Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

3888758 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Apocalipsis, la 2ª Guerra Mundial: El cerco - ver ahora
Transcripción completa

SUBTITULADO POR Teletexto-iRTVE.

Finales de octubre de 1942.

Pegada al río, la ciudad del Volga continúa resistiendo.

Los soldados alemanes escuchan al Fuhrer en la radio:

“Hemos tomado Stalingrado, sólo quedan algunos focos de resistencia,

los tomaremos uno a uno.

Es sólo cuestión de tiempo”.

Para Hitler,

Stalingrado representa el símbolo de su victoria sobre Rusia.

Apocalypsis. La Segunda Guerra Mundial.

Episodio 5. El Cerco.

Tras dos años de guerra, el frente oriental se estanca.

En el norte, Leningrado está rodeada por los alemanes.

Después de 700 días de sitio,

los soviéticos no muestran señales de debilidad.

En el centro, Moscú, la ciudad objetivo,

sigue estando al alcance de los alemanes.

Al sur, el avance hacia los campos de petróleo de Bakú,

se detiene en las montañas del Cáucaso.

En Stalingrado, los soviéticos resisten.

En contra de las declaraciones de Hitler,

los barcos soviéticos continúan cruzando el Volga,

llevando refuerzos.

Todos los días, millares de jóvenes rusos,

a veces sin armas ni entrenamiento militar,

desembarcan en las orillas del río.

Los que huyen de las balas alemanas,

son ejecutados despiadadamente por los comisarios políticos.

Un oficial, el coronel Ludnikov, dice:

“Luchamos por cada metro de terreno.

Pero nuestra vara de medir es distinta,

es la vara de medir de Stalingrado.

Cada centímetro cuenta.

Mordemos la tierra. No retrocedemos”.

Los alemanes, intentan desalojarlos con lanzallamas.

Es el infierno de Stalingrado.

El 07 de noviembre, el aniversario de la revolución,

los soldados sitiados y las tropas soviéticas de todo el frente,

escuchan a su comandante en jefe, Stalin,

hacer una declaración asombrosa.

“Mañana, habrá celebraciones en nuestras calles”.

Porque el general Zhukov, el hombre que salvó a Moscú, tiene un plan.

Mantener esos focos de resistencia luchando hasta el final,

para retener a las tropas alemanas del general Paulus

dentro de Stalingrado.

En la otra orilla del Volga,

Zhukov está montando en secreto un ejército entero.

Todos deben prestar juramento a Stalin.

Camarada Stalin. Nosotros juramos.

Entregar todo nuestro esfuerzo. Nuestra sangre. Nuestras vidas.

El país ha sido devastado

y una cuarta parte del territorio se ha perdido,

pero toda la Unión Soviética trabaja duro para darle a ese nuevo ejército

las enormes cantidades de equipamiento necesario.

Las fábricas desmanteladas y desplazadas a los puertos asiáticos,

trabajan día y noche.

Aquí también, el sacrificio humano será terrible.

Estamos en el invierno de 1942.

Las mujeres que trabajan en esos crueles talleres sin calefacción

y a veces sin techo, sufren frío y hambre.

Muchas, morirán de agotamiento.

Pero la producción industrial soviética se multiplicará por diez.

Los Estados Unidos proporcionan enormes cantidades de ayuda

a la Unión Soviética.

Los aliados pueden reducir la amenaza de los submarinos alemanes

en el Atlántico Norte

formando convoyes protectores hacia puertos soviéticos, como Murmansk.

El anticomunismo se pone en suspenso.

Para los americanos, Joseph Stalin es ahora “el tío Joe”,

y para los británicos, “el viejo Joe”.

Los rusos reciben enormes cargamentos de jeeps, tanques,

aviones, camiones, y latas de carne en conserva.

Cuando abren las latas de carne, los soldados rusos bromean;

“Abrimos el segundo frente”.

Además de Stalin,

todo el mundo espera que los aliados hagan algo más

para aliviar su difícil situación.

¿Por qué no crean un segundo frente?

¿Por qué no desembarcan en el oeste?

En Egipto, sin embargo,

los británicos son amenazados por los alemanes.

Rommel, a quien Hitler acaba de promocionar a mariscal de campo

tras sus victorias en el desierto,

y su ejército de tanques el Afrika Korps,

avanzan peligrosamente hacia el canal de Suez.

Han llegado a El Alamein.

El imperio británico corre peligro.

El primer ministro británico, Winston Churchill,

llega para animar a su ejército en el desierto.

La situación es desalentadora, pero mantiene el sentido del humor.

Dice: “El secreto para gozar de una buena salud es beber, fumar,

y sobre todo no hacer deporte”.

Sin embargo, se acaba de recuperar de su primer infarto.

Se reúne con el recién nombrado, general Montgomery.

Montgomery no era la primera opción de Churchill,

y ello preocupa a todos estos soldados del desierto.

Los británicos, los australianos, los neozelandeses,

los sudafricanos y los franceses libres.

Porque Montgomery, hijo de un pastor protestante,

impone desde su llegada un nuevo programa

y estrictas reglas de disciplina.

Uno de sus oficiales, el capitán Belchem, recuerda:

“Nos sorprendió su pequeña estatura y delgadez.

No estaba bronceado como nosotros.

Nos dirigió unas palabras de circunstancia.

“Vamos a luchar contra los alemanes, y venceremos, vivos o muertos”.

Y en su tienda, colocó un retrato de Rommel.

Montgomery es la antítesis de Rommel.

Espera a que su ejército sea superior

tanto en hombres como en equipo,

con los nuevos tanques Sherman estadounidenses, rápidos y potentes.

Es necesario abrirse paso a través de los campos de minas.

El capitán Belchem cuenta:

“No hay nada más horrible. Todo el mundo ha colocado minas. Millones”.

Las más diabólicas eran las minas alemanas de doble disparador.

El infortunado soldado que las pisaba, sentía el chasquido,

pero no pasaba nada.

Cuando levantaba el pie, saltaba por los aires.

Montgomery lanza su ofensiva al estilo de la Primera Guerra Mundial.

Con un ataque de artillería preliminar,

seguido de un enorme asalto con tanques,

pero los cañones de los blindados 88 alemanes causan grandes bajas.

Los soldados de Rommel contraatacan implacablemente.

La batalla se convierte en una carga de bayonetas,

como durante la batalla del Somme en 1916,

con numerosas bajas en ambos bandos.

En ese juego mortal, el bando con más hombres es el que gana.

Rommel escribe:

“Hemos sido, sencillamente, aplastados por el peso del enemigo”.

Recibe este mensaje de Hitler:

“No puede haber ninguna otra salida que aguantar,

no cedas ni un metro de terreno”.

Rommel escribe en su diario secreto:

“Me devano los sesos para encontrar una salida de esta situación

para mis pobres tropas.

Nos enfrentamos quizás

a los días más difíciles que puede vivir un hombre”.

Y añade: “Los muertos tienen suerte, para ellos, todo ha terminado”.

Rommel se bate en retirada.

Salva a sus hombres, robando el combustible a sus aliados italianos,

que han sido hechos prisioneros tras luchar con enorme valentía.

En Londres, Churchill anuncia a sus conciudadanos

la primera auténtica buena noticia de la guerra.

No, esto no es el final.

No es ni siquiera el principio del final.

Pero quizás sea el final del principio.

Es el final del principio.

Las palabras de Churchill resuenan por todo el mundo.

El viejo león británico ha resistido ante Hitler.

En su cuartel general, la guarida del lobo,

Hitler se muestra desdeñoso.

Dice: “Es sólo un contratiempo. La guerra continuará”.

Y así lo hace. Los aliados abren un nuevo frente en el norte de África.

El primer paso para controlar el Mediterráneo.

Igual que en 1917, las tropas estadounidenses cruzan el Atlántico.

Antoine de Saint Exupery, que estaba exiliado en Nueva York,

volverá de Estados Unidos en uno de esos convoyes militares.

El autor de “El Principito” escribe:

“Amigos estadounidenses, me gustaría haceros justicia.

Cincuenta mil soldados vuestros han ido a la guerra para defender,

no a los Estados Unidos, sino a la humanidad, el respeto humano,

la libertad humana y la grandeza humana.

Frente a las costas de Casablanca y Orán,

los británicos y los estadounidenses

son recibidos con fuego de cañones de los franceses.

Ellos contraatacan.

El norte de África sigue bajo el control del régimen de Vichy,

que colabora con los alemanes.

Los combates son violentos,

y las fuerzas de Vichy sufren grandes daños.

El líder de la Francia libre, el general de Gaulle,

da un discurso en una radio de Londres.

A los líderes, soldados, marineros, pilotos, funcionarios,

colonos franceses en el norte de África.

Alzaos, ayudad a nuestros aliados, uníos a ellos sin dudarlo.

Tras dos días de combates contra los liberadores, las armas se callan.

Los aliados culminan su desembarco.

En Argel, el pragmático comandante en jefe estadounidense,

el general Eisenhower,

negocia con el comandante militar del régimen de Vichy,

el almirante Darlan.

Darlan es uno de los colaboradores más acérrimos de Francia,

que incluso ha estrechado la mano de Hitler.

Decide cambiar de bando,

y las fuerzas francesas de Argelia y Marruecos se unen a los aliados.

Unas semanas después,

Darlan será asesinado por un luchador de la resistencia.

Los franceses del norte de África, aliviados,

reciben a los estadounidenses con alegría.

Los zuevos del ejército francés de África

también se muestran aliviados.

Nunca quisieron disparar a los estadounidenses;

de hecho, pronto estarán luchando codo con codo con ellos,

como casi todas las colonias francesas.

Y con ellos, los llamados a la sazón “soldados indígenas”,

que formarán las unidades marroquíes y argelinas.

Todos parten para un nuevo frente.

Porque Hitler se ha adelantado a los aliados ocupando Túnez,

un territorio todavía controlado por el régimen de Vichy,

que permite a los alemanes quedarse.

Rommel retrocede hacia Túnez.

Dos días después, para asegurar la costa mediterránea,

Hitler invade el sur de Francia,

hasta entonces la zona desocupada, la zona libre.

Las ordenes de Hitler son tomar el puerto de Tolón,

donde está concentrada la mayor parte de la flota francesa.

Los almirantes de Vichy deciden deshacerse de su flota,

y hunden sus propios barcos

para evitar que caigan en manos de los alemanes o los aliados.

Ese es el trágico resultado de la política de Petain.

Y no son buenas noticias para Hitler.

La llegada de los alemanes, siembra el terror en la antigua zona libre,

donde muchos judíos habían encontrado un relativo refugio.

En el crecientemente siniestro ambiente de redadas

y denuncias en toda Europa,

los niños son salvados por valientes familias.

Como la familia de Carl de Brouwer.

Este banquero belga graba a sus cuatro hijos.

Él y su mujer, Denise, esconden a dos niños judíos.

Monique Mogoulsky, de doce años,

hija de un ingeniero que también está escondido.

Y Adrien Sapcaru, de seis años de edad.

Su madre ha sido detenida

y deportada a un campo de trabajo de Europa del este.

Nunca regresará de Auschwitz.

En este momento, mucha gente sospecha

que cuando los ocupantes usan palabras como campo de trabajo,

en realidad, significa la muerte.

Carl y Denise de Brouwer son héroes cotidianos

que un día recibirán el título de “Justos entre las naciones”,

junto a 19.483 hombres y mujeres de toda la Europa ocupada.

A dos mil kilómetros de distancia, en las afueras de Stalingrado,

los alemanes disfrutan de un breve respiro tras las líneas,

antes de volver a la lucha

contra los últimos focos de resistencia soviéticos.

Los flancos del ejército alemán están defendidos

por unidades de los países satélites del Reich.

Rumanos, húngaros e italianos, totalmente ignorantes del peligro

que amenaza a la vuelta de la esquina.

A unos pocos kilómetros, las tropas soviéticas se preparan para atacar.

Les alimenta un odio implacable.

Y superan el millón de soldados.

Van a atacar a las unidades más débiles del enemigo

para poder rodear al ejército alemán, que ocupa Stalingrado.

A las cinco de la mañana,

tres mil cañones y lanzacohetes, los “órganos de Stalin”

aplastan las líneas enemigas.

El soldado italiano, Eugenio Corti,

recuerda: “Los cohetes caían con la velocidad del granizo.

Tenías la sensación de que la tierra había sido sacudida por un seísmo”.

El enorme ejército de Zhukov lanza la ofensiva.

Los húngaros no tienen suficiente munición.

Los rumanos no tienen armas antitanque.

Los italianos han sufrido numerosas bajas.

Los dos ejércitos soviéticos del norte y del sur se reúnen.

Los cineastas soviéticos utilizan su talento para glorificar el momento.

Los alemanes ven cómo los tanques soviéticos

cierran el círculo a su alrededor.

El sexto ejército del general Paulus está atrapado dentro de Stalingrado.

Hitler está en su casa de Bergohf, en Berchtesgaden,

su retiro en los Alpes bávaros,

donde le informan sobre la ofensiva soviética.

Reacciona de inmediato, diciendo a su entorno:

“Hay que esconder esta noticia a los alemanes”.

Corre a su cuartel general al este de Prusia y declara:

“Si el sexto ejército se retira de Stalingrado,

la Whermacht nunca podrá regresar.

Paulus todavía podría huir, pero tiene que obedecer las órdenes,

ya que cuando Hitler llega a la guarida del lobo,

le envía este mensaje:

“Mantente firme, un ejército vendrá a rescatarte”.

Pero ningún ejército llegará hasta ellos,

y los aviones de la Luftwaffe

no consiguen entregar suficientes víveres,

a pesar de las promesas hechas por su jefe, Goering.

En Navidad,

las raciones se reducen a 50 gramos de pan y doce gramos de grasa.

El soldado enfermero Paul Gehrardt Möller, de treinta años,

escribe: “Mi querida Magdalena, esta carta es un intento,

probablemente el último,

de establecer contacto con el mundo exterior.

Amor mío, no quiero hacerte sufrir inútilmente,

pero debes saber qué es lo que está ocurriendo aquí.

Esto está lleno de heridos.

La miseria de la situación actual

sobrepasa con mucho todo lo que hemos vivido hasta ahora”.

“Te doy las gracias una vez más por tu fidelidad y por tu amor.

Demasiado a menudo te he causado sufrimiento,

y ello me entristece profundamente. Perdóname”.

El teniente Von Lobbecke dice:

“En nuestras radios escuchábamos a un ruso repetir enalemán:

“Cada siete segundos, un soldado alemán muere en Rusia.

Stalingrado, Massengrab. Stalingrado, fosa común”.

Mussolini, que acaba de perder un ejército en Stalingrado,

busca una salida a la guerra.

Le dice a Hitler: “En mi opinión, Rusia no podrá ser nunca aniquilada,

un territorio tan vasto nunca podrá ser conquistado”.

Le anima a retirarse, y añade:

“El capítulo ruso ha terminado.

Debemos hacer las paces con Stalin”.

¿Qué hará Hitler?

Negociar,

sería admitir que la campaña en Rusia ha sido un gran fracaso.

Sin embargo, se llevan a cabo conversaciones secretas

por mediación del Vaticano y de Suecia.

Pero los acontecimientos no dejarán más opción a Hitler.

Roosevelt, el presidente de Estados Unidos,

ha llegado a Casablanca, en Marruecos,

para asistir a su primera gran conferencia

al otro lado del Atlántico.

Él y Churchil quieren aclarar la difícil cuestión del poder político

en los países liberados del norte de África.

Roosevelt quiere excluir a DeGaulle,

que desde 1940 ha estado declarando su legitimidad

como líder del movimiento de resistencia francés.

Roosevelt dice: “El general de Gaulle es un soldado, un patriota,

y está entregado a su país,

pero por otro lado también es un político y un sectario,

y creo que tiene todos los atributos de un dictador”.

Roosevelt prefiere invitar a otro de los grandes líderes franceses

a Casablanca, el general Giraud.

Hecho prisionero en 1940,

acaba de escapar de Alemania y ha llegado al norte de África.

Es la viva imagen de la gallardía, y no se mezcla en política.

Churchill sigue apoyando a De Gaulle,

a quien invita para intentar reconciliar

a los dos generales rivales, cosa nada fácil.

Roosevelt y Churchill llegan a un acuerdo:

la futura cooperación entre los dos adversarios es necesaria

para poder salvar Francia.

Es evidente que Roosevelt siente más cariño por Giraud que por de Gaulle.

Y es en la conferencia de prensa de clausura,

donde Roosevelt y Churchill hacen una declaración de gran importancia.

Con mucha vehemencia, pronuncian las palabras

que desde entonces se convertirán en el credo de los aliados.

Rendición incondicional de Alemania, Japón e Italia.

No habrá más negociaciones.

Los aliados seguirán luchando contra las potencias del eje

hasta el final, y el precio en vidas será alto.

Muchos creen que esa postura radical,

cuyo propósito es tranquilizar a los soviéticos,

sólo servirá para incrementar la devoción alemana a su Fuhrer.

Stalin está satisfecho.

Temía que Hitler firmase la paz separadamente con los aliados,

para concentrar todas sus fuerzas contra Rusia.

Lanza su ofensiva para aniquilar a la bestia

que sigue acechando entre las ruinas de Stalingrado.

El capitán soviético, Joseph Praoutov, escribe a su mujer:

“Ahora me siento mejor.

Hemos empezado a dominar a estas serpientes.

Hemos capturado a un buen número de ellos.

Empiezan a pagar por la sangre que han hecho derramar,

por las lágrimas de nuestro pueblo.

Regresaré muy pronto.

Te envío quinientos rublos. Joseph.”

Los rusos llegan al centro de la ciudad.

Desde los almacenas Univermag,

donde se esconde el jefe del sexto ejército,

el general Friedrich Paulus, esgrimen la bandera roja.

Sus hombres se rinden. Paulus también.

El día anterior, Hitler le había ascendido a mariscal de campo,

pensando que eso le empujaría a cometer suicidio

para salvar su honor.

Paulus, sin embargo, al borde del colapso,

debilitado por la disentería

y asqueado ante la absurdidad de las órdenes de Hitler,

permite que le capturen.

Para los soviéticos,

el mariscal de campo Paulus es un premio extraordinario.

Es el cerebro detrás del plan para invadir la Unión Soviética,

la operación Barbarroja.

Los líderes soviéticos a penas pueden creerlo,

y le piden su cartilla militar para comprobar su identidad.

Paulus colaborará con los soviéticos

y testificará contra sus antiguos comandantes, como Keitel,

en los juicios de Nuremberg.

Elegirá vivir en Alemania del este.

Su reacción es principalmente un rechazo a la locura hitleriana;

la mayor parte de sus hombres, piensa lo mismo.

Los alemanes se atreven a pronunciar

“Hitler puede irse al diablo”,

con las pocas palabras rusas que saben;

“Queremos volver a casa”.

Sólo podemos imaginar el júbilo

de los ciudadanos de todos los países ocupados.

Tras la derrota alemana en Stalingrado, la esperanza renace.

Los locutores de noticias alemanes

no muestran ninguna de estas imágenes, y Hitler dice:

“No debemos usar la palabra rendición;

debemos explicar que nuestros hombres no reciben los víveres,

y que por eso les derrotaron.

Debemos usar la palabra sacrificio”.

Los nazis quieren convertir este desastre nacional

en una oportunidad para animar al pueblo alemán.

Y es el ministro de propaganda, Goebbels,

quien asume la tarea de movilizar toda la energía y los recursos.

Yo os pregunto: ¿Queréis la guerra total?

TODOSSí.

¿Una guerra todavía más total y más radical

que cualquier cosa que podamos haber imaginado?

TODOSSí.

Alzaos entonces, que estalle la tormenta.

Entre el público, extasiado, está Albert Speer.

Es él quien proporcionará a Hitler

los medios para implementar la guerra total.

Hitler le llama “su único amigo”.

Este arquitecto de 38 años,

constructor de los edificios megalómanos del Fuhrer,

ha sido nombrado ministro de armamento.

Speer da una nueva fuerza a la industria de guerra alemana.

Es un hábil organizador, y por encima de todo, un nazi implacable.

Bajo sus órdenes, cuatro millones de civiles soviéticos

trabajarán hasta el agotamiento y la muerte.

Después de Rusia y Polonia, la Francia ocupada

es el país que proporciona a los nazis

el mayor número de trabajadores.

El régimen de Vichy instituye el S.T.O,

el Servicio de Trabajo Obligatorio,

y recluta 600 mil trabajadores franceses para Alemania.

Aquellos que quieren evitar el Servicio de Trabajo Obligatorio,

se marchan al bosque y se unen al movimiento de los maquis.

La canción de este grupo de resistencia

es la canción de los Partisanos,

compuesta por Maurice Druon, Joseph Kessel y Anna Marly,

y que interpreta Germaine Sablon.

Los grupos de resistencia clandestina

se han creado en todos los países ocupados.

Tras los muros del Gueto de Varsovia,

los alemanes se enfrentan a un alzamiento judío.

Antes de la guerra, el gueto de Varsovia era un barrio vivo y libre.

Filmado aquí en color por un turista estadounidense.

Judíos como los que protagonizan

las novelas judeoalemanas de Sholem Aleichem, que escribió:

“Que todos se acuerden de nosotros sonriendo”.

Estos mismos seres humanos, en 1940.

Los nazis convirtieron este gueto en una cárcel superpoblada,

donde esta mujer grita de dolor, llevando a su hijo muerto en brazos.

El gueto de Varsovia, en 1941.

El gueto, en 1942.

El gueto, en 1943.

Los nazis matan deliberadamente de hambre a la gente para aplastar,

debilitar y evitar cualquier tipo de revuelta,

pero los judíos consiguen armas y mueren luchando.

Los supervivientes son deportados al campo de exterminio de Treblnka,

donde serán ejecutados.

El gueto es arrasado completamente.

Al mismo tiempo, los aliados consiguen otra victoria.

Entran en Túnez.

Detrás de estas puertas,

los alemanes ya habían iniciado políticas

para perseguir a los judíos en Túnez durante su corta ocupación.

Los aliados les animan de inmediato a arrancarse las cruces amarillas.

Los prisioneros italianos

son despedidos con gestos insultantes por la multitud.

Rommel, que sigue en Túnez, es filmado por uno de sus oficiales,

antes de abordar uno de los últimos aviones que parten hacia Alemania.

Escribe: “He recibido instrucciones para coger una baja por enfermedad,

y volver a ponerme en forma.

Todos mis esfuerzos para salvar a mis hombres

y devolverlos al continente han sido infructuosos.

El cuartel general del Fuhrer ha dado órdenes

de mantener el mayor secreto en lo que respecta a mi regreso,

en solitario, a Alemania.

Su objetivo,

es conservar intacta mi reputación militar como medida disuasoria.

Sus tropas, el Afrika Korps, han sido capturadas

y ahora marchan en largas filas

hacia los barcos de la flota estadounidense,

para ser llevados al otro lado del Atlántico.

Durante la guerra, 380 mil prisioneros alemanes

serán enviados a Canadá y Estados Unidos,

desde donde es imposible escapar.

Estos prisioneros se embarcarán en una extraña odisea.

Empieza en estos barcos de transporte militar;

muchos de ellos se sienten como en un sueño.

Para ellos, la guerra ha terminado y están a salvo.

Sin embargo, para estos soldados alemanes,

el sueño pronto se vuelve una pesadilla,

porque aquí, los nazis siguen teniendo el control.

Al desembarcar en Canadá,

estos hombres insisten en hacer el arrogante saludo,

incluso aquellos que sólo tienen un brazo.

Los prisioneros enviados a los campamentos de Virginia y Texas,

sustituyen en las plantaciones de algodón y de tabaco

a los trabajadores agrícolas negros

movilizados por el ejército americano.

En estas barracas, la ley nazi continúa sembrando el terror.

Cada uno debe demostrar que no ha sido capturado por cobardía.

De lo contrario, un tribunal clandestino le condenará.

Las ejecuciones tienen lugar por la noche, detrás de las barracas.

Y este mensaje debe llegar a los soldados alemanes,

que luchan y sufren en todos los frentes.

Tienen que entender que no tienen nada que ganar

si se entregan a los aliados.

En el frente oriental, desde la caída de Stalingrado,

la Whermacht no vuelve a ser la misma.

Los soldados intercambian rumores sobre el Fuhrer.

Parece que ha perdido el juicio.

Le tienen encerrado en secreto en Berchtesgaden.

Es a su dobla a quien vemos.

Pero no, es el propio Hitler el que es filmado en Berchtesgaden,

por su amante, Eva Brown.

Desde las derrotas de Stalingrado y El Alamein, ha cambiado.

Su famoso bigote ha encanecido.

Uno de sus generales, Von Senger, queda sorprendido por su aspecto.

Dice: “Su piel estaba fláccida, la mirada de sus ojos azules,

que había hechizado a las multitudes,

se había enrojecido por el insomnio”.

De hecho, su médico, el extraño doctor Morell,

le ha preparado un colirio con gotas de cocaína.

Este es Morell, filmado el 20 de abril de 1943

con sus secretarias y sus amigos íntimos

que han venido a desearle al Fuhrer un feliz cumpleaños.

Sólo tiene cincuenta y cuatro años.

Morell consigue dejarle presentable para las ceremonias.

Sin embargo, Hitler tiene la precaución

de mantener bajo control su brazo izquierdo,

que tiende a temblar,

pues ya muestra síntomas del mal de parkinson.

Como resultado, el jefe de las S.S., Himmler,

el subordinado de los pequeños ojos crueles,

se vuelve aún más importante.

Las S.S., cuyos reclutas salen ahora de las juventudes hitlerianas,

que al principio del nazismo empezaron siendo la Schutzstaffel,

la escuadra de protección de los jefes nazis.

Más tarde,

proporcionaría los guardias de los campos de concentración.

Las S.S. han creado un auténtico ejército propio, las Waffen S.S.

En el futuro se espera que estas tropas de élite,

bajo las órdenes de Himmler, sustituyan a la Whermacht,

a la que ya no se considera totalmente fiel.

Cada vez más, Himmler recluta en los países ocupados fanáticos

como estos S.S. bosnios,

a los que pasa revista el gran Mufti de Jerusalén.

Para él, los judíos son los enemigos comunes del Islam

y de la Alemania nazi.

Hitler le dijo:

“La hora de la liberación del pueblo árabe ha llegado”.

En las zonas ocupadas de Rusia,

las S.S. tampoco tienen ningún problema

para reclutar dos divisiones de cosacos,

que durante la época de los zares ya eran tristemente conocidos

por sus sangrientos programas antisemitas.

Formarán el temible decimoquinto cuerpo de caballería de las S.S.

Por su parte,

la Whermacht alistará a un millón de prisioneros soviéticos

que no tienen otra opción

que morir de hambre o luchar junto a los alemanes.

Algunos, también están en contra de Stalin,

como el ex general soviético Andrei Blasov,

héroe de la batalla de Leningrado.

Blasov fue hecho prisionero y cambió de bando.

Será él quien dirija el ejército de liberación ruso,

bajo la bandera de la Whermacht.

Esta auténtica legión extranjera, está dotada con los mejores equipos,

como el supertanque tigre,

diseñado por el brillante ingeniero Ferdinand Porsche.

Con su cañón de 88 milímetros, el mayor de la guerra,

el tigre equivale a diez tanques aliados.

En la guarida del lobo, Hitler vuelve a sentir esperanzas.

Ahora cuenta con los medios para renovar su obsesión:

la destrucción del ejército rojo.

Quiere atacar en Kursk.

Los rusos

se han adentrado imprudentemente en las líneas alemanas;

es la ocasión soñada para rodearlos y destruirlos.

Será la operación Zitadelle, la mayor batalla de tanques

y primera batalla industrial de la historia.

2.700 tanques alemanes

se preparan para luchar contra 2.600 tanques soviéticos.

La superioridad técnica del tigre parece ser abrumadora.

Hitler confía en la victoria.

Para dirigir su fuerza de 900 mil soldados,

ha escogido al hombre que le ayudó a ganar la batalla de Francia,

el mariscal de campo Von Manstein.

La ofensiva encabezada por los tanques tigre

consigue cruzar las líneas soviéticas,

pero se encuentra con una brutal defensa antiblindaje

preparada por los soviéticos y una densa concentración de tanques.

Las tropas de la Whermacht se ven obligadas a retroceder.

Tienen la impresión de que el enemigo sabe exactamente

donde van a atacar, y cada vez que lo hacen,

los tanques rusos T34 están allí, para tenderles una emboscada.

Los británicos han conseguido

capturar y decodificar la máquina de encriptación alemana,

llamada Enigma, y ahora pueden leer las órdenes alemanas más secretas.

Churchill impide que se pase esa información a los rusos,

pera no despertar las sospechas de los alemanes.

Pero el poderoso servicio secreto soviético en Gran Bretaña

ha conseguido transmitir los planes de operación decodificados a Moscú.

Esta guerra, también es una guerra de espionaje.

En Kursk, el resultado es devastador para los alemanes,

que ya han perdido cincuenta mil hombres en la batalla.

Von Mastein quiere refuerzos para poder continuar con la ofensiva.

Está esperando a Hitler.

Inmediatamente le dice:

"Hemos sufrido bajas, pero los rusos también, incluso peores”.

Hitler se muestra muy dubitativo.

Murmura unos cuantas obviedades.

Von Mastein escribirá:

“Tengo la sensación de que está débil”.

Esta impresión se confirma

cuando Von Mastein le muestra a Hitler las cifras de bajas de Kursk.

La guerra ha costado ya a Alemania dos millones de soldados muertos,

heridos o desaparecidos en combate.

Y las Waffen S.S. no se encargarán de llenar ese vacío.

Las cosas están ahora muy lejos

de las victorias de las campañas del Blitzkrieg,

la guerra relámpago, de la batalla de Francia.

Kursk es el auténtico punto de inflexión de la guerra,

porque Hitler pasa a la defensiva.

Superado por la paranoia, insiste en que haya taquígrafos presentes,

que anoten para la historia todo lo que se diga en este momento crucial.

Von Mastein no cree que todo esté perdido,

pero Hitler no está de acuerdo.

Von Mastein le implora que continúe con la ofensiva.

Hitler se niega.

La batalla de Kursk ha terminado.

Para Hitler, la prioridad es ahora enviar refuerzos a Sicilia,

donde los aliados acaban de desembarcar.

El cerco se estrecha.

Los acontecimientos se precipitan.

Todo lo que puede hacer Hitler es intentar contener el avance aliado.

Pero es incapaz de evitar la caída de Mussolini,

lo que lleva a Italia a rendirse y a cambiar de bando.

El nuevo gobierno italiano encarcela a Mussolini en la montaña.

Hitler envía un comando de paracaidistas para rescatarle.

El Fuhrer quiere que Mussolini vuelva al poder,

y le envía de vuelta a Italia

para restablecer su régimen fascista con la ayuda del ejército alemán.

Las tropas alemanas invaden Italia,

y no tienen escrúpulos en asesinar a sus antiguos aliados,

que intentan resistirse.

Ocupan Roma, donde los judíos son también perseguidos.

La mayor preocupación de Hitler

es evitar cualquier otro desembarco aliado en Italia

y sobre todo en Francia.

Esa es la idea detrás de la Fortaleza Europa,

cuyo emblema es el increíble muro del Atlántico,

un impresionante sistema de fortificaciones

que se extiende desde Noruega hasta la frontera española.

Rommel está a cargo de la defensa de la Fortaleza Europa. Dice:

“Es absolutamente necesario hacer retroceder a los británicos

y los estadounidenses hasta las playas,

después, será demasiado tarde”.

Las primeras veinticuatro horas de la invasión serán decisivas,

será el día más largo.

Para Rommel y los nazis

es el principio del crepúsculo de los dioses, y sin embargo,

estas imágenes de las noticias alemanas de Rommel,

que ha sido invitado a tomar el té

por la mujer del ministro de propaganda, Magda Goebbels,

revelan el estado de ánimo de los nazis en este momento de la guerra.

La ideología nazi tiene fe en la victoria, y desprecia la duda.

Magda Goebbels adora a Hitler como a un dios,

aunque esté llevando a Alemania a un frenesí de crímenes y de muerte.

Magda Goebbles le ha dado a sus seis hijos

nombres que empiezan por la letra hache, como Hitler.

Helga, Hildegarde, Helmut, Holdine, Hedwige y Heidrun.

Los matará a todos, uno a uno, el último día del Reich.

Otros documentales - Apocalipsis, la 2ª Guerra Mundial: El cerco

50:37 23 sep 2018

1942-1943. Octubre de 1942, los soviéticos siguen resistiendo en Stalingrado y el Frente Oriental se estanca. En El Alamein, en el desierto egipcio, las tropas del Imperio Británico paran el avance del ejército de Rommel hacia el Canal de Suez. Desembarco aliado en el norte de África.

Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2018.

Histórico de emisiones:
27/01/2017
15/12/2017

1942-1943. Octubre de 1942, los soviéticos siguen resistiendo en Stalingrado y el Frente Oriental se estanca. En El Alamein, en el desierto egipcio, las tropas del Imperio Británico paran el avance del ejército de Rommel hacia el Canal de Suez. Desembarco aliado en el norte de África.

Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2018.

Histórico de emisiones:
27/01/2017
15/12/2017

ver más sobre "Otros documentales - Apocalipsis, la 2ª Guerra Mundial: El cerco" ver menos sobre "Otros documentales - Apocalipsis, la 2ª Guerra Mundial: El cerco"

Los últimos 89 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 51:12 ayer La política de EE. UU durante la presidencia de Ronald Reagan está encaminada a ganar la Guerra Fría a la Unión Soviética colapsando su economía. Exfuncionarios y exmilitares de diversos países analizan los acontecimientos políticos y operaciones encubiertas realizadas entre 1981 y 1989. Contenido disponible hasta el 1 de octubre de 2018.

  • 48:28 ayer Tener una casa como la que se ha soñado no es fácil; más, si es en otro país. El diseñador y escritor Kevin McCloud sigue la trayectoria del sueño de Hilary y Gil, próximos a la jubilación, de construir una casa, cuya zona central sea una caja de cristal, en Moclinejo, en la serranía de Málaga. Contenido disponible hasta el 1 de octubre de 2018.  

  • 25:58 ayer Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. Del golfo de Corinto a Liguria, con parada en Amalfi para elaborar ensalada caprese (tomate, mozzarella de búfala y albahaca fresca). Contenido disponible hasta el 1 de octubre de 2018.

  • 24:38 ayer Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. En el mar Egeo, visitas obligadas a la isla de Symi, para probar sus gambas, y a Santorini, para degustar la sopa de tomate. Contenido disponible hasta el 1 de octubre de 2018.

  • 50:37 pasado domingo 1942-1943. Octubre de 1942, los soviéticos siguen resistiendo en Stalingrado y el Frente Oriental se estanca. En El Alamein, en el desierto egipcio, las tropas del Imperio Británico paran el avance del ejército de Rommel hacia el Canal de Suez. Desembarco aliado en el norte de África. Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2018. Histórico de emisiones: 27/01/2017 15/12/2017

  • 28:24 pasado domingo Las selvas neotropicales de Sudamérica se extienden tapizando enormes territorios con una increíble diversidad de árboles y plantas. Orquídeas y bromelias crecen en sus ramas, jaguares,monos, tucanes,iguanas forman una de las comunidades más ricas del planeta. Contenido disponible hasta el 8 de octubre de 2018.

  • 27:51 pasado domingo La vida en la TIerra se caracteriza por una enorme riqueza. Todavía hoy gran parte de su superficie está cubierta de bosques y selvas. Este capítulo muestra la diversidad de esos ecosistemas y cómo la fauna se adapta para vivir en ellos. Contenido disponible hasta el 8 de octubre de 2018.

  • 53:38 pasado domingo El documental narra la historia de Barcelona Traction, fundada por el norteamericano Pearson. A causa de este orígen se la denominó "la canadiense", la 1ª gran multinacional establecida en territorio español que inició un proyecto de aprovechamiento hidroeléctrico en el Pre-pirineo. Contenido disponible hasta el 8 de octubre de 2018.   Histórico de emisiones: 05/04/2013 23/08/2013 16/05/2017 28/03/2018

  • El legado

    El legado

    58:49 pasado domingo

    58:49 pasado domingo El documental aborda un recorrido por el territorio español , en busca de los orígenes del concepto patrimonio y su evolución, a la vez que narra los riesgos que esta herencia sufre recogiendo diferentes reflexiones sobre este tesoro colectivo desde distintas perspectivas gestión, restauración etc. Contenido disponible hasta el 8 de octubre de 2018. Histórico de emisiones: 25/12/2017 22/04/2018

  • 51:46 pasado viernes La tradición operística es larga en nuestra historia, pero los edificios actuales se construyeron a finales del siglo XIX. Los últimos diseños son la cumbre del diseño arquitectónico contemporáneo: La Scala, Milán; Teatro Bolshoi, Moscú; Palacio Garnier, París; Royal Albert Hall, Londres. Contenido disponible hasta el 28 de septiembre de 2018.

  • 25:22 pasado viernes Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. En Kekova, región de la costa sur turca, se muestra una ciudad sumergida y el proceso de elaboración de sirope extraído de la algarroba. Contenido disponible hasta el 28 de septiembre de 2018.

  • 25:43 pasado viernes Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. En la isla de Rodas, crisol de culturas, se fusiona la cocina griega y turca. Una receta de Lindos: alcachofas a la vinagreta. Contenido disponible hasta el 28 de septiembre de 2018.

  • 51:35 pasado jueves Los diseños extravagantes en los edificios se realizan contando con la funcionalidad, siendo diseños poco convencionales, en los que innovación y funcionalidad van de la mano: Catedral de San Basilia, Moscú; Sagrada Familia, Barcelona; Atomium, Bruselas; Museo Solomon R. Guggenheim, Nueva York. Contenido disponible hasta el 27 de septiembre de 2018.

  • 25:45 pasado jueves Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. En Venecia se visita jardines secretos y se degusta hígado de ternera a la veneciana y flores de calabacín rellenas de anchoas y mozzarella. Contenido disponible hasta el 27 de septiembre de 2018.

  • 26:31 pasado jueves Aventura culinaria por el Mediterráneo, por lugares históricos de las costas de Italia, Grecia, Turquía y Francia para conocer recetas de su cocina tradicional. Los pescadores de Chioggia, ciudad portuaria en la laguna de Venecia, comparten uno de sus secretos culinarios: vieiras a la parrilla. Contenido disponible hasta el 27 de septiembre de 2018.

  • La vida secreta de los materiales

    La vida secreta de los materiales

    59:29 pasado miércoles

    59:29 pasado miércoles Hoy en día los materiales están en la antesala de una revolución en la que cualquier cosa parece posible: miembros biónicos que pueden sentir, zapatos que se reparan a sí mismos, metales que se doblan solos... pueden ser muy desconcertantes o totalmente maravillosos. Contenido disponible hasta el 26 de septiembre de 2018. Histórico de emisiones: 11/12/2017

  • 51:54 pasado miércoles Los parques urbanos se fueron haciendo un hueco en la ciudad a medida que éstas iban creciendo. Los espacios verdes son nuestro oxígeno: Hyde Park, Londres; Keukenhof, Lisse; Sanssouci, Postdam; Jardines de la Bahía, Marina Bay; Jardines Bahá'í, Haifa; Parque Ueno, Tokyo; Parque Güel, Barcelona; .. Contenido disponible hasta el 26 de septiembre de 2018.

  • Las recetas de Julie: Turena

    Las recetas de Julie: Turena

    52:01 pasado miércoles

    52:01 pasado miércoles Julie comienza su viaje en el pueblo jardín de Chédigny, ubicado en Indre-et-Loire, y los jardines de Villandry. Desde este excepcional monumento, descubrió tres especialidades regionales: "Solomillo de cerdo con ciruelas-pasas de Tours", "La Beuchelle" y "Pastel de ruibarbo y fresas" Contenido disponible hasta el 26 de septiembre de 2018. Histórico de emisiones: 08/01/2018

  • 28:51 pasado martes Documental sobre una de las más importantes (y larga) vía de comunicación romana en Hispania: la Vía Augusta, utilizada desde hace más de tres mil años. Esta vía parte de la actual Cádiz y llega hasta Roma. En este episodio conoceremos un poco más a fondo las ciudades ubicadas a lo largo de dicha vía: Ecija, Almodóvar del Río, Córdoba y Montoro. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2018. Histórico de emisiones: 21/05/2016 05/08/2017

  • 51:43 pasado martes Plazas públicas, plazoletas, ..., de todas formas y tamaños, cada una con su personalidad, son zonas abiertas diseñadas para actos públicos. Plaza de San Marcos, Venecia; Plaza Roja, Moscú; Plaza de la Concordia, Paris; Times Square, N. York; Plaza de Mayo, Buenos Aires; Plaza de Tiananmen, Pekín. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2018.

Mostrando 1 de 5 Ver más