www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4514021
Para todos los públicos Para todos La 2 - 10/03/18 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenas tardes.

Llegamos a este sábado, penúltimo de invierno,

con la actualidad social aún calentita.

Y empezaremos descubriendo de qué hablamos

cuando nos referimos al bien común en el comercio.

En un minuto, el profesor Christian Felber

propondrá un nuevo paradigma de relaciones comerciales mundiales.

Frente al libre comercio y el proteccionismo,

explicará por qué defiende una propuesta ética y de balance

en el intercambio de bienes.

De igualdad y de oportunidades hablaremos también

en este programa, recién celebrado el 8 de marzo.

Conoceremos que hacen mujeres con iniciativa

en lugares como Perú o Nigeria para terminar

con la brecha digital de género, que también existe.

Antonella Broglia nos lo contará.

Una entrevista con la catedrática Rosa San Segundo

sobre los nuevos estudios universitarios

con perspectiva de género,

y la visita de Maite Larrauri para recordarnos

quién fue Rosa Luxemburgo

completan nuestra propuesta.

Aquí empieza "Para todos La 2".

(Música)

¿A quién le importa de dónde viene lo que compramos?

¿Quién puede reformular, repensar la economía

más allá de las cifras?

En aras del libre comercio, demasiadas veces

se vulneran los derechos humanos, se pisotea el medio ambiente

y se maltrata a la salud laboral, pero frente a este modelo,

sí hay quien aboga por los valores del bien común.

El carismático profesor Christian Felber, por ejemplo,

nos propone la siguiente fórmula partiendo de la ética.

¿Por qué la mayoría de economistas acepta tan fácilmente

que se imponga el libre comercio sin tener en cuenta derechos humanos,

condiciones laborales, medio ambiente y desarrollo sostenible?

Cargado de buen humor y con su nuevo libro por montera,

Christian Felber,

profesor de la Universidad de Economía y Negocios de Viena,

nos obliga a preguntar por qué tenemos tan asumidas

las reglas actuales del comercio sin apenas cuestionarlas.

Y responde.

Porque la ciencia económica no ofrece alternativas.

Por tanto, sí se puede considerar al menos una ideología,

porque si fuese una ciencia, entonces los economistas

ofrecerían varias alternativas.

Proteccionismo, mercantilismo, libre comercio, comercio ético

y dos o tres más y esto sería el contenido

de la enseñanza económica en las universidades, pero no lo es.

Solo existe el libre comercio y el proteccionismo

y ya está, y se acaba el debate.

Más valen las ideas que las personas.

Las ideas de este pensador holístico le han llevado a ser

el iniciador de la economía del bien común.

El bien común en el nivel global, más o menos ya está definido

en términos de los derechos humanos, de los derechos del trabajo,

la protección de la salud y de la seguridad de las personas,

la protección del medio ambiente y del clima global,

la cohesión social y la diversidad cultural.

Estos valores, que ya son acuerdos internacionales vinculantes,

en su conjunto constituyen el bien común.

Y este bien común, que en general encontramos

Y este bien común, que en general encontramos

en el espíritu de todas las constituciones

de los estados democráticos, es vulnerado muy frecuentemente

por la economía real,

porque tanto el libre comercio en un extremo,

como el proteccionismo en el otro, adolecen de los mismos excesos:

convierten el comercio en un fin en sí mismo

y sin reparar en gastos.

Incrementamos el comercio, no importa que violemos

los derechos humanos o que los respetemos,

no importa que aceleremos el cambio climático o que lo paremos,

no importa que disparemos la desigualdad o la limitemos,

no importa que socavemos la democracia o las fortalezcamos.

Y esto es absurdo.

El debate, asegura, no está entre el libre comercio

y el proteccionismo, sino entre comercio ético y no ético.

Todas las empresas, no importa lo éticas o no éticas que sean,

pueden acceder en condiciones iguales al mercado mundial

y a esto lo llamamos "libre",

pero es absurdo porque si productos que en su producción

violan los derechos humanos,

no respetan las normas del trabajo, destrozan el medio ambiente,

socavan la democracia y disparan la desigualdad,

pueden entrar en condiciones iguales a los mercados mundiales

pues se salen con la suya los productos menos responsables

y menos éticos porque son más baratos por tener menos costes directos.

Y eso es promover a la no ética.

La propuesta ética del comercio mundial

pasa porque las empresas presenten un balance del bien común,

que mide los comportamientos y esfuerzos éticos.

Desde la dignidad humana, los derechos humanos,

hasta la sostenibilidad ecológica y la protección del clima,

y cuánto mejor sea el resultado del balance del bien común,

pues más libre el comercio y el acceso al mercado mundial ético,

y cuanto peor el resultado del balance del bien común,

más caro el comercio mundial, menos libre

y más altos los aranceles éticos.

En la práctica en el mundo ya hay 500 empresas

que hacen balance del bien común.

Para Felber, que le gusta bailar al son de la hace contemporánea,

estos son los primeros pasos de un baile

que no ha hecho más que empezar.

Los perdedores van a ser personas legales,

es decir, empresas, pero aquellas empresas

que ya son demasiado grandes y poderosas,

las hipertróficas, que son un peligro para la democracia

y para la libertad.

Si ellos pierden en poder, no es ningún problema

porque no tienen dignidad, son artífices,

son creaciones del estado de derecho y de la comunidad democrática.

Empezaron hace 300 años con muy poco poder,

eran minúsculas

y tenían pocos derechos. Hoy tienen demasiados derechos

y les vamos sumando cada vez más derechos,

ahora, la acción legal directa contra los estados,

y tenemos que volver a quitarles el exceso de derechos que tienen.

Eso significa control de fusiones, definición de tamaño máximo,

transparencia en las participaciones y actividades de presión,

y obligación de hacer balance del bien común.

Y por otro lado, tenemos que aumentar los derechos

de las personas naturales, que somos los seres humanos

porque estos tienen demasiados pocos derechos

y derechos demasiado suaves y este reequilibrio

consiste en quitar poder a las personas legales

y sumar poder a las personas naturales,

que somos los seres humanos.

En este nuevo paradigma de comercio mundial,

no hay lugar para los ganadores únicos.

O habrá 150 Facebook algún día

para que haya una competencia de verdad

o bien, si se demuestra que Facebook

es un monopolio natural consecuentemente,

o bien se tiene que socializar,

o bien, al menos, las reglas que gobiernan Facebook

tienen que hacerse de forma democrática.

Alcanzar ese nuevo modelo implica a todo el mundo,

desde los gobiernos autonómicos, que pueden vincular las subvenciones

al comportamiento ético de las empresas,

hasta el Parlamento Europeo, que puede cambiar el mandato marco

en el tratado de Comercio Exterior.

Y si estas instancias fallan, siempre queda la democracia directa

de la ciudadanía reunida en asambleas.

Ahí podrían debatir las 10 o 20 preguntas clave

del orden comercial internacional.

Se mide la resistencia contra cada propuesta

y aquella propuesta que genera la menor resistencia,

que restringe en la menor medida la libertad de los ciudadanos,

será la ganadora.

Y tú vendrás marchando junto a mí y así verás...

¿Por qué la desigualdad tiene nombre de mujer?

¿Por qué la humanidad se ha construido

y se sigue construyendo basándose en ella?

Los estudios de género se dedican al análisis,

a los porqués de la desigualdad que sufren

y han sufrido las mujeres a lo largo de la historia

y de ello queremos hablar con Rosa San Segundo,

catedrática de Documentación y directora de Estudios de Género

de la Universidad Carlos III de Madrid,

además de presidenta de la Plataforma Universitaria

de Estudios Feministas y de Género. La saludamos, ¿qué tal?

Bienvenida, Rosa. Hola, buenos días.

El rol de la mujer es objeto de estudio en la universidad.

¿Qué tipo de formación o qué tipo de estudios específicos están?

En la universidad tenemos distintos grados.

Existió un grado en Igualdad,

que lo hizo la Universidad Juan Carlos,

la Universidad Rey Juan Carlos.

Ahora, la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

ha propuesto la creación de un grado específico en Igualdad,

y lo que ha existido es, lo que ha existido desde hace unos años,

de 25 años en unos casos y en otros, bastante menos,

es los grados... Perdón, los posgrados y los doctorados.

Y son especialidades de distintas materias.

Ya pueden ser de Derecho, de cualquier materia.

El objeto que se trata es que se estudia con perspectiva de género

cualquier disciplina científica y cualquier ciencia,

que eso es de lo que carecemos

y de lo que tratamos que se instaure en la universidad.

(ASIENTE) O sea, ya se había hecho de otras maneras

y, de hecho, se hace en muchos lugares,

en muchas universidades del mundo, pero lo que hace específico de aquí

son las perspectivas desde las que se estudia.

¿Cuáles son las asignaturas?

En el ámbito anglosajón, los estudios de género

tienen bastante más implantación.

En España, la novedad va a ser fundamentalmente

que se creen los grados y se asienten y también el objetivo que perseguimos

es que se creen doctorados específicos,

que se creen másteres, que se creen estudios,

y que además sean reconocidos,

porque al profesorado que imparte clase no se le reconoce

porque no hay un área de conocimiento en la se evalúen

los estudios de género.

Entonces, las profesoras y las investigadoras

y también investigadores que estudian con perspectiva de género,

eso no es objeto, no se evalúa bien

porque las agencias que evalúan no incluyen los estudios de género.

Sí, no lo incluyen.

Y esa es una de las cuestiones que perseguimos

a través de la plataforma.

Poco a poco se va vehiculando, se va consiguiendo

que de la teoría o de la calle o de lo que ocurre en la sociedad,

llegue a la universidad, se estudie y después sirva para algo

porque de entrada, sí, se pueden reglar los estudios,

pero si después no se convalidan o no valen

o a un grado no se le da esa aplicación en la sociedad,

uno puede pensar: "Bueno, mucha teoría,

pero la práctica sigue en cada uno de nosotros y nosotras".

-Sí que son estudios que son muy prácticos

porque, por ejemplo, el sistema judicial

necesita formación, tanto jueces, fiscales, abogados,

los psicólogos, los peritos que trabajan en los juzgados

necesitan perspectiva de género para analizar, para evaluar.

Y en la mayoría de los casos, no hay perspectiva de género.

Desgraciadamente, por eso hay esas sentencias

que son tan denigrantes para las mujeres,

que incluso se las condena cuando hay violencia

y cuando el agresor, el agresor la denuncia,

y por eso ocurren esas situaciones, porque no hay formación en género,

no hay perspectiva de género,

pero puede ser en el sistema judicial,

o puede ser en la medicina.

Por ejemplo, en la medicina la atención primaria,

los médicos y las médicas carecen de formación

con perspectiva de género y llega una mujer que tiene violencia

y entra a hacerse pruebas

cuando en realidad la debieran derivar.

O sea, en cualquier ámbito, en el urbanismo,

en cualquier disciplina científica, la farmacología también.

Debiera de incluirse también las mujeres.

las mujeres en la experimentación con fármacos.

La perspectiva de género, podríamos decir

que está en todas partes, pero luego, en el mercado laboral,

por ejemplo, en las empresas públicas,

en las empresas privadas, ¿cómo llegarían estos especialistas?

¿Necesitarían un departamento concreto?

¿Un encargado de o una encargada de género?

¿O de hacer que se respete la igualdad?

Los especialistas...

Hay distintos grados. Estaríamos por un lado hablando

de la gente que ya tiene una especialidad

y hace el doctorado o el máster con perspectiva de género

o quienes van a hacer, por ejemplo, lo que hablábamos de la UAB

que va a crear el grado en Igualdad.

Esos profesionales estarían capacitados fundamentalmente,

bueno, aparte de tener un título universitario,

esos profesionales, para las unidades de igualdad,

por ejemplo, de las universidades,

para crear los planes de igualdad en las empresas...

O sea, el ámbito es amplísimo, el ámbito laboral.

De hecho, la universidad de Barcelona ha hecho un estudio previo

para la implantación de los estudios y ya visto

que tiene muchísima demanda, que hay mucha demanda laboral

en los estudios de género. La Autónoma.

Sí. La UAB.

Tiene salida, entonces. Salida hay. Salida hay.

Lo que ocurre es que después quizá las empresas

tendrán que sensibilizarse en ese sentido, ¿no?

Se tienen que sensibilizar y son absolutamente necesarios

los estudios de género porque en cualquier entidad,

en cualquier institución, necesitan implantar un plan de igualdad,

necesitan trabajar con perspectiva de género.

O sea, es una necesidad. La universidad...

La universidad estudia problemas que ya existen socialmente

y la universidad analiza y aborda, pero además, no solo eso.

Por ejemplo, en el ámbito universitario es imprescindible

que las disciplinas científicas se aborden

con una epistemología feminista,

que se valide el conocimiento científico.

¿Por qué? Porque la exclusiva mirada masculina

en el ámbito de la ciencia ha hecho una ciencia sexista

y es una ciencia segregacionista,

que excluye a las mujeres de la historia, del arte, etc.

Entonces, la ciencia necesita también hacer una ciencia inclusiva,

o sea, esto es un tema que va más allá

de solamente el ámbito laboral, va también a los conocimientos.

No se trata solo de que las mujeres accedan a determinados puestos,

sino también a los propios contenidos científicos.

También son estudios transversales. Sí.

Se estudian muchos aspectos. Evidentemente, la historia,

la historia de los hombres y las mujeres,

la historia de las mujeres,

la historia de los movimientos de las mujeres.

Podríamos decir que por fin ha llegado a la universidad,

pero un poquito antes también se podría estudiar, ¿no, Rosa?

Claro, sí. Bueno, en la enseñanza primaria y secundaria

es imprescindible. Las niñas carecen de referentes

porque en los libros de Historia no hay mujeres científicas,

no hay mujeres en la historia, prácticamente no hay.

Luego, además, el patio del colegio, con la coeducación,

que por supuesto la defendemos, el patio del colegio

es un patio de segregación de las niñas.

A las niñas se las impide jugar porque está ocupado por el fútbol.

La Institución Libre de Enseñanza abogaba porque el patio

fuera para jugar, y no fuera para el fútbol de forma exclusiva

porque ahí se segrega a las niñas.

Entonces, en la enseñanza primaria y secundaria es imprescindible.

Alguna asignatura, en la de Historia, las mujeres de valores,

de convivencia en la pluralidad, como la hay en toda Europa,

y también de forma transversal en todos los contenidos.

Las niñas necesitan referentes.

Es una asignatura pendiente para todos, podríamos decir, Rosa,

pero cuando estos estudios terminen, insisto,

¿cómo va a ir uno con un título y va a decir:

"Yo tengo esta especialidad"?

"¿Tenéis algún departamento para mí? ¿Tenéis alguna posibilidad

de que pueda aplicar en vuestra empresa

o en vuestro lugar de trabajo todo lo que yo he estudiado?".

Bueno, las empresas están obligadas, las empresas grandes,

y toda la administración pública

está obligada a hacer un plan de igualdad.

Entonces, serían los especialistas de igualdad,

no solo en hacer el plan de igualdad para las empresas

y para la administración pública, sino también en llevarlos a efecto.

O sea que son puestos de trabajo bastante relevantes

y con mucha incidencia.

Y efectivamente, como ha visto la universidad de Barcelona,

con bastante futuro laboral.

Para terminar ya, Rosa San Segundo,

en la misma institución universitaria

todavía hay pocas rectoras, todavía hay pocas mujeres

en puestos de responsabilidad.

¿Eso también va a cambiar en el futuro?

Bueno, de momento, la crisis está produciendo una involución.

O sea, la mayoría de los puestos de profesoras catedráticas

y titulares, que son funcionarios, están ocupados por varones.

Bueno, pues seguiremos estudiando y seguiremos viendo

cómo cambia la historia y la manera de contarla.

Muchísimas gracias, Rosa San Segundo,

por estar hoy con nosotros y poner al día

los estudios sobre género.

Bueno, esperemos que licenciados y licenciadas

sean un beneficio para toda la sociedad.

Es el propósito de las iniciativas que cada semana

también nos presenta Antonella Broglia.

Hoy curiosamente protagonizados por mujeres que han innovado

en el sector de la tecnología en lugares como Perú o Nigeria.

(Música)

Cada día hay que reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres,

pero esta semana, Antonella, aún con más razón,

porque hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer.

Hoy en nuestra sección de innovación social

nos quieres hablar de la brecha digital de género,

la diferencia que hay entre hombres y mujeres en el uso,

tanto personal como profesional, de las nuevas tecnologías.

Nos quieres hablar de Nigeria y de Perú,

dos innovadoras sociedades. En Nigeria y en Perú.

Empezamos por Perú, Antonella. Sí, se trata precisamente,

en este caso de Perú, de cómo esta emprendedora social,

joven y brillante, Mariana Costa, se da cuenta de que por un lado

jóvenes de barrios marginalizados, de Lima y otros sitios de Perú,

no entran jamás en contacto con posibilidades profesionales

que le saquen de esa pobreza y por el otro lado,

el mercado internacional de la industria digital,

crece exponencialmente y no tiene profesionales suficientes

para trabajar en ello.

Y une esos dos factores y analiza por qué.

Porque ella se da cuenta que para trabajar muy bien

de la industria del desarrollo del software,

no hace falta ni ir a la universidad,

ni hacer escuelas de formación profesional,

que en muchos casos en esos países fracasan a la hora de ofrecer

una oportunidad profesional.

Ella conoce a profesionales del software que ni han ido

a la universidad ni al FP, que han estudiado eso de una forma

completamente autodidacta o lo han aprendido en Internet

y son brillantes y han podido pasar de la clase pobre

a la clase media. Ella digamos, aplica ese criterio

a la hora de crear su organización. Se llama Laboratoria,

que es formación para chicas, solo chicas de los barrios

más necesitados de su país, para que aprovechen las oportunidades

de la industria digital y encuentren un trabajo en ella.

Pero no un trabajo banal y pobre de poner datos, no,

trabajo que luego le permite seguir avanzando en una carrera

que les va a dar cada vez más oportunidades y que les permite

pasar de un estado social de marginado a la clase media

y por tanto, hacer verdaderamente un cambio de estado

y lo hace con una metodología que dura seis meses,

que la ha creado ella y en estos seis meses,

crea profesionales estupendas.

Está en contacto con una serie de organizaciones,

de empresas que las contrata que al final dicen que han contratado

las mejores profesionales porque son excelentes.

El 85 % de las chicas que estudian con ella trabajan.

Ha tenido reconocimientos mundiales. De hecho, estuvo en una conferencia

en Stanford con Obama y el propio Obama la presenta

y reconoce el éxito de esta operación.

Es muy interesante la historia de esta chica,

porque una chica peruana, las mujeres ahí desde luego nunca

han tenido oportunidades profesionales interesantes

y ella tenía esta abuela que había hecho lo que nadie había hecho,

que era, como mujer irse de Perú sola a buscar oportunidades profesionales

fuera del país y ella, inspirada por esta abuela muy única,

se fue a Inglaterra a estudiar. Ahí era muy brillante

y todos sus colegas iban a trabajar a la banca de inversiones

y se hacían todas ricas y ella dijo: "No, eso a mí no me interesa".

Luego se fue a Washington para trabajar un poco más

en los servicios sociales y luego con el marido,

que trabaja en el software vuelve a Perú y crea una agencia

de publicidad digital. Busca desarrolladores,

se da cuenta de que no hay, no hay en el mercado.

Se da cuenta de que no hay desarrolladores.

Dos, que todos los que hay son hombres

y tres, que todos los buenos que hay no han ido a las escuelas formales

y que se podía formar a esta gente creando una educación

informal y exitosa para trabajar en lo digital.

y ahí nace Laboratoria y es fantástico, porque esto también

cambia la cara de la tecnología en Perú,

ya no son todos hombres. Ya, ya.

También Zuckerberg habló bien... Bueno, es verdad, sí.

De Laboratoria. Es un dato significativo.

Sí, exacto, es muy interesante. De hecho, se ve en esas imágenes,

en Stanford, que no sé si has visto en Internet

que él y ella, la pequeña Mariana Costa de Perú,

entre comillas. Con el gran Zuckerberg.

Exacto, con el gran Zuckerberg, sentados juntos hablando de cómo

la tecnología salva la vida de la gente.

Pues seguimos hablando de innovación social en la brecha

digital de género. Ahora nos vamos hasta Nigeria

para hablar de Ore Somolu. Sí, es un caso buenísimo,

pero ¿por qué? Porque ella también se da cuenta de cómo

las cuestiones de género y tecnología están cruzadas y son tan importantes

en un entorno económico como el de hoy.

Pero también se da cuenta que si ella quiere intervenir

en su país para ofrecer a mujeres una formación profesional

en tecnología que les dé un trabajo, no puede pensar a la manera digamos,

del mundo desarrollado, tiene que crear entornos

totalmente separados y lo hace. Muy valiosamente, muy valientemente,

crea estos centros de formación en profesiones tecnológicas

para mujeres en Nigeria, donde primero solo están mujeres.

no hay acceso a hombres en esas escuelas.

Dos, ofrecen servicios de guardería y mentoring para otros elementos

educativos y formativos que las pueden ayudar.

Tres, tienen horarios de funcionamiento que están

relacionados con el hecho de que esa mujer tiene que hacer

tareas del hogar. Compatible con las obligaciones

de la mujer. Exacto, porque esta mujer,

no desaparecen todas esas obligaciones por arte de magia,

tiene que seguir haciendo todos los trabajos del hogar.

Estamos hablando de Nigeria. Y luego... Sí, estamos hablando

de Nigeria, y luego ir a estos lugares para aprender

entonces, los horarios de trabajo, los horarios de la escuela,

están compatibilizados con los del hogar.

Y luego, muy importante, están en barrios donde una mujer iría

de una manera relativamente segura. De seguridad, estamos hablando.

Por tanto, digamos que todos esos centros que se llaman

Women's Technology Empowerment Centre,

se han creado diseñando verdaderamente con los problemas

de esa mujer en mente. Los resultados son excepcionales,

porque estas chicas aprenden de una forma muy digamos,

personalizada estas capacidades que les permiten trabajar

y ganar dinero. Ella se dio cuenta de eso,

porque cuando se fue a la universidad ella se dio cuenta

que había muchas colegas suyas que no sabían escribirse

sus tesis doctorales y ella escribía al ordenador,

le escribía por un dinero y se dio cuenta de qué sencillos

son los "skills" que tienes que tener para poder ganar dinero

con un ordenador y ahí le apareció digamos, la inspiración

de poder hacer esto. Luego, también estuvo en Boston,

estudio cuestiones de género y vio cómo la ausencia de mujeres

en el entorno tecnológico que es el moderno en su país,

era una cuestión crucial.

Primero lanzó un blog explicando estas problemáticas.

Luego, creó el centro en el 2008 y hasta hoy.

Estamos hablando de la brecha digital de género.

El acceso de las mujeres a ser profesionales de la informática,

a ser informáticas digamos, ¿no? Sí, exactamente.

Básicamente. Hay tanta demanda,

es tan significativo, es tan ligado a cómo el mundo,

donde el mundo está hoy, están ausentes.

Por tanto, ese "gap", ese es el gran "gap".

Pues gracias, Antonella, por darnos a conocer a estas dos

innovadoras sociales. A vosotros, muchas gracias.

(Música)

Ella, como tantas otras, debería estudiarse como asignatura

en las escuelas y no, no nos referimos a Maite Larrauri.

¿Qué tal, Maite? Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Quizá algún día, ¿eh? No, no.

Bueno, encantada de que estés con nosotros en persona,

que nos transmitas también tu sabiduría, cómo no.

Hablamos de una mujer activista,

una mujer revolucionaria del siglo pasado.

Es Rosa Luxemburgo. Cuéntanos. La hemos visto, hemos visto

un pantallazo de su imagen. Es todo un símbolo Rosa Luxemburgo.

Ella procede de una familia polaca judía,

pero de ese tipo de familias que de alguna manera

se sentían muy europeas, fundamentalmente europeas.

Por ejemplo en su casa, se hablaba polaco, ruso,

alemán, francés, y ella además añadió el inglés.

Es decir, era una personas políglota, una persona que se movía por Europa

como si fuera su propio territorio y eso hace que efectivamente,

comenzó su carrera revolucionaria

en el partido socialdemócrata polaco,

pero rápidamente pasó al partido socialdemócrata alemán,

que era el partido más fuerte.

Estamos hablando de principios del siglo XX.

Era el partido más poderoso.

Ahí es donde realmente desarrolló su función.

Tenía que ser una rara avis esta mujer.

Sí, la verdad es que era una mente privilegiada

y una persona humanamente increíble.

Esto es lo que difícilmente ha pasado a la historia,

porque se la ha denigrado por un lado y por otro.

Todo vinculado a una historia que es la historia de lo que sucedió

cuando estalló la Primera Guerra Mundial.

Ese fue el momento de ruptura de la tradición socialista

y el inicio de la tradición comunista separada de la tradición socialista

y eso lo encarna Rosa Luxemburgo. Físicamente.

Sí, porque lo que sucedió es que el parlamento alemán,

en el cual estaban los socialdemócratas,

votó a favor de los créditos de guerra.

Los créditos de guerra significaba que Alemania podría entrar

en la Primera Guerra Mundial.

Rosa Luxemburgo dijo a los socialdemócratas:

"No habéis entendido nada, porque habéis transformado

el grito 'Proletarios de todos los países, uníos',

en el grito 'Proletarios de todos los países uníos en tiempos de paz

y degollaos en tiempos de guerra'", porque efectivamente van a ser

los trabajadores, el pueblo quien se va a enfrentar.

El pueblo alemán con el pueblo francés, etc.

Lo cual fue además una auténtica degollina.

¿Qué destacarías de su vida revolucionaria?

Sí, mira a partir de ese momento,

ella prácticamente pasó toda la Primera Guerra Mundial

en la cárcel, porque la condenaron

por estar en contra de la guerra, ¿no?

Entonces, fueron a por ella y estuvo en la cárcel con argumentos

de Rosa "La Roja", Rosa "Comeniños"...

Yo que sé, de todo se dijo de ella, pero yo hay una cosa que quería,

una anécdota que quería contarte,

contar a todo el mundo que lo pueda escuchar.

Es la anécdota de las cartas que ella escribía

a sus amigas desde la cárcel.

En concreto una contando cómo en una ocasión,

estando en la cárcel, tenía que entrar una carreta de búfalos

que arrastraban una carga muy pesada.

Estos búfalos se engancharon en la entrada del patio y entonces,

el conductor comenzó a pegarle tales golpes al búfalo

que a pesar de la piel tan dura que tiene, lo hizo sangrar.

Ella salió al patio y miró esos ojos que ella dice:

"Unos ojos dulces", los del búfalo, y ella comenzó a llorar y dijo:

"Yo lloré las lágrimas del búfalo,

porque los dos hemos perdido en esta guerra".

"Tú", al búfalo, piensa, "has perdido porque te has separado

de los pastos verdes. Yo estoy aquí, en la cárcel".

Entonces, en ese momento dice: "El conductor de la carreta

mientras la descargaban, se metió las manos en los bolsillos

y se puso a silbar por el patio con una sonrisa en los labios".

Y ella dijo: "Ante mí pasó la imagen de lo que es la guerra".

O sea, la guerra es ese individuo, ¿no?

Ese macho prepotente capaz de silbar,

capaz de sentirse por encima de todo,

capaz de haber infringido un daño monstruoso,

y sin embargo, sentirse dueño de sí,

capaz de silbar con las manos en los bolsillos.

Eso era la guerra. Una manera muy poética,

pero también muy cruda de condenar el conflicto de la guerra,

de la Primera Guerra Mundial. Sí, una guerra que además

fue tremenda, ¿no? Fue tremenda y que cuando analizas

o se analiza cómo se desencadenó,

es una serie de despropósitos algunos de ellos,

donde estás viendo el militarismo que estaba creándose

y cómo ese militarismo lleva una carga muy, muy machista, ¿no?

Bueno, hay que tener en cuenta lo siguiente.

Cuando ella estuvo en la cárcel

hasta que terminó la Primera Guerra Mundial,

cuando salió de la cárcel,

ella que dentro del partido socialdemócrata

había creado el grupo espartaquista

por separarse de esta línea digamos, fundamental que apoyaba la guerra,

el grupo espartaquista se convirtió en el Partido Comunista alemán

y a los 15 días la asesinaron. La asesinaron.

Eso te iba a comentar, no podemos contar toda su historia

de despropósitos, de luchas, pero terminó asesinada.

Asesinada. Asesinada y arrojada a un canal.

Entonces, su concepción de las mujeres fue básica

en tiempos de guerra para lo que ocurrió después también, ¿no?

¿Sabes qué pasa? Para terminar, Maite.

Las mujeres de principio de siglo no eran feministas como podamos ser

feministas nosotras ahora,

pero ellas sí que eran mujeres pensadoras

y en ese sentido por ejemplo, pensaron la guerra en términos

que tú puedes decir:

"Eso, solo una mujer es capaz de hacer un comentario...",

Por eso he traído este comentario aquí.

Solo una mujer es capaz de ver en el gesto de un hombre

que pasea por el patio después de haberle hecho sangrar a un búfalo,

solamente una mujer es capaz de ver en eso, eso es la guerra.

Esa arrogancia, esa prepotencia, ese machismo.

Con esa imagen para la reflexión nos quedamos, con Rosa Luxemburgo

y lo que nos ha contado hoy Maite Larrauri. Muchísimas gracias.

Gracias, gracias a vosotros. En buena compañía, ya lo ven,

con ganas de aprender siempre, les despedimos e invitamos

a que nos acompañen en siete días con más actualidad social.

Recuerden, los sábados un poquito antes del mediodía aquí, en La 2.

Gracias y saludos para todos.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 10/03/18

Para todos La 2 - 10/03/18

10 mar 2018

.Solidaridad. ¿A quién le importa de dónde viene lo que compramos? ¿Quién puede reformular la economía más allá de las cifras? En aras del libre comercio, demasiadas veces se vulneran los derechos humanos, se pisotea el medio ambiente y se maltrata la salud laboral. Reportaje y entrevista con el economista y defensor del bien común Christian Felber, autor de Por un comercio mundial ético.

.Igualdad. ¿Por qué la desigualdad tiene nombre de mujer? ¿Por qué la humanidad se ha construido y se sigue construyendo basándose en ella? Los estudios de género se dedican a analizar la desigualdad que sufren y han sufrido las mujeres a lo largo de la historia. Lo hablamos con Rosa San Segundo, directora de Estudios de Genero de la Universidad Carlos III de Madrid, además de presidenta de la Plataforma Universitaria de Estudios Feministas y de Género.

.Emprendedoras sociales. Antonella Broglia nos presenta a dos mujeres que innovan contra la brecha digital de género. Se trata de Mariana Costa en Perú y Ore Somolu en Nigeria.

.Filosofía para profanos. Conocemos detalles de la vida y los planteamientos filosóficos de Rosa Luxemburgo. Maite Larrauri analiza su activismo revolucionario y su concepción de las mujeres.

ver más sobre "Para todos La 2 - 10/03/18" ver menos sobre "Para todos La 2 - 10/03/18"
Programas completos (1207)
Clips

Los últimos 7.735 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios