www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4750859
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Hemos preparado una sorpresita. La mítica cinta transportadora.

¡Quita! ¡Madre mía! Pobrecita.

¿Eres un inconsciente

o un sobrado? De sobrado.

Daba gusto verte. Me parece rico

y con mucho mérito. -Gracias.

Mira qué bien lo estás haciendo con la "mondalina" esa.

-¡Ay! Me rebané la uña. -¡Ay, pobre!

Cruda, cruda, cruda, cruda. ¡Me voy!

Es que me cabreo. Claro.

La misión es elaborar con el microondas

platos tanto dulces como salados.

Me estoy mareando otra vez. -Se ha mareado Carmen.

¿Está mareada? Pobrecilla.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Xuso.

(Aplausos)

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

Qué maravilla. Qué increíble todo.

Nuestros famosos ya son conscientes de que los jueces

no están dispuestos a regalarles nada por muy famosos que sean

y que la única manera de conquistarlo es trabajando duro.

Ay, Mario. -Ay, amiga.

Suerte para todos. ¡Ay! Esto es una sorpresa continua.

(BORIS) No habíamos visto nunca

ese desfile de platos. Qué miedo todo, ¿no?

Aspirantes, bienvenidos de nuevo

a las cocinas de "MasterChef". Gracias.

Antes de empezar, Carmen, ¿recuperada de la indisposición

de la semana pasada? ¡Ay, qué horror!

Qué vergüenza, de verdad. Qué numerito monté.

Pero bueno. Habéis sido todos estupendos y adorables conmigo.

Me asusté mucho porque me puse francamente mal.

Pero ahora estoy divinamente.

Aspirantes, tenéis delante una nueva caja misteriosa.

Bueno, más bien, una supercaja misteriosa.

Ona, ¿qué tendría que haber debajo de la caja

para que lo consideraras buena suerte?

No sé. Me gustan mucho las verduras.

La pasta también me gustaría. Algo sano y más...

Y sencillo, por lo que veo. Bueno.

¿Y para ti, Iván? ¿Qué sería mala suerte?

Supongo que pastelería, que es lo más complicado.

Si viene, que venga con receta. Claro.

Me he aplicado y me he traído un pañuelito

para que no caigan gotitas de sudor

a partir de ahora. -¡Ay, qué mono Iván!

Te lo agradecemos mucho, Iván.

Pañuelito a conjunto. Bien.

Si es el más atractivo de todos. ¿Cómo? Con diferencia.

Para mi gusto. Pues vamos a descubrirlo.

Una, dos y tres.

(GIME DE ESFUERZO)

(GRITA) -¡Cuidado, Maripaz!

Que pesa mucho.

Que yo no puedo.

Hija mía, te voy a ayudar.

Coge por el otro sitio. Ahí. Vámonos.

Cuidado. "Oh, my God!"

Que te vas a man...

¿Pero qué es esto? -Patatas.

Qué bonitas. Me encantan las patatas.

Pero...

¿Y esto qué es? Son todas patatas muy diversas.

Parece una escultura.

Es la patata patito. Y luego, esta tampoco

la había visto. Esa es la patatita.

¿Y esta roja? -Patarroja.

Santiago, ¿qué tal te llevas con las patatas?

Bien. No me han hecho nada. De momento.

De momento. Quizás, es el día

de empezar a odiarlas. Espero que no.

Paz, ¿sabrías decirme el nombre de algunas de las variedades

de patatas que tienes delante?

Pues va a ser que no. Existen unas 5000 variedades

de patatas en el mundo. "Mamma mia!"

Y en nuestro país, se cultivan alrededor de 150.

Acabáis de descubrir patata agria, monalisa, ratte,

morada, baraka, kennebec, red pontiac, spunta,

elodie, vivaldi, princess y universal.

Qué familia más extensa la patata.

No puede ser. Hay más patatas que maricones en el mundo.

La patata es el cuarto cultivo del mundo,

detrás del arroz, el trigo y el maíz.

Y llegó a España desde América en el siglo XVI.

Cada español comemos 26 kilos de patatas al año.

Yo no. Son ricas en potasio, hierro

y vitaminas C y B. Si la tomamos cocida,

solo tiene 26 calorías por 100 gramos.

Patata hervida es lo mejor para competir.

Nos la hacen comer antes de competir.

Fritas están más buenas.

Es un alimento tan versátil y fácil de utilizar,

que lo encontramos en multitud de elaboraciones.

Para conocer algunas de ellas, vamos a recibir

a una persona que hace ahora justo un año

estaba en el mismo lugar que vosotros.

Llegaba con muchas ganas de aprender y lo consiguió.

Adelante el ganador de "MasterChef Celebrity II"

(Aplausos) Saúl Craviotto.

¡Bravo!

¡Bravo! ¡Bravo!

(BORIS) Los músculos de Saúl, todo ese Saúl ahí delante mío,

yo creo que es un elemento,

por lo menos, para mí como cronista,

muy importante de observar.

¿Has visto con qué cara de admiración te miran?

Estoy encantado de volver aquí con vosotros.

Hace cuatro días estaba ahí pasando nervios.

¿Cuál es el secreto de tu éxito?

El ingrediente principal es la actitud

y estudiar y trabajar. Es el único ingrediente.

Nos hiciste una promesa: tatuarte la M de "MasterChef".

¿Te la has tatuado? Hombre, por supuesto.

No me lo creo.

(Risas)

¿Qué te parece? Ha quedado bonito.

Son los "tattoos" de mi hija Manuela.

No te pega nada hacer trampas. No cuela, ¿no?

(SAÚL) Me lo ha hecho mi niña Valentina.

Cuando vaya a Tokio y me retire, veremos dónde me lo hago.

Saúl, los aspirantes tienen que cocinar

en este reto con patata.

¿Qué tal te llevas con este tubérculo?

Como deportista, es un producto rico en carbohidratos.

Lo usamos mucho. Hay que saber tratar cada patata.

Vamos a descubrir los platos

que nos has traído. A ver, a ver.

Empezamos por esta. Vamos allá.

Es patata suflé con steak tartar. (PAZ) ¿Y cómo es eso?

(IVÁN) Las que se inflan. -¿Sabes hacerlo?

Sé la teoría. Siguiente.

Patatas a la importancia con merluza.

La importancia. ¿Y eso qué es?

Patatas fritas perfectas con entrecot asado.

Mi mujer sería feliz. Es la reina de la patata frita.

Tienen que ser perfectas, Mario.

Parmentier de patata y huevo pochado.

(BORIS) "Oh, my God!" Qué chic.

Patatas a la marinera. -Guisaditas, ¿no?

A la marinera será con pescado.

¿Tenemos que hacer solo las patatas

o también el...? Todo.

Patatas panaderas con cordero asado.

Qué bueno. -¡Oh, qué bueno!

Patatas rellenas de carne. -¡Guau!

Qué rico.

Brazo de gitano de patata y atún.

Brazo de gitano. -¿Y esto iba a ser divertido?

Buñuelos de patata.

-¡Buñuelos de patata! -Ya no molan tanto las patatas.

Pastel de patata con carne picada.

Ese es muy fácil. -¡Adoro!

Patatas a la riojana. -¡Viva La Rioja!

¿Y cómo...? Guisaditas, ¿no? -Sí.

Y por último, patatas con bacalao.

¿Y ensaladilla? -No hay tortilla.

No solo te hemos invitado para que traigas

estos platos maravillosos. Tienes otra misión

que consiste en decidir qué platos va a cocinar

cada uno de nuestros aspirantes.

"Oh, my God!"

Bueno, ¿te parece que empecemos por el primero,

las patatas suflé con steak tartar?

Perdonadme. Este lo intenté hacer y no me salía.

Pero si se intenta, sale.

Dáselo a Segura que lo saca todo.

A Iván. He visto que cocinas muy bien y eres un tío aplicado.

Qué mono el Craviotto.

Bueno, pues vamos con el siguiente. Patatas a la importancia.

¿A quién? Venga, a Antonia.

Yo me doy mucha importancia y esto tiene importancia.

(Aplausos) Ha caído fantástico. Gracias.

El siguiente. Patatas perfectamente fritas

con entrecot. A Mario, por ejemplo.

Sé que Alaska no te deja comer carne.

No, no. Tengo que estar a la altura

porque mi mujer es la reina de la patata frita.

(MARIO) Es adicta a las patatas fritas.

Sabe distinguir cuando está una patata bien y cuando está mal.

Vamos con el siguiente. Parmentier de patata

y huevo pochado. ¿A quién se lo damos?

A Dafne, por ejemplo. -Qué majo eres.

Patatas a la marinera. Vamos a buscar a alguien de mar.

María es gallega, ¿no? Para ti.

Además, le gusta mucho el pescado. Fenomenal.

Yo soy una gallega ejemplar.

Pues nada. Se recibe y se harán.

Patatas panaderas con cordero. Venga, para Jaime.

Con esos brazos, eso está chupado. Seguro que lo bordas.

Yo soy capaz de complicar cualquier plato.

Pero bueno. Vamos con el siguiente.

Patata rellena de carne.

¿A quién se lo damos? Este para Carmen.

Aunque yo soy vegetariana pero no de carne.

Eso es de ternera. Soy de mamíferos solo.

(Risas)

En mi pueblo dicen: "Esta se cree que los pájaros maman".

No. He dicho... La vaca es un mamífero.

Claro. Yo soy de vaca, de ternera, de cerdito.

Pero de pollo no soy vegetariana,

porque el pollo vuela, no mama.

Carmen, si vienes al restaurante a comer, no sé qué hacerte.

Mira. Me pones esos ojitos y me tomo lo que sea.

Ya me quedo más tranquilo, Carmen.

Bueno, vamos con el siguiente.

Brazo de gitano de patata y atún.

Brazo de gitano. Por Dios, no, no.

A... Santiago, va, por ejemplo.

Me consta que está cocinando muy bien

y este lo vas a sacar muy bien. -Sí, sí. Vamos.

-Seguro. Ya verás. -Me caías bien.

Hasta hoy.

(SANTIAGO) Lo visualizas y tampoco es algo apetitoso.

Cualquier brazo humano no es apetitoso.

Ya lo ha dicho Lomana. Los mamíferos no están

en su dieta vegetariana. El resto de animales...

O sea, si no mamas, te puede comer Carmen Lomana.

Bueno, pues siguiente plato: buñuelos de patata

Para Óscar, venga.

Buñuelos de patata.

Pastel de patata con carne picada. Para Boris, va.

Ese es guay, Boris. Estarás contento, Boris.

Con lo que te gusta una terrina...

Me gusta mucho Saúl, indiscutiblemente.

(Risas) Por eso me ves nervioso.

Ya me quiere poner colorado.

Vamos con el siguiente plato: patatas a la riojana.

Venga, para Paz. -Bien.

Gracias. Y el último ya por descarte, ¿no?

Patatas con bacalao. De olímpico a olímpica.

Este lo vas a bordar, Ona. -Gracias, Saúl.

-A ti. -¡Bravo! ¡Bravo!

Me emocioné. Qué mono. De olímpico a olímpica.

(ONA) Es muy majete, muy buena persona.

De repente, te sientes como más...

No sé. -Más seguro.

Más seguro. Sí.

Mario, Dafne, vosotros tenéis unas elaboraciones muy sencillas.

Sí. Por eso, en vuestro caso,

valoraremos que preparéis unas verduras torneadas

también perfectas.

Huy, con la perfección.

Aspirantes, para hacer vuestros platos tenéis 60 minutos.

¿60? ¿Les puedes dar un consejo

a los aspirantes, por favor? Pues nada.

Que le den al coco rápido, que intenten analizar,

ver bien las cocciones, cortes.

Y venga, a por todas. (ANTONIA) Gracias.

Gracias, Saúl. -Gracias.

(Aplausos) ¡Guapo!

En el supermercado tenéis una amplia variedad de patatas

para elegir, además del resto de ingredientes necesarios

para preparar vuestras elaboraciones.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Sí, chef! Pues el tiempo comienza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Corre, corre! (CANTAN) #Corre, corre, caballito.#

Desde aquí se ve el programa

de otra manera. Es increíble.

Sufrimos menos. Lo mal que se pasa ahí.

Pescado. Aquí hay una merluza

de pincho ideal.

Claro. Tienes que limpiarlo. Os adoro.

La patata a tutiplén. -Yo cojo de más por si acaso.

La patata agria es la que tengo que coger.

El que haya terminado, puede salir, pero mi consejo es

que los 30 segundos que quedan

los aprovechéis bien. Lo miremos.

¡Ay, por favor! ¿Cuál es la patata agria?

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡A cocinas!

Santiago. Sí, sí. Ya.

No, no. Ya, ya.

El ajo. -¿Qué tal, Mario?

Buscando la patata agria. Tranquilidad.

¿Tenéis alguna idea sencilla para seleccionar bien

las patatas a la hora de cocinar?

En muchos supermercados viene la etiqueta y te dice

para qué son mejores: para freír, para cocer.

Si son más viejas, ¿son mejores para freír o para guisar?

Es que es difícil. Yo pondría nuevas para freír.

No tendría ningún problema. Porque aguantan más,

son más tersas. Sí. Para freír y para cocer.

Sabiendo que se puede hacer un gran puré

con una patata nueva o vieja. No seamos tiquismiquis.

(CARMEN) Voy a poner una patata al horno

y la otra hervida. A ver cuál me queda mejor.

La que me quede mejor, la relleno.

Mario, ponte ya agüita hirviendo. -Sí. Gracias, mi amor.

La redecilla no me la he puesto. -Vamos, vamos.

Estoy poniéndome la redecilla antes de empezar a cocinar.

Mientras, pondré el agua a cocinar

para escaldar las verduritas. Fíjate.

Me han encargado a mí todo perfecto.

Es una responsabilidad. Verdura horneada nunca he hecho.

Si os cuento lo que ha pasado, flipáis.

¿Qué te ha pasado con el cordero?

Si os lo digo, me matáis. Yo lo he visto.

Vale. Pues... Le has dado con la ginebra.

Lo he rociado de ginebra. Quizás inventas algo gracioso.

"Gin lamb". Va a quedar bien igualmente.

Debajo de las cocinas hay biberones

y uno tiene ginebra para repasar las cosas

para desinfectar. Habrá pensado que era agua

y ha limpiado un poco el cordero

con la ginebra. La borrachera

que va a tener el cordero. Que no.

Es increíble cómo me la han jugado muy bien, eh.

Quizás las patatas a la importancia de Antonia estarán ricas.

La merluza veremos. No le ha quitado las escamas.

Mira qué lomo de merluza me ha salido.

Fantástico. -Muy bien, Antonia.

Oye, es difícil el horneado, eh, niña.

Es muy difícil. Mi truco, mi estrategia es decir:

Qué difícil todo. Para luego, cuando me sale...

¿Ves?

Creo que es un poco de maña y yo maña tengo.

Estoy con el torneado este

que se supone que es como balones de rugby.

Saúl, está claro que no has venido a hacer amigos.

Has traído platos más difíciles y más fáciles.

Teniendo tantos, es complicado que sean parecidos.

El de Iván. Hacer un steak tartar no es fácil,

pero se puede hacer. El problema son

las patatas suflé si no las has hecho nunca.

Dímelo a mí.

El tartar a ver si está a gusto de picante y de todo.

Y lo técnico es la patata, porque se hace con dos aceites

a distintas temperaturas y no lo he hecho nunca.

Voy a intentar ir probando temperaturas

a ver si consigo que me sufle una, por lo menos.

¡Carmen, la cocina huele ya a quemado!

¡Cuidado! Se me había olvidado.

Que no me había dado cuenta que estaba encendida esta.

Mírala. Levántame la sartén, Carmen, por favor.

Nos vas a quemar la tabla.

Ya la has quemado. Claro. ¿Y dónde la pongo?

En la inducción. No damos para tablas.

Nos las queman continuamente.

Sobre todo, los "celebrities".

Me lo creo.

Carmen, cuidado con lo que tienes, que se está saliendo todo

lo que está hirviendo. Cuidado. Mierda.

Otra vez la sartén en la tabla.

Carmen, ¿qué hemos dicho de las sartenes y las tablas?

No sé lo que habéis dicho. A ver. Que las quemas.

Aquí, intentando no ponerme muy nervioso

con el plato este, brazo de gitano de atún con patata.

Había cosas que me sonaban peor.

Patatas marineras me sonaba muy raro.

Ese brazo de gitano tampoco es sencillo.

No. Santiago ahí tiene tela marinera.

Pero es muy agradecido ese plato. Sí.

Pero en 60 minutos tienes que cocer la patata,

espalmarla un poquito, enfriar, rellenar, darle la vuelta.

Se supone que tiene que caer la patata y no cae. Un ratito más.

(MARÍA) Cocinando me han venido como mis familiares.

Mi madre: "Pon esto". Mi tía. Los tenía a todos conmigo.

Cogí laurel porque quiero

que sepa a mi casa. Mi casa sabe a laurel.

(CANTA EN ITALIANO)

Otro de los platos que me gusta mucho,

las patatas a la importancia. (TARAREA)

Tampoco es fácil. El puntito de cocción

para luego harina, huevo, bien fritas y que guisen

y que no se te rompan y que estén melosas. Cuidado.

¡Qué bueno que está mi caldo! ¡No me lo puedo creer!

Aquí estoy con muchas ganas de cocinar y de pensar

cómo hago estos buñuelos que no los he hecho nunca.

Les voy a dar un toque de naranja. Vamos a ver si le pega

ese toque rico, que cuando lo prueben, les venga el sabor.

Qué bonito me está quedando.

¿Qué tal, Carmen? Aquí estoy peleando.

¿Por qué peleando? Con los medios.

Cuéntame. No sé yo mucho manejar

todos estos aparatos de rallar y de no sé qué.

¿Nunca habías rallado un tomate? No.

Lo he partido en rodajas o en cuadritos. Pero rallado no.

¿Qué te parece? Muy bien. Voy a comprar

una de cosas... Ya compré un microondas

de esos buenos. Vais a ser mi ruina.

Cuéntame cómo estás haciendo las patatas.

Pues mira. He hecho dos. Las he puesto en el horno.

Al horno y otras cocidas. Y la que quede mejor,

pues esa será la que rellene.

Y para la carne picada estás haciendo un sofrito.

Estoy haciendo un sofrito para la carne.

Igual, un pelín más de tomate le pondría.

Sí. Yo también. Y le voy a poner un poquito picante. ¿O no?

Un poquito de tabasco. Carmen, es tu plato.

Hazlo rico. Concéntrate en el plato de hoy.

Sí. A ver si me rasco las manos

y me vais a tener que poner un estanco.

Para arriba. Aquí el tomate.

Sí. Pero es que no quiero yo que se me queme. Oye, gracias.

Me gusta sentir el chorizo. Yo lo voy a hacer así,

que me gusta más así que pequeñito.

La patata tiene que estar perfecta.

Boris, para mí es un gozo y un placer acercarte a tu cocina

a Saúl Craviotto. Qué maravilla.

Pero estoy viviendo el momento pasapuré, que es uno

de los momentos más anhelados por mí.

Bueno, aparte de teneros a los dos juntos así.

Tuve un sueño contigo, Jordi.

Era increíble porque yo pensé que veníamos a unas cocinas,

pero terminamos en una peluquería. Sí.

Y de repente, nos sentábamos juntos y nos ponían los cascos esos

de peluquería antiguos. Nos lo ponían así.

Y tú te levantabas el tuyo y leías de un boceto

y me ibas diciendo cosas que eran como secretos del programa,

pero con el casco iban poniendo todavía más aire y no podía oírlo.

Era desesperante.

Ese puré lo vas a enriquecer con huevo. ¿Lo vas a hornear?

Sí. Para que cuaje ese huevo.

Exacto. Entonces, por eso creo que este es el momento de ponerlo

y de salpimentar también. ¿Algún consejo rapidísimo?

Esto me huele que alimenta. Vas en buena línea

y a seguir con las cosas claras como lo tienes.

Qué bueno. Te está mirando

pero no te está escuchando. No. Estoy escuchándole

con una mirada porque estoy pensando

que nos encantaría invitarte a casa

para que comas este pastel. -Cuando quieras.

Gracias, Saúl. Vamos, Saúl.

Gracias, Jordi.

¡Atención, aspirantes! Ya ha pasado la mitad del tiempo.

Quedan 30 minutos. (TODOS) ¡Oído!

Ten cuidado, que no... -Se me está quemando mucho.

Claro. Bájalo un poco el fuego.

Es que es muy gordo. No pasa nada.

Ha habido ahí como una fiesta de humo,

que parecía un "after", un "megatrón".

¿Dónde tengo la redecilla?

Esta redecilla tiene vida propia.

Se mueve más que un maricón en una feria.

Cógetela de adelante. -Venga.

¿A qué hora me puse la redecilla esta?

Yo tengo mucho pudor con eso.

Porque un pelo en la cocina es horroroso.

Bajar, bajar. Tranquila, tranquila.

-Niña, amor mío. -Dime.

No, no. Le hablaba a la Dafne. Perdóname, cariñín.

Dice "amor mío" y me creo que soy yo.

-Tú eres mi amor mío. -Por eso.

Yo no sé si van a ser torneadas o amorfas porque vaya...

Campeón, ¿cómo estás? -Mario.

¿Cómo estás tú? -Tratando de llegar a tu nivel.

¿Qué pasa, Mario? He marcado el lomo.

El entrecot lo tenemos marcado. Después lo meteré al horno

para hornearlo un poco y después filetearlo.

Lo que me está sacando de quicio es el torneado.

Es que, claro, he escaldado la zanahoria

que es una verdura que es más dura.

Y también la "chalolita" esta. La "charola".

"Charola". se te va la "charola". Se me va mucho.

Y después, pues... Chalota, chalota.

La Charola es una prima hermana mía que venía del pueblo.

¡No! La "charola" es una verdurita chiquitita.

Ojo con la patata frita. Perfección absoluta.

Perfección absoluta, chef. Crujiente, melosa por dentro.

Voy a tratar primero de darle una freidura más flojita

y después subirla. ¿Eso te ha contado Olvido?

Olvido se lo come directamente.

¿Quieres que te echemos del programa?

¿No quiere que aguantes? Ella sí.

Que te dé la receta buena. Me la dio.

El problema es que no hago caso.

No tengo capacidad de retención. Muchas gracias.

Venga, vamos allá. -Gracias, Saúl.

Gracias por todo. -A ti.

Las echo ya porque son 20 minutos.

Más grande porque si no, se me van a deshacer.

Voy a poner tabasco.

Esto ya está, yo creo.

Mira qué bien. Patatas perfectas. Y acuérdate del emplatado.

Lo que me va a faltar es si está bien el torneado.

-Si eso será de adorno. -Claro. Es adornito.

Pero también te pedirán la perfección.

Se está casi levantando la piel.

Cuando se levanta la piel, está casi cocinado.

¿Es verdad o no? ¡Señor, contéstame.

(MARIO) ¡No te equivoques, Antonia!

Yo no veo que "grille". No "grilla".

A que esté todo blanco.

-Me ha dado por la limpieza. -¿Has terminado?

No. Dejaré que repose la patata para que suelte almidón.

-Si lo miras, se dora antes. -¡Ay, no sé!

¿Para qué tocarlo, si ya lo puse así?

-¿Pero la carne está hecha? -Sí.

-Solo tiene que gratinar. -Claro.

Voy a hacer un momento como Carmen Lomana.

(RÍE) Momento Carmen Lomana.

(BORIS) Para recuperar la energía. (PAZ) Ya.

Calistenia culinaria.

Un poco de pilates.

"Amore", ¿cómo estamos? Bien. ¿Y tú?

Mira a quién te traigo. Estoy ya lista para emplatar.

Esto lo pongo como guarnición.

No, no. La patata está hecha, la principal.

Cuéntame cómo están las patatas. Le he puesto...

Disculpa un segundo, chef.

Que tengo la merluza, chef. ¿Me quieres decir si está bien?

Tú sabes perfectamente si está bien o no,

porque sabes perfectamente

el punto que tiene que tener un pescado.

Esto tiene buena pinta. ¿Pero por qué lo tienes apagado?

Reducir un poquito. "Chof, chof".

Antonia es una mujer torbellino.

Ella se nota que cocina, se nota que tiene...

¡Ah! ¿Qué pasa?

Cogí esto que está caliente. -¿Qué ha pasado?

Sí está bien la merluza. ¿Tú qué crees?

Yo no entiendo por qué no la has hecho ahí dentro.

Ahora lo pongo. Ahora ya está hecho.

¿Por qué no las hecho aquí dentro

para que coja el sabor? (CANTA) #Sabor, sabor.#

Hala, te dejo.

Lo digital y yo no nos llevamos bien.

Yo soy de la generación analógica. Pero la vida es lo que nos da.

-Hay que ir con los nuevos tiempos. -Exacto.

No demonizar la tecnología.

(ANTONIA) ¿Terminaste, Boris? -No lo sé.

Dependo de un horno. (RÍE) Depende de un horno.

(BORIS) Estoy muy empeñado en aprovechar "MasterChef"

para hacer una especie como de calistenia culinaria.

¡Guapo! -Guapa tú.

(TARAREA)

(CANTA) #A mi manera.#

¡Atención, aspirantes! En cinco minutos

daremos el "manos arriba". (BORIS) ¡Cinco minutos!

¿Tú crees que está bien hecho así? -"Bellisimo".

Qué maravilla. Te han salido todas.

Ahora las últimas estoy haciendo. No me convencían.

Esto es una historia. No salen siempre.

Santiago, brutal.

Son los peores cuatro minutos de mi vida.

Bueno, aquí tenemos a Saúl Craviotto, Iván.

¿Qué tal, Iván? -¿Qué tal, jefe?

¿Tú conoces la tecnología que gira

en torno a la patata suflada? No tengo ni idea.

No te repetiré que en la Escuela Online

esas cositas las enseñamos. Pero es muy técnico hacerla.

Hay que confitar la patata a 160 grados, luego pasarla a 180.

Tú has hecho un simulacro. Ya. Se baja.

Te entiendo perfectamente. Es complicado.

Como sugerencia. Se confitan, se quitan

y luego se pasan a un aceite a 180.

En tu caso, como mínimo, buscar el crujiente

porque, amigo mío, esto es blandurrio

y lo importante de este plato es la patata.

Oído, chef. Corre, vuela.

Hasta ahora. Gracias. -Venga.

Mi reino por una manopla. ¿Cómo lo saco sin quemarme?

-Boris, ya voy y te lo saco. -¡Oh, guau!

(MARIO) ¡Hala! El sopletillo.

"Voilà!"

¡Oh, guau! Nunca he visto una cosa más gratinada en mi vida.

Te ha quedado ideal.

(SANTIAGO) El pincelado con mayonesa me quedó artístico.

Yo, en el fondo, tenía que estar

en "MasterChef Kids". Ahí yo estaría a gusto.

Yo no sé cortar esto.

Te he salido el huevo. Bien, niña.

¿Cuánta es la distancia a la que remas tú?

500 metros. Si te quedas a 400, ¿puntúas?

No. A Iván lo tenemos a 400 metros

de la patata suflé. Todo bien hecho

pero no ha suflado mucho y están blandurrias.

La patata suflé o es, o no es.

Yo creo que está ya.

¡Aspirantes, último minuto!

¡Sí, hombre!

-Mario, ¿lo ves bonito o es cutre? -Bonita eres tú, hija.

¡Pero bueno! -¿Está bien?

¡Pero bueno, mi amor! Te ha quedado estupendo.

A ver lo que dicen estos.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

Boris parece que está en un atraco.

Parece que lo están cacheando.

¡Oh! Sabes que en el fondo estás

ejercitando muchísimo toda la parte de abajo de los brazos.

Todo eso que Saúl y Jaime tienen

tan bien desarrollado, es porque en sus casas

se paran delante del espejo así después de afeitarse.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online encontrarás más de 100 nuevas recetas

donde podrás convertirte en un MasterChef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender a tu familia

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes. Entra en la Escuela MasterChef.

(CANTA) #Déjame. En serio te lo digo.#

#Tuviste una oportunidad.#

Aspirantes, comienza la cata.

Ona, Iván, vuestro turno. Adelante.

Muy buena pinta, muy rico.

Qué bueno. ¡Hala, Iván!

Ona, cuéntanos qué plato has hecho. Patatas con bacalao

He cogido la monalisa. He hecho un sofrito,

un caldito de pescado.

¿Y lo has probado? Sí.

¿Y te gusta? Sí.

Hay que probarlo.

Tú has hecho una "stage" en casa de Joan Roca, ¿verdad?

Sí. Si lo prueba Joan,

¿qué crees que te diría?

Pues que falta mejorar. ¿Y qué hay que mejorar?

Que se uniera la patata con el sofrito y con el caldito.

El bacalao creo que no está mal, pero sí que es verdad

que me ha faltado unificar todo. ¿Y ya está?

Bueno, y mucho más.

El bacalao es bueno probarlo. ¿Está salado? No.

Pero está sabrosón. Verduras has puesto infinidad.

Entre ellas, el protagonista es el apio.

Parece un guiso de apio con bacalao y patatas.

Y la patata está muy dura y se nota un pelín quebradiza.

No ha guisado el tiempo necesario

con, quizás, un fumet de bacalao

donde luego terminaríamos el bacalao.

A mí me parece un plato muy digno, muy rico.

Si vamos al detalle, sí que hay cosas que mejorar. Pero bueno.

Nos gusta ganar el oro. Sí, hay que ir a por el oro,

pero está en medalla. -Gracias.

Muy bien, Iván. Yo.

¿La prueba de qué iba? De patatas técnicas

y complicadas. Perdimos mucho tiempo

con el steak, entiendo que no conozcas

la tecnología, pero deberías haber hecho más,

un poco más desarrollo porque al principio

es lo que pasa con esta patata, hay que practicarla mucho

y hoy necesitabas dedicarle tiempo y lo dedicaste

a hacer un gran steak y al final a hacer unas patatas

que no han suflado. Me suflaron, pero se me bajaron.

Pues, hala, cogeré una patatita frita.

Pasé por lo que has pasado y es muy difícil

el steak tatar está muy rico, el emplatado muy fino,

a mí me gusta mucho.

¿Te gustó el emplatado ovni? Sí, bueno.

A mí, no, yo estoy segura que si le das una fritura

en aceite muy caliente a esta patata, sufla.

Lo intenté mil veces. ¿Muy caliente?

Humeaba como de churrería. Creo que lo hubieras conseguido.

Vale, lo siento.

Lo bonito de "MasterChef" también es que aprendes técnicas

y si no consigues sacar la prueba, dices: "Ya por mis moños

que sale y al llegar a casa lo practicaré seguro",

hasta que me salga y me aguante un rato la suflada.

Antonia, cuéntanos un poco qué has hecho.

Vamos a ver, es la primera vez que yo hago una patata

en la importancia, no sé ni el significado.

Pero limpiando la merluza... ¿Las escamas?

Las escamas ya estaban escamadas.

¿Sí? Sí.

Y si se quita la piel, creo que está bien.

¿Sabes por qué sale de un tirón? ¿Por qué están así las escamas?

Claro, por eso no las he quitado.

Mira, ¿ves?, sé que no se tienen que quitar las escamas

para quitarse bien la piel.

Está muy rica la piel de un pescado

y solo se puede servir si hemos retirado las escamas

que son incomestibles. Tienes razón.

Me he equivocado. Antonia, seguimos con tu plato.

Las patatas buenas son estas porque estas son...

Son de atrezzo, eh. Sí, de atrezzo.

Claro.

Pero yo nunca he hecho este plato, de verdad,

no tenía ni la menor idea.

Bueno, sí que no le diste la importancia que tiene el plato,

patatas a la importancia se cuecen muy poquito,

se pasan por harina y huevo y se fríe

y lo importante es que haya un guiso rico que las patatas

se hacen esponjosas, pones los taquitos de pescado,

se termina de guisar y lo bordas.

Has hecho la merluza por un lado, hiciste las patatas

que las de abajo parece que están bien y las otras

de al lado, duras, o sea, es un despropósito

de no pensar, céntrate un poquito porque tú guisas, te falta

ponerte un poquito las pilas.

Vale, gracias.

-Bueno, quitando lo de las escamas,

cómo hacer el pescado lo hubiese hecho con el guiso

que preparaste, se impregnaría de sabor.

-Claro. -De sabor, rico,

pero le faltaba algo de unión. -Vale, gracias.

En fin, Santiago. Primero quería pedir permiso

para cambiar el nombre del plato porque como la sociedad

está tan sensible no quería herir

a ningún colectivo minoría, entonces en vez de brazo de gitano

le llamo tronco de atún con patatas.

(Risas)

Lo que pasa es que entre la clase cheli lo de tronco, entiéndeme.

Pues... plato.

Plato.

(Risas)

Bueno, a priori te diré que no era de los platos

más fáciles porque había que saber usar

esa patata y qué tipo de patata

así que, por ahí vamos bien, pero hay que probarlo.

Yo llevo diciéndolo desde el primer día,

serías el enemigo a batir.

Porque quieres pasar desapercibido,

pero encima tienes el morro de decirlo.

Yo me estoy conteniendo, pero vas haciendo las cosas

con esa actitud que nos gusta, con garra y sacando buenos

resultados que es lo que hay que hacer.

Bueno, no sé cuál fue tu evolución

o cómo lo harás, pero con este plato

vas pisando muy fuerte porque está muy bueno.

Que no te engañe, es un actor. Un actor mediocre,

seré sincero porque a mí el halago me destruye,

yo estoy preparado al insulto porque lo recibí toda la vida.

Tranquilo porque llegará. Llegará, ya verás cómo lo tomaré.

No, muchas gracias. Yo cero patatero de cocina,

lo prometo, pero ahora ya sé algo.

"MasterChef online" fue mi primera escuela

y ahora aquí que ya toco producto y eso quieras que no

te da un grado, la experiencia es un grado.

Mario, dónde anda tu redecilla. Se me ha movido mucho,

me muevo mucho, soy muy inquieto y la redecilla no está acostumbrada

a mi capacidad de moverme.

La redecilla tiene vida propia será la nueva concursante

de "MasterChef" de la próxima edición,

redecilla Vaquerizo. Cuéntame al detalle tu plato.

La base era la patata perfecta, traté de cocinarla como creo

que es la perfecta patata

que no fuera una patata muy gorda ni tampoco finita porque si no

pasamos a la patata paja, entonces puse a calentar el aceite,

cociné primero la patata

hasta que estuviera por dentro hecha

y después el torneado, reconozco que el torneado...

Veo los torneados de Dafne y creo que este no lo ganaste tú.

No, qué va, te lo digo yo,

se lo dije a mi compañera de grupo.

De torneado. De torneado, es que antes

no estoy yo bien de los oídos y desde atrás he oído...

Cómo se puede hablar tanto

de un chuletón asado con patatas fritas.

Oh, hablo más que... Vamos a probar.

¿Tus primeras patatas fritas? Sí, mis primeras, te lo prometo,

te lo juro y te lo sello. Si es que vengo virgen

a este concurso que ser desvirgado en "MasterChef"

pues a mí me pone.

Pepe ya lleva tres patatitas.

Está bien, yo con que no hayas estropeado

el chuletón que no lo has hecho y la patata frita está perfecta

estoy muy contento.

Bueno, creo que es un plato aprobado y con nota,

las patatas muy ricas, el chuletón, perfecto.

Por mí, aprobado, muy bien.

-Gracias.

(Aplausos)

Si Alaska me quería antes, ahora después de ser su cocinero

particular, me querrá mucho más

y a las mujeres hay que conquistarlas

y se les conquista también con la buena cocina.

Bueno, Dafne, cuéntanos tu huevo poché.

Yo siempre había hecho la parmentier de sobre

y luego, intenté hacer la Robuchon, pero creo que cogí

una receta de Internet que no era la real.

Entonces hoy lo hice un poco a ojo y luego,

el huevo poché pues es un huevo sorpresa

no sé, porque no lo puedo abrir. Vamos a probarlo.

Eh, mira.

Oh, mi niña.

Eh... está riquísimo, el emplatado es bonito,

el huevo poché está perfecto de punto,

las verduritas torneadas bien,

están bonitas, elegantes, bien dispuestas en el plato,

lo haces muy bien, felicidades.

Gracias, Samantha. -Bravo.

(Aplausos)

Es la sencillez llevada a la perfección.

Huy. No hay mejor salsa en el mundo

posible que la yema de un huevo y si se cae encima del puré

de patata, he probado el de Robuchon muchas veces,

no tiene nada que envidiar, patata ratte, 750 de mantequilla

y 250 para que no lo hagas a ojo más,

haces esa emulsión de patata sabrosa, gustosa, riquísima

que el mismísimo Robuchon firmaría, perfectamente.

Así que, felicidades.

Poco puedo añadir, de diez, está espectacular,

enhorabuena. -Gracias, no estoy acostumbrada.

Plato brillante, felicidades.

(Aplausos)

Paz, cuéntanos.

Pues son unas patatas riojana, guiso de patatas con chorizo,

prácticamente, hice un sofrito con tomate, cebolla y ajito

y también puse pimiento rojo.

Le falta un poquito de sal y cocción a la patata

que es lo principal. La patata se tiene que deshacer

un poco, cuando ves las aristas de la patata ahí

es que hubo miedo o le faltó cocción.

A mí me sabe a pimiento rojo crudo que siempre tengo la obsesión

con él, pero en el sofrito dejadlo más tiempo que se haga.

A mí me pones esto tras entrenar y me haces el hombre más feliz

del mundo, plato rico, pero sí faltan cuatro detalles

que ellos son más sensibles al gusto.

-El tema son las prisas, el reloj, en casa todo tiene su reposo,

pero aquí vas en una hora, pam,

y hay cosas que tienen que tener su tiempo.

Óscar, buñuelos de patata. Hice un puré de patata

que intenté darle una cremosidad con la mantequilla,

con las yemas de huevo y luego, le añadí unos toques

de ralladura de naranja con ese poco de zumo de naranja

para darle un toque. ¿Por qué naranja?

Bueno, al final me recordaba un poco al sur y Sevilla

con los campos de naranjos. Esa cantidad de piel de naranja

si la rallaste encima de los buñuelos es mucha.

Vamos a probarlo.

Paz. Sí, ¿puedo?

Sí, te invitamos, eres del sur. Vale.

Tendrás criterio para decirnos qué tal.

Está rico, está muy rico.

La fritura es una capa fina, delicada, el buñuelo está muy rico

y me sobra, totalmente, la naranja porque es invasiva y no sabe

a patata, aquí es un buñuelo de naranja donde la base es patata.

Sí que se le nota, sale la naranja, pero está rico.

Sí, pero es un plato de patata. Como leche frita, sí.

Sí, eso sí.

Sí que es verdad que cuando lo pruebas se va más a la naranja

más que a la patata, pero está rico,

pero se va mucho a la naranja.

-Me puse creativo, a pensar y digo: "Los buñuelos,

me suena el sur, a feria", la intención era buena.

-Yo vengo preparado para Boris, a Jaime le mira las orejas,

la espalda, pues, bueno, no pasa nada,

se las enseño sin problema.

Bueno, qué nos preparaste hoy.

-Pues es un pastel de patatas con carne.

Me encantaría que fuera un plato que te lo comieras entero

después de tu entrenamiento.

-Sí. -Sí, y que te ayude a llegar,

divinamente, al 2020. -¿Pruebo yo primero?

Claro. Sí, adelante.

Yo creo que está muy bueno.

(Aplausos)

O sea, está tan bueno como tú, perdón, lo tenía que decir,

pero en Asturias pertenezco a la cofradía del nabo.

-Sí, como yo. -Y también pertenezco a un grupo

de chat que se llama "Los brazos de Saúl".

Hiciste un amasamiento y ese momento mis amigos de Miami

a través de la señal internacional creó un furor

que dura hasta hoy.

Este no necesita amasadora.

¿Este? Tiene unos brazos como jamones,

más fuerte que el vinagre. Los hacemos en tiras y listo.

¿Quieres venir a tocar? No.

Ven, que tus amigos del chat de Miami lo vean.

Somos hombres casados, pero no pasa nada.

-No pasa nada, un abrazo también.

(Risas)

Saludos a los del chat. -Gracias, Saúl,

mis amigos del chat te lo agradecerán muchísimo...

¿Con ese poco análisis ya sabes cómo está el tema?

Has hecho así, has hecho, bueno, pam, pam, pam.

Ya está. Hay que dejar a este hombre

que gane en el 2020, cualquier cosa que hagamos

puede entorpecer ese momento.

(Risas)

Por favor. Además que compartir no solo

estos bíceps, sino el tema de los nabos.

De la cofradía. Es interesante, yo sin saberlo,

no lo habías contado. Sí, cofrade de honor.

-Cuando te hacen cofrade de honor de la cofradía del nabo, en Foz,

tienes que besar el nabo. ¿Ah, sí?

Te bajan un nabo enorme, un nabo impresionante, redondo

como el globo terráqueo y lo aproximan lo besas

y te conviertes en cofrade del nabo.

Tú, probaste, besaste el nabo.

Claro, en cuanto bajó me eché al nabo, claro.

-Claro. -Me eché al nabo.

Me eché al nabo. -Hay que besarlo.

Tenemos que hacer una prueba de exterior

con la cofradía del nabo, besando el nabo y esas cosas.

Hay que ir, hay que ir. Aparte de tu plato

que está muy rico, muy bien hecho, acabado y gustoso,

te vi muy concentrado, no te reconocía.

Gracias, es que es un plato de pasos

y también me gustaría rendir un homenaje desde aquí

al pasapuré que he descubierto que es mi instrumento favorito

en el mundo, es decir,... ¿No lo habías usado nunca?

Nunca usé el pasapuré ni nunca había descubierto

que la patata ratte es la patata para puré

porque es increíble cuando lo estás haciendo

cómo haces paf y se hace puré en nada,

o sea, es increíble, tantos purés que he hecho yo

con otras patatas equivocadas, sufriendo y esperando

y de repente es que es, lo justo genera lo justo.

-Boris quería pasar por el pasapuré a Saúl

y se hubiera hecho una parmentier de Saúl y se lo hubiera comido

porque tiene hasta un chat de los brazos de Saúl.

Mi madre hacía muchas terrinas de patata y ragú de carne

y un día las dejó de hacer.

Boris, lo transportaste a la infancia.

Me ha tocado el alma.

Y eso lo hacen los buenos platos y el tuyo me transportó.

Me encanta que hables

del tema familiar porque el plato lo es.

Espero que en el futuro cuando estés con tu marido

y niños y lo hagas, te acuerdes de mí

porque es un plato familiar para recordarlo.

Pues los llamaré Jordi uno y Jordi dos, gracias.

(Aplausos)

Gracias.

Me dio mucha emoción, Rubén y yo no tenemos familia

en ese sentido, pero si la tuviéramos,

se convertiría en uno de nuestros platos especiales.

Pues ahora, me toca a mí.

María, te toca a ti. Sí.

Cuéntanos tu plato. Era patatas a la marinera.

Intenté darle un toquecito de mi tierra, fumet por un lado,

un sofrito por el otro y en el sofrito puse vino blanco,

puse el fumet que hice, puse la patata.

Así como lo cuentas tiene buena pinta.

Ahora, a probarlo,

Está todo bien, pero la patata está algo cruda, hay que dejarla

que se haga más y que le dé esa cosa de guiso,

no sé si es la patata adecuada.

No, no es la patata adecuada. No.

¿No? Esa patata más vieja

y que guisa, se hace más melosita cuando lleva cocinando

tres cuartos de hora hubiese sido un plato brillante

porque el caldo está, perdona, para hacerlo alguien

que no le gusta el pescado, esto es de alguien que lo hace

a menudo si no, no sería posible. Tienes ahí mano de cocinera

maravillosa y qué pena que no dejaste cocer a la patata.

Vale. Está muy rico el fondo

que es lo más importante en los guisos, creo que hay

que aprender a chascar la patata,

clavo cuchillo y quiebro.

Vale. Para que se rompa,

suelte almidón y a la vez, no se deshaga mucho.

Vale. -Es verdad que la patata

se nota algo, le falta algo, no sé el qué.

Cocción. Sí, un pelín, pero de sabor

a mí me gusta muchísimo.

-Gracias. -Puedes abrazar a Saúl.

(RÍE) ¿Quieres abrazar a Saúl?

Claro, chica, por qué no, claro. -Estoy casada, pero para abrazar.

-Más abrazo, muy bien.

¿A que cambia? Te sientes diferente.

-Me pongo colorada que no me pongo, habitualmente.

-Claro, te pone diferente.

-Un abrazo siempre es bien recibido y con cariño

que yo estoy casada pero es abrazo de decir:

"Qué gran compañero" y en la competición si me acerco

a lo que hizo o hace, pues mejor que mejor.

Carmen, ves que me apoyo en Saúl y en su músculo

y te apoyas en Jaime. Tengo envidia, tanto Saúl,

aquí tenemos... Viene muy bien tener aquí...

Es que es muy acogedor. ¿A que sí?

Yo también quiero darle un abrazo, pero yo uno de oso, de piragüista.

-Dámelo si quieres, tanto pedir.

Hostia, hostia.

Esto es un autobús, tú.

-Abrazo de oso, pero de cuando terminas

una competición de lo hemos sacado

y te meto un leñazo.

Te meto un pechazo.

Bueno, Carmen, dime cómo has hecho tus fabulosas patatas rellenas.

Unas las he puesto a hervir

y otras las metí al horno con mantequilla.

Mientras se asaban he preparado la carne picada.

¿Y qué patata elegiste la del horno o la cocida?

Son las del horno aunque las pusiera con mantequilla

pienso que deben de estar más sabrosas.

Bueno, antes de probarlas de diré que la buena

era la cocida. Se cuece con la piel,

se parte por la mitad, se vacía, se rellena

y se mete luego en el horno a gratinar

con el quesito por encima. Vamos a probar cómo está.

Está vaciada, muy bien

y así como el gratinado de Boris era perfecto

tu gratinado... ¿Y por qué no me ha gratinado?

Porque no le diste tiempo no tienes que ponerlo muy cerca

para que no se queme sino a una distancia adecuada

para que poco a poco coja color, se dore y se quede perfecto.

El ragú también me falla, me falla ese pimiento verde

en exceso que os gusta tanto, tenéis "pimientitis"

y medio kilo de tabasco, hubiera puesto menos,

creo que con 300 mililitros por patata te valdría.

¿Le he puesto mucho? No.

Es que hoy escuché una receta por la mañana y la señora decía:

"Hay que echarle bastante tabasco". Claro.

Y yo... era un pollo también así.

-Creo que el mayor problema que noté es el de jugosidad.

Había cosillas buenas, me lo puedo comer,

pero hay cosillas que mejorar. -Sí.

Jaime, qué nos preparaste.

Me tocaron las patatas panaderas

y un cordero al horno.

Chuzo. Puede venir un poco chuzo, sí.

La verdad es que no hemos empezado muy bien

este cocinado. Vamos a probar es cordero

a la ginebra, al vino...

Bueno, lo del cordero te lo perdono, pero las patatas

panaderas, amigo, 17 versiones de patatas

te he visto hacer con lo fácil que podría ser

hacer unas patatas panaderas y ahí lo has fallado.

Pero qué complicado es todo esto.

-Bueno, las patatas hubiesen mejorado metiéndolas

pero el conjunto me dejó buen sabor, o sea, bien.

-Saúl, eres un cielo y ahora mismo te doy un abrazo.

Se iba a quedar ella sin abrazo. Cómo disimula ella.

Ella con la tensión con lo hipertensa que es

y abrazándose a Saúl.

¿Se caerá al suelo otra vez?

¿Y a quién mandamos a eliminatoria?

Este mamífero sí que te gusta, eh. Dije que no comía carne

de mamíferos, pero de los de cuatro patas.

Los de dos sí.

Por solidaridad de género.

(Risas)

Los de dos patitas sí, mamíferos de dos patitas sí.

-Tiene tres patas, Carmen, no dos. -Para apoyarse tiene dos

la otra es para jugar. -La otra no sabemos si se apoya.

-Para jugar, dice. (RÍEN)

Carmen, ¿quieres compartirlo con nosotros?

No, es que me dijeron: "Has dicho que no comes

mamíferos de cuatro patas" y estos tienen tres.

Digo: "Para apoyarse dos, la tercera es para jugar".

(Risas)

Carmen está "on fire",

salió del ictus que le dio cuando le dio el parraque

y es como... ha renacido.

-Pero qué divina Carmen, por favor.

(Aplausos)

Un chat para Carmen solo.

Bueno, aspirantes, la cata ha terminado

y nuestro jurado ahora tiene que deliberar.

Pero antes, voy a despedir a Saúl.

Oh, Saúl, adiós. No, ya, ya.

Hombre, por favor, Saúl, no sé si habrás comido

bien aquí o no, pero cariño te llevas un montón.

Me han subido el ego que no veas. -Divino, Saúl.

Saúl, un placer tenerte aquí, ya sabes que puedes volver

cuando quieras, esta es tu casa. Un abrazo.

Bravo. -Bravo.

-Sois un grupo 10 con mucha actitud

y disfrutad de cada momento que se os echa de menos

os lo digo yo. -Gracias.

(Aplausos)

(BORIS) Qué bien le quedan los vaqueros, increíble.

Bueno, jueces, a deliberar.

Yo creo que es Boris y Dafne. -No Santiago.

-Santiago y Dafne.

-Y Boris. -Boris también, es el trío.

-Boris le recordó a la infancia.

-El de Santiago dijeron que perfecto también.

-Ahora ya preferís todos a Saúl.

-Estuve todo el rato marcando distancias.

-Marcando, dice. -Para no provocar.

Marcando distancias totales.

-Ya están aquí.

-Vamos. -Suerte.

Al principio del reto os dijimos que aunque la patata

es un ingrediente sencillo no os debíais confiar.

Vemos que hicisteis caso porque estamos bastante

satisfechos con la mayoría de vuestras elaboraciones.

(APLAUDEN)

Se nota que estáis familiarizados con la patata.

En cambio, no lo estáis con las variedades de patata.

Ya. Algunos no os parasteis a pensar

cuál iría mejor en cada elaboración de cada plato.

Por favor, un paso al frente, Santiago.

(APLAUDEN) Boris.

Y Dafne. Bravo.

(APLAUDEN Y ANIMAN)

No llores. -Boris se emocionó.

-Me voy a poner a llorar. -No llores, Boris.

Ay, no llores. Ay.

-¿En serio? -Sí.

-¿De verdad? -Sí, sí.

-Ay, míralo. -Estaba muy asustado

en este programa, me parece que la vez pasada

en esta misma prueba

yo me equivoqué porque me desorienté

y eso me ha dejado muy marcado durante toda la semana.

Es algo que detesto, detesto no estar enfocado.

Quiero felicitaros a los tres,

pero hay que elegir al mejor de vosotros.

Que en este reto, además de ganar 4000 euros para

la ONG que elija, va a contar con una gran ventaja

en la prueba de exteriores.

Y ese aspirante es...

Dafne.

(APLAUDEN) Felicidades.

(Aplausos)

Estoy contenta, pero seré capitana

y a ver porque soy muy buenecita, pero...

cuando tengo que dar órdenes, doy órdenes.

Dafne, sabes que ser la mejor del reto lleva un premio

muy especial, 4000 euros para donar a la ONG que quieras.

¿Cuál es? Pues es Open Arms

que su misión principal es rescatar personas del mar

que huyen de la barbarie,

de los conflictos bélicos. Últimamente, se está castigando

y yo lo quiero premiar.

-Bravo. -Creo que una vida

nunca puede estar a la deriva y se tiene que premiar.

-Muy bien. -Muy bien, Dafne.

Y con esos 4000 euros estoy segura de que podrán salvar muchas vidas.

Ojalá. Para allá que van.

Gracias. Bueno, después de este maravilloso

premio nos ponemos en marcha.

Vamos a disfrutar de un espectáculo

que tiene lugar desde hace 3000 años.

(BORIS) Guau.

Y que nos proporciona uno de los ingredientes

que forma parte de nuestro patrimonio gastronómico.

¿Cuál? Pronto lo sabremos.

(SANTIAGO) Exteriores es un sin vivir,

pensé en la tomatina, pero no tiene 3000 años.

No sé.

Un sin vivir.

(Música)

Esta semana viajamos a Cádiz para disfrutar de uno

de los manjares de nuestra gastronomía,

el atún rojo de almadraba.

Su carne es exquisita y se ha considerado

el pata negra del mar.

Como media mide dos metros y pesa 200 kilos,

aunque el récord lo batieron hace 10 años

pescando un ejemplar de 524 kilos.

El secreto del sabor del atún rojo reside

en su sistema de pesca, una técnica milenaria

y, totalmente, artesanal que permita capturar los atunes

sin agresividad y aunque resulte sorprendente

es este factor, la delicadeza, lo que hace que el color,

la textura y la conservación del atún sean,

deliciosamente, perfectos.

Hola, Pepe. Cómo estás.

Fenomenal, ¿y tú? Muchas gracias

por dejarme venir a ver este arte de pesca.

Para nosotros es un placer que compartas con nosotros

un sistema de pesca

que se viene ejerciendo en la costa gaditana

desde hace 3000 años, desde los fenicios.

Y está claro, esta manera de pescar no es todo el año,

dura cierto tiempo, ¿no? Sí, es final de abril

hasta principios de junio.

Que es cuando pasan los atunes por el Estrecho

que vienen a desovar al Mediterráneo.

Para su reproducción. Se echan las redes al fondo.

Y se forma una especie como de laberinto

que lo que hace es interceptar el paso de los atunes,

con mucho esfuerzo, pero luego tienes la recompensa

de coger el mejor atún del mundo. Del mundo.

Y ahora que estamos llegando a la almadraba, los buzos

tienen mucho que decir también aquí en la pesca.

Están dentro de la almadraba y lo que hacen es ver

por dónde están los atunes

y se encargan, con un dispositivo de sacrificio, los suben

a la superficie, le ponen una gasa por la cola

y la grúa, directamente, a la embarcación que tiene

un tanque con agua y hielo.

Se saca una calidad, la calidad mejor del mundo.

Y la pesca esta es sostenible. Hombre, totalmente, sostenible

y solo capturamos atunes que son muy longevos

con 12-14 años, atunes grandes de 200 kilos y han cumplido

con su labor reproductiva durante muchos años.

Gracias, Diego, un placer. A ti.

Aspirantes, bienvenidos a mi querida Andalucía.

Bravo. -Gracias.

Bienvenidos a Cádiz.

Os trajimos hasta aquí porque estas aguas

esconden un tesoro milenario,

el atún rojo de almadraba.

Qué bueno el atún. Dafne, fuiste la más fuerte

de la prueba anterior, con sinceridad,

de todos tus compañeros quiénes son para ti

los seis aspirantes más débiles.

Pues...

-¿Débiles?

-Madre mía, es duro decir esto, pobre.

-Me habéis puesto en un aprieto.

Ya verás.

Carmen porque ya lo dice ella que...

-Qué va, no digo nada.

(RÍEN)

Yo qué voy a decir.

-Has dicho que tú ya has hecho todo lo que tenías que hacer

en el concurso. -Eso lo dices tú.

Yo he dicho que hay gente que considero que cocinan

mucho mejor que yo, pero eso que has apuntado ahora,

me parece un poco maluco.

-No, maluco para nada. -Maluco, maluca.

-Que fuerte todo. -Cuando Dafne habló así de mí

nunca me lo hubiera esperado porque además, manipuló cosas

que yo he dicho, pero de diferente manera.

Nunca he dicho: "Creo que ya he dado de sí todo

lo que tenía que dar" porque sería muy lerda.

Dafne, otro nombre. Vaya.

-Jaime, pero porque no tiene a lo mejor, todavía tanta

experiencia en la cocina, pero evoluciona muy bien.

Antonia, creo que cocina muy bien, pero, a veces...

-Yo soy débil. -Se dispersa.

Te faltan tres aspirantes.

Santiago, no es nada débil, pero a lo mejor no tiene

tanta experiencia en cocina. -Mario también por lo mismo.

-Nos tendremos que esforzar.

Te queda solo un nombre.

Y Boris. -Lo sabía, lo sabía.

Lo sabía.

Lo supersabía.

Bueno, los débiles serán los mejores.

Dafne, tengo una curiosidad cuál es para ti el más débil.

Qué horror, esto nos debilita.

Es como kriptonita para Superman.

Carmen.

-Yo voy de débil, pobre.

Aspirantes, prestad atención

porque competiréis fuertes contra débiles.

No puedo creerlo. Dafne, por haber sido la mejor

de la prueba anterior,

serás la capitana del equipo de los fuertes.

Ah. Y tú, Carmen, gracias al título

que te ha otorgado Dafne, serás la capitana

del equipo de los débiles.

Toma ya, Carmen, qué divina.

Carmen, tu oportunidad de liderar.

-La oportunidad de mi vida con lo que me gusta mandar.

-Yo creo que lo harás bien, Carmen. -Es una cura de humildad,

vosotros que estáis tan crecidos todos, me encanta.

Sorpresa total.

No entiendo por qué me dijo que era débil porque no lo soy

para nada porque la vida, por unas cosa o por otras,

me ha puesto en situaciones bastante duras y que yo he sabido

siempre tirar para adelante y reinventarme.

El atún rojo de almadraba es una de las joyas

de nuestra gastronomía y además el absoluto protagonista

del menú de esta prueba.

Lo tiene todo, un sabor maravilloso, es sano,

versátil y permite infinidad de recetas.

Huy, huy. Muchos le llaman el cerdo del mar

y con razón, de los 200 kilos que pesa un atún rojo de media

se aprovechan los 200.

¿Sí? No lo sabía yo. -Sí, amor, sí.

El atún rojo esconde en su interior un suculento

puzle de sabores y texturas.

Qué bonito. Y hoy os desvelaremos

todos sus secretos de la mano del único chef

del mundo capaz de hacer magia real con el mar.

Estoy hablando, cómo no, de nuestro querido Ángel León.

(TODOS) Bravo.

Si al empezar el programa tenemos alguien de tres estrellas

Michelin en el quinto no sé a quién traerán

porque no conozco a nadie mejor que el superchef de hoy.

No sé cómo acabará esto si es que llego al quinto.

Bueno, Ángel, gracias por aceptar, una vez más,

la invitación de "MasterChef".

Un placer, por favor, estar aquí hoy.

Tienes tres estrellas Michelin en tu restaurante Aponiente

y una más en tu restaurante, en la otra cosa, en Alevante.

¿Es para ti la curiosidad la mayor cualidad de un cocinero?

Pues creo que sí, Pepe, a mí muchas veces me interesa

mucho más lo que ocurre antes ahí en el mar

para ver cómo la vida del pescado repercute en su textura

y conocer el mar que para mí es lo más bonito

que me ha pasado en mi vida.

-Qué bello. -Qué bello, qué poesía.

Aspirantes, para que podáis conocer a la perfección el ingrediente

principal del cocinado, tendréis la suerte de asistir

a una clase magistral de despiece de atún

a manos de Ángel León.

Qué bello. -Qué pasada es superguay,

chicos, el ver esto.

-Ya. Vamos, Jordi.

(BORIS) "Oh, my God".

-Vamos a ver. -Oh.

(TODOS SE ASOMBRAN)

(APLAUDEN Y SE SORPRENDEN

Por favor, ¿esto habrá que cortarlo?

-Nunca vi un atún tan grande.

El arte de despiezar el atún se conoce como ronqueo.

Os advierto que es todo un espectáculo.

Es que lo es, es muy bonito.

Que entren los ayudantes de Ángel León.

(APLAUDEN)

(BORIS) Bravo, señores.

Guau, qué momentazo. -El ronqueo, tradicionalmente,

siempre empezamos por la cola

que se corta para empezar el ronqueo.

-Con un machete, es fortísimo.

Agallas, agallas.

Por favor, como María Antonieta.

La cabeza, una de las partes más nobles del atún donde hay

muchas partes que luego veremos.

-Qué caña, qué pasada.

-La aleta, la aleta.

Hala, "oh, my God".

Qué monada. -Oh.

-Es una de las partes más valiosa del atún,

la parpatana que se puede usar para la sal,

se puede cocinar a la brasa

y también en cocciones lentas y en guisos, ¿vale?

Ese sonido que escucháis es el ronqueo.

(Crujidos) El sonido del cuchillo

cuando entra en contacto con las espinas.

-Qué bonito.

-La otra parte de la parpatana que la mejor forma de entenderlo

es como el kobe del mar.

¿Veis la infiltración que tiene de grasa?

-Es monísima.

Es un color de carne que no tiene nombre.

-Cortamos por la mitad

para separar el lomo negro del lomo blanco.

-El tono del atún es divino. -La cola negra se usa para guisar.

¿Qué hacemos con el pellejo? Escaldarlo y lo usamos

como si fuesen callos gracias a la cantidad de grasa que tiene.

-Guau. -Tarantelo, está muy pegado

a la barriga por lo tanto, siempre pensar en cocciones cortas.

Esto ya lo conocéis todos, esto es una ventresca.

-Oh. -Ah, ah.

-Para que lo sepáis, siempre es el 10% del atún,

brasa con poca cocción, una cocción controlada.

Vamos a seguir con esto que podemos decir que son

las raspas del pescado, pero en este caso,

es una raspa muy especial porque con una cuchara...

-Hala.

Huy, qué bueno eso. -Podemos coger esta carne

que es una barbaridad,

esto crudo es para volverse majareta.

-Dios, qué rico.

-En la cabeza, el famoso morrillo

plancha o brasa, no os compliquéis la vida.

Ahora entramos en la carrillera del atún, las faceras

como les decimos en el argot marinero.

La mejor forma de cocinarlo es como si cocinarais

la carrillera de un cerdo o una ternera, realmente,

es una carne y la última parte, el mormo.

Personalmente, guisoteado

y en escabeche queda espectacular esta parte.

-Bravo, Ángel.

(APLAUDEN)

La "Masterclass" me ha parecido impresionante porque, madre mía,

son unos profesionales y espero estar a la altura

de esta situación que no es fácil.

Aspirantes, Ángel León ha preparado 12 platos

y cada uno de ellos tiene una parte del atún como protagonista.

Cada equipo tendrá que elaborar

un menú degustación formado por seis platos.

Bueno, entonces... -Nada, chupado.

-Si solo son seis, no... -Y además de Ángel León.

-Venga. -Hala.

-Qué bonito. -Madre mía.

El menú degustación azul está compuesto por botillo de atún

que como veis, tiene como elemento principal el morrillo.

Butifarra de atún cola negra.

Pensado para potenciar

todo el sabor de la cola negra.

Ha dicho butifarra, butifarra es un chorizo.

(MARÍO RÍE)

Caldo doble de algas y plancton elaborado a base de mormo.

Mormo, con eso vives 100 años. Callos de atún

en los que la gran protagonista

es, curiosamente, la piel del atún.

Ese también colágeno, pero así.

Facera guisada a la antigua,

como su nombre indica pensada para disfrutar al máximo

de la deliciosa facera.

¿Facera qué era?

Y el sexto y último plato del equipo azul,

parpatana asada y puré de patatas.

Diseñado para disfrutar

de la espectacular textura de la parpatana.

Qué bueno. Vamos a descubrir

qué delicias esconden los seis platos

del menú degustación rojo.

A ver, equipo rojo. Boloñesa de atún

y pasta de calamar elaborado con tarantelo.

Hala. -El tarantelo.

Chistorra de atún a la brasa.

Huy, qué buena.

En el que el lomo negro es el absoluto protagonista.

Pero son unos platazos. Atún Wellington con salsa de trufa.

Elaborado con tiras de lomo blanco.

Claro, tiritas.

Cono de algas y raspa de atún.

Una elaboración que nos permite aprovechar

las raspas de la espina.

Lo que hizo así. -Sí, sí.

Tanija marinera y atún con el que potenciamos

el sabor de la cola blanca.

Muy bien. Y para cerrar el menú rojo

ventresca de atún a la sal, tomate y hojaldre.

Todos tienen cosas. -Qué barbaridad.

-Qué locas, cómo vamos a preparar todo eso

si somos los débiles y los principiantes totales.

Carmen, para compensar que hoy te colgaron la etiqueta

de la más débil, tendrás la oportunidad

de elegir qué seis platos quieres para tu equipo.

Estoy confusa porque he visto chorizos y nunca lo he hecho

en mi vida... -Son butifarras.

-Como una butifarra. -No te preocupes, lo hago yo.

-Bueno, me parece que por aquí les apetece más el rojo.

Por lo tanto, equipo de los fuertes,

cocinaréis el menú color azul.

Muy bien, vale. -Bien.

Tengo mucha confianza en mi equipo.

Tengo mucha actitud frente a esta prueba.

Y me siento muy positiva,

creo que lo vamos a hacer muy bien.

Atención, aspirantes, cocinaréis para 100 comensales.

¿100? -¿100?

Y todos ellos son gaditanos que trabajan directa

o indirectamente con el atún rojo de almadraba.

Oh, qué atractivo.

El servicio será tipo bufet, de modo que cada comensal

probará 6 de los 12 platos.

Pero ojo, no tienen por qué

ser los 6 platos de un mismo menú.

Claro. Así que, aspirantes,

ya podéis mostrar vuestras habilidades de venta,

porque vais a tener que convencer a los comensales

de que elijan vuestros platos.

Ay, no te preocupes.

Disponéis de 150 minutos; ni uno más, ni uno menos.

Y os advierto desde ya, seréis vosotros mismos

quienes serviréis los platos.

Muy bien. -Guau.

Como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios para cocinar,

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Aspirantes, ¿preparados para demostrarle a Ángel León

que los celebrities también sudan?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues coged vuestros delantales

y salid pitando a cocinas en tres, dos, uno, ya.

¡Ya! -¡Vamos, vamos, vamos!

Claro, nosotros el rojo.

¡Al camión! -¡Olé!

¡Toma, toma, toma!

¡Vamos, vamos! -¡Vamos!

¡Por aquí, María! -¡Vamos allá!

Vale, cariño. -¡Vamos!

Vamos, venga. -Atrás los sacos.

Capitana, empieza a determinar.

Yo creo que lo mejor es que hagamos cada uno un plato

y así nos responsabilizamos.

Estamos contigo. -Bien dicho.

Tú, Boris, podías hacer la ventresca.

Vale, porque me encanta la ventresca.

Mario los conos. ¿Qué te parece?

Bien.

Y tú que eres italiana, la boloñesa.

¡Grazie!

Gracias, gracias.

Tú el Welligton con el hojaldre.

Perfecto, eso es.

Nos queda la chistorra.

Y tú las chistorra, que eres un chicarrón del norte.

Y yo la tanija de atún con caldo.

¡Muy bien, somos un grupo fantástico!

Que de débiles nada.

Óscar te vas a poner con la facera.

María, te vas a poner con el caldo de algas.

Caldo, vale.

Iván, te vas a poner con la parpatana.

Ona, te vas a poner con la butifarra.

Paz, te vas a poner con el botillo.

Y yo me voy a poner con los callos.

Venga. -Venga, va. Vamos allá.

Al lío.

Vamos a ver, Mario, tranquilidad.

Las raspas de espina.

Yo no sabía que del atún se aprovechaba todo.

Mario tiene que hacer un tartar con la carne

de las espinas para sus conos de algas,

y aliñarlos con cebolleta, alcaparras, pepinillo,

mostaza, yema de huevo y sala Perrins.

Ahora si quieres te ayudo.

No, tengo que quitar también esto.

Yo creía que eran más pequeños los calamares.

Ya, son grandes, ¿eh?

Antonia tiene que limpiar y cortar los calamares

en forma de tallarines

y elaborar una salsa boloñesa con tomate y atún.

¡Ah, ha salido todo su "tinte"!

Mucho, mucho. -"Oh, my God".

Vamos, chicos, que esto sale.

Venga, Boris, amiguito, que va muy bien.

Espectacular, espectacular.

Es una ventresca súper chic.

Boris tiene que elaborar

ventresca de atún a la sal, tomate y hojaldre.

Lo primero que tiene que hacer es desangrar la carne

para envolverla después en lechuga de mar,

sal gruesa y brandy.

Una vez horneada la aliñará

con una salsa de verduras y tomate

y la servirá con hojaldre.

Voy a hacer esta ventresca dedicada a vosotros.

Muy bien.

Pesaba que me la ibas a dedicar a mí.

Ay, mi amor, yo también.

El momento Jaime al lado tuyo me inquieta.

Sí, es preocupante. -Porque te distrae.

No, pero de momento vamos muy concentrados.

No se distrae porque le meto yo en cintura.

Por eso. -¡Capitana Lomana!

¡Capitana Lomana!

Eres fantástica, capitana. Te queremos mucho.

Y yo a vosotros.

¡Vamos, chicos!

Venga, chicos, ánimo.

Actitud es lo más importante. ¿Eh? Venga.

Más patatas.

Tengo que pelar un montón de ajo.

Pues yo nunca había pelado una cola de atún.

Ahora me siento como mi madre, que es cirujana.

Ona tiene que cortar la cola negra del atún

y después triturarla

para el relleno de sus butifarras.

Cuando tenga embutida la tripa

la cocinará al vacío durante 30 minutos.

Madre mía. Dios, es que es enorme.

Voy a ponerla aquí.

Vamos a desalar la tripa de cerdo.

Ya he puesto la tripa a desalar.

Muy bien.

Paz va a preparar botillo de atún.

Para el relleno de la tripa tiene que aliñar el pescado

con una majado de ajos y especias.

Y después cocinarlo durante 40 minutos.

Chicos, luego lo vamos a triturar todo.

Porque ahí estaba todo como pasado.

Prefiero que hagas chiquititos.

Lo puedes pasar por el chino y queda más fino.

Vale, venga, hazlo así.

¿Sí? -Sí, seguro.

María tiene que hacer un sofrito con cebolleta

y mantequilla para su caldo doble de algas.

Después añadirá la harina y el fumet.

Y al final el atún y el plancton.

Tranquilos, ¿eh? Todos los pasos bien hechos.

Sí, yo me estoy portando muy bien.

Mira, mira qué bonito.

¿Eso qué era? -La parpatana.

Calcula 50, ¿eh? -Ya, ya.

Iván tiene que preparar

parpatana asada y puré de patatas.

Debe cortar el pescado en forma de dados

y cocinarlo primero en el Roner

y después en el horno.

Vamos, chicos, ¿eh?

¡Vamos! -¡Vamos!

Compañeros, como el menú no tiene postre

creo que voy a aprovechar este cocinado

para analizar yo personalmente

muy de cerca a todos los aspirantes.

Y como la semana pasada te portaste como un niño

trayendo una moneda trucada hoy estás castigado.

Me parece bien. Samantha, no me fastidies.

Calla, Pepito, y deja hablar a Samantha

que es una mujer con mucho criterio.

Pues lo dicho, que hoy eliges tú, Jordi.

¿Con qué equipo quieres ir?

¿El equipo de los fuertes, el azul?

¿O el equipo de los débiles, el rojo?

Mira, como me encanta defender las causas perdidas

yo los débiles. No hay más que hablar.

Tú, Pepe, con el equipo de los fuertes.

Y te has quedado tan a gusto, ¿no?

Voy a supervisar, que es lo que me gusta a mí.

Hoy a mi chico favorito

me lo han puesto en el otro equipo.

¿Quién es tu chico favorito? -Iván.

Iván. Estoy medio enamorada de él.

(BORIS) ¡Anda, qué momento!

Pero, Carmen, es un actor.

¿Y qué más da? ¿Qué pasa?

Los actores tienen vidas económicas muy inestables.

Pero ya la tengo yo estable, que no se preocupe.

Pero, Carmen, qué divina.

Yo no tengo prejuicios.

Carmen va a elaborar tanija de atún.

Tiene que hacer un caldo con chalotas,

jarrete de ternera y especias,

y servirlo luego con el atún salteado.

No te vas a creer,

pero yo nunca he puesto una olla a presión.

Mira nuestra capitana qué bien.

Ya está, ya está.

¿Tú lo harías más cortadito, Santi?

A ver.

Ya está yo creo, ¿eh? -Gracias, Santi.

Porque luego al mezclarlo y todo con la salsa ya verás.

Santiago está preparando

la salsa para su atún Wellington.

Debe añadir al sofrito setas portobello,

vino, trufa y foie.

Después tiene que hornear el pescado

envuelto en el hojaldre.

¿Cómo vais?

Bien, aquí estamos.

¿Qué tal el de la chistorra? -Bueno, vamos ahí más o menos.

Tranquilidad, mi amor, tienes que mantener la calma.

Jaime está triturando el lomo negro

para sus butifarras, que luego tendrá que aliñar

con ajo, pimentón, guindilla

y yema embrionaria curada en soja.

¡Venga, vamos!

Carmen, ¿cómo llevas lo de los olores del pescado

que te incomodan tanto?

A mí me da la risa de verme con semejante tocho.

A mí esto me lo cuentan y no me lo creo.

Carmen Lomana haciendo de carnicera-pescatera.

Me encanta.

Esa es mi Carmen.

La debilidad se convierte en fuerza.

¡Bravo! -¡Vamos!

Equipo rojo, mucha atención.

Capitana, no me importa la etiqueta

que os ha puesto Dafne, para mí no sois débiles,

sois muy fuertes. Sí, señor.

Y vamos a machacar al equipo azul.

¿Estamos de acuerdo? ¡Divino!

Pues venga.

Vamos, primer paquete.

Primer paquete de La Dell'Atte. ¡Muy bien!

Batidora. Batidora.

(CANTAN)

(CANTAN)

(CANTAN)

¡Dafne! Dime.

Os vamos a machacar. Ya veremos.

Jordi, vas a perder.

¿Qué es lo que estás preparando, capitana?

Tanija marinera.

Me parece sorprendente que ya tengas las ollas.

Porque te veo súper tranquila.

Yo estoy tranquila.

Porque si no me pongo atacada y me voy a cortar una mano.

Me preocupa que no generes esa tensión,

eso que necesitamos para ganar.

Pues ahora voy y les pego cuatro gritos.

Pero creo que lo están haciendo muy bien.

¿Verdad, chicos, que lo estamos dando todo?

¡Lo estamos dando todito todo!

Mira aquí cómo está haciéndolo de bien.

Si tenemos que quedar campeones sí o sí.

¡Bravo, claro que sí!

Ser una persona que confías en ti mismo

o que tienes fortaleza mental

lo tengo sobradamente asumido que la tengo.

Y hoy lo voy a demostrar, que ni soy débil yo

ni son débiles mis compañeros.

¡Vamos, equipo azul!

¿Cómo vais?

¡Bien, capi! -Muy bien.

Paz. Dime.

¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo el botillo que es como una especie de...

Botillo. El botillo de toda la vida.

Pero con cosas del mar. Claro.

Entonces la cuestión es las especias

que tienen que estar bien, en su punto.

Comino, pimentón. ¿Esto qué es? Eso es ajo.

¿Para el botillo? Para el botillo.

Igual me he pasado.

Si vamos a dar a 750 personas...

Espérate, se lo doy a Óscar que lo necesita para su guiso.

Si te sobran, dame, que me hacen falta.

Óscar, ¿qué estás haciendo? Estoy marcando un poquito.

Las faceras. Las faceras.

Las faceras o carrilleras de mar.

Las vas a hacer todas. Sí, las voy a hacer todas.

Y el sofrito para hacer el caldito.

¿Y luego lleva vino tinto? Vino tinto con el agua.

Guisadas como su fueran carrilleras de ternera.

Eso es. Pero de mar.

Me parece bien, esa es la manera de hacerlas.

Vamos a ello. Vamos al lío.

Esto es horrible.

No hay manera, esto nunca se pegará.

¿Qué plato estamos preparando aquí?

Estoy haciendo la ventresca, que la tengo que cubrir

con esta maravillosa mundo lechuga de mar.

Piensa que esta alga se abre.

Sí, sí. Nos interesa hacer

como un papel grande para que la sal

no entre en contacto directo con el pescado.

Vale, entonces vamos a intentar cubrir esto lo máximo posible.

Ahí va.

Ahí va, ha pasado una apisonadora por aquí.

¿Esto es una salchicha? Sí, claro.

Estoy preparando las chistorra. Ya tengo el picadillo.

Como farsa para salchicha me cuadra.

Lo veía muy desmenuzado.

Jaime, ¿te puedo dar una sugerencia?

Dime. Tú que eres un toro,

me ha sorprendido mucho que te consideren débil.

Esta etiqueta de débil...

¿Sabes cómo te la puedes quitar?

¿Quieres sugerencia del chef? Vale.

Lo tienes avanzado.

Yo esto lo embutía y me iba a ayudar a los otros.

Es la idea. Métete caña, ayuda a los demás.

Y ahí te quitas la etiqueta esa.

Perfecto. Gracias. Venga.

¿Cómo vais, compis? -Esto huele de rechupete.

A ver si me sale.

Esto no lo puedo entregar yo así.

Esto me echan del concurso.

Si alguien me puede ayudar con esto.

Relleno las mangas y te echo una mano con eso.

Vale. -¿Te ayudo con las algas?

Sí, mi amor.

Porque esto tuyo es de paciencia.

Esto es sanísimo para la piel, para todo.

Todo, yo casi que me pongo una, me la paso así.

Oye, ¿y las manitas de cerdo? -Detrás mío.

¿Es esto? -Sí, manitas. Ahí justo.

Esto lo tengo que meter al caldo, ¿no?

Eso lo tienes que meter al caldo, sin miedo.

¿Echo todo? Porque es muchísimo eso.

Eso son callos, tiene que estar súper colágeno.

¿Cómo está mi equipito azul? Hola, Pepe.

¿Cómo está mi capitana? Pues muy bien.

¿Todo bien? A ver, ya tengo esto.

¿Qué es esto? Es el caldo para los callos.

Te ha tocado los callos. Los he escogido yo.

¿Y cómo has distribuido las tareas?

¿Un plato por aspirante? Sí.

¿No hay alguno que debería tener más manos?

Sí, pero no me ha dado tiempo a pensarlo.

Pues si no lo piensas tú a ver quién lo va a pensar.

¿Y esas escamas qué me cuentas?

Vamos, Dafne. La capitana del equipo

de los fuertes, la más fuerte de todas.

Así que a demostrarlo. Claro que sí.

No me generes dudas, que me pongo nervioso.

No, no. Vamos a centrarnos un poquito.

No quiero fallos, para eso estoy

en el equipo de los fuertes. ¿Vale?

¡Vale, chef! -Yo esto no puedo hacer más.

Si puedo ayudar a alguien...

Yo necesito tomate rallado. -Vale.

¿Cuántos te rallo? ¿Cuatro? ¿Cinco?

No, o... o diez. -Vale.

Esto ya tiene una textura estupenda.

Yo creo que ya me voy a poner con el atún.

Venga, chicos, que el tiempo pasa volando.

Aspirantes, os tengo que dar una noticia.

¡Eh, atentos!

Habéis consumido la mitad del tiempo

y sólo os quedan 75 minutos.

¿Oído? -¡Sí, chef!

¡Sí, chef! ¡Sí, chef!

¡Venga, chicos!

¡Uf!

¡Ah!

Estoy haciendo más brazos que...

Ni gimnasio ni "ná".

Luego tenemos que dejarlo todo limpio.

Como los chorros del oro. -Todo bien, capitana.

Oye, estás dirigiendo muy bien, ¿eh?

Es agotador esto. -Estoy agobiada.

A ver.

¿Te voy picando? -No, déjalo.

Capitana, ¿quieres probar? Yo soy vegetariana.

Y me da un poco de asco. -Ah, entonces no.

Te pruebo un poquito. -Hay que probar con...

No, ten cuidado.

¿Cómo está? -Riquísimo.

¿Está bueno? -Pero riquísimo, ¿eh?

¡Ya tengo hecho mi steak tartar!

¡Amor, amor, pórtate bien! -¿Qué te pasa, "amore"?

Estoy amando a mi ventresca. -¿Te ayudo?

No, vamos adentro, ahí va. Dónde he puesto...

Ahí, encima de este mejor. -Es que no aguanta.

Ah, no te cabe. ¡Ay, que me quemo!

Cuidado, que te quemas. -Ya está.

¡Bellísima!

Vamos, chicos, venga. -Vamos.

Si alguien necesita ayuda pedir, ¿vale?

Ahora dale caña a tope.

Venga, que lo mío tiene que macerar

y hervir 20 minutos.

Ostras, los garbanzos. Los tengo que cocer.

¿El qué, los garbanzos? -Sí.

Chicos, ¿os ayudo, Dafne?

¿Qué? -¿Os ayudo?

No, es que me he dado cuenta

que los garbanzos hay que cocerlos.

Pensé que estaban ya cocidos.

¿Pero por qué no los haces en una olla exprés?

Claro, así mejor, ¿no? -Ahí, ahí.

Cuando veo los garbanzos no están cocidos.

Es que hay que hacer muchísimas elaboraciones.

Un menú estrella Michelín, doce platos. ¿Hola?

Que esté templadito esto, ¿no?

Pero yo no sé si esto se me va a quedar...

Esto se me parte.

Joder, esto... -¿Te voy haciendo rollitos?

No sé hacerlo.

Esto es muy difícil, se deshacen.

A ver, tenemos un problema. -Hay un problema con los conos.

Se rompen todos. -¿Qué pasa?

Aquí hay un problema muy gordo. -¡Muy gordo, muy gordo!

A ver lo que estáis haciendo. Carmen, cuéntanos.

¿Cuál es el problema?

Mario ha hecho ya el relleno, buenísimo.

El problema es que se parten.

¿Sabes qué pasa? Que necesita coger

un poco de temperatura. Le das por un lado y por otro.

Ahora ya está maleable.

A ver. -¿Vale?

Vale, y ya. -Y ya lo sello.

Lo dejo ahí puestecito.

Jo, chef, muchas gracias.

Pues así con todos los conos. -Vale.

Dame un beso. -¿Cómo lo llevas?

Dime si te está gustando. -Con una italiana haciendo

una boloñesa yo no tengo nada que decir.

Grazie. Grazie.

Ojalá que le gusten. ¿Qué tal vas, Jaime?

Esto es un trabajo de chinos.

Y con estas manos que Dios me ha dado...

Tenías que haberle puesto una boquilla a la manga.

¿Tienes alguna boquilla por ahí? Te va a ser más fácil.

Cambia la manga, y mete la boquilla.

Vas a ir mucho más rápido. -Esto es otra historia.

Eso tiene que ir por dentro de la manga.

La saco, ya está. Así se trabaja.

Equipo rojo, nos vamos.

Quiero veros trabajar a toda máquina.

Muchas gracias. Vamos, peña, vamos.

¡Adelante, grupito!

¡Ay, que me están saliendo los conitos ya! ¡Jefa, mira!

¡Qué bien! -¡Miraaaaaaa!

Bravo, eso era lo más complicado

y ya te están saliendo. ¡Qué bien!

Mira, uno, dos, tres, cuatro.

Tengo que hacer 50.

¡Ah!

Ya va. Venga, a rellenar.

Mis abuelas hacían chorizos y hacían matanzas.

Entonces esto yo lo he visto hacer

en el campo de mis abuelos.

Pero no lo había hecho nunca con atún.

Bueno, mi primera vez, ¿eh?

¿Necesitas ayuda? -Hombre, no sé.

Yo necesito ahora agua hirviendo.

Madre mía, esto es más complicado

de lo que yo pensaba.

¿Esto cómo era? -Muy chiquitito, daditos.

Venga, vamos.

¡Dafne! Hola, qué tal.

¿Cómo lo llevas? -Quiero hacer muy bien

tus platos. Soy muy fan tuyo y son muy difíciles.

¿Aquí tienes cociendo el qué? -Los garbanzos.

¿Ahí tienes un fondo? -Sí.

Pero también tengo alguna manita ahí para darle

un poco de saborcito. -Bien, bien.

Equipo azul, quiero ver un poco más de brío,

que queda muy poco tiempo

y hay muchas elaboraciones por hacer.

¿Cómo lo ves?

Mucho menos.

Ah, esto es lo que yo decía. -Un morcón.

Claro, un morcón. -Por aquí, hazlo en dos o tres.

Claro, hago dos morcones. Tengo más, tengo más.

No pasa nada, te da tiempo. Importante prensarlo.

No pasa nada, perfecto. -Y luego cocerlo.

Albardarlo para que no se deshaga.

¿Vale? -Sí, sí.

Bueno, aspirantes azules, ya os podéis poner la pila

que queda muy poco tiempo. Lo podéis conseguir,

pero os hace falta un empujón serio.

¡Sí, chef! -¡Venga, chicos!

¡Vamos! Ánimo.

Se rompió esta entera.

Joder.

Voy a hacer otra, ¿vale?

Vámonos.

Paz, en cuanto acabes me ayudas, ¿vale?

Yo en lo que acabe de ponerlo a hervir me pongo contigo.

Venga.

Ángel, muchísimas gracias por tu masterclass,

que ha sido maravillosa. Un placer.

Muchísimas gracias por venir, por traernos a tu tierra.

Así que ya sabes, esta es tu casa para cuando quieras.

Y nos veremos pronto. Muchas gracias.

Gracias. Chao, Ángel. Gracias.

¿Qué tal, Boris? -Maravilloso, maravilloso.

Chicos, que vamos un poco atrasados.

Que Dios nos acompañe digo siempre.

Venga, que no decaiga.

Eres un machote, mi Santiago. -Gracias, Mario.

¡Ah!

Ay, que me están saliendo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

Me faltan 40. (SANTIAGO RÍE)

¿Quién puede venir aquí a echarme una mano?

Es un minuto. -Yo vengo.

Tengo que embocar esto. -Vale, mi amor, vengo.

Huy, yo no tengo fuerza con esto.

Dime, Jaime, mi amor. -A ver, coge la manga.

Venga, a ver.

No os pongáis nerviosos, que va todo bien.

No entiendo qué estamos haciendo.

Aquí hay una cosa erótica.

Ponlo, ponlo, empuja.

Antonia, ya... Me has puesto nervioso

y ya se me cae el condón.

Primero limpia eso. -Venga.

Va, le meto, le meto. -Espera, déjame.

¿Ya está? -¡No!

Tranquilidad, Jaime, mi amor. -Tranquilo, Jaime.

Jaime, tranquilízate. ¿Necesitas algo de repente?

Si va a salir, lo que pasa es que es trabajo de chinos.

Venga, chicos, ánimo. -Vamos.

Dafne. -¿Qué?

Esto está que se deshace. Lo quitaría ya, ¿eh?

¿Qué es eso? -La carne.

¿Qué carne? -Está que se deshace.

Lo quito ya. -Sí, sí, quítamela.

Dafne, yo rellenar esto es muy difícil.

Si alguien puede ayudarme...

Ya está, venga. -Ahora me pongo contigo, Ona.

¿Tú puedes ahora? -Tengo el tiempo justo

para rellenar y para... Venga, va.

Pues yo ni te explico, porque rellenar esto es como...

María, ¿tú me puedes echar una mano?

Dame un minuto que acabo con Óscar y voy.

Vale.

Uf, qué pintón tiene esto.

Dafne, me espero para hornear, ¿no?

Sí. -Sólo es glasearlo y ya está.

Me pongo con el puré, ¿vale? -Muy cremosito.

Mantequilla a tope. -A tope, y nata.

Un poquito de nuez moscada y pimienta.

¿Vale? -Vale.

Yo no sé si llevo ahí 50. -"Sono estupende".

Ponlo más separado. -Sí, para así contarlos.

Es que los tengo que rellenar ahora con la manga.

Vale, mi amor, así es. -Coge la manga, Carmen.

Es que la tripa no se abre ni "patrás".

No, que no consigo embocarla.

Jaime, tranquilízate.

¿Lo tienes? -Sí. Ahí, ahí, ahí.

¡Mierda, se ha roto la manga!

¡No, por favor! -Ay, mierda.

Calma, calma.

La puñetera chistorra no sale.

Que si no emboco, que si la boquilla no vale

porque es demasiado grande, que si se me rompe la manga.

La verdad es que ha sido un poco...

ha habido algún momento de frustración.

¿No hay que pasarlo por el pasapuré?

Espera, que voy bien así ahora.

A mi si me ayudáis estaría guay.

Venga, voy yo. Luego vuelvo. A ver, ¿qué te hago?

Esto es muy difícil y hacerlo sola es casi imposible

porque una tiene que sujetar, la otra tiene que ir metiendo.

Tú mételo, yo luego empujo y lo volvemos a colocar.

Más fácil yo creo. -No, no.

Ahora. Cierro y empujo y lo vuelvo a abrir.

Oh, Dios. -Se ha roto.

Se ha roto. -Sí, no se puede apretar tanto.

Ciérralo ya. -Qué bonito, Paz.

Qué perfecto te ha quedado.

20 minutos a partir de ahora o media hora.

Dos has hecho. -Tres.

¿Tres? -Perdona, me he hecho tres.

Aspirantes, quedan 30 minutos para acabar vuestros platos

y que los llevéis para servirlos al bufet

a la zona de comensales.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Ay, qué bien huele, Santiago. -Mejor sabrá.

¡Cuidado, cuidado, cuidado! -Ponlo aquí.

No, yo he abierto mi espacio. Cuidado.

Listo. ¿Cómo limpio esto? ¿Quito todo?

Es fenomenal.

¡Bravo! ¡Bravo, mi amor!

Carmen. -¿Qué?

Me tienes que conseguir otra manga para mí.

Otra manga.

Cuando se termine el drama de ellos, no te preocupes.

Es que tiene un drama, ¿eh? -No os pongáis nerviosos,

que vamos yendo bien, de verdad.

Tú me dices, ¿eh? -Sí, todo, todo.

Todo no, cuidado. Tiene que reducir, cariño.

Ya, pero... pues ya entonces. -Tiene que reducir.

Vale, voy a hacer el sofrito con los callos ya.

Chicos, ¿cómo vais?

Bien, ahora voy a pasar todo esto.

Pues ciérralo ya, venga.

Voy a poner esto al vacío.

Bueno, a esperar, me pongo con vosotras.

Se está saliendo, tío, por el este...

No nos pongamos nerviosos, por favor, Jaime.

Que vamos todos bien. -Vamos todas divinas.

A mí me huele a quemado. -¡Está quemado todo, Boris!

¡Oh, no por favor, basta!

Está fantástico.

¡El hojaldre! ¡"Oh, my God", no!

¿Qué ha pasado? -Boris.

¿"Che ha successo"? -¡Se han quemaaaaaaa...!

¡Vamos a poner otro!

¡No, no!

Hay otra, otra. Venga, va, hay solución.

Hay solución.

Un momento, un momento.

Calma, calma. No perdamos la calma.

Me imaginé que esto podía pasar.

Tuve la inteligencia de tener guardadas otras bandejas

con hojaldres ya dispuesto.

Y que con esa bandeja realmente pudiéramos alcanzar

a servir todos los platos de la prueba.

Ahora voy a echarle garbanzos y ya lo voy a dejar.

Vale. Me voy con eso, ¿vale?

Voy a ir glaseando, ¿vale? -Sí.

Bien, ¿no? -Sí, sí, bien.

Ya hemos cogido el truco. -Voy avanzando.

Haciendo butifarra de atún en Barbate

con una campeona olímpica. Toma ya.

Esto es muy grande. -Es difícil, ¿eh?

Yo diría que con toda la que hay ahí...

Hay un montón. Además, es que no da tiempo.

Vale, lo pongo al vacío y venga.

Vamos, venga.

Dafne, cuando puedas te vienes aquí.

Sí, ¿qué quieres? -Hay que echar el plancton.

Este es el caldito, ¿vale? Ahí te echo el plancton.

Y las algas te las pongo ahí.

Pruébalo si está bien tu cosa, mi amor.

Tienes que probar.

Oh, bravo, Boris.

¡Ah, buenísimo! -Ah, está bien.

No, no, no, no.

Hay que ayudar a Jaime, que es lo más difícil.

Yo me voy a ayudarle a Jaime.

¿Pero esto cómo tienes que hacerlo?

Esto qué difícil es, mira.

Así... no. No te estoy ayudando bien.

¡El horno!

Ay, Dios mío, los hojaldres.

Oye, el hojaldre. -Ya está. Perfecto, Boris.

¡Bravo, gracias!

Muy bien, somos un grupo fantástico.

Aspirantes, en 5 minutos están aquí los comensales.

Así que quiero veros empezar a emplatar ya.

¡Sí, chef! ¿Tenemos sitio para emplatar, chicos?

Habría que montar.

Todavía esto hay que esperar por lo menos 20 minutos, ¿eh?

No lo vas a poner crudo. -Tápalo para que cueza antes.

¿Cómo vamos, equipo azul?

Creo que le falta sal y más plancton.

Era muy verde el de allí. Qué verde era mi campo.

Yo creo que le falta color y le falta sabor.

O lo reducimos y le echamos más color

y un poco más de sabor, porque está sosito, ¿vale?

Vamos a ver los callitos estos cómo van.

Falta un poquito de sal, está un poco sosito.

Dafne, deberíamos probar este guiso de callos, ¿vale?

Está buenísimo. Está un poquito aburrido.

¿Aburrido de picante? De todo, de todo.

Pruébalo. Sal, especias. Probadlo, que está sosito.

Vamos a prepararnos para este bufet, señores.

¡Sí, chef! Vamos a darle.

Vamos a ir limpiando las mesas para emplatar.

Sí, capi. -Esto lo dejamos.

Sí, sí. -Emplatamos lo otro.

Por eso, como son pequeñitas. -Vamos recogiendo y ya está.

Mi botillo necesita tiempo de cocción

y sobre todo de enfriamiento, para que se compacte.

Entonces no sé cómo va a salir.

No sé.

A ver, ¿A quién puedo ayudar?

Yo voy a cortar "le tagliatelle".

Voy a sorprender a mis comensales

con "le tagliatelle".

Equipo rojo, sacamos platos en dos minutos.

Y los quiero terminados y listos. ¿Estamos de acuerdo?

¡Sí, señor! ¡Sí, chef! Pues a volar. Venga, rápido.

Chicos, la chistorra no llega.

A no ser que tenga... Sí, un plan B.

¿Quieres que te dé un plan B? Dime, soy todo oídos.

Hamburguesas.

Lo marcas y a correr.

Bandeja, una fuente, aceitito.

Te haces 50 pequeños, lo marcas con una sartén

muy rápido y lo tienes.

¡Help!

Venga, Carmen, lo tenemos bastante a punto, ¿vale?

Quiero sacarlo en dos minutos.

Vamos a fulminar al equipo azulito.

Vamos, capitán.

Mira, yo ya estoy con mis tagliatelle. Ya, basta.

Jaime, ¿te ayudo? -Sí.

¿Cuántos hay que hacer, Jaime? -Cincuenta.

Cincuenta.

Tú tranquilo, Jaime, que hay tiempo.

Bueno, oye, tenemos plan B.

Carmen ha sido una capitana esmerada, cuidadosa, maternal.

Ese es el efecto Lomana, una chistorra pues mejora

cuando por su buen hacer

se convierte en una mini hamburguesa.

¡quipo rojo, equipo azul, se ha acabado el tiempo!

¡Bien! Se cierran las cocinas.

Venga, va.

Venga, ¿tenemos todo? Vamos a sacarlo, por favor.

Sí, ya está. Sólo es esto. Vamos con ello.

Venga, vámonos.

Lo que hay, hay. Lo que no, ya no se llega.

Vale, bueno. Vámonos, lo que tengamos.

Jaime, cargamos las burguers que tienes.

Cargamos las salsas de acompañamiento y nos vamos.

Vale. -Vamos.

Boris, ¿te ayudo un poco? -Bueno.

A ver, dame esto. Dame esto.

"Amore, grazie".

Qué bonito, madre mía, el botillo.

Pero es que está crudo, no lo he podido marcar.

No, tú no digas nada.

Hay que cortarlo en rodajas y marcarlo.

Pero es que no ha dado tiempo. -Bueno, pues lo que haya.

Venga, todo el mundo a emplatar.

Vale. -Venga, vamos, compañeros.

Vamos corriendo todos. ¿Vale, Dafne?

Sí. Venga, eso es.

¿Cómo ves esto de cocción?

Esto está cocido. El botillo no está cocido.

Qué va.

Claro, es un problema de tiempo.

De tiempo. Quizás si esté cocido.

Lo que le ha faltado es enfriar.

Enfriar y... Ha faltado 25 minutos en frío.

Comensales, bienvenidos todos.

Nuestras celebrities han preparado

dos menús degustación diseñados

por nuestro querido chef Ángel León.

Queda oficialmente inaugurado el bufet.

Así que venga, adelante.

Venga, que ya vienen los clientes.

¡Vamos, aquí la gente buena de Barbate!

Los callitos del mar, señores.

¡Venga, vamos, que lo damos!

Oye, ven, que te voy a dar lo tuyo.

¿Eso qué es, una sopita? -Una tanija marinera.

Ahí, tenemos que emplatar ágiles

para que se lo lleven nuestros comensales.

Sí, venga, otro.

¿Un poquito de ventresca?

¿Quisiera usted un poquito, este poquito?

¿No? Va a seguir.

Muy buenos días. Mira, estos son conos

de alguitas, de la espina del atún.

Y usted tómelo con mucho cariño porque con el cariño

que lo he hecho le va a salir muy bueno.

Lo hemos hecho con mucho cariño y en muy poco tiempo.

Vamos, no os quedéis en el primer hueco.

Vamos, señores, todo lo rico está aquí atrás.

Venga, agárrese uno. -La facera sí, ¿no?

Un guisito hay que comerse.

Parpatana, maestro, que parece chocolate.

Esto es una cosa para chillarle dos días enteros.

La facera hay que probarla.

La facera. -Venid a la última.

Que es que si no nadie me llega a mí.

Escucha, el equipo de allí lo ha hecho muy bien,

pero la calidad está aquí. Tú del mantelito "pacá".

Escucha, todo lo que ves aquí es bueno.

Pero no dejes pasar, que te va a gustar.

Toma, pruébala. ¡Cómo llevo la hamburguesa!

Atún Wellington con salsa de trufa.

Muchas gracias, caballero.

Salsa boloñesa, la mejor.

Fusión gaditana-italiana.

Ay, la boloñesa. -Aquí está Sofía Loren.

Es buenísimo, te lo juro. -Pues venga.

Botillo, botillo. ¿Alguien quiere botillo?

Caldito de plancton por aquí.

Una sopa con plancton y un poquito de atún.

Está buenísimo. Y alga, que es muy sana.

Voy a mirar a ver qué queda.

Señora, una butifarra de atún riquísima.

¡Señores, acordarse, venid a la última!

Buenas tardes, caballeros. Hola, buenas tardes.

Me han dicho que en este trocito se concentra

todo el ciclo del atún.

Que usted es el que lo pesca,

el que lo comercializa y el que lo cocina.

Y yo que me lo como,

pues fíjate si lo tenemos todo hecho.

Contadme, ¿cómo es esto?

Pues mira, sin darnos cuenta estamos una de las tradiciones

más antiguas de Occidente, lo que es la almadraba,

que venimos haciendo la pesca del atún

desde hace tres mil años.

¿Y cómo se comercializa todo esto?

Porque claro, hay mucho atún.

Sí, hay mucho atún. En GADIRA con la tecnología

de ultracongelación a -60 grados nos ha permitido

comercializar el atún el resto del año.

Porque sólo se capturaba en época de almadraba.

Y qué rico está. Está espectacular.

Si te lo hace un buen cocinero. Claro.

No, ¿Julio? Sí, hombre.

Nosotros disfrutamos de este magnífico producto.

Y en El Campero trabajamos las 25 partes,

25 texturas y 25 sabores.

Y creemos que es algo espectacular.

Doy fe que es espectacular.

Lo que no sé si es tan espectacular

es lo que han hecho los aspirantes. Cuéntame.

El plato que más me ha gustado

es la ventresca, que es un plato con jugosidad.

Me ha sorprendido el punto de cocción.

Qué bien. Y el que menos me ha gustado

ha sido el equipo azul, la facera.

La he visto un poco seca.

Sin desmejorarlo, que está rico.

Yo se lo cuento a los jueces y ellos que decidan.

Muchísimas gracias. Gracias a ti, Eva.

¡Vamos, que la parpatana no espera!

¿Dónde tienes el puré? Ahí detrás.

¡Vamos, que no decaiga, que no decaiga la alegría!

Yo eso de que los purés tengan los trozos de patata...

A mí me gusta el tropezón. A mí no me gusta el tropezón.

Porque para eso hago una patata chafada.

Si es un puré, es un puré. Si no es una patata chafada.

¡Viagra italiano para los hombres!

Eso te va a encantar. Esta noche me contarás.

¡Harás el salto del tigre!

¿No quiere un poquito de ventresca?

Todas quieres tu atún. Vaya, Jordi, qué alegría.

Además, me encanta este momento como feria.

Es lo máximo.

¡Lo tengo limpio, lo tengo fresco!

¡Tengo el atunito del bueno!

Es tartar de atún. Te lo prometo.

Tú fíate de Vaquerizo. Te miro a los ojos así

y te juro que te doy un besito y te lo llevas.

Ay, qué rico. -Mi amor, llévate otro.

Eso es vender, eso es marketing y lo demás son tonterías.

Es que es la marca Vaquerizo.

¿La facerita la va a probar?

Ya no me caben más. -¿No te caben más?

Mire qué cosa más rica, botillo desestructurado.

Me parece que está un poco crudo.

No, está bueno. -Si me quedo con hambre vengo.

Bueno, venga. Vale.

Equipo azul, no sé qué os pasa

que no estáis vendiendo un pimiento.

¿Quieres probarlo? No, sólo pruebo

las cosas ricas del equipo rojo.

Ah, vale. Muy bien.

¡Oye, por favor, que lo tenemos fresquito!

Mira, esto no puede ser. -Traed a la gente para acá.

Señores de la fila, el equipo azul,

que está buenísimo todo. Por favor, pasad.

¡Los que tengan hambre que adelanten

y cojan los azules!

¿Quién se viene conmigo?

Venga, vamos todos al equipo azul.

¿Por qué hacer cola?

Si no hace falta, estamos solos.

¡A bailar, a bailar, a bailar!

La salsa de Sofía Loren.

Ella es italiana, ella no tiene ni idea de esto.

No, es que es italiana. -Eres guapísima, Antonia.

Mira, todo eso "spagnolo" y esto es italiano.

Tenga una parpatana buena, guapa.

Y somos europeos.

Aquí tenemos a las cheer leaders.

Chicos, espectáculo. -¡Guau!

¡Uh! -¡Uh!

El momento de la venta ha sido surrealista.

De repente nos hemos puesto a bailar.

Yo a levantar piernas,

servir el plato, bailar con María.

Bueno, intentábamos que la gente llegara

y sobre todo que disfrutara de nuestros platos.

Buenas tardes. Hola, buenas.

Qué feliz soy yo hoy aquí en Barbate.

Cómo me gusta la gente de Barbate

y los buenos pescadores. Ahí está.

¿Y por ahí los platos os han gustado o no?

A mí este, el Wellington, me ha llamado mucho.

También me ha gustado mucho el cono de algas,

que está muy rico.

Pero sí que me ha sorprendido los callos.

Además nunca los había probado.

¿Y si te tuvieses que quedar con un equipo de los dos

cuál te ha gustado más? Después de haberlo probado

me sigo quedando con el equipo rojo.

Coincido también con él,

el equipo rojo estaba todo bárbaro.

Pero por ponerle alguna peguilla

la butifarra no era butifarra,

Rafa, nos han puesto hamburguesa.

Pues sí. ¿Esto era la butifarra?

Se supone que sí. Madre mía.

Pues se les ha quedado un poco aplastadilla.

Muchísimas gracias. A ti, Eva.

Bienvenidos al bufet Vaquerizo. ¡Venga, vamos, que lo damos!

¡Que sólo me quedan cuatro!

¿Le apetece? -Venga. ¿Esto qué es?

Butifarra de atún. Espero que le guste.

Vale, vale. -Muchas gracias, señor.

Atún Wellington. Me quedan cuatro.

Venga, botillo desestructurado. Está buenísimo.

Deconstruido. -Deconstruido.

La ventresca se está acabando.

Caldito de plancton con atún que está muy rico.

Perfecto, muy sanas para la circulación y todo.

¡Bien, he terminado! ¡He servido todos mis platos!

Buenas tardes, chicas. Hola.

Me han dicho que vosotras

os dedicáis a promocionar Cádiz.

O yo digo que trabajito tendréis poco, ¿eh?

Porque es que Cádiz se vende sola.

Somos un poquito ventajistas, porque lo tenemos muy fácil.

Pero yo creo que siempre es una oportunidad

vender una provincia preciosa.

Con sus playas, con su gente. Qué maravilla.

La verdad es que es una maravilla.

Y hoy uno de los productos estrella de nuestra provincia

como es el atún de almadraba,

que lo podemos disfrutar durante todo el año

pero mayo y junio es su época de esplendor.

Está más rico, todavía. Sí.

-Bueno, aquí regular.

Eso, ¿cómo lo han hecho? A ver, cuéntame.

Creo que a algunos nos han engañado

con que nos daban chistorras pero nos han dado hamburguesas.

-Era una hamburguesa picantita pero...

-Nos han engañado. -Pero me convenció.

Si os tuvierais que quedar con un equipo, ¿cuál sería?

El Rojo. Lo tienes clarísimo.

Clarísimo. ¿Y tú?

También, el Rojo. Muchas gracias.

¡Ya he terminado! ¡El último! ¡Ya está!

(MARIO) Carmen también ha terminado.

-Espero que os guste; butifarra de atún. Gracias.

-Señores, aquí. -Venga, señores.

-Señores, aquí. Vamos.

-¡Ya he terminado! -Bien. Jaime, tercero.

Tercero del equipo Rojo. -"Finish"

-Bravo, el último.

-¡Bien! -Hemos terminado todos los platos.

(GRITAN CONTENTOS)

(ANTONIA) El último Viagra. ¡Ole! El Viagra, el Viagra para...

-Esta noche vais a triunfar.

(GRITAN CONTENTOS)

(Música jazz)

Buenas tardes. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo están echando el día? Disfrutando de esta magnífica luz,

estamos en el paraíso. Creo que es el motivo

por el que, desde tiempos remotos, los atunes en su paso migratorio

pasan por delante de nuestras costas para visitarnos.

Los atunes no son tontos, saben que aquí está lo bueno, ¿no?

Nuestras almadrabas tienen los mejores atunes del mundo,

pero os lo habéis cargado, ¿eh? ¿Cómo es eso?

Es broma. Me ha gustado lo de Mario Vaquerizo.

Anda mira, mi Mario. También, el de Santiago Segura.

Equipo Rojo. Sí, la verdad que muy bien.

¿Y por ahí os han gustado los platos?

Unos mejor que otro, pero... ¿Si te tuvieses que quedar con uno?

Yo creo que el azul.

-Yo me quedaría con el Rojo. Listo, entonces.

Muchísimas gracias. A ti.

(ONA) Venga, señores. (PAZ) Voy poniendo.

Si se te ha acabado la butifarra te voy poniendo botillo.

(IVÁN) Los últimos ya. -Vale, gracias.

-Venga, muchas gracias a nuestro último cliente.

Venga, chicos, ya está, ¿no? Un abracito.

(ONA) Hombre, claro.

-Ay, cariño... -Nuestras butifarras...

-Estaban muy bien, ¿qué vamos a hacer?

-Lo hemos hecho bien, hemos terminado.

-Y la gente ha comido, han venido, será que los olía bien.

-Como capitana, al principio, estaba nerviosa, acongojada,

porque no tengo experiencia en capitanía y menos en cocina.

Evidentemente, se podría haber hecho mejor

pero creo que hemos sacado un buen trabajo.

(Música de tambores)

Jordi, jueces, no sé si lo sabéis, pero en España solo existen cuatro

almadrabas y las cuatro están aquí, en Cádiz: Barbarte, Tarifa,

Conil de la Frontera y Zahara de los Atunes.

¿Cómo te has quedado? Ya sé una cosa más.

Claro que sí. Queridos comensales, ha sido todo un honor y un orgullo

haber podido trabajar algo tan exquisito

como el atún rojo de almadraba. Amenazamos con volver, ¿eh?

Hasta siempre.

Gracias a todos.

(Música de aventuras)

Aspirantes, un menú tres estrellas Michelín y, encima,

con doce elaboraciones diferentes. ¡Y para cien comensales!

Sinceramente, creo que habéis hecho un trabajo admirable.

Enhorabuena, chicos. (TODOS) Gracias, Eva.

Equipo Azul, es cierto que era un reto muy complejo

y que habéis dado el 100% en cocinas:

habéis trabajado serios, concentrados

y defendiendo vuestro título de equipo de los fuertes,

pero en este caso, la voluntad no ha sido suficiente.

Óscar, María, vosotros lo habéis hecho bien,

aunque habéis cometido algunos errores al principio del cocinado,

habéis sabido sacar adelante vuestras elaboraciones

y habéis servido muy buenos platos.

Qué bien. -Gracias.

Iván, Ona, Paz, vosotros no lo habéis hecho tan bien.

Iván, tu puré de patatas no valía para nada

y parece mentira que la capitana no te haya echado una mano,

que viene de hacer de la prueba anterior el mejor puré de patatas,

y no haya visto o no haya sabido rectificar ese puré con tropezones.

Ona, te has quedado corta en las cantidades;

se han quedado tres mangas que se podían haber utilizado.

Vale. Se ha desperdiciado producto

y no has terminado todas las raciones que podías haber hecho.

En tu caso, Paz, tu plato estaba rico y estaba bien aliñado

pero como has puesto el botillo tarde a cocer, no ha enfriado bien

para haberlo cortado y haberlo podido atemperar.

Cuando hemos cortado se ha ido todo el jugo y aquello era...

deconstrucción, decíamos, de botillo, ¿puede ser?

Reinterpretación. "Reinterpretación"

Una cosa que sí habéis hecho bien, equipo Azul,

es luchar por vender vuestros platos a los comensales.

Sí, claro. Habéis bailado, habéis saltado,

habéis secuestrado a los invitados...

Es que si no, no llegaban.

A pesar de la fortaleza como equipo habéis tenido una debilidad:

vuestra capitana.

Dafne, te ha faltado seguridad en las elaboraciones,

control en los tiempos y tengo que decir, que esperaba más de ti.

Evidentemente, tengo cero experiencia en esto,

lo he dado todo, todo, todo de mí y parece ser que ha faltado.

Soy una principiante en esto, no controlo, era un menú

de tres estrellas Michelín.

Unas elaboraciones y unos platos muy, muy difíciles.

Equipo Rojo, confieso que me habéis tenido en un sin vivir.

Vaya... La prueba ha arrancado bien

y algunos estabais tan bien organizados

que os habéis puesto a ayudar a vuestros compañeros,

pero no me digáis porqué pero a mitad de cocinado

ha empezado la cosa a descontrolarse

y habéis estado a punto de no sacar algunos platos.

Hala.

Boris. Sí.

¿Qué te ha pasado con el primer hojaldre?

Se me fue, un poco, el tiempo del hojaldre.

Jamás me hubiera imaginado que se quemaría de esa manera

y, sin embargo, ofreció un color hojaldre nuevo,

que creo que se puede usar como un color chocolate hojaldre.

Pero sí, fue un momento de muchísima tensión,

pero estaba esa tercera bandeja, como siempre,

lo tercero siempre es increíble; yo pertenezco al tercer sexo.

Y tú, Jaime, estábamos a punto de cerras las cocinas

y no tenías ni un palmo de chistorra.

Sí. Te ha faltado tranquilidad.

Ni con la ayuda de tus compañeros hemos sacado las chistorras.

Vale, tienes que quitarte esto de aquí.

Boris, Jaime, tengo que confesaros algo:

me alegro de que hayáis cometido esos fallos en cocina.

¡Oh, guau!

Lo que ha permitido a vuestros compañeros sacar su mejor versión.

Mario, Antonia, Carmen y Santiago, os habéis volcado en ayudar

a los dos aspirantes con más problemas en sus platos;

habéis sido un ejemple perfecto del trabajo en equipo.

El compañerismo en una cocina es vital

y vosotros habéis demostrado tenerlo. Felicidades.

(ANTONIA Y JAIME) Gracias.

(ANTONIA) Os quiero, os quiero.

Me encantan las pruebas de equipo

porque durante toda mi vida he pensado que era

una persona extremadamente individualista y narcisista,

y, de repente, me he dado cuenta de que en equipo me vengo arriba.

Es como si fuera un nuevo yo.

A mí me gustaría hacer una mención especial

a una persona que creo que nos ha dado

una lección de humildad a todos.

Carmen Lomana, has brillado con luz propia.

¡Bravo! -Gracias.

Has terminado tu plato en un tiempo récord

y has sabido detectar qué aspirantes necesitaban ayuda.

En definitiva, has demostrado que alzar la voz no es necesario

para liderar un equipo.

(MARÍA) Muy bien, Carmen. -Me reconforta porque yo estaba,

un poco, diciendo: "Qué desastre, la más tonta del grupo...".

(ALGUNOS) No. -Mira, cuando me he visto

con ese atún me he dado cuenta de que nunca puedes decir:

"Eso no lo haré, eso me da asco".

Cuando lo tienes que hacer se te quitan esas tonterías.

Dicho esto, aspirantes, el equipo ganador de esta prueba es...

El equipo Rojo.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

Ha sido una alegría el pensar, puedo. Si me esfuerzo, puedo.

Esta mañana me sentía como un trapo.

No os adelantéis que hay alguno de vosotros

que no tiene nada que celebrar. (BORIS) "Oh, my God"

El equipo Azul ha sido penalizado por no saber reproducir

los sabores de Ángel León. Por respeto a ellos,

también tengo que penalizar a un aspirante que no ha respetado

la receta original. (BORIS) Oh, oh.

Y ese aspirante, eres tú, Jaime.

Si no es porque te sugiero esas minihamburguesitas

en los últimos cinco minutos, no sacas nada de nada.

Por eso, tenemos que ser justos y, aunque tu equipo se salva,

tú, también, vas a eliminación.

(BORIS) Me parece horrible. (JAIME) Me parece justo.

(SANTIAGO) Creo que es una sentencia de muerte

mandar a uno de los débiles a una eliminación con los fuertes.

-Ahora somos los débiles. -Ahora vosotros sois los fuertes.

Las cosas quedan así: equipo Azul y Jaime,

tendréis que enfrentaros a la prueba de eliminación;

el resto del equipo Rojo continuáis una semana más aquí.

(BORIS) Gracias, pero es horrible.

Os espero a todos en plató.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable;

no te puedes perder nuestros campamentos.

Convivirás con los aspirantes de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, el próximo verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música jazz)

(ONA) Cinco, seis, siete, ocho...

Los aspirantes regresan a las cocinas

tras haber sido testigos de un arte de pesca milenario,

que cada año hace posible que los españoles disfrutemos

del ibérico del mar, como es conocido, el atún rojo.

(PAZ) Buenas noches. -Hay que apuntar algo.

(ALGUNOS) Buenas noches.

(BORIS) ¡Guau!

-Es una subasta.

-¿Qué se puede subastar? ¿Postres? ¿Técnicas?

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, Eva. (BORIS) Bien hallado.

Dafne, menos mal que te llevaste los cuatro mil euros para la ONG

porque creo que fue lo único positivo de ser la mejor, ¿no?

Sí, o sea, nada más.

Desde ese momento he ido para abajo.

¿Haces alguna lectura de todo lo que pasó?

La más importante, que los "débiles" no lo son tanto y...

Y que Carmen no es tan débil. No, para nada.

Si yo sabía que ella no era débil.

Mira, le he dado un empujoncito para que se anime.

-Muchísimas gracias, te debo la vida, Dafne.

Me has dado el impulso llamándome "débil",

a mí, como me reten, soy tremenda.

(Risas)

(ANTONIA) Qué miedo.

-Soy una persona muy segura de mí misma, si me retan,

inmediatamente, me viene el... Como a Superman, me pongo a volar.

Jaime, cómo te sentó ser señalado como uno de los débiles.

En un principio, esa etiqueta de débil no te gusta,

porque te consideras un competidor, pero hay que ser honesto

y esa etiqueta de débil, en este caso, es la realidad.

(BORIS) Qué humilde, qué mono. (MARIO) Viva la humildad

pero creo que estás equivocado. -No, es verdad.

Delantales blancos, vais a ver el cocinado de hoy

desde la galería, así que venga, para arriba.

Subid, claro. (MARIO) Chicos, mucha suerte.

-Gracias. (MARIO) Tranquilidad, Maripaz.

-Gracias. Animad desde arriba.

(ANTONIA) Sí, claro que sí. Suerte, suerte.

(ÓSCAR) Yo estoy loco por conocer eso de ahí arriba.

Deseo concedido. (IVÁN) ¿En serio?

Uno de vosotros tendrá la oportunidad

de librarse de la eliminación.

(PAZ) Ay.. (ONA) Guau.

-Es la verdadera esencia de "MasterChef",

nunca sabes qué va a pasar.

Pero es una decisión que tenéis que tomar vosotros.

¿En serio? Y para que podáis llegar

a una consenso, lo vais a hacer desde la bodega.

Así que venga, adelante. Muy bien.

-Venga. -Esto sí que es nuevo.

-Razonad bien, por favor. -Templanza.

(CARMEN) Yo salvaría a Iván.

(ANTONIA) Jaime ha estado tres veces. Jaime, por favor.

(ÓSCAR) ¿Y si lo echamos a suertes?

-Es una ventaja importante como para echarla a suertes.

-Óscar y Jaime ya van por la tercera vez.

-Que no han subido nunca. -Iván, tampoco.

-Yo nunca he ido a eliminación y tú, tampoco, ¿no?

Así que nos merecemos ir a una.

-Yo digo que se suba Iván. -Yo, también.

-Porque creo que necesitas desconectar un poco.

(PAZ) Sí. -Y bajar un poco la presión.

-Voy a llorar. -Yo, también, no llores.

-La presión de la olla exprés. -El próximo tú.

-A la cuarta... -A la cuarta, tú.

-Estoy muy agradecido, la verdad. Ha sido consensuado y ya está.

Me ha tocado un poco de favoritismo.

¿Ya, chicos? "Habemus" salvado.

Delante de cocinas y me contáis. Muy bien.

(BORIS) Qué maravilla, hay una decisión.

-Os va a alegrar. -Yo creo que es Jaime.

-Ya te digo yo que sí.

-Porque venía muy contento.

-Espero que lo hayáis echado a suerte, si no...

Aspirantes, ¿quién es el salvado o salvada?

(JAIME) Iván. (ÓSCAR) Iván.

-El que yo quería.

Enhorabuena, Iván. Gracias.

¿Por qué el elegido es él?

Porque Iván ha estado sometido a mucha presión estos días,

y creo que es justo que se tome ese respiro y vaya para arriba.

-El primer día le pregunté si le gustaba cocinar

y me dijo que le hacía feliz, para que sea feliz una semana más.

(SANTIAGO) La decisión más absurda que he visto.

-Yo, también. -Absurdo totalmente.

-Gracias, chicos, os quiero y os voy a animar muchísimo.

(ONA) Corre, corre. (MARIO) Venga, Iván.

Ay, Iván y Carmen, su chico favorito.

Creo que ha tenido que ver algo.

-Me alegro mucho. -¿Sí?

-Porque estabas atacado. -Qué bien.

(SANTIAGO) Me parece absurdo todo esto.

-Creo que hemos tomado la mejor decisión.

-Ha jugado la carta de la lástima.

(IVÁN) Qué malo. (PAZ) No.

-Para mí ha sido dramático que suba. Tu sitio está ahí abajo.

Como es tan sobrado, de verdad, es un tío sobrad, de alguna forma.

Aspirantes, comienza el último reto de la noche

y como habéis adivinado es uno de los clásicos del programa.

¡La subasta de "MasterChef"!

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

Pepe, qué miedo.

Aquí estamos como los que apuestan en las carreras.

Debajo de esas cajas hay distintos ingredientes

por los que debéis pujar. Vale.

Hay seis, uno para cada uno.

Vamos a ir descubriendo ingredientes, el que lo quiera

tendrá que pujar por él a cambio de tiempo.

Vale. Todos partís con noventa minutos

pero cada ingrediente que hay debajo de esas cajas

tiene marcado un precio de salida en minutos.

Cada vez que queráis pujar debéis levantar la cuchara

y se irán descontando cinco minutos de vuestros contadores.

Debéis medir muy bien los tiempos que necesita cada elaboración.

Sí, chef.

Óscar, ¿alguna vez has participado en una subasta?

Una vez, de máquinas excavadoras y eso.

-¡¿Cómo?! ¿Y qué te llevaste?

Compramos una retroexcavadora, sí.

Para venderla. ¡Ah!

Un intermediario, está España llena.

Carmen, ¿cuál es el truco para triunfar en una subasta?

Que sé que esto lo conoces muy bien.

Mira, el año pasado, en junio, estuve en Sotheby's, en Londres,

que vendía un cuadro, yo vendía un cuadro.

El quid ¿es llevar la cartera llena?

Depende, el saber calcular hasta dónde quieres llegar.

Y si eres tú la que vendes algo, depende de los demás

y del interés que tengan por él.

He ido a bastantes subastas, me encantan las subastas de joyas

de personajes míticos, ¿no?

Una subasta de joyas de la Callas o de la Begum Salima.

Esas son maravillosas.

Que comience la subasta.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

-Venga, a ver, qué nervios, por favor.

Vamos a descubrir el primero. (BORIS) Es divino Jordi.

(MARIO) Ay, Dios mío.

Un bacalao, con un tiempo de salida de 25 minutos.

Proceso de secado que tiene un efecto sobre él, lo saboriza.

Muy bien, vamos a empezar. ¿Quién da 25 minutos por él?

Ona nos da sus 25 minutos, muy bien.

¿Quién da 30 minutos? (BORIS) ¡Oh!

¡30 para Óscar! ¿Alguien da más?

(MARIO) Bien, Ona, valiente. (BORIS) Bien.

35 minutos para Ona. ¿Alguien levanta la cuchara?

A por ello, Óscar. 40 minutos que nos da, maravilloso.

(ONA GRITA) Ona, a la una; Óscar, a las dos...

Es bacalao, todavía hay tiempo para cocinarlo.

¿Alguien da 45? ¡Ona da 45 minutos!

(DAFNE) Esa Ona. -Basta ya, parad ya, que si no...

Venga, ¿nos dais algún minuto más?

(BORIS) Óscar, Óscar. 50 minutos para el bacalao.

(SANTIAGO) Ona, tienes cinco cosas.

Fenomenal. Es una lucha de titanes,

¿quién nos da 55 minutos por este maravilloso bacalao?

No lo sé, un momento. Venga, puede ser tuyo.

Me pongo muy nerviosa con esto. -Ay, ay, ay.

¡55 minutos para Ona!

(BORIS) Ona, Ona. -Qué narices.

55 minutos a la una.

Óscar, no te dejes amilanar. -Venga, Óscar.

¡60 minutos! Pero ¿estáis locos?

-Solo tenéis media hora. Es un bacalao y está salado.

(MARIO) Ona, para.

60 minutos a la una... Ona.

60 minutos a las dos, 60 minutos...

Sí, ya, dale, dale. ¡Adjudicado!

Me has matado, ¿eh?

-Pero es que no sé lo que hay en los otros.

Óscar, tendrás 30 minutos para hacer tu plato de bacalao.

(SANTIAGO) En medio hora tiene que hacer algo bueno...

-Vamos. "Next" Segundo ingrediente.

Qué nervios. (BORIS) Guau.

Mojama, con un tiempo de salida de 35 minutos.

Algunos la comparan con el jamón o la cecina

porque la textura final es bastante parecida.

35 minutos de salida por esa maravillosa mojama.

¡Adelante! Ona quiere la mojama por 35 minutos.

¿Quién da 40? (IVÁN) Para ti, Ona, para ti.

Dafne nos da 40, perfecto. ¿Quién da 45 minutos?

¡45 minutos nos da Ona!

Venga, dale, dale, dale.

¿Alguien nos da 50 para cocinar esa mojama maravillosa?

Venga. Es amiga, si no, iría a más.

45 minutos a la una, nos da Ona; 45 minutos a las dos.

Venga, Pepe. 45 minutos a las... ¡tres!

¡Adjudicado!

(BORIS) Ona tiene la mojama.

(MARIO) Ona, muy bien.

Tendrás 45 minutos para hacer tu plato con mojama.

Nunca he cocinado mojama pero lo he visto como el jamón del mar;

he dicho: "Carpacho". A ver qué tal.

Yo lo voy a dar todo.

-Ay, qué mal se me dan las subastas.

Vamos con el siguiente, la cosa va a mejorar.

(MARIO) Sardinas. Arenques.

Con un tiempo de salida de 25 minutos.

De la familia de la sardina con un alto contenido

en proteínas y ácidos grasos omega 3.

No debe faltar en la dieta del deportista.

¿Quién nos da 25 minutos por estos arenques salados?

(IVÁN) Ahí, deportista.

(ANTONIA) Mira el deportista. ¡Jaime! ¿Quién nos da 30 minutos?

Chis, no levantéis, ¿eh? Venga.

30 minutos nos da Dafne. (BORIS) ¡Oh!

¿Alguien nos da 35?

Le he quitado diez, que es lo que quería.

-Voy a esperar uno más. -Yo, también.

35 a la de una, 35 a la de dos.

Jordi, disfrutas viéndome sufrir. 35 minutos... ¡Adjudicado, Jaime!

-Vámonos. -A ver cómo hago eso.

Tendrás 55 minutos para cocinar tu plato de arenques.

No sé por qué estoy contento pero bueno...

-Un poquito de estrategia, ¿no? De tonta no tengo un pelo.

He dicho, te vas a quedar con los arenques y 10 minutos menos.

Quedamos nosotros. -¿Solo quedamos nosotras?

-A ver, Sami.

María, Paz y Dafne, la cosa se complica.

(DAFNE) Madre. ¡Bum!

¿Qué es eso? Bonito en salazón,

repleto de vitaminas, minerales y omega 3.

Con un tiempo de salida de 35 minutos.

¿Alguien levanta la cuchara?

Yo. Paz, hombre, acaba de levantarla.

Yo. ¡María, también!

Tienen cuchara las dos, a ver. (ANTONIA) Dadle.

(BORIS) Paz. ¿Quién da 45 minutos?

(BORIS) Paz es divina. (MARIO) Es la mejor, mi Paz.

Dafne, ¿qué te ocurre en la mano derecha?

Tengo un problema, no puedo probar ninguno.

Venga, ¿quién nos da 50? ¡Bien, María acaba de levantar!

(BORIS) Brava, Paz. Arriba, arriba. (MARIO) Campeona.

55 minutos por ese bonito que nos ha dado Paz, ¿quién da 60?

¿Quién nos va a dar 60 minutos? (ANTONIA) "Mamma mia"

¡Y, ahora, María nos da 60 minutos!

(BORIS) No, era para Paz. (MARIO) Quédate ahí. Paz, no.

¿Alguien nos da 65? No.

60 minutos a la una. Lo siguiente puede ser peor.

Pero ¿qué hacemos?

60 a las dos y 60 a las tres. Adjudicado.

(BORIS) Era para Paz ese plato. María, muy mal.

María, te quedan 30 minutos para cocinar tu bonito en salazón.

Tal y como dejo la cocina, no me da tiempo a limpiar.

(ANTONIA) 30 minutos. (CARMEN) No es nada.

Quedan dos cajas, una para Dafne y una para Paz.

Como en "1, 2, 3", esa caja tiene el coche.

Chan... charán...

(MARIO) El apartamento.

(BORIS) ¡Oh! (IVÁN) ¿Qué es?

Cecina de caballo, con un precio de salida de 30 minutos.

Es un alimento sano, bajo en grasas y muy alto en hierro.

¿Quién nos da 30 minutos? 30 minutos nos da Dafne, perfecto.

Paz, ¿te animas? Venga, va.

35 para Paz. (ANTONIA) Brava, Paz.

(MARIO) Muy bien. (BORIS) Muy arriesgada.

Oh... Dafne... ¡40 minutos para Dafne!

Paz, ¿nos da 45? ¿No? (BORIS) Ay, Dios mío...

(MARIO) Está bloqueada.

Paz, ¿te animas? No, no, no.

No seas miedosa, ¿te arriesgas a ver la última caja?

Me arriesgo. Pues, 40 minutos a la una,

40 minutos a las... dos. Ya está, para ti.

Pues, 40 minutos para Dafne, ¡a la de tres! ¡Adjudicado!

(ÓSCAR) ¡Bien! Dafne, tienes 50 minutos

para cocinar tu cecina de caballo.

Vamos a descubrir el ingrediente de Paz.

(JAIME) Venga, perfecto.

(DAFNE) Huevas. Huevas de maruca.

Populares en Andalucía, aunque estas son poco conocidas.

Son una delicia merecedora de los paladares más exigentes.

Para cocinarlas tienes 45 minutos.

¿Por qué me quitáis 45 minutos de golpe?

Me quedé para el final, con un poquito de agobio

y con la sensación de que si fallas... te vas.

Tenéis el ingrediente principal,

con el que haréis un plato libre en el tiempo que tenéis.

Jaime, tienes 55 minutos; Dafne, tienes 50 minutos;

Paz y Ona, 45 minutos; y María y Óscar, 30 minutos.

Coged vuestro ingrediente y colocaos en vuestra cocina.

Creo que hoy va a ser mi día, tengo que hacer un pescado

y, no solo un pescado, un pescado en salazón;

si no me gusta el pescado, en salazón es para taparse la nariz.

Aspirantes, ya podéis hacer un plato apetitoso

y que entre por los ojos porque nos van a acompañar

unos comensales que son más exigentes que nosotros.

Los niños. -¿Niños?

-Vaya prueba, Santiago.

Debéis hacer cuatro raciones de vuestro plato

pero tendréis que entrar al supermercado a hacer la compra.

Como siempre, tenéis tres minutos que empiezan

en tres, dos, uno, ¡ya!

(IVÁN) Vamos, chicos, a tope. (ANTONIA) Suerte.

(MARIOA) Vamos, Paz. (SANTIAGO) Pensad. Madre mía...

Vamos, aspirantes, tres minutos para coger los ingredientes

necesarios para cuatro raciones de la misma elaboración.

¿De acuerdo? Sí.

Me encanta esa canción de Rita Pavone.

(CARMEN CANTA) #Mio cuore, tu stai soffrendo...#.

-¿Dónde están los tomates? -Vinagre.

(ANTONIA CANTA) #Al mondo, se rido, se piango#.

Venga, último minuto.

Lo digo para todos; cuatro raciones.

(CARMEN Y ANTONIA CANTAN)

#Sto vivendo con te i miei primi tormenti#.

(BORIS) Brava.

(ANTONIA CANTA) #La mia prima felicità#.

(MARIO) Cantándola juntas, eso está muy bien.

Ocho, siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno. Nos vamos a cocina.

(ANTONIA) Un aplauso, por favor. (BORIS) Bravísima.

(ANTONIA) Gracias, gracias.

(MARIO) Venga, mi Maripaz. (IVÁN) Bonita cesta.

(SANTIAGO) Veo manzanas.

(CARMEN) Qué cesta tienes más rica. (ONA) Sano.

Jaime, tus 55 minutos comienzan en tres, dos, uno, ¡ya!

(PAZ) Vamos. (BORIS) ¡Jaime, Jaime, Jaime!

-Vamos, Jaime.

-Se me ha caído todo.

(ANTONIA) Vamos, empieza con el pescado.

-Tiene que tener una idea.

Empieza ya a limpiar los ingredientes, co...

Los arenques salados hay que limpiarlos muy bien

porque tienen mucha espina; yo aprovecharía muy bien la carne.

Para los arenques y para todos los salazones

algún tipo de ensalada siempre funciona bien.

Aunque hay que saber combinar la cantidad con el resto,

no es lechuga y tiro un arenque.

El problema de estos ingredientes es la sal que metes en el plato,

puestos en pequeña proporción pueden intervenir en más cosas

que la obvia ensalada, que está muy bien.

(ANTONIA) Quita las escamas con el cuchillo.

-No, me lo puedo cargar, no es un pescado tan robusto.

(SANTIAGO) Qué bien cocinamos desde la barrera.

Ah, ¿lo haces con la mano? Bah...

-No sé qué hago, es un producto fantástico que no he trabajado

pero le puedo sacar un buen partido.

Preparo cuatro raciones de ensalada y para contrarrestar

el sabor salado de los arenques los voy a intentar rebajar

con salsa de frambuesas y un poquito de queso de cabra.

Si estáis viendo "MasterChef" y se os hace la boca agua

con algunos de los platos que están haciendo los aspirantes,

podéis probarlos en el restaurante MasterChef, en Madrid.

Viviréis una experiencia gastronómica y podréis conocer

a algunos aspirantes que han pasado por estas cocinas.

Tenéis más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Está espera es terrible. Quiero que empiece ya.

-Tú tienes 30, pero tienes tiempo para pensar...

Puf, para tenerlo todo clarísimo.

Dafne, ¿preparada? Sí.

Tus cincuenta minutos para cocinar cecina de caballo empiezan ya.

Vamos, Dafne. -Vamos, cariño.

-Vamos, Dafne.

Cecina de caballo, está muy rica, muy parecida a la de vaca.

Es un poco más suave. Más dulzona.

¿Tú con la cecina no hacías un caldo?

Sí, si la cortas muy fina se parece al "katsuobushi",

al bonito seco que utilizan los japoneses.

En una infusión, cortado muy fino, tendrás un caldo sabrosón,

como un consomé de caballo, que está gracioso.

¿Vas a hacer albóndigas? -No, unas croquetas.

-¿"Unas"? -Croquetas.

-Buenas, buenas.

Otra cosa, la cortas finita y en el horno a 90 o 100 grados,

la dejas un ratito, haces una chips muy buenas,

encima una crema y debajo ese caldito.

Plato con tres texturas: caldo, crujiente y cecina.

Quiero aprender cómo las haces. -Las croquetas llevan tiempo:

tiene que hacer la bechamel, luego, picar el relleno.

Va a hacer croquetas. En 50 minutos, un poco atrevido.

Sí.

Me toca hacer salazones y me desmayo, como tú el otro día.

-Paz.

-Ay.

-Jaime aún está limpiando eso.

-Hola, ¿qué tal?

Otra vez esas manazas para un producto tan delicado.

Sí. Límpialo bien.

Intento limpiarlos bien para que no me pase

lo que le pasó a Antonia con las escamas.

Voy a intentar sacar dos lomitos para cada ración,

los voy a preparar con una ensalada.

Tiene potencia de sabor. Sí, está salado.

Tienes que contrarrestar eso con tu elaboración

para que no sea muy fuerte. Vale.

No te daré más pistas. Ok.

Suerte, Gracias.

-Mierda. -Cuidado. Ten cuidado, por favor.

-Joder.

Ona, Paz, los 45 minutos para la mojama

y las huevas de maruca comienzan ya.

¡Bravo! -Vamos, Ona.

-Las niñas más guapas del mundo.

Ahora, con 45 minutos; Ona con mojama de atún

y Paz con hueva de maruca.

No estamos acostumbrados a verlos en platos, se toman con aceite

y almendras fritas. Y una cerveza, qué rico.

Hay que sacarle valor. Sí.

Vamos a ser limpios desde el principio, si no...

La mojama, igual, puedes rallarla encima de una pasta.

Solo es maravilloso, ¿cómo hacerlo para no desvirtuarlo?

Es como si te dan jamón de bellota y tienes que hacer un plato.

Se puede hacer, vale... Hemos visto mil elaboraciones.

Sí, pero como sabemos que la mejor es cortado fino a cuchillo,

siempre nos cuesta introducirlo.

(Música de tensión)

Me pone muy nerviosa que esto esté sucio.

¿Qué tal, Dafne? Bien.

Veo que has elegido croquetas.

Sí, porque, no sé por qué me ha dado que serán niños.

"Que serán niños"... Los comensales.

Porque ha dicho: "Los más exigentes".

O son superchef o... O son niños.

Creo que estás un poco obsesionada con el tema de los niños por...

Puede ser. Por tu embarazo.

Puede ser. Pero ¿las bordas?

Las he hecho solo una vez y sí. ¿Solamente las has hecho una vez

y te arriesgas en la eliminación a hacer croquetas con cecina?

Sí. De caballo.

Porque es parecido al jamón.

"Parecido al jamón" Es diferente. No puedo probar.

Vale, voy a probarlo yo. Vale.

Y cuidado, lo que quiero es que sepan a cecina.

No sé si vas por buen camino. Suerte.

Gracias. No voy por buen camino. ¿Y si hago una lasaña?

-¿Qué haces Ona? -Osmotizar dados de manzana.

-¿Un confitado? -Impregnar del zumo de las fresas.

-Vale, vale.

-Jolín, Ona, no veas, ¿no?

(Música de tensión)

He cambiado, me he lanzado a hacer una lasaña.

Nunca la he hecho pero tiempo me va a dar.

Pero claro, nunca la he hecho y he cambiado con lo que tenía.

No voy a poder probar mi plato porque una embarazada no puede

comer salazones, una que no haya pasado la toxoplasmosis.

Y, bueno, esta prueba va en mi contra.

(ANTONIA) ¿Qué hará con la pasta de la lasaña?

No entiendo.

(CARMEN) Boris, ¿qué está haciendo?

-¿Lo de la máquina? Lo ha puesto al vacío.

(MARIO) Al vacío, entonces, la fresa se mete dentro

del trozo de manzana.

Y es manzana-fresa. (BORIS) Como nosotras.

(IVÁN) Muy top, Ona, muy top.

-La espera la llevo mal, me pongo nerviosa por no empezar.

Treinta minutos solo, me volví un poco loca en la puja.

Lo único bueno es que tengo poco tiempo pero es un plato

que no se cocina porque se come como un jamón.

¿Qué dices, Ona? Voy a hacer un carpacho finito y...

Sigue hablándome, es que me encanta la mojama.

Voy a darle un toque fresco con los rábanos

e intentar impregnar la manzana con las fresas.

¿El rábano puesto por...?

Con un poco de vinagre, he puesto vinagre aquí y aquí.

Creo que le dará un toque... Veo poca elaboración.

Me falta una mayonesa y más cosas. Vale, por ahí vamos bien.

Le voy a echar jengibre para ese toque.

Te traigo un regalo. Oh, muchas gracias.

El "Manual del aspirante a chef".

Además de hacer un repaso por todas las técnicas

que se deben conocer, vas a encontrar muchos trucos

para que tu comida esté a la altura de un gran restaurante.

También, enseña a preparar menús por estaciones.

Te va a venir muy bien. Muchas gracias.

Ay, qué bien. Gracias, Ona, campeona.

Me llevo la mojama. Me lo voy a estudiar.

Falta te hace.

30 minutos. -Se me ha olvidado la patata.

-¿"La patata"? -Quería hacer un bacalao dorado,

que es con patatas pajas, huevo y todo revueltito,

pero he cogido todo menos las patatas.

María, Óscar, ese bonito y ese bacalao están deseando

ser cocinados en 30 minutos que comienzan ya.

(LOS ASPIRANTES JALEAN DESDE LA GRADA)

-Vamos, María. -Ponlo en agua, en remojo, rápido.

El bacalao tiene mil millones de elaboraciones.

Pero lo tiene salado, ¿eh? Con lo cual, cuidado,

porque está muy potente, está salado.

¿Qué harías con un bacalao salado en 30 minutos?

¿Cuál es la elaboración que hacen en mi tierra?

Desmigas. Lo desmigas, lo metes en agua.

Claro. Y se le quita el máximo de sal.

Cuando lo saques, dependiendo de la sal, echas más o menos.

A mí me gusta deshilachado. Con tomates secos y aceitunas.

Cómo te gusta esa combinación. De las aceitunas.

Funciona de maravilla, el encurtido, la naranja.

(MARIO) Mira cómo corta, como una jabata, mírala.

(Música de tensión)

Buenas a todos, me cuelo por aquí. ¿Qué pasa?

Que las cosas cuando se hacen más de una vez, son costumbres.

Te dejo el cuaderno... Cuando quedan 25 minutos.

Pues sí, cuando quedan 25 minutos.

Cuando termines puedes hacer una exposición: "Desde la galería".

-Sí, qué bien. -Para ello necesito estar

en la galería el mayor tiempo posible.

Si de mí dependiese, estaríais todos aquí.

Bueno, ¿cómo está Paz?

Bien. ¿Contenta con tus huevas de maruca?

No sé si estoy contenta, la verdad.

No estás contenta todavía a estas alturas.

No estoy contenta porque estoy en la Prueba de Eliminación.

Y estoy haciendo algo que no he hecho nunca.

¿Ensalada? No. Este es mi plato principal.

Pasta. Sí. Va a ser una pasta.

Va a ser una carbonara. Voy a sustituir la salazón

que da la tocineta, digamos, por esto, por la hueva.

Hasta ahí, bien. Y he hecho una ensalada también

para que sea una comida más completa.

Tienes la ensalada y la pasta. Yo quiero cuatro platos buenos.

No quiero ocho mediocres. Vale.

Suerte y las ideas claritas.

Hasta luego. Venga. Gracias. Hasta ahora.

(PAZ) Tengo una segunda elaboración por si acaso.

Pero creo que realmente el plato principal,

el que voy a presentar, es la pasta.

¿Eso qué es? ¿Ajo, Fiona?

-No. Es almendra, ¿verdad? -Sí.

-Claro. -Carmen llama a Ona, Fiona.

-Fiona la de "Shrek". -Se me ha ido la olla.

¡Óscar, vamos, bonito!

(MARIO) María, ¿todo bien? No le hemos dicho nada.

-¿Bien, preciosa? Venga. -Sí.

-Va un dibujo de Santiago. -¡Ay, por favor! ¡Uh!

(SANTIAGO) Las pecas me salieron bien.

Es lo que más me ha gustado.

Está muy vigorosa pelando. Ella pelaba vigorosamente.

No sé qué pelaba, pero pelaba.

Hola. ¿Qué estás haciendo?

Voy a hacer un tartar fresquito.

Como no me gusta el pescado y este está fuerte,

a ver si dándole cositas verdes y toques frescos,

lo defendemos bien. ¿Eso qué es?

Tomatito concassé y cebolleta.

¿Para qué? Para el tartar.

El tartar tiene esto y tiene esto.

Lo veo poco estético, lo veo... Mal.

Basto. Un tartar tiene que estar cortado regular.

Ahora me pongo con ello. Perfecto.

Ibas a incorporar ese bonito. No desmenuzado,

sino en láminas finas en la parte superior.

Que le aporte la sal. Es lo que deberías buscar.

Te veo muy insegura, María.

Ponte las pilas. Vale. Gracias.

(BORIS) Estoy concentrado en Ona.

Quiero ver que esa mayonesa funcione.

Está estupenda.

¡Oh!

Al final, este programa me hace llorar.

¿Qué acontece?

(SANTIAGO) ¿Son así las orejas? -Más pequeñinas.

Son como más bonitas. -Las he hecho para ti.

Jaime, que parece Goliath, el de "El Capitán Trueno".

Yo le he preguntado a Boris: ¿Estás son las orejas?

(IMITA A BORIS) Un poco más pequeñas.

Te he hecho más orejas para que tengas más para disfrutar.

Jaime, bello. Como esos actores de ojos grandes.

Bueno, aquí tenemos a Óscar

haciendo un bonito plato de bacalao.

Lo primero ha sido poner el bacalao a desalar.

Luego he pensado que voy a hacer un carpaccio de diferentes tomates

con una vinagreta, con lima, albahaca y tomillo.

Un poquito de sal. El bacalao... lo has desmigado.

Lo he desmigado. Y luego le voy a dar

un golpecito de calor en la sartén.

¡Uf! Ni se me ocurriría hacer eso. ¿No?

Si el bacalao tiene un punto de sal, desmígalo

y alíñalo con aceite de oliva.

El aceite va a reducir la sensación salina.

No sé si un carpaccio de tomate

tan suave de sabor le aporta mucho.

Tienen que ser componentes que aporten sabor.

En una prueba de eliminación

es mejor no ponerse creativo y asegurar el tiro.

Vale. El aceite confitado...

Claro. Tiene que tener muchísimo más.

Muy bien, Ona. -¡Ona, Ona, Ona!

Es una maravilla. -Además, limpita la cocina.

Vale. Esto ya no tiene espinas.

(MARIO) ¡Venga, Maripaz! -Aquí voy.

Samantha, ¿puedes venir, por favor?

Es que no me va a dar tiempo. Cuéntame.

¿Puedes probarme esto? ¿Lo has cocinado?

Sí. Cualquier tipo de carne cocinada,

ya no hay problema para las embarazadas.

Bueno. Yo creo que lo puedes probar.

Vale. Lo pruebo. Está cocinado.

No tienes ningún peligro. Vale.

Está muy salado. Tienes que pensar

en el plato que quieres hacer para que esté rico

y que no esté demasiado fuerte. Vale. Gracias.

(DAFNE) Yo soy primeriza en el embarazo. Yo no pruebo nada.

Pero tiene razón Samantha.

Si lo cocinas un poco, ya se puede comer.

Mi cabeza se ha bloqueado con que no podía comer nada

y creo que me he pasado de cautelosa.

Dafne, rápido. Tienes que ponerlo en el horno, mi amor.

¡Vamos, vamos, chicos!

(MARIO) ¡Olé mi María, qué bien ha cogido el cuchillo

y ha hecho una "brasunué" como nadie! O algo así.

¡Hala! Mira eso. ¡Huy, qué sexi está ella! ¡Sexi!

¡Aspirantes, atención!

Cinco minutos y cuatro emplatados por delante.

¿Y por qué son cuatro platos si solo son tres jueces?

-Han dicho cuatro. -Porque vienen comensales.

-Viene alguien. -¡Viene alguien!

Qué divina. -¡Muy bien mi Maripaz!

(CARMEN) Eres una máquina.

(MARIO) ¿Vas bien, Óscar? -Voy sufriendo mucho.

Yo me voy a desmayar. Esta ansiedad no puede ser.

-¡No puedo más! -No puedo. Me voy.

(ÓSCAR) Como cogí varias lechugas,

he decidido hacer una ensalada fría de bacalao desmigado

y lo he pasado por la sartén con ajo y aceite

para intentar quitarle la salazón del bacalao

y que venga el fresquito de la lechuga.

(CARMEN) ¡Ay, qué mona, Ona! -¡Qué monísimo!

"Beauty beyond beauty". -Gracias, chicos.

¡Qué maravilla! ¡Olé, olé!

-¡Olé, olé y olé! -Un cuatro de Miró.

Mira nuestro Jaime. -Nuestro Jaime.

Jaime, qué belleza.

(IVÁN) ¡Vamos, Óscar ahí! ¡Bonito! -¿Cuánto queda?

¿Cuánto queda, chicos? -Muy bonito.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Yo me tiro. Me tiro, me tiro a la pastilla.

¡Corre, Dafne! ¡Corre! (BORIS) Crece la tensión.

Pero todo es maravilloso.

¡El plato es igual que el nado sincronizado!

¡Es divino! ¡Como una simetría! ¡Como una simetría! Bravo.

Me tiembla la mano. (ANTONIA) Señores, vamos.

Mira qué emplatamiento fantástico están haciendo.

¡Venga, Paz! ¡Esas huevas! -Le voy a poner unas virutitas.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco...

(TODOS) Cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Yo sigo. -¡Bravo!

-¡Bravo! -Muy bien, chavales.

(ÓSCAR) 30 minutos son muy pocos minutos.

¿Qué son 30 minutos en la vida de una persona?

Para mí era la vida o la muerte.

Qué mona Dafne. -La he hecho en plan muñequita.

(MARÍA CANTURREA)

(DAFNE) Me flipa. Me encanta.

(SANTIAGO) He hecho a Dafne porque es maravillosa.

Bastante duro es estar aquí,

para encima llevar un retoño en tu vientre.

Aspirantes, los platos que habéis elaborado,

los vais a servir en el restaurante.

Los comensales tan especiales que os hemos anunciado antes,

están impacientes por probarlos.

(ANTONIA) ¡Qué "bello"! ¿Quién viene?

-Boris, ¿quién será? -Azúcar Moreno.

(CANTA) #¿Quién será, será?#

Adelante, Fernando,

(Aplausos) Mara, Gonzalo, Juan Antonio,

María Arias, Miguel.

Son los "juniors". Paula, Lukas,

Cova, María Blanco, Jefferson

y súper Núria.

Esos cocinan que flipas, eh.

(EXCLAMAN CONTENTOS)

Qué grandes. Toma. Ven aquí conmigo.

Ven aquí conmigo. Te has cortado el pelo.

Sí.

¡Ah!

¡Hola! ¡Ay, mis niños bellos, guapos!

¡Qué mayores, por favor! Todos quieren a Eva.

Claro. Normal. -Han estado aquí mucho tiempo.

Eva, ¿qué tal está tu hijo? Mi hijo está genial.

¿Se parece a mí? ¿Se parece a ti?

¿Pues sabes qué? Que sí. Es tan guapo como tú.

(RÍE)

(MARÍA) Me encantan los niños. Yo soy maestra.

Tengo una niña pequeña. Pero dicen la verdad.

Y a veces la verdad no está bien oírla

en determinadas circunstancias.

Gonzalo, uno de los finalistas del "Junior".

¿Qué sientes al volver a estas cocinas?

Siento alegría. Estoy muy entusiasmado de volver.

Sobre todo, para probar platos de "celebrities".

-Bueno. -¡Oh, guau!

Mi Núria. ¿Tenías ganas de verme? Sí.

¿A que a estos no? Sí.

¿También?

Y dime un secreto. ¿Cuál es tu "celebrity" favorita?

Todas. (EXCLAMAN) ¡Oh!

Mara, ¿cómo te han recibido

en tu pueblo? Es una "celebrity".

¿Eres "celebrity" en el colegio? Sí.

¿Y cuántos novios tienes? Ahora no tengo todavía.

Estoy buscando pretendiente. ¿Qué tipo de novio buscas?

Pues uno guapo, con ojos azules, alto

y que me cuide.

Y mi concursante de aquí favorito es Mario.

¡Oh! Es todo lo contrario.

(GRITA) -¿Cómo está mi niña guapa?

-¡Ay, mi Mario! -¡Mi Mara! ¿Cómo estás, cariñito?

-Me encantas. -Tú sí que me encantas a mí.

Mario, me ha dicho mi tito Iker que si le puedes mandar

un saludo desde aquí, "por fa".

Pues, primo Iker, ¿cómo estás, cariño? Soy Mario Vaquerizo.

Te mando un beso muy fuerte. -¡Olé tú!

Y también podemos decir que esta chica es...

(CANTA) #¡Espectacular!#

(CANTAN) #¡Sensacional! Es un vendaval.#

#Que hará temblar mi miedo. Espectacular. ¡Oh!#

Bueno, Jefferson. (HABLAN EN INGLÉS)

Hablemos en castellano que las "celebrities" no saben inglés.

¿Le quieres preguntar en inglés a Pepe?

(HABLA EN INGLÉS)

(Risas) "Yes. Of course. Yes".

(HABLAN EN INGLÉS)

(RÍEN)

Vives en Cádiz. -Vivo en Cádiz.

-Qué maravilla, ¿no? -Sí.

Tienes una mezclilla. Tú dices "picha".

-Sí, sí. "Picha". (RÍE) "Picha".

Miguel, ¿te has preparado una coplilla para nuestros famosos?

Qué lindo Miguel.

(CANTA) #Rivera nos dejó pronto, pero su arte aquí está.#

#Nos dejó de herencia dos toreros,

#dos toreros de verdad.#

#¿Cómo se me va a olvidar?#

#Como toreaba el Yiyo, nadie ha vuelto a torear.#

(Vítores y aplausos) ¡Olé! ¡Bravo!

¡Olé, olé!

(PAZ) Qué mono, por Dios. -Qué tío.

(PAZ) Qué crack. Juan Antonio, ¿cómo va tu cocina?

Bastante bien. ¿Y de los famosos?

¿Alguno que te guste en especial?

Mi padre y yo somos favoritos de uno.

Mi padre es del Atlético

y le gusta El Fary. De Santiago Segura.

(Risas) Mi padre veía "Torrente" a saco.

¿Pero tú has visto esas pelis? Si son para mayores.

Ya. Pero yo las veo. Pero no veo las cosas...

Ah. Te tapas los ojos en las cosas fuertes.

-Ya, ya. -O sea, la mitad del metraje.

Pues no se hable más. Es el momento de comenzar la cata.

Óscar, suerte y al toro.

Vamos allá. -¡Bravo! ¡Olé!

Qué belleza.

Elegante.

Mira. Veo que se te cae. -No, no.

Él controla. -Os voy a decir una cosa.

-¿Qué cosa? -Vosotros pensad que esto

lo ha hecho vuestro padre. -Vale.

Me ha hecho una cosa que no me gusta mucho,

pero lo ha hecho mi padre con mucho cariño.

-Ah, vale. -Pensad en eso.

Aquí está. Ahí lo tenéis.

Me ha tocado un bacalao. En esos 30 minutos,

tenía que intentar desalarlo, quitarle la sal.

Lo preparé con ajos en láminas.

Lo pasé por la sartén. Cogí unas lechuguitas

para que le diera un poco de frescor.

Le hice una vinagreta. Ahora tenéis que cortarlo bien

con el cuchillo para que todo se integre,

para que vayáis cogiendo los diferentes sabores.

Hala, venga, chicos. Adelante. Tiene buena pinta.

El bacalao está revuelto.

Vale. Empezamos bien. No encharcamos.

Empezamos muy bien. -Está bueno.

Está bueno.

¿Vas a comer más? ¿Tú más?

Óscar, no me gusta el pescado

pero está superbién. -¿Está rico? Qué guay.

Creo que venís muy buenos. Os ha vendido muy bien la moto.

Les dijo que era su padre

como Darth Vader. -Lo que tiene ser padre.

Paula, ¿qué te pareció la ensalada? Me pareció que estaba muy buena.

Sí que yo hubiese puesto un poco más de bacalao.

-Ajá. -En 30 minutos,

algo más, pero está muy bueno. -Los nervios.

Qué niños superinteligentes.

Yo también era así cuando era pequeña.

¿Y tú cómo lo ves? Te lo diré claro.

Lo he visto un poco pobre.

En 30 minutos, hacer un bacalao...

Nos lo hemos comido porque teníamos hambre.

Has puesto brotes y poco bacalao por encima.

Me ha gustado ese chico. Ha hablado con sinceridad.

No, no. Sincero es.

Amigo Óscar, tú has seguido tu idea

de un bacalao con un refrito de ajos.

Una grasa que cuando está rehogada, es menos ligera.

Una vinagreta, cuando es fresca, no te da impacto de ser graso.

Si quieres meterle fresco, prueba a dejarlo crudo

aliñándolo y sin meterle ese "ajazo" que le has metido

que esconde el sabor del bacalao. Porque sabe a ajo...

¿Sí?

La prueba tiene su trampa porque son salazones.

Son productos que ya están terminados.

Si los cocinas, vas a potenciar la sal.

Hay que ser muy virtuoso para atreverte a cocinar

algo con tanta sal. Y para una ensalada con lechuga

y cuatro trocitos de bacalao, a mí se me queda pobre.

Gracias.

Óscar, delante de cocinas.

(Aplausos) Gracias.

¡Ay, Óscar!

No ha sido fácil.

(ÓSCAR) Me he quedado chafado, triste.

Estoy acostumbrado a que me juzguen.

Pero no sé qué me pasa aquí

que estoy todo el rato como con el ojo lloroso,

con la lágrima fácil. Estoy más sensible.

¿Le has puesto curry a la pasta?

A ver si adivináis lo que es.

-Me suena a que es rábano raspado. -Tampoco.

-¿Y qué es? -Ahora os lo digo.

Paz, cuéntales a los niños qué plato has hecho.

La he llamado carbonara a la Península Ibérica,

porque lleva la hueva de maruca, que es de Barbate,

queso manchego.

Y lleva aceite de oliva de Jaén. -¡Ay, qué divina Paz!

Bueno, vamos a probarla.

Están repitiendo. -Vaya bocado.

-Paz, están repitiendo. -Se lo están comiendo todo.

A mí me gusta. -Está bueno.

Que vienen más. -Que está muy bueno.

Pero vienen más platos.

Te gusta comer. Ya me he dado cuenta.

No ha parado. Se lo ha comido todo.

A ver, chicos. ¿Qué tal este plato por aquí? Núria, ¿qué tal?

Está buenísimo. Me ha encantado. ¿Sí?

Qué mona. Ay, gracias.

La pasta está muy buena, muy tierna, como a mí me gusta.

Y esto de aquí está muy bueno.

Las huevas de maruca. ¿Y Jefferson?

Es una idea muy buena. Me gusta cómo ha usado las huevas.

Muchas gracias. Mara, ¿qué te ha pasado

con la pasta, que no has parado? Me ha encantado tu plato.

Has combinado todo muy bien. Superbién.

Muchas gracias. ¿Y tú, Gonzalo?

Todo estaba muy bien integrado.

A lo mejor, me ha gustado menos la pimienta alrededor del plato.

A lo mejor, cuando la cogías, notabas un poco más la pimienta

que cuando cogías la pasta sola. Pero es un plato de diez.

(BORIS) ¡Pero bueno! ¡Por favor!

¡Pero, por favor, que escriba en el periódico!

Yo creo que has sido inteligente

porque si hay algo que combina muy bien

con este tipo de salazón, es una pasta.

A mí me parece que está bastante bien cocida,

bien aliñada y me gustan las roscas de pimienta

que le sube un poco el tono.

El plato está bastante bien conseguido

porque has respetado justo eso, el producto.

Ay, muy bien. Muchas gracias.

Me alegro que, por lo menos, no os he defraudado con mi pasta.

Yo tenía mucho miedo. -Qué va.

Me ha encantado. -Pues dame un abrazo.

Mira qué músculos. -Hola.

Hola, chicos. ¿Cómo estáis? -¡Hola!

-¿Qué tal? -Vaya pecho, Jaime.

-Hola. -Está hinchado, eh.

Chicos, os traigo otra ensaladita.

¿Os gustan las ensaladitas? -Sí, sí.

-Hoy es el día "healthy". -Una ensaladita fresquita.

El elemento principal es arenques.

Le he añadido un poco de queso de rulo de cabra y también

he añadido un poco de salsa de frambuesa.

Vale. Un toque agridulce, más o menos, vale.

Vamos a probar.

El que mejor come es el azul. -También Jefferson.

No. Se mete el cuchillo en la boca.

Eso no se debe hacer jamás. Hay que enseñarles

un poco de protocolo a estos niños.

Jaime, mi queso favorito: el queso de rulo de cabra.

En todas las ensaladas. -Normalmente, no me gusta

el queso de cabra, pero hoy me ha gustado. Está muy bueno.

¿Sí? Bueno.

Jefferson, no te metas nunca el cuchillo en la boca.

Es un consejo que te doy con todo mi cariño.

(BORIS) Qué rebelde. -Sí.

Creo que me va a dar un cuchillazo.

Bueno, chef Lukas. Yo sé que el arenque es

un pescado complicado, pero, en 15 minutos,

esto en el bar de al lado de mi casa me lo traen y mejor.

(RÍE) (CARMEN) "My God".

-¡Pero "my God! -Estos niños.

Yo creo que te falta trabajo con él.

A mí no me ha parecido fácil limpiarlo, pero bueno.

Me ha parecido sencillo.

55 minutos... vale.

Tenías que desescamar el arenque.

Eso sí que me parece que tiene mucho trabajo.

Pero una ensalada simple

y podías haber hecho algo más complejo.

Chicos, es que soy muy aprendiz en la cocina.

Soy casi un paquete.

¡Qué mono!

Bueno, yo creo que la ensalada está como tú.

Hay que pulirla. Yo creo que todos los ingredientes

funcionan, pero los has puesto sin pensar.

Has puesto un trozo de queso de cabra de kilo y medio.

Te falta sutileza. Ese arenque es muy salado.

No pasa nada. Utilicémoslo como sal.

Cortamos fino y lo echamos. Lo integramos en la ensalada

y nos va a dar tropezones de sal.

Un buen aliño. Me parece bien lo de los frutos rojos.

Hasta ahí, llego. Pero el quesito cortado en más trozos.

Me falta pulirte, pulirte.

Lo que dice Pepe. El trozo de queso... mal.

El trozo de pescado... Es un producto que tiene

mucha alma, muchísimo sabor, mucha personalidad

y que hay que ser coherente

con la cantidad que metemos en un plato.

Yo siempre tengo en cuenta

que eres más rústico que una amapola.

(JAIME) Puedo parecer un tío tosco, pero bueno.

Yo creo que poco a poco me voy refinando.

María, cuéntanos. Yo tenía bonito en salazón.

He decidido darle un poquito de ligereza al plato

haciendo una especie de marinado.

Ceviche con lima limón de un calabacín,

de un tomate concassé cortadito,

de una cebolleta. Y tenía 30 minutos, chicos.

Muévelo todo. A ver qué nos ha hecho María.

Tened en cuenta que soy pelirroja y estamos en extinción. Hay pocas.

María, cuéntame qué te ha parecido esta ensalada.

Está muy buena y yo pensaba que podría haber tenido

algún exceso de vinagreta. Pero no. Está perfecta.

Pero no. No tenía exceso de vinagreta, dices.

Jefferson, ¿qué te parece? Creía que iba a haber

más cantidad de lo principal.

Para que se encuentre. Anotado.

Vamos aquí con la más crítica. Cova.

¿Qué te ha parecido esta ensalada? A ver.

El plato, el conjunto está

muy bien aliñado, pero somos cuatro comensales.

Dos rajitas. Pero la verdad es que el plato me ha gustado mucho

y en 30 minutos está bien.

Gracias. Te tenía un poquito de miedo desde ahí atrás.

Pues venga. Vamos con Lukas. A él también le tengo miedo.

Para mí, está muy bien macerado.

Creo que ha sido el mejor de los que llevamos.

-Ah, bueno, gracias. -Está muy bien macerado.

Mirad qué buen veredicto. Miguel, ¿qué te ha parecido?

A mí me ha gustado. Y le quiero dar

la enhorabuena porque alguna vez sí que he probado esto

y no me ha gustado. Y este me ha gustado.

Ha conseguido que me lo coma.

Muchas gracias.

María, la vinagreta está bien.

Creo que el limón es un poco demasiado exagerado.

Está rica. Le falta bonito. Sí.

Me quedo con el aliño. A Jordi no le gusta.

Me gusta la acidez. Me parece que está muy bien.

Pero parece algo inacabado. Parece que le falta algo,

porque es como la guarnición bien hecha de algo que falta.

Ya. Vale. Pero está bien acabado,

que no es poco. Perfecto. Gracias.

(MARÍA) En "MasterChef" nunca se sabe nada.

Si me voy hoy, me dijo mi madre: "No llores". No lloraré. Creo.

Pero yo creo que de sabor está rico. Espero que sea suficiente.

Bueno, Ona, cuéntales tu plato.

Por honor a Boris, es mojama sincronizada,

porque le gusta mucho la "sincro" y he intentado

que quedara todo muy sincronizado.

-Qué bella. -He hecho un carpaccio

con la mojama, porque ya estaba en salazón

y he intentado no tocar el plato principal.

Luego, he infusionado unos dados de manzana

con zumo de frambuesa y frutos rojos

y le he puesto un poco de almendra tostada por encima.

Unos rábanos encurtidos con vinagre

y una mayonesa de jengibre.

¿Y cuántos minutos aguantas debajo del agua?

-Pues un tiempillo. -¿Un minuto?

Más, más.

Vamos a probar.

¿Esto sabe mucho a pescado? Muchísimo.

Se llama mojama.

Es como atún secado.

Paula, ¿qué te ha parecido? La idea muy buena.

Y a mí me ha gustado mucho.

¡Ay, qué bien! Muchas gracias.

Este pescado es tan fuerte, es tan salado,

que yo lo he tomado todo junto y para mí,

el sabor del pescado ha predominado todo lo que habías puesto

en el plato. -Vale, vale. Gracias.

-Pero estaba rico. -Gracias.

El problema es el nombre que le has puesto.

Dices "carpaccio" e interpreto que es más fino.

Con más dados de manzana para contrarrestar la potencia

del pescado. Me gusta la almendra.

La vinagreta de ser más expresiva

no habría pasado nada. Vale.

¿Qué tiene de muy bueno tu plato? Que la prueba se trataba

de poner en valor el producto principal, la salazón,

y tu emplatado y cómo lo has hecho es como se serviría

en muchos locales. Una mojama con un añadido

que yo lo habría potenciado.

Sin más. ¿Sabes lo que le pasa a tu plato?

Le pasa lo que a ti.

Que es muy prudente.

Porque creo que todos los elementos que has puesto,

a la mojama le va de maravilla. Pero te ha faltado

más mayonesa, más almendra, más rábano

y un poquito más de esa fresa.

Eso más en cantidad,

sería una tapa muy rica para la mojama.

(ONA) En la "sincro" no soy prudente

porque es mi medio. Es más fácil.

De aquí en adelante, tengo que ser más atrevida

y meterle ahí más chicha.

¡Lasaña! -Hola.

-Tiene buena pinta, eh. -¡Lasaña!

-Se ha cortado. -Sí. Me he cortado.

Estaba nerviosa. -¿Te has cortado?

Un corte aquí. Dafne, cuéntanos

qué plato has hecho tú.

Lasaña de cecina de caballo.

Me he guiado un poco por impulsos.

No sé cómo estará. Solo quiero que lo probéis

y que espero que os guste. Venga, chicos. Adelante.

Los caballos les encantan a los ingleses.

Jefferson come lo que le echen.

Al niño de los 15 minutos

no le ha gustado nada. -Nada. Claro.

Está fuerte, eh.

¿Cómo va el caballito? Está bueno.

No te creas.

Al de Murcia le ha dado un asco, que se muere.

Bueno, Juan Antonio, ¿cómo ves esa lasaña de cecina de caballo?

A mi gusto, está como mal implementada en el plato.

No sé cómo decírtelo.

Que para una lasaña, no se puede encajar.

¿Por un tema de potencia? Sí.

¿Qué le sobra? Sal.

A mí me da la sensación

de que la lasaña, en sí, está buena.

Pero me parece que está fuerte.

La carne de caballo, la cecina,

es muy salada y yo creo que es el único defecto.

Dafne, al calentar la cecina, el sabor de esa cecina

se ha puesto superpotente.

Me parece que has acertado haciendo un plato para niños.

Pero siempre que doy una valoración con un producto,

digo: Si me tapo los ojos, ¿sabría lo que estoy comiendo?

Y no sabría lo que estoy comiendo. Me sabe a chorizo.

Sí con ese punto de sal que al guisar un salazón,

sale todo y aflora y te pega un zambombazo.

Hoy se trataba de poner en valor la salazón.

Pasta poco cocida, bechamel demasiado densa.

El gratinado porque nos ha faltado tiempo, no lo hemos gratinado.

Creo que ya son demasiados errores para una lasaña.

(SANTIAGO) Me tienes que explicar esto

de "no está bien implementada la cecina".

Que no estaba bien metida en el plato.

-Integrado, entonces. -Sí.

Ah. Te he visto que te has venido arriba.

Como ves a los jueces, dices "palabros" de esos también.

Gracias por vuestra crítica gastronómica,

pero ahora tenemos que deliberar.

Nos encanta teneros aquí, pero... Chicos, nos vemos.

(Aplausos) ¡Adiós!

¡Os quiero mucho!

(Aplausos) ¡Bravo!

Soy un ganador de "MasterChef" habiéndote conocido a ti.

-No. Y ya lo vas a ser. -¿Tú crees?

-Sí. -Confías mucho en mí.

-Sí. -Pero eso está bonito también.

Muy bien, jueces. Aprovechamos que ya estáis

en el restaurante para que deliberéis un poco

y así podáis decidir quién es el que abandona

hoy mismo las cocinas de "MasterChef".

Adelante. Madre mía.

Mucha suerte, chicos.

-Pues nada. Suerte. -Mucha suerte.

No puedo. -Yo no puedo tampoco.

Que lo digan rápido, por favor.

Yo no quiero que se vaya nadie. Me da pena.

A mí también. Pero es que...

(ANTONIA) ¡Oh, "Madonna", qué dolor!

¿Lo tenemos? Sí.

"Oh, my God!" -¡Chis!

Aspirantes, este reto era una prueba trampa.

Iván, ve pensando cómo agradecer a tus compañeros

que te hayan librado de la Prueba de Eliminación.

Pues sí. Es un papelón. Estoy en deuda con vosotros.

Y es un palo.

¿No os habéis preguntado por qué había salazones

debajo de esas cajas misteriosas?

Aunque es un ingrediente sencillo, tiene truco.

El éxito estaba en poner en valor la salazón sin cocinarlo.

Así que en este reto habéis acertado

los que no habéis cocinado esa salazón.

Algunos de vosotros nos habéis demostrado

que, con imaginación, las salazones pueden dar

mucho juego para crear desde plato frescos

a los que aportan potencia y sabor,

hasta preparaciones clásicas como una pasta carbonara,

que es simplemente rallando

las huevas de maruca, funciona muy bien.

Es el caso de Jaime, Ona, Paz y María.

Los cuatro estáis salvados.

(Aplausos)

¡Bravo! ¡Jaime!

Habéis respetado el producto y era lo que exigía esta prueba.

Ya sabéis lo que eso significa, ¿verdad, chicos?

Seguís una semana más en "MasterChef".

A la galería. Enhorabuena.

(Aplausos) ¡Bravo!

(MARÍA) Qué programa. Ha sido mi programa.

Me merezco una semana más solo por eso.

De verdad, pescado. ¿Sabes cómo huelen las manos?

Aquí no las podéis oler, pero esto no se me saca ni en una semana.

Dafne, Óscar, habéis cometido el error de cocinar

vuestras salazones. Hay que tener mucho cuidado

para que aporte su punto de sal, pero sin pasarse.

Ninguno lo ha conseguido. Vuestros platos estaban

demasiado fuertes para disfrutarlos.

Dafne, aparte de no haber sabido utilizar

un ingrediente tan extraordinario como la cecina de caballo,

tu lasaña tiene muchos otros defectos.

Una bechamel mal hecha, medio cruda, tensa

y que hemos servido sin gratinar.

Óscar, en tu plato se notaba un poco menos esa potencia

mal ejecutada porque has utilizado una cantidad

mucho menos de bacalao y, además, lo has rodeado

de ingredientes frescos y un aliño más ligero.

Pero era una elaboración muy sencilla

para el tiempo que tenías.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Dafne. ¡No!

¡Ostras, no!

(Aplausos) ¡Dafne!

Óscar, ya sabes lo que eso significa.

Enhorabuena. Sube a la galería. Gracias.

(Aplausos) Gracias.

(ÓSCAR) Con alegría por haberme quedado.

Pero con esa sensación de mucha pena por Dafne.

Cada semana es peor, porque cuando estás solo

con otro compañero, es el 50%.

Ahí ya es... pues haber cometido menos errores.

Ay. Ay.

Qué penita, eh. Sí. Pero, bueno, los errores

se pagan en este programa y yo he tenido un error muy grave.

Yo creo que quizás ni lo has pensado bien

lo que estabas haciendo. Te has liado un poco, ¿no crees?

Me ha superado esta prueba.

Este programa es muy duro y con barriga ya...

Te voy a contar una cosa. Cuando estaba haciendo

"MasterChef", había momentos en los que estaba muy cansada.

Y luego pensaba: "Espero que esté orgulloso de mí".

(Aplausos) ¡Muy bien! ¡Claro que sí!

Así tiene que ser, Dafne.

Creo que Jon va a estar muy orgulloso de ti.

Yo también. Estoy muy orgullosa de mí misma.

Es una experiencia muy dura. He tenido que luchar

programa tras programa por decir: Venga, va.

Por eso, estoy feliz de haber vivido esta experiencia,

pero también feliz porque voy a disfrutar

de mis últimos meses tranquilamente.

Se lo ha currado mucho.

Y solo por lo duro que es... -Muy "curranta".

Yo creo que tendrías que mirar para la galería,

porque cada vez sois menos. Ya.

Y decirme quién tu corazón te dice que debería ganar.

Yo creo que va a ganar Ona.

(Aplausos) ¡Oh! ¡Qué divina!

Sé que te llevas una amistad con Ona muy grande.

Todos, evidentemente, te van a echar mucho de menos.

Pero yo creo que Ona todavía más.

(BORIS) ¡Oh! -Sí.

(Aplausos) ¡Ay!

Pobrecita.

(ONA) La voy a echar mucho de menos.

Y pensar que no va a estar aquí, que no podremos compartir

más momentos juntas, pues me da mucha pena

porque creo que es una persona admirable.

Ni un día se ha quejado por dolores.

Está embarazada de seis meses y aguantando al pié del cañón.

A nosotros nos has hecho

disfrutar mucho, Dafne. Eso está muy bien.

(Aplausos) Lo has hecho muy bien, mi vida.

Muy bien. Muy bien, muy bien.

Tengo muchos regalos para ti. Venga.

Nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

te regala esta fabulosa cesta

con los productos gourmet más exquisitos.

Bosch, nuestro patrocinador de electrodomésticos,

te regala una placa Flex Inducción y un extractor de jugos lento.

Y, por supuesto, no sé si tienes ganas de seguir cocinando.

Sí. Quedan todavía, ¿no? Claro que sí.

Aquí tienes seis meses de suscripción gratuita

a la Escuela Online de MasterChef.

Esto es para ti. Gracias.

Y esto... Pues se está genial en casa los domingos

jugando con el juego oficial de "MasterChef".

Jugaré dentro de tres mesecitos.

(RÍE) Y por supuesto, aparte de esto,

te llevas el juego de cuchillos

como los que has utilizado en el programa.

Los que me he cortado. Con los que te has cortado.

Cortan muy bien. Cortan muy bien

y no estarás tan nerviosa

como para cortarte en casa. Sí. Seguro.

Ahora sí, Dafne, ha llegado el momento, cariño.

Ahora, sí. Ha sido un placer tenerte.

Igualmente. Cuídate mucho. Cuida a Jon.

Sí. Y como dicen en mi pueblo:

Una horita corta. Gracias, Eva.

(Aplausos) ¡Dafne, guapa!

(DAFNE) No suelo llorar tanto, pero las circunstancias son así.

Estoy superorgullosa de mí porque este programa es durísimo.

Es una masterclass muy intensa de la vida,

de conocerse a una misma, de ir como a un psicólogo.

Así que estoy muy orgullosa de mí y eso es lo que me llevo.

Aunque pasen las ediciones, sigo sin acostumbrarme

a tener que decirles adiós.

Les veo llegar con tantas ganas de aprender, de superarse,

que me da pena despedirles. Pero, claro, solo puede ganar

y ahí estáis viendo a los 11 aspirantes

que van a seguir luchando por conseguirlo.

Nos vemos en el próximo programa.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

(Aplausos) Sabor a la vida. ¡Gracias!

Aspirantes, bienvenidos a León.

Me huele a quemado aquí. ¡Cuidado!

¡Todo lo que vayáis quemando, a la unidad de quemados!

Que se reduzca un poco.

(CON BURLA) Que se reduzca.

A partir de ahora, silencio absoluto.

Vais a cocinar por relevos. Cubre la ternera

y cuando esté, para adentro.

¡Cambio de cocinero! Tienes que poner esto.

¡Antonia, fuera de cocinas ya!

Acaba lo que empiezas. Os daré la medalla

a los más guarros. ¿Qué he hecho yo para merecer esto?

El pronóstico era una castaña

de un calibre apabullante. Para mí, has empeorado.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

MasterChef Celebrity 3 - Programa 3

23 sep 2018

Saúl Craviotto, ganador de la segunda edición de 'MasterChef Celebrity' les enseñará la versatilidad de la patata. En 75 minutos reproducirán uno de sus platos usando el tubérculo adecuado para cada receta.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 3" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 3"
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 129 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. María Elena

    Jordi mi amor, pero por qué te hiciste ese corte de cabello tan feo? Bueno como sea igual me encantas.

    05 oct 2018
  2. Mabi

    Que vivan " LAS RETALES"!!!'! Geniales las dos!!!! Dafne creo que se autoelimino, más allá de su cocinado de eliminación fallido, por su estrategia de juego al elegir " débiles" y luego en la subasta haciéndole subir la apuesta de minutos a uno se sus compañeros... Felicitaciones a EVA por su conducción y por su flamante estado de MAMÁ!!!! Besos desde Argentina para todo el equipo.

    26 sep 2018
  3. Mabi

    Otro Masterchef que me tiene incondicionalmente frente al televisor!!! Me encanta Ona, super delicada, respetuosa, dedicada y rigurosa, Boris no paro de reírme con sus ocurrentes piropos! Mario y su redecilla y su verborragia tan amistosa con todos los compañeros Carmen y su " vegetarianidad!" de pollo!!!!! Que alguien le explique por favor, ya que ella le ha dado consejos de protocolo al niño inglés, por llevarse el cuchillo a la boca...en fin una alegría verlos cada domingo. SAMANTHA, PEPE, JORDI, FELICITACIONES!!!! Desde Buenos Aires, Argentina.

    26 sep 2018
  4. mar

    Ya se empieza de vislumbrar quien va a ganar o por lo menos llegar muy lejos....De mérito ni hablar. Sólo hay que ....Bello, Bonito, Amigo y....

    25 sep 2018
  5. Gracia

    El programa esta mal estructurado. La prueba por equipos importa demasiado y el resultado es como el gol en el futbol, bastante aleatorio: el trabajo colectivo penaliza o beneficia a los individuos. Se salvan autenticos petardos (prefiero no personalizar) y se va gente con una trayectoria impecable con por un unico fallo. Daphne pasa de la mejor a la peor... por favor!!! Tienen que pensárselo.

    25 sep 2018
  6. Ana

    No lo entiendo, con la de maquinitas que tienen para todo y les dan una manga para embutir!!!

    25 sep 2018
  7. Marisa

    Mencanta el programa,no puedo verlo por la televisión,pero lo veo por internet,muchas gracias por subirlo muy agradecida.

    25 sep 2018
  8. Mabel

    ¡Hola! este programa no me lo pierdo y sería mejor si le ponen subtitulo al vídeo :) Pero bueno, hay que agradecer a la web por subir el programa y poder verlo cuando no tengo tiempo de ver la TV en casa. ¿Quién será el ganador? Espero seguir aprendiendo, con la edición pasada aprendí a decorar los platos :P esta edición veamos que aprendo. Gracias y saludos.

    25 sep 2018
  9. Toñi

    gracias por destriparme el final.¿¿, no lo he visto aún, pero por el título del vídeo de programa ya se q Dafne es la eliminada

    25 sep 2018
  10. Luisa

    Por qué no hay subtitulos en este vídeo?

    24 sep 2018