Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5398083
Para todos los públicos Medina en TVE - Tele-predicación en las redes sociales - ver ahora
Transcripción completa

Con un suave tono de voz y un discurso articulado

el telepredicador es capaz de embelesar

a enormes auditorios.

Traduce innumerables textos relacionados con la religión

y acaban de ser reconocidos

como unos de los musulmanes más influyentes.

Queridos amigos, saludos y bienvenidos.

Para entender las grandes masas

que mueven los predicadores telemáticos

debemos fijarnos en la coyuntura en la que lo hacen.

En los últimos años,

este fenómeno ha dado el salto a internet,

pero la pantalla pequeña sigue acaparando

la mayor parte de una audiencia juvenil y femenina

con pocos recursos.

"A diferencia del perfil del telepredicador clásico

centrado en la televisión y para un público envejecido,

los nuevos métodos de predicación se dirigen

a un público más joven y formado

que se mueve por internet y busca más acciones que milagros.

Seamos o no creyentes es fácil entender por qué

cualquier religión puede estar interesada

en el discurso del telepredicador.

Es una opción rápida para llegar a mucha gente.

Ahora bien,

esta capacidad divulgativa también comporta sus riesgos.

Las proclamaciones dogmáticas pueden ser de cualquier tipo,

y en los últimos años hemos visto

cómo la fuerza de internet ha ayudado

a difundir mensajes religiosos radicales

como los del autoproclamado Estado Islámico."

Recibimos en el programa de hoy a Javier Fernández Arribas,

el fundador y el director

de la revista "Atalayar: Entre dos orillas",

experto en información nacional e internacional

y analista en Televisión Española y canal 24 horas,

así como varios medios de comunicación

premiado por varios premios de prestigio en España

y a nivel internacional.

Bienvenido y muchas gracias por atendernos.

Encantado siempre de estar aquí con vosotros

y con los telespectadores.

Un placer.

Javier, ¿qué es un telepredicador?

Es una persona que utiliza la televisión.

Sí.

Para difundir aquello que a él le interesa.

Son monólogos habitualmente que persiguen convencer a la gente

de aquellas cosas

que son única y exclusivamente del interés de ese telepredicador.

Él está predicando a través de la televisión

y lo que persigue es engatusar,

convencer y manipular a todos aquellos

que puedan ser objeto de esa manipulación

para conseguir unos objetivos muy concretos

que siempre le reportan unos intereses

que son bastante sustanciosos, ¿no?

Sí.

Son expertos en manipulación de masas, ¿no?

Ellos dominan bastante lo que es la imagen,

el moverse en un medio como es la televisión

donde los gestos, donde los silencios,

donde el tono de voz y donde la gesticulación

tiene su importancia.

Y también el vocabulario.

El tono de la voz,

cuándo ellos paran y hacen una inflexión de voz,

utilizan un tono más grave e incluso suben ese tono.

Incluso se permiten hasta regañar a la gente.

"Oiga, ¿por qué usted no hace caso?

Usted está equivocada,

porque tiene que seguir los pasos que yo le marco

porque esto es la verdad y usted tiene que...".

Ellos son expertos

en ese tipo de utilización del medio de televisión

que, por desgracia, en este caso,

sirve para que mucha gente entre

en unos grupos o sectas o llámalo como quieras

que lo único que persiguen es anularte como persona

y embaucarte para que hagas lo que ellos quieren que hagas

que en demasiadas ocasiones consiste

en que tú hagas aportaciones y pagues dinero en su beneficio.

En cuanto al contenido,

¿es un contenido trabajado y muy bien...?

Digamos que quieren convencer a sus seguidores, ¿no?

Sí, de lo que se trate.

De qué religión.

Los evangelistas o los adventistas.

Ese tipo, por ejemplo, en América Latina.

Ahora, también, en Europa, están creciendo bastante.

En España también.

Dependiendo de lo que vendan, entre comillas,

ellos tienen un lenguaje muy estudiado,

saben cómo tocar la fibra sensible,

cómo hacer que las conciencias de la gente

puedan manipularse,

puedan hacer que la gente se sienta de alguna manera culpable

y obligarles a comparecer y a ayudar en...

Y a formar parte de un grupo

que pueda estar haciendo no sé qué tipo de cosas

o no sé qué tipo de causa, ¿no?

Entonces,

es la utilización de las nuevas tecnologías

a través de la televisión.

Que también luego hacen televisión a través de las redes sociales

para llegar a una masa, cuanta más mejor,

y poder tener un número X, cuanto más mejor,

de personas que les sigan

y que eso les pueda reportar el beneficio

y conseguir los objetivos.

Insisto.

Siempre siempre en su propio beneficio

y, siempre, al final, nada de cuestión espiritual,

nada de cuestión... Sí.

Si no intereses de dinero que ellos se embolsan

para su propio beneficio. Sí.

Este fenómeno empezó a practicarse en ambientes religiosos.

Cristianos.

Eso lo sabemos.

Pero también ha irrumpido con fuerzas

en otras religiones como el islam.

Y esto ya lo estamos viviendo estos últimos años.

Es un problema.

Es un problema.

Porque teniendo en cuenta, dentro del islam,

si eres chií o si eres suní,

si el imán es el que te puede ir más o menos orientando

o te puede ir diciendo cuál debe ser tu comportamiento

o cuál debe ser tu forma de pensar y actuar,

sobre todo los imanes chiíes,

ahí tienes un problema,

porque cualquier persona puede arrogarse

dentro de lo que es el colectivo musulmán.

Unas prerrogativas,

un liderazgo y una capacidad de influencia

que luego puede...

Si utiliza la televisión,

no es lo mismo que esté en la mezquita

o en algunos garajes clandestinos

o que esté aduciendo y que esté adoctrinando a la gente.

Con lo cual, si tenemos en cuenta

que por desgracia hay organizaciones terroristas...

Internacionales, sí, sí. Dáesh o Al Qaeda.

Que utilizan la religión como paraguas

para justificar sus asesinatos absolutamente injustificables.

Tenemos que tener cierta prevención y cierta cautela y cierta prudencia,

y, sobre todo, nada de mano ancha,

si estos predicadores pueden utilizar la televisión

para hacer proselitismo y enaltecimiento del terrorismo.

Eso ya sería absolutamente inaceptable.

Sería un delito y habría que actuar contra ello.

Exactamente.

Bueno, musulmanes o cristianos,

porque también hay supremacistas blancos

que, por ejemplo, en Nueva Zelanda, han cometido atentados.

Me daría igual si fueran musulmanes

como si fueran cristianos supremacistas.

Sí.

A menudo, jóvenes caen en la trampa

de estos predicadores 2.0 de internet

porque estas últimas sirven de herramienta de propaganda

y de reclutamiento a veces también para los grupos yihadistas.

¿Cómo se puede analizar este fenómeno?

Se analiza porque hay un problema de identidad.

Cuando un joven, una chica o un chico,

no tiene clara cuál es su identidad,

son de segunda e incluso de tercera generación,

eso ocurrió, por ejemplo en algunos atentados en Londres,

eran de origen paquistaní,

o los últimos atentados

que se han producido en París o en Bruselas...

Analizas el origen de esos jóvenes,

muchos de los cuales, cuidado, vienen de la delincuencia,

y tienen un nivel intelectual bajo y tienen problemas económicos.

Pero también tienen problemas de identidad.

No saben si son...

Europeos. Europeos.

O magrebíes o árabes o musulmanes.

Depende del país de origen de sus padres o de sus abuelos.

Y, luego, además, ese problema se incrementa

cuando en la sociedad francesa

o en la sociedad europea del país que sea

no tienen las oportunidades que deben tener

ni la formación que deben tener

ni tienen a su familia

con tiempo suficiente para estar con ellos

y poder educarlos adecuadamente,

porque esas familias tienen que trabajas horas y horas

para poder salir adelante.

Por tanto, su situación no es la más boyante.

Aunque también es verdad que hay reclutamiento

entre altas esferas intelectuales, económicas y sociales

por una capacidad que tienen los terroristas

que utilizan técnicas de comunicación modernas

para poder convencer, lavar el cerebro y comer el coco

a una serie de personas que son débiles,

tienen una personalidad muy indefinida

y tienen una personalidad

donde su horizonte de vida no tiene unos principios y valores

total y absolutamente consolidados

y pueden ser objeto de manipulación

por parte de estos telepredicadores o de estos grupos terroristas

que te digo.

El presupuesto que tenía el Dáesh para su propaganda

tanto a nivel de redes sociales

o hacer los vídeos que hacía, etcétera, etcétera,

era un presupuesto bastante elevado.

Y hemos sabido que con gente que había estado formándose

en Londres, en París o en otros lugares,

y que utilizaba técnicas de televisión y de cine

perfectamente modernas y muy avanzadas y muy atractivas.

Ahí hay que tener cuidado

porque los terroristas son terroristas y unos indeseables,

pero, por desgracia, son demasiado listos también.

Volviendo al papel de estos telepredicadores.

Está en entredicho y a menudo crea controversia, ¿no?

¿Por qué crees que esta figura levanta tanta polémica?

Porque no tienen ningún tipo de miramiento

con el respeto a la verdad.

Sí.

Yo creo que usted puede contar lo que quiera,

puede usted intentar engañar a la gente,

puede usted intentar conseguir correveidiles

que secunden su proyecto

e incluso mentes bondadosas o gentes bondadosas

que aportan el dinero que usted les pide.

Pero lo que no puede es hacerlo de una manera...

Descalificando la sociedad que tenemos establecida

y que tanto trabajo...

Las sociedades democráticas.

Y unas sociedades donde intentamos

que prevalezcan buenos principios y buenos valores

en cuanto al respeto, a la convivencia,

la tolerancia, la educación,

el respeto a la vida y el respeto al prójimo

tanto en el mundo árabe y musulmán como en el mundo cristiano.

Este tipo de personajes no respetan casi nada.

No respetan lo que son los principios y valores

y lo que están es socavando

nuestro sistema de convivencia y nuestro Estado de derecho.

Y lo que pueden provocar son enfrentamientos

cuyas consecuencias son difícilmente controlables

y difícilmente calculables.

Por eso creo

que este tipo de telepredicadores deben estar bastante constreñidos

y controlados,

porque pueden hacer un daño en la sociedad

muy muy fuerte

en lo que es el descrédito que ellos buscan,

el desafecto de la gente

con una sociedad que, por supuesto, tiene problemas.

Lo hemos visto con la crisis. Problemas bastante importantes.

Eso crea condiciones de vida muy precarias,

pero también lo que hacen es daño a muchísima gente

que engañan, que engatusan, que embaucan,

y que, luego, después de que les han sacado todo,

dejan absolutamente tirados.

Es verdad, Javier.

Internet tiene imágenes potentes de víctimas y de injusticias

que apelan a las emociones.

Es un lenguaje con el que es muy difícil competir.

En el caso del islam,

los radicales tratan de convencer a los jóvenes

con la jurisprudencia en la mano,

pero solo consiguen ahuyentarlos.

Muchas gracias, Javier, por acompañarnos en este programa.

Un placer como siempre.

Es siempre un placer tenerte aquí. Encantado.

Queridos amigos,

volvemos con todos ustedes la semana que viene.

Hasta entonces os deseo mucha felicidad.

Les saludo y buen fin de semana.

"Salam aleikum", adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tele-predicación en las redes sociales

Medina en TVE - Tele-predicación en las redes sociales

29 sep 2019

La concepción actual del telepredicador musulmán está ligada a los formatos audiovisuales, especialmente a la televisión del Oriente próximo.

ver más sobre "Medina en TVE - Tele-predicación en las redes sociales" ver menos sobre "Medina en TVE - Tele-predicación en las redes sociales"

Los últimos 199 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios