www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4340458
Para todos los públicos Para todos La 2 - 02/12/17 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal? Primer sábado de los cinco que tendrá diciembre.

Aquí estamos, dispuestos a contarles cómo contribuir a un mundo mejor,

cuáles son las claves del autocontrol

o en qué consiste el deseo humano. Antes nos fijaremos en un síndrome,

en concreto el Síndrome Alcohólico Fetal.

Se conoce por las siglas SAF. Es una enfermedad incurable

derivada del consumo de alcohol durante la gestación.

Una vez nacidos, los afectados tienen lesiones cerebrales

que se manifiestan en trastornos cognitivos y de comportamiento.

Nos lo contarán desde la asociación de padres SAF Group.

Después iremos a los tribunales y veremos otra lucha:

la que llevan a cabo contra la discriminación

de mujeres y niñas diferentes personas solidarias

que nos presentará en su sección de innovación Antonella Broglia.

Dicho esto, entramos en materia.

(Música)

El consumo de bebidas alcohólicas puede producir

severas e irreparables lesiones en el cerebro de un feto.

No importa la dosis ingerida. Por eso, los especialistas

recomiendan dejar de beber desde el minuto cero,

desde el instante en que se toma la decisión de ser madre.

Embarazo igual a tolerancia cero con el alcohol.

Respetar esa regla puede evitar el Síndrome Alcohólico Fetal,

una enfermedad que, como vamos a ver, no tiene cura.

Aliona tiene 19 años. Fue adoptada poco antes de cumplir los tres.

Desde hace dos sabe que sufre el Síndrome de Alcoholismo Fetal.

Conocer este diagnóstico le permitió entender su comportamiento.

Me sentía como una persona mala, que no me quería a mí misma.

Hacía cosas muy raras. Los demás a veces me decían

"la loca del colegio". Luego me sentía muy mal.

Aliona sufre SAF porque su madre biológica

consumió alcohol durante la gestación.

Su enfermedad no tiene cura.

Se refiere a las lesiones producidas,

en el desarrollo del sistema nervioso central,

consumir alcohol en el embarazo. Estas lesiones se expresan

de diversa forma: trastornos de hiperactividad,

autismo, agresividad, trastornos de conducta.

Trastornos que, en el día a día, comportan situaciones dolorosas,

difíciles e, incluso, de riesgo. Es una lesión en el cerebro.

Lo que ocurre es que no todos tienen el mismo déficit cognitivo.

Hay niños que no lo tienen. Hay niños que sí.

Lo que les cuesta mucho es todo lo que es abstracto:

la comprensión lectora, las matemáticas.

les cuesta comprender a veces las cosas,

que no aprenden de las experiencias negativas.

Tú... Te pasa algo por la calle o en una situación negativa para ti

y no la repites. Ellos no lo aprenden. Se olvidan.

Llegado un momento de su vida, estos trastornos de conducta,

estas alteraciones que alguien dice "qué niño más raro",

los adolescentes no lo entienden y dicen "ese es el raro".

Se van quedando solos.

Los posibles trastornos físicos y mentales van acompañados

de unos rasgos corporales característicos.

Aparte del peso, la talla y el perímetro craneal,

que es la circunferencia de la cabeza, que son muy pequeños,

los tres signos físicos que puntúan son

la abertura del ojo, que sea muy estrecha;

el filtrum, el espacio entre nariz y labio, que sea muy liso;

y el labio superior, que sea fino.

En el caso de Aliona, el SAF se manifiesta

en comportamientos antisociales fuera del núcleo familiar.

Son alteraciones de conducta que provocan angustia

a los enfermos y a su entorno.

Ellos hacen las cosas. Después lo sufren mucho

porque lloran, han hecho una cosa que no está bien,

ven que lo pasas mal y se sienten culpables, mal.

-Me arrepentía y me echaba a llorar. Intentaba pedir perdón a mi madre.

-Esa falta de control, eso que le ocurre de, en un momento,

salir y no saber dónde va y dar vueltas y más vueltas.

Son niños muy frágiles porque son fáciles de manipular.

Son muy manipulables, con cualquier persona hablan.

Si esa persona es buena, no pasará nada;

pero si hay alguien que la quiere llevar a algún lugar, manipularla...

Son niños que, muchos, acaban con problemas con la justicia.

Por estas razones, Carmen recibió el diagnóstico

de la enfermedad de su hija, cuando tenía 15 años,

como una liberación. Ya sabes qué tiene, que no es

algo en contra de ti, ya sabes que no es que ella...

tenga una conducta delincuencial. -Cuando supe que tenía SAF

me quedé más tranquila, intenté mejorar mis conductas

para mejorar para mi bien. No para mi mal sino para mi bien.

Entonces ahora estoy... Aunque tengo épocas malas y buenas,

estoy mucho mejor que antes.

Ahora estoy mejor, más tranquila porque tomo medicación.

Antes me daban mucha medicación, me dejaban sedada

y no me enteraba de nada.

Un diagnóstico precoz es la clave para dar con tratamientos eficaces.

A Carmen le costó muchos años obtenerlo.

Por eso desde la asociación SAF Group piden

la creación de unidades expertas.

Con psiquiatras, con pediatras, con psicólogos,

con educadores, trabajadores sociales.

Si hubiera una unidad, como hay de diabetes

o de otro tipo de patologías, todos podríamos ir al mismo lugar.

Si tú sospechas una enfermedad te derivarían allí.

El que se hable de la enfermedad y se forme a profesionales.

Muchos niños pasan por el pediatra desde que los adoptamos.

A lo mejor hasta la adolescencia no se diagnostica el SAF.

No es difícil de diagnosticar. Lo único que no lo tienen en mente.

Pensando en el futuro, los padres de aquejados de SAF

reivindican que se reconozca como enfermedad crónica.

Si no, alertan, se corre el riesgo de criminalizar una discapacidad.

No está reconocida. Nuestros hijos, los que tienen alguna discapacidad,

tienen la mínima por déficit cognitivo, que es 33 %.

Pero a estos niños les será dificultoso encontrar trabajo.

Si les pone un 33 %, que no es real, les va a costar.

No tienen derecho a ningún tipo de prestación.

Por ejemplo, un niño roba y, cuando roba, rompe un cristal

y hace daño a alguien, puede acabar en prisión.

Y quién te dice que no le dé alguien un paquete

y que lo lleve de una casa a otra y que esté traficando

cuando él no es consciente de lo que hace.

Si este niño no tiene reconocida la capacidad, como enfermedad,

como SAF, puede acabar en prisión. Criminalizamos una discapacidad.

Lejos de esta perspectiva,

Aliona estudia para ser auxiliar de administrativa

y disfruta con la equitación, el baile y los amigos.

Sus inquietudes son las propias de la edad

y la enfermedad está bajo control.

Seguimos con más actualidad social. Nos fijamos en el próximo martes.

Es 5 de diciembre y se celebrará el Día del Voluntariado.

En España se estima que hay 4 000 000 de voluntarios

que ofrecen tiempo y conocimientos al servicio de una buena causa,

a cambio de nada o de mucho, según se valore

la satisfacción personal de contribuir a un mundo más justo.

Está con nosotros Mar Amate,

Directora de la Plataforma del Voluntariado de España.

¿Qué tal? Bienvenida. Hola, buenos días.

¿Usted representa a estos 4 000 000 de voluntarios?

La Plataforma de Voluntariado representa a asociaciones,

cerca de 80 asociaciones que forman parte de la red,

que incorporan a estos 4 000 000 de voluntarios

en diferentes ámbitos. En muchos ámbitos. Luego lo veremos.

¿Cómo vieron la necesidad de integrar estas asociaciones,

de hacer una multiplataforma? Esto surgió hace 30 años.

Entonces había varias asociaciones que cada una trabajaba...;

unas, con personas con discapacidad, con personas enfermas, etc.

desde diferentes puntos de vista, pero vieron un elemento común:

para llegar a todas estas personas y estas necesidades,

todas las asociaciones integraban personas voluntarias,

que era un elemento fundamental. Decidieron unirse, organizarse

para trabajar en este espacio donde todos trabajamos

con los valores, con la ética, con la participación social,

con la implicación de las personas.

En lo común, en lo que todos... en esta sociedad,

más allá de los poderes públicos. ¿Cómo funciona esta plataforma?

Vuestra misión es coordinar los derechos de los voluntarios,

defender cuál es ese decálogo o esa manera de ser o de funcionar

de los voluntarios. Tenemos varios objetivos y misiones.

Desde luego trabajar, todos, de forma coordinada

para que los programas de voluntariado y los voluntarios

hagan su tarea, su implicación de la mejor manera posible.

También tenemos una función de altavoz hacia la sociedad.

Tenemos que llamar a la sociedad y decirles que se animen,

que todas las personas que quieran se animen a hacer voluntariado.

No es cosa de héroes ni es cosa de grandes personas.

Es cosa de personas normales que nos implicamos en algo:

en echar una mano limpiando un bosque

o acompañando a una persona que está enferma en un hospital

(BALBUCEA) o incluso con programas que puede haber en penitenciarias,

con personas reclusas que quieren reincorporarse,

con personas gitanas, etc.

Como decíamos, el ámbito de actuación es amplísimo,

tanto como las necesidades sociales. Para que nos hagamos una idea,

la Plataforma del Voluntariado ha resumido en un par de minutos

su función. Lo vemos.

En el voluntariado,

en el activismo LGTB, en concreto los delitos de odio,

con charlas, como las que hacemos desde la asociación,

tratamos de dar confianza al colectivo

para que cuando sufra una lesión sepa que no debe aceptarla.

Le acompañamos a denunciar a la Policía,

damos atención psicológica y un gabinete jurídico.

-Lo que hacemos en el taller de teatro es crear un espacio

para que los chicos puedan evadirse de su realidad de otra manera,

estimulando su creatividad y otras habilidades

que no pensaban que tenían para que el día de mañana,

cuando se reinserten en la sociedad, este proceso sea más fácil.

-En el taller de estimulación cognitiva intentamos conseguir

más confianza en ellos mismos, autoestima, creatividad...;

todo lo que signifique actividad intelectual y emocional.

-Los voluntarios tutelares hacemos actividad persona a persona:

acompañar, promover actividades, compartirlas con ellos.

Intentamos atender las necesidades de estas personas con discapacidad.

Quizá seamos para ellos una persona de referencia.

Son como parte de mi familia.

-Llevamos cuatro años llevando música en directo a hospitales.

Hemos realizado 1600 miniconciertos,

beneficiado a más de 30 000 pacientes

y trabajado con más de 1000 músicos: desde Jordi Savall a Rosario Flores

pasando por estudiantes de conservatorio.

Nos hemos dado cuenta de que la música es fundamental

en los hospitales y ayuda muchísimo en la recuperación del paciente.

De todo y para todos, podríamos decir.

¿Quién vigila el correcto funcionamiento del voluntariado?

Ahora mismo hay una Ley de Voluntariado

que define cómo organizarse dentro de las asociaciones:

qué formación hay que dar a las personas voluntarias

porque para hacer voluntariado hace falta querer,

pero también hace falta saber qué se tiene que hacer.

Claro. El voluntario llega con muchas ganas de dar.

Ni horarios ni... Lo que sea. Ayudar, pero hay que poner límites.

Sí, claro. El voluntariado trabaja con algo muy esencial,

sobre todo el que trabaja dentro del ámbito de lo social

y es que trabaja con las personas, que es lo más valioso.

Eso hay que cuidarlo muy bien. La persona que va a acompañar,

como hemos visto, a personas con discapacidad intelectual

tiene que saber qué tiene que hacer, cómo lo puede hacer, cómo llegar,

si son personas mayores, etc. Eso hay que cuidarlo muy bien.

Dentro de los marcos legales se establece muy bien

cómo tenemos que trabajar las asociaciones, cómo formar,

cómo evaluar lo que estamos haciendo y qué es lo que detectamos

de todas estas cuestiones, esta realidad que vivimos

para hacerlo llegar a los poderes públicos

y decir "estas cosas no se pueden seguir haciendo así"

o "hay que hacerlas de otra manera". Es la "incidencia política".

Lo que decíamos, recibir formación como voluntario es un derecho

y es obligatorio, por parte de las entidades, dar esa formación.

Sí. Es obligatorio de las entidades hacer la formación.

Hay diferentes alternativas. Desde la Plataforma del Voluntariado

invito a todo el mundo a que visite nuestra web,

plataformadelvoluntariado.org,

porque hay diferentes alternativas para esta formación:

on-line, presencial, etc.; para facilitar que todo el mundo

pueda acceder a ella. Y vehicular tiempo, conocimientos,

cariño. Porque eso, ¿cómo se compensa?

Hay muchos tipos de voluntariado. Hay personas que saben hacer

una determinada cosa y quieren hacer voluntariado en esa cosa.

Yo puedo ser psicóloga y quiero dedicar mi tiempo libre

a utilizar mis conocimientos para apoyar.

Hay asociaciones que trabajan en esa línea.

Hay otras personas que quieren hacer cosas diferentes.

Tienen que llegar a las asociaciones y ver qué es lo que quiere hacer

la persona voluntaria, dónde se siente más a gusto

y qué quiere hacer, y cuáles son las necesidades:

de las personas que se atiende, de la asociación,

y poner en relación,

en la mayoría de ocasiones, de personas con personas.

Ahí hay un intercambio recíproco.

La persona voluntaria da su tiempo, su saber, su acompañamiento,

pero también recibe mucho de la otra parte:

esa parte de satisfacción, de conocimientos, etc.

Es una relación muy recíproca. 4 000 000 de personas lo hacen

y hemos querido hablar con Mar Amate,

Directora de la Plataforma del Voluntariado.

Muchísimas gracias, Mar. Muchísimas gracias.

Seguimos. No dejamos la voluntad, la solidaridad

porque son factores que tienen en común las iniciativas

de nuestra colaboradora Antonella Broglia. A ver qué trae.

(Música)

Estamos en el Salón de Baile del Círculo de Bellas Artes.

Aquí se celebraba el Baile de Máscaras durante Carnaval.

Hemos venido con Antonella Broglia, buenos días...

Hola. Para hablar de innovación social.

Hoy, del derecho de mujeres y niñas en los tribunales.

Uso de las leyes para reivindicar la igualdad.

Como en el primer caso que estamos viendo aquí

que es, no solamente igualdad sino intentar intervenir

en esos graves casos de violación

de niñas muy pequeñas, adolescentes en África, Kenia en este caso.

La emprendedora se llama Fiona Sampson.

Es canadiense de origen, pero este es el caso que la hizo famosa

y se llamaba "Las 160 niñas": "The 160 girls".

Todas tenían entre 13 y 17 años. Ella demanda al Estado de Kenia

por no haber sido capaz de proteger a esas niñas de la violación.

Demuestra en los tribunales, litigando, que las violaciones

iban en contra de las leyes locales, regionales, nacionales

y del Tribunal Internacional de los Derechos Humanos.

Se le reconoce esta victoria. Ella lucha para que se aplique.

Hace una alianza con la Policía y eso es lo extraordinario

porque la Policía es parte del problema.

Cuando una niña, en un país así, denuncia su violación

el policía probablemente la vuelva a violar.

Pero ella consigue que la Policía se alíe para hacer ejecutar la ley.

Fue un éxito tan grande que todo el mundo habló de ella.

Las organizaciones de derechos humanos celebraban lo que consiguió.

Pasó a otros países como Malaui para conseguir lo mismo.

Ella, canadiense, como he dicho, fue el último bebé

víctima de ese fármaco que se llamaba talidomida

que se recetaba a las embarazadas para limitar efectos de las náuseas,

pero que después se descubrió que producía consecuencias terribles

incluso muertes. Ella vio cómo esto sucedía y nadie pagaba.

La impunidad de las compañías farmacéuticas

con respecto a esa tragedia que a ella le pasó.

Es ahí como se inyecta,

empieza esa pasión por la justicia.

Estudia Derecho. En la Escuela de Derecho encuentra

otras dos o tres abogadas negras. Ahí deciden crear esta organización

que se llama "The Equality Effect": "El efecto de la igualdad".

Vamos con la siguiente innovadora que nos quieres comentar.

Viviana Waisman, que estuvo en el programa recientemente.

Lo que ella hace es innovador. También es lo que se llama

"litigio estratégico".

Elige causas en los tribunales de protección de mujeres y niñas

que sean los más llamativos, no solo desde la comunicación

o de cómo llamar la atención de la opinión pública

sino desde el punto de vista del mayor impacto posible

que puedes hacer si esa ley se cambia.

Cambiar leyes es muy lento, pero es lo que marca la diferencia.

Ella se ocupa de mujeres de trata, víctimas de trata.

Ha hecho un informe que se ha publicado hace poco

que se llama "Madres en las redes de trata".

Es muy importante porque explica que la mujer víctima de trata

es madre y tiene derechos a respetar con respecto a su vida familiar.

Viviana está llevando el caso de Oumo,

esa mujer que vino de Costa de Marfil.

En dos pateras diferentes: ella y el hijo.

Problemas para reunirse con el hijo. Consiguieron hacer llamadas.

Lo que hizo Viviana ha marcado una diferencia por la atención

que los medios de comunicación han puesto en estas cuestiones.

Mujeres bloqueadas en las fronteras. Les da visibilidad a los casos.

Y la movilización social. Exactamente.

Hay un componente legal y un componente de activismo

y de comunicación, que son igual de importantes.

Así hemos aprendido los problemas que tiene una mujer migrante

bloqueada en una frontera. Perfecto.

Gracias por darnos a conocer estas dos innovadoras sociales.

Gracias a vosotros.

Nos encontramos, por si no lo habían notado, en plena campaña navideña.

Esa frenética cuenta atrás que nos recuerda

lo poquito que queda para completar otro año

y lo mucho que podemos o debemos hacer antes de que termine.

En medio de ese bombardeo de mensajes hoy nos planteamos

cómo, Jorge de los Santos, queda y dónde está el deseo humano:

ese "te deseo buenas fiestas", "te deseo feliz año",

"te deseo..." Jorge de los Santos, bienvenido.

Bien hallada, querida. ¿Qué es eso del deseo exactamente?

¿De qué deseo estamos hablando? Es un tema apasionante.

El deseo es un tema apasionante que no podemos abordar

en toda su amplitud en este tiempo de charla que tenemos.

El deseo, básicamente y por sintetizarlo, categorizarlo,

es una fuerza, un empuje productivo psíquico que nos lleva

a eso que se llama "existir", a posicionarnos fuera de,

o sea a pasar del helado de vainilla al de chocolate, por ejemplo,

para construir eso tan dinámico y plástico que llamamos "identidad",

es decir los territorios donde uno se satisface,

y mantener con estabilidad nuestra estructura psíquica.

No enloquecer. Esa es una función del deseo primordial.

Es interesante y abordable, en las fechas en que estamos,

buscar esa aproximación, hacernos esas preguntas

sobre el deseo y sobre dónde nace y hasta dónde lo podemos llevar.

Sí, sí. Sobre todo ya te digo...

su constitución, esta importancia que estamos reseñando.

Su constitución, cómo opera, cómo se gestiona,

si se puede manipular, si no se puede,

si sabemos qué deseamos, que es algo que permanece oculto.

(CARRASPEA) Todos esos mecanismos... Que hacen que de repente aparezca.

Está siempre. Es una fuerza, lo que pasa es que necesita,

igual que la respiración, sus movimientos, tiempos, pausa.

Nosotros no nacemos como individuos deseantes.

Nacemos como niños pulsionales, como perversos polimorfos

que decía Freud, pero además como niños pulsionales.

A desear se aprende igual que uno aprende a respirar.

Respirar es uno de esos primeros traumatismos del bebé

cuando se enfrenta a esta nueva situación.

Si no respiras, te pegan una torta. Además tiene que doler,

tiene que ser traumático, viniendo de donde vienes,

empezar a inhalar aire. Entonces necesitar inhalar, expirar,

es decir una mecánica. El deseo tiene una mecánica.

Perdona, pero ¿cómo sé yo qué es lo que necesito

y qué es lo que deseo? Tú no lo sabes.

Tú lo sabes en función de lo que pretende el deseo.

El deseo... Ahí Spinoza, por ejemplo...

El deseo se ha catalogado de dos maneras:

como en base a una carencia, o sea que algo nos falta

y ahí uno se remite a Platón y a muchas historias.

Y tiene esa base, ese hueco ontológico, esa caída sustancial

porque lo que nos falta es nosotros mismos

y dónde sujetar eso que nos falta que es el nosotros mismos.

Entonces, si regula la carencia nunca tiene fin.

Nunca tiene fin. Por eso Spinoza decía que era la esencia del ser.

El deseo es la esencia del ser en cuanto a que uno,

mientras es humano, tiene que ser un individuo deseante,

que mantenga el control, que tenga esa habilidad adulta

sobre el deseo, sobre los flujos del deseo.

Que desee vivir, que desee consumir, que desee algo,

que desee a alguien. Sí, sí.

Ahí están todas las trampas. Por ejemplo, si se puede gestionar.

¿Se puede hoy en día gestionar? El deseo se puede manipular,

especialmente se puede manipular por esta infantería del capitalismo

que parasita y ocupa el territorio del sujeto que es la publicidad.

Se puede estimular. Tú entras en unos grandes almacenes de ropa

y se te estimula el deseo hacia algo.

Lo que no sabrás es por qué escoges la faldita colorada

en lugar de la torerita blanca y negra.

Estas cuestiones emergen de un sitio muy difícil para nosotros,

no son fácilmente simbolizables, y nos defendemos.

Quizá lo importante,

antes de que nos dé el palo el tiempo,

sería ver qué pasa hoy en día con el deseo.

¿Qué preguntas nos hacemos? ¿Qué me tengo que preguntar?

Vivimos en una sociedad de la sobrestimulación,

de la provocación sostenida que provoca no al deseo

sino que provoca al goce, al imperativo de goce, a la euforia.

Esa euforia la canaliza hacia el consumo.

Eso es algo particular y genera circunstancias concretas

como llevar el deseo a la posesión. El deseo no es posesivo.

Esto es algo que Marx detecta

cuando habla de la alienación del individuo.

El deseo no es posesivo, no queremos tener las cosas.

Queremos buscar asociaciones con las cosas,

buscar eso que Deleuze llamaba "agencement".

Se ha traducido por agenciamientos,

pero Pardo lo traduce como "componendas",

o sea relacionarnos con las cosas. Es lo que Proust decía:

"no amo a esa mujer, amo su paisaje. Quiero participar, construirme,

amueblarme en ese paisaje". El deseo, en sí, no es posesivo.

Ahora se dirige hacia la posesión y hacia la posesión en el consumo.

Se pretende destruir el deseo en base a ese apelativo de gozo...

Aunque estamos... Porque se destruyen los tiempos.

El deseo necesita aburrimiento, sosiego; necesita desactivarse

para volver a reactivarse en otro lado.

Aunque estamos sobrestimulados, sobre todo en estas fechas.

Pero sobrestimulados de una manera manipulada

por esa publicidad que decimos, por eso que acabamos de decir

de asociar el deseo a la posesión de algo.

Hay, aparte de esta voluntad de destruir el deseo,

que es poner en cuestión nuestra estabilidad psíquica,

hay ese último componente que es la reconversión

del adulto deseante al niño pasional,

al niño que está sujeto a sus pulsiones pasionales,

pero que no es capaz de meditar, de reflexionar, de escoger.

Con los mejores deseos te despedimos.

Yo también te los deseo, cielo. Y a todo el mundo en general.

Gracias. Nos esperan en Zaragoza con una dosis de autocontrol.

Después de hablar del deseo quizá no nos va mal,

y más si lo que nos cuenta y quien nos lo cuenta

es nuestra queridísima Patricia Ramírez.

(Música suave)

¿Sientes como si tuvieses dos personas

tratando de ganar el liderato en tu cabeza?

Una te dice "come, bebe, fuma". La otra trata de que no te pases

y no sucumbas al autocontrol. Este es la capacidad

para decidir lo que nos conviene por encima de lo que nos apetece.

A través de la ciencia sabemos que la capacidad de autocontrolarnos

predice más el éxito en la vida que la propia inteligencia.

Una dieta pobre en hidratos de carbono, falta de sueño o estrés

pueden hacer que nuestro autocontrol salte a la primera.

Vamos a ver unos consejos que nos van a ayudar

a tener un control sobre nuestros objetivos.

El primero: ten un miramiento con el optimismo.

Tenemos que valorar el riesgo. La gente excesivamente optimista

no valora cómo puede fallar, por tanto no puede anticiparse

a esas pequeñas caídas que puede cometer con el autocontrol.

El segundo: no prohíbas; solo retrasa diez minutos.

El cerebro entiende diez minutos como una meta a largo plazo.

Cuando le decimos que vamos a retrasarlo diez minutos

lo entiende como algo en lo que pierde intensidad.

Cuando prohibimos, aquello se vuelve más deseado.

El tercero: practica técnicas de regulación de la ansiedad.

La relajación, la meditación, la visualización.

Cuando estamos estresados y no tenemos capacidad

para pensar de forma reflexiva, nuestro cerebro busca

actividades que no nos convienen y nos dan placer inmediato.

Al final nos sentimos culpables y nos dan remordimientos.

El cuatro: haz deporte, ejercicio. Mejora la fuerza de voluntad.

En el momento en que empiezas a realizar ejercicio

también mejora tu capacidad de autocontrol.

El cinco: ¿dedicas horas al sueño y estas son de descanso?

El sueño tiene que ser reparador porque durante la noche

nuestro cerebro y organismo se reparan, desechan, memorizan

y consiguen que todo aquello que dañamos durante el día

vuelva a funcionar correctamente. Si no tenemos sueño de calidad

tampoco tenemos capacidad de autocontrol.

El seis: ojo, elige en qué utilizar tu autocontrol.

Tenemos un depósito con el que nos levantamos lleno.

Si pones autocontrol en todo: al conducir, al contestar,

al no picar, al hacer deporte y no quedarte en el sillón;

el autocontrol no da para todo así que tienes que elegir.

El siete: mañana no es una alternativa.

No sobrecargues a tu "yo futuro" porque hoy no has sido capaz

de hacer aquellas cosas que pensaste hace meses que sí serías.

No creas que en el futuro vas a tener más autocontrol.

El mejor momento para empezar es ahora.

Aquí dejamos una pequeña lista con el resumen de los siete puntos

para entrenar el autocontrol. Todos lo tenemos.

Necesita un poquito de entrenamiento.

Vamos a entrenar. Saben que estamos encantados de acompañarles.

Nuestra intención es hacerlo el próximo sábado.

Aunque estén de acueducto, de puente, aquí les esperamos.

Si no es el caso, también. Lo dicho, un placer estar aquí para todos.

Hasta la semana que viene. Feliz finde y resto de semana.

(Música créditos)

  • Para todos La 2 - 02/12/17

Para todos La 2 - 02/12/17

02 dic 2017

Salud. El consumo de bebidas alcohólicas puede producir severas e irreparables lesiones en el cerebro de un feto. No importa la dosis ingerida. Por eso los especialistas recomiendan dejar de beber desde el preciso instante en que se toma la decisión de ser madre. Es decir: embarazo igual a tolerancia cero con el alcohol. Respetar esa regla puede evitar el Síndrome Alcohólico Fetal, una enfermedad que no tiene cura. Reportaje con www.safgroup.org
Cooperación. En España se estima que hay 4 millones de personas voluntarias, que ofrecen su tiempo y sus conocimientos al servicio de una buena causa a cambio de nada, o de mucho. Entrevista a Mar Amate, directora de la Plataforma del Voluntariado de España.
Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta dos innovadoras que trabajan contra la discriminación de mujeres y niñas en los tribunales. Se trata de Fiona Samson de The Equality Effecty Viviana Waisman de Womenlink.
En qué mundo vivimos. Jorge de Los Santos, crítico cultural, analiza dónde queda exactamente el deseo humano.
Psicología. El autocontrol. Consejos de la psicóloga Patricia Ramírez para aumentar la capacidad de hacer lo que debes y no lo que te apetece.

ver más sobre "Para todos La 2 - 02/12/17" ver menos sobre "Para todos La 2 - 02/12/17"
Programas completos (1188)
Clips

Los últimos 7.626 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios