www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5502457
Para todos los públicos Página Dos - Almudena Grandes - ver ahora
Transcripción completa

"La paciente de la habitación 19

no solo tocaba admirablemente un piano

cuya bandeja no reposaba partitura alguna.

El teclado y su cuerpo se habían integrado para producir

un único instrumento tan poderoso

que sabía reflejar todas las emociones humanas.

Desde la piedad hasta la ira.

Aquella anciana vestida de negro aún guardaba más sorpresas."

La vida literaria en Menorca

es mucho más rica de lo que uno, de entrada, se puede imaginar.

Porque conocemos Menorca como lugar de vacaciones, tal.

En invierno, hay actividades diarias.

Por el número de habitantes que en Menorca está censado

en 9.000 pero que en invierno estoy segura que somos menos,

pues bueno, el número de librerías, de bibliotecas,

y de centros donde se hacen actividades, es elevado.

Talleres Islados nació hace diez años

y son encuentros con escritores que duran cuatro días

que se hacen en una casa de campo cercana al mar.

Normalmente buscamos sitios muy abiertos,

muy griegos, como dijo Román Gubern cuando vino.

Son talleres para hablar de literatura

del mundo de cada autor.

Y hace poco, no podemos olvidar citar

a las Trobades Albert Camus Sant Lluís.

A raíz de que la abuela de Albert Camus era menorquina,

de los exiliados a Argelia,

se hacen encuentros con filósofos, literatos y periodistas

de todo el mundo un poco siguiendo la estela camusiana.

Es el Ateneu de Maó, que es una de las entidades

que se ocupa de mantener la agenda cultural viva

durante todo el curso.

Es centenario, en 2005 cumplió los 100 años,

y bueno, es un lugar

de encuentros, de tertulias, de conferencias,

de cursos y con un montón de actividades abiertas

para todo el mundo.

Menorca es un refugio creativo perfecto.

Así me pareció a mí cuando llegué aquí hace diez años.

Y venía a trabajar como periodista

pero también venía con la ilusión de organizar

un taller literario que se llama "La isla de los escritores"

y que se ha convertido en una isla dentro de una isla,

una pequeña comunidad literaria.

Hemos publicado tres antologías de relato.

Luego además organizamos lecturas, presentaciones.

Bueno, es una forma de contribuir y alimentar esa agenda cultural.

Hay masa lectora, hay lectoras y lectores

de todas las edades exceptuando la franja universitaria,

que son los que se van de la isla durante la época de estudios.

Evidentemente, en verano toda la isla cambia totalmente.

Hay cuatro meses muy fuertes, miles y miles de personas

pueden estar en calles que durante el año

a lo mejor pasan dos, tres, cuatro personas durante un día.

Y también evidentemente la oferta que tiene

es que tiene que llegar a otros "targets".

En todo caso, no dejamos de lado nunca

el vecino y la vecina que nos pide su poesía,

su "best seller", su "thriller",

su novedad en catalán o en castellano.

Y aquí siempre estamos.

Bueno, pues sin ninguna duda, esta isla es belleza impresionante.

Y sobre todo es la posibilidad de tener un rincón,

un despacho de escritura, un rincón para escribir

y estar más en relación con la naturaleza.

Bueno, Nooteboom ha estado en los últimos 50 años de su vida

pasando tres meses al año en Menorca.

Además, no solo eso, sino que en su casa de San Lluis,

es donde ha dedicado a escribir.

Las novelas que ha escrito aquí, "La memoria del cuerpo",

o "Conocer Irán" o "Una viajera por Asia Central",

y también el último ensayo, "Los mitos del viaje",

los ha escrito aquí, en casa, mirando hacia el jardín.

Y claro, mi referencia es Menorca.

Y eso genera una serie de coincidencias,

sobre todo comparaciones con esos sitios tan lejanos

que te hacen reflexionar mucho más sobre la lejanía

estando aquí.

Bueno, Almudena, ya solo te queda uno, creo, por publicar

de esta serie, "Episodios de una guerra interminable".

Acaba de aparecer la quinta entrega,

"La madre de Frankenstein" y debo decirte

que nunca he temido por la serie.

Te lo digo porque hay escritores que te cuentan:

"Serán tres, cuatro, cinco". Y piensas: "Ya veremos".

En tu caso, lo tenías clarísimo.

Lo tenía clarísimo, sí. Para mí, lo tenía clarísimo.

Por eso insistí desde la primera novela

en poner la lista de las seis novelas en los libros.

Que en mi editorial no querían,

y que me decían que si me había vuelto loca.

Pero yo sabía que las iba a hacer.

Porque las tenía muy claras, porque son historias todas

que me habían impactado mucho, que las había meditado mucho

y en este caso, en el caso de esta, que llevaba 30 años dándole vueltas

al personaje de Aurora Rodríguez.

Es una novela como las otras, iba a decir,

bastante coral, hay bastantes personajes con papel

¿pero no te parece que podríamos

decir que es una novela muy triangular?

Que todo gira alrededor de tres personajes

que son Germán Velázquez, que son María Castejón,

y Aurora Rodríguez Carballeira.

Hablaremos de ellos, ¿te parece que es bastante triangular?

Sí, es una novela triangular.

Y además, es una novela muy concentrada.

O sea, que aunque haya muchos personajes,

como no hay ningún narrador objetivo,

toda la acción de la novela,

todo lo que ocurre pasa por la mirada de tres personajes.

Vamos a hablar, si te parece un momento,

de los tres principales personajes.

Te voy a pedir que seas concisa haciéndonos un retrato robot

primero de él, de Germán Velázquez,

este psiquiatra que regresa del exilio en Suiza

para trabajar precisamente en el manicomio

de mujeres de Ciempozuelos.

Pues, Germán, como dice su amigo Eduardo en la novela,

es un marciano, es un madrileño

que se fue de esta ciudad a los 19 años

y que cuando vuelve no es capaz de presentir

lo que va a encontrar, hasta qué punto ha cambiado un país

Que sigue siendo su país y sin embargo ya no cuenta con él.

Digamos que él sigue contando con su ciudad,

sigue contando con su país y se encuentra

con que ni su país ni su ciudad cuentan con él.

Le gusta a ella. María Castejón es

auxiliar de enfermería y es una niña criada,

nacida y criada en un manicomio de mujeres,

que tuvo la suerte, ella lo reconoce como suerte,

de que una interna extremadamente loca

y extremadamente inteligente la enseñara

a leer y a escribir y le abriera la puerta al mundo.

María Castejón es una mujer que cuando era niña

supo que el mundo era mucho más grande que Ciempozuelos

y sin embargo su vida la confinó entre los muros del manicomio.

Y para cerrar este triángulo tenemos,

déjame decir, al gran personaje para mí de la novela,

que es Aurora Rodríguez Carballeira.

Personaje real. Real.

Aurora Rodríguez Carballeira,

más famosa como la madre y asesina de Hildegart Rodríguez,

es un personaje que a mí me llevaba fascinando 30 años.

Es la parricida más famosa de la historia de España.

Y es una mujer a la que yo nunca he conseguido odiar.

Creo que eso le va a pasar también a muchos lectores.

Le pasa a mis personajes. Logras que empaticen

con ellos. Bueno, me parecía

tan fascinante, una mujer tan inteligente,

tan culta, tan representante de los valores

de la mujer republicana, porque ella era una intelectual,

era ateneísta, era feminista, era una mujer

que daba conferencias, que iba a las manifestaciones.

Y que sin embargo fue capaz de hacer lo que parece imposible,

que es pegarle cuatro tiros a su hija

cuando estaba durmiendo y acabar con ella.

Una hija extraordinaria porque ella la había convertido

en un ser extraordinario, y capaz, después de hacer eso,

ir a entregarse y decir: "No tiene nada de particular lo que he hecho.

Igual que un escritor

cuando no le gusta un boceto lo destruye a martillazos,

yo me equivoqué; quería crear a la redentora de la humanidad,

y me salió mal y por eso la he destruido".

Una Aurora que además también, como se ve en la novela,

es una gran pianista.

Gran pianista, sí. Las escenas

que muestras de ella tocando el piano

en su habitación en el manicomio son muy sugerentes.

Ella, además, esto es estrictamente verdadero,

la manera de manifestarse de Aurora hacia el exterior,

al principio de la novela es el piano.

Ella tocaba el piano horas y horas.

Tocaba muy bien el piano.

La última actividad que hizo Aurora Rodríguez Carballeira,

porque ya se fue recluyendo cada vez más

en su mutismo al ver que no conseguía transformar

la humanidad que era su obsesión,

cuando llegó al manicomio fue muy feliz

durante unos años y entonces dijo

que para que la humanidad fuera feliz

teníamos que vivir todos en manicomios,

que el poder lo tenían que tener los psiquiatras.

Bueno, cuando descubrió que nadie la tomaba en serio

tampoco en el manicomio y cuando se quedó como arrumbada,

abandonada, lo que le quedó a ella fue el piano.

Arthur, tengo malas noticias para ti.

(RÍE)

¿Quién? Hoy nos saltamos de nuevo la estructura

de la sección. Sí.

Sí, teniendo en cuenta que este fin de semana

se entregan los Óscar y como hicimos en otras ocasiones,

tenía sentido dedicarle la sección

a películas nominadas en categoría de mejor guion adaptado.

Que en esta edición es bastante variado.

Sí, es muy variada porque hay adaptaciones de novela,

de cómic, de libros, de no ficción.

De hecho creo que en el programa solo hemos tenido

de momento una de estas adaptaciones,

"Mujercitas". Sí.

La adaptación que ha hecho del clásico Greta Gerwig.

Y la otra adaptación de una novela, "Jojo Rabbit",

que es la película de Taika Waititi

que está inspirada en una novela de Christine Leunens

que se llama "El cielo enjaulado".

Es una comedia muy peculiar.

Es particular y sobre todo la distancia

respecto al texto porque la novela va en serio,

es un drama de principio a fin

y es difícil que te provoque una sonrisa

y en cambio la película está planteada

en clave de sátira pop y muy divertida.

Hay una adaptación de un cómic que tampoco es una adaptación al uso

porque hablamos del "Joker", película de Todd Phillips,

que en realidad no adapta un cómic completo

pero evidentemente es un acercamiento a un personaje

del universo de ese cómic muy famoso,

con lo que está considerada, entra dentro de esta categoría

de guion adaptado, y luego hay otras dos películas

que están inspiradas en libros pero que no son novelas.

Una es "El irlandés", la película de Martin Scorsese

que están inspirada en un libro de Charles Brandt

que lo que hace es reconstruir el caso del asesinato

de Jimmy Hoffa, del jefe de sindicato

de camioneros de Estados Unidos.

Y se centra sobre todo en una entrevista

con un mafioso que fue su amigo durante muchos años

y que es el personaje al que da vida Robert De Niro en la película.

Y la otra adaptación de un libro de no ficción

es "Los dos papas", la película de Meirelles,

que también está basada en un libro

que habla tanto de Benedicto XVI

como del papa Francisco, hace un perfil de los dos

y también explica cómo fue todo el proceso

de sucesión de papas.

Bueno, ahora solo me queda preguntarte

cuál crees tú que es la favorita y cuál crees que va a ganar.

Yo creo que las favoritas son "Mujercitas" y "El islandés".

Pero bueno, tampoco... Las quinielas son un poco así.

Arriesgadas. Van fluctuando, sí.

Y quiero que gane alguna de las dos.

Son las dos dentro de esta categoría

que creo que son más interesantes y que me gustaría que ganara.

Creo que el libro que traes hoy para recomendar,

algo de relación tiene con una de las películas

de las que has hablado. Es curioso

pero es una casualidad bastante loca que hemos hablado de los dos papas.

Y ahora te traigo "Un cinéfilo en el Vaticano"

que es el nuevo libro de Román Gubern,

que bueno, no sé si necesita presentación

porque realmente el investigador Román Gubern

es uno de los autores de algunos de los libros sobre cine e imagen.

Más importantes. Más importantes.

En este caso, lo que hace él es narrar una anécdota real

y es cuando él en los 90, concretamente en el 95,

cuando vivía en Roma porque dirigía el instituto Cervantes,

recibió como la invitación por parte del Vaticano

para unirse a todo lo que eran los preparativos

para la celebración del centenario del cine.

Y entonces él en este proceso tuvo por ejemplo

la oportunidad de colaborar en la elaboración de las listas

en las que se decidían cuáles eran las películas

que infundaban buenos valores.

Con lo que es interesante

tanto por la parte cinéfila como por la parte de anécdota,

como por realmente conocer algo

de un mundo que realmente no sabemos absolutamente nada.

Junta de Valladolid.

Más detenido el látigo en su vuelo,

la conquista del mundo habrá de congelarse.

Sanguíneas calles de Valladolid, oro sanguíneo naciendo en tierra

de los encomenderos la teología es una vasija rota o eso gritan.

La guerra justa es justa, el comienzo del verano

o eso gritan, 30 proposiciones muy jurídicas.

Algo vibrando en el principio de las cosas.

Y pese a todo no habrá resolución posible.

Podrán vibrar los adoquines y las tristes mercancías

en las panzas de los barcos.

Y los tratados de derecho internacional

y las túnicas negras de los dominicos.

Tensos, como al cuerda tensa de otro arco.

Como al cuerda tensa, el mundo solo podrá romperse o disparar.

Y pese a todo no habrá resolución.

Ambos tendrán que ser declarados vencedores.

Retomarán los ánades salvajes su vuelo

como un látigo en la mente del poeta.

Y la viruela y nuevas epidemias de viruela

y el tifus y la gripe y la difteria

devastarán campos y bosques de la América lejana.

Y un niño acerca que llevará por nombre Garcilaso el Inca.

Y alguien preguntará si mereció la pena

este parar y este detenerse.

Si mereció la pena ver el mundo desde lejos

con su belleza simple, con su horror colapsado.

Alguien dirá que sí, que estuvo bien.

Y yo seré aquel hombre que te besó en la frente.

Por este centro de salud metal de Ciempozuelos,

el más grande de Europa, ha paseado Almudena Grandes

para documentarse para su novela.

Nosotros hemos venido para conocerlo y de paso

recomendaros tres libros estupendos.

El primero, "El cielo sobre Alejandro" de Luis Villalón.

Una magnífica novela histórica

en la que vais a conocer a los detractores y seguidores

de este gran conquistador, pero ojo,

con el filósofo Diógenes robándole protagonismo.

De lectura obligada.

De Editorial Tusquets, donde Almudena Grandes

ha publicado toda su vida, a Esther Tusquets,

escritora y editora ya fallecida de quien podéis recuperar

"Confesiones de una editora poco mentirosa".

Una obra deliciosa, salpicada de anécdotas del mundo del libro

donde aparecen autores como Vargas Llosa,

Camilo José Cela, Carmen Martín Gaite,

Miguel Delibes; en fin, yo de vosotros, no me la perdería.

Aún recuerdo cómo nos reímos con Caitlin Moran

cuando pasó por "Página 2"

para hablarnos de "Cómo se hace una chica".

Bien, tenemos la continuación.

"Cómo ser famosa", es igual de divertida.

Lo único que ahora la protagonista ha dejado atrás la adolescencia

y triunfa como columnista musical pero eso sí,

se sigue metiendo en los mismos líos de siempre.

Estoy supercontenta porque Chris Pueyo

acaba de sacar nuevo libro.

Es una novela de lo más conmovedora.

Es la historia de un chico que es criado por su abuela.

De ahí el título. Como él mismo dice:

"Mi familia es una mierda excepto mi abuela".

No sé a vosotros, a mí me encantan las historias intimistas.

Y conoce secretos de las personas que tenemos más cerca.

Hola, ¿os fascinan las praderas y el mundo salvaje de los indios?

Entonces sois como Boaz,

el protagonista de este fabuloso libro.

"Un indio como tú y yo" nos cuenta la historia

sobre un chico que no tiene muchos amigos en el cole

y vive de sus fantasías.

Hasta que conoce a una chica india.

Aquí tenéis una bonita historia de encuentros,

desencuentros, y también un viaje al salvaje oeste.

Son muchos los temas que abordas en esta novela

que tiene más de 500 páginas.

Aquí se habla de clandestinidad, represión, sexualidad.

Hay historias de amor, unas que funcionan, otras que no.

Pero fíjate que para mí, déjame destacarte dos de los temas

que más me han interesado.

Por ejemplo, el hecho de que sea una historia que transcurre

en la década de los 50 con el nacional catolicismo

ya en un punto álgido, una década casi más jodida

que la anterior, porque es que aquí ya la gente

tiene sensación que lo de Franco va para largo.

Esa es la cuestión.

Yo creo que la década de los 50 fue la peor de la dictadura.

Porque en los 40 había mucha represión, había mucha hambre,

había muchos fusilamientos, pero había mucha fe.

A los republicanos no les entraba en la cabeza

que después de la Guerra Mundial

los aliados no intervinieran en España.

Pero los 50 eran como un hoyo.

Era años sin esperanza en los que se puso de manifiesto

con especial violencia la alianza

o la unión entre la iglesia católica y el Estado.

Y la vida de la gente corriente,

especialmente la vida de las mujeres se convirtió en algo

tremendamente asfixiante; para las mujeres casi todo

estaba prohibido.

Delirante también todo lo que tiene que ver

con el tema de la salud mental.

Cómo el propio franquismo, la represión,

afectó a los tratamientos de salud mental,

lo que se ve en los manicomios, el tema de esos tratamientos

para la homosexualidad.

Bueno, las mujeres que están bien de salud

son ingresadas en manicomios porque sus maridos ricos

quieren estar con las amantes. Me parece absolutamente delirante.

Bueno, aquí, en la novela, claro, sobre todo campea también

"La eugenesia", la obra de Vallejo Nájera,

que hablaba de que había que aplicar la eugenesia a la raza española.

Y de la nueva España que tenía que había que seleccionar

a los novios, cosas que ahora parecen mentira.

Gen marxista. Y el gen rojo, claro.

El gen rojo. Él decía que el marxismo

era un gen intrínsecamente asociado a la imbecilidad.

O a la inferioridad mental.

Entonces, había que extirparlo.

Entonces, para extirpar el gen rojo era legítimo

o fusilar a los portadores o quitarles a sus hijos,

arrebatarles a sus hijos

para corregir con su educación cristiana

el efecto del gen rojo.

Tus expectativas literarias se han visto superadas

con el paso del tiempo, es decir, hace 30 años.

¿Te imaginabas que iba a estar? ¿Cómo me iba a imaginar?

Yo hace 30 años...

Fíjate, es muy curioso, también lo hemos contado.

Lo he contado yo muchas veces.

Yo es que vi mi primera novela, y hasta sin ganar un premio,

cuando acabé de escribir la novela dije: "Bueno, qué cosa he hecho.

Esto es importantísimo, esto es una hazaña".

No digo tacos, porque no se deben decir.

Pero amos, lo que yo pensaba es: "Esto qué cosa".

De repente, me encontré con que gente de mi entorno decía:

"Ahora tendrás que escribir al segunda,

porque una novela la escribe cualquiera". Yo decía:

"¿Cómo que una novela la escribe cualquiera?

Con el trabajo que me ha costado escribir esto".

O sea, que hace 30 años a mí me parecía

que ya acabar una novela, ganar un premio y publicarla

era ya como la leche.

O sea, que no podía aspirar a más.

Pero sobre todo, cuando yo empecé esta serie,

yo lo que no me podía imaginar

era que esta serie iba a ser tan afortunada.

Porque bueno, porque pensé:

"Van a decir 'ya está esta otra vez con los republicanos,

ya está dando el coñazo otra vez con los rojos españoles'".

La verdad es que no esperaba, sinceramente te lo digo,

no esperaba que la novela, que la serie fuera tan afortunada.

Pero soy muy feliz.

En un mundo del libro como este,

donde la fidelidad es muy difícil de encontrar,

¿cómo consigue una autora de éxito como tú

no caer en la tentación de un cambio

cuando seguro que ha recibido generosísimas propuestas?

A ver, yo creo que la lealtad es una carretera de dos direcciones.

Entonces, a mí con Tusquets me ha ido muy bien.

Y Tusquets me ha tratado muy bien.

O sea, yo creo que nuestras expectativas

se han visto colmadas mutuamente.

Y para mí tiene una cosa que no daría ninguna otra editorial

que es que son mis amigos.

O sea, mi editor es mi amigo, mi jefa de prensa es mi amiga,

mi agente es mi amiga.

O sea, llevamos trabajando juntos muchos años

y somos amigos, aparte de una editorial.

Pero sobre todo, yo con lo que gano,

o sea, con mi actual estado de ingresos,

yo tengo de sobra para vivir.

No quiero tener un yate ni quiero tener un caballo.

Ni quiero tener un piso en Londres.

Entonces, como no tengo esas necesidades,

pues no me tientan mucho las ofertas.

Yo no sé por qué todavía no estás en la RAE.

¿Piensas en ella? ¡Ay!

Yo así de claro te lo he preguntado.

Qué cosas me dices.

No pienso en ella. ¿Nunca piensas?

No, no pienso en ella. A ver...

Yo qué sé. Yo no tengo...

A ver cómo lo digo para no quedar yo mal

y que se ofenda nadie.

Pero digamos que mi ambición literaria

tiene más que ver con la literatura en sí

que con los elementos periféricos de la literatura.

Entonces, yo qué sé.

No se me ha ocurrido nunca entrar en la RAE.

Entrar en la RAE no es una cosa

que tú quieras. Claro.

Tienen que proponerte. Te lo tiene que proponer.

Pero no me haría ilusión.

De verdad te lo digo. O sea, no me haría ilusión.

No sé por qué no me haría ilusión.

A menudo, cuando leo un libro o veo una serie

donde hay un personaje que comete una auténtica barbaridad

y empatizo con él,

suele quedarme una sensación de mal rollo.

Sin embargo, con Aurora Rodríguez Carballeira,

la madre de Hildegart a quien disparó cuatro veces,

no me ha ocurrido y todavía no sé por qué.

"En la hora más triste de cada día,

el señor Friedli se deshacía en sollozos

como un animalillo inerme acosado por una manada de fieras.

Así era exactamente cómo se sentía.

Si el cielo estaba nublado,

era difícil de distinguir el color de las nubes

del color de su rostro.

Si llovía, el llanto manso, impotente

de su rendición parecía una prolongación natural

del agua que empapaba los cristales.

El crepúsculo y él se convertían entonces

en una sola cosa: siempre la lluvia, la oscuridad.

Un cielo de negras nubes con forma humana.

Ni siquiera los intensos contrastes desde las puestas de sol del verano

impedían que él siguiera lloviendo por dentro.

Porque el infierno donde vivía era insensible al clima.

A las estaciones, a la luz."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Almudena Grandes

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Almudena Grandes

04 feb 2020

En Página Dos, Almudena Grandes nos habla de su nuevo "Episodio de una guerra interminable", "La madre de Frankenstein". Visitamos Menorca para conocer de cerca su oferta literaria. El asturiano Xaime Martínez recita un poema.

ver más sobre "Página Dos - Almudena Grandes" ver menos sobre "Página Dos - Almudena Grandes"
Programas completos (478)
Clips

Los últimos 1.721 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios