www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4646494
Para todos los públicos Página Dos - Ander Izagirre - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Viento)

(Música)

"'Pues es verdad que estoy de viaje',

pienso con las primeras pedaladas del segundo día".

(Canción en inglés)

"Siempre es así.

La conciencia del viaje siempre me llega en la segunda mañana,

cuando salgo de nuevo al mundo

y resulta que el mundo ya es distinto.

Hoy me subo a la bici, 'clac, clac',

y desde el primer giro de las bielas todo es extraño".

(Continúa la música)

(Música)

Una cosa es admirar a las personas y otra cosa es admirar las obras.

Yo creo que hay que tener cuidado en admirar a las personas,

porque las personas suelen ser bastante deficientes.

(Música)

No hay que admirar a Foster Wallace, hay que admirar "La broma infinita",

o las obras que nos gusten de Foster Wallace.

O hay que admirar una reflexión suya sobre el tenis,

pero no hay que... Es decir, las personas...

Pues Foster Wallace ahora resulta que es un tipo

con el que no quisieras compartir mantel,

pero eso no quita que pueda leer otra vez,

cosa que no haría, "La broma infinita".

-Si tú nunca te has acercado a su obra,

no lo vas a hacer después de saber esto.

En cambio, si ya lo has leído,

siempre te va a quedar esa etiqueta última, ¿no?,

en el fondo era un maltratador. Es que es muy difícil, ¿eh?

Yo creo que leer a un autor conociendo su biografía,

su manera de ser, su manera de opinar,

es mucho más difícil, que, quizá, lo que deberíamos hacer,

deberíamos ser lo suficientemente inteligentes

y lo suficientemente justos

y centrarnos únicamente en la literatura,

pero yo creo que es prácticamente imposible.

-Una obra literaria ha de ser medida en términos estrictamente literarios.

Cuestión muy distinta es la de una autobiografía,

un artículo, un ensayo.

En este caso, quizá, sí entra

una especie de medidor moral, una censura moral,

es más pertinente en el caso de una obra literaria,

pero en el caso de una obra literaria creo que los parámetros de la ficción

han de medirse y criticarse desde la ficción.

-No soy un gran lector de Pérez Reverte,

pero entiendo que habrá mucha gente que le parecerá

que lo que dice Pérez Reverte son sandeces

y, en cambio, le gustará mucho lo que escribe.

Y le pasará lo mismo con Javier Marías.

Y pasará lo mismo con Almudena Grandes.

Es decir, que te guste su obra,

no quiere decir que tengas que apoyar todo lo que dice.

Creo que son dos esferas diferentes. -Quizá por las redes sociales, etc.,

se le está dando demasiada importancia

a la opinión que tengan los demás sobre uno mismo

y sobre determinados autores.

Se está dando la idea de que si mucha gente

tiene la misma opinión,

si mucha gente comparte la misma opinión,

eso les da la razón, y eso no es cierto.

Es decir, que mucha gente opine que un determinado autor

es muy mala persona, no significa que su obra

no valga la pena o no se tenga que leer,

pero es cierto que ese linchamiento que hay en las redes,

ese linchamiento que hay en determinadas plataformas

hace que haga muy difícil leer a determinados autores

sin tener en cuenta lo que hay detrás.

(Música)

Junot Díaz te podrá gustar o no,

pero antes, seguramente, mucha gente no tenía ninguna imagen

de cómo era Junot Díaz como persona

y ahora, que cree que es una persona horrible,

su obra, en definición, también lo debe ser.

Pues no, es que son cosas diferentes.

En tanto que no sabías casi nada de Junot Díaz,

más que era un tipo dominicano que hablaba en spanglish,

que había ganado un premio Pulitzer.

Sabías cosas que eran como muy de biografía de solapa.

Ahora que sabemos eso, ya parece que tenemos el permiso

para juzgar a Junot Díaz y seguramente sí.

-A mí no me influye en la lectura

saber que Hergé fuese simpatizante de los nazis

o Céline.

Para empezar, porque en el caso de Hergé

ya lo leí hace muchos años, ¿no?

Cuando no tenía ni idea sobre las ideas políticas de Hergé

y me alegro de haberlo hecho de aquella manera.

Con lo cual, cuando uno sabe a posteriori

de la vida de un autor o de sus bajezas morales, etc.,

claro, se encuentra en una situación difícil,

de contradicción, de decir:

"¿Puedo renunciar a que me guste 'Tintín'?

¿He de silenciar mi gusto por 'Tintín'?".

Creo que no, ¿no?

-Siempre habrá prejuicios y lo interesante sería

poder acabar con esos prejuicios y no estar condicionados

por quién escribe esto, sino, simplemente, esto está escrito.

Estaría muy bien, en un mundo ideal,

que el nombre del autor...

Bueno, por nuestro propio ego sería terrible,

pero yo creo que para los lectores sería muy interesante

que no se firmaran los libros.

(Música)

(Canción en inglés)

Ander, tu nuevo libro, "Pirenaica. Catorce crónicas de la cordillera",

nos lleva en 14 etapas desde Donosti hasta cabo Creus...

(ASIENTE) Cruzando todo el Pirineo.

Pero esto no es una guía cicloturística al uso, ¿verdad?

No, yo no quería escribir una guía de viaje

ni mis aventuras ciclistas, ¿no?

Yo quería hacer una colección de temas pirenaicos...

(ASIENTE) Que puede ser el oso

o el románico o el Tour de Francia... Ajá.

Las fronteras... Hilado todo con el relato

de un viajero que va en bicicleta, sus ocurrencias,

sus reflexiones sobre el hecho de viajar en bicicleta...

Es una combinación de esos dos géneros.

Es verdad, porque hablas de historia, hay anécdotas,

hablas del Tour de Francia... Bueno, hablas de un montón de temas.

Hablas de arte también, pero tengo la sensación

de que lo humano prima por encima de lo anecdótico.

Bueno, a mí siempre me han interesado las historias de la gente,

como periodista que soy, ¿no? Y más que un asunto enciclopédico,

yo quería contar, hablar de la gente que vive en el Pirineo...

(ASIENTE) Y también de los que vivieron

y de quiénes venimos, ¿no? Pues yo no sé si venimos

de los pastores que estaban en el Tourmalet recogiendo ovejas

o más bien de la emperatriz

que se fue a hacer turismo aristocrático termal, ¿no?

Yo quiero ver un poco el tema humano que hay en el Pirineo, sí.

Hay otro tema que también creo que es muy importante,

que es el que tiene que ver...

(Canción en inglés)

Estamos en los primeros tramos de la ruta, cerca de Donosti,

en lo que tú denominas el Camino de los Esclavos,

que nos lleva hasta lugares como este,

este fantástico lugar, este fuerte de Guadalupe, ¿no?

Este es uno de los motivos por los que que se construyeron

ciertas carreteras que a mí me intrigaban mucho

en Guipúzcoa y Navarra. (ASIENTE)

Eran carreteras en las que no van coches,

porque van por zonas montañosas muy reviradas.

Son un poco absurdas y son las mejores para andar en bicicleta.

Y yo no conocía su historia, una historia muy fuerte.

Habían sido todas construidas por esclavos,

por trabajadores presos del franquismo,

para llegar, por ejemplo, a fuertes militares antiguos como este.

Como comentabas al principio, es muy importante la gente

que vas encontrando a lo largo de la ruta, ¿no?

Por ejemplo, ¿quién es Luis Ortiz?

Bueno, Luis Ortiz Alfau es un señor que ahora tiene 101 años,

que está estupendo... (RÍE)

Y yo, escribiendo su biografía, porque él tiene una historia

de guerra civil, campos de concentración, muy dura,

supe que él había estado trabajando en un batallón

de trabajadores forzados en el Pirineo

y también aquí cerca, en Oiartzun, construyendo carreteras.

Es la manera por la que yo supe que las carreteras

que yo frecuentaba más como ciclista, que son tan maravillosas

las de aquí cerca, Jaizkibel, Aritxulegi, Agiña, etc.,

tenían esa historia negra de haber sido construidas,

bueno, pues casi en régimen de esclavitud.

Evidentemente, en este libro,

el tema deportivo también es importante

y hablando de Pirineo, hay que hablar del Tour.

Sí. Y tú dedicas varios capítulos

a hablar de las gestas, de las etapas, de las montañas...

Fundamental. Sí, yo quería contar otra cara

también del Tour, porque ya escribí en "Plomo en los bolsillos"

un poco la parte más histórica, más épica,

pero quería también contar de dónde vienen esas carreteras

que no son carreteras tampoco de pastores o de comerciantes,

son las carreteras que se hicieron para ir a las estaciones termales,

a esquiar y las aprovechó el ciclismo.

O sea, son carreteras de otro mundo, de otra sociedad,

del ocio, del deporte...

Entonces, me parece que hay que saber que cuando subimos el Tourmalet

son los herederos de los primerísimos turistas aristócratas.

¿El Tourmalet sería la montaña, no sé si decir, emblemática?

Aunque hablas de varias, pero... Sí.

Es la que tiene más renombre y es en la que yo veo

que el escenario histórico tiene mucho peso

cuando decidimos a qué sitios ir.

Hay muchos ciclistas que van al Tourmalet

y no al puerto de al lado, que puede ser maravilloso también,

porque tiene esa historia del Tour.

Y la ventaja del ciclismo, al contrario que otros deportes,

es que tú puedes practicar en el mismo escenario,

casi el mismo día: "En esta curva Indurain

dejó a sus rivales el primer Tour que ganó".

Tú puedes recrear todo ese juego

y por eso el Tourmalet tiene esa atracción.

¿Qué le debe el ciclismo a Eugenia de Montijo?

Bueno, a la emperatriz Eugenia de Montijo

le debe el capricho, porque los ciclistas

y los deportistas somos caprichosos, como los viajeros de hoy en día,

los viajeros por voluntad propia. Ajá.

Esa emperatriz quiso ir a los baños termales del Pirineo

y su marido, el emperador Napoleón III,

decidió construir las carreteras, que son el Tourmalet, el Aubisque...

O sea, que los ciclistas somos herederos pijos

de esa aristócrata del siglo XIX.

Las leyendas aparecen desperdigadas a lo largo de la narración

y no solo leyendas relacionadas con el tema deportivo.

Por ejemplo, tú hablas del Basajaun, que aquí, en el programa,

ya lo conocimos gracias a la trilogía de Dolores Redondo,

pero que es una leyenda muy del Pirineo.

Sí, a mí me interesa porque refleja un mundo ya extinto de leyendas,

no solo leyendas de un campesino,

sino que había ingenieros franceses del siglo XVIII

que decían que en la selva de Irati vivían hombres gigantes peludos,

un eslabón entre el oso y el ser humano.

A mí me interesa cómo las carreteras que se han construido

y nuestro acceso ya al último rincón han disuelto la...

Conservamos el folclore, el cuento, pero la gente lo creía de veras

y ese mundo ha desaparecido.

Basajaun ya solo es una figura simpática en un camping

que te dice que eches la basura al contenedor.

Pensaba, Ander, que ¿la Pirenaica no podría ser

una competición oficial? Bueno, esta ruta Transpirenaica,

por ejemplo, en bicicleta, es muy habitual entre los ciclistas.

Sí. Por eso yo quería pasar del tópico

de la narración de esa ruta a buscar las historias

que hay en esos parajes y que hay detrás o debajo de las carreteras.

(Canción en inglés)

(Música)

(Canción en inglés)

Dejamos unos minutos tranquilo a Ander Izaguirre,

pero no nos vamos del País Vasco, porque aquí transcurre

esta ópera prima de Alaitz Leceaga.

Las protagonistas son dos hermanas, Estrella y Alma,

hijas de los marqueses de Zuloaga,

que tienen una vida tranquila repleta de privilegios,

pero hay una maldición que pesa sobre las dos,

y es que una de ellas morirá antes de cumplir los 15 años.

Ahora hemos de averiguar quién es.

(Continúa la música)

En los últimos tiempos se están publicando libros

de grandes autoras estadounidenses del siglo XX,

la mayoría inéditos en castellano.

Ahora, por ejemplo, acaba de aparecer

esta antología de cuentos de la gran Gina Berriault.

"Mujeres en la cama" son 15 historias

repletas de ternura, sensibilidad, humor y también frustración

que todos deberíais leer.

(Continúa la música)

Soy consciente de que esta recomendación es pura violencia

y es que "Las doce balas de Samuel Hawley"

nos habla de una chica que ha crecido de motel en motel

junto a un padre que está repleto de cicatrices

y ambos llegará un día en que deberán enfrentarse

a los demonios del pasado.

Bueno, yo de vosotros buscaría un momento

para leer esta estupenda novela de Hannah Tinti.

(SUSURRA) La verdad es que tengo algo de miedo.

(Música suave)

La primera vez que me viste...

-Me gustó cómo te paraste en la puerta

y entonces me viste y me clavaste la mirada.

Hoy me has hecho feliz, ¿eh? Lo sé, lo sé.

Te he traído una adaptación de un escritor que me consta

que te gusta muchísimo. Soy muy fan de Ian McEwan

y esta novela está francamente bien también.

Sí, es un autor que ha estado varias veces en la sección

y que tiene todo el sentido que esté, porque no solo se han adaptado

muchas novelas suyas al cine, sino que él también a veces

ha adaptado sus propias novelas. Sí.

Y también porque también ha trabajado como guionista,

también ha hecho guiones originales.

En este caso, vamos a recordar la historia de "Chesil Beach".

Es la historia de una pareja muy joven,

de un chico y una chica de 23 años, que se casan,

pertenecen a clases sociales distintas,

y todo se centra un poco en la luna de miel, ¿no?

Ellos pasan unos días en un hotelito en la playa

y durante la estancia en este lugar empiezan a detectar un poco

en qué punto está su relación y, al mismo tiempo,

el espectador se da cuenta hasta qué punto

los entornos familiares, la vida familiar que ellos han tenido

condiciona la relación, exacto.

Recuerdo que en la novela el tema del sexo era muy importante,

además, McEwan lo mostraba de una forma muy directa.

Sí. ¿Esto aquí cómo está?

En la película, evidentemente, es el tema central,

porque todo gira un poco en torno

al bloqueo que tiene ella con el sexo.

En la película, evidentemente, este tema está presente

y es lo que lo activa todo, pero sí que es verdad

que en el libro se expresa de una forma más directa,

incluso, yo diría que más cruda, ¿no? Sí.

Siendo McEwan como es, muy delicado explicando las cosas,

sí que es un poquito más crudo.

En la película sí que se intenta explicar de una forma más delicada

para que no resulte tan chocante o tan agresivo.

¿Dirías que es la diferencia más importante o hay alguna otra?

No, fíjate que es una adaptación muy fiel a nivel de estructura,

de personajes, de historia y de todo, pero yo creo que es uno de los casos

más interesantes que nos hemos encontrado de adaptación,

que es muy fiel, pero que hay un cambio en el final

que hace que el impacto de la novela y de la película

sea muy distinto en el espectador. Ya.

Nos amamos y juntos podemos ser libres.

Dime que te ha gustado. Sí, sí que me ha gustado.

Es una película rodada de una forma muy delicada,

muy elegante, muy bien interpretada,

pero sí que me pasa una cosa, que me interesa mucho la parte

que sucede en Chesil Beach. Sí.

O sea, que sucede en este hotelito en la playa,

y noto un contraste muy grande con estos añadidos

en los que cambia un poco el tono.

Es como si, de alguna forma, hubieran detectado

que el contenido era muy duro, realmente, de la historia

y hubieran querido suavizarlo con estos añadidos.

-¿Acaso te has olvidado de que nos hemos casado hoy?

(Música dramática, oleaje)

(Gaviotas)

Desi, este "Xcèntric Cinema. Conversaciones sobre

el proceso creativo y la visión fílmica",

tiene que ver con la programación de cine experimental del CCCB,

que, bueno, lleva años funcionando. Muchos años, sí. Parte de ahí.

Vale. Realmente, el libro parte de ahí.

Es una colección de conversaciones entre cineastas

que para los programadores del ciclo de Xcèntric son fundamentales.

Sí. Desde Jonas Mekas

hasta Carolee Schneemann, a cargo de otros 15 programadores del ciclo

que, evidentemente, claro,

hablan desde el absoluto conocimiento de causa.

Claro. Entre ellos están Andrés Hispano,

Carolina López, Gloria Vilches,

que son auténticos especialistas en la materia

y que, evidentemente, su forma de acercarse a estos autores

no puede ser hecha desde el mayor conocimiento de causa posible.

La edición ha corrido a cargo de Gonzalo de Lucas,

que es docente y también programador de Xcèntric,

y yo creo que es una buena forma de acercarse a un tipo de cine

del que a veces hablamos un poco de oídas

y sin tener todas las herramientas. Claro.

(Música animada)

La "Odisea" la he leído varias veces, siempre fascinada,

la "Ilíada" y la "Odisea".

Desde niña en versiones para niños y a lo largo de toda mi vida

siempre fascinada por toda la épica que hay por detrás,

pero también como el reflejo de humanidad profunda que tiene.

El hecho de que los buenos sean malos y los malos buenos siempre me sedujo.

La "Eneida".

Estudié latín y griego en mi carrera de Filosofía

y solíamos traducir a los clásicos en clase.

La "Eneida" se me escapó.

Ahora tendré que buscarla, pero en español,

porque ya no recuerdo suficiente de lenguas muertas

como para hacerlo directamente.

El último libro que he regalado y se lo regalé a varias personas,

varios ejemplares, es "Sobre los ríos que van",

de António Lobo Antunes,

un escritor que me parece uno de los...

autores contemporáneos más importantes, más seductores,

más hipnóticos y más profundos.

"El Evangelio según Jesucristo", aunque sé que nunca hubiera podido.

Es revivir un personaje histórico mítico como es Jesús

en términos particularmente contemporáneos,

mezclando el bien y el mal,

entreverándolos, haciendo que el uno surja del otro,

en términos que resultan profundamente humanos

e, inclusive, con resonancias divinas.

El último libro, el que acabo de publicar,

se llama "Los divinos".

Es un libro de ficción.

Son cinco muchachos que componen una banda juvenil

que se llama los Tutti Frutti, así se han puesto ellos,

y uno de ellos comete un crimen atroz,

y más que centrarme en el crimen mismo,

que es apenas la referencia,

me centro en cómo son las personas que rodean al asesino,

cuál es la sociedad que produce al asesino,

qué tipo de psique colectiva hay detrás del psicópata.

(Música)

¿Queréis viajar conmigo a África? Tengo el mejor transporte:

"Hijos de sangre y hueso", de Tomi Adeyemi.

En esta historia vamos a ver cómo una niña lucha

con tal de devolverle la magia a su pueblo.

Te aseguro que hay fantasía y muchas aventuras.

¿Qué me dices? ¿Te apuntas?

-Pues yo os propongo bailar con la música de este libro.

En "Biografía de un cuerpo" seguiremos los pasos de un bailarín

que está viviendo esa dura etapa de pasar de ser adolescente a adulto.

Eso sí, lo va a hacer a un buen ritmo.

(Canción en inglés)

(Música rock)

Ander, ¿hay que estar en forma para hacer la Pirenaica?

No, bueno, uno para cuando quiere...

A mí, escribir me venía muy bien para la excusa.

Paraba y decía: "No, es que tengo que tomar notas".

Cuando había una cuesta muy dura, me paraba.

Es exigente físicamente, pero es un paseo,

un recorrido que cada uno organiza como quiere,

si quiere seguir esta ruta. O lo puede hacer andando,

porque algunos también se van andando.

O en coche. E incluso...

Sí. Con bicicleta eléctrica.

Sí. Porque hablas de uno,

que te cruzas con él, creo... No, me adelanta.

¿Él te adelanta? En el Tourmalet, sí.

Un señor bastante mayor que me adelanta en el Tourmalet

y yo me agarré un mosqueo de narices.

Estoy viendo cada vez más bicis eléctricas en el Pirineo.

Sí, ¿no? Sí. Yo al principio me picaba,

pero luego he pensado: "Bueno, vete a saber.

Dentro de unos años igual estoy aquí haciendo la mismo".

Lo que no falta es la omnipresencia del Camino de Santiago,

del que tú escribes: "La peregrinación a Santiago

fue una estrategia de comunicación sensacional".

Bueno, a mí me maravilla que tú vas por un collado

de Saint-Jean-Pied-de-Port a Roncesvalles

y ahí hay 60 000 personas que cruzan todos los años

y en el collado de al lado, que es maravilloso, no va nadie.

Y todo el mundo va por ese camino por una historia del siglo IX,

que dicen que hubo una tumba de un apóstol allá

y es una historia que 1200 años después sigue funcionando.

Sirvió para crear caminos, ciudades y todavía hoy hace

que encuentres coreanos y brasileños en un collado del Pirineo,

y me interesa mucho que los humanos somos una especie

capaz de modelar el mundo con historias, ¿no?

Y decidir por dónde vamos y a dónde vamos

porque alguien contó una historia hace 1200 años.

Encuentra uno historias fantásticas, como, por ejemplo,

"La guerra del stop" o "La disputa entre...",

lo tengo aquí escrito, "roncaleses y baretoneses",

con lo de las tres vacas que cada año, ¿no?,

llevan los franceses a los roncaleses.

Son muy divertidas.

Son dos ejemplos de historias de frontera,

que en el Pirineo siempre está presente.

"La guerra de los stops" es un absurdo absoluto

de cómo a veces el trazado de una frontera hace que...

Crea conflictos entre pueblos por un cruce, por ejemplo,

y se esgrime un tratado internacional de hace dos siglos

para ver si hay que poner un stop o hay que tirarlo.

Y el caso del Roncal es lo contrario,

es un diálogo entre gente de valles opuestos,

que llevan 700 años arreglando sus litigios,

sus guerras, entregándose vacas.

Creo que la idea de la frontera

da mucho que pensar y en el Pirineo está muy presente.

¿Eres de viajar solo o acompañado? Me gustan las dos cosas.

Creo que para escribir es mejor viajar solo.

Estás más atento, más necesitado de hablar,

más concentrado, decides lo que quieres,

siempre tienes razón, te llevas muy bien con tu sombra.

Pero también me gusta, de vez en cuando venían a visitarme

algún amigo, mi novia, y hacíamos algún tramo juntos

y yo también lo disfruto y también tiene su gracia.

Este es un viaje hecho con los ojos del periodista,

del reportero, eso lo hace diferente.

Sí, yo... No tenía mucho sentido un relato autobiográfico total.

Yo quería contar historias, que es lo que más me gusta a mí.

Oye, los osos en el valle de Arán tienen una historia,

en fin, también social, muy interesante.

Quiero conocer al mayor experto en osos.

Es casi un reportaje. (ASIENTE)

Quería hilarlo luego con las reflexiones

de un viajero ciclista, que a veces se te va un poco la olla

y creo que surgen ideas interesantes, pero sí que mi propósito era:

"Voy a contar historias poco conocidas

de sitios bastante conocidos". Ese era el reto de este libro.

En la biografía del libro escribes:

"Ander Izaguirre quiso ser ciclista y se quedó en escritor".

¿Ha valido la pena?

Sí, bueno, hay que asumir a dónde llega uno.

Yo, con la bicicleta, compitiendo llegué a un cierto nivel,

lo dejé, ahora me sirve muchísimo para viajar, incluso para escribir,

y, bueno, mi oficio es la escritura,

pero la bicicleta todavía me sigue sirviendo,

así que esa fusión de bicicleta y narración

soy muy feliz cuando la consigo juntar.

Lo de pinchar al final de la ruta parece una broma.

Bueno... Pero ocurrió de verdad.

Sí. Yo ya había terminado el viaje y decidí hacer una subida final

al monasterio de Sant Pere de Rodes y en el último kilómetro

tuve el único pinchazo de todo el viaje.

(RÍE) Me entró la risa tonta...

¿Pero luego sabes qué pensé? Que cuando uno quiere escribir,

todo le viene bien. Dije: "Esto es muy bueno para el final.

Igual es hasta demasiado bueno y no es creíble".

Claro. Pero el único pinchazo

lo tuve en el último kilómetro de la última subida

y me dio pie para una reflexión

sobre los finales tópicos de los libros de viaje y demás.

(Música rock)

No sé cómo estáis de forma física,

pero nosotros hemos hecho una porra para ver quién se veía capaz

de hacer la Pirenaica de manera digna

y el resultado ha sido... Bueno, mejor no os lo cuento.

(Música)

"Me gusta empezar un viaje ciclista en la puerta de mi casa,

porque un gesto tan rutinario

como encajar la zapatilla en el pedal, 'clac',

suena de repente como la promesa de una aventura".

(Continúa la música)

"Mi itinerario habitual para salir de San Sebastián hacia el este,

calle Miracruz, paseo Zubiaurre,

carril bici de Intxaurrondo a Rentería,

carretera de Lezo hasta la primera rampa de Jaizkibel,

se convierte de pronto en un itinerario

que me llevará desde un mar hasta otro mar,

atravesando toda una cordillera de punta a punta.

En el repecho de Zubiaurre, ya intuyo el Tourmalet".

(Continúa la música)

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ander Izagirre

Página Dos - Ander Izagirre

26 jun 2018

Óscar López recorre esta semana los Pirineos en bicicleta junto al periodista Ander Izagirre. Su libro 'Pirenaica' es un viaje que parte desde la costa vasca, recorre toda la cordillera montañosa y acaba en el Cap de Creus. El libro, dividido en 14 crónicas, muestra no solo las características ciclistas de cada ruta, sino también las descripciones históricas, geológicas, medioambientales, folclóricas y turísticas de las diferentes zonas por las que pasa la bicicleta de Izagirre.

Además, el programa muestra cómo la vida privada de ciertos escritores ha condicionado la valoración de su obra literaria. La sección de cine analiza cómo ha quedado la adaptación de'Chesil Beach', de Ian McEwan. Y la escritora colombiana Laura Restrepo responde al cuestionario de 'Página Dos'.

ver más sobre "Página Dos - Ander Izagirre" ver menos sobre "Página Dos - Ander Izagirre"
Programas completos (423)
Clips

Los últimos 1.523 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios