www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4440758
Para todos los públicos Para todos La 2 - 27/01/18 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Bienvenidos a "Para todos La 2".

Comenzamos invitándoles a que nos presten atención.

Hoy vamos a tener un programa de calidad.

Queremos plantear reflexiones en torno a la calidad del aire,

la calidad de las amistades

o la calidad de las inversiones económicas.

Será en unos minutos. Antes, una cifra nos dará pie

a hablar de otra realidad no menos importante.

Les cuento: 14 000 niños y adolescentes.

Es el número de menores en situación de riesgo y desamparo

que vive en centros de acogida en España.

Entre vivir en un centro de acogida o con una familia de acogida,

todo el mundo está de acuerdo en que la segunda opción es mejor.

Las asociaciones de familias de acogida piden más medidas.

Hoy vamos a escucharles.

Por último destacamos las dos propuestas

que nos trae Antonella Broglia.

Dos mujeres preocupadas por la contaminación

que han creado iniciativas solidarias

para mejorar el aire que respiramos. Pues eso hacemos...

Respirar y empezar.

(Música)

Cada vez son más las personas que quieren saber

en qué se invierte su dinero y no están dispuestas

a sufragar cualquier producto.

¿Es posible invertir pensando en el beneficio común

y no en el propio? Pues sí. Les presentamos La Bolsa Social.

No tiene parqué, porque es virtual, y sus valores, que van al alza,

son el capital humano y el impacto social positivo.

Un peculiar ecosistema financiero que ha permitido

el éxito de empresas como Nostoc Biotech.

Nostoc es un tipo de microorganismo, en concreto son cianobacterias

que tienen la capacidad de vivir tanto solas como formando colonias.

Cuando forman colonias comparten nutrientes.

Esto hace que la colonia tenga más posibilidades de éxito

que los individuos aislados. A nosotros nos gustó.

Decidimos elegirlo como nombre para nuestra empresa

porque lo que hacemos fundamentalmente es eso:

vender productos a base de microorganismos.

Nostoc Biotech ofrece productos bioagrícolas,

libres de química para propiciar que naturaleza ayude a naturaleza.

¿Qué hacemos? Si tu cultivo necesita nitrógeno

te damos un cóctel de bacterias

que son capaces de captar el nitrógeno de la atmósfera

y dárselo a la raíz de la planta.

Nosotros resolvemos los problemas de un cultivo con microorganismos.

Si nos va bien como empresa, los agricultores podrán disfrutar

de fertilizantes y protectores mucho más sanos,

que no son peligrosos para ellos y nosotros podremos comer

fruta y verdura sin residuos químicos. Es nuestra misión social.

Esta misión social y el carácter innovador

le valieron a Nostoc ser de las primeras empresas

en beneficiarse de La Bolsa Social,

una plataforma de financiación participativa.

Es una plataforma online que, cualquier persona, puede

acceder a información de empresas que necesitan financiación

y decidir invertir directamente en ellas y convertirse en socio;

con la particularidad de que es una plataforma para empresas

que produzcan un impacto social positivo

y para inversores que busquen doble rentabilidad:

impacto social y rentabilidad económica en sus inversiones.

Autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores,

La Bolsa Social se distingue de la bolsa de valores clásica

porque no invierte para especular.

Su parqué se reduce a este despacho, pero se extiende por la red.

Financiamos empresas que están en sus fases tempranas,

por tanto son muy jóvenes y la inversión es más arriesgada.

El potencial de rentabilidad es mayor

y no es tan líquida como la bolsa. Es una inversión a largo plazo,

de capital comprometido con el crecimiento de la empresa.

La Bolsa Social es una empresa de impacto social positivo,

una iniciativa que pretende contribuir a conseguir

una sociedad de valores más humanos. Cada vez hay más gente

que crea empresas con el objetivo de producir un impacto positivo,

de arreglar un problema social de una manera sostenible

y potencialmente rentable para los inversores.

Cada vez hay más inversores que quieren dar sentido a su dinero,

que no les da igual dónde esté invertido su dinero,

que están buscando una rentabilidad

pero apuestan por esa doble rentabilidad:

la rentabilidad económica y el impacto social que produce.

En este parqué online basta con disponer de 500 E para invertir.

Todas las empresas son cuidadosamente seleccionadas.

Tenemos que ver que tengan potencial de crecimiento,

que sea una inversión potencialmente muy rentable

y con esa misión de producir un impacto positivo,

en la sociedad o el medioambiente, que sea medible.

El éxito de las empresas es el negocio de la bolsa,

que percibe una comisión del 6 % si los emprendedores obtienen

los recursos buscados.

El acceso a este mercado financiero está a unos clics de su página web.

Basta con que entre en bolsasocial.com,

se registre con sus datos personales y, una vez registrado,

puede acceder a la información de las empresas

que están publicadas y que están en campaña en La Bolsa Social.

Y conocer su negocio, objetivo social, equipo...

La información es exhaustiva.

Todo lo preciso para decidir si pulsa el botón de invertir o no.

"Voilà", tan sencillo como esto.

La Bolsa Social nació en 2014, igual que Nostoc Biotech,

uno de sus primeros aciertos.

Gracias a esta plataforma, la empresa de bioagricultura

arrancó con buen pie pese a las dificultades iniciales.

Nuestros comienzos fueron tortuosos pero, al mismo tiempo, apasionantes,

como los de muchas empresas. -Era una apuesta,

como todas las de La Bolsa Social.

Decidimos apostar por ellos. -Nos gustó también su proyecto,

la misión que perseguían, el equipo que tenían,

los servicios de asesoramiento que prestaban.

-Estuvimos discutiendo mucho sobre su modelo de negocio.

-Ellos nos ayudaron a diseñar mejor el plan de negocio,

a crear materiales para los inversores.

Nos ayudaron mucho con la difusión de la campaña en redes sociales.

-Es una historia de éxito: Nostoc. Tuvo 90 inversores, o más,

de La Bolsa Social. Logró reunir 250 000 E.

Estamos muy contentos.

Nostoc Biotech, como cianobacterias a las que debe su nombre,

podía haber optado por emprender en solitario,

pero confió en la comunidad. Formó colonia con La Bolsa Social.

Igual que el microorganismo, ha multiplicado el éxito.

Queremos hablar de la calidad de nuestras relaciones personales.

¿Cuántos "Me gusta" han dado o recibido en las redes sociales?

¿Cuántos contactos y seguidores tienen?

¿Cuántos amigos han visto cara a cara esta semana?

Ferrán Ramón-Cortés, bienvenido al programa.

Él se dedica a la formación en habilidades sociales y dirige

el instituto de comunicación Cinco Faro.

Acaba de publicar un libro: "Más amistades y menos 'Likes'";

un título que es una advertencia. Nos lleva a preguntarle

qué está pasando en la comunicación entre personas.

Estamos confundiendo contactos con relaciones,

dedicando el tiempo a los contactos, a responder a todo,

a estar en contacto con todos. Estamos perdiendo el tiempo

que dedicábamos a las relaciones. Las relaciones se debilitan.

En cambio estamos conectados a todos.

Más desconectados. Más conectados y más desconectados a la vez.

Exactamente. Cuantitativamente, mucho más conectados.

Cualitativamente, más desconectados, con más sensación de solitud.

Los códigos y vínculos entre personas están cambiando

megarrápido, igual que la velocidad de conexión de los dispositivos,

y quizá no nos damos cuenta. Los jóvenes lo tienen superasumido.

Ellos se manejan mejor que nosotros en esta tecnología.

Tenemos que tener presente que no pierdan

las habilidades del cara a cara

porque somos seres diseñados para el cara a cara.

Hasta que no evolucionemos, que nuestro cerebro no sea distinto,

nos debemos al cara a cara. De momento, el cara a cara.

Sin pantallas de por medio. El contacto personal y visual.

Piel, expresiones faciales. Esto nos da mucha más comunicación.

Es lo que hace que una conversación vía pantalla

no nos llene como nos llena presencialmente.

Vamos a prestar atención a los consejos que nos da Ferrán

porque con tanto clic no nos damos cuenta.

Lo que dice, y ha puesto en práctica en primera persona

y en su vida personal, en tu vida personal.

¿Cómo tenemos que empezar? Pedir a la gente que apague el móvil

no es realista. No. Lo que sí es realista

es blindar el tiempo personal. El móvil es un ordenador

que han puesto en nuestras manos para estar 24 horas pendientes.

Tiene mucho sentido que en mi tiempo laboral, de trabajo

esté pendiente de cosas del móvil. En mi tiempo personal, no.

Si el móvil me es útil

para mis relaciones personales, perfecto;

pero que esté clara la frontera entre lo personal y lo laboral

porque el móvil ha hecho que trabajemos 24 horas al día.

¿Hiciste..., si te puedo tutear, hiciste eso?

¿Ahora estás blindado o cuánto rato te has blindado?

Tengo mis ventanas. Por mi trabajo, y los autónomos tenemos

esta necesidad de estar encima de las cosas...

Tengo mis ventanas. Yo abro una ventana de conexión,

por supuesto por la mañana, y por la noche.

Esa ventana de conexión tiene un inicio y un fin.

Antes y después de eso, el móvil... no habrá respuesta por mi parte.

Destacas que la felicidad depende de la calidad,

insistimos en el concepto de la calidad de las relaciones.

Pones de ejemplo un estudio de la Universidad de Harvard.

Se están haciendo muchos estudios sobre este cambio de paradigma,

pero, en este caso, se llevó a cabo a lo largo de 75 años

con 700 personas. ¿Qué ocurrió?

Es el mayor estudio que se ha hecho sobre el intento de ver

por qué hay gente más feliz y gente menos feliz. Lo que ocurrió

es que buscaban si hay correlación con éxito, con situación social,

con éxito económico, con poder. Nada. El único...,

el único factor que explicaba que unas personas fuesen

más felices que otras era la calidad de sus relaciones.

Esa calidad la distingues claramente entre amistades y contactos.

Para empezar, amistades y contactos. Dentro de estas amistades

voy a distinguir tres niveles que los cuidamos distinto.

Metafóricamente yo digo que son nuestros invitados.

Tú puedes invitar a una persona a cenar a un restaurante.

Es una distancia no muy próxima.

Lo puedes invitar a casa. Es otro nivel.

Y lo puedes invitar a la cocina de casa,

que es totalmente otro nivel. Eso es lo más.

Esto es entrar en la intimidad y ver los platos sucios.

Si tenemos claras las tres listas: a quién invitaría a casa,

a un restaurante y a la cocina de casa

puedo empezar a gestionar mis relaciones.

Separando agendas, blindando tiempo, pusiste en práctica esa categoría

y ¿qué ocurrió? ¿Qué ocurrió? Pues que me di cuenta

de que nuestra percepción de lo que hacemos con los amigos

no tiene nada que ver con la realidad.

Tú eres mi amiga. Yo pienso que tengo que ir a cenar, desayunar

o lo que sea contigo. Un café.

Esto engaña mi cerebro. Para mi cerebro, eso ya ha ocurrido.

A mí me preguntan "¿cuánto tiempo hace que no ves a Marta?"

Yo digo "dos meses". Mentira. Hace un año.

Yo me dediqué a anotar los encuentros con mis amigos

concienzudamente en una agenda, alfabética, cada amigo en su sitio,

y anotar qué ocurría. Al cabo de un año y medio lo releí

me di cuenta de que no tenía nada que ver con mi percepción.

Había amigos que los tenía abandonados

y algunos que pensaba que eran de contacto semanal. Ni mucho menos.

Otra cuestión es que planteas que es un error

cancelar compromisos personales por temas de trabajo.

Parece obvio, pero cuesta ¿no?

Cuesta y hay veces que no hay más remedio.

Si hay una urgencia, hay una urgencia.

Nos hemos acostumbrado a que la agenda laboral pisa

la agenda personal. En cambio, lo pasamos muy mal

cuando, por un tema personal, tenemos que cancelar algo laboral.

El sistema nos ha metido ahí. En eso tenemos que tomar conciencia.

Tenemos que dejar de pisar sistemáticamente la agenda personal.

Hay gente que no sabe qué hacer con su tiempo libre,

que lo ocupa con tareas laborales o con tareas relacionadas

con el mundo laboral: "voy a quedar con este

o voy a fomentar un contacto con esta persona que me interesa".

Perfecto. A nivel de "networking" funcionará perfectamente

y les puede reportar beneficios en muchas áreas de su vida,

pero la reflexión es: en ese vínculo entre la calidad de las relaciones

y la felicidad, ¿qué pasará a largo plazo con estas personas?

Hay un momento, en la madurez, en que empiezas a darte cuenta

que lo que sustenta de verdad tu vida y su sentido

son las relaciones a tu alrededor.

Si empiezas muy tarde en eso, vas a ir tarde.

Seguimos con los dispositivos, con estos mensajes que recibimos,

que damos y pensamos que llegan y son muy ocurrentes

o que estás muy bien con todo el mundo de manera virtual.

Pero no podemos quedar de manera física con mucha gente

o con todos los amigos. No.

Este contacto virtual nos ayuda.

Yo, en estos momentos, tengo un gran amigo en Madagascar.

Si no fuese por Skype, yo no estaría hablando con él.

No niego el valor. Ahora, nos tenemos que encontrar y vernos.

Si no nos vemos dos veces al año esa relación empieza a sufrir.

¿Con cuántas personas? Pocas. 20, 30; no más.

Porque no tenemos más tiempo. Eso me suena.

Ferrán, antes de terminar me gustaría preguntarte.

Además de aplicártelo en primera persona, habéis ideado

un método en el que se intenta sistematizar

o ayudar a las personas que no pueden hacer esa agenda,

no se pueden desquitar de su dispositivo

y se llama "Shikkhona". Sí, vale.

Es un método de trabajo en relaciones en grupos y equipos.

Es un método que propone una serie de dinámicas

que fomentan espacios de comunicación entre personas.

Paradójicamente nos podemos llegar a encontrar,

pero nos cuesta saber profundizar.

A través de una serie de dinámicas, de juegos,

hacemos que en nuestra comunicación vayamos más profundo

que lo que estamos acostumbrados en el día de hoy.

Ferrán Ramón-Cortes, sentimos tener que despedirte

pero no pasa nada. Nos encontraremos siempre que quieras.

¿En internet? Lo dejamos ahí. Ahí seguro.

Gracias. Gracias a vosotros.

Seguimos. Una buena amiga y buen contacto es Antonella Broglia

y para ella son los próximos minutos de innovación ciudadana solidaria.

(Música)

Antonella, hoy nos presentas dos innovadores sociales

que trabajan para mejorar la calidad del aire.

El primer caso es Nerea Calvillo, en Madrid.

Nerea es una arquitecta, emprendedora social.

Lleva, desde hace mucho tiempo, desarrollando un interés

a diferentes niveles sobre el aire, su calidad.

Este elemento tan importante sobre el que nos cuesta razonar

y sobre el que nos cuesta actuar porque no lo vemos.

Estamos rodeados de él, pero carecemos de los instrumentos

para comprender la contaminación y sus implicaciones en nosotros.

Hizo un proyecto hace años que se llama In the Air .

Identificaba, en cada momento, el estado del aire en Madrid.

Cogía los datos públicos del ayuntamiento.

Los ayuntamientos, por una regla de la UE están obligados

a informar sobre esos datos. En lugar de dejarlos ilegibles,

como se presentaban a la ciudadanía, lo convierte en una visualización

donde vemos esa retícula, que está por encima de Madrid,

de diferentes colores. Vemos en cada momento del día, del año

y en cada espacio de la ciudad cómo se desarrolla la contaminación

y sus efectos. Es un tema de actualidad.

Se regula el tráfico, aparcamiento en Barcelona y Madrid.

La exploración empieza para ella en 2008, pero no deja de ser actual.

Ella evoluciona.

Sigue investigando de qué manera hacer más visible el problema

sobre el aire, que es uno de estos bienes en común

y que es responsabilidad de todos.

Ahora crea esta guía que se llama "Guía para reclamar el aire".

Es una manera, de nuevo, para explicar al ciudadano

de qué manera el ciudadano puede hacerse más consciente

de lo que le pasa al aire; ese medio en el que vivimos

y del que no sabemos nada. Aparte de saber que está contaminado

tienes que saber qué hacer para que no siga contaminando.

Esto es fundamental y la posibilidad que tiene un ciudadano

de, digamos, influir en la contaminación es muy limitada.

Si no empezamos por saber... Tenemos nuestra responsabilidad.

Por supuesto. Por eso empieza ella por cómo reclamar el aire

a partir de cómo entro en contacto con cosas que tengo que saber de él:

¿cómo se mide la contaminación?, ¿qué es un sensor?,

¿lo puedo comprar?, ¿me lo puedo hacer yo?,

¿puedo observar el efecto de la contaminación

en la visibilidad de la ciudad o de la noche?,

¿puedo reclamar datos sobre el aire a la administración pública?

Datos que deberían ser públicos porque el aire es público.

Casos de otros artistas y activistas que actuaron en la misma dirección.

Por esto ese famoso merengue creado por un grupo de artistas

que sabe a contaminación del aire.

Una provocación para obligarnos a pensar que la contaminación existe

y que tiene un cuerpo y un sabor.

Y ofrece recursos para acercarse a este problema de una forma activa.

La guía, insisto, se llama "Guía para reclamar el aire".

Si pones Nerea Calvillo en Google vienen todas sus actuaciones.

Perfecto. Vamos con el siguiente innovador social

en la contaminación. Es Shannon Dosemagen, en EE. UU.

Es otro caso fundamental.

Shannon Dosemagen tiene una teoría fundamental y es

que la contaminación medioambiental tiene víctimas.

Estas víctimas deberían de ser capaces de ser las primeras

en ser conscientes de qué les pasa alrededor, de tener una voz

a la hora de reclamar condiciones medioambientales más justas.

La ciencia, hoy en día, y sus instrumentos de medición

son inaccesibles para la población normal y corriente, digamos.

Ella reclama, desde el Do It Yourself,

desde el "Hazlo tú mismo", desde el reciclaje de materiales,

crear unos medidores para que sea la persona la que pueda entender

el grado de contaminación del aire, del agua y de la tierra,

y poder medir, para reclamar con esos datos, unas leyes nuevas.

Las agencias estatales han tenido que reconocer

que los datos recolectados por los ciudadanos son fiables,

muy utilizables, disponibles y utilizables

para muchísimos usos informativos y legales.

La plataforma que ella ha creado, Public Lab,

que ayuda a los ciudadanos a reclamar su aire, agua y tierra,

Shannon enseña a las organizaciones que están en la plataforma

a hacer que los datos que recolectan sean útiles, se entiendan,

sean comunicables y usables frente, por ejemplo, a un tribunal.

Es muy interesante su vida porque ha crecido de selvaje.

Sus padres la retiran de la escuela normal,

la mandan a una de estas escuelas especiales,

ella crece en libertad. Va a hacer voluntariado en un barrio pobre.

Se da cuenta de que la contaminación no es democrática,

que la contaminación medioambiental es clasista

y que hay familias y niños que sufren de manera directa.

Ahí se da cuenta de que es muy importante dotar

a todo el ciudadano, especialmente a las víctimas de la contaminación,

de los instrumentos para ser conscientes y luchar.

Public Lab. Shannon Dosemagen. Perfecto.

Gracias por estas dos iniciativas. Gracias a vosotros.

Seguimos con más actualidad social. En España, cerca de 44 000 niños

y adolescentes en situación de riesgo y desamparo

están atendidos por el Sistema de Protección de la Infancia.

Una parte de ellos, 14 000, viven en centros de acogida.

Otros, 19 000 aproximadamente, están acogidos por familiares

o familias ajenas. El resto tiene diferentes medidas de protección

o su caso está en estudio. Son los últimos datos

del Observatorio de la Infancia

del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad.

De todo ello, especialmente la labor de las familias de acogida,

vamos a hablar con José Antonio Martínez-Balduz,

presidente de Aseaf, la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar.

Bienvenido al programa. Buenos días. Gracias.

A ustedes les preocupan esos 14 000 menores que viven

en centros de acogida y no con una familia. ¿Por qué?

De esos 14 000 menores que viven en residencia,

de esos 14 000 menores todavía 1500 niños

están viviendo en centros y tienen una edad entre cero y seis años;

una franja de edad que la propia ley dice

que el lugar recomendable es la familia acogedora.

El lugar de la familia acogedora es más enriquecedor

que un centro residencial, que un piso tutelado.

Sí están acogidos por profesionales que cuidan de los menores,

pero, en la familia, los padres acogedores

somos la figura referencial

y que vamos acompañarles siempre en el proceso de su vida.

Es una realidad más o menos conocida pero quizá no muy aceptada.

Es una realidad no conocida. No es aceptada más que nada por eso,

porque no es conocida, falta mucha información,

concienciación de que el derecho del niño es tener una familia,

bien sea biológica, bien sea extensa o acogedora.

"Acogimiento familiar: cambian su vida y la suya"

es el lema de una campaña que el Ministerio de Sanidad realizó

recientemente para promocionar esta generosa manera

de ayudar a los menores. Vemos el spot y seguimos charlando.

Hay otras instituciones, como la Diputación de Vizcaya,

que han hecho campañas para promover el acogimiento familiar.

¿No se acoge más por miedo, porque no es una decisión fácil,

porque falta generosidad? Falta de generosidad, no.

Es una decisión... El acogimiento no es que sea difícil. Es delicado.

Abrimos la puerta, primero, a un extraño que viene

de vivir una situación difícil, complicada, con traumas importantes.

No entiende por qué ha sido separado de sus padres, en muchos casos.

Se ha tomado esa medida para proteger su desarrollo.

Es delicado el estar con estos niños pequeñitos.

Difícil no es porque querer no es difícil, ayudar no es difícil.

Es delicado. Las familias acogedoras tenemos que tener claro

el respetar el pasado y las familias de origen.

Las familias biológicas intervienen en este proceso

porque en estos niños no es como la adopción,

que se rompe de su familia biológica.

En acogimiento familiar, los niños mantienen visitas periódicas

con su familia biológica. Estos niños tienen una mochila,

que se le llama. Es su historial y está claro que el lema es

"cambia su vida, cambia la tuya". Pero hay distintos acogimientos.

Existen varios tipos. El primero sería el acogimiento de urgencia.

Tiene una duración de seis meses. Es para niños que necesitan

una rápida intervención de protección y, a la vez,

hace falta que ese niño esté en una familia acogedora.

Pasaríamos a un acogimiento temporal.

Se prevé un retorno a la familia biológica. Dura 2 años.

Luego hablaríamos del acogimiento permanente

para niños en los que se prevé, a través de Servicios Sociales,

que no puede retornar a su familia y que el niño estará acogido

hasta que cumpla la mayoría de edad.

En su caso, o en tu caso, has estado haciendo con tu pareja

acogimiento de urgencia durante muchos años.

Eso es un acto de generosidad sin límite.

Saber que no se acordarán de ti, que estás contribuyendo

a una personita, un niño o niña, que no sabes dónde va a ir a parar.

La verdad es que sí. Nos planteamos el acogimiento de urgencia

porque en el momento que decidimos realizar ese tipo de acogimiento

en nuestra casa nuestros hijos tenían ocho añitos

y podíamos disponer, mi mujer y yo, podíamos alternar esa disponibilidad

para atender a niños pequeños en cualquier momento del día.

El acogimiento temporal y permanente podía darse en familias

que nos escuchen, que tienen niños biológicos

y que, a la vez que crían a sus hijos pueden criar a uno más.

Eso se fomenta, que tengan relación con los hijos de la familia.

¿Qué ocurre? Estas familias que se atreven o se lanzan

a ayudar a la educación de estos niños,

¿reciben suficiente ayuda? ¿Qué reciben del Estado

o de las administraciones, en cada caso, locales?

Afortunadamente, durante los diez últimos años está cambiando.

Antes había menos ayudas. Las comunidades están realizando...,

aprobando leyes con prestaciones económicas de apoyo a las familias.

Se trata de no mermar la economía familiar

de un menor que acoges, que está tutelado por la administración.

Se están llevando a cabo prestaciones económicas.

Son distintas en cada comunidad autónoma.

Desde Aseaf planteamos hace años lo que eran las familias extensas,

es decir familias, sobre todo abuelas de niños separados;

que son acogimientos, pero están en familia extensa, no ajena.

Las familias extensas percibían menos dinero

que las familias acogedoras ajenas. Lo vimos una desigualdad total,

cuando la mayoría de familias extensas son abuelas, pensionistas,

cobrando una pensión, muchas veces, de viudedad

y a cargo de cuatro o cinco nietos.

En cada administración hay un proceso de selección.

Cada vez se abre más porque hay más necesidad.

Si no me pueden acoger un padre y una madre,

me pueden acoger un abuelo y una abuela.

¿Cuál es el proceso?

Esto depende de los Servicios Sociales.

Lo que se hace primero es una labor informativa.

Se informa de lo que es, legalmente, el acogimiento familiar.

Se hace una valoración de idoneidad de familia. Se miran varios perfiles

pero, en el caso de acogimientos en familia ajena,

que las familias tengan una capacidad educadora.

Muchas familias ajenas, la mayoría ya somos padres

y no tenemos que demostrar que somos buenos padres.

En cuanto a las familias extensas, el proceso es muy similar.

Miran, también, que en su ámbito no ocurra lo que está ocurriendo

en la familia biológica, y poquito más.

¿Qué se lleva una familia de acogida con la vida de esta personita?

¿Qué se lleva a casa? Se lleva mucha experiencia

y mucha enseñanza por parte de esa pequeña cosita.

¿Aunque seas padre? ¿Aunque ya sepas "ejercer"?

Una de las cosas que he aprendido, incluso con niños pequeños,

es que siempre te enseñan cosas.

Mis hijos son mayores y bueno...

Incluso estos niños todavía me siguen enseñando,

incluso me están sacando cosas mías, valores que pensaba que no tenía.

¿Como por ejemplo? Sobre todo la paciencia.

Me considero una persona paciente. Pues he sido muchísimo más.

Comprensivo, mucho más comprensivo.

Agradecemos mucho, José Antonio Martínez-Balduz,

su visita y enhorabuena por vuestra labor.

A ver si más gente se anima a pasar por esta experiencia.

A ustedes les agradecemos su compañía y su atención, familia.

Nos vemos el próximo sábado con más "Para todos". Adiós.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 27/01/18

Para todos La 2 - 27/01/18

27 ene 2018

Solidaridad. Cada vez son más las personas que quieren saber en qué se invierte su dinero y no están dispuestas a sufragar cualquier producto. ¿Es posible invertir pensando en el beneficio común y no en el propio? Reportaje sobre la conocida como Bolsa Social.

Relaciones personales. La felicidad depende de la calidad de nuestras relaciones personales. O eso dicen algunos estudios. Debemos distinguir entre contactos y amistades. Entrevista a Ferran Ramón-Cortés, formador en habilidades sociales y director del Instituto de Comunicación 5 Faros.

Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta a dos innovadoras sociales que trabajan para que todos los ciudadanos puedan saber el nivel de contaminación ambiental de la zona donde viven,

Derechos Humanos. En España, cerca de 44.000 niños, niñas y adolescentes viven en situación de riesgo y desamparo y están atendidos por el sistema de protección de la infancia.

ver más sobre "Para todos La 2 - 27/01/18" ver menos sobre "Para todos La 2 - 27/01/18"
Programas completos (1196)
Clips

Los últimos 7.673 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios