www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4565818
Para todos los públicos Para todos La 2 - 14/04/18 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Aquí empieza "Para todos la 2". Hablaremos de luchas.

La que lleva a cabo la activista Pamela Palenciano

contra la violencia de género.

La que combate la homofobia en institutos y universidades,

que nos contará Antonella Broglia.

Y la batalla que lleva a cabo la Fundación Arrels

para sacar de la calle a personas sin techo

a través de la campaña Homeless Commons. Empezamos.

(Música)

No solo duelen los golpes. Las actitudes, los gestos

y las palabras lo hacen mucho antes.

Lo cuenta la activista Pamela Palenciano en un monólogo

que es un alegato contra actitudes machistas y la violencia de género.

Ahora ella estrena "Me sobra la mochila",

algo que exclama pensando en el presente y en el futuro

de jóvenes y adolescentes.

(VOZ DE CHICO) ¿Qué pasa? ¿Qué pasa, mi niña? Ven aquí.

Ven aquí, mi niña bonita.

Ven aquí, mi dulce princesa. Ven aquí, fea.

(VOZ DE CHICA) Mi novio me gastaba bromas que no sabía si reírme

o llorar. A la psicóloga le hablaba más de bromas que de hostias.

(CHICO) Ven. (CHICA) Me abrazas fuerte. Suéltame.

(CHICO) Te estoy abrazando nada más. ¿Tienes a otro y comparas abrazos?

Te pego a mí para que me escuches. Tengo la novia más bonita,

capaz de dejarme como una mierda delante de mis colegas.

Payasa.

Pamela Palenciano es la autora e intérprete del monólogo

"No solo duelen los golpes", un relato autobiográfico

sobre la violencia de género a través del humor y la ironía.

Una traumática experiencia transformada en pedagogía,

sobre todo para adolescentes.

¿Cómo te definirías: feminista monologuista, artista feminista?

Artivista feminista. Artivista por el arte,

de hacer varias cosas de arte. Artivista.

Artivista feminista y activ... Para mí, arte y activismo mezclado.

Una mujer con muchas ganas de que el mundo sea más justo

para todos los seres humanos, pero pienso mucho en mis criaturas.

Pienso que todas las criaturas son criaturas de todo el mundo.

Dirigido a un público infantil y en un registro diferente

presenta otra obra: "Me sobra la mochila".

Es un montaje del grupo Colectiva Caos que pone en cuestión

los estereotipos de género. Han actuado

en el Centro de Arte Tecla Sala, de Hospitalet de Llobregat,

invitadas por el área municipal de igualdad

y ante alumnos de la escuela Joaquim Ruyra.

Cuando nació "No solo duelen los golpes" mi objetivo personal fue

contar lo que en mi adolescencia no me contaron.

Lo hago con humor, muy directo, diciendo "me pasó esto, esto".

Con "No solo duelen los golpes".

Y de Colectiva Caos, que lo conformamos

mi hermana Elisabeth, mi compañera Rosalía Soley y mi cuñada Laura,

pensamos juntas en crear una obra que llevara este mensaje

a niños y niñas para cambiar el mundo. Que no haya rosas y azul,

que seamos más libres

para quitarnos el patriarcado y el machismo de encima.

Estamos diciendo que lo establecido no nos gusta

y que los roles establecidos nos molestan, nos cargan

con mochilas, nos cargan de presión de qué ser hombre y qué ser mujer

y establecen un sistema desigual; colocan a personas encima de otras:

hombres-mujeres, ricos-pobres, blancos-otras razas.

"No solo duelen los golpes", nos cuenta Pamela, es un proyecto

que nació hace 15 años.

Lo ha representado 2897 veces.

Bueno, en realidad muchas más porque en 2015 dejó de contarlas.

El proyecto empezó con exposiciones fotográficas y charlas en institutos

hasta que lo transformó en un monólogo teatral

cuando fue a vivir a El Salvador.

En El Salvador descubrí el teatro.

La posibilidad de, ya no decirte "Mi exmaltratador me decía",

sino colocarme una chaqueta con un gorro y hacértelo ver,

como público genera otra reacción. Te juzgan de otra manera.

Antes dudaban. Era como: "¿Seguro que te ha dicho eso?"

Ahora es como indudable. Estás viendo lo que él me hace,

cómo me mira y lo que dice. Para mí, el teatro ha sido una herramienta

de sanación y de resiliencia que la aprendí de mi cuñada

Eilia Reinaga, de transformar todo.

¿Payasa? ¿Pero yo qué he dicho, yo qué he hecho?

Antonio, ¿podemos hablar? Antonio, Antonio, Antonio, Antonio.

(CHICO) Jesús, ¿te importaría que bailáramos más para allá?

Aquí huele como a zorrilla, a puta.

(CHICA) El mayor golpe que me dio mi novio la primera vez no fue

cuando me intentó matar, que fueron dos veces.

El mayor golpe fue la primera vez que me insultó delante de todos.

¿Sabéis qué es lo que me dolió? Que nadie dijo nada. Tuvo coro.

Parecemos muy guerreras, empoderadas y nos sometemos. Siempre en el amor

hay como un recoveco donde eso todavía no lo hemos trabajado.

Nos falta mucho para empoderarnos desde ahí, desde construir

ese amor romántico. Hacia fuera, sí: los derechos...

Pero en lo más íntimo aguantas cosas que son inaguantables.

Por ejemplo. Que le preguntes qué te pasa

y te diga: "Nada" cuando sabes que le pasa algo

y pueda estar tres días sin hablarte. Es bestial.

O gestionarle las emociones:

si tiene que decidir estudiar o no estudiar, trabajar o no

y tú ocuparte de que él esté bien.

"¿Qué te pasa? ¿Quieres que hablemos? Vamos a este sitio".

Estamos educadas a que el amor sea nuestro centro.

El amor no solo de pareja; todo tipo de amor. Los hombres...,

el amor es una parte de su identidad que está en el afuera.

Nosotras, es el centro. Para mí eso es injusto, muy injusto

porque no pasa solo aquí, pasa en todos los países.

Yo venía a incomodar. Para cambiar hay que incomodarse, y mucho.

Me hubiera encantado que con vuestra edad, o antes,

alguien me hubiera hablado claramente de esto,

me hubiera dicho que esto está en todas las relaciones,

que se puede llegar a cambiar, si uno sube y el otro baja,

y que el amor, cuando es de verdad, no duele. Muchas gracias.

(Aplausos)

Una furgoneta, un cajero, un parking

fueron algunos de los sitios en los que durmió Manel Garcés

y que, gracias a la ayuda de la Fundación Arrels,

forman parte de su pasado. Le tenemos hoy aquí.

Manel, ¿qué tal? Bienvenido. Buenos días.

Le acompaña el director de la entidad, Ferrán Busquets,

al que también saludamos. ¿Qué tal? Buenos días.

Es difícil luchar contra prejuicios en soledad y en la calle.

Ahora hablaremos, enseguida, de la labor de Arrels.

Antes le queremos preguntar a Manel. ¿Cuándo fue que usted tocó fondo?

A los 30 años. A los 30 años.

A los 30 años caí, toqué fondo y no veía salida del pozo.

¿Por qué? Porque usted tuvo varios oficios.

Tuve varios oficios, pero me echaron de casa,

tuve el problema de caer en el alcohol y me derrumbé.

¿Y de ahí a encontrarse en la calle?

Fue lo peor que tuve, lo peor que tuve estar en la calle.

Imagínate, de tenerlo todo, de tener una casa donde dormía, donde vivía

y de tener una familia a verte solo en la calle, como un perro...

Es muy doloroso.

¿Cómo tiende la mano la Fundación Arrels cuando alguien

se encuentra en la calle y ya no puede pedir ayuda?

Lo primero que hacemos es acercarnos a la persona

o cuando una persona se acerca a nosotros, recuperar

esa confianza que ha perdido con todo el mundo.

Cuando alguien llega a la calle, llega porque no tiene adonde ir,

ha agotado todas las posibilidades.

¿Cómo luchar con los prejuicios, contra los prejuicios tan arraigados

como la idea de que son alcohólicos, de que son personas perdidas

o drogadictos que ya no cuentan? ¿Cómo luchar contra eso?

Muy fácil: echar una mano, acercarse hacia nosotros, preguntar

qué problemas tenemos, no ignorarnos como nos están ignorando.

Nos ven en la calle y parece que ven una bolsa de basura.

Pasan por tu lado, te miran de reojo y el rechazo social que hay.

Hay mucho rechazo social.

¿Qué fue lo que más le ayudó a usted?

Cuando vino la voluntaria Anna Titos de la asociación Arrels

que me ofreció la ayuda. Pero yo me negaba a esa ayuda.

Yo decía que nada más me quería morir tal cual.

Hasta el día que me vi tan mal, fui y dije: "Ahora me hace falta ayuda".

Fui con miedo porque dije: "Ahora que pido ayuda;

cuando ellos me la daban, yo no la quería. A ver si me la rechazan".

Fui a hablar con Anna Titos y me dijo: "Ven, te ayudamos".

Se preocuparon de darme una pensión donde ir a dormir.

Cuando estaba mejor me dieron un piso compartido.

Ahora, gracias a Dios, tengo mi piso en Granollers. Lo comparto yo solo.

Usted tenía problemas de salud, de alcoholismo.

Tenía un problema muy grave de alcoholismo, que me fue agravando

el problema de la calle, que no quería salir de la calle.

Cuando uno conecta o uno intenta ayudar a personas de la calle,

hay que buscar en su pasado, ver cómo ha ido a parar allí

porque hay distintas historias. No siempre es lo mismo.

El final es el mismo, pero de dónde llega es distinto.

Sí. Cada historia y cada persona es un mundo.

El porqué lo miramos sobre todo más adelante.

Lo primero que miramos es esa persona, su situación

y cubrir sus necesidades más básicas como es...

Inmediatas. Inmediatas, como es...

El punto de partida es la vivienda. Sin la vivienda es casi imposible

que una persona pueda tirar adelante. Una vez en la vivienda

es cuando intentamos enfocar en otros aspectos de la persona.

Cuando Manel estaba en la calle, cuando dormía

envuelto en cartones o en lo que fuera,

¿usted cómo percibía esa mirada de la gente desde su punto de vista?

De rechazo. ¿Le miraban y no le veían?

Sí que me veían. Pero te miraban de reojo y pasaban de largo.

La gente te mira de reojo, te ve, pero hace ver que no te ve.

Es ese rechazo de la sociedad. A mí es lo que más me indignaba.

Ese rechazo de decir... O sea no la indiferencia.

El rechazo. Es aquel rechazo de decir: "No vales nada".

Eso es lo que más me dolía.

Arrels le ayudó. Usted tiene, como decía, un piso, su vida.

Soy voluntario de la fundación. Lo que le quería preguntar.

Soy voluntario de la fundación. Como voluntario,

¿cuál es su aportación o qué es lo que más ayuda?

Yo estoy en consigna,

donde guardamos las maletas para la gente que está en la calle,

que no tiene para guardar lo poco que les queda.

Lo poco que tienen es esa maleta. En esa maleta, para ellos,

es una vida, es toda la vida. Ahí pueden tener bien o un retrato

o bien... algo muy querido suyo. Algún objeto.

Si lo tienen en la calle, en la maleta, se lo pueden robar.

Al menos allí saben que aquello tan apreciado lo tienen guardado.

También soy voluntario de hospitales.

También soy voluntario de comunicación.

¿Qué más se necesita para ser voluntario? Por ejemplo, personas

que colaboran con la Fundación Arrels.

Porque ustedes han ayudado a 9000 personas, tengo entendido.

Han pasado más de 9000 personas en estos 30 años:

personas que han venido de casa hasta personas que llevan tiempo.

Necesitamos, sobre todo, es gente que tenga ganas de solucionar

un problema, una injusticia: gente durmiendo en la calle,

gente que su vida se reduce una barbaridad.

Necesitamos gente que tenga ganas de unirse a un equipo

y de que no haya nadie durmiendo en la calle. Eso es fundamental.

Que se arremanguen. Y estén dispuestos a ayudar

en lo que a cada uno se le da bien. Hay gente que está mejor en consigna

o gente que está mejor ayudando en el equipo de calle.

Hay gente que prefiere estar en tareas de administración.

Cualquier ayuda es importante para que nadie duerma en la calle.

Cuando decimos que nadie debería dormir en la calle,

¿estamos hablando de una utopía, de un buen motivo

para ayudar a la gente? ¿Qué creéis?

Ya sería para terminar, tanto Manel como Ferrán.

Rápidamente, hay países como Finlandia que nos demuestran

que esto es posible. Es un tema de distribución,

de que aún no hay vivienda suficiente. En Barcelona

hay un 1.5 % de vivienda social. Por tanto no es ninguna utopía.

Sencillamente es un error que lo estamos admitiendo.

Manel. Como tú has dicho,

arremangarse las mangas y decir: "Ahí vamos a ayudar".

Y preguntar. Y preguntar el motivo,

el porqué estás en la calle. Y mirar, ¿no?

Sí. Mirar, acercarse y darte aquel "hola, buenos días"

o aquel "hola, buenas tardes". Eso es lo más importante.

El acercamiento de la gente a la persona que está en la calle.

Muchísimas gracias tanto a Manel como a Ferrán

por estar hoy aquí, en "Para todos La 2". Mucha suerte.

A ti. Muy amable. -Gracias.

Luchan por un futuro mejor. Como ellos, los protagonistas

de las iniciativas solidarias que nos trae Antonella Broglia.

Hoy, innovación contra la homofobia.

(Música)

Antonella, estamos en uno de los espacios más emblemáticos

a nivel cultural y de investigación en España.

Se trata de la Residencia de Estudiantes, de Madrid.

Aquí venían famosos literatos e investigadores españoles.

Hemos venido hasta aquí para hablar de educación contra la homofobia.

Empezamos... Siéntate, por favor.

Empezamos hablando de John Badalu en Indonesia.

Sí. Es una caso interesantísimo. Él mismo digamos que incorpora

todas las minorías posibles en ese país. Es chino.

Hay una minoría china muy marginada en Indonesia.

Es budista y, creciendo, se da cuenta de que es homosexual.

Tiene en primera persona que luchar contra muchas dificultades.

La bellísima historia de él es que le encanta el cine.

Lo que hace es poner el cine como instrumento de cambio

al servicio de la visibilización de esas minorías, sobre todo queer.

Lo que se conoce como cine queer. Sí, el cine queer.

¿Qué hace John? Estudia inglés y francés y entra a conocer

esas culturas y esos cines.

Va a estudiar a Canadá, que es una cosa que le cambia.

Entra a trabajar en centros culturales y organiza

reseñas de cine italiano, francés. Se da cuenta del poder del cine

para cambiar la sociedad. Decide, en 2002 con un colega,

lanzar un gran, que empieza pequeño

y luego se vuelve el mayor festival de cine gay de Asia,

un festival de cine gay para que sea el cine

y no la confrontación política la que propone el debate.

Discutir una película entre todos es algo que nos permite sacar

las cosas de manera más abierta que una discusión política.

Esto es lo que hace. El cine queer nace bien, pequeñito.

Se vuelve importante. Hay voluntarios que trabajan en él,

la mayoría de los cuales pertenece a las comunidades gais y lesbianas,

y que por tanto tienen posibilidad de hacer algo por la sociedad,

darse a conocer y ofrecer esta visibilización. El cine crece.

Este festival crece. Va a varias ciudades de Indonesia.

Se vuelve un fenómeno enorme,

el mayor festival de cuestiones gais de todo Asia.

Él consigue hacer de su pasión una campaña de activismo.

Después de 15 años ha anunciado que no lo va a seguir haciendo

porque quiere seguir esta campaña de otra manera.

Esperaremos sus nuevos planes.

Es un caso muy bueno de alinear tus problemas con tus pasiones.

Exacto. Seguimos hablando de educación contra la homofobia.

Vamos a EE. UU. con Carolyn Laub. Sí. Carolyn Laub es excepcional.

Viene de un entorno blanco, hetero y privilegiado.

No está implicada en cuestiones de marginalización o gay.

El padre, matemático, le enseña las matemáticas.

A los ocho años, ella tiene que escribir un pequeño trabajo

donde descubre que niñas y niños pueden ser buenos en matemáticas

a pesar de lo que se piensa, que las niñas no son igual de buenas

y se empieza a cuestionar una cosa que se llama género,

cuestiones de género desde pequeña. Desde entonces es

brillantísima estudiante, empieza a analizar estas cuestiones

desde el punto de vista sociológico, antropológico.

Se da cuenta de que la teoría no vale. Hay que pasar a la práctica.

Hace una campaña contra la violencia doméstica.

Se da cuenta de que está solo tocando la superficie, no las raíces

del problema. Hace una campaña para la defensa con respecto al HIV.

Luego, una sobre cuestiones

de género, de marginación y de homofobia.

Se da cuenta de que puedes cambiar las opiniones de algunos,

pero ¿cómo tocar las razones profundas del odio, la marginación?

Entra en contacto con una realidad que estaba en los institutos.

Se llamaba Gay-straight Alliance: alianza de chavales gay-straight.

Yo puedo ser "straight", pero si mi hermano es gay

o mi familia es gay o conozco a un amigo gay,

yo a lo mejor quiero contribuir a esto. Esa alianza era muy buena.

Lo que ella hace es darse cuenta de que había un caldo de cultivo

para activar esos clubes y fueran más que visibilización,

para que se volvieran activistas.

Crea una red de redes, que son miles de estos clubes en escuelas,

donde hay una activación profunda. Escuelas y campus universitarios.

Por supuesto. Institutos y campus universitarios.

¿Qué hace ella? Primero, enseñar cómo te activas como grupo.

Dos, ponerlos en conjunto. Tres, ofrecer unas plataformas

con herramientas de activismo.

Todo empezó porque ella crea esta especie de espacio

para ayudar a los jóvenes gais en las escuelas a no beber,

a no drogarse y a no dejar de ir a la escuela por sentirse marginado;

para reaccionar de forma positiva a la marginación.

Se da cuenta de que algunos chavales de estos grupos

consiguen dar clases obligatorias a los profesores sobre homofobia.

Entonces dice: "Si pudo un chico en Cleveland, ¿por qué no todos?"

Así es como ella pone en circulación todos esos conocimientos.

Hoy son miles de clubes fantásticos y muy efectivos,

muy bien organizados. Perfecto, Antonella.

Gracias por estos dos casos de innovación

en la educación contra la homofobia. Muchas gracias a vosotros.

(Música)

En "Para todos La 2" abrimos espacio a la filosofía de Spinoza,

Baruch Spinoza. Así se llama el ilustre pensador holandés

del que hoy nos quiere hablar Maite Larrauri.

¿Qué tal? Bienvenida. Hola. Muchas gracias.

¿Qué nos puedes contar? Los profanos de Spinoza, ¿por qué es importante?

Estamos hablando de un filósofo del siglo XVII.

Hay algunas cosas de su vida que son, cuanto menos, interesantes

para entender qué tipo de pensador era.

Cuando tenía 24 años, tan solo 24 años,

fue excomulgado, es decir él pertenecía a una familia judía

y fue expulsado de la sinagoga.

Hay que tener en cuenta que a los 24 años

todavía no había publicado nada, es decir solo por lo que él decía...

Por lo que decía. Le excomulgaron.

Tanto es así que a la salida de la sinagoga intentaron asesinarlo

y con un cuchillo le rasgaron el abrigo.

Para que veas qué tipo de personaje era,

ese abrigo desgarrado lo mantuvo dentro de su armario

toda la vida, que no fue muy larga porque murió a los cuarenta y algo,

para recordar hasta dónde podían llegar las pasiones humanas

y qué es lo que había que temerse.

Curiosamente, de este gesto y de esta excomunión

resulta que surgió el tipo de profesión que él desarrolló.

Él desarrolló la profesión de pulir lentes.

Le habían expulsado de una familia comerciante

donde hubiera tenido su lugar, y se dedicó, para ganarse la vida,

aparte de que él pensaba, escribía, etc., a pulir lentes.

Ese era su oficio. Ese era su oficio.

Eso hace que... Es curioso porque de alguna manera coincide

esa profesión, para ganar dinero, con la filosofía que desarrolla.

Él fue verdaderamente alguien que acercaba la lupa

o las lentes a las pasiones humanas, a los humanos para entenderlos.

Era una especie de, han dicho algunos estudios,

un entomólogo de la humanidad. Cual insectos, se acercaba.

Fíjate hasta qué punto que le gustaba, le encantaba,

eso dicen sus biógrafos, asistir a los combates de arañas y moscas.

Los miraba para entender algo acerca de la naturaleza.

Uno se puede preguntar: "¿Qué decía tan grave para excomulgarlo?"

Lo que decía es que la naturaleza humana no es

una excepción dentro de la naturaleza y nosotros

estamos hechos de la misma pasta, de la misma sustancia

de la que están hechas las arañas y las moscas

y que hay que analizar a los humanos sabiendo que son

parte de la naturaleza, no como si fueran seres excelsos,

con un alma que excede la sustancia material.

No. Somos ese tipo de materia. Y la naturaleza humana

es un tipo de naturaleza muy concreta, ¿no?

Es concreta, pero es parte de la naturaleza.

Su grandeza está en que justamente intenta acercar esa lente

para demostrar que las pasiones humanas podrían ser reducidas

a cosas que podríamos reconocer en el resto de la naturaleza.

Voy a poner un ejemplo.

¿Cómo define...? Porque él escribió un gran libro, "Ética",

y en él hace una descripción de las pasiones humanas.

¿Cómo describe el amor? El amor, dice, es una alegría

que surge del encuentro con otro cuerpo, ¿vale?

que surge del encuentro con otro cuerpo, ¿vale?

Hasta ahí igual que, podríamos decir, los animales.

Exacto. Asociada a la idea errónea

de que la causa de esa alegría es el otro cuerpo.

Ahí se han juntado dos elementos. Uno, es verdad que el amor es

alegría por el encuentro de otro cuerpo.

Pero los humanos, al pensar, pensamos sin darnos cuenta,

de manera errónea, como si nos faltaran elementos

del pensamiento de lo que sucede, elementos casi científicos.

Y atribuimos la alegría del amor al otro cuerpo.

Lo hacemos causante de la alegría cuando la causa es el encuentro.

Es importantísimo porque los celos,

porque la pasión cuando tú piensas que es el otro

el que está en el origen de mi amor te hace confundir todo,

te hace atribuir a otro cuerpo una importancia sobre tu vida

que probablemente no tendría. Es el objeto al que dedicas todo.

Cuando si a lo mejor lo analizaras como hace Spinoza, entenderías

que si el amor es la alegría del encuentro,

probablemente en el encuentro entre dos cuerpos hay elementos

de un cuerpo y del otro, elementos que hacen coincidir esos cuerpos.

Estamos hablando, hemos dicho que nos remontamos al siglo XVII.

Toda la concepción que ofreció de la humanidad, de su relación,

de los hombres y las mujeres con su entorno, con la naturaleza,

con la religión en la época tendría que ser...

Hay otra anécdota de su vida que también es muy curiosa.

Cuando él, siempre puliendo sus lentes y tal

pero escribiendo sus libros su fama trascendió,

el rector de la Universidad de Heidelberg quiso contratarlo.

Le mandó una carta diciendo: "Querríamos que fuera profesor

de la maravillosa Universidad de Heidelberg".

Él contesta y dice: "Vale, estoy de acuerdo, sí.

Pero ¿yo podré hablar con libertad desde la cátedra

y podré decir qué pienso?"

El rector le contesta: "Sí, mientras no establezca nada

en contra de autoridades religiosas o políticas".

Él dijo: "Mire, gracias. Me quedo puliendo lentes".

Antes nos has mencionado la "Ética" de Spinoza.

¿Qué trascendencia tiene? Han llegado hasta nuestros días

las reflexiones que él hizo construyendo esa "Ética".

Es muy difícil. La "Ética" es uno de los libros más complicados

porque analiza casi matemáticamente, decía, geométricamente las pasiones

aplicando esa lente de entomólogo.

Lo hace desde una concepción que a nosotros nos choca.

Queramos o no, siempre pensamos que no somos estrictamente

parte de la naturaleza, que siempre tenemos algo que nos salva,

que nos sitúa por encima de la naturaleza.

Entonces ver reducido el amor, los celos, la envidia, la ambición,

el agradecimiento. Al mismo tiempo, si nos atrevemos a dar un paso

dentro de la "Ética", encontramos algo original y valiosísimo.

Pues hemos puesto la lente en Spinoza con Maite Larrauri.

Muchísimas gracias. Gracias.

Como siempre, gracias por compartir la pasión por la filosofía

que nos acerca Maite Larrauri. Nos despedimos.

Esperamos verles un sábado más aquí, en La 2. Feliz semana.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 14/04/18

Para todos La 2 - 14/04/18

14 abr 2018

Violencia de género. No solo duelen los golpes. Las actitudes, los gestos y las palabras lo hacen mucho antes. Lo cuenta la activista Pamela Palenciano en un monólogo que es todo un alegato contra las actitudes machistas y la violencia de género. Ahora estrena Me sobra la mochila, algo que exclama pensando en el presente y el futuro de jóvenes y adolescentes. Reportaje de Paloma Vidal.

Solidaridad. Una furgoneta, un cajero, un parking fueron algunos de los sitios en los que durmió durante meses Manel Garcés. Gracias a la ayuda de la Fundación Arrels forman ya parte de su pasado. Entrevista a Manel Garcés y a Ferran Busquets, director de la Fundación Arrels.

Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta a dos innovadores que travajana para educar contra la homofobia. Se trata de John Badalu en Indonesia que ha creado un festival de cine gay y Carolyn Laub en Estado Unidos que educa contra la homofobia en campus universitarios e institutos.

Filosofía para profanos. Maite Larrauri nos acerca a los pensamientos y a la filosofía de Baruch Spinoza.

ver más sobre "Para todos La 2 - 14/04/18 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 14/04/18 "
Programas completos (1202)
Clips

Los últimos 7.707 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos