www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4130625
Para todos los públicos Mi familia en la mochila. Family Run - Choquequirao-Cuzco (Aldea Yanapay) - ver ahora
Transcripción completa

Planifico la ruta.

Soy la cámara-woman.

Lo mío son los animales.

Me molan los videojuegos.

Y elijo dónde comer y dormir.

Me encantan las redes sociales.

Grabo video-diarios.

Como de todo. (SE RELAME)

Y además...

(TODOS) ¡...nos encanta viajar en familia!

(Graznido)

Si Nazca y Machu Picchu fueron experiencias para no olvidar,

lo que nos vamos a encontrar en este capítulo

será una de las vivencias indispensables

para conocer la cultura andina.

Y lo haremos practicando "trekking"

a través de una ruta exigente físicamente,

pero aconsejable para toda la familia "makutera",

que nos llevará hasta un lugar mágico:

los restos de Choquequirao.

Después de recorrer unos 22 kilómetros arriba,

volveremos a Cuzco para colaborar con el proyecto Aldea Yanapay,

iniciativa de apoyo escolar, educación y ayuda emocional

a niños con riesgo de exclusión social.

Fabricaremos ladrillos de barro con nuestras manos y pies,

y visitaremos el santuario animal de Cochahuasi,

donde cuidan cóndores y pumas que han sido recuperados

de las mafias que comercian con animales.

¡Y mucho más!

Ah, ¿que no sabes lo que es el "trekking"?

Pues que se preparen las piernas,

la subidita va a ser "heavy".

Hoy comienza una de las aventuras más impresionantes

de este viaje de la Ruta del Cóndor. Comienza la aventura a Choquequirao.

Nos dirigimos hasta Huayhuacalle,

punto de partida de nuestra ruta de "trekking" hasta Choquequirao.

Más de 22 kilómetros de subida,

va a comenzar nuestro reto familiar.

(Claxon)

Empiezan cinco días de aventura

camino de Choquequirao.

¿Preparados?

AMBOS: ¡Sí!

Pues ya estamos en el punto de partida del "trekking"

y éste que tengo aquí es el último baño

que vamos a ver en los próximos 5 días, luego ya todo en el campete.

(Música)

Bueno, a mis espaldas tengo nuestro objetivo: Choquequirao.

Como veis, es la tercera montañita

que se ve en el plano,

y acamparemos probablemente primero en el valle

y el segundo día en la segunda montañita;

y el acceso a Choquequirao, que tardaremos una horita y media,

lo haremos ya el tercer día.

Los niños están... (INGLÉS) "emotioned".

¡Adelante, chicos, vamos!

¡Ay, ya vamos!

Los niños son más fuertes de lo que parece.

Frases como "Mi hijo no es capaz de andar tanto"

o "En un autobús no aguantaría tantas horas",

o "Mi hija en un viaje así no comería de nada"

son propias de adultos.

Los niños tienen un poder de adaptación

mil veces mayor que nosotros.

Donde tú sólo ves incomodidades,

ellos ven un reto y una nueva experiencia.

Después de andar veinte kilómetros es probable que a ti te duela todo.

Los niños dormirán como angelitos

y estarán a tope para afrontar al día siguiente un nuevo día.

La ruta hasta Choquequirao exige una buena forma física.

Nosotros decidimos hacer la caminata en cinco días, con calma,

acampando y alternando mulas con pateo.

Cansa mucho, pero mola,

porque vas por la naturaleza

y con dos bastones.

En esta primera jornada todo es cuesta abajo por el cañón Apurimac

hasta el río, donde acamparemos la primera noche,

en una zona llamada Playa Rosalina.

Me está pareciendo muy "aventuroso".

Estoy con los bastones y los brazos...

Tremendo, ¿eh?

El descenso lo hacemos andando. Sería peligroso hacerlo en mula

por el desnivel pedregoso, y el camino estrecho y zigzagueante

que hay que superar para llegar al campamento.

Por fin hemos llegado a Playa Rosalina,

22 kilómetros de pateada.

Creo que no hacía esto desde antes de ser madre.

Estoy reventada y, lo más increíble de todo,

es que los niños han aguantado genial.

Han estado subidos a los caballos

como unos cuatro kilómetros en toda la jornada. Yo, hecha polvo.

Mañana lo que tengo claro es que me subo en uno de éstos para arriba

pero seguro, vamos.

Yo quiero dormir con papi o con mami.

Ahora que no me oye Sonia,

no hemos recorrido 22 kilómetros. ¡Ni de coña!

Once los hemos hecho en coche.

Hemos recorrido nueve y medio más o menos, pero los niños

se han portado como campeones.

Esta herida que tengo aquí es de cuando me he caído

y esto, que me he rozado.

Esto me lo he hecho caminando por aquí.

Ha sido superduro

y me ha costado muchísimo,

pero al final lo he hecho. ¡Soy un campeón!

Los ciudadanos de La Rosalina viven gracias al turismo.

Trabajan como arrieros, alquilan mulas de carga, son guías de turismo

y facilitan áreas de camping.

Llegamos cansados, pero contentos,

por haber superado esta primera etapa.

¡Hola, niños!

¡Soy el monstruo de la noche feliz! ¡Ah!

Como veis, es muy de noche,

aunque en realidad sean

como las 8 o las 9.

Espero dormir bien...

¡en mi tienda de campaña "Mamá Candela"!

¡Que pase una buena noche! Y mis padres también.

La sopita, rica.

(Grillos)

¡Ay!

Bueno, son las 7:45 de la mañana, casi las 8.

Ya estamos "readys", listos,

para nuestra caminata de cinco horas

subiendo toda esta cara de la montaña

hasta el refugio de Marampata.

Cinco horas, como he dicho, de caminata... en zigzag.

¡Una pasada!

Los niños y la "parienta"

parece ser que van a subir en jamelgo, a caballo.

Yo, con éstas, las de San Fernando.

¡Va a ser "guachi piruli"! ¡Bien!

Como veis, el sistema para cruzar el río, alta tecnología.

Ahí, al otro lado, nos están esperando unos nuevos caballos,

porque, claro, con el "cable car" no pueden pasar caballos.

Tendrían que pasar por el río y, con la cantidad de caudal que hay,

es imposible.

(GRITA ASUSTADA)

Pon el pie ahí. Ayúdale a Even, anda.

Ya estamos en Marampata... Bueno, ya "estoy"

en Marampata, soy el primero...

de la expedición en llegar hasta este punto. El camino es

brutalmente demoledor, tengo las patas destrozadas,

y casi no hay, no tengo, oxígeno,

Estamos a 3.000 metros de altura...

y... (RESOPLA) la experiencia es

demoledora cuanto menos, ¿eh?

Estamos entrando ya en Marampata,

en el segundo campamento donde vamos a dormir hoy,

y tengo que decir que han sido 8 km, pero que en mula

se hacen perfectamente.

Estamos aquí acampados, como veis.

Aquí detrás tengo las tiendas de campaña,

a Candelita,

y hace un día, como dice Candela, (ACENTO ANDALUZ) "de lujo".

Nuestra intención hubiera sido llegar hoy mismo a Choquequirao,

que está a una hora y media de aquí.

Finalmente, la agencia...

no ha aportado

una carpa extra para el guía ni una carpa-cocina

y hemos tenido que... acampar aquí.

Para que veáis que no es todo de color de rosa,

me han picado los mosquitos aquí en el labio...

y otro aquí en el párpado,

o sea, que estoy "hecha un cromo", vamos.

Marampata cuenta con una zona de campamento

donde se pueden apreciar vistas espectaculares

del valle del río Apurimac

y, si tienes suerte, es posible ver cóndores sobrevolando las montañas,

aunque nosotros no vimos ninguno.

Al no tener tiendas suficientes, Antonio tiene que dormir con el guía

y yo con los niños en otra tienda.

¡Menudo planazo!

¡Odio los bichos!

Madrugón y... lo que me espera,

caminata. (IRÓNICO) Qué chuli.

¿Estás muy "sobao", Mateo?

(OFF) ¡Ya te digo!

Pero, ¿has dormido bien, calentito?

Tengo el ojo... como un huevo. Me duele y todo, ¿eh?

Desayunamos pronto en casa de la abuela de nuestro arriero

y emprendemos ruta hacia Choquequirao.

Ahora no hay grandes desniveles, pero nos espera

lo más arriba y abajo de órdago.

Hoy es el tercer día y es el día de arribo a Choquequirao.

Hoy es el día más importante. ¿Conseguiremos nuestro objetivo?

Adelante, chicos.

Acercaos.

Vamos a enseñar qué cerca estamos ya de nuestro objetivo,

que es nada más y nada menos que ése de ahí enfrente: Choquequirao.

Ahora está un poco cubierto por las nubes,

pero es toda la loma de enfrente, que tenemos enfrente,

y parte del lateral.

Vamos a cruzar... este lago de nubes y vamos para allá.

En este tramo que vamos a pasar

hay que ir rápido y juntos

porque pueden caer piedras

que un pajarito tira a veces.

Conque... ¡allá vamos!

No sé por qué hicieron una ciudad en una montaña tan alta,

con lo difícil que es subir hasta aquí.

Como veis, seguimos con los efectos de "Mosquilandia" en la cara.

Y es que estos mosquitos se llaman "puma huacachi",

que significa "el que hace llorar al puma",

o sea, que imaginaos si son virulentos...

"Trekking" de nivel 5, llevando a Mateo, que no podía más.

Y aquí estamos ya: Choquequirao. ¡Bienvenidos!

Mi papa mola. ¡Te quiero papi!

No os creáis que Antonio ha llevado a Mateo a hombros

mucho rato. Han sido los 20 metros para el video, ¿eh?

Esto que tengo aquí detrás es el Santuario Choquequirao,

un recinto

que se utilizaba sobre todo para cultivar.

Era... un gran huerto

al aire libre.

Esta ciudad está ubicada en una cima rocosa y selvática,

y fue preciso nivelar y allanar el terreno

moviendo miles de toneladas de rocas, tierra y árboles

para construir sus edificios y plantas.

Los restos arqueológicos de Choquequirao

están formados por edificios y terrazas distribuidas

en diferentes niveles.

Las construcciones son de mortero de barro,

arcilla mezclada con pelos de animales

y una planta llamada ratarrata

que servía para filtrar el agua.

(DESFALLECIDO) ¡Ah!

Los niños se han quedado arriba descansando

y nosotros estamos bajando hacia el sector de las llamas.

La llama fue el primer animal que crió el hombre andino

hace miles de años e incluso se le atribuyen rasgos divinos.

Cuando los españoles llegaron a Perú,

quedaron admirados con este animal, pues, a diferencia del caballo,

que necesita una buena ración de comida,

y herrajes, arnés y silla para transportar la carga,

la llama posee una fisionomía apropiada para ello

y puede alimentarse con tan sólo

una hierba que crezca en cualquier lugar de los Andes.

Con la llama se aplicó el concepto de las 3 "bes":

bueno, bonito y barato.

Papá, esa broma no tiene gracia.

Por la noche se puede ver la Yacana,

un grupo de estrellas que parece una llama.

(Se acelera imagen)

¡Jolín con los chachapoyas éstos!

Podían haber puesto las llamitas un poquito más arriba.

Esto es matador. (RESUELLA)

¡Ostras! Falta hasta el aliento, ¿eh?

Esto es matador,

soy una agujeta entera de aquí hasta los pies.

Lo único que me da fuerzas es pensar en el pedazo de masaje

que me voy a dar nada más llegar a Cuzco.

En la plaza principal hay un lugar rectangular

con huecos en las paredes.

Se cree que los chachapoyas y cañaris

utilizaban esos huecos a modo de cárceles

para meter ahí a los presos que usaban para la construcción

de esta ciudadela.

Bueno, sin duda ésta ha sido una de las etapas más duras

del viaje de "Family Run: Ruta del Cóndor".

Vamos a volver a Cuzco polvorientos, llenos de picadas,

agotados,

pero ha merecido la pena y hemos llegado aquí a Choquequirao.

Y por fin podemos decir

que los niños se han convertido en "global trekkers", es decir,

ya no son sólo "family runners", sino que además

se han hecho auténticos andadores.

¡Bien por vosotros, chavales!

¡Bien!

Un aplauso para estos niños.

El "trekking" de Choquequirao todavía supone una aventura

para aquellos viajeros ávidos de emociones

fuera del circuito turístico, pero no durará mucho.

Ya hay un proyecto de construcción de un teleférico hasta el complejo,

pronto se convertirá en una atracción turística de masas.

Esperemos que su magia no desaparezca.

(Frenazo y motor antiguo)

Y, después de la despedida, llegó la gran sorpresa.

¿Qué ha pasado? Habíamos contratado una excursión

de cinco días (cuatro noches) con la agencia,

pero a nuestro equipo sólo lo habían contratado cuatro días.

Hemos tenido que bajar desde Choquequirao hasta aquí,

hasta Playa Rosalina, en un solo día,

con la visita al monumento incluida.

¿El resultante? Pues unas nueve o diez horas

andando tanto para niños como para adultos.

Hoy me he puesto camiseta nueva,

pero mirad mi pantalón después de dos días.

Estos días de excursión me han parecido muy guays

porque tenían desayuno incluido.

Me ha gustado porque hemos hecho muchas actividades,

como montar en mula,

también andar mucho,

dormir en tiendas de campaña,

que un perro te ladre cada cinco segundos...

Muchas cosas.

Para que no se te olvide todo lo que has hecho en los viajes,

puedes llevarte

una cámara de vídeo, de fotos,

o escribirlo en un diario.

Y así te acuerdas siempre de lo bien que te lo pasaste

y será un recuerdo muy bonito del viaje.

Volvemos a Cuzco. Queríamos alejarnos del turismo histórico

para colaborar como voluntarios en el proyecto Aldea Yanapay,

una propuesta que provee de educación, apoyo extraescolar

y emocional a niños cusqueños con pocos recursos.

El proyecto está dirigido por Yuri, un joven que en su adolescencia

descubrió que se puede educar de una forma más sostenible.

Y ha creado un modelo educacional

que no descarta implantar en otros países.

Para de repente hacer una síntesis

de lo que es, por qué existe,

por qué se creó Aldea Yanapay,

es simplemente la respuesta

para brindar alternativas

a un modelo escolar

que no está mal,

sólo que podemos mejorarlo.

# -Mi corazón sueña,

# soy hijo de la tierra. #

(Música animada)

Cuando los niños salen del cole, acuden a este centro de Yanapay

y, dependiendo de su edad y sus necesidades,

los niños se distribuyen en diferentes aulas

donde varios voluntarios se encargan de cubrir sus necesidades,

no sólo académicas, sino de valores y de autoestima:

arte, teatro, informática, matemáticas,

lectura, juegos...

(LOS NIÑOS RÍEN)

Hola, me llamo Angus. Tengo seis años...

-Lo que hacemos es brindar una alternativa...

educacional para los seres humanos,

para vivir más conscientemente,

y desarrollar seguridad en nosotros basada

en nuestra existencia y no basada en lo que puedes consumir,

comprar, lo que puedes vestir,

que es lo que hoy en día está pasando

un poquito en el mundo.

-Hola, me llamo Fernando. Soy de Cuzco.

Tengo siete años.

-El voluntariado llega a nosotros,

principalmente, a través de nuestra página web;

luego hay un 5% de voluntarios

que llegan a través de otras organizaciones.

Cada vez más, vienen más voluntarios del boca a boca.

¿Y a que venís a la escuela Yanapay?

A trabajar, a aprender.

-¿Y a qué más? -A jugar.

-Los viernes siempre hacemos los "shows".

-¿Los "shows"? ¿Y qué se hace en los "shows"?

En los "shows"

cada familia debe participar.

Para financiar este proyecto, Yuri ha montado un "hostel",

un albergue para mochileros llamado Villa Mágica;

y un restaurante.

A los voluntarios se les pide un compromiso mínimo de una semana

y cuentan con un precio más bajo que el resto de los huéspedes,

si quieren quedarse en este "hostel".

Está lleno de españoles.

Yo creo que cualquier voluntario siempre viene...

con la cosita

de dar, pero al final eres tú

la que te llevas más de lo que tú das.

Y ver a los niños como te reciben...

Lo único que quieren son besos, caricias...

Y eso te llena.

Bueno, son las 7:30 de la mañana.

Es nuestro último día aquí, en Aldea Yanapay,

colaborando con ellos, y os voy a enseñar un poco el "dorm"

donde estamos, que es el dormitorio de voluntarios,

que tiene capacidad para diez personas.

Y hemos tenido suerte, porque la gente es bastante respetuosa

y además no hay nadie que ronque.

Vamos a ver a Candela y a Mateo, que están durmiendo.

Vamos a ver animales.

El santuario animal de Cochahuasi se centra en la rehabilitación

de la fauna local recuperada de las redes del tráfico animal.

En Perú existe el Departamento de Policía Ecológica.

Se encarga de velar por estos animales

y rescatarlos de las mafias.

Viene a ser como el Seprona en España.

Uno de los pumas fue encontrado herido en una jaula

dentro de una discoteca en Lima.

A uno de los cóndores lo habían envenenado

para quitarle las plumas.

Otro fue localizado en una fiesta jaguar-andina,

en la que se ata a un cóndor encima de un toro,

simbolizando el poder del andino sobre el conquistador español.

Es increíble que haya gente que se divierta

con espectáculos como ésos.

¿Y por qué? Ellos jamás harían eso.

Es muy suave, muy blandita y tiene mucha lana.

(CON CARIÑO) Ay...

Yo también la quiero abrazar.

(LAS DOS SE ASUSTAN)

Esto es lo denominado cuye al palo,

que, como veis, es un cuye un poco embestido,

por no decir... empalado,

relleno de hierbas

y a la brasa. Tiene una pinta estupenda.

¡Pobrecito!

Aunque a los europeos nos pueda producir rechazo,

el cuye asado está muy rico.

Su carne es beneficiosa contra la diabetes y el cáncer,

tiene muy pocas calorías y cero colesterol.

En algunos países comen cosas muy distintas a las nuestras

y es superdivertido probarlas,

aunque algunas sean muy raras.

Puede que algunas comidas tengan un aspecto... (GESTO DE ASCO),

pero luego saben muy bien, como los cuyes,

que son como ratitas que están muy ricas.

(SE RELAME)

Visitamos un orfanato que está construyendo Yuri y su equipo.

Lo fabrican de ladrillos de adobe, un sistema de construcción

100% "sustentable", que como dicen aquí;

o sostenible, como decimos allá.

El barro debe dejar de asociarse a material de construcción primitivo

y pasar a entenderse como una alternativa sostenible y sofisticada

para la edificación de un hogar,

con un impacto positivo en el medio ambiente y nuestra salud.

-¡Ole! -¡Qué adobe más alto!

Me ha encantado haber hecho una excursión tan dura con mis hijos

y que hayan aguantado. Estoy superorgulloso de ellos.

Hacer la obra de teatro con los niños de Yanapay

y manualidades en el taller de arte.

Me ha impresionado muchísimo la energía que tiene Yuri

y el ambiente de Yanapay.

La verdad es que hacen un trabajo excepcional

con los voluntarios y los niños.

Me ha gustado cruzar el río en un carrito.

Era una cesta y un hombre

tirando de una cuerda

para llevarnos por encima.

(Graznido del cóndor)

Diez veces más vitamina C que la naranja.

Esta habitación huele...

...a "m...".

Esto era un baño, pero muy fino, ¿eh?

Que te quiere dar amor.

(SE ASUSTA)

(CANTA EN QUECHUA)

(CANTA AL ESTILO OPERÍSTICO)

Y con toda la uña, me la ha clavado en el sobaco.

¿Os podéis estar un poco quietos y portaros bien, por favor?

Sí, creo.

Mira, niña, me he recorrido la calle Sevilla, la calle Córdoba,

voy a entrar en la calle Toledo y aún no he visto un bar.

Esto no es España.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Choquequirao-Cuzco (Aldea Yanapay)

Mi familia en la mochila. Family Run - Choquequirao-Cuzco (Aldea Yanapay)

30 oct 2018

La familia colaborará durante unos días como voluntarios en una ong infantil cusqueña: Aldea Yanapay. Duermen en un hostel con otros voluntarios (muchos de ellos españoles), colaboran en tareas de apoyo escolar (arte, teatro, informática, mates, …) y descubren la dura realidad que arrastran estas familias peruanas, mientras Candela y Mateo disfrutan, totalmente integrados como dos alumnos más, con el resto de niños dentro del proyecto. La familia emprende una de las excursiones más duras de todo el viaje: el trekking a Choquequirao (llamado el pequeño Machu Picchu). Este enclave, igual de bello que inaccesible, sólo es apto para personas muy aventureras. Provistos de mulas, arrieros, tiendas de campaña y muchas ganas, la familia completa esta ruta por la montaña de Salcantay, en 4 días. Piedras, desniveles, ríos, altura, mosquitos y muchas horas de caminata para alcanzar la mítica ciudadela inca. Toda una aventura.

Histórico de emisiones:
01/11/2015

ver más sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Choquequirao-Cuzco (Aldea Yanapay)" ver menos sobre "Mi familia en la mochila. Family Run - Choquequirao-Cuzco (Aldea Yanapay)"
Programas completos (37)

Los últimos 44 programas de Mi Familia En La Mochila - Family Run

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios