www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5209458
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Vais a ser, de nuevo, diez aspirantes...

¡Samira!

Creo que estoy en un sueño, creo que me voy a desmayar.

-Muy bien, Tere, muy bien. -¡Por Dios!

-Natalia, venga. -Carmen, me estás desquiciando.

-Me estoy empezando a desquiciar.

-¿Has cogido trufa en el súper? -Para hacer a la trufa.

-Ponte a emplatar, muy bien, aprieta bien, sin miedo.

-Lo veo muy bien. Sois más rústicos que una amapola

y nos hemos cargado la liebre se ha juntado

el hambre con las ganas de comer. Sí está el punto de la liebre,

está justo hecho, la proporción está bien. Buen trabajo.

Bienvenidos a San Juan de Gaztelugatxe.

Vamos, vamos. -Carlos, céntrate.

Hay que sacar el primero, la sopa. -Aligera, tío.

-Vale, oído. -Muy bien, muy bien.

Eso es, debería quedar una forma más bonita.

-Vámonos, vámonos... -Carlos, Carlos...

-¡Callaos ya! Estáis empanados, échalo aquí.

Venga, vámonos. -Va, va, venga.

-Venga, chicos, a darle caña. Faltan los últimos platos.

¿Te traigo a Valentín que lo ha ordenado muy bien?

-Esta gente me vuelven loco. -Carlos...

Sale como sea, falta de todo aquí, ya lo sé. Sale.

Aitana, deberás asignar el tiempo que tendrá cada compañero

para cocinar. Aitana, cariño, la próxima vez

demuéstrame el amor de otra manera.

-¿Qué es eso? -Una raya.

-Yo me bañé con rayas una vez.

-No sé por qué se me ha quedado la lubina,

lleva poco tiempo y está retorcida. Poner limones en los arroces,

creo que es una tropelía. Es para decorar solo.

Me parece ridículo ver un limón en un plato.

Me da la sensación de que no sé cocinar porque todo está malo.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Carmen.

Buenas noches y bienvenidos una semana más a "MasterChef",

hemos cruzado el ecuador,

en el primer reto de la noche queremos ver el lado competitivo.

Es el momento de sacar a relucir su estrategia,

lo que no saben es que esa estrategia

se les puede volver en contra. Bueno...

Carlos, bienvenido, de nuevo, a nuestras cocinas.

No hace falta que te recuerde que esto es una competición.

No, no... ¿Qué estás dispuesto

a hacer por ser el ganador?

Yo cualquier cosa, tengo que ganar cuando compito,

si no, no me gusta ganar. Pues tenemos una oportunidad

de comprobar qué estás dispuesto a hacer.

Como estás viendo, hay una cesta sobre cada puesto

y dentro hay 18 ingredientes

con los que cocinaréis en este reto.

Lomo de potro, bulbo de apio, queso curado, gorgonzola,

mantequilla, cebolla dulce, angula de monte, chile habanero,

arroz basmati, nueces de macadamia, aguacate,

bouquet de hierbas frescas, alcachofas,

vino tinto, pimiento verde, huevas de trucha, aromáticos

y especias. Vale.

A nosotros nos encantan, pero creemos que son demasiados.

Así que tienes que robar 12 ingredientes

y meterlos en una cesta.

Su cesta, amigo mío. Gracias.

Puedes cogerlos todos de la cesta de un compañero

o de varios. Ve diciendo qué ingredientes

coges a cada uno. A Gloria...

Le quitaré la carne,

a ver si deja de hacer comida de su casa.

Bien, bien. A Aitana carne también,

a ver si así le cuesta hacer las cosas, que se ponga nerviosa.

¡Ah! (RÍE SOCARRONAMENTE)

A Valentín le dejaré todas las cosas.

¿A Valentín se lo dejas todo? Qué bonito.

Que haga un buen plato, nos llevamos bien.

¿A Natalia qué le quitas? Alcachofas.

No le conviene lo verde a Natalia. No la veo de verde...

La veo de carne.

A Samir las especias se las quito,

la mantequilla se la quito... y la cebolla.

¿Y a Teresa qué le quitas? Gorgonzola... y las nueces,

el chile también se lo quito. A Teresa le quitas muchas cosas.

El otro día con 20 minutos le sobraba.

Claro... cómo las gastamos.

Cómo las gastamos. A Marcos le quito la mostaza,

a ver, le quito el arroz, estoy de arroz...

¡Muy bien! Lo agradecemos todos.

Ya está... 12 ingredientes.

Muy bien, Carlos, tu misión ha terminado.

Pasa a la bodega, donde verás qué hacen tus compañeros.

Me han catalogado por estratega, quisiera saber cómo son los demás.

Mejor que decir "voy a perder", digo "voy a ganar, seré el mejor".

A ver cómo te portas, Gloria. Vamos a ver...

(GLORIA) Marcos... la cebolla. Son 12 ingredientes,

todavía te quedan, puedes quitar más si quieres.

Pues mira, le quito la carne. La carne...

A ver qué tal con las verduras. -Muy bien.

-Hala... -Yo le he quitado el arroz.

-A Samira le quito el queso curado y la mantequilla.

Venga... mujer. ¡Huy!

Cómo las gastamos... cómo las gastamos.

A Aitana le he cogido el queso gorgonzola.

¿No le gusta el queso a Aitana? No... sí le gusta.

Ahora a Carlos... -Verá, verá.

-A Carlos le voy a quitar la cebolla.

-Será hija de su madre, sabía que me lo iba a quitar a mí.

-Y las especias... le quito las especias.

-Las especias no... -A Natalia el arroz.

El arroz... venga. No olvides que es una competición.

Ya lo sé. Tampoco tienes que quitar una cosa,

puedes quitar ninguna a alguno o puedes quitarle las doce.

Aleix...

Venga, el pimiento... -¿El pimiento, amor de Dios?

Vaya tela... Ahora Teresa. -Teresa...

-A Teresa la va a quitar la cesta entera.

-Pues le voy a quitar, también, la carne, ya está... ¿no?

-Las especias y la cebolla.

Me has quitado las especias, eres mala.

Tú sabes que estoy siempre con especias y me las quitas.

Claro... italiano, pero yo las especias las manejo.

No pasa nada. La próxima vez te la tengo jurada,

ya la próxima vez ya sé dónde tengo que ir.

Marcos, dinos qué coges y de quién.

Angula de monte, la verdad, no creo que lo conozca Gloria.

-Oh... -A Samira, le quito la carne.

Oh... Muy bien, hombre.

El vino tinto... Venga...

¿Vale? Eso es, ya está,

a ver cómo te sale la vena. Así me gusta, Marcos.

A Aitana las nueces de macadamia. -Pero, hijo mío,

quítale verdura o algo, ¿le quitas las nueces?

-A Valentín le voy a quitar el queso gorgonzola, ¿vale?

-No le he quitado nada a Valentín, pero ya, a partir de aquí se acabó.

Soy muy cumplido, a ver a mí. -A mi Carlitos le quitaré...

La angula de monte, ¿puedo? (JUECES) Sí, perfectamente.

(MARCOS) A Teresa le han quitado toda la carne, le han dado, pobre.

Mira... a Teresa le quito el azafrán, no sabe usarlo.

-No entiendo lo que le ha quitado a la gente, ¿para competir?

Les deja lo que cocinan bien. Pero si les has dejado

lo que saben cocinar... -¿Sí?

-Hombre, tienes que quitar... -Yo soy así, tío.

-Cómo vas a ser tú así...

-Me llevo el arroz de Gloria. -El arroz y yo te quité la carne.

(TERESA) Samiri... le robaré el sabor.

Sabor... ¡Sabor!

Las especias... y me llevaré el arrocito.

Piensa bien cuál es tu ventaja. Vale...

A ver, Aitana... -A Aitana le quita la cesta.

-Venga, me llevo la mantequilla. -Les quita lo que no cocinan.

No lo entiendo, tío. -A ver, Valentín.

Uh... todo lo que hay. Apoya la cesta, apóyala...

Pilla, pilla... Me voy a llevar esto,

porque sé que a él le apetece una prueba con pocos recursos.

Pues vamos a ponérselo fácil, él quería hacer algo

donde tuviera que buscarse la vida.

Carlos, que también se le da muy bien todo... venga.

De Carlos me llevo el gorgonzola. -¡No!

Me cago en todas tus muelas... -Por eso he dejado el queso.

(HABLAN A LA VEZ)

A Natalia la voy a dejar sin su vaca, también,

porque si no es ponérselo muy fácil.

Me llevo... las setas de Aleix. Muy bien.

Muy bien... Creo que ya he arrasado.

-Madre, nos vamos a quedar pelados. -Sin nada.

¿Qué haces? ¿Una sopa? (RIENDO) Una sopa...

-Ni para sopa hay. -Ni para sopa.

-Vale, ¿quién hay?

(TODOS HABLAN) -A mí, verás.

-Marcos, anda... le voy a dejar... Este ya está...

Esto está saqueado.

Creo que le gustan mucho las alcachofas.

Este queso tampoco lo querrá tanto.

El gorgonzola no le gusta. Claro, creo que no.

-Me lo han robado todo.

-Samira, fíjate, ella es hábil, le quitaré el aguacate

que su marido es colombiano. Venga...

Favoreciendo, muy bien. Anda, Carlitos...

Le quitamos el vino.

El arroz ya lo ha usado -Y sigue, no le he tocado la cesta.

-Te quita más cosas.

-La mantequilla siempre se la pone a la carne.

-Sabe hasta cómo lo cocino. Un ingrediente,

¿a quién se lo quitas? (RIENDO) A Natalia.

Te ríes, malvado. El queso azul, el gorgonzola,

es muy de Asturias, si no se acomoda enseguida.

Venga, quita cosas ahí.

(RIENDO) Mi Aleix...

Es el momento de demostrar que vale,

siempre de caballito ganador... Adiós los quesos.

Le tienes ganas, ¿eh? Pues fíjate, sí.

Las nueces de macadamia no lo veo usándolas.

(Risas) -Le puede quitar más.

-Me encanta esta prueba,

me encanta. -Sí, está muy chula.

-No te he quitado nada,

y tú me has quitado todo, alcachofas...

-Yo no he tocado la cesta, para tu información...

A mí no me toques, para tu información,

que lo sepas, he sido el único en no tocar tu cesta.

(VALENTÍN) Se pican más que el ajo,

pero... chicos, es un juego, a eso hemos venido.

-A Gloria le quito el apio que no le aporta nada

y lo otro es más importante. Tú sabrás.

Ay, Marcos... le voy a quitar el apio este...

Lo siento, me vais a echar la bronca, pero...

Lo que robas, robado está. A Samira no le he quitado.

El apio fuera... lo tienen todos, me da penita quitarles cosas.

Lo siento, porque me vais a echar la bronca luego, lo sé.

-Esta mujer me pone nervioso, me pone de los nervios.

-Anda, este tiene la carne... -No me la quites.

-La tienes llenita. -Quítame el apio a mí.

-Me parece injusto que nadie tenga carne más que él.

(Aplausos y gritos) Luego me siento mal...

Pero es que nadie tiene carne.

-Pues déjala ahí. Mantis, decídete.

Oye, no seas... -Estás pendiente de un hilo

con la carne. -Se lo piensa.

-Eh... ¡Ah!

-¡Carne, carne! -La carne que vuela...

-Es que me da pena.

El pimiento... -Yo no hago un sofrito.

Me lo habéis quitado todo.

Es que no puedo hacer nada -Le voy a quitar los chiles.

Es que me da penita, de verdad...

No sé, a parte... cuando son fáciles las cestas,

lo ponéis más complicado, o sea, la culpa es vuestra.

Natalia... el apio fuera.

El resto no son tan buenos como tú, amiga mía.

Aleix... a él no le quito.

A ver si va a tener el apio. Aleix el apio, mira, tiene carne.

Se lo dejo que compita con Carlos que le va...

Dice que no le quita,

pero el apio se lo quita a todos por norma, luego ya...

No me gusta nada el apio.

Y este es... Teresa, a Teresa le quito otro.

A Teresa el apio y qué más.

Y... las huevas de trucha, yo creo. (TERESA) Qué divertido.

Vamos a tener un tomate, una citronella y vino para cocinar.

(Aplausos) -Qué divertido... ¿habéis visto?

(TODOS HABLAN Y RÍEN)

-A Gloria le voy a quitar una cebolla.

A Gloria... ¿por qué? Como es de pucheros,

sabrá hacerlo así. Claro.

A Marcos le voy a quitar... el vino.

Y... (TERESA) Es divertidísimo.

(ALEIX) Y las huevas de trucha. -Me cago en la mar...

-¿Qué te ha quitado? -Las huevas... todo.

Las huevas de trucha. -A Aitana le quito las alcachofas,

porque no le gustan mucho.

Se queda sin ellas. -Quítame el apio.

Yo tengo el apio. -A Carlos... le quito la carne.

(Aplausos) Porque... como es tan estratega,

pues todos somos igual aquí.

-Oh... toma... Esto es el cisma del trío.

¿Cómo es esto? Es el fin, se acabó.

Ya no hay trío calavera, estoy de suplente, me quedo así...

Para lo que queda de programa.

Eso lo dices ahora en "petit comité",

después no sueltas prenda. Sí, ya no me uno a eso.

Yo nunca lo he visto muy del trío calavera.

Sí... no, no, fuera.

Borrado del trío calavera. Lo tacho...

No... -Me parto.

-Y a Teresa le quito las setas y el aguacate.

-Teresa, no tienes nada. -Aleix ha hecho el robo

que habría hecho yo... idéntico. -¿Ya está?

-Aleix, Aleix... -Acabaremos con un pimiento.

-Estratega, yo soy estratega y me quitas la carne.

-Te hemos oído. -Es muy fuerte...

-Gloria... uf...

(RIENDO) Qué poco va a hacer esta...

Yo creo que ella no es del norte

y no se come mucho cabrales, me lo llevo.

Gorgonzola. Queso azul.

Parecido, venga, vale.

Valentín... -¿O es Samira?

-Es Samira...

-Desde luego mis compañeros han sido muy majos.

Son muy majos todos. ¿Te fastidia llegar tarde?

Pues sí, un poquito, la verdad. (TODOS RÍEN)

Sin miramientos... -¡Aitana!

El arroz... -¡No, no, no!

Es mi amiga... qué desgraciada.

-Pues a otra que le quito el queso.

-¿A mí? Menos mal que me quiere. -Te quedaste sin queso.

-Carlos...

(TERESA) Se santigua...

-Pero a este... Llegas tarde, ¿verdad?

No tengo nada.

Pasan los ratoncitos, que tenías ganas.

Al pobre me lo han dejado sin calzoncillos.

Oye... puedes rematar. Pues ya que va de quesos,

me cojo otro queso. -El otro queso, tío...

-Escúchame, al menos tienes alcachofas.

Yo no tengo ni eso. -Ahora voy yo.

-Me parto... Aleix, es uno de los fuertes dicen.

Cómo lo han querido...

-¡Toma carne! -¡Toma... es que lo sabía!

-Ya era hora. -Lo sabía...

(NATALIA) Lo siento, Aleix, si me estás viendo.

(Risas) -Sí, te voy a matar.

(TODOS GRITAN Y RÍEN)

A ver...

Doce... ¿no? ¡Oh...!

Te han robado mucho, ¿eh? -Gloria...

Samira, una pregunta, ¿a quién le robarías?

A Natalia, porque no me trae buena energía, la verdad.

-¡Qué fuerte!

-Te va a dejar los apuntes mi madre.

-Y Carlos... no sé, hay algo ahí que no...

-Tú te has dado cuenta.

-Para que digas que no es sincera.

-Voy a mirar sus cestas. Es la de Carlos.

Ha ido directa. Claro que sí, ya te trincaré.

(IRÓNICO) Quítamelo todo...

-¿Cuentan como tres? Uno.

Uno. Vale, el aguacate también.

-¿Me quedará algo en la cesta? -La cesta.

¿Y a Natalia qué le robas? La cebolla... el aguacate...

Por ti ha ido a saco, por ti ha ido que lo flipas.

-La cuelgo de la punta más alta de la casa.

-El queso... el vino.

Y ya... no la voy... tampoco yo...

(TODOS DE FORMA IRÓNICA) No... -Eres es una víbora.

-A Teresa... a ella le quito el queso también.

-A Teresiña adiós... -Tú los lácteos.

¿A Aleix no le quitas nada?

Las huevas de trucha. -Lo único que había de pescado.

-Aitana... Aitana... pero no... -Aitana no, ¿y Valentín?

-Le quito... la angula de monte. -¡No!

-Le quita las setas a Valentín. -Uf... es difícil, ¿eh?

(IRÓNICO) Sí... es difícil. Te ha dolido en el corazón.

Una vez que te acostumbras, ¿verdad? Llenar la cesta...

No sé si es tanta ventaja dejarlos sin alimentos...

Samira, tu misión ha terminado. No sé...

Así que dame tu cesta y ponte en tu puesto de cocina,

mientras regresan el resto de compañeros de la bodega.

Oye, qué divertido, he sido tonta. -Sí, más divertido de la cuenta.

(SAMIRA) Soy competitiva, pero compitamos bien.

Yo no voy hablando de nadie, solo quien me hace daño

y si me preguntan, yo lo digo.

Sami... te hemos visto. -Te espera una...

-Ya lo sé.

-Ya sabemos quiénes tenemos malas vibraciones.

-Lo sé desde que he llegado. -¡Toma! Pim, pam... fuera.

Carlos, tú fuiste el primero en entrar a robar ingredientes.

¿Quieres decir algo a alguien? No, tengo malas vibraciones...

No quiero decir nada. -Pues yo sí.

Creo que me he abierto a ella, le dejé los apuntes...

Me he pasado... tiempo explicándole las cosas, pero bueno...

Es su impresión. -Yo a Natalia la veo...

Como un lobo disfrazado de oveja. -Qué fuerte...

-Entonces, ha tenido cosas que no me han gustado,

si digo algo es por algo, no es que yo lo invente.

-¡Oh...! -Samira, haciendo amigos.

-Se ha colado, lleva una semana.

(CARLOS) Yo entro en un sitio con gente que lleva seis semanas...

No se me ocurre hacer eso.

Te estás echando tierra encima, chavala.

Aspirantes, ha llegado el momento de destapar las cestas

y descubrir lo que os habéis dejado.

Una, dos y tres...

(TODOS RÍEN) Para que veas y me creía mala.

-¡Me parto! -Soy la bruja.

-Al menos tengo un pimiento. -Va a salir el lobo

que tengo dentro. -Ya salió.

(Risas) Valentín...

¿Qué tal los ingredientes? Me han dejado diez ingredientes,

pero son difícilmente combinables.

-Este es el principio de una buena final.

Aspirantes, antes de poneros manos a la obra,

queremos anunciar que cocinará con vosotros un invitado

que triunfó en estas cocinas

y os va a demostrar todo lo aprendido aquí.

Qué bien... ¿quién viene? Adelante el ganador

de la sexta edición de "MasterChef Junior"...

¡Josetxo Pérez! -¡Ay, que me lo como!

-¡Qué mono es! -¡Qué mono!

(Gritos y aplausos)

-¡Qué pasa...! -Qué cara tiene...

-Qué gracia, qué bonico.

Bueno, Josetxo, bienvenido de nuevo a "MasterChef".

¿Echabas de menos estas cocinas? Sí, porque mola

un montón todo esto. Molaba un montón, sí...

Qué crac... Bueno, Josetxo,

acabamos de asistir a una serie de dramáticos robos.

Así que los aspirantes, se las tendrán que ingeniar

para cocinar con una calculada selección de ingredientes.

Pues por eso, Josetxo, te hemos invitado a este reto.

Queremos que tú también vuelvas a divertirte en la cocina.

Viendo cómo cocinan. -Ay, pobre...

Viendo cómo cocinan, claro. Vale...

Y cocinando tú también con ingredientes sorpresa.

¿Te atreves? Bueno, ya que he venido.

(Risas) Venga...

Ponte en la primera fila de cocinas que busco tu cesta.

Vamos, Josetxo.

(JOSETXO) Yo pensaba que iba a estar de visita,

que iba a probar los platos y que me iba. Ahora a cocinar.

Pues sí, hay muchas cosas.

El lomo de potro no te gusta, ¿no?

Me encanta... Te lo dejo, ¿vale?

Vale. Arroz basmati...

A ti te sale muy rico, ¿verdad? Pues fuera...

Pásame cositas aquí. ¡Hala, hala!

Eh... bulbo de apio...

no le gusta a Aitana. Para ella.

Te lo hubiese quitado Aitana. Pimiento verde.

No, por favor, déjamelo. Verdad... muy vasco.

Déjamelo, déjamelo. Te lo dejo, ¿vale?

Vale. En la otra cesta.

(Risas) Qué malo, Jordi.

-Es muy chico... Cebolla, ¿para qué la quieres?

De llorica no tienes nada. Déjamelo.

No seas llorica. Se lo quita todo.

Queso gorgonzola. Peléalo, que no se lo lleve.

-Trae para acá. -Peléalo, hombre.

¡Claro, ahí, tira, tira! No te sienta bien el gorgonzola.

(Risas) Te lo dejo... en la otra cesta.

El aguacate debería dejártelo, sí... pero se te da muy bien.

¡No, no! (TODOS RÍEN)

-Qué cruel... ¿Qué le vas a dejar esto?

Quita las aromáticas y los chiles, eso pica mucho.

Ya está, yo quería dejarle esto...

Las especias también, venga. Pobre, no le quitéis más, hombre.

Josetxo, que no te quiten más. Yo creo que ya.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis te quedan.

¿Te ves capaz de cocinar con seis? Pues sí.

Muy bien... la mantequilla. ¡No!

Con cinco te llega, la mantequilla. ¡Oh!

No la vas a utilizar, ¿estás protestón? Fuera huevas.

Por protestón. Pero ¿qué es esto? Es una estafa.

¿Estafa? Acusica, eres un acusica, pues fuera la carne,

por acusica. No hay nada que me cabree más que ser acusica.

Fuera carne. Vale, ya me callo.

¿Qué más tienes que decir? Te quedan tres.

Queso, alcachofas... Me callo, me callo...

Pobrecito. (JOSETXO) Jordi me ha dejado

con tres ingredientes... Me he puesto a decir

que no me robe tanto y, al final, psicología inversa.

Aspirantes, Josetxo ya tiene sus ingredientes

y podríais empezar a cocinar, si no fuera por un pequeño detalle.

En este reto no vais a cocinar con lo que os dejaron los compañeros.

Claro, ¿ves? -Con lo que nos han robado.

Vais a hacerlo con los 12 ingredientes

que, cada uno de vosotros, ha robado a los demás.

¡Con lo que hemos quitado nosotros! ¡Con apios!

-Eso me pasa por bueno. -¿Ves? Tenía razón.

(TERESA TARAREA) En el supermercado

vais a encontrar vuestro karma en unas cestas con vuestra foto.

Jo, soy más tonta que Abundio.

(AITANA) Ocho apios, ocho apios enormes...

No tengo nada, solo apio.

Apio, agua, aceite y chile.

Aspirantes, contáis con 60 minutos para hacer un plato creativo

con los 12 ingredientes que tenéis en vuestras cestas.

Joder, no tengo variedad. Además, podéis coger gelificantes

y espesantes para hacer un gran plato.

Muy bien. Os jugáis ser los mejores

en esta prueba y ya sabéis que las ventajas

premian el buen trabajo; pero aún hay más...

Hay un importante premio en juego para el mejor del reto.

A ver... Para que pueda ampliar

su formación, nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés,

le permitirá disfrutar

de una experiencia gastronómica en París

de viernes a domingo para dos personas.

¡Madre mía! -¡Yo quiero!

-¡Yo quiero...! -Cuando dicen que hay un viaje

en París que el ganador se va a llevar, o sea,

estamos en el programa siete,

mi número favorito es el siete, tengo que ganar.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Vamos, Josetxo! (GLORIA) ¿Dónde estoy yo?

(MARCOS) Mira, tengo la carne. (ALEIX) ¿Dónde estaré?

(TERESA) ¿Cuál es la mía? (VALENTÍN) Tengo queso para aburrir

(NATALIA) Sí... y yo. (AITANA) Voy a coger espesante.

(JOSETXO) Ya estoy.

Las dejo por aquí... Josetxo ha cogido espesantes...

No sé... Ha cogido dos diferentes.

Alguna cosita técnica nos va a hacer.

Alginato... -Venga, va.

-¿Por qué robé cosas repetidas? Qué tonta.

-Tengo queso... para aburrir. -Oye... tenía las huevas.

-Intolerante a la lactosa me llamaban.

-Arroz basmati...

(AITANA) Menos mal que no robé todo el chile.

Pobre Aitana... "no quiero hacer daño".

A todos le iba quitando el apio bola y, ahora, mira.

Mira, tengo los ocho. -La madre que me compró.

No se me podía haber ocurrido robar otras cositas.

-No sé ni por dónde empezar, no sé por dónde...

(TERESA) No tengo verduras... qué burra soy.

(AITANA) Esto se pela, ¿no?

(NATALIA) He cogido lo más mierdoso que había.

(TERESA CANTA) # Tenía que haber robado más a mis amiguitos. #

Claro... aquí el tema es que entras de malo y robas de todo lo bueno

y como hemos dado el giro, te quedas con lo robado,

esos salen ganando. Será una lección para Aitana.

Hay que ser bueno... (AMBOS) Pero no tanto.

Eso es, eso es... Estoy pensando en hacer...

Como tengo tanto apio, hacer el apio de diferentes formas:

una espuma de apio, gelatina de apio,

puré de apio... un poco de todo, como es lo único que tengo

hay que sacarle provecho, con variedad algo se te ocurre;

pero con todo igual... Tengo ocho apios, dos chiles

y unas huevas, no tengo más.

-Ahora quería la cebolla que me dejasteis en mi cesta.

De verdad... qué poco os he robado.

La que me ha sorprendido, ¿sabes quién es?

¿Quién? Samira.

Si la ponemos la primera a robar, les quita hasta las ganas de vivir.

Les quita las cestas. Y Natalia también está peleona.

Natalia estará contenta, tiene, al fin, su trozo de carne.

Lo que pasa es que esta carne hay que saber utilizar.

Es una carne buenísima, sanísima... hay que cocinarla poco.

Quiero que me quede un trozo... bien mono.

Así... como un entrecot.

-Hala, listo. Josetxo, ¿qué hace?

Me tiene intrigado. Podías haber tenido piedad

que lo has dejado con angulas...

No tienes vergüenza. Alcachofas y queso curado,

tres ingredientes. Josetxo es un campeón.

Es un campeón de "MasterChef Junior",

pero dejadle algún ingrediente más, no tienes piedad ni con los niños.

Eres terrible...

Estoy preparando, con el queso que tengo aquí, un crujiente

y preparo unas alcachofas cocidas,

luego, con eso haré un concentrado de alcachofas para las esferas.

Y con las setas una crema.

(JOSETXO) Son muy pocos, pero voy a demostrar que soy un...

Ganador de "MasterChef".

-A mí me han dejado con tres productos, al final,

yo pensaba que me dejarían más.

Pero me lo tomo... si me han quitado cosas

es porque me ven como rival fuerte y es por ese motivo.

Hoy voy a intentar hacer el mejor plato de todos

para ganar y a ver si voy a París.

Marcos, cómo se va a poner de vino, ya puede hacer una buena reducción.

¿Sabes lo que tiene Marcos? Una olla a presión.

No es la mejor carne para guisar, parece un lomo bajo de potro

se hace como un entrecot. No tiene problemas,

lo sellas bien, lo marcas, lo asas un poco...

Dejas reposar y cortas...

Creo que alguno no sabe qué tiene entre manos.

¿Qué hace Gloria con la carne? Riega la carne con el aceite,

la mantequilla... no sé por qué. Y con esa sartén...

No puedo... Es una manera de atemperar.

Así te la cargas rápido.

Jo, no tengo ni cebolla ni nada.

-Val, ¿qué tal?

Aquí vamos, tía, bueno... -Bien, ¿no?

Creo que bien. Estoy haciendo alcachofas, las estoy confitando

y las voy a rellenar con esféricos de gorgonzola.

No sé si es buena idea, pero...

Echo esto...

Hola, chef.

¿Qué tal?

Intentando innovar, que no quiero ser la abuela...

¿Qué es innovar para ti?

Quiero hacer un tartar, porque esta carne es muy fibrosa.

Quieres hacer un marcado, un marcado rápido

a temperatura alta, ¿no? Sí.

¿Esto es un marcado? Hace una hora que está puesto en el fuego...

Le doy vuelta y vuelta. No entiendo qué haces.

Sabes que tengo una escuela "online", ¿no?

Aprenderías qué es un marcado, qué es un guiso...

Tengo 260 cursos para saber qué es cada cosa

y no hacer el "potipoti mental" que tienes.

Vale. ¿Qué quieres hacer?

No lo sé, todavía estoy... ¡Ah! Todavía estoy...

Que me bloqueas, Jordi.

Te bloqueas solita, ¿eh?

Pero no está fea.

Porque te estoy avisando, con esto harías un plato, mujer.

¿Lo has probado? No, nunca, porque...

Me vas a hacer llorar, no me pongas nerviosa.

Te cuento las cosas y tú...

No, pero tenía una idea y me he bloqueado ahora.

Desbloquéate, anda. Vale.

Arroz basmati con setas, voy a poner un poco de azafrán...

¿Qué pasa aquí, Samira? Bien, aquí.

¿Qué tal vas? Bien, me siento como en casa.

Claro. Cuando le cocino a mi familia.

Samantha me ha dicho: "Ve a ver a Samira, que no llevas cartera".

Porque, claro... Qué mano tienes, ¿eh?

No, conmigo tampoco han sido buenos.

Si hubieses entrado la primera, ¿hubieses robado las carnes?

No, pensaría de otros que la robarían, pero yo no.

-Siempre he dicho que compito de forma sana,

ella no sé de qué rollo ha venido

pero no está yendo por el camino correcto.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

quedan treinta minutos. ¿Oído?

(ALGUNOS) Oído, chef.

Voy a intentar hacer una esferificación,

me la estoy jugando, pero lo voy a hacer.

¡Sale! Sorprendentemente, sale.

Ja, ja, ja.

-Esto está bajando.

-¿Qué tal vas, Aleix? Yo no he arriesgado.

Hay que hacerlo bueno, es lo más importante.

Muy bien. Hola, chef.

Veo que Valentín está haciendo esféricos.

¿Por qué haces ese tamaño de bolitas?

Porque a la confitura le voy a quitar el corazón

y este tamaño me permitirá poner una o dos.

Una bolita más gorda, te daría más hidratación, ¿no?

Esa bolita en una alcachofa... No me voy ni a enterar.

Dos o tres, no; mejor una más grande, ¿no?

Tú mismo, Valentín. Espero satisfacerte.

(RÍE) -Ay, pillín, pillín.

-Gastronómicamente.

-¿Cómo vas, Aitana, hija? -Puf...

Natalia, ¿el potro se hace mucho? -No.

Yo estoy hoy superdesconcentrada, macho.

-Qué bien.

Valentín me pone nervioso, puede hacer un buen plato;

tiene unos esféricos de queso, unas alcachofas confitándose

en el aceite poquito a poco. ¿Entonces?

Porque cuando van a hacer un gran plato

y les sale un... término medio, me cabrea.

Yo, también, estoy preocupada con Marcos;

como no tiene el arroz, su hilo conductor,

va a meterle dieciocho ingredientes.

¡Dios...!

¿Qué tal? Hola.

Por fin carne, ¿no?

Sí, pero... he sido "inteligente" en los ingredientes: arroz y queso.

¿Esto es lo que haces con la carne? No, se me ha pasado de cocción.

Se me ha pasado, la he metido al horno, pero muy pronto.

Voy a repetir, que estoy a tiempo.

Sí, lo he notado al corte.

¡Madre mía! Natalia, imposible comer tu carne.

Lo sé. Seca, dura...

Llevas pidiendo carne desde que has llegado

y te lo vamos a exigir, no te cargues el producto.

Lo sé. ¿Vale?

Gracias.

Ay, la leche.

Ahora me arrepiento de no haber cogido un gelificante para flipar.

Bueno, tienes cazos a lo loco. Ya...

¿Qué pasa, Josetxo? Soy así.

¿Qué haces? Cuéntanos.

Estoy haciendo un crujiente de queso,

tengo unas alcachofas cocidas, tengo esferificaciones aquí.

Como un caviar de alcachofas. Sí. Voy a hacer una crema de setas.

¿También, una crema de setas?

¿Cómo harás el crujiente?

Ahora, le daré la vuelta. Está muy separadito todo...

Es un encaje. Es un encaje maravilloso.

Ahora...

¿Puedes con ello? Sí.

¿O me pongo el delantal? No, hombre, no hace falta.

A ver cómo acaba. Josetxo, dale, pinta bien.

¿Me dejas la trituradora, porfi? Si no la vas a usar.

Gracias. -Toma, corazón.

El que mejor va es Josetxo. Va muy bien.

Tiene las ideas claras, es ordenado...

¿Sabes qué es importante? Saber qué hacer.

Sí. Y él lo tiene claro.

Lo importante es tener las cosas claras y esa templanza.

Y no dudar, parece mentira que tenga once años.

Es increíble cómo contesta, cómo está tranquilo.

Mira que hay gente mayor que deberían usar más el coco,

Josetxo es el único que ha sido fiel a su idea

con lógica, con coherencia, con sentido común, es importante.

¡Aspirantes, últimos tres minutos!

(ALGUNOS) ¡Oído, chef!

Me ha descentrado mucho el chef.

¡Ay, qué bien! Estoy contento, por fin.

¿Ahora justo?

Cuéntame qué estás haciendo con el apio, apio, apio, apio.

Estoy haciendo apio con apio, pero en diferentes formas.

Qué irónica es la vida. Sí.

Tú quitando el apionabo y a ti te dejan el apionabo, ¿eh?

Soy más tonta que Abundio. Tenías las huevas de trucha

y las he mezclado en una cremita, voy a ponerle apio confitado,

unas "chips" de apio y haré una espuma con el sifón,

un poco, todo de apio.

No sabía que se podían hacer tantas cosas con apio.

Y un aire de apio, que no te lo he contado.

Digo: "Algo me falta". Le he puesto un poco de chile.

Suerte con tu apio. Muchas gracias,

a ver si os gusta el apio, como no os guste...

Pinta maneras. ¡Muchas gracias, Pepe!

No os imagináis lo que está haciendo Aitana.

Texturas a lo loco. Todas las que pueda trabajar.

El festival del apionabo.

Espero que le guste a Jordi, porque si no...

Ten piedad de nosotros.

¡Aspirantes, último minuto!

Me ha sobrado un minuto, no me lo creo, estoy alucinando.

No me lo puedo creer, alucinando estoy.

-No me voy a complicar la vida más, es innecesario.

-Ahora sí.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Me han salido las esferas bien, me he venido arriba,

pero cuando ha venido Jordi ha sido quien me ha ayudado

a ponerle coherencia,

le he dado una vuelta más y... Y "chimpum".

Si quieres convertirte en un auténtico "masterchef",

en la Escuela MasterChef "online" encontrarás una gran oferta;

técnicas, trucos, cocina internacional

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos para sorprender a familia y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef "online".

Aspirantes, comienza la cata pero, antes, vamos a empezar

por el plato de Josetxo.

Bueno... qué evolución, Josetxo.

Son unas alcachofas cocidas, con un toque de horno,

tiene una crema de setas,

unas esferificaciones de alcachofas y aceite,

y, luego, un crujiente de queso.

Tiene muy buena pinta. El emplatado es fino.

Sí.

Alcachofitas... Me interesa la crema de setas.

Vamos a ver, Josetxo, la alcachofa está bien cocida, perfecta,

la crema de setas está gustosa, la teja de queso... ¿Qué te digo?

No hay que complicarse para hacer algo perfecto, rico y sabroso.

Tiene mucho mérito hacer algo sencillo, esencial...

Está rico, bien resuelto; impecable.

¡Sí, señor!

Que vengan los "juniors" a darnos un repaso es tristísimo,

le dan tres ingredientes y hacen un plato

y nos da la vuelta a nosotros, que tenemos de todo.

Pero, chico... Por algo ha ganado.

Aleix, Teresa, con vosotros empezamos la cata.

Teresa, ¿cómo se llama tu plato?

"Potrillo de monte".

Es carne de potro y he hecho un arroz

con las setas estas, las angulas de monte.

Yo creo que está rico. Vamos a probar.

A ver qué decís. Sí, probadlo.

Teresa, has hecho lo justo pero está muy bien.

Una pieza de carne bien puesta; bien marcada, sonrosada,

como tiene que ser esta carne; una salsa mediobuena;

el arroz es buena guarnición.

No es el plato creativo que pedimos pero tenías pocos ingredientes.

Prefiero algo bien hecho, que un plato pretencioso mal hecho.

Yo te felicito. Gracias. Ay, gracias, qué bien.

El punto de la carne es bueno, la guarnición no es espectacular

pero está rico, todo tiene sabor. Simple pero rico.

Gracias, chef. Me alegro de que te reconciliaras

con todos los bichos de la fauna ibérica,

pero está perfectamente hecho, sonrosado, perfecto y tal;

me chirría el arroz pero la carne está fenomenal,

y el aprovechamiento, también. Gracias, chef.

A mí me ha encantado el plato. -Ay, qué lindo.

La carne estaba en su punto,

el arroz puede que estuviera pasado pero estaba muy rico.

Muchas gracias, Josetxo.

Aleix, nombre de tu plato.

Estoy satisfecho, la carne no se me da muy bien,

creo que el punto es bueno y la salsa creo que está bien.

Vamos a probarlo. Vale.

Vamos a ello. Coge por ahí.

Voy a coger este.

Aleix sabes que siempre te digo que lo presentas todo muy bonito,

pero a la hora de probar el plato te llevas un disgusto.

Me he llevado una gran sorpresa al probar tu carne.

Me ha gustado mucho. Muchas gracias.

Qué bien. -Gracias.

-A mí me ha encantado el emplatado, la salsa está muy bien,

quizá, le falta sal pero está buenísima.

Genial, muchas gracias.

Sabes que te quité la etiqueta de caballo ganador;

no veía una evolución, veía altibajos,

veremos si esto es un "alti", porque has hecho igual que Teresa,

pero un poquito más. Hay estética, hay sabor,

hay una salsa buena, la guarnición no chirría.

Quizá, no eres el caballo ganador, pero sí el potrillo.

(Risas)

Ay, Jordi, tío, cómo te quiero.

Natalia, nombre de tu plato.

"Transparencia".

Aparentemente, ves lo que hay, hay un triste lomo

hecho a la plancha, poco hecho, y un arroz blanco debajo.

Y lo de arriba es aguacate, ¿a lo mejor?

He mezclado lo que tenía, la mostaza y el aguacate.

Vinagreta sólida. ¡Caray...!

Bueno, Natalia, es un plato... justito;

no es el mejor arroz, no es la mejor cocción de la carne,

está hecha a la plancha pero los cortes no son buenos,

falta un poquito más de alegría, es muy básico.

De acuerdo. Queremos que la gente evolucione

y que se lance al vacío, inventarse algo rico y diferente.

Esto no vale nada. De acuerdo.

No entiendo el concepto "transparencia",

veo, justamente, lo contrario. Has empezado a trabajar enfadada.

Muy enfadada. Enfadadísima.

Cuando cocinamos cabreados es como decir: "No es mi día,

cocino y no me funciona nada". Totalmente.

Pensaba que siendo sencillo estaría mejor de lo que está.

Hum...

Me ha dolido tantísimo el comentario de Samira,

porque soy una persona muy fría mentalmente,

lo único que me vale es mi tranquilidad mental

y me la ha alterado. Si es lo que quería, lo consiguió.

Carlos, nombre de tu plato.

"Potro a la salentina". ¿Eso cómo va?

Como tiene gorgonzola, que es italiano... por eso.

Como es medio italiano, hila mucho con el producto italiano.

Vamos a probar.

¿De dónde has sacado el picante?

Le quita sabor a la carne. Debe tener sabor.

No sabemos si comemos pollo, ternera, potro, cerdo...

¿Pica? Un poquito.

Toma.

El chile, ¿no? Me gusta el picante.

Había un pimento rojo, que no había probado nunca,

y eché el pimiento entero...

¡Ah! En la salsa hay mucha grasa

y no notas el picante. Pero, luego, sí.

Al ratito, te da un bofetón que te deja fulminado. Uf...

La salsa estaba picante, pero bueno, estaba rica.

Qué bueno es Josetxo. Sí.

Carlos, me estoy empezando a preocupar mucho contigo.

Porque te veo más obsesionado con lo que pasa

entre si voy a ganar, si me pico, si este piensa, si este dice,

que en evolucionar con tu cocina.

Por lo menos, no has destrozado el potro,

pero tu plato es muy flojo.

Con este plato no llegas a la final ni en broma.

Qué pena, parecía que tenías las ideas claras y, luego...

Te quedas muy corto.

No me encuentro, hay días que no te encuentras,

por lo que sea no te encuentras.

¿Estás bien? -Sí.

¿Quieres un abrazo? -Estoy bien.

Aitana, termina el plato.

Le voy a echar una crema de, cómo no, de apio,

con unas huevitas, por eso tiene ese color.

Otra textura es la... -No le des tanto, Aitana.

Me va a salir a todo...

¡Epa ahí! Se me ha chuchurrido.

Y, luego, el aire, que es aire de apio.

Jo, qué feo ha quedado. Antes estaba bonito.

(RÍEN) Ya traía algo de casa.

No he sabido darle otra forma.

Nombre de tu plato.

"Texturizando con mi fiel amigo apio".

"Texturizando con tu fiel amigo apio".

¿Sabes qué pasa? Como no tenía más ingredientes, hice texturas.

He hecho seis cosas diferentes.

¿Qué te parece, Josetxo?

¿Quieres probar un poquito de apio, Josetxo?

Un muchito de apio.

-No tenía más, coge una "chip", es lo más rico.

Aitana, tu plato no es solo feo, además, está malo. Mira...

No me voy a París.

Creo que se tiene que dar muy mal para que vayas a París.

Te falta en cocina, todos los defectos de tu plato:

severidad, pensamiento... La ejecución es de alguien

que no lo piensa y va corriendo, de un lado hacia otro.

Tienes razón. Pues sí, Aitana.

Cuando hacemos texturas, queremos que se noten, y eso tiene valor;

si todo tiene la misma textura, que es... "chof".

Y batiburrillo, me he dado cuenta al emplatar.

Tiene mérito porque tenías una idea pero el resultado es malo.

Valentín, nombre de tu plato.

Si la valoración es buena "Recuerdo a México".

¿Y si es mala?

Si es mala, diré alcachofas confitadas

con aguacate y textura de queso.

Vamos a probar, ¿no?

Son parecidas a las que has hecho, Josetxo.

¿Te ha copiado? ¿Dices que te ha copiado?

No. Me lo has dicho, ¿eh?

No he dicho nada eso. A mí me ha gustado más el tuyo.

Estéticamente. Sí, el suyo es una pasada.

El mío es, un poco, a lo mejor, tabernero.

Yo solo comía leche con galletas.

Josetxo, ¿qué te parece?

Me ha gustado mucho el plato, pero tiene sabores muy fuertes.

Vaya...

A mí me ha gustado tu plato. Gracias.

Pero al probarlo me gusta menos. Vaya.

Hay una hierba muy intensa. ¡Y el queso!

Y el quesazo es muy potente. La idea es buena;

me gusta la combinación de alcachofa y aguacate,

pero me gustaría más respetando sus virtudes.

Funciona bien el aguacate y la alcachofa, bien cocidas,

el trabajo es minimalista, pero ha faltado un punto de finura.

Los jueces me exigen más porque ven más potencial en mí.

Prefiero que me exijan más a que me exijan menos.

Samira, ¿cómo se llama tu plato?

"En el bote pequeño está la buena confitura".

Le he puesto ese nombre, porque mi abuelo me decía

que "en el bote pequeño está la buena confitura".

¿Es una respuesta a la frase de Carlos?

Él dijo que el veneno va en frascos pequeños...

Un poco, porque lo veo injusto, yo no he hecho nada a nadie;

cuando veo algo que no me gusta soy de decirlo,

pero, parece ser que, si lo digo es peor, entonces...

Prefiero centrarme a lo que he venido a hacer.

Por favor, céntrate en la cocina. Sí.

¿Vale? Vamos a probar.

Fatal...

Samira... tu plato es durito.

Sí. Es durito, es un amasijo.

Fíjate que es difícil no encontrar el sabor puro de la alcachofa,

pues aquí, se lo has quitado. Está relleno de algo no que sabe...

Un plato, Samira, durito.

"En el bote pequeño está la buena confitura",

y, también, el veneno; hay mucho mal trabajo.

Creo que el tiempo que has dedicado a pelearte y a sacar la porquería,

deberías haberlo dedicado a hacerlo bien y a confiar en ti.

Has cocinado derrotada.

El resultado de cocinar derrotada es este.

(SAMIRA SOLLOZA) La guerra está aquí.

La confianza, las ganas de luchar, de demostrar,

de hacer algo importante en "MasterChef" están aquí.

Dedícate a hacerlo bien, a sacarte partido

y a no pensar en tonterías.

No me creo sus lágrimas de cocodrilo.

Lo siento, soy una insensible

y, quizá, sea un cordero con piel de lobo.

Marcos, antes de empezar la valoración;

¿qué no aprendiste el día del azafrán?

No hay que echar tanto, se me ha escapado.

Nombre del plato. "Infierno rojiblanco".

Es que os delatáis. Sí, yo me delato.

¿Por el Atleti o por quién lo dices?

He cocido la carne con el vino y esta carne no se puede cocer.

Y lo sabías. Sí.

No me sirve de nada lo que me dices.

Es que es gratis.

Sabes el error, la metedura de pata...

Otra vez. Pero la pones igual. Vale.

¿Esto es...? Es un guacamole.

¿El emoticono de la caca? Se me ha oxidado.

¿Eso es guacamole? Pensaba que era puré de setas.

(TODOS RÍEN)

Me estaba asustando. -Está debajo.

Si quieres hacerlo igual de mal no lo consigues.

Qué bestia. Qué desastre.

Uf... Está fatal.

Marcos, tu plato no merece ser probado.

Sí, está claro.

No comas eso. Un desastre.

¿En qué estabas pensando para hacer las tres cosas tan mal?

Pues, no lo sé.

Ahora sí te diré que te saco del arroz y estás perdido.

Veo ese plato y no me reconozco como cocinero, me reconozco como...

Como un desastre, un caos.

Gloria, te toca a ti, ¿cómo se llama tu plato?

"Potro acompañado de dos quesos".

Tenías buenos ingredientes. Sí.

Y te hemos visto cocinar inquieta.

Bloqueadísima. Insegura.

Te hemos dicho que no queremos que hagas un guiso,

que des ese salto de potro.

Me he bloqueado cuando se ha acercado Jordi,

creía que lo estaba haciendo bien porque estaba marcando la carne,

sé que tiene que quedar rosada por dentro...

No sé, tenía unas cosas, pero, luego...

Lo que quiero que sepas, Gloria, es que estéticamente veo evolución.

Gracias. A ver cómo sabe.

Gracias.

Gloria, es un plato de cinco, un cinco justito, ahí estás cómoda,

como llevas muchos programas, me gustaría ver un plato de siete,

que des un salto y decir: "Está es mi Gloria".

Te he faltado ese poquito de orden, ese poquito de salsa,

algo que una todo, que tenga un sentido...

Vale. Me voy a esforzar muchísimo

en leer, en ver fotografías, estudiarme bien las técnicas...

A ver si en vez de dar un paso así, puedo dar un paso así.

Aspirantes, la cata ha terminado, es el momento de deliberar;

pero antes, vamos a despedir a este maestro, a Josetxo.

Cuando quieras vuelve y dame un abrazo.

(ASPIRANTES) Adiós, Josetxo.

Conocía a Josetxo de verlo en la final, en la tele,

me ha sacado mi lado más paternal. Me he visto ahí con el niño... ¡Ay!

Vamos a deliberar.

(SUSURRAN)

(SUSURRAN)

Lo tenemos ya, ¿no? Venga.

Os hemos pedido creatividad; algo espectacular, sorprendente.

Queremos destacar el trabajo de dos aspirantes.

Bueno, ya veremos.

Marcos, Aitana, un paso adelante.

Joder... La peor... Qué vergüenza.

Queremos destacar vuestro trabajo pero no para bien.

Qué vergüenza.

Aitana, te hemos visto trabajar mucho,

pero has ido a librar a tus compañeros del apio

y no has sido capaz de sacarle partido.

Sí. Un desastre.

Marcos. Lo mismo o peor.

Tú has cometido todos los errores posibles en un plato.

Te has cargado un producto tan noble como la carne de potro.

Sí. Y la salsa, que era terrorífica.

Un mazacote. Oído, chef.

Dicho esto, os hemos recordado que el buen trabajo se premia,

se premia con ventajas; y vosotros os habéis quedado

a años luz de hacer un buen plato.

Tanto que os merecéis, ahora mismo...

¡No me fastidies! ¿En serio? -No...

Te fastidio, sí.

Los delantales negros que luciréis en la prueba por equipos.

Joder...

Pase lo que pase en la prueba de exteriores,

aunque vuestro equipo tenga el delantal blanco,

vosotros os jugaréis la eliminación.

Oído, chef. -Vale.

El delantal negro no lo esperaba y que me pongan la peor es como...

Qué vergüenza, no hay por dónde salvarme.

En cambio, ha habido tres aspirantes

que han destacado sobre los demás en esta prueba, y para bien;

han elaborado platos originales y ricos,

han sabido sacarle partido a sus ingredientes.

Por favor, que den un paso adelante Aleix, Valentín...

¡Bien! -"Chiquitiqui".

Y Teresa. (ALGUNOS) Bien.

Enhorabuena, sois los mejores en este reto.

Muchas gracias. -Qué bien.

De los tres, el mejor ha sido...

¡Aleix!

Me estoy viendo bastante bien, he encarrilado lo que me han dicho,

voy con otra marcha; aprender más, escuchar mucho más

y con la mentalidad de llegar a la final, es una competición.

Disfrutarás de una ventaja en la prueba de exteriores

y para ampliar tu formación, nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés, te permitirá disfrutar

de una experiencia gastronómica en París, de viernes a domingo,

para dos personas. Guau.

¿Con quién vas a ir?

Me voy con mi madre, porque es mi vida entera.

Qué mono. -Creo que le va a gustar.

Fuimos cuando tenía con cinco años y no hemos vuelto.

-Qué lindo.

¿Contento?

Mucho, mucho. Necesito estar con ella.

Es la persona que, realmente, llevo en el corazón, llevo muchos,

pero me ha enseñado los valores, la actitud...

No lo dudo, me voy con ella, porque la amo.

¿Preparados para la prueba por equipos?

(TODOS) Sí, chef. La exigencia va a ser máxima,

los comensales esperan mucho de vosotros,

de lo que hagáis dependerá el día más importante de sus vidas.

¿Bodas? -¡¿Qué?!

¿Bautizos? ¿Comuniones?

Si lo hacéis mal, dejaréis mal a uno de nosotros.

El "catering" de Samantha.

Viajamos hasta Pedraza y colarnos en el corazón de Samantha.

Esta bonita villa medieval es su segundo hogar

desde que tenía cinco años.

Todo empezó cuando el decorador Paco Muñoz

visitó Pedraza hace 65 años.

Quedó tan fascinado por la belleza de estas calles

que se compró una casa y convencí a su mujer para mudarse.

Esa mujer era Sabine, la madre de Samantha.

En esta tienda, De Natura, compartieron durante 40 años

su pasión por la decoración y con la fábrica de estaños

demostraron su respeto por el trabajo artesanal.

Aspirantes, bienvenidos. Hoy es un día especial para mí,

porque la historia de Pedraza es la historia de mi vida.

He vivido tantos momentos bonitos en este pueblo

que hace siete años dije: "Tengo que compartirlo".

Por eso, decidí transformar la tienda de decoración

de mis padres en un espacio de celebraciones.

Porque la felicidad hay que celebrarla,

¿o no es así, aspirantes?

(ALGUNOS) Sí, chef.

Preparaos, aspirantes, porque aquí va la prueba...

Ay, Dios...

Tendréis que cocinar un menú de boda.

Huy. -Muy bien.

Lo haréis para tres futuros matrimonios,

tenemos, como comensales, a tres clientes de Samantha;

están aquí para degustar el menú que han elegido,

y lo harán acompañados de sus familiares y amigos.

Cocinaréis para 18 comensales que esperan encontrar en su mesa

un menú con una ejecución perfecta.

Claro. -Claro.

Imagino que entendéis la responsabilidad que implica.

(NATALIA RÍE) Totalmente.

Ahora mismo estoy pensando en mí y digo...

-¿No te fiarías de nosotros?

-Eh... no lo sé.

¿Tú has hecho tu degustación?

No, la tengo más adelante.

Realmente, la tenía antes pero no me fío del criterio de Beli

y le he dicho que, por favor, lo posponga.

Una pequeña advertencia; Aitana, Marcos,

los delantales negros que lleváis puestos

marcan vuestro destino esta semana,

pero si algo quedó claro con Eneko Atxa,

es que los retos os sientan de lujo;

por tanto, hemos decidido que vais a ser los capitanes.

Muy bien, muy bien. Sí, Aitana.

Pensaba que iba a ser Aleix. ¡Qué guay!

Eso sí, capitanes, no vais a formar equipos,

ese privilegio le corresponde a Aleix, por haber sido el mejor

de la prueba anterior. (ALGUNOS) Muy bien.

Empezarás formando el equipo de Marcos.

Con Marcos se va a ir Teresa, porque son amigos y lo harán bien.

Perfecto. -Se va a ir Carlos,

porque son el dúo y tienen que ir juntitos.

-Somos el Dúo Dinámico, ya me cansa.

Quiero ser Carlos, Carlos de Sevilla,

el que va a por todas, que me empiecen a valorar por mí.

Se va a ir Natalia, porque es como su mano derecha;

y voy a mandar a Samira para que arreglen los rifirrafes.

Por tanto, vosotros, Valentín, Gloria y Aleix,

formaréis el equipo, junto a Aitana de capitana.

Contaréis con un aspirante menos en vuestro equipo.

Choca, capitana.

Qué nervios.

Voy a demostrar que valgo para capitán

y no dejaré que haya conflictos.

También, me considero un líder.

Ha llegado el momento de descubrir qué menú de boda ha hecho Samantha.

(LOS ASPIRANTES SE SORPRENDEN)

Cuatro platos. -Qué currada.

Cada equipo cocinará un menú completo de cuatro platos.

Esta es la selección de Samantha para el equipo Azul.

Consiste en un entrante, ceviche de corvina.

Un primero, coca de atún rojo, berenjena ahumada y limón.

Un segundo, taco de solomillo de ternera

salsa de colmenillas y patatas salteadas.

Qué bueno. Y un postre, tarta de fresas.

Qué bonito. -Qué rico.

Qué bueno. -Buenísimo.

El equipo Rojo tendrá que preparar...

Madre mía. -Qué bueno.

Ensalada de codorniz escabechada. Uf...

Lasaña de verduras. Hum...

De segundo, lubina salvaje con salsa de hinojo,

puré apionabo y tirabeques.

Joder, el apionabo. -Me gusta el apionabo.

De postre, chocolate con aceite de oliva.

Qué bueno. -Qué rico.

Como veis, aspirantes, los dos menús llevan mi esencia;

recetas sencillas con una elaboración de diez.

En una boda, los novios tienen que tener la seguridad

de que todos los invitados comerán bien;

por eso, yo siempre apuesto por sabores tradicionales,

así, nunca falla.

Ojo, jamás debemos ofrecer en una degustación

un plato que, luego, no seamos capaces de reproducir

para trescientas personas.

Aleix, por haber sido el mejor, tienes otro gran privilegio.

Decidir qué equipo cocina cada menú.

Empezamos por el azul. Pues Aitana.

Bien. Por tanto, tú, Marcos,

serás el capitán del equipo rojo. Sí, señor.

Aspirante, si algo caracteriza a mis bodas,

es que siempre están llenas de sorpresas.

Miedo me da esa campana de ahí.

¡Un delantal blanco! -¿Blanco? ¿Para quién?

Porque viene otra persona.

Hoy tenemos... ¡Repesca!

(GRITAN CONTENTOS)

Adelante, los exaspirantes de la séptima edición

de "MasterChef":

¡Jeancha, Sara,

Alicia, Laly,

Osiris y Carmen!

(CARMEN) Me hace mucha ilusión volver a ver a mis compañeros.

Me apetece más ver a Natalia. Me ha dicho Natalia:

"¡Por tu madre, déjate la piel!"

Ha sido como... Sí, sí, sí.

Exaspirantes, bienvenidos de nuevo a "MasterChef".

No os quejaréis de una repesca en el sitio más bonito del mundo:

en mi querido Pedraza. Precioso.

Os adelanto que hoy nos vamos de boda.

"Oh, my God!"

Y vosotros os vais a encargar de la recena.

¡Oh, qué rico! ¡Me encanta! -La recena.

Al resopón.

Las bodas de Samantha tienen fama de acabar

casi a la madrugada y por eso los novios

siempre quieren dar una recena o resopón.

En este caso, la receta consiste en migas con chorizo y huevo frito,

sopa de ajo con huevo escalfado,

sopa de cebolla con hojaldre,

patatas revolconas con torreznos,

patatas a la riojana y albóndigas

con tomate y patatas paja.

¡Madre mía! La recena extensa, eh.

(LALY) El que sean platos tradicionales

no significa que sean fáciles.

Voy a poner empeño, voy a poner atención

para que se vuelva a abrir la puerta de "MasterChef"

y yo vuelva a cocinar.

Aleix, parece que hoy es tu día de suerte,

porque todavía te queda un privilegio más

por haber sido el mejor.

Dispara. Vas a distribuir las elaboraciones

entre los exaspirantes. Vale.

Con alegría. Empezamos por las migas

con huevo frito.

Las migas se las voy a dar a Laly.

Puede haber hecho bastantes y se le puede dar bien.

¿Y la sopa de ajo es para...?

Para Jeancha. Porque me apetece.

Sopa de cebolla...

A Sara. No sé si habrá hecho muchas.

Y si no ha hecho...

-Las haré. -Va a tener que hacer.

Las patatas revolconas.

Se las daré a Osiris porque creo que en su bar

puede haber hecho algún tipo de patata revolcona.

Se les pueden dar bien.

(Risas) La cara de Osiris es un poema.

Venga. Patatas a la riojana.

Se las voy a dar a Alicia.

Porque creo que las patatas van con el vinito.

Le pueden gustar. -Me gusta el buen vino. Sí.

Por tanto, las albóndigas... Para Carmen.

Carmen sabe guisar bien. Es buena cocinera

y va a hacer unas albóndigas muy buenas.

Creo que sí, que mis albóndigas están buenas.

Estoy feliz, con muchas ganas.

Lo que pasa es que estoy guardándolas

para darlo todo en el cocinado.

Disponéis de 50 minutos para preparar 18 raciones

de cada uno de los platos de la recena.

Y vosotros, aspirantes, 105 minutos para elaborar

los cuatro platos del menú degustación.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Pues ahora sí, comienza la repesca

de la séptima edición de "MasterChef".

Coged vuestros delantales y salid pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno... ¡Vámonos!

¡Vamos! -¡Venga, vámonos!

¡Venga, venga! ¡Vamos!

¡Vamos, chicos! -¡Vamos!

¡Vamos, vamos! -¡Vámonos!

-¡Venga, va, equipo! Equipo rojo, equipo azul,

sé que estáis deseando empezar a cocinar,

pero antes tenéis que conocer un poco más

cómo funciona mi catering.

Muy bien. Nunca hago dos bodas iguales.

Todas son personalizadas al milímetro.

Os voy a pedir una presentación

y una vajilla distinta para cada pareja.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Estarán aquí degustando su menú de boda

Marta Verona, ganadora de la última edición

de "MasterChef" y su novio Nacho. ¡Qué fuerte!

Sofía y Víctor, nuestros queridos "alcaldes".

¿Los "alcaldes" también? ¡Pero cuántas parejas!

Y Bibiana Fernández.

(GRITAN CONTENTOS) -¡Qué guay!

A mí me tiene preocupado

porque todavía no nos ha dicho con quién se casa.

Preparaos porque vuestros 105 minutos

de cocinado comienzan en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Vamos, chicos! ¡Venga! -¡A por todas, chicas!

Natalia, te ayudo con la ensalada de codorniz.

-Vale. Ve echando aceite. -Vale. Oído.

Para el escabeche del entrante,

Natalia marca las codornices

que cocerán en vinagre junto con las verduras.

Natalia. -Dime, corazón.

-¿El menú de tu boda cómo es? -Lleva cuatro platos.

-Puedo ir a hacértelo.

-Prefiero que vengas a comerlo. -¿Sí?

Sí.

Carlos horneará berenjenas y calabacines para la lasaña

que después acompañará con salsa de tomate.

El apionabo se pela como una patata, ¿no?

Hay que pelarlo como una patata.

Para la lubina con puré de apionabo y tirabeques,

Marcos limpia las lubinas mientras Samira pela

el apionabo para cocerlo.

Cuánto echamos de menos a Aleix, eh.

¿Cómo vais? ¿Bien todo? -Bien. Sí, sí.

Para el postre, Teresa comienza mezclando los ingredientes

del cremoso de chocolate.

Y ahora azúcar 125.

Casi dos meses para tocar esto.

Aleix está contento. Te tenía que haber puesto

con el bizcocho. -Vete a la mierda.

En el equipo azul, Aleix y Gloria se ocupan del entrante.

Mientras Aleix limpia las corvinas,

Gloria le ayuda con el marinado.

Mira, Aleix, ¿te parece bien el corte de fino?

-A ver. Genial.

Cualquier cosa, decidme. -Sin problema.

Valentín comienza limpiando las berenjenas

que tendrá que ahumar para después hacer

el puré que acompañará las cocas del primer plato.

¡Jo, cómo se mueve el peso!

-Estamos muy juntitos. -Por eso tenemos

que ser más organizados.

Para el postre, Aitana empieza con el bizcocho,

que será la base de la tarta de fresas y nata.

¡Oh! Se me ha ido. Se me ha ido.

Vale. ¡Esto va al horno, chicos!

Voy a por las batatas.

(CARLOS) ¡Venga, vamos! -¡Vamos, chicos!

¡Marcos, ven aquí!

Voy. Hola, chef.

Te voy a decir una cosa. Tienes un aspirante más

en tu equipo. Eso en mi pueblo... Es más ventaja.

Es una ventaja importante.

Así que lo vamos a tener en cuenta.

Con lo cual, cúrratelo bien

y poneos las pilas. Perfecto.

Carlos, ¿esto qué es? Haré un sofrito.

Después cuelo el tomate. Lo haré de una forma...

Para cambiar el plato, le daré sabor.

A mi lasaña de verduras

le vas a dar un toque personal. Sí.

Mejorar lo tuyo es imposible, pero a ver si nos acercamos.

A ver lo que haces. Vamos. Os dejo.

Pero, por favor, corred. ¡Vamos!

Marcos, salen por orden. Primero, segundo y tal.

¿Ayudo con el primero y dejamos el postre para más tarde?

-Sí, sí. Vamos a dejar el postre. -Vale.

Hola, chef. -La mantequilla está durita.

Hola, Samantha. Capitana. Para mí es

importantísimo que aquí hoy los menús estén

perfectos. Espectaculares.

Quiero que los comensales se queden supercontentos

y que la gente pueda ver lo bien que se come en mis bodas.

Vale. Puedes ser más exigente.

Ya lo sé. Además, es lo que más miedo me da.

Tú puedes, pero espabila y házmelo perfecto.

Venga, hecho, chef. Sin fallos.

Sin fallos. Intentaremos.

Me voy.

Primero, ¿qué has metido? -El huevo.

-Primero la mantequilla. -Con el azúcar.

A ver. El bizcocho ya voy tarde.

¡"Tiqui tiqui tin"!

He llegado el momento de repartir equipos.

Venga. Así que he guardado

en estas dos bolsitas unos ramos.

Hay uno rojo y uno azul.

Empiezas tú, Pepe. ¿Cuál quieres? Este mismo.

Es que lo has guardado con tanta delicadeza...

Precioso. ¡Oh, el rojo!

El ramillete azul. ¡Oh, el azul!

Pues venga, a meter caña en cocinas

en tres, dos, uno. ¡Ya!

Jordi, esto nos lo bebemos tú y yo en un pispás.

¡Vamos, equipo rojo!

Samira, hay que sacar los lomos. -Vale.

Y la espina hay que guardarla para hacer el fondo.

Perfecto. ¿Vale? -Vale.

Es que esto es más grande que yo. En serio.

Teresa, ¿cómo vas con la escarola? -Sí, sí.

La voy a poner aquí para que no esté fofita.

(CARLOS) ¿Qué estás haciendo, Marcos?

-Organizando aquí. -Ve haciéndome la bechamel aquí,

si no te importa. -Voy.

Le pones la mantequilla

y vas tamizando la harina. -Vale.

A fuego lento, eh. -Claro. Que no se queme.

Vale. Llega nata. ¿Cómo va el equipo rojo?

Muy bien, Pepe. Nata no.

¡Uh!

Parece las calderas de Pedro Botero.

¿Qué estáis haciendo? La codorniz en escabeche.

También te diré una cosa.

Que como a tu boda te lleves a Samira

a que te limpie el pescado, ya puedes llevar kilos.

Samira, ¿te ha hecho algo el pescado?

Le quiero quitar la cola, pero no puedo.

Hay que hacer el "fumet". Bueno...

Vamos a ver, Marcos. ¡Voy!

¿Por qué le das el pescado a Samira,

que veo que no lo hace bien? No.

Estaba yo primero con el pescado,

pero para sacar primero la ensalada, me he ido para allá.

Marcos, hay cosas que no pintan bien. Solo te digo eso.

Haz lo que tú creas. Cuidado con ese aceite.

Se nos va a quemar. Huele como a quemado.

La mantequilla se ha quemado. Se ha quemado.

Lo que faltaba. Hemos quemado dos o tres catedrales

pero nunca un salón de bodas. Tenía que ser una la primera.

¡Carlos, prende fuego ahí!

Yo no he sido. Ah. ¿Tú no has sido? ¿Quién?

He sido yo. Me voy.

¿Crees que así las dejamos

o probamos a cocer primero y luego cortar?

No. Creo que así están bien, pero menos cocidas,

porque si no, se deshacen mucho. -Vale.

¿Necesitas que te eche un cable?

Bastante tienes con el bizcocho.

Va un poco retardado. -Con esta lima

tienes cuatro limones y cuatro limas. ¿Vale?

¿Qué estás cortando ahora? -El ceviche.

Voy a meter el primer bizcocho al horno.

Valentín, la berenjena ya está. -Vale.

¿Cómo lo veis? ¿Os huele mucho a vinagre?

-Huele. -Huele bien a vinagre.

Tere, ¿cómo llevas el postre?

Lo dejamos para después porque saldrán por orden.

-Vale. -En cuanto salga el primero,

me pongo con el postre. -Marcos, me voy a poner

con la pasta "wonton".

-Vale. -¿Cómo la hago?

¿La pasta "wonton"? -¿Cocida o al vapor?

-Va al vapor. -Cocida.

-¿Seguro? ¿No va al vapor? -No. Vapor no.

Vale, chicos. Habría que ir seleccionando

el plato del primero. -Vale.

A ver, para los primeros...

Yo cogería a Marta, que es muy romántica,

este de diseño. Y, en cambio, los "alcaldes"

son más modernos, este. -Perfecto.

Pues ahí separados. Venga.

Eso para el primero. ¡Vamos, chicos!

-Esto ya está, la salsita de queso. -Vale.

Esta pasta no la he hecho yo en mi vida.

Aitana. -Dime, Glori.

Eso hay que hidratarlo ya. -Ah, sí. Claro.

Venga, va, equipo. -Hola, chef.

Capitana. Hola, chef.

¿Cómo está el entrante?

Lo tenemos ya casi listo. ¿Qué es "casi listo"?

Tenemos que ponerlo a marinar solo.

Lo tenemos ya cortado y tres minutos a marinar.

Casi lo pondría. Falta poco. Aleix, ponlo ya

porque queda poco. -Voy.

En 15 minutos sale el entrante. Vale.

Yo lo pondría a marinar porque en poco rato

sacamos el plato. Y no tienes mucha marinada.

Oye, equipo azul, quiero el primero ya.

¡Sí, chef! ¡Venga, a correr!

Vale, chef. Oído, chef. ¡Venga!

¿Qué tal va el marinado? -Bien.

Ponte con Valentín. -Vale. Voy a ir viendo

los platos de los entrantes.

¿Tienes alguna idea para poner diferente?

Bibi es dorada. ¿Vale? Marta y Nacho son más romanticones.

-Los "alcaldes", como son cuadrados...

Y les ponemos este plato. -Exacto. Hacemos un cuadradito.

¡Cuidado! -¡Ay, me tiene muy harta esto hoy!

Aitana, esto es berenjena pura. -Vale.

Venga. La lasaña. ¡Marcos!

¡Sí! Prepárate porque ha venido

a supervisar tu menú Marta Verona, ganadora

de la sexta edición de "MasterChef". Adelante, Marta.

Qué guapa siempre, por favor. ¡Hola! Qué alegría verte.

Y aquí, en este sitio tan bonito. ¿Cómo estás?

Muy contenta. Hola, chicos.

¡Hola, Marta! Lo que no esperaba,

es que hace poco que estuviste visitándonos,

que no me dieses allí la invitación de la boda.

Yo te doy la información a cuentagotas.

El factor sorpresa es lo que más me gusta.

Qué bien. Hay un problema en la cocina roja.

¿Me acompañas y les damos marcha? Sí.

Vamos a verlos. Vamos a ver.

Hola, equipo rojo. Hola, equipo rojo.

Aquí traemos a Marta.

¿Queréis probar el escabeche? Debemos. Vamos a probarlo.

Hombre, yo te diré una cosa. Esto no sabe a nada.

Le falta un poco de sabor y estamos

en el catering de Samantha. Está soso.

No sabe a lo que sabe un escabeche.

Esa pizca de vinagre, los aromáticos

de un buen tomillo, un buen romero, laurel.

No me sabe a nada de eso.

¿Puedes tú meterles caña?

Sí. Porque es tu boda.

Ya no lo hagas por mí. Hazlo por ti.

A ver, chicos. Yo creo que necesitamos

que tengas un esquema en tu cabeza

con las elaboraciones y que preguntéis constantemente.

Comunicación. Hoy es trabajo en equipo

y hay que comunicarse bien. -Muchas gracias.

Chicos, suerte. Gracias, Pepe.

Ánimo y eso. Comunicación y trabajo.

Adiós, chicos. -Gracias, Marta.

¡Vamos, chicos! -Ellos están emplatando ya.

(NATALIA) Hay que ponerse con los platos.

(CARLOS) ¡Marcos, vámonos! -Sí.

¿Cómo lo ves? -Muy bonito.

Los "alcaldes" son "minimal".

Ponte con la salsa de solomillo con chalota, nata.

-Estoy en ello. -Échale un poco de brandi

y lo reduces. -Primero las setas

que se rehoguen, las colmenillas.

Equipo azul. ¡Sí, chef!

Vosotros también tenéis visita.

Adelante nuestros queridos "alcaldes" Sofía y Víctor,

aspirantes de la última edición de "MasterChef".

Chef. ¿Cómo estáis?

Muy bien. -La verdad es que bien. Felices.

¿No estaréis pensando

en casaros o algo? Eso dicen.

¿Sí? Que lo que ha unido "MasterChef",

no lo separe el hombre. Exactamente.

Hay una cosa que no entiendo, que hayas elegido

para el día de tu boda a Samantha y no a mí.

Es que a ti te veo todos los días. ¿Y?

Samantha nos hizo un buen precio y nosotros somos de mirar...

Cinco restaurantes tengo.

Es verdad.

No me lo vas a perdonar nunca. No.

Tengo una mala noticia que daros.

El cocinado no va fino. Vamos a entrar

a la cocina azul y les metemos caña,

porque el entrante lleva retraso de tela marinera

y no quiero que pase lo mismo con el resto de platos.

¡Hola! -¡Hola!

Oye, enhorabuena, eh.

-Muchas gracias. -Enhorabuena.

-Este es para vosotros. -¿Ah, sí?

Prueba, a ver si te gusta. -A ver.

A mí me da la sensación que al pescado le falta

un poco de marinado. A ver, equipo azul.

Tenéis que estar emplatando rápido porque va a salir

y ese ceviche está "reguleras".

Cambiad la marcha, solucionadme problemas

porque en cinco lo saco. A este le hace falta más cantidad.

Venga, rápido, rápido. Venga, id al comedor

que voy a encargarme de que el cocinado salga decente.

Gracias. -Muchas gracias.

Valentín, ¿qué ha pasado? -Que le falta, Aitana.

Si no, no estaría yo perdiendo el tiempo.

Venga. -¿Estos son los dos?

Sí. Este es el de los "alcaldes".

Hay que dejar espacio en medio. Vamos.

Te quito esto. Te lo quito todo. -Venga, vamos.

Escucha. Tendría que ser tres elaboraciones

porque son tres novios. -Son tres novios.

(MARCOS) No son tres. Son dos.

-Yo creo que son tres novios. -Son dos.

Queridos comensales, no imagináis

la ilusión tan enorme que me hace que estéis aquí,

sentados en mis mesas y a punto de degustar

vuestro menú de boda.

Pero si me lo permitís, antes de que empiece el servicio,

necesito resolver una pequeña duda.

Bibiana, ¿tu novio no va a venir?

Lo digo porque en tu mesa solo veo amigos.

Los amigos son muy importantes en la vida.

Tú puedes cambiar de novio,

he cambiado muchas veces, pero de amigos no.

Lo más importante es el menú,

el vestido, lo otro... El novio es secundario.

Hoy en día te puedes casar contigo misma.

Pues como en mi casa las bodas son

a gusto del consumidor, solo te diré

que me parece perfecto.

Y ahora sí, ¡que comience el servicio!

¡A disfrutar!

(Aplausos)

¿Qué pasa aquí, equipo rojo? ¿Cómo vamos?

Bien. Vamos a ver.

¿Quién me explica este emplatado?

Como Marta es tan "cuqui", hemos decidido ponerle

un plato como más romántico.

Con flores. Dentro de lo que había, he considerado

que es lo que mejor les va. Este es más romántico que este.

Sí. Este es más contemporáneo, más moderno.

Ah, vale. A los "alcaldes" los veo

con una mente muy abierta.

Oye, y hay otra cosa. Dime.

¿Qué pasa aquí con los platos? Vamos a ver.

Alguien no se está enterando de la película.

¿Ves? Hay tres parejas. Claro. Son tres parejas.

Son tres emplatados, queridas. Oído.

La boda de Bibiana nos falta. Estáis empanados.

Sí, sí. Macho. Nadie se entera aquí

de que tenemos tres pruebas de boda. Venga, fenomenal.

Mira que lo he dicho. Son tres bodas.

Lo he dicho. Es que no se enteran.

¿Cómo emplatamos? Nos falta la codorniz,

que lleva unos lomitos cortados y una pierna.

¡Pues pon! No me lo cuentes. Ya, ya.

Que ya están esperando. Ya.

Venga, vamos, vamos.

¡Ya está esto, eh! Ya tenemos el ceviche.

Listos, chef. ¿Esto está terminado?

Sí. No me interesan nada

estos emplatados. ¿Y eso qué es? Un poco caos.

Bibiana, un poco excéntrico, un poco diferente.

Una línea en medio. Camareros, adelante, por favor.

¡Vamos! Vamos a darnos cera.

¡Vamos, chicos! Seguimos.

¡Venga, va! ¡Vamos!

El equipo azul ya ha salido. Ya estamos. Ya vamos.

Venga, ya vamos. Cuatro lechugas mal tiradas

con trozos de codornices mal puestas.

Una vinagreta cutre y algunos con queso

y otros sin queso.

O sea... De verdad...

Vais a comenzar degustando dos entrantes.

Ceviche de corvina, que lo ha elaborado el equipo...

Y una ensalada de codorniz escabechada

elaborada por el equipo rojo.

Bueno, chicos, vamos a ver.

(MARTA) Faltan unos puntos.

Al ceviche le falta salsita, le falta jugo.

La codorniz está como el periódico.

Me pillaste a la mitad. Yo te quería preguntarte una cosa.

¿Qué pasa con Bibiana? ¿La casamos o no la casamos?

¿Qué le pasa? Cuéntame, Miguel. Tú eres su ahijado, ¿no?

Sí. -¿Tú crees que soy muy exigente?

No. Yo creo que su punto fuerte es la labia.

Un poco la labia, lo que no tengo yo.

Yo creo que es una romanticona.

Y después, eso...

¿Y tú, Santiago? Creo que conoces mucho

a una de sus parejas. Yo conozco a casi todas.

Yo creo que les da miedo a todas. Ese es su problema.

Los tíos siempre tienen el mismo recurso.

¿Qué coño se van a asustar? Hoy no nos hace falta pareja.

¿Qué te parece este menú?

Yo soy más de carne que de pescado.

Pero, en cambio, me parece que, en este caso,

la carne se ha secado un poco. La codorniz la han dejado seca.

Una codorniz en escabeche, que yo la hago divina, jugosa,

con el toque perfecto de vinagre.

Me estoy poniendo mala cuando la estoy viendo.

Está rica, pero está un poco seca.

Y también le falta un poco de salsa al ceviche.

Pero, en cambio, lo prefiero.

Unos tacos de pescado enormes. Son demasiado grandes.

Por sabor, me quedo con el azul.

Muy bien. Muchas gracias.

Pues ahora sí, exaspirante, es vuestro turno.

¡Todos a cocina, por favor!

¡Vamos, exaspirantes!

¡Venga! Vamos, al lío.

-¡Ánimo, chicos! -¡A por ellos, chicos!

Buenas. Vamos.

Os recuerdo que la recena de tres bodas está

en vuestras manos. Si queréis volver a "MasterChef",

ya podéis clavarlo. ¿Está claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

A cocinar en tres, dos, uno. ¡Ya! ¡Al turrón!

¡Vamos, Jeancha! ¡Venga, Jeancha!

¡Ánimo, chicos!

Alicia, ¿estás contenta con lo que te ha tocado?

Por ahora, estoy tranquilita. Ya veremos luego.

Estas pepitas, que no me gustan aquí, fuera.

¿Cómo vas tú, cariño?

Estoy un poco nervioso porque las patatas

tardan en cocer unos 25 minutos.

Me encanta el olor de la cebolla.

Forma parte de mi universo

porque si normalmente lleva una cebolla,

en mi casa lleva cinco.

¿La has hecho alguna vez la receta? -No.

Pero estuve con la tía de mi chica haciendo...

Estuve haciendo una sopa de ajo. A ver qué tal me sale ahora.

¿Y tú, Laly? ¿Has practicado algo? -¿En mi casa?

-Sí. -Sí. Mucho asados.

Ayer justamente hice paletillas al horno.

¿Con el de los "alcaldes"

qué harías? -Más cuadraditos.

El de los "alcaldes" así, perfecto.

A Marta le podemos hacer dos medias lunas así.

Como tú me digas, Aitana.

Aleix, ¿cuántos cachos has cortado?

Uno de ventresca para cada uno y uno de filete, ¿vale?

Necesito un bol, Aitana, para sacar esto.

Échalas , por favor, que se me caen.

¡Cuidado! No las pinches, que se rompen.

Yo pondría ya la "mise en place" prácticamente.

Aleix, márcalo tú porque eres el que mejor conoce

el punto del atún. ¿Te parece? -Sí, claro.

Mira. Ponemos nada más un poquito así.

Así, nada más. Así un poco.

¿Quién está suelto? -¡Voy!

¡Ven para acá! Mira, esto. Vas poniendo.

La salsa la voy a poner yo. -¡Carlos! ¡Carlos!

Escúchame. Sin gritar. Vamos a hacer las cosas sin gritar.

Yo voy poniendo la salsa y tú vas poniendo la berenjena.

-Pero las cosas sin gritar. -Yo me saco de quicio.

Yo también, pero ya está. Nos ponemos nerviosos y es peor.

¡No! Calabacín. Eso es berenjena. ¿Ves como después dices que grito?

-¿Por qué hay tantos platos? -Porque son 18.

Vale, vale. Perfecto.

(CARLOS) La capitanía de Marcos nefasta.

A Marcos déjalo en un parque y su hijo

tiene que cuidar de él. No él de su hijo.

Mejor no hablo, que si no, soy el malo.

Osiris, ¿vas bien? -Yo esto nunca lo había hecho.

Es la primera vez. Voy a intentar hacerlo

lo mejor que se me da.

Me preocupa que se me acaben las cebollas. ¿Y a ti?

A mí me preocupa, quizás, el aceite,

que me salga demasiado grasiento.

-¡Ay! -Ten cuidado. No te quemes.

Me acabo de quemar con una gotita de agua.

Ardiendo. ¡Te reviento!

¿Cómo vas, Carmen? -Aquí, boleando como una loca.

Yo creo que a Samantha le gustará

que entre algún exaspirante suyo.

Así que, qué mejor que yo.

¡Aitana, Marcos! (MARCOS) ¡Voy!

Un aspirante de cada equipo va a salir a sala a servir.

Perfecto.

Así que quiero un nombre y una razón.

Valentín. Porque le veo muy seguro.

La última vez... Por eso mismo.

Porque creo que se ha esforzado mucho en la clase

y le ha venido muy bien.

Yo lo tengo claro, chef. Voy a elegir a Teresa.

¿Por qué? Yo le llamo Teresa "La Marquesa".

Tiene don de gentes y creo que lo hará bien.

Perfecto. Volved a vuestras cocinas.

Comunicad a los implicados y caña por un tubo.

¡Oído, chef! Diez minutos. Venga.

¡Teresa! -Dime.

-Tengo una sorpresa para ti. -¿Qué me dices?

-Te vas a ir a servir a sala. -Perfecto.

Estoy terminando esto. Me falta integrarlo

y ya estaría la crema de chocolate hecha.

Valentín, vas a salir a servir el segundo plato.

-OK. -Ponte a muerte con el diseño

y a freír pitas. Ya están las pitas cortadas.

Bueno, ¿cómo está la coca de atún rojo?

Estoy un poquito preocupadito.

¿Este taco lo queremos así? Sí. La quiero tan gorda.

¿No has pillado la prueba de hoy? Claro.

Prueba de menú. ¿Y tú crees que como cata...?

Te parece mucho. Lo partimos en dos.

¿Qué aliño lleva esa coca? La salsita de berenjena

que tenemos ya preparada. ¿Dónde está?

Aquí detrás. La ponemos en manga y ya la vertemos.

Está un poco densa pero porque lleva poquito.

Me parece que no tiene nada,

aparte de un ligero sabor a berenjena.

Ve poniéndole el queso, Carlos. -Primero bechamel y luego queso.

¿Alguien me puede ayudar? He hecho algo mal.

¿Qué pasa aquí con este plato que vamos a sacar ya?

Creo que la he cagado

con el postre. ¿Qué has hecho?

He hecho una crema inglesa. La he mezclado

con el chocolate derretido, pero no tiene la textura

que tenía el otro. Lo has hervido de más.

Se ha cortado la yema, echas el chocolate

y está todo estrellado.

Ya no queda homogéneo. Voy a hacerlo otra vez.

¿Dónde está la lasaña de Samantha? Por aquí.

¿Esto es? Lo que no lleva son las hojas de pasta.

Lleva abajo nada más.

Es tu reinterpretación.

Es lo que tú entiendes como lasaña de verduras.

Vale. Venga, déjale al italiano que se exprese.

Tengo camareros. ¡Venga, caña! ¡Caña por un tubo!

¡Venga, tenemos que emplatar! ¡Tiene que salir!

Lo que no puede hacer, es no salir.

¡Vamos! Tenemos el atún. Vamos a arrancar una cuenta atrás.

Vale. 59, 80...

¡Ay, Jordi, por favor!

¿Les podéis decir a los camareros para quién es cada plato?

¿Este para quién era? Natalia.

-Para Bibiana. -Para Bibiana, el filo dorado.

Para Bibiana, que lleva el filo dorado. Explicádselo así.

Natalia, ¿los blancos para quién era?

-Para los "alcaldes". -Vale. Nunca me acuerdo.

Estos platos blancos más austeros pueden ir saliendo.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno... ¡Me lo llevo!

¡Espera, espera! ¡El aliño! ¡El aliño!

A partir de ahí.

¡Venga, chicos, el aliño! ¡Vamos!

¡No! Hombre, no.

Llega el turno de los primeros platos.

El equipo azul nos quiere impresionar

con una coca de atún rojo,

berenjena ahumada y limón.

Y el equipo rojo apuesta

por una superlasaña de verduras.

A ver quién gana.

Han estornudado en mi plato.

Es que me están llamando sucia.

A ti te lo han traído muy limpio.

Hola. Buenas tardes.

Con su permiso, sirvo primero a la novia.

Enhorabuena. -Muchas gracias.

Aprovecho para pedir disculpas porque los platos

no están como deberían. Después voy a servir al novio

y luego ya seguimos con el protocolo habitual.

Valentín, no entiendo. Porque tú eres del equipo azul.

¿Y la persona que venía con el plato del equipo rojo

dónde está? Creo que van bastante atrasados.

Os estáis luciendo. Gracias. Nada. Lo siento.

Adiós. Gracias, Valentín.

De aspecto no es muy Samantha de España, la verdad.

Tiene un poco de deditos.

Teresa, vas a servir. Límpiate las manos bien.

Voy, voy. Marcos, tengo la sensación

de que no me estáis escuchando.

Vais por libres. No, chef.

¡Voy, voy! ¡Uf! Vale. Venga, Teresa.

¿Estamos, por favor? ¡Voy, voy!

Ah, parece que viene aquí el primer plato del equipo rojo.

Quiero pedirles disculpas. Lo siento mucho por el retraso.

Espero que sea de su agrado. La novia, por favor, primero.

Les he traído una lasaña vegetal. -Sí.

Con una salsa italiana. -Gracias.

-Espero que les guste. -Gracias.

Venga, empezamos con la lasaña, a ver qué tal está.

Bueno, Marta.

Me parece que has encontrado el amor en "MasterChef".

Pues sí. Sorpresas de la vida. Estaba yo deseando conocer

a tu nueva pareja. Le conocí aquí en "MasterChef".

Me gustó mucho y cuando terminó toda la historia de "MasterChef",

pues mi interés por conocerle siguió y aquí estamos.

¿Qué os está pareciendo el menú? Bueno...

Hay algunas cosas que bien, otras que mal.

O sea, la presentación que han elegido para vosotros,

también os ha gustado. El equipo azul, el ceviche sí,

porque tiene mucho color y mucha frescura.

El resto no tanto. Pero quedan muchos platos.

Están metiendo la pata en cocina, en emplatado, en sabor.

En fin, un caos. Yo estoy que me va a dar algo.

Bueno, Samantha... Y el servicio...

Queda todavía el mundo dulce. Igual lo remontamos.

A ver si es verdad. Ojalá. Ya me gustaría a mí.

¡Vamos, chicos!

¡Vamos, por Dios, dale candela a esto!

A tope. ¡A tope, a tope, a tope!

Esto es lo mejor de la vida.

-¿Los torreznos? -Los fritos.

Carmen, cuéntame. Albóndigas, ¿verdad?

Albóndigas, sí.

¿Cómo lo ves? Está muy rica la salsa de tomate.

Vale. Muy bien. ¡Hombre, Alicia!

¿Qué tal, Pepe? ¡Cuánto tiempo!

¿Acabas de echar las patatas ahora?

Las he echado... No.

Las he echado hace... No están cocidas.

¿Has hecho alguna vez patatas a la riojana?

No. Las he marcado un poco. Cortadas en trozos chascados.

Te costará entonces que trabe un poquito y que quede espesito.

Vale.

¡Hombre, Osiris! Pero bueno. ¿Qué tal?

¿Qué plato hacías tú, Osiris? ¡Hala!

¡Jolín!

Porque es lo que tengo. Torrezno.

Estoy acabando de hacer el puré de patata.

Vale. Me gustan mucho los torreznos.

Eso ya lo tienes ganado, que no es poco.

Ahora la clave está en hacer bien

las patatas revolconas. Las haré bien.

Venga. Voy a marcarlos. Me los vais partiendo.

Vale. Genial. Yo no he cortado en solomillo en mi vida.

Pero bueno... -No le quites toda la grasa.

-¿Has salpimentado o no? -No.

Tienen que estar sellados

muy calientes, muy guay, Aitana. -Sí, sí.

Vale. Los pescados, Samira. -Están aquí.

¡La salsa, venga! ¡Los pescados! Encima del tirabeque.

La "quenelle". -Marcos, ella no puede estar

con las dos cosas. Déjala que ponga los rabanitos

esos verdes y ponte tú, tío. -Toma.

¿Cómo vas, Natalia? -Haciendo "quenelles".

¡Equipo rojo, equipo azul!

¡En cinco minutos sale el taco de solomillo

y la lubina! ¿Oído? ¡Oído, chef!

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

¿Oído, Marcos? Mira Marcos. ¿Te das cuenta?

Marcos, te están hablando. -¿Qué? Oído.

Oído, oído. Aleix, ponte con el emplatado.

Yo voy con la patata. Me das uno y voy con la patata.

¿Cómo va ese taco de solomillo?

¿Se puede probar ya? Sí.

¡Jobar! Lo habéis limpiado a medias.

Has cortado ahí a lo loco. No. A lo loco no.

¿Has quitado las membranitas, todo?

Venga, venga, que lo saco ya.

Venga, va. Aitana, no sé si eres

consciente de que estamos sacando un solomillo...

Con un poco de grasa. Sin limpiar bien.

¡Patatas aquí, Gloria! Esto es un desastre.

No he estado más estresada en mi vida.

Nos lo llevamos, venga. Adiós.

No escatimes. Venga, échale un poco más.

Por lo menos que lleve algo bueno,

la salsa, que está rica. Vale.

Vamos sacando, camareros, por favor.

De verdad, mira... Sale, por favor.

¡Camareros! Este es para Bibiana.

Los platos dorados que veáis, son para Bibiana.

Y estos platos son para los "alcaldes".

El transparente es para los "alcaldes".

Vámonos.

¡Venga, va, va! Acabamos, acabamos.

Me lo llevo, chicos.

Espero que hagáis un postre medio digno,

medio interesante, medio gracioso,

porque lo que he visto hasta ahora,

ha sido terrorífico. Vais de mal en peor.

Venga, capitana. Venga.

Organiza algo. Vale.

No me lo puedo creer. No lo vamos a sacar.

Si es que no nos va a dar tiempo.

Vale. Pensemos en el siguiente, eh.

Falta el postre. Venga.

Vale. Carlos, ¿qué? ¿Cómo va eso? -"Cómo va", no.

¡Vámonos, que nos coge el toro!

A continuación, llegan los segundos: carne y pescado.

En concreto, el equipo azul ha preparado

taco de solomillo de ternera,

salsa de colmenillas y patatas salteadas.

Y el equipo rojo:

lubina salvaje con salsa de hinojo,

puré de apionabo y tirabeques.

Buenas tardes. -Buenas tardes.

Traigo lomo de lubina con tirabeques y crema de hinojo.

-Muy bien. -Espero que le guste.

"Que le guste", de usted. -Y el equipo azul presenta

un entrecot con patatas y salsa de colmenillas.

Muy bien. Lo primero, pedir disculpas

porque el resultado no es

el perfecto. -¿Este?

Exacto. -No pidas disculpas antes

porque a lo mejor me gusta mucho. -El nuestro está fantástico.

(RÍEN)

Ahora, ahora. -Así se vende.

Muy bien, Valentín, Teresa.

Muchas gracias. -Gracias a vosotros.

La lubina es salvaje porque está casi viva.

-Casi está viva. -La mía está nadando

ya en el plato. -Muy dura.

-Eso es ceviche, del primero.

Bueno, Víctor, conociendo lo perfeccionista que eres,

me da miedo preguntarte.

A mí me da miedo responder.

Sé sincero. Está cruda.

Está muy crudo, es lubina salvaje.

-No sabemos si es ceviche o lubina, creo que la carne

me la dedicaron a mí,

porque vi los elementos muy ordenaditos,

todo como muy... Sí, pero una salsa de colmenillas

que no tiene nada que ver con la mía, unas patatas

sacadas y sin dorar.

Una carne que no sé... Madre mía, me estoy poniendo mal.

En cinco minutos cerramos cocinas, ¿oído?

Oído, chef.

-Tú, Gloria, montas la nata, ¿vale?

¿Quieres que lo haga yo? -Hago lo que me digas.

-Lo hago yo y tú cortas el bizcocho.

Yo no sé si tienes la misma sensación que yo...

Pero estoy alucinando.

Esto tiene que ser una quenelle.

-Ahí, ahí. -Mételo, mételo,

mételo ya, mételo. -Abre.

-Arriba, eh.

Cierra, cierra ya.

-Tranqui, tranqui, ya está.

¿Cómo estamos? Bien.

Sopa de cebolla. Sí, eso es.

¿La probaste? Sí.

¿Y qué tal? Me gusta, está sabrosa.

Cuando haces una sopa de cebolla

es verdad que tiene que haber un caldo, pero debe haber

muchísima cebolla, mucha cebolla,

casi embeberse en el caldo. Sí.

Esto es un caldo donde aparece cebolla.

Vale. Bueno, Jeancha.

Cómo estamos. Si hay algo que me gusta hacer

y comer son las sopas ajo, me vuelve loco.

A ver.

Bien, bien, bien. La tengo que rectificar,

está llena de grasa.

No, no es un problema de la grasa.

Una sopa de ajo lleva pan.

Me cago en la leche, claro.

Rehogas el pan y ahí el caldo, ¿me entiendes?

No se echa después. Muchísimas gracias.

Ole las migas. Hola, Pepe.

Cómo estamos, ¿haremos buenas migas tú y yo?

Haremos buenas migas, sí, esperemos que sí, Pepe.

¿Estás contenta? Contenta con mis migas, sí.

Te lo repetiré otra vez. ¿las probaste?

Sí. ¿Y te gustan?

Me gustan. Las dejo así, gracias, Pepe,

ya me ayudaste mucho, gracias.

Suerte. Gracias, ojalá nos veamos,

gracias, ojalá, Pepe.

-¿Dónde tenemos el chocolate? -En el abatidor.

-Escucha, el abatidor, cómo está esto.

-No me lo abras, no. -Está muy, muy...

-No lo abras, recemos que salga.

-Nos va a caer una. -Lo siento, chicos.

-No, no, es culpa de todos.

-Hay que hacer un almíbar por otra parte.

-Lo tenemos todo sucio. -Va, va.

-Hay que hacer la quenelle. -Sí, pero como no se haga eso,

no se hace, el tema es que se haga.

Es que el postre es lo primero que debimos hacer.

-Estaba hecho, pero lo mandaron repetir.

-Pues si se repite, es lo primero que se hace,

que terminé yo el postre. Aitana, Marcos.

(AMBOS) Sí. En 60 segundos

cerramos cocinas, ¿oído?

Vale, falta un minuto, chicos, queda un minuto, a emplatar.

-Perdón, me cago en la leche. -Dónde está la nata.

Ahora se da cuenta Aitana que hay que correr.

O se produce ahora el milagro

o yo creo que el postre corre bastante peligro.

Peligro de no salir. Que va.

-Sí, no está. -Es que no nos dará tiempo.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... Qué pena, en serio.

Manos arriba. Pues nada.

Manos arriba, chicos. Todo el mundo.

Manos arriba. Fin de la prueba.

¿Manos arriba si no hemos emplatado?

-Nadie sacó el postre. -¿Por qué?

-Porque dieron 60 segundos, ¿no escuchaste?

-¿Pero para qué? -Para irnos a casa.

Señores, qué postre sacamos.

Tenemos que hacer... Muy minimalista, quizás, ¿no?

¿Tenemos el chocolate? Sí.

-Está en el abatidor. Sácalo.

Le falta un poco, chef, al chocolate.

Le falta todo. Esto no está tampoco.

Si estuviese, te dejaba montarlo. Sí, no está.

Pero no está. Se cortó al principio

y al repetirlo, tardamos más tiempo.

Marcos, sube a pedir disculpas.

¿Este es tu postre?

A sala a pedir perdón.

Venga, adiós.

Venga, Aitana. Cocina limpia.

Vale, muy mal, muy mal,

Hicimos muchas cosas mal

para que no nos saliera ni un plato bien.

Bueno, y para completar teníamos dos maravillosos postres,

pero no les ha dado tiempo

a sacarlos a ninguno de los dos equipos.

Así que, siento muchísimo que os perdáis el momento

más dulce que para mí era superimportante.

Aitana, Marcos, por favor.

Aunque sea una galleta.

Hola, disculpad muchísimo no sacaros el postre.

-No sabe qué pena me da porque resulta que mi novio

me ha dicho que no piensa casarse y encima no tengo postre,

así que sin novio, sin postre, sin tarta

es un día fallido, pero no importa, yo estuve desde fuera,

conozco, perfectamente, el concurso y estoy siempre

a favor de obra, me como la galleta esta

y que Dios me ampare.

Exaspirantes, acabamos de cerrar la cocina roja y la cocina azul.

No, no, me faltan las patatas. Último minuto de prueba.

¿Oído? Sí, chef.

-Jo, tío, ni un huevo.

Ay, Dios, -Vamos, venga, va.

-Va, va. -Venga, peña, vamos.

-Chicos, qué tal, estáis contentos.

-Bueno, no acabé aún.

Camareros, por favor, cuando queráis, cada aspirante

que se vaya dando una ración de cada.

Gracias. Venga.

Caña, caña, caña. Hala, positivar, plam.

Oh. Vamos, exaspirantes.

Venga, rematemos. Vamos, Osiris, que me duermo.

Rematamos aquí, un poco de garbo,

no tenemos todo el día, venga. Pon ahí el plato, eso es.

Gracias. Venga, vámonos,

vámonos, fenomenal. Venga, venga, venga.

Vamos, pim, pam. Sí.

-Pongamos aquí un poco más de salsita

que la batata está cruda, pero la salsita, buena.

Venga, rematemos. ¿Ya está?

-¿Sacasteis las raciones? -Sí.

Oficialmente, quedan cerradas las cocinas de los exaspirantes.

(Aplausos)

Suerte a todos porque la necesitareis.

Os habéis quedado sin postre,

pero tranquilos, no os quedaréis con hambre.

¿Preparados para probar las seis elaboraciones

que hicieron los exaspirantes. Sí, chef.

(BIBI) Qué remedio.

Todas ellas son recetas

muy populares de nuestra gastronomía.

Deberían estar de 10.

Anda, ¿esto será para cada uno? -Todo para ti.

-"Oh, my god". -Pues si no quedamos con hambre...

Muchas gracias, son muchas cosas, muchas elaboraciones.

Voy a empezar por las migas.

Las patatas están muy duras. -La sopa de ajo es sopa de aceite.

La recena de los exaspirantes

con hambre no os estáis quedando, ¿verdad?

No, nos quedamos sin postre, pero no con hambre.

¿Qué tal está esto? Las albóndigas están ricas.

-Creo que las albóndigas, lo mejor, las migas

están muy grasientas y gruesas, la sopa de ajo

también grasienta, las patatas, revolconas.

Estas están muy secas y las riojanas están duras.

Yo salvaría las albóndigas.

Tú, además, Pepón, eres un experto en repesca.

Yo me hice una repesca dura, sí.

Voy a confiar mucho en tu valoración.

Muchas gracias por vuestra ayuda.

Después de esta prueba

tan especial, solo puedo daros las gracias.

Gracias por dejar que "MasterChef" sea testigo

de un día tan especial como el de hoy y también,

gracias por confiar en Samantha España

para vuestra boda. Bueno, queridos comensales,

debo decir que sois unos valientes

porque no sé qué me parece más arriesgado si dejar el menú

de boda en manos de los aspirantes

o en manos de Samantha.

(Risas) Las dos cosas ya me parecen duras,

pero, bueno, no, lo decía en broma,

os pido un fuerte aplauso para Samantha.

(Aplausos)

Muchas gracias, Samantha,

por dejarnos entrar en tu casa, de verdad.

(Aplausos)

Aspirantes, tengo que reconocer

que estoy muy decepcionada con todos vosotros.

Ninguno de los platos cumplía con el nivel de ejecución

ni de estética de mi catering.

Pero ya que no salga ninguno

de los postres me ha parecido el colmo.

Natalia, ¿qué pensarías

si el día de tu boda no llega el postre?

Decepción y desde luego, no contrataría...

El servicio ahí, desde luego.

Muy bien, ¿me podéis explicar, capitanes, qué ha pasado?

A nosotros nos pilló el toro, nos aturullamos y la bola

creció y al final no nos dio tiempo a sacarlo.

-Creo que fue mala organización desde el principio.

O sea, la culpa es del capitán. Sí.

-Lo asumo como buen capitán, lo bueno y lo malo.

La culpa para el capitán hasta cierto momento

porque si te mando hacer una faena y, a lo mejor,

no la supo hacer, asume tu responsabilidad,

joder ¿estamos en el colegio, no somos adultos o qué?

Aitana, Marcos, los dos estuvisteis igual

de perdidos y descontrolados de principio a fin.

¿Y sabéis por qué os pasó eso?

Por exceso de confianza, al saber que solo cocinabais

para 18 comensales, dijisteis: "Esto lo bordo".

Y lo de siempre, cuando uno baja la guardia,

vienen los errores. Creo que sí hubo

un exceso de confianza tanto por los 18 comensales

como por saber que nosotros jugábamos con la ventaja

de que Aleix sabía tratar el pescado

y las dos cosas unidas hicieron que fuera el desastre que fue.

Las dos cocinas hoy han sido crónica de una muerte anunciada

y ese pasotismo y tranquilidad, como bien dijo Aitana,

ha hecho que la bola creciera hasta terminar explotando.

Los entrantes salieron... Bah, correctitos.

Más o menos cilantro, más o menos aliño,

aún así aceptables.

Bueno, y con ese aceptable llegan los primeros

y los fallitos se convierten en fallos.

La berenjena de la coca era ahumada, pero decidisteis...

Era ahumada. Ah.

Lo metemos al horno, qué más da. No teníamos ni idea, sí.

Y el equipo rojo igual, se os ocurrió reinterpretar

la lasaña de Samantha, pues para empeorarlo.

Tenía una pastita abajo y luego todo verduras, frío...

Llegan los segundos platos

y esos fallos se convierten en chapuzas.

La lubina, equipo rojo, mal trabajada, alguna ración cruda,

mal cortada, una pequeña, una grande...

Y el solomillo, equipo azul, lo limpiamos a hachazos,

no había salsa para el solomillo. Con el postre llegó la catástrofe.

Ninguno de los dos equipos

habéis presentado ni una sola ración de dulces.

Por todo ello, equipo rojo,

vais a eliminación.

Muy bien, equipo azul,

vosotros también vais a eliminación.

¿En serio? -Merecido, claro.

No, hombre, no, es que, vamos.

Que valoren que tuvimos uno menos, sacamos el bizcocho

aún siendo una porquería.

Un fracaso personal supergordo.

Exaspirantes, vosotros también me decepcionasteis.

Lo siento. Las seis elaboraciones

de la recena eran tiradas.

Y sin embargo, cuatro de vosotros

habéis hecho unos platos para echarse a llorar.

Bueno, Osiris, que a tus patatas revolconas

les faltaban pimentón, eso se veía porque ese color rojizo

no estaba por ninguna parte. Si a eso le sumas que en tu olla

había unos trozos de tocino así de grandes con ajos crudos

que no sé qué protagonismo podrían tener en la receta.

Nunca las hice y no sabía ni qué sabor ni textura

tenía que tener, por lo tanto,

improvisé un poco.

Alicia, no has hecho patatas a la riojana nunca, ¿no?

No. Porque eso era un caldo

de chorizo donde tiraste unas patatas improvisadas

y a ver qué sale de ahí. Sí.

Lali, no supiste hacer unas migas ricas,

era un engrudo de grasa.

No me parecieron las mejores migas, pero tampoco

me parecieron tan grasientas.

Muy grasientas. Mucho.

Jeancha, tu sopa de ajo tenía una capa de aceite

que daba miedo solo de verlo,

pero si encima no le echamos pan a la sopa de ajo, ¿qué es?

Yo pensaba que se echaba al final. La gran dificultad de esto

es el control de los nervios.

Es lógico porque la sopa de ajo no es solo la sopa,

tiene que estar impregnado el sabor dentro del pan.

Carmen, Sara, una de vosotras dos es la ganadora del delantal blanco

y, por tanto, volverá a la competición

como aspirante de pleno derecho

y luchará por el título de "MasterChef España".

Anda, a ver qué pasa.

-Se me sale el corazón por la boca.

Me va a dar algo, decidlo ya, por favor, madre mía.

Me va a dar un cuqui.

Y a mí otro.

Y esa aspirante es...

Carmen. ¡Enhorabuena! ¡Ah!

(APLAUDEN)

Me alegro por ti.

Me alegro. -No me lo creo,

es que estoy muy contenta, estoy superfeliz,

me supo mal irme fue muy mal sabor de boca

y ahora poderlo arreglar

y además tan, tan pronto, es una oportunidad de oro.

Carmen, tus albóndigas han sido,

sin duda, el mejor plato de la recena.

¿Cómo te sientes? Lo deseaba con ilusión,

profundamente, a saco y...

Y me va a dar algo.

Enhorabuena, Carmen, eres la única aspirante

que no irá a la prueba de eliminación.

Bienvenida, de nuevo, a "MasterChef.

Pónmelo rápido.

(Aplausos) -Suerte.

-Vente, vente.

-Es como, por favor, sí, otra vez, gracias,

encima soy una persona poco ilusionable,

no me ilusiono porque si fracaso,

entonces es como un círculo que no acaba y ahora es

como que tengo mucha ilusión y no quiero fracasar.

Sara, para ser la primera vez que hacías sopa de cebolla

te ha quedado bastante bien. Gracias.

Había demasiado caldo y poca cebolla,

pero en cualquier caso puedes estar orgullosa

del trabajo que hiciste hoy. Gracias, chef.

Exaspirantes, solo me queda deciros:

Hasta siempre. (TODOS) Gracias.

Y a vosotros, aspirantes suerte porque la vais a necesitar

en la prueba de eliminación. Gracias, chef.

Como cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos "MasterChef".

Además convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Cajitas.

Los aspirantes regresan de Pedraza cabizbajos

tras el desastre de la prueba de exteriores.

Ay, otra vez hay cajas.

Los nueve se jugarán la eliminación, solo se libra

Carmen que vuelve a las cocinas repescada y será la única

que vea el último reto de la noche desde la galería.

Hola. -Buenas noches.

Aspirantes bienvenidos de nuevo,

(TODOS) Gracias.

Menos mal que repescamos a Carmen si no, no veíamos

un delantal blanco en el reto.

Pues sí. Bienvenida, de nuevo,

a las cocinas. Muchas gracias.

Qué sientes al volver. Tengo, otra vez, la oportunidad

de aprender más y estoy muy contenta.

Tú puedes subir a la galería, disfrútalo.

Lo voy a disfrutar. Adelante.

(Aplausos) Gracias.

Suerte a todos. (VALENTÍN) Anima.

Los demás podéis ocupar vuestros puestos de cocina

porque empieza la prueba de eliminación.

Aspirantes, os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

A la de tres, quiero que levantéis

las cajas todos a la vez.

Me da miedo meter los dedos. Una,...

Dos y tres.

¡Ay! Que me habéis asustado otra vez.

Ostra. Tranquila, es de peluche.

Qué guay. -¿Nos lo podemos llevar?

-A mí me da mal rollo.

(LLORA)

Samira, qué te pasa. Que me acordé de mi niña, no sé.

Oh. Ah, puede ser algo de bebés.

Como veis, el osito tiene un punto rojo

con la M de "MasterChef". Sí.

Estos ositos tienen un mensaje de una persona que conocéis.

Ay. -Ay, no, que voy a llorar.

Vamos a empezar por ti, Valentín.

No, jo. -Venga, pulsa, Val.

(ALEIX) Lo mejor de Valentín es el compañerismo que tiene,

es muy respetuoso con la gente y conmigo,

hasta ahora, un 10 de persona. -Ay.

-Oy, qué bonito.

-Eh... -Qué bonito.

(LLORA)

Qué bonito.

-Me emociona muchísimo porque, jo...

Porque creo que a veces doy una imagen que confunde

porque soy muy irónico y a veces, cortante.

Me emociona además que lo diga Aleix porque es un crac

y he aprendido yo mucho más de él y no solo a nivel culinario,

a nivel persona. Creo que me está haciendo

mejor persona convivir con él.

Soy más respetuoso.

Y ya está.

-Vamos. -Ven aquí.

(Aplausos)

Valentín. -Me emociona mucho

que Aleix diga que soy una persona bonita,

él también es una persona muy guay y me llevo una amistad,

espero que para siempre

encima ya la hecatombe, las cataratas del Niágara y demás.

Teresa, te toca a ti.

Pulsa el botón.

(NATALIA) Teresa, es que no la pillo,

somos las dos del norte,

pero no entiendo cómo una tía de 45 años

sea tan así... Me gusta que me tengas en un rincón

de tu corazoncito y me quieras, ¿en serio?

O sea, ¿de verdad? Pero de dónde has salido,

¿vienes del Junior? No sé aún de qué palo va.

(Risas)

Pero se lo dije a ella.

-Ya sé que es todo eso que piensa Natalia

que ya me lo dijo y sé que me adora,

o sea, que vamos.

Marcos, ¿quién te gustaría que hubiera grabado tu mensaje?

Carlos, pero creo que será Valentín.

-A que soy yo.

Pues, venga, a ver si has acertado.

(CARLOS) Marcos, la verdad, no es cobarde, como yo lo veo, no,

pero cuando hablamos y a la hora de la verdad

cuando la persona no está delante no se habla, para mí,

eso es no ser sincero. La gente lleva dos semanas

diciendo que Marcos me perjudica

y si tantos lo dicen, te da qué pensar.

(RÍE)

Casi te hubiera salido mejor yo.

Marcos, ¿crees que perjudicas a Carlos?

No, si lo perjudico, pues que tome él...

Él ya es mayor para tomar decisiones.

Yo cada uno en esta vida puede tomar el rumbo que quiera.

Carlos tiene que sopesar si quiere seguir conmigo o no,

no tengo que obligar a nadie,

si no quiere estar conmigo, no pasa nada, llevo 38 años sin él.

Carlos. A mí me da miedo darle.

Dale al botón. Dale, dale.

(AITANA) No me gusta que no va de frente, alguna vez sí

criticó cosas que a mí me parecen cosas no criticables

o algún comentario fuera de lugar o criticando cosas de las personas

que me parecen crueles. Esa soy yo.

-Sí, sí, sí. -Esto va en relación

a los comentarios que hacía Valentín al principio

que dije que lo veía mal

o lo de la mantis religiosa que nunca me lo dijiste a la cara.

Esas cosas no entiendo ni me convencen.

-Ese mensaje me dejó indiferente porque no la veo como rival

será que al no verla así, me da igual.

Natalia.

Me da pánico.

(SAMIRA) Natalia es un lobo con piel de cordero que habla

de ti a las espaldas y juega sucio porque ella se da a conocer

como una persona normal, pero por detrás te critica,

está con niñerías y tonterías que no vienen a cuento

y me llegó a decir que me voy esta semana.

(SONRÍE)

-Me lo dijo a la cara así que por qué no decirlo

por detrás. -Ya lo hablé todo con ella.

-Yo sé quién soy y espero que te interesa conocerme

por lo que soy no por lo que dicen, nada más.

Samira, es tu turno.

(GLORIA) No me gusta que se adelantara a opinar

de los demás y se tuvo que esperar un poquito

y ser más prudente. -Lo que pasa es que al estar

con tus amigos, familia, te critican por no ser sincero

y luego, cuando lo eres, se enfadan y uno no sabe

si decir, no decir, entonces, hagas lo que hagas,

al final, va a estar mal.

Tú no escuches, mi vida, no escuches.

Aleix, ¿preparado? Sí, claro.

-Voy a ser yo.

(MARCOS) De Aleix no soporto la prepotencia que tiene,

yo soy el mejor, yo hago esto, yo hago tu arroz mejor

no, chico, perdona, no, o sea, me ofendes a mí.

-Madre mía. -Creo que no le gustó

que me fuera del trío calavera pues que lo diga,

si es tan sincero para hablar

fuera de cámara, me gustaría que lo dijera aquí.

-Soy muy competitivo, Aleix, como tú.

-Pero soy competitivo, pero no hablo así.

Y aparte si fuera tan competitivo y tan yo, yo, yo,

les hubiera dado clases de pescado a todos,

enseñaría a todos lo que sé.

-Que sí, hombre. -Todo, sí, sí.

-Al final creo que Marcos tiene un poco esa competitividad

que yo quizás tengo,

pues él la usa más como envidia que no como competición

de superarse a sí mismo.

Aitana, es tu turno.

(TERESA) La que me saca de quicio es Aitana porque es muy intensa

para mí, ella es así desde que se levanta,

dan ganas de meterle un ansiolítico en el desayuno.

(RÍEN)

-Sabía que esto iría por ahí, porque fuera

de cámara me lo dicen, así que dentro lo piensan,

pero me quiere, Tere, un poquito.

-Con un ansiolítico te querríamos más.

-Además, Tere, es la hierbas o sea sabe mucho de estas cosas.

(Risas)

Porque se me cayó el botiquín soy ya mayor y de joven

viajaba con tanga y ahora viajo con una farmacia,

ahora me llevo la pastilla para el lumbago, la pastilla

para el no sé qué, la cabeza, tal, es lo que hay.

(Risas)

Esto ya es que me parto, en todo caso que me llamen

boticaria, pero hierbas

ni siquiera fumo porros ni nada, pero no sé.

La lacia.

Gloria, solo quedas tú por recibir el mensaje

de los ositos cotilla.

(VALENTÍN) Lo peor de Gloria es cuando se pone pucheril,

cuando empieza muy puchero, puchero, ahí no hay dónde rascar.

En ocasiones se toma las cosas muy a pecho

y tiene que empezar a relativizar

y dejarse llevar por "MasterChef".

-Creo que soy muy sensible, soy una persona de poco mundo,

siempre es lo mismo y quiero salir, pero a veces,

es como... Si salgo, no sé si lo haré bien

y tengo miedo a eso, a fallar. Valentín yo sé que me lo dice

desde su corazón para que yo siga adelante,

para que prospere, pero para eso estoy aquí

para aprender y para... Pues demostrar que puedo llegar

a ser una gran chef.

Aspirantes, en este reto

haréis un plato libre en 60 minutos.

Pero libre no quiere decir que sea con los ingredientes

que vosotros queráis.

En este reto os hará la compra

el compañero al que le habéis dejado el mensaje.

Joder. Cada uno de vosotros

tiene que coger a la persona que le dejó el mensaje

y a 10 ingredientes del supermercado.

Estamos en eliminación, chicos. -Tú eres a mí, ¿no?

-Sí, no te preocupes. -Yo a Marcos.

Y ese compañero cocinará obligatoriamente,

con los 10 ingredientes.

Hay que empatizar mucho con el otro compañero.

¿Quién a quién?

Aspirantes, tenéis dos minutos para ir al supermercado

y hacer la compra al compañero y entraréis de uno en uno

para que no haya mirada censoras.

Vale. Valentín, serás el primero

en hacerle la compra a Aleix.

¿Preparado? Sí, venga.

Vamos, Valentín.

Vámonos.

Vamos a ver con qué me sale.

(VALENTÍN) Diez ingredientes solo. Dos minutos y 10 ingredientes,

todo lo que cojas lo tiene que usar.

Ay, Dios mío. -¿Todo lo tiene que meter?

Vamos, Valentín, hijo mío. Ya, hija, que me pongo nervioso.

Madre mía, no sé si le hago un favor o una desgracia.

Piénsalo bien. Qué bien se ven los toros

desde la barrera. -Hombre.

Cinco, cuatro,

tres, ya, está, 10, muy bien. ¿Vale?

Deja la cesta en su sitio, por favor.

Yo hago la compra como sé que le gusta, le conozco ya,

le cogí un pescalazo, carabineros, gambas,

me arriesgué un poco con un alga y unas almendras,

quiero que haga una romesco pero no sé si se enterará.

Teresa, es tu turno, haz la compra a Natalia.

Perfecto. Adelante.

Pórtate bien, Teresita.

-A Natalia le pondré carne, obviamente.

Natalia, ¿cómo esperas que sea la compra?

Pues, bueno, Teresa no es rencorosa.

-No quiero perjudicarla, y creo que si hay se va,

sea por sus propios errores, no porque yo le haya perjudicado.

Nata, para la salsilla. Tiempo, Teresa.

Muchas gracias por tu compra. Hará algo guay, seguro.

Natalia estará encantada, adiós, Teresa.

Es chungo, eh, parece más fácil y es chungo.

Marcos, te toca hacer la compra a Carlos.

Vale, perfecto. Adelante.

10 ingredientes

Carlos, ¿cómo será esa compra tras lo que dijiste de él?

Creo que será buena. ¿Verdad?

Sí. -Nueve y diez, ¿vale?

Y diez, muy bien. ¿Ya?

(TERESA) Qué rapidez, da gusto. (VALENTÍN) Qué velocidad.

Carlos, es el turno de hacer la compra a Aitana.

Voy. Adelante.

Estoy aterrada. Quieres hacer la compra

fácil o difícil. Fácil, para que vean

que no tengo mal corazón.

Bueno, Aitana, ¿cómo esperas que sea tu compra?

Creo que será con corazón y al ser eliminación,

no creo que fastidie a nadie. Te queda uno.

La "lechu". Te vi muy generoso, Carlos.

Sí, si es otro, solo metería manzanas verdes.

¿A cuál, a cuál?

A Gloria, las personas de lágrima fácil no me...

Pues tú lloras mucho. Pero de sentimiento.

Creo que Gloria, las lágrimas, eran de cocodrilo,

como Nerón cuando hacía así con la gotita y la guardaba.

Natalia, te toca hacer la compra a Samira.

Ay, Dios. ¿Le ayudarás o perjudicarás?

La ayudaré, en esta vida

vale más tener amigos que enemigos.

Bueno, Samira, qué esperas de tu cesta.

No creo que sea mala cogiéndomela, porque creo

que pensará que es mi primera prueba de eliminación.

Vamos a verlo. Quiero ver el lado positivo, no sé.

Muy bien, Natalia, champiñón, shiitake, tomate,

madre mía, gracias.

Uf, qué velocidad. Qué rápida.

Diez de lo mismo, raca, texturas.

Juego limpio.

¿Y quién me hace a mí la compra? No me entero.

Samira, por favor, hazle la compra a Gloria.

Pues pórtate bien.

¿Se lo pondrás fácil o difícil?

Creo que fácil, ella que hace guisos y todo.

Le voy a coger carne. -¿Cuántos ingredientes?

Ocho...

(SUSPIRA) -Ya está.

Pobre Gloria, ¿sabes que tiene que usarlos todos?

Yo es que cocino mucho como ella, creo que lo tiene fácil.

Con arroz, patatas, ciruelas, entrecot,

¿cocinas todo junto? Qué nervios, madre mía.

Es que es mucha tensión. Menos mal que se lo puso fácil.

(VALENTÍN) Tiene pinta de haberla cagado.

Aleix, te toca hacerle la compra a Marcos, adelante.

Mira cómo le mira Marcos. -He visto rencorcillo al paso.

-Madre mía. -Como es tan arrocero

y dice que le duele que lo haga mejor que él,

le pondré un cus-cus que es parecido al arroz

y a ver cómo se apaña con eso. Marcos, igual te pone

10 tipos de arroces diferentes.

Yo con Aleix me llevo bien, no hay problema.

Lo que pasa es que hay un pique arrocero y ya.

Te queda un ingrediente, Aleix.

Pondré unas setitas. Y diez.

Muy bien, Aleix, una compra perfecta.

Sin más, sin cariño, pero sin odio.

Aitana, es la hora de hacer la compra para Teresa.

Vale. Adelante.

No mires. -No, no quiero mirar

que me pongo demasiado nerviosa.

-Vale, esto es lo que más nerviosa me pone de todo, le cogeré

carne picada porque en casa tuvimos mucha e hicimos cosas.

Espero que le dé tiempo a coger algo más que no se ponga a dudar.

Ah, espera, me estoy poniendo nerviosa.

Ahora llevas dos porque quitaste uno.

Vale, es que me estoy poniendo... Es que no se calla

ni comprando. Qué miedo me da.

Te quedan 30 segundos. No, no, por favor, no.

A lo mejor hay suerte y cada uno cocina

con la cesta que cogió. Cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

Tiempo, se acabó. No fastidies,

¿se lo puedo explicar? Menudo popurrí.

Suerte, Teresa. -Tere, perdón, perdón.

Me puse supernerviosa, no vi que había otra mesa.

El ansiolítico se lo tomará Teresa.

-Lo hice fatal, fatal.

Gloria, eres la última y harás la compra a Valentín.

Valentín, no mires que es peor. ¿Se lo pondrás fácil o difícil?

A Valentín lo quiero mucho porque es muy bueno.

¿Crees que saldrá llorando con tu cesta?

Saldré llorando yo. -Le cogeré anacardos,

bueno, no, anacardos, no.

-Tengo más miedo a los terrores que a la maldad

con Gloria porque sé que es un trozo de pan.

-Ay, ay, le cogeré setas que a Valentín le gustan mucho.

-La veo cogiéndome quinoa

con xantana porque ella me ve muy moderno.

(RÍE)

Le cogeré dos cebollitas y los ajitos.

El ajo, muy bien, 10 ingredientes, Gloria

para Valentín. Sí.

Ay, madre mía como me ponga hacer unos sesos o algo así, yo qué sé.

Hay dos peligros, uno, que se ponga creativa con xantana

y "gluconolcatato" o que se ponga clásico

y me traiga para hacer un puchero.

Aspirantes, tenéis vuestra compra preparada en el supermercado.

Para que veáis lo importante que es la sinceridad

en esta vida, recibimos a una persona

sin pelos en la lengua. La finalista de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity", Antonia Dell'Atte.

(APLAUDEN Y GRITAN)

(HABLA EN ITALIANO)

(Aplausos y gritos)

Te ha tocado, Teresa.

-Te tocó, Teresa. -Pues te pega

Bueno, Antonia, buenas noches

y bienvenida, de nuevo, a "MasterChef".

Estoy muy emocionada de estar aquí.

Dinos la verdad porque te invitamos

como ejemplo de sinceridad, que lo sepas.

Mira, creo que la verdad, duele,

pero, al menos, te vas a la cama tranquila

porque los fariseos, a la larga, caen solos.

Sobre todo, cuando les ponen audios.

Pero yo también de los enemigos aprendo

a no ser como ellos.

Es ideal. Antonia, nuestros aspirantes

van a descubrir los 10 ingredientes que tienen.

¿Y tienen que usarlo todos? Todos.

Os ayudaré. (TODOS) Gracias.

(APLAUDEN)

Aspirantes, los 60 minutos para cocinar empiezan

en tres, dos, uno, ya. Ale, correr.

-Vamos.

(ALEIX) Dónde estoy, dónde estoy.

Lenguado, me dio lenguado, Valentín, te quiero.

(RESOPLA) -Teresa, cómo lo ves.

-Tampoco fui tan mala. -Valentín, ¿qué tienes?

-Me dio unos contramuslos de pollo con unas setas.

Te quiere, setas, ajitos... Gambas y cigalas.

Y un quesito curado. "Mamma mía".

Natalia, carnaza, ¿no? -Buey.

-Bien, ¿no? -No sé qué hacer.

-Una está limpiando las patatas. -¿Qué hago con esto?

-Tía, qué de verduras, madre mía.

-Teresa, qué tienes. -La huerta.

-Cebolletas, setas. -Jamón.

-Tomatitos, leche y cebollino y limas.

Muy "healthy" todo.

¿Y qué hago con la leche?

Voy a hacer una lasaña y milhojas vegetal.

"Y a hacer un sofritito con las setitas

y cebollita. Y saltear las alcachofas con jamoncito".

A hacer una tierra de jamón, eso lo aprendí

en una prueba de eliminación.

Esas pruebas me vienen bien para practicar.

-Aitana, no te pares.

¡Por favor, inventa!

(VALENTÍN) Dos contramuslos.

-Vamos, Val.

-La comprita... -Un poco básica,

pero tú sabes, tú sabes.

-Me esperaba una cesta peor.

En casa es un producto que como habitualmente.

Cuscús con verduras y garbanzos y panceta

es algo habitual. Sobre todo alcachofas.

Entonces voy a hacer un salteado de verduras

con un poquito de tocino, cuscús y los garbanzos

que me han puesto también.

-La compra no ha sido tan buena como la de Valentín

porque las palabras no han sido como las de Valentín,

entonces todo va en consonancia y cada uno tiene lo que se merece.

-Es una estrategia. Es un estratega,

es una competición leal. Estoy de acuerdo.

Gana el que tiene una marcha más.

-Estoy muy feliz porque Valentín

me ha hecho un regalo.

Me ha puesto un lenguado de un kilo.

Me ha puesto unos carabineros increíbles y estoy cómodo

porque son mis orígenes es lo que llevo en la sangre,

disfruto cocinando esto.

"Mis padres se separaron cuando yo tenía siete años".

Con 16, empecé a estudiar cocina, era para mí un sueño ser cocinero.

Justamente en esa época, mi padre era constructor

y con la crisis entró en una espiral de malos hábitos

y cosas que un niño no tiene que ver.

"Me tuve que decantar un poco entre irlo a cuidar a él".

O seguir estudiando cocina.

Evidentemente, ahí el sueño de ser cocinero murió.

Gracias a mi madre, que tenía las pescaderías, me incorporó.

"Y pude sacar un poco de dinero para traer a casa de mi padre.

Mi madre es una superheroína".

En ese momento hacía de madre, hacía de padre

y eso creo que para un hijo tiene un valor incalculable.

(ANTONIA) ¡Más rápido, Carlos!

No te cortes un dedo como Santiago Segura.

¿Cocinas mucho en casa desde que te has ido de MasterChef?

Cuando salí, quería desintoxicarme

porque la presión es mucha.

La gente piensa que es un paseo.

No es así, porque aquí

o aprendes o te vas.

-Nati, huele muy bien. -Tiene fondo. La cesta

de Teresa no me parece ni bien ni mal.

Creo que lo hizo con el corazón. Sabe que soy muy carnívora.

Con todo lo que me ha dado, puerro, cebolla y jamón,

voy a hacer un fondo junto con el romero y el tomillo.

De esta manera, hacerle una salsita al chuletón de buey.

Como también tengo patatas,

tengo nata y tengo queso,

creo que en vez de hacer la típica patata frita,

voy a hacerla en guarnición

con nata y queso, marcadita al horno.

-Corre, Teresita. -Sí, cariño.

-Ay, qué buen olor

de sofrito. De guiso.

Te guisar sofrito. Salteado.

(CARMEN) -¿Carlos, te gusta lo que tienes?

-Va bien. -¿Te podrás quejar?

-Pues venga. (CARLOS) No puedo fallar

porque soy medio italiano. Pero nunca se sabe.

Basta eso para que te den caña en la valoración.

"Mi padre fue el que me enseñó a cocinar la pasta".

Muy buen italiano, porque cuando vamos a Italia

entra, huele a comida. Es como cuando estás en verano

en tu pueblo y pasas por las calles y empiezan los olores".

"En Italia es pasta. Os invito al sur, de donde es Antonia.

Eso es una pasada. Ella es del pueblo de mi padre.

(ANTONIA) ¿Qué harás con la lima?

¿Dónde lo pondrás? -Pues la lima,

voy a echar aquí un poquito, para que no se oxide la berenjena.

Y ya está, se acabó la lima.

(RÍE) Usada.

Me quedaría el tomate y la leche. ¿Qué hago con la leche?

-Va, Teresa. -¿Qué hago con la leche?

(ANTONIA CANTURREA) "Adoro el pomodoro,

adoro salsa pronta. Qué delicia.

Eso lo está poniendo en la...

La bolsa de vacío, the vaccum.

(ANTONIA) La bolsa al vacío.

-Los contramuslos,

La madre que la parió.

-Val, algo se te va a ocurrir

-No, si ocurrido ya está.

(RÍE) Pero...

-¡Ah! -¿Qué hago? ¿La mato?

(CARMEN) Tú tienes mucha imaginación.

-Buenas, ¿qué tal? -Hola, Teresita.

-La reina de las verduras. Mira lo que te traigo.

Te va a venir al pelo.

Cocina de aprovechamiento.

Tiene un montón de recetas y trucos para sacarle partido

a las sobras de la nevera. En tu caso, la cesta de Aitana.

Parece lo que sobra de una nevera.

¿Crees que te lo ha puesto fácil

o difícil. Difícil.

-De las dificultades, uno tiene que saber salir.

-¿Verdad? -Y tú lo vas a conseguir.

Gracias.

¿Qué pasa? Te veo triste. Tengo morriña.

(ANTONIA) ¿Por qué estás triste? -Echo de menos a mis amores.

(CANTURREA) Amor de mis amores, que te quiero, cuándo tú

lo vas a ver o lo vas a apretar más.

-¿Verdad? Lo voy a apretar, que no va a quedar nada.

-He comprado un hombre en el mercado.

Lo he desvestido, lo he lavado. ¿Qué plato haces con las verduras?

Una lasaña vegetal, he cortado en láminas para al horno.

Lo que pasa es que me falta esto. Un pelín.

Tampoco tienes que echar un litro.

(ANTONIA) ¿Tu amor está solo? (TERESA) Sí, claro.

-Si quieres, le llamo yo. -Ay, no. Que le gustarás.

-¿Es doctor? -Sí.

-Yo hago de enfermera. -Doctor Amor.

-Suerte, Teresa. -Gracias, reina.

Os operaría a corazón abierto a las dos. Suerte.

¡Gracias! -Teresiña.

Vamos, va.

¿Todavía no conoces

el restaurante MasterChef de Madrid?

Si quieres una experiencia gastronómica,

no te lo puedes perder. Al sentarte

en una de las mesas, te trasladarás

a estas cocinas.

Además de disfrutar de unos platos espectaculares

podrás conocer a alguno de los aspirantes de MasterChef.

Tienes más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Andiamo a ver a Valentino. ¡"Buona notte"!

-Valentino, no tiembles por verme.

-Tiemblo de emoción. -Valentino, Valentino

de San Valentín. Oye, te he visto poner caritas.

Con la cesta. Madre mía con la cesta.

Mira, contramuslo. La parte más sencilla del pollo.

"Funghi", setas, queso, ¡y se queja!

(ANTONIA) ¿Cómo lo vas a guisar? -Relleno.

Estoy sacando la carne menos limpia.

La voy a triturar luego. Entonces, estoy haciendo un relleno.

No. ¿No?

No, no, no. Yo te escucho. No, chef, dime.

Creo que hay recursos mejores que el recurso

facilongo del rollito tonto. Del rollito.

Suerte. Suerte.

Y quítale la grasa porque... Ay, ay, ay, vámonos.

Venga, va. Valentín, vamos. (VALENTÍN) Pues nada.

(CARMEN) Que tú sabes bien.

(VALENTÍN) "Voy a hacer unos contramuslos".

Marinados con tomillo y un carpacho de calabacín

y unas setitas salteadas con una buena salsa de verduras.

Remonta. (VALENTÍN) Pues remontaremos.

(CARMEN) Valentín, vamos.

(CANTAN) # ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Agua en el desierto! #

(RÍE) (CANTAN) # ¡Gloria! #

(CANTA EN ITALIANO) -Hola.

¿Te gusta la compra que te hizo Valentín?

Sí, sí, sí. Me puedo amoldar con ella.

Me ha tocado esta carnecita con estas pasas.

Vale. Unos ingredientes espectaculares.

-Arroz, cebolleta. -Joyas, unas joyas.

-Tomatitos, zanahorias.

Las patatitas las tengo preparadas.

Voy a hacer una especie de guarnición

y un arroz. Vale.

Para acompañamiento de la carne.

Esta carne no me parece justo hacerla

de ninguna manera salvo a la plancha.

-He visto cómo limpias patatas. -Sí.

-Hay quien lo hace con el pela.

Yo lo hago con cuchillo. Va rápido

porque cocina mucho. Lo que nos cuesta

es pulir su cocina casera.

-Cambia el chip. -Desde los 13 años así, pues...

Hoy quiero ver creatividad.

Te transmito toda la buena energía.

(CANTAN) # ¡Gloria! ¡Gloria! #

(CANTA) # ¡Gloria! # Trabaja.

A trabajar todos.

Todos.

(VALENTÍN) A mí si me azota, lo hago mejor.

Cocinar, digo. -Valentín,

no te vengas arriba. -No tenemos ninguna duda

de esa aclaración.

-Hala. Cambio de plato, cambio de plato.

Aspirantes, habéis consumido

la mitad de vuestro tiempo. (TODOS) Oído, chef.

-¡Faltan 30 minutos!

-Oído. -Oído.

(ANTONIA) Daos prisa. (VALENTÍN) Oído, Antonia.

(CARMEN) Marcos, vas bien. -¿Yo? Sí.

Voy muy bien.

(ANTONIA) No me gustaría que nadie se fue.

-Se fue.

-Mira, ¿quién lleva el mando aquí?

A ver cómo estaría entre vosotras dos.

No me digáis que esto... ¡Abre la pierna!

Jordi, por favor.

(AMBOS CANTAN) # Wild boys, wild boys. #

-Es genial la loca.

(RÍE) ¡Te quiero!

-Teresa, corre.

-Sí, corro. (VALENTÍN) ¿Voy bien?

(RESOPLA)

(Música)

-Hola, Natalia. -Hola.

(ANTONIA) Samira de mi corazón.

¿Qué te han dado? -Me han dado pollo.

-¿Quién te ha hecho la compra? -Natalia.

Natalia. ¡Natalia!

¿Se ha portado bien? -Creo que sí.

¿Y esto que tenemos aquí qué es? Es un sofrito

con dulce de esto.

Orejones de albaricoque. Orejones.

La manzana, la cebollita, el tomatito...

Y pollo tienes también.

Haciéndose con el gusto de todo. Te digo una cosa, Antonia:

hay quien lleva unos tacones más grandes que los tuyos.

Si no, no llego. En serio.

-¿Y por qué no está en el Júnior?

Samira, acuérdate de una cosa.

En Italia se dice

que en la botella pequeña está el mejor vino.

Carlos dice que el veneno

viene en frascos pequeños. Claro, también.

-Si le vuelves a preguntar, no creo que os diga eso.

¿Sigues pensando lo del veneno en frascos pequeños?

No, he cambiado de opinión. ¿Has cambiado?

(CARLOS) Tiene buen corazón. -Claro.

¿Tiene buen corazón? Tú eres una caja de sorpresas, macho.

La envenenó otra.

Ponme al día. ¿Gloria?

(CARLOS) ¡Claro!

Ya no es, amiga, el veneno. A ver.

¿Qué es? Está al fondo.

Eso dice Carlos. ¿Tú te llevas bien con Gloria?

Me llevo bien. Es que ella es muy sincera

y a veces la sinceridad duele.

-Mejor Gloria que la Lomana. ¡Uh!

Mira, la Lomana era una cosa que en cuanto hablaba me decía:

"No me grites".

Era para ponerme nerviosa. (RÍE)

-¡Al final le grité! Vámonos de aquí ya.

¡Te quiero! Chao.

Vámonos. Chao. Adiós, chao.

(ANTONIA) ¡A cocinar!

(CARMEN) Vamos, Val, venga.

Llevas buen ritmo. (VALENTÍN) Sí.

(ANTONIA) Oh, la la.

Vamos con la bella.

¿Qué tal? Demasiado blu-blu,

¿qué es esto? -Esto es una...

La verdad, no sé ni qué hacer con lo que me han puesto.

Carne picada de dos tipos, una berenjena y setas.

Y huevos y leche. ¿No te gusta la compra de Carlos?

Me gusta, pero cuando he entré a coger la compra para Teresa,

vi chocolate, leche, mantequilla... Jo, a ver si me pone un postre

y así me puedo resarcir de la prueba de exteriores.

Pensó que haces bien albóndigas.

Pero no quería hacer albóndigas, he visto la berenjena y pensé

en berenjenas rellenas. Estoy preocupada.

¿Cómo crees que está haciendo Teresa

su plato con la compra que has hecho?

He pensado que le gustan los vegetales, no es de lácteos.

¿Y por eso le has cogido leche?

Para que haga una cremita.

Yo le he echado leche a las setas para tener chicha,

pero me he liado. No hace falta leche a las setas.

No lo ha hecho con maldad.

-Te lo prometo. Te creo.

Jo, perdón. Vamos.

Gracias.

-Más pequeño esto. -Muchas gracias, Antonia.

-Más triturado. -Muchas gracias, Antonia.

Te haré caso. -Hum, qué bueno esto.

(Música de tensión)

(ANTONIA) Teresita, ¿cómo vas? -Ahí voy, mi reina.

Ahí voy. -¿Y la leche qué?

-Eché unas gotitas a las setitas.

-Bien, bien.

-Para cubrir expediente de que usé la leche.

(MARCOS) Madre mía, cómo pica esto.

-Ten cuidado, no la líes parda.

Pruébalo poco a poco. -Ya está, ya está.

(IMITA ACENTO ITALIANO) Marcos, bello ragazzo.

-¿Qué es aquello? ¿Cuscús?

-Tengo un cuscús con garbanzos, panceta y verduras.

He hecho un tabulé. -¿Quién te hizo la compra?

-Mi amigo Aleix.

¿Por qué crees que te ha dado ese sinónimo

del arroz? Parece que tiene buen corazón.

¿Parece? Creo que sí, ¿no?

-Yo creo... Hum. Tengo mis reservas.

¿Y estos 15 minutos qué vas a hacer?

Está todo limpio, está para emplatar...

Los productos no daban más de sí. No me digas eso.

Me das cualquier cosita y puedo estar una hora y media.

Ojalá llegue a tu nivel.

No a mi nivel, al del programa siete de MasterChef.

Oído chef. ¿Es nivel de un programa siete?

En una eliminación no me la quiero jugar, pero creo que no.

(ANTONIA) Los ingredientes los tienes aquí dentro.

-Todo está aquí. -Ay, ay, ay, ay.

Andiamo, Antonia. Gracias.

Marcos tenía garbanzos, verduras, cuscús...

Haces un buen cuscús, me parece bien.

Me voy a lo árabe y lo acompaño con un humus de garbanzos.

Humus de garbanzos... Vale, te lo compro.

¿Qué ha hecho el? Cuscús, verduras,

lo ha cocinado con agua. Y ya lo tiene.

Pone eso en el molde y chimpún.

(ANTONIA) ¡Carmen!

Sola solita, ¿qué tal?

-Más sola que la una. Bien. Un poco nerviosa.

(ANTONIA) Por tus compañeros. -Sí.

(ANTONIA) ¿Cómo lo ves?

-Hay de todo. (ANTONIA) Pero la cocina

de Marcos parece brillo total.

(MARCOS) Sí, los chorros del oro.

(ANTONIA) ¡Un espejo! -Venga, Val.

Vamos. (VALENTÍN) Salsa de queso.

(ANTONIA) Me recuerdas a otra. -¿A quién?

-¡A Carmen! -Que no,

no me parezco para nada. -La Lomana es buena persona,

pero yo digo siempre: ¿qué te pasa en la boca?

Porque tiene algo que... (RÍE)

Es genial.

-Es una persona con gran corazón.

De vez en cuando utiliza el hígado, le sube la bilirrubina.

(ANTONIA CANTURREA) Le sube la bilirrubina.

¡Hey! Pero dónde mira y no te mira.

-Adoro.

(CARMEN) Vamos, Nati.

(ANTONIA) Mira, Valentín. Ha seguido nuestro consejo.

Ha seguido el consejo, veremos lo que presenta.

Podría haber hecho otra cosilla.

-Val, tienen buena pinta.

-No sé si encurtirlo en daditos.

-Vale, pero tienes cinco minutos.

Aspirantes,

habéis entrado en los últimos cinco minutos.

¡Señores, cinque minuti!

(Música de tensión)

(CARMEN) Corre, Val, corre.

-Bravo, bravo, que tiene tiempo.

(CARMEN) Aprovéchalo, aprovéchalo como tú sabes.

-Carlitos. Carlos, presto.

¡Date prisa! Sbrigati.

-"Esbriga", tío, o como se diga,

pero "esbriga".

-¿Cuánto queda?

-Cuando tenga que ser, pero vente.

(CARMEN) Natillas, va, venga.

¿No podes más salsa?

¿Está muy líquido o qué?

(NATALIA) No cubre. (ANTONIA) Te estoy viendo.

(CARMEN) ¿A mí? -Sí.

-Es que no me puedo callar.

-Haces bien. -Si no he dicho nada.

Solo doy ánimos. Doy fuerza.

(ANTONIA CANTURREA) Corre, corre, caballino.

¡Ah!

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(RÍE) ¿Eres tonto?

Con yema de huevo, a tomar por saco.

(CARMEN) Aleix, tiene todo superbuena pinta.

¡Corre, Val!

Teresa, tiene superbuena pinta. (TERESA) Gracias, amor.

-Con toda la huerta que tenías.

Diez,

nueve, ocho,

siete,

seis, cinco,

cuatro,

tres, dos,

uno, ¡tiempo! Manos arriba.

¡Manos arriba!

-¿Qué tal, amore? -Quizá.

(NATALIA) Qué guapo.

(ALEIX) ¿Te gusta?

(ALEIX) "Es el plato que dejo más confiado y seguro de mí mismo".

El que más me identifica.

El que si quieren conocer de dónde vengo yo y mi familia,

pues lo tienes delante.

Aspirantes, el tiempo de cocinas ha terminado.

Comienza la cata.

Gloria, Aitana y Aleix.

Adelante.

Hola.

Gloria.

Nombre de tu plato.

La vaca va al huerto. ¿Y a qué va la vaca?

A comerse las verduras. Verduras dentro del tomate.

No, no. Dentro del tomate hay un arroz tres delicias.

¿Un arroz tres delicias?

Y las verduras las he sofrito,

las ciruelas pasas con espárragos, zanahorias, cebollita...

Y luego he añadido el arroz, lo he mezclado,

y las patatas se llaman al rebujón,

porque están al rebujón con la cebolla.

Me estás hablando de tanto trabajo y veo tan poquito ahí.

Creo que sí que hay trabajo.

Lo que hay es un trabajo sin sentido.

Tiras el entrecot al plato y pones todo ahí

como si aquello fuese un plato combinado.

No hay una estética, no hay una forma,

no hay un pensamiento.

Ya. Lo malo de esta historia

es todo lo que te ha dicho Pepe sin probarlo.

(ANTONIA) A ver el sabor. Hemos dicho 25 veces

lo que queremos de ti. Estás en una eliminación,

tienes un superentrecot,

tienes verduras, arroz, patatas...

¿Esta es tu evolución? No es mi evolución.

¿Entonces? Pero...

(ANTONIA) El sabor está bien.

La carne es de muy buena calidad, sí.

(ANTONIA) Estoy segura de que la próxima vez

va a hacer mejor el emplatamiento.

Fíjate simplemente en la estética.

A simple vista, ¿no ves alguna diferencia?

Sí, son más refinados estos platos, lo mío es más...

¿Para eso llevamos siete programas?

Gloria, da ese saltito, por favor. Ya lo sé.

Se pueden hacer mil cosas.

Tradicionales, no tradicionales, con otra estética...

Hay un arroz dentro que lleva pimientaza, grasa a lo loco,

sabor indefinido. Y unas patatitas que, bueno...

Nada más. Lo siento.

Más lo siento yo.

Aitana.

Nombre de tu plato. Timbal de berenjenas rellenas

con salsa de setas y yemas estrellada.

¿Y por qué yema estrellada? Tengo un problema

con las yemas, se me rompen. ¿Estás contenta con la cesta

que te ha preparado Carlos? La ha hecho con buena intención

porque me encantan las albóndigas,

pero no quería repetir, quería algo diferente

porque me ibais a dar por todas partes.

Te pasaría lo que a Gloria, no evolucionarías.

De momento, hay una manera de querer emplatar.

Gloria, ¿ves las diferencias? Sí, sí.

Por tanto, vamos a probar.

Bueno, Aitana.

Tu plato está bien porque hay una estética

y la mezcla de verduras y de carne junto con las setas funciona.

No va a ser el plato del año,

pero has sacado partido a los ingredientes.

Gracias, chef. (ANTONIA) Me ha gustado la salsa.

Has picado más la carne...

-Te he hecho caso.

(ANTONIA) Bravo. Me servirá para contarle

algo a mi amiga Gloria.

Es una berenjena rellena en un molde para que quede bonito.

Lo que me dice ese plato es "lo estoy intentando".

Aleix, nombre de tu plato.

Se llama Recuerdos.

¿Recuerdos? Qué romántico. Lo llamo Recuerdos

porque de pequeño en mi casa se comía mucho pescado

y el que más comíamos

era el lenguado. Con la cabeza de los carabineros

he hecho un fondo.

El lenguado está hecho a baja temperatura y las algas.

Estamos en otro nivel.

Así que vamos a probarlo.

¿Esto qué son? ¿Las huevas? Sí.

Qué ricas así rebozaditas.

Como los tres sois de mi equipo

y soy vuestro mentor, lo resumiría

en me la he pegado, lo estoy intentando

y lo estoy logrando, amigo mío.

¡Bien! Felicidades.

Muy bien, muy rico, muy bonito.

(ALEIX) "Para mí esto es un chute de energía

porque a Jordi lo tengo en los cielos".

Realmente cuando me dice algo malo, le hago caso.

Pero cuando me lo dice bueno, me entra mucho más.

¿Te gustaría decirle algo a Valentín?

Sí, le quiero agradecer todo lo que me ha dado.

Y lo que me ha gustado de MasterChef es conocerlo.

Cuando empezamos, por tema de prejuicios

quizá no hubiéramos conectado y MasterChef lo que hace

es aislarte de lo de fuera y conocer a la gente

y darte cuenta de que hay gente que es más buena

de lo que tú te crees. Muy bien, Aleix.

Quizá jugabas con un poquito de ventaja.

La cesta estaba hecha. Te la ha traído Caperucita.

La has aprovechado y lo has hecho con mucha cabeza,

mucho sentido, mucho orden. Así que felicidades Aleix.

Felicidades, Valentín.

Gracias.

-¿Está enamorado? No quiero la libreta.

Te la voy a dar a ti. Oye, Antonia, qué larga eres.

Sí, sí. -Un poco, un poco.

La libreta te la voy a dar a ti. Gracias.

Sabes lo que les gusta a cada. Tomo nota.

Aleix.

¿Te gustaría dedicar este plato a alguien?

A mi madre.

Le dedico muchas cosas porque es la persona

que me ha enseñado lo que sé. Y más esto, es un plato

que comía en casa y me recuerda a ella.

-¿Cómo se llama la mama? -Marta.

¿Y la estás echando de menos? Mucho.

-Ay, este niño de mamá. (ANTONIA) ¿Y papá?

-Papá es más complicado.

Pero hay madres que hacen de madres y de padres.

-Eso sé qué significa.

Yo tengo un hijo,

ojalá que sea un grande hombre.

¡No! (VALENTÍN) Guapísimo.

Stop. Ya. Vale, vale.

¡Fuera! Gloria, Aitana, Aleix,

delante de cocinas. (LOS TRES) Gracias.

(Aplausos)

(ALEIX) "Cuando tienes que vivir con tu padre

y cuidarlo mucho más, tienes que ser casi tú el padre".

Ese cariño que te falta ahí, lo tienes que buscar en otro lado.

Y si ese otro lado te lo da tu madre es increíble.

Es un orgullo ser su hijo.

Samira, ¿qué plato has hecho con la compra de Natalia?

Lo he llamado Mi hogar.

Porque como cocino mucho así,

Con pollo y cosas dulces, lo he querido llamar así.

O sea que la cesta estaba hecha con mucho cariño.

Sí, yo creo que sí. No sé. ¡Sí!

¿Habéis limado asperezas? ¿Sois amigas?

-Sí. -Yo nunca las tuve. Siempre digo

que vengo a competir sanamente y no derribando a otro.

Vamos a probar.

La cocción, regulera.

Un poco más de doradito, de asado que le dé más sabor...

La salsa, bueno. La manzanita, bueno.

No está mal, está rico.

Le falta sal, como a ti.

Métele un poquito de morro, porque estética y cuidado hay

y tienes que hacer que se note una evolución rápida

y convenzas a tu mentor. Sí, porque tienes

menos tiempo para convencerme y ver tu evolución,

no tienes la posibilidad de ir más despacio.

Los programas se acaban. Vale, me arriesgaré más.

Has cogido la opción acertada, la cesta era buena.

Bien, pero ya no pedimos el bien. El notable.

Vale.

-Yo comparto lo que dice mi mentor antecedente.

Está bien, aprobado.

Vale. Natalia.

A mi plato lo he llamado Orígenes, porque todos los elementos

que tenía eran bastante básicos.

He intentado hacer un plato como lo comería yo,

más o menos, en mi casa.

¿Dónde aparecen los diez ingredientes?

Tenía patata, leche y nata.

Los he incorporado en las patatas, claramente.

Luego tenía el entrecot, que lo he marcado.

Y después he hecho un fondo

con puerro, cebolla, tomillo, romero, jamón...

Al final veo un plato muy parecido al de Gloria.

Un entrecot con patatas. Sí.

Tenemos que darle esa vuelta más.

Si no, nos quedamos en un entrecot con patatas

aunque hayas utilizado diez productos y esto genera...

Aburrimiento. Un aburrimiento.

Total. Me canso de vuestros platos

simples, sencillos y aburridos.

Te compro más el punto de cocción.

La carne está maravillosa. La carne, un diez.

Ahora, la salsa podría haber estado bien.

No lo ha estado finalmente. Claro.

Tengo unas patatas fritas con una salsa rara de queso

que no le ha aportado nada porque las patatas fritas

son maravillosas solas.

Natalia, pequeños detalles que tienes que ir cuidando.

Lo que pasa es ¿te dará tiempo?

(NATALIA) "Mi punto de la carne estaba perfecto".

Así que el mío no es el peor.

Carlos, me da mucho miedo preguntarte qué es esto

estando aquí Antonia. No sé si eres un inconsciente

o eres un sinvergüenza. No lo estás entendiendo, ¿no?

No. Hay una italiana en el jurado hoy.

(CARLOS) Ah. Cuéntame, ¿qué es esto?

Con lo de la cesta he hecho tagliatelle

con una salsa de carne picada, creo que de ternera, panceta

y he hecho un sofrito con tomate, cebolla, pimiento y gorgonzola.

O sea, que la salsa que parece un vómito

está hecha con carne, queso

y no sé qué más. Y la tiras encima de la pasta

y te quedas tan a gusto.

Nos llevas engañando siete semanas.

Tú no sabes dónde está Italia ni mirando el mapa.

Ya te lo digo yo, ¡bah!

¿Eres italiano, Carlos?

Cuéntanos, cuéntanos.

¿De verdad? -Sí, sí.

Te ha tocado la fibra. Es de mi pueblo.

No puedes tener más mala suerte, Carlos.

(RÍE)

¿Y no se cocina pasta? Se cocina.

Carlos...

-Solo entendí "merda" y ya.

-La compra que había es la que había.

No por ser italiano tengo que hacer bien la pasta.

Sí, lo he puesto con agua fría

al sacarla y le he echado aceite para que no se pegue.

-Una vez que tú has tirado el agua,

tienes que ponerle un poco de salsa para mezclarla.

Si la pones blanca

parece un pegamento. Ha hecho como en mucho sitios

donde no se hace bien la pasta. Ha puesto la pastita

y encima le ha tirado la salsa.

(ANTONIA GRITA) Entonces no se empapa.

¡Sacrilegio! ¡Sacrilegio por Italia!

Ojalá que hayas hecho una buena salsa

para que se pueda mezclar. Vamos a probarlo.

Vamos a probarlo. Apetitoso no es.

Mira, hay poca salsa. Claro.

Qué lástima y la veo un poco cruda.

(GRITA) ¡Carlos!

Está un molto cruda.

Lleva demasiado tiempo en España.

Se le ha ido el punto de la pasta.

(ANTONIA) La salsa no está mal.

La salsa no está mal si estuviera bien.

¿El nombre del plato? Con los adjetivos

que te hemos dado. (SECO) Mentira.

-Amore, no, no.

¿Por qué? Porque todo es una farsa.

(ANTONIA) Hey. -Carlos, venga.

Entiendo la farsa, porque es aquello que no es.

Y esto para mí puede ser una farsa perfectamente.

No me interesa tu plato de pasta, Carlos. Lo siento.

Y luego hay un problema en la ejecución de la salsa,

en la cocción del tomate que lo has mezclado con la cebolla

y me parece que lo has triturado, ¿no? Se ha quedado blanco

y no lo has cocinado el suficiente tiempo y es una pena

porque hacer una pasta buena es muy fácil.

Para mí es un plato fallido,

llevas desde que entraste con la misma forma de asumir

críticas, misma actitud, igual de derrotado.

¿No estás hasta las narices ya de no mostrarte?

De aburrirnos soberanamente.

Carlos, reacciona de una puñetera vez.

Céntrate, cocina.

Que aquí se viene a cocinar.

Y tú tiene una cocina que seguro está muy rica, pero no la enseñas

y quiero verte despierto porque igual del sueño no te despiertas.

(ANTONIA) Guerrero, sé un guerrero.

¿Vale? Somos guerreros. -Recibí una llamada de mi padre,

que está chunguito, y llevo dos días mal.

(ANTONIA) Ah. Afecta. Pues mira, eso ya es mucho.

Por lo menos empezamos a entenderte, amigo mío.

Si no nos cuentas lo que te pasa, no te podemos ayudar, Carlos.

Carlos, habla, mi amor.

(CARLOS) "Esta semana no la tengo muy bien

Recibí una llamada de mis hermanos, le tenían que hacer a mi padre

unas pruebas de corazón, está chunguito".

-Y nada, temas personales que se van a arreglar

y nada más que se arreglen y que me llamen,

es como cuando te dan las señas de salida, bajan la banderilla.

Y ahí voy a empezar como empecé al principio.

Espero que me deis una oportunidad más

y ya verás cómo cambio para la próxima.

Lamento la noticia. Me encantaría poder decirte sí,

pero esto es una competición seria.

Marcos. ¿Sí?

¿Cuéntanos cómo se llama tu plato?

Tabulé de verduras. Te voy a decir una cosa.

Has tenido 60 minutos para cocinar,

has estado 45 minutos cocinando

y 15 minutos limpiando. Os pedimos que trabajéis

limpio y ordenado, pero no os pedimos

que estéis 15 minutos fregando la cocina.

Quería verte cocinar algo serio.

¡Buf!

Marcos, me pasa como en el plato de Gloria.

Es tan ñoño... Un cuscús lavado

con unas verduras salteadas simplemente,

sin un gusto especial

ni especiado. Y puesto en el arito. Marcos,

no me interesa en el programa siete. Lo siento.

La verdad es que cuando lo ves es feo,

pero cuando lo pruebas es peor.

No tiene especias, tiene pimientazo rojo repugnante.

Me da pena porque me encantan esos platos marroquís

y que el punto del cuscús este bien.

Y no esta especie de pasta sin sabor a nada.

Marcos, no has cocinado.

Hecho el resumen. Oído, chef.

(ANTONIA) Estoy de acuerdo con ellos.

Creo que has terminado con mucha antelación.

-Tampoco tenía mucho más, no quería inventar.

Bueno, Teresa. He hecho un milhojas vegetal

y una alcachofas salteadas con jamoncito.

Cómo me alegro

de que le hayas cogido gusto a los productos serios

como el jamón. Ese pedazo de trozo

para una lonchita. Si te dan un trozo de jamón,

no tendrías que utilizar un kilo.

Ya. Vamos a probarlo.

Oye, Aitana.

Te noto tan preocupada como cuando saliste del súper

pidiendo perdón. Porque ahora lo veo

y estoy en plan respiro tranquila.

Te lo prometo estaba agobiada por Tere.

-Pobriña. ¿Qué crees que te voy a decir?

Yo lo que te puedo decir es

que antes de MasterChef, si me hubieran dado esa cesta,

no habría sabido hacer nada. Mentira. No me la cueles,

que tú eres muy lista. Desde que has entrado

has sabido qué tenías que hacer. Lo llamaría estrategia.

Veremos si funciona. Yo creo que sí.

Da gracias que estaba bien hecho. Más allá de modernidades,

de conceptos, de tonterías.

Cosas que consideraríamos más sencillas,

que has sabido cocinar y que en el plato quede estético

y con sazón.

Sazón sí. Sazón sí que hay un poquito.

Me gusta mucho el polvito de jamón. Eres lista

y el recurso que aprendiste... En eliminación.

Y me gusta la gente que aprende.

Teresa, tiene mérito porque podías haber hecho algo más elemental

pero hay un pensamiento y se agradece.

El plato es divertido, gracioso,

está bien hecho. Tienes estética, porque te gusta.

Eso se nota también a la hora de emplatar.

Vete por ese camino. (ANTONIA) Tiene un gusto

fantástico porque la alcachofa, que es dulce,

con el sazón y el jamón

se ha mezclado bien.

Enhorabuena. -Gracias, Antonia.

Valentín.

¿Qué vemos aquí? Pollo de campo extremeño,

en honor a Gloria, que me ha elegido la cesta.

El producto es bueno además.

Gloria lo ha hecho con una intención buenísima.

Yo cuando veo tu plato,

veo una intención, veo una evolución,

veo estética.

No es el plato de mi vida,

pero veo que aquí hay ganas.

Así que vamos a probarlo.

El calabacín que está en daditos

es encurtido, ¿vale? ¿Y el otro?

El otro es como un carpacho.

Está crudo, salpimentado un pelín con aceite y vinagre.

La salsa de queso está potente.

(VALENTÍN) Tiene un caldo de verdura.

Un caldito. Valentín, sigue por ahí.

Gracias. Este es el camino.

Vale. ¿Qué te pasa Valentín?

Buf, me impones mucho. Todavía.

Y a veces no me fío y Aleix me dice "cree en ti".

Lo que pasa es que tú esperas ver

antes de mi valoración que te diga:

"No te voy a dar un zasca".

Pero es que yo creo que cuando venís aquí,

vosotros ya sabéis lo que hay ahí. Te digo lo que a Teresa,

eres un listillo.

(RÍE) Sin duda, sois personas muy listas

A ver si esa inteligencia, la aplicáis a la cocina.

De momento lo hacéis poquito.

Pero lo podéis hacer.

Dicho esto y roto el trío calavera,

noto un nuevo trío.

Pero esto ya lo digo yo. Y es Aleix, Teresa y Valentín.

Muy bien. Los demás estáis por debajo.

Valentín, estas evolucionando. Gracias.

Me da mucho miedo

que pasen las semanas y uno de tus rivales está ahí: Aleix.

¿Tendrás la fuerza suficiente para decir:

"Sí, yo puedo ganar y voy a dar un paso más".

Tienes un rival que te lleva muy poca ventaja.

Intentaré adelantarte por la derecha.

Lo siento, amigo. (SUSPIRA)

(VALENTÍN) "Tengo que sacar garras"

si quiero despuntar. No voy a estar a la sombra de Aleix.

"Es algo que no me ha gustado nunca.

Debo aplicar esa seguridad en mi día a día".

Y lo pienso hacer.

-Quiero dar confianza a todos.

Vosotros tenéis que creer más en vosotros mismos.

Defender siempre vuestro plato.

Pero al mismo tiempo, escuchar lo que dicen

nuestros queridos chefs.

Os quiero. Porque yo me veo

cuando estaba ahí.

Estoy metida en vuestra piel.

Hoy uno se va a ir.

(SUSPIRA) Nos vamos juntos si queréis.

(RÍEN) Aspirantes.

Es el momento de deliberar para decidir

quién abandona esta noche las cocinas. Pero antes,

tenemos que despedir a la gran Antonia Dell'Atte.

¡Viva! -¡Diosa!

(Aplausos)

¡Chao! ¡Antonia!

¡Que vuelva! ¡Que vuelva!

(TERESA) ¿Se puede ser más diva?

-No se puede ser más diva.

(TERESA) "Me encanta Antonia. Soy tan fan de Antonia".

Qué guapa, qué guapa, qué guapa que es.

De cerca es espectacular.

(SUSPIRA) Ahora sí.

Vamos a deliberar. Vamos a ello.

Uf, ahora me pongo nerviosa.

(Música de tensión)

-Hoy es el día que me voy a mi casa.

-No, hombre, el que se va soy yo.

(CUCHICHEAN ENTRE LOS TRES)

-Hoy le van a dar una oportunidad a Marcos.

(GLORIA) Yo no evoluciono y hay que evolucionar.

(CUCHICHEAN ENTRE LOS TRES)

(SUSPIRA)

Lo tenemos. Vamos.

Aspirantes.

Las cestas tenían ingredientes interesantes con los que hacer

un gran plato. Lo han conseguido tres aspirantes.

Aleix, Teresa y Valentín.

Vuestros platos han demostrado

que os crecéis ante los retos.

Habéis sabido sacar partido a los ingredientes

y vemos evolución en vuestro trabajo.

(AMBOS) Gracias. Así que enhorabuena,

continuáis una semana más en MasterChef.

(Aplausos)

Enhorabuena.

(VALENTÍN) "Hay que preocuparse por todos los competidores,

no solo por Teresa y Aleix, que esto va cambiando mucho".

Se acumula una presión que hay que intentar que no estalle.

(RESOPLA)

(BESOS) -Venga...

Sin embargo,

no todos habéis sido capaces de sacarle

el mismo partido a los diez ingredientes

que os ha adjudicado el compañero.

Aitana y Samira, dad un paso adelante.

Vuestros platos eran un quiero y no puedo.

Había buena intención y buenos emplatados.

Pero al probarlos se nos quedaban cortos.

Sin embargo, no eran los peores de este reto.

Continuáis una semana más en MasterChef.

(Aplausos)

Podéis subir a la galería.

Gloria, Natalia, Carlos y Marcos.

Vuestros platos eran los más simples

que hemos probado esta noche.

Carlos, tu amigo Marcos te dio pasta para lucirte

pero no ha sido así. Nos has dicho que has hecho

una salsa de tomate currada y, siento decirte,

que ese trabajo no se notaba. Gloria.

Parece que no ha servido de nada

lo que te hemos dicho las últimas semanas.

Has pasado del puchero al plato combinado.

Esperábamos evolución y no la hemos visto.

Natalia.

Tu plato se parecía bastante al de Gloria.

Y aunque tu emplatado estaba más limpio y ordenado,

pienso que podías haber hecho más con los ingredientes.

Y su carne estaba muy buena... Marcos.

Creemos que has cocinado muy confiado porque decías

que este plato lo haces mucho en casa.

Pero ahí había muy poco trabajo.

No has cocinado, has echado todos junto...

En definitiva, sin mimo.

Así que os voy a pedir una cosa.

Quien crea que ha sido el peor del reto,

que se quite el delantal ahora mismo.

(ALEIX) Vaya dos...

-Ay, qué dos...

Veo que empezáis a hacer autocrítica.

Nos alegramos, pero la decisión estaba tomada.

Por tanto,

el aspirante que no continúa

en las cocinas de MasterChef es...

(Música de tensión)

Marcos.

Y Gloria. (AITANA) ¿Qué?

(AITANA) ¿Dos? No, no.

No me fastidies.

Vuestros platos están muy lejos

del nivel de exigencia del programa siete.

(VALENTÍN) No me digas. -Madre.

-Yo no he visto nunca esto. ¿Por qué dos?

Carlos.

Agradecemos tu valentía y que seas capaz de reconocer

que no has hecho un buen trabajo pero la decisión es nuestra.

Gracias. Puedes ponerte el delantal.

Natalia.

Esperamos ver mucho más en el siguiente programa.

Podéis subir a la galería.

(NATALIA) "MasterChef es imprevisible".

Nunca puedes dar nada por hecho.

No sé si esto habrá pasado alguna vez pero estoy flipando.

Gloria. ¿Qué te ha pasado

en estas cocinas? No solamente hoy.

¿Qué no has aprovechado? No sé decirte.

La verdad es que he entrado con muchas ganas. No sé.

¿Sientes que hoy cocinas mejor que hace siete semanas?

Sí, hombre. Vas aprendiendo cosas

que no has tocado nunca. He evolucionado un poquito,

pues el emplatado... No sé.

¿Qué balance haces de tu paso por MasterChef?

Yo, muy contenta. Me llevo gente...

Ese es el mejor público que tengo,

ellos y mi familia.

Marcos.

¿Pero qué te ha pasado? No sé, me da mucha pena.

-Ya está. -Ya... No lo sé.

(MARCOS) No he sabido evolucionar, no he sabido aprovechar el tiempo.

Me sacáis del arroz y me pierdo. No sé si a ganas

habrá alguien que te gane.

Tienes toda la ilusión del mundo, pero llegas y te bloqueas.

Me bloqueo, destruyo todo lo que toco.

-No puedo creer esto.

-Jordi, en concreto a ti, te quería decir

que lo siento si te he decepcionado.

Os escucho y os metéis más caña de la merecida.

No puedes decir que solo sabes cocinar arroz.

O tú solo cocinar cocina de casa, pucheros, tal... No.

A estas alturas, programa siete, no hay derrotados.

Y hay que estar orgulloso de eso. (AMBOS) Gracias, chef.

Gloria, Marcos. Mirad a la galería

y decidme quién va a ganar MasterChef.

(GLORIA) Yo tengo a Valentín

y a Aleix... No sé. Uno de los dos.

Me gustaría muchísimo.

(MARCOS) Para mí, Carlos.

Es un tío que le echa narices a la vida.

Si no ganaba yo, quiero que gane él.

Así que espero que ganes tú, Carlos.

(CARLOS) "Mi momento va a empezar ahora. Marcos era un lastre".

Creo que ahora me voy a poder explayar.

Me quito un peso de encima.

Gloria, Marcos. Ha llegado el momento de dejar

vuestros delantales en los puestos de cocina.

Vale. -Gracias.

Suerte. (AMBOS) Gracias.

Gracias.

(Aplausos)

(MARCOS) "Haber llegado tan lejos para mí es un logro".

-¡Quillo! -¡Vamos!

"He aprendido a valorarme yo mejor y a criticarme mejor,

pero mi sueño en MasterChef no se ha acabado.

Aunque no haya ganado, voy a ser un embajador del programa.

Esto no es un adiós, es un hasta luego".

(GLORIA) "Lo que he aprendido en MasterChef

me va a valer para todo. Te da valores

tanto personales como culinarios, por supuesto.

Te da un giro en la cabeza Estoy supercontenta.

Mis hijos son los primeros que van a ver la evolución de su madre".

Gloria y Marcos se marchan con pena por no seguir disfrutando

de la experiencia que brinda MasterChef. Para los demás,

aún quedan seis semanas por delante

para seguir aprendiendo

y disfrutando de los lugares que visitamos.

Nos vemos en siete días. Mientras, ya saben, pónganle...

(LOS TRES) Sabor a la vida.

Bienvenidos al Palacio de la Magdalena.

(NATALIA) El que necesita ayuda, que lo diga.

-El azúcar glas es cemento puro. Es increíble.

-El solomillo tiene jugosidad. No son suelas de zapato.

(NIÑO) Cortarlo después de marcarlo.

Si falláis, tenéis que repetirlo y hacerlo bien.

-¡Carlos! ¿Cómo vas?

(ALEIX) ¿Te ayudo? -Tú preocúpate de lo tuyo.

-¡Aleix! -Dime.

-Tú que eres el grande, quítame las ollas, por favor.

-Me ha quedado claro, jefa.

(NIÑA) ¡Ya podéis correr, que no llegáis!

Bienvenidos a la batalla del tomate.

(AITANA) Hay tomates.

¡Tomate!

(RÍE) No puedo... Es más grande que ella.

Las cantidades son telita.

(TERESA) Me gusta así.

No quiero que pasen pepitas. No me gustan las pepitas.

Más ajo que sal. Y azúcar.

Lo he hecho como en casa. Mucho mejor, mucho mejor.

Quizá un poco más gordo.

Viendo el chozo, veo al pastor.

Después de esto, no sé. Tienes la capacidad,

si no lo haces es porque no quieres.

Por tanto, el aspirante que no continúa...

(GOLPES EN LA PUERTA)

No me lo puedo creer. ¡Anda ya!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7

MasterChef 7 - Programa 7

14 may 2019

Cada aspirante tendrá la oportunidad de robar 12 productos a un solo compañero o a varios. No tendrán que cocinar con los ingredientes que les han dejado. Viajarán a Pedraza (Segovia) para conocer cómo se trabaja en un catering. Antonia Dell'Atte, vuelve para la prueba de expulsión.

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 7 " ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 7 "
Programas completos (13)

Los últimos 185 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ester

    El cotilleo será la muerte de masterchef.. que pena. Gran decepcion

    22 jun 2019
  2. Ester

    Esto ya no es Masterchef, es Salsa Rosa. Os vais a cargar el programa, nos gusta la cocina, y eso es lo buscamos, no otras cosas

    20 jun 2019
  3. Nuria

    Que borde me parece Carlos, encima que Marcos le desea que gane, este feliz de que se vaya porque es un lastre... No pues qué tipo mas frío y borde... Deseo que se largué pronto Carlos....

    01 jun 2019
  4. Silvia

    Me encanta Master Chef porque a parte de un concurso de cocina muestra un camino de evolución y desarrollo de personas que tienen como pasión la cocina. Pero está temporada el casting no ha sido muy acertado. Los concursantes no crecen, son conformistas y no tienen talento. Una pena...

    25 may 2019
  5. Paula

    Me encanta Masterchef y justamente por eso pido que no se convierta en un programa como los de Telecinco donde lo único que importa es criticar al otro, discutir y llorar. Por favor, que siga siendo un programa de superación, aprendizaje y sobre todo cocina, mucha cocina.

    20 may 2019
  6. Paula

    Me encanta Masterchef y justamente por eso pido que no se convierta en un programa de Telecinco donde lo único que importa es hablar del otro, criticar y llorar. Queremos ver superación, cocina y aprendizaje.

    20 may 2019
  7. Masterchef

    Cada vez los participantes cocinan peor. El nivel de los concursantes está muy por debajo de las ediciones pasadas. Menos salseo y más cocina.

    19 may 2019
  8. Pepo

    Si supiéramos lo que piensan los demás y dicen de cada uno de nosotros, estaríamos más solos que la una. Más cocinar y menos malos rollos, entre los concursantes. A mí personalmente no me importa quién se quiere, y quien no. Másterchef, si, cocina superación, y dos horas y pico de buen rollo, y no programas de malos rollos, discusiones, y tu malo, y tu más. Volvamos a los orígenes, por favor.

    19 may 2019
  9. PabloT

    Deberían hacer un jurado vs aspirantes en una prueba de exteriores, o hacer un crossover con concursantes de ediciones pasadas y que compitan entre sí, Masterchef España copia lo peor de Masterchef USA y el de Reino Unido, no necesita, USA tiene comida de todas partes del mundo, Reino Unido no tiene platos más allá del fish and chips que pueda mostrar como atractivos, España es una superpotencia de la gastronomía mundial y occidental, deben vender mejor cada comunidad autónoma, con sus particularismos regionales, darle su espacio, no necesitan tampoco estar alabando a Francia e Italia y echarse a menos, menos reality y más cocina, las pruebas de exteriores es otro punto fuerte español, son una potencia en turismo también.

    19 may 2019
  10. Richard

    Por fin salió Marcos... Debió llevarse a Carlos. Lo q han hecho es llorar y llorar cual Magdalena en esta edición de Master chef.

    17 may 2019