Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5169144
Para todos los públicos Medina en TVE - Terrorismo: Ni Yihadismo ni Islamismo - ver ahora
Transcripción completa

la segunda parte de este debate, que la paz os acompañe,

(Música)

Analizamos en nuestro debate de este domingo

los aspectos más controvertidos relacionados con el islam

y con su inserción en el mundo contemporáneo.

Señoras y señores, muy buenos días, "sala malecum".

Existen varios errores recurrentes

que se cometen en occidente cuando se habla de los musulmanes.

Desde la manipulación de las versiones del Corán,

que perpetran países interesados para justificar el burka

o el terrorismo,

al clamoroso error de la Academia de la Lengua

que define Yihad en femenino

como guerra santa de los musulmanes.

"Es relevante tener presente ciertas realidades léxicas

para evitar la universalización de comportamientos por lo ocurrido

con unos grupos terroristas,

así,

sería un error de gravedad relacionar las atrocidades

que acompañan al terrorismo como una generalidad islámica.

Lo anterior porque esta afirmación genera mayores conflictos

por la discordia engendrada

entre quienes no encuentran el sustento islámico

para su realización.

Asimismo, culpar a esta religión de ciertas prácticas violentas,

derrumbaría por completo el legado del movimiento pacífico islámico

que ha pugnado fervientemente

por la reivindicación del papel social

y ciudadano de la comunidad musulmana en Europa.

Lamentablemente,

muchos discursos incendiarios generalizados

y orientalizados sobre esa religión,

han derivado en intervenciones constantes en medios

de comunicación utilizando términos totalmente inapropiados."

Carlos Echevarría Jesús,

exprofesor de Relaciones Internacionales

de la Facultad de Ciencias Políticas

y Sociología de la UNED,

subdirector

del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado,

colabora con el Centro Superior

de Estudios de la defensa nacional desde 1987.

Sus áreas de especialización con las cuestiones de seguridad

y defensa con particular atención a marcos regionales,

mediterráneo y oriente medio, África subsahariana y Asia central,

temáticos, islam e islamismo,

en el ámbito de la defensa recibió la Cruz al mérito militar

con distintivo blanco en 2011.

Y el primer premio de la revista Ejército en 2007.

Bienvenido, Carlos.

Un placer estar en este programa.

Doctor Echevarría, la Comisión islámica de España,

y muchos musulmanes,

recomiendan reparo a la hora de usar el concepto de yihadista,

pues consideran que no es del todo correcto,

a muchos creyentes musulmanes les duele

el término aplicado al terrorismo

porque se asocia su religión con la violencia gratuita,

lo que prohíbe realmente el propio Corán

y también las enseñanzas de su principal profeta,

que es el Profeta Muhammad Salah.

Doctor Echeverría, justificado o no,

esa crítica plantea sin embargo preguntas relevantes,

¿qué es el terrorismo?

El terrorismo es un método,

es una forma de actuar que algunos actores

utilizan en su praxis.

Es un método que utiliza la violencia, de forma organizada,

sostenida en el tiempo, con fines políticos.

Es decir,

con ello tenemos una definición que, por otro lado,

lo sabemos muy bien,

es muy difícil de aceptar

internacionalmente cuando a ese término

y ese método se le pone después el apellido correspondiente.

¿Quién y cómo se decide qué actos son llamados terroristas?

Bien, como decíamos,

la definición de terrorismo es harto compleja,

porque efectivamente hay escenarios en los que algunos consideran

que la violencia política, los actos de violencia,

pueden estar justificados en aras a la liberación de un pueblo,

a la lucha contra lo que interpretan

como la agresión por parte de otros.

Pero, dicho esto,

lo que es importante es ir centrando

nuestra aproximación en términos de ira,

identificando aquellas situaciones

en las que efectivamente aquellos actores,

aquellos grupos, células o redes que utilizan ese método,

lo hacen contra un marco de paz,

legitimidad y de principios

y de planteamientos que buena parte de la humanidad considera

como válidos.

En resumen, allá donde hay un marco legal,

hay un marco pacífico, marco reglado,

y hay una búsqueda de las distintas aspiraciones

de unos y otros por las vías

que son pacíficas y que son respetuosas,

todo aquel actor, célula o redes que actúan con violencia,

los podemos calificar de terroristas.

Y, evidentemente, siempre habrá discusiones,

pero al menos iremos centrando

entre varios actores un punto en común.

Un ejemplo concreto, después de un atentado,

los comunicados son muy prudentes antes de decir que es tal

o tal grupo, etc., para calificar el atentado de terrorista,

¿es por esto?

Es por eso y porque no olvidemos, que como una actividad delictiva,

criminal, violenta,

tiene también una dimensión que no solo es política

sino que también es judicial.

Es decir, hay que estar seguros antes de calificar o de especular.

Los grupos clásicos tenían por costumbre

reivindicar sus acciones.

Hoy en día, puede ocurrir o no,

lo hemos visto y lo vemos con el Estado Islámico,

reivindica través de agencias como Amaq, no solo lo que hace,

sino que a veces reivindica cualquier cosa,

por descabellada que sea.

Hay esas reivindicaciones, no las hay, hay complejidad,

por tanto y hay que ser cuidadosos, sobre todo,

cuando los terroristas utilizan como argumentos,

como justificaciones, excusas,

algo que puede poner en peligro la imagen de colectivos.

¿Y varía esa definición

en función de quiénes son los atacantes,

las víctimas o el lugar en que se comete el acto?

Volvemos de nuevo a la casuística ya las múltiples formas de ver,

y en ello hay que poner sobre la mesa ejemplos, ¿por qué?

Porque sino estamos especulando y divagando

y al final, quienes nos ven y nos escuchan,

no entienden bien las cosas.

Pensemos por ejemplo en un escenario de Oriente Próximo,

como es principios de los años 90,

en el momento

en el que los palestinos

llegan a una decisión política,

arriesgada,

importante de emprender una vía de negociación

y reconocimiento mutuo con el Estado de Israel.

En ese marco, recordemos que la autoridad, legitimidad,

visibilidad del movimiento palestino estaba concentrado

en buena medida en la figura de Yasser Arafat,

de la Organización para la Liberación de Palestina...

Y el mundo, el mundo en términos generales,

no el mundo en su totalidad,

respiró con alivio en la medida

en que veía quizá una salida a ese conflicto.

Pero dentro de la familia Palestina hubo algunos actores

que renegaron de esa vía,

y que lo manifestaron en términos de violencia.

Encontramos ahí a actores como Hamás, pero no solo.

En ese sentido,

a la hora de analizar los atentados

cometidos por Hamás a principios de los años 90

dentro y fuera de Israel,

para muchos eso eran acciones terroristas,

para otros no, pero para muchos, es decir,

que el común de la opinión dentro y fuera de la autoridad Palestina,

era que se estaba actuando en términos de acciones terroristas.

Ahí tenemos un ejemplo complejo,

de un momento temporal y algo que todo el mundo entiende

porque ese es uno de los conflictos que mucha gente presume de conocer.

Es verdad,

y hay quien señala que el término terrorista se usa con mayor rapidez

en función de quiénes son las víctimas,

¿influye la religión,

el origen o la clase social

de las víctimas en cómo nombramos ese tipo de actos?

No tendría por qué, no tendría por qué,

porque pensemos que en una sociedad democrática,

una acción terrorista por parte de un grupo que utiliza ese método,

teniendo como objetivos no civiles sino militares

o fuerzas de seguridad del Estado,

eso es evidentemente un acto terrorista,

hablamos de un marco democrático, un marco reglado,

en un marco respetuoso con la ley pero hay confusión en quienes ven

que ese objetivo, sea militar o policial,

quizás tenga algún tipo de justificación.

En relación con la religión, con las culturas,

evidentemente lo que ha sucedido en Nueva Zelanda,

en primer lugar, es una atrocidad.

Es un delito inmenso.

A la hora de definirlo como terrorismo,

como acción terrorista,

iremos a explorar probablemente si se trata de un grupo organizado,

de si hay algo detrás en términos de organización,

pero en cualquier caso, alguien ha enarbolado una idea hostil,

quizá estamos en los principios

o en el desarrollo de una ideología muy hostil,

y que invita a actores como ese individuo

o esos individuos a cometer esos actos de violencia.

Así que,

tampoco hay que estar siempre planteándose en términos

muy exquisitos la definición o no, estamos ante violencia, atrocidades,

y efectivamente,

puede ser el embrión o algo en desarrollo de un grupo,

célula o red terrorista más.

En ocasiones,

se ha argumentado

que las coberturas mediáticas pueden contribuir

o hacer juego a los objetivos

propagandísticos de los terroristas,

¿qué opina?

Eso es siempre una evidencia porque el terrorista

lo que aplica es la estrategia del débil al fuerte, es decir,

el terrorista siempre será más débil que el Estado al que ataca.

Pero el terrorista tiene como ventaja que su acción,

lo que busca ante todo y sobre todo,

incluso más allá que de producir daño, es obtener un eco mediático.

Es llevar su combate a unos niveles

en los que ese débil puede convertirse en fuerte.

Y ahí el gran desafío está,

no solo para los medios de comunicación del país que sea,

está para el propio ciudadano porque efectivamente

tenemos que jugar con esa estrategia de los terroristas.

Y hay que adoptar posturas muy mesuradas y muy correctas

para no caer trampa de que de esa manifestación de violencia,

más o menos sangrienta,

pero cualquier caso impactante,

podamos hacer el juego los terroristas.

Por último, doctor Echeverría,

¿está previsto enseñar a los alumnos de los colegios

e institutos del país qué es el terrorismo?

La primera alarma salta en la tipología,

establecida en el temario

para explicar a alumnos de Secundaria

distintos tipos de terrorismo

y la definición del que ejercen grupos

como el autoproclamado DAESH, será yihadista.

Esta última palabra, aparece siete veces en la unidad didáctica,

las altas representaciones

de los musulmanes en España aconseja evitarla,

¿qué le parece este proyecto?

Se entiende perfectamente ese consejo,

en la medida en que Yihad como concepto en árabe, masculino,

es esfuerzo, es positivo,

y es verdad que aquellos que abrazan el terrorismo,

que lo han abrazado en el pasado,

lo abrazan hoy y lo abrazarán, tratan de hacer lo suyo.

En ese sentido, estamos ante un dilema, se puede decir aquello de:

"Nunca utilizaremos ese término porque es incorrecto utilizarlo",

pero también es verdad que en la medida

en que la acepción que utilizan los terroristas hay que explicarla,

tendremos que, digamos,

añadir más inyecciones de cultura y probablemente utilizar más tiempo

para sin abominar el uso de la palabra

por aquello de que es un término para la inmensa mayoría sagrado,

tenemos que considerar

que hay quienes lo utilizan de forma espuria.

Pues eso parece,

es imperativo que las academias y los investigadores no caigan

en el tan criticado orientalismo acuñado por el filósofo árabe

Edward Said

y que no base sus argumentos de crítica en racionamientos

generalizados de suma parcialidad.

Tenemos que hacer caso a lo que el mismo

Said señala en su obra "Cultura e imperialismo",

debe intentar no dominar a los otros

ni tratar de clasificarlos o situarlos en moldes jerárquicos.

Y por encima de todo,

no reiterar constantemente que nuestra cultura

o país es el número 1,

un intelectual para quien exista suficientes elementos de valor,

puede prescindir de ello.

Ha sido un placer, doctor Echeverría, conversar contigo,

gracias por venir.

Un placer para mí, muchas gracias.

Señoras y señores, gracias por elegirnos,

volveremos con todos ustedes la semana que viene,

la segunda parte de este debate, que la paz os acompañe,

"sala malecum", adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Terrorismo: Ni Yihadismo ni Islamismo

Medina en TVE - Terrorismo: Ni Yihadismo ni Islamismo

28 abr 2019

Existen varios errores recurrentes que se cometen en Occidente cuando se habla de los musulmanes. Analizamos en nuestro debate de este domingo, los aspectos más controvertidos relacionados con el islam y con su inserción en el mundo contemporáneo. Entrevistamos a Carlos Echeverría Jesús, Profesor de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED.

ver más sobre "Medina en TVE - Terrorismo: Ni Yihadismo ni Islamismo" ver menos sobre "Medina en TVE - Terrorismo: Ni Yihadismo ni Islamismo"

Los últimos 195 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios