avisaré con tiempo. Ay, muchas gracias.

No te preocupes. Yo no conocía esta...

Esta música. Esta música.

Y viéndote de perfil eres una maravilla. Muchas gracias.

Gracias. Qué divino.

Si no has visto "Toy Story" te invito a verla juntos

con unas palomitas. Vamos a quedar todos a verla.

Vale. El cine animado es maravilloso,

a lo mejor, tendrás tus pruritos pero es divino.

La he visto veinte veces. Y bailaremos todos.

Yo quiero terminar diciendo que tienes la facultad

de cambiar el carácter a las personas.

Estábamos todos... ¿verdad? Gracias.

Estábamos muy tensos con la semifinal, lo dijo Boris,

y has salido con tu luz, con tu clarinete...

Y no has tocado ni un Mozart ni un Weber,

has toca el tema de "Toy Story", "Hay un amigo en mí",

y nos has puesto una sonrisa, como cuando huele a pan caliente.

Qué monada. Qué símiles. Y regalarnos a todos...

Qué símiles tiene. O como cuando acaba de llover y huele a tierra.

¿No te gusta ese olor? Sí.

Qué bueno. Carla, queda muy poco para saber si pasas o no.

Esto lo hemos ensayado, que yo te decía...

Carla, queda muy poco para saber si pasas o no...

¡A la final! ¡Bravo!

Ve con tus compañeros, disfrútalo.

(Aplausos)

Gracias. Yo tengo un marrón...

Tienes un marrón importante.

(Aplausos y vítores)

(ALGUNOS CANTAN) # Hay un amigo en mí... #

Cuando sacaron a mi madre al escenario estaba muy contenta

porque tenía muchísimas ganas de abrazarla y...

No sabía lo que me iba a decir y me puse contenta al verla.

Boris, estoy con Saïd, que va a salir al escenario,

y con su familia, con su padres y sus hermanos.

Esto le viene de familia a Saïd.

Su hermano, también, baila, ¿no? -Sí.

-¿Qué bailas, cariño? -Clásico y contemporáneo.

Su hermana pequeña no quiere hablar pero me lo va a decir Saïd,

tú hermana, también, se dedica al artes, ¿qué hace tu hermanita?

Sí, baila clásico, contemporáneo, español...

Incluso, baila hip-hop.

¿No me lo quieres decir tú? -No...

(RÍE) Con bailar tiene suficiente.

Saïd, nos vamos a esperar más, no vamos a dilatar este momento,

así que, deslízate, cual mariposa, hacia el escenario,

con esa grácil figura que tienes.

(Gritos de ánimo)

Me quedo con tu padre y con tus hermanos,

y vamos a recordar tu paso por "Prodigios".

(Aplausos)

Hola, soy Saïd, tengo quince años

y vivo en Barcelona con mis padres y mis dos hermanos pequeños.

Mis padres tienen una escuela de danza,

mi abuela diseña ropa de "ballet" y mi bisabuela cantaba flamenco.

(Punteo de guitarra flamenca)

Estoy en "Prodigios" porque la danza

es la única forma de vida que concibo.

El ambiente con mis compañeros ha sido muy mágico.

(GRITAN ALEGRES)

Hemos compartido lo que nos gusta, que es el arte,

es lo que me llevo a casa: el compañerismo, la amabilidad.

La gala me gustó mucho.

(Música clásica)

Estoy contento de que Nacho me haya elegido para la semifinal

Pasa a la semifinal Saïd.

Voy a dar lo mejor de mí y disfrutaré como lo hice

en la anterior gala.

(Música clásica)

No tengo ningún amuleto pero creo que mi pelo

es una forma para coger fuerzas, como Sansón.

Cuando me lo corto, siempre, me pongo muy triste.

Con este movimiento de pelo estoy listo para la semifinal.

(Silencio absoluto)

("Esmeralda" de Cesare Pugni)

("Esmeralda" de Cesare Pugni)

("Esmeralda" de Cesare Pugni)

("Esmeralda" de Cesare Pugni)

(Termina la melodía)

(Aplausos y vítores)

Genial, fenomenal.

(Aplausos)

Fenomenal.

¡Increíble!

Increíble. La "Esmeralda", lo que acabas de bailar,

esta variación que has bailado, es un baile inspirado en la novela

"Notre-Dame de París" y has bailado tan bien

que hasta el mismísimo Cuasimodo...

Ha debido ponerse derecho para aplaudirte. Enhorabuena.

(Risa de Ainhoa) Gracias.

Qué bien.

(Aplausos)

¿Cómo te has sentido al bailar esta variación?

Muy bien, muy a gusto. Como en la anterior gala

ya había tomado contacto con el escenario, estaba tranquilo.

Claro. Me he sentido muy bien.

Me tengo que levantar. Por favor y haz tu valoración.

Pero me quedo aquí. Muy bien, vale.

Has mejorado muchísimo desde la última gala,

acuérdate que te decía: "Estiras los pies a la segunda".

Y lo has hecho estupendamente. Gracias.

Aparte de que me encantas como bailarín, también, tu nombre.

Saïd. Saïd.

No se puede llamar Agapito o Pepito, se llama Saïd.

Como un artista. Como un rey persa.

Me muero por verte, otra vez, bailar, en este escenario.

Gracias. Oye, Saïd...

(GRITA EMOCIONADO) ¡Uh!

(Risas) Muy bien.

Insisto en eso, gracias a este programa,

podemos disfrutar de talentos como el tuyo.

Ve con tus compañeros, relájate. Gracias.

Y diles que estamos todos muy locos aquí delante,

al mismo tiempo, que muy nerviosos por ver quién pasa a la final.

Muchas gracias.

Adiós, guapo. Adiós.

(Aplausos)

Llegamos al momento decisivo de este concurso,

la hora de saber qué seis talentos, dos de cada disciplina,

logran el pase a la gran final.

Para intentar ese último asalto al título de Prodigio del Año,

un título que lleva consigo un premio de veinte mil euros

y una beca para un curso intensivo de perfeccionamiento

en el Centro de Alto Rendimiento Musical

de la Universidad Alfonso X, el Sabio.

Es importante recordarlo, una vez más.

Bueno.. mira, yo, de verdad...

Es como si tuviera gente aquí dentro, en el estómago,

que van caminando para este lado y, luego, caminan hacia este lado;

aquí dirimen, aquí discuten...

Si yo estoy así, no me quiero ni imaginar

los nervios que deben estar pasando nuestros prodigios.

Encima, si yo no me juego nada, como lo que ellos se están jugando,

lo hemos visto en este auditorio y vosotros en vuestras casas.

Dicha esta explicación de mi estómago,

que, de verdad, se me puede salir acá...

Yo estoy viendo a Ainhoa que está a punto de convertirse

en una experta del yoga sobre la mesa.

(Risas de Nacho) ¡Guapa!

A Nacho, que está riendo y anotando.

Y a Andrés, que no para de llorar,

como si estuvieras viendo una cosa tristísima.

Ainhoa, ¿cómo va la reflexión?

Mal. Ay, Dios, ¡¿qué haces?!

No puedo. ¿Por qué?

Que no, que yo me piro, que yo no puedo... que no.

Ainhoa, habla con nosotros. No puedo permitir que te pires.

No sé qué vais a hacer, pero yo tengo que pensar un rato,

porque a bote pronto... ¿Te tienes que ir?

¿Cómo voy yo a decidir entre tres prodigios...? Imposible.

Yo lo siento. Tengo una responsabilidad.

Yo me piro. Tíos, si queréis veniros...

Pero ven aquí. Siéntate. Que me voy.

Pero, Ainhoa... Me da igual. Ya sé que es la tele.

Pero cuando esté yo lista, decidiré.

¿Pero los demás qué decís, por favor?

Pues yo me voy con ella. ¡¿Qué?!

Que me voy con Ainhoa.

¡Nacho! Claro.

¿Y tú también, Nacho? Voy a apuntar

todo lo que ella me diga. Yo qué sé. No sé nada.

Está loca. ¿No la ves? Pero parece

que tú también te estás volviendo loco.

¿Te vas tú también? Lo siento mucho, pero yo me voy.

Andrés. Yo aquí solo me he quedado.

Bueno, piensa que nos hemos quedado solos.

Entonces, me voy.

(Risas)

(Aplausos)

¡Pero por favor!

O sea... Sois simpatiquísimos, eh.

Encima, le reís las gracias.

¿Entiendes? Oye, que...

Es que me han dejado a mí solo aquí, a cargo de todo esto.

¿Qué puedo hacer yo ahora?

¿Bailaros algo? ¿Hacer así?

Porque es lo único que se me...

Si os ponéis así, pues nada, de verdad.

Hay que entender que es lo que ha pasado.

Es lo que mandan estos nervios.

Se ha ido el jurado. OK. Pues bueno.

Os dejo pensar, os dejo discutir, dirimir, deliberar,

argumentar... Muchísimos infinitivos más

que podría usar para este tipo de momento.

Y, bueno, mientras...

¿Me estáis oyendo, verdad? Yo espero.

Pareciera como si estuviera hablando

a la gente y es a vosotros que os estoy diciendo

que mientras termináis de dirimir y de hacer ese veredicto,

¡que lo tenéis que hacer!...

(Risas) ¿Vale?

¡Y ponéis claramente cómo ha sido la actuación

de nuestros semifinalistas de Canto! ¡Ainhoa!

Que no te puedes escaquear. Mientras hacéis todo eso,

yo... pues os dejo aquí recordando cómo han actuado

estos semifinalistas de Canto.

(CANTA) # Escucha, hermano,

# la canción de la alegría. #

# El canto alegre

# del que espera un nuevo día. #

(CANTA "AVE MARÍA")

(CANTA) # Te vas, Alfonsina, con tu soledad. #

# ¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?#

# Una voz antigua de viento y de sal

# te requiebra el alma. #

(Aplausos)

Bueno, me doy cuenta... Muchísimas gracias

por vuestros aplausos. Sé que también

lo estáis haciendo por mí y por todo.

¡Pero sigo aquí y sigo solo!

¡Por favor, jurado de "Prodigios"!

¡Jurado de "Prodigios"! ¡Adultos de "Prodigios"!

¡Dejad de comportaros como unos niños!

¡Que estos niños os están dando una lección de ser

unos auténticos adultos!

¡¿Podéis volver a vuestros asientos?!

¡Jurado!

Voy a por ellos. ¡¿Pero por qué lado?!

¡¿Dónde está ese jurado?!

¿En este lado...?

(Aplausos) ¡Que yo estoy muy mal!

Cuidado, no te caigas. No, si no...

Que no. Por favor, sentaos.

Ainhoa, por favor, cuidado que te pase algo.

Además, me toca a mí siempre deliberar la primera,

porque como el Canto va por delante, pues no.

Pero, Ainhoa, es que siempre empezamos por el Canto.

No ha cambiado en nada esa rutina. ¿Entiendes?

Ainhoa, mi amor, no te me pongas así,

que, en realidad, me pones muchísimo así.

(RÍE)

Pues en mi casa no se ponen nada cuando me ven así.

Ya. Porque me imagino que saben qué es lo que viene después.

(Risas) Ya.

El huracán. Pero no. A ver, Ainhoa, por favor.

Yo sé que es el momento más difícil. Es cierto.

Porque es la decisión, vuestra deliberación.

Es la razón para escoger qué prodigios pasan a la Final

y quién se queda en el camino de este bonito sueño.

Vamos a llamarlos, por favor.

Vamos a llamar a los candidatos de Canto.

Lucía, Raúl y Candela, adelante.

(Aplausos)

Semifinalistas.

Qué bien suena "semifinalistas". A mí me parece genial.

No te olvides que yo soy semifinalista

de "MasterChef Celebrity".

(Risas)

(Aplausos)

Sé lo que se siente en este momento.

Pero te quiero decir que es un momentazo también, eh.

Muy bien. Os voy a pedir que cada uno de vosotros,

Lucía, Raúl y Candela, comente brevemente

por qué cree que debería estar en la Final.

Y vamos a empezar por Lucía.

Bueno, pues yo... A mí me encantaría estar

en la Final y creo que debería estar en la Final

porque quiero aprender, quiero seguir aprendiendo

y quiero hacer una carrera de esto.

Y seguir con mis compañeros, sobre todo.

Muy bien. Qué bonito. Raúl.

(Aplausos) Pues me lo ha quitado de la boca.

Te lo ha quitado de la boca. Suele pasar mucho.

Me lo ha quitado. ¿Sientes la misma sensación?

Sí. Me daría mucha pena despedirme de mis amigos.

También me gustaría seguir aprendiendo.

Y... me lo ha quitado de la boca.

(RÍE) ¿Y tú, Candela?

Bueno, yo creo que, aparte de todo lo que han dicho ellos,

bien sea por los nervios o lo que sea,

yo creo que no me ha dado...

No he tenido la oportunidad de expresar todo

lo que quiero sacar.

Y por eso, creo que necesito estar en la Final.

(Aplausos) Muy bien. Perfecta explicación.

Muy bien.

Ya les habéis oído.

Ainhoa, vamos a ver, porque aunque la frase

te va a poner más nerviosa, no te la voy a decir.

Iba a decir "vuestro destino está en las manos de..."

No me digas eso. No te lo voy a decir, mi amor,

porque eso te pone más nerviosa. Pero queremos oír tu valoración

porque esta es tu disciplina.

El destino de ellos no está en mis manos.

El destino de ellos está en sus propias manos.

¡Bravo! En sus propias decisiones,

a pesar de la decisión que tome yo.

Y debería de ser así siempre.

Que pase un tren y no te hayas podido montar,

o que no sea tu tren, no quiere decir

que no vayan a venir muchos más.

Hay muchos trenes en la vida.

Muy bien. Dicho esto, vamos a ver.

Eh... Pasa a la Final...

Por su canto puro,

por... por su lealtad al repertorio...

Raúl.

(Aplausos)

¡Ay, qué mono, por favor!

Raúl, enhorabuena. Gracias.

Lucía y Candela. Candela y Lucía.

Eh... Las dos, absolutamente las dos

sois sopranos en potencia

y os voy a ver. Estoy segura.

Vais a seguir en esta carrera.

Esto es el principio de una gran etapa

y dependerá de vosotras que sea una etapa más larga o menos larga.

Ahí no puedo entrar yo.

Pero por coherencia,

por cómo he escuchado a las dos

y el repertorio y todo, pues pasa a la Final...

Lucía.

(Aplausos)

Muy bien. Pues Lucía y Raúl,

pasáis a la gran Final.

Si podéis soltaros...

(RÍEN) Estáis tan uniditos...

Es verdad. Es muy difícil separaros.

Pero vamos a dejar a Candela un rato aquí con nosotros

e id vosotros con vuestros compañeros.

(Aplausos)

¿Te puedo agarrar yo ahora a ti?

¿Quieres que te dé la bienvenida

al "club de los semifinalistas"? Sí.

Claro. Es un club fantástico, te diré.

Yo, de mis compañeros de "MasterChef Celebrity",

soy el único que sigue cocinando.

(Risas) ¿Sabes?

Precisamente. Y eso es lo importante.

Lo bueno de quedar en esta situación,

es que continúas.

¿Sabes? Y continúas practicando y continúas presentándote

y continúas concursando.

Y vas a ganar en el siguiente concurso

o en el siguiente tren,

como tan bellamente ha dicho Ainhoa.

Yo... Me gustaría darte un consejo, Candela.

Supongo y espero, porque este programa,

si no es un éxito, es que estamos tontos

en este país, en España.

te quiero ver en el próximo "Prodigios".

Pero te voy a poner deberes.

Quiero que te aprendas Zerlina,

Adina, Despina.

Todas las "inas" que hay en el repertorio,

son tuyas ahora mismo.

Gracias. Ya estás perdiendo el tiempo

de no ir a empezar a aprender

y a empezar a practicar con ellas.

¡Bravo, bravo! Muchas gracias.

(Aplausos) Candela, la verdad...

La verdad, que ha estado muy reñido.

Pero esto no significa nada porque has demostrado de sobra

tu talento y estoy muy seguro de que pronto

se estará hablando de ti en muchos escenarios del mundo.

Estoy segura. Así que, en nuestro nombre,

no dejes de soñar.

Muchas gracias. A todos. Gracias a ti.

(Aplausos)

Me he emocionado, pero por todo lo vivido.

O sea, no porque yo sintiera tristeza.

Bueno, Boris... Qué penita.

Aquí estoy con los tres candidatos de Instrumental.

Con Guillermo, con Carla, con Jaime.

Ha llegado vuestro momento.

Os vais a enfrentar a ese jurado.

¿Cómo estáis? ¿Un poco de los nervios

viendo, además, lo que acaba de pasar ahora mismo?

-Yo estoy muy nervioso. -¿Sí?

La verdad es que sí.

¿Qué sentís cuando el jurado, estáis ahí esperando

con vuestra carita: dicen mi nombre,

no dicen mi nombre? Cuando dice vuestro nombre,

porque ha dicho vuestro nombre en algún momento

y por eso estáis aquí, ¿qué habéis sentido?

Pues mucha alegría y la verdad es que se siente muy bien.

Yo creo. Sí.

Muy a gusto y muy emocionada,

porque es increíble que un jurado tan profesional

te haya elegido a ti, justamente a ti.

Y es increíble y no se repite en la vida.

Bueno, chicos, pues si no, lo que hemos dicho aquí

desde el primer programa, esta experiencia es maravillosa.

Vosotros sois maravillosos. Tenéis un talento tremendo.

Así que id enfilando al escenario

y que sea lo que Dios quiera. Mucha suerte.

Yo quiero recordar que ahora mismo van a elegir

a dos de los candidatos y son los que pasarán

directamente a la Final.

Son jóvenes que dedican horas y horas a la semana

para perfeccionar su talento y, gracias a ello,

nosotros podemos disfrutar de unos momentos

y unos regalos mágicos como los que hemos vivido

hasta ahora. Lo recordamos.

(TOCA "EL VUELO DEL MOSCARDÓN")

(TOCA "CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUESTA NO.2 DE SAINT-SAËNS)

(TOCA "HAY UN AMIGO EN MÍ")

(Aplausos)

¡Ay!

Si yo tuviera que elegir entre estos tres,

lo tengo clarísimo.

¡Saldría corriendo de este auditorio

para evitar el mal trago! Eso es lo que nos ha pasado.

De verdad. Damos de nuevo la bienvenida

a este plató a nuestros tres semifinalistas de Instrumental.

Jaime, Guillermo y Carla, adelante.

(Aplausos)

Ahora voy a llorar. No puedo.

Muy bien. Jaime, Guillermo y Carla.

Quería pediros a vosotros lo mismo que a vuestros compañeros

de la disciplina de Canto.

¿Qué podríais decir al auditorio y a vuestros jueces

para que, realmente, entendamos y deseamos ayudaros

a que lleguéis a la Final?

Pues, la verdad, a mí me encantaría llegar a la Final

por seguir con esta experiencia inolvidable;

seguir estando en este ambiente que, la verdad, es maravilloso;

seguir con mis compañeros

y viendo al jurado y poniéndome nerviosa en esos momentos,

porque valen la pena.

Y me encantaría seguir con Joana y con todos,

porque son todos muy buenas personas.

(Aplausos) Joana es su "coach". Claro.

Muchas gracias por mencionarla.

Querido Guillermo.

Pues yo, lo mismo que Carla, la verdad.

Pero también repetir esas piezas con la orquesta

que tanto me gustan.

Y volver a actuar. Y esta experiencia está siendo

inolvidable para mí. Nunca la olvidaré.

(Aplausos) Bravo.

Jaime. Yo, lo mismo que han dicho los dos.

Pero también, a la Final me gustaría llegar

porque quiero demostrar una mejora desde la primera gala

y quiero demostrársela a todos y, especialmente, al jurado.

Y eso.

(Aplausos) Muy bien.

Muchas gracias por vuestras palabras.

Andrés Salado, es el momento que decidas

qué dos de tus candidatos pasarán a la Final.

No diré "música, maestro", sino, ¡veredicto, maestro!

Eh...

Yo lo que voy a decir aquí, lo digo con el corazón

y lo digo guiándome por una cosa

que me han enseñado desde muy pequeñito,

que es llevarme por la intuición. Vaya. El estómago.

Porque cuando te hablan directamente al corazón,...

las cosas cobran un sentido completamente diferente.

Carla, tú has tocado

"Hay un amigo en mí", "Toy Story",

pero me muero, me encantaría verte tocando

el solo de la "Segunda Sinfonía" de Rajmáninov

y disfrutar haciendo música contigo.

Para mí, Carla, estás en la Final.

(Aplausos)

Carla.

Carla, primera finalista de Instrumental.

¡Ay, qué monada, por favor!

Andrés, tienes que seguir. ¡Ay, el pobrecito!

Carla, yo creo que ni te lo crees. No.

Muy bien. Tienes que seguir, Andrés.

Ambos... Miradme.

Ambos sabéis perfectamente que voy a cometer una injusticia.

Lo sabéis.

Sabéis que los dos estáis a un nivel espectacular.

Sabéis que los dos sois capaces

de hacer música a un nivel altísimo.

Sabéis que los dos sois capaces de enfrentaros

al repertorio de una manera ya muy profesional.

Pero esto es...

Esto es un programa y hay que elegir

entre uno de vosotros dos.

Y pasa a la Final de "Prodigios"...

Jaime.

(Aplausos)

¡Ay, qué monos son, por favor!

Jaime y Carla son los dos seleccionados

de la disciplina de Instrumento.

Ainhoa, te has levantado.

Sí. Me levanto porque yo sé que mi compañero Andrés

lo está pasando fatal.

Y yo también.

Y yo no he hablado ni con la productora

y es que me importa... Ya.

Eso. Me... Eso.

Sí. Lo que quieras. Guillermo, cariño.

Tú este verano va a volver a tocar con una orquesta,

porque creo que me da permiso Andrés,

vamos a hacer un concierto juntos

en un sitio enorme.

Y tú quiero que estés en nuestro concierto.

Así que tienes un contrato.

(Aplausos) ¡Pero qué regalazo!

Muchas gracias. Vamos a oír a Guillermo.

¿No, Andrés?

Claro.

¿Qué le querías decir a Andrés y a Ainhoa

por este regalo que te acaban de dar?

Muchísimas gracias. Te veremos pronto.

(Aplausos) Quédate conmigo acá un rato.

Y quédate con el micrófono.

Jaime y Carla, id con vuestros familiares,

que están deseando abrazaros y daros la enhorabuena.

(Aplausos)

Guillermo, a lo mejor esta es una opinión mía muy persona.

Pero yo pienso que tú lo has puesto muy difícil

para la deliberación de Andrés

y por eso Andrés está tan consternado y conmovido.

Porque a todos nos has convencido de tu talento, absolutamente.

Y quería un poco decirte esto, porque insisto en lo mismo.

Bienvenido al "club de los semifinalistas",

porque es un club muy bueno.

Ya ves que en el mismo momento que te conviertes

en semifinalista, ya has conseguido tu primer empleo.

(Risas)

¿Entiendes? Ya tienes trabajo.

Eso... Puede que tengas todo el talento del mundo,

pero lo más importante es que tengas trabajo.

(Risas)

(Aplausos)

¿Qué opinas? Yo he conseguido esto después de quedar

semifinalista en "MasterChef Celebrity".

Ya era "celebrity", pero he conseguido estar acá

en este trabajo, en este programa después de eso.

¿Cómo te sientes? ¿Quieres despedirte? ¿Decirnos...?

Después de este momento.

Pues muchísimas gracias al público.

(Aplausos) ¡Bravo!

Y...

La verdad...

La verdad es que no estoy... Estoy triste,

pero no estoy decepcionado conmigo,

porque creo que he tenido una buena actuación.

Estoy muy contento con eso. Muy bien.

Sí, señor. Muy agradecido. ¡Gracias!

(Aplausos) Ha sido maravillosa.

Recuerda eso que dice Andrés Calamaro.

"La música es el territorio donde nada nos hace daño".

Así que no dejes de tocar. Y vete con este fantástico aplauso

de este público que has conquistado.

¡Muchísimas gracias!

(Ovación)

Guillermo...

A mí, es que este niño me sorprende.

Yo creo que no es solo un pianista profesional

o alguien que se vaya a dedicar al piano. Creo que es un genio.

(Aplausos) Bueno, Andrés.

Ainhoa. Estoy muy con vosotros.

Sé que ha sido difícil.

Pero como fui guionista en una parte de mi vida,

os tengo que recordar que la Final va a ser

todavía más difícil.

¿Entiendes?

Ya. Recordad estos momentos

para guardar un poquito de estómago y de contenido

para lo que viene.

Pero antes, escojamos, Nacho.

Serán dos de estos tres bailarines que han conseguido conmovernos

con cada gesto, cada pirueta y hasta con cada saludo,

que hemos aprendido incluso a saludar y a colocarnos.

Recordemos cómo han sido sus actuaciones de esta noche.

(Música de "Harlequinade")

(Música de "Lilac Fairy")

(Música de "Esmerald")

(Aplausos)

Adelante, Xenia, Elisabetta y Saïd.

(Aplausos)

¡Bravo! Estas magníficas almas danzarinas.

Vamos a girar todos un poco para desestresar, ¿no?

¿Sabéis lo que quiero decir? Que de repente hagamos todos

como un giro, una pirueta. ¿Cómo se dice?

Un giro para desestresar. Venga, yo lo voy a intentar.

A ver que no me maree, porque luego se queda aquí

sin presentador la gala y no sabemos adónde llegar.

A ver. Venga, va.

(Aplausos) Oye, pero...

Pero, al final, giré yo solo. Pensé que lo íbamos a hacer todos.

Bueno, va. Tranquilidad. Vamos a quedarnos tranquilos.

Quiero pediros a cada uno de vosotros

que también compartáis con nuestro público

y también con el jurado

por qué creéis que deberíais estar en la Final.

Bueno, yo creo que debería estar en la Final

para seguir estando con mis compañeros

y para disfrutar más de esta experiencia

y seguir aprendiendo cosas.

Muy bien dicho. Pues también estamos en eso.

Elisabetta.

(Aplausos)

Bueno, yo quiero seguir bailando para este jurado

y para este público "meraviglioso".

Muy bien. Maravilloso.

(Aplausos) Maravilloso, claro que sí.

En italiano. "Meraviglioso".

"Meraviglioso". Muy bien. Y Saïd.

Primero de todo, estoy muy contento

de haber llegado hasta aquí y formar parte

de este programa de arte clásico,

que, por desgracia, en España no se ve.

Y, bueno, me gustaría pasar a la Final,

ya no solo por el hecho de ganar o perder,

sino dar visibilidad al ballet clásico masculino

que en España está muy mal valorado.

Muy bien dicho. Muy bien, Saïd.

(Aplausos) Qué listo.

Encima.

Bueno, todo hay que decirlo. Por lo menos, aquí,

ya ves que en Valladolid, en el auditorio Miguel Delibes

de Valladolid, sí está muy bien valorado

el hecho mismo de un bailarín.

Pero, también, todas estas disciplinas artísticas

clásicas que hemos disfrutado en el programa.

Ahora solamente queda escuchar a nuestro mentor,

espejo en el que mirarnos, amigo.

Fantástico sentido del humor,

pero hoy en un momento muy serio

como el decidir quiénes pasan a la Final. Nacho Duato.

Te escuchamos.

Mirad. El haber llegado hasta aquí, ya es un premio increíble.

¿No? De modo que el que no pase a la Final

o la que no pase a la Final, no se debe de sentir desalentado.

Tenéis que seguir luchando. Es un premio increíble.

Cuando me he ido con Ainhoa, que nos ha llevado

al "backstage", he dicho: Dejadme en paz

porque ya no sé qué hacer aquí. No sé a quién elegir.

Yo me he puesto a comer compulsivamente.

Y yo he dicho: Voy a consultar con Terpsícore,

que es la diosa griega de la danza.

Claro. Ella también está hecha un lío.

Me ha dicho que no sabe a quién escoger.

Ya sabes, Boris, que los dioses griegos son

como de andar por casa. Es verdad.

Tan pronto están en el Olimpo,

como que vienen, te dejan solo y ahí te las apañes.

Pues aquí estoy, a ver cómo me las apaño

porque, la verdad, es que los tres sois excepcionales.

Pero solamente dos pueden pasar a la Final.

Pasará a la Final...

Saïd.

(Aplausos) Gracias.

Gracias.

Enhorabuena, Saïd.

Ahora me toca elegir entre una de vosotras dos.

Mira. Yo sé que...

Como "La Bella Durmiente",

un día, tú te vas a despertar.

Por eso, Elisabetta, tú pasarás a la Final.

(Aplausos)

Elisabetta y Saïd son los elegidos

a pasar a la Final.

Saïd, te voy a pedir el micrófono.

Elisabetta y Saïd, podéis ir a acompañar

a vuestros compañeros que están allí

y a celebrarlo. Y, también, como habéis hecho,

expresar ese abrazo a vuestra compañera

que se queda con nosotros, Xenia. Muchas gracias a vosotros.

(Aplausos)

Xenia, cabeza alta. Mira cómo te hace caso.

Claro. Además, tienes ese cuello fantástico.

Y yo creo que lo has hecho estupendamente bien

durante todas las semanas que has estado con nosotros.

Ya lo sabes. Me han encantado siempre todas tus hadas.

Han salido fantásticas. Con tu arte, has conseguido

que sintamos como nuestro cada baile

y cada gota de sudor

que has dejado sobre este escenario.

Así que te prohíbo que estés triste.

Además, estamos vestidos para irnos de fiesta

esta noche por Valladolid,

bailando "El Hada Lila".

Y te decimos igual que a todos los otros semifinalistas.

Bienvenida al "club del semifinalista"

porque es el inicio fantástico de un camino

que ya crees recorrido

y que ahora empieza de nuevo, pero con algo que no tenías antes,

que es la experiencia. Claro.

Claro. ¿Tienes algo que decirnos?

Sí. Que muchísimas gracias por esta oportunidad.

Y... la repetiría... siempre.

Y muchas gracias.

(Aplausos) ¡Brava!

Gracias a ti. Recuerda cómo tienes que irte.

Como una bailarina. Sí. Eso es.

¡Sí, señora!

¡Reina!

Ha sido una actuación muy buena.

Y yo veo a Xenia como una chica muy exigente,

con mucho conocimiento y con mucho que dar todavía.

(Aplausos)

Ya está, mis amores, jurado.

Ya pasó. Ya estamos todos más tranquilos,

pero, al mismo tiempo, pues felices

porque tenemos finalistas

y esto yo creo que es lo importante.

Y también ha sido lo difícil de este momento Semifinal.

Yo sigo con toda esta gente que tengo acá en el interior.

Se han calmado un poquito,

pero ya están de nuevo peleando porque les parece

que otros sí, que en otras cosas

no estuvieron bien, que no están de acuerdo

con una de las decisiones.

Por favor, necesito a mi lado a alguien,

a alguien que me calme.

Por eso, quiero llamar a mi queridísima Paula Prendes

para que me dé un abrazo, tan bella.

¡Bella!

¡Con su traje rojo!

(Aplausos) ¡Exacto!

Paula.

Buenas noches. Oye, nos hemos dado

besos atómicos. Los de sonido deben estar...

En escena. Eso es. Muy bien.

¡Qué divina! Muy bien, Paula. Qué estupenda lo haces.

(Aplausos) Me encanta este traje.

¿Verdad? Parece ella una diosa griega.

Ese momento columna, porque así se llaman.

Bueno, muchas gracias. Además, me encanta que vivamos

este momento rojo, rosa, que son dos

de mis colores favoritos combinados.

¿Qué te parece? Yo creo que hoy hemos ido a la par.

Hemos intentado cada programa tener un hilo conductor.

Sí. Y yo me he puesto regia hoy.

Ya verás en la Final.

Muy bien. Ahora, cuéntanos, por favor,

cómo estaban en el "backstage" todos ahora, en este momento.

Yo tenía muchas ganas de venir aquí,

de saludar a la orquesta, al jurado,

al auditorio de Valladolid.

Porque, claro, yo estoy en casa como viendo la tele.

Os estoy viendo fenomenal, pero yo estoy con los niños

y hay que ver lo bien que lo encajan.

Claro. Porque tú recoges todas las emociones.

Lo recojo. Y lo encajan bien. Son agradecidos.

Tenemos tanto que aprender de ellos, ¿verdad?

¡Bravo! Eso es cierto. Ya lo creo.

(Aplausos)

Bueno, pues... ¿Por qué no recibimos

a los seis finalistas de "Prodigios"?

¡Ay, qué bonito!

¡Bravo!

(Aplausos)

Muy bien. Qué monos.

¡Qué emoción!

Son los seis finalistas de "Prodigios".

Qué maravilla, de verdad. Hemos llegado hasta acá.

Paula. La verdad es que, Boris,

antes de irnos, los finalistas y yo

queremos agradecer al maravilloso público

de este auditorio de Valladolid el calor que nos ha dado

durante todo el programa.

Así que... ¡Gracias!

(Aplausos)

Muchas gracias. Pero vamos a hacerlo

como lo que somos, artistas.

Así que, queridos finalistas, alineaos.

Nos agarramos las manos. Muy bien.

Damos un paso.

Paso. Y saludamos.

Saludamos. Sí, señor.

(Aplausos)

¡Bravo!

¡Paula, qué bien! Así, ¿no?

Y ahora, sí nos vamos.

Nos vemos en el próximo programa para vivir

la gran Final de "Prodigios".

Una noche donde elegir el ganador

entre estos seis jóvenes talentos.

Será una misión casi imposible.

(Aplausos)

(Música de "Misión imposible")

(Música de "Misión imposible")

(Música de "Misión imposible")

(Aplausos)

Prodigios - 13/04/19

13 abr 2019

Llega la semifinal de 'Prodigios', en la que los nueve talentos escogidos por Ainhoa Arteta, Andrés Salado y Nacho Duato buscarán un hueco en la gran final. Solo dos participantes de cada disciplina conseguirán clasificarse y competir para obtener el premio de 20.000 euros y el curso de perfeccionamiento intensivo en el centro de alto rendimiento Musical de la Universidad Alfonso X El Sabio. Pastora Soler interpretará 'La mala costumbre'.

Contenido disponible hasta el 14 de marzo de 2020.

ver más sobre "Prodigios - 13/04/19" ver menos sobre "Prodigios - 13/04/19"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 82 programas de Prodigios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. pilar

    ha sido uno de los mejores programas de la tele de los ultimos meses. porque , la verdad, hay muy poco que valga la pena. Verdaderamente prodigioso. El presentador, Boris, fenomenal.ya es hora que hagan algo cultural.

    01 may 2019
  2. Armando

    La verdad, me he perdido todos programas, hoy por casualidad lo he visto. He disfrutado como nunca lo hice, son maravillosos estos niños, los que han quedado por el camino ya he dicho que no los conozco pero solo por llegar al programa ya son fabulosos, geniales,.... Solo me queda darles a todos mi enhorabuena y decir, que hoy no me hubiera gustado nada ser jurado, difícil papel descalificar a un grande de los más grandes

    28 abr 2019
  3. José Rodríguez Delgado

    Difícil decisión la del jurado. No me gustaría estar en su pellejo ya que, como dijo Andrés Salado, elegir a uno sería una injusticia, pero el formato del programa exige elegir/seleccionar. Y si cabe, Andrés lo tiene más complicado que Ainhoa y Nacho, al ser estos últimos especialistas de la disciplina de la son jueces. Andrés debe abarcar toda las especialidades instrumentales.

    22 abr 2019
  4. Greg

    Pues la niña que cantó Alfonsina maravillosa. Lamentablemente la única jueza dijo que la canción no era del "repertorio". Esa gente que no evoluciona hace que se vaya muriendo poco a poco el amor a la ópera y la música clásica. Se quieren quedar en un repertorio . En su momento Wagner Vivaldi y otros grandes. No eran del repertorio oficial. Evolución se requiere más de un juez por disciplina o que vote el público también.

    21 abr 2019
  5. Beatrizsegurocalderon

    Un programa diferente y familiar. Cuanto talento espero que sigan apostando por el programa y podamos seguir disfrutando de PRODIGIOS. Felicitaciones a todo el equipo y destacar al jurado que además de evaluar a los paricipantes les den recomendaciones que de seguro les aportará mucho en su formación.

    20 abr 2019
  6. Raul

    Es increible el talento de este chico. Admiro este tipo de programas que fortalecen cada una de la habilidades de estos pequeños. Seo apreciamos tu paso por el concurso. Felicidades.

    19 abr 2019
  7. Olga Fernández Machín

    El programa es magnífico. Pero lo único que deseo toma es Boris izaguirre. Sus insinuaciones gey hacia un componente del jurado es inapropiado. Es increíble que no se sepa comportar en un programa de niños. Edad idioteces colaban en cronicas pero aquí es un exabrupto. Espero que el programa de repita pero con otro presentador

    18 abr 2019
  8. Valle4363

    MARAVILLOSO PROGRAMA. POBRES JURADO!!!! creo que no han hecho nada tan difícil en su vida. Espero que el Ministerio de Educación esté CV tomando nota de todo, inclusive dar becas a todos los participantes. No podemos ignorar a estos genios ni a sus familias. Qué responsabilidad tan grande tener hijos con un talento tan grande!!!!

    18 abr 2019
  9. Negociovivo

    Excelente programa, pero es una verdadera pena.

    17 abr 2019
  10. Mabi

    He vuelto a ver el video para constatar que mal informado ha estado Boris... y para colmo, como "gracia " habló de momento " culto", cuando Salado dio la fecha de estreno , el 69 o 70, aseverando que por el año era una canción de protesta, de la necesidad de las mujeres de salir del fondo del mar y" surfear" todas las posibilidades, que así era la vida de Violeta Parra, y que ese era el contenido y el mensaje de la canción... en fin , no voy a reiterarme en explicar lo que he escrito en otro comentario, voy a dejar de darle vueltas a tamaña incoherencia pues no voy a recibir la satisfacción de una aclaración, que creo solo pondría en evidencia la falta de profesionalismo del guionista y del presentador que ha repetido como loro lo que le han dado.

    17 abr 2019