www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4256872
Para todos los públicos Para todos La 2 - 14/10/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música de cabecera)

Buenas tardes de sábado.

Lo decimos por si están de puente y para situarnos

dentro de este largo fin de semana.

¿Qué tal? ¿Dispuestos a disfrutar de la actualidad social más variada?

Hoy vamos a empezar el programa hablando de sentimientos

Son dos caras de la misma moneda aunque fisiológicamente distintos.

El catedrático de Psicobiología Ignacio Morgado

nos contará cómo se combinan y así poder comprender y gestionar

lo que él llama "las emociones corrosivas":

la envidia, la vergüenza, el odio, la vanidad.

Más temas, dinero, creatividad o un buen equipo.

Hacen falta muchas cosas para emprender,

pero, sobre todo, ayuda.

De eso nos hablará Antonella, de emprendedores que ayudan a otros

que carecen de oportunidades.

Y, para terminar la filósofa Maite Larrauri

estará de nuevo con nosotros aquí en el plató

y nos contará curiosidades sobre pensadores de ayer,

hoy y mañana. Si les parece, empezamos.

Juntas. Así se llama el programa de ayuda emocional

que ha puesto en marcha la Cruz Roja en Castellón

destinado a mujeres víctimas de la violencia de género.

La mayoría de voluntarias son mujeres que también pasaron

por lo mismo y saben muy bien cómo se sienten

El programa complementa a otros como el Atenpro,

el Servicio Telefónico de Atención y Protección.

Mujeres que ayudan a mujeres a superar la violencia de género.

Se trata del programa Juntes de Cruz Roja en Castellón.

Juntes tiene dos pilares fundamentales:

el de voluntarias resilientes y el de usuarias.

El de voluntarias resilientes son mujeres

que pasaron procedo de violencia de género,

que ya están empoderadas y salieron de este proceso

y quieren coger ese aprendizaje de aquella época,

lo han transformado en fuerza para poder ayudar a otras mujeres

que actualmente están sufriendo.

Vimos que había una necesidad de que hubiera un perfil

de voluntariado de mujeres resilientes,

de mujeres que ya lo habían pasado, que estaban fuertes

anímicamente y emocionalmente para acompañarlas

en el proceso hasta que pudieran salir,

hasta que pudieran también ser resilientes como nosotras.

Acompañarlas para superar sus miedos en el día a día,

una visita al médico, ir a buscar a los niños al colegio,

ir al juzgado.

Es que hay momentos en los cuales

tienes miedo de que a lo mejor salga cualquier persona

que tú no quieres ver o cosas que te pueden pasar

y puedes estar sola, entonces, si tú vas con otra persona,

parece que ya no vas tan sola.

-Puede ser un acompañamiento emocional

de tomarte simplemente un café o de hablar por teléfono.

A lo mejor tienen el juicio al día siguiente

y el día anterior, por ejemplo, las llamas:

"¿Cómo estamos? Nos vemos mañana".

-Cuando tienes un juicio es una cosa que no estamos habituados,

nos ponemos muy nerviosas

y entra esa otra persona que antes de ir te va a decir

cómo vas a ir, dónde están las puertas,

si verás al agresor o no, te va a acompañar,

tendrá cuidado para que tú no lo veas a él,

Todo eso te da una tranquilidad que no te lo puede dar

de otra manera

y una relajación entre comillas porque estarás tensa,

pero ese acompañamiento es un trabajo muy bonito.

-En esos momentos, tú emocionalmente estás muy flojita.

Todo te parece un mundo.

Si encima tienes una persona que te puede acompañar,

que encima pasó por lo mismo, ellas mismas se reflejan en nosotras

y dice: "Ostras", como que les das coraje.

Es un ejemplo positivo.

El equipo del programa Juntes ofrece también

asistencia psicológica y organiza actividades terapéuticas

y lúdicas.

Juntas ha atendido a 50 mujeres y cuenta con 13 voluntarias,

la mayoría supervivientes de la violencia de género.

Hacemos nosotras también formaciones con las psicólogas

y con las trabajadoras que trabajan aquí en el programa.

Somos un grupo muy avenido de voluntarias

y muchas usuarias también se han hecho voluntarias.

Y muy bien, el programa es muy efectivo.

-Hacemos atención a usuarias que están en un proceso más complejo

de intervención y ven a voluntarias,

de hecho, hasta me ha llamado la atención

de que a veces me preguntan:

"¿Esta chica sufrió violencia de género?"

como no creyendo que ahora está tan bien.

Ven en eso como un objetivo a llegar y como que se puede estar bien

después de haber pasado mucho tiempo de sufrimiento

y de no animarse a denunciar

o de pasar un proceso muy doloroso del que cuesta salir.

-Sí que tenemos casos que las vistes cómo llegaron

como un pajarito mojado que digo yo, porque vinieron

que tenían que venir con los hijos para poder hablar

porque no podían ni expresarse y a día de hoy,

son mujeres totalmente empoderadas, que ya están trabajando,

que vienen solas, que ríen,

que ya te cuentan cómo van con los compañeros de trabajo

a cenar por ahí, que eso hace un año era impensable.

Entonces, por estas mujeres dices: "Vale la pena este trabajo"

por la que dices: "Hay que luchar hasta el fin

Estoy muchísimo mejor porque tuve apoyo emocional antes

para tener fuerza y poder denunciar, ahora durante el proceso,

que es muy largo, es muy complicado, hay que ser muy valiente,

pero no estás sola, están ellas, están las otras usuarias

con las que puedes hablar, que te entienden,

que están pasando lo mismo que tú, te transmiten esperanza,

conoces gente que ya ha salido de esto.

Si no denuncias, nunca sales de esto, siempre estás ahí.

Siempre, padeciendo, una vez y otra vez.

Que sí, que el proceso es muy largo, que padeces, pero un día acaba

y el día que acaba sigues viviendo tu vida

y sigues ahí luchando y aportando a la sociedad.

En un momento fui víctima, pero ahora ya tengo mi trabajo,

intento organizarme, intento que todo vaya bien

y ahí andamos, y con ellas, con el apoyo de mi psicóloga,

con el apoyo emocional,

que ojalá lo siga teniendo luego mucho tiempo que nos hace falta.

Vamos adelante, Juntes todas.

Claro que sí, adelante. Seguimos.

¿Cuántas veces hemos oído aquello de:

"Antes de actuar, cuenta hasta diez"?

Bien, queremos hablar de la relación que une nuestras emociones

con nuestros pensamientos y el motor de todo ello,

que es nuestro cerebro.

Nos acompaña para ello un neurocientífico

que es un auténtico experto en esta materia, la materia gris.

Ignacio Morgado, catedrático de Psicobiología

de la Universidad Autónoma de Barcelona

nos acompaña, ¿qué tal? Bienvenido.

Muchas gracias por invitarme de nuevo a vuestro programa.

Usted acaba de publicar este libro, "Emociones corrosivas"

donde describe esas emociones que desgastan nuestra mente,

que son malas para nuestra personalidad.

¿Cuáles serían exactamente esas emociones?

Creo que fundamentalmente, las que aquí explico en el libro:

la vergüenza, la codicia, la culpabilidad, la envidia,

el odio y la vanidad.

¿Qué le hacen exactamente a nuestro cerebro?

Desde ese enfoque científico que usted le da.

Algo muy parecido a lo que le hace el estrés

porque, en definitiva, son como el estrés,

una exacerbación emocional, sentimientos, digamos, que prevalecen

durante mucho tiempo en nosotros, en nuestro cerebro, en nuestra mente

y precisamente por esa prevalencia, por no ser algo puntual,

coyuntural, sino algo que dura, algo que persiste,

acaban dañando el sistema circulatorio,

el sistema inmunológico, el cerebro en sí,

mueren neuronas, es decir, exactamente lo mismo

que hace el estrés porque, en definitiva,

estas emociones lo que producen es una especie de estrés

que no es más que una emoción negativa continuada,

Entonces, cuando dice que prevalecen,

¿prevalecen en el cerebro dónde?

Prevalecen en el sentido de que duran,

de que no son algo pasajero, de que, por ejemplo,

el odio puede en una persona instaurarse en la mente

como una forma de vida,

esa persona que continuamente está odiando

y continuamente está manifestando o necesitando manifestar su odio,

necesitando responder a él.

En cuanto al cerebro,

¿qué partes del cerebro son las que, de alguna forma,

originan esas reacciones?

Son las mismas que las emociones en general,

es decir, la amígdala, la corteza cingulada,

la ínsula, el núcleo putamen, una serie de estructuras del cerebro

que están también muy relacionadas con otras emociones

generalmente negativas.

Por ejemplo, una de ellas es el asco.

El asco es una emoción que activa determinadas partes del cerebro

Esa emoción también se activa cuando sentimos odio.

Por tanto, no es extraño que la gente cuando le preguntas

"¿qué es el odio?" digan:

"Es algo que te hace sentir como asco hacia alguien, hacia algo, etc.".

Y el asco está relacionado también con el estómago,

pero en cambio, quizá el odio con el corazón.

No, no, todas las emociones, todos los sentimientos que tenemos

incluyendo estos corrosivos

están relacionados con el interior del cuerpo,

es decir, lo que le da fuerza a cualquier sentimiento

es una alteración fisiológica general ocurrida en el interior

de nuestro organismo, en las vísceras.

¿Lo llevamos en la sangre?

Más allá de la sangre diría yo, en nuestras vísceras.

Si las vísceras no están alteradas para cada emoción

de una forma diferente,

el sentimiento que tenemos nunca es fuerte, nunca es potente.

Lo que potencia un sentimiento es realmente

que tu cuerpo esté activado porque esa activación fisiológica,

lo otro podría ser: cómo te sentirías si tuvieras miedo.

No, no es lo mismo que sentirlo de verdad.

Cuando lo sientes de verdad,

el organismo está por dentro activado:

el estómago, el corazón, los riñones, el hígado, todo, absolutamente todo.

Es una revolución interior, eso es la emoción.

Y el sentimiento es cómo el cerebro siente todo eso que está pasando

Entonces, en su libro que acaba de publicar,

usted dice que para estar satisfecho con nosotros mismos,

nuestros sentimientos tienen que encajar

con nuestros razonamientos, o sea, sería como un eje.

Absolutamente.

Eso se puede traducir de forma más prosaica,

de forma más común, más de la calle diciendo:

"No estamos contentos con nosotros mismos

hasta que nos proponemos hacer solo lo que podemos

Cuando te propones más de lo que puedes,

cuando te propones hacer más trabajo de las horas que estás dispuesto

a ceder para hacer ese trabajo entonces, entras en una especie

de desajuste entre emoción y razón y eso es el principal origen

del estrés y de esos sentimientos negativos

que hacen que al final todo el cuerpo se resista

y podamos acabar incluso enfermando o como mínimo,

perdiendo nuestro bienestar.

¿Las emociones suelen ganar a la razón?

La emoción suele ser el mecanismo que al final se lleva el gato al agua

por decirlo de una forma muy expresiva,

lo que al final hace que te comportes de un determinado u otro,

pero casi todas las emociones,

muchas emociones las genera el razonamiento.

Razonando generamos emociones

y es la emoción que generamos al razonar

la que hace que te comportes de un determinado modo.

También ocurre a la inversa, es decir,

la emoción también controla a nuestro razonamiento.

De eso nos damos menos cuenta, pero muchas veces

la forma en que pensamos está muy influida

por nuestras emociones.

Y cuando dicen, por ejemplo, profesor Morgado,

que hay un exceso de testosterona o que:

"Mira, perdona, es que tengo las hormonas por las nubes",

Sí, se suele decir más de la adrenalina

que de la testosterona.

La gente dice: "Tengo un exceso de adrenalina,

tengo que hacer algo especial", entonces, es esa situación

en la que la gente se va por ahí por el campo un sábado o un domingo,

se atan de una cuerda, se tiran de un puente

como hacer algo especial para liberar adrenalina.

Primero, no sé cómo la gente sabe que tiene más adrenalina

de la normal en su organismo porque es una respuesta.

No, no se puede notar, lo que notas es que estás excitado,

nervioso, dolor de cabeza, eso es el estrés

y probablemente, sí, hay una liberación anormal

de adrenalina en esas circunstancias,

pero la adrenalina tiene un efecto positivo.

La adrenalina es importante para energizar nuestro organismo

cuando nos está pasando algo que es importante,

cuando, por ejemplo, tenemos un miedo y tenemos que huir de algo

que nos amenaza y también es importante

para generar recuerdos persistentes.

Si no generáramos adrenalina en determinada situación emocional,

nuestra memoria sería mucho menos fuerte,

El cerebro recibe una estimulación indirecta

de la adrenalina liberada por nuestras glándulas suprarrenales

precisamente en las zonas que son las encargadas

de almacenar los recuerdos, de almacenar la información,

de almacenar lo que aprendemos.

Hablando de revertir esos efectos colaterales

que son los corrosivos, ¿cómo se puede revertir?

¿Cómo se puede mandar mensajes al cerebro

o cómo se puede intentar controlar esa corrosión?

Lo primero que tendría que decir es que tenemos que considerar

que nosotros somos nuestro cerebro, no somos alguien que está enfrente

de nuestro cerebro diciéndole a nuestro cerebro

cómo tiene que actuar porque sería muy difícil

explicar quién es ese alguien.

Es el propio cerebro el que funciona de una forma u otra

Hay emociones más fuertes que son más difíciles de evitar,

otras son controlables o las podemos mantener a raya.

Yo en este libro doy unos cuantos consejos

que me parece que son útiles para intentar, como mínimo,

eso, mantener a raya la mayoría de las emociones corrosivas.

Otra cosa, internet.

Internet está en nuestras vidas,

está modificando nuestros cerebros, nuestras relaciones,

no es virtual, es real.

¿Qué pasa con internet?

Todo nuestro mundo mental tiene mucho de virtual.

El cerebro humano no percibe el mundo tal y como es, lo cambia.

La luz no existe fuera de nosotros, solamente está en nuestra mente.

Fuera de nosotros hay energía, energía electromagnética en este caso

pero internet es un añadido a nuestro mundo virtual

y lo podemos vivir como muy real.

Tiene una poderosa fuerza internet.

Es capaz de modificar nuestros pensamientos,

nuestros sentimientos.

Es capaz de modificar nuestra conducta en última instancia.

Cuando uno está intentando, de esto que se habla tanto,

de intentar controlar, relajar.

Son maneras también de intentar, digamos,

mantener a raya nuestras emociones negativas,

mantener a raya eso, algunos de nuestros estados fisiológicos

que nos producen disconfort.

Entonces, ayuda, pero no es tampoco una panacea,

no es tampoco una fórmula definitiva para desterrar emociones

como la envidia o el odio.

Hay gente que dice que sí que le funciona.

Claro, mucha, si realmente funciona, pero ya digo,

hay que poner cada cosa en su sitio.

Una aspirina te puede calmar el dolor durante un rato,

pero igual no te alivia una infección poderosa.

Pues profesor Morgado, catedrático, como decíamos,

catedrático de Psicobiología de la Universidad Autónoma

de Barcelona. Muchísimas gracias por sus reflexiones

sobre las emociones corrosivas que haberlas, haylas.

Muchas gracias a vosotros.

Dejamos las emociones.

Nos ponemos manos a la obra con Antonella Broglia

y las buenas vibraciones que traen sus iniciativas ciudadanas

solidarias, vean.

Antonella, buenos días.

Hombre, ¿qué tal? ¿Qué tal?

Bienvenido. Aquí estamos.

En esta sección siempre hablamos de emprendedores sociales,

pero hoy nos centraremos en emprendedores que ayudan

a otros emprendedores y lo haremos como siempre

con Antonella Broglia. Antonella, buenos días.

¿Qué tal? Buenos días.

En primer lugar, ¿por qué es importante

que un emprendedor social ayude a otro emprendedor social?

Es importante porque el emprendimiento

es social, es decir, sobre todo en países en vías de desarrollo,

que son los casos que veremos hoy,

el emprendimiento es el mecanismo, el dispositivo

para salir de la pobreza y aumentar no solo los niveles económicos

de vida, sino los niveles sociales, los niveles educativos

y todo, digamos, el ecosistema vital.

Por tanto, ayudar al emprendimiento,

a emprender a esos 100 000 000 de personas excluidas

de los mecanismos de incubación y de ayuda de inventos occidentales,

tiene una importancia trascendental.

Muy bien, vamos con el primer ejemplo,

Se trata de Ashish Thakkar, ¿qué quieres sacar de él?

Famosísimo Ashish Thakkar porque sabes que se dice de él

que es el billonario de billones más joven de África.

Ese es un emprendedor que era emprendedor a los 15 años.

Una familia originaria del 1800 de India

que emigra de India a África,

que tiene que abandonar África porque en cierto punto,

el dictador echa a todos los asiáticos

de Uganda, vuelven a Inglaterra, vuelven de nuevo a Ruanda,

les echan de nuevo porque está el genocidio

desestabilizando el país,

ellos están refugiados en el hotel de la Millie Collines,

el famoso hotel que vemos en el "Hotel Rwanda"

y luego van a Inglaterra y vuelven y él ahí, a los 15 años,

con un pequeño dinero inicial que le dan sus padres,

inicia un pequeño comercio de piezas de recambio de ordenador

que las compra en Dubái y llega en coche a Kampala

y los vende en una pequeña tienda y de ahí,

Ashish crea un conglomerado gigantesco

que implica un montón de actividades económicas diferentes

desde el e-commerce hasta la inmobiliaria

que se llama "Mara Group" y que es importantísima.

Y entiende las dificultades que tuvo para ser emprendedor en África,

de cómo África tiene un potencial económico brutal

donde hay una mentalidad emprendedora

que podría crear crecimiento económico

pero donde el joven emprendedor, sobre todo, jóvenes y mujeres

tienen obstáculos de todo tipo para acceder tanto a la formación

como a la financiación.

Y decide crear una organización paralela

a la suya que es la Fundación Mara donde les echa una mano a todos,

a pequeña y medianas empresas, startups de todo tipo

que en África, en decena de países de África

quieren emprender.

Entonces, les educa, les forma, les pone dinero de exposición

y creó también una aplicación para el móvil

donde el joven emprendedor puede tener mentores

a su disposición y emprendedores mucho más seniors

que le echan una mano.

Son las cosas que el propio Ashish realmente necesitaba

o habría necesitado cuando estaba intentando emprender.

Él cree fundamentalmente en el roll del emprendimiento

para sacar a África de la pobreza.

Ha escrito un libro maravilloso que se llama "The Lion Awakes",

que es precisamente África que se va despertando

gracias a todo este impulso emprendedor

que se va desarrollando por tantísimos países.

Es muy importante porque decías que no solo la financiación,

sino también la formación.

Lo fundamental es la formación, que alguien te enseñe

a partir de una idea, a crear una empresa de ahí,

tienes que aprender a hacer un plan de negocio,

tiene que entender cómo funciona el mecanismo de buscar los clientes,

promoverte entre esos clientes y hacer dinero.

Hacer una estructura de costes que te permita prosperar

y luego está la gente senior,

emprendedores que tienen mucha experiencia

y a lo mejor, emprendedores que hasta ya dejaron

su actividad económica y tienen mucho tiempo y ganas

de ayudar.

Después está el acceso a las fuentes de financiación.

Y eso es lo que Ashish está proporcionando.

Las Naciones Unidas le han ofrecido y él ha aceptado ser uno

de los grandes embajadores de la función clave

del emprendimiento en África,

emprendimiento como vía clave para salir de la pobreza

que no tiene nada que ver ni con la ayuda ni con la caridad

ni con los donativos,

sino que tiene que ver con una forma sistémica

que el país puede encontrar de salir adelante.

Muy bien, vamos con el otro ejemplo, que es un español

que se llama Pablo Santaeufemia.

Pablo Santaeufemia es una historia opuesta

porque Pablo Santaeufemia viene de Madrid

y cuando era muy pequeño, muere su padre

y su familia se encuentra en la bancarrota.

La madre que había sido siempre ama de casa tiene que ir a trabajar,

no tiene para dar de comer a sus hijos,

es muy traumático

y Pablo decide dedicar sus estudios a encontrar la manera

de hacer que su familia salga adelante.

Antonella, si te parece, vamos a ver...

Pablo estuvo recientemente en un programa de TVE de La 2

y explicaba de esta manera sus inicios.

Mira, si te parece.

Con 16 años consigo una beca para irme a Estados Unidos,

no sabía hablar inglés.

Vengo de una familia con pocos recursos

y si no hubiera sido por estas ayudas,

jamás hubiera podido llegar a estudiar donde he estudiado.

Cuando me gradué de Ingeniería, me fui a China a trabajar

como ingeniero a Shenzhen y al igual que no hablaba inglés

la primera vez, me metí a trabajar en China

y tampoco hablaba muy bien chino.

A diferencia de otras que son presenciales,

nuestra incubadora es online, por lo tanto,

el coste por emprendedor es mucho más bajo

y podemos llegar a muchos más emprendedores

que necesitan este apoyo.

Pablo aquí está hablando de una incubadora online.

Sí, eso es lo que él ha hecho, una incubadora online

que se llama "Bridge for Millions" porque el acceso a una incubadora

también es algo complicado y elitista.

¿Dónde están las incubadoras? ¿Dónde están los lugares

en este mundo que dan acceso, que ayudan al emprendedor joven

con una startup o una idea o aunque solo sea un proyecto

Solo en las grandes ciudades, solo en el primer mundo

y pueden ayudar a muchísima gente.

Entonces, esta idea es genial.

Hago una incubadora online y es para todos,

para todos los jóvenes emprendedores que quieran mandar adelante

su proyecto.

Para todos, en la última aldea de África

o de India con que haya una conexión a internet.

Formación online en ocho módulos que él ha diseñado

y que es excelente

y va pasando el joven emprendedor,

joven o a lo mejor no joven de edad, pero sí joven

en sus fases iniciales digamos.

Ocho módulos.

En estos módulos enseñan todo lo que necesitan saber:

marketing, comunicación, planes de negocio,

acceso a financiación y luego está acceso a mentoring,

muy importante.

Pablo ha sido capaz de crear una red mundial de mentores

que son actuales emprendedores o seniors emprendedores

que tienen la experiencia para ayudar a estos jóvenes

a salid adelante y eso es muy interesante.

"¿Pero por qué haces una incubadora online?

No puede funcionar".

Y no, ha funcionado porque en muy poco tiempo

ya ha incubado 207 proyectos en todo el mundo,

el 60% en Europa, el 40% fuera de Europa

y el 50% son mujeres y eso es importantísimo.

La mujer verdaderamente tiene que luchar

contra el mundo entero para crear una empresa.

Es, de nuevo, también en ese ámbito, alguien marginado.

Por tanto, aquí también hay muchos logros.

Me gusta mucho lo que has enseñado porque se ve

que tiene esta beca para ir a los EE.UU. a estudiar

y eso es un colegio de mundo unido, es decir,

es una escuela especial donde pacifismo, derechos humanos,

igualdad y justicia social es algo que se enseña en clase

y, por tanto, para él eso es fundamental.

Le cambia completamente la vida

y es ahí, estudiando en este colegio de mundo unido

cuando se da cuenta de lo que sucede a nivel de desarrollo

las formas tradicionales de desarrollo,

donde se intenta sacar a un pueblo de la pobreza a partir de donativos,

caridad e ir a construir escuelas que luego se quedan vacías

y se horroriza viendo esto y comprende

que hay que encontrar una manera completamente radical,

un cambio radical de ver el desarrollo

y es desarrollo a partir de fomentar la iniciativa económica

de ese país y tiene una fe profunda en eso

apoyada por esa sonrisa fantástica que tiene, esa pasión

y esa visión tan constructiva.

Hemos visto dos jóvenes emprendedores sociales,

estamos hablando de jóvenes talento, pero gente joven

que se dedica desde sus inicios, desde sus estudios

a ayudar a otros emprendedores, a pensar en otros emprendedores.

Estás en contacto muchas veces con jóvenes emprendedores sociales.

¿Qué les lleva a estos jóvenes a ser emprendedores sociales?

Eso es muy interesante,

es una pregunta que nos hacemos muchísima gente

que trabaja en este entorno.

¿Qué lleva a un emprendedor social a serlo?

Y dos, ¿cómo podemos hacer para tener muchísimos más?

Porque imagina un mundo donde hay muchos más Ashish,

donde hay muchos más Pablo Santaeufemia.

Nosotros lo que vemos es, por un lado, algo común

y es que, desde muy pequeño, algo sucede, es decir,

a los 12 o 13 años ya hay una visión del mundo transformadora,

una sensación de sentir "Yo puedo cambiar ese problema

que veo alrededor aunque sea escribir algo

en el diario del barrio o vender limonada en el parque

para que con el dinero recogido puedas hacer algo,

invertir en algo positivo, por tanto, es empatía,

es decir, la capacidad de ver el mundo

empáticamente, es decir, ver un problema,

entrar en contacto con un sufrimiento es sentir

que ese es tu problema también, no es girar la cabeza,

sino pensar qué puedo hacer yo y empezar a remangarse.

Esos son dos factores, por lo tanto, es empezar muy pronto,

hay una visión empática del mundo y esa idea del "change maker",

que esa palabra hoy se usa tanto,

que es "Me siento un agente de cambio,

siento que el cambio es posible y siento que lo puedo hacer".

¿Cómo se estimula esto?

Con muchas actividades educativas, formativas e informativas

de lo que yo espero que este programa que tú y yo llevamos haciendo

tantos años sea uno de esos componentes.

Eso esperamos, Antonella.

Gracias por estas dos iniciativas que nos has mostrado hoy,

gracias. Muchas gracias a vosotros.

Maite Larrauri, bienvenida al programa.

Hola, gracias.

Volvemos a tenerte entre nosotros y eso significa

que hablaremos de cuestiones interesantes

en torno a la filosofía.

Curiosamente hoy en lugar de empezar por el principio,

empezaremos por el final, por las últimas palabras

que pronunció Sócrates.

Y esas últimas palabras fueron las siguientes:

“Critón, le debemos un gallo a Esculapio.

Paga la deuda y no te olvides".

Hay que dejar claro que Esculapio es el dios de la medicina

y, por lo tanto, cuando una curación se produce,

siempre había como pago de esa deuda en un sacrificio,

que en este caso está diciendo un gallo.

Es decir, que es el dios al que los griegos agradecían

las curaciones.

Por lo tanto, le está diciendo a Critón

que le debemos un gallo a Esculapio, que pague la deuda

y que no se olvide.

¿Tan importante era eso para las últimas palabras

El problema es que puede haber una interpretación tan banal

que una se lleva una sorpresa porque claro,

las últimas palabras que sean como si dijeras:

"Me he olvidado de una cosa, acuérdate".

Hay quien dice que a lo mejor es que quería demostrar

que yo qué sé, que todavía confiaba en los dioses.

Como lo habían condenado a muerte,

entonces, se acababa de tomar la cicuta,

por lo tanto, de alguna manera estaba diciendo

que él no es verdad que no tuviera respeto a los dioses,

por eso, se acordaba de Esculapio

o que sencillamente la cicuta se estaba empezando ya a actuar

y entonces, estaba desvariando porque la escena fue la siguiente:

él estaba tumbado, se acababa de tomar la cicuta,

se cubre con una especie de tela y entonces, en el último momento,

levanta la tela y dice estas palabras.

Claro, la interpretación banal es demasiado banal

y entonces, ha habido interpretaciones

que han intentado centrar esas palabras

dentro del mensaje de Sócrates, de lo que era Sócrates.

Un no sabe realmente si lo pensó antes de decirlo

o sin filtro dijo: "Ah, por cierto", sin perder...

Supongamos que lo pensó. supongamos que es más importante

que esa explicación banal.

Entonces, hay una interpretación que es la que más se popularizó

entre los intérpretes de la filosofía que es una interpretación

que yo la llamaré cristiana para entendernos,

que es la siguiente:

Sócrates está diciendo "la vida es una enfermedad

y la muerte nos libera de la vida".

Por lo tanto, yo tengo que pagarle a Esculapio un gallo

porque gracias a él me estoy librando de la vida,

que es una enfermedad.

La otra vida es la importante, la vida del alma

y, por tanto, lo que estoy haciendo es reconocer

que estoy haciendo ese tránsito y que en ese tránsito

me estoy curando de la enfermedad que es vivir.

Claro, eso es una interpretación muy, muy cristiana.

Ajusta cuentas.

Sí, y, sobre todo, además, está apostando por la idea

de que lo que hay es otra vida y que esa es la importante.

Tanto es así que, por ejemplo, Nietzsche cuando leyó esta frase

pensé que se había llevado una decepción,

o sea, él dijo: "Hasta Sócrates me ha defraudado".

¿Cómo es posible que Sócrates, que era un hombre tan vital,

tan centrado en las cosas de la vida, de sus conciudadanos, etcétera,

diera de repente un mensaje, su último mensaje diciendo...

Es como si estuviera diciendo que la vida es una porquería,

o sea, "gracias, Esculapio, que me liberas de la vida".

Bien, la otra interpretación que creo que es más interesante

sería la siguiente:

se centraría en preguntar por qué dice Critón,

es decir, que él está rodeado de sus discípulos

en el momento en el que está muriendo,

entonces ¿por qué se dirige a Critón?

Porque allí, por ejemplo, estaba Platón.

¿Por qué no se dirigió a todos?

Bien, en ese caso, lo que hay que recordar

es quién era Critón

y Critón protagoniza un diálogo de Platón

que se llama así, que se llama Critón

en el cual se produce dentro de la cárcel, del encierro,

cuando ya está condenado a muerte

y está esperando que la sentencia se haga efectiva

y Critón visita a Sócrates para proponerle que se escape

y los discípulos de Sócrates le han organizado una fuga.

Sócrates contesta lo siguiente:

"Yo he vivido siempre en un país con libertad de palabra

y esa es la vida que yo quiero

y esa es la vida por la que vale la pena vivir,

pero si yo me voy a otro país, no disfrutaré de libertad de palabra

y, por lo tanto, esa será una vida que yo no deseo.

Yo no quiero dar ese paso".

Por lo tanto, cuando le dice:

"Critón, le debemos un gallo a Esculapio"

lo que le está diciendo es:

"Critón, tú y yo estuvimos en un tris de caer en una especie de enfermedad

en la tentación de la fuga, que es como si fuera una enfermedad

y Esculapio nos salvó".

Por tanto, nos salvamos ambos de un intento de salir por un lado

cuando, en realidad, lo que es importante

es saber qué vida quiere cada uno,

no la vida detrás de la muerte, sino esta vida.

El aquí y el ahora quizá.

Así que tienes dos opciones, la cristiana y la no cristiana.

¿Con cuál te quedas?

No sé, quiero saber qué pasa con el gallo.

Precisamente regalarle un gallo, quizá regálale otra cosa.

No, bueno, pero eso sí entra dentro del tipo de sacrificios

que se hacían, entonces, esa parte no tiene doble intención.

Perdona la pregunta, claro, dices:

"A ver, qué pasa, si tiene algún símbolo

o alguna carga o realmente era un buen deseo".

No, eso entraba dentro de los sacrificios que se hacían

La cuestión está en que nos hemos librado

de una tentación, de la tentación de la fuga

y la tentación de la fuga era fuerte como lo puede ser para cualquiera.

Los discípulos además pensaban que Sócrates tenía que huir

porque, al fin y al cabo, la condena a muerte

la consideraban injusta.

Sin embargo, Sócrates piensa, recapacita

que en realidad eso estaría en contradicción

con su vida

y que él no puede dar un paso

que desdiga todo lo que él había defendido siempre.

Aunque sea mediante cicuta, aunque sean sus últimos momentos.

Él está diciendo: "Prefiero vivir con una gran cualidad de vida,

con esta vida en la que hay libertad de palabra,

con esta vida de ciudadanía

antes que tener una media vida en un país que no es el mío

y en el que no tengo libertad de palabra.

Maite Larrauri, gracias por acudir como siempre

a nuestro espacio "Acercar la filosofía a los profanos".

Muy bien, gracias a vosotros.

Y de las últimas palabras de Sócrates

a las últimas palabras del programa que son estas:

Les esperamos con más actualidad social

en siete días aquí en La 2, feliz semana.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 14/10/17

Para todos La 2 - 14/10/17

14 oct 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 14/10/17" ver menos sobre "Para todos La 2 - 14/10/17"
Programas completos (1185)
Clips

Los últimos 7.610 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios