Nueva temporada de MasterChef Celebrity, con un nuevo elenco de famosos que se enfrentarán a las duras pruebas que Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo Nágera y Jordi Cruz les tienen preparados. Como en la anterior temporada, Eva González será la responsable de recibir en el talent show de cocina más duro de la televisión a los actores Bibiana Fernández, Pepón Nieto, Marina San José, Anabel Alonso y Patricia Montero; a los cómicos Silvia Abril, Edu Soto y José Corbacho; al modelo Juan Bethancourt; la presentadora de televisión Usun Yoon, el triple medallista olímpico y Policía Nacional Saúl Craviotto y el cantante y compositor Carlos Baute.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4260066
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 2 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "Masterchef".

Debéis cortar un kilo exacto de cebolla en brunoise.

Chicos, cuidado con los dedos. -¡200 gramos y lo tengo!

Vamos, que viene Edu. ¡Bravo, Edu!

Desde el restaurante Don Giovanni, Andrea Tumbarello.

Eva, ¿qué tal?

Tienen que arreglar una salsa boloñesa.

Qué malos sois.

Ahí, perfecto. Al horno. -Venga, y al horno.

Empiezo de nuevo. -Resérvala por si acaso.

Ya está en la basura. -¡Dadme el relevo!

Aspirantes, cambio de cocinero.

Bueno... Si es que es un artista.

Me gusta menos este relleno

que el otro. ¿En serio?

Vuestro equipo ha trabajado de 10, con mucho estilo.

Hay un equipo que ha destacado claramente sobre los otros dos:

Saúl, Bibiana y Anabel. Enhorabuena.

Hoy haremos un homenaje al Rocío.

Cocinaréis para 100 comensales.

¿Por qué invitáis a tantos?

Suerte, equipo azul. -Igualmente, tío.

(PEPÓN) Las patatas están ya puestas.

¿Has echado sal? -Echa un poco.

¡Anabel! ¡Anabel, venga!

¿Aquí comen 100 de choco?

Lo veo difícil. ¿Alguien pela habas? ¡Anabel!

¡La madre que me parió! ¡Ah! ¿Te importa hacer 50 trozos más?

Para nada. Vamos.

(ANABEL) Nos van a ayudar los del equipo azul.

Venga ya. Eso es perder ya.

¿Aquí están todas las habas?

Están derrotados.

Filetitos de atún, para que no os quedéis con hambre.

Consideramos que el equipo ganador es el equipo azul.

Anabel, has trabajado francamente bien.

No irás a la última prueba. Gracias.

Esta es una prueba que parece fácil

pero en la que hay que cuidar cada detalle.

Los que van a cocinar os saludan.

¡Venga, gladiador!

Está densa. -Un poco más de leche.

Es salsa, Silvia.

Edu, qué bonito.

Quiero que te comas esto.

Me encanta la chalota con la piel.

Es un batiburrillo. Tú no puedes comerte esto.

Te toca la salsa más fácil y te la pegas...

El aspirante que no sigue en las cocinas de "Masterchef"

es Silvia. Adiós, guapa.

-Te quiero un montón.

¡Guapa! -¡Te queremos!

(SILVIA) Os quiero un montón.

(Michael Bublé "Come Fly With Me")

(Música instrumental)

Buenas noches y bienvenidos a la fiesta de "Masterchef".

Celebramos nuestro programa 100 entre las diferentes ediciones

de adultos, júnior y celebrities.

Lo celebraremos por todo lo alto. No todos los días

se llega al centenario, y "Masterchef",

como el buen vino, mejora con la edad.

¡Uh! ¡Qué bueno! -Pero ¿qué me cuentas?

¿Qué me cuentas? -Para 100 comensales.

-¿Qué es eso?

-Hostias, chaval.

Bienvenidos a la sala "Masterchef". Pasen, pasen.

Buenas noches. El espectáculo está

a punto de comenzar, y vamos a vivir

una noche de película.

¡Uy! -¡Qué bonito!

(BIBIANA) ¡Pero qué arte, qué maravilla!

Ocupen sus butacas, por favor.

(EDU) ¡Qué maravilla! (JOSÉ) Si falta Pepe.

(EDU) Qué maravilla. Hoy va a ser

un programa cómodo. (PEPÓN) Sí, seguro.

"Hoy la cosa va de cine, pero no queda claro"

de qué género va.

Podemos pasar de la comedia al drama y a la tragedia en un suspiro.

(CANTAN) # Que empiece ya, que el público

# se va. La gente se cabrea y el público se mea. #

Venga. La fiesta del cine.

Aspirantes, "Masterchef" está de aniversario.

Hemos llegado al programa número 100.

# "Happy birthday to you".

# "Happy birthday"... #

# ..."to you". Ay. Se me cae to.

# "Happy birthday",

# amigos de "Masterchef".

# "Happy birthday...

# to you". #

Pues hemos llegado al programa 100,

y la casualidad ha querido que vosotros seáis

los protagonistas de esta fiesta

tan especial. "Me siento muy orgullosa

de formar parte de un programa que es historia de la televisión".

Me marche cuando me marche, he tenido una suerte tremenda.

Y en una cifra tan redonda como los 100 programas

hemos decidido tirar la casa por la ventana.

Ay, madre. Poneos cómodos

y preparaos, porque vais a vivir una jornada de cine.

¡Eh! -¡Bien!

Bien de momento. "No me gusta todo el cine".

"A mí las de acción me encantan. Con las de Jason Statham

me desahogo mucho. Me quedo como una seda".

Digo: "Una cosa...".

Esas me relajan mucho.

No, no. Esa cara da mucho miedo.

Esa cara da...

(Alboroto)

¡Pepe! ¡Palomitas de maíz recién hechas!

Palomitas ricas, ricas.

¡Pepe, bien! Va a empezar

la función. ¿Queréis palomitas?

¡Sí, chef! ¿Qué haces?

¿Te dedicas a esto? Esto es lo mío.

Ah. Cuando sales de "Masterchef" te vas por los quioscos.

Cuando salgo y...

Que vengo del cine, de una maratón de pelis.

Se me ha ido el santo al cielo.

Pero a cambio de llegar tarde, traigo palomitas para todos.

¿Quieres un cucurucho? No, déjame todo esto aquí.

Hala. Y vete a tu sitio, anda.

Voy. (BIBIANA) A tu sitio.

Que te regañan.

¿Qué tal, Pepe? Te hemos echado de menos.

Haciendo palomitas para todos. Pensamos que habías muerto.

Has echado sal, ¿eh? Un poco blandas.

(EDU) Pepe, están un poco secas. -No te han quedado bien.

No han quedado bien. -No.

Aspirantes, quitando a Saúl, todos habéis hecho alguna película.

Tiempo al tiempo. No hace falta decir

que amáis el cine tanto como nosotros.

La primera prueba de la noche

nos trae un maridaje que nos ha dado momentos deliciosos:

cine y gastronomía.

¡Oh! -Dios mío.

José, a ver cómo andas de cine.

Película que retrata la vida cotidiana

de un barrio de Hospitalet

a través de lo que sucede en un bar de tapas.

La tengo casi.

(EDU) Venga, arriésgate.

No la acierta ni de coña.

La película es "Tapas". -¡Ole!

¡Bien! -¡Bravo!

Patricia, ¿has hecho alguna receta que copiaras de una película?

No. Creo que no. ¿No?

He copiado de... Ay, es que cuando miráis así...

Anabel, ¿y tú?

¿Película favorita?

¿Que se coma? Sí.

"Hannibal". "Hannibal".

Los sesitos así, bien fileteados.

Espero que no cocinemos en parejas hoy.

Nadie querrá cocinar contigo. -Bueno, pero tú

ya tienes todo liberado. -Yo estoy desplumado ya.

Saúl, ¿y la tuya? Uf. Pues...

"Desde que amanece, apetece".

"Desde que amanece...". -Un peliculón.

¡Pero eso es una peli porno, tío!

¿Eso es una porno o qué?

(ANABEL) "Es que nos ha desconcertado mucho Saúl".

Ha sacado su lado... Como su lado oscuro ha sacado.

"Desde que amanece, apetece".

Pepón, ¿cuál es tu película favorita

en la que se coma algo también?

Hay dos que me gustan mucho: "El festín de Babette"...

Lo sabía. -...y "Como agua para chocolate".

Cocinaban cosas muy, muy ricas.

Juan, ¿alguna peli que te guste donde intervenga la comida?

"Fresa y chocolate", una peli cubana.

Intervienen mucho los helados,

y es muy bonita. Bibiana.

"Todo sobre mi madre". -Ahí.

Algunas películas abren el apetito. (EDU) Oye, Pepe.

¿Por qué preguntáis a todos y a mí no? ¿Me queréis echar?

Se lo digo a la gente que está en casa.

La mía es "El Padrino", que comen pasta.

Como no les interesa, os lo digo. Perfecto.

Bien apuntado, Edu. A mí no me has preguntado.

¿Que lo vais a cortar decís?

¿Que no lo metéis?

"Si me quieres fuera, dímelo y me voy, pero no me obvies,"

con los 1,90 metros que tienes delante.

Como si no me hubiera visto.

Una persona nos ha demostrado que es capaz

de trasladar sus recuerdos y experiencias en el cine

a la cocina, y además con gran éxito.

Adelante, Cayetana Guillén Cuervo.

¡Ay, mi Caye!

Ya me he despeinado. Sí, sí.

Y ya he entrado llorando.

"'Masterchef' es de esas cosas bonitas que te pasan en la vida".

"Para mí ha sido un antes y un después".

Bueno, ya estoy llorando. No tengo solución.

La gente, después de tanto trabajo, tanta cosa,

me ha empezado a querer más después de "Masterchef".

Cuando vengo me entra mucha nostalgia, y me emociona veros.

Hoy me he emocionado más, porque son amigos, los quiero mucho,

sé lo que están pasando un día tan importante como hoy,

que es el 100, además. Estamos de cumpleaños.

100 programas, que es lo más.

¿Les has dado muchos consejos antes de entrar?

Pues mira, no. ¿Te los han pedido?

Sí, pero no he cogido los teléfonos.

Solo puedo decir que siempre adelante.

Es lo más duro que he hecho en mi vida.

Sí, sí. Es durísimo. -Durísimo.

-"Yo diría que es de las experiencias más duras que he vivido"

como actriz, en televisión y demás.

Aunque no creo que ninguno de ellos

se perdiera aquel duelo épico tuyo frente a Miguel Ángel Muñoz,

¿nos recuerdas los platos que hiciste?

Hice un homenaje al cine porque quedamos cuatro actores

como finalistas en aquel programa. Entonces hice

un gazpacho tibio de calabaza

con crema de queso y aceite de nieve

en homenaje a "Nacional 3", de Luis García Berlanga.

Luego hice turnedó de ciervo en su hábitat

en homenaje a nuestro amigo Joaquín Oristrell

en "Dieta mediterránea". Y de postre

hice con nitrógeno líquido

unas cúpulas de nata con fresas y chocolate,

por "Fresa y chocolate". Bueno,

cuando hablamos de cortes, Saúl es tu sucesor.

No hay programa que no se corte.

Y eso que ha dicho que si sigue así,

tendrá que remar con los muñones.

¿En "El ministerio del tiempo" te hicieron un homenaje por eso?

En el primer capítulo de la tercera temporada

vengo con el muñón así, envuelto,

y entonces Salvador Martí, el jefe del ministerio,

me dice: "¿Qué le ha pasado?", y digo:

"Nada, me corté haciendo un gazpacho".

Qué bonito. -Sí, fue muy bonito.

Normalmente, las cajas misteriosas ya están adjudicadas.

Pero nos hemos liado un poco organizando esta fiesta

y las cajas no tienen nombre.

¿Tengo que adjudicarlas yo? -Venga,

Cayetana. -Esas son las ventajas.

Cayetana, ánimo.

Nos gustaría que tú nos hicieras el honor

y las repartieses.

No te preocupes. -Sin presión.

Debajo de cada caja misteriosa hay una película.

Y cada película va asociada a un plato.

Vamos a destaparlas de una en una

y decides a quién se las das. ¿Te parece?

Cayetana, por favor. -"¿Qué hago? Pues lo repartiré

sin mirar, para no encontrarme"

con sus miradas, y repartirlo por intuición.

Bueno, vamos con la primera, mujer.

¡Eh! (EDU) "El Padrino".

La que has dicho tú, nene.

(EDU IMITANDO) Levanta, levanta.

Cannoli. Es un plato siciliano, si no me equivoco. Es un postre.

¿A quién se lo adjudicas? Pues voy a...

(ANABEL) ¡Ay, ay, ay!

-Se dan todos la vuelta. Pueden mirar hacia delante.

(JOSÉ) Ah, perdón. -Voy a empezar por Patricia.

Te lo adjudico. -Gracias.

Cannoli con tres rellenos.

Uno de queso ricotta con orejones y pasas,

otro de merengue de cítricos y otro

de crema pastelera y cacao.

¿Contenta con tu plato?

(Risas)

Cayetana, vamos con la segunda.

(EDU) Iñaki Perurena ahí.

(JOSÉ) "Comer, beber y amar". Qué bonita.

Bonita peli. -El director es Ang Lee,

y tiene tres hijas, que por cierto son muy rebeldes.

"Oh my God".

¡Oh! -Toma ya.

-¿Qué es eso? -Comida china.

Comida china, efectivamente.

Dim sum de gambas y pollo agridulce

con unos suflados de pasta wanton. Oh, Dios.

Toma ya.

-Tú siempre hablas de Carabanchel.

En Carabanchel hay una cantidad de chinos...

por metro cuadrado... -Tírale.

Cenas en los chinos, compras cosas en los chinos...

Que yo creo que esto lo has visto en alguno de esos escaparates.

Mira, Cayetana: adjudícamelo, pero no me vendas la moto china.

"Dice que en Carabanchel hay muchos chinos".

Qué asociación, qué ideas más extrañas.

Cayetana, ¿qué te pasa? ¿Estás bien?

Vamos a ver, Cayetana. Venga.

"Ratatouille". (BIBIANA) Me falta todo el talento

que tenía el ratón.

Adiós. Obviamente, un ratatouille.

En este caso, en un canelón,

con esféricos de tomate y una sopa linguine.

¿Son esferificaciones? -Esferificaciones de tomate.

Corbacho, es que tú estás muy puesto.

Quiero decir: es un rival muy fuerte.

-Perfecto. -Que tenemos hijos.

Vale, "Ratatouille". Gran película. Me encanta.

Adelante. ¿Ya?

Arriba, arriba, arriba.

-Vas bien. (ANABEL) "Chocolat".

Qué bonita. -Era un pueblo y ella hacía postres,

y enamoraba a todo el pueblo con sus postres.

(EDU) ¡Toma ya!

Es una tarta sacher de chocolate

con guindas e isomalt con cerezas.

Fresa y chocolate. Llama a tu tierra, Juan.

¡Ay, Dios mío!

¿Estás contento con tu postre?

Me quitaré la espinita de la charlotte.

"Otra vez. Mira que había platos".

Me podía tocar cualquiera. Pero tartas no, por favor.

(BIBIANA) Cayetana, cuidado. -"Julie & Julia".

Era Meryl Streep la actriz. Hacía unos guisos maravillosos.

Voy a descubrir el plato.

Pato deshuesado relleno en costra con guarnición de verduras.

Es un Wellington.

Pepón, tú haces unos guisos estupendos.

Joder, chaval. -Yo estoy contento

con mi chino. -Joder, macho.

(JOSÉ) Está como un conejo cuando le dan las largas.

Solo me da miedo que nunca deshuesé un pato.

Lo vas a hacer fenomenal.

(EDU) "Pepón debe deshuesar un pato".

Que lo deshuese. Qué quieres que te diga.

Pues haber pedido "muette", Pepón.

Quedamos Anabel, yo ¿y quién más? -La retales

y Saúl. El equipo mundial. -La retales y Saúl.

Somos las últimas para todo.

Qué lástima.

"Como agua para chocolate". -Qué bonita película también.

Si quieres, levantamos a ver qué hay.

Codornices en pétalos de rosa con aire y juliana de rosas.

Y puré de castañas.

¿A quién le tiraría yo pétalos de rosa así por encima?

Como un César. A Bibiana.

¡Eso de que nos llevábamos bien era antes!

¡Tenía que decírtelo, cariño! -Amor, si es que

esto es imposible. Ya te verás en este lado.

¿En ese lado? Como no me traigan por sorteo, no.

Veamos. -A ver.

"El festín de Babette". -Otro peliculón.

Pepón, tú has dicho que era de tus películas...

Y "Como agua para chocolate".

¡Oh! -Ostras, un hojaldre.

-Qué cosa más mona.

Volovanes rellenos de ensaladilla de bogavante

con falso caviar de salsa americana de bogavante.

Ah, eso es muy fácil. -Buah.

(BIBIANA RIENDO) A la otra retales. -Amiga.

Tú sabes que yo te quiero y que nunca te daría

nada tal. Pero te he visto

manejarte con mucha soltura, y lo vas a hacer bien.

-Sí. El falso caviar de espuma americana...

(Risas)

"Soy tan básica y tan que voy aprendiendo

sobre la marcha, que me da igual que me hagan descabezar un rape"

que hacer una tarta de chocolate que esferificar helechos.

Todo me es igual de complicado.

"Delicatessen". -¡Qué bonita!

Verás tú qué delicatesen hago.

Qué bonito.

Roti de cerdo con mostaza,

cebollitas glaseadas, patatitas suflé

y unas patatitas rodeadas también.

-Eres una de las sorpresas de la temporada. Esto es otro reto.

Y lo vas a conseguir.

Muy bien, Caye. Bien. -Caye, te queremos.

Bien jugado. -No vuelvas.

Tenéis 75 minutos para hacer una receta que al primer bocado

traspase la pantalla y nos traslade de inmediato a esa película.

Debéis esmeraros, y no solo

porque sea el programa 100, sino porque

el mejor de la prueba conseguirá una ventaja

que afectará seriamente a todos los aspirantes.

Bueno, las ventajas...

Yo de ventajas quedé cubierta en el programa pasado.

Ya tengo el cupo ganado de ventajitas.

Además, habrá 4000 euros para donar

a la ONG que elija.

En el supermercado tenéis las cestas con todos los ingredientes

para hacer cada plato.

El tiempo para entrar en el súper empieza en tres, dos,

uno, ya. Vamos allá.

¡Vamos, chicos, venga! A hacer una comida de película.

-¿Dónde estoy? Que no veo. -¿Cuál era mi película?

(EDU) ¿Dónde está la mía? Por favor. Está aquí.

¡Por Dios! -¡Cómo pesa!

-Paso, Bibi. -¿Yo cuál soy?

¡Dale caña! (JOSÉ) Venga, chicos. Vamos allá.

Al lío, chavales. -A ver.

Juan, Patricia, como os ha tocado repostería y sabéis

que son matemáticas pura, tenéis la receta

en la cesta. Sí, chef.

Ay, qué hermoso. Qué lástima me da tan chica.

Un miedo el pelador... -El pelador

no lo toques. -¿Aquí hay tijeras?

Míralas. Si no veo las tijeras, ¿cómo voy a ver las puntas?

Con el azúcar. Juan, el hombre,

está perdido. Ha hecho postres terribles.

Para mí es el plato más difícil.

¿Se lo diste porque te cae peor? No.

Se lo he dado porque creo que vosotros valoráis

cuando alguien se esfuerza y consigue un reto más complejo.

Si tengo que sacar las castañas una a una, me da la navidad.

A ver cómo quedaron la tarta y el pato por dentro.

¡Oh! ¡Qué pintón!

Jugosita y deliciosa. Decías que Juan

era tu amigo. Es que... son todos

amigos míos. Claro. Hasta hoy.

Yo siempre con las tartas, tío.

A ver cómo está el pato por dentro.

Qué pinta tiene este plato. Sí.

Madre mía. A ver.

Bueno, bueno. Es un poco como mi Wellington.

Pero esto se puede comer. ¿Cómo? Te digo...

"Yo hoy quiero demostrar que sé cocinar algo más".

"Que puedo sorprender. Que me tomo muy en serio"

el concurso y el programa, y que quiero hacerlo bien.

¿Qué tal, Craviotto? -Aquí vamos. ¿Tú tienes claro todo?

Ahí estamos, paso a paso.

El que tiene un plato con bastantes pasos y que es complicado

es Saúl con ese asado de cerdo

con las patatas suflé. De los más complejos, porque tiene

cuatro o cinco pasos: la salsa de mostaza,

la carne, asarla perfectamente...

Tres tipos de patata: en parmentier, suflé y las bolitas.

Es verdad que Saúl es una máquina. Parece fácil,

porque ves el cerdo, y no lo es.

No es tan fácil, pero Saúl

está todo el día cocinando. (ANABEL) ¡Ay!

Que me ataca después de muerto.

Le diste a Anabel "El festín de Babette".

No es tan complicado hacer una ensaladilla rusa.

Más o menos, no es tan complicada. Cocer bien el bogavante,

no pasarlo mucho, y la dificultad está

en el hojaldre, que levante bien, hacer el volován,

hacer la salsa americana... Tiene cosita también.

Parece sencillo... Se tiene que mover, está claro.

Son platos de apariencia sencilla pero no parecen

platos fáciles.

Coño, voy a tirar el mostrador abajo.

(JOSÉ) Vamos, chinito.

(IMITA ACENTO CHINO) Todo limpio.

El que me preocupa es tu amigo José Corbacho.

Tiene una versión de un plato de ratatouille.

¿No le sale? Y la sopa linguine.

No sé si le saldrá. La verdad,

le he visto muy agobiado. ¿A José?

Y me he quedado hecha polvo.

"Me ha llegado al alma".

Te juro que he pensado que le molaría.

No he hecho nunca ni ratatouille ni sopa linguine.

Solo espero que me salve que lo inventara un paisano mío, Adrià,

y que haya respirado yo algún aire de Hospitalet

y me salgan unas esferas como Dios manda.

Este fruto no lo he visto nunca.

Edu, con la cocina china, asiática. Esos dim sum...

El cerdo dim sum tiene su complicación.

Tienes que guisar bien esas gambitas,

casi que estén crudas, para cuando las metas al vapor

que se hagan ahí, luego debes cocinar el pollo en agridulce,

y hacer los wanton. La pasta wanton a mí me apasiona,

porque es muy, muy fina, pero debe estar muy bien hecha.

Debe ser muy minucioso, y dentro debe haber ¡sabor!

Un chocolatito para alegrarme la vida.

Voy a intentar hacer unos pirulos

parecidos a los de esta mágica película.

Patricia con "El Padrino"... (SUSURRA) Patricia.

Tiene que hacer cannolis.

La semana pasada hubo una prueba en la que hizo el gañote,

que era muy parecido a eso.

Lo pasó fatal. No hizo nada.

Puede superar esa espinita clavada.

Espero que valoréis al que tiene más esfuerzo

y menos posibilidades. Eso es lo que pienso de vosotros.

Tú repartes platos a lo loco

y quieres que te echemos un capote. Valoramos la cocina.

Pues sí. -75 minutos

no es mucho tiempo. Esta masa

tiene que reposar, y los rellenos también.

Y Pepón tiene que hacer ese pato deshuesado, relleno,

con guarnición de verduras, en costra

de un hojaldre. Creo que saldrá bien.

Al principio se ha agobiado, pero luego ha visto la luz.

"Nunca deshuesé un pato, y a priori

me parecía un plato muy complicado y difícil".

Pero me he crecido, lo he hecho tranquilo y me ha salido bien.

Lo voy a poner 15 minutos en el horno y ya está.

Yo venía preparada para el pollo relleno, fíjate.

Entonces claro, del pollo a la perdiz

estamos muy lejos. Pero creo que esto puede ser bueno,

y nadie me dice que esto quizá no me lleve por senderos inescrutables.

Ven con mamá.

Ven con mamá.

Bibiana no está nada contenta con las codornices

en pétalos de rosa. En fin, tampoco es tan complejo.

Asar una codorniz no es tan difícil.

Es más complejo el nombre. Y la salsa.

Hacerla bien para poderla pintar. Pero una vez

que tú la has dorado y asado bien, ya está hecha.

A 185.

Ahora, hay que currarse una salsa con un buen puré de castañas

y ponerlo mono, que eso sí sabe ella.

Si quieres preparar recetas de película

como las que hacen los aspirantes, entra en nuestra aplicación

y podrás disfrutar de una gran selección

para recrear estos platos.

Bueno, Anabel. ¿Tienes el volován? Sí.

¿Qué tal está? Pues no sé. ¿Qué os parece?

Bueno... Uy, qué bien

te ha salido. No está mal. -Lo sacaría ya, ¿no?

Te diré... parece un poco crudo en el centro.

Pero confórmate. Están bastante bien.

Bastante bien. Es difícil. Es complicado.

"Ahí ya me inflé más que el volován".

"Era un paso comprometido, porque además no deja de ser"

el recipiente del plato. Tenía mucha presencia.

¿Esto es la americana? Eh...

Sí.

¿Qué le preocupa, chef? Que no veo color de americana.

No veo asados. Hay un fumet de bogavante.

No hay salsa americana.

Hala, vámonos. Bien.

Aspirantes, a esta película le quedan 30 minutos para terminar.

Venga, daos prisa.

¡Ah!

¿Qué tal, Bibi?

No lo sé, hija. Esto es un misterio.

Pero como yo tengo que pintar esto

y yo pintora no soy:

(CANTA) # Pintor, que pintas iglesias,

# pintas angelitos negros.

# Pero nunca te acordaste

# de pintar un ángel negro. #

-Ahí está la otra.

-Cariño. Saúl.

Aquí estamos. Cayetana.

Hola, Saúl. -¿Qué tal?

Te veo superordenado... Una cosa que te diga.

Todo muy limpio. Esto te dice

la temperatura en superficie. Ah.

¿Vale? Ataca con esto.

Vale. Es más preciso.

Para medir la temperatura.

Entiendo que estás haciendo suflés. Se confita

en dos temperaturas. Sí, la hago a 90 ahora.

Las puedes confitar a ciento y pico

y de repente cambiar a un aceite 20-30 grados más alto

para que... ¡puf! Suflé.

Y a ver qué sale. Hazlo con calma.

Queremos cuatro patatitas con criterio.

Vamos. ¿Sabes qué debes hacer?

Espabilar. Sí.

Voy a ello. Gracias. Intenta... no sé,

disfrutarlo. -Gracias, Cayetana.

¡Uf! Esto va a ser la leche.

¿Qué dice Eduardo?

Esto es el pollo. ¿El pollo?

Esto, espérate.

Esto aún no está servido.

Pues mira el tiempo.

Vete dándole marcha a esto. Esto se fríe con más gracia.

¿Con más gracia? Más fuerza.

Más fuerza. ¡Venga, tira, coño! -Más frito. Más "flito".

Más "flito". Venga, "flíete".

-Ha quedado muy mono. -¿Queda mono?

Los dim sum están más o menos bien.

Pero no ha puesto un papel sulfurizado debajo.

Hola. Se quedó un poco pegado. -Claro.

Sal de ahí, "homble".

Se te pegan y se pueden romper. -Eduardo Soto.

¿Dónde está la bolita? -Eduardo Soto,

deja al trilero y concéntrate. -Ya estoy.

-No te pongas nervioso. -Vale.

Pareces llevarlo, pero ese guiso

ya debía estar. Ya.

Venga, dale marcha. Madre mía. Ya está.

Eso va como raro, ¿no?

Le he echado hasta un tapón.

Como no veo. Todo esto, el mérito

que tiene no es hacerlo, sino hacerlo a ciegas.

"La pasta wanton aguanta mucho el calor".

Entonces tú juntas dos así, las pegas, pum,

y cuando las tiras al aceite... se "ablen".

"Como una magia potagia".

"Me he vuelto a quemar. Pero claro,"

tenía que cortar el bizcocho a la mitad,

"y estaba muy caliente. No podía dejarlo reposar".

Debía hacerlo sí o sí, así que he aguantado ahí, quemándome.

"Las mangas pasteleras ya con los rellenos"

las he metido a enfriar, y al sacarlas, casi estaban congeladas.

"Por un momento ha sido: 'Me quedé sin rellenos'".

Madre mía.

Aspirantes, en cinco minutos

damos el "manos arriba". Venga.

Hay que ir emplatando. ¡Vamos, vamos!

Tres gramos.

Vamos, Patri. Vamos, vamos.

"Tenía los rellenos, pero ni había empezado los cannoli".

He dicho: "No sé si voy a llegar".

¡Me ha salido una cereza! ¡Bien!

Me ha salido un caviar muy gordo.

El pollo me ha quedado tan chico.

Yo venía para un pollo asado.

¡Ay! Esto no sufla nada.

¡Me ha salido, tío!

¡Ah! Caye, me voy a acordar de ti.

Me cago en la leche.

Aspirantes, último minuto.

Imposible, tío.

Esto no ha salido.

Igual si le metemos aquí...

¡Oh, no! Qué guarrada.

¡Cómo te ha quedado!

¿Me quedó bien? -Hombre.

Mejor que el de allí.

10, 9, 8,

7, 6, 5,

4, 3, 2, 1, ¡tiempo! ¡Espera!

Manos arriba. Saúl, manos arriba.

Dios, estoy a punto de desmayarme.

"He hecho los tres".

Uno con cada relleno. Al menos lo he terminado.

Presentar, presento el plato.

Qué bonito, Bibi. Está perfecto. -No lo creo.

Aspirantes, el tiempo de rodaje se ha terminado.

Por favor, acercad cada uno vuestra creación y ponedla

delante de los platos de nuestros jueces.

(JOSÉ TARAREA)

(BIBIANA) Tengo que montar mi espuma.

Oye, no está tan mal

lo de Juan.

Lo de suflar las papas, qué chungo.

-Sí, tío.

Patricia, acércate.

Cannoli. "Yo espero que les guste".

"Desde luego, a mí sí. Los rellenos estaban muy ricos".

"Y la masa también estaba rica".

No pude probar ninguno entero, porque los hice justos,

"pero creo que estará rico". Aparentemente son iguales.

Si no es porque mostramos aquí siete u ocho,

tú has hecho tres... -Comparto yo contigo.

Sí. Acostumbramos a compartir fluidos.

Y es cierto que a lo mejor

está un poco menos frito que estos.

¿Por qué lo rompes? Para ver el relleno.

Y no sale relleno, por lo que hay poco relleno.

A mí me gustan las cosas muy rellenas.

Oye, no me dejáis nada. -Espabila, Cayetana.

-No quieren que lo pruebe.

(BIBIANA) Para que mantengas la línea.

Después de los gañotes

y de estos cannolis, te acabaré diciendo:

"No sabes hacer la O con un canuto".

Porque no te han salido ni unos ni otros.

Se queda un poquito crudita la masa.

Y le falta saborcito.

Podrías haber hecho seis o siete, que se viese

la abundancia. Ibas justa de tiempo y has hecho tres.

Puedo hacer dos más y terminas de probarlos.

Pero bueno, por Dios. Te has venido arriba, mujer.

Terrible, amiga mía.

Plato sucio, pocos cannolis, poco fritos,

y los rellenos, aparte del chocolate,

que no tiene secreto, el resto...

El de chocolate es una crema pastelera.

¿Quieres probar estos, para ver si...?

Me encantaría. Pruébalo.

Así luego no tienes excusa.

Cayetana, ¿qué piensas?

Eh... Di la verdad.

A mí no me parece tan terrible como decís.

Pero es verdad que son ellos los que saben lo que debes hacer.

Está muy rico.

Ya está. Con eso nos lo dices todo. "Es que soy muy replicona".

"No puedo replicar por todo".

"Debo estar calladita, y lo he aprendido. Claro que sí".

Ya me lo decía mi padre de pequeña.

"Elu, ¿estás plepalado?".

"Pol supuesto". Adelante.

"Soy cinturón amarillo. No hagáis"

que tenga que ponerme un poco chunguete.

¿Eh? Que yo sé que el arte chino es solo para la defensa propia.

Pero como os paséis con mi plato, voy a hacer...

Muy bien, "Elu". "Muchas glasias".

¿Contento de tu trabajo?

Es un plato que me enseñó mi "male".

Lo titulo "Menos faltale a mi male, toíto te lo consiento".

¿Tu madre inventó los dim sum de gamba?

Mi "male" china.

No la de Murcia, sino la de China.

¿Y el pollito agridulce también? No.

Eso es más para atrás. -Más para atrás en la historia, ¿no?

No, de la vecina de atrás.

Vale. La estética debo decirte, el pollo en particular

tiene incluso mejor estética que el nuestro.

De "veldá". Está mi "male nelviosa".

¿Te puedo ser sincero, Edu?

Sin pretender ofender a tu madre.

Ten cuidado. Soy cinturón de kárate.

Quiero decir, que te pego así en la mesa y...

Bueno, tu madre puede estar tranquila,

el pollo está sabroso, supersabroso, muy intenso.

En comparación al trabajo que te presentamos

es una copia, incluso, mejorada, amigo mío, felicidades.

(APLAUDEN)

Chino Carabanchel. -Chino.

Viva la madre que te parió.

No, la china.

¿Puedo desmayarme un momento y luego seguimos?

Ya que no está Silvia, lo harás tú ahora.

-Ay, Dios mío, mi "male estalá" llorando por los ojitos así.

Está muy rico y bien hecho.

Mira si tienes ya trabajo en los chinos de Carabanchel.

Puedes echar los fines de semanas que no grabas.

Enhorabuena. Chino, felicidades.

(Aplausos)

Ya soy el "tigle" y león de Carabanchel.

"Pepetouille", "¿preparaduille?"

Un "poquituille".

Así, así, "asille, asille".

Venga, hombre, con ánimo. Venga, con ánimo, sí.

Oye, chicos, para probar las esferificaciones

de José, ¿queréis cuchara o tenedor?

Una pajita mejor.

Un embudo, por favor.

Yo que pensé ver hoy aquí

a Pepito vanguardia, ¿qué ha pasado?

Eh... pasó que... Que no te ha salido.

Que el orden de los factores

sí que altera el producto y entonces tenía que primero

el glucón o lactato me lo llevo aquí porque si no, no sé,

luego el alginato y lo he hecho, totalmente, al revés.

Digo: "Lo pongo en la tapa para dar constancia del error".

A pecho descubierto, claro.

Así asumo los errores.

Es una pena que no insistieras porque parece que el plato

está muy bien y creo que tuviste tiempo para conseguirlo.

Así me acuerdo de que está mal.

Sí que es verdad que es una cuestión de experiencia

lo de la cocina molecular. -Yo lo molecular no lo trabajo.

Bueno, José, creo que es un plato de luces y sombras.

Es verdad que la sopa se queda muy espesa,

parece una crema o un puré,

pero está rica, está buena.

Me hubiese gustado que se hubiese guisado

más todavía, pero aún así está todo comestible y está...

¿Está comestible? Me encanta la definición.

Está comestible, pero tiene muchos defectos.

Un ratatouille es una elaboración que necesita ser muy expresiva

y tener algo más de cocción de lo que tiene tu canelón.

¿Está rico? Sí, son verduras bastante bien trataditas,

pero falta una salsa que le dé potencia,

unas hierbas, falta esa potencia

que buscaríamos en un plato más provenzal.

El esférico si no está, no lo pongas.

No pongas la bandera de tu derrota aquí.

No lo pongas.

La bandera de derrota, cómo suena eso.

-Suena bonito.

Eso lo has puesto por frustración, lo he intentado...

No digo que lo ponga o no, pero lo podría haber conseguido.

Está aquí, pero el puñetero no se quiso poner redondo.

No se quiso poner, es que ese tomate lo cogeré ahora

a la salida, le daré una paliza y se pondrá redondo seguro.

Pero... -¿Sabes lo que pasa?

Que yo hago esto en mi casa y me quedo tan contenta,

pero es verdad que esto es "MasterChef" y entonces

la verdurita más hecha o eso más líquido

o una reducción de salsa que tal...

Pero, claro, estamos en proceso de aprender y...

A mí me da rabia que José tiene muchísimas cualidades

para la cocina y creo que podrías hacer

muchísimo más de lo que haces.

Muchas gracias.

Bueno, venga.

-Bien, tronco.

Estaba bueno, coño.

-Todo es mejorable. -Bien.

Juan, ¿preparado, no?

Listo.

Me ha salido una tarta por fin, por lo menos,

no como la charlotte que no salió nada.

Estoy contento al menos, a ver qué tal, a ver si está rica.

Cuéntanos cómo te fue con la tarta de chocolate.

Iba bien lo único que al momento de montarla se me olvidó

quitarla por el lado antes de abrir el molde.

Y al abrirlo me rompió un poco por este lado y por eso...

Te olvidaste quitar la base del molde,

¿comemos la base del molde?

(BIBI) Pero va a estar buenísima, creo.

Tiene muy buena pinta, lo digo desde aquí.

No sé si cortar también la parte del molde.

Hala, qué buena pinta.

(BIBI) Quiero probarla.

(ANABEL) Espérate, luego.

(BIBI) ¿Me la como el mes que viene?

Hum.

No es muy bonita,

tampoco es fea. Está buenísima.

Esta tarta se la haces a quien sea en casa,

se la pones... y triunfas.

Lo importante es que está jugosa, rica, y teniendo en cuenta

el desastre de isla flotante rara que hiciste la última vez,

esto es un milagro, amigo Juan, un milagro.

(Aplausos)

Puedes estar muy orgulloso. Está buenísima, me quedo

muy contenta porque como te la adjudiqué, digo: "Me muero".

Está muy rica. Juan, ¿quieres probarla?

¿Cómo está?

Está buena. -Buenísima.

(BIBI) Ay, ¿yo no puedo?

Es una tarta de cumpleaños para "MasterChef".

Este Juanito es que vale "pa tó".

He hecho una tarta de cine y si llego a la final,

haré una tarta de locos.

Pepón, a ver qué tal te ha ido con el pato.

A ver.

Aparentemente, está impecable, a ver cuando le meta el tajo

a ver qué aparece por ahí.

Aparte del plato he hecho una salsa que he triturado

mucho las verduras y ha quedado espesa.

Si hubiera colado el caldo sin triturar las verduras.

Has cocido después de colar. Claro.

(BIBI) Tiene muy buena pinta, ¿eh?

Hay un exceso, quizá, de cocción, pero tiene un pintón de la leche.

¿Lo coges así con la mano?

A mí es que mi madre me va a regañar.

(BIBI) Gema, no se lo tengas en cuenta.

Pepón, el trabajo es muy bueno,

¿se le puede llamar salsa a esto? Quizás, puré.

Está muy rica, ¿eh?

Pero es un puré más que una salsa.

El mérito está en cómo lo has trabajado, has clavado

la receta, la pieza es igual, idéntica.

Felicidades, Pepón, está muy bien hecho.

(Aplausos)

Meryl Streep estaría muy contenta contigo.

Nominado al Oscar.

(Aplausos) (ANABEL) Ole.

Has estado crecido, sabías que se te daría bien,

cocinaste con seguridad y todo fue un jardín de rosas.

En próximas pruebas cuando el planteamiento

no sea tan de tu agrado,

me gustaría que pongas la misma actitud.

¿Te parece?

Yo las puyitas las entiendo muy bien,

pero estoy contento hoy

y no quiero que eso ensombrezca que he hecho un buen plato.

Qué bien, tío. -¿Puedo ir a montar mi espuma

que con suerte es lo único que me quedará bien?

Vete ya, Bibiana, por favor, cuando quieras.

Que es lo único que me quedará si tengo suerte.

-Vamos, Bibi. -Espera.

No me va a llegar, se me va a bajar.

Le voy a poner mucha para tapar el plato.

-Venga, esa espumita ahí.

-Un baño de espuma relajante para la codorniz, Bibi.

-Para mí, para la codorniz, no, para mí.

Así con las patitas y toda esa espumita ahí, eh.

Parece que está en la bañera dándose un baño de rosas.

Como Jean Manfield. -No sigas, no sigas.

-La espuma le ha quedado que parecía un spa

y la codorniz no quería salir de ese baño de espuma.

-Ay, no quiero hacerle pasar este apuro.

Menos mal que la espuma me quedó mejor que a los otros.

Pero esta codorniz no está tierna, creo.

Bueno, Bibiana, cuéntanos, cómo te sentiste al hacer

esta codorniz lacada a pétalos de rosa.

Primero la sellé en la cacerola, y ya sellada dije:

"La reduzco en el horno". No sé si es porque

la temperatura... Con lo pequeña que es

la querías reducir un poco más.

No, la salsa, la sala.

La codorniz la vi bien de tamaño, fíjate.

En fin, Bibiana, hay un trabajo regular a simple vista,

ya solo de estética, no veo esa salsa apetitosa,

intuyo ahí los purés. Maravillosa la espuma.

Oh. Pero es verdad que fíjate esta,

bonita, dorada... Yo viví los 80, no,

aquella es preciosa. Yo, la verdad, es que,

no es una excusa, pero, de verdad, pensaba que iba a hacer pollo.

No sé por qué venía con la cabeza que tenía que rellenar un pollo.

Y, claro, me sacaron del pollo y me mataron porque la codorniz

con qué la relleno, llena con una gamba.

No me cabía nada dentro de la codorniz.

Vamos a probar, ¿no?

Ay, Dios mío.

Cayetana no se atreve, tú no te apures,

si no te atreves, no pasa nada.

-Ay, sí me atrevo a comérmelo, pero no te quiero decir nada malo.

-Sí, mujer, no te preocupes, si de mí han dicho de todo.

-Ya, pero no yo.

Yo creo que, Bibiana, fíjate, a veces te bloqueas no sé por qué

te pierdes, te vuelves loca, empiezas a cantar, a bailar,

vas para otro lado, hablas con todos

y, a lo mejor, no te centras.

Se te ha secado de hacerlo demasiado, demasiado

y, luego, te faltó entender que era la salsa lo principal

para lacarlo y bañarlo

y que tuviese ese aspecto apetitoso.

Está muy rico lo que hay abajo, pero sin embargo,

el producto principal se pierde.

Es que no estoy centrada, las cosas como son.

Pues, céntrate, Bibiana.

Así llevo 63 años intentando centrarme.

(Risas) Pero así, de sopetón.

(RÍEN)

Me disperso porque, de repente estoy haciendo algo

y lo que sea me distrae o me desenfoca.

El punto de cocción de la codorniz está mal.

En el emplatado te pasaste porque no se sabe

si es la fiesta de la espuma... Los 80 me marcaron.

Si te centras un poquito, creo que a los 64 lo consigues.

Me lo plantearé.

Bibi, cuando uno no se centra es porque no se exige centrarse.

Es así, si te quieres rendir no es el mejor sitio para hacerlo.

Lo mínimo es que luches para poder dar otra vez

a esa ONG que tú deseas 4000 euros más.

Por lo tanto, se merece un esfuerzo mayor al realizado.

Me dio mucha penita porque, la verdad, es que no tengo vanidad,

si no gano, pues no gano, pero si hay un motivo como ese,

pues sí tiene sentido ganar.

Cayetana, estás asustada, cuéntanos qué piensas

del plato de Bibiana. A ver...

Yo qué sé, igual lo ha hecho con toda su entrega y toda...

¿Crees que lo ha hecho con toda su entrega?

Es que es muy buena, déjame que le dé un beso

porque ella lo está pasando mal y no tiene por qué.

Tú vienes aquí a pasarlo bien.

Si lo paso mal soy yo, tonta, dime lo que quieras.

-Vamos a ver, es verdad que no le ha salido el plato

del todo, que hay veces

que es verdad que te centras y no te sale.

Siguiente...

Te he entendido, Jordi, no te preocupes,

te he entendido, perfectamente.

No seré buena cocinera, pero comprensiva sí.

Muy empática.

Anabel, vamos allá.

Venga, Alonso. -Aquí voy.

-Venga, Alonso.

Qué tal tu "Festín de Babette". Bueno, ahí he trabajado,

nunca hice un volován

y bueno, hice la ensaladilla de bogavante,

la mahonesa y luego el falso caviar de salsa americana.

No sé, probé cositas sueltas y bien,

a ver todo en conjunto.

O sea, estás satisfecha con tu plato.

Al menos, en la manera de hacerlo

no me sentí caótica y perdida como otras veces.

Yo estoy preocupado porque te estás centrando mucho.

Cállate, no sé.

La capitanía del programa pasado la verdad, me dio

una gran inyección de seguridad y autoestima, es cierto,

lo que pasa es que aquí, cada semana, empiezas de cero

en cada programa, así que, a estar con los ojos muy abiertos

y estar muy abierto a todo lo que pase,

a todo lo que te enseñen y a todo lo que te digan.

Está bien de alcaparra, eh.

Sí. El volován está muy simpático,

está bien que lo sacaras, era difícil.

Has hecho un falso caviar decente.

Tiene sabor que es lo importante, todo está bueno, este plato

tan antiguo, digamos, que ya como que no se lleva.

En el Bohío lo sirven. Cuando hacemos homenaje al ABaC

sacamos en bandeja. ¿Cómo están, eh?

Epa, epa. Epa.

En fin, te diré que se agradece tu generosidad, Patricia,

deberías aprender, había dos, ella puso tres,

aplícate el cuento, mujer.

Y te diré que está muy rica, la ensaladilla,

el volován, así que se agradece el trabajo realizado.

A mí me parece que está rica la ensaladilla y me lo comería

encantada, pagando incluso.

Ja, ja, bien, bien.

-Ah, qué mono tu pelo. -Desde que cambió el peinado

está de un tranquilo Anabel.

Déjatelo, te queda bien. -Me ha poseído una rubia.

-Déjatelo, que te queda bien.

-A ver lo de las reta es todo lo que sube, baja

y en este programa más, entonces, aparcamos el título,

pero yo no me desharía mucho de él de momento.

Bueno, Saúl, cuéntanos,

qué delicatesen nos vas a presentar.

El solomillo de cerdo con mostaza y con un intento de suflé de patata

que no me ha salido, solo hay una

y se hinchó un poquito, esta de aquí.

Una de ellas. -Tengo los pies

más hinchados que la patata.

Qué te cuesta hacerle un agujerito, eh.

Bueno, mira, mira.

(RÍE A CARCAJADAS)

Es la bomba, es la bomba.

Metemos la bomba.

No.

En fin, ¿estás contento con el resultado?

Pues, no porque creo que la elaboración más complicada

la patata que suflar no me ha salido,

o sea, el resto creo que está, más o menos, rico.

¿Rico o seco?

¿Muy hecho, no?

Se ve que no ha amanecido porque no ha apetecido.

Lo has emplatado en modo Asturias,

o sea, con alegría, hay más guarnición que carne

y la carne que hay fíjate cómo está, poco apetitosa,

está seca como un demonio, muy seca.

Con lo cual, es un plato bastante durito.

Se ve un buen asado, no lo asas hasta pasarte,

controlas el corazoncito del producto

y tienes un asado decente.

Patata con cebolla casi cruda a cantidades industriales.

Claramente, eres de agua, amigo mío,

hoy te la has pegado superbién,

sé que tirarás para delante,

pero cúrratelo, Saúl.

Oído. Cayetana, cuéntanos.

Bueno, está la carne un pelín seca. ¿Pelín? Ha dicho pelín, ¿verdad?

Pelín, con tilde en la i.

Parece una suela de zapato.

Bueno, está un pelín seca y eso.

-Esto lo supera Saúl. -Claro que sí.

(ANIMAN Y APLAUDEN)

No pasa nada, no pasa nada.

-"Pa'lante", me han dicho que hoy lo hice mal,

no tiro la toalla, me meto más horas a practicar,

me busco la vida para saber dónde tengo que acertar

y para delante.

Bueno, Cayetana, muchas gracias

por acompañarnos en el programa 100 de "MasterChef".

Muchas gracias a vosotros, un beso. Un placer tenerte aquí.

Gracias, compañera.

Muchas gracias, chicos.

A por todas.

Recuerdo al Ministerio.

Que me cojo una puerta.

Volver a las cocinas de "MasterChef"

siempre para mí es muy emocionante.

Yo me emociono enseguida y ya estoy con la lagrimilla

porque fueron tantas cosas... ya estamos.

Jueces, necesito el nombre de uno de los aspirantes

que además de tener una ventaja muy importante se llevará

los 4000 euros para donar a la ONG que elija.

Así que, pensadlo bien. Muy bien.

Yo no voy a ser.

Está entre el chocolate, Pepón y el chino.

(RÍEN)

Hostia, me ha vuelto loco ese.

Suerte.

Gracias.

Aspirantes, la fiesta del programa número 100 pedía a gritos

una prueba a la altura de la ocasión,

pero ya nos conocéis y aunque estemos celebrando

no podemos bajar nuestro nivel de exigencia.

Ni podemos ni hace falta

porque tenemos que daros la enhorabuena a todos.

Bueno, bueno.

(APLAUDEN) Gracias, chef.

Se nota que estamos en la quinta semana

y que todo lo que os explicamos ha ido calando en vosotros.

Hay que felicitaros, enhorabuena.

(TODOS) Gracias, chef.

Pepón, Anabel y Edu,

un paso adelante.

Anabel, por fin te hemos visto triunfar.

La masa de los volovanes estaba bastante bien hecha,

el relleno rico y has conseguido, además, hacer el falso caviar

con lo que has hecho el plato muy bien.

Ahí va, Dios.

Gracias, chef.

(APLAUDEN) Gracias, chicos.

Edu, no sé si ha sido porque estuviste todo el cocinado

hablando chino, pero el plato parece, realmente,

de un restaurante oriental, felicidades.

(Aplausos)

Necesitaba como agua de mayo que un plato me dijeran:

"Este lo has clavado", para coger moral y decir

que sé hacer un poco las cosas, pero a veces, no salen

por todo lo que te rodea.

Pepón, te hemos visto trabajando con una serenidad y un orden

que nos ha llamado la atención.

Deshuesaste el pato con mucha profesionalidad

y es una pena que esté un poquito seco

al final de la cocción

porque habrías hecho un plato de diez.

(APLAUDEN)

De los tres, ha habido un plato que nos ha conquistado.

La estrella de esta prueba es...

Edu.

(APLAUDEN Y GRITAN)

Enhorabuena, Edu.

Muchas "glacias", muchas "glacias", muchas "glacias".

¡Bravo, muchas "glacias",

muchas "glacias", bien, muchas "glacias"!

(IMITA HABLAR EN CHINO)

Ya sabes, vas a tener una gran ventaja que puede tener

importantes consecuencias para todos

en la prueba por equipos.

No voy a poder dormir.

Qué alegría.

Yo soy una persona de zen.

"Pol favol", no me hagáis decidir cosas malas.

Además, te llevas los 4000 euros para la ONG que tú elijas, dime.

Pues va a ir a Fundación Voces, que es una ONG que integra,

socialmente, a niños que no están en condiciones

que deberían ser normales, va para ellos porque sé

de primera mano hacia dónde va y sé que son gente

que hacen cosas muy buenas. Los 4000 euros van para Voces.

(APLAUDEN) Bravo.

El programa una de las cosas bonitas que tiene aparte

de enamorarte de la cocina, pues, joder, poder regalar

4000 euros a gente que se lo curra a diario

me parece maravilloso.

Bueno, aspirantes,

este cumpleaños no ha hecho más que empezar

y hemos invitado a la fiesta

a unas personas muy importantes y muy especiales.

Esta semana nos quedamos en Madrid para disfrutar

de una de sus joyas naturales, el Monte de El Pardo.

Está considerado uno de los bosques mejor conservados de Europa

y ofrece una diversidad vegetal y animal asombrosa.

En este entorno privilegiado se encuentra uno

de los restaurantes más solicitados del momento.

Aspirantes, bienvenidos al restaurante Filandón.

Viendo la impresionante naturaleza que nos rodea,

cuesta creer que estemos a tan solo ocho kilómetros

de la bulliciosa Puerta del Sol.

Pero, precisamente, ese es uno de los secretos

de este restaurante.

Ha sabido trasladar el campo al centro de la ciudad.

Sus parrillas son exquisitas

y su especialidad, pescados y mariscos.

(BIBI) Ay. -Pescados y parrilla,

qué bonita combinación, eh.

-A limpiar pescado.

Bueno, pues una vez más nos tocó pescado, mi gran amigo.

(RÍE)

Aspirantes, sabemos que aunque os lleváis muy bien entre vosotros,

estáis divididos en dos grupos.

Por un lado están los que consideráis los fuertes

y por otro los que consideráis los débiles.

Ya todos estamos ahora...

(JOSÉ) Ya estamos con las etiquetitas.

Edu, para nosotros, tú has sido el mejor

de la prueba anterior,

pero ahora quiero que me digas quién crees tú

que es el aspirante más débil, el que está más estancado.

Ay. -Esto es una ventaja.

-Al azar que sabes que funciona.

-Da un poco de mal rollo porque aquí todos somos amigos

y no sabes hasta qué punto

puedes herir la sensibilidad de alguien.

Pues las que se han ido diciendo las retales llevan dos programas

salvándose, yo creo que las débiles se convirtieron en fuertes.

Un nombre, Edu. Un nombre.

(Risas)

Yo creo que el más débil es Pepón, sin duda.

Pepón, qué te parece lo que ha dicho Edu.

Bueno, puede ser que yo sea el más débil porque mis compañeros

son muy fuertes y lo hacen muy bien.

Pero considero que los platos que he hecho personales

no me salieron ninguno mal y que, además, en exteriores

siempre trabajé muchísimo como para librarme cada semana...

-Vale, vale, perdóname, tío. -No, tranquilo.

Ellos preguntan, yo contesto.

(RÍEN) Hay algo que dices:

"Joder, no lo veo así", pero no me lo tomé a mal.

No creo que para Edu fuera un plato de gusto tener que decir

quien ve más flojo, aunque me nombrara a mí.

Y ya que estamos en modo sincero,

Edu, quién es para ti

el segundo aspirante más débil.

Qué queréis enemistarme con todos, ¿no?

Pues, Bibiana es la segunda más débil porque cuando

ella está bien y sabe lo que hace, perfecto, pero al desconcentrarse

se vuelve desorganizada

y puede estar en el peor y en el mejor de su momento.

-Me parece que lo que dice está muy bien,

soy muy fan de Edu, entonces

si cree que soy la segunda, pues lo creo.

A mí, segunda no me gusta, me hubiera gustado

que me eligiera como primera porque ya que quedas de algo

que sea la mejor o la peor, pero la segunda, no.

-El peor soy yo, soy yo. -Por eso, soy muy descentrada,

pero vengo dispuesta a trabajar con lo cual hoy estaré centrada

en lo que me toque, lo que me toque.

Pues sin saberlo, Edu, acabas de otorgar una gran ventaja.

Toma ya. Pepón, Bibiana,

seréis los dos capitanes de la prueba de hoy.

(RÍEN) (BIBI) No, la capitanía, no.

(RÍEN) No, no, la capitanía, no.

No quiero ser capitana, cómo lo voy a explicar.

No me gusta ser capitana soy como la reina de Inglaterra,

que me tocará ser reina

hasta que tenga 100 años o 200 como ella.

Bueno, Bibiana, te veo afectada, pero tienes talento

para ser buena capitana, ¿lo vas a dar todo?

Sí, sí, hoy voy a ser muy buena capitana

porque procuraré que haya, sobre todo, tranquilidad.

Cosa que yo, habitualmente, adolezco de ella,

por eso si tengo la posibilidad de elegir a compañeros

que estén equilibrados para compensar...

-Mentalmente, dices. -Mentalmente, mentalmente.

-Pero tendrás que buscarlo fuera.

(RÍEN) -Sí, también es verdad.

Pero aquí hay algunos centrados aunque no lo parezca.

Aspirantes, competiréis divididos en dos equipos

y elegiréis, alternativamente,

con qué compañeros queréis trabajar.

Bibiana. Pues voy a empezar

por elegir a Saúl, ¿por qué? Porque hablando de equilibrio

es un hombre equilibrado.

Pepón. Pues me quedo con Edu

porque le quiero.

(RÍEN)

Porque además, de que él sabe que nos llevamos bien

y hemos currado en equipo un par de veces

y, la verdad, nos entendemos,

el tío tiene mucha mano, lo hace muy bien

y es una gran ayuda en un equipo.

Edu, ya ves, sin rencores.

Es que yo con Pepón cuando trabajé con él

nos salvamos en aquella prueba...

-¿Y por qué dices que soy el más débil?

-Eso digo yo, mamarracho. -Porque, mentalmente,

eres muy flojo. -¿Sí?

(RÍEN)

Bibiana. Pues voy a repetir un equipo

que ya tuve con lo cual me iré a por Juan.

Te diré una cosa, Bibi, tonta del todo no eres.

(RÍEN)

¿Qué te crees, bonita? Soy mala cocinera,

pero tengo un quinqué que quita el sentido.

(RÍEN)

Hombre.

Pues yo cojo a José porque también trabaja mucho y bien

y es un buen aliado en el equipo y en la cocina.

(ANABEL) Y hoy las retales son..

(BIBI) No, señor, ahora me toca a mí.

-No, ya, claro, escúchame.

Voy a reivindicarme un poco, fui doble capitana,

la prueba del volován me salió que "pa' qué",

no sé, me tienen ahí un poco estigmatizada.

El caso es que el denominador común

de las retales soy yo siempre.

Yo me tengo que quedar con mi rubia favorita

que siendo las dos rubias, mi retales, es mi retales.

-Ay.

Muy bien, sí. (JOSÉ) Pareja de hecho.

Patri. Dime.

Tú irás con el equipo de Pepón. Sí, ya fuimos equipo

y creo que nos entendemos muy bien.

-Sí.

-Vamos, equipo.

-Estoy muy contenta con mi equipo porque si yo

hubiera tenido que elegir equipo, habría elegido a José y Edu

porque me llevo muy, muy bien con ellos

y hemos hecho ahí un grupito

muy divertido, nos llevamos muy bien.

Cocinaréis un menú compuesto de cuatro platos.

Un entrante,

Ceviche de mero.

Hostia, el mero es duro. -Ahora, dos segundos y un postre.

Un primero, ensaladilla de carabineros sobre su carpaccio.

Carpaccio andaluz.

Corbacho de carabineros.

(RÍE)

Un segundo,

besugo con patatas al horno,

pimientos rojos asados y alcachofas fritas.

Besugo.

Y un postre. (BIBI) Ay,

que te conozco, Carmela.

Tarta de limón.

Hostia. -Oh, tarta de limón, qué rica.

Aspirantes, cada equipo cocinará dos platos de este menú.

Edu, por haber sido el mejor por la prueba anterior

te corresponde a ti elegir qué cocina cada equipo.

Es que en todos los exteriores me ha tocado el postre

y lo voy a evitar y haré el primero y el tercero.

O sea, el equipo de Pepón cocinará ceviche y besugo

y el equipo de Bibiana hará la ensaladilla de carabineros

con su carpaccio y la tarta de limón, Bibiana.

(Risas)

Estamos muy contentos. -La tenéis a tope, a tope.

-Sí, hoy está desorbitada.

Bueno, aspirantes, pues los equipos están hechos, los platos elegidos

y los delantales en la mesa, así que, coged cada uno el vuestro.

Vamos, capitán, capitán. -Toma.

(BIBI CANTA) Capitán de madera.

-Vamos, allá.

Tartita. Me quiero poner con la tarta que es un reto

personal, en la prueba anterior me salió una tarta muy rica

y me pondré con la tarta a tope.

Aspirantes, hoy se sentarán

en nuestras mesas 50 comensales muy especiales.

Así que no quiero retrasos.

No. Quiero excelencia. Como siempre,

nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes para cocinar.

Y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, ambos equipos disponéis de 90 minutos de cocinado

y para que los dos equipos disfrutéis del mismo tiempo,

empezaréis a cocinar, escalonadamente.

En el minuto 60 sale el entrante, en el 75, el primero,

en el 90 el segundo y en el 105 el postre.

60.. ¿Os ha quedado claro?

(TODOS) Sí, chef.

Maravilloso, pues a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

(TODOS) Venga, vamos allá.

Corre, corre.

(HABLAN A LA VEZ)

(JOSÉ) Vamos, chicos. Le, le, le, le...

-Vamos, chicos, a ver. -Esto que no moleste, fuera.

-Eso ponlo por ahí. -Trae, que eso molesta.

-Vamos allá. ¡Equipo rojo, equipo azul!

Aquí estamos, chef.

Os recuerdo que para que todos tengáis el mismo tiempo de cocinado

empezaréis a cocinar, escalonadamente.

Equipo rojo, ¿estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues a currar en tres, dos, uno...

¡Vamos! El equipo rojo tiene que preparar

ceviche de mero. Para ello elaborará

un fumet con el pescado.

Vamos, José, con el mero.

Después, añadir un aliño cítrico donde marinarán el mero

y que se conoce como leche de tigre.

Edu, ponte con el fuego y vigila esos pimientos

que puse en la brasa, ¿vale? Patri, en una olla pon lo necesario

para hacer la leche de tigre. Me pongo con las patatas

y a hacer las guarniciones.

Madre mía, la que tiene ahí, ese pescado que es como

un Tyrannosaurus rex.

José, me estás molestando. -Venid si os atrevéis.

¡Ah! -¿Eres ninja o qué?

-Llevo un minuto y ya estoy cansado, nen.

¿Te saco primero la ventresca, Pepón?

-Sí, saca la ventresca, importante para la leche de tigre.

-Pregunta, ¿esto pica mucho? -Es habanero, pica bastante.

-Es que va a la leche de tigre. -Pues ponle poco, poco.

-Tres, le pongo tres, ¿vale? -Pon un poco de ají amarillo,

uno al menos. -Lleva jengibre que pica también.

-Pon ají, uno solo.

Vamos ahí, pescadito.

-José, ¿necesitas ayuda con el pescado, vas bien?

-Voy bien. -¡Ah!

Estoy en el infierno otra vez, joder.

-¡Edu, pasas de más esas brasas, tío!

A ver, ven para acá, cariño mío.

Chanchan, chanchan, ¡me está atacando un tiburón!

(RÍE) ¡Eh, mi niño!

No podemos tener pescados más pequeños, no.

-Fíjate qué marrón si estuvieras tú en aquel equipo

por eso yo que fui lista...

-Le has quitado al pescadero. -Eh.

-Oye, cómo estuvo el otro día con el atún, era como yo,

cógeme a mí, cógeme a mí.

Eh, me cogió a mí. -Era como tú.

-Cogía el cuchillo, el atún y hacía así.

-A mí me despieza en un momento.

¡Mirad, me río yo de Miguel Ángel Muñoz!

(IMITA GRUÑIDOS)

Me acordé de Miguel Ángel Muñoz, gran experto en pescados grandes

y pensé: "Los feos también podemos limpiar el pescado, vamos".

Ale, despídete de tu cuerpo, mero.

Compañeros, ya sabéis qué toca ahora, ¿no?

Lo tengo claro, Samantha, mira, ahora toca ver cómo Jordi

elige el equipo que va a perder, como siempre.

Ya verás los zacas que te llevarás hoy

por graciosete. Tenéis un pique

que no hay quién lo aguante. ¿Preparados?

Mantén la manita. Cara por aquí, cruz por aquí.

Vale.

Venga, a ver. Atención, atención.

¡Cara!

(Risas)

Ay, qué bueno.

Los altos y guapos, al equipo azul.

No, las "celebrities".

Epa, epa, epa.

Las "celebrities" ahí, Las "celebrities" ahí.

(RÍEN) Vaya cachondeo llevan, ¿no?

Él aquí en "celebrities"

gana más porque es más celebrity que tú.

Tú eres más chef.

Hay que entenderlo. Que vayan allí los currantes,

los cocineros que huelen a fritanga.

(RÍEN)

De verdad, siempre me toca con Pepón.

Que no, nunca te tocó conmigo, mola mucho el equipo.

Nosotros estamos contentos contigo, ahora no te pongas...

Muy bien, tío, empezamos bien.

¿Qué pasa, qué hacemos mal?

-Llámale chef, es que tío es muy coloquial.

¿Hay algún capitán aquí? Sí, mira, lo pone aquí.

¿Eres tú? Porque lo pone aquí solo, dime.

Al menos, creo que empezaste organizando la cosa...

¿Mal? Bien, bien, rápido, pim, pum, pam.

Sí, vamos rápido. ¿Quién está con el pedazo de bicho?

Mira, está José con el Corbacho. José con el Corbacho.

(RÍEN)

Esto se llama tocar la guitarra de un pescado.

Tirrín, tirrín.

Veo a Edu que es el parrillero oficial de la casa,

¿y Patri qué hace? Patri prepara el caldo

para la leche de tigre

con la ventresca del mero.

¿Se te da bien? Es la base del plato.

Si no está muy sabrosa la leche de tigre,

haremos un mal ceviche.

No la hice nunca, pero la puse ya en marcha.

El ceviche, normalmente, la gente lo hace como una vinagreta

de zumo de limón o lima. Se puede hacer un fumet

con las espinas y tal, lo enfrías rápido

y cuando queden 20 minutos sería lo suyo cortar cebolla

muy rápida, puede estar cortada cilantro picadito, el zumo

y haremos un fondo de ceviche

muy sabroso, ahí metemos el pescado.

Con un fumet. Con un fumet.

Vale, gracias, oído.

El mero, a ver qué hace.

Oye, me dicen que te contratarán en la Boquería para el tema

de limpiar pescado y tal. ¡Ella "boquería, ella "boquería"!

Maña tienes, maña tienes. Tengo "pescao" fresco.

Oye, saca cosas de aquí que hay carne para aburrir

para hacer esa primera infusión que será la leche de tigre.

Venga, perfecto.

Venga, equipo rojo, tenemos el tiempo justo

para hacerlo bien, pero no nos sobra un minuto.

Ya podemos correr, llevamos más de 20 minutos,

en 40 minutos sale el ceviche.

Equipo azul, vuestro tiempo

de cocinado está a punto de empezar.

¿Estáis preparados para ganar esta prueba?

(TODOS) Sí, chef. Eso espero, pues a cocinar

en tres, dos, uno, ya.

Venga, a ver. -Tú, a empezar con la tarta

-Voy con la tarta. -Ayuda con los langostinos

y dos cacharras de agua

para empezar a cocer langostinos y huevos.

El equipo azul tiene que preparar

ensaladilla de carabineros sobre su carpaccio.

Y de postre, tarta de limón.

Las cabezas me dan pena tirarlas, igual luego podemos hacer

una mayonesa con el jugo de la cabeza.

-No creo, no, cariño.

Vamos, equipo azul, cómo vamos por aquí.

Estamos liados con el carabinero. Vamos, lo primero es ese carpaccio

maravilloso, uno limpia y otro que vaya espalmando.

Sí, estamos en ello. Vamos, rápido.

Venga, patata, zanahoria, ¿lo tenemos claro?

Ahora las picamos y cocemos en un fuego de allí.

Venga, equipo, confío mucho en vosotros.

Sí, chef. Vale.

Vamos, vamos, vamos.

Bueno, Bibi dice que hoy está centrada, ya sabemos

que su centramiento es relativo,

pero sí, la veo muy dispuesta a seguir, ha venido, pim, pam,

nosotros, escúchame, tacatá, o sea, ella está en un día bueno,

veremos en qué desemboca.

Uf, el caldo pica bastante.

-¿Sí? -Pruébalo, pruébalo.

-Aún hay tiempo de repetirlo. -No.

-¿Seguro? -A mí no me pica.

Esto se tiene que quemar, ¿no? -No debería.

-Es perfecto, cuando está negrita es como escalibado.

-No, eso hay que pelarlo. -Claro, que da igual

que la piel se queme, que me queme yo no.

-Eso no. -¿Cómo lo llevas, José,

necesitas una mano? -Bien, bien, no, le quito la piel.

-De verdad, tengo huecos. -Podríamos desespinar los lomos.

-Voy ahora contigo. -Pepón, me pongo

con los besugos ya. -Sí, señora.

-Hostia, tengo que pelar el otro, me cago en la mar.

-Te echo un cable. -Patri, ¿le tiras esto al fumet?

-Todo lo que le echemos mejor estará, está claro.

-Vale, mira, ¿se lo tiro yo?

-Vale, sí, "porfa", y aprovecha y pruébalo

porque creo que está muy picante, Pepón dice que no.

-No le metamos luego tanto y ya está, pero no está mal.

-Huele bien, tío.

No le metemos picante. -No.

Rebajaremos con la lima y el limón.

(ANABEL) ¿Cómo vas, Juanito? -Bien.

-Las patatas habría que lavarlas. -Se van a cocer.

No pierdas tiempo en lavarlas. -Para quitarles las peladuras.

Se van a quedar en el agua al escurrirlas.

Pero hay que pelar mucha patata y zanahoria.

Si te dedicas al langostino nada más, habrá 15 kilos pelados.

Habrá los que tienen que haber, que son 26, Bibi.

-¿Y después os ponéis con esto? -Claro.

Pero esto hay que hacerlo primero.

En cuanto acabemos aquí, me pongo con Juan y tú con Bibi.

Conmigo, no. Si lo que quiero es que se pelen las patatas

para ponerlas a hervir. Nada más.

Para que se enfríen después para la ensaladilla.

-Nadie está parado. -No me entiendes.

Me da igual. -Pues explícamelo.

Si está muy claro explicado. Hay que pelar muchas zanahorias,

si no, ¿qué le vas a poner? -Carabinero.

-El carabinero es para la cama. -No. Y para la ensaladilla.

Eso se va a cocer cuando esté el agua caliente.

Pues la cama... ¡Ay! Mira, ya.

-Venga, chicas. (JUAN) Concentración.

-Sí, por Dios. (SAÚL) Vamos bien.

Lo que más miedo me da en este equipo,

teniendo a Bibiana y a Anabel, es el tema de piques, roces.

Ese es el miedo que siempre tengo.

Pero, bueno, vamos a ver qué pasa.

-Vamos a buen ritmo. -Dos saltos al horno.

Cinco minutos, ¿vale, chicos?

-¿Vais bien, chicos? -Sí, sí.

¿Has empezado, Patri, con el pescado?

Sí. Ya estoy con los besugos. El fumet está marchando.

-¿Te echo una mano? -Estaría bien. Son muchos.

-Vale. Ahora voy. -Edu, haz una cosa.

Quítame las espinas de este y te pones con Patri

y voy cortando los tacos. -Vale.

Aspirantes, prestad mucha atención.

Somos conscientes de que los tiempos de cocinado hoy

están muy ajustado. Así que os hemos traído refuerzos.

¡Hombre! ¡Gracias, chef!

¡Qué maravilla!

Tendréis un miembro más en el equipo.

Y no es un miembro cualquiera.

Hemos seleccionado a dos cocineros experimentados

en pruebas de este tipo. ¿Quién?

Unos niños. ¿Qué te apuestas?

Nuestros invitados son personas a las que admiráis.

Pero os advierto, nada de cháchara.

Han venido a cocinar, no a charlar. Cachondeos después.

Pues ahora sí, que entren los refuerzos.

Adelante Virginia Troconis y Manuel Díaz "El Cordobés".

(VITOREAN)

¡Qué ilusión! Qué alegría veros.

Buenas tardes, maestro. -¿Cómo vais, chicos?

Pues ya nos ves. Ahí estamos, Virginia.

Perdona que no hagamos mucho caso, que estamos en plena faena.

-Ahora voy para allá. -Manuel, sobre todo,

si vas a un equipo y al otro va tu mujer,

no te abones, que te conozco.

Ya empezamos. Qué mala fama tienes.

Virginia, tú cocinarás con el equipo azul

y Manuel con el equipo rojo. Bien.

¿Estáis preparados para volver a enfrentaros a la presión

de la prueba por equipos? Totalmente.

¿Seguro? ¡Pues, hala, venga! ¡A cocinar!

Vamos a ello. Voy a por ti, eh.

-¡Venga, cariño! -¡Vámonos!

Un beso, mi vida. -Tranquilo.

Más o menos. -A pelar zanahorias.

Pela zanahorias y te voy diciendo. -Pelar zanahorias.

¿El postre? -Estoy con el postre yo.

Eso es lo más importante y lo que tiene que ir primero.

Pepón, ¿qué tal? ¿Te dan caña? -Bien, tío.

Joder, que si te dan caña. A mí, el que más, vamos.

Oye, ¿qué tal? ¿Os puedo echar una mano?

-Tenemos que limpiar 25 besugos. -25 besugos, ¿no?

Perfecto. -Hay que abrir y quitar tripas.

Compadre, ¿cómo vas quitando tripas?

Yo puedo ayudaros en esto perfectamente.

Te lo estamos dando descamados.

-Hay una cosa importante. -Dime.

Esto va a la parrilla, ¿no? -Sí.

Es importante hacerle una incisión

para que cuando tengamos que sacarlo, sea más fácil.

-Vale. -Que no se destrocen tanto.

-Sí, señor. -¡Olé, olé!

A ver. Quitemos tripas. (PATRI) La visita de Manuel ha sido

una ayuda necesaria, especialmente, con el pescado,

porque lleva mucho trabajo limpiarlo.

Se nota que tiene maña. Ha sido maravilloso.

¿Y los amigos te dicen que cocines? -Sí.

Creen que tú, por estar aquí, eres un crack.

Bueno, Manuel, ¿qué tal? ¡Hombre! ¿Qué tal?

¿Eres consciente del equipo en el que estás?

Es un equipo muy majo. Lo veo equipo ganador.

Manuel, te conocemos los dos. No queremos que hagas un Manuel.

¿Un Manuel? No, no. Tranquilo.

Tenemos que ganar nosotros. Eso está hecho.

Si pierde Virginia... Que pierda.

A tu mujer no la echan. Nos echan a nosotros.

Escúchame. Eso ya lo he aprendido.

Esto... Sí. Ya tiene pinta. Échale un ojo.

Sí, sí. Lo único que tengo que hacer, es sacarlo.

Venga, equipo rojo. Han pasado 40 minutos.

En 20 sale el ceviche de mero. ¿Vale?

Y la leche de tigre ahora mismo es un fumet hirviendo.

Tiene que enfriar. Eso hay que sacarlo ya.

Eso hay que sacarlo. Claro.

Sácame tres litros de fumet.

¿Ya lo quieres? Nos quedan 20 minutos.

Hay que infusionarlo primero. Pepón, cuélalo en frío.

¡Venga, equipo rojo! Podemos hacerlo.

Nos quedan 20 minutos para sacar

este maravilloso ceviche de mero. ¡Oído!

(PATRI) ¡Oído!

Está fuerte, eh. Vamos ahí.

Suficiente. ¿Para qué tanto fumet? Vale, vale. Perdón.

Tiene que estar sabroso. No es una sopa.

Venga. Enfriamos eso rápido y metemos todo en infusión.

El zumo de limón, de lima, la cebollita, el cilantro.

Y luego, hay que cortar más y más fino.

Que ahí hay una cebolla bastante gordita.

A ver. ¿Cuántos quedan aquí? Una, dos, tres y cuatro.

Quedan cuatro, para que no peles de más.

-Vale. Tenemos dos. -Una cosa importante.

La mayonesa hay que hacerla rápido para ponerla a enfriar.

De dos en dos, mejor. -Voy a acabar con los langostinos.

-Y se pone con la mayonesa. -Vale.

-¿Qué tal se te da la mayonesa? -Bien.

-Hazla tú, Vir. -Vale.

A ver. Ahí.

Y sal.

-Ya están todas, ¿no? Las 28. -Ya. Sí, Anabel.

Listo. -Esto ya está.

Si quieres que pongamos más... -¿Ponemos más?

-Quita las cabezas. -Ahora no le puedo meter mano.

Juan, te ayudo. ¿Qué hay que hacer?

Huevos. Yemas. He puesto diez.

-Vale. La mayonesa. -No nos va a dar tiempo.

Sí nos da tiempo. Hay que ser positivos.

No. Si positiva soy. Aspirantes, el tiempo vuela.

Equipo azul, a la ensaladilla de carabineros

le quedan 35 minutos para salir. ¿Oído?

¡Oído! Equipo rojo, en menos de 20 minutos

tiene que salir el ceviche.

¡Oído, chef! -Estoy preocupado

con las alcachofas. -Tranqui. Va en el segundo plato.

Hay que limpiarlas y lleva un tiempo.

-Pepón, ¿os ayudo o me quedo aquí? -¿Cómo va el pescado?

Nos queda una bandeja entera. Falta la segunda.

-Venga, vamos. Seguid. -Controla las patatas.

Sí. No te preocupes.

Están ya, eh. Puede ser que ya está. ¿Lo ves?

-Sí. Voy a sacar los pimientos. -Yo te los saco.

¡Ay! ¡Agua, agua!

-¿Qué? -Los muslos, tronco.

-¿Te has quemado? -¿Te has quemado, Edu?

No, no. Es que abrasa. -¡Ostras! Cuidado.

-Los pimientos se están quemando. -No. Esto es escalibado.

José, ¿qué tal el fumet? -El fumet ya está.

La leche de tigre se está enfriando.

Me faltaría cortar un poquito los picantes,

algún jalapeño o algo y, en cinco minutos, empezamos.

Yo también lo hago. Voy a quitar las patatas.

(ANABEL) ¡Venga, chicos! (BIBI) ¡Vamos!

Todos con la ensaladilla, que es lo primero que sale.

-Claro. -Me quedo con esto, ¿no?

Ahora nos ponemos contigo. Es que es lo que sale primero.

-Tú con el postre, Juan. -Tengo casi lista la mayonesa

y voy a ayudarte, Juan. (BIBI) Mete a enfriar la mayonesa

para que nos quede fresquita.

¡Vamos! Pica más. Aunque después los hagas más picados,

pero pica más. Hay que pelar todo esto,

porque estamos cortos de patata y de zanahoria.

-Vamos. Hay que sacar esto. -Por eso te digo.

Yo creo que está suficiente de mayonesa. ¿Alguien la prueba?

-Que la pruebe Bibi. -No. Tú mírala.

Pruébala tú y yo. Las dos. A ver qué te parece.

Prueba, Anabel.

¡Hum! Muy rica. Sabrosita. -Esto está listo.

Pues a la nevera. Mayonesa lista.

¡Venga, Pepón! -¡Sí!

-¡Vamos, tío! -¡Ahí vamos!

Estos besugos ya van a estar listos.

-Sí. Nos los hemos zumbado. -Lo tenemos controlados.

Se van a picar los huevos

y salvamos unas yemas. -Venga. Me voy contigo.

Virginia, yo te diría que pelaras carabineros.

-Voy. Déjame que monte la tarta. -Venga.

La tarta nos queda mucho tiempo y lo otro no va a salir.

-Sale primero la ensaladilla. -La ensaladilla sale primero.

Bastante. Hasta que se ponga blanquita.

Para el relleno de la tarta, tienen que blanquear

las yemas y las claras con el azúcar, el almidón de maíz

y el zumo de limón. Y cocinarlo hasta que espese.

Virginia, pela todos los langostinos que puedas.

-Hay que quitarle esto. -Aparte de quitársela, picar.

Aparte de quitársela, hay que quitársela, Bibi.

Lo partes por la mitad y lo cortas.

Esto está hecho, Bibi. Sale todo.

Vamos allá. Vamos a limpiar esto. -Listo, ¿no?

-Sí. -Venga, perfecto.

¿Preparado para emplatar, Pepón? -No.

Primero, vamos a ponerle la cebollita

y vamos a picar más cilantro. Capitán, te veo muy nervioso.

Si digo, porque estoy nervioso.

Si no, estoy tranquilo. ¿Has probado?

Sí. ¿Está blandito?

Hombre, está. Lleva hirviendo más de 20 minutos.

Me parece genial. ¿Está tierno?

No está tierno tierno. Debería estarlo.

¿Debería estar más tierno?

Deberías meterle caña aquí, un poco de sal aquí

y meterlo en la olla, que se vaya haciendo solo.

Esto molesta, incordia y no hacemos nada.

Venga a tomar decisión y meter caña, Pepón.

No tengo capitán. ¿Y esto qué es? Eso ya está quitado del fuego.

Está salteado. Chisporrea un montón.

Pues está quitado del fuego, chef.

¿Lo ves tú como lo veo yo? Tostaditos.

Unos que no están tostados,

unos que están morenos que parece...

Oye, sacadme lo que está quemado, por favor. Venga.

(EDU) Creo que a Pepón le afectan los comentarios negativos.

Me decía: "Es que Jordi me pone muy nervioso".

Ahí es cuando se le descuajeringa toda su cabeza

y pierde un poquito ahí, derrapa un poco.

Pepón, en diez minutos, quiero el ceviche emplatado.

Vale, vamos. Hay que dejar infusionar

un poco esto, meterle pescado, que infusione

tres, cuatro minutos, limpiar aquí. Vale.

Esto debería estar picado. ¿El pescado dónde está?

Esto para las vacas, bien. Están todos los troncazos.

Debería ser solo hoja y picado como Dios manda.

Lo pondré aquí para dar sabor y picaremos nuevo.

¿Os parece? Vale. Pepón, sigue con eso.

Edu, pica el cilantro. Ahora sí deberíamos colar,

meterle el pescado, marinar,

mirar la sal. Venga, me voy. ¿Te ayudo?

No. Tranqui, Pepón. Ve haciendo.

Esto ya, con un poquito de suerte...

Mira. Ahora está rosa. Correcto. -Mete ya el pescado.

-Lo meto. El pescado para adentro. -Venga, vámonos.

(EDU) Esto está listo ya para el pescado.

¿Cómo lleváis los pescados?

¿Están limpios? -¿Cómo vais de pescado?

-Poniéndolos en la parrilla. -Muy bien.

Aceite y sal. No nos olvidemos.

-Cuando los tengamos colocados. -Sí, sí.

Aspirantes, mucha atención.

En diez minutos, sale el ceviche.

Y en 20, la ensaladilla.

Así que, equipo rojo, en cinco minutos,

tenéis que empezar a emplatar. Perfecto.

¡Sí, chef! ¡Quiero veros volar!

¡Vamos! ¡Vamos! ¿Oído?

¡Oído, chef! -Vámonos, guapitos.

Vale. ¿Cómo va eso, Juan? -Se está pegando un poco.

No le raspes. Te llevas lo de abajo.

-He sacado con grumos. -Quítalo.

No nos va a dar tiempo de hacerlo otra vez. Imposible.

Bueno, ¿cómo vamos? Esto está...

Esto está agarrado, ¿no? Se ha pegado un poco.

Es que la cazuela es muy grande. Vamos a ver.

Esto se queda así. Has hecho huevo hilado.

¿Por qué? Porque se te ha pasado de cocción.

Lo has cocido demasiado y se ha cuajado.

¿Se puede corregir? Va a haber que hacer de nuevo.

Venga. No penséis más. A hacer de nuevo.

Yemas de Santa Teresa. Te vuelves a consagrar

con los postres. ¡Sí, señor!

Número uno de los postres Juan Betancourt.

Ahora te echo una mano. ¡Madre mía!

(JUAN) Me he venido muy abajo. ¡Dios, no puede ser!

He sacado 50 yemas de huevos, he exprimido 30 limones.

No puede ser, no puede ser. Y quedaba la mitad de tiempo.

Es que no me lo puedo creer. Mira.

Un poco de bacón y tienes huevos revueltos, Samantha.

Juan, ¿qué has hecho? Se me ha pasado.

Vale. Quiero esto, Juan, limpio, todo perfecto

y volvemos a empezar. Si no, no llegamos.

Poco a poco, nunca a más de 80 grados.

¡Madre mía de mi vida! Esto no hay nada que hacer.

Juan, tranquilo, que podemos.

Limpia ahí y yo te voy separando los huevos.

(JUAN) Lo mejor que hice, fue empezar de nuevo.

Dejarlo atrás, mentalizarte, empezar

y tirar hacia adelante. Es la forma de hacer las cosas bien.

Juan, tranquilo, que llegamos. Tranquilo, tío.

Rápido. Vamos. Vamos.

Vamos a ver. Déjame que pruebe esto, por favor.

Todavía tienes que mezclarlo con la patata.

¿Hay que corregirlo de sal? Sí.

Venga. Echando todo aquí. Mezclando. Probando de sal.

Quiero que lo pruebes tú, que eres la capitana.

Que sea tu responsabilidad. Ojo, equipo azul.

En 15 emplatamos la mayonesa con el carabinero. ¿Queda claro?

Sí, chef. Pues ya podemos correr.

Todos esos carabineros los quiero ya.

Tendría que estar ya metido. Vamos. ¿Qué pasa aquí? Vamos.

Bueno, cuántas caras conocidas. Qué alegría.

Bienvenidos todos a "MasterChef".

Quiero que sepáis que estamos de celebración.

Cumplimos 100 programas.

Y hemos decidido celebrarlo con todos vosotros,

haciendo un pequeño homenaje a nuestro gran cine español.

(Aplausos y vítores)

¡Bravo!

Os adelanto que nuestros aspirantes no tienen ni idea

de que estáis aquí. Le hemos contado que van a cocinar

para unos comensales muy especiales, cosa que es verdad,

pero ni por asomo se imaginan que sois vosotros:

sus amigos, sus familiares y sus compañeros de profesión.

Así que a ver qué tal reaccionan cuando os vean.

Espero que disfrutéis de esta comida tanto

como nosotros disfrutamos con vuestro cine. Gracias.

(Aplausos)

Le das al fuego, ¿no? ¿Vas bien?

(CORBACHO) ¡Ahí, Edu! ¡Ahí!

Vamos a ver si hace falta

que eche una mano a otra cosa. -¡Ah!

Señores, estamos a un minuto de emplatar.

Sí. El choclo está aquí en la olla.

Habría que enfriarlo. Lo voy a colar ahora.

Enfríalo cagando leches. Venga.

¿No deberíamos ya cocinar la cebollita?

No. Pero la vamos a añadir aquí. ¿Por qué?

Que se encurta un poco. Vale.

Ahora lo mezclas bien. Vale. Perfecto.

A lo loco. Si es lo bueno de la leche de tigre buena,

que le metes a última hora la cebolla y se encurte.

No está cruda ni cocida y mola. Esto aquí. Esto aquí.

Hazle caso a este hombre. Cuando lo cueles, estará mezclado.

Le metemos todo y un buen meneo.

Que te crees que lo sabes todo. Hazle caso.

Cómo se nota la evolución. Mira estos besuguitos.

Cómo se doran. ¿Sabes lo que me falta?

Sal, pimienta y un chorrito de aceite.

Que dore, que nos dé aroma. Y eso ya nos coronamos.

Venga, quiero manos emplatando el ceviche.

¡Que salga como un rayo! Venga.

A esto hay que ponerle caldo, Pepón.

-Sí. Pero luego. -Cuela aquí, Pepón.

Y voy tirando. Eso. Más rápido.

¿No le vas a meter el picadito?

Esto es para tirarle una cuchara de caldo.

Pero con picadito también. Decías: "Le falta cebolla".

La cebolla está aquí. Por encima. Rematamos por encima.

Tranquilo. No hace falta colarlos.

No es una sopa. No es una sopa.

Cuidado al girarlos. Bien, bien. Se pueden caer, ¿sabes?

Bien. Equipo rojo, los camareros

están esperando y me preocupa

que tenemos aquí la mitad de platos.

Alguien que os eche una mano.

¡Chicos, ayudadnos a emplatar el ceviche!

Hay que repetir esto dos veces. Capitán, organiza.

Veo aquí a José mandando más. Emplatar.

Venga. Camareros, los que tengan lima, nos vamos. Adelante.

¡Voy, voy! -En ese, caldo. En ese último.

Comensales, ha llegado el momento de empezar a comer.

Comenzaremos con un entrante.

Es un ceviche de mero y lo he preparado el equipo rojo.

Creo que os va a encantar. Ahora me contaréis.

¿Qué te parece? -Me gusta, pero...

Me parece que le falta sal. -Sí.

Lo que me pasa, es que me parece que hay trozos muy grandes.

Están como desiguales. Me gustarían más pequeños.

Vámonos, vámonos. Uno más cabría emplatando.

No pongas sopa, José. -No.

Estoy poniendo ese caldo, que se vea un pelín.

Oye, tenemos que ir rápido,

que el besugo se nos va a pasar en la parrilla.

Vale. Sácalos ya. -Pero deja que se hagan bien.

No se tienen que hacer bien.

Queda media hora para que salga este plato.

¿Quieres que los saquemos? Venga.

Hay que rematar esto con criterio.

Ponedle sal, que le falta. Los he dicho ya.

Mirad la sal. He mirado la sal.

¿Qué dice el médico? Que no tomes sal, ¿no?

Que no tome sal. Se nota.

Vamos, rápido. Por favor. Poquito, eh.

Y en redondito, ¿no hay un cacito o algo?

No hay cacharritos para emplatar.

¿Y si los pones en un molde? -¡Que no hay molde!

-¡Espera, espera! -¿Te quieres quedar de capitana?

No. Te digo que me dejes colocarlo. No digo nada más que eso.

Venga, pues vamos. Haciéndolo sin discutir.

Haciéndolo sin discutir, si no, perdemos mucho tiempo.

Ya. Pues es lo que estás haciendo todo el rato, cariño.

Perdóname. Lo único que has hecho, es machacar la gamba.

¿Hay un rallador?

(ANABEL) Me mordí la lengua. Respiré hondo.

Somos adultos, aunque te dan ganas de plantarte.

Pero yo también he contado hasta diez y he vuelto al trabajo.

Es que no vamos a llegar. -Sí.

Están sacando este. Sí. Sí vamos bien, Bibiana.

Oye, ¿una cuchara de estas tenéis?

-¡No! Bibi, cuidado. -¡Es que no tengo una cuchara!

¡Ay, por favor!

-Venga, vamos. -Límpialo y no te quejes.

¡Ay, por favor! ¡Deja de gritar y deja de ensuciar, coño ya!

Oye, la capitana soy yo.

(HABLA A LA VEZ) Has aplastado esto.

Ha aplastado esto. Es lo único que ha hecho.

Que me digas que lo único que he hecho, ha sido aplastar

los langostinos, ya vale. -Venga, va.

No, mujer. No te puedes quejar de todo.

¿Me estoy quejando de todo?

Cada vez que voy a echar un plato, te quejas, mujer.

Hay que servir dentro de diez minutos.

Anabel, nada más. Te he dicho eso.

Que hay que servir dentro de diez minutos.

No tiene sentido pelearse. -Luego lo hablamos todo.

Vamos a trabajar. -No hay nada que hablar.

(BIBI) Está en nuestra condición discutir.

Si viviéramos juntas, nos matamos. Baby Jane y la hermana.

Como vuelva a decir que grito,

con lo que tenga en la mano, le doy en la cabeza.

O le compro unos tapones para el próximo programa.

Poquito caldo, que si no,

nos dicen que es una sopa. Capitán.

Sí, chef. Voy escaso de camareros.

Necesito dos camareros ahora mismo.

Me encantaría que seáis tú y Edu.

Venga, cogemos platos y a la sala.

Manuel, ayudamos aquí, que dos se van a sala. Venga.

No sé cuántos platos llevamos.

-¿Le has echado lima? -Espera.

Cuando le ponga maíz Manuel, os lo podéis llevar.

(Aplausos y vítores)

¡Pero bueno!

Bueno, has aprendido a cocinar. -Ay, no. Que va sudado.

Cuánto tiempo, tío.

¿Esto lo has hecho tú? -Qué bien que estéis aquí.

Bueno, lo hemos hecho entre todos. Es el ceviche de mero.

Oye, qué bien que estéis.

-Qué bien. -Qué guay. Gracias.

La verdad es que no me lo esperaba.

No sabía que iba a haber colegas que forman parte de mi vida.

Somos amigos. Me ha hecho mucha ilusión.

¿Qué pasa contigo, Pepón? ¿Qué?

¿Esto da alegría o no? Sí. Lo que pasa es

que tengo la cocina manga por hombro y estoy preocupado.

Bueno, pues nada, corre. ¿Sí?

Sí. Corre. Tira para cocinas.

¡Edu! ¡Edu, a cocinas! Me voy, tíos.

Es que os tengo que preparar un segundo plato,

que es un manjar... ¡Ah!

Bueno, esto lo ha cocinado él.

Yo pensaba que Edu iba a hacer el vino.

Falta más ceviche, ¿no? -Sí. Falta.

¿Es posible que los camareros me digan que falta cinco ceviches?

Sí. Se están sirviendo. ¿Hemos hecho un buen trabajo

y nos lo cargamos por cinco platos? ¿Cómo vais, mis niños?

Pepón, no sabemos contar hasta 50.

Hemos emplatado a lo loco y espero que en el besugo

alguien cuente los malditos platos. Vale.

Lo tenemos. Camareros, por favor. Los cinco que faltan.

Y pidan disculpas por el retrasito a los clientes.

Esperemos que no noten lo poco que ha marinado el pescado.

¡Vamos todos al besugo! -Vamos. Voy.

Señores, ¿hemos terminado ya? Sí.

Fuera de aquí esta mesa. Necesito esta mesa limpia ya.

Mi equipo tiene que emplatar aquí. Venga. Fuera, fuera. Vamos.

Toma, Juan. Esto. ¿Vale?

Mézclalo bien. Y ya está listo. A la olla.

Aquí me voy a poner con el merengue, ¿vale?

Para terminar la tarta de limón, el equipo azul deberá elaborar

un merengue con azúcar y clara de huevo.

Juan, ¿puedes? -Sí.

Fuerte, eh.

Venga. Quiero todos los platos ordenados.

Porque quiero contar todos los platos.

Necesito 50 platos perfectamente puestos.

Pues hagamos 54, porque somos unos sobrados.

Venga, pongamos de todo. ¿Vale? Y no quiero retrasos,

que para eso ya tengo al equipo rojo. ¿Vale?

Muy bien. Fenomenal eso así. Muy bien.

Esto monta, ¿no? -Sí. Esto lo monto yo.

Esto ya tiene el azúcar y todo.

Equipo azul, esta ensaladilla está riquísima, eh.

Si ya sale a tiempo, lo bordamos.

Pero rica está como un demonio.

Juan, no me lo vuelvas a quemar. No. Esto sale.

Te corto el flequillo ese que tienes.

Eso sale por Cuba y por Venezuela, Pepe.

Mira. Por Venezuela, seguro. Pero por Cuba...

Esto es más flojo... Es el segundo postre que me pifia.

¿Cómo vamos, capitana? Vamos bien.

Tengo a los comensales esperando. ¿Podemos sacar la ensaladilla?

Pueden ir saliendo. Por favor, podemos ir cogiendo.

Venga. Todas tienen que llevar el huevo hilado, ¿vale?

Pero todavía no están. Así. Muy bien. Muy bien.

Capitana, te digo una cosa. Necesito refuerzo de camareros.

Así que me voy a llevar a Saúl y a Juan. ¿Te parece?

¡No puede ser! Pues va a ser posible.

Juan está liado con la tarta.

Saúl, Juan, sois el refuerzo de camareros.

Así que venga, a sacar platos. Venid conmigo.

Bibiana. Escuchadme, por favor. -¿Qué?

Que nos quedamos sin ensaladilla. Hay que poner porciones pequeñas.

-Muy poquito. Ya, ya. -Y si no, quitar.

-Ya no se puede quitar de ahí. -Venga, va.

Las de huevo hilado ponlas ahí, que las cojan los camareros.

¡Ay, no! Esa me la acabas de dar tú. Perdona.

-Me estás volviendo loca. -Trae, trae.

Vamos a ver. Esta, para acá.

-¡No! -¡Pues entonces, quita las otras!

¡Cojones, dame platos!

Ha llegado el momento de comprobar qué tal ha cocinado el equipo azul.

Han preparado una ensaladilla de carabineros sobre su carpaccio.

Así, el nombre tiene buena pinta. A ver qué tal está.

(Aplausos y vítores)

¡Tío! -¿Qué tal, tío?

(SAÚL) Cuando llegué y vi a mis compañeros

y a mi entrenador, no me lo creía.

¡Uf! Vaya estrés. Es duro. -Esto sí es deporte.

Esto es peor que remar.

¡Qué sorpresa, tío! ¿Tú no te ibas por ahí?

Hombre, me iba para "MasterChef".

Qué sorpresa. Estáis todos. Tío, qué sorpresa.

Me he encontrado a todos mis amigos.

Si es que no tenía ni idea.

Me he quedado loco. Me ha encantado.

Oye, pues está bueno. ¿Esto qué es?

Carpaccio de langostinos y ensaladilla.

Marian, Lolita, qué alegría me da teneros aquí.

No me ha dado tiempo a probarlo. ¿Que no?

Venga. Te dejo que lo pruebes. A ver.

Yo sí lo he probado y está muy rico. Este me ha gustado.

Esto está bueno. Ella es así. "Esto está bueno".

¿cómo creéis que lo pueden estar pasando los concursantes

ahí en las cocinas? Yo sé que antes de estrenar

una obra de teatro, una película, uno siente nervios.

Pero en las cocinas también.

Yo lo tengo clarísimo.

Yo creo que estar ahí es lo peor. ¿Sí?

¿Tú cómo lo pasas cuando tienes que estrenar algo?

Hace poquito has estrenado.

"Morir", sí. ¿"Morir" qué?

¿Lo que haces tú o una película? (RÍE) Es una película...

-Las dos cosas. -Las dos cosas. Hombre...

Bueno, cuando uno estrena películas que son importantes

para uno, se pasa muy mal y se pasan muchos nervios.

Pero yo creo que cocinar, para mí, es que esto es muy difícil.

Lolita, ¿y tú en qué andas metida ahora?

Tú, como haces de todo. "Prefiero que seamos amigos".

Es una comedia romántica que lo pasamos muy bien

y nos reímos mucho. Y la gente que va, se ríe.

Lola, me han dicho que cocinas muy bien.

¿Eso es verdad? Yo guiso muy bien.

¿Te atreverías a venirte a "MasterChef Celebrity"?

Me lo tendría que pensar. Te lo piensas y yo te llamo.

¿Al ocho? -Al ocho, al ocho.

¿Cómo bajamos esto? -En lo que se enfría un poquito,

empezamos a rellenar las tartas. -Vale.

Nos quedará un postre espectacular. -¡Torera!

¿Tú qué haces aquí? ¡Por favor!

-¿Qué? -Manuel, me ha salvado la vida.

Estaba perdido con el postre.

¿Tienes que tocarle para hablarle?

-Porque es muy bueno. -¿Le tienes que tocar para hablar?

-Hombre, claro que sí. -Vale, vale.

Hay que recrearse la vista.

Estás sudando tú también

la gota gorda, eh. -Por esto.

¿No te duele el cuello de mirar para arriba?

-No me duele. Para nada. -Te he visto mirando.

Como conmigo no estás acostumbrada a levantar el cuello...

Hombre, él tiene a Patricia ahí al lado. No te despistes.

Que antes le he visto yo ahí

ayudándola mucho, eh. -A su ladito que iba.

(JUAN) Aunque El Cordobés se haya puesto así,

Virginia me ha echado un cable.

Ha sido la primera ventaja real que tengo. Me ha ayudado.

Sin ella, no hubiese sacado las tartas.

Dos deditos, Bibiana. No mucho más.

No, no. Esto lo vamos a terminar enfriando en la nevera.

(ANABEL) ¡Madre mía! -Esto está listo.

Estoy haciendo lomos.

¿Cómo vas ahí? -Estoy sacando, que está muy hecho.

-Sí. Lo sé. -Quitadlo ya. ¡Joder, es que...!

Está el pescado que se deshace.

Hazlo en la tabla, Edu. Está roto.

Saca lo que puedas, tío.

¿Cómo va el equipo de pastelería? Aquí vamos.

Quiero que estén todas iguales. Falta dibujarlas.

Esto va a estar muy lleno. No, no.

No quiero verlo amarillo. No va a faltar.

Va a faltar, Samantha. Muy bien.

Hacedlo todo igual. Bien plano, bien liso,

como si fuese una pastelería.

Es el postre de la casa y tiene que estar de diez.

A mí el merengue, además, es mi fuerte.

¿Cuántas tartas hay? Siete.

Tenéis merengue para aburrir. Haced seis.

Tenéis merengue de sobra.

Equipo rojo, necesito que algunos sigan separando el pescado

de las espinas, pero necesito emplatar.

Todas las guarniciones calientes, los platos contados.

Quiero toda la mise en place a punto. ¿Vale?

Sí, chef. Ya está José preparado con el emplate.

Oye, Pepito "El Pescadero", la piel va para arriba.

Las patatas van abajo.

¡Cuidado, que quemo! ¡Que quemo! ¡Cuidado!

¿Las patatas dónde las quieres, Pepón?

Cuidado, que quema esto más que las palabras de una suegra.

Venga, quiero patatas, pimientos, alcachofas.

Que esté bonito. Refrito, que no lo veo. ¡Rápido!

Organicémonos. Quiero gente emplatando a lo loco

y dos o tres separando pescado y espinas.

Pescado, pescado. Aquí. Oye, lo suyo sería,

aliño bien aquí y me ahorro hacer el bobo encima del plato.

O.K. Oído. Esto está calentito.

Recuperamos temperatura. Tiene sabor.

Vale. Hagámoslo así. Hagámoslo como dice Jordi.

Como debería ser. Venga, pimientos, alcachofas.

Venga. Vamos rápido.

¿Me lo puedo llevar? No. Falta el refrito.

Claro. No lo hemos puesto

en la bandeja. Camareros, prevenidos.

José, Patricia, necesito camareros en la sala.

Pepón, vamos a tirarle el rehogado.

Patricia, por favor. Refrito, ¿y me lo puedo llevar?

No tiene... no tiene... Se lo he dicho a Pepón cien veces.

¡No os lo podéis llevar!

Ya ya. Rapidito y vámonos.

¡No os podéis llevar! Oye, pon el refrito aquí, amigo.

Refrito. La cazuela.

La cazuela. Es lo que iba a hacer.

Que sea Mahoma el que va a la montaña.

Nos podemos ir. Venga. ¿Sí?

José, venga. Necesito camareros buenos.

Oye, sonrisa amplia. Te quiero servicial. Venga.

Ahí. Camareros, adelante, por favor.

Esto es la muerte a pellizcos.

Venga. Los que quedamos aquí, emplatando como fieras.

Vamos ahora con otro plato del equipo rojo.

Es un besugo con patatas al horno,

pimiento rojo asado y alcachofas fritas.

(Aplausos y vítores)

(GRITA CONTENTO)

A ver. Voy a servirle primero a las señoras.

O sea, Javi. (RÍEN)

(Aplausos y vítores)

No vale llorar. No vale llorar. -¡Cariño, enhorabuena!

Eres una campeona.

(PATRI) Me he emocionado porque no me esperaba encontrar

a compañeros y amigos. Me ha hecho mucha ilusión.

Y ha sido un subidón de energía maravilloso.

¿Te han dejado salir para venir?

-He venido. -Digo del psiquiátrico.

¡Pepito!

¡Sácame de aquí!

Cariño.

-¿Qué tal estás? -Muy bien.

Me voy a tomar un vinito.

No nos dejan beber. ¡Perdona! ¿Qué estás haciendo?

Te ambientas muy rápido tú. Que ya te has sentado.

¡Venga, a la cocina! A ver si encuentras algo por allí.

(CORBACHO) Eva me ha tenido que echar del comedor,

porque he pensado: "Estoy tan a gusto aquí".

Unos colegas. Vamos a brindar.

Y me ha dicho: "¿Pero qué haces aquí?

Venga a cocinas". Me hubiera quedado ahí.

¡Me cago en la mar!

¡Hostias, Macarena!

Ya me voy. ¡Hasta luego! ¡Hostias, el camarero!

Creo que ya lo he echado.

Oye, bien. -Está muy rico.

Está bien presentado, ¿verdad?

¿Sabes qué le noto? No sé si un poco de sal le falta.

Pero, bueno, bien. Dentro de... Un poco de sal.

Pero, vamos, me gusta. Me gusta.

Alain, Macarena, buenas tardes. ¿Qué tal?

Qué ilusión teneros aquí. La ilusión nuestra.

¿Qué crees que es más difícil, Macarena?

¿Ser cocinero o ser actor? O actriz, en tu caso.

Para mí, ser cocinero. Es más estresante

y más, en estas condiciones,

a contratiempo. Supone un reto grande.

Y cuando no es lo tuyo. Ser actor es estresante,

pero te sientes en tu casa.

Depende del director, puede ser más estresante o menos.

En "Que baje Dios y lo vea", bien, ¿no?

Habéis trabajado a gusto.

Es una película muy divertida. El rodaje también.

Con ganas de que se vea el resultado.

Ahí estaremos, haciendo cola en el cine.

Muchísimas gracias. Gracias a vosotros.

Chicos, último. -Metemos aquí.

-Último plato. -Sí. Último plato.

Vamos a repasar. Equipo rojo, me vais a permitir

que me lleve al invitado. Bueno, tío, suerte.

Que imagino que querrá saludar a mucha gente en la sala.

Habría que darle un manguerazo. Mucha suerte.

Gracias, tío. Nos has ayudado mogollón.

Dile a Virginia que se va Manuel. Sí.

Suerte. (PEPÓN) Nos vino bien la ayuda.

Es que sacar 50 y 50 platos es muy complicado.

Ven aquí. Era complicado.

Nada, nada. Está de puta madre.

Venga. Vamos a limpiar, chicos.

Tiene que quedar como si no hubiera pasado nadie por aquí.

Sí, hombre. Con la que hemos liado.

Despacito. Ahí. -¡Muy bien!

Está perfecta.

-Córtala. -Con la espátula.

-Con eso puedes. -Deja que lo haga como quiera.

Tranquilo, Juan. Tenemos tiempo.

Jaume, Jordi, ¿qué tal? Muy bien.

¿Cómo ha ido esta comida, que ya casi toca al fin?

De momento, muy bien todos los platos.

El ceviche estaba correcto. La ensaladilla muy rica.

-Pero este no, eh. -Este está bien.

Quizás, un poco pasado de ajo.

Yo lo encuentro muy fuerte. ¿Eres del club del ajo?

Soy del club del ajo. Por cierto, ¿dónde andáis metidos?

Nosotros estamos en esta, en "La librería".

Una película que ha hecho Isabel Coixet

con Emily Mortimer. A ver. ¿Me lo dejas?

Hemos hecho la adaptación, una historia que pasa

en un pueblo de Inglaterra en los años 50.

Una película pequeñita pero muy bonita

y muy sentimental.

¿Me lo regalas? Pues ahí lo tienes.

Te gustará. Yo como algo tengo que sacar

de los comensales siempre, pues hoy saco un libro.

Muchísimas gracias a los dos.

A ti, por favor. -A ti.

Ahí están, perfectos. -Y aquí, mira, así.

Yo lo que hago es que cojo aquí.

Punto pelota, me he ganado el derecho a un trozo de tarta.

No, no, todavía no. -No, pero me lo voy a comer.

Lo voy a dejar por aquí. -Por si nos hace falta, vale.

¡Qué buena está! -¿Verdad que está buenísima?

¡Cómo te ha quedado! ¡Vamos!

¡Están buenísimas! A ver, a ver.

Equipo azul, ¿tenéis los postres listos?

Estamos listos.

Camareros, podéis empezar a llevaros los postres,

Y ya mirando al norte. Maravillosa tarta

de merengue y limón del equipo azul.

¡Bien, chicos! De "MasterChef Celebrity".

Oye, chicos, con Virginia.

(CANTAN) #Ni limón, ni limonero#

#entero me gusta más.#

Con las tartas hemos ido muy bien de tiempo.

La ayuda de Virginia

nos ha venido estupendamente, es una máquina.

Ha ayudado mucho y en el postre por ejemplo

Virginia hay que apuntarle un tanto también.

Los camareros necesitan un refuerzo.

Bibiana, Anabel, a servir postres.

Vamos. Vamos. ¿Salimos por ahí?

No puedo servir mucho porque si no los tiro.

El resto del equipo azul a limpiar cocinas.

Virginia, muchísimas gracias por venir.

Gracias por permitirme estar aquí.

Déjales recoger, porque bastante has hecho ya.

Sí, vamos a recoger. ¿Qué tal te lo has pasado?

Me lo he pasado genial.

Cuando quieran les echo una mano.

Muchísimas gracias.

Y espero verte muy muy pronto. Claro que sí.

Un besito, Saúl. -Muchas gracias.

Gracias, ¿eh? -Gracias a ti.

Un placer. Te acompaño.

Claro que sí. Suerte, chicos.

Al final es importante,

el valor de no tirar nunca la toalla,

del sacrificio hasta última hora,

Hemos sabido reaccionar ante la adversidad

y yo espero que eso el jurado lo tenga en cuenta.

Qué buen equipo, tío.

¡Ah! -O sea, que bien, tío.

Parecía que no lo sacábamos. Te veía preocupado, ¿eh?

Sí, tío, se me cortó esa mierda. No me cuajaba.

No hemos tirado la toalla, hemos peleado hasta el final.

Ha salido todo a tiempo, nadie se va a quedar sin comer.

Bueno, comensales, pues vamos

a ponerle el punto dulce a este menú.

Y lo vamos a hacer con una tarta de limón

que ha preparado el equipo azul.

Buen provecho. ¡Bravo!

¡Vamos a ganar, el equipo azul!

(Aplausos)

¡Hombre!

¡Ah, pero bueno...!

¡Me voy a Burgos!

¡Por favor!

(Aplausos)

¡Ay, qué emoción!

¿Has visto a mi Pablo con la pata coja y todo?

¡Ay, mi vida! -¿Qué tal?

¡Con la rodilla de titanio y todo!

Ha sido una sorpresa tan bonita.

Siempre cocinas para gente sean conocidos o desconocidos.

Pero ya saber que están aquí

todos tus colegas ya dices: "Ay, qué bien."

Y hoy parece que va más rodado.

Ay, y a Bibi aquí todo el rato,

que es un karma que me ha salido aquí detrás.

"Yo ahora esto no puedo, esto sí."

Sí, la tengo aquí. Me voy a soñar toda la vida.

Sol vive aquí. Ella allí y yo aquí.

"Anabel, sólo está pelando gambas. Vete.

¡No tengo cuchara!"

(Risas) Por si fuera poco el estrés.

Pero bueno, cuéntame esto

que estaba yo por ahí y me he enterado:

"Pero la Bibi me está diciendo que cuente las gambas."

¿Eso qué es? Es que no sabes.

Es que es la capitana más ruidosa que puede existir.

Sí, ¿no? En todas las ediciones

mundiales de "MasterChef", niños incluidos.

Mira que quiero a mi capitana, porque la quiero con locura.

Pero hoy ha sido como un avasalle.

De capitana es como un poco caótica, es de mucho lío.

En vez de organizar como que...

a mí por lo menos me aturulla.

(Aplausos) Estoy como nunca. ¿O no?

(Vítores) ¡Ooooh!

¡Y no se podían quedar los cabrones con los perros!

(Risas) Perdonarme, ¿eh?

Se lo voy a dar a las dos señoras de la mesa

y me voy a hinchar de dar besos.

¡Ay, la familia!

¡No hay nada mejor que la familia unida!

La familia, ¿verdad? -Y además... mi niño.

Para mí mis amigos son mi vida.

Y me da mucha pena esa gente que dice

que pueden contar los amigos con los dedos de una mano.

Yo me faltan manos para contar mis amigos.

Mira cómo está la tarta. -¡Huy, qué buena!

¡Un aplauso para mi rubia!

¡Bravo!

Rubia, tira. Oye, que besos para todos.

Que os quiero, que os amo a todos.

A todos, a todos.

A otra que voy a tener que echar a patadas, ya verás.

¿Cómo estás cariño? -Estoy como Marta Sánchez,

desesperada pero más mayor.

A ver, contadme, cómo... -Toma, ¿quieres probarla tú?

¿Voy a catar yo en "MasterChef"?

Si es que tenía que venir Alaska.

Me parece muy feo que te tengan aquí...

Verdad, pasando hambre.

A ver, veredicto.

¿A que está muy buena? -No se puede pronunciar.

No, yo lo digo tranquilamente.

Está muy buena, ¿eh? -Sí.

Y yo soy súper experta, porque mi madre hace

la mejor tarta de limón del mundo.

Pero esta está muy bien teniendo en cuenta

para toda la gente que la han hecho.

Bueno, comensales, ha llegado el momento de despedirnos.

Muchísimas gracias por ser partícipes de esta sorpresa

que le hemos dado a nuestras celebrities.

Espero que tengáis muchísimo éxito

en vuestros próximos proyectos.

(Aplausos)

Aspirantes, tengo que reconocer

que hoy he disfrutado especialmente.

Estar rodeada de tanto talento del cine ha sido todo un lujo.

Pero además creo que no he sido

la única que ha disfrutado. Qué bien.

Porque las caritas que se os han quedado

al ver a vuestras familias, a vuestros amigos...

Bueno, es que hablaban por sí solas.

Sí, la verdad.

Bueno, deseando estoy escuchar el veredicto de nuestro jurado.

Vamos a ver.

Equipo azul, si hay una palabra que define vuestro trabajo

en la prueba de hoy es caos.

Bibiana, tengo que confesar que lo tuyo con la capitanía

es bastante particular, mujer.

Resulta que te encuentras

trabajando con tres compañeros, más Virginia cuando entró,

extremadamente ordenados y metódicos y en vez

de contagiarte de ellos provocas el caos.

Yo no lo creo. Porque madre mía, Bibiana,

les has vuelto locos.

¿A ellos? A ellos.

Para nada, a ella.

No, ella ya está loca.

(Risas) ¡Joé..!

Es que lo estás.

Las cosas como son. Eso es.

Nos entendemos. Ahí, ahí.

Hablando en serio, ¿me equivoco con la valoración que he hecho

sobre la capitanía de Bibiana?

A ver, es verdad que ella es un caos.

Pero como la conocemos y también yo creo

que un talento del capitán es saber elegir equipo

pues hemos ido sorteando.

Lo mejor que ha hecho Bibiana hoy

es elegir el equipo. Yo creo que sí.

No, perdón, yo tengo que decir que he pelado los huevos,

he cocido las patatas, las zanahorias,

he hecho la ensaladilla, he servido la tarta.

¿Qué queréis que hiciera? ¿Barrer el local?

(Risas)

Bibiana, no es sólo esto. Tú que has demostrado tener

un apetito insaciable en todas las pruebas, mujer,

hoy resulta que no has probado ni la mayonesa.

He probado casi todo lo que había.

Lo que pasa es que no me he comido raciones.

Dice: "No he comido raciones."

Tú lo que quieres es primero, segundo y postre.

Y pan para mojar, ¿no?

En fin, Bibiana, tu capitanía un caos.

Pero yo dije que quería abdicar.

Estamos a punto de cambiar la constitución.

Tenemos que cambiar las normas. Cambiémoslas. Tú dinos.

Que una capitana cuando no se sienta capaz abdique.

Porque yo hubiera abdicado en este hombre.

Claro. Bueno, pero claro.

Ese mérito también tiene que tener la capitana

de saber quién manda bien.

Pero que lo has hecho muy bien, Bibiana.

Bibiana como capitana pues es un torbellino,

te pone nervioso y habla muy...

Pero a mí me ha parecido una capitana estupenda

y ha quedado todo rico.

Menos mal, Bibiana, que tus compañeros

han sido constantes, no se han contagiado

de tus nervios y han sabido remontar cada vez

que tú desordenabas el cocinado.

En cualquier caso, equipo azul, vuestro cocinado hoy

ha sido el ejemplo de un equipo mal organizado

que acaba sacando unos platos fantásticos.

Ah, ¿ves? -Bueno.

Bueno, algo sí, el resultado.

La ensaladilla estaba clavada.

A los comensales les ha encantado,

con lo cual hemos triunfado con la ensaladilla.

Bien. Enhorabuena.

Muchas gracias.

Y me han dicho caótica.

Y es que caótica soy, es que es verdad.

Equilibrarme no me vais a equilibrar, ¿eh?

No es una amenaza, es que no tengo cura.

Soy así, no tengo cura, no puedo mejorar.

Con el postre exactamente lo mismo.

El desastre convertido en súper éxito.

Juan, cuando he visto la olla

llena de crema de limón toda cuajada he dicho:

"Lo mato."

Lo bueno es que lejos de venirse abajo

os habéis puesto las pilas, habéis repetido la crema

y habéis conseguido hacer siete tartas de diez.

Bien, chicos.

Estaban sinceramente exquisitas.

Ha sido el plato más valorado por los comensales.

Felicidades.

Bueno.

Súper contento de que la tarta haya sido la más valorada.

Ya quiero que me toque tarta la próxima. Quiero tartas ya.

Pues vosotros, equipo rojo,

habéis hecho exactamente lo contrario al equipo azul.

Los procesos los hemos clavado,

pero hemos fallado en el resultado.

Y os prometo que no lo entiendo después de ver a José

por ejemplo limpiando el mero, 30 kilos de mero

con una facilidad pasmosa, que tiene un mérito tremendo.

Vamos, de profesional, de pescadero bueno.

O Edu, esa parrilla que la ha dominado de diez.

Patricia mano a mano con Manuel,

trabajando como una hormiguita

y con la cocina limpia como tiene que estar.

Después de la marranada de la barbacoa de Fuerteventura

me gusta ver que hay una evolución

y que se nota pues que aprendes lo que te enseñamos.

Gracias.

Y aquí es donde empiezo a enfadarme.

¿Cómo es posible que nos carguemos

todo este trabajo maravilloso con un mal acabado

de los platos, con un mal sazonado?

El 99% de comensales han dicho

que el ceviche era una sopa sin sabor,

con unos tacos de besugo así de gordos,

que tienen que tener un centimetrito y poco más.

Y el pescado tres cuartos de lo mismo. Pepón.

Sí, lo siento. Yo he pensado que la sal que llevaba

el besugo si le metía un refrito con más sal

iba a quedarme salado y me daba más miedo

dejarlo salado que soso.

Esa ha sido una mala decisión y tienes razón

y te tenía que haber hecho caso,

pero me ha dado miedo pasarme en la sal

que me parecía que soso se podía rectificar en la mesa

que salado me lo iba a cargar más. Me he equivocado.

José Corbacho, ¿estás de acuerdo

con lo que le he dicho a Pepón?

Estoy de acuerdo que hemos trabajado muy bien

y que nos han perjudicado

esos pequeños detalles al final.

Patricia.

Completamente de acuerdo.

Creo que para algo hay un capitán.

Y es verdad que ese capitán tiene que estar pendiente

precisamente de eso, de estar probando cada plato

y de que cada plato que salga esté rico.

Y ahí sí creo que Pepón ha fallado.

Por todo ello, aspirantes, el equipo ganador

de la prueba de hoy es el equipo azul.

(RÍEN CONTENTOS)

¡Vamos, equipo!

¡Bien, bien, bien!

¡Hemos ganado!

(CANTA) ¡Oé, oé, oé, oé!

Me falta cantar como la Selección Española.

Equipo rojo, lo siento muchísimo,

pero vais a tener que enfrentaros

en este programa que además es tan especial

a la prueba de eliminación.

Os espero en plató.

Allí nos vemos. -Gracias, Eva.

Mi equipo ha trabajado muy bien.

y yo también creo que he trabajado bien.

Hemos perdido y a mí me da pena que vayamos

a la prueba de eliminación.

Somos sólo cuatro, entonces tengo el 25%

de posibilidades de marcharme.

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

Los aspirantes regresan a estas cocinas felices

de haber cocinado para algunos de los más importantes

actores, directores, productores y guionistas

de nuestro cine español,

muchos de ellos amigos de nuestros celebrities.

Sara no corre, a Sara la esperan.

Y no se imaginan ni de lejos

el fin de fiesta que les tenemos preparado.

Que es que la voy esperando porque no la da el vestido.

No te preocupes, a Sara la esperan.

¿Has visto el vagón de cola cómo viene?

(Risas)

Pobrecillo, la cara que tiene Saúl ahí de resignación

como diciendo: "¿Dónde me he metido?"

Ay, Dios mío...

Buenas noches a todos. (TODOS) Buenas noches.

Y a las retales, que me da hasta miedo preguntar.

¿Pero de qué venís hoy?

Te lo voy a explicar. Venga.

Es un programa dedicado al cine, programa 100.

Qué mejor que representar a dos estilos de mujer

que ha habido en el cine español, que han sido

la grandes características, que son desde Laly Soldevilla...

M“ Luisa Ponte. -M“ Luisa Ponte.

Rafaela Aparicio. -Rafaela Aparicio,

Florinda Chico y demás.

Y después esas grandes damas del cine de los 50

que eran Amparo Rivelles, Sara Montiel...

Yo hoy vengo de Sara Montiel. Es un homenaje.

¿Ah, por eso las esmeraldas?

Me las regaló mi marido, Anthony Mann.

Y cuando le hice los huevos fritos a Marlon Brando

lo hice ya con las esmeraldas.

Y a James Dean. -Y a James Dean.

Y lo hice además porque directamente emparenta

el cine con la cocina.

Los huevos fritos a Sara Montiel.

Y hoy viene a mi casa y vamos a estar en la corrala

viendo a ver qué se cuece.

O sea, una escena lo más costumbrista.

Costumbrismo. -Así es.

Ella quiere poner unas macetas y yo soy más de jardinero.

Yo en el ático tenía jardinero.

¿Habéis hecho las paces ya después del último exterior?

Enseguida. -Sí, si me eligen otra vez

capitana la voy a elegir. -Que la van a elegir.

En las capitanías sucesivas la voy a elegir.

Las retales somos nosotras, eso es así.

Y es nuestra "idiosincrasia".

Ahora que nos adaptamos a las circunstancias.

Nos adaptamos. -Nos adaptamos.

Que hay que hacer equipo. -Hacemos equipo.

Que hay que hacer pruebas en exterior y dar el callo.

Lo hacemos también. -Lo damos.

Que hay que pelearse. (AMBAS) ¡Nos peleamos!

Pero, oye, de momento no os ha ido mal.

(AMBAS) No. Porque seguís una semana más

en estas cocinas.

Y en vuestro balconcito os van a acompañar

Saúl y Juan, ¿que qué papel jugarían aquí?

Los jardineros. -De jardineros.

Son los grandes galanes del cine español.

Bueno, en el cine español no hay estos grandes galanes.

Señora, usted delante. -Ve preparando eso.

Sí, yo no puedo correr. -No, no, vamos a su paso.

Le voy pillando el gusto a esto de ir subiendo las escaleras.

Ya es mi segundo balcón consecutivo.

Así que no quiero que me bajen de ahí.

El cine español os desea suerte.

Gracias. -Gracias.

Laly, ¿qué ha pasado, Laly?

Ya se le ha caído la colada. Ahora ponte a lavar otra vez.

Delantales negros, aquí tenemos

una película completamente distinta.

Y ya os aviso que vamos a vivir emociones muy fuertes.

Bueno. Y por primera vez, atención,

va a suceder algo aquí que nunca antes había sucedido.

Aspirantes comienza el último reto de la noche.

Y en esta ocasión hemos cambiado

la caja misteriosa por el paño.

¡Ay!

Edu, ¿te da mejor espina el paño que la caja?

Me da la misma. Si la cosa va de paños

tendría que estar aquí Anabel, porque te va que ni pintado.

Yo ya he traído los míos. -Vale, vale.

Pues el paño funciona exactamente igual que la caja.

Cuando diga tres levantamos todos a la vez.

Una, dos y tres.

Pescado. (PATRICIA) Uf, venga ya.

¿Qué me estás contando?

(BIBI) Son todos iguales.

Muchos polvitos veo yo aquí.

Pues será ahí, porque aquí no.

(RÍE)

Cuando he leído ese botecito que ponía xantana digo:

"No me digas que va a venir Santana a tocarme la guitarra."

(CANTA "BLACK MAGIC WOMAN" DE CARLOS SANTANA)

Me encantaría.

¿Y qué pescados son esos?

Edu, ¿conoces todos los elementos?

Eh...

"pescaíto".

(Risas)

Muy bien. Unas florecitas que me tuve

que comer el otro día en el plato

y ahora me las ponéis aquí. Muy bien.

Tinta de sepia, naranjitas chinas...

o japonesas, no sé, de mi tierra.

Un alga marina, que son muy salidas,

que lo aprendí ya con mi amigo Kao.

Una cosa seca "mu seca".

Y alginato.

Cómo me gusta un buen alginato, ¿eh?

¿Para qué será? Patricia.

(Risas)

Patricia, ¿has usado alguno?

Hombre, el pimiento verde imagino que sí, ¿no?

Sí, y la cebolla. Bien.

No conocía ninguno. Bueno, el alginato

y el gluconolactato sí porque nos lo han enseñado

en clase y sabíamos que era para hacer esferas.

¿El resto?... nada.

Como veo que no conocéis todos los ingredientes

os los voy a explicar.

Eso, muy bien. Tenéis loritos de mar.

Llamados también raor o galán.

Es un pescado que llega a alcanzar un buen precio,

unos 100 euros incluso el kilo. Ostras.

Producto de culto entre gastrónomos.

Tenéis además pistachos, tinta de calamar, ajo morado,

cebolla de Figueras, pimiento verde,

cebolleta, harina de trigo.

Hay dos tipos de alga, la kombu y el ramallo de mar,

que se recolecta a mano y sabe como a percebe.

También hay katsuobushi occidental, xantana, trisol,

gluconolactato y alginato, que poco a poco

se van convirtiendo en vuestro aliado en la cocina.

También tenéis bayas de los Bataks

originarias de Sumatra,

que dan un toque a limón muy rico.

Y la flor de haba, esa flor blanca

con manchas violáceas-negras tan bonita también.

Por último tenéis el kumquat o naranja china,

originario de Asia y el único que la cáscara

se puede comer directamente sin ningún tratamiento.

Alguno de esos ingredientes vienen desde muy lejos.

Otros son una exquisitez para el paladar.

Pero todos tienen una cosa en común,

forman parte de un plato espectacular

que ha hecho nuestro compañero Jordi Cruz.

(Aplausos)

Pensado especialmente para ti, José.

Vaya, vaya.

(Risas)

Ahora ya le encuentro un sentido a los ingredientes.

¿Verdad que sí? Jordi, por favor,

muéstranos tu plato. Por favor.

¡Uf! -¡Buah!

(JUAN) Yo quiero ver eso.

(PATRICIA) ¿Y lo tenemos que recrear?

Adiós. -Tócate la breva.

Tenemos un pistacho repelado que le daremos un tratamiento

térmico para lograr que se parezca mucho

a un haba tierna repelada. ¿Cómo lo hacemos?

En una olla exprés aunaremos alga kombu

y esa carne seca que nos hará

un sabor muy parecido al de la haba.

Cocinaremos 35 minutos

y tendremos un producto idéntico a la haba.

A partir de ahí he integrado

todos esos ingredientes en este platito.

Tenemos una crema de ajo, un consomé de cebolla tostado

que servirá de guiso rápido texturizado con xantana,

unas hierbecitas.

Tenemos el kumquat, que está asado.

El lorito, sartén muy caliente,

el pescado por la parte de la carne,

cucharada de aceite para que ricen las escamas

y le damos la vuelta para que se doren.

Cocción muy breve y muy rápida.

Tenemos la flor de la haba

ya que hacemos un plato de falsas habas.

El ramallo nos dará un toque marino.

Ese pimiento, cebolla, y tinta nos servirá

para hacer una crema de tinta.

Y con ella hemos hecho un esférico.

Y ese esférico que ha practicado

nuestro amigo José le hemos dado una vueltecita,

lo hemos pasado por tempura para hacerlo crujiente y frito.

Me cago en...

¿El esférico por la tempura?

Ostras.

Lo primero que haces es hacerte una composición.

Te dices: "Bueno, aquí hay esferificaciones,

aquí la voy a palmar seguro."

Es un encanto, ¿eh? Sí, sí, un encanto

y un poco cabroncete, pero bueno.

Es totalmente física-química cuántica todo.

Madre mía, pero esto...

¿Perdona?

Un plato de dos estrellas Michelin

para los cuatro que estamos ahí...

Si yo la única estrella que tengo es mi madre,

que se llama Estrella.

Pepón sí que tiene más michelín, ¿no?

Pero de repente nos hemos quedado ahí como diciendo:

"Esto debe ser una broma."

Tenéis 45 minutos y como ya tenéis los ingredientes

pues el tiempo para empezar a cocinar comienza

en tres, dos, uno, ya.

Venga, suerte. Mierda.

Vale. Jordi, está claro que quieres

echar a los cuatro. Sí, ¿se ha notado?

Podrías traer un platito más sencillo.

Todas las técnicas las metes en un solo plato.

Programa 100, había que traer

un plato ya con cierta complejidad.

Sí, noche de gala.

Que hagan una salsita con lo que tienen sencilla,

el pescado fritito perfectamente bien

y si le ponen un esférico y lo demás lo van poniendo

de atrezo lo salvan.

Pero tener esa idea tan clara no es fácil.

Porque aparte les he ajustado el tiempo bastante.

Estoy aquí flipando un poco.

Yo sé que es el programa 100 y hay que hacer algo bonito.

Pero Jordi Cruz nos ha sacado un plato

de dos estrellas Michelin a cuatro personas

que hace un mes y medio estaba cada uno haciendo

sus payasadas y sus movidas.

Y ahora que si el agua de cebolla,

el caldo del alga kombu, el raor,

convertir pistachos en habas. Estamos locos.

Vamos, Edu, Pepón.

Venga, chicos, estáis concentraditos

y trabajando bien.

Lo que más miedo me da es el tema de la esferificación

que no lo controlo muy bien.

Porque es que además hay que freírla.

No.

Esto es como yo te diga, seguro.

Bueno, ya está.

Vamos, pescadito.

Esto es una pasada,

sólo se puede pescar en temporada.

Yo creo que hay repesca. Que no hay repesca, Bibi.

Bueno, pues yo tengo la sensación de que sí.

Vaya dos, me tienen la cabeza hecha un bombo.

Es otra prueba de eliminación mental arriba, ¿eh?

En cualquier momento saltamos Saúl o yo, uno de los dos ahí.

Lo que le está haciendo Pepón a los loritos...

Sí, sí, sí, sí. Es de juzgado de guardia.

Es que lo está haciendo con una puntilla.

Entonces no es la mejor... Un cuchillo que corte.

Una puntilla es para pelar ajos.

Ya tienes pescado, Pepón.

No tiene que hacer más.

Oye, una cosa, ¿hay un sostén colgado ahí?

Sí. Ese no es el tuyo, Anabel.

No, no es de mi talla, te lo iba a decir.

Es más bien de la señora. -Esto es un poco volver.

Hemos querido hacer un homenaje a Pedro Almodóvar.

¿No os apetecería volver a bajar

y cocinar este platito tan gracioso?

La verdad es que aunque no dudamos de su talento,

¿pero que si tiene que saber a habas

por qué no ha puesto habas?

Te pongo un ejemplo sencillo. Me gustan mucho las habas

y durante todo el año no hay habas.

Pistachos tengo todo el año.

Eso es una explicación muy convincente.

Pero está más tranquila que otro día.

El otro día no paraba, ¿eh?

Saúl, siguiendo tus pasos. -Ahí, muy bien.

Hoy vas mucho mejor, Patri, mucho mejor.

Creo que a día de hoy el alginato, el gluconolactato

son ingredientes que incluso en casa...

Forman parte de nuestra despensa.

La gente los tiene bastante habitual.

Cuántas veces Manuela:

"Papá, pero échame un poquito de gluconolactato.

Lígamelo con xantana la merienda."

¿Quién no tiene una ampollita de nitrógeno en la nevera

al lado del yogur? Es muy habitual.

Estoy muy concentrada porque tenemos muy poco tiempo

y no la quiero liar.

Yo la técnica la he aprendido en "MasterChef".

Nunca en mi vida había usado gluconolactato y alginato.

Bueno, Pepón. Hola.

¿Cómo andamos? Pues mira, intentando hacerlo

todos los pasos que lleva el plato.

Y a ver si se me enfría esto para hacer la esferificación

que es lo que más me preocupa.

¿Habías trabajado con loritos? No, nunca.

La verdad que cuesta trabajo sacarle los lomos limpios.

Yo para el tema del pescado que te he visto limpiarlo

con bastante dificultad te he traído un regalo.

Eso es que me voy ya, ¿no?

"El manual del aprendiz de cocinero".

Se lo doy a la gente que lo necesita.

Aquí hay un capítulo sobre cómo limpiar el pescado

y las técnicas básicas que te hacen falta.

Tengo los pistachos para intentar convertirlos en habas.

Tengo en el horno la cebolla para hacer el agua de cebolla.

Las elaboraciones las tienes claras.

Las tengo claras, que me dé tiempo a hacerlas es otra cosa.

Mucha suerte. Muchas gracias, la necesito.

(CANTA)

A ver si le sale, tío.

No tienes que meter la cuchara, José.

Gracias, cariño.

Ahí.

¿Cómo va el asunto, José?

Bien.

Bien, José, te ha salido la aceituna negra esa.

Algo huele un poco a quemado.

Sí. Aquí huele a quemado, ¿eh?

Se ha quemado algo, ¿eh? -Huele a quemado aquí, chicos.

¿Dónde, por aquí? -Por aquí arriba.

Sí, a mí me viene olor a quemado.

No sé si es algo aquí dentro.

La ollita, a alguno se le ha quemado el pistachito.

Es que aquí arriba puede venir de cualquier lado.

No sé si es la mía, no lo sé.

Aspirantes, quedan 25 minutos para el manos arriba.

Ay, qué momento, José.

Bueno. Qué susto, tío.

Pesaba que se me había quemado.

Tenemos un caldito, tenemos un pistachito.

En forma de haba.

Está bien. Faltaría un poquito más de tierno.

Pero es algo que no está mal. Es algo.

Y el tema de las... Bueno, señor Corbacho.

Veo unas bolitas.

¿Pero de verdad las tengo que poner en tempura?

Siempre en la cocina se tiene que evolucionar.

Por eso en la Escuela Online de MasterChef

cada mes hacemos cursos nuevos, vamos mejorando, ampliando.

Espero que los hayas visto, que tú eres un hombre aplicado.

Sí, las he visto mucho.

Me gusta mucho un tío que se llama Jorge.

Tengo a los mejores en mi Escuela Online.

Y hablamos de todo. Suerte. Gracias.

Es que José, te lo juro, tiene una calma...

No sé. -Por ahora nadie, ¿eh?

Se han pegado. Se han quemado.

Se le han quemado. A pepón ha sido.

A Pepón. -Ya está, ya me voy.

Se han quemado. -Salva alguno.

Buah, ahora huele más.

Están todas quemadas. -Saben a quemado, ¿no?

Pruébalo.

No mucho. -Coge cuatro que tengan sabor,

que no necesitas tanto y tienes que hacer las esferas.

Lo sé, lo sé, Bibiana, pero están todas quemadas.

Perdona, mi amor.

Hola, Jordi. ¿Qué tal?

Bien. Creo que bien.

¿Qué te falta? Las esferificaciones.

Voy a ello ahora. ¿Los has probado?

No me ha dado tiempo. Iba a probarlo ahora.

Oh, qué ricas.

Le has dado a este pistacho la textura idéntica a una haba.

Ay, que te beso. ¿Que me besas dices?

Sí.

Estoy nerviosa.

Voy a hacer las esferificaciones.

Esta es mi oportunidad, ¿no? No voy a tener otra, ¿verdad?

Cuidado que estoy llena de tinta.

¡Que me pongo roja!

Qué bonito es el amor.

Jordi, por favor, que me estás poniendo nerviosa.

¿Puedo ir a por la tinta? Ve. Sí, sí.

Hay un paso importante que es clave

para que salgan las esferificaciones:

pasar por la máquina de vacío, quitarle el aire

a la tinta de calamar y con eso ya esferificar.

Funciona, ahora sólo falta que la hagas perfecta.

Tienes el plato ahí para verlo. Vale, gracias.

Suerte. Oído.

Mira, ya tiene una. -Venga, Patri.

Sí te da tiempo, va. -Con dos más ya está.

¡Venga, Edu!

¿Qué dice Eduardo?

Mira, te la dedico, boludo.

Pero bueno, si eres un doctor del esférico.

Si las haces mejor que Jordi.

Tampoco es difícil eso, ¿eh?

Oye, ¿el resto de las elaboraciones qué pasa?

Tengo que darme prisa. ¿Y cuál es la salsa,

el fondo que va a ir debajo?

Edu, cuéntame. Hola, qué tal.

¿Qué le vas a poner de fondo al pescado?

Si es que la tenía yo por aquí. ¿Cuál es?

Quiero chequearla. ¿Dónde está?

¿El qué? ¿La naranja cómo

la vas a introducir? ¿Y la pimienta?

No, la naranja no.

Ella va diciendo cosas aleatoriamente.

Un momentito, Pepe.

Quiero hablar contigo, te lo juro, ¿eh?

Ha dicho: "¿La naranja las vas a utilizar?"

Y tú has dicho: "No, la naranja no."

Porque no le da tiempo, si tiene que hacer la tempura

y tiene que hacer el pescado.

Si me sale esto te hablo, te lo juro.

A ver qué sale de ahí. Por tu madre.

¡Ostras, se me ha roto! Uh, madre mía.

Me voy, me voy. Sí, no lo entretengas.

Suerte, que te va a hacer mucha falta, hijo.

Dios mío, faltan 10 minutos para emplatar y no tengo nada,

está todo en proceso.

Quiero el comodín de comprar tiempo.

La va a meter en la sartén sin meterla ahí antes.

Concéntrate, concéntrate.

En la harina.

Está frío el aceite. -Tiene que ser con una buena

capa de aceite para que la bola se quede... ¿no?

Si no se aplasta.

Qué fácil se ve desde aquí todo, ¿eh?

Hombre. -Luego estás ahí abajo y...

Joder, no me sale.

No me sale, Jordi.

Uh. No me sale, tío.

Siempre que hacemos un esférico tiene que tener más densidad

que la propia agua con alginato.

¿Xantana lleva por ejemplo? No.

Eso es una bofetada, ¿eh?

Es más, te ha quedado tan raro que nunca lo había visto así.

La bolas a Pepón no le salen. Es que no vino a la clase.

Es que hay que venir.

¿Dónde vas? No sé, a echarla a ver

si lo puedo freír y tiene alguna textura o algo.

No, las esferitas son bonitas pero no...

No, claro, no son esféricos para nada.

¿Y el pistacho? Y el pistacho los tengo aquí.

Se me han quemado totalmente. ¡"Oscuas"!

Si, no me está saliendo el plato nada, Jordi.

En el último momento cuando ya

no había tiempo de rectificar nada

no me funcionaba nada de lo que había hecho.

Pon lo que tengas. Haz el pescado.

Pepón, el pescado hazlo con lo que sea.

¿La xantana hay que hervirla? -No.

¿No? -No.

¿Cómo se llamaba eso, Patri? -No me acuerdo.

Vale. -No importa.

Que no se acuerda, qué vamos a hacer, mi vida.

No me acuerdo, chicos, no me acuerdo.

"Caracoqui".

Atención, aspirantes, quedan cinco minutos.

Venga, Patri.

Ánimo, chicos, que es complicado

y lo vais sacando.

El pescadito, Mari. -El pescado ya, Patri.

¿Eh? -El pescado ya.

El pescado, Patri. -Voy, voy.

El plato de pescado sin pescado no puede ser.

Es que no puedo correr más. Esto es una locura.

¿Qué más da si es un poco más chico o más grande?

Pon ahí eso y ya está.

Eso.

Y Pepón sin emplatar.

Pepón no va ni a emplatar.

No pensaba yo que iba a pasar

por un momento así en "MasterChef"

y que me iba a hacer sentir tan mal por no hacerlo bien,

por no estar a la altura de lo que se espera.

Pepón, tío...

Pepón.

Hostia, macho, me tiembla el pulso.

Ay, Dios mío, qué angustia, por Dios.

Aspirantes, ya lo he repetido por lo menos cien veces,

no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Venga, chicos.

Ahí, José. Ahí, ahí. -Ahí está bien.

Muy bonito, José.

No lo va a terminar.

Bien, Patri, muy guay también.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo. Manos arriba.

¡Muy bien, chicos! -Muy bien.

(Aplausos) (SUSPIRA)

No puede ser. -¿Qué pasa, José?

No le ha puesto los pistachos.

-Los pistachos. -¡José, no!

Qué despiste, tío.

He mirado el plato y he visto que me faltaban los pistachos

que hemos transformado en habas y me ha dado mucha rabia.

También es verdad que ha sido una prueba muy estresante.

Si quieres aprender lo que necesitas saber de cocina,

tenemos una novedad: Ahora, la escuela online

de Máster Chef amplía todos los meses sus contenidos

para que te conviertas en un auténtico Máster Chef.

Encontrarás nuevas recetas para sorprender

a familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela Máster Chef.

-Hazme caso. -¿Qué te apuestas?

-Lo que quieras. -¿Cuánto?

-¿Cuánto? ¿No es una cosa simbólica...

-No. -¿Tú qué quieres?

-Dinero. -Dinero. La tía...

Aspirantes, los jueces y, sobre todo, Jordi

están deseando saber cuál es el resultado de este plato

que, yo creo, era bastante difícil.

Vamos a empezar por Pepón, adelante.

-Vamos, Pepón. -Vamos, nene.

-Pepón.

-Ánimo.

Pepón, ¿qué te pasa?

-Uf, pues... que...

La presión me puede y... No estoy nada contento.

No me ha salido bien.

-Vamos, Pepón, tío. -La presión es así.

-Todo me ha salido mal, todo.

Quería hacerlo bien, quería cocinarlo tranquilo, quería...

Darle un toque de sabor distinto metiéndole un poco de...

Fumé del pescado al agua de cebolla...

Darle como un rollo... Pero todo me ha salido mal.

¿Las técnicas cómo las manejas?

Lo de la esferificación nada, no me ha salido,

era la primera vez que lo hacía y no me ha salido.

Y como es lo último que tienes que hacer

para dejarlo enfriar y tal... No me ha dado tiempo a repetirlo.

Vamos a probar qué tal. Sí, vamos.

Se me han pegado las habas...

Les he puesto el líquido que... Debía llevar, pero...

No sé si me he pasado con el tiempo.

Todo lo he ido haciendo y me ha ido fallando

en el último momento.

Lo siento.

Es una pena, es un plato que... Que ves que has intentado,

pero te has quedado bastante a medias.

El sabor de las habas, los pistachos... es terrorífico.

Unos sabores muy potentes, a veces pedimos sabores potentes,

pero que creen equilibrio. Y aquí hay un problema, también,

de técnicas... de cocina...

Tenéis clases aquí en Máster Chef, tú guisas muy bien,

estás muy seguro de ti mismo, sabes que tienes la base

de cocina tradicional, pero...

Has faltado a alguna clase,

no has practicado en casa y eso aquí se nota.

Claro. Te has dormido en los laureles.

Totalmente de acuerdo. Es una castaña, Pepón...

Terrible.

Quizá, lo peor es el maltrato a los productos principales:

El pistacho está quemado y el lluritu que lo has hecho...

La carne se ha quedado pegada en la espina...

Hay un destrozo del producto principal.

Una baya de Bataks que hay que probar.

Si pones mucho te da un cítrico muy bestia.

Hay mucha cantidad, está muy desequilibrado.

Te pasa como te ha pasado en exteriores:

Desproporción, error, falta de control...

Y lo que te dice Sami es importante.

Si damos unas clases, aprovechad, las damos con intención.

No os proponemos pruebas imposibles.

(ANABEL) Sí, eso es así.

Es que no hay nada que puedas decir: qué rico.

Lo que echaría es un tomate para decir que hay ensalada.

¿Por qué hay naranja ahí? Que no es para un pescado,

es para una ensalada de tomate y naranja.

A partir de ahí, pues... Te puede todo.

Estoy totalmente de acuerdo.

No he sabido hacerlo, no me ha salido nada bien hoy y...

Y estoy decepcionado, por eso las lágrimas, también.

Hay que ver los platos de tus compañeros,

a ver qué nos ofrecen.

Y a ver qué pasa, claro. Gracias.

En las dos últimas semanas no he podido quedarme

a las Máster class que dan, que son estupendas y maravillosas.

Y eso, es cierto, que me ha pasado factura.

Edu, cuéntanos, por favor,

¿cómo ha sido el cocinado de esto...? Lorito.

Raón o Galán.

Bueno, muy complicado intentar... Emular un plato de este caballero.

Este trabajo tan minucioso de cocina muy tecnológica

o avanzada, pues... Es muy nuevo para mí.

Lo he ensayado en casa lo de las esferas, pero...

Pero al tempurizar se ha reventado y he dicho:

"Voy a dejarlo, porque no..." No me quiero parar

porque había muy poco tiempo y no tenía más.

Bueno, por lo menos, aparentemente...

Hay un trozo de pescado, como en el de Jordi,

y esféricos, como en el de Jordi,

el plato es blanco y redondo, como en el de Jordi.

Es verdad, el plato es muy parecido.

Vamos a ver en boca.

A Pepe hay que darle un lomo entero.

Edu, después de probar tu plato,

¿con qué lo podría comparar? Me parece...

Alta cocina para enfermos.

(RÍEN)

O sea, un hospital de vanguardia,

porque es todo tan delicado, tan... ¡Y tan soso...!

Aparece ese minimalismo solamente para la foto,

estoy comiendo de hospital, porque no sabe a nada. No hay sabor.

Hay un caldo ranas debajo, con esféricos de tinta sosos,

con un pescado hecho... Casi sin nada.

Cuando fui a verte, ahí te vi... Edu, ¿me puedes decir algo?

Dime la salsa, dime qué hay en el fondo, quería saber...

No me has respondido, no sé si es que no tenías nada

o no sabías qué ibas a poner hasta el final.

Alta cocina de hospital.

(BIBIANA) Es que yo lo veo.

Lo que dice Pepe es cierto, hay...

Hay un trabajo que parece muy bonito y esencial,

parece que quieras ensalzar ese lluritu a los cielos.

¿Cuál es el problema? El lluritu es el más maltratado.

Es bueno hacer una cocción y una fritura rápidas

para lograr que esté crujiente y tostadito.

Y si no está crujiente no se puede comer.

Lo único rico es cuando en esa agüita transparente

pillas esa baya de Bataks, que es cítrica,

y aparece un citriquito.

Y hay una esfera que, técnicamente, está lograda.

Pero el plato es flojo...

Fallido, fallido. Sí.

Venga, delante de cocinas.

Hoy he mejorado en el emplatado, que era una cuenta pendiente,

pero sin sabor. Entonces...

Tengo que empezar a juntar las cosas buenas

y quitarme las malas ya.

Patricia, estás que no paras, ¿eh? Ay, sí.

¿Nerviosa? Ahora muchísimo más

que antes de... Que en el cocinado.

Hacemos una cosa, terminamos con esto cuanto antes, venga.

-Vamos, Patri, suerte. -Vamos.

-Ahí vamos, nena. -Vamos, eh.

-Bueno...

Bueno, Patri, ¿qué tal ha sido trabajar con estos ingredientes,

hacer este plato? Pues... me ha pasado una cosa rara

y es que estaba muy nerviosa, pero he podido controlar

los nervios y eso me he dejado trabajar,

tratar el producto con el respeto que merece

e intentar recrear el plato

a la altura de esa auténtica...

Maravilla. A priori, parece que todos

los elementos están. Habrá que probar.

De los tres, el que más se parece es este.

Yo siempre diré que este programa nunca deja de sorprender,

porque hay a aspirantes que les cuesta más hacer algunos platos.

Y me ha sorprendido para bien.

La esfera está, está equilibrado de sabor,

tiene potencia, el sabor... El pistacho está bueno.

El pescado está bien tratado.

No puedo decir otra cosa que felicidades.

Gracias.

Has hecho un plato de dos Estrellas Michelin muy bien.

Está muy rico. Lo que necesitas es marcha.

Lo fácil lo hace cualquiera, necesitas hacer platos complicados.

Está muy bien, de verdad.

Es un plato muy bueno para alguien que es amateur.

Muy bueno, Patricia.

-Muy bien, Patri. -Ole, nena.

Has hecho un plato nuevo, diferente, no es el mismo,

tiene sabores intensos, ricos, muy buenos.

Se nota que hay una conexión...

Que entiendes mi cocina a la perfección.

¿Te he dicho que nos hemos besado?

¿En serio? ¿A mis espaldas? En realidad, me ha besado él.

¿En serio? Sí.

No lo he visto yo. (BIBI CANTA) #Bésame...

(ANABEL) #Bésame... (BIBI) #Bésame...#

(ANABEL) No nos besan. (CANTA) #Como si fuera esta noche

#La última vez. #La última vez#.

Patricia, fuera coñas, hay un buen trabajo,

están todos los elementos, hay una proporción adecuada.

El pistacho está tierno, ha habido concentración,

ha habido muy buena actitud. Y solo puedo hacer felicitarte.

-Muchísimas gracias. (ANABEL) Bueno, que Jordi diga eso.

-Bravo. -Bravo.

(ANABEL) Llora a gusto ahora, venga.

-Necesitaba esto.

Llevo trabajando desde que entre muchísimo, acostándome

todos los días a las dos y tres de la mañana cocinando.

Y cuando, por fin, me han dado una buena valoración

ha sido como: "bien, vamos por buen camino".

¿Por qué no me besas a mí, Jordi?

¿Qué? ¿Por qué no me besas?

Anda, baja, que te va a besar. Ven, mujer.

-Joder. -Cómele la boca.

("Kiss" de Tom Jones)

(PATRICIA) Cómo estamos esta noche, ¿no?

(Risas)

(PATRICIA) Ole.

(Aplausos)

Estás fuerte. Ay.

Y yo me quedo sin beso, entonces.

Bibi, ¿quieres tú un beso de Pepe?

¿Yo? ¿Cómo no voy a querer un beso? Pues baja y dáselo.

(BIBIANA) ¡Y de Samantha!

-No, de Samantha yo. -Yo también quiero.

Pero dónde va Juan. -Juan viene a besar al otro.

(JUAN) Ven aquí, Pepe, ven.

No, no, tú aquí, tú, aquí. Ven.

Ole. -Yo a Samantha.

A mí, a mí. Di que sí, mi amor.

Luego te dan mucha caña cuando nos dices un piropo

y Jordi aquí no para y no le dicen nada.

Así me gusta. -Es injusto.

Corre. (SAÚL) ¿A mí, qué?

Me voy a quedar sin beso. Saúl...

Por favor... Soy toda tuya.

-Aprovecha, Saúl. -Me llevo el premio gordo.

(Risas) -Esto... igual me trae problemas...

Esto hay que aprovecharlo. Ay, que me pongo nerviosa.

¿Dónde? -Rema, rema, Eva.

Mira, que soy muy burra. No te "arremangues" más.

(TODOS APLAUDEN) ¡Oh!

-Bueno... (PATRICIA) En la boca...

(CORBACHO) Pero, hombre, vete para arriba.

-Saúl, dame un beso a mí también.

Eva se ha llevado la mejor parte, cuando ha bajado Saúl

y le ha dado un beso de película. Bueno, qué maravilla.

-Tienes los labios rojos.

-Pareces una geisha.

Bueno, esto era una prueba de eliminación, ¿no?

¿Nos volvemos a poner serios? Si queréis, acabamos aquí.

(SAÚL) Ya me voy feliz de aquí.

José, cariño.

Con lo que me gusta besar y me he quedado fuera.

(BIBI) Que no, ahora bajo. (ANABEL) Aquí estamos, compañero.

-Corbacho, ánimo. -Vamos para allá.

(Risas) Ay.

Es que es muy rápido, ¿eh?

Hasta aquí de besos ya. Hasta aquí de besos.

Empiezan los guantazos. ¿Qué ha pasado con tu plato?

Pues... de repente he mirado y he visto que me faltaban

los pistachos que se han quedado en la olla.

En la olla tengo todos los que queráis para vosotros.

Trae la olla, lo probamos ahí. Tráela, tráela.

¿Traje un rallador, no voy a traer una olla?

Yo soy más de esto que de esto, déjame, que lo pruebo aquí.

(BIBIANA) Invitad.

Os lo coméis todo vosotros.

(SE RELAME)

(IMITA A CORBACHO) Sabor...

Qué bueno.

La esferificación no ha habido forma de tempurizarla,

pero después de hacer una mermelada de tomate,

esta, al menos, se puede coger.

Bien hecha y buena. ¿Sí?

(Risas)

Mua.

José, tu plato no me interesa lo más mínimo.

Sinceramente.

¿No? No.

(Risas) Ven aquí.

Si la valoración buena va a ser un beso,

no me interesa tu plato, José.

La mala es con lengua. (RÍE)

José, a tu plato le falta pistachos, evidentemente,

que te los has dejado, eso es que no estás centrado

cuando hay que emplatar.

Pero las elaboraciones están bastante bien hechas.

Hay un caldito agradable en el fondo,

muy buena disposición, te sale el esférico y los loritos están...

Bastante bien conseguidos.

Hay cosas que están muy bien, hay un buen trabajo, hay...

Ganas, intención.

Te has puesto las pilas.

Este plato, que se os escapa un poco,

creo que ha sido para ti un aliciente, lo que buscábamos,

y hay evolución. Y hay... hay un esférico.

Te dije que si hacías un buen esférico...

Te iba a felicitar con muchas ganas.

Visto cómo están yendo las cosas esta noche,

amigo mío, te digo:

¿Si te doy un abrazo me besas o no? No.

¿No? Felicidades por el plato. Un abrazo.

(Risas) ¡Ah, lo sabía!

Lo sabía que se iba a lanzar a la boca.

-No hay que fiarse de Corbacho. No me fío de nadie.

Me he sentido Chenoa, me ha girado la cabeza para atrás

y digo: "¿de qué vas?". Otro día le meto la lengua.

Aspirantes, es el momento en que nuestro jurado tiene que deliberar

y decidir quién abandona esta noche las cocinas.

Jueces.

-Era muy difícil, no sabía hacerlo.

-Es que eso si no lo has practicado es imposible que salga.

-No me salía. -Es que es difícil.

-Tranquilo que yo estoy ahí.

(LOS JUECES MURMURAN)

(BIBIANA) Qué angustia.

Vale. Lo tenemos.

(CORBACHO) Vamos, suerte, chicos.

Aspirantes, estamos a punto de entrar en el ecuador del programa.

El tiempo pasa volando, por eso hay que aprovechar

cada oportunidad que tenéis de aprender aquí.

Cada día cuenta y en cada reto tenéis que superaros.

Los ingredientes de Jordi no eran sencillos

y, mucho menos, el plato que nos ha traído,

digno de un chef de su categoría.

Ya no nos vale conque sepáis cocinar,

queremos veros arriesgar, experimentar, crecer como cocineros

y la mejor forma de demostrarlo es enfrentándoos

a ingrediente complicados.

Ha habido dos aspirantes que nos han sorprendido,

porque han conseguido replicar, con éxito, mi plato.

Y esos dos aspirante son...

Patricia y José.

(Aplausos) Felicidades.

(PATRICIA) Ay, qué contenta estoy.

Por primera vez he podido trabajar tranquila

y hacer un buen plato y estoy... Jo, estoy muy, muy contenta.

Por el contrario, vosotros, Edu, Pepón,

no habéis sido capaces de sacar partido

a estos ingredientes tan singulares como atractivos.

Pepón, a mitad de la competición queremos ver evolución.

Qué sabéis hacer, técnicas nuevas y, sobre todo, que le echéis ganas.

Y a ti te vemos vencido.

Edu, en tu caso...

Hay técnica, eres metódico trabajando,

pero en esta prueba te ha podido la presión.

Dicho esto, el aspirante que no continúa en las cocinas

de "Máster Chef" es...

Pepón.

(PEPÓN) Lo sabía.

"Pa'lante" niño, disfrútalo, tío.

Edu, enhorabuena. Te lo has ganado.

(ANABEL) Vamos, Edu. A la corrala.

Ay, Pepón, mi Pepón.

Pues hasta aquí hemos llegado. Hasta aquí.

Eva, Eva, un momento.

(CORBACHO CHISTA) ¡Eh, eh!

Un momento. Pepón...

Tu aventura en "Máster Chef" ha terminado.

Aunque, pensándolo bien y considerando

que estamos de celebración...

Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad.

(CORBACHO) ¡Toma! (ANABEL) Espera.

-Pepón. -Calla.

Esperad. Pepón.

¿Quieres una segunda oportunidad? Por supuesto que sí.

Cómo te voy a decir que no. -No lo creo.

Estaba muy triste por tenerme que ir y dejar de estar

con los compañeros, y de aprender y de cocinar.

La verdad es que me da mucha pena.

Esta noche estamos espléndidos. Por Dios.

Arriba, Pepón, venga.

Antes de darte esa segunda oportunidad,

tenemos que saber quién tiene más ganas;

si tú... o tus excompañeros... (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(Gritos) Usun...

(Gritos y aplausos) Carlos, Marina y Silvia.

Oye, tío, vamos a bajar. -Vamos a bajar...

(BIBIANA) Te lo dije, burra.

-Qué ganas tenía de verte.

(Gritos)

Mira a Silvia, qué morreo.

Ay, este suelo.

(SILVIA) Tenía tantas ganas de volver al plató,

he besado el suelo y a todo quisqui.

Porque estoy feliz de volver, estoy muy feliz y quiero quedarme.

(TODOS GRITAN) Aspirantes,

a la galería. Exaspirantes, delante de cocinas.

Vámonos.

(CARLOS) Igual me cuelo, yo me cuelo.

Encantado de estar, nuevamente, acá; para mí ha sido una bendición.

Qué lindo que nos hayan llamado de nuevo, a ver qué pasa.

Exaspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

(Gritos y aplausos)

-Gracias... Los cinco tenéis otra oportunidad

para continuar en estas cocinas.

Usun, tú fuiste la primera expulsada,

solo estuviste una semana con nosotros.

¿Vienes dispuesta a volver

a las cocinas y luchar por un puesto en la final?

He estado meditando bastante

y, esta vez, voy a cocinar algo decente

y estar satisfecha con mi plato. Genial.

Silvia. Sí...

Confiésalo, ¿cuántas veces has hecho bechamel esta semana?

Una para quitarme la espinita y saber que tenía razón:

la sé hacer, lo que viví aquí fue un error.

Pero he practicado

y he cortado cabezas... (CORBACHO) ¿Está bien Andreu?

-Está esferificado. (TODOS RÍEN)

-Además, lo sometí a calor y comprobé que se puede

someter a calor. Bien, todo muy bien.

Muy divertido. (TODOS RÍEN)

Ahora mismo todos tenéis las mismas oportunidades,

partís de cero. Así que...

Muchísima suerte, ojalá pudieseis quedaros todos.

(Gritos) -¡Vamos, vamos!

Por primera vez, en 100 programas, que hacemos la repesca

nada mejor que una caja misteriosa.

Ya sabéis que en "MasterChef" puede pasar de todo

y nos encanta sorprenderos.

Cuanto cuente tres quiero que levantéis vuestras cajitas.

Una, dos y tres.

(Gritos de sorpresa)

¡No...! Dios de mi vida.

-Pero está muerto, ¿no? -No, está de parranda.

-¿Pero hay martillos hidráulicos? Me voy a hacer las cejas.

Levántalo, es que no lo veo, no lo veo desde aquí.

¡Ah...!

Esto es del paleolítico como mínimo.

-Es alien.

Pepón, ¿contento con esta segunda oportunidad?

Contento de volver a intentarlo, pero...

Es que todo son sorpresas.

Con no hacer esferificaciones con esto,

ya me quedo más tranquilo. (PEPÓN) Voy a descartar

la mala experiencia

que he tenido con este plato e intentar hacer uno que,

al menos, pueda controlar y dominar, que me quede bien.

Marina, ¿habías comido alguna vez este bicho?

Lo he probado, sí.

¿Es el cangrejo real? Sí.

Muy bien, Marina. -Cocinado no, pero comido sí.

(Gritos de la galería) -El cangrejo real.

Como bien ha dicho Marina, es el cangrejo real ruso

procedente de la península de Kamchatka,

una de las especies de marisco más excepcionales e impresionantes

que se puedan degustar.

Está considerado un producto gourmet

por su exquisita carne.

Es extremadamente versátil y se puede preparar cocido,

al horno, al vapor o asado a la parrilla.

Y combina a la perfección

con gran variedad de especias y aderezos.

Quizá todavía estáis impresionados

y no os atrevéis a mirarlo tan de cerca,

pero os lo vamos a mostrar muy bien.

Ay, madre... ahí hay otra... ¡Ay, ay, ay!

-¡Toma ya! -Qué bonito...

-Está cocido, ¿no?

-¡No...! -Dios, qué bestia.

-Qué bonito color.

-Qué belleza. -Qué maravilla.

-Madre mía. -Espectacular...

-Qué bicharraco. -Hay que cocerlo en una piscina.

¿O qué...?

El cangrejo real ruso puede llega a pesar 10 kilos

y su caparazón llegar a medir hasta 28 cm de ancho.

Los ejemplares más grandes

pueden alcanzar dos metros de envergadura.

(TODOS) ¡Oh...! Se crían en aguas frías,

poco profundas

y comen todo lo que encuentran:

peces, algas, crustáceos... todo.

(CARLOS) No hay que rellenarlo.

(Risas) Para una ocasión especial,

qué mejor testigo que el ganador

de la primera edición de "MasterChef Celebrity".

Adelante, Migue Ángel Muñoz.

(Gritos y aplusos)

Cada día estás más guapo.

-¡Hola!

Qué ilusión, otra vez. (M. A. MUÑOZ) Me hace tanta ilusión

estar en el programa 100 de "MasterChef".

Lo digo siempre, ha sido una de las mejores experiencias

y me hace muy feliz. Buenas noches,

les diste la bienvenida el primer día y no faltas en la repesca.

Sobre todo, porque en este cumpleaños

hemos preparado un homenaje al cine,

al que llevas dedicado toda la vida.

(MUÑOZ) Llevo trabajando desde que tengo 10 años

como actor y solo llevo trabajando y cocinando desde el último año

que pasé por las cocinas de "MasterChef".

En todos los rodajes me piden cocinar y disfruto mucho.

¿Qué te costó más prepararte el papel que rodaste

para la película con Sharon Stone y Andy García

o prepararte para el nivel que exigen estas cocinas?

Uf... tengo que decir que prepararme

para el nivel de estas cocinas;

porque tenía otros nervios, pero era algo que sabía hacer.

Aquí no sabía nada y cada día me iba superando a mí mismo.

Aspirantes, tengo que deciros que para regresar

a las cocinas de "MasterChef"

debéis replicar un plato de Miguel Ángel Muñoz.

-¡Epa! -¿En serio?

-¡Eh! Preséntanos tu plato.

Qué presión...

Aquí lo tenéis, chico. -¿Qué es eso?

-Una espuma, ¿no? -¡Huy!

-Fíjate en lo que se ha quedado. (TODOS RÍEN)

Cuéntanos, Miguel Ángel. Como ya os han dado

muchas clases sobre diferentes técnicas,

cocina molecular y elaboraciones,

He preparado algo para que podáis aplicarlo aquí,

es una ensalada de cangrejo real con esferas y una emulsión

que he hecho con el caldo de la cabeza del cangrejo.

En el centro, tenemos un rollo

hecho con la carne del cangrejo y aguacate

y, por encima, un aire de lima.

A su lado, una ensaladita de hinojo, jalapeño,

cilantro, sal y col. Luego, alrededor,

todo va decorado con las esferas,

algunos medallones con la carne de las patas sobre alga kombu,

una emulsión de plancton con un poquito de jengibre

por encima y unas puntas de espárragos blancos

con flor de pensamiento.

Finalmente, he hecho una emulsión

con el jugo del cangrejo para que ligue todo bien

le he introducido goma xantana, es una vinagreta que va muy bien

y está muy rica con todo esto.

(CORBACHO) ¡Olé, chef!

(BIBIANA Y ANABEL) ¡Olé, bravo!

Miguel Ángel, cuánto has aprendido. ¡No me lo creo!

Tenía ganas de venir a presentaros el plato.

Te digo una cosa,

he visto platos de Jordi Cruz más sencillos.

Sí... Miguel Ángel es un capo.

Me he quedado loco, eso lo hace un chef profesional.

(BIBIANA) Si yo tengo que hacer

ese plato no me pescan ni en el Guadiana,

que no hay agua.

Aspirantes, ¿contentos con este plato?

No... ¿Cómo vamos a estar contentos?

Y el que lo diga miente.

(IRÓNICO) Qué buen amigo, Miguel Ángel.

Pepón, para estar de repesca no te veo exultante.

Pepe, acabo de hacer un plato en el que lo tengo muy reciente

y no me salieron las esferificaciones

y me da miedo volver a enfrentarme a ellas de forma tan reciente,

sin haberlas practicado antes.

¿Es posible que este plato se llame "malagón"?

Malo malagón... Bueno, espero que no,

que no se me atraviese y espero estar a la altura de su plato.

-Bien, Pepón, esa es la actitud.

-Que me hayan dicho que tengo

la oportunidad de seguir me ha dado un subidón

y quiero seguir aprendiendo y trabajando.

Y espero que... que me salga bien.

-Me voy a quitar las pinzas. -¿Las pinzas?

A ver cómo te queda el rulo.

-Ya verás, se me ha secado la ropa

y marcado el rulo. -Te ayudo.

-Escucha, ayúdame.

Aspirantes, tenéis 75 min para replicar

el plato que ha traído Miguel Ángel.

El cangrejo real ya está en vuestros puestos

y en el supermercado encontraréis las cestas

con el resto de ingredientes.

El tiempo para empezar a cocinar comienza en...

Tres, dos, uno... ¡ya!

¡Vamos a por ese cangrejo, chicos!

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES DESDE LA GALERÍA)

-¡Hacer una ensalada emulsionada con espumas y aires y esferi...!

Anabel. ¿Qué?

Te has quitado las horquillas.

Sí, tengo mucha visita, con doña Sara tengo confianza

y con estos amigos, con el resto no. Ya estoy más mona.

Cuando quieras bajo a darte otro beso.

(TODOS ANIMAN) Ánimo, chicos.

Que no pueda con vosotros el cangrejo. Venga.

-Vale, 15 minutos.

Bueno, Miguel Ángel, desde el primero programa

que viniste con aquella papilla que tuvieron que hacer a esto...

Hay un trecho. ¿Cómo eres capaz, puñetero,

de hacer un plato tan complejo y, encima, para los amigos?

Cuando hacía la elaboración, estaba pensando:

"Me van a matar o a dejar de hablar".

Pero es que estamos en el programa 100,

homenaje al cine y soy el ganador

de la primera edición, no iba a traer otra papilla.

-Es muy difícil el plato que ha hecho Miguel Ángel

porque hay muchas cosas y se tiene que hacer el bicho.

(CORBACHO) Yo creo que es mejor lo de Marina y Silvia.

-Partirlo para manejarlo mejor. -Metió las patas en la grande

y en la pequeña tiene la cabeza y está haciendo un buen caldo.

-El cilantro para la ensalada. -Sí, estoy dejándolo listo,

porque hasta que no esté el cangrejo no puedo hacer más.

Pepón y Usun lo han hecho todo junto,

Silvia y Marina por separado.

Me parece bien, porque cogería los trozos más gruesos

de la pata, donde está la carne y los cocería aparte.

Sacaría la carne y con el resto de la cabeza y estos muñones,

saltearía, rehogaría y haría un fondo.

Iría más rápido y aprovecharía más, la cabeza no tiene carne.

Me recuerda a la tuya, sin cerebro. Sí, grande y vacía.

Y grande... Sí, sí.

Aquí estoy cociendo las patas, aquí la cabeza para el caldo

y hacer las esferas a partir de esto. Me da miedo.

Me da mucho miedo...

-Tengo que decir que parte

de la idea de la elaboración de este plato

la cogí de tu cáterin. ¿Sí?

No es broma. Esto me sorprende más.

Es que después de ganar "MasterChef" vino a trabajar

al cáterin para mejorar. Llega, se pone el delantal

y es uno más en el trabajo. Un consejo que tendría que dar

a los aspirantes: donde más se aprende para este concurso

es en un cáterin, porque cada día se hacen tantas cosas diferentes

que adquieres muchos conocimientos.

-Lo más de este plato son las esferificaciones, es brutal

Nunca vine a las clases, entonces...

A ver si tengo suerte, pero lo demás es cuestión de cocción

y nada más y hacerlo rico.

Es... es un plato muy complicado.

-Veo que, obviamente, los que tienen más dificultad

son los que han estado más tiempo fuera:

Usun, Carlos y después Marina.

En el caso de Silvia es diferente,

porque cocina muy bien y lo tiene más fresco.

Pepón que es quien más tiempo ha estado,

a priori es ventajoso, los nervios de la eliminación

más los de la repesca puede pasar factura.

Y Usun cortando el aguacate con un cuchillo.

Le van a quedar trozos grandes. Coges un pelador...

Si es muy grueso no podrá hacer un rollo.

-Venga, vamos, chicos. Carlos que no entiende

de hacer un fondo, ha hecho un sofrito,

que está muy bien,

pero se lo ha echado a la olla con el agua...

En vez de rehogar ahí patas y cabezas y hacer un fondito.

Eso es que no se ha leído el manual del "Aprendiz de cocinero"

que le hemos regalado, le regalamos otro.

No lo veo preocupado. (CANTA) #Hoy las flores

#las traigo yo, pa qué viene y pa qué se va.#

-¿Vas bien? -¡Sabor!

-Así me gusta, chico, poniéndole salsa al plato.

Fíjate Silvia... 200...

Y ahora 3 gramos. -Está concentrada.

No ha levantado la cabeza, seriedad...

cada paso con rigor.

Saldrá mejor o peor, pero ya ves la actitud.

(BIBIANA CANTA) #Aire, aire... pasa pas....

#Que tiene la alegría

la puerta de mi casa. Pum, pum, quién es.#

-¿Este agua qué es? -Para esferificar.

-Si no sabe ni lo que es el alginato...

-Es igual, déjalo para otro día.

-Qué cantidad de cosas le he echado.

No queda mal el color, qué cuco.

Exaspirantes, habéis consumido la primera media hora.

Aún quedan 45 minutos. 45 min...

(DESDE LA GALERÍA) ¡Ánimo, chicos, 45 min da para mucho!

¡Vamos, vamos, vamos!

-Cómo abrasa...

-¡Ah, ah!

-Vamos, Silvi.

-La carne buena está en las patas.

Pepón, lo tienes casi todo, ve haciendo el rulo.

-Cariño, espérate, por favor, no me agobies, Bibiana.

Joder, macho, me dejo aquí las manos.

-No sale. -Se rompen...

Te traigo al "champion". Qué pasa, Miguel, ¿cómo estás?

Pues aquí... agobiadísimo, porque lo acabo de abrir ahora

así que voy a intentar sacarle la carne

para el canelón con el aguacate y...

Tengo ya todo menos las esferificaciones

que dependen de esta salsa que hasta que no he abierto

el cangrejo no le he podido meter la carne aquí.

¿No era más fácil separar las patas, cocerlas

y con el caparazón en crudo hacer esto?

No se me ocurrió. Tendrías más intensidad de sabor

y, ahora, se ha perdido en ese montón de agua.

No se me ha ocurrido romper el caparazón...

El bicho antes de cocerlo.

Y no se te ha ocurrido... esa carcasa y meterlo aquí.

Sí, ahora lo hago. -Pártelo aquí, Pepón.

-Ven aquí, aquí.

Eso que haces, cuando rompes, esa agüita esto es lo que interesa.

Una vez cocido, no suelta tanto como en crudo.

Eso lo ha hecho Silvia y Marina.

Llevas un día muy bueno de cocina. Suerte.

Venga, Pepón, mucha mierda.

Dale, macho, tú vales.

-¡Cuidado! Que estrujo la ropa.

(Risas y gritos) ¿Conocéis la película

de "El guerrero del antifaz"?

(Risas) -La mosca...

-Eres el Zorro, Banderas. -Es la mosca.

-Va por ustedes... Bien, Pepe. (TODOS GRITAN)

-Ha caído bocarriba, cuidado. Están locos.

Ya lo veo... -Vaya puntería tienes, tío.

Bueno, Marina, cuéntanos,

¿cómo vas, mujer? Voy... fatal.

(RÍE A CARCAJADA) (TODOS HABLAN A LA VEZ)

¿Qué tienes que emplatar, la cáscara, la patata, hueso...?

Voy a limpiar esto y me centro. Organízate, por favor, Marina.

¿Sabes que era mi marido en la primera función que hicimos?

-Sí, hicimos... Eres un ligón.

-No, en "El cartero de Neruda",

la obra de teatro donde debutó Marina.

Marina... ¡Oh, Pepe!

(RÍE A CARCAJADAS) Pepe, no me metas más presión.

(Carcajadas de Marina) -Cómo se ríe Marina.

-Marina se mea todo el rato. -Me encanta.

-A Marina le dices: "Tu plato es una mierda". (RÍE)

Ya... ya. Vámonos de aquí, Miguel Ángel,

esto tiene pinta de acabar... Es mucho mejor, muy limpio.

Venga, hala... venga, sí. Qué desastre, Marina.

-¡Ahí, ahí, muy bien!

-Déjame, Bibiana, cariño. -Que te calles.

-¿Cómo vas, maridito?

Es que él y yo fuimos marido y marido.

-Sí, en una serie.

-Y nos dimos un beso. -Sí, un besito.

Irrepetible... irrepetible. -¿Cómo vas?

-Aquí voy... Un poco basto ese trabajo.

-¿Sí...? Tiene que estar cubierto. -Carlos... Carlos...

Si lo enrollas con el plástico, nos lo comemos.

Si lo enrollas así y lo cortas, hay plástico.

Pepe se lo come todo,

pero a mí no me gusta. A mí tampoco.

¿De qué añada es esto?

Hay vino crudo. ¿Está muy bestia?

Entonces lo reduzco. Sí...

¿Y con qué has hecho el caldo este?

Con todo, estaba todo. Todo no, está todo aquí.

No, no, pero... ¡Ah! Tendría que molerlo.

Molerlo tampoco, no se lo contemos todo.

El sofrito. -Sofreírlo...

Cómo les quiero, chicos, no sabéis...

Volvería a ser tu marido. -Ponte ahí a currar.

-El líquido ese será... -Jugo de la cabeza.

-Cabeza...

-¿Qué tal, Usun? ¿Tienes las esferas?

Sí. No, tienes el caldo

para las esferas, ¿pero has echado la cabeza dentro para el caldo?

Le falta mucho sabor...

No te voy a dar más pistas. Qué fallo, la cabeza, es verdad.

-¿Sobre qué iban... las esferas? Exaspirantes,

últimos cinco minutos.

Visualiza con tranquilidad,

no seas loca. (CORBACHO) Tranquilos.

-Está todo en time... -Voy a soñar con la voz de Bibi

mucho tiempo. (BIBI) ¡Calla!

(CORBACHO) Te digo una cosa,

yo estoy ahí en esta repesca y, probablemente, me voy a la calle.

Van muy bien. -Carlos está en otro campeonato.

-Sí... está en Venezuela.

-¿Cómo lo ves, Carlos?

-Lo veo delicioso. ¿Parecido al tuyo?

Todavía no. Pues ya puedes correr.

Vale, pues vamos allá.

-Va a esferificar Marina, también.

Pepón... -Bien, Pepón, bien. Confía.

-Ahí estamos, chico. -Mira, parece que le sale

una esferificación, se ha puesto contento.

-¿Te salen, Silvi? -Sí...

-Bien... Están un pelín líquido.

-No me va a salir esto, no se cuaja.

-Inténtalo. (MARINA) ¡Ay...!

Ay, madre...

-Vamos... ¡vamos! -Venga, venga.

-Se supone que tiene que estar cuajada,

pues nada... voy a hacer otra cosa mariposa.

-Que me tiembla el pulso...

-Vamos.

¡Vamos!

-Tranquilo, Pepón. -Tranqui, Pepón, vas bien.

-¿Cómo voy a hacer esto? No sé qué hacer aquí.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

-Último minuto.

(TODOS GRITAN ANIMANDO A LOS EXASPIRANTES)

-A la mierda. -Último minuto, imposible.

-30 segundos...

-A ver, espérate, me da tiempo una vez.

Corre, Marina. Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos, uno... tiempo. ¡Hostia!

¡Manos arriba!

(Gritos desde la galería) La emulsión la iba a poner.

-Qué rabia da eso.

(MARINA) No he hecho la vinagreta.

(PEPÓN) Cuando dicen "manos arriba" miro el plato y está todo,

para mí ha sido un alivio,

yo creo que se van a sorprender con las esferificaciones.

-Aspirinas... digo, aspirantes...

Exaspirantes, el jurado y el ganador de la primera

edición de "MasterChef Celebrity"

están deseando empezar la cata que decida

quién de vosotros vuelve al concurso. Empezamos por Silvia.

Vamos, Silvia, venga.

-Me falta, que está allí,

la emulsión de plancton. ¿Por qué no la has puesto?

-No me ha dado tiempo. ¿No te dio tiempo?

Tráela, al menos la probamos. Sí...

-Si está hecho y no lo pones, se puede probar.

-Al menos para ver si está rico. -Venga...

Vale, de estética está más o menos bien.

Tiene un color verde apetitoso y bonito.

Estéticamente me gusta bastante, bastante parecida.

-Ya está, ya está... -Ya.

-Qué buena está... mucho sabor. Muy buena.

Vamos a probar la emulsión que se te ha olvidado. Una pena.

Sabor... (TODOS) Oh...

He conseguido que Samantha le dé a su sabor...

La B la hace como una P. ¡Sabor!

Silvia, hay un buen trabajo, sobre todo el rulo está perfecto,

la vinagreta está rica, el esférico tiene mucho sabor

a cabeza de cangrejo y se agradece porque es lo que te lleva

a saber que comes un plato de marisco.

Para mí un diez, enhorabuena. -Gracias.

-Bravo, Silvia. (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

-Hola... Me falta una elaboración.

Sí, la vinagreta.

¿La tienes allí? No, hija no.

¿Por qué no lo has hecho? No me ha dado tiempo.

Hay un esférico que está bien trabajado, sabe a marisco.

El problema del canelón es que te he visto hacerlo.

Ya... si hubiera sido a ciegas... Te vi darle con la derecha,

darle con la izquierda, arriba, abajo...

Me ha costado pelar el aguacate, un absurdo.

Una ensalada tiene que ser poco manoseada.

El alma de la ensalada, lo integrador

lo que hace que todo funcione, es una buena vinagreta que no está.

Qué buena mano tienes para el marisco.

Hay dos salsas bien hecha, una invisible,

un emplatado un poco batiburrillo.

No estamos mal... pero te falta un poco, Marina.

Me he quedado contenta, después de la valoración.

Porque me han dicho que se me daban bien los fondos de pescado

y eso yo... me lo llevo.

¿Estás orgulloso, Carlos? Eh... bueno...

Sí, porque creo que la cocción del cangrejo está buena.

No tengo ni idea de esferificación, he de ser honesto, no fui a clase.

Nada... No tienes ni idea de esferificación

ni de emulsión... La emulsión está hecha,

pero no la coloqué. Tráela.

Sí... permiso. Trae todo lo que tengas hecho.

Era imposible.

Carlos, tiene poca reflexión

ese trabajo que has hecho yo le veo pocas ganas.

Sabemos que este canelón va relleno de un canelón desmigado.

Tengo un presentimiento.

Ah... ¿desmigado? No tenía ni idea.

-No...

-Ay, qué... Metiste la pata.

Pues te digo una cosa,

se agradece que lo pusieras sin cáscara.

(Risas en la galería)

No, pruébalo, pruébalo. -Es muy difícil que te salves.

-No, no... si yo...

De verdad, les tengo que decir y perdonen a los que ven la tele,

que gracias a ustedes amo la cocina.

Se nota... Y otra vez, y otra vez.

-Para mí... hay una evolución,

yo nunca había... Carlos.

Delante de cocinas. Les quiero.

Venga, hombre, antes de que sea peor.

-Qué desastre, tío. Oye, ¿la mayonesa la probaron?

-Estaba buena. Carlos,

(Risas) vaya con la música a otra parte.

No es por excusarme, no he tenido tiempo de estudiar.

No es no quiera, me encanta, amo la cocina.

Pero no he tenido el tiempo, entonces...

No puedo ser buen alumno, obvio.

-La esfera la he utilizado como salsa,

no se me cuajaba. Bueno, Usun, cuéntanos,

mujer, ¿cómo te has sentido? Estoy bastante contenta.

He podido disfrutar de cocinar,

es que tenía pesadillas de a ver si me tocaba cocinar

algo que no tengo ni idea.

Tiene mérito cómo has acabado el plato, es verdad,

hay elaboraciones que no tienes,

¿y sabes qué lo que hace rico tu plato?

La vinagreta está muy buena.

Esto hace que el conjunto sea muy armónico.

Es verdad que le faltan detalles para ser un plato acabado.

¿Te lo has pasado bien? Sí, sí,

estaba más tranquila y bien. Es lo que quería,

disfrutar de cocinar. Te has quitado la espinita.

Se nota en el plato. -Gracias.

(Gritos y aplausos)

Yo me fui de aquí, con la sensación de que era

bastante desastre y no me lo esperaba.

Disfrutar de mi cocina.

Y el plato, yo creo que es el reflejo de cómo estás.

-Es un single.

¿Contento, Pepón? Estoy contento

porque si me hubiera ido después del plato que preparé,

me hubiera ido muy triste.

Pero he logrado hacer todas las técnicas que había,

desde la esferificación que no me había salido nunca,

el aire también, el rulo también...

(BIBIANA CANTA) #Cuando al vuelo tu capote pinta verónica al trote

#en el redondel...# -Por favor, te tengo incrustada...

-Vete a otro sitio. -Separaos, estáis pegadas.

-Ya lo sé.

Imagínate si de una prueba, ahora,

has logrado pulir la técnica,

de haber prestado atención, de haber podido asistir a las clases.

Seguramente no vestirías de negro. Sí...

Probablemente, claro. Tiene mucho mérito

llegar a hacer este trabajo, cocinar tras una prueba tan dura

como la que hemos vivido hace un rato.

Todo hecho, solo te ha faltado ese poco de sabor

y el canelón que no esté...

Hay muchas veces que cuando llega este momento, lo tenemos claro.

Con este plato, quiero que sepas que no lo tenemos nada fácil.

No puedo añadir mucho más, que esto te salga por primera vez

en una prueba de eliminación, te doy un abrazo.

Estoy muy orgulloso.

(Aplausos desde la grada) -Mucha mierda.

-Gracias, de verdad. -Guapo...

-Bien, Pepón...

-Contento de haber salvado

el plato de no faltar una sola elaboración,

si no las has practicado

es muy difícil que te salga una cosa de estas a la primera.

-Dos pruebas seguidas. -¿Cómo lo veis?

-Pues no lo sé... -Está entre Pepón y Silvia.

-Ya... -Y Marina.

-No, Marina no.

Aspirantes, ahora nuestro jurado y Miguel Ángel

tienen que decidir qué aspirante se merece una segunda oportunidad.

Jueces... -Está reñido hoy.

-Uf... uf... -Está reñido.

(TODOS MURMURAN DECIDIENDO QUIÉN SE QUEDA)

-Oye, igual me salvo. -Sí, de venir la semana que viene.

(RÍEN) -Estoy por tirarme de aquí.

Lo que no quiero es la loca esta a mi lado.

-Te oigo y tengo zuecos de madera.

Estoy aquí. -¿Por qué no se va? Estoy harta.

-Carlos... olvida eso, he cocinado mejor que tú.

Hombre, he cocinado mejor.

Lo tenemos, chavales. Vamos a ello.

Chicos, chicos, seriedad. -Ya estamos.

-Suerte.

Pepón, has demostrado que tienes capacidad de sobra

para trabajar con técnicas.

Has conseguido las esferas, pero te ha fallado el sabor,

lo mismo que te pasó en la prueba por equipos.

Silvia, tú fuiste la última en salir, en este reto

has trabajado de manera limpia y ordenada y has conseguido

una estética notable en tu plato.

Marina, se nota que has trabajado fuera de estas cocinas,

pero en ocasiones se te sigue viendo dispersa,

hay que centrase en la cocina porque faltan elaboraciones.

Carlos, tú no te organizas, en casa lo puedes salvar; pero aquí

te ha costado el plato.

Usun, tú fuiste la primera en dejar las cocinas y eso se nota.

Te hemos visto desentrenada pero has hecho un plato digno.

Pese a todo, este jurado valora que todos habéis encarado la repesca

como una verdadera segunda oportunidad.

Habéis sudado y entendido perfectamente el plato.

Ha habido un aspirante que ha resuelto de manera sobresaliente

este reto y ha hecho una gran réplica del plato de Miguel Ángel,

por tanto merece una segunda oportunidad en estas cocinas.

Miguel Ángel, por favor, haznos los honores.

Pobre...

-Vamos, Miguel Ángel. -Ha sido muy difícil y ha estado...

Muy, muy, muy a la par.

Pero solamente puede ser uno, así que...

El aspirante que acaba de ganarse una segunda oportunidad es...

Silvia.

(TODOS GRITAN) ¡Bravo!

(Gritos y aplausos)

-Pásalo bien y disfrútalo mucho.

Silvia, corazón mío, qué alegría, ¿no?

Superalegría. Superalegría,

sube a celebrarlo con los que ahora son tus compañeros.

(Gritos)

¡Aaaah!

No me lo puedo creer, no me lo puedo creer.

He sufrido lo que no está escrito.

-Bravo Pepón, Usun, Carlos... -Os queremos.

-¡Ya estás aquí!

-Un descanso, un alivio estar aquí.

Es la felicidad, es...

Es como si hubiera echado a volar de nuevo.

Bueno, ya sabéis lo que toca, ese saloncito al que nos vamos.

Pero antes de eso, Miguel Ángel,

muchas gracias por haber querido acompañarnos en este programa 100.

Ya sabes que estas son tus cocinas, vuelve cuando quieras.

Gracias a vosotros.

(Gritos) Chao, chicos.

-Gracias... -Gracias, chef.

(Risas y llantos)

Ahora sí, qué saloncito más concurrido tengo hoy.

Pero me vais a permitir...

Que Pepón... Me voy hoy.

-Chicos... -Chao, chicos.

-Se va supercontento.

-Es cierto que el plato de Silvia tenía más sabor,

pero he hecho dos pruebas seguidas con mucha tensión y, la verdad,

es que me he dejado la piel y me voy contento.

Te vas con pena, siempre,

pero satisfecho con el trabajo que he hecho.

Pepón, mi vida...

¿Cómo estás? Estoy muy contento, bien.

Solo el remontar anímicamente de la prueba anterior a esta,

ya me parece un logro.

Pero es que encima te caen

las esferificaciones y las haces bien.

O sea, eso me parece un logro mayor debes irte contento.

En cada plato aprendes, se te acerca alguno

y te dice "¿no crees que esto si lo haces así...?".

Es verdad, ya lo sé para otra vez,

aprendes todo el rato. Fíjate, con eso te quedas,

con que has hecho un paso muy digno

y, evidentemente, te vas muy contento.

Además, me tienes que invitar a uno de esos guisos.

Por supuesto que sí, sabes que sí. Yo lo sé.

(Gritos y ánimos)

Y, luego, esta gente, me llevo

un grupo de colegas y compañeros

que quiero mucho. Les deseo lo mejor.

(TODOS) Guapo, gracias...

¿Quién será el ganador? Me gusta Saúl,

la determinación que tiene

la fuerza que le pone, todos los que están ahí

se lo merecen y continuar disfrutando y aprendiendo

de la experiencia, un programa maravilloso.

Pues, Pepón, además de lo vivido y aprendido

en estas cinco semanas te llevas... Los regalos.

Para eso he venido. Lo que tú quieres.

Pues te los doy. Nuestro patrocinador

el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta fabulosa cesta con los productos gourmet

más exquisitos. Además, para que sigas

disfrutando en casa, nuestro patrocinador, Bosch,

te regala un robot de cocina, AutoCook se llama.

Eso te lo pone fácil. Sí...

No voy a tener que dejarme los higadillos.

Pero no hace esferificaciones.

Esas las hago yo, he pillado el truco.

Bueno, si no lo has pillado, aquí aprendes mucho.

Escuela online de "MasterChef" que tiene seis meses

de suscripción gratuita,

cambiamos las recetas... una maravilla.

Aquí tienes el juego oficial de "MasterChef"

con el que tú y yo vamos a jugar. Seguro que sí, de 8 a 99 años

lo que nos queda por jugar. Por poco.

Cariño, ha sido un placer tenerte aquí,

dame un beso grande.

Llega el peor momento de todos, el de colgar el delantal;

pero antes ellos también lo tienen que hacer.

Porque ahora sí que sí se acabó la aventura "MasterChef".

-Qué pena... Muchas gracias

a los cuatro. (TODOS) Gracias a ti.

-Chao, chicos. (TODOS SE DESPIDEN)

-Adiós, chicos, guapos.

-No ha podido ser, pero yo lo dije...

Lo dije cuando me fui, para mí Silvia es la ganadora.

-Muchas gracias por lo que nos enseñáis.

(JUECES) A ti, adiós. -¡Disfrutad!

-Adiós, bonito, adiós... (TODOS SE DESPIDEN)

-Chicos... lo voy a echar de menos.

Hasta siempre, Pepón. Gracias.

(PEPÓN) "MasterChef" es muy duro.

Pero, la verdad, es que me lo he pasado muy bien.

Es un programa...

Que me gusta mucho como espectador

y, la verdad, es que aprendes un montón.

Me da pena no haber podido dar más.

Vaya noche llena de emociones para celebrar el programa 100.

Hoy nos vamos con la pena de despedir un aspirante más;

pero contentos porque ha entrado otro.

Silvia sabe que a partir de ahora tiene que esforzarse mucho

por demostrar que merece esta segunda oportunidad.

Y me consta que sus compañeros no se lo pondrán fácil.

Nos vemos en el próximo programa,

mientras ya saben... Pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, estancarse es la peor opción

si queréis ganar "MasterChef Celebrity".

No sé si qué hago, me estoy volviendo loca.

-¡Vamos a trabajar concentrados y quien necesite ayuda que la pida!

Así no llegamos ni en broma.

Se masca la tragedia. No veo que estéis en tiempo.

¿Me estáis oyendo? (TODOS) Sí, chef.

Pues corred, por favor. -No he parado de currar.

-¿Y las demás nos tocamos las narices?

Está muy negro esto.

Esto es un desastre de mucho cuidado, señores.

Te veo un poco saturada.

Aspirantes, está en juego un privilegio vital.

Ya empezamos. El preciado delantal dorado

de "MasterChef".

Bueno, chicos, parece fácil pero no lo es.

-¡Ya la jodí! Con esa nariz

no te puedo tomar en serio.

Lo que hay que hacer es no ponerse nervioso.

(Platos y cristales rotos) Muy bien...

Lo voy a probar, tengo hambre, no es que me apetezca.

Has hecho lo que no se debe hacer. Qué pena que con un emplatado

tan bonito, te lo hayas cargado, está muy pasado.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

MasterChef Celebrity 2 - Programa 5

17 oct 2017

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 90 programas de MasterChef Celebrity 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios