www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5451684
Para todos los públicos Para todos La 2 - 23/11/19 - ver ahora
Transcripción completa

Qué tal. Damos la bienvenida a la actualidad social.

En los próximos minutos, hablaremos de ayudar a la infancia,

de personas que han conseguido superar el no tener un hogar,

de padres que aprenden a serlo jugando.

Y también reflexionaremos

para preguntarnos dónde ha quedado el saber si no ocupa lugar.

Eso será al final del programa. Ahora, nos dirigimos a palacio.

En concreto, a una casa palacio del s. XVIII

que está teniendo un renacer muy dulce

y, a la vez, inclusivo y dinámico.

Ahora es sede de talleres artesanales,

da ocupación a personas con diversidad funcional y, además,

le queda espacio para albergar una galería artística.

¿Dónde se encuentra? En Cervera, en Lleida. Allí nos vamos.

Colaboro de voluntario en la Fundación Casa Dalmases.

Hace tres o cuatro años,

estamos trabajando e incorporando a lo que es la línea de chocolates,

turrones para Navidad.

"La elaboración de turrón de chocolate en diversas variedades

es la última aventura de la Fundación Casa Dalmases,

de momento.

Detrás de un apellido que retrotrae a la vida acomodada

de otros tiempos en Cervera,

hoy la casa alberga compromiso social

y dinamización territorial y cultural."

Aquí, en medio de la Calle Mayor, en este edificio del s. XVIII,

se constituye la Fundación Casa Dalmases

con tres finalidades principalmente.

Una primera finalidad sería dinamizar el territorio

junto con otras entidades de la zona;

otra finalidad viene dada por esta casa palacio del s. XVIII

y es promocionar también la cultura local.

Y la tercera finalidad viene dada por esta necesidad

que había de ocupar personas con diversidad funcional.

Y, en este sentido, tenemos dos obradores.

Uno de cerveza artesana, uno de chocolate artesano.

En total, se están ocupando 12 personas actualmente.

La dinamización cultural tiene la finalidad de acercar

la planta noble de esta casa palacio a la ciudadanía y a la gente.

Aquí acogemos muchos tipos de arte,

como es recital de poesía,

conciertos, también se ha rodado alguna película.

Acogemos ahora una exposición de arte singular,

que es un proyecto que lideramos conjuntamente

con la Fundació Josep Santacreu y la Associació Alba de Tàrrega.

En esta exposición,

exponen artistas vinculados a entidades sociales

que tienen alguna diversidad funcional,

pero tiene una capacidad muy desarrollada para el arte.

Y también exponen artistas que se dedican profesionalmente.

Son artistas ya muy reconocidos a nivel mundial.

Un poco, la gracia es esta, dejarse impactar por la obra en sí,

independientemente de quién sea el artista.

Por eso, nosotros no ponemos el nombre del autor bajo la obra

para que no nos influya a la hora de dejarnos impactar.

"Dejamos la planta noble

para adentrarnos en los talleres artesanales,

aquí cumplen con el objetivo de dar ocupación social."

Decidimos hacer cerveza porque buscábamos

un tipo de producto vinculado con el territorio.

Si venimos a Cervera,

veremos que está rodeado de campos de cebada, de trigo.

"Hoy toca embotellar la producción de 500 litros semanales

de distintos tipos de cerveza."

Básicamente, hacemos cuatro.

Y ahora, vamos a sacar una quinta, que es una cerveza negra.

Pero las principales son una de trigo, una más tostadita,

hacemos una típica que es una IPA,

y hacemos una "Pale ale" con piel de naranja.

"La demanda del mercado, les obliga a aumentar la producción.

Progresar e innovar son dos premisas básicas

de la gestión orientada a los realmente importantes."

-Me ha dicho Adrià que sin vosotros,

no podría hacer nada de lo que hacen.

¿Verdad?

-Es verdad.

-Sois imprescindibles. -Sí.

El objetivo un poco es esto: ellos tengan aquí un trabajo,

que lo que realizan tenga una utilidad también,

que se sientan útiles; que crezca también su autoestima.

Y que con ello,

puedan desarrollar una vida cada vez más normalizada.

En nuestro caso,

los procesos tienen que ser manuales

porque si ponemos máquinas, no tendremos trabajo para ocupar.

Entonces, luego salimos al mercado y somos una cerveza más.

Por eso el valor de la calidad tiene que ser supremo.

Nuestras cervezas son de máxima calidad.

Porque la gente las compra y porque les gusta la cerveza.

No por otras cosas.

"Y de la cerveza de calidad al chocolate de puro cacao.

Elaboran hasta 16 variedades, pero no se quedarán aquí."

Tenemos un proyecto que es hacer otra gama de chocolate

de más calidad aún que la que hacemos.

Que es partiendo desde la semilla del cacao.

Ahora mismo, partimos de la manteca de cacao,

de la pasta del cacao y azúcar,

pero queremos partir directamente de la semilla.

Traerla desde México, tostarla nosotros, molerla nosotros;

y hacer un chocolate directo de la semilla.

Eso se llama chocolate "Bean to bar",

de la semilla a la tableta.

Y es un chocolate de mucho más, se notan más los aromas.

Según la región, según el país,

notas distintos aromas que te dan directamente la semilla.

Será un chocolate de alta gama, digamos.

Mucho más ético,

mucho más respetuoso con el productor,

con el país, dando valor a la región del país.

"El taller es herencia de un viejo obrador de chocolates

que quedó sin relevo generacional.

Su dueña donó la maquinaria y sus conocimientos.

Gracias a ello, han podido crear cinco puestos más de trabajo."

Mis compañeras, Elena y Judit,

cortan las naranjas,

las bañamos con chocolate de 100% cacao.

"Estas delicias y todos los demás productos

pueden apreciarse en el rincón de degustación,

en la planta baja de la casa.

Tras el pequeño paréntesis, se retoma la actividad.

El maestro turronero vuelve a la elaboración de las 1600 barras

previstas para esta Navidad."

Mira, tenemos, ahí nos van a salir,

10 tablas de turrón de esta medida,

que pesan unos 350 g.

Yo me he tirado hace poco

en el metro de Carpetana, seis meses,

durmiendo dentro del metro.

Pero la calle, también me robaron, muchas veces.

Y ya dije que ya no.

Es el relato de Santos García,

uno de los protagonistas del documental "Cocinar la calle".

En el Día Europeo de las Personas Sin Techo,

hemos querido recordar una realidad en la que se calcula viven

entre 30.000 y 40.000 personas en España.

Aunque la cifra es aproximada,

porque el concepto "no tener casa"

puede englobar distintas situaciones.

En la Asociación Realidades,

lo que empezó siendo un taller de vídeo participativo

ha terminado por recibir el Premio al Mejor Documental

en el Festival Madrid Integra Séptimo Arte.

Los pobres no tienen cara.

Porque a la gente no se la mira a la cara.

Al pobre no se le mira a la cara.

Poco a poco, mucha patata.

"Darle la vuelta la tortilla, eso fue lo que hicieron

los nueve protagonistas que han vivido o viven en la calle

y cocinando todos juntos,

reivindican que es posible revertir su situación de exclusión.

El próximo día 27, se estrenará en la web."

Todavía no estamos en invierno y, aunque no lo parezca,

queda un mes, y entidades como Médicos sin Fronteras

ya han alertado de la grave situación

en la que se encuentran los migrantes

atrapados en la frontera de Bosnia con Croacia.

Las imágenes que van a ver

son las afueras de la localidad de Velika Kladusa,

donde se encuentra el campo de Vucjak.

Golpeados, enfermos y expuestos al frío,

migrantes y solicitantes de asilo se encuentran varados

en condiciones deplorables.

Las imágenes son de hace unos días.

Las temperaturas han bajado

y el tiempo ha empeorado todavía más.

Mientras esperan que su situación se resuelva,

personal de la organización dispensa atención médica

y psicológica con diagnósticos de lesiones en la piel,

las extremidades, afecciones pulmonares

e hipotermias.

Hay zonas del planeta en las que la vida se hace

especialmente difícil.

Ahora, nos vamos a otra parte del mundo.

Nos vamos a Nicaragua, en concreto,

donde el proyecto "Ayudamos a un niño"

desarrolla su labor desde hace 18 años.

Está con nosotros su coordinadora,

Isabel Quero, qué tal, bienvenida al programa.

Gracias, buenos días.

Huracanes, terremotos, inundaciones,

Nicaragua es uno de esos países a los que les cuesta prosperar

por culpa de los desastres naturales.

Pero siempre aparece alguien cuando hay un problema,

aparece alguien que quiere resolverlo.

Vosotros, ¿cuándo decidís intervenir y dónde intervenís?

Nosotros llevamos, como has dicho,

18 años trabajando en Nicaragua.

Un poco para paliar las secuelas del Mitch,

el famoso huracán Mitch.

Y, desde entonces, seguimos trabajando

e intentando que niños y niñas de este país

tengan un futuro digno.

Han pasado unos cuantos huracanes después del Mitch

y sigue habiendo niños que necesitan ayuda.

¿A cuántos ayudáis o podéis ayudar?

Nosotros somos una ONG muy pequeñita,

intentamos trabajar de forma integral

en el tema de educación y alimentación

aproximadamente unos 2500, 3000 niños,

de 22 centros escolares de León y Chinandega,

que son dos departamentos del país.

¿Cuál es la situación en el país?

Es decir, vosotros, las dificultades que os encontráis

es a la hora de encontrar interlocutores,

a la hora de encontrar escuelas que quieran participar

o los tenéis que ir a buscar a su casa realmente para decir:

"Mira, aquí tienes esta posibilidad".

No, nosotros solemos trabajar

con comunidades que nos lo solicitan.

Y, generalmente, de los 22 comedores que tenemos,

prácticamente llevamos una media de unos 10 o 15 años

trabajando con estas instituciones.

Y creemos mucho en que la comunidad

tiene que ser partícipe de su propio desarrollo

y nosotros estamos al servicio de lo que ellos nos digan.

Por eso, tenemos

una estructura llamada "La escuela de pensamiento",

donde estas comunidades confluyen

y nos expresan las necesidades que tenemos de intervención allí.

Antes nos comentabas el tema de la alimentación,

del apoyo en la alimentación.

¿Cómo les podéis ayudar?

Es decir, se organizan ingestas, talleres,

vais y le podéis dar alguna merienda. ¿Cómo se hace?

Nosotros estamos trabajando desde casi el principio

de forma integral con los comedores escolares.

La alimentación en la escuela es fundamental

y nosotros apoyamos tanto el consumo alimenticio

como también formación para padres, madres y docentes

de lo que son temas de nutrición y, al mismo tiempo,

también intentamos que niños y niñas se conciencien

sobre la necesidad de una alimentación equilibrada.

Asimismo, también estamos intentando llevar

un programa de reforestación escolar

en el que se aporten árboles frutales

que aporten a la dieta

nutrientes que le faltan a estos niños habitualmente.

Los patios de los colegios es un buen lugar para intervenir.

Habéis elaborado también una guía, de alimentación.

Sí. Con productos locales.

Este año, lo que intentamos fomentar en las escuelas

es que no entren hábitos externos,

sino que se vaya a una nutrición mucho más tradicional,

se recupere, se ponga en valor esa nutrición tradicional,

pero aumentando lo que son nutrientes esenciales

como frutas, verduras.

Y ahí interviene por un lado la formación;

y, por otro, facilitar

con un proyecto de reforestación de frutales,

fomentar esa mejora en la alimentación.

Alimentación tradicional, en Nicaragua,

habrá un tipo de fruta, un tipo de comida.

Sí. Siempre tienen que ser alimentos locales,

porque también revitalizan lo que es

a los pequeños y pequeñas productoras agrícolas,

que son los que llevan a cabo esto: pues frijol, maíz...

Que son los cultivos tradicionales del país.

Aquí, vuestra área de intervención

también afecta o también llega a chicos y chicas

de las escuelas de Almería, en este caso.

De Almería y a nivel nacional también.

Sí, porque desarrollamos un programa de educación al desarrollo

que este año, por ejemplo, se vertebra en dos ejes:

por un lado, el consumo responsable y, por otro lado,

el conocimiento de los objetivos de desarrollo sostenible.

Esos son los dos ejes

con los que estamos pivotando este año en el entorno escolar.

Y cuando se les habla de Nicaragua,

de los niños y niñas de Nicaragua,

¿son muy conscientes de lo que ocurre, de la realidad?

Les choca mucho.

A los niños y a las niñas,

el hecho de que vivas con menos de un dólar al día,

que no tenga,

que tu casa solo sea una o, como mucho, dos habitaciones

que no tenga suelo de losa, sino que sea de tierra;

que tu techo sea en muchas ocasiones hecho de chapa,

eso les llama mucho la atención a niños y a niñas.

Que no entienden esa diferencia,

los niños a veces son mucho más críticos que los adultos

y ven esa injusticia

y ahí hay un trabajo interesante con los niños de nuestro país.

Isabel Quero, coordinadora de "Ayudar a un niño",

muchísimas gracias.

Ayudemos a un niño y a todos los que se pueda.

Gracias por vuestra labor.

Pues muchísimas gracias y, simplemente,

recordaros que estamos ahí, que estamos en la web,

que podéis visitarnos

y que ahora tenemos un proyecto de un recetario solidario

de Nicaragua que, quien quiera, en nuestra web, está.

Seguimos. ¿Cómo entretener y, más que eso,

educar a nuestra descendencia

para reforzar vínculos desde bien pequeñitos?

Esa fue la idea de una emprendedora social

que ha triunfado

y que ahora nos cuenta Antonella Broglia

en Innovación Ciudadana Solidaria.

-Antonella, hoy nos quieres dejar claro que las desigualdades

y la educación de los niños empieza antes de ir a la escuela.

Empieza en la familia, con los padres.

-Sí. Tú sabes que el 85% del cerebro de un niño

ya se ha desarrollado a la edad de cinco años.

Por lo tanto,

la verdadera clave del desarrollo de ese niño está en sus padres.

Los padres son los primeros profesores.

Y lo que los padres hacen, leer un cuento, cantar una canción,

crear unas rimas, jugar, son realmente los ladrillos,

el motor del futuro de ese niño.

Pero, a veces, los padres no se ocupa de eso,

no pueden o no saben.

Y, al final, es esta, digamos,

falta de apoyo en los primeros años,

compromete el futuro del niño. -O sea, la capacidad cultural

y la capacidad económica de los padres puede influir mucho.

-Por supuesto, es una cuestión de clase.

Es decir, el 50%, este caso del que hablaremos es Inglaterra,

el 50% de los niños que están en esa condición de no poder tener

unos padres que sean buenos profesores está

en las clases más desfavorecidas.

Y, aparte, eso tiene un impacto en la economía.

Es decir, niños que no se pueden desarrollar bien,

entran en Primaria y no van bien en Primaria.

En Primaria, tienen problemas

porque no llegan preparados a la Primaria.

Si Primaria no va bien, Secundaria no va bien.

Y, al final, toda la carrera escolar no va bien.

Y la profesión, al final, tampoco va bien.

Por tanto, esto tiene un efecto en todo un país.

Por eso es tan interesante

lo que ha hecho esta emprendedora social inglesa,

Jen Lexmond,

ha investigado muchísimo estos aspectos de desigualdad

explicada desde la primerísima infancia.

Y ha creado una aplicación,

una plataforma que se llama "EasyPeasy",

dedicada a todas las familias que tienen niños de 2 a 5 años,

pero, sobre todo, las más desfavorecidas.

Y funciona así:

tú recibes cotidianamente por el móvil

el vídeo demostrativo de un juego que tú puedes hacer con tus hijos

para desarrollar estas capacidades tempranas.

Estudias cómo funciona y ves el vídeo

donde el juego es aplicado en otras familias.

Apagas el móvil, guardas el móvil.

El móvil no tiene que ver con el juego.

Y vas haciendo estos juegos que has aprendido con tus hijos.

-El móvil recibe las instrucciones. -Son las instrucciones.

No son juegos de móvil. Son juegos en el contexto real de tu hogar.

Los juegos son muy sencillos,

pero están estudiados de una manera hiperefectiva

para desarrollar precisamente esas capacidades

que te permiten llegar a Primaria en las condiciones óptimas

para aprender cosas en el aula.

Son muy sencillos de hacer.

Los niños se lo pasa muy bien.

Están pensados desde el punto de vista

de cómo están estructurados el tiempo

que cogen para entrar muy bien, después de comer,

en estas horas por la tarde,

donde hay realmente una disponibilidad

tanto por parte del padre o de la madre como del niño.

-Estamos viendo cómo son juegos

totalmente interactivos entre padres e hijos.

-El padre participa de primera mano, no es un espectador,

está realmente jugando con el niño

y también utiliza instrumentos y herramientas muy sencillas

que están presentes en todos los hogares.

La efectividad es extraordinaria.

La Universidad de Cambridge la ayuda a desarrollar

un corpus de investigación

que va perfeccionando el sistema constantemente.

-¿Hay datos que demuestran? -Sí,

hay datos que demuestran en un estudio continuado

durante un periodo suficiente de tiempo,

cómo no solamente el niño se desarrolla

de una forma claramente superior,

sino que la implicación del padre y su conciencia de su rol crucial

en esta cuestión se potencia grandemente.

Eso es muy importante. No solo es el niño,

es también el padre que ve el rol fundamental que tiene.

De hecho, la manera de difundir esa aplicación,

que ya la están usando 31.000 familias

en 450 zonas de Inglaterra,

aunque esté en una página web donde cada uno la puede descargar

si quiere también aquí en España, es que primero,

es una licencia que se da a las guarderías.

Pasa por la Administración Pública.

La guardería le da al padre o a la madre esta recomendación

y para la madre o el padre es gratuito.

Porque estamos hablando de familias que,

en gran medida, no se pueden pagar nada de esto.

Eso es una difusión.

Pero la otra difusión es gracias a padres y madres

que están haciendo el programa

y están tan entusiasmados con el resultado de los hijos

y haber recuperado un rol para ellos muy importantes,

que son los principales portavoces.

Por tanto, el padre o la madre que lo utilizan

son también comunicadores.

-Cada día reciben un mensaje en la aplicación.

-Es muy sencillo, la verdad. -Hoy, jugad a esto.

-No tienen que inventarse nada.

Porque inventarse un juego es un esfuerzo;

aparte está, te vas a organizando, vas creando un hábito

dentro de la relación con tu hijo en tu vida familiar.

Es muy interesante la historia de Jen Lexmond.

Jen Lexmond era de orígenes parcialmente holandesa,

parcialmente norteamericana.

Se cría en Carolina del Norte, en la época de Bush,

en una tierra confederada, altamente represiva;

ella es homosexual, revela su homosexualidad.

Naturalmente, esto le produce una fricción

con el entorno que es fuertemente conservador

y muy religioso.

Descubre sus orígenes hebreos,

no sabía que tenía una historia europea de una abuela,

una madre que habían sufrido la represión judía o de los judíos.

-En la Segunda Guerra Mundial.

-Vuelve entonces a Europa.

Se reconecta con sus orígenes, estudia Filosofía,

Política, y entra en Demos,

un gabinete de reflexión sociopolítica fundamental

en Inglaterra,

un "think tank" que la especializa en buscar las causas de desigualdad

entre los seres humanos.

Y se da cuenta, tirando de todos los hilos,

que ahí, de 0 a 5, se juega todo.

Ha hecho una investigación importantísima,

la llaman de todo el mundo porque es una mayor experta,

ha ganado premios.

"EasyPeasy" es su respuesta tan sencilla

como el propio nombre indica para igualar el terreno de juego.

-Muchas gracias, Antonella, por presentarnos a "EasyPeasy".

-Gracias a vosotros.

Fíjense en lo que vamos a plantear

en nuestro siguiente espacio de reflexión.

Ahora que tenemos la capacidad de averiguar

cualquier cosa en Internet;

ahora que, más que nunca, el saber no ocupa lugar, nos preguntamos:

¿dónde está el saber?

¿En qué lugar ha quedado el conocimiento

si se ha, de alguna manera, externalizado?

Jorge de los Santos es quien plantea estas cuestiones.

Y él es el primero que trata de responderlas.

¿Qué tal, Jorge? Buenos días, Marta.

¿Dónde está el saber?

Mira, ese es San Dionisio,

Saint Denis, el obispo de París que, cuenta la leyenda,

que fue sometido a tortura, fue sacrificado.

Luego fue decapitado y, después de ser decapitado,

con la cabeza bajo el brazo

como está en esta escultura de Notre-Dame,

anduvo dos leguas.

O sea, casi 6 km, debajo del brazo.

Lo curioso y lo ponemos de ejemplo, esla sensación,

la cara que se le debió quedar al santo cuando se dio cuenta

de que su identidad, de que sus conocimientos,

de que sus gustos, de repente estaban fuera.

No estaban en sí. Podía haber cogido la cabeza,

darle un patadón y haberlo mandado tres veces para allí.

Esa sensación de externalización, digamos,

de toda nuestra propia identidad, nuestros conocimientos,

el saber en definitiva, es algo que, hoy en día,

pues derivado fundamentalmente

de las tecnologías estas convergentes,

disruptivas, que ponen en cuestión todas las estructuras sociales,

se ha producido o se está produciendo en nosotros.

Y es un fenómeno curioso porque, por ejemplo,

pone en cuestión el modelo formativo tradicional.

Aquello de adquiere conocimientos, póntelos dentro,

tenlos tú mismo, aprende esos conocimientos a gestionarlos

y manejarlos por ti mismo.

La lista de los reyes godos, las capitales del mundo.

No solo para caer, digamos, en una especie de erudición baldía,

sino porque hacía falta.

Se entendía que una persona culta, una persona que adquiría,

que acumulaba cierto tipo de conocimiento

y que además sabía combinarlo y sabía utilizarlo,

obtenía una capacidad crítica que no tenían los demás.

Eso, hoy en día, como el buen santo de Saint Denis,

pues se pone en cuestión.

Y era el tema que queríamos plantear.

Entonces acumular conocimiento

ya no es un mérito en nuestra sociedad.

Es acumular cómo utilizar el conocimiento...

Bueno, ahí entramos en una...

Ha habido un precedente con relación a esto.

No es la primera vez que esto nos pasa.

En nuestra civilización, en cuanto a humanos.

Ya, por ejemplo,

la poca afición que le tenía Sócrates a la escritura.

Todos sabemos que Sócrates era ágrafo.

La escritura ya se había introducido en Grecia

siglos antes de que Sócrates...

Pero, en aquel momento, seguía siendo un problema.

Un problema, algo incómodo. Y precisamente por eso mismo.

Sócrates decía,

sostenía de alguna manera que la escritura tenía

dos grandes cuestiones inquietantes,

que veremos luego cuáles son las de hoy en día.

Dos grandes cuestiones inquietantes:

por un lado, que permitía el auge de los sofistas,

es decir del logógrafo, del que piensa y escribe algo

para que otro lo retransmita sin tener ni puñetera idea

porque no lo ha pensado él.

Es decir, desplaza el saber de uno a otro

a través de la escritura y otro se defiende en un pleito,

es capaz de ganar en un juicio

o de sostener unas ideas políticas y tal,

cuando en realidad no son suyas

porque el sofista se las ha escrito.

Y luego Sócrates también ponía en cuestión

algo que llamaba la anamnesis, que no es tanto la memoria,

si no la manera, la recolección.

Cómo organizábamos nuestros recuerdos.

Y posiblemente tenía razón en ese sentido.

Un griego de la antigüedad no es difícil suponer

que tenía mucha más memoria de lo que tenemos hoy en día.

Si no recuerdo mal, "La Ilíada" son 15.693 versos.

O sea, tú a un griego antiguo

le preguntabas qué había hecho esta mañana

y era capaz de escribirte 200 folios, describirte al detalle.

O sea, cambios, digamos,

de orden cognitivo y también cambios en el saber.

O sea, en la introducción de la escritura,

de ese mecanismo tecnológico, de ese procedimiento,

lo que podía hacer era que el saber cambiara.

Cosa que ha pasado, por ejemplo, en la música con la notación.

Es imposible escribir la Quinta de Beethoven

si no tuviéramos un sistema de notación musical,

si no apuntáramos la nota.

Nadie podría recordar la Quinta o la Novena de Beethoven.

Pero, en ese momento, nos hacía falta Beethoven.

Ahora parece que no.

Pero hay quien te puede decir: "Bueno, ahí está Beethoven".

Lo que está hecho, hecho está.

Yo no tengo por qué recordarlo

si tengo acceso a ello en cualquier momento.

Entonces, un poco la pregunta también es:

¿me puedo permitir el lujo de olvidarlo todo?

Esto es un poco...

Porque en algún lugar estará, ¿no?

Lo que pasa es que cuando uno cree que lo conserva todo,

lo puede olvidar todo, como tú bien apuntas.

Si crees que en algún sitio está, a veces uno puede olvidar todo.

Hoy en día, las dos grandes cuestiones inquietantes,

no necesariamente malas o negativas,

pero inquietantes, son, por un lado, la automatización.

O sea, lo que produce esa exteriorización del saber.

Por un lado, la automatización del sujeto.

O sea que tú y yo, y todos los individuos,

todos los sujetos humanos nos automaticemos.

Ya no hay poso.

Devengamos un simple procedimiento.

O sea, el martillo es un útil inútil por sí mismo.

El martillo es útil cuando tienes un carpintero

que tiene el saber dentro de sí

y te pueda hacer una mesa estilo Chippendale.

Cuando el martillo sabe hacer por sí mismo la mesa Chippendale,

entonces el carpintero deviene simplemente en el que procede,

el que, de manera automatizada, hace que aquel haga,

ejerza el saber.

Y si no, lo miro en Internet y alguien me contara cómo hacerlo.

Este proceso es lo que Marx llamaba, por ejemplo,

la proletarización.

O sea, el devenir proletario, el devenir automatizado.

El ser un simple elemento que no tiene el saber en sí mismo

porque el saber está en la máquina.

Un saber además, una máquina, un útil que sabe más que tú.

Nos enfrentamos cada día a ello.

O sea cuando tú frenas en el coche y está nevando o hay lluvia,

se activa el sistema ABS.

El sistema ABS, o sea, ese de saber externo,

ese saber derivado en el útil,

en el instrumento tecnológico te corrige a ti y te dice:

"No, Marta, estás frenando demasiado, me encargo yo de frenar".

El piloto automático de un avión,

hemos visto los problemas que ha habido con algunos aviones

porque hay un conflicto de intereses.

Cada vez es más el listo, digamos, el automatismo,

el mecanismo que funciona y cada vez tiene que saber menos

o tiene menos autoridad el piloto.

O sea, el lenguaje predictivo, lo de la "fruta madre".

Y la segunda cosa, Marta, que yo creo que es interesante.

Brevemente, muy brevemente.

Eso que se llamaba la "desindividuación".

O sea, los procesos de individuación,

los procesos de singularidad se pierden.

Cuando tú, por ejemplo, entras en Facebook o en Twitter,

son estas aplicaciones las que te dice cómo tienes que ser.

Por eso todos somos bastante más feos

en Facebook y Twitter de lo que somos personalmente.

Jorge de los Santos.

Porque tienes que adaptar eso. Sí.

Nos adaptamos.

Disponemos de muy poco tiempo aquí, en La 2,

pero de toda una eternidad a partir de este momento

en nuestros perfiles sociales.

Ahí remitimos a nuestros espectadores.

Muy bien. Es lo que tiene.

¿En qué mundo vivimos?

Lo seguiremos viendo en próximas ediciones.

Con ustedes, nos vemos el próximo sábado. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 23/11/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Para todos La 2 - 23/11/19

23 nov 2019

Inclusión. Reportaje en una casa palacio de Cervera, en Lleida, del siglo XVIII. Ahora es sede de talleres artesanales, da ocupación a personas con diversidad funcional y, además, le queda espacio para albergar una galería artística. Se trata de la Casa Dalmases.

Solidaridad. Entrevista a Isabel Quero, de la Asociación Ayudemos a un Niño. Uno de sus objetivos es que los niños nicaragüenses mantengan unos niveles básicos de educación, alimentación y salud.

Emprendedora social. Antonella Broglia nos presenta el trabajo de la emprendedora Jex Lexmond que ha ideado una aplicación para que los padres y las madres puedan interactuar con sus hijos de menos de tres años para educar jugando. Valores como igualdad o la no violencia son su base.

En qué mundo vivimos. Jorge de los Santos se pregunta dónde está el saber. ¿Para qué sirve el conocimiento en la época de internet? Parece que el saber ya es también un servicio externalizado.

ver más sobre "Para todos La 2 - 23/11/19" ver menos sobre "Para todos La 2 - 23/11/19"
Programas completos (1266)
Clips

Los últimos 8.056 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios