MasterChef Junior 4 La 1

MasterChef Junior 4

Martes a las 22.05 horas

Presentado por: Eva González

En esta cuarta temporada de MasterChef Junior 4 los pequeños concursantes elaborarán platos orientales teppanyaki, seguirán los pasos de un chef con tres estrellas y competirán contra sus abuelos y hasta contra el jurado. Además Pepe Rodríguez, Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Eva González se contagiarán de la magia de la navidad y se disfrazarán para introducir algunas de las pruebas de esta temporada.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.7.3/js
3862758
MasterChef Junior 4 - Programa 5 - 10/01/17 - ver ahora
Transcripción completa

¡Ah! ¡Mangas pasteleras!

Vais a preparar el mayor número de cupcakes en 90 minutos.

¡Vamos, chicos! Corre, corre, corre.

Pero intenta que no se salga. -Da igual, ¿no?

¡Bieen!

Lo has dejado al revés. Corta y da la vuelta.

¿Sabes lo que es? -¿Cómo lo voy a hacer?

No se pueden hacer las cosas mal desde el principio.

Lo hice sin querer. Tres, dos, uno, ya.

(GRITAN)

¡Qué asco! Recorremos la única ciudad

en miniatura de toda Europa: Micrópolis.

Corre, corre. "Fingers" nuevos.

Que no. ¿Cómo que no?

Llevo muchos años en la cocina para que digas que no.

Motín. Hay que empezar ya.

Anulamos el beicon. Ponemos la hamburguesa

tal cual está, fría. Vamos. Que entre el refuerzo.

(GRITAN EMOCIONADOS)

Arnau, no te pongas a llorar. ¿Qué pasa?

Los dos aspirantes que vuelven a las cocinas

de "MasterChef Junior" son...

Jefferson y Natalia.

¡Bienvenidos a "MasterChef Junior"!

Aspirantes, debéis reproducir los platos de Javier Olleros.

¡Ah! Javier Olleros.

(ANIMAN)

¡Venga, Kai!

Que vigiles con el cuchillo.

¿Qué está haciendo? -Adiós, chicos. Me voy, ¿no?

Si te gustan los guisantes duros, a lo mejor estaba bueno.

Tu plato es terrible. Por tanto, los tres aspirantes

que se bajan en esta parada de "MasterChef Junior IV" son...

Kaitin, Estela y Miguel.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

Vamos a vivir un viaje por el mundo de la música

que nos va a llevar a los años 60, 70, 80 y 90.

Será una noche inolvidable, porque no van a cocinar solo.

Lo harán con las personas que más les quieren.

Y todo ello para celebrar que Paloma, Paula, Álex,

José Enrique, Natalia y Jefferson están

en la semifinal de "MasterChef Junior IV".

¡Cómo va Eva! -Eva, ¿qué te han hecho?

¡Estás superguapa!

Ay, Dios, Eva. Madre mía.

Ole, ole, ole.

¿Y los jueces?

Aspirantes, bienvenidos a la semifinal

de "MasterChef Junior IV". (TODOS) Gracias.

Paula, ¿qué te parece como voy vestida?

Vas guapísima. ¿Conoces a Madonna?

Sí. Pues cuando yo tenía tu edad

a mí me encantaba bailar canciones de Madonna.

Ah, ¿sí? Pero nunca pensé que un día

me vestiría como ella. Soy un híbrido

entre Madonna y Rocío Jurado.

¿No? Sí, sí.

(CANTA) #Como una ola, tu amor llegó a mi vida.#

Se te da bien y todo.

Ah, pues canta bien.

Madonna es una cantante de estas antiguas,

de la época de mis padres, o un poco mayor.

Madonna tiene que ser de la edad de mi abuela,

de unos setenta y algo o así.

Pero entonces Madonna, ¿de qué año será?

No me he enterado. Paula, te hemos visto

a lo largo de todo el programa enfadarte

cuando no te salían las cosas. Pero también darlo todo.

¿Quién crees que es tu mayor rival ahora mismo?

Paloma. ¿Paloma? ¿Te parece fuerte?

Es que cocina muy bien. Sí.

No te creas. ¿Te ves tan fuerte

como te ve ella? No sé, los veo a todos fuertes.

Y a los que más a Álex y Paula.

Yo creo que todos tenemos un nivel alto.

Ni que Paula es más buena ni otros.

¿Estáis preparados para una noche inolvidable?

¡Sí, Eva! ¡Adelante Pepe Dylan!

Gracias. Amor, aspirantes.

¡"Peace"!

Qué buen rollo se respira aquí, ¿no?

Pepe no se parece a nadie que haya visto

en la televisión, ni en la vida real, ¿eh?

¡Jordi Travolta!

Mola el pelo. Por favor, Jordi. Por Dios...

Qué raro se le ve.

Está genial. A Jordi nunca le había visto la frente.

Y Samantha Flashdance.

Aspirantes, habéis llegado hasta aquí porque tenéis

el "rock and roll" de la cocina metido en el cuerpo.

Lo que os corre por las venas es el ritmo discotequero

de los grandes chefs, se os nota.

Aspirantes, cuando venís a estas cocinas

no sé qué pasa que se convierten

en un lugar mágico donde todo puede pasar.

E incluso transformarlas en una discoteca

donde ponemos escuchar vuestra música favorita.

¡Un, dos, tres!

(CANTA) #Hoy me pregunto qué será de ti.

#Te tuve cerca y ahora estás tan lejos.

#Pero prohibirme recordar los nuestro es imposible,

#es imposible.

#No me perdono, sé que te perdí.

#Pero expiraron los remordimientos.

#Fui dictador y el no dejarte ir

#debió haber sido mi primer decreto.

#Cuatro años sin mirarte.

#Tres postales y un bolero.

#Dos meses y me olvidaste,

#y ni siquiera me pensaste un 29 de febrero.

#Anda diciendo por la calle

#que solo le eres fiel al viento,

#el mismo que nunca hizo falta para levantar tu falda

#cada día de por medio.

#¿Cómo te atreves a volver, oh, oh,

#a darle vida a lo que estaba muerto?

#La soledad me había tratado bien,

#y no eres quién para exigir derechos.

#¿Cómo te atreves a volver, oh, oh,

#y a tus cenizas convertir en fuego?

#Hoy mis mentiras veo caer, que no es verdad que te olvidé.

#¿Cómo te atreves a volver?

#Oh, oh, oh, oh. Oh, oh, oh, oh, oh, oh...

#Oh, oh, oh, oh. Oh, oh, oh, oh, oh, oh...#

¡Bravo! -Estoy emocionada.

Es genial, porque es como si los vieras

en el ordenador, pero los ves delante de ti

y te quedas como "¿Estoy soñando?"

¡Morat, bienvenidos a "MasterChef Junior"!

Muchas gracias por estar aquí con nosotros.

Estamos encantados. Enhorabuena, chicos.

¿Cómo os está tratando España?

Muy bien. Tenemos la suerte de que España tiene

una comida increíble. Los pimientos del padrón

nos encantan. -Ay, del padrón.

El cáterin en los camerinos, siempre pedimos que nos pongan

tortilla, jamón... lo clásico.

Aspirantes, podéis preguntar lo que queráis a Morat,

que estáis emocionados de verlos.

¿Cuántas giras lleváis? Concierto, querrás decir.

Sí, concierto. -Llevamos uno 18 días en España

y creo que hemos tenido unos 14 o 15.

Casi uno por día.

¿Cuántos años lleváis...? -Nos conocemos desde pequeños.

Desde que teníamos tu edad casi.

Oye, ¿y cocináis o no?

Intentamos de vez en cuando. Os liamos en un momento

y os ponemos en la cocina. Podemos intentarlo

pero haríamos el ridículo.

La vergüenza sería alta pero lo podríamos intentar.

Se nos da mejor comer que cocinar.

Pues, Morat, que tengáis muchísimos éxitos

en vuestra carrera. Nosotros estamos encantados.

Así que, por favor, atreveos a volver.

Muchas gracias, de verdad. -Gracias por invitarnos.

(CANTAN) #¿Cómo te atreves a volver, oh, oh, ...?#

Es la única canción entera que me sé. Me encanta.

Me ha hecho mucha ilusión verlos y oírlos

cantar en directo.

Estamos en la semifinal de "MasterChef Junior IV"

y todavía quedan muchas sorpresas.

Así que a las cocinas.

Nosotros antes vamos a pasar por la puerta mágica.

Necesito cortarme la melena, Jordi.

A mí me gustaría entrar en la puerta mágica

donde se cambian los jueces y salir

con la chaqueta de finalista.

Hala, ya hemos vuelto todos al 2017.

Prefiero los looks normales. Esto cardado, estos vestidos

con los lazos... Muy guay, pero para un rato.

Aspirantes, como veis, las cocinas están

llenas de misterios. El primero es que estáis

muy bajitos. Os hemos quitado la tarima

y sabréis enseguida por qué.

¿Ha venido Jefferson?

Es que no veo.

Ah, está ahí,

Segundo misterio, esos biombos. Y el tercero,

la caja misteriosa. Paloma, ¿qué crees

que puede significar todos estos misterios?

Pues a mí me parece que va a haber una persona

al otro lado del biombo y nos va a tener

que ir diciendo el plato que él sepa

y nosotros cocinarlo. Vamos a salir de dudas.

Vamos a empezar por las cajas misteriosas.

A la de tres quiero que la levantéis.

Una, dos y tres.

(TODOS) ¡Aah!

¡Mi abuelo!

Qué rara salgo en la foto.

José Enrique, veo que reconoces al de la foto. ¿Quién es?

Soy yo más pequeño. ¿Y con quién estás?

Con mi abuela. ¿Qué significa para ti

tu abuela? ¿Te enseñó a cocinar?

Mi madre y mi abuela son las que más.

Significa un montón para mí.

¡Álex!

Álex, ¿qué te pasa? Al ver a mi abuelo

en la foto me he acordado mucho y le echo de menos.

Mi abuelo, que llevo aquí una placa que él

siempre llevaba. Siempre me ayuda

y lo llevo dentro de mí.

¿Quién más está en tu foto? Mi abuela.

Ay, Dios.

Mi abuela. Estoy que no me lo creo.

Natalia, ¿con quién estás en tu foto?

Con mi abuelo. ¿Cocinas con él a menudo?

Muchísimas veces.

¿Cocina bien? Sí. Bueno, ha empezado

hace poco porque mi abuela tiene Alzheimer

tuvo que aprender a cocinar y siempre vemos revistas

y luego hacemos cosas juntos.

Paula, ¿tú con quién estás en la foto?

Con mi abuelo. ¿Y cocinas con tu abuelo?

Cocina superbién. Hace unos platazos...

Jefferson, ¿y tú con quién estás en la foto?

Con mi abuelo. ¿Cocina tu abuelo?

Sí, mucho. ¿Cocina bien?

Me ayuda mucho. ¿Qué platos hacéis?

La última vez que estuve con él hicimos un pollo

que parecía un cocodrilo o una rana.

(TODOS RÍEN)

¿Cocina moderna? Vale.

Aspirantes, hay pocas relaciones más bonitas

en este mundo que las que tienen

los abuelos con los nietos.

Muchos cocineros nos hemos fraguado al calor

de cocinas donde los mayores mandaban, pero también educaban.

Por eso, este reto está dedicado a ellos,

a los abuelos. Y seguro que están

deseando veros. Aspirantes, delante de cocinas.

Que pase Isabel, la abuela de Álex.

Josefa, la abuela de José Enrique.

¡Cuánto te quiero!

Jesús, abuelo de Paula.

Quinita, abuela de Paloma. ¡Abuela!

Manuel, abuelo de Natalia. ¡Abuelo!

Y Mike, abuelo de Jefferson.

Ay, madre mía.

Me habéis hecho emocionarme otra vez.

Enhorabuena por esos nietos fantásticos que tenéis

y bienvenidos a "MasterChef Junior".

(TODOS) Gracias.

Isabel, ¿a quién ha salido Álex?

¿De dónde le viene esta afición por la cocina?

A su abuelo, a mi marido, pobrecito, que está arriba.

¿Le gustaba cocinar? De no saber freír un huevo

hacía cocinas parar 100 personas cada domingo.

Jolín, qué mérito.

Y Álex ha salido a él, ¿verdad, cariño? Ya está.

No llores. -Ya está.

Ahora que me pongo en la cocina mi abuelo sé que me va a ayudar

a hacer las pruebas bien.

Josefa, Sefa para los amigos, su nieto es un poco pillín

pero gran cocinero si se pone a ello.

¿Alguna vez han cocinado juntos? Pues más bien de pequeño

hemos cocinado juntos. -En Navidad.

Lo que tiene es un gran paladar. ¿Sí? ¿Es fino, elegante?

Jesús, Paula es como Campanilla. No para.

¿Siempre ha trasteado en casa en las cocinas?

Su madre es una gran cocinera y lo ha cogido de ella.

No has querido hablar en inglés.

Y hoy vas a tener que hacerlo. Ya verás por qué.

Si no, tu abuelo no te va a entender.

Vale.

Quinita, Paloma es pura energía, nervio, decisión...

Igual que yo. -Igualita. He salido a mi abuela.

Clarísimo.

Bueno, ahora sabréis a qué han venido vuestros abuelos.

Pero antes quiero presentaros a dos invitadas muy especiales.

Una de ellas es una

de las grandes personalidades en España y viene

acompañada por su nieta. La matriarca de una familia

de cocineros: los hermanos Roca,

cuya suma de talento no tiene parangón

en la gastronomía mundial.

Desde el restaurante Can Roca, en Girona,

Montserrat Fontané y su nieta, la hija de Joan Roca,

Marina Roca.

Señora, si había una cocinera en este país

que yo tuviese ganas de conocer era usted. Bienvenida.

Muchas gracias. Guapa.

Hola. -Conocer a gente tan especial

y con tanta habilidad en la cocina

para mí es... Me infunde respeto.

Bueno, Montserrat, Marina, bienvenidas

a "MasterChef Junior". Es un orgullo para nosotros

que estéis aquí en este reto que une

a abuelos y nietos.

Montserrat, ¿alguna vez pensaste que tus hijos

iban a llegar donde han llegado?

Pues no, nunca. Pero han llegado.

Pero han llegado. Montserrat, en tu restaurante,

aparte de a tus clientes, das a comer todos los días

a tus hijos, a todos los empleados

del restaurante... ¿Cómo lo haces para tener

esa vitalidad? ¿Cuál es el secreto?

Pues trabajar cada día con ilusión.

Esta faena hay que hacerla con ganas,

porque si no, no sale bien.

Tus hijos son conocidos mundialmente

como los mejores cocineros. ¿Les has echado alguna bronca

por algo que tenga que ver con su cocina, sus platos?

Cuando llego a su cocina y veo que hay tanta gente

haciendo tantas cosas, digo: "¿A qué jugáis aquí?

¿Qué estáis haciendo?"

Se ríen todos y ya está. Bueno, aquí tenemos a Marina

que es quizás la siguiente generación

de cocineros Roca. ¿Seremos cocineros o qué?

Bueno, me gusta mucho cocinar

y comer, pero no sé si para dedicarme a esto.

Aspirantes, como os podéis imaginar hoy no vais

a cocinar solos. Lo haréis con vuestros abuelos.

Pero no juntos.

En "MasterChef Junior" siempre hay sorpresas.

Cocinaréis el mismo plato que ellos elijan

pero cada uno en una cocina, separados por ese biombo.

Ay, madre.

No hagas paella.

Y aquí viene la dificultad. No os podéis ver.

No podéis copiar. Así que, si queréis

que el plato salga igual, tendréis que seguir

sus instrucciones y preguntar a través del biombo.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Abuelo, grita mucho y yo también te grito, ¿eh?

Bueno, Jesús, abuelo de Paula, ¿qué plato vas a hacer?

Unos canelones de setas con una bechamel de boletus.

Oh, me encanta. Quinita, abuela de Paloma,

¿qué nos va a cocinar usted?

Unas torrijas. -Oh, qué bien.

¿Unas torrijas? Ole. Qué buenas.

Bueno, Isabel, ¿qué receta nos vas a preparar?

Fideos a la cazuela mar y montaña.

Manuel, ¿qué plato nos va a hacer?

Ratatouille.

Sefa, ¿qué nos va a preparar usted?

Una lasaña con berenjena. -Vale. Muy buena.

El plato típico inglés: "fish and chips".

Bueno, Montserrat, Marina, os hemos dejado una cocina

preparada para vosotras. ¿Nos haríais el honor

de cocinar un plato juntas abuela y nieta?

Claro que sí. ¿Qué plato vais a preparar?

Garbanzos con bacalao. ¿Y tripas de bacalao?

Y tripas de bacalao. Jo, qué bien suena eso.

Esperemos que salga bien.

Aspirantes, abuelos y abuelas, tenéis 3 minutos para coger

juntos los ingredientes necesarios en el supermercado.

Disponéis de 60 minutos para elaborar los platos.

Y el tiempo para entrar en el supermercado comienza

en tres, dos, uno, ya.

A ver, aquí los expertos son los abuelos.

Que los abuelos le digan a los nietos

lo que hay que coger.

El tomate primero. -El tomate.

Romero... Qué animado está el súper hoy.

Revisa la cesta.

Último minuto, aspirantes, abuelos.

Ah, calabacín.

No sé si he cogido azúcar, ¿eh?

Esto es un torbellino...

Esa no. Esta, cariño. -Esa son rojas.

Es cebolla roja. -Es más buena.

Ya lo hemos cogido el perejil. -Ah, sí, sí.

Ya está, lo tenemos todo, Lolo.

Vale, vamos. -¿Adónde vamos?

Aquí, ven. -¿Cuál es la tuya?

Tú aquí y yo allí. Bueno, ya ha terminado.

Pues nada, me quedo con los segundos.

¡Abuela! -Lo primero, lavar el pescado.

Un poco de caldo a calentar. -Abi, no te oigo.

Lolo. ¡Lolo!

¡Lolo!

No me oye.

Como no veía lo que hacía me estaba volviendo loca.

Le decía "¡Lolo, Lolo!". Y como no me oía

porque el audífono es nuevo, ¿a que sí, Lolo?

Pues un poquito, sí.

¡Abuela! ¡Abuela!

¡Quinita! -¿Qué?

¿La leche se poner a hervir con la canela

en polvo o en rama? -Con las dos.

¡Yaya! ¿Has frito las costillas?

Estoy en ello, estoy en ello. Vale, igual que yo.

Corta dos o tres rodajas de berenjena

y ponlas en el hielo. -Vale.

¡Abi! Pongo a calentar aceite. -Sí.

Vale. -Perfecto.

El caldo que esté un poco caliente y lo paras.

Estoy en la recta final del programa

y lo voy a dar todo en esta prueba

para poder llegar a la final y poder ganar.

¡Vamos, Jefferson! Que te gana el abuelo. ¡Vamos!

¡Abuela, Quinita!

¡Quinita!

Dime, hija, dime. -¿Se le pone azúcar a la leche?

La leche con la canela y el azúcar.

Cuando esté cocida, la enfrías y la echas al pan.

-Vale, gracias.

Estaba nerviosa porque es un poco más mayor,

pues hay que gritar más. -Poco. Poquito.

Poquito. Muy poquito. Mi abuela es muy joven.

Cada vez lo ponemos más difícil, ¿no?

Ya es cocinar... No, lo están poniendo difícil

los abuelos. Yo esperaba esa receta de casa

más tradicional: macarrones, arroz...

La dificultad de aquí no es hacer la receta,

es poderla entender, que vayan coordinados,

a la vez cortando la cebolla, el sofrito,

mirando la temperatura como Jefferson con su abuelo.

¡Lolo!

¡Lolo! Te llaman. Grita, Natalia.

Es que no me oye. ¡Lolo!

Yo ya voy pochando la zanahoria y la cebolleta.

Abi. -¿Sí?

¿Las verduras se saltean? -Sí.

Vale. -Cocinar aquí me supone

una gozada porque me gusta mucho la cocina

y poder estar aquí compartiendo con mi nieta es un placer.

También te digo que los niños tienen cierta ventaja.

Han cocinado en estas cocinas y saben de qué va.

Que los abuelos es el primer día que cocinan,

con el reloj... Y no saben cómo van los mandos,

las potencias, dónde están los cazos, las cosas...

Estoy acostumbrado a mi cocina y aquí me encuentro

un poquito desplazado. Pero me voy adaptando.

Por mi nieta lo que haga falta.

¿Has visto nuestras protagonistas

qué tranquilitas lo hacen? Y platazo, ¿eh?

Bacalao, garbanzos, tripita... Da gusto ver cocinar

a una abuela así. Y a una nieta también.

Ahora entendemos por qué Joan ha salido tan buen cocinero.

Cuando llegue a la mitad de lo que es su madre,

entonces será un gran cocinero. Me gustaría verte

cuando tengas 80 tacos si estás en la cocina.

Se cree Joan que es el mejor cocinero del mundo. Mentira.

Esa señora sí que es la mejor cocinera del mundo.

Me encanta que mi abuela haya elegido torrijas

y me encanta hacerlo con mi abuela para desayunar.

Me ha traído muy buenos recuerdos.

Este es un plato que hacía mi mamá las Semanas Santas.

Y yo he seguido la tradición.

No sé cómo sabe pero huele como los ángeles.

Jose, ¿cómo vas? -Bien. Una cosa...

¿De cuántos pisos hacemos la lasaña?

-La vamos a hacer de dos pisos.

¿Solo? -Sí.

¡Cómo salpica! Voy a bajarlo un poco.

¡Uy! Me ha saltado el aceite de la costilla.

El fumet lo dejo, ¿no? -Déjalo hasta el final.

Cuanto más hierva, mejor.

¡Abuela Quinita! Estoy colando ya la leche.

¿Tú qué tal? -Pon aceite con una cáscara

de limón que se vaya calentando para freír.

Abuela, para la bechamel, hervimos la leche

y cuando esté hirviendo la nuez moscada...

Ponemos la nuez moscada y la harina.

¿Está pochadito ya? -Más o menos sí.

Puedes ir calentado agua para poner la pasta.

Perfecto.

Ha subido un montón de repente.

¿Os ha gustado la actuación de Morat?

Pues nos han dejado una "playlist"

con sus temas favoritos en la aplicación

de "MasterChef Junior". Así que ya sabes,

descárgatela porque es totalmente gratuita.

Y así podéis poneros ritmosos mientras cocináis.

¡Lolo!

¡Lolo! -Te llama tu nieta.

Yo ya tengo casi echa la salsa. ¿Qué tal vas tú?

La tengo muy seca. -Yo también.

¿Quieres que la trituremos? Así como está, está bien, ¿no?

Ve partiendo las verduras, Lolo.

No lo estoy haciendo muy bien porque voy muy lento.

Tengo que correr un poco más.

Se me engancha en los dedos.

Ya está casi. -Yo voy como en mi casa

de rápida y ella dice: "¿Ya lo tienes hecho?"

¡Quinita!

¿El huevo se le echa a la leche?

No, el huevo se bate solo. -Vale, gracias.

Ya tengo el tomate. ¿Ahora qué hago?

Cuando esté muy consumido, echa los fideos y los rehogas.

Vale. Los rehogo ya.

¿Ahora qué hago? -Echarle el fumet.

¿Y las gambas y las costillas? Aquí dentro. Y el fumet.

Esto ya está.

El caldo de los fideos de la abuela.

Uy, le he echado demasiado caldo.

No sé cómo quedarán. Como tienen que tener caldo...

Ay, qué frío.

Abi. ¿Sí?

¿Qué hago ahora? -Cuando hayas pochado

las verduras y las setas, le pasas el Turmix.

¿Qué hago mientras se pocha? -Busca el cazo

para hacer la bechamel. -Vale.

Va mucho más rápida que yo.

Yo le decía: "Ponle..." Y ella: "Ya está".

Perfecto.

Lolo. -Dime.

Yo ya lo tengo todo montado. Me queda meterlo al horno.

Aspirantes, abuelos, habéis consumido

la mitad del tiempo. Quedan 30 minutos.

Vamos por la mitad.

Lolo, mételo ya al horno.

¿Qué pasa, hija? -Rápido. Queda media hora.

¿Cómo vas, abuela? -Tengo los fideos cociendo ya.

¿Le has echado el caldo? -Sí. Solo que me ha salido

muy poco de caldo. -Que no te salga salado

ni soso, cariño. Pruébalo. -Vale.

Abi, ¿pongo toda la mantequilla?

Tritura directamente en la sartén.

¿Pero toda la mantequilla? -No, estamos hablando

de las verduras y las setas. Ahora lo trituro.

Pero la bechamel... -Primero tritura esto

y luego vamos por la bechamel. -Perfecto.

¿Ya has frito las torrijas? -Las estoy friendo.

-Yo también. Muy bien, abuela.

Me he salido.

Abuela, ¿la tempura cómo la hago?

Harina de maíz, agua y limón. -Vale.

-¡Quinita, Quinita! ¿Qué tal vas? -Ya lo voy a empezar a adornar.

-¿Y el caramelo, ese almíbar, cómo lo hago?

Yo he echado miel, un poquito de limón

y una gotita de agua. -Vale, abuela, adiós.

Añado la carne.

Has frito poco el tomate, cariño. -Que no.

-El caldo te ha salido diferente al mío. Mira, cariño.

-¿A ver? Está muy bien. -Así lo tienes que tener.

Perfecto. -Cuece otra pastilla.

-Vale, yaya.

Eh, la bechamel, ¿la textura cómo? -Finita, finita.

-Quinita, abuela. -¡Ay, qué pesadita!

¿Qué tal van las torrijas? -Estupendo.

Con una vista estupenda.

Bueno, Montserrat, creo que usted tiene esto ya más listo.

Lo tiene finiquitado. Yo le voy a preguntar cosas

que me interesan a mí, por ejemplo:

¿Hay algún plato que no le salga bien a Joan?

Creo que ninguno. Porque hasta que salen perfectos

no los saca. Jordi ha hecho postres,

pues del dedo de Colón, la mano de Lannister...

¿Qué le falta por hacer? Un ninot.

¿Sí? (RÍEN)

Eso está muy bien. O una niña.

Bueno, yo sé que él está en Roca, no es El Celler,

el restaurante primigenio. Hace 50 años que funciona.

Hubo un momento en que El Celler empezó a crecer.

¿Le invadieron la cocina? Claro que sí.

Me quitaban el fuego, peleábamos cada día.

¿Este plato de garbanzos con bacalao

se podría servir en El Celler? No.

¿No? Yo creo que sí, porque tiene un pintazo.

No lo sé, pero creo que no. -Yo creo que sí.

Yo creo que es de tres estrellas.

Las dejo trabajar, suerte. Gracias.

Que se pegan.

Abuela, ¿cómo vas? ¡Abuela! -¡Le habla su nieto!

-¡Sí, sí, sí! -¿Tú ya lo tienes en el horno?

-No, lo estoy acabando. -Yo ya lo he terminado, ¿eh?

-¿Qué? Abuela, ¿me hablas?

-¿Eh? -Tienes que gritar más.

Es que no estoy acostumbrada a gritar.

-Yo he terminado. -Estoy con el caramelo. ¿Ya?

-Yo he terminado ya, ¿eh? -Mi abuela es supersónica, ¡madre!

Jefferson, ¿quién va a hacer un mejor plato, tu abuelo o tú?

El abuelo. ¿Sí?

Es que él lo va hacer el mejor. Me gustaría que le ganes tú a él.

Intento, ¿eh? Intento. ¿La salsa cómo se llama?

"Tartar sauce". ¿"Tartar sauce"?

¿Y cómo se dice en español? Eh...

Salsa "tartar". ¡Muy bien! Salsa tártara, igual.

¡Ah, no, mierda!

¡Uf...!

-Mira, yaya, mira. -Tenía que tener más caldo,

son fideos con caldo. -No importa.

Tú sácale un poquito y así lo tendremos igual.

Vale, vale.

(HABLAN EN INGLÉS)

Bueno, Paula, ¿cómo vas?

Bien. El abuelo es muy gracioso, ¿eh?

Platito fácil te ha puesto.

Ya. ¿Lo habías hecho antes?

Sí, canelones sí, de este tipo no.

Pero más o menos sabes de qué va la cosa, ¿no?

Sí. ¿Crees que está lo bastante relleno

ese canelón? No me da para más.

Paula, si ves que tienes un defecto y tienes tiempo,

debes intentar arreglarlo. Vale.

Y tiene que ser tan bueno como el de tu abuelo.

Vale. Jesús.

¿Qué tal? ¡Relájate un poco, Jesús!

Que pareces profesional. Bueno, no sé, ya veremos.

Ya veremos. Oye.

Dime. Eres hábil con las manos,

¿a qué te dedicas? Soy cirujano.

¡Ahí va! Ya me lo has dicho todo. Se te nota un poco la maña.

No, bueno... Oye, a ella no la veo mal,

pero la veo como floja hoy, como dubitativa.

¿Es muy competitiva Paula? Sí.

Muy competitiva y le gusta siempre ganar.

Suerte. Gracias.

-¿Cómo vas? -Bien, bueno, no está mal.

¿Cómo te va la tempura? ¿La has hecho?

-Se me está quemando el aceite. ¡Qué desastre, por favor!

-Abuelo, ¿cómo vas? -Pues yo creo que está todavía

cruda la verdura. -Pues no vamos bien entonces.

-Me ganarás tú. -No es entre tú y yo,

es entre todos.

(HABLAN EN INGLÉS)

Atención, en menos de cinco minutos daremos el manos arriba.

No me queda bien.

¡Quinita! Igual que el tuyo. Perfecto.

¿Qué pasa, amore? Tú vas muy de machito

y te he visto llorar un poquito antes.

Es que ver al abuelo... ¿Qué pasa con el abuelo?

Que murió hace dos años. ¿Hace dos años?

Vaya. Llevo esto suyo.

La llevaba siempre.

O sea, le querías un montón a tu abuelo.

Ahí le has dado. ¿Sí?

Ahí le has dado. ¿Seguro que te ha quedado rico?

Ya lo probarás.

El plato se lo tienes que dedicar a tu abuelo.

Cuando lo pruebe, tiene que estar rico.

Vale. Porque hoy es día para

acordarte de tu abuelo y que esté muy rico, ¿vale?

Está rico, tranquilo. Ah.

Es que no me queda bien. Bueno, Quinita ha acabado

y Paloma ha acabado. Eso lo tenéis que valorar,

que hemos terminado muy pronto.

¿Cómo a la abuela le dio tiempo a hacer 18 torrijas?

¿Qué? 18 torrijas ha hecho tu abuela.

¡Abuela! Tu abuela es una máquina,

tú eres muy floja. Mi abuela está acostumbrada

a hacer platos para 12 nietos y sus padres, ¿sabes?

Entonces hace mucha cantidad siempre.

-Yo os he hecho una a cada uno. ¿Eso que haces qué es?

Un almíbar de mi abuela que lleva miel, limón y agua.

Se pone sobre la torrija.

¿A qué esperas para ponerlo? Si ya lo he puesto.

Pero dos gotitas. No, he hecho así.

Qué rácana eres, de verdad, Paloma.

Menos mal que ha venido tu abuela y vamos a merendar bien.

Suerte a todas. Muchas gracias.

(HABLAN EN INGLÉS)

Aspirantes, último minuto. ¿Qué?

¡Uf...!

-¿Para el soplete? -Primer cajón.

Se ha quedado crudo.

Cuidado con el abuelo de Paula, que puede quemar el plató.

Está emocionado. Parece David Copperfield.

(HABLAN EN INGLÉS)

Diez, nueve,

ocho, siete... Bueno, esto ya está.

Seis, cinco... Uf...

Cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba. (LLORA)

Esta aquí con él ha sido una experiencia muy buena.

Si llega a la final, no sé ni qué haré.

-¡Buah! -No sé ni lo que haré.

(JEFFERSON LLORA)

Aspirantes, abuelos, abuelas,

el tiempo para cocinar ha terminado.

Ahora nuestro jurado probará vuestros platos.

Pero antes, jueces, supongo que tendréis ganas de probar

el de Montserrat y Marina Roca, ¿no?

Pero muchas. Adelante, cuchara.

No se preocupe, venimos armados. Qué ganas tenía de probar esto.

Sí, sí, sí, sí. A ver.

¡Huy! ¡Buah!

A mí se me queda un poquito...

me gustaría que volviese usted otra vez a hacer el plato,

que viniese otro día a hacérnoslo. Gracias.

Está muy rico, Montserrat.

Riquísimo. Muy rico.

Muchas gracias por cocinar para nosotros.

Vamos a ver si la nieta ha hecho un plato a la altura.

Claro que sí. Yo lo he hecho de Can Roca

y Marina lo ha hecho de El Celler. Ah, más moderno.

Ah, vamos a ver. Sí.

Se nota la mano, ¿eh? Marina...

Ya me gustaría que mi hija me hiciera esto para cenar.

Será genético o... Será.

Queremos verla probar. A ver qué le parece.

Buenísimo. Están buenos, buenísimos.

Joan, que tenemos sucesora ya, no te preocupes.

Duerme tranquilo ya, venga. (RÍEN)

Qué rico está, de verdad.

(LLORA)

¿Qué pasa aquí? ¿Qué pasa aquí? Lo he hecho fatal.

Que no, no lo has hecho mal.

Escucha, yo la salsa la he visto muy bien.

El pescado está, la salsa está, las patatas están.

Yo no te quiero ver llorar, aquí lo pasamos bien.

Lo has hecho siempre muy bien, ¿vale?

Era el plato más difícil de todos te has puesto a freír,

que no fríe nadie aquí porque es dificilísimo.

Eres un valiente, está muy bien. Muy bien, vamos.

Jefferson es la alegría de la huerta,

es un niño que siempre ríe, siempre está contento.

Es la primera vez que llora, siempre canta o ríe.

Nos gusta que los niños lo pasen bien cocinando.

Le tocó un plato difícil y es pequeño.

(HABLA EN INGLÉS)

He llorado porque estaba mi abuelo.

Yo siento que le he fallado y que...

uf, espero hacerlo mejor en el futuro.

Montserrat, Marina, es un honor que hayáis cocinado

estos platos en "MasterChef junior".

Os esperamos con los brazos abiertos otra vez.

Venid cuando queráis y, Marina, sigue siendo, por favor,

nuestra fan número uno, ¿eh? Síguenos.

Sí. Siempre. Un aplauso para Montserrat

y Marina Roca.

(Aplausos)

Pues ahora sí, abuelos, abuelas, aspirantes,

comienza la cata oficial.

Los primeros en traer

sus elaboraciones al jurado serán Álex e Isabel.

Lo has hecho un poco pequeño. Claro.

Álex, ¿cómo le has llamado tú a tu plato?

Le he puesto el mismo nombre al plato,

fideos mar y montaña Vamos a probar.

A ver lo que nos dice. -A ver.

-Ese seguro está más rico. No, más no, mucho más.

¿Has visto, abuela? Isabel, esta es una receta

que su nieto ha visto hacer más de una vez.

Esta la hago cada semana para mis nietos.

Comen unos platos, el doble de ahí.

Lo digo porque se nota que ha aprendido a hacerlo.

O sea, lo ha hecho rápido, quizá demasiado rápido,

porque esa carne está más dura.

Y la pasta un poquito pasada de cocción.

A mí me han gustado mucho los dos.

Muchas gracias. El suyo tiene más sabor a marisco

que este de aquí. Algo ha hecho la abuela con la mano.

Lo ha frito diferente. A lo mejor es eso,

que no ha seguido los pasos, se ha equivocado en algo,

pero está muy bueno también.

Te habrán valorado bien, quiero que te valoren bien,

que es lo que me interesa. Por eso estoy contigo.

A ver si llegas a la final, cariño. -A ver, ojalá.

Ha sido un placer tenerla con nosotros.

Me ha encantado estar aquí, me he emocionado mucho por venir.

Mucho. Muchas gracias.

El plato en sí está dedicado a él, a mi abuelo.

Que, si lo está viendo estará orgullosísimo.

-Claro que sí. -Era lo que más quería, sus nietos.

-Ya. -Ya está, ya.

Venga, muchísimas gracias a ustedes. Hale.

¡Dele un beso al nieto, hombre, por Dios!

Ah, ¿es que no se viene conmigo? ¡No!

(RÍE) Venga, adiós, abuela.

Venga, sigue trabajando igual. (TODOS) ¡Adiós!

Que vaya muy bien, ¿eh? Por aquí.

¡Ay, que llevas carmín aquí, hombre!

(RÍE) ¡Ah, qué asco! Que es de su abuela, hombre.

Jordi está ya como un abuelito. Me ha babeado.

Ande, vete delante de cocinas antes de que te haga lo mismo.

Natalia, Manuel, es vuestro turno.

¡Suerte! -¡Vamos, abuelo! Qué buena pinta.

¿Qué tal ha sido cocinar con el abuelo?

Pues, hombre, es que, como no le oía,

pues ha sido un poco más sin el abuelo.

Es que, claro, el audífono lo ha estrenado hoy.

(RÍEN) -Entonces, es normal.

Manuel, ¿contento de haber cocinado con su nieta?

Por supuesto. Vamos a probar esta ratatouille.

¿Le has puesto berenjena? ¿Le has puesto berenjena?

¿Que si he puesto qué?

-Berenjena. -Sí.

Le voy a decir una cosa, Manuel, y no se enfade usted conmigo.

En absoluto. Cocina mejor la nieta que usted.

¡Claro! -Lo importante es que

yo lo he aprendido gracias a él, él tiene también mérito.

Mi abuelo es la persona más lista del mundo, lo sabe todo.

De historia, de ciencias, de lo que sea.

¡Todo se lo sabe! Lo sabe todo. (RÍE)

Manolo, ¿usted cocina mucho? Sí, todos los días.

¿Y esta receta en particular? No la he hecho mucho.

Se nota, sobre todo, que quizá no es su cocina,

pero lo que es bonito es que están igual ejecutadas.

Es un plato que han hecho juntos y hoy esta prueba va de eso.

Y, si se fijan, el ratatouille no tiene que llevar una salsa,

pero si ven la película, rematan el plato con una salsa

que puede ser un fondo de asado, que le da un punto muy rico.

Manuel, a mí me sorprende, ha empezado a cocinar usted tarde.

No había entrado en una cocina hasta los 75 años, yo tengo 80.

Y por problemas familiares he aprendido a cocinar.

Pero luego me he aficionado. Es muy bonito pensar que

a los 75 años empezó a cocinar y es muy bonito que el emplatado

sea muy parecido a pesar de la poca comunicación,

se nota que os unís por las mentes. (RÍEN)

Felicidades.

Para mí mi abuelo lo es todo.

Yo no sé qué haría sin mi abuelo,

porque mi abuelo para mí es lo más importante.

Y yo igual para ella.

Bien de torrijas, ¿eh? ¡Jolín!

Hoy es un día grande, hombre. Como Semana Santa, igual.

Igual. (RÍE)

¿Cómo ves las torrijas de la abuela?

Tiene muy buena pinta. ¿Mejor que las tuyas?

Yo creo que sí, las suyas son más jugosas.

¿Cuál es la clave para que estén tan jugosas?

A lo mejor le he echado menos almíbar.

A lo mejor no oías a tu abuela con los gritos que pegabas.

Me tenías a mí el oído... Os habéis enterado todos.

"¡Quinita, Quinita...!". Es que no escuchaba.

-Claro, yo estaba en lo mío. Pues yo quiero preguntaros

más cosas, lo que quiero ya es ir a probar esto.

Están muy buenas. Me encantan bien empapaditas.

¿Seguimos? Hay que probar las de la nieta.

Está más sequita.

Un poco más sequita. Sí.

Que no se van a comer todas las torrijas.

(RÍE) -Qué fallo.

-Qué fallo. Te digo una cosa, Paloma,

no sé qué puntuación te voy a dar a ti,

pero sé cuál le voy a dar a la abuela. Eso lo tengo claro.

La misma que a la nieta, ¿no? (RÍE)

Si se la está comiendo es porque te gusta.

Si está buena. Ay, gracias.

Lo que pasa es que estas están jugosas, empapaditas, ricas.

Y estas igual. Has copiado a tu abuela bien,

solo haberlas empapado un poquito más.

Tienen el justo de almíbar, están muy ricas,

de emplatado son iguales, os habéis comunicado.

Riquísimas. Yo le pondría un nueve y medio.

Lo digo porque estas tienen algo que a las suyas le faltan.

Están mejor caramelizadas. Le daba miedo usar el soplete.

Hay que reconocer que, aparte de ser muy mandona,

eres muy fina trabajando y se nota en tu plato

que está muy rico y muy bonito. Gracias.

Felicidades. Va a ganar, seguro.

No digas eso, porque luego me eliminan

y me llevo una decepción, ¿eh?

No importa nada, hija mía, ya has llegado aquí.

Lo que pase, ya ha pasado. Ya ha pasado, ya está.

Josefa y José Enrique. No se parecen en nada.

¿Ves el plato de tu abuela mejor que el tuyo?

El mío tiene más de gratinado. Sí, eso sí que lo vemos.

¿Pero el sabor...? El sabor pues...

Vamos a probarlo. Vamos a probarlo.

Bueno, lo fácil sería compararla con la lasaña tradicional,

que lleva un ragú más cocido, más lento, más atomatado, sabroso.

Esta es una receta más rápida.

La suya está un poco más jugosa, es simple,

es una carne, una bechamel, una berenjena y poco más

Olvidé coger el tomate. Le iría bien ese tomate.

A la tuya, amigo, le falta bechamel, está más seca,

le falta sal, eso hace que sea aún más simplona.

Está mejor la de tu abuela. Muchas gracias.

(Aplausos)

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Mi abuela es como mi segunda madre,

que si caes siempre va a estar ahí para volverte a levantar.

Oh, te voy a dar un beso, ¿eh? (RÍE)

-Está muy bien, no te preocupes. -Mierda.

-Estás rojo. Estás rojo.

Bueno, Paula, cuéntame. Son canelones de seta con setas.

Y bechamel. -Hala, casi igual.

-Sí. -Qué buena pinta.

Tu abuelo lo dejó un poquito más... Cuéntanos, Jesús.

Son unos canelones de setas con una bechamel de boletus.

De boletus. Él sí que sabe.

Bueno, pues vamos a probar.

A ti te ha quedado la pasta más blanda, ¿ves?

-No sé, no sé. -Sí, yo creo que sí.

Es una receta maravillosa para añadirle algo más.

Sé que Pepe me dirá: "Claro, es que la trufa

se la pones para todo". Una trufita te cae encima

y es una cosa... Oh, lo borda usted.

La tuya, Paula, ¿le has puesto más relleno?

No, no me daba tiempo. A mí no me convences.

Ya. En 15 minutos te daba tiempo

de abrirlos y volver a repetir. De haberlo hecho,

te habría quedado exactamente como el de tu abuelo.

Es la única pega que te pongo.

Chica, los canelones tuyos son fantásticos.

No llegan a los del abuelo por dos rayitas.

Lo suyo es la perfección absoluta.

Gracias. Meticuloso, bien puesto, ordenado,

gustoso, riquísimo. (AMBOS) Gracias.

Es una experiencia fantástica cocinar juntos.

-Aparte, en "MasterChef".

Entonces, aún mola más. Me encanta cocinar

y con él... pues ya...

(HABLAN EN INGLÉS)

No vale llorar, ¿eh? Vale.

Jefferson, ¿cómo ves el plato de tu abuelo?

Muchísimo mejor. ¿Qué te ha pasado?

Es que está todo fatal.

No es un fish and chips bueno. La palabra para el mío es patético.

No digas eso, porque no es patético para un niño de tu edad.

Yo creo que voy a llamar a mi plato "pis and chips"

porque todo fue fatal.

Mike, ¿cómo ha sido cocinar en estas cocinas? Tú traduce.

(HABLAN EN INGLÉS)

Pepe tiene una cara...

Tradúceme, Jefferson, que yo no me he enterado.

Muy difícil sin... las cosas...

Sin una freidora, vamos. Sí.

Tu abuelo pensaba que había una freidora para hacer el plato.

Pero aquí en "MasterChef" buscamos siempre que sea todo más difícil.

Y lo habéis arreglado bien los dos con vuestra fritura y termómetro.

Unos mejor que otros.

(HABLAN EN INGLÉS)

Uf...

Yo creo que aquí tenemos un maestro de fish and chips, Mike.

Un aprendiz perfecto de un plato muy complicado.

Hoy no ha sido tu día, has hecho lo que has podido,

¿y qué pasa? Tendrás más oportunidades en tu vida,

que lo vas a hacer muy bien, con tu abuelo aprenderás a hacer

el mejor fish and chips del mundo.

Ganó tu abuelo porque es un maestro y tiene más años de experiencia.

(HABLAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

Adiós.

Oh... Te ha salido superbién.

Lo has hecho superbién, si estuviese mal lo habrían dicho.

Aspirantes, la cata ha terminado. Ahora es nuestro jurado

el que tiene que deliberar para decidir cómo reparte

los puntos del primer reto de hoy. Así que, jueces...

Ay, qué nervios. -Ay, que deliberan, que deliberan.

(MURMURAN) -Estoy supernerviosa.

Si lo hubieras hecho fatal, los jueces te lo habrían dicho.

(CANTAN) #Hay que luchar y, si no lo tuve, lo podré inventar.

#Surgimos de la nada y no teníamos "na",

#un cazo, una sartén y ganas de cocinar.

#Sigo aquí, sigo aquí.

#Yo no me marcho, sigo aquí.#

Estábamos en el autobús y empezamos a cantar canciones de la radio,

pero metíamos cosas de cocina.

El aburrimiento del autobús hizo que sacáramos

una canción de "MasterChef". -¡Ah, qué vienen!

Aspirantes, este primer reto de la semifinal estaba diseñado

para que nos demostrarais vuestra evolución

en las cocinas de "MasterChef junior".

Teníais que preparar un plato igual o mejor que el de vuestros abuelos.

Varios de vosotros lo habéis superado y con nota.

Todos menos yo.

El aspirante que se lleva un punto

pues se ha visto desbordado casi desde el inicio.

ha trabajado despacio, se ha puesto muy nervioso

cuando ha visto que no podía acabar su plato.

Pero estamos convencidos de que en los próximos retos

lo va a hacer mucho mejor.

Y ese punto es para... Jefferson.

(Aplausos)

El aspirante que se lleva dos puntos no ha sabido reproducir

a la perfección la receta de su abuela.

Y es... José Enrique.

(Aplausos) Muy bien.

Muy bien, José.

Estoy un poco fastidiado porque

siempre he sido competitivo y quiero que todo salga bien.

Entonces, a ver, duele si lo haces mal.

Los tres puntos son para un aspirante que ha hecho

una receta muy sencilla y que ha conseguido

un resultado correcto. Esperamos más de ella,

porque en otras ocasiones ha estado más brillante.

Y son para... Natalia.

(Aplausos) ¿Cuántos puntos eran?

-Tres. -Muy bien.

Y el aspirante que se lleva cuatro puntos ha ejecutado

un plato muy similar al de su abuela,

pero quizás la sencillez de la receta no le ha ayudado

para brillar lo que quisiera. Y ese aspirante es... Álex.

(Aplausos)

No pasa nada.

Los seis puntos son para el aspirante

que mejor ha trabajado, teniendo muy claro siempre

lo que tenía que hacer según las instrucciones de su abuela.

Paloma. Su plato y el de su abuela

eran idénticos. La abuela Quinita.

Y esos seis puntos son para Paloma. ¡Ay, gracias!

(Aplausos)

Paloma es mi rival más fuerte porque cocina superbién y, además,

es muy competitiva.

Tiene posibilidades de llegar a la final.

Los cinco puntos son para un aspirante que ha realizado

un buen plato, casi igual de bueno que el de su abuelo.

Ambos nos han dado una lección de delicadeza

trabajando en las cocinas. Los cinco puntos son para... Paula.

(Aplausos)

Bien, Paula.

Oye, chicos, no quiero caras tristes.

¡Arriba ese ánimo porque la semifinal aún no ha terminado!

Tenemos que ir hasta una ciudad que es como un decorado

de "Las mil y una noches" entre patios mágicos y mucho duende.

¿Cómo? -"What?"

Un sitio donde hay duendes. Es que no lo entiendo.

¿Adónde vamos?

(NARRA) Hoy viajamos hasta Córdoba, a orillas del río Guadalquivir

y a los pies de Sierra Morena. En esta ciudad milenaria,

que une pasado y modernidad,

el legado andalusí destaca por encima de cualquier otro.

En ella, aún se conservan muestras del antiguo esplendor

del califato de Córdoba, que hizo de la ciudad

una de las más cultas de la Europa medieval.

(SORPRENDIDOS) ¡Oh! ¡Ahí va!

¡Mira el techo, mira el techo!

La Mezquita me ha parecido que es superchula, los techos y todo.

Es preciosa, me encanta.

Buenas tardes, es un placer presentaros las caballerizas reales

de Córdoba, cuna de una de las mejores

y más famosas razas de caballos del mundo.

Estamos hablando andaluz, del caballo de pura raza española.

(SORPRENDIDOS) ¡Oh!

(SORPRENDIDOS) ¡Oh!

¡Qué monas son las casitas!

Y tienen las puertas abiertas la gente, como si nada.

-¡Hala, qué patio! -¡Qué bonito!

-Huele a naranja y a naturaleza. -Ya, huele genial.

-Para que la prueba salga bien. (TODOS) "MasterChef".

(RÍEN)

El patio es muy grande, me ha gustado un montón.

Me gustó más tirar la moneda para que me vaya bien la prueba.

Aspirantes, bienvenidos a Córdoba.

Su mezquita-catedral es Patrimonio de la Humanidad.

Su centro histórico es uno de los más grandes de Europa.

Y su fiesta de los patios

es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Hoy competiréis divididos en dos equipos.

Paloma y Paula, fuisteis las dos mejores en la prueba anterior,

así que hoy seréis las capitanas.

¡Toma! Paula, estás muy contenta, ¿no?

Sí. ¿Tenías ganas de ser capitana?

Muchísimas. ¿Y tú, Paloma?

También, muchísimas. Conseguiste la mayor puntuación

en la prueba anterior, eso quiere decir

que tienes derecho a escoger color. Eh...

El rojo. Rojo.

Paloma, fuiste la mejor en la prueba de plató,

por eso ahora también tienes derecho a ser

la primera en elegir un miembro de tu equipo.

Elijo a Natalia porque es muy amiga mía y, además,

cocina muy bien. Pues Natalia al equipo rojo.

Que te escojan la primera, después de haber sido repescada

te sienta genial. Lo voy a dar todo

para poder quedarme en el programa gracias a esta oportunidad.

Yo elijo a Álex porque siempre que cocinamos juntos nos entendemos.

Y por eso lo elijo.

A mí me cae muy bien Paula y en las pruebas siempre manda.

Ahora que es su momento de mandar lo hará muy bien.

Que no os siente mal a ninguno de los dos, ¿vale?

Me da rabia elegir a uno, pero elijo a José.

Me gusta cómo trabaja y anima mucho a los demás y tal.

Jefferson también, pero...

Bueno, Jefferson, pues tú formas parte del equipo azul.

¿Te gusta tu equipo? Pues sí.

Jefferson me encanta porque es muy gracioso,

cocina bastante bien, pero come...

Cada equipo cocinará dos platos de un único menú.

Un equipo hará el entrante y el segundo,

y el otro se encargará del primero y el postre.

El menú consta de:

un entrante, carnerete.

¿Qué es eso, vale?

-Eso es... carnerete, no sé qué es.

Es un majao de pan frito, ajo, pimiento seco y patatas

al que, luego, se le añade huevo

y puede llevar de guarnición algo de carne.

En este caso, panceta, chorizo y morcilla.

Algo, sobre todo, algo.

Un primero, guiso de habas secas con berenjenas.

Un guiso a base de cebolla, ajo y, por supuesto,

habas secas y berenjenas al que se le añade

un puntito de hierbabuena.

Qué rico. -Me parece que haremos ese.

-Tengo que ver el postre, pero, se me dan muy bien las habas.

Un segundo, albóndigas a la cañetera.

Es pechuga de pollo, carne de cerdo, ajo, perejil,

huevo, hacemos las albóndigas

y se cocinarán en ese rico caldo de jamón y pollo.

Qué rico está.

Y un postre, pastel cordobés.

Un dulce a base de hojaldre y cabello de ángel.

No sé qué es, pero, es fácil, me parece.

O sea, es lógica.

Paloma, liderar un equipo

no es fácil, es un puesto lleno de responsabilidades,

pero, también, tiene sus ventajas

como la de elegir qué platos hará el equipo contrario.

¿Qué quieres que haga el equipo azul?

El carnerete y las albóndigas.

Contaréis con 135 minutos

para elaborar 12 raciones de cada plato.

Los entrantes saldrán en el minuto 90,

los primeros en el 105,

los segundos en el 120 y los postres en el 135.

Capitanas, tenéis que cocinar con control y medid las cantidades,

ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, ha llegado el momento de la verdad.

¿Estáis listos para dar el todo por el todo?

(TODOS) Sí, chef.

Pues, a cocinar en tres, dos, uno, ya.

Corre, corre. ¡Vamos, chicos, vamos!

Corre.

Álex, tú vas a hacer la carne

y las patatas, pero, primero haz el pan conmigo

porque la carne la hacemos después.

Natalia, tú te pondrás a cortar las verduras.

Vale. Para el sofrito de las habas.

Jefferson, tú vas a hacer

el sofrito del tomate. Vale.

José Enrique, te encargarás de hacer el caldo

y yo me pondré a poner el tomate en la batidora

y mientras se hace,

cortar la berenjena, me ayudas. Vale.

Cuando terminéis me lo decís y nos ponemos con el caldo

y lo demás, ¿entendido?, vamos a ganar.

Luego, los tres nos ponemos a cortar el hojaldre, ¿vale?

(TODOS) Un, dos, tres, equipo rojo.

(TODOS) Equipo azul.

Tengo muchas ganas de probarlo todo, voy a pasarlo bien.

Aspirantes, para que todos contéis con el mismo tiempo de cocinado,

el equipo azul comenzará a cocinar

15 minutos antes que el equipo rojo.

¿Estáis preparados todos?

(TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo de cocinado del equipo azul comienza

en tres, dos, uno, ya.

Jefferson ponte a picar tomate y lo trituras con la túrmix

en un bol. Vale.

(CANTAN) #Abre tus ojos, que hoy hay cocina,

#disfruta las cosas buenas que tiene la vida.

#Abre tus ojos, que hoy hay cocina,

#disfruta las cosas buenas.

#La, la, la, larala, la, la.

#Che, che, la, la, la, larala, la.#

A mí me gusta mi equipo,

pero, hubiera preferido con Natalia

porque ya cocinamos juntas pero, ella cocina superbien

y quiero cocinar junto con ella, pero...

15 minutos cunden para muchísimo,

no sé por qué en los últimos 5 minutos es cuando más cocinan.

Empieza lo bueno.

Jefferson, muy pequeño, tampoco, un poco, o sea...

-Un poco. -Lo justo.

Lo justo para poderlo triturar.

¿Cuánto tiempo ha pasado ya?

Álex, ya voy picando los otros, ¿no?

Sí, eso lo puedes meter en un vaso de túrmix.

Jefferson, ¿aquí tienes para 12 comensales?

¿Qué? ¿Tienes para 12 comensales?

Vale.

Claro, pica unos cuantos y, después, ya te pones.

¿Qué hago, Paula? Ponte a cortar cebolla.

¿Para? Picar, para esto.

¿Cuántas, un par? Sí.

Una, como mucho, yo creo.

Mira cuánto pan hay.

Y hay más, aún.

El problema de Paula y Álex

igual es que, también, los dos son muy de mandar,

entonces, igual, se pelean un poco más, pero, a ver qué pasa.

Pícala un poco más.

No. Sí, eh.

Que no. Qué vagos estáis.

Esto va con el pan, se tiene que quitar.

Ahora, lo vamos a triturar.

Esto no se tritura, se tritura el tomate.

Hay que picar más cebolleta para el sofrito, ¿me has entendido?

Sí, sí. ¿Sí?

Paula, ¿ya puedo triturar? Claro.

Vale.

Álex, que lo hago yo, lo hago yo. Este aquí, ¿vale?

Cuidado que no salpique.

Ostras, esto no lleva ajo.

Ya le he puesto.

¿Entero?

Sí, chafao, como se tiene que poner.

Equipo rojo, tenéis que preparar el primer plato y el postre.

Vuestro tiempo de cocinado

empieza en tres, dos, uno, adelante.

José, las verduras. Sí, ya.

¿Dónde están los cuchillos?

Bueno, compañero, llegó la hora de elegir equipo

o prefieres que lo haga,

directamente, ya que siempre pierdes.

Qué te parece si elige quien saque mayor puntuación

en una tirada de dados.

No tengo problema con nada, Jordi. Bueno, bueno, qué pasa por aquí.

Sami, por favor, ¿qué nos traes? Mirad lo que traigo, vamos al lío.

Ah, esto y a la taba, se murió quien me ganaba.

(RÍEN) No tengo yo horas de barra, sopla.

Chicas guapas, chicas guapas.

Mira cómo te copia. Claro.

Más. Si es que llevo toda la vida

jugando a los dados. La suerte está echada.

Siete.

El juego de Jordi es

chanchan...

¡Ocho! (TARAREA)

¡Jordi ha ganado!

Por un puntito, por un puntito.

Reconozco que me gustan mucho

los platos del equipo azul. Oh, gracias.

Jordi, al equipo azul, Pepe, al rojo.

No tengo problema con mis chicos.

¿Qué tal vais, chicos?

Cualquier duda me lo decís, ¿oído?

Sí, quepa.

¿Me ayudas a sacarlo, Álex?

Ya, ya.

Tengo el tomate aquí para cuando lo quieras, ¿vale?

Esto no está pasado por un chino.

Sí está. Pues, hay pepitas.

Vuélvelo a pasar.

Íbamos bien, lo único es que estaban como muy vagos,

o sea, les decías algo

y es que no me hacían como mucho caso.

Papi. ¿Qué?

¿Sofrío primero un poco? Sí, sofríe, sofríe.

Ahí mejor.

A ver.

Vale, ya está, Paloma, voy partiendo el tomate, ¿vale?

No, el tomate ponlo entero.

¿Enteros? Sí, ponlos tal cual están, enteros.

Con pepitas y todo. Sí.

Bueno, hoy es tu día,

hoy, capitana, sin sombra, sin nada, a pleno sol.

Sí. Y lo harás de 10.

Sí. Lo espero todo de ti,

quiero ganar, quiero hacerlo muy bien.

Y yo. Y tienes dos recetas que son...

Son duritas, ¿eh?

El pollo ya lo metimos. Vale, lo que haría es meter

las pechugas de pollo que se cocinen

para que estén hechas y cuando enfríen un poco

trabajarlas mejor. Perfecto, ahora me pongo.

¿Pongo todas? No, es que todas

te llenan la cazuela, seis, siete y ocho, ¿vale?

¿Cómo va mi capitana? Bien.

¿Por dónde estás? Estoy poniendo la berenjena

con agua y sal para quitarle el amargor.

Ah, ¿y el fondo de la sopa, cómo es?

Estamos poniendo la cebolla

y haciendo la salsa de tomate con el ajo aquí.

La salsa de tomate, ¿con pepitas o sin ellas?

No me importa con pepitas, si lo cuelas.

Lo vas a colar. El quid de la cuestión

es que el sofrito esté rico si es bueno, la sopa estará rica.

Paula, me pongo yo con las migas

Y me haces la patata, lo hacemos al revés, como quieras,

es que a esto hay que darle vueltas todo el rato, si no, se pega.

-A ver, corta patata que es lo que tienes que hacer, ¿vale?

-Paula, lo he echado.

-Vale, pero, esto mezcla.

No te puedo tener aquí mirando la cebolla cómo se termina.

-Se pega, Paula, se pega. -Hablo con Jefferson.

-Paula... -Ya sé que se pega, hablo con él.

Mírame el sofrito a ver cómo está que no se queme.

Ay, Dios.

Se está agarrando, Natalia.

-Lo hacemos desde el principio. -Toma, me pongo con el sofrito.

-Si quieres, yo me pongo con el tomate.

Esto lo tiro.

¿Así de salsa de tomate? -Haz más, yo haría más,

que luego se reduce mogollón.

Podíais haberlo colado en un bol, ¿no?

Da igual, lo colamos y así acabamos antes.

A ver, ¿qué quieres que haga? Ponte con Natalia a picar.

Esto se está... esto se está quedando agua.

Da igual, luego, lo reducimos bien con el sofrito.

Pásame el pimienta, la pimienta.

Oye, pero, no te pases.

¿Lo has probado? Con la pimienta, no.

Pues, prueba, que puede que te hayas pasado.

Está perfecto.

Vale, no pongas nada más sin consultar.

Natalia, tienes que guardar como mínimo un puñado grande...

Ya, ya, tranquila, tranquila.

José Enrique, coge los moldes y ponte allí con el hojaldre.

Aspirantes, vamos a ver, hoy tenemos la visita

de un chef cordobés

que lleva 20 años recorriendo

las mejores cocinas de España y de Europa, Paco Morales.

Paco, tú haces una cocina con historia que es cocina andalusí

pasada por tu filtro, ¿cómo es eso?

Bueno, intentamos recuperar el esplendor del Califato

y lo que intentamos es recuperar esas raíces

y sacar lo mejor de ellas de una manera contemporánea.

Nos viene fenomenal para supervisar el menú de hoy,

por favor, acompáñame que vamos a ver a mi equipo, el ganador,

porque Jordi siempre pierde, es una pena.

Oye, ¿este es el tomate del sofrito, Paloma?

Sí. ¿Y por qué está tan líquido?,

parece un zumo, licuado.

Lo trituramos y colamos y, ahora, lo sacamos.

Haber apretado más,

que saliera la esencia del tomate, más pulpa, más denso.

¿Hacemos más tomate? Podríamos medio arreglarlo, ¿no?

La berenjena, os recomiendo, que es básico esto, mira,

estos trozos no están pochados bien, ¿lo ves o no?

Vale. Tiene que tener

un dorado homogéneo.

Oye, este hojaldre, ¿cómo lo tienes?

Haz una cosa, ve más despacio porque vas un poco con prisas,

mira, te estás... ¿ves?

Entonces ve un poco más despacio.

Intentad trabajar algo más limpio y así te irá mejor.

¿Vale? Bueno, chicos, suerte, ¿vale?

Paula, dame un recipiente,

una olla grande, corre.

¿De quién es?

Paco, por favor, aquí está mi equipito azul.

Hola, chicos, ¿qué tal? Oye, ¿dónde están las migas?

¿Las cambiamos de cazuela, por qué?

Porque se iba a seguir haciendo en esa cazuela

y las apartamos para que no se quemaran.

¿Se te estaban quemando? Sí, por eso las saqué.

Un poco más de grasa, de humedad, lo que quieras,

pero, que no se te quemen en los morros,

si las tienes apartadas, lo entiendo, pero están ahí.

O sea, tengamos mucho cuidadito.

Habéis conseguido algo muy bueno, el aroma a azafrán

que sepa y eso es interesante.

Vale, esta receta es bastante típica, vamos a freír estas patatas

las juntamos, un poco de mortero un poco de caldo.

Eso es. Amalgamaremos un poco

y ahí tendremos la receta básica. Exacto, pero muy poco,

como sabes, muy poco, no tiene que hacerse una pasta.

Pásame un colador que con el colador sale más pulpa.

Pasa para acá.

Sujeta, ¿vale?

Retira.

Paco, gracias por tus consejos

y acompañarnos en "Masterchef Junior",

pero, sobre todo, las gracias te las debería dar Jordi

porque mi equipo va tan bien y lo tiene tan claro

que al pobrecito le tendrías que haber ayudado más.

Veremos cómo termina la cosa.

Veremos, muchas gracias a vosotros.

Un placer. Nos vemos cuando queráis.

Chicos un corte bonito

que, luego, esto se tiene que presentar bien.

Cuidado, que voy.

Ya está, Palomita.

Al final, hicimos bien el tomate, tiene buena pinta.

Ya no hacen falta las hojas, quítalas.

Espera. ¿No podríamos usar solo esto

para doce personas? Ya haremos más, haremos más.

Vale, vale.

Qué bien salen, salen genial.

A ti te gusta lo dulce, ¿eh?

Sí. Madre mía.

Cuanto más rellenito esté, mejor, mira, yo lo puse así.

Me estoy esforzando mogollón con hacer empanadillas tan bonitas.

Equipo azul, equipo rojo,

parad de cocinar y prestad atención.

Aspirantes, en una cocina profesional

hay que estar preparados para cualquier imprevisto

porque la cocina es algo vivo y cambiante.

¿Estáis listos para improvisar

y solucionar todos los problemas que os salgan al paso?

(TODOS) Sí, chef.

Pues, eso espero, porque vamos a cambiar

a los miembros de vuestros equipos.

¿Hola? No.

Me tomas el pelo.

Te estás quedando con nosotros. Me estoy quedando con ellos, dice.

Yo me muero.

¿Qué os parece, capitanas? A mí me da igual

porque me llevo bien con todos, pero, a ver, no sé, me parece...

¿Y Paula, qué tal?

Bien. ¿Cómo lo ves?

Bueno... Pues, entonces, vamos allá.

Capitanas, os quedaréis

en la cocinas para organizar el trabajo.

Vale. Pero los otros aspirantes

tienen que cambiar de equipo.

¿Cómo? Y mantenerse con su nuevo capitán

hasta el final de cocinado.

¿Qué? No. ¿Lo habéis entendido?

(TODOS) Sí, chef. Pues, cambio de cocinas, venga.

Venga.

A ver, mira, escuchad, estamos haciendo cabello de ángel.

Se pone encima y se hace como una empanadilla.

Vale, me lavaré las manos para no juntar sabores.

Yo también.

Los jueces tienen razón,

en una cocina puede pasar lo que sea

y yo creo que ellos

nos están preparando para un futuro.

A ver, qué hago, Paula.

Ocúpate de las patatas que tienen que pochar.

Tú, corta... Pero, a cuánto lo habéis puesto,

se está pegando, pero, qué haces,

está pegado. Poco a poco lo despegas.

Jo, tío,

Pero, yo no quiero cambiar.

¿Por qué? Porque no, estábamos muy bien.

Y yo organizados.

Me estoy volviendo majareta, tío.

Pero ¿me tengo que quedar siempre con las patatas?

Va, dime algo. Tranquilo.

Jo, nos llevamos todos bien y ya está, o sea, juntos.

Dime algo para hacer mientras, "porfa", que si no, me aburro.

José... ¿Qué?

¿Qué más da, José? Hay que intentar hacerlo y punto.

Cuando ha venido José Enrique, su actitud no ha sido la mejor

porque empezó: "Esto está mal, esto no sé qué y no sé cuántos",

pero, Natalia, superbién.

¿Vosotros haríais más migas?

¿Cuántos hay que poner?

Un poquito. Mira, hacemos una cosa,

¿quieres hacer tú esto? Me da igual.

Pues corta un cuarto de chorizo de este

y ponte a quitar lo del pan.

Natalia, yo marcaría un poco más de panceta ahí.

Sí, voy a poner más, tranquila.

Es la primera ronda, pero, no me cabe toda en la sartén.

Estoy recién repescada y volver a estar aquí es un regalo

y lo tengo que aprovechar al máximo.

Vamos. Vale.

Venga, chicos, que vamos a ganar.

Eh, con ese no. Este, ¿no?

Con el pequeño.

Este. Sí, con ese.

Vale, tú con el relleno, yo voy cortando.

Dale al segundo plato.

Es el guiso este que estamos haciendo.

Esto ya está.

Vale, ahora, tengo que echarle las habas.

¿Hay más hojaldre?

Sí, aquí hay más.

Pues, cógelo. ¿Cuántos tenemos hechos?

Tenemos que hacer 14. ¿14, no eran 12?

Sí, pero, por si acaso alguno se nos quema o nos pasa algo.

¿Cuántos tenemos? Un, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho, nueve, ¿quién ha hecho esto?

Esto no.

Ahora que lo había organizado todo,

sabíamos qué nos faltaba y lo que no

y me cambian el equipo.

¿Qué le pongo a las migas, qué le habéis puesto?

-Esto se tiene que cortar. -Ya, pero, qué le pusisteis.

-Azafrán, sal, pimienta, laurel.

Esto.

Tienes que cortarlo un poquillo, que no se te queme nada.

Equipo de Paula, en 30 minutos sale el entrante, el carnerete.

Vale, esto se tiene que hacer ya.

¿Me oísteis? Sí, chef.

Equipo de Paloma, en 45 minutos sale el primero

el guiso de habas secas con berenjenas

¿Oído? Sí, chef.

Venga, no falléis.

A ver. ¿Esto para las migas le va bien?

Es que me dicen: "Ponlo". Pero no...

-Las patatas, quítalas. -Es que no me han dicho

ni qué hay que hacer ni nada,

las patatas me dicen que las poche, pero ¿para qué?

¿Sabes que me estoy fijando? ¿Qué?

Estás muy protestoncito, ¿eh?

¿Sí o no? Desde que te vi entrar en la cocina,

te veo, y sabes qué pasa, no nos ayuda nada.

¿Sabes?

Estaba enfadado, deprimido

y sin saber qué hacer y me he sentido no muy bien.

José Enrique, ayúdame que tenemos mucho curro y veo a las chicas

muy decididas y a ti te veo

con ganas de protestar y perder el tiempo, dale caña.

Esto, despéjalo cuando puedas, venga.

¿Hay niños entre los comensales?

No lo sabemos. Es que como uno es mucho más grande

y el otro es pequeñito,

a lo mejor hay niños entre los comensales.

Este parece un huevo frito, este un sol, este de niño pequeño,

este es de niño grande,

en fin, un poco homogéneo todo, ¿no?

Álex hizo unas pequeñas,

Jefferson cortó todas iguales, en fin, un poco desastre

y yo me puse un poco nerviosa.

Pero ¿por qué?

Oye, para qué es ese huevo. Para pintar.

¿Para pintar? Sí.

A ver, con esa cantidad creo que es suficiente.

¿Sí, este?

Ay, mierda, la yema.

Oye, ¿dónde está la...?

Chicos, tenemos que dejar esto. -Ya, tío, es que yo no sé

qué hacer, no sé ni qué hay que hacer aún.

-Hombre. -Me decís de hacer cosas

y las hago, pero...

-Me voy a poner a freír aquí

las migas con el jugo que ha soltado esto.

-Tener una compañera así de buena, también, hace mejor

a la capitana porque tengo gente que me escucha

y eso anima muchísimo.

Me estoy mareando. -Paloma, qué hacemos.

-Qué mareo tengo. -Ve a los enfermeros.

-No, estoy bien.

Ay, qué mareo.

Aceite.

Ay, Dios, qué mareo tengo.

Ay, no puedo.

Me tengo que sentar.

-Ve, Paloma. -Me tengo que sentar.

Me estoy mareando.

Eh, quieta, bueno. Me tengo que sentar.

Me he sentido muy agobiada, encima, capitana,

toda la responsabilidad, se me ha concentrado

en la cabeza y empecé a sentirme muy mal y me tuve que...

¿Qué pasa con Paloma?

Se ha mareado.

¿En serio?

Cuando se fue Paloma

me he sentido un poco...

porque solo quedamos yo y Álex.

Vale, Álex, este va a ser para las claras, ¿vale?

el otro para las yemas.

Mierda.

Aspirantes, mucha atención, tenemos otra visita.

Una chef andaluza que fue la primera chef andaluza

en ganar una estrella Michelin,

Celia Jiménez.

Ay, Jiménez, como yo.

Celia, están preparando un menú con mucha historia andaluza,

¿le echamos un ojo, te parece?

¿Qué tal vamos? Qué buena pinta tiene eso.

Uh, prefecto.

Esto lo voy a tirar. ¿Está bueno?

Muy bueno, un pelín le falta nada más a las habas

para que estén más tiernas.

Mira, hemos conseguido esta mañana en el mercado de Córdoba

la cidra, con lo que se hace el cabello de ángel, ¿no?

Sí, esto es una cidra que es una calabaza

y lo que hacemos es sacar toda la carne

y se pone a cocinar, prácticamente,

con la misma proporción de azúcar a fuego lento hasta que caramelice.

Se pone más amarilla y mucho más dulce.

Jefferson, Álex, Paloma se ha marchado

porque se ha mareado un poco con el calor

así que tenéis que poneros

al mando de las cocinas, ¿cómo lo lleváis?

Bien, estamos dejando las habas que se vayan haciendo un poco.

¿El postre, cómo está? Está en el horno, mira.

O sea, vais bastante bien. Sí.

Sentí un poco de responsabilidad y un poco de agobio

porque no sabía qué hacer ni cuál era el menú,

pero, con Jefferson lo tiramos hacia delante y creo que irá bien.

(RÍE)

Puedo saltear, la primera vez que he salteado.

Eso te iba a decir, pero, me he quedado alucinada, a ver.

Hala, Jefferson.

Como los grandes cocineros.

Pro, bueno, mírale. Qué contento estoy.

Me he sentido un poco el mayor, no me he sentido el pequeño

salteando y todo, sin ayuda de otras personas,

me he sentido un poco, ¡oh!

Y las albóndigas a la cañetera, yo que soy catalán y hacemos

las cudellas con la pilota, me recordó mucho a la pilota,

es decir, tengo un buen caldo de jamón, cocinamos

unas pechugas de pollo, las sacaremos, las desmigamos

y meteremos ajo, perejil, una carne de cerdo picada

y haremos albóndigas; harinamos y las coceremos

en el caldo para servir albóndigas y caldo.

Bueno, les dejamos trabajar a ver cómo lo hacen.

Cuidado.

Cuidado.

Aquí te tengo, por fin, venga.

Mierda.

-No importa, no importa.

-Ahora, falta uno. -No, hicimos dos, por si acaso.

Dos más.

Casi le da un infarto.

-Ay, qué bien.

Equipo de Paula, en 10 minutos

sale el entrante, el carnerete, ¿vale?

¿Qué necesitamos?, tener esto ya para ir al horno,

la mesa despejada con los 12 platos puestos, ¿vale?

Vale, tú, ayúdame con esto.

-Ya está, Paula, están todos, te abro el horno.

Ábremelo, corre, metemos una.

Nada, 2 minutos, una, espera, cojo otra.

Comensales, bienvenidos.

Es un honor tener aquí a 12 de los mejores

humoristas de toda Andalucía.

La verdad, estamos ya muy cerca de la gran final

donde uno de ellos se coronará

como el cuarto Masterchef Junior España.

Así que os podéis imaginar

los nervios que tienen hoy en cocinas.

Espero que eso no les influya

y os demuestren todo su talento culinario.

Un, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve, diez, faltan dos.

¿Esto, Paula, esto?

-Pero, que quede todo superlimpio, repártelo que no llega.

Vamos poco a poco y si da para más, pues, más.

Los bordes los limpiamos con esto, ¿vale?, chicos.

-Voy, estoy echando esto. -No, se lo digo a...

-Ah, vale. -Pero, hay más chorizo debajo,

-Hay que poner tres trozos en cada.

Paula, los camareros esperan, tengo que sacar platos.

Rápido, que tiene que sacar platos.

No hay tiempo, chicos, no podemos ponerlo...

Camareros, por favor, vámonos, venga, rematemos.

¡Chorizo! Que nos vamos.

Este y este. Vamos, vamos.

José Enrique, vámonos, venga, vámonos, va, va, va.

Comensales, el entrante es un carnerete

y lo ha elaborado el equipo que lidera Paula.

Esto me viene muy bien para mi régimen.

La verdurita le ha dado un puntito ahí.

La verdura está muy rica, de verdad.

Muy bueno. A ver, me está gustando,

pero, nunca lo he comido

y no sé si es con cuchara o tenedor.

Yo creo que es con cuchillo.

¿Cómo vais, Álex, Jefferson?

¿Todo bien? Muy bien.

En 15 minutos sale el guiso de habas.

Prueba, a ver qué tal. Quiero eso despejado

para poner los platos y emplatar.

Yo no lo tocaría más. ¿No?

¿Lo apago? Sí.

Luego, le das un poco más de calor y ya está.

¿Esto así de picadito? Vale.

Ya está, Paula, está todo picado.

Venga, metemos primero el jamón, que es lo más duro.

Y lo trituramos. Le damos un golpe.

Ah, no nos pasemos de jamón.

Vale, vale, vale.

El ajo, venga.

Muy bien.

Vale, la carne de pollo, capitana.

Aquí.

¿Eres la capitana tú? No, Paula, es la capitana.

Pero, tengo la carne de pollo. Genial, va.

Vamos a meter ahí dos, tres huevos. ¿Dale tú o yo?

Tú misma, bueno, o yo.

Trabajamos a tope.

Vamos, ahora sí,

para que quede más amable, un poquito de pan.

Podríamos meter otro huevo, que no pasa nada.

¿Otro? Sí, sí.

Metemos aquí el saborcito rico de esto.

Qué bien huele. Esto está muy bien, chicos.

Huevo.

Cuando tengáis la masa hecha, despejamos la mesa

y haremos las albóndigas y me decís.

Con la mano, mejor.

Sí, dame. -Con la mano.

-Sí, vale. -Pues, con la mano.

-Necesito comer -Y yo.

Buenas tardes, ¿cómo vamos por aquí?

Vamos bien, estupendo.

Sevilla, tenía mucha ilusión de que vinieras.

Y yo he venido a verte.

Sobre todo porque sabía que la comida era contundente

y que te gustaría, ¿me he equivocado?

A mí me gusta todo, pero, en parte te equivocaste

porque depende de la época del año hay veces que me cuido más,

pero, o sea, esto no me lo perdono

cuando hay que comerlo, no.

Sin embargo, Manolo, creo que eres de los que te cuidas.

Bueno, yo practico mucho la natación.

¿Sí?

Demuéstralo, ahí hay una piscina.

Bueno, en enero el agua está algo fresquita.

Sí, pero, hoy hace un día espectacular.

Sí, tuvimos mucha suerte,

¿y el equipo azul tuvo suerte haciendo el carnerete?

Sí, la verdad, que sí.

Yo ya lo probé antes y está muy rico,

tiene su puntito de ajo y cebolla, pero, está muy bueno.

Venga, tenemos que estar sacando ya los platos.

Esperaos. Venga, rapidez.

Vale, no sé si Paloma os lo dijo, esta sopa

llevaba un poquito de azafrán. No.

Y una gota de hierbabuena vamos a buscarlo

y lo echamos ya, ¿vale? Sí.

Venga, tenemos a los camareros

esperando, venga, Jefferson, vamos, Álex.

Necesito el azafrán, ¿eh, vale?, venga, eso es, que coja

un poquito de aroma de hierbabuena y necesito el azafrán, ¿eh?

¿Cuánto le echo? Una pizquita, un poquito,

un poco de azafrán.

Ya está con ese aroma que deja, maravilloso, me vale.

Venga, no perdamos la tensión

del cocinado, lo tenemos casi. Vamos, va.

Hay que darle caña.

Ponlo ahí encima y limpia el plato.

Calcula bien, Álex, que haya para todos.

Álex, Jefferson, ¿podemos ir sacando platos?

Sí, Pepe.

Camareros, por favor, sacamos platos.

No, espera, una cosita me falta, Pepe.

Venga, rapidez, que los tengo aquí,

¿qué falta?, el salteado de berenjenas, venga.

El último toque, venga, fenomenal.

Solo faltan dos más.

Muchas gracias.

Uf.

Comensales, cuando llegaron los taifas

desapareció el Califato, pero no así sus platos

y uno de ellos os lo serviremos ahora,

es un guiso de habas secas con berenjenas

y lo ha hecho el equipo que capitanea Paloma.

Espero que os guste.

(Música andalusí)

Ya está.

Señores, que aproveche. -Venga, vámonos.

Están buenas, ¿eh?

Un punto dulce, ¿no? -Están bien.

Ni mi madre, ni mi mujer

han conseguido que yo me coma un plato de habas.

Y para mi gusto está bastante bueno.

A mí me ha sorprendido que siendo un programa

de cocina de niños no fueran habas baby.

Claro.

Yo voy a dejar hueco para las albóndigas.

Buenas tardes. Muy buenas.

Qué honor teneros aquí. ¿Qué te ha parecido el plato?

Muy bien. De momento a mí me ha gustado

un poquito más el... -El anterior.

El anterior, pero este está muy bien.

Esto ya es... -Alta cocina para ti.

Sí, sí. -Esto es alta cocina.

Está muy rico el saborcito del caldito.

Sabía a caracoles. -A caracoles.

¿Y las habas cómo están? Las habas un pelín...

Un poquito al dente. -Sí, al dente.

Pero también ese es el rollo de los califatos.

Ah, ellos lo tomaban así. Lo tomaban así.

Te tomas un plato de esto

y te dan ganas de reconquistar algo.

Bueno, en el tajo estamos. Por eso.

O sea, tú te tomas esto y a reconquistar.

Lo hemos sacado bien.

Esto del un cambio de equipo ralla mogollón.

Pero lo de que nos llevemos bien todos ayuda mogollón.

Porque yo con todos no me llevo igual.

Con Miguel. -Por ejemplo.

Me hubiera vuelto loca.

Pero en el fondo era majo más o menos.

Las pongo a cocer, ¿vale? -Vale, yo voy haciendo más.

Mira, mira. -Qué calidad, José.

Qué calidad.

Vamos a ir emplatando nuestro magnífico postre.

Vale, me gusta esta palabra, magnífico.

Lo vamos poniendo en el medio, ¿vale?

¡Nana, nana, nana! ¡Vamos a ganar!

No, no te hagas ilusiones.

(TARAREA) No cantes victoria.

Echa un poquito más de canela.

Me encanta cómo huele y como sabe la canela.

¡Mierda! -No importa.

Más azúcar glas, ¿no?

Yo pondré las albóndigas y vosotros dos

con dos jarras el caldo.

Vale, a otra jarra.

Perfectas. Muy bien, equipo de Paula,

en dos minutos tengo los camareros preparados.

Sacaremos platos, ¿vale? Vale.

Muy bien. Vamos, capitana. Ya está, ahí no hay más.

Capitana, emplatamos albóndigas.

Mezcla, mezcla, mezcla. Varilla, ahí, ahí.

Rápido, rápido. Venga.

Venga, que si no se nos coagula la cosa.

Cómo huele a jamoncito y a caldo rico.

Huy, qué bien.

Venga, sin perejil, que sacamos platos ya.

Eh, toque con mucho cariño. Vale.

Pero mira, hay que echarlo esto con criterio.

Un puntita... ti, ti, ti.

Ya está, encima de las albóndigas, venga.

Camareros, por favor, adelante.

Echa un poco aquí. -¿Ahí?

Ahí. -Ya está, terminado.

Vale, bien.

Oh. Chicos, probadlas porque están muy ricas.

Enhorabuena. ¿Qué haremos ahora?

Limpiar. -Limpiar.

Cocina limpia y muchas felicidades. Buen trabajo.

Gracias. -Están muy buenas.

Yo estoy muy contenta con lo que ha pasado.

Aparte de que nos hayamos hecho un lío

por el cambio de recetas no han salido dos platos buenos

y pase lo que pase yo hoy me voy satisfecha.

Llega el momento de que probéis el segundo plato,

albóndigas a la cañetera,

un plato que sólo con el nombre

ya entran ganas de hincarle el diente.

Lo ha hecho el equipo de Paula. Espero que disfrutéis.

Están muy ricas.

El color es lo que más me llama la atención.

Yo cuando las he visto digo:

"Estas albóndigas han ido poco a la playa este año."

Les hace falta una vuelta y vuelta.

Pero después las he probado, que es importante,

y de sabor está muy bien. -Están muy buenas.

Voy a ver cómo...

Mira, así. -Me encantan.

Siempre hay que comer uno más.

¿Qué tal vais? Hola, Samantha.

Bien, muy bien. Emplatando el postre.

¿Qué habéis pensado para la decoración?

Porque tenéis tiempo de sobra.

Hemos puesto azúcar glas y un poquito de canela

y la tamizaremos ahora en otro bol

y añadiremos un poco con las grosellas.

¿Y si hacemos un dibujito oalgo mono para poner

el azúcar glas y hacerle una formita aquí?

Tenemos tiempo de sobra. Ya, vamos muy bien.

Vamos a pensar. A ver, ¿de Córdoba qué podemos hacer?

¿Una estrellita?

Sí. Una estrellita, qué bonito.

Ah, dos triángulos. Vale.

Esto lo cortamos. Lo cortamos así.

Vale, y después... Así Córdoba, la estrellita.

Pues es un toque.

En una cocina siempre puedes hacer algo más.

No.

Y ahora quítalo y tiene una estrellita.

Se quita con mucha maña, nada más que levantando.

¡Olé! -¡Olé!

Quiero todos exactamente iguales.

Gracias, Samantha. -Gracias, Samantha.

Vale. -Tamízame, venga.

Este.

Más, un poquito más.

Ahora espérate.

¡Sácalo para fuera!

¡Ahí va! (RÍE)

¡Huy!

No está mal. Muy bien.

(RÍE)

Va, Óscar. -Vale, vale, vale.

¿Cómo va la cosa por aquí? Muy bien.

Todo controlado. Como yo soy de Córdoba

mi madre hace estas albóndigas

y mi tía y están muy conseguidas.

Entonces sabes muy bien como es el sabor original.

Sí, sí. Eso piensa Leonor.

Pero las famosas de este país qué pensarían.

(CAMBIA LA VOZ) Pues por ejemplo

yo te digo que en lugar de albóndigas a la cañetera

me gustan más albóndigas a la carretera.

Ay, esta es la Aguirre. Esta es Esperanza Aguirre.

(VOZ AGUDA) A mí las albóndigas me han fascinado.

O sea, creo que no he comido más en mi vida.

Me he comido casi media albóndiga.

O sea, estoy llena.

Bueno, Tamarita Falcó. No me equivoco, ¿no?

Claro, es que ella es de poco comer.

Es muy poquito. Ella es de muy poquito comer.

(IMITA A UNA TROMPETA)

Aspirantes, salen los postres.

Pues casi ya estamos. ¿Lo tenéis acabado?

Sí, ya está. ¿Puedo avisar a los camareros?

Sí, chef. Camareros, por favor,

podéis pasar a por el pastel cordobés.

Ya está, a descansar. -Olé.

Vamos ya con el punto dulce de este menú.

Es un pastel cordobés que ha hecho

el equipo liderado por Paloma.

Así que venga, a disfrutarlo, golosos.

¿Esto se puede comer con las manos?

Buenas tardes, chicas. Buenas.

¿Cómo va la cosa por aquí? Muy bien.

Qué bien, entre mujeres.

Pilar, Maru, tengo una curiosidad enorme.

¿Sois golosas o no sois golosas?

Mucho. -Me encanta el pastel cordobés.

Buenísimo. -Está exquisito.

¿Les ha salido bien a las chicas?

Buenísimo. -Espectacular.

¿Y si os tuvieseis que quedar, no con uno, con dos platos?

Con el carnerete de Paula

y con el pastel cordobés de Paloma.

¿Pilar? Y yo también. Yo también, sí.

Son los dos que más me han llamado la atención.

Porque no lo había probado.

Álex, Jefferson, ha salido vuestro último plato.

Enhorabuena. Gracias.

Lo habéis hecho muy bien. Limpiar bien la cocina.

Sobre todo teniendo en cuenta que Paloma se ha tenido que ir

porque no se encontraba bien. Y aún así ha salido muy bien.

A limpiar las cocinas y dejarlas

como los chorros del oro.

(TARAREA)

Hoy es un día my contento.

Porque yo creo que hemos hecho muy bien.

Comensales, el servicio ha terminado.

Muchísimas gracias por habernos acompañado.

Espero que los platos que habéis probado

os hayan hecho sonreír como tantas veces

nos hacéis sonreír vosotros a nosotros.

Supongo que dedicarse a hacer feliz a la gente

debe ser una de las profesiones más maravillosas del mundo.

Nosotros hoy lo hemos intentando.

Pero desde luego no he sido yo la artífice de todo esto,

sino nuestros niños.

(Aplausos)

Pues aquí los tenéis.

Cuántas risas os habéis echado con ellos siempre.

Muchas, ¿verdad?

Me he quedado... así.

Porque claro, es como cuando ves a los jueces, te quedas:

"¿Pero estoy soñando o estoy en la vida real?"

Menuda sorpresa nos hemos llevado cuando os hemos visto.

Espero que os hayan encantado los platos.

Y muchísimas gracias por venir.

A ti, preciosa. ¿Cómo son?

Si es que es para comérselos a ellos.

Hasta siempre.

Vamos, chicos.

Adiós.

He cocinado para ellos, madre mía.

Yo soy fan de Santi. Entonces me ha hecho

muchísimas ilusión cocinar para él.

Ay, madre, qué nervios.

Aspirantes, tengo que felicitaros

por haber cocinado con tanta ilusión.

Vuestro esfuerzo ha estado a la altura de la semifinal

de esta cuarta edición de "Masterchef Junior".

Así que enhorabuena.

(TODOS) Gracias.

Paloma, vaya susto que nos has dado a todos.

¿Qué tal estás?

Bien. ¿Sí, mejor?

Sí, sí. Que yo quería decir perdón a mi equipo

por haberlo abandonado.

No, de eso nada. Ay, cariño...

No tienes que pedir perdón de nada, hija.

No digas eso. No has abandonado a nadie.

Te encontrabas mal y has tenido que abandonar

las cocinas muy a tu pesar. Lo ha hecho genial.

Dios...

Cuando me he sentido mal he dejado a mi equipo tirado.

Y cuando he vuelto he querido como recobrar,

pero es que ya había acabado el cocinado.

Así que no he podido hacer nada.

Hoy como consecuencia del cambio de equipos

y para ser justos la valoración que emitirán nuestros jueces

será de manera individual y con independencia

del equipo en el que hayáis cocinado.

Os llevaréis 6, 5, 4, 3, 2 y 1 punto.

Bien.

Paloma, te has perdido gran parte del cocinado.

Y por eso sólo podemos valorar el poco tiempo

que has estado en cocinas. Vale.

El guiso de habas tenía poco sabor.

Pero creo que el postre no ha estado nada mal.

¿Eh, Samantha?

Así es, Pepe, el postre ha sido todo un éxito.

Fuiste lista y elegiste unos platos sencillos

y un equipo potente con el que sabías

que te ibas a poder entender.

Pero claro, con el cambio de equipos pues no ha sido así.

Un capitán tiene que saber adaptarse

a cualquier situación. No hay que rendirse

ante los imprevistos en cocina.

Porque hay que saber reaccionar y saber seguir adelante.

Sí, chef. Eso sí, Paloma, enhorabuena

por tratar de mantenerte en tu sitio,

porque a pesar del mareo has intentado estar en cocina

y liderar a tu equipo. Tiene muchísimo mérito,

Paloma, de verdad. Gracias, chef.

Que me he sentido mal y todo.

Ahora ya estoy mucho mejor y desde ahora a tope, vamos.

Jefferson, decías que no conocías los platos

y que querías probarlos todos.

Esa quizá haya sido una de las cosas

que has cumplido hoy.

Eso sí, el postre, que lo habéis hecho muy bien,

como ha dicho Samantha,

en gran parte ha sido porque prácticamente

os lo ha dejado todo hecho Natalia.

Sólo teníais que meterlo en el horno

y darle la última pinturita. Y eso lo habéis hecho muy bien.

Aunque en el emplatado habéis dejado realmente feliz

a Samantha porque lo habéis hecho de diez.

Álex, Jefferson, enhorabuena.

Gracias.

Álex, al comienzo del cocinado estabas despistado.

Las migas se te estaban quemando

y no te dabas ni cuenta.

Te ha venido muy bien cambiar de equipo.

Cuando Paloma ha tenido que abandonar las cocinas

has tomado la iniciativa, has despertado

y has cogido las riendas de tu nuevo equipo.

Sólo erais dos pero habéis conseguido sacar los dos platos

de una manera más que correcta.

El mérito de los postres ha sido de Jefferson y mío.

Porque darle la vuelta en el horno, el decorado...

es muchísimas más parte que la que han hecho ellos.

Paula, tanto el carnerete como las albóndigas

a la cañetera han tenido mucho éxito.

Estaban muy muy ricos.

Enhorabuena.

Gracias. Pero no sólo has sacado

los platos, sino que has sabido hacerte con los nuevos miembros

del equipo y sacarles todo el jugo.

Has reorganizado las tareas muy bien

y has estado encima de todos los trabajos de diez.

Has sido una gran capitana. Felicidades.

Gracias.

A ver, yo sí pensaba un poco que había hecho

bastante bien de capitana,

pero que te lo digan y todo pues... fenomenal.

José Enrique, Paloma te eligió porque te entendías muy bien

con ella cocinando y porque se llevaba bien contigo.

Creo que Paula no puede decir lo mismo.

Tratabas de hacer la guerra por tu cuenta.

Y eso no es bueno.

Te has pasado medio cocinado protestando.

Cuando Jordi te ha dicho que dejases de protestar

y te pusieses las pilas has reaccionado

y has arrimado el hombro con todo tu equipo.

Tranquilo, porque lo has hecho muy bien al final.

Natalia, has sabido estar en tu sitio en ambos equipos.

Sea cual sea el reto al que te enfrentas

siempre das lo mejor de ti.

Gracias.

A ti no te ha afectado

el cambio de equipo en absoluto.

Has cumplido con todas las tareas que te ha dicho

tu capitana y has sabido sacar las elaboraciones

con orden y muy buen hacer.

Hoy has demostrado que lo de tu repesca

no fue un espejismo, has vuelto con muchas ganas

y dispuesta a llegar a la final. Felicidades.

Gracias.

Estoy muy orgullosa y sobre todo supercontenta.

Si me convierto en finalista Paula, José y yo

nos vamos a poner las puntas azules.

Por todo esto hemos llegado a la conclusión

de que el aspirante que merece 5 puntos es...

Paula.

A ver, a mí me han dado 5 puntos.

Pero yo soy muy exigente conmigo misma

y yo prefiero obviamente los 6.

Pero 5 son 5, entonces estoy supercontenta.

Los 3 puntos son para...

Jefferson.

Me ha dicho cosas muy buenas y sólo me dan 3 puntos.

Es que no lo entiendo.

Los 4 puntos son para...

Álex.

Para mí llegar hasta aquí me conformo.

Pero que siempre hay que ir para más.

Voy a intentar llegar a la final sí o sí.

Los dos puntos son para...

Paloma.

Yo creo que mi puntuación es justa,

puesto que no he estado todo el cocinado.

Yo ahora que ya me he recuperado

estoy con unas ganas que en la prueba de eliminación

voy a darlo todo con garrote.

Me va el corazón a 100 por hora. ¿A ti no?

Sí, pero te van a dar los 6 a ti.

No tiene por qué...

Natalia, José Enrique, entre vosotros está

el aspirante que mejor

y el que peor lo ha hecho hoy en cocinas.

El aspirante que merece los 6 puntos es... Natalia.

Qué bien.

Qué bien.

Yo estoy contentísima, porque lo de que me dieran

los 6 puntos en un exterior no me había pasado nunca.

Y que te los den sienta genial.

Por lo tanto, José Enrique, tú te llevas un punto.

Venga, José.

En la eliminatoria lo das todo y ya está.

¿Cuántos puntos tienes?

Pero que no pasa nada, tranquilo.

Estoy pues triste porque sólo me han dado 1 punto.

Y ahora soy el que menos tiene de cara a la eliminación.

Y es difícil...

José Enrique, ¿qué pasa, hombre?

Que eres un campeón, hombre.

José Enrique, es la primera vez que te damos 1 punto.

No pasa nada, te tienes que crecer

en los momentos malos.

Está hecho polvo.

Aspirantes, no quiero que nadie esté triste.

Tenéis más oportunidades de conseguir puntos.

Y sobre todo de vivir esta experiencia a tope,

que es a lo que hemos venido, ¿verdad?

(TODOS) Sí, Eva.

Os veo a todos en plató.

José...

Dame un beso.

He aprendido que siempre tienes que venir aquí

con una sonrisa en la cara.

Y en la prueba de eliminación voy a llegar a tope

y voy a intentar sacar un plato pues muy bueno.

Vuelven los Campamentos Masterchef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más,

este verano Campamentos Masterchef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos Masterchef!

Estamos de vuelta en las cocinas

de "Masterchef Junior" con el último

y más emocionante reto de la noche.

Ellos todavía no lo saben,

pero dos aspirantes ya son finalistas.

Sólo nos falta conocer el nombre de los otros dos

que les acompañarán en uno de los días

más emocionantes de su vida.

Eso es para hacer cosas a la plancha.

Hay que cocinar ahí, ¿no?

Aspirantes, bienvenidos

de nuevo a estas cocinas. Gracias.

Paloma, tuviste que abandonar la prueba de exteriores

durante el cocinado. ¿Estás recuperada totalmente?

Sí, ya estoy recuperada totalmente.

¿Vamos a ver a esa Paloma guerrera que siempre vemos?

Claro, ya que no cociné en la otra prueba

pues ahora voy a cocinar el doble.

Así me gusta.

José Enrique, tú estabas en la prueba de exterior

un poquito enfadado con esa decisión que tomaron

los jueces de intercambiaros el equipo.

Y el jurado te penalizó dándote la peor puntuación.

¿Has recapacitado?

Sí, ahora pues en esta prueba voy a intentar pues divertirme,

porque está un poco crudo el futuro.

¿Por qué? No puedes ser así de derrotista.

¡Que tengo 3 puntos!

Pero hoy hay un montón de puntos en juego.

Ah, eso no lo sabía. Pues ahora te lo contamos.

Ah, vale.

Aspirantes, la clasificación está de la siguiente manera.

Con 10 puntos, Paula.

Con 9 puntos, Natalia.

8 puntos tienen Paloma y Álex.

4 puntos tiene Jefferson.

Y 3 puntos José Enrique.

Paula, Natalia, tengo una cosita que deciros.

Lo que sí que no sé si os va a gustar o no.

¡Sois finalistas de "Masterchef Junior IV"!

¡Bien!

¡Muy bien, chicas, muy bien!

Me ha parecido bien que Natalia y Paula

subieran a la galería porque yo creo que se lo merecen.

Paula, ¿a ti quién te gustaría ver en la final con vosotras?

Me gustaría ver a Álex y a Paloma, José o a Jefferson.

Es que me gustaría estar con todos.

Natalia, ¿tú? A todos.

Ponemos a seis en la final.

Ay, me encantaría. ¿A qué sí?

¿Hablamos con los jueces a ver si puede ser?

Sí, sí. -Venga, porfa.

Somos originales. Vamos a pensarlo.

De momento lo que está clarísimo es que Paula

y Natalia ya sois finalistas.

¡Así que venga, a la galería corriendo!

Subir a la galería además

sabiendo que eres finalista es como: "¡Guau!"

Es lo más.

O sea, guau.

Vamos a descubrir los misterios de una gastronomía milenaria

del lejano oriente.

Paloma, ¿sabes lo que es esto que tenemos aquí delante?

Son planchas que se usan sobre todo para planchar

las setas para el ramen.

Más o menos, son planchas de acero

para preparar platos al estilo teppanyaki.

Su nombre procede de la unión de dos palabras:

teppan, que significa "mesa de hierro"

y yaki, que significa "parrilla", "cocer", "freír".

En una plancha como esta

se puede cocinar prácticamente de todo.

Además, los restaurantes japoneses han convertido

los platos de teppanyaki

en un espectáculo para sus clientes.

Queremos que disfrutéis de la imaginación y del talento

de uno de los maestros en cocina teppanyaki.

Por eso hemos invitado a uno de los mejores

de este tipo de cocina en España.

Desde el restaurante Ichiban en Madrid, Chi Yin Fen.

(Aplausos)

Bienvenido a "Masterchef". Buenas noches.

Me gusta el delantal.

El delantal del cocinero fue muy chulo.

Me encantaría tener un delantal así.

Bienvenido Chi Yin Fen a "Masterchef Junior".

El cocinado en el teppanyaki

es uno de los más espectaculares que existen.

¿Cuál es la clave en este tipo de cocina?

Y con la plancha muy caliente también, ¿no?

Sí, sí. Vale, vale.

Nuestros aspirantes y este jurado estamos esperando

que nos hagas una exhibición, por ejemplo una tortilla

y nos demuestres las cosas increíbles

que se pueden hacer con algo tan sencillo.

Yo creo que vamos a flipar.

¿Tú no? -Sí, yo ya estoy flipando.

Abre la boca.

Oye, te puedes mover, Jefferson.

¡Ay, cómo quema!

¡Ay!

Ha sido divertido cuando

nos ha empezado a lanzar la comida.

Y aparte está buenísima.

Bueno, ha llegado el momento de que os desvele

que por mis venas toledanas corre sangre japonesa.

De hecho mi tercer apellido es Kawasaki.

Pepe Rodríguez Rey Kawasaki.

La moto. Y creo que soy capaz de hacer

algo parecido a lo que ha hecho nuestro invitado.

Intenta, intenta. Con su permiso.

(RÍEN)

También hace los huevos fritos.

Ahí va, muy bien.

Qué malaje tiene.

(RÍE)

No sé yo si esto parece un revuelto.

¿Cómo lo ves? Muy mal.

(RÍEN)

Le está saliendo un pedazo de churro a Pepe, madre mía...

es que eso será incomible.

(RÍEN)

Qué mal. Ya sabes que lo de zampar

lo domina pero bueno...

Tira, Pepe. Tira, tira.

(Aplausos)

Bueno, Chi Yin Fen, ninguno de nosotros

nos acercamos a lo que tú haces en esta plancha, ¿eh?

Así que, por favor, muéstranos cómo se pueden

preparar los platos teppanyaki para que todos

podamos aprender. ¿Te parece? Pues adelante, por favor.

Hace como... -Arte en la cocina.

Por eso está tan delgadito.

¡Bien, olé!

¡Ay, hala!

Yo estoy flipando en colores. -Yo estoy flipando.

Ay, que se corta. -¡Madre mía, qué arte!

Como yo tenga que hacer eso con el cuchillo

me rebano un dedo.

¿Esto qué es? ¿Cómo se llama?

¿Ahora qué nos vas a hacer, Chi?

Qué bueno, el teppanyaki de verdura para mí.

Yo me quedo el atún, Samantha el de verdura.

Y yo el de panceta. Y tú el de panceta.

Soja. -Ay, qué bueno.

Qué cosa más rica.

Es que el olor sube.

Qué buena la salsa esa.

¡Huy, qué bueno!

Es espesita. -Parece salsa de champiñón.

Qué rico, ¿eh?, de guarnición para el cochinillo.

Qué bueno, Dios.

Luego nos lo comeremos, ¿no?

Sí, por supuesto. -No se puede tirar.

Échalos todos, que somos muchos.

Sí.

¡Oh, oh!

A mí échame los langostinos así de dos en dos.

(RÍEN)

Bueno, estupendo.

¡Olé!

Yo la cocina teppanyaki la había visto en las pelis.

Yo no sé si eso está rico, pero por lo menos

el espectáculo ya merece la pena.

Bueno, aspirantes, este es el último reto de la noche.

El mejor de esta prueba se llevará 8 puntos.

El segundo 6, el tercero 4.

Y el cuarto 2 puntos.

Y los sumaréis cocinando 3 platos teppanyaki cada uno.

¿Estos?

Tenéis lo que ha preparado Chi Yin Fen de muestra.

Pero tenéis la libertad

de elegir los ingredientes que queráis.

Las verduras tienen que tener una cocción perfecta.

El pescado no puede estar ni crudo, ni pasado.

Y el marisco jugoso, en su punto.

Un pequeño fallo y arruináis los platos.

Chi Yin Fen, maravillosa tu exhibición.

Muchas gracias por haber venido a "Masterchef Junior".

Un aplauso para él.

Ha sido flipante, porque la tortilla... madre mía.

O sea, cortaba y hacía: "¡pas, pas, pas!"

Aspirantes, para elaborar vuestros tres platos teppanyaki

disponéis de 45 minutos.

¿Qué? -¿Qué? ¿Para todo?

Y como siempre tenéis 3 para entrar en el supermercado

y coger todos los ingredientes necesarios.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

¿Pues sólo 45 minutos? Esto es muy poco.

Yo creo que no lo voy a conseguir.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

¡Vale, chicos!

¡Venga, chicos!

Y uno de estos.

Cojo esto.

Recordad que son tres elaboraciones.

Vamos, Jefferson. Es que...

Es más grande que tú. ¿Puedes? Creo que sí.

Aspirantes, no olvidéis ningún ingrediente.

Chicos, cogedlo todo.

Yo ya estoy.

Ay, para decorar.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡A las cocinas!

¡La madre, qué pesa la cesta!

Vamos, José.

Yo partiría un trozo y ya lo partiría en trocitos.

Vas a estar aquí toda la vida. -Que no, que no.

Yo creo que en 45 minutos me va a dar tiempo.

Mi idea es hacer unos platos sencillos

pero que estén buenos.

(RESOPLA)

Muy bien, Jefferson.

Vaya prueba, ¿no? La del teppanyaki.

¿Sami, tú qué harías

si tuvieses que hacer un teppanyaki?

Haría uno de langostinos y verduras, todo mezclado.

Langostinos y verduras. Lo que me gusta de esto

es que puedes utilizar cualquier tipo de verdura,

de pescado, una cocina muy variada.

Y que te permite utilizar productos de temporada.

Ir al mercado: "Esto me gusta, esto me gusta."

Llego, taca, taca. Taca, taca.

Y nuestros niños han cogido de todo.

Veo fideos, veo todo tipo de verduras.

Arroces. Veo arroces.

Bueno, bastante interesante. ¿Jefferson qué está haciendo?

Pak choi. Pak choi y romanescu ha cogido.

Es un atrevido, porque hacer verdurita de esta

un niño que a lo mejor no está tan acostumbrado...

Iba mejor un solomillo o atún.

Tiene que hacer 3 platos.

Ya, pero bueno, es arriesgado hacer eso.

Se parece a la cebolla.

El pak choi yo no sé cuánto lo usan...

y cuándo y en qué.

Pero yo lo voy a añadir a mi wok.

Bien, Paloma, bien.

¿Pero habéis visto qué bicho es este?

Que madre mía...

¡Muy bien, José! -Déjalo, déjalo.

Déjale, Paula.

Eso está crudo, Álex.

Está duro.

Oye, los espaguetis. Lo fideos esos.

Ya los he visto, ya los he visto.

Lo he visto.

Déjale, Paula. -Se va a salir.

Ay, no.

¿Está bien?

Crudo.

Lo mío se pega esto.

Huele que alimenta.

Ay...

Se te va a pasar, míralo.

La coliflor. -La coliflor.

Es que no es coliflor, es algo raro.

¿Algo raro?

Es que no sé si está bueno.

Nunca lo he hecho. -Pues sácalo.

Hoy vas a comer cabeza de gamba.

Tengo apetito, esta noche se presenta seria.

Sí, ¿no? Estamos en la semifinal

y tengo que comer platos serios.

¿Qué vamos a buscar? ¿Buenas cocciones?

Buenas combinaciones también.

Todas las verduras ahí echadas por echar tampoco es un plato.

Saberlas combinar. Y el líquido que les eches,

con lo que aromatizas, es lo que da la gracia a la verdura.

Atención, aspirantes. Lleváis 15 minutos de cocinado.

Bien, Paloma. Bien.

Me encanta hacer el... Esto.

Pero no sé hacerlo.

Yo voy a empezar ya con el pescado.

Muy bien, José. Sin pausa, pero sin prisa.

Que esto no va. ¡Venga!

No te enrolles. Hazlo bien.

A ver ese manejo, José Enrique.

(RÍEN)

Muy bien, Álex. Qué rápido.

De primero, voy a hacer un salteado de verduras con arroz.

El segundo va a ser un wok de la pasta con salmón

y unos langostinos.

Y el último va a ser carne de buey pasada a la plancha,

unos champiñones y unas pipas de sésamo.

Bien, Jefferson. Bien.

He hecho ya mi plato de verduras.

Y voy a hacer "un carne" con curry

y el atún que ha hecho él.

Nunca he usado esto en mi casa,

pero me encanta usarlo.

Quiero hacer teppanyaki en mi casa y no puedo.

Con una buena sartén, oye, no tendrás la parte espectacular,

pero la verdurita saltea rápido, puedes añadir salsas

y es el resultado igual.

En planchas eléctricas también.

Es que no creas tú que es muy fácil esto.

-¿Qué tal huele ahí arriba? -Perfecto, Paloma.

¿Pero se te van a abrir así?

¿Por qué no os abrís, leñe?

¿Por qué?

Ah. ¿No los vas a saltear?

-Están cocidos. -El salteado coge más sabor

si le echas un poco de soja.

Bien, Paloma. Bien.

Está muy bueno el plato de Paloma.

Ya limpiarás el plato, tranqui. -Ya, ya.

-Yo hubiese puesto un molde. -Ese plato está perfecto.

Muy bien. Venga, José, otro plato.

Bien, bien, José. Te quedan 20 minutos

y no has hecho los otros. -Los otros son más rápidos.

Cuando quieres hacer un plato, tienes que saber cuál será.

¿Qué quieres? Verduras con langostinos

con salsa de soja, trozos de no sé qué. Todo en un bol.

Vas echando a la plancha y vas jugando.

Aquí están echando verdura y se ponen a limpiar

el carabinero, langostino. Se le va pasando la verdura.

Lo que decimos en los restaurantes: mise en place.

Es que no plancha.

Va a quedar crudo.

Qué olorcito, chicos. Jefferson, huele...

Cocinar con teppanyaki me encanta,

porque no suma grasas y mantienes nutrientes.

Como en "Las recetas más molonas".

Hay recetas de cosas a la plancha espectaculares.

Te vendría bien a ti, Pepe. Me he visto en secreto

unos marcaditos más ricos y unas hamburguesitas pequeñitas,

que te haces el pan, la cebollita por aquí

y te quedan maravillosas. Con mucho saboooor.

Hazte dos, por lo menos. O tres.

Es una tortilla con queso y espinacas o algo.

-Me está saliendo fatal. -Menudo revuelto.

José Enrique. ¿Qué?

¿Cómo que qué? Te veo tenso. Hombre, normal.

Tengo tres puntos. Tienes que pillarlos todos,

si no, la cosa... No pinta bien.

Tú, a luchar hasta el final.

A divertirme. Pero necesitas todos los puntos

que puedas. ¿Qué platos vas a preparar?

He hecho un wok con noodles, soja.

¿Está cargado de sabor? Sí.

Porque solo veo... Tiene bastante soja

y muchas verduras. Segundo plato.

El segundo plato va a ser carne con champiñones y boletus,

con... ¿cómo se llama?

El... La cosa que pica.

Hay mil cosas que pican. Chile.

Guindillas. No. Chino.

Curry. Wasabi.

Wasabi. Es japonés, pero bueno.

Tercer plato. Salmón con un poco de naranja,

con semillas de sésamo. Y eso. Y mucho cariño.

Dale fuerte y dámelo todo. José, va, va.

¡Odio esta plancha! Si lo pones a cinco, no te va.

Si lo pones a nueve, se quema.

Atención, chicos. Últimos 15 minutos.

Es que no entiendo. Qué rápido va.

Cada vez que miro al reloj,

hay menos tiempo. Y yo estoy aquí con "el carne".

Es que no plancha.

-Qué bien huele. -Huele genial.

Me voy a ir. Es que lo sé.

Me gustaría estar en la Final con Paula.

Aparte de que es una rival más fácil, no quiero

enfrentarme contra una amiga, Natalia.

Ver a Paloma, que es uno

de mis rivales más fuertes, cocinar mal,

vamos, lo más.

El que está montando una zorrera es Jefferson.

Confunde Japón con la parrilla argentina.

Un taco así de carne. La cocina de teppanyaki

se distingue porque son cosas chiquititas

y él utiliza piezas grandes,

que las aprieta y maltrata.

El solomillo es más grande que él.

¿Cómo puede hacerlo entero? Tiene que cortarlo a trocitos.

José, vas genial.

¡Hala! Venga. Apretado, magullado.

Sin una gota de jugo. Ya está. Hala.

¿Qué estás haciendo? Intento hacer "un carne" con curry.

¿Este trapo le va a dar un aroma?

Pues ya tiene un poco de curry. El trapo.

Ah, vale. Vamos a empezar

por colocar bien las cosas.

Es que tengo que ver cómo está por dentro.

Está todo crudo. La lección de hoy.

¿Crees que en una plancha así

se hace un trozo de carne tan grande?

No. Corta a trocitos,

que se hará más fácil,

como hizo el maestro. Vale.

(Risas) Tiene que mover

un poco el culito. -Ahí, ahí.

Muy bien, Álex.

Genial, José. Genial.

Huele fenomenal.

¿Cómo está mi Palomita? Mal.

Me falta aquí algo divertido.

Esto parece un solomillo a la plancha con un tomate.

No. Le voy a poner ahora salsa de soja.

Pues vamos echándole ya, que si no, se nos pasa.

Un poco de color, verde, hojas.

Y los otros dos platos, ¿qué has hecho?

He hecho como unos fideos con carabineros,

atún y salsa de ostras.

Sí. Luego, el otro he hecho

como un revuelto de arroz, verduras.

Tiene buena pinta. Me falta algo de color, más de alegría.

Le voy a poner otra cosa. Vamos, Paloma.

Venga, Palomita.

Atención, aspirantes. Solo quedan cinco minutos

para el manos arriba.

¡Rápido! ¡Más rápido!

Ahora mismo, sería una pena que me fuera,

porque estoy a nada de la Final.

Sería un fastidio grande no llegar.

Quedan cinco minutos y yo aún no he acabado del todo.

Así que voy mal.

José, échale ahí, qué rico.

No, no. Estoy con la soja.

-Va, Álex. Genial, eh. -Al principio, estaba nervioso

con el cocinado, porque no tenía unas ideas.

Pero después he ido con una idea fija.

Yo creo que lo he hecho bastante bien.

A ver lo que dicen los jueces.

-Oye, ¿el sésamo? -Una vez emplatado, se lo pongo.

Vale. Hay que cocer rápido.

-Paloma, genial. -Emplatado.

¿Qué es eso, Paloma?

Salsa de ostras.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Jefferson, tiene una pinta...

-Finiquito. -Lo has hecho de diez.

Ahora, ya lo que pase.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo!

Manos arriba.

Venga, chicos.

No me salía la tortilla. Tuve que hacer

un revuelto y se me quemó. Las almejas no se abrían.

En fin, un desastre.

¿Dónde está mi carne?

No estoy contento con mis platos,

porque ninguna ha tenia pinta.

Y creo que me voy.

Si quieres aprender todo sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online de MasterChef, encontrarás

más de 100 nuevas recetas donde podrás convertirte

en un auténtico MasterChef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes. Entra en la Escuela MasterChef.

#Quedan cinco minutitos. Tengo que emplatar.#

#Que si no, me va a dar algo.#

#Necesito cinco puntos ya, que si no, de aquí,

#me voy a marchar.#

Aspirantes, ahora el jurado va a catar

vuestras tres elaboraciones de teppanyaki.

Empezaremos con Paloma.

(APLAUDEN) ¡Vamos, Palomita!

-Qué pinta. -Tiene una pinta

de tirarlo a la basura.

Me voy a ir porque no tengo

muchos puntos. Aparte, lo hice fatal.

Paloma, cuéntanos qué tres platos has hecho.

Iba a hacer una tortilla, pero como era tan grande

y tenía tanto relleno, no giraba. Entonces, hice un revuelto

con arroz, unos ajetes, sésamo y espinacas.

¿Y los otros platos? Fideos salteados

con atún rojo y carabineros.

Y esto es solomillo a la plan...

Bueno, al "coso" ese. "Coso" ese.

No sé cómo se llama. Teppanyaki.

El panyaki ese. Teppan.

Teppanyaki, vale.

Rodajas de tomate en el teppanyaki.

Luego, salteado de la cebolla, setas y anacardos tostados.

Cuando pensabas hacer ese plato,

lo tenías que tener en mente. ¿Qué voy a hacer?

Tortilla. Vale. Huevos en un bol.

Arroz en un bol. Y cuando tienes todo, controlas.

Es lo que llamamos mise en place, que es tener todo controlado

para, en el último segundo, formar el plato.

Si echas arroz, me voy, espera, que pelo langostinos,

espera, que voy y echo el alga, se te quema.

Y esto casi os ha pasado a todos.

A partir de aquí, hay que probarlo.

¡Uf!

Está quemado.

Bueno, Paloma, son platos con defectillos.

La plancha teppanyaki se te ha atragantado un poquito.

El arroz está quemado. El solomillo se salva.

El punto de cocción, perfecto.

En vez de cortarlo en láminas largas,

en tacos pequeños que puedas saltear.

La gracia de estos platos, es hacerlos en tacos pequeños.

Que todo sea una cocción homogénea.

Y de aquí, se salva el aliño.

El resto te ha faltado pensarlo un poco más y ordenarlo,

para haberlo salteado con más alegría, hija.

Paloma, esta receta, que es la que has hecho a pasos,

es la que mejor te ha quedado. Todos los sabores más integrados.

La teppanyaki mezcla los sabores. Y como uno de esos productos

se queme, lo vas a arrastrar al conjunto.

En este caso, no se puede comer.

Está horriblemente quemado y es un gran problema,

porque hemos ido de más a menos.

Yo he conocido a una Paloma con una fuerza terrible.

Y te veo una Paloma así, decaída y abatida. ¿Qué te pasa?

Pues que... que lo he hecho fatal.

Y ya estoy asimilando un poquito

que me voy a ir hoy. Así que...

Haces muy mal. Uno, cuando ha perdido,

tiene que asumir que ha perdido.

Pero hasta el momento, uno tiene que darlo todo.

Daría rabia que me eliminaran

antes de empezar la Final, pero tampoco me importa,

porque ya, llegar hasta aquí, es muchísimo.

Paloma. Paloma.

Paloma, está bien.

Jefferson, ¿estás preparado?

(SUSPIRA) Más o menos.

Mis platos no sé cómo saben, así que pueden ser muy malos.

No tenía buena pinta.

Aquí están tus tres creaciones.

Me gustaría que le pongas un nombre

a cada una de ellas. Pues...

Se llama carne,

pescado

y wok.

No te lo has currado mucho más que eso.

Un cacho de carne, un cacho de pescado

y wok, aquí sí que hay un poco más

de variedad de verduras que están talladitas,

salteadas en la teppanyaki como si fuese un wok.

¿Te has sentido cómodo hoy con esta prueba?

El wok creo que he hecho bien.

Los otros dos, sé que no he hecho muy bien.

Yo creo que vamos a coincidir con él.

Vamos a probarlo, a ver. Me imagino

que este plato, me lo has dejado para mí.

Un buen taco de solomillo.

El concepto que te pedíamos era esto.

Mucha cantidad de materia prima, picadito pequeño,

salteada en la teppanyaki con algún aliño diferente

para que esté rico.

Aquí, de repente, has pasado a un solo ingrediente por plato,

con lo cual, no tiene nada que ver con lo que pedíamos.

Las verduras, fíjate que era difícil,

porque la romanesco es así de grande

y la has cortado, has sacado los trocitos

y eso lo has salteado perfectamente.

¿Por qué no haces igual con la carne y el pescado?

Intento. Te complicaste la vida

haciendo un pedazo de solomillo, que te lo agradezco,

pero perdemos lo que pedíamos.

Y en el pescado, pues ha pasado lo mismo.

¿Cómo lo ves?

¿Un poquito cruda?

Coincide contigo. ¿Coincidimos?

¿Quieres que te dé un vasito de agua para tragar?

¿Te lo tragas?

¿No lo quieres echar aquí?

Ya. Ah, muy bien.

Necesitas aprender mucho más, Jefferson, que es normal.

Yo, con tu edad, habría salido corriendo

cuando he visto la prueba. Nosotros, a tu edad,

no hacíamos ninguno lo que haces tú.

Jefferson, delante de cocinas, cariño.

(Aplausos) Bien, bien, bien.

José Enrique, ¿vamos allá? Sí.

-Venga, José. -Venga, va.

¿Te podrás aguantar esa risa que tienes hoy?

No sé por qué. Tengo algo que quiero reír y no sé por qué.

Será que has cocinado tranquilo.

Me hace reír. José Enrique.

Eso es un wok con noodles, soja y con zanahoria,

ajetes, espinacas y una col muy rara.

Romanesco. Después, presa ibérica

con boletus, champiñones, wasabi y soja.

Y después, un salmón con naranja, con sésamo.

Bien de sésamo, eh. Es que he pensado en el sushi,

que lleva salmón y, también, sésamo.

He pensado en eso y lo he hecho.

Ah.

Resalado. Vamos a probar.

Vamos a ver qué ha hecho este hombre.

Lo bueno es que no te diste por vencido

y es lo más importante, porque entraste diciendo: "Me voy".

Y aún pensar que te ibas, has cocinado un primer plato

que está bien, es una buena mezcla.

Una pasta sabrosa, verduras con buen punto de cocción.

La segunda carne, pequeñita. Las cocciones están bien.

Te faltan aliños, porque has cogido soja y poco más.

Y este, también, lo mismo.

El sésamo, esa idea que has tenido loca

de hacer como el maki con el sésamo,

está muy simpático. Y la cocción está rica.

No sé si valdrá para quedarte,

pero hemos visto trabajo. Gracias.

Me gusta bastante el menú que has elegido.

Los tres platos diferentes.

¿Sabes dónde has fallado? En la compra.

Lo más importante para un buen cocinado,

es ir al supermercado con la cabeza ordenada

y ese ha sido tu fallo hoy.

(Aplausos)

Muy bien, José.

Te quedas.

Oye, entre nosotras.

A ti te gusta un poquito.

-Que no, pesada. Que no me gusta. -Que sí.

-Que no. -Que sí.

No. No me gusta.

¿Ni un poco? Un poquito.

-No. -Sí, admítelo.

Si es muy bajito.

Ay, José, José, José.

Con amor.

Álex, contigo termina esta cata tan decisiva,

así que venga, adelante.

Venga, Álex. -Vamos, Álex.

¿Qué te pasa?

Yo quería amigos.

Eso es lo que quería.

Y hoy no tenía.

Nadie me ha animado.

Nadie... ni quiere,

ni merece, ni cree

que voy a estar en la Final.

Me siento un poco... me siento muy pequeño.

Estás muy serio hoy, Álex. No te reconozco.

Es porque me juego el pase a la Final.

¿Esos platos cómo se llaman?

El primero es un revuelto de verduras con ventresca de atún.

El segundo es el buey troceado a tiras

con unas judías y unos champiñones.

Y aquí he hecho un wok

con langostinos y huevas de salmón.

Muy buena la explicación.

A ver si tiene algo que ver con el gusto.

Como te he dicho, no te reconozco.

Y me alegro, porque es, no en positivo,

es en extraordinario.

Al principio del programa, me parecías el típico listito

que tiene muchas inseguridades, pero va del palo.

Con su tupé, su pendientito, el graciosete, vacilón.

Pues no. Hoy te has comportado serio,

consciente de lo que te estás jugando.

No has levantado la cabeza y estás estado ¡pam, pam!

Hay tres recetas aquí, que es el concepto que pedíamos.

Me parece una reivindicación total a esa final

y esas dos mozas tan guapas que están tan relajadas

ahí arriba, que se tienen que dar cuenta que aquí hay

uno que quiere ganar. ¿Vale? Vale.

Álex se ha puesto las pilas

a tope y, vamos, ha hecho un platazo que no veas.

O sea, que viene pisando fuerte.

¿Sabes por qué Jordi se mete contigo?

Cuando aparece alguien más alto y más guapo que él, se enfada.

No consiente que lleves el pelito así como él.

Que te rías, que seas molón,

que te pongas un pendientito, que hagas así.

Con "superflow".

Cómo mola eso, eh. Se tiene que hacer bien.

Y lo que tienes, además de eso,

es que has cocinado maravillosamente bien,

que parece que los hizo un japonés. ¿Has estado en Japón?

Nunca. Solo te puedo decir, felicidades.

Gracias.

(Aplausos) Estoy flipándolo, porque digo:

"¡Madre mía! ¿Qué me está diciendo?"

Nunca me habían dicho tantas cosas buenas.

Que los tres me han felicitado.

Álex, ¿cómo se llama esto?

Es una celebración de Paul Pogba,

de un jugador de la Juventus.

Bueno, ahora es del Manchester.

(RÍE)

Por favor. Aspirantes, la cata ha terminado

y ya sabéis que hay muchos puntos en juego.

Así que, jueces, a deliberar.

Estoy supernerviosa, de verdad.

Ahora que están los jueces por allí.

¿Qué va a pasar? Jefferson y yo nos vamos a ir.

José Enrique y Álex pasan a la Final.

No. Porque Álex va a sacar ocho, entonces,

yo me voy y Paloma se queda.

Por ahí arriba, también están haciendo cuentas. A ver, Paula.

A ver. Nosotras queremos que se quede José.

¿Pero quién se merece estar en la Final?

José. -José y Álex.

Pues ya sabéis la opinión de las chicas.

¿Aquí qué está pasando?

Cuando mis compañeras han dicho que merecían llegar a la Final

otras personas, yo creo que las amigas no se hacen eso.

Pero como lo han hecho, no seremos amigas. No sé.

Paloma.

O sea, he flipado. Me ha mirado en un plan...

Yo estaba en plan: ¡Madre mía!

Ha sido muy fuerte lo de Paloma.

Podéis decir lo que queráis.

No. No me he enfadado.

Como están todas siguiendo a Álex, en plan

con la babita por aquí. "Álex".

Y yo creo que lo dicen por eso.

Pase lo que pase, te vas con la cabeza bien alta.

¡Uf! Madre mía.

Aspirantes, este reto era muy complicado para vosotros

y ahora lo es para nosotros.

Cualquiera de aquí, se merecía llegar a la Final.

Con esta prueba, teníais varios desafíos.

La mise en place, fundamental para elaborar tres platos

y la propia elaboración en la que teníais que conseguir

que todo tuviera el punto perfecto.

Os jugabais el paso a la Final

y a algunos os ha podido la responsabilidad.

El aspirante que se lleva ocho puntos,

ha presentado tres platos dignos de un finalista

de "MasterChef Junior". Y ese aspirante es...

(Aplausos) Álex.

El aspirante que se lleva seis puntos es...

(Aplausos) José Enrique.

Los cuatro puntos son para...

Paloma.

Y el aspirante que se lleva dos puntos es Jefferson.

(Aplausos) Muy bien, Óscar.

Los dos aspirantes que acompañarán a Paula y a Natalia

en la Final de "MasterChef Junior IV" son...

Paloma y Álex.

(Aplausos)

Madre mía.

Estoy supercontento. Y ahora que he llegado a la Final,

voy a intentar llegar al máximo hasta el Duelo Final.

Ahora estoy bien, porque he llegado a la Final.

Pero estoy triste porque Jefferson y José,

que son mis amigos, se han ido.

Chicas, ¿queréis bajar a despediros?

Estaba claro. -Que no, José.

Que no digas eso. Ha sido un plato de seis puntos.

Te vas con la cabeza alta, porque es un plato de seis puntos.

En "MasterChef", he aprendido, además de cocinar, otras cosas,

como que siempre hay que disfrutar

lo que tienes, la oportunidad, porque

solo se vive una vez.

Jefferson, José Enrique, este trofeo os recordará siempre

que participasteis en "MasterChef Junior".

Jefferson, tú ya lo tienes. Este es para José Enrique.

Bueno, qué grandes.

Has llegado hasta aquí. ¿Qué quieres, tío? ¡Jolín!

"MasterChef" es un poco como un regalo

que se rompe. Lo pierdes.

Y eso lo que me ha pasado a mí.

Bueno, pues ya estamos en nuestro maravilloso circo

"MasterChef Junior". Jefferson ya lo conoce. ¿A que sí?

¿A que aquí se quitan las penas?

¿A que sí? Bueno, Jefferson ya tiene todos nuestros regalos.

Ahora faltas tú, José Enrique.

Mira. Te llevas el juego oficial de mesa de "MasterChef Junior",

para que demuestres todo lo que sabes, que es un montón.

Y aquí tenemos también la Escuela MasterChef,

que tiene seis meses de acceso gratuito.

Y hay un montón de recetas nuevas.

Las otras me las sabía y he empezado con estas.

Bueno, tengo otro regalo por aquí. Tú ya tienes el tuyo.

¿Lo estás disfrutando? Sí.

A ver si lo disfruta también nuestro José Enrique.

Ya sabes, nuestro patrocinador, el supermercado del Corte Inglés,

te hace llegar este regalo. ¡Guau!

¡Madre mía! Menuda cámara. Maravilloso.

¡Guau! Una camaraza de fotos.

Te la voy sacando yo, mientras tú me dices

quién quieres que gane "MasterChef Junior".

Me gustaría o Álex, o Natalia.

O Álex, o Natalia.

Lo ha dicho él. Te has puesto roja.

Un poco bajito. Pero los bajitos tenemos mucho rollo. Es guapete.

Le voy a preguntar a Jefferson

quién quiere que gane "MasterChef Junior".

¿Cuál es tu más mejor amigo? Jordi.

¿Jordi? ¡Grande Jefferson!

Pero eso no puede ser. Sí.

Bueno, Natalia, Paula, Paloma y Álex.

En una semana, sabremos quién de estos cuatro cocineros

se alza con el título de MasterChef Junior España.

Mientras, ya saben.

(TODOS) Pónganle sabor a la vida.

(Aplausos)

¡Ay, mis niños guapos!

Tenemos todo preparado para la prueba definitiva.

Los dos mejores aspirantes

se van a enfrentar con un único propósito:

convertirse en el nuevo MasterChef Junior España.

Bienvenidos al gran Duelo Final.

Con tres Estrellas Michelín, Quique Dacosta.

¿Qué me cuentas? Tenéis que estar muy atentos

a todo lo que hace y dice el chef.

Me voy para mi casa. -Ya está la gelatina blandita.

Paula. No te preocupes, cariño.

Ya verás.

Aspirantes... Bueno, no. Perdón. Perdón.

Bienvenidos a la Casa Encendida. Recibamos a Diego Guerrero.

Hola, chicos.

¡Hala! Un poquito más, hombre.

¿Esto qué es? Aparte del desorden

y del caos, que es importante, no lo van a tener.

Se te va de las manos.

Se os acaba el tiempo. Vuela.

Lo están haciendo muy bien. Y esto tiene una complicación.

Que entren todos los aspirantes

de "MasterChef Junior IV".

Con tres Estrellas Michelín, Jordi Roca.

Mis expectativas están más que superadas.

Bestial. El aspirante que se lleva

el trofeo que le acredita

como nuevo MasterChef Junior España es...

MasterChef Junior 4 - Programa 5 - 10/01/17

10 ene 2017

Los últimos 82 programas de MasterChef Junior 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios