MasterChef Junior 6 La 1

MasterChef Junior 6

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4917698
Para todos los públicos MasterChef Junior 6 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "MasterChef Junior".

¡Hala! -Cómo mola.

Adelante la ganadora de "MasterChef Junior V": ¡Esther Requena!

¿Cómo vas? -Bien.

-Mézclalo un poco y deja que salga. -Sí.

-¡Madre mía! -Espérate un poco.

-Falta una yema, ¡venga, dale! -Que no te pongas tan nervioso.

Los seis puntos son para la pareja formada por Izan y Pachu.

Cocinaréis en el "room service" de un hotel cinco estrellas.

Voy a pedir un desayuno especial. -¡Callaos ya!

-"Ni hao" -"Ni hao"

(ACENTO CHINO) "Querer pedir comida habitación".

Le traigo su "room service".

"Brum serdice", no sé si me acordaré.

-Bájale la temperatura, que está quemado, tío.

-Como vean esto nos van a matar.

El equipo ganador de esta prueba es... ¡el equipo Rojo!

(GRITAN CONTENTOS)

El primer ingrediente que pensamos al decir "dulce" es...

(TODOS GRITAN)

-Qué guay.

-He hecho galletas más de una vez; o sea, tengo algo de práctica.

-Huele a quemado.

-Se me ha quemado y se ha quedado incrustado.

Los tres aspirantes que no continúan en las cocinas

de "MasterChef Junior" son...

Ferrán, Unai y Carlota.

(Sintonía)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

No, no se nos ha olvidado encender las luces de las cocinas,

es que estoy esperando subida en mi pedestal,

para sorprender a los aspirantes y llevarles de viaje por el mundo.

Chis, que están a punto de entrar, a ver si me reconocen.

¡Hala! -¡Cómo mola!

-¡La Estatua de la Libertad!

-¡Qué guay! Qué guay, qué chuli.

-No nos iremos a Nueva York.

-Es mi ciudad favorita. -¡Nueva York! Ole, qué guay.

-Qué guay.

-Hazle cosquillas, hazle cosquillas.

-¡Es Eva, es Eva!

-No la toquéis, oye, dejadla.

-No me había dado cuenta de que era Eva.

¡Bu! (TODOS GRITAN)

-¡Yo no me he pegado un susto!

Delante de cocinas. Lo que digas, Eva de la Libertad.

Buenas noches, aspirantes. (A DESTIEMPO) Buenas noches, Eva.

Paula, ¿sabes quién soy? Sí, Eva de la Libertad.

Más o menos, "my name is Miss Liberty"

y desde hace más de 130 años vivo en la isla de la Libertad,

al sur de Manhattan, en Nueva York, Estados Unidos.

Imagínate que nos vamos a Estados Unidos.

Dani... Sería genial.

¿Podrías decirme cómo llegué a Estados Unidos?

Llegaste desde Francia como ofrenda.

Muy bien. Fue un regalo de los franceses en el año 1886,

para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia

de los Estados Unidos.

¿Cómo sabías tú eso?

-No sé... veo pelis.

-Eva de la Libertad, qué guapa eres.

(Risas)

Yo soy la primera visión que tenían los viajeros europeos

al llegar a Estados Unidos en barco,

cuando, todavía, no había aviones. ¿Os imagináis?

Uf... -Madre mía.

Por cierto, ¿no echáis de menos a nadie?

(TODOS) ¡Sí! -A los jueces.

-Ah... -No sé, ¿dónde están los jueces?

La verdad es que no tengo ni idea pero esto es "MasterChef",

entonces, pasará la cosa más rara que te imagines, verás como es eso.

(TODOS) ¡Pepe, Samantha, Jordi!

(GRITAN EMOCIONADOS)

(Gaita)

(TODOS RÍEN)

-Lo dije, lo dije. -China Town.

-Falta Jordi. -¡Hala!

Pero bueno, ¿aquí estabais los dos? Soplagaitas...

Ah... -¡Hala!

-El puesto que más mola es el de Samantha.

"Glacias"

¿Es chino o japonés? -"Konichiwa"

Chino. China Town.

Bienvenidos a nuestro particular viaje por el mundo,

a través de la gastronomía de tres continentes.

(Gritos) América, Asia y Europa.

Por eso, tenemos aquí estos cuatro puestos callejeros,

y todo sin salir de la Gran Manzana.

Bueno, aquí veo mi casa, un "diner",

de esos tan monos de Nueva York, mi ciudad.

Claro. -Y buenos que estarán.

Samantha, qué guapa estás vestida de china.

"Ni hao" (TODOS) "Ni hao"

(CON ACENTO CHINO) Bienvenidos a China Town,

el barrio asiático más grande de Nueva York.

Un lugar estupendo para degustar nuestra auténtica cocina.

Dani sabe hablar chino.

-Yo sé hablar chino.

Dime algo y te contesto.

Claro que sí. (TODOS RÍEN)

"Good evening, everybody"

Podéis llamarme MacRodríguez, vengo del clan de los MacCloud

y, como veis, vengo de Escocia.

Sí, se nota. -Mis padre han ido a Escocia.

¡Ah...! Me los crucé "on the road".

Seguro. Esa faldita, que se llama "kilt", por cierto,

me tiene muy intrigada. ¿De verdad se lleva sin ropa interior debajo?

"Of course" (ALGUNOS) Qué asco.

¿Queréis verlo? (TODOS) ¡No!

Quita, ¿qué necesidad? No, no.

Hay que tener libertad de expresión pero no tanta.

Oye, por cierto, ¿y ese puesto italiano vacío?

Yo creo que representa a Little Italy,

el barrio italiano de Nueva York. ¡Hola! ¿Hay alguien ahí?

(ALGUNOS) Hola. Pasta y pizza, ¿hay alguien?

Los italianos nunca fueron tímidos.

"Buonanotte"

(LOS ASPIRANTES RÍEN) -Ay, que no cabe.

Tengo un "piccolo problema".

Ven. Dime.

"Grazie mille", estaba terminando de fundir el queso. "Grazie".

El Pizzas, Samantha Li y MacPepe, ¡están los tres!

Bueno, pues ya estamos todos, ¿no? ¡Sí!

Es el momento de explicar en qué consiste el primer reto.

(Suena música) Oh...

(SE SORPRENDEN)

(CANCIÓN) #Soy dolor, soy un nudo en la garganta...#.

-Os habéis olvidado de la comida española, la mejor del mundo.

-De pronto sale Malú ahí, y me he puesto supercontenta

porque es una de mis cantantes preferidas,

nunca la había visto en persona y me ha hecho mucha ilusión verla.

Como sabéis, Malú es la voz indiscutible del pop español:

más de dos millones de copias vendidas, 22 discos de platino,

dos nominaciones a los Grammy Latinos,

cinco premios 40 Principales. ¡Hala!

Premios Onda a la mejor artista del año.

Uf, no para.

Malú, muchas gracias por venir. A vosotros.

Sé que estás muy ocupada con la gira de tu disco "Oxígeno",

¿cómo es posible que sea tu disco número doce, si eres una cría?

Porque empecé muy pronto, con quince años trabajaba.

-Qué pequeña. -Qué jovencita.

-Son muchos años de trabajo y está siendo una gira preciosa.

-Yo me sé la de... ¿Cuál?

La de "Blanco y negro". ¿La cantas?

Sí. Venga.

(CANTA) #Tú dices "blanco", yo digo "negro";

#tú dices "voy", yo digo "vengo".

#Miro la vida en color y tú en blanco y negro.

#Dicen que el amor no es suficiente

#pero no tengo el valor de hacerle frente#.

(TODOS) ¡Bravo! -"Blanco y negro" me la sé

desde que tenía tres años y por eso me hace mucha ilusión.

Aspirantes, como veis, en cada puesto de cocina

hay varios platos típicos de la nación que representa.

En el escocés tenemos "coulibiac",

es una empanada de salmón, huevos, champiñones y arroz;

y una sopa que se llama "cock-a-leekie",

hecha con carne de vaca, pollo y arroz.

Está bien.

Evelyn, ¿conocías algún plato de esos escoceses?

Qué va, además, la empanada esa... No me gusta nada el salmón.

En el "calito" chino tenemos dos platos:

Pollo agridulce con pan de gambas. Yo quiero eso.

-Yo, también. -Que me toque a mí.

Y rollito de primavera con arroz tres delicias.

Vamos, lo quiero para mí.

En el puesto italiano hay pizza margarita.

Yo quiero. -Yo, también.

Espaguetis boloñesa. Yo quiero eso.

Y lasaña de verduras.

También me gusta. -Yo quiero la pizza.

Por último, en el puesto americano

hay una superhamburguesa con patatas fritas.

Quiero pizza o hamburguesa.

Costillas a la barbacoa con puré de boniato.

¡Bien! Y "lobster roll", literalmente,

"bocadillo de langosta", pero siendo exacto debería decir

"bocadillo de bogavante".

Eso está bueno.

Aspirantes, en los puestos de cocina

hay escondidos objetos relacionados con los platos que hemos mostrado.

Tenéis que encontrarlos y será el plato que deberéis reproducir.

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Podéis buscarlos ¡ya!

Italia. -Yo voy al italiano.

-Italia, necesito algo italiano.

-Ay, yo ya tengo algo, ¿esto qué es?

-No quiero esto, necesito boloñesa.

-Izan, lo tienes que coger.

-¿Qué es? -Lo del bogavante.

-Oh. -No lo puedes dejar.

-Qué mono el cerdito.

(Risas) -No vale dejarlo.

-Que has dejado uno, eso no vale. Pachu, que lo has dejado.

-No... -Que no vale cambiarlo.

-Oye, oye. -Que no vale cambiarlo.

-Mira la tía, la tía.

-Pero eso no vale.

Paula tiene que estar a sus cosas, yo no quería esto, es un sándwich;

prefería todos los platos menos este.

Chicos, vamos a hacer el recuento de lo que debe cocinar cada uno.

Evelyn, ¿reconoces tu plato? Sí, son las empanadas.

El "coulibiac", efectivamente. Oh...

Nos, ¿reconoces lo que tienes? Hamburguesa.

Tendrás que hacer hamburguesa con patatas fritas.

Jaime. Creo que es el pollo agridulce.

Así es, pollo agridulce con pan de gambas.

Sí, eso es muy bueno.

Dani, tienes las costillas a la barbacoa con puré de boniato.

Marina, ¿sabes qué es lo tuyo? Sí, un bocadillo de langosta.

Efectivamente, "lobster roll". Paula, lo tuyo es bastante fácil.

¡Sí! Espagueti boloñesa.

Le ha tocado lo más fácil. -No, tiene que hacer la pasta.

-¿Y qué? Josetxo.

Me ha tocado Jordi. Bueno, Jordi es de "pepperoni"

y tú tendrás que hacer una pizza margarita. Pachu.

Me ha tocado el rollito de primavera.

Rollito de primavera con arroz tres delicias.

Izan, ¿sabes qué es eso? Es una lasaña de verduras.

¡Ah...!

Por último, tenemos a Candela que tiene la sopa "cock-a-leekie".

Sí, lo que imaginaba, la sopa, pero ¿cómo hago yo eso?

Aspirantes, ya sabéis los platos que tenéis que cocinar cada uno

y tenéis que ir pensando cómo hacerlos, mientras nosotros

pasamos por la puerta mágica para volver a nuestro ser.

¿Os parece bien? (TODOS) ¡Sí, Eva!

Aspirantes, delante de cocinas.

Malú, ¿nos esperas en la posición del jurado?

Vale. Ahora venimos.

Podríais no correr, por favor, que soy una pizza. De verdad...

¿Alguien me puede ayudar? Una pizza lenta.

Claro. Tengo muy buena suerte.

-Yo, también. -A mí me la ha cambiado.

-Es que no me gusta nada. -A mí tampoco.

Esperad, que voy. ¡Eh!

Qué mala persona, lo cambias porque no te gusta.

Qué mala persona. -Calla, anda.

-Me ha quitado mi trozo de pizza de las manos.

Me lo ha cambiado por el rollito y no me parece justo.

Si lo pienso, no es tan complicado, pero la pizza es mucho más fácil.

(Sintonía)

¡Tachán! (TODOS) ¡Oh!

Dios mío. ¡Guau!

Qué guay. -Qué guapos.

Aspirantes, ya sabéis el plato que debéis elaborar cada uno.

Disponéis de 75 minutos para cocinar

y de tres minutos en el supermercado para hacer la compra.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo comienza en tres, dos, uno; ¡ya!

Ay, mi chiquitina, ¡corre, corre, corre, corre!

Cada uno tiene su cartelito con sus ingredientes.

Ay, que me da miedo, que está vivo.

-El pollo, la soja, el vino blanco, las verduras las tengo todas...

-La olla exprés es más grande que ella.

(RÍE)

-Me estoy organizando un poco que estoy desorganizado.

-Que no falte, que no falte.

Malú, ¿cuál es tu pecado a la hora de comer?

Tengo una gran adicción a la pasta.

¿Cuál era tu plato preferido de pequeña?

Mi madre hacía cangrejos de río pero no sé cómo los hacía.

Con tomate y... Con salsita.

Pero le echaba harina o algo y la salsa quedaba cremosa.

Ese es el plato que recuerdo de más locura.

-Más, más.

Habría preferido la pasta boloñesa pero las costillas van bien

porque se me da bien cocinarlas, así que... estoy muy feliz.

Malú, ¿vas a dejar la solicitud para "MasterChef Celebrity"?

Tiene toda la pinta.

Si te quieres preparar bien, bien te regalo seis meses a la escuela

"online" de "MasterChef". Venga.

Coges buenos recursos para hacer un gran papel.

Hago el curso online y, luego me haces un intensivo.

(TODOS RÍEN)

-Ahí, que hierva.

-¡Hale, para adentro!

-Lo siento.

-Voy a hacer un pollo agridulce con salsa de soja

y, también, pan de gambas.

Es la primera vez que hago pollo agridulce y nunca lo he probado,

parece bastante difícil. Intentaré hacerlo lo mejor posible

porque necesito una puntuación alta para quedarme una semana más.

-Se me han olvidado las patatas... ¿Ahora qué hago?

¡Oh!

-Pachu, ¿me la abres?

Ay, la estoy liando.

-Noa, pon el aceite en un bol y, luego, lo...

-¿Qué?

¿Tú sabes el susto que tengo, Noa?

Que salimos en llamas.

Cuando tengas la sartén con aceite caliente, si lo echas en el cubo,

que es de plástico, se puede derretir o, incluso, prender fuego.

Ya estoy mayor para un susto así, fíjate cómo vengo. ¿Vale?

Vale. Venga, hasta luego.

Vamos, vamos.

-Qué satisfactorio.

(Villancico "Jingle Bells")

¡Ah, por fin! Por fin salteo.

-¿Has salteado? -¡Sí!

-A ver cómo corto el salmón.

-Venga, otra vez.

-No te motives, que se te puede caer todo.

-Ya, ya lo sé.

-Ahora tengo que esperar a... Hale, siguiente.

-Mi pizza será margarita; o sea, tomate, queso y albahaca.

Lo más difícil es hacer la masa, que la acabo de hacer.

He sido un poco listillo porque sabía que nadie podía coger

dos recetas; así que la segunda que cogió Pachu me la he quedado.

-Esto ya está. ¿Qué tal vas, Jaime?

-Voy bien, un poco lento, pero bueno...

-Sí, lo mismo; voy bien pero lenta.

-Esto ya está.

(Termina el villancico)

-Estoy muy nerviosa, esto es bastante complicado.

¡Yo puedo, yo puedo!

(GRITA) ¡No! Se me ha roto.

A volver a empezar.

-Venga, tío.

¡Venga...!

-Creo que este no se romperá.

¡No!

Pobre Pachu, está con los rollitos y se le rompe la masa,

parece que lo está pasando mal. Un pelín, sí.

-Un pequeño error no me parará.

El rollito es fácil pero si no controlas bien la masa.

Se seca. Si tardas mucho se seca,

queda quebradiza y no puedes darle la vuelta.

¡Sí, sí, sí; me sale, me sale!

-Ahora va a tener que reducir.

-Dios, no puedo sacar esto.

-Tranquilo, Jimmy, te sobra tiempo, te sobra tiempo.

-Marina, ¿qué tal vas?

-Hubiese preferido otro plato, la verdad.

Hola, Marina, aquí está Malú. ¡Hola!

-¿Cómo vas? -Bien.

No te veo muy contenta y estamos cocinando con alegría.

Es que hubiese preferido otro plato porque... yo no lo he cogido.

Estaba buscado y, de repente, Paula encuentra uno y me dice:

"Toma, ya te lo he encontrado". Añadimos más líos.

Deberías haber cogido lechuga y has cogido la col china.

No la encontraba y... no sé.

¿Que no hay lechugas? Menos mal que se come crudo

pero imagina que es otra cosa. ¡Madre mía!

¿Dónde tenemos la cabeza? Más concentración.

No le digas al jurado que esto es col china,

seguro que se la colamos. Sí.

Marina, suerte. Gracias.

-Hasta ahora.

Chicos, entramos en los últimos treinta minutos, media horita.

¿Qué tal vas, Jaime? -Necesito orden, estoy desordenado.

Malú, acompáñame. Aquí tienes a Candela,

la más pequeña, que está haciendo la sopa escocesa.

¿Cómo te quedas? Huele... Me quedo loca.

¿Cómo se llamaba la sopa escocesa? Que tengo muy mala cabeza.

"Taki-toko" o algo así.

¿Será "cock-a-leekie"? Algo cuqui.

-"Cock-a-leekie" Que es muy cuqui.

¿Qué le has echado? ¿Le acabas de echar azúcar?

-Sí, azúcar moreno. ¿Por qué?

Para que se caramelice un poco, pero no va a saber nada

porque es azúcar moreno y no sabe.

Le he echado un poquito.

Creo que me he pasado.

Déjalo que veo que le echas más. Sí, todavía le echa más.

Sin perder los nervios y a acabar bien la sopa.

Gracias. Venga... hasta luego.

¿Qué tal vas con la langosta?

-Genial, ya he sacado el bogavante.

(Chirrido del cortapastas)

-Paula, cómo suena tu maquinita.

(CANTA) #Dale a tu cuerpo alegría, Macarena. ¡Eh, Macarena, ay!#.

Esto ya está.

-Dios, cómo mola.

-Habrá que esperar a que se enfríe, supongo.

Madre mía, voy a limpiarlo con el papel.

De repente, he abierto la olla para que salga el humo

pero no esperaba que saliera con forma de volcán.

-Vale.

-Ahí va, tiene muy buena pinta. Pachu, cuéntanos qué has hecho.

Ya he hecho los rollitos de primavera.

¿No vendría bien papel de cocina para escurrir toda esa grasa?

Sí. -¿Sabes otro truquito, también?

Los envuelves así. -Como otro rollito.

-Claro. ¿Cómo harás el arroz?

Voy a coger el jamón cocido y lo voy a picar un poco,

después, picaré las verduras y, luego, haré la tortilla;

lo mezclo y lo salteo todo junto. -Vale.

Es importante que no esté grasiento pero, tampoco, muy seco,

ese agua que le sobra al arroz, hará que esté pegajoso.

Si lo haces así, se secará y al saltear estará más bueno.

Vale. Vámonos, Malú.

Pan den gambas.

Es que esto no reacciona, estoy perdido, no sé qué hacer.

-¿Qué te pasa, Jaime? ¿Qué te pasa? ¿Qué pasa, Jaime?

¿Estás friendo el pan? ¿Te has agobiado?

¿En aceite frío? Sí.

Imposible, debe estar caliente, así que sácalo.

Para freír es importante probar, echa una y ves cómo está el aceite;

cuando esté caliente vas echando, pero no cincuenta a la vez.

Ya no llores. Malú, te presento a Jaime y a Jimmy. Cuéntaselo.

Jimmy es mi conciencia y me dice qué hacer,

pero hoy no lo estoy haciendo muy bien.

¿Por qué no? ¿No le estás escuchando?

-Porque estoy perdido. Jaime se pone nervioso

cuando viene alguien a quien él admira.

Nos vamos, Malú. ¿Cuánto pan de gamba pongo?

Tú sabrás. Lo que tú quieras.

-Vale, yo sabré... Adiós.

-Evelyn, ¿ya has terminado?

-Es que las empanadillas se están haciendo.

-Creo que esto ya está.

-Prueba esto. -¿Qué es esto?

-Pasta. Dime si está dura.

-Todavía le falta, si la apagas, con el fuego se termina de hacer.

-Las hojitas están sufriendo.

-Ay.

-Voy a probar el pollo, está rico.

-Así no queda nada bien.

Te traigo a Malú. Hola.

Sé que te encanta Malú pero tu cara no sé si me encanta.

Se ha quedado un poco seco, entonces, le tengo que echar tomate

y no sé si me va a salir.

Te va a quedar un engrudo... Mira, coge otro platito.

Lo sacas de aquí y lo que tienes que hacer es mejorar el ragú.

Como una buena boloñesa, lo que necesita es tomate, ¿vale?

Vale, gracias. Bien de tomate.

Échale más aceite, así te da más jugosidad.

-Gracias. Hazle caso.

(Villancico en inglés)

Bueno, una lasaña rica de verduras. Sí.

¿Cómo lo llevas? Bastante bien.

¿Quizá, vas un poquito retrasado? Un pelín, sí.

Rellena bien, que esté rellena. Vale.

¿Has hecho la pasta fresca? Sí.

-Veo mucha seguridad aquí.

¡Hombre! Cuidado con Izan, es el ligón de la edición.

Hombre, no me extraña. Sí, sí, sí, sí.

Tiene más novias que...

Primero la cocina y, luego, las chicas.

Caray. Y los estudios.

-Muchas gracias. -Pero, mírale...

Es un crac. Hasta ahora.

Aspirantes, hay que ir emplatando ya.

Voy a meterlo en el horno más.

-Bravo, Pachu, cómo salteas.

-Voy a poner otro plato.

-Esto ya está, a ver.

-Ahora sí que está.

-¡No, la carne! La carne, la carne, ¿y la carne?

Aspirantes, último minuto.

No me da tiempo, soy un desastre más desastroso...

-Vale, perfecto. -¿Vas bien?

-Sí, lo tengo, solo tengo que sacarlo del horno.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo, manos arriba!

Miro las empanadillas y veo que están bastante bien,

si los máximos puntos son diez, creo que me darán siete u ocho.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber de cocina,

tenemos una novedad: en la escuela "online" de "MasterChef"

encontrarás más de cien nuevas recetas donde podrás convertirte

en un auténtico "masterchef". Además, encontrarás más trucos

para sorprender a familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, espero que os haya ido bien en cocinas

porque, ahora, daremos comienzo a la cata,

pero antes, tenemos que despedir a nuestra invitada.

Ha sido un placer tenerte aquí, no sé qué desearte

porque lo tienen todo. Gracias.

Que siga yendo bien la gira, en esta segunda parte,

con ese "Oxigeno", que estoy segura de que está siendo un éxito

y que nos vamos a encontrar en algún concierto, me gusta verte.

Muchísimas gracias a vosotros, ha sido una experiencia increíble.

Suerte a todos. -Muchas gracias.

-Sois unos artistas, veníos arriba y ganadlo todo.

(TODOS) Gracias.

-Mil gracias.

-Adiós, Malú.

-Adiós. -Chao.

Aspirantes, os recuerdo que los marcadores están a cero.

Los puntos se repartirán de uno a seis,

siendo seis el mejor plato de todos. ¿Empezamos?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Vámonos a Little Italy; Josetxo, Izan y Paula, adelante.

Estoy un poco preocupado por si no les gusta,

por si le falta cocer a la pasta

o si la bechamel está mal.

Izan, ¿cuál es tu plato?

"Lasaña de verduras hechas por Izan"

Muy realista, un nombre real. ¡Guau!

¿Te ha quedado bien? El plato un poco... suciete

porque al sacarlo del horno se ha esparcido todo.

Estéticamente... bueno... Si lo pones en un plato no pasa nada.

Pepe no espera. -No me ha dado tiempo.

Uf, madre mía...

¿Solo lleva bechamel por arriba?

La ha dejado que caiga para abajo antes de meterla.

Una lasaña de verduras tiene que estar jugosa,

que tenga relleno, ese relleno le dará jugosidad y aquí está seco.

Faltan verduras, falta salsa de tomate... le falta todo, amigo.

Para mí, lo mejor es la pasta pero cuando no hay cosas

dentro de la pasta, en el horno, la pasta se seca.

No pasa nada, hombre.

Epa, Josetxo. A ver...

"A ver" "Pizza a la Josetxua"

¿Habías hecho alguna vez una pizza?

La había hecho, pero la masa me la daban hecha.

O sea, era tu primera masa. Mi primera masa de pizza.

-Qué gorda la pasta, chiqui.

Bueno, Josetxo, te diré que para ser tu primera pizza,

hecha con tu masa, estás bastante bien.

Gracias. Me gusta el aliño, está rico.

Hay muchas maneras de hacer pizza: muy finas, muy finas,

que casi se quedan crujientes; y más gordas, que parecen panes.

Dicho lo cual, si la hubiésemos horneado un poco más, me gustaría.

No me daba tiempo, quedaban solo dos minutos.

Aun así, hay muy buen trabajo porque está rica, está agradable

y está bastante bien hecha, Josetxo.

Paula, ¿cómo se llama tu plato?

"Espaguetis a la boloñesa"

Sin más. Está bien así.

Muy bien. ¿Cómo te has sentido cocinando la pasta?

Me he sentido muy bien porque ya la había hecho en mi casa

pero no había hecho la pasta, solo hice el sofrito,

pero lo hago diferente.

O sea, no lo haces tan seco. La pasta debe estar rica y jugosa,

y, por lo que veo, te ha quedado bastante seca.

Suerte que Malú no se ha quedado. ¿Está mala la salsa?

Pues sí. ¿Qué nos ha pasado con el plato que habéis repartido?

¿Qué te pasó con Marina?

¿Mi plato? -Da igual.

-Yo encontré uno y le dije: "Marina, aquí hay uno".

-Me hubiera gustado encontrarlo yo, no que me lo encontrara Paula.

-Marina decía: "No encuentro nada".

Pero si ya habías encontrado el tuyo, ¿para qué buscas más?

Por ayudar, siempre va bien ayudar.

-Que Paula piense bien lo que dice, porque si está mintiendo

España se va a fijar y verán que ha mentido.

Por eso, mi padre me ha dicho: "No hagas trampas en la tele".

(Risas)

Fuera sí, pero en la tele no.

Claro. Lógico.

Si seguimos así, tengo que preguntar a Josetxo.

¿A quién le quitaste la pizza de la mano?

No, no, no. "No, no, no". Sí, sí, sí.

A mí. -No fue así.

¿A quién? ¡A mí!

-A Pachu. -A mí.

-No fue eso. -Sí, sí.

O sea, es una pizza Pachua. No, es Josetxua.

Ella, primero, había cogido los rollitos.

-¿Te lo explico? Explica, que no me entero aquí.

Primero he encontrado un rollito y, luego, he visto una pizza;

ha venido enfadado a mí y me dice: "Oye, no, que esto es tuyo"

y me ha la cambiado.

Josetxo...

Según mis normas, es así, y he hecho muy bien la pizza.

Para mí, las normas son así.

Pachu, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama "Rollitos de Pachu" porque, no os voy a mentir,

hice los rollitos y se me olvidó echarla la carne picada de cerdo;

entonces, hice la carne picada y la puse por encima,

como si fuera un "topping".

Esa es una manera de darle mi toque personal.

Qué rollo tienes.

Que sí, hombre, que las cosas que yo hago son...

Con relleno. Sí, con mucho relleno.

No te quiero hablar de los taquitos de jamón.

Las cosas que yo hago son abundantes, son grandes.

Cuando haces un pedazo de rollito así

te va a costar freírlo, más que si lo haces pequeño;

si, encima, se nos olvida el cerdo...

Hay pequeños errores ahí de pensarlo un poquito,

de tener dos minutos y decir: "¿cómo hacerlo?" Y lo clavas.

Vale. Pero...

Jaime, ¿cómo llamas a tu plato?

"Rip pollo" "¿Rip pollo?"

Sí, porque ha muerto y lo he cocinado.

¿Ah, RIP?

"Y chips de ni hao gambas".

He sido un poco desastre y estaba un poco perdido.

Te pierdes mucho, ¿verdad? Sobre todo, cuando vienen chicas.

Hombre, si viene Cristiano Ronaldo, también, me pongo nervioso.

Bueno... Vamos a probar el...

(EMPIEZAN A HABLAR SIN SENTIDO) Con gambas.

¿Has comido pollo agridulce? No.

Pues, más mérito tiene hacer un platazo de este nivel

cuando no tienes esas referencias, porque está muy bien cocinado.

Cuando me pongo nerviosome bloque y no sé qué hacer, se me olvida;

pero cuando no estoy nervioso y se me pasa todo, lo hago bien.

Muy bien, Jaime. Lo peto, ¿eh?

Saltamontes, galletas y, ahora, esto.

Lo estoy petando.

Bueno, Noa, cuéntanos, ¿cuál es el nombre de tu plato?

"Burger al gusto de mi padre" A mi padre no le gusta muy hecha

la hamburguesa y no la he hecho mucho.

Y con el queso de tres dedos...

Imagino que le gusta así, ¿no?

Se me han olvidado las patatas, entonces... he intentado salvarlo.

Con medio kilo de queso.

Ah, vale, entiendo. Tenías que tener patatas y no las cogiste.

Voy a intentar probarla, si me dejáis.

Ánimo. Está hecha a mi tamaño, pero...

El quesito de kilo y medio. Caray...

Jopé. -Dios...

Bueno... Es que no me cabe.

Si a "mandibulín" no le entra... Si a Pepe no le cabe...

Es la primera vez en "MasterChef" que no le cabe algo en la boca.

Ataca ahí, ataca fuerte.

No tiene pinta de jugosa la hamburguesa, la verdad.

Y agradezco que el pepinillo lo hayas partido a la mitad.

Tendrías que haber pensado:

"¿Cómo puedo solucionar lo de las patatas?".

Haciendo la mejor hamburguesa, las patatas no tenían solución,

y no es buena solución que lo demás no esté bien.

Claro. Bueno, Dani.

Se llama "La cena y un trozo del señor Porky".

A ver, cuéntame eso.

Me encontré al cerdito y le llamé Porky,

como las costillas son de cerdo, es un trozo del señor Porky.

Como los cerdos comen plantas, verduras, etcétera; es su cena.

Bueno, es que me parece muy creativo

y creo que tiene muy buena pinta.

Por fuera tiene un aspecto de la leche, hablando en plata.

Gracias. Así que vamos a ver

si es verdad que está rica. Te pusiste muy contento

cuando viste que te tocaban las costillas.

Las he hecho unas cuantas veces. ¡Guau! Espectacular.

Me las quiero comer yo. Quiero ser juez.

¡Ah! ¿Y el puré? ¿Qué le has hecho?

El puré lleva boniato, mantequilla y sal.

Y como a mí me gusta mucho trabajar con tempos

y lo hizo con el temo de la "Macarena", cantándola.

Me estás diciendo que has hecho puré...

"Dale a tu cuerpo alegría, Macarena".

Jordi, déjale. (CANTA)

No. Que no estaba entendiendo el concepto.

Pues se nota. Está como alegre,

divertido, apetecible. O sea, que bien.

Marina, dime el nombre de tu plato.

Mi querido Sebastián.

Porque el bogavante estaba vivo.

Entonces, decidí llamarle Sebastián.

Oye, ¿pero por qué no me lo cuentas a mí?

(MARINA) Cuando Jordi está en el pedestal, yo le miro así

y él me mira así. Y yo le miro así y se parte de risa.

Dime la verdad. ¿Qué problema hay aquí?

A ver. Te hemos llamado Tiburón porque te pones así,

con unos ojos así, como que te va a matar.

No te puedo mirar a los ojos. -A mí me cae bien.

Pobrecito. -Pobrecito. Tampoco es un tiburón.

Que Jordi ha nacido así.

El aliño está muy rico. Créetelo.

Pero le falta el protagonista, el bogavante,

para que digas: Bocata de bogavante.

Que me lleguen los sabores del bogavante en la boca.

Es lo único que te ha faltado.

El aliño está muy rico. Gracias.

Yo, a mí misma, me doy un ocho,

pero a lo mejor los jueces me suben o me bajan. No lo sé.

¿Y qué dice Candela? A ver.

Yo le he llamado "el pollo de mi tío Josete".

¿Por qué? El de la huerta.

(RÍE) Sí. Y cría pollos, por lo visto.

Porque mi tío tiene en su campo muchos pollos.

Pero tú hablas y haces deporte al mismo tiempo.

Ah, es una cosa de... Sí.

¿Y cómo se llama esa tendencia? Es una nueva moda

de hablar con las manos y con la boca.

¿Ah, sí? Sí.

¿Cuántos platos más vas a dedicarle a tu tío Josete?

¡Un montón! ¿Tú has probado la sopa?

Sí. ¿Y te ha gustado?

Sí. Está rica.

El arroz está un poquito pasado. ¿Un poquito?

¿Está bueno?

Bueno, esto y el caldo ranas es muy parecido.

En la huerta del tío Josete hacen esto,

pero en mi pueblo hacen el caldo ranas.

Es cuando no hay mucho de comer y lo echas a cocer

y te bebes aquello y te deja más limpio

que la varilla de un cohete.

¿Sabes lo que es eso? ¿Tú has visto un cohete?

Cuando lo tiras, se queda la varilla limpia.

Así te quedas cuando te comes el caldo ranas.

¿Lleva mucha verdura? Que no sabe a nada,

que está insustancial. Sí. Es que...

O te has pasado de agua o has echado pocas cosas.

He echado poco. Yo le echado esto de agua.

No, esto. Esto, que diga. Te has pasado con el caldo.

Y si encima le echas berenjena un poco más dulce de lo normal...

Pasa lo que pasa. ¿Qué hacemos?

Me-jun-je.

Vale. Sí. Me ha quedado claro.

Evelyn. Mi plato se llama doble casualidad.

¿Por qué? A ver. En la última prueba,

me tocó empanadas. Y me ha tocado

otra vez empanadas. Claro.

Ya le estoy cogiendo la táctica.

Te diré que felicidades porque después de dos veces,

ya has sabido hacer las empanadas.

Las has rellenado con mucha cantidad.

Pero... Aquí el salmón, como puedes ver,

se nos ha quedado totalmente seco.

No hay quien se lo trague.

Pero todo lo demás está bien hecho.

La empanada está muy bien formada. El arroz está rico de sabor.

Tiene mucha cantidad de relleno.

Está bien horneada, bien presentada.

Pero se te ha pasado un poco el punto.

(EVELYN) Yo creo que he hecho una buena prueba.

Pero tienen razón. Si está seco, ¿qué le vamos a hacer?

Bueno, jueces, después de este paseo

por la gastronomía del mundo, llega el momento de deliberar

para poder repartir los puntos. Así que, por favor...

A deliberar. Vamos.

Tú, seis puntos. Josetxo, cinco.

-No. ¿Y Dani? -Cuatro.

Yo creo que Josetxo no va a tener un cinco.

Tampoco lo ha hecho tan bien.

-Lo ha hecho superbién. -La masa estaba cruda.

Me gusta la masa poco hecha, que no esté dura.

Lo tenemos.

¡Que vienen, que vienen!

Aspirantes, sabemos que os encanta la comida italiana

y no digamos las hamburguesas o las costillas a la barbacoa.

Seguro que en casa habréis hecho estos platos más de una vez.

Otra cosa es la cocina china o la escocesa.

Entendemos que si no estáis habituados a esos sabores,

os puede resultar muy complicado dar el toque adecuado.

Dicho esto, vamos con el reparto de puntos.

Los seis puntos son para un aspirante

que sabía que se enfrentaba a un plato complicado.

Se ha derrumbado durante el cocinado,

pero, por suerte, ha remontado.

Enhorabuena... Jaime.

(Aplausos)

(JAIME) ¡Bien! ¡Me han tocado los seis puntos!

Estoy muy contento y con ganas ya de jugármela en los exteriores.

Pues le damos los cinco puntos a un aspirante

que ha estado feliz con el plato que le ha tocado

y, además, ha estado tranquilo, a pesar de que era

la primera vez que usaba la olla a presión.

Y esos cinco puntos son para Dani.

(Aplausos)

Los cuatro puntos son para un plato que ha estado

controlado desde el principio, según ha confesado su autor.

Aunque, bueno, no era su pizza favorita.

Ese aspirante es Josetxo.

(Aplausos) Gracias.

No te vas, Josetxo.

Los tres puntos se los lleva un aspirante

que empezó el cocinado un poco abajo,

porque no le gustaba nada

el ingrediente principal de su plato.

Pero enseguida se ha venido arriba y lo ha hecho muy bien. Evelyn.

(Aplausos) ¡Bien!

Está bien.

Los dos puntos son para un aspirante

que no estaba nada contento

con el plato que le había tocado. Marina.

(MARINA) He aprendido a no confiarme demasiado.

Si tú te confías demasiado, luego te quedas supertranquila.

Pero, al final, como que no lo has hecho tan bien.

Y el resto tenéis todos un punto.

No está mal.

Candela, Pachu, Noah, Paula e Izan,

aún quedan muchos retos por delante para sumar puntos,

así que no os desaniméis.

(CANDELA) No puedo ser capitana porque tengo un punto.

(TARAREA)

Pero, bueno, en la prueba siguiente puedo ganar.

Y voy a ser la mejor.

Si es que aún no hay nada decidido.

Además, de momento, nos vamos a un lugar maravilloso,

con el que sé que muchos de vosotros

habéis soñado alguna vez.

¿Nos vamos? (ASPIRANTES) ¡Sí!

¡Vámonos! ¡Vamos!

(Canción "Strangers" de Sigrid)

Hola, chicos. Buenos días. -¡Hola!

-¡Qué moderno! -¡Es supergrande!

-¡Qué guay! -Yo creo que vamos a Londres.

Hola, chicos. Bienvenidos. (NIÑOS) ¡Hola!

-Tengo un regalito para vosotros. -¡Qué guay!

No lo abráis todavía. Todos juntos.

-¡Qué guay! -Ya lo podéis abrir.

(LEE) Soñar te ha llevado muy alto. -¡Nos vamos a París!

(GRITAN CONTENTOS)

Chicos, todavía no nos podemos ir.

Faltan dos pasajeros. -Aquí hay una espumadera.

¡Oh! ¡Aquí hay un delantal!

Escuchad. Hay una carta.

Disculpad que nos hayamos marchado sin vosotros,

pero los jueces nos han pedido ayuda para preparar

todas las sorpresas que os esperan en Disneyland París.

Con cariño, Mickey y Minnie Mouse.

(GRITAN CONTENTOS)

2018 está a punto de terminar.

Y qué mejor forma de celebrarlo que cumpliendo

uno de los sueños de cualquier niño:

viajar a Disneyland París.

¡Mirad el castillo! ¡Qué grande!

¡Cómo mola! -¡Mirad!

(CANDELA) Disneyland París me parece

que es mega, hiperalucinante.

Para mí, este es un sueño hecho realidad.

¡Cómo mola!

Aspirantes, bienvenidos al reino de la fantasía.

¡Bienvenidos a Disneyland París!

(NIÑOS) ¡Bien!

Aunque Mickey no diga nada porque es muy discreto,

es su noventa aniversario.

(Aplausos) ¡Felicidades, querido Mickey Mouse!

Mickey, Minnie, sé que tenéis que iros

porque hay miles de niños en el parque deseando conoceros.

Muchísimas gracias por recibirnos siempre con tanto cariño.

Y hasta la próxima, que espero que sea muy pronto.

(NIÑOS) ¡Adiós! -Disfruta.

(PAULA) Mi personaje preferido es Mickey.

Estoy supercontenta porque este año es su aniversario.

Jaime, Dani, habéis sido los dos aspirantes

con mejor puntuación en la prueba anterior.

Y, por eso, mirad lo que os he traído.

A ver.

(EXCLAMAN) -¿Y eso?

Es Garfio. Garfio y Elsa. Ya sabéis que en "MasterChef"

siempre aplaudimos el esfuerzo. Y por eso os hemos traído

este regalito. Gracias.

Ahora os toca decidir quién se queda con Elsa,

de la película "Frozen", y quién con el Capitán Garfio,

que es el enemigo de Peter Pan.

Yo Capitán Garfio. -Venga, vale. Yo Elsa.

(CANTA) #"Let It Go!"#

(JAIME) No sé para qué es.

A lo mejor es porque yo me quedo

con el equipo azul y Dani con el rojo.

Tampoco creo que vaya a servir de mucho una muñeca.

Ayuda en el equipo, no va a ayudar mucho, creo.

Cada peluche trae consigo una ventaja para cada uno.

Y sin saberlo, acabáis de elegir la vuestra.

Las ventajas son muy malas, eh.

Jaime, tú has elegido quedarte con Elsa,

que, como sabes, tiene el poder de congelar todo lo que quiera.

Te voy a congelar vivo.

Te otorga la ventaja de congelar

a todos los miembros del equipo contrario

durante diez minutos de cocinado.

¡Quiero ir con Jaime! ¡Quiero ir con Jaime!

Dani, tu ventaja es robar dos aspirantes al equipo contrario

durante diez minutos de cocinado.

¡No! -Vale, vale.

Para cocinar en tu equipo. ¡Qué suerte!

Pues atención, capitanes, porque hay más sorpresas.

Hoy no formaréis vosotros los equipos.

¿Quién lo formará?

Seréis vosotros, aspirantes, los que decidiréis

con qué capitán queréis trabajar.

¡Bien! -¡Ay, mi madre!

Aspirantes, ¿estáis preparados para escribir

en vuestras pizarras el nombre del capitán

con el que queréis trabajar?

(ASPIRANTES) ¡Sí, Eva!

Pues a la de tres. En tres, dos, uno. ¡Ya!

Suerte, tío. -Igual.

Ya está. -Hala, ya.

Vamos a empezar contigo, Paula. Con Jaime.

Con Jaime. A ver qué dice Izan.

Jaime. Muy bien. Marina.

A Jaime. -Jaime y Jaime.

Yo he elegido a Jaime.

Josetxo. Lo siento, Dani,

pero he elegido a Jaime. -¡Otro a Jaime!

Muy bien. Vamos a ver a quién ha elegido Noa.

A Jaime. -¡Guau! ¡Qué sorpresa!

-Yo a Jaime también. -¡No! ¡Qué sorpresa!

Dani, siete de ocho han elegido a Jaime.

Solo queda Candela.

Venga, Candela, dale la vuelta. ¡Bien!

¡Dios mío, Candela, menos mal! Es la única buena.

(DANI) Yo creo que han cogido a Jaime,

o por lo ventaja, que a mi parecer es bastante mejor,

o porque ganó la prueba anterior y la anterior y la anterior.

Bueno, pues así han quedado los equipos.

¿Qué os parece? Jaime es un buen capitán,

es un buen compañero, cocina muy bien. Sí.

Dani, ¿estás bien?

Dani, eres un crack. -Dani, no llores.

No lloro. Estoy a punto, pero no lloro aún.

Aún no. Si esperan un par de minutos, a lo mejor.

Daniel, seguro que en alguna prueba

has parecido un poco más lento y por eso todos han dicho:

Me voy con el otro. Pero valores y capacidad

para currar tienes a lo loco. No compito

con Pepe hoy. Yo voy contigo. Gracias.

Entenderéis que no sería justo haceros competir

en equipos tan desequilibrados.

Justo yo creo que no es.

Jaime, ¿qué tres aspirantes mandas al equipo de Dani?

Haz lo que te diga Jimmy. -No me voy a enfadar.

Ahora me quiero cambiar.

¿Te quieres ir con Dani? Vale.

-¡Bien! -Yo también.

Elijo a Pachu porque sé que ella es muy buena compañera

y no se va a enfadar con nadie. -No.

A Paula porque Candela le cae muy bien

y porque... porque sí.

(JAIME) Yo he elegido a Paula porque la lía mucho

y sería mejor estar tranquilo

en el cocinado, que estar con enfados.

Serviréis a los comensales un menú de cuatro platos.

Cada equipo se encargará de elaborar dos de ellos.

Comenzamos por un entrante

que cocinará el equipo azul. Y consiste en...

Coca de verduras escalivadas y queso de cabra.

¡Uy, eso lo sé hacer! -¿En serio?

-Eso lo hacemos mucho en Mallorca. -Vale.

El primero corre a cargo del equipo rojo

y se trata de tacos de maíz con rape en adobo.

No, no. Yo quiero el equipo azul. -Tacos de maíz.

El segundo plato corresponde al equipo azul.

Solomillo de cerdo a la naranja con patatitas asadas al romero.

¡Eso está riquísimo! -Al romero.

Eso lo hacemos mucho en Ibiza.

Y un postre que, en este caso, deberá elaborar el equipo rojo.

Bizcocho "monkey bread" con plátano.

Jaime, azul, azul.

Jaime, por haber sido el mejor de todos en la prueba anterior,

te has ganado el derecho de poder elegir

con qué dos platos quieres competir.

El azul porque están las patatas con romero

y como en Ibiza y en Formentera se usa mucho el romero,

pues me ha gustado la idea.

Entonces, Dani, tu equipo será el rojo

y haréis los tacos de maíz y el bizcocho.

Vale. No está nada difícil.

¡Que no, hombre! Que lo vamos a hacer genial.

Disponéis de 120 minutos para elaborar 60 raciones

de cada plato. Vale.

Es tiempo más que suficiente

para elaborar un servicio de diez. ¿Lo tenéis claro?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef! Nuestro supermercado proveedor

de alimentos nos ha traído los ingredientes necesarios

para cocinar hasta París. Perfecto.

Como siempre, donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Así que nada de desperdicio. Vale.

Espero que tengáis buenas piernas porque las cocinas

están esperándoos en el antiguo Club de Exploradores

del Coronel Hathi. ¡Un, dos, tres!

Vosotros buscad a Baloo y al Rey Louie

y ellos os ayudarán a orientaros por la selva

como hicieron con Mowgli. ¡Olé!

Quiero veros coger los delantales

y salir pitando a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos! -¡Venga, va!

(Canción "I Wanna Be Like You")

¡Hala!

¡Hola!

¿Adónde tenemos que ir? -¡Ah, allí!

Ah, vale. -¡Adiós!

-¡Gracias! -¡Por aquí, chicos!

¡Vamos, chicos, venga!

Ahora concentraos porque empieza la prueba.

Vale. Para que todos dispongáis

del mismo tiempo de cocinado,

empezaréis a trabajar escalonadamente.

Vale. Os recuerdo, capitanes,

que tenéis una ventaja que podéis utilizar

cuando queráis, pero siempre antes de que empiece el servicio.

Jaime, prepárate porque quiero que tú y tu equipo hagáis

unas cocas y un solomillo de película.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues a cocinar en tres, dos, uno. ¡Ya!

Venga, va. -Venga, organización.

Vamos a poner una de pimiento, una de berenjena

y voy a pelar una cebolla.

Chicos, limpieza, por favor.

-Vale. Yo voy picando cebolla.

-Jaime, dirige un poco. -Sí.

Para el entrante, el equipo azul tiene que asar las verduras

y hervir la pasta brisa que utilizará como base de la coca.

Lo decorarán con queso de cabra gratinado con soplete.

¿Cómo lo corto? ¿Así de grande? -Sí. Más o menos.

Voy a hacer una larga aquí y ya está.

¡Venga, que lo vamos a hacer genial, eh, equipo!

¿Qué tal vais con los solomillos? -Bien.

-Tienes que quitarle la grasa. -Ya lo sé.

Para su segundo plato, Josetxo e Izan tienen que limpiar

los solomillos y asarlos. Acompañarán el plato

con salsa de naranja y patatitas asadas.

Así está muy bien. Venga. Esto ser marca ahí.

Este sí. Este, por ejemplo, ya está.

Este también. Lo vas dejando ahí. Venga.

¡Venga, chicos, que tenemos que ganar!

Jaime, yo les congelaría cuando estén haciendo el rape,

porque es lo que más cuesta hacer. -Ya.

Pero avisadme que no se me olvide. -Sí.

Una aquí.

Vale. Jaime, ¿qué hago con esto? ¿Lo meto ya al horno?

-Eh... Tranquila. -La meto ya. Tú me dices.

-Un momento. -¿Qué hago?

¿La pongo ya al horno? -Sí.

-Así. -Chicos, hay que darse vidilla.

Ellos siguen sin cocinar. -Ellos...

Eh.... Sí. Ellos siguen sin cocinar.

¡Vamos a ganar!

Y tenemos que utilizar bien la ventaja, eh, chicos.

-Sí. -Yo creo que nos van a congelar

en el último momento. -Dani, yo te he elegido a ti

porque sé que lo vas a hacer bien

y que lo vamos a conseguir. -Claro, Candela.

¡Claro que lo vamos a conseguir!

¡Venga, vamos! (GRITAN CONTENTOS)

Equipo rojo, es vuestro turno. Así que quiero unos tacos de rape

y un bizcocho de "monkey bread" de diez.

¿Oído? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues a currar en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Ayúdame, Pachu, corre! -No. Coge la bandeja.

Coge la bandeja de abajo.

Vamos poniendo aquí lo que tenemos que utilizar.

No, no. El pescado aquí, chicas. -No.

Vamos a estar aquí nosotras.

Los boles grandes. Cógelos todos.

Candela, no podemos estar parados. -¡Ay!

¡Venga, chicos, que podemos!

Voy a hacer la mayonesa.

¡Madre de mi vida! Escucha, Pachu.

¿Cómo se le quitaba esto, que lo hiciste tú?

Eso lo cortas y eso ya lo quitas con la mano.

El equipo rojo tiene que limpiar y cortar el rape

para dejarlo macerar en el adobo antes de freír.

Acabarán el taco con cebolla y lechuga finamente picada.

Pachu, ayúdame, "por fa".

-Pero como te he dicho. -Que no puedo. Ayúdame.

-Vale. Tú ponte con la lechuga. -Vale. Me pongo con la lechuga.

¡Vamos, chicos, poneos las pilas!

Candela, coge más harina.

-No l eches todo. -Se tiene que echar todo.

Para hacer el bizcocho, Paula y Candela

tienen que mezclar el azúcar y la mantequilla derretida.

Después añadirán el resto de los ingredientes

hasta obtener una mezcla homogénea.

Candela, ponme otro bol.

Ve buscándote un bol grande para meterlo todo,

que lo tenemos que mezclar. -Es que no sé dónde hay.

Pues búscatelo. 300 gramos.

Vale. La otra bandeja la pongo al horno, eh.

¡Oye, esto se hace superrápido! -¿Están ya?

Se hacen superrápido.

-Capitán, ve a verlo. -Jaime, ¿tú qué dices?

Es que encogen y... -Déjalos aquí abajo.

Vale. ¿Puedes cerrar? ¡Me queda mucho! ¡Corre! ¡Cierra!

-¡Ay! -Está bien la masa.

-Quema. -Para que tengan calor.

Venga, sí. Otra masa.

¿Cómo va el equipo azul? Muy bien.

Vamos superbién. ¿Y eso quién lo ha dicho?

¿El capitán? ¿Lo dices tú o lo digo yo?

A ver. Me gusta cuando se hace un solomillo,

lo primero, limpiarlo perfectamente.

Mirad. Con las manitas, ¿vale? Esto se quita.

Y cuando hago un solomillo de cerdo, ¿sabes qué me gusta?

Hacerlo entero porque me queda jugoso por dentro.

Si lo empiezo a cortar en trocitos, se me va a pasar.

Capitán, ¿me has escuchado? ¿Qué?

Solomillo, los estamos cortando en trozos.

No los hemos limpiado. No los vamos a marcar enteros.

Empezamos mal. A partir de ahí, mal.

¡Chicos! Cortad el solomillo. Quitadle grasa y cortadlos

en trozos bastante grandes. ¿Pero no los marcamos enteros mejor

y luego cortamos para que quede más jugoso?

Es verdad. Vale. ¿Es verdad qué?

Mande usted. Yo qué sé.

Yo cojo la parrilla. ¿Lo habéis entendido?

Sí, chef. Vale. Fenomenal.

Esto tenemos que asarlo para que se escalibe.

Muy bien. ¿Tenemos el horno puesto a 180?

¿Ya tenemos? Tenemos muchas.

Vale. ¿Y no les hemos dado nada de huevo por arriba?

No. Esa masa se pinta de huevo

para que quede dorado, no ese tono quemado.

¿Qué hacemos? Usted verá. Hay que pintarlas de huevo.

Venga, vamos. -¡Pero rápido!

Voy metiendo todo al horno. Equipo azul, ahora vuelvo

a ver cómo vais. Venga. Vale.

Evelyn, ábreme el horno. -Ven para acá.

Vamos a ponerla en la primera.

No cabe, no cabe. -Vamos a quitar una bandeja.

Vamos a buscar una bandeja. Vamos a quitar una de esto.

Te ayudo ahora con la masita, ¿vale?

Vamos a volver a empezar de nuevo.

¡Vamos, chicos, más rápido!

¡Guau! Un tsunami. -¡Oh!

Oye, necesito ayuda para el rape. (SILBA)

¿Pero no me puedes ayudar? -Ya, ya.

Dani, es que tú estás haciendo lo más fácil.

-Dani, haces lo fácil y no mandas. -Espérate.

Por favor, Dani, necesitamos ayuda ya.

-Ya, ya. -Dani, ¿puedes mandar un poco?

¡Que sí! Vale. La mayonesa está ya. ¿Qué está pasando?

Necesito ya ayuda. -Necesito ayuda para el pescado,

que es lo más importante. -¿Qué pasa con el pescado?

Ayúdame a limpiarlo, anda.

Vale. Dame. -Pero coge otro pescado.

-Vale. -Hombre, este lo puedo hacer yo.

Pero hay mucho. Y yo no soy de exagerar, eh.

Es que vamos muy lentos.

Escuchad. Vamos a robar ya, que vamos muy lento. Roba ya.

¡Jordi! ¡Jordi! ¡Ay, Jordi, aquí! Menos mal.

¿Qué pasa, capitán? Queremos usar ya

al Capitán Garfio. Vale.

¿A quién quieres robar? A Jaime y a Evelyn.

(VOZ ROBÓTICA) Jaime, Evelyn. Voy para allá.

Bate muchos huevos, Marina. (RISA MALVADA)

¡Soy el Capitán Garfio! El Capitán Garfio se lleva

a los niños secuestrados. ¡Se me quema la carne!

¿Dónde está Evelyn? ¡Evelyn!

Ven aquí un momento. (RISA MALVADA) Me voy.

Vámonos. ¡Secuestro, secuestro!

Se llevan a los mayores. Qué listos.

Os traigo un par de ayudantes.

Diez minutos. El tiempo está corriendo, equipo rojo.

Capitán, saca partido a tus dos aspirantes

del equipo azul. Venga, caña. Vale.

Vale. Necesito una tabla para cortar, chicos.

¿Qué hago? -Ayúdame a limpiar el pescado.

-¿Cómo se quita esto? -Pues quitándolo.

Me das la tarea más difícil, tío.

Ah, pues lo tienes que hacer, eh. No vale vaguear.

Esto no sé cómo se quita, Dani. -Lo siento mucho,

pero soy un capitán muy mal, como el Capitán Garfio.

18...

Alguien tiene que pesar la mantequilla, por favor.

-Vale. Dame. -Esto ya está bien mezclado.

Vale. Ahora le metes esto, el azúcar. Ya lo tengo.

¡Paula, que ahí no se echa!

La que ha liado Paula. -Es que... Paula...

(CANDELA) Paula no me está haciendo caso.

Le he dicho que no echara el azúcar y va y lo echa donde no es.

Lo teníamos que mezclar con la mantequilla.

Muy bien, equipo rojo. Capitán, cuéntame

cómo has distribuido las tareas. Pues como sé que a Evelyn

le encanta el pescado, está ayudándome con el rape.

Nunca habéis limpiado un rape, ¿no? Yo sí.

-No. Se te nota.

Hacedme un sitio, chicos.

No le puedo quitar la piel.

No se la puedes quitar porque no es fácil.

Por eso. ¿Tienes sal ahí atrás? Dámela.

A ver, capitán, que te quiero enseñar.

Esta aletita, cortamos aquí. ¿Vale?

Cortamos la aleta. Cuando tengáis eso así,

mirad, abres la sal. ¿Sal?

Verás por qué hacemos eso. Muy poca en la mano.

Así la piel se pega a la mano, ¿vale?

Porque es como una lija. Hacemos "taca taca".

Separamos aquí. (SILBA)

Separamos aquí. "Tiqui tiqui". Y tiramos.

¡Hala! Y cuando lo tenemos,

tan sencillo como la espina central...

"Tiqui tiqui". Y sacamos los lomos.

Vale. Venga. -Cógelo.

Se acaba el tiempo de los aspirantes de la ventaja.

Tres, dos, uno. ¡Tiempo! Vámonos.

¡Venga, chicos! -Vamos a congelarles.

Sí. Ahora. -Congélales.

Pepe. ¿Qué pasa, Jaime?

Quiero congelar el equipo rojo. ¿Quieres congelarles?

Sí. Están con el rape. Eso está hecho.

Se van a quedar tiesos como un garrote.

Ya te lo digo. Así se van a quedar.

¡Equipo rojo, mirad lo que traigo! ¡No!

Jaime, el capitán del equipo azul, quiere utilizar

su ventaja de Elsa y congelaros durante diez minutos.

No podéis hacer absolutamente nada, ¿vale?

¡Y el tiempo comienza ya!

Mientras, vamos a organizarnos. ¡Esto es un caos!

Dani, si no puedes mandar... -Estoy mandando.

Y no te va bien mandar, dile a alguien que mande por ti.

Vamos muy mal. -Es que tenemos que ganar.

-Tenemos que ganar. -¡Venga, chicos!

Que están congelados. Aprovechad.

Estoy lo dejamos y nos ponemos nosotras con la salsa.

Capitán, ¿hacemos la salsa Evelyn y yo?

-Y las patatas. -Las patatas al romero.

¿Eso cuánto tarda? -20 minutos. 20 o 30 minutos.

El horno está lleno. Os lo digo.

-¿No caben las patatas? -No.

Chicos, recordadme la salsa.

Tú primero pon cebolla a pochar y zumo de naranja.

Evelyn, yo pocho la cebolla.

Tú mientras vas haciendo el zumo de naranja.

Haz mucha salsa porque es

lo que le da el gustillo. -Vale.

-¡Capi, pon orden, jolín! -Que sí.

Manda lo que tiene que hacer cada uno cuando termine, ¿vale?

Marina, Evelyn, cuando terminéis, os ponéis con el solomillo,

que quedan como muchos trozos. ¿Vale?

A ver. Es que lo importante es que las verduras

se tienen que hacer. -Ya tenemos todo.

Mete las verduras... -No.

Los panecitos los hemos tenido que tirar.

¡Que no te enteras!

A ver. ¿Qué tal vais con el postre?

Vamos bien. Ya casi terminamos de mezclarlo todo.

Venga, que nos va a salir. ¿Qué está pasando aquí?

Estamos congelados. ¿No podéis trabajar?

No. ¿Cómo van las elaboraciones?

Voy a ver cómo va el postre, que es lo mío. A ver.

Mira. La hemos... -No digas "la he liado"

porque ha sido entre las dos. -La hemos liado

porque, sin querer, Paula ha echado el azúcar donde no era.

Lo he metido aquí y se tenía que meter con la mantequilla.

Bueno, a ver. Vosotras dos sois las encargadas del postre.

Sí. Vale. Y tú has cometido un error.

Lo estamos arreglando. -Sí. Ya lo hemos arreglado.

Entonces, ya está. Ahora que estáis congelados,

aprovechad para pensar cuáles son los pasos que tenéis que hacer.

Y trabajar ordenado y limpio va a ser superimportante.

Vamos a hacer un postre de diez. Sí.

¿Oído? (AMBAS) ¡Sí, chef!

Vamos.

¡Venga, chicos! -¿Cuánto tiempo nos queda?

-¿Cuánto tiempo tenemos? -Ya casi.

¡Venga, chicos! -¡Vais a perder!

¡Nosotros somos mejores, que lo sepáis!

-¡Y vamos a ganar! -¡Que os calléis ya!

Que digan lo que quieran. No nos van a influir.

¿Cuánto tiempo nos queda? -¡Pepe! ¿Cuánto falta?

-Por favor. -Queremos empezar. ¡Venga!

Equipo azul, se acaba vuestra ventaja, ¿vale?

(EQUIPO AZUL) ¡Sí, chef!

Muy bien hecho, chicos. Hemos usado la ventaja bien.

Sí, porque estaban haciendo el rape

y tardan mucho en despellejarlo.

Equipo rojo, volvéis a cocinar en tres, dos, uno.

¡Venga, a cocinar, chicos!

Ayúdame. Vamos a meter todos los trozos.

Sin manosearlos. -Mira, mira.

No, no, no.

Te digo yo que no. Así. -Reblandécela.

-¡No! ¡Que no hagas eso, Candela! -¡Es que no me dejas hacer nada!

-Callaos. -Pues ya termino yo el postre.

-¡Que no! Que voy a freír esto. -¿El qué?

-La mantequilla. -No se tiene que freír.

-Derretir. -No se tiene que derretir.

-No, vaya. -¿Y cómo quieres que lo derrita?

-Con una varilla. -Que se pega a la varilla.

Candela, tranquilízate. -Se pone supernerviosa

y empieza a chillarme.

Sí. ¿Pero sabes qué pasa? Que no tenemos que deshacerlo.

Tenemos que ablandecer un poquito. -¡Chicos, por favor!

Necesitamos el rebozado ya, ahora mismo.

Y macerar. ¿Estáis haciendo lo de macerar?

-No. -¡Dani, manda ya!

-¡Es lo que estoy haciendo ya! -¡Dani, cuidado con el cuchillo

que casi me cortas! (DANI SUSPIRA)

Sé que no es fácil ser capitán, pero, al menos,

tienes que mandar un poco. -¡Pachu, ponte a mandar!

¡Pachu, manda tú, porque si no, no llegamos!

Pepe, Jordi, 20 minutos para que arranque el servicio.

Estoy muy preocupada. Normal.

Hay un caos. Están desorganizados.

Los capitanes lucen por su ausencia.

No se les ve. A Jaime no le he visto mandar.

No sabe por dónde le pega el aire.

No vamos mejor en el equipo rojo. A Dani le tengo perdido.

Y se me quejan los aspirantes de que no hay

las instrucciones para avanzar.

Esto huele a caos. ¿Sabes a lo que huele esto?

Esto huele a chaquetilla. Es lo que te iba a decir.

En 20 minutos no sale ningún plato.

¿Estamos de acuerdo? Lo estoy viendo venir.

¡Hala! A echar una mano, si no, no sale.

Mis queridos invitados, bienvenidos todos.

Os aseguro que nuestros pequeños aspirantes

se están dejando la piel en cocinas

para que disfrutéis de un menú inolvidable.

(Aplausos)

Las verduras ya están.

-Esto no sé cómo cortarlo. -Pues mira, en juliana.

-¿Está caliente? -Sí. Está muy caliente.

Hay mucha verdura. Necesito ayuda.

¡A ver, dejad la carne! ¡Necesitamos ayuda!

Termino un solomillo más y voy con vosotras, chicas.

Vamos muy mal. El primero va a estar

muy retrasado. Pero muy retrasado.

Bueno, ¿cómo va este equipo? Muy bien.

¿Muy bien? No. Muy bien no.

No irá tan bien porque fijaos

cómo me he puesto de guapo. ¿Qué significa?

Que nos vas a ayudar. Que no llegamos.

Ahora el que organiza las cocinas soy yo.

Vale. Capitán, esto no se puede hacer

nunca en la cocina. No podemos tener carne cruda,

ir haciendo y mezclar lo crudo con lo que estamos haciendo.

No. Aquí está lo que está hecho y en esta tabla lo que no.

Tenías aquí solomillos crudos.

Ah. Y según sacabais de aquí,

lo poníais encima de lo crudo.

Sacábamos, quitábamos. Ah, vale.

Eso en cocinas no se puede hacer. Vale.

¡Ay! ¡Me he achicharrado! ¡Me he achicharrado!

Pepe, ¿me ayudas? ¿Qué pasa aquí?

Quema un montón y me he quemado. Trae.

No te preocupes. Tú no te quemes.

Espera. Quieto, quieto.

Vamos a dejarlos un poco más. ¿Me puedes coger esto?

Yo te lo cojo. Cuidado, cuidado.

Esto está crudito. Necesita escalivar más.

Dejadlo ahí. Y la cebolla.

Tiene que estar más escalivada. Tiene que estar más asada.

¡Vamos, equipo rojo, se acabó el rollete!

Ahora mando "moi". ¿Va bien?

Sí. Equipo rojo, no hacemos nada

sin la marinada del rape. ¿Vale? Venga, al lío.

¡Dani, manda ya! ¡Que mira esto!

¡Ay, ay, ay!

(DANI) Cuando los jueces se ponen la chaquetilla,

significa algo malo. Que van a dirigir el equipo.

Eso significa que no lo hago muy bien como capitán.

Venga, rápido, rápido. Ya tendría que estar

marinando esto. Venga, mezclamos esto bien.

Venga, rápido, rápido. Mezcla ahí. Ensúciate las manitas.

Pero es que esto no se funde. -Ya lo sé.

Espérate. No hagas eso. -¿Y si lo derretimos al fuego?

-Candela, no, por favor. -Es que no se puede.

¿Cómo va por aquí mi equipo de pastelería maravilloso?

No se nos está derritiendo la mantequilla.

No tenéis fuerza para mezclarla.

Esto no lo habéis derretido suficiente y hay que mezclarlo.

Candela te dijo que había que derretirla más

y tenía razón. Tienes que escucharla.

Es pequeña, chiquita, pero matona. ¿Verdad?

La veo pequeña pero tomando decisiones importantes.

Tienes que escuchar y aprender a trabajar en equipo.

Te cuesta un poco a veces no mandar tú.

Chicos, que no llegamos. Esto deberíamos tenerlo hecho ya

desde el minuto uno. Lo estaba viendo venir.

Vamos. Vamos, Josetxo. Voy a ayudar con la verdura.

Chicos. -Saca eso, capitán.

-¿El qué? -La masa brisa.

Vale.

-Jaime, no organizaste nada. -Esto ya está.

-Pues sácalo. -Aquí, aquí, aquí.

-Si es que quema mucho. -Pepe, Pepe.

¿Qué pasa? Por favor, ¿puedes sacarlo ya?

Yo lo saco, voy para allá, no lo saquéis. Sal y pimienta

a este, vamos trae, dame una.

Ya está. Si lo puedes poner ahí abajo.

Sí, lo ponemos abajo.

Pepe, ¿tiene buena pinta? Tiene buena pinta,

cuando esté hecho la tendrá, mientras no esté hecho, no

porque le falta tiempo de escalivar.

Venga, chicos. Una cosa, ¿quién se pone

con las patatas? Josetxo, 180 patatas,

con rapidez, con mucha más rapidez de lo que me hiciste.

Márcalo bien por todos lados. Chicos, aquí tenemos el rape

marinado, los cubrimos a punto para freír.

Bueno, tenemos la mise en place a punto para el rape,

¿sí o no, capitán? Sí.

Hablaré con el equipo azul. Limpiamos tabla, ¿qué pasa?

Límpiame la tabla, macho, lo tengo que hacer todo yo,

¿qué pasa aquí? Oye, gallina, digo, Pepe,

tengo el rape para freír, lo tengo preparado.

Ya, pero bueno, es que aquí no había nada, era un caos.

¿Quieres que te eche una mano Samantha?

¿Tienes miedo? (IMITA A UNA GALLINA)

No, no tengo miedo. ¿Este chaval chiquitín, quién es?

¿Quién es el junior este?

Este es nuevo. ¿Quién es el chiquitín este?

Vamos, fuera de aquí, venga, quiero ver cómo va

mi verdurita escalivada.

Ya está, ¿no, Pepe? Oh, ya está, fenomenal.

Venga, va. -Vamos.

Voy, cuidado que quema esto, cuidado, cuidado.

Ya está, ¿no, Pepe? ¿Qué pasa? Que quemé las cebollas,

¿qué pasará? Que vosotros que tenéis los deditos livianitos

os quemaréis, yo no, ¿vale?

Pero las quemaste. Las quemé un poco, pero aguanto.

Emplatamos, chicos. Emplatamos en esta mesa, venga.

Vamos, ponte aquí. ¿Esto lo echo aquí?

Ay. Ah, que quema, eh.

La cebolla. Vamos, ya lo tenemos

y ahora movemos todo perfecto. A ver, hace falta un hombre

un poco más fuerte que uno del Athletic,

uno del Madrid, ¿te parece, que tiene más fuerza?

Yo tengo mucha fuerza. ¿Sí, seguro?

Yo tengo. A ver si es verdad.

Muévelo bien. Ah, sí, será verdad

que los del Athletic tienen fuerza también, sí, sí.

Venga, emplatando, chicos, ahora sí necesito rapidez.

Mirad, os pongo una, ¿vale? Mira.

¿Vale? Madre mía, el queso.

Vale, como vamos mal de tiempo, no lo vamos a quemar.

Cuando tengamos todas puestas, lo meteré al horno un poquito,

funde un pelín y al plato. Llenándolo ya, venga.

Con rapidez, vamos, terminamos una y ponemos otra, ¿vale?

(TODOS) Sí, chef. Me habéis hecho sudar.

Ya, venga, Paula. No os juntéis, no os peleéis.

Mezcladlo muy bien para que sea la misma mezcla.

Así, dos chicas, dos varillas, una preparación que te mueres

y un postre... Espectacular.

Rellenáis los moldes, los metéis al horno

y siguiente paso, ¿oído? Venga, Paula, que podemos.

Gracias, Samantha. -Chan, chan,

al final lo conseguimos, Carmela. -Somos unas pros.

-Y al final... -Que me salpicas.

-No pasa nada.

Chicos, necesito ir a freír, mica, mira, esto es muy sencillo.

Cojo un poco de harina, ahí la tengo, un poco de rape,

poco, tiqui, tiqui, que quede suelto el rape.

¿Y eso? Genial, genial. Tiene que quedar

sin nada de harina. Equipo de rebozado, a rebozar.

Venga, vámonos. A rebozar.

Todo para dentro. Rápido, chicos, venga.

Venga, venga, venga.

Lo echaremos un poco crudo y así lo sacaremos muy rápido.

Venga, ¿veis que se fríe superrápido y se queda crudito?

Así lo podremos hornear un poco, venga, chicos, venga.

Mira, ya fundió un poco el queso, me vale, cuidado, venga,

llenando más aquí, más coca y más escalivada.

Vale, más queso. -Aquí, tengo dos trozos.

Venga, dos trozos de queso, dos trozos de queso.

Aquí, más, aquí, más. -¿Y esto no tiene verduras?

¿Quién emplató esto? Madre mía, nos pilla el toro.

No lo entiendo, no entiendo por qué no emplatan con pimiento,

con berenjena y con todo. Vamos, Marina, que íbamos muy bien.

Venga, ponemos, bien, bien, bien.

Ole, Pepe. Venga, lo tenemos, ¿no?

60, justo. -Ya está, Pepe.

Esto lo tenemos, equipo azul, los comensales

están a punto de entrar en cocinas, ¿lo tenemos todo?

(TODOS) Sí, chef.

Bienvenidos, por aquí, por favor. -Cojan por aquí.

-Hola, buenos días. -Hola.

-Es coca escalivada. -Está muy rico.

-Vale, gracias. -Venga, que está buenísimo.

Por aquí, por aquí. Muy bien, cojan por aquí,

fenomenal. Está muy rico, que disfrutéis.

-Espero que os guste. -Aquí tienen.

Está buenísimo, eh, Eso es.

Que aproveche. -Que aproveche.

Buenas tardes, ¿cómo estáis pasando el día?

Fenomenal. ¿Qué os gusta más de Disney?

Pues nos gusta todo, en realidad. Preguntaré a los peques

que seguro que lo saben mejor, ¿qué te gusta más?

El pirata del caribe. Claro, si ya sabía yo

que siempre uno tiene su favorito. Sí.

Bueno, contadme, qué tal, ¿estáis comiendo bien?

Sí, está muy bueno, la tosta está muy rica,

el queso también, pero

si estuviera más gratinado, mejor, pero bueno.

Venga, chicos, que podemos.

Ale, a cortar el plátano, choca.

Conseguido.

A ver, ¿ya está? Sí.

Qué maravilla mis pasteleras, ¿y ahora qué hay que hacer?

El plátano, cortar... -La nata, la nata.

Hay que hacer la chantilly, metemos dos máquinas

para montar la nata, añadiremos el azúcar

y luego echaremos las semillas de la vaina de vainilla.

Vale. Una cada una, poneos a trabajar.

Vamos. Chicos, tengo el rape preparado,

lo que haremos en un minuto y necesito que me eches una mano

en serio, ¿vale? Eso limpio y diremos a Sami

que se traslade aquí para emplatar allá.

Coge un bote. A ver, vamos a movernos.

Hay que dejar sitio para emplatar, cuidado.

Mira, ahora tenemos 12.

Y yo te puse dos. Venga, dos más.

Muy bien, así, y mientras más fino, mejor.

Ahora estáis trabajando como auténticas reposteras

de toda la vida, organizado, limpio, sincronizadas,

escuchando las órdenes

la una de la otra, es lo que queremos.

Antes tendría que haber escuchado a Candela

cuando me dijo eso. -No pasa nada, Paula.

-¿Me perdonas, Candela? -Cómo no te voy a perdonar.

-Venga, chicos, que podemos.

Tenemos la salsa a punto, las patatas, vale, Josetxo,

tráetela aquí y ponemos tres patatas por plato.

Venga, voy yo. Muy en el centro, mirad, chicos.

Muy en el centro, así. Vale.

-Venga, vamos poniendo, chicos.

Tres. -Venga, que hay que hacer

genial este plato. -Venga, así.

Juntitas, todas en el medio. -Venga, va.

Capitán, uno pone lechuga, el otro pone, uno, dos, tres

o cuatro trozos de rape, ponemos puntos de la mahonesa

y terminamos con dos, tres laminitas de cebolla tiqui, tiqui.

Vale. ¿De acuerdo?

Sí. Esto es caña, venga.

Ahí, bien, Candela, venga. Venga, rápido.

Vale, me encargo de la mayonesa. Repartid el pescado

que hay mucho pescado, va, caña. Lo quiero probar.

-Oye, salsa por aquí, por favor.

-Ah, vale. -No eches, falta la salsa,

la salsa, Carmela. -Pero poned más ensalada.

-Puntos, no rayas. -Aquí está bien.

Chicos, rápido, va, va, tenemos los comensales aquí,

si sabéis idiomas, en los idiomas de los comensales.

Hola. -Bienvenidos, qué tal.

-Hola. -Venga, aquí tenéis, aquí tenéis.

-Bienvenidas. -Hola.

-Hola. -Hola.

-Está todo riquísimo, pasen y vean.

"One plate" no es francés.

Del "monde", del "monde",

Oye, la salsa, ¿dónde está?

Oye, el taco, si no pusiste la tortilla.

¿Pero qué haces? Dani, tío.

Huy, qué viscoso te veo. Dani, relájate.

A ver, cebolla, lima, por favor.

Samantha, ya sé que estamos repitiendo,

pero hay que sacar los bizcochos ya, ya, ya.

Voy, voy, a ver, poneos ahí

con los tacos. Muy bien, Candela, voy, voy, voy.

Chicos, rápidos, rápidos, tenemos clientes esperando.

Hola, buenas tardes, pero qué morena tan guapa.

¿Cómo te llamas? Irene.

Irene, tú eres muy fan de Disney, ¿a que sí?

Me parece a mí porque tienes una camiseta chulísima.

¿Es de las mágicas? Ahí va, venga, cuéntame,

¿cómo estás comiendo? A ver.

Muy bien. -Está buenísimo, increíble

que los niños tan pequeños lo hayan hecho tan rico.

Venga, vamos, chicos, venga, los trozos de solomillo.

A ver cómo es de grande, vale.

-Se quedó muy hecho.

Se quedó más hecho de lo normal, sí.

Voy a cortar uno, ¿vale? Venga, ayúdame a cortar uno.

Todos iguales. Pero rápido, rápido.

-Trozo, trozo.

Josetxo, vienes aquí y mira, uno y dos.

Vale. ¿Vale? Así, todos puestos iguales.

Vale. Venga, rápido.

Evelyn, cojo los trocitos estos que has cortado

y los pongo. -Ve haciendo como un rulito.

Vale. Venga, vamos, chicos,

seguimos poniendo, vamos. Venga, chicos.

Por favor, limpiadme esto corriendo que tengo que emplatar el postre,

venga, rápido, ahora, ¿quién partirá el bizcocho?

Yo. Muy bien, Noa,

¿quién pondrá el plátano?

Vamos, ¿quién pondrá el plátano? Yo.

Quiero ver a alguien dirigir el equipo, por ejemplo,

Candela, eliges y pones a cada uno en su sitio a trabajar

y si algo no funciona, me avisas. Venga, chicos,

que uno se ponga a rellenar, otro con el plátano

y otro con el bizcocho. -¿Te ayudo para rellenar?

-Sí. -Venga.

-A poner platos ya que si no, no llegamos.

¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

Todo el mundo a trabajar sincronizado.

Noa, más fino. -¿Lo corto a la mitad?

-La mitad es demasiado fino.

-Se queda muy fino,

no, es que los trozos son así. -Venga, va.

Equipo azul, salseamos para que vaya todo calentito.

Mira, los comensales casi entran en cocinas.

Eso sí os gusta, ¿no? Venga, pueden salir,

que vengan por aquí.

Muy bien. Los que tengan salsa.

-Solomillo a la naranja, muy rico, todo muy rico.

Que aproveche.

Hola. -Está muy rico.

-Está muy rico. -Sin miedo, que es gratis.

Venga, ¿te pones tú? Es apretar ahí y echar por encima.

Aprietas, quitas. Vale, está muy rico, eh.

-Sin miedo que es gratis.

Pero bueno, qué dos chicas más guapas.

Gracias. ¿Qué tal os lo estáis pasando?

Muy bien. Contadme, qué tal el plato

del equipo azul. La carne para mí

está un poco pasada. ¿Y a ti qué te parece?

Pues está superbueno, pero como mi hermana,

la carne está algo pasada. Ah, que sois hermanas.

Sí. Pues me gusta mucho que hagáis

este plan juntas y que siga siempre así.

Bueno, chicas, muchas gracias y a pasarlo bien.

Adiós, gracias.

Ahí, muy bien, fenomenal, ¿todos llevan salsa ya?

Sí, todos, todísimos. ¿Puedo respirar?

Sí. -Puedes respirar.

Nos falta uno. Madre mía, lo que me hacéis sufrir.

En mi equipo falló el capitán yo le decía: "Capitán,

manda órdenes porque todos hacen lo que les da la gana"

y todos pensaban por sí mismo, no por el capitán.

A ver, vamos, rápido, Noa, intenta que los trozos

sean iguales porque hay ración de niño, infantil, de abuelo,

ración de chica que está a régimen, de cachas,

no entiendo bien esto.

Sí, Noa, así no puede ser. -¿Así te parece bien?

-Un poquito más finito. -Vale.

-Platanea, platanea. -Sí.

-¿Qué es platanear? Pregunto. -Es hacer cosas con plátanos.

-No, ponlo bien. -Con lo que nos costó,

no lo pongas feo ahora. -Uh.

-¿Qué has hecho? -Se me ha caído.

-A ver, no puedes poner el tofi ahí.

-Perdona, pero se me ha caído.

-Pachu, ¿lo hago yo? -Sí, mejor.

Gracias, Paula. -Tranquilidad, venga, que nos sale.

-Venga, vamos, chicos.

Muy bien, los plátanos bien colocados, bien de tofi,

vamos, rápido. Va, chicos, lo tenemos.

Bueno, ya está, ¿está todo?

Sí, chef. ¿Seguro que a nadie

le falta nada, están todos con su tofi, con su plátano,

con su chantilly y con una tarta espectacular?

Sí. Pues nada, comensales, por favor,

podéis pasar a tomar el postre.

Este sí.

-Hola, buenas.

(HABLA EN FRANCÉS)

Muy bueno, bizcocho rico

con plátano, tofi y más cosas.

-Superrico. -Este sí es.

-Pasen y vean, pasen y vean.

-Venga, bueno, bonito, barato que se nos terminan.

-Venga, aquí tenéis, aquí tenéis.

Hola, buenas tardes, qué tal, cómo va el día.

Muy bien. ¿De dónde venís?

Venimos de Madrid. Pero vivís aquí ahora.

Sí, trabajamos... ¿Y eso?

Trabajo en la embajada, soy funcionario de la embajada.

¿Muchos años en París? Un año nada más.

¿Y os adaptáis? Sí, muy bien, una ciudad

muy bonita y agradable para vivir. ¿Y esa tarta qué tal,

cómo está esa "monkey bread"?

¿Está rica? Sí.

-Yo creo que está muy buena, pero los tamaños hay diferencia,

no sé yo si en un restaurante te servirían tamaños tan dispares

de la misma pieza. Sí, veo que la suya es muy pequeña

y qué pena porque está rica.

Sí, mucho. -Muy buena.

Muchas gracias y a seguir disfrutando del parque.

Hemos acabado, chicos, ¡bien!

(GRITAN Y GOLPEAN LA MESA)

Ale.

(HABLA EN FRANCÉS)

Estoy muy contenta con el plato que hicimos

Candela y yo porque aunque tuvimos nuestras diferencias,

pues al final lo sacamos.

Huy, huy, que venís con chaquetillas

y además, nada limpias. Ni te imaginas lo que ha sido.

Ya me contaréis qué pasó en cocinas porque aquí no me enteré de nada.

Bueno, fue un placer compartir con vosotros este almuerzo,

gracias por todo y que lo paséis de maravilla.

Gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, a pesar de que el servicio empezó

15 minutos tarde, todos los personajes Disney

hablan de vuestra magia cocinando.

Qué guay.

(APLAUDEN)

Que mola. Y para que veáis que no exagero,

me traje a un testigo. Toma.

Preparaos porque los personajes de Marvel han vuelto

a Disneyland París y el mismísimo Capitán América

quiere deciros algo.

¿Dónde está?

-¿Vendrá volando?

(Gritos)

Sí que me encanta. -Qué guay.

(HABLA EN INGLÉS)

Me he sentido muy bien cuando Capitán América

nos dijo que él es un superhéroe y nosotros también

porque lo hicimos genial según él.

Bueno, aspirantes, hoy héroes, héroes...

No habéis sido.

Oh, qué bajón. De hecho si no es porque

nos ponemos las chaquetillas, el servicio no sale.

A los pocos minutos de arrancar el cocinado, entro en cocinas,

¿y qué me encuentro? La masa de la coca en el horno,

mal cortada y sin pintar. El solomillo troceado

y secándose en la plancha.

Os explico las claves de los platos, os marco el orden

y la segunda vez que entro en cocinas, veo las cosas peor.

Lo sentimos. Estabais mezclando la carne cruda

que la que salteabais, las verduras escalivadas

las dejasteis en el horno a medias,

no estaban hechas, las patatas sin hacer...

En fin, caos.

¿Y por qué había caos?

Porque tú, Jaime, como capitán, estabas perdido.

No has dado órdenes, no marcaste el ritmo de trabajo

ni tampoco has sido capaz de detectar los errores.

El equipo azul, una vez más, no ha tenido capitán.

Al principio nos organizamos y cada uno con una tarea,

pero luego cuando la gente terminaba la tarea,

ya no sabía cómo mandarles

y se acabó así.

Lo siento. Me siento muy orgulloso

de tu sinceridad, Jaime. Al menos, al final,

me puse a cortar cebolla.

Claro, y menuda mano me echaste que estaban calentitas.

Y no lloré que eso tiene mérito.

(SONRÍE) -Para que yo sea mejor capitán

creo que me faltó que se me escuche más,

hablar más, mandar más... básicamente, ser un capitán normal.

Equipo rojo, a mí me ha pasado lo mismo que a Pepe,

entro por primera vez a las cocinas y me encuentro

a Dani, Noa y Pachu mirando el rape

y diciendo: "Por dónde empezamos".

Es normal que a vuestra edad no tengáis mucha experiencia

limpiando ciertos pescados por eso os lo expliqué

y me fui de cocinas muy tranquilo.

Pero entro por segunda vez y veo que tras 70 minutos cocinando

no hay más que unos daditos de pescado cortados,

un poco de mahonesa y cuatro hojitas de lechuga.

Y digo yo: "Estos ni se acuerdan que el rape hay que adobarlo".

¿No es cierto, Dani? Cierto.

Se nos olvidó completamente. Te pasó lo mismo que a Jaime,

la capitanía te ha bloqueado.

Mira que eres un tío inteligente y cuando cocinas solo,

te organizas muy bien, pero eso de tener que gestionar

dos platos y repartir tareas entre cinco...

Se me da mal. Candela y Paula,

es cierto que yo también tuve que entrar a ayudaros

con las varillas, pero me demostrasteis que el bloqueo

venía por una cuestión de fuerza

porque en cuanto os ayudé a derretir la mantequilla

habéis despegado como un cohete y la elaboración del postre

se ha disparado.

(SUSPIRA)

Habéis resuelto enseguida la tensión inicial

que había entre vosotras

y habéis trabajado ordenadas y con las ideas muy claras.

Choca.

Por todo ello, aspirantes,

el equipo ganador de esta prueba es...

Azul y rojo.

(GRITAN)

No lo tengo nada claro.

-No entiendo nada.

Rojo, azul, rojo, azul,

¿sabéis qué significa eso, aspirantes?

Empate. -Que ambos vamos a eliminación.

Hoy no hay equipo ganador.

Comprenderéis que no es justo que destaquemos un ganador

cuando la realidad es que fuimos nosotros

los que hemos organizado y elaborado casi todos los platos.

Sí. Todos os lleváis un punto.

¿Uno?

-No.

-Un punto.

Es que tiene muy pocos puntos.

Pero si hablamos de justicia, tampoco es justo que vosotras dos,

Candela y Paula, paguéis las consecuencias

del bloqueo de vuestros compañeros.

Y por ello, Candela, Paula, queremos premiar vuestro esfuerzo

con seis y cinco puntos, respectivamente, enhorabuena.

Gracias.

Aspirantes, quiero que todos os vayáis

de París con una gran sonrisa porque habéis cumplido

un sueño, cocinar en Disneyland París,

así que venga, todos a sonreír

y mucha suerte en la próxima prueba.

Os espero en plató.

(APLAUDEN)

Candela.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior". No lo piense más,

el próximo verano, campamentos "Masterchef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Hala. (TODOS) Hola.

Los aspirantes regresan a estas cocinas con un sabor

agridulce en la boca. No hay nada raro, qué raro.

Dulce por la experiencia inolvidable en Disneyland París

y agrio porque ocho aspirantes solo consiguieron un punto

en la prueba por equipos. Me causa mala espina esto.

Tan tranquilo... -Pues no hay nada diferente,

me esperaba algo diferente. -Y yo.

-Pues no veo nada.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas.

(TODOS) Muchas gracias, Eva.

Bueno, chicos, antes de comenzar el último reto de la noche,

hagamos el recuento de puntos.

Con dos puntos están: Noa, Pachu e Izan.

Con tres puntos: Marina.

Con cuatro puntos está Evelyn, cinco tiene Josetxo.

Seis puntos tienen Paula y Dani

y siete puntos Candela y Jaime.

Bueno, Jaime, Candela, los dos aspirantes

con más puntuación, ¿qué significa eso?

Efectivamente, tenéis asegurada vuestra permanencia

en "MasterChef Junior" una semana más, a verlo todo

tranquilamente, desde la galería. Candela, no te aburras, eh.

Vale. ¿Vale? Venga, para arriba.

Besito, besito, besito.

Adiós. -¿Mejor?

Estáis viendo ahora al futuro ganador

de "MasterChef Junior VI".

Pero, a lo mejor, no,

puede pasar lo que sea, tampoco quiero confiarme.

Aspirantes, en el último reto de la noche, para ganar

tendréis que llegar a lo más alto.

Y en seguida lo entenderéis

porque la respuesta está en el escaparate.

Que se abra la puerta.

(GRITAN)

(GRITAN) Hala.

Cómo mola.

Me encanta. -Me encanta escalar.

-Hala, caja sorpresa.

-A mí no porque tengo vértigo, pero mola.

Así es, un rocódromo, donde los escaladores entrenan

sin tener que ir a la montaña a entrenar.

Superpráctico. Pero para descubrir

en qué consiste el último reto de la noche,

recibamos a una persona que tiene todas las claves

para superarlo con éxito. Es una de las mejores pasteleras

de nuestro país. Desde el restaurante Sant Celoni,

en Madrid, con dos estrellas Michelin,

la jefa pastelera, Montse Abellá.

(APLAUDEN Y GRITAN)

Ay.

-Hola, qué tal.

-Sí, postres, toma.

Buenas noches, Montse,

bienvenida de nuevo a estas cocinas.

¿A qué edad empezaste a cocinar? De muy pequeña.

En casa no les gustaba cocinar, no gustaba nada la cocina

y yo creo que por eso empecé yo.

¿Y qué es lo primero que preparaste a tu familia?

Recuerdo con cariño unas manzanas al horno.

-Qué buenas. -Qué ricas.

Montse, la semana pasada hicimos repostería saludable

dando pautas para no abusar del azúcar refinado

y yo sé que los postres

de Sant Celoni también buscan la ligereza.

Sí. ¿Cómo lo consigues?

Lo que intentamos es jugar con otros azúcares, buscar

frutas o vegetales con un poco más de contenido de azúcar.

Lo que queremos es que un comensal pueda terminarse

un postre tras una comida y que le apetezca comer otro trozo.

Si nos pasamos en exceso de azúcar, esto no sucede.

-Jolines.

Montse, vamos a enseñar

a los aspirantes lo que nos trajiste.

Perfecto. Vamos.

Postres. -A ver, hay mucho plato.

-Ah.

-No, por favor.

Guau.

Hala. -¿Eso qué es?

-Pues es una crema de queso ahumado,

un caramelo de zanahoria, bizcocho de zanahoria y nueces,

merengue de zanahoria, nueces saladas y una emulsión

de cítricos y azafrán.

Guau. Toma ya.

Qué sencillo. A mí me gusta para comerlo

no para cocinarlo. -Eso mismo.

-A mí, también.

Montse, cuéntales qué hay en la otra campana.

La levanto. -Chan, chan.

(TODOS) Oh.

Qué bonito.

-Ese lo quiero yo.

-No veo. -Es una tarta, un "carrot cake".

-Es una tarta de zanahoria con nueces y un poco de jengibre

y un relleno de queso con un poquito de naranja.

Esto es una tarta de zanahoria

tradicional y este es el versionado para un restaurante.

-Ay, qué bueno. -Versión restaurante,

versión casa de la abuela.

Qué pinta, por favor.

Oh.

-Dios. -Guau.

-¿No podemos ser nosotros los jueces hoy?

(TODOS) Guau.

-Quiero comerla.

-Que me suban un cachito aquí arriba

que estoy más aburrida que nada.

Pues, aspirantes, el reto consiste en elaborar

una tarta de zanahoria clásica. (TODOS) ¡Bien!

-Uh. -Gracias.

¿Alguno lo ha hecho alguna vez? Sí.

-Yo sí. -Muchas veces en mi casa.

¿Y alguna vez la habéis hecho en parejas?

(GRITAN) Bien.

Bien. -¡Ah!

Y vamos a hacer las parejas, por ejemplo, a lo Edu Soto.

¿Qué es eso? Por cercanía.

Estoy cerca. Es decir, con la persona

que está a vuestro lado. Ah.

¿Es esta? Marina, con Pachu.

Paula, con Dani. Jolín.

Evelyn, con Noa. Toma.

E Izan, con Josetxo.

Pachu, cámbiame el sitio.

-No. -No.

A ver, Paula, que te escucho decirle a la amiga

que si cambiáis el sitio. Porque no fue bien

en la prueba por equipos

porque ya... no fue bien.

Por eso mismo queremos que aprendáis a limar

asperezas y a llevaros bien.

Dani, ¿estás contento por lo menos?

¿Tampoco? Él tampoco y yo tampoco, así que...

Vaya por Dios.

Pues que nos tocó cocinar juntos. -Ya.

-Por mí, bien.

-Qué buena tarde, ¿no?

-Se ha quedado buena, sí.

Y tú, Marina, qué tal.

Pues es una de las que mejor

me caen así que, claro que quiero trabajar con ella.

Evelyn, Noa, a vosotras

no os pregunto porque os veo muy abrazadas.

Sí, además, es que nunca hemos trabajado en exteriores.

-Nunca cocinamos juntas.

Pues os veo muy contentos a casi todos, pero queda

un pequeño detalle por aclarar.

Las cajas.

Para conseguir los utensilios necesarios,

tendréis que ganároslos.

(RESOPLA) -Hala.

No todos cocinaréis con lo mismo. No.

Para hacer el bizcocho podéis elegir entre...

Varillas. Varilla.

-O robot de cocina.

(APLAUDEN)

Vamos a cocinar. -Ese lo quiero yo.

-Ese para nosotros.

Para picar la zanahoria podéis elegir entre...

Un rallador manual.

Un rallador de toda la vida, de toda la vida.

O picadora eléctrica.

(TODOS) Picadora.

Aunque yo lo suelo hacer

con el rallador. -Y yo.

Y para hacer el frosting...

Oh, oh, oh. Una lengua.

Ese también va bien, eh.

-Joder, ahí te cansas la mano.

O... una batidora eléctrica.

La batidora, la batidora.

¿Y cómo eligiereis los utensilios?

Ah. -Escalando.

-Escalando.

Efectivamente, escalando.

Yo escalo, tú, no.

Tú, no escalas.

Este tiene vértigo. -Pero que yo subo bien,

subo bien, tranquilo. Solo subiréis uno de cada pareja

y lo haréis en dos tandas, el más rápido de la primera tanda

elegirá tres de los seis utensilios para cocinar

y el otro se quedará con los otros tres.

Estoy nerviosa.

Vamos con la primera ronda. A ver.

Serán Izan, Josetxo, Noa y Evelyn.

Tenéis que decidir quién de cada pareja escalará.

Yo. Fantástico, y...

Evelyn. Evelyn, tienes la quemadura.

-Me da igual.

Evelyn es superatrevida.

Me voy a perder yo escalar con lo que me gusta.

¿Preparados?

Vamos, Evelyn. Tres...

Vamos, Izan. Dos...

Uno, ya. Evelyn.

-Evelyn. -Vamos, chicos.

-No, Izan.

Ay, que se nos cae Izan. Corre, Evelyn, que tú puedes.

Venga, venga, corre. -Lo tengo.

Eh. Ole, hemos ganado.

Evelyn, elige.

Batidora, robot y picadora.

Pues, Izan, te quedas con varillas, lengua y rallador manual.

Muy bien, Evelyn. -Joder.

Evelyn sabe de esto. Qué te pasa, Josetxito, eh,

qué te pasa. Es el turno de la siguiente pareja,

a ver, quién sube de cada una. Yo.

Paula, ¿y de Pachu y Marina? Yo.

Marina. Ahora estamos sin tres

electrodomésticos por tu culpa.

-Hice lo que pude, pero me resbalé y es como el triple de alta

y me saca una cabeza. (RÍEN)

-Y dos, y dos. -Voy por la mitad

y ella está arriba.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos, Marina, Marina.

Guau, vaya dos, eh. Cómo sube Marina, es un rayo.

Pero corre, Paula, corre.

-Venga, va. -Vamos, que tú puedes.

¡Bien!

A ver, qué eliges, Marina.

El robot de cocina, la batidora y el rallador.

-No, la picadora. -Que sí, Pa.

-Está bien, esta es más lista.

Abajo, venga. A mí me gusta más.

Paula, tú cocinarás con varillas, lengua y picadora.

Vale. -No entiendo por qué hicieron eso.

-Dani, por lo menos... -Algo es algo.

Aspirantes, a vuestros puestos de cocina.

Venga, va. -Vamos.

-Conseguimos la picadora que por alguna razón

se la dejó, bueno y la varilla.

Bueno.

Como en este reto cocinaréis por parejas,

puntuaremos cada pareja con cuatro, tres, dos y un punto.

Aspirantes, os enfrentáis a una nueva caja misteriosa,

pero en parejas, así que, a la de tres

quiero que levantéis todos a la vez.

Una, dos y tres.

(TODOS) Una tablet.

Cómo mola, una tablet.

¿Pero para qué será? -Para llamar por vídeollamada

a algún familiar.

(RÍEN)

Yo llamaría a un chef.

Esta vez os vamos a facilitar la vida.

Gracias. -Gracias.

En este reto no tendréis que correr

al supermercado. ¿Qué?

Tendréis que hacer la compra online.

(TODOS GRITAN) Oh.

Cómo mola. -Qué guay.

Cómodamente, desde vuestros puestos de cocina,

a través de la aplicación

de nuestro supermercado patrocinador.

Qué morro. Cuando acabéis de hacerla,

recogeréis vuestro pedido en el supermercado.

Qué mola. -Ole, qué tecnología.

¿Y de verdad creíais que os lo íbamos a poner tan fácil?

No. ¿No nos conocéis todavía?

Yo sí que te conozco, eh. ¿Qué piensas que te haré ahora?

Agregar otro ingrediente

o hacerlo por relevos.

-¿Relevos? -No.

Pues acertaste, vais a cocinar en parejas,

pero por relevos. Lo dije.

-No. -Porfa...

Noa, Paula, Josetxo y Marina, tenéis tres minutos

para hacer la compra online, el resto podéis iros

a la banda lateral, adelante.

Tú me vas diciendo, Dani. -Sí, sí.

-Venga, Noa, que tú puedes.

Para hacer la tarta de zanahoria tenéis 90 minutos, Eva marcará

los cambios de cocinero cada 10 minutos.

Y, como siempre que hay repostería,

tendréis la receta. Ah, qué guay.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Montse, ¿le puedes dar un consejo antes de que empiecen a cocinar?

Sí, les daré dos consejos, uno, cuidado con las temperaturas

del relleno y del bizcocho. Si está caliente y uno frío,

puede pasar algo extraño y segundo, no dejéis de sonreír

durante toda la prueba, es muy divertida.

-Gracias. -Gracias.

Y el tiempo para hacer la compra comienza en tres, dos, uno, ya.

Busca, venga, va. -Harina.

Harina.

-Azúcar moreno.

-Levadura. -Corre, venga.

-Lleva harina, azúcar y aceite, huevos.

-Sal, buscar.

-Jengibre. -Nueces, almendras, me falta uno.

-A mí también me falta uno. -El azúcar glas.

-Ya sé, ya sé. -Cuál es.

-Naranja.

-Nueve, diez, once, doce y trece, ya los tengo.

-Ya lo tengo, lo tengo.

¿Todos tenéis vuestra compra? (TODOS) Sí, Eva.

Pues al súper a recogerla. Corre.

-Venga, chicos.

-Pachu, Evelyn, Izan y Josetxo. -Ponle esto a Evelyn.

-Harina, aquí está. -Ay, niño, cómo pesa esto.

Los 90 minutos para hacer

vuestra tarta de zanahoria comienzan ya.

¡Ve sacando los ingredientes! -Vale.

-Venga, chicos. -El azúcar es el moreno, ahí, ahí.

Primero, pesa el azúcar.

-Ah. -Ponemos el azúcar con la grasa...

-O a máquina, sí, perfecto.

-Y los huevos de uno en uno, importante.

-Cuidado. -Azúcar, 300 gramos, venga.

-Noa, venga, acelera.

-Que no puedo ir más rápida.

-Sí, Noa. -Vamos, Noa, vamos, Evelyn.

-Noa, coge una cuchara. -Me estás estresando.

Montse, estoy deseando probar la tarta, pero antes

dame la receta si quieres, o dime por dónde empiezo.

Esto es un bizcocho.

Es un bizcocho que lleva aceite de oliva, azúcar moreno,

zanahoria, me gusta mucho ponerle jengibre fresco.

No picantón, pero esa chispa... Un poco de chispa, sí.

Para el otro paso, mira todo y lo echas.

-Espera, que tengo que pesar las cosas.

-Y lo que hacemos es mezclar

los huevos, la harina y el azúcar moreno.

A partir de ahí puedes meter otras especias.

Lo que quieras, es al gusto.

Y luego, lo que hacemos es la crema que es una crema de queso

con mantequilla, azúcar glas y en este caso yo puse

zumo de naranja, pero igual le podemos poner

a gustos, vainilla, jengibre, canela...

-Venga.

Lo normal, azúcar glas, mantequilla y un queso crema.

Sí. El "frosting" de toda la vida.

¡Madre mía! Es que estoy nerviosa.

Va igual de bien con esto.

La harina y la levadura ahora.

-Vale. Corre. -Harina. Perfecto.

Pues habrá que probar tu tarta para comparar

con la de nuestros aspirantes.

Candela, van a probar la tarta.

¡Hum! ¡Ay, qué morro! Quiero probar.

Está muy rica. ¿Podemos probar un poco?

Este bizcocho es ideal para los chicos,

para las meriendas, para el desayuno del cole.

Si no te cae, le ayudas con una cucharita.

¡Atención, aspirantes! Primer cambio de cocinero. ¡Vamos!

¡Marina! -Pela zanahorias y vigila esto.

¡Venga, va, va! -Tienes que echarle los huevos.

¡No! Pero uno no. Cuatro. -Sí. Pero de uno en uno.

¡Mételo! ¡Va! ¡Sigue, mezcla!

-Yo la mezclo. -Mezcla. Sí. Vas muy bien.

¡Pachu, rápido! -No llevo ni un segundo, Marina.

Está bien mezclado. ¡Venga!

La harina, la sal. ¿La has pesado ya?

No. No la he pesado.

Me estabas metiendo tanta prisa que no me dio tiempo.

¡No! ¡Así no! -Así, que a ojo se sabe.

-¡A ojo no! -Que ya lo he echado. Venga.

-¡Que lo peses! -Déjame, anda.

¡Vamos, Pachu!

¡Dani, si no te mueves, no llegamos!

El jengibre, dos gramos eran, ¿no?

¡Muy bien! ¡Mezcla, mezcla!

¡Venga, va, Izan! ¡Dale, dale!

¡Qué asco! Parece una gelatina extraña.

¡Tío, es que no haces nada!

Prueba tú ahora a hacerlo, ya verás cómo no puedes.

Venga, dale fuerte, Dani, hijo.

-Dilo tú, que tienes esa cosa. -¡Dale ya!

¡Venga, va, Izan! -Zanahorias.

¿Eso está bien ya? -Esto se va haciendo.

Cada vez es más fácil.

Quiero los cuatro puntos. Venga, Pachu.

-Por favor, relájate. -¡Venga!

¿Ves cómo era mejor la trituradora? -No.

No es mejor la trituradora.

Para rallar la zanahoria,

a mí me gusta más el rallador que la picadora.

Encuentras trozos de zanahoria más enteros.

Y para hacer el "frosting" se hace mucho mejor

con la varilla que con la batidora.

Parece que era una trampa. Como siempre en "MasterChef",

te crees que es todo sencillo, pero no es tan fácil.

Me duele el brazo. Espero que merezca la pena.

Pero, bueno, confío en ti.

¡Ahí! ¡Atención, aspirantes!

Cambio de cocinero. ¡Venga, corre!

Sigue. La zanahoria está ahí.

¡Ostras, me duele el brazo de rallar!

Pero tú echa, tú echa.

Bien, Josetxo.

He tenido suerte con mi pareja.

Pero estamos en desventaja porque nos tenemos

que esforzar más y hacerlo a mano.

Paula, ¿por qué no usas la picadora?

-Porque se hace así. -Vale. Como tú quieras.

La voz cantante la llevo yo porque no me gusta ir lenta

y por eso estoy metiendo bastante caña.

¡Noa, ya está! ¡No la pique más!

¡Venga, ralla dos más! ¡Dos más!

El reto de cocinar en relevos me parece un poco difícil

porque tú estás ahí supertenso.

¡Ve rallando zanahorias!

Y te quieres poner a hacer cosas y no puedes.

Entonces, hay que hacerlo todo lo bien posible

y no estar nerviosa. -Por favor, Marina.

Montse, mira lo que tengo para ti.

"¿Qué hay de postre?" Seguro que pensarás:

"¿Cómo puede ser tan osado Pepe de regalarme un libro dulce?"

Tienes razón porque eres una de las mejores pasteleras del país,

ganadora de Premio Paco Torreblanca.

Sé que tu curiosidad no tiene límites.

Muchas gracias. No quiero que arranques

ninguna receta, que tú ya lo sabes todo.

Me llevo el libro. Y puedes hacer

cosas para los niños. Sí, sí.

¡Vamos, Dani! Que nadie lo tiene en el horno.

¿Cuándo cambiamos? Quiero cambiar.

Ya tenemos engrasados los moldes. Vamos muy bien.

Somos de los que mejores vamos.

¡Quiero cambiar! -A ver, Noa, deja el molde

y ordena eso. Deja el molde.

Va.

No te pases. -Evelyn, vuestra mezcla es

como casi amarilla y la suya es como marrón naranja.

Hay algo diferente. No sé qué. -Ahora mismo, me da igual.

¡Bien! ¡Hemos sido los primeros

en meter al horno! -¿En serio? ¡Toma!

-Nosotros vamos a meterlo ahora. -Sois los segundos.

¡Ay! ¿Cuánto falta? ¡Quiero cambiar!

¡Cambiamos de cocinero! ¡Bien!

¡Vamos, vamos! ¡Fuera, fuera!

¡Venga, chicos!

No te cortes, anda. No te ralles la mano.

Vale. Ya tenemos nuestro bizcocho.

Un relleno. Pongo el relleno de queso

con nuestros aderezos que nos gusten.

Vuelvo a poner el bizcocho y tapo todo.

Eso. Ese "frosting" que enfríe,

que no esté caliente. Tiene que estar ni muy frío

ni muy caliente. El relleno tiene que ser,

mínimo, un centímetro y medio.

Que tenga jugosidad entre los dos bizcochos.

¡Mete el cazo dentro de eso!

-¿El qué? -El cuchillo y el cazo.

Eso no. Eso déjalo ahí. -¡Paula, que lo puede limpiar!

-¡Mételo! -Es que es tonta.

El cazo de la mantequilla dentro de la basura.

¡Al horno! ¡Venga, va! ¡Al horno, que no llegamos!

¡Vamos, Pachu!

Sé que vernos cada semana se te queda corto. ¿A que sí?

Pues yo tengo la solución.

El restaurante MasterChef, en Madrid.

En donde puedes probar los platos más memorables que se han elaborado

en estas cocinas y recetas exclusivas

de nuestro chef Pepe, Jordi y Samantha.

Puedes conocer a algunos de los aspirantes

que han pasado por aquí. Tienes más información

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

¿Qué estás haciendo ahora mismo? -La crema.

Muy bien.

¡Va, dale, Dani! ¡Con más brío!

¡Venga, que tú puedes, Izan!

Ponlo fuerte, Evelyn, para que lo hagas rápido, hija.

¡Dani, va! ¡Dale más! ¡Así, fuerte! ¡Fuerte, fuerte! ¡Vamos!

¡Exprime el zumo!

¡No! ¡Pónselo dentro, Dani! ¡Un poco más de organización!

El pobre Dani está estresado.

Cuando yo venga, lo voy a poner todo claro.

300 gramos.

Evelyn, ¿qué te queda? -Tengo que ir poniendo el azúcar

poco a poco, en varias veces.

¡Más brío! ¡Más brío! -Ya voy lo más rápido que puedo.

-¡Dani, dale! -¡Paula, que te calles!

Cállate. Tú no estás cocinando.

-Para de estresar tanto. -Qué pesada.

Cuando cocina Dani, me pongo histérica.

Los minutos más largos de mi vida.

¡Va, Dani! ¡Va, Dani! ¡Va! ¡Vamos! ¡Dale!

Remueve con una lentitud que me duermo.

(RONCA) ¡Dani!

¿Qué?

Cuatro, tres, dos,

uno... ¡Cambio de cocinero!

¡Venga, corre!

¡Venga, dale, dale! -Aprieta fuerte, venga.

Vamos a empezar con el queso crema.

-Cuando termines, prepara la manga. -Que sí.

Hola, Marina. ¿Qué tal?

El bizcocho ya está en el horno y estoy haciendo

lo de la crema de queso. -¿Ves? La zanahoria rallada.

¿Por qué has cogido el rallador manual?

En mi casa lo hago así,

porque queda más crujiente. -Muy buena decisión.

Cuéntanos qué tal trabajando con Pachu.

Las dos somos muy nerviosas.

Deberíamos tranquilizarnos un poco.

Vigila los bizcochos. No nos hagas ni caso

porque estás muy concentrada en tu tarta.

Es que yo soy así, de concentrarme mucho y no hago mucho caso.

-Hasta luego. -Adiós. Gracias.

Venga, muy bien, Josetxo. Genial.

Venga, remueve eso bien.

Hola, Paula. ¿Qué tal?

¿Cómo vas? -Muy bien.

¿Y con Dani qué tal? Bien.

Cuando ha ido un poco parado, le he estado diciendo

que se pusiera las pilas y me ha hecho caso.

Hemos ido rápido y creo que vamos bien.

A mí no me gusta mucho que me manden.

Hay algunas cosas que aún te tienen que mandar.

Eres pequeña y tienes que escuchar.

A ver qué nos haces, que quede bonito.

¿Te explico una idea para el emplatado?

Tanto la crema como el "fondant" que sobrará,

podemos hacer un lago con minizanahorias

para que los jueces puedan mojar.

-No nos sobra. Tenemos suficiente. Perfecto.

Se está deshaciendo, Izan.

¡Vamos, Marina, tú puedes!

-¿Ves? Se deshace. -¡Rápido, rápido!

¡Por favor, que no me quiero ir!

Hola, Noa. Hola, Noa.

¿Qué tal con Evelyn cocinando? Superbién.

-¿Te ha mandado mucho? -Las dos mutuamente.

Es que Evelyn es muy mandona también.

Por eso. Vaya un tándem.

Y yo creo que Noa se deja mandar. Sí.

¡Atención, chicos! Cambio de cocinero.

Echa la naranja. Mézclalo todo.

Mira qué suerte. Cambio de cocinero.

Ahora vemos a Evelyn. ¿Qué tal? Bien.

Dice Noa que mandas mucho. Es que a mí me gusta mandar.

Sí, sí. ¿Ves? Una mandona.

¿Qué tal ha quedado el bizcocho? Está subiendo un montón.

Evelyn, suerte. Gracias.

Pincha, pincha. -Hecho.

Hay que meterlos en la... -Sí. Vale.

Huele genial. -A ver.

-Quiero comer un poco. -Luego.

Quiero comer tarta.

Izan, ¿qué tal? Muy bien.

¿Dónde está el bizcocho? El bizcocho lo tenemos en el horno.

¿Y vas a tener tiempo de que se enfríe,

de poner la crema? Justito. De cortarlo.

No sé. Pero se hará lo que podamos.

¿Quién es el mandamás aquí?

El que esté fuera manda más.

Nada, Izan. Ya puedes meterte caña.

Suerte. -Gracias.

¡Noa, el bizcocho ya está! -¡Venga, Evelyn!

¡Qué bien huele, chicas!

¡Qué buena pinta! -¡Venga, va, Izan!

¡Que tú puedes! -Uno, dos, tres, cuatro y cinco.

Podríamos hacer raíces como que la tarta

es una zanahoria. ¿Sabes, no?

Déjalo. Haz otra cosa.

¡Atención, chicos! Cambiamos cocinero.

Y entramos en los últimos 30 minutos.

¡Vamos, Marina! ¡Rápido!

En serio, tengo mucha hambre.

Candela y Jaime me han pedido 40 veces:

"Oye, ¿no vamos a probar la tarta?"

Les voy a subir un poco, de premio. ¡Bien!

Voy a por el bizcocho, Dani.

A ver qué os parece. ¡Hum!

¿Está rica? Sí, ¿eh?

Hala, pues a disfrutarla. Venga. Gracias.

¡Perfecto! -Genial. Corre.

-Tócalo. -Ay, están geniales.

La tarta aquí no cabe, ¿no? -No lo sé.

Quítale la parte de arriba.

¡Oh! Se le ha roto. -Venga, ten cuidado.

Perfecto. -¡Vamos, Marina!

¡Que tú puedes!

Una buena espiral. ¡Venga, venga! Bien bonito.

Una espiral de toda la vida. -¡Vamos, Marina! ¡Guau!

Lo que hay debajo del todo, eh. -Sí, sí.

Qué buena pinta.

¡Chicos, cambio de cocinero! ¡Quita, quita!

No te lo cargues, "por fa".

¡Perfecto, Pachu! ¡Perfecto!

¡Muy bien, Marina! ¡Muy bien, Izan!

¡Despacito! ¡No te cargues el bizcocho,

por lo que más quieras!

¡No! ¡No! ¡Que no le pongas más!

¡Tienes que esparcir por los lados!

-Ah, vale. No te entendía. -Se la va a cargar.

¡Esparce, que tú puedes! ¡Venga, con brío!

¡No! ¡En serio, Daniel!

Me has dicho que esparza por los lados.

¡Por los lados de la tarta!

No sé cómo esparcir por los lados.

Te lo estás cargando.

No sé cómo esparcir por los lados.

Mira. Voy a hacer zanahorias. -Sí. Deja eso, que...

¡Dani, hazlo ya, que no te da tiempo!

-¡Candela, Candela! -Candela, hablas fatal, eh.

Venga, Evelyn.

Estoy viendo a Noa y a Evelyn. Han cortado el bizcocho

no muy bien, pero el defecto lo pueden disimular

si tu crema está bien montada y bien fría.

En tu tarta hay como dos centímetros casi de crema.

Y ahí está estirando como si fuese

una crema estirada. Es un desastre.

¡Evelyn, no! -¿No le echo más?

Hay que tener el bizcocho muy frío y la crema templada

pero que esté consistentes. Hay que hacer las cosas

cuando tocan, en su momento.

Vale. -Esto a mano no se puede hacer.

-Es que eso a mano es imposible. -¡Ah!

¡Venga, va! ¡Dale, dale! ¡Duro!

-¡Ah! -¡Muy bien, Dani!

¿Quieres esparcir eso? Pues coge eso.

No sé esparcirlo. Te lo estoy diciendo, que no sé.

Chico, puedes tienes que aprender.

Paula, anima. No ayudas.

Que nos lo estamos cargando.

Di que bien, venga. Anímale, Paula.

-¡Va, sigue! -No sé.

Vale. Pues haz zanahorias, hijo. Lo has intentado.

¡Hala, hala, hala!

¿No se os ha quedado eso grumoso?

-Es que no podíamos batir. -Ni nosotros.

Qué bonito, Evelyn. -Qué va.

Me haría falta más.

¡Te quiero, bizcochito!

¡Vamos, chicos! ¡Venga, Izan! -¡Qué bueno!

¡Qué buena pinta, macho! ¡Qué buena pinta!

Dani, podemos hacer tu idea con el bol. ¡Va, hazla!

¡Atención, aspirantes! Último cambio de cocinero.

¡Venga, chicos!

Marina, por favor, mejóralo. -Vale.

Venga, Paula, que va a salir perfecto.

Bonito, bonito no es que esté.

-Pues bueno. -Más crema por los lados.

¡Marina, precioso! ¡Sigue así!

-Estira por los lados, Noa. -Ahora. Espérate, Evelyn.

Cógelo por ese lado para que no se rompa.

¡Corre, corre! ¡Bien, bien! ¡Vamos! ¡Toma!

Están ahí las minizanahorias. Qué monas. Espero que floten.

He tenido la mejor idea que he podido tener en mi vida.

Dios. He decidido poner ahí un poco de crema de queso

y unas minizanahorias y ha quedado igual

que la tarta pero en pequeñito.

Ahora pule las zanahorias y pica.

Pica nueces.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

No las claves, no las claves.

¡Muy bien, Marina! ¡Muy bien, Pachu!

¡Corre, Marina!

Genial, Josetxo. Venga, va.

Ponle un poquito por el plato plato.

Diez, nueve... Ocho.

Ocho, siete,

Venga, va. Seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

¡Bien, Marina!

Yo creo que lo hemos hecho bien.

Pero yo no lo he probado, así que no sé cómo está.

Tú tranquila que de eso ya me he encargado yo.

Estaba muy buena. Sobre todo la crema de queso.

Aspirantes, el tiempo para elaborar

vuestra tarta ha terminado.

Así que espero que lo tengáis todo preparado

porque vamos a dar comienzo a la cata.

Pero antes, Montse, muchísimas gracias

por habernos acompañado en el reto de hoy.

Y sobre todo por ponernos el puntito dulce y dejarnos

este buen sabor de boca. Vuelve cuando quieras.

Muchísimas gracias. Aquí te estamos esperando.

Montse, tu tarta estaba riquísima.

Gracias. Hasta luego, chicos.

¡Estaba riquísima su tarta!

A ver qué tal le ha salido esa tarta de zanahoria

a Marina y a Pachu. Adelante.

¿Por qué yo? A mí no me gusta llevar las cosas.

Como se me caiga va a ser tu culpa.

Hala, va a ser la tuya.

Me dice que si se cae es mi culpa.

Anda, qué cosas tiene Marina.

Marina, Pachu, ¿qué tal vuestra tarta?

Se llama Three Little Carrots. The Three Little Carrots.

O sea, en español Las Tres pequeñas Zanahorias.

Sí, es que hay una canción que era...

(CANTAN) #Three little monkeys jumping on the bed.#

¿Pero eso de dónde la sabéis las dos?

Se canta mucho en Illescas. De mis hermanos pequeños.

Y ahora contad cómo ha sido trabajar juntas.

Bastantes nervios, pero yo creo que lo hemos sacado adelante.

No, está bastante...

Está bien por arriba, pero por los lados un poco pachucha.

Pero está mucho mejor por dentro dentro.

Oye, pues vámonos, ¿no? Podéis ir a vuestro sitio ya.

No. Habéis hecho ya la valoración.

Pero si es ella. Mándalas delante de cocinas.

Que no, hombre, sólo lo decimos para que tengáis

más ganas de comérosla, que está muy apetecible.

Estéticamente le haría falta un poco más de frosting

en los lados, pero cenitalmente me parece muy bonita.

A ver. Guau. Tiene buena pinta.

Apetecible. Muy buena pinta.

Porque lo importante, que era lo más complicado,

era conseguir que la capa interior de frosting

sea como de un centímetro.

Y aquí tiene exactamente un centímetro.

Te lo dije. -Gracias.

¡Hum!

Sigue, sigue.

Sí, sí, ya.

¡Hum!

Falla la estética. Ay, por favor.

Necesitamos más parte de relleno para darle por fuera

para que todo esté recubierto y no se vean los bizcochos.

¿Y por qué falta cobertura?

Es que teníamos, pero no sé, se nos caía.

Está súper esponjosa, súper bien rellena,

está un poquito crujiente por los lados que luego

con el frosting por encima está espectacular.

¿Y sabes lo que me gusta? Que se ve la zanahoria.

Porque la habéis rallado con el rallador a mano

y se ve que es una tarta de zanahoria.

La tarta no tiene peros.

Está perfecta de sabor.

Y el frosting está perfecto de textura.

Sólo me falla que el acabado exterior no sea perfecto.

Podéis estar muy orgullosas porque es un buen trabajo.

Lo ves, te lo dije. Yo nunca fallo en los rellenos.

Y ves, el rallador manual es mejor.

Hombre, sí, yo confiaba en ti.

Entonces pues ya ha sido como fifty-fifty.

Muy bien, Josetxo, Izan.

Ay. ¿Cómo se llama la tartita?

Carrot Cake Estrella.

Lo hemos llamado Estrella por dos formas.

Una porque tiene forma de estrella.

Y otra porque está buenísima.

No sé si le daba yo una estrella por bonita.

Es por el sabor.

¿Quién ha llevado la voz cantante?

Pues los dos. -El que salía.

El que estaba fuera.

Habéis querido innovar, frosting con tropezones.

¿No lo habéis visto que tenía tropezones?

Sí, la hemos intentado quitar pero se ha quedado.

Lo que hay que hacer es batirlo bien,

meterlo en un colador y con una cuchara o un cazo

colarlo nada más y queda perfecto.

Una solución facilísima. Sí.

¿Estáis preparados?

Cruza dedos. Cruza dedos.

Se ve muy jugosa, ¿eh?

Gracias. -Gracias.

Hay unos trozos de nueces y cosas aquí importantes.

Bueno, el frosting es lo que es.

Por lo menos tenéis un grosor en el centro

irregular pero aceptable.

El bizcocho me gusta. Gracias.

Tiene humedad, tiene sabor.

Hay trozos de nueces muy gordos.

Pero el sabor está rico.

Lo que es la leche es el acabado exterior,

que es... horroroso.

Pues a mí me gusta vuestra tarta

tanto como fea es.

O sea, es muy fea y está muy buena.

Van por ahí los tiros. Vale.

Estéticamente es un churro.

El frosting está dado...

no sé si le has dado con la llana, con la espátula

o lo has tirado con gotelé.

Pero se aprecia la zanahoria. Con lo cual luces y sombras.

Cosas muy buenas y cosas muy malas.

Bien no lo hemos hecho. -No lo hemos hecho bien.

Pero nos hemos esforzado. -Hemos cocinado bien, ya está.

Josetxo.

Que sí. -Han dicho que está bueno.

Paula, Dani, ¿qué tal vuestra tarta?

Se llama Baby Rabbit. Y también tiene una canción.

(CANTAN) #¡Baby Rabbit! ¡Tu turu turu!#

#¡Baby Rabbit! ¡Tu turu turu!#

¿Os la habéis inventado para la tarta?

Sí. Ah, pues está bien.

Está basada en otra canción. ¿Y cómo ha sido trabajar

con Dani, que al principio no querías?

Al principio pensaba que sería un caos

como la prueba por equipos.

Pero al final como que yo llevaba la voz cantante

y Dani me ha hecho caso.

Que es lo que te gusta. A ella le gusta mandar.

Está súper feliz. ¿Por qué?

Porque me gusta.

¿Sí? Nos ha quedado bastante bien.

Y a Dani como le daba igual que le mandaran.

¿Y tú qué tal lo llevas? Yo lo llevo bien.

Me gusta que me manden, así que lo he llevado perfecto.

O sea, que estáis hechos el uno para el otro.

Love is in the air.

Love is in the air.

Estéticamente está un poco desordenada.

Está así un poco torcida. Estas se venden mucho en Pisa.

Te juro que iba a decir lo mismo.

A ver, es que es a posta.

Está cortada así porque es una montaña rusa.

¿A que sí? Obviamente, Paula.

Tienes un morro que te lo pisas.

Esta tarta está bien cubierta pero está un poco torcida.

Incluso colocada en el mármol no está centrada.

Y al final son matices que van a hacer

que hagáis las cosas mejor.

Espérate, las personas metemos las galletas en la leche.

Pues yo he puesto el cuenco

para que metamos la zanahoria en el frosting.

Además de que está decorada igual.

Por eso lo de Rabbit y Baby Rabbit.

Fíjate que yo pensaba que era para Jordi por su tamaño.

A ver. Dame paciencia, Señor.

Un buen cacho.

Vamos a ello. ¿No, chicos?

¿Está mala?

Bueno, ¿qué queréis que os diga?

El bizcocho un poquito más seco de lo normal.

Pero hay relleno que compensa.

Cosas que me gustan, cosas que no me gustan.

Y las zanahorias son un desastre.

Más perfiladitas, que parezcan zanahorias.

Vale. Dicho esto, frosting

la cantidad que hay me gusta. Es terriblemente fea de fuera.

Ya. ¿Qué costaba que no esté así?

Nada.

Ha quedado bien y mal.

No, ha quedado perfecta.

Bien porque hemos hecho una baby tarta.

(ERUCTA) Baby tarta.

¡Qué asco, se ha tirado un eructo!

¡Se ha tirado un eructo en mi cara!

(RÍEN)

No ha sido mi culpa.

No ha sido culpa, ha sido culpa de mi boca.

Estoy muy cagada.

Noa y Evelyn. ¿Cómo lo llamamos a esto?

Mi primera tarta junior.

Estéticamente tiene muchos defectos,

como tienen casi todas. Te pueden gustar

más o menos las zanahorias. Las nueces están enteras.

Yo creo que siempre picándolas es un poco mejor.

Y no se ha rellenado perfectamente de frosting

y se ven los bizcochos ahí.

¿Lo ves? Te lo he dicho. La estética...

Falla un poco. No es lo que más me gusta.

Lo que son muy monas son las zanahorias.

Sí. Vamos a cortar la tarta. Sí.

Qué miedo. Vamos, que se podía

haber hecho mejor. Sí.

Tiene muy poco relleno. -Lo ves, te lo he dicho.

Veis, aquí falta... Relleno.

No se ve casi nada la crema de queso,

que era al final el punto complicado.

Lo que ha pasado que como yo

mandaba mucho a Noa decidí hacerle caso.

Y entonces al rellenarlo

yo quería ponerle más y Noa me dijo: "No, no."

Entonces no quería yo mandar todo el rato y le hice caso.

Yo vi muy poca cantidad de relleno.

Y luego estaba demasiado líquida

y cuando estabais poniendo encima caía por los bordes

porque no tenía estructura, no estaba fría.

Pero vamos a catarla.

Hombre, yo creo que hay varios pasos que tiene

esta tarta que son fundamentales.

Una es acabarla perfectamente con el frosting, ¿verdad?

Que esté bien recubierta.

En eso habéis fallado todos. Pero sobre todo

que en el centro tenga una buena capa de relleno

para que le dé jugosidad.

Si no los bizcochos se quedan muy secos.

Y aquí justo lo que no hay es esa jugosidad

porque no hay relleno.

Creo que además lo habéis pasado un poquito de cocción

y está un poco seco. Veis que algunas tartas

cuando hemos levantado quedaba todo como brillante

y un poquito jugoso lo que es el bizcocho en sí.

Y aquí está seco y un poquito mazacote.

Y eso al final al no tener crema pues es peor todavía.

Me da mucha pena.

Yo creía que lo habíamos hecho bien

pero puede pasar cualquier cosa, no sé.

Pero no creo que pase gran cosa con lo que nos han dicho.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Y eso quiere decir que nuestros jueces tienen que deliberar

para repartir los puntos que hay en juego.

Os recuerdo que la mejor pareja se llevará 4, 3, 2 y 1 punto.

¿De acuerdo? (TODOS) ¡Sí, Eva!

Jueces, a deliberar. Venga.

(CONVERSAN)

(CONVERSAN)

Es que tú por lo menos tienes más puntos. Yo tengo dos.

Noa, ponte tranquila. Noa, tranquila.

Es que no... -Tú tranquila.

Si ven que lloras es peor.

(CONVERSAN)

Es que no te vas. -Es que no me voy a ir.

Vale, perfecto. -Y si no, no pasa nada. ¿Vale?

(CONVERSAN)

Lo tienen.

Oh, oh.

Aspirantes, nos alegra poder deciros

que os hemos visto trabajar en general

a gusto y compenetrados.

En esta prueba la elección de los utensilios tenía trampa.

En el caso del frosting es mucho mejor mezclar

los ingredientes a mano porque la mezcla

con la batidora se calienta.

Lo mismo pasa con la zanahoria rallada.

Para usar la picadora hay que tener mucho cuidado

para que no quede una masa.

Es mejor en este caso hacerlo con el rallador manual.

Gracias, chef.

Gracias, chef.

Pues vamos ya con el reparto de puntos.

Los 3 puntos son para una pareja

que ha hecho una tarta muy rica y con buena estética.

Uno de los dos claramente daba órdenes

y el otro obedecía.

Y eso que cuando hemos formado las parejas ha sido la única

que no estaba contenta.

Qué raro. Nosotros.

Paula y Dani.

Bueno, bueno.

Tres puntos. -Está muy bien.

Está bien.

Que no. Chis.

Lloro porque creo que nos van a dar

poca puntuación y me voy a ir.

No te vas a ir.

¿Cómo te vas a ir?

Los 4 puntos de este reto se los lleva una pareja

que ha trabajado lenta pero segura.

Pachu y Marina.

(GRITAN CONTENTAS)

Bien, no se va. Qué bien.

Cuatro puntazos. Eso significa que hemos sido las mejores.

Que nadie se lo esperaba.

¡Pum! ¡Yo sí!

La pareja que se lleva 2 puntos son para una tarta

muy fea por fuera pero muy rica por dentro.

Izan y Josetxo.

¡Bien!

Bien. -Lo hemos hecho.

¡Muy bien! -Muy bien, chicos.

No pasa nada.

No, por favor.

Por tanto el punto es para Evelyn y Noa.

Los tres aspirantes que tienen que decir adiós

a esta aventura son...

Noa. ¡No!

No.

Izan.

¡No!

Y Evelyn.

¡No!

(JAIME LLORA)

(LLORAN)

Podéis bajar, chicos.

No hay que estar triste.

A ver, no estéis tristes

que mirad qué maravillas traemos. Venid aquí.

Ven aquí, campeón.

Buah, que pena que te hayas ido por un frosting de las narices.

Ya ves, voy a recordar el frosting para toda la vida.

Habéis ido a Disney. ¿Sí o no? Bueno, pues ya está.

Hay que disfrutarlo. Vamos, vamos, vamos.

Vamos, vamos.

Aquí estamos entre amigos. Nos vamos a ver ya mismo.

Ya sois niños de "MasterChef" para toda la vida.

A ver, necesito a dos chicas guapísimas

y a un rubio peligroso.

¿Se vienen conmigo?

Venga, vámonos.

Venga, Noa, belleza.

El nivel está muy alto y cada vez es más difícil.

Así que cada uno baja en su parada.

Bueno, bienvenidos al salón pirata. ¿Qué os parece?

Guay. Es chulo, ¿verdad?

Pero a la hora de sentarse no.

Bueno, a ver, que sois unos campeones.

Que sí, que sí. Ya sois chicos "MasterChef"

para toda la vida.

A ver, Izan, ¿cuántas cosas has aprendido en "MasterChef"?

Un montón. Que siempre hay que sonreír,

hay que estar siempre positivo.

Y sobre todo que si tú mismo

te esfuerzas por lo que haces lo vas a conseguir.

Y he aprendido también a cocinar más de lo que sabía.

Y además tengo un montón de regalos para vosotros.

Os lleváis 6 meses de acceso ilimitado

a la escuela de cocina online de "MasterChef".

Porque si hay algo que no os ha salido muy bien

pues aquí viene, lo aprendéis.

Y oye, que os esperamos en el de adultos.

Luego tengo el juego oficial de "MasterChef Junior"

para que en estas navidades podáis jugar

con toda vuestra familia. Y le ganemos.

Hombre, le vais a ganar. Eso seguro, vamos.

Y además nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

os regala un robot de cocina del color que queráis.

Azul. Azul.

Rosa. Rosa.

Y azul. Azul.

Y además nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés,

os hace un regalazo. Por aquí tengo uno...

Jolín, madre mía, esto pesa un montón.

Esto tiene cara de que sea de Noa.

Noa, ten cuidado. Tú verás.

Tú rompe. Rompe el papel.

¡Hala!

¡Madre mía!

Igual que Carlota. Qué chulada.

Pero si es casi más grande que Cayetano.

(RÍEN)

¿Qué nombre le ponemos?

Leah. Leah. Me encanta ese nombre.

Chulísimo.

Y...

No hay regalos. Que es que no hay más.

(RÍE) ¿Y ahora qué hacemos?

Bueno, pues... ¡Cuidado, que voy!

¡Que me la meto! ¡Ahí va!

¡Oh! ¡Ahí va!

¿Cómo se van a quedar sin regalos mis niños?

Pues claro que no.

Aquí tenemos una bici chulísima.

Esta para mi chica.

Que es para Evelyn.

¿Y esta para quién?

Para mi Izan guapo, claro que sí.

¿Bueno qué, contentos?

(LOS TRES) Sí.

Haber llegado hasta aquí no es nada fácil.

Y yo lo he conseguido y ha sido súper guay.

"MasterChef" ha sido la mejor experiencia de mi vida.

Ellos terminan hoy su aventura.

Pero aún quedan siete aspirantes

con muchas ganas de seguir mostrando

su pasión por la cocina.

Antes de deciros adiós quiero desearos

la mejor entrada en el año nuevo

que está a punto de comenzar.

Nos vemos en el siguiente programa.

Mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

¡Muá!

¡Abrazo, abrazo, abrazo!

¡Eva!

¡Feliz Año! ¡Feliz Año! ¡Si no nos vemos, Feliz Año!

¡Feliz Año!

Bienvenidos a la repesca de "MasterChef Junior".

(GRITAN CONTENTOS)

¡Blanca! -Me pongo con la vainilla.

¿Qué tal vas con la sopa de cebolla?

Me pican mucho los ojos.

El puré de patatas hay que hacerlo ya.

Rápido. -¿Quieres que deje la tarta?

¡Ah, Josetxo! -¡Bájalo, bájalo!

¿Si no sabes para qué lo haces?

¿Esto es lo que has caramelizado?

Sí. A pelar manzanas como una loca.

Dani, ¿qué te pasa? -Estoy nervioso.

Como no pare me explota la cabeza.

Una sopita muy buena de pescado.

¡Corre, que me lo quitan de las manos, niña!

¿Pero qué? -¡Qué mini jurado!

Tenéis que hacer batidos.

El mayor número posible en 60 minutos.

Concentración, chicos. Concentración.

Quiero ver todos los vasos llenos.

Eso hay que ponerlo en marcha. -Pero que no tiene fresas.

Parte fresas. -Muy bien, venga.

Pero no te vayas "patrás". Vete "palante", niña.

Tengo que supervisarte. -También me estoy esforzando.

Te quiero ver midiendo. -¡Que ya voy, no me grites!

¡Se nos ha cortado otra vez! -Pero, tío...

Ha llegado el momento más esperado.

Venid aquí, que hay para todos.

¡Eh, aquí! ¡Jordi!

Pero eres un traidor. ¡No veo un pimiento!

Son bastante feos, ¿eh? ¿Qué es ese liquidito de abajo?

Podríamos haber colado la fresa.

Los dos aspirantes que tienen

que decir adiós a esta aventura son...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

MasterChef Junior 6 - Programa 3

30 dic 2018

En la primera prueba harán un viaje a través de la gastronomía de tres continentes: América, Asia y Europa. Los aspirantes cocinarán lobster roll, costillas a la barbacoa, lasaña de verduras, rollitos de primavera, pollo agridulce y pan de gambas, coulibiac y sopa cock-a-leekie. Además, contarán con la visita de la cantante Malú.

Continuarán el viaje volando al mundo de fantasía y diversión de Disneyland París para celebrar el 90 aniversario de Mickey Mouse. Cada equipo elaborará dos platos de un menú compuesto de coca de verduras, escalivada y queso de cabra, tacos de maíz con rape en adobo, solomillo de cerdo a la naranja y bizcocho Monkey Bread con plátano, para 60 visitantes del parque.

En las cocinas, la jefa pastelera del restaurante Santceloni de Madrid, Montse Abellà, traerá una versión vanguardista de la tarta de zanahoria. Ellos harán una tarta de zanahoria clásica por parejas. Pero no todos cocinarán con los mismos utensilios: tendrán que ganárselos subiendo a un rocódromo y comprarán lo que necesiten a través de internet.

ver más sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 3 " ver menos sobre "MasterChef Junior 6 - Programa 3 "
Programas completos (6)

Los últimos 74 programas de MasterChef Junior 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios