www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4343579
Órbita Laika - Programa 8: Carme Ruscalleda - Redes - ver ahora
Transcripción completa

Y así es cómo queda demostrada la conjetura de Goldbach.

¿Lo habéis entendido todo, chicos?

¡Os voy a separar! ¡Y tú...!

(Música de suspense)

¡Ah, Goyo!

Estoy con la realidad virtual. Me está encantando.

Lo va a petar, tío.

¡2.800 petabytes de consumo internacional!

Y siete veces más de aquí a 2021.

¡21.000 petabytes!

Sí que lo va a petar, sí. Te lo estoy diciendo.

Que me lo expliques para que lo entienda.

21.000 petabytes son 21.000 millones de gigabytes.

¡Santi, para que yo lo entienda!

A ver, 3.000 millones de capítulos de "Juego de tronos" en ultra HD.

Eso es mucha tele. Y mucha violencia.

Y muchas... palomitas. Muchas palomitas, sí, sí.

Da igual, hasta que no me permita presentar desde casa,

no me interesa. Vamos a empezar.

A lo mejor, si lo pones así...

No te pongas esto, vamos a empezar.

No sé cuántos sketches hay

diciendo que empezamos y no empezamos.

Goyo, aquí estoy viendo a un montón de público...

Se mueve en tu cabeza,

se mueve en tu cuerpo.

Haz que retumben estas paredes,

que tus movimientos se exageren.

Se deben de quedar sin aliento,

se mueven como dos animales

dentro de una jaula de metal.

El tiempo se encoge,

y luego se expande

cuando tú bailas.

Mi cuerpo no siente...

Hola, bienvenidos a "Órbita Laika",

un programa en el que nos apasiona la ciencia,

tanto que tiramos la casa por la ventana

para tener al mejor físico experimental del mundo.

Y, mientras llega, dejad que os presente a Dani Jiménez.

¡Eres un tonto, eres un tonto!

(Aplausos)

Y luego tenemos a nuestra física teórica,

que es un horizonte de sucesos. Una vez llegas a ella,

no la abandonas, es imposible. ¡Gloria García-Cuadrado!

(Aplausos)

Venid aquí, chicos. ¿Sabéis de qué vamos a hablar hoy?

A ver, mira mi camiseta.

Vamos a hablar de redes.

Por eso he creado la mía, "Twittre".

Para "haters" auténticos, la red de la carroña.

"Twittre", búscala.

Gracias a las redes estamos ahora en las casas de la gente.

La red de comunicaciones lo posibilita.

Y la red eléctrica da la energía necesaria para ello.

Y una red de mafiosos que amenazó para que yo presente.

Sin redes no estaríamos aquí.

Y, bueno, va a hablar de redes...

No sé, por ejemplo, ¿te ha comprad últimamente algo?

Puedes pedir por redes comida. ¡Claro!

Hablaremos de mucho más que comida, muchísimo más.

Arte con la comida, comida artística, en fin.

¡Recibid como se merece a Carme Ruscalleda!

(Aplausos)

Antes que nada, y puesto que estamos en TVE,

¿cuántas estrellas Michelin tienes ente Tokio, Sant Pol de Mar...?

Siete, ¿no? Si las sumamos, sí.

Tres en Sant Pol, dos en Tokio y en Barcelona.

Aunque defiendo que las estrellas son

de donde sudan la camiseta cada día.

Por lo tanto, tienen autor, tienen propietario.

Siete estrellas ya son muchos sistemas.

(RÍE) Son muros estelares.

Aprovechando, insisto, que has venido a TVE,

no sé si has podido probar el catering,

Si nos darías alguna calificación sobre lo que comemos aquí.

He venido comida,

lo que pasa es que había unos bocadillos que lucían bien.

No me acompañaba el apetito. De tenerlo, hubiera picado seguro.

Son de figuración. No, no lo creo.

¡Olían, olían!

Bueno, vamos a ver.

Colores, música, pintura, universo y, ahora, especias.

Claro.

Son temáticas que, excepto las especias,

parecen tener poco con la cocina.

¿De dónde surgen estas ideas para crear?

Surgen de buscar.

De buscar un motivación que sea realmente fuera de cocina,

pero que te motiven a crear un planto nuevo,

una nueva combinación.

Evidentemente, si después el discurso

el discurso de lo que cuento, por ejemplo, rock and roll,

y queda cojo ese rock and roll, sería un chiste, y malo.

Por tanto, debo contar de músicas bailables

y, evidentemente, mostrártelo.

Evidentemente tu cerebro está todo el tiempo buscando estímulo.

Este era colores, el color naranja,

que nos lo da un romesco. Nos da color naranja.

Incluso el coral de la gamba da color naranja.

Los pigmentos están en la alimentación,

solo se trata de hacerlos monográficos

y buscar parejas que, evidentemente, luzcan.

Ese es un baile japonés.

Un baile japonés, evidentemente con estética japonesa

y sabores japoneses.

Como estos músicos que solo escuchan notas

que un oído tal, ves ingredientes, ves...

¡Seguro! Seguro, seguro.

Cuando voy al cine, a una barra de tapas

me emparejan algo que no he tomado nunca y digo:

"¡ostras, esto funciona!". Hay que ir con el chip abierto.

Vamos a hablar de eso, de la intuición,

porque el cerebro es un cacharro muy curioso.

Efectivamente. ¿Sabíais que el cerebro

de un recién nacido ocupa ya un tercio de su tamaño

y que cuando el niño o niña ya tiene cuatro años

el cerebro ya tiene el 80% de su tamaño final?

¿A qué edad crees tú que el cerebro

alcanza su máxima madurez como órgano?

¿Su máxima? No valgo yo como ejemplo.

No he madurado. Su máxima creo que...

a los 14 años y está en una madurez para hablar

con un individuo bien, de tú a tú.

Como órgano en sí alcanza la madurez a los 21 años.

La madurez la alcanza a los 21 años y tiene connotaciones interesantes.

La madurez legal la tenemos establecida en 18 años.

Es la edad que separa un poco al menor del adulto

en caso de delito en la mayoría de país.

Gente con 18 años sin la madurez ahí están con el coche.

Y votando, qué desastre de sistema.

es el mecanismo que usamos para reconocer las cosas,

reconocer rostros, por ejemplo. ¿Cómo se te da reconocer rostros?

Tengo una habilidad extraña, quiero confesarla aquí,

no sirve para nada, un superpoder inútil,

pero lo tengo: veo parecidos semejantes siempre.

Incluso hibridados. Por ejemplo, Dani, veo

veo que es un híbrido entre Cárdenas

y el rey de España. (RÍE)

Oye, también Matthew McConaughey de "Interstellar".

No, tú tienes el cerebro estropeado.

Con un buen maquillaje podría ser los dos personajes, seguro.

Es curioso, porque a veces es difícil reconocer caras.

Por ejemplo, yo, que trato con mucha gente,

que te dicen: "¿no te acuerdas de mí?"

y verdaderamente no te acuerdas.

Hay un problema en este sentido, que es la prosopagnosia,

que es una lesión... bueno, se llega por lesión cerebral

o degeneración o genéticamente, curioso, se puede llegar a ella,

afecta a un 2,5% de la población.

Es decir, si aquí somos 50,

seguro que alguno puede tener prosopagnosia.

Sé quién, dice que no me conoce, con lo famoso que soy.

(RÍEN)

Es curioso, porque impide reconocer rostros,

o en casos extremos reconocerse a uno mismo en una fotografía,

casos extremos, digo. No es... es selectivo.

A veces pasa que no puedes reconocer solo mujeres u hombres.

Incluso puedes reconocer a familiares por detalles.

Un mechón de pelo, el olor,

que sabemos que con la memoria es de los activadores más importantes.

Y en estos casos, incluso, les cuesta, por ejemplo, ubicar.

Reconocen una nariz, pero cuesta ubicar dónde va,

por aligerar un poco... Como el juego de Mr. Potato.

Mr. Potato, efectivamente. ¿Dónde va la nariz?

Sin embargo, no pierden la capacidad de recordar

y reconocer sensaciones y emociones,

que les ayudaría con tu cocina, porque es cocina de emociones.

Precisamente es una cocina libre

que busca emociones.

Emociones, evidentemente, a través de los sentidos organolépticos.

Pero en la cocina el primer sentido que actúa es el visual,

no lo olvidemos. Por eso somos tan estetas.

Pero después debe oler,

después el táctil, ya entras al tacto.

Debe sonar, porque si algo te parece que es crujiente

debe ser ese "crac, crac, crac", ese "crunchy".

Pero la emoción llega con el equilibrio gustativo.

Ahí llega otro sentido

que a lo mejor te recuerda a tu abuela,

que no habías probado ese sabor otra vez

antes de ese momento.

Es curioso, porque soy cocinillas, no cocinero,

y es verdad que dices: "le falta el 'crunch',

le falta el tal, le falta el ácido".

Soy tan buen cocinillas que soy de los que friegan.

Que es importantísimo.

Hay quién alardea de cocinar... Importantísimo.

Las cocinas que solo cierran la luz cuando terminan...

Mal asunto. Mal asunto.

(HABLAN A LA VEZ)

¿Eres cocinillas? No, no, no.

Pero tú eres un pájaro de cuidado.

(PROTESTA)

Eres un pájaro de cuidado.

Si hablamos de la cabeza, del cerebro,

y quiero hablar de los de un animal extraordinario.

Vamos a verlo. Míralo, míralo.

Aquí lo tenemos. (IMITA AL PÁJARO LOCO)

El pájaro carpintero.

El pájaro carpintero tiene un órgano aquí arriba, Goyo,

¿Sí? Que un grupo de chinos

ha analizado y sacado unos resultados increíbles.

Te voy a explicar que durante un día

pueden picar más 12.000 veces.

Es un ritmo máximo de 12 veces cada segundo.

Me voy de cañas muchas veces y lo hago fácilmente.

Y que durante esos picotazos

consiguen una desaceleración

de hasta 1.000 g. ¡Es una burrada!

Es decir, van de una velocidad muy alta

al cero cuando tocan

y eso produce un cambio de velocidad,

una desaceleración de hasta 1.000 g.

Si te dan un "crochet" de derecha...

Para los que no son de boxeo,

un "crochet" es una forma de pegar que no es esa.

Un gancho de derecha, Goyo. Eres malo.

Un "uppercut" de derecha.

Estaríamos hablando aproximadamente de 60 g.

Recordemos que la g en realidad es una aceleración,

una medida de aceleración, la que causa la gravedad

en todos los cuerpos, la misma: 9,8 m por segundo al cuadrado.

Lo que hará es que la cabeza pese o no pese

y cambie su peso de manera radical.

Pero, además, te voy a pedir... Vamos a hacer un experimento.

Lo hacemos con quien no peligre la plantilla.

Exactamente, una mente en blanco.

Un jefe, que entren los jefes, por favor.

Por favor, entrad. Ahí viene Esteve, ¿qué tal?

(Aplausos)

Que te ayude Carme.

Ponte el casco, por favor, tú mismo.

No te preocupes.

Y le vamos a pedir a Carme... (SORPRENDIDA) ¡Oh!

Que dé con el martillito aproximadamente

12 veces por segundo.

Al ser un pico, por la parte fina, ¿no?

Claro. Como si cortases en juliana.

Es una mujer fuerte, cuidado.

(Música intensa y martilleo)

(IMITA AL PÁJARO LOCO)

Si empiezas a ver cosas en blanco, me lo dices y paramos.

¡Goyo!

Se lo podemos preguntar a Esteve, pero te lo pregunto a ti.

Ahora mismo, dentro de él, ¿qué está saliendo?

Pues ira, rabia, necesidad de venganza,

odio hacia la física experimental...

Y puede ser también que estas g

le provoquen dolor de cabeza. Lógicamente.

Pero al pájaro carpintero no se producen dolor de cabeza.

¿Por qué? Bueno, demos una aplauso a Esteve.

(Aplausos)

Nos has dejado con la duda.

¿Por qué?

Porque tiene dos métodos de protección

que se están copiando para hacer casos.

Para hacer cascos y que en un accidente

no tengas daño cerebral.

Te voy a explicar, Goyo, con dos ejemplos.

El primero es la estructura del cráneo.

Está hecho de hueso, pero este está prácticamente vacío.

Es como un porexpán.

Los cascos interiormente son de porexpán

para absorber el golpe.

Todo el cráneo del pájaro carpintero

pesa aproximadamente un 1% de todo el peso del pájaro.

Y eso es porque, como os digo, el cráneo está prácticamente vacío.

La segunda causa es que nosotros tenemos el hueso hioides,

que es, en los hombres, una especie de cartílago

que tenemos en la nuez.

El pájaro carpintero tiene ese hueso alrededor de la cabeza,

como un cinturón de seguridad.

Por tanto, el casco y el cinturón de seguridad

que nosotros usamos, el pájaro ya lo había inventado

millones de años antes para poder golpear

y poder soportar esas 1.000 g de desaceleración

que tiene cada vez que picotea.

Tú hablas de las g como, de verdad, si no te constasen nada.

Vamos a hablar con un auténtico experto en g,

quien más g ha soportado de nuestro país

y, por supuesto, es Pedro Duque. Hola, Pedro.

(TODOS) ¡Pedro, Pedro!

-Sí, sí. Hola. ¿Dónde estáis? ¡Ah!

Ya veis las horas que son y el espacio nunca se para, 24/7.

Estábamos hablando de g alegremente y queríamos que un experto

nos explicase cuántas g soporta un astronauta en el despegue,

que supongo que será cuanto más.

Ah, pues sí. Lo pregunta mucho la gente, sí.

Eh... La aceleración en el despegue es

aproximadamente cinco veces la de un Fórmula 1,

unos 3,5 g.

Habéis hablado de g ya, se entiende esa terminología,

Pero incluso en el aterrizaje, si fallasen algunas cosas,

tengo compañeros que han soportado hasta ocho.

Y a ocho es a lo que nos preparamos en la centrífuga.

8 g, es bastante.

Eso es cuando es, digamos, sostenido.

Ahora, si se pone en marcha el sistema de emergencia

que te saca del cohete

en el momento de que haya un fuego o algo así,

que a alguno le ha pasado, puede ser hasta 20 o 30 g,

pero unas milésimas de segundo.

Y yo preocupado por el 4G.

(RÍEN) Muchas gracias, Pedro.

En un accidente se pueden llegar a adquirir

100 g en un accidente de tráfico,

que vas a gran velocidad, pero empieza a peligrar tu salud.

Déjame acabar la historia del pájaro carpintero.

Ha quedado incompleta.

Parece "El pájaro espino", más que el carpintero.

El pájaro carpintero hace el agujero en el tronco

para conquistar a la hembra.

Tiene que agujerar de manera majestuosa.

La hembra y él entran en el agujerito,

copulan, ponen los huevos y las crías saldrán volando

del agujerito que ha hecho papá carpintero.

Estoy viendo que hay un pájaro carpintero

con una de las espectadoras que también

debió hacer todo ese cortejo.

Estira a un pajarito que va saldrá volando.

¡Vamos a darles un aplauso a ellos!

A Dani y a Alicia. Enhorabuena, por Dios.

(Aplausos)

Me vas a acompañar, por favor, Carme.

Nos vamos del salón, nos vamos a la cocina.

(Sintonía del programa)

Te presento... Hola, ¿qué tal?

-¿Qué tal? -Encantada.

(HABLAN A LA VEZ)

Tú, tu sitio...

Yo me siento por aquí. ¿No quieres?

No, yo os veo trabajar.

Bueno, hoy tenemos... ¡Qué gusto tener aquí!

-Qué placer la invitación.

-Perdón, que no tenemos nada que comer.

Las manzanas que siguen ahí. ¡Una manzanita!

(RÍEN)

Bueno, pues hoy tenemos a dos YouTubers

muy interesantes, muy sabrosos.

J. J. Priego, que, de hecho, es

superexperto en marketing y eso.

Y se ha juntado con un experto científico

para hacer videos divulgativos de ciencia.

Pero dejo que ustedes, sobre todo tú, de marketing,

que tú te presentes. -Pues sí.

Tenemos un canal que se llama "Ciencias de la ciencia"

en el cual hablamos de muchas cosas,

pero, sobre todo en la nueva temporada,

vamos a hablar mucho del espacio

y de la vida en otros mundos y cosas de estas.

Yo, como bien ha dicho ella, no soy científico.

Creo que es lo que gusta en el canal,

que tenemos 60.000 subscriptores. -Es un apasionado curioso.

-Yo digo al público que me ve

que yo soy un curioso más, al final, como ellos.

Perdonadme una pregunta, la vida en otros planetas.

Si hay vida en otros planetas, necesitarán obtener energía.

La obtención de energía puede que la hagan como nosotros.

Es decir, ¿habrá cocina en otros planetas?, es la pregunta.

El científico, es una pregunta científica.

-Precisamente, no necesariamente

tienen que depender de la luz del Sol, como sabemos,

sino que hay bacterias a kilómetros de profundidad

en la Tierra y, por tanto,

viven de la energía geotermal, geotérmica.

Y, por tanto, hay muchas fuentes de energía

y posiblemente también pueda, por qué no,

haber vida en otros planetas, en el sistema solar,

porque no los hemos explorado.

Hay bacterias que son muy refinadas.

-Ahora que hay un "food" tan fantástico como la espirulina,

precisamente es una bacteria de profundidad y, bueno,

lo cura todo, lo beneficia todo, menos los pies planos, creo.

Y el proyecto MELiSSA, ¿verdad? No sé si lo conoces.

Se basa en la espirulina. Ah, ¿sí?

-Sí, hay varios proyectos que están muy relacionados

con el uso de estas bacterias

con una capacidad tremenda de adaptación

y que pueden vivir en condiciones en las que el ser humano

El ser humano que no sea de Albacete.

Vais a estar atendiendo a la gente en YouTube.

Ah, claro. Es que a partir de ahora

vamos a quedar hablando muy rico

de todo lo que ellos hacen en su canal

y nos pueden seguir en vivo, en directo,

por redes sociales, Facebook, YouTube,

mientras siguen con el programa. Incluso Twitter.

¡Twitter! Alabemos...

Mira, es muy apropiada. "Twittre".

Si quieres carroña, "Twittre". Bueno, pues aquí os dejamos.

(HABLAN A LA VEZ)

¡Gracias! Chao.

(Música rock)

(Vítores y aplausos)

Carme, nuestra invitada. ¿Qué tal?

¿No tienes poderes para usar esto?

Claro que sí. ¡Anda para arriba!

Sí, sí, sí.

Goyo, salúdame también a mí. Sí, te saludo.

Ponte aquí, Carme, entre los dos.

No me fío del otro lado, no te puedo proteger.

Si has decidido hacerte neopunk, bien.

Eh... Prácticamente.

¿Te has pegado un maratón de "Matrix" anoche?

Carme, estamos viviendo en la era de la información.

Sí. Estamos rodeados de ceros y unos.

Yo soy matemático

y estoy intentando interpretar estos ceros y unos.

Estamos cargados de información. Y, claro,

he ido a la fuente de la información.

¿Dónde están todos los datos del mundo?

No sé, ¿en la "datería"? No sé.

En... Ah, en la CIA.

Eh... no. En el Mosad.

No, no. ¿Dónde están los datos?

¡En Internet, en Internet! ¡Internet!

En concreto, me he ido a Google.

La nube de Google donde están todos los datos.

Señor Google. Nuestro, nuestra...

Lo sabe todo. A veces se equivoca.

Me dice: "¿Quiere viagra?". A ver, yo estas cosas...

¿Dónde está el otro calcetín? Y te lo dice.

Como una madre, genial.

He ido ahí y he preguntado lo que más me preocupa.

¿Quién es Santi García? Soy un poco egocéntrico.

Has ido a Google como se iba a Delfos.

Efectivamente. Como soy el elegido, como veis,

Neo de "Matrix"... Soy de Murcia, no de El Ejido...

¿Pero qué tal si aligeras?

Un poco sí. Me he ido, efectivamente, a Google.

A aprender de su nube, Google Cloud.

La próxima te vas a el Ejido, Almería.

¿Pones el vídeo ya? Y después a Murcia.

Aquí lo veréis.

"Vivimos en un mundo binario,

rodeados de tecnología, información, datos...

Una vida frenética.

Cuando nos detenemos un segundo a pensar,

nos preguntamos:"

¿Cuál es nuestra esencia?

¿Quién soy yo?

¿Quién es Santi García?

¿Quién es Santi García?

Perdona, ¿quién es Santi García?

Perdonad, ¿quién es Santi García?

Perdonad, ¿quién es Santi García? ¿Quién soy?

(Música futurista)

¿Quién soy yo?

¿Quién es Santi García?

Habrá que ir a la fuente

a quien lo sabe todo.

A Google.

(A LA VEZ) Te estábamos esperando, Santi García.

Copón.

Isaac Hernández, dame la mano. Hola.

Director de Google Cloud es España y Portugal.

Si yo te pregunto: "¿qué es Google?"

aquí en Google y el mundo implosiona.

Creo que lo que va a salir sintéticamente

es una compañía dedicada a la tecnología

que nació aproximadamente hace 18 años

y que trata de coger toda la información del mundo,

organizarla, prepararla y presentarla al usuario.

¡18 años, mayores de edad! Sois una empresa joven, dinámica.

¿Cómo se trabaja en Google?

Es una compañía que apuesta mucho por la tecnología,

la más avanzada, para hacer cosas interesantes,

y sobre todo apuesta por las personas.

Tratamos traer talento interesante y que tenga ideas y formas distintas

de solucionar el problema que tenemos.

¿Cómo trabajáis aquí?

He visto que hay un montón de pantallas,

como mi sobrino, siempre con la tecnología

y es una persona. ¿Cómo se comparte eso?

Tratamos que trabajen con el ordenador que quieren.

En Google puedes trabajar con Mac, Windows, Linux...

Usamos masivamente el talento colectivo,

tratamos que cooperen y colaboren mucho.

Y, por ejemplo, hacemos muchas videoconferencias

y, aunque los compañeros estén en otro país,

podemos trabajar como si estuvieran sentados a nuestro lado.

Es una nube de personas

dentro de la misma empresa. Eso está bien.

Sí, sí... Como una metaempresa.

Esto sí que es Google, ¡madre mía!

Aquí quiero venir yo a trabajar.

Alan Turing fliparía con esto.

El padre de la inteligencia artificial.

En 1945 inventó el primer ordenador

y mira si ha avanzado la computación.

Es capaz de hacer cosas superlocas.

Computar cosas que un humano no soñaría en la vida,

hacer ecuaciones, un montón de cálculos.

Sin embargo, lo más simple no es capaz de hacerlo:

diferenciar ventana de puerta, hombre de mujer,

un mal jugador de un buen jugador de "ping-pong", ¿eh, Isaac?

Claro, esto de los juegos me interesa

porque, por ejemplo, un ordenador,

le ganó al mejor ajedrecista del mundo

y eso es computación, es fácil.

Si fuera fácil, es número de transacciones por segundo,

y significa que eres muy fuerte,

el reto es cómo meter o dotar

a los ordenadores de un poco más de inteligencia.

De inteligencia arti... a la humana

Precisamente. Se está trabajando con las redes neuronales

capaces de entrenar a las máquinas

para que se comporten como un humano o mejor.

Y esto ha ocurrido, AlphaGo, hace poco.

Efectivamente, hace unas semanas una máquina

ha ganado al campeón mundial de go.

Un hito que no se esperaba que sucediera

hasta dentro de 10 años.

Es un juego que necesita la memoria humana,

el pensamiento humano, y lo han implementado

con mecanismos humanos. Por ejemplo, te veo un deje. ¡Toma!

No tengo duda de que las máquinas evolucionan a toda velocidad

y que jugarán mejor que nosotros al "ping-pong"

en nada. Bueno, me estás subestimando.

Entonces, si una máquina es capaz de mejorar el pensamiento humano,

nosotros... ¿qué?

Desde el punto de vista de emisión de emociones y sentimientos,

las máquinas están lejos de las personas.

Pero no tengas duda. Mucho que lo que se pensaba

que no iban a ser capaces, están empezando a hacerlas.

Doy a "voy a tener suerte" y estoy con Yolanda Lamilla,

directora de cuentas estratégicas de Google Cloud.

¿Qué es el "cloud", Yolanda?

El "cloud", la nube, no deja de ser un compendio

de grandes ordenadores, de centros de datos,

que, en nuestro caso, se alojan tanto en EE. UU.

como en Europa, como en Asia,

interconectados entre sí y sobre los que se alojan

productos y servicios que ofrecemos en el mercado.

Un montón de información, un baúl gigantesco,

que crece y crece. ¿Cuánta información se almacena?

Lo es, se calcula que a diario se genera y se accede

2,5 exabytes de información.

Exabytes, eso es un millón de teras.

2,5 millones de terabytes, que sería un disco duro típico,

cada día se almacena.

¿Toda esa información está segura?

Se han invertido 30.000 millones de dólares

en mejorar la infraestructura de Google

y parte ha sido para seguridad.

Me gasté cinco euros en un antivirus el otro día.

No solo hay que tener en cuenta la inversión en protección,

sino también los expertos en seguridad en plantilla.

En Google tenemos más de 750 expertos de seguridad

que están permanentemente mejorando. Son como hackers

expertos de seguridad porque vulneran el sistema.

En realidad Google a los hackers les ofrece compensación económica

si encuentran vulnerabilidades. Nos interesa detectarlas,

aplicar parches

para evitar que cualquier ciberatacante

explote esas vulnerabilidades.

Decía Pablo Picasso:

"un ordenador es muy aburrido,

solo da respuestas".

Yo creo que empiezan a hacer preguntas.

Será cuestión de elegir.

Trae para acá los dos.

(Sintonía animada)

En la nucleosíntesis estelar se genera después

la mayoría de los elementos químicos de la tabla periódica.

Y son estas estrellas al morir,

en particular las gigantes que mueren como supernovas.

-Me encanta esa palabra, "supernova".

Es mi apodo. Me lo puso mi padre.

Es lo que muchos no saben.

Y yo: "papá, si yo fuera algo del universo, ¿qué sería?".

Y él, burlándose: "tú serías una supernova".

(RÍE) Con eso te doy a entender mi relación con mi padre.

-Pues las supernovas son fascinantes.

(Aplausos)

Perdónalos, Carme, les encanta aplaudirnos.

Son devotos de los que hago.

Qué fuerte esto de Google. Todavía estoy dándole vueltas.

Qué fuerte Internet en general.

Ha hecho el mundo más pequeño, nos permite hablar

con la otra punta del planeta como en la misma habitación.

Tú tienes un restaurante en Tokio, ¿no?

Te permite mandar una receta, una grabación,

Y la persona, cuando se le manda, lo encuentra.

Tuvimos muy claro, cuando nos llegó la propuesta,

era 2003 y empezaba ya el tema,

que sin esa herramienta no podríamos hacerlo.

Y realmente nos vemos, nos saludamos,

incluso mi madre se está acostumbrando.

Cuando va, saluda y la conocen al otro lado.

En Tokio conocen a mi madre porque pasa por detrás.

Esto de concebir: oye, que están en Tokio viendo esto.

Exacto, da la sensación de hablar con el pueblo vecino

y hablas a 12.000 kilómetros. Lo que pasa es

que hay que medir el horario.

Nos levantamos, preparamos las "mise en place" de la mañana,

y ellos están a punto de empezar cenas.

Hay que cuadrarlo si queremos vernos.

Nuestro cuerpo no siempre tiene los mismos apetitos.

O tiene uno cuerpo de desayuno... Exactamente.

Esto te condiciona.

Google, que tiene toda nuestra información,

Antes creían los nativos que les hacías una foto

y les robabas el alma. Siento que Google

nos aspira el alma.

No sé...

Soy de esos que se entretiene en hacer búsquedas

para ver qué contesta Google, como si fuese un oráculo.

Introduje "la ciencia es" y mira las respuesta que me dio.

"La ciencia es divertida", "es bella", "es cultura",

y me llama la atención lo de "es mentira".

Quiero decir, para que esto te salga...

Puedes aplicarlo a lo que quieras.

La vida es bella, divertida, cultura...

Ahora con la cocina.

Vamos a hacerlo con la cocina, porque lo de mentira...

Imagino que dice: "la ciencia es mentira

es invento de los reptilianos". A ver la cocina.

"La cocina es un arte", "la cocina es vida",

a ver si estás de acuerdo, "el corazón de la casa".

Debe ser el corazón de la casa.

Y es dura, ¿no?

Es dura...

Es dura si te cuesta trabajo.

Pienso que los que cocinan para los suyos,

que cocinar para los tuyos es un acto de amor,

ser cocinero es una profesión.

Por lo tanto, si lo encuentran duro merecen Medalla de Honor

y ovación con ola cada día. Claro que sí.

Me quedo con que es divertida.

Que es mentira no lo voy a aceptar.

Que es divertida sí, al menos lo intentamos.

Luego lo estropeo, pero intentamos hacerla divertida.

¿La cocina es divertida, que no aparece?

Sí, si te lo propones, puede ser divertida.

Yo creo que debe ser divertida.

Esto es lo interesante de este tipo de cosas.

Cuántas veces creemos que algo es así,

o tenemos una creencia asumida

y para eso vamos a hacer una cosa, el reto del público.

Te voy a pedir que me escojas así,

que de repente hagas de diosa despótica

y escojas con tu dedo sagrado. ¿Piso de arriba o de abajo?

¿Piso de arriba o de abajo?

Mejor de arriba, así se tienen que tirar.

Voy a hacer la ruleta, voy a hacer la ruleta...

La segunda, por favor.

La segunda, venga. ¡Fuerte aplauso para ella!

(Aplausos)

Lánzate, sin miedo.

Sin miedo.

(VITOREAN)

No ha sido para tanto, ¿no?

Dame esto. Muchas gracias, Edu. Ven por aquí.

Perdona, eres la ganadora del concurso de los ojos bonitos,

pero ¿cómo te llamas? Elena.

Pégate el micrófono, perfecto. Hace honor a su nombre.

Una belleza troyana. Siéntate. Ya lo cero.

Como si estuvieses en casa. ¿Qué te ha pasado?

(RÍEN)

En fin, estoy viejo. Está claro.

Vamos a jugar con las dos, Elena, Carme,

vamos a jugar a mito o realidad. Hay cosas que damos por ciertas

y a lo mejor son un mito.

Como estábamos intentando hablar de la ciencia o la cocina.

¿Os parece bien? Sí, muy bien.

Es una pregunta retórica, evidentemente.

Si has respondido, es que te parece bien.

La primera pregunta, lo habréis oído decir,

hay películas sobre el asunto,

solo usamos, este es el planteamiento,

solo usamos el 10% del cerebro.

¿Esto es mito o es realidad?

Yo digo que mito. Tú dices que mito. ¿Carme?

Yo soy una persona de fe. Siempre me lo han dicho, me lo creo.

Y si lo preguntas, a lo mejor no es mito.

Bueno, pues es mito.

Es decir, usamos el 100% del cerebro, evidentemente.

Es una idea extendida.

Lo usamos, aunque sea de forma remanente.

No tendría sentido evolutivo

que un 90% del cerebro estuviese ahí parado.

Así que has acertado tú, Elena.

Fuerte aplauso para Elena.

(Aplausos)

¿A qué te dedicas, por cierto?

Ahora me dice: "soy neuróloga".

Neurocientífica.

-¡Oh!

Es que esto es un poco absurdo, por favor.

Haber puesto preguntas de recetas, está claro que van contigo.

¿No eres familia de alguien? Nada, nada.

Neurocientífica. Vale, como eres neurocientífica

te pondré en un brete diferente para no darte ventaja.

Voy a hablar de gatos. ¿Tienes? Tengo dos.

(RISAS)

-La del gato para mí, la del gato para mí,

que no tengo gatos.

La vais a tener que resolver las dos.

Es algo que hemos oído siempre sobre los gatos.

Es que los gatos caen de pie.

Los tires de donde los tires, el gato cae de pie.

El gato cae bien.

Si hace el pino no sé, pero cae bien.

Crees que es cierto. Cae bien.

Crees que es realidad. Sabe caer.

(GUASÓN) Y tú, Elena, neurocientífica con dos gatos.

Tengo uno que sí y otro que no.

Pero yo diría que sí.

Tienes uno torpe y uno normal. Eso es.

Dirías que... Que sí.

Y dirías bien, decís las dos bien.

¡Vamos, aplaudidlas a las dos!

(Aplausos)

Los gatos tienen una capacidad,

sobre todo tienen una espina dorsal que les permite

realizar movimientos en el aire, reequilibrarse,

además de una propiocepción estupenda

que les permite reequilibrarse

para reducir el riesgo de la caída...

Lo de las siete vidas. Viene de ahí

que sobreviven los gatos y muchos senadores

sobreviven en cualquier situación.

Última pregunta.

De momento estáis ahí 2-1, 2-1..

Lleva ventaja Elena por dos cabezas de gato.

La tercera también está dentro de tus ámbitos competenciales.

También en los tuyo, es un ingrediente.

Voy a hablaros de alcohol. Hemos oído decir mata neuronas.

Cada vez que alguien se coge una cogorza

dice: "he matado tantas neuronas".

¿Esto es mito o realidad?

¿Qué te parece? Creo que adormece o enloquece.

Si mata, no lo sé. Pero adormece seguro.

Entonces crees que es mito. Sí, que no mata.

¿Y tú, como neurocientífica? Alma de cántaro.

Mato neuronas con alcohol. ¿Las matas?

Vaya por Dios, ¡has suspendido!

Porque no las mata, ¡no! Es un mito.

Fuerte aplauso para Carme.

(Aplauso)

No, no, no.

A ver, las neuronas efectivamente se adormecen,

pierden sus capacidades,

pero no acaba con neuronas.

Es un mito falsamente extendido.

Así que tenemos un precioso empate

que vamos a resolver dándote un regalo.

Fran, acércale la preciosa taza.

(Aplausos y sintonía del programa)

Muchas gracias, muchas gracias.

(Música rock)

¡Recibid a Gloria García-Cuadrado!

Gloria, por favor, pasa por aquí.

(Vítores y aplausos)

Me encanta, te aplaudes a ti misma.

¡No, aplaudo al público!

Hoy vamos a hablar del cerebro.

Tengo una sorpresa en honor a nuestra invitada.

Fran, Estévez, ahora lo veremos.

¡Fran Estévez! ¿No será Frankenstein?

(Música animada)

Tenemos un menú especial para esta noche.

Todos sabemos que el cerebro está dentro del cráneo

Pero, de hecho, Carme, por favor, ¿nos puedes abrir

este primer plato?

De hecho, entre el cráneo y el cerebro

hay hasta tres capas distintas.

Lo sé, lo sé. ¡Ah!

He abierto muchas cabezas de cordero.

¿Nos haces el favor y cortas la cebolla?

Una metáfora. Ve cortando.

Tenemos hasta tres capas distintas, ¿de acuerdo?

La más externa se llama "dura mater",

del latín traducido sería "madre dura".

El cerebro en sí no hace daño, pero esta capa es muy sensible.

Tan sensible como la piel humana.

De modo que cualquier contusión o golpe en esta capa

produciría un dolor muy fuerte.

Después tendríamos otra capa, la capa intermedia.

Es la capa que llamamos "arachnoid mater", madre araña,

y el nombre le viene un poco por la forma que tiene.

Tiene como fibras y cavidades.

Las fibras ayudan a que el cerebro esté en posición,

Las cavidades están llenas de líquido,

líquido espinal,

para que el cerebro amortigüe un poco los golpes.

Como la cebolla. Como la cebolla, sí.

Un poco como los fetos de las embarazadas.

La última capa, la cebolla tiene muchas más,

la última sería la "pia mater",

el nombre más bonito, madre delicada,

que es una capa muy fina,

casi como la última capa de la cebolla,

que está, de hecho, fusionada con el propio cerebro

y que, si tenemos la imagen del cerebro

como algo rosado, con vasos sanguíneos,

pues estos no están en el cerebro,

están en esta capa externa, ¿de acuerdo?

Vamos por el segundo plato, ¿te parece, Carme?

¿Lo devuelvo a su sitio?

Porque o la historia es muy emocionante

Goyo, lloraremos de ilusión.

Vamos a por el segundo entrante. Haz los honores, por favor.

Vamos a ver... Bueno.

La consistencia del cerebro. Es de ternera.

Lo enseñamos un poco. El tamaño es ternera.

Es así de tamaño, te lo aseguro.

Pues fijaos, el cerebro tiene una consistencia similar a esto.

Gelatina, ¿de acuerdo?

Si lo sacáramos del cráneo y lo posáramos

sobre la mesa o un plato, más higiénico,

veríamos que se deformaría un poco.

Se aplastaría por los laterales, perdería forma.

Y ahora vamos a por el plato principal,

estos eran los entrantes. Permíteme.

¿Queréis un poquito? No, lo comemos luego, ¿os parece?

¿Por qué impresiona tanto comer cerebro?

A lo mejor hay un zombi en el público.

¿Qué respuesta tienes?

No sé, creo que a veces es porque tu mamá

te lo daba mucho, no te gustaba y obligaba a tragarlo.

O porque te impresionan las vísceras y despojos.

Bueno, nuestro entrante principal.

Este sería un plato de pasta. ¿Por qué? Porque tenemos

la imagen de la neurona como un filamento largo

que se conecta con otros filamentos largos,

como hemos querido simbolizar. Es pasta, puedes comerla.

Lo estiro para hacernos una idea del filamento,

de la longitud. Exacto.

Las neuronas son células nerviosas cuya conexión nos permite

pensar, amar, soñar, ¿de acuerdo?

La mayor parte de ellas están en el córtex cerebral.

Es la capa más externa del cerebro

y la que está más desarrollada en humanos y primates.

De hecho, si cogiéramos el córtex cerebral

Carme, tú misma, ayúdame a extender la servilleta...

veríamos, lo enseñamos a cámara,

veríamos que el córtex cerebral ocupa una superficie equivalente

a la de una servilleta de restaurante.

Unos 48x48 centímetros y unos dos milímetros...

Cuando lo extendemos. Efectivamente.

Si lo aplanáramos sobre una superficie.

Con un rodillito. Sí, sí.

No le demos ideas a Carme que en su próximo menú nos lo saca.

Volviendo al plato de espaguetis,

vemos que están en contacto los unos con los otros, ¿verdad?

Esto también les pasa a las neuronas.

Están en contacto en zonas específicas, las sinapsis.

Bueno, existen muchos tipos diferentes de neuronas.

Más allá de esta imagen que podemos tener

de las neuronas como filamentos alargados,

mirad los tipos diferentes que habitan en nuestro cerebro.

Difieren no solo en composición molecular,

sino también en forma, ¿de acuerdo?

Entonces, tenemos diferentes tipos.

Así es que el cerebro en sí

no sería como un ordenador con unas piezas bien conocidas

y que sabemos exactamente cómo se interrelacionan,

sino que tenemos muchas piezas, neuronas, diferentes en el cerebro,

y no conocemos aún en detalle cómo se conectan entre ellas.

Pero tenemos algunas ideas.

Si me lo permitís, vamos a ver una simulación.

Sabemos cómo se transmite

el impulso nervioso en el cerebro.

¿De acuerdo? Vamos aquí.

Una vez que la neurona genera la corriente eléctrica,

la transfiere a través de todo su cuerpo,

el cuerpo de la neurona se llama axón,

y llega a unos terminales que se llaman sinapsis.

En estas terminales, que son las zonas de conexión,

se liberan unas sustancias que se llaman neurotransmisores.

Y estos neurotransmisores viajan a otra célula que está al lado.

Cuando esa célula los capta en sus centros de conexión,

se activa y se genera corriente eléctrica en esta neurona.

Así pasa la corriente eléctrica de una neurona otra.

Y los neurotransmisores pueden activar

pero pueden inhibir también.

Y, por último, también comentar

que se podría transmitir el impulso nervioso

directamente entre células, sin mediar neurotransmisores.

A este impulso lo llamaríamos sinapsis eléctrica

y a la que media a través de neurotransmisores

la llamaríamos sinapsis química.

me gustaría aprovechar que te tengo aquí, Carme,

para lanzar una idea; una idea un poco sugerente,

un cambio de perspectiva.

Al conjunto de conexiones neuronales lo llamamos "conectoma".

Y existe una hipótesis de trabajo, que no está verificada,

en la comunidad neurocientífica,

que diría que lo que somos nosotros,

nuestros pensamientos y recuerdos,

no se guardan en la neurona individual

estarían guardados en esta red de conexiones, el conectoma.

Y tiene algo de sentido.

Porque nosotros no somos iguales ahora

a como lo éramos de niños o en la adolescencia.

Sin embargo, las neuronas son las mismas.

¿Qué cambia entonces? Este patrón de conexiones:

las neuronas se juntan más a unas que a otras,

las sinapsis se pueden hacer más grandes o más pequeñas...

Y estos cambios están producidos por la experiencia.

Las experiencias refuerzan o debilitan ciertas rutas neuronales.

Así es que, Carme, Goyo,

tus pensamientos, tus sueños, tus planes de futuro...

residirían ahí, en tu conectoma.

Nosotros podríamos ser al final nuestro conectoma.

Qué bonito. Dadle un aplauso. Fantástico.

Es que por más brillantes que sean los científicos,

¿no crees que les hace falta un poco saber venderse?

-Tenemos que cambiar eso y ser una potencia...

O tener un altavoz enorme, gigante,

para que eso sea imposible.

Y yo creo que la única manera de hacerlo es hacer la ciencia sexy.

Y creo que es...

-Es que todo lo que es sexy, sexual, se vende fácil.

Es la herramienta más utilizada.

-Tampoco pido que José María salga en bolas en los vídeos...

(RÍEN)

Pero, sí... (RÍE)

El erotismo del poder... El erotismo siempre tira "pa'lante".

(Aplausos)

Gracias, no se merecen.

El público reconoce lo bien que estamos haciéndolo

y nos aplaude. Son un público de gran criterio.

Dani Jiménez debería estar aquí,

pero, bueno, mientras llega,

te voy preguntando cosas que me preocupan.

Esto es una mesa de la laboratorio. Es como tu casa.

¿Cuánto hay de laboratorio en la cocina?

Bueno, se investiga.

Aunque a nosotros nos motiva la naturaleza.

Y, evidentemente, la investigación que nace de un laboratorio

siempre le damos una lectura por si la necesitamos.

Pero ¿sabes qué tiene esa mesa? La pulcritud.

Las cocinas pulcras hacen un buen trabajo.

He sido yo, que la he bruñido con un algodón.

Pues perfecto.

Eso realmente no entra en la receta.

En la receta no pone: "Todo limpio",

pero la higiene en el producto y en las instalaciones

es prioritaria.

Entonces, hay mucho de ciencia y naturaleza en la cocina,

¿qué te consideras? ¿Científica? ¿Artista?

¿No quieres que te etiqueten? Mira, yo creo que...

Yo no quería ser cocinera profesional,

yo venía del mundo de la chacinería.

Hacía yo mis pinitos de comida para llevar.

Toqué un techo de cristal:

que quien te compra un plato para llevar

no quiere complicaciones, compra tiempo.

Quiere una bandeja para calentar.

Y nosotros estábamos... como avanzábamos...

Y decíamos: "La salsa aparte, el crujiente al final..."

"Uy, yo no quiero historias. Quiero la bandeja".

Por lo tanto ese complicarte la vida

nos condujo a poner un restaurante.

La necesidad de tu cerebro de buscar nuevos desafíos

te llevó aquí. La necesidad de sentir quizás

estas mariposas y para tener respuesta del público.

Este es el "quid" de la cuestión. Por eso no paras de buscar.

¿Y las mariposas siguen ahí? Siguen, y tanto.

Duerme a veces. Me desvelan.

Y a veces me silban soluciones

de algo que viva y despierta no las he encontrado.

Y la intuición.

Porque yo, como cocinillas que soy,

hay veces que, te lo comentaba antes,

dices: "Esto necesita crujiente o un punto picante.

Voy a usar un chile serrano para completar eso".

¿Cuánto de intuición...?

Es una intuición que parece de lejos una intuición

pero son recuerdos

y además memoria gustativa.

Mi intuición me dice ahora que Dani, va a entrar por ahí.

¡Goyo, Goyo, Carme!

No siempre la intuición es buena. (RÍE) No hay conexión neuronal.

¿No quedamos que entrabas por ahí? No, por ahí.

El caso es boicotearme.

Os voy precisamente de eso,

de intuición, de cómo, lo que decía Gloria,

nuestra red neuronal se prepara para lo que pueda pasar.

Un ejemplo es yo lanzo la pelota... Y yo me la temo.

Goyo si nunca ha visto una pelota, va a pasar,

pero si no, la cogerá. La paro.

La cogerá...

Nuestro cerebro quiere prever lo que va a pasar

para tener más posibilidades. El cerebro es muy conservador.

Lo que quiere es saber lo que va a pasar.

Para tener más posibilidades de sobrevivir.

Sobre todo, conforme te haces mayor.

Vosotros sois más jóvenes, vuestros cerebros son alocados,

los nuestros son conservadores.

Voy a volver a hacer el ejemplo de la pelota.

Te voy a hacer un lanzamiento, no de pelota,

sino un tiro parabólico de cuerda.

Con este mecanismo que hemos fabricado...

ya verás, conecto los dos motores. ¿Le das cuerda?

No. ¡Ahí va!

(RÍE) Qué susto.

(LE RIÑE) ¡Avisa, avisa!

Estás al lado de siete estrellas Michelin, no puedes hacer esto.

Tenemos que la cuerda sale disparada por estas dos ruedas...

Eh, que se nos va.

Y entonces...

El fenómeno es perfecto.

Dependiendo del ángulo y de la velocidad

llegará más lejos o menos.

Esto nuestro cerebro lo calcula aunque no sepamos nada de física.

Si cambiamos el ángulo, fíjate:

Cambia la parábola.

Cambia la parábola y cambia también donde llega.

Esto "a priori" es así.

Pero la naturaleza está llena de perturbaciones.

Perturbaciones como el viento, el rozamiento con el aire,

la humedad...

Goyo, haz de perturbación.

Sí, porque yo siempre he sido generador del caos.

Me gusta perturbar. Un poquito.

Bueno, si es delicado tenemos a una artista de la delicadeza,

que lo intente ella. Ahí, ahí.

Con cuidado. (RÍE)

¡Ah, mira!

Se está perturbando solo.

¡Oh, qué bonito! ¡Oh!

Esto puedes hacer una especie de espagueti.

¿Quieres llevarte esta máquina? Sube un poco más.

(DA UN GRITITO)

Por dentro también.

Vaya.

¡Las manos, las manos!

¡Destructor!

Por tanto, nuestro cerebro, inconscientemente,

el aprendizaje es un libro de física clásica.

De física de Newton, de Galileo.

Pero hoy os traigo tres experimentos

que rompen con nuestra intuición.

En física clásica, quieres decir. Evidentemente.

El primero es un homenaje a Claudia.

Por el arroz. (EN CATALÁN) "Arròs".

Arròs Stewart.

(RISITA)

Perdonad el chiste. Repítelo.

Solo se puede ubicar. (RÍE)

Es que no saben ni quién es Rod Stewart.

Tenemos una pelota, ¿de acuerdo? Es un elemento sólido

que sumergimos en el arroz. Y una pregunta:

Goyo, Carme: ¿el arroz es un sólido o es un líquido?

Cuando lo hago yo se queda en estado plasmático.

Pero ahora es sólido. Ahora es sólido.

Efectivamente es un sólido.

Pero podríamos decir que los sólidos pequeños,

cuando los agitamos, se comportan como si fueran un líquido.

Por eso, si lo muevo en mi mano, se cuela entre los dedos.

Te voy a pedir, Goyo, que muevas el recipiente con arroz.

Yo te voy a pasar a ti que eres experta en arroz.

Ahí, ahí. Porque, como decíamos... Un poco más, Carme.

Vamos a necesitar un forzudo. Ahí está.

¿Quieres que se derrame?

Vamos a intentarlo. Que se note que soy de Albacete.

(EMOCIONADO) ¡Un poquito más! (SE ESFUERZA)

Me ha salido ahí... Había puesto hasta un huevo.

Arroz con huevo.

Son huevos coreanos, que se entierran.

La idea fundamental es que los sólidos pequeños...

Lo puedes hacer con arroz, con lentejas, con arena...

Siempre que sea mayor el objeto que sumerjas.

Exactamente. El objeto queda completamente sumergido:

por debajo podemos ver el culito de la pelota,

y al agitarlo, efectivamente, sube.

Aquí lo que pasa es que los objetos pequeños

y los grandes reciben la fuerza de la gravedad,

pero los pequeños se van colando debajo del objeto grande,

y eso hace que poco a poco vaya emergiendo.

Por tanto, tenemos un sólido que se comporta como un líquido.

¿Algún nombre tiene esto?

Se llama el efecto de las nueces del Brasil.

Qué curioso.

Porque todo el mundo ha abierto un bote de nueces

de estos que hay variedad. Un cóctel.

Y entonces las piezas más grandes, como las nueces del Brasil

están arriba; y las pequeñitas

los quicos, las pipas... se quedan debajo por este fenómeno.

Los posos. Claro, los posos.

Un dato curioso:

¿Cómo llaman a las nueces del Brasil en Brasil?

¿Cómo? Nueces.

(CARME RÍE) Claro.

Vamos con otra cosa. (RÍE)

Es así. Llevamos un experimento, has dicho tres.

No me dejes en esta violencia.

Aquí tenemos lo mismo.

Tenemos... ¡Anda!

Esto es cadenita del tapón. Aquí hay mucha cadena.

25 metros de cadenita.

Si vas a una ferretería no queda cadenita en toda España.

Es el tapón de las fosas Marianas.

"A prior" es un experimento idéntico al del arroz.

Es un sólido que se comporta como un líquido.

Pero hay que añadirle otro efecto.

Es una especie de efecto látigo.

Se llama el efecto Mould.

¿Molt? ¿Es catalán? "Molt".

(RÍE) "Molt fi".

Steve Mould es un divulgador de la BBC.

Hace unos años puso de nuevo

el collar de Newton, es un clásico de la física.

Pero Steve Mould lo reinventó digamos.

Lo colgó en internet. Acompáñale.

Triunfó muchísimo, ¿de acuerdo?

Mira, Carme, ponte aquí. No, cógelo de aquí. Perfecto.

Súbelo un poquito y yo tiraré.

"A priori" pensaríamos que la cadena iría cayendo por aquí...

Ay, se me cae.

...pero si el efecto Mould funciona

vamos a ver una cosa que va a romper con nuestra intuición.

¿De acuerdo?

Levanta un pelín y lo lanzo.

Mira cómo empieza a subir. ¡Mira, mira!

(Música emocionante)

Fantástico. ¡Precioso!

(Aplauso)

Vamos a verlo de nuevo.

Vamos a verlo repetido.

La revelación es maravillosa

y está en esta doble fase

donde el sólido se comporta como un líquido

pero es sólido,

entonces estira de la pieza del eslabón que viene

y el resultado, buscando la zona de más fricción,

es que consigue subir hasta 20 cm, ¿de acuerdo?

Es un sólido que se comporta como líquido,

pero se vuelve a comportar como un sólido porque es lo que es.

Sí, pero estoy sumando y no veo más cosas.

Dos experimentos. Dos, pero has dicho tres.

Luego, "ergo", aquí falta uno.

Y no veo más trastos para cosas. Goyo.

(Sintonía del programa)

¡Adelante! ¡Adelante!

¡Más, más, más!

¿Me puedo subir a la furgoneta? Me pido M.A.

(RÍE)

El siguiente experimento es espectacular,

pero Carme, Goyo y yo mismo tenemos que subirnos

en esta furgoneta.

Claro que es espectacular. Lo nunca visto.

Goyo, ponte en la esquina. Vale, ¿cuánto falta?

Os voy a pedir que os atéis el cinturón

porque vamos a experimentar

gravedades, aceleraciones y deceleraciones intensas.

Y vamos a ver qué pasa con el globo y la plomada.

Me estás asustando.

(Sintonía del programa)

Tenemos una plomada

que experimentará lo mismo que nosotros.

Cuando aceleremos, tirará hacia atrás

y cuando frenemos, hacia adelante.

Pero el globo va a hacer un comportamiento

que va a desafiar nuestra intuición.

Va a desafiar la física. Sí.

¡Tres, dos, uno, adelante!

(Música emocionante)

Fijaos, ¿eh? Salimos y os lo explico.

Vale.

Venid.

Dios mío, seguimos vivos. Qué mal lo hemos pasado.

El comportamiento del globo ha sido inverso al de la plomada.

Cuando hemos acelerado ha ido hacia adelante,

y cuando hemos frenado, ha ido hacia atrás.

¿Por qué? ¿Por qué?

Imaginaos que esto es la furgoneta, ¿de acuerdo?

Aunque pensemos que está vacía, en realidad está llena de aire.

Cuando la furgoneta avanza,

el aire se queda en la parte de atrás.

Nosotros no lo notamos, la fuerza es muy pequeña,

pero el globo de helio... que es un gas muy ligero,

sí que lo nota.

Conclusión: si el globo... ¡El globo!

Si esto fuera el globo...

el globo avanza, porque el aire se ha ido atrás.

Cuando frenamos, pasa a la inversa: todas las moléculas de H y O

se van a la parte delantera de la furgoneta.

Conclusión: el globo se atrasa.

Esos experimentos concluyen que la intuición es engañosa.

La intuición nos engaña.

Yo, por ejemplo, cuando te contraté, por intuición,

pensaba que sería estupendo, pero me engañó.

Pero no pasa nada. Un aplauso enorme.

¡Un aplauso de helio!

Ah, vámonos, seguidnos. Hay que acabar el programa.

Seguimos todos, como una red.

Vamos conectados, ¡cogeos de las manos!

Vámonos en red, cogeos todos, todos.

Vamos en red.

Este programa de redes se acaba aquí.

(TODOS VITOREAN)

Bueno, "hasta aquí" no,

porque mañana seguimos conectados. Nos vemos en Facebook.

Y ahora nos soltamos para despedir a Carme

con un este enorme aplauso. ¡Gracias, gracias!

¡No paramos de aprender! Estamos... (ININTELIGIBLE)

(SINTONÍA) Coge mi mano

a través del bosque.

Haz que retumben estas paredes,

que tus movimientos se exageren...

(Música idílica)

La cocina es pura química, sigue usándola.

(SE EMOCIONA)

¡Tachán! ¡Ay!

¿Esto lo has hecho tú o Carme?

Técnicamente, yo, pero Carme me ha ayudado.

He usado sus sabios consejos. ¿Qué te ha dicho?

Que... no lo haga. Pero, mira, está bien. ¿No?

¿Qué es?

Es cocina fusión personalizada.

Un burrito, porque creciste en México.

Tus padres son americanos: patatas fritas.

Y como naciste en Holanda, he puesto tulipanes.

Y aquí pimientos de la huerta de Murcia.

(RÍE) ¡Ay, Santi!

Muchas gracias.

Con cariño te lo digo, dedícate a las matemáticas.

Pero ¿no lo vas a probar?

(SE LAMENTA) Ay... Método empírico.

Claro.

(SE RELAME)

Ya sabía yo.

Te envuelvo el segundo y ya lo que surja.

(TROPIEZA)

(Música graciosa)

  • Programa 8: Carme Ruscalleda - Redes

Órbita Laika - Programa 8: Carme Ruscalleda - Redes

03 dic 2017

En este programa, la chef Carme Ruscalleda viene a aprender sobre nuestro cerebro. Santi García visitará Google para conocer cómo se gestiona la información. Gloria García-Cuadrado nos llevará en un viaje por nuestro cerebro, y Dani Jiménez hará experimentos que desafiarán a nuestra intuición.

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 8: Carme Ruscalleda - Redes" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 8: Carme Ruscalleda - Redes"
Programas completos (49)
Clips

Los últimos 352 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios