www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3911898
Para todos los públicos Mi familia en la mochila - Ruta 66: Somos estrellas de Hollywood - ver ahora
Transcripción completa

En el capítulo anterior, concluimos nuestro recorrido por la Ruta 66

disfrutando con una de las vistas más alucinantes del río Colorado.

Perdiéndonos por el Antelope Canyon.

Probando una auténtica comida "cowboy".

O visitando el pueblo fantasma de Calico.

Hoy visitaremos el Paseo de la Fama de Hollywood.

Desayunaremos los donuts más famosos de Los Ángeles.

E irnos a comer los perritos que comen las estrellas de cine.

Circularemos por Mulholland Drive.

Descubriremos el pueblo de Santa Bárbara y su famosa Misión.

Y nos sentiremos unos auténticos "vigilantes de la playa"

en Venice Beach.

¡Vestíos de fiesta, que nos vamos de estreno!

¡La función va a comenzar!

(Silbido)

Planifico la ruta.

Soy la "cámara-woman".

Lo mío son los animales.

Me molan los videojuegos.

Y elijo dónde comer y dormir.

Me encantan las redes sociales.

Grabo vídeo-diarios.

Como de todo. (SE RELAME)

Y además...

(TODOS) ¡...nos encanta viajar en familia!

(Ladrido)

(Graznido y frenazo)

(CANTURREA) "Limpio mi casita, lalará larita..."

Recogemos las cosas para abandonar lo que ha sido nuestra casa

durante casi tres semanas.

Caravana molona, te echaré de menos.

Último día de caravana,

último desayuno.

Es un medio de transporte ideal para moverte en familia

cruzándote EE.UU., pero luego, una vez que llegas a las ciudades,

hacia las grandes como ésta, como Los Ángeles,

es demasiado grande para moverte, aparcar, se hace todo complicado,

y es mejor moverte en un coche

y ya alojarte en hoteles.

Adiós, caravana.

Adiós.

(Canción en inglés)

Hemos venido hasta este punto porque ya se nos acaba el "mundo caravana"

y vamos a tener que alquilar un coche

para hacernos toda la costa oeste y llegar hasta Las Vegas.

Ya estamos en el nuevo vehículo.

Hemos abandonado nuestra caravana,

pero nos da un poco igual

porque la velocidad media que llevamos es de 10 millas por hora,

es decir, 16 km/h,

porque Los Ángeles está siempre como si fuera hora punta.

La 203.

Momentazo habitación para los niños.

Está todo limpito y está bien.

Estoy contento, creo que hemos acertado con el motel.

¡Madre mía, madre mía!

¡Mamá, has acertado!

Es de la emoción, papi.

Yo también estoy contento con el motel.

PIPA: "Cada uno expresa sus emociones de una manera.

Las mías, ya sabéis, zampando."

Damos de comer a "Pipa", cogemos nuestros sombreros y...

¡temblad, Los Ángeles, allá vamos!

Los Ángeles es la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos.

Siempre hay pique entre neoyorquinos y angelinos, como los llaman aquí.

¿Qué ciudad es la mejor? ¿Qué sitio mola más para vivir?

Que si la gente de Nueva York es más estirada y va acelerada,

y los de Los Ángeles son mas "hippiosos" y perezosos...

Vamos, como los de Villarriba y Villabajo.

En la forma de hablar también hay diferencias

porque aquí se tira mucho del "Hey, dude",

"What's up, dude?".

"Hola, tronco". "¿Qué pasa, colega?".

Estamos ahora pasando por una de las zonas

más conocida de Los Ángeles,

la zona de Beverly Hills, y donde está también Melrose Avenue,

que a vosotros os sonará mucho, a los de nuestra quinta,

por la serie "Melrose Place",

la serie mítica de los años 80.

Vamos con prisa. Nos han invitado al estreno de una película

y llegamos con el tiempo justo.

Lo de invitarnos es trola.

Mi padre quiere ir para sacarse un "selfie" con un famoso

y fardar con sus colegas del barrio.

¡Guay, tío, vamos a ver a Iron Man,

el Capitán América!

Ya, pero lo malo es que tenemos que ir a Hollywood.

Pero si estamos en Hollywood.

¡Mecachis, no me saco una foto ni con el acomodador!

Bueno, me queda la Catwoman.

¡Gwyneth Paltrow! ¡Gwyneth! ¡Gwyneth!

¡Una foto, "please"! "One photo! One photo, please!"

Papá, relájate, que no es Gwyneth Paltrow.

Es increíble el fenómeno fan, la histeria,

la emoción de mucha gente para que le firmen, estar en primera fila.

Yo, realmente, ni soy muy seguidora de esta peli

ni conozco a nadie,

y había venido a ver el Paseo de la Fama.

Así que creo que lo intentaremos mañana y listo.

Al final me he quedado sin foto, nadie se ha fijado en mí.

¿Será por la barba? Cuando pueda, me afeito.

Si vas a visitar una ciudad en EE.UU., ten en cuenta

que las distancias aquí son enormes.

Y los medios de transporte públicos, escasos.

En EE.UU. no hay una buena red de transporte público,

así que la mejor opción para moverte es alquilar un coche.

Los precios son baratos, la inversión no es mucha.

Conducir por EE.UU. no es nada complicado,

las calles son amplias y están numeradas.

Además, las aplicaciones de mapas funcionan de maravilla.

(Música)

Estamos de camino a las letras más famosas de Los Ángeles,

a las letras de Hollywood. Estamos en la montaña con el mismo nombre.

Es la segunda más alta de toda esta ciudad

y tiene dos puntos para acceder a las letras,

pero hemos cogido el que recomiendan porque es el más bonito

y el más frondoso, y que bordeas y pasas por delante de un bosque.

Vamos a verlo.

PIPA: "¡Por el perro de Obama, qué palizón para ver cuatro letras!

Si ya sabéis lo que pone, no hay que darle más vueltas al asunto."

Las letras desde aquí parecen pequeñitas,

pero mide catorce metros cada una, o sea, son bastante grandes, ¿eh?

Pero si desde aquí parecen que son pequeñitas.

Vamos a acercarnos más, a ver si las vemos mejor. Ven.

Vale.

Hay decenas de caminos que te llevan hasta puntos cercanos a las letras.

A las letras no, porque están valladas y no te puedes acercar,

ni las puedes tocar ni nada.

Más o menos, desde el observatorio

hasta uno de esos miradores más cercanos,

puedes tardar con niños una hora, más o menos, andando.

Nosotros no venimos con tanto tiempo,

así que unas foticos y listo.

Mateo, cuenta la historia de estas letras, anda.

Atentos, el que se entere que levante la mano.

Las letras de Hollywood

están aquí porque antes había una empresa

que se llamaba Hollywood Land y que vendía casas.

Entonces, pues...

quitaron lo de "Land"

porque ya pasó la cosa ésta...

y entonces se quedó "Hollywood".

¡Me hago caca, mami!

¿No puedes aguantar un poco? No hay baño cerca.

Mira dónde está el baño, al fondo.

¿Dónde?

Ahí, en el observatorio ése de la punta.

¿Podrás aguantar?

No.

¡Uff, me salvé por los pelos!

Ahora puedo disfrutar de unas vistas alucinantes de la ciudad.

¡Mola "mazo"!

Estamos en el sitio mítico para tomarse

las rosquillas con el agujero dentro:

el donut, el donut de Randy. ¿Por qué?

Porque aquí han venido a comerse donuts Iron Man,

el policía gordo de los Simpson,

de las series de policías de Los Ángeles...,

porque es la comida oficial de los gorditos policías

de casi todos los distritos de aquí, de la ciudad de Los Ángeles.

Yo me voy a probar dos o tres o cuatro,

porque yo también estoy... gordito.

AMBOS: ¡Donuts, donuts!

Yo quiero éste, éste, éste...

¡Cacho caja, doce donuts! "Mamma mía!"

Mateo, ¿sabías que los donuts

no tuvieron agujero en el centro durante doscientos años?

¿Ah, no?

El donut nació en Holanda en el siglo XVII

y cruzó el Atlántico

con los emigrantes holandeses que poblaron Pennsylvania,

donde fue bautizado con su actual nombre.

Fue a mediados del siglo XIX cuando un adolescente de 16 años,

llamado Hanson Gregory,

agujereó estos bollos de pasta frita que elaboraba su madre

para hacer que se frieran mejor.

Una placa recuerda hoy su "gesta" en Rockport, su localidad natal.

Aquí debió de nacer el dicho de...

"no te comes ni una rosca".

¿Os dije que necesitaba un afeitado? Pues he encontrado mi barbería,

y no es ni más ni menos que ésta,

una barbería móvil,

que además la regenta un comediante:

el señor Snagglepuss.

(ANTONIO Y SNAGGLEPUSS)

(SNAGGLEPUSS)

Tony Montana...

(SNAGGLEPUSS)

"Voilà!"

¿Cómo me veis ahora? ¿Me veis más joven? ¿Más guapo?

¿Más inteligente? ¿Más listo?

(ANTONIO Y SNAGGLEPUSS)

(ANTONIO)

"Bye and enjoy your trip."

Y limpios como un San Luis para ir a la caza del famoso,

nos dirigimos a un lugar poblado de estrellas de Hollywood.

Las estrellas del Paseo de la Fama.

Tener tu nombre en el Paseo de la Fama

significa que van a poner una estrella como ésta con tus letras

en bronce bajo uno de los cinco emblemas:

cámara, televisión, gramófono,

micrófono o máscara de teatro.

Aunque yo creo que falta una muy del siglo XXI,

la del "youtuber".

Y aquí tenemos un mapa donde están todas las direcciones de los famosos

en sus casas de Berverly Hills.

Tenemos a Paula Abdul, Jim Carrey,

Paul McCartney, Matthew McConaughey...

Todos los famosos que viven aquí,

en la ciudad de Los Ángeles.

Mis favoritas son éstas de Quentin Tarantino,

que menudas manos tiene, ¿eh?

Hay muchos cantantes que tienen estrella en el Paseo,

pero hay cosas tan increíbles como que Madonna

no tiene ninguna estrella

y hay cuarenta artistas que han rechazado tenerla,

como Julia Roberts o George Clooney.

¿Y por qué no han querido? Con lo que mola.

Porque para tener una estrella, aparte de tener que venir aquí

a hacer los honores, tienes que pagar.

¿Y este edificio que parece un restaurante chino?

Es el Teatro Chino,

aquí se han celebrado la gala de los Oscars algunos años.

Pues de ésta se han llevado el bronce de la estrellita, ¿eh?

La han intentado robar.

Sí, es que en la historia del Paseo de la Fama

ha habido cinco robos de estrellas.

El último fue la de Gregory Peck en el año 2005, según he leído.

Y desde entonces han petado todo esto con cámaras de seguridad.

O sea, ¿que no nos podemos llevar una?

PIPA: "No veo las huellas de Snoopy, Rex, Reina y Golfo,

Scooby Doo, Pancho...

Nadie se acuerda de vosotros..."

Muhammad Ali, que era un boxeador.

¿Y por qué la colgó en la pared y no en el suelo?

Él pidió expresamente que no quería que estuviera en el suelo.

Entonces, se lo concedieron

y es la única estrella de todo el Paseo de la Fama que está así.

Y después del Paseo de la Fama, nos vamos a un sitio también con fama.

Si creíais que las estrellas sólo se alimentan de langostas, caviar

y ostras, pues estabais muy equivocados.

Vienen aquí también a engordarse con perritos calientes

a este mítico lugar abierto desde 1940...

Casi, 39.

(Aplausos)

¡Qué detallazo!

¡Qué detallazo! Mirad, mirad, por favor.

Yo me voy a comer éste.

Si te acercas a "Pink's Hot Dogs" de Hollywood,

puede ser por dos motivos:

intentar ver a alguna estrella de cine

o para comerte un perrito caliente buenísimo.

Nosotros hemos venido por los dos.

Y es que aquí se dejan ver gente como Sandra Bullock, Nicole Kidman,

Alec Baldwin o Matt Damon entre muchos otros.

Y no es para menos, los perritos que preparan aquí están de muerte,

además de a buen precio.

Y si no coincides con famosos, no te preocupes,

tienen perritos personalizados con nombres de estrellas de Hollywood.

Así que el espectáculo está asegurado.

Mira mi mano, el tamaño que tienen estos perritos.

Es que es tremendo, son como longanizas.

Creo que vamos a pescar a un famoso.

Hola, Álex. ¿Qué pasa? ¿Cómo estáis?

Muy bien. Hemos coincidido en el sitio, ¿no?

En el sitio de los perritos.

No nos lo podemos perder.

TODOS: ¡"Family Run"!

Al final, nos vamos con la satisfacción del deber cumplido:

la caza del famoso.

Ahora, a bajarnos el subidón de la emoción

dándonos un poquito el aire.

Estamos en la Mulholland Drive,

la carretera quizás más mítica y emblemática

de todo Los Ángeles que, de alguna manera,

une el barrio de Hollywood, el Business Center de Hollywood,

con Beverly Hills, o los Altos de Beverly Hills,

donde viven las estrellas. Por aquí vamos a recorrer y vamos a pasar

por las mansiones más caras de esta ciudad,

y por donde viven todos los famosos. Detrás de mí,

lo estudios "Universal" y el resto de la ciudad de Los Ángeles.

Mira, Mateo, todas estas casas que ves por aquí, por la ladera,

son de famosetes.

La historia de Mulholland Drive se remonta a mediados de los años 20

cuando un grupo de empresarios,

justo cuando la ciudad empezaba a emerger

como la mayor potencia cinematográfica del mundo,

decidieron invertir y crear una carretera

que pudiera llevar a los ciudadanos de Hollywood

directamente hacia el océano.

Aun con límites de velocidad, carriles amplios

y señales de advertencia,

es una de las carreteras más peligrosas de Estados Unidos,

ya que, en su mayor parte, el recorrido transcurre

a gran altura y muy cerca de los acantilados.

Mateo, ¿has visto que esta carretera está llena de curvas?

Mucha gente viene aquí a hacer carreras ilegales de coches.

Y así pasa lo que pasa, que luego tienen accidentes

y se llevan las señales por delante. Ya sabes,

siempre hay que conducir con muchísimo cuidado, ¿vale?

Yo voy a conducir de mayor con mucho cuidado.

Vale.

Quiero irme ya a Santa Bárbara.

¿Por qué? ¿Quieres hacer surf?

Surf.

Y yo también, Mateo. Pero no hoy, mañana.

Pues como veis, está todo Los Ángeles colapsado.

Los ricos también sufren los colapsos

y los atascos.

Si me llevo algo de Los Ángeles es que los desplazamientos en coche

son muy largos porque hay muchos atascos.

Y es que te das cuenta de que la gente va en coche sola,

o sea, un coche, una persona; un coche, una persona...

¡Tranqui, colega!

No conoces Los Ángeles si no te das un paseo por Venice Beach.

Conocido como la Venecia de América, este barrio es famoso

por sus canales y puentes que recuerdan a la Venecia de Italia.

El paseo marítimo de Venice Beach es la joya del barrio.

Con casi cuatro kilómetros de largo,

es uno de los principales atractivos turísticos del sur de California

y actualmente está de moda en Estados Unidos.

Aquí encontrareis actuaciones de malabaristas, hombres fuego,

bandas de rock, "break dance", raperos, adivinos,

vendedores de todo tipo...

Una atmósfera alternativa muy interesante

y de cultura callejera.

Las playas han quedado desprotegidas desde que Mitch Buchannon

dejó su actividad de vigilante de la playa,

pero nuevos vigilantes ahora están dispuestos

a dar su vida por esta gente en Santa Mónica. ¡Vamos, chicos!

¡"Pipa", ven!

(Música)

¡Uno ahogándose!

¡Tiburón, tiburón!

¡Vamos! ¡Tiburón!

Venice Beach fue el hogar de los primeros poetas y artistas

de la generación Beat,

y todavía conserva ese ambiente bohemio y relajado en sus calles.

Un lugar donde os podemos asegurar

que el aburrimiento no existe.

(Claxon)

(Música)

Adiós.

Adiós. Buen viaje, que les vaya bien.

-Que les vaya bien.

-Dios los ama y recuerden que van con Dios en el camino.

Cuiden a los niños, que están muy bellos.

(Música)

¿Ya hemos llegado?

Nos quedan cinco kilómetros, pero vamos a parar a desayunar aquí.

Eh, mira, mami, es "pet friendly".

Mientras Sonia desayuna bollería,

yo prefiero algo típico y ligerito:

unos huevos "Benedict".

En 1894,

Lemuel Benedict, corredor de bolsa de Wall Street,

pidió en el hotel Waldorf una tostada

con beicon, huevos escalfados y salsa holandesa

para curar su resaca.

Al maître del hotel le pareció una combinación original

y lo incluyó en el menú del desayuno.

Así nacieron los huevos "Benedict".

PIPA: "Unos desayunan típico y yo con huesitos de marca blanca."

(Claxon)

Cuando decidas pagar con tarjeta, no tendrás ningún problema en EE.UU.

Eso sí, ten en cuenta que en la mayoría de las tiendas

al precio final hay que sumar una cosa que ellos llaman "tax".

O lo que es lo mismo, impuestos.

Aceptan tarjetas de débito y crédito,

pero hay que llevar una de crédito porque las de débito

no las aceptan en todas partes.

También es aconsejable llevar siempre algo de dinero en efectivo

para pequeños pagos.

Llegamos al motel que habíamos reservado. ¿Os recuerda algo?

Parece el hotel de la película "Poltergeist".

Eso, que Mateo se meta dentro de la tele y desaparezca.

Graciosa...

Éste es el motel...

típico de las películas.

Esto es un lujo, machotes.

Te va a dar...

(GRITA ASUSTADO)

Escapamos del estrés de Los Ángeles

para dirigirnos a la población de Santa Bárbara.

A esta zona se la llama a menudo la Riviera italiano-americana

debido a su clima mediterráneo y su semejanza

con la Costa Azul francesa.

Y es que las vistas lo dicen todo.

La zona de Santa Bárbara es una combinación de paisaje californiano,

grandes y exóticas playas,

y un pueblo con un estilo de ciudad colonial española.

¿Y qué sería California sin sus playas y sin su surf?

Por eso hemos venido aquí, que es como uno se imagina

que es toda la costa californiana. Un pueblecito precioso.

Estamos en busca de una tienda que nos alquile neoprenos y tablas

para que los niños puedan hacer surf.

Finalmente no se puede alquilar. Mucho viento y muchas corrientes.

Sí, bañaros sí,

pero alquilar tabla es peligroso porque en el fondo hay muchas rocas

y, con tantas corrientes, cada vez que os caigáis

os podéis raspar todo el cuerpo con las rocas.

Bueno, chicos, como el día está así de ventoso y no se puede hacer más,

si os apetece, nos vamos un rato a la playa, os bañáis si queréis,

jugamos un rato y luego nos vamos a la Misión,

que es otra cosa que se puede hacer en Santa Bárbara.

¿Qué es la Misión?

La Misión era un antiguo asentamiento

de los españoles aquí.

¿Dónde están las chicas y los chicos esos tan cuadrados y tan "mazados"

que aparecen en las películas?

Aquí no veo ninguno.

La verdad es que la playa es bonita, ¿eh?

Acabas de cargarte la camiseta, hija mía, toda llena de alquitrán.

¿Qué es eso? Alquitrán de motor, tío,

de los barcos o de lo que sea.

Las playas son muy bonitas,

pero de la contaminación tampoco se libran.

Y con chapapote californiano de recuerdo, nos dirigimos a La Misión.

¿De quién? Pues española.

Pues sí, amiguitos y amiguitas, Santa Bárbara

también era española.

La fundó un fraile franciscano

allá por mediados del siglo XVIII

y como solía ocurrir en los procesos de evangelización en América,

los curas franciscanos les enseñaron las artes

de trabajar la madera, pintar y edificar a los indios chumas aquí

y fueron ellos los que edificaron esta misión,

que además también fue un presidio.

Mami, yo creo que aquí

han enterrado al rey y la reina.

Uno a este lado y otro al otro.

¿Por qué? ¿Por qué crees eso?

Porque es la casa más chula.

Tiene una ventanita de Jesús,

tiene también una estatua

de María así...

De la importancia que alcanzó la Misión de Santa Bárbara

es una muestra que fuera conocida

como "la reina de las misiones californianas".

Era la única misión que tenía dos torres de campanario.

El edificio original fue destruido

por el terremoto que afectó a Santa Bárbara en 1812,

por lo que tuvo que ser reconstruido.

Si te paseas por Santa Bárbara, junto a casas de estilo victoriano

de principios del siglo XX,

podrás ver numerosas casas de estilo colonial español.

La calle State es el eje comercial de la ciudad,

donde se congregan las tiendas de marcas y los restaurantes.

¡Ay, Santa Bárbara bendita!

¿Cómo iba a fallar la visita de rigor a la tienda de regalos?

Además de atracciones naturales, como su jardín botánico

o su famoso jardín zoológico,

desde Santa Bárbara puedes hacer excursiones a las bodegas de la zona

para degustar el famoso vino de California.

Tenemos mucha hambre.

"We are hungry."

Mucha gente asocia California y, en general, Estados Unidos

a la gente rubia

con piel muy blanca, ojos azules, pero la realidad de este país

es que está hecho con gente de todo el mundo.

Así que te puedes dar el lujo de comer un día japonés,

otro día comer chino, otro día comer más americano tipo hamburguesa

y puedes encontrar todo tipo de comidas del mundo

en ciudades como Santa Bárbara,

que apenas llega a los cien mil habitantes. Pero aquí hay de todo.

Volvemos al motel de "Poltergeist", nos ponemos guapos

y, amigos,

¿qué se puede hacer en California, tierra de películas?

Lo habéis acertado. ¡Ir la cine!

Y aquí me veis, con palomitas gigantes

y cumpliendo uno de mis mayores sueños,

que es entrar en un "drive-in cinema" aquí en EE.UU.

¿Que qué es eso? Pues lo habréis visto en infinidad de películas:

ver un cine

desde tu propio coche. (RÍE)

Mola, tíos, ¿eh?

Que empieza la película.

Que empieza la peli. ¡Corre, corre!

Los cines tradicionales de este tipo

eran con un altavoz en la ventana

y desde ahí oías la peli.

Hoy en día ya todo se escucha a través de la radio,

te dicen la emisora que tienes que conectar para escuchar la peli.

Ésta es la nuestra, la 96.9"

(Se oye la película)

Otra cosa curiosa es que la gente viene súper preparada, con neveras,

edredones, sacos de dormir... Y muchos aparcan

al revés el coche para poder ponerse en el maletero

ahí echaditos con almohadas y ver la peli súper relax.

Es un plan súper familiar.

De hecho, los adultos sí que pagamos el precio de una entrada normal,

que son 7,50 dólares,

pero los niños menores de once años sólo pagan 1 dólar.

Así que genial venir aquí en familia

y disfrutar de una noche de cine diferente desde el coche.

¡Shh! Nos despedimos hasta el próximo programa.

¡Shh! ¡Silencio, papá!

Vale, vale. Chao, amigos "makuteros". ¡Nos vemos!

¡Estamos en...!

TODOS: ¡Las Vegas!

En Las Vegas hay 35 capillas de bodas

y en las que se casan decenas de parejas cada semana.

Pues una carretera que pasa por debajo de una secuoya que se cayó.

Yo no me voy a tirar, ¿eh?

(IMITA TOQUE DE CORNETA FÚNEBRE)

Vamos a volar en helicóptero por el Gran Cañón.

(GRITAN ENTUSIASMADOS)

(Sintonía final)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ruta 66: Somos estrellas de Hollywood

Mi familia en la mochila - Ruta 66: Somos estrellas de Hollywood

30 nov 2018

Tras completar una larga y apasionante Ruta 66, 'Mi familia en la mochila' cambia la caravana por el coche para recorrer la costa Oeste americana. La aventura comienza con la visita a Los Ángeles donde padres, hijos y la perrita Pipa pasearán por el Paseo de la Fama. Ahí, una premier les impedirá acceder al estrellato, pero verán al famoso particular made in Spain en el lugar más mítico de perritos calientes de la ciudad.
Vivirán momentos divertidos como el desayuno como los policías de las películas con un montón de donuts en Randy's o el viaje por Mulholland Drive, la carretera donde están las mansiones más chic de Hollywood. El día finalizará con el atardecer en Venice Beach, donde la familia se dará un baño de cultura callejera y se convertirán en vigilantes de la playa en Santa Mónica.

Histórico de emisiones:
12/02/2017

ver más sobre "Mi familia en la mochila - Ruta 66: Somos estrellas de Hollywood" ver menos sobre "Mi familia en la mochila - Ruta 66: Somos estrellas de Hollywood"
Programas completos (37)

Los últimos 44 programas de Mi Familia En La Mochila - Family Run

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios