Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4803841
Para todos los públicos Medina en TVE - Cómo hablar de terrorismo con los niños - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

En el mundo de hoy,

los padres se enfrentan al reto de explicarles a los niños

la violencia, el terrorismo y la guerra.

Aunque difícil es,

estas conversaciones tienen una importancia extrema.

Señoras y señores, muy buenos días.

La noticia o experiencia de una situación trágica,

como un atentado, afecta tanto a adultos como a niños.

Y la confusión del momento

exige la intervención de adultos

para ayudar a los niños a entender

y gestionar sus emociones.

Pero ¿cómo explicarles un acto de tal índole?

"Ante la violencia mundial,

es importante hablar

con los más pequeños de la casa

y explicarles qué sucede.

Muchos niños

se ven expuestos también indirectamente

a los atentados terroristas, por la amplia cobertura

que los medios de comunicación les dedican.

Este tipo de acontecimientos

pueden generar en los niños

un clima de desconfianza y angustia.

Debemos entender

que los niños

absorben mucha más información de la que creemos; es más,

pueden entender que pasa algo malo solo por el clima en la casa.

Si no les explicamos las cosas, esto les crea

más inseguridad y preocupación,

y la mente de un niño

es muy vivida.

Seguramente, lo que imagine sea más problemático

que lo que le vamos a contar.

Es importante no ocultar la información o mentir.

Es importante tener un espacio para hablar.

y para que puedan preguntar sus dudas."

Nos acompaña Miriam González Pablo.

Bienvenida, Miriam. Muchas gracias.

Eres psicóloga y trabajas

en el ámbito de las emergencias con menores

y colaboras en entornos multiculturales, ¿no?

Sí, así es. (RÍE)

Pues gracias, Miriam, por darnos de tu tiempo

y aceptar nuestra invitación.

Un placer, de verdad,

poder compartir este espacio con vosotros

y acercaros un poquito lo que hacemos con nuestro trabajo

y que os pueda servir a toda la audiencia.

Va a ser muy interesante, segurísimo.

Miriam, ¿cómo hablar con los niños sobre las guerras, el terrorismo

y los conflictos armados en el mundo?

El tema de los niños, de las niñas, de los menores,

nos da mucho miedo abordarlo.

Sí. Porque tenemos

ese factor biológico de protección,

de proteger a nuestros menores,

que no sufran y darles un entorno que sea agradable y bonito.

Pero la vida tiene cosas malas y cosas buenas

y los niños lo saben.

Entonces, lo que no podemos es ocultarles algo que están viendo

porque va a generar en ellos esa duda, esa incertidumbre.

Hay que hablarlo de una manera naturalizada.

No hay que hacer una exaltación de la violencia,

pero la violencia forma parte del día a día, de la cotidianidad.

Cuando hablamos de entornos bélicos,

de entornos en los...

de terrorismo,

hay que hacerlos partícipes de eso

siempre también dándoles ese soporte

en el que ellos van a ver

que nosotros les estamos protegiendo.

Sí.

¿Y cómo explicarles entonces a estos niños afectados o no

qué es un conflicto armado, qué es el terrorismo...?

Va a depender mucho de la edad que tenga

el niño o la niña con el que estemos hablando

la circunstancia, porque cuando hablamos de menores,

hablamos de 0 a 18 años.

Vale, sí. Tenemos una variabilidad enorme

de maneras de acercarnos y de abordarlo.

Si nos vamos a niños pequeños, entre cinco y siete años,

que te empiezan a hacer preguntas,

cada vez que hay una noticia sobre un atentado terrorista...

Sobre los entornos bélicos

de guerra y conflictos, hacen menos preguntas,

pero cuando es un tema de un atentado terrorista

y un atentado que tiene lugar dentro de nuestras fronteras,

como la información es como un bucle, es continua,

se genera en ellos ese miedo.

Entonces es: "¿Qué pasa? ¿Qué está pasando?

¿Por qué continuamente veo en la televisión

ese tipo de imágenes?".

Y ahí sí que es donde te abordan con preguntas.

Hay que explicarles que, efectivamente,

ha habido un problema,

ha habido un grupo, el que sea, terrorismo hay...

múltiples al terrorismo. Terrorismo. Sí.

Entonces, explicar lo que ha pasado

y que ha habido un grupo que ha atentado contra otro

porque tenía una idea diferente.

Y también aprovechar ese momento para explicar

que la violencia no es una forma de comunicación

y no es una forma de conseguir objetivos,

que hay otras formas.

Podemos aprovechar para inculcar valores.

Esto que nos da tanto miedo porque hablamos de la parte fea

lo podemos utilizar para hablar de la parte más amable del ser humano,

que es la capacidad de diálogo y de comunicación,

inculcar esos valores y enseñar a los niños

que a través del lenguaje y a través de llegar a acuerdos,

aunque tengamos puntos de vista diferentes,

podemos encontrar puntos en común.

¿Y ahí no...

digamos, transmitimos nuestro propio miedo?

Claro, cuando ocultamos la información, cuando nos callamos,

los silencios comunican mucho.

Si estás en casa

y tu hijo o tu hija te pregunta:

"¿Qué está pasando? ¿Quiénes son estos?"...

Y además, claro, tenemos...

La idea...

El lenguaje

crea contexto, crea realidad.

Sí. Entonces,

si vemos películas, siempre tenemos el héroe y el villano;

si vemos un cuento, tenemos lo mismo.

Entonces, si yo estoy viendo una noticia

y veo un atentado terrorista,

también voy a ver

quién es el bueno y quién es el malo,

en qué lado estoy yo y en qué lado está el otro.

¿Qué tenemos que intentar?

Explicar eso, explicar las diferencias.

Intentar no posicionarnos en buenos y malos,

sino explicar las diferencias

para dar lugar a tener una comunicación de compartir

y poder hablar de la mediación.

La verdad es que cuando hablamos

de temas bélicos y de temas de terrorismo,

siempre se habla de qué queremos y les preguntas a los niños

y siempre te dicen: "Quiero que haya paz en el mundo.

Quiero que no haya hambre".

Siempre los más pequeñitos, sobre todo, te dan esa respuesta.

Si nos vamos a adolescentes,

estamos en otras fases

y sus expectativas y sus ideas también cambian.

Vamos a utilizar eso que ellos ya te dicen.

"¿Qué piensas tú de esto?".

"Nosotros estamos seguros, estamos tranquilos".

Sobre todo, eso, transmitirles esa tranquilidad.

Lo que sí me he encontrado con niños,

niños que no han sido víctimas directas

de un atentado terrorista,

sino que lo han visto en televisión

y les preguntan a sus padres,

que son los que suelen estar más cerca,

o a abuelos: "¿Qué ha pasado?

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué hay gente mala?".

Te dicen: "¿Por qué hay gente mala en el mundo?".

Claro, también el concepto de bueno y malo es relativo,

porque si pregunto a la otra parte, los malos son los otros

y yo estoy haciendo...

estoy reivindicando unos derechos que creo que tengo,

es porque pienso que los malos son los otros.

Tenemos que utilizar ese momento

para trabajar con ellos también la empatía.

No trabajar con ellos la aceptación de la violencia,

pero sí la empatía y la situación de realidades diferentes.

Porque lo que para mí es una realidad

en Madrid, en España,

en este año,

puede que para esa persona

sea otra realidad porque su contexto geográfico

es diferente

o contexto cultural es diferente.

Entonces, tengo que intentar entender

todas estas realidades.

Y ahí es donde tenemos que utilizarlo.

Con los niños,

es muy bueno trabajar todo esto desde casa

y enseñárselo a través del juego,

porque los niños cuando juegan, ensayan.

Sí. Están ensayando a ser mayores.

Están ensayando a imitar lo que ven

en los adultos.

A través del juego,

podemos abordar toda esta situación.

En este sentido, ¿qué podemos hacer para ayudarles

a llevarlo?

¿A llevarle el mensaje...

o el qué? Sí, sí,

este mensaje. A llevar a entender también

esa violencia y...

Se lo tenemos que trasladar a su entorno,

porque los niños

tienen peleas con sus amigos,

lo que pasa es que se les olvida bastante rápido.

Al final ellos ponen unos valores

por encima, que es

"Al final es mi amigo. Me enfado ahora mismo,

me doy la vuelta y, a los tres segundos,

bueno, venga, ya soy amigo tuyo".

Sí, claro. Entonces,

llevárselo a su entorno,

a vivencias que ellos hayan podido tener,

les va a acercar a la situación que podemos estar viviendo.

Incluso llevárselo a...

no solamente ya con los amigos,

sino hacérselo más extensivo,

por ejemplo, a su comunidad educativa,

el centro...

el colegio al que vayan.

Les puedes poner esas diferencias

y explicárselo con ejemplos de: "En tu colegio,

en tu curso hay dos clases

y tú no estás en...

Estás, no sé,

en la clase A y tienes amigos en la clase B.

Pero sueles estar más en contacto con la clase A.

Pero por eso no te tienes por qué llevar mal con la clase B.

Pero si pasa algo, ¿de dónde vas a posicionarte?

¿Qué vas a hacer? Ahí es el momento en el que podemos enseñarles

a dialogar y a que vean que esas diferencias

también tienen puntos en común.

¿Y cómo se les puede explicar?

¿Qué palabras usar?

¿Hay que cuidar el discurso?

El discurso siempre hay que cuidarlo

porque cada vez que estamos dando un discurso

estamos mandando una información.

El discurso hay que cuidarlo siempre teniendo en cuenta los valores.

Y hablamos de valores cooperativos,

que son los que nos van a dar lugar a que las sociedades

podamos crecer y desarrollarnos.

Entonces, hay que hablarles siempre

de ellos y de los otros.

Con los menores, en los últimos años,

ya últimas décadas,

está habiendo un fenómeno,

que les estamos intentando sobreproteger, de tal manera que,

además de que les ocultamos

la parte menos amable

de nuestra vida,

también les decimos que ellos pueden con todo.

Y no todos podemos con todo.

Claro que no. Cada uno tenemos

unas capacidades, unas habilidades.

Y tienen que ser conscientes de que...

Primero los padres,

somos los primeros que tenemos que tomar conciencia

de que mi hijo no es menos ni más que el otro,

puede que tenga unas mejores capacidades

para determinadas cosas.

Esto se lo tenemos que trasladar a ellos.

Y ahí tenemos que tener mucho cuidado

con cómo les transmitimos el mensaje,

porque si estoy continuamente diciéndole: "Tú puedes,

tú eres el mejor",

estoy generando ese discurso de "Yo soy mejor que el otro,

por lo tanto, voy a estar por encima"

y voy a tener esa simetría,

va a haber ahí una superioridad respecto a los demás.

Pero si quiero que mi hijo pueda trabajar la empatía,

pueda aceptar las diferencias

y pueda integrarlo en su día a día,

tendría que decirle: "Tú eres bueno en esto,

pero que veas que tus amigos

o que, en otro lugar,

otras personas pueden ser buenas en otras cosas

y que nos complementamos".

Entonces, ¿las palabras?

Palabras que ellos puedan entender.

No voy a hablar...

Dependiendo de la edad,

no voy a utilizar la misma terminología.

A un niño de cuatro o cinco años le voy a hablar de buenos o malos

y a un niño de 15 años le voy a hablar de valores,

como empatía, asertividad

cooperación, colaboración.

El lenguaje lo vamos a adaptar

en función de la edad que tengan nuestros hijos.

Entonces, Miriam, ¿cómo evitamos

que les surjan miedos o ansiedad,

digamos, a través de noticias tan impactantes?

Dándoles seguridad desde casa,

porque realmente su entorno no ha cambiado.

Lo que les está cambiando es la información.

A menos que sea un menor

que ha sufrido directamente las consecuencias

de ese conflicto bélico o de ese atentado,

el entorno de los demás niños no ha cambiado, es el mismo.

Siguen en su casa, con sus padres, con sus hermanos, con amigos,

yendo a su colegio

de manera normalizada.

Entonces, si ven el miedo

en el padre o en la madre,

es donde ellos lo van a trasladar

porque lo copian.

Pero si ellos siguen en su entorno seguro,

con sus rutinas

y se puede comentar la noticia,

pero no hacer de esa noticia el eje central del día.

Lo único que les tenemos que transmitir

es esa seguridad y esa protección.

"Nosotros seguimos igual.

Aunque sí que ha habido algo externo que ha afectado a toda la comunidad,

pero nosotros seguimos igual".

En el caso de los menores afectados,

ya es diferente

porque ya les tendríamos que tratar como una víctima directa,

como una víctima de primer grado,

y habría que ver las secuelas, las consecuencias que ha tenido

o las pérdidas que haya tenido,

si ha tenido pérdidas materiales, pérdidas físicas en él,

pérdidas de un familiar.

Y ahí ya hablaríamos

de que tendría que tener una intervención

por profesionales de la psicología de emergencia

para abordar esa circunstancia.

Pero ya es una realidad muy diferente.

Es un trabajo más lento, más largo.

Puede que sea a más largo plazo,

pero es muy importante...

En los menores víctimas,

es muy importante la primera atención.

Las primeras seis horas después de un suceso traumático

son fundamentales

para la incorporación de esta nueva realidad

y empezar a elaborar.

Dentro de la tragedia que implica un atentado,

un conflicto armado o una guerra,

es una buena oportunidad

para hablar con un niño sobre valores, como la paz,

la tolerancia, la solidaridad y, por supuesto,

la libertad.

Háblale también sobre la empatía,

la importancia de ponerse en el lugar del otro

y del respeto por las víctimas y sus familias.

Ya lo has definido muy bien, Miriam.

Pues gracias por participar en este programa.

Nada, muchísimas gracias a vosotros por esta oportunidad.

Queridos amigos, muchas gracias por elegirnos

un domingo más.

Hasta la semana que viene.

Que la paz os acompañe.

Adiós. (HABLA EN ÁRABE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cómo hablar de terrorismo con los niños

Medina en TVE - Cómo hablar de terrorismo con los niños

21 oct 2018

Para crear una cultura inclusiva, todos hablar a los niños sobre las diferencias raciales y aprenderles la convivencia.

ver más sobre "Medina en TVE - Cómo hablar de terrorismo con los niños" ver menos sobre "Medina en TVE - Cómo hablar de terrorismo con los niños"

Los últimos 151 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios