www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4140099
Gala Miguel Poveda & Amigos - 'Música para la investigación' - ver ahora
Transcripción completa

Para la libertad

sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad,

mis ojos y mis manos,

como un árbol carnal,

generoso y cautivo,

doy a los cirujanos.

Para la libertad

siento más corazones

que arenas en mi pecho.

Dan espumas mis venas.

Entro en los hospitales,

entro en los algodones

como en las azucenas.

Para la libertad

me desprendo a balazos

de los que han revolcado

su estatua por el lodo.

Y me desprendo a golpes

de mis pies, de mis brazos,

de mi casa, de todo,

de todo, de todo, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,

ella pondrá dos piedras de futura mirada,

y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado, que retoño.

Porque aún tengo la vida.

Para la libertad me desprendo a balazos

de los que han revolcado su estatua por el lodo.

Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,

de mi casa, de todo, de todo, de todo, de todo, de todo.

De todo, de todo.

De todo, de todo.

(Aplausos)

Cuando se cierra la veda,

no habrá sonetos más jondos que los de Miguel Poveda.

Buenas noches, Barcelona. "Bona nit", Barcelona.

Qué ganas... ¡Uf!

Qué ganas tenía de pronunciar estas palabras.

Les juro que se me sale el corazón por la boca.

Y es de ver este teatro repleto.

Repleto de gente maravillosa, como ustedes

que han respondido a la llamada

de "Poveda & Amigos", música para la investigación.

Gracias, Barcelona. Gracias.

(Aplausos)

Una gala que hemos preparado con muchísimo amor.

Esta gala que van a disfrutar ustedes

está llena de música, de alegría,

de esperanza, de positividad

porque todo lo que se recaude aquí esta noche

va a ir destinado a la investigación contra el cáncer,

va a ir destinado a los científicos

que están estudiando contra esta enfermedad

en el Laboratory of molecular and translational oncology,

de Barcelona.

Un fuerte aplauso para ellos. Por favor.

(Aplausos)

Ese laboratorio está dirigido

por el prestigioso doctor Pere Gascón.

Y yo desde aquí quiero darle, al doctor, las gracias

porque gracias a su labor, gracias a gente como él,

personas como yo estamos hoy vivas y muy vivas.

Gracias, doctor, gracias.

(Aplausos)

Ahora... Ahora vamos a disfrutar

de una cantidad de artistas que han venido a colaborar.

Porque cuando Miguel Poveda te llama,

no se puede decir que no,

porque él es un ángel, es un alma blanca

y es un gran amigo.

Gracias, Poveda, por llamarme, por estar aquí. Esto es un regalo.

Es el mejor regalo que me han hecho en la vida.

Te quiero.

Y sin más, señoras y señores, disfruten, avivan, sientan

--vivan

y, a todos ustedes, les deseo vida, mucha vida para todos.

Besos en el alma.

Gracias.

(Aplausos)

(Música)

Amor de mis entrañas,

viva muerte,

en vano espero tu palabra escrita

y pienso, con la flor que se marchita,

que si vivo sin mí, quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra, inerte.

Ni conoce la sombra ni la evita.

Corazón interior no necesita la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí.

Rasgué mis venas, tigre y paloma,

sobre tu cintura

en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena, pues, de palabras mi locura

o déjame vivir en mi serena noche del alma,

para siempre oscura.

Amor de mis entrañas, viva muerte,

en vano espero tu palabra escrita

y pienso, con la flor que se marchita,

que si vivo sin mí, ay, quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra, inerte.

Ni conoce la sombra ni la evita.

Corazón interior no necesita la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí.

Rasgué mis venas, tigre y paloma,

sobre tu cintura

en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena, pues, de palabras mi locura

o déjame vivir en mi serena noche del alma,

para siempre oscura.

Llena, pues, de palabras mi locura

o déjame vivir en mi serena noche del alma,

para siempre oscura.

Para siempre oscura.

(Aplausos)

"Bona nit".

Buenas noches a todos, a todas...

las personas que habéis decidido estar aquí esta noche acompañándonos

por un motivo principal.

Que es nuestro querido ángel, el doctor Pere Gascón.

(Aplausos)

Es que, además, cuando uno ha tenido la suerte de conocerle,

se da cuenta, entiende el porqué.

Porque tiene sensibilidad,

porque es un hombre bello en alma y en espíritu,

porque es un hombre sensible,

comprometido y está aquí este hombre.

Quiero que ustedes le aplaudan, porque está aquí.

Te quiero, amigo.

No tengo palabras para agradecer

al artista que me va a acompañar esta noche aquí, con todos ustedes.

Su solidaridad, su gesto, su generosidad

y el talento tan impresionante que ha demostrado,

no solamente en la música, también en el cine, en el teatro.

Nuestra querida, amada Ana Belén.

(Aplausos)

(Música)

Donde pongo la vida pongo el fuego

de mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Donde dejo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida y pierdo

y luego vuelvo a empezar sin vida otra partida.

Perdida la de ayer, la de hoy perdida.

No me doy por vencido y sigo y juego.

Juego lo que me queda, un resto de esperanza.

Al siempre va. Mantengo mi postura.

Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor, la primavera avanza.

Pero nunca o amor, mi fe segura. Jamás o llanto, pero mi fe fuerte.

-Donde pongo la vida pongo el fuego

de mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Donde dejo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida y pierdo

y luego vuelvo a empezar sin vida otra partida.

Perdida la de ayer, la de hoy perdida.

No me doy por vencido y sigo y juego.

-Juego lo que me queda, un resto de esperanza.

Al siempre va. Mantengo mi postura.

Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor...

-La primavera avanza.

Pero nunca o amor, mi fe segura. Jamás o llanto, pero mi fe fuerte.

-Juego lo que me queda, un resto de esperanza.

Al siempre va. Mantengo mi postura.

Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor...

-La primavera avanza.

-Donde pongo la vida pongo el fuego

de mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Donde dejo la fe, me pongo en juego.

-Donde pongo la vida...

-Pongo el juego...

(Aplausos)

Gracias, Miguel.

Gracias.

-¡Bravo!

(Aplausos)

Es un honor para mí presentarles a un amigo,

a un compañero

con el que he tenido ya otras oportunidades de cantar.

Y además este tema creo que puede ser

el himno de toda esta gala,

porque tiene mucho que ver

con el tema que nos reúne esta noche aquí a todos nosotros, ¿vale?

Él es Manuel Carrasco.

(Aplausos)

Buenas noches.

Muchas gracias.

Es un honor para mí estar aquí.

Con esta causa tan bonita.

Contigo y con tu público.

Un placer, Barcelona, muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

La vida tiene tu nombre,

mujer de las mil batallas.

La fuerza de tu mirada

con el valor no se esconde.

Hay que plantar la esperanza

en el lugar donde duele

para que crezca bien fuerte

en el miedo que acompaña.

Y sigues tan bonita como ayer.

No se despeina el alma.

Un pasito más, que sí se puede.

Uno y otro más, mujer valiente.

Lo que diga está de más,

ya sé que quieres gritar

y no te sientas sola,

contigo estoy.

(Aplausos)

Todas las luces del mundo

iluminan tu vereda.

Y cada herida la llenan

con el amor más profundo.

--dolor

Porque si la noche es larga

y sientes que estás perdida,

recuerda mi melodía,

que te quiere y acompaña.

Y sigues tan bonita

o más que ayer.

No se despeina el alma.

-Un pasito más, que sí se puede.

Uno y otro más, mujer valiente.

Lo que diga está de más,

ya sé que quieres gritar

y no te sientas sola.

Un pasito más.

Mujer valiente.

Lo que diga está de más.

-Yo sé que quieres gritar

y no te sientas sola.

Contigo estoy. Contigo estoy.

Contigo estoy. Contigo estoy.

Contigo estoy...

Ay... Contigo estoy.

-Un pasito más.

Un pasito más.

-Que sí se puede.

Un pasito más.

Que sí se puede.

(Aplausos)

Quiero dormir un rato.

Un rato. Un minuto.

Un siglo.

Pero que todos sepan que no he muerto.

(Música)

Cuando se hundieron las formas puras

bajo el "cri cri" de las margaritas

comprendí que me habían asesinado.

Destrozaron los cafés y los cementerios

y las iglesias

y abrieron los toneles y armarios

destrozaron tres esqueletos

para arrancar sus dientes de oro.

Y ya no me encontraron.

No, no me encontraron.

No, no me encontraron.

Ya, ya no me encontraron.

No me encontraron.

No me encontraron.

No me encontraron.

No, ya no me encontraron.

Pero se supo que la sexta luna huyó

torrente arriba

y que el mar recordó de pronto los nombres de todos sus ahogados.

Recorrieron los cafés y los cementerios

y las iglesias.

Abrieron los toneles y armarios.

Destrozaron tres esqueletos

para arrancar sus dientes de oro.

Y ya no me encontraron.

No, no me encontraron.

Que no, no me encontraron.

No me encontraron.

Y ya no me encontraron.

No me encontraron.

Y ya no me encontraron.

Que no, no me encontraron.

No... No me encontraron.

No, no me encontraron.

Ya no... Ya no me encontraron.

No me encontraron.

No... No me encontraron.

Que no, no... No me encontraron.

No, no, no.

(Aplausos)

No me encontraron...

No me encontraron...

Muchísimas gracias.

80 años después, nadie calló a Federico.

Sigue vivo. Muchas gracias.

(Aplausos)

Es un honor poder cantar a Francisco de Quevedo

con otra gran amiga, otra gran artista,

ya paisana mía, de Málaga,

porque también por allí tengo un rinconcito

que me quiere y que yo quiero.

Ella es Vanesa Martín.

(Aplausos)

(Música)

Es hielo abrasador,

es fuego helado.

Es herida que duele y no se siente.

Es un soñado bien, un mal presente.

Es un breve descanso muy cansado.

-Es un descuido que nos da cuidado.

Un cobarde con nombre de valiente.

Un andar solitario entre la gente.

Un amar solamente y ser amado.

Es hielo abrasador, es fuego helado.

Es herida que duele y no se siente.

Es un soñado bien, un mal presente.

Es un breve descanso muy cansado.

-Es un descuido que nos da cuidado.

Un cobarde con nombre de valiente.

Un andar solitario entre la gente.

Un amar solamente y ser amado.

Es una libertad encarcelada

que dura hasta el postrero paroxismo.

Enfermedad que crece si es curada.

Este es el niño amor, este es tu abismo.

-Mirad en la verdad que da con nada.

-El que en todo es contrario de sí mismo.

¡Jesús Guerrero!

Este es el niño amor, este es tu abismo.

-Mirad en la verdad que da con nada.

-El que en todo es contrario de sí mismo.

(Aplausos)

Juan Antonio Coronel.

¡Y Vanesa Martín!

-Muchas gracias.

Muchas gracias.

-Gracias, mi amor.

-Te quiero.

(Aplausos)

Gran parte de la música

de este trabajo que tuve la oportunidad de grabar

hace unos años y es un regalo que me hizo.

Poder...

cantar a Quevedo y a Miguel Hernández,

a Lope de Vega, a muchos autores

y volver a releer algunas obras y a algunas, a descubrirlas.

Y lo mando en forma de música, de arte.

Mi querido amigo, Pedro Guerra.

Le vamos a cantar al maestro Sabicas.

(Aplausos)

(Música)

Ese gitano de faca y sombrero,

esa vitola de rey en lo suyo,

esos arcanos de tonadillero,

ese remanso en mitad del barullo.

Ese que pisa "quintas avenidas"

con los caireles de un dios en barbecho.

Sin la quincalla de las despedidas,

con los papeles que nunca le han hecho.

-Ese etrusco de Marte,

ese bastón para andar por derecho,

ese pedrusco en el dedo meñique.

Ese que guarda el secreto del arte

en la botica más honda del pecho, ese Sabicas tocándole a Enrique.

Ese gitano de faca y sombrero,

esa vitola de rey en lo suyo,

esos arcanos de tonadillero,

ese remanso en mitad del barullo.

-Ese que pisa "quintas avenidas"

con los caireles de un dios en barbecho.

Sin la quincalla de las despedidas,

con los papeles que nunca le han hecho.

-Ese despecho de etrusco de Marte,

ese bastón para andar por derecho.

-Ese pedrusco en el dedo meñique.

-Ese que guarda el secreto del arte,

en la botica más jonda del pecho.

-Ese Sabicas tocándole a Enrique.

(Aplausos)

(Aplausos)

(Música)

Guerra a la guerra por la guerra vente.

Vuelve la espalda el mar, abre la boca.

Contra la mina una sirena choca

y un arcángel se hunde indiferente.

-Indiferente.

-Tiempos de fuego, adiós urgentemente.

Cierra los ojos es el monte toca.

Saltan las cumbres salpicando roca

y se asesina un bosque inútilmente. Inútilmente.

Dinamita a la luna también.

Vamos, muerte a la muerte por la muerte.

-¡Guerra!

-En verdad piensa el toro, el mundo es bello.

Encendidos,

encendidos están, amor, los ramos.

Abre la boca, el mar, el monte

y cierra los ojos y desátate el cabello.

Y desátate el cabello.

-¡Guerra!

¡Guerra a la guerra!

¡Guerra!

¡Guerra a la guerra!

Guerra a la guerra por la guerra vente.

Vuelve la espalda, el mar abre la boca.

Contra la mina una sirena choca

y un arcángel se hunde indiferente. Indiferente.

Dinamita a la luna también.

Vamos, muerte, a la muerte por la muerte.

-¡Guerra!

-En verdad piensa el toro, el mundo es bello.

Encendidos, encendidos están, amor, los ramos.

Abre la boca, el mar, el monte

y cierra los ojos y desátate el cabello.

Y desátate el cabello.

Abre la boca, el mar, en el monte

y cierra los ojos y desátate el cabello.

Y desátate el cabello.

-¡Guerra!

(Aplausos)

(Música)

Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde.

Como todos los jóvenes,

yo vine a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería

y marcharme entre aplausos...

Envejecer, morir era tan solo

la dimensión...

del teatro.

Pero ha pasado el tiempo

y la verdad desagradable asoma.

Envejecer, morir,

es el único argumento de la obra.

(Aplausos)

Hola, amigos, soy Alejandro Sanz

y quería unirme a todos ustedes en esta gala

junto a mi admirado y querido Miguel Poveda

y junto al doctor Pere Gascón

para apoyar la investigación en la lucha contra el cáncer.

Les mando un beso muy fuerte y nos vemos pronto.

(Música)

Vamos allá.

Vamos allá, Guerrero.

Olé los que tocan bien, caramba.

Olé, Guerrero mío.

(Aplausos)

(Aplausos)

(Música)

Olé, olé.

Olé, olé.

Ay...

Ay...

Ay...

(Aplausos)

Ya... Ya...

Ya...

(Aplausos)

(Aplausos)

Allí donde un hombre muera...

Allí donde suene un tiro...

Allí donde un hombre, allí donde un hombre muera.

Hermanos, demos un grito.

Con el amor por bandera.

Ay...

Y allí donde suene un tiro...

Digamos no a la guerra.

Por toditas la razones.

Por toditas las razones.

Digamos no a la guerra. Digamos sí a la vida.

No a la muerte traicionera.

No a la muerte traicionera.

(Aplausos)

La esposa triste se bañaba...

Por el río de la Sierra.

Por el río de la sierra.

La esposa triste se bañaba...

Por el cuerpo le subía...

Ay...

Los caracoles del agua.

Y la arena...

La arena de las orillas...

(Aplausos)

Gracias.

Si tuviera que trasladarme a un lugar que me encanta

ahora mismo,

uno podría ser Cádiz.

(Aplausos)

Otro podría ser Sevilla, de la mano de Paco Jarana.

El Maestro Paco Jarana.

El maestro Paco Jarana.

Y otro lugar podría ser Granada, que también me gusta mucho.

(Aplausos)

Con esa combinación vamos a recibir a mi querida, amada,

que la adoro como ser humano, como artista,

como todo. Premio nacional de danza.

Pero no solamente eso.

Premio del buen gusto,

que lo tiene Eva Yerbabuena. Gracias.

(Aplausos)

Vamos allá...

-¡Olé!

(Música)

Ay...

Ay...

Mira qué bonitos ojos trae el faro.

Qué cosa tan bonita tiene mi Cádiz.

Le llaman relicario.

A Cádiz no le llaman Cádiz.

Le llaman relicario,...

(Aplausos)

Hay un carril, desde Sanlúcar y el puerto...

Hay un carril, desde Sanlúcar y el puerto...

Hay un carril. Hay un carril.

(Aplausos)

Se amarra el pelo, se amarra el pelo.

Se amarra el pelo, se amarra el pelo.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Cómo quieres que te abra...

Cómo quieres que te abra...

La puerta.

En el barrio de la viña, las mocitas cómo son.

En el barrio de la viña, las mocitas como soles.

(Aplausos)

(Aplausos)

Con su permiso, con el de ustedes, voy a usar la energía de un ser

que alguna vez estuvo aquí

en este teatro acompañándome.

Sentado ahí en ese palco.

Esta es la cuarta vez que vengo en este teatro.

Creo que él estuvo una o dos.

Pero para mí sigue estando en ese palco, aquí,

de mi derecha, que ahora lo ocupa otro ser, otro corazón que late,

más chiquitito, pero que lo ocupaba en su día mi padre.

Hoy día, lo ocupa mi hijo.

De alguna forma hay un corazón que sigue latiendo en ese palco.

Aquí, a mi derecha,

le voy a cantar un poquito por seguidillas.

Muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

¡Olé!

Ay...

Ay...

Ay...

Ay...

(Aplausos)

Debajo...

Debajo...

Debajo de ese arbolito.

Me senté llorando.

Me he acordado...

De mi padre Francisco.

Ay... Ay...

(Aplausos)

(Música)

Le, le, le, le, le.

Le, le, le, le, le.

Le, le, le, le, le.

Le, le, le, le, le.

Vengo de mi extrema...

De ponerle a mi caballo de plata las herraduras.

A la puerta...

A la puerta llaman.

No sé quién será.

Y si el papá del niño que hay en la cama está...

Ay...

Yo me he venido...

Yo me he venido de...

Con un niño en las manos.

Que me lo quedo yo.

Que me lo... Que me lo quedo yo.

Mi niño, lo quiero.

Ya viene por las escaleras.

Peras, manzanas, orejones y pruebas.

Pero dime qué motivos te he hecho yo

para que me tires la ropita a la calle.

Para que me tires tú la ropita a la calle como un mísero ladrón.

Su padre le va a comprar para la feria el mantón de lino.

Su padre le va a comprar para la feria un mantón de lino.

Su padre le va a comprar para la feria...

Para la feria un mantón de lino.

Ay...

Vete conmigo y haremos...

--Vente

Vente conmigo y haremos una casita en el campo

y en ella nos metemos.

y en ella nos meteremos.

Una casita en el campo y en ella nos meteremos.

Un reloj marcaba...

Un reloj marcaba...

Con las horas y los minutos...

Con las horas y los minutos...

Ahora sí que no paso yo.

Que por debajo de tu balcón no se vaya a desprender

y a mí me mande hasta...

Si tú quieres bailar la rumba...

Si quieren saber...

Si quieren saber...

Los pasos que doy... Los pasos que doy...

Los pasos que doy...

Vente tras de mí.

Vente tras de mí.

Que a Triana voy.

Que a Triana voy.

Tú lo quitas, yo lo pongo.

Y me entregó unas tijeras...

Y afila cuchillos y afila navajas.

A mi Liceu le gusta...

Tu marido en la era, yo con un fraile...

Tu marido en la era, yo con un fraile.

Tu marido en la era, yo con un fraile.

Tu marido en la era,...

Tu marido en la era, yo con un fraile.

Tu marido en la era, yo con un fraile.

Yo con el fraile.

(Aplausos)

Ahora voy a cantar un poco por bulería.

En una tierra, bueno, vamos a trasladarnos a una tierra

que a mí me ha dado tanto...

Me gusta más que el comer y que el comer.

Me la trae gente que quiero mucho y que admiro.

Una de ellas me hace especial ilusión y me emociona sobremanera,

porque su padre era amigo mío.

Desgraciadamente, su padre, con la edad mía se fue

por esta terrible enfermedad.

Por eso he querido en este concierto que Fernando Terremoto, mi amigo,

tan joven, injustamente fallecido,

este de alguna manera presente a través de su hija que, para mí,

hoy día, es la que mejor canta.

Y es María Terremoto. Muchísimas gracias.

Viva Jerez de la Frontera.

(Música)

María Terremoto...

(Aplausos)

Viva tu padre. Caramba.

Muchas gracias. Te quiero.

Te adoro.

-Olé, Jesús Guerrero.

-Olé, tú.

Vamos allá.

Lleno de flores silvestres.

Lleno de flores silvestres.

El hombre gordo se queda...

Yo traigo remedios para todos los dolores.

Me miró...

Y yo lo comprendí.

Me dijo el amor que sentía por ti.

La una y la otra son tan diferentes...

La una y la otra son tan diferentes...

Una me da la vida.

La otra me da la muerte.

La una y la otra son tan diferentes.

Una me da la vida. La otra mí me da la muerte.

--a mí

(Aplausos)

(Música)

Señores,...

Señoras... De Jerez de la Frontera.

Antonio el Pipa.

(Aplausos)

¡Olé!

-¡Olé!

¡Antonio!

Ay...

Toma ya.

Ay...

Ay...

Ay...

Las estrellitas del cielo...

Estrellas del cielo.

Se visten de colorado.

Las estrellas del cielo...

Ay, que no viene.

Ay...

Vino amontillado.

Lo tiene todo, lo tiene todo. Buena persona...

-¡Olé!

Antonio...

Hale, quien baila bien.

Elegante...

(Aplausos)

¡Olé!

(Música)

Me han dicho de Lola...

Torbellino de color.

No hay en el mundo una flor...

Que alegra a mi corazón...

Tú eres... Tú eres... Tú eres...

(Aplausos)

Tres puñales...

Y tres puñales...

Y tres puñales, ay, ay...

Ay... Tres puñales...

Que se compró tres puñales para...

Olé, Antonio.

Tres puñales, tres puñales. Para que me dé la muerte.

Antonio mío, tres puñales.

He comprado tres puñales para que me des la muerte.

¡Viva!

(Aplausos)

Hola, buenas noches.

Soy Joan Manuel Serrat.

Aunque lamentablemente no puedo acompañaros esta noche,

sí quiero dejaros un cariñoso saludo

a todos los que colaboráis en esta gala.

A todos los que desde el escenario o desde la sala

echáis una mano al doctor.

(HABLA EN CATALÁN)

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Yo no quiero flores, dinero ni palmas.

Quiero que me dejen llorar mis pesares.

Y estar a tu vera.

Yo no me di cuenta de que te quería,...

María de la O qué desgraciadita gitana tú eres...

No me quieras tanto... Bien pagada...

Si tú eres la bien pagada...

Hasta los ojitos los tienes morados.

Mira que te llevo dentro de mi corazón.

(Música)

No me dejes solo con esta agonía.

No claves puñales...

Tú no te das cuenta, compañera mía,

que ya no puedo vivir.

Gitana, no te da pena,

verme penando como un desgraciado.

Vente tú conmigo a vivir en paz,

que yo no hice daño para este castigo

que me quieres dar.

Por 30 dineros no vendas mi bien,

ni cortes del tallo la flor de un te quiero.

Oh...

Por el amor de Dios.

(Aplausos)

Por 30 dineros no vendo mi bien

ni cortes el tallo a la flor de un te quiero que vale por 10.

Llorando te digo vámonos los dos.

Serrana del alma, vente tú conmigo,

Serrana del alma, vente tú conmigo,

ay... Vente tú conmigo...

Ay...

Ay...

Ay...

Ay...

Vente tú conmigo.

Por el amor de Dios.

(Aplausos)

El señor Ara Malikian.

(Aplausos)

Muchas gracias.

(Música)

Y tus besos en el último minuto a punto de vestirme de luto.

Te vi llegar feliz un mediodía.

Y el otoño, sin Rosa de mi espera,

se convirtió en florida primavera cuando se unió su boca con la mía.

Tu boca con la mía.

Tu boca con la mía.

Tu boca...

Con la mía.

¡Con la mía!

(Aplausos)

La música tiene que tener en cuenta, ya tiene en cuenta,

porque la música es él,

a un grandioso del arte que aglutina tantos conocimientos,

tanta sabiduría y tanta experiencia en todas las músicas posibles,

tanto dirigiendo orquestas de todo el mundo, como intérprete,

como compositor y como arreglista

para tanta gente del mundo del flamenco

en el que yo me voy a detener.

Porque este señor que tengo aquí a mi derecha,

ya trabajó para embellecer

y darle todavía un lugar de mayor prestigio a la música flamenca

junto a Paco de Lucía, junto a Camarón de la Isla,

junto a Vicente Amigo, junto a tantos artistas de flamenco.

En nombre de todos ellos te damos las gracias

por lo que eres,

por lo que representas y por lo que aportas.

(Aplausos)

Maestro...

(Música)

No tienes que darme cuentas,

a ciegas yo te he creío.

Yo voy por el mundo a tientas

desde que te he conocido.

Llevo una venda en los ojos,

como pintan a la fe,

no hoy dolor como esta gloria,

de estar queriendo sin ver.

Mi corazón no me engaña

y a tu caridad se entrega.

Duerme tranquilo, se extraña,

que te estoy queriendo a ciegas.

(Aplausos)

(Música)

Por qué tienes ojeras esta tarde.

Dónde estabas, amor, de madrugada.

Tienes la línea de los labios fría.

Fría por algún beso de pecado.

Beso que yo no sé quién te lo diera,

pero que estoy seguro de lo andado.

pero que estoy seguro de lo han dado.

Terciopelo negro, tía morena.

El perfil de tus ojos de buen trigo.

Y por qué me causaste tanta pena

si sabes, ay amor,...

Tú bien lo sabes.

Que tú...

Eres mi amigo.

Mi amigo...

Me amigo...

(Aplausos)

No he querido faltar a esta gran gala solidaria

de Miguel Poveda y sus amigos, entre los que yo me encuentro.

Ojalá que entre todos y junto al doctor Pere Gascón

encontremos soluciones, muchas soluciones contra el cáncer.

-Me gustaría, amigo Jorge, que me dijeras

qué te ha enseñado a ti el cáncer.

Pues mira,

cuando estaba pasando todo este trance,

pensé mucho.

Y siempre dije:

"Si Dios, por un instante,

se olvidara de que soy una marioneta de trapo

y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo al máximo".

Posiblemente, no diría todo lo que pienso.

Pero, en definitiva, pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas.

No por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría menos. Soñaría más.

Entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos

perdemos 60 segundos de luz.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida,

vestiría sencillo.

Me lanzaría de bruces al sol, dejando,

no solamente mi cuerpo al descubierto, sino mi alma.

A los hombres les probaría cuán equivocados están

cuando piensan que dejan de enamorarse cuando envejecen.

Cuando es que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas.

Pero le dejaría que él solo aprendiera a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte no viene con la vejez,

sino con el olvido.

Son tantas cosas las que he aprendido...

He aprendido que todo el mundo

quiere vivir en la cima de la montaña

sin saber que la verdadera felicidad

está en la forma de subir la escarpada.

Me apartaría de los necios. Los habladores.

La gente con malas costumbres y actitudes.

Me acercaría a la gente que quiero mucho más.

Siempre trataría de dar lo mejor. Siempre.

He aprendido que cuando un recién nacido

aprieta con su pequeño puño

por primera vez el dedo de su padre,

lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre solo puede mirar a otro hacia abajo

cuando ha de ayudarle para levantarse.

Son tantas cosas las que he aprendido de ustedes...

Pero de poco habrá de servir,

porque cuando me guarden en esa maleta,

infelizmente estaré muriendo.

Trata... Trata siempre de decir lo que sientes

y haz siempre lo que pienses en lo más profundo de su corazón.

Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir,

te abraza haría fuertemente

te abrazaría fuertemente

y rezaría al Señor para ser el guardián de tu alma.

Si supiera que hoy son los últimos momentos en los que te voy a ver,

te diría: "Te quiero".

Si supiera...

(Aplausos)

Siempre... Siempre hay un mañana. Siempre.

Y la vida te da otra oportunidad para hacer las cosas mejor.

Pero, por si me equivoco y hoy es la última vez que te veo,

quiero que sepas cuánto te quiero.

Que nunca te olvidaré.

El mañana no lo está asegurado a nadie, joven o viejo.

Hoy puede ser el último momento que veas a tu familia.

Así que...

Decidle a vuestros seres queridos cuanto les queréis,

cuanto les necesitáis.

Porque seguramente lamentaréis esas prisas que tenemos

y que perdemos en dar un abrazo, un beso

sin saber que nos necesitan mucho más, muchísimo.

Mantén a los que ama siempre cerca. Diles lo mucho que los quieres.

Ellos van a estar siempre a tu lado. Siempre, no lo olvides.

Nadie te recordará

por tus nobles pensamientos secretos.

Ruega al Señor que te dé fuerza y sabiduría para expresarlos.

Finalmente, hazle saber a tus amigos y a tus seres queridos

cuanto les quieres. Cuanto te importan. Os quiero.

(Aplausos)

Gracias.

(Aplausos)

Gracias.

No os voy a olvidar nunca.

Esta sido un regalado para mí.

Esta sido un regalazo para mí.

Esto ha sido un regalazo para mí.

(Aplausos)

(Música)

Gracias. Llegamos al final.

Con una bandera de libertad.

Que, poco a poco, han ido bordando artistas

como el Lebrijano,

don Enrique Morente,

Paco de Lucía,...

Muchos nombres, pero uno de ellos se queda siendo para siempre

y por siempre leyenda en el tiempo.

Esta leyenda en el tiempo la voy a compartir con una artista

que quiero muchísimo,

con una sensibilidad muy especial y que su voz, su forma me estremece.

Me hiere sueco y su forma. ¡Niña Pastori!

(Aplausos)

(Música)

El sueño va sobre el tiempo,

flotando como un velero,

flotando como un velero,

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño,

en el corazón del sueño.

El sueño va sobre el tiempo hundido hasta los cabellos,

hundido hasta los cabellos.

Ayer y mañana comen oscuras flores de duelo,

oscuras flores de duelo.

-El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero,

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño,

en el corazón del sueño.

-Sobre la misma columna abrazados sueño y tiempo,

abrazaos sueño y tiempo.

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero,

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño,

en el corazón del sueño.

Muchísimas gracias, Barcelona.

-Os quiero.

-¡Grande!

(Música)

(Aplausos)

Y si el sueño finge muros en la llanura del tiempo,

en la llanura del tiempo.

El tiempo le hace creer que nace en aquel momento,

que nace en aquel momento.

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero,

flotando como un velero.

A los de arriba, muchísimas gracias.

Hasta siempre, Barcelona.

Muchísimas gracias.

Adiós.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño,

en el corazón del sueño.

Ana Belén, Vanesa Martín. Jorge Lucas.

Pedro Guerra, Manuel Carrasco, María Terremoto. Eva Yerbabuena.

Gracias.

Se os quiere.

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

(Música)

Y mi Federico García Lorca.

(Música)

¡Miguel Poveda!

(Aplausos)

Gracias, muchas gracias.

  • Gala Miguel Poveda & Amigos - 'Música para la investigación'

Gala Miguel Poveda & Amigos - 'Música para la investigación'

29 jul 2017

Gala benéfica contra el Cáncer desde el Gran Teatro del Liceo de Barcelona. Concierto que ofrece el cantante Miguel Poveda y un gran elenco de amigos, con el fin de recaudar dinero para el equipo de investigación contra el cáncer, que dirige el doctor Pere Gascón en el Hospital Clínic de Barcelona.


Miguel Poveda interpreta temas de su último disco, 'Sonetos y poemas para la libertad', sin olvidar el cante jondo ni la copla. Además, tiene una mención especial para la celebración de los 25 años de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. La poesía de Miguel Hernández y Federico García Lorca, entre otros autores, es el hilo conductor de una gala que cuenta con artistas como Ana Belén, Niña Pastori, Pedro Guerra, Manuel Carrasco, Vanesa Martín, la bailaora Eva Yerbabuena, el violinista Ara Malakian y el baile y cante de Antonio el Pipa y María Terremoto. Alejandro Sanz y Joan Manuel Serrat envian mensajes de apoyo.

ver más sobre "Gala Miguel Poveda & Amigos - 'Música para la investigación'" ver menos sobre "Gala Miguel Poveda & Amigos - 'Música para la investigación'"
Programas completos (77)
Clips

Los últimos 117 programas de Otros programas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios