Presentado por: Marta Càceres Dirigido por: Quim Cuixart

Magacine semanal centrado en temas sociales y de participación ciudadana y presentado por Marta Cáceres. El espacio tiene como objetivo dar voz a entidades públicas o privadas, asociaciones, ONG's, fundaciones y a las iniciativas ciudadanas que trabajan para mejorar el día a día.

Contará con varias secciones fijas a cargo de Antonella Broglia (Emprendimiento social), Maite Larrauri (Filosofía para profanos), el pensador Jorge de los Santos (¿En qué mundo vivimos?) y la actriz Blanca Marsillach (Comprometidos).

Contacto

Escriba al programa Para todos La 2: http://www.rtve.es/participacion/para-todos-la-2/

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4079118
Para todos los públicos Para todos La 2 - 24/06/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

¿Qué tal? Bienvenidos a "Para todos La 2",

el programa donde la protagonista absoluta

es la actualidad social de cualquier lugar del mundo.

Hoy sin ir más lejos empezamos nuestro relato en España,

donde el sector textil ha perdido más de 250 000 puestos de trabajo

por la crisis.

Poco a poco, salen a la luz modelos de producción

más justa, sostenible y capaz de proveer a grandes marcas.

En unos minutos, conoceremos el ejemplo

de la emprendedora María Almazán,

que ha conseguido recuperar parte de la confección de ropa

que la crisis se llevó a diferentes puntos de Asia.

Más cosas: en el mundo, 135 millones de mujeres

han sufrido la ablación de sus genitales.

Hace 17 años, una joven keniata de ocho

se negó a ser mutilada,

y desde entonces lucha por erradicar esta horrible tradición.

Se trata de Nice Nailantei.

Hemos charlado con ella, después lo vemos.

Una de las principales funciones de los parques zoológicos

es la perpetuidad y la reproducción de especies animales

en grave peligro de extinción,

como por ejemplo el orangután de Borneo.

En unos minutos, Antonella Broglia nos presentará iniciativas sociales

donde ellos, los animales, son los protagonistas.

Empezamos.

(Música)

Lo que les vamos a mostrar ahora es especialmente duro,

pero con un futuro, esperemos, esperanzador, nunca mejor dicho.

Se calcula que, en el mundo, 135 millones de mujeres

han sufrido la ablación de sus genitales.

Es un rito de paso a la edad adulta que aún se mantiene en 28 países.

Una vez mutilada, cualquier niña es considerada mujer

y puede ser pedida en matrimonio con adultos.

Hace 17 años, una joven keniata de ocho

se negó a sufrir la ablación

y desde entonces lucha por erradicar esta tradición

que no solo mutila a las niñas en sus genitales,

sino también en lo psicológico y lo educativo.

A sus 25 años, Nice Nailantei ha visitado Madrid

para dar a conocer su lucha.

Pasar de niña a mujer es más fácil en unos lugares que en otros.

Mientras en muchos países las puestas de largo

homenajean a las adolescentes que pasan a la edad adulta,

las ablaciones tienen la misma consideración

en países que se niegan a abolir un rito

que mutila los genitales de las niñas.

Hasta que llega alguien como Nice.

Y no solo se niega a pasar el despiadado rito en su Kenia natal

sino que, además, lucha para librar de ese mal trago

al resto de las jóvenes.

A la edad siete y ocho años, me quedé huérfana.

Entonces, mi hermana y yo fuimos a un colegio interno.

En el internado, como las chicas nos duchábamos juntas,

tú podías ver si una niña había pasado

por el proceso de mutilación genital femenina.

Tú podías ver su cuerpo.

Y como había niñas de otras comunidades en ese internado

las niñas que habían pasado por el proceso de mutilación genital

recibían burlas de las otras niñas.

También acudí a varias ceremonias de mutilación genital femenina

y vi el proceso, en primera persona, y vi que era muy doloroso.

No ha sido fácil intentar convencer a los líderes comunitarios,

a los ancianos, que cambien su opinión.

Hay que pensar que es un tema que tiene mucho que ver con el sexo,

y es muy complicado hablar entre jóvenes y ancianos comunitarios

sobre ese tema, sobre salud reproductiva y sexo.

Y más yo, siendo mujer.

En teoría, las mujeres no nos podemos dirigir a los hombres

para hablarles de tú a tú.

No ha sido fácil pero yo nunca me he rendido.

Es un tema muy cultural y está muy arraigado

entre los integrantes de las comunidades

y no se puede cambiar en un año o dos.

Se necesitan generaciones para cambiar ese aspecto cultural.

Nosotros estamos haciendo este proyecto

en dos comunidades en Kenia. También en Tanzania.

En Kenia, mi país, hay 21 comunidades que practican el rito de paso

con la mutilación genital femenina.

Nosotros, ahora mismo, el rito de paso alternativo

lo ponemos en práctica en dos comunidades.

Es el resultado de su lucha.

No ha sido fácil cambiar una costumbre ancestral,

pero conservando su identidad como pueblo.

Gracias al tesón de Nice,

miles de niñas han evitado el trauma de sentir

cómo una cuchilla seccionaba sus genitales.

Pero ahí no acaba el problema.

En este tipo de sociedades,

hacerse mujer conlleva muchos más riesgos

que cada vez son menos, gracias a un nuevo rito.

El rito de paso alternativo se hace desde la comunidad

para la propia comunidad en sí.

Es un rito de paso que dura tres días

en el cual, la diferencia básica con el rito de paso clásico

que hacen varias comunidades,

es que se obvia el momento de la ablación,

de la mutilación genital femenina y se sustituye por una bendición

en las cuales se hace un llamamiento a las chicas

para que continúen con su educación.

Ellos han visto las ventajas en este rito de paso alternativo

porque las niñas siguen en las escuelas,

no se casan jóvenes.

Ha mejorado la asistencia a la escuela.

Y han podido ver que, realmente, la educación en las niñas funciona.

Cuando una niña estudia, puede llegar a ser lo que quiera.

Esas niñas que no han pasado por el proceso de mutilación genital

no pasarán tampoco por un matrimonio infantil,

por un matrimonio forzado.

Ellas podrán decidir y vivir sus propios derechos

sin que sea necesario que haya nadie luchando por sus derechos,

como niñas y como jóvenes mujeres.

Aunque queda mucho por sembrar, la semilla ya ha germinado.

(Música)

Estamos en el zoo de Madrid,

justo en el espacio que ocupan los osos panda,

los famosos y populares osos panda del zoo de Madrid.

Hemos venido justo en el momento en el que el oso panda macho,

que se llama Bing Xing, está desayunando.

Normalmente, desayuna bambú, como podemos ver.

Precisamente los osos panda tienen un sexto dedo

para poder romper y fraccionar el bambú

y comerlo con más facilidad.

Pero hemos venido hasta aquí con Antonella Broglia.

Buenos días. -¿Qué tal?

Para hablar de emprendedores sociales.

Precisamente vamos a empezar hablando de emprendedores sociales

en el tema de los zoos, concretamente en el de Budapest.

¿Por qué? Mira, el zoo es muchas cosas.

Es un lugar mágica que captura la imaginación de las personas,

de niños y mayores, y se asocia a diversión y descubrimiento.

Pero este emprendedor social, Miklós Persányi, de Budapest,

ha transformado el zoo de Budapest en algo que es una verdadera escuela

de comprensión de cuestiones medioambientales.

Y por tanto, clases, cursos, seminarios...

Enseñar a los niños y mayores cómo se da de comer a los animales

y crear momentos de alimentación controlada.

De esa manera, ha sido capaz de sensibilizar

sobre cuestiones medioambientales y de conservación

a un público que, si no, no entraría muy fácilmente en contacto

con esta problemática.

Él dirigió este zoo a partir del año 1994,

donde muy poca gente iba.

Era una atracción bastante marginal en la ciudad.

Hoy van millones de personas

y se ha vuelto un modelo del que toda Europa está hablando.

Es muy interesante su historia, porque de niño vivía cerca del zoo.

Y como vivía cerca del zoo,

intentaba hacer trabajos de pequeño y de adolescente dentro del zoo.

Hasta que estudia estas problemáticas internacionalmente. Va a Londres.

Y un día, sale el anuncio donde se busca al director del zoo

y él lo abandona todo, se presenta,

y lleva adelante este increíble programa.

Miklós Persányi.

Él lo que quiere es sacar provecho de los visitantes al zoo

para introducirlos en el tema del medio ambiente,

del cuidado de los animales... Sí.

Sería como aprender de los osos panda

que vemos en el zoo de Madrid.

Que los visitantes del zoo aprendan a cuidar a los animales,

aprendan que el zoo sirve también

para la reproducción de los animales, etcétera.

Esto es la comprensión de una idea de ecosistema,

de cómo se conserva, se preserva y se perpetúa.

Y de cómo el ser humano entra a convivir con estos seres

y a conocerlos cada vez más.

Aprender cosas sobre nuestra vida en el planeta.

Si no, no se aprenderían en ningún sitio.

Ir al zoo para divertirse pero, de paso, también aprender.

Claro, estamos hablando de un millón de visitantes

en el zoo de Budapest,

pero el de Madrid también tiene más de un millón de visitantes.

Es una cifra muy interesante para aprovechar.

Puedes, realmente, cambiar mentalidades en mucha gente.

Adultos y niños.

Y luego, también están las actividades educativas.

Para que lo sepas, aquí en el zoo de Madrid,

más de 100 000 personas han participado en ellas.

Es mucha gente y, al final, estás aprovechando esta instalación

para educar o hacer pedagogía. Absolutamente.

Es un rol muy importante del zoo. Perfecto.

Seguimos hablando de animales, ahora nos vamos hasta Borneo

para hablar del orangután de Borneo. Sí.

El orangután de Borneo, una raza en peligro.

Y ahí precisamente está el mayor conservacionista del mundo,

el mayor experto en este sentido, que se llama Willie Smits.

Su particularidad es haber entendido la relación

entre el ecosistema y la foresta donde vive

y su propia supervivencia, obviamente.

Si destruimos el ambiente donde el orangután prospera,

hemos destruido esta raza.

Lo que hace es, en primer lugar, ser un experto en forestación.

Es un investigador que investiga las causas de la deforestación.

Y es ahí como interviene.

Y, sobre todo, crea alianzas muy significativas

y mundialmente famosas con las poblaciones locales

para hacerles ver que hay otros negocios

que no tienen que ver con la tala.

Ha creado, junto con más de 100 personas,

un sistema de regeneración de foresta

y ha creado una foresta nueva, hecha por el hombre completamente,

que se llama Samboja Lestari.

Y ahí ha puesto orangutanes a vivir de nuevo.

Por tanto, un espacio de 5000 acres creado por el hombre en Borneo

donde, ahora, cientos de orangutanes han encontrado su casa.

Muy interesante. Acabamos con un innovador

que utiliza animales para salvar personas humanas.

Para salvar vidas de personas. Sí, es una narrativa opuesta

que creo que demuestra muy bien hasta qué punto humanos y animales

estamos interrelacionados y dependemos unos de otros.

Es un emprendedor social de Bélgica que se llama Bart Weetjens.

Ha amado a los roedores desde siempre.

Los criaba en su cuarto y los vendía para pagar su vida de estudiante.

Por lo tanto, conocía muy bien la capacidad genética

que tenía el roedor en su nariz.

Y descubre, una vez que va a Tanzania a trabajar en las minas antipersona,

que el ratón es mucho mejor para identificar las minas

porque es ligero y tiene la capacidad de olerla muy bien.

Sobre todo si se ha entrenado para esto.

Crea un sistema en que ni personas, ni máquinas, ni animales,

sino ratones, identifican dónde están las minas antipersona.

Su fuerte es esa capacidad que tiene de enseñarle al ratón

cómo y cuándo tiene que reaccionar

a través de una serie de premios que les da.

También les educa a identificar tuberculosis.

Les entrena para identificar diferentes muestras

y les da un premio cuando identifican la buena.

Los resultados son excepcionales.

Puedes adoptar estos animales,

puedes pagar por su alimentación y su crianza,

tú como ciudadano,

y puedes ver los resultados extraordinarios que dan

tanto en minas como en tuberculosis.

Él se llama Bart Weetjens , y la organización se llama APOPO.

Pues gracias, Antonella, por estas iniciativas

sobre emprendedores que trabajan con los derechos de los animales.

Que lo sepas, Bing Xing ha seguido desayunando su bambú.

Simplemente, lo que ha hecho ha sido cambiar de espacio,

pero sigue con su bambú,

y que sepas que come 70 kilos de bambú.

Si te parece poco, ahí lo tienes. (RÍE) Es fantástico.

Seguimos. En "Para todos La 2" vamos a hablar ahora de ropa.

Les cuento: la crisis se llevó por delante

a muchas empresas y multitud de puestos de trabajo,

por no hablar de la fabricación de productos,

entre ellos los textiles,

que en los años previos se realizaban en España.

Solo en ese sector se perdieron más de 200 000 empleos.

Los bajos precios de producción en países asiáticos

eran atractivo suficiente para trasladar allí esa fabricación,

aunque supusiera bajar la calidad de los productos.

María Almazán, ¿qué tal? Bienvenida al programa.

Muchas gracias.

María ya tenía experiencia en el sector textil como ingeniera.

Se empeñó en recuperar la confección de ropa de calidad para España

y parece que lo está consiguiendo.

María, de entrada, antes que nada,

¿qué parte de responsabilidad tenemos los consumidores

en toda esta crisis del sector textil?

Los consumidores nos han puesto en una situación complicada

porque nos han convencido

de que la manera que tenemos de consumir ropa es justa,

cuando estamos entrando en unos modelos

en los que, en realidad, el precio que pagamos por las cosas

solo nos da una satisfacción inmediata

pero no se está aportando nada positivo más allá de un mes.

Entonces, los consumidores tenemos muchísimo poder.

Podemos decidir y tener mucho impacto

en territorios en los que hay una tradición enorme.

Podemos impactar muchísimo a nivel global,

pero creemos que no podemos hacer nada.

Entonces, nos ponemos un poco en antecedentes.

Hay gente que se resignó a perder el trabajo,

porque sencillamente desapareció,

pero en tu caso decidisteis, con unas compañeras.

crear un proyecto.

Sí, somos cinco socios.

Decidimos, a raíz de una experiencia mía anterior

trabajando en moda, venimos todos del mundo de la moda,

que lo que estábamos viendo a nivel de multinacionales

no nos interesaba y no queríamos que tanto valor

que había en España en el textil, se perdiera.

Entonces, decidimos montar Latitude

con esta idea de volver a pensar en textil en España.

Entonces fue, podríamos decir, hablando en términos de ropa,

un cambio de tendencia, ¿no?

Buscar otra manera de hacer las cosas,

de confeccionar la ropa, pero ¿por dónde empezar?

Claro, al principio empezamos a pensar,

cuando yo decidí dejar el trabajo en el que estaba

y pensar en otras maneras de hacer,

aquí no se hablaba de nada de esto, ni siquiera del algodón orgánico.

Hace diez años.

Ha pegado un cambio muy grande toda la industria, pero no se hablaba

y lo que hice fue irme fuera, ver qué se hacía en otros sitios,

y a partir de ahí decidir esta nueva metodología.

Esta manera de pensar, que la moda debía virar a la sostenibilidad.

Ya llevas unos cuantos años moviéndote por el mundo,

visitando fábricas en Asia.

Pero claro, ¿es muy difícil luchar contra esos precios?

Podríamos decir, contra esa producción

que es tan irrisoria en lo que a precios se refiere.

Sí, hay una que es muy difícil competir en ese nivel de precios

porque lo que tiene detrás

es estos problemas laborales y medioambientales

que nosotros no queremos replicar aquí.

Pero también es cierto que el margen con el que juegan las grandes marcas

es muy amplio.

La diferencia de precio es muy grande pero los márgenes son muy altos.

Esto es alfo que, a veces, el consumidor nos e da cuenta

de que el esfuerzo tampoco es tan enorme.

Lo que no puedes es seguir teniendo temporada tras temporada

unos beneficios enormes.

Porque claro, venden mucho producto. Eso es.

Entonces, cuando ibas a las fábricas y comprobabas

que tenía que haber otra manera de hacer las cosas,

¿qué fue lo que más te sorprendió?

Lo que dijiste: "Eso no se va a volver a repetir".

Siempre cuento que en las fábricas vi cosas

que a todo el mundo le pondrían los pelos de punta.

Y, sobre todo, pensar que veías esas cosas

para que nosotros nos pongamos ropa.

No es que no sea importante, porque es algo muy emocional,

que toca con la identidad, pero al final sigue siendo ropa.

Para nosotros.

Hubo un momento que para mí fue muy importante

que es cuando estaba en fábricas que estaban muy bien

pero en las que, por edad legal del país,

se trabajaba con 16 años.

Y yo me acordaba de los centros comerciales aquí

llenos de adolescentes comprando ropa metidos en de estructuras cerradas

y me pareció que en los dos lados del planeta

se nos estaba yendo la visión

de qué tiene que hacer una persona con 16 años.

No es coser 20 horas, ni comprar 20 horas.

A mí eso...

¿En qué país te encontraste con eso? Por decir alguno.

En China, ese concretamente.

Es la edad permitida de trabajo, y la fábrica estaba fenomenal.

A veces yo he visto cosas mucho más duras que esta, pero...

¿Cómo convences a los chicos y chicas de 16 años, los de aquí,

que esa gratificación instantánea de ese precio tan bajo

tiene que cambiar?

Yo suelo usar dos estrategias.

Una, la labor que hacéis en televisión es increíble.

Yo me quedé muy impresionada de intervenciones que he hecho,

de cómo afecta a nivel de esa generación.

A lo mejor nos creemos que piensa más como nosotros,

pero, realmente, el "feedback" que yo he tenido ha sido tremendo.

Y la otra, a veces, yo les pongo el ejemplo

de que se podrían comprar la camiseta que más les gusta,

en lugar de diez de las que les gustan menos.

O seis de las que les gustan menos.

Pero la que más les gusta, les duraría muchísimo más tiempo.

En esa dinámica de pensamiento, lo entienden muy bien.

Lo que pasa es que el primer repunte es tener diez,

pero claro, lo tienes que ver prolongado en el tiempo.

¿Cuánto te duran esas diez?

Cuando dices "compra menos y compra mejor",

hay una apuesta o un compromiso

con las prendas que hacéis, por ejemplo, vosotros en Latitude.

¿En qué consiste ese compromiso?

¿En los materiales que utilizáis? ¿En cómo los utilizáis?

Nosotros pensamos en las prendas como personas y medio ambiente.

Esto es una unión que no puedes separar.

No es que el medio ambiente no afecte a las personas,

pero a veces se entiende bien.

Cuidamos muchísimo los derechos laborales.

La manera de trabajar no es robótica, los espacios de trabajo agradables...

Si tú trabajas en una oficina,

es lógico que tu espacio de trabajo sea agradable.

Si trabajas en una fábrica, se sobreentiende que no.

Esto lo aplicamos a todo el proceso productivo.

¿Qué significa "agradable"?

¿Que trabajas en una mesa, o tu máquina de coser, es distinta?

¿Cómo se consigue?

Significa que, a lo mejor, a nadie le parece importante

que un taller sea blanco, haya naturaleza dentro del taller,

haya espacios de descanso,

las cosas estén ordenadas con una determinada metodología,

que la gente no sea robótica.

Hay gente que lleva trabajando en un taller 40 años y no sabe coser,

solo sabe hacer un proceso.

Y no sabe qué hace.

La prenda le llega, hace lo que tiene que hacer...

Sabe hacer una línea y ya está.

Se robotiza para que sea más eficiente a nivel económico.

Y la gente mayor,

o las personas que han estado cosiendo toda a vida,

o que saben del negocio, ¿qué te dicen, María?

Es muy emocionante.

De las mejores cosas, creo que es esa.

Porque ellos, en el fondo, se sienten un poco víctimas.

Como que una cosa que ellos han hecho toda la vida,

de pronto no vale.

Que alguien, o un grupo de personas, quieran decir:

"Esto que tú sabes hacer es muy valioso

y merece la pena que se sepa,

y los diseñadores van a venir a verte a ti

porque esto es valioso,

tanto como el de otras personas de la cadena",

para ellas es sumamente emocionante.

Sienten que, de pronto, hubieran vuelto a otro momento

en el que sí que se premiaba lo que hacían.

Pero ¿por qué es valioso?

¿Porque es auténtico? ¿Porque es de aquí?

¿Por qué?

Para nosotros es valioso porque entendemos

que el mundo tiene que virar hacia aquí

y muchas marcas están queriendo volver a mirar

a esta otra manera de hacer moda, por motivos muy diversos.

Aunque sea porque está de moda. Claro.

Es como volver a decir: "Esto sí tenía valor.

Nosotros no queremos que se muera". Como estaba el sector, era:

"Esto lo vamos a perder porque no es importante".

Entonces, volver a poner el foco: "Sí que es importante y existe",

hace que las personas sientan esta dignidad un poco perdida.

Eso que llaman el "salario emocional"

No es solo el dinero, sino la emoción que pones en ello.

María, ¿qué apoyos habéis tenido?

¿Qué gente os ha dicho: "Venga, yo apuesto por vosotros.

Y apuesto poniendo dinero"?

Pues nosotros hemos tenido, por un lado,

la aportación que hicimos

las personas que decidimos tirar para adelante el proyecto.

Empezamos con dos fondos de capital riesgo

de la Xunta de Galicia.

Y en la segunda fase, hemos tenido ya inversión privada

y un apoyo muy importante en la emoción

que ha sido con la organización Ashoka.

Además, vais a iniciar un taller en Madrid.

Para evitar riesgo de exclusión social.

Con personas que van a participar.

Hemos cogido la metodología con la que hemos trabajado estos años

que eran talleres que ya hemos transformado hacia este modelo,

pero este es el primero social.

Tenemos un cariño especial porque son mujeres

las personas que van a trabajar en el taller,

que son víctimas de redes de trata de personas

con niños a su cargo.

Entonces, que nosotros, con lo que hemos hecho estos años

hayamos podido aplicarlo y vayamos a cambiar las vidas,

porque el impacto es así, es un cambio de vida tan grande,

tanto en las mujeres como en los niños,

pues claro, es muy emocionante.

María Almazán, muy contentos de que hayas venido hoy al programa

a contarnos esta historia. Igualmente. Muchísimas gracias.

Suerte. Gracias.

Seguimos.

Vamos ahora con otra manera de tomarnos las cosas.

Nos vamos a tomar las cosas con filosofía y con Maite Larrauri,

con sus reflexiones hoy acerca de una cita

del erudito Michel de Montaigne.

(Música)

Estamos en el salón de actos Alfonso el Magnánimo

del edificio de la Beneficencia de Valencia.

Antigua iglesia de estilo neobizantino.

Hemos venido hasta aquí con Maite Larrauri

para hablar de filosofía. Buenos días.

Hola, buenos días.

Hoy vamos a hablar del filósofo francés del siglo XVI

Michel de Montaigne,

de una frase concreta que dice lo siguiente:

"Que la muerte me encuentre plantando mis coles,

sin estar preocupado por ella,

ni tampoco por la imperfección de mi jardín".

Maite, analízanos esta frase. (RÍE)

Bueno, Montaigne, más que un filósofo,

yo creo que por muchos que lo han leído

y que han reflexionado sobre él, lo han considerado un sabio.

Un sabio al estilo de como, quizá, eran los primeros filósofos griegos.

Alguien que posee la sabiduría de la vida y de la muerte.

Esta frase nos habla justamente de esto.

El sabio, para los griegos, era aquella persona que sabe vivir

y que también sabe morir, y vinculaban ambas cosas.

Efectivamente, están vinculadas.

Tener una sabiduría de la muerte

puede ser también una sabiduría de la vida.

A esto él le llama "premeditación de la muerte".

El intento de que la vida sea más libre, esté más liberada,

justamente por esa premeditación.

Entonces, claro, si nosotros pensamos...

El miedo a la muerte está muy extendido.

Muy probablemente tú y yo, que no somos sabios, lo tengamos.

Y los motivos por los cuales lo tenemos

pueden ser variados,

pero se pueden agrupar en dos grandes clases.

Están los miedos de carácter religioso.

El miedo en el más allá, de lo que puede venir después.

Y después está el miedo en el más acá.

En todos aquellos elementos

que acompañan en muchas ocasiones a la muerte

y que desearíamos, justamente, arrinconar.

Como son la soledad, el abandono o la pobreza.

Porque podemos estar pensando que alguna de estas cosas

nos puede sobrevenir.

Pueden ser justamente el preludio de la muerte

y nos asustamos.

Este miedo, tanto por motivos religiosos

como por motivos más materiales,

más vinculados al período en el que creemos

que nos vamos a hacer viejos, que nos vamos a morir,

condicionan absolutamente la vida.

O la condicionan porque llevamos a cabo

ciertas prohibiciones sobre las cosas que queremos hacer,

por temor, justamente, a lo que pueda pasar.

Al castigo que podamos obtener después de la muerte.

O porque nos volvemos avariciosos o egoístas.

Es decir, desarrollamos pequeñas pasiones

que desarrollamos justamente para contrarrestar

ese miedo al abandono o a la pobreza,

y nos volvemos avariciosos, egoístas, etcétera.

Con lo cual, hacemos también que la vida sea más...

Está más constreñida por estas cosas.

Entonces, claro, Montaigne utiliza la figura del jardín.

A mí me gusta mucho la frase.

Eso de "que la muerte me encuentre plantando mis coles"

me resulta chocante.

Porque todo aquel que alguna vez ha cultivado un jardín

sabe que el jardín es, básicamente, imperfecto.

Es decir, tú no puedes...

Tú estás plantando unas cosas, pero hay otras medio muertas...

La floración de unas plantas no coincide con la de otras.

Y a excepción de los jardines que se cuidan, digamos,

poniendo un montón de dinero

y cambiando continuamente las plantas,

el jardín propio, el que cultivas y en el que has plantado unas plantas

es un jardín que nunca puedes decir que está culminado.

Y si lo cuidas de fin de semana en fin de semana, aún más.

(RÍE) Eso aparte.

Pero supongamos que lo cuidaras todos los días.

Tú puedes decir que hay una época del año

en la que te gustaría más enseñar tu jardín,

pero hay partes que a lo mejor ya no están tan bonitas

porque no es verdad que las buganvillas

florezcan al mismo tiempo que los jazmines,

ni los jazmines al mismo tiempo que las petunias.

Es completamente diferente, nunca está culminado.

Nunca está perfecto.

Bueno, pues eso es una metáfora de lo que Montaigne quiere enseñarnos

respecto de nuestras vidas

y de cómo debería encontrarnos la muerte.

Primero, actuando.

No los fines de semana, como dices tú, sino todos los días.

Haciendo, haciendo, haciendo.

Y después, haciendo sin pensar

que con un poquito más de tiempo podré terminar esto bien,

sería demasiado prematuro que yo me muriera ahora

porque si me muero ahora no puedo ver crecer este árbol

o, en este caso, ver crecer a mi nieto o lo que sea.

Es decir, sin esa preocupación,

pensando que cada día, como decían los epicúreos,

tiene algo de "carpe diem",

de que, en sí mismo, hay que encontrarle el placer al día,

y que nunca jamás, si se nos pregunta,

habremos culminado nuestra obra,

porque siempre desearíamos tener más tiempo adelante.

Por lo tanto, lo que tenemos es que quitarnos esta idea.

O sea, nuestras vidas son imperfectas como nuestros jardines.

Cálmate, es así, y no pasa nada.

Y que no estés preocupado por la llegada de la muerte,

no vivas pendiente de que la muerte

va a venir en un momento dado. Efectivamente.

Ni de que te va a pillar cuando...

"Qué rabia, yo hubiera hecho algo más".

No, ya has hecho.

Un dato anecdótico de la biografía de Michel de Montaigne

es que en 1581 fue elegido alcalde de la ciudad de Burdeos.

Y que uno de sus objetivos en la gestión

era intentar moderar las tensiones entre católicos y protestantes.

Como dato anecdótico de su biografía.

Y otro dato significativo también es que actualmente

hay una estatua de Michel de Montaigne

que está frente a la Universidad de la Sorbona en París

y que muchos de los estudiantes, ante las fechas de exámenes,

van a tocar el pie de Michel de Montaigne

para que les dé suerte. Que les pase sabiduría.

Sabiduría o, como mínimo, un poquito de suerte ante el examen.

Un poquito de tranquilidad, más que nada.

Gracias, Maite, por la frase de Michel de Montaigne

que vamos a recordar:

"Que la muerte me encuentre plantando mis coles

sin estar preocupado por ella

ni tampoco por la imperfección de mi jardín".

Gracias, Maite. Hasta la próxima. Gracias a vosotros.

Desde nuestro particular jardín, nos despedimos.

La actualidad social termina aquí.

Solo nos queda desearles un feliz resto de semana

e invitarles a que de nuevo nos acompañen

en la que será la última edición de la temporada.

No se lo pierdan. Besos para todos.

(Música)

Para todos La 2 - 24/06/17

24 jun 2017

Los últimos 7.556 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios