Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

5204758 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Nuestro planeta: Escape - ver ahora
Transcripción completa

A bordo de una nave espacial se puede ver que nuestro planeta

alberga un secreto.

Al amanecer o al anochecer,

cuando las sombras se alinean de la forma adecuada

y estás en el lugar apropiado,

puedes ver cráteres de asteroides.

Lugares en los que unas «balas» procedentes del universo dejaron

un agujero eterno en la superficie uniforme de nuestro planeta.

Fueron impactos recibidos

durante a lo largo de miles de millones de años.

Enormes asteroides impactaron en la Tierra,

envolviéndola en llamas.

Vivir en la superficie era casi imposible.

Más asteroideos volverán a golpear nuestro planeta.

Es solo cuestión de tiempo.

¿Qué podemos hacer al respecto como especie?

¿Debemos mirar al cielo y morir como los dinosaurios?

La razón por la que los dinosaurios se extinguieron

es porque no tenían un programa espacial.

Nosotros sí.

Tenemos la posibilidad de escapar de la Tierra.

¿Escapar de la Tierra?

Abandonar tu casa es duro hasta en el mejor de los casos.

Imaginad lo difícil que sería sabiendo que nunca vas a volver.

No sería solo abandonar la ciudad en la que naciste,

sería abandonar el planeta en el que naciste.

Un billete solo de ida con el que te alejarías de todo

y todos a los que conoces y necesitas.

8 astronautas que suman más de 1.000 días

en el espacio en total

nos contarán cómo estar ahí arriba les ayudó a comprender

por qué tendremos que tomar una decisión.

Nos enfrentaremos a la extinción de la vida en la Tierra.

Nuestra mejor oportunidad para sobrevivir

es establecer otra colonia en otro sitio.

Tener bases en Marte,

en la luna y en otros lugares es importante

para mantener viva nuestra civilización.

El tiempo que viviremos como especie

realmente depende de nosotros.

¿Podremos «cortar el cordón umbilical»

que nos une al planeta que nos creó?

¿Podremos enfrentarnos a los problemas físicos extremos

y a las torturas mentales del espacio?

Las respuestas a esas preguntas las encontramos aquí en la Tierra,

en lugares bastante inesperados.

Como en sangre de hace millones de años

en insectos mutantes

y humanos que han abandonado la Tierra.

No será fácil salir de la Tierra y llegar sanos y salvos

a otro planeta.

Habrá gente que morirá.

Pero podría ser nuestra salvación.

Hora de decidir aquí en la Tierra,

¿escapamos o nos extinguimos?

La Tierra ha sufrido grandes cambios.

Hemos sufrido glaciaciones

Los volcanes han cubierto el mundo de ceniza.

Y todo eso podría suceder de nuevo.

De hecho, tarde o temprano sucederá.

Si supiéramos que un asteroide gigante

va a venir a por nosotros

o que una enorme erupción va a acabar con el planeta.

Nos sentiríamos mucho mejor si tuviéramos un plan b.

Construir una base humana en otro planeta sería muy arriesgado.

Para eso habría que llevar la tecnología

casi al límite de nuestras capacidades.

Pero todas las especies saldrían beneficiadas.

Lo que vamos a hacer hoy es salir y seguir el eclipse.

Es impresionante ver el eclipse completo

ya que sucede muy pocas veces.

Volar y perseguir la luna, eso no se hace todos los días.

Tenemos que alcanzar el match 2,5.

Nuestro objetivo es estar unos tres minutos en la sombra.

Vale, os lo voy a explicar.

Afortunadamente, mi padre trabajaba para las Fuerzas Aéreas

así que puedo hacerlo.

Estos hombres van a intentar algo que no han hecho nunca.

Algo que demuestra lo difícil que es ir de un planeta a otro.

Todo en nuestra galaxia está en movimiento.

Durante un eclipse, cuando la luna se coloca por delante del sol

su sombra se mueve por el aire a 2.700 kilómetros por hora.

Y es fácil olvidarse de que nosotros también nos movemos.

Nuestro planeta gira a 1.600 kilómetros por hora.

Para mantenerse en la sombra de la luna,

los aviones tienen que volar a una velocidad superior

a la que gira la Tierra.

Unidades 3, estad preparados.

Es, sin duda, la persecución definitiva:

seguir al objeto más rápido que podríamos seguir.

Si pudiéramos hacerlo, podríamos interceptar cualquier cosa.

Estad atentos, el eclipse se acerca.

La sombra ya se acerca a nosotros.

Permaneced alerta.

Venga.

Qué pasada.

20 segundos.

Es casi como estar en el espacio exterior.

De pequeños, casi todos pensamos en ser astronautas

y en viajar por el espacio y dar vueltas a la luna.

Pero nunca pensé en lo rápido que se mueve la luna.

5:30 en el eclipse.

Ya viene la luz del sol.

Ya es de día.

Estar en un avión intentando perseguir esa sombra

es solo un atisbo de lo duro que es lanzar una nave espacial,

llegar a la luna

o seguir hacia Marte cuando todo está en movimiento.

La Tierra no solo está rotando,

también se mueve por el espacio a unos 112.600 kilómetros por hora.

Marte, por ejemplo,

se mueve a unos 80.500 kilómetros por hora.

Es como coger una pistola e intentar golpear una bala

con una bala.

Hemos enviado sondas a Marte, a Júpiter y a Saturno.

Pero las sondas son máquinas

Llevar gente a esos lugares es muchísimo más difícil.

Antes de aceptar ese compromiso y encender esos motores

tenemos que asegurarnos de que sabemos qué estamos haciendo.

La reacción natural de los humanos ante lo desconocido es el miedo.

Pero el mayor antídoto contra el miedo es la preparación.

Uno de los motivos por los que me gusta tanto volar

es por cómo me hace sentir.

Me empuja un poco hasta el límite de mis capacidades,

sobre todo cuando piloto un avión antiguo.

Con un par de estos me bastará.

Tienes que concentrarte y pensar constantemente

en las cosas que podrían matarte.

Hay que intentar predecir los peligros que podrían presentarse.

E intentar estar preparado.

Quítala, vale

Vamos allá.

Abandonar definitivamente la Tierra,

centrar nuestra atención en otro lugar

y arrancar motores para hacerlo

aún está casi al filo de lo imposible.

Pero, en 1902, volar era imposible.

Sin embargo, gracias a los hermanos Wright

aprendimos a hacerlo.

En el verano del 69

pensábamos que era imposible pisar la luna.

No obstante, 12 personas dejaron sus grises y polvorientas huellas

en la superficie de la luna.

Sí que creo que pasaremos de una estación espacial a la luna

y, con el tiempo, a Marte

porque es algo necesario

para la supervivencia de nuestra especie.

Lo llaman «planeta Ricitos de Oro»,

un mundo ni muy caliente ni muy frío.

Como la Tierra.

Hasta que lo encontremos, tendremos que centrarnos

en lo mejor que tenemos de momento

vivir en Marte.

Aunque tuviéramos la tecnología necesaria

para abandonar nuestro planeta,

¿tendríamos la biología adecuada?

Lo bueno no dura para siempre.

Y la Tierra no es una excepción.

Si queremos abandonar definitivamente nuestro planeta

tendremos que establecernos en otro.

Pero al marcharnos de la Tierra estamos dejando atrás

algo más que una «roca».

La Tierra es un planeta vivo.

Una red de vida interconectada.

Somos parte de ella y ella es parte de nosotros.

Cuando nos vayamos,

¿qué se quedará y qué se irá con nosotros?

Una de las últimas etapas de la preparación

para mi tercer vuelo espacial a bordo de una nave espacial rusa

fue limpiarme todo el cuerpo con alcohol para intentar deshacerme

de la máxima cantidad de bacterias posible.

No queríamos que la nave espacial se convirtiera en un entorno

poco sano para las personas que vivían allí.

Pero las bacterias llevan miles de años colonizando nuestro planeta.

Y se les da muy bien llegar a cualquier sitio.

Para verlas teníamos que usar otra cosa

que ha sobrevivido durante muchos años.

El cangrejo herradura

ya vivía 200 millones de años antes que los dinosaurios.

Aún así, resulta que son sorprendentemente útiles

en el espacio.

Su sistema inmunitario es primitivo pero efectivo.

Utilizamos su increíble sangre azul.

Cuando las células de su sangre entran en contacto con las bacterias,

liberan enzimas inmediatamente.

Y esas enzimas se pueden emplear para detectar bacterias

en cantidades inferiores a una parte por billón.

Es como detectar un grano de azúcar en una piscina olímpica.

De esa forma, podemos utilizar

una diminuta cantidad de sangre de cangrejo herradura

para detectar contaminación.

Es fácil pensar en las bacterias de mi cuerpo como algo extraño

de lo que quisiera deshacerme

Pero si nos miráramos al microscopio

descubriríamos que estamos llenos de vida.

Tenemos más células bacterianas en el cuerpo que células humanas.

Hay un universo entero dentro de mí.

Cuanto más estudiamos el microbioma humano,

es decir, todos los pequeños microbios

que viven dentro de nosotros,

sobre todo al empezar a pensar en abandonar la Tierra,

más nos damos cuenta

de que las bacterias no son «polizones»,

son la «tripulación».

Tendremos que llevar algunas de ellas con nosotros

cuando nos vayamos a otro planeta.

¿Cuánta ventaja crees que nos llevan?

Diría que, como mínimo, 4 o 5 kilómetros.

Hay que estar preparados.

Buscamos a una de las criaturas más grandes del mundo.

La ballena azul.

La mayoría de las especies del planeta

dependen totalmente de su microbioma para sobrevivir.

Es increíble lo parecidos que somos los humanos y las ballenas

Aunque nosotros seamos animales terrestres

y ellos naden en los abismos,

contamos con los mismos mecanismos biológicos.

La realidad es que es muy difícil recopilar datos de las ballenas.

Imaginad que un elefante desapareciera bajo el Serengueti

y apareciera 8 kilómetros más allá.

Hay una ballena a las 10 en punto.

Cada vez que una ballena exhala,

expulsa su «oculto tesoro biológico oculto».

Arrancando motores, despejado.

¿Cómo podemos recopilar datos biológicos de una forma

no invasiva?

La respuesta es el "snot bot" .

9 metros más, ¿así está bien?

Sí, perfecto.

Ya veo la ballena.

Vale.

Genial.

Estás ahora a 5 metros, 4.

Vale, se sumerge.

Sin palabras, qué bonito.

Puede que no le haya gustado que nos acercáramos

pero no tenemos forma de saberlo.

Aunque tener esta herramienta es fantástico,

tenemos que estar en el sitio correcto

en el momento adecuado.

Las ballenas se sumergen durante unos 9 minutos.

Vamos a lanzar el dron en 8 minutos y así estaremos preparados

para cuando emerja.

Ojalá lo consigamos a la segunda.

Todo correcto, está a 4 metros.

Llenan de aire sus pulmones que son más grandes que un coche

en 1 o 2 segundos.

Es increíble.

Mantente ahí.

¿Y la altura? 4 metros.

La ballena parece muy tranquila,

se mueve muy despacio.

¡Bingo!

Buen trabajo, equipo, buen trabajo.

Preparaos para el aterrizaje, traedlo de vuelta.

Va a ser una muestra viscosa.

Sabemos que las bacterias en el estómago de las ballenas

son necesarias para la digestión,

pero estamos empezando a descubrir que el microbioma en los pulmones

desempeña un papel crucial a la hora de luchar

contra las infecciones.

Igual que en pasa con los humanos.

Hay un mundo de bacterias fuera de nosotros

y otro dentro de nosotros.

Y nadie sabe qué pasaría si esos dos mundos se separasen.

Pero hay una cosa que no nos podemos llevar con nosotros,

algo que nos mantiene a todos con los pies en el suelo.

En esta plataforma sientes muchas emociones:

miedo,

presión,

tensión.

Es algo que te tiene que encantar

aunque sepas que te puede matar.

Solo tienes 2,9 segundos y todo puede salir mal.

Si cometes un error en el aire

ya está,

se acabó.

Estamos íntimamente familiarizados con la gravedad.

La enorme masa de la Tierra nos empuja hacia abajo.

Lo llamamos 1G, ésa es la fuerza que ejerce la Tierra sobre nosotros.

Y los humanos somos la única especie que ha logrado burlar la gravedad.

Uno de los momentos más mágicos en la vida de un astronauta

es cuando la nave espacial ya ha hecho su trabajo.

Estás a la altura correcta, a la velocidad correcta

y el motor está apagado.

Estás en el espacio y, por primera vez en tu vida,

eres ingrávido.

Sientes que algo tira mágicamente de ti hacia el techo.

Ser ingrávido es muy divertido,

no puedes parar de sonreír.

Quieres jugar con esa sensación, quieres jugar con la comida

y haces mil volteretas.

Te gustaría ir a una parte muy amplia de la estación espacial

para tomar impulso desde la pared y volar como Superman.

Y aunque te sientes un súper humano,

enseguida te empiezas a dar cuenta

de lo mucho que necesita el cuerpo humano la gravedad.

Con gravedad, sabes qué está arriba.

El peso de mi cuerpo cuando me siento

o el peso de mis brazos cuando los levanto

me recuerda constantemente qué está arriba.

Pero al ser ingrávido, todo eso desaparece.

Y comienzas a sentir nauseas.

La primera vez que llegué al espacio me sentí fatal

Pensé: «¿Y esto es divertido?»

Nada es divertido cuando quieres vomitar.

Yo vomité en mi primer día en el espacio.

Cuando estás en la Tierra,

la gravedad empuja todos tus fluidos corporales hacia abajo.

Pero, en el espacio, se produce un gran cambio en esos fluidos.

Es como si llevaras tres horas boca abajo.

La gravedad define lo grande que tiene que ser nuestro corazón

y la configuración de nuestro sistema cardiovascular.

El diseño de todo el cuerpo humano, el esqueleto,

la fuerza de nuestros músculos, todo viene determinado

por la gravedad de la Tierra.

No nos damos cuenta pero estamos constantemente elevando

nuestro peso de la Tierra.

Levantamos la cabeza y el cuerpo del suelo luchando contra la gravedad.

Sin ella, nuestros músculos y nuestros huesos

empezarían a deteriorarse.

Teníamos máquinas para tirar de nosotros y para elevarnos

y correas elásticas que nos sujetaban a las cintas de correr.

Eran una especie de simuladores de gravedad.

Pero aun teniendo el mejor equipamiento de ejercicios

que hemos inventado hasta la fecha, yo perdí el 8% de mi densidad ósea

en la cadera y el fémur superior.

Mi esqueleto comenzó a deteriorarse.

¿Cuáles serían los efectos de la ingravidez

para la exploración interplanetaria?

¿Pasar tanto tiempo sin gravedad

podría degradar tanto nuestros cuerpos

que ya no nos serían útiles cuando llegáramos a nuestro destino?

Estamos trabajando en ello,

pero aún no hemos resuelto todos esos problemas.

¡Astronautas!

Se les hincha la cabeza y vomitan mucho,

¡eso no se ve en las películas!

La verdad es que formamos parte de este planeta,

lo llevamos en los huesos

Aquí estamos alimentados y protegidos

Cuando nos vayamos, lo haremos solos.

Si la humanidad quiere sobrevivir,

tarde o temprano tendremos que abandonar nuestro planeta.

Necesitamos un plan b.

Pero en cuanto salgamos de la seguridad de nuestro hogar,

estaremos expuestos.

El sol expulsa constantemente radiación.

Y, en ocasiones, se producen enormes erupciones solares

en las que una proyección de masa gigante

podría amenazar la vida en la Tierra.

La Tierra está protegida por un campo magnético

en la atmósfera

Ese campo de fuerza ayuda a desviar la radiación letal

e impide que llegue hasta nosotros y nos alcance.

A bordo de la Estación Espacial Internacional,

somos mucho más vulnerables.

Si los científicos de la Tierra

vieran una de esas enormes tormentas solares moviéndose hacia ellos

Nosotros nos íbamos a las partes de la estación espacial

que estaban mejor protegidas de las tormentas de radiación

hasta que terminaban.

Estábamos expuestos no solo a la radiación del sol,

también a toda la radiación del universo.

A veces sucede algo extraño,

ves un rayo de luz

que sale de la oscuridad.

Eso te recuerda que ya no estás en Kansas.

Cuando muere una estrella en nuestra galaxia

se produce una enorme explosión llamada supernova.

Eso libera una gran cantidad de energía.

Rayos cósmicos cruzan el universo a la velocidad de la luz,

a unos 300.000 kilómetros por segundo.

Van tan rápido

que estas pequeñas partículas de radiación

llegan hasta Plutón y vuelven a la Tierra

en tan solo 5 horas.

Y si estás por encima de la atmósfera terrestre,

no hay nada que les impida impactar contra tu cuerpo.

No somos conscientes de la mayoría de ellas

pero, a veces, uno de esos pequeños rayos cósmicos

pasa por nuestro nervio óptico.

Gracias a la forma en la que está diseñada nuestra visión,

suele aparecer como si fuera un rayo de luz.

En realidad, lo que estás viendo es la cómo te atraviesa la radiación

Estaba tumbado en mi saco de dormir y bum, bum, bum.

Uno de los mejores espectáculos de luces que he visto

pero, a la vez, sabía que eso significaba

que miles de partículas cargadas estaban dándome en la cabeza.

Es impresionante pero se trata de un bombardeo de radiación

que, por ejemplo, aumenta las posibilidades

de que padezcas un cáncer en el futuro.

Además, puedes sufrir una enfermedad por radiación

mientras estás ahí arriba.

Si pasas semanas, meses o años en una nave espacial,

tienes que empezar a pensar que eso genera mutaciones.

Supera la capacidad del cuerpo humano de repararse.

Sabemos que, en nuestro viaje para colonizar las estrellas,

la radiación será un problema grave.

Tenemos que estar preparados para eso.

Empecemos por un lugar en el que un contador Geiger

sonaría igual que en una misión a las profundidades del espacio.

A pesar del hecho de que es un lugar peligroso,

Chernóbil nos ofrece una oportunidad única de explorar

lo que le ocurre al proceso evolutivo

cuando incluyes pequeñas mutaciones.

En 1986, estaba en mi último año de instituto.

Recuerdo la catástrofe nuclear

cuya radiación fue 400 veces superior a la provocada

por la primera bomba atómica.

Cuando explotó el reactor, fue casi como una erupción volcánica

y salieron metales radiactivos

disparados hacia la atmósfera.

Esos metales aterrizaron en la tierra de manera irregular

y aún podemos ver estos lugares críticos.

Era un lugar próspero lleno de gente feliz

haciendo su trabajo.

Es una sensación escalofriante.

Miras alrededor y ves cómo ha cambiado todo.

Muchas de las telarañas que aparecieron

en algunas de las casas de la zona eran muy inusuales.

Algunas de ellas mostraban un desorden muy llamativo.

Eran muy irregulares,

tenían agujeros enormes.

A las arañas les costaba tejer redes normales.

Y no solo era un cambio de comportamiento,

algunas de las criaturas también empezaron a tener

un aspecto diferente.

Es difícil pasar por alto el caso de las chinches rojas.

Si las miramos detenidamente,

veremos que parecen una máscara africana con dos enormes ojos,

una nariz y un mentón.

Gracias a su simetría

es muy fácil detectar los cambios.

Uno de mis compañeros cogió una y dijo:

«Mira, Tim, es un mutante».

A ese insecto le faltaba una mancha.

Por eso comenzamos a recoger todos los insectos

que pudimos encontrar.

Solo hemos encontrado insectos con patrones de color muy inusuales

en zonas con mucha radiación.

Eso es más grave que un simple cambio en unas manchas.

Las mutaciones te pueden matar.

Los humanos en el espacio tienen un gran problema.

¿Entonces abortamos misión?

No tan rápido.

Puede que podamos arreglarlo.

Una de las observaciones más sorprendentes e inesperadas

es que algunas especies parecen haberse adaptado.

Tras miles de generaciones de bacterias desde el accidente,

algunas se han vuelto más resistentes a la radiación.

Como especie,

a los humanos nos interesa expandir nuestros horizontes,

viajar por el espacio,

viajar a otros planetas,

Si pudiéramos entender mejor las defensas usadas

por otros organismos,

puede que logremos desarrollar formas de proteger a los humanos.

Tanto aquí, en este planeta

como en el espacio exterior.

Alguien que viaje a Marte tiene que sobrevivir 9 meses

en el espacio

y realizar un trayecto de 50 millones de kilómetros.

Pero cuando llegue allí tendrá que enfrentarse

al mayor reto de todos.

Esta vez es algo personal.

Una de las cosas que más me gustaba ver desde el espacio

eran lugares familiares para mí:

el sitio en el que crecí, la ciudad en la que nací.

O donde me casé o donde había estado de vacaciones.

Es fantástico tener recuerdos,

es como desenvolver un regalo.

Cuanto más te alejas de la Tierra,

uno de los problemas más importantes es cómo gestionar la salud mental

de la tripulación

cuando estás tan aislado del resto de la humanidad.

Realmente no sabemos

lo difícil que va a ser para los humanos abandonar la Tierra,

porque somos parte de ella.

Estaremos separados de la humanidad

y, a esa distancia y en otro planeta,

nos sentiremos muy desconectados

Yo me sentiría como si estuviera en una cárcel,

«no he hecho nada malo, pero estoy en una cárcel».

Si yo fuera el comandante del viaje a Marte,

hablaría con la tripulación y les diría:

«Ya hemos dejado la Tierra atrás,

ahora somos marcianos».

¿De verdad han vivido en 900 centímetros cuadrados

durante más de 130 días?

Tras superar el punto intermedio de la misión,

siento una incredulidad total.

Nos sentimos atrapados en la naturaleza

de un entorno aislado y reducido.

HI-SEAS son las siglas, en inglés,

de «Analogía y Simulación de la Exploración Espacial en Hawái».

Queremos saber cómo mantener a la gente segura y feliz

en el espacio.

¿Podrán seguir siendo amigos sin volverse locos?

¿Podrán trabajar juntos durante los 2 o 3 años que dure el viaje

de ida y vuelta al planeta rojo?

Contactando, probando.

1, 2, 3.

Continuad con el protocolo de salida.

Es inevitable pensar en lo difícil que será vivir en Marte

y toda la tecnología,

todos los problemas que tenemos que superar tan solo para pasear

por su superficie.

Uno de los grandes retos de los viajes en el espacio

no es la tecnología,

es la vulnerabilidad del ser humano.

No hay océanos,

no hay palmeras,

lo único que hay es lava negra y roja.

No tiene la gravedad diferente que hay en Marte,

el mayor peligro del planeta rojo

pero sí el aislamiento.

Y la enorme distancia que nos separa de nuestros familiares y amigos.

Me sorprendió mucho descubrir cómo afectaba el estrés

no solo a mi forma de sentir,

también a mi rendimiento.

Estar lejos de tu familia

puede ser duro aunque solo sea durante 1 o 2 semanas.

Pero vivir en Marte

es una separación completamente distinta,

eres un pionero.

Nunca volverás a ver tu casa.

Lo único que tendrás es lo que te has llevado contigo.

¿El resto?

Tendrás que utilizar lo que encuentres.

Afortunadamente,

eso se nos da muy bien a los humanos.

Empecé a trabajar con mi padre cuando tenía 16 años.

Él me enseñó la forma adecuada de excavar la Tierra

y como añadirle agua y mezclarlo bien.

Venga, chicos, vamos.

Como jefe, tengo que comprobar la calidad del barro

Si está muy seco no podemos fabricar ladrillos con él.

Cuando ya tenemos al menos 1.000 ladrillos,

empezamos a construir.

El pueblo de Ben Hadu se construyó gracias a esta tierra.

No trajeron nada de fuera.

Mi padre me contó que estos edificios llevaban aquí

desde el siglo XI.

Ya estamos utilizando simulaciones de polvo marciano

para averiguar cómo construir un asentamiento en algún lugar

más allá de nuestro planeta.

Ya hemos dado el primer paso.

Aunque sobrevivamos al viaje

y nos sintamos como en casa en otro lugar,

puede que no podamos salvar nuestra especie.

Porque, simplemente al estar allí,

quizá nos convirtamos en algo distinto.

Las formas de vida tienden a asentarse

donde hay mejores condiciones para ellas.

Desde el espacio, es fácil ver dónde hemos elegido vivir.

Los patrones de la presencia humana se repiten.

Algunas partes del mundo son tan atractivas

que no hay tierra suficiente para todos los que quieren vivir ahí.

Hemos modificado la naturaleza para hacer que la Tierra

sea más habitable para más seres humanos.

No pensamos en ello pero la verdad es que hemos terraformado la Tierra

de una forma bastante importante.

Los campos de cultivo, los terraplenes,

las presas que hemos construido.

Cuando nos vayamos a otro sitio tendremos que,

hacer lo mismo, inevitablemente.

Pero, al mismo tiempo, el entorno que haya a nuestro alrededor

nos influirá.

Eso nos moldeará.

Nuestro cuerpo está constantemente cambiando y adaptándose

para mejorar su rendimiento en el entorno en el que estemos.

Normalmente pesco

meros,

suris

y barracudas.

Los Bajau viven en un mundo acuático.

Los niños aprenden a nadar antes que a andar.

No necesitan gafas de buceo ni bombonas de oxígeno,

sus cuerpos han aprendido a pescar sin ellas.

Se nos da muy bien bucear

porque ese conocimiento

nos lo han transmitido

nuestros antepasados.

Es por eso, por lo que buceamos así de bien.

En el fondo marino

puedo contener la respiración

durante unos 3 minutos.

Pero aún hay más diferencias.

De pequeños, los cristalinos de sus ojos se adaptan tan bien

que su visión bajo el agua es el doble de nítida

que la nuestra.

Algo muy útil cuando pescas.

Los humanos pueden adaptarse a corto plazo.

A largo plazo

evolucionaremos.

Quizá haya un planeta «Ricitos de oro» ahí fuera,

otra «Tierra».

De ser cierto, tardaríamos varias vidas en llegar hasta allí.

¿Qué les pasará a las generaciones que nazcan en el espacio?

Una de las formas de comprobarlo es coger formas de vida terrestres

que tengan un ciclo de vida muy rápido,

mandarlas a la estación espacial

y ver cómo se desarrollan.

Las medusas tienen pequeños sensores parecidos a cabellos

que les permiten detectar la gravedad y saber qué está arriba.

Es un poco como el sentido del equilibrio que tenemos nosotros

en el oído interno.

Cuando enviamos medusas a la estación espacial

no se desarrollaron de una forma normal.

Al volver a la Tierra,

las que habían nacido en el espacio no sabían qué estaba arriba.

Fue toda una lección

puede que tener otro hogar nos cambie de formas que no podemos predecir.

Estoy convencido de que,

nos enfrentemos a lo que nos enfrentemos

en ese increíble viaje,

encontraremos la forma de sobrevivir.

Pero eso tendrá un coste.

Lo que pensamos que somos

solo puede existir aquí.

Ya no seremos terrícolas cuando lleguemos allí.

Nos convertiremos en alienígenas.

A veces solo puedes ver las cosas desde la distancia.

Nadie echa de menos su casa estando en ella.

La Tierra ha sido siempre nuestra compañera.

Desde que las primeras células cobraron vida

hasta nuestros viajes actuales por las estrellas.

La llevamos en los huesos

en las entrañas,

en la mente.

Puede que un día nos arriesguemos y abandonemos nuestro planeta

pero nunca lograremos sacárnoslo de dentro.

En el próximo episodio,

veremos cómo fue la vida

la que creó nuestro paradisíaco planeta.

Otros documentales - Nuestro planeta: Escape

46:44 13 may 2019

En el caso de que un asteroide golpee nuestro planeta, no nos quedaremos mirando el cielo. Tenemos un programa espacial que nos permitirá escapar de la Tierra, estableciendo colonias en otros lugares como la Luna o Marte, y así mantener viva nuestra civilización.

Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2019.

En el caso de que un asteroide golpee nuestro planeta, no nos quedaremos mirando el cielo. Tenemos un programa espacial que nos permitirá escapar de la Tierra, estableciendo colonias en otros lugares como la Luna o Marte, y así mantener viva nuestra civilización.

Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2019.

ver más sobre "Otros documentales - Nuestro planeta: Escape" ver menos sobre "Otros documentales - Nuestro planeta: Escape"

Los últimos 102 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 42:59 hoy En los últimos 150 años hemos podido duplicar nuestra esperanza de vida, gracias a los principios básicos que hemos aprendido sobre los gérmenes, y pronto volveremos a duplicar esa esperanza de vida cuando controlemos nuestro cuerpo a nivel genético y microscópico, gracias a la nano-tecnología. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 10/08/2017

  • 42:59 hoy Cada vez está más cerca el día en que el hombre y la máquina se fusionen finalmente, redefiniendo lo que significa "ser humano". Neurocientíficos, futurólogos y especialistas en ética, se plantean los retos a los que nos enfrentaríamos, llegado el momento, y los límites para preservar al ser humano. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 03/08/2017

  • 54:09 pasado sábado Historia de seis mujeres que lucharon por sobrevivir a su matrimonio con un rey despiadado, Enrique VIII de Inglaterra. La primera esposa, Catalina de Aragón, la hija menor de los Reyes Católicos, tiene una prioridad: tener hijos; Ana Bolena, su dama de compañía, otra: casarse con el rey. Contenido disponible hasta el 25 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 04/10/2018

  • 25:29 pasado sábado Estamos en Transilvania, donde se encuentra el origen del vampirismo, el mito del regreso de los muertos, basado en miedos y creencias ancestrales y en ciertas figuras como la del Conde Drácula. El viaje estará marcado por esos miedos y ciertos ritos que en la actualidad siguen siendo reales. Contenido disponible hasta el 25 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 10/11/2017 18/05/2018

  • 51:49 pasado viernes Hoy iremos desde Vichy a Moulins a través de Noyant-d'Allier y Charroux. Julie descubrirá los castillos de Allier y la tierra de los Borbones con tres recetas típicas: "El pastel de patata", "El pato a la salsa duchambais" y de postre "La picansaña", pastel con peras típicas de Bourbonnais. Contenido disponible hasta el 24 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 04/12/2017 22/08/2018

  • Grandes diseños, episodio 2

    Grandes diseños, episodio 2

    46:35 pasado viernes

    46:35 pasado viernes En las colinas del condado inglés de Worcestershire, Jon y Jill quieren construir una casa familiar de tres plantas, en un terreno muy inclinado de granito. Una obra que ningún constructor se atreve a iniciar. Pero Jon sí; deja su empleo de piloto de la RAF y se pone manos a la obra. Contenido disponible hasta el 24 de mayo de 2019.

  • 58:25 pasado viernes La política de "Tolerancia cero", instaurada en EE UU en los años 80, en un intento de mantener la disciplina y la seguridad en los colegios, ha abierto un controvertido debate entre defensores y detractores de este sistema y su implantación en los colegios. Contenido disponible hasta el 1 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 03/01/2017

  • Eurovisiones

    Eurovisiones

    52:23 pasado viernes

    52:23 pasado viernes Con sus melodías pegadizas, sus divas cubiertas de lentejuelas y su estética kitsch; sus gritos y su entusiasmo desde hace más de 60 años, es el programa más visto en Europa. Dejarse atrapar por la locura de eurovisión es ir más allá de los atuendos rutilantes y estribillos embriagadores. Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 10/05/2018

  • 51:19 pasado jueves La bahía de Saint Brieuc, situada en Côtes-d'Armor en Bretaña, es la bahía más grande de Francia. Las Siete Islas forman la reserva ornitológica más grande de Francia, así como de vieiras, almejas y alcachofas. Haremos "Judías de Paimpol a los tres pescados", "Almejas a la marinera" y "Farz Bretón". Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 01/12/2017 21/08/2018

  • 45:29 pasado jueves Jamie y Jimmy van a cocinar hoy: Pastel de espaguetis carbonara, Tapas de algas y bígaros, y Pollo agridulce cocinado por el medallista olímpico de salto, Tom Daley. En la lucha gastronómica son protagonistas las vacas españolas y su exquisito bistec añejo; algo impensable en la cultura británica. Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2019.

  • Un siglo, cuatro ruedas

    Un siglo, cuatro ruedas

    54:02 pasado jueves

    54:02 pasado jueves El coche es un invento que ha cambiado nuestra vida. A finales del siglo XIX los motores empezaron a sustituir a los caballos como medio de transporte. La industria del automóvil empezaba un camino que ya no abandonaría: liderar una innovación tecnológica que, después, otras industrias aprovecharían. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

  • Sexo, maracas y chihuahuas

    Sexo, maracas y chihuahuas

    58:25 pasado miércoles

    58:25 pasado miércoles Documental sobre la vida y la obra de Xavier Cugat. Cugat tuvo una vida de cine. Celebridad de Hollywood, Xavier Cugat participó en numerosas películas y como músico sumamente prolífico grabó una discografía casi inabarcable. Se prodigó en la televisión y sus fotos y caricaturas, aparecían sin cesar en periódicos y revistas. Contenido disponible hasta el 30 de mayo de 2019.

  • 25:40 pasado miércoles A pesar del interés que despierta muy pocos consiguen edificar una casa económica, funcional y sostenible. En Méjico (Tijuana), a pesar de que el reciclaje no ha sido una prioridad, una pareja decidió establecerse aquí y marcándose como metas de la sostenibilidad; reciclar, reducir y reutilizar. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

  • 52:09 pasado miércoles Estamos en la zona de La Drôme Provenzal, lleno de lavanda, olivares, viñas, almendros y robles truferos. Además hay queso de cabra, pintadas, y hermosos jardines y castillos. Las recetas son: "Grantén con queso de cabra" (o llamados "Lasagnetts"), "Pintada rellena" y "Crocante de almendras". Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 30/11/2017 20/08/2018

  • 44:55 pasado miércoles Jamie y Jimmy han conseguido la receta de la paella mallorquina que el actor Martin Clones comía durante sus vacaciones de la infancia en Mallorca. Costillar de cerdo y merluza con espinacas completan el menú y la lucha gastronómica se centra en promover el consumo de pescado sostenible. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

  • 48:27 pasado martes Versalles, declarado monumento Patrimonio de la Humanidad. Muchas personas anónimas nos relatan por sus conocimientos el arte de banquetes, fiestas y celebraciones reales en la época de Mª Antonieta y tres recetas: "Sopa de pichones con guisantes", "Pain perdu" y "Flan de pejesapo con tomate". Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 29/11/2017 17/08/2018

  • 45:02 pasado martes Jamie y Jimmy reciben a la crítica de televisión Scarlett Moffat, con quien cocinarán huevos a la escocesa. Completan el menú un pastel de pescado y rollitos de carne de caza. La lucha gastronómica será para apoyar iniciativas contra el desperdicio de alimentos, como las neveras comunitarias. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2019.

  • 53:29 pasado lunes Winston Churchill y Adolf Hitler: el viejo león contra el águila alemana. Choque de titanes. El 10 de mayo de 1940: casualidades del destino. Grandes oradores, amantes de la pintura y ambos fueron las personalidades públicas más relevantes de sus países. Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2019.

  • Nuestro planeta: Escape

    Nuestro planeta: Escape

    46:44 pasado lunes

    46:44 pasado lunes En el caso de que un asteroide golpee nuestro planeta, no nos quedaremos mirando el cielo. Tenemos un programa espacial que nos permitirá escapar de la Tierra, estableciendo colonias en otros lugares como la Luna o Marte, y así mantener viva nuestra civilización. Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2019.

  • 25:37 pasado lunes Hay que descontaminar primero para poder rehabilitar, pues la agricultura intensiva y la industrialización han ido destruyendo el suelo. En Estados Unidos (Austin - Tejas), se ha construido una vivienda en una antigua parcela industrial. Construcción ecológica y reto medioambiental. Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2019.

Mostrando 1 de 6 Ver más