www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5442906
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música de cine)

Bienvenidos una semana más a nuestras cocinas.

Qué teatral hoy. Esta noche es crucial

para los aspirantes. ¡Ay, qué monada!

Quien se salve de la eliminación se convertirá automáticamente

en semifinalista de la IV edición de "MasterChef Celebrity".

Eso nos asegura rivalidad, tensión, competitividad

y sobre todo mucho espectáculo.

-¡Ay, mira las butacas! -Qué ideal, ¿no?

-Por fin nos dejan sentar. -Hola.

-Por fin nos dejan sentar.

Aspirantes, bienvenidos una semana más.

Por favor, poneos cómodos.

Como en el teatro. -Qué maravilla.

-¡Oh, guau! -Ahora cocinan otros para nosotros.

-Sí, va a ser.

Avellaneda, ¿qué traes en la cesta?

Hice una promesa y la he traído. ¿Qué traes?

Pues un detallito.

Y no es chantaje, que luego me machacáis.

Esto es un cambio de estilismo. Te pareces Caperucita Rosa.

Sí, porque tengo los lobos delante, claro.

(RÍE) Dije que traería una cosa

y te lo tienes que cambiar. ¡Por favor!

A conjunto con tu look.

Está todo pensado. ¡Guau, Pepe!

Oye, muchas gracias.

Un aplauso, un aplauso. Son preciosos.

Qué bonitos. -Maravilla.

-Tengo que decir

que me he controlado con Pepe. No ha sido un zapato raro,

sino muy acorde al estilismo que lleva negro.

Y aparte, un poco look "mafiosi".

Félix, tú sueles estar al otro lado

frente a las butacas. Exacto.

¿Cómo te sientes en la butaca? Tengo un poquito de acojone.

Está claro que... Se pasa peor ahí que aquí.

Se pasa peor. -Me gusta más el otro lado,

¿verdad? -Es mejor aquel lado.

-Es mejor, mil veces. Encima te pagan.

Boris, estás junto a Félix. ¿Es para limar asperezas?

Mira, mira cómo estamos.

Nos alegramos que vaya viento en popa.

(BORIS) Gracias.

Lo de la manita cogida cada vez lo entiendo menos.

-Boris. (RÍE)

Vicky, se te ve a gustito. Estoy en la gloria.

¿Quieres una mantita? ¿Unas palomitas? ¿Un chocolate?

Ya no. Ya he dejado el chocolate. Ya no como nada.

He decidido cuidarme un poquito, voy a explotar en este programa.

La semana pasada oí

que Tamara te había dado un truco para dejar de comer.

Sí, hemos ido a un doctor.

La verdad es que nada, lo típico: ejercicio,

nada de carbohidratos, nada de postres...

-Dos litros de agua...

-De vez en cuando una copita de vino.

-Yo he estado a régimen

desde que mi madre me daba la leche del pecho. Era desnatada seguro.

Aspirantes, esta noche os jugáis el pase a la semifinal

y no os lo vamos a poner nada fácil.

¡Ay, no, de verdad! Señoras y señores,

que empiece la función.

¡Uy, uy, uy! -Tachán.

(Música de zarzuela)

(AVELLANEDA) Esto lo escuchaba mi abuela.

(BORIS) Hombre, claro.

-Es zarzuela. -Qué monada.

Tamara, ¿reconoces lo que está sonando?

De pequeña me gustaban la zarzuela pero ahora no las reconozco.

Pero ¿sabes qué es una zarzuela? Sí.

¡Un plato de pescado!

(Cortan la zarzuela)

-Qué loca estás.

(YOLANDA) La zarzuela es un plato de pescado, por favor.

Por favor, calmaos.

A ver. Es la famosa zarzuela...

La del Soto del Parral.

Claro. -Toma ya.

Una de las obras más populares, alegres y reconocibles

de las zarzuelas.

Si no hemos reconocido esta, imagínate tú.

(RÍE) (FÉLIX) Qué bien vamos a quedar.

-Y si esta es la más alegre...

(RÍEN) Aspirantes,

el año pasado hicimos un homenaje a la ópera,

que Boris los disfrutó.

Y disfrutamos tanto nosotros que hemos decidido repetir

con este género tan típicamente español.

Y como el tono cómico y burlesco

es una de las características de las zarzuelas,

hemos invitado a dos actores que no sabemos cómo cocinan

pero lo que sí hacen de lujo

es sacarle el lado más divertido a la vida.

Bienvenidos José Mota y Florentino Fernández Flo.

(Ovación)

(BORIS) Qué monada.

-Ah, ¿sí?

-¿Qué tal va la vida? ¿Cómo estás, tío?

(BORIS) ¡Señores!

-Vamos a saludar al personal.

-Qué guapo.

-Muy buenas. -¿Qué tal?

-Muy bien. (BORIS) Qué guapo estás.

-Cada vez que me acerco a ti, es que...

-Sientes algo diferente. -Totalmente.

No me lo creo, no me lo creo.

-A saco, esto no es un saludo, esto es un roneo en toda regla.

-Qué se le va a hacer,

hay personas que provocamos celos y otras personas que son celosas.

Oye, Flo, ¿me puedes explicar qué pasa con Boris?

Lo de Boris y yo es una cosa que viene de hace muchos años.

No es de ahora. -Es cierto.

-Entonces, ¿en la lista qué número soy?

-Félix, no seas así. No tiene nada que ver.

-Es que ya soy como el postre del postre del postre.

-¡No, no! -Pero tenlo claro, ¿no?

-Sí, ¿no?

-¡Victoria! ¡Victoria, como amiga!

(RÍEN)

Bueno, bueno. Bienvenidos.

Sois dos de los actores más queridos del país,

y este es el concurso de cocina más exigente de televisión.

Flo, ¿cómo te desenvuelves en los fogones?

Yo me defiendo muy bien.

Tema sartenes, un poco de aceite, un huevito, una tortilla...

Un huevo, una tortilla... ¿A nivel Chunguito te refieres?

(IMITA A LOS CHUNGUITOS)

(RÍEN) (IMITA) Hago mis cosas, merluza.

(RÍE)

(IMITA) Estoy en "MasterChef" con mi hermano José,

mira, con José. Claro. Lo hemos "pasao mu" bien

porque me decían "cocina cordero" y yo digo "una mierda".

Bueno, José, ¿eres de entrar en la cocina

o más de sentarte a la mesa cuando está todo listo?

Soy de llegar a mesa puesta.

A mantel estirado. (RÍE)

Y a cuenta pagada. (RÍEN)

-Eso es muy importante.

-Te voy a contar lo que me pasó en el restaurante de Jordi.

Todo maravilloso. Cuando estaba en el postre final

vino un metre tuyo y me trae la cuenta.

Y le dije: "No, muchísimas gracias. Ya estoy lleno".

(RÍEN)

-Hay gente que solo con verlos ya te hacen reír.

Estos dos son dos artistazos.

Os hemos invitado porque esta noche tenemos como protagonista

la zarzuela, el género musical español por excelencia.

(CANTA ZARZUELA) Eso es.

Veo que la habéis trabajado alguna vez.

Sí, sí. -Muchísimo: de marisco, pescado...

-¿Ves cómo era un plato de pescado, "atontao"?

Tú como Yolanda. Yolanda, trabaja la zarzuela como tú.

Es que me han tratado de loca. Hablo como en la zarzuela.

(RÍEN)

-Yolanda, ¿eres más de Zarzuela o Moncloa?

(RÍE) Yo soy de...

Discoteca. (RÍEN)

(IMITA A RAJOY) Yo antes era de Moncloa,

y ahora ya no soy de Moncloa.

(RÍEN)

-No pasa nada, estoy más a gusto. (RÍE)

(RÍEN)

Aspirantes, además del humor, la gastronomía está muy presente

en la mayoría de las zarzuelas.

Lo vais a descubrir porque van a ir sonando

fragmentos de zarzuelas muy famosas

y debéis adivinar de cuál se trata.

El que adivine se quedará con el plato

correspondiente a esa zarzuela y tendrá que reproducirlo.

Si nadie adivina, serán Mota y Flo los que las adjudiquen.

A mí ya me podéis dar uno. -Oh, guau.

Esforzaos al máximo porque el ganador

disfrutará de una supercesta de productos gourmet

facilitada por nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés,

valorada en en más de 3.000 euros.

¿Qué? -¿Cómo?

Para que continuéis desarrollando las habilidades culinarias.

A las puertas de la final,

no queremos que nos acuséis de favoritismos.

Así que nuestro veredicto en esta prueba

va a ser más objetivo que nunca.

No estaremos presentes ni en el reparto de platos

ni durante el cocinado.

¡Ay, Dios ha escuchado mis rezos!

(RÍEN)

Pues así es. Cataremos los platos

sin saber quién lo ha elaborado cada uno.

Aprovechando que están aquí Mota y Flo,

que son seguidores del programa y se saben todas las normas,

serán ellos los que se queden vigilando

y tomando el mando de las cocinas.

¿Se van? Tamara, ¿te apetece

que nos vayamos y que se queden Flo y Mota aquí?

Tamara piensa que no nos conoce,

pero hemos coincidido contigo muchas veces.

-A lo mejor no se acuerda, coincidimos

en Valdepeñas vendimiando.

-Yo coincidí contigo en la M-40 a las 3:00 en el arcén.

-Eso es posible. -Nos tomamos unos chinchones.

-Eso le encaja más. -Eso me encaja más.

Vámonos, aquí os dejamos.

Señores. Adiós.

Buenas tardes. Adiós, chicos.

(CANTA) "Adiós con el corazón,

que con el alma no puedo".

-¡Se han ido los profes!

Yolanda, te he visto ponerte contenta.

¡Chaval, vamos a hacer lo que nos dé la gana!

-¡Eh! Vamos a estar un poquito tranquilitos.

-Solo queremos deciros ahora que están fuera

que vamos a quitarle el puesto a ellos.

Simplemente porque somos más simpáticos.

-Mucho más. -Y nos alegramos tanto.

No sabes cómo nos lo han hecho pasar.

Unas bestias. (RÍEN)

-Atención, suena la primera zarzuela.

(Música de zarzuela)

# ¿Dónde vas con mantón de Manila? #

-Yo. "La verbena de la Paloma".

-La verbena de la Paloma o de la... -De la Paloma, ¿no?

-"La verbena de la Paloma".

-Lo he dicho yo. (FLO) Sí, Avellaneda.

-"La verbena de la Paloma". -A ver si es esa.

-Abre, abre, "open". -Atención.

"La verbena de la Paloma", correcto.

-¡Bien! -Muy buena, chaval, ¿y eso?

-Mi abuela nos machacaba con esto.

-Avellaneda, vamos a ver el plato que tendrás que preparar.

(BORIS) ¡Oh! (AVELLANEDA) ¿Qué es eso?

-Madre mía... -Qué monos sois.

Muchas gracias a mi abuela,

porque realmente me acuerdo el machaque de niño.

"¿Siempre tiene que cantar estas cosas?".

Gracias a ello me ha tocado un postre. Así que feliz.

(MOTA) Chicos, segunda.

(Música de zarzuela)

-Sé cuál es pero no lo digo porque no soy de dulce.

-Pero dilo. -Para, para.

# Vamos andando, de bracero agárrate #

-"Agua, azucarillos y aguardiente". -Tonto, te ha tocado un postre.

(RÍE) (MOTA) Y la respuesta es...

"Agua, azucarillos y aguardiente" del maestro Federico Chueca.

-Grande Chueca. (FLO) A ver qué tienes que hacer.

-¡Uy! -¡Madre mía!

-Isomalt, otra vez el isomalt. Mira lo que me ha liado.

¿Sabes qué? Me lo voy a tomar como un reto personal,

está claro que la vida quiere que supere mi trauma con el azúcar.

(Música de zarzuela)

# Ay, Felipe de mi alma.

-¿Felipe de mi alma?

# Si contigo solamente yo soñaba.

-Y mira que me gusta... -Ay, yo sé.

# Mari Pepa de mi vida. #

Eh... "La Revoltosa".

Solo lo sé por el dueto.

-¡Ole, Boris!

(FLO) Vamos a ver qué tienes que hacer.

-¡Oh!

Se rescata la técnica del salazón y el ahumado,

muy usado en la cocina de la época.

-Félix, ¿me vas a ayudar? -Te voy a ayudar.

-Félix no puede ayudar.

-Vicky está un poco muy mosqueada.

-Es que esto es una farsa.

Por parte de Félix, no por parte de Boris.

-Qué acusaciones tan graves.

-Sí, soy un manipulador.

-Cosa que no me gusta.

¿No te puedes divertir con amigos

en el programa? Tamara y yo somos muy amigas de Boris.

Podía tener algo con nosotras, él se olvida.

(MOTA) Siguiente zarzuela.

(Música de zarzuela)

-¡Ay, amo!

-Si no calláis, no puedo.

# A San Antonio como es un santo casamentero

(BORIS) Ay, qué monada.

-¿No? -Sí...

-Oye, que Tamara también está.

-¿Qué?

-¡Ah, yo la sé! (RÍEN)

(MOTA) Qué casualidad. -Me ha venido.

(FLO) A ver... -"La Gran Vía".

(FLO) Vamos a descubrirlo.

(MOTA) Se trata de...

-Pensaba que era esa... -Maravillosa zarzuela.

(MOTA) Destapamos.

(BORIS) ¡Oh!

Este plato se lo vamos a dar a...

-Tamara, ¿quieres este plato? Si no, soy el juez

y se lo puedo dar a otro. -Yo quiero este plato.

No me sé ninguna zarzuela y casi prefiero este.

(MOTA) Tamara entonces, ¿no? -Fenomenal.

En casa no me ponían zarzuelas,

mi madre era más de los Beatles.

-Vamos a ver.

(Música de zarzuela)

-¡Ay, esto es bellísimo! ¡Esto es bellísimo!

(TARAREA) -Esto es bellísimo.

(CANTURREA) "Ay, amor de hombre

que estás haciéndome sufrir". Sí, "Amor de hombre".

-No, pero no se llama así.

-Ya lo sé. -Es el título de la zarzuela.

-Lo sé. -Muy bien.

-¿Lo sabes, Boris?

-"La leyenda del beso". -¿La qué?

(FLO) Vamos a comprobar.

Abre de ahí. -¡Claro!

-La pieza se llama "Intermedio"

y en 1982 fue versionada por el grupo Mocedades...

-Claro. -...en el tema "Amor de hombre".

-Claro, es que me confunden.

(BORIS) Oh, guau.

-Sí, ¿a quién se le adjudica? -Yolanda, ¿te viene bien?

(SE BURLA) -Pues te lo quedas.

Para ti, Yolanda.

(RÍE)

-Adjudicado. -La que falta para mí,

¿no? -Que suene pues.

(Música de zarzuela)

-Ah, yo la sé, yo la sé.

(CHISTA)

-Es un número famosísimo. -Si no calláis,

no puedo catarlo. -Ahora, ahora.

-Yolanda, ya tienes plato. -Es igual.

-Este es el temazo. -¿"Cascanueces"?

-¡No!

¿Puedo ayudar? Puedo decir, por ejemplo...

Do... -Calla.

-Doña María. -¡No!

-"Doña Francisquita". -Ahí está.

-"Doña Francisquita".

-Bravo.

-Veamos qué se esconde debajo, Vicky.

(YOLANDA) ¡Ostras!

Típico de Portugal. "Bacalado".

-Es el último, es el que me queda

y es bacalao.

Bacalao, Portugal. Está muy relacionado conmigo.

-Ya sabéis qué tenéis que cocinar

y tenéis los ingredientes en ese supermercado maravilloso

que a todos nos gustaría tener en casa.

(FLO) José, ¿me dejas decir una cosa?

Cuando veía el programa desde casa tenía ganas de decir

esto que voy a decir ahora mismo. ¿Me dejas?

-Sí. (IMITA A JORDI) Aspirantes,

el tiempo para elaborar vuestros platos

es de 75 minutos. -Oh, "my God".

(IMITA A JORDI) Más tres minutos para entrar al supermercado.

(YOLANDA) Jordi.

-¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

-¿Os molo? -¡Mucho, chef!

-¡Sí, chef! -Vale.

-El tiempo comienza... (IMITA A PEPE) En cinco, cuatro...

-Muy bien. -Tres, dos, uno...

-Clavado. Lo clava. -¡Sea!

-Oh, Dios mío. -Ábrete, sésamo.

-Qué encuentro más loco. (FLO) Vamos para allá.

-Me encanta ir a los supermercados y gratis mejor.

¿Sabes qué pasa con esto? Hay que venir con los concursantes

porque algunos de ellos me han contado

que se meten cosas en los calcetines

y se llevan patatas... -No te estoy escuchando,

con el respeto que te tengo, porque tengo hambre.

(CANTAN) "¿Dónde vas con mantón de Manila?".

-Tengo aquí el bacalao. Qué maravilla.

Bacalao, Portugal. -Oye, chicos,

cuidado con lo que cogéis. -¿Por qué?

-Que no sobre ni falte.

-Yo cojo el mantel, no te lo pierdas.

¡Adiós! -¿Ya te vas?

-¡Hombre!

-Hija mía, de verdad. -Si me sobra tiempo, loca.

-¿Para qué quieres eso? -Para la salsa.

(VICKY) ¿Por qué nos confundes? -Qué malo, Flo.

(CANTA) "¿Por qué quieres tú saber de mi vida?".

-¿Por qué haces la compra cantando?

-¡Uy, esta es un coñazo!

-Ay, ay. ¿Dónde estamos?

-Nemesio, mira.

-¿Pipas de calabaza? -Escucha un momentito.

-Eso es como romero, por favor. -Escuchas un momentito.

Tú tienes problemas con la próstata, tienes una edad.

-No quiero esto. Quiero algo que me dé más alegría.

¿Tú te crees que me puedo comer un laurel?

-Eso no.

(MOTA) Tamara, ¿todo bien? -Todo bien.

-¿Boris? -Oye, el ajo no...

-Estoy iniciando el proceso de mi elaboración.

-¿Te estás comiendo un ajo?

-¿Quieres un poquito? -¿De ajo?

Lo necesito, porque tengo que hacer un ajoblanco.

Será mi primer ajoblanco.

Florentino, pensaré en ti todo el tiempo.

-¿Se hace con ajo?

-El ajoblanco tiene un poquito de ajo.

Te estás comiendo el ajo y hueles a ajo tremendo.

-¿Tienes claro lo que vas a hacer? -Más o menos.

Nunca lo tengo mucho al principio,

pero luego me voy aclarando. -Eres de los que sale solo.

-Yolanda. -¿Eh?

-¿Qué te ha tocado, cariño? -Me ha tocado el foie.

-Se te han enverdecido los ojos. -El ajo.

-Ah, por el ajo. No, no. Los tienes más verdes que nunca.

-Muchas gracias.

Me estás sonrojando. (RÍE)

-¿Esto es foie? -Sí.

-Vale. -Es foie antes de hacerse.

-Fantástico. -¿Ves? Esto sí.

O lo que viene a ser un hígado. (FLO) Déjame un cuchillo.

-¡No! La corteza no, que la necesito.

-Si te la he dejado ahí. -¿Qué hace este hombre?

-Este trabajo es muy difícil, chicos.

-¿Tenéis pan? -Me gustaría ver a Tamara.

Te veo puesta en el deshuese del pichón.

(RÍE)

-¿No tienes un poquito de vino? -Vinito no tengo,

¿hay una copita por ahí de vino?

-Está gente está muy tensa. -¿Te pongo la tele?

¿Unos masajes? No te jode. (MOTA) ¿Has ido de caza?

-Me divierte el plan, pero me dan pena los animales.

-Tengo un hambre que parezco una raspa de pescado.

-¿Qué más ingredientes participan en la elaboración?

-Tengo que hacer un crumble, es una especie de crujiente.

-Hala, cariño, que vamos a comernos una mierda los dos.

(TAMARA) Y después una base de ajonegro.

-El ajonegro es sanísimo. -Es sanísimo.

-Tamara, ¿qué tal estás? -Pues aquí estoy.

-No te quiero molestar pero ¿tienes algo para picar

-No tengo nada, hay que cocinarlo todo.

-Ay, qué gusto me da esto, coñe. (VICKY) Oye, Juan,

como no hay nadie ahí arriba, tengo que hablar con alguien.

-La cuestión es que hables con alguien.

-¿Y Tamara dónde está?

-Tamara está por ahí delante. -¿Cómo vas?

-Estoy primero con el granizado.

Tengo el vino calentando con el azúcar para que se disuelva.

-A ti se te da muy bien la repostería.

-Se me da bien hasta que la líe. -Bueno, bueno...

(FLO) ¿Y ahora? (TAMARA) ¿Meterlo en el róner?

-¿Róner? Es que lo estoy flipando.

-Boris y yo decimos que tenemos que comprar una y compartirla.

-Desde que Anabel y Boris se fueron por las taras

voy con cuidado. -Ya. ¡Ole, ole!

-No debería perder tiempo solo viendo esto,

tengo que hacer un montón de otras elaboraciones.

-Ánimo, no te quiero entretener más.

(TARAREA)

-Está. -¿Lo echo ahí?

-Sí. -¡Ay!

-Es que quema.

(YOLANDA TARAREA)

¡Eh, chicos! ¡Yo ya estoy! ¡Es broma!

-¿Cómo? (YOLANDA RÍE)

-José, si necesitas algo,

estoy vigilando las pechugas a Tamara.

-¿Pero estáis ayudando? -No, no, no.

-Es apoyo moral solo. -Me ha tocado bacalao,

lo he metido con unos ajitos. -Que tome el sabor

del ajo a través del aceite. -Y lo meto en el róner ahora.

(FLO) ¡Tamara! -¿Sí?

-¿Ya? -No, faltan como cinco minutos.

-¿Cinco minutos todavía? -Sí.

(AVELLANEDA) Te vas a aburrir ahí. (RESOPLA)

-Juan, ¿qué tal? -Muy bien.

-Vino Riesling, ¿qué es? -No tengo ni idea.

Tamara os lo dice. ¡Tami! -¿Sí?

-¿El vino Riesling?

-Me encanta. -¿De dónde sale?

-De Alemania.

De una uva pequeñita que se congela.

-Tamara, ¿te puedo llamar yo Tami también?

-Claro. -Tami, ¿cuántos minutos quedan?

De tus pechugas. -Gracias por avisar, Flo.

(RÍE)

-¿Esto qué es? -El pellejo del bacalao.

-¿Qué haces con él?

-¿Qué voy a hacer con los pellejos? ¿Pues comérmelos?

-Como salí rebotado el otro día de la prueba y me sentí tan mal,

he estado el resto de semana entre merengues, azúcar,

harina, mantequilla... Y tengo el cuerpo empachado.

(TARAREA) -Tú te das cuenta, ¿no?

-¿Qué?

¿Tienes que cambiar de posición cada vez que haces un corte?

-Sí, me es más sencillo moverme yo que mover toda la estructura.

-A lo mejor no te tienes que mover tú.

-¿A pelar tomatitos? A ver, que quiero ver yo eso.

-Mira el tomate. -¡Ah! Sale solo.

Maravilloso. -No los destrozas.

-¿La última vez que usaste esto para comer qué plato te hiciste?

-Eh... -Un cigarro, ¿no? De liar.

(RÍE) -¿No?

-Sí, y ahora.

¿Tenéis boquilla? -Tamara, ¿cuánto queda?

-Ya, ya está.

Vamos, vamos. -Vamos corriendo.

-Ay, señor.

¿Quién me ha visto y quién me ve? -¿Por qué sabes que ya está?

Si está igual. -No, ¿ves? Ha cambiado de color.

-Está rojo pálido. -Tenemos que pasarlo por la sartén.

-Félix, figura. -¿Qué tal, señor? ¿Cómo estás?

-¿Qué tal vas? -Nervioso, como siempre.

-Entre nosotros, ¿el tema de Boris y todo esto?

-¿El tema de Boris?

Tenemos una relación de amor platónico.

-Eso ya no existe, el amor platónico.

-Sí existe. -Aquí sí. El amor de verdad...

-¿El amor de verdad cómo es? -El que siento por José.

-Igual que Boris y yo. Estamos "platoenamorados".

¿Te parece? -Sí, bueno.

-Como se ha puesto celosa Vicky...

-Como son sus amigos no quiere compartirlos. Vicky es así.

-Una cosa son celos y otra es que no te guste la historia.

¿Quieres que me venga aquí?

-No, no. -No os pongáis tan violentos.

Por favor, no hace falta.

-Que no me gusta. -Que no le gusta a ella.

Porque yo soy muy tradicional, ¿me entiendes?

Yo soy del amor amor, tradición...

No de esta gente aquí con los roneos, con las parejas...

No me gusta. -Los perreos no te gustan.

-Adiós, me voy. -Venga, da recuerdos.

-Vicky, ¿quieres un caramelo?

-No quiero nada. Ya no como. -Es verdad, estás en ello.

-Me llama mucho la atención que es superlimpio.

-Claro, tú gasta tiempo en limpiar las cosas.

Voy a ver a Yolanda, que la tengo despistada.

-Hasta ahora, señores.

-Tranquilo, que estoy bien. No vengas.

No vengas dice.

(FLO) ¿Qué pasa? (YOLANDA) Nada.

-Recuérdame cuál era el plato tuyo. -Es que no me acuerdo.

Era foie, micuit y luego lleva esto arriba.

¿Ves? Tampoco hacía falta.

Con una rebanada de pan, tira que te vas.

O sea, quieren darle artista.

-Sí, que no me has dicho el plato que tienes que hacer.

(RÍE)

(MOTA) Tamara, ¿cómo vas? -Bien.

-Me encanta cómo has partido la cebolla.

-Ojalá supiera hacerlo rápido.

Es lo más chulo, los que hacen pa-pa-pa.

-Eso lleva tiempo.

-¿Qué es micuit? -Micuit. "A mí cuit".

Micuit es micuit.

-¿Qué más? ¿Después de eso? -Después de eso, amigo,

el queso payoyo lleva una salsita. -Voy a coger otro trozo.

-Tu coge, no pasa nada. -El queso es "pa' yo yo".

-Es payoyo, claro. Es "pa' tú tú".

-Qué absurdo. -Es "pa' mí mí".

-El pimiento igual, chiquitito. -Exacto.

-Esto me han dicho que más o menos se sabe...

-Claro, tengo que quitar el cuchillo.

-Te digo una cosa. Te cortas y no te puedo atender.

-¿En serio?

-¿Cuál es el queso payoyo? -Este, José, prueba.

-¿Está rico? -¡Buah!

-Esto no es queso. Por favor, no comérselo.

-El queso payoyo, que lo sepáis,

es de cabra payoya y oveja merina.

-Lo has entendido mal. Es de cabra paya.

(IMITA A LOS CHUNGUITOS) Ay, una cabra paya.

En "Las Meninas" hay una oveja.

-¿En el cuadro? -No es un perro, es una oveja.

-Tienes una cultura... -Está muy bueno.

-¿Puedo ponerlo en el horno, por favor?

-¿Me entiendes? Es mi trabajo. (FLO) Ponte las pilas.

-Oh, ahora sí que es lila.

(VICKY) ¿No nos ponen copla? (AVELLANEDA) Canta algo.

(CANTA) "A mi Tamara la quiero yo y quien no la quiera..."

-Vicky, ojalá yo te pudiera cantar.

(TARAREA)

(YOLANDA) ¿Alguien sabe dónde está la licuadora?

-Ahí arriba tienes esa.

-Ay, sí. Si es un perro me come.

¿Me ayudas? No puedo. Gracias, cariño.

-Ay, ten. -Te amo tanto, tío.

-Cuidado, cuidado. -Gracias, compañero.

-¿Estás ayudando a tu compañera?

-Pobre, no llega. -Muy bien.

-Aunque quieres que se vaya ella antes que tú.

-Bueno, claro. Las cosas como son.

-¿El último plato que has cocinado en tu vida hace cuánto ha sido?

No me respondas, con ese silencio te declaras.

(AVELLANEDA) ¿Cómo vas, Tami?

-He hecho un desastre. -¿Tenías pichón?

-Sí, ¿tú qué tal?

-Haciendo un chocolate lila. -Ah...

(FLO) ¿Estarías el año que viene en "MasterChef?

-Sí.

Y te voy a decir por qué. -Sorpréndeme.

-No puede haber mayor ofensa que ganar este concurso

sin haber fregado una cacerola.

-No sé si echáis de menos a los jueces. Yo, nada.

-¿Qué? -Por mí, se podrían ir.

(TARAREA)

-Pero bellezas, ¿cómo estáis? -Bien, ¿y tú?

-En mi elaboración más complicada.

Estoy haciendo crema de coliflor.

-¿Qué lleva la crema aparte de coliflor?

-Un poquito de aceite, un poquito de mantequilla...

¿Cómo está, Floren?

¿Me darías un beso después de probarla?

-Donde tú quieras.

-No podemos hacer cosas porque Félix es increíblemente celoso.

-¿Cómo encajas los celos de Félix?

-Los celos no son una buena idea.

-Los celos son la constatación de la inseguridad personal.

-Yo soy muy feliz ahora con Rubén, pero a veces pienso que Félix

está en una oportunidad estupenda de conocer

a alguien mayor que le abra otros caminos,

incluso le deseche algún que otro chacra.

Esa persona soy yo. Estamos en ese momento

que hay que experimentarlo. La relación ideal

es una persona que es 13 años mayor que tú.

O 13 años menor que tú.

-De todas maneras, Boris, si hablas demasiado

de esta relación que subyace en el ambiente...

-Se pierde. -...se rompe la magia.

-No tenemos que hablar más de ello.

-Adiós. -Adiós.

-¿Qué tal vas, Yolanda?

-¿Qué, cariño? -¿Qué tal vas?

-Bien, mi vida.

Por ahora voy bien. -Qué bien.

-A ver, desde mi punto de vista. ¿Sabes qué te digo?

-Tu niña se va a quedar más contenta si ganas la cesta.

-Hombre, mi niña... -Aunque seguramente

sean cosas de comida sofisticada. -¿Eh?

-Nosotros tenemos que estar ahora como están los jueces, tío,

así, altivos, como diciendo: "Controlamos un huevo,

sabemos mucho". No es nuestro caso, pero tenemos que disimular.

-Sí.

-¿Qué te parece, Florentino,

si vamos a echar un vistazo a Vicky?

-Perfecto, por favor.

-Parece que se le está pegando. -Huele un poquito a retostado.

-Vicky. -¿Qué?

-¿Qué pasa? -Nada.

-Flo, ¿qué tal?

-Nos ha llegado la olor. -¿A qué?

-Del retueste de la cáscara.

-Qué maravilla, mira cómo está.

(GRITA) -Cuidado.

-Perdón, perdón. -Que me destroza la salsa.

¡Por Dios!

-No hagamos un mundo de algo tan pequeño.

-Ponéis los trastos aquí. -¿Dónde quieres que los ponga?

Te llama la comida, el buen olor...

-Huele muy bien. -Y te vienes así.

-¿Esto qué es? ¿Cerezas? -No, tomates cherry.

Cuidado no te quemes. -Me han dicho que pruebas

y estás muy en la prueba de zampar. -Ahora solo hago así.

Antes no sabes, me comía la olla.

(FLO) ¿Sabes lo que estoy notando en esta conversación?

Todos estás muy tensos, pero estás sobrada.

-Porque está a gusto con nosotros.

-Me encanta. -Porque tiene controlado el plato.

-¿Tú te acuerdas cuando trabajé contigo?

-Claro que me acuerdo. -Cómo lo pasamos.

-Estabas incluso más relajada. -Florentino...

-Y tiene que ser aquí.

Es que, de verdad, me van a destrozar...

-No queremos molestarte. -Tened cuidado.

-Te queremos, Vicky.

-Qué monada.

Uno. (YOLANDA TARAREA)

(YOLANDA) Tami, ¿cómo vas, mi amor? -Me falta sal. Bien, bien.

Le falta sal a lo mío. -¿Estabas hablando sola?

(RÍE) -No pasa nada, no pasa nada.

-¿Qué?

-Yolanda, te adoro. Yolanda, mi amor.

(CANTURREA) "Yolanda, te quiero, te quiero, te quiero...".

(BORIS) Qué belleza.

-Boris, has desarrollado un amor por Yolanda...

-¿Eh?

¿Boris o tú, mi amor?

-34, 35, 36... -Se me caen los pantalones, nene.

(BORIS) Sí, es un horror. -¿A ti también? A mí, digo.

-¿A ti se te caen? No te creo.

(TAMARA) ¿Ya estás? -No, estoy calculando esto.

(FLO) Aspirantes.

Últimos 15 minutos.

(FLO) ¿Oído? (AVELLANEDA) Oído.

-¿No se dice "chef"? -Sí, chef.

-Oído, chef. -Así me gusta, chicos.

Soy juez. Bueno, da igual, no pasa nada.

-¿Cuánto nos queda?

(SE BURLA)

¿A que hace gracia?

-No me volváis loca que es difícil escoger entre roble o haya.

-Odio este bicho.

(VICKY) ¿Cuál? -Esto.

(MOTA) Yolanda.

Te quedan bien las coletas. -¿Eh?

-Que te quedan bien las coletas. -Sí.

-Me mola.

-Estoy buena, estoy cogiendo los 50 bien.

Tengo un subidón, me lo ha dicho ya tres tíos.

-Qué bien te quedan las orejas.

(RÍE)

-Vamos a ver a Tamara, que la veo superconcentrada

y me preocupa. -Venga. Vamos a verla.

(FLO) Yolanda, acabamos de decir cuánto queda, ¿te has enterado?

-No. -¿En serio?

-Sí. -Pues ahora quedan 10 minutos.

-No es verdad. -¿Eso que es: picatoste de foie?

-Esto es una mierda...

Sí, picatoste de foie.

-Muy bien, tú sigue por ahí. Tú sigue por ahí.

(FLO) Tami. (TAMARA) "Hello".

Ahora sí que lo podéis probar. -Vale, guay.

¿Esta cuchara la ha usado alguien? Soy muy...

-No, no. (YOLANDA) ¡Chicos, chicos!

-¿Qué ha pasado?

¿Un incendio o qué? -¿Qué te pasa?

-¡Chicos! ¡Chicos!

(SOLLOZA)

-¿Qué es? (YOLANDA GRITA)

-Válgame el Señor. -¡Que me quemo!

-Te cuidado que se te ve la camiseta interior.

-¿A mí? -Sí, porque se te cae el pantalón.

(FLO) Oye, esto está espectacular.

¿Son lentejas? (RÍE) No.

Es trigo sarraceno. -Tienes todo encharcado,

todo sucio... -Ya, eso sí.

-Cogemos una para no fastidiar. -Gracias.

-Parece una excavación, han venido con unas máquinas...

(TAMARA) Sí, eso es verdad. -Pero se te ve muy aseada

y muy arregladita. -Sí, es que lo del crumble...

Lo del crumble es así.

-Flo, prueba esto. Florecito. -¿Este?

(MOTA) ¿Qué pasa? ¿Que estáis ligando?

¿Cómo que estamos ligando? (MOTA) Sí.

Os veo muy... ¿No?

-Es que me ha ayudado con el róner.

-¿Sabes qué es el róner? -¿Yo? Sí.

Es un "sí" más bien "no", pero bueno...

No vayas al detalle. -¿El pichón dónde está?

-Está aquí separado. -Son las pechugas que he vigilado.

-Exacto. -Hay algo mío en este plato.

-Claro que hay algo tuyo. -¿Traigo un párroco y un notario?

¿Hacemos ya las actas aquí? -Se pone muy tonto...

-Ya veo, ya veo.

(FLO) Que vaya todo muy bien.

-Está muy avinagrado. Desastre, desastre.

-¡Últimos cinco minutos! -¡Aspirantes!

¿Lo habéis oído?

(VICKY) Sí, José.

-Félix, figura. -¿Qué tal, señor?

-¿Llevas las zapatillas desgastadas?

Has corrido. -Siempre corro.

Soy el que más corre. -Félix, ¿qué te falta ahí?

-En verdad solo falta la espuma, se metería en el último momento.

-Bizcocho borracho.

Los bizcochos borrachos siempre dicen la verdad.

¿Qué pasa con estos roscos? -He hecho de más.

Por si no me salían, por tener.

-¿Está rico o no? -El bizcocho no está ni borracho

ni dulce.

-El bizcocho sí está borracho, ¿eh?

-No queremos recordarte tus desgracias,

pero entre estoy y lo de Boris.

-Déjale, déjale. Un momento de agitación.

Vamos a ver, amigo.

(FLO) ¿Eso qué es? ¿La espuma de isomalt?

-Sí, necesito enfriarla. -No le salió

porque algo "hiso mal"... Algo "hiso mal".

Vamos, al otro lado.

¡A correr!

(AVELLANEDA) ¿Estáis haciendo una maratón?

-La está haciendo Félix.

-Amigo, ¿seguro que la repostería es lo tuyo?

-No, pero yo ya lo sé.

(MOTA) Bueno, amigo, adiós.

-Tres.

OK.

-Qué divina, por favor. -¿Qué dices, mi vida?

-¿Cómo te va a ti? -Un poco así...

-¿Eh? Joder, qué sucio me ha quedado el plato maldito.

Esto es una mierda como una catedral. Otra vez.

(RÍE NERVIOSA) Me cago en la leche,

el emplatado me está poniendo negra.

-Boris, tranquilidad, tranquilidad.

OK.

(YOLANDA GRITA) ¡Buah!

Me he quemado, pero no pasa nada.

(FLO) Aspirantes, sabéis que yo os quiero

y lo último que haría sería intentaros poneros nerviosos,

pero estamos entrando en el último minuto, ¿oído?

(YOLANDA) ¡Sí, chef!

-Oído, chef. (FLO) Dale con chef,

se piensan que hemos cocinado.

-No sabéis la que os va a caer.

-Lo único que veo correcto son los aceiteros colocados

bien en línea -Sí.

-Y los cacharros con los utensilios,

lo demás es todo un fisco.

-Divino.

Diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco,

cuatro, tres,

dos, uno... Tiempo. Manos arriba.

Tamara,

quieta que tienen que venir a registrarte.

-No sé si van a saber

que es mío, pero la verdad, espero que les guste.

Si quieres convertirte en un auténtico "MasterChef",

en la escuela online vas a encontrar una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos que sorprenderán a familia y amigos.

Cocina con la escuela "MasterChef" online.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Así que ahora comienza...

(AMBOS) ¡La cata!

-¡Ay, qué monada!

-Claro. -Ya podéis coger los platos,

y dejarlos en el restaurante,

porque empieza la función.

(YOLANDA) Primero Boris. -Gracias. ¡Oh, qué divinos!

(JOSÉ) ¿Qué te mueve? La cata. (FLO) La cata.

Voy a Sevilla... -La cata.

Voy a Baden-Baden. -La cata.

Voy de vacaciones... Queremos la cata.

Yo, siempre, llevo un cuchillo, por si hay que cortar para...

(AMBOS) La cata.

(JOSÉ) Decidnos, por favor, qué platos están inacabados,

para que Flo y yo los terminemos. -Sí.

(FÉLIX) El mío. (JUAN) Y el mío.

Para el mío es la espuma que está aquí, que iría dentro.

(BORIS) Mota, hazlo bien.

(JUAN) Tienes que hacer así. -Tengo que hacer lo tuyo.

Y lo pones por aquí, por encima de la manzanita.

Tú lo vas a ver, si lo hiciera mal o la cagara...

Me verás como a la niña de «El exorcista»,

girando la cabeza. -Vale.

Pero sé que lo haces con cariño.

Flo, aquí tengo la espuma del pilpil;

tienes que agitar y echar un poco en este lado.

¿Solo? -Es donde va. Yo creo que...

Tomado nota está. -Bueno, tú lo haces.

Es el momento de decirle a nuestro jurado que pase,

que ya están los platos preparados para...

(AMBOS) La cata. -Claro.

Mira, por aquí vienen. -Oh, oh.

Oh, oh. (BORIS) Son nuestros jueces.

(VICKY) Pepe, no me lo puedo creer, te he visto con zapatos nuevos.

(BORIS) Qué divino. (VICKY) Que tengo un ojito...

(BORIS) ¡Oh, guau! (TODOS) ¡Oh!

(JUAN) Muy bien. (BORIS) Qué elegancia.

Un poco, como «El gran Gatsby», muy clásicos.

Él se lo ha tomado a lo Michael Jackson, pero...

Muchas gracias.

No pensará que son para él, son de «showroom».

«Gracias» no, van de vuelta, como a las actrices de Hollywood,

se te ponen las prendas y, luego, las devuelves.

¿Tenéis que acabar alguna elaboración?

(ALGUNOS) Sí.

Es que tengo que hacerlo yo, porque... ¿sabes?

No me lo creo. Pepe, hay que poner orden.

¿Crees que pueden, con la presión, acabarte el plato?

Para no saber de quiénes son... Y todo ¿por qué?

(AMBOS) Por la cata.

Yo voy a acabar este, esto que veis aquí

son unas tiras de parmesano muy ricas.

Hay que echarlo con mucha delicadeza.

-Ve respetando los espacios. -Siempre, siempre.

Qué arte tienes.

No hay que echar mucho, para que no se vicie el plato,

se puede viciar y los colores dominar, quizá...

¿Ya está?

No pensé que hubiera alguien peor que nosotros.

(FÉLIX) Mirad qué estilo. (JUAN) Esa técnica me gusta.

Esta técnica está guay. (VICKY) Ya, ya.

(CANTA IMITANDO UNA DANZA)

(VICKY) Flo, ¿no crees que ya?

Te voy a coser la boca, hoy no... mañana.

Vamos a echarlo.

Pero, te han dicho tus compañeros que tienes que probar antes.

(Risas)

(YOLANDA) ¡Ay, salió espumoso! Qué bien lo hizo.

(VICKY) Qué bestia.

Prueba aquí.

(BORIS) ¡Oh...!

(TODOS) ¡Oh!

(TAMARA) Ahora sí, ahora sí, ya es otra cosa.

(VICKY) # Brasil... Lalala, lalalá... #

Vamos a empezar la cata. ¿Qué hacemos? ¿Por dónde empezamos?

Es muy importante quitarse los sabores.

Sí, por quitarse los sabores. Vamos a empezar, si te parece bien,

por «La Revoltosa», que es el que tiene Jordi delante.

Ah... Vete a buscarlo.

(RÍEN) (JOSÉ) A ver si la encuentras.

(FLO) Venga, prueba. Te dejo a ti primero.

(JOSÉ) Estéticamente, Pepe, es exactamente igual que el que...

¿Está calcado al que había de muestra?

Diría que es de Boris, de Boris o de Tamara.

(FLORENTINO TOSE) La virgen...

Macho. -Oye, pero córtate.

Imagínate, eso jode un huevo, ¿no?

Es un plato que para que esté bien tiene que brillar muy bien,

tiene que ser un ajoblanco muy bien definido,

con bien de vinagre y bien de todo; esto es un puré de almendras soso

con un pescado que está oxidado, y se me queda corto de todo.

Después de lo que has dicho, ¿qué voy a decir?

(Risas)

Subrayo, subrayo en negrita.

(Risas) Dame un rotulador.

No sé quién lo habrá hecho, pero... un andaluz no.

Cuando has probado el mejor ajoblanco del mundo,

dices «este no es»; esto es un puré de almendras,

un poco denso, al que le falta un poco de aliño,

la caballa tiene espinas... Está sosete.

Hombre, Pepe, está comible, tenéis un nivel que...

Está comestible, sí.

La ignorancia hace que pases del sí al no en cero coma,

porque para mí estaba cojonudo y, ahora, me parece una mierda.

(RÍEN)

Te dejas influenciar.

No me dejo influenciar, he evolucionado en diez segundos.

Eres otro. He aprendido. Efectivamente.

Se supone que un repetidor,

al repetir, debe mejorar su talento,

pero lo que yo aprendo es a hacer más consistentes mis errores.

Vamos con el siguiente.

Este es un fuagrás micuit con mango...

Está inspirado en «La leyenda... del beso».

Qué bella, qué bella zarzuela.

Fíjate, yo no soy muy de fuagrás.

¿No te gusta el fuagrás? No.

¿Y las venas, te gustan? Sí.

Hay unas cuantas. ¿Ves esto rojo? Sí.

Es una vena.

Alguien no ha estado demasiado fino limpiando.

No tengo interés en probarlo, pero si pasáis el plato...

(Risas)

Ahí está. (JOSÉ) No tenéis paciencia.

Sois muy malas personas. El Flo, que me está dando codazos.

Están ahí... Hay un huevo para siete

y estamos tardando más que la virgen. Venga, corta.

Estos puntos rojos son las venas, no se ha desvenado;

el fuagrás se debe desvenar y esto está horrorosamente mal.

Muy agradable todo...

Esto es desagradable al comerlo. No te lo comas.

Me voy a comer una fresa, para quitar el sabor del ajoblanco.

Lo peor que le puede ocurrir es que tenga esto.

(BORIS) ¡Oh, por favor...! (FLO) Samantha, ¿qué dices?

Para mí, este plato, por esa especie de... miedo

y un poco de dejadez, creo que es de Boris.

(YOLANDA RÍE) -Pero qué simpáticos con el miedo.

No es que seamos simpáticos o no, es que tú controlas tu cocina,

pero no controlas la cocina de los demás, si no te la explican,

y aquí se ve una falta de experiencia.

Es tu creer, claro.

Quizá, me equivoco, ojalá me equivoque.

Me parece un plato de Yolanda,

no eres ni demasiado fina ni pulcra a la hora de cocinar,

es el plato de alguien que ha cocinado muy atropellado.

Me encanta cuando tienes visita, porque te vienes muy arriba.

¿Ah, sí?

Entonces; te encanta Félix, te encanta Pepe, te encanto yo...

No tienes vidas para... -Así como tengo tanto miedo,

tengo una capacidad de encanto gigantesca.

Os cuento, es el plato asociado a la zarzuela «Luisa Fernanda».

(BORIS) Qué lindo.

Ahí va...

Vamos, dale ahí, que debe salir, vamos, Pepe, que ya sale.

No, si yo puedo.

(IMITA A UN ANIMAL) Está hablando.

Vale, esto dice muchas cosas.

Te está diciendo que la herencia es para otro.

(YOLANDA RÍE)

Está bueno, el pichón está perfectamente hecho,

el trigo está bien aliñado, está rico, está bueno.

Fíjate, es un plato de Tamara.

Ya hizo una becada poco hecha y esto es una pechuga de pichón,

igual hecha que aquella becada, ¿por qué no?

El grano está bien cocinado, se le ha dado un sabor;

el pichón está muy presente y la cebolleta le viene muy bien.

Por la actitud que le veo, está aguantando como un témpano,

tengo la convicción de que es de Yolanda,

y está contenta porque le ha salido bien.

(YOLANDA RÍE)

Vamos con el siguiente. (JOSÉ) Vamos.

Este es un plato asociado a la zarzuela «Doña Francisquita».

Ah, de pilpil, claro... Por eso tanta grasa.

Exactamente. Helo aquí. Helo aquí.

Helo ahí. A ver, tráelo para acá un segundo.

Estéticamente sí. -Sí.

¿Se parece mucho al presentado? (FLO DICE ALGO EN PORTUGUÉS)

(JOSÉ) Estate quietecico. (FLO) Claro.

Pepe me gusta porque cata, pero se pone las botas.

¿Dónde lo echas? Yo tengo aquí lo tuyo y lo mío.

Venga, Samantha, cuéntame algo. A ver...

El punto de cocción está bien y el tomate está riquísimo.

Creo que es de alguien que ha evolucionado mucho aquí,

que nos ha ido demostrando que tenía mano para la cocina.

Creo que es de Vicky.

Yo no le llamaría «bacalao», sino «bacalhau», en portugués.

La cocción del bacalao está maravillosamente bien.

¿Quién te dice que sea mío?

Te digo lo que creo. Es su opinión.

Porque los tomatitos está ricos y el bacalao, muy bien cocinado.

¿Qué observamos aquí, José? ¿Qué es esto?

Este plato está asociado a «La verbena de la paloma».

(BORIS) ¡Oh!

Hay otras pequeñas cosas, pero no vayamos al detalle,

nos extenderíamos más de la cuenta, vamos a lo importante.

Antes nos engañabas, lo que decías que era parmesano era limón.

Yo sabía lo que era, pero quería saber si lo sabías tú.

No lo sabía, a simple vista, podría ser.

Si eres un profesional tienes que saber qué es de lejos.

¿Era igual al original? Sí, muy parecido al original.

¿El plato era redondo, blanco...? Efectivamente.

La persona que lo ha hecho, se ve que lo había visto.

(Risa de Pepe)

Avellaneda, tu ropa habla de ti y tu delantal tiene tonos violetas.

¿Dónde? No ves nada.

(BORIS) Jordi, Sherlock Holmes.

Llevas toda la cata tapándote las manchitas.

Lo que pasa es que, de vez en cuando, haces... tal.

Y tengo que volver.

La galletita está bien, el postre está gracioso

cuando lo comes en conjunto, tiene cítricos que lo suaviza.

Me gusta que la violeta sepa a violeta, que el limón esté bueno

y esté bonito de estética, pero te has delatado, Avellaneda.

¡Vamos con el último!

Este es el plato asociado a la zarzuela

«Agua, azucarillos y aguardiente». (BORIS) ¡Bravo!

No hay isomalt hilado.

Hay un caramelo, un crujiente isomalt,

pero no está hilado, ¿verdad, Félix?

No lo sé, pregúntale al que lo haya hecho.

Si es del que dices que es, debería estar, hasta, bueno.

Pues eso.

Que estamos los demás, no vayáis a estar ahí...

Flo tiene hambre, por favor.

¿No sabes que es que es una cata? Tienen que registrar los sabores...

Que cojan el bocado, lo registren y pasen para acá.

Se hacen los interesantes...

(FLO) Limpiando el platito, así, con la tontería...

Ese es el pan nuestro de cada día, el mío.

De verdad...

Vamos avanzando la crítica, ¿no? A ver...

Creo que he hecho un buen análisis; por descarte, es tuyo, Félix.

Si le pongo almíbar o algo que lo embeba, porque está seco,

y le pongo cacao por encima, es como un tiramisú.

El bizcocho, menos borracho, está de todo.

¿Te has emborrachado alguna vez? Nunca.

Se nota. Soy un niño bueno.

Eso dice mucho de ti, Félix.

Es que un bizcocho borracho se debería, casi, romper.

Exacto, tiene que estar a punto de romperse;

que esté jugoso, apetecible. Embebido.

Y está, un poco, seco. La presentación es monísima,

pero te falta un poco de agresividad.

Que entre el abogado defensor.

Lo he visto y cuando he notado que estaba esponjoso y mojado

es cuando lo he sacado. He probado un trozo y para mí es...

Hay una cosa que sirve en la gastronomía y en la vida,

que es probar, casi, de todo.

Te recomiendo que estudies más, porque te falta información.

Escuela online, te la empollas bien,

métete, analiza y entenderás que con el conocimiento

llegarás lejos, aunque no te guste.

(FLO) A Félix le veo despistado con el tema postres dulces,

pero, también, te digo, tiene unos brazacos para partir nueces.

Quiero decir que cada uno de ellos se ha dejado la piel

intentando hacerlo lo mejor posible.

Cuando Florentino y yo estábamos allí con ellos,

por una educación exquisita, que no solo tiene Boris,

sino, todos los demás, (BORIS) Gracias.

No nos decían «idos a la mierda»,

porque ha habido momentos de tocamiento de narices.

Tamara me miraba diciendo «venga ya... ¡ya!».

Como ha dicho José, hemos estado molestando bastante,

yo me he sentido bien, me ha encantado, porque mola...

Tocar las narices. Claro. Sí, sí, sí.

Tengo que decir, con el respeto de los jueces,

que los platos estaban, exactamente, iguales

a los modelos que se han presentado.

(TODOS) Muchas gracias. -Eso es muy importante.

Dicho esto, el aplauso os lo damos a vosotros,

porque lo habéis hecho... (VICKY) Gracias.

Es muy difícil estar ahí, lo fácil es estar aquí.

Me veo como concursante de «MasterChef», pero a José no.

También, te lo digo. -Es verdad.

Quiere hacer una paella solo con un grano.

¿Y lo difícil que es? Si se pega arruinas toda la comida.

A ver qué va a pasar.

¿De quién era el plato de la caballa con ajoblanco?

Es mía.

La crítica ha sido certera ¿o no la aceptas así?

Hubo una duda con Tamara, estuve por romper el protocolo

para salir en defensa de mi buena amiga Tamara,

porque ella no hizo la caballa, sino que la hice yo.

Oficial y caballero. (BORIS) Muchas gracias.

Lo que sí puedo decir, lo único que voy a decir,

es que es mi primer ajoblanco, en toda mi vida.

¿Comido o cocinado? Comido y cocinado.

Lo siento, soy una persona curada al salmorejo y al gazpacho.

Vamos con el siguiente, fuagrás micuit.

No es de nadie. (RÍEN)

(BORIS) ¡Brava!

Ahora guarda un sentido, es un plato muy venado.

No tengo nada que decir, porque es verdad,

tanto lo que ha dicho el señor juez Pepe,

es verdad que soy muy atropellada.

Con Pepe me vale, lo de señor y juez me sobra.

Y muy desconcentrada. Ha sido un fallo de concentración.

(BORIS) Una cosa, una cosa... -Aquí llega, aquí llega.

¿Cómo podéis haber pensado que yo iba a dejar la vena en el fuagrás?

Cuando he hecho una prueba, en mi edición,

donde estuve desvenando fuagrás...

¿Sabes por qué? Porque eres capaz de lo peor y de lo mejor.

¡Qué mono eres! Pero... Sabéis que soy sensible al halago,

pero... es muy fuerte.

Vamos con el siguiente plato, el pichón.

(JOSÉ) El pichón, que se confiese.

Mi caballito... Ay, Tamara; ahí te he visto.

Este plato no ha salido mal parado.

No, es que está muy bien, está rico.

Tengo que decir una cosa, tengo mucha parte en el plato,

porque si alguien le ha vigilado las pechugas he sido yo.

Está muy bien tu plato; rico, bien acabado.

(BORIS) ¡Brava! Muy bien.

Pues, vamos con el siguiente, bacalao de Bilbao.

Eh... el bacalao es mío.

(BORIS) Qué divina. (YOLANDA) ¡Ole, ole, ole!

Ay, cómo se pone ella de roja, pero mírala. ¡Ay!

Por favor, Vicky, no me culpes porque la emulsión esa...

¡No ha sido culpa mía!

Le has dado 28 veces, que te has puesto así...

¿Y lo ha pasado de emulsión? -No sé qué has hecho.

Después, en la cata, has estado bien, te ha encantado.

Estaba muy rico, de verdad. El bacalao estaba rico,

es una pena, porque la espuma no estaba bien desde el principio,

por eso no se ha quedado, ahí, consistente.

Tú puedes dormir tranquilamente, has movido bien el sifón.

Vicky, quítate esa idea de la cabeza, por favor.

El siguiente sabemos de quién es. Sí.

Es de Avellaneda. Me ha tocado.

El último de Félix. Borrachito sin emborrachar.

El abstemio.

Hecha la cata tenemos que elegir al mejor de todos los platos.

No se dice así, Pepe, se dice: Ya está hecha...

(TODOS) ¡La cata! (FLO) Ahora sí.

(JUAN) Menos mal, un poco de tensión fuera, de tensión fuera.

Miro a los jueces y...

Reír, un poco esbozar una sonrisa; no hay forma, al menos con ellos...

El bacalao, bonita.

(CON ACENTO PORTUGUÉS) A lo mejor es la vena...

¿Lo tenemos? Sí, perfectamente.

Poneos juntas, claro; nosotras para acá.

Y bien, compañeros, tras una durísima deliberación,

este jurado ha tomado una decisión difícil.

¡Bravo!

No hemos estado presentes en el cocinado;

así que nuestros únicos elementos de juicio

son la presentación y el sabor de vuestros platos.

Estamos muy contentos con el resultado.

¡Bien! -Gracias.

Se nota evolución, esfuerzo, pasión

y que han quedado atrás las inseguridades

con las que entrasteis hace diez semanas.

¡Oh! Bueno... yo, cuatro.

(Risa de Avellaneda)

Los seis platos eran buenos pero no todos han brillado igual,

ha habido algunos con pequeños detalles

que podrían haber sido mejorables.

Las dos mejores elaboraciones por su sabor y su fidelidad

al espíritu de la zarzuela que los inspiró son, por favor...

El bacalao de Vicky. -Y el pichón de Tamara.

¡Bravas! -¡Bien!

Y la mejor de las dos ha sido...

(FLORENTINO Y JOSÉ) ¡Tamara!

Qué mona.

# A mi Tamara la quiero yo

# y a quien no la quiera le entre un dolor. #

Tamara, enhorabuena, porque, además,

te llevas una supercesta de productos «gourmet»,

facilitado por el patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

valorada en más de tres mil euros.

¡Guau! -Bien.

¿Tamara, estás contenta?

Muy contenta, la verdad.

Espérate, que te voy a subir el volumen,

que estás en el tres y no se oye. A ver, dale ahora.

Estoy supercontenta; la verdad, deseaba, sobre todo,

hacer un plato que fuera comestible y me alegro de que os gustara.

Me encanta ser la mejor, me parece un regalazo la cesta,

seguro que tiene muchos productos para que pueda practicar.

Bueno, Flo, Mota, después de esta experiencia,

¿os animaríais a concursar en «MasterChef Celebrity»?

Cambia mucho la vida y la manera de ver la vida.

Si hay que ir... -Si hay que ir, se va.

A mí me encantaría, me encantaría, claro que sí.

Muchas gracias por venir, lo hemos pasado de maravilla.

Os esperamos, no sé dónde, si en este lado o en este,

pero, os esperamos.

Aspirantes, no os confiéis con el resultado,

porque «MasterChef» es evolución continua

y todo puede dar un giro de 180 grados.

Si queréis garantizaros un puesto en la semifinal,

tendréis que volver a dar el 100% en la prueba por equipos.

Esta semana viajamos a Valladolid, para disfrutar

de uno de los entornos más idílicos de nuestro país:

la bodega Abadía Retuerta.

Además de estar rodeada por un mar de viñedos,

esta joya arquitectónica del siglo XII

posee un hotel de cinco estrellas, considerado por «The Telegraph»,

uno de los cincuenta mejores hoteles del mundo.

(JUAN) Oye, qué gusto, por fin, salir de cocinas y estar aquí.

Qué maravilla, qué sacrificio lo de la vinoterapia.

Te veo sufriendo, Vicky. -Lo estoy pasando muy mal.

Venga, «cheers». -«Cheers».

(YOLANDA) Qué aburrimiento.

Yolanda, estábamos en un momento de paz absoluta...

Estábamos en plan... ¡Pero no hagas la bomba!

No, Yolanda. -¿Cómo que no?

¿Qué haces?

Me estoy cagando de miedo, espera. La bomba... ¡No, no!

-La bomba.

Con lo bien que estábamos y tiene que llegar esta mujer.

Hago de Ona, mirad.

(Risas)

¿Tengo estilo o no? -Un estilazo que no veas.

¡Uh! Miradme, soy como Ona Carbonell!

(Risa de Juan)

Venga, esto es un poco aburrido. ¡Vamos, chicos!

Ay, madre mía...

(Risas)

¡Aprovechad esto!

Vosotros tenéis muy visto una piscina particular, pero yo no.

Yo digo una cosa, aquí faltan dos...

¡Oh, guau!

(RÍE) Ni en los masajes eres capaz de estar callado.

Félix, ¿no te parece divino haber llegado hasta aquí?

Sí, además, necesitábamos tanto esto.

Tú, sobre todo, porque te agarrotas muchísimo

cada vez que te dicen algo con lo que no estás de acuerdo.

Ha sido la primera vez que me enfrento a ellos.

No es buena idea que te enfrentes. -Vale, ya no lo hago más.

La casa de mi padre, en el campo, se parece, un poco, en el estilo;

aunque esto es la pera.

En casa de tu padre, también, hay buen vino.

Sí. De hecho, la forma de vendimiar se parece mucho a la nuestra.

¿Ah, sí? -Sí.

¿Tú lo has hecho? -Sí he vendimiado.

Tiene que ser muy divertido, ¿no? -Sí, es muy divertido.

Qué alegría. -Qué bien estáis, ¿no?

«Hello!».

¡Esto es la bomba! Gratis total.

Yo quiero agüita, también.

Mírala ella...

¡Oh, qué bien se está aquí!

(VICKY) ¡Oh, lalá! (TODOS) ¡Oh!

(FÉLIX) Esto sí que es vida.

-Siento interrumpir su descanso, pero los jueces me han pedido

que les diga que la prueba va a comenzar.

¿¡Qué!? -¡¿Cómo?!

La prueba por equipos está... -¡No!

¿¡Cómo!? -No...

La prueba por equipos ¿¡qué!? -¿Podemos estar un poco más?

¿Qué es lo peor que nos harían si nos retrasamos?

Pegarnos cuatro gritos.

Aspirantes, bienvenidos. ¡Muchas gracias!

¿Qué pasa? ¿No pensáis darnos las gracias por este regalazo,

en forma de spa, que acabamos de haceros?

Si nos habéis regalado esto... -Algo pasa después.

Algo muy chungo viene después. -Sí.

Es el efecto sunami, cuando crees que la marea

está en calma, te viene una ola que te arrasa.

Después de la tensión vivida en la última prueba de exteriores,

me alegro de que hayáis disfrutado, estáis a punto de enfrentaros

a un cocinado que va a dispararos el sistema nervioso.

Ay, Señor... -Ya vamos, ya vamos...

Porque los ganadores de esta prueba os convertiréis, automáticamente,

en semifinalista de la IV edición de «MasterChef Celebrity».

(TAMARA Y BORIS) Es muy fuerte.

Para que toméis conciencia de lo que vamos a exigiros,

os informo de que estas 200 ha de viñedos que nos rodean

pertenecen a la milla de oro vinícola de nuestro país.

¡Guau!

Abadía Retuerta produce algunos de los vinos

más prestigiosos que ofrece la orilla del Duero.

Así que os lo advierto desde ya; hoy no vale hacerlo bien,

hoy debéis brillar. Y yo sin afeitar.

Me ha encantado saber que estoy en otra milla de oro.

Me sientan muy bien las millas de oro.

Me... no sé... me vengo arriba.

Competiréis divididos en dos equipos;

pero, atención, porque solo habrá un capitán

y, además, liderará las dos cocinas.

Madre mía... -Madre mía de mi vida.

Pobrecita.

Tamara, por haber sido la mejor de la prueba anterior

te corresponde a ti vestir este delantal de doble capitana.

(BORIS) Brava, Tamara... Tamara, Tamara.

¿Qué te pasa? -No, nada...

No sé si te viene bien. -No, no.

Como se me da tan bien capitanear, me dan dos equipos.

Vamos a no acelerarnos, a ver...

En la última prueba me escaqueé,

pero como se ha criticado tanto mis capitanías,

pensé que sería mejor que fueran capitanas otras,

y fue algo que me recriminaron. ¡Y... aquí estoy!

Como eres la máxima responsable de los dos equipos,

qué menos que poder formarlos. Te recuerdo que un equipo

contará con dos aspirantes y el otro con tres.

Voy a poner a Félix y a Boris, porque a Boris le hace ilusión...

(RÍEN)

Pero ¡¿no me digas?! Qué amada. Qué bonita decisión.

Esto puede ser o una.. ¿no?

Terminamos de unirnos o... (HACE EL RUIDO DE UNA EXPLOSIÓN)

O una implosión. -Oh, Félix, no existe esa opción.

Por tanto, Avellaneda, Yolanda y Vicky formaréis el otro equipo.

Contentos por ser un aspirante más en cocina, ¿no?

Nos planteamos el momento en que el gurú ha dicho «sunami»,

y estamos pensando qué hacer. -No aguanto tanta felicidad.

El gurú dice que si este grupo, al ser el más débil,

igual se le mira con mejores ojos y me cago en todo, claro...

Pero ¿eso nos lo estás diciendo a nosotros?

¿Estás insinuando que nosotros vamos a mirar con otros ojos...?

Son pensamientos míos de loca.

(RÍEN)

Como gurú: capitanía de Tamara... Lenta pero efectiva.

El menú que os puede dar el pase a la semifinal

ha sido diseñado por un chef que combina talento y entusiasmo

a partes iguales, y es el responsable

de que Refectorio, el restaurante de estas bodegas,

sueñe con alcanzar una segunda Estrella Michelín.

Me refiero Marc Segarra, adelante.

(BORIS) Encantado.

¿Qué tal, Jordi? Hola.

Hay que ver el mal gusto que tienes

eligiendo ubicación para tu restaurante, ¿eh?

La verdad es que sí, rodeado de vinos, bodega, hotel...

Marc es un enamorado del producto local

y lo trabaja a la perfección, y todo esto... siendo un «baby».

¡Solo tiene 31 añitos! (BORIS) ¡Guau!

Y ya lleva dos, dirigiendo uno con Estrella Michelín.

¡Madre mía! -¡Muy bien!

Boris, vas a tener que llevarlo a tu programa de niños prodigios.

Me encantaría. ¡Es verdad! Claro... -¿Cuándo empezamos?

Veamos, Marc, qué regalos nos has traído en forma de menú.

Comenzamos por un entrante...

(ALGUNOS) ¿Ceniza de pino?

Cogemos unas agujas de pino, las asamos en el horno

y hacemos un polvo, donde rebozamos dados de manzana,

para aportar frescura al plato.

Qué chulo, por favor.

Continuamos con un primero...

Una sopa de pan candeal de Valladolid,

con diferentes matices: ácidos, picantes...

¡Un platazo!

(Risa de Félix) Continuaréis con un segundo...

Un carré de lechazo IGP, de aquí, de Valladolid,

un poquito de paté, un tofe de zanahoria...

Algo fácil, sencillo.

Y para terminar...

Este plato es un homenaje a mi hijo,

me recuerda a cuando toma las papillas de cereales...

(EMOCIONADO) Me recuerda a eso.

(YOLANDA) Ay, qué bonito. (BORIS) Qué monada.

Como veis, aspirantes, tenemos setas de Castilla y León;

pan candeal, típico de Valladolid; y ese riquísimo lechazo.

Apuesta absoluta por el producto local.

Además, todos estos productos están avalados por Tierra de Sabor,

que significa que tienen la máxima calidad garantizada.

Vale. -Bravo.

Tamara, ¿a qué equipo adjudicas las setas y el carré?

A ellos. -«Oh, my God!».

Por tanto, vosotros, Yolanda, Vicky y Avellaneda,

cocinaréis la cigala y el helado de cereales.

Aspirantes, no podíamos dejar pasar una ocasión como esta

para hacer un merecido homenaje a los enólogos de nuestro país.

Estarán sentados a la mesa 35 de los más grandes profesionales

de la enología de nuestro país. (BORIS) ¡Bravo!

Disponéis de 150 minutos para hacer las 35 raciones de cada plato.

Os digo que no estamos dispuestos a regalar un puesto en semifinales.

Miedo total.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

os dará los ingredientes necesarios

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Sé que estáis deseando correr a por los delantales,

pero os va a tocar esperar, porque tengo dos noticias que dar.

Madre mía, siéntate. -Sunami, sunami.

La primera, el mejor aspirante de la prueba

ganará cuatro mil euros que donará la ONG que desee.

Eso es una buena noticia.

La segunda, hoy el veredicto es individual.

No... no... ¡No!

No tocamos una Estrella Michelín desde el primer programa,

lo que parece fácil es complicado.

Es como un escorpión dormido,

lo ves ahí y dices «animalito», pero si lo tocas, te pica.

Hoy tenemos, lo que yo llamo, menú escorpión.

Ahora sí, coged vuestros delantales,

y salid pitando a por ingredientes y a cocinas, ¡ya!

A por ellos. ¡Vamos!

(BORIS) ¿Corriendo?

(YOLANDA) Yo no puedo, no me hagáis correr.

Venga, vamos. ¡Corre!

(BORIS) ¡Venga, vamos a ello!

Ay... (BORIS) ¡Hola, señor!

Aspirantes, arrancaréis a trabajar de forma escalonada;

eso significa, equipo Rojo, que hasta dentro de quince minutos

no empezaréis a cocinar. Lo tenéis claro, ¿verdad?

Oído. -Clarísimo.

Ahora sí, equipo Azul, vuestros 150 minutos de cocinado

arrancan en tres, dos, uno. ¡A currar!

Suerte, suerte. -Suerte.

Félix. -Sí.

Perdona que te moleste, ¿le levanto así la piel?

Claro, lo que nos interesa es el fondo,

entonces, esto hay que levantarlo. -Ah...

Chicos, ¿cómo lo lleváis?

Es esto lo que hay que hacer... -Exacto, se hace así.

Perfecto. -Y, luego, se cortan.

Félix no creo que tenga mucha paciencia hoy.

¡Mírala! Ella ahí, ya se ha puesto de comentarista.

¿Qué, guapa? -¿Cómo lo ves, Vicky?

Lo veo fatal, porque Boris, con el cuchillo...

Hay que darle un golpe seco.

Félix, empieza limpiando las setas. -Vale.

Moja el pañito, así te resultará más fácil,

y así puedes ir más rápido, ¿vale? -Vale.

Para su entrante, una vez limpias las setas,

el equipo Azul debe preparar sabayón de palo cortado,

una elaboración hecha con yema de huevo, azúcar y vino.

Boris, una cosa, ¿no deberíamos ir poniendo el fondo de carne?

Voy cortando los trozos.

Sí, pero ¿necesitamos estos restos? -Sí.

Para el segundo plato, el fondo de verduras y carne,

debe hervir hasta quedar reducido; se servirá, junto a las costillas

de lechazo marcadas, el paté y el tofe de zanahorias.

Soy el rey de las costillitas, ¡me encantan!

Félix, qué pena que no podamos mariconear,

me encantaría que me secaras la frente, me cae todo el sudor.

Tamara, dame... Oh... gracias. Qué amable.

Tamara, te comunico que te van a acumular las tareas,

porque el tiempo de cocinado del equipo Rojo

arranca en tres, dos, uno. ¡Al lío!

(VICKY) Vamos, equipo. (YOLANDA) Vamos, vamos, vamos.

Mira que estas bichas las controlo bien, ¿sabes?

Soy del sur y tienes que comprender.

Cuando las limpies le quitas los intestinos con una pinza.

¿También? -También, claro.

De verdad, qué necesidad...

¡Oh, Dios mío...!

Para acompañar las cigalas el equipo Rojo debe hacer

una sopa con pan candeal y un caldo de bacalao,

para aportar sabor y textura al plato.

Voy a poner las pieles de bacalao aquí dentro, con su cebolleta,

y las meteré al Roner, para hacerlo poquito a poco,

se va haciendo como un pilpil, ¿vale?

(BORIS) ¡Tamara! -Voy.

Ahora vuelvo.

¿No tienes que estar en los dos? Juan, estás con el bizcocho, ¿no?

Sí. Sí que estoy. Espero que salga bien, si no me da algo.

El bizcocho de frambuesa tiene que estar, aproximadamente,

ochenta minutos en el horno. Durante este tiempo,

Avellaneda tiene que elaborar el helado con maíz infusionado,

los crujientes de plátano caramelizado y el tofe de miel.

Le tengo que poner más colorante, está muy blanco y era superrojo.

Dios mío, Juan, tú vas a ser pastelero.

¿Pastelero? -Sí.

Pastelero del amor...

(Risas)

Pepe, Jordi, no he podido evitar recurrir a un clásico

para repartir equipos; ¡El peso justo!

He traído estos dos sacos con las maravillosas lentejas

de Tierra de Campos, que se cultivan aquí.

Quiero que echéis en estos botes 333 gramos.

¡Echad lentejas y no os copiéis!

A saber qué pesan las lentejas. Yo qué sé...

No os copiéis, que estáis mirándoos.

¿Cómo quieres que eche?

Tú estás harto de hacer lentejas. De cocinarlas, no de pesarlas.

No os copiéis, no os miréis. 333. Joder, qué pesada.

Yo lo dejo así. ¿Lo tenéis ya? Os plantáis.

Nos plantamos, como las lentejas. Chanchán...

Te has pasado tres pueblos, yo me quedo corto y tú te pasas.

Vamos a ver, primero, qué han pesado las de Jordi Cruz.

¡211 gramos! Te has quedado supercorto, Jordi.

Estoy a dieta, como poco.

¿Preparado? Estoy impaciente.

¿Estáis listos...?

¡319 gramos! (GRITA) Maravilla, maravilla.

¡Pepe Rodríguez, dame un abrazo! Ay, qué bien.

La he clavado. Qué bueno eres, tío, qué bueno.

A ver, Pepe Rodríguez, ganador de El peso justo de «MasterChef»,

por favor, dígame usted con qué equipo quiere ir.

Iré con el equipo Azul.

Me gustan vuestras lentejas, vosotros me aburrís.

Que te vaya bien con el equipo Rojo.

Dame un besito. Felicidades, lo has hecho muy bien.

Si tenéis que pesar algo que no lo pese Jordi, ¿vale?

Qué tíos más tontos...

Se lo estoy quitando todo.

Sí, quítaselo todo, si no... Algunas están limpias.

-Sí, algunas están muy limpias.

¿Qué pasa, equipo Azul? ¿Cómo están ustedes?

Hombre, ¿cómo estás tú?

De momento bien, la capitana está con el equipo más débil...

Como hay uno menos... Lógico, ¿no, Tamara?

Lógico. ¿Cómo has repartido las tareas?

Boris está con el lechal, lo hace fenomenal.

Ahora te diré si lo está haciendo fenomenal,

ahora te lo diré, cuando le vea. ¿Y Félix?

Félix está aquí en la chantarela

y la está echando en la olla exprés.

Los estás separando tú. No, están superpendientes

el uno del otro. Hasta se quitan el sudor.

Eso tienen que hacer, centrarse y dejarse de historietas.

¿Tenemos ya todos los corderos, Boris?

Sí. Vale... Este solo limpiarlo

un poquito más, así, ¿sabes lo que te digo?

Sacarle Un poco el sucio que tiene.

Eso es. Bueno, muy bien.

Si le limpias solo un poco más con una puntillita,

un cuchillo más pequeño, lo tenemos perfecto

porque es lo único que te veo, ahora mismo por ponerte

algún fallo, lo demás lo tienes. Vamos, os dejo.

Tamara. -Esto lo tienes, ¿no?

-Sí. -Tamara, me dijiste que echara

las cigalas enteras. -Sí.

¿Con pata y todo? ¿Cómo tal equipo rojo, capitana?

Échalo todo. ¿Qué hacemos?

Estamos haciendo un fondo con las cigalas.

Cigalas por aquí. Cigalas, fumet por aquí.

Caldos por allá. Avellaneda con el postre.

¿Qué tal vas, Avellaneda? -Bien, tengo la masa hecha.

¿Es la masa del bizcocho? Sí.

¿Está terminado? Sí, sí.

Capitana, ¿lo ves bien? Sí.

¿Crees que lo montamos bien y está bien?

Correcto. ¿Sabes cómo queda un bizcocho

cuando está todo mezclado? Sí.

¿Cómo? Tiene más textura.

Tiene más cuerpo, de verdad.

Te digo... ¿Hemos marchado el resto de cosas?

No, no, hice esto y ahora estoy con el helado

que lo haré a la vez que el tofe pero quería acabarlo.

¿Por qué no has hecho primero el helado?

Me organicé así. No te digo más, amigo mío.

Espera que yo necesito ahora un momento Tamara.

¿Tamara? (VICKY) Espera, por favor.

Cuando puedas. -Ahora vuelvo, chicos.

-Vale. -Boris te necesita.

Boris, ¿qué tal? -Ve la cebolla

cómo está para que no se nos vaya, ¿entiendes?

Tiene mucho aceite, mucho. -Oh, venga.

-¿Tiene mucho aceite? -¿Tamara?

Sí. -¿Tamara?

-Voy. -Necesito órdenes.

Madre del amor hermoso, madre mía.

¿Tamara solo? -Sí.

-¿Qué pasa, qué haces? -Que tengo que ver la clara

porque pensé que ese era el del aceite.

-No te creo, esa clara ya va fuera.

Tamara, fuera.

¿Qué tal por aquí? Empiezo de cero con esto.

¿Qué pasó con las yemas y las claras?

Nada, Tamara se confundió y ha echado aquí aceite

que tenía calienta sobre las claras.

¿Aceite sobre las claras?

Creía que era basura y lo tiró aquí.

Tamara, Tamara... Venga usted aquí, capitana.

Lo sé, Pepe, tenía aquí otro bol y pensé que era aceite.

Le pones zancadillas a Félix. No, hombre, no.

¿Seguro? Jamás.

Madre mía. Tamara, ponte las pilas. Cierto, ahora vuelvo, chicos.

Tamara, por favor, no me dejes. ¡Voy!

Vamos a ver, te tiene que preocupar lo que pasa en ambos equipos.

Muy bien, muy bien. Necesitamos sudar un poquito

porque tenemos muchas elaboraciones que acabar. Corramos, corramos,

por favor, venga, y esto un poco de marcha, Boris,

quiero que el hígado guise rápido. Vale, vale.

No se nos va a agarrar. Lo único que veo bien

de este equipo es el carré, las chantarelas no lo veo

y es lo primero que sale y no veo la emulsión acabada.

Señores, nos jugamos el paso a la semifinal.

Hay que currárselo, ¿oído? Oído, chef.

¡Vamos, equipo! Me voy. ¿Esto ya está?

-Sí. -Perfecto, Boris.

Tenemos que hacer zumo de manzana con la licuadora.

-¡Capi, el sofrito se está haciendo ya, cariño!

Aquí tienes la licuadora, ¿la sabes usar, no?

-De verdad, no paran de llamar. Luego... Primero saco la manzana.

Aquí están -¡Tamara!

¿Qué quieres que haga con el pan? -Dime Vicky.

A ver, ¿con el pan ese te vale? Mira a ver. ¿Este pan tú crees

que está bien o hay que quitarle algo más?

-O sea, tendrás que desmigarlo. -Lo desmigué así.

¡Tamara!

Casi no sé qué tengo qué hacer. ¡Tamara!

-Sí, voy. -Te necesito.

No puedo hacerlo, así no se puede trabajar, joder.

-Félix, no te vengas abajo. -Todo el puto día igual.

¡Tamara, te necesito! -Normalmente, va con la miga

para que quede blanquito. -Pues saco la miga.

¡Tamara! Tamara Falcó, por favor,

capitana de ambas cocinas. Sí, voy.

Ven aquí. ¿Puedes estar?

-Sí, me quedo aquí.

A ver... Tamara.

Pasa, pasa. Esto es lo que tenía que pasar.

¿Lo llevaste a 85 grados? ¿A cuánto?

A 60... -A 60.

¿Pero cómo tenía que ser, así o al baño María?

No, así ¿Así?

Así, está cocinado. -Sí, pero no es así,

a veces, es al baño María. -¿Es al baño María?

-Esto no sirve, empiezo de nuevo, la empiezo, necesitamos ayuda.

un montón, no perdamos más tiempo. -¡Tamara, Tamara!

¡Tamara! -Sí.

-¡No, Tamara! Es que así, no...

Tamara está perdida, creo, es verdad que son muchas voces,

son cinco voces reclamándola todo el tiempo,

pero la veo muy perdida en los procesos.

¡Equipo azul, equipo rojo, acabáis de consumir

los primeros 60 minutos de prueba!

Pero estás loca. ¡O empezáis a correr o no llegáis!

A ver, hay que correr, hay que correr.

Bueno, vamos, vamos. ¡Tamara Falco, por favor!

Sí, voy. ¡Acuda a entre cocinas!

Este está a 220, ponlo a 260. Tamara Falcó, por favor,

acuda entre cocinas. Tamara, está claro que ejercer

de capitana no es lo tuyo. No es lo mío, no.

No, y estoy muy preocupada

porque creo que el término "correr",

no lo conoces tampoco. Quiero verte dar órdenes,

explicar cosas y sin parar.

A ver, uno, dos y tres... ¡Ya, vamos!

Eso no es correr... ¡Correr, correr!

Tengo que ver cómo van las yemas. Mira, Félix, ¿cómo vas, qué haces?

Volviendo a separar las yemas de las claras.

Así me gusta. Boris, ¿qué tal? Cortando,

pero tendría que cortar también zanahorias.

¿Necesitas algo? Las zanahorias.

Pues te pones a pelar, tacatá. ¡Tamara, Dios mío!

A ver, ¿pasa algo aquí, por favor, a ver, pasa algo aquí?

¿Vais bien? Sí, pero queremos saber

cuánto rato es la levadura. ¡Vamos!

Se tiene que dorar un poquito. -Vale, perfecto.

Pero di: "Bien... Tal", comprueba.

Vamos, tic, tac, tic, tac, vamos, uno, vamos.

A ver, ¿cómo vas, Avellaneda? Estoy con el helado,

ahora meto el estabilizante y la dextrosa

porque ya sabe a maíz. Tamara, ¿viste qué hice?

Supervisando, tarea a tarea, rapidez, mandando, dirigiendo,

dando respuestas, soluciones y tampoco te pasa nada

si cocinas un poco. Perfecto, sí, chef.

Soy capitana no es que no tengas que trabajar.

¡Vamos! Pensaba que todo iba sobre ruedas,

pero, al final, estar en esta situación

me pone un pelín nerviosa y me ofusco un poco.

Bueno, Félix, ¿qué tal, cómo vamos? Bien.

¿Estas son las yemas? Sí, le quedan un poco más.

Sí, vale, perfecto, venga y ahora ponemos un baño María

y emulsionamos... Constante, pam, pam, pam, ¿vale?

OK. Esto te lo debería explicar

la capitana que es lo suyo. ¡Tamara!

¡Voy! -El bizcocho está en el horno,

se está haciendo y tiene buena pinta.

¡Tamara! El helado lo reservé

en un baño invertido para que no esté supercaliente.

Después, el nitrógeno. Vale, tengo eso allí

y me pongo con el plátano para meterlo en el congelador.

¡Tamara! ¡Voy!

Pepe, pongo el ácido ascórbico. Para que no se oxide,

muy poquito, coge con los dedos, coge con los dedos.

Eso es. ¡Tamara! Sí, sí.

¡Ah! Perdóname, a ver, me preocupa lo de las yemas

porque es la segunda que tiramos o la tercera...

Ya me perdí, ¿cómo va ese proceso?

Yo creo que sí. Va sobre baño María,

no va sobre el fuego porque se coagula.

Vale. -Ya están todas las cigalas,

mira, todas las cabezas las tengo machacadas.

Vale. ¿Cómo va la cosa, equipo rojo?

Muy bien. ¿El helado, dónde está?

El helado lo tengo aquí

porque esto hay que ponerlo con el nitrógeno, me dijo Tamara.

¿Y el maíz? Ya lo hemos quitado.

¿Por? ¿Tiene mucho sabor a maíz? ¿Es como la menta?

¿Es como la albahaca? Si te infusiona 10 minutos

y te da un saborazo, es maíz, tiene que infusionar mucho rato.

¡Tamara! ¿Esto tiene la nata y todo?

No, le falta. ¡Tamara!

Esto tiene la nata ya. ¡Tamy!

Esto tiene la nata ya, ¿no, Boris?

Sí, la tiene. Pues deberíamos triturarlo ya.

¿Quién lo tritura, Tamara? ¿Lo trituras?

Sí, me llama Jordi en el otro equipo, ¿qué hago?

¡Tamy! Lo trituro yo, lo trituro yo.

Vale, ahora vuelvo. Te necesitamos aquí, también,

venga, mueve, mueve. ¡Tamara!

Voy, voy. Tenemos un problema grave por aquí.

Prueba, dime si sabe a maíz.

¿Sabes la cocina mejicana, el sabor del maíz, de las tortitas?

Sabe a nata. Sabe a nata.

Claro, ¿por qué? Porque hemos hecho... El maíz,

calentón, colado, ya está. Deberíamos de haberlo dejado

lo máximo posible y ha estado menos y nada

como si no hubiese pasado por aquí. Bueno, eso lo podemos utilizar

le ponemos más maíz... Claro, pondríamos aquí el maíz,

le das un golpe de robot para integrarlo, para que se rompa

y dé más sabor. Vale.

Tiene que saber a maíz, es blanco y en botella,

helado de nata. Vale.

¡Tamara! Voy.

¿Las tejas de plátano, cómo están? Estamos en ello,

las tenemos que enfriar. ¿Está congelando el plátano?

Aún, no. ¿Tan difícil era poner

un plátano en el abatidor? No.

¡Tamara, yuju! Tamara, Tamara. Vamos a envasar esto

que se nos oxidan las manzanas. Mezclamos zanahorias y manzanas

y no nos conviene. ¡Tamy!

Tenemos la máquina de vacío aquí hay que ir buscando ya.

¡Ven un segundo, no es nada, ven, ven, ven!

Oye, vamos a ver que somos uno menos aquí, Jordi.

De verdad, ellos piden a cada rato, es increíble.

Somos uno menos aquí, hace más falta.

Yo tengo mis problemas.

Primero sale es el plato del equipo azul.

Jordi, ahora vuelvo. ¿No ibas tan bien?

Venga, trituremos esto ya, por favor.

Venga, ¿quién corta las manzanas? Dirige, Tamara, dirige.

Hay que hacer manzanas, hay que triturar el paté,

tú decides quién hace cada cosa, venga.

Manda, manda. Boris, tú trituras, ¿no?

Sí. ¡Tamara!

Sí, voy. ¡Tamy!

¡Voy! Me interesa que veas

cómo está la situación, yo te conté los defectos

que los soluciones, hay tres elementos en el postre:

Bizcocho, plátano y el helado, los tres están mal.

No sé qué está pasando hoy que no sale nada bien,

o sea, me siento superfrustrado,

pero, bueno, hay que seguir e ir a tope.

Tamara, te necesito. -Voy, ¿lo has probado?

Está rico, sí. -¿Está rico?

-Sí. -Fenomenal, esto está.

Tamara, el pino, el pino, el pino en el horno.

-Vamos. -Que no se nos olvide lleva allí...

Sí, voy.

Se ha tostado demasiado, volvemos a empezar,

lo pongo al horno y lo desmigamos, ¿vale?

Vale. -¡Ay!

¿Estás bien, amor? -Sí, sí.

-OK. -Félix, las claras.

Las claras están en el frigorífico, si quieres, ponte con eso.

-Fenomenal, pero veo esto. -De acuerdo.

¿Tú, qué necesitas? -Yo estoy haciendo el tofe

y estoy haciendo ahora... El helado se está infusionando aquí

y los plátanos están en el horno. -Los plátanos...

-¡Ay! En el horno, en el abatidor. -Digo...

-Tú: "No, en el horno, ¡no!" (RIENDO) No me digas...

Me echarán la bronca por reírme todo el rato.

¿Te has quemado? -Un poquito.

-¡Huy! Pobre, "thank you".

¡Ah! -¿Qué ha pasado?

-Que me he hecho el brazo izquierdo al roner.

Así, lentito, estoy morenita. -Así te da color.

Equipo azul, equipo rojo, en 30 minutos arranca el servicio.

Venga, nuestro primer plato. Y empiezo a intuir

que no vais a llegar. Yo subiría el ritmo de trabajo

porque está a punto de entrar a cocinas el chef

que ha diseñado estos platos.

Genial. Preparaos para recibir

a Marc Segarra. ¡Marc, qué adorado!

¡Qué rey, superMarc!

¿Qué tal, señor? ¿Muy bien?

Muy bien, ¿qué tal, cómo va la cosa?

Pues aquí sufriendo un poco con ellos.

¿Sufriendo? No sé si Tamara la llevarías

a tu cocina para dirigir, creo que no.

Vamos a dar una vuelta. ¿Le echamos un vistazo por dentro?

Félix, ¿dónde tenemos el sabayón famoso?

Aquí. Me gustaría que el chef

probase, viese de textura, de tal y de cual.

¿Le falta un poco de cocción? -Un poquito de sal...

Si fuera más aéreo, mejor, pero no estamos a tiempo.

Ya, el tema de la clara, ¿les das cuatro detalles

de cómo hacerlo? Sabéis que llevaba unos puntos de clara.

¿Es eso de ahí? ¡Huy! Eso ya tenéis el aceite

y las claras ahí. Hay que ir tirando al aceite

desde un biberón las claras para que se coagule la clara.

Vale, esto lo que estás haciendo es un revuelto.

Es una gilipollez. Tamara, ¿oyes los fallos?

Sí, sí. Corramos aquí, por favor.

Estoy en ello. -Hay que correr.

Bueno, el fondo tiene buena pinta. Sí.

Parece que va a tener gusto y sentido.

Bueno, bueno. Y el carré,

bueno, deberían marcarlo para luego, ¿hornearlo cuánto?

Siete minutitos. -Siete minutitos al horno.

Corramos, bueno, vámonos.

A ver, chicos, esto parece que ya está,

más o menos, cucharita y probemos.

Vale. -¡Capitana, capitana!

¡Tamy! -Voy, voy.

Marc, mira, esta va a ser la tónica de mi día, acercarme...

(SE ASUSTA) ¡Ah!

Estás como una cencerra. Perdón, perdón.

Vamos a probar la sopa. Aún no está, chicos.

Él sabrá, más o menos, yo la veo bastante bien.

Falta potenciar un poco de sabor.

Corrígelo de sal y de lo que creas, yo creo que está bien.

Está bien, es un problema resuelto. Este no será el problema,

el problema es el postre.

¿Dónde está el tofe de miel? El tofe está aquí.

¿Has caramelizado la miel? Sí.

¿Cuánto? Tampoco demasiado.

Un calorcito. Sí.

¿Lo querías muy tostado? Creo que es caramelizada.

Sí, caramelizar la miel. Como caramelo dorado.

Lo habéis hecho modo rapidito. Si no da tiempo.

¿Sabes qué no da tiempo? Hacer las cosas mal.

Por eso. Si lo hacemos bien,

da tiempo a hacer las cosas y las hacemos cuando toca.

Si vamos tarde y mal... Sí.

Dejemos a Avellaneda que haga el kamikaze con el postre.

¡Vámonos!

Bueno, Marc, siento que no te puedas llevar

una mejor impresión, pero así es "MasterChef".

Muchas gracias por abrirnos la puerta de tu casa,

que sepas que la nuestra está abierta para cuando quieras.

Estamos encantados. Intentaremos que salga

lo mejor posible. Sí, hombre, sí. Muchas gracias.

Nada, Marc, un placer. Y si no, oye,

explicaciones a las "celebrities".

Muy bien. Vámonos, gracias.

Queridos comensales, bienvenidos a "MasterChef".

Gracias por aceptar nuestra invitación

a esta comida tan especial. Esperamos que, como bueno expertos

en vino, sepáis apreciar el cariño

con el que se prepararon estos platos que tienen

mucho cuerpo y buen bouquet. Espero que os guste.

(Aplausos)

Bueno, equipo azul, vamos emplatando ya.

Vamos a ver, Félix, no te veo la cara ya,

ponte las horquillas. ¿En serio?

En serio te lo digo, tienes el pelo aquí ya.

Y ya no sé quién eres, te lo juro, ponte las horquillas.

Échate el pelo para atrás, te pareces a mi hijo Jesús

que tiene 14 años y lleva un mechón de pelo y digo:

"Hijo, córtatelo", y me dice: "No, quiero ser como Félix".

Chicos, hay que cortarse el pelo. Claro, danos ejemplo.

Bueno, empezamos a emplatar, señores.

Vale voy con ello. ¿Quién ayuda con las setas?

Yo voy. ¿Vamos?

¿Son tres, más o menos? Tres o cuatro, ya que comen

que se vea un poco de alegría. Sí.

¿Tenemos las claras? No están hechas.

Somos uno menos en este equipo y hacemos las elaboraciones mal,

madre mía... Vámonos, Tamara. Sí, voy.

¿Echo solo una? Porque puede ser mucho.

Dos por lo menos. ¿Dos?

Hay que darle marcha a esto, ya podemos correr.

Vale, ¿qué más llevaba este plato, Tamara, te acuerdas?

La clara de huevo. Que es la que no tenemos.

La pasta de foie. -¿La pasta de foie lleva?

-Sí, se pone en una manga pastelera.

¿Pero el foie no es el segundo plato?

¿No es del cordero? Sí, perdón.

Tamara, me vas a quitar la afición.

Qué diíta me vas a dar. (YOLANDA) ¡Tamara!

-Yolanda, estamos con el entrante, un momento.

Claro, un segundo, por favor. -¡Tamara!

Tamara, se te ha olvidado que estamos aquí.

-Hasta no terminar el emplatado no la vais a tener.

De verdad, tenéis una obsesión con el nombre.

Vale, tenemos ya por aquí, podemos ir sacando.

Sí. Camareros, por favor, adelante,

podemos ir sacando platos, gracias.

Venga, venga, ponme aquí, ponme aquí.

Empezamos con un entrante elaborado por el equipo azul,

chantarelas, palo cortado y cenizas de pino.

Me comunican de cocina que le falta algún ingrediente

al plato, les pido mil disculpas y espero que os guste

con el inconveniente que tiene

que no es la receta original. Gracias.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Bien? Enrique. Fenomenal, ¿qué tal?

Máximo responsable de esta maravilla,

esto, aparte de ser una bodega, es mucho más, cuéntame un poco.

Sí, es mucho más que una bodega, nosotros lo que vemos

es un destino donde tenemos la responsabilidad

de gestionar todo lo que nos ha dado la naturaleza

y también un patrimonio histórico que hace que todo lo que pasa aquí

pues sea excelente. No puedo hacer otra cosa

que felicitaros por vuestro trabajo y la maravilla que tenéis.

Bueno, Jorge, tierra de sabor, qué maravilla, dime un poquito.

Bueno, al final, Castilla y León es una tierra muy generosa

con alimentos de mucha calidad

no en vano, creemos que es la despensa de Europa,

no solo por las 69 figuras y marcas de calidad que tenemos,

sino también, por la diversidad de ellos y con un sello,

Tierra de Sabor, que garantiza y avala esta calidad

y también, la innovación, que no está reñida con la calidad

ni con la tradición.

Sabes que de "MasterChef" venimos mucho a veros,

nos encanta trabajar con vuestros productos,

pero dime, qué te pareció el plato. Realmente, tampoco encontré

esos elementos que pueda decir que está incompleto,

a mí me ha gustado, personalmente. Me gusta la gente

la verdad y es un poco crítico. Te veo algo flojo,

voy a hablar con Enrique. Enrique, ¿qué te parece el plato?

Creo que está muy bien, sí se echa en falta

algo que potencie el sabor. Yo, obviamente, conozco bien

los platos de Marc, pero es un plato muy digno

y que encaja, perfectamente, con este entorno,

con lo cual diría que para mí, es un aprobado alto.

Pues muchas gracias por vuestra valoración,

nos ayudará mucho, gracias.

Chicos, ¿qué tal vamos? -Bien, ahora estamos

con los plátanos en chips, ahora pintamos con...

¿Con el almíbar? -Sí, y al horno.

Los tofes están hechos, esto está hecho

y faltará cortar el bizcocho, pero lo haré a última hora

porque no... Equipo rojo, os comunico

que ha salido el primer plato, eso quiere decir que en 15 minutos

sale el siguiente. ¿Cómo están las cigalas?

Que yo lo vea, que yo lo pruebe. Yolanda.

¿Qué? Tú eres quien más mano

metió a ese plato, ¿cómo está el tema?

A ver, las cigalas las haremos en el último momento.

-Perdona, las cigalas las tengo aquí, controladísimas.

Cuidado. Las cigalas hay que pintarlas

con el aceite y hornearlas. Ahora mismo las voy a pintar.

Vale, esto lo haces para que no tenga grumos,

esté suave, maravilloso, cremoso y demás.

Guay, muy bien, lo haces muy bien, Yolanda, sigue así.

¡Uh! ¡Uh!

¿No te gustan los piropos? Sí, me encantan.

Esto está maravilloso, la cigala muy bonita.

Las cigalas las peló ella. ¡Huy! Lo que has dicho.

Es todo en equipo, estás metida, no pasa nada.

Vicky, muy bien tus cigalas. Dime algo aunque sea, ¿no?

Cigalas muy bonitas. ¿Quién ha cortado el plátano?

¿El plátano? ¿Lo has cortado tú?

Sí. Está cortado con un hacha,

ahora hablamos de él. No, es que hace 42 grados.

Las cigalas, bien, el plátano es un horror.

Es que hace 42 grados, el plátano está congelado.

¿La temperatura influye en el corte del plátano?

Sí, porque se derrite. Pues no dejes que se derrita.

¿Y qué hago, lo corto en el abatidor, dentro?

Correr. Pero no te encares.

Sí, se está poniendo temosa, bueno, aliñamos bien

que no falte un poquito y lo tenemos listo, ¿vale?

Capitana, dialogaré contigo

porque me es complicado dialogar con ella.

¿Estás bien, Vicky? -No, estoy bien, sí, estoy bien.

Voy a meter las bichas estas. Deberíamos tener

un bocadillito de jamón por aquí para dar algo de comer

y que la gente se relaje porque la veo algo enfadada

con la vida. Vale.

Yo voy a repetir el TPT porque no me gusta.

Avellaneda, vamos a ver. Esto lo voy a tirar.

No, esto lo voy a tirar. Esto es el suave almíbar

con el que tienes que pintar el plátano, ¿no?

Por eso lo repetiré. Ese almíbar TPT

a partes iguales que solo fundimos el azúcar

y está líquido. Sí.

Esto no está líquido. No, por eso lo tiraré.

Bueno, estamos con el servicio arrancado

repitiendo cosas, falta poco para que salga eso

y me cabrea porque llevo desde el principio diciendo:

"Esto no lo hacemos bien, no lo hacemos bien...

Tiqui tiqui, tacataca". ¿Vale? Vale.

Tamara. ¿Sí?

¿Quién se encarga del entrante? ¿Cómo que quién?

De emplatarlo y dejarlo bien

mientras intento solucionar el postre.

Están Vicky y Yolanda. ¿Lo organizas?

Sí. Yo intento arreglar con Avellaneda

el desastre monumental del postre. Vale.

Bueno, ¿qué pasa aquí, equipo rojo? Vengo a emplatar,

soy el emplatador oficial de Valladolid.

O yo me pongo con el postre o no sale.

Pues ya está, me emplaté todo el equipo azul ahora.

¡Ah! Emplata, emplata. Equipo rojo, tiene que venir Pepe

a ayudarme porque no nos coordinamos

y no sacamos el trabajo con lo fácil que es.

¡Tamara! Eso va por ti. ¡Ah! Tamara,

¿qué lleva la parte de abajo de la cigala?

El... La sopita esa de ajo. ¿Dónde está la sopa de ajo?

¿Aquí está? ¿Podemos ir emplatando? ¿Dónde está la cigala?

A ver, ¿qué hacemos con la esta, crees que la saco ya?

Se cocinó muy poquito. Vamos, señores, que me duermo.

Sí, sí. -Ten cuidado, no te quemes.

¿Nos puedes mirar el punto? Un minuto... Dos.

Un minuto, vale. ¿Avellaneda, qué?

Agua, aquí, ¿esto es almíbar, no? Sí, es almíbar.

Ahí, agua, agua, agua.

Venga, que yo de lentejas no sé, pero de azúcar y agua, sí.

Vale. Oye, ¿esto es del postre?

¿Qué? Sí.

Me dice Tamara que coja de aquí: "Coge de aquí la sopa".

No, esto es el postre. Ya, menos mal que probé.

Me falla el emplatador, me falla. Tamara.

Sí, voy. Tamara, pon orden

que Pepe me va a meter el helado como las almendras.

Me dices: "Coge de aquí que está la sopa".

Es el helado. -La sopa está ahí.

La sopa está aquí. Es esa la sopa.

Pepe, la sopita. Esto es lo que le eché a la cigala

por si queréis... Como era del mismo color, ¿no?

¿No? Tamara... Regulín.

De verdad, ¿eh? Tendré que llamar

a la pareja de la Guardia Civil para que te sigan todo el día

porque si no... Bien, esto va al fondo, un par de cucharadas,

¿no es así? No, un par, no, es mucho.

Ahí, ¿te parece? Pues, venga. ¿Me pongo yo a hacer eso?

No, venga, lo siguiente, apoya aquí las cigalas

y vamos poniendo... Vámonos. Vale.

Venga, vamos. Venga, vamos poniendo la cigala

× con mucha delicadeza.

Vamos, Vicky, venga ahí, con alegría.

Vamos con ello. ¿Ves cómo tengo la voz tomada

de llamar a Tamara? Sí.

Venga, vámonos, venga. Tamara. ¿Sí?

Ya son dos facturas, una del equipo azul,

del emplatado, y otra que te pasaré del equipo rojo, de currar.

¿No te importa, no? No, no.

Como hay dinerito, me vas a pagar bien.

Si te las voy a cobrar bien, te las voy a cobrar bien.

Hay más platos. ¿Hay más? Pero... Pero, bueno,

oye, no me lo creo. No te voy a pagar, Pepe.

¡Ah, que no he hecho el trabajo completo, encima!

Yolanda, ¿lo quieres hacer tú? Sí.

¿Ves cómo se hace? Sí.

Sumerjo la puntita ahí para que toque la base

y arriba, fácil. Vale.

Venga, tú pones eso y con eso terminamos y nos vamos.

Le meteremos un hilito de aceite gracioso,

venga, y con eso y un bizcocho... Camareros, por favor, adelante.

Oye, déjate de guasas con Pepe que estoy haciendo tus cosas.

Sí, de guasa, menuda guasa.

Seguimos con un plato preparado por el equipo rojo.

Cigala, sopa de pan candeal y almendra.

Esto está muy bueno, muy bueno.

¿Qué tal, cómo vais? Fantástico.

Muy bien, de momento. Enrique, presidente

de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Así es. Cuéntame un poco.

Bueno, pues el Duero ofrece unos vinos de grandísima calidad

y muy longevos en el tiempo y que podemos, pienso yo,

honestamente y prudentemente, presumir de ello.

Sí, ¿y presumirías del plato? Sin lugar a dudas.

Está muy bueno, estaban todos los ingredientes,

pero sin destacar ninguno, lo cual es un plato,

pienso yo, que muy bien hecho. Bueno, me alegro, me alegro.

María, tienes una bodega familiar. Absolutamente, familiar, sí

Sí. La creamos mi marido y yo

hace ya 16 o 17 años, en el 2003. Éramos muy aficionados

a los vinos de esta zona y creíamos, además,

que tienen un futuro enorme. ¿Sí? Qué maravilla.

Una zona maravillosa. Pues me alegro,

¿tienen futuro también nuestros aspirantes como cocineros?

Me ha parecido un plato excepcional, muy bueno, sí.

Bueno, equipo azul, vamos emplatando ya.

Tamara, ¿te emplato ese también? Sabía que te ofrecerías.

Pepe, quédate si puedes. Eres quien emplata mejor.

Sé que soy quien mejor emplato porque soy quien más emplato,

al final, tengo más práctica, pero, claro, ¿qué ocurre?

Que tengo a 35 comensales que no les puedo dejar

a la buena de Dios. No te preocupes.

Me preocupa mucho porque son bodegueros

y estos hablarán porque entre bodegueros,

como pasa entre cocineros, habrá buen rollito y tal

y llamará a papi y dirán: "¿Sabes que tu hija

siendo capitana comimos el peor plato del mundo?"

Lo sé. ¿Y te parece bien?

No. ¿Y qué haces para no remediarlo?

(LLORA) Estoy intentando hacer el segundo mejor que el primero...

No lo veo, Tamara. ¿No lo ves?

Me quedé sin voz de llamarte tantas veces.

Lo sé. Venga, vamos, vamos, chicos,

hay que emplatar ese cordero, por favor.

Juan, el helado. -¿Qué? Hay que hacerlo

con nitrógeno. -¿Ayudo por ahí a cortar?

Vale... Hola. Hola.

¿Qué? ¿Os gusta este bizcocho,

lo veis esponjoso y rico? Sí, no sé.

¡Tamara! Voy.

De verdad, esto sí que es mala suerte,

para una que te pillan emplatando, te llaman, hay que tener

mala suerte en la vida. ¿estamos de acuerdo?

Deja de flirtear con Pepe, por favor, ven, ven.

Esto parece mortadela.

¿Qué te parece el bizcocho aéreo y rojo?

¿Está muy bueno? ¡Tamy!

No, no sabe perfecto. ¡Sí! ¿Te lo tomas a guasa?

Porque esto es una mierda.

Entre el bizcocho que no es bizcocho,

la tejita esta que no será la tejita que tiene que ser,

te digo yo que es este postre inspirado en el hijo del chef,

como lo pruebe el niño, llora. En 20 minutos sale,

quiero ver un postre correcto. No será el del chef, seguro,

pero asegúrate que salga bien, ¿vale?

Pero que yo no sé hacer llorar a tu hijo, pero tampoco probará

nuestro postre. -El que llorará seré yo.

¡Tamy! Sí, voy.

¿Pero cómo que Tamy? O sea, de verdad.

Tenemos que emplatar aquí, Vicky. Mira quién vino a hablar,

¿quién ha gritado más "Tamara" durante el cocinado?

Terminad los puntos y nos ponemos con el caldo.

Venga, Félix, vamos. Vamos con ello,

es una cucharadita, eso es, Boris, fenomenal.

Venga, vamos, vamos, chicos.

Tenemos que emplatar ese cordero, por favor.

Vamos colocando el cordero, Félix, por favor.

Señores, ¿lo tenemos?

Camareros, por favor. "Alright".

Adelante, gracias, salen platos.

Tamara, si no tiene las verduras, no los dejes sacar, ¿no?

-¿Eh? Perdone, perdone, perdone.

Oiga, oiga... ¡Hola, perdone!

¡Oiga, hola! Perdone.

Oiga. ¡Tamy! ¿Has ido a vendimiar?

¿Dónde has ido detrás del camarero?

¿Es para preguntarle el número de teléfono o qué?

Sí, me pareció muy mono. -¿Ah, sí?

Tamara, es lo que me quedaba por oír.

Estás desatada en este programa. Desatadísima.

¿Qué pasaba, algún fallo que no habías puesto?

Pepe, ¿qué dices, fallos? Imposible.

Viniendo de ti, ¿has visto la...?

Por eso. Venga, a ver si terminamos de sacar

el cordero, camareros, por favor, podemos sacar platos. Gracias.

Dos, cuatro, seis, ocho últimos platos, adelante.

Tamara, van a emplatar allí el postre, si quieres,

te puedes quedar aquí,

para que no vayas allí a hacer algo. Recogemos todo,

hemos terminado aquí.

¿Cómo es...? Garrote. -Garrote.

Está claro que me dejé la piel trabajando

a pesar de haber tenido que repetir elaboraciones

por equivocaciones ajenas.

Toma, mi amor. (RIENDO) Gracias.

Este ramo. -Sí que estará en la mano

de los postres que decidan...

Darme el aprobado justo o no.

Vamos ahora con un segundo plato preparado por el equipo azul.

Carré de lechazo con su paté y tofe de zanahoria.

Almudena, felicidades que has logrado ser la primera

"Master of Wine" de España. Cuéntame un poco.

"Master of Wine" es una formación internacional

del máximo prestigio que puedes obtener

en el mundo del vino y hay 382 en todo el mundo.

Y yo he conseguido ser, bueno, la cuarta de España

y la primera mujer. Qué maravilla, qué honor tenerte

en esta mesa probando los platos, dime si van a ser

masters de la cocina nuestros concursantes con él.

Creo que llevan buen camino, está muy bueno.

Está muy bien, en su punto la carne,

el paté estaba muy bueno, también y la combinación

de sabores me pareció fantástica. Teo, eres el máximo responsable

del restaurante de La Abadía Retuerta Le Domaine

con una estrella Michelin, qué maravilla trabajar

con productos de Tierra de Sabor. Cuéntame un poco.

Pues somos afortunados, siempre lo he dicho

que trabajar con los productos de la tierra, locales,

son impresionantes. ¿Qué te parece la interpretación

del plato de vuestro chef? Me ha parecido espectacular.

¿De verdad? Sí, espectacular.

No estoy acostumbrada, qué maravilla.

Me pareció espectacular, el punto muy bueno,

la salsa también, me ha parecido muy buen plato.

Bueno, pues un día de éxitos, así que, muchas gracias.

Un placer, gracias. Gracias.

Bueno, equipo rojo, ha salido la carne,

hay que rematar el helado.

En casa tenemos una máquina de helados.

Y aquí un chef que es como una maquinita de helado.

Avellaneda... Dime.

Estás paradito, ven aquí y dale al plato.

Mira, yo te pongo eso. Claro.

Es que tú me ves más cachas. Venga, echando pues...

(IMITA A AVELLANEDA) Echa un poquito.

Oye. Tú echa y yo hago el trabajo.

Dame, quita. -Dame esto porque no lo hacéis...

Cuidado, no te quemes las manos. -Tengo suficiente fuerza

para el helado este. Pues os dejo, que quede bien.

No, no, no... Si sois autosuficientes.

¡Mierda, tírame esto tú! -Ya la liamos.

Ya la liamos, joder, ya la liamos otra vez, ¡mierda!

¡Vicky, necesitamos más fuerza!

Oye, Jordi, de verdad, te pedimos perdón, pero ven.

Avellaneda con esos palillos que le cuelgan de los hombros,

no ha pisado un gimnasio en su vida.

Dale con fuerza, Vicky. -Dame.

Joder, parezco una mantecadora. -Venga, déjale a Vicky.

-Vicky, ten. -Es que como Vicky haga así,

dirá que el helado es suyo, te lo digo.

-Vicky, lo haces peor que yo. -Es más lento,

no sé si con más fuerza.

O sea, si da una vuelta al helado dirá que es suyo.

Es lo que ha hecho en el primer plato

que cuando yo te alababa algo, se ponía cabrita.

Sí. -¡Cuidado!

-¡Que te vas a quemar! -No aguantes ahí que te quemas.

¡Jordi, que te pedimos perdón! ¿He escuchado perdón?

Jordi, por favor... ¡Jordi!

¡Jordi, de verdad! -¡Perdón!

Tamara, después del mal rato que me has hecho pasar,

algo me tendrás que dar para ayudarte.

Jordi, por favor. Es tu última oportunidad

para convencerme, algo que me merezca la pena.

El otro día le decía: "Tía..." No me interesa eso.

No, pero a ver... No, no.

Jordi, por favor. -Dale un beso, joder.

Pero dale un beso, Jordi, te lo doy yo si quieres.

-No, él quiere un beso de Tamara. ¡Dale un beso, Tamara!

Tírame potingue de ese. -¿Cómo podríamos convencerte

de que nos ayudes con el helado? Algo que me convenza,

todo fue muy humillante, te estaba echando una mano...

El bizcocho malo de Avellaneda me interesa menos.

Pero si tampoco te va a gustar. -De verdad, por favor,

oye, de verdad, venga, haced algo.

Madre mía. Deberíamos terminar el postre,

no es por nada. Jordi, por favor.

Es que... -De verdad, por favor.

Camareros, preparados, yo saco los platos como estén

y me quedo más ancho que largo.

Chicos... Vicky, ven y sedúcele tú.

¿Yo? A él le gustas tú, entonces... -Sedúcelo rápido.

-Yolanda. -Morreo, directo, directo.

No, no, abrazos, solo un abrazo. -Le di ya un abrazo.

No, bueno, si eso... ¡Huy! Mira...

¡Oh! A ver, que no me he enterado.

Mira qué maravilla. -¡Oh, por fin!

Que viene, que viene. -Menos mal.

Que viene, que viene. A ver, echa nitro ahí, cabrito.

A ver. Que conste que lo hago

por los comensales. Otra vez mareada.

(Gritos)

¡Ay, Señor, ay, que me parto de la risa!

Que no se note, no se note, todo va bien.

Esto está ya, listo.

Tendré que ir a tu gimnasio porque vamos.

Vámonos, que esto se hace... Mira.

¿Vale? Chicos, meted chips en cadena y vámonos, venga.

Camareros, cuando tengan chips, nos vamos.

Venga, rematemos aquí. Vámonos. Jordi, ¿sabes que cada vez

que me hablan de ti pierdo el conocimiento?

Y tras ese beso,

también perdí el conocimiento. Eso es bueno.

Terminamos con un postre preparado por el equipo rojo.

Helado de cereales, miel tostada y bizcocho de frambuesa.

(Música)

(HABLA EN FRANCÉS)

Un francés que llega a España... Va a Rueda,

se enamora de Rueda y, además, va y hace

uno de los mejores vinos, el famoso Belondrade...

Un vino blanco increíble. ¿Cómo se te ocurre eso?

No sé si fue enamorarme de Rueda... Pero como es el corazón

del vino blanco y, además, del verdejo,

es por eso que me he ubicado en Rueda.

Yo te quería preguntar... ¿Y el postre, qué te parece?

Me ha gustado mucho. Perfecto. Me ha gustado.

Carmen, uno de cada tres vinos que se toman de España

es de Rueda. ¡Qué orgullo! ¿No?

La verdad es que sí. Apreciamos muchísimo

que los consumidores elijan Rueda

cada vez que van a comprar sus vinos.

Y creemos que es donde la verdejo, que es

la variedad autóctona, se da en su mayor esplendor.

Pues sí. ¡Es una maravilla!

Cuéntame el postre. De sabor, estaba buenísimo.

¿De sabor, bien? Perfecto.

¿De equilibrio, bien? Muy bien.

(YOLANDA) Ha salido bien. Ha sido muy duro, pero bien.

Tamara, tienes eso en carne viva. ¿No te duele?

Tienes que estar... -Me duele un poquito,

pero es que no quería parar.

La capitanía es algo que se me escapa un poco.

Y me da pena, me da pena no haberlo hecho bien... de nuevo.

Queridos comensales, espero que hayáis disfrutado

de este cariñoso homenaje que hemos hecho

al mundo de la enología

y a todos los grandes genios que os dedicáis a él.

Para nosotros, es un honor.

Cuando queráis hacer algo, contad con nosotros.

Bueno, después de dar un paseo por estos maravillosos viñedos,

os debo decir y os deseo que, con un gran clima

y con un poco de suerte, vengan unas cosechas maravillosas.

Y que, como buen amante del vino que soy, si necesitáis a alguien

que os eche una mano, estaré encantado.

Yo encantado de echaros una mano catando.

¡Felicidades a todos! ¡Muchísimas gracias!

(Aplausos)

Aspirantes, la dificultad de la prueba de hoy era máxima.

Combinaba la presión por alcanzar la semifinal,

con la exigencia de un menú Estrella Michelín.

Y, precisamente, por eso me alegra mucho comunicaros

que el servicio ha sido... ¡un éxito!

¡Ay, ay, ay!

¡Felicidades a los seis! ¡Felicitaciones, capitana!

(Aplausos) ¡Felicitaciones!

Tamara, tengo que felicitarte un poco por haber terminado

ese cocinado así. Esas vendas son de que te has quemado,

que lo has intentado, que pones de tu parte

todo lo que puedes dar de sí.

Pero hay que reconocer que no lideraste las dos cocinas.

¿Estamos de acuerdo? De acuerdo, chef.

Eres voluntariosa, pero... Es que mandar no es lo tuyo.

Depende en qué. Soy un poco mandona.

Soy un poco mandona... Pero no. En las cocinas, es verdad.

Lo que no te cuesta mucho es sabotear.

Porque anda que el sabotaje que le has hecho

al entrante de Félix hoy... ¡No tiene nombre!

Le has estropeado dos veces las claras.

Tamara, cuéntame la verdad.

¿Tú has hablado... con Rubén, el marido de Boris?

(RÍE) ¿Y te pidió que acabases con Félix?

Porque no encuentro otra explicación.

Yo he hablado con Rubén, pero no me ha pedido nada.

Jamás intentaría boicotear a un compañero a propósito.

Lo de hoy, de verdad, ha sido sin querer, Félix.

Tamara, y tengo todavía más cosas para ti.

¿Quién te paga a ti para que vayas a por mí

de esa manera? Que querías que echase

el postre en la salsa de la cigala.

Eso es verdad. Había dos boles gigantes

en blanco y me he confundido de bol.

¿Es Jordi el que te paga a ti para sabotearme a mí?

Creo que no es justo, que no estás siendo

suficientemente crítico.

Te has dejado cinco platos sin emplatar.

¡Encima, tengo yo la culpa!

(RIENDO) O sea, que... No es por nada...

¡A la Prueba de Eliminación, Pepe!

¡Te parecerá bonito! El delantal negro.

Tamara, alucino contigo.

Ha habido fallos por todos los lados.

¡Oh! O sea, que he fallado yo.

He fallado yo.

¡Era una bromita! ¡Era una bromita, Pepe!

¿Preparada para mis bromitas?

(RÍEN)

Tamara, te has ganado el delantal negro.

Vas a la Prueba de Eliminación.

¡Ay, por favor, qué horror! -¡Qué bromita!

(TAMARA) Viendo los fallos que ha habido durante el cocinado,

comprendo que haya sido mío el delantal negro.

Bueno, Félix, ¿y tú cómo has vivido este sabotaje?

Ibas bien, estabas trabajando a buen ritmo,

tenías las cosas organizadas...

Como eres tú, muy serio, pasito a pasito...

Pero cada vez que se acercaba Tamara... ¿Eh?

Te la liaba y vuelta a empezar. A toro pasado...

Pues nos echamos unas risas y ya está.

No pasa nada, evidentemente.

Sí, pero durante el cocinado, he entrado yo en cocinas

cuando estabas con las yemas cuajadas

y te he visto desesperado. Sí, sí.

Durante el cocinado, lo tomo todo muy a pecho,

muy en serio y... Podría haber matado.

(RÍE) Oye, me da mucha pena

porque podías haber servido un plato más completo

y más redondo de lo que hemos servido.

Pero el plato no ha salido del todo bien.

Boris, has estado solo con el cordero, pero salió bien.

Llevaba todos los elementos

que llevaba el plato original y estaba todo bien.

Estaba gustoso, las elaboraciones bien hechas...

Y en sala, los comensales han quedado encantados

con ese productazo de tierra, de sabor,

que habías tratado divinamente.

Bueno, pues sí... Estaba bastante inspirado.

(RÍEN) Voy contigo, Vicky.

Te has esforzado al máximo.

Todo iba bien. Has pelado bien las cigalas

y el aceite, más o menos, bien... Vale.

De repente, entro, nos ponemos a hablar del plátano...

Te digo: "Eso está grueso". Has entrado en barrena.

Es verdad. No has remado en ningún momento.

Te has puesto a la defensiva. No aceptas mis sugerencias

y hemos ido de mal, en peor.

Vicky, ¿estás de acuerdo o no con mi valoración?

Todo. Gracias, cielo.

(Risas) Avellaneda, tu caso

es digno de estudio.

Te has erigido como el gran especialista de los postres.

He entrado varias veces... Te ha dado consejos...

Te he hecho intuir los errores... Y en vez de intuir,

has tirado de largas y has ido con meteduras de pata.

Vale. De cuatro elaboraciones,

haces las cuatro mal. Vale, vale.

(AVELLANEDA) Simplemente, es que intento poner

el máximo de mi parte

y me estoy sintiendo superfrustrado. Pero bueno...

Yolanda, me ha gustado ver que te has encargado

de las elaboraciones más importantes de las cigalas.

Sí. Porque el resultado

ha sido más que digno.

Te he visto centrada, cuidando todos los detalles

y, además, pendiente de las necesidades del equipo.

¡Oh, qué bien! Me hago una "crac". (RÍE)

(CON IRONÍA) Qué graciosa está Yolanda,

con su caldito... -¡Chica, si te han dicho

mil veces que lo has hecho bien!

Deja que a la desgraciada esta le digan: "No estaba mal".

Vicky, lo de Yolanda no lo entiendo.

Es echarle un comentario medio positivo y tú...

(GRUÑE) Te da calambre. Te da urticaria.

¡No! ¡Sí!

Te voy a dar un dato más.

Cuando estábamos en las tejas de plátano,

te has ido para allá y con mucho criterio,

Yolanda me ha dicho: "Le va a dar una vuelta

y dirá que lo ha hecho ella".

¿Es verdad o no, Yolanda?

(BORIS) "Oh, my God!" (YOLANDA) ¡Qué chivato!

No te acerques mucho, Yolanda. Tú, por si acaso, a tu zonita.

No... A ver... Me puedo explicar...

Hombre, si lo quieres arreglar, tira.

Sí, lo he dicho. No hay nada que arreglar.

¡Ay, Yolanda! -¡Yolanda...!

Lo que quieres decir, es que Vicky se cuelga

medallas ajenas. ¡No! Pero que, a veces, creemos

que hacemos más de lo que hacemos.

Y cree que yo soy inútil.

Y hoy he hecho... ¡Pam, pam! Porque me gusta trabajar en equipo.

Entonces, la inútil del grupo se ha subido

y está un poco descolocada. -Muy bien.

Cuando critiques, critica enfrente mía

y dímelo a mí. -Te lo estoy diciendo.

No vayas por detrás y lo dices.

Las cosas a la cara, corazón.

Vicky, voy a decir una cosa que, a lo mejor,

te quieres tapar los oídos. Me da igual. Dila.

Los comensales han dicho que el plato más rico de hoy,

era la cigala.

Porque les ha encantado el sabor del caldo.

Y ese caldo lo ha hecho Yolanda. También me han ayudado.

¡Chapó! Ella hizo el caldo y yo la cigala.

Para una vez que gano algo... Bueno, un piropo.

(YOLANDA) Ella cree que yo no hago nada en cocina.

Y cree que ella sí, porque como sabe hacer

un bacalao portugués...

Ella cree que es máster... máster mundial chef.

Y dicho todo esto, solo dos aspirantes han llegado

al nivel que pedíamos en este prueba.

Por tanto, los ganadores de la prueba de hoy,

que se convierten en los dos primeros semifinalistas

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity" son...

¡Boris y Yolanda!

¡Oh!

¡Enhorabuena a los dos!

¡Gracias a ti! -¡Lo has hecho genial!

¡No me lo puedo creer! ¡No puede ser! ¡No puede ser!

Además, uno de vosotros dos tiene una recompensa extra.

Teniendo en cuenta que ha sido el mejor

en replicar el plato del chef,

el mejor aspirante de la prueba de hoy es...

¡Boris! ¡No me lo puedo creer!

(Aplausos) ¡Ay!

¡Félix trae suerte!

Tienes 4000 euros para donar a la ONG que elijas, Boris.

Pues me encantaría donarlo a la Fundación Pequeño Deseo.

Porque hay gente que, verdaderamente,

lo está pasando mal y, de repente, recibe

un pequeño deseo y se ilumina y cambia

y sigue creyendo en la vida.

(BORIS) Este triunfo se lo quiero dedicar

a mi marido Rubén, porque, bueno, como casi todos los días,

ha estado muy presente, pero, esta vez,

estuvo prácticamente, físicamente con nosotros.

Tamara, Félix, Avellaneda y Vicky,

si queréis ser semifinalistas, tendréis que superar

la prueba de eliminación.

¡Suerte a los cuatro! Gracias.

Suerte, compañera. ¿Me perdonas?

(Risas)

¿Me perdonas? En serio. -Chiquilla, que no...

¿Me perdonas? Es verdad, lo he dicho. ¿Me perdonas?

Pero yo no tengo que perdona nada, corazón.

Es una tontería. Lo has dicho y ya está.

No pasa nada. -Pero perdónala.

Pero claro que la...

-Con un abrazo. -No la tengo que perdonar

porque no creo que sea... ¿Sabes?

Como para tener que perdonarla. Pero...

¡Uy, ese abrazo!

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

¡El próximo verano, campamentos "MasterChef"!

(TODOS) ¡Ven a campamentos "MasterChef"!

(Música de orquesta)

¡Uy, no hay nada!

Cuatro aspirantes están en la cuerda floja

y lucharán con uñas y dientes para no ser eliminados.

Lamentablemente, uno de ellos se quedará

a las puertas de la semifinal.

¡Buenas! ¡Ay! Ya te veo preparado, Pepe.

¡Qué divino, con gafas de sol! ¡Pero qué monada!

¿Sabes qué pasa? Que cuando no brillan mucho

tus platos, mejor que brilles tú.

(EXCLAMAN) -¡Macho!

¡Es verdad! Pero lo digo en positivo.

Esta noche, solo dos de vosotros os libráis de cocinar:

Boris y Yolanda.

¡Qué maravilla! -¡No me lo puedo creer!

(CON VOZ GRAVE) ¡Garrote! ¡Garrote!

¿Algo que decir? Ese nuevo grito viril.

(CON VOZ GRAVE) ¡Garrote!

(Risas) ¡Olé!

Y lo celebras con ese peinado maravilloso, ¿no?

Intenté llamar la atención con mi peinado,

pero no he tenido mucha suerte.

Estoy un poco relamido, pero bueno...

A mí me gustas tan ordenado. No sé...

Como fue un "felix día", pues hoy estoy

mucho más fresco y liviano y alegre.

¿Cómo te sienta llegar de repetidor

y convertirte en semifinalista? Debe ser increíble.

Es un poco repetir, la verdad,

porque hasta ahí llegué yo en mi edición.

Fui también el semifinalista más amado y más divino,

porque hice una despedida como semifinalista extraordinaria.

Está en los anales de la historia de la televisión.

Ya no de "MasterChef". De la televisión.

Este año sí te has preparado.

Este año estoy ilusionado. En la prueba anterior,

cuando llegué a casa, conté algunas cosas

de lo que vivimos y todo el mundo empezó a decirme que ahora

tengo que hacer la cena de Navidad.

Y hacer todas estas cosas... ¿Y a quién invitamos...?

Por supuesto. Se va a llamar una "felix" cena

en casa de Rubén y Boris.

¡Oh! ¡"Felix" Navidad!

Estáisinvitados. -No se quieren perder ese momento.

Claro. Es un gran momento. Félix, ¿qué...?

¿Qué pasa? ¡Nada, nada! Yo encantado.

Si, realmente, hace esa cena, yo iré para allá encantado

y conoceré por fin a Rubén. -¡Qué bien!

¿Quieres conocer a Rubén? Él si quiere conocerte a ti.

Si quiere conocerme, ¿no?

Va a ser una cena muy divertida, os lo aseguro.

Yolanda, ¿tú te imaginabas llegar hasta aquí?

No. Francamente, no.

Estoy como un poco flipándolo.

(RÍEN) ¿Qué sientes?

Pues siento que estoy así de la final

y que esto ya se pone en serio, a la semana diez u once...

(RÍEN)

Ha pasado tiempo para ponerse serios, ¿no?

Sí. Y que esto ya es como para aprovecharlo.

¿Tú crees que a algún compañero le puede haber dado rabia

que tú seas semifinalista? (EXCLAMAN)

Compañero o compañera. (CARRASPEA)

(FÉLIX) ¿Quién será...?

(Risas)

Lo dicen por ti. ¿Te ha sorprendido?

Lo dicen por mí. Sí, sorprendidísima.

Sigo hiperventilando.

(VICKY) Seguramente, les moleste que yo sea tan sincera.

Pero es que soy así y no me pueden cambiar.

Con 46 años ya, no hay quien me cambie.

Y sé que la verdad duele.

Tamara, como doble capitana, ¿te sientes responsable

de los delantales negros que lucen tus compañeros?

De unos más que de otros. -¡No, hombre, no!

¿De quién más? De Félix. No era de vosotros.

(RÍEN)

Tamara, los demás te dan igual. ¡No, no!

Es que lo que le hice a Félix, no tiene nombre.

No sabes cómo lo siento.

Avellaneda, aunque sea tu amiga del alma, sé sincero.

¿Crees que lo hizo bien como capitana?

La vi un poco descontrolada... Pero sí que es verdad

que yo bastante descontrolado estaba,

como para estar pendiente de lo que hacía el resto.

Y no es porque sea mi amigo. ¡No, qué va!

Félix, necesito tu opinión de todo esto.

Creo que le sobrepasó. No tenía controlados...

los procesos de alguno... Por lo menos, de nuestro lado.

El otro lado no lo vi.

Pero, bueno, ya lo hemos hablado.

-Félix, ¿tú crees así? -Sí.

Y... Vicky, veo que hay dudas

en lo que está diciendo Félix. Bueno, hay dudas

porque creo que cuando una hace

todo lo que puede... -¡Ahí voy!

Se puede hacer mejor o peor, pero hay algo...

Pero no estoy hablando de eso. Estoy hablando

de que le sobrepasó la falta de conocimiento

de ciertos procesos de elaboración. Ya está.

Félix, ¿tú eres consciente de que esta noche

tu historia de amor platónico con Boris

se puede acabar para siempre?

Se puede acabar. Pero voy a dar todo lo mío

y todo lo posible para que no se acabe

y para que pueda continuar esta historia de amor platónico.

(Exclamaciones) No tengo palabras...

Por primera vez en toda mi vida.

Solo puedo desear una "felix" elaboración.

Gracias, Boris.

¡Yolanda, Boris, podéis subir a la galería!

¡Amores, os queremos mucho! -¡Suerte a todos!

¡Os queremos mucho! -No os pongáis nerviosos.

Es que no habéis sabido estar cocinando.

(RÍEN) -¡Gracias, gurú!

(YOLANDA) Yo creo que, en este programa,

no se regala nada a nadie. Y si yo estoy de semifinalista,

es porque el jurado lo ha creído así y se ha dado eso.

Yo tengo igual de oportunidades

que Vicky y que todos los demás.

Esto está muy desolado aquí. -Bueno, no te quejes del lugar,

que está muy bien. -Sí.

Aspirantes, en este último reto de la noche,

os vais a enfrentar a los temidos duelos de "MasterChef".

¡Oh! -¿Y esto cómo va?

No se me ocurre nada. Es decir, vais a cocinar

de dos en dos.

Empezará uno de vosotros, que elegirá una campana.

Descubriremos qué hay debajo y después tendrá que elegir

un compañero para batirse en duelo.

¿Cómo...? El ganador de ese primer duelo

subirá a la galería. Y el perdedor se enfrentará

a un nuevo duelo con el contrincante que elija,

después de descubrir una nueva campana.

Félix, ¿tú a quién elegirías como adversario?

Pues creo que a Tamara.

"Oh, my God!" -Creo que a Tamara, un poco,

por lo de antes... (RÍE)

Es que... Vamos, me parece... -A ver si con un poco de suerte,

es... Tiene el día modo casa

y a mí me da un poquito de vidilla. Y a ver si así consigo ganarle.

En todos los duelos, vais a trabajar

con una elaboración, aparentemente, sencilla,

pero que requiere una técnica y una precisión

digna de las puertas de una semifinal.

Para saber de qué se trata, nos visita un genio de la cocina,

que ha hecho de su restaurante Don Giovanni, en Madrid,

un referente de la gastronomía italiana.

¡Pasta! ¡Pasta!

¡Adelante, Andrea Tumbarello!

¡Andrea! -¡Andrea!

(Aplausos) ¡Lo que queda de Andrea!

¡Eh, pero bueno...! ¡Andrea!

¡Cuánto ha perdido! -¡Pero es alucinante!

-¡Hola! ¿Qué tal? -Está fantástico.

Le reconocemos... Cuesta, eh, porque es la mitad, Andrea.

Andrea, bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Gracias. Te vemos estupendamente.

¿Me admites igual?

Aunque ya no tenga pinta de cocinero.

¡Fenomenal! ¡Estás maravilloso! ¡Estás perfecto!

Y nos alegramos de que estés así.

¡Estás espectacular! Aspirantes, Andrea Tumbarello

nos acompaña porque os vais a batir en duelo

cocinando pasta fresca, su especialidad.

¡Toma! A ver...

Andrea, las recetas de pasta son ilimitadas.

Es uno de los platos más reproducidos,

a día de hoy, en el mundo entero.

¿Por qué a todo el mundo le gusta la pasta?

¿Qué tiene? La pasta es una cabeza vacía.

Tú le puedes añadir cualquier ingrediente,

que sea un buen producto... Y, por eso, depende también,

luego, el tipo de pasta con la salsa.

Tú vas a hacer un macarrón a la carbonara y la has liado.

No pega. Pero... Por eso, hay varios tipos de pasta.

Claro. Las salsas no van

con cualquier cosa. -Exacto.

Pues llega el momento de cocinar.

Seguro que todos estáis deseando ser los primeros,

pero no lo vais a decidir vosotros ni nosotros.

Lo va a decidir Boris, que fue el mejor de la prueba

por equipos. "Oh, my God!"

Boris, dinos quién va a ser el primero en cocinar.

Pues, sin lugar a dudas, Tamara.

Porque fue la persona más nombrada en la prueba anterior

y porque se lo merece en alivio de las penurias

que vivió en la prueba anterior, en la doble capitanía.

-Gracias, Boris. -¡De nada, por favor!

Bueno, Tamara, colócate delante de cocinas.

Vosotros tres, aquí, en este lugar, por favor.

¿Me pongo en medio? -Sí, claro.

Tamara, bajo estas campanas, se esconden

tres platos espectaculares de pasta fresca,

hechos por el gran genio Andrea Tumbarello.

El que haga una réplica más exacta de su plato,

ganará el duelo.

Así que te toca elegir campana.

Vale. La del medio. Vamos.

Esta es tu campana, ¿no, Tamara? Vamos a ver qué hay...

(BORIS) ¡Guau! -Es un ravioli relleno de requesón

con una salsa "arrabbiata".

"Arrabbiata". Sí, muy enfadada.

Tamara, los raviolis son dos láminas de pasta fina,

superpuestas con un relleno. Pero hay que trabajar bien

la proporción justa de pasta y relleno

para que el bocado sea jugoso y, como dicen en Italia,

que sea un "boccato di cardinale".

¡Oh! La salsa "arrabbiata"

lleva chile rojo.

Tiene un sabor muy fuerte. Y su nombre proviene

del italiano "arrabbiato", que significa "enojado, furioso",

como su imponente sabor.

Y como yo. -Y como Vicky.

"Arrabbiata".

(BORIS) Claro. Es un poco Vicky.

Tamara, ahora tienes que decidir con quién te quieres batir en duelo

para hacer este plato de raviolis.

Escojo a Félix, porque él, al final, me ha retado a mí.

Creo que es lo correcto.

Pues, Félix, ponte al lado de Tamara.

Vamos a pelearlo.

(FÉLIX) Que Tamara me elija, es un beneficio,

porque tienes más oportunidades

para seguir batiéndote, dos más. Está muy bien.

Tenéis 30 minutos y tres más, como siempre,

para hacer la compra en el supermercado.

¿Estáis preparados?

¡Sí, chef! -¡Sí, chef!

Vamos a intentarlo.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

No esperaba que ella fuera a escoger a Félix el primero.

¡Vamos, Félix!

Tamara ya va con un poquito de retraso.

"Oh, my God!"

Lo está haciendo muy mono, eh.

(FÉLIX) Estoy contento con que sea pasta,

porque es algo que me gusta. Es una de las cosas

que más me ha gustado aprender a hacer.

Y no es un postre. (RÍE)

Andrea, pasta de raviolis.

¿Cómo hacemos la pasta de raviolis? ¿Cuánto de harina?

500 gramos de harina, cinco huevos...

Se puede hacer la pasta con huevo entero.

No pasa nada. No pasa nada.

Va a salir más blanda.

Si le falta humedad,

unas gotitas de agua... De agua, sí.

Oye, tú, cuando mezclas la harina y el huevo,

¿lo haces con cucharas también? Yo no.

Con la mano. Qué fino, eh.

Qué fino es Félix. Qué fino nos ha salido.

¿Y sal, cuánta le pondrías? ¿Uno o dos gramos por cada cien?

Yo, normalmente, pongo sal al agua de cocción.

Al agua de cocción. Porque coge la sal justa

del agua de cocción. Exactamente.

¡Claro! Sintiéndolo. -Sí.

Tienen miedo a sentir.

¡Ahí! ¡Por fin! ¡Claro!

¡Qué mono! Tiene unas manos monísimas.

Le he quedado ahí espléndida, ¿no? Y muy limpio.

Falta un poquito de agua. Unas gotitas de agua.

(TAMARA) Estoy viviendo un momento crítico con la masa.

No se mezcla bien y tardo más tiempo del que me gustaría.

Ya está. Ya hizo la masa.

Me preocupa mucho la "arrabbiata".

¿Cómo la hacemos? ¿Cómo la hacemos rápido?

Rápido y bien. Tienen 20 minutitos.

Bueno, aceite, albahaca, tomate...

Aceite, tomate, albahaca y chile. Chile rojo.

Que pique. Guindilla.

Y dentro lleva ricota solo. Ricota solo.

Rallar es como más masculino. -Sí. Es más garrote.

Más garrote. (CON VOZ GRAVE) ¡Garrote!

(YOLANDA RÍE)

(CON VOZ GRAVE) ¡Quien fuera ajo! (RÍE)

Parece que estemos en el fútbol.

¡Ajá! -¡Qué olor, Dios mío!

¡Muy bien, muy bien! ¿Y allá cómo vamos? Nerviosísima.

Cuidado... Cuidado, Tamara.

Aprieta ahí con la mano. Rompe.

(BORIS) Ahí está la pasta.

(RÍE) -¡Mmmmm!

Bien pensado el hecho de que Tamara me haya elegido el primero.

Me da la oportunidad de seguir peleando

si, en este caso, soy eliminado. En el fondo, me ha hecho un favor.

Le estoy bastante agradecido.

¡Ostras! Tenía que haber escogido a Juan o a Vicky.

Bueno, están los dos trabajando bien.

Pero Félix parece que va un poco más adelantado.

Tiene ese garbo que le falta a Tamara.

Tamara no ha empezado con la pasta.

Tamara, ha probado y ha comido.

Porque, luego, es verdad que lo clava con el sabor.

¿Cómo pegas tú los raviolis? Un poquito de clara.

Clara de huevo. Y lo pegas.

¿Cómo vas, Félix? Me has pillado temblando aquí.

Temblando, como siempre cuando hay una prueba difícil.

Mira lo que te traigo, Félix.

Te va a venir muy bien. Me va a venir bien.

La pasta rellena es una forma de aprovechar

todas las sobras que nos quedan después del menú de la semana.

Es un truquito para ahorrar y así sorprendes

a tu familia con elaboraciones llenas de sabor.

Muchas gracias. "Cocina de aprovechamiento".

Lo pillo. Para que lo disfrutes.

Estudiaré. ¡Venga! ¿Cómo vas con la pasta?

Tengo la pasta aquí ya. Voy a empezar a rellenar

con la ricota. Y la salsa, le voy a echar

un poco más de pimienta.

Pues nada, Félix, mucha suerte.

Que vaya bien. Muchas gracias, señor.

No lo sé.

Bueno, te diré que Félix lo tiene casi todo.

Vamos a ver el relleno. Cómo mete el relleno.

Si no se le abre y se le va.

No lo pintó con huevo. -Por dentro no hace falta, eh.

¡Aspirantes, últimos diez minutos!

Hola, Andrea. -¡Qué bonito!

(RÍE) ¿Qué tal? ¿Bien?

Bien, bien. Aquí estoy, a toda mecha.

Hija mía, te veo una máquina

de hacer raviolis. ¿Sí?

Sí. -Me han dicho que en Italia

lo hacen las familias y se lo pasan fenomenal.

¿En tu casa no los hacéis? Siempre los compramos hechos.

¿La salsa está hecha?

Está reduciendo y le echaré la cayena.

¿Dónde están?

¿Dónde...? ¿Y las cayenas no están?

Un poco de sal... -¿Has probado el agua?

-¿El agua se prueba? -Tiene que ser salina

como si fuera el agua del mar. Es la primera cosa que hago yo

cuando entro en cocina. ¡No quemarte!

(RÍE) Alocada, está alocada.

Pues no está salina como si fuera agua del mar.

Te dejamos, que te queda poco tiempo.

Mucha suerte. Vamos. Gracias.

¿Y las cayenas no están...?

(YOLANDA) Le falta, le falta picante, claro.

Ha de ser muy picante.

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

¡Ay, por favor! ¡No os quedéis quietos!

¡Ay, Señor!

No sé si tienen mucho relleno los de Félix.

Poco relleno. ¿Los de Félix? ¿Ah, sí?

Sí.

En cambio, Tamara, cuando te acercas,

tiene la masa bien, el relleno bien... Y va lenta, sí.

Pero es lo que te digo. Lenta pero segura.

¡Aspirantes, último minuto!

(BORIS) ¡Último minuto!

¡O dejad que pruebe yo!

(BORIS) ¡Ay, la pasta, qué rica!

(CON VOZ GRAVE) ¡Garrote! ¡Garrote!

(Exclamaciones)

¡Ay, la sal! -¿Qué ha pasado?

Tamara, tírala para atrás. -No soy supersticiosa.

¡Tamara, sí, sí! ¡Hazlo, hazlo! -¡Hazlo!

(BORIS) ¡Ay, por favor!

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Silbido) ¡Bravo!

(Aplausos) ¡Bravo!

(TAMARA) La estética del ravioli de Félix es

mucho más parecida a la original.

Y, entonces, yo estoy rezando

por que el sabor del mío sea mejor.

Aspirantes, el tiempo ha terminado. Ahora vamos a probar los platos.

¿Vamos? Acompáñanos, Andrea. Vamos a empezar con Félix.

¿Qué tal, Félix? Yo me lo he pasado bien.

He disfrutado haciéndolo. No sé cómo estará de sabor.

Vamos a probar, ¿no? Andrea, por favor.

Sí, cojo. Me da pena la poca salsa

que has puesto, ¿no?

Yo soy muy de salsa.

Me había parecido que era de poquita.

A lo mejor, no copié bien...

Pero, vamos, fíjate toda la que tengo aquí

Pequeños fallos que no me gustan de la pasta.

Me gusta, cuando hacemos raviolis, meterlos en la salsa

para que se embeban, guisen y, luego, los dispongo como quiera.

Me parece importante, porque si no, queda la pasta seca

y has tirado una salsa encima.

De sabor muy bueno. El tomate... está poco enfadado.

Sí. Poco enfadado. Poco "arrabbiata".

Tenía que ser más, ¿no?

¿El picante qué es? ¿Pimienta o chile?

Es pimienta porque no encontré en las cestas los chiles.

(BORIS) ¡Oh! ¡Qué desastre! Y ahora vamos a sufrir más.

No sé qué has hecho con tus chiles,

porque todos tenéis. En la mesa, no he encontrado

y por eso lo sustituí por pimienta. ¿Tenías chile tú?

A lo mejor, lo ha cogido ella antes y yo no la he visto.

¡Oh, Dios mío, por favor!

¿Cuántos tienes? ¿Te he robado también el chile?

¿Tiene dos? ¡Oh!

Oye... ¡Tiqui, taca! (RIENDO) ¡Sigue boicoteándome!

¡Ay, no! ¡Dios mío, no, Félix, por favor!

¿Pero por qué? (RÍE)

¿Por qué a mí, Tamara?

Estoy empezando a creerme de verdad

que hay una conjura con las brujas. (RÍE)

Lo que me sorprende es que, si en este plato

hace falta cayena, no la cojas y no la pidas.

Ya... Yo... Bueno...

En fin... Vamos a ver a Tamara.

No tienes pudor. ¡Robarle toda la cayena!

He sido la última en salir del supermercado y he visto

el paquete y he dicho: A ver si se me ha olvidado.

Y lo cogí al final. -Vale.

El dilema de la cayena.

Eso no lo sabía yo, que no le habías echado...

Claro. No lo he encontrado y he dicho...

Pensabas que la llevabas, claro.

Bueno, ¿qué tal, Tamara? ¿Cómo lo ves?

Aquí siempre es inesperado.

Bueno, no ha hecho el emplatado más como el tuyo...

Pero la pasta está rica, está muy bien el relleno...

¡Es que pican los tuyos! Está "arrabbiata",

como le gusta a Andrea.

Enhorabuena a los dos, porque, de verdad,

el mérito que tenéis vosotros y que lo tienen ellos,

que, en poco tiempo, os transforman en cocineros.

Y yo no lo consigo con los míos. (RÍEN)

Bueno, pues está visto. Gracias. Gracias.

Entiende que no lo ha hecho expresamente.

Eso nos puede pasar a cualquiera.

Sobre todo, a mí. (RÍEN)

Muy bien. Ya hemos probado los platos

y ahora vamos a deliberar para decidir quién merece salvarse.

Andrea...

¿Te acuerdas que yo me quedé más en el súper?

De repente, vi otra y dije...

Ha sido lo último que he cogido. -Yo eso... Vale.

No lo creo... O sea, el tuyo se parecía más el emplatado.

Pues nada. Listo está.

El aspirante vencedor de este primer duelo

y que, por tanto, se convierte en semifinalista

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity" es...

(BORIS) ¡Ay, Santa María! ¡Qué nervios!

¡Tamara!

(Aplausos)

Bueno, Tamara, vas a por él. Has conseguido que no haga

una pasta "arrabbiata". La verdad es que...

¿Qué ha pasado con las cayenas? La he escondido al principio

y, después, me he quedado con la última.

¡Ah! ¡No! ¡No, no!

Era una mala broma.

Era una mala broma en este momento.

¡Brava!

Enhorabuena, Tamara, porque te conviertes

en semifinalista. ¡Y ahora sí, ya puedes subir

a la galería con tus compañeros! ¡Adelante!

(Aplausos)

(TAMARA) Tienes como ese sentimiento también

de cuando se cae un avión y, de repente, hay unos

que se salvan y otros no... Tienes ese sentimiento

en plan de culpabilidad. Es una mezcla.

¡Oh! -¡Madre mía!

¡Ay, amor! ¡Pero pobre Félix! Perdona, Tamara.

Tengo que estar pendiente de Félix. -¡Que no!

Hay que alegrarse por todo.

Félix, tienes dos campanas,

una a tu derecha y a otra a tu izquierda.

¿Cuál eliges? Eh...

Vamos con el travieso. Eres más de derechas.

¡"Buonissimo"! "Farfalle" al pesto.

Un tipo de pasta con forma de lazada.

La forma de pasta tiene un motivo.

La de menor tamaño es ideal para sopas;

las cintas largas para salsa cremosas;

y las grandes, para rellenar. Y las formas más extravagantes,

como los "farfalle", son para ensaladas,

salsas ligeras, como el pesto...

Que nos ha traído nuestro chef.

Ahora, Félix, dinos con cuál de tus compañeros

quieres batirte en duelo, elaborando este maravilloso plato.

Pues me voy a batir con Juan. (EXCLAMA)

¿Por qué? Porque si pierde o si pierdo,

hay una segunda oportunidad

y se la quiero dar a Juan. -Gracias.

Hombre, no has parado de atacarme, Vicky.

¡Dios, qué maldad! Oh, qué maldad.

Pero de las... vamos. -De las malas.

De las más malas. -Eh...

(CANTA) #Me has enseñado tú.#

(CANTAN) #Tú has sido mi maestro.#

(CANTA) #Lo aprendí de ti.#

¡Olé! -¡Olé!

Es el típico: "Vas a por mí, yo voy a por ti".

Exactamente. Entendido.

Toda esta cosa de conjurar, todo esto lo ha traído Vicky,

así que yo estoy aprendiendo de la mejor.

Aspirantes, tenéis 30 minutos para reproducir este plato

de farfalle al pesto.

Pero antes tendréis 3 minutos

para entrar al supermercado a hacer la compra.

Y cogerlo todo. ¿Estáis preparados?

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos, chicos!

Bueno, vamos, Juan.

Félix, estate atento, ¿eh? Sí, sí.

No vengas luego con olvidos.

No te preocupes que no te robo nada.

Juan, róbale algo. -Sí, ¿pues sabes que casi

le quito el queso? Vamos.

Yolanda, vigila que vaya todo bien.

Vale, te voy diciendo, cariño.

Félix. -Qué?

Hoy por hacer pasta no será, ¿no?

Joder.

(RÍE)

Sí, pobre.

Otra vez abajo. Pero la verdad que ya

me lo tomo como con... hasta con alegría.

Muy bien, Juan.

Vicky sentadita seguro

que está ahí maquinando.

Está "rumiantando" alguna nueva maldad.

Por el honor de un hombre.

Es mi amiga.

Ay, con tu amiga, tu amiga...

Pues tu amiga me lo está haciendo pasar muy mal.

No haberte fijado.

En ese hombre. -En ese hombre.

Pero si no fue él, fui yo, Victoria.

Da igual, tu "fuistes" primero.

Dejen a Félix en paz.

¡No!

Está que no sabe dónde está.

Si en el fondo me quiere, yo creo.

Mira, esto lo hace monísimo, vais a ver.

Yo entiendo que es el segundo plato de pasta que hacemos.

Imagino que la pasta la van a hacer medio bien.

La forma. La forma me preocupa.

Mucho. Pero es una forma

que es difícil la farfalle.

Y tampoco debe ser demasiado fino.

No, tiene que tener más textura de la masa.

Tiene que poner cuidado porque haciendo más gorda

le va a costar más cocinar. Claro.

Menos mal, Félix, que volvemos a ver este proceso

que es monísimo. -Nos encanta.

Muy mono, muy mono. Mira, mira.

Vicky, ¿sabes lo que quiere decir pappardelle en italiano?

¿"Parppadelle"? -Mariposa.

¿Pero se llama "parppadelle"? -Claro.

Farfalle. Farfalle.

Es verdad, el farfalle.

(YOLANDA RÍE)

Mira, tronca, se me ha ido la pinza.

Es divino cómo estamos pendientes de todo, ¿verdad?

Claro. -Vigilando a nuestros amigos.

Da gusto porque es muy mono.

Ahora viene eso que le encanta a él hacer esto.

Es como muy italiano, ¿no? -Él lo hace monísimo.

Incluso utilizan esa cosa para cortar.

Exacto. -Sí.

Ay, está quedando muy seca.

(VICKY) Venga, Juan.

Aquí quizá lo importante será ese pesto.

El pesto, sí, que es una de las salsas más difíciles.

¿Cómo hacemos un buen pesto? Albahaca, aceite, piñones,

ajo, parmesano y pecorino.

Madre mía con las hojitas.

¿Pero no es más fácil agarrar la maceta y meterla entera?

Cuánto nervio, ¿no? -Mucho nervio.

La hoja un poquito escaldada.

¿Piñón tostado o crudo? Tostado.

Cucharadita de pecorino, cucharadita de parmesano.

De parmesano. Y ahí le damos robot

y que quede lo más fino posible.

Exacto. Vale.

Ah, sí.

Estoy nervioso porque quedarme a las puertas de la semifinal

pues me daría muchísima rabia, ¿no?

Porque al final estás ahí, te lo has estado currando

y estar ahí casi a punto pues da muchísima rabia.

Entonces hoy había que brillar por si acaso.

Si hueles a cadáver, mejor brillar.

No hace falta entrar en "MasterChef" para vivir

una experiencia gastronómica inolvidable.

Puedes revivir toda la magia del programa

en el restaurante "MasterChef", en Madrid.

Aparte de probar los platos más famosos de nuestras cocinas

podrás conocer a alguno de los aspirantes

que han pasado por todas las ediciones.

Busca más información y reserva mesa

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

(TAMARA) Genial, Juan.

¡El rodillo, el rodillo!

(YOLANDA RÍE)

¿Qué es lo que te gusta del rodillo, Boris?

Que... -Le gusta el rodillo.

No, a él le gustan los músculos.

¿Ves? -¡Uh, uh, uh!

Quién fuera masa.

(Risas)

A ver, momento de tensión.

¿Cómo vamos, Félix?

Corriendo, Samantha, como siempre.

O sea, en vez de coger un rival para competir

buscas a un rival para ayudarle.

Bueno, siempre digo lo mismo,

competimos contra nosotros mismos.

El problema anterior no ha sido un problema de Tamara,

sino que yo no he hecho bien la ejecución.

Pero me imagino que ahora ya has aprendido la lección.

He aprendido. Ve haciendo cosas.

Aunque eres bastante rápido trabajando.

Voy a intentarlo. Vamos, suerte.

Gracias, señores. -Seguro lo va a hacer bien.

Con la palanca, con la palanca.

Andrea, acompáñame. Me tengo que poner las gafas

porque yo con tanto brillo no puedo.

Oye, ¿Juan qué hace?

No sé, pero es... -Es casi un telar.

Un poco de aceite a esa máquina.

Qué dominio esa técnica de hacer ese rollo.

Puedes hacer más pasadas, es como el tejido.

Si lo enganchas haces más pasadas.

Es como un tejido, eso es. Claro, claro.

Ahora que no nos oye Félix. ¿Te ves más fuerte que Félix?

En esta prueba no. No, porque él controla mucho.

Félix me dijo el otro día que hacía pasta

como tres veces a la semana. ¿Ah, sí?

Es que es un virtuoso Félix. Ay, aquí me gustaría ser

tan delicado como tú, Avellaneda.

En fin, pruébalo todo, ¿vale? Gracias.

Aspirantes, últimos 10 minutos.

¡Ay, ay, ay!

¡Mira, el farfalle, el farfalle!

(VICKY) Muy bien, Félix. Eso es así.

Ay, esta es muy pequeña.

Bueno, están trabajando bien los dos de momento.

Sí, son muy aplicados. Yo estoy...

soy curioso de ver la "farfalla".

Tienes muchas ganas de ver esta pasta, ¿eh?

Porque tú sabes que esta así manual es complicada.

Psicomotricidad fina se llama. Vamos a ver ahora

el punto de cocción, de sal. Hay que ver el plato terminado.

Porque todos han hecho cosas buenas y cosas malas.

Este momento ajo es lo más.

Mira, mira esa fuerza cuando rompe el ajo.

Un poquito más de albahaca no pasaba nada, ¿verdad?

No, son muy claritos.

Venga, venga.

La salsa lleva todo, lleva los piñones, el queso,

el aceite y el ajo, y trituras.

Lo suyo sería una mezcla

de los dos quesos. Sí.

No.

Aspirantes, últimos 5 minutos.

Muy bien, muy bien. ¡Garrote!

Vamos, momento mareo, siempre mover la pasta.

Lo dice Sofía Loren.

¿Te acuerdas cuando conocí a la Loren?

Totalmente. -Que me desmayé directamente.

Directamente.

No he visto una mujer más sensual.

Claro, es que es lo máximo.

Qué disparate de mujer.

Yo eso de sacarlo a un papel absorbente la pasta...

No se entiende. No me gusta lo que hace.

Volvemos a los mismos fallos de...

No saltean. No saltean.

Es que esos detalles pequeños son los que dices:

"¿Por qué está tan rica las pasta aquí y aquí no?"

Pues justo por esos detalles.

¡Buah, qué rico!

Aspirantes, último minuto.

Todo, todo, todo. No perdamos nada.

¿Tú le pondrías un poquito de queso por encima?

Totalmente. Total, lo est... Ajá.

Venga, venga.

Muy limpios los dos. Sí, porque trabajan muy bien.

Eso, eso.

¡Uh!

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

(BORIS) ¡Oh, oh!

¡Huy, Dios mío!

A ver, a ver, qué bello.

Venga, Juan.

(BORIS) Claro que sí.

Que corra el aire.

Hay que ser sincero en esta vida.

El plato de Félix está mejor que el mío.

Está como yo veo el pesto

cuando lo veo en algún restaurante.

El mío parece un pesto marciano.

Félix, ¿qué tal?

Bien. Corriendo una vez más.

¿Mejor o peor que el anterior?

No lo sé, depende de lo que digáis vosotros.

Lo de la salsa lo ha entendido por lo menos, ¿no?

Yo creo que hay que probarlo.

Ha quedado bien el lacito. Para no tener la...

El molde. El molde.

Bueno, Félix, me gusta el sabor de la pasta,

y el pesto peca de cosas buenas y cosas malas.

Las buenas es que está gustoso, está sabroso,

quizá un poco de ajo de más. Ya.

Pero lo que más me ha gustado es que por lo menos

has cogido la salsa, que estaba tibia,

y has metido la pasta y has cocinado un mínimo

para que esté templada y coja todo ese sabor.

Cuando salteamos el pesto también es normal

que suelte un poquito de aceite.

La pasta está bien, bien cocida,

la forma de trabajar ha sido la adecuada,

está bien salteada.

A mí me tienen alucinada tus lacitos.

Gracias. Están monísimos,

súper bien hechos, súper finos.

Enhorabuena, de verdad, porque está perfecto.

Gracias, señor. Vamos a ver al Sr. Avellaneda.

Ahora Juanito. Pero Juanito no me preocupa

tanto pese a que lo quiero más porque tiene otra prueba.

¿Qué tal, Juan? ¿Contento con tu plato?

Me he puesto muy nervioso. Sí.

¿Sí? ¿Por qué?

No sé, he empezado a hacer la pasta,

me ha dado la sensación que estaba seca

y me he bloqueado ahí.

¿La has cocido bastante? No me daba tiempo.

¿Por qué no la pruebas?

Sí. Siempre hay que probarlo.

He probado una, pero estaba un poco dura.

Está poco hecha... cruda.

Está un poco dura.

Tu pesto sabe a un sabor extraño.

Hay un sabor extraño que no domina la albahaca.

Sí, exacto, el sabor de la albahaca no está.

No está. Y los piñones.

Y hay una cosa que hemos dicho antes cuando Félix

se ha enfrentado a Tamara que es muy importante,

que cuando hierves la pasta enseguida a la sartén

donde tú vas a saltear con el gusto que te dé la gana.

Pero eso del papel no tiene ningún sentido.

En fin, visto está.

Lo malo de replicar platos de Andrea Tumbarello

es que, claro, todo parece muy sencillo.

Pero esto es como los diseños, cuanto más sencillo

más complicado es de camuflar algunas cosas.

Por favor, poneos delante de cocinas

porque vamos a deliberar para decidir

quién es el siguiente semifinalista

de la 4“ edición de "MasterChef Celebrity".

Vamos a ello, Andrea.

(CONVERSAN)

¿No? -No, no tienes.

Lo tenemos sí. Vamos a ello.

Dios mío. -Ay, venga, de pie, de pie.

Venga, venga.

El vencedor de este segundo duelo

y que por tanto se convierte en semifinalista

de la 4“ edición de "MasterChef Celebrity" es...

Félix.

(Aplausos)

Félix, puedes subir a la galería

con tus compañeros.

A mí me puede venir a dar un beso.

Vamos, que quiero felicitarte.

Lo primero que voy a hacer cuando acabe

es llamar a mi madre y contarle que soy semifinalista.

Yo creo que se va a poner muy contenta.

¡Garrote! -¡Garrote!

Menos mal.

Menos mal. -No empujéis tampoco.

Avellaneda. Dime.

Tienes otra oportunidad para salvarte

y será en este caso batiéndote en duelo con Vicky.

Vicky.

Vicky, por favor, ponte delante de cocinas.

La verdad es que tenía ganas

de moverme de ahí, ¿sabes? Pues hala.

Me han dejado la última, con solo una oportunidad.

Pero bueno, la tengo que aprovechar,

no me queda otra.

A ver, a ver.

No quiero ni verlo.

¿Eso qué es?

"Garganelli" con champiñón, chantarela y un poquito de...

un poquito de aceite, muy sencillo.

(JUAN RÍE NERVIOSO)

¿Cómo se hace esto? -Que no te dé algo.

Si no los cambio, ¿eh?

Andrea, en qué momento... Bueno, los "garganelli"

es un tipo de pasta que se forma al enrollar

un cuadrado plano de forma cilíndrica.

Flipa, flipa.

Los del maestro Tumbarello están hechos a rayas

con ayuda de esta tablita.

No me lo puedo creer.

Y de este palito.

Madre mía.

Qué bonito. Sí, es mono, es mono, pero...

Así de fácil. Yo me vuelvo loco.

(CANTA) #A Belén, pastores, a Belén, chiquito,#

#que ha nacido el rey de los angelitos.#

No sirve.

Tenéis 30 minutos para replicar este plato de garganelli.

Vale.

Y tres más en el supermercado para hacer la compra.

¿Vicky, Avellaneda, estáis preparados?

Lomana se salvó con un parraque.

¿Estáis preparados? Adiós.

Vamos para allí.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Uf, ¿qué es esto?

Madre mía.

Ya están derrotados. No les han gustado

tus garganelli, ¿eh? No.

¿Has visto alguna vez un garganelli?

No.

¿Y las hojitas de qué eran?

Voy a coger una de esto. -Una albahaca mejor,

que pega más. Sí.

¿Qué más? -Ya está, si es una decoración.

Vamos, Vicky. -Va, Juan.

Andrea Tumbarello, la masa de la pasta

sigue siendo la misma. La misma.

Huevos, harina, sal y ya está.

Mira, la tablita.

Y una vez que lo hemos hecho hacemos un cuadradito,

lo ponemos aquí. La dimensión que tú quieras.

O que tenga este tamaño

y le pintas con un poco de huevo

le das la vuelta. Y ya está.

Tampoco es tan complicado. Para mí era más difícil

el farfalle que este. ¿Ah, sí, es más difícil?

Sí, claro. Y han hecho bien el farfalle.

Oye, esto está mal, ¿eh? -¿Qué está mal?

Esto hace cosas raras.

¿La báscula? Porque la tienes descompensada abajo, Vicky.

Hace cosas raras aquí. -Es por esto, tía.

Ya está. -Vale.

De verdad, tía.

Venga, Juan, que te queremos mucho. Venga.

Y luego el acompañamiento es un salteado.

Un salteado. Un poquito de ajo.

Champiñón. Setas que tengas de temporada.

Parmesano encima, un poquito de perejil.

Que me he equivocado.

Ya empiezo yo con los nervios.

Ya empiezo yo con los nervios.

Vicky está bien arriba. Lo ha sacado, lo ha metido.

Arriba, abajo. Mal, sí.

Qué nervios, tía.

Es que son unos nervios. -Es que es horrible, tía.

Es horrible esto. -Está perdiendo mucho tiempo.

Muy bien, Juan.

Vicky, ¿qué tal?

Vicky le ha echado huevo como para una boda.

Está haciendo gachas.

Vicky se está poniendo nerviosa.

Sí, pobre, qué drama.

No me sale la masa.

Mira, mira, las está pasando canutas.

La cara además desencajada. Sí, sí, sí.

Qué buena pinta tiene esa masa, Juan.

Sí, ahora mejor, la verdad. -Muy bien, Juan.

Porque antes era un asco.

Tiene que empezar otra vez.

Vicky, ¿cómo vas? -Fatal.

¿En serio, tía? -No me ha salido la masa.

Pues no te bloquees, que es con lo que la he cagado yo.

Qué angustia.

No sé.

Es que ni Tamara ni Félix han querido coger a Vicky.

La han dejado la última. La ven fuerte.

Al final es la menos aventajada

porque solo tiene una oportunidad.

Claro, no es lo mismo hacer la masa a la primera

que hacer tres veces masa. Sales con ventaja.

Cántaselo tú.

(CANTA) #A mi Vicky la quiero yo.#

Es igualito a como lo canta ella.

¡Chis! Que hay una crisis. -Vicky está ahí...

Hay una crisis. -La crisis.

Vicky, la tienes ya, ¿no? -Es muy poco, pero...

Venga, Vicky, no te bloquees. -Vamos, Vicky.

Juan, qué color. ¡Olé, olé, olé!

Madre mía, Vicky. Vicky va un poco atropellada.

¿Eh? Un poco atropellada.

Vicky siempre hace lo mismo. Parece que está despistando

y a última hora te presenta el plato muy bien.

Pero en este tipo de duelos te pones más nerviosa

porque estás compitiendo uno a uno.

Sí, cuando compites contra todos es más fácil.

Estamos de acuerdo. Yo no estaría en su piel.

Voy un poco más adelantado que Vicky,

pero eso no quiere decir nunca nada.

De repente yo me bloqueo en algo

y me quedo en la cuneta.

Es verdad que es la última oportunidad.

Así que yo creo que hay que darlo todo y ya está.

Juanito, vas muy bien.

Qué buena idea, tío. -Sí.

Bueno, eso lo hace bien, lo de meter en la máquina

y toda la madeja de hilo. Luego se le queda cruda la masa

pero la vueltecita se la da bien.

Pero vamos, que está haciendo la carpa del Circo du Soleil.

Totalmente, es espectacular.

Es una tela, es una tela.

Ya os dije, son diseñadores, tienen que pensar...

Lo que no sé es cómo hacer los garganelli ahora.

No te podemos ayudar.

Lo sabemos pero no te podemos ayu...

Pensad que estamos con vosotros pero sumidos en un sufrimiento

incluso peor que el vuestro, porque lo vemos desde arriba.

Bravo, sabias palabras.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

Venga, chicos, vais muy bien.

No tengo ni idea de hacer esto. O sea, no tengo ni idea.

(YOLANDA) Madre mía.

(CANTA) #Palo, palito, palo es.#

Es que no sé qué estoy haciendo.

Venga, Vicky, va.

Hacedlo con el bastoncito, que por eso está.

Sí, no está utilizando el palito para enrollarlo,

que eso es un fallo. Y lo está haciendo

demasiado grueso, con lo cual...

No se va a cocinar. En medio no se va a cocinar.

¡Garrote!

Ahora, ahora, ahora.

Ah, ya lo acabo de pillar.

Venga, Vicky, va. -Vicky, ¿qué tal va esa salsa?

Pobre Vicky, no puede ni contestar.

Está concentrada.

No lo sé.

Bueno, Avellaneda parece que está haciendo

barquillos de Madrid. Sí.

Pero por lo menos le salen. Vamos a ver Vicky cómo va.

Va lenta pero segura, ¿eh? Sí, sí.

El tamaño está bien, el grosor no está mal.

Se ha venido arriba Vicky ahora, ¿eh?

Lo que te he dicho antes, siempre al principio

está pasando de todo, y lo saca bien.

Vicky, te noto muy concentrada.

Ni me hables, chef, porque ahora mismo no veo...

¡Guau!

O sea, estoy empezando a odiar la pasta.

No sé si voy a volver a comerla.

Vivir el presente, vivir el presente.

Concentración máxima del presente.

No desviar energía, ni lo que fue, ni lo que será.

Exacto.

Olvidamos del pasado y del futuro.

Maravilloso. -Tienes que cantar un mantra.

(BALBUCEA)

¿Eso es un mantra, tío?

Hacho, céntrate.

Hacha, céntrate. -Qué boba eres.

A cholón, a cholón.

A cholón, motones. -A cascoporro.

Como a cascoporro. -Vale, gracias.

Traigo tres porque nunca sé cuál voy a usar.

El agua siempre tiene que estar hirviendo, ¿no?

El agua hirviendo, sí.

Es que Avellaneda los echa en agua sin hervir. ¿Por qué?

No se cocina. Lo hace a baja temperatura.

Aspirantes, últimos 5 minutos.

Madre mía, por favor.

¿Qué está haciendo Avellaneda? En vez de escurrirlos

un poquito y echarlos... No, mira la cantidad de agua

que tiene la salsa.

Tú le has dicho: "Tienes que pasar la pasta

por la sartén". ¿Él qué hace? ¡Opa!

La está pasando por la sartén. Ya, ya, ya.

A lo mejor hay que hablar perfectamente:

"Tienes que echar la pasta a la sartén, no pasarlas".

Cuando uno está bloqueado, está bloqueado y punto.

Y le hagas más. Despídete, ¿no?

Despídete. -Qué tontería.

Aspirantes, último minuto.

Ah, qué horror.

¡Venga, vamos, vamos, vamos!

Venga, chicos.

Por favor, una puerta se abre y otra se cierra.

Qué mala. La gurú hoy no está muy fina.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

¡Bravo, chicos!

He agarrado a Juan, que venía con una cara

que no era tampoco de alegría.

Y yo creo que toda la tensión que tenía pues...

Guau... la eché.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Ahora vamos a probar vuestros platos.

Vamos a probar el de Avellaneda, por favor.

Caray. Madre mía.

¿Son filloas, o bartolillos? ¿Qué son?

Sí, lo he hecho muy mal.

Pero es que crecen solos.

Avellaneda, ¿cómo has estado? ¿Cómo te has visto?

Pues me he visto más tranquilo. Pero no sé, dímelo tú.

A ver, Avellaneda, no entiendo nada.

Setas salteadas. Sí.

Hago la pasta, la cocino, la escurro,

la salteo con las setas; pam, pam, pam.

Tú hacías así: "Voy a pasar esto por la sartén".

Mira, esto es lo peor que te puede pasar

en un plato de pasta. Y encima el agua

de ir moviendo la pasta a la sartén.

Claro, el sabor de la sartén tirado a la pica.

No, porque sobraba mucho. Claro, porque has metido

agua a la sartén, que no te interesaba,

y la has sacado. Claro, ¿qué ha pasado?

Que aquí unas setas salteadas y una pasta más o menos cocida,

agua y lo que no hay es sabor. Claro.

El agua ha lavado todo el sabor de las setas, de la pasta.

Mira cómo está, aburrida, como mojada.

Y luego hay un problema de lógica, Avellaneda,

es si tú haces un... ¿Cómo se llama?

Garganelli. Así de largo, claro, el centro

está mucho más gordo porque es donde enrollas,

pero los laterales estarán finos.

Los laterales se te caen

y el centro quedará duro. Ya.

Se hace empalagosa porque está demasiado tiempo.

Está aguado.

Mira que has venido bien. Pero no has brillado, macho.

La idea era esa también, digo: "Aunque la cosa vaya muy mal

al menos seguir brillando un poco, aunque sea la ropa".

Al final son fallos que tampoco

nos podemos martirizar por ello.

Chico, era el primer garganelli que he hecho en mi vida,

y bastante bien me han salido.

Vicky, ¿qué tal?

Bueno. Cuéntanos.

Andrea, la masa se me ha...

Se te ha cruzado. -No mezclaba.

Has juntado dos elementos, haz mezclado un poco,

has querido dividirlo, pero no estaban

equilibrados de mezcla, porque no has mezclado bien.

Por eso has repetido la pasta.

Está rico de sabor, sí que está gustoso de comer,

pero hay pequeños detalles ahí que no te hacen hacer

una pasta casi perfecta, que era lo que pedíamos.

Por lo menos es un salteado. Sí.

Y hay concentración de sabor. No sabes hacer garganelli,

es una especie nueva de pasta.

¿Cómo lo llamarías tú, Andrea? Bueno, lo llamaría una pasta.

Está bien, lo que yo no entiendo es siempre

por qué no echáis sal en la cocción.

Un poquito de sal y para mí está fenomenal.

Vamos a ver qué pasa.

Vale, gracias. Gracias.

Si me voy yo me da muchísima pena,

porque me gustaría llegar a la semifinal.

Pero también me gustaría que llegara Juan.

Entonces es complicado. Es una prueba muy complicada.

Ahora tenemos que deliberar para decidir quién abandona

esta noche las cocinas.

Pero antes vamos a despedir

a nuestro querido Andrea Tumbarello.

Andrea, muchísimas gracias por venir, como siempre.

Un placer tenerte aquí. Muchas gracias.

Gracias por tanta sabiduría.

Bueno. Chicos.

Chao. Un placer, señor.

(Aplausos)

Vamos a deliberar.

Esto es horroroso, ¿eh? Esto es horrible.

(CONVERSAN)

Las he pasado canutas, ¿eh? Cuando la masa no cogía...

Menos mal que después cogió, Dios mío.

(CONVERSAN)

¿Estáis bien? -¿Estás bien?

Una penita.

Venga, vamos.

Aspirantes, elaborar pasta fresca parece sencillo,

pero ya habéis comprobado que no lo es.

No lo es. Avellaneda, has tenido

la oportunidad de cocinar dos veces,

la primera muy nervioso. Sí.

Y la segunda mucho más tranquilo.

Sí.

Manejas la masa de la pasta que da gusto verte.

Pro tu plato tenía defectos importantes.

Vicky, en tu caso tus compañeros han querido

que tuvieras una única oportunidad para cocinar.

Quizá si tuvieras dos oportunidades

para hacer la pasta fresca lo habrías hecho mejor.

O no. -O no.

Ha sido un duelo apasionante donde os habéis dejado la piel,

pero solamente hay sitio para uno en la semifinal.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Avellaneda.

(FÉLIX) Hey, señor, vamos.

(Aplausos)

Que has llegado hasta aquí. -Gracias.

(Aplausos)

Juan, compañero. -Vicky.

Es que, ojo,... Vicky, te has quedado sin voz.

A ver, estoy encantada de ir a la semifinal,

pero además de ser un gran compañero además...

Es compañero de profesión, nos unen muchísimas cosas

y nos han unido muchas más en este programa, ¿no?

Entonces podría celebrar, pero es imposible,

no puedo celebrar como me gustaría.

Estoy muy contenta porque soy semifinalista de "MasterChef",

pero a la vez se va Juan.

Y entonces pues... se va el brillo.

Bueno, Vicky, enhorabuena.

Puedes subir a la galería con tus compañeros.

Te quiero. -Y yo.

Bueno, chicos... Voy con ellos arriba, Juan.

Pues hasta aquí hemos llegado, pero estoy súper contento.

El número 10 es maravilloso. Es un número muy guay.

Bueno, Avellaneda, vámonos.

Tamara, me lo llevo. ¿Tienes que decirle algo?

Oye, esto no se puede hacer pero yo lo voy a hacer.

(Aplausos) ¡Ooooh!

(Aplausos) ¡Oh, oh!

Compañero.

Es que Avellaneda tiene tan buen corazón,

y es la alegría, ¿no?

Es tan elegante en su forma de decir las cosas, de hacer,

tiene mucho sentido del humor.

Entonces doy gracias porque para mí ha sido

una bendición en mi vida.

Oye, yo quiero hacer como Anabel, ¿eh?

Claro.

Venga ahí. -Venga, claro que sí.

¿No? -¡Bravo!

¡Bravo! -¡Salud!

Esta vida es una constante celebración.

Muchas gracias. Así es "MasterChef Celebrity".

Hay que celebrar que mis compis siguen ahí arriba.

Oh, qué divino. Brindemos por tus compis.

Chicos, por vosotros... Por ti, Juanito.

Por ti, Juan, que eres muy bonito.

Bueno, y brindemos también porque has llegado muy lejos.

Sí, estoy contento. ¿Esperabas llegar tan lejos?

Pues si te soy sincero, no.

Vas pasando los programas y dices: "Que voy pasando,

que voy pasando". Y mira, en el diez.

Te quedas a las puertas de la semifinal.

Pero un diez es buen número. ¿Qué sientes?

Hombre, me da un poquito de pena porque al final

me hubiera encantado estar en la final compitiendo,

haciendo algo así como un poco show y demás.

Yo ya lo tenía como un poco visualizando,

pero en la visualización se me cruzaban cosas

y decía: "Huy, no sé yo".

¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Pues la verdad que me llevo una experiencia inolvidable,

unos compañeros brutales, a Tami.

Claro, ¿a quién va a coger Tamara ahora de sustituto

para cocinar en casa?

Bueno, puedo ir, ¿eh? ¿Estará ahí arriba?

A lo mejor no le enseñaré nada pero puedo ir.

Yo "desinvitado" no sigo. -Claro que no.

Aquí a rey muerto, rey puesto, no.

Avellaneda tengo que hacerte la pregunta obligada.

Y tú sabes qué respuesta te voy a dar.

¿Sí? Sí.

Pero te tengo que hacer la pregunta.

¿Quién es el próximo ganador de "MasterChef Celebrity"?

Yo creo firmemente que va a ser y quiero que sea Tamara.

Porque es alguien que se está dejando la piel,

se está currando todas las noches,

se levanta a las 5 de la mañana.

Entonces yo creo, y espero y confío estar en la final

botando de alegría celebrando contigo.

Qué mono, ¿no? -Ya.

Avellaneda, ha llegado el momento

de colgar el delantal. Sí.

Un placer tenerte aquí.

¡Celebrity de verdad! -¡Juan, te queremos!

¡Guapo! -¡Guapo, Juan!

¡Viva Avellaneda!

Ay, qué gusto así.

Qué brillo, por favor. ¡Qué elegancia, qué divino!

Adiós, os quiero. Tami. -¡Te echaremos de menos, Juan!

Qué guapo.

(JUAN) "MasterChef" en una palabra es...

serían dos, un gran reto.

He disfrutado muchísimo.

Hay momentos que lo he pasado fatal,

como que cada semana estaba en eliminación.

Pero el resto ha sido maravilloso.

Yo estoy súper orgulloso de mi paso por aquí

y además he conocido a una gente maravillosa.

La mochila que me llevo maravillosa,

es que eso no me lo quita nadie.

Con la despedida de Avellaneda

la competición se pone cada vez más emocionante,

porque la semana que viene los cinco aspirantes que quedan

lucharán por convertirse en finalistas.

La tensión y las emociones están aseguradas.

Les esperamos la semana que viene.

Mientras, ya saben, pónganle...

(AMBOS) ¡Sabor a la vida!

¡Bravo!

(Aplausos) Enhorabuena, señores.

Aspirantes, estáis a punto

de enfrentaros a un cocinado cardiaco.

¡Vamos, equipo!

(TARAREA)

Victoria, ¿en qué andas que vas corriendo

de esa manera? -¡Rápido, Boris, fuego!

¡Echa agua! No, mira la que has liado aquí.

Y no ha quemado el restaurante de milagro.

Estamos destruyendo la cocina. -Se me ha apagado.

Yolanda, cuéntame en qué estás. -¡Milagro, soy una gurú!

¡Está saliendo por el fuego! Tamara.

(Golpe)

Con lo que vale cada nuez de estas...

Perdón. Yolanda, acompáñame

ahora mismo al comedor. ¡Ya! Que se levante la caja mágica.

¡Se está quemando algo! -No, está limpísimo.

Échenlos de la cocina, Dejarnos entrar.

Ahí tienes más patatas. -No hace falta echarle más.

Por favor, déjame en paz. -Qué desastre.

¿A alguien le apetece probar jamón?

Parece que se lo van a quitar de las manos.

Crema con esencia gallega.

Aunque la nada se vista de seda en nada se queda.

Yo te tengo que decir que ha sido un plato triste.

Ese emplatado infantil, desastroso, caótico.

Se queda a mitad de camino de todo.

No te ha salido nada bien, Félix.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 4 - Programa 10

13 nov 2019

José Mota y Florentino Fernández toman el control de las cocinas de 'MasterChef Celebrity'

El jurado rinde un homenaje a la zarzuela. Los aspirantes tendrán que reconocer piezas de este género, que llevarán asociadas un plato que deben cocinar. Los humoristas José Mota y Florentino Fernández controlarán el desarrollo de la prueba, ya que el jurado catará a ciegas.

En la bodega Abadía Retuerta de Valladolid, 35 enólogos degustan un menú cocinado por los aspirantes y diseñado por el chef Marc Segarra (1 estrella Michelin). Setas, pan candeal y lechazo serán algunos de los productos locales, avalados por el sello Tierra de Sabor, que utilizarán.

En la prueba de eliminación se enfrentan en los temidos duelos. Por parejas reproducen platos de pasta fresca del chef italiano Andrea Tumbarello.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 10" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 10"
Programas completos (17)
Clips

Los últimos 187 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios