www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4048103
Para todos los públicos Para todos La 2 - 03/06/17 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Buenas tardes.

¿Sabían que cada 15 minutos matan a un elefante en África?

Enseguida hablamos de ello, empieza la actualidad social en La2

y a partir de este instante además queremos contarles más cosas.

Pero como les decía, 96 elefantes muertos al día, 35 000 al año.

Son unas cifras escalofriantes y el argumento que moviliza

a numerosas asociaciones en defensa de los derechos de los animales.

Hoy charlaremos con la fotógrafa española Marina Cano,

que con su trabajo se ha convertido

también en una férrea defensora de esta causa.

Más cosas, vivimos en la sociedad de la sobreinformación,

mayoritariamente insustancial e intrascendente.

Algunos especialistas dicen que tanta información

se ha convertido en desinformación.

Añaden además que los jóvenes actuales son más eficientes

procesándola, pero menos cualificados

profundizando en los datos.

Y todo ello hablaremos con nuestro pensador de referencia

Jorge de los Santos.

La muerte de un ser querido siempre supone un duro golpe

para el que no estamos preparados. En nuestra sección de emprendedores

sociales conoceremos una iniciativa para ayudar a niños y adolescentes

a superar la muerte del padre, la madre, o un hermano o hermana.

Antonella Broglia nos presentará a una asociación argentina

que trabaja en esa dirección y otras iniciativas

de este país sudamericano. Empezamos.

(Música)

Vamos con la nota solidaria del programa, y nunca mejor dicho

lo de nota, porque la zarzuela llena sus partituras de solidaridad.

Nos vamos a Valladolid, donde se ha celebrado ya

la segunda edición de esta iniciativa

a favor de la Fundación Banco de Alimentos de la ciudad.

Con ella, la recaudación de taquilla

convierte la música en leche y cereales.

Si usted ve esta imagen y esta otra,

pensará que no tienen nada que ver.

¿Qué pueden tener en común un almacén de alimentos

y el escenario de un teatro?

Pues aunque no lo parezca mucho. En Valladolid,

Los Amigos de la Zarzuela, el Teatro Calderón

y el Banco de Alimentos de esta capital castellana,

han celebrando la II Zarzuela Solidaria

a favor de quienes más lo necesitan.

Partituras, voz y escena para convertir taquilla en alimentos.

(CANTAN)

Ha supuesto un empuje muy importante,

porque hemos recogido 6690 euros.

Con los que vamos a poder atender a los 17 067 beneficiarios

que tenemos en nuestra Fundación.

Vamos a comprar además leche, leche entera.

Zumos y cereales. -La verdad es

que los artistas son tremendamente solidarios.

Y ponen todo su esfuerzo y trabajo a disposición, gratuitamente,

a disposición de este Banco de Alimentos.

-En los últimos 12 meses hemos recibido de donaciones

2 872 000 kilos de alimentos.

Que nos han permitido atender a 17.067 personas desfavorecidas.

Esas casi 3 t de víveres procedentes

de excedentes alimenticios y campañas solidarias,

han sido distribuidas a través de 153 entidades.

Con esta zarzuela,

la solidaridad se extiende más allá del patio de butacas.

¿Habían oído hablar de la fila cero?

Es la posibilidad que damos a las personas que quieren colaborar

que quieren colaborar con este Banco que bien no pueden asistir al evento

o que no les gusta la zarzuela, de poder hacer eso,

colaborar mediante el ingreso en las cuentas del Banco

del importe de la entrada.

-Se ha conseguido una importante cantidad de dinero, creemos.

Y eso va a ayudar a muchas familias

a subsistir, o por lo menos a hacerles más llevadero

esas penalidades que tenemos hoy día.

-El prestigio que ha alcanzado el Banco de Alimentos de Valladolid

en esta ciudad hace posible que puerta que llamemos,

puerta en que nos abren, y la verdad es que recibimos una gran ayuda

y una gran disposición por parte

de empresas e instituciones para eventos de este tipo y otro.

La Zarzuela Solidaria es una de esas campañas

en la que los Amigos de la Zarzuela de Valladolid, prestan sus voces

de un modo altruista bajo el título "El espíritu de la zarzuela".

La música de Federico Chapí hace el resto.

Es una obra actual con músicas del siglo pasado.

Entonces creo que la zarzuela tiene que orientarse

con nuevos escritores si es que salen; con nuevos músicos,

para hacer partituras que todavía no hay.

Música de siempre para contar temas tan cotidianos como

los problemas económicos. Una situación que se hace

más llevadera cuando el arte y la solidaridad van de la mano.

Vamos a llenar el plató de naturaleza con alguien que creció

en Cantabria, junto al Parque Natural de Cabárceno.

Allí empezó a familiarizarse con los animales, y cámara en mano,

hacerles fotos. Era una niña, y lo que empezó siendo un juego

se ha convertido en toda una forma de vida. Ahora que Marina Cano

conoce casi mejor a las demás especies que a la nuestra,

ha decidido que es hora de poner fin

a la matanza de animales en África, entre ellos, los elefantes.

La saludamos, ¿qué tal, Marina? Hola, buenos días.

Aquí estamos superagusto con vosotros.

Muchas gracias, te hemos hecho una presentación muy rápida, ¿no?

¿Todo fue tan rápido? O tú poco a poco, con el contacto

con la naturaleza fuiste viendo que...

Yo realmente me enamoré.

Me enamoré cuando empecé a ir a este parque de fauna que está

en Cantabria, en Cabárceno.

Empecé a fotografiar a los animales, y allí

me enamoré de ellos totalmente. Y a partir de ahí quise hacer

ese seguimiento e ir a África, y estar con ellos,

y entender lo que les está realmente pasando.

Hemos empezado el programa dando una cifra escalofriante.

Minuto a minuto, días, semanas, tú eres testimonio de eso,

de esa matanza, de ese exterminio podríamos decir

de la vida salvaje.

Es tristísimo, porque el elefante es el emblema del...

Del animal africano. Y es cierto.

Cuando comencé a dar mis charlas sobre fotografía y conservación,

yo hablaba de 600 000 elefantes en África.

Y a día de hoy tengo que hablar de 400 000,

es decir, esa cifra va disminuyendo, hasta que...

Espero que no, pero en el año 2025, de seguir así, no encontraremos

elefantes en África, lo cual es terrible.

Destinas parte de tus ventas a proteger a los elefantes.

¿Cómo te informas o cómo vas haciendo el seguimiento

de ese destino?

Hay una asociación, que es "David Sheldrick Wildlife Trust",

que tiene su sede en Nairobi.

Y que se encarga de recoger a estos elefantes que quedan

huérfanos después de que han matado a sus madres o a sus familias.

Y ellos sí que van aportando muchos datos sobre esto y también

estoy colaborando con una asociación: "Born Free",

que también está haciendo tanto con elefantes y rinocerontes.

Están tratando de hacer esfuerzos para luchar contra la caza.

Hay muchos factores. Hay en juego muchísimas cosas, no es fácil,

no es un problema fácil,

pero ¿cómo realmente se actúa en la protección de estos animales?

Yo creo que, alguien que nos esté viendo puede decir:

"¿Y yo qué puedo hacer?". Yo creo que solamente la información

y el conocer estos datos, y la concienciación, pueden ayudar

a acercarse quizás en Facebook o en redes sociales, a encontrar

una solución o aportar a lo mejor una cantidad, por pequeña que sea,

económica para estas asociaciones que están luchando, y que están

poniendo digamos el pie en África

para parar estas masacres con estos animales.

Hablando de fotografías, estamos viendo todo el rato fotos tuyas.

Aquí, en La2, casi cada día también vemos reportajes, documentales,

espléndidos sobre estos animales,

sobre los elefantes y también sobre otros.

¿Qué es lo que nos puedes decir tú que estás sobre el terreno, Marina?

Bueno, estar allí realmente es algo que yo digo a la gente,

o debería decírselo a la Seguridad Social,

deberían recetar una vez en la vida

que la gente vaya a África o a algún lugar salvaje

para estar en contacto con la naturaleza.

Estar allí es disfrutar de una forma más allá

del ver un documental. Nos pone

en el sitio, nos pone la piel de gallina.

Vivirlo en vivo y en directo, ver que eso existe y que es maravilloso.

Y nos pone en nuestro sitio también, quizá, Marina.

Pues sí, la verdad es que nos pone en el sitio en el que debemos estar,

que es el de la humildad y en el de compartir esta tierra maravillosa

que tenemos entre todos, no solo para nosotros.

Si la venta de marfil está prohibida,

en teoría o en principio está prohibida por ley,

entonces, ¿qué pasa con los cazadores furtivos?

Ahí está, ahí está el mercado terrible, negro, que hay

de cazadores furtivos, de caza.

Yo he estado en Kruger, este Parque Nacional en Sudáfrica.

Y he escuchado de día matar, se escuchan los tiros.

Con los rinocerontes. Es horroroso. Se matan seis rinocerontes al día.

En este Parque, es terrible. Y...

Yo creo que tenemos que concienciarnos, el desconocimiento

es lo que hace que esto continúe y siga. Y hay muchos países

que ya afortunadamente empiezan a poner freno y coto a todo esto.

¿Qué podemos aprender de esta situación,

de exterminio como decíamos antes? De que no es fácil,

de que miramos las cosas desde el sofá o desde Occidente.

Claro, cuando estas aquí. Cuando estás allí aprendes humildad,

que es algo muy importante.

Aprendes a ver cómo esas familias de animales...

Te sientes tan cercano a ellos, que es lo que me ha pasado a mí,

yo me siento tan ellos... Que son familia.

Sientes como que ellos tienen los mismos derechos,

deberían tener los mismos derechos que nosotros.

Cuando estás allí, lo ves en vivo y en directo,

lo llegas a entender fácilmente.

Eres una de las pocas fotógrafas que hay de fauna salvaje.

Fotografías tan espectaculares como estas.

Podríamos estar horas charlando de lo que es la técnica,

las circunstancias, el momento,

cuándo hacer el click o cuántos clicks hay detrás.

¿Qué nos podrías decir, por ejemplo, de esta fotografía fantástica?

Esa fotografía que es la portada de este último libro mío

"Inspiración + Naturaleza" es una fotografía muy especial.

En donde estamos viendo tres guepardos, tres guepardas

en realidad. Es una madre con sus dos cachorritos. Ella es Jacomina.

Es una gueparda muy especial, bueno, ella ya no existe, está muerta.

Esta foto está tomada hace unos cuatro años.

En la foto apenas se ve, pero si te fijas, ella lleva un collar

de radio control. Ha sido reintroducida en libertad.

Para que saque adelante a sus crías.

Porque su madre fue abatida también por cazadores,

en este caso granjeros. Es una fotografía hecha en Namibia,

hay mucho problema entre el desarrollo humano,

con sus granjas, y la fauna.

Y esta es un éxito, es decir que Jacomina y sus dos crías

han conseguido reproducirse en libertad

después de que ella fuera eh...

Su madre fuera matada, asesinada. Entonces ella,

ha podido volver otra vez de nuevo

a lo libre. A la libertad. ¿Y ese instante?

¿De esa fotografía? ¿Qué recuerdas de ese momento?

Lo recuerdo clarísimamente.

Fue un viaje precioso a una reserva privada, la más grande de Namibia.

Y encontramos a Jacomina con el radio control y a sus dos cachorros,

con esa luz que todos los fotógrafos adoramos,

que es la última luz del día.

Y les daba de una forma lateral. La hora mágica.

Esa en la que quieres que aparezca todo, y en nuestro caso tuvimos

la suerte de que apareció. O encontramos a Jacomina

y sus dos crías mirando atentamente como están en esa foto,

con esa luz dorada. Y con ese fondo maravilloso

de los árboles en sombra.

Entonces crea esa magia de luz dorada y luz azul.

Además de muchas horas de espera, mucho conocimiento de lo que es

la vida animal, ¿te has especializado en elefantes

o cualquier ser que se encuentre en estas tierras y con este paisaje

que puede llevar a hacer este click definitivo?

Realmente cualquier animal. A mí, cuando hay gente que me dice

pues igual un insecto, "Ay, qué feo es", o un babuino. Y yo digo...

Para mí no, para mí somos diferentes.

Y la belleza no está en lo que nosotros conocemos.

Yo encuentro belleza, la verdad, en todos y cada uno de los animales.

Pero los elefantes son una debilidad muy grande, eso es cierto.

Marina, pues un placer enorme tenerte hoy en el programa.

Muchísimas gracias y suerte. Muchísimas gracias a vosotros.

Seguimos. Momento ahora para Antonella Broglia

y sus iniciativas solidarias, en esta ocasión destinadas

a personas que han sufrido la pérdida de un ser querido. Atentos.

(Música)

(Música y agua)

En nuestra sección de emprendedores sociales cada semana conocemos

a personas, asociaciones e instituciones

que trabajan para el bien común.

Hoy nos vamos a centrar en tres emprendedoras sociales

de Argentina. Antonella Broglia, buenos días.

Buenos días. ¿Por qué has escogido hablar

de Argentina concretamente? América Latina, toda ella,

es una zona, una región, de gran desarrollo de la innovación social.

Porque la ciudadanía está cerca de muchos problemas.

Argentina es uno de los países con mejores ejemplos.

Y en general se trata de emprendedoras sociales, de mujeres.

Pues vamos con la primera, si te parece. Se llama Aldana Di Costanzo.

Lo que quiere es analizar, tratar, o ayudar en el duelo de niños

y adolescentes que han perdido a su hermano, su padre o a su madre.

Sí, el duelo en niños y adolescentes, nadie se ocupa de esto.

En general, hablar de la muerte,

es muy difícil. Es un tema tabú.

Sí, para todos, adultos y niños.

Pero en particular nadie se ocupa de los niños.

Es interesante sobre todo en hogares donde ha sucedido una pérdida

y los adultos intentan proteger al niño mintiendo,

o digamos, escondiendo el duelo. No.

Aldana Di Costanzo dice para ayudar al niño a transitar la tragedia

es necesario hablar, explicar en alto.

Cómo él se siente, darle la libertad, darle la autorización

para reconocer y hablar en alto de cómo se siente con respecto

a esa pérdida. Esa es la única manera de transitar ese duelo.

Se ocupa de organizar laboratorios

y talleres y encuentros, tiene un teléfono de ayuda.

Forma a los niños directamente, a sus familias,

y forma a maestros y profesores.

Porque cuando en una aula hay un niño que en su casa ha sufrido una pérdida

todo el aula está de alguna forma alterada, y está sufriendo también.

También hace trabajo en las escuelas, con ese mismo objetivo:

de poder hablar en alto y reconocer y dar el permiso al niño

de entender que la muerte existe, que es parte de la vida.

Y que puede ser buena, porque da espacio a nuevas cosas.

Para ello crea una asociación. Sí, que se llama Aiken,

y realmente es la única en Argentina que está especializada en este asunto

en particular. Vamos a ver un ejemplo

de una niña de cuatro años

que recibió la ayuda de Aiken, vamos a ver su ejemplo. Mira.

(Música)

(Música)

Impresionante el ejemplo de Ivy, una niña de cuatro años.

Sí, sí, pero ves cómo tiene localizado el lugar de la pérdida,

la idea de llevar ahí flores, y eso es muy importante para ella,

la permite, digamos, darle un sitio a este problema, y seguir adelante.

Más de 300 niños y adolescentes han sido tratados,

o han recibido la ayuda de Aiken. Sí, sí.

Y muchísimos adultos: padres, madres, profesores, y otros educadores.

Se pueden calcular en 10 000 los niños y adolescentes

ayudados de forma directa o indirecta por esta fundación Aiken.

Muy interesante, Antonia. Vamos con el segundo ejemplo

que nos quieres mostrar hoy, Delfina Irazusta,

que quiere aprovechar el potencial de la población rural, ¿no?

No exactamente de la población, sino de los pequeños gobiernos rurales.

¿Qué sucede en Argentina? 30% de la población vive en Buenos Aires,

la gran Buenos Aires. Claro.

Y todo lo demás... ¿Qué sucede en términos de recursos,

tecnología, innovación, decisiones políticas, y ciudadanía?

Fíjate que hay 2200 Gobiernos locales en Argentina,

de los que solo 370 tienen más de 10 000 habitantes.

Es decir, que hay 1800 Gobiernos locales sin recursos,

sin actividad, sin energía y sin acciones.

Delfina dice: "No, no, aquí hay un grandísimo potencial,

pero lo tenemos que despertar". Ha creado una organización,

Red de Innovación Local, que por un lado forma a los técnicos

de la gestión de los Gobiernos locales en iniciativas y tecnologías

para que puedan tomar iniciativas activas para sus ciudadanos,

sus pequeños centros, y luego los ha puesto todos en red,

para que puedan sentirse apoyados los unos con los otros,

para que pequeño, aislado, o rural, ya no sea el significado

de nada negativo, sino que puedan ser unos pequeños gobernantes

con una capacidad de innovación y de cambio muy grande.

Red de Innovación Local es una idea muy, muy potente,

para animar toda esa parte de Argentina donde no llega nada.

Claro, es que las personas en estos pequeños núcleos rurales

no tienen preparación suficiente para gestionar o tener conocimiento

sobre las nuevas tecnologías, para aplicaciones...

Por ejemplo, es algo que nadie le va a enseñar,

pero que ella pretende enseñarles, porque sabe que una vez

que esta especie de Gobiernos dormidos se puedan animar,

las consecuencias en políticas sociales y la ciudadanía, son buenas.

Muy bien, Antonella, vamos ahora con el tercer tema.

Se trata de Mariana Incarnato,

que quiere apoyar a jóvenes a salir del orfanato, a salir al exterior.

¿Qué sucede con un niño que se ha institucionalizado,

por muchos motivos, porque no tiene el padre,

una familia que pueda hacerse cargo, porque no es una familia funcional?

Está protegido hasta los 18 años, luego sale, ¿qué pasa con él o ella?

Esa es la clave precisa del trabajo de Mariana, y ella dice:

"Vamos a hacer un programa de 'deinstitucionalización',

vamos a hacer un programa de creación de autonomía".

Porque una cosa es vivir en un hogar protegido,

y otra cosa es vivir en el mundo.

¿Qué haces cuando estás en el mundo? No es solo buscar trabajo,

no es solo intentar, digamos, encontrar un futuro,

es tú mismo, dentro de una realidad, donde tú eres el que decide,

y no tienes a nadie... La autonomía, ¿no?

Exactamente, la autonomía.

Con esta organización que ella lleva años practicando,

hace precisamente esto, ella ha creado una metodología,

la metodología de la creación de la autonomía,

y en muchísimos lugares de Argentina ha creado ese modelo.

Desde los 18, al menos hasta los 21, hay un apoyo,

pero no un apoyo para crear más dependencia,

sino un apoyo para crear autonomía.

Para eso ha llegado a acuerdos con algunas empresas.

Claro. Esas empresas acojan a esos jóvenes.

Claro, los pueden acoger, les hacen una formación,

pueden hacer un training, y estos chicos y chicas se dan cuenta

que pueden trabajar, y tienen una vida que depende de ellos mismos,

incluso sus propios ingresos económicos,

y no ya de una institución estatal.

Muy bien, Antonella, gracias por darnos a conocer

a estas emprendedoras argentinas. Muchas gracias a vosotros.

De la acción, pasamos a la reflexión.

¿En qué mundo vivimos, donde la sobreexcitación informativa

nos produce, o nos puede llegar a producir aturdimiento?

Es la pregunta que nos planteamos, y respondemos junto a ustedes,

acompañados, como siempre, por Jorge de los Santos.

¿Qué tal, Jorge, cómo estás? Bien, querida.

Cuéntanos, arroja... Suficientemente bien, digamos.

¿Perdona? Suficientemente bien.

Bueno, suficientemente bien, nos gustaría que nos arrojaras

luz y taquígrafos a lo que acabamos de contar,

esa sobreexcitación informativa, o ese exceso de información.

Sí, hay un exceso de ruido, hay un murmullo perpetuo

en nuestras sociedades, en nuestra cultura,

murmullo que entiendo que lo que busca es anular el criterio,

lo que busca ese perpetuo soniquete magmático

es anular el criterio, la capacidad de crítica,

la capacidad de escoger, de selección.

Tiene algo que ver con "krínein", en griego, con la elegancia,

es el poder decidir.

Es una maniobra, yo creo, fundamentalmente,

de ocultación por sobreinformación.

Esto ya por ejemplo Foucault ya lo había hablado en su momento,

ya lo había detectado, hay dos maneras de ocultar las cosas,

hay dos maneras de tapar las cosas.

Una es por prohibición, por negación: "Esto no se toca, esto no se dice";

otra es por sobreinformación.

No hay mejor manera de tapar una aguja, que echarle un pajar encima.

Básicamente, esa es la finalidad que tiene esta hiperconexión,

en realidad de individuos aislados,

de individuos que devenimos paquidermos, en el término griego,

es decir, de piel muy gruesa,

que creyéndonos que estamos conectados a todos,

a una serie de continuos timbres, soniquetes, pajaritos, datos,

opiniones y tal, estamos de manera vinculativa conectados con los demás,

pero en realidad nuestra piel se hace muy, muy gruesa.

Esos datos nos engruesan, nos aíslan.

¿Sería ese el mapa intelectual que nos arroja esta circunstancia,

ese ruido del que quizá no somos conscientes?

Yo creo que somos conscientes de ese ruido,

lo que además es un ruido, es lo que pasa,

porque la finalidad última es volvernos absurdos.

Seguimos con las etimologías, llevarnos al ruido,

hacer que todo sea ruido.

Ahí el problema, el problema fundamental, es que ningún...

Cuando desaparece el silencio, ningún sonido puede emerger.

Cuando todo lo oímos, nada podemos escuchar, entonces,

esa incapacidad de criterio es la que te impide decir:

"Tengo que escuchar esto, pero todo lo demás me es indiferente,

o me resulta indiferente, o no es necesario".

"Cuando desaparece el silencio, ningún sonido puede emerger",

ningún sonido único. Sí, cuando desaparece el silencio,

cuando desaparece el poder, ese que te permitía decir:

"Cállate, que hablo yo, o que habla no sé quién...".

El silencio es la base sobre la que puede emerger algo interesante,

sobre la que puede emerger no el ruido, sino la música.

Decía Víctor Hugo que la música es un ruido que piensa;

este ruido de nuestros días, esta perpetua solicitud,

esta perpetua reclamación, no piensa.

No solo no piensa, sino que no deja pensar,

pero esto no es su condición, es su propia finalidad, creo yo.

Por eso hablamos de anular el criterio, la capacidad crítica.

Pero hay gente que incorpora ese ruido,

o que incluso necesita una cierta banda sonora para concentrarse.

Necesita música, necesita oír algo, tener un ruido de fondo...

Yo creo que necesitar, no, Marta, lo que hay, básicamente,

es un miedo al silencio, en el silencio es donde pasan las cosas.

Mientras uno está aturdido, hiper-reclamado,

mientras uno es absurdo, vuelvo a decir, mientras uno se convierte...

Lo llevan hacia el ruido disonante, y todo equiparado,

no puede pensar, no puede juzgar, es otro elemento hoy...

Desaparece, ¿no? Desaparece en cuanto a eso, ¿no?

Eso no produce en nosotros ninguna sensación de tranquilidad,

produce todo lo contrario, produce un sujeto temeroso,

un sujeto que está como un perro en la verbena de San Juan,

atemorizado... Y sordo.

Sordo, sordo, sí, sí, "absurdus", absurdo.

Además, atemorizado.

Sófocles tenía una frase muy significativa:

"Todo es ruido para quien tiene miedo".

Hoy en día, tenemos la sensación de que no recibimos mucha información,

de que tenemos mucho ruido, el ruido nos sobrecoge, nos aturde, nos...

Se puede, se impone a nosotros mismos, se impone a nuestra voz,

se impone al silencio, al espíritu de la reflexión.

¿Qué ocurre con ese silencio que parece un lujo, pero que incomoda,

pero que te obliga a pensar, o que te crea ansiedad,

el hecho de que no puedas oír nada, de que no hay nadie?

Sí, ahora mismo nos ha pasado, justo antes de empezar,

eso que se decía antes: "Ha pasado un ángel".

Ha habido un silencio un momento en el plató,

y de momento todos nos hemos sobrecogido.

Pero, claro, esto es, no sé cómo decirte,

esto es un problema de nuestra incapacidad para afrontar

la necesidad que en cuanto humanos tenemos de silencio,

de acallar, de seleccionar las informaciones que nos llegan,

los afectos que nos llegan, las vinculaciones que nos llegan,

y todo esto es la música de ambiente.

Satie, el compositor francés, tenía como proyecto componer

una música de ambiente, que él llamaba, "musique d'ambiance".

La música que se hacía por ejemplo en un restaurante,

con el ruido de los platos, las charlas de los camareros,

las copas que se mueven, y tal, y que cual, ¿no?

Como proyecto era muy curioso, muy de la modernidad, muy curioso.

Hoy día, ese ruido de ambiente, esa música de ambiente nos impide comer,

nos impide tener la capacidad, en cuanto a humanos, de comer, ¿no?

nos impide tener la capacidad, en cuanto a humanos, de comer, ¿no?

Ese espacio de reflexión, que podría ser un espacio de reflexión,

también está inundado, y contaminado acústicamente, ¿no?

Todo, y además está voluntariamente contaminado acústicamente.

Alguien que piensa es alguien que necesita el silencio,

que necesita ese plano de inmanencia donde puede surgir algo interesante.

Hay, por ejemplo, muchas propuestas creativas:

"Vamos a organizar, vamos a hacer, vamos...".

Todo eso, una tapa a la otra,

esa pérdida de criterio hace que lo creativo se convierta en "acreativo",

que se anulen una cosa a la otra.

Eso genera un paisaje genérico donde vivimos en la inmediatez,

sin mediación, sin distancia, sin futuro,

perdiendo aquello que Richard Sennett llamaba "el largo plazo".

Cuando uno se mueve, pero no tiene dónde ir, los pasos son en el vacío,

cuando no hay una proyección hacia dónde ir.

Y luego, te olvidas. Cuando tienes tanto ruido, tantos inputs,

como se dice ahora... Claro, claro, Marta.

Dices: "Mira, ahora sé que escuché alguna cosa,

sé que leí algo, pero no recuerdo esa fuente".

Claro, claro, claro.

Cuando uno cree que puede conservar todo,

lo que sucede es que lo olvida todo.

Cuando uno cree, por ejemplo, que puede acceder a esa fuente,

"ya me acordaré, porque estaba allí", lo puede olvidar todo.

Por ejemplo, a los que tenemos una cierta edad,

y que cuando muramos nos dirán que hemos tenido el síndrome de Diógenes,

porque seguimos acumulando libros, DVD, en fin...

Lo que habría que decirles es que nosotros no guardamos soportes,

nosotros guardamos el motivo que nos lleva a ese soporte.

Nosotros, del libro tal, determinado, lo que guardamos es la experiencia,

que desde nuestra propia profundidad, desde nuestro propio silencio,

no dio el sentido de acceder a ese libro.

Ese sentido que nos lleva a las cosas, que nos lleva a vincularnos,

no a estar en contacto con las cosas, con los seres humanos, con los demás,

sino a generar un compromiso de vínculo.

Ese punto de sentido es lo que nosotros, digamos,

los que padeceremos el síndrome de Diógenes, tenemos,

la necesidad de establecer vínculo, de haber seleccionado,

de haber dicho: "Esto sí es importante,

esto es una mierda, esto no me interesa".

En ese punto que tú dices recogemos, y hacemos silencio.

Con Jorge de los Santos nos despedimos. Muchas gracias, Jorge.

Gracias a ti, Marta, un placer, como siempre.

Un placer, como siempre.

Nos despedimos con un deseo, verles la semana que viene,

para abrir esta particular ventana a la reflexión,

el conocimiento y la actualidad social para todos.

Saludos cordiales, y hasta el sábado que viene,

feliz resto de semana.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 03/06/17

Para todos La 2 - 03/06/17

03 jun 2017

Magazine semanal que a través de reportajes, entrevistas y secciones fijas analiza los aspectos más sociales que pasan a nuestro alrededor.

ver más sobre "Para todos La 2 - 03/06/17 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 03/06/17 "
Programas completos (1189)
Clips

Los últimos 7.632 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios