Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

4074524 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Otros documentales - Me voy a comer el mundo: París (Francia) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Es el país con mejor cocina del mundo, ¿o no? ¡Bonjour!

¡Bonjou! Bueno, aquí en esta sección es que yo me derrito.

Vamos a hacer una receta muy francesa de crep.

Creo que es la tarta más rica... que he probado en mi vida.

Llego a París para conocer los mitos y realidades de la cocina francesa.

Y el ingrediente que no falta en ninguna receta francesa,

¿qué es? La mantequilla.

Mantequilla a tope. En una comida francesa

no comer queso es totalmente imposible.

¿Cuáles son los trucos que los franceses aplican

para conseguir recetas exquisitas? Dices que hay que ponerle mucho amor

Beaocoup, beaocup, mucho, mucho.

Le pone emmental. Emmental, sí.

Son dos kilos de comida para cada uno. ¡Oh lalá!

Aprenderé cómo se cocina... a la francesa.

Que va, ¿eh?, que va. Por favor, que no se quede pegada en el techo.

Tres, dos, uno...

Es la capital de Francia y todo un referente de la cocina mundial.

Cada año 14 millones de turistas visitan París,

y admiran la Torre Eiffel, el Louvre,

el Moulin Rouge o Notre Dame. Pero en la Ciudad de la Luz

solo hay algo que está a la altura de sus grandes monumentos,

y es... su cocina.

La cocina francesa es la más refinada del mundo

y la que tiene un mayor prestigio internacional.

Los franceses invierten cada día 53 minutos en cocinar

y dos horas y media en comer.

En este país se publican dos libros nuevos de cocina cada día,

y el interés por la buena mesa es algo generalizado.

¿Pero qué tiene la gastronomía francesa que la hace tan especial?

¿Se come bien solo en los restaurantes

o también en las casas? Llego a París para conocer

la gastronomía francesa más auténtica.

Mi primera parada es Montmartre. Allí me espera Guillaume,

un conocido bloguero de gastronomía.

Hola, Guillaume, qué tal. Hola, Verónica. ¿Bien?

¿Cómo te saludo? Ah, nos besamos.

En París son dos o cuatro, en otras regiones de Francia uno o tres.

Ah, muy bien. Tú eres guía turístico pero, además,

tienes un blog de gastronomía, uno de los más conocidos de París,

así que creo que eres la persona perfecta

para responderme a la pregunta de cómo es la comida de París.

En París se comen todas las cocinas regionales de Francia.

Sí.

Desde hace como cinco o diez años hay una revalorización

de esta producción local de la región de París.

Pues estoy deseando probar la comida auténtica de París. ¿Me llevas?

Sí, claro.

Aquí, en Montmartre, hay pintores por todas partes.

Este era el barrio tradicional de los artistas, ¿no?

Sí, porque son las afueras de París,

entonces, es más barato para vivir, para los artistas pobres.

Picasso vivía cerca. Hoy es un poco diferente.

Aquí vivía Van Gogh. ¡Ah, Van Gogh vivía aquí!

En la casa de su hermano Théo. Sí.

Aquí, en pleno Montmartre.

Este café me suena, ¿no?, parece que ya lo he visto antes.

¿Dónde? ¿Sabes? Pues supongo que en alguna película.

Claro, la película "Amelie". Se grabó aquí,

era donde Amelie trabajaba, ¿verdad? Eso. Este café se volvió muy famoso

después de la película. Hay gente de todo el mundo

que viene aquí solo para tomar un café o tomar fotos también.

Y ahora estamos en el famoso Louvre.

Claro, uno de los museos más conocidos del mundo.

Qué curioso este choque de estilos entre lo clásico de Louvre

y esta pirámide moderna. Sí, claro...

Los franceses necesitan tiempo para asimilar esta pirámide.

Bueno, todavía hay gente a la que no siempre le gusta,

pero para otras... está bien.

Esto que tenemos detrás, no hace falta presentarlo,

todo el mundo conoce la Torre Eiffel ¿Por qué se llama la Torre Eiffel?

Porque la construyó Eiffel. ¡Eso! La torre Eiffel también celebra

el centenario de la Revolución francesa.

Esta torre la iban a desmontar 20 años después de la Expo.

¡Ah!, la construyeron pero la iban a quitar.

Eso; pero al final gustó tanto a los parisinos,

a la gente de todo el mundo, que la llevan acá.

Pues después de ver lo más conocido de París,

quiero probar la gastronomía más famosa del mundo,

que es la francesa. Dos de los sellos

de la gastronomía francesa son el pato y el champán.

La fusión perfecta de ambos se encuentra

en un genial restaurante ubicado en el histórico

Passage des Panoramas. Esta galería comercial

fue construida en 1800.

O sea que este es un poco el germen de los centros comerciales

que conocemos a día de hoy. Eso, el germen del shopping mall.

Los carteles de los restaurantes son los originales.

Eso. ¡Qué bueno!

Este sitio era una chocolatería.

Pero ahora en este sitio no sirven bombones.

No, sirven canard y champagne, pato y champán.

Es Piere, el dueño de la casa.

Dueño y cocinero, por lo menos, a ratos.

También, claro. Oye, ¿y qué nos vas a cocinar?

Magret de pato, que es el pecho del pato.

Lo hacemos marinado, con la receta secreta,

durante horas y horas. No nos dirás en qué está marinado.

No puedo, esto es un secreto. Luego lo voy a poner en la plancha.

O sea, que lo marcas por los dos lados.

Luego, el último toque en la sartén, un par de segunditos solo.

Hace que la piel va a dar como una salsa natural.

Mira cómo huele. ¿A ver? ¡Mmm!

¿Por qué huele a foie, si es el pecho, el magret?

Es de la crianza, es el sabor natural del pato,

lo que ha comido durante meses. Es que huele a foie, ¿verdad?

Pues vamos a probar este magret de canard.

¡Mmm!

Está buenísimo, es que me encanta el contraste

de la piel súper crujiente con la grasa,

que se deshace súper rápido, y la carne, totalmente tierna.

Es como el conjunto perfecto. Y encima, con el champán.

¡Salud, buen provecho! Salud, salud.

¡Buah, cómo está el champán!

La gastronomía francesa también tiene su lado tradicional.

Guisos elaborados durante horas,

y platos contundentes, donde el esmero del chef lo es todo.

En París, nadie trata con más cariño sus guisos que Daniel,

chef del restaurante Pyrénées-Cévennes.

¿Dónde estamos ahora, Guillaume? En L’Auberge Pyrénées-Cévennes,

un restaurante que tiene más de 100 años,...

de comida casera tradicional.

Ahora te llevo a la cocina, donde Daniel está preparando

un cassoulet. ¡Bonjour!

¡Bonjour! Es muy difícil de encontrar en París

un lugar donde se hace un cassoulet totalmente casero.

¿Ah,sí? Claro, es que es mucho trabajo.

Dice Daniel que puede invertir de tres a cuatro días en hacer esto.

Entonces, es muy laborioso. Pero Daniel le pone mucho amor, ¿no?

Dices que hay que ponerle mucho amor Tú pones beaocoup d’amour

dans votre cassoulet. Beaocoup, beaocoup,

Mucho, mucho.. Y después de tres horas cocinando,

las alubias están listas y lo que está haciendo Daniel es

separar, digamos, una porción, y ahora está metiendo trozos

de diferentes tipos de carne, ¿verdad, Guillaume?

Cuatro tipos de carne: confit de pato,

salchicha de Toulouse, salchicha de seso de cerdo,

costilla de cerdo. Y ahora lo mete en el horno;

que no es un horno cualquiera, ojo, es un horno tradicional.

Hay otra cosa aquí que tienes que probar,

que es la tarta Tatín. Es un postre...

increíble cuando está bien hecho. Es una tarta que se cocina al revés,

así que vamos a aprender. Tenemos una base de mantequilla y de azúcar,

y se meten todas las manzanas Golden dentro de este molde.

Entonces, lo que quiere es que el agua de la manzana se evapore

para que se mezcle con la mantequilla y el azúcar

y se caramelice, y una hora después de la cocción...

Daniel pone la pasta encima de la tarta.

Y esto al horno. Cuarenta minutos

con la temperatura de 170 grados.

¡Mmm, cómo huele esto!

¡Qué bueno! Es que tiene una buena pinta...

Es que sigue burbujeando. ¡Et voilà! Es que esto es solamente para mí.

Y ahora el mío. Y ahora el tuyo.

Pero ¿cómo nos vamos a comer uno de estos cada uno?

Guillaume, es una locura. Lo que necesitas después

es un día andando en París. Dos kilos de comida para cada uno.

¡Buah!, pues vamos a probar este cassoulet.

¡Mmm!

¡Oh lalá! Esto tiene un sabor increíble.

Tiene todo el gusto de la carne, tiene un puntito picante,

también, la alubia está súper deshecha,

es una alubia muy fina, y tiene un sabor tan potente,

tan intenso... Esto está delicioso, ¿eh?

Bueno, sí y ahora, después de toda esa olla de alubias, de cassoulet,

queda esto, el postre. Y que se come con crema fresca.

Creo que es la tarta más rica... que he probado en mi vida.

Daniel, merci, de verdad, qué maravilla.

Dice, ay, lo que vas a engordar

después de esa olla de cassoulet, de tarta tal. Pero merece la pena.

Le Marais es la zona de moda en París;

un barrio de arquitectura renacentista, boutiques, glamour

y también buena comida.

Frente al mercado más antiguo de París he quedado con Elisabeth,

una francesa catedrática de Filología Hispánica.

Hola, Elisabeth, qué tal. Hola, Verónica.

¿Cómo te saludo? Pues en París, son cuatro besos.

¿Cuatro? Somos muy pesados.

Y cuatro. Encantada.

Igualmente. Oye, Elisabeth, ¿dónde estamos?

Mira, aquí estamos en el Marais, el mercado más antiguo de París.

Fue creado en 1613.

Pues vamos a echar un ojo al mercado más antiguo de París.

Vamos adentro. Y nada más entrar

nos encontramos un puesto de flores. ¿Esto es común?

Sí, en general, en los mercados, encontramos flores, porque...

bueno, lo típico cuando estás invitada

a casa de alguien es llevarle un ramo de flores.

¿Ah, sí? Vino, champán, pero también flores.

Me gusta el mercado, ¿eh? ¿Sí, te gusta?

Es pequeñito, pero tiene de todo.

¡Ay, mira!, si tenemos aquí caracolas, bígaros.

Y lo típico francés, las ostras.

Coméis muchísimas aquí, en Francia. Muchas.

¿Y las ostras son producto de lujo o lo consumen todos sin distinción?

Es un producto que se ha democratizado mucho,

ahora se consume cada vez más; y el precio depende de la variedad.

De hecho, veo que estas cuestan 12 euros la docena,

que es un precio muy asequible. Sí, estas son de las más baratas.

Se ve un pescado fresquísimo. Bueno, bueno...

Pero sobre todo, lo que es típicamente francés es el lenguado,

que llamamos sole. ¿Son tipos diferentes de calabaza?

Sí, diferentes calabazas. ¿Y esto? Si parece un melón.

Se llama calabaza espagueti, porque cuando la cortas,

se deshilacha como espagueti, sí, por eso lo llaman así.

¡Ah, qué bueno! Oye ¿y esto morado, que no lo reconozco?

Esto es col roja. Cómo tienen que estar las alcachofas

Bueno, estas alcachofas son de Bretaña.

Por aquí tenemos hinojo, calabacines ¡y ojo!,

calabacines amarillos, pero amarillo limón.

¿Y esto tiene alguna diferencia de sabor con respecto al verde?

Es más dulce. Y esto, si no me equivoco,

son también variedades de calabacines, ¿verdad?

Exactamente, no son limones, ¿eh? Parece un limón pero es calabacín.

Y aquí, fromagerie, o sea, quesería.

En una comida francesa no comer queso es totalmente imposible.

Está prohibido.

Y tenemos estas tiendas de barrio con...

quesos de todas las clases, porque en Francia hay más de...

300 quesos; queso y mantequilla. ¡Ah, mantequilla también!

También mantequilla, claro. Vosotros cocináis con mantequilla.

Prácticamente todo. ¿Cuál es el que más coméis?

Porque el más conocido es el camembert, el brie,

el roquefort... Sí, los que acabas de decir.

O sea, que no es un mito. En todas las comidas tomáis un plato de queso

Sí, antes del postre, el queso.

Dice que el queso que más se vende aquí es el conté.

Dieciocho meses de maduración, Elisabeth.

Cuanto más viejo mejor, está explicando. Como los hombres.

Bueno, me acaba de dar dos tipos de mantequilla,

una que pone “dulce”... Sí.

...y otra, medio salada. Medio salada.

Es que la mantequilla tienes la que utilizas para cocinar,

que en la cocina es imprescindible.

Lo que vosotros ponéis con aceite de oliva

nosotros con mantequilla. Y luego la dulce,

que es más para las tostadas, para el desayuno

o para los postres.

Los franceses toman carne entre tres y cuatro veces a la semana.

Uno de los platos más tradicionales es la blanquette de veau,

una deliciosa carne de ternera

que Elisabeth va a preparar en su casa.

Bueno, pues mira, aquí llegamos a mi casa.

Pasa, pasa. Es la típica casa de París.

Los muebles de estilo haussmannian, haussmaniano.

Y bueno, a mí me gusta un poco mezclar así...

muebles antiguos con algún toque moderno.

Aquí, el salón. Es genial esta casa

con la lámpara de cristal.... Sí, eso se llama una Montgolfier.

Y luego ese toque moderno. ¿Nos podemos sentar en ese sofá

con forma de labios? Por supuesto, por supuesto.

Qué divertido, con el reposapiés con forma de corazón.

Claro. Y este es un barrio muy parisino.

Sí, porque son las casas típicas...

con el balcón de piedra.

Es precioso, ¿eh? Nos hemos puesto cómodas

y tenemos todos los ingredientes preparados para hacer un plato

típicamente francés. Exactamente.

Os voy a preparar una blanquette de veau.

Vamos a ponernos manos a la obra. Venga.

Lo primero que hay que hacer. Echar un chorrito de aceite.

Aceite de girasol, por lo que veo.

Sí, después echamos un poco de cebolla...

y zanahorias, y de inmediato...

la carne de ternera.

Lo que estás haciendo ahora es marcarlo, ¿verdad?

Sí. Una vez que está un poco dorado,

echo... agua,

echamos un poco de sal,

un poco de... tomillo. Y una vez que he echado todo esto

lo cubro, y a fuego lento,

más o menos durante hora y media. Muy bien.

Y ahora vamos a hacer la salsa que da nombre al plato,

que es blanca, por eso blanquette de veau.

Eso mismo, que es con nata, con la creme fresh

que se utiliza tanto en la cocina....

Como en la repostería. Voy a añadirle

un poco de limón, un poquitín de harina,

y lo que voy a echar también es un poco del caldo de la cocción.

Esos champiñones doraditos que teníamos preparados,

los añadimos a la nata. Bueno, vamos a echar un poco de arroz

para acompañar el plato,

y es cuestión de diez minutos. Arroz largo, ¿verdad?

Sí. ¿Puedo echar un ojillo en tu nevera?

Ábrela. A ver cómo es una típica

nevera parisina en una casa muy, muy parisina.

Y también es una nevera parisina o francesa por lo menos,

porque tienes muchísimo queso. Mucho queso.

Tenemos aquí roquefort; es roquefort, ¿verdad?

Sí. Conté, tienes camembert también,

y abajo tienes champán. Una parisina... siempre tiene

que tener champán en la nevera. Si no no es chic.

Claro. Otra cosa que también hay que tener en la nevera,

como veis ahí, es la mostaza.

La mostaza. Claro, esto lo utilizáis muchísimo.

Mucho. Y por supuesto, lo que no falta

en una cocina francesa es la mantequilla.

Claro. Cuando ya se ha evaporado el agua,

¿podemos abrirlo? Sí, claro y ya... mezclo

con la preparación de la crema con los champiñones.

Ahora entiendo perfectamente por qué se llama blanquette de veau.

¿Ves qué blanca está? Total; los champiñones, zanahoria.

Bueno, pues mira, mientras termina, me voy a cambiar,

a ponerme guapa para mis invitados. Muy presumida, tu casa y tú.

Pues venga, te esperamos. Bueno, pues mira, Vero,

aquí ya están esperándonos nuestros amigos.

¡Salut! Toman este pequeño aperitivo

y luego ya pues se pasa a comer. Mira, Vero, ponte tú allí.

Genial. Pues estamos aquí, en París,

y esto se nota en los atuendos de la gente,

porque todo el mundo va súper arreglado, súper guapo,

con traje, corbata... Y ahora traen el plato estrella.

¡Voilà, blanquette de veau!

Pues vamos a probar esta blanquette de veau

hecha por Elisabeth en este piso tan parisino.

¿Te gusta? ¡Mmm!

Me gusta no, me encanta. Pensaba que iba a ser más pesado por la nata

pero para nada. Está muy ligera, y se mezcla genial con el arroz,

y la carne está muy tierna y ha cogido todo el sabor

de la cebollita, del caldo con la zanahoria, ¿verdad?

¡Mmm, buenísimo! Y ahora, después de la blanquette,

seguimos comiendo, aquí hay que hacer estómago, ¿eh?

Cómo va a faltar el queso en una mesa parisina.

Te aconsejo que pruebes el comté ;fijo que te gusta.

Sí, estoy segura.

¡Mmm! Me recuerda un poquito al emmental de sabor,

pero tampoco mucho. El comté es incomparable,

es mi queso preferido. ¡Santé!

Muchísimas gracias; ¡merci à tous!

Francia ha exportado al mundo uno de los dulces con más glamour:

el macaron. Este manjar puede probarse

en cualquier esquina de París,

pero los que tienen el sello más chic se encuentran

en la confitería Fauchon. Pues mira, te he traído aquí,

a la, quizás, la mejor repostería de todo París.

Es una repostería que tiene 130 años,

o sea, que ha consolidado perfectamente la calidad,

y es verdad que es extraordinaria.

Pero si parece una tienda, y es una pastelería.

¿Sí, verdad? Tienen mucho cuidado con la decoración, con el estilo.

Y aquí están los famosísimos macarons...

de todos los colores. Claro, con diferentes gustos;

desde frambuesa, chocolate...

De violeta, de té de manzana,

y este que es tofe salado con mantequilla. ¡Qué buena pinta!

Mucho macaron por aquí y por allá, pero ¿de qué está hecho, qué tiene?

encillamente, es pasta de almendra. ¿Ah, sí?

La parte exterior de arriba y por abajo,

pasta de almendra, y dentro es la crema.

Lo que pasa es que hay que pillarle el... el punto.

Es difícil la elaboración, ¿no? Claro; es el misterio del macaron.

Es que entran por los ojos, te los quieres comer todos, ¿verdad?

Son tan bonitos. Sí, bueno, aquí en esta sección

es que yo me derrito. Mira estos pasteles.

Esto es típicamente francés, este es el Eclair.

Eclair. Eclair, que significa rayo.

Vamos a probarlo, que yo también me quiero derretir y probarlo.

Y todo en sintonía, hasta las tacitas.

¿Verdad? Esto es saber vivir. Desde luego, ¿eh?

¿Empezamos por un macaron? Vale.

Una delicia, ¿verdad?

Qué rica la combinación... de chocolate con fruta de la pasión.

Es crujiente por fuera, y por dentro...

una crema un poco densa pero muy suave, ¿verdad?

Esto está tremendo, ¿eh? ¿Sí? Bueno, me alegro que te guste.

¡Mmm, buenísimo! Vamos a probar el eclair,

que es un dulce típicamente francés, ¿verdad?

Claro. Tiene chocolate por fuera negro

y por dentro, con leche, parece. Sí, es con leche el de dentro, sí.

¿Te gusta, verdad? ¡Mmm! la crema es súper ligera,

lo del interior... Sí, la repostería francesa,

en general, es muy ligera. No se hace pesado, ¿verdad?

Es tan ligero que te puedes comer varios.

Desde luego.

Cada francés consume de media 500 caracoles al año.

En uno de los restaurantes parisinos más conocidos por elaborarlos,

he quedado con Matthieu, un joven ingeniero francés.

Hola, Matthieu. Hola, Verónica.

Qué tal, ¿cómo te saludo? A vis, dos besos.

¿Dónde estamos, Matthieu? Aquí es el barrio número uno de París,

es el centro de París. Lo de número uno lo dices

porque aquí, en París, los barrios se denominan por números.

Exactamente; hay como 20 barrios en forma de caracoles.

Y justo caracoles creo que es lo que sirven en este local,

porque se llama L’escargot. Es uno de los más antiguos de París.

¿Ah, sí? Sí.

Pues vamos a probar esos caracoles. Vamos.

¡Uy, qué bonito el sitio, ¿no! Sí, es la decoración original.

No han cambiado la decoración. ¿De 1832?

Claro, exactamente. Te presento al chef, Le Paige.

Enchantée. Y está a punto de hacer los caracoles, ¿verdad?

Exactamente, sí. Pero qué concha más grande,

esto parecen como caracoles de mar. Es el momento de rellenar el caracol

Coge el caracol, le mete el bicho y ahora mantequilla a tope.

Está patentada esta mantequilla. Exactamente, la receta sí.

O sea, es perejil, ajo, pan, mantequilla...

Y pastis. Pastis es un tipo de alcohol, un licor.

Que sabe a anís, ¿verdad? Exactamente, sí, del sur de Francia.

Y llega el momento de sacarlo del horno después de cuatro minutos

y... ¡Ay, mira!, la mantequilla burbujeando, toda derretidita.

Y huele bien ¿eh? ¡Y cómo huele, Matthieu! Sí, sí, sí.

¿Cómo se come esto, que he visto que nos han dejado unas pincitas?

Para agarrarlo como lo has agarrado tú así, por el lateral.

Exactamente. Vale, muy bueno.

¡Mmm, la salsa está buenísima!

El caracol, cuando lo masticas, sale un sabor muy intenso, ¿verdad?

Por eso son tan famosos los caracoles aquí. Son los mejores de París.

¿Sí? Sí.

La verdad es que son muy diferentes a los que había probado antes.

Sí, los pequeñitos son diferentes. Sí, sí, totalmente.

El test del foie gras.

Si mi hija quiere casarse con un chico,

voy a invitarle para una cena y... proponerle foie gras.

La falta es... hacerlo como la mayoría de la gente.

Así y después...

Si hace eso, untarlo en el pan, no está bien.

Es de muy mala educación.

Los jóvenes franceses se emancipan a los 24 años de media.

Muchos de ellos viven en pisos compartidos.

Es el caso de Matthieu, que vive cerca

de la monumental estación Gare du Norde.

Ahora estamos en el barrio número diez de París.

Es un barrio más multicultural.

¿Y esta entrada de metro tan espectacular?

Sí. El metro de París es de 1900 y esta estructura es original.

¿Es original, es de la época? Sí, es de la época.

Qué bueno. Oye ¿y qué vamos a hacer aquí, en este barrio?

Vamos a cocinar creps en mi casa. ¡Ah, en tu casa! ¿Tú vives aquí?

Sí, yo vivo al lado. Pues vamos.

Después de ti. Gracias.

Estos son los patios típicos de los edificios de París.

Sí, es así. Bienvenue à la maison.

Bienvenida a casa. Es genial, qué grande, qué luminosa,

y con chimenea y todo, ¿eh? Sí, muy chulo, ¿no?

Vamos a hacer una receta muy francesa, creps.

Conoces, ¿no? Los creps, claro que sí, sí.

Echamos 250 gramos de harina,

y ahora, después, huevos. Es la parte más difícil.

¿Por qué? Porque si no lo haces bien,

vas a tener como grumos pequeñitos... Grumos.

O sea, que para hacer un buen crep francés

el secreto es ligar poco a poco el huevo con la harina.

Exactamente. Tenemos que meterle la leche.

A mí me gusta utilizar agua, es el secreto de la abuela.

Tu abuela, además de incorporar la leche, ponía agua.

Sí. Tienes una masa más líquida,

y después, para cocinarlo, es más fácil. Media tacita...

y después una tacita y media de leche.

Si no quieres grumos, tienes que meter la leche lentamente,

poco a poco. Poco a poco, muy bien.

Faltan tres cosas. Primero, un poco de sal,

un pellizquito;

y le uno mantequilla. Mantequilla derretida.

Exactamente. Y terminamos con alcohol.

¿Ah, sí? Sí, una cucharita.

Una cucharita de ron. Tu masa está súper líquida.

¿A ver, me dejas ver? Sí, sí, está perfectamente ligada,

ni un grumo. Sí, no hay.

Y llega el momento más importante, que es el de freír

la masa de los creps. Claro, ¿no? Y lo que utilizamos aquí

es una mezcla de aceite y mantequilla Un poco en un papel, así.

Vamos ahí. Tomamos un poco...

y lo hacemos así.

La idea es que cubra toda la sartén sin que quede ningún agujerito

sin masa, ¿verdad? Exactamente, así. Con una espátula,

la utilizamos alrededor... de la crep,

para estar seguro der que no se va a pegar. Y mira cómo baila

la crep en la sartén. Eso es un buen resultado.

Me encanta esta parte. Es hacerla saltar. ¿Lo conoces?

¿El salto, tirarla al aire, no? Sí, exactamente.

A ver cómo lo haces. ¡Guau, qué nivel!

Tenemos... la primera. ¡La primera crep!

Tu turno. Ahora me toca a mí, ¿no?

Un poco más, un poco más.

¡Ay, he echado un montón, ¿no! Puedes meterlo dentro.

¿Ah, sí? Sí, sí, sí. Así está bien.

Vale. Ya está, ¿no? Sí, perfecto.

Ahora viene el momento más divertido pero el que me da más miedo a mí,

que es el de darle la vuelta en el aire,

porque creo que te va caer en la cabeza a ti, a mí o al suelo.

Que va, ¿eh?, que va. Por favor, que no se quede pegada en el techo.

Tres, dos, uno... ¡Perfecto! ¡Eh, que me ha salido!

Y con estos creps llegamos a tu increíble salón,

y tenemos un montón de cosas por aquí.

Sí; pero yo lo que prefiero es con azúcar... y limón.

Un crep solamente con azúcar y limón.

Sí, es muy francés. Metemos un poco de azúcar de caña, un poquitito, así,

y vamos con el limón, también un poco.

Lo exprimes directamente sobre el crep, un chorrito.

Sí, sí. Una vez, dos veces,

y lo tienes. Y con las manos.

Sí, se come con las manos. Vale.

¡Mmm! Sabe a limón, sabe a azúcar,

pero no matan el sabor del crep y se aprecia perfectamente

el sabor del crep, ¿no? Exactamente, sí.

Pues bravo por la receta de la abuela, porque está buenísimo.

Merci, muchas gracias.

El croissant es uno de los grandes iconos de Francia.

Este delicioso dulce alcanza la categoría de arte en París.

Para probar uno de los mejores de la ciudad

he quedado con Herbé, un guía turístico francés.

¡Hola, Herbé, qué tal! Hola, Verónica, qué tal.

Muy bien. Encantada, enchantée. Moi aussi.

Creo que los parisinos venís a la panadería con mucha frecuencia.

Dos veces, algo menos, por día.

¿Dos veces al día? Sí, es parisino cuando compras

dos veces baguettes y croissants en una panadería.

Si no, no eres parisino. Exactamente.

Es por eso que quería traerte aquí,

porque es una de las panaderías más queridas de París.

Hola, Christoph, te presento a Verónica.

Encantada, Christoph. El maestro de panadería de París,

que hace uno de los mejores croissants de la ciudad.

¿Y eso es lo que están preparando, los croissants?

Vamos a ver cómo hace esta masa. La ha estirado,

y lo que hace este rodillo es cortar la masa en forma de uve,

un triángulo con una raya en medio, ahora veremos por qué. ¿A ver?

Entonces, estira la uve y lo enrolla.

Claro, ahora entiendo mucho mejor la forma de croissant,

por qué es así. Podemos ver...

Las capas. Bueno, estamos a punto de experimentar cómo se hace

uno de los croissants más ricos de París;

y a mí me da un poco de miedo hacerlo mal, así que vamos

a seguir bien tus instrucciones. Primero, hay que estirarlo un poco.

Ya está, no lo toques más Verónica, porque...

Los separas... y se enrolla.

Se aparta así hacia los lados...

y ahora, a aplastarlo. ¿Así?

"Pas mal", no está mal. ¿Y ahora qué estás haciendo?

Un poquito de huevo... para la coloración.

Y ahora es el momento de meterlo en el horno.

¡Guau! ¿Cuánto tiempo están ahí?

Trece, 14 minutos. Y así salen del horno

uno de los croissants más ricos de París.

¿Podemos probar uno? Sí, y dos.

Mercí, muchísimas gracias. Se ve perfectamente

estas diferentes capas que nos enseñaba en la masa cruda;

y esto tiene una pinta... Es muy...

Uno de los mejores croissants de París, si no el mejor, ¿eh?

¿A ver? Mejor que mi abuela.

¡Mmm, mon Dieu, qué croissant!

Solamente sabe a mantequilla. Bravo, Christoph,

no me extraña nada haya una cola de gente esperando tan larga

porque es que los croissants son increíbles, ¿eh?

Me encanta. Bravo. Muchas gracias.

Merci a toi.

Cada francés consume al día 130 gramos de pan,

cuatro veces más que los estadounidenses.

Con este famoso pan nos vamos hasta Montparnasse.

¿Dónde estamos ahora, Herbé? Estamos en el barrio de Montparnasse.

Era realmente el lugar donde se encontraban

todos los artistas de la vanguardia después de la I Guerra Mundial,

como Picasso, Hemingway... Pasaban sus noches aquí,

seleccionando sus modelos de pintura.

¿Venían aquí a ver quiénes eran las más guapas para pitarlas?

Exactamente. ¿Y este sitio que tenemos detrás?

Se llama el Dom, es muy famoso por la calidad de sus mariscos.

Tienen una pescadería justo en la esquina,

que es una de las mejores de París. ¿Qué vamos a llevarnos de aquí?

Bueno, es la temporada de las vieiras,

y son perfectas. ¡Qué tamaño tienen esas vieiras!

Enormes; un sabor excepcional.

Il sont commont? Magnifique.

En París, la gastronomía de nivel está por todas partes:

en los cafés, en las braseries, en los bistro...

pero también en las casas. Herbé me lo quiere demostrar,

y para ello me lleva hasta casa de su amiga Raphaella.

¡Salut! ¡Bonjour! Verónica.

Mi amiga Raphaella. Enchantée.

Es genial esta casa, porque tiene un ventanal

por el que entra un montón de luz y muchísima obra de arte.

Es maravilloso. Sí, porque, sobre todo,

fue casa de mi familia desde 1890.

¿De verdad? ¿Ha pertenecido a tu familia?

Sí, el padre del abuelo de mi abuelo.

Los dos fueron pintores.

Qué bueno, y te han dejado un poco de sangre de artista.

¡Qué maravilla, es un casa tan diferente y tan especial!

Pero a mí lo que más me gusta de las casas son las cocinas.

¡Ah, bueno!, entonces, mujer, venga. ¿Aquí abajo está?

Sí. Me muero de curiosidad

por ver esta casa, porque es tan especial.

Bueno, qué maravilla de cocina, llena de espejos,...

súper amplia. Y en esta cocina de casa bohemia,

ya está todo preparado para cocinar esas vieiras.

Exactamente, mira. Vamos a echar los espárragos

en el agua caliente, ¿verdad? Sí; seis, siete minutos.

Entonces, hemos puesto el puerro,

vinagre blanco, vino blanco,

y vamos a hacer una reducción. ¿Pimienta de gorilas?

Nepal. Esta es de Nepal.

¿Vas a echarle eso a la salsa? Sí, sí.

Lo colamos para retirar los puerros, ¿verdad?

Exactamente, Verónica. Y queda solo el vino blanco...

y el... El vinagre. Todo reducido.

Y el ingrediente que no falta en ninguna receta francesa, ¿qué es?

La mantequilla. Lo vas echando por trocitos.

Necesito reducirla un poquito para obtener esta untuosidad.

Mientras se hace la emulsión, vamos a hacer las vieiras.

Sí. No has echado ni aceite ni nada.

No, no, nada. Un poquito de sal gorda

y un poquito de pimienta. La has marcado por fuera

y le estás dando la vuelta, está tostadita,

para que no se pierda el jugo que tiene en el interior.

Y ahora abres los trigueros, los partes en dos.

Sí, algunos, no sé cómo quieres. Este es el toque de estilo francés.

Y estas vieiras ya están listas.

Han estado un minuto por cada lado. Ya está, ya está.

No has echado ni aceite, solamente sal y pimienta.

Y esta emulsión que has hecho con vino, con puerro,

con vinagre blanco y con mucha mantequilla.

Para dar un poquito de sabor. Y un poco de limón.

Ya está, no es tan difícil. No necesitas nada más.

Nada más. Bueno, en Francia, la combinación de vino y plato

es parte de la cultura. Raphaella nos ha seleccionado...

Es un chateauneuf du pape.

¡Oh, lalá, lalá, superb!

Es verdad que es muy afrutado.

Hay otra tradición en Francia. Hay un test,

el test de foie gras. Si mi hija...

quiere casarse con un chico, me voy a ver si el chico

es bien educado. Voy a invitarle para una cena

y voy a poner foie gras.

La falta es hacerlo como la mayoría de la gente,

así, no sé cómo se dice en español,

y después... Si hace eso, untarlo en el pan,

no está bien. Es de muy mala educación.

¿Ah, sí? Se pone el foie gras en el plato,

el pan en una mano, el foie gras...

en la boca y después, el pan.

Foie gras en boca y mordisco al pan.

No se debe poner el foie gras sobre el pan y, normalmente,

el quesos se come así también. ¿Ah, sí?

Empezamos con las vieiras. ¿Cómo están?

-Extraordinaire.

¿Sí, de verdad? -Parfait. Il sont parfait.

¡Parfait, parfait!

Fenomenal.

¡Dios mío, qué buenas! Están perfectamente hechas,

en el punto perfecto; y la salsa...

es genial, porque sabe a mantequilla pero tiene el punto de acidez...

del vinagre. Es ligero.

Está hecho con mantequilla, no es nada pesado, porque es una emulsión.

Parece mentira que lo haya cocinado Herbé en una casa,

porque es un plato propio de un de estrella Michelin.

Merci beaocoup, me ha encantado cocinar estas deliciosas vieiras

con vosotros. -¡Ha sido un placer!

Por favor, fue un placer. -Hasta la próxima.

Cae la noche y París se convierte en una ciudad aún más cautivadora.

Enfrente de la catedral de Notre Dame me espera Julie,

una joven francesa que vivió en España.

Hola, Julie. Hola, Verónica.

Qué tal. Muy bien ¿y tú?

Oye, Julie, tú eres francesa, vives aquí en París,

y hemos quedado en uno de los sitios más emblemáticos de esta ciudad.

Sí. Ahora estamos en el puente, encima del Sena,

y detrás está Notre Dame de París.

Notre Dame, mundialmente conocida esta catedral.

Sí. Oye y ¿cómo es la noche parisina?

Es glamurosa, es tradicional,

es loca. Puedes encontrar todo aquí, en París.

Está claro que París es una ciudad de cine,

esto se nota incluso en la gastronomía.

Ahora, Verónica, te llevo para probar una de las mejores

quiches lorraine de París. Quiche lorraine, súper famosas.

Sí, aquí. Pero si esto es un cine, ¿no?

Sí, pero también hacen las mejores quiches lorraine.

Qué raro, ¿en un cine? Sí, y tienen una pequeña terraza

muy, muy bonita. Yo te sigo, esto me parece rarísimo,

una quiche dentro de un cine.

Qué sitio más alternativo, está dentro del cine,

esta terracita interior y la terraza exterior,

y la gente tomando café, comiendo, cenando...

Sí, como puedes ver, hay un lado para el cine

y un lado, como un café, donde puedes comer,

y es aquí que se come la quiche lorraine.

Vamos a ver cómo se cocina con Francin.

Una experta de la quiche. ¡Oh, lalá!

Lo primero que hay que hacer, es la masa, ¿no?

Se ponen 250 gramos de harina,

125 gramos de mantequilla medio salada.

Y la incorporamos a la harina.

Ahora empieza a mezclarlo todo. Poco a poco.

Poco a poco va añadiendo agua.

Esta masa que está haciendo, Julie, es para la parte de abajo,

la base de la quiche, ¿no? Sí.

¿Qué tipo de masa es? Es una masa brisa.

Okey, pasta brisa. Ahora se va a ponerla en la nevera.

Y ahora vamos a freír la cebolla con el beicon.

Perfecto. Ahora añadimos mantequilla

para que no se pegue. Se pone directamente en el plato.

Dice que tiene un truco para que la masa

no se quede blanda en la parte baja. Pone un poco de yema de huevo

en la base. ¿Qué es esto?

Esto es para que no se eleve.

Ahora se pone en el horno a la temperatura de...

180 grados...

para 15 minutos.

Y ahora vamos a hacer la mezcla, lo que va encima de esa masa

que ya hemos puesto en el plato. Sí.

Un huevo por persona entonces. Se añade creme fresh francesa.

Vuestra creme fresh. Se pone bastante... pimienta,

un poquito de sal. Ahora la mezcla está hecha.

Ha subido un poquito, ¿verdad? Tiene volumen esta masa.

Se pone un poco de mostaza para que..

haya un poco más de sabor. ¿Le pone emmental?

Sí, y después se pone la cebolla

y el beicon. Ahora se añade la mezcla encima de todo.

Al horno entre 25 y 30 minutos a 180 grados

Sí. Después de 25 minutos, está listo.

Julie, me siento realmente parisina en Montmartre,

dentro de un cine... Como estrellas ¿eh, Julie?

Artistas. La quiche lorraine.

¡Mmm!

¿Pero va a haber algo en París que no me guste?

¡Todo me encanta!

La base está totalmente cocinada,

no está nada cruda, y la textura de dentro es genial,

porque es un poquito menos densa que una tortilla francesa;

es un punto como único. Solamente lo puedes probar así en la quiche.

Es una textura muy especial.

Y detrás de nosotros, todo un icono de París.

Sí, el Moulin Rouge, que antes era una locura,...

con mucha gente, un poco popular,

y que venían a ver las chicas desnudas, muy guapas.

Y ahora, es un cabaret muy chic,

con un espectáculo con animales

y muchas sorpresas. Pero por lo que veo,

por estos negocios que hay aquí al lado,

este sigue siendo el barrio picante. Sí, es un barrio con muchos bares,

discotecas... Es un barrio que vive mucho durante la noche.

Ya lo veo, ya.

Aunque el cabaret más conocido se asocia a un espectáculo de baile,

el más tradicional se centra en las canciones de época francesas.

Y aquí, perdido en las colinas de Montmartre,

te traigo a un sitio un poco secreto.

De hecho, es el cabaret más antiguo de París.

Es de 1860,

y es muy, muy auténtico. ¡Bonsoir!

Es el hijo pequeño del fundador. ¡Ah, enchantée!

Encantado, encantado.

Qué bueno, es que no me puedo creer que esté en el cabaret

donde venían aquí a hablar y charlar Picasso, Modigliani... Increíble.

Y encontraban la inspiración aquí por la música.

Por la música y por el amor.

¡Hala, estoy alucinando!

¡Qué sorpresa ahí cantando!

Interpretan lo que están cantando, ¿verdad?

Sí y como hablando al público. Tratan de integrar al público

como si todos fuéramos esos que venían aquí a cantar

y a hacer arte, ¿verdad?

¡Bravo! Increíble lo que hacen estos hombres y mujeres.

El río Sena es patrimonio de la humanidad por la Unesco.

¿Hay acaso algún lugar mejor para poner fin a la noche?

Quería llevarte aquí, porque tiene una vista maravillosa

sobre Notre Dame de París, y es un barco

que se llama en francés "Pegniss", donde se puede tomar copa o cenar,

y la vista es increíble.

Hay que cruzar para ir al barco.

Este es un sitio muy singular, ¿no?, porque es un barco en pleno Sena,

y puede parecer un concepto antiguo, pero el sitio en sí mismo

es moderno, es todo acristalado y, además se ven los barquitos pasar

y con estas vistas de Notre Dame... Es inmejorable.

Sí. Sebastian va a preparar el Kir Royal.

Kir Royal, ¿qué es esto?

Es sirope de mora con champán.

¡Uy, qué raro es eso! Es más una copa de chica.

Más dulce, ¿no? Más dulce.

Que aquí, en lugar de un gin-tonic, te pides un Kir Royal.

¡Santé! ¡Santé!

Pues la verdad es que me gusta mucho más de lo que esperaba, ¿eh?

Es un champán, con la burbuja de siempre, delicioso,

pero con un toque afrutado un poquito más dulce,

pero nada empalagoso. No.

Buena elección el Kir Royal, ¿eh? y con esta estampa,

con Notre Dame detrás, me maravilla.

Me voy de París, y siento que esta ciudad sigue teniendo

una cocina realmente única.

En Francia, la cultura gastronómica es un bien apreciado por todos

y, eso ha conseguido que la cocina de este país

ocupe un lugar de referencia en el mundo.

Da igual que sean recetas contundentes o platos delicados,

porque aquí, hasta los croissants se trabajan como obras de arte.

Está claro que a los amantes de la buena mesa

siempre nos quedará París.

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Otros documentales - Me voy a comer el mundo: París (Francia)

46:01 14 may 2018

En Paris visitará un restaurante histótico, el Passage des Panoramas, donde prueba el pato y el champagne. También probará los quesos más típicos, preparará la "blanquette de veau" y comerá los auténticos "macarons" ó los fantásticos croissants.

Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2018.

Histórico de emisiones:
21/06/2017

En Paris visitará un restaurante histótico, el Passage des Panoramas, donde prueba el pato y el champagne. También probará los quesos más típicos, preparará la "blanquette de veau" y comerá los auténticos "macarons" ó los fantásticos croissants.

Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2018.

Histórico de emisiones:
21/06/2017

ver más sobre "Otros documentales - Me voy a comer el mundo: París (Francia)" ver menos sobre "Otros documentales - Me voy a comer el mundo: París (Francia)"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. glaeken

    Oh la la es súper súper chulo t lo juro x Snoopy divino de la muerte ósea voy a llamar a mi papá para comentarselo

    28 jun 2017

Los últimos 68 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 50:54 ayer Nuestra historia empieza en la provincia de Amdo, en la Meseta Tibetana. Su nombre es Dechen, de 24 años que creó una empresa para los tibetanos. Trabajan con el khullu del yak, la densa capa interna de lana de yak. Su empresa, Norlha, teje sus bufandas y telas con telares de lanzadera manuales. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2018.

  • 51:28 pasado sábado Spirit es un oso negro de Canadá de pocas semanas que se ha perdido en el bosque y no es capaz de volver a encontrar a su madre y a sus hermanos. Pero en el lindero del bosque está el refugio Bear with us, donde oseznos como Spirit, que se han perdido o han quedado huérfanos, reciben atención. Contenido disponible hasta el 26 de mayo de 2018.

  • La pasión del Prado

    La pasión del Prado

    58:20 pasado viernes

    58:20 pasado viernes Documental sobre El Museo del Prado. Histórico de emisiones: 21/05/2017

  • 46:54 pasado viernes Verónica visita Egipto y probará la riquísima pizza árabe, el fateer. Aprende lo que es el Koshari, probará la "okrah", la paloma rellena y un té con shisha. También el pan de horno tradicional egipcio y el cordero y, se deleitará con el arroz con leche egipcio. Contenido disponible hasta el 25 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 27/06/2017

  • 57:29 pasado jueves El documental realiza de la mano de Ferrán Adriá un recorrido por la mejor cocina del Perú, mostrando la transformación cultural y económica que en este país se está realizando, a través de los jóvenes que se forman en la actividad culinaria. Contenido disponible hasta el 1 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 26/04/2014

  • Al hilo del mundo: La India

    Al hilo del mundo: La India

    50:48 pasado jueves

    50:48 pasado jueves La India, hervidero de pueblos, culturas y tradiciones. Veremos la historia de Maximiliano, que nació en Venecia y vivió en Francia, pero se enamoró de la India en 1993 y desde entonces, en Bombay, se convirtió en un genio del bordado, que trabaja para las firmas más selectas de alta costura. Contenido disponible hasta el 24 de mayo de 2018.

  • 45:40 pasado jueves En Laponia, Verónica visita su capital, Rovaniemi. Probará la tarta de arándanos recogidos en plena naturaleza; en Vaattunkilampi pescará en el hielo, experimenta una sauna y una barbacoa al aire libre. Probará el salmón cocinado a fuego lento en la chimenea; cocinará en un hotel de hielo... Contenido disponible hasta el 24 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 26/06/2017

  • Al hilo del mundo: Laos

    Al hilo del mundo: Laos

    50:47 pasado miércoles

    50:47 pasado miércoles En Laos, exótico país del sudeste asiático, veremos la historia de Anou, diseñador textil, especializado en la decoración de interiores, cuyas telas viajan a París, Londres y Nueva York, para ser utilizadas y admiradas por los mejores decoradores del mundo. Anou, siguió la estela de su abuela Orady. Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2018.

  • 46:47 pasado miércoles En México probará los mejores tacos al pastor, descubrirá los "elotes con mayonesa", también pondrá a prueba su resistencia al picante en La Poblanita. Conocerá una tortillería tradicional, probará el caldo de huevera, los escamoles, gusanos y serpiente en Don Chón, y los tacos de ojos. Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 23/06/2017

  • Al hilo del mundo: Japón

    Al hilo del mundo: Japón

    51:12 pasado martes

    51:12 pasado martes En el archipiélago de Yaeyama (Japón) Akiko nos devela los secretos para crear unas telas extraordinarias utilizando tintes vegetales. Con los colores primarios, rojo, amarillo y azul y con sus mezclas consigue tintes de gran calidad, así como sus telas hechas de fibra de plátano, seda o ramio. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2018.

  • 45:29 pasado martes En Los Angeles se esconden muchas sorpresas gastronómicas y Verónica nos las descubrirá. Probará el suculento "chicken and waffles", el donut más grande del mundo, los perritos calientes más famosos, los tacos, sandwiches y bocadillos. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 22/06/2017

  • 50:48 pasado lunes La artesanía parecía pertenecer a otra época. Se tejían telas a mano durante generaciones, a veces como secretos bien guardados. Todos ellos producen los textiles más raros y finos, cachemir en Mongolia, pelo de yak en el Tíbet, fibras de plantas en Japón, seda en Laos o algodón en la India. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2018.

  • 46:01 pasado lunes En Paris visitará un restaurante histótico, el Passage des Panoramas, donde prueba el pato y el champagne. También probará los quesos más típicos, preparará la "blanquette de veau" y comerá los auténticos "macarons" ó los fantásticos croissants. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2018. Histórico de emisiones: 21/06/2017

  • ¿Verdadero o falso?

    ¿Verdadero o falso?

    54:34 19 abr 2018

    54:34 19 abr 2018 Alicia Esteve, Enric Marco, Bartolín, o Luis, ex marido de Celia Romero, tienen dos cosas en común montaron sus vidas en torno a una gran mentira, fueron descubiertos.

  • 55:15 12 abr 2018 Cinco personajes se enfrentan a un supuesto fin del mundo en Bugarach, un pequeño pueblo del sur de Francia y único lugar en la tierra que resistirá las llamas del apocalipsis. Una fábula en forma de comedia existencialista sobre la crisis espiritual de Occidente. Histórico de emisiones: 18/12/2016.

  • 51:08 12 mar 2018 El mercado de Ballarò, situado en el popular barrio de la Albergheria, es el mayor de los tres mercados de comestibles de Palermo. La comida callejera es imprescindible y acompañaremos a un guía especializado en estos puestos. Además realizaremos un viaje nocturno en busca de sardinas. Contenido disponible hasta el 19 de marzo de 2018.

  • Spanish Western

    Spanish Western

    56:09 01 feb 2018

    56:09 01 feb 2018 Documental de corte sociológico sobre el impacto de los rodajes de películas en la España de los 60 y 70, que modificó el "modus vivendi" en la comarca de Almería. Contenido disponible hasta el 10 de agosto de 2018. Histórico de emisiones: 08/06/2016 06/01/2017

  • 59:31 18 ene 2018 Documental sobre las operaciones de los servicios secretos americanos en España durante la II Guerra Mundial.

  • Caminando juntos

    Caminando juntos

    1:11:22 25 dic 2017

    1:11:22 25 dic 2017 Documental sobre el año santo lebaniego. Contenido disponible hasta el 13 de octubre de 2067.

  • Zonda, folclore argentino

    Zonda, folclore argentino

    1:18:48 07 dic 2017

    1:18:48 07 dic 2017 Documental sobre el folclore argentino visto por el director de cine Carlos Saura. Contenido disponible hasta el 31 de marzo de 2065.

Mostrando 1 de 4 Ver más