www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4658883
Millennium - Tipos de interés - ver ahora
Transcripción completa

Muchos ciudadanos se sienten interesados

por las noticias que tienen que ver

con los tipos de interés.

Ven la televisión, lo escuchan en la radio,

en los periódicos... Quieren saber si van a poder

pagar la hipoteca tal como la tenían prevista.

Este es un tema poco televisivo, un poco arduo,

pero importantísimo.

Por eso hemos decidido dedicar

este programa de "Millennium" a los tipos de interés.

Y lo vamos a hacer aquí,

porque realmente queremos saber cómo se mueve

la economía en función de los tipos de interés.

Stefan Zweig, el escritor austriaco,

le dedicó en sus memorias buena parte de sus páginas.

Hablaba sobre la importancia de la hiperinflación

que había en Alemania en los años 30

del siglo pasado.

Cuanta más inflación, la economía se desestabilizaba

y pasó posteriormente lo que sucedió

con la llegada de Hitler al poder.

Vamos a verlo hoy también en nuestro programa.

Gracias por estar con nosotros.

Bienvenidos a "Millennium".

(Música cabecera)

No son lo mismo los tipos de interés

que tipos interesantes.

Aunque eso no significa que esa historia no tenga

también su interés.

Hablar de tipos de interés

significa hablar de asuntos y decisiones

que nos van a afectar de un modo directo e inmediato.

El modelo económico que queremos,

de cómo y de qué manera se toman las decisiones en Europa

y en definitiva, sobre si queremos una economía más estable

pero con peligro de estancamiento o una economía más dinámica

que pueda provocar burbujas como la que nos llevó a la crisis.

Más allá de las diferencias norte-sur,

más allá de las diferencias entre el sistema norteamericano

o el europeo, más el que sistema,

el modelo americano y el modelo europeo,

en el programa de hoy queremos entender

cómo funciona uno de los mecanismos básicos

de la política económica que no lo olvidemos,

es política pura.

En muchas ocasiones decimos que nos gustan los temas políticos,

pero buscamos los que son más fáciles.

En cambio, enfrentarse a un tema tan político

como los tipos de interés,

nos da cierto reparo y nos distancia en muchas ocasiones,

pero queremos invitarles a que se queden,

porque estamos convencidos de que todo lo que diremos

les puede interesar y sobre todo, les concierne.

Nuestros invitados de hoy son en primer lugar,

el señor Emilio Ontiveros,

catedrático de Economía de la Empresa

de la Universidad Autónoma de Madrid.

Fundador y presidente de Afi,

Analistas Financieros Internacionales

y director de la revista de Economistas

desde su fundación en diciembre del 2011.

Subir los tipos de interés,

usted dijo que es como retirar el ponche de la fiesta.

(RÍE) ¿Sí o no?

Sí, en cierta medida sí, sobre todo teniendo en cuenta, Ramón,

el nivel desde el que se puede llegar a subir tipos de interés.

Y es que por primera vez en la historia,

el ponche ha sido casi gratis, ¿no? No lo habíamos visto jamás,

salvo épocas muy distantes que el precio del dinero

estuviera en términos nominales cercano a 0.

Aunque el tipo de mercado sea algo superior.

En la medida en que hemos estado además,

bastante tiempo con tipos de interés tan bajos

y es probable que empresas, familias,

incluso los gobiernos se hayan acostumbrado casi, casi

a esa especie de barra libre que supone tener

tipos de interés excepcional y artificialmente bajos,

en el momento en que efectivamente, empiecen a retirar

ese estímulo, el efecto puede ser un poco adverso.

Por eso, la cuestión clave hoy,

no es tanto cuándo se van a retirar esos estímulos,

cuándo va a empezar a normalizarse la política monetaria

y por lo tanto el nivel de los tipos de interés,

sino a qué ritmo y con qué grado de avisos

a los agentes económicos, se va a hacer.

A los ciudadanos les gusta que la fiesta tenga ponche,

pero a los bancos, no les ha ido tan bien.

A todos los bancos, el hecho de que el tipo de interés

sea prácticamente nulo, porque eso les ha complicado

cómo ganar dinero. Claro.

Pero también los bancos que piensan no solo en el corto

sino en el medio plazo,

son conscientes de que en economías por ejemplo

como la española, donde el sector privado,

donde las familias y las empresas tienen un nivel de endeudamiento

muy, muy grande, facilitar la digestión del endeudamiento,

es la condición necesaria para que se eviten males peores.

Entre otros, seguir pagando las deudas.

Si los tipos de interés subieran de forma demasiado brusca

y a un nivel excesivamente elevado,

la capacidad para que la gente,

para que las pequeñas y medianas empresas

atendieran al servicio vía intereses de la deuda,

sería menor y las probabilidades de que la morosidad bancaria subiera,

serían mayores. Por lo tanto, los bancos,

los bancos eficientes, los bancos que son capaces

de diversificar su actividad,

de hacer la transformación de vencimientos de forma inteligente,

saben que en el medio plazo tener un nivel razonable

de tipos de interés, razonable quiere decir acorde

con la inflación subyacente en esa economía,

es una condición para que el crecimiento sea razonable

y sin crecimiento, no se pagan las deudas

y los bancos son los primeros interesados

en que les paguen las deudas. En un país como el nuestro,

donde el endeudamiento privado todavía hoy,

está en máximos históricos,

un banco inteligente tiene que procurar

que se paguen las deudas de las familias y de las empresas

y que incluso pidan más préstamos

para que sigan creciendo las familias y las empresas.

Como siga usted predicando lo de más préstamos,

lo van a echar de la comunidad de economistas.

Sí, no más préstamos, Ramón.

Los clásicos, las hacendistas clásicos decían aquello

de "endeudarse no es pecado".

Solamente hay que tener cuidado

de no endeudarse para irse de juerga.

Eso es una estupidez.

Pero endeudarse para invertir, es decir para fortalecer

la capacidad de crecimiento de la economía

y por lo tanto la prosperidad, es una decisión inteligente.

Los clásicos hacendistas decían que hay que satisfacer

una segunda condición.

No te endeudes aunque sea para inversión,

no te endeudes siempre que la rentabilidad

esperada de la inversión sea superior al coste de capital.

Pero si el coste del endeudamiento es inferior

a la rentabilidad esperada,

lo inteligente es endeudarse.

Yo podría ahora, a tenor de la experiencia

que ha aportado la crisis,

sobre todo la crisis en Estados Unidos,

en nuestro país, en Irlanda,

pondría una tercera condición a aquello que decían

los conservadores clásicos.

No concentres todo el endeudamiento en un mismo destino.

No pongas todos los huevos en la misma cesta.

Lo discutiremos si tenemos tiempo, gracias.

Quiero presentar al señor Ignacio de la Torre,

economista, doctor en Historia.

Economista jefe de Arcano Partners,

profesor de economía de la IE Business School,

vicepresidente y fundador de Financieros sin Fronteras.

¿Por qué dice eso de que los economistas

son los únicos a los que pagan dos veces?

La primera por equivocarse y la segunda para explicar

por qué se han equivocado. Porque muchas veces nos equivocamos

y luego explicamos por qué nos hemos equivocado.

Por ejemplo, antes de la crisis, en el año 2007,

éramos muy pocos, muy poca gente la que afirmaba

que el mundo corría un enorme riesgo de que podíamos ir

a una gran recesión y luego,

cuando pasa la situación, explicas qué es lo que ha ocurrido,

pero en el momento no lo dices.

Hay poca gente que tiene esa capacidad de prevenir

los puntos de inflexión y avisar cuáles son las situaciones

que podemos afrontar opinando en contra de lo que opina

el conjunto del consenso y de ahí ha venido un poco la crítica

al mundo de los economistas, ¿no? Cómo pueden estar más cercano

y quizás el guiarnos por los modelos matemáticos a veces,

nos ha llevado a pensar que la economía

es extremadamente eficiente y es racional cuando muchas veces

no es racional. Doy un ejemplo muy sencillo.

En el año 2012, el riesgo de quiebra de España,

que se mide con una cosa que se llama el CDS,

España tenía más riesgo de quiebra que Egipto,

que Filipinas, que Kazajistán, lo cual no tenía ningún sentido

porque éramos una democracia liberal con clase media,

con menos riesgo de quiebra que un país como Egipto, ¿no?

Y bastó de repente, una revuelta en la plaza de Tahrir

para que la gente dijera: "Bueno, esto es una satrapía,

Egipto, de un señor que es Mubarak y es más arriesgado",

y de repente, cambió de un momento a otro

la percepción de riesgo de España.

Quizás lo que tenemos que hacer es entender cómo interaccionan

el mundo de la economía, el mundo de los mercados

e identificar cuando el mercado se está dejando llevar

por lo que llamamos el "behavioral finance",

el movimiento en manada,

que muchas veces ocurre esa situación.

Hay una cuestión que a mí me parece importante,

hoy en día, la importancia que le damos a los algoritmos.

Los señores de Netflix...

te recomiendan una película o una serie en función de unos algoritmos,

en función de lo que has visto antes.

Los bancos dan créditos en función también de sus algoritmos,

y a veces puede ser injusto.

Y el otro día vi en un capítulo de una serie de televisión,

que en un bufete de abogados,

el departamento financiero funcionaba con algoritmos,

y ese algoritmo decidía si cogían un caso, no lo cogían,

y le daban un crédito a los abogados que tenían que llevar ese caso

en función de las posibilidades de recuperar el dinero, o no.

¿Dónde está el factor humano?

Lo que hace la inteligencia artificial, aplicada a las finanzas,

es entender el comportamiento humano para de esa forma predecir.

Por ejemplo, el software que hace que una persona

pida un crédito al consumo,

si te piden tu sueldo y pongo un sueldo, y lo borro, y pongo otro,

eso lo detecta el software, y automáticamente no me da el crédito.

Hay una frase, Herodoto decía que la nobleza persa

educaba a sus hijos en dos máximas:

nunca mentir, y nunca incurrir en deudas,

porque quien incurre en deudas, acaba mintiendo.

Está relacionado con lo que hace el software,

en cuanto ve que la persona cambia el sueldo, dice:

"Esta persona no gana lo que dice que ha ganado".

Pero vamos a un mundo en el que cada vez más, va a ser mucho más fácil

interpretar la futura morosidad en base a los algoritmos.

En China, por ejemplo, Ant Financial,

que es el brazo armado de finanzas de Alibaba,

da créditos instantáneos, en cuestión de dos segundos.

Sencillamente, por la historia que tienen de una persona en China,

de sus hábitos de compra en el comercio electrónico,

ya pueden predecir el riesgo de morosidad.

En la medida que consigamos que la inteligencia artificial

nos permita construir un sistema bancario

que tenga menor riesgo sistémico, será bienvenido.

La inteligencia artificial tiene que tener en cuenta

nuestras emociones, y cómo afectan nuestras emociones

a la hora de pedir un crédito, y si podemos o no repagarlo.

Conjuga ambos mundos,

el mundo de la racionalidad y el de la emocionalidad.

Gracias. Un placer.

El señor Alberto Alonso Regalado,

economista, Universidad de Salamanca,

fundador y director general del Grupo Valía,

grupo especializado en asesoramiento empresarial y financiero.

Profesor de Mercados Financieros

en el Instituto de Estudios Bursátiles,

y de Financiación Empresarial y Operaciones Corporativas

en el IE Business School. Otro.

Déjeme que le haga una pregunta,

ya que usted tiene relación con los inversores,

¿cuál es la importancia, para un inversor, de los tipos de interés?

La importancia depende del negocio que haga,

y de la actividad que tenga, según el margen que tenga la actividad,

los tipos de interés le afectan de una manera o de otra.

Hay sectores en los que el margen es muy pequeño,

con lo que el tipo de interés afecta mucho.

Y hay otros sectores en los que el tipo de interés no afecta mucho,

porque el margen, digamos, es muy amplio, ¿no?

También es importante ver cómo es su fondo de maniobra,

y su periodo medio de cobro, es decir, si cobra antes que paga,

o cómo es su ciclo financieramente de cobros y pagos.

Dependiendo de eso, los tipos de interés son más o menos importantes.

Las empresas españolas tienen un nivel de endeudamiento alto,

y los tipos de interés, en general, las empresas españolas,

es una cuestión muy relevante.

¿La importancia de las marcas influye a la hora

de que una persona decida invertir en una empresa u otra?

Claro que sí, influye mucho el saber hacer.

Si ahora estuviesen los grandes almacenes

que no vamos a decir el nombre, en bolsa,

¿recomendaría esa inversión?

Sí, yo creo que no todo es bueno por estar cotizado o no,

hay muchas empresas muy buenas que no cotizan,

y hay muchos empresarios en España que prefieren no cotizar.

Cotizar también conlleva una presión

en el día a día de la empresa a veces, ¿no?

Hay muchas empresas familiares en nuestro país que no cotizan,

y que tienen negocios extraordinariamente buenos.

Ya que usted hace de consultor y asesora a muchas empresas

y a muchas personas,

yo le pediría que me hiciese usted, así, como de "va de soi",

una predicción de lo que cree usted que va a pasar inmediatamente.

Inmediatamente, en los próximos meses.

(ASIENTE)

Sobre los tipos de interés,

está claro que en Europa no van a subir,

hay una presión muy fuerte para que no suban,

sobre todo de Italia y de España.

No olvidemos que Italia y España tienen un nivel de deuda muy alto,

y eso presiona a que en Europa no pueda haber subidas de tipos.

Independientemente ya de que tampoco hay una presión en precios

ahora mismo como para que haya subida de tipos, ¿no?

Pero una subida de tipos, tengamos en cuenta que un 1 % de subida de tipos,

aquí en España, la deuda de la Administración son 11 000 millones,

en las empresas unos 9000, y en los hogares son 7000 millones,

entonces, una subida de tipos afecta mucho en el día a día.

Nosotros creemos que aquí en Europa los tipos de interés,

por lo menos hasta la segunda parte de 2019, no van a subir.

En Estados Unidos sí, porque en Estados Unidos

están en otro momento del ciclo,

y también su actitud hacia la economía es diferente.

Hay que tener en cuenta que nosotros estamos inmersos en una deflación,

una deflación profunda, porque si hemos emitido tantos billetes nuevos,

hemos hecho una política monetaria tan expansiva, y no hay inflación,

es porque estábamos sentados en una deflación muy grande,

entonces, esa política monetaria expansiva modera esa deflación.

Pero no deja de ser una gran mentira esa política monetaria expansiva,

los bancos centrales ha multiplicado por 4 su balance desde la crisis,

y eso conlleva que Europa va a tardar en subir tipos.

Entre las presiones políticas,

y que todavía hay una cierta deflación detrás,

esperamos que los tipos de interés en Europa todavía tarden en subir

seguramente un año, o un año y medio.

Vamos a discutirlo si queréis luego, después de nuestro reportaje,

pero antes quisiera presentar a la señora Gayle Allard,

doctora en Economía por la Universidad de Davis, California,

profesora también del IE Business School,

investigadora en el mercado de trabajo, estado del bienestar,

y el papel de las instituciones en el éxito económico,

presidenta y fundadora de la Fundación Wuhasira,

dedicada a promocionar la educación de las mujeres en Etiopía.

¿Por qué Estados Unidos reaccionó tan rápido al estallar la crisis,

bajando los tipos de interés, y en Europa se tardó tanto?

Yo creo que hay dos temas, Ramón.

Uno es que la Reserva Federal es un banco central ya viejo,

tiene 100 años casi de existencia, tiene experiencia.

El Banco Central Europeo estaba manejando un conjunto

de países que se habían unido recientemente,

que se habían unido bajo su umbral de política monetaria recientemente.

Entonces, ese es un tema, que tenían poca experiencia,

y si miramos la Reserva Federal, en la Gran Depresión americana

se equivocó en todo, entonces, la experiencia cuenta.

Pero otro es que la Reserva Federal tiene un mandato dual,

doble, que decimos, que tiene que velar por controlar la inflación,

los precios, y también por el desempleo,

o el crecimiento de la economía en general,

y qué hace en el mercado laboral.

El Banco Central Europeo está construido sobre el modelo alemán,

que su objetivo único es el control de los precios,

con lo cual estábamos en...

Hay que recordar que en el 2008 había una estanflación,

había una subida de precios de materias primas,

estábamos experimentando cierta inflación,

les parecía importante eso.

La Reserva Federal, con una visión más amplia quizá de la economía,

por su mandato, reconoció que tenía que bajar tipos inmediatamente.

En Europa, con el ejemplo alemán,

y la lucha contra la inflación, tardaron.

Pero otro tema que yo diría en general,

es que en Estados Unidos son muy rápidos para hacerlo bien en crisis,

y muy lentos para hacerlo bien en la recuperación,

que eso en general también se puede observar.

Es lógico que ahora yo le pregunte por...

Del mismo modo que le he pedido a su compañero un pronóstico

sobre qué va a pasar en cuanto a tipos de interés,

que yo le pregunte a usted sobre tasas de desempleo.

¿En Europa? En España.

En España.

Claro, todo eso depende del crecimiento, ¿no?

Si de verdad los tipos de interés se mantienen bajos,

la incertidumbre se aleja de España,

esperemos que en los próximos días esto mejore un poco,

si España sigue creciendo como está creciendo, seguirá bajando el paro.

Pero sin crecimiento no hay creación de empleo, desgraciadamente,

como lo vimos en la crisis. Es muy importante una reforma

del mercado laboral, como se hizo en 2012, para crear empleo,

pero si no se acompaña de crecimiento, hay que esperar.

Entonces, en ese sentido, le vienen muy bien

esos bajos tipos a España todavía.

Seguiremos dentro de un momento,

porque tenemos nuestro reportaje siempre,

como siempre, casi al principio del programa,

y que abre nuestra tertulia.

Vamos a explicarles a todos ustedes qué son los tipos de interés,

quién los marca, y cómo inciden en la economía.

Víctor Echevarría, especialista en análisis económico y mercados,

también de Afi, nos responde a estas cuestiones.

(Música)

El tipo de interés refleja el precio oficial del dinero.

Como cualquier otro bien, el dinero también tiene un coste

para quien quiera comprarlo o venderlo, dicho de otra manera...

El tipo de interés es la remuneración que percibe una persona,

típicamente un banco, por adelantar dinero a un deudor.

Los fijan los bancos centrales: en Europa, el Banco Central Europeo;

y en Estados Unidos, la Reserva Federal.

Con los tipos de interés pueden suceder dos cosas:

los bancos centrales bajan los tipos,

y la consecuencia más directa es que el dinero vale menos.

Cuando los tipos de interés están bajos,

es barato endeudarse para consumir o para invertir,

y por tanto se estimula la actividad económica.

Y ante una subida, el efecto es el contrario.

Cuando los tipos de interés suben, se hace más caro endeudarse,

y por tanto uno tiene menos incentivos a endeudarse

para consumir más o para invertir, por tanto, se encarece esa deuda,

y normalmente hay menos consumo e inversión,

de forma que la actividad económica se puede ralentizar.

Del tipo de interés depende la cantidad de dinero en circulación,

el nivel de precios, la dinámica de la economía, y lo más importante,

lo que preocupa a muchos ciudadanos, determinan lo que pagamos

cuando contratamos un crédito o una hipoteca.

Los tipos de interés están en mínimos históricos,

han sido la herramienta para luchar contra la crisis

y reavivar la economía. Sin embargo, ahora mismo la situación

es completamente diferente, y se mira de reojo a una posible inflación.

Por eso, algunos analistas consideran necesaria una subida progresiva

y gradual de los tipos de interés.

-El escenario en el que estamos es uno en el que probablemente

los tipos suban lentamente en el área euro.

Hay que tener en cuenta que el Banco Central sube tipos

cuando ve que la inflación está en niveles relativamente elevados.

Y si bien los últimos trimestres ha aumentado algo la inflación,

en prácticamente todos los países del área euro

está por debajo del objetivo del Banco Central, que es el 2 %.

Por tanto, lo normal es que tengamos subidas muy lentas y muy graduales,

y que probablemente no empiecen hasta 2019, o así.

Si el tipo de interés sube, los bancos tienen más caro el dinero,

y trasladan este coste al resto del mercado,

lo que supone que las empresas y los hogares

tienen que pagar un interés mayor por su deuda.

Por supuesto que un tipo de interés más alto beneficia al acreedor

y perjudica al deudor,

porque es una transferencia de renta del deudor al acreedor.

Pero hay que tener en cuenta

que aquí la clave es el impacto económico general,

y a todos nos beneficia un contexto en el que los tipos

van subiendo de modo que la inflación se mantiene en torno al 2 %.

¿Cómo afectan los cambios en la sociedad,

en la marcha de la economía y en la tecnología

a los tipos de interés?

(Música)

¿Todo el mundo piensa lo mismo en el tema de los tipos de interés,

o hay diferentes escuelas de pensamiento,

para subirlos, bajarlos...?

Yo creo que no todos los expertos,

todos los especialistas en política económica

tienen la misma opinión acerca del...

Primero, del papel que deben jugar los tipos de interés, ¿eh?

Y en segundo lugar, del momento en el que tienen que moverse,

tienen que alterarse.

Hay escuelas que son mucho más estrictas,

y que anteponen unos intereses a otros,

como ocurre en política económica.

Por ejemplo, ahora mismo estamos viviendo un caso práctico,

que podría ilustrar las distintas visiones al respecto.

En Alemania están altamente preocupados, incluso irritados,

en algunos segmentos de la población,

por el nivel tan bajo de los tipos de interés,

porque, como señalábamos antes,

la remuneración de los ahorradores es baja.

Pero claro, es que Alemania es un país, en primer lugar,

de ahorradores netos.

En segundo lugar es un país que históricamente tiene en su ADN...

Los niños, cuando nacen, lo primero que hacen es vacunarles

contra esa especie de obsesión antiinflacionista,

derivada de las penas que sufrieron en el año 23, sobre todo.

En otros países donde el nivel de endeudamiento es mayor,

donde las necesidades de fortalecimiento de la inversión,

del stock de capital, es mayor,

lógicamente prefieren tipos de interés relativamente bajos,

tipos que sean compatibles con el crecimiento de la inversión,

con el fortalecimiento, en última instancia, del stock de capital.

Pero yo creo que ya los efectos de la crisis,

los efectos de las actuaciones de las políticas monetarias

que hemos visto en estos años, sobre todo los 10 últimos años,

han hecho que haya una convergencia de pensamiento

entre el conjunto de los economistas.

Todo el mundo conviene que si la Reserva Federal,

que cuando adoptó esa decisión que comentábamos antes,

de bajar los tipos de interés a 0,

y de poner en marcha un programa excepcional

de compra de deuda pública en los mercados secundarios,

tenía al frente de la Reserva Federal no precisamente un radical,

un keynesiano, sino una persona muy prudente, muy conservadora,

Ben Bernanke, pero que tenía una ventaja,

y es que probablemente era, es, el académico vivo

que mejor conoce, que más ha estudiado,

lo que ocurrió en los años 30,

las estupideces y las inhibiciones que llevaron a

contemplar al paciente sin un diagnóstico concreto,

y retrasar medidas de estímulo monetario.

Ben Bernanke fue en ese sentido, práctico, lo que tiene que hacer

cualquier decisor en materia de política económica.

Y aun cuando efectivamente la aplicación de políticas monetarias

muy expansivas, de tipos de interés tan bajos,

podría generar efectos secundarios,

que afortunadamente no generó,

en términos de sarpullidos inflacionistas,

eligió bien: lo primero era salvar el riesgo de gran depresión,

aun cuando luego hubiera un efecto tardío de mayor inflación, ¿no?

Yo creo que esa experiencia, de la mano además de una Administración,

de un presidente de la Reserva Federal prudente, conservador,

ha servido, sirvió al Banco de Inglaterra,

ha servido al Banco Central Europeo,

que tardó demasiado, pero al final hizo bien,

porque el Banco Central Europeo solo nos advierte

que hará todo lo que esté en su mano para evitar males peores,

como la ruptura del euro,

el 24 de julio de 2012,

cuando el encefalograma plano del paciente eurozona

era inquietante. No, yo creo que ya ha habido una convergencia.

A mí me gustaría que ustedes nos diesen un poco,

o me diesen la valoración de lo sucedido en España.

El Gobierno se desgañita, o el ex-Gobierno del señor Rajoy

se desgañitaba para decir:

"La economía va bien, lo hemos conseguido nosotros".

Pero sin embargo, por parte de las organizaciones ciudadanas,

hay, o había una queja de que el empleo que se conseguía

era de mala calidad, y que así no había manera de salir de la crisis.

Me gustaría oír su opinión al respecto, en lo que habían hecho

sobre todo en la política, entre el Ministerio de Economía

el Ministerio de Hacienda y el Banco de España.

¿Quién quiere empezar?

Yo creo que estamos viviendo las consecuencias

de la devaluación interna que vivió España,

que se predicó mucho en ese momento de encefalograma plano,

que la única forma de salir era reducir costes, reducir sueldos,

en muchos casos, echar a gente de la empresa para hacerse más eficaz.

Claro, cuando sales, cuando empiezas a crecer,

las secuelas son mucho paro, salarios bajos,

y yo supongo que cuando se quejan del mal empleo,

sobre todo se quejan del salario bajo.

Claro, si hubiéramos tenido una moneda para devaluar,

se baja la moneda, y todo el país se hace más pobre

con respecto al exterior.

Pero si bajas los salarios, es distinto, es más duradero,

y te enteras antes de cruzar las fronteras del país,

entonces, yo no sé cómo...

cuál va ser la recuperación de esa situación.

-Yo creo que lo que señalas es importante,

la recuperación española es una recuperación relativamente intensa,

cuando se compara con las demás.

Pero es verdad que en la recuperación española ha funcionado mucho

la respiración asistida, nos ha venido.

Yo siempre digo a mis alumnos, incluso a los escépticos

sobre la pertenencia de España a la eurozona:

"Imaginemos qué habría ocurrido a la economía española

si no tenemos esa especie de primo de Zumosol, de paraguas,

que ha sido el Banco Central Europeo".

Ha actuado reduciendo el riesgo,

estableciendo un respaldo institucional muy importante.

En la recuperación española yo creo que influyó

de forma muy significativa

una complicidad en los precios externos,

en los precios de las materias primas,

básicamente de los hidrocarburos.

La economía española es la economía más dependiente

de la importación de gas y de petróleo,

eso quiere decir que cualquier dólar

en el precio del barril de Brent que caiga,

es como si nos metieran en el bolsillo una transferencia de renta.

¿Y si sube como ha subido? Y si sube,

es como si nos sacaran de la cartera un dólar cada día.

Pero recordamos que en plena crisis llegamos a ver,

veintitantos dólares el precio del barril,

eso fue una inyección importante.

El segundo elemento muy importante,

es que a partir del verano del 2012, primero junio,

cuando las autoridades españolas hicieron bien

en solicitar una ayuda a Europa,

una línea de crédito de 100 000 millones de euros,

para sanear, para capitalizar un sistema bancario

que estaba conformando un círculo vicioso altamente inquietante.

La deuda pública nuestra

cotizaba con unos tipos de interés tercermundistas,

nuestra banca sufría en gran medida como consecuencia de ello,

pero también porque los niveles de impago de las deudas privadas

eran elevados, y al mismo tiempo, había una recesión:

la economía española pronunciaba la caída de su PIB

en mayor medida que el promedio.

Cuando llega ese rescate hay un respiro,

y el otro respiro es a partir de julio,

cuando el Banco Central Europeo replica lo que habían hecho

sus colegas, la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra.

A partir de ahí, se abandona el círculo vicioso,

iniciamos un proceso de crecimiento,

que ha sido intenso, pero con una consecuencia, afortunadamente...

afortunadamente detectada, pero mala,

y es que la calidad del empleo,

no porque lo digan las organizaciones ciudadanas, muy respetables,

sino la calidad del empleo, entendiendo por calidad del empleo

lo que la OCDE especifica,

tiene que ver con la duración de los contratos y la remuneración media,

que son esenciales para que el consumo crezca.

Independientemente de consideraciones humanitarias o sociológicas,

sin renta, no hay crecimiento del consumo,

la gente no cambia el sofá,

sin renta, no hay confianza,

que haga que la gente, como tú señalabas,

contemple el medio plazo con algo de tranquilidad,

pero sin renta suficiente, tampoco se reduce

esa brecha en términos de desigualdad de la renta,

que la crisis ha llevado a niveles inquietantes.

Ahí, Warren Buffet tiene razón, me preocupo mucho, dice,

cuando efectivamente, veo que a mi secretaria le va mal,

porque como esa brecha se amplíe,

las condiciones para seguir siendo yo rico,

se pueden endurecer, ¿no?

-Hombre, sobre todo, en el crecimiento de una economía,

afectan tres cosas, que son productividad, población y crédito.

Nosotros, desde la crisis, hemos tenido un desapalancamiento,

que obliga a que el crédito no crezca,

no crezca mucho, y que vayamos reduciendo el endeudamiento,

porque por la parte del crédito, no hay mucha parte de crecimiento.

Por la parte de productividad, hay que ser positivos con España

en la parte de productividad. Siempre se habla del tema del I+D

en España, pero no se habla de las infraestructuras de España,

es decir, las carreteras en España, los trenes en España,

el crecimiento de banda ancha que se ha producido en España.

En España hay más banda ancha que en Italia, Francia y Alemania,

y esto no se dice. Y entonces, son las autopistas de ahora, ¿no?

Entonces, sí que es verdad

que en toda la parte de productividad,

España ha hecho avances importantes sobre todo en infraestructuras.

Y después, en la parte de población, creo que tenemos un problema

en la gestión de población, independientemente también

del tema de brecha salarial,

tenemos un problema en la gestión de la inmigración,

es decir, en el año 95, en España éramos 38 millones,

ahora somos más de 46 millones,

y ese incremento de población ha producido que España,

independientemente de los años de la crisis,

pudiéramos crecer al 3 % en muchos años.

Es decir, tenemos que hacer una reflexión clara

de qué queremos hacer con la inmigración.

España es muy difícil que pueda crecer, y Europa también,

si no gestionamos la inmigración como una forma de crecer,

es decir, la inmigración es muy relevante.

Cuando usted dice gestionar la inmigración,

significa incrementar.

Exactamente, es decir, si España se hubiera quedado

en 38 millones de personas, no hubiera crecido

lo que ha crecido en los últimos 10 años.

O sea, que todos aquellos que se quejan

del aumento de inmigración, tienen que ser conscientes

de que estamos donde estamos gracias a los inmigrantes.

Hombre, no solo a los inmigrantes, pero sí que es verdad que...

Pero sin ellos, no hubiese sido posible...

Crecer a ese ritmo, es un aspecto muy importante.

-Destacaría, en mi opinión, el origen de la recuperación de España

no es tanto un político o una clase política

que dicen que crearon equis millones de puestos de trabajo,

el origen es la revolución exportadora que hemos tenido.

España es un país que ha pasado de exportar 25 puntos de PIB,

bienes y servicios, a exportar 35, y esos héroes

que salieron a patearse el mundo, y se hincharon a exportar,

lo que ha permitido la recuperación, y comenzó hacia el año 2009-10.

Hoy España exporta más en porcentaje de PIB que China,

Estados Unidos, Italia, Francia o Reino Unido.

Esa es la génesis del cambio de coyuntura

que se produjo y se afianzó a partir de 2012.

La otra consideración que decía antes Emilio es muy importante,

el sistema financiero, al final, es muy parecido a un cuerpo.

El Banco Central es el corazón y bombea mucha sangre

cuando sabe que el enfermo está mal, como bien habéis señalado,

pero esa sangre solo llega a nosotros, que somos los músculos,

a través del sistema arterial, que son los bancos.

Si tú tienes un corazón bombeando sangre,

y el sistema financiero, bancos y cajas,

tienen balances falsos, como ocurría en España,

ellos no trasladan la sangre a los músculos, y por eso,

la economía española, de 2008 a 2012, lo hizo extremadamente mal.

Solo cuando de verdad se decide recapitalizar la banca,

y reconocer los activos falsos, es cuando empieza de verdad

a funcionar el pulmón y al llegar la sangre,

y la economía, a reactivarse. Los americanos lo hicieron

muy rápidamente esto, limpiar el sistema bancario.

En España tardamos cuatro años, y ahí está el origen

de nuestra tragedia, y porque ha llegado el desempleo al 27 %.

En Italia todavía no lo han hecho, y parte del problema de Italia

no es tanto el ECB, es que no han tenido la valentía

de afrontar que tiene un sistema financiero

con balances, en parte, que son falsos.

-Bueno, sí... Yo creo que...

Cuando a mí me preguntan, sobre todo, fuera de nuestro país,

¿Ha dejado algo positivo la crisis? Yo creo que ha dejado

algo que es muy importante,

que es el aumento de la propensión exportadora,

y ahí no ha habido política,

es una expresión clara

de cómo se ha regenerado la especie española,

hablo ya desde una edad, que era clave, ¿eh?

Entonces, hemos asistido a la emergencia

de empresarios medianos,

que no solo exportan, si no que se quedan,

porque la exportación, en fases de recuperación,

es una constante si se estudia la historia económica de España,

siempre, siempre se salía de las recesiones

con la salida de los empresarios, cogían las carteras,

y ante la demanda interna, que no existía,

se iban a vender fuera, y la exportación subía

a ritmos del 5 o 6 %, como lo hemos visto ahora.

-Pero tenían la peseta. -Gracias.

-Pero volvía la demanda interna,

volvían las familias y las empresas a animarse,

dejaban las carteras, y se dedicaba a atender.

Lo nuevo que hemos visto este año

es, uno, a día de hoy, que llevamos 3 años de recuperación asentada,

la exportación sigue creciendo,

y sigue contribuyendo al PIB.

Dos, que el aumento de exportadores regulares,

lo que estadísticamente se considera aumentos de la base exportadora,

ha aumentado de forma significativa.

Tres, que hemos diversificado lo que vendemos,

porque antaño solo vendíamos unas cuantas cosas,

pero hoy vemos que hay una diversidad de lo que se vende,

no solo bienes, también, servicios distintos,

no solo turismo, vendemos tecnología, vendemos consultoría, etc.

El tercer lugar, que a mí me parece tan importante o más,

hemos diversificado los destinos.

Ya no solamente vendemos en la Eurozona,

vendemos, desde luego, en el Reino Unido, mucho,

pero vendemos fuera de la Unión Europea.

La gran noticia, además,

en nuestro país hay 3 140 000 empresas,

el 97 % son microempresas,

pero hay una parte de esas microempresas

que no tienen ni siquiera recursos para tener un departamento

exportador, que tal, que como consecuencia

de la revolución tecnológica,

están empezando a utilizar plataformas de venta online

y colocando no solo el brócoli que vendemos

en las grandes superficies del Reino Unido,

somos los principales vendedores de productos primarios,

sino estamos empezando a vender bienes,

que éramos incapaces de vender,

porque no teníamos estructuras exportadoras, etc.

Yo creo que ha habido ahí dos elementos muy importantes,

uno, la regeneración de la especie,

los alumnos míos son mejores de lo que éramos nosotros,

eso está claro...

Y las chicas, mejores que los chicos.

Sí, sí, y dos, una mayor aversión al riesgo,

una mayor natalidad empresarial, es clave, ¿eh?

Por lo tanto, a pesar, muchas veces, de políticas económicas

cuestionables, en este país hubo una interinidad política

de nueve meses sin Gobierno... -Cuando más crecimos.

Ocurrió, ocurrió.

-Yo creo que los gobiernos son importantes,

lo que ocurre es que estamos viviendo, por ejemplo,

en estos días hemos vivido una perturbación política

en Italia y una perturbación política en España,

¿pero cuál es la diferencia?

Que los mercados o los agentes económicos

no han considerado que el tema español era un tema grave,

sí que han considerado que lo era el italiano,

porque las dos formaciones políticas candidatas a gobernar

cuestionan la pertenencia de Italia a la Eurozona,

y eso significa riesgo de redenominación de la deuda,

eso significa que los que tengan deuda en euros,

si sale Italia...

En España no hay ninguna fuerza política

que cuestione la pertenencia al euro,

no hay ninguna fuerza política que cuestione el mantenimiento

de una senda de estabilidad presupuestaria

en los términos que hemos comprometido

con la Eurozona, ¿no?

Bueno, que haya rifirrafes o que haya alteraciones

en la formación de gobierno, efectivamente, es compatible

con que el empresario de Almería, que tiene un invernadero

y que está llenando las grandes superficies de Londres

de brócoli y buen tomate, siga haciéndolo.

-Y en eso también ayuda los tipos de interés,

es decir, un tipo de interés bajo en Europa

ayuda a que nuestra divisa no sea tan fuerte,

y podamos vender más, ¿no? Entonces, todos los aspectos

positivos de tener tipos bajos en Europa,

que también los españoles podemos vender

con una moneda no tan fuerte.

Si hubiera subidas de tipos en Europa, seguramente,

el euro se fortalecería, ¿no? Será peor para las exportaciones.

-Si mantenemos mucho tiempo esa política,

tienes los tipos a corto y los tipos a largo,

que no hemos hablado de ellos, pero son más importantes,

y no dependen tanto de los bancos centrales,

pero los bancos centrales, aparte de luchar contra el paro,

e intentar que la inflación esté controlada,

tienen un tercer objetivo, lo digan o no,

que es la estabilidad financiera. Si se inyecta mucho dinero o sangre

y acaba llegando la sangre muy aceleradamente a la economía,

te puede generar burbujas de activos, y si esas burbujas están generadas

por un exceso de deuda, eso puede llevar a una situación

que acaba muy mal. Y en España lo vivimos,

y en Estados Unidos antes de la crisis, ¿no?

Hoy en día, el BCE está inyectando 30 000 millones de euros al mes

en los mercados, que si lo ponemos en billetes de 50 euros,

es como alfombrar 1500 campos de fútbol al mes,

y eso te lleva a situaciones absurdas, como que haya precios

de los bonos, por ejemplo, España se financia hoy en día

en los mercados a un tipo de interés más bajo que en EEUU

cuando España cayó 13 veces en 200 años,

y Estados Unidos, ninguna. Grecia, a dos años,

subasta bonos a un tipo de interés más bajo que en Estados Unidos,

lo cual es aberrante, y eso sostenido en el tiempo,

te genera inestabilidad financiera, y porque la gente dice:

pues me voy a endeudar, porque este tipo de interés es atractivo.

Es un riesgo que preocupa mucho a los bancos centrales,

y que intenta responder al gran debate,

que hay que subir el tipo de interés, sí, hay que empezar a reducir

el volumen de compra, sí, la cuestión es con qué graduación,

si lo hago muy rápido, puedo generar una crisis,

y si voy muy lento, a lo mejor genero una burbuja demasiado amplia,

y entonces, no he retirado el whisky del guateque,

y entonces, acabamos con una gran resaca. Ese es el debate.

-Y yo creo que si realmente, miramos el largo plazo,

estos peligros a corto plazo que dices, Ignacio,

son muy importantes, y además, si miramos sociedades

en envejecimiento, sociedades viejas,

donde los fondos de pensiones

no están muy sanos, dependiendo del país, ¿no?

Y la situación y el fondo, pues claro,

estamos sembrando problemas,

porque lo invertido no rinde, entonces, claro,

lo que antes, el ahorro que podías hacer,

no sé si era del 8 % anual durante tu vida laboral,

y conseguías una pensión del 75 % de lo que ganabas trabajando,

pues ahora se ha convertido, no sé si tienes que hacer el 15 %

para llegar a lo mismo, entonces, sería deseable, yo creo,

que volvieran los tipos de interés, poco antes que no después,

a un nivel más razonable, lo que pasa es que, claro,

tenemos este conflicto entre lo que queremos al corto plazo,

entre la necesidad del crecimiento para crear empleo, para pagar deuda,

y la necesidad de un rendimiento para poder jubilarnos, ¿no?

-No hay que tener prisas en la elevación de tipos de interés,

en primer lugar, porque tenemos una tasa de inflación

en la Eurozona, que es la guía fundamental del BCE,

en torno al 0,6 %.

No estamos viviendo una deflación,

pero los economistas supersticiosos tocan madera

cada vez que ven el IPC en la Eurozona,

porque 0,6 en una economía que está creciendo como está creciendo,

es muy bajo.

Dos, porque a pesar de los bajos tipos de interés,

no reinvierten las empresas.

Estamos viendo algo que es chocante, desde el punto de vista

del sentido común, para cualquier profesor de finanzas,

para tratar de explicarle a nuestros alumnos

cómo es posible que con los tipos de interés tan bajos

y con la productividad plana

en toda la Eurozona, durante muchos años,

que no aumente la inversión,

la inversión en expansión, y que buena parte

de los recursos financieros de las empresas los utilicen

para rescatar acciones propias

o para aumentar la política de dividendos.

Cuando el sentido común y los libros de texto

nos dicen que cuando alguien tiene recursos financieros,

lo que hay que hacer es aumentar la inversión.

Yo creo que la Eurozona, en general, tiene un problema de productividad,

España mucho más serio,

porque una cosa es que tengamos infraestructuras,

y otra cosa es que crezca la productividad.

La productividad en economía es hacer las cosas mejor.

Yo creo que no es el momento de precipitarse

en las subidas de tipos de interés, porque es verdad lo que tú decías,

puede haber efectos secundarios por la vía de que la gente

se acostumbre en el guateque que siempre va a haber ahí

ponche, como decía Ramón, o whisky, como decías tú,

ilimitado, burbujeante,

generador de tensiones, pero fíjate,

que a pesar de los tipos de interés tan bajos,

no hay hoy una burbuja de los precios de activos

equivalente a la que había antes de 2007, ¿no?

Podríamos discutir si algunos mercados de acciones

tienen algo de sobrevaloración, pero es discutible,

dependiendo de los sectores.

Podríamos discutir si hay una obsesión inversora

en los bonos que ha hecho que los precios de los bonos

estén... Bueno, podíamos discutirlo, pero en cualquier caso,

los bancos centrales hoy tienen, quizás como consecuencia

de la crisis, capacidad de supervisión macroprudencial

suficiente para saber, cuidado, que allí hay dos chavales

que en el guateque están un poco colocados en exceso, ¿no?

Yo creo que el reforzamiento...

Ha permitido controlar los efectos secundarios

de esta política monetaria excepcional, perdona.

-Lo que quería decir es que al final, hay que distinguir lo que es

la política a corto plazo de tipos de interés

del ritmo al cual inyecto dinero a una economía que sí genera

inflación de activos. ¿Porqué suben las casas un 9,2 % en España?

Muy sencillo, porque si empiezo a inyectar dinero en una economía

y compro bonos, sube el precio del bono,

el precio del bono español está al máximo de la historia,

ni en la época de Felipe II, nunca ha estado tan caro como ahora,

la gente se pasa a los bonos que antes se llamaban

de alta rentabilidad, que pagan un 2 % hoy en día.

Está en el precio más alto de su historia.

La gente se pasa a la Bolsa, que en general,

muchos mercados bursátiles están en máximos históricos,

y como tampoco pagan nada porque tienen precios muy altos,

me voy a los activos reales, y qué hago, pues compro casas

u oficinas. El mercado de oficinas está en precios muy elevados,

y la gente se compra casas. Entonces, la paradoja de todo esto

es que a más inyección que haga, suben los precios de los activos

y más aumenta la desigualdad, porque el que tiene mucho dinero ahorrado

se ha beneficiado de cómo han subido los precios de los activos,

y ha sacado el Banco de Inglaterra informes que explican

cómo ha habido un aumento de la desigualdad,

entonces, efectivamente, iremos con los tipos a corto

de una forma gradual subiéndolos, si es lo razonable,

pero no creo que estamos en una situación de emergencia

como para seguir inyectando 30 000 millones al mes,

eso hay que acabar con ello, se va a acabar a final de año.

Los americanos están reduciendo el balance 30 000 millones al mes.

a medida que empieza a salir, inyecto agua y salen las cosas,

si empiezo a dejar de echar agua, suben menos las cosas,

y si empieza a salir el agua, que es lo que hacen los americanos,

los precios de los activos pueden bajar,

que es lo que está ocurriendo en Estados Unidos

con los precios de sus bonos, ¿no? Y ese es quizás el mayor desafío

que veo a medio plazo. -Hombre, creo que también

es muy importante tener en cuenta el mayor problema que tenemos

posiblemente nosotros, que es el envejecimiento de la población,

el 40 % de nuestro presupuesto va a pensiones,

y unos tipos bajos, es verdad

que tienen un efecto negativo sobre el ahorro,

y la realidad es que el sistema de pensiones

para las próximas décadas, ahora mismo,

hay un problema encima de la mesa. Si pensamos solo en el corto plazo

y en el crecimiento del corto plazo, nos olvidamos en parte

de cómo vamos a afrontar las pensiones en las próximas décadas

y gobierno tras gobierno, aquí, este tema,

no se está solucionando. Y tenemos un grave problema...

Salvo que traigamos a más inmigrantes

para que crezca la economía y paguen ellos...

O tengamos más hijos.

-O podamos exportar más aun.

Tener más hijos no parece que se lleve mucho.

El problema de las pensiones no es la estructura,

no es solo la estructura de los tipos de interés.

El problema de las pensiones es un problema más amplio.

Con crecimiento económico,

constante y suficiente,

se atenúa de forma significativa el problema de las pensiones.

Hablaba antes Ramón de la incorporación de inmigrantes.

Nuestro país incorporó entre el 2000 y el 2007

a 5 millones de no españoles para trabajar,

tanto como toda Europa juntos.

Afortunadamente, además, nuestro país no tiene prejuicios irracionales

sobre el origen de la nacionalidad de los inmigrantes,

que contribuyeron muchísimo al crecimiento,

contribuyeron al crecimiento del PIB no solo en sectores básicos,

sino que posibilitaron que la mujer española

se incorporara, acentuara su incorporación

al mercado de trabajo, porque una parte significativa

de esos inmigrantes, como sabéis, fueron al sector servicios,

a tareas de dependencias, fueron a tareas domésticas,

esa es la primera condición.

La segunda condición, lo señalabas tú,

es que haya salarios razonables, porque si efectivamente,

el empleo que creamos es de calidad deficiente,

como dice la OCDE,

las cotizaciones, aunque creemos mucho empleo,

las cotizaciones no crecen.

Si creamos empleo de 600 euros al mes,

pues por muchos empleos, no crecen, ¿no?

Y la tercera es abordar retoques

en el propio sistema público de pensiones.

Ya asumimos en su momento, y algunos se llevaban las manos a la cabeza,

que ampliar la edad de jubilación

era una gran heterodoxia, un gran perjuicio, no.

-Y hay que hacerlo más, porque posiblemente,

viviremos mucho más en esperanza de vida.

-Lo hablo por experiencia propia,

las condiciones que tenemos hoy de vida

no son las de la minería de grisú. En la universidad,

los catedráticos de universidad nos dejan a los 70 años,

y a partir de los 70 años, como te vean con ganas,

te dicen oye, te vamos a hacer profesor emérito,

y vas a dar clases, aunque sin cobrar, etc.

Es decir, la vida útil, valga la expresión,

del capital humano se ha ampliado, y sí es razonable

que busquemos, que revisemos si los topes de cotización

de los que cobran las rentas más altas,

hay que subirlos un poco, etc., pero no hay que ser alarmista,

no hay que transmitir alarmas infundadas

sobre la viabilidad del sistema público de pensiones,

entre otras cosas, porque allí hay un respaldo,

que es muy importante, que es el presupuesto, ¿no?

-Hombre, pero generacionalmente, los que venimos más atrás,

sí que estamos preocupados por llegar y cobrar pensiones.

-Es verdad, y quizá, sobre todo, estarán preocupados, cuidado,

los que tengan una renta baja,

y vean que en la medida en que la pensión pública

es un porcentaje de tu sueldo histórico, bueno,

pero lleva razón, ¿no?

Los que tienen más edad están más preocupados

porque no se acaban de creer que no hay problema, ¿vale?

Hay un problema, Ramón, pero no es irresoluble,

y dos, es un problema que solidariamente,

tenemos que resolver todos. La Seguridad Social

no es una empresa que esté por ahí,

es una institución pública

amparada en los Presupuestos Generales del Estado,

y deberemos ser los ciudadanos los que digamos, oye,

aguantamos esto, pero eso es razonable,

que ese germen de la renovación del Pacto de Toledo

se ponga sobre la mesa. -La preocupación de Alberto

es más demográfico, ¿no?

Porque si ves el número de pensionistas

por número de personas en edad de trabajar,

llegamos a unas ratios escalofriantes.

-Hay que trabajar más, más años y más personas.

-Cuando se instauró las pensiones en España,

la esperanza de vida eran 45 años, y la edad de jubilación, 65,

por lo cual, muy pocos llegaban allí, y hoy en día,

la esperanza de vida son 84 y la edad de jubilación, 67.

Ahí está el origen de todo el meollo. Si tenemos más capacidades

de ser útiles y más tiempo, y a medida que aumenta

la esperanza de vida, o afrontamos eso con seriedad,

y decir que tienes que jubilarte en X,

que es 84 menos dos o tres años, entonces se erradica el problema.

Pero mientras sigamos con esta perspectiva

que aumenta la esperanza de vida y mantenemos la edad de jubilación,

el sistema va a una dirección, y es que vamos a tener pensiones medias

inferiores todos nosotros, no hay otra matemática posible.

El tiempo se nos ha acabado, lo digo para que lo sepáis,

pero antes de marcharme, no lo he hecho al principio,

me gustaría reconocer la existencia de este libro,

"El ciclo de crédito",

en donde el señor Alberto Alonso Regalado,

ha hecho parte de este trabajo,

y si ustedes están interesados

en los temas financieros,

en vender, en cobrar,

que es el sueño de cualquier gestor,

pues yo les recomendaría que tuviesen cerca este libro.

Gracias a los cuatro, ha sido un placer escucharles,

gracias también a ustedes por acompañarnos,

y esperamos que de todo este programa,

tengamos lecciones prácticas que aprender,

y que podamos hacer también nuestras.

Buenas noches.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tipos de interés

Millennium - Tipos de interés

09 jul 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre Tipos de Interés con Emilio Ontiveros, Ignacio de la Torre, Alberto Alonso Regalado y Gayle Allard

ver más sobre "Millennium - Tipos de interés" ver menos sobre "Millennium - Tipos de interés"
Programas completos (141)

Los últimos 349 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios