Ochéntame otra vez La 1

Ochéntame otra vez

Jueves a las 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4787998
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - La sombra de Dalí - ver ahora
Transcripción completa

"Este ovni que sobrevuela

el refugio de Salvador Dalí, en Portlligat,

es una prueba de que su fama ya es cósmica y sideral".

Es evidente que existen otros mundos.

Eso seguro.

Pero como he dicho muchas veces,

esos otros mundos están en el nuestro.

(Música de cabecera)

Él soñaba con ser como una especie de divinidad,

de ser un Dios, de ser inmortal.

Y a él le daba pánico la muerte.

Saber ser un personaje.

Prepararse para ser importante.

Me parece que Dalí era como un niño perdido.

Había perdido su alma.

Todos el mundo dice que fue la muerte de Gala

la que le sumió en una depresión tremenda y tal.

Pero no es totalmente cierto esto.

"Salvador Dalí dejó el mar y el sol de Portlligat

para adentrarse en el Ampurdán.

La casa blanca diseñada por él,

en la que vivió su plenitud durante 50 años,

por el castillo en piedra de Púbol.

Aquí permanece encerrado desde hace dos años.

Nadie le ve, no recibe a nadie.

El pueblo se ha acostumbrado a su presencia ausente.

Este equipo de Informe Semanal

estuvo tres días en el castillo de Púbol.

A través de contactos previos,

con las únicas personas que tienen acceso a Salvador Dalí,

teníamos la promesa de llegar hasta él.

Verle, hablarle e intentar una entrevista".

El testarudo más grande...

"Nos reciben el abogado Miguel Doménech,

su representante legal,

y el pintor Antoni Pitxot, amigo personal de Dalí".

-Algunas semanas mejores. -Tiene algunas semanas y días

que parece que sale del túnel.

Pero después, cuando parece que va a salir,

él se fabrica, inventa otro ingenio, para volver a derrumbarse.

Yo creo que hacía un par de años que Dalí estaba en Púbol.

Estaba en Púbol porque allí estaba enterrada su mujer.

Su mujer murió en Portlligat.

Creo que sufrió un par de caídas.

También una hospitalización.

Y bueno, finalmente murió en Portlligat.

Por razones que tampoco han sido muy explicadas,

lo que se hizo cuando estaba muerta,

la metieron en un coche, en el Cadillac de Dalí.

Y se la llevaron a Púbol.

Dalí hubo un momento que tuvo una operación.

De próstata, como tantos ancianos.

Y esto le afecto de una manera tremenda.

(DUDA)

Yo creo que le afectó porque yo creo que la consciencia

de que te vas a morir, si la tienes cuando aún te encuentras muy bien

y eres joven, la puedes ir digiriendo.

Si no la tienes hasta muy tarde, el asunto es muy traumático.

"De la mano de nuestros anfitriones entramos en la casa.

Sólidos muros, patio interior donde apenas entra el sol".

(Música)

"Aquí está su último cuadro, inacabado.

No ha trabajado en él desde abril del año pasado.

El caballete casi en la pared.

La paleta y las pinturas simétricamente dispuestas.

La famosa butaca donde Dalí limpia los pinceles,

con 3 o 4 trazos descoloridos por la lejía.

Son las 12, el maestro se ha levantado y ha desayunado.

Pero ha vuelto a retirarse a descansar.

No hay que hacer ningún ruido.

Caminar de puntillas, no alzar la voz".

Realmente...

Los últimos años fueron muy dramáticos y muy tristes.

Pero el tío aguantó el tipo.

Fueron siete años

que me parece que debían ser como siete siglos para él.

Me llaman a casa, me telefonean.

"El señor Dalí quiere hablar con usted".

Y hacía años que no lo veía.

Se pone: "Busquets, hemos de hablar de mi tragedia".

Y pensaba: "¿Tu tragedia? ¿La enfermedad?"

"No, hombre, no, aquella tragedia que llevo años escribiendo".

Y que la quería hacer con Oriol Regàs.

"Venid, que la tengo mediohecha".

Y llegamos, y Pitxot que nos esperaba, dice:

"Lleva horas esperando y ensayando".

Entramos en el salón, damos un paso, y empieza a cantar, no me acuerdo.

"L'Amèlia està malalta", una canción tradicional catalana.

Nos quedamos parados, yo con la voz temblorosa.

Una estrofa, otra estrofa.

Acababa la estrofa, dábamos un paso.

Otra estrofa, aquello se hacía eterno.

Y él cada vez temblaba más.

La voz le temblaba cada vez más hasta que acaba.

Y entonces dice: "Bueno, ya os podéis ir,

ya habéis visto un Buñuel auténtico".

(Música)

Era un trabajador tremendo, disciplinado.

Llegaba el verano.

"¿Cuándo llega el verano?

¿Sabes cuándo llega el verano? Cuando me pongo a pintar.

Bueno, hago aquella siesta", que explicaba él.

"Cojo una cucharilla en la mano.

Y entonces es cuando se tienen la ideas geniales.

Y entonces, se me escapa la cucharilla y me despierto.

Y me acuerdo de qué soñaba.

Entonces es cuando tengo las ideas.

Y entonces me pongo a pintar.

Y viene una mosca de estas de Coco Chanel,

muy elegantes, no estas de ciudad, de caca, del campo.

Muy elegantes.

Se me ponen aquí y yo pinto con la mosca aquí.

Y el 'Tour de France'.

El 'Tour de France' por radio, entonces ha llegado el verano".

(Música)

(HABLAN)

"Es ahora cuando le vemos con toda nitidez.

Está sentado de espaldas en su sillón,

a solo dos metros de esta puerta.

Le vemos por la cerradura.

Por la rendija de la puerta continuamente entreabierta

por las sucesivas y nerviosas entradas y salidas."

Y hay días que literalmente, aunque hubiese querido

quizá no habría podido recibir a nadie.

Hubo días en Púbol muy malos.

Y otros días mejores.

Hasta hubo un día que trabajó un poquito, digamos.

Con lo cual, fue una etapa complicada.

Era una persona

que no aceptaba que se le viese decadente.

Y enfermo y feo.

"Sobre el silencio de Gala, arriba, se extiende el silencio de Dalí.

En la antesala que da a su salón privado

están dos de las cuatro que día y noche se turnan en atenderle."

Mira, después de cada comida, reposa un rato, descansa un rato,

Después se levanta, entre comida y desayuno, comida y cena.

-¿Y duerme bien? -Sí, por la noche muy bien.

¿Con sedantes o no?

Sí, siempre toma.

"Son las 2 de la tarde, y Dalí descansa tras el desayuno,

al que precedieron 15 horas de descanso nocturno.

Es demasiada penumbra.

Demasiado silencio.

Demasiado tiempo sin que nadie le haya visto.

Sus amigos están preocupados."

Yo no creo que estuviera secuestrado, yo no lo creo esto.

Lo que no estaba con su gente.

Cuando yo llamaba a la puerta e intentaba obtener una información

y no la obteníamos y tal, en fin, no nos gustaba.

Y tendíamos en aquel momento quizá a abonar

de alguna manera la teoría del secuestro.

"Las puertas están abiertas en la cocina,

el único lugar de la casa en donde hay ritmo de vida.

Se trajina, se habla, se ve la televisión.

Aquí coinciden a menudo los cuatro empleados de la casa."

¿Por qué no quiere ver a nadie?

Yo no sé por qué no quiere ver a nadie.

Es un hombre que hace tiempo está de esta forma,

porque en Portlligat ya no quería recibir visitas.

Esto era a partir del 80.

Después no quería las ventanas abiertas.

Siempre gritaba porque la chica que teníamos abría las cortinas.

Y él no quería, no quería ver la calle.

Estaban en conversaciones serias para recuperar una serie de bienes,

artísticos y no artísticos de Dalí en el extranjero.

Y eso requería una cierta discreción.

Y que no hubiera problemas añadidos.

Yo sé que no.

Está de esta forma que es imposible.

-¿De qué forma? -Nervioso como está.

Ya.

Nervioso, y bueno, en fin, sin vestir.

Una imagen más clara.

Él es muy cuidadoso de su imagen, de su persona.

Y cuando no quiere hay que respetar su libertad.

"Hasta ahora ha rechazado nuestra presencia.

Pero admite que Arturo le afeite.

Es buena señal, nos dice.

Dalí, más que no ver a nadie, no quiere que nadie le vea.

No quiere que nadie le vea como está."

Una de las personas que tiene más contacto con Dalí

es una de las enfermeras que forma parte del equipo

que atiende a Dalí.

Y esa enfermera, decía que en todo ese tiempo,

lo único que entendió,

las únicas palabras que entendió de Dalí fue: "El meu amic Lorca".

"Mi amigo Lorca", dicho en catalán.

Entre 1922 y 1925, transcurren los años centrales de la amistad

entre Dalí, Lorca y Buñuel.

Lorca pasa largas temporadas en Cadaqués.

Si se daba a entender una relación homosexual

entre ellos, Dalí lo negaba.

Pero admitía que Federico sentía una fuerte atracción sexual por él.

Lorca se enamora de Dalí.

Y para Dalí

es halagador que un poeta tan grande esté enamorado de él.

Lo que pasa es que a Dalí le da pánico

el que la relación vaya a más en el sentido físico.

Pues el sexo es una cosa que me había preocupado mucho

en mi adolescencia.

Como casi de una manera obsesiva.

Y está totalmente superado.

Porque lo mismo que la muerte siempre tiene

los atributos de la dignidad y de la belleza,

el sexo siempre es feo.

Y repulsivo.

En estos momentos en que la pornografía

está invadiendo el mundo,

Dalí cada día hace más alardes de castidad.

Porque sabéis que tenía el problema de que su padre,

cuando él era adolescente le puso

en la mesita de noche un libro de fotografías,

de penes destrozados por la sífilis.

Entonces a él no se le levantó nunca.

Salvador Dalí i Cusí, el padre de Dalí,

era un notario muy importante de Figueras,

que se casa con una señora que se llama Felipa Domènech,

y tienen un niño que llama Salvador Dalí.

Le llaman Salvador Dalí.

El niño dura muy poco tiempo.

Está enterrado en Figueras, y poco, casi al año

de la muerte del niño Salvador Dalí,

nace otro niño en 1904 que también se llama Salvador Dalí.

Y es el Salvador Dalí Domènech que todos conocemos.

El hecho de sustituir

al hermano muerto es algo que le traumatiza desde pequeño

y es algo que le persigue.

A su joven hermano fallecido, le gustaban mucho las cerezas.

Y Dalí ha elaborado con cerezas la trama gráfica de su retrato.

Luego él tiene esta obsesión

de esa otra mitad suya que desaparece.

"Apareciendo y desapareciendo súbitamente,

Dalí desea mostrarse de una manera fuera del alcance de los sentidos.

Esto quiere decir unas veces que el señor está en casa

y otras que el señor ha salido.

En su laboratorio de arte y trabajo, Dalí se halla con Gala, su esposa.

Inspiración viviente del artista que también aparece y desaparece."

Entonces él tenía una cierta costumbre

de que cuando llegaba ese tiempo

y estaban por llegar cuando a él le apetecía.

pues llamaba al corresponsal de Televisión Española.

Y le montaba un "show" para él.

Se transformaba en décimas de segundo, al momento.

(DA UNA PALMADA) Y era otro hombre.

Y era un hombre normal.

Porque Dalí con el trato, cuando estaba solo sin prensa,

era un hombre normal.

"El pintor se atusa las guías de su bigote

y contempla ocho sardinas.

Ocho surgidas exotéricamente.

El cubo está vacío.

Pero al conjuro de la invocación daliniana,

agua y sardinas se precipitan a su interior."

Es el Dalí que estaba ante la cámara

y el Dalí que está en su casa tranquilamente.

El Dalí que está en su casa tranquilamente es un señor normal,

que hablaba normal.

El bigote era el mismo, el bigote no cambia en cinco segundos.

Pero claro, cuando es encender los focos, cambiaba todo,

cambiaba los gestos, cambiaba la dicción.

Bueno, era una persona perfectamente consciente

de cuál era su imagen y cuál quería que fuera su imagen.

(Música)

Recorta.

Habíamos pensado en tocar cuatro puntos.

No me lo diga, que salga lo que salga.

-Muy bien. -Sin saber lo que...

Yo de todas maneras nunca respondo lo que me preguntan.

-¿Los bigotes están bien? -Sí.

Un día, ya operado, esta última ocasión,

estaba yo hablando con él, llaman al teléfono,

lo coge, contesta: "Diga".

Dice: "El señor Dalí", y le digo: "Dalí, le llaman al teléfono".

En vez de coger el teléfono, como hace cualquier ciudadano:

"Espere", se arregla el bigote, se arregla, se pone tieso.

Entonces coge el teléfono con gran ceremonia y dice: "Aló".

Yo me reí, porque además esto lo vi repetir unas dos veces más.

Él es así.

Es así.

Pues yo me pregunto, divino Dalí, por qué soy tan y tan supersticioso.

¿Por qué, Dalí, eres tan supersticioso?

Pues soy tan supersticioso...

(TODOS) ¡Uy!

Ya lo sabía, nadie quería que se rompiera.

-Nadie, nadie. -Del subconsciente se ha roto.

-Señor Dalí. -Se ha roto el plano, no me sirve.

-Ya no me sirve ni el plano. -¿Por qué?

-Cuando le he preguntado... -Ahora ya no sirve.

Al contrario.

Es curioso, ustedes tienen ahora en la mano un documento único.

Dalí dice que es supersticioso

y que no quiere el espejo y se rompe de verdad.

Es una cosa extraordinaria.

Sin que nadie lo toque.

-Bueno, pues por eso. -Señor Dalí...

Eso es lo bueno de esa emisión.

Ahora fotografía, Dalí dice...

Que lo que quiero es que lleven el espejo

al río roto y que lo echen allí para que todo continúe bien.

Entonces ustedes filman ahora.

Y eso no lo hubieran podido...

Vale mucho más que pedir: "Espejo, tú quieres la realidad..."

-Está muy bien. -Señor Dalí...

Han hecho una obra de arte colosal.

De Dalí casi "clown" con sus "performances" filmadas...

Dalí es muy tímido y tiene un problema patológico.

"Dalí nos explica su último cuadro, 'La pesca de los atunes'".

Aquí el divino Dalí.

El divino Dalí, "le divine" Dalí, "divine".

Dalí se encuentra

en frente de su última obra pictórica.

Que se titula "La pesca de los atunes".

Y es la transcripción de una narración tipo homérico,

que mi padre que era notario me explicó cuando yo era muy niño.

Me explicó que el Mar Mediterráneo se volvía

al final rojo de la sangre de esas víctimas

de sus monstruos marinos que son los atunes.

"Los psiquiatras que atendieron al enfermo tras la muerte de Gala,

una veintena, llegaron a la convicción

de que Dalí había perdido las ganas de vivir.

Llegó a pesar menos de 45 kilos.

Y Descharnes contrató hasta diez enfermeras que cobraban

más de 600.000 pesetas de 1982.

A cambio, solo les impuso una condición.

Realmente ellos me dijeron, que bueno,

que si la prensa o cualquier periodista

nos preguntaba si Dalí pintaba, dijéramos que sí.

En un primer momento me pareció razonable.

Yo no sabía cómo estaba Dalí.

Pero claro, una vez ya lo vi, me di cuenta

que prácticamente era imposible

que en aquellas circunstancias pudiera pintar.

Pintó hasta mediados del año 83, y de esto yo soy testigo

y testimonio privilegiado.

Porque a Dalí le gustaba que cuando él pintaba,

que yo estuviese detrás suyo.

Cosa que no suele suceder nunca con ningún pintor.

Dalí en su vida firmó

una cantidad parece ser que ingente de hojas en blanco.

Si firma hojas en blanco, cada hoja en blanco

son 2.000 dólares o 3.000 dólares.

Él va firmando y dice: "Más, más, dame más hojas que voy firmando".

Falso no, en todo caso debe ser irregular.

Pero yo creo que las pinturas en general de Dalí no han sido

objeto de manipulación ni de falsificación.

Ha habido intentos, pero se sabe perfectamente,

están catalogadas, se sabe cuáles son.

En cambio, en la obra gráfica y de reproducción,

de obra y de objetos, en eso sí.

Incendio esta mañana en el castillo de Púbol,

en Gerona, donde reside el pintor Salvador Dalí.

El anciano artista sufrió quemaduras leves.

"Esta madrugada se prendió fuego en la habitación

del pintor Salvador Dalí, en el castillo de Púbol

a causa de un cortocircuito.

El artista resultó herido con quemaduras leves en una pierna.

Gracias a la rápida intervención de la enfermera

que cuida Dalí, así como dos amigos del pintor,

se le puso poner a salvo en seguida evitando malos mayores.

Y se apagó el incendio

que pudo haberse propagado al resto de la mansión".

Pues que saltó una chispa, simplemente.

Pero tampoco era nada extraordinario,

porque las chispas saltaban desde hacía días, desde hacía meses.

Lo que ocurrió es que la chispa saltó

desde un pequeño aparato que Dalí tenía en su mano.

Y que era un interruptor con el cual accionaba un timbre

para avisar a las enfermeras.

Y según cuentan, hacía uso de ese timbre constantemente.

Hasta el punto de que las enfermeras estaban

realmente hartas y aterrorizadas

de tener que vivir en semejante situación,

porque parece ser que el hombre

pulsaba el timbre centenares de veces al día.

Aunque se ha intentado ver a Salvador Dalí,

una vez más se ha impedido que un medio de comunicación

entre en contacto con el genial artista.

Manteniendo el aura de misterio que rodea al pintor

desde poco tiempo después de la muerte de su compañera Gala.

Quienes entraron en la habitación y le rescataron,

fueron el guardia civil y Descharnes.

Lo arrastraron hasta una antecámara que había.

Y de allí pues lo bajaron y claro,

en aquel primer momento temieron que el incendio

pudiera ser más grave, optaron por meterlo en un coche

y alejarlo del catillo,

no fuera que hubiera que lamentar mayores daños.

"Dalí era ingresado en una clínica de Barcelona 43 horas más tarde,

después de visitar en camilla su Teatro-Museo de Figueras

y escuchar en su interior a Wagner.

(Música)

En la clínica del Pilar la verdad es que lo visitó bastante gente.

Estando él en la clínica, su hermana llegó allí

y entró en la habitación.

Y bueno, los que dicen haberlo visto,

dicen que la echó.

Se dice que un poco la culpable

del desencuentro entre los dos hermanos

es la llegada de Gala a la vida de Dalí.

Que viene con Paul Éluard Cadaqués.

Yo abro la puerta y me la encuentro ya desnuda.

Y entonces me enamoró automáticamente.

Pero como que era muy tímido, como lo soy aún.

E histérico.

En aquel momento histérico porque nunca me había masturbado.

Llevaba una cantidad de retraso de esperma incalculable.

¿Cuántos años tenía?

Entonces tenía 22 años.

Elena Diakonova, Gala, fue durante 50 años la musa.

La persona providencial para Dalí.

Su obsesión por esta mujer le llevó a pintarla más de 80 veces.

Gala es una mujer que no tiene autocensura.

No le importa tomar el sol mediodesnuda.

Siendo algo que es un escándalo para los vecinos de Cadaqués.

Y Dalí se obsesionó con ella.

Se convierte en esposa, madre, marchante.

Todo lo que necesita Dalí lo tiene en Gala.

Y Dalí era también un poco débil.

Cuando encontró a Gala era totalmente histérico.

Y no había conocido ninguna mujer.

Y Gala le dio la fuerza de... No sé.

A lo mejor sin Gala, Dalí no habría sido Dalí.

Lo creo.

Porque ella canalizó toda su fuerza y energía.

Gala era tremenda.

Gala tenía estas cosas de Gala.

De celos de todas las personas que Dalí estimaba.

Y a veces me decía:

Entonces me pegaba.

Claro, una viejecita,

con aquel lacito en la cabeza, bajita y pegándome,

y Dalí se partía de risa.

A veces estábamos él y yo hablando, venía Gala:

"Mira, que viene Gala y te pegará".

Gala a veces le ponía 1.000 pesetas en el bolsillo

y para que no los perdiera se los cosía un poco.

O sea, unas historias... Dalí con Gala, ¡bueno!

Gala, si él estaba terminando un cuadro,

Gala era capaz de coger el cepillo de dientes, ir allí y:

(CON ACENTO FRANCÉS) "Abre la boca",

porque hablaba un francés con acento ruso.

Y mientras él estaba viendo un cuadro,

o preparaba el color de una tela y tal,

ves a Gala allí limpiándole los dientes.

Y luego, lo que me gusta de Gala en el castillo de Púbol

era como, bueno, nos disfrazábamos,

jugando, haciendo como teatro.

Una especie de teatro.

También mirábamos la luna.

A ella le gustaba mucho, decía:

"Es luna llena, vamos a ver la luna".

Tenía una mirada con mucha fuerza.

Una autoridad natural.

"En su residencia de Portlligat, la cámara sorprende

a Salvador Dalí cuando busca en su extraño ropero

algo apropiado para rematar su caprichoso atavío.

Altos embajadores se hayan en camino para anunciarle una gran nueva.

Gala, su esposa, está visiblemente emocionada.

Porque tiene que comunicarle un grave asunto

que requiere la aprobación del artista."

La casa de Portlligat no es una casa, son muchas casas.

(Música)

Era una casa de pescadores.

Pero empieza como una casita pequeñita.

Y esa casa se amplía a otra, a otra, a otra, a otra.

Hasta ese universo particular que Dalí busca.

Sin electricidad que estaba la casa, ahora es maravillosa,

pero cuando llegó ella en los años 30,

tenía que ser una cabaña de pescadores.

Hay que imaginarse el carácter de esa mujer para adaptarse

a una cultura que no es la suya.

(HABLA EN FRANCÉS)

-Va a cantar algo. -(HABLA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

Dalí era como el precursor de los "hippies".

Y hacía esas fiestas y decía que él no tomaba droga.

Los "hippies" sí, claro.

Pero él les decía que no había que tomar drogas.

Y emborracharse.

Que él tenía su locura natural-

(Música)

No necesitaba tomar tantos excitantes para producir.

Que él tenía ese método paranoico crítico.

Y ese método era como producir la obra de arte.

Y al mismo tiempo, ser el analista, el método, el arte.

Yo me quedaba mirando cada cosa que veía de Dalí.

Y él me encontraba mirando, que salía también.

Tres chinos, lo miro y había tres chinos.

Tres cabezas de chinos.

Con aquellos sombreros.

Y la única vez que Dalí me tocó,

en 27 años por la espalda, me acerca al cuadro.

Y dice: "¿Y ahora?". Los tres chinos habían desaparecido.

Era una cabeza de tigre con las garras.

Y entonces, todavía me empuja un poco más cerca.

Y dice: "¿Y ahora?". El cuadro era

todo un minúsculo laberinto de tonos ocres y tal.

Un laberinto.

No había ni tigre, ni chinos con sus sombreros.

Y me dice: "Esto es como la vida, depende de cómo la mires".

Y se me marchó.

En este sentido era un clásico.

Él decía: "Quiero pintar los sueños con el máximo realismo posible.

Pinto cosas imposibles, pero de tal manera

que parezcan reales."

Él era un admirador de Velázquez y de Vermeer, sobre todo.

También de otros pintores, pero estos dos especialmente.

Dijo: "Yo me pondré una peluca 'velazqueña'

para pintar como Velázquez".

Si el Museo del Prado se quema, Dalí, en vez del fuego,

lo que salvaría es el aire.

Porque el aire es el elemento supremo del espacio.

Y yo salvaría específicamente,

el aire que está contenido en el espacio sublime

de "Las meninas" de Velázquez.

Porque es el espacio de mejor calidad

que se ha pintado nunca en el mundo.

"El surrealismo es la clave de la vida y obra de Dalí.

Responde a lo que él mismo denominó su método paranoico-crítico,

caracterizado por la representación de escenas oníricas

realizadas con extraordinaria minuciosidad.

Los años 30 marcan su consagración.

Firma el Manifiesto Surrealista y colabora con Buñuel

en la película "El perro andaluz".

A finales de esa década, se separa del grupo,

especialmente de André Breton, y entra en el mercado americano.

Allí, escribe la autobiografía 'La vida secreta'.

Entra en contacto con Hollywood y trabaja con Hitchcock.

Coincidiendo con el estallido de la bomba atómica,

Dalí pinta con un estilo que él denomina 'nuclear y místico',

centrado en la desintegración de las formas.

A esa época corresponden

'La Madonna de PortLligat' y 'Galatea de las esferas'".

Yo dije: "¿Por qué pintas a partir de un momento cuadros tan grandes?"

Porque estas cosas las hablábamos.

"Todos los cuadros del principio

de la época surrealista son cuadros muy pequeños.

Buenísimos pero pequeños.

Y te gusta esta distancia con el cuadro".

Dice: "Porque tuve un susto muy grande.

Yo le llevé la 'Madonna de PortLligat'...",

que es un cuadro de un tamaño así.

"...al papa para que me la bendijese.

Y fui allá y se la enseñé y Pío XII:

'Muy bien, un pintor moderno que pinta arte religioso y tal'.

Yo vi con terror que se la daba a su secretaria

porque consideraba que era un regalo".

(RÍE)

"Entonces cogí, empecé a correr por los pasillos

del Vaticano con el cuadro debajo del brazo y dije:

'Ya nunca más hago un cuadro tan pequeño'".

Me sigue fascinando, claro.

Es que es perfecto, con una vista de Portlligat.

El niño tiene relieve.

Las piezas arquitectónicas más pesadas flotan.

El corcho pesa.

(RÍE)

¿El niño Jesús? ¿Cómo está el niño Jesús?

Tiene el libro y la esfera del mundo.

Pero como es el niño Jesús,

el hijo de Dios, no la sostiene.

Tiene las manos así.

Y el libro se le sostiene solo.

O sea, todo es un encadenado de ideas impresionante.

Para mí el mejor cuadro de Dalí es aquel cuadro con aquel título,

"Yo cuando tenía siete años pensaba que era una niña

levantando la piel del mar y viendo un perro haciendo al siesta".

Para pintar aquello hay que tener una técnica muy depurada.

(Música)

"El gran masturbador" yo creo que probablemente sea

el cuadro más importante del joven Dalí.

Y es un cuadro que además es una especie de autorretrato de Dalí.

Porque si le das la vuelta al cuadro, puedes ver

un perfil que es el perfil de Dalí.

Está basado en el paisaje del Cap de Creus.

Y yo creo que es el cuadro

en el que Dalí se define sexualmente.

Se puede decir que mis primeras relaciones fueron

de carácter intrauterino.

Porque unos meses antes de nacer, el divino Dalí,

que es su modesto y orgulloso servidor,

vio en el seno materno,

dentro del vientre de mi madre, Dalí vio

ojos extraños, pero sobre todo,

no ojos, sino huevos.

Huevos en el plato, como si dijéramos huevos fritos.

Pero sin plato.

Y esos huevos eran fosforescentes y luminosos.

Se movían, se dilataban como galaxias.

Como la galaxia de Andrómeda.

Y naturalmente, Freud me dijo

que eso eran mis primeros recuerdos prenatales.

O sea, que Dalí, ya fue surrealista

al menos un mes y medio antes de nacer.

Cuando está en París queda impresionado por el surrealismo.

Y él, como pasa siempre a lo largo de su carrera,

quiere ser más surrealista que los surrealistas.

Él hace un cuadro que se llama "El sagrado corazón",

que está en las colecciones de Pompidou,

y en medio escribe:

"Por placer a veces escupo sobre el retrato de mi madre".

Cuando a casa de los Dalí llegan las reseñas

sobre el cuadro, eso es un escándalo.

Y el padre lo expulsa.

Lo expulsa y no quiere... Le dice que reniegue de esa pintura.

Dalí no puede traicionar a sus amigos de París.

No puede traicionar al surrealismo y no reniega del cuadro.

Y es expulsado de la casa.

Una vez un periodista le dijo:

"Señor Dalí, ¿qué es lo mejor de su obra? "

Entonces estuvo pensando un ratito y dice: "Las ideas".

(Música)

Con Salvador te sentabas en las Ramblas de Figueras,

y veía pasar a la gente y los comentarios eran fantásticos.

"Mira este con una escalera, parece un Bruegel".

"Esta chica... Un Julio Romero de Torres".

Y no sé.

Estabas en un embotellamiento yendo a Rosas.

Y en vez de desesperarse,

porque a Dalí todo le iba a favor, nada le iba en contra:

"Fíjate en los reflejos en los cromados

de los coches de en frente,

parece un Estes, esta pintura es ultrarealista americana."

Era imposible aburrirse con Salvador Dalí.

(Música)

"El misterio de Elche" es fantástico.

Él dijo: "Me han hablado que es fantástico, deberíamos ir".

Y fuimos.

Y en el momento aquel, con una calor, 15 de agosto.

Las señoras con los abanicos, que parecían un conjunto de grillos.

Chac, chac, chac.

Y hay aquel momento que se abre el cielo,

que es un Tiepolo y baja un niño.

Y lleva unos pañuelitos y abre las manos.

(Música)

Las manos, y cae todo un polvo dorado.

Que como hace mucho calor, va cayendo poco a poco.

Entonces él va cantando una canción medieval.

Y Salvador me dice:

"¿Lo ves? En España todo es vertical".

(Continúa la música)

El autogiro de la Cierva, el submarino de Monturiol,

los sindicatos verticales.

El misticismo vertical español,

está simbolizado por artefactos mecánico-místicos.

El primero, es el submarino de Narciso Monturiol.

Que representa los fondos abisales del infierno.

Los fondos abisales y amoniacales del subconsciente humano.

Y el otro artefacto es

el autogiro de Juan de la Cierva.

Gracias a los cuales se pasa del fondo del subconsciente,

del fondo del infierno

directamente al cielo sin Purgatorio.

El Purgatorio, como todo el mundo sabe,

es un Purgatorio siempre horizontal.

Inconcebible ver dos ánimas del Purgatorio una encima de otra.

Están siempre haciendo una especie de friso.

(Música)

Cada año a París, Nueva York.

Cadaqués, Barcelona, París, Nueva York.

Siempre repetía.

Muy pocos viajes fuera de estos.

"Cuando fui a Nueva York",

en barco, porque naturalmente, odiaba el avión.

Entonces iba en barco.

Te explicaba: "La primera vez que fui,

me puse de acuerdo con el pastelero del barco.

Hicimos un pan de cuatro metros.

Y bajé a Nueva York con el pan en la cabeza de cuatro metros.

¿Y sabes qué pasó?

Que nadie me preguntó por el pan".

De hecho, prácticamente fue el primer pintor importante

que llegó a Nueva York y se hizo famoso estando vivo.

Hacía unas cenas en el St. Regis, en Nueva York.

Que decía: "De pobres y artistas".

Y entonces invitaba a Warhol a casi siempre.

Y a otros artistas.

Y gente que veía por la calle que le hacían gracia.

Y era como una mezcla surrealista de gente que se perfuma con Channel

y otros que no se lavan.

"Nueva York es gótico.

Santiquísimo, ¿no te has dado cuenta? Todo es gótico".

Un día que llovía mucho

y era por Semana Santa y habían unos obreros cavando una zanja:

"¿No lo ves? Esto es gótico total. ¿No ves que esto es Bruegel?"

(Música)

En el año creo que 1974,

se inauguró el Teatro-Museo de Dalí de Figueras.

Y eso se hizo a través de una fundación pública,

en la que evidentemente la cuidad era la principal institución.

Fue fantástico, porque yo vi un día el cuadro reproducido.

Porque el cuadro, que es la cara de Mae West

pidiendo ser utilizada como apartamento surrealista,

él me dijo que lo había pintado sobre una cubierta

o de Paris Match o de Life.

Es un cuadro que realmente no viaja porque es tan delicado.

Dices: "¿Sabes que en aquella época yo también era muy conceptual?

¿Por qué no hacemos un espacio que visto

desde un punto reproduzca el cuadro que reproduce un espacio?

¿Por qué no hacemos el salón?"

Y dijo: "Fantástico, una idea fantástica, estúdiamela".

He preferido en vez de hacer un sueño surrealista

que se escapa y desvanece

al cabo de un cuarto de hora de estar despiertos.

Y hacer un sueño que pueda servir para cuarto de estar.

O sea, hay una nariz.

Con dos hogares.

Una boca que se llama saliva-sofá,

en la cual se puede uno sentar muy cómodamente.

Por el mismo precio, tenemos encima de la nariz

lugar suficiente para poner

encima un reloj de un mal gusto supremo.

El "kitsch" del arte español.

Y a los dos lados de la nariz, naturalmente los ojos

que esta vez son vistas nebulosas impresionistas

del Sena de París.

"Estas son las fotografías, inéditas hasta hoy,

de la habitación de Dalí tal como quedó tras el siniestro.

Y demuestran la gravedad del incendio.

Púbol no parecía ser un lugar en el que Dalí se sintiera bien.

Y que pudiera ayudar a su recuperación.

Entonces, se vio que había que buscar otra solución.

Y la solución fue la Torre Galatea.

(Música)

"Los últimos años de su vida los pasará solo.

Retirado del mundo en Torre Galatea.

El antiguo edificio de Figueras

que él mismo decoró en honor Gala, anejo al Teatro-Museo."

Yo creo que en la Torre Galatea, Dalí vivió una nueva etapa.

No solo por el cambio de escenario,

sino por el tipo de cuidados que recibía.

Desde un punto de vista médico, quizá se fue

menos permisivo que antes.

Tenía que comer, y si no comía, buscaban la forma de alimentarle.

Tenía que levantarse y moverse un mínimo

para mantener un mínimo el tono físico.

Tenía que sentarse en su butaca, pasar unas horas.

Y después yo creo que fue muy importante para él,

el hecho de tener el acompañamiento del matrimonio Caminada.

Y sobre todo, el acompañamiento de Pitxot.

Yo creo que Antonio Pitxot

en esta última etapa jugó un poco el papel

de la familia que Dalí no tenía.

"Se inauguraban las obras de remodelación

de la fachada principal de la Torre

con un concierto que cerraba la campaña "Piano al alcance".

Dalí, acompañado de sus más directos colaboradores,

apareció ante las 500 personas congregadas.

En el mismo concierto, se estrenó la "suite"

de Jordi Codina: "Música per a Galarina",

dedicada a Gala y a Salvador Dalí.

No quería ver a nadie.

Aceptó a Pasqual Maragall, Jordi Pujol.

Él no quería ponerse ni hablar con nadie.

Pero Descharnes, que fue el último secretario,

me llamó un día y dice:

"Señor Llongueras, es que mire, nosotros buscamos a alguien

para que se distraiga.

Y le proponemos: '¿Quiere que llame...?'

Y siempre mueve la cabeza, cierra los ojos."

Porque estaba ya muy mal.

Y le hemos dicho: "¿Y si llamo al señor Llongueras?

Que le corte un poco las puntas que están muy amarillas".

Te miraba, escuchaba.

"Recuerda aquel día que pusimos las pelucas a Baudelaire

en París, ante la prensa?

Tantos fotógrafos..."

Y se veía un poco la satisfacción.

No podía expresar mucho.

Y no hablaba.

En el momento que saqué, él no había hablado nada,

las tijeras del bolsillo y vio el brillo...

(IMITA) "Llarg".

O sea, en catalán dijo: "Largo".

Que quería pelo largo.

Pero no dijo: "Oye, córtame poco".

Solo pudo decir la palabra "llarg".

A la vuelta de Figueras a Barcelona, lloré todo el rato.

El pintor Salvador Dalí se encuentra entre la vida y la muerte.

Su estado de salud se vio ayer bruscamente agravado

en el Hospital de Figueras donde se encuentra internado.

El director del centro indica que no se piensa

en prolongar artificialmente la vida del pintor.

Ninguna novedad en las últimas horas sobre el estado de salud de Dalí.

El último parte médico lo facilitaba el director del hospital

de Figueras, Carlos Ponsatí, a las 11 de la mañana.

He tenido relación continuamente con Paquita

y ella me comentó, porque ella se fue a cuidarlo

después del incendio...

hasta la muerte de Dalí.

Y sí, claro, era muy triste.

Y bueno, me dio pena

que parece que cuando se aman dos personas

es mejor que se mueran juntos.

Poco tiempo después, porque es deprimente.

Existían varios testamentos de Dalí.

Existía uno que había firmado el mismo día con Gala.

Y entonces, bueno, pues él por la razón que fuera

decide hacer otro testamento.

Que decía lo que dijo, que su heredero universal

es el Estado español.

(Música)

De pequeño quería ser una cocinera.

Después, empecé ya cuando tenía seis años,

quería ser Napoleón.

Desde entonces, mi máxima ambición no ha hecho que crecer.

Y ahora, lo que más me gustaría

es poder ser nada menos que Salvador Dalí.

Dalí será enterrado bajo la cúpula del Teatro-Museo de Figueras.

Así lo ha anunciado el alcalde de Figueras, Marià Lorca.

Y me pidió que cuando llegara su momento, fuera enterrado

debajo de la cúpula del Teatro-Museo Dalí.

"De esta forma, se descarta que Dalí

sea enterrado junto a Gala en el Castilla de Púbol,

tal como se había previsto.

El alcalde de Figueras ha explicado también que después de la muerte

la capilla ardiente se instalará en Torre Galatea,

hasta ahora su residencia."

Marià Lorca tuvo un pequeño encuentro con Dalí

en un momento determinado en el hospital.

Estaban ellos dos solos.

Y según dice Marià Lorca, en ese momento le dice:

"Oye, quiero que me enterréis en el Museo".

Pero me dio mucha pena que cuando Dalí se murió,

también le ha dado pena a Paquita y a Arturo,

que los ha separado, se tenían que haber encontrado

en Púbol, porque había dos tumbas y había un hueco

para que se den la mano juntos cuando estuvieran muertos.

Todo el mundo estaba convencido

de que Dalí querría ser enterrado en Púbol.

De hecho, cuando se construyó la tumba en la que está Gala,

se acomodó para acoger el día que fuera Dalí, digamos.

Bueno, me parece un poco triste porque eran como el amor cortés.

Que hay el caballero y su señora.

Me da la ilusión de que era como un don Quijote con su Dulcinea.

Bueno, era un personaje así.

A la vez muy moderno, muy vanguardista.

Y al mismo tiempo un místico.

Así estilo don Quijote, para mí.

"Está ya entrando el féretro de Salvador Dalí

en el patio interior del museo.

El patio conocido por aquellos que lo han visitado."

Un día, Salvado Dalí, me dijo:

"¿Pero tú no sabes la diferencia entre un dandi y un esnob?"

Digo: "No muy bien".

"Pues esto es básico, ¿eh?

Mira, un snob es el que se vuelve loco

para que lo inviten a una fiesta.

Y un dandi, es aquel que siendo invitado,

hace lo imposible para que le echen."

Después he pensado mucho en esto.

Entonces he pensado:

"Salvador Dalí tenía como objetivo en su vida ser un dandi.

Que le echasen de todas las fiestas".

A mí una de las cosas que me han pasado en la vida

más importantes para tomar ejemplos, ver el modo de actuar,

es conocer a Dalí.

Era un auténtico genio.

Creo que es seguramente la persona que más me ha influido en mi vida.

Sin poderlo imitar.

Porque yo creo que Dalí, como Gaudí, no se pueden imitar.

(Música)

La muerte la resumo

en aquellos versos maravillosos que dicen:

"Ven, Muerte, tan escondida

que no te sienta venir, porque el placer de morir

le pudiera dar la vida".

(Música)

(HABLA EN CATALÁN)

"Adéu".

Adiós, muchachos.

"Ardor guerrero" es el comienzo del himno de la infantería.

El himno que teníamos cuando yo era soldado de infantería,

que teníamos que cantar continuamente dice:

"Ardor Guerrero, vibren en nuestras voces.

Y de amor patrio henchido el corazón.

Y me casé con la primera que pillé.

Por el pase "pernocta" famoso, que era dormir fuera del cuartel.

# Del deber, de la patria # y del honor, ¡honor!

Los primeros 15 días, qué palizas, qué agujetas.

Y entonces: "¡Está epiléptico!"

# Escucha, España, # la canción guerrera...

A mí me gustaría ser un militar.

La mili no vale para nada.

-La mili voluntaria. -Voluntaria.

Nos detuvieron y nos llevaron

al Castillo Militar de Figueras.

Un año haciéndote de todo, no tienes derecho a nada.

Simplemente para perder el tiempo.

Fueron muchos años.

Muchos años no solo de lucha, sino de debate.

Debate social, que es lo bonito.

# Tu grandeza que seas # noble y fuerte...

Preguntaron en el patio

si había algún objetor de consciencia, y salí yo.

No, no la hice, no valía ni para prisionero.

# Honrada, contentos, # tus hijos irán a la muerte. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La sombra de Dalí

Ochéntame otra vez - La sombra de Dalí

11 oct 2018

El año 1982 marca un antes y un después en la vida del pintor Salvador Dalí. El verano de ese año muere en su casa de Port-Lligat, su mujer Gala.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - La sombra de Dalí" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - La sombra de Dalí"
Clips

Los últimos 182 programas de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    Salvador Dalí. ¿Qué decir sobre él siendo original y sin tomar palabras que otro haya dicho ya? Único, irrepetible, sabía cómo llamar la atención, que todo el mundo hablara de él, creándose su propio mundo, multi y polifacético. Quizá no fue el primero en poner a la Comunidad Catalana en su terreno hacia el mundo y que además se destaquen los nativos de dicho lugar también del mundo de la actuación y de la música. Es en la década del ochenta donde enviuda y finalmente muere. Felicitaciones por el trabajo y hasta la próxima. P.D.: Qué raro que no sonó la canción del grupo Mecano dedicada a él.

    15 oct 2018