Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4763518
Para todos los públicos Medina en TVE - Formación de los jóvenes musulmanes - ver ahora
Transcripción completa

(MÚSICA)

Los fines de los intelectuales árabes y musulmanes en España

no se resumen en promover la práctica religiosa,

son ahora un espacio de investigación, debate,

cuyo objetivo es la mejora de la formación,

la ciudadanía y la promoción

de las actividades en todos los sectores.

Señoras y señores, "salam aleikum", buenos días.

Les hablaremos en el debate de este domingo

de las numerosas misiones y objetivos

de una nueva generación de líderes musulmanes

en las que se destacan la formación

y la preparación de los jóvenes musulmanes

en su vida social cotidiana.

"Los líderes musulmanes deben trabajar hoy en día

fundamentalmente en tres ámbitos:

formación de los jóvenes,

apoyó a sus actividades y la toma de concienciación

del papel de una comunidad integrada.

Creadora de opinión pública y como espacio de cohesión social

y convivencia.

Para el desarrollo de estos valores universales,

los jóvenes adoptan nuevas sinergias,

y destacan la necesidad de valorar

su participación en la vida política,

económica y cultural.

Será otra herramienta importante para la transmisión

e interiorización de valores,

por lo que su empleo debe ser consciente y responsable

dentro del marco de la ciudadanía en la vida pública".

Recibimos en el programa de este fin de semana

a Saïd Bensellam.

Buenos días, compañero, bienvenido.

Buenos días y muchas gracias por la invitación.

Eres sociólogo y politólogo,

investigador en la universidad Complutense

en materia de ciencias políticas,

experto en temas de inmigración y convivencia,

eres también profesor de árabe,

traductor y el presidente de la ONG AISA España.

Pues, Sayid, hoy en día, y más que nunca,

se debe fortalecer la ciudadanía y la convivencia.

Dentro de tus actividades desempeñas la labor de formador.

¿En qué consiste esta formación?

Sí, sin ninguna duda consideramos que la formación,

sobre todo de los jóvenes hoy, es primordial para empujar, digamos,

el concepto de la convivencia entre las culturas,

sobre todo aquí en España,

un país que realmente tiene una diversidad cultural,

diversidad religiosa importante,

y la formación debe consistir no como antes,

que realmente lo que trabajamos mucho

es crear asociaciones islámicas

que defienden los intereses de los musulmanes,

y ahora estamos cambiando el enfoque

para que los musulmanes ya asentados

o nacidos aquí empiezan a contribuir dentro de asociaciones

que están mezcladas culturalmente, dentro de instituciones ya formadas,

que ellos forman parte no solamente de hacer una asociación musulmana

que realmente no es suficiente, porque te quedas,

de algún modo u otro,

un ghetto de una sociedad multicultural

que necesita de nuestro esfuerzo,

no solamente dentro de la comunidad musulmana,

sino para construir este país que tanto queremos,

y tenemos que ser una parte activa y positiva.

Sin ninguna duda,

no podemos estar de ninguna forma siendo musulmanes en una mezquita,

el musulmán debe ser un ciudadano que participe de una forma activa,

y contribuya para el bien de la sociedad y, sobre todo,

controla esa imagen tan maligna sobre el islam

y sobre el comportamiento

del musulmán en los medios comunicación.

Formarle para que entienda que el cambio es cada vez más cerca,

un cambio de imagen, de una realidad del musulmán dentro de este país.

¿Y cuál es son tus sensaciones

después de hablar con los jóvenes musulmanes?

Siempre que hablamos con los jóvenes

realmente tenemos una tarea difícil de hacer

como un equilibrio entre las demandas que ellos tienen,

pero también entre los deberes.

Siempre tenemos muchas quejas de derechos que no conseguimos

como musulmanes,

pero a la vez necesitamos tener conciencia

de que los deberes del joven musulmán no se refieren a otro joven

que no es musulmán,

tenemos que hacerle e inculcar al joven

valores universales donde él siente que su papel

y su rol en la sociedad española es el mismo que otros,

no es superior ni menos.

No es superior porque mucha gente considera

que el musulmán tiene todavía más derechos, pero no es verdad.

Y no es menor porque muchos, la ultraderecha u otros,

consideran que el inmigrante o las etnias o las minorías

deben tener como principio

adaptarse a las costumbres judeocristianas

y olvidarse de su cultura.

Estamos entre dos cuestiones bastante difíciles,

reivindicaciones que pueden estar

fuera de lugar y un menosprecio a los musulmanes

que no tienen cabida en nuestra sociedad tolerante.

La falta de optimismo parece ser un problema fundamental, ¿no?

¿Qué cabe remediar promoviendo la estima de sí mismo

y la participación en la vida cotidiana como ciudadano español,

como acabas de subrayarlo?

Son muchos retos, ¿no?

Sin duda hay que aumentar la estima de los jóvenes,

porque tenemos que ganarles porque son las personas

que mañana van a ser los médicos, los profesionales y, sobre todo,

hay que cambiar el enfoque de ver

la sociedad española desde dentro de la cultura musulmana,

no puede ser que siempre hablamos del otro,

como que nosotros somos diferentes, no,

hablamos siempre de que nosotros formamos parte

ya de la sociedad española,

los jóvenes musulmanes tienen que entender

que la integración es un concepto viejo.

Hoy ya no se habla de integración, los chavales están integrados,

hablamos de inclusión para no discriminar

y para no segregar a los jóvenes de la sociedad española

en el colegio, trabajo.

debemos hacer una formación no solamente para los jóvenes,

sino también para las partes intervinientes

en este proceso de inclusión.

Por ejemplo,

la escuela o el colegio tienen que tener un papel fundamental

de inculcar en los chavales el valor de la convivencia es primordial

sobre el valor de la cultura misma de la persona,

que una cultura se puede practicar dentro de la casa,

pero fuera tú debes adaptarte a la constitución española,

a los valores que esa sociedad española cree en ellos,

y yo creo que el islam es perfectamente compatible,

y que los jóvenes cada vez son conscientes

de que su cultura es doble,

es una cultura de aquí porque ha nacido aquí,

tienen una cultura española, y así debe ser,

con todas las ventajas que tiene, por eso emigraron sus padres,

porque aquí hay ventajas,

derechos humanos que, quiera quien quiera,

porque es así,

pero si el padre también quiere inculcar

la cultura del país de origen,

no hay problema, mientras sea compatible,

y mientras todo lo que se trae de fuera

sea compatible con la sociedad española

y con los valores que todos compartimos.

Cualquier obstáculo que sea ajeno, tanto radicalismo,

maltrato de la mujer o cualquier aspecto negativo de otras culturas

no tiene cabida en una sociedad cada vez más tolerante y diversa.

Entonces,

¿notas una diferencia entre esa primera generación de inmigrantes

y esta segunda generación nacida aquí, que ha crecido aquí,

y que ahora ya son casi mayores?

Sin ninguna duda.

Entre comillas,

una segunda generación, ya me conoces,

no me gusta utilizar el término.

Sí, pero...

Es para diferenciar un poquito.

Porque al decir mucho "segunda generación",

"tercera generación",

caemos en el error del modo francés, que le da siempre, digamos,

los hijos de inmigrantes a los padres,

y eso gusta mucho a los padres y a la gente

que no quiere que esta persona se integre en la sociedad,

pero a nosotros como expertos en inmigración

no nos gusta mucho porque no tiene buena salida.

"Segunda generación", no, es hijo de inmigrante,

no hay segunda generación.

La primera generación, su padre inmigró,

pero el chaval que nace aquí no es segunda generación de inmigrantes,

no, es español y punto.

Con todos los derechos que nos garantiza la constitución,

las leyes orgánicas,

y por eso cada vez que decimos "segunda"

o "hijo de inmigrantes",

estamos diciendo que tiene menos derechos.

Nació aquí, tiene la nacionalidad española,

tenemos que animarle para que se sienta de aquí,

y por eso hay una crisis de identidad para los jóvenes,

porque nosotros mismos a veces fomentamos esa crisis en el sentido

de que tú no eres de allá,

ese chico a veces o va en verano al país de origen de su padre

o incluso no va,

no tiene tanta relación con ese país.

Nosotros cada vez tenemos que hablar con los jóvenes para decirles

que donde tienen que contribuir es aquí, es vuestro país,

tenéis que amarle porque aquí habéis nacido,

los valores de convivencia y de derechos humanos

los habéis mamado de este país,

y yo creo que es lo más oportuno para que ellos también se sientan

de alguna forma u otra parte integrante de una sociedad

que es diversa.

Que seas musulmán eso no obstaculiza tu nacionalidad española,

tu concepto español de ver las cosas,

que nosotros estamos orgullosos de ser españoles.

A veces hay padres que intentan arraigar tanto,

y hacen peligrar el concepto de la convivencia

diciendo a los chavales:

"No, tú eres musulmán, no español".

¿Qué tiene que ver islam con español?

Español es nacionalidad, islam es la religión.

Nos confundimos tanto que eso no contribuye mucho.

Pero es una realidad, de verdad,

que esto ya puede un poquito molestar

a esos jóvenes nacidos aquí,

y muchos no conocen los países de sus padres.

Es una realidad,

pero nuestro papel es superarla a través de no tener choques,

es decir, no solamente por nuestra parte,

por parte también de otras personas

que son parte de la sociedad española.

Inculcan en los chavales

valores de que el ajeno es diferente, que el otro es negro,

hemos visto imágenes últimamente en la televisión del niño negro

que está jugando en el parque, que no querían jugar con él,

eso viene de los padres.

Tenemos que hablar con esos padres para decirles:

"Por favor, no se trata de color o religión, somos iguales".

Hay problemas cuando uno o una partede la sociedad

no respeta las normas,

pero mientras se respete el código ético y universal

que nosotros estamos asentados sobre él,

bajo el paraguas de la constitución española,

estamos todos bien,

estamos contentos de formar parte

del éxito de la España del mañana.

Sí o sí tenemos que ser conscientes

de que estos chavales ya no vuelven en patera,

estos chavales nacieron aquí y tenemos que formarles

para que sean buenos ciudadanos,

para que no se sientan marginados ni segregados.

Así hablo del español, como de cualquier otro inmigrante,

del musulmán, del gitano o de cualquiera.

Es esa discriminación por un aspecto físico,

por creer en algo diferente, es fatal.

Y lo digo dentro de la propia sociedad musulmana,

pues entre ellos también hay discriminación.

Por motivos de ser diferentes, más tolerantes, menos tolerantes.

Tenemos que ser conscientes de que lo que vale es el ser humano,

por favor, estamos en el siglo XXI,

y todavía la gente está luchando por razas,

religiones y cuestiones secundarias que se pueden conservar

como te da la gana, pero lo más importante,

me importa tu comportamiento conmigo,

tu comportamiento cívico día a día,

por eso hablamos

de la participación activa en la sociedad,

no ser un gueto, no encerrarse,

no hacer actividades entre jóvenes en una mezquita nada más,

sino abrirse a la sociedad,

decirles que nosotros somos como vosotros, os amamos,

os acercáis a nosotros y nosotros a vosotros

para que no haya conflictos.

Esa formación,

esa labor tiene que empezar ya desde ahora

para España del porvenir.

Y cuando se habla de convivencia,

de ciudadanía y de diálogo en los encuentros,

¿notas algún optimismo, alguna confianza en el futuro

por parte de los jóvenes?

Sin ninguna duda,

los jóvenes saben que cada vez el concepto del diferente

para el autóctono es cada vez más amplio a través de ver

que no hay más remedio que una persona nacida aquí

es una persona que comparte contigo el jugar, los sueños....

Un niño, un joven, es un niño,

y no podemos hablar de sus diferencias,

salvo que sea mayor o elija otro camino,

pero mientras son jóvenes,

comparten sueños, sueños de ser profesionales,

personas importantes para el futuro de este país, conseguir trabajo.

los sueños son los mismos en todos los lados.

Exactamente,

y los jóvenes musulmanes como ciudadanos estiman

que tienen un techo común, la constitución.

Afirman en que su ámbito personal cada uno

es libre de llevar la vida que quiere

y manifestar sus deseos de participar en la vida política,

cultural, acorde a sus principios

y siempre y cuando no vulneren la ley.

Gracias por participar en este programa.

Muchas gracias.

Señoras y señores, muchas gracias por seguirnos.

"Salam aleikum". Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Formación de los jóvenes musulmanes

Medina en TVE - Formación de los jóvenes musulmanes

30 sep 2018

Les hablaremos en el debate de este domingo de las numerosas misiones y objetivos de una nueva generación de líderes musulmanes, en las que se destacan, la formación y la preparación de los jóvenes musulmanes en su vida social cotidiana.

ver más sobre "Medina en TVE - Formación de los jóvenes musulmanes " ver menos sobre "Medina en TVE - Formación de los jóvenes musulmanes "

Los últimos 196 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios