Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

3649509 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Dos crímenes por semana: El caso de El Caso - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

Era otro país,

aunque era este.

Un país que aún tenía cicatrices de la guerra,

hundido en el aislamiento,

y con una política económica suicida

en el que los pocos coches que circulaban quemaba basura

porque no había gasolina.

La gente realquilada y compraba con cartilla de racionamiento.

Un país, gobernado por un régimen pomposo adicto al control,

que lo sofocaba con propaganda enfática y grandiosa.

Los kioscos estaban dominados por la versión más rimbombante,

aburrida indecorosa de toda esa propaganda

de un régimen que era tan alérgico a la verdad,

como a la alegría.

De repente,

en aquéllos kioscos, aterrizó un ovni.

Un semanario fundado por un joven periodista lanzado e irresponsable

que sacudió el aburrimiento con una información sensacionalista,

les contaba a los españoles lo que les pasaba.

Una publicación,

que nunca tuvo a un ministro en la portada,

ni más ambición que informar y entretener.

La redacción del Caso era como este cuadrado,

menos, y los techos más bajos.

Donde había una cocina con un váter, -una taza-

y había dos habitaciones, nada más.

Hay nació mi hija... mis dos hijos mayores.

Al principio eran doce páginas

y luego enviamos al precio de dos pesetas,

duró me parece que...

casi catorce años a dos pesetas.

Eugenio estaba en contra

de que hubiera más calidad en las fotos

o del hueco grabado, estas cosas decía...

El Caso se tiene que hacer con este papel,

porque la gente ve cosas que no están,

pero si ven la foto, foto

no se ve porque dicen mira y esto es sangre ¿no?

¿Esto no es el hígado del tío que le han dado una puñalada?

Cuando se ven las primeras portadas,

se hablaba de platillos volantes.

Todo el mundo hablaba de platillos volantes

porque poco antes, en 1947,

se había producido en Estados Unidos,

el incidente Roswell,

sobre una posible nave extraterrestre

que se estrelló contra una finca

y también el avistamiento monte Rainier por parte de un piloto

de lo que él denominó

una flotilla de nueve platillos volantes.

Yo escribí una cosa que quería ser una especie de novela en folletón

sobre los selenitas

y le dimos un juego a los platillos volantes

y jugaba la imaginación,

pero no hacíamos daño a terceros.

Eran años de mucha censura.

No había televisión.

Los programas de radio terminaban por la tarde,

no había información más que discos dedicados y poco más,

entonces la gente miraba al cielo,

pues para ver el más allá ¿no? era un entretenimiento,

y El caso pues dio portadas

sobre unos supuestos extraterrestres que habían llamado...

En fin, fue curioso, mitad leyenda, mitad...

pero bueno, la gente se entretenía con eso.

Un colaborador llevó una...

una colaboración que parecía aceptable para el periódico,

donde se decía,

que una señora francesa

que se llamaba, Lucie Desmarins

había dejado una fortuna de mil millones de francos

a la persona que fuera capaz de pasar un año

en su sepulcro en el cementerio Pere-lachaise.

Aquello se publicó,

empezamos a recibir ciento de cartas ofreciéndose.

Se armó tal barullo,

que recibimos la carta del párroco

del cementerio de Pére-laichaisse,

donde nos dice en francés,

estoy recibiendo, muchas visitas de españoles

interesándose por una tal señora tal, tal...

que hemos mirado escrupulosamente

y no figura su enterramiento en esto.

Rogamos a usted que lo diga, para, evitar molestias a los demás

y a nosotros.

Aquello hizo que los demás periódicos se lanzaran sobre la pista,

sobre todo Pueblo.

Y entonces empezamos a coger el cadáver y yo lo llevaba,

-el presunto cadáver-

No está en el Pére-lachaisse,

parece que se encuentra en el castillo del Loire está tal

y estuvimos mareados,

y yo creo que estuvieron a punto

porque no se pusieron de acuerdo,

sino nos asaltan, incendian la redacción

y nos ahorcan a los que estábamos ahí.

El tema a tal caso le autorizaron a salir porqué

el fundador Suárez con gran habilidad

dijo que iba a ser una revista en parte cultural,

para defender los valores,

que los malos siempre seguirán siendo malos

y por eso la autorizaron

con dos crímenes a la semana, pero dos, claro.

Ante el éxito que había de público, porque fue arrollador,

la tirada se puso en ciento de miles de ejemplares

se pusieron en plan restrictivo y le dijeron no, uno.

Eso llegó a provocarnos unas situaciones de decir,

¿a qué crimen nos quedamos?

Porque ha habido unas puñaladas en Valladolid,

pero ha habido una señora que con el hacha

ha descuartizado a su digno esposo.

Y entonces lo que hacíamos eran ediciones distintas.

El censor que lo ley en Sevilla o el de Barcelona,

pues sí veía y decía bueno, han dado, solamente una cosa un poco grave;

Pero se han dado cuenta de que El caso

lo cambiaba según las regiones

y esto le permitía pues tener una gran tirada,

y los lectores, se enteraban de cosas que la prensa normal no quería.

Por provincia, por ejemplo, en Tarragona en este caso

había también sus especiales

que complementaban la información nacional

e incidían en el crimen que había sufrido cada provincia en cuestión,

con lo cual, ya no era un crimen por semana.

Como todas las semanas,

el crimen más importante de España venía en El caso.

El lugar donde ocurría

se vendían todos los ejemplares enviaran los que enviaran.

Que había un crimen en Torrelavega,

y entonces salían camiones para Torrelavega

Hay un crimen en Dos hermanas,

pues todos para Dos hermanas a vender ejemplares.

Yo creo que el primero cuando Eugenio se levanta

y ve que aquello se consolida es con la mano cortada.

Que es el 54

Los jueces que estaban de guardia

hacían las guardias en el Gijón, y había siempre un tío de El caso.

El caso tenía un personaje allí,

que les invitaba a café,

estaba con ellos para ver si se enteraba de que pasaba algo.

Entonces, esto es un tío que llegó,

y dijo que...

venía a denunciar,

qué su madre...,

había mutilado salvajemente el cuerpo de su hermana,

que había muerto hacía unos días,

y entonces se encontraron en un armario de la cocina,

dentro de una lechera,

que eran unas lecheras que estaban de moda entonces de plástico,

que era opaca la parte de abajo,

una mano con las uñas pintadas de rojo preciosa, una mano femenina.

Y entonces, Eugenio puso aquello como portada.

Yo estuve en la censura: pidiendo, suplicando, gritando,

amenazando, llorando...

y no me fue posible, y entonces, en la misma imprenta

Esta es de mi mano la portada.

Cogió una placa

y escribió con un punzón; El caso, de la mano cortada.

Es una portada histórica preciosa

y aquello se vendió como rosquillas

Aquél éxito, dio para cambiar de sede y salir del cuarto de estar.

La revista vende ya más que todos los diarios de Madrid sumados.

Eugenio ya no necesita otro trabajo

y empieza a hacerse popular entre el todo Madrid.

La mano cortada la escribió un periodista

rescatado de los diarios barceloneses

que daría a El caso alguno de sus mayores éxitos.

Y estaba en Barcelona en Solidaridad Nacional,

hacía sucesos.

Estaba a punto de marcharme de Barcelona

porque las pasaba canutas, ganaba muy poco dinero.

Y de pronto, recibí una carta de José María de Vega,

redactor jefe de un incipiente Caso

ofreciéndome la corresponsalía en Barcelona.

En aquél momento yo cobraba,

me parece que eran ochocientas pesetas al mes

trabajando en dos periódicos en Barcelona.

Ochocientas pesetas.

Y Eugenio Suárez, a los tres meses me daba siete mil pesetas al mes.

Enrique Rubio empezó a los 14 años.

Hacía caricaturas

y le pagaban con una entrada para el futbol,

a él no le gustaba el futbol,

y la aprovechaba mi abuelo.

Como le daba vergüenza ser tan jovencito

y entrevistar a los jugadores se pintaba el bigote con un lápiz,

para sombrear un poco

hasta que se dio cuenta el portero de Zaragoza

y llamó a los compañeros, y entonces...

fue una humillación pública,

pero bueno, así entró, ese fue su inicio en el periodismo.

No sé quién, no me puedo acordar quien

me lo recomendó

y realmente,

si hay que decir quién podía ser el número dos o el tres de El caso,

era Enrique Rubio, sin duda.

(NO-DO) Sala-Bernada, una finca del término de Artes

fue el escenario del heroísmo de la niña Josefina Villaseca,

que a los doce años de edad,

sufrió graves heridas al defender su pureza,

y falleció el día de la Natividad del Señor.

El pueblo de Manresa presidido por el obispo auxiliar de Vich,

la familia de la finada y todas las autoridades de la ciudad

y de la comarca acompañan el cadáver de la niña mártir.

Acción Católica con el rasgo supremo de esta angelical aspirante

ha recibido un ejemplo conmovedor de virtud y de heroísmo.

Josefina Vilaseca era una niña de un pueblo de Cataluña,

que el mozo, uno de los que trabajaban allí

intentó violarla.

Ella no se dejó y la mató a cuchilladas.

Habían enviado a un periodista a entrevistar en la cárcel de Manresa

al asesino del Josefina Vilaseca,

pero este periodista había vuelto sin una información valiosa,

había vuelto prácticamente sin nada.

El director del medio le había dicho,

pero bueno cuéntame algo...

No, es que yo no sabía que preguntarle.

¿Cómo que no sabías que preguntarle?

Dijo Rubio.

-Dijo, hombre, por supuesto. Mañana mismo.

Se va para Manresa.

Llega entra a la prisión pasa todos los controles,

y entonces, en cuanto está con el asesino,

le ofrece tabaco...,

el otro le dice, sentémonos aquí;

le invita a sentarse en unos peldaños de una escalera,

y ahí es donde hace la mejor entrevista de su vida.

Con un éxito brutal

y con una transcendencia para la historia de El Caso.

se había hablado de María Goretti una santa italiana.

Habían hecho una película entonces trataron de hacer,

la María Goretti catalana.

O sea, miles de niñas vestidas de la comunión en una procesión

diciendo: antes morir que pecar, antes morir que pecar.

Y aquello fue un acontecimiento,

entonces yo recuerdo El Caso con la cara de la...

de Josefina Vilaseca en la portada.

Enrique Rubio consiguió una exclusiva

que además de la gloria profesional

le valió una sustancial gratificación de su jefe,

muy dado a agradecer así los trabajos

Poco antes, el instinto de Eugenio,

le había empujado a contratar contra toda lógica

a una periodista especializada en moda.

Hay personas que desde que amanece hasta que anochece

o hasta que vuelve a amanecer,

están pidiendo a gritos que les maten.

Sí, de verdad.

No siempre el muerto es el bueno.

Perdón, si alguien le ofende lo que digo, pero...

hay personas que lo piden ¿no? A gritos.

Y claro, pues se lo encuentran.

Se lo encuentran.

Margarita Landi, la leyenda.

Ella lo que hacía era crónica rosa.

Ella escribía en una revista,

que era como el Hola de la época,

y Eugenio fue el que la convenció de que hiciera sucesos.

Decía, tu haciendo sucesos yendo allí a la Guardia Civil

se lo sacarás todo.

Todo era puestas de largo, cocteles,

bodas, peticiones de mano, cacerías,

reportajes de castillos, de fincas buenísimas;

pero, eran las mismas personas en diferentes escenarios.

Y la verdad no...

-Era más atractivo el submundo.

-Pues si, de repente me ficharon para El Caso

y encontré ahí un mundo

pues con toda la humanidad en carne viva.

Margarita pertenecía a una familia

de conocidos y famosos periodistas, los Verdugo,

porque ella se llamaba, Encarnación Verdugo,

y se convirtió en la estrella de El Caso,

porque estaba dispuesta día o noche

e hiciera frío o calor.

Se metía en el bolsillo a la gente.

Era una persona que estaba siempre en permanente viaje.

La conocía en toda España,

y era querida y además una persona singular

iba en un deportivo rojo, fumaba en pipa.

Iba impecablemente vestida, casi siempre de rojo también

y era una persona que llamaba la atención

y que sacaba información de donde nadie la sacaba.

Recuerdo una vez que yo verdaderamente descubrí un crimen.

-Tú lo descubriste.

Sí, parecía que el hombre había muerto de un accidente.

Vamos se había quemado con agua hirviendo,

y el hombre murió sin piel

y con unos dolores tremendos,

y la verdad era,

que la mujer le había echado una olla de agua hirviendo,

con un producto que era desatascador,

un ácido corrosivo tremendo,

y... y bueno, la mujer estaba libre.

¿Y tú cómo descubriste eso?

Porque me llamó una pariente, una hermana del muerto

diciéndome lo que había ocurrido,

fui a verle en el depósito de cadáveres,

me quedé horrorizada como estaba ese pobre hombre

y entonces me fui en busca de esta mujer.

Estaba libre, en Avilés, precisamente

y hablé con ella,

y conseguí que me dijera como le había echado el líquido

mientras estaba durmiendo.

-¿Tú la hiciste confesar? -Sí, si.

Lo confesó.

Y entonces, pues al mes de haber cometido ese crimen, tan horrendo,

Pues a esa mujer, el juez la detuvo

y la ingresaron en un manicomio.

Había una rivalidad sana, pero dura,

entre Margarita Landi y Enrique Rubio.

Es más se llegaron a dar información falsa, entre ellos,

para despistar al otro.

Yo creo que a veces nos peleábamos por ir a hacer los crímenes

porque aunque era muy sacrificado

también suponía para nosotros mucho dinero,

porque nos pagaban muy bien el kilometraje,

entonces claro, éramos muchos jóvenes que necesitábamos dinero,

estabas comenzando;

entonces, si hacías un viaje a Cádiz

y otro a Vigo de Galicia en la misma semana

te asegurabas unos ingresos muy importantes.

Nunca sabían donde iban a acabar, como iban a acabar,

donde podrían comer.

Iban a pueblos que no conocían

no sabían si había algún bar o tal.

En la gabardina,

mi tía le cosió

un trozo de hule de plástico en el bolsillo, por el interior.

Así podía llevarse un muslo de pollo o alguna cosa,

para a deshoras por si esperaban el coche o tal

poder comer algo.

Conseguían la información y conseguían el documento gráfico.

porque una de las máximas de Suárez era: no vengáis sin foto.

Dejad buenas propinas,

que se note que sois reporteros de El Caso,

pagar bien,

pero no vengáis sin fotos.

En el trabajo las fotos eran escondidas todas.

Cualquier persona que había muerto el familiar: hermano...

nadie quería salir en fotos.

Había que tirar, sin mirar y sin hacer ruido

que no saltara el espejo de la cámara.

Yo siempre utilizaba un dieciséis,

porque podía tirar desde el estómago

y a un metro salía todo el mundo que estaba enfrente,

y luego para meterlo por el agujero

cuando la policía normalmente rompía una puerta o algo así

y quedaba un agujero.

Tenía una técnica genial, Germán que era con la cámara y el flash.

El otro decía: no quiero fotos ¿eh? No quiero ninguna foto.

No le voy a hacer ninguna foto, no le he hecho ninguna foto.

No, no pero lo veo con la cámara.

No, hombre ve por la cámara por que este... y flash,

se disparaba el flash.

Me ha hecho una foto.

Que no le he hecho una foto que se ha disparado, mire.

Clac, clac, clac... Le metía cinco.

Deme el carrete ahora mismo y tal...

El otro sacaba el carrete, le daba otro carrete

y tenía todas las fotos del mundo ahí.

Yo llevaba una cazadora siempre,

la capucha se metía por dentro

y se doblaba y habría una cremallera y ahí metía los rollos.

No eran rollos

y salí de allí con una par de patadas en las piernas,

pero con los rollos siempre.

Uno de los casos que más me impactó cuando me iniciaba en el periodismo,

ya que El Caso dedicó gran espacio,

fue el rimen de Ituren.

Se trata de una localidad pequeñita navarra, en la falda de los Pirineos

y falleció una persona que había nacido allá,

que vivían en Madrid,

pero la familia pues quiso enterrarla en el panteón que tenían allá.

Cuando corrieron la piedra del mausoleo

vieron que en el pasillo que separaba los dos bloques de nichos

había dos cadáveres desnudos atados con una cuerda.

Empezamos a investigar y nos llega el rumor

de que los cadáveres podían corresponder

a Ben Barka y su secretaria.

Ben Barka fue el primer presidente del parlamento marroquí

tras su independencia con Mohammed V,

pero luego con Hassam II por la línea que llevaba este

que lo consideraba en sátrapa, pasó a la oposición,

fue condenado a muerte, huyó y vivía en Francia.

Y la historia es que al parecer

la policía francesa lo entregó a la marroquí,

fue torturado y luego fue ejecutado

y, se suponía que lo dejaron a este la de la frontera.

Nosotros publicamos esa sospecha,

y cual es la sorpresa cuando...

al día siguiente a las diez de la noche

cuando yo salía del periódico a la hora de cenar

se presentan unos agentes del servicio de información

preguntan por el director,

digo no, pues ha salido a cenar,

preguntan por mi

que yo había estado haciendo la información,

le digo que también se ha ido a cenar

y entonces me dijo, mire, hay una orden del Jefe del Estado,

para que no se publique ni una línea

de este tema que ustedes han dicho de Ben Barka.

O sea, este tema de Ituren no ha existido.

Digo hombre, ustedes traerán algún escrito, alguna orden oficial.

Ni orden, ni leches, dijeron textual.

Ni una línea.

Es una orden personal de Francisco Franco.

La censura,

como bien decía mi tío en aquel momento, era preventiva,

y era ideal,

porque él bajaba con su escrito a la censura

que además la tenía en el piso de bajo en Barcelona,

y comentaba, oye, quiero publicar esto;

y él ya sabía lo que podía hacer y lo que no.

Después, los últimos años de su vida siempre se quejó

de que la censura era la publicidad

y que no había precio, ni manera humana de controlar,

qué podía molestar.

Yo recuerdo con qué estupor veíamos

que nos tachaban por ejemplo, la frase:

El cuerpo apareció semidesnudo en medio de un gran charco de sangre.

Pues tardamos algo en descubrir

que si poníamos semivestido era lo mismo

y salvábamos la censura.

El gobierno español de entonces, el régimen

quería dar una imagen de tranquilidad

de que si nada malo se publica pues nada malo ocurre en España ¿no?

y era un poco la norma,

pues el imperativo que había en las publicaciones.

Los sucesos se hablaban en la calle.

Por ejemplo, el maquis,

en los 50 en Barcelona, la gente lo contaba en la calle,

decía, está el Sabater en Barcelona.

¡Coño, no jodas!

Sí, ha atracado un banco no sé donde, lo han visto.

Se contaban de viva voz los sucesos ¿no?

Eso lo hizo estupendamente Enrique Rubio

lo de Quico Sabater.

Como le siguen, como van detrás de él.

La persecución de madrugada,

como éste hombre se esconde en un sitio,

como para huir suelta una vaca

y la policía va detrás de la vaca y él se escapa por otro lado

y como en medio de una niebla tremenda

oye una voz que dice: No disparéis que soy el teniente.

Y entonces él,

finge la voz del teniente y dice: Soy el teniente, no disparéis

y se escapa,

como coge otro tren,

y como le matan en Mataró, no sé dónde.

La censura previa aprobó todos los textos sobre Sabater,

pero el éxito del caso no es el único de Eugenio,

que escribe para Paris-Jour y otros medios internacionales.

El censor descubre que esas versiones son diferentes

y le castiga prohibiendo dirigir su propio periódico.

La notoriedad y el éxito de El Caso pronto le producen otros problemas.

Llegó un momento en que Arias Salgado dijo, no, El caso se cierra y punto,

porque va contra la moral cristiana iba contra todo.

Entonces Eugenio Suárez muy hábil, dijo...

Eran unos tiempos donde había publicaciones que decían

con censura eclesiástica.

Dijo, ah.

Unos meses, antes, yo había tenido que ir al obispado

porque me habían citado

y yo llegué, a mi me hacían esperar, porque era el día de cierre.

Y me marché dando un portazo y le dije al conserje,

dígale usted al cura ese que,

confiese a quien quiera yo no vuelvo por aquí.

Pero al cabo del tiempo me acuerdo de aquél señor

y digo, pues voy a verle.

Era el provisor del obispado y único juez de la Diócesis

y se llamaba Moisés García Torres.

Bueno, le expuse las cosas de tal manera

que yo le pedía censura eclesiástica. Se me ocurrió,

y me dijo que hablaría con el obispo, y le dije, no.

Cuando habló usted,

-Pues he hablado ayer la semana que viene

pues no me vale, no podemos salir.

Fue a ver al obispo,

y por algún sitio estará la autorización

por la que se nombra a Don Moisés García Torres

como garantizador de la ortodoxia y moralidad de el periódico El Caso,

y el ministro vio aquello, y dijo, a partir de ahora,

que nadie me ponga, esto está garantizado.

Bueno, cada vez que cambiaba el director general, volvían

y Don Moisés se remangaba la sotana e iba a defender.

Moisés García Torres que era censor del grupo Eugenio Suárez,

era de mi pueblo, de Trefacio de Sanabria

y yo tuve muchísima amistad con él

a mi de hecho, me llamaba sobrino,

entré en El Caso porque él me invitó a trabajar,

sabía que a mi me gustaba mucho escribir,

me invitó a trabajar con ellos

y tenía una gran amistad con Eugenio Suárez,

y me abrieron las puertas.

Sin él, El Caso también es posible que hubiera tenido menos años de vida

porque él actuaba como parapeto

del gran poder que era la iglesia entonces

y él su representante.

Jarabo es como si dijéramos el criminal por excelencia

de la historia de España.

No ya por los cuatro asesinatos que cometió, sino porque era...

de la alta sociedad.

Como bien decía Eugenio Suárez,

cuando mataban las clases pudientes,

la gente se volcaba leía mucho más

que cuando mataban a los muertos de hambre.

Era sobrino del que era presidente del Tribunal Supremo,

de Ruíz Jarabo.

Era una especie de chuleta arrastrado, de malos modos,

pero al mismo tiempo tiraba el dinero.

Cometió un cuádruple crimen, horroroso,

qué a El Caso le sirvió que en una mañana

se vendieran cuatrocientos ochenta mil ejemplares.

Record de la prensa española ¿no?

Y vamos, porque no había papel para más.

El motivo de matar a aquéllos tipos

fue querer recuperar unas cartas que habían dejado.

Yo, que maten a prestamistas me parece una labor puramente

de higiene social, pero... en fin

es que mató también a la criadita

y como empezaba por ese servicio eso ya no se lo perdonaron.

El crimen de Jarabo caló muy hondo en la sociedad de la época.

El juicio se convirtió en un espectáculo

al que acudieron todo tipo de famosos.

El público temía que sus buenos contactos le ayudaran,

pero no fue así.

La expeditiva justicia de aquélla época tardó apenas seis meses

en despachar la condena y la ejecución.

El Caso lo explotaría reiteradamente durante toda su historia.

Lo contó en el momento, en los aniversarios señalados;

lo publicó de nuevo en la revista, en folletín,

por entregas y en suplementos.

Viqueira era uno de los policías, yo de los que he conocido quizá,

con una inteligencia más...

era un tío muy profesional, muy dedicado a lo suyo

y era un tío con el que daba gusto hablar.

Nosotros hacíamos unas comidas mensuales, en El Caso,

que siempre invitábamos a algún policía,

y el más agradecido

con el que yo siempre me lo pasaba de maravilla era con Viqueira.

Además contaba siempre unas historias tremendas.

Antonio Viqueira fue el que detuvo a Jarabo,

fue a ver la casa, en Lope de Rueda

y vio los cadáveres de uno de los prestamistas,

de uno de los usureros con la mujer y la criada

y vio mucha sangre.

Y luego fue a la tienda de empeños, en Sainz de Baranda,

también vio mucha sangre junto al otro usurero.

Dijo este, se ha tenido que manchar.

Entonces contactó con todas las lavanderías

y tintorerías de Madrid,

por si llegaba alguna prenda con algo de sangre,

para que le avisaran.

Y curiosamente se ve que aunque tenía dinero Jarabo

le gustaba mucho ir impecable.

Entonces fue a su tintorería de confianza

y dijo, mira que el otro día tuve una pelea,

salí de Chicote con unos americanos,

bueno, no sabéis como les puse y tal, porque era fortísimo,

pero este traje es el de ligar

a ver si en veinticuatro o cuarenta y ocho horas me lo tenéis.

Los dos hermanos de la lavandería llamaron a la policía.

La policía montó guardia.

Entonces Antonio Veiquia dijo,

no hace falta casi ni buscarle por Madrid,

porque este va a aparecer por allá.

Después de una noche de juerga con dos prostitutas y demás

se presentó en la lavandería

y ya estaban los efectivos para detenerle.

Comentó, que le gustaba mucho fumar puros,

y yo consideré que lo menos que podía hacer

por aquél hombre, que había dado tantos días de gloria al periódico

es regalarle una caja de puros

que espero que se hubiera fumado bien.

(NO-DO) Una permanente tertulia de cacareos

se organiza cada día en esta granja de Reus.

La hora de la comida es recibida con la alegría consiguiente

por el gremio gallináceo.

La reja del arado le suministra alimento natural.

Se lanzan con gran voracidad sobre los surcos recién abiertos.

En esta se obtienen más de setenta mil huevos diarios.

Nosotros no éramos adelantados ni cruzados de nada.

Procurábamos desenmascarar las estafas

que ya se estaban comenzando a producir

en este país de Rinconete y Cortadillo.

Una de ellas era lo que se ve en ésta página: las gallinas.

La estafa de las gallinas,

donde se ofrecía al público, que comprara,

una docena, dos docenas de gallinas

que las cuidarían, las mimarían, recogerían las puestas,

venderían los huevos

y por aquélla inversión, el que la hubiera hecho,

recibiría un beneficio importante.

Se repitió esto con las colmenas

y el que ponía el dinero se quedaba sin el dinero

porque no existían más que unos puñados de abejas

enloquecidas por ahí,

cuatro avispas amigas y nada más.

Y así explotaban a la gente.

El caso da tanta notoriedad a la estafa

que consigue que la Dirección General de Prensa

prohíba todas las publicaciones

insertar más anuncios de granjas avícolas y apícolas.

Alguno de los responsables fueron juzgados y condenados,

aunque la ley de la época

iba siempre por detrás de los estafadores más vivos.

El semanario se ocupó regularmente de otros timos y estafas

pero no siempre consiguió éxitos tan importantes.

La época esta precisamente de los 60

es cuando empiezas el desarrollo,

después del 59 del Plan de Desarrollo

y entonces se empieza a construir.

Allí empezó la picaresca, vamos lo de la burbuja

lo que pasa es que aquello era de pequeños pícaros ¿no?

que era poner cantidades,

comprar un terreno construir casas,

pero siempre palmaban los más débiles, los pobres

y El Caso era el portavoz de todo esto.

Dedicaba páginas y páginas a las estafas inmobiliarias

hechas contra la gente que tenía sus pequeños ahorros

los había puesto para construir un barrio, unos edificios.

Me acuerdo que en una ocasión

estábamos con un problema muy importante de no tener ni cinco.

Y habíamos estado tocando unos temas.

Hay un señor que quiere verle;

y este señor venía a hablarnos de uno de los temas

y hablar de ese tema con un maletín

que lo abrió como en las películas y estaba lleno de dinero.

Y yo a este señor, que no sé como fui tan imbécil,

le dije, señor letrado...

este periódico se vende a dos pesetas, ¡lárguese!

y no teníamos para pagar ni el papel ni la imprenta.

Eran años de gran emigración rural hacia las urbes.

Entonces, los estafadores, los timadores

estaban esperando a la gente

que bajaban del tren de Atocha

pues para ofrecerles falsos trabajos, falsas viviendas

y hacerles el timo del tocomocho de la estampita,

de la penicilina, de la borrega.

Aquí se explicaban como eran esos timos ¿no?

para que estuvieran en guardia, para que no les engañaran.

La gente ensayaba en familia.

Familias enteras ensayaban los timos en casa.

Y hacían como una opereta,

un teatrillo para que le saliera bien

el que hacía de julay, de primavera, de la víctima.

Todo para cuadrar esa estafa y ejecutarla en la calle.

Enrique Rubio decía, que no se ría nadie.

Todo el mundo pica.

El tuvo también amenazas de delincuentes que decían

pero hombre... usted me ha puesto ahora ya no puedo

salir porque usted ha explicado todo el método de...

Otros le decían por ejemplo, el mula, que era un viejo timador de Barcelona

decía, usted publique lo que quiera si los gilipollas no se acaban.

O sea, si mañana va a salir esto una página entera del periódico

y voy a ir a la Rambla y voy a hacer lo mismo.

Comenzamos a hacer muchos reportajes de curanderos,

de milagros,

pues todo eso tenía una audiencia enorme

porque yo recuerdo aquí en Zamora, en un pueblo que se llama Trabazos

a unos kilómetros de aquí,

hubo un curandero que decía que curaba el cáncer

y estaba siempre con una cola enorme.

La realidad es que según se pudo saber luego

él debía de mezclar orines de vaca con algún tipo de hierba

y realmente, no curaba nada,

pero hubo gente que creyó que se curaba

y fue un éxito enorme.

Hubo en Talavera uno que se llamaba el doctor Galleta

y este decía que curaba todos los males

con una galleta pero tenían que ser galletas María,

porque decía que era el nombre de la Virgen María

y él tenía una pequeña dolencia estomacal

que decía que curaba todo menos la dolencia de él,

que la galleta a él no le hacía efecto.

Había otros que curaban en nombre de Jesucristo,

cada uno tenía una vocación para hacer sus curanderías.

Siempre con mucho éxito por cierto.

El semanario tenía un contacto muy directo con sus lectores

que llaman y escriben para contar lo que ocurre en su ciudad,

pero también lo que les pasa a ellos

Necito ayuda.

No encuentro a mi hermano.

¿Alguien sabe quién soy yo?

Pronto aparecen mensajes desde sitios

que a los españoles de aquélla época les resultaban exóticos

y rápidamente les salían familiares

Tres millones de españoles de una población activa

de doce millones

se vieron obligados a emigrar.

Suiza, Alemania... Europa.

Había una especie de correo con los emigrantes,

que se encontraba gente que no tenía otro medio,

porque no existían medios generalizados

que alcanzaran toda la amplitud del país.

Y estos sí llegaba hasta el último rincón.

Había historias que ocurrían muchas.

Porque habían dejado media familia aquí, estaban allí,

y había cantidad de historias.

Yo recuerdo el crimen del Ebro.

Una pareja que se tiran juntos al Ebro a suicidarse

y era un rollo de estos de la emigración.

Sabía ido el marido de ella, ella se quería ir.

El amante que era el conductor de un autobús, no quería.

Se hablaba de la gente, de los problemas de la gente.

El español emigrante le interesaba un pepino los diarios

que hablaran de la política, del régimen o de la democracia.

Querían saber que pasaba en su pueblo o en su provincia

y eran lectores muy fieles.

En Bélgica, Suiza, Alemania, Inglaterra en Austria...

De los doce millones de extranjeros que residen y trabajan

en los países del Mercado Común y Suiza,

España representa un 12% del total

En cualquier zona de Europa es fácil encontrar un español.

Su procedencia geográfica abarca toda la península

y las provincias insulares y africanas.

Galicia, Andalucía, Murcia, Extremadura, Valencia

y la Meseta Central

proporcionan los mayores porcentajes.

Era una época de mucha agitación social,

la emigración a Alemania.

Y la idea de Eugenio era que hubiera una parte laboral

que hubiera una parte de conflictos,

y a mi me gustaba la idea esta de hacer un periodismo popular

y estábamos cada dos por tres en la chabolas,

que si Legazpi y tal.

No me acuerdo de que de golpe llegabas

y salía una gitana y decía: los del Caso, decía.

Menos mal que han llegado llevo diez días.

Tengo la camisa de mi hijo, si se la he guardado.

Y aparecía con una camisa llena de cuchilladas,

manchada de sangre, y decía, si la guardaba por ustedes.

El Lute aprendió, lo ha confesado;

luego ya no.

Pero lo confesó que aprendió a leer para leer El Caso.

Porque le daba la pista de por donde le seguían.

Esto me tocó a mi sí, el fomentar la leyenda del Lute.

A lomo de las crónicas de El Caso,

el Lute se convierte en un héroe inesperado.

Una persona que para el público,

lucha contra un destino que le ha maldecido.

Sus esfuerzos para ser libre.

Su lucha para conseguir reunirse con sus hijos.

Su habilidad para burlar la ley y el orden

le granjean las simpatías de muchos españoles qué,

secretamente, también desean romper con su destino.

Negrano, Agudo y el Lute.

Los tres se fueron con una moto a hacer un atraco

a una joyería en la calle Bravo Murillo.

Iban los tres montados en la moto.

Sabían que había un vigilante

que dormía o se acostaba con una vecina no sé.

Una extraña historia.

Bueno, que fueron allí al mediodía

robaron una serie de cosas del escaparate y de dentro y tal,

subieron a la moto y cuando arranca,

entonces, uno de los dos que iba detrás,

pega un tiro

y da la casualidad que mata al hombre este,

que aunque lo hubiera probado tres mil veces no lo hubiera dado.

Entonces, esta historia nunca ha quedado clara.

Porque el Lute dijo que había sido Agudo.

Buscan a los tres.

Bueno fue una campaña por todo Madrid

Los tres asesinos.

Entonces resulta que se enteran de que el Medrano

está sacándose el carnet de conducir.

Y resulta que le montan una operación para cogerle

y el Lute iba con él,

como no tenía nada que hacer le acompañaba a las clases

se sentaba allí, y ya está.

Entonces en una de estas clases que terminan

se presenta la policía,

entonces estos ven a la policía y salen corriendo,

y hay un policía que pega un tiro

y mata a una niña que estaba allí jugando,

y entonces ya le metían a la niña también.

Le dijo, usted tenía una pistola ¿quién disparó el policía?

¿Qué hacemos aquí?

O sea, no tenían nada que decir.

Lo que si se vio después en la evolución de ellos

es que el que era realmente inteligente

que tenía un coco privilegiado era el Lute.

La huída del Lute fue espectacular,

anda que no hay portadas

como aquélla famosa que está con los Guardias Civiles

y con el brazo en cabestrillo.

Es una foto que ha dado la vuelta al mundo.

Parecía que las cárceles eran fortines inexpugnables

y se veía que los criminales

o delincuentes normales conseguían escaparse

y la gente hasta coreaba un poco eso,

porque era un poco de triunfo contra la opresión que nos invadía.

Ese era el motivo que cuando pasaban algunos sucesos

se avisaba antes al Caso

que a los Cuerpos o Fuerzas de Seguridad del Estado.

Nosotros llegamos bastantes veces, unas cuantas veces

antes que la policía y que el juzgado

Llegar por habernos avisado.

Llegó a ser un periódico que contó con la simpatía de la gente.

Hubo asuntos tan excepcionales como que algún lugar del crimen

llegamos antes de que se enterará la propia viuda.

Nos llamó la policía, y nosotros fuimos.

Lógicamente dijimos: Lo siento. Y la señora: ¿Qué siente usted?

No, lo de su marido. Dice: ¿Qué pasa con mi marido?

Era muy difícil, porque a la persona comentarle que han matado a su marido

era terrible.

En otro caso en Galicia la señora se desmayó al decírselo.

La señora cayó fulminada, era lógico. Era una chica joven.

Es importante, en esa época, hacer constatar

que comenzaban otros delitos como robos sofisticados, secuestros...

También hicimos terrorismo.

Se comenzaba a cambiar España en esta época,

y "El caso" cambiaba con ella.

"El caso" cambia con el país, pero sigue fiel a su esencia.

Cada semana provee a sus lectores de emociones fuertes,

ligadas a crímenes, asesinatos y delitos.

Sin dejar de señalar en sus titulares,

con su estilo gritón y llamativo los asuntos más insólitos

y los detalles más cómicos o los aspectos más chuscos de la realidad.

Otra de sus constantes, es una atención muy especial

a la actividad de los jueces.

El primer periódico que dio crónica de tribunales fue "El caso".

Pero no ya de jueces normales, sino de sindicatos clandestinos

como CCOO, el primero que habló de Camacho...

Los demás hacían una minisección de tribunales basándose en "El caso",

hasta que la sacaron como propia.

Pero esto son méritos que tuvo "El caso"

y que el resto de la profesión no ha querido reconocer.

El proceso de Burgos fue en 1969, en una homilía en el País Vasco

piden una oración por todos estos jóvenes que serán juzgados.

En el 69 había una censura tremenda.

La gente, y esto qué cojones es. ¿A quién van a juzgar? ¿Qué pasa?

Entonces hablé con Eugenio y le dije: Coño, la forma de saberlo es ir allí.

Y me dijo: Vete para allí.

La historia era que habían matado a un policía en San Sebastián,

que se llamaba Melitón Manzanas, y entonces los militares franquistas

habían decidido hacer un gran consejo de guerra para acabar con ETA.

En este consejo de guerra iban a meter a toda ETA,

les iban a condenar y se iba a acabar con ETA.

Y aquello les salió como el rosario de la aurora,

porque cada uno que salía contaba las torturas, lo que le habían hecho...

Llegaba un tío y le decían: Cuente, ¿qué día le detuvieron?

El trece. ¿Qué hicieron?

Me llevaron a la comisaría. ¿Y qué pasó en la comisaría?

Me desnudaron, me pusieron en una mesa...

Y no le cortaba nadie... y los tíos contaban todas las torturas.

Y yo escribí el artículo que es como una película de lo que dicen todos,

que decían unas cosas impresionantes...

Aquello fue el no va más.

Había un encierro de intelectuales en Montserrat,

leían "El caso" como si fuera...

Hicimos la mejor información política que se hizo de aquello.

Entró en las universidades, se vendió en todas partes

porque fue una información forense impecable.

Es que fue de opereta aquello.

Estaban los mejores abogados de España.

Estaba Peces Barba, estaba Bandrés... Eran unos abogados impresionantes.

Y los otros eran cuatro baldaos militares.

No sé si habían estudiado derecho o no, pero no sabían nada.

Entonces llegaba el capitán Troncoso, que era el ponente,

se levanta el Bandrés diciendo: Un momento.

No se está cumpliendo el artículo tal y esto...

Y el coronel: ¿Qué artículo?

Pues el artículo que dice que tiene que llevar espada.

¡Haga el favor de venir con la espada!

Y el otro a por la espada.

Entra con la espada y le da un golpe al sumario,

y caen 2000 páginas.... Y los abogados descojonándose.

Esto, en el País Vasco, fueron camiones llenos de ejemplares

y todo el mundo devoraba aquello.

Aquí había el diario "Madrid", que estaba Pepe Oneto de corresponsal

pero no contaban nada de todo esto. Es que yo contaba todo esto.

Lo de la espada del Troncoso, las torturas, todo, todo.

Finalmente Franco no ejecutó a ninguno,

acabó indultándolos a todos.

Y fue un fracaso para ellos. Para los militares fue tremendo.

(NO-DO): En los países donde más duramente se han sufrido

los efectos de la última guerra mundial,

son muchos todavía los jóvenes,

que por no haber encontrado el camino normal

para integrarse a la sociedad,

derivan hacia el campo de la delincuencia.

Atracando establecimientos por el placer de robar

y practicar la violencia,

como nos muestran estas imágenes rodadas en Alemania Federal.

Otra de las tropelías a las que suelen dedicarse

tales pandillas,

es el asalto de coches para desvalijar a sus ocupantes.

El NO-DO en su mejor tradición,

nos advierte de lo peligrosa que es la vida fuera de la segura España.

Al mismo tiempo también anuncia lo que viene.

El país cambia.

Y la delincuencia cambia con él.

hasta entonces abundaban los profesionales.

La Policía estaba en las mejores relaciones con ellos.

Los peores crímenes, eran fruto de peleas domésticas,

riñas por herencia, o marginales.

Los nuevos tiempos, señalan nuevos enemigos.

Los hippies, los jóvenes.

Pero algo no cambia.

El Caso se mantiene a la cabeza de la cobertura de la España negra.

(VOZ EN OFF): Barcelona, con sus más de tres millones de habitantes,

incluyendo las ciudades que la circundan,

tales como Hospitalet, San Adrián de Besós, Badalona

y Santa Coloma de Gramanet,

es escenario diariamente de un sinfín de hechos delictivos

que configuran la crónica negra de cada día.

Robos a viandantes y en establecimientos públicos;

estafas, contrabandos, corrupción de menores,

sustracción de vehículos, tráficos de drogas, etcétera,

son hechos tan habituales a los que, por su frecuencia,

los ciudadanos apenas sí les prestamos atención,

no siendo que nos afecten directamente.

-Llegó un poco pues lo de la plaga

sobre los primeros delincuentes juveniles que empezaron.

Sobre todo El Jaro, que se hizo muy famoso en su momento,

porque murió de un escopetazo cuando iba a robar.

De El Vaquilla y de toda esa gente.

-A mi hijo Macario que ya se ha muerto hace tres meses,

se ha muerto en la prisión de Córdoba...

(VOZ EN OFF): Dolores Olivares, tiene 52 años.

De nueve hijos que tuvo solo le viven tres.

Ella sabe muy bien lo que es moverse

en el límite de la ley.

Y por medio de El Caso,

sigue los tropiezos que tienen con la justicia

su familia y sus amigos.

Todos recurren a ella cuando se encuentran en apuros.

-Yo no sé leer, pero los compro todas las semanas

y mi hija me los lee.

A mí me gusta escuchar El Caso porque ponen

lo que les manda la Policía,

no lo que ellos quieren, no, lo que les manda la Policía.

-Nadie trataba el suceso como nosotros,

porque nadie se desplazaba a los sitios.

La fórmula de teletipo que servía a la Agencia EFE,

daban los reportajes prácticamente hechos en cuanto a textos,

de fuentes de Policías,

pero la grandeza de El Caso

es que hablaba con la señora que acababa de quedar viuda.

Hablaba con la señora que su marido acababa de ser detenido

y lo habían conducido a la cárcel.

Entonces claro, era un periodismo completamente vivo

que no podía tener ningún otro medio,

al menos, en el tema del suceso.

Siempre teníamos la maleta en el coche,

porque estábamos pendiente del teletipo

que escupía noticias constantemente.

Y cuando había un crimen,

inmediatamente, fuera donde fuera, en Pontevedra, en Bilbao,

cogías el coche y te ponías en marcha.

Prácticamente todas las semanas,

salía el caso de alguna mujer que era maltratada

y en muchísimos casos hasta la muerte

y a veces de formas muy violentas.

En muchos casos de estos nos encontrábamos

que el hombre que golpeaba a la mujer

es que llegaba a casa del bar muy cargado de bebida.

Porque perdía una partida o por cualquier otra pequeña cosa,

descargaba con ella todo su furor.

Hubo muchísimas cosas que me impresionaron.

Una de las que más fue una mujer que era maltratada por su marido;

acababa de dar a luz

y el marido quería que se marchara a dormir a la cuadra

y para amenazarla comenzó desde la diez de la noche

a decirle: "Quedan cinco horas para matar a tu hijo.

Quedan cuatro horas para matar a tu hijo".

Hasta que ya presa de un ataque de nervios,

se levantó, bajo a un corral donde estaban las cuadras,

cogió un hacha, subió arriba

y mientras él dormía le dio un hachazo en la cabeza.

Es curioso porque hubo un juicio en la Audiencia Provincial

y salió absuelta.

Yo creo que fue el primer caso de parricidio que se absolvía.

-Yo fui a cubrir un asesinato por unas lindes de unos terrenos

en Palos de la Frontera.

Y recuerdo que en aquella época... Bueno, no había tanatorios ni nada,

pero estaban velando el cadáver

en unas dependencias del Cementerio Municipal, ¿no?

Y yo vi una escena desgarradora,

o sea, desgarradora que me llegó a impresionar.

Y mi fotógrafo se quedó totalmente paralizado.

Y era la mujer, la viuda, agarrada al féretro del marido,

preguntándose en voz alta: "Y ahora, quién me va a pegar a mí".

En aquella época,

fíjate tú la impunidad con la que actuaban estos maltratadores.

-"Señor de 50 años, sin piso, sin coche,

parando en pensiones mas bien económicas,

muy solo, sin vicios.

Con el problema resuelto.

Desea relacionarse con mujeres de cualquier edad,

no superior a la suya.

Mide 1'70. Pesa 66 kilos.

No es mal parecido.

Necesita una mujer por amor que sea buena y honrada como él.

Firma: Malagueño muy sensato".

El Caso no era solo un periódico solo de sangre y crímenes,

era también el periódico del amor por excelencia,

al menos en los años en los que yo trabajé para él.

Tenía una sección que era una página completa

en la que las personas escribían buscando pareja.

Nosotros les poníamos en contacto y muy a menudo,

salían muchos matrimonios.

La verdad es que, no siempre salían bien,

porque al menos en una ocasión,

al poco tiempo de hacer un reportaje sobre la boda,

tuvimos que hacer un reportaje

sobre el asesinato de la esposa en aquel caso.

Pero bueno, eran los menos casos.

Al menos yo, solo conocí uno.

-Hay que tener en cuenta

que un periódico de sucesos, de crímenes, teóricamente

que todo el mundo le suponía chorreando sangre,

resulta que tenía que mantenerse y se mantuvo cerca de los 40 años,

pues se mantendría por algo.

Es que tenía interés.

-Ten en cuenta que nosotros estamos dando una crónica semanal

de una parte muy importante de la historia de España.

Que es una historia que no es la historia oficial.

Yo creo que una crónica política muere al día siguiente,

un suceso, no muere nunca.

-Te da un reflejo de lo que era España

que no te da ni el ABC, ni el YA, ni el Arriba, ni el Informaciones,

ni el Madrid, ni ninguno.

-No era información pura como se hacía en otros periódicos,

sino que le ponían un poquito de vena literaria.

Era un poco como la continuación de aquellos folletines

de principios de siglo,

pero con hechos reales y muy redactados;

o sea, echándole pluma,

porque se escribía a prisa pero con tranquilidad.

-A la hora de leerlo la gente se sorprendería,

yo creo que estaba muy bien escrito.

Y creo que estaba muy bien escrito,

porque a la hora de transmitir ideas y emociones,

es distinto si lo haces sabiendo si has vivido el caso directamente;

habiendo entrevistado a las personas,

habiéndote empapado del dolor que rezumaban todos ellos,

es distinto a hacerlo un poco de oídas,

o a escribir un caso que ocurrió en La Coruña,

recopilando un poquito la documentación

que te esta llegando por medios de información.

-Fue un milagro.

Esas cosas salen no se sabe por qué.

Esas cosas..., no son deliberadas... No. Iban saliendo.

-Cuando cerró en 1997, aún vendía 120.000 ejemplares.

Pero sucedía que las querellas caían constantemente.

Entonces qué ocurría,

que había que dedicarle casi más espacio, más tiempo,

más preocupación en ir a los juzgados que en elaborar el producto.

Ese fue el motivo por el que El Caso, cerró.

-El Caso tuvo un nacimiento azaroso, una vida próspera

y un final desgraciadamente poco feliz.

Otros documentales - Dos crímenes por semana: El caso de El Caso

56:57 12 jun 2019

Documental sobre la cronología de la historia del periódico El Caso con declaraciones de quienes fueron artífices de la mayoría de sus informaciones.

Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2019.

Histórico de emisiones:
29/06/2016
06/12/2016
31/08/2018

Documental sobre la cronología de la historia del periódico El Caso con declaraciones de quienes fueron artífices de la mayoría de sus informaciones.

Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2019.

Histórico de emisiones:
29/06/2016
06/12/2016
31/08/2018

ver más sobre "Otros documentales - Dos crímenes por semana: El caso de El Caso" ver menos sobre "Otros documentales - Dos crímenes por semana: El caso de El Caso"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Miguel

    Muy bueno el documental, y con bastante humor negro

    15 sep 2018
  2. Paz Miranda

    Es una pena que solo se pueda consultar en un espacio de tiempo tan corto. Un trabajo magnífico. ¿Se sabe cuándo se volverá a emitir?

    12 may 2018
  3. Angel Soto

    Un gran trabajo de estos Periodistas y de la Serie. Un lujo de Profesionales.

    08 dic 2016
  4. Estelaoriente Mila

    Me ha encantado muy buen reportaje. Felicidades

    01 jul 2016

Los últimos 102 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 50:21 ayer El documental muestra los estudios antropológicos propiciados por la Fundación Wiese referentes al descubrimiento de "La Dama de Cao", que nos cuenta 1700 años después de su muerte la historia de su pueblo como la primera mujer gobernante en el Perú, que se ha encontrado hasta ahora. Contenido disponible hasta el 1 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 15/02/2013 21/04/2014 07/07/2014 24/11/2017 01/01/2019

  • 38:56 pasado sábado Capone vuelve a Chicago después de la caída de Dever. Pero Moran, el jefe de la mafia irlandesa, busca vengar a sus socios muertos. Capone decide acabar de una vez por todas con los irlandeses y el día de san Valentín mata a siete de sus esbirros en el mayor atentado entre bandas en E.E.U.U. Contenido disponible hasta el 22 de junio de 2019.

  • 40:39 pasado sábado Torrio regresa desde Italia y reclama el control de su imperio criminal, pero Dion O'Banion, su socio irlandés le traiciona y Torrio acaba en la cárcel. La guerra entre italianos e irlandeses se desata en las calles de Chicago, es el comienzo de la sangrienta "Guerra de la cerveza". Contenido disponible hasta el 22 de junio de 2019.

  • El regreso de la Peste Negra

    El regreso de la Peste Negra

    45:54 pasado sábado

    45:54 pasado sábado En 1349 una violenta plaga asoló Inglaterra. Fue el año de la Peste negra. La catástrofe más letal de toda la historia de la humanidad. La peste tiene lo que necesita hoy en día y podría volver otra vez. ¿Por qué murió tanta gente y por qué sigue siendo una amenaza hoy en día?. Contenido disponible hasta el 22 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 10/09/2018

  • 25:48 pasado sábado En la Europa Medieval hasta el siglo XVIII, toda una región de sabios, médicos y filósofos estudió la alquimia, una disciplina solo para iniciados. Sus representaciones y su lenguaje cifrado han dado pie a las elucubraciones más estrambóticas. Contenido disponible hasta el 22 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 24/11/2017 15/06/2018

  • La revolución verde del vino

    La revolución verde del vino

    50:46 pasado viernes

    50:46 pasado viernes Viticultores del este de Francia aplican la biodinámica a sus cultivos, un método de agricultura ecológica que excluye el uso de herbicidas y pesticidas sintéticos y disminuye la dosis de productos fitosanitarios, con la intención de respetar la vida de los suelos y su equilibrio natural. Contenido disponible hasta el 21 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 23/06/2018

  • 46:25 pasado viernes En un bosque histórico de Worcestershire, en el centro de Inglaterra, Angelo rehabilita y transforma con sus manos una cueva en una vivienda con algún lujo moderno: tener agua y electricidad. El objetivo de Angelo es vivir de una forma tranquila y mejorar su salud, afectada por una esclerosis. Contenido disponible hasta el 21 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 26/09/2017

  • 59:20 pasado viernes El documental narra la experiencia de Folco Terzani, quien quiere conocer Mustang, en Nepal, para recorrer los antiguos pasos de su padre. El Rey de Mustang que fué anfitrión de Tiziano Terzani, lo será ahora de su hijo Folco que ha emprendido un viaje físico pero también interior. Contenido disponible hasta el 28 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 06/07/2014 11/01/2018 18/01/2019

  • 25:42 pasado jueves Por toda Francia hay vestigios de historia abandonados que necesitan ser rehabilitados. A veces hay que modernizarlos y darles otra utilidad. En el pueblo de Manzat se levantó un proyecto hotelero ecológico y creativo, en el lugar de una antigua explotación minera de basalto. Se construyeron cabañas dispersas en madera de abeto, y también utilizaron materiales naturales como gaviones de virutas de madera, lana de madera y guata de celulosa. También consumen productos locales (Lyon).. Contenido disponible hasta el 20 de junio de 2019.

  • Las recetas de Julie: Turena

    Las recetas de Julie: Turena

    52:01 pasado jueves

    52:01 pasado jueves Julie comienza su viaje en el pueblo jardín de Chédigny, ubicado en Indre-et-Loire, y los jardines de Villandry. Contenido disponible hasta el 20 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 08/01/2018 19/09/2018

  • 46:30 pasado jueves Bram, después de superar un derrame cerebral, decide, junto a su esposa Lisa, construir en la isla de Wight una gran casa con vistas al mar y que se integre sutilmente en el bosque. Sin escatimar en gastos, y sin apenas planificar la financiación, inician la obra con más ilusión que dinero. Contenido disponible hasta el 20 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 25/09/2017

  • 56:57 pasado miércoles Documental sobre la cronología de la historia del periódico El Caso con declaraciones de quienes fueron artífices de la mayoría de sus informaciones. Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 29/06/2016 06/12/2016 31/08/2018

  • 25:54 pasado miércoles La naturaleza está cada vez más amenazada y por ello se le intenta dar más visibilidad. Eso es lo que han hecho en Inglaterra (Cornualles), con el Proyecto Edén: antigua explotación minera y cantera al aire libre, han construido en él un jardín botánico único en el mundo. Contenido disponible hasta el 19 de junio de 2019.

  • Las recetas de Julie: L'Aveyron

    Las recetas de Julie: L'Aveyron

    51:18 pasado miércoles

    51:18 pasado miércoles Julie está en esta ocasión en L'Aveyron. Este departamento de la región de Midi-Pyrénées es famoso por sus quesos, pero también por la alta calidad de su carne. Recetas: "Endivias pochadas con azafrán y salvelino marinado", "Falette de cordero" y "Aligot". Contenido disponible hasta el 19 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 29/12/2017 18/09/2018

  • Grandes diseños: T 13, Episodio 2

    Grandes diseños: T 13, Episodio 2

    46:18 pasado miércoles

    46:18 pasado miércoles James sustituye la barca en la que vive y con la que se gana la vida en los canales de Sussex, Gran Bretaña, por una casa estable, que tenga cierta movilidad. El proyecto se lo encarga a su sobrino Ben, quien conociendo el carácter de su tío le presenta un diseño inspirado en el mundo náutico. Contenido disponible hasta el 19 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 22/09/2017

  • 25:51 pasado martes La simplicidad se está convirtiendo en algo fundamental en ecología. ¿A qué estamos dispuestos a renunciar para avanzar en la dirección correcta? ¿Se puede sacrificar nuestro estilo de vida sin renunciar a nuestro bienestar? En Francia (Crac'h) una familia ha construido una vivienda ecológica. Contenido disponible hasta el 18 de junio de 2019.

  • 51:38 pasado martes Estamos en Toulouse, enfrente del Capitolio, donde está actualmente el Ayuntamiento. Haremos tres recetas típicas, "Macarronada", "Sopa de confits con habas" y un postre, la "Fenetrá". También probaremos las salchichas típicas de Toulouse, y veremos los ladrillos rojos de la ciudad. Contenido disponible hasta el 18 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 28/12/2017 17/09/2018

  • 46:26 pasado martes Clinton Dall, un hombre de negocios, amante del arte, quiere construir para su familia en un bosque en el oeste de Sussex, Inglaterra, la casa perfecta en una sola planta de 3600 metros cuadrados. Un proyecto de acero, porcelana, granito y cristal que quiere ver terminado en doce meses. Contenido disponible hasta el 18 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 21/09/2017

  • 51:54 pasado martes Documental sobre el tráfico de residuos electrónicos a nivel internacional. Contenido disponible hasta el 26 de junio de 2019. Histórico de emisiones: 01/06/2016 10/06/2017 02/05/2019

  • Nuestro planeta: Hogar

    Nuestro planeta: Hogar

    46:43 pasado lunes

    46:43 pasado lunes ¿Dónde está nuestro hogar? ¿Es el lugar en que nacemos? ¿En el que nos criamos? ¿O donde estás ahora? ¿Será el lugar en el que vives? ¿El lugar que abandonaste? ¿O el que te hizo tal y como eres? Para saber la respuesta, hay que dejarlos todos atrás. Contenido disponible hasta el 17 de junio de 2019.

Mostrando 1 de 6 Ver más