www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3809619
Para todos los públicos Masterchef Celebrity - Programa 4 - 22/11/16 - ver ahora
Transcripción completa

Quiero presentaros a la persona que va a ocupar la plaza

que dejó libre María del Monte. ¡Adelante, Estefanía Luyk!

(Aplausos) A la de tres, levantad la caja.

¿Pero qué es esto? ¡Uh! ¿Algo dulce? No me lo puedo creer.

Con todos ustedes: El genial Paco Torreblanca.

¿Qué es esto? -Es una cosa muy sencilla.

-Ni idea de lo que me estáis hablando, es como...

Para probarla hacen falta herramientas.

Vi a los de mantenimiento por ahí. Pero ponlos como sea, ponlos.

Hay uno que ha destacado por encima de los demás:

(Aplausos) Virginia.

Aspirantes, bienvenidos a Valencia.

Virginia, serás la única capitana.

(TODOS) Un, dos, tres, ¡a disfrutar!

-No hay manera de pillar esto. -Yo no sé cómo va esto.

Loles, no te reveles, hay que remar juntas.

(HABLAN EN INGLÉS)

Arroz.

(HABLAN EN INGLÉS)

Esto y esto tienes que coger. (RÍE)

Nos hemos puesto las chaquetillas. No vamos a entrar solos.

"MasterChef" es duro, ¿eh? Durísimo.

Creemos que el equipo ganador de la prueba de hoy es:

El equipo azul.

Os enfrentáis a una prueba de presión de altos vuelos.

¡Uh! ¡Oh, qué susto me he pegado!

-¡Vamos, Loles! -Venga.

-Que no. -Tira.

Solo te engañas a ti mismo no dándolo todo desde el inicio.

Pero cocinas bien. Yo quiero eso de ti

y me lo vas a dar. No está malo ni bueno.

Es un plato que te da igual.

Son muchos fallos que no deberíamos juntar

en una sola receta.

Para mí también hay algo difícil,

dar el nombre del aspirante que va a abandonar estas cocinas:

Estefanía.

(Música)

(Canción tarareada)

¡Olé!

¡Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Celebrity"!

A estas alturas, nuestros famosos aspirantes han pasado de cocinar

gazpacho, puchero y bizcocho para su familia,

a conseguir el punto de un solomillo Wellington.

Además, han demostrado que son capaces de enfrentarse

a retos muy difíciles y no salir desplumados de ellos.

Hoy absorban tres nuevos retos

que dejarán a uno de ellos fuera de "MasterChef"

y a las puertas de la semifinal.

Uf.

-No hay nada escrito, Loles. -Yo ya estoy... ya me da tirón.

Todos los campanarios había ahí, vamos todas las campanas del mundo.

"Surprise", cuánta sorpresa.

(LLORIQUEA)

El martillo que hay en la mesa.

-Ahí va. -¡Uh! ¡Huy! No lo habíamos visto.

-No había caído. -No.

Listo para sentencia.

Aspirantes, bienvenidos, nueva semana.

¿Energías renovadas? (TODOS) Sí.

-Gracias. Fernando, ¿alguna vez pensaste

que podrías desplumar una gallina como la semana pasada?

Pensaba que no podría, porque yo tenía un trauma de pequeño.

Porque mi padre compraba de vez en cuando un pollo

para cortarle el cuello y eso, pues nos obligaba

a uno de mis hermanos a agarrarle las patas.

Pero "MasterChef" está muy bien,

no solo te enseña a cocinar sino a superar traumas.

Sí, sí, claro. Ahora tengo doble trauma.

(Risas)

Miguel Ángel, ¿tú para qué crees que es todo esto?

No tengo ni idea. Y me desconcierta el martillo.

Loles. Diga.

¿Por qué pujarías? ¡Hija mía!

Alguna playita de esas solitarias con un buen maromo ahí al lado.

(Risas)

Ya sabía yo que iba a ir por ahí la cosa, no sé por qué.

Cada una pasa el hambre que pasa. Yo me iría y pujaría por ahí.

¿A quién te gustaría encontrarte? No tengo favoritos yo.

Yo ahora mismo no elijo ni nada.

(Risas)

-"El que me pongan". -Para lo que salga.

(Risas)

En fin. Bienvenidos a todo un clásico

en este programa: La subasta de "MasterChef".

-¡Ah! -¿No te digo?

-No lo he visto. -El juez.

Pensaba que el mazo era para darle a la carne, pues no.

Era para darnos a nosotros. (RÍE) En toda la cara.

Debajo de estas campanas se esconden varios ingredientes

por los que debéis pujar.

Pero, como veis, no tenéis dinero, sino tiempo.

Vosotros nos daréis minutos

y adjudicaremos el producto al mejor postor.

El tiempo de salida para todas las pujas, ahí lo veis,

es de 75 minutos.

Cada vez que queráis pujar por un ingrediente,

debéis levantar la cuchara y se irán descontando cinco minutos.

Pensad bien en el tiempo necesario para la elaboración

y tenedlo en cuenta durante la puja.

¿Entendido? ¡Sí, chef!

(TODOS) ¡Sí, chef! -¡Sí!

No veas el miedo que me ha dado, ya me estoy meando.

Deliciosa sangre, apta para vampiros, humanos

y los que sois las dos cosas a la vez.

Con un precio de salida de 30 minutos.

¡Ay! ¿Podemos llorar? (RÍE)

¡Adelante! ¿Quién me da 30 minutos ya, por favor?

¿Quién levanta esa cuchara? ¿30 minutos? ¿Nadie me los da?

Os veo lentos para empezar la primera puja.

¿Quién me da 30 minutos?

Tendría 45 todavía para cocinar la sangre.

¿30 minutos? 45 minutos para cocinar sangre.

¿Alguien me da 35 minutos, por favor?

¡Vamos, chicos! ¿35 minutos?

¿Nadie quiere cocinar sangre, solo Manuel?

Es de lo más fácil que pueda salir hoy.

35 minutos Fernando me acaba de dar.

Venga, ¿40 minutos para hacer un maravilloso plato de sangre?

(Risas) 35 minutos... ¡Cayetana!

40 minutos me acaba de dar de su precioso tiempo.

45. ¡45! Fernando acaba de levantarla.

Yo no soy más. ¿Alguien se atreve?

¿Alguien da algo más? ¿45 para Fernando?

45 minutos a la de una,

45 minutos a la de dos...

(RÍE) Última oportunidad, vamos.

Manuel, ¿te la juegas o no? -¡No, venga, ya!

¡Pues 45 minutos a la de tres! Adjudicado, Fernando.

El quid de la cuestión en esta prueba

es pujar y divertirse: "Te quito minutos".

E intentar ahí que al otro le queden 10 minutos para cocinar.

Tripas, señores, señoras.

Deliciosa tripa, con un precio de salida de...

¡15 minutos! ¡La madre de Dios!

¡Venga! ¿Alguien? Os veo muy parados.

15 minutos, ¿quién me da 15 minutos?

Yo doy 15 minutos. ¡Miguel Ángel me da 15 minutos

ya para hacer esa maravillosa tripa!

¿Quién me da 20 minutos? ¡Manuel me da 20 minutos! ¡Venga!

Os veo parados, ¿qué pasa, Loles, Virginia?

No, no. ¿Qué os ocurre?

Paso, que huele fatal. ¿Quién me da 25 minutos?

(RÍE) ¿25 minutos para tripa?

¿Alguien da 25? ¿Miguel Ángel, te veo...?

¡25 minutos! ¡25 minutos para Miguel Ángel!

¿Quién te iba a decir que apostarías por una tripa?

-Nunca. 25 minutos, Miguel Ángel.

Lo que puede venir puede ser peor.

¿Alguien da 30? ¿25 minutos a la de una,

25 minutos a la de dos...?

¿Nadie se atreve?

25 minutos a la de tres. ¡Adjudicado, Miguel Ángel!

Me quedé con una tripa que no quiero para nada.

¿Para qué he comprado una tripa? ¿Para qué? ¡Es absurdo!

Llevarte unas tripas en una subasta es

la cosa más lamentable que me ha pasado en la vida.

Me he calentado. -Póntela de fular.

-Me has calentado tú. -Yo no.

-Sí, has pujado por lo siguiente.

Tienes que tener en cuenta que uno puja también

para ir ahí limando minutos. -¡Ah!

Tengo las verticales que no sabéis cómo las tengo.

-Jordi, sé bueno con nosotros. Os va a encantar.

Ahí las tienes. -No, Dios mío de mi vida.

Este corazón dejó de latir, pero puede hacer

que nos enamoréis con vuestro plato.

Tiene un precio de salida de 30 minutos.

Cayetana, ¿tienes corazón? Uf...

No tienes corazón. Venga, va.

¡30 minutos nos da Cayetana! Son muchos minutos.

¿Es la única que tiene corazón? 35, Loles.

Loles, yo te quería. Ahora te quiero menos, fíjate.

En las pujas no hay amigos.

Luego, cuando salimos de la cocina, la adoro,

pero aquí en la cocina cada uno a lo suyo, ¿eh?

¿Alguien me da 40 para cocinar ese maravilloso corazón?

40 son muchos. ¿Quién me da 40 minutos?

¿Alguien levanta la cuchara? Cayetana, ¿qué ocurre?

35 es muy poco. -Son supercobardes.

¿35 minutos a la de una?

El único que ha pujado he sido yo.

¿35 minutos a la de dos?

¿35 minutos... a la de tres?

¡Adjudicado, Loles! Corazón.

(Risas) -Corazón.

Pero si estaban pujando, ¿no?

No, ya pujaste. Yo no quería esto.

¿Y para qué levantaste la cuchara? No la levanté en todo el rato.

¡Ah! Habérmelo dejado, lo quería yo.

(Risa)

40 minutos que tienes para cocinar un maravilloso

y delicioso plato de corazón. ¿40?

40. Sí, estaba bien.

Mollejas. O rabo.

-¡Ah! -¡Oh!

-A ver quién se come esto. -¡Ostras!

Maravilloso pulmón con un precio de salida de...

¡10 minutos! ¡Yo!

Cayetana nos ha dado 10 minutos. Virginia nos da 15 ya.

Venga, vamos levantando y subiendo. ¡20!

20 minutos da Cayetana. Virginia, vamos arriba.

Virginia, dale más. -¡Oye, Tejero!

¿Qué pasa? ¿Necesitas un pulmón? ¡25 minutos, Virginia!

¡Vamos, Caye! Maravilloso, venga.

Esto tiene un rato largo de cocción.

(Risa) 25 nos da Virginia.

25... a la de una.

¡30 minutos nos da Cayetana!

Ahora se pone caliente la cosa por un pulmón.

Está la cosa complicada, ¿eh? Venga, venga.

¿Quién nos da 35 minutos? ¿Virginia?

¿Qué ocurre? ¿Ese pulmón? ¡Cómo le gusta! ¿Eh?

(RÍE) O sea, os lo pasáis teta.

-¿Cuánto queda? 40 minutos para cocinar

un maravilloso pulmón. Uf...

Virginia, ¿35 minutos a la de una?

¿35 minutos a la de dos?

Pues 35... ¡Dale, Virginia!

Hay ollas exprés, venga.

(Vocerío) ¡40 minutos, Virginia!

¡Maravilloso! ¡Qué fuerte, cómo se la ha jugado!

Todavía hay tiempo, venga.

Es que quedan 35 para hacer pulmón, nena.

-Sí, nena. -¡Ah...!

(Risa) Quedarían 30.

-¡Madre mía! ¿40 a la de una?

¿40 a la de dos? 40 a la de...

¡Tres! ¡Adjudicado, Virginia! No sabes lo que queda tampoco.

No me quería arriesgar

a que lo último fuera peor que lo primero.

Te quedan 35 minutos.

Las dos últimas campanas estarán entre Cayetana y Manuel.

Caye, a darlo todo, ¿eh? Vamos allá.

(RÍE)

Aquí no hay callos.

¡Oh! -¡Ostras!

Redaño, velo, crepineta, tres nombres diferentes

para la misma preciosidad de producto.

Con un precio de salida de 40 minutos. ¡Venga!

(Risas) Qué fino el redaño, ¿eh?

¡Es asqueroso eso!

40 minutos para el redaño.

¡Eso es un asco, es un asco, es que es un asco todo!

Te veo un poco timorato, ¿eh? Así no se arrima uno con ese miedo.

¿Qué te ocurre en la mano derecha?

¡40 minutos me acaba de levantar Cayetana!

¿A 40 minutos sale el redaño? 40 minutos me ha dado Cayetana.

¿Me das 45? Manuel, déjamelo,

que luego salen las mollejas. Ojo a lo que te puede tocar,

no lo sabes. A mí los cataplines me gustan.

Bueno, venga, cinco minutos le quito, va.

¡Venga! 45 minutos nos ha dado Manuel.

50 minutos para cocinar con crepineta.

Ponle emoción. ¡Ah!

¡A pulmón! ¡50 minutos, Cayetana!

Quítale cinco minutos más. Con lo que yo te quiero.

No le puedo quitar más. ¡Sois mala gente!

-No, me da cosita. Última oportunidad para pujar.

Se lo dejo. Ojo, puede ser peor lo que venga.

Que no es peor, que son mollejas. ¿50 minutos a la de uno?

Él sabe hacer mollejas. -No las he hecho nunca.

¿50 minutos a la de dos?

¡Vamos a ver, vamos a ver! ¿50 minutos a la de... tres?

¡Uf! Lo de la subasta es muy duro.

Es una de las cosas que yo, desde casa, más sufro.

Y, ahora, verás lo que me espera.

Manuel, vamos a descubrir lo que tienes que cocinar tú hoy.

-¡Bien! -¡Ole!

-¡Tuétano! (RÍE)

Tienes 40 minutos para elaborar tu plato de tuétano.

¡Gracias! Me he alegrado más por quedarse Cayetana con lo blanco

que por lo que me tocó a mí.

Cuando he visto ocho huesos digo: "¿Qué hago con esto?".

Todos tenéis ya vuestro ingrediente principal

con el que tendréis que elaborar un plato libre

en el tiempo que os ha quedado después de la subasta.

Espero que os dejéis el hígado trabajando

y que no termine en un baño de sangre.

(Risas) Ya podéis hacer los platos

apetecibles y ricos, porque van a venir a probarlos

unos comensales muy especiales y muy, muy exigentes.

Qué horror. Como son muchos,

deberéis hacer cuatro raciones de vuestra elaboración, ¿vale?

(TODOS) ¡Sí, chef! -¿En 40 minutos?

-¿En 25 minutos? -¿En 50 minutos?

Y, para demostraros que las vísceras

son un ingrediente agradecido,

sabroso y apto para todos los paladares,

ha venido a ayudaros un auténtico experto

en aunar tradición y vanguardia.

Desde El Portal de Echaurren, en Ezcaray, La Rioja,

con dos Estrellas Michelín:

¡Francis Paniego!

(Aplausos)

¿Qué tal? ¡Qué alegría tenerte

en "MasterChef" de nuevo!

Bueno, Francis, bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Cuéntanos, ¿qué tienen las vísceras que te gustan tanto?

Yo creo que esto forma parte de nuestra tradición.

Los cocineros tenemos un poco esa misión

de poner en valor lo que forma parte

de nuestro patrimonio. Y reconocer el trabajo

de nuestras abuelas, madres. Gente visceral es para aburrir.

¿Pero qué nos has traído?

Tres platos que estamos haciendo ahora.

En un menú de El Portal, a partir de casquería, vísceras...

Esto es lechecillas de cordero, que vendría a ser como mollejas

de la ternera, pero ahora de cordero.

Lleva una vinagreta de salazones, un purecito de coliflor

con jamón y un toquecito de coco, tierra comestible.

Las lechecillas de cordero van en adobo y fritas en tempura.

Le ponemos el contrapunto agridulce

con nabos encurtidos y el punto de la vinagreta.

Parece un plato duro pero funciona como una ensaladita.

Bueno, Francis, ¿qué más nos has traído?

El siguiente plato es el desafío de pensar

si la casquería se puede comer cruda. Y trabajamos

con una víscera de cordero, el corazón de cordero.

Lo hemos trabajado a modo de un steak tartar aderezado,

en este caso, con jengibre, cilantro, un poco de mirin,

un toquecito asiático, una yemita de huevo.

Hay que aportarle la grasa que no tiene.

En este caso, lo aportamos mediante el aguacate

y polvo helado de foie gras.

-¿Polvito helado? -Sí.

Loles no pensaba que los polvos se pudieran congelar.

Claro. Están helados, estén helados.

(Risas)

Francis, desvélanos ese último plato.

Este es el seso de cordero. -¡Oh!

Rico. -Es un seso de cordero glaseado.

Y lo acompañamos con una cebolla roja,

también encurtida para darle el punto graso y de vinagre.

Es la capacidad de la sensibilidad de este hombre.

Ver cosas bonitas donde al principio no las hay.

No quiero poneros más nerviosos, pero de este reto saldrán

dos delantales negros que serán para los autores

de los dos peores platos.

¡Uh! ¿Pero qué dices? Pero si es que...

-Mal rollo. -Os mejoráis programa a programa.

Yo llevo de tres, tres, así que estoy acostumbrada a sufrir.

Pero, al menos, no llevármelo

en esta prueba e intentar salvarme en la siguiente.

Ahora tenéis tres minutos para entrar en el supermercado

y coger el resto de ingredientes que necesitáis

para cocinar unas suculentas vísceras.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Ay, que me empujáis, leche! -Perdón.

-A ver. Venga, vamos.

A ponerle corazón. ¡Dios!

-Dejad pasar, dejad pasar un poco. -Venga, que hay tráfico.

-Venga, que hay tráfico de influencias.

Me añoro mucho. ¡Ah! Que me he pinchado.

¡Ay, puñeta! -¡Qué difícil es esto!

¿Otra vez con las ñoras? Soy la chica de la ñora.

Aquí pierdo mucho rato. -¡Qué nervios!

Me dejas el súper que... hecho... Hecho un "ciscro".

Aspirantes, último minuto en el súper.

Dejadme pasar. ¡No os dejéis nada!

Nada, nada. -Huy, perejil, perejil, perejil.

¿Y el limón?

Revisad la cesta. ¡Dios!

¿Qué te pasa? No sé, es que no sé qué pillar.

¿Qué vas a hacer con las tripas? Eh, salchichas, me la juego.

Bueno... Rellenas.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡A por las vísceras!

Adiós, guapa. ¡A por las vísceras!

Cuidado, ¡huy!

Miguel Ángel, tienes 50 minutos

para preparar el mejor plato de tripas.

Tres, dos, uno, tiempo. Lo primero, lavarlas.

Se me acaba de caer el brandy, fenomenal.

-Venga, que tú dominas eso. -Lo haremos lo mejor posible.

¡Puf! -¡Ah!

¡Por Dios! -¡Uh!

¡Qué asco! ¡Dios!

-¡Ah! -¡O sea...!

Toda la caca, toda la caca.

Pero, bueno, ¿esto no se acaba nunca?

(Risas) Eso es...

¡Uh!

¡Ah, qué asco! ¡Ay, Dios!

Es que la textura es muy asquerosa, ¿sabes?

Si fuera solo la textura. (RÍE)

Es que hay caca, ¿sabes? (RÍEN)

¡Ah, mira cómo se llena!

Era abrir la tripa con el agua...

¡Qué asco!

¡Venga, venga, venga! Si parece que esté vivo.

(RÍE) -La he limpiado muy bien,

pero salían ahí trocitos de cosas.

Muy asquerosito.

Francis, 50 minutos tiene Miguel Ángel para hacer tripas.

¿Qué harías tú? Seleccionar lo que usaremos

y limpiarla. No limpiar tanto y ponerme

a hacer el guiso. Puede hacer una salchicha y rellenarla.

Tú y yo igual, tenemos 40.

Está muy bueno este helado.

Lo que se me ha ocurrido es hacer las tripas rellenas

para hacer unas salchichas con carne picada, con frutos secos,

con un poquito de brandy para que le dé sabor.

Y, luego, lo voy a acompañar con un ragú de setas y,

si me da tiempo, una salsa con algún vino.

-Dale, dale. -Dale.

Tranquilo, que no muerde.

¡Vaya caras! (RÍE)

Ya me toca, ¿eh?

Loles y Manuel, 40 minutos para vuestras elaboraciones.

Y empiezan en tres, dos, uno... ¡Ya!

(Golpes de objetos metálicos)

¡Oh! ¡Ay, la escandalosa!

Loles tiene 40 minutos para cocinar corazón.

Limpiándolo muy bien, lo cortas por la mitad

y hacemos como dos medias pechugas,

parecen pechugas de pichón. Me has partido el corazón.

Tuétano, un clásico. Los que me comía yo

mientras mi madre hacía el cocido.

Y le sacabas y te comías el relleno del hueso.

Con pan y mantequilla en mi casa, a la francesa.

Ay, estaos quietos, puñetas. Los ajos.

Voy a intentar hacer un mousse de "tuetolate",

de chocolate con tuétano. Utilizaré el tuétano

como si fuera la mantequilla. He tirado por un postre

porque con tuétano lo he probado alguna vez.

La nata no se monta.

Empiezo ya.

Virginia, tus 35 minutos a todo pulmón empiezan ya.

Ahora ya es más difícil cocinar pulmón,

como le ha tocado a Virginia.

Mi madre hace un plato, la asadurilla de cordero,

que se hace con pulmones, con el corazón y el hígado.

Nosotros haremos un guiso, muy guisadito,

con muchas especias, que se comía con cuchara. Delicioso.

Si cocinas lo que no te gusta

es presión añadida, porque no sé qué gusto buscarle.

Pues voy a hacer una pasta boloñesa y voy a poner el corazón

como carne picada de la boloñesa.

Al final, el corazón me está gustando

¡Venga ya! Espera, tranquilo,

que ya... ya... casi.

Fernando, tus 30 minutos para cocinar con sangre

comienzan ¡ya!

Ha estado muy bien Eva cuando ha dicho

"para cocinar con sangre", ¿no? Le hace falta a Fernando,

que siempre parece que va en segunda.

¿Dónde están los cuchillos, coño?

Hoy no solamente hay que hacerlo rico y tal,

sino que tiene que ser atractivo porque tenemos unos comensales

que no te imaginas, los niños de "MasterChef Junior".

No es lo mismo que vengan a catar gambas rojas, cigalas,

que vengan y digan: "Mira, corazón".

Fíjate en las caras de los niños.

No sé quién puede venir a probar nuestros platos,

pero lo haremos esperando que les guste

y que quede buenísimo para que crean que no es pulmón.

Se van a comer fajitas de pulmón.

A Cayetana le quedan 25 minutos para cocinar redaño.

Es sencillo. El redaño no se come como tal,

sirve para hacer un relleno, para que nos sujete el relleno.

Para que nos sujete, sí. Yo la última.

Cayetana, ¿impaciente? Sí.

Tienes solo 25 minutos. Tu tiempo comienza en...

tres, dos, uno, ¡adelante!

¡Qué asco!

-¿Cómo vas? -Bien, pero la nata no la monto.

¡Me cago en la mar!

Qué difícil lo tienen hoy los aspirantes, ¿eh?

Tú en tu casa lo tienes mucho más fácil,

solo abre la aplicación de "MasterChef"

en tu móvil o tableta y haz la compra tranquilito,

relajado, desde el sofá.

Encontrarás todos los productos que necesitas y, además,

te llevan el pedido a casa. Descárgatelo, hombre, es gratis.

Venga, muévete, muévete. (BALBUCEA)

Tenemos una.

Estoy haciendo pues como una especie de natillas con sangre.

Como un postre. Es un valiente.

Algo tendrá por ahí que lo tiene claro.

Hay cosas para las que soy bastante tradicional.

Yo la guisaría como la hacía mi madre, en cebollita.

En tomate. Mucha pimienta para que pique

y una cerveza fresquita.

¡Me cago en...! Se me ha roto.

¿Qué tal, Cayetana? ¿Cómo estás? No os haré mucho caso.

Soy la que menos tiempo tengo, me pongo muy nerviosa.

Oye, qué pájara, Cayetana, cómo has sabido coger el redaño.

Perdona, ni que fuera... ¿Es una redecilla para el pelo?

¿Te lo pondrás en el pelo? Es un moñete.

Pelaré otra, por si acaso. ¿Qué harás?

Haré cuatro hamburguesas envueltas en el redaño,

a la plancha. Los invitados son de alta cocina,

no son de hamburguesas. Es una hamburguesa rica

con patatas a las que llamo Manhattan,

por Woody Allen, pues son como rascacielos.

Algunas están torcidas, pero bueno.

Pensaba que era más a Pisa. Esta es más Italia, pero bueno.

No están acostumbrados a comer carne de dedo, ¿eh?

No, Pepe, haré lo que pueda. No hay mucho tiempo, ¿eh?

Tenías solamente 25 y ya has consumido unos cuántos.

¡Pepe, Pepe, por favor! Yo te quiero.

(RÍE) Yo te adoro...

A ver qué tal te queda, lo quiero ver, recógete el pelo.

¿Dónde está la sal?

¡Hala, dale, bravo! Bueno, bueno, bueno, la Loles.

¡Hola! Loles es muy lista.

Loles. -¿Qué tal?

-Mucho corazón. -Mucho corazón.

Eres muy resuelta tú. ¿Yo muy resuelta?

Ha hecho un ragú, macarrones resueltitos.

¿Puedo probar? -Puedes probar, sí.

Y me parece una decisión muy inteligente.

Le has metido albahaca, ¿no? -Sí.

-Si le pones más albahaca y más pimienta.

-La pensaba poner ahora. Dale más rocanrol,

que hace falta potencia. ¿Y vino blanco también?

-Un poco de vino blanco. -Para que reduzca más.

-La iba a hacer con... -Vino blanco, que reduzca.

-Vale. No ayudes, lo tiene resuelto.

Pero, escucha... Esta mujer, cuando quiere cocinar,

cocina bien. Hay que resolver el corazón,

decía que buscaba un hombre. Los cocineros me gustan, ¿eh?

Eh, ahí tengo a uno que te encaja. ¿Cuál?

Ahí, le quedan cuatro días de guapura, sabe cocinar...

Tiene de todo, ¿no? (RÍE)

También tiene mujer, que es un 10 su mujer.

Bueno, yo no quiero casarme, yo quiero salir un rato.

Yo soy una lanzada. Oye, fulminante,

que eso lo tienes ya. Muy bien, gracias.

A ver.

Cayetana, aparentemente, fácil el plato pero,

claro, el tiempo la apremia

y se ha entretenido mucho con las patatas.

¿Tú qué haces con el tuétano? Mousse de "tuetolate".

(AMBOS) ¿De "tuetolate"? -Qué grande.

He usado el tuétano como la mantequilla del mousse.

Lo pondré en las copas con chocolate rallado

y unas frutitas. -Lo veo bien.

Me da pena el tuétano, que no se va a ver.

¿No lleva huevo ni nada? No lleva huevo.

Crema espesa de chocolate. Mousse de chocolate.

Ahí te dejamos. Venga, a ver qué sale.

Se va a notar el tuétano, ¿no? Sí, que sí.

Vale, ya lo veremos.

Venga, Caye, venga. -Vísteme despacio, que tengo prisa.

Estaré contenta cuando vea que le estoy dando más forma.

Yo estoy preocupado con El Cordobés y con Fernando.

Sí, ¿no? ¿Qué están haciendo estos?

Un plato con chocolate. ¿Pero el de Fernando es dulce?

Creo que es una mousse, lo cocina en frío

y lo metió en el abatidor. Ese sabor salino,

metálico de la sangre, puede sacar más cosas malas que buenas.

Puede ser. Es la sensación que me da.

Era por el tema de apostar.

No sé lo que pasará con el resultado, pero estoy contento.

Aspirantes, os quedan menos de tres minutos.

¡Uh! Qué buena pinta tienen.

Qué buena pinta tienen tus pulmones.

Está tranquilo Fernando.

Se lava las manos, está limpiado la partida.

Si queréis que vaya a vuestra casa a limpiar...

Ven a la mía a limpiar, que a mí no me gusta.

Os recuerdo que están dos delantales negros en juego.

(CANTA) #Tengo la camisa negra, como negra tengo el alma.#

Hoy las ñoras no habéis salido a trabajar, ¿eh?

Cuatro platos me han salido. Y me ha sobrado. Soy muy exagerada.

¡Venga a cortar corazón, venga a limpiar corazón!

Por si acaso.

Aspirantes, último minuto.

Venga, Caye, que lo tienes que conseguir.

¿Ya has terminado, Loles, cariño? -He terminado, amor.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

Manos arriba. Es que me tiembla y me quema.

Manos arriba.

Muy orgulloso del plato porque era un producto

que me daba muchísimo asco

y, de repente, se me ha ocurrido hacer

unas salchichas que tenían muy buen aspecto,

si lo pienso me pongo a llorar de la emoción de aprender tanto

cada semana y cada día, que le echo mil horas a esto.

Tiene mucho mérito lo de Miguel Ángel,

pero, yo el otro día me fui a Cordon Blue dos días

a seguir dando clases,

o sea, no están haciendo más que yo.

¿Qué has hecho?

-Todos echando el ojo al de al lado.

Bueno, Francis, muchísimas gracias por sumarte

a "Masterchef Celebrity", un placer.

Un placer, monstruo, cuidaros mucho, mucha suerte.

Gracias, hasta ahora.

(Aplausos) Hasta luego, Francis.

Aspirantes, hoy, Pepe, Samantha y Jordi,

han invitado a unos jueces muy especiales,

yo me voy a ir a recibirlos allí

porque tengo un montón de ganas de abrazarles.

Pues, adelante, Lukas, Martina, Manuel, María Querol,

Mendicuti, Covadonga, Ana Oca, Aimar, Martu,

Mauro, Ana Luna y Lluc,

bienvenidos los chicos de "Masterchef Junior".

(Aplausos)

Ay, pero, qué guapos estáis.

Ay, mira, se me pone todo así erizado.

Estos cocinan más que nosotros siete veces cada uno.

Bueno, aspirantes, pues, ya lo veis, nuestros pequeños

genios son los exigentes catadores de hoy, así que, Miguel Ángel.

(Aplausos)

Vamos, vamos.

-Vamos, vamos.

¿Por qué aplaudís?

Bueno, bueno, bueno.

¿Qué tal, chicos?, qué buena cara tenéis.

Salchichas.

Os pongo un poquito de salsita porque va con salsa.

No, no, esto es una maravilla, una maravilla, chicos.

Madre mía. -Es mi actor favorito.

-A ver si es tu plato favorito, guiño, guiño.

Vale, vale.

Chicos, vamos a probar el plato de Miguel Ángel, venga, adelante,

ya podéis catar. Vamos allá.

¿Puedo cortar? -Sí.

Solo de pensar que estaba delante de unos niños con miedo,

digo: "Pero, ¿qué es esto?".

¿Qué es esto, carbón?

-Vino, lleva vino, ¿no?, le has puesto algo de vino.

-Es de Halloween.

-Es sangre.

-Piñones. -Estas querían.

¿Son piñones? Sí.

Está rellena de frutos secos, tiene mucho gusto a vino.

¿Y la salchicha cómo está por dentro?

Está un poquito seca, pero, está muy rica

con los frutos secos. La salsa es para ayudar,

pero, le falta un poco más de reducción.

Pues, a ver, yo coincido con las dos mesas

de que la salchicha está un poquito seca.

¿Un poquito solo? Creo que está algo seco,

pero, con la salsa queda bien. Ahí está.

"Eres mi favorito, eres mi favorito,

pero, la salchicha está algo seca".

He dicho que estaba un poco seca.

¡Ya, claro! ¿cómo dices eso, Martina?

Miguel, cuéntales a nuestros junior cómo hiciste tu delicioso plato.

La primera vez que me toca trabajar con algo tan raro

como las tripas.

¡Oh! -Ya sabía yo

que estaba hecho de tripas. -He hecho un relleno

a base de carne picada de buey, frutos secos, un poquito de vino

y, luego, aparte, he hecho un ragú de setas con un poquito

de vino lo reduje bastante e, incluso, le eché un poquito

de azúcar para que no supiese demasiado a vino.

Hubiese preferido que hubiese sido gente más mayor,

me van a juzgar con más criterio y dureza.

Madre mía,

son más duros que los mayores, madre mía.

Cayetana, ¿estás preparada?, has visto que son duros.

Lo entiendo, porque ellos lo han vivido.

A mí me pone un poco nerviosa esto de serviros.

Ah, patata.

Bueno, sabed que me hace mucha ilusión porque os he visto

a todos y admiro vuestro trabajo

y mucho más sufriéndolo como ahora.

La patata si está blandita

por dentro y crujientita por fuera, eso está...

Venga, empezamos a catar, chicos. Parto hamburguesa.

Uh... ostras, está muy bien de punto para mí.

Ay.

Manuel, ganador de "Masterchef Junior 2",

tú que eres un hombre con criterio.

Qué fuerte lo tuyo me impresiona muchísimo.

Pues, me parece que está buenísima de sabor y de punto.

Muchas gracias. Lo único que el tomate

igual cortarlo de alguna manera en vez de ponerlo entero, no sé.

Pero, se puede comer. La salsa, hubiera estado bien,

pero, de verdad, está muy buena.

Aquí, mi pupilo lo ha clavado.

Cuando ellos estaban concursando,

a mí me invitaron a ir de comensal a Disney

y nos tocó probar la comida de ellos, imagínate qué casualidad,

hicieron albóndigas buenísimas y las valoramos altísimos.

¿Te ha gustado la hamburguesa? Mucho, me parece que está

en un punto perfecta, muy rica, la textura muy buena

y es perfecto lo de las patatas para guarnición,

no hay que complicarse nada.

Cayeta, díselo, ¿cómo está hecha tu hamburguesa?

A ver, es redaño, que es como una especie de grasa

sacada del animal, también, que pertenece a la casquería

y he pensado que al ser grasa,

podía envolver una hamburguesa

que tuviera un relleno que estuviera sabroso

y no me podía complicar mucho en la guarnición

y hacer una salsa porque tenía muy poco tiempo

y los tomates, vi que el plato estaba con poco color

y al final los he puesto y en qué hora.

Pero, se puede comer.

La pena ha sido los tomates, pero, es una cosa secundaria.

Tiene razón, empecé a cortarlos

y manos arriba y los dejé así como estaban.

-Lo ha hecho muy bien. -Está muy buena.

-Fue casualidad, ¿sabes?, es que, de repente,

hice una hamburguesa como podía haber hecho una albóndiga.

Cuando venga Fernando,

¿puedo hablar yo?, es que me encanta.

Y se lo dices. -Yo con Loles, por favor.

Virginia, vamos allá, los chicos te esperan.

Me hizo mucha ilusión porque con mis hijos

seguimos mucho el programa de "Masterchef niño".

La mujer de El Cordobés.

Buenas noches, chicos, a ver.

Ay, qué chulo, también, ¿no?

Espero que os gusten -Ahí, hay calidad.

Qué "calité", Dios mío.

Que con la cuchara se corta mejor.

Lleva, también, guacamole por dentro.

Está buena, creo.

Está rica, ¿eh? ¿Están ricas?

Están muy buenas. La carne está muy bien, al punto,

las verduras, buenas, me han gustado

y el tomate no lo probé y lo voy a probar.

Cortadito, va cortado un poco.

Si estuviese aliñado, estaría más bueno.

De relleno está muy rico, las verduras estaban muy ricas.

¿Y de qué crees que puede ser el relleno?

Bueno, Virginia, descúbrenos. He hecho unas fajitas con pulmón

y con solomillo de ternera, también.

Estaba muy bueno. ¿Sí, les gustó el sabor?

No se notaba que era pulmón, se nota más el solomillo.

Les has hecho equivocarse porque predomina el solomillo,

si hubieses cocinado solo pulmón, el plato sería más agradecido

porque, para mí, es desperdiciar un poco el solomillo.

El sabor te lo debería dar el pulmón bien cocinado.

(Aplausos)

Bien, Mari. -¿Ya está?

-Sí, ya pasó.

Loles.

A ver.

Turnos.

Hola, pequeños. (TODOS) Hola.

Buenas noches.

Ay, pasta.

A ver, la yaya que ha traído los macarrones, un clásico.

-Muy buena pinta. -Buena pinta, ¿eh?

Venga, vamos a removerlo, chicos.

Con lo bonito que estaba.

Bueno, pero, ahora está muy bonito, también.

Qué rico, está buenísimo.

El mejor. ¿Te gusta?

Os veo muy entregados, coméis como fierecillas.

Bueno, Martu, ¿qué te ha parecido este plato de pasta?

Bueno, el plato me encantó, lo único que la albahaca

se nota mucho, no sé qué carne es porque hay mucha albahaca.

A mí, la verdad, me encantó y me parece que la albahaca

le da ese toque de frescor

que, a lo mejor, le faltaba por la carne y todo esto.

Igual le vendría bien a este plato un poco de picante,

pero, para gustos, colores. Para gustos, cariño.

Sé que eres muy fan de Loles. Sí.

Que eso no te influya, ¿eh? No.

¿Cómo está su plato? Pues, está muy rico... ay...

(RÍEN) Bueno debe estar

porque os estáis poniendo ciegos.

A mí me sobra algo, hay un ingrediente que me sobra.

-Un ingrediente, ¿cuál? -No sé, es extraño.

Ella siempre cocina... Con amor.

Corazón. -¿Corazón?

#Ay, corazón, corazón#

De melón. -Qué rico estaba.

(RÍE)

Está superbien. Loles, creo que se ven los platos

cómo han quedado, están rebañados, con lo cual,

gracias por ponerle tanto corazón.

(Aplausos)

Gracias.

Está riquísimo.

Yo tengo un aprobado, pienso, si no es así,

pues, ya me lo dirán, pero, me parece que he aprobado.

Hola, ¿cómo estáis? -Eso es un postre.

Un trampantojo de postre con...

Este es por aquí, ¿no?

Que os guste mucho. -Oh, qué es esto.

Vamos a probar, chicos, venga. Es que esto me da miedo.

Es como gelatina.

Chocolate. -La textura parece un flan.

Esto es una mousse. Venga.

Sabe como la tarta de la abuela de galletas que hace mi abuela.

Bueno, Mauro, ¿qué es?

Chocolate. ¿Está buena?

Jolín, si está buena.

Lluc, ¿está buena que te veo a tres manos?

Sí. Ana Luna, ¿está buena?

Muy. María Querol,

¿qué le querías comentar a Fernando?

Que a mí me encantas, te veo por la tele

vamos, me río, me parto de la risa contigo.

(RÍE) Creo que el casquerío está

en la parte que es chocolate,

yo creo que será algo marrón porque si no, se notaría.

Cuando trajiste el plato,

que te quería decir que, mira, estos detalles.

¿Es un poco guarrete? Lo tendré en cuenta.

A mí me gustó mucho el sabor pero, tiene como una textura

un poco rara, como carne o...

Como carne. No sé.

Creo que sé lo que es. ¿Qué es?

Sangre. ¿Eh?

Sangre.

Bueno, Fernando, cuéntales, ¿de qué es esta mousse?

La he hecho con sangre. -¿Tuya o...?

Sangre, sudor y lágrimas. Sangre, sudor y lágrimas,

es un poco el proceso de una crema pastelera,

he cogido la sangre, la he triturado

con un poco de leche, con chocolate,

y lo he vaciado ahí

y, luego, le he echado frutos secos rallados.

Oye, Martina, ponías cara de asquete, pero,

te has rebañado el plato.

Pero, no me imaginaba para nada, que un plato...

-O sea, creo que es el que mejor ocultado está.

Ojalá se quedaran ellos de jueces

y se fueran Samantha, Jordi y Pepe.

a freír espárragos, nunca mejor dicho.

Manuel, terminamos la cata contigo.

Buona sera a tutti. (TODOS) Buona sera.

Hola, ¿qué tal estáis? ¿Por qué le da por el italiano?

Siempre que guiso con mis hijos

lo hablo, pero, no sé hablarlo, lo acabo todo en INI.

¿Hacemos la entrevista en español o italiano?

En italianini.

¿Se puede ir probando? -Yo quiero una frambuesa.

-Siempre igual. -Compartimos tú y yo una.

Esto es lo que lleva la manteca de cerdo.

-Está superfuerte. -Está fuertecito, ¿eh?

-Fuertini, fuertini. -Esto es la ruini.

-No pasa nadini.

Ana Luna, ¿qué tal la crema de chocolate?

Al olerla, me ha encantado, pero, al probarla me he...

Un poco fuerte. Sí, pero, no sé qué puede llevar.

Al tomármelo he sentido como un poco de mazacote

que no agradaba a la boca.

A ver, Aimar, no te veo disfrutar, veo que no acabáis este plato.

A mí, me gusta más el chocolate con leche, no me gusta tan fuerte.

Está bueno para los que les guste el chocolate negro,

porque no sabías que venían niños,

pero, para los niños, el chocolate negro...

La idea era buena, pero, a lo mejor,

la grasa le dio un no sé.

Eso me interesa, la idea es buena, pero...

Jordi es más finolis, Jordi es como así.

-Y tienes que hacer... -Saca pecho así, Jordi.

A ver, don Manuel, cuéntenos cómo ha hecho este postre.

El postre lleva tuétano de hueso que es la cosa que notáis.

¿Qué te pasa, no te gusta un buen tuétano?

Primero, herví el hueso, saqué el tuétano

y lo mezclé con el chocolate, luego, eché nata,

que me costó montarla porque no se me montó bien

y eso puede haber faltado.

Manuel, creo que tu problema no es la INI cuando cocinas

como si fuese italiano, tu problema es entre la S y la C,

una cosa es hacer una cosa con gracia y otra es con grasa.

Yo creo que no necesita el chocolate el tuétano,

no le aporta nada especial ni diferente.

Pepe, mueve mucho la cabeza. Pepe, está así.

Pepe, pa, pa, ¿sabes? Y hace así.

-Come con ganas, macho.

Es que parece chocolate a la taza

porque si hubieras echado un poco de leche, lo clavas.

Lo que más me llamó la atención de la valoración de los niños

es que no querían herirme, ¿sabes? Esa manera sutil

de no querer hacer daño a las personas con sus cometarios

y, a la vez, siendo honestos.

Gordi, ¿por qué te ha quedado amargo?

Porque tenía mucho chocolate, a lo mejor.

Me dio cosita hoy de verlo así con el tuétano y que no le saliera

porque tenía ilusión, sabía por dónde iba a ir,

pero, al final, le quedó un poco fuerte el chocolate,

claro, es muy difícil conseguirle el punto.

¿El que peor lo ha hecho

recibe el delantal negro? Dos.

Ya sé quiénes son.

-Este es una buena idea, pero, mal ejecutada.

-Y no se nota lo que se tiene que notar,

entonces este y este, descartados. -Ya está decidido.

Bueno, aspirantes, ahora, llega el momento

del veredicto, ¿nos vamos todos al restaurante?

Ay, los jueces.

Junior, ¿os esperabais, alguna vez, hacer de jueces

en un programa como este? (TODOS) No.

Bueno, jueces, espero que la opinión

de los expertos que hemos traído esta noche

os haya servido para perfilar el veredicto, ¿lo tenéis?

Sí, al menos, hemos coincidido en casi todo.

Sí.

Madre de Dios.

Yo creo que lo tienen más difícil

por la elaboración, Fernando y Manuel.

-Hala, delantales negros.

-Uf, qué momento más... más malo y más feo.

Pobrecitos, no quiero verlo, sinceramente, no.

Qué guapos van a estar algunos o algunas.

Yo con la camisa que llevo me queda precioso el negro.

Estaban en juego estos dos delantales negros

que llevan a la prueba de eliminación

a los dos aspirantes

que elaboraron los dos peores platos.

Y esos aspirantes son...

Manuel.

Y Miguel Ángel.

(Aplausos) Ay, pobres.

Esto no me gusta nada,

delantal negro, no.

Y el peor de los dos ha sido...

Manuel.

Esto es para ti. Muchas gracias.

Y este es para ti.

El chocolatini está un poco amarguini, ¿no?

-A mí, me ha gustadini. -Sí, por eso tengo el delantal...

-Negrini. -Ahí, ahí.

-No te acostumbras a esto.

Miguel Ángel, te veo el futuro muy negro.

Ya le he dicho a Jordi que no te echen,

pero, por si acaso, te puedes venir con nosotros

a los campamentos de "Masterchef" que aprendes un montón.

-Bueno, pues, yo voy. -Genial.

Hecho.

Bueno, pues, ya lo veis, Manuel y Miguel Ángel

visten de negro, o lo hacen muy bien

en el reto de exteriores,

y el jurado es algo compasivo con vosotros,

o se enfrentarán, sin remedio, a la prueba de eliminación.

El aspirante que deje las cocinas se quedará a un pasito de competir

en la gran semifinal de "Masterchef Celebrity".

Yo, en la prueba de grupos

me voy a deja la vida, no, lo siguiente.

Aspirantes, respirad hondo porque nos encontramos

en plena Sierra Norte de Madrid.

Una de las zonas con más historia de la región

que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1999.

Estamos en la Aldea Negra de Patones de Arriba,

llamada así por su singular arquitectura de pizarra

y, cómo no, en claro homenaje a nuestros delantales negros.

Claro, claro.

Un detalle, un detalle, ¿eh? Es verdad.

Qué alegría, qué alegría.

Aspirantes, en "Masterchef" creemos

en las segundas oportunidades por eso hoy, los delantales negros

asumirán una gran responsabilidad.

De ellos dependerá el éxito o el fracaso

del resto de los aspirantes.

Ostras.

En esta prueba de exteriores,

Miguel Ángel, Manuel, seréis los capitanes.

Bien.

-Bien... ahí está.

-Capitán. -Bien, bien.

-Oye, algo bueno. -Muchas gracias.

Estoy muy contento porque no me importa coordinar,

tomar decisiones y asumir

las virtudes y los defectos del equipo.

Como sabéis, el delantal negro es el pasaporte directo

a la prueba de eliminación, pero, si hoy lográis

que vuestro equipo gane la prueba, podréis deshaceros de él

y contemplar la eliminación

desde donde más os gusta, la galería.

Vamos.

Yo me esperaba que iba directo a la prueba de eliminación

y tengo una posibilidad de salvarme, lucharé por ella.

Miguel Ángel, tú elaboraste el plato menos malo

de la prueba anterior,

así que eliges el color de tu equipo, rojo o azul.

Rojo.

Esto quiere decir que Manuel será el capitán del equipo azul.

Ahí. -Hay que ver qué bien

me sienta el brazalete de capitán. Capitanes, ahora,

os toca elegir a los miembros que queréis en el equipo.

Por afinidad y porque nos entendemos muy bien

y hemos trabajado juntos, escojo a Cayetana.

Manuel, yo creo que a ti no hace falta ni preguntarte.

Oye, te puedes equivocar, Eva.

Huy, no me digas, me extrañaría muchísimo.

Elijo a Loles. -Oh, qué cosa más rara.

¿Seguro? Seguro.

No sé, me dio la corazonada de hacerlo al revés,

soy un hombre que actúa mucho por los impulsos del corazón,

a veces tengo que usar más la cabeza, lo reconozco.

Oye, que también, te digo una cosa, tanto amor, tanto protegerla

y a la primera de cambio, te la quitas de enmedio.

A ver si nos enfrentamos

porque resuelve muy bien las cosas,

me está sorprendiendo y soy cada día más fan suyo

porque yo creía que el fuerte era yo.

De todos modos, Manuel, si esa es tu teoría,

de que es muy fuerte,

¿por qué no la quieres en tu equipo?

Porque, evidentemente, quiero estar enfrentado a ella.

Cuando estamos juntos nos ponemos más nerviosos,

soy muy pesado con ella, la tengo frita a la pobre,

creo que tiene facilidad y capacidad para hacerlo bien

y yo la podría entorpecer.

Virginia, ¿qué piensas de que no te haya escogido?

No, yo vengo a trabajar

bajo las órdenes de un capitán, me da igual el que sea, ¿eh?

Loles, perteneces al equipo de Manuel,

Miguel Ángel, en tu mano está.

Ay. ¿Separas a la pareja o no?

Voy a escoger a Virginia

porque el otro día ella me escogió a mí

y me hizo sentir muy bien, creo que trabaja fenomenal,

Fernando, también, pero por la deferencia

que tuvo el otro día conmigo, me quedo con ella.

-Sí, sí. -Es verdad, Fernando.

-Sí, sí, yo, también, te quiero.

(RÍE) Manuel, con las personas

que menos feeling tiene creo es conmigo y con Loles,

pero, por la cuenta que le tiene, tiene que esforzarse,

aunque, como quiere tanto a la mujer, igual es capaz

de perder para que gane ella, porque no sé ya qué pensar.

Aspirantes, en esta prueba tendréis que elaborar

un menú basado en la gastronomía de la zona.

Ha sido diseñado por Paco Bello, especialmente, para los comensales

que nos visitan hoy, estudiantes que representan el futuro

de este país y necesitan un aporte extra de energía

para aumentar su memoria, concentración y, por supuesto,

para afrontar con éxito el siguiente curso académico.

El menú saludable, completo

y nutritivo que elaboraréis hoy consta de tres platos.

Un primero, ensalada de queso frito en pasta brick.

Ensalada de queso frito en pasta...

El queso va dentro de la esta. -Pasta brick.

Un segundo, lomo de ciervo con puré de castañas

y confitura de frutos del bosque.

Y un postre, mousse de chocolate.

No puedo hacer nada, ya me han copiado.

Bueno, pues, este ya lo tenemos.

Eres un creador, Fernando, un creador.

Ya te digo, estaría el libro en edición.

(RÍEN)

Aspirantes, contáis con 90 minutos

en total para dar de comer a 30 estudiantes.

El primer plato saldrá en el minuto 60,

el segundo en el 75 y el postre en el 90.

Ambos equipos elaboraréis el mismo menú para el mismo número

de comensales, es decir,

cada invitado comparará los platos de ambos equipos.

Tendréis que organizaros a la perfección

porque los platos de ambos equipos deben salir a la vez

y, además, deberéis hacer emplatados equilibrados.

(TODOS) Sí, chef.

Que hagamos los dos equipos

el mismo menú es una desventaja, pero, para los dos equipos.

Es más difícil, pero,

estamos en los cuartos de final y esto se tiene que complicar.

A estas alturas del programa tenéis que estar preparados

para cualquier cosa que pueda suceder.

Sobre todo, los responsables de organizar el trabajo en cocinas.

Por ese motivo, los capitanes tendréis dos minutos

para memorizar las recetas de cada plato.

Una vez que comience el tiempo de cocinado,

tendréis que transmitírselas, correctamente, a vuestros equipos.

Perfecto. Esperemos que hayáis sido

buenos estudiantes porque de vuestra memoria

dependerá que vuestros equipos

vayan de cabeza a la prueba de eliminación.

Vuestros dos minutos para memorizarlas comienzan ya.

No confío en la memoria de Manuel y me parece que memorizar

va a memorizar mejor Miguel Ángel,

ojalá que de repente se tome muchos rabos de pasas

y mucha beroca que es lo que tomo yo

y tenga buena memoria, pero, confío poco.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Las recetas, tiempo.

Tengo un batiburrillo en la cabeza que espero

que algo no se me olvide

y tengo aquí como un esquema del postre, uno de la carne

para que no se me olvide.

Miguel Ángel, Manuel, tenéis que medir muy bien

las cantidades, os recuerdo

que nuestro supermercado proveedor de alimentos

os proporcionará los ingredientes para cocinar y el excedente

que no utilicéis, será donado a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos para que nuestros estudiantes

logren recuperar su desgaste energético?

(TODOS) Sí, chef.

Pues, a por los ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Oh, qué daño. Suerte.

Id corriendo vosotros, hala.

Venga, Manuel.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Por aquí, Fernando, por aquí.

Venga, tranquila, tú, despacio. -Que vais muy rápido.

-Vamos, ya estamos aquí.

-A ver, hay que hacer las bolsitas de queso,

y quitarle todo esto,

limpiarlo y hacer como una rasta para rellenar las bolitas

y, luego, hacerle una vinagreta. Yo en principio, hago el ciervo,

macero la carne, hacerme un... -Un fondo de carne.

-Yo me pico todo y me lo guiso y me lo como yo.

Loles, a partir, pimiento,

o sea, cebolla, para hacer un caldo.

-Vale. -Creo que te va bien el postre,

pero, hay bastante trabajo con el primero.

Tú te pones con el primer plato, pero, al principio le ayudas.

Hay que hacer un caldo para la carne

y, luego, hay que hacer la salsa de castañas, también.

El mousse de chocolate lo tengo más o menos controlado en la mente.

-Vamos a disfrutar.

(AMBAS) ¡Pii!

Si necesitáis cualquier cosa, se lo pedís al capitán.

Vamos, menudo tiazo.

-El pibonazo. -Pues, vamos a por ello, chicas.

Voy a empezar, ya pongo el caldo.

-Voy a ir derritiendo el chocolate al baño María.

-El chocolate se derrite con el azúcar y la mantequilla.

-Azúcar no hay que ponerle. -¿Cómo que no?

-Porque ya tiene azúcar, el azúcar va en unas cremas

que vamos a montarlas... ¿le metemos azúcar?,

¿al chocolate, directamente?

-Sí, sí. -Vale.

A lo mejor ellos están acostumbrados a mandar,

pero, no a que se les mande, los tres somos temperamentales

y espero que esto no reviente por algún lado.

A ver cómo les va al otro equipo, por si lo van a acabar.

-Creo que bien. -Te digo una cosa,

Caye, una cosa que te quiero decir aquí.

(RÍE) Pero, ¿quién te ha dado eso?

Aquí para hacer el... -No metas la pezuña.

-El fondo de carne. -No metas la pezuña.

Venga, vamos a darnos vida que no hay tiempo.

¿Cómo lo ves de aceite, Caye?

¿A ver?, pon más aceite, más, echa más.

-Cayetana. -Dime.

-Una bandeja para que pongas... -Las virutas.

-Me pongo con el aderezo

de una vez para ponerlo a enfriar, ¿parece?

-¿Cómo es, Miguel Ángel? -De qué.

-¿Qué era mostaza?

-La vinagreta es muy sencilla,

mostaza, vinagre de Jerez, aceite y sal, punto.

-La mousse es lo más complicado.

Esto es mejor con las manos, tío.

Pero, ahí hay que echar más aceite.

Madre mía, cuánta bola.

Hay que hacer 30 bolas de estas.

-Sí, pero, en cuanto tenga esto en marcha, te ayudo.

-No he cogido más bolas en mi vida.

Caye, mira, creo que tiene mucho aceite, hay mucho aceite.

-No, no pasa nada, está guay, tú, tranquilo que está guay.

Me están saliendo un poco gordas.

Esto está muy fuerte,

Cayetana, pruébalo. -¿Ah, sí?

Buah.

Échale, escúchame,

échale un poquito de agua y más aceite.

¿A ver, qué llevaba?

¿Puerro? -Puerro, zanahoria, cebolla.

-Puerro, zanahoria y cebolla, lo mismo que la salsa.

-Sí, pero, para que esto se haga,

o echo primero y ahora corto para lo otro,

me falta la zanahoria.

-Muévelo para que se mezcle el aceite.

-Vale, probamos esto por última vez está fuerte todavía.

-Es que es fuerte, la mostaza Dijon lo es,

si queréis, le ponemos limón, pero, ya no sería la receta.

-Échale un pelín más de aceite,

quizás, tiene un poco de vinagre. -Aceite, ok.

¿Qué tal, cómo lo lleváis?

-Esto va a saltar en cualquier momento, ya me quemé la cara

y haré la película de "El jorobado de Notre Dame".

-No, "Scarface".

-Puf, qué horror,

no eches más cosas, Scarface. -Calla, ya.

-Yo quería estar con Loles

a pesar de que es una hija de su madre,

pero, la quiero y creo que cocina mejor que nadie,

o sea, nos entendemos y creo que vamos a ganar.

¿Sabes qué te digo?, que estas obleas...

-Por la mitad. -Sí, porque si no, es mucho.

Esto es muy grande, nada, nada, la mitad.

-Tiene que ser así.

-Pártelas por la mitad que las hice enormes.

Creo que esto era algo así, mira.

Ay, qué mono.

A ver, ¿qué equipo nos toca hoy, cómo lo hacemos?

Tradicional. Monedita.

Me gustaría una mano inocente como la de Samantha.

¿No ves la cara de inocente que tengo?, dame la moneda.

No es tan inocente cuando yo corto jamón.

El uno, yo escojo.

Cara tú, yo, cruz, venga.

No, no, yo cruz, soy Cruz, tú, cara que la tienes muy dura.

Vamos a verlo.

¡Cara! ¡Ay, qué bonito!

Jordi, yo soy un señor. He ganado, ¿vale?

Elige el equipo que más te guste.

No tengo ningún problema. Me quedo con...

A Manuel le veo hoy muy saleroso. Hala, vete con Manuel.

Venga. Ya voy. Ya está. ¿Ves? Solucionado.

¿La lechera dónde va? ¿Con los postres, no?

Con los postres. #Con los postres.#

¿Y esto cómo se corta?

Pero eso es muy pequeño, eh.

Yo haría esto así, eh. Mira. Ya está.

-¿Qué dices? Esto es mucha pasta. -Que no.

Tú pon aquí esto. Y cuando lo ates, le cortas este poco.

-La mitad. -Bueno, ya verás.

No me hacen caso. Ya verás.

¿Qué pasa, Jordi? Esto...

¿Qué le pasa? Se está deshaciendo.

Solo es chocolate, ¿no? Sí.

Déjalo que se atempere. Sí.

¿Qué tal mis chicas? Estamos haciendo saquitos.

Ah. ¿Tenemos las bolas de queso?

Estamos con ello. Fenomenal.

¿Qué tenemos en esta olla? ¿Es el fondo de ternera?

Me faltan las zanahorias, que reduzca.

Le añado vino, que reduzca.

¿Has visto la cantidad de grasa que hay?

Es lo que le dije a Cayetana.

Culpa mía. Siempre, todos los fondos

con el mínimo de grasa. Vale. Culpa mía, Pepe.

Venga, Cayetana. Cuanta más quites, mejor.

Tiene que ser lo justo para pochar.

Que no caiga, ¿vale? Es que pesa un montón. Perdona.

-No. -No te quemes. Cuidado con la mano.

-Se me fue. -Perfecto. Ya está.

Aquí me tenéis que echar una mano.

Me tenéis que echar una mano aquí, eh.

¿Pero no hay cuerda? ¿Tienes todas las bolicas?

Sí. Están ahí todas.

Qué bolicas más chiquititas. Sí.

Esto es muy laborioso. Un truquito rápido.

Si tienes un agua caliente o un aceite, incluso...

Mejor, el agua. ¡Pam! Te va a quedar como un hilo.

Me estoy quemando toda cuando remuevo aquí.

Joder. Esto es imposible. Yo esto no sé hacerlo.

Necesito que sinteticemos las tareas,

que no estemos perdidos, que vayamos al ajo.

Vamos con el ciervo, señores.

-Con dos, incluso, nena. -¿Sí?

Con dos, porque si no, se puede romper.

Venga.

¿Cómo vais, chicas? -Está dando la lata el cebollino.

Esto se abre todo el rato. Espérate. ¡No, no!

Te aguanto para que le des.

Si es que se rompe el cebollino.

-¿Está ya limpio? -No. Pero si no, no me da tiempo.

-¿Y esto? Lo tienes que quitar. ¿Te ayudo?

-No, no. -Esa piel hay que quitarla,

como si fuera un pescado.

Me la he comido con patatas.

Con patatas. ¿Te ayudo? -No, no.

Escaldamos esto y ya me encargo de todos los saquitos.

Así, sí que sale. Ahí.

Me habéis dejado lo más difícil.

Este concurso me quitará la salud.

De aquí, me voy al IMSERSO a hacer trabajos manuales.

(LOLES RÍE) -¡Madre de mi vida!

Este hilito nos va a dar el día, eh.

¡Manuel, que estás con nosotros!

Deja de pensar en tu mujercita.

Piensa en Loles, que es una mujer mayor.

¡Oye! ¿A que te doy con la cacerola en la cara?

Asqueroso.

Tu mujer tiene toda la vida por delante,

pero Loles ya... (SILBA)

(LOLES) Si voy a vivir 150 años.

-Toma. Te lo voy echando aquí. -Para adentro.

-A ver. -Mira.

-Es que no aguanta. -No cierra.

No cierra. Venga. Yo me voy a poner con la mousse.

(M. ÁNGEL) Empieza con la mousse. -Es que no puedo.

Primero, necesitamos adelantar

todo esto. -Qué monos los saquitos.

Me voy a cagar en la madre de los saquitos.

Luego estarán divinos de muerte

y quedarán ideales, pero el proceso...

(MANUEL) ¿Cómo llevas eso, Fer? -Bueno, ahí voy.

Pero es muy complicado esto.

Hacer los sacos estos con el cebollino, es...

Estoy de bolas hasta las bolas. (RÍE)

Quién me iba a decir que terminaría amasando bolas.

-¿Te ayudo? -Ten cuidado con la pasta,

porque se seca con mirarlo.

Equipo azul, equipo rojo, lleváis 40 minutos cocinando.

En 20 minutos, salen los primeros.

¡No! ¡Sí!

¿Pero qué dices? -Venga. Hay que preocuparse

del primero. -Este fuego quítalo.

Si es que el chocolate no se ablanda.

Estas obleas no pueden estar ahí secas.

No, no. Mucho más. -Voy.

Tiene que cubrirlas. ¿Cómo vas, Miguel?

Ahí tengo un caldito perfecto y eso ya se macera.

¿Has echado ya el vinito? ¿Y sal?

Lo he echado. Ha reducido. También.

Aspirantes, equipo rojo, equipo azul,

tenéis mucha suerte, porque Paco Bello,

profesor de "MasterChef" en todas sus ediciones

y chef que ha diseñado el menú que estáis cocinando, está aquí.

¡Ah! ¡Paco! ¡Paco! Quiere comprobar

cómo estáis siguiendo vuestras elaboraciones.

Por favor, aprovechad su visita, porque la vais a necesitar.

Don Paco Bello, por favor.

Paco Bella, ayúdanos. Cómo te reclaman.

Bienvenido.

¡Paco Bello, ayúdanos!

Loles, cariño.

Sufriendo como una loca. -¡Paco Bello!

Guapa, Caye. Todos.

Que te veo muy entregado.

Vamos a ver lo que están haciendo y a marcar directrices.

Vamos a probar una. -Venga.

-Dadme un trocito de lo que estéis probando.

Espera un momento, que entra ahora. Entero. Déjalo ahí.

Muy bien, muy bien. Perfecto. Muy bien.

-Hola, cariño mío. -Loles.

Estoy aquí liada con esto.

-¿Cómo estás? -Haciendo la mousse.

-Bueno, bien. -Estamos ya preparando los sacos.

Es que esto es lo primero que va a salir.

-¿Cómo lo ves? -Fenomenal, eh.

Mi Loles quiere freír el atadillo

y no tenemos la lechuga ni la vinagreta.

Coño, la vinagreta hay... Vamos por orden.

Debéis tener la vinagreta primero.

Hay que tener visión, capitán.

Es freír y sacar. Si no, lo sacaréis frío.

Bueno. Ese fuera. Pues perfecto.

Venga. Ya lo tenemos ese de referente.

No los podemos probar. Capitán, veo dispersión.

Es que Manuel está pensando en la mujer.

No, no. Eso, para nada. ¿Qué te falta?

¡Como perdamos, te voy a reventar la cabeza!

-No los podemos probar. -Hay que probar uno.

Capi, pruébalo. Es que para uno que nos sale

y ahora nos lo comemos... -Me lo llevo.

Chicas, hay un problema con esto. -¿Qué?

Está cojonudo. -¡Miguel Ángel Muñoz, tío!

El primer plato es ensalada de queso frito

en pasta brick. Muy sencillo.

Primero, unos paquetitos de queso de cabra,

unas bolitas que envolveremos con pasta brick,

ataremos con cebollino. Y freiremos, que estén doraditos.

Unos brotes de lechuga. Y aparte, prepararemos

una gran vinagreta. Terminaremos con tomate.

Y pocos ingredientes más. Para que brillen,

todas las elaboraciones deben estar perfectas.

¿Cómo están quedando? -¿Qué habéis hecho

con el cebollino? -Escaldarlo.

Lo habéis pochado un poco. Pero lo habéis pochado mucho.

Vamos a ver, señoritas. O freímos de cuatro en cuatro,

o no vamos a llegar jamás. Venga. Dadle caña.

Que no llegamos. Se nos secan estas.

Hay que hacerlo deprisa, pero bien.

Una duda más. Paco, ¿a la mousse le puedo meter gelatina?

Paco, o les digas más cosas. A ver cómo lo hacen.

Ya pueden correr, porque no llegarán.

Oye, vamos a hacer sacos como locos,

porque son 90 sacos. -Son 90.

-Y llevo 30. -Bueno, pon uno por saco y ya está.

Bueno, Paco, gracias por atendernos y recibirnos

en tu casa. Tengo una curiosidad. Tú, que has dado clases

a los aspirantes amateur y ahora, a los famosos.

¿Cuál crees que tiene más nivel en la cocina?

Los anónimos tienen otra historia.

Quieren ser cocineros, dedicarse a ello.

Quieren alcanzar la fama. Ellos ya tienen la fama,

no como cocineros, pero ya la tienen.

¿No será que a las celebrities

las hemos prejuzgado y nos pensamos que lo harían mal?

No lo hacen tan mal. Es algo que pensábamos.

Saben cocinar. Se meten en sus casas...

Se entregan mucho. Y competitivos, tela.

Más vale que sean aplicados y lo hagan bien,

porque el menú es tuyo y te tienes que lucir.

Con lo cual, tienen que hacerte un buen homenaje.

Por favor, hacedlo bien. Hacedlo bien por Paco.

¡Va por ti, Paco! -Hacedlo bien todos.

Queremos que vivas el programa

como si estuvieras en estas cocinas.

Por eso, la revista "MasterChef Celebrity"

llega a los quioscos con las mejores recetas,

entrevistas y secretos del programa.

Acuérdate. Cada semana,

con tu revista del corazón favorita.

¡Manuel! -¿Cómo vas, Manuel? Capi.

De lujo, tío.

-Venga, vamos a freír. ¿Frío? -Sí.

Te las dejo hechas y frío.

¡Ay, madre mía! Si lo peor, es atarlo.

-Manuel. -Dime.

¿El chocolate por qué no lo puedes dejar para luego?

Se pasa. Mira. Si no, la crema se me bajaba.

(RESOPLA) Qué horror, de verdad.

Esto no se puede hacer así, tía.

Oye, pon eso en frío y vamos para la ensalada.

Yo no quiero culpar a Manuel.

Pero es que, de verdad, lo he visto muy pasivo,

muy pasivo. Y su cabeza estaba en el grupo rojo

y eso influye.

A ver, como bricks no hay suficientes,

sacaremos dos, ¿vale? Vale.

En cinco minutos, despejamos para montar los platos, ¿vale?

Vale. No pongas más. -Esto se abre.

Bueno, y cuando salga este,

tenemos 15 para que salga el segundo.

O nos ponemos las pilas o no llegamos.

Al segundo tampoco llegamos.

Vamos muy mal, eh.

Capi, ¿había tomate en la ensalada? -¿Tomate?

¿O era solo verde la ensalada?

-Verde. -Era verde, nena.

¿Cómo vamos con esa ensalada? La ensalada era verde solo, ¿no?

Cuanto más bonita, mejor.

Pero el plato era solo verde con los saquitos encima.

No con tomate. Llevaba tomates. Claro.

¿Pero cortaditos? Cherrys.

¿No había que memorizar la receta?

Sí. ¿Y explicarla? ¿Y qué pasa aquí?

Que... ¿Por qué me tiene que preguntar

si lleva tomate? ¿Tú ya no te acuerdas?

Porque, a veces, uno tiene lagunas.

Ah, que tienes lagunas.

Es imposible memorizarse tres elaboraciones,

tres menús completamente distintos,

tres cantidades de un montón de ingredientes

en dos minutos. Eh... O sea...

Sabéis que hay que quitar esta zona,

limpio, poner los platos y empezar a emplatar.

Tenéis menos de diez minutos.

Me he puesto a ayudarte con las obleas.

Es que si no, no llegamos, Cayetana.

Nos hemos distraído mucho con los 60 saquitos de queso,

porque eran complicados, la masa se secaba,

lo del cebollino. Nos hemos liado.

No hemos tenido organización.

Os queda muy poco para emplatar.

Venga, Pepe. Ya. Venga, Cayetana.

Estudiantes, bienvenidos a "MasterChef".

Gracias por estar aquí y participar

de una comida tan especial.

Hoy, queremos rendir homenaje a las nuevas generaciones,

a los futuros profesionales de este país. Vamos, a vosotros.

Nuestros aspirantes están trabajando muy duro en cocinas

para ofreceros un menú lleno de energía,

que os aporte la fuerza necesaria para afrontar

los proyectos de este nuevo año.

Así que espero que lo disfrutéis.

(APLAUDEN)

(MANUEL) ¡Vámonos, chavales! ¡Venga, vámonos!

Venga. Está bien. Está bien. Venga.

-Venga. -Que no se queme.

Te va a caber un cacho de tomate para cada 24.

¡Venga, tío, vamos ya! ¡Que no llegamos!

Qué organización. -Manuel, con el chocolate.

Todo el rato con el chocolate.

Todas las semanas me toca con el peor equipo.

Con el chocolate. Hijo...

Teníamos que habernos puesto todos

a preparar el primero y el segundo.

-La mousse ya está hecha. -La mousse ya está hecha, sí.

¿Y ahora qué? La mousse, vale.

El tercero, el postre, ya lo tenemos hecho.

-¿Qué tal, Miguel? -Perfecto.

-¿Cómo vas? -¿Qué necesitas?

-Que me sujetes eso para echarlo. -Venga, va.

-O.K. (CAYETANA) ¡Vámonos!

Que no se nos quemen.

-Se están pegando esto. -No se pegan, no se pegan.

Teníamos que habernos puesto los tres con esto.

Cada uno estábamos en un lío.

-Lo primero, era esto. -El primero y segundo.

-¿Por qué no lo habéis dicho? -Yo qué sé. El capitán eres tú.

Ah, ahora. Ahora que está el barco tal y soy el capitán yo.

Bueno, vale. Muy bien. No pasa nada.

Vamos a freír saquitos. ¡A freír saquitos!

Al lío. Es lo que hay que hacer, sacar los platos y no discutir.

Qué buen rollo hay en el otro equipo.

Espero que valoren el mal rollo del otro equipo a nuestro favor.

Manuel se ha metido en la boca del lobo,

porque ser capitán es muy difícil, muy complicado,

y más, cuando no tienes buen feeling.

El postre se tenía que haber hecho lo último.

Ya está hecho. Hay que enfriarlo.

A ver si el problema es el postre. El problema es todo.

Va a ser el postre el problema. -No.

Pero esto tiene que salir primero. -Vale.

El postre es lo más fácil, además.

Evidentemente, no ha habido comunicación

ni con Loles ni con Fernando. Al principio, intenté repartir

el trabajo, pero me vino grande.

Quizás, me ha podido el tema.

El caldo está hecho. No sé para qué quieres caldo con eso.

Para hacer la reducción de la salsa.

(LOLES) Es que no lo entiendo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho,

nueve, diez. -¡Vamos, que está listo!

¿Tenemos 60 saquitos? ¿60 saquitos tenemos?

No lo sé. -No. Porque los hago yo solo.

Ahora van a comer, de primero, mousse, de segundo, mousse

y de tercero, mousse. -¡Fernando!

¡Había que haber hecho esto primero!

Y el mousse no lo enfrías.

-El mousse se tarda una patada. -Vale. Ya está.

Yo, en la prueba anterior, tenía 30 minutos para cocinar

y me sobraron diez para hacer una mousse.

Se ha relajado a posta por favorecer a Virginia.

Venga, venga. Hay que correr un poquito, chicos.

De verdad. No sé qué habéis hecho. ¿Os tocáis las narices?

Para nada. No hemos parado.

Te juro que no hemos parado, Pepe.

Vamos, chicas. Eran 60 saquitos solo de queso.

¿Habéis contado las que tenéis? Sí. 46.

46 aún. No llegamos. Que adelantamos al equipo rojo.

¿Puedo sacar esos platos?

Sí. ¿Sí? Camareros, por favor. Vamos.

Venga, que el equipo azul tiene emplatadas las ensaladas

y no hemos sacado ninguna.

Ponlo aquí.

Llenamos estos y faltan tres. -Manda cojones, que me quemo.

Me quemo. A ver si crees que no.

-¡Ah! Venga, Fer, macho.

No, pero si estoy haciéndolo de puta madre.

Hombre, has sacado las castañas del fuego, que no es poco.

Me he tragado todos los sacos estos.

A continuación, degustaréis un menú muy nutritivo

que ha diseñado Paco Bello.

Comenzaréis con los primeros.

Lo han elaborado ambos equipos y es una ensalada

de queso frito en pasta brick.

Eso os aportará calcio,

vitaminas e hidratos de carbono.

Ahí. Venga, ya lo muevo yo,

para que no se os queme. Gracias.

¿Ahora qué vas a echar aquí? La de las nueces.

De las nueces, no. De las castañas.

Venga, te ayudo, ¿vale? Porque si no, no llegamos.

No llego. Gracias, tío.

Ya está. A ver. Eso es.

Capitán, ¿podemos sacar alguna ensalada?

Podemos ir sacando. Salimos cinco minutos

más tarde que el equipo azul.

Ya vamos mal. ¿Esto tiene poco?

-Y esta también. -A esta le pongo más.

Las que saco por aquí, pueden salir.

Camareros, podemos sacar por aquí.

Ahí están. ¿Por qué habré cogido este equipo?

¡Ay! (LOLES RÍE)

¿Cuántas faltan? Camareros, vámonos.

¿Cuántas faltan todavía? Te falta uno, por favor.

Uno. Una bola. Una bolita. Falta uno.

¡Espera, espera! Ya está. Vámonos, venga.

Prefiero que no esté el morado, a que esté aguado.

Virgi, necesito que los saques de aquí,

porque los meto, me olvido. -Vale, vale. Voy.

¡Jordi! Dile cómo lo cortas.

Cortarlo aquí, en filetes.

En filetes, no. Gordo. No muy gordo.

Ahí. Tres dedos. Venga. Venga, sí.

Vale. Que te llegue ahí.

Oye, en 15 minutos, quiero la carne. Vamos rápido.

El segundo plato del menú de hoy es lomo de ciervo

con puré de castañas y confitura de frutos del bosque.

Lo primero que haremos, es limpiar perfectamente el lomo.

Lo meteremos en vino tinto una hora, no más.

Todas las frutitas que tengamos con un poco de azúcar

y una gota de mantequilla, chas, un salteado leve.

Esto lo dejamos. Haremos un puré de castañas.

Salteamos con la mantequilla. Añadimos leche, sal y pimienta.

Dejamos reducir. Trituramos

y un puré de castañas sencillo.

Con los huesos de ciervo y ternera cortados,

muy dorados y verduras, vamos a echar vino tinto

y dejamos reducir. Y lo más importante:

marcar muy bien ese lomo de ciervo.

Muy sonrosado, poco hecho.

Y tenemos un plato de diez.

Ese está listo y este. -Venga. Sí, señor.

Vamos, que lo tenemos, chicos.

Dos, cuatro, seis,

ocho, diez, once.

-Once faltan. -Doce, trece...

-Diez faltan. -No puede ser.

-Diez faltan. Venga. -No hay problema. Venga.

-De pié. -¿Así?

Eso es. Así, mira. -Uno sobre otro.

Eso es.

O.K. Este tiene tomate. Todos tienen tomate.

Vamos, señores. Venga. Me estoy manchando la camisa

que me ha puesto mi estilista.

Me pongo la chaquetilla. Al menos, no me mancho.

Con lo guapo que estás con la chaquetilla.

Lo bien que me queda. Sí.

Cuando Pepe se ha puesto la chaquetilla,

ya está, esto... vamos para el arrastre.

Me faltan cuatro. Cuatro. Venga. Tengo uno.

Tres más, por favor. Venga, venga, venga.

Vamos, chicas. Cuatro y salen.

Llevamos 15 minutos de retraso. ¿Vale?

Estás muy confiado. Pensabas que tenías

el mejor equipo y te has caído

tú con tu equipo. A ver si somos capaces,

en el siguiente, de echarle más narices.

Y quiero dos sartenes aquí para el lomo de ciervo. ¿Oído?

Sí, chef. Tiene que estar ya marcado.

En menos de diez minutos, sale. Esto, fuera.

Tenemos cierta distancia con el equipo rojo.

La quiero mantener. A muerte. (FERNANDO) ¡Vámonos!

Hay que despejar esto para emplatar.

Esto está maravilloso. Tienes que reducir y ya está.

Sal y pimienta. ¿Dónde está la pimienta?

¿Y la sal?

Vale. Esto no se ha limpiado todavía.

Sí. Lo he limpiado. No. Mira.

Esto no se ha limpiado.

No sabía yo que lo tenía que partir así.

Claro que no lo sabías. Vamos a hacerlo deprisa.

Qué mano tienes. Esto es así.

¿Por qué te has puesto la chaquetilla?

¿No llegan tus chicos? No llegan.

Si quieres, me la pongo para echarte una mano a ti aquí.

Venga. Vete de aquí. Bueno, si me necesitas,

me pongo de blanco y vengo. Fenomenal.

Con lo bien que te iba a quedar a ti el blanco.

Bueno, vengo en tu busca porque digo:

¿Quién se habrá dejado los platos vacíos?

Tú, el único. Soy de buen comer.

Eso está muy bien, que estás en edad de crecimiento.

Tienes que tener energía para sacar el curso adelante.

Pero aun así, te habrá gustado uno más que otro, ¿no?

Han estado bien los dos. Pero me voy a decantar por el azul.

¿Y eso? Porque el queso estaba mejor.

Aunque el rojo tenía mejor pinta la ensalada.

Pero me quedo con el azul.

¿Esta es la salsa de frutos rojos? -Sí.

Esos son los frutos rojos.

Más o menos así, todos iguales. Un trocito de degustación.

¿Vale? ¿Te parece? Me parece.

Equipo azul, equipo rojo, se ha terminado

el tiempo de cocinado del segundo plato.

En cinco minutos, sale el lomo de ciervo.

Todo el mundo a emplatar.

Venga. ¿Cuántos tenemos? Cuéntamelos.

Pepe, tú también, a emplatar.

Si me va a tocar. No te preocupes.

¿Y eso qué haces, qué es? El postre.

¿Estás separando las claras? Sí.

¿Con esto así? Ahora lo limpiaré.

¿Si se mancha, no vale?

Tú vas a hacer limpia la cochina.

Escúchame. ¿Si se mancha, ya no vale?

Claro. Porque ya no montarían. Pues venga.

Coge un huevo. Cáscale. Te voy a enseñar.

Y ahora, pon la manita. Así lo he hecho.

Espera que me laven las manos.

Jolín, las manos que tienes. Toma.

¡No me vas a hundir! ¡No me vas a hundir!

Lo que quiero, es ayudarte. ¡Voy a sacar la mousse adelante!

Espera, que se te va. ¡Quita!

Que si tiras, se rompe. ¡Me cago en diez con el Pepe!

Manuel, hay que acabar eso. Hay que acabarlo.

Vale. ¿Tenemos la carne? 18, 19, 20, 21, 22,

23, 24, 25, 26, 27, 28, 29 y 30.

Y te sobra, por si son pequeños.

Dividimos en dos fuentes. Golpe de horno

cuando tengamos los platos encima. Vale.

Eso acábalo ya.

18, 19, 20, 21, 22. 23, 24,

25, 26, 27, 28, 29, 30, 31.

Perfecto. Ya está. Olvídate de eso.

Vale. ¿Tenemos ya todos los solomillos?

Sí. -Necesito otra sartén

y voy sellando. -Venga.

Tengo camareros esperando.

Tenemos que emplatar. Venga.

Vamos a ponerlos con tranquilidad, que no quede feo.

No hagamos lágrimas. Una sola cucharada bien puesto.

Una sola cucharada. Muy bien. Eso.

Quiero mantequilla. Echa un poco.

Un pelín. Mantequilla, aquí. O.K.

Rapidez. ¿Más?

Me vale. O.K.

Venga, va. Señorita, por favor,

¿cuántos ciervos le quedan ya? Nada.

Has tardado mucho con los ciervos, con los bricks.

¡Listo! Lo meto de una vez, ¿no? Sí, por favor.

Venga. Aquí, en esta de aquí.

Ahí. Venga, que te llegue. Ya lo tenemos.

Camareros, por favor, adelante. ¿Platos terminados?

Listo. Venga. Llevaos esos. -Venga. Estos.

Seguimos ahora con un segundo. Es un lomo de ciervo

con puré de castaña y confitura

de frutos del bosque. Esto os aportará hierro

y, sobre todo, proteínas.

El postre es mousse de chocolate.

Primero, vamos a coger en un bol y al baño maría,

vamos a derretir el chocolate. En un mortero, un clavo.

Lo machamos y lo juntamos al chocolate.

Por otro lado, derretimos la mantequilla.

Batimos las yemas muy fuerte.

La mezclamos a la mantequilla y al licor.

Un poco de amaretto, que le da un sabor buenísimo.

Por otro lado, se montan las claras a punto de nieve.

Según montan, le añadimos el azúcar glass.

Incorporamos la mezcla de chocolate,

mantequilla y yemas a las claras montadas,

haciendo movimientos envolventes.

Esta mezcla la pondremos en unos recipientes

que enfriaremos. Y estará que te mueres.

Ya están todos servidos aquí.

Solo, servir la carne. ¿Cómo estáis por aquí?

¿Haciendo el postre ahora, cuando hemos sacado el segundo?

Sí. Lo quiero dejar enfriar.

¿Y la clara? Lo he mezclado aquí.

¿Y los movimientos envolventes?

Me ha dicho Pepe que lo metiera aquí.

¿Qué he dicho? Se montan las claras a punto de nieve.

Vale. Pero si no tenemos tiempo y tenemos las claras montadas

y las yemas con el chocolate, hay que hacerlo así.

¿Cuántas raciones? 30.

Aquí hay más de 30. Está buenísimo.

¡Ya hace cinco minutos que han salido nuestros platos!

-¡Loles! -Lo menos, hace cinco minutos.

A ver. ¿Dónde están los platos para emplatar la mousse, capi?

-Abajo. -Estos pequeñitos. Pones uno

encima de un plato pequeñito.

Perdón. ¿Cómo se sube esto?

Venga, capitán. ¿Podemos sacar el lomo de ciervo?

O sea... perdona. Hola.

Eh... Capitán, deje de besuquear a los concursantes

y vamos a estar a lo que tenemos que estar.

Que no nos podemos retrasar más.

Llevamos un retraso de 20 minutos.

Ha sido una agresión de mi capitán,

que no me hace ni puñetera gracia.

Limpiad la encimera. Preparaos para emplatar.

Quitad lo que sobra. Todo limpio, impecable.

Tenéis tiempo. Haced algo bonito, creativo.

Camareros, por favor. Los platos que tengan

frutos rojos, pueden salir.

Bueno, chicos, veo que os acaban de servir el rojo.

Un poquito tardón, ¿no? Sí.

Parece que se ha demorado la cosa con el equipo rojo.

Venga, va. Dadle. A ver qué tal está.

Ese punto de la carne. El puré de castaña.

Dime cosas buenas y malas de uno y del otro.

Creo que la presentación del rojo está mejor.

Pero el azul está como... estaba menos hecho

y se nota más el sabor.

Huele a ajo. ¡Huy! ¿Qué dices?

Que yo no le he echado nada. Ajo.

Yo no he metido eso ahí.

¿Qué ajo? Ajo.

(RÍE)

Qué perro es. A ella... Yo he llegado...

A ella no se lo haces. No me extraña que seas el capitán.

No he metido la nariz, tío. Lo que me quedaba de ver.

Él está pendiente de allí.

Si es que no se puede con esto. Primero, la glass.

No, por encima de los frutos rojos.

Hay que ponerle una de cada.

Una de cada. -Y luego, con esto,

se echa por encima. -Pero poquito, eh.

Yo creo que, sinceramente,

que debería haber cogido a su mujer en su grupo.

Está más preocupado por que nomine

a la mujer, que por él mismo.

Yo me voy de aquí. Esto te lo dejo a ti.

Yo ya no puedo más, Samantha.

Vaya cocinado que me han dado.

Bueno, listo. Van algunos de más.

Así.

Dame la cuchara. No. Hazlo tú. Yo no te lo voy a hacer.

Pues déjame este. Vamos.

Venga. El emplatado perfecto,

que vais sobrados, vais con tiempo.

Hacedlo bien. Emplatad rápido. Cinco minutos.

¿Cómo quieres hacerlo? Si esto es así.

-Este no tiene. -¿Cómo que no? ¿Cuál?

¿No tiene qué? -Chocolate. Ese está vacío.

Brotes. Venga. Oye, repito. Va brotando.

¡Hala! Ese brote es un poco grande, eh, Manuel.

Esto está superbién. -Tanto, no, guapo.

No pone las cosas con cariño tampoco.

Manuel quiere que gane el otro equipo.

Claro, que está su mujer. Quieras o no...

Porque sí. Hoy se debería votar por concursante, no por grupo.

Tú vas a hacer las reglas del juego ahora.

Haz tú las reglas, Fernando.

Oye, parecéis matrimonio vosotros dos.

Si tú no estás convencido de lo que has hecho...

Mira la mousse, aquí está hecha. -Sí, sí.

-Ea, listo. En eso tiene razón.

No veas el mojón que han hecho en el otro lado.

Hombre...

No puede estar lleno de churretes.

Estos no pueden estar así, con todos los churretes.

Vale. Hay que limpiarlos.

¿Podemos sacar los platos?

Sí, por favor. Camareros, por favor, adelante.

Para finalizar, vamos a ponerle la nota dulce

a este menú con un postre muy energético:

mousse de chocolate. Con este postre,

repondréis las vitaminas y minerales necesarios

para volver a estudiar. Que no os vais a escapar, eh.

Vosotros dos, cocinando las diferencias

siempre aparte, que sois como dos niñitos pequeños.

Pero si las diferencias son en la cocina.

Pues no puede haber diferencias en la cocina.

Porque si no afectan al trabajo.

Sí, pero tenemos que tener organización.

Y empezar por lo primero, y lo segundo, y lo tercero.

Vale, hemos cocinado... Bueno, pero dilo ya.

Haber cogido tú el brazalete.

No, si es que el brazalete te ha tocado a ti.

¿Qué hacéis, oye? ¿Pero qué ha pasado?

Que no estoy discutiendo. Un matrimonio mal avenido.

No, no, no, no. Limpiad cocinas y aclarar

vuestras diferencias con mucho amor.

Que sois un equipo y aquí hay que trabajar en equipo.

Gracias.

Esto se limpia fatal. -Nada, nada, tranquila.

Mira. -Esto...

¿Eh? -Mira.

El caso es que quejándose no se arregla nada.

No, quejándose no, pero sí que es verdad...

La mousse había que enfriarla, había que montar las yemas.

Sí, ¿pero 90 sacos una persona solo?

Eso es un trabajo de chinos.

Haber hecho menos.

Bueno, ya está hecho. -Ya lo tenemos todo.

Pero se puede hablar, ¿no?

Exactamente. -Pues ya está.

La capitanía ha ido bastante mal.

No he dominado al grupo en ningún momento.

No he hecho un buen trabajo y si fuésemos justos y honestos

yo creo que yo debería estar nominado.

Camareros, por favor, llevaros los platos como estén.

Con o sin contenido, con o sin decoración.

Un momento, por favor.

Cayetana, no puede ser. No hay excusas.

Que nos penaliza un montón el tiempo.

Un momento, por favor. No, un momento no.

No es un momento, llevamos 25 momentos.

Camareros, por favor, llevaros los platos como estén.

Hola, chicas.

Bueno, ya con la parte dulce, ¿eh?

¿Rojo o azul, cuál te ha gustado más?

El azul me ha gustado mucho más.

Bueno, lo tienes clarísimo. Sí.

¿Y por qué? Porque no sé...

la textura es mucho mejor, este es como más empalagoso.

¿Y en cómputo general el menú

con cuál te quedarías de los dos?

Con el azul también. ¿También?

Así se lo contaré a los jueces. A ver qué pasa.

Muchas gracias. De nada.

En cuanto se acaba de cocinar hay que ponerse a limpiar.

Con sabor, ¿no? Me voy.

Mi look post-cocinado en patones

pues es un look consecuencia de cómo ha sido

nuestra evolución de hoy, que nos hemos enredado

un poquillo y hemos sacado los platos tarde.

Con la mejor voluntad, dejándonos la vida,

pero ha sido así.

Estudiantes, ha sido fabuloso rodearme de tanta juventud.

A ver si se me ha pegado algo, hombre.

Gracias por todo y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, os recuerdo queel mejor

de la prueba de hoy obtendrá 4.000 euros

que podrá donar a la ONG que desee.

Pero como sabéis no todo son alegrías en el veredicto.

No.

El equipo perdedor irá directo a la prueba de eliminación.

Así que mucha suerte a todos. Gracias, Eva.

Pepe, cuando quieras. Gracias.

Aspirantes, la prueba de hoy era un reto muy asumible

y no todos habéis sido capaces de superarlo.

Quizá porque estos menús aparentemente más sencillos

generan quizá más confianza

y es ahí donde se cometen los errores.

Eso es precisamente lo que ha ocurrido hoy aquí.

Equipo rojo, erais el grupo mejor avenido.

Habéis trabajado juntos antes

y se nota que ya os conocéis bien.

A pesar de todo eso vuestro capitán no ha sabido

organizar bien desde el principio al grupo.

Deberíais haber comenzado por el postre.

Porque es un dulce que debería reposar,

debería haber estado en frío.

Y a partir de ahí no sé qué os ha pasado

ni en qué momento habéis perdido el hilo del cocinado

pero la fritura del queso ha sido un desastre,

se os han atragantado y todo ha ido cuesta abajo,

con retraso, en fin...

Cuando he visto que solamente contabais con 10 minutos

para emplatar el primer plato

y os quedaban como 40 bolas de queso

no he podido hacer otra cosa que ponerme la chaquetilla.

Y a pesar de eso el plato salió con 15 minutos de retraso.

Eso sí, el punto del lomo de ciervo

estaba espectacular.

Rico, sabroso, perfecto.

Vamos, os lo digo en serio.

Pocas veces había visto a lo largo de toda la historia

de "Masterchef" que una carne me saliese tan bien

y con una salsa tan especial.

Por Dios, qué mano tengo, de verdad.

Y yo como tonta voy y me lo como.

Ya, ya, si se veía venir. -Y yo, que fui la que...

Y a pesar de todo esto

tengo que destacar vuestros emplatados.

Han sido los mejores con diferencia.

Así que por lo menos ahí, enhorabuena.

Ojo, y que no se os olvide, vuestro espíritu de equipo

ha sido un ejemplo a seguir. Así que, seguid así.

Gracias.

Yo estoy contenta con que destaquen

el espíritu de equipo y que se trabaje relajadamente.

Como en la convivencia de los seres humanos, ¿no?

O la familia, si es que es así.

Equipo azul, vuestro error principal ha sido

la actitud de vuestro capitán.

Manuel, parecía que querías emular

al capitán del Costa Concordia en lugar de ser el líder

de un verdadero equipo como nosotros te pedíamos.

Te hemos dado una segunda oportunidad

y la has tirado a la basura. Así es.

Ya he intuido que hoy

no estaba en tus planes ganar la prueba.

No ha salido. Has hecho todo lo posible

por boicotear a tu propio equipo.

No creo que sea así.

¿No lo crees? No.

Reconozco que me he desbordado. Y reconozco que es una pena

que no haya sido capaz de llevar a este equipo

a donde se merecía.

Como capitán he estado fatal,

no he sabido mandar en la cocina.

Ha llegado un momento que no sabía dónde estaba.

Y el delantal negro que me gané en el plató

sería justo que lo llevase en la prueba de eliminación.

Porque creo que me lo merezco.

Eso es una decisión nuestra. Evidentemente.

Pero estás poniendo en evidencia

que tenías algún plan que no logro entender,

pero que partía de no hacer una buena gestión de tu equipo.

Y eso es una falta de respeto a tus compañeros,

en segundo lugar a la audiencia

y en tercer lugar a este jurado.

Lo siento. Y un dato más.

Si no es por la actitud de tus compañeros,

especialmente de Fernando, los platos no habrían salido.

Estoy totalmente de acuerdo contigo.

Creo que estabas más pendiente de lo que hacía Virginia.

Sólo te voy a dar una recomendación.

Tu mujer es perfectamente capaz

de ganar o perder por méritos propios.

El que tiene que brillar soy yo y hoy no he brillado.

He hecho lo que he podido.

Creo que he perjudicado a mi equipo,

soy consciente de ello. No he estado a la altura.

Pero que yo no iba a beneficiar a nadie, ni mucho menos.

No estoy de acuerdo

con que estaba más pendiente de Virginia.

Virginia estaba en su equipo, yo estaba en el mío.

Pero quizás siempre se me está achacando eso.

Además, de quién mejor voy a estar pendiente

que de mi mujer, ¿no?

En cualquier caso, Manuel, es del todo imperdonable

que en una prueba por equipos, donde el valor más importante

es el trabajo con tus compañeros,

les perjudiques con tal de salirte con la tuya

y realizar algún plan que creo no tiene sentido.

Así que gane el equipo que gane tú no mereces quitarte

ese delantal negro Muchas gracias.

Irás a la prueba de eliminación.

Gracias.

Fernando, ¿algo que decir?

-Estoy de acuerdo en lo que dices.

Sinceramente no he entendido la actitud.

Y nos ha perjudicado mucho. Y no estoy de acuerdo

en que tengamos que ir los tres

a la prueba de eliminación por ti.

-Evidentemente yo he dicho que por eso prefería ir yo

y que vosotros no fuerais.

-Yo lo digo aquí porque te lo he dicho

durante la prueba, que no entendía tu actitud.

-Mi actitud ha sido la de hacer las cosas que tenía que hacer.

-Entonces yo no voy a discutir más.

Tienes razón, que no he estado a la altura.

Ya está, si no es discutir.

Loles, ¿tú qué opinas? Que te veo girar la cabeza.

Ay, sí, porque es verdad que estoy de acuerdo.

Yo también he notado carencias como capitán.

No he tenido un apoyo, ni unas órdenes claras.

Hemos estado como vacas sin cencerro todo el rato.

Pero mi pregunta es... ¿crees que es intencionadamente?

Yo sí que le he visto que él

hubiese estado más a gusto con Virginia.

Te lo digo porque eso es lo que le he notado.

Se le notaba como que hubiese estado más a gusto.

-Lo que me parece muy fuerte es que siempre estéis con eso.

-Hijo, pues yo es lo que percibo.

-Vale, y tienes razón. -No sé si tengo razón o no.

Yo no tengo ganas de tener razón.

Pero tú siempre has dicho:

"Virginia si se va yo me muero."

"Virginia, te quiero más que a nadie."

Es como Víctor Manuel y Ana Belén,

que donde va uno, va otro y abre la muralla.

Esto no es un concurso

de "Lo que necesitas es amor" ni nada de eso.

Tú no puedes perjudicar a un equipo por tus estrategias

o por tus paranoias personales.

Porque tu equipo se lo está currando, ¿no?

-Os pido perdón, os pido disculpas.

-Si no es cuestión de eso.

Ojalá que no os perjudique. -Ay, ojalá.

Porque si no te voy a poner dos velas negras.

No me hagas eso, por favor. -Qué tontería.

Equipo azul, vuestro postre,

que básicamente ha sido elaborado por Manuel,

ha salido bien.

Muy a su pesar.

Y ha sido porque ha respetado la receta de Paco Bello

y ha conseguido sacarlo en tiempo.

Y lo ha hecho antes y lo ha puesto a enfriar,

que es como debe servirse un mousse.

Equipo rojo, por falta de tiempo

habéis cambiado la receta y más que una mousse

estabais haciendo un crema de chocolate negro

porque no le habéis añadido las claras montadas.

En el postre la verdad es que no hemos estado a la altura.

No era el plan, el plan era otro.

Lo que pasa que al ver la complejidad de los saquitos

y que había que hacer 60 y no daba tiempo

le hemos dedicado... -He dejado el postre.

Y quizá no tenía que haberlo hecho.

Pero bueno, he cometido ese error

y me he puesto a hacer saquitos con ella.

Me encanta que reconozcáis vuestro error.

Y así este será el primer camino para avanzar

y no volver a hacerlo.

Por todo esto creemos que el equipo ganador

de la prueba de hoy es...

el quipo azul.

¡Huy, pues mira qué bien!

(RÍEN)

Bueno. -Al final no ha sido tan malo.

Eso sí, con la excepción de su capitán

que no se va a quitar el delantal negro.

Muchas gracias.

Veo justo que ellos se hayan salvado

y que él vaya a la prueba de eliminación.

Se lo merece, tiene que poner toda la carne en el asador,

si quiere quedarse. Y si no me quedaré yo.

No pasa nada.

Fernando, Loles, sois los ganadores del reto de hoy.

Por tanto continuáis una semana más

en la cocinas de "Masterchef".

Espero que aprovechéis al máximo esta oportunidad.

Enhorabuena.

Gracias. -Gracias.

Pero aquí no acaba todo.

Hay un aspirante que ha destacado

por encima de los demás por su constancia,

tenacidad, capacidad de trabajo y esfuerzo.

Y ese aspirante es...

Fernando.

¡Hostia! -¿Ves?

Muchas gracias.

Fernando, gracias a tu esfuerzo

te libras de la prueba de eliminación.

Pero hay algo mucho más importante.

La ONG que tú desees va a recibir 4000 euros.

¿Cuál es? "Yo Niño".

¿En serio? Sí.

Pues muchas gracias.

Es que tengo que contar.

Es que es la fundación nuestra. ¡Dame un beso!

¡Muchísimas gracias, Fer! Te lo prometí.

Me dijo que si algún día ganaba nos la cedería a nosotros.

Vas a hacer felices a muchos niños.

Nosotros luchamos por cubrir

sus necesidades básicas y sobre todo por la educación.

Porque que en la educación está el futuro de elegir

lo que quiere ser de mayor. Sin ninguna duda.

Así que gracias a ti van a volver a sonreír.

Pues no sabes cómo me alegro. Gracias.

¡Ay, qué ilusión!

Te lo juro que no puedo estar más feliz.

Encima de que ganas el poder donar los 4000 euros

a gente que lo necesita, eso es cojonudo.

Equipo rojo, Manuel, sois los perdedores

de la prueba de hoy y ya sabéis que como consecuencia

os vais a tener que enfrentar a continuación

a la prueba de eliminación.

Suerte. Gracias.

Gracias, Eva. -Gracias.

Voy a tener tres competidores muy difíciles.

Estamos los cuatro en el filo del precipicio, como yo digo.

Y vamos a tener pues que currárnoslo mucho.

Vuelven los Campamentos Masterchef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más,

este verano Campamentos Masterchef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos Masterchef"

Aquí llegan tras una prueba de exteriores

que nos ha dejado una extraña estrategia, la de Manuel,

y que nos trae a Loles y a Fernando

blancos, inmaculados y contentísimos

porque van a verlo todo desde la galería.

En la otra cara de la moneda, con delantal negro,

Manuel, Virginia, Cayetana y Miguel Ángel,

que se van a enfrentar a un reto que les va a exigir

utilizar muy bien la cabeza.

Miguel Ángel, primera prueba de eliminación.

¿Cómo te enfrentas a ella? Pues con muchos nervios.

Pero tenía que pasar por aquí. Y espero que haya suerte

y que pueda hacerlo lo mejor posible.

Virginia, tú toda una experta en esta prueba de eliminación.

¿Cómo te sientes después de todo lo que pasó

en la prueba de exteriores? No creo que en ningún momento

haya querido hacer nada intencionadamente.

Las personas no todos los días estamos de la misma manera

y a lo mejor te puedes equivocar.

Aquí estamos para darlo todo y ya está.

Pues espero que lo deis todo.

Porque los cuatro tendréis que enfrentaros

a la prueba de eliminación. Sin embargo Fernando y Loles

están contentísimos hoy con su delantal blanco.

Sí, sí. Y habéis tenido suerte los dos.

Porque supongo que es muy difícil cocinar

cuando no se tiene un capitán que te dé las instrucciones.

Yo por mi parte tampoco es una debacle, ¿sabes?

No, pero tú querías un cencerro al que seguir.

Sí, un cencerro.

Perdón, pero es que es difícil que un cencerro

pueda mandarle a Loles.

Porque yo también la sufrí en la prueba anterior.

Huy, Loles, que ahora va a ser culpa tuya.

No, no, pero que es difícil.

Yo como voy a estar en la balconada

me da igual que me echen todas las culpas.

Vosotros echarme la culpa pero yo os veo desde arriba.

En ningún momento la culpa.

A mí me da igual, soy la madre de todos.

Pues no se nota, ¿eh?

Lo que está claro que hoy

hay unos perdedores y unos ganadores.

Así que Fernando y Loles,

disfrutad de este momento desde la galería.

Mucha suerte a todos. -Gracias.

Enhorabuena. -Vamos, abuela.

Siempre me toca con el guisante de wasabi este.

Estoy muy contento.

Llevaba dos semanas un poco angustiado,

un poco perdido y diciendo:

"Yo esto no puedo. Me quiero ir."

Y semifinalista, quién me lo iba a decir.

Manuel, has marcado un hito en "Masterchef".

Y además no precisamente bueno.

Durante estos años hemos visto aspirantes que han ayudado

a un compañero más que a sí mismos,

otros que se rinden, aspirantes que sólo

trabajan bien si lo hacen solos.

Pero que alguien vaya en contra de su propio equipo

tú eres el primero.

No entendemos tu estrategia, Manuel.

No lo he hecho intencionadamente.

Si así lo habéis visto, lo siento.

Voy a ser sincero, estas tres personas

me tiran mucho más.

Y el corazón me ha podido a la cabeza.

Pero la vida es así.

¿He querido favorecer a mis compañeros?

Pues puede ser que sí.

No hace falta decir nada más.

Ya entendemos mejor tu estrategia.

Menos mal que lo ha dicho.

Perdón si no ha sido lo más correcto.

Pero era muy difícil para mí hacer lo contrario.

Yo viendo que peligraba mucho el equipo de mi mujer

yo no iba a soportar estar otra vez arriba

viendo como una cuarta vez Virginia estaba abajo.

Podéis ocupar vuestros puestos de cocina,

porque empieza la prueba de eliminación.

Venga, ¿eh? Ánimo, ¿eh?

Vamos, a morir con las botas puestas.

Aspirantes, dentro de la caja misteriosa está la clave

para vuestro reto de hoy.

No tengo ni idea de lo que puede haber en esa caja.

Me encantaría que sea una tarta de manzana.

Estaba desorientadísimo, porque no había visto una caja

en una prueba de eliminación. O al menos no la recordaba.

A la tres quiero que levantéis la caja.

Una, dos, y tres.

¡Ah! -¡Ya está aquí!

Cayetana está en shock.

(RÍE) Miguel Ángel...

¿Qué haces?

Cuando he abierto la caja y he visto la cabeza

me he asustado, porque no me esperaba una cabeza de cerdo.

Me ha dado asco además.

¿Alguien me sabe decir

en qué va a consistir el reto de hoy?

Manuel. Yo sería capaz de hacer

algún postre con esto.

Para explicaros en qué consiste el reto quiero presentaros

a alguien que os va a ser de mucha ayuda,

un gran chef que ha reinventado la cocina clásica extremeña.

Desde el restaurante Atrio en Cáceres,

con dos estrellas Michelin, Toño Pérez.

(Aplausos)

¡Ay, Toño! Buenas noches.

Toño, bienvenido a nuestras cocinas.

Encantado de estar aquí.

¿Has visto qué maravillas de cabezas?

Yo creo que hoy tenemos un plantel fantástico,

unas cabezas ibéricas para hacer algo muy especial.

Y seguro que lo vamos a pasar pipa.

Siempre se dice que del cerdo se aprovecha todo.

¿De la cabeza también? Me gusta aprovecharlo todo.

Y al final estaba pensando hacer un platito

donde las cabezas tuvieran su protagonismo.

Y esos mar y montañas que siempre me encantan hacer.

Y pensé: "¿Qué otra cabeza tenemos en el mar?"

Y vamos a hacer una cosita con el carabinero.

Pues preséntanoslo. Y la cabeza del cerdo.

Bueno, pues aquí tenemos la idea de un cochifrito

con un poquito de carrillera lacada

y la vamos a hacer con un sopletito.

El carabinero cocido a baja temperatura

con una salsita de tomate, un maíz.

Y nada, complementamos el plato y con los restos

del carabinero hacemos una royal, una salsa americana.

Y acabamos con la cabeza del carabinero,

que a mí me parece maravilloso.

Y bueno, es un poco el juego de la casa,

muy intenso y muy divertido.

Aspirantes, pues en eso consiste el reto de hoy,

en reproducir el plato de Toño.

Por favor, Toño, explícales paso a paso

cómo se hace tu plato.

Vamos a empezar con la cabeza del cochino.

Vamos a sacar lo que es la carrillera.

Tenemos esas partes entreveradas

donde nos encontramos un poquito de grasita

con un poquito de carne.

Para hacer lo que es

el concepto del torreznito o cochifrito.

Entonces esos trocitos de carne

los vamos a poner en un adobo de aceite,

ajo, orégano y pimentón. Y lo freímos.

Nos vamos a elaborar una salsa de tomate

que la vamos a utilizar para la royal de carabinero.

Ponemos un par de carabineros flambeados con la cebollita,

los cubrimos con un poquito de caldo.

Y después le incorporamos la salsita de tomate.

Y lo vamos a pasar a un sifón.

Vamos a hacer una mayonesa para recoger la salsa.

Tenemos unos quicos, que los trituramos,

le ponemos un toquecito de maltodextrina

para que se suelte.

Y hacemos el círculo con la mayonesa,

lo cubrimos con el maíz y espolvoreamos el plato.

En el interior ponemos la salsa de tomate

y cortamos el carabinero,

que lo cocemos 10 minutos, 80 grados en el horno.

Y lo acabamos con unos brotecitos tiernos.

"Tirao". Es facilísimo.

"Tirao". Y no tenemos más.

Os va a salir fenomenal, seguro.

Que en mi primera prueba de eliminación me toque imitar

un plato de un chef con dos estrellas Michelin

es una faena muy grande.

Para elaborar este plato tenéis 90 minutos.

Y encontraréis los ingredientes necesarios en unas cestas

que os ha preparado nuestro supermercado patrocinador.

¿Estáis preparados? ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Le he metido mano bien, ¿eh?

He ido "palante" sin pensarlo.

Aquí hay que pensar poco, ¿sabes?

No es la primera vez que despiezo un animal,

porque esta aventura de "Masterchef"

me ha hecho ponerme las pilas.

Tengo un carnicero maravilloso que se llama Mariano,

que me he plantado en su carnicería

a que me intentara enseñar por si caía esto.

No encuentro de dónde sacar los torreznitos.

Voy a ver si cortando esta otra oreja.

"El Cordobés" se nota que tiene

ahí destreza de cortar orejas y esas cosas, ¿eh?

Se ha dejado ahí la oreja como cuando torea.

¡Torero!

Es que esto no es suficiente.

Esto Mariano le da

con un cuchillaco aquí en el hueso.

¿Qué está haciendo Cayetana con el hueso?

Que no se complique.

(CANTA) #Mariano, aparécete#

#y recuérdame cómo era esto.#

Pero si ya tiene bastante. Tampoco hace falta hacer tanto.

Caye. -¿Qué?

Ya tienes. -Venga.

Estoy con el torrezno.

Un momentito, que lo tengo que hacer.

No me vaya a faltar luego.

Pero si tienes ahí torreznos.

Oye, la cara de sorpresa que tenía Cayetana

se le ha quitado y en un minuto ha deshuesado la carne,

la ha desmontado entera la careta.

Vale, vale. Vale.

Ya. -Fino va a quedar, ¿eh?

Migue, Migue, macera la carne.

Sí, sí, a eso voy. Pero sólo los torreznos.

Déjalo, que lo vas a poner más nervioso.

Calla.

Ya está, ya la tienes.

Lo que más me va a costar de este plato

son todas las elaboraciones que tengo que hacer.

Porque son un montón. Y sobre todo hacerlo

en una prueba de eliminación me parece...

En fin, estamos en cuartos de final y claro,

la cosa se tiene que complicar.

Lo que pasa es que me han matado.

Estoy muy nervioso.

Ponle, ponle.

Vale.

¡Ay, vamos!

Dale. Dale primero. Dale, dale.

Un poco más. Dale un poco más. -Dale un poco más.

Ya está. -Sí, ya está.

He sentido que tanto Loles como Fernando

estaban sufriendo por verme.

Y me han dado algunos consejillos

que me han dado la vida.

Oye, padre, tienes que estar por algún lado.

Yo estoy invocando hoy a todo Cristo aquí

porque necesito toda la ayuda del mundo.

Cómo te molaría que te hiciera estas comiditas

ahora tan molonas.

Pues hala, échame un cable, tío, desde ahí arriba.

Yo flipo con Miguel Ángel

cómo ha aprendido a cortarlo todo, ¿eh?

Al que no veo tan motivado es a Manuel, fíjate.

Sí, es que no corre, macho. Parece que le falta sangre.

Pero ya ha hecho el despiece, ya ha puesto la salsa.

O sea... Va, ¿eh?

Sí, pero uno pide un poquito más de nervio.

Sufro cuando estoy abajo, sufro cuando estoy arriba.

Y a lo mejor eso me ha jugado una mala pasada.

Me he dejado llevar por el corazón

y no he usado la cabeza. Creo que tengo muchas papeletas

de irme yo por mi comportamiento.

Hombre.

En la prueba anterior nos hizo un boicot

ahí con todas las de la ley. Y eso es porque evidentemente

no quería que estuviésemos nosotros.

Esto es para hacer la salsa de tomate del centro.

A ver.

Está perdido.

Te lo he dicho, bote.

Ahora ya dale, dale.

Está perdidísimo.

Aspirantes, habéis consumido la primera media hora.

Tenéis aún 60 minutos por delante.

Dale, dale. Dale.

Aquí esto lo muevo...

¿Qué tal vas? -Muy bien.

Estás guapísima. -Gracias, mi amor.

Yo en ningún momento me he sentido perjudicada

porque Manuel esté pendiente de mí,

ni me he sentido agobiada ni nada.

Lo que sí te puedo decir es que sé que es todo corazón,

que en ningún momento tiene un trasfondo ni una maldad.

Se le ve rapidito todo lo que es él.

¿Maltodextrina?

Está perdido.

¿Qué tal vas, Miguel Ángel? Pues hecho un lío.

¿Por qué? Esto es la salsa de tomate.

No sabía si echarle el carabinero entero.

Échalo entero. Lo importante es el saborazo

que te da el carabinero. He exprimido bien la cabeza

para que le dé mucho sabor.

Y luego aquí hay dos cosas que no sé qué significan.

Dime, habla. -Una es proespuma.

Una vez que tenga el caldito le pones los 50 gramos

de proespuma cuando lo vas a meter en el sifón.

Es del sifón. -Y esto para los quicos.

Y eso es para los quicos. -Efectivamente.

Ya no ayudes más, por favor, que esto es eliminación.

Miguel Ángel sabe hacer las cosas solito.

Cuando estás a tantas cosas a la vez tienes que estar

con mil ojos para que no se te queme el sofrito,

de acordarte de poner en la nevera la mayonesa.

Y sumándole en este caso

que si lo haces mal ye vas a tu casa.

Bueno, Virginia a priori siempre lo tiene todo

muy preparadito, es muy concienzuda.

Ya tengo los torreznitos marinando.

Tengo la carrillera aquí. -Más finita.

¿Está muy gordo? -Muy finito.

Vale, vale. Pero eso no lo vas a solucionar

aplastando mucho más, porque le has dado golpes.

Sí, puedo cortar un poquito más fino, vale.

Hala, al jaleo. Gracias.

Es carne muy magra.

A ver, Miguel Ángel.

Le va a salir bien. -Sí.

Antes estaba perdido, pero ahora le han explicado.

Y ya está, ya lo sabe.

Mira que pena que no esté aquí Fonsi Nieto.

Porque uno de sus platos estrella es el cochinillo.

Lo hemos incluido en el libro de "Masterchef Celebrity".

Pues qué pena, porque hoy hubiese sido su día.

Habrá que estudiarse las recetas.

Te lo vamos a dar porque todas tienen una pinta buenísima.

Mira, me lo quedo. Para que lo disfrutes.

Librazo, para ti.

No pasa nada. -Ten cuidado, ten cuidado.

Dale más, dale más.

Cuando tenga fuego déjalo.

Fernando, Loles, os veo muy atentos.

Si queréis bajar a cocinar no pasa nada, ¿eh?

Si es para ayudarle a él, sí.

¡Ah, cómo quema! ¡Cómo quema, cómo quema!

¡Cómo quema, cómo quema!

Déjalo ya, déjalo ya. -Déjalo ya.

¡Ay, cómo quema! ¡Su puñetera madre, cómo quema!

A ver, voy a tener las cosas al lado, ¿eh?

El aceite de oliva virgen, el limón.

¿Estás hablando sola, Cayetana? Sí, tío.

Porque o hablo sola y me organizo.

Jordi, este es un momento muy delicado

porque es la mayonesa, que para ti es como una risa.

Oye, ¿tienes familia charcutera, carnicera o algo?

No, tengo un carnicero maravilloso

que se llama Mariano que cuando entré aquí él me dijo:

"Te tienes que venir para la carnicería

porque como te pongan algo de eso no vas a saber."

Ahora me estás engañando. ¿Por qué?

Se te nota que estás yendo a la Escuela Masterchef.

Es verdad, estoy en tu escuela no te lo quería confesar así.

Se me va a cortar esto, lo he empezado mal.

La dificultad no estaba en sacar la carne del cerdo

porque he hecho mis deberes.

Pero seguir una receta sin tener la receta,

que te la cuenten en un minuto y tenerla que clavar

es muy complicado.

Se ha quedado del color que tenía la de Toño.

¿El sifón para qué es? -El sifón, por ejemplo,

metes un puré de patata y hace espuma de puré.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

Miguel, tienes que mover eso. -Pero cuando esté cargado.

Sí, sí. Pero muévelo.

#Coctelero, coctelero...#

No le sale nada. Muévelo.

Así, así.

Mucho, mucho, así.

Bájate, por la gloria de tu padre.

No, así no. Para arriba y para abajo.

¡Sal, por Dios!

Me muero de la ilusión.

Que no quiero que se vaya Miguel Ángel.

Venga. Aquí la proespuma. #Menos de la mitad...#

Ja, ja. Canta Cayetana. Como no estoy yo, canta ella.

Me falta el torrezno, el carabinero...

He vuelto a coger la cabeza porque los torreznos

se habían quedado pequeños y los he hecho más grandes,

para que fueran en consonancia con el plato.

Manuel, te veo repetir cosas. ¿Qué pasa?

No, es que me falta un poco de chicharrón.

¿Este es el chicharrón? Chiquitito, poco cuadradito...

Busca chicha ahí.

Oye, me ha parecido que estaba un poco líquida la cosita

que metías en el sifón. ¿Lo has probado?

No, lo tengo en el sifón. -Hasta una prueba con el sifón,

detenlo todo porque así puedes rectificar.

Te he visto muy serio al principio, te veo dudar.

A ver qué hacemos, ¿eh?

Ahí está. Algo tienes...

Vamos que dices muchas cosas. Tira.

Bueno, un poquito más.

Ya está, ya lo tiene en la manga.

A enfriar.

A enfriar. -Déjalo ya. Déjalo.

Ya está fría, la tengo enfriada.

Ah, vale. -No le pongas nervioso.

Y tú no. -Yo le dijo cosas que...

Sí, que son mejores. -No, que sé.

Ah, enfriar no lo sé. La palabra enfriar

es una cosa que tengo que ir a la universidad

para aprender qué quiere decir. -Yo le digo cosas

cuando veo que se está equivocando.

El torrezno se hace muy suave, con el aceite muy suave.

Así se quema.

Atención, aspirantes, acabáis de entrar

en los últimos 15 minutos.

Yo creo que voy a echar todos.

¿Echo todos?

Maltodextrina...

Los carabineros.

Ay, por Dios. -Venga, eso al horno.

Ahí está Manuel quemando la carrillera

encima de la tabla.

Para no quemar la tabla lo hace de muy arriba

y no va a soasar. Y si soasa, quema la tabla.

Una bandejita...

Cómo se nota que son matrimonio.

Ay, Dios mío, y no verlo. En una fuente.

Virginia. Dígame.

Antes de que me quemes más la tabla,

una bandejita de metal. Vale, perfecto.

Venga, así.

Aspirantes, últimos 3 minutos.

¿Te has dado cuenta, Toño, que Cayetana es la única

que te ha hecho caso con lo de los kikos?

Ha hecho lo que tú en el restaurante:

los pone, quita el exceso... Es que funciona muy bien.

Los carabineros.

Ay, me pone negra, me pone negra

Está intentado sacar la salsa porque la tiene megacuajada.

Le habrá echado 40 kilos de proespuma

para que quede como cemento armado.

Venga, corre. Corre.

Despacio eso.

Corta el carabinero, corre. -El carabinero.

Tira fuerte... Ahí.

Aspirantes, no os quiero poner más nervioso

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Corre, ponle verde. -Corre.

Y limpia un poco el plato. Límpialo un poco más.

Ay, me tiene enferma, de verdad.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres,

dos, uno, tiempo. ¡Manos arriba!

Bueno...

No doy crédito.

Me he ido agobiando poco a poco.

A medida que iba avanzando y tenía que llegar a todo.

Eran mil cosas de elaboración. No se puede controlar.

Me faltaba el aire.

Si quieres aprender a cocinar como uno de nuestros aspirantes

ahora puedes hacerlo entrando en la escuela MasterChef,

una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender cuándo y dónde quieras.

Todo lo tienes que saber sobre cocina de la mano

de los chefs más prestigiosos. Además, al completar el curso

podrás obtener tu certificado MasterChef.

No lo pienses más y entra en la escuela MasterChef.

Yo te digo una cosa, menos mal que yo

no he hecho esta receta. -Ni yo.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y el jurado

está deseando saber cómo habéis utilizado la cabeza.

Cayetana, tú serás la primera. Adelante.

Cayetana, ¿qué tal con el plato?

Con la cabeza me he entendido gracias a Mariano,

mi carnicero, que fue el que me dijo:

"Vente para acá que esto cae", y mira qué razón tenía.

Y luego pues será una receta que para mí tenía

una responsabilidad porque es clavar algo

que te están contando y que el autor está aquí.

Es como cuando haces un personaje, interpretas

a alguien que está vivo y que te está mirando

a ver cómo interpretas su personaje.

Es más responsabilidad.

He empezado más segura, pero a medida

que iba avanzando el tiempo ha habido un momento

que he oído "Quedan 15 minutos" y me ha hecho

la bola esta "Buah" y me he angustiado un montón.

Pero se trata de seguir. Te he visto al final,

cuando hemos dado el tiempo, que te has...

Como si hubieses soltado algo o te derrumbases

o te... (RESOPLA)

Llevamos mucha presión acumulada, mucho cansancio.

Y a mí el cansancio me hace muy vulnerable,

hace que me pueda romper antes de lo que yo quisiera.

En la fortaleza emocional eso te cruje por algún lado.

No quiero llorar pero es que...

En fin, vamos a probar.

En fin, Cayetana, está muy bien de sabor.

No me gusta le estética, creo que es demasiado ovalado

con respecto al que tenía él tan perfecto el círculo,

pero está muy bien ensamblado. Los torreznos están ricos,

quizás un pelín de sal, pero como está todo tan sabroso

no me hace falta que el torrezno lleve sal.

Y la espuma americana que nos cuentas está muy buena.

Será la suerte del principiante que la clavas a la primera.

No es fácil sacar al momento todos los jugos

para hacer la americana y creo que está bordada, ¿eh?

Muchas gracias. La suma de las elaboraciones

está correcta, y tiene sabor.

La proporcionalidad de los componentes,

que es muy importante en un plato, lo tienes

bastante bien. La cocina es muy íntima

y sirve para que en casa os conozcan, que sois públicos.

Desde el punto de vista que te hacía un poco más borde

eres superdulce y superapasionada.

Y me interesa un montón que alguien que a priori

puedes ver que tiene otra disciplina

que le importa más que la cocina

demuestre esta pasión y respeto por este oficio,

de querer valorar el que ha hecho,

de querer superarte, que es una actitud

que queremos promocionar... Eso es de diez.

Felicidades. Gracias.

Gracias.

A pesar de la bola, he sacado el plato.

Pienso que de eso va este programa.

Es un programa de superación y es muy bonito.

Migue Ángel, vamos allá.

Miguel Ángel, ¿cómo te has sentido?

Cuéntanos. Lo más difícil que me ha tocado

hacer hasta ahora. Había muchas elaboraciones

que para mí eran nuevas.

Pensaba de verdad que no iba a conseguirlo.

Lo que he hecho en esta prueba en mi vida podría pensar

que sería capaz de realizarlo. Es que no doy crédito.

La salsa del interior de tomate la has clavado.

Tiene la textura y el brillo perfecto.

Se acerca mucho a la tuya. Sí, sí.

A la intensidad de color que demuestra que has triturado

una cabeza de carabinero en serio y ha teñido

con ese color, y el sabor. Ahí es muy importante.

Es verdad que luego hay defectillos de proporción.

Demasiada mayonesa, quizá demasiados kikos...

Yo te he visto con una ilusión, con cariño, con ganas...

Entonces, desde luego, te esperamos en casa.

No me lo digas dos veces que mañana estoy ahí, ¿eh?

A mí el que me ofrece darme clase o aprender

un poquito, ahí me tiene al día siguiente.

Cada paso básico me resulta un esfuerzo añadido.

Y a pesar de que me admira mucho la evolución

que estoy teniendo, es difícil.

Creo que es la primera vez que te veo con cara de pánico.

Absoluto. De "No sé cómo afrontar esto".

Pero tienes una gran virtud, que la conocemos.

Eres tenaz. Tu plato tiene cosas

que están correctas pero tiene cosas

que están mal como la carne que le faltaría

un poco más de freírla, pero tienes una salsa

que multiplica por tres tu plato.

Está sabrosa, intensa... Has aplastado la cabeza

que te he visto, para extraerle el máximo de esencia.

y tiene lo que decimos siempre: mucho sabor.

Pues ahí tengo que reconocer que agradezco a los dos

de arriba que me veían muy perdido,

estaban sufriendo por mí. Como podían, alguna cosita

me largaban, así que gracias. -No, ha sido todo

telepáticamente. Telepáticamente.

¿Pero cómo chivas que te están chivando?

Les vamos a azotar. No hemos chivado nada,

ha sido animarlo. -Uno me decía:

"Eso tienes que triturarlo", y el otro "Déjale ya en paz".

Al final has sacado la media. Ni uno ni otro.

Enhorabuena. -Gracias.

Ahora me voy a poner a llorar yo.

Claro, es que de repente aflojas y te sale ahí

lo más grande.

A parte que intentas parar y no paras.

Miguel Ángel, ¿qué pasa?

Es muy especial lo que se vive aquí.

Muy, muy intenso.

Y trabajamos mucho todos.

Entonces, cuando te quedas

hasta las cuatro de la mañana cocinando

para ver qué puede caer y cae algo

que no tienes ni puñetera idea

y lo sacas,

pues hace mucha ilusión.

Dame un abrazo, coño. Me va a hacer llorar a mí.

Aquí se suma la presión física con la psicológica.

Y estoy agotado pero todavía me quedan fuerzas

para seguir peleando a muerte para llegar a la final.

Nosotros hemos pasado mucha tensión aquí con él.

Loles, ¿qué te pasa? Ay, los padrinos

estamos destrozados.

Una tensión con el chiquillo...

Es que claro, estar aquí es otra sensación,

no tiene nada que ver con estar en tu casa viéndolo.

Vaya noche de emociones, ¿eh?

Virginia, a ver qué pasa ahora contigo.

Mucha suerte, Virgi. -Gracias.

¿Cómo ha sido esa experiencia de trabajar con la cabeza

de cerdo? Muy complicado.

No sabía por dónde entrarle.

No encontraba la grasita, lo que había visto en el plato.

Luego lo otro también era complicado

porque la espuma nunca había trabajado

con el sifón, la mayonesa tampoco.

Normalmente no hago una mayonesa en casa.

¿Tú estás contenta con el resultado?

Estoy contenta porque me parece que quedó bonito

pero no sé la mezcla de los sabores.

No sé si los torreznos quedaron en su punto.

Ese tipo de detalles... Esos detalles

te los dará este jurado. Señores.

Te toca a ti, ¿no?

Esto te ha salido muy bien. ¿Sí?

Bueno, la americana está impecable,

quizás muy potente la salsa de tomate,

está demasiada sabrosa. Anula un poco

el resto de elementos. Pero en general

está bastante bien ejecutado.

Estéticamente hay que corregir un par de cositas.

Hemos puesto la lavanda entera, entonces comerse este cogollo

es un poquito complicado.

Bueno, da gusto que hagamos un análisis tan exhaustivo

de los platos porque creo que no pensábamos

ver los cuatro platos terminados.

Buscamos pequeños defectos que serán los que harán

que uno gane o pierda.

Lo de la lavanda es importante. Sí.

Si te comes esa ramita de lavanda entera

te destroza el plato.

También te lo puede destrozar una muy buena salsa.

La salsa de tomate es muy sabrosa.

Si le pongo medio kilo, el carabinero

estará por debajo, y es un plato de carabinero

y un cerdo frito crujiente. Eso es lo importante.

Proporcionalidad. El torreznito chiquitito.

Hay que sacar el maíz, y no solo no lo has sacado

sino que te he visto incorporar más maíz.

Hay defectos que nos pueden arruinar el plato

y que es bueno que los aprendas.

Gracias. Virginia, yo te quiero

felicitar porque si no has hecho una mayonesa

y has acabado haciendo este plato

me parece alucinante. También me sorprende

que con lo minuciosa que eres trabajando, hoy que era el día

de hacerlo minucioso, se te ha ido de las manos.

Pero la espuma, un diez. Enhorabuena.

Gracias. Estoy supercontenta

y supersatisfecha de haber entregado el plato

y haberlo terminado a tiempo.

Y que no hubo ninguna catástrofe.

Manuel, contigo cerramos la cata eliminatoria de hoy.

Adelante.

Buenas.

Vamos a ver, don Manuel, ¿anímicamente

cómo te has visto? Me han tocado teclas

que para mí son importantes, y a lo mejor han sabido

cómo darme en esas teclas donde está el resorte mío.

¿Contento por tu plato? Contento porque ha salido algo

que se asemeja a lo que Toño nos ha presentado.

No me pensé en mi vida que iba a ser capaz

de hacer algo así. Desde luego, para hacer

emplatados vales. Para mí, que hemos visto los 4,

es el mejor emplatado. Estamos de acuerdo en eso.

Gracias. La verdad es que estoy

muy contento porque cuando lo vi hecho

no pensé que se iba a parecer. Oye, y se ha parecido

No ha subido la espuma. Le he pegado diez meneos

al cacharro pero no había manera.

Pierde un poco la idea y el concepto, ¿no?

Es el mismo sabor pero le falta la untuosidad

que le da el sifón. Lo hemos convertido un poco

en escayola, ¿no?

Toño, ¿esto es una americana o son gachas?

Americana, americana no es.

Jordi, esa cabeza te toca.

No se fía mucho.

Este intestino hay que quitarlo.

Esta parte que es la tripita, que no estará mala,

pero tampoco estará buena. Yo siempre me lo he comido.

Me estoy dando cuenta de que unas gambas

tienen intestinos.

¿Te has dado cuenta hoy? Sí.

Lo peor es que tenga arena y te estropee el plato.

Por la tripa, ¿no? Eso es.

La salsa. -¿Perdón?

Está un poquito lavada.

Un poquito. -Espera, a ver.

La he chupado un poco. No pasa nada,

no soy escrupuloso. Me como las tripas de las gambas

La salsa está incomible.

Y también, tienes razón, he encontrado una tripita

con arenita en la gambita.

Has empezado superbién. Pero has ido decayendo.

Tenemos errores potentes: hay mucha mahonesa,

una sensación sucia, de mucha grasa...

En un plato tan bonito, tan de producto,

esa mala sensación en boca es mala.

Eso no se puede dar al cliente.

Has cometido un error garrafal con la salsa esa tan buena

que tenías, la has colado, la has metido en el sifón

y los productos que emulsionan los has echado directamente

sin texturizar. Eso ha sido el tema.

Me estaba preguntando dónde estaba ese hombre

que hizo los gazpachos en Chinchón con alegría,

con gusto, con gracia y divirtiéndose.

Maestro, ¿dónde está esa alegría?

Una tarde mala la tiene cualquiera.

Lo que pasa es que es decisiva.

No tenía mucho espíritu para cocinar

y por respeto a mis compañeros creo que he hecho un esfuerzo.

He hecho un plato con todo mi corazón,

con todo mi empeño, con todo lo que me ha salido

del alma. Mi mujer ha dicho: "Cocina bien"

y he dicho: "Por ti voy a cocinar bien".

Aspirantes, el jurado tiene que deliberar

para saber quién de vosotros abandona hoy mismo las cocinas.

Jueces, por favor.

Ay, qué bonito.

No queda nada para llegar a la semifinal.

Para mí aguantar la primera semana era un éxito.

Si paso será la bomba.

Que rule el papelito, ¿eh?

Pero no me des tanto. Si con una nos vale.

¿Te crees cómo están las criaturas estas?

Qué agobio, no he llorado así desde que vi "Titanic".

Ahora sí, aspirantes, el jurado tiene un veredicto.

Suerte a todos. Gracias.

Todos llegasteis aquí con conocimientos básicos

de cocina y durante este mes habéis aprendido lo suficiente

como para ser capaces de hacer un platazo

de este nivel.

Toño Pérez os ha regalado muchos conocimientos

y parte de su mágica cocina. Eso hay que saber aprovecharlo.

Todos vuestros platos merecen elogios porque habéis sudado

y habéis trabajado un montón.

Hoy uno de vosotros se quedará fuera

de la competición, y será por pequeños detalles.

Queremos pedirle a Toño que nos diga

quién ha elaborado el mejor plato.

Creo que habéis hecho unos platos estupendos.

Me voy muy contento y muy satisfecho

porque lo que he notado es que se le ha puesto

mucho cariño y mucha pasión.

Al final he tenido que tomar una decisión.

Creo que el mejor plato ha sido el de Cayetana.

¡Bien!

Muy bien, Cayetana. Gracias.

Enhorabuena, Cayetana. Muchas gracias.

Puedes subir a la galería.

Corre, a ver si se van a arrepentir.

Felicidades.

Bueno, Toño, muchas gracias por estar en "MasterChef"

una vez más. La verdad es que ha sido

un placer, he pasado un día maravilloso.

Esta es tu casa. Vuelve cuando quieras.

Gracias, Toño. Gracias.

Chao.

Cuando he visto eso digo: "Menos mal que estoy aquí".

Migue Ángel, los nervios de estar por primera vez

en la prueba de eliminación se han notado en tu plato.

Virginia, Manuel, vosotros empezasteis muy bien,

muy tranquilos, pero en algún momento

os habéis perdido.

Uno de vosotros ha cometido más fallos que los demás.

Como os hemos dicho han sido pequeños detalles.

Por eso el aspirante que no puede continuar

en las cocinas de "MasterChef" es...

Manuel. Bien.

Dalo todo, ¿eh? No me han cortado la coleta,

me han sacado del cartel. Si algún día necesitáis

alguien que venga a lavar los platos,

me llamáis que vengo.

¿Qué pasa, capitán?

Ánimo, ¿eh? -Ha sido una noche

muy especial. Emotiva. Y yo estoy muy contento

por continuar en la competición pero a la vez triste

porque se vaya Manuel porque le tenía mucho cariño.

Me dejas aquí pringando. -Pero no te voy a molestar más.

¿Sabes qué es que no te moleste más,

que no esté encima de ti? ¿La vas a liar parda?

Vale. -Ánimo, te veo desde casa.

Esto tenía que llegar. o se iba él o me iba yo.

Nos teníamos que separar. Pero bueno, lo veo tranquilo,

lo veo bien. -Tira para arriba ya. Venga.

Tira para arriba ya. Corre.

Venga. Venga, hombre.

Ya me quedo yo aquí con Manuel. Anda que me quedo mal.

Señores, gracias. ¿Me puedo despedir de ellos?

Por supuesto. Gracias por todo,

ha sido un placer. Manuel, qué a gusto se queda

tumujer, ¿eh? Joder, Pepe. Cómo lo sabes.

Jordi, tío. Crack. Te la cuidaremos.

Gracias por todo. Cuidádmela un poco.

No como yo, con esa intensidad, pero un poquito, ¿eh?

Te la vamos a cuidar mejor. No lo dudes.

Es muy pesado con ella. Déjala en paz.

De verdad, Manuel, eres muy pesado.

Yo soy el fuerte y tú la débil. y tengo que protegerte.

Vete por ahí, torea, y déjala en paz un rato.

Manuel, ¿qué? ¿Cómo se ven las cosas desde aquí?

La verdad es que es muy cómodo el sillón.

Y a mis compis los veo de lujo. Mira qué palco de honor.

Oye, Manuel, ¿por qué crees que estás aquí?

Pues quizás porque me he dejado llevar

por mi corazón, he sido incapaz de controlar mis emociones.

He querido ser un poco pillín y jugar un poco también.

¿A qué? Veía a Fernando y a Loles

más fuerte y veía que tenía que intentar ayudar

un poco a mis otros compañeros.

Creo que querías salvar a Virginia de la eliminación.

Posiblemente sea lo más positivo

que he sacado de este momento. ¿Pero por qué has estado

más pendiente de ella que de ti?

Es una cosa visceral, Eva. Te ha perjudicado eso.

Pero no me importa. Creo que desde pequeño

estoy acostumbrado a proteger a gente.

Pro es que ella se vale por sí misma.

Te lo ha demostrado varias veces

porque te ha echado la pata en tres pruebas ya.

Y estoy contento de eso.

Espero que hayas aprendido cosas en "MasterChef".

¿Qué te llevas del programa? Me llevo la lección

de que no me he equivocado al elegir esta persona

para compartir mi vida con ella.

Y me llevo una experiencia de convivencia

con todos ellos, con sus diferencias

porque en la convivencia siempre hay roces.

Bueno, no sé si hacerte esta pregunta,

porque claro... ¿Quién quieres que gane?

Pero eso lo tengo claro, así que respóndeme mejor

a ¿quién crees que va a ganar? Creo que van a repescar

a Fonsi y va a ganar.

¿Cómo? Y si no viene, ¿qué hacemos?

Si no viene pues pelearlo ahí. ¿Quién es el siguiente?

Virginia. Ole.

Qué sorpresa. Eso no vale.

¿Por qué? -Porque sabes que no.

Lo más bonito de esta vida es que cada día aprendes algo.

Y me llevo de este programa que Virginia

puede hacer muchas más cosas sin mí que conmigo.

Manuel, tenemos un montón de regalos para ti.

Nuestro patrocinador, el supermercado

de El Corte Inglés, te regala esta fabulosa cesta

con los productos gourmet más exquisitos.

Nuestro patrocinado, Bosch, te regala también

todos los pequeños electrodomésticos

que has utilizado. También tenemos

para que sigas aprendiendo... Hombre, no sé si aquí vendrá

lo del chocolate con tuétano.

El año que viene, viene. ¿Tú crees?

Bueno, de momento ve estudiándote esto

porque tienes 6 meses de acceso gratuito

a la escuela online de MasterChef.

Y esto que a los niños les va a encantar.

Y a mí. Voy a jugar con ellos cuando llegue

esperando a mamá. Pues todo esto es para ti.

Gracias, Eva. Pero tú tienes

una cosa que me pertenece. Claro.

El delantal. Ahora mismo me lo quito.

Por favor, Manuel, ha llegado el momento

de colgar ese delantal. Nos lo quitamos así

en un momento...

Así. Le pegamos por aquí una y nos vamos. Ole.

Hasta siempre, Manuel.

Gracias. Chao. ¡Suerte!

"MasterChef" es duro. Mucha presión

porque te enfrentas a ti mismo, te enfrentas

a compañeros... Te enfrentas a muchas cosas.

La experiencia que me llevo de este programa

y lo que he conocido de personas

y lo que me he conocido de mí mismo,

realmente es un triunfo.

La competición continua. Están en juego

75 000 euros y el título de primer MasterChef Celebrity.

Nos vemos la semana que viene. Mientras, ya saben,

pónganle sabor a la vida.

Bienvenidos a la semifinal de "MasterChef Celebrity".

Con el título de cuarto MasterChef España,

Virginia Naranjo.

Todos tenemos un plato que nos recuerda a la infancia.

¿Pero quién os ha dado esta foto?

Podéis modernizarlo pero la base y el alma

tiene que estar ahí.

Hurgad en vuestra memoria porque es

lo que vais a cocinar hoy.

Nos encontramos en uno de los hoteles

más icónicos de Madrid, el Hotel Westin Palace Madrid.

Cocinaréis para diez comensales expertos gastrónomos

que vienen a realizar una cata del menú degustación.

Vale, venga.

Me voy a suicidar y así se acabó el problema.

Todo lo quitáis, todo lo robáis.

Ya puedes correr. Es difícil esto, ¿eh, tío?

Difícil esto que estoy haciendo yo.

¿Quién me va a ayudar a mí? Estas lubinas son inmensas.

Coged aire y armaos de valor porque quizás

lo que hay debajo de la caja os dé miedo.

Debéis cocinar cinco raciones de cada plato.

Aspirantes, vuestros platos lo van a probar

unos paladares expertos.

Uno de vosotros no puede continuar

en las cocinas de "MasterChef Celebrity"

Y ese aspirante es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 22/11/16

Masterchef Celebrity - Programa 4 - 22/11/16

22 nov 2016

El jurado organiza una subasta en la que los aspirantes tienen que pujar con el bien más preciado que tienen en estas cocinas: el tiempo. El chef Francis Paniego (dos estrellas Michelin) les da las pautas para hacer verdaderos manjares con vísceras.
Cena con doce exaspirantes de MasterChef Junior: Aimar, Ana Luna, Lluc, Mauro, Mendicuti, Ana, Lukas, Martina, Covadonga, Martu, María Querol y el ganador de la segunda edición, Manuel, catan los platos cocinados por las celebrities.
El chef Paco Bello abre las puertas de su cocina, en Patones de Arriba, donde los aspirantes cocinan un menú saludable, completo y nutritivo que degustan 30 estudiantes, que representan el futuro del país.
En la prueba de eliminación, Toño Pérez (dos estrellas Michelin) les enseña a usar bien la cabeza...de cerdo.

ver más sobre "Masterchef Celebrity - Programa 4 - 22/11/16" ver menos sobre "Masterchef Celebrity - Programa 4 - 22/11/16"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 67 programas de MasterChef Celebrity

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. nohelia

    gracias al señor se fue el torerito asesino ese... yo q esta paisana mia estubiera super molesta es q el se cree q es el mas fuerte q ella es una debil hay y tonta q va yo si le hubiese dicho sus cosas hay mismo ya eso no es tanto amor.... a parte si es tan protector por q no protege a los pobres toros a los q tortura hasta la muerte

    28 mar 2017
  2. JOSE

    Fernando Tejero me ha decepcionado , ! Qué mal perder tiene!!!!

    10 dic 2016
  3. Margarita Rodriguez

    Hola, desde valencia, Venezuela los disfruto al máximo!, qué paso éste martes que no hubo programa? ¿¿ me quedé vestida y sin ir para el baile ¿¿. Mis favoritos Miguel A. Y Gayetana, me dio tristeza que Virginia y Manuel salieran, los adoro! Bella pareja, Loles y Fernando me decepcionaron, demuestran ser poco honestos, falta de sinceridad para con sus compañeros, sabemos q es una competencia, pero igual se les ve la maldad que expelen, no es justo!; los chefs excelente!, un beso para todos¿¿.

    10 dic 2016
  4. Alp

    Porque desde el extranjero no se puede ver hoy el programa? Cada semana un problema distinto...

    29 nov 2016
  5. nacho

    Cual es el titulo de la musica que suena al inicio del programa

    29 nov 2016
  6. Ainhoa garcia carpintero

    Fernando y moles fatal quiero que gane Miguel la actitud de ambos me parece horrible de envidiosos y malas personas no creó que el cordobés intentara hacer nada malo pero ellos fueron de victimas lo que han echo todo el concurso cuando luego saben concinar desde luego la evolución perfecta es la de cayetana y Miguel

    28 nov 2016
  7. AbrajamDN

    Pues yo coincido plenamente con Fernando. No es excusa querer que gane tu pareja si para ello tienes que perjudicar a otros dos compañeros; si te quieres perjudicar tú mismo, adelante, pero no cuando otras dos personas dependen de ti. Además, muy cierto eso que dice de que Manuel se cree el fuerte y ve a su mujer débil: se llama machismo. Para mí, Cayetana es la ganadora de esta edición, porque todas las semanas demuestra sin lugar a dudas un gran talento, esfuerzo y respeto por la cocina. Mi enhorabuena.

    28 nov 2016
  8. doris Gil Feal

    Fernando mala persona! !!!!!!!

    26 nov 2016
  9. Pao

    Fernando Tejero y Loles León me estan sorprendiendo para mal como personas envidiosos y amargados. Cayetana y Migue para mi son los mejores valen su peso en oro el tipo de gente que esperas encontrarte todos los días correctos, honestos y con buen corazón. Virginia y el Cordobés son una pareja encantadora que se quieren y son felices y eso lo llevan mal la gente que no ha encontrado la felicidad. Final Cayatana y Migue

    26 nov 2016
  10. noelia

    Fernando Tejero mala persona y envidioso.

    25 nov 2016