www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4311923
Para todos los públicos Para todos La 2 - 18/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Saludos para todos. ¿Qué tal, cómo llevan este sábado?

Aquí nos tienen dispuestos a compartir actualidad social.

Hoy nos fijaremos en la infancia y en derechos de niñas y niños

en todo el mundo. El próximo lunes se celebra su día internacional.

Por ello tendremos con nosotros a una representante de Unicef

para repasar cuestiones como desigualdad, educación

o pobreza infantil; una situación, esta última,

en la que se encuentran 385 000 000 de niños.

En otro orden de cosas analizaremos qué pasa con nuestro tiempo de ocio.

¿Cómo está cambiando? Ustedes ¿a qué dedican su tiempo libre?

¿Disfrutan de mucho o poco? Jorge de los Santos nos dará

su visión. Ahora no hay tiempo que perder. Empezamos.

(Música)

Por suerte hay quien, día a día, se empeña en cambiar el mundo.

Es el caso de la ONG "Ayudemos a un niño".

En Nicaragua se vuelcan en erradicar las diferencias sociales

y la pobreza que sufre un país donde los desastres naturales

son algo habitual. Con su ayuda la vida es un poco más llevadera.

Huracanes, terremotos, inundaciones. Nicaragua es uno de esos países

a los que les cuesta prosperar a causa de catástrofes naturales.

Siempre que aparece un problema surge quien intenta paliarlo.

Desde hace más de una década, "Ayudemos a un niño" trabaja

para que los niños nicaragüenses no pierdan el tren de la infancia

ni el de su educación, la alimentación, la salud.

La ONG "Ayudemos a un niño" nace en 2001.

Surge como respuesta a una situación que se estaba dando en Nicaragua

que fue todo lo que vino después del huracán Mitch.

Un grupo de personas sensibilizadas con ese tema se unieron

en este proyecto que lleva más de 15 años

intentando actuar sobre la infancia más desfavorecida,

sobre población vulnerable.

El apadrinamiento se invierte en proyectos que mejoran

las comunidades: de educación, programas de salud materno-infantil,

apoyar los centros escolares, comedores escolares,

ayuda humanitaria cuando hay una estación de lluvia potente

o hay sequía. Nosotros actuamos de forma integral.

En cuanto al suministro de alimentos, procuramos

que sean siempre locales e incidir en productores locales y cercanos,

básicamente para que se cree un circuito de retroalimentación.

Trabajamos con niños y niñas, con la infancia,

básicamente porque creemos que es el sector más vulnerable

y porque es una herramienta de cambio de futuro.

Invertir en ellos es invertir en mejorar la sociedad y el mundo.

Son niños desde tres a 16 años.

Hemos puesto el listón en 16 años

para guiar, porque es la edad en la que se incorporan muchos

al mundo laboral. Cada año se trabaja

entre 6000 y 8000 solo niños y niñas.

Luego, lo que son comunidades, familias y beneficiarios indirectos

casi unos 15 000. Lo multiplicamos por 13 años y vemos

que hemos llegado a un plano grande de población.

Para apadrinar a un niño o una niña hay que llamar al 902 14 20 14

o entrar en nuestra web y, a partir de ahí,

se puede apadrinar a un niño o a una niña.

Cuesta aproximadamente 15 E al mes. Va a recibir información

del niño o niña, cómo evoluciona, cómo va. Podrá mandarle una carta

y se les hacen llegar. Estamos desarrollando, dentro de educación,

un programa de fortalecimiento escolar

en el que niños y niñas reciben dos lotes de material escolar

a lo largo del año. Reciben también apoyo

a la educación en valores con el programa Aula de Valores.

Y fortalecimiento del profesorado.

Se les apoya con libros, recursos de apoyo.

Otro programa fundamental es el de Seguridad Alimentaria,

donde estamos apoyando cerca de 30 comedores escolares

de comunidades rurales y deprimidas de León y Chinandega.

En las escuelas donde estamos trabajando

vemos que el nivel de retención y de éxito escolar

está por encima de la media nacional.

Eso quiere decir que está habiendo un efecto multiplicador,

que se está haciendo bien aunque siempre se puede hacer mejor.

"Ayudemos a un niño" trabaja codo con codo

con la coordinadora andaluza de ONG y con la red europea antipobreza,

con los que intercambia experiencias y pone en marca

campañas de sensibilización con un único objetivo:

conseguir un mundo mejor.

Seguimos hablando de la infancia porque nos acercamos a una fecha

que concierne directamente a niñas y niños del planeta.

El próximo lunes 20 de noviembre se celebra su día internacional

y el 28 aniversario de la convención de los Derechos del Niño

ratificada por 192 países.

Los diversos compromisos de la comunidad internacional

chocan con cifras escalofriantes.

385 000 000 de niños viven en la pobreza extrema.

264 000 000 de niños y adolescentes no están escolarizados.

5 600 000 niños menores de cinco años murieron el año pasado

por causas prevenibles. Para hablar de todo ello nos acompaña

Ana Folch, que es patrona del Comité Español de Unicef

y Presidenta de Unicef en Cataluña.

Bienvenida, señora Folch. Buenos días.

La primera pregunta parece muy obvia pero tenemos que hacerla.

¿Sirve de algo celebrar o conmemorar el Día Internacional de la Infancia?

Evidentemente sirve, y mucho porque el día 20 de noviembre

se celebra el 28 aniversario, como ha dicho,

de la convención, el día que se firmó la convención

sobre los Derechos del Niño en Naciones Unidas en el año 89,

para preservar los derechos del niño en el mundo,

niños y niñas de 0 a 18 años.

Esto nos da posibilidad, el 20 N, de poner foco

a la infancia, aunque para Unicef cada día es

un Día Internacional de la Infancia porque nos esforzamos

para que estos derechos se cumplan cada día.

Es un poco muy grande, muy global. Las ONG como Unicef siempre tienen

muchos frentes abiertos. Ahora mismo uno de los más acuciantes

es el de los niños de la comunidad rojinga

en refugiados en Bangladesh. ¿Qué está pasando en concreto,

por poner el foco en un conflicto? Es una crisis escalofriante

que afecta a más de 600 000 personas desde finales de agosto.

La mitad de esta cifra son niños y niñas.

Sufren las consecuencias de un tema brutal:

huyen de Birmania hasta Bangladesh para tener refugio.

Ellos vienen de unas circunstancias crueles.

Han visto unas circunstancias que ningún niño debería presenciar.

Buscan este apoyo en Bangladesh, aunque cuando llegan

encuentran que tienen que cobijarse en cabañas, que no tienen recursos.

Para esto, Unicef está apoyando y trabajando duramente

para que esta emergencia sea lo menos dramática posible.

Está sobre el terreno intentando responder.

Unicef está sobre el terreno en todas las emergencias

antes, durante y después. Es importantísimo.

En 2016, Unicef estuvo pendiente

de casi 344 emergencias en el mundo en 108 países.

Esto da la cifra de que tenemos la visión de la emergencia mediática

y pensamos a veces en dos o tres emergencias.

Son 344 en 2016. ¿Por qué actuamos antes, durante y después? Antes...

por prevención, pero también porque tenemos

equipos estables en el mundo. Durante, evidentemente.

Después, para garantizar esta protección a la infancia.

Ustedes también están en México. El problema allí es que muchos niños

no pueden volver al colegio. ¿Es así?

Una de las... de los temas que más castiga,

una crisis humanitaria o una emergencia es que los niños

dejan de acudir a la escuela, abandonan la escolarización

y su educación queda sesgada. Esta es una de las consecuencias

que realmente Unicef está trabajando duramente para que esto no sea así.

Atajando las emergencias somos capaces de compatibilizarlo

con programas de educación y espacios de protección,

porque la mejor fórmula, una de las fórmulas más evidentes

y más efectivas para salir de la pobreza siempre es

atajar la educación.

Los niños sirios y de otros países que viven en campos de refugiados

ahora tienen que enfrentarse a la llegada del frío,

otro factor que se suma a una multiplicidad de desgracias;

lo que faltaba. El factor frío agudiza las crisis.

Para paliarlo no solo lo hacemos desde el ámbito logístico.

También lo hacemos desde espacios de protección para los niños

en los que, además, podemos poner el canal educación

y protección de abusos que puedan tener en estas circunstancias.

Dar cobijo literal, podríamos decir. Cobijo conceptual a nivel humano.

¿Hasta qué punto es importante la educación para salir

de ese agujero negro de pobreza, de desigualdad,

de esas cifras escalofriantes que decíamos,

de esos 385 000 000 de niños que viven en la pobreza?

Para Unicef es crucial el hecho de proporcionar educación. ¿Por qué?

Porque es lo que rompe el círculo y la espiral para estar instalados

en la pobreza. Es la fórmula eficaz para romper este círculo.

Cuando decimos educación

nos referimos a que tengan acceso a una lectura,

a que puedan distraerse, olvidarse de lo que están viviendo,

a que sepan que hay un mundo mejor. Además de esto, reforzar

su autonomía como personas para que, en su futuro,

puedan realizarse como tales de una forma eficaz.

En los países desarrollados, la situación podríamos decir

que es diferente. En España, por ejemplo, un 27 % de familias

se encuentra en el umbral de la pobreza y el fracaso escolar

es muy, muy elevado. Para combatir esto, Unicef pide

un pacto de Estado para la infancia. Vamos a mirar hacia dentro ahora.

Unicef es como decía... Estas cifras son alarmantes.

Estamos hablando de que un 30 % de la infancia

está en familias que están al borde de la pobreza relativa.

Esto, además de ser preocupante, todos y cada uno de nosotros,

los políticos, la sociedad en general, las familias,

todos somos responsables de que estos niños y niñas

tengan preservados sus derechos. Uno de sus derechos es

vivir con normalidad para poder ser niños y niñas

con todos sus... derechos.

Para esto, Unicef pide un pacto de Estado

como el que se firmó en su día en el Pacto de Toledo, en otro foco,

el foco de la vejez, para que las políticas públicas

estén orientadas de forma transversal a la infancia.

Orientadas y dedicadas a la infancia.

No solamente las políticas sino que vayan acompañadas

de unos presupuestos reales y de unos recursos.

Con ese deseo nos quedamos, Ana Folch. Gracias.

Muy amable. Gracias por darnos voz. Gracias.

Recordamos: patrona del Comité Español de Unicef

y Presidenta de Unicef en Cataluña. Ahora nos reclama Antonella Broglia.

Hoy llega con un par de iniciativas móviles; ya verán.

(Música)

En nuestra sección de Innovación Social vamos a hablar

de líneas telefónicas que ayudan a salvar vidas.

Antonella, buenos días. Buenos días.

Empezamos hablando en México de una línea para ayudar a mujeres.

Se llama Pro Ayuda a la Mujer. La ha creado una emprendedora social

que se llama Mariana Baños. Aparentemente es una idea sencilla:

una línea telefónica a la que la mujer

que sufre violencia física, emocional, sexual o económica

puede acudir para conseguir ayuda, pero es un proyecto específico

y diferente porque hay otras líneas, pero son líneas calientes

para resolver un problema urgente, una dolencia que sucede aquí, ahora.

Lo que ha creado Mariana es un sistema integral de ayuda

que entra por un "call center", pero después continúa

durante meses y años la ayuda a esa mujer a través de acuerdos

con abogados, terapeutas y otro tipo de profesionales

que puedan ayudar a esa mujer a salir de la violencia que vive.

No es "te ayudo aquí y ahora porque alguien está intentando

abusar de ti" sino que es una ayuda integral que dura.

Ese es un aspecto fundamental. Ha tenido que hacer muchos acuerdos

para que muchos profesionales trabajen esta línea.

Gracias a esos acuerdos este servicio es gratuito,

que es la otra gran barrera. Muchísimas mujeres en México

necesitan ayuda contra la violencia, pero no tienen manera de pagar

un terapeuta ni saben cómo acceder a nada.

Acceder con una línea telefónica es lo más sencillo.

Hablamos de un tratamiento que puede durar un año o más.

Absolutamente. No es la llamada que resuelve.

Es la llamada que reorienta hacia otros profesionales.

Es muy interesante los acuerdos que ha hecho

con centros públicos y de salud. Ha hecho como 5000 acuerdos.

Ella llega a esto porque tiene una tradición de feminismo,

gran admiración para la madre y la abuela.

Se mete en las misiones católicas mucho tiempo y ve las agresiones

y los sufrimientos de las mujeres y niños, pero lo que la marca

es un año de voluntariado que hace en Madrid en 1994.

Hace un trabajo para huérfanos y enfermos terminales

y entra en contacto con realidades que realmente la marcan.

Vuelve a México, hace un centro de acogida para niños

que viven en los basureros con una colega suya.

Luego tira del hilo y se da cuenta de que el mundo que necesita ayuda

no son los niños sino sus madres. Las madres.

Intenta hacer algo para ellas, va a los colegios a hablar

con estas mujeres y luego dice "no, hay que hacer más.

Hay que hacer algo más integral, ayudarlas a todos los niveles".

Han recibido 500 000 llamadas. Todas en un archivo,

es decir que están todas clasificadas, enumeradas

y todas las notas del psicólogo están también anotadas.

Hay un sistema informativo importante.

6000 acuerdos con organizadores y colaboradores varios.

3000 abogados. Cuatro centros de acogida que ha abierto

y trabaja en 26 comunidades. Ha recibido muchísimos premios

y es una referencia en México e internacionalmente

en emprendedores sociales que trabajan para mujeres.

Vamos a conocer otro caso de línea telefónica

para salvar vidas, en este caso en India, para ayudar a los niños.

Childline India se llama.

Los niños en India están en una situación de peligro

a muchísimos niveles. No saben a quién acudir.

Son verdaderamente... Si en el mundo son frágiles y desamparados,

en la India son objeto de una cantidad de abusos...

Por eso nace la línea telefónica. ¿Cómo podemos ayudar a estos?

Lo crea una emprendedora social que se llama Jeroo Billimoria.

Lo inicia como un proyecto universitario, postuniversitario.

Ella estudiaba en la Escuela Tata de Ciencias Sociales.

Decide hacer esta prueba. Hacen tres años de estudios y preparación

antes de lanzar la línea telefónica. Es el 1098, sencillo y gratuito.

Cada niño puede llamar desde cualquier teléfono.

Ellos dan asistencia inmediata y hacen el seguimiento necesario:

si hace falta un hospital, un hospital;

si hace falta un psicólogo, un psicólogo;

si hace falta un abogado, un abogado.

Los niños a los que se dirige son algunas categorías en particular

que son niños que viven solos en la calle, que hay muchos,

y niños trabajadores, que también hay muchísimos;

niñas trabajadoras que trabajan como mujeres de servicio doméstico;

niños víctimas de abuso físico, sexual y emocional en su familia,

en su escuela; niños de madres prostitutas

que no pueden cuidar de ellos en ningún momento;

niños víctimas del tráfico de órganos, que es una realidad

de la que no se habla pero existe; niños víctimas de tráfico de niños;

niños abandonados por sus padres; niños perdidos, que se han perdido

en las masas indistintas de las grandes ciudades

y niños que se han escapado de casa o de instituciones;

niños víctimas del consumo de droga y del alcohol y otras sustancias;

niños con discapacidades; niños que entran en conflicto con la ley

y el niño está desamparado; niños que están en instituciones;

niños con sida; niños refugiados y niños de familias en crisis.

Este teléfono ha cuidado de todos y no ha creado ninguna institución.

Ha simplemente catalizado el trabajo del Ministerio de la Mujer,

el Ministerio de los Jóvenes, las ONG que trabajan por la calle,

las instituciones, escuelas, iglesias, medios de comunicación,

políticos y la comunidad. No han creado centros,

han usado todo lo que había, que es otra de las cosas más interesantes.

Han recibido 3 000 000 de llamadas hasta la fecha.

Un caso que también es un clásico. Es una mujer que ha tenido,

a partir de esto, gran visibilidad y muchísimos premios.

Jeroo Billimoria. Childline India. Perfecto. Gracias, Antonella,

por estas dos iniciativas sociales. Gracias a vosotros.

El tiempo es oro. Por eso cada vez nos resulta más difícil

repartirlo de manera conveniente, encontrar espacios para nosotros

o para los demás. Nuestro hombre crítico, Jorge de los Santos,

viene a dinamitar conciencias sobre el mundo en que vivimos

para cuestionarnos qué está pasando con nuestro tiempo de ocio.

Jorge, ¿qué tal? Bienvenido. Bien hallada, querida.

Tiempo. ¿Tiempo ya?

Disculpa. ¿Qué hacemos con nuestro tiempo libre?

En serio. Es preocupante. Es preocupante hasta el concepto

de tiempo libre porque decir que se tiene tiempo de ocio

quiere decir que se está mucho tiempo sometido.

La definición de "tiempo libre" es subsidiaria

del tiempo de ocupación, del tiempo de obligación, de sometimiento.

Además del sometimiento, el tiempo de trabajo tal y como lo entendemos

en nuestro marco de concepción.

Por ejemplo un parado no tiene tiempo de ocio. Un preso,

un enfermo mental no tienen tiempo de ocio.

¿Qué ocurre con ese tiempo? ¿Hay que llamarle de otra manera?

No es tiempo libre. ¿Tendríamos que hablar como los ingleses

y decir "tiempo de calidad"? No creo que es un problema semántico

de cómo se llama. Por lo menos tomar conciencia de eso,

de que nuestra gran mayoría de tiempo está sometido,

está obligado, está forzado por algo

y hay otro espacio que es dependiente de él.

Pero dependiente de él de muchas maneras,

en el sentido de que es..., y esto la Escuela de Frankfurt lo analiza,

Horkheimer especialmente.

Dice que el tiempo de ocio es una extensión del tiempo de trabajo.

No solo depende de cómo se conforma el de trabajo sino que es

una extensión, otra manera de rendir pleitesía al patrón

que establece nuestros tiempos de obligación.

Eso lo vemos con facilidad en el sentido de que mantenemos

la estructura ideológica en nuestro tiempo de ocio.

Uno se va a correr, pero se va con el cronómetro:

se va a correr con una finalidad, con una voluntad de superación,

de mantener el rendimiento, estas capacidades.

Se ve porque nuestro tiempo de ocio, se ve esa dependencia, esa amplitud

del tiempo de trabajo porque devenimos consumidores

que es la manera de..., la manera capital, digamos,

en nuestro sistema económico, de seguir rindiendo pleitesía

al tiempo productivo.

¿Le interesa al marco ideológico imperante que tengamos ocio?

Le interesa. Hombre, le interesa porque quizá sea el matiz,

esa salvedad de la esclavitud. Uno puede decir que no es esclavo

porque tiene algo que le han dado en llamar tiempo libre o de ocio.

Le interesa en cuanto a que hace negocio con nuestro tiempo de ocio.

El tiempo de ocio está regulado por una serie de "industrias",

la del entretenimiento, la del ocio, todas ellas dependientes

de aquel concepto que, con muy mala leche,

Adorno hace explícito, que es el de la "industria cultural".

Adorno se plantea, en la dialéctica de la Ilustración, el decir

"la cultura no se puede fabricar como se fabrica un botijo".

La cultura necesita una irrupción desde la cosa pública.

¿Cómo va usted a programar cultura con gestores culturales?

Ese término, que nació como una crítica a lo que sucedía,

hoy se ha asumido. Esa industria cultural regulariza,

nos condiciona, nos sugestiona a una serie de actividades reguladas

y que producen beneficio a la línea ideológica del patrón.

Podríamos plantear que si el tiempo es oro

y quien dispone de él es rico. ¿Podemos decir que cada vez

en nuestra sociedad en general somos un poco más pobres?

Creo que hay poca disposición de nuestro tiempo

por eso que decíamos, eso de decir "nuestro tiempo o es uno sometido

o es un tiempo sometido de otra manera".

Disponer del tiempo no sé exactamente qué es hoy en día.

En lo que deviene ese tiempo libre,

aparte de esa salvedad de la esclavitud, de decir

"yo no soy un esclavo por eso, porque tengo algo que me llaman,

que me dicen que es tiempo libre". Es un tiempo de euforización.

Es donde..., que eso Marcuse también lo hacía explícito

en la misma escuela de la Teoría Crítica.

Es el momento en el que uno, como ha estado sometido

durante muchísimo tiempo a ciertos criterios,

uno se puede permitir una euforia, sin que eso le satisfaga.

Es el momento de comprarse el televisor de plasma, por ejemplo;

es el momento de llenar grandes almacenes e hipermercados;

es el momento de irse a Katmandú a recitar mantras con el buda.

O, en menor medida, esa sensación de viernes, por fin es viernes.

La sensación de la borrachera. Los romanos, por ejemplo,

tenían un concepto, un término de donde ha salido nuestro "ocio"

que es "otium". Era el tiempo de retirada a los cuarteles.

Cuando no había guerra, el legionario se retiraba

a los cuarteles y hacía algo, que era emborracharse,

fornicar, emborracharse, pero no dejar el adiestramiento.

Era un tiempo justo de preparación para la guerra que tenía que venir

porque todo estaba en función de la guerra.

Entre tiempo. Entre tiempos.

Una concepción muy distinta de la del griego con la "scholé",

que era el tiempo de ocio, descanso. "Scholé".

Sí, de ahí viene nuestro término "escuela".

Para el griego, la "scholé" era el tiempo

que podía utilizar el infante, o sea el niño podía utilizarlo

porque el niño no estaba obligado ni políticamente ni socialmente

ni familiarmente. Podía dedicar un tiempo a su realización.

Un tiempo, un tiempo...

inútil en el sentido de que no buscaba utilidades.

Era el tiempo de formación. Hoy en día al niño lo obligamos.

Convertimos su educación, su formación, su despliegue,

su desarrollo en un tiempo de obligación escolar.

O de extraescolar. O de "extra scholé".

Cómo ha cambiado el mundo. Entonces, resumiendo un poco,

¿qué ocurre con nuestro tiempo de ocio? ¿No sabemos pasárnoslo bien

o nos aburrimos? ¿Qué pasa?

Es un tiempo básicamente organizado para la distracción,

para no pensar, para no incurrir en ningún...

en algo que te permita salir de carriles

por eso que decimos, por esa dependencia,

es decir "distráigaseme usted, pero no piense en exceso".

Es ese tiempo en que el suplemento dominical te pide un escrito

y te dice "un escrito sencillito, facilito.

Escribe algo que hayan escrito otros, que la gente

lo haya leído ya y que no ponga en cuestión demasiadas cosas

que puedan revolver todo ese tiempo primordial, primigenio

que es el tiempo de trabajo, de obligación, de sometimiento".

Jorge, hay un tiempo para cada cosa. Y se acaba el nuestro.

Tengo que decirte que el nuestro se ha terminado.

Lo dejamos así, ¿eh?, si te parece. Pero volvemos a encontramos.

Perfecto. Estaré encantado. Gracias.

Me gusta, nos gusta y mucho Patricia Ramírez.

Ahora vamos a ver qué consejos nos trae

sobre estar demasiado pendientes de gustar o complacer

a la opinión de los demás. Los dichosos "Like".

(Música suave)

Un "Like" es algo más que darle con un dedo

al clic del teléfono para poner "Me gusta".

Se ha convertido en la fuente de autoestima de adolescentes,

jóvenes, incluso adultos. Dependemos de la opinión de los demás.

Nos ha pasado siempre. Así tenemos la sensación de pertenencia,

de sentirnos aceptados por el grupo, pero la rapidez con que funcionan

las nuevas tecnologías y redes sociales, hoy un "Like"

se convierte o en la manera de potenciar tu autoestima

o de destrozarla. Vamos a ver siete consejos para no depender

de los "Like" de los demás. El primero es tener el conocimiento

de que puedes ser una persona maravillosa, sociable, divertida,

tener humor, servicial y, aun así, no caer bien a todos.

Tenemos que aceptar que convertirte en alguien que deseen los demás

puede ser un esfuerzo sobrehumano que no depende de ti.

El segundo punto: apuesta por tu forma de ser,

de comportarte, por tus ideas, por tu personalidad.

¿Por qué? Seguramente habrá gente a la que no le guste,

pero si hay alguien a quien no fallarás es a ti.

Tercer punto: la despersonalización. ¿Qué significa?

Cuando vemos un "Me gusta" en una foto significa

que hay alguien que valora la imagen, tu forma de vestir

o la puesta de sol, pero no tienes que relacionar esa valoración

de la foto con la de la persona. Trata de despersonalizar.

Que le den un "Me gusta" a tu foto no significa

que también te guste o rechacen a la persona.

El punto número cuatro: ten cuidado con tus verdaderos amigos.

No los podemos confundir. Podemos tener cientos de personas

que nos conocen en redes sociales, pero amigos de verdad

tenemos cuatro, cinco. Esa opinión realmente tiene que importarnos.

El punto cinco: aprende a convivir con la crítica.

Los demás tienen derecho a expresar lo que ven.

Nosotros tenemos que aceptar que hay opiniones que no nos gustarán.

Va a ocurrir en las redes sociales, en el trabajo y en otras facetas.

El seis: conócete bien. ¿Cómo soy? ¿Cuáles son mis fortalezas?

Cuanto más te conoces tú, cuanto más te valoras,

cuanto más sabes cuáles son tus fortalezas,

menos necesitas la aprobación de los demás.

Para acabar tenemos el punto siete, muy importante.

Comparte fotos por el placer de compartirlas:

porque te gusta la puesta de sol, el bodegón, esa foto con amigos,

pero siempre sin esperar el retorno. Si cuelgas una foto

para contar el número de "Like", para ver a cuánta gente le gusta,

en algún momento te vas a sentir frustrado.

Solo colgamos porque nos apetece, por el placer de colgar esa foto.

Aquí os dejo este pequeño resumen

para que te des cuenta de que tú eres mucho más que un simple "Like".

¿Qué les parece? Más claro, imposible. Somos más que un "Like".

Con eso nos vamos. Pasen una buena tarde de sábado.

Disfruten del fin de semana y, si lo desean,

nos vemos aquí, en La 2, en siete días. Saludos para todos.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 18/11/17

Para todos La 2 - 18/11/17

18 nov 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 18/11/17" ver menos sobre "Para todos La 2 - 18/11/17"
Programas completos (1188)
Clips

Los últimos 7.626 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios