MasterChef Junior 4 La 1

MasterChef Junior 4

Martes a las 22.05 horas

Presentado por: Eva González

En esta cuarta temporada de MasterChef Junior 4 los pequeños concursantes elaborarán platos orientales teppanyaki, seguirán los pasos de un chef con tres estrellas y competirán contra sus abuelos y hasta contra el jurado. Además Pepe Rodríguez, Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Eva González se contagiarán de la magia de la navidad y se disfrazarán para introducir algunas de las pruebas de esta temporada.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3939148
MasterChef Junior 4 - Programa 6 - 17/01/17 - ver ahora
Transcripción completa

Cuando venís a estas cocinas se convierten

en un lugar mágico donde todo puede pasar.

(CANTAN) #Oh, oh, oh, oh... ¿Cómo te atreves a volver?

#No, no, no.#

Este reto está dedicado a los abuelos.

¡Quinita! -Ay, qué pesada.

¿El huevo se le echa a la leche?

No, el huevo se bate solo. -Vale, abuela. Adiós.

Parece David Copperfield. Tres, dos, uno. Tiempo.

Manos arriba.

Eres muy fina trabajando y se nota en tu plato.

¿Qué pasa aquí? Lo he hecho fatal.

No, no lo has hecho mal. Se viene a pasarlo bien.

¿Vale?

Te ha ganado tu abuelo porque es un maestro

y tiene más años de experiencia que tú.

Aspirantes, bienvenidos a Córdoba.

Contaréis con 135 minutos para elaborar

12 raciones de cada plato.

Vamos, vamos.

Vamos, vamos, vamos.

¡La primera vez que salteo!

Mezcla, mezcla, mezcla.

Varilla, varilla, varilla. Así. Rápido.

¿Las tenías en los morros y se te estaban quemando?

Capitanas, os quedaréis en vuestras cocinas

pero los otros dos aspirantes tienen que cambiar de equipo.

¡No! Nos tomas el pelo.

Rapidez, que los tengo aquí.

Sale el entrante. Me estoy mareando.

Es que me gusta todo.

Vamos a descubrir los misterios de una gastronomía milenaria.

Son planchas de acero para preparar

platos al estilo Teppanyaki.

Desde el restaurante Ichiban en Madrid, Chi Yin Fei.

No creas que es fácil esto, ¿eh?

Es que no plancha. Se va a quedar crudo.

¿Habéis visto qué bicho es este?

Te faltan aliños. No sé si valdrá para quedarte.

No tiene nada que ver con lo que pedíamos.

Los dos aspirantes que acompañarán a Paula

y Natalia en la final de "MasterChef Junior IV" son

Paloma y Álex.

Buenas noches y bienvenidos a la final

de "MasterChef Junior IV".

Empezaron 16 aspirantes con un único deseo:

ser el nuevo MesterChef Junior España.

¿Y los jueces? -No están Pepe, Jordi

ni Samantha. Ya solo quedan cuatro:

Paloma, Paula, Álex y Natalia.

Pero solo uno de ellos se llevará el gran premio.

12 000 euros para continuar con sus estudios.

Un fantástico curso en el Basque Culinary Center.

Y el trofeo que le convertirá en el nuevo

MasterChef Junior España.

¿Dónde están los jueces? Eva está muy guapa

y todo está muy bien, ¿pero los jueces dónde están?

Hala, loca. -Vale.

¿Cuánto apostáis?

Bueno, chicas, ¿qué ha pasado en los pelos?

Que dijimos que si pasábamos a la final

nos poníamos las puntas azules y hemos pasado.

Claro. Ay, Álex. Tú no, ¿no?

¿Por qué? Oye, esa puntita del flequillo

te hubieses quedado muy bien azul.

Que no, que no. Imagíname con las mechas.

No quedaría bien, no.

Uno de vosotros pasará esta noche a la historia

de "MasterChef Junior" escribiendo su nombre

en la lista de oro de los ganadores.

Paula, ¿qué sientes en este momento?

Estoy nerviosa porque no sé qué voy a cocinar.

Pero estoy contenta porque soy finalista.

Su no fueses tú la ganadora, ¿quién te gustaría que ganase?

Me gustaría que ganase... otra chica.

Uy, Álex... Estás en minoría, ¿eh?

¿Y qué chica, Natalia o Paloma?

No sé. Las dos cocinan superbién. Una de las dos.

Me pone muy nerviosa combatir contra Paula

porque cocina muy bien y me pone nerviosa pensar

que ella lo va a hacer mejor que yo.

Paloma, si llegases al duelo final,

¿con quién te gustaría enfrentarte?

Con una chica. Uy, Álex...

Qué noche llevas.

Es que quiero que gane una chica sí o sí.

¿A ti qué te parece? Un chico tiene que llegar

a la final. Ojalá.

Ninguna me quiere para la final porque saben que si llego

a la final les pego un doblaje que se quedan empanadas.

Natalia, tú eres la repescada que ha llegado a la final.

¿Qué vas a echar más de menos de esta experiencia?

La emoción de todos los días al entrar al plató,

no sabes lo que va a pasar y puede pasar cualquier cosa.

Si esta aventura llega a su fin ya estamos en el último

programa y ha sido una experiencia preciosa.

Aspirantes, todos queréis ser grandes chefs.

¿Y sabéis cuál es el sueño de los grandes cocineros?

Tener un restaurante. Tú lo has dicho.

Porque ahí pueden plasmar sus ideas

y desarrollar todo su talento.

Si vosotros tuvieseis la oportunidad de montar

un restaurante, ¿cómo sería el tuyo, Paloma?

En la playa, con vistas a mi tierra gallega.

Álex, ¿y el tuyo? Yo lo dejaría en manos

de mi hermano para que lo decorase.

Y tú metido en cocinas. Ahí le has dado.

Paula, ¿el tuyo cómo sería? Muy cuqui.

Todo superblanquito. Muy mono. No sé.

Natalia, ¿el tuyo cómo sería? En una montaña que da

a un lago enorme. Y de tapas. Que te pusieran

de comer 5 tapas. Muy guay. Es muy buena idea.

Pues en "MasterChef Junior" también soñamos

con nuestro restaurante ideal.

Y no solo eso, sino que además lo hemos construido.

¿Queréis verlo? (TODOS) ¡Sí!

¡Adelante!

Corre, corre.

Eran como violetas las luces. Los jueces así...

¡Era la casa fantasma!

La escena donde aparecen y y desaparecen los fantasmas.

Pues igual, lo mismo.

Bienvenidos al restaurante de "MasterChef Junior".

Aquí está todo diseñado al detalle.

Las telas, los colores... Lo más refinado que se puede

reunir para los paladares más exquisitos.

El objetivo: disfrutar de la gastronomía

con los cinco sentidos.

Bueno, Paula, ¿te gusta? ¿Lo ves cuqui?

Sí, porque es blanquito. Me encanta.

Paloma, ¿podría ser este tu restaurante ideal?

Yo me lo imaginaba de otra manera

pero este me gusta mucho. Podría tener dos:

unos como este y otro como el que quiero yo.

Un lugar tan único y singular solo puede presentar los platos

más inspiradores y originales.

Debajo de esto están vuestras elaboraciones

preferidas, que hoy vienen con sorpresa y con mucho amor.

Creo que en las campanas habrá nuestro plato favorito,

para cocinarlo. Y ojalá lo sea porque entonces, vamos,

me llevo la chaquetilla seguro.

Pues vamos a ver en qué consiste

el menú de este reto.

Madre mía, ¿todas de golpe?

(GRITAN)

¡Me va el corazón a mil!

Estoy temblando, mamá. ¡Me has dado un susto...!

Has puesto cara de muerta.

Ver a tu madre entre manzanas, alcachofas y peras es raro.

Y que levante y esté ahí tu madre así...

Vuestros padres están aquí para daros todo su apoyo

antes de la gran final. ¿Qué os parece?

(TODOS) Muy bien. Guay.

Me va el corazón así.

María Jesús, ¿qué le quieres decir a tu hija Natalia?

Que se lo pase muy bien, que disfrute

como ha estado disfrutando hasta ahora

y que ponga en práctica todo lo aprendido de cocina.

Bueno, Marta, ¿qué le quieres decir al gamberrete de Álex?

Que siga practicando y haciendo las cosas

como las está haciendo. Y que estamos todos contigo.

Adelante que puedes con esto y con todo.

No está mal, te lo has pensado. Así me gusta.

Paula, tu padre Chus también tiene algo que decirte.

Gracias por disfrutar de esto como un premio,

como disfrutas tú todas las cosas en la vida.

Y ahora para adelante, lo que sea, será.

Y a seguir riéndote y pasándotelo bien

con tus compañeros.

Paloma, ¿qué le quieres decir a Paloma?

Mi cocinerita favorita...

Sigue así, segura, pero tranquilita

que hay que saber perder y también hay que saber ganar.

Aspirantes, despedíos de vuestros padres.

¿O queréis darles un abracito?

(TODOS) Sí. Pues venga, podéis salir.

Qué guay estar aquí. -¿A que mola?

Mola mucho.

Mi madre significa para mí todo.

Sin mi madre yo no estaría en "MasterChef".

Estás muy guapa.

Estoy muy orgullosa de ti.

Sin gafas. -Sin gafas.

¿Estábamos guapos ahí con las cabezas?

La verdad es que no.

Hasta pronto y muchas gracias por venir.

Gracias. Venga. Adiós.

Gracias a mi madre afronto el reto con más ganas.

Lo voy a dar todo para ganar la prueba.

Finalistas, llega el momento de seleccionar...

...a los dos mejores que lucharán...

...en el gran duelo final.

El ganador de este reto será el primer duelista.

Suerte a los cuatro. (TODOS) Gracias.

Esta es la última caja misteriosa que descubriréis.

A la de tres quiero que la destapéis.

Uno, dos y tres.

Ah, vale. -3 estrellas.

¿3 estrellas? -¿Tienes 3 estrellas Michelin?

¿Tendremos que hacer un plato de 3 estrella Michelin?

Como tenga que cocinar algo con 3 estrellas Michelin

me cuelgan del techo: "¡Vete del plató!"

Para un cocinero, recibir tres estrellas Michelin

es hacer realidad un sueño. Detrás de él hay mucho trabajo,

años de dedicación y exigencia.

Ningún cocinero alcanza las 3 estrellas por casualidad.

Y mantenerlas es un reto aún mayor.

En España, actualmente, solo hay 8 restaurantes

que presumen de ellas. Para este primer reto

hemos querido invitar a uno de esos 8 cocineros

que pueden decir con orgullo que su restaurante

es uno de los mejores del mundo.

Ha puesto la cocina valenciana en el mapa

de la gastronomía mundial.

Desde el restaurante Quique Dacosta en Denia,

Alicante, con 3 estrellas Michelin,

Quique Dacosta.

Qué bien tenerte aquí de nuevo.

Flipa. O sea, flipa.

¿Qué os parece? Madre mía...

Qué locura. -¡Quique Dacosta!

Me hacía muchísima ilusión ver a Quique Dacosta.

Me gusta mucho cómo cocina, es de mis cocineros favoritos.

Verle en persona... (RESOPLA) ¡Es genial!

Quique, bienvenido de nuevo a estas cocinas.

Estamos felices de que estés aquí con nosotros en la gran final.

Y nuestros aspirantes, ya lo has visto, emocionados.

Yo también, la verdad es que es una suerte la invitación

para estar aquí con vosotros e intentar ejecutar hoy

una de mis recetas.

¡Qué me cuentas!

Lo tenemos más crudo...

El plato va a ser muy difícil porque que lo haga un chef

de 3 estrellas Michelin... Hay mucho nivel.

Madre mía.

¿Qué es eso? Cuéntanos qué técnica tienen

que utilizar para elaborar tu plato.

Vamos a ir desde un sofrito tradicional, pasando

por la llama directa, algún gelificante no muy habitual

en la cocina clásica y la destreza del corte.

Bueno, me voy para mi casa.

Mira cómo se les ha cambiado la cara ahora.

Finalistas, el primer gran reto de esta noche es,

como estaréis imaginando, reproducir el plato

de Quique Dacosta.

Madre mía... Pero no vais a cocinar solos.

Ah, vale. Eso me gusta. En la primera fila de cocinas

va a estar el propio Quique elaborando su receta.

Tiene 3 estrellas Michelin. Yo tengo 12 años.

Me tomas el pelo. ¿Cómo vamos a seguir

a un cocinero de 3 estrellas Michelin?

Tenéis que estar muy atentos a todo lo que hace y dice el chef

porque vosotros debéis seguirle en cada paso de su cocinado.

Sin hacer preguntas, solo escuchándole.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

El reloj no se pondrá en marcha. Es Quique Dacosta quien determina

el tiempo. Cuando lo acabe os daremos un minuto extra

para ultimar detalles y emplatar. Por favor, lento.

4 horas mínimo, por favor. En el supermercado tenéis

las cestas con los ingredientes necesarios.

Recordad, esto es una carrera de la que saldrá

el primer duelista para la gran final.

Yo lo voy a dar todo, me voy a dejar la piel

para ser duelista.

Aspirantes, el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Se me ha caído todo.

El aceite, la patata... -El aceite, la patata...

Vamos a empezar la receta, chicos,

con lo que es una nube de agua de mejillón.

Para ello tenemos tres hojas de gelatina de 2 gramos cada una.

Vamos a coger un poquito de agua, le vamos a incorporar hielo.

Agua.

Introducimos dentro hoja a hoja suelta.

Y hojas de gelatina una por una. -Cogemos un cazo pequeño

y vamos a incorporar una pequeña parte

del agua del mejillón.

En el momento que veáis que las tres hojas ya están

realmente blanditas, las fundiremos.

¿Lo ha añadido todo? -A mí me falta una.

Ya está la gelatina blandita.

La introducimos al caldo. No hace falta que esté

muy caliente, solo que se diluya totalmente la hoja de gelatina.

Paula, ¿está blandita?

A la mí le falta. -Tiene que estar bien hidratada.

Si no, te pueden quedar grumos.

¿Cuánto has añadido? -Tengo que sacar caldo.

La he cagado.

Una vez que se ha fundido totalmente, incorporamos el resto.

Espera, espera.

Y nos vamos al abatidor de temperatura 2 minutos

para que se enfríe y después a la nevera.

Me he sentido nerviosa al principio porque no es mi tío Juan,

es Quique Dacosta con 3 estrellas Michelin.

Y eso es complicado de conseguir.

El siguiente paso que vamos a hacer con otro cazo

es empezar a pochar las patatas

para hacer un agua de patata gelificada.

Vertemos el aceite en una cazuela.

Paula, ¿has echado toda la gelatina?

Sí. -Yo no.

Vamos a cortar la patata en trocitos más o menos

de medio centímetro de grosor

Para que entendáis qué hacemos: pochar la patata en ese aceite

para después incorporarlo a ese agua con un punto de sal

y haremos una infusión de patata frita.

Si ya ha terminado. -Y en otro cazo vamos a poner

el agua mineral para que se vaya calentando.

Vamos a empezar a elaborar el fondo.

Nos quedaremos con la parte blanca.

Aquí tengo que echar el agua. -De las hojas de acelga,

solamente con la parte verde.

Quique Dacosta con 3 estrellas Michelin

lo hace rapidísimo, y a mí me está costando seguirle.

¿Cómo vais? -Mal.

Hay que lavarlas, ¿vale?

Ahora cuando pongáis la patata el aceite se va a ir enfriando.

Ahora tenemos que estar muy atentos porque queremos un punto dorado.

Atentos al aceite. -Se me van a chamuscar.

Coge la espumadera.

Movemos así levemente el cazo, ¿okey?

Esto se está quemando. -¿Tenéis aún el bol de agua

con hielo? (TODOS) ¡Sí!

Pues incorporad las dos hojas de gelatina.

Una y dos.

Si os falta hielo, incorporad un poco más.

Voy fatal.

Una cosa importante: ha pasado el tiempo que habíamos dicho

del agua en el abatidor. Vamos a chequearlo.

Si se nos congela, tendremos que repetir todo el paso.

Pues casi que mejor.

Se me ha congelado. Tengo gelatina aquí.

No, no. Vamos a las neveras.

Vamos a dejarlo en la nevera hasta la elaboración.

¿El mío está mal? -Mirad el mío. Está líquido.

Mal, mal, bien... Uf, ese...

Vete a tu sitio, cógete un cazo y no te preocupes.

Para que ese paso salga tienes que ponerlo en un cazo y hervirlo.

¿De acuerdo? -Lo he hecho fatal.

Venga, Paula.

Tranquila, no te preocupes. Espera que hierva.

En el momento en que hierva, lo tenemos.

No llores, cariño. Ya verás.

Da igual, Paula. -Lo estoy haciendo fatal, tío.

Qué va, que da igual. -Eso está ya a punto de hervir.

Concéntrate en esto, ¿vale?

Vamos a poner un puntito de sal.

Déjalo que hierva. En cuanto hierva, con una cuchara

lo mueves... -Es que la he cagado.

No te preocupes. Mirad el punto de dorado de mis patatas.

Así, sí. Está guay. -Doraditas. ¿Qué potencia tenéis?

-Dos. -Seis.

Yo tengo ocho.

Me faltan fuegos, tío. -Paula, no te rindas aún.

A ver, en esta primera prueba no me esperaba ir tan mal.

Y me fastidia porque sé cocinar mucho mejor

que la chapuza que he hecho.

Muévelo con la cuchara. Ya no tienes el bloque, ¿no?

No. -En cuanto hierva te garantizo

que te sale bien. Tranquila.

Lo estoy haciendo fatal. Me voy.

¿Vosotros vais bien? -Sí.

¿Sí? ¿Paloma? Baja un poco la potencia, Paloma.

Lo tengo al 4. -Pues baja un poco porque se ve

que lo has puesto con mucha agua y te está haciendo mucha espuma.

Quique, mira. -Perfecto. Va muy bien.

Tened cuidado, no metáis el cazo rompiéndola.

Si la rompéis suelta la fécula.

Vamos al siguiente paso. Cazo grande y vamos a hacer

el fondo de curry verde.

Cogemos la cebolla, puerro...

Fatal. -Que cubra justo una película

en la base de la cazuela. Cebolla troceada, puerro troceado

al fondo del cazo. Y que se vaya pochando lentamente.

No buscamos un pochado muy intenso de color pero sí quitar

el sabor del crudo y sacar la caramelización

de la cebolla y el puerro. Enseñadme las patatas.

A ti te faltan 2 o 3 minutos. Tú las tienes que sacar ya.

Las mías se han tostado. -Qué mal voy, chaval.

Lo que quiero es sacar ese sabor de patata frita caramelizada

en este plato.

¿Saco la gelatina? -Tranquila.

Ponte al día con nosotros.

Una vez la patata esté bien seca, sin anda de aceite,

vamos a introducirlo dentro del cazo con el agua.

¿La patata? -Todo. Los trocitos pequeños

también si no, no te va a salir bien la receta.

Vuestra cebolla y vuestro puerro del cazo debería estar ya

de color brillante. ¿Lo estáis moviendo?

Paula, mete eso rápido y ve a por el bol

de agua de mejillón a la nevera.

Vale, vale.

El siguiente paso, chicos. Caldo de mejillón.

¿Okey? -Okey.

Álex, ¿a cuánto el agua con la patata?

Al 2. -Yo la tengo al 7.

¡Ahí va! -Escuchadme un momento. Mirad.

Estoy mojando ya con el caldo del mejillón

la cebolla y el puerro.

¿Dónde está el caldo? -Vamos a hacer que hierva.

Paula, has cogido mi caldo.

Ah, ¿sí? Perdón.

Hala, que hierva.

Curry verde y curry amarillo.

El sabor del curry al gusto, no puedo deciros que pongáis

una cantidad. Mirad más o menos lo que pongo yo.

Pero vuestro gusto sobre el curry no tiene por qué ser el mío.

Ahora vais a probar y tenéis que ir viendo el sabor.

Para mi gusto, perfecto. -Suave.

Vamos a coger las hojas de acelga, las vamos a trocear.

Solamente nos interesa la parte verde de la acelga.

Siguiente paso: incorporarlo dentro, ¿vale?

¿Cómo va vuestra patata? Porque la mía está hirviendo.

La mía también. -Pues mirad lo que hago.

Así de fácil.

Siguiente paso: agua de patata, agar agar, mezclamos bien

y que hierva. -¡Hala!

La mitad del manojo de perejil que tenéis, así, con las manos.

Dentro.

¿Con el caldo? -Sí.

¿El del puerro? -Sí, sí.

Estoy desordenada, no, lo siguiente.

Paula en el cocinado ha estado como pollo sin cabeza.

La he visto regularcilla cocinando porque ha estado

muy alborotada.

¿Recordáis que tenéis dos hojas de gelatina?

(TODOS) Sí. -¿Sí? Al agua de patata.

Mezclamos.

Cuidado, cuidado.

En otro bol ancho vamos a poner el agua.

Y otra vez dos minutos al abatidor.

Memorizad dónde vais a poner vuestro bol.

Mirad: cazo y colador.

Vamos a colar y vamos a presionar, ¿vale?

De aquí vamos a sacar ya el caldo de curry verde.

Os tiene que quedar una sopita levemente espesa.

Quiero que el curry sea un matiz y que el langostino

y el resto de ingredientes que vamos a incorporar

al plato se expresen. Yo lo tengo.

Este hombre es una máquina.

Vamos al abatidor a por el agua, a meterlo en la nevera

y a sacar el agua de mejillón para hacer una nube.

Los aspirantes están reproduciendo una receta de uno

de los mejores cocineros del mundo, Quique Dacosta.

Si tú también quieres prepararla en casa, puedes encontrarla

en nuestra aplicación de "MasterChef Junior".

Descárgatela gratis y a cocinar, porque con un plato así

vas a ser la envidia de todos.

Mirad mi agua de mejillón.

Está casi en un bloque, ¿lo veis? -Sí.

No está líquido, está gelificado. El tuyo también,

que era el crítico. Todas esas lágrimas sobraban.

La cocina no se soluciona con las lágrimas.

Ya... -Esto está más líquido...

A ver. -No le he puesto las 3 hojas

de gelatina, solo una. Y ese ha sido el fallo

que creo que voy a tener.

Montadora, al bol, máxima potencia.

Empezad despacito, rompemos la gelatina.

Veréis que se va a quedar muy roto.

Lo tenemos casi controlado. Vamos a seguir con otro paso.

Coger el langostino más grande.

Pero vamos a dejar la cabeza unida al langostino.

¿Lo vamos a pelar? -Lo vamos a pelar.

Mirad cómo me queda a mí. -Ah, vale. Con la cola.

La cola no se corta de momento.

Voy a cortar en 5 pedazos la cola del langostino.

La cola en 5 pedazos simétricos de tamaño, ¿okey?

En esta bandeja vamos a poner una gotita de aceite.

Solamente queremos crear una película para que no se pegue.

Y vamos a incorporar aquí los ingredientes

que estamos preparando para el montaje del plato.

Sed ordenados.

Siguiente paso: una mazorca de maíz, de estas pequeñas.

Cogemos la más bonita y más grande, cortáis la base.

Tenemos una mazorca de maíz.

Vamos a intentar con cuidado sacar solo cinco granos, ¿veis?

Va a salir solo.

Cinco o seis pedacitos. El resto, nos sobra.

Aguacate.

No corto por la mitad. En este caso corto

como si fuera una rodaja de manzana, ¿vale?

Solo necesito este trozo para este plato.

Con mucho cuidado quito la piel. Mirad, chicos, sale solita.

Esto es imposible.

Y ahora voy a tratar de hacer cuñas.

Pirámides. Con una base plana para que después se tenga de pie.

Necesitamos cinco perfectas. -Ah, cinco.

¿Y cómo se hacen las cuñas? No tengo ni idea.

Yo estoy cortando más para elegir.

Esto ya está montado.

Me voy a por un plato que tengo en el abatidor de temperatura.

Hay que hacerlo rápido porque es importante que esté frío.

Corre, Álex.

Paráis la montadora.

Cogéis una cuchara.

Como veis, nos va a quedar como una especie de mousse.

¿Lo tenéis?

Y al borde del plato, con la cuchara, lo estiráis

quedando como una lágrima. Le doy forma.

Se va a gelificar rápidamente, se va a quedar sólido.

¿Lo tenéis? Mirad cómo lo he hecho.

¿Sí? A la nevera.

¿Está bien? -Sí.

Quique, ¿bien? -Perfecto. Perfecto.

A vuestro sitio, coger vuestro cuenco

de agua de patata, si está gelificado, claro.

Si lo habéis hecho bien, ese agua de patata se convierte

en una textura gelatinosa que nos permite hacer una bolita.

Sí. -Perfecto. ¿Te ha salido?

Es una prueba. Probadla.

Sabe a patata. -Sabe a patata.

Qué rica. -Pero hay una cosa

que no habéis comprobado ninguno antes de hacerlo.

La sal. -Ya no hay solución.

Cada uno de los pasos se tienen que probar.

Si vamos poniendo el punto de sal suave a cada una

de las elaboraciones, ahora lo tendríamos perfecto.

La mía está muy bien. -¡Ja!

No me extraña.

Vamos al siguiente paso. Sacamos ya el plato de la nevera.

Se ha bloqueado la nube y vamos a emplatar.

Estamos acabando.

Cómo mola, parece yogur.

Venga, dejad la nevera abierta que no pasa nada. Yo la cierro.

Qué soso está esto de patata. -Vamos a quitar ya la montadora.

Apartamos.

¿Tenemos el soplete a mano? -Sí.

Tenemos un poco de sal. -Sí.

Salamos un poco el langostino, hacer así que como es en escama

para que caigan trocitos más pequeños.

Al aguacate también.

Está duro. -Toda la cocción la vamos a hacer

a llama. Intentad que no se apague.

Al langostino, primero le vamos a dar un golpe inicial

para que contraiga y luego lo acabaremos.

Se me ha chamuscado el langostino.

La mazorca la doramos de manera regular.

Y vamos acariciando con la llama del fuego, no os pongáis

muy encima, mirad mi distancia, o lo quemaréis y amargará.

¿Veis que el plato tiene unas ranuritas alrededor?

-Sí. -Ahí vamos a ir incorporando

todos los ingredientes intercalando uno a uno.

El primero que pongo delante es el medallón más hermoso

que tengáis cortado.

¿Hay que aguantarlo de pie? -Sí.

Ahí va, ahí va.

Hemos puesto el langostino. A continuación, vamos a poner

la cuña de aguacate de pie.

Sin salirse de las ranuritas que os he dicho que tenemos, ¿vale?

Ahora el aguacate. -Continuamos con los granos

de maíz colombiano.

¿La pequeña mazorca la tenéis? -Sí.

A ver cómo la tenéis de dorada. Mirad la mía.

La mía está parecida. -La mía, no.

Un poquito más le daría yo.

La vamos a cortar en 5 pedazos.

He cogido un trocito y la he probado.

Le faltaba un pelín de sal. Le voy a poner un poco más.

Y en el hueco que os queda incorporamos la mazorca. ¿Lo veis?

Os queda un hueco, ¿sí? -¿A rodajas?

Sí, ¿no? -Sí, a rodajitas.

De un centímetro más o menos son las rodajas.

Siguiente paso, el agua de patata frita.

Haced una bola lo más perfecta que podáis.

Tenéis mucha dimensión para hacerla. ¿La tenéis?

Perfecta. -¿Perfecta? Buena noticia.

En el centro incorporo la bola de agua de patata.

Y estoy calentando el caldo de curry verde.

¿Lo habéis probado? -Sí.

¿Y el picante del curry es idóneo? -Sí.

El mío no pica mucho. -Pues ponle más.

¿Qué es lo que pica? -El curry verde. No te pases.

Si os hierve, van a salir unos grumos que es la proteína

del caldo de mejillón. Lo tendréis que tirar a la basura.

Será un fracaso de plato absoluto. Que se caliente despacio.

Como si fuera un chocolate fundido.

¿Tenéis los brotes de cilantro a mano?

-Sí. Vamos a coger 4, los más bonitos,

de tallo largo, y los vais a colocar dándole volumen al plato.

Apoyando en el maíz, en el aguacate, en el langostino...

Me falta tostar la cabeza, ponerle un punto de curry

y colocarla en el borde del plato.

La cabeza tiene que filtrar el calor al centro.

Pero no me puedo pasar de potencia. Si no, enseguida el langostino

se manifiesta y se abre. Desde lejos.

No debe quedarme crudo, ¿eh?

Con la punta de la pinza cojo una mínima cantidad de curry.

Lo pongo en esta parte del corte del langostino.

¿Lo veis? -Sí.

Pinto.

Lo pongo en el borde del plato.

Y el caldo caliente lo subo con mucho cuidado.

Lo pondremos en la mesa en el centro del plato.

Aspirantes, Quique Dacosta ya ha terminado su plato.

Ahora tenéis vosotros 1 minuto para acabar el vuestro.

Ay, qué complicado es esto.

Maravilloso plato, ¿no? Se puede hacer en casa incluso.

Tampoco necesitas demasiado... Es más destreza que otra cosa.

Eso es. No son técnicas imposibles.

Se me va la cabeza. Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres,

dos, uno, tiempo. ¡Manos arriba!

Bueno...

Una prueba muy difícil. Pero dificililla de narices.

(CANTAN) #Abre tus ojos... Disfruta las cosas buenas

que tiene la cocina.#

¡Parad!

Aspirantes, el primer reto de esta final

de "MasterChef Junior" ha terminado.

Ahora, nuestro jurado junto con Quique Dacosta

catarán vuestras elaboraciones.

Natalia, tú serás la primera en acercar tu creación.

Yo no sé si reír o llorar.

Natalia, ¿te has sentido cómoda realizando

un plato de 3 estrellas Michelin? He estado más nerviosa

que en otras pruebas. Es el plato más complicado

que he hecho en mi vida. Si nos sirves el caldo

lo probaremos encantados.

Quique, si nos sirves el tuyo compararemos cómo queda terminado.

Bueno, hay algo aparentemente en la estética.

Fíjate qué bien lo tiene él colocado, todo alrededor,

justo en este borde. El plato está preparado para ello.

Vamos a probar.

Bueno, Natalia, Quique ha hecho un trabajo muy bueno

y lo ha explicado tan bien que el trabajo es parecido.

¿Qué será determinante hoy? Los pequeños detalles.

Y fijaos en tres aspectos: el sabor, cómo habéis trabajado

y cómo os hemos visto trabajar y la estética.

¿Tu trabajo? Muy bueno.

Muy concienzuda, como lo haces siempre.

El sabor, correcto. Quizá un poquito menos potente

que en el plato de Quique.

Y lo que nos falla en este caso sí es la estética.

Vale.

La esencia son pequeños detalles.

Y un momento concreto que no has escuchado emplatarlo...

Fundamentalmente porque el cliente

lo que suele hacer es este gesto.

En cualquier caso hemos hecho

un trabajo muy digno, la verdad.

Natalia para mí era una de las aspirantes este año

que mejor emplataba, la más minuciosa trabajando.

Ha sido una maravilla verla trabajar.

Y hoy no ha sido tu día.

También creo que a la cabeza de la gamba

le ha faltado soplete. Esto lo deberíamos hacer.

Porque solamente son cuatro platos.

Ay...

Déjalo así, no lo toques más, Natalia.

Está muy bueno. Gracias.

Que te digan los jueces que emplatas muy bien,

que suelo ser ordenada...

Yo ya estoy satisfecha.

Álex, vamos a ver cuál es el resultado de tu trabajo.

Venga, Álex.

Huy, vaya, se me ha caído.

Tranquilo. Es que ya lo decía yo

que se me iba a caer.

Tengo un pulso. Para robar panderetas estamos.

Y esto lo colocamos aquí.

Bueno, Álex, viendo tu plato. ¿Cómo te has sentido?

Me he sentido cómodo trabajando.

Y yo creo que puede estar bien.

Maestro, pruebe usted, por favor.

Hala.

Uf, qué asqui...

Yo creo que es una cuestión de pequeños detalles, ¿no?

El punto del sabor, la veo demasiado dulzona.

Eso que decíamos de probarla de sal.

El picante es casi imperceptible

si lo mezclas con el resto de ingredientes.

A lo mejor un poquito más de marcha ahí,

ese puntito curry verde

le hubiera venido bien a tu plato.

Has trabajado bastante bien. Yo te veía que seguías aquí.

Y eso ya tiene un mérito extraordinario.

Pero los pequeños detalles...

parece que hay mucha menos cantidad de langostino,

mucha menos cantidad de la minimazorca.

Y luego ese punto más dulzón que tiene la sopa,

que no tiene ese punto picantito que se agradece

tanto en los curris.

A mí me ha encantado verte trabajar.

Pero creo que al final has dado tu toque personal

a la hora de presentar y yo creo que ahí

has cambiado un poco lo que ha hecho el maestro.

Y creo que te has equivocado.

Gracias.

(Aplausos) Lo has hecho muy bien.

Tampoco estaba como el del chef.

Pero bueno, si no te arriesgas pues no ganas.

Pero yo creo que me ha salido bastante bien.

¿Sabes cómo me va ahora mismo el corazón?

¡Tum, tum, tum, tum!

Paula, ¿estás preparada? Bueno...

Venga, vente y nos lo cuentas.

Suerte, Paula.

No te caigas, no te caigas.

Bueno, Paula, ¿cómo te has sentido en la prueba?

A ratos bien y a ratos mal.

Pues quizá sí lleves algo de razón.

Porque los primeros ratos malos yo digo:

"No es capaz de acabar y de emplatar."

Se ve que los últimos ratos buenos, fíjate,

casi eres capaz de reproducir el plato de Quique Dacosta.

Yo creo que estéticamente es hasta el momento

el que más se asemeja.

Pues, Quique, háganos usted los honores, por favor.

Pica.

Jolín con la cabecita, ¿eh?

Yo he estado así de echarle más picante.

Suerte que he dicho:

"No, porque si no me cargo a Pepe."

Me va a salir pelo en el pecho, ya verás.

Uf. Bueno, Quique, cuéntanos, con respecto al sabor...

(RÍE) Tengo la suerte

de que la cabeza por agonía se la ha comido él.

Y por lo tanto no puedo tener ese punto.

Pero veo que de los tres que hemos probado hasta ahora

el más flojo de sabor es el tuyo.

Ya.

Lo que no entiendo es tu actitud.

Porque siempre es muy buena, siempre es de luchadora.

¿Qué te ha pasado hoy?

No lo sé, lo he hecho muy mal.

Y es que no sé lo que me ha pasado.

Has estado toda la prueba: "No llego. Voy fatal."

No, hay que estar centrado. Y no te puedes permitir,

mucho menos a estas alturas, el dudar.

Tenías que centrarte y haberte venido arriba.

No estás acostumbrada a estar aquí abajo.

¿Porque siempre dónde estás tú?

Ahí arriba.

Pues, oye, ahora trinchera. A currar y a luchar.

Porque si no vas a perder por una tontería

que es dudar de ti misma.

Gracias. -A ti.

Paula, no. No llores,

que te han dicho que estaba genial.

Si me han dicho lo mismo, no pasa nada.

Venga, Paula.

Tienen toda la razón los jueces,

porque lo he hecho fatal, no tenía nada de sabor,

no sé cómo no se ha muerto Pepe con la cabeza esa

picante que no veas.

Uf.

Vamos a ver el último trabajo del reto de hoy.

Pues mi plato es una cosa con gambas y con mejillones.

(RÍE) Una cosa.

Y en el cocinado me he sentido bien.

¿Y tú estás contenta con tu resultado?

Con la presentación no mucho.

Porque me ha salido bastante feílla.

Pero de sabor yo creo que está bueno.

Cuando tú te juzgas a ti misma y nos adelantas

que la estética de tu plato no es buena

no me parece inteligente. Tu estética es muy buena

y vas tú y dices que no es buena.

De los platos que nos habéis presentado

es el más equilibrado.

Los brotes no sólo son brotes, los brotes es sabor,

porque son brotes de cilantro.

En cualquier caso yo creo que has hecho un trabajo

muy sereno durante toda la prueba

y ahora vamos a probarlo.

Pues vamos a ello.

Vamos a por el último, hombre.

Se agradece, se agradece.

Bueno, ¿estética? Correcta.

¿El trabajo? Metódica y escuchando, atendiendo,

que es lo que se tiene que hacer.

¿Y el sabor?

Muy rico. Gracias, chef.

Pues yo te he visto trabajar muy segura.

Además sabiendo lo que hacías, cada paso, no te perdías.

Y esto es superimportante. Y la estética está maravilloso.

El plato está bien acabado. Gracias, chef.

Vamos, genial.

Aspirantes, Quique Dacosta y el jurado

ya han catado las creaciones.

Pero ahora tienen que hacer el trabajo más duro,

elegir quién de vosotros cuatro estará en el duelo final.

(CONVERSAN)

Yo pienso que no me la van a dar.

Y si no, mira, una sorpresa.

Imagínate que le dan a Álex. -No.

(CONVERSAN)

Buscan las cosas buenas.

Tu estética fue la mejor de todos.

Vale, pero lo que importa es el sabor.

Pase lo que pase lo importante es disfrutarlo

y en el exterior hacerlo muy bien.

Lo tenemos.

¡Que vienen!

Aquí están las cuatro chaquetillas

con vuestros nombres.

Pero de momento solo uno de vosotros se la va a poner.

Y no pasa nada.

Seguir a un chef de la talla de Quique Dacosta

era una tarea muy complicada. Sí.

Pero estamos en una final

y los retos deben tener la máxima dificultad.

Era imposible igualar al maestro.

Pero casi todos habéis sabido brillar con vuestro trabajo.

Digo casi todos porque a alguno de vosotros le ha costado

seguir el ritmo impuesto por el chef.

Estéticamente, como os hemos dicho,

los cuatro platos eran similares.

Por eso la valoración de hoy es sobre todo por el sabor.

Vale, ya está.

En el cuarto puesto de esta prueba queda un aspirante

que ha trabajado de manera ordenada,

pero que le ha faltado acertar con el sabor y la textura

de las distintas elaboraciones.

Álex.

Muy bien, Álex. Muy bien.

Vale.

En el tercer puesto está un aspirante

cuyo plato era estéticamente

el más parecido a Quique Dacosta,

pero que ha fallado en algo fundamental,

tranquilidad para seguir el ritmo del chef

y la falta de sabor en una de las elaboraciones.

Paula.

Muy bien, Paulita.

No pasa nada, tengo otra oportunidad.

Pero tampoco me esperaba hacerlo tan mal, ¿sabes?

Y eso es lo que me da rabia.

Paloma, Natalia, la cosa está entre vosotras.

El aspirante que se clasifica para el duelo final es alguien

al que siempre hemos visto trabajando duro.

Paloma. Y hoy ha presentado un plato

a la altura del gran chef que nos acompaña.

Quique, por favor, haznos los honores.

La mejor elaboración de esta prueba es...

la de Paloma.

(Aplausos)

¡Muy bien!

¡Ah!

¡Eres la primera finalista del gran duelo final

de "Masterchef Junior IV"!

Coge tu chaquetilla y vente aquí conmigo.

¡Soy duelista de "Masterchef Junior IV"!

¿Qué, cómoda? ¡Oh, cómo mola!

¿Contenta? ¿Sí? Muchísimo.

Bueno, Paloma,

¿a quién te gustaría enfrentarte en el duelo final?

Me gustaría enfrentarme contra Natalia.

Porque como es mi amiga a lo mejor al enfrentarme

contra ella pues no me pongo tan nerviosa.

Medirme con Paula me gustaría

pero me daría mucha rabia que ganara ella.

Quique Dacosta, muchísimas gracias por volver

a estas cocinas. Gracias.

Y por demostrarnos a todos

por qué eres un chef 3 estrellas Michelín.

Gracias y hasta siempre. Gracias.

(Aplausos)

Me han dado el segundo mejor plato.

Y además he cocinado un plato de Quique Dacosta.

Así que yo estoy contenta.

Paula, Natalia, Álex, ya sólo queda una plaza

para el gran duelo final.

Vais a luchar por ella y lo vais a hacer

en el segundo reto de la noche, un prueba en donde vais

a tener que dar lo mejor de vosotros mismos.

Ya no hay más oportunidades, ¿eh?

Así que aprovechadla bien.

Va a ser una prueba muy dura y muy exigente.

No quiero tirar la toalla, porque quiero mi chaquetilla.

Pero una cosa es ganar una prueba

y la otra es ganar "Masterchef".

Hoy viajamos a La Casa Encendida de Montemadrid,

un espacio abierto y dinámico en el que se organizan

numerosas actividades relacionadas

con la creatividad, la experimentación,

el medio ambiente y la solidaridad

a través de exposiciones, conciertos, cine

y propuestas escénicas.

Hola. -Hola, chicos.

¿Y esto qué es? -Esto es la Marmita,

es el laboratorio de fabricación digital

de La Casa Encendida.

Aquí lo que hacemos es impresión 3D, corte láser

y varias herramientas para fabricar

cualquier cosa que se nos ocurra.

¿Os apetece hacer un taller de impresión 3D?

¡Sí! -¡Sí!

Vamos a hacer un taller de modelado 3D.

Lo primero es tener una idea.

Vamos a coger un papel y vamos a dibujar

nuestra idea sobre el papel.

Luego vamos a dibujar esto en 3D en el ordenador.

Vamos a coger un objeto y los vamos a arrastrar encima.

Pinchamos y arrastramos. ¿Veis?

Ahora sólo tenemos que ir cambiando el tamaño

y jugando con ellos hasta conseguirlo.

¡Cómo mola, chavales!

A ver, a mí tampoco me queda tan bien, pero mola.

Me gusta. Esto es superguay. Me está quedando supercuci.

La comparación de cómo me ha salido en el papel...

en el ordenador se me da perfecto.

¿A que me ha quedado mono?

Ya tenemos los diseños terminados.

Ahora solamente falta mandárselos a la impresora 3D

para que los imprima.

Ha quedado superchuloy es superguay porque lo tenía en el ordenador

y ahora lo tengo en mis manos. Mola mucho.

Aspirantes, bienvenidos a La Casa Encendida,

un centro que es el espacio perfecto para disfrutar

de un gran plan en familia y en el que hoy os enfrentaréis

para conseguir la segunda plaza en el duelo final

de la cuarta edición de "Masterchef Junior".

Suerte, chicos. (LOS TRES) Gracias.

Aspirantes, hoy os enfrentaréis a esta prueba en solitario.

Tenemos tres chaquetillas con vuestros nombres.

Pero sólo uno de vosotros se la podrá poner

y se enfrentará a Paloma en el gran duelo final.

Uf, me muero. Me muero.

Cuando estaba viendo la chaquetilla estaba pensando:

"Tú serás mía. Yo hoy te llevo."

¿Sabes? Yo me la tengo que llevar hoy.

Cocinaréis para ocho invitados

que conocen "Masterchef" desde dentro.

Son los protagonistas de la primera edición

de "Masterchef Celebrity España".

Cocinar para los aspirantes

de "Mastechef Celebrity" me hace muchísima ilusión.

Hoy pase lo que pase voy a conocerles.

Y eso pues me hace mucha ilusión.

Hoy os quiero ver brillar en las cocinas

y sorprendernos a nosotros y a los comensales.

Tenéis talento suficiente para conseguirlo.

Así que no quiero dudas. (LOS TRES) ¡Sí, chef!

El menú ha sido diseñado por un chef que lleva

más de 20 años desarrollando

una cocina cosmopolita y abierta.

Ganador de 2 estrellas Michelín en su anterior restaurante,

de nuevo ha sido reconocido con otras dos estrellas

en su nueva propuesta culinaria.

Recibamos a Diego Guerrero.

(Aplausos)

Dieguito.

Las dos de 2 estrellas Michelín.

No veas. Justo para la final unos platos que lo ha hecho

una persona de estrellas Michelín.

Más difícil imposible.

Diego, bienvenido a "Masterchef Junior".

¿Con qué quieres sorprender a los comensales de hoy?

Vamos a preparar un menú

que tiene toques de creatividad,

pero es más sencillo de lo que parece.

Eso de sencillo...

Vamos a dejarlo. Más o menos.

Aspirantes, el menú degustación que nos ha traído

Diego Guerrero consta de seis platos.

El primero es Pato Pekín.

Es un pequeño guiño

a la clásica receta china del Pato Pekín.

La pechuga la hacemos con una crema de foie,

crujiente, jugoso, pero respetando todo el sabor

del Pato Pekín.

Facilísimo.

Me muero, me muero.

El segundo es Secuencias del Pandan.

Ahí sí que yo estoy perdido. Este plato no deja de ser

el resultado de un viaje a Tailandia,

donde descubrimos la hoja del pandan.

Ese sabor resume mucho a lo que sabe Tailandia.

Y en tres partes, una hoja crujiente

emulando esa hoja del pandan con una crema,

un suero de vaca, un mochi y un té

vamos a intentar trasladar a los comensales a Tailandia.

Jolín.

¿Habéis estado en Tailandia? (LOS TRES) No.

A través de la cocina vais a viajar.

La cocina viaja. Y rapidito. En primera.

El tercero, raviolis de alubias de Tolosa

con infusión de berza.

Después de viajar también nos gusta volver a casa.

Y llevamos todos los sabores y la contundencia

de un plato de cocido como son las alubias de Tolosa,

con su morcilla, su sacramento, su chorizo...

lo llevamos a la mínima expresión en cantidades,

pero no en potencia de sabor.

No os preocupéis, que esto es muy fácil.

Mucho más fácil de lo que parece.

No sé yo...

El cuarto plato, cocochas de salmón ahumado

con mantequilla de algas y puntilla marina.

Es una especie de cocochas al pilpil,

pero utilizamos cocochas de salmón ahumado.

Y en lugar de usar un pilpil damos la untuosidad

con una mantequilla de algas.

Luego acompañamos de la puntilla marina,

que es la puntilla del huevo frito,

lo mezclamos con algas y nos da esta especie

de toque crujiente con sabor a huevo, a algas.

Sobre todo fijaros mucho en la textura de la salsa,

que sea untuosa, pero no muy espesa.

Tened mucho cuidado con esto.

Es complicado.

Y un quinto, solomillo del inglés.

No tiene dificultad. Cocción muy larga al vacío.

Luego hacemos una brasa a tope para sellarla bien.

Y lo acompañamos de una guarnición de verduras,

de crema de calabaza asada,

flores, vegetales, raíces de cilantro.

Qué rica. Muy jugosa.

Qué rica. -Mola.

Así que vamos con el sexto plato, el postre.

Maíz.

Lleva un núcleo de palomitas de maíz,

un merengue de mango que va imitando

esos granos de la mazorca. Y lo envolvemos en un algodón

y diferentes especias ácidas: lleva lima, lleva picantes.

Entonces vais a ver cómo explotan ahí un montón

de sensaciones en la boca.

Qué rico.

Aspirantes, cada uno de vosotros elaborará

dos platos de este menú.

Un aspirante elaborará el primer plato y el cuarto.

Otro el segundo y el quinto.

Y otro el tercero y el postre.

Es que no sé qué elegir.

Es que yo tampoco.

Es que hay un plato difícil y un plato fácil.

Empezará a elegir el aspirante

que mejor lo hizo en la prueba anterior.

Natalia, tú serás la primera en elegir.

¿Qué dos platos prefieres?

Yo elijo las alubias y el algodón de azúcar.

Muy bien.

La verdad es que a mí ser la primera en elegir

no me ha parecido una ventaja para nada,

porque no sé la dificultad de los platos.

Y yo he elegido el que me parecía

que iba a estar más rico y ya está.

¿Qué hago yo?

Claro, yo también quiero la carne. Pero es que no sé...

Paula, tú fuiste la siguiente mejor de la prueba anterior.

¿Qué dos platos eliges?

El primero y el cuarto. El primero y el cuarto.

Pato Pekín y cocochas de salmón.

La he cagado, ¿verdad? No sé.

Creo que eran los más fáciles.

Pero estoy dudando un poco porque no sé

si tendría que haber elegido la carne.

Entonces, bueno, no sé. Pero estoy contenta.

Álex, tú harás la secuencia el pandan y el solomillo.

Perfecto.

¿Contento?

¿Sí? Era el que yo quería encima.

Natalia y Paula el menú lo han elegido un poco a voleo

y al final ha resultado que el mío era el más fácil.

Contaréis con 180 minutos en total para elaborar

ocho raciones de cada plato.

El primer plato saldrá en el minuto 105

y el resto saldrán con una cadencia

de 15 minutos hasta que salga el postre.

¿Entendido? (LOS TRES) ¡Sí, chef!

Aspirantes, este es el momento de esforzaros al máximo.

Para eso tenéis que cocinar con control

y medir bien las cantidades.

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor

de alimentos donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Antes de que os enfrentéis

a vuestra última prueba de exteriores quería deciros

que los tres estáis aquí por méritos propios.

Enhorabuena a todos por mantener en alto

el espíritu de "Masterchef Junior" que tanto buscamos.

Enhorabuena a los tres. ¡Bravo!

(Aplausos)

Estoy nerviosa, pero contenta.

Porque he llegado superlejos y estoy supercontenta.

Pero yo quiero ir al duelo final.

Ahora sí, aspirantes,

¿estáis listos para la prueba más difícil

a la que os habéis enfrentado? ¡Sí, chef!

Pues a por vuestros delantales y a cocinas

en tres, dos, uno, ya.

Aspirantes, os recuerdo que para que todos contéis

con el mismo tiempo de cocinado comenzaréis a cocinar

de manera escalonada.

¿Entendido? (LOS TRES) ¡Sí, chef!

Pues tu tiempo de cocinado comienza en tres, dos, uno, ya.

El primer plato de Paula es Pato Pekín.

Y para empezar debe cortar la obleas en rectángulos

para simular la piel crujiente del pato.

Lo está midiendo todo Paula.

Estoy nerviosa porque no sé cómo me va a salir

y me estoy jugando mucho.

Y tengo miedo porque no sé si lo voy a saber hacer igual.

Metemos eso en una olla...

Un poco de beicon para que dé sabor.

Alubias, tienes un poco partido...

Yo creo que el que está más nervioso es Álex.

Hoy estaba supercallado

y muy nervioso desde el principio.

En verdad es difícil igualar los platos de un gran cocinero.

Pero yo creo que los voy a sacar para adelante.

Paula tiene que pintar los rectángulos que ha cortado

de las obleas con salsa hoisin,

una salsa china similar a la agridulce.

Paula ya ha pintado las obleas y ahora tiene que hornearlas

4 minutos por cada lado para que se sequen.

Álex, ¿estás listo para sacar unos platos perfectos?

Sí, tranquilo. ¿Sí?

Pues en tres, dos, uno, a cocinar.

Y esto haciendo...

Álex tiene que elaborar Secuencia del pandan.

Y el primer paso es preparar el té con hoja de lima kaffir,

ramas de citronela y hojas de pandan.

Álex tiene que preparar una crema con nata, leche,

yogurt y rábano picante que después congelará

para hacer la nieve.

Para su segundo plato, cocochas de salmón,

Paula tiene que preparar

un caldo de jamón, cebolla y puerro.

Además, ya tiene listas las obleas que después

deberá freír para su Pato Pekín.

Álex tiene que montar la crema de suero de vaca

sobre las hojas de pandan

y después dejarlas reposar en la nevera.

Natalia, ¿estás preparada para sorprender a los comensales

con tus platos? ¡Sí, chef!

Pues a cocinar en tres, dos, uno, ya. ¡Vamos!

Es la prueba más difícil

que ha habido en "Masterchef Junior".

Así que me voy a esforzar al máximo para poder sacar

todos los platos a tiempo y bien.

El primer plato de Natalia

es Raviolis de alubias de Tolosa.

Y para el relleno debe guisar las legumbres, verduras

y chacinas de manera tradicional.

Paula tiene que elaborar una crema de foie

para su Pato Pekín.

Álex está añadiendo gelatina a su crema de rábano picante.

Y Natalia ya tiene listo el sofrito

para su guiso de alubias.

Para elaborar los esféricos

que acompañan su plato de raviolis

Natalia tiene que cocinar el chorizo y la morcilla

durante 30 minutos.

Paula tiene que triturar el foie con un poco de agua

hasta conseguir una crema que aliñará con salsa hoisin.

Y Álex está haciendo un licuado con la hoja de pandan

para la masa del mochi.

Aspirantes, Diego Guerrero va a supervisar

cómo estáis preparando sus platos.

Seguid sus consejos si queréis conseguir

esa segunda plaza en el duelo final.

¿Vale, chicos? Vale.

Venga.

¿Qué pasa con Paula aquí?

¿Qué estamos haciendo? ¿Qué tal, Paula?

Voy a empezar a hacer la crema de foie.

Esta es la crema que va con el crujiente

para hacer el Pato Pekín. Exactamente.

Muy poquito lo que tiene que añadir de agua.

Para ayudarle a la grasa a que emulsione.

Vete poco a poco o se nos va la mano.

Más suave, más suave. Porque esto es grasa pura.

Lo más suave que puedas.

Y vas viendo tú la textura.

Que no te puedan los nervios, ¿eh?

Que la prueba anterior te vencieron.

Tú tienes que superar a los nervios.

Paula, mucha suerte y disfruta.

Sobre todo pásalo bien, ¿vale? -Gracias.

Hoy quiero estar tranquila y segura de mi misma

como he estado casi todo el programa.

Y yo voy a hacerlo lo mejor posible.

Álex, ¿por dónde vas?

Estoy haciendo la masa para envolver los pastelitos.

¿Qué pastelitos? Los...

¿Mochis? -Eso.

Los mochis, venga.

Ahora voy a ponerle la harina de arroz.

Con el licuado de pandan, muy bien.

¿Va bien? Sí, de momento va bien.

Que te quede la masa fina, que no queden grumos.

Y luego la vamos a cocer en la vaporera.

Perfecto, con ese trapo.

Bueno, Diego, no seas más generoso.

No puedo decir nada más, que me riñen luego.

Les das demasiados consejos.

Lo voy a dar todo y voy a luchar hasta el final

para llegar al duelo final y ganarlo contra Paloma.

¿Qué tal, Natalia, cómo vamos? Pues ya tengo aquí las judías.

Aquí huele a alubias ya.

Estas son las alubias, que están ya cociendo.

Vale, cuidado con la fuerza de esas alubias.

Eso debería ir más suave, ¿eh?

Lo bajo. Sí, sí, sí.

¿Y aquí qué tienes, el compango famoso?

Sí, aquí estoy cociendo ya el chorizo y la morcilla.

Muy bien. -Y ya cuando esté cocido

lo trituro, le echo el xantana. -¿El gluco?

Ese es el relleno del ravioli.

Con eso vamos a hacer los esféricos.

El gluco de calcio y después lo echo en el "amianto".

O algo así. -En el alginato.

Tú piensa en los tiempos. -Vale.

El guiso lleva tiempo, el secado lleva tiempo.

Todo lo que lleve más tiempo adelántatelo.

Vale. Gracias, chef. Venga, Natalia, mucha suerte.

Mucha suerte, Natalia. -Gracias.

Mis competidores me parecen duros de pelar.

Así que voy a esforzarme al máximo para si me voy

que me vaya con la cabeza bien alta.

Bueno, Diego, gracias por tus consejos.

Es un placer estar con ellos.

Si los siguen pues seguro. -Son cracs.

Les saldrán a la perfección. Son muy valientes.

Sí, tienen mérito con esta edad

y querer interpretar platos como los tuyos.

Pero los explican rápido. Vuelve cuando quieras.

Ya sabes que esta es tu casa. Gracias, de verdad.

Natalia ha empezado a montar las claras con el azúcar

para el merengue de su postre.

Álex ya tiene la masa para los mochis

y ahora tendrá que cocerla en la vaporera de bambú

durante al menos 50 minutos.

Y Paula tiene que pelar y cortar el pepino

para el emplatado de su Pato Pekín.

Creo que el primero lo voy a sacar.

Pero el segundo no lo sé yo, ¿eh?

O sea, lo que voy a sacar porque yo me he propuesto

sacarlo y lo voy a sacar.

Natalia está añadiendo el puré de mango al merengue

con el que tendrá que simular

los granos de maíz para su postre.

Paula está cortando la lechuga de mar

para la mantequilla de algas de sus cocochas.

Y Álex tiene que cortar y hornear la calabaza

que acompaña a su segundo plato de solomillo.

¿Qué tal, Natalia?

Pues estoy intentando hacer los puntos, pero se derrite.

Rellena lo que puedas con lo que tengas arriba

de merengue, sin coger la parte de abajo.

Si yo lo voy a intentar. Vamos.

Y con todas mis fuerzas, pero si se derrite

no se me ocurre nada más que hacer.

No sabía que iba a hacer tanto calor.

Entonces me he arrepentido y dije:

"Pues tenía que haber cogido algo que fuera

un poco más fácil para que no se derritiera."

¡Bien, sale, sale!

Sale, sale. Bien.

¿Qué, vas a asarlas con semillitas?

¿Qué? ¿Las asas con semillitas?

Ahí va. Eso tiene que estar ya.

Venga, mozo.

Bueno, yo te veo muy tranquilo. ¿Lo tienes controlado?

Sí, tranquilo. ¿Sí?

Hay que meterle algo de grasa. Aceitico.

Lo suyo sería mantequilla. Tengo ahí un poco.

Métele mantequilla mejor. ¿Le corto los cuadraditos?

Sí, sí, le da muy buen rollo la mantequilla a la calabaza,

más que el aceite.

Aceite entonces no, ¿no?

Corto así unos trocitos. Sí.

¿Temperatura del horno?

Voy a ponerlo al vapor,

porque el horno no sé dónde está.

¿Al vapor? Bueno...

¿El horno no sabes dónde está? ¿Ese horno no sabes dónde está?

Y ahí tienes otro horno.

A ese horno sí que va.

Estás tú muy despistadete, ¿eh?

Hay mantequilla a cascoporro, no le metas más.

¿Qué estás haciendo, un pastel?

¿Has mirado si hay agua aquí?

Ahí va. Mucho vapor no va a haber, ¿eh?

Hombre, yo no sé, ¿eh? Dale agua.

¡Hala!

Sí, ahora sí que hay vapor. Un poquito más, hombre.

No tienes ni agua para hacer el vapor.

Te veo un poquito ahí a tu bola.

Para el horno que va. Hale.

"Aparcao".

Ya está.

Natalia debe secar los granos de merengue de su postre

en el horno a 80 grados.

Bien, ya lo he terminado. Guay.

Paula ha empezado a freír las obleas de su Pato Pekín.

Y Álex ya tiene listo el té de su primer plato.

Tengo una hora.

(NATALIA) Tengo poco tiempo no, lo siguiente.

Ahora esto ya está perfecto.

Paula ya tiene fritas casi todas las obleas

de su primer plato.

Natalia tiene que triturar el guiso de alubias

para el relleno de su raviolis.

Aspirantes, se os acaba el tiempo.

Paula, en 15 minutos sale el Pato Pekín.

Vale.

Álex, en 30 la Secuencia de pandan.

Y, Natalia, en 45 los raviolis de alubias.

¿Oído? (LOS TRES) ¡Sí, chef!

Paula ha empezado a elaborar la mantequilla de algas

y alcaparras de su plato de cocochas.

Y Natalia va a triturar el chorizo y la morcilla

para las esferificaciones que acompañan a los raviolis.

Bien, ya estoy haciendo unos saquitos.

Álex, ¿cómo vas? Bien, ya estoy emplatando.

¿No te has calentado un poco con la infusión?

Aquí tienes infusión como para una boda, vamos.

Sería la mitad quizá, ¿no? Hay un montón de infusión.

Que se inflen bien.

¿Esto qué es? Infusión a cascoporro se llama.

Madre mía. Se ha subido con el hielo.

Ha llegado al nivel del mar. Sácale de ahí,

si no no lo va a poder coger y tomárselo, Álex.

Es una burrada. Eso es para lavarse los pies.

A ver si eres capaz de enderezar a este muchacho,

que se te va de las manos.

Date caña, piensa que te quedan 20 minutos.

Es el tiempo que hay.

En los últimos cinco que esté "niquelao".

¿Vale? Vale.

Dos, tres, cuatro, cinco, seis, ocho, nueve, diez...

(MURMURA)

Que no me da tiempo.

Como rival me da más miedo Natalia.

Porque Álex ha elegido un plato bastante difícil

y dudo que lo saque.

Ahí va, esto está más "congelao"...

Jo, macho.

Natalia, ¿cómo vas? Estoy haciendo los saquitos.

¿No tienes un biberón?

Esto con un biberón, te pones las obleas aquí y haces:

"tiki, tiki, tiki, tiki."

Sin problema. Tu problema va a ser se tiempo.

No te lo voy a repetir más, Natalia. Te quiero ayudar

y quiero que sepas que tienes que ir más rápido.

Te quedan un montón de cosas por hacer.

¿Vale? Vale. Venga, vale.

Vale, pues voy a hacerlo.

Aspirantes... bueno no, perdón. ¡Por favor!

Ex aspirantes, que eso vosotros ya lo superasteis.

No sabéis la ilusión que me hace daros de nuevo

la bienvenida a "Masterchef".

Hoy venís a disfrutar del menú que ha diseñado Diego Guerrero

y que han elaborado nuestros pequeños aspirantes.

Tienen nervios por partida doble.

Primero porque se están jugando un puesto

en el gran duelo final de la cuarta edición

de "Masterchef Junior".

Y segundo porque sólo con las caritas que han puesto

cuando les hemos dicho que cocinaban para vosotros

ya os digo yo que están temblando de la emoción.

Así que espero que entendáis todos esos nervios

y que disfrutéis mucho del menú.

Y también espero que Cayetana llegue pronto.

Hala, a disfrutarlo. Gracias, Eva.

Los comensales creo que van a ser más justos.

No sé, creo que van a ser más...

como más majos.

En cinco minutos sale el Pato Pekín.

Eso significa que hay que empezar a emplatar ya.

Te pongo el primero, mira.

Ponle un tapa igualita.

Y ya luego aquí ponemos otra.

Aquí, con mucha delicadeza,

una cosita, otra cosita. Todos así, ¿vale?

Álex ya tiene la calabaza horneada con la que elaborará

la crema que acompaña a su solomillo.

La masa del mochi se pegaba a los dedos,

aunque te pusieras harina.

Y cuando la estiraba, se encogía sola.

La voy a hacer en una cuchara.

No me sale.

Vamos, Paula. ¿Cómo vamos? Bien.

Venga, que los camareros están esperando

para llevarse los platos. Quiero que salga perfecto.

Venga, vamos, vamos. Con un poco más de rapidez.

¿Tenemos ya este primer snack de pato Pekín?

Sí. Venga. Camareros, por favor,

vamos sacando. Muy bien ese último detalle.

Fenomenal. Lo tenemos. Venga.

Comensales, hoy, nuestros aspirantes

deben estar, más que nunca, a la altura de lo que se les exige.

Así que arrancamos este gran menú.

El primer plato que os serviremos,

es un pato Pekín y lo elaboró Paula.

Me gusta porque es todo pequeñito.

Qué bien. -Está rico.

-Muy rico, muy rico. -Nosotros no éramos capaces

de estas cosas tan bonitas.

Muy bien, Paula, hija mía. Muy bien.

Este plato lo has sacado bastante bien y en tiempo.

Con las cocochas, no quiero fallos, ¿vale?

Venga, perfectito todo. Venga.

Es un menú de un cocinero de Estrella Michelín.

Entonces, estoy bastante contenta, porque lo conseguí sacar bien.

¿Qué tal, Miguel Ángel? Flamante ganador, por favor.

Cuéntame. ¿Cómo es tu vida después de haber ganado

"MasterChef Celebrities"?

Desde que acabamos, no paro de cocinar.

Cada vez que voy a casa de alguien,

me piden que cocine. Estoy deseando quedar contigo.

Pero no a un restaurante. Quiero que me cocine el ganador.

Cuando quieras, te cocino.

¡Ay, qué bonito! ¡Qué emoción!

Pero ahora, te tienes que poner en modo comensal.

¿Qué te ha parecido el pato Pekín?

Me ha encantado. La textura, riquísima.

Vamos, estoy deseando que no venga Cayetana

para comerme el suyo también.

Os dejo comer, que viene el segundo plato

y lo tengo que presentar.

¿Me lo puedo comer? Cómetelo.

Si alguien quiere, compartimos.

"Si alguien quiere, compartimos", dice.

¡Hum!

Álex, ha salido el pato Pekín.

En menos de diez minutos, esto lo quiero terminado.

No veo ni un mochi hecho. Esto cuesta mucho asarlo,

porque vuelve a su forma. Habría empezado por ahí.

Piensa que una vez envueltos los mochis,

se tienen que descongelar.

Ahora son piedras. ¡Ostras!

¿Sabes lo que te digo? Sí.

Con dos huevos. Te queda terminar los mochis,

que está como una piedra, poner el hielo.

Lo de la nieve de rábano picante, no lo he mirado

y no sé cómo lo tienes. En diez minutos,

si no lo tienes, me obligarás a que saque

los raviolis Natalia. ¿Vale? Corre.

Para el horno. Que se congele.

La secuencia del pandan era

difícil, no era tan fácil como se veía.

He intentado sacarlo lo mejor que he podido.

Eso no va a ser lo que voy a sacar.

Te lo digo ya. Se me ha hecho más espeso,

pero lo voy a hacer otra vez.

Es que yo lo tenía superlíquido.

Pero lleva grasas, lleva cosas y te va a costar amasarlo.

¿No le puedes meter agua?

Sí. Porque Álex va retrasado.

Ya. Y tú podrías sacar los raviolis.

Pero veo que tú también lo tienes verde.

Lo llevo bien, Jordi. Prometo que lo saco.

¿Esto lleva gluconolactato? Sí.

Le veo muchas lagunas a esto. Pero...

Esto creo que no te va a salir.

Cuando ha entrado Jordi

y se caían y no salían, me he agobiado

un montón y se me ha ido el mundo abajo.

Mierda.

Álex, ¿esto es la nieve? Sí.

Huy, huy. Oye, ¿sabes todo lo que tienes en el suelo?

Tienes cuchillos en el suelo,

la calabaza que tomarán los clientes.

Esto se lo va a comer la gente.

Y aparte, esto está descongelado. ¡Uf!

No veo nada claro que lo puedas sacar, Álex.

Aquí hay que venir con bañador. ¿Esto qué es?

Aparte del caos que tiene, no va a tener eso terminado.

¿Es el relleno del mochi? Claro.

¡Madre mía! ¿Y cuánto tenemos

para salir los platos? Ya deben salir.

Samantha. ¿Qué tal, chicos?

Tenemos un lío tremendo. Están muy retrasados.

El primer plato, el pato Pekín, salió en hora.

Pero con la secuencia del pandan, tenemos el té,

pero no sacamos el mochi.

¿Cómo va Natalia? ¿Estarán los raviolis?

Yo los veo verdes. A ver cómo van.

Por lo menos, no dejarlos sin comer.

¿Qué tal vas, Natalia? Pues tengo algunas

más finas que otras, pero están.

Yo, esto no lo pondría. Tiene muy mala pinta.

Natalia, hazme caso. Esto no te va a salir.

Busca una alternativa buena.

Le puedo poner trocitos de chorizo en laminitas

y queda bien. Unos daditos de chorizo, morcilla.

Vale. Pues hago eso. Dale caña.

A ver si podemos sacarlo antes que el pandan.

¿Lo tienes preparado? Para sacarlo, sí.

Si le metes caña, Samantha te lo saca.

Vale. No quiero ganar porque los demás

lo hagan mal. Quiero ganar por hacerlo bien,

porque, al final, son mis amigos y no quiero que les salga mal.

Mételo ahí, anda.

Mira. Si tenemos que sacar los raviolis, los sacamos.

Así tú podrás terminar esto con criterio. ¿Vale? Hazlo bien.

Que no se te escape. ¿Qué hago?

Cambiar la actitud, que la tienes muy mal.

Ya. Estás enfurruñado porque

no te sale bien y no es la manera de afrontar el problema.

Quiero que lo saques perfecto.

Que te lo curres, que luches con una sonrisa.

Te veo pocho. No puede ser. Ya, ¿para qué?

¿Cómo? No. Va a dar igual.

¿Cómo que da igual? Venga, vamos.

Que sale. ¿Eh?

Que sí, que sale. Tranquilo. Va. Oye, yo quiero animarte

y estás tirando la toalla descaradamente.

Tú mismo. Yo no soy quien concursa. Concursas tú. Suerte.

No me he sentido mal que Natalia haya tenido que sacar

su plato antes que el mío, pero yo creo que supondrá

jugarme la chaquetilla.

Natalia, los camareros están esperando.

Ten cuidado, pero deprisa.

Pon los raviolis con una pinza, los colocas.

Voy a partirle unos chorizos. No te va a dar tiempo.

Algo de chorizo tiene que llevar,

si no, no quedarán bien. Vamos.

Uno por plato, ¿vale? No te pases. Así. Perfecto.

Hay que poner guindilla. Te voy echando yo el caldito.

Un, dos, tres.

¿Crees que los camareros ya pueden sacar los platos?

Sí. Camareros, por favor, están listos.

¡Hombre, por fin! Siempre llegando tarde.

Perdón, perdón, perdón. -¡Ay, Cayetana!

No pasa nada, porque llegas en el momento justo.

Tengo que contaros algo muy importante.

Me cuentan de cocinas que el segundo plato

aún no está listo. Vamos a adelantar el tercero.

Son unos raviolis de alubias de Tolosa con infusión de berza

y lo ha elaborado Natalia. Espero que lo disfrutéis.

Ahí vienen los raviolis.

#Dame raviolis. Dame raviolis.#

-Bueno, bueno. -Qué bueno.

-Está buenísimo. -Riquísimo.

¿El que me perdí, estaba buenísimo?

-Estaba buenísimo. -Qué bien.

Esto me parece... ¡Madre mía!

Oye, creo que a Fonsi no le ha gustado.

-Está rico. -Fonsi, ¿quieres repetir?

Dame el de Caye. Ah, no, que ya ha venido.

Quiero un postre perfecto. Tienes que ir volando.

Te quiero ver volar en la cocina. Por favor, Natalia.

Que, al final, el ravioli nos ha faltado una elaboración.

Quiero que el postre salga perfecto.

De acuerdo, Samantha. Voy.

Cuando salió mi primer plato, los raviolis,

por lo menos, lo conseguí sacar.

Pero no piensas "he terminado".

Piensas en "tengo que hacer otro corriendo".

Para elaborar la crema de palomitas de su postre,

Natalia debe infusionar la nata con las palomitas

y, después, triturar la mezcla.

Paula tiene que hacer la puntilla marina

que acompaña a su plato de cocochas con una mezcla de plancton,

clara de huevo y caldo de jamón.

Después, lo freirá hasta que quede crujiente.

Por otro lado, Álex va a empezar al crema de calabaza

de su segundo plato, mientras

el relleno de los mochis se vuelve a congelar.

¡Ay, mi parejita favorita de "MasterChef"!

¿Qué tal? Si tuvieseis que quedaros

con una anécdota que os haya pasado en el programa,

¿qué recordáis con más cariño,

con un momento de diversión?

Yo, el solomillo al Wellington, vamos...

-Esa prueba fue muy graciosa. -Fue graciosa.

Era como si estuviésemos los dos en casa, pero con presión.

Yo le quería decir de todo

y no podía. Bueno, ¿y este, cómo va?

Es un plato que, a simple vista, te extraña verlo.

Son raviolis y tal, pero, luego, un sabor muy español.

Sí, claro. Al final, es un plato de alubias.

Pero me sorprende ver la elaboración.

Están siendo, los dos platos que hemos visto, impecables.

¿Cómo tengo la secuencia pandan?

Mal. ¿Mal qué significa?

Que mal. Que no me está saliendo.

Pero me lo dices con unas pocas ganas,

que me están dando ganas de cancelar el plato.

Si me está saliendo mal, ¿qué digo, que está perfecto?

A ver, cariño. ¿Cómo te lo digo?

Ta, ta, ta.

¿Lo ves? Aún tienes oportunidades de conseguir

colocarte en el Duelo Final, pero si tú no quieres...

Se derretirá en el plato. Mala suerte.

Al menos, sácame algo. Eso está bien.

¿Tú lo ves mal? Está bien. No.

En dos minutos, lo podrías sacar.

He hecho uno en 20 segundos y estoy hablando contigo.

En cuatro minutos, tengo a los camareros esperando.

Si no lo tenemos, cancelo.

Así que venga. Vale.

Estaba tirando la toalla, pero cuando Jordi me animó,

me vine arriba e intenté sacarlo

lo mejor que he podido.

Paula ya tiene frita la puntilla marina.

Y ahora, deberá secarla en el horno a 80 grados.

Natalia está montando las yemas con azúcar,

a la que luego tendrá que añadir la crema de las palomitas.

Álex, ¿cómo lo tienes? Bien.

Creo que lo voy a sacar.

Tengo a los camareros esperando. Quiero que lo saques.

Vale. Venga, que hay que sacarlo ya.

Venga, va. Venga, va. Último mochi. Lo sacamos.

Vámonos, vámonos. ¿Se lo pueden llevar?

Sí, sí. Camareros, por favor, adelante.

Bueno, comensales, ya sí que os puedo cantar

el segundo plato que, como sabéis, llega en tercer lugar.

Se llama secuencia del pandan. Lo ha elaborado Álex.

Y ya os adelanto que alguno de vosotros hubieseis sudado

la gota gorda preparando este plato.

Así que espero que lo disfrutéis.

Qué mono presentado, ¿no?

Me entran como angustias solo de pensarlo.

¿Qué es esto?

-Pero esto no lo entiendo yo. -No entiendo este plato.

No sé, exactamente... -Esto se come así, ¿no?

Yo, habiendo pasado por aquí,

antes de decir algo negativo, me tiro por un puente.

Pero lo están haciendo muy bien. Y esto tiene una complicación.

¿Qué pasa? Eso digo yo.

Oye, aquí, como pareja artística Loles-Fernando,

os habrá llovido un montón de ofertas.

Sí, no. Sí, sí.

Porque, vamos, vaya espectáculo veros a los dos juntos.

Yo creo que somos ya Fofó y Fofito. Oye, Fofó y Fofito no.

-Es una coña. -Con todo mi respeto ya.

¡Ay, qué es una coña! Si yo te digo:

secuencia del pandan, ¿tú qué me dices?

Igual, estos sabores no son lo mío.

Loles, cuéntame tú. ¿Qué te parece?

Esto no lo he entendido, la sopa.

Es una infusión. Ah.

No tiene ningún sabor. Parece agua.

Segundo plato: solomillo del inglés. ¿Estamos ahí?

Sí. ¿Para arriba? ¿Lo sacas?

Para arriba. No te quiero abajo.

Sácame un solomillo de diez.

Venga.

Cuando lo he pasado peor, ha sido cuando he sacado

la bandeja del horno del crujiente, que se me cayó.

¡Dios mío! ¿Qué hago ahora? Quedaba poco y tenía que emplatar.

Y lo he tenido que repetir.

Paula, en menos de 15 minutos,

tienen que sacar las cocochas. ¿Oído?

Sí, chef. Venga. Vamos a despejar la mesa

para poner los platos, calentar las cocochas

con la salsa, con mucha delicadeza.

Porque eso es como un pil pil. Si no, se nos va la grasa

por un lado y el líquido por otro.

Vuelvo en dos minutos y emplatamos. ¿Oído?

Sí, chef. Te dejo sola. Venga.

Paula está cortando el alga nori

que usará para el emplatado de sus cocochas.

Para acompañar su solomillo, Álex tiene que freír

unos chips de olluco, un tubérculo usado en la cocina sudamericana.

Mientras, Natalia va a preparar el algodón de azúcar

que acompaña su postre.

Tenemos a los camareros esperando.

Ya deberíamos empezar a emplatar. ¿Vale?

Vale. Pongo la salsa. Vamos a echarlo aquí.

Échalo todo, sin miedo, porque nos va a hacer falta.

Echas las cocochas aquí.

Venga.

Vamos.

Esto no se nos puede cortar.

El éxito de este plato, es que no se corte la salsa.

Vale. El pil pil se hace así siempre.

Y así ya liga.

Vale. Esto ya hay que apagarlo.

Lo que tienes que hacer, es organizarte.

Vente aquí cerquita. Venga.

Ahora tienes que coger las cocochas.

Vamos.

Venga.

Paula, que ya están aquí los camareros.

Y ahora, ya hierbas y crujientes.

¿Pueden sacar los platos? Sí.

Pues adelante, por favor. Sacando platos.

Bueno, comensales, ¿sigue quedando

sitio en el estómago? (TODOS) ¡Sí!

Me alegro, porque nosotros ya estamos en disposición

de servir el cuarto plato.

Son unas cocochas de salmón ahumado

con mantequilla de algas y puntilla marina.

Lo ha elaborado Paula. Y espero que se os haga

la boca agua. ¡Ay, qué rico es, nena!

-Qué buena pinta. (M.A.) Qué buena pinta.

Paula apunta maneras. (LOLES) ¡Huy, Paula!

Paula está que se sale, eh.

Paula, vas a ganar, hija mía. -Paula, cariño.

¡Hum! Está buenísimo, Paula, hija. -Está buenísimo.

(FERNANDO) ¡Viva Paula! (LOLES) ¡Paula!

(APLAUDEN)

Enhorabuena. Fenomenal. Has luchado como una campeona

y no era fácil la prueba. Fenomenal.

Venga, todo perfectamente limpio.

Lo he hecho lo mejor posible. La suerte está echada

y los jueces son los que deciden.

Cayetana, que ya pensé que no llegabas.

Soy una mujer multimedia, pluriempleada,

a la par que estresada. ¿Tu familia te ha pedido

algún plato de los que hiciste en "MasterChef"?

Sí. El que más éxito, es el cheesecake, por el cole.

Claro. Ahí triunfas. Ahí triunfo.

Hay una fiesta de pijamas, saco el cheesecake.

Tengo pendiente hacerle a tu niño las milhojas del cheesecake.

¿A mí por qué nadie me promete darme nada nunca de comer?

No lo entiendo. Cuando quieras.

Yo también te cocino. Bueno, no, no.

No os dejo. Me tienes que contar qué te parece el plato.

Pues mira. Me pareció que tenía la cococha una textura muy rica.

La salsa era una delicia. Y el crujiente, muy rico también.

Para mí, por ahora, es lo mejor que he comido hoy.

Álex va a empezar a sellar los solomillos a la brasa.

Y Natalia está usando el sifón para hacer los cilindros

con la crema de palomitas.

¡Ah! ¡Rápido!

A ver, Álex. En menos de 15 minutos,

sale el solomillo del inglés. ¿Tenemos todo?

¿Tenemos el puré, la carne, hojas y tal?

Sí. Está todo. La carne tiene

buena pinta. Tienes el puré.

Natalia, no trabajamos en el suelo.

Es que, si no se derrite. Y no trabajamos en una cocina

que no sea la tuya. Hay que trabajar en la mesa.

Venga, venga. Jordi, pero se derrite.

Me he visto nerviosa,

porque eran unos platos supercomplicados

y, además, este sol que hace en invierno, no es normal,

y se me derretía todo. Yo decía:

¿Pero quién me manda a mí hacer estos platos?

Vale. ¿Cómo lo vas a cortar? A rodajas.

Bueno, rodajitas de un centímetro. Ta, ta.

Ta, ta. Coges una buena cucharada.

Clac... Y haces... clac. ¿Vale?

Venga. Quiero sacarlo ya. Que no se enfríe la carne.

Un grupito así, que sea mono.

¿Qué nos falta colocar? Las chips.

Las chips de olluco.

Ta, ta, ta. Y rematas con la carne,

colocadita con gracia, así. (SILBA)

Y lo tienes. Y quiero que lo saques ya, porque los camareros esperan.

¿Solo dos rodajas? Vamos a poner tres.

Y esto, entero en una caja.

¿Me destapas la caja, por favor? Sí.

Esto para que puedan repetir, si quieren.

Camareros, por favor.

Adelante.

Comensales, preparad vuestros cubiertos,

porque llega el quinto plato:

solomillo del inglés. Un plato que ha preparado Álex.

Y espero que sea un plato de nota.

Este plato tiene muy buena pinta. -Tiene pinta.

¡Oye, qué guay! (EXCLAMAN)

¿La abrimos? -Abrid la caja.

(EXCLAMAN) -¡Eh, eh, eh!

Qué presentación.

-Qué bien huele. -Álex me ha ganado.

¿Este chico es el que hizo el pandan?

-Sí. -Qué buen punto la carne.

Muy rica. -Muy buena.

Para mí, está al nivel de las cocochas.

-Está al nivel de las cocochas. (LOLES) Remonta.

Estás contento, ¿no? Sí.

Hemos terminado, ¿no? Pues a recoger. Felicidades.

Creo que tengo el 50% de posibilidades

de que me den la chaquetilla, porque, por una parte,

he sacado retrasado la secuencia del pandan.

Y por otra, el solomillo me ha quedado perfecto.

Voy a ponerlo así.

¡Ay! ¡No, no!

¿Cómo vas, Natalia? Voy a hacer rollitos así.

Es lo que se me ha ocurrido para que parezca maíz.

Lo parto en trocitos y luego le pongo el resto por encima.

Ha salido el solomillo y en menos de 15 minutos,

tiene que salir el postre. Concéntrate. Organízate.

Saca algo digno. Vale.

Buenas. Hola.

¿Cómo va por aquí la cosa? Estefanía, Fonsi.

Va muy reñido. Yo, lo que más me ha gustado,

son los raviolis, las cocochas y el solomillo.

Y los tres son de diferentes.

Los tres concursantes. Entonces, está muy reñido.

Oye, y así, en términos musicales,

le tengo que preguntar a nuestro DJ,

¿qué sería este solomillo?

Pues no lo sé. Algo de música clásica.

Está muy suavecito, muy tierno

y me ha encantado lo de presentarlo así.

Bueno, chicos, os dejo,

que ya mismo tenemos el postre. Gracias.

Rápido, Natalia. Los camareros están esperando.

Tienes que sacar ocho platos ya. Vale.

Vamos. No es exactamente lo que pedíamos.

Es lo más parecido que has podido.

Vale. Yo le pongo los pétalos de maíz.

Si quieres ir acabando estos cuatro platos,

que se pueden ir llevando.

Camareros, os podéis ir llevando estos cuatro platos.

Vamos. Te quedan cinco trozos. Acaba rápido.

Yo te voy echando los pétalos de maíz.

Hala, ya está.

Camareros, pueden retirar los platos.

Vamos, Natalia. Ven aquí.

Al menos, lo he terminado. Eres una campeona.

Gracias. Lo eres y lo pienso de verdad.

Comensales, llegan el momento del postre.

Y con este postre, queremos que os convirtáis en junior.

Os va a transportar a un montón de sabores de vuestra infancia.

Se llama maíz y lo ha elaborado Natalia. A disfrutarlo.

¡Ay! Es caramelo, que yo no puedo comer dulce.

¡Vaya por Dios! Ella no puede comer dulce

y, en el primer programa, se comió un helado de kilo y medio.

-Buenísimo. -Está buenísimo.

Es como "corn flake". -Un "corn flake",

pero elaborado, natural. -Buenísimo.

Está buenísimo el maíz con el helado.

-Me encanta. -Muy rico.

Gane o pierda, yo estoy contenta con lo que me ha salido.

Y lo he conseguido sacar, que es importante.

Comensales, habéis dicho un montón de cosas

que queréis decirle a los aspirantes.

Lo mejor es que ellos entren y vosotros habláis. ¿Os parece?

(TODOS) Sí. Pues aquí están Paula,

Álex y Natalia.

(APLAUDEN)

¡Ay, Dios mío! No sabéis cómo entendemos

cómo os sentís ahora mismo.

Nerviosa, no. Lo siguiente.

(M.A.) Estaba todo riquísimo. Enhorabuena.

(LOLES) Muy bueno. Paula, ¿quieres decirles algo?

Durante el cocinado, estuve muy nerviosa,

pero lo hice lo mejor posible y espero que os haya encantado.

(CAYETANA) Nos han gustado muchísimo.

(APLAUDEN)

Una cosa, Álex. ¿Quién es tu favorito?

¡Ese de ahí! ¡Fernando Tejero!

(Risas) Tiene un porte, unas hechuras.

Me ha cambiado por ti. A mí me abrazaba igual.

Creo que deberías ir a darle un achuchón.

¡Ay, ay, ay! Qué bonito. -Qué bonito el amor

cuando llega, de donde llega.

Hay que dejarlo. Esto es una cosa libre. Fluye el amor.

(Exclamaciones) ¡Oye, he dicho un abrazo, eh!

(M.A.) Se han venido arriba. (RÍEN)

Muchísimas gracias a todos por haber venido.

Vosotros, mejor que nadie, sabéis lo que es llevar

la presión de tratar de convertirse

en un auténtico masterchef.

Y siempre tendréis un huequito en nuestro corazón. Hasta siempre.

(LOLES) Mucha suerte a todos. (APLAUDEN)

Pase lo que pase, los tres somos igual de buenos

y los tres nos merecemos estar en la final.

Aspirantes, en estos momentos,

siento un poquito de pena. Acaba de terminar

vuestra última prueba de exteriores.

Pero, por otra parte, me alegro mucho de ver

lo que habéis crecido en este programa.

Prueba a prueba, os habéis ido superando

y nos habéis demostrado a todos que los sueños no tienen edad.

Pase lo que pase ahora, espero que nunca dejéis de soñar

y que nunca perdáis esa fuerza que os hace tan especiales.

Pues claro. Ahora sí, chicos,

mucha suerte a todos. Gracias.

Aspirantes, aquí tenemos las tres chaquetillas

con vuestros nombres. Solo uno de vosotros

podrá ponérsela para enfrentarse a Paloma

en las cocinas de "MasterChef Junior".

Los platos de hoy eran muy complicados.

Eso sí, vuestra actitud ha sido ejemplar. Lo habéis dado todo.

Ya. Paula, les has dicho

a nuestros comensales que hoy estabas nerviosa.

Pero es verdad que no se te ha notado.

Nada que ver con la última prueba.

El crujiente del pato Pekín estaba muy bien.

Pero te has olvidado del nombre del siguiente plato.

¿Cómo se llamaba el segundo plato? ¿Ese que tenías que hacer?

Cocochas de salmón. ¡Ah, bueno! Por favor.

Porque te has olvidado de cómo se llamaba,

pero te has acordado de hacer bien la receta.

Muy bien. Eso sí, te ha falta ligar

un poco más la salsa para que hubiese sido perfecto.

A pesar de eso, Paula, los comensales han dicho

que tus cocochas estaban riquísimas.

Han gustado mucho.

Muy bien, Paula. -Gracias.

No sé si voy a ganar o voy a perder,

pero estar aquí, es lo mejor que me ha pasado.

Álex, has estado muy relajado casi todo el cocinado.

Tan relajado, que has acabado cometiendo errores.

Has estado desorganizado, incluso, has dejado

los cuchillos, la infusión y la calabaza por el suelo.

Ha habido un momento que te he tenido

que decir dónde estaba el horno.

¿Dónde tenías la cabeza? No sé. En Marte.

La consecuencia, la conocemos todos.

Tu secuencia del pandan ha salido con retraso.

Aunque tengo claro que te sobra talento.

Solo hay que ver cómo el solomillo ha llegado a la mesa,

a tiempo y con su punto de cocción.

Tu actitud elaborando ese plato,

es la que tendrías que haber mantenido durante el cocinado.

Bien, bien.

A lo mejor, no gano la chaquetilla, porque la secuencia del pandan

me ha salido el plato retrasado.

Pero, por lo demás, estoy contento de mi trabajo.

Natalia, hoy, tu problema ha sido no controlar bien

ciertas elaboraciones.

Tenías las ideas muy claras desde el inicio,

pero no has sabido ejecutarlas correctamente.

Ya. Tus raviolis de alubias tenían

un sabor y una textura espectaculares

y el emplatado, para mí, ha sido el que más se ha acercado

al emplatado de Diego Guerrero.

Gracias. Además, gracias a ti,

los comensales no se han quedado esperando

por el problema de Álex. Tu postre, en cambio,

te ha dado más de un quebradero de cabeza.

Los pequeños errores son los que, a veces, te pasan factura.

Lo sé. Aunque el sabor era... de diez.

La suerte está echada. Lo hicimos muy bien todos.

Y creo que los tres lo hemos dado todo

para unos platos tan complicados.

No, Paula. A ti te ha salido todo muy bien.

Por haber sido un aspirante más guerrero, incluso,

que nuestro chef invitado, pero, también,

por su evolución estas seis semanas,

por tu talento y sus inagotables ganas de aprender,

el segundo duelista de "MasterChef Junior IV" es...

(Aplausos) ¡Paula!

Paula, enhorabuena, corazón mío. Te has ganado la chaquetilla.

Ven a por ella. Y a darme un abrazo.

¡Ay, qué bien! ¡Qué alegría!

Estoy supercontenta. ¿Pero te lo esperabas?

No. Estaba contenta por cómo he cocinado,

pero Natalia lo ha hecho superbién. Y Álex, también.

Oye, ¿de quién te acuerdas ahora? De mi mami.

¿Y qué crees que pensará cuando yo te ponga esta chaquetilla?

No lo sé. Estará flipando.

Ella es la que me enseñó lo que sé de cocinar,

lo que hizo que llegue hasta aquí. Estoy feliz.

He estado soñando este momento tantas veces,

que, al final, que lo haya conseguido, es como... ¡toma!

Paula, estoy segura de que tu mamá estará muy orgullosa de ti.

Hala, ve a celebrarlo con tus compañeros.

¡Vamos! -Yo, al final, voy con Paula,

porque me gustaría que ganara ella,

porque me cae muy bien.

Oye, final de chicas. Qué guay.

Natalia, Álex, quiero ver ahora mismo una sonrisa

en esas caras. ¡Que estoy todo contento!

Eso es lo que yo quiero. Además, los dos tenéis

un talento innato para la cocina.

Enhorabuena a los dos. Gracias.

No he ganado, pero me voy con la cabeza alta y muy contenta.

Y me ha encantado poder estar aquí.

Natalia, tú fuiste repescada y a ti ya te entregamos

todos los regalos. Pero a Álex no.

Regalo, regalo, regalo. Así que, Álex,

para que sigas mejorando como hasta ahora

y te conviertas en un gran chef, tienes seis meses

de acceso ilimitado en la Escuela Online de MasterChef.

Además, queremos darte un trofeo por haber sido capaz de llegar

tan lejos y de superar prueba tras prueba

y, sobre todo, sin tirar la toalla.

Ven aquí. Ven. (RÍEN)

Felicidades. Gracias.

¡Olé, olé!

Álex, te veo muy contento, pero todavía quedan más regalos.

Aquí tienes el juego de mes oficial de "MasterChef Junior"

para que sigas demostrando con tu familia

que eres el que más sabe de cocina del mundo entero.

Ahí me gusta. Y, por supuesto, tienes

un regalo muy especial de nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés.

¡Anda! Toma. Pero dame un abracito

primero, canalla. ¡Eh, Pepico!

Toma. Y a ti.

Vamos a ver qué es. ¡Ábrelo! ¡Rompe el papel!

Despacio, despacio. Hijo, te lo vas a cargar.

Que no. Los regalos se abren así.

¿Qué es? ¡Caña de pescar!

¡Caña de pescar! ¡Caña de pescar!

¿Pero a ti te gusta la pesca? ¡Claro! Me encanta.

Y encima, en el río y es buena. ¡Olé!

De "MasterChef Junior", me he llevado muchos amigos,

muchas emociones y una experiencia inolvidable.

Recomiendo a todos los niños que se apunten al casting.

Ha sido la mejor experiencia de mi vida.

Natalia, estoy superorgullosa de ti.

Lo has hecho fenomenal. Gracias.

Después de pasar por "MasterChef", creo que mis cenas

no van a ser una pechuga a la plancha y ya está,

con ensalada. He aprendido mogollón de cocina.

Me lo he pasado genial. Y, además, me repescaron

y he llegado hasta la Final.

Así que todo es posible y te tienes que esforzar siempre.

Para ti, Paula, esto no termina aquí.

Solo ha sido una etapa más del camino.

Aún tendrás que salvar el último obstáculo

para intentar convertirte

en la próxima MasterChef Junior España.

Tú y Paloma os enfrentaréis en plató el reto definitivo,

el que todos estábamos esperando,

el gran Duelo Final de "MasterChef Junior IV".

Vamos, Paula. -Ahora, a concentrarme a tope

para hacerlo lo mejor posible a la Final

y ganar mi trofeo y ser la MasterChef Junior IV.

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al Campamento MasterChef!

Ha llegado el momento decisivo de la noche.

Tenemos todo preparado para la prueba definitiva.

Los dos mejores aspirantes de esta edición

se van a enfrentar con un único propósito:

convertirse en el nuevo MasterChef Junior España.

Bienvenidos al gran Duelo Final.

La primera duelista tiene doce años

y viene desde Santiago de Compostela.

Llegó a "MasterChef Junior" siendo guerrera, inconformista.

Y pronto, demostró que se mueve

en las cocinas como pez en el agua.

Se ganó estar en el Duelo Final con un plato de un chef

con tres Estrellas Michelín.

Pero no fue su único gran momento en "MasterChef Junior".

(GRITA)

Yo soy alegre, simpática, no me corto.

Muy muy parlanchina.

Me encantaría cocinar desde los dos años,

pero mi madre no me dejaba... Tienes mucho rollo.

¡Pescado, carne! ¿Qué es esto?

¡Quinita! ¡Quinita!

Quedan cinco minutos y aún no he acabado del todo. Voy mal.

El arroz está quemado. Quemado.

¡Se me queman las yemas!

No lo hagas rápido, hazlo bien, capitana.

Solo habéis hecho 75 huevos. Lo hemos hecho fatal.

-Paloma. -No. Déjame, en serio.

No pasa nada. -Nadie te echa la culpa a ti.

Yo he conocido a una Paloma con una fuerza terrible.

Y te veo una Paloma decaída y abatida. ¿Qué te pasa?

Soy muy nerviosa y me gusta que todo salga bien.

¡Paloma, eres buena gente!

Cualquier duda, me lo decís.

¿Oído? -¡Sí, jefa!

-¡Hum! Está muy bueno. -¡Toma!

No sé cómo sabe, pero huele como los ángeles.

Extraordinario. El más equilibrado en proporciones.

-Gracias, chef. Muy rico.

No sé con qué plato quedarme. ¿De lo malos que están?

De lo ricos que están. ¡Ay, gracias!

El aspirante que ha elaborado justo lo que pedíamos es...

Paloma. ¡Paloma!

(Aplausos) Paloma.

¡Ay, gracias! Galicia calidad.

Gracias. Al fin, una gallega de pura raza

llega a la final. Es el espíritu que queremos aquí.

Gracias. Enhorabuena, Paloma.

(Aplausos)

¡Soy finalista en "MasterChef Junior IV"!

Qué nerviosa.

Paloma, ¿qué significaría para ti ganar "MasterChef Junior"?

Uf, todo, increíble.

Sería un orgullo y me gustaría mucho.

Soy duelista de "MasterChef Junior".

He cumplido un sueño. Gane o no, lo he cumplido.

Eres una gallega de raza, luchadora sin fin.

Ahora que estás en el duelo final,

¿hay alguien especial de quien te acuerdes?

Me acuerdo, sobre todo, de mi familia,

que fue la que me ha apoyado a presentarme.

Y gracias a ellos estoy aquí.

¿A quién te gustaría dedicarle el cocinado de hoy?

A mi abuela Teresa y a mi abuelo Gonzalo.

Están enfermos y, por eso, se lo dedico a ellos.

Un beso para Loló y Lala.

La segunda duelista es catalana, de Mataró.

Con solo 10 años, ha demostrado tener mucho temple,

fuerza y determinación.

Estoy nerviosa, Dios.

No es de las que les gusta solo participar,

a ella le encanta ganar. Madre mía.

Es muy competitiva y con su tesón y perseverancia

ha llegado hasta el gran duelo final.

Qué nervios. Estoy muy nerviosa. -Estate tranquila.

Enhorabuena. -¿Sí? ¿Sí? ¡Bien!

-¡Bien! -Ahora voy a ganar.

No puedo estar quieta, soy muy "movediza".

¿Cómo se dice eso?

Mira, me estáis poniendo de los nervios.

¡A ver! -¡Madre mía!

-¡Apaga, apaga el fuego! -Qué mal huele.

No, si tendré yo la culpa ahora.

¡Ay!

¿Qué hago? Estoy bastante perdida. No puedo, ¡Dios!

¡Hala, se ha destrozado! Si no me pongo las pilas, me voy.

Yo lo que no entiendo es tu actitud.

Ahora trinchera, a currar y a luchar.

Voy a luchar a tope para quedarme. Yo me quiero quedar.

-¡Ánimo! -¡Muy bien, Paula!

-¡Vamos, Paula! -¿La yema en un bol?

-Bonito. -Están casi perfectos todos.

-¡Hombre! -No puedo quitar casi ninguno.

¡Uh...!

Esto déjalo hervir, no sirve de nada lo que haces.

-Paula, Paula. -No pongas nada sin consultarme.

-Las vamos metiendo ya, ¿eh? -¡Que no!

Mi niña es un poquito mandona. (RÍE) "Un poquito".

Paula, has sido una gran capitana. Felicidades.

(Aplausos)

Yo creo que está extraordinario. La textura está bien lograda.

Un plato complicado, perfecto. Tus canelones son fantásticos.

De 10. Gracias.

El que mejor ha trabajado hoy: Paula.

Paula. Paula.

(Aplausos) Gracias.

Enhorabuena. ¡Gracias, qué bien!

¡Soy finalista, estoy supercontenta!

Paula, enhorabuena por llegar al duelo final

de "MasterChef Junior IV". Gracias.

Con lo segura que te vimos casi siempre,

¿alguna vez dudaste de que podías llegar aquí?

Cuando lo hago mal, dices: "no voy a llegar".

Cuando sale bien es: "vale". Paloma y tú habéis tenido

vuestros más y vuestros menos.

¿Estás contenta de enfrentarte a ella?

Bueno, por una parte sí, por otra no.

Sí, porque es mi amiga. No, porque es muy buena.

O sea, que te da un poco de "mieditis".

Sí. -Igual yo, ¿eh?

Pero que no pasa nada. Estoy nerviosa, nerviosa, nerviosa.

No se puede explicar con palabras.

Ya puedo controlar mis nervios porque tengo que bordarlo.

Paloma, Paula, esta es una competición muy exigente

donde en cada reto hay que dar lo mejor de uno mismo.

Habéis sido grandes cocineras, habéis cometido errores,

pero los habéis subsanado con con la medicina del esfuerzo.

De verdad, que todo el mundo se atreva a apuntarse,

porque es maravilloso, aprendes mucho,

conoces a gente maravillosa, te lo pasas genial

y el plató es alucinante.

Y todo esfuerzo tiene su recompensa, chicas.

La ganadora se llevará 12 000 euros

para continuar con sus estudios,

el trofeo que le acredita como la nueva MasterChef Junior España.

Y un regalo que, como jóvenes cocineras que sois, os merecéis.

Y os lo va a contar José Mari Aicega,

director general de la prestigiosa Facultad de Ciencias Gastronómicas,

el Basque Culinary Center. Además de la Basque, ¡hale!

(Aplausos)

José Mari, qué alegría tenerte aquí.

Bienvenido una vez más a "MasterChef".

Que tú entres por las puertas significa que está

a punto de ocurrir algo muy grande.

Es el momento culminante.

En el momento final, el momento cumbre.

Le traes a la ganadora un regalo muy especial.

La verdad que sí. ¿Qué tal estáis? ¿Con ganas?

-Nerviosas. Yo por lo menos. -Muy nerviosas.

-No veas. -Pues yo estoy impresionado

con las ganas y la habilidad demostrada.

Tenéis un talento para la cocina magnífico.

Y nosotros traemos un premio especial para la ganadora.

Vamos a organizar un curso intensivo de cuatro días

en el Basque Culinary Center con los mejores profesores.

Para ayudaros a dar un pasito más

en esa habilidad que tenéis para la cocina.

-Qué guay. ¿Qué os parece, chicas?

(AMBAS) Superguay. Otro motivo más

por el que luchar por el premio. Ya ves.

José Mari, muchas gracias. Un placer.

A ti y al Basque Culinary Center por estar siempre a nuestro lado.

Gracias. Muchos ánimos. Ánimo, ¿eh?

-Gracias. -Gracias.

Nos vemos en la próxima final. Hasta la próxima.

(Aplausos) Chao.

Estos premios tienen que ir para mí. 12 000 euros

y la Basque Culinary Center, el trofeo de "MasterChef Junior"

como ganadora. O sea, la bomba lironda. Yo lo quiero.

En este momento tan especial para vosotras,

queremos que contéis con el apoyo y los ánimos de algunas personas

muy especiales y que sabemos que les tenéis mucho cariño.

Habéis sido compañeros y también amigos.

Habéis compartido una experiencia maravillosa

que ninguno de vosotros va a olvidar.

Que entren todos los aspirantes de "MasterChef Junior IV".

¡Ay! ¡Oh!

(Aplausos)

(Risas)

¡Ah...! ¡Ay, qué guapa, Kaitin, Dios!

-¡Hola! -¡Paula!

A mí me ha hecho mucha ilusión ver a las dos finalistas

y poder abrazarlas y volver a estar con todos.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

He echado mucho de menos estas cocinas. Me gustó mucho

volver a ver a los que no había visto

desde hace bastante tiempo.

Y estoy muy contenta.

Pero, bueno, chicos, qué guapos estáis todos.

Bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef Junior".

(TODOS) ¡Gracias!

Jefferson, ¿qué tal vas con la cocina?

Bien. ¿Has hecho algún plato nuevo?

Todavía no, solo usando las cosas que he aprendido aquí.

Está muy bien, perfeccionando la técnica.

Sí. Hoy Eva, con este vestido...

Uf, este vestido...

Parece como una princesa, como en "Frozen" o algo.

Está muy guapa.

Miguel, por favor, adelántese usted un paso.

¡Guapísimo, superelegante!

(Risas) Gracias, hombre.

Algunos han venido con jersey porque les daba igual.

Pero yo vengo así porque yo soy así y porque quiero ser así.

Ex aspirantes, sabemos que os encantaría cocinar esta noche,

pero ya sabéis que solo lo pueden hacer Paloma y Paula.

Me han dicho que vosotros tenéis algo preparado,

tenéis una canción. ¡Ah...!

-Un remix. ¿Qué, la cantáis?

(CANTAN) #Siempre tuve algo por lo que luchar.

#Y, si no lo tuve, lo podré inventar.

#Surgimos de la nada y no teníamos "na",

#un cazo, una sartén y ganas de cocinar.

#A mi manera es complicado, una sartén, ay, quema, y un cazo.

#La espumadera en la nevera y quedan cinco minutitos,

#tengo que emplatar.

#Oye, abre tus ojos, que hoy en cocina

#disfruta las cosas buenas que tiene la vida.

#La, la, la, la, la, la, la, la, la. ¡Chef, chef!

#La, la, la, la, la, la, la, la, la. ¡Chef, chef!#

¡Genial, chicos, muy bien!

Pues, ahora sí, con este buen rollo,

nos vamos a disfrutar de este gran duelo final.

¿Desde dónde lo haremos? (TODOS) Desde la galería.

¡Todos a la galería! (TODOS) ¡Bien!

-¡Mucha suerte! -¡Gracias, gracias!

La galería no mola, de verdad.

Qué bien os quedan las chaquetillas.

¡Gracias! Y a ti el vestido.

Tendremos emoción hasta el último momento en la final.

Pero, por lo menos, ya sabemos que va a ganar una chica.

Paloma, Paula, estáis nerviosas

y estáis deseando empezar a cocinar para conseguir el triunfo.

Pero, antes, quiero presentaros a unas personas

que sí que están deseando hablar con vosotras ahora.

Paloma, ¿quiénes serán? Eh, ¿mi familia?

¿Un cocinero famoso? No sé.

Pues que entren tu padre José Luis,

tu madre Paloma y tu hermana Gabriela.

(Aplausos)

Ha sido genial volver a verlos,

han pasado seis semanas y ya les echaba de menos.

Yo creo que se van a sentir orgullosos de mí

pase lo que pase.

¿A que mola?

Bienvenidos. (AMBOS) Gracias.

José Luis, ¿cuándo te diste cuenta que tu hija podía ser

la gran cocinera que es? Siempre ayudaba en la cocina

y siempre le encantó cocinar. Mira dónde está ahora.

¿Quién lo diría? -Estamos orgullosos de verla aquí

Ha sido, bueno, un camino largo

y la verdad que espero que lo siga haciendo igual.

Paloma, vuestra hija tiene carácter y sabe trasladarlo a la cocina.

¿De dónde procede esa energía? Tuya, tuya, tuya, ¿eh? Tuya.

-Bueno, quizá mía. -Sí, sí, sí.

-Y de la abuela. -Y de la abuela.

De la abuela Quinita. -Es una niña

supersegura, muy madura desde muy pequeñita.

Lo que quiere hacer bien lo hace perfecto.

Tiene carácter, personalidad, pero tiene buen corazón.

Gabriel, ¿cuál es tu plato favorito de los que hace Paloma en casa?

Me gustan mucho las islas flotantes.

¿Y la ayudas cuando cocina? Sí. A veces.

Que tenemos abierto el casting ya para la siguiente edición.

¿Tú te querrías apuntar? -No sé.

Paulita, supongo que te imaginas quiénes están a punto de entrar.

Sí. Tus padres Txus y Laura

y tu hermano Adrià.

(Aplausos)

(RÍEN) ¡Hola!

-Qué guapo. ¡Madre mía!

Cuando he visto a mi hermano, que hacía meses que no le veía,

ha sido como "¡Guau, qué guay!".

Está guapísimo, un poco vergonzoso,

pero me hizo una ilusión verle... Vamos.

Txus, cuando Paula se apuntó al casting,

¿pensabas que ella podría llegar tan lejos?

Te mentiré si te digo que no.

Porque cuando se le pone algo en la cabeza a Paula,

es difícil pararla.

Es como la veis en la tele, superauténtica, atrevida,

ambiciosa, cariñosa, es una máquina.

Y estamos superorgullosos de ella.

Laura, tienes un pequeño restaurante.

Sí. ¿Es allí donde Paula empezó a dar

sus primeros pasos de cocinera? Ahí, en casa desde pequeña.

Y, bueno, hay muchos cocinillas en la familia.

Se nota, ¿eh? La abuela, el abuelo, la mami...

Yo cocino mucho, me encanta cocinar.

Para mí es una pasión. Y ella lo ha vivido mucho conmigo

Siempre está metida en la cocina

y con el restaurante quiere ayudar, siempre en medio.

¿Y qué tipo de restaurante es? Es un sitio pequeñito,

siete mesas, con mucho encanto, con cocina casera.

Ajá. Habrá que ir a Mataró, ¿eh?

Habrá que ir. Mejor que el ABaC, seguro, vamos.

(Risas)

Adrià, hemos visto a una Paul muy vivaracha,

que no para quieta, que siempre está haciendo algo.

¿En casa es igual? Sí.

(Risas) ¿Qué tal cocina tu hermana en casa?

Bien.

(Risas)

Paloma, Paula, vuestras familias querían estar hoy aquí

para daros todo su apoyo. Y lo van a hacer desde las alturas.

Así que, familias, deseadles suerte y subid a la galería.

Adiós. -Adiós, Paloma.

-Tranquilita. -Que sí.

Así me estresas más, mamá.

Tenéis el apoyo de vuestros compañeros y de vuestras familias

que, espero, os hayan llenado de energía.

¡Así que a las cocinas!

Comienza el gran duelo final de "MasterChef Junior IV".

(Aplausos y ovación)

Todas las finales de "MasterChef" tienen algo en común:

Son exigentes, duras, la prueba definitiva

que demuestra que estáis a la altura del concurso de cocina

más importante del mundo.

Para ganar, estáis obligadas a demostrarnos que tenéis talento

y capacidad de trabajo. Seguramente, va a ser

uno de los mayores esfuerzos de vuestras cortas vidas.

Pero la recompensa va a merecer la pena.

Vais a preparar un menú completo

compuesto de entrante, principal y postre.

Hasta ahora, habéis demostrado que sabéis manejar

los tiempos de cocinado. Es una virtud que debéis mantener

porque tenéis 120 minutos para elaborar dos raciones de los menús.

Además, disponéis de cinco minutos en el supermercado

para coger los ingredientes necesarios para las elaboraciones.

¿Oído? (AMBAS) ¡Sí, Chef!

Os recomiendo mucha concentración ahí dentro.

Sí. Porque en la buena elección

de ingredientes está el primer paso de vuestro éxito.

Y no os olvidéis nada, porque ya sabéis

que no podréis volver a entrar.

Paloma, Paula, las dos, ganéis o no, acabaréis la noche

sintiendo que tocáis el cielo.

¿Algo que deciros antes de comenzar?

Suerte, pitufina. -Suerte, pitufina.

Pues la final de la cuarta edición de "MasterChef Junior"

comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(Ovación)

¡Coches de choque! ¡Cuidado, Paula!

¡Demonios avinagrados! A ver...

Tienen un carro grande.

-Leche de coco. -No te das cuenta,

pero están cogiendo todos los alimentos,

y si les falta alguno la pifian. -Vale.

Eh... Agua.

-Vinos. -Segunda elaboración.

Corazón mío, ven con mami. qué bicharraco. Pobrecito.

¡Toma pollo! Cogería otras huevas por si acaso.

Último minuto.

Hay que ir despidiéndose del súper, ¿eh?

Que no volveréis a entrar.

Uno... Paula, ¿cómo vas?

Bien.

Cinco, cuatro, tres... ¡Ay, no te abras!

Dos, uno. ¡Decid adiós al súper! Adiós, súper.

(Ovación)

Que me caigo y me la meto. -¡Venga, Paula, Paloma, venga!

-El aceite... -Tienen muchos ingredientes, ¿eh?

-Salsa de soja. -Agua.

¡Muy bien, separándolo todo!

¡Esto es un lío de boles, madre mía!

Venga, venga, Paula, va. Empieza ya.

-¡Vamos, Paloma! -Empiezan por el postre.

Paloma empieza por el bizcocho.

¡Venga, Paloma, venga, Paula!

Aceite al abatidor.

(NARRA) Paula, para el duelo final,

se ha decantado por un menú vanguardista.

De entrante, hará tartar de atún

con aire de wasabi y esferas de kimchi.

Venga, Paula, cariño, muy bien.

(NARRA) Como plato principal, risotto de plancton y gamba roja.

Terminará con una reinterpretación del clásico helado de fresa y nata.

Paloma ha elegido un menú basado en la tradición.

Para el entrante, elaborará unas mejillones con salsa de curry

y huevas de salmón. El plato principal será

un capón relleno con salsa de frambuesas y crema de castañas.

Y, de postre, bizcocho de coco y lima con nata y mango.

-Paloma, vas superbien. -Va, Paula.

¡Venga!

¡Oh!

(Risa)

-Es que está dura. -Tranquila, que vas bien.

Un poquito nerviosos sí estamos, tengo bastante confianza

por un lado, pero hay que esperar.

A mí no me gustaría estar en la piel de las niñas.

Todos tienen una ilusión por venir a "MasterChef".

El día que llegas a la final y te enfrentas mano a mano

en este duelo para niños tan pequeños, es impresionante.

Hay que tener algo especial. Y hacen unos menús, unos platazos.

¡Ay, el aceite! Superbien, Paloma, venga, chicas.

Además, es un duelo de chicas, nunca tuvimos duelo de chicas.

Siempre ha sido chico-chica. Qué orgullosa estoy.

Mujeres al poder, es verdad.

Paloma, este bizcocho debe estar buenísimo.

-Está bueno, está. -No lo dudo.

¡Vamos, Paula!

-¡Ay! -¡Oh!

-¡Es que no puedo! Se me... -Ponlo en un vaso.

No te pongas nerviosa, ve despacio. Perfecto.

-Muy bien, Paloma. -Venga, Paula, ahí, ahí.

-Venga, va, Paula. -Paula, ánimo.

-¿Por qué? ¡Dios! no. -¡Venga, Paloma!

No pasa nada.

Está muy nerviosa Paloma.

-¿Ahora qué hace Paula? -Pues ahora hace los otros.

Con esto me llega de sobra.

¡Venga, Paloma, no te pongas nerviosa!

Sin guantes, mira, si me quemo, me quemé. Punto.

No, que luego duele. Yo ya lo intenté.

Esta tía, lo que son las raciones, ni las mide ni nada.

Va metiendo ahí, venga. -Como yo.

(RÍE) No mido nunca nada.

(NARRA) Una vez finalizados los primeros pasos de los postres,

ambas comienzan con elaboraciones de sus platos principales.

Al revés.

Y ahora me pongo con el risotto.

Mi plato principal consta de un risotto

de gamba roja y plancton.

Está riquísimo.

Este es mi segundo plato, que es un capón.

Le voy a poner una salsa de frambuesas,

una cremita de castañas y su propio jugo.

La inspiración me ha venido del capón de mi abuela,

que se llama María Teresa, que está enferma.

Y ella en Navidad solía hacer este capón con estas salsas.

El cointreau. No sé si voy a poder superar el capón de mi abuela,

pero aquí lo importante no es superar a mi abuela,

sino a mi rival, Paula. -¡Venga, chicas!

-¡Venga, Paula! -Paula creo que va a hacer fumet.

Las castañas que las acabo de ver, aquí.

Ah, está haciendo un sofrito con cebolleta y otras cosas.

Al lado, caldo de pescado y gambas. un caldito.

Cómo se nota que eres chef

de una Estrella Michelín de Viladecans.

¡Pero qué pollo, Dios! A ver.

Es más grande que tu cabeza.

Madre mía, a golpe de puntilla no lo va a conseguir en la vida.

¡Dios!

Que no se te rebele el capón, que tú puedes con él.

-Venga, bien, Paloma. -Paloma, te está saliendo perfecto.

-Cuidado con el dedo. -Cuidado.

-Bien ahí. -Bien, Paloma.

-Muy bien, muy bien. -Joder, para quitar la alita.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bueno, bien.

¿Bien? Sí.

Cuéntanos tu menú, ¿qué harás? De primero, voy a hacer

mejillones al curry con leche de coco

y huevas de salmón. Ajá.

De principal, capón relleno de turrón, piñones, manzana

con mermelada de frambuesa, crema de castañas

y su propia salsa. Cuidado con tus dedos

y cuidado con... Lo que sí que veo es que

tu menú es muy gallego: mejillones, capón, castañas.

Y no os he dicho el postre:

bizcocho de coco y lima mojado en zumo tropical

con nata montada y mango. Veo que no vas a utilizar

esos productos más modernos, más técnicos.

Y que es más menú de combinación de sabor así interesante, ¿no?

Sí, porque como no lo sé usar bien,

no me arriesgaré mucho en la final.

Haces muy bien, debes hacer lo que sabes.

Déjame el cuchillo. Sí, por favor, es que no...

Jolín. Si le cuesta a Pepe, imagínate.

Te digo una cosa, es más grande que tú.

¿De confianza cómo vas? Ahí lo tienes.

Estoy nerviosa porque me salen las cosas...

Te veo nerviosita. Serénate y vamos.

Relax y a sacarlo bien. Trabaja ordenado, importante,

para acabar un menú así. Sí, gracias.

Suerte. Gracias.

¡Paula, lo estás haciendo superbién!

Gracias.

-¿Por qué le echa eso? -Es sal.

-A ver, Paloma sabe lo que hace.

Uf. Paula.

Cuéntanos, ¿qué menú estás preparando?

De entrante, voy a hacer un tartar de atún

con huevas de trucha y... bolitas de salsa kimchi.

Ahí va. De plato principal,

voy a hacer un risotto de gamba roja y plancton.

Y de postre voy a hacer un corte helado de nata y fresa.

Creo que he visto lecitina, ¿vas a hacer algún aire?

Ah, sí, una espuma de wasabi. Muy cosmopolita el menú.

Esferas, aires, solo te falta un vaso de nitrógeno por ahí.

¿Lo vas a utilizar? Con un batido de fresa y nata.

En mi menú quise combinar platos que hago en casa

y técnicas que he aprendido en "MasterChef".

Y, entonces, he hecho como un "chus".

Muchas cosas, ¿no? Muchas cosas.

Hay que hacerlas bien. La cumbre de la vanguardia.

Suerte, Paula. Gracias.

Uf, ahora sí que estoy nervioso.

Dios, esto no se puede presentar. O sea, ya.

Este jurado ha sido, como es siempre,

muy estricto en sus valoraciones.

Pero también han tenido momentos para divertirse.

Y yo sé que les ha encantado.

Aquí van algunos de esos momentos más gloriosos.

(Bullicio)

¿Qué tal? Bien.

Estáis flipando con lo guapo que soy yo al natural

y lo feo que es Jordi, ¿no? (RÍEN)

¿Tú a quién quieres? Yo a Pepe.

Y tú a Pepe, ¿no? (RÍE)

Buenas noches, gracias. Adiós.

Este se parece a Jordi recién levantado.

(Risas) Las anguilas son como Pepe

antes de conocer la panceta. Yo estoy delgadito, ¿eh?

Estás sacando tripa, seguro.

¡Qué dolor de cabeza, qué dolor de cabeza!

¿Qué tal pinche es Pepe? Es un pinche de 10.

Cómo me trabaja, cómo me corre, cómo me suda y todo.

"Oui", chef. Un, dos, tres.

(TODOS) ¡Sabor...!

Y sabor... Jordi, no tienes ni idea.

¿Todavía no hemos salido del puerto? Venga, a toda máquina.

(Griterío)

¡Oye! ¡Toma ya!

(Risas) Qué envidia me estás dando.

Pobre Pepe, lo hemos dejado hecho un desastre.

¡Tachán! (TARAREA CONTENTO)

¡Jordi ha ganado! ¡Jordi Zuko!

¿Te has creído que vas a ganar con ese cacharro?

No lo creo, lo sé. (RÍE)

Pepe Gargamel. (RÍE)

(Risas) Jordi ha echado un poco de panza.

Adelante, Pepe Dylan. Paz y amor, aspirantes.

Peace, peace. -Paz.

¡Jordi Travolta! El pelo te queda bien, ¿eh?

Y Samantha Flashdance. (RÍEN)

¡Ah! ¡Socorro!

¿De qué voy ahora? ¿De Brad Pitt?

Sal y pimienta al capón. Cállate, no me puedes decir nada.

De verdad.

Va, voy a rellenar ya el pollo.

¡Eh, Pauliqui!

Estoy preparando el crumble, que es la galleta del postre.

La elaboración más difícil creo que es el postre.

Porque hay un momento que tengo que hacer

unas bolas con gelatina y es horroroso.

A ver cómo le queda el bizcocho.

-¡Qué rico! -Qué buena pinta. Perfecto.

-Pinta de vicio. -Paloma, el bizcocho pínchalo,

a ver si está crudo. -Sí, lo he pinchado.

-Ah, guay. -Dejadla, que está concentrada.

Es una cosa de las más difíciles.

Los piñones y la manzana deben de estar buenísimos,

porque la combinación es muy buena.

-Qué bien lo hace Paula. -Está tranquilita.

¡Bien, Pauliqui!

Tiene que atarlo y le va a dar un toque de manteca de cerdo

para que quede bien doradito y con salsita.

Venga, Paloma.

Paloma quiere apostar por sabores curiosos.

Un menú gallego puesto al día, tiene mucho mérito eso.

Me gusta mucho. Paloma está más...

Está más nerviosa. Y con un poquito de intentar

asegurarse el tiro y no meter la pata, me parece bien.

Y Paula va a por todas, ha apostado por hacer

técnicas modernas y hacer un menú más arriesgado.

Que, si le sale bien, de 10. Las dos quieren ganar.

Son ganadoras natas, no les gusta perder ni a las chapas.

Bueno, chicos, qué gran final, ¿eh? ¿Cómo la estáis viviendo?

Pues muy guay. -Muy divertida.

Con nervios, ¿verdad? ¿La vuelta a casa cómo fue?

Jefferson convertido en estrella.

Pues más o menos. Eh...

¿Qué te dicen tus padres? Que están muy orgullosos de mí.

Tiene que meterlo al horno ya

para que quede... -Doradito.

Vais muy bien las dos.

¿Tú quién crees que va a ganar? Es que están medio medio.

Paula tiene un menú muy arriesgado y moderno.

Luego, Paloma tiene un menú más clásico pero muy elaborado.

Que gane la que mejor lo haga y la que mejor controle los nervios.

-Va a hacer esferificaciones. -Yo creo que sí.

Ya, con el aceite, lo metió en el abatidor.

Ay, que le salgan bien, por favor.

¡Venga, Paula, que no te salgan "churroficaciones"!

-¡Ole! -¡Superbien, Paula!

Mira Paula cómo coge los utensilios y esas formas. Lo aprendió aquí.

-Esferificaciones no hizo. -No sé qué es.

Se me ha pegado. Se me ha quemado.

-¡Ahí va! -No importa, eso no se come.

Eso es para que eche el jugo, la grasa.

-Genial, Paloma, huele genial.

Atención, duelistas, habéis consumido

la mitad de vuestro tiempo.

Tenéis por delante 60 minutos.

(Aplausos y ovación)

Voy bastante bien, estoy contenta,

porque mi menú es la bomba lironda. (RÍE)

-Las gambas. -Está cortando las gambas, tío.

¡Venga, Paula, venga, Paloma!

-Paloma, ¿está? -Está hecho de sobra.

Vaya duelo que estamos viendo, ¿eh?

Las recetas son auténticas delicatessen,

como las del libro "Las recetas molonas".

Estas son mucho más sencillas. Sencillas pero riquísimas.

Lo sé, ¿porque sabes cómo triunfo yo en casa con cenas que hice?

Con la pizza carbonara. Mis hijos se chupan los dedos.

Les encanta. Yo vi una de minisándwiches genial.

Cuando termine el duelo, la haré.

Ay, la familia de Paloma. Mamá, ¿cómo la estamos viendo?

Veo que va bien de tiempo, va coordinando todo bien

porque son muchas preparaciones.

Son menús, a ver, bastante trabajados.

Esto no es lo que coméis en casa, ¿no?

No, pero Paloma hace cosas muy ricas.

Ya está, ahora se pone con el arroz.

¿Qué está haciendo ahora? ¿Filtrando qué?

-El caldo de pescado. -Bravo, Paula.

Bueno, ¿y cómo están los papás de Paula? ¿Nerviosos?

Muy nerviosos. Yo admiro cómo no se bloquea, cómo...

como sigue con los pasos que se ha marcado,

con la de presión que hay aquí. ¿Y tú eres cocinillas o no?

Yo soy todo lo contrario a un MasterChef.

¿No me digas? Yo entro en una cocina y

suena la alarma, Eva, es un drama.

No están abiertos aún algunos.

-Sí, sí. -Ay, sí.

-Pedazo de queso. -Paula está muy concentrada.

¡Huy! Atención, aspirantes,

para acompañarnos en este momento decisivo,

hemos invitado a uno de los cocineros

más importantes del mundo. Es un gran amigo de este programa,

ya conocisteis a su madre Montserrat y a su sobrina Marina.

Joan Roca. Dirige, junto a sus hermanos,

el segundo mejor restaurante del mundo.

Joan Roca. Y, aunque siempre viene

con un postre debajo del brazo, hoy viene a degustar vuestro menú.

¡Jordi Roca! Desde El Celler de Can Roca

en Girona, con tres Estrellas Michelín,

¡Jordi Roca!

(Aplausos y ovación)

¡Hola! -¿Qué tal, guapa?

Mucha suerte. -Gracias.

-Buena suerte. -¡Hola!

¡Huy! -Joan Roca.

(RÍE)

Están tan metidas en lo suyo, Jordi.

Bienvenido. Muy bien.

No solo estoy en el duelo final,

que además viene Jordi Roca a poner presión.

El postre me tiene que salir de rechupete, porque

es el mejor repostero del mundo. Así que a currármelo.

Así, Paloma, ya no hagas más, a ver si la vamos a liar.

-No, ya, mejor. -Paula, qué bien huele.

Jordi, bienvenido a la final de "MasterChef Junior".

Jordi, vuestro restaurante ha sido elegido

durante varios años el mejor del mundo.

¿Cómo se lleva la responsabilidad de mantenerse?

Haciendo lo que te gusta y disfrutando.

Y currando mucho. ¿Con la edad de los aspirantes,

cocinabas con la dedicación que demuestran ellas día a día?

La verdad, me escaqueaba lo que podía de la cocina.

¿Te escaqueabas? No te pega. Me vino más tarde.

Jordi, tienes la garganta tomada. Sí, un poco.

¿Has estado cantando? Casi.

Estás un poco malo. Bueno, pues te cuento:

Paula va a hacer un menú basado en lo clásico.

Hará un tartar con atún y cositas que lo realzan:

le ha puesto kimchi, aire de wasabi...

Luego, un risotto con plancton, con una buena gamba.

Y terminará con una combinación clásica de nata, fresas,

pero, con rollo creativo y simpático.

Y Paloma hará, en apariencia, un menú más clásico

porque usará un capón asado

con un turrón y castañas. Y hará unos mejillones

con curribebe y un postre, un bizcocho emborrachado

con sabores más tropicales y combinación de frutas.

¿Qué te parece para la edad que tienen, 12 y 10 años?

Pues, muy bien y muy diferenciados los dos.

Ponle azúcar, si no, está sosa. -Sí, sí.

La nata está montada ya, Paloma.

¡Ay, oh!

Es que si estás nerviosa, no sabes ni lo que hacer.

Venga, va, que salga bien, cariño.

Ah, ah.

¿Cuántas tiene que hacer de estas? -3 o 4, pero, se pueden hacer más.

Ya empezamos.

Paula, muñeca.

¡Venga, Paloma, venga, Paula, sois las mejores!

Venga, ahora, sí, a la tercera, bien, muy bien.

Venga muy bien.

¿Esta sí, no? -Esta sí.

¡Venga, Paula, venga! -Muy bien, muy bien.

Atención, chicas, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

¡Venga!

¡Ánimo! -Venga, Paloma, venga, Paula.

Huele a curri, qué rico.

-Que no se pase con el curri, que sabe mucho.

Venga, chicas, que podéis.

Todos trabajamos muy duro en esta edición

de "Masterchef Junior",

pero, como somos humanos,

a veces, bastantes veces, hay que decirlo,

cometemos errores.

¿Y qué tenemos que hacer?

Reírnos y espero que vosotros, también.

¿Esa es la cámara?

No, dátiles no tiréis.

¡Ah! ¡Que frío!

¿Te puedes callar? ¡Estamos grabando!

Ay...

El aspirante que se lleva seis puntos es aquel que más...

Venga, Samantho. El aspirante que se lleva

seis puntos es el que realiza...

Samantha, tira. Chicos.

Dime. Este es el nuevo listo...

El listo, soy yo, ¿no? El listo es este.

Jordi, Pepe, ¿vosotros, también...?, perdona.

Otra. ¿Vosotros, también...?

Jordi, Pepe, vosotros, también,

estáis entrando en el último minuto.

Y ya sabemos de quién ha salido la limpieza de cabeza lo cocinando.

¿Qué le has dicho? Limpieza de cabeza.

(RÍEN)

(HABLA EN INGLÉS) ¿Qué te pasa en la boca?

(SE CONFUNDE EN INGLÉS) Espérate.

(Risas)

Que lo diga Pepa.

(INTENTA HABLAR EN INGLÉS)

"Cupcais". "Queics".

"Queich". No le sale.

"Cupqueich". (HABLA EN INGLÉS)

Hey, nuestro jurado.

Ay. Sonido, graba.

¿Hola, qué tal, cómo estamos?

Hola, sí, tal, vale, sí.

Ya está, sí, sí.

Miguel, ¿quieres un Kleenex? ¿Qué es eso?

Un pañuelito de papel. ¿Para qué?

Buenas noches, y... bah.

Eva, Eva.

¿Qué pasa, que me tenéis loca?

Eva. Venga, yo estoy.

(CANTA) #Ahora, nadie puede apartarlo de mí.

Pero, afina, que tú eres desafinado.

Ah, pues sí.

La que has liado, pollito.

¿Cómo serán los pitufos reguetoneros?

Ouh, yeah.

Uf, que la lío.

Es que cuando yo hago capón

en casa me cuesta quitarle el hilo la vida, vamos.

El plancton son microalgas marinas que Paula mezcla con agua

y añade al arroz para potenciar a sabor a mar su risotto.

Qué rico el risotto.

¿Qué le ha echado? (AMBOS) plancton.

Ah, vale.

Descorazona.

Bien.

Paula, ¿cómo vas?, que te traemos a Jordi Roca.

Voy bastante bien.

¿Eso qué es? El crumble.

¿Que va para? Para hacer la galleta.

Ella quiere hacer un corte de helado de nata y fresa.

Y aquí tiene un arrocito con una pinta importante.

¿El arroz de plancton? Sí.

Oye, huele bien, el risotto huele de maravilla.

Buenas vibraciones, al Jordi le ha gustado.

Venga, Paula, vamos, suerte. Gracias.

¡Va, Paloma!

¿Qué tal, Paloma? Hola, bien.

Bueno, un poco desastre. ¿Qué te pasa?

Que estoy muy nerviosa

porque veo que mi rival lo está haciendo muy bien.

No sabes cómo va ella.

Tú piensa en ti, en tu trabajo y en tu cocina.

Paloma, ¿cuál es la parte más complicada de tu trabajo?

El capón, que quede tierno, luego, el bizcocho para que no

quede crudo ni pasado.

¿Lo tienes hecho? Sí, está aquí, mira.

Es de coco y lima.

Luego, le voy a poner... ¿Cómo lo ves, Jordi?

Muy buena pinta, ¿no? Muy bien.

Muy bien cocido.

Eh, está bien, mira. Sí.

Si lo más complicado lo tienes hecho, tranquila.

Vale. Venga, Paloma, suerte.

Gracias. -Eres la mejor.

Paloma, venga.

Es la mejor. -Hombre, es la mejor.

¿Cómo has visto el trabajo de nuestras aspirantes, los menús?

Muy buenos, muy interesantes los dos,

todas preparadísimas, técnicamente, lo tienen clarísimo.

Al final, pasará como en todas las finales, los pequeños detalles

definen porque sus niveles son extraordinarios.

Es que tuvieron un pique en todo

el programa porque eran las favoritas

que, además, no querían llegar

a la final las dos juntas y aquí las tenemos.

Impecable.

Paloma lo está haciendo

superbien, y Paula, también.

Palomita, genial.

Venga, Paula. -Paula, qué pinta.

¿Cómo está, cómo está? -Te gusta.

Rico.

¡Vamos!

¡Paula!

Paloma, muy bien con el soplete.

Con calma, cariño, calma, que vas muy bien.

Paloma, superoriginal.

Ahora, la espuma.

Bravo, Pauli.

(SUSURRA ALGO)

¡Atención, chicas, últimos 15 minutos!

(ANIMAN)

15 minutos.

Sácate.

Se me ha quedado pegado.

No pasa nada. -Da igual, déjalo.

Huy.

Muy bien, ha quedado verdecito el arroz, muy bueno.

Qué rico, Paloma.

Perfecto, perfecto.

Mira, Paloma. Ole, Paloma, ole.

(Aplausos) Ole.

Pintaza. -Pintaca, nena.

Bravo, Pauleta, bravo.

El plato de Paloma es,

prácticamente, perfecto, me encanta.

Qué rico.

Venga, Paula, rápido, va.

Va, cariño.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TODOS ANIMAN)

Venga, Paula, venga, Paloma.

Qué desastre.

Este mango, resbaladito.

Paula, madre mía, qué nivelazo.

Qué guay, Paula.

Muy bien, Miguel. -Yo hablo catalán.

Oh, qué es eso, qué es eso, Paula.

-Ahí va, nitrógeno.

Aspirantes, una vez que terminemos,

las elaboraciones que vayan

al momento, tendréis un minuto para poderlas poner.

Paula, eres una bruja.

Qué guay, Paula.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosas,

pero estáis en el último minuto.

(TOODS ANIMAN)

Qué bien huele.

Déjame comerlo.

Venga, chicas, está quedando precioso.

-El postre de Paloma está muy bien.

Cuando el bicho que creo que va a rellenar Paula

pues, cambia de cosa.

Es que los dos están buenísimos.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

(Aplausos)

(APLAUDEN Y ANIMAN)

Muy bien, chicas.

Muy bien, ¿eh?

La vi sonriendo y cuando levantó las manos, la vi como:

"Ya está, no me dejé nada en el tintero",

entonces, ya me quedé tranquila.

Muy bien, Paula. -Las dos.

-Las dos. -Paula, muy bien.

Estoy satisfecha con mis platos,

creo que me salieron ricos y tenemos Paula y yo

50% de posibilidades de ganar.

Si quieres saber

todo lo que necesitas de cocina, tenemos una novedad,

en la escuela online de "Masterchef", encontrarás

más de 100 nuevas recetas para convertirte

en un auténtico "Masterchef".

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender a familia

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "Masterchef".

Paloma, Paula, el tiempo en cocinas ha terminado.

Ahora, nuestro jurado junto con Jordi Roca

se irá al restaurante para catar vuestros menús.

Ya me he puesto más nerviosa ahora.

Tú me has puesto nerviosa a mí.

Paloma, Paula, llegó el momento de la verdad, si tenéis que rematar

con alguna elaboración el entrante, es el momento.

Paula es única, si a ella le plantean un reto,

ella va hasta el final.

No le tiembla el pulso en jugársela con platos complicados

si ella cree que es lo que le puede hacer ganar.

Paula, ¿has terminado? Sí.

Pues, venga, chicas, coged los entrantes

y colocadlos sobre el atril.

Vamos, chicas. -Venga, va.

Me duele la barriga de lo nerviosa que estoy, te lo juro.

Paula, preséntanos tu entrante.

Madre mía, me va a dar algo. -Venga, Paula.

A ver, lo dejo aquí.

Espero que esté bueno, delicioso y que se chupen los dedos

y que les guste.

He hecho un tartar de atún con huevas de trucha

y como bolitas de salsa kimchi.

Y un aire de wasabi.

¿Y cómo se come?

Se trata de coger como una lámina de alga nori

y poner el tartar dentro

y comer como si fuese un taco.

Taco japonés. Vamos a probar.

¿Bien?

Muy rico.

Gracias.

Muy fresco, un poco complicado de comer,

pero, está buenísimo, aromático, picante, jugoso, equilibrado,

muy rico. Gracias.

Está muy acertado el plato, un tartar, aparentemente,

es muy simple, cortas el pescado, lo dejas crudito

y hay que aliñarlo, sí, pero, bien, y en este caso

no resalta nada, está todo en su justa medida

y está agradable, fresco,

le va muy bien las huevas. Gracias.

Lo más importante en un tartar es que esté bien aliñado

y el tuyo está perfecto.

Tiene cositas que no se perciben una técnica que está como escondida

que es que la bolita de la bola

de trucha y la del kimchi son iguales,

que me parece muy inteligente y la única recomendación

es tostar algo esta lámina en sartén o con una pequeña llama

para que tenga más crujientes y sabores más tostados.

Dicho esto, está superbién, felicidades.

Gracias. Es de las primeras veces

que veo una espuma en un plato que se mantiene como espuma,

digo de los concursantes de "Masterchef",

así que, felicidades. Gracias.

(APLAUDEN)

Paloma, por favor.

Mi plato es bueno porque he probado mis platos

y a mí me han gustado por lo menos, estaban muy ricos.

Ahora, lo que digan Jordi Roca y todos los jueces,

pues, ya será otra cosa.

Bueno, Paloma, ¿qué nos has hecho de entrante?

Unos mejillones al vapor

sobre una salsa de curry con leche de coco

con huevas de salmón que es como el aliño de la ensalada.

Pues, vamos a probarlo.

Hala, venga.

Coja usted.

Ese punto de dulce que tiene la leche de coco

está muy bien equilibrado con el punto de sal del salmón,

mejillón, las huevas y demás, muy bueno, enhorabuena.

Gracias.

Yo creo que es un plato que no tiene defectos,

un curri verde muy suavecito.

Es amarillo.

Amarillo.

A ver si soy daltónico, es un problema mío, pero...

El curri amarillo que dice Paloma que es, que yo lo veo

verdoso, entre amarillo-verde, está muy equilibrado,

está muy bien, pica lo justo, a mí me gusta el pique lo justo,

y el mejillón está, perfectamente, cocido con lo cual

hay un buen trabajo con finura y hay, sobre todo, pensamiento.

Muy bien. Gracias, chef.

Creo que es un plato donde no te complicaste la vida

por ser una receta, como dices tú, que no querías arriesgar,

pero, cuando haces un plato, que no es complicado, de diez,

pues, es que está de 10 y, la verdad, está muy bien hecho,

o sea, que felicidades. Gracias, chef.

Pues, es un curri verde, pero, la parte la verde

en vez de integrarla en el curri la pusiste en una ensalada

que me parece muy bien.

Ese razonamiento que haces de la hueva de salmón como salazón

de la ensalada, me parece un razonamiento de cocinero

no de una niña de 12 añitos,

quizá el curri está un poco espeso porque suave es,

pero, es un poco pesado y el recipiente,

que has puesto tres mejillones gigantes y queda algo apretado.

Dicho esto, está muy rico, sencillo, pero, todo está

bien hecho y es digno de una final.

Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Paloma, puedes traer tu plato, por favor.

A ver.

Esto lo puedes mojar, que es lo que ha caído.

Yo le llamo el capón de Lala, que es mi abuela M Teresa,

y es un capón relleno de turrón,

manzana y piñones tostados,

luego, lleva puré de castañas y unos vasitos

de manzana caramelizada

y dentro lleva salsa frambuesa.

Oye, pero, este plato es tradicional de tu casa, ¿no?

Sí, pero, o sea, con el capón entero,

la crema, las castañas y en abundancia y todo más...

Ha hecho la versión moderna de su abuela.

Pues, vamos a atacarlo. ¿Y la salsa, entonces?

Es de su propio jugo, de las alas muy tostadas,

cebolleta, Pedro Ximénez, todo muy, muy reducido

por encima.

Que te parecía a ti que estaba quemada la salsa.

Sí, porque la vi un poco tostada de más.

No, incluso, nosotros, los cocineros profesionales

lo doramos mucho más

para que quede un fondo oscuro con mucho sabor.

No es fácil cocer tan bien

un capón, sobre todo, el punto de dulce.

Me ha encantado, el tema de los frutos secos,

el turrón, frambuesa, manzana, le da un toque de melosidad

que le pega muy bien al capón.

También, la idea de transportarte a tu abuela, es como...

lo has conseguido, pero, a tu manera.

Está muy bien encontrado, te felicito.

Gracias, chef. He visto que a Jordi

le gustó mucho tu cilindro de manzana con frambuesa

y se lo va a llevar para casa para él, creo que te ha salido

una idea que la he visto, está rico, equilibrado,

es verdad, es un plato tradicional, sencillo, pero, bien hecho.

Es un plato muy bien resuelto a nivel estético,

el cilindro es muy divertido, pero, dicho lo bueno,

creo que la ejecución final no ha estado tan bien resuelta.

Ese fondo que es un poco grasiento le falta tener un poco más de sal

para contrarrestar el dulzor del turrón

y, aparte, la carne está un poquito seca.

Pero, dicho esto, tiene un mérito este plato bestial,

es lindo, es un plato muy bonito,

pero, con pequeños errores de ejecución.

Es verdad, que, a lo mejor, como cocineros,

yo hubiese elegido el muslo,

siempre es más agradable, más jugoso.

Totalmente. Hay menos posibilidades

de que se te quede seco y si hiciera la pechuga

como has hecho tú, muy atrevida,

hubiese cogido un vacío, la haces al vacío,

lentamente, pi, pi, se va centrando el calor,

y no hubiese quedado tan seca que cuando le das un golpe

más agresivo en un horno,

pues, tienes que tener pericia, pero, chica,

cuántos restaurantes importantes querrían servirte

este plato así puesto y decorado.

Hay muchos cocineros que llevan muchos años y no se atreven

a poner un plato así de estético.

Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Está muy bien, Paloma.

No, ni poco.

Está bien.

Bueno, Paula, ¿qué nos has hecho aquí?

Un risotto de gamba roja y plancton.

"Planton". -Plancton.

plancton. Planton.

-Muy bien.

Por qué te has atrevido con un arroz

que en mi casa no suelo hacer arroz porque me da miedo,

mucho miedo. En casa, a veces, hacemos risotto

y nos sale muy bien y dije: "Pues, hacemos risotto".

No lo hago con plancton.

Pues venir a una final con arroz hay que tener...

Pues, a mí miedo, eso sí que me da miedo a mí.

Impresionante.

¿Bueno? Muy bueno.

¿Sí?, gracias.

Tómatelo, anda.

Especial.

Es atrevido, primero, porque el plancton

es complicado de dosificar, con un poco te pasas mucho,

pero, con el arroz estaba meloso,

cremoso, me parece espectacular, de verdad.

Muchas gracias.

Muchísimas gracias, es como, gracias, gracias,

o sea, me acaba de decir uno de los mejores cocineros

del mundo, pues como: "Guau", te quitas un peso de encima.

Te felicito porque el arroz está maravilloso,

está perfecto, está en su punto,

que es lo difícil, está en su punto cremoso,

está lo justo sabroso,

la gamba, perfecta, impecable,

la cabeza, perfectamente, hecha.

Paula, estoy un poco sorprendido, primero, el plato está bien,

la cocción, bien, el punto de plancton, suave,

que debe serlo en este plato porque el protagonista es la gamba

y hay cocineros que hacen platos muy sencillos, pero,

que detrás de esa sencillez hay mucho razonamiento,

por ejemplo, ese arroz cumple la función de aguantar

la temperatura de la gamba, es como un fondo marino superbonito

y solo con un arrocito y una gamba.

Es un plato genial, podría estar servido

en muchísimos restaurantes sin problema.

Madre mía.

Muchas felicidades.

Gracias.

Paula, me alucina que una niña de 10 años que ha venido

sabiendo hacer un risotto casero,

que en seis semanas que llevas en "Masterchef"

hayas conseguido este risotto

que, además, está, perfectamente, equilibrado de sabor,

no le falta una pizca de sal

y, además, un emplatado tan bonito, me parece impresionante.

O sea, que felicidades, también. Muchísimas gracias.

(APLAUDEN) Muy bien, Pauli.

Chicas, ¿tenéis alguna que rematar vuestro postre?

Yo. ¿Paula tú...?

Pues, venga, a cocinas, a rematarlo.

Creo que me he arriesgado mucho en tanta técnica,

pero, creo que es una final "Masterchef",

tengo que darlo todo

y creo que para ganar hay que arriesgar.

Paula, preséntanos tu plato.

Se llama "Mi corte helado de nata y fresa",

y lo he puesto más moderno y le he puesto en esferas de nata

y otras de fresa y galletas como rota por debajo.

Y las... espera, ¿cómo se llama?

¿Las bolitas de fresas esas que has hecho?

Técnicamente, se llaman... Xots.

Xots.

Los nombres, pobres.

Pues, los xots de nata y fresa que son fríos que simulan,

pues, que el helado es frío. Las bolas las hiciste

en el nitrógeno. Sí.

Señor Roca, usted que es el mejor pastelero del mundo,

cuéntanos, cuéntanos, cómo lo ves.

El postre fetiche de todos los tiempos es fresas con nata,

me encantan los helados con lo cual esto ya me tienes ganado.

El tema de imaginártelo de esta manera es interesante

y hay que verlo en boca.

La galleta le da un punto amoroso, crujiente,

es divertido, le falta un poco de frío,

pero, de sabor es...

Espectacular, muy bueno.

Gracias.

Jolín, que te diga el mejor repostero del mundo:

"Está espectacular", es como:

"Ah, no es nada", no, jolín, es superguay.

Paula, para ser tiquismiquis, si hace referencia

a un corte helado tiene que haber más frío,

lo que dice Jordi.

Lo habría tenido un poco más, de tener más cantidad,

de esos xots, de esas bolitas

y, quizá, un poquito menos de ese crumble porque hay un poco

de exceso y de poner un poco más de xots

habría estado todo más integrado y habría sido un postre de 10.

Técnicamente, está superbién resuelto,

las técnicas usadas no tienen defecto alguno.

A ver, pareces que estáis juzgando

el campeonato del mundo de pastelería.

Estoy totalmente de acuerdo con Pepe.

A ver, los esféricos, perfectos, los xots, perfectos,

y el sabor, maravilloso, ahora, me sobra galleta

por eso se ha quedado ahí

porque hay un exceso de galleta

comparado con el frescor que se pedía,

pero, chica,... Está muy bien.

Jolín. Está increíble.

Gracias. Está divinamente hecho.

Ahora, te vuelves a complicar la vida, te gusta complicártela.

Bueno... ¿Sí?

Suerte has tenido que te salió bien.

Muchísimas gracias.

(APLAUDEN) Bien, Pauli.

Ole, ole.

Bueno, Paloma, ¿qué es esto?

Yo le he llamado "El caribe" porque es un bizcocho

de coco y lima, la parte de abajo

está mojada en zumo de piña y fresas.

Luego, tiene la nata montada con lima y los trocitos de mango.

¿Y este postre lo habías hecho alguna vez?

No. Era pensado solo para la final.

Sí. -Oye, este postre

nos lo hace en Navidad, ¿eh?

¿Qué te parece a simple vista?

Exuberante, ¿no? Sabores exóticos.

Mucho, guau, está muy bien.

Me encanta porque Jordi no solo prueba,

él mira cómo está la esponjosidad de tu bizcocho.

Coco, piña, lima, menta, fresco a nivel de sabores,

está muy bueno, muy bien cocido, al punto.

Espectacular, muy bueno.

Gracias, chef.

Me has cogido en un momento de mi vida muy tropical, además,

estoy totalmente muy metida,

bueno, os metéis conmigo por ser muy tropical,

pero, hoy me encantan estos sabores el postre, equilibrado

y el emplatado muy mono con lo cual, felicidades, Paloma.

Técnicamente, está muy bien, pero, empápalo más,

nosotros, los cocineros, es una idea, a veces,

los bizcochos los metemos en almíbar o jarabe

o donde se empapen bien

y lo metemos en la máquina del vacío

y al absorber, el bizcocho se empapa.

Vale, no tienes por qué saberlo.

Es que no lo sabía. Claro, mujer, que tienes 12 años.

Para mí, este postre, al acercarlo,

me parecía un bizcochito con una frutita,

me pareció simplón a primera vista,

lo bueno, es que al comerlo está muy rico,

perfectamente, ejecutado, creo que es un muy buen trabajo,

sabía que haríais un buen menú, y esto va para las dos,

pero, por lo menos,

mis expectativas están más que superadas.

Un trabajo maravilloso.

(Aplausos) Gracias, chef.

¡Vamos, Paloma!

Es todo un halago que te digan que el postre

está superrico, encima, Jordi Roca,

y, la verdad, es que me ha gustado mucho que haya venido

y que ha dicho que mis platos están muy bien.

La cata ha terminado, pero, la tensión continúa.

Ahora, el jurado y Jordi Roca tienen que tomar

la decisión más importante,

elegir a la nueva "Masterchef Junior España".

(Aplausos)

Buah, qué alegría, qué nervios tengo.

Aquí el problema es que son matices.

Uno es más moderno, otro más clásico.

Una falló más en un plato, en otro, no.

Va a ganar Paloma, creo.

Gente que es muy de fútbol diría que esto es un 3 a 2.

3 a 2. 3 a 2.

Huy, que ya lo tienen.

Barriga, tiembla.

Ay, qué nervios.

Daría todo por estar ahí abajo

y ganar.

Ay, Dios.

Llega el momento de la verdad y creo que lo mejor

es que lo viváis aquí abajo con nosotros, así que,

compañeros, dentro de cocinas, y familiares aquí a mi vera.

Venga, chicos.

Gracias.

Y mucha suerte.

Yo me pongo en medio porque es que...

Estoy supernerviosa.

Hombre, y yo.

Gane quien gane lo habéis hecho genial.

Paloma, Paula, nos habéis preparado dos menús espectaculares.

Este es un desafío del que solo

podrían salir airosos cocineros con escuela.

Que hayáis hecho este trabajo con vuestra edad

es, sencillamente, increíble, estamos asombrados, de verdad.

Os daríamos el premio a las dos, pero, sabéis que eso no puede ser.

Paula, has elegido elaborar

un menú vanguardista desde la tradición

utilizando técnicas de alta cocina.

Un solo error y tus platos se iban al traste,

pero, has estado atenta

y controlando muy bien los tiempos, enhorabuena.

Gracias.

(Aplausos)

Estamos muy, muy orgullosos. -Muy orgullosos y asustados.

-De lo que nos espera.

Yo le voy a ceder mi cocina a Paula, directamente.

Yo seré el más beneficiado.

Paloma, tú, en cambio, preferiste preparar

un menú más tradicional inspirado, como dijiste, en tus abuelas.

En este caso, lo importante era el sabor y el punto de cocción

de los alimentos, jugaste más sobre seguro

pisando terreno conocido.

Esto está...

Es un orgullo para nosotros ver el resultado

de tu evolución en estas cocinas. Gracias, chef.

"Masterchef" ha sido una oportunidad increíble

para evolucionar y aprender

y, la verdad, es que yo estoy muy satisfecha.

Esta posición es solo para los grandes cocineros

y vosotras habéis demostrado que lo sois.

Os habéis ganado estar donde estamos nosotros, adelante.

(Aplausos)

Qué bien se ve todo desde aquí.

Me va el corazón así, esto no puede ser.

-Estoy temblando.

Lo juro, es que en mi vida había estado tan nerviosa,

solo ahí y en el casting.

Solo.

Suerte, Paula. Gracias.

Suerte.

Respira.

El aspirante que se lleva 12 000 euros para seguir

con sus estudios, el curso en el Basque Culinary Center,

y el trofeo que le acredita

como la nueva "Masterchef Junior España" es...

¡Paula!

(Gritos y aplausos)

Soy la ganadora, he ganado "Masterchef", o sea,

es la bomba lironda eso.

Ahora, somos Mario, Manuel, María y yo.

Estoy supercontenta.

Felicidades, Paloma, Paloma,

a ver, que eres una campeona, campeona.

No llores, lo habéis hecho fenomenal las dos.

Estoy triste por haberme quedado

a tres cuartos de pasito de la final,

pero, también, estoy contenta por Paula porque, también,

ella lo hizo mejor que yo y entonces, se lo merece.

Ay, Dios. Por favor.

Felicidades. Muchas gracias.

Ahí lo tienes, es tuyo.

(GRITAN)

¡Soy la ganadora de "MasterChef"!, por fin es mío,

he ganado mi sueño hecho realidad, no me lo creo.

Estoy supercontenta por fin es mío.

Mi bebé.

¡Paula es la nueva "Masterchef Junior España!

La pasión que ella y el resto de aspirantes tiene por la cocina

seguirá presente en sus vidas

porque quien se engancha a ella, jamás la abandona.

En breve nos volveremos a ver en estos fogones

con la quinta edición de "Masterchef".

Mientras, ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

¡Hasta muy pronto!

¿Estáis preparados para cocinar como auténticos profesionales?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues, a cocinar en tres, dos, uno, ya.

Vamos, chicos. -Venga, vamos, va.

Corre, corre, vamos.

Vamos, equipo.

Un, dos, tres, equipo rojo.

Quiero veros volar, ¿oído? Sí, chef.

Os faltan tareas a mogollón, o sea, nos tenemos que poner

las pilas y correr, vamos, vamos.

Primera vez que he salteado.

Mezcla, mezcla, varilla, ahí, ahí, rápido, rápido.

¡A servir los postres, inmediatamente,

que los comensales están esperando!

Tienen que salir, ¿vale? ¿Oído?

(TOODS) Sí, chef.

Vale, ya vienen los camareros.

Camareros, por favor, nos vamos.

Que se abra el escaparate.

Con 8 estrellas Michelin. Martín Berasategui.

Ganador de una estrella Michelin, Nando Jubany.

Me encanta que les des consejos, pero, que se lo hagas todo.

Les ayudo un poco.

Con tres estrellas Michelin Kike Dacosta.

Kike Dacosta. -Madre mía.

Cristian Esquivá.

Recibamos a Diego Guerrero.

Tiene estrellas Michelin. -No os preocupéis,

es muy fácil, mucho más de lo que paree.

Facilísimo.

¡Ayuda, por favor!

¡Ayuda, ayuda!

Si Yin Chen. Ole, ole.

Celia Jiménez.

¿Está bueno? Muy bueno.

Con una estrella Michelin, Javier Olleros.

Pues, aquí, los tenéis.

Nosotros no éramos capaces de hacer cosas tan bonitas.

De sabor es... espectacular.

Muy bueno.

El aspirante que se lleva el trofeo que le acredita

como la nueva "Masterchef Junior España" es... ¡Paula!

(Gritos y aplausos)

Ahí lo tienes, es tuyo.

MasterChef Junior 4 - Programa 6 - 17/01/17

17 ene 2017

Los últimos 83 programas de MasterChef Junior 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios