www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5420939
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

(Suena "Jambalaya/Mack The Knife")

(Música jazz)

¡Hola! -¡Oh, qué monada!

Buenas noches y bienvenidos una semana más

a "MasterChef Celebrity". ¡Buenas noches!

Ahora que los aspirantes sienten que su reputación

está a salvo por llegar al programa siete,

han empezado a verse como ganadores.

Pero saben que, cada día que pasa, la exigencia crece,

tanto que en este programa habrá dos eliminados:

uno al final del primer reto y otro al final del tercero.

Estoy tan sola... -Están guardando ese sitio

para la Obregón, boba. -¡No!

¡Callen, callen, por favor! ¡No mencionen nombres!

-La echo tanto de menos... (ANABEL) Pues ya verás.

Aspirantes, bienvenidos una semana más

a "MasterChef Celebrity". (TODOS) ¡Gracias!

Avellaneda, hace mucho que no apunto en mi libreta.

¡Uy! ¿Qué te apetece

cocinar en este reto?

Mira, pasta. Podría haber una maquinita de esas,

de hacer así. ¿Por qué no pides algo

que vaya con tu traje?

Pues fruta. Una ensalada de fruta me iría estupenda.

¡Vale! ¡Una macedonia! Vale.

Apuntamos alto, eh. Programa siete, platazos.

Macedonia en el programa siete, no. Muy bien.

Pues enseguida lo vamos a averiguar.

Pero antes de descubrir lo que ocultan

estas cajas misteriosas, tenemos que haceros

un anuncio importante.

¿Qué? -Esto no me mola. No me gusta nada.

Esta semana, habrá dos eliminados.

¡Anda ya!

Yo creo que lo he soñado.

Y uno de ellos saldrá de este primer reto.

¿Qué? ¡Qué dices! -"Oh, my goodness!"

¿Cómo? -Era el primer día

que venía relajada.

Ahora sí, tenemos que descubrir la caja misteriosa.

A la de tres, quiero que la levantéis todos a la vez.

Una, dos y tres.

¡Ostras! -¡Uy, qué cosa más mona!

Pues me gusta mucho. De entrada, es muy bonito.

Una invitación a una fiesta. ¡Qué maravilla!

En la mía hay un billete de tren. ¿Qué significará?

(Risas)

Ana, ¿por qué crees que hay una tarjeta?

Porque no se os ocurre nada bueno, Samantha.

Te he escrito yo unas cositas, Ana. ¿Has escrito?

Me daba cosa decírtelo así. Se lo voy a dar por escrito.

Me la podías haber elegido con dorado,

de "glitter", de una cosa mona. No te gusta nada.

Ya no sé qué hacer para darte gusto.

Ponerte un traje de Avellaneda. (BORIS) ¡Bravo!

¡Bravo!

Ese día, te invitaré a cenar, Pepe.

Vestuario, por favor. (RÍEN)

Bueno, vais a abrir la tarjeta de uno en uno.

(BORIS) OK. Y vamos a empezar por la enchufada.

Ábrela, Anabel. Bien.

(AVELLANEDA) Anabel ha nacido un poco

para ser el centro de atención.

Creo que no es consciente. Es su personalidad.

Es como una niña hiperactiva. Entre que hay gente que piensa

que tiene una ventaja competitiva y que no es empática,

puede perjudicar al grupo

por algún resquemor y puede explotar.

(Risas)

Que me he quedado de pasta de boniato.

Oye, he dicho cosas monas también.

Sí, pero me he quedado con lo malo. A ver, ahora en serio.

En el fondo, ha sido todo positivo. Soy hiperactiva.

¿Y lo del centro de atención? Eso lo sé.

Desde pequeña, ya me lo han dicho.

(Risas)

Tiene toda la razón.

La siguiente será Yolanda.

(BORIS) ¡Ay!

(ALMUDENA) Yolanda, lo que no me gusta,

es que quiere dar un poco de pena. Ella sabe hacer guisos

y sabe cocinar. Yo creo que está haciendo un papel

de víctima para que "pobrecita, pobrecita"

y luego va ganando puestos.

Yo creo que Yolanda exagera un poco su inseguridad,

para que todos digan: "¡Ay, pobrecica! La salvamos".

¡¿Pero tú de qué vas?!

¡Pero si has estado llorando desde que llegaste!

(Risas)

No me gusta este programa. No me gusta. No me gusta.

Esto es terrible.

-¿En serio te crees que exagero? -Un poco, un poco.

Pues como saquen el que he dicho de ti...

(Risas)

Seguimos.

Abre la tarjeta, Vicky, por favor.

(BORIS) Vicky tiene un poco como de relajarse

y ponerse a cocinar, que es como una tara.

Su mamá es una gran cocinera.

Ella lo tiene también y es cuestión

de que se deje de tonterías y cocine.

Todo el tiempo creyendo que hay enemigos alrededor,

que no hay en ninguna parte.

Si aquí, en este programa, lo que hay, es puro amor.

Félix y yo... Félix y yo... ¿Entiendes?

(Risas)

"Félix y yo".

Pero, realmente, no se entiende si el mensaje era

para Félix, para tu mamá o para ti. (RÍEN)

Bueno, has nombrado a Félix mucho más que a mí,

que a mi madre. -Es que tienes que quitarte

la venda de que tú crees que estamos todos contra ti.

¿Pero estás de verdad obsesionada con las estrategias

y con que hay muchos enemigos? Enemigos no. Ninguno.

Aquí lo que hay, es mucho cuchillo. -Enemigo no, pero cuchillo sí.

Muy bien. Boris, pues ahora te toca a ti escuchar el mensaje.

¡Ay, Dios mío!

¡Oh! (TAMARA) Yo creo que de las cosas

que más me han sorprendido de trabajar con Boris,

ha sido verle perder los papeles. No es el Boris que conozco.

Es un Boris fuera de sí que no atiende a razones,

que grita. Es difícil de controlar.

Es un lado de Boris que no había visto

y que dudo que me acabe de gustar.

(Risas) ¡Uh!

Me preocupa más la cara de Tamara.

Claro. Yo no conocía la faceta de "showman".

O sea, cuando viene a casa, viene de amigo

y viene totalmente normal.

Entonces, esta parte me chocó un poco.

Tami, me da vergüenza que hayas tenido que vivir

este momento horrible. -¡Que no!

-Es cierto. Me da mucha pena. -¡Que no!

No está bien perder los papeles de esa manera.

Pero también te quiero decir una cosa.

-¡Uy! Ya vamos. -Está bien que conozcas

todas mis caras. -Sí. Tienes toda la razón.

Ahora ya somos más amigos.

(YOLANDA) ¡Madre mía, las postales!

Ana, ya te digo que el mensaje no es de Pepe.

Vicky, como sea tuyo, escúchame lo que te voy a decir...

-Yo estoy por acostarme. -¡Uh!

¡Bueno, no te creo! ¡Vicky!

(Risas) ¡No te creo!

(VICKY) Lo que menos me gusta de Ana,

es que hay que tener mucho cuidado con lo que le dices

y cómo lo dices. Más bien, no sé, no te deja ni decirlo.

La creía mucho más... Que iba a aceptar mucho más

las cosas, ¿no? Es demasiado sensible y se enfada.

-"Oh, my God!" -Puede que tenga...

Tiene razón. -Algo de razón.

Sí. Yo soy muy sensible. Es verdad.

No estoy de acuerdo con la primera parte

de que "no se me puede ni decir". Claro que se me puede decir.

Perdona. No, no. No se te puede decir,

porque recuerda la hojita de gelatina.

¿En serio quieres volver a eso?

Es que de la gelatina, llegamos a ese mensaje.

Claro. Dices "no se me puede decir".

No, mi amor. No se te puede decir nada.

Pues es curioso para no poder decir,

todo lo que hablas, Vicky.

(RÍE) Eso ha sido guay.

Oye, seguimos. ¡Uf!

Tamara.

(FÉLIX) De Tamara, lo que no me gusta,

es que no me haya invitado a su casa a practicar bombones

y que solo se lleve a Avellaneda. Es injusto.

Yo también necesito practicar

y que me enseñe en unas clasecitas.

Pero si yo fuera el capitán de un equipo

y eligiera a Tamara y Tamara está trabajando

a ese tempo pausado y tranquilo, le meto caña.

Félix, tengo que decirte que a mí también me ha invitado.

¿A ti también? ¿Ves? ¿Soy el único que no ha ido?

No, no. La verdad es que he invitado a mucha gente.

Claro que estás invitado. Y si quieres...

Es que tú tienes casa para practicar aquí.

Avellaneda no tiene. -¿Ves? Claro. Es verdad.

-Ah, vale. -¿Y la gelatina?

(Risas)

Vamos a continuar, por favor. Venga.

Almudena. Bueno, ¿abro?

Abre, abre.

(ANABEL) Almudena, el defecto que le puedo llegar a ver,

que se lo toma todo como muy a pecho

y todo es como muy persona. Se rompe con mucha facilidad.

Pero ella está acostumbrada a la tensión, a la exigencia,

a la perfección. Me choca eso, que cada dos por tres

se deshaga en un mar de lágrimas.

Una manera muy bonita de decir que es una llorona.

A ver qué dice ella. -Te doy la razón.

Es verdad que... Creo que es el momento

para decirlo, por el comentario que has hecho tú.

Yo, durante muchos años, he reprimido mis emociones

por la competición.

Y entendí que eso ya no tenía que volver a hacerlo.

Y parte de mi sanación, es que si tengo

ganas de llorar, llorar. Así que...

¡Dadle un abrazo! Es normal que lloré.

¡Que va a llorar! ¡Que va a llorar!

¡Que no, que no! -¡Venga, si vas a llorar, sí!

Si vas a llorar, entonces, sí.

Chicos, dejadla, que se va a agobiar.

Os entendemos perfectamente a todos.

Pero vamos con Avellaneda.

Mira. (YOLANDA) Avellaneda.

¿Por qué es tan inseguro? Es muy inseguro.

Con inseguridad, no vas a ningún sitio.

Me molesta que sea inseguro. Él, con lo bien que hace

su trabajo, con lo bien que diseña,

podría ser un cretino. Pero que se haga más el chulo,

porque eso cotiza, desgraciadamente.

¡Oh! ¡Una intelectual!

(RÍE)

Soy Paulo Coelho. ¿Qué te ha parecido?

Una bestia. -Hombre, a ver.

Al principio, no me ha gustado demasiado,

porque iba un poco como así. Pero luego, de repente,

ha ido envolviendo el tema y creo que tiene razón.

No se puede utilizar de crítica un consejo así.

(Risas) Continuamos.

Félix, vamos contigo, por favor.

(ANA) Félix enfoca y es como una especie de felino.

Es un tipo con mucha fuerza interna y con mucho tesón

y con mucha fuerza de voluntad.

Lo que menos me gusta, son algunos momentos de hermetismo,

que lo ves y no puedes muy bien saber qué le está pasando.

Todo le afecta de una manera personal.

"Oh, my God!" -Es verdad.

(RÍE) -"Ahora no, ahora no".

Félix, ¿qué te pasa? "Ahora no, ahora no".

Vale, Félix. -Oye, ¿y en qué momento

te diste cuenta que había algo felino en Félix?

-En un momento muy íntimo. -¡Qué dureza, por favor!

Félix es patrimonio de la humanidad.

Nos pertenece un poco a todos. -¡¿Qué?!

(Risas) Félix, ¿cómo es posible

que siendo actor, te cueste tanto comunicarte

con los demás?

Era un niño muy tímido, muy introvertido

y empecé en clases de teatro por terapia.

Me convertí en actor pero no superé la timidez.

Bueno, pero, oye, con Boris sí te has soltado, eh.

Boris sí. Pero es lo que tiene el amor.

Pues mira. Estoy muy contento de colaborar

a la exuberancia.

Gracias, Boris.

Aspirantes, en este reto, tenéis que hacer

un plato libre en 75 minutos.

¡No, hombre! ¡No! Pero vosotros no vais a elegir

los ingredientes.

¡Ay, ay, ay! Os va a hacer la compra

el compañero al que le habéis dejado el mensaje.

¡Ay! Cada uno de vosotros

tiene que coger diez ingredientes del supermercado.

Y ese compañero tendrá que cocinar obligatoriamente

con esos diez ingredientes.

Y recordad que queremos ver platos con cierta complejidad

y algunas de las técnicas que habéis aprendido estas semanas.

¡Ay!

Antes de empezar a hacer la compra, vamos a descubrir

qué esconde esta caja.

Claro. Se nos había olvidado la cajita.

(BORIS) ¡Oh! ¡Ay! (TAMARA) ¿Tres tarjetas más?

¡Ay, Dios mío! ¿Qué es eso? -Miedo me da.

Parece que los aspirantes no son los únicos

que tienen mensaje, ¿verdad? ¡Chan, chan!

Yo no me atrevo. ¿Quién empieza?

Yo, que seguro que no habéis dicho nada malo de mí.

(RÍE)

¿Qué puedo decir de Samantha? Samantha es un apoyo para mí,

es un referente. Es una persona que es, ante todo,

buena gente. Una persona cariñosa, buena, generosa.

Todo son virtudes. Y junto a Pepe, que Pepe es

mi papá, pues ella es como mi mamá.

¡Oh! Y me transmite serenidad.

Pepe es mi lado oscuro y ella es mi luz.

¡Qué bonito! Muy bien.

¡El niño! ¡Ay, ay! Me parece bien.

Sabías que te estaban grabando. No, no, no.

Es tan bonito... Ábrelo.

Es una maravilla haber estado en "MasterChef"

con Pepe durante todo estos años, porque es una persona

que me ha enseñado muchísimo de cocina.

Me ha enseñado la cocina

tradicional básica española, la de toda la vida.

Pepe es maravilloso. Come fenomenal.

Es simpático, dicharachero. Es amable. Es educado.

Pepe es divertido. Te quiero mucho, Pepe.

(Exclamaciones) ¡Oh, qué bonito!

¡Ay, qué bonito! ¡Qué sincera soy!

Además, se veía que salía de dentro, del corazón.

Sí, sí.

¡Pero qué peloteo! ¡Qué...! -¡Qué aburrimiento! ¡Qué pastelón!

Vamos a ver.

¿Cómo no voy a querer yo a Jordi Cruz?

¿Cómo no voy a querer a este chavalito?

Si se ha criado en mis pechos.

Para mí, es como un hermano pequeño.

Lo que pasa es que, claro, el chaval tiene sus cositas.

Hasta que ha asumido ese papel de actor secundario a mi lado,

le ha costado. Claro. Este cocinerito modernito

del platito pitiminí... Vamos a ver.

¿Tú has cocinado alguna vez como se tiene que cocinar,

como Dios manda? Aprende ya de verdad

a cocinar y a comer.

¿Qué te crees? -¡Epa!

Hay unos mensajes muy profundos y muy de amor dentro.

Como hay tanto cariño y hablas de cocinar

y de aprender, yo necesito aprender de un maestro.

Y por eso mismo, deberías cocinar.

¿Sabes quién te hará la compra? Yo mismo.

No es por no cocinar, sino que os vais a quedar solos.

Por eso no te preocupes, que ahora mismo tengo

soluciones para todo. ¡Adelante el finalista

de la segunda edición de "MasterChef Celebrity",

José Corbacho!

(Aplausos)

"Hello!"

¡Qué guay!

(CORBACHO) Volver a "MasterChef", siempre es bonico.

Sobre todo, si vienes relajado.

Aunque si hay que arremangarse y hay que cocinar, no me importa.

¡José, me tratan muy mal! ¡Ven! ¡Sácame de aquí!

(RÍE)

Está como... Fíjate cómo está.

No estamos bien. -Como una tensión, ¿no?

¿No te acordabas? Sí, me acuerdo.

De hecho, a veces, me despierto a las tres de la mañana

con sudores fríos y recuerdo estas cocinas.

Pero no, también nos lo pasamos muy bien.

Aspirantes, vais a tener dos minutos para hacer la compra

al compañero. Y vais a entrar de uno en uno

para que no haya miradas intimidatorias.

Dejaréis la cesta en el supermercado. ¿Entendido?

Claro. Nos gusta de uno en uno.

Pepe, mientras mando al primer aspirante

a hacer la compra, ¿qué te parece si te pones

esa chaquetilla que tanto le gusta a Tamara?

Pero si la tiene José. Otra.

Otra, que la mía no te entra.

José no va a cocinar. Se va a quedar aquí.

Esto no tiene nombre. ¡Ay, qué guapa es Samantha

y qué tal! ¡Ay, mi Jordi, qué guapo!

Decíos lo verdad ya a la cara.

Llevamos seis años juntos. Estamos hasta las narices

los unos de los otros. Y yo lo digo.

Anabel, vas a ser la primera.

¿Preparada para hacerle la compra a Avellaneda?

Pues la verdad es que no, pero sí.

¡Pues venga, para adentro! Tú compra superbién.

No, no. Es que es una faena gorda esta, eh.

¡Venga, Anabel! ¡Vamos, cariño!

(VICKY) Ponte las gafas, Anabel. -Míralas.

Diez ingredientes. Diez que tiene que integrar

obligatoriamente en su plato.

No se escucha. -¿Qué son estos huevos tan grandes?

De oca. Bueno, de oca no.

¡Aligera!

Creo que está cogiendo patatas, harina...

¡Ay, Dios mío, esto es horroroso!

Bueno, ya estoy listo. ¡Tamara, Tamara, Tamara!

Guapo, Pepe.

(RÍE)

Empiezo a descubrir que tengo algo con las chaquetillas.

Sois unas personas muy malísimas. Así me gusta.

Esa es la Anabel que yo quiero.

La Anabel que yo quiero. Anda que...

Yo solo la veo...

Vamos, Anabel. ¡Un, dos! Vamos, te queda un ingrediente.

Yo creo que con esto puede hacer un plato.

¿Ya está? Sí.

¡Ay, Dios mío, ya vienen, ya vienen! ¡Ya vuelven!

¿Qué tal? ¡Ay, qué cara traes!

Pero fatal. Oye...

Y ni me mira.

Félix, ¿preparado para hacer la compra a Ana?

Voy a intentarlo Venga, adelante.

Félix, cariño, confío en ti, amigo. Absolutamente, además.

Anabel, ¿muy mal? Me está dando un miedo...

Es que esto ya es...

Intenta coger todo rápido, porque si no,

se acaba el tiempo. Lo sé.

¡Madre de mi vida! ¿Pero por qué ponéis esa cara?

Ha sido muy fuerte la experiencia.

-Mira, me estoy agobiando mucho. -¿Qué habrá cogido?

Rápido, que se acaba el tiempo. ¿Qué me falta?

¡Por favor!

Tres, dos, uno... Espera.

¡Tiempo! Vamos. Esto.

Mira cómo sale. Mira. -¡Pero bueno!

¡Pero qué caras traéis todos! -Es que sale...

¿Qué? ¿Pero por qué llevas ese pelo?

Salimos destrozados. ¿A que sí?

¿Por qué salen despeinados? Tamara, ¿preparada para hacer

la compra a Félix? Lo voy a intentar.

Pues venga, adelante. Tranquila.

-¡Tamara, por Dios! -Tamara, espero que no salgas

con los malos pelos de Félix.

-Creo que te he puteado. (RÍE)

Vas directa a la gamba roja, ¿no? Sí.

¿Le vas a ayudar o le vas a perjudicar?

Le voy a ayudar. Ten en cuenta que hay uno

que se va a casa hoy. Por eso le quiero ayudar.

¿A que es dificilísimo? -Sí.

¿Crees que has cogido buenos ingredientes

para un buen plato? Espero que sí.

A ver cómo sale, porque tú y yo hemos salido como de la guerra.

Otra con la cara de póquer. -No.

Lo he intentado hacer bien.

Es muy evidente. -Vale.

Ana, puedes entrar a hacer la compra para Vicky.

Con súper buen rollo.

No te olvides la gelatina. No lo haré.

(RÍE) -Lo tengo clarísimo.

Espérate lo peor.

A Vicky se le da mejor la carne.

Voy a coger esto.

No dije nada malo. No. Ni bueno.

(RÍEN) La cabrita.

Aquí hay gelatina, si quieres. Sí.

Gelatina le voy a poner. ¿Cómo no le voy a poner?

Solo dije que era muy sensible.

¿Con ese tono, además? Claro.

Diez gelatinas.

Me va a coger agar-agar...

Bueno, le voy a coger... A ver... Esto no. Agar-agar.

Estoy loca por ver la cara de Ana Milán

cuando salga por esa puerta. -Estoy deseando ver la tuya

cuando Ana Milán salga por la puerta.

Un manojito de espárragos. Venga, arreando.

No la voy ni a mirar, vamos. -¡Oh, oh!

-¡Uy, uy! -No la ha ni mirado.

Yo no quiero decir nada, pero tiene cara de psicópata.

La tiene siempre.

(RÍE CON IRONÍA) Boris, adelante.

Muy bien. -¡Ay, amigo!

-A ver, a ver. -Amigo, tienes que enmendar

lo que hiciste. -Qué te gusta una pasarela.

¡Oh, así se hace una entrada!

(Música)

Tienes dos minutos para hacer la compra a Tamara. Así que vamos.

Muy bien. Entonces, ¿qué sabrá preparar ella bien?

Yo creo que es casi peor que te den mejores ingredientes,

porque te van a exigir más. -¿Sí?

Pues mira. Esto. Presa ibérica.

Vale. No quiero volverme loco y hacerle una cosa loca, ¿sabes?

¿Qué hay por aquí? Piparras.

Va a estar encantada Tamara con esa compra.

Bueno, no sé qué decirte.

Todos hacemos una compra "mierder". Está claro.

-Salida de Boris. -Otro.

Boris, que vienes despeluchado para ser tú.

(RÍE) Mira qué cara.

Yolanda, ¿estás preparada para hacer la compra a Almudena?

Sí, sí. Claro. Adelante.

¡Uy, esa sonrisilla! -Ella va a coger.

¿Las vas a ayudar o a perjudicar con la compra?

No. Si yo puedo, le haré bien.

¿Sí? ¡No, qué va!

¿Qué le voy a hacer bien? Harina.

¡Ay, Dios mío! A ver qué hace esta. Miedo me da.

No encuentro huevos. Estaban delante tuyo.

Ay, pues no los encontraba.

Que va para aquí y para allá y no coge nada.

-Pasta fresca. -Vamos, coge cositas.

¡Ay! (RÍE)

¿A que es un cuadro todo?

Tranquila. No pasa nada. Tranquila, tranquila.

Almudena, vas a hacer la compra a Anabel. Adelante, por favor.

Lo comprenderé todo. He pasado por ahí.

Voy a coger el producto principal. Gambas rojas.

Uno pretende hacer algo lógico y luego no.

Pero no sigamos dando pistas. Yo no puedo.

Un cítrico. Muy bien.

Le pongo dos, por si acaso. Pretendo que haga

unas lágrimas de falso caviar. Agar-agar. Muy bien.

¡Oh, oh! Esa carita, esa carita.

¡Uh! Esa carita es más pícara. -Puedes hacer algo rico.

Avellaneda, le haces la compra a Yolanda. Adelante.

Tú mismo. -¿Eso qué es? ¿Una amenaza?

-Sí. -Tómatelo como tal.

Vale. A ver. De esto...

Yolanda, mira. Voy a hacerte esto en homenaje a Félix "el Felino".

-Es así. Mírame. -Así y así.

¿Vas a perjudicarla o ayudarla?

Le voy a ayudar porque el mensaje que me ha lanzado,

tiene toda la razón. Aunque me dé rabia.

El contrario. Brazo izquierdo, pierna derecha.

Verás. Esto no va a acabar bien. Qué gansos son.

-Estiráis hacia arriba, bailarinas. Oye, ¿pero qué estáis haciendo?

¿Como las jubiladas de Benidorm en la piscina?

Los espárragos, que son ideales.

Quedan monísimos en todos los platos.

Mira. Así. El brazo y pierna. Eso está muy bien.

¡Ay, Avellaneda, pobre! -¡Chis!

-Viene "traumado". -Sí.

¿Vas a llorar?

Vicky, le haces la compra a Boris. ¿Preparada?

Sí. (BORIS GRITA)

(RÍE)

¿Le vas a ayudar o a perjudicar? Le quiero ayudar.

¡Ay, Dios mío! ¿Por qué?

Es horrible. ¿Qué estará comprando Victoria para mí?

¡Ay, Dios mío, Victoria! Sale mareada.

Has tenido vértigo. -Ven, que te doy aire.

¿Cómo estás? -¡Uf!

Ya solo queda tu cesta. ¿Tienes algún caprichito?

El tema de percebe, gamba roja, a mí siempre

me ha gustado mucho. Ya voy yo a comprar.

¡Qué guapo! ¡Guapo, guapo!

Chaval, yo puedo hacer un platazo con cualquier ingrediente.

¿Con quién te crees que estás? Soy de Illescas.

¿Le vas a ayudar o a perjudicar? ¿Tú qué crees?

(RÍE) Vamos.

Presa ibérica, una piececita.

Echando ahí lecitina de no sé qué.

Gluconolactato de no sé cuánto.

Mira. Lecitina.

Con amigos así... No se lo ha tomado bien.

Mira. Vamos a...

¿Qué le has dicho? Nada. Le he dicho

"cocinerito modernito". Ya sabes.

Que abusan de los airecitos y de tonterías.

¿Te vienes conmigo? Voy contigo.

Es el único que ha salido con risilla.

Satisfecho está. ¡Qué pedazo de compra, Pepe!

Ya puedes estar contento con el amigo que tienes.

No es su amigo, es su hermano pequeño.

Aspirantes, ya tenéis todos vuestra compra

en el supermercado, incluido tú, Pepito.

Gracias, Jordi.

Así que los 75 minutos para cocinar

empiezan en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Venga! ¡Dale, Pepito! ¡Ay, Pepe, tú también!

¡Pero corre, tía! ¡Pero corre, tía!

-Si está la compra hecha. -¿Para qué vas a correr?

¿Qué me ha puesto este cabrito aquí?

¡Eh! (EXCLAMAN)

¡Te encanta! -¡Venga, Vicky!

Que está muy bien.

¡Que sepáis que el tiempo

ya está corriendo! ¡Madre mía!

No me puedo creer que me haya puesto cerdo,

si soy alérgico! O sea, la mato.

¿Con qué pretende esta mujer que yo haga el alginato?

¿Pero qué es esto? ¿Pero qué te has tomado?

Como no me la ponga aquí. Un broche.

Un broche me hago, porque probar, no voy a poder

probar el plato. O sea, maravilloso.

No es mala compra. No ha sido malo el audio, ¿no?

Ni bueno. No te diré que sea una maravilla,

todo muy dispar, pero no me voy a quejar.

¿Hay que empezar ya? -Ya está contando el tiempo.

-Ah. -¿Ves que se mueve

la aguja del reloj?

No lo veo.

Piensa, Milán. Piensa. Vamos a ver.

Te ha dado Jordi Cruz calabazas. No te quejarás, eh, Pepe.

¿Cuántas calabazas te han dado, Pepe?

¡Qué cruz! ¡Qué Jordi Cruz!

¡Venga, va, Pepito!

Pepe, yo te tengo aquí al lado. Hola. ¿Qué tal?

¿Quieres que te eche una mano? Hombre.

Dime qué necesitas. ¿Qué hago yo con unos espárragos,

una cebolla y un trozo de carne?

Un licuado de espárrago verde, que me encanta.

¿Ha dicho "un licuado de espárrago verde"?

Este me ha metido aquí... No sé para qué mete tanto rollo.

Yo tengo mi teoría, ¿vale?

Salsa de ostras. A Pepe le he cogido cositas

que, más o menos, controla.

Secreto ibérico, calabaza, huevos...

Una lecitina para que haga una técnica

de las que no le gustan. Si mete la pata con algo

que, en teoría, tendría que dominar...

Lo que no quiero, es que luzca.

Lo que no quieres, es que te haga sombra.

Quiero que supere eso de lo tradicional, lo convencional.

¿Sigues meditando? -Sí, prefiero meditar.

-Yo también. -Prefiero meditar,

a lanzarme y tal.

Mira cómo va corriendo para un lado y para otro.

Porque juega al tenis.

¡Vamos, Vicky! ¡Venga! No pierdas el tiempo.

Si no estoy perdiendo el tiempo.

Ha cogido una bolsa de vacío y ya me tiene preocupado.

Pepe, no cojas cosas que no entiendes.

He cogido una bolsa. Las bolsas no las entiendes, Pepe.

Que te las pones en la cabeza cuando llueve.

Dos hojitas de gelatina.

Ana Milán ha puesto la gelatina en mi canastita a buenas.

Le he puesto gelatina para rendirle un buen homenaje.

Con lo que me gustaba a mí la gelatina...

A ella, que tanto le gusta y tan bien la trabaja.

Ha dicho: Le voy a dar un poco de gelatina

a ver cómo se las gasta ella con la gelatina.

O sea, mala hostia.

Qué maravilla tenerte ahí y verte cocinar.

Es una cosa increíble. Me encanta verte también.

Te veo en forma, Pepe. -Pepe, no te copies

de tus compañeros.

No tengo compañeros. Pensaba que los tenía.

Han ido a jorobar, pero no me importa. Puedo con ello.

Me estoy fijando en la compra de Almudena

que le ha hecho Yolanda. Es como pan con pan.

Tiene pasta hecha y material para hacer pasta fresca. ¿Qué haces?

Yo no haría pasta fresca. Haces una salsa tipo bechamel.

Se le acaba de caer una zanahoria a alguien.

Le ha comprado sin mucha lógica.

Yolanda nunca ha tenido mucha lógica.

Es verdad. -¡Ay, gracias! Gracias.

Félix tiene maltodextrina. Es una parte del azúcar.

Se utiliza mucho para hacer polvorones,

porque eso afina la grasa, absorbe la grasa.

Mayonesa con mostaza. Es un producto que debes conocerlo,

si quieres aplicarlo con criterio.

A ver si Félix tiene esa información.

Creo que voy a ser la eliminada de esta prueba.

Es muy complicado para mí.

Pero, bueno, esto es lo que hay y una llega hasta donde llega.

La compra que me ha hecho Vicky, me parece escueta.

Pero me ha querido ayudar. En realidad, me ha querido ayudar.

La compra está tirada porque ha cogido pasta,

albahaca, parmesano.

Imagínate que Boris, con esa cesta fácil que tiene,

hace un plato horroroso. Pues es para matarlo.

Tú sabes que Boris, para eso es bueno.

Boris tiene días buenos y también días malos.

A ver qué día nos toca hoy.

Mira. Voy a copiar a Pepe. ¿Qué vas a copiar?

¿Cómo se le corta la mahonesa?

Pepe, vigila la "mise en place".

Ponla separada de Vicky, no se la coma.

Va a coger cosas mías. Por eso te digo.

"Amore", ¿cómo vas? -¡Madre mía!

Ya estamos en el lío, cariño mío.

-Y nos lo queríamos perder, eh. -Ya ves tú.

-¿Cómo vas? -Muy bien.

"I love you". -¿Y tú, "Avellanator"?

Me ha hecho un "mega mix" de cosas.

Cuando le ponga cerdo, no lo puedo probar.

(YOLANDA) ¡Qué marranada! (RÍE)

Voy a hacer un poquito de salsita.

Este cocinado te lo dedico a ti, príncipe.

¡Pero qué maravilla eso! Huele bien

y no he empezado a cocinar. (TARAREA)

"Niano, niano, niano". -¡"Niano, niano"!

Aspirante. Oye, ¿no crees...

A la orden de usted. ¿No crees que la está dorando

un poco de más? Me encanta caramelizarla.

Te digo una cosa, Pepe, no sabes cómo está Jordi

de pegajoso con tu mensajito. ¿En serio?

¿Escuchaste el mío? Hecho con el cariño.

¿Quieres escuchar algo bonito? Sí.

Bonito. Eres tonto.

¿Qué estás haciendo? Te puse una cesta facilona.

Pero es inversamente proporcional a las cosas

que le conté en ese mensaje, que no le he dicho nada malo.

Si hay alguien que te quiere en este programa soy yo,

estás en mis oraciones, más no puedo hacer, te quiero,

cabrito, pero aún así, te quiero. Dicho esto, también te quiero

y te admiro mucho, imagínate lo que te admiro

que espero un gran plato. Me diste una presa preciosa,

cogí la salsa de ostra que es densa y me gusta

porque al hacer una carne, le echas salsa de ostra

o de soja y carameliza un poco, eso se queda en el sabor

y me encanta. Tengo una calabaza asada

que he metido al vacío con zumo de naranja,

un poquito de miel y de anís estrellado

y lo pondré de guarnición. Te he puesto lecitina de soja.

Entonces, la uso con la miel. Como desodorante,

me lo echo por encima. Y un poco para los ojos

que me entrará muy bien. José, espero que te guste.

Aspirante, te veo muy bien. Gracias, maestro.

Te la dejo aquí, para que te controle y dé suerte.

Cariño. Adiós, suerte.

Me siento supermal ahora que te hecho la...

-Cariño, para nada. -Ya, pero digo los polvos,

no te puse polvos. -Cariño, hace tantos meses

que no pasa nada. (FÉLIX RÍE)

Tengo miedo de estropearlo.

Vamos, vamos corred, actorcitos, corred.

Qué te gusta, qué te gusta. (ANA) Lo que más le gusta del mundo

es decir: "Actorcitos". Ahí hay profesión frustrada.

Sí, de pequeño lo vi claro, yo quería interpretar.

Sí, sí. Ese es Pepe.

(ANA) Pepe, ¿cómo vas, necesitas una mano?

Voy con ello, voy con ello. Lo que necesites, Pepe.

Gracias, Ana.

Me pareces un gran concursante, querido mío y eres tan guapo.

-Eso lo salva todo. -Ahora, preferiría ser guapa, lista

y ahora es cuando alguien diría: "Cariño, tampoco eres lista".

-Eres lista y guapa, tronca. (ANA RÍE)

Qué pasa, cariño mío. -Cómo estás.

Qué recuerdos, mira a quién te traigo, Anabel.

Lo sé, pero... Ay, veis que me pongo muy nerviosa.

Muy bien, un falsito caviar. -Un falsito caviar.

Poquito a poco. Qué repetidora más maja.

Vino un día y se quedó y le viene bien porque, al final,

lo que no aprendió antes, lo aprenderá ahora.

Totalmente. Haré a la plancha los carabineros.

He hecho una salsa con un sofrito y le eché almendras

y estoy haciendo el falso caviar de limón.

Le voy a echar un chorrito de... No me mires que no te voy a ayudar.

La sal al final para que estén buenas.

Adiós, Corbacho, adiós, Anabel, adiós.

Félix, sabes que después de esta compra

me debes una cena. -Sí.

-Nos debes a las dos una cena, ¿o no?

-Estoy en ello. -Están en el proceso

de quererme. -De quererte, sí.

-¿De verdad? Vale. Eso estará buenísimo, seguro.

No sé ni lo que hago, te lo juro.

-Ay, amada, amada.

Venga, dadle marcha a esto. Busca una concentración,

piensa en algo, en un amor como Félix.

-Si pienso en amor, me desvío, totalmente.

-Que te reconcentre, ¿sabes lo que te quiero decir?

(YOLANDA) Total. Me vale.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

Ay.

Ay. -Aquí nadie dice: "Sí, chef".

¿Te acuerdas cuando estuviste aquí? Ese grito de guerra de: Sí, chef.

Dale un poquito. Échale.

Ponle, dale gasto, dale gasto.

Aquí la tienes, Almudena. La gimnasta que hace pasta.

Pues sí. -Qué tal.

-Bien, liadilla, ya hice cuatro raviolis

que para la ración que quiero es suficiente.

-Sí, uno para Jordi, otro para Samantha y dos para Pepe.

-No, entonces hago uno más que sois cuatro.

Querías hacer pasta, ¿no? Sí, y luego, quería hacer

unos falsos caviares de pimiento, pero no encuentro

la medida exacta de la gluco con...

La gluco. El gluco con "atatetato".

Claro, hay muchas opciones que deberías tener claro

porque tú sigues la escuela online, ¿no?

Sí. Ahí explicamos los pros

y los contras de las técnicas. Te pone cómo hacerlo

y qué son esas cosas que hacen que no salga bien.

Las eliminas y te saldría. Vale.

Adiós. Pues métele más gluco.

-A eso voy. -Prueba.

Venga, Almudena.

Hola, chef. Hola, chef.

A ver, Yolandita, céntrate, céntrate, céntrate.

(CANTA) # Céntrate, céntrate. #

Va, sigamos con el musical.

(CANTA) # Mírame, no te despistes.

# Céntrate. #

Molesta, eh. -Molesta, molesta.

¿Podemos elegir otro? -Sí.

(CANTA) # Céntrate, sabes que mi alma. #

¿Cómo? -Te veo muy contenta.

-Estoy muy contenta.

# Sabes tú, mírame. #

(BORIS) Estás divina porque estás con los musicales.

# Céntrate, no te despistes. #

¡¿Cómo, cómo?!

-¿Qué te pasa? -Nada.

No me entero. -Es durillo esto hoy.

Perdona, voy a ver a Tamara. -¡Ah!

Estás muy loca, eh. (YOLANDA RÍE)

Hola, Tamara. -Hola.

Me interesa saber qué preparas, Tami.

Carne a la plancha con salsa. ¿Eso qué es?

El hojaldre que me puso Boris. Y ahora que estamos en confianza,

sé que te gustan los hombres en chaquetilla.

He copiado a Vicky, tengo que probar las cosas.

Creo que favorece un montón, ¿no te sientes favorecido?

-Opino lo mismo del delantal blanco.

-¿Sí? El blanco me encanta,

el delantal blanco es el que me gusta,

No está mal, no.

Qué bueno. ¿Has pensado en quién se puede ir

después de este reto? Prefiero no pensarlo.

Piensa que esto es una competición, si te quieres quitar

a alguien, ¿quién sería? A ti ahora mismo, Jordi.

Pero porque no llevas chaquetilla blanca.

Cuando estamos solos no me dices esas cosas.

Es verdad. Me dice: "Oye, ven a casa

a cocinar conmigo". Eso es verdad.

Yo me imaginaba a Isabel de suegra. Es una suegra estupenda.

-Tamara es más de poliamor. -Sí, ahora se lleva mucho.

-¿Hablas de poliamor, Tamara? -Sí, como nuestra conversación.

Tú, a tus cosas. Ya, ya.

Tami, yo soy un clásico y conservador, también.

Como yo, Jordi, como yo.

-Suerte. -Gracias.

No llegas, Avellaneda, no llegas. Cómo que no, sí que llego.

Que esté como te gusta es otra cosa, pero llegar, llego.

Aspirantes, últimos 10 minutos.

¿Sabes qué pasas? Veníamos felices hoy diciendo:

"La prueba de los lunes". Si solo se va uno.

Bueno, ya.

No puedo hacer el esférico. Vamos a probar.

Ah, esto parece un tocino de cielo, Dios mío.

Soy un artista, lo reconozco.

"Celebrities", cómo vais.

(ANABEL) ¡Fenomenal, chef! Me alegro.

Milán, cómo estás, ah, si somos hermanos de gafas.

-Hermanos de gafas. -Qué tal, corazón.

Cómo estás. -Qué guapo que eres.

-¿Te hicieron mucho la puñeta con la compra?

-¿Sabes qué pasa? Estoy algo perdida,

he montado una mozzarella con un... Yo qué sé.

Mira, hagamos una cosa, Jordi, como cabe una gran posibilidad

que eso no esté bueno, dame un beso por si me voy hoy.

-De entrada, eso ya lo tienes.

A este le das un beso en los morros y a mí en la mejilla.

Claro. Si a mí un hombre me gusta, no le doy un pico.

Me hago como la difícil, ¿entiendes?

Me estás diciendo que te gusto y esas cosas.

No. Ah.

Bueno... Pues ven aquí, mujer.

(RIENDO) No.

Él sí que da picos, eh.

-Jordi, tengo que montar un mejillón.

Si me echan, te doy un pico antes de irme.

No me gusta nada tu plato, solo te digo eso.

(RÍEN)

Al contrario, si no me echas, te doy un pico, es al revés.

-Ya, pero era muy obvio y sabes que yo soy difícil.

Ay, de verdad, qué hombres. -¿Qué?

¿Me llama alguien? Me cago en la madre

que parió a Paneque.

(ANA) Estoy cambiando mi plato

(FÉLIX) Tía, lo siento. (ANA) Que no, tío.

¡Cuidado, quítate de ahí! -¡Ah!

-Calma, mi amor, calma. (RÍEN)

¿Qué ha pasado? -¿Qué ha pasado?

-Nada, que casi le salta aceite.

Una hojita más, una hojita menos.

(YOLANDA RÍE) (JOSÉ) ¿Qué ha hecho, qué?

Qué has hecho. Que casi le quemo con el aceite

y nos asustamos las dos.

Es que te encanta montar el pollo. No, no.

Sí, sí, Sí, sí, sí.

Es pollera, es pollera. -Soy pollera, hola.

-Hablando de poliamor, Yolanda más que poliamor

es de "polleramor". -"Polleramor".

¿Os conocéis de algo vosotros? (DUDAN)

Nos hemos visto en algún... Ah, ahí hay algo.

Nos hemos visto en alguna pollería.

Era representante de pollos de granja.

¿Pero se puede contar vuestra relación o no?

Sí. -Qué parte prefieres,

cuando eras vedete erótica. -No era vedete erótica.

-Perdona, en vez de cómica. -Era vedete, punto.

Pero dónde fuiste vedete. En un cabaret.

Enséñame, que me encanta. Cantaba, bailaba...

A ver, qué haces, canta algo. No puedo, hazme tú una magdalena,

hazme tú una magdalena. Que no, que hace muchos años.

Te digo una cosa: Hoy, en la cata,

quiero que me presentes tu plato con un show de vedete.

Escucha una cosa, yo te hago lo que quieras

si dices: "Qué bueno está". Perfecto, si te quieres ganar

a Pepe y a Jordi, con un buen show de vedete, e los ganas.

Ir allí con un: Agradecida y emocionada.

Déjala. Diles tú tu pasado.

-Yo también era vedete.

Muy bien, ¿no? -Sí, a ver qué tal.

Tres aperitivitos para mis tres tesoros.

Aspirantes, último minuto. Oído, chef.

Qué horribles, pero no lo pude intentar más.

Una para ti... Diez, nueve, ocho.

Venga, venga. Siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno... Tiempo.

¡Manos arriba! ¡Bien, bien!

Qué bonito homenaje. Muy bien, Pepe.

Jo, manos arriba, no, por favor,

no se me ha reducido nada bien la salsa.

Tiene mucho sabor a vino.

No, creo que por ahí voy a fallar.

Si quieres convertirte en un auténtico "MasterChef",

en la escuela "MasterChef" online encontrarás una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a tu familia y amigos.

Cocina con la escuela "MasterChef" online

Aspirante, el tiempo de cocinado ha terminado.

Comienza la cata, pero antes vamos a probar

el plato de nuestro querido Pepe Rodríguez.

Uh. Ese Pepe, Pepe, Pepe.

Pepe, Pepe. Dinos el nombre

de tus platos, amigo. Hicimos la presa de cerdo ibérico

con calabaza y miel. Hay un tocino de calabaza

e hice una salsa tártara para que haya contraste

entre el dulce y la potencia de la presa. Hay un aire de miel

y luego, un tocinillo de cielo de calabaza

con un tartar de presa. Y si le pusieras un nombre

como el que ponen los aspirantes que no tiene nada que ver,

pero que tiene como imaginación, ¿qué nombre pondrías?

No sé, hombre, es que viendo las caras

y dándome esta presa podría decir: "Los tres cerditos",

pero sería muy fácil. Seríamos nosotros.

Seríais vosotros, sin ofender. Y tú, el lobo.

Este se puede comer como un snack

porque es un tocino de cielo de calabaza.

"Snatch, cerdos y diamantes", bonita película.

(ANABEL) Qué ingredientes te ha dado que has hecho un menú.

Maravillosos todos. Me parece muy fuerte.

¿Me das un cinco? Te doy más.

No quiero más, yo con el aprobadito.

Jordi, un cinco, yo otro cinco y Samantha, otro cinco, un 15.

Un 15. Oye, podías decorarlo más

y lo sabes. ¿Ves por qué dije

lo de tiquismiquis? Tiquismiquis, no tiene suficiente.

Nunca, siempre te falta algo. Está que te mueres,

me quedo aquí comiendo. (BORIS) ¡Bravo, bravo!

¡Bravo, Pepe, ¿quieres salir conmigo?!

-Tú estás casada. -Yo qué sé, tía,

me da igual, no crees en el poliamor ni yo,

pero me gusta decirlo. -Es increíble el poliamor.

-Que no. -Ella no cree en el poliamor.

-Que no, es que no... O sea. -Tampoco creo en el poliamor.

Creo en el amor como sucesivo o simultáneo, unos revolcones,

pero lo que es amor, amor, ¿a la vez?

-No, pero eso sería polisexo. -Eso, polisexo, yo el polisexo...

-El polisexo lo entiendo. -Y yo, pero el poliamor...

Vamos, señores. Venga, a currar.

Qué guapo. Soy otro, soy otro.

Vamos, Pepe. Y no es de Avellaneda,

pero no me queda mal. Luego, te probamos uno.

Ahora, sí, aspirantes, jurado, comienza la cata.

Anabel, Yolanda, Avellaneda vosotros sois los primeros.

Va por orden alfabético, Anabel, Avellaneda y "Alanda".

Avellaneda, nombre de tu plato. Te como la oreja.

¿A mí me lo estás diciendo? Claro, a ver si...

Tanto amor, tanto amor, yo me siento huérfano.

¿Estás satisfecho con el resultado? Quería que, visualmente,

el espárrago y la uva fueran lo mismo,

pero con dos sabores distintos. Y nos has engañado.

Un trampantojo.

La oreja no la pude probar. No pasa nada,

primero, eres alérgico y segundo, no se puede comer.

Imagino que has puesto...

¿Te parece lo mismo? Ah, me mordiste.

Está más tierna la de Jordi. Imagínate.

Ya. El plato es un poco como tú,

tiene cierta estética, pero no se puede comer.

Hay unas bolitas que aportan poco, una pasta poco aliñada,

un piñón que no está ni tostado. Lo tiene todo y a la vez, nada.

Apuntaba como maneras, hay esferificaciones

que son malas de sabor y la pasta de abajo está sosa.

Lo he intentado. Yolanda, nombre de tu plato.

Cerdo de falso chino. -Falso chino de cerdo.

-O falso cerdo de chino. -Falso cerdo de chino.

Falso chino de cerdo. Chino falso con cerdo.

Díselo a él que te hizo la compra.

Cerdo chino... -Cerdo chino.

(YOLANDA RIENDO) Asqueroso.

(RÍEN) No, cerdo en su salsa

de falso chino. Eso es.

Y qué has hecho, qué lleva, qué es. Una salsa de la base

de sofrito, de lo que me dio. de las verduras,

quise que se "reduciera", y esto va en serio.

-Redujera. -Redujera.

Si lo quieres decir en falso chino, nos vale también.

Dilo en falso chino. (EMITE SONIDOS)

(ANABEL IMITA EL IDIOMA CHINO)

¿Tú te llamas Yolanda? -Calla, guapa, que vaya marrón.

-Te estoy ayudando. -Mogollón, cariño, gracias.

Estoy nerviosa. José, por favor.

No, empezad vosotros. Nada, empieza tú, empieza tú.

Oye, está tierno, ¿no? -Está tierna, tierna está.

-Lo han cortado como si fuera mantequilla.

El plato es tipo fricandó de solomillo de cerdo.

Sí. Está tierno, está rico,

que no tiene ese plus de vanguardia que pedimos,

pero, no tiene defectos. Lo pruebo, lo como, lo pones

en un plato mayor con más cantidad porque está pobre para un fricandó

y yo ya he cenado. Qué bien.

-A Yolanda le pasa una cosa no solo en la cocina,

sino en la vida: Su peor enemigo es ella misma.

Relájate y te saldrá todo mucho mejor, está muy bueno.

Felicidades. -Pues será ahora,

porque hace unos días me pusieron a caldo.

Nos ha quemado tres arroces. Mentira, es broma para él.

Es una broma para él, total. Yolanda, me prometiste

que me presentarías el plato con un show para mis compañeros.

Es que no sé, yo me sé abrir de piernas.

No es necesario. Esa es Almudena.

(AVELLANEDA) ¿A ver, a ver? (ANABEL) Que no puede.

(AVELLANEDA) Llevas falda. (ANABEL) Pero que no le da.

(YOLANDA) Mira, tiquiti.

No, no me da. -No le da la falda.

-No me da. -Abuela.

-No me da, no me da. -Haz la ola.

-Te vas a hacer daño en los pechos.

-Oh, sí.

-Qué ola más mierda. -Eso no es una ola

-¿Pero qué es esto? -Ahora, ahora.

-¿Qué es esto? -He llegado a la orilla, mira.

-Esa es mi Yolanda, esa es mi Yolanda.

-No aplaudáis nada.

-Que sí, hombre, el esfuerzo.

Anabel, dinos, cómo se llama tu plato.

Como la compra me la hizo Almudena, se llama: Coreografía

porque puse las cuatro gambas.

Y de qué son las pelotas esas que tiran hacia arriba.

De limón, es caviar de limón y el tapiz es una cama

que he hecho con las verduras que me dio

mi compañera y almendras.

Señor Corbachov. Señor Corbacho.

Me parece buenísimo, sí que es un producto estrella.

Lo malo de ese producto tan bueno es que si la cagas,

con eso te vas a la calle, pero está tan rico

y todo lo que le acompaña tampoco la tapa mucho.

No le resta en exceso. Exacto, muy bien,

estoy muy orgulloso de nuestra promoción.

Básico el plato, media vueltecita más.

Está bien, es un plato de producto que peros tiene pocos,

pero yo de ti ya espero un "high level".

¿Que te falta una vuelta de tuerca? Una vuelta de Anabel.

Mira, la coreografía de la gamba empieza así.

Empiezan así, necesito música, pero bueno, vale.

(TARAREAN)

(RÍEN)

(ANABEL) Es un poco encontrar la proporción adecuada

de humor, de concentración, de aprendizaje y de superación.

Hoy, pues se han juntado

los astros, pero habrá días malos también.

Tamara, cómo se llama tu plato. Presa ibérica con reducción

de tomate y cebolla con guindilla y bastoncitos de hojaldre.

Me gustaría ponerme una vez a hacer un plato

donde estuviera, totalmente, contenta.

Intenta presentarme este plato

como si estuvieses supersegura que es el mejor.

He hecho un platazo. ¿Ah, sí?

¿Qué plato es, Tamara? La presa ibérica

con reducción de tomate y bastoncitos de hojaldre.

Vamos a probar.

Lees, te preocupas, tienes una buena actitud,

solo que falta un ingrediente en "MasterChef": Confianza.

¿Estás de acuerdo?

Pero si dijeras: "Sí, estoy de acuerdo".

-Sí, estoy de acuerdo.

¿Qué no te deja cocinar perfectamente?

¿Qué te tiene el corazón comprado y no acabas de sacar lo que tienes?

En teoría, yo porque estamos en negociaciones

para que Isabel sea mi suegra. ¿Qué?

¿De verdad? Guau. No sabe lo difícil que lo tiene.

(VICKY) ¿Perdona? Boris, tú que eres un amigo

de la familia... Y de Jordi,

muy querido de Jordi.

¿Intercederías para que esta relación

pudiera llegar a más? Tamara tiene mucho más carácter

del que decide defender acá

y siempre es Tamara quien tiene la última palabra.

Menos mal. Boris, nombre de tu plato.

Un feliz día en Formentera con Félix.

(RÍEN)

No podría haber nada mejor. Lo que se llama un trío

de efes, feliz día en Formentera con Félix.

Feliz día en Formentera con Félix.

Sabes que Rubén, un día, te esperará en la puerta de casa

con una katana. -Lo sé, estoy a punto de romper

unos de los matrimonios más estables de este país.

Correcto. Oye, debemos probar.

Es un velo que hice con la ayuda del agar-agar.

Es un poquito momento, así, psicodélico.

Si quieres conquistar a Félix por el estómago,

te hace falta ser más imaginativo,

más original y ponerle más pasión a los platos porque esto

ya sabemos que lo haces muy bien y ya sabemos que Boris

es magnífico, pero para conquistar

a Félix, Boris tiene que ser excelente.

Vaya por Dios. Pues te diré una cosa, Boris,

has ido a lo fácil, pero te salió fenomenal

y me has hecho muy feliz.

Es un plato que no tiene peros, ninguno.

Pedíamos un plato bien hecho, hiciste una carbonara,

perfectamente, bien hecha y has añadido ese toque técnico

de un velo muy fino hecho con albahaca.

Ninguna pega. Claro, como una cosa clásica,

fresca, divertida, simpática y que la excelencia

venga después de comer el plato.

Ole. Y, Félix,

espero que en algún momento lo podamos disfrutar.

En Formentera.

Vicky, nombre de tu plato. Falso caviar de Oporto.

Está el solomillo con el sofrito con un poco de Oporto

y después hice el falso caviar de Oporto con un velo de espárrago.

Oye, debemos probar.

Esperaba peor plato, no hay nada malo,

pero tampoco hay nada, excesivamente, brillante

para decirte: "Ah, qué bueno, Vicky".

Es un tema de actitud, porque no puedes empezar

esta prueba donde además echarán a uno a la calle

pensando: "Igual me tengo que ir", porque así ya te estás yendo.

(VICKY) Me da mucho coraje que me digan que me falta actitud

porque si algo tengo es actitud. Si no la tuviera, no estaba aquí.

Almudena, nombre del plato. Eh... Pasta y más pasta

no siempre te hace rico.

¿Por qué hiciste un plato de pasta con pasta?

Porque vi la harina y los huevos

y como estamos en una prueba de eliminación

quería hacer algo que supiera hacer.

¿No ves más arriesgado hacer pasta con pasta?

Posiblemente, no lo sé. Vamos a probar.

Cuando alguien hace una pasta y la hace bien hecha, como aquí,

tiene mucho mérito. Problema de tu plato:

Que es el único mérito que tiene y ese mérito no lo pones en valor.

Podrías haber hecho mil cosas, no lo que has hecho

que es un ravioli fino, crudo con muy poco relleno

y unas huevitas y un sofrito casi inexistente.

Me sorprende una cosa, que una persona tan acostumbrada

como tú a templar sus nervios, te veo cocinar con un pánico

a algo y entonces no intentes hacer cosas raras

y ve a un dos más dos son cuatro.

Claro, con lógica. He ido a lo que he pensado.

Pasta con pasta no tiene sentido. Pero el planteamiento inicial

ha sido erróneo. Pero el ravioli está sin rellenar

y un ravioli es pasta que tiene que estar rellena

de un sabor que te lo metes en boca y te explota

y te llena la boca y está vacío.

Ana Milán, cuéntenos usted el nombre de su plato.

Una tarde con Mónica. ¿Y quién es Mónica?

Mónica Naranjo. Mónica es una de mis hermanas

del alma y acabamos siempre charlando y cogiendo cosas raras

de la nevera y comiendo lo que pillamos.

Y me ha recordado, un poco, a esos momentos

y además sé que me lo va a perdonar,

me hubiera gustado dedicarle un superplato, pero este no lo es.

Esto es una bandeja de canapés de un cumpleaños malo

que se pueden comer dudosamente. Yo también lo creo, Pepe.

Eso es tu plato. Yo, en defensa de Ana Milán

quiero decir que me gusta mucho el nombre de su plato:

Una tarde con Mónica y una mala tarde

la tiene cualquiera. Si hoy es la mala tarde de Ana Milán,

ya vendrán otras mejores. Lo malo es que hoy

se va alguien. José, tú conoces, perfectamente,

a Mónica, me parecía tan malo el plato que pensé:

"Solo lo podría solucionar ella", ella me ha aguantado

muchas malas tardes. Oye, qué triste

un beso en un momento malo, ¿no? Depende.

Te lo digo porque quizás, me lo vas dando ya

y no esperemos al final. Al final, no te preocupes,

¿es que tienes prisa? No, te lo digo

porque ese momento triste que sea un momento bonito.

No te preocupes, cariño.

Ven aquí, ven aquí.

(Risas)

Anabel...

Mírala, mírala. -Eh, amiga.

-Por favor, que es mi Jordi. -Lo echaba de menos ya.

Que no se queje mi Jordi.

Así se besan en Bilbao. Las vascas somos así,

nos rebozamos. Félix, nombre de tu plato.

Pues, yo le he puesto ensalada Tamara.

Oh. -Porque me ha hecho ella

la compra y pensé: "Ponte en la cabeza de Tamara,

qué haría, qué le gustaría, una ensalada fresquita, suave".

Me sobraba el huevo y la mostaza y digo:

"Una mayonesa con sabor a mostaza",

y la pongo de remate y por eso

me sirvió de fuente de inspiración. Vamos a probar.

Félix, no sé si es mucho lo que te voy a decir,

pero es el mejor plato que has hecho en "MasterChef".

Toma. (BORIS) Oh, Tamara,

le has dado suerte. -Guau.

Félix, una cosa sí te quiero añadir porque entiendo que seas tímido,

yo también lo fui en muchas etapas de mi vida...

¡No puede ser, no! Estoy en un veredicto, por favor.

No sé qué podemos hacer contigo, te hemos metido caña,

no hemos encontrado ningún resultado,

te dijimos que tu plato ya tiene un nivelito

y tampoco vemos resultados. Es que no sé.

No lo veas como una crítica, me conformo con que sea expresiva

tu comida, pero, hombre. ¿Tú también quieres un beso?

¿Es lo que me estás pidiendo?

No. Ah, vale, digo: "Joder".

Yo te doy un abrazo si quieres. ¿En serio?

(BORIS) Hala, hala, hala.

¡¿Qué es esto?!

¡Qué es lo que está pasando?!

-Esto va de poliamor, ¿no? Hoy, el capítulo, ¿o qué?

-Claro, hombre, claro.

Oye, esto sí que es un pico de gallo.

¡A por Samantha! ¡Ah!

Se empotra. ¡Ah!

Se puso como una lapa contra la pared,

yo como un koala detrás y no la besé.

Ya la pillaré desprevenida.

Bueno, José, gracias por volver. Gracias, amigo.

Como es el programa del poliamor, me despido de todos.

(ANABEL) Venga, poliamor.

-Venga, vamos, venga,

vamos, venga, ánimo, ánimo.

(TODOS) ¡Ah!

Ánimo, disfruten. Gracias, José.

Hasta luego. Hasta luego, grande.

(APLAUDEN)

Tamara, ¿estás bien? Sí.

¿Sí? Ha sido aquí.

-Muchas sorpresas. -Que ha sido...

(TODOS) ¡Ah!

(RÍEN)

(RIENDO) A ver quién se va porque....

Vamos a terminar ya. ¿Pero por qué?

Es muy rápida, tiene los reflejos de una anaconda.

No he podido ni acercarme, vamos.

Todavía nos queda programa.

Dejadme tranquila. Ahora sí, vamos a deliberar.

No pasa nada, hemos llegado al programa siete,

es superimportante. -Sí, sí.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Sonrientes y agradeciendo

lo vivido que es de lo que se trata.

¿Lo tenemos? De acuerdo.

Venga, vamos.

Aspirantes, en este reto teníais la oportunidad de demostrar

si sois buenos o malos, si encajáis bien las críticas

o si sois rencorosos y hemos comprobado

que la toleráis bastante bien porque casi ninguno

ha ido a fastidiar al compañero.

La única, Anabel, que, como Avellaneda dice,

como no empatiza con los demás no sabía o no se quería acordar

de que Avellaneda no puede probar el cerdo, es alérgico.

La oreja era como un edredón, podría haber hecho más cosas.

De verdad... -¿Cómo un edredón?

De grande. Esa oreja era como un edredón de grande.

Sabemos que no es lo mismo cocinar con lo que uno ha elegido

que tener que hacerlo con lo que habéis encontrado.

Dos aspirantes han sido creativos

para hacer platos con sus ingredientes

y han conseguido muy buenos resultados.

Esos dos aspirantes son...

Boris.

¡Eh! -Toma ya.

Hala... (ANABEL) Boris, estás...

Por favor, increíble. (ANABEL) Estás de racha.

Y Félix. La parejita feliz.

(Aplausos) Formentera.

(BORIS) Nos vamos a Formentera.

Otra vez, ya nos tienen juntos, otra vez.

Félix... Qué bonito.

Tienes que reconocer, aunque Tamara no te haya invitado a su casa,

que te ha hecho la compra con mucho cariño.

Le has sacado el máximo partido a los ingredientes

y el producto principal ha brillado: la gamba roja.

Ole. -Gracias, chef.

Boris, Vicky te ha demostrado que es una buena amiga,

porque, tras haber escuchado hablar de ella,

te ha hecho una compra a medida con la que te has lucido.

Con mis palabras, lo que quiero es que Victoria

saque esa cocinera que tiene dentro.

(ANABEL) Con tu compra no lo ha conseguido.

La única manera de callarla es...

(ANA) Pero ¿Félix, qué te pasa?

-Es que no hay manera. (ANA) Estás desatado.

-Lo he conseguido. (ANA) Estás desatado.

Con lo del poliamor está "on fire". -El poliamor me tiene loco.

Y de los dos, el mejor aspirante en este reto

y que, por lo tanto, se lleva los cuatro mil euros

para la ONG que elija es...

¡Boris!

(ANABEL) Pero ¿qué está pasando, amigos?

Pero ¿qué está pasando, amigos?

Boris, por favor, ¿para quién van esos cuatro mil euros?

Para una asociación muy importante que trata la dislexia.

Pienso que la dislexia se supera y esta asociación, DISFAM,

cuenta con instrumentación para ayudar,

no solo a que tú la superes, sino para que los familiares

sepan entenderla y sepan, también, apoyar

a los que tenemos dislexia.

Para ellos van, para DISFAM esos cuatro mil euros.

Gracias, de verdad. Gracias, de verdad.

Felicidades a los dos, podéis subir a la galería.

(ANA) ¡Venga! Juntos a la galería...

Cuidadito, ¿eh?

Y, ahora, la noticia amarga de este reto.

Venga, manitas, chicos.

Anabel, Yolanda, Tamara y Vicky, un paso adelante, por favor.

Qué piernas más largas tienes.

Las cuatro tenéis, más o menos, el mismo nivel,

una por encima de las demás, pero, en general,

habéis pasado este reto con aprobado;

por tanto, podéis sonreír un poco y subir a la galería con ellos.

(ANA) Vámonos.

(TAMARA) Con un cinco, pero me he salvado.

Un poco preocupada porque Juan sigue allí,

pero, bueno, yo rezo mucho; así que...

Almudena, Ana, Avellaneda, de vosotros no podemos decir más

que habéis estado perdidos con vuestros ingredientes

y no habéis conseguido sacar adelante un plato decente.

Ana, ni cambiando el emplatado al final nos has convencido.

Estabas contenta, con la compra de Félix

y has cocinado muy positiva, pero no has acertado con el plato.

No tengo respuesta.

Almudena, tu plato nos ha dejado descolocado,

porque no entendemos que hayas hecho pasta sobre pasta,

y lo de las esferificaciones, que no salieron.

Sí, creo que no había metido la suficiente cantidad de "gluco".

Avellaneda, sabíamos que lo tenías complicado

porque es difícil hacer bien un plato si no puedes probarlo;

así que, dale las gracias a Anabel.

Oye, la oreja solo adornaba, que tenía mogollón de cosas ricas.

La oreja se suma a otros fallos de tu plato, que eran muchos;

la pasta insípida, sin gracia...

De los tres, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Almudena.

(BORIS) ¡No! (ANABEL) Oh...

(BORIS) ¡Ay, no, no!

No pasa nada.

Ana, Avellaneda, podéis ir a la galería,

pero cuidado, con otro plato así no tendréis más oportunidades.

Estoy jodidilla porque estoy segura de que hay una manera de hacer

un plato decente, aunque no lo haya conseguido,

y si no, medianamente bien, pero he hecho una mierda de plato.

Almudena, una mujer que viene del deporte de élite,

¿te ha descolocado saber que habría un eliminado,

eso te ha puesto nerviosa y ha podido contigo?

No, me ha faltado conocimiento y, quizá, experiencia;

no he tenido la capacidad para ver otro plato.

¿Qué parte de responsabilidad tiene la compra que ha hecho Yolanda?

Ninguna. Ninguna.

Soy la única responsable de haber hecho esa elaboración.

¿Has estado a gusto en "MasterChef"?

Porque ha habido momentos de verte muy nerviosa.

He llegado al programa en un momento

en el que estaba, un poco, más inestable.

Soy una persona muy activa, igual, da esa sensación,

pero, más o menos, cada vez que he cocinado,

siempre sabía bastante bien lo que quería hacer.

¿Qué te llevas de tu paso por estas cocinas?

Pues, la verdad, he encontrado gente maravillosa.

(ANA) Guapa. (BORIS) Y nosotros a ti.

Con Félix hice muy buena relación.

Cierto.

Ahora es cuando me emociono.

Y... y Ana.

Me ha mirado, siempre, con mucha sinceridad.

Es verdad que pasamos muchísimas horas juntos

y los vas conociendo...

Tengo que confesar que, luego, no me muevo en su mismo círculo,

igual que ellos se mueven, a veces, me costaba, un poco...

Te veías fuera. Integrarme.

(BORIS) Ay, Almudena, pero te integras perfectamente.

Ya eres de los actorcitos. -Eres muy querida.

Ya eres de los actorcitos.

Soy una persona muy abierta y me ha costado tener...

El mejor amigo, ¿no? Ya, ya. ¿Ves a alguno como ganador?

A Anabel la veo ganadora. ¡Anabel!

Ay... cariño.

Ha sido un placer conocerte y tenerte en estas cocinas,

llega lo más triste, abandonarlas y colgar tu delantal.

Muy bien. Qué pena.

(BORIS) Almudena, mi amor... Ay...

(LA GALERÍA) Guapa, guapa, guapa.

(ANA) ¡Almu!

Voy a echar de menos el no haber podido crecer más.

Valoro la experiencia como una experiencia de vida

o una experiencia humana, una experiencia de convivencia.

Es algo muy mágico, es algo que sacas de aquí sí o sí.

Después de la salida inesperada de una compañera en esta prueba,

y de los encuentros y desencuentros que ha provocado este reto,

no os queda otra que afrontar el próximo los ocho juntos.

Os recomiendo que dejéis atrás todo lo que ha ocurrido en cocinas.

¡Sí, chef! O no...

Que sí, que sí, que sí.

Después de seis duras semanas de competición,

los aspirantes necesitan respirar hondo y relajarse.

Qué mejor lugar para hacerlo que este remanso de paz

escondido en plena sierra madrileña.

Aspirantes, bienvenidos a la finca El Campillo.

Viendo los jardines y estanques que posee

no es de extrañar que Felipe II eligiera esta finca

como refugio en el que esconderse durante las vacaciones.

Es impresionante.

Aunque la historia de este lugar no solo está vinculada a reyes,

¿verdad, Félix?

Aquí se rodó una de las series más importante para mí,

"Herederos", pasamos tres añitos, casi cuatro,

recorriendo y viviendo aquí; me siento, un poco, como en casa.

¿Conoces los vericuetos? -Los conozco.

Os hemos traído hasta aquí porque sabemos que, a ratos,

la tensión de la competición os supera, pero hoy toca disfrutar.

¡Nos vamos de pícnic!

(ANABEL) Estamos muy a favor. (AVELLANEDA) Muy bien, menos mal.

Pero no os lo creáis, dejad que termine.

Sí, ya verás.

Como no hay pícnic, que se precie, sin amigos,

hemos llamado a unas personas a las que, seguro, extrañabais,

o, al menos, a algunas de ellas. Qué maravilla.

Aquí están los nueve expulsados

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

¡¿Qué dices?!

(ALGUNOS) ¡Hola! (ANA) Mira, mira.

(Gritos de alegría)

¡Chunguitos! -Hola, mi amor.

Bienvenidos a la repesca.

(ANA) ¡Anabel!

He estado practicando, he venido a las "masterclass",

como buena profesional me he preparado a muerte,

porque quiero hacerlo y me gustaría volver.

¡Bienvenidos a todos de nuevo!

(CHUNGUITOS) Gracias.

Chunguitos, quiero saber algo,

¿habéis cocinado o practicado para la repesca?

¿Te digo la verdad? Sí.

Un huevo. -Huevo con patatas fritas.

Te has quedado como antes. Y está buenísimo.

(RÍEN)

(YOLANDA) ¿Para qué ir a más? -De verdad.

Exaspirantes, lo lamento mucho, pero solo uno de vosotros

volverá a las cocinas de "MasterChef Celebrity".

¿Venís dispuestos a ganar la repesca?

A ganar no sé, pero a la repesca. -A ganar, a ganar.

(ÁLEX) Claro.

Me gustaría volver porque tengo mucho que aprender

y porque el programa ha conseguido que me guste, algo más, la cocina.

Empezaremos con los aspirantes. (BORIS) "Oh, my God!".

Cocinaréis divididos en dos equipos.

Boris, Félix, por haber sido los mejores de la otra prueba,

os corresponde ser los capitanes. (BORIS) ¡Oh!

-Nos separan. -Nos separan...

Debes dejar las pasiones aparte. (BORIS) Qué horror.

Es una lucha a muerte. Te lo dije, quieren separarnos.

Queremos el clásico "amantes enfrentados".

(BORIS) Vaya... (MARTA) ¿Sois amantes?

(BORIS) Un poco. -Sí, ahí está la cosa.

(BORIS) Marta... -¡No, no, no!

(Gritos alegres)

# Qué guapos están los novios. ¡Olé, olé, olé!

# Qué guapos están los novios. ¡Olé, olé, olé! #

¡Olé! Muy bien.

Anabel, ¿verdad que tenemos otra relación "in progress"?

¡Sí!

(Gritos)

Ven aquí, Samantha. ¡Ven aquí!

-Cuidado, cuidado, que te coge, que te coge.

Cuidado con el...

(Risas)

No me deja... ¡No me deja besarla! No me deja besarla...

Anabel es muy graciosa, me ha dado pena la chiquilla.

Le podías haber dado un besito y quedaba tranquila.

Capitanes. ¿Capitanes?

Acercaos a mí, por favor.

(MARTA) La parejita... (BORIS) Somos los dos capitanes.

(JUAN) Bien, bien.

Esta bolsa contiene las fotos de vuestros compañeros.

Iréis sacando una ficha cada uno, alternativamente,

pero, atención, porque podéis decidir

si os quedáis con ese aspirante en vuestro equipo

o si, por el contrario, lo rechazáis y lo enviáis al otro.

¡Dios santo, qué horror! ¿No podemos irnos?

No.

Boris, por haber sido el mejor de la prueba anterior,

empiezas, ¿vale? Vale.

Sin mirar coge la ficha. OK.

(YOLANDA) Eres tú. (BORIS) Ana Milán.

¿Qué haces? Me la quedo, por supuesto.

¿Te la quedas? Totalmente, indiscutiblemente.

Sin mirar. Ahora, Félix.

(BORIS) ¡Oh! -Me la quedo.

Te quedas a Tamara... Muy bien.

Perdona si te meto caña, voy a arrearte, si hace falta.

-Vale. -Pero es buena concursante.

Siguiente ficha, venga.

(BORIS) ¡Oh! (TODOS) ¡Oh!

(ALMUDENA) Qué tristeza.

A nosotros, que nos queremos, nos han dividido,

hoy, también, tenéis que estar divididos.

Tamara, no, "al enemigo ni agua". -Vale.

Siguiente ficha, Félix.

¡Oh! -¡Vicky!

La mitad de Vicky, porque esa no es Vicky ahora.

Te la doy. (ANABEL) Te da.

¡Ay, qué alegría le has dado a mi cuerpo!

Te da.

Creo que es una currante, pero se le puede girar el cable,

tiene mucho genio, y no quiero estar enfrentándome.

Te voy a decir una cosa: "Bendición",

porque yo quiero estar con Boris.

Está bien, porque no hay otra cosa, pero si te digo "sí" es sí,

si te digo "no" es no y que quede con testigos.

Escuchadme es mi amigo, ¿vale? Eso es lo que me toca...

Yo nunca rechazaría a Boris por muy torpe que fuese,

aunque no supiese freír un huevo.

Te vas a tener que dar tres puntos en la boca.

¡Oh, sí! -¡Sí, porfa, ¿eh?!

Yolanda. -¡Porfa!

Aunque Félix no lo haría por mí, yo te cedo a Yolanda,

que es muy buena compañera y estupenda cocinera.

Boris, eres muy tonto, soy muy buena en equipo.

Félix...

¡¿Alfonsa?!

(ANABEL COMIENZA A TARAREAR)

(Risas)

Me la queda, me la quedo, es de las "champions".

(TARAREA) -¡Ole!

Podéis volver con vuestros equipos. Muy bien, muchas gracias.

Lo de los amantes enfrentados voy a intentar que le afecte a él.

Soy un tío capaz de separar, absolutamente, esa parte,

cuando tengo que luchar, y creo que hoy lo intentaré.

Capitanes, muy atentos,

porque la formación de equipos no ha terminado aquí.

Por primera vez en la historia de "MasterChef Celebrity"

los capitanes tendréis que haceros cargo, también,

de los exaspirantes.

¡Guau! -Pobrecitos la que os ha caído.

Vais a tener que adoptar, cada uno,

a cuatro exaspirantes en vuestro equipo.

(COMIENZA A LADRAR)

Y digo cuatro, porque el noveno exaspirante,

es decir, el que no sea elegido por nadie,

pasará, directamente, a formar parte del equipo Rojo.

¡Dios, qué nervios!

Boris, como mejor de la otra prueba te toca a ti empezar.

Obregón. -¡Ole! Gracias.

Félix.

Álex. Nos une una amistad y creo que es de los más fuertes.

Boris. Marta Torné.

-Ay, gracias. -Marta da muy buen rollo.

Félix, es tu tuno.

Almudena, quiero darle otra oportunidad.

-José Miguel, porque es un galán y todo culebrón necesita un galán.

Gracias, Boris.

Furiase, porque siempre hemos dicho que sería mi mujer un día,

hay que volver a reunir esto.

(ANABEL) Vaya lío que tenemos aquí, el poliamor.

Boris. La guinda del pastel.

(ANA) Venga. (FÉLIX) Verás.

El Sevilla. (ANA) ¡Ole!

No sé si vamos a cocinar, pero matarnos, seguro.

(RÍE) Bueno...

Solo quedan Juan y José, los hermanos Salazar.

A ver... -A ver, ¿qué pasa?

¿Con cuál te quedas, Félix?

Pues, cojo a José, porque cuando se fueron

tuvo un gesto que me rompió el corazón, dijo:

"Si mi hermano se va,me voy". Creo que debe pelear por él.

O sea... soy el mejor, ¿no?

(ANABEL) Eso es, por eso te han dejado el último.

Eso es, Alfonsa. (RÍEN)

El capitán que elija el equipo Rojo

se lleva de regalo a Juan Chunguito,

(GRITAN ALEGRES)

Al mejor.

¡Eso es!

Aspirantes, el pícnic de hoy nos va a hacer viajar

al otro lado del Atlántico. ¡Oh!

En concreto, a dos continentes. Empezaremos con el equipo Rojo.

(AVELLANEDA) Qué mono.

Que nos hará viajar alrededor del continente asiático

con cuatro tapas saladas.

(MARTA) Qué monada de caja, por favor.

Consisten en "nasi goreng", típico de Bali.

¿"Nasi goreng"?

"Chili crab", típico de Singapur; "curry thai", típico de Tailandia;

y "ca kho to" que es una delicia vietnamita.

(AVELLANEDA) ¿"Ca kho to"?

Y yo pensaba que tendrías una tortilla de papas en el campo.

Exaspirantes, atentos, porque estos son los cinco postres

que hará el equipo Rojo. ¡¿Cinco postres?!

(AVELLANEDA) Qué mono. (BORIS) ¡Oh, guau!

"Butsi", un postre de Filipinas. Qué bueno.

Buenísimo. -Haced un poquito de más.

"Gulab jamun", un postre de India; "dorayaki", un postre de Japón.

(YOLANDA) ¡Olé! "Baklava", de Turquía.

(ELENA) Ay, qué bueno.

Hala, "baklava".

Y otro dulce filipino, "turón de plátano con tofe".

¿El turrón?

-"Turón". -Ah, ¿no es turrón?

El equipo Azul tendrá que elaborar un menú de cuatro tapas

que representan a algunos de los maravillosos sabores

de la cocina americana.

Oh, qué maravilla.

-Hamburguesas. -Patatas fritas.

Ceviche, como todos sabemos, que procede de Perú.

¡Bravo! Taco mexicano.

¡Bravo!

"Coxinha", típica de Brasil. ¡Bravo!

Y patacón pisao, de Colombia.

¡Hombre! De toda la vida...

(RÍEN)

Esta campana esconde cuatro postres americanos

que hará el equipo Azul.

Alfajores argentinos. (AVELLANEDA) Eso está buenísimo.

(ELENA) Esa es la mía.

Pastel de elote con rompope, un postre de México;

"red velvet" de Estados Unidos. (ANA) Huy, sí.

Y "butter tart" de Canadá.

A Ana la veo que sabe hacerlo todo.

¡Sí!

Félix, por ser el segundo mejor de la otra prueba,

debes decidir qué menú prepara tu equipo.

¿El azul, es decir, lo sabores americanos,

o el rojo, los sabores asiáticos?

Por sabores y por haber vivido, un poco, más allí,

me voy... me voy a América.

Vivió en Los Ángeles.

¿No podrías haber vivido en otro sitio?

Por lo tanto, Boris,

te corresponde cocinar los sabores asiáticos.

Muy bien, porque hay muchísimo de asiático en mí.

Exaspirantes, sé que todos deseáis saber

con qué dulce os jugáis la vuelta a la competición;

este privilegio le corresponde a Boris,

por haber sido el mejor de la prueba anterior.

¿A qué exaspirante del equipo Azul quieres darle el alfajor?

A Almudena. -Gracias.

¿El pastel de elote con rompope, de México?

Creo que para Elena Furiase.

-Gracias, Boris, me siento muy apegada a México...

¿El "red velvet" de Estados Unidos a quién se lo adjudicas?

"Red velvet" es de las tartas más ricas

y hay que hacerla muy bien, será para Álex.

Por tanto, el "butter tart" va para ti, José Chunguito.

Vale.

Boris, a ver cómo repartes los postres en tu equipo.

(MARTA) Ánimo, Boris.

Comenzamos con el "butsi", de Filipinas.

A José Miguel. -Lo intentaré, lo intentaré.

Muy bien. El "gulab jamun", de India.

Al Sevilla. -Gracias, Boris.

¿Para quién es el "dorayaki"? Para Marta Torné.

Marta torné hará el "dorayaki". ¿El "baklava" de Turquía?

La "baklava" va para Ana Obregón.

No sé qué es, pero tú ya me dirás.

Exacto.

Por lo tanto, el turón de Filipinas va para Juan Chunguito.

Muy bien. Encantado de la vida.

Aspirantes, exaspirantes, hemos invitado a comer

a 50 amantes de la naturaleza que suelen organizar picnics

fin de semana sí y fin de semana, también.

¡¿Cincuenta?!

Disponéis de 130 minutos para elaborar cincuenta raciones

de cada una de las tapas.

Guau...

Vosotros, exaspirantes, disponéis de cien minutos

para elaborar veinticinco unidades.

No hay comensal que aguante ocho postres seguidos,

de modo, que les serviremos una degustación.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

(ALGUNOS) Muy bien, bravo.

Todos pitando a por vuestros delantales,

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

(ÁLEX) Vámonos. No pares, Anabel. (YOLANDA) No pares.

(ANA) Vamos. (ANABEL) Vámonos.

Vamos, capi, tenemos que coger las cosas.

Vamos, Tamara, coge el azul.

(YOLANDA) ¡Vámonos!

(ÁLEX) Vamos, vamos, vamos. (ANA) Vámonos.

(BORIS) Todos adentro.

Equipo Azul, equipo Rojo, todos a currar

en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos. ¡A currar!

Empezamos con las cosas, ¿vale? ¿Lo tenemos?

Sí, señor.

A ver...

¿Has dicho "cangrejos"? (COMIENZA A GRITAR)

Victoria, tenemos que saltear los cangrejos.

Para preparar el "chili crab" el equipo Rojo

debe sofreír los cangrejos y saltearlos con una salsa

elaborada, principalmente, con tomates, lentejas y chile.

¡Vicky, que se te escapa un cangrejo!

(Gritos de Vicky) (BORIS) Se escapó, agárralo.

(AVELLANEDA) Bueno, bueno...

(Gritos de Vicky) (BORIS) Se están escapando.

Listo, ya está dentro.

(ANA) Pero ¿qué hacéis? Boris, ¿están vivos?

Victoria los va a bautizar, están todos vivos.

(Gritos de Ana)

(MARTA) Avellaneda, quién te ha visto y quién te ve.

Oye, esta lentejuela no me mola, prefiero las plumas.

El "ca kho to" es un plato de pescado caramelizado de Vietnam.

¿Cómo va el escamado?

Ahí voy, ya está casi. ¿Por qué me ha tocado el pescado?

Que esto tiene trabajito, ¿eh?

El "curry thai" es una elaboración de Tailandia

que se hace con diversas proteínas, como el pollo,

verduras, leche de coco, pasta de curri y aromáticos.

¡Qué manía les estoy cogiendo a los pollos!

Venga, Victoria, el primer cangrejo que mataremos.

No, no. -Sí, sí.

(GRITA)

A ver, le haces así... -Por ahí no.

Sí, es por ahí. -Que no, que no.

Ahí está, listo. A saltear. (VICKY GRITA)

Venga, otro.

Se te va por el barranco, se te va otro.

Ay, que viene, que viene el cangrejo.

-¿Quién viene? -Ese.

(MARTA) Se ha independizado.

(GRITAN LOS DOS) (BORIS) Me pinchó.

(VICKY GRITA) (BORIS) Me ha pinchado. Espera.

(VICKY) Que viene. (BORIS) No hagamos un circo.

(VICKY) ¿Por qué me has hecho esto? Este tiene una cara muy rara...

-Ese es tremendo, es verdad.

(VICKY GRITA) -¿Qué has hecho?

Vicky, detrás, que se te escapa.

(Gritos de Vicky)

(JUAN) Vicky, que me has tirado un cangrejo encima.

Mira. -No te creo.

Me ha mordido el cangrejo.

Tiene sangre. -Oh, tengo sangre.

Va a ser como el Hombre Araña y tú serás la Mujer Cangrejo.

-Mira el cangrejo lo que ha hecho conmigo.

-El cangrejo radioactivo, la volverá radioactiva.

-Boris, qué elegancia y finura para cortar el cangrejo.

La fama de matacangrejos que voy a ganar.

(FÉLIX) Chicos, preguntad lo que haga falta, ¿vale?

Lo corto superbestia, porque, luego, se deshilachará.

-Vale, perfecto.

-Tú vas a hacer el caldo y lo vas a marcar.

-Perfecto. -Y "chimpum".

Para hacer las "coxinhas" brasileñas,

el equipo Azul debe hacer una masa con el pollo desmenuzado

y, después, envolverlas con un rebozado

similar al de las croquetas.

(FÉLIX) ¿Tamara y Anabel, vais bien por ahí?

Sí, estamos con el marinado. Ajo, jengibre, chile...

Para hacer el patacón pisado hay que marinar las costillas;

después, asarlas, hasta que la carne esté mechada;

y, por último, servirlas sobre una base de plátano frito.

No había visto un plátano así de duro en mi vida.

-Anabel, ¿lo llevas bien?

Sí, estoy poniendo la carnezuela,

con la grasita para arriba y con un buen marinado,

"to porcima", que no falte de nada.

Una vez marinado, hay que asar el lomo.

Se servirá desmenuzado, junto al pico de gallo,

el guacamole y la tortilla que formará el taco.

¡Venga! -Vamos, chicos.

Esto lo voy a meter ya.

Vamos bien, pero no debemos parar, en cocina nunca se va bien.

Pues, pongo los pimientos.

¿Necesitas algo? ¿Vas bien?

No veas lo que cuesta, es muy fuerte...

¿Quieres hacer la "brunoise"? -¡Ah!

¿Cariño? -Sí, porfa.

Chicos, os vemos superfluidos.

¿En serio? -Energía positiva desde aquí.

Energía positiva. -Un poco de ánimos. ¡Vamos!

¡Callaos, que me descentráis!

(JUAN) Energía positiva. ¿Me entendéis o no?

Ojalá acabemos pronto y podamos ayudaros.

No nos despistes. -Venga.

(TARAREA) Cómo me gusta este lago tan bonito.

Es muy bonito. Preciosa finca.

Es el momento de repartir equipos, vamos a jugar a La rana,

el que más botes dé gana. Venga.

Jordi, empieza. Venga, dale.

Allá voy. ¡Vamos, Jordi!

¡Muy bien! Uno.

Pepe...

Tres. ¡Bien!

¿Tres? Tres. Sí, señor.

(Risas) Pepe, puedes elegir equipo.

Me voy al equipo de Boris.

Me parece bien. Quiero comedia, culebrón.

Tú al equipo de los cachitas. No quiero aburrirme.

Me quedo aquí tirando piedras.

Ay, qué mal perder tienes... ¡Vamos!

A buenas horas, tiras para abajo, hay que tirar...

Tiro para donde me da la gana.

Practica. Mira dónde tiro.

Ay, ay, ay.

Cuando termines eso te vienes corriendo,

porque te necesitamos, Avellaneda.

Estoy con el pescado. -Estamos con el pescado y el pollo.

(VICKY) Juan, date prisa. -Sí, pero esto no es fácil.

Que esto tiene trabajito. (VICKY) ¿Perdona, Ana?

-Victoria, por favor, no empieces a hiperventilar.

¿Cómo está mi equipo Rojo? Hombre, Pepe, aquí estamos.

¿Cómo estáis? ¿Sabes qué?

He descubierto algo. ¿Qué ha pasado?

Que soy un experto cortador de cangrejos.

Te he visto con una maña... Como si hubiera nacido para ello.

Además, disfrutando del corte.

Algunas veces he pensado en gente,

en gente con la letra "efe" en su nombre.

¿En tan poco tiempo pasáis del odio al amor?

De "te apuñalaría" a "me iría contigo a Formentera".

¿Cómo que lo apuñalaría?

Ha cogido la comida americana, pensado que así iría más rápido.

¿Te parece normal esa manera de pensar?

Además, con la cara dura de decir

que le recuerda a cuando comía. En América no tenía para comer,

era un actor buscando trabajo, no tienen dinero.

(FÉLIX) Tiene toda la razón.

Tú nunca hubieses hecho eso.

Jamás, jamás, jamás.

Habría que haberlos salteados a fuego fuerte, solo los cangrejos,

y, por otro lado, la verdura. Hazlo con mucha potencia.

Vale. Bueno, equipo Rojo...

¿Sí? Veo que falta un poco de ritmo.

¡Más ritmo, más ritmo!

Vuelvo en un rato. ¡Vamos, vamos!

-Vamos a ponernos a hacer lo del arroz. Ana...

-Mi amor, tienes que coger el arroz jazmín y lavarlo,

luego, ese agua la tiras, y, después, lo pones en una olla

en abundante agua con sal, cuando ya está en su punto...

Lo tapo. -No, lo escurres,

tienes que escurrirlo muy bien, debe estar seco para sofreírlo.

Vale, voy a lavarlo. -Eso es.

El cuarto plato del equipo Rojo es "nasi goreng",

un arroz salteado con verduras y pollo,

cuya particularidad es que se sirve con soja dulce.

Hoy lo serviremos acompañado de un huevo de codorniz.

Hijo de mi vida, ¿esto qué es? ¿Es leche o qué es esto?

Voy a poner un puñado por persona, ¿no?

(ANA) Sí. -Mira lo que suela.

(AVELLANEDA) ¡Madre mía!

Si ganamos os invito a una botella de champán.

¡Vale! Francés, ¿eh?

(Risa de Félix) ¿Qué tal, equipo Azul?

Aquí vamos, señor. ¿Cómo lo llevas, Félix?

Muy bien, hemos puesto un caldo blanco para las croquetas

y hemos puesto las carnes a macerar, que van a ir al horno.

Una cosa. Sí.

¿Cómo lo estáis haciendo? Estamos todos con todos los platos.

estamos centrados en las elaboraciones.

Lo veo complicado... Como te veo despistadillo,

te daré una información que te va a venir bien.

Se dice, se comenta, se rumorea... Sí.

Que en el fondo, en la familia donde quieres entrar

es en la Preysler. (RÍE)

A lo mejor, hay parte de razón.

¿Sabes qué te digo, majete...? A ver...

La cola para entrar ya está hecha. Sí.

Y estoy yo el primero.

¿La lucha es entre tú y yo? Claro, yo... ¡eh!

Te propongo una cosa, ayúdame a ganar la prueba de hoy

y yo me quedo con Boris, así tienes el camino libre, ¿vale?

¿Es un pacto? Es un pacto de caballeros.

Un pacto de caballeros... Esto está ganado, está hecho.

Ven aquí.

No se preocupe, chef, estamos todos a una, Fuenteovejuna.

Tami. ¿Sí?

Te haré una pregunta directa. Sí.

¿Te parece? Sí.

De esas de mirarnos a los ojos. Vale.

¿Tú a quién invitarías antes a tu casa?

Qué liante. ¿A Félix o a mí?

A los dos. ¿Te estás haciendo la dura?

No.

Bueno, seguimos hablando luego, Tamara.

Venga. Vamos, equipo azul,

caña, que esto va muy bien, va como un cohete,

pero no hay que despistarse, ¿vale?

¡Sí, chef! Y cuidado con Yolanda,

que la lía fácil, que es una dispersa.

Sí, Yolanda es un cuadro flamenco,

pero yo la quiero como es. -Ay, gracias.

Anabel, tengo un problema, es que Jordi me impone.

¿Cómo hago para hablarle sin que me imponga y...?

Pues eso. -Mira, tú piensa

que tú eres la fuerte y le tienes rendido,

no te va a imponer. Él impone cuando hace una cata,

pero punto pelota, ¿sabes?

Pues tienes toda la razón, Anabel. Me siento con fuerza.

Ya verás dónde me pone.

Ya verás.

Yo creo que ella es una buena compañera

y, bueno, me da ánimos.

Pero yo la sartén por el mango no,

noto que la estoy cogiendo por el lado que hierve.

Bueno, ex aspirantes, todos a currar

porque vuestros 10 minutos de cocinado

empiezan en tres, dos, uno, ya. ¡Vamos!

¡Vamos, venga, venga!

¡Quiero nueve postres impecables!

Empieza vuestro turno. Fuerte, José.

Yo no sé por dónde empezar.

Félix. -Vale, voy contigo.

Voy un segundo con José. -Venga, cariño.

800 gramos de harina.

No voy a estar aquí todo el tiempo, ¿eh?

Ponme 900 y 900. -900 y 900.

900 de mantequilla y 900 de azúcar moreno.

Lo metes aquí y lo amasas con la mano.

Venga, vale, de mantequilla y...

¿Qué ha dicho? ¿Mantequilla y qué?

José elabora una tarta típica de Canadá

hecha a base de mantequilla, nueces y harina.

(CANTA) #¡Ay, ay, ay, válgame Dios,#

#qué difícil es hacer esto!#

Es que es impresionante, qué arte tenéis.

Álex prepara la conocida red velvet,

que servirá en pequeñas porciones o cupcakes.

Almudena cocina alfajores argentinos

rellenos de dulce de leche.

250. Entonces yo voy a hacer el doble.

Voy a hacer el doble porque son 25 galletas.

Pues mira, 500, el doble.

Almu, mira, tengo que quitar

las hebritas de los maíces de su... madre.

Ah, tienes que limpiar eso.

Y Elena pastel de maíz con licor de huevo,

también llamado rompope.

¡Félix! -Voy.

Ven aquí, ven, que voy a hacer un postre que te vas a comer.

José, estoy contigo.

¿900 de mantequilla? -900 de mantequilla.

Te lo voy a repetir una vez. -¿Esto cuánto es?

¿Qué pone ahí? 121. ¿Necesitas gafas? Pídelas.

Me da mucho morbo que se enfade todo el rato.

Oye, ¿qué tal capitán estará siendo Félix?

Es un sargento de la Guardia Civil, vamos.

Esto nos pasa muchísimo a los caballeros.

Nos encantan los malotes.

Nos enamoramos de puro canalla, sí.

No serás de los que te gusta cuando te dan caña.

Menos mi marido, que es un señor.

Ah, vale. -Perdona, Rubén es un señor.

Exacto. -Y es interesantísimo.

Y no interesado.

Y de una piel... no se puede tener mejor piel.

Qué divina, Victoria,

¿y cómo sabes de la piel de mi marido?

El día que te conocí lo primero que hice

fue mirar la piel de tu marido.

¿Y la mía? -La tuya no, la de tu marido.

Pero qué atrevida.

Hay que ver... -¿Qué, cómo vas?

A mí no me sale esto. No me sale esto.

Qué callados estamos todos, ¿no?

Sí, porque estamos con problemas.

Juan tiene que elaborar un postre filipino

conocido como turón de plátano.

Y Marta los típicos "dorayaki" japoneses,

que son dos bizcochos rellenos de pasta de judías.

Oye, es la vez que estamos más callados

de toda la historia.

Para decir tonterías es mejor quedarse callados.

¿Tú qué tal? -Pues no lo sé,

no he hecho nunca esta masa.

El postre del Sevilla es gulab jamun,

una masa de origen indio

que se fríe en aceite en pequeñas bolas.

Por su parte, Antúnez tiene que preparar "butsi",

un pastel de harina de arroz.

Y Ana "baklava", un hojaldre hecho con pistachos,

especias, miel y pasta filo.

Ay, la pasta filo esta lleva seis capas.

No puedo perder la cuenta.

¡Equipo rojo, equipo azul, acaba de cumplirse

el minuto 50 de cocinado! ¡Sí, chef!

Vale, muy bien. -¡Oído!

¡Quiero un picnic con 200 tapas perfectas!

Vale, vale.

50 minutos, chicos. -¿50 ya?

Sí, se están pasando volando. No podemos parar, ¿eh?

No, no, chef. -Vale.

No, jefe. No capitán. -Huy, qué lío tengo de cargos.

(Risas)

Chicas, lo prometido es deuda, hoy plátanos a mi manera.

Como me pille este...

Tamara, necesitamos cocer la batata.

Vale, me pongo con ella.

Que queden limpitas y bonitas para que cuando cortemos

en taquitos queden uniformes. -Vale.

Voy a hacer la masa, chicos.

Ahora necesito estar en la masa.

Félix, ahora tengo que echar harina, ¿no?

José, estoy en un momento súper delicado.

¿Le has echado la harina ya o no?

No. -¿No le has echado?

Pues échale la misma cantidad de harina.

¿Cuánto? -La misma cantidad de antes.

Tienes que recordar cosas, eres independiente.

No soy tu padre.

Entonces, si has dicho antes 500, 500 y 500.

Vale, pues 500.

(YOLANDA RÍE) Es que no me acuerdo.

Pues tienes que recordarlo. -Vale, vale.

No lo riñas tanto, hombre. -¿No había otro más pesado?

Bueno, su hermano.

Yo no puedo.

Vicky. -¿Qué?

Al arroz le faltan 5 minutos. Pero lo más importante

es que tengas preparado dónde escurrirlo

en el momento en el que esté,

porque si no se nos pasará, ¿vale?

Vale, ¿tú te pones a la cebolla?

¿Crees que te ha hecho caso?

No. -Ah, vale.

Vicky, ¿has preparado dónde vas a colar el arroz?

No, estoy con el sofrito del "nasi goreng".

(CANTURREA) # ¡"Nasi goreng, goreng nasi"! #

Voy echando ya la pasta del curry.

Milán, la mujer del curry, ¿cómo va ese curry

que te veo tan concentrada en él?

Todo perfecto, capitán. -Vale.

Milán, que te has quedado sola haciendo ese curry.

Espero no defraudarle, señor.

No, es que no me puedes defraudar, ¿entiendes?

Lo entiendo a la perfección.

Escucha, hay que escurrir el arroz sí o sí ya

para que no se pase.

Juan, ponte tú con el arroz. -Estoy en ello.

Porque es muy pesado. Gracias. -¡De nada!

Se va a pasar.

Y lo estoy viendo y se va a pasar.

Me parece muy importante que termines

el trabajo que tú empiezas.

Así es como yo lo entiendo.

Huy, qué seco está esto.

Es tan finita...

Bueno, Ana. ¿Qué tal, Samantha?

Bien, aquí te veo que estás haciendo la baklava.

La pasta filo se seca un montón.

Por eso, se me está secando muchísimo.

Derrite la mantequilla para que moje la pasta.

José Miguel. Samantha, para hacer al "azuki"

estoy haciendo la masa por un lado y el azuki,

que es este relleno lo tengo que hacer cociendo.

¿Cuánto tiene que cocer? Pues hasta que esté cocida

y luego haz una pasta, ¿vale?

Una pasta de judía roja que está rica.

La cueces, luego la machacas y rellenas las bolitas.

¿Vale? Perfecto.

Así, que vamos, ánimo. Gracias, chef.

Sevilla. Aquí estamos.

Cuéntame qué estás haciendo.

Pues estoy haciendo el gulab jamun.

¿Sí? ¿Y lo conocías? No, no lo conocía.

Pero sé que es una especie de buñuelo

y estoy intentando hacer la masa.

Lo que tiene que estar es homogénea.

Lo voy a intentar. Te dejo, Sevilla.

Gracias, chef.

Marta, otra vez aquí en las cocinas.

¿Sabes lo que es el dorayaki?

Sí, porque lo hacen también industrial, empaquetadas.

Sí, en Japón es uno de los dulces mitiquísimos.

¿Qué has echado a la masa?

Pues miel, harina...

Me he dejado los huevos, me acabo de dar cuenta.

¿No los has puesto? No, lo tengo que poner.

Voy a empezar otra vez. ¡Llevamos 60 minutos

y estás empezando tu receta! Va, vamos.

Hola, guapa. Bueno, otra vez aquí.

No paras. No paro, no paro.

Vas a toda máquina. No, rápido.

¿Cuántos llevas? Unos cuantos ya.

Siento decirte esto, pero no lo estás haciendo bien.

No. El corte del plátano

no tiene nada que ver con lo que estás haciendo.

Estoy contigo. Y aparte, ¿cómo quieres...

envolver este plátano?

Hay un tema de proporciones ahí que no me cuadra.

Por favor. No te puedo ayudar más.

Muchas gracias, guapa. Adiós.

Equipo azul, la última vez que estuve aquí

la cosa iba bastante bien y quiero saber

cómo van esas tapas americanas.

Súper bien. -Cuéntele.

Me gusta porque se despega de la olla

y esta masa debe de hacerlo.

Los patacones. ¿Quién está haciendo estos patacones?

Yo. ¿Por qué se llama patacón?

Porque le das un... Se fríe, se aplasta.

Sí. ¿Y una vez aplastado

qué hacemos con esto?

Eso lo volvemos a freír. Vale, y debe estar crujiente.

Todavía no está frito por segunda vez.

Oye, ¿quién ha cortado esto?

Yo. Tamara, tu novia.

Tu novia lo ha cortado, pero la tienes descentrada.

Claro, me lo pones muy difícil, yo quiero alabarte.

¿Qué es esto?

Es que la batata hay una que es grande y otra pequeña.

Con lo perfeccionista, delicada, fina...

Tú nos has enseñado que cuando hay que dar comer

a 60 personas tenemos que ir rápido.

Pero perfecto. Perfecto.

Oye, capitán, vamos bien en cositas,

pero hay lagunillas ahí, ¿eh?

Lo siento, chef, estamos en ello.

Me voy.

¿Cómo vamos, chicos? -Bien.

Tamara, ¿cómo lo tienes? Date vida con eso, por favor.

Estoy laminando las batatas más finitas.

Vale, OK.

Me pongo a cortar la corvina, ¿de acuerdo?

Muy bien, tú ponte con eso.

Una vez limpia la corvina hay que cortarla en dados

y macerarla antes de servir.

Necesito también, a ver... -¿Qué?

Habría que ir poniendo...

Vale, cuando termines de freír eso

también hay que freír el maíz. -Vale, sí, capi.

Bueno, Elena, México. Hola. México lindo.

Pensaba que te iban a dar Argentina.

Yo también lo pensaba.

Por favor, Elena. Yo también lo pensaba.

El único problemilla que tengo es que las mazorcas

no se me terminan de cocer.

No me extraña, estás en un bol de cocina cociendo mazorcas.

Necesitaría un cazo grande.

Tienes un postre complicado, trabaja modo MasterChef.

Es decir; esto se hace en una olla...

Vale. Y haz un buen postre,

que hoy quiero triunfar con todos.

Vale, lo harás. Rápido, que no hay tiempo.

Almudena, alfajores argentinos. Sí.

¿Lo has probado alguna vez? Sí.

¿Este es el dulce de leche? Se está enfriando.

Lo que no sé si meterlo... Tienes que utilizar

algún sistema para enfriar.

El abatidor por ejemplo. Aquí se viene a encontrar

soluciones a los problemas. ¿Vale, Almudena?

Sí, a ello voy. Confío en ti.

Gracias. Vamos.

Soluciones y no problemas, qué importante.

Has estado escuchando, ¿no? ¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo la masa para meter en el molde

para hacer la red velvet.

Lo que te veo es mal de tiempo,

porque tienes muchas elaboraciones.

Y es un postre individual, eso es mucho trabajo,

que esté súper cursi, porque un red velvet

tiene que ser cursi 100%.

Yo tengo mi punto cursi. Sí, lo sé.

Tengo mi lado femenino y lo sabes.

Lo sé, muy marcado lo tienes.

De verdad, bueno...

Organízate bien, Álex,

porque quiero un red velvet de diez.

¡Sí, chef! -Hola, Samantha.

Y aquí está la guinda de mi tour. ¿Ya has llegado?

Yo no, yo ya he metido aquí la eso...

¿Cómo se llama esto?

Lo he metido. A ver, primero, José.

¿Cómo se llama tu postre?

Mi postre... es que...

No vale copiar. Es que no me acuerdo.

¿Cómo se llama tu postre? "Butter"...

Acuérdate de una palabra que se parece mucho.

Butter "Start".

¿Ves? Butter "Start".

Bueno, confío en ti. Venga, guapa.

Chao. Venga, adiós.

Ana, tiro el pescado y necesito

que me vayas tirando el agua de coco.

Sí, señor. -Porque me da mal rollo

el caramelo. -Vámonos.

Entonces... -Venga.

Cuidado, que va a saltar, ¿eh?

Está todo. Ana, a saco, a tope, a tope.

Y ve meneando. Tíralo todo y menea.

El olor es espectacular.

El "ca kho to" este está que te desmayas.

A tomar por saco.

Obregón, mi amor. -Necesito un hombre que me abra

la botella de agua. -Mira qué bien he llegado.

Tengo que hacer el almíbar. -Qué bien he llegado.

Qué suerte. Almíbar, mi amor. ¿Cómo vas a hacer ese almíbar?

250 de agua.

Huy, te has pasado. -Me he pasado.

Cuidado, cuidado.

Espera. -Voy a mirar el pollo de Boris

porque yo prefiero echarlo poquito a poco.

Vicky, Vicky. -¿Qué?

Si ves que el arroz tiene mucha humedad,

cuidado porque entonces no se freirá y no saldrá.

Ya. Vale.

¡Boris! -¡Boris!

Voy, estoy allí.

Nos vamos a poner a freír los huevos de codorniz aquí.

Ah, bueno, entonces... -Y estamos reduciendo también

la salsa del "ca kho to". -Aquí tenéis la sartén

para los huevos. -Gracias.

Vale.

Hay que montar 25 platos, 50 platos de esto, ¿sabes?

¿Cómo vas, Vicky? -Pues bien.

A ese arroz dale chicha, ¿eh? -¿Eh? ¿Por qué?

Para que termine de secar. -Ah, vale.

Félix, escúchame. -Cuéntame.

Cuéntanos alguna anécdota de "Herederos",

que estuviste aquí metido 4 años, por favor.

Una de las cosas bonitas que tuvo esa serie

fue hacerme reencontrar con Concha Velasco.

Porque la primera vez que Concha y yo

trabajamos juntos hacíamos de amantes.

¿Qué dices? -¡Sí, señores!

Yo he besado a Concha Velasco. -Era una asaltacunas.

Y luego, años después, me llamaron para hacer

"Herederos" donde hacíamos de madre e hijo.

Y esta finca pues era nuestra casa.

¡Ay!

Chicos, no sé si va a estar bueno o malo.

Va a estar buenísimo, Yolanda, ni lo dudes.

Es tan raro cocinar esto,

porque es un plátano muy duro, "duríjimo".

Capitanes, tenéis que dejar lo que estéis haciendo

y venir a hablar conmigo ahora mismo.

Bueno, yo no tengo ningún problema.

Voy. -Ahí está Félix, claro.

Bueno, en un picnic es tan importante la comida

como la puesta en escena.

Por eso hoy la decoración corre por vuestra cuenta.

Debéis decidir qué aspirante del equipo contrario mandáis

ahora mismo a montar y decorar el picnic.

A Avellaneda.

A Avellaneda. Lo sabía.

Yo creo que es el tío que más estilo tiene.

Boris, ¿a quién vas a mandar a decorar?

A Anabel. ¿A Anabel?

Para decorar mejor lo hubiera hecho Tamara.

Bueno, pero Anabel va a ser más rápida.

Boris tiene más estrategia, porque ha cogido a Anabel

que es muy fuerte en cocinas.

Estamos en guerra. -Esto un besito

no lo va a solucionar. -Ya, ya sé.

Juan, te tienes que marchar a ayudar en la elaboración.

Anabel. -¿Qué?

Tienes que montar el picnic con Samantha.

Sí, hombre, ahora. -Lo manda Samantha.

Entonces tienes que irte.

Así que, Anabel, a montar el picnic.

¿Dónde me lavo las manos?

Va, chicos, va.

¡Uh!

Cuidado, búscate una tapadera porque te va a saltar.

Es que van a saltar, búscate una tapadera.

Vale. ¡Tiruriru!

A ver, el maicito que no tenía yo ni ideíta...

Yolanda, ve liberando esta mesa de aquí

para que podamos empezar a organizar todo el emplatado.

Vale, lo que pasa que... -¿Qué? No quiero excusas.

¡Ah, mierda! -Tapa, tapa eso.

Tapa. Tapa es tapar.

Tapa. Bájale el fuego a eso. Ten cuidado que no se quemen.

He visto alguno quemado.

Es que no me puedo estar por sesenta mil cosas.

Voy a hacer una y ya está. -¿Y qué es la cosa?

Te he pedido que estés con eso. Tú me has dicho que estabas

libre y te he dicho que limpies.

Si no esa es tu única obligación.

Si no se me quema.

Entonces no me digáis que estáis libres.

Félix entra con mucha ilusión, con la carpeta nueva, gafas,

bien peinado como el primer día que va a clase el empollón.

Pero en el patio de ese primer día de clase

ya nos va a estar preguntando:

"¿Dónde está 2“A?"

Ya, venga. -Venga, vamos allá.

¿Qué está pasando aquí? -¿Qué te está pasando?

No entiendo nada. ¿Quién eres tú?

¿Qué está pasando, amigo? -¿Qué haces?

Los elementos contra mí. -¿Qué eres, Almudena Cid?

¡Sí! -Ahí...

¿Qué es esto? -Dame. Mira, ya está, cortado.

Vale. -Mira, hacemos una cosa.

Esto veo que no se te da demasiado bien.

Vale, ¿entonces qué? -Ve poniendo las copas.

Pero que encajen, que queden monas.

Vale, voy. Cinco.

Chica, yo como si fuera un mesón.

A mí no me fastidies.

¿Cómo vas? -Madre mía...

Yo voy a hacer todo como anárquico, como soy yo.

No, no, no.

No lo hagas anárquico que luego queda feo.

¿Que va a quedar feo? -Lo tienes que hacer mono.

Ay, la madre que la parió...

A ver, me encanta el momento picnic tipo Monet

con las cestitas estas ideales,

con las cucharitas, con las cestitas.

Sí, todo es muy cursi.

Pero yo en el fondo soy un poco cursi.

¡Aspirantes, ex aspirantes, minuto 90 de cocinado!

Eso significa que en 40 minutos está saliendo el picnic

directito de estas cocinas.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

Lo veremos, lo veremos.

Yo no voy a llegar a hacer 50, pero va a estar rico.

Vaya historia con la cosa esta.

Huy, me he llevado una uña.

¡Oh, mierda, mierda, mierda! -Tranquila, tranquila.

Tranquila, toma. -No me he dado cuenta.

No me pueden quedar peor las judías. Es que está cruda.

¿Cómo era la canción esa que cantábamos, José, americana

que te sabías la letra?

(CANTA EN INGLÉS)

¡Vámonos ahí el Tom Jones!

(CANTAN EN INGLÉS)

¡Pero bueno, red velvet!

Oh, my red velvet.

Oye, lo estoy haciendo como el culo, ¿eh?

He acabado con los huevos del "nisa goreng", ¿eh?

OK, vamos a preparar la zona para emplatar,

porque tenemos que emplatar diez cestas

con sus táperes y todo eso. -Vale.

¿OK? Muy bien.

¿Cómo vamos, equipo rojo? ¿Qué tal estamos?

Muy bien. ¿Qué nos queda?

Cuidado, que lo acabo de apagar.

¿Esto para qué es? Los huevos de codorniz.

Oye, ¿habéis frito alguna vez huevos?

Sí. Oye, están preciosos,

están fenomenales. Además, la yema líquida...

Están muy bien, ¿eh? Mirad, mirad.

¿Esto qué arroz puede empapar, chicos?

Un bol, por favor.

Hay que cortarlos con tijera. -¿Así? ¿Así 50?

Bueno, o hacemos 50 bien o hacemos otra cosa.

Hacemos un revuelto mejor y ya está.

Vale, a mí me vale este huevo. ¿Os parece bien?

Perfecto. ¿Os lo comeríais ese huevo?

Sí. Vale, me voy.

Yo voy con los huevos, ¿eh?

O sea; uno por uno en la sartén.

Pepe, no se puede enseñar a alguien mejor a hacer huevos.

Qué bueno, Victoria, me encanta que eso sea así.

Pero, por favor, sigue haciéndolo.

Ya estoy preparando los táperes para emplatar el curry.

Muy bien, y yo estoy emplatando el chili "crab".

¿Y Anabel dónde está? -Preparando el picnic.

Huy, qué bien. -Hija, va a comer

un pequeño pueblo con tus croquetas.

Las bolas esas hay que hacerlas rápido.

Oye, estamos rápido. -No, estamos rápido no.

Rápido como si se estuvieran muriendo de hambre.

Hala.

Perdón que sea tan macarra, pero tenemos que sacar esto.

No, me viene fenomenal. No te lo creerás, pero tampoco

me han tratado nunca con mucho macarrismo.

Le gusta. -Esto todo es nuevo para mí.

Entonces me viene muy bien.

Pero no te molesta que te grite un poco, ¿no?

No, me viene muy bien. Cuando le diga a mi madre:

"¡Más rápido, mamá! ¡Más rápido!

¡Ya estás tardando!" -Chicas, chicas.

Por favor, en serio, atentos a lo que estamos haciendo.

De verdad, esto no es un juego.

Me encanta. -Se nos ha metido en papel.

Me he metido en papel, ¿verdad? -Una cosa...

¡Jordi, sal de mí! -¡Jordi!

Fíjate qué bueno es Félix que hasta ha sacado

un poco de mi garra interior.

A este paso me convierte en una auténtica...

fortaleza de la vida macarra.

Chicos. -¿Qué?

¿Cómo vamos? -Bien.

A ver, ya estoy aquí, chicos. ¿A qué ayudo?

Aquí, hay que hacer bolas como locos.

¿Cuántas nos faltan? -La mitad.

Ahora tenemos dos manos.

Lo único que no he conseguido es que José haga el pastel.

¿Pero cómo pensabas conseguir eso?

Imagínate Juan. -Ya.

Coge un trozo -Esto no sabe a nada.

Oye, que está bueno, que yo lo he probado.

Está bueno, tío.

No, sí está bueno.

Guau, no tiene mala pinta.

A ver... Yo creo que está ya.

Almíbar y voy.

Oye, Anita, qué pintón.

¿De verdad? -Sí, sí, sí.

Pero es que es divertidísimo.

¡Mira, yo estoy haciendo mi primera bolita!

¡Ay, qué divinas!

Señoras y señores, la primera bolita.

Yo quiero saber cómo va el equipo rojo.

Mira, mi amor. -Prueba un poquito aquí.

Vamos a ganar el rojo.

No, en serio, Vicky.

A mí me interesa que gane el rojo.

Está buenísimo.

Cómo está eso, ¿no?

Y eso también se puede comer. -Come, come, come.

Sevilla, ¿y tú? Espérate.

A ver...

¿Dónde está Victoria?

¿Qué está haciendo Victoria?

Tiene que estar aquí.

Oye, lo estáis... Vamos, muy bueno.

Va a ganar el equipo rojo.

¡Al rojo! -¡Al rojo!

Tengo emplatado todo el curry.

Muy bien, vamos a ubicarlos en las cestas.

¿Los voy cerrando ya? -Ciérralos,

porque los vamos a colocar en las cestas.

Vale, este está, está, está... y estos están.

A mí no se me cierra bien esto.

No, no, si se cierran luego. -Ah, vale, vale.

Equipo azul, íbamos muy bien.

Pretérito imperfecto del verbo ir.

Y la cosiña no está saliendo.

Nos va a complicar la existencia la cosiña, ¿no?

¿Te das cuenta que vienes a intimidarme al equipo?

Sí, totalmente. -Mírale a los ojos, Tamara.

No, que me quedo de piedra. -Desmóntalo, por favor.

Dale la vuelta que se te van a quemar.

Bájale. -Bájale un poquito el fuego.

Tamara está quemando las cosiñas.

Así es como la tienes, Jordi, quemadita.

Pero qué chunga eres. Eres muy chunga.

Sí. A ver, están rustidos

pero no están mal. ¿Y el resto?

Mira, todo preparado para ir emplatando.

En diez minutos lo quiero ya para llevar.

Sí, chef. -Vale.

Venga, a ver si vamos a hacer aquí el tonto al final.

Vale. Venga, venga, capitán,

que te ahogas en un chupito de agua.

Jordi fuera de las cámaras vamos a tener un problema.

Oye. ¿Qué pasa?

¿Sabes lo que me gustaría probar?

¿El qué? Soy muy fan de la elaboración

y me encanta probarlo.

¿El guacamole? El guacamole.

¡Ah, me has oído, "perri"! Se nos ha olvidado.

Me apetece mucho probar el guacamole.

Se me ha olvidado, mea culpa.

¿Dónde está el guacamole? Se me ha olvidado.

¡Perry Mason! ¡Se te ha olvidado!

Se me ha olvidado el guacamole. No te puedo creer.

Bueno, equipo azul, en diez minutos saco el picnic.

Espero probar un guacamole de diez en cinco.

¿Vale? Que sí.

Álex, ¿cuántos huevos hecho?

Cinco veces dos. -¿Diez huevos?

Claro. -¿Ahí diez huevos voy a echar?

No, eso no es así. Me he quedado ya bloqueado.

José, no te bloquees. -Ya me he bloqueado.

Échale huevos. -Sí, le voy a echar huevos,

porque si no... malo. -Yo ya he terminado.

Yo ya a descansar.

Lo mío es impresionante. Si es que no saben, no saben.

Toma, mira, dime si te gusta.

Yo te lo digo. -Eso tiene un pintón, Elena.

Mira, prueba. Mira a ver.

Está rico, ¿no? -Está bueno, ¿eh?

Pero no sabe mucho a maíz. -Buenísimo.

Sí sabe. -Está bien.

Yo me voy a meter a "Manchester".

Porque ellos no saben, pues tendré que venir yo.

Es que me dan pena, me dan pena ya.

Yo terminé hace ya una hora, macho.

A ver...

¡Hum!

Ahí, ahí, ahí. Uh, qué bien huele eso.

Ay, se te han pegado. -¿Se han pegado?

Les tenías que haber puesto el papel de horno.

Ah, claro.

El cangrejo y el arroz está de morir.

Vamos, ya te lo digo yo que está de morir.

Y ella con el comer. De verdad...

Bueno, ¿qué tal, cómo vais, equipo rojo?

Mira, ya está todo emplatado.

Vicky. Victoria, aléjate de la comida.

Es que, de verdad, te gusta comer

y encima te ponen comida todo el día en los ojos.

¡Comida, comida, comida!

Fuera de aquí ya, Vicky. Fuera de la comida.

No quiero. Que te vamos a tener

que empalmar dos delantales, mujer.

"Joer", venga. ¡Jordi, estamos preparados

para sacar el picnic! ¿Puedes?

¡Sacamos, vámonos! ¡Vamos!

Cada uno con dos cestas. ¡Venga, caperucitas!

No, no las podemos mover. -No las muevas.

Cuidado, porque se ensucian los tápers.

Otra vez. No se puede comer, no se puede mover la cesta.

¿No se puede hacer nada en esta vida o qué?

Equipo azul, me llevo las cestas.

Todavía no, todavía nos falta. Ya puedes correr.

Pepe me ha dicho que las tiene y yo no le voy a decir:

"No las tengo". Le voy a decir que sí

e iré sacando a medida que vais terminando.

Hombre, equipo azul. Siempre que están las chicas

estas que te gustan un poquito te pones blandengue.

(CURSI) "Venga, equipo azul, corriendo".

No le has dado un gritito a Tamara, ¿eh?

Pepe, me lleva gritando toda la tarde.

No me lo creo. Pues créetelo, créetelo.

Si no le he escuchado. ¡Venga, Tamara, corre!

¿Lo tenemos? Sí, chef.

Venga, chicos, estamos haciendo el tonto al final.

Venga, vámonos.

Eh, eh, ahí.

Vámonos. Dos cada uno y a correr un poquito, va.

Queridos comensales, bienvenidos.

Nuestros aspirantes os han preparado un picnic

que debería haceros viajar.

Degustaréis cuatro tapas con sabor latino

elaboradas por el equipo azul,

y otras cuatro llegadas directamente

del continente asiático que pertenecen al equipo rojo.

No olvidéis, por favor, dejar sitio para el postre.

Así que... a disfrutar.

Hola, buenas tardes. -Hola.

Perdón por la espera, que se ha hecho esperar.

Vivan el momento secreto

del mágico picnic asiático de "MasterChef".

El equipo rojo ha preparado chili crab,

que es un chile de cangrejos riquísimo.

Este es mi favorito, arroz con un momento

muy perfilado de pollo muy divino y muy rico.

Y ahora tenemos aquí curry con un poquito de pollo,

pero un poquito picantito, ¿eh?

Por último, un pescado que hemos hecho que es japonés.

Tiene caramelo que le da un puntito agridulce.

Nuestro platos vienen desde Sudamérica, ¿vale?

Y Centroamérica.

Mira, nosotros tenemos ceviche típico de Perú.

(ACENTO MEXICANO) ¡Tenemos unos tacos mexicanos,

güey, que están padrísimos!

Aquí tenemos, que la llamo "cochina", pero es "coxinha".

Una croquetiña con una salsa picante.

Y esto se llama patacón...

Patacón aplastado. -De Colombia.

¿Ah, sí? Hala, pues qué suerte tenemos.

Vamos a ver qué tal. -Esperemos que lo disfrutéis

y que la espera haya merecido la pena.

Feliz picnic. -Gracias.

Bueno, el curry es espectacular.

Está bueno, ¿eh?

¿Qué tal, Cristina? Fenomenal. Muy rico todo.

Te tengo que dar las gracias por abrirnos las puertas

a este jardín maravilloso. ¿Qué tal habéis comido?

Fenomenal. Gracias a vosotros.

Había cositas ricas y cosas que más o menos.

¿A ti te ha parecido igual? Pues me ha parecido

que el curry estaba buenísimo,

pero el arroz ha fallado un poquito.

Eso lo peor. Sí, yo creo que sí.

¿Y lo mejor? El curry.

El curry lo mejor. Sí, muy rico.

Pues muchas gracias.

Bueno, ya habéis acabado.

Sí, hemos terminado todo. Muy rico.

¿Os ha gustado? El patacón estaba espectacular.

¿Ah, sí? ¿Buenísimo? Sí, buenísimo.

¿Y el asiático no os ha gustado?

Han fallado algunos platos.

Para mí el curry es su mejor plato.

Su mejor plato. ¿Y qué es lo que no te ha gustado?

El arroz muy pasado. ¿Sí?

Muy pasado, sí. ¿Pasado?

Os pido mil disculpas porque el sitio es tan bonito

que era para hacer un picnic perfecto.

Así que lo siento y muchas gracias.

Enhorabuena a los dos equipos. Gracias.

Equipo azul, ¿qué tal?

Vamos a hacer una revisión al trabajo.

Aquí tenemos los originales y vuestras elaboraciones.

Y empezamos por mí, ¿verdad? Empezamos por ti, Elena.

Venga. Vamos a probar.

Hum...

Vamos a ver, el bizcocho está rico, jugoso.

Pero si te fijas no es una crema expresiva,

no sabe a maíz, a estilo mexicano.

Ya. Siguiente. José Chunguito.

Oh, madre mía. Iguales no son.

A ver, tú pruébalo.

La versión chunguita.

A ver si está chunguita. No le vamos a dar

muchas vueltas, ¿vale? ¿Los ves iguales?

No. Como una castaña a un kiwi.

Está bueno, pero es otro postre totalmente diferente.

Estoy contigo. Siguiente. Almudena.

¿Qué tenemos, una versión micro de los alfajores?

Sí. Esto lo ven en Argentina...

Yo soy muy de alfajores y lo que me gusta...

Bueno... ¿vacío?

Y el problema es evidente. Mira, en la bolsa ya vemos

que el tofe de dulce de leche es denso y cremoso

y el tuyo es como un almíbar.

Todo dicho. Muy bien, siguiente.

A ver, Álex.

Don Alejandro. ¡Oh!

Oye, una cosa, es el "pink velvet",

"brown-pink velvet".

(VOZ AFEMINADA) ¿Es que sabes qué pasa?

Que tengo una nueva forma de ser.

Yo no creo que esté malo. No, no está malo.

No es un red velvet, es otra cosa.

Hay muchas diferencias, fíjate.

Te pasa como a José Chunguito, que está rico pero no es

el mismo postre que tenías. Muchísimas gracias, fantástico.

En general, equipo azul,

debéis sentiros bastante orgullosos.

La tarea no era fácil y aquí está.

Volved a vuestra cocina que vamos a jugar

a las siete diferencias con el equipo rojo.

Estoy ahí pendiente de un hilo.

Si entro en "MasterChef", volveré con la misma energía.

Mira, empezaremos contigo mismo, Ana, no te cortes.

Me ha volado. ¿Este es el tuyo?

Sí, cariño. ¡Oh! ¡Bueno, bueno, bueno!

"Baklava" de Turquía, ¿cómo lo ves?

Lo veo generoso de pistacho, lo veo ligero

y a ver el sabor, que es lo más importante.

De sabor está bueno, ¡sabe a azahar que te mueres!

¡Y acabo de estar en Turquía! ¿Lo has probado?

¿Qué? ¡Me he devorado medio! Bueno, pues que estaba rica.

Una baklava, sin paños calientes. Vale.

¿Qué ha preparado Juan? He partido un...

Un papel... el papel, el papel. El papel.

El papel. Luego el plátano.

Le echado un poquito de huevo por encima...

Por los lados y lo he metido al horno.

Bueno, es una versión más chamuscadita que la original...

Menos rellena que la original y seguramente menos atractiva.

Lo que me gusta a mí. No se parece mucho al original.

Marta Torné. "Dorayaki".

Dorayaki. ¿Tú has visto "Barrio Sésamo"?

Que decían: "Redondo, cuadrado, triángulo...".

Y sin sal... y sin relleno.

Para resumir: esto un dorayaki no es.

No, no. ¡Qué horror!

¡Antúnez! "Butsi".

El butsi de Filipinas.

Que te he visto sufrir con la masa, con el relleno,

con el tamaño... de baloncesto. ¿Qué has hecho aquí, tío?

Mira, el problema de hacerlo tan grande

es que no coge calor la parte central

y se queda crudo. Y la judía, pues bueno...

Está ahí un poco machacada no es una crema fina.

¡Bueno...! ¿Y nos queda...?

Sevilla. El señor Sevilla, por favor.

¡El gulab jamun! Jamun, jamun.

¿Puede ser que las hayas hecho en un aceite muy caliente?

Lo controlé con el termómetro.

Esto hay que freírlo a su temperatura.

Sí, está un pelín más. Pues está cruda, ¿de acuerdo?

Estamos deacuerdo, chef. Bueno...

Hay un trabajo, os lo habéis currado, pero con defectos.

Todos los tienen. Unos más, unos menos.

Sin duda, chef. -El mío con alguno más.

Ex aspirantes, rojos y azules,

por favor, seguidme,

que vamos a servir el postre a nuestros clientes.

¡Vamos! ¡Vámonos!

Eran postres complicados, porque no conocíamos ninguno

Y yo no sé lo que va a pasar.

A continuación disfrutaréis de una degustación de postres,

también típicos de Asia y de América.

Os recuerdo que nuestros ex aspirantes

se están jugando ahora el delantal blanco.

Así que no dudéis en ser críticos.

Sólo hay sitio para el mejor. ¡Venga!

¡Hola, buenas tardes! -¿Pero cómo estáis?

¡Muy buenas a todos! -¡Hola!

Con estos postres queremos

acercaros lo máximo posible al continente americano.

Estos es una serie de postres del continente asiático.

Bueno, os voy a cantar un poco.

Por ejemplo, este es de Turquía,

que es el que he hecho yo, una baklava.

Y este lo he hecho yo, que se llama "butter star".

Este está... no porque lo hiciera yo, ¡espectacular!

Esperemos que encontréis ahí los sabores

afrodisíacos de la cúrcuma, del azafrán,

del azahar incluso. -Muy bien.

Es una degustación chiquitita, porque como habéis mucho,

para que no os llenéis.

# Ay, amor, me quedo contigo. #

(TODOS) ¡Olé!

Gracias. -Gracias.

¿Qué tal por aquí? Todo muy rico.

¿Todo muy rico?

Yo, la verdad, Samantha, he estado varias veces en Turquía...

¿Sí? Y cuando he probado el baklava,

me ha trasladado directamente allí.

Sí, sí. Muy, muy bueno.

¿Qué tal? Muy bien, fenomenal.

¿Bien? ¿Os habéis acabado todo?

¿Y estaba todo rico? Todo muy bueno.

Pero, vaya, que sin lugar a dudas, nos quedamos con el baklava,

que nos hemos quedado con un plato las dos, lo hemos compartido.

¿Y el segundo mejor El de maíz.

Pues nada, me ayuda muchísimo vuestra valoración.

Así que gracias. A vosotros.

Queridos invitados, espero de corazón,

que este picnic haya estado a la altura

de este fabuloso día campestre.

Y que, además, hayáis viajado entre continentes

a golpe de, ¡sabor!

Veo que lo habéis pasado, es importante disfrutar

de un buen picnic. Pero tan importante es eso como,

al terminar, retirar todos los residuos que generamos porque:

la naturaleza no debe ser víctima de nuestra felicidad sino cómplice.

Y recordad siempre: "que no tenemos planeta B".

(Aplausos) ¡Gracias a todos!

La prueba de hoy era un desafío porque teníais

que enfrentaros a elaborar sabores desconocidos.

Y replicar un plato que no sabes

a qué tiene que saber, es bastante complicado.

Pero lo habéis superado. ¡Epa!

¡Los comensales se han ido con la sensación

de haber viajado con cada bocado!

(ANABEL) ¡Bien, toma, todos...!

¡Todos los equipos, pim, pam!

Boris, ¿estás satisfecho con el trabajo de tu equipo?

Sí, estoy muy satisfecho del trabajo de mi equipo.

Equipo rojo, habéis logrado lo más complicado de todo,

que es clavar el gusto oriental.

(ANA MILÁN) Gracias. Sí, pero con algunos errores.

No todos los huevos estaban bien. ¡Joder, he hecho 100!

Y lo peor ha sido el arroz, que estaba pasado de cocción.

¿Me equivoco, Ana? En absoluto.

Porque tengo la sensación de que lo veías venir.

¿Y entonces qué ha pasado?

Que no se ha atendido el arroz en su momento.

Cuando ya estaba el arroz hecho,

yo he ido rápidamente, lo he colado... como tres cuencos.

Pero no se podía quedar ahí con el calor,

que era lo que te decía: "¡hay que freírlo ya, lo tienes!".

¿Y entonces quién es el responsable de que el arroz esté pasado?

Yo, debía de haber estado más pendiente

de apurar en Victoria, de ponerlo a freírse antes.

Así que asumo esa responsabilidad.

Bueno y yo, la que me toca.

Eso sí, si hablamos del curry,

tengo que reconocer que estaba, ¡espectacular!

Ana. -Ana Milán.

¡Ana...! ¡Lo ha hecho entero!

Pues, Ana, ¡que sepas que el curry estaba increíble!

Muchas gracias. -¡Bien!

¡Es que es una fenómena, es una fenómena!

Gracias. Boris.

A pesar de los fallitos, estoy muy contento

con el resultado de vuestras tapas asiáticas.

Muchísimas gracias.

Bueno, equipo azul, vuestro turno.

¿Está salivando también, no? (RIENDO) -¡La carita...!

Félix, ¿cómo te has visto de capitán?

Es una tarea difícil, pero lo he disfrutado.

Creo que he tenido un equipo entregado,

que ha estado a tope y que lo han hecho muy bien.

Félix, ¿quieres que te diga lo que creo?

Por favor. -¡Ay, Dios mío!

Pues que daba gusto verte... ¡Toma ya!

Has estado encima de todas las elaboraciones y los postres.

Sí. Has sido organizado

y has tirado de equipo.

Me parece que lo has hecho muy bien. Pero...

No te puedo poner un 10 porque,

si no es por mí, salimos sin guacamole.

Ah, no, ha sido por ella. Sí, Anabel...

Ha sido por tu reacción. Pero, sin duda,

el gran fallo vuestro ha sido el ritmo de emplatado.

Habéis sido lentos, no, lo siguiente.

He tardado en reaccionar, no supe reaccionar... mea culpa.

Pero como me gusta ser justo,

os diré que habéis conseguido reproducir

muy bien, pero muy bien, esos sabores tan latinoamericanos.

¡Bien, bien! ¡Bien, amigos!

Esto de los halagos no es que lo lleve muy bien,

pero mola que un chef así te diga que...

Que has hecho un buen trabajo.

Los comensales y nosotros lo tenemos claro.

Por haber sido el equipo que mejor ha sabido reproducir

los sabores originales,

el ganador de esta prueba es...

El equipo azul.

(GRITAN DE JÚBILO)

(BORIS) Lo siento, amor. -No tienes nada que sentir.

¡Un momento! Es que el amor mueve montañas.

Yo, con la cocina lo doy todo pero...

¿Qué sería de la cocina sin amor?

Oye, Anabel... Es que Jordi me quiere para él.

Ahora, que si tú quieres probar... (GRITA)

(FÉLIX) Oh, my God!

¡Jo, con la semana del "poliamor"!

¡Ay! -A ver, un momento.

¡Oye, yo estoy flipando!

(TAMARA) ¡Madre mía! ¡Pero bueno...!

(Risa de Pepe)

¿Pero qué ha pasado aquí? ¡Me encanta el programa!

¡Vente ya para acá, anda! -¡Es como una anaconda!

¡Pero eres una anaconda!

Ex aspirantes, es vuestro turno.

¡Ay, Dios! -¡Bueno...!

Cinco no habéis estado a la altura. ¡Ostras!

José, Juan, Marta, Sevilla y José Miguel.

Vuestros postres, o no se parecían al original

o tenían defectos muy graves.

¡Estaba riquísimo, si me lo he comido yo!

José, ¿te pilla de sorpresa? No.

Rico estaba, eh. El mío era una cosa rara.

No sé ni lo que he hecho. -Lo hemos intentado.

Pero no ha salido. Álex,

te hablaría de tu "red velvet"

pero no puedo porque no era roja, como su nombre indicaba.

No has dado con la fórmula ganadora. Así que...

La vida sigue, ¿no? -Claro que sigue.

Almudena, tus alfajores argentinos estaban bastante conseguidos.

Lo malo es que, últimamente, el relleno se te resiste.

Bueno, Ana, Elena, la cosa está entre vosotras dos.

¡Ay, es verdad! -¡Es como Miss Universo!

¡América, Asia; rojo, azul!

¡Yo estoy flipando en este momento! Ana,

tu baklava no era la más bonita

pero de sabor era estupendo.

¡Uf, menos mal! Muy rico, crujiente,

con un aroma de agua de azahar que estaba bien.

No tenía apenas defectos. Parece que vamos a bailar.

Gracias. -¡Madre mía!

Elena, tu pastel de elote, coincidimos

con los comensales, estaba muy rico; la crema inglesa,

el bizcocho... le faltaba esponjosidad, pero muy ricos.

Tenía ese toque de maíz.

Pero si te fijas, le faltaba ese punto "nixtamalizado"

del maíz, del elote.

Era un poquito, demasiado europeo.

Y nos faltó ese punto mexicano.

No lo he hecho en mi vida, imagínate.

Ana, Elena, las dos habéis hecho un grandísimo trabajo.

Pero sólo una de vosotras ha conseguido replicar

el sabor del postre a la perfección.

Por ello, el aspirante que vuelve a la competición es...

¡Ana obregón! (BORIS) ¡Bravo! ¡Ana!

¡Ana! ¡Ana! ¡Qué alegría!

¡Qué alegría, qué alegría!

(VICKY) ¡No me lo puedo creer...! ¡La tragedia, empieza la tragedia!

¿La tengo que tener de capitana?

Enhorabuena, eres de nuevo una aspirante de pleno derecho

de "MasterChef Celebrity".

¡Gracias!

Colócatelo...

Volver a "MasterChef" me ha hecho una ilusión enorme.

Mi primera incursión, y cortita, era en un momento complicadillo...

¡Así que estoy... estoy superfeliz!

(IRÓNICO) ¡Victoria está que se sale!

(ANABEL) ¡"Exultanta"! -¡Qué alegría,

qué alegría, qué alegría!

Ex aspirantes, siento mucho deciros

que aquí acaba vuestro sueño de convertiros

en ganadores de "MasterChef Celebrity".

Otra vez será. Pero, os deseo de corazón,

que el resto de vuestros sueños se cumplan.

(MARTA) ¡Gracias, Pepe!

Equipo azul, Ana, enhorabuena.

Continuáis una semana más la competición.

(ANA OBREGÓN) ¡Olé! Equipo rojo...

(ANABEL) ¡Qué alegría, qué alegría!

Os toca pelear

por vuestra permanencia en el concurso

Mucha suerte a todos. (BORIS) ¡Muchas gracias!

Como cada año, vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los Campamentos MasterChef.

Además convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano, ¡Campamentos MasterChef!

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

Los aspirantes regresan a las cocinas de MasterChef

tras servir un picnic con sabores asiáticos y latinoamericanos

que transportaron a los comensales sin moverse del sitio

y con un compañero más.

¡No sabes la alegría que me da volver, Boris!

¡Me encanta, mi vida!

Ana Obregón, repescada gracias a su baklava,

que ha sorprendido incluso a Samantha.

¡Por favor...! -¡Qué guapa!

¡Qué brillo! -¡Olé, qué recibimiento!

¡Qué brillo! ¡Buenas noches!

¡Wonder Woman! -¡Mamma mía!

Aspirantes, bienvenidos, especialmente a Ana Obregón.

¡Muchas gracias, gracias!

¡Estoy supercontenta!

Además... -¡Qué alegría, qué alegría!!

¡Qué alegría, qué alegría...!

Confiésanos, cuántas horas has pasado cocinando

desde que te expulsamos

hasta conseguir la baklava que te ha hecho volver.

Pues, la verdad es que...

Me he pasado muchas horas cocinando en casa, envenenando familiares

al principio, pero luego flipando todos,

pero sé que esto es, un poco, como un carrera.

Cuando haces una carrera, tienes que estudiar y practicar.

Me fui diciendo: "no quiero volver a cocinar".

Pero ahora que me he preparado, me gusta cocinar,

le estoy cogiendo el gusto y es que disfruto.

Tamara, te veo monísima hoy,

¿vienes así para celebrar que ha vuelto Ana Obregón?

Sí.... sí.

Ha sido así... -No, no.

¡Es un modelo suyo!

¿Es un modelo tuyo? ¡Por favor!

(BORIS) A ver, Obregón... ¡Qué mono!

¡Oh, por favor!

(Aplausos) ¡Tamara, estás guapísima!

¡Muy guapa, Tamara, muy elegante!

¡Muy bonito! Oye, Tamara,

estoy deseando que me hagas un traje para mí.

Vale, fenomenal, pues te lo haré.

Vicky, ¿ y tú? ¿Qué?

¿Por qué vienes siempre de negro

Yo siempre vengo de negro porque es mi uniforme de trabajo.

Y entonces, aquí vengo a trabajar y por eso decidí

siempre venir de negro. -¡Vais a conjunto!

Yo contigo... y tú conmigo. Claro.

El estilismo de Pepe está aquí.

Pues con las lentillas no veo que llevas.

Por favor, acércate. Perdóname, Pepe.

Ah, bueno, pues te doy un beso. ¡Me has puesto los morros!

No, oye...

¡Hala, aquí aprovechando!

¡Cómo se nota que se ha perdido aquí el "poliamor"!

(YOLANDA) ¡Ay, ay, ay! ¿Cómo era...?

Kiss Woman. -¡Beso Woman!

¡Beso Woman! -¡Beso Woman!

(TAMARA) El "poliamor" este se nos ha ido de las manos.

Yo no sé muy bien quiénes quedan por besarse, ¿sabe? Pero...

Vamos, es una cosa... sí, alucinante.

Solicito que, a partir de ahora,

arriba se suba sin delantales.

Porque yo creo que un vestido como el de Tamara,

como el de Anabel, el de Yolanda... toca lucirlo.

Entonces, yo creo... Así, con el delantal detrás.

Me parece bien. ¡Lo compro! -¡Lo compro!

¡Me lo quedo! -Se creen las únicas diseñadoras.

-¡Pónmelo así, es que me ha encantado!

Espera, ¿cómo es? -Es girártelo sólo así.

Cuidado, el pelo. -El pelo, el pelo.

Las "tetis".

¡Súper Ana!

Ahora gira... esa. No, gira.

A ver, Pepe, ¿qué tal? Guapísima.

Sexy, sexy, sexy. ¡Sexy, sexy, sexy!

Pero ponte el delantal. -¡Ay, que viene!

¡Que viene, que viene...!

¡Pero póntelo al revés! -¡Que viene!

¡Carrera de sexy, sexy!

A ver, ¿preparados, listas? ¡Ya!

(LAS DOS) ¡Sexy, sexy, sexy! ¡Sexy, sexy, sexy!

¡Bravo! (TODOS) ¡Bravo!

Yo adoro a Yolanda y me divierte mucho.

¡Me voy a ir con ella

andando por todo el plató de MasterChef con el sexy, sexy!

Félix, ¿cómo has ido a competir contra tu marido en "MasterChef"?

(RIENDO) Pues esto es...

Yo creo que esto es una tragedia de amor

y, como toda tragedia, necesitaba su momento.. cumbre.

La gran pelea... -Además, él es muy lorquiano,

no lo olvidéis... Él es muy Lorca

y yo muy Warhol. (TODOS RÍEN)

(BORIS I.) Sí es verdad, al final de la prueba estuve frío...

Contigo... quiero felicitarte porque has sido un gran capitán

y has ganado en muy buena lid. (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

¡Ay, me gusta tanto...! (TODOS GRITAN, RÍEN Y APLAUDEN)

(Risas) Bueno, Ana...

¿Cómo estás viendo este "poliamor" que se ha generado aquí?

(ANA G. O.) Yo creo que el amor es muy importante y estos culebrones...

Me apasionan. -¡Bravo!

-Yo creo que Ana debería tener un... Un "poliamor", ¿verdad?

-Yo llevo un año y medio, hija, que se me ha quedado...

(TODOS RÍEN) (JUAN A.) ¿El "poliamor"?

(Risas generales)

(ANABEL A.) ¡Ana Obregón es virgen de nuevo!

¡Queridos amigos...! (TODOS RÍEN)

Esto es una primicia internacional.

No lo he visto en mi vida... Delantales blancos...

Podéis subir a la galería. (DELANTALES BLANCOS) ¡Olé!

¡Adiós, chicos...! ¡Sexy, sexy, sexy...!

(YOLANDA Y ANA) ¡Sexy, sexy...!

(JUAN A.) ¡Mira, mira! (BORIS I.) Qué divinas... es brutal.

(VICKY M. B.) No me quiero ir, quiero seguir

y quiero seguir disfrutando del momento,

porque es un regalazo de la vida, estar en "MasterChef".

Pues... yo tengo toda la actitud y voy a hacer un platazo.

Aspirantes, en este reto no solo os enfrentáis a una caja misteriosa

cada uno de vosotros tiene seis.

¡Ostras, a lo mejor hay bichos! -¡No, déjate!

-No empecemos con los bichos. Ana Milán...

¿Qué no te gustaría que hubiese?

Cosas feas... anguilas... -La anguila me da un ascazo...

A mí todo lo que... no me gusta. ¿Cómo es ese movimiento, Ana?

Todo lo que hace así... (RIENDO) No me gusta.

(ANA MILÁN) ¡No, no, no! Pareces John Travolta con ciática.

No es así... ya...

Lo he dicho en voz alta, es que no tengo filtro.

Contrólate un poquito, por favor. Pero, oye... tienes tu público

y lo sabes. (ANA G. O.) ¡Aquí estoy!

-¡Eh, aquí estamos todas!

-¡Tú no! Ana, está celosona.

(BORIS I.) Es muy fuerte...

En mi edición hubo una enorme competencia por Pepe

y eran... Carmen Lomana y Antonia Dell'Atte.

("Love Theme" de "El Padrino") ¡¡Antonia...!!

¡Mi cara Antonia...! (VICKY) ¡Oh, là, là...!

¡Là, là...!

Realmente, Ana Obregón me hace mucha gracia.

Tiene, como digo yo, un toquetazo importante, pero vamos que yo...

El de ella y unos cuantos más.

En este reto vamos a jugar al póker "MasterChef"

(TODOS HABLAN) -Si sabes jugar al póker...

Antes de conocer las normas de nuestro particular póker,

vamos a descubrir lo que contiene la caja misteriosa grande.

A la de tres quiero que la levantéis todos a la vez...

Una... dos... y tres.

¡Oh...! -¡Ay...! Todo bien.

-¿Qué es esto? Otra vez cerdo. (BORIS I.) ¡Guau...!

Pues mira... tienen los mismos ingredientes todos.

Como estáis viendo, tenéis presa de cerdo ibérico,

leche de cabra, lima, torta del Casar,

bayas de Goji, harina de arroz, chayotas, chocolate negro...

Zanahoria baby y un bouquet de hierbas frescas.

Es decir, diez ingredientes cada uno.

En el póker, cada jugador tiene cinco cartas que puede cambiar

para intentar mejorar su tirada, disponéis de cinco minicajas

para sustituir hasta cinco de esos diez ingredientes.

¡No...! Sin saber qué hay en las minicajas.

Pero, como en el póker, no sabes la carta que te toca,

lo haréis a ciegas. Es que nada bueno se os ocurre.

¡Nada bueno! -Como en el póker... como estoy.

Podéis cambiar uno, dos, tres, cuatro, cinco...

O ninguno de los ingredientes.

Pero os recuerdo que el mundo es de los valientes.

Los diez ingredientes con que terminéis el juego,

serán los únicos que podréis utilizar en este reto.

Que no hay súper, vamos. No tenéis que integrarlos todos

en vuestro plato. (RIENDO) Esto va a ser...

Ana, vamos a empezar contigo. Venga...

Chocolate negro y bayas de Goji... fuera.

Y... no sé si quitarme estos tres porque es muy arriesgado.

Bueno, es más lógico cocinar con elementos que te gustan.

Sí, eso es así... torta del Casar, leche de cabra, harina de arroz...

Fuera. -¿Qué dices? ¿Los cinco?

(TODOS) ¡Olé! ¡Valiente!

(ANA MILÁN) En realidad, no sabría qué hacer con eso.

Yo quiero el apartamento en Torrevieja y vamos a jugar.

Empieza destapar cajas. Venga...

¡Uh...! Fenomenal, pasta de tomate.

Eh... ¡Oh, mira, me viene muy bien! ¡Tocino!

Panceta en salazón, muy bien... tres.

¡Huy! Lemon Grass, sabes que es mi favorito, me encanta.

Mira, estoy descansada, ahora es cuando salen los grillos.

Huevos de codorniz... Y última caja.

¡Oporto! ¡Oh... yeah! (TODOS APLAUDEN)

Oye, pues he hecho un superbuen cambio.

Boris, es tu turno... Todo del tirón.

Y... Zanahoria...

Harina de arroz y leche de cabra. ¿Te plantas ya?

Sí... eso... bueno, vale, ya está. Ya puedes destapar las cajas.

Un poquito de patata... Bueno...

Patata. Sí, pero también tengo chayota...

¡Ay, momento naranja! Naranja escarchada,

luego os metéis conmigo porque hago dulces.

¡Sobrasada! ¡Guau!

Vale... ajo negro. ¡Ajo negro!

¡Guau...! ¡Superglamur, Boris!

Y esto es sésamo negro. Es una combinación complicada.

Desde luego... ¿Cómo te sientes?

Creo que debería recuperar algo de lo que deseché.

-Te pones supernerviosa ahí... Vicky, empieza a jugar.

Pues, mira, he pensado que yo ya estoy como una cabra,

entonces... la harina... Venga...

Las bayas no me vienen bien... Vas como Ana, almas gemelas.

Esto me gusta mucho y esto también. Y van a terminar... aquí.

Vamos a abrir las cajitas, venga.

(BORIS) ¡Oh! (JUAN) ¿Qué es eso?

(ANA MILÁN) Nueces de macadamia. (VICKY) Nueces de macadamia...

No las pruebes, Vicky, porque están buenísimas...

Perfecto para el picoteo. Muy ricas...

Eso es una pera... eso no lo has visto tú en tu vida.

(BORIS) ¡La pera conferencia! (TODOS RÍEN)

¡Ay, Dios...! ¿Qué haces con la pera?

(BORIS) ¡Tatatá... pimientos de Padrón!

Tres pimientos de Padrón... ¿perdona?

¡Foie! -Oye, mi vida, te va fenomenal.

-El foie está muy bien. -¿Qué es...? ¿Es foie?

Foie... hígado de pato fresco. (VICKY) La última, ¿no?

¡Qué me gusta un flor! Avellaneda...

Es tu turno, ¿serás tan valiente como tus compañeros?

Pues, mira, del chocolate paso... Chocolate fuera.

La lima esta... también fuera.

Vale, qué más... ¿qué más quitas? Las bayas estas...

Y... la harina esta fuera también...

Vale, me quedo así. Has quitado cuatro ingredientes.

Empieza a levantar cajas, vamos.

¡Ostras! Queso pecorino.

Sigue, sigue... Xantana.

(BORIS) ¡Oh, mi amor, esto va a explotar!

El queso pecorino va a hacer... ¡pum!

(JUAN A.) Bueno... ¿piparras es esto?

Te queda una caja.

¿Qué es esto? ¡Arándanos!

¿Te gusta tu nueva combinación? Pues te soy sincero... nada.

Aspirantes, cada uno de vosotros tenéis diez ingredientes.

Os recuerdo que son los únicos que podréis utilizar

en este reto para hacer un plato libre en 75 minutos.

Podéis entrar en el súper a coger gelificantes y texturizantes

y probar con técnicas de vanguardia.

Félix, ¿tú qué crees? -Que lo vas a hacer muy bien.

¿De verdad? -Confío en ti.

(BORIS I.) No subo a abrazarlo porque... estoy casado.

Y a mi manera, también, soy un presa ibérica...

Del amor.

En este reto nos acompaña el chef español con más Estrellas Michelín,

el único cocinero en nuestro país

que tiene dos restaurantes con tres estrellas cada uno

y un total de diez entre todos sus restaurantes.

¡Madre mía de mi vida!

Desde el restaurante Martín Berasategui

en Lasarte (Guipúzcoa)... ¡No!

¡Martín Berasategui! (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

¡¡¡Martín...!!!

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A MARTÍN BERASATEGUI)

¡Garrote! -¡Martín...!

A ver... ¡garrote ahí! ¡Garrote!

Martín, es un gusto recibirte porque, sobre todo,

cada vez que vienes celebramos la apertura de un restaurante.

Madre mía... Yo esto perdido ya.

Pues hace bien poco, en Ibiza,

en el Hotel Bless, el restaurante Etxeko

y, la verdad, estoy encantado de ser el cocinero elegido

para llevar la gastronomía de un hotel superimportante

en una isla que es todo. ¿Qué consejos darías

si tuvieses diez ingredientes y tuvieses que hacer un gran plato?

Él con uno hace encajes de bolillos.

Un cocinero alegre siempre cocina mucho mejor,

dejaos de chorradas y adelante... -¡Olé!

(TODOS) ¡Muy bien, eso es!

¡Venga, vamos, a cocinar!

Qué lujazo... poder conocer a Martín Berasategui.

Podemos escucharle... aprender... Son lecciones... son...

Son grandes regalos que da "MasterChef".

Tenéis 75 minutos para hacer un plato libre

con vuestros diez ingredientes.

Y os recuerdo que podéis entrar al súper a coger texturizantes,

gelificantes... lo que necesitéis para brillar.

Pues el tiempo para empezar a cocinar

comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA A LOS ASPIRANTES)

(BORIS CANTA) # Amor, amor, amor... #

Boris no va a hacer nada de espumas ni de nada.

-Mejor, te simplificas la vida en la eliminación...

Hay que ir sobre seguro. -Me llevo maltodextrina,

por si la necesitas... -Me llevo lecitina de soja.

¿Vale...? -Vale.

¿Lo tienes claro, Boris? Está ya concentrado...

Pues nada... vamos a lo que vamos.

Oye, Martín, tengo una... curiosidad.

Yo sé que hay cocineros como Robuchon que tienen 30 Estrellas,

pero ¿en un mismo país? De lo que más orgulloso estoy

es de que soy el cocinero del mundo que más estrellas tiene en su país.

¿Es un orgullo eso o no? Hombre, claro que sí.

Cómo no vas a estar orgulloso...

Hay veces que me pellizco. (RÍEN)

Oye, Juan, si no quieres torta, si no la usas,

ya sabes... -Cuando acabe te doy un trozo.

¿Es que solo me ven a mí comer? -Es que disimulas poco.

¿Cómo...? (BORIS I.) ¿Es para cocinar

o para comerte un trozo? -Toda la torta no la uso,

si quieres unos taquitos, ahora después.

-Cuando no me riñan, Juan. (ANA MILÁN) Es que, básicamente,

come mucho rato y no hay manera de no verte, Mari.

Esto hay que envainárselo. -¡Oh!

Señor, Señor, Señor... Es que, ahora, imagínate...

Te comes la carne así... con la lima, las hierbas...

Esto tiene vida. (RÍEN)

-Mira cómo corta Juan, sin mirar ni nada.

-Lo que me ha tocado no es la bomba, pero mira... al final...

Con un poco de creatividad y demás... algo saldrá.

Voy a hacer presa ibérica con una crema de queso,

una teja de pecorino... y piparras de decoración.

-Juan, si no se te pasa la alergia al cerdo aquí,

no se te pasa nunca. -Vaya... vaya día, hoy.

-Está muy bien, marca la carne para que coja su jugo.

(ANA G. O.) Mira, hará una espuma de albahaca, yo creo.

Va a hacer un velo... un velo con la albahaca, yo creo.

Lo va a colar... (ANA G. O.) He estado...

De la primera vez que entré que no sabía nada con masterclass,

con todo... con toda la web que hay... ya sé de qué me hablan.

Entonces, ahora estoy animadísima, estoy feliz.

(BORIS I.) Voy a marinar la presa, probé las hierbas juntas

y me gustó cómo quedaban, pienso que, como el cerdo,

se alimenta de estas hierbas pues tampoco le molestará.

El puré lo haré con la torta del Casar y las patatas.

-Hacer un puré está genial.

(VICKY M. B.) ¡Vamos, venga, vamos!

¡Esto siempre me parece que va a explotar!

(ANA MILÁN) Y, de hecho, va a explotar, Vicky.

¿Verdad...? (ANA MILÁN RÍE)

Viendo el programa seguro que os entran ganas

de probar los mejores platos elaborados en estas cocinas.

Puedes hacerlo en el restaurante "MasterChef" en Madrid

y vivirás una auténtica experiencia gastronómica

y conocerás algunos de los aspirantes

que han pasado por estas cocinas. Tienes más información

en www.restaurantemasterchef.com y en redes sociales.

Ana está superconcentrada, ¿qué va a hacer con los huevos de codorniz?

-¡Y lo bien que cortas todo! -Un besito...

¿Cómo estás tú? -Bien...

¡Hasta luego...!

(VICKY M. B.) ¿Nadie quiere hablar conmigo?

-¿Qué estás haciendo, Vicky? -He metido la lima...

Con las hierbas al vacío... -Eso tiene que estar buenísimo.

-¿Al vacío o... roner? -Al vacío.

-No, no... al vacío para que se impregne bien de la movida.

(VICKY) Boris, ¿qué tal? -Ahora lo veremos, ahora lo veremos.

Don't worry... ahora lo veremos.

-Que digo yo que Antonia Dell'Atte, a lo mejor, podría venir

a cocinar un día, ¿no? -Me encantaría.

-Es muy difícil hablar de Antonia con Ana presente.

-¿Por qué? -Pues imagínate...

La historia de nuestra vida, es la historia de nuestra vida.

-Me llevo de cine con ella.

-Tenéis el mismo gusto, os gusta Pepe...

Os gustan los mismo hombres. -Eso sí me da rabia.

Bueno... Pepe es de Antonia, cuidado.

-No, no es de Antonia, no. -¿Pepe y Antonia... Tamara?

-Yo no he dicho que se liaran. -¿Cómo...?

-Pepe y Antonia... -¡No te creo!

-Hubo roneo... Antonia se tiró a la idea

cuando vio que Carmen Lomana avanzaba componiendo canciones...

como la famosísima "Pepitín Pepitón".

-Se te rifan, Pepe.

¿Puedo ser el Philippe Junot de La Sagra?

Eres, eres. -Total.

-¡Philippe Junot te queda pequeñísimo!

Ese señor es un desastre.

Gracias, Boris.

Yo te veo un poco de Alain Delon...

-Sí. -...con mucho de Sancho Gracia.

(RÍE) ¡Oh! Joer...

Eso, ahí.

Yo soy la persona más feliz

por el regreso de Ana Obregón porque me parece sensacional

que Ana viera de nuevo otra vez...

(SUSPIRA) Otra vez de nuevo,

se cruza en su vida Antonia Dell’Atte".

-Ana. -Martín.

¿Qué tal, Ana Milán? Sabes que Pepe

me tiene manía, no te dejes convencer.

-Mejor gente que este es imposible. -Eso es verdad.

Gracias. Pero está muy arriba,

porque mujeres muy interesantes se pelean por él.

Es por culpa vuestra. A mí no me incluyas.

Yo nunca me pelearé por un hombre.

¿Qué plato estás haciendo, mujer? Cuéntanos.

Estoy marinando con oporto y unas hierbas.

Estoy confitando unas cebollitas con hierbas y unas zanahorias,

con maltodextrina, estoy deshaciendo el tocino

para licuar el aceite, colarlo y mezclarlo

y hacer un polvo de aceite.

¿Qué es lo que te falta, Pepe? Dímelo.

¿Sabes lo que te hace falta? ¿Qué, señor?

Justo esto. Mira lo que te traigo. ¿Me lo vas a regalar?

Claro. ¿En serio?

Es cocina de aprovechamiento pero vas a encontrar

recetas muy útiles para aprovechar al máximo tu nevera

y sabes que no tienes que desperdiciar ningún alimento.

Un regalito. Como soy la que no te hago caso...

Estás entre mis preferidas de las dos Anas.

¿"Entre"? O sea, no soy "la".

Eras hasta que ha llegado ella.

¿Sabes lo que más me gusta de un hombre?

Gustarle yo a él. Bueno...

Así que váyase usted con la otra Ana.

Pero gracias por el libro, Pepe.

Serás siempre la primera que entró y que duró, pero...

Me hace mucha ilusión.

Te doy este libro para que lo utilices.

Mucha ilusión. Ana Milán, vuela.

Vuela, que te veo despistada. Tan despistada...

La entrada de Ana Obregón te ha dejado trastocada.

Ay, Pepe, qué poco me conoces.

(OBREGÓN) Ya tiene el puré, pero un puré si nata...

A mí me gusta el puré más cremoso. ¿Cómo le da esa cremosidad?

-No se la das. ¿Qué vas a hacer si te dan diez ingredientes?

Hola, Vicky. Por favor, Dios mío de mi vida.

Te traigo al señor Berasategui. Me tengo que arrodillar y todo.

-Qué folclórica es, la madre que la parió.

¿Qué estás haciendo, Vicky?

He envasado al vacío con un poco de aceite,

la ralladura de la lima y las hierbas.

Ahora lo voy a poner en el róner. Después tengo zanahorias.

-Perfecto. -Quiero hacer aire.

-¿Y el azúcar?

-Azúcar para la pera. Caramelizada.

Vicky, superbién. -¿Sí?

-La pera y el cerdo, garrote total. -Muchas gracias.

-Venga, a disfrutar. -Un placer.

-Pásatelo bien. -Me lo voy a pasar bien.

Tengo que hacer la pregunta. ¿De Ana Obregón vas a decir?

¿Quién quieres que se vaya de los tres?

Nadie, nadie.

Alguien se tiene que ir. A Ana le ponéis

el delantal negro en un momento dado,

la bajáis porque hable o algo

y la ponéis en mi sitio. -No sé qué dice.

-En una de estas va a fallar, pero no habla.

Le ha cortado el rollo lo de Antonia Dell’Atte.

Corre. Vuelo.

Que vas muy lenta. Si no me dejas de hablar...

(ANABEL) Mira, está haciendo un crujiente de quesos. ¡Muy bien!

¿El crujiente lo has hecho con el pecorino?

(AVELLANEDA) Pecorino. Huele tan bien.

(OBREGÓN) Está pochando o qué está haciendo.

-Ahora mismo está haciendo tortilla.

(SUSPIRA) Eso no me vale.

(SUSPIRA)

Por favor, no te rompas, por lo que más quieras.

Voy a intentarlo aquí.

(OBREGÓN) ¿Qué está haciendo? Anita "Millán",

no te quiero molestar, solo saber cómo te encuentras.

-Ahora te cuento, Ana "Fernández". (VICKY) ¿Ana Fernández?

-Me acaba de llamar Ana "Millán", no te digo más.

-Con la rabia que te da. ¡Ay, el azúcar!

(MILÁN) No me llamo así.

-¡Eso me acaba de recordar un cuento monísimo!

Veníamos en un avión Marta Sánchez y yo,

y Marta se pasó todo el avión llamándome Borja.

(TODOS) ¿Borja? (BORIS) Me veía superpijo,

superBorja. (RÍE)

A mí una vez me dijeron: "Hola, Chus Lampreave".

(TODOS RÍEN) (MILÁN) Lampreave, me encanta.

-Que yo la admiraba mucho, pero somos estilos distintos.

-Bueno, no te creas... -¡Oye, tú!

-Por favor, no te rompas, por lo que más quieras.

No.

(MILÁN) ¿Por qué me está pasando esto?

Mierda un ratito todo.

Aspirantes, últimos 30 minutos. (MILÁN) Ah, qué guay...

(TAMARA) Avellaneda, tiene pintón.

¿Sabes? O sea... Sí. Pintón, Juan. (AVELLANEDA) ¿Sí?

A ver...

(OBREGÓN) Boris, vas genial.

-Joder, cómo huele esto.

-¿Pero por qué me está pasando esto?

Me ha hecho una pasta. Nada, ya está. Me voy ya.

(YOLANDA) Anda... Tranquila.

-Ya está, ya está, ya está. Si da igual.

(ANABEL) Ana está preocupada.

-O sea, está como... -Está que no puede más.

(TAMARA) Está rayada. -Ana, ¿qué te pasa?

¿Qué te pasa? -Nada, nada.

Ana Milán está perdida.

La veo perdida. Perdida.

La veo de A a B, de A a B...

Se nota cuando estás despistado. Lleva tres minutos así...

Perdida, perdida.

Escúchame, ¿cómo te vas a presentar a una eliminación?

¿Con un filete vuelta y vuelta?

-Vamos, Ana, vamos. Arriba.

-No.

"Ya no sé si estoy metida en una frustración de..."

¡Buf! Para mí lo de los huevos ha sido desesperante.

Odio los huevos de codorniz de aquí al resto de mi vida.

Más que la gelatina.

-¿Cómo vas a hacer un huevo poché de codorniz?

Es una complicación.

(YOLANDA) Ana, llegas.

(TAMARA) ¡Eh, lo ha frito!

¿Presentas filete a la plancha y huevo frito?

No sé si veremos grandes platos.

(MARTÍN) Yo creo que sí.

Están todos cocinando con un freno de mano echado, ¿no os parece?

Sí. ¡Aspirantes!

¡Últimos cinco minutos!

(MILÁN) Bueno... Es que no tengo nada.

(TAMARA) ¿Qué le pasa a esta señora que cocina de puta madre?

-No sé, cariño.

Es lo que pasa cuando no estás centrado.

Pensando en otra cosa o perdida... Estás muy nerviosa...

Son los nervios de la competición.

-¡Me he quedado sin habla!

-Sí, te hemos notado. -Se notan los minutos finales.

-Ana, sal de la cueva ya. Que tú puedes, tía.

(MILÁN) Es que no tengo nada.

Nada, voy a emplatar y ya está.

(YOLANDA) Ya lo tienes, mi vida. Ya está, de verdad.

(OBREGÓN) Mira qué bonito lo está haciendo.

-Es bonito, ¿verdad? -Muy bonito, Boris.

(ANABEL) El que emplata que mueres es Juan.

-Es diseñador... -Juan es una cosa...

-Emplata que te mueres. -Creatividad.

(BORIS) Cuidado, por favor.

(ANABEL) Huele que alimenta, solo lo van a comer los jueces.

(OBREGÓN) Estoy aprendiendo mucho.

-Yo desde aquí es donde más aprendo.

Póntelo. ¿El blanco o el negro? ¿Cuál?

Pero ahora no he dicho nada.

Pero vas sin delantal, cosa que no puedes hacer.

¿Dónde lo pone? ¿Los Mandamientos de "MasterChef"?

Eso te lo digo yo. (RÍE)

Pues si es así... -Espera.

Yo estoy abierta a nuevas experiencias.

(SUSPIRA) Es que no me ha salido nada.

(ANABEL) Vicky, ¿cómo vas?

Uy, no me escucha. Está centrada.

(BORIS) Está como en silencio.

-Ahora están muy nerviosos. Venga, Vicky.

-O sea que me calle yo

y tú puedes decir "venga, Vicky". -Sí.

-No hay por donde...

-Pero que lo corte o algo. (OBREGÓN) Qué pena,

con lo que cocina. ¿Qué le está pasando?

No, no, no.

No sabe cómo ordenarlo.

Está usando los filetes de presa como las fichas del dominó.

No, está jugando al Tetris.

Se ha dado por vencida.

Bueno... O sea... Aspirantes.

No os quiero poner más nerviosos pero acabáis de entrar

en el último minuto.

(TAMARA) ¿Por qué ha quitado la maltodextrina?

Por lo menos, que le eche eso.

-Ya está.

-Es que cuanto de ves así, te rindes.

Vicky, ¿qué te ocurre? Me he quemado.

Sal, sal y que te curen. Lo termino y ya, ¿vale?

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

(ANABEL) Bravo, chicos. (TAMARA) Bravo, Vicky,

que has aguantado, vamos...

(MILÁN) "No me ha salido nada de lo que yo pretendía hacer".

Ya está. Es un poco desesperante.

O sea, ¿por qué sale en la prueba anterior un curry increíble

y sale una mierda de plato diez minutos después? ¡Dios!

Aspirantes, el tiempo de cocina ha terminado.

Llega el momento de la cata. Avellaneda,

tú serás el primero.

(FÉLIX) Vamos, señor.

-¡Venga! -¡Qué bonito!

-Vamos, ¿quién diría que no toma cerdo?

(ANABEL) ¡Quiero un traje de esa textura!

Avellaneda.

Nombre de su plato. Cerdo feliz.

Me siento superorgulloso de haber cocinado un producto

que me está picando todo pero...

Dijisteis que tenía que traer actitud.

Pues traigo actitud, ¿para qué le voy a poner otro nombre?

¿Por qué no has puesto la piparrita...?

Lo he dejado porque a mi pareja no le gusta

y he pensado... Oye, tú tienes tu criterio.

Oh, poliamor. No, poliamor, no.

No se lo pongas.

Me parece bien, pero tenemos que tener

la capacidad de entender si funciona o no en un plato,

la proporción que nos puede aportar...

La piparra pasadita por una parrillita

y cortada en cachitos

te da un toque de acidez, de ahumado...

Si es lo que he hecho...

Y aquí también aporta. Sí. Tienes razón.

Bueno, sería un cerdo satisfecho.

Has tenido la inteligencia de coger unos ingredientes,

disponer el plato de forma más o menos bonita

y con esto es suficiente.

Vale.

Me gusta la estética de tus platos.

Es un punto de partida importante para valorar,

pero siempre está el sabor.

Te has pasado con la torta del Casar.

Tiene un sabor muy potente y se carga el sabor del cerdo.

Sobre todo cortándolo en láminas tan finas.

¿Sabes qué necesitaba? Más piparras y menos queso.

El queso tiene mucho poderío, hay mucha fuerza,

se come el sabor del cerdo...

Y la piparra, necesitas mucha más

para que te vaya limpiando. Y es lo que te daba más miedo.

Lo peor para un cocinero es que no pueda comer

lo que cocina. Que con esas limitaciones

seas capaz de hacer lo que has hecho, me parece

de un aplauso increíble. -Gracias.

-Es así, es así.

-¡Bonito!

-La carne está muy bien tratada,

la salsa está muy bien tratada. Hay equilibrio, gusto.

Para no poder cocinar eso, me parece de un diez total.

-Gracias. Bueno, bueno, bueno.

"Lo de Berasategui me parece tan fuerte".

Le admiro. Tengo cuatro o cinco referencias

y él, obviamente, es una de ellas.

(ANABEL) ¡Aire!

(YOLANDA) Ha hecho espuma, ¿no?

-No, ha hecho aire. -Aire.

(ANABEL) ¿Cómo se llama? ¿Aire de Lisboa?

(RÍE) Aire de Lisboa.

(CANTA IMITANDO PORTUGUÉS) (RÍE)

No da puntada sin hilo esa mujer.

(CANTA IMITANDO PORTUGUÉS) (LOS DEMÁS RÍEN)

¿"Falas português"? Nada.

Lo estás estudiando. (RÍEN)

Bastante, dejémoslo así.

Nombre de tu plato. Del Cerdo, hasta los Andares.

Porque me gusta todo del cerdo. He cogido la presa ibérica,

con un poquito de aceite, lima...

lo he pasado por el róner, por el horno

y después he hecho aire de zanahoria,

una nuez de macadamia, las he rallado,

y trocitos de pera caramelizada. ¿Ha salido esa cocina

que tienes dentro o qué pasa? Sí, empieza.

Voy a perderle el miedo. El plato más bonito

que has presentado hasta ahora. Hay una estética preciosa.

Si ahora ya está rico... Vamos a probar.

(BORIS) Qué belleza.

-Ay, Martín, como te comas esto, me va a dar algo.

-Martín tiene que venir a juzgar siempre.

Yo me pido un Martín para mi cumpleaños.

-Ahí hay garrote.

Bueno, Vicky, creo deberías probarlo. Está muy rico.

¿Hoy me dejas comer? Sí.

Creo que te lo mereces. (BORIS) Bravo.

-Vicky.

(Aplausos)

Está todo muy bien hecho.

Está el foie gras perfecto, la carne al punto.

Me sorprende que sea tuyo porque nos has dado tantos de cal

que me alegro que nos des ya el de arena. Por Dios.

Cómo se agradece. Gracias por este plato.

Sí, pero es mosqueante, Vicky.

Tiene que venir Martín Berasategui para que digas

"hay un cocinero serio y lo voy a hacer bonito".

Aquí se ve una cocina para demostrar.

No puedes demostrar cuando te da la gana.

Hemos visto un nivel, si ahora bajas ese nivel,

te la vas a cargar. Vale.

Es de esos platos que llamo yo que van en cohete estratosférico.

Que estés atacando

al cerdo ibérico con grasa y que el condimento tenga

tanto que decir y con tan poco nos des tanto en un plato

en un concurso, a mí se me pone la carne de gallina.

Es un platazo increíble.

(ANABEL) ¡Epa, nena!

-Te lo digo de verdad. -Perdona. ¿Le puedo dar un beso?

Con todo lo que estoy aprendiendo,

en mi casa no me van a reconocer.

O me van a tener todo el día cocinando.

Eso puede ser también.

-¿Quieres salir conmigo, Martín?

-Hombre, y vamos a cantar en portugués.

No, que te besa a la primera.

Bah, bah.

Boris, cuéntanos el nombre de tu plato, por favor.

Estoy pensando entre Voilà o Presa Ibérica Gay,

porque "gay" en su principio significa "alegre", "divertido".

Esta vez yo creo que he seguido muchísimo

las palabras de Martín y he querido divertirme.

Entonces ya decidí utilizar mi queridísima

máquina de vacío al vapor, que la adoro

y es una de las cosas que más gusta de este programa.

-Es verdad, yo también quiero una.

Tiene el gran punto de querer hacer un homenaje a la piedra vasca

y pensé en las canteras...

Tienes más morro que espalda. ¿Cómo decís?

Estoy contando que disfruté de mi cocinado.

Déjalo. Que eso es un cacho de carne a la parrilla

con un puré de queso. Llevas 20 minutos hablando con poesía.

Los venezolanos tenemos sentimiento por los productos y por las cosas

y nos gusta a los platos llenarlos de literatura.

(RÍEN)

Joer... Eso es argamasa.

Es un universo compacto, en realidad.

¿Entiendes? Es un universo compacto

que quiere ser probado, las cosas compactas

son un poco duras de comer, en cambio esta...

Boris, tu cocina va a menos.

Ya. En literatura y poesía va a más.

Aquí hay una argamasa, una carne que está bien cocinada,

más o menos, y con el resto has hecho plas, plas, plas, plas.

No creas, pero sabes que nunca voy a pelear tu valoración.

Jolín, Boris. Qué pena.

Cómo se puede destrozar la torta del Casar.

No está destrozada... Sola es mágica.

Está unida. Está unida a un puré pastoso,

que no es agradable. El punto de la carne está muy bien.

Me quedo con eso. Pero hay una cosa y una cosa.

Un 50 por ciento y un 50 por ciento mal hecho.

El yin yang. Te lo diré como tú lo dices.

Es un taco de carne divinamente mal colocado

al que has añadido una amalgama

color naranja claro, que es tendencia total este año...

Monísimo color.

...con un 90 por ciento de queso torta de Casar

y un 10 por ciento de patata asada.

Además, le hemos añadido un poquito de bayas de goji

que no pintan nada en el plato... Es una monada.

...y un poquito de gajos de naranja

que tampoco vienen a cuento. Queda terrible.

Martín, ¿tu crees que ha sido todo tan horrible?

-Para nada. (TODOS RÍEN)

-¡Bravo! ¡Bravo!

Y gracias.

(BORIS) Gracias, Martín. Muchas gracias.

-Esto es como la cocina española,

tiene un montón de maneras y de caminos abiertos.

Todos superbuenos. El dulce que le has metido

le va muy bien a la carne de cerdo.

Y la fuerza del queso con esa patata,

con esta sobrasada, que es otro productazo increíble,

es una manera llámale "sport elegante sin corbata"

de presentar un plato.

-¡Muy bien! -¡Toma!

-¡Hombre! (BORIS) Martín, garrote.

-¡Garrote!

-Muchas gracias.

En este programa

me estoy convirtiendo en un extraordinario vendedor.

Ay, Dios mío. Ana.

Ya lo siento, Martín. -¿Por qué?

-Porque lo siento. -¿Pero por qué?

-Bueno... -Te agradezco el esfuerzo,

no te salía como querías, pero el coraje

y el garrote que le has puesto es de admiración.

-Gracias. -De "lo siento" nada.

Al revés, estoy supercontento

de estar en el jurado. Supercontento.

-Eres muy amable. Gracias. (TODOS) Gracias.

-Gracias, Martín. Ana Milán,

el nombre de tu plato. Un Mal Día.

No, pero esa no es la actitud, Ana...

-No sé si lo tiene cualquiera. Yo lo he tenido.

Ha sido muy frustrante porque quería hacer

un huevo de codorniz poché y he hecho seis

y se han roto todos.

Quería hacer las cebollitas confitadas,

de repente se han empezado a abrir y se han roto.

Luego el polvo de aceite lo quería usar

y al probarlo no me ha gustado.

Estaba como rancio, con un punto que no me gustaba.

Y llegó la frustración y ya... Pum.

Es un plato mediocre.

Emplatado mediocre.

Y... ¡Puf!

(BORIS) No, Ana, por favor.

-Que digan ellos las cosas, no te tires al suelo.

-Esto es un plato mediocre que no pretendía serlo. Chao.

No era mi día.

No te conozco mucho, Ana Milán, pero me pareces una montaña rusa.

En la prueba de exteriores te pillo cocinando

uno de los curris más ricos que se hayan cocinado nunca.

Y esto es un plato combinado. Increíble.

(SUSPIRA) -Oh, Ana.

Ahí está.

(ANABEL) Le va a hacer el plato. (TAMARA) Es un artista.

Si esas cuatro cosas se nos ocurrieran a nosotros,

también tendríamos cuatro Estrellas Michelín.

No pretendo que te parezca más bonito,

no puede ser tal castañazo porque unas cebollas

no quedan chiquititas o un huevo de codorniz cuesta abrir

porque las cosas van como van. No puedes quedarte rígida

en una forma de pensar, tienes que adaptarte, si no te la pegas.

Yo compro tu actitud. Eres una tía luchadora, con carácter,

que le gustan las cosas bien hechas...

Lo has llevado al extremo. Tanto, que te ha penalizado.

Puedes ser.

¿Qué quieres que te diga? Cien por cien eres la culpable,

pero no por tu cocinado, porque no has tenido la capacidad

de decir "lo puedo resolver bien".

Otros días lo has hecho. Hoy no he sabido.

Otros días has sumado dos más dos,

lo has multiplicado por tres,

y el resultado ha superado siempre la nota que tu pensabas.

Una mala tarde. Una mala tarde.

Me gusta que tengas esa autoexigencia,

pero mujer, suavízala un poco también.

¿Cuántas veces la hemos pifiado en nuestros restaurantes, Martín?

Yo he pifiado

mucho más que granos de arena tiene la playa de La Concha.

De verdad, te lo digo.

Y seguimos adelante. Hombre, claro.

¿Vale, Ana Milán? Claro.

Querías el diez y como veías que no llegabas te has derretido.

Sí. Eso es lo que tienes que hacer.

Decir: "No me voy a exigir el diez,

con el ocho puedo tirar, ya me exijo el diez mañana,

hoy no está el día para el diez". Un mal día.

Y me sigues gustando hasta llorando.

Es una cuestión de actitud. -Ana, te castigas mucho.

(MARTÍN) Has demostrado que tienes

una raza de superación increíble.

Vienes de otra profesión, a un concurso

con rivales difíciles, muy competitivos.

Concursas de la manera que has hecho, con esa raza,

yo te veía y para mí has sido un ejemplo, de verdad.

-Gracias, Martín. Eres muy amable, de verdad.

"Ya está".

Que pase lo que tenga que pasar.

En cualquier caso, son siete programas.

Me parece una maravilla.

Aspirantes, nos toca deliberar para decidir quién abandona

las cocinas, pero antes vamos a despedir

al gran Martín Berasategui. Vuelve cuando quieras.

¡Bravo!

-Garrote. Habéis cocinado los cuatro supergarrote.

-Gracias, Martín. -Gracias.

-Eso es un jurado y no vosotros... (RÍE)

-Valora el esfuerzo y todo. Ya te pillaremos, Anabel.

Ya bajarás de ahí, ya.

Sí, pero solo cuando esté Martín.

Bueno, vamos a deliberar.

Vamos. Al lío.

Ay, no.

-Si me dicen que iba a durar hasta el siete pensaría "guau".

Me parece el plato más mediocre.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-Es horrible, de verdad.

-Creo que lo han hecho todos igual de bien.

Lo tenemos.

Madre mía... Aspirantes.

En este reto había dos elementos en juego ajenos a la cocina:

la fortuna y la intuición. Lo importante es que todos

habéis empezado a cocinar contentos con los ingredientes.

Otra cosa es cómo habéis terminado.

Ha habido un aspirante que ha confesado estar feliz

con esos ingredientes y eso se ha notado en su plato.

Ese aspirante es...

Vicky, enhorabuena.

(ANABEL) ¡Victoria!

(Aplausos)

Has demostrado que cuando dejas de quejarte

y cambias tu actitud, brillas en los fogones.

Continúas una semana más en "MasterChef".

Felicidades. ¡Bien!

-Feliz de pasar a un octavo programa con lo que conlleva:

ponerme mucho más las pilas, estudiar, practicar...

Bueno, esto es "MasterChef".

Otro aspirante confesó

que sus ingredientes no eran los mejores,

así que arriesgarse le ha salido bien.

Y ese aspirante es...

Avellaneda.

Guapo. (ANABEL) ¡Avellana!

-¡Sube para arriba!

-Gracias.

-Hola, amigo. -Amiga.

(RÍE) -Amiga.

Amiga valiente, valiente. Ana, Boris.

A vosotros dos os han podido los nervios y la presión.

Sí. Ana.

Te has obcecado con los huevos, que no aportaban nada.

Tú misma has dicho que tu plato es mediocre.

Boris, tú has trabajado más tranquilo.

La carne estaba al punto, pero un poco basta.

Y solo has hecho una elaboración, que era la crema de queso.

Crema, crema... Batiburrillo con sabor a queso.

Y tu emplatado no era lo que esperábamos de ti.

Ya. Es el eterno problema. Por tanto,

el aspirante que no continúa en cocinas de "MasterChef" es...

Ana.

¡Ah! No.

(YOLANDA) ¿Cómo? (ANABEL) ¿Qué?

-Es injustísimo.

(BORIS) Es injustísimo. (MILÁN) No lo es.

-¿Qué?

(BORIS) Ha sido un accidente.

No te puedes ir, Ana. -Claro que sí.

-No, no me parece.

Boris, puedes subir a la galería.

Corre, a disfrutar. Respira.

(BORIS) "Ana hoy solo ha tenido un mal día.

Me hubiera gustado decir: 'Me voy yo'".

La única cosa que me detiene

es que uno no puede desdecir a los jueces.

-Era la ganadora y los nervios te pueden traicionar,

hay que hacer yoga antes de cocinar.

Ana, no te voy a preguntar qué te ha pasado.

Lo sabemos todos y toda España y tú misma lo has dicho.

Me perdí. ¡Pum! Pasa a veces en la vida, ¿no?

Sí. Uno de repente se levanta,

le ocurre algo y como que el día se va torciendo.

Pues algo así ha sido con el cocinado.

Mira que hiciste un exterior maravilloso y de pronto...

Así es "MasterChef" y me parece justo que me vaya hoy.

Me parecía el peor de los cuatro platos.

De verdad. -No.

¿Qué te llevas de tu paso por "MasterChef"?

¡Buf! Muchísimo. ¿Qué te ha parecido?

Es fantástico estar aquí.

Sentir los nervios, la emoción cuando algo te sale bien,

la alegría, escuchar vuestro veredicto,

la dulzura de Samantha, el humor de Jordi, tu picardía...

Todos mis compañeros, los que están y los que no están.

Solo me llevo cosas buenas. ¿Repetirías?

Repetiría hoy mismo. De verdad, le he perdido

todo el miedo a la cocina, le he ganado todo el respeto.

Me parece un mundo de alquimia que no te acabas nunca,

de creatividad, de sensibilidad, donde todo es importante,

donde el detalle más pequeño lo cambia todo.

Realmente, me voy con la sensación de que me habéis hecho un regalo.

(Aplausos)

Pregunta obligada.

Mira a la galería y dinos quién crees que va a ganar "MasterChef".

Juan Avellaneda. (BORIS) ¡Oh! Qué alegría.

-Gracias.

-Me parece que se lo merece, que se ha preparado,

que es elegantísimo, que es humilde para recibir críticas...

-Jolín... (RÍE)

-Me gustaría venir a la final con uno de sus trajes para celebrarlo.

-Gracias, Ana. (BORIS) ¡Bravo! ¡Divina!

-¡Uf!

"Para mí era un pilar. No sé por qué lo ha hecho tan mal hoy".

La verdad es que estoy superagradecido

por las palabras que me ha dedicado.

Ana, ha sido un placer tenerte aquí,

llega el momento de colgar el delantal.

Claro que sí.

Dame ese beso tan esperado y ese abrazo, por Dios...

Gracias. Gracias a ti.

Os quiero un montón.

-Ana, te queremos. (BORIS) ¡Bravo!

Gracias, Ana.

(ANA) "Sé que voy a echar de menos venir, estar, cocinar...

Nos hemos vuelto medio locos, ha sido... ¡Uf!

Es muy intenso, es muy divertido.

Terrorífico por momentos. Hay muchas risas.

Os voy a echar un montón de menos".

Aunque pasen las semanas y las ediciones, no me acostumbro

a decirles adiós, pero también pienso

en lo que nos dejan y las experiencias compartidas

con Ana Milán. Nos vemos en el próximo programa,

mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) Sabor a la vida.

-¡Bien! -¡Bravo!

-¡Bravo!

Aspirantes, bienvenidos a Benalmádena.

Todas las religiones tienen su dios, hagamos un altar.

-¿Rezáis para que nos salga mal?

-¡Vamos a ganar!

-El caldo no sé si está soso. ¡Vamos muy lentos, venga!

¡Espabila! -Estoy espabilada. Ay, su madre.

-¡Más ritmo!

-No vamos a llegar, en serio.

Se ha puesto Pepe la chaquetilla. A partir de ahora mando yo.

¿Te pones la chaquetilla? Sí, para echar una mano.

Nombre del plato: ensaladilla al retraso.

En los restaurantes también como tarde.

A freír morcillas, ¡hala!

Un placer recibir a la finalista del "Celebrity" tres...

¡No!

Antonia Dell’Atte.

(GRITA)

(GRITA)

-Cortas, quieres este trozo.

-¿Muslo o contramuslo?

-No, no, "madonna", qué coñazo.

-Qué me gusta cocinar así diciéndome cosas,

qué alegría más grande.

-¿Contenta? ¿Feliz? -¡Sí! ¡Muy!

-Vámonos. -¡Venga!

Uno es un caldo muy japonés, el otro una modalidad tipo charco.

Chico, esta manía que me tenéis...

-Hay que tener dos huevos para probarlo, ¿no hay veneno?

-No, mi amor, hay picante.

Has hecho un plato realmente malo.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 4 - Programa 7

23 oct 2019

MasterChef Celebrity celebra su repesca con un picnic internacional en una noche con doble expulsión. Para decidir el primer expulsado, los aspirantes cocinan un plato libre con 10 ingredientes seleccionados por uno de sus compañeros. Pepe Rodríguez participa en el reto...

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 7" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 7"
Programas completos (14)

Los últimos 151 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. diego

    y el programa 8? no se puso esta semana, lo sigo desde USA

    31 oct 2019
  2. Maria de Bouzon

    Me parece muy bien que se vaya la Milan que no hizo nada más que querer demostrar su superioridad humillando ironicamente especialmente a Vicky. Se lo merece por arrogante

    25 oct 2019
  3. Arelis Lugo

    Por favor no mostréis el eliminad@ de la semana en la página principal de los vídeos del programa, pierde sentido ver el programa.

    25 oct 2019