www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5147321
Para todos los públicos Órbita Laika - Programa 5: ¡A correr! - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Aplausos)

Buenas noches.

Bienvenidos, bienvenidas a "Órbita Laika".

Escuchad esto.

Víctor, ha caído... Señor... señor...

¡Gol!

(Aplausos)

El deporte nos mueve.

Su componente social nos hace vivir los campeonatos

donde participa nuestro equipo como si nosotros mismos

estuviéramos ahí, compitiendo.

El deporte nos cambia.

Hacer ejercicio produce cambios moleculares,

que afectan a los grupos metilo, unidos a miles de nuestros genes.

O sea, desciende el volumen de nuestras grasas almacenadas,

reduce el riesgo de que padezcamos enfermedades como la diabetes,

reorganiza nuestro cerebro para que las neuronas

reduzcan el nivel de respuesta en situaciones de estrés.

Además, nacen más neuronas en el hipocampo,

lo que nos ayuda a controlar la ansiedad.

Pero el deporte no es ajeno a la sociedad en que vivimos.

¿Cuántos de vosotros, de vosotras, estáis contentos con vuestro cuerpo?

¿A cuántos os gustaría ser como ese futbolista,

como esa gimnasta?

Vivimos en una sociedad libre de desnutrición

y, sin embargo, no somos conscientes

del otro gran problema que hemos creado: la obesidad.

Rendimos culto al cuerpo pero damos palos de ciego

a la hora de escoger nuestra dieta.

¿Sabemos de lo que hablamos cuando decimos detox,

suplementos proteínicos, adelgazantes?

Apasionados del deporte, amantes de la mancuerna,

corredores callejeros, jugadores ocasionales de paddle

y, sobre todo, sedentarios de pro...

Hoy la ciencia va a sacaros de dudas.

Levantaos porque esta noche, en "Orbita Laika", vamos a correr.

¿Sabías que hay más partidas de ajedrez posibles

que átomos en el universo?

¿Y que el actual diseño de los balones de fútbol

emplea técnicas de ingeniería aeroespacial?

Gol por la escuadra para la ciencia.

El deporte siempre ha cautivado a las masas,

aunque las cosas han cambiado mucho

desde los primeros juegos olímpicos de la Antigua Grecia.

Hoy tenemos raquetas ultraligeras hechas con fibra de carbono,

diseñamos bañadores hidrodinámicos que repelen el agua

y hasta usamos algoritmos para decidir a qué deportistas fichar.

En el terreno de juego empleamos la geometría y la física,

sin olvidar la estadística que, quieras que no,

es mucho más fiable que el pulpo Paul.

Pero, a pesar de estos avances, el deporte sigue basándose

en lo mismo que en aquellos primeros juegos olímpicos,

en la capacidad de superación del ser humano.

Esta noche, en "Órbita Laika", te explicaremos qué se esconde

detrás de un chute con efecto, te daremos algunos consejos

sobre bebidas isotónicas y complementos dietéticos,

y la liaremos parda con la grasa parda.

Preparados, listos... ¡Ya!

(Aplausos)

Usain Bolt batió el récord de los 100 metros lisos en 2009.

Los recorrió en 9,58 segundos.

Pero, ¿qué hubiera pasado si Jesse Owens,

que marcó el récord de velocidad en 1936, hubiera utilizado

las zapatillas de Usain Bolt?

¿O si hubiera corrido sobre la misma pista?

Ambos elementos, las zapatillas ultraligeras

y las pistas de alta tecnología, han surgido gracias a la ciencia

para ayudar a los corredores a batir récords imposibles.

Por supuesto, el entrenamiento y el esfuerzo son clave,

pero también en este campo la ciencia ha ayudado mucho.

De hecho, puede parecer que muchos deportistas de élite

son capaces de superar las leyes de la biología

y de la física, pero no.

En muchas ocasiones es la ciencia la que les ayuda a superarlas.

Aunque algunos de nuestros ídolos deportivos

realicen proezas difíciles de explicar,

no os preocupéis. Todas ellas tienen sentido,

al menos para nosotros porque para eso tenemos

a nuestro increíble físico Javier Santaolalla.

(Aplausos)

¡Javi! ¿Cómo estás? Hola, Eduardo.

Javi, física y deportes.

Se me ocurren cientos de ocasiones en las que la física

explica muchas de las cosas del deporte

o la podemos aprovechar para hacer cosas mejor en el deporte,

pero hay una... ¿Cuál?

Sorpréndeme. Una por la que te quiero preguntar.

Esos efectos que se les dan a las bolas o a las pelotas

o a los balones, en el fútbol, en el tenis...

En las faltas, ¿no?

El gol olímpico, Oliver y Benji.

Ese efecto tiene nombre propio.

Es Magnus, que no es un jugador del Betis,

es un físico que dio con este efecto que es fundamental

para entender el movimiento especial que hacen

estas curvas tan maravillosas.

Pero, para entender esto, es importante que antes

repasemos dos conceptos muy sencillos de física.

El primero, el principio de Bernuilli.

¿Qué nos dice? Que en un fluido como el agua o el aire,

cuanto mayor velocidad, menor presión.

Más velocidad, menos presión.

Segundo principio fundamental.

Tienes dos regiones, una de alta presión

y una de baja presión. ¿Qué va a ocurrir?

Una fuerza que va de la mayor presión a la de menor presión.

Conectando esto, si tenemos una diferencia de velocidades,

tenemos una diferencia de presiones.

Si tenemos una diferencia de presiones,

tenemos una fuerza baja.

Una diferencia de velocidades genera una fuerza

y esto es fundamental para lo que viene ahora.

Antes te quiero demostrar esto que te acabo de contar.

Te lo voy a mostrar con un pequeño...

Vamos a verlo.

Una pequeña muestra que tengo por aquí.

Tenemos aquí dos folios. Quiero que los mantengas, Eduardo.

Vale. En paralelo.

A una distancia prudencial. Prudencial, por ejemplo, así.

Perfecto. Ahí está perfecto. Me gusta como mantienes hojas.

Aquí hay tres regiones. Sí.

Una, dos y tres. ¿Todas tienen la misma presión?

Sí. Entonces no hay fuerza.

La fuerza neta es 0.

¿Qué ocurre si yo tomo un secador de pelo,

de tupé... y lo pongo a funcionar...

Pensaba que iba a decir de tu pelo.

¡Oh! Se juntan. Se juntan.

Porque está habiendo una diferencia de velocidades.

La diferencia de velocidades genera una diferencia de presión

y la diferencia de presión genera...

Una fuerza que hace que se junten. Clarísimo.

Muy bien. Pues con esto, ya estamos listos

para entender el efecto Magnus.

Atentos en casa porque con solo estos ingredientes

podemos formar este elemento tan importante.

Fíjate. Tenemos una pelota. De tenis.

Imagínate que Nadal la ha golpeado, pero sin efecto.

Va plana. ¿Qué va a ocurrir? Pues que va a atravesar el aire

y el aire va a fluir por todas las direcciones de forma simétrica.

Como va de forma simétrica, no hay diferencia de velocidades,

no hay diferencia de presiones, no hay diferencia de nada.

No hay fuerza, movimiento rectilíneo.

Movimiento rectilíneo, va cayendo por el peso

pero no hay ningún tipo de fuerza más allá del peso.

Ahora imagínate que Nadal le da ese golpe de derechas,

que le pega con todo el cuerpo,

que hace que la pelota empiece a girar así.

Aquí ya ocurrió algo muy interesante y es que,

mientras que los puntos de arriba van en esta dirección,

los puntos de abajo de la pelota van en sentido contrario.

Esto hace que, cuando el aire fluya,

el aire que pasa por la parte de arriba

se ve frenado por el movimiento de la pelota,

mientras que el aire que va por la puerta de abajo

se ve impulsada por...

Entonces tenemos diferencia de velocidad.

Hay una diferencia de velocidad.

Que provoca una diferencia de presión

que provoca una fuerza que en este caso será...

Hacia abajo.

Esto lo podemos hacer con cualquier dirección.

Si tengo la pelota girando en esta dirección,

la diferencia de presiones hará que la pelota tenga una fuerza

en el sentido vertical hacia arriba,

haciendo que la pelota caiga más lento.

Son los efectos que podemos hacer en una pelota.

Yo sé que tu quieres verlo, ¿verdad? Sí.

Quieres verlo, por eso te he montado esta pecera de aquí sin peces

pero que nos permite visualizar esto.

Tenemos un cilindro y vamos a hacer que gire en esta dirección.

Vamos a ver qué es lo que ocurre.

Atento, ¿preparado? Sueltas...

Ah... ¿Lo has visto, verdad?

Con ese giro, vale... Sí, sí.

Fíjate, el gol de Roberto Carlos sería como si Roberto Carlos

estuviera aquí y le pegara e hiciera esta curva de aquí.

Vamos a repetirlo porque merece la pena.

Es un gusto esto.

Yo realmente tengo un placer,

que disfruto viendo este tipo de cosas.

Es precioso, pero me imagino

que, como Roberto Carlos o Nadal, hay que darle

con bastante fuerza para que ese efecto...

Cuanto mayor es el spin, mayor es el efecto de la pelota.

Vale. Vamos a verlo con una cámara lenta

que seguro que se ve mucho mejor. Vamos a verlo.

Mira qué gustazo, Eduardo, porque yo disfruto

con estas cosas como un niño.

Fíjense como está cayendo y ahora, según entra,

diferencia de velocidad, diferencia de presión.

Se ve clarísimamente. Como cae, ¿verdad?

Ahí pueden ver la curva que hace, por ejemplo, en un gol olímpico.

Estaría ocurriendo eso exactamente. Vale. Quiero más.

Queremos, porque yo te leo la mente.

Tú lo que quieres es ver esto aplicado en la vida real.

Sí. En el deporte directamente.

¿Vas a traer un futbolista? Perfecto, porque...

No, mejor todavía.

Te he traído a dos campeonas, a dos jugadoras olímpicas.

Ahora vamos a tener aquí, con nosotros,

a Paula y a Maba, del equipo de tenis de mesa de Rivas.

Un aplauso para ellas.

¡Hola!

(Aplausos)

Tengo a Paula, a Maba, que son jugadoras profesionales

de tenis de mesa y, bueno, en tenis de mesa

esto lo aplican, ¿verdad? El golpe de efecto.

Cuanto más efecto, mejor, ¿verdad?

-Claro que sí. -Para despistar al contrario,

para ponérselo difícil. -Esa es la idea.

Tenemos aquí una mesa, tenemos a dos jugadoras

maravillosas de tenis de mesa, no sé...

Paula, Maba, por favor.

¿Pueden hacer una pequeña demostración?

Venga, vamos a verlas.

(Aplausos)

Y tú, fíjate cómo aplican, perfectamente,

este principio continuamente. Están buscando que la pelota gire.

Cuanto más gire, más efecto Magnus.

Me imagino, además, que el efecto Magnus,

ese giro al tocar la mesa o al tocar la raqueta de tu oponente,

la pala de tu oponente, se multiplica o se acrecenta.

Sí. Ahí lo que ocurre es que la fuerza de rozamiento

genera también una fuerza nueva, que hace que la pelota

de nuevo, genere una curva que es muy especial.

Claramente, si no estás muy acostumbrado, no lo pillas.

Por eso a un principiante, le viene una pelota

con efecto, y no sabe hacia dónde va,

porque el efecto hace que la pelota

salga despedida en una dirección que el principiante no sabe.

Vale. Igual que lo hemos visto antes a cámara superlenta,

vamos a ver en la pantalla el juego de ellas.

Bueno, ahí veis el golpe que han tenido ahora.

Ahí va perfectamente como va girando.

Hacia la derecha. ¡Guau!

Y luego, cuando vota, se intensifica debido a la fuerza de rozamiento

contra la mesa.

Genial. Vamos a darlas un aplauso.

Ha sido una demostración clara y, desde luego, muy visual.

Un aplauso para ellas. Fantástico.

(Aplausos)

Los deportistas de élite viven bajo presión constante de los resultados.

Algunos, han conseguido proezas que nos hacen olvidar

que son seres humanos. ¿Cómo lo consiguen?

No hay duda de que el secreto es el trabajo duro, el esfuerzo...

Pero ese nivel de exigencia extremo implica que los deportistas

necesitan estar permanentemente monitorizados

por los que cuidan de su salud. Equipos médicos y científicos

que no solo les ayudan cuando sufren alguna lesión,

sino que también, buscan optimizar su máximo rendimiento.

Para hablarnos de todo esto, hoy tenemos con nosotros

al que probablemente sea uno de los máximos exponentes

de la medicina deportiva en España.

Un fuerte aplauso para el doctor Alfonso del Corral.

(Aplausos)

Doctor del Corral, bienvenido. ¿Cómo estás?

Bienvenido, es un privilegio tenerle aquí en "Órbita Laika".

Vamos a hablar de rendimiento, de esfuerzo, de recuperación,

y sobre todo, de tecnología y de ciencia aplicada al deporte.

¿En qué campos?

¿Cuál es el estado de la biotecnología

o de la ciencia aplicada al deporte de élite?

El mundo de la biotecnología viene a representar, un poquito,

todas las técnicas, o tratamientos, o posibilidades

que aporta, realmente, la biomedicina.

El campo del mundo de los factores de crecimiento,

de las proteínas, de las señales biológicas

que, en definitiva, tenemos en nuestro propio organismo.

O células madre...

Y que tienen como objeto poner en marcha

el proceso de recuperación y de, incluso,

me atrevería a decir regeneración, ¿no?

Entonces, ese es un campo que está en plena eclosión

porque, al final, te das cuenta que casi todo

está dentro de nosotros mismos.

La cosa es sacarlo en buenas condiciones

y ponerlo en el sitio, en el momento oportuno,

y en las condiciones idóneas.

Y conseguir procesos muy interesantes.

Como todo, en estas cosas de la vida, hay debate.

Los que están a favor, los que están completamente en contra.

Hay un cierto debate, pero es indudable

que el tema está en pleno comienzo.

Estamos en una especie de etapa en la que va para arriba, sin duda.

Hay mucha gente que, hoy día, hace deporte por suerte, digamos.

Es un buen momento para el deporte popular.

Y hay algunas cosas que los que nos dedicamos

o hacemos un poco de deporte, nos llama la atención

estos tiempos que casi los vemos mágicos de recuperación

de un futbolista, de un jugador de baloncesto...

Tras una lesión seria que para una persona,

digamos, normal, serían meses hasta poder volver

a comenzar a hacer el ejercicio, esta gente está compitiendo

a un nivel de élite en tiempos cortísimos.

Esto es influencia, también, de la tecnología, de la medicina.

Sí, de la alta competición, básicamente.

Es decir, un jugador profesional no puede estar parado.

Un club de fútbol, o un club de baloncesto, o un club de...

Un jugador de élite de cualquier deporte

estar parado es la muerte para ellos.

Muerte deportiva, digamos. Sí.

Y pierden el carro, por tanto, es importante estar en movimiento.

Pero es que hay una realidad que nos pasa

a todos los seres humanos. No estamos hechos

para estar tumbados ni en la cama. Estamos hechos para el movimiento.

Entonces, si tienes una cadera destruida,

y al final, te ponen una prótesis con unas técnicas y unos materiales

de titanio, de últimas tecnologías, materiales...

Lo importante es, inmediatamente, volver a caminar,

inmediatamente, subir y bajar escaleras,

inmediatamente, moverte y funcionar.

Es fundamental que nosotros nos pongamos en marcha.

De hecho, el ciudadano que está parado, quieto,

es una fuente de patologías. Claro.

Te sube el azúcar, te sube el colesterol,

el sistema cardiovascular empeora,

la capacidad respiratoria disminuye.

El cerebro, que es tan necesario tenerlo activo,

con el movimiento segrega endorfinas, se moviliza...

Por tanto, yo siempre animo mucho a ponernos en movimiento, en marcha.

Y en el caso del deporte, tanto popular como de élite,

allá donde se aplica la tecnología es más bien,

en la preparación, o en los entrenamientos, digamos,

para la competición, tanto deportes individuales como de equipo,

durante la monitorización, durante la competición.

O después, en la recuperación, que muchas veces,

no se considera tan importante, y sí lo es.

¿En cuál de estos ámbitos la tecnología es más influyente?

Pues he visto que todo es importante para el rendimiento final.

Es importante que una persona que es atleta tenga o cree

una plataforma sobre la que empiece a hacer su trabajo.

Por ejemplo, una gran pretemporada. Es importantísimo.

De hecho, uno de los temas que siempre está muy de moda,

en los deportistas, es utilizar las cámaras hiperbáricas,

porque lo pretenden, en definitiva, es estimular esa serie de parámetros

como por ejemplo, la hemoglobina o los hematíes,

la serie roja en definitiva, para conseguir rendir más.

Sabemos todos que si tenemos 14 g de hemoglobina

en nuestra sangre, por decir una cantidad,

estamos en unos niveles razonables, ¿no?

Si tú tienes un 21%, como tenía Pantani, que en paz descanse,

pues subes las montañas como un bárbaro,

pero puedes morir por un infarto, por una embolia o por una trombosis.

Entonces claro, lógicamente, lo primero de todo es la salud.

Preservar la salud.

Por eso, quizá, la recomendación tanto para el deporte de élite,

como para el deporte popular, que hay muchísima gente

que nos está viendo, es llevar un cierto control médico

del ejercicio deportivo. Sin duda.

Yo creo que es un tema importantísimo.

Estar apoyado, estar aconsejado, y de alguna forma,

seguir una serie de parámetros.

Mira, yo creo que la medicina es importante,

pero más importante que la medicina es el sentido común.

Hagamos las cosas con sentido común, y hagámoslas poco a poco.

El mundo occidental tiende a todo ya, ahora, inmediato.

Me quiero poner como un atleta en nada, en tres meses.

No se hace un atleta en tres meses.

No se hace un corredor de fondo, un maratoniano en 15 días.

No se transforma uno en Cristiano Ronaldo en dos días.

Hay que poner orden, hay que poner determinación.

Yo quiero llegar hasta allí, y a partir de aquí,

buscaremos el apoyo específico de profesionales,

y haremos un programa, un protocolo para ir progresivamente creciendo.

Con esta llamada al sentido común desde la medicina en el deporte,

agradecemos, de verdad, al doctor Corral su presencia

en "Órbita Laika". Muchísimas gracias.

(Aplausos)

¿Hasta qué punto importa el factor competitivo

en el rendimiento de un deportista?

En un estudio reciente, un grupo de investigadores

escogió a 50 ciclistas profesionales para que pedalearan

en una bicicleta estática frente a una simulación.

Los atletas, tras cada partida, y durante varias semanas,

fueron superando sus propias marcas hasta que alcanzaron unos tiempos

que ya no podían superar. Habían llegado a su límite físico.

Sin embargo, en la segunda parte del estudio,

los atletas compitieron contra las simulaciones

de otros ciclistas de élite.

O al menos eso es lo que les dijeron, porque en realidad,

estaban compitiendo contra sí mismos.

¿El resultado? Casi la mitad de los ciclistas

fueron capaces de vencer a su propia simulación.

De vencer sus propios límites porque, quizá, esos límites

no estén totalmente marcados por el cuerpo,

sino también por la mente.

Vamos a seguir hablando de ciclismo con nuestras preguntas frecuentes.

Una sección de la Cátedra de Cultura Científica

de la Universidad del País Vasco.

Este es Peru, y es ciclista, como ves, está a punto

de descender un puerto de montaña.

Habrás notado que en las bajadas los ciclistas adoptan posiciones

que parecen muy aerodinámicas, como esta.

Lo hacen para ver si así consiguen más velocidad,

y rascan algunas milésimas al crono.

Pero, curiosamente, ni los ciclistas se ponen de acuerdo

en qué postura es la mejor.

¿Esta?

¿Esta?

¿Está, tal vez?

Cada ciclista tiene su favorita pero claro, la aerodinámica

no es una cuestión de favoritismos.

De ahí, que hace unos años, un grupo de ingenieros

se pusieran manos a la obra.

Estudiaron estas seis posiciones. Fíjate en la número uno.

Parece que va a caerse de la bici, ¿verdad?

Bueno, pues esa postura fue la que usó el ciclista Chris Froome

en 2016, año en que ganó el Tour de Francia.

Pero, ¿es de verdad la más aerodinámica de las seis?

Pues no.

Tras experimentar en un túnel de viento

y hacer distintas simulaciones por ordenador,

los ingenieros llegaron a la conclusión

de que la mejor postura de descenso es la número seis.

Y, sin embargo, tampoco esta es la óptima,

porque la óptima, según los cálculos de los ingenieros,

es esta.

Por supuesto, no parece la más segura, eso sí,

estaremos de acuerdo en que el Tour de Francia

sería mucho, pero mucho más divertido.

(Aplausos)

¿Sabéis? A principios del siglo XX, los bañadores que utilizaban

los nadadores olímpicos eran de dos piezas.

Y estaban fabricados de algodón.

Más tarde, hacia los años 60, se impuso la moda de los slips

fabricados de licra.

Pero poco a poco se fue imponiendo una tendencia hacia los bañadores,

tecnológicamente, más sofisticados y que abarcaban parte de la pierna

para ajustar los músculos y ayudar al deslizamiento.

La moda dejaba paso a la ciencia, y en 2004, apareció un nadador

llamado Ian Thorpe.

Llevaba un traje de neopreno que solo dejaba al descubierto

sus manos, sus pies y su cara.

Pero la cosa no acabó ahí, 2008, Michael Phelps apareció en Pekín

con un revolucionario bañador de poliuretano.

Un tejido que comprime los músculos y ayuda a la flotabilidad.

Curiosamente, la llegada de ese bañador

coincidió con la época en la que se batieron todos los récords.

¿Coincidencia?

No lo sabemos, pero...

la Federación Internacional de Natación limitó su uso en 2010.

Hoy queríamos preguntarnos cuánto puede llegar a ayudar

a un deportista el tejido con el que viste.

¿Puede marcar la diferencia

el material de una camiseta o de un bañador?

Para resolver todas estas preguntas

llega nuestra química, Deborah García.

(Música)

(Aplausos)

Hola. Bienvenida, Deborah.

Deborah, tecnología, ciencia... de los materiales

y natación. Hemos hablado de esos bañadores "mágicos".

Sí, son mágicos. En 2009, en los campeonatos mundiales de natación,

en Roma 2009, se batieron hasta 15 récords gracias,

en gran parte, a los bañadores que llevaban.

Eran unos bañadores que iban desde el cuello hasta el tobillo

hechos de poliuretano. Entonces, el poliuretano

rebaja muchísimo la resistencia. La resistencia que tiene la piel

respecto al agua, pues la rebaja en un 70 %

si tú llevas poliuretano. Deslizas mucho mejor.

Mucho mejor. Además, como ese material no transpira;

claro, en realidad, se va como hinchando y aumenta la flotabilidad.

(ASIENTE) O sea, que tienes que hacer menos esfuerzo, avanzas...

y eso serán unas diferencias, a lo mejor, de centésimas

en cada piscina, pero que marca la diferencia a ese nivel de élite.

Bueno, tanto es así que la Federación los prohibió.

Entonces, ahora ya no volveremos a ver ese tipo de bañadores.

Bueno, de todas formas, el poliuretano no es un tejido.

Un tejido es algo como una tela. Ah, que se ha tejido

del verbo "tejer". Claro, pero el poliuretano, aun así,

se utiliza también con los tejidos. Te voy a enseñar un material...

Sí, sí. Vamos a ver. Mira...

Por ejemplo, aquí tenemos esta prenda, que es un impermeable

y es de poliéster. Mira, por fuera, es de poliéster y es así, brillante.

Si te fijas por dentro, mira, toca. Tiene una textura diferente,

como gomosa. Sí.

Pues eso es poliuretano. Entonces, lo que hace el poliuretano

es que sea impermeable. De hecho, en la buena traspasa.

Además, hace como unas gotas encima. Lo podemos comprobar.

Vale, vamos a verlo. Mira, si echamos un poco de agua

en este tejido... ¿Ves? Genera las gotas,

pero no se van a través. Es totalmente impermeable.

Por ejemplo, si echo agua en una prenda de algodón...

Claro, inmediatamente... Se cala y ese agua se queda ahí.

Se va absorbiendo y demás. La impermeabilidad es importante.

Yo salgo a correr mucho, salgo muchas veces.

Cuando llueve y cuando sudas, eso acaba pesando,

mucho más que esto. Claro, muchísimo más.

A veces, en algunos deportes tenemos que entrar en un compromiso.

Que algo sea impermeable está bien, pero también necesitamos

que transpire. ¿Cómo haces que algo transpire pero sea impermeable?

Por una cara una cosa y por otra a otra, ¿no?

Sí. Seguramente, muchos de aquí tenéis calzado que transpira

pero al que no le entra el agua. ¿Os suena?

El... Gore-Tex. Pues el Gore-Tex es un material

que se hace con teflón. El teflón de las sartenes.

Pues es como en teflón, pero expandido.

A ver si podemos ver una imagen de cómo es la estructura...

porque, al estar expandido, es un 70 % de aire.

Entonces, fíjate, tiene muchísimos poros.

Esos agujeritos pequeñitos, ¿no? Por cada centímetro cuadrado,

tienen 1400 millones de poros. Qué dices...

Es una barbaridad. Pero son tan pequeñitos esos poros

que lo que hacen... es una cosa muy chula.

El agua, cuando está en estado líquido,

forma unos agregados que son suficientemente grandes

como para no caber por estos poros. En cambio, cuando tenemos el agua

en un estado gas, como vapor de agua, esos agregados

son suficientemente pequeños como para poder atravesar esos poros.

¿Qué más? Y eso está muy bien con respecto

al calzado. Vale, ¿y con respecto a la ropa?

No nos ponemos Gore-Tex para salir a correr en una camiseta.

En unas botas, por ejemplo, tiene sentido.

Claro, también necesitamos una prenda que pueda transpirar.

Antiguamente, utilizábamos prendas de algodón.

¿Qué le pasa al algodón cuando sudas? Se empapa y pesa más.

Sí, el algodón se empata. Así es.

Por ejemplo, tenemos otros tejidos, como esta camiseta de aquí turquesa,

que es de poliéster. El poliéster solo capta el 0,4 %

de su peso en agua. Con lo cual, no se empapa tanto.

Además, lo tenemos en el microscopio. Podemos ver cómo es el tejido

de esta camiseta. Tiene poliéster y, además,

tiene fibras de licra, que es un elastómero.

Es elástico y, por eso, tiene tanta elasticidad.

Entonces, te facilita los movimientos en deporte...

Te facilita los movimientos incluso en el fútbol.

Lo típico, que te dan un tirón, la camiseta da de sí,

pero no llega a romper como si fuese una camiseta algodón.

Muy bien. Estas son cosas más o menos nuevas

para intentar ganar elasticidad, pero podemos utilizar fibras

que en sí no sean elastómeros y que no sean elásticas

y ganar elasticidad tejiendo de diferente manera.

¿Cómo se puede hacer eso? Tenemos tejidos

que son los tejidos planos, que están hechos con dos hilos.

Mira, lo vemos ahí. Tenemos una parte del tejido,

que es lo que se llama la urdimbre, que dan la longitud de la tela,

el longitudinal; y otra parte, que es la trama,

que es lo que te da el ancho de la tela.

Entonces, tenemos esos dos hilos. Claro, si tú tienes un tejido

de esta forma, un tejido plano, claro, no es elástico.

Por ejemplo, esto es así. No es elástico.

Las camisas, generalmente, son tejidos planos y, entonces,

no tienen elasticidad, pero hay otro tipo de tejidos...

Por ejemplo, los tejidos de punto. ¿Alguna vez tejiste una bufanda?

Yo no. Bueno, cuando haces una bufanda,

te darás cuenta de que, normalmente, usas un ovillo y vas anudándola,

la vas tejiendo... Sí, eso sí.

Y esa conformación hace que gane elasticidad.

Tiras de una bufanda y es elástica. Conseguimos elasticidad

no mediante el material, sino mediante la forma de tejer.

Y eso lo aplicamos también al deporte.

Por ejemplo, los polos utilizados por algunos tenistas,

que pueden ser de algodón, poliéster, de diversos materiales,

pues hacen ese tejido de punto. Y son elásticos

gracias a esa forma de tejer. Vale. Más usos...

Vemos que hay un compromiso entre la impermeabilidad,

la elasticidad... ¿Pero más usos de tecnología

en la ropa deportiva? Sí. Por ejemplo, protección solar.

Si vamos a estar haciendo deporte a la intemperie,

necesitamos protegernos del sol. A veces, creemos que te pones

una camiseta de algodón y te protege. Una camiseta de algodón equivale

a un índice de protección 15, que es muy poco.

Si la llevas mojada, pues puede bajar a un índice

de protección de 7-8, muy bajo. A veces piensas que llevas una prenda

y ya está... Pasas mucho tiempo bajo el sol.

Y no es así. Entonces, se pueden conseguir tejidos muy tupidos, o sea,

con el punto muy cerrado que no atraviese

en la radiación ultravioleta. Y esto se mide.

De hecho, esta camiseta de aquí tiene un UPF,

que es como se mide el factor de protección

de la radiación ultravioleta en la ropa.

Tiene un UPF de 50+, que eso equivale

a que el 95 % de la radiación ultravioleta no pasa.

Entonces, de este modo, nos protege exactamente igual que un cosmético

con ese UPF 50+. En muchos deportes,

por ejemplo, en la natación, hemos visto que la tecnología

se inhibe un poco para que no desvirtúe la competición

y, sin embargo, en otros la tecnología se permite,

incluso se potencia. Sí. Mira la Fórmula 1.

Al final, ahí lo que se valora es el progreso tecnológico.

Me hago una pregunta... ¿Qué es lo que realmente valoramos

o lo que realmente puntúa en cada deporte?

Hay un compromiso entre la regulación del esfuerzo

y la tecnología. Muchísimas gracias, Deborah.

¡Un aplauso para ella! Gracias.

(Aplausos)

(Música)

Os voy a confesar una cosa...

¿Estáis preparados?

Desde niño, siempre quise ser...

entrenador de fútbol. No futbolista, entrenador.

Cuando me di cuenta de que no lo iba a poder ser,

pues me dejé llevar por mi otra gran pasión,

las matemáticas. Pero yo sigo empeñado en ser

algún día entrenador y sigo practicando mis estrategias.

Claro, para probarlas, yo necesito un conejillo de indias.

¿Un voluntario? ¿Alguna voluntaria que haya por aquí?

Bueno, muchos. Vente para aquí.

Voy a por el micrófono.

(Aplausos)

Toma el micro, acércatelo bien para hablar.

¿Cómo te llamas? David.

David, muy buenas. Aquí tengo mi estrategia de pases

para conseguir gol. Este es nuestro portero

y este es el gol que vamos a conseguir.

Para conseguirlo, tengo una estrategia

que se llama el "tiki-taka". Hay gente que la ha hecho famosa,

pero es mía.

(RÍE)

Es así, la estrategia del "tiki-taka".

Va a consistir en que aquí tengo yo dibujados

todos los pases que tenemos que dar. Entonces, tú tienes que coger

este rotulador, aquí lo tienes, y vas a dibujar el camino

que va a llevar el balón pasando por todos los pases,

pero solo una vez por cada pase. Tampoco nos pasemos de "tiki-taka".

Vamos a ver si puedes pasar por todos los pases una sola vez

para llegar meter el gol. Empiezas por el portero, muy bien.

Venga, pues ahí vamos siguiendo. Veis qué pases...

Es que es una estrategia buenísima.

Muy bien, vale. Estupendo...

Muy bien, ya está, ya estamos casi con el gol.

Pero no has pasado por este... Me ha faltado ese.

Oh... No ha podido.

(PÚBLICO) ¡Oh!

No ha podido, no ha podido... No pasa nada, es tu primera vez.

Te voy a quitar este pase, vamos a hacerlo con un pase menos.

Venga... Con un pase menos, vemos que tu estrategia, tus pases,

sí que has podido hacerlo. Sí.

Bueno, con un pase menos sí. Vamos a darle un aplauso...

Siéntate. David, muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

¿Por qué ha pasado esto? O sea, ¿por qué con un pase menos

sí podía y con el otro no? No es una cuestión de casualidad,

es una cuestión de matemáticas. Esto que acabamos de hacer aquí,

en matemáticas, se llama un camino euleriano.

Es un camino en el que se puede recorrer cada arista del grafo

exactamente una vez y pasa por todas las aristas.

¿Cuántos caminos podríamos hacer con estos 12 jugadores?

No es muy fácil de contar, de hecho, contaran los caminos eulerianos

posibles en un grafo de este tipo es un problema que, en computación,

conocemos como Sharpe completo. O sea, es tan difícil

como el problema más difícil de todos los problemas computacionales.

Sin embargo, es fácil de ver en este grafo sin este eje.

¿Por qué? Porque...

el camino euleriano solo es posible si todos los nodos intermedios

tienen un número par de pases llegando a ellos.

Aquí teníamos, todos tienen un número par,

salvo el de inicio y el de llegada. Empezando aquí y acabando aquí

podemos conseguir ese grafo euleriano.

Pero con este pase que teníamos aquí,

este nodo tiene tres y este nodo tiene cinco.

Tenemos dos nodos impares y, entonces, es imposible conseguir

un recorrido euleriano en este grafo.

Ya lo habéis comprobado...

Yo, como entrenador,

no valgo mucho.

Pero, para las mates, ¿a quién vais a llamar?

Muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

Hace muy poco vivimos una auténtica época dorada

para nuestro deporte de élite. Sin embargo, tengo una mala noticia.

Un estudio de la European Heart Network

indica que somos uno de los países europeos

con mayor tasa de sedentarismo. Casi el 42 % de los adultos

no practican ningún deporte. O sea, que nos gusta más verlo que hacerlo.

Cuidado, porque un estudio de la revista médica "The Lancet"

concluye que alrededor del 10 % de las enfermedades no infecciosas

se deben al sedentarismo. Pero no acaba ahí la cosa.

También dicen que la inactividad física,

solamente la inactividad física, ha provocado más víctimas en 2018

que el tabaco. Así que ya sabéis,

si queréis vivir más y vivir mejor, levantaos del sofá,

salid a quemar un poco de grasa.

Pero no lo hagáis ahora porque...

os podéis perder la sección que nos ha preparado

nuestro apuesto biólogo, Ricardo Moure.

(Aplausos)

(Música)

Gracias, gracias.

Esto me lo voy a llevar porque a mí no me gusta el fútbol.

Pues ya te lo estás llevando tú. De pequeño, era muy gordo

y me ponían siempre de portero. Ay, joven gordezuelo...

O sea, la gente se piensa que porque eres el más grande,

vas a ocupar más.

Ay, se me cae... Ya la lío. No sé si era por gordo o por qué...

que la lías.

(RÍE) Venga, vamos a aplaudirle que lo ha logrado él solito.

(Aplausos)

Bueno, muy bien, Ricardo. Hemos hablado de sedentarismo,

de grasa... Buah, es que estoy supercontento

porque vengo a hablar de mi tesis. Pero te vas a cortar un poco, ¿no?

Sí, sí. Pero es que vengo a hablar de grasa marrón o grasa parda.

Encima, me hace un montón de ilusión porque estuve aquí

en el primer "Órbita Laika" haciendo un monólogo de grasa parda

y que venía con un sable láser y un montón de frikadas.

Si alguien es muy fan del programa dirá:

"Ostras, era ese friki". Sí, era yo.

Bueno, pues aquí tienes tu oportunidad de hablar de verdad

de la grasa parda en tu sección. Es lo que voy a hacer.

¿Qué es lo que quieres saber? ¿Qué es grasa parda?

Para empezar... Claro, es verdad.

Pues la grasa parda es superinteresante

porque es una de las grandes esperanzas

en la lucha contra la epidemia de obesidad y de diabetes

que hay ahora en el mundo. Porque es grasa que quema grasa.

O sea, es grasa que adelgaza, se puede adelgazar gracias a la grasa.

Es el cielo. Es el cielo, claro.

Siempre que doy charlas, la gente me dice:

"¿Dónde se compra?". ¡Dame grasa parda!

¡Dámela! Si vais a ahora a buscarla,

no se puede comprar, ¿vale? Es un tejido, está en nuestro cuerpo.

Tú tienes, yo tengo... Aquí, probablemente, todos tengamos.

Es un tipo de grasa que está escondida

entre la grasa blanca. Vamos a liar, grasa parda, blanca...

La blanca es facilita, es la típica, la de...

La grasa de siempre.

Mira, es hipnótico, ¿eh? Sí.

Primer plano, estos son sobaos pasiegos.

(RÍE)

Que yo soy de Santander y no estoy así de comer kiwis, vamos.

Soy "fofisano", como Chris Pratt. ¿Esa es la grasa blanca?

Sí, sí. De hecho, esta foto me encanta.

La he hecho yo con el microscopio. Me encanta porque veis

que hay como bolitas. Y es que la gente se cree,

muchas veces, que la grasa del cuerpo es como una mantequilla

que está por ahí suelta. No. En realidad, esta metida

dentro de células. Son células que se llaman adipocitos

y su función, básicamente, es guardar grasa.

Y lo hacen superbién. Casi el noventa y pico por ciento

o así de la célula es una bola de grasa gigante.

Es así. Es genial. Y la grasa parda no.

No, pero mira... Su función... Porque mucha gente piensa:

"Ah, grasa blanca, mala, malísima". No. Su función es guardar reservas

de energía por si las cosas van mal. Claro, que te pilla una glaciación

o algo, pues que estés preparado. Lo que pasa todos los días.

Y la necesitamos para vivir. A veces, nos pasamos de reservar...

La glaciación no llega y vamos acumulando.

Claro, como la Moñoño nos ponemos. Sí.

Entonces, grasa parda... hace lo contrario.

Coge todas esas reservas de energía y las usa para generar calor.

O sea, la grasa parda es como una especie de estufa

que utiliza como leña la energía de los michelines.

Esto es grasa parda.

(ASIENTE) Totalmente distinta.

Sí. En vez de ser una célula con una bola gigante,

tiene un montón de bolitas pequeñas de grasa.

Como se activa con el frío, cuando viene el frío,

es como ¡zasca!, voy corriendo a quemar grasa.

Entonces, tiene las bolitas pequeñas para que esté mal disponible.

O sea, se activa con el frío la grasa parda.

Sí, se activa con el frío. Pasemos frío.

Pasemos frío. ¿Quieres que te enseñe la grasa parda?

Sí, por favor. Bueno... ¿Se puede ver?

Sí, sí. Necesitamos un voluntario del público.

(Música)

¿Quién quiere? ¡Tú! ¡Venga!

Yo cumplo todos los criterios, ¿eh?

Hola, ¿qué tal? Encantado.

(Aplausos)

Yo me pongo contigo. ¿Qué tal? ¿Cómo te llamas?

Daniel. Daniel,

vamos a verte la grasa parda, no sé si lo sabes.

Vale.

Primero, voy a explicar dónde está porque no está en cualquier lado.

Mira, tenemos varios depósitos... Mira, me pongo detrás de ti,

que se vea por aquí. Tenemos varios por las lumbares

y por la espalda, por la columna, que está para calentar las vísceras,

todo el abdomen. Luego... Te estoy usando como un muñeco.

Luego, tenemos dos depósitos bastante grandes por aquí,

por las clavículas y un poco en el cuello

y algunos un poco por aquí abajo. ¿Por qué?

Lo que hacen estos depósitos es calentar, sobre todo,

la sangre que sube al cerebro. Para que no se te enfríe el cerebro,

como cuando comes helado. Entonces,

vamos a verte la grasa parda. -Vale.

-Vamos a ver la de las clavículas. Entonces, ahora, si quieres,

ahora le traen un cuchillo y... rajo.

(RÍE)

(RÍE) Mira cómo se ríe.

No, es poco ético y es una "guarrindongada"...

Lo que vamos a ver es el calor que emana de tu grasa parda.

Y lo vamos a hacer con una cámara como esta.

Esto es una cámara de infrarrojos, como en la peli de "Predator",

"Depredador", que veía la temperatura...

Y lo que vamos a ver son las zonas más calientes de tu cuerpo.

Entonces, si haces el favor, te tendrías que desabrochar un poco.

O sea, vienes en la televisión y te dicen:

"Vamos a ver las zonas más calientes de tu cuerpo".

Está bien, Ricardo. Cada día me sorprendes.

Tienes un montón. Madre...

Parece que tienes un ave Fénix ahí, es que se ve superbién.

¿Eso es la grasa parda? Sí.

Cuanto más rojo o blanco esté la imagen

quiere decir que ahí hay más calor. Entonces, si os fijáis, mirad...

A ver si se ve mi dedo. Mirad las clavículas.

Es que tiene un montón. Alguno, en su casa, igual dice:

"No, eso es circulación, eso es la sangre".

No, no. Circulación sí que veis por aquí sí.

Ahí, fijaos, se puede ver la carótida,

pero esto de aquí es grasa parda. Eso se ve por la temperatura.

Por ahí no pasa ningún vaso sanguíneo muy grande

que nos pudiera interferir. Está demostrado en el laboratorio.

O sea, tienes una grasa parda que lo flipas.

-Muy bien. -Si queréis, hacemos segunda parte

del experimento, que es intentar ver si se activa más con el frío.

Ajá. Puede que no salga

porque tú ya la tienes muy activa de por sí,

entonces, a lo mejor, ya no se puede activar más.

Pero hemos traído aquí un bol con agua con hielo

para que metas la mano y podamos ver si vemos algún cambio.

Vale. Cuando quieras.

Una de las cosas que se cree es que la gran epidemia de obesidad

que hay desde las últimas décadas no es solamente

por la mala alimentación; sino también, en las últimas décadas,

hemos abandonado el campo, los trabajos en exteriores,

las casas tienen calefacción y podría estar contribuyendo.

No sé si se está activando. Sí. Mira, en el lado derecho,

se está poniendo más rojo. Más intenso el color.

Mola tenerlo aquí con la mano en frío.

Está bien. Si te duele la mano en algún momento,

nos avisas, ¿eh? No te quedes luego...

Que al último lo tuvimos que amputar. No hace falta morirse de frío.

Que nadie diga: "Voy a ir desnudo en invierno".

¡No! Porque por debajo de unos 19-20° ya se activa, pero en la piel.

No 19-20° si me pongo el plumífero. Oye, Ricardo,

déjale que saque la mano... Mira, además se le ha calentado

la carótida, que antes no se veía roja.

Está subiendo toda la sangre caliente para allá.

Vístete ya, hombre, tranquilo. Y vamos a darle un aplauso,

que nos ha ayudado mucho. Un aplauso.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Pobre hombre ahí, con la mano, que casi le congelas

la mano al pobre muchacho. Ya, pobrecico.

Estabas diciendo que también se activa con el deporte.

Con el ejercicio, hay estudios que demuestran que se activa.

Y también hay evidencias, sobre todo se ha visto animales

y en humanos se está demostrando, de que las grasas buenas,

los ácidos grasos insaturados, pescado azul, aceite de oliva...,

parece que también pueden activarlo. O sea, es maravilloso.

O sea, para solucionar los problemas de obesidad...,

mandamos a la gente a Siberia una temporadita

se vienen con su grasa parda...

Pues, fíjate. ¿Es así tan directo?

Fíjate, el problema es que...

contigo o conmigo podría funcionar

pero, con los obesos, no funciona bien.

Por alguna razón que se está estudiando,

a las personas obesas no les funciona bien la grasa marrón.

No se les activa.

Y lo que se estudia en los laboratorios

no es en plan: "Vamos a activar la grasa parda para que estemos

en plan top model".

No, lo que se busca es mejorar la salud

de las personas que son obesas o que tienen ya diabetes tipo 2.

Realmente son investigaciones muy prometedoras.

¡Y mi tesis es de esto!

Vamos a darle un aplauso a Ricardo y a su tesis.

Muchas gracias. Por ayudarnos con la grasa parda.

Muchas gracias Ricardo.

Me llevo el futbolín. LLévate eso, sí.

LLévate todo eso de aquí.

En los últimos Juegos Olímpicos,

se batieron 19 récords mundiales.

La nadadora estadounidense Katie Ledecky

protagonizó uno de los momentos más emocionantes

durante los 800 metros libres.

Consiguió superar el récord anterior, que también era suyo,

en casi dos segundos.

La gesta es aún más impresionante teniendo en cuenta

que la otra marca

la había logrado con un traje de alta tecnología de poliuretano,

como los que hemos visto antes con Deborah.

Nuestra siguiente invitada, desgraciadamente,

también se supera día a día

aunque yo no sé si es para bien o para mal.

Llega... Raquel Sastre.

(Aplausos y vítores)

Qué revés, qué drive, Raquel. ¡Cómo vienes!

¿Has visto? He traído una raqueta de tu juventud.

(RÍEN)

Sí, podría ser, la verdad es que...

¿Por qué traes una raqueta? ¿Vienes de jugar tenis?

¿No te ha dado tiempo a cambiarte? ¿Vienes a explicar cosas?

He venido supercontenta a enseñar que, en las raquetas,

hay mucha ciencia.

Y vengo vestida de deportista de élite.

¿Sabes por qué? Porque tú eres una mujer de élite.

Por supuesto, yo todo lo que hago es de élite.

El "Orbita", un programa de élite,

me tomo un café, un café de élite,

bostezo, un bostezo de élite.

Te doy un beso... seguro que me baja la media.

(RÍEN)

No nos gustan esas bromitas.

¿Vienes a contarnos la ciencia de la raqueta?

¿Eso vienes a contar? Sí.

En esta raqueta hay mucha ciencia.

¿Sabes lo que es el centro de percusión?

No.

Es el punto donde tienes que darle

para ejercer la mayor fuerza posible. Muy bien.

Si Serena Williams de verdad quería

que el juez de línea se tragara la bola

tenía que dar en el centro de percusión.

Y, se la come toda, ¿no?

Trepanación inversa.

Mola mucho. ¿Tú sabes...

si tienes centro de percusión?

Pues no, la verdad es que no lo sé.

El otro día se lo encontré a mi marido.

¿Ah, si? ¿Dónde está?

En el hospital, dos semanas.

(RÍEN)

Está guay.

Estoy aprendiendo mogollón con esto de la ciencia

y el deporte.

¿Sabes qué es la cavitación?

No... ¿Tiene que ver con el agua?

Es un fenómeno que ocurre en los fluidos.

Cuando la presión es menor que la presión propia del líquido

se produce el efecto cavitación.

Como si se vaporizase el agua, una parte de ella.

O sea, las burbujitas. Se hacen burbujitas.

Y es más, ahora que estamos hablando de deporte,

puede hacer que un deportista pierda una medalla.

¿Por qué? Por ejemplo, los nadadores.

Los nadadores muy rápidos.

La cavitación hacen que ralenticen.

Claro, entonces pierden ahí unas décimas importantísimas.

O, por ejemplo, los saltadores de trampolín.

Que les penalizan si cavitan, porque salpican.

Muy bien. Y mi "repor" de hoy va de eso.

¿De cavitación?

No, de cómo encontrar los límites humanos.

O sea, lo mejor de lo mejor, lo hemos encontrado hoy.

Pensaba que te veríamos saltando del trampolín.

Eso quisieras, pero sin agua.

No, va sobre eso. Y he pensado una cosa.

Si os parece bien y, como esto es un programa de ciencia,

vamos a ver la ciencia en directo.

Mientras la gente ve mi "repor" en casa,

yo voy a buscar el centro de percusión de Eduardo.

No, por favor. En 3, 2, 1...

Vídeo. No, no.

En el deporte de élite se juntan ciencia y tecnología.

Exámenes biomecánicos, estimulación eléctrica de la corteza cerebral,

análisis de la zancada en el laboratorio

todos podemos aprender de ello.

Por ejemplo, los deportistas, después de un gran esfuerzo,

toman hidratos.

Yo me pregunto... ¿la tarta cuenta como hidrato, no?

(Música)

Estoy en el Centro de Medicina Deportiva de la Comunidad de Madrid

y voy a hablar con el waterpolista de la selección nacional

Víctor Gutiérrez sobre ciencia y entrenamiento.

La ciencia está rodeando todo el deporte en sí.

Desde las dietas y los hábitos alimenticios

que nos hacen llevar,

hasta los estudios antropométricos que nos hacen

las mediciones diferentes,

y luego la planificación de la temporada.

Sí que está todo pensado para llegar a los puntos de competición

y dar un alto rendimiento.

(Música)

Cuando volvemos de la pretemporada, nos hacen unas mediciones

antropométricas para ver cómo hemos vuelto del verano

después de ese descanso.

Nos hacen una alimentación específica para cada jugador...

No es lo mismo yo, que peso 108 kilos,

la misma dieta que necesita un jugador que es más velocista

y que necesita... Que pesa 70 kilos.

No vamos a hacer los mismos ejercicios en el gimnasio

ni la misma alimentación.

Todo lo que es profesionalizar el deporte

ha sido un avance, ¿no?

Porque el que yo sea muy buen deportista

no hace que yo sepa llevar una preparación adelante.

(Música)

Voy a preguntarle por salud y deporte de élite

a un experto en medicina deportiva.

El doctor Manuel de Hevia.

Un reconocimiento médico deportivo

completo,

consiste en varias fases.

Primero empieza con una anamnesis clínica

valoramos muchos factores

y luego ya, más adelante,

intentamos hacer un estudio de la composición del cuerpo

en el que valoramos grasa, músculo y luego el componente rectilíneo.

Es cómo de largas son tus extremidades.

En base a estos tres factores,

elaboramos un estudio antropométrico, se llama,

de cómo es la composición corporal del atleta.

En el Servicio de Medicina Deportiva de la Comunidad de Madrid,

sobre todo, lo que buscamos es...

en base a una prueba de esfuerzo, aquí como vemos

en el tamiz rodante,

marcarle cómo debe entrenar

por supuesto damos unas pulsaciones generales.

Y luego, un entrenador personal, es el que debe marcar

exactamente cómo hacer este entrenamiento.

El dolor es constante, pero tienes que tratar de no pensar en ello.

Eso dice Eliud Kipchoge plusmarquista de maratón.

¿Merecerá la pena tanto sufrimiento?

¿Sabéis lo que sería un sufrimiento? No veros aquí la próxima semana.

Os esperamos en "Órbita Laika".

(Música)

¿Os suena eso de apuntaros al gimnasio,

ir el primer día y darlo todo con las pesas, ahí?

Y, ¿qué pasa a la mañana siguiente?

¿A parte de que no volvéis a ir?

Que tienes unas agujetas mortales, ¿verdad?

Siempre hemos oído eso de que tenemos agujetas

por la cristalización de ácido láctico en nuestros músculos.

Como yo soy científico, no me fío.

He decidido informarme mejor.

Y, ¿sabéis qué? Es un mito.

De hecho, no sabemos aún las causas reales.

Son un misterio.

Aunque una de las teorías más secundadas

dicen que se producen por microrroturas

de fibras musculares

al realizar una actividad física demasiado intensa.

También se suele decir que, un remedio para las agujetas,

es tomarse un vaso de agua con azúcar.

Y yo, como soy un científico y no me fío,

he decidido informarme mejor.

Así que un fuerte aplauso para nuestra maravillosa

nutricionista Marian García.

(Aplausos y vítores)

Oye, Marian.

Lo primero...

Lo primero de todo, sácame de dudas.

¿Agua con azúcar para las agujetas?

Es que ni ácido láctico,

lo de las microrroturas tampoco está muy claro.

Hay como un daño muscular, hay una microinflamación

y no tenemos claro ni siquiera si antiinflamatorios se puede usar.

Desde luego, agua con azúcar sabemos que no.

No sirve para nada.

Para nada de nada, para comer azúcar.

Por lo menos me gusta. Como eso que tenemos ahí.

Oh, bebidas energéticas. Eso es.

Es verdad eso que dicen...

Las bebidas energéticas es lo de la taurina, ¿no?

Ajá. ¿Es verdad que se saca

del semen de los toros?

¿Semen? ¿De los toros?

¿Quién te ha dicho eso? Yo lo he oído.

Mira, ni con todos los toros del mundo podríamos conseguir

rellenar estas botellas que son...

miles de millones de litros de bebidas energéticas.

Ya me parecía mucho semen eso...

Pero los mitos tienen una patita de realidad,

y la patita es que se extrajo en 1800

la taurina del toro, pero de la bilis,

que es distinto al semen. Vale.

Lo que se pone aquí es sintético.

La taurina realmente la tenemos en nuestro cuerpo.

Realmente es un neurotransmisor. Vale.

Y no hay ninguna evidencia ni de que te dé alas

ni de que aumente el rendimiento, ni nada.

¿Sabes por qué esto realmente funciona

y aumenta la alerta y la atención?

Porque lleva cafeína como la del café.

Igual. Y sí que hay evidencia

de que entre 45-75 miligramos de cafeína

en una dosis, en un chute,

aumenta la alerta y aumenta la atención.

Vale. Una bebida de estas lleva

un café o dos cafés.

Vale. Más o menos...

viene a ser el ratio.

El problema es si nos pasamos.

Más de 200 miligramos de cafeína, un café tiene 90,

las bebidas estas unos 180.

Más de 200 miligramos por chute,

ahí empezamos a ponernos nerviosos

a no dormir por las noches,

ansiedad, nerviosismo.

Y, aparte, el azúcar.

Porque, una lata de estas, tiene 25 gramos de azúcar más o menos.

Y una de estas 50 gramos de azúcar que te estás chutando.

Está muy rico pero no lo necesitas para nada.

Mejor tomar café y ya está.

Y, hablando de recomendable...

Eso que hace la gente de mezclarlo con alcohol y tal... ¿Eso?

¿Sabes lo que ocurre con estas bebidas?

Que ocultan la percepción subjetiva de la intoxicación etílica.

Te emborrachas y no te das cuenta.

Tu lo has pillado. Exactamente, eso es.

Porque tú tienes alerta, tienes atención pero no te das cuenta.

Puedes hacer cosas peligrosas como conducir

porque no piensas que estás borracho y estás "tajao".

Así que no es recomendable. La FDA en 2010

prohibió que las bebidas energéticas tuvieran alcohol.

Luego te lo haces tú en tu casa.

Pero si lo prohíben es mejor no hacerlo tú.

Exacto. Bebidas energéticas de estas...

Tenemos por aquí algo. ¿Y estas isotónicas?

Esas isotónicas tienen un problema porque hay gente que las utiliza

para la diarrea. Eso lo he oído también.

Tenemos aquí una muestra.

Hubiese preferido una fresca pero han decidido en producción

traer una de plástico.

No es buena idea y esto no hay que hacerlo en casa.

Tomar bebidas de estas del horóscopo para la diarrea.

Y ahí entono el mea culpa, como farmacéutica también,

porque estas cositas que hay por aquí...

El suero. El suero.

Tiene mal sabor. ¿A que no nos gusta? No está muy rico.

Claro, estas bebidas saben mejor.

tenemos que saber que hay otras alternativas ahora como este "flash"

que se puede meter en el congelador

y los niños pueden chupar el "flash" y está guay.

Si no tenemos esto a mano, muchas veces la gente

coge esto.

Te voy a explicar porqué no hay que utilizar estas bebidas.

No están indicadas. ¿Por qué?

¿Por qué?

Esto es horrible, ¿vale?

¿Sabes lo que hay dentro, en la diarrea?

Cuando tú tienes diarrea sueltas potasio.

Tú eres matemático pero igual te lo sabes.

El símbolo del potasio, ¿cuál es? "K".

La "ka". Y, ¿si dices dos veces "ka"? "Kaka".

Caca, ves.

En la diarrea hay potasio.

Maravilloso, muy bien. Sin embargo, si tú...

Te ha quedado claro, ¿no? Lo explico para que él lo entienda.

Sé que vosotros lo habéis pillado antes.

Y, si tú sudas, regla nemotécnica,

por el sudor sale sodio. Vale.

Por la caca, potasio, "K".

Estas bebidas tienen más sodio, para el sudor.

Y los sueros de la farmacia tienen el potasio que necesitas.

Por tanto, no es una buena opción porque lo estás tomando al revés.

Además, tienen un montón de glucosa.

la proporción de glucosa en el suero tiene que ser dos

a uno con el sodio. 2 glucosa, 1 sodio.

Sin embargo, estas que tienen más glucosa, por osmosis,

llenamos el intestino de glucosa, pasa más agua dentro

para equilibrarse y...

(Pedorreta)

Más agua. Vale.

¿El alcohol es buena idea?

Dicen que, a veces, una cerveza para rehidratar después del deporte.

Para colegueo bien,

para lo que es rehidratar

no, porque el alcohol, a parte de un tóxico, es diurético.

Entonces haces más pis y si lo que quieres es rehidratarte

tampoco es buena idea. Y las bebidas isotónicas,

aunque pongan isotónicas de cerveza y tal,

tienen menos sodio de lo que deberían llevar, así que...

Cero cerveza para rehidratar. Vale.

Aquí tengo estos botes que me flipan, nunca he visto nada de esto.

En los escaparates los he visto muchas veces.

Yo nunca he probado.

Me llama mucho la atención.

¿Es para la musculación o así? Sí.

¿A ti qué te sugiere? ¿Te da miedo? Te parece...

Un poquito de miedo sí me da. No me lo tomaría, no sé.

Pues realmente es proteína de suero de leche.

Es un aislado de la proteína de suero de leche,

proteína de alto valor biológico.

Es una proteína potente.

¿Sabes que antes se tomaban muchas claras de huevo?

Pues tiene más calidad la proteína.

Tiene todos los aminoácidos esenciales

y, además, se digieren muy bien. Vale.

¿Tú cuanto pesas, Eduardo? Unos 70, vamos a redondear.

Sí, tampoco hace falta... Más o menos, en proteínas

es un gramo de proteína por kilo al día, más o menos.

Serían 70 gramos al día.

Si hicieras deporte, cogieras unas pesas un poco más gordas

que esas y estuvieras entrenando

realmente en serio, necesitarías el doble. En vez de 70...

El doble, dos con cinco o incluso tres.

Necesitarías, imagínate, 150 gramos de proteína.

Conseguir esa proteína con carne, pescado, que además tiene grasa

que aumentan las calorías, igual no es lo más recomendable.

Entonces, o se consigue por la alimentación

o estas, que solo es proteína, sí es buena idea.

Un tipo de suplemento, me imagino, siempre con supervisión.

Por un nutricionista especializado en medicina deportiva.

No coger tú el bote y decir: "Hala, venga".

Realmente eso no genera músculo.

El músculo lo genera el entrenamiento de fuerza.

Más cosas que he oído.

Aplicaciones para lesiones. Yo hago deporte, corro, etc.

Para las lesiones de articulaciones, tobillos, rodillas...

Ya sé lo que me vas a decir. Colágeno.

Colágeno.

Está de moda eso.

Claro, porque tú piensas que de lo que se come se cría, ¿no?

Si tengo mal el colágeno y como colágeno...

Eso es lo que piensa la gente, ¿no? Sí.

Y, si tú comes oreja, ¿te crecen las orejas?

Por suerte no.

Iba a hacer otro chiste, pero es más de Raquel.

Como se ha ido, yo lo voy a hacer normal.

Voy a explicar cómo funciona el colágeno.

Tengo aquí una proteína de colágeno, ayúdame,

que es un poco grande. Vale.

Vamos a ponerla aquí delante.

Tenemos esto que son como piezas de Lego.

Esto es una proteína. Muy bien.

Y las proteínas están formadas

por aminoácidos que son los ladrillitos.

Entonces tenemos un ladrillito, que es la prolina.

Otro que es la glicina,

otro que es la lisina y así pim, pam, pim, pam.

¿Vale? Esto es el colágeno.

¿Qué ocurre? Cuando comemos colágeno, no se nos va directo a la rodilla.

Cuando comemos este colágeno y se nos va al tubo digestivo,

a parte de rompernos y tirarnos el café, también puede ocurrir...

Nos encontramos una prolina por aquí, una glicina por aquí,

y un aminoácido puede decidir hacer una proteína para ir al pelo.

Y otro puede ir al meñique del pie.

No controlamos dónde va cada uno de los aminoácidos.

Exacto. Alguno de estos aminoácidos,

puede hacer colágeno y puede acabar en la rodilla.

Pero son solo piezas de proteínas

que pueden ir a cualquier sitio del cuerpo.

Entonces ¿por qué en el envase o en el bote del colágeno

pone: "Funciona"?

Alguien les ha tenido que permitir decirlo.

Claro.

Porque está el truco del almendruco.

Añaden unas pequeñas cantidades de vitamina C

que sí que tiene una declaración aprobada, porque ayuda

a la formación de colágeno.

O le añaden magnesio, que ayuda

al normal funcionamiento de los huesos,

o al normal funcionamiento de los músculos.

Simplemente por poner esas cantidades de magnesio lo pueden poner,

pero no por el colágeno.

Vale. Porque llevan un poco de vitamina C.

Muy bien. Así que yo, Eduardo,

te recomiendo que te tomes un filete, con una mandarina,

y te ahorres los 20 euros que cuesta el botecito.

Te lo agradezco, me encantan las mandarinas.

Un aplauso, muchas gracias Marian.

(Aplausos)

Perfecto.

(Música)

¿Cuántas cosas podéis hacer en solo 15 minutos?

¿Mandar un par de e-mails?

¿Daros una ducha?

¿Cepillar a vuestro perro? ¿Cocer un huevo?

¿Demostrar un teorema?

No hay muchas cosas que se puedan hacer en solo 15 minutos, ¿verdad?

Pues un estudio publicado en "The Lancet",

dice que las personas que practican deporte 15 minutos al día,

pueden ampliar su esperanza de vida en unos 3 años.

Y, ¿ahora qué?

¿Hay algo más importante que tengáis que hacer

en los próximos 15 minutos?

Nos vemos la semana que viene.

(Aplausos y vítores)

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5: ¡A correr!

Órbita Laika - Programa 5: ¡A correr!

15 abr 2019

El deporte mueve al individuo. Su componente social hace vivir los campeonatos donde participa un equipo como si nosotros mismos estuviéramos compitiendo. Pero el deporte también nos cambia, afecta a los genes, reorganiza el cerebro, reduce el volumen de grasas y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

El físico de ‘Órbita Laika’, Javier Santaolalla, acompañado de dos jugadoras profesionales de tenis de mesa, explicará la física que hay detrás de los tiros con efecto más espectaculares. El programa también hablará con el doctor Alfonso del Corral de las innovaciones más punteras en el mundo de la medicina deportiva.

Deborah García, experta en química, analizará la tecnología que hay detrás de los tejidos que visten los deportistas de élite, y Eduardo Sáenz de Cabezón enseñará a utilizar las matemáticas para crear una estrategia deportiva perfecta. El experto en biología, Ricardo Moure, descubrirá el sueño de los “fofisanos”: un tipo de grasa que sirve para “quemar grasa”. Se activa con el frío y se llama “grasa parda”.

Para terminar, la nutricionista Marián García contará toda la verdad sobre la alimentación para deportistas: bebidas energéticas, isotónicas, suplementos de proteínas y el colágeno.

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 5: ¡A correr!" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 5: ¡A correr!"
Programas completos (58)
Clips

Los últimos 433 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios