www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3822140
Para todos los públicos Página Dos - Pablo Martín Sánchez - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

Si tienes unos ojos para ver el camino que has de andar.

Si tienes un corazón que te mueve, unas manos que trabajan

y un ansia de libertad.

Y si tienes aliento para...

Pablo, no podía haber mejor sitio para hablar de tu nueva novela,

"Tuyo es el mañana",

que este antiguo Canódromo Meridiana,

porque aquí está todavía lo que sería el circuito,

están las gradas. No sé si lo visitabas de niño.

Sí. Visitarlo, yo tengo unos tíos que viven aquí al lado,

y desde su balcón, se veía el canódromo.

Así que, de pequeño, años 80, veía las carreras desde su balcón.

Nos gusta situar argumentalmente a los espectadores,

pero creo que hay un fragmento en tu novela que nos puede ayudar,

dice así: "Pero la historia que marcará tu vida

va a suceder mucho más cerca,

a unos pocos kilómetros de distancia,

sucederá en Barcelona,

y habrá a una niña y un perro, un hombre y una mujer,

un viejo y un cuadro.

¿Qué pasa con todos ellos? ¿Cómo los podemos relacionar?

Estoy poniendo en situación al lector

para que sepa lo que se va a encontrar

y son esos seis personajes que van entrecruzándose en 24 horas

el 18 de marzo de 77.

Poco a poco, vamos descubriendo, como lectores,

qué relación hay entre todos ellos.

Es una novela coral, efectivamente, pero creo que, por ejemplo,

el personaje del galgo, del perro, de Solitario VI,

creo que tiene un papel relevante,

es, un poco, un personaje muy cervantino.

Bueno, sí.

Claro, está la referencia a Cervantes

y a tantos otros que han trabajado con voces o animales narrativos

y sí, le tengo especial cariño.

Además, lo han elegido como portada del libro,

pero no tiene más importancia, creo yo, que los otros cinco,

pero sí que, quizá, es una voz muy reconocible,

a pesar de ser una voz animal o un pensamiento animal

y es, un poco, el eje vertebrador de toda la historia.

Un galgo que ha corrido aquí.

Sí. (RÍEN)

De hecho, el nombre, Solitario VI,

en los años 70 había varios Solitarios,

que eran de aquí, del canódromo.

Luego, el perro cambia de nombre, a mitad de novela,

pasa a llamarse Raqui, de raquítico, que es como le llama la niña,

que no sabe cómo se llama.

Pero sí, sí, se supone que este es el lugar

en el que él corría y del que, quizá, logre escapar.

Así, a grandes rasgos, ¿podrías darnos dos pinceladas

de cada uno de estos seis personajes?

Bueno, hemos empezado con Raqui o con Solitario,

un galgo con ansias de libertad.

La niña, una niña de 11, 12 años, Clara,

que también desea la libertad de escaparse un día del colegio

para evitar, un poco, el acoso escolar.

Tenemos a un empresario,

en los años 70, de la construcción, del ladrillo,

con todos los entresijos que comporta el oficio.

Tenemos a una estudiante de Periodismo,

que está llevando a cabo una investigación para un reportaje.

Tenemos a un profesor de la Escuela de Periodismo,

de la Universidad de Periodismo, que, quizá, es algo más que profesor.

Y, finalmente, tenemos a un cuadro,

que es un poco del espectador, "voyeur",

de todo lo que está ocurriendo en esa época tan convulsa.

Un cuadro que, además, tiene un cierto aire surrealista

o de novela gótica, es una cosa realmente curiosa ese personaje.

Has dado en el clavo, porque tengo la imagen de ese cuadro,

me la ofreció una amiga francesa y me inspiré en él

y, efectivamente, tiene pinta de mujer gótica.

Es un cuadro que lleva colgado 70 años,

desde los años 20, hasta los 70,

o principios de siglo hasta los años 70,

y ha visto pasar una dictadura, la llegada de la democracia,

reyes que mueren y que son sustituidos por dictadores.

Cada uno de estos personajes tiene protagonismo

en diversos capítulos, capítulos breves,

y es evidente, y el lector ya tiene que esperarlo,

que todas estas historias, al final, convergen hacia un clímax

que, naturalmente, no podemos hablar de él.

Es lo que tiene el directo. (RÍE)

No, claro.

Digamos que esa es la idea, que, poco a poco,

las distintas piezas del puzle vayan conformando la imagen final.

Al principio, parece que son piezas sueltas,

para, un poco, situar al lector en el contexto y en los personajes

y, poco a poco, vamos viendo cómo van encajando

hasta ese clímax o resolución final que, en todo caso,

es un final un tanto abrupto,

porque son solo las 24 horas, lo que sucede en ese día.

Entonces, el lector creo que se va a quedar con la sensación

de tener que reconstruir la última pieza del puzle,

poner la última pieza.

-La apertura española debe su nombre a que fue popularizada en el siglo...

(Música)

Después de estudiar Informática,

no tenía muy claro qué hacer con mi vida.

Empecé a hacer cortos

que empezaron a llamar la atención, de alguna manera,

y esto, en poco tiempo,

me llevó a empezar a trabajar en televisión como guionista.

Siempre he sido de utilizar herramientas básicas,

que me permitan contar lo que quiero en el menor tiempo posible.

Cuando pienso en una historia

que me hace gracia y me apetece contar,

creo que esta parte que, en el fondo, me parece engorrosa,

la del dibujo o la de la edición, en el caso de los vídeos,

me lleve el menor tiempo posible.

El texto es, realmente, a lo que doy mayor importancia.

Lo demás, me parece un poco accesorio.

La mayor parte de las historias que cuento,

tanto en piezas de vídeo cortas

como en viñetas o ilustraciones,

yo creo que se entienden sin los dibujos.

Yo me divierto mucho escribiendo, hasta me llego a reír

cuando, de repente, se me ocurren algunas situaciones.

Pero luego...

Esto es un porcentaje mínimo del proceso,

que puede ocupar un 5 % del tiempo, el resto es sufrimiento.

(LEE) "Hola a todos, bienvenidos a este curso de ajedrez

en el que, a lo largo de las próximas semanas,

estudiaremos los fundamentos de este juego.

En esta primera lección, trataremos, como no podía ser de otra forma,

la apertura española".

El trabajo de guionista, bueno, mi caso,

me he instalado en lo más cercano que puede haber en televisión

a un trabajo ideal.

A mí lo que más me ha frustrado, cuando he formado parte de equipos,

es lo difícil que es llegar a reconocer tu propio trabajo

cuando ha pasado por un montón de manos.

Yo trabajo siempre sin ningún tipo de plan.

Sé que me interesa hacer este tipo de historias,

supongo que porque me divierte hacerlas a mí.

Y, claro, supongo que en un segundo plano,

tienes la esperanza de provocar esta misma reacción en otros.

No. No me gusta la etiqueta de...

humor, ¿no?

Me parece que conlleva a unas expectativas que no...

No sé, que no sé si estoy capacitado para cumplir.

(LEE) "El primer movimiento sería el siguiente.

Como veis,

con esta sencilla maniobra,

hemos conseguido derribar muchas de las piezas de nuestro adversario.

Se trata de una maniobra arriesgada, porque, al mismo tiempo

hemos derribado también muchas de nuestras piezas,

pero lo importante es que ahora nos encontramos

con un camino mucho más despejado,

con una disposición mucho más abierta,

para continuar el juego".

(Música)

En mi caso, creo que más que tecnología,

habría que hablar de pretecnología.

Creo que he tenido bastante suerte últimamente, porque, el mundo,

de alguna manera, ha empezado a hablar el lenguaje

que yo llevo utilizando durante los 10 últimos años.

Todas estas cosas de los memes, que ahora se han puesto muy de moda

y tienen mucha difusión en redes sociales y tal,

es un lenguaje que yo llevo hablando desde hace mucho tiempo,

con lo cual, me resulta mucho más fácil la comunicación.

(Música)

Creo que hay una parte de mí en todo mi trabajo.

Las actitudes más mezquinas

y siniestras y victimistas

que muestro en muchas de las historias,

son las cosas que no me gustan de mí mismo.

Quizá, un poco distorsionadas o exageradas,

pero creo que todo está ahí.

(Música)

¡Sois muy feos!

"Esto no puede seguir así, Antonino", decía mi madre.

Así no se puede vivir, pero así vivíamos.

Así seguíamos levantándonos por la mañana.

No podíamos estar en mejor lugar que en plena sierra de Jaén,

en Alcalá la Real, cerca de Fuensanta de Marcos,

que son parajes de tu nueva novela,

de la segunda entrega de esta magnífica serie.

No sé si alguna vez te habían entrevistado en una prisión.

No. Es la primera vez, ¿no?

Para "Las leyes de la frontera" le iba estupendamente.

Sí, creo que sí.

-La cárcel la he vivido y tengo muy buenos recuerdos.

Porque me lo he pasado bien.

¿Problemas? Claro, tengo tres puñaladas en el cuerpo,

pero me las hubieran podido dar en la calle lo mismo.

Porque mi clase de... Mi formato de vida era peligroso.

Hay escritores que suelen comentar

que su propia biografía está repartida por sus novelas.

¿Eso ocurre también con sus libros?

(HABLA EN FRANCÉS)

Cogí el tren en Moscú y tenía este afán,

que se llama Ilá.

Dice que va a escribir su propia versión del libro.

¿Ah, sí? Qué bueno. Me deja un poco...

Preocupado. Un poquito.

(Risas)

(Música)

Habla, pueblo, habla.

Tuyo es el mañana.

Habla y no permitas

que roben tu palabra. Habla, pueblo, habla...

Suele decirse en las novelas que la geografía de esa historia

puede ser tomada como un personaje más.

En este caso también, pero diría que se puede tomar como un personaje más

la época que retratas. Por eso es fundamental.

No deja de ser una historia de la Transición.

Pero una historia de la Transición con T

y una historia de diversas transiciones, diversos cambios.

A cada personaje ese día le sucede algo que le cambiará la vida.

Un poco como metáfora,

como alegoría de la situación social y política

de la España de los años 70, concretamente, de 77.

Sí, me interesaba reflejar un poco de esa atmósfera de esos años

que yo viví como feto y como bebé,

y que, 30 y pico años después, me apetecía recuperar

para entender un poco también cómo era la sociedad en la que nací.

Es curioso porque en tu anterior novela

mirabas en Google tu nombre y aparecía un anarquista,

y de ahí surge tu primera novela, "El anarquista se llamaba como yo".

En este caso, tenemos a ese bebé que nace el mismo día que tú

y, partir de ahí, desarrollas toda una novela.

La excusa de utilizarte a ti mismo te sigue funcionando.

Sí, es una excusa.

Necesito una excusa para traerme las historias, para hacérmelas mías.

A veces, es algo tan elemental

como una historia que sucedió el día que yo nací

o una historia de alguien que se llamaba como yo.

Sí, me parece que es una manera de apropiarse,

de hacer una pseudobiografía,

porque luego las historias no hablan de mí.

Pero sí tienen ese punto que está tan anclado a mi persona

que me ayuda a desarrollar la historia.

Hay una trama importante que tiene que ver con el bebé.

Y es el tema de los robos y ventas de bebés

que ha vuelto a la actualidad en los últimos tiempos

y afectaba a bebés nacidos en los años 70.

¿Ese era un tema que fue el que te hizo llegar a esta novela?

¿Es solo un tema más?

Es, no un tema más, es un tema importante de la novela.

No es el que me hizo llegar a la novela,

pero, efectivamente, está ahí.

Además, es también un ejemplo de lo que ocurre con esta novela,

que estoy hablando de una época, pero también de la actualidad.

El hecho de que esos bebés robados...

Primero, los niños robados del franquismo,

luego los de la Transición,

esté volviendo ahora a primera línea informativa,

también demuestra que es una época que no hemos superado.

Y eso me interesa también,

que las obras, aunque estén inspiradas en el día que nací,

nos digan algo del día en que vivimos todos.

Es una novela donde el trasfondo político juega un papel relevante.

Sí.

Es inevitable.

Si haces una novela de esa época aquí,

el trasfondo político estaba a la orden del día.

Manifestaciones día sí, día también.

Revisando estos días los datos de la época,

en 1977, más de mil manifestaciones,

más de 400...

Luego estaba ETA, GRAPO...

Un momento convulso, esa transición modélica, pacífica,

que se nos ha querido vender,

creo que está en entredicho en este momento

y la novela ahonda en eso también.

(Música)

Susan Sontag falleció hace 12 años.

Y para muchos su voz, seria y profunda,

sigue resonando.

Nacida en Nueva York, tuvo una infancia conflictiva.

Su padre murió de tuberculosis siendo ella una niña.

Y su madre, fría y ausente,

miró solo por sus propios intereses.

A Sontag aquella falta de cariño le acompañó como un fantasma

en las numerosas relaciones que tuvo a lo largo de su vida.

A los 17 años se casó con su profesor, Philip Rieff,

con quien tuvo su único hijo, el periodista David Rieff.

Ocho años después, ya separada, vivió una temporada en París,

ciudad que la marcó profundamente.

Allí conoció a dos mujeres con las que compartiría su vida.

Y hoy en día sus restos descansan en el cementerio de Montparnasse.

Susan Sontag empezó su carrera literaria

del mismo modo en que la terminó,

con una obra de ficción.

Quizá por ello se sentía cómoda

con el apelativo de "Autora de ficción",

aunque solo hubiera escrito cuatro novelas.

En 1992,

logró un gran éxito de ventas con "El amante del volcán".

Sin embargo, es su producción ensayística

la que provoca una gran admiración.

Sontag escribió sobre literatura, cine,

sobre sus relaciones con la estética y la moral,

y también sobre la enfermedad,

como consecuencia del cáncer que le diagnosticaron a los 42 años.

En uno de sus libros más respetados, "Sobre la fotografía",

reflexiona también acerca del poder de la imagen y sus límites.

Aunque Sontag fue una activista concienciada,

que lo mismo viajó a Vietnam

para escribir una airada crítica sobre la guerra,

y utilizó Sarajevo como escenario

para representar una obra de Beckett,

nunca dejó que su vida privada

sirviera para dar voz y ejemplo a otros colectivos,

como el homosexual.

Y aquello le reportó algunas críticas.

Los últimos años de su vida mantuvo una larga relación

con la famosa fotógrafa Anna Leibovitz.

Y, aunque no se escondían, nunca la hicieron pública.

Ese silencio terminó tras el fallecimiento de Sontag

a causa de la leucemia que padecía.

Su hijo, David Rieff,

autor de un hermoso libro sobre el duelo,

ha editado dos volúmenes

que recogen los diarios personales de su madre.

"Renacida" y "La conciencia uncida a la carne".

Llenos de anécdotas, reflexiones

y referencias íntimas a su sexualidad.

En esos diarios, Susan Sontag dejó escrito:

"Mi ambición o mi consuelo ha sido tratar de entender la vida".

Y muchos son los lectores que, tras leer sus libros,

piensan que lo ha conseguido.

(Música)

Sí, ya sé que esto no es una carrera de galgos

ni un canódromo, como el de la novela,

sino una carrera de tres minutos repleta de recomendaciones.

La primera, "El eterno intermedio de Billy Lynn".

Aquí tenemos a ocho soldados del escuadrón bravo

que, tras una heroica hazaña en la guerra de Irak,

regresan a su país.

Realizarán una gira

y van a recibir el aplauso de todo el público.

Es una magnífica novela satírica

sobre cómo en este país de casi todo se hace espectáculo.

(Música)

Al fin ha aparecido "La poesía completa",

del escritor cubano José Lezama Lima,

publicada por Sexto Piso.

De él se ha dicho que era un alquimista de las palabras

y que sus dos principales fuentes de inspiración eran la luz y el aire.

Algo lógico tratándose de un poeta caribeño.

Si queréis un buen consejo, corred a leerla.

(Música)

Hay historias que merece la pena leer,

como la de Pablo Martín Sánchez o la de Abramsky,

autor de "La casa de los 20 000 libros".

Nos habla de su abuelo,

un hombre criado en el Moscú de principios del siglo XX,

que emigró a Londres.

Allí militó en el Partido Comunista inglés

y fundó una conocida librería judía.

Fue la suya una vida apasionante y rica intelectualmente.

Eso sí, siempre rodeado de libros, de miles de libros,

de 20 000 o más.

(Música)

(Música)

¿Os habéis planteado alguna vez cómo esconder un león en la escuela?

Pues esto es lo que intenta Iris,

la niña protagonista del libro que estoy leyendo.

Va a ser difícil,

pero ella consigue incluso que el león vaya de excursión al museo.

Eso sí, hay que vigilar que la maestra no se entere.

-Yo me estoy encontrando hazañas sorprendentes

en "El oráculo oculto",

el primer volumen de la saga "Las pruebas de Apolo".

Aquí se explica la historia del dios Apolo

que, desterrado por su padre, Zeus,

se convierte en un muchacho sin poderes en la Nueva York actual.

Toda una odisea.

(Música)

Quiero recordar

el último guateque

que entre sombras se me pierde

y así deja de sonar.

La documentación es fundamental.

Acontecimientos históricos, revistas de la época,

los objetos de decoración de las casas...

Lo has cuidado de una manera muy especial.

No sé si algún lector pillará o no algún error.

Yo no he encontrado ninguno. Todo era muy reconocible.

Sí, me encantan los detalles.

Y en los objetos y en las pequeñas cosas

creo que es donde está la verdad de las novelas de época.

Y cuando te pones a leer y preguntas a la gente

y descubres cosas como el raf, esa bebida...

Ginebra con Coca-Cola.

Y el xilofón...

Esas cosas que son muy de una época...

Tengo que reconocer que me cuesta dejarlas fuera

porque me parece que generan ambiente, generan atmósfera,

y me parece que son muy reconocibles para los que lo vivieron,

y para los que no,

son elementos que igual les despiertan interés.

Es una novela con banda sonora. Sí.

La banda sonora es importante también.

Es importante. Es más importante de lo que parece

porque sí que he escrito esta novela

escuchando música, que es algo que nunca había hecho.

Cada personaje tiene una música particular.

Además, están todas las canciones que dan ambientación sonora a la novela.

Y una de las cuales le da título incluso, "Tuyo es el mañana".

Sí, es muy importante.

Te ha salido una novela corta.

Más que la anterior. Desde luego.

Creo que cada libro te pide una medida, te pide un aliento.

Y "El anarquista que se llamaba como yo"

me pedía muchas páginas.

Y esta, aunque con un solo día puedes escribir el "Ulises" de Joyce,

me pedía una lectura...

No rápida, pero sí una lectura de golpe.

No me imagino un lector leyendo esta novela en varios meses.

Creo que perdería muchas cosas.

Creo que se tiene que leer en 2-3 días.

La crítica habló muy bien de tu anterior libro.

No sé si eso

provoca que con este estés algo más nervioso, pendiente, expectante.

Porque puede ser ya la confirmación definitiva

en tu carrera literaria. Sí.

Espero que no,

que todavía pueda ir confirmando mi carrera con otros libros.

Pero sí, desde luego, las críticas fueron tan buenas

que, cuando uno se pone a escribir una segunda novela o un tercer libro,

tiene un run run detrás,

pero creo que hay que escribir lo que te sale de dentro y...

Ahora está en manos de los lectores y de los críticos.

Y que digan lo que quieran.

¿Tu sueño es vivir de la literatura?

Es una pregunta trampa.

De hecho, ya vives.

Estás haciendo trabajos al margen de la escritura que tienen que ver,

por ejemplo, la traducción. Sí.

¿Te gustaría solo dedicarte a escribir?

No lo sé. Siempre...

Tengo esa sensación encontrada.

Vivir de la literatura puede ser bueno, pero también malo,

porque te obliga, a lo mejor, a hacer cosas que no te apetece.

Yo tengo de modelo...

Uno de los modelos es Georges Perec.

Que él, hasta que no ganó el Premio Médicis

con "La vida instrucciones de uso", tenía su trabajo parte.

Creo que te da una mayor libertad.

Pero, bueno, si puedes dedicar las ocho horas diarias

de trabajo laboral a escribir, ¿quién renunciaría a eso?

¿Volverás a ser la excusa para tu siguiente libro

o no lo tienes decidido? Sí, sí.

¿Ya lo tienes decidido? Sí, sí.

Esto forma parte de una especie de trilogía mínima o pseudo trilogía.

La primera era dedicada a alguien que se llamaba como yo,

esta dedicada al día que yo nací

y la tercera dedicada a mi ciudad de origen, Reus.

Esto ya lo puedo decir, la siguiente novela va sobre Reus.

(Música)

No importa ni el país

ni si los astros están más o menos alineados.

Todos venimos al mundo desnudos, con la mirada limpia

y el instinto de supervivencia pegado a la piel.

Pero con la primera lágrima todo cambia, surgen las diferencias

y escribimos la primera frase de nuestra biografía.

(Música)

Hoy vas a nacer.

No deberías, pero lo vas a hacer.

No deberías porque el infierno está ahí fuera.

Hay manifestaciones día sí y día también.

La gente habla de elecciones, de atentados, de amnistías.

Y estás tan bien en tu cueva,

tan calentito, tan ingrávido.

No tienes que respirar ni que comer ni que llorar.

¿Para qué? Si no te oyen.

Patalear, eso sí. Dar manotazos.

Como un púgil o un karateka.

Demostrar que estás preparado para enfrentarte la vida,

a un medio hostil.

La vida te da mucho, dice la gente.

Pero lo primero que te da son dos cachetes en el trasero.

Como esos que suenan en la habitación de al lado

seguidos de un llanto desgarrador.

(Llanto)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pablo Martín Sánchez

Página Dos - Pablo Martín Sánchez

06 dic 2016

En el programa de esta semana, Pablo Martín Sánchez traslada a al espectador al año 1977, concretamente al 18 de marzo. 'Tuyo es el mañana' es el título de una novela coral que cuenta con una serie de personajes de lo más peculiar: un galgo del canódromo, una niña que se escapa del colegio, una reportera novel, un profesor de filosofía que ha conocido las cárceles chilenas, un rico empresario y la mujer retratada en un cuadro. La historia de todos ellos se va a cruzar en un momento determinado, en torno a un caso de robos de bebés y en ese día señalado, el 18 de marzo de 1977, fecha en que nació el autor de esta novela, Pablo Martín Sánchez.

La sección 'Los Otros' conoce un poco mejor al realizador, guionista y dibujante Alberto González Vázquez. El programa recuerda otros momentos de las diez temporadas de Página Dos, como la estrafalaria entrevista a Michel Houellebecq o cuando fue a la cárcel con Javier Cercas. El programa cultural finaliza con la conmemoración del aniversario del fallecimiento de Susan Sontag, ocurrido el 28 de diciembre de 2004.

ver más sobre "Página Dos - Pablo Martín Sánchez " ver menos sobre "Página Dos - Pablo Martín Sánchez "
Programas completos (445)
Clips

Los últimos 1.623 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios