www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4548679
Millennium - Otro feminismo - ver ahora
Transcripción completa

Fue en 1931 cuando en España se aprobó el sufragio universal.

Poco tiempo después, fue suprimido para todos,

mayores, jóvenes, mujeres, hombres.

Hoy, el feminismo ocupa un lugar muy clave,

como se demostró el pasado 8 de marzo

con todas las manifestaciones que hubo en España.

En todo el mundo empezó con el movimiento #MeToo,

En todo el mundo empezó con el movimiento #MeToo,

que nació en Estados Unidos a raíz de la exposición

de las costumbres del señor Harvey Weinstein.

Ahora todo ha cambiado y parece que el feminismo también.

Hemos invitado a nuestro programa

a cuatro personas, a cuatro mujeres,

para que podamos analizar este nuevo feminismo.

(Música cabecera)

(Música)

El Día de la Mujer Trabajadora del pasado 8 de marzo

se convirtió en un gran éxito del movimiento feminista,

aunque, desde mi punto de vista,

ahora lo difícil es mantener esa energía

y mantener ese impulso.

Dijo Hillary Clinton

que los derechos de la mujer son los derechos humanos.

Y hoy nadie duda

que la situación de la mujer, como dijo Montaigne,

es lo que define la calidad de una sociedad.

Abuso sexual, desprecio,

minusvaloración, brecha salarial,

tópicos publicitarios asociados al sexo femenino

son algunos de los problemas que deben enfrentar las mujeres.

Yo estoy seguro que si ahora les pregunto

van a decir: "Y muchísimos más",

que la lista es interminable.

Hoy en "Millennium" queremos afrontar, queremos hablar

del impacto que pueden tener a largo plazo

lo que algunos llaman la revolución feminista

que tenemos en estos momentos en nuestra sociedad

y que vivimos con interés.

Nuestras invitadas.

Está muy bien eso de decirlo en femenino. Todas.

Chus Gutiérrez, bienvenida. Gracias.

Directora de cine y guionista,

siempre con una mirada reflexiva

sobre el mundo de la mujer y las injusticias.

Ha dirigido películas como "Retorno a Hansala",

"Insomnio", "Poniente", "Droga oral"

y cortos como "Lunch time".

Socia fundadora de CIMA,

la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales,

donde se destaca, o donde se trabaja

con las mujeres del audiovisual.

En CIMA llevan ustedes 10 años trabajando por la mujer cineasta.

¿Ha habido un avance o creen que todavía no?

Justamente el día de la manifestación,

que estábamos todas juntas como colectivo,

nos mirábamos unas a otras y decíamos: "¿Te imaginas...?

O sea, mirad todo lo que ha pasado en estos 10 años".

Yo creo que hemos dado un paso muy grande.

Creo que, por supuesto,

los cambios no van a llegar inmediatamente,

todo esto es un proceso muy largo y muy costoso,

pero lo importante, yo creo, es que ahora mismo

la manifestación del 8 de marzo ha demostrado

que, ahora mismo,

está en todos y en todas,

o sea, todo el mundo es consciente de que estamos viviendo una situación

que no queremos vivir y que queremos cambiar.

Y eso, la sociedad...

Yo creo que la política siempre va por detrás de la gente

y, en este caso, la gente ahora ya quiere un cambio

y ahora tienen que llegar los políticos

y las instituciones y los cambios.

En algunas ocasiones dentro de la industria del cine

se dice: "Esta es una película de mujeres"

o "esta es una película para mujeres".

¿Usted cree que eso es justo?

Porque nunca se dice: "Es una película para hombres".

Bueno, es otra de las formas de acotarnos, ¿no?

O sea, siempre el sistema, yo creo que nos tiene miedo,

de hecho, quemaban a las brujas, ¿no?

Y las brujas no eran más que mujeres que tenían unos conocimientos,

muchas veces eran parteras,

o tenían conocimientos sobre las hierbas, eran curanderas.

Entonces, bueno, una forma de acotarnos es decir:

"Bueno, eso es para mujeres".

Entonces, parece que solo nos dirigimos a las mujeres,

cuando el lenguaje de la cultura, el lenguaje del cine,

el lenguaje del arte, el lenguaje de la literatura

es un lenguaje universal

y no son ellos los propietarios de esa universalidad,

nosotras también somos universales.

Hablamos de emociones, hablamos de amor,

de tragedias, de...

De economía. (RÍE) De economía.

Podemos hablar de todo, quiero decir. Dígame la cineasta española...

(ASIENTE)

Que para usted es representativa

de trabajo a favor de las mujeres.

Yo creo que todas, porque todas cuentan historias

desde una perspectiva de mujer.

O sea, a mí me da igual, no quiere decir...

No tienes que contar una historia de mujeres.

Contar una historia desde...

desde quién eres, en este caso, mujeres directoras,

es hablar del mundo, es hablar de tu visión...

de las cosas, tu visión de...

de la sociedad, entonces, es contar una historia

desde quien eres.

Entonces, todas estamos contando historias como mujeres.

Entonces, no sé, no me parece... Vale.

Que haya una o dos.

Todas estamos ahí. Muy bien.

Gracias. (RÍE) De nada.

La señora Elena Medel, bienvenida. Gracias.

¿"Médel" o Medel? (RÍE) Medel.

¿Medel? Sí.

Siento haberme equivocado. (RÍE) Nada.

Escritora y directora de la editorial de poesía

La Bella Varsovia,

coordinadora del proyecto Cien de Cien,

para visibilizar la obra

de las poetas españolas del siglo XX y XXI.

(ASIENTE) Como escritora

acaba de publicar este libro, que vamos a enseñarlo

y que a mí me parece muy interesante,

"Todo lo que hay que saber sobre poesía",

que está editado por Ariel,

dentro de su colección Letras.

Usted sabe mucho sobre poesía. No sé si sé mucho sobre poesía,

sí que en ese libro he intentado, bueno, pues,

compartir mis intuiciones

y algunos aspectos formales como muy básicos

para acercarse a los poemas, pero también algunas curiosidades.

He intentado escribir el libro que yo hubiera querido leer

cuando empecé a escribir poesía y a leer poesía.

¿De verdad tenemos que leer a Neruda

recordando que fue un violador?

Yo creo que es una información que tenemos que barajar.

A mí me parece que...

las obras están impregnadas de las circunstancias

de quienes las crearon.

Entonces, esa mirada de alguien que...

que en su vida civil, por así decirlo,

en su vida lejos de la escritura,

bueno, comete una serie de fechorías,

en cierto modo, se filtra en lo que escribe.

A mí me parece que es necesario para decidir si lees o no lees

y si lees, pues tener esa conciencia.

Importan, en el caso de la literatura,

desde luego, los textos,

pero yo creo que también importa saber

quién está detrás de los textos.

Dígame, antes se lo he preguntado a su compañera...

Sí. Que se ha salido por la tangente,

pero yo sí se lo voy a preguntar a usted.

(ASIENTE) ¿Qué poetas españoles, españolas,

deberíamos conocer, deberíamos amar, deberíamos recitar?

No creo que lo que ha hecho Chus haya sido salirse por la tangente,

porque creo que, por lo general, en el caso de...

Hablo de lo que más conozco, que son las escritoras,

en general, lo que ha ocurrido siempre

es que se escoge a una autora, una o dos autoras por generación,

por ejemplo, y parece que su carrera

o su existencia anula la de las demás.

Por ejemplo, ocurre la generación del 50,

hablamos de Carmen Martín Gaite, de Ana María Matute,

de Carmen Laforet, cuando escribieron entonces

también narradoras, para mí inmensas,

como Dolores Medio, como Elena Quiroga...

Entonces, claro, el hecho de nombrar a una mujer

es un fenómeno que se conoce como el de la mujer barbuda, ¿no?

Ya hay una mujer que es excepcional, que escribe,

que desarrolla una obra de interés y de calidad

y eso parece que, bueno, pues como ya tenemos a una,

ya está cumpliendo la cuota... -Claro.

-Y ya estamos un poco tranquilos en ese sentido.

Saltémonos la cuota. ¿Cuál es su...? A mí me parece muy interesante,

por ejemplo, Ángela Figuera.

Pero mencionar a Ángela Figuera, por ejemplo...

Yo no la conozco. Supone, a lo mejor...

Ángela Figuera Aymerich es una poeta de la misma generación

que Blas de Otero, que Gabriel Celaya,

que, sin embargo, ha tenido mucha menos repercusión que ellos

por sus propias circunstancias personales.

Ella publica tardísimo, deja de publicar también...

Tiene una carrera de apenas 15 años de publicación.

Es curioso, porque he leído en algún sitio...

Sí. Que las carreras de las poetas

suele... (ASIENTE)

Cuando llega la edad de la maternidad, suele detenerse.

La carrera profesional de cualquier mujer,

poetas, cineastas, pintoras, etc.

La maternidad casi siempre supone

una pausa, por lo menos.

En el caso de... Yo...

Por mis lecturas de poetas, sobre todo el siglo XX,

por conocimiento de su biografía,

sí que veo que hay muchas autoras cuya...

Te paras a analizar las notas biográficas

y ves que de repente hay 20 años, 15 años,

en los que no publican un solo libro.

Te vas a su biografía y descubres que coincide

con el año en el que nació su hijo o su hija mayor

y el año en el que vuelven a reactivarse, digamos,

coincide con que el hijo o la hija pequeño

ya tienen una edad, ya los han criado.

Pero yo creo que ocurre en todas las...

No solo en todas las disciplinas artísticas,

sino en todos los ámbitos de la sociedad.

La crianza, por desgracia, todavía parece que es una cuestión

exclusivamente femenina, la que hace los cuidados.

Luego lo hablamos, si queréis, ¿de acuerdo?

(ASIENTE) Gracias por estar aquí.

Tenemos también a Yolanda Domínguez.

Hola. Hola.

Artista visual, experta en comunicación y género.

Utiliza el arte para despertar la conciencia social.

En su trabajo más conocido, "Poses",

invitó a varias mujeres que imitaran en plena calle

las poses con las que se representa a las modelos

en las revistas.

Y en esta última edición de ARCO

protagonizó otra destacada iniciativa artística

para denunciar la poca representación de mujeres

en esta feria. ¿Cuántas mujeres había?

Pues mujeres había muchas porque, además de ser artistas,

desarrollamos otras actividades dentro de la feria.

Pero creo que la edición pasada, en 2017,

había un 5 % de artistas españolas en la feria.

¿Cuántas pintoras están representadas en El Prado?

Pues en El Prado, en sus 200 años de historia,

hasta 2016, solo ha habido una exposición,

la de Clara Peeters, de una mujer artista.

Es paradójico que, no solamente a lo largo de la historia

se ha invisibilizado a las mujeres,

muchas tenían que publicar con seudónimos,

no solamente en la pintura, en la literatura,

porque, si no, no podían exponer o no podían publicar sus escritos.

Pero esto es algo que sigue pasando hoy.

No solamente no estamos, sino que nuestro trabajo

está mucho menos valorado, ¿no?

Hay estudios que demuestran que las obras femeninas

se venden un 47 % más baratas

que las obras de nuestros compañeros varones

Y esto es alarmante, porque a las galerías

no les sale rentable tener mujeres artistas.

No solamente es una cuestión económica, sino que también

una cultura a la que le falta la voz de las mujeres,

no es una cultura plena.

Durante toda la historia,

los relatos visuales los han creado hombres, pintores,

que han representado a las mujeres de una manera muy concreta,

casi siempre como cuerpos desnudos, disponibles a la mirada masculina.

Estas poses que repiten hoy las modelos

provienen de ese imaginario creado durante siglos por hombres.

Claro, es algo que se sigue representando en la televisión,

en la moda, en el cine.

Las mujeres siguen siendo musas y tenemos que dejar de ser musas

y empezar a ser creadoras y a autorrepresentarnos.

A mí lo de las musas me recuerda a las telarañas.

(RÍEN) Un poco.

Dígame una cosa, cuando hizo usted esa acción de "Poses" en la calle,

el público que pasaba, ¿qué decía de ver esas poses?

Pues claro, yo buscaba esa reacción,

porque muchas veces leemos la imagen en función del contexto.

Tú vas a una galería y entiendes que aquello es ficción.

Pero ¿qué pasa si esa misma pose la ves en el espacio público?

La gente se acercaba a socorrerlas, llamaron a la ambulancia

en varias ocasiones, acudió a la Policía

a socorrer a las chicas. -Es que es buenísimo.

-Esto no ocurre con una pose erguida, ¿no?

Normalmente, a los hombres se les representa

en estas poses erguidas, las cámaras desde abajo...

Entonces, no solamente no estar, cómo estamos representadas es vital

para entender la construcción de la figura femenina,

del género femenino.

Interesante.

Seguiremos hablando cuando acabe de presentar a Nuria Gago.

Escritora y actriz de cine, teatro y televisión.

Ha trabajado en numerosas series de televisión

y en largometrajes como "Primos" de Daniel Sánchez-Arévalo,

"No tengas miedo" de Montxo Armendáriz.

Ha sido nominada al Goya por su personaje en la película

"Héctor" de Gracia Querejeta.

Como escritora, acaba de ganar el premio Azorín de novela

con su segunda obra, "Quiéreme siempre",

que lo editará Planeta en fecha inmediata.

Yo tengo ganas de leer esa novela... Qué bien.

¿De las relaciones entre una nieta y una abuela?

No, es una chica, una mujer de 34 años y una mujer de 86,

pero no hay parentesco. No hay un vínculo sanguíneo.

Pero va a haber uno muy... muy fuerte.

¿Tiene usted relaciones como esta que usted ha escrito?

Sí. Mi relación con mi abuela era increíble

y esto es un homenaje a ella, en realidad.

Por qué sucede eso, lo digo, por ejemplo,

en relación con otras culturas, como la japonesa,

en donde los jóvenes tienen absoluto respeto

por lo que le puedan decir la gente mayor y, sin embargo,

aquí no sucede lo mismo. Los mayores, o los viejos,

o como queramos llamarles,

son como trastos que hay que esconder en un armario, ¿no?

Sí, yo... Es algo que a mí me aterroriza.

Tengo la sensación de que vivimos en una sociedad que va muy rápido.

Vamos andando por la calle con los teléfonos móviles.

Estamos en el metro con los teléfonos móviles.

No hay contacto visual.

Te chocas con la gente por la calle, cuando no te chocas contra una farola

porque estás en una realidad que no existe, que es ficticia

y la gente mayor ralentiza este ritmo.

Entonces eso no es real. Es la ideología.

Se les aparta y creo que...

es una relación tan rica

y tan profundamente sanadora con la gente mayor...

Yo siento fascinación por ellos.

Parece que las novelistas tienen más posibilidades

que las mujeres de...

las artistas o las cineastas

porque es más fácil, parece, escribir un libro.

Yo es que estoy recién llegada a este mundo y estoy...

caminándolo con ojos de novata, todavía.

No sé contestarte muy bien a eso.

No sé si es más sencillo o no lo es.

-Pero, bueno, eres actriz también. De actriz sabes mucho más.

-De ahí sí puedo explicarte. Cuéntame lo de las actrices.

(CHUS RÍE) -Bueno, pues es muy complejo.

Gracias, Chus. Es muy complejo y, de hecho, me voy a abanicar.

Abanícate. Escucha, déjame que pregunte una cosa...,

que no tiene mala intención.

Es cierto que todo esto...

esta especie de resurgir del feminismo

y de la lucha por las mujeres nace

a través de unas denuncias de una revista, "New Yorker",

en Estados Unidos a las costumbres de un productor,

que es Harvey Weinstein

que tenía la bella delicadeza de tirarle los trastos, y algo más,

a las actrices que le gustaban y que querían...

o que querían ser...

él las quería tomar como prenda suya.

¿Eso solo sucede en Estados Unidos?

Yo no puedo hablar de forma universal porque yo no tengo... yo no sé...

A ti no te ha pasado. A mí no me ha pasado. Por suerte.

Y, vamos, me quedaría bloqueada, supongo, si me ocurriera.

Lo que es terrible es que, más allá de que eso ocurriera, ocurría...

porque tenía una cierta lógica dentro de la ideología social, ¿no?

Y había mucha gente alrededor de este señor que sabía lo que ocurría.

Gente que arreglaba las citas con las actrices. Quiero decir...

Es... Es muy complejo. Es muy peligroso.

Sobre todo es peligroso porque estaba consentido. Porque no era tan raro...

¿No? Es así. Él es así, ¿no?

Ahí está el peligro.

O sea, tú crees... En el silencio que rodea

este tipo de acciones y que obliga a las víctimas

a sentir culpa y vergüenza y pudor

y sentir dedos

discriminatorios sobre ellas cuando son...

víctimas.

Vamos a ver el reportaje que siempre tenemos al principio del programa,

que eso nos permitirá avanzar

en el desarrollo de este programa de hoy

dedicado a este nuevo feminismo, a ese cambio que pudimos apreciar

en las manifestaciones, en la calle, del pasado 8 de marzo.

Al calor del debate actual que existe en torno al feminismo

han surgido nuevos términos, especialmente en las redes sociales,

como machirulo, cipotudo o hembrista, feminazi...

y de eso se habla aquí, en el Teatro Arlequín de Madrid:

de feminismo y de actualidad.

Una mirada crítica y mordaz con la que dos mujeres,

Lucía Lijtmaer e Isabel Calderón, quieren reivindicar con humor

la lucha feminista y denunciar una sociedad todavía machista.

Aquí no hay debate ya que valga. Ya está bien.

Ya tenemos unos años aquí con la... 500 ola feminista que ha venido.

No hay debate, en absoluto. Maricón. ¿Hay debate antirracista acaso?

Me refiero... ¿Se puede ser antirracista moderado que no radical?

Basta. Majaderos.

-Dialoga con tu violador.

-Es un show deliberadamente feminista. Conscientemente feminista.

Pues porque yo creo que hasta ahora, en España por lo menos,

nunca ha habido un "late night" con esta perspectiva

ni que dos mujeres lo presentaran, ni hiciesen humor desde nuestras

experiencias y situaciones como mujeres.

El movimiento #MeToo,

que empezaba como una denuncia en cadena del acoso sexual

a las mujeres en la industria del cine de Hollywood,

ha terminado por impulsar globalmente el feminismo,

que hoy copa portadas y llena las calles.

Yo creo que, como sociedad, lo que está pasando es muy importante

y no vamos a dejar que se...

Es que no vamos a dejar que deje de tener importancia.

Y creo que, de todas maneras, vamos a sufrir una oleada de agresión

contra esto que está pasando, contra este feminismo.

Ya lo estamos viviendo. Desde que no somos intelectuales,

desde que... que somos tontas, que linchamos, que somos agresivas,

que somos aburridas...

-Lucio, todo el mundo está hablando de feminismo. Qué coñazo, qué horror.

-Ya ves, Isabelo, ya ves.

Y de los derechos LGTB, los niños trans...

-Vaya rollo. Odio que ninguno de esos movimientos nos incluya,

porque esos movimientos, a nosotros, no nos concierne en nada, ¿no?

-No, ¿qué va? ¿Por qué?

Si ya no se puede hacer bromas de nada. Es un rollo.

De hecho, toda esta movida nos discrimina.

Los tíos necesitamos también lugares seguros, ¿eh?

Irreverente y underground.

"Deforme semanal" no es lugar para machistas.

Dicen que se trata de defender lo obvio, aunque suena radical.

A mí siempre me gusta decir que, en cuanto al feminismo,

soy una feminista radical, porque yo radicalmente quiero la igualdad

y no entiendo un feminismo que no lo sea.

(Gritos)

Combativas y rebeldes.

Bajo esa consigna se convocaba la primera huelga de las mujeres

en España y en decenas de países. Un auge en el feminismo movilizado

que no ha logrado el acuerdo entre partidos políticos.

Esta oleada, y especialmente a partir del 8 de marzo

y todo lo que se está gestando alrededor,

pilla a la clase política muy por sorpresa.

Y creo que viene desde La Manada.

Especialmente desde el caso de La Manada.

Ahí ha habido una concienciación social

que es transversal, que es de todas las edades.

En las manifestaciones ves gente mayor...

mujeres acompañadas de sus maridos, ves chicas muy jóvenes...

y eso, claro, la clase política ve que hay de dónde pillar

porque, realmente, es un movimiento

muy transgeneracional y muy importante.

¿Qué reivindica el nuevo feminismo?

¿Son las mujeres más fuertes hoy gracias al movimiento #MeToo?

(GRITAN) "Mujeres unidas jamás serán vencidas".

¿El feminismo se encuentra en una nueva fase? ¿En un nuevo estadio?

Yo creo que nos equivocamos si hablamos de nuevo feminismo, ¿no?

El feminismo busca la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres

y lo que pueden haber cambiado... puede haber nuevas reivindicaciones

o nuevas formas de llegar a esa igualdad,

pero el feminismo es el mismo que hace muchos años, ¿no?

Van cambiando las formas. -Sí, yo creo que el feminismo...

O sea, llevamos desde...

En el momento en que tú sientes que hay una situación de desigualdad,

como mujer, quiero decir,

sobre todo es en el momento en el que entras en el mundo laboral.

Porque yo, cuando tenía 18 años, no percibía...

Yo pensaba que... Bueno, era una mujer...

Todo. Podía ser todo lo que deseara.

En el momento en el que ya entras en el mundo laboral empiezan a pasar

cosas raras y tienes que empezar a cuestionarte qué está pasando.

Pero el feminismo siempre es el mismo.

Queremos la igualdad. Ya está.

No hay neofeminismo ni posfeminismo ni feminismo radical.

Esto del feminismo radical también es muy gracioso,

el término feminismo radical. El feminismo es siempre lo mismo.

La igualdad. Queremos la igualdad.

-Es que además son como puntualizaciones

que yo creo que son peyorativas, incluso... "Otro", "nuevo"...

Bueno, ya "radical"... -Sí, lo de radical es como "peligro".

-De una manera muy intensa, pero como si todas las reivindicaciones

que hubo antes, etcétera, no valieran o fueran...

Yo creo que es importante tomar conciencia de que todavía

se tienen que hacer muchos avances,

pero que además, lo que ya hemos conseguido, tenemos que cuidarlo.

-Claro. -Sí, porque son muy recientes y...

Además, por ejemplo, a mí...

Situar al movimiento #MeToo como impulso me parece que es engañoso.

Yo creo que puede haber ayudado a visibilidad situaciones

y reivindicaciones, pero yo creo que era algo

que se llevaba fraguando mucho tiempo.

-Ha dicho algo que me parece muy importante, que es La Manada.

-Sí. -Yo creo que eso sí, en nuestro país,

sí que marcó un antes y un después. -Totalmente.

-Yo creo que sentir esta impunidad,

que estos señores se llevan a una chica a un portal...

Esto fue una cosa muy violenta.

-Y que luego, además, hubiera, perdona, la frivolidad de decir

que había habido una persona que había investigado a esta chica

y que esta chica tenía una vida normal, que muy traumatizada no...

Ahí ya fue como... "Dios mío, ¿qué nos están haciendo?".

-Yo creo que fue un detonante importante.

Pero, de todas maneras, yo creo que las cosas no pasan

por el #MeToo o La Manada o... No.

Las cosas pasan porque hay un proceso porque las cosas, o sea...

se van gestando, se van cocinando y la gente va siendo consciente.

Yo me acuerdo cuando empezamos con CIMA,

la Asociación de Mujeres Cineastas, bueno, parecíamos...

Todo el mundo nos tachaba de radicales, de qué van estas,

qué quieren, qué pretenden...

Entonces empiezan estas cosas y la gente va...

permeabilizándose con estas emociones,

con estos sentimientos y con esta realidad de cambio.

Entonces, yo creo que es un poco lo que está pasando, ¿no?

No sé qué pensáis. -Sí.

-A mí, en ese sentido, por ejemplo,

la manifestación me parece muy significativa.

Yo fui a la de Madrid. Me enviaron fotos de otras manifestaciones y...

y me sorprendió mucho, por ejemplo...

Me gustó mucho ver a mujeres mayores y a chicas muy jóvenes. Porque...

me gustaba ver ese diálogo entre generaciones.

Para mí el feminismo es algo muy amplio.

Entran muchas otras circunstancias.

Entonces, me gusta ver que las propias mujeres

lo sienten de verdad y lo sentimos de verdad como eso,

como un movimiento de inclusión en el que todas nos sentimos acompañadas,

protegidas... Para mí eso es muy importante.

-A mí me emocionan mucho todos estos movimientos

que se están generando en diferentes ámbitos.

En el cine, en todos los ámbitos laborales...

Y, desde luego, creo que hay algo también muy potente,

que es el tema de las redes sociales.

Ahora tenemos la capacidad de poder lanzar una iniciativa,

que se sume muchísima gente y que se haga en muchos lugares diferentes

sin tener que estar juntas físicamente.

Yo creo que las redes sociales ahí sí que nos han dado este apoyo enorme

para impulsar y visibilizar todavía más este movimiento.

Sin embargo en la redes sociales también se critica

la pérdida de la intimidad que a veces generan.

Bueno, pero claro... Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Es una herramienta. Las herramientas nunca son buenas ni malas,

sino el uso de la herramienta...

tú lo puedes utilizar para construir o para destruir.

-Perdóname. Es curioso que durante años se nos hipersexualice en...

en publicidad, en televisión, en prensa, en moda...

pero cuando una persona decide colgar una foto,

como decisión propia, en su propia red social,

sin vincularla a nadie, como un acto de libertad,

y un pezón femenino moleste, un pezón masculino no...

pero ese pezón en un anuncio de desodorante es perfecto...

Ahí nos están diciendo... ¿Qué nos están diciendo?

Porque yo todavía no lo entiendo. Me encantaría entenderlo, ¿eh?

Pero es que no...

-Claro, eso proviene también de esa construcción de lo femenino.

¿Por qué un pezón femenino es visto como algo con una connotación sexual

o como algo que se tenga que tapar?

Que también proviene de la historia de la pintura.

El sexo femenino siempre se ha ocultado.

Y es curioso, porque estamos representadas constantemente

para ser deseables.

Nuestro cuerpo tiene que ser deseable.

Pero no deseante.

En el momento en que somos nosotras las que tenemos ese deseo sexual...

esto está supercastigado.

Y esto proviene de una construcción masculina.

Masculina y moral. Masculina y moral.

Todas las representaciones tienen un posicionamiento ideológico

y moral con respecto a lo representado.

No se representa alguien de una manera objetiva. Nunca. Ni inocente.

Por eso es tan importante quién tiene el poder de representar.

Eh...

Mary Beard habla en su último libro, "Mujeres y poder",

de que las mujeres siempre han sido silenciadas

y apartadas de los centros de poder. ¿Por qué?

Pues... Somos menos creíbles, ¿no?

Se nos ha valorado mucho menos. A lo largo de la historia,

todo lo que tenía que ver con la ciencia, la razón...

era un ámbito exclusivamente de los hombres.

Ellos han ocupado estos puestos de poder

y ahora nos es muy complicado.

Por ejemplo, lo que ocurre en el circuito del arte, ¿no?

Por qué el 80 % de directores de museos son hombres...,

sin embargo, en las facultades de Bellas Artes hay mayoría de mujeres.

No llegamos a esos puestos.

Por eso hemos hecho esta reivindicación en ARCO

de ponernos este signo de geolocalización.

Parece que mujer y artista es algo que nos hace...

Nos invisibiliza completamente.

Y aunque esto parezca muy absurdo es necesario hacer este tipo de cosas

para señalar lo absurdo de esta situación.

-Es maravilloso.

-Al final, lo que no se menciona y lo que no se nombra, no existe.

Entonces ese tipo de...

Por eso hablaba de lo importante que es visibilizar, hablar...

Cuando antes, por ejemplo, te referías...

Creo que hay que decir acoso y abuso.

No hay que utilizar caminos secundarios.

Directamente se tiene que...

Yo trabajo con palabras. Son mis herramientas.

Entonces, las palabras...

Tú lo has dicho, el lenguaje nunca es inocente.

Siempre está cargado de...

Siempre está cargado de significado que nosotros le añadimos.

Entonces, en ese sentido, yo creo que es muy interesante eso,

visibilizar, mencionar...

y llevar al primer plano este tipo de situaciones.

Creo que además hay que insistir, cuanto más mejor,

porque parece que se nos olvida muy rápido.

Yo, por ejemplo, el miedo que tengo es que dentro de unos meses,

cuando todo se haya calmado, retrocedemos un poco.

A mí me parece que por eso es interesante y necesario

continuar insistiendo e impulsar movilizaciones.

Sobre todo también hacernos fuertes en las sororidad,

en la hermandad entre mujeres.

-Sí, yo creo que aquí, lo que decía Yolanda, es superimportante también.

Las redes sociales que nos han permitido saber

que estamos mucho más acompañadas de lo que soñábamos.

No tiene su círculo cercano de gente.

Más o menos cada una dentro de nuestra profesión

tenemos unas colegas, compañeras y compañeros

con los que podemos hablar de nuestra realidad y de cómo nos sentimos,

pero de repente hay eurodiputadas, hay enfermeras, hay cirujanas,

que empiezan a hablar por redes sociales

y todo el mundo empieza a hablarte una realidad que todo el mundo creía

un poco reservada a su espacio y dices: "No, no, no...".

Por desgracia es mucho más universal

y, por suerte, podemos juntarnos en un espacio virtual

y coger un poco de autoestima, fuerza y seguridad en nuestras palabras.

-Yo, de hecho, no te conocía físicamente. Hoy es el primer día.

Pero tú te habías puesto una camiseta mía, que yo hice,

la de "No tocar, no matar, no violar",

con lo de La Manada de sanfermines.

Y no nos conocíamos, pero habíamos participado.

¿Esa camiseta la hizo usted? Sí.

Fue una iniciativa mía que llevé durante siete días.

Las redes sociales permitieron que mucha gente...

me pidiera la camiseta.

Muchas mujeres y muchos hombres también querían la camiseta.

Se adaptó el mensaje: "Su cuerpo es suyo y de nadie más",

Pero, bueno, hay que hacer este tipo de cosas. Yo creo que...

-Sí, yo creo que hay una cosa que es muy importante, ¿no?

Y que cuando algo tan importante como lo que ha pasado el 8 de marzo,

que no ha pasado así, puntualmente un día,

pero lleva pasando un montón de tiempo,

pero ha sido como la explosión, eso significa,

lo que estamos hablando de la transgeneracionalidad,

pero también que no es solo un problema de las mujeres,

es un problema de las mujeres, de los hombres y de todos.

De los niños, de las niñas, de los padres, de las madres...

O sea, de repente, cuando... Una cosa como el feminismo

entra como... en la sociedad y lo permeabiliza,

de repente van a empezar a pasar cosas.

Yo, de verdad, creo que esto no...

O sea, siempre podemos ir adelante, un poquito atrás,

pero ha pasado algo, ha ocurrido algo que toda soñábamos

y yo pienso que ahora igual vamos lentas o lentos,

pero va a pasar. O sea, no vamos a ir para atrás.

Igual no vamos todo lo rápido que desearíamos.

A mí me gustaría ir mucho más rápido, la verdad.

Pero, bueno, vamos a ir... Pero yo creo que lo que ha pasado ya...

O sea, cuando una sociedad entera

se plantea que hay algo que no funciona,

no podemos ir para atrás, ¿no?

Pienso. -Sí.

Hay...

puestos a decir...

A mí me interesaría seguir hablando sobre mujeres y poder.

Eso es muy interesante. Realmente, es lo más interesante.

Porque desde el poder es desde donde se cambian cosas.

Hay una cosa que es horrible y que a mí me enfada,

es que las mujeres siempre son más pobres.

Y eso es una realidad.

O sea, además hay una cosa muy curiosa,

que cuanto más mayor te haces, menos cobras, ¿no?

Los hombres, cuanto más mayores... No.

Tampoco... Van asentando...

No, no. No siempre es igual. Bueno, ya, no.

Pero vamos a ver, pero si tenemos que comparar,

como siempre, es... O sea, las pensiones de las mujeres

son mucho más bajas. Muchas veces por el tema de la viudedad

y todo esto, ¿no? Pero...

El poder es lo que cambia las cosas. Evidentemente.

Mujeres y poder es el tema. Al decir poder,

¿nos referimos al poder ejerciente?

Imaginemos...

Eh...

¿Es imaginable una generala

directora de la Guardia Civil?

Sí. O sea, yo creo que, por ejemplo,

así, un poco para entender lo que significa el poder

y no volvernos locas, ¿no?

Yo pienso que, por ejemplo, cuando creamos CIMA,

¿qué nos planteamos? ¿Dónde queríamos incidir?

Queríamos incidir, no es ser las directoras de TVE,

sino, a ver, ¿dónde se deciden los proyectos que se van a hacer?

Vale.

Que, simplemente, en esos comités donde se está decidiendo

qué proyectos salen adelante o no,

haya un 50 % de hombres y mujeres decidiendo.

Es muy sencillo. Que en los festivales de cine,

donde se decide qué películas entran a la competición o no

en sección oficial, que haya un comité que esté formado

por un 50 % de hombres y mujeres.

Eso es incidir en el poder.

-Yo creo que el poder

es la posibilidad de tomar decisiones.

Y, efectivamente, si los filtros son masculinos,

probablemente no apoyen a los contenidos femeninos.

-Claro. -Por eso es tan importante.

-Para mí, el feminismo, en mi caso, ya decía

que yo creo en la posibilidad de muchos feminismos diferentes,

pero, en mi caso, el feminismo está atravesado por la clase también.

Algo... Es una reflexión fundamental que yo hago

junto con la reflexión de género.

En ese sentido,

las profesiones feminizadas son casi siempre las más precarias,

las que tienen unas condiciones, pienso, por ejemplo,

en las camareras de hotel,

con las reivindicaciones de Las Kellys.

Pienso, por ejemplo, también en todas las mujeres cocineras,

¿por qué conocemos a tantísimos cocineros de primera línea,

cuando se supone que la gastronomía es un ámbito más femenino?

-Sí. -Yo, por ejemplo, perdón,

como actriz, mis compañeras y yo muchas veces hablamos, ¿no?,

y es... eh...

Nos hacen cogerle miedo al hecho de envejecer...

Lo que debería dar miedo es morirse, no envejecer, ¿no?

Y cada vez hay menos personajes...

pues, ¿no?, yo voy a cumplir 38,

cada vez hay menos personajes, a medida que tu creces.

El abanico es mucho más pequeño y...

y, de cara a la pensión,

los últimos años son los más importantes.

Entonces, es como: "Dios mío, nos están condenando...".

¿A qué?

¿Adónde...? ¿No? ¿Adónde nos llevan de cabeza?

Cuando hay historias increíbles durmiendo en cajones

porque la gente que invierte no cree que eso sea interesante.

Y, además, es paradójico. Siempre hay encuestas que dicen

que las principales consumidoras de cultura son las mujeres.

-Sí. -Pero, a la vez, se les impide

verse reflejadas en historias.

Y, cuidado, no queremos hacer historias para mujeres,

pero dejemos que también latan con los personajes que ven.

Que una persona de 50 años no sienta que ya no tiene nada que explicar.

Es como... -No, es que, realmente,

a partir de una edad

o estamos muertas o estamos en casa encerradas

porque desaparecemos de la representación.

O sea, no somos representadas, luego, no existimos.

-Claro. O servimos para darle un toque tierno

al protagonista masculino.

Él es un tío,

además de todos los requisitos que expliquen en la película,

además es sensible porque se enamora de esta chica que tiene dos escenas.

(RÍE) Y es como...

Repartamos el peso de la historia. Todo tiene...

Es verdad que cada película tiene una condición

y hay una historia a contar y tampoco...

O sea, la historia tiene que prevalecer,

pero que la historia sea compartida,

que haya... que todo el mundo pueda sentirse identificado.

-Sí, la mujer mayor está totalmente, no solo invisibilizada,

sino, cuando aparece, asociada a la mala o la bruja

o la abuela, la tierna que decías.

Y es verdad, ¿no? Yo creo que... A mí me encantaría

que hubiera una mujer mayor presentando este programa,

por ejemplo.

Parece que en la televisión no se ven mujeres con canas.

No hay nada de malo en las canas de mujeres,

sin embargo, están totalmente ocultas.

Nos tenemos que teñir para poder ocupar este espacio,

o desnudarnos, ¿no? ¿Por qué las mujeres

se tiene que desnudar o descubrir o exponer su cuerpo

para estar en un medio de comunicación?

Lo cual proviene también de la historia de la pintura.

-¿Por qué alguien conoce a alguien?

Porque se habla de esa persona.

Uno es el rey, no porque cuando entra sea el rey.

Esto lo explicaba un profesor de interpretación.

Uno es el rey porque cuando entra, el resto se arrodilla.

Eso da el poder. La gente visible... Como te oiga la señora Colau

le da un algo. No, hablaba de interpretación,

de "El rey Lear" y hablaba de otras cosas.

(RÍE) Pero...

es... eh...

-Sí, los demás tienen...

Sí, los demás tienen que saber... -¡Exacto!

-... que tú tienes... -Si a tu alrededor

divulgan tu existencia, existes.

Y si a tu alrededor nadie se inmuta,

tú no eres visible. Entonces, ahí hay un problema

en quién decide o cómo se decide quienes son las cabezas visibles

dentro de cada ámbito. -Y ocurren también varias cosas.

¿Cuánto tiempo has podido tú dedicar a tu visibilidad?

-Claro. -¿Cuánto tiempo has podido dedicar

a tu carrera profesional?

¿Cuánto tiempo has podido dedicar a tu carrera profesional?

¿Puedes dedicarte al cien por cien?

¿O tienes que dedicarte a cuidar de tu familia,

tienes que dedicarte a, en el caso, por ejemplo,

de gente que venga de familias más humildes,

a trabajar sin un respaldo detrás que te...?

-Claro. -Es que está atravesado,

y perdón por traerlo otra vez, pero está todo atravesado

por el género y la clase. Hay un proyecto muy interesante

en Reino Unido que se llama, justamente, Un cuarto propio.

Eh... Este proyecto es una página web

que es una gran base de datos de mujeres profesionales.

De manera que si tú trabajas en medios de comunicación

y quieres, por ejemplo, organizar una mesa de debate

sobre cualquier tema, si en ese buscador

introduces el tema, te aparecen un montón de mujeres profesionales

que pueden hablar de eso. -Claro.

-Si, por ejemplo, bueno, pues hoy esta mesa fuera sobre...

es sobre feminismo, quizá nosotras estuviéramos en esa base de datos.

Si la semana que viene trata sobre política, pues también.

¿Hay una...? Entonces, es una ayuda,

pero es que hay mujeres, realmente,

la cuestión es si se pueden dedicar a trabajar esa visibilidad.

-Hay muchísimas mujeres profesionales trabajando en todos los campos.

Hay un ejemplo que poner... No hay una.

Perdona. Nada.

Te he interrumpido. No, no, no, haces bien.

Para eso estamos, además.

Hay una...

recuerdo ahora, al decir eso, una experiencia que viví hace...

Una experiencia.

A mí me llegaron hace 20 años unos tomos...

Y yo dije: "¿Y esto qué es?".

Y me lo empecé a mirar y resultó que eran unos tomos

en donde los jesuitas

me mandaban,

en esos libros,

una serie de nombres y biografías

de gente, de jesuitas, especializados en...

En temas. En temas determinados.

Por ejemplo, si tu querías hablar de...

alguna cosa... sobre astros, sobre universo, sobre astrología,

te decían quiénes eran los jesuitas que tenían,

para que tu tuvieses en cuenta la hora de confeccionar la mesa

los expertos en ese tema.

Me pareció interesante. Qué listos.

Qué organizados. -La iniciativa de la que hablaba

es una iniciativa que ha surgido de un grupo de mujeres

en Reino Unido, privada, que han conseguido financiación

como han podido. Es decir, a lo mejor ese tipo de iniciativas,

que si que creo que son realmente efectivas,

podría partir de... -Pero bueno, CIMAS,

la Asociación de Mujeres Cineastas, esa era un poco la idea.

Era decir: "A ver, tenemos nombres, hay currículums".

Quiero decir, es hacer una base de datos

con todas esas mujeres para que cuando ellos digan:

"Ay, es que hay una", no, no, no, no hay una.

Vete a CIMA, que son las cineastas, vete a...

¿Cómo se llama vuestra asociación? -MAV,

Mujeres en las Artes Visuales. -Vete a MAV y entérate,

vete a las... a la página de todas... Está la de las escritoras también.

O sea, estamos ahí todas, tenemos nombres y apellidos,

tenemos currículums, o sea, carreras. Entonces...

-También hay una falta de referentes que, al final,

es una pescadilla que se muerde la cola.

Si no vemos directoras de cine en las carteleras,

pues las niñas jamás se podrán, ¿no?

Ni siquiera se lo plantean. Aspiran a la actriz...

-Eso es lo más importante. -Claro.

-Por eso es tan importante el tema de las cuotas, de incluir,

porque hay que, un poco, forzar, quizá, un poquito esta situación

para que también empiece a ser normal

y las mujeres en el ámbito profesional

empecemos a tener credibilidad. Más allá de ser cuerpos,

tenemos otras dimensiones que están ocultas, ¿no?

-¿Qué ha tocado...? -Si te... Perdona, Elena.

-No... Quiero decir, se trata de subrayar que hay modelos,

que, en ese sentido, por ejemplo, el trabajo de genealogía

a mí me parece fundamental. -Sí.

-No hemos empezado, en el caso de la literatura,

no hemos empezado a escribir hace 100 años,

hay mujeres escribiendo desde hace mucho.

Cada vez que, por ejemplo, se falla el Premio Nobel,

el premio Cervantes, dice la gente: "Bueno, es que no es tan relevante".

Sí es relevante porque se extrae durante un tiempo a esa mujer

que lo hubiera podido ganar a la primera línea.

-Claro. Hablemos de las...

Y por ejemplo... Perdón. Lo que hablabas de referentes.

Por ejemplo, dentro de nuestro ámbito, en el cine,

directoras de fotografía, si no me equivoco, hay un 9 %.

-¿Un nueve? -Un 9 %.

-Que eso es poquísimo. -Claro.

-Y eso es muchísimo, me parece muchísimo.

-Pues un 9 %. -Yo conozco a una,

es imposible que haya un nueve. -Lo he leído en...

-Directoras, un 7 %. -No, directoras de fotografía...

-Ya. -Lo he mirado hoy en CIMA

y había un 9 %.

Entonces es como...

Es una profesión bellísima y...

están haciendo unos trabajos increíbles

y son una minoría muy pequeña.

Me gustaría hablar de la brecha salarial.

¿Cómo se puede luchar contra eso?

¿Usted cobra menos por ser mujer directora

que un hombre? Bueno, yo lo comprobé.

De hecho, me pasó de una manera así, como muy sorpresiva,

porque estaba en la sala de espera, me iba a reunir con mi productor,

estábamos... Teníamos una película entre manos

y se sentó a mi lado un joven director

con menos experiencia que yo y, curiosamente,

me enteré que cobraba más que yo.

Entonces, dije...

No me lo podía creer. O sea, la brecha salarial existe.

Existe, es una realidad. ¿Pero existe en sus sectores

o, por ejemplo, usted cree...? Existe en todos los sectores.

-En todos. -Sí.

¿Una conductora de autobús de EMT cobra menos que un...?

Sí, porque me he enterado que lo que hacen es que les dicen...

A los hombres les ponen "especialista".

Entonces, al ponerle un pequeño epígrafe,

ese "especialista" les sube X.

Y a las mujeres no les ponen "especialista"...

Yo no tengo ni idea de todos los trabajos,

te estoy diciendo cosas que he oído y he leído

de trabajos que yo no conozco.

Pero es verdad que, por ejemplo, es una de las cosas que...

El epígrafe "especialista" son 300 E, por ejemplo.

Entonces, ya hacen el mismo trabajo, cobran menos.

¿Las artistas? En el arte hay muchas estadísticas

que demuestran...

Podemos coger a los artistas más famosos, ¿no?

Una obra de Francis Bacon se ha podido vender

por 100 millones de dólares

y, por ejemplo, una de las artistas más cotizadas,

Louise Bourgeois, son 10 millones.

Es 10 veces menos, ¿no? O sea, hay muchos datos.

Artprice saca estadísticas todos los años.

Entonces, es relevante, es alarmante, ¿no?

No tenemos peor calidad de trabajo por ser mujeres.

Decía Gombrich que es que hasta el siglo XX

no había mujeres relevantes que hubieran hecho cosas relevantes.

Esto, desde luego, es para hacérnoslo mirar

como sociedad y ver que no hemos avanzado tanto.

-Yo, por ejemplo, mi sector es yo creo que eminentemente femenino,

porque podemos hablar de, digamos, los nombres más visibles,

que son los de las escritoras y los escritores,

pero un libro no se hace solo,

hay gente trabajando en edición, corrección, diseño, etc.

Y ahí, por ejemplo, yo continuamente, mis interlocutoras

son en un 90 y tantos por ciento mujeres.

¿Qué ocurre? Que los órganos de decisión, de poder,

que además son los que, evidentemente,

tienen los sueldos más altos, siguen estando, salvo excepciones,

ocupados por hombres.

Hay mujeres que son editoras de mesa, que son correctoras,

pero cuando empiezas a meterte ya,

digamos, en las partes más altas del organigrama,

quienes deciden, salvo excepciones, como digo, casi siempre son hombres.

Entonces, evidentemente, a más relevancia, más sueldo,

pero, claro, si eres una mujer que no puede llegar,

es imposible que cobres más.

Hay editores... Hay en editoriales que no sucede eso,

por ejemplo, en Anagrama, el editor...

Pero siempre hay excepciones, quiero decir, hablamos...

-He recalcado que siempre hay excepciones.

No lo decía como argumento... El editor hasta hace poco

era Jorge Herralde. Sino como buena noticia.

No lo decía como arma arrojadiza. No, claro, hay alguna mujer

que consigue ser editora. -Claro.

(RÍE) -Estamos en 2018. -Afortunadamente,

tenemos buenas noticias todos los días.

-Pero continuamente, por mi experiencia,

los órganos de la toma de decisiones, casi siempre...

Yo vengo... Además, incluso dentro de mi sector,

que es el de la literatura, yo pertenezco a un sector

que es mucho más limitado, por así decirlo,

mucho más minoritario, que es el de la poesía.

Hay una tradición histórica de mujeres editoras de poesía.

Viene desde Concha Méndez, con la generación del 27,

Concha Lagos, en los 50, Amelia Romero en los 70, etc.

O sea, siempre hay como una figura referencial de mujer

que, además, casi siempre se asocia a un hombre.

O sea, nunca son dos editores, sino un editor

y, además, había una mujer.

Y ahora, por ejemplo, sí que hay muchas editoras mujeres de poesía,

pero en sellos que tienen menos visibilidad,

a los que les cuesta mucho más estar en las librerías,

estar en los medios de comunicación.

Si piensas en los principales sellos de poesía,

todos los dirigen hombres.

Los principales, digo, los que tienen eso,

que se ven las librerías, que salen en los medios, etc.

Estamos en el final y yo le tengo que preguntar a usted

si los chicos cobran más que las chicas.

Sí. En el cine.

¿Sí? Sí, y en televisión también.

(RÍEN)

Estoy pensándolo.

Lo que sí es cierto es que hay más chicos, más varones,

que mujeres, tanto en las tomas de decisión,

como en... En guion.

Sí, presentando y todo eso. Pero cuando hablo de televisión,

sobre todo, me refiero al ámbito como actriz, ¿eh?

Quiero decir, que es el medio que yo conozco

y es donde te puedo hablar realmente con conocimiento de causa.

Sí, y a mí me ha pasado en proyectos cobrar menos que mis compañeros.

Claro, y luego, tú eres compañero, tú hablas.

Y tú descubres eso.

Y es una sensación... -Un poco rara, ¿verdad?

-Sí. No... Se te queda una cara como...

¿Por qué? Hacemos las mismas horas. -Sí, yo la primera vez...

-Sostenemos este proyecto... -Me quedé un poco impresionada.

-De forma igual. Hay la misma implicación emocional,

hay el mismo interés, la misma vocación,

la misma alegría en levantar esto.

¡Guau! Es profunda tristeza en realidad.

Cuando lo descubres...

Es muy triste, ¿eh? O sea, no es...

No dices: "Bueno...".

Es como: "Madre mía, ¿qué está pasando? ¿Por qué?".

Es injusto.

Hemos llegado al final.

A mí me gustaría decir un mensaje superpositivo del feminismo.

Venga. El feminismo es...

Yo creo que, si realmente conseguimos hacer una transformación,

será lenta y dificultosa, pero creo que...

Nos va a hacer una sociedad mucho más interesante.

-Y feliz. -Y feliz.

Y para los hombres también será, bueno, de hecho, lo está siendo.

-Una descarga. -Creo que los hombres,

gracias al feminismo, han recuperado el espacio del amor,

por ejemplo, y del desarrollo de la paternidad, que antes,

desde luego, mi padre no estaba en el feminismo en ese caso.

Entonces, yo creo que el feminismo es una cosa,

como tú has dicho, transversal, que tiene que tocar todo, todo, todo

y, desde luego, que, como sociedad, nos va a hacer mucho más felices

a todas y a todos. -Sí, sí, sí, y a todos.

-Al final no es algo de mujeres contra hombres.

-No, no, no. -No.

-Sino de luchar contra una cultura que nos perjudica como sociedad.

-Como sociedad, exactamente. -Exacto.

Yo no voy a decir nada más, el epígrafe,

o el final de este programa, lo ha puesto Chus Gutiérrez.

Les agradezco a las cuatro que hayan estado con nosotros.

Yo creo que tendrán ideas un poquito más claras.

No es tanto un nuevo feminismo,

se llame como se llame nuestro programa,

como una renovación, una prolongación.

El feminismo siempre, lo han dicho ellas, las cuatro,

el feminismo es igualdad, una lucha por la igualdad

de las mujeres y los hombres y los seres humanos.

También nuestras invitadas han constatado

que la brecha salarial existe

y que hay diferencias que deberíamos resolver.

Antes de decirles adiós, les recuerdo el libro

de Elena Medel, "Todo lo que hay que saber sobre poesía",

editado por Ariel.

A mí me gustaría que cuando sacaseis el libro

fuese publicado, tenerlo y, a lo mejor,

podríamos hacer un programa sobre ancianos o mayores y jóvenes.

Vendré feliz. ¿Te parece?

¿Te haría feliz? Sí.

Pues quedas invitada. Gracias.

Y citada en el asunto.

Gracias a las cuatro. (TODAS) Gracias.

Gracias a ustedes por seguirnos, por supuesto.

Hasta la próxima.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Otro feminismo

Millennium - Otro feminismo

02 abr 2018

Programa de debate presentado por Ramón Colom sobre Feminismo con Chus Gutiérrez, Elena Medel, Yolanda Domínguez y Nuria Gago.

ver más sobre "Millennium - Otro feminismo" ver menos sobre "Millennium - Otro feminismo"
Programas completos (137)

Los últimos 331 programas de Millennium

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios