Todo cambia en esta edición de MasterChef.Por primera vez, la competición será doble: entre los aspirantes y entre el jurado, porque Pepe, Jordi y Samantha serán mentores cada uno de un grupo de aspirantes durante la temporada, y se ocuparán de su formación y evolución. En la última prueba de selección del casting, los 15 aspirantes que hayan conseguido el delantal deberán decidir con qué juez participarán, formándose así tres equipos con cinco candidatos. La reputación de los jueces y su ojo a la hora de reconocer el talento están en juego.

Entre los aspirantes, un empresario que fue ciclista profesional, un exfutbolista reconvertido en pescadero y un cerrajero forense. Grandes retos: cocinar para más de 210 comensales o elaborar una croquembouche, postre que ningún aspirante ha conseguido realizar en ‘MasterChef’. Chefs como Joan Roca, Elena Arzak, Pedro Subijana, Dabiz Muñoz, Quique Dacosta, Dani García, Francis Paniego, Eneko Atxa y Aitor Arregui entre otros, asesorarán a los aspirantes.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5298518
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 13 - ver ahora
Transcripción completa

Por primera vez en la historia de "MasterChef"

vais a replicar un plato sin verlo ni probarlo.

Fácil, ¿no?

¡Ay, es que me tiembla todo!

¡Dios mío, me pongo súper nerviosa!

Qué tensión, ¿eh? -La tensión me la pones tú.

Uf, qué buena pinta esto, por favor.

Yo no sé si hubiera sido capaz de hacerlo tan parecido, ¿eh?

Carlos, el futuro ganador de MasterChef,

quiere cosas complicadas.

Se lo damos y me presenta esto. No sé qué hacer.

Aspirantes, bienvenidos.

Os estáis jugando el pase a la final.

¿Estamos de acuerdo? ¡Sí, chef!

El aire. -Sí, lo tienes que echar aquí.

Lo filtras y lo metemos aquí. -El jugo este.

Eso déjalo. Lo deberías saber, si no no vamos a sacarlo.

Necesitamos hacer el aire.

Eres un mentiroso. -No me sale.

Se tiene que venir uno conmigo.

No puedo hacer 40 elaboraciones.

El paralelo, cuando acabes ya tienes esto infusionado

para sacar el postre a tiempo y bien.

Esto no es una picada.

¿Quién ha hecho esta chapuza estéril?

Todos. -Lo he hecho yo.

(RÍE) Tan contento.

Venga, cancelamos picada.

Vamos a recibir a "Monsieur Chocolat",

Frédéric Bau.

¡Ostras! -¡Vamos, Tere!

¡Venga!

Esto no se me monta, tío. -Esto es una nata bien montada.

Cago en la madre que te trajo. -Venga, Carlos.

Vaya tela, vaya tela. -La he cagado.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Carlos. ¿Qué?

Bien, Carlos. -Campeón. Campeón.

Buenas noches y bienvenidos a la final de "MasterChef 7".

Hace trece semanas Aleix, Aitana, Valentín y Teresa

entraron por esa puerta como cocineros amateur.

Madre mía. -¡Ah!

¡Qué guapa! Hasta ese momento

solo habían cocinado para su familia y amigos,

pero sus cocinas se le habían quedado pequeñas.

Querían pensar a lo grande y atreverse a soñar

con tener su propio restaurante.

Hoy están más cerca que nunca de conseguirlo.

¡Ah, el trofeo!

¡Ya!

Si no lo voy a tocar, pero...

Ahí está presente, madre mía...

Finalistas, bienvenidos

y enhorabuena por haber llegado hasta aquí.

(TODOS) ¡Gracias!

¡Quién nos lo iba a decir!

Me enorgullece que tres de mis aspirantes

hayan llegado tan lejos. Eso es.

Eso quiere decir que aunque tenga la fama

de ser el juez más duro

ser exigente tiene su recompensa.

Eso sí.

Oye, Jordi, yo tengo que darte la enhorabuena.

Yo, Jordi, también te doy la enhorabuena.

Gracias, Sami. Y la gracias a Teresa

por no dejarme sola en esta final.

Nunca, nunca. Además, hoy vengo de tu color

haciendo un homenaje. Muchas gracias.

Lástima que tú no puedas decir lo mismo, Pepe.

(Risas)

Yo estoy encantado, ¿eh?

Sin presión, disfrutando de este momento, tan pichi.

No, pero apóyame a mí

que estoy más solita, que ellos son tres.

Ellos tres han hecho piña desde el minuto uno

y yo estaba aquí poco menos que de decoración,

que quedo mona así en un rincón.

Pero a Baby nadie la arrincona.

Finalistas, sé que ahora mismo los cuatro os dais

por satisfechos con estar en la final.

Sí. -Bueno.

Pero yo os voy a recordar

los premios que hay en juego. Bien.

El primero el trofeo que acredita al ganador

de la 7“ edición de "MasterChef".

¡Ah! -¡Ostras!

La publicación de su propio libro de recetas.

¡Qué guay!

Y cien mil euros.

Ya se podrían repartir un poquito, ¿no?

Todo para uno es mogollón.

También será premiado con el master en cocina,

técnica y producto que concede el Basque Culinary Center

en San Sebastián, la facultad de ciencias gastronómicas.

Esa sí que me gusta mucho.

Además, el segundo clasificado ganará un master en pastelería.

Y el tercero un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

Ay, qué guay eso.

Aitana, ¿qué significa para ti estar en la final?

Yo te prometo que todavía creo que sigo soñando.

Yo entré y digo: "Huy, estoy en MasterChef".

Y todos los días lo digo. Es la leche en vinagre.

Ten cuidado que se corta. La leche en vinagre se corta.

¿Eh? Se cor...

Teresa, ¿quién es para ti el rival más fuerte?

Aquí tengo a mi caballito ganador porque básicamente

Aleix ha sido favorito desde el minuto uno

para todos los concursantes y a mí nadie me echaba cuenta.

Entonces mira, al final estamos

aquí los dos uno al lado del otro.

Creo que él es el rival más fuerte.

Valentín, nos has dicho que estás harto

de quedarte con la medalla de plata.

Así es. ¿Qué metal vas a conseguir,

oro, plata o bronce? Yo voy a por el oro.

Y si me tengo que quedar en el plata o en el bronca

pues me quedo con ellos, pero luchar a por el oro.

Aleix, semana tras semana nos has dicho

que no te querías ir, que querías alargar tu sueño.

¿Vienes dispuesto a conseguirlo?

Uf, hoy estoy muy nervioso de ver que estamos aquí

los últimos cuatro, ver el trofeo ahí

ya me pone que se me sale el alma.

Pero voy a seguir persiguiéndolo,

voy a luchar hasta el final y las directrices

que me habéis dado las voy a tener presentes,

más hoy que nunca.

"MasterChef" me está dando

una clase de vida avanzada, exprés.

Porque es increíble, me acuerdo en el casting

cuando me decían: "MasterChef cambia vidas".

Luego entras y te das cuenta de que sí que la cambia.

Uno de vosotros terminará la noche como vencedor.

Qué fuerte.

Pero antes tenéis que superar dos pruebas muy exigentes.

El primer protagonista del duelo final

saldrá del reto que está a punto de comenzar.

Y el segundo de las prueba de exteriores.

Qué fuerte. Quiero veros pelear

a los cuatro por estar en el duelo final.

Sí, chef. -Como si no hubiera un mañana.

Aspirantes, antes de enfrentaros

al primer reto de la noche tenéis que descubrir

vuestra última caja misteriosa. ¡Uf!

Una, dos y tres.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Tortillas de Aitxu! ¡Qué guay, me encanta!

(RÍE)

¡Cómo mola!

¿Cómo lo has llamado?

La Casa de la Marquesa.

Y aparte son los mejores platos que hemos hecho aquí.

Aleix, cuéntanos, ¿qué es?

Yo tengo en mente abrir un restaurante.

Y el nombre de Razones sería pues razones para ir,

y para quedarse y para volver.

Entonces me hace mucha ilusión poder finalizar "MasterChef",

aprender con el premio en el Basque

para poder abrir lo que sería un sueño para mí

que es tener un restaurante.

¿Y qué platos encontraríamos en la carta de tu restaurante?

El más especial para mí es la crema de carabineros

con vieiras a la plancha.

Es el plato que me dio el pase a estar aquí

y me trae muy buenos recuerdos, es increíble.

Teresa, ¿cómo sería La Casa de la Marquesa?

Me encanta.

Es que es muy guay. Una casa en la costa gallega

que tú solo previa reserva puedas ir,

porque ya sabéis que tampoco

voy a estar todos los días ahí trabajando.

Una vez al mes.

Os encantaría venir seguro, que yo os trataría fenomenal.

Valentín, ¿por qué el nombre En Vereda?

Pues porque como habéis visto soy bastante exigente

y en vereda es por el dicho de "meter en vereda".

Entonces a mí lo que me gusta es la cocina firme

y es un poco el modo de meter en vereda también

a todo el que quiera disfrutarla.

¿Meterías a Pepe en vereda? ¿Habrá sitio para mí?

Y también lo que me ha metido en vereda Jordi,

que eso es muy bueno. ¿Verdad?

Por muy llorón que sea, yo lo aprecio

y te lo agradezco muchísimo. Me encanta que lo aprecies.

Aitana, ¿qué sientes al ver tus platos

en la carta de un restaurante?

Pues me encanta. Sobre todo me encanta

que es el restaurante que me gustaría a mí abrir.

El nombre es Las Tortillas de Aitxu

porque quería que fuera de tortillas.

¿Cómo se llama? Las Tortillas de Aitxu.

De Aitana. Aitxu, Aitana.

¿Y crees que a Álvaro le gustará

que tu restaurante lleve el nombre

que te puso tu ex novio? ¿Cómo?

Es que es el nombre que me llaman mis amigas.

Se lo inventó, pero a Álvaro

le da absolutamente igual, es cero celoso.

Bueno, en esas cartas aparecen los platos

que realizasteis para entrar a estas cocinas en el casting

y también los mejores platos que habéis preparado

en estas cocinas. Sí.

Conseguir la chaquetilla que os lleva directos

al duelo final no va a ser sencillo.

Madre mía, me pone esto la piel de gallina.

Tenéis que superar un reto que ya es un clásico

en estas cocinas, de los que le gusta a Aitana.

¿Seguir al chef?

Para descubrirlo vamos a recibir

al único chef que tiene un restaurante

con tres estrellas Michelín en Madrid.

¡Dabiz Muñoz! Desde el restaurante DiverXO,

Dabiz Muñoz.

¡Oh, qué guay!

(Aplausos)

¿Qué tal?

Pero bueno, por fin.

¡Hola, Dabiz!

Hola. -Hola, ¿qué tal?

Hala, Dabiz DiverXO.

Me ha hecho una ilusión.

Oh, ya verás qué platito nos trae,

porque te hace ilusión verle pero sabes cómo cocina

y... miedito.

Buenas noches, Dabiz.

Bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Muchas gracias. Buenas noches. Un placer tenerte aquí.

El placer es mío. -Pues como hay que seguirlo...

Uf. Conseguir las tres estrellas

para un restaurante es colocarlo

en el Olimpo de la gastronomía.

¿Cuál es tu objetivo ahora para DiverXO?

Máxima ilusión ahora mismo convertir DiverXO

en el mejor restaurante del mundo.

Puto crack. -La ilusión no es una lista,

es que cuando alguien salga de DiverXO

salga con la sensación de que en realidad

no hay nada en el mundo exactamente igual.

Qué guay. ¿Qué sueños te quedan

por cumplir además de ser el mejor restaurante del mundo?

Bueno, me quedan muchos sueños por cumplir.

Tengo un par de ideas diferentes a DiverXO y StreetXO

para hacer en Madrid.

Oh, qué bien. Qué fuerte.

Algo que no se ha hecho todavía,

algo muy guay. Pues suena bien.

Seguro que hay callos.

(Risas)

Nos encanta verte triunfando. Pero para los aspirantes

y los espectadores que nos ven desde casa

es importante recordarles que nadie regala

las estrellas Michelín, ni siquiera a ti.

¿Cómo las has conseguido? ¿Cuál es tu fórmula mágica?

Solo trabajando mucho,

esforzándose mucho, siendo muy constante

se llegan a conseguir grandes cosas.

Se puede soñar muy grande pero yo conozco a nadie

que haya soñado muy grande y no haya sacrificado

tantas cosas como su sueño sea. Está claro.

Así es. Así es.

Es verdad.

Los aspirantes se han quedado con la boca abierta

cuando te han visto entrar. Aleix hoy colapsa.

No sé qué dejan para cuando vean lo que has traído.

Madre mía, vas a traer un platazo del copón.

¡Oh!

¡Guau!

Increíble.

Es uno de nuestros lienzos de DiverXO.

Lo que hemos hecho es un salmonete

asado al a brasa y crujiente con una emulsión de galanga

y unos dumplings de cuitlacoche,

que es el hongo negro-azulado del maíz.

¡Oh!

Y una beurre blanc de tamarindo.

Madre mía. -¿Perdón?

Aspirantes, como ya habréis adivinado el primer reto

de la noche consiste en cocinar siguiendo al chef.

Por fin, Aitana.

Sí, sí.

Pues muy bien, tendréis que hacer el plato

al ritmo que os marque Dabiz Muñoz.

Vale. Por tanto esta prueba

no tiene tiempo de cocinado,

el tiempo lo marca Dabiz.

Él tiene paciencia. O sea, que es guay.

Cuando termine vosotros tendréis un minuto más

para emplatar. ¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Fácil no va a ser. Es un chef conocido, cañero,

tres estrellas Michelín. O sea; que hoy vamos a tener

caña de la buena, que sé que le gusta.

Antes de empezar a cocinar entraréis al supermercado

a buscar las cestas con todos los ingredientes

necesarios para hacer este plato.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Dabiz, puedes ocupar tu sitio. Adelante.

Vamos, Dabiz. Madre mía, qué guay

tener este pavo aquí.

¡Buah!

¡Dios!

Pues el tiempo de cocinado empieza en tres, dos, uno, ya.

¡Dios santo! ¡Ah!

Vamos a ir dejando los ingredientes en orden

en la encimera. -Ay, jengibre, qué bien.

Está mi ingrediente, Teresa. -No me hables.

Vale. -Que me desconcentro.

Venga, ¿estáis listos? -Sí.

Venga, empezamos cogiendo un cazo con la vaporera.

Lo vamos a poner hasta la mitad de agua y lo vamos a poner

al fuego a máxima potencia para que hierva.

Vais a buscar una vieira seca, la vais a poner directamente

en la vaporera que se nos vaya hidratando.

Vamos con los dos sofritos que va a llevar el plato.

Los vamos a arrancar juntos.

Tenemos cinco ajos, un trozo de jengibre,

tres chalotas y dos chiles.

¿Te apetece probar el plato?

Vamos a probarlo, sin ningún tipo de problema.

Tenemos que probar esa intensidad

para que los concursantes hagan lo mismo.

Vamos a empezar picando el ajo, la chalota y el jengibre.

¡Hum! Qué bueno, ¿eh?

¡Hum!

Una vez que tenéis el ajo picado lo vamos a repartir

en los dos cazos, mitad y mitad.

En la picadora se me da mejor.

¡Hum, qué bueno todo!

Dabiz, muy rico el plato. Estaba muy rico.

Está hecho con cariño. Se nota.

Aspirantes, quiero probar cuatro platos igual de buenos

que este que acabamos de probar aquí de Dabiz, ¿eh?

¡Oído, chef! -Oído.

Venga. Vamos a echarle un tercio

de la chalota a uno de los cazos

y dos tercios al otro.

Y con el jengibre hacemos igual.

Quiero el jengibre muy picado, muy picado.

Bueno, seguir al chef nunca es una prueba fácil, ¿eh?

Es complicada. Al final esto sí es seguir

a un profesional de verdad, con lo cual esto es el salto

a decir: "Estaré más o menos preparado", ¿no?

Vamos a picar el chile.

Tiene muchas elaboraciones, todas muy precisas.

Complejo, con lo cual ya pueden correr.

Él es disciplinado y serio en la cocina.

No les va a hacer la puñeta, pero sí va a marcar un ritmo

que no les dará mucho margen para meter la pata.

Y solo le vamos a echar el chile al cazo

que hemos puesto un tercio de chalota y de jengibre.

Oído. -Oído.

El otro que lleva dos tercios de chalota y jengibre

es para el cuitlacoche. Así que una vez que lo tengáis

rehogado vamos a echar el cuitlacoche.

OK. Este al de un tercio, el chile, ¿no?

¿Qué te pasa, Valentín?

El del chile era los dos tercios.

Era el tercio, un tercio.

Valentín, hay que estar atento. -¡Ah!

Hay que estar atento. -Vale, vale.

Vamos a coger un salmonete pequeño

y un salmonete grande.

Cuidado que no se os quemen los sofritos.

Al pequeño le quitamos la cabeza,

le sacamos los lomos

con cuidado de no destrozar el pescado.

No hay nada más horrible que ver a alguien

destrozando un pescado.

Tenéis que tener cuidado

de no romper ni la cabeza ni las espinas.

Guardad los interiores del salmonete.

No lo tiréis a la basura.

Lo cortamos en tres trozos

y lo vamos a poner en un cazo pequeño.

Van peor las chicas, ¿eh? Aitana y Teresa van peor.

La que va más retrasada es Aitana.

Va con ese punto de retraso,

ya tenía que estar con el salmonete.

Valentín va muy bien.

Vamos a limpiar la espina y la cabeza.

Lo que hay que hacer es darle un corte justo por debajo

de la propia cabeza para que se nos quede

solo la cabeza sin nada de carne.

Mirad, tiene que quedaros más o menos así por delante.

Y por detrás utilizad la cucharita pequeña

y con mucho cuidado de no romper la cabeza,

porque la quiero absolutamente entera,

tenéis que quitarle todas las partes húmedas...

sin olvidar vuestros sofritos, ¿eh?

Sí, sí, están ahí.

Dios mío, ¿fuisteis capaces de quitar la cabeza?

O sea, esto de la cabeza me tiene loca.

(VALENTÍN RÍE) Venga.

Una vez que tenéis la cabeza del salmonete limpia

la metéis dentro del bol con agua y hielo.

Eso me parece lo más jodido...

Joder la cabeza esta.

Vamos, tenéis que tener ya

el cuitlacoche rehogado. -Sí.

Vais a ponerle 60 gramos de nata.

Oído.

Buah, hasta que he conseguido

quitar la carne de la cabeza, Dios mío...

Vamos a limpiar la espina del salmonete pequeño.

Dios mío, qué horror.

Lo que tenéis que hacer es quitarle la máxima carne

posible y quitarle las aletas que tiene a los lados,

entera y sin romper.

Una vez que lo tenéis medio limpio, ¿lo veis?

¿Lo estáis viendo? Mirad aquí, como esto.

Esto creo que lo quería para algo, ¿no?

Quiero ver la espina del salmonete perfecta.

Oído, sí.

Vamos con el salmonete grande. -No, espera un poco.

Vamos a quitar la cabeza,

sacamos los interiores del salmonete grande.

Y una vez más...

Me cago en la leche.

Sacamos solo el hígado,

que es esta parte de aquí del salmonete.

Esto se me ha quemado.

Voy a hacer como que no he oído, Aitana,

que se te ha quemado el sofrito.

Ya, se me ha quemado el sofrito, sí.

Jo, está apañada Aitana.

Con lo que le gustaba esta prueba.

Sí, claro, no sabía lo que pedía ella.

Tengo que repetir el sofrito. Me cago en su santa vida...

Le vamos a sacar los dos lomos. Hacemos lo mismo,

le damos un corte sin destrozarlo,

porque este lomo sí lo vamos a utilizar.

Tienes dos lomos con las cabezas, ¿no?

Eso es, tiene que quedaros un lomo tal que así.

¿Me veis? Quiero que el corte del salmonete...

Si no me veis y luego lo hacéis mal tendremos un problema.

Si no me queréis mirar no me importa, ¿eh?

Luego si no queda bien...

Jolín, no estoy viendo nada. Yo no llego, ¿eh?

¿Los lomos del pequeño van aquí?

Sí. -No me miráis...

Sí, sí. ¿En agua con hielo? ¿Ya la hemos metido?

Se ha perdido Valentín. Ya se ha perdido.

Y con unas pinzas coged la espina del lomo

y sacarla tirando hacia delante.

No tiréis hacia atrás

porque si no vais a romper el lomo.

¿Me oyes, Teresa? -Sí, sí, sí.

Es que si me paro a mirar no hago cosas.

Es muy complicado. Haré una técnica mixta

de mirar y escuchar, a ver qué tal me sale.

Si me habéis hecho caso tenéis en un cazo

las cabezas del salmonete grande,

los hígados y el lomo del salmonete pequeño.

Porque vamos a hacer un aceite de salmonete.

Vamos, chicos, que si queréis puedo ir más rápido.

¡No! -No, no, déjate.

Bueno, yo tengo el cuitlacoche ya.

Así que como yo quiero poder liar mis dumplings bien

me lo voy a poner en mi bandejita.

A mí me falta un poco, yo no lo voy a sacar todavía.

Lo filmáis, un golpe fuerte de frío.

En el abatidor, ¿no? -Abatidor.

Vamos, tenéis que meterlo ya

en el abatidor, ¿eh? -Vale.

Esta prueba es totalmente agotadora,

mental y físicamente, porque tienes que estar atento

mentalmente al chef y luego físicamente

no puedes parar de moverte

en un espacio bastante reducido.

Y va a un buen ritmo, pero es verdad que no creo

que en su cocina vaya así. Seguro que va mucho más rápido.

Espero que estén bien secos los cuitlacoches.

Porque si no luego os voy a ver

llorando mucho para enrollar los dumplings.

Por eso, prefiero esperar un poco.

Que se arriesguen ellos.

Tenemos las gambas secas. Vais a triturarlo

hasta que quede un polvo grueso.

Esto que estamos haciendo ahora es la base de la salsa XO.

La salsa XO es una salsa cantonesa

que está hecha a base de vieira seca, gamba seca

y normalmente jamón ibérico, que lo vamos a poner ahora.

Y vamos a cortar en daditos pequeñitos.

Vamos a echarlo al sofrito que teníamos ya reservado.

Yo no tengo sofrito.

Y la gamba seca también.

¿Un sustituto del sofrito se te puede ocurrir, Dabiz?

Sí,... un sofrito.

Pues nada, y luego el jamón.

Ya hay una rezagada de momento que es Aitana, ¿eh?

Bueno, Valentín... Valentín está ahí.

Aleix va más o menos siguiendo.

El jamón lo vamos a poner en el sofrito

y la gamba seca también.

¿Seguimos?

Eh... bueno.

Vais a coger la galanga.

La galanga es esto.

También llamado jengibre azul.

¿Una?

No, vais a coger 500 gramos de galanga.

Oído. Joder, el jamón...

Lo vamos a meter al robot.

Y lo vamos a triturar

hasta que se quede casi como un serrín.

Si no lo picáis bien no va a salir bien el jugo.

Vais a coger una lengua y a apretar la galanga

sobre el colador para ir sacando el zumo de galanga.

Tiene que ser 180 gramos.

¿180 gramos del agua esta?

Sí. -Vale.

Yo voy a sacar mi cuitlacoche de la cámara

y me lo voy a meter en la nevera

para que no se me congele.

Yo no voy a hacer eso todavía; porque si no, no sale.

Yo voy lento pero seguro.

Prefiero ir con el paso a paso bien hecho

a hacerlo rápido y que luego

tenga mil pequeños fallos el plato.

Bueno, vamos a pesar 30 gramos de gel crem.

30 gramos que gel crem que lo vamos a echar

sobre la leche de galanga y la leche de coco.

Coco, leche de coco...

Y lo vamos a triturar. -Vale.

Guau, cómo espesa esto, ¿no?

Os tiene que quedar una pasta

como si fuese una mayonesa dura, ¿eh?

Vamos, chicos, que solamente nos falta la mitad.

Buah. -No será verdad.

Sí que es verdad. -O sea...

Aitana, deseando que llegase esta prueba y te veo perdidita.

Pues me acabo de encontrar. Imagínate cómo estaba antes.

¿Sí, has encontrado el sofrito? Sí, el sofrito sí, pero...

Pero no estoy sucia por lo menos.

Bueno, podemos debatirlo, ¿no?

(AITANA RÍE)

Vais a meter la mezcla de leche de galanga

y leche de coco dentro de la manga.

Cuando lo tengáis relleno quitadle el aire

haciendo esto con la manga para que justo la mezcla

se os vaya para abajo y no os quede aire en la punta.

Y lo guardamos en la nevera.

Uf, qué reto. Qué pasada, ¿eh?

Me parece imposible. -Uf.

Vamos, marquesa. Vamos.

Venga, Valentín.

Vamos a terminar la salsa XO. -Y XO, la otra. Vale.

Tenéis que sacar la vieiras de la vaporera.

Pues se han hinchado. -Si están bien

lo que tenéis que hacer es moverla entre las dos manos

y tiene que saliros la vieira en hebras.

Más o menos así. -¡Ah, sí, se deshilachan!

Ah, ya, ya.

Pero yo te veo apretando mucho, Valentín.

No, no, mira. Pero es que le doy con ganas.

(DABIZ RÍE)

Yo voy a meter mis hebras

ya dentro de ese sofrito de la salsa XO.

Y nuestra salsa XO está terminada.

Qué pinta tiene.

Vamos a colar el aceite de salmonete. ¿Sí?

Sí. -Sí.

Quiero que lo coléis con un colador fino.

Vale. -Que apretéis mucho las espinas

y la cabeza del salmonete.

Tiene que tener un poquito de color rojo

y tiene que oler muchísimo a salmonete.

Vamos a coger una bolsa de vacío

y vais a marinar dentro el salmonete.

Le ponemos el aceite del salmonete que lo cubra.

Y luego nos vamos a ir a envasarlo.

Pues ya está. -Vale, venga, aceite a 165”.

Joder. -Metéis la cabeza y la espina,

que se vaya friendo poco a poco.

Aceite a 165. -Eso es.

La espina y la cabeza, ¿eh?

Qué bonita es la cabecita. -¡Me cago en su padre!

Morfológicamente es preciosa.

Vamos a envasar el salmonete ya al vacío

mientras se fríe la espina y la cabeza.

¡Ah, ah, ah! -¡Rata!

Ve tú si quieres. -¡Rata de alcantarilla!

Es que de verdad que lo de hoy no tiene nombre.

Yo no sécómo se verá esto desde casa

ni lo que verá la gente,

pero si lo vives es una pasada. Es una pasada.

Mi espina ya está absolutamente frita y dorada.

Espero que la vuestra también. -Sí.

Vamos a hacer nuestra masa del "dim sum".

Un segundo, "please". -Y vamos a pesar

180 gramos de almidón de trigo

con 35 gramos de almidón de tapioca.

¿180 y 35? -Eso es.

Vais a pesar 225 gramos de agua,

siete de ajo negro. -Y ahora esto ya me perdí.

¿Después de esto? -220 de agua y siete de ajo negro.

¿Cuánto has dicho, Aitana? -220 de agua y siete de ajo negro.

Casi. -¿No?

180 y 35. -¡No!

Pues me he colado.

¿Puedo repetir? Te dejamos.

Vamos, sé un poco bueno. Una vez.

225 de agua. -Ah, vale.

Y 7 de ajo negro. -Vale, vale.

Este paso es muy importante que lo hagáis bien.

Una vez que el agua con el ajo negro esté hirviendo

tenéis que echar a chorro fino

sobre el bol con las harinas mientras movéis.

Como lo estoy haciendo yo aunque no me miréis.

Te estamos mirando. -Si lo llego a saber

os cuento toda la receta sin hacerlo yo.

(ALEIX) Te escuchamos. -Poco a poco.

Se queda como masa. -Es la idea, es la idea.

Claro, es una masa. -Sí, pero qué pasada.

Os tiene que quedar una masa como esta.

Como una patata, vale. -Algo he hecho mal.

Pues algo has pesado mal. -Sí, pero...

¿Le has echado el agua? -Sí.

Échale más harina igual. -Echarle más harina ahora no.

Empiézalo de cero otra vez. -Pues nada.

Teresa al final se ha perdido con la masa.

Algo no ha pesado bien, las harinas...

Ha metido la pata en un paso muy importante.

Otro lo puedes disimular,

pero este... Este no.

Pero antes lo medí bien. Es que no entiendo...

Tengo que recuperar tiempo y ponerme al ritmo de todos.

Ahora, yo no pierdo la esperanza, porque aquí aún queda mucha prueba

y muchas elaboraciones.

Vamos a hacer nuestro espagueti de palo cortado.

Vais a coger 400 gramos de ese palo cortado.

Vamos a evaporar el alcohol

y vamos a reducir a la mitad. -Vale.

Como tenemos reduciendo el palo cortado

vamos a hacer nuestra "beurre blanc".

165 de zumo de tamarindo, 20 mililitros de lima

y 180 mililitros de palo cortado otra vez.

¿Te lo repito, Teresa?

Eh... estoy en otro mundo ahora mismo, espera.

180, 20 y 180. -Eso es.

Vale.

Bueno, pues ahora vamos a poner

los 180 mililitros de palo cortado a reducir

y a evaporar el alcohol también.

¿Otra vez? -Sí, independiente del otro.

Con la primera reducción vamos a pesar 125 gramos.

Esto es para el espagueti.

¿Os ha reducido ya? -Y vamos a ir pesando

7 gramos de gelatina en polvo vegetal.

No olvidamos que tenemos otra reducción

de palo cortado en el fuego. -Sí.

Es imposible que llegue.

Teresa ya tiene la masa, ¿eh?

Sí, Teresa va a tener la masa al final.

Vamos a dejar diluido

y vamos a terminar la beurre blanc.

Vamos a echar los 165 ml. de zumo de tamarindo.

¿Con la lima? -Más la lima, eso es.

Si no reducís bien esta parte

no se va a montar y se os va a cortar.

Dejadlo reducir bien.

Vamos a pesar 300 gramos de mantequilla.

Vale. -Siete gramos.

¿De qué? -De gelatina. ¿O cuántos son?

Ah, ¿pero tú por dónde vas? -Es que me he perdido.

"Joer", perfecto, 298.

¡Uh!

Yo ya tengo mi reducción

y vamos a seguir echando poquito a poco,

de varios cubitos en varios cubitos

sin parar de mover.

Se tiene que ir quedando como una cremita densa,

emulsionada.

Cómo huele de bien.

Ya, es increíble. Huele buenísimo.

Os lo vais a pasar a un cacito pequeño

y lo vais a mantener sin calor.

Esto ya está.

Vamos a ir con el espagueti de palo cortado.

Cogéis el plastiquito con la jeringuilla,

metéis la punta dentro del palo cortado

y vais succionando hasta que os quede

todo el tubito lleno.

¿Con la boca, Aitana? -Ya, es que no puedo...

Sin quitarlo lo metéis

en el agua con hielo para que cuaje.

O sea, si está bien se deja ahí.

Si está bien se deja ahí. Y ya casi estamos terminando,

nos queda cocinar el salmonete,

terminar los dumplings y emplatar.

Vamos a coger el cuitlacoche.

Con Dabiz te puedes esperar de todo.

Ya ves, que te llega con una jeringuilla,

te rellena de un palo cortado

y con esta hace un espagueti que lo pone en el plato.

Dices: "¿Pero tú dónde sueñas para que te vengan

estas cosas a la cabeza, por favor?"

Cogéis un trocito de masa y vamos a amasar.

Hay que estirarla fina

y os vais a cortar varios círculos,

aunque vais a necesitar tres.

A ver esos círculos.

Vamos, os voy a explicar cómo se enrolla.

Tenéis que poneros muy poquito relleno

en el centro de la masa, ¿vale?

Lo cerráis como si fuese un taco.

OK.

Y ahora viene la parte divertida.

Con una mano vais plegando la masa uno por uno.

Hacer como un abanico. Madre mía, cuánto relleno.

A mí esto me parece muy poco relleno, pero...

Venga, que queden bonitos esos dumplings

de cuitlacoche y ajo negro.

Y no es por meteros presión, pero...

Ay, Dios.

Vamos, que aquí está el pase a la final.

Ah, vale, ya he pillado.

¿Pero tú cómo los haces?

Parecen unos saquitos súper monos, tía.

Saquitos.

Teresa va bien. Teresa va bien.

Eh, bien.

¿Pero cómo hace esto, tía?

O sea; esto me parece súper complicado, ¿eh?

Aitana, es que si fuera fácil

no nos lo ponían para pasar a la final.

Pero a ti te queda bonito. A mí no, yo soy nefasta.

Yo me estoy viniendo un poquito arriba

y estoy haciendo los dumplings y me están quedando muy monos.

Porque yo he pillado el truco.

Nadie se ha dado cuenta de que él pliega solo un lado.

Hay que fijarse en lo que hace. Si te lo está haciendo delante.

Me voy a acordar de los dumplings toda mi vida.

Vamos a meter los dumplings en la vaporera, máximo vapor.

Aquí sí que es crucial que no se os quede sin vapor

la vaporera, por favor.

Voy a cocinar el salmonete en la Roner.

Venga, va. -Va, un segundo, "porfi".

Y empezamos a emplatar.

Yo te sigo. -Yo te sigo,

así cuando tú lo saques yo lo saco.

El último que la tape.

¡Corre, corre! -El último que ponga la tapa.

Yo...

Venga, va. -Yo voy a ir emplatando.

Vamos a coger la manga,

vais a ir haciendo círculos

uno al lado del otro con el mismo centro,

pero que vayan dando la vuelta al plato.

OK. -Oído.

Oh, qué chulada.

Os vais a coger polvo de coco, un espolvoreador...

Huy, ¿pero cuántos haces?

Como estaba en el plato, un mogollón.

Y vais dejar caer polvo solamente sobre ese dibujo

que habéis hecho con la galanga.

No me gusta nada cómo me sale.

No valgo para plástica.

Vais a coger el salmonete.

Saco el salmonete antes, que el pescado se pasa.

Esta es mía.

Ese es el mío.

Vais a sacar el salmonete sobre una bandeja.

Solamente el salmonete sin el aceite.

Vale. Oído.

Esto son unas piedras de "binchotan",

brasa que se hace con madera japonesa

que apenas desprende humo pero que tiene mucho sabor.

Vais a cogeros una pinza y con la pinza

vais a quemar el salmonete. Tiene que oler a mucha brasa.

Ponemos el salmonete en el centro del plato.

Cogemos los tres dumplings

y los pasamos por nuestra beurre blanc.

Vamos a poner la salsa XO encima de cada dumpling.

Vamos, chicos, que ya lo estamos terminando,

que la final está aquí.

Vamos a poner la cabeza y la espina

encima del salmonete.

Y lo vamos a acabar

con el espagueti de palo cortado.

Metéis el tubito dentro de la propia jeringuilla

y lo que hacéis es el aire lo ponéis en el tubito

para que salga el espagueti.

Vale. -Vale.

Y terminamos el plato con el espagueti

alrededor del salmonete.

Yo he terminado mi plato.

¡Bravo, Dabiz! ¡Bravo!

(Aplausos)

¡Bravo, muy bien!

Dabiz, si has terminado

ven aquí con nosotros, por favor.

Esto un sacrilegio a tu plato.

Aspirantes, Dabiz ha terminado,

ahora tenéis un minuto para acabar vuestro plato,

que empieza en tres, dos, uno, ya.

(AITANA) Pensaba que era al final eso.

Diez, nueve... ¡No!

¡No, no! Ocho, siete...

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno... No, no, Pepe.

¡Tiempo! Manos arriba. ¿En serio?

"Joer", por dos segundos de verdad el emplatado

después de todo el trabajo.

Yo al final estoy contenta,

porque he pasado ahí un momento de superapuro

pero luego me he recuperado, he recuperado el tiempo,

me he puesto al mismo ritmo que todos

y me ha quedado guay.

Si quieres convertirte en un auténtico MasterChef

en la Escuela MasterChef Online

vas a encontrar una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a tu familia y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef Online.

Aspirantes, ha llegado el momento de la cata.

Ya sabéis que de este reto saldrá el primer duelista

de la gran final de "MasterChef VII".

Valentín, vamos a empezar contigo.

Bueno, Valentín, ¿recuerdas el nombre del plato?

Eh... no.

Salmonete con "dumplings" de cuitlacoche y...

Y no me acuerdo de... Y más cositas.

Y más cositas. Quizá todas las cositas esas

que te faltan a lo mejor, ¿no?

Me falta una. Una me falta clarísimamente.

Ha sido diez segundos. Con ella en la mano.

Pero bueno, no pasa nada.

¿Y puedes rebautizar el plato?

Que me gusta cuando pones nombres.

"Madrid, chulona mía", que los dos somos madrileños

y bastantes chulapos. "Madrid, chulona mía".

Estéticamente el mérito de haber replicado

casi todos los elementos. Pero si tengo que ser

puntilloso verás todo ese aceite

que tienes ahí entre medias, quizá de no haber escurrido

perfectamente el salmonete.

Bueno, pequeños defectos comparados con...

Pero vaya por delante que tiene bastante mérito, ¿no?

Sí. -Muchas gracias.

Yo lo veo muy bien. Creo que la beurre blanc

estaba un poquito líquida y no ha napado bien el dumpling.

Pero yo lo veo bastante bien.

No estoy contento para ser un pase a la final

y sé que no lo he hecho todo como debería.

El aceite no debería estar, luego el suyo tiene

una concentración muchísimo mayor de los elementos,

mucho mejor dispuestos. Y encima me falta la gelatina,

que me he quedado con ella, espagueti western, en la mano.

Esos son los principales fallos que veo.

Espero que haya también cosas buenas.

Sí, además de esos fallos

hay un exceso de grasa en el terminado del plato.

Como no has sido tan pulcro o tan fino.

Y esa finura se nota que tú no la has tenido.

Sí, la vieira la noto un poco dura.

Y eso es porque no ha hidratado bien en el vapor,

amén de que está un poquito gruesa.

OK...

Creo que el chef ha sido muy generoso,

ha ido muy pausado, os ha dado tiempo suficiente

y ha repetido lo suficiente como para sacar este plato,

un poquito más exacto de lo que él ha presentado.

La cata de los jueces conmigo

ha sido justa y totalmente objetiva.

Y me ha dado pena, mucha pena.

Aitana. (SUSPIRA ABATIDA)

Fatal.

Fatal, es que esto no tiene nada que ver.

Preferiría no haber presentado nada, oye.

¿Puedes rebautizar el plato del chef, por favor?

Bueno, tu creación.

Siempre tarde.

Has estado todo el tiempo nerviosa, caótica,

no muy organizada, justo el contrario

de lo que ha pedido el chef.

"Jo", madre mía.

Es el día que más enfadada estoy conmigo misma,

pero el que más a años luz.

Y el día que más tenía que demostrar

que puedo hacer las cosas bien. O sea, muy mal.

Versión zafarrancho del plato de David Muñoz.

Sí. Así de claro.

No se puede comparar uno con otro. No quería presentarlo,

te lo prometo, Samantha. No me extraña.

Tanto como no quererlo presentar, el plato tiene mucha dificultad

técnica y creo que lo hiciste bien, sin más.

Creo que lo peor del plato son los "dim sum", los "dumplings"

tienen la masa muy gruesa y eso hace que sea casi

una goma incomestible. Aitana, falta finura en el plato

aparte la estética, el acabado, la pulcritud, en fin.

Has estado en tu caos habitual, te dejaste llevar por tu locura

y esa locura generó pequeños errores que se maximizan

una vez terminado el plato y todos los matices de los platos

característicos de David que casan muy bien

y son armónicos, el tuyo está desdibujado

y solo se disfruta de un pescado

que está rico, una textura crujientita y poco más.

13 semanas aquí para presentar medio plato

pues mal, esas cosas no deberían de pasar

entonces, no me siento muy satisfecha ni muy orgullosa.

-Oye, es superdifícil,

esto no lo hace, prácticamente, nadie.

-Ya, pero aun así. -Debes estar orgullosa.

-Ya, pero me queda esa mierda. -Bueno, bueno,

errores tenemos todos.

Teresa, tengo que decirte que viéndote cocinar

estoy muy fascinado con el resultado final

que se asemeja mucho a lo que nos presentó el chef.

¿Quieres rebautizar su plato? Pues, sí, este cocinado

me inspiró para poner un nombre nuevo que es:

perdida, pero no hundida.

(Risas)

He estado perdida, pero después me vine arriba

y creo que me recuperé y, al final, es bastante digno.

Vamos a probar.

Muy bien acabado. Se parece mucho.

Si está rico, ya alucinamos.

En las cocinas a veces pasa que nos metemos en algo

que llamamos: la puré, hay un problema o error

y el objetivo del equipo debe ser que el error,

aunque pasó, no llegue al comensal, A veces es inevitable,

tú has hecho ese pequeño que a veces hay problemas,

pero con esfuerzo y tenacidad puedes hacer el trabajo

y que no llegue al comensal y que esté el trabajo bien hecho.

¿Lo servirías en tu restaurante?

Tampoco... Tampoco te vengas arriba.

-Si no fuera porque soy un loco de que todo esté perfecto,

te diría que sí. Me sorprende la estética

que esté tan bien, que los sabores estén tan ricos

pero lo que más me sorprende

es el enrollado de las empanadillas.

O sea, de verdad, me parece fascinante

que el primer día que hayas enrollado

unas empanadillas chinas lo hagas así.

Gracias. Conociendo a David Muñoz,

si yo soy tiquismiquis, él es tiquismiquis

elevado al cubo, felicidades, Teresa.

Gracias, gracias. Creo que vas lenta porque piensas

y, al final, pensar en cocina y tener la cabeza ordenada

con las ideas es un primer paso importante

para hacer un buen plato, así que, creo que aquí

se ve el resultado porque te lo curraste lenta,

pero segura. Gracias, chef.

Teresa, enhorabuena, está, perfectamente, acabado,

no llegará a esa obsesión que tiene David y me parece bien,

tú no eres profesional, era la primera vez que seguías

un plato de alta cocina que te has perdido además,

pero perderte y volver a salir triunfante para hacerlo

así de bien, tiene doble mérito.

No es por nada, pero me quedó muy guay

el emplatado, eh.

Tía.

Aleix, ¿quieres rebautizar el plato?

Para mí es el plato más difícil que he hecho nunca

por lo tanto el plato más difícil de mi vida le va clavado.

-Reconozco algo que me sorprende que le falta, te tiras

las tres horas de cocinado trabajando limpio, organizado,

ordenado, rápido y no le pones la salsa

encima a los dumplings. -Me lo he dejado.

Si es que la tengo hecha,

pero como soy un poco desastre, me la he dejado.

Este, a lo mejor, se ha quedado más crudo.

Sí. Está muy crudo el pescado,

lo he visto yo. Le faltó un poquito de cocción.

Es que cuesta un poco... Tuve un problema,

que cuando todos pusieron el salmonete en la Roner,

el mío estaba arriba del todo y no lo he hundido hasta abajo

por lo tanto, el mío se quedó más crudo.

Aleix, pequeños detalles, siempre nos metimos contigo

con eso porque eres virtuoso cocinando, pero, a veces,

un pequeño despiste o por detalles no te llevan al 10.

Está todo bien hecho, le seguiste bien,

fuiste limpio, tal y cual, pero el salmonete se quedó crudo.

Qué pena. Creo que eres un tío

con bastante talento para cocinar, creo que hoy fuiste capaz

de lo peor y de lo mejor. De lo mejor porque no solo

trabajaste muy bien, tu "beurre blanc" está fina,

está densa, el emplatado está bien,

los dumplings no los enrollaste mal,

pero, de repente, te dejas el pescado crudo

que es el elemento principal del plato

y encima eres pescadero. -Es que...

Aleix, me matas, trabajas bien, haces bien,

tienes todo lo necesario para ser un buen cocinero,

pero en el momento de la verdad te dejas la harina

en la "croquembouche", te dejas la salsa que pone nombre

a su restaurante que para él, imagínate,

te dice: "Es mi salsa, es lo que me define".

Pues tú, con dos narices, vas y no la pones.

Es que no puede ser, que le pase a otro, mira,

pero que me pase a mí un pescado crudo

a las puertas del duelo, no puedo estar peor, o sea...

Mi gozo en un pozo, horroroso, me siento fatal.

Aspirantes, la cata ha terminado y ahora vamos a deliberar

para decidir el nombre del primer duelista.

Te quedas aquí, rey.

(TERESA) Qué fuerte.

(AITANA) Tú lo has hecho superbién.

Vale, lo tenemos, ¿no? Sí.

Aspirantes, la decisión está tomada, pero antes de deciros

el nombre del primer duelista, tenemos que despedir

a nuestro invitado, David, un millón de gracias

por venir a la final con nosotros. Ha sido un lujo verle trabajar.

Mucho. Y verle darnos esas explicaciones

que nos ha dado. Vuelve cuando quieras, un placer,

gracias por todo. (APLAUDEN)

Estoy supercontento de haber seguido esto.

-A vosotros deciros, nada más, que ha estado muy bien,

lo hicisteis todos muy bien, el plato era superdifícil

y de verdad, podéis estar orgullosos

de vuestro trabajo. -Gracias por tu paciencia.

¡Bravo! Gracias.

La experiencia me encantó y estoy muy contenta

y el nivel de complejidad es altísimo.

No quiero volver a seguir a un chef en la vida a este nivel,

madre mía, qué pasada.

(VALENTÍN RESOPLA)

Aspirantes, uno de vosotros

se va a poner ahora mismo... Ay, qué guay.

Oh. -Ay, viene el nombre.

La chaquetilla con su nombre que le da el paso

al gran duelo final.

Qué bonita se ve con el nombre. Llegar hasta aquí no ha sido fácil

para ninguno de los cuatro. Nuestra labor de mentores

no habría germinado si hubiera caído en terreno baldío.

Tenéis un talento para la cocina que se ha multiplicado

en "MasterChef" a base de trabajo y esfuerzo.

Jueces y aspirantes hemos formado un gran equipo.

(TODOS) Gracias.

(APLAUDEN)

Estoy de acuerdo con Pepe en que sin unas aptitudes mínimas

es difícil llegar a lo más alto.

Pero luego, esas habilidades hay que potenciarlas

dedicándoles muchas horas al estudio

y a la práctica y, sobre todo, ponerle ilusión, no rendirse nunca

ni dar ninguna batalla por perdida. Exacto.

Nos ha encantado comprobar que los cuatro evolucionasteis

mucho como cocineros en estas cocinas y crecisteis

como personas. Hemos elaborado una clasificación

que consensuamos con David Muñoz.

Y este ha sido el resultado:

en cuarto lugar ha quedado un aspirante que ha estado perdido

casi todo el cocinado. (RÍE) Sí

El último en todas las elaboraciones

que ha cocinado en una cocina desordenada y bastante sucia.

Ese aspirante es... (RÍE) Es que me hace gracia.

Aitana.

En tercer lugar quedó un aspirante que ha trabajado muy bien

porque le vimos tranquilo y feliz haciendo este reto,

pero, al final, en el emplatado cometió errores

que no se pueden permitir en una final.

Ese aspirante es...

Valentín.

Lo has hecho muy bien.

-He pasado de plata a bronce y eso no me gusta.

Ya solo quedan dos puestos y entre ellos está el aspirante

que vestirá la primera chaquetilla del duelista.

El aspirante que ha conseguido la mejor réplica del plato

de David Muñoz, dicho por él mismo, es...

¡Teresa! ¡Bravo!

¡Enhorabuena, Teresa, porque eres la primera duelista!

La chaquetilla, corre. -¡Ah!

Te la has ganado.

Qué bonita. -Dios, qué bonita.

-Pero despelótate, despelótate. -¡Bravo, Teresa!

-¿Me despeloto? -Qué bien te queda.

(Aplausos)

Entré con glamour en estas cocinas, pero esto,

esto no lo tiene cualquiera, no lo tiene cualquiera.

Del delantal a la chaquetilla es un superpaso

(RÍEN) Y lo bien que me queda,

es que estoy "on fire" total.

Es que no puedo con esta emoción, de verdad, se lo dedico a mi madre

porque además de ser la mejor cocinera

del universo, que lo es, es mi ejemplo en todo y la adoro.

Teresa, quién te gustaría que te acompañara

en ese gran duelo final y por qué. Siempre estoy diciendo

que el duelo sería con Aleix porque como desde el minuto uno

ha sido el favorito para todos, pues sería como un final

divertida, pero también me encantaría, Aitana,

que no te parezca mal, una final con Valentín

porque empezamos el programa juntos en el primer casting nos conocimos

y también sería maravilloso empezar y cerrar esta andadura

"MasterChef" juntos. Teresa, en el próximo reto

tú ya no tendrás que cocinar, la próxima vez que te veamos

será ya en el duelo final. En la cocina redonda.

Todavía nos quedan muchas emociones por vivir,

tenemos al primer duelista y conoceremos al segundo

en la prueba de exteriores. Aitana, Valentín, Aleix,

solo queda una chaquetilla para el combate final.

Ay, Dios. Lucharéis por conseguirla

en el restaurante de un gran amigo del programa,

uno de los templos de la gastronomía de este país

y al que avalan sus tres estrellas Michelin.

(VALENTÍN) Solo queda una oportunidad

para llegar al duelo final y no la voy a dar por perdida.

O sea, que... Esta vez, lo siento, amigo Aleix,

pero espero llevármelo yo.

(Música)

Esta prueba es crucial y queremos vivirla

junto a uno de los mejores chefs de este país, nuestro buen amigo,

Quique Dacosta.

Quique es talento, sensibilidad y también, perseverancia.

Ha conseguido transformar Dénia en la ciudad más pequeña de España

con un restaurante tres estrellas Michelin.

Pero Dénia no solo destaca por su gastronomía,

tiene kilómetros de playa y un clima excepcional.

Bañarse en estas aguas, pasear por este puerto,

contemplar este acantilado o recorrer este castillo

son algunos de los muchos planes que ofrece esta cálida ciudad.

(Música)

Aspirantes, bienvenidos a uno de los mejores

restaurantes del mundo, bienvenidos a Quique Dacosta.

(Aplausos) Gracias.

Como sé que estáis muy nerviosos no me andaré con rodeos

os lo jugáis todo a una carta y lo haréis, de nuevo,

cocinando platos de un chef con tres estrellas Michelin.

¿Os sentís preparados después de la última prueba?

Sí, sí, sí. -En camino, sí.

Qué os preocupa. -Bueno, que es todo o nada

y esto pues pone presión. Tenemos tres chaquetillas,

pero sabéis que solo uno de vosotros

podrá vestirla, el mejor.

A cuántas revoluciones os palpita el corazón ahora mismo.

A mil. -A dos mil millones.

Aitana, por favor, tu velocidad. Yo estoy centrifugando,

pero es hora de estar ilusionada. Está temblando el suelo,

lo estoy notando. No te negaré que estoy...

Pues preparaos porque el pulso se os va a disparar aún más.

¿Nos vais a hacer eso? Adelante, por favor,

el gran maestro, Quique Dacosta.

(Aplausos)

Maestro, un placer verte. Qué tal.

Quique, muchas gracias por abrirnos las puertas

de tu casa para esta gran final. Es un placer teneros aquí,

sentíos como en vuestra casa, vosotros también.

Es un orgullo para mí, para Dénia y para todo mi equipo

recibir a "MasterChef". (TODOS) Gracias.

Quique, qué nos dices del menú que preparaste.

Representa, como no puede ser de otra manera,

momentos de mi vida, pasión y en una cocina de autor

es expresar lo que uno siente en cada uno de los momentos.

Aquí vais a tener pedacitos de mí, por decirlo de alguna manera.

Qué guay. Os recuerdo

que cada uno de vosotros deberá elabora dos

de los seis platos de este menú. Genial.

Comenzamos con el primer plato, primavera del turrón de almendro.

Hala. -Madre mía.

Quique, qué parte de tu vida representa este plato.

En esta belleza abstracta queremos contar y buscar

la complicidad con los turroneros.

Alicante es una tierra de turrón que solo la comemos en Navidades

y cuando llega el resto del año no se consume.

-Espectacular. -Me encanta.

-Precioso. -Sin embargo, es un plato salado,

el dulzor y la grasa en la gamba pato.

Es una gamba muy desconocida como en su día fue la roja

y está ahí en la base. -Ahí es nada.

Segundo plato. Vámonos.

Blonda de espárrago y quesos de Callosa.

Hala. -Esto tiene un punto de partida,

estético, obviamente, inspirado en las blondas

tradicionales de la cocina clásica que se planteaban

las almendras, las tejas. Dos ingredientes fundamentales:

un queso típico de la zona, Callosa de Ensarriá

y el espárrago blanco para hacer la blonda.

-Superbonito. -Muy bien.

Tercer plato, salmonetes en el monte de los olivos.

Hala, qué guay. -Hala, tío.

-Interiores de pescado, fundamentalmente, sardinas

y anchoas, representados con salmonetes

con los interiores fermentados con hierbas aromáticas,

en este caso, salvia. -Qué maravilla.

-Es precioso. -Sí, increíble.

Cuarto plato, Samantha, por favor.

"Coulant" de trufa de Morella y pichón.

Precioso. -Parece como una joya ahí en medio.

-Mîchel Bras tiene un postre mítico,

el "coulant" de chocolate, que sirvió de inspiración,

de réplica y copia por los años y años

que quedan de la cocina. En este caso es una mirada

también a un mundo salado hecho con trufa negra

y con un fondo pichón. -Pensé que era dulce al verlo.

-Precioso. -Luego vi la trufa, digo: "Claro".

Quinto plato, arroz albufera de castañas asadas y tubérculos.

Buah. -Quien no recuerda

y quien no lo haga se habrá perdido un paseo en otoño

o en invierno por su pueblo más cercano

donde los bosques, la tierra húmeda y el olor a castaña,

que nos lleva tanto al invierno con todo ese amalgama de tubérculos

crujientes como si fueran las hojas secas que recuerdo

en aquellos paseos por mi pueblo natal.

-Precioso. -Espectacular.

Y sexto y último plato, flores raras.

Hala. -Madre de Dios.

-Este postre representa volver a enamorarse.

En un viaje a Colombia tuve la fortuna de entroncar

con el país de las flores y aquellas comestibles

me sirvieron para hacer un plato con lichi, mango verde, pimienta,

el chisporroteo, por decirlo de alguna manera,

que tiene, volver a enamorarse. -Es una pasada.

-El mejor de los chefs debería tener pánico al ver esto.

-Sí, sí. Quique debe ser pintor

es un genio, a nivel visual

es un espectáculo, es que es una pasada.

Aleix, por haber sido el segundo mejor de la prueba anterior,

te corresponde empezar a elegir. Vale.

Qué dos platos prefieres. Me voy con el tres y el seis.

Salmonetes y postre,

¿por qué, tienes una espinita con el salmonete?

Hay dos cosas, tengo la espinita con el salmonete y el postre

como llevo todo el concurso atreviéndome con los postres,

qué mejor que terminar hoy, para bien o para mal,

con este pedazo de postre y para mí es un reto enorme.

Valentín, quedaste tercero en la prueba anterior, tu turno.

Pues me gustan mucho los cuatro,

pero me iré a por la blonda y el arroz.

La blonda y el arroz. Mis abuelos son de Murcia

y el arroz es algo que hacemos siempre de modo familiar

y la blonda me recuerda mucho a esas tardes con mi abuela Lola

que me enseñó tanto. Por tanto, Aitana, cocinarás

primavera de turrón y el "coulant" de trufa, qué te parece.

Supercontenta, me encanta el turrón,

soy una apasionada del turrón y un "coulant" que lo vi dulce,

pero no, es de pichón, pero a ver si está contento luego, Quique

que es lo importante. Cocinaréis para los 12 duelistas

de las seis ediciones de "MasterChef".

(Aplausos) Qué guay.

-Madre mía. -Han venido.

Nadie mejor que ellos saben qué significa

esta última prueba de exteriores. Eso es.

Pero no os confundáis, que estuvieran en vuestra piel

no significa que sean condescendientes

con vosotros, os aseguro que respetan demasiado

el título de "MasterChef España"

como para consentir que lo gane alguien

que no lo merece. Cada uno de vosotros contará

con 185 minutos para cocinar las dos elaboraciones

de Quique y os advierto desde ya, os vamos a pedir

una réplica exacta, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef. Como siempre,

nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes para cocinar y donará el excedente

que no uséis a comedores sociales.

Muy bien. Aspirantes,

¿preparados para enfrentaros a vuestra última oportunidad

de estar en el gran duelo final? (TODOS) Sí, chef.

pues coged los delantales. A por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Vámonos. -¡Vamos!

Vamos. -Vamos. vámonos.

-Venga, chicos, a por ello.

Hola. Qué tal.

Pues nada, que empiece el combate así que, Aitana, a cocinar

en tres, dos, uno, ya. ¡Vamos!

(Aplausos)

Disfrútalo. Tengo que hacerlo superbién

por narices. -Venga, niña, relájate

y hazlo genial, que eres buena. -Vale, voy a hacer la masa

de almendra, 200 gramitos de almendra.

190... Vale, voy a hervir al agua. -¿Qué vas a hacer ahora?

-Ahora haré la pasta de almendra del turrón, las laminitas blancas

porque necesitan mucho tiempo de horno.

-Te veo muy calmada vas muy bien, guapa.

Por mi parte lo pondré todo, creo que vengo supermentalizada

y, de verdad, vengo muy centrada, vengo más centrada que nunca.

-Aitana, dale duro que nos jugamos la chaquetilla,

que le decimos adiós al delantal. -Y tan adiós, calla.

-O chaquetilla o para casa.

-Voy a hervir la agüilla de almendra para que espese

un poco la fécula. -Ánimo, Aitana, venga, va.

-¿Estás nervioso? -A ver, los nervios son distintos,

se respira un ambiente como de una final.

-Es distinto, es que es una final.

No hemos tenido nuestro final.

-¿Vamos a tenerlo hoy? -Ay.

-A ver si me espesa un poco

la fécula, la masa. -Aitana, dale duro.

Huele a nervios aquí.

Huele, huele. -Huele a final...

Valentín, llegó el momento de que luches por tu chaquetilla.

Muy bien. Tu tiempo de cocinado

empieza en tres. dos, uno, a currar.

A por ello. -Ven aquí, dale duro, va.

-Vamos. -Corre, vámonos.

-Dónde están los tendones, aquí.

Voy a poner aquí cuando tenga el agua hirviendo

escaldada, me voy a poner a hacer el caldo para el arroz meloso.

-Valentín, te acuerdas de Carlos que decía que era el ganador.

-Bueno, aún puede ser el ganador de algún "reality"

que no tengan que cocinar.

Creo que hoy es un combate sano entre amigos

porque si no es por la unidad que hicimos los tres,

no llegamos hasta aquí.

Uf, no sé cómo se extiende esto. -Ánimo, Aitana, venga, va.

Aleix, qué tal. Hola, qué tal tu belleza.

No me hagas la pelota que conmigo no funciona.

¿Estás preparado para hacer

unos salmonetes y un postre espectacular?

De 10. Pues venga, a currar en tres,

dos, uno, vamos, Aleix.

Venga. -Ánimo.

-Gracias, chicos. -Vamos, Aleix.

-Estamos los tres a tope ya. A ver, tengo que hacer un caldo

la mar de bueno, sin caldo no hay buen plato

por lo tanto el fondo es indispensable

que salga riquísimo. Qué tal, ¿bien, mejor la masa ya?

-Tiene mejor pinta, sí, tengo que estirarlo muy finito.

-Guay. -Esta masa de almendra

es más complicada de lo que pensaba de todas maneras.

-Creo que todo lo que lleva el menú de hoy es otro nivel

que hay que brillar, solo podemos brillar.

-Quiero hacerlo bien. Venga, meto esto al horno.

Valentín, qué tal vas. -Muy bien, ya vamos a meter

los tendoncitos a la olla exprés.

-Qué bien. Venga, va, voy a pelar las gambas

que esto me va a llevar tiempo.

No conocía yo estas gambas y las huevas son azules.

Vale, voy a hacer el pichón, voy a marcarlo.

Yo ya meto el turbo que si no, luego, no llego.

Vengo de una prueba chunga, difícil donde estuve mal,

así que hoy la única solución

es hacer un cocinado de diez y resplandecer.

(Música)

Bueno, Pepe, Jordi, cómo nos organizamos hoy.

Teniendo en cuenta que soy mentor de los tres

a mí, me gustaría jugar con los tres.

Si me dejas hablar un poquito, si no te importa,

me encargo un poco de supervisar a Aitana, ella está encantada

con que la supervise porque la pongo menos nerviosa

que tú, que te pones muy nervioso con ella.

¡Yo no he dicho eso! ¡Aitana!

¡Que no, que me quiere robar siempre, ya estamos!

Dejémoslo claro, Pepe con Aitana, yo soy la reina del postre.

me quedo con Aleix y tú, con Valentín,

¿te parece bien? Lo que me dé la gana, mira.

Lo que me dé la gana, venga, hala.

Este no está con ninguno. No.

Nos vamos a por las obleas. Pongo uno, pongo dos

y creo que caben tres.

Con esto me salen tres y tengo que hacer tropecientas.

Voy a sacar brazo hoy, estoy sudando más que el gimnasio.

-Esto va haciendo ya, venga, va, ya echamos el agua, la cocción,

venga, empiezo con la masa de la quisquilla.

Es lo más complicado del plato, dadme suerte, por favor.

-Suerte, que te saldrá muy bien.

-Vale, esto ya está.

Lo voy a meter al abatidor mejor que si no, no me da tiempo.

Valentín, dónde está el abatidor. -Aquí abajo.

-Gracias, amor, lo voy a usar, ¿vale?

-Vale, dale caña que tengo yo aquí una tarea.

¿No quieres hacer bolillos? -No, gracias.

-¿No, seguro? -Segurísimo.

-Aitana, ¿no quieres ayudar? -Ayudar, sí, cariño,

pero de bolillos no soy buena, te desayudaría.

-O me doy caña con esto o los tiempos mal.

Vale, la gelatina en proceso, el ajo blanco, voy a hacer ahora.

Primero les quito el germen. Aspirantes, mucha atención

porque está a punto de entrar en cocinas el gran Quique Dacosta.

A ver si nos ayuda, qué bien. Quique, por favor, adelante.

Qué guay, míralo, qué crack.

Qué tal estás. Encantado.

Y nosotros más de estar aquí. Oye, Quique, ¿vemos a Aitana?

Venga. Vamos a ver, además,

es el primer plato que sale, el de Aitana.

Aitana, cómo estás, aquí te traigo al gran Quique Dacosta.

Hola, encantada, pues intentando no hacer

un sacrilegio con tus platos estoy. Cuéntanos qué tienes preparado.

A ver, lo que más me ha costado hasta ahora es la lámina de turrón.

-¿Sólo has hecho esa? -Sí.

Aitana, ¿viste todos los papeles que había encima de cada plato?

Igual hago otra. -Creo, si quieres ser fiel

al plato, hacer una bandeja más. -Vale.

Si no, no llegamos. Vale, gracias, Quique,

espero no decepcionarte. Venga, me pongo ya.

Venga, venga, vuela.

En fin... El ajo blanco

y la tapa de esto aquí está.

Me pongo con la almendra y la repito otra vez,

qué tal, Aleix. -Voy a escurrir esto

a ver qué tal queda este falso pescado.

Valentín, te traigo al maestro. A sus pies.

-Cómo estás. -Lo llevo bien, pero me preocupan

los tiempos porque esta parte de las obleas es muy laboriosa.

-Creo que deberías haber incorporado,

al menos, la crema de espárragos entre medias para aprovechar

porque te centras mucho, como un consejo que te doy.

-Hombre, por supuesto. -Ahora, mi cocina es tuya.

Piensa un poco, vete a lo esencial a lo que creas que no puede faltar

en el plato. El tema no es que lo pueda hacer

el tema es hacerlo perfecto. Oído, muchas gracias.

¿Visteis esa oblea? Pero cómo voy a hacer esa oblea

comestible, no tengo ni idea, espero que salga bien.

Venga, va, que esto ya casi lo tenemos vámonos.

Aleix, mira a quién te traigo para comprobar cómo van tus platos.

Te digo lo que va marchando, el fumet de pescado,

esto lo reducimos hasta dos litros y esos serán para napar

lo que es el lomo de salmonete. -Hierves muy fuerte,

romperás la espina, soltarás impurezas

que no querrás después. Apártalo, baja un poco el fuego.

Baja el fuego, te lo ha dicho el chef.

¡Cuando el chef te dice algo, lo haces inmediatamente, hombre!

Quiero ahorrar tiempo oír a Samantha gritar

me pone nerviosa. "Action, rèaction",

como se dice en francés, vamos.

A enfriar. Quique, perdona,

me pone de los nervios. ¿Tienes el salmonete ya limpio?

-No. -¿Fileteado?

En 80 minutos este salmonete tiene que estar saliendo.

Oído, muchas gracias. Volveremos en un rato

y esperamos que las cosas estén bastante mejor que ahora.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

Venga, lo tengo, lo tengo, enfrío y lo llevo a triturar.

¿Te dijeron que bien los jueces? -No, no, cuidado.

¿Te has hecho daño? -No.

-Madre mía. -Qué estáis liando.

-Casi se mata esta. -Qué golpe me metí,

qué torpe soy, Dios mío.

-Vale, tirando, voy a ponerme con la crema.

-Voy empezando con los ovulatos que si no, el postre no sale.

Esto del ovulato es lo más complejo que hice en mi vida.

Vale, bien de rodillo y otro papel de ovulato, venga.

-Qué tal, Aleix. -Volando, madre mía,

se arruga el cabrón.

Qué chungo, qué chungo es esto del ovulato, madre de Dios.

Las obleas, por favor, que me dé tiempo a las otras 12,

quiero que esto me salga perfecto.

Venga, me pongo los discos ya. Colorante negro, cuatro gramos.

Trituro bien que no me queden grumos

y tengo la masa de los discos crujientes

que es la masa del "coulant".

Aspirantes, poneos las pilas porque en poco más de 30 minutos

empezamos a emplatar. Oído.

Vale, si algo tienen los platos de Quique es trabajo.

¿Vale, me oís? Oído, chef.

Ya podéis volar porque vais muy justos de tiempo.

Sí, superjustos, súper. Aitana, vino a darte ánimos

y a meterte un poco de caña, Carlos Maldonado.

Qué guay. Ven aquí, ven aquí.

Qué ilusión. -Pepe, madre mía, esas voces.

Qué tal. -Qué guay.

-Aitana ya está desconcentrada con Carlos Maldonado,

ya tengo un rival menos.

-Hola, Carlos. -Hola, Aitana, qué tal,

cómo lo llevas. -Muy bien.

Te veo bien, a tope. Por favor, mételo al horno ya.

¿Sabes cómo la llaman? Mari, la cochina,

como la de mi pueblo, igual. Me pone todo perdido.

Es complicado porque no entra bien. Complicadísimo,

hay que tener tres carreras para meter una placa en el horno.

Tenemos el crujiente, poca cantidad, pero tenemos.

Tenemos el ajo blanco. ¿Lo tienes ya?

Sí. El siguiente que me preocupa.

El pichón ya marcado. Quítale las patas,

estas patas, quítaselas. Si me limpias un poquito,

te centras y lo ordenamos, me quedo más tranquilo.

Totalmente, cierto. -Es que son muchas cosas,

es complicado. -Dale caña.

(SE ESFUERZA)

Hasta luego, Mari Carmen, nos vemos luego.

¿Saldré vivo?

-Va, los discos los dejo preparados y, Dios mío, cómo me estresa

que venga Pepe, de verdad.

Vale, tengo la masa está muy líquida, creo.

-Vale, esto está acabado ya, vamos a hornearlo.

Vale, voy a juntar los jugos que están casi listos ya.

-La almendra, Aleix, qué tal vas tú.

-Yo voy de culo, tengo en el horno las obleas

ahora hacemos la salsa espina. -No te preocupes

que siempre alguien que va peor y esa soy yo.

-No, pero no me preocupo que alguien vaya peor que yo,

me preocupo porque no daré de comer a esta gente.

-Ya, ya, pero si yo tardo más en sacar el plato,

tienes más tiempo, no te preocupes. -Intentaré hacer la mejor espina

que sepa hacer. A mí esto me tiene que salir bien.

Parece que estoy haciendo ganchillo como mi abuela, mi abuela Feli

hace un ganchillo maravilloso. Es que es la misma aguja y todo.

Es que es un trabajo artesanal, como dice Quique.

Esto tiene una pinta buenísima, lo voy a colar.

Me tengo que acordar que Teres no se rindió,

la cagó y no se rindió y no soy de rendirme.

Aspirantes, en 20 minutos empiezan a salir platos

de la cocina, ¿estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Sí, chef. Dios mío. Aleix, tengo una sorpresa para ti.

¿Sí? Desde Méjico, con mucho amor,

viene a verte Eva, duelista de la primera edición

de "MasterChef". Madre mía.

(Aplausos)

Qué ilusión, Eva. Qué tal.

Qué guapa. Qué ilusión que estés aquí,

bueno, a mí lo que me encanta es que estés de representante

de "MasterChef" en Méjico, en Cuba, por toda Latinoamérica

que todos te conocen. Y en "MasterChef" Méjico.

¿De verdad? Madre mía, a ver si me quitas el puesto.

Estoy en ello, estoy pensándolo. Bueno, como jueza

ahora que tienes experiencia, vamos a ir a ver a Aleix cómo va.

A ver, a ver. -Qué tal, Eva.

-Te veo que cortas muy bien el pescado.

Va a ser por algo. Es pescadero.

Lo hará bien porque le echas muchas ganas.

-Sí, ganas no me faltan. -Por eso.

Cuando entramos en cocinas Aleix se relaja mucho

y eso no nos viene bien, así que ponte las pilas.

Sigue, cuidado con lo demás. -Gracias, muchas gracias.

-A ti. -Llegan los 12 duelistas

y tenerlos hoy comiendo mi plato es el chute de energía

que nos falta para llegar donde queremos, al duelo.

A ver qué nos han hecho aquí. Uf, qué buena mesa.

Qué buena mesa. -Dale ahí.

Queridos comensales, bueno, mejor dicho,

querida familia, no imagináis la ilusión

que nos hace que estéis aquí, para "MasterChef" es un orgullo

saber que todos vosotros seguís vinculados a la cocina

y que además lo habéis convertido en vuestra forma de vida.

Ahora os toca ampliar familia

y elegir quién de los tres finalista

se convierte en duelista. ¿Preparados?

(TODOS) Sí, chef. ¡Así me gusta!

(APLAUDEN)

Mierda, mierda, se quema.

Uf, no sé si se ha quemado creo que no, no lo voy a tirar,

pero lo aparto y voy a hacer otro.

-Estas ya están tostaditas.

¿Qué tal vas, Aleix? -¿Sabes cuando no tienes tiempo

y tienes que hacer un trabajo de precisión? Pues eso.

-Estoy del salmonete hasta los mismos.

Venga, venga, creo que no había picado todo

tan rápido en mi vida. Menos mal que es rápido si no...

Qué pasa, Valentín. Bien, Jordi.

¿Pensabas que no tendrías visita? ¿Tengo visita?

Tienes visita y te va a gustar. ¿Motivacional?

Prepárate porque va a entrar a tu cocina, Jorge Brazázlez,

ganador de la quinta edición de "MasterChef".

Venga para acá, "champion"

Qué tal. Hola, Jorge.

Valentín, vaya entrada que me has hecho.

-No quiero que se me queme nada. -Cómo estás.

-Muy bien, tú, qué tal, esto es una visita motivacional.

-Huy, no quiero molestar porque he estado en tu posición

y no quiero estorbar nada. -No te preocupes, no me molestas.

Valentín hace una blonda de espárragos y quesos

y un arroz albufera de castañas asadas

con verduritas crujientes y demás, hay un problemita,

esa blonda lleva un jugo de espárragos

para la blonda y una espuma hecha con las verduras

de hacer el jugo de espárragos que resultan que se quemaron.

Sí, está aquí reservado por si acaso, pero lo veo quemado.

¿Dónde están, estas? Yo lo veo pegado.

-Igual lo de arriba no. -Yo creo que no, pero lo reservé.

Qué harías. Creo que lo arreglaría.

Vale, pasamos a otro cazo y lo arreglo.

Oye, qué es ese "tattoo" que llevas por ahí.

Es un restaurante, de mi restaurante.

Ah, ¿tuyo, abres un restaurante en Ibiza?

Bueno, ya está, se llama Roto, tengo comida casera, normal

y no corriente le llamo yo. Espérate, ¿huele a quemado?

¿Otra vez? No. Sí, se te está quemando.

No está quemado. Ese dorado te lo compro

en un cubo de carne no en un cubo de espárrago

que debe ser blanco inmaculado y nada de amargo o tostado.

Vale, oído. Vámonos que le estamos...

Sí, te dejamos. -Muy bien.

Nos vemos en Roto. Contigo cerca quemará la cocina

de Quique, vámonos. Vale.

Pongo los lomos de salmonete en la salmuera

de aceituna, los lomos aquí reposando.

-Voy a ponerle cuatro gotitas

de aceite a ver si así me coge un poco de cuerpo.

-Concentrado 140, vale, ácido cítrico.

-Ahora no te quemes que te conozco

que antes quisiste quemarte.

Vale, en una batidora y ya lo meto así.

Oh, bien, qué rico. ¡Venga, emplatar, vamos, chicos!

-Vamos, vamos, Valentín, te aviso que Aitana emplata

porque el siguiente eres tú. -Oído.

-Esto es el momento más complicado, por Dios. Dios mío, qué nervios.

Dios mío, me tiembla todo. La gelatina quedó bien, al menos.

Yo lo voy a sacar por narices. -Vale, vale, vámonos.

Aitana, cómo vas con el emplatado. -Bien, en ello.

-Vamos, chicos, dadle alegría que es el último día juntos.

-Sí. -Cocinamos entre amigos

un menú de tres estrellas Michelin.

Hola, Pepe. ¿Te echo una mano?

Si quieres, sí, claro. Venga, que me duermo aquí.

Venga, vamos. Dos, la gelatina está en todos.

Vamos con la gamba. Rapidez, venga.

Huy, las pinzas a mí

con los nervios en las finales me tiembla.

Venga, vamos, esas gambitas, que me duermo.

Dios mío, Pepe, qué nervios. Qué nervios ni que narices, vamos.

Venga, fenomenal. ¿Y luego, el ajo blanco?

Vamos, venga. Gracias, Pepe.

Venga, sigue, sigue, venga, que me duermo.

Venga, que me duermo, ya podemos ir poniendo

los papeles blancos estos aquí encima.

Sí. Lo vas poniendo aquí.

Sí. Venga, en todos.

Venga, va. Venga lo tengo aquí ya,

Aitana, vamos a darnos cera. Venga, ya estoy, Pepe.

Venga, vámonos, llama a los camareros,

mira, aquí los tenemos, venga, ¿lo tenemos ya?

Sí. Vale, camareros,

que salga la primavera de turrón de almendro, por favor, gracias.

250. Valentín, en 15 minutos

va tu blonda de espárragos. Oído.

Vale, pues, venga, vuela, por favor.

Queridos comensales, el primer plato del menú

es primavera de turrón de almendro y lo ha elaborado Aitana.

Espero que os guste.

Ole, mira, mira.

-Qué buena pinta, por favor.

-Hala, marchando, el crujiente está perfecto.

-El crujiente está rico, con el estrés que tuvieron

y el tiempo y tal está muy rico. -Traedle otro a Jorge,

otro a Jorge que se quedó con hambre.

-Me como todo lo que me ponen. -Otro para Jorge, por favor.

Muy buenas, qué tal. Juan Manuel y Eva Micaela

los primeros duelistas de "MasterChef".

Claro que sí. Qué recuerdos.

Vaya. A qué te dedicas ahora.

Actualmente, monto un negocio de pastelería.

En tu tierra, Almería. Sí.

Qué maravilla y tú, Eva,

sigues en Méjico, nos lo contaste, triunfando

¿Ha triunfado esta primavera el turrón de almendro?

Mira. El plato ha sido casi perfecto.

Casi. Se nota ahí la mano

de Quique Dacosta, que es un plato muy elaborado.

¿La réplica está bien?

Para mí, sinceramente, se puede mejorar un poquitín.

Pero es un plato de ganador.

Está bien hecho. ¿Sí?

Se nota que se han esforzado. O sea, que Aitana bien.

Bien Aitana. Bien. Bien. Gracias.

Bueno, a ver qué sale.

Vale. Voy a batir el tapenade este con tinta de calamar.

-Aleix, ¿qué tal? -Voy a empezar a sacar cosas

del horno, que creo que ya las tengo listas.

-¿Sí? -Estoy terminando con el tapenade.

OK.

Yo voy justita de tiempo, muy justita.

Se rompen un montón. Voy a poner una, un lugar de dos.

Y, encima, se me ha quedado la nata.

Hoy estoy que ardo. No sé ya cuántas cazuelas

he quemado. Me está dando vergüenza.

Cuando venga Quique y las vea...

Qué vergüenza. Son tantos nervios.

Pero no me pienso rendir.

Por más cosas que se me quemen, voy a seguir.

Esto lo tengo listo. Voy a sacar la masa ya del horno.

Vale. Muy bien. Tengo la trompeta hidratada.

Mantequilla, que le tengo que echar.

El queso con manga luego y listo.

Vale. Voy a ir limpiando, que enseguida emplato.

Vale, vamos.

Vale.

Esto es muy delicado, eh. ¡Uf!

Son 180 grados, por un lado...

Y 160, por otro.

Tengo que calentar el molde, sacarlo, escurrirlo...

Lo tengo que escurrir en... Vale.

¡Valentín! ¿Estás emplatando ya? -¡Sí!

¡Uf! O sea, con todo lo que me queda.

¡Ay, amigo Valentín!

Te traigo al chef para que no te quejes.

¡Uf! Eso sí que es presión.

¿Lo tienes medio bien todo?

Las obleas no he podido hacer 24. He hecho 12.

Eh... Piensa que entre una lámina y una lámina,

va la crema de queso. Entonces, si ponemos solo una...

No sé por qué se te ha arqueado tanto.

¿El jarabe está puesto desde el principio?

No. Lo he puesto más tarde.

Ese es el problema. Esto nos implica lo siguiente.

Vamos a poner la crema más centrada, de tal manera

que no toque los bordes. Y esto lo vas a hacer,

pero en el último momento, porque le vas a dar la vuelta.

-Ah, para que no se vea. -Y terminas de componer.

Perfecto. En diez minutos, saco platos.

Oído. -Aquí tienes la manga.

Vámonos, maestro.

Es que se me escurre por dentro.

¡Jo! Qué complicados estos rollitos.

Vale. Vámonos.

Piel para arriba, que quede bien.

¡Valentín! ¿Cómo vas con el emplatado?

Emplatando. Necesito concentración.

Gracias, chicos. -OK.

¡Venga, va, va! ¡Por favor, esta sí! ¡Esta sí!

¡Ay, se me escurre! ¡Se me escurre al sacarlo!

¡Jo! Pues tengo que hacer 12 de estos.

¡Ay, amigo Valentín!

¿Le damos un poquito de cera? Sí.

Te hecho una micro mano sin que se entere nadie.

Venga, esos puntitos puestos con garbo.

Venga.

Son delicaditas, eh. Son muy delicadas.

Delicaditas. Muy delicadas.

Yo tengo que decirte que este plato

debería empezar a salir. Vale.

Pueden ir llevándose algunos.

¡Camareros, por favor! Saquemos la blonda solitaria

de espárragos y quesos de callosa. ¿Solitaria, por qué?

Porque solo hay media blonda.

(RÍE) Da el pego.

¿Da el pego? Sí.

Va. ¡Al otro, con garbo! ¡A por ello!

A continuación, otra receta genial.

Blonda de espárragos y quesos de callosa.

Ha sido elaborado

por Valentín. Os va a encantar el plato.

Bueno, eso espero.

¿Esta blonda se come o es un mantel?

-Esto sí se come. Lo de abajo no. -Está bien, eh.

-Está muy rico. -Para mí, está mejor

que el anterior. No sé.

Este está más rico.

Esta comida es como abrir un álbum de fotos por años.

Yo sé que Vicky tiene un catering en Mallorca,

que estás triunfando.

Ahora me doy cuenta del sacrificio que es,

que a veces parece que porque tengas un restaurante, es...

¡Oh, un restaurante! Pues un catering también.

También tienes que estar ahí cada día.

Y te preguntan: "¿No haces nada más?"

Sí, claro. Me queda tiempo para hacer algo más.

Mateo, tú has abierto un restaurante, ¿no?

Sí. Ahora, dentro de poco vamos a hacer un añito.

¿Cómo se llama? La Goyosa.

La Goyosa en Huesca. Sí.

Con este criterio de profesionales,

quiero que me digáis la verdad. ¿Cómo está esta blonda?

La de Vicky estaba más crujiente que la mía.

Es un poco ondulada, ¿no?

Sí. -Debería haber sido

totalmente recta, como una blonda tal cual

la compras en un sitio para ponerla encima de un plato.

Tal cual, pero comestible. Y ojalá yo supiera hacerla,

porque no sabría ni por dónde empezar.

Luego te cuento el secreto.

Muchas gracias a los dos. Muchas gracias.

Vale. Lo voy a poner al horno con esta bandeja

dos minutitos a 160.

Que no me quede crudo, por favor.

Cuanto más troceada, antes se hará la calabaza.

Justo.

¡Ay, que sí, que sí!

¡Dime que sí, por favor!

Se me escurre. ¿Por qué? ¡Dios mío, qué difícil es esto!

Quique, acompáñame un segundito.

¿Cómo lo ves? Está muy líquida.

Déjame que veamos. Es una cuestión más de...

¿Demasiado líquida? Un poco.

Por eso se escurre. ¿Cómo se puede corregir esto?

Lo ideal sería empezar de cero.

(RESOPLA) -Es que no...

Mira. Prefiero que salga cinco minutos tarde,

como si tengo que salir yo a entretener a los comensales.

Pero que salga bien. Eh, arriba. Garrote.

Sí, sí, sí. Salsa impecable.

180 minutos, dices: ¡Tres horas! Ya. Sí.

Te pones a cocinar y se te pasa volando.

Nunca da tiempo. Siempre necesitas más.

Voy a marcar el arroz y lo meto al abatidor.

Esto tiene un pintón.

Bueno, a Aleix le toca hacer su plato, emplatar.

Me gustaría que Quique te haga un plato de muestra.

Me encantaría. ¿Tienes todo? Sí.

Controlo hojas. Tú mira esto.

Lo pones así plano. -Vale.

Coges el tapenade.

Justo dejen de bailar, las saco, ¿no, Quique?

Sí. Crujientitas.

¡Oh! Venga, la salvia está frita.

Pescado.

Falta... Hay que glasearlo.

Perfecto. Mira. Coges el salmonete. Tú glaseas todos.

Te vienes al centro del plato.

Lo bueno es que el salmonete ya está a punto.

Yo no lo mantendría en el horno.

No te olvides, en el último momento...

Me llevo al chef. Muchas gracias.

Gracias.

Vale.

Vale. Estoy marcando el arroz.

Esto lo quito, lo cuelo y lo extiendo aquí.

Y lo voy a meter al abatidor.

A ver, amigo mío. Te voy a echar un mini capote

porque quiero que este pescado salga caliente.

Pongo pescado y tú el resto.

Venga, Aleix. Esto tiene buena pinta.

Esto está bien. Venga, va. Está todo bien.

La cocción está bien.

Las espinas. Vámonos. Espinas.

¡Me ha salido! Aitana.

¿Qué? Dime. ¿Qué berreas por ahí?

Que me está saliendo ahora por fin, después de 500 veces.

No sabes qué difícil es esto. No.

Lo que sí sé, es que va a salir pronto

porque este pescado sale como un cohete.

Muy pronto tampoco puede ser.

¡Venga, Aleix! ¡Tictac, tictac! ¡Venga, venga, venga!

Si es bonito pero está frío, no me sirve. ¡Venga, venga!

¡Venga, venga! ¡Vámonos! Garbo.

¿Vas rematando y voy sacando? Vale. Está todo.

Venga, pues vamos. Al lío. Venga.

Camareros, por favor. Adelante.

Oye, ¿tú pensabas hace trece semanas

que sacarías estos platos?

Ni de coña. Ni yo tampoco.

¿Pues por qué no te veo sonreír? Por la tensión.

La tensión, la tensión... Pues desestresa tensión

con un poquito de sonrisa. ¡Madre mía!

Terminamos platos, por favor.

¡Que se enfrían! ¡Que se enfrían!

Vale. Voy a por el segundo ya. ¡Venga, caña, caña!

Es el turno de que comprobéis cómo cocina

nuestra tercer finalista: Aleix.

Salmonetes en el monte de los olivos. A ver qué tal.

¡Ay, qué bonito! ¡Qué chulo!

¡Qué bueno! -El salmonete está en su punto.

Está buenísimo. -Me gusta.

Moja, moja.

-¿Mojo, mojo? -Que sé que te gusta.

Sally y Carlos. A ti, Carlos, te tengo muy visto.

En la tele te veo en todos lados. Pero, Sally, te sigo

en las redes y tienes un local monísimo,

haces clases y haces de todo.

Sobre todo, con el tema del restaurante, vamos muy bien.

Ahí en Ciudad Real, Sally's Cook. En fin, guay.

¿Y Aleix? ¿Está triunfando con su plato?

La verdad es que estaba riquísimo,

en su punto el salmonete, el crujiente...

Para mí, buenísimo. Mira, mojando pan que estábamos.

El emplatado muy fino. El emplatado es muy tú.

Muy fino. Así elegante, finito, con un toque canalla. Muy bien.

Aparte, es un plato complicado.

Creo que era, técnicamente, el más difícil.

Así que habrá que felicitarle. Muy bien resuelto.

Mira. Esto es otra cosa ya.

Esto es otra cosa. ¡Mecachis en la mar!

Tengo el truco. Lo que no tengo, es tiempo.

Acabo de aprender a hacerlos. ¡Qué ilusión!

¡Vale, guapa! ¡Va, venga, que vas bien!

Tengo que hacer la espuma. ¡Ah!

Voy a hacer bolitas de mango para meterlas en vinagre.

¡Jo! No me da tiempo a hacerlos todos perfectos.

¿Qué tal, Aitana? ¿Vamos a emplatar?

¡No, no! ¡Emplatar no podemos!

Aitana. Ah. No podemos.

No me da tiempo. Gracias a Dios, te he oído.

No me ha dado tiempo. ¿Tenemos los demás ingredientes?

No. Me falta la espuma. El pichón lo tengo

que hacer cinco minutos al horno.

¿Pero no está metido?

Al horno, no. Lo meto ya. Perdona...

Perdona que te diga. Le corto los brazos ahora.

No. Te los voy a cortar yo a ti. Esto, primero, se le quita.

Mira. Que no te dé asco.

Es que lo has marcado sin eviscerar.

Esto no se puede hacer. Está sucio.

No puedes marcar el ave

con las vísceras dentro. Vale.

Esto es de primero. Ya lo sé.

Vale. Dicho esto, no tenemos pichón.

¿Tenemos los discos crujientes? Sí.

Enséñamelos, por favor. Están mejor los tres últimos.

Este, por ejemplo, y este.

Si tuviera tiempo, repetiría todos. Vamos a ver.

¿Tú has visto los de Quique? Redondos, perfectos.

Aitana, es que no hay nada del "coulant". Perdóname.

No tenemos la espuma. No.

No tenemos las perlas de trufa.

Cuéntame qué ha pasado. Que me he liado muchísimo

con los discos. Sí. Quique, por favor.

Fatal, fatal. -Hola.

No tenemos masa. Y te diré que ha marcado

el pichón con todas las vísceras dentro.

Quique, ¿qué hacemos? No tenemos molde.

No tenemos masa, no tenemos tiempo.

Es un restaurante que está abierto a diario.

Todas las elaboraciones las tengo.

Te propongo lo siguiente. Tú vas a laminar las trufas.

¿Me puedes sacar 36 láminas de trufa negra

muy finas, por favor? ¿Podemos rescatar algo

de lo de Aitana? ¿Te sirve algo de lo que ves?

Los cilindros los tengo aquí.

-Este. -Vamos a extraer aquí estos tres.

Son los únicos que he hecho al final bien.

Lo demás, venimos ya, ¿vale? -Vale.

Vale. Pues venga, rápido.

Ha sido nefasto. Ha sido un bajón horroroso.

Esto es lo peor que me podía pasar hoy

en el cocinado. Lo peor.

Esto quiere decir que no presento mi plato, sino el de Quique.

Calabaza. ¡Vamos, vamos, vamos!

¿Cómo estás? Dame un beso. -Bien.

Voy a meter la calabaza al abatidor.

¿Enfilmo? No enfilmo, que se enfría antes así.

Vale.

(RESOPLA)

¡Ay! No vengas ahora.

¿Qué pasa? No me ha dado tiempo a hacer nada.

¿Y por qué lloras? Porque me da rabia,

después de todo el trabajo.

Tengo que decirte que tengo el corazón encogido,

porque has currado un montón.

Deberías cambiar un poquito esta rabia e impotencia,

por algo que sea constructivo. Sí.

Intentemos sacarlo de diez.

Pues venga, vamos. Gracias.

Ya tengo las bolitas de mango.

Pongo el puré de mango con el vinagre

y lo envaso al vacío.

¡Valentín! ¿Cómo vas? -Muy bien.

Tengo que hacer la chirivía.

Me va a dar un síncope.

¡Ay, mi alumna más llorona!

Si no lloro nunca. Y la más guapa de esta edición.

Yo en mi casa no lloro nunca.

El chef no quiero que te haga nada.

Quiero que lo hagas todo tú y que, por lo menos,

el emplatado lo hagas tú y que emplates rápido

y perfecto. ¿Te parece? Perfecto.

¡Hala, al lío! ¿El pichón?

Directamente, espuma, perlas, espuma, trufa negra y aro.

Vámonos. Vale. Voy a rallar la trufa.

Caña. Gracias. ¡Gracias!

Voy a hacer los fideos de calabaza.

Voy a montar la mantequilla con glass.

Aitana, ¿qué tal? -¿Qué quieres que te diga?

Muy mal. -No quiero que llores.

Solo me han salido tres "coulants".

-Lo has hecho muy bien. -Sí, superbién.

Qué vergüenza. ¡Madre mía!

Para esto...

Amigo mío.

Hola, chef. ¿Cómo tienes lo del arroz?

Estoy esperando al momento en que me digáis

que ya están los tiempos.

Venga. Está bien ya. A cocer. Vale.

Cocer, moja el arroz, limpiamos, estiramos.

Toda la "mise en place" a punto

y sácamelo rápido. ¡Oído!

A ver lo que piensa mi pobre chico al verme.

¡Ahí está!

Vale. Ya están todos. Me falta papel.

¿Cómo estamos por aquí? Muy bien, Pepe.

¿Podemos ir llamando a los camareros?

Sí, claro. Venga.

¡Camareros, por favor! Venga, adelante.

Vamos a ser generosos,

ya que hacemos a la gente esperar. Ya está.

¿Estamos ya, Aitana? Sí, sí. Ya está.

Lo tenemos. Ahora ya sí. Adelante, por favor. Gracias.

¿Lo tenemos todo? Sí.

Te voy a contar una cosita.

Todavía tiene que sacar Valentín un plato.

Vamos a ver qué ocurre. Tiene que sacarlo Aleix.

Vamos a ver qué ocurre. ¿Vale? No perdamos la esperanza. Venga.

Gracias, chef. Venga.

Vamos limpiando la cocina.

(AITANA) Esta prueba ha sido un fracaso personal.

De los 13 programas, el peor.

Me quedo con una impotencia y con una pena

de no poder presentar mis elaboraciones, que...

El cuarto plato lo ha elaborado Aitana.

Y se trata de un "coulant" de trufa de Morella y pichón.

¡Ay, qué rico!

-Qué bonito. -Precioso.

-¡Oh, qué bonito! -¡Qué mono!

-Total "black". Me encanta. -Está superbién hecho.

Brutal. Tiene buena pinta.

Está muy bueno.

¡Dios mío, qué bueno! -Está muy bueno.

-¿Y el pichón? -El pichón salió volando,

pero lo demás está... (RÍE)

Qué pena que no haya pichón.

Ángel, Virginia, duelistas de "MasterChef IV".

¿Qué tal vas, Virginia? Cuéntame.

Muy bien que estamos en Jerez con nuestro catering.

Sigo con mi hermana, con Gemelas Jerez,

que, con mucho trabajito, ahí vamos.

Ángel, tú cuéntame. Yo, nada. Igual.

Sigo en cocinas.

Salí y me puse a currar en varios restaurantes,

hasta que decidí abrir el mío.

¿Cómo se llama? Escena Valencia.

Bien. Hacemos menú de mediodía.

Y hacemos degustación de la noche.

Hablando de platos, ¿qué te ha parecido el plato?

La técnica que han hecho

del crujiente del "coulant" estaba muy buena.

Sabía mucho a trufa. Pero el pichón me ha faltado

encontrarlo un poquillo. Sí. ¿Y tú, Virginia?

No habéis dejado nada. Estaba muy bueno.

Me ha sorprendido la estética,

porque era un "coulant" de chocolate.

Bueno, espera un momento. Bueno, a todos.

Este plato está riquísimo, obviamente,

porque la mayoría de las elaboraciones las he hecho

el gran Quique Dacosta.

¡Ah, claro!

Aitana ha tenido problemas

y no ha podido acabar el plato. ¡Oh!

Lo siento mucho por ella. ¡Qué pena!

A ver. Me voy a poner con las bolitas del abatidor.

Vamos a intentar sacarlas, a ver qué tal salen.

A ver. Y con esto, tengo todo ya.

-¿Cómo vas, Aleix? -Pues bien.

Amigo Valentín, en cinco minutos

quiero emplatado el arroz. Está, chef.

Ojo con las cantidades, eh. Sí, sí.

Que me pones ahí dos cucharones buenos

y unos comerán barreño de arroz y los otros, dos granitos.

Oye, cinco minutos y lo saco como esté. Venga.

Venga, va. Vamos a terminar esto y a dejarlo por todo lo alto.

Quiero la chaquetilla. Quiero la chaquetilla.

¡Necesito ir a ver a Teresa al Duelo, por favor!

Ya. Yo también la quiero ver en el Duelo, querido. Yo también.

Valentín, ¿cómo lo llevas?

Yo estoy a punto de empezar a emplatar ya.

-¡Oye, cabrito! -¿Qué me has dicho?

¿Estás de charleta con Aleix? ¿Te quieres dar caña?

¡Sí, chef! Que te está haciendo el lío.

Está de charleta para que estés aquí...

(RÍE) Siempre me hace eso.

Si es que... Y caigo. Yo caigo.

Espabila, hombre.

Vale. Venga, va. Esto tiene que salir hoy...

Postre que me represente en la final.

¿Lo tenemos? Falta el cabello de ángel y está.

¡Va, corre, corre! Aleix, estás anulando al enemigo.

¡No, no, no! Estoy viendo si lo hace bien.

Te arrea un capón, eh.

Venga, ahí. ¿Qué más te falta?

La chirivía solamente y ya está.

Vamos a ver. La espuma.

¡Vamos, vamos, vamos!

¿Lo tenemos? Sí, chef.

¿Puedo ir cerrando tapitas? Sí.

OK.

Venga. Rema, venga.

Ahí lo tenemos. ¡Camareros, por favor!

Los que están cerrados, adelante.

¿Listo? Oído. Listo.

-Valentín, ¿cómo ha ido? -Muy bien.

¿Contento? Sí, mucho.

¿Estás orgulloso? Sí.

La cocina, como la has encontrado. Como los chorros del oro.

Como la has encontrado, igual. Pues ya está hecho.

La suerte está echada.

(VALENTÍN) Terminó el cocinado y estoy contento.

Me he esforzado al máximo.

Y creo que el plato es muy bueno.

Otro plato elaborado con producto de la tierra.

Arroz albufera de castañas asadas y tubérculos.

Lo ha elaborado Valentín.

¡Oh! -Precioso el emplatado.

¡Qué buena pinta! Los tubérculos de la tierra.

Hombre, este es un plato muy bueno.

Seguro. -Como te gustan a ti, Jorge,

de cuchara.

Está muy bien. -Está muy bien.

Hola, chef. Mis dos bellezones.

Los duelistas de "MasterChef V". Nathan, ¿qué es de tu vida?

Cocinando a tope. Me he tenido hasta que mudar

a Barcelona, delante del restaurante,

de lo que cocino ahora.

Este mundo de la cocina me tiene absorbido

y no puedo preparar a esas generaciones

de "MasterChef Junior" que van a venir.

No tengo tiempo. No paras.

Mucho trabajo, mucha amistad...

Seguís llevándoos bien. Muy bien.

Seguís en contacto. Y seguís valorando platos.

¿Qué os ha parecido? Yo quiero decir que es

el plato que más podría haber hecho yo,

porque creo que tiene intensidad, tiene guiso, tiene sabor.

Es agradable. ¿Y tú, Nathan?

Ese sería un estilo así... Que hemos podido repetir, ¿no?

Había bastante cantidad. ¡Sabooor!

Sabor, sabor. Mucho sabor. Muchas gracias

por vuestra valoración. Gracias. Un placer.

Venga, va. Vale. Vamos.

¡Vamos, vamos, vamos!

Esto con los deditos va mucho mejor.

Es muy delicado y se puede romper.

Vale, venga. Va.

Qué nervios. Madre mía.

Queda poquito ya.

A por la chaquetilla soñada, por favor.

Qué fuerte. Cuando vea esto mi madre, se va a morir.

Mamá, cuando veas esto, vas a pedir postre cada domingo.

Vale. Vámonos. Venga, va. Las flores.

Pienso en mi madre porque es

la persona que más ha luchado por mí.

Estoy aquí gracias a ella que está fuera

trabajando más duro de lo que ya lo hacía.

Y que el amor es incondicional.

Que ya queda poco.

Aleix. ¿Qué tal, Jordi?

¿Cómo lo tenemos? Yo creo que está "ready".

Me gusta lo que estoy viendo. ¡Camareros, prevenidos, por favor!

¿Está terminado? Está todo terminado.

Venga, Aleix. Vámonos para arriba.

¡Camareros, por favor! Sirvamos esta poesía,

estas flores raras que ha emplatado nuestro amigo Aleix.

Te deseo mucha suerte.

Muchas gracias.

¡Uf, qué día!

Tengo una buena noticia que daros, duelistas.

El postre sale con antelación.

(EXCLAMAN CONTENTOS)

Corre a cargo de Aleix. Flores raras.

A ver qué os parece.

¡Qué bonito! -¡Por favor!

-Precioso. -Está bonito, eh.

¡Oh, cómo huele!

¡Qué bonito, por favor!

-Me está dando pena romperlo. -¡Hum!

Está guapísimo.

Marta y Ketty, habéis acabado ya con vuestros estudios.

Sí. -Y nada, ahora en las prácticas

de Basque Culinary Center. Y contentísimas.

Cuéntame tus proyectos. Tengo algunos proyectitos en mente.

Quiero montar algo sencillito en Galicia, con mi chico.

Y en Madrid tengo un proyecto que va a estar muy interesante.

Somos tres chicas. No puedo decir nada más,

pero a ver si os gusta.

Bueno, pues mucha suerte.

Marta, que te sigo en el canal de YouTube,

que estoy superenganchada. ¡Eso!

Animo a todos a que veáis el canal de YouTube

de "MasterChef", que también está Carlos conmigo.

Estoy en la sección de "Cocina saludable",

porque soy nutricionista.

Y estoy encantada de poder haber unido la cocina

a mi carrera. Estoy muy contenta.

¿Cómo ves el postre?

Pues buenísimo, superrico.

Me parece que estaba lleno de técnicas.

Es el mejor plato de todos. -Sinceramente, ha sido

el plato que más me ha gustado.

Incluso, se le nota la perfección en el emplatado.

Es como... Desde luego, los platos están

todos vacíos. Eso me encanta verlo. Y nada.

Muchas gracias por vuestra valoración.

Gracias. De nada.

Querido Quique Dacosta, cómo agradecerte

que nos haya acogido en tu casa para esta séptima temporada,

para grabar la final aquí.

Créeme que es una satisfacción.

Ya sabéis que yo soy parte, entre comillas, de "MasterChef".

Desde Denia, hemos conseguido transmitir la dificultad

que tiene una cocina de un restaurante tres Estrellas

a las personas en casa, misión cumplida.

Querida familia, pido un gran aplauso

para nuestros tres finalistas, que se han dejado la piel

por conseguir la chaquetilla.

Adelante, Aitana, Valentín y Aleix.

(Aplausos)

Quiero dar las gracias a los chefs y a todo "MasterChef"

por esta experiencia.

Yo entré aquí persiguiendo un sueño.

Dejé a lo que más quiero, que es mi marido y mis dos enanos.

¡Ay, que me emociono yo también!

Y, bueno, ha sido maravilloso.

Yo he luchado como una jabata hasta el final. Os lo prometo.

Aunque hoy las cosas no hayan salido del todo bien.

Y solo espero que estén orgullosos de mí.

¡A los brazos!

(Aplausos)

Están llorando todos. Menos Jordi, que no llora.

Muy bien. No suelo llorar nunca. ¡Os lo juro!

Es verdad. Aquí el llorón soy yo y hoy...

(Risas)

Querido ganadores, subcampeones, familia de "MasterChef",

sabéis que os llevamos en el corazón

y que vuestros éxitos son nuestros también.

Un millón de gracias por teneros aquí.

Pepe, una cosa. Habrá que hacer un programa con todos.

Lo estoy preparando. Será un "all star".

(Aplausos)

Muchas gracias por ayudarnos. Hasta siempre.

Aspirantes, estamos a punto de descubrir

quién de los tres se convierte en el segundo duelista

de la séptima edición de "MasterChef".

Pero antes de daros nuestra valoración

y desvelar el ganador, quiero deciros algo a los tres.

No imagináis lo orgulloso

que me siento de ser vuestro mentor.

Muchas gracias. -Gracias.

Los tres habéis sido un ejemplo de lucha, ilusión

y, sobre todo, lealtad.

Me encanta ver los buenos amigos que habéis llegado a ser

y lo mucho que os habéis cuidado entre vosotros.

Así que pase lo que pase en este veredicto,

tenéis todo mi respeto y toda mi admiración.

Muchas gracias. -Gracias.

Enhorabuena a los tres.

(TODOS) Gracias.

Valentín, después dices que no te valoro.

Para que veas. Me ha parecido muy bonito.

Te lo agradezco de verdad.

Y dicho esto, ¿qué te digo, Aitana mía?

¿Qué ha pasado hoy? Pues nada, que hoy

no me han salido las cosas muy bien.

El segundo plato, la verdad es que me ha pillado el toro.

Y nada, pues un poco fracaso personal, pero bueno.

Tengo que confesarte que me ha roto el alma

verte terminar esta final llorando de rabia,

de impotencia. Ya.

Porque, la verdad, no es justo.

Has trabajado como una jabata.

Le ha puesto toda tu alma a esta prueba.

Gracias. Lo he intentado.

Pero la cocina es así a veces. No sale.

El "coulant" se te ha resistido.

No has sido capaz de encadenar las tareas con la rapidez

que estos platos exigían. Al final, no nos quedó

más remedio que pedir ayuda a Quique.

Sí. Así que, sintiéndolo mucho,

tu sueño termina aquí. Sí.

Sí. Eso sí, puedes decir

con mucho orgullo que eres la cuarta clasificada

de la séptima edición de "MasterChef".

Suerte, chicos.

¿Pero estáis orgullosos los tres? ¿Sí?

Claro que sí. ¿Cómo no lo vamos a estar?

Si has llegado hasta aquí.

Hoy no ha sido tu mejor día, pero estás en la final.

Siéntete orgullosa, ¿no? Gracias.

Te animo a que sigas adelante con tu sueño,

que abras ese bar de tortilla ahí en Bilbao.

Porque vas a triunfar. De hecho, creo que medio Bilbao

está ya haciendo cola.

Muchas gracias. Y las puertas de mi restaurante

las tienes abiertas para lo que tú quieras. Lo sabes.

Estoy muy contenta. Me lo he pasado increíble.

He aprendido muchísimo. Gracias, porque ha sido guay.

Ha sido una experiencia maravillosa.

Estoy satisfecha con mi cuarto puesto,

porque jamás hubiese pensado llegar hasta aquí.

Si algo me ha enseñado "MasterChef",

es que nunca te puedes rendir y que si caes,

te tienes que volver a levantar y seguir luchando.

Yo montaré mis tortillas. (RÍE)

Aleix, Valentín, sois una apuesta personal de Jordi

y vamos a dejarle que sea él quien decida.

Reconozco que los dos habéis jugado en algún momento

con mi sistema nervioso, porque entre Valentín,

el aspirante a pirómano, y Aleix, el salmonetero lento,

os aseguro que ha habido algún momento

en que digo: Estos dos me la van a liar.

Valentín, es verdad que no has hecho

las 12 blondas, que eran el gran protagonista de ese plato.

Pero, a cambio, has cocinado un arroz muy rico.

Muchas gracias. Y no sé si eres consciente,

pero el arroz era el plato

que más elaboraciones tenía de los seis.

No era consciente. Te aseguro que hasta

nosotros hubiéramos sudado haciéndolo.

No te has dejado llevar por esa frustración

que, a veces, se apoderaba de ti y has sacado los platos

de una forma muy digna. Gracias.

El problema es que también estoy

muy orgulloso del trabajo de Aleix.

Claro. Porque, Aleix, vaya dos platazos

has servido.

El salmonete, maravilloso, y mira que la espina era compleja.

Y ya el postre, espectacular.

Incluso, lo has presentado antes de tiempo.

¡Toma ya! Enhorabuena.

Aleix, di algo. Es que no puedo hablar casi.

Ojalá pudiera vivir la experiencia hasta el final

y demostrar a mi familia y a mí mismo

que puedo ganar la chaquetilla. ¿De quién te acuerdas ahora?

De mi madre.

¿Qué crees que estará pensando ahora mismo?

Creo que va a estar recordando todas las veces que ha sido duro,

que me he portado mal, que le he llevado la contraria,

que le he hecho sufrir. Y verme luchando por un sueño...

(SUSPIRA)

Yo no te veo malo. Me parece que eres

un hijo ejemplar. Has cuidado de tu padre,

has sacado la casa adelante. Renunciaste a tu sueño

de ser cocinero por cuidar a tu familia.

Te has sacrificado por ellos.

Que has sido gamberrete, no lo dudo.

Pero lo que has hecho,

es muy grande. Muchas gracias.

El ganador de la prueba de hoy y, por tanto, el segundo duelista

de la séptima edición de "MasterChef" es...

Aleix.

Enhorabuena, Aleix. Enhorabuena. ¡Bravo!

(ALEIX) Yo cumplo este sueño por mí. Es mío.

Es, internamente, mío.

Y, de rebote, creo que mi madre va a estar

orgullosa de mí. La victoria es doble. Es mucho más.

En "MasterChef" siempre decimos que el esfuerzo tiene premio

y, de momento, aquí está el tuyo.

(APLAUDEN)

¡Qué guay! -¡Vamos!

(ALEIX) No tengo palabras para describir cómo estoy.

Es la mejor sensación de mi vida.

Llevar puesto esto, con mi nombre grabado,

con este logo, es medio sueño cumplido ya.

Yo no me lo creo. Yo veía esto por la tele

y decía: ¡Oh! Imagínate tú algún día. Y aquí está.

Oye, Valentín, que de ti también estoy muy orgullosa, eh.

Muchas gracias. Lo has hecho genial.

Ha sido durísimo. Y también te tengo que dar

mi más sincera enhorabuena.

Muchas gracias.

Espero que... No paras.

No paro. Perdón. Espero...

De verdad, sé que doy mucho la lata.

Soy una persona muy exigente.

-¡Ay, anda! -Muchas veces soy muy respondón.

Y nada, os quiero dar las gracias, de verdad,

por haberme enseñado un montón.

a ser mejor persona.

No quiero que veas este resultado

como una derrota, sino como un gran triunfo.

Eres el tercer clasificado de esta edición de "MasterChef".

Muchas gracias. Y no solo eso.

El Basque Culinary Center... ¡Es verdad!

¡Claro! Quieren premiar tu esfuerzo

con un curso de especialización de ocho semanas de duración..

Menudo regalazo. ¡Ay, qué bien!

Ocho semanas más viviendo con este. -Y a mi lado.

-Y contigo. -Claro. Estamos a una hora.

Me parece genial. Ya todos felices.

¡Ay, qué bien! -Claro.

(VALENTÍN) "MasterChef" me ha hecho mejor persona

de verdad. Soy una persona que se va

con más amigos, con más cultura,

con más conocimiento gastronómico.

Así que muy contento, muy contento de este tercer puesto.

Me sabe a oro. Además, el bronce es más elegante que el oro.

Y tú, Aleix, nada de celebrar este triunfo por todo lo alto.

Tienes que ganar. Porque te espera

un duelo final apasionante.

Muy duro. Te aseguro que Teresa

no te lo va a poner nada nada fácil.

Lo sé. Él tampoco.

Mucha suerte. Muchas gracias por todo.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

Termina la séptima edición de "MasterChef" con un reto

nunca antes vivido en estas cocinas.

Aprendices y jueces hemos competido durante 13 semanas

por ser los mejores.

La pugna entre mentores ha acentuado la rivalidad

entre los concursantes.

Y el resultado ha sido una competición al máximo nivel.

El último combate está a punto de comenzar.

Bienvenidos al gran Duelo final de "MasterChef VII".

Samantha, Jordi, enhorabuena,

porque vuestros discípulos han llegado al duelo final

y va a ser una batalla apasionante.

Teresa y Aleix nos han demostrado que son peleones

y que están dispuestos a dejarse la piel

por alzarse con la victoria.

No nos lo van a poner nada fácil, seguro.

Eso es lo que a mí me gusta, ver rivalidad, pasión y ambición.

Aunque nos vaya a costar mucho

el último veredicto de la temporada,

tengo muchas ganas de que entren los duelistas.

Adelante, Teresa Abalde.

Viene de Santiago de Compostela. Es interiorista y fotógrafa.

Tiene 45 años. ¡Qué emoción, por Dios!

No le importa reconocer que ninguno de sus compañeros

creía que pasaría del programa uno.

Pero como ella misma dice: "A la "baby" nadie la arrincona".

"Namasté". Vamos a hacer un poquito de respiraciones.

Teresa, tu delantal con mis iniciales.

(GRITA CONTENTA) ¡Qué emoción!

¿Pero dónde voy con esto? Si es del tamaño de mi sobrino.

Es minuciosa trabajando. Su mayor baza es estar tranquila.

Muy bien esa piel. Esta chica aprende un huevo.

Nombre del plato. # Ceviche de corvina religiosa. #

Milhojas vegetal.

Patatas a la crema con helado y tierra.

El plato es divertido, gracioso, está bien hecho.

No se puede hacer mejor. La gente de mi equipo es así.

Está perfecto de punto, rico, sabroso.

Vete por ahí, por ese camino.

El plato no tiene ningún defecto. O sea, que felicidades.

El aspirante vencedor es... Teresa.

Teresa. ¡Teresa!

(GRITA CONTENTA)

Teresa "la marquesa", bienvenida. Muchas gracias.

Estoy muy nerviosa, con muchas ganas de disfrutar

cocinando y con ganas de pasármelo bien

y disfrutar esta noche, que va a ser ya la última,

única e irrepetible.

Así es. Cómo te queda la chaquetilla de bien.

Gracias. Y la chapa.

Ese "animal print" es muy del equipo de Samantha.

¿Perdona? ¿Cuándo se ha visto a una duelista así?

¿Qué es lo más importante que has aprendido

en el tiempo que has pasado en estas cocinas

y, sobre todo, en las nueve eliminaciones?

Que nunca hay que dejar de luchar,

que hay que tener constancia

y que si te empeñas en hacer las cosas, salen.

(TERESA) ¡Soy duelista! Es tan guay...

¡Qué fuerte! Estoy feliz. No puedo estar más contenta.

El segundo protagonista del duelo viene de Manresa.

Y, al contrario que Teresa, siempre fue

el caballito ganador para sus compañeros.

Él es Aleix Puig.

Tuvo que abandonar su sueño de ser cocinero con 16 años.

Pero una década después, lo ha retomado con fuerza.

Asegura que "MasterChef" le ha ordenado la vida y la cabeza.

¡Madre mía! Y que cuanto más exigente eres,

mejor sabe la victoria.

Qué guapos estáis. -¿Verdad?

(Aplausos)

(AITANA) ¡Olé ese pescadero!

Casi dos meses para tocar esto. -Aleix está contento hoy.

Yo lo llamo "lomo de potro con texturas de alcachofa".

Se llama "recuerdos". Le he puesto "blue capital".

Aleix, sin duda, hoy has sido mi mano derecha. Felicidades.

Me ha gustado mucho. Muchas gracias.

Está bueno.

Tu capitanía ha sido brillante.

Hay mucho esfuerzo, muchas ganas, mucha pasión.

Y ese es el camino. Felicidades, es un buen trabajo.

El aspirante ganador del penúltimo duelo es ¡Aleix!

¡Aleix!

¡Aleix! Felicidades. ¡Sí!

Aleix, bienvenido al duelo final. Muchas gracias.

Quiero que sepas que, como tu mentor,

estoy muy orgulloso de hasta donde has llegado.

Muchas gracias, es increíble que me lo digas.

Has soñado muchas veces con la noche del duelo final,

¿es como lo habías imaginado?

Es increíble, como tocar el cielo,

cuando te apuntas al "casting" no esperas llegar hasta aquí;

solo quiero hacerlo bien y que estéis muy orgullosos de mí.

Estoy a un 50% de mi sueño, algo que he visto tantas veces,

la final de "MasterChef", realmente, estoy yo en ella.

Hay que relajarse, porque puede ser un desastre.

Teresa, Aleix, enhorabuena a los dos;

no solo habéis demostrado vuestra evolución,

también, vuestro compañerismo y actitud os han traído aquí.

Pero el combate, aún, no ha terminado

y están en juego unos premios fantásticos;

el ganador se llevará un premio en metálico de 100 000 euros,

el trofeo que le acredita como séptimo Masterchef España

y la publicación de su propio libro de recetas.

Qué guay, es increíble. -Qué suerte.

Además, los dos vais a tener otro premio muy importante,

la oportunidad de seguir adquiriendo

conocimientos y técnicas de cocina en la prestigiosa Facultad

de Ciencias Gastronómicas de San Sebastián,

el Basque Culinary Center; una institución académica pionera,

a nivel mundial, de la que ya habéis recibido clases estos meses.

El ganador se llevará un máster en Cocina, Técnica y producto,

y el segundo clasificado, un máster en Pastelería.

En un día tan especial,

sé que os gustaría tener cerca a vuestra familia y amigos.

Sí. -Sí, por favor, por favor.

Teresa, ¿quién te gustaría que estuviera acompañándote?

Por supuesto, mi madre, o sea, es que me muero, ¿eh?

Me encantaría que me viera aquí, es la mejor cocinera del universo;

por supuesto, mi amor, Vila;

y mi hermano de distinta madre, que es mi amigo Borja.

Son mis tres pilares, los que me aguantan, me animan

y los que me apoyan en todo.

Teresa... deseo concedido.

Adelante, Consuelo, Vila y Borja; madre, novio y amigo de Teresa.

(GRITA DE ALEGRÍA)

(CONSUELO) Ay, qué ganas. (TERESA) Os quiero, por favor.

-Mami... -Guapa, linda.

(BORJA) Estás fantástica.

Es una hormiguita; trabaja, está a lo que está...

Pero, chica, llegar a duelista...

¡Es la leche, ¿verdad?! -Son palabras mayores.

Bienvenidos, familiares de Teresa. Muchas gracias.

Consuelo, ¿qué siente al ver a su hija con la chaquetilla?

Que, por cierto, se la ha dedicado a usted.

Me impresiona, está guapísima; yo se lo agradezco en el alma.

-Las madres son el alma de las casas, pero la mía más;

esa cocina tradicional, que siempre defiendo,

de esos sabores de siempre...

Yo no podría mejorar un plato suyo, en la vida, sería imposible.

Amor de hija, como veis. -No, es verdad, es verdad.

José Luis, Teresa dice que en casa ya estáis uniformados;

tú, con pijama de cirujano, y ella, con la chaquetilla.

Pues sí, y le queda genial. -Está muy guapa.

Está fantástica y me voy a animar con ella.

(TERESA) Qué guay.

El otro día fue un antes y un después.

"MasterChef" te cambia la vida.

Borja, ¿cuánto tiempo pensaste que tardarías en volver a verla?

Y sé sincero.

La primera semana. ¿Verdad?

Sí. -Todos mis amigos.

-Lo prometo, la primera semana.

Me encanta que confíes en ella, amigo.

(Risas)

Es una persona que le pone tanto empeño y tantas ganas a todo,

que puede llegar adonde le dé la gana;

estamos más que contentos y orgullosos de esto, me encanta.

Aleix, nos has contado cómo has soñado el duelo final,

y tu familia y amigos tenían un papel importante.

¿Los tengo aquí, también?

Adelante a Marta, Meritxell y Xavier;

madre, hermana y amigo de Aleix.

No sé lo que siento; es amor, orgullo, pasión... es todo.

Necesito que ganes.

Voy a intentarlo, voy a presentar intentar...

No por mí, por ti.

Bienvenidos a los tres. Marta, Aleix dice que eres muy exigente

y él te lo agradece mucho.

¿Cuánta responsabilidad tienes en que esté en este duelo final?

No sé si tengo mucha, pero supongo que el hecho de ser, siempre,

el palo que aguanta y, siempre, marcando directrices,

al final, aquí tengo la recompensa.

-Yo era muy travieso de pequeño.

No era travieso, era lo siguiente.

Lo has domesticado muy bien.

Me ha traído mucho trabajo, mucho, mucho, mucho. Y años.

Pero bueno, al final, lo he conseguido.

Aleix sabe que has tenido que trabajar el doble

en las pescaderías familiares, haciendo tu trabajo y el suyo.

¿En qué se ha notado más su ausencia?

Yo duermo pocas horas al día, y al no estar él, duermo menos,

porque me suplía días de compra, iba a comprar y yo descansaba.

Ahora lo hago todo yo, pero es por una buena causa;

es su sueño, ha de tirar para adelante,

siempre estaré a su lado, siempre. Siempre me tendrá,

el negocio estará allí, pero quiero que viva su sueño.

Me alegro que lo aceptes así.

Sí, claro. Qué menos, qué menos.

Meritxell, ¿presumes de hermano? La verdad es que sí.

No suele pasar que un hermano esté en un programa, en una final.

Es un espectáculo.

Además, tan guapo, no es un hermano cualquiera.

No, ya me vienen las amigas... "Ay, no sé qué, tu hermano..."

(TERESA) Aleix donde va triunfa.

Teresa y Aleix, espero que vuestras familias

os hayan dado mucha energía. (AMBOS) Sí.

Ha llegado el momento de que suban a la galería.

Tranquilo, ¿eh? -Suerte.

-Sin presión. -Te quiero.

-Ya has ganado.

(ALEIX) Vale.

Ay, qué monos. Ay, Aleix, qué monos...

-Todo el aire de Rianxo, de la ría, para ti, mi corazón.

-Gracias, mami.

-Uf... -Qué guay, ¿verdad? Ay...

Todavía hay mucha gente deseando entrar, abrazaros

y daros toda la fuerza para este último combate.

Ellos saben muy bien lo que pasa, ahora, por vuestras mentes,

porque han trabajado y luchado, también, en estas cocinas.

Adelante, Jeancha, Sara, Alicia,

Laly, Josecho, Osiris, Gloria,

Marcos, Natalia, Carmen, Samira,

Carlos, Aitana y Valentín.

(TERESA) Qué fuerte.

Vaya feria, entran todos en tropel. -¡Venga!

¡Hola! ¡Josecho!

Madre mía... ¡Guau!

¡Hola, Pepe!

Josecho, ¿cómo estás? Muy bien.

(AITANA) Tienes que ganar, por favor, por favor.

Aleix se merece ganar por infinitas razones.

Es la persona más humilde, más honesta, más trabajadora...

Es que, ya es mi sueño.

Su sueño ha pasado a formar parte de mi sueño,

quiero vivirlo y disfrutarlo como si fuera mío, se lo merece.

Exaspirantes, bienvenidos a las cocinas de "MasterChef".

(EXASPIRANTES) Gracias.

Permitidme que le dé, primero, la bienvenida a Josecho.

Gracias, chef.

-¡Bien, Josecho!

¡Gracias!

¿Cómo estás, después del accidente que te apartó de la competición?

Sinceramente... de puta madre.

Me gusta volver a pisar, incluso, con este zapatón,

las cocinas de "MasterChef" y el escenario de "MasterChef".

Natalia, ¿cómo van los preparativos de la boda?

Ya está, casi, todo finiquitado, me he quedado muy tranquila.

Os he traído la invitación.

El 31 de agosto estamos allí. Eso espero.

¿Tengo una curiosidad? ¿Cómo estaba la casa cuando llegaste?

Cómo me lo he encontrado a él, empecemos por ahí,

era un guiñapo con barbas. Estaba asilvestrado.

¡Ha engordado! Que es peor, todavía.

¿Y la casa?

Un desastre. Madre mía de mi vida...

¿Sabes qué es lo bueno? Ha vendido casi todas las vacas.

Qué bonito es el amor. Había que pagar la boda.

Carlos, ¿quién es tu favorito para ganar este gran duelo final?

Como la canción de Alejandro Sanz, tengo el corazón "partío".

Teresa es mi corazón y Aleix es mi alma,

o sea, que uno u otro.

Se te está pegando algo, de estar con el político.

(VALENTÍN) Todo se pega, menos la hermosura.

(Risas)

Para ti, Aitana, ahora que Teresa y tú tenéis "feeling",

¿quién te gustaría que ganara "MasterChef"?

Mi caballito ganador es Aleix, pero vamos... eso ya se sabe,

pero le deseo toda la suerte a Teresa, por supuesto.

Ya lo sé, cariño, ya lo sé. -Ya, ya...

Los dos no puede ser.

Exaspirantes, vais a ver la final desde un lugar privilegiado,

aunque sé que estaréis nerviosos, como si cocinarais.

Sí, o peor.

Por favor, subid a la galería con los familiares.

(AITANA) Mucha suerte, mucho ánimo.

(LALY) Disfrútalo. -Sí, es a lo que vengo.

A ver cómo se desenvuelve Teresa en estos fogones.

Sí, me apetece verla cocinar, sí.

-Ya sabes, arriba y fuerza.

(TERESA) Se nota la presión de los familiares, de la final...

¡Mi último cocinado...! No quiero pensarlo, me pongo tonta.

Teresa, Aleix, ha llegado el momento de la verdad;

llegasteis con un sueño y estáis a un paso de conseguirlo.

Solo uno ganará el premio, pero los dos estáis listos

para dar el salto de cocineros "amateur" a profesionales.

Ha llegado la hora, ocupad vuestros puestos de cocina.

Adelante.

(Gritos de ánimo)

¡Vamos!

Vamos, Aleix. -Ánimo, chuliña.

Os voy a tener aquí, al ladito, o sea que...

(CARLOS) Señores, lo que Dios quiera.

-Sí, señor. -Lo que Dios quiera.

Teresa, Aleix, el último reto de "MasterChef VII"

consiste en elaborar un menú completo,

compuesto de un entrante, un plato principal y un postre.

Esperamos que nos muestre quiénes sois

y hacia dónde queréis seguir caminando.

Queremos ver unos platos que nos impresionen por su sabor...

(Risas)

Y, por supuesto, visualmente.

Debéis aplicar todo lo que habéis aprendido,

incluyendo técnicas de vanguardia. Suerte a los dos.

(AMBOS) Gracias, chef.

Suerte a ti, también. Igualmente, mucha suerte.

¿Ya por fin? Hombre, os ha costado, ¿eh?

(NATALIA) ¡Bravo!

Os ha costado. (CARLOS) ¡Vamos!

Duelistas, tenéis cinco minutos para ir al supermercado a comprar.

Es muy importante que no olvidéis ningún ingrediente,

¿verdad, Aleix? Sí.

Luego, tendréis 120 minutos para elaborar vuestro menú

y, atención, debéis hacer dos raciones de cada plato.

¿Entendido? (AMBOS) Oído, chef.

Pues, el tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

(LA GALERÍA) Vamos, vamos.

(TERESA) Vamos, "baby", vamos.

-La compra es fundamental.

Teresa lo hace bien, es muy pausada, muy tranquila.

-Arrampla con todo.

(TERESA) Esto es maravilloso.

Teresa tiene mucha cabeza y se tranquiliza mucho,

a Aleix eso le puede más, pero es muy creativo.

El chile...

¿El "sucro"? Sí, tengo el "sucro".

(CARMEN) ¿Qué hacen ahí? Que salgan ya. Ay, Dios mío...

Repasad vuestras listas en la cabeza, vuestros platos,

elaboración tras elaboración y no os dejéis nada, por favor.

Qué ganas.

¿Ya está? Sí.

¿Tenéis todo? ¿Aleix? Sí.

-Sí, yo creo que tengo todo.

Cinco, cuatro... (LALY) Vamos.

Tres, dos uno, ¡tiempo! Vamos, vamos.

(LALY) Vamos, Aleix. -¡Vamos!

(CARMEN) ¿Qué han traído?

Si yo hago compras mensuales más pequeñas.

Mamá, ¿no querías chupitos?

(FAMILIA DE TERESA) Vamos, esos licores.

(Risas y aplausos)

(BORJA) Ese licor de café rico. -¿Qué tipo de familia somos?

(Risas) (CONSUELO) El chupito de café, sí.

(GLORIA) Muy bien, Aleix.

Rodaballo bueno, ¡oh, qué rico! A la parrilla entero, Aleix.

(CARMEN) Mira el rodaballo, qué bueno.

Bogavante...

(CONSUELO) Bien, bien.

(BORJA) Crema de orujo, bien de eso. De eso, bien.

Para enfrentarse al gran duelo final,

Teresa ha diseñado un menú que homenajea a su querida Galicia.

Venga, Teresiña, vamos. Ahí, ahí.

Como entrante, elabora un tartar de bogavante con emulsión de cabeza

y sorbete de albariño. Mira qué guay.

-Ha hecho bien al empezar por el helado, tarda más.

Listo.

El plato principal es una merluza con chicharrones,

esferas de queso tetilla y patatas suflé.

De postre, su versión de café y chupitos.

Teresa, la mosquita muerta, estaba en la sombra

y ahí está, en la final; flípala, colega.

¿Son orejas? -Las orejas son muy gallegas.

(CONSUELO) Sí, igual que la matanza.

La matanza, sí.

(CARLOS) Venga, Teresa, vamos.

(GLORIA) Ole los pescaderos buenos. (VALENTÍN) Ese rodaballo limpio.

Aleix ha elaborado un menú

inspirado en el mar Mediterráneo y en su tierra natal, Cataluña.

El entrante es un "pan tumaca" con ajo negro y sardina ahumada.

¿Qué está haciendo? ¿Las pieles de qué?

De... de...

Como plato principal hace una recreación del mar,

con trece productos en diferentes cocciones,

unidos por un jugo de rodaballo.

¿Cuál es tu pregunta? -¿De qué son las pieles?

Carabineros. -Ah, vale, vale.

Y el postre serán rocas lunares

con helado de violetas y crema catalana.

(VALENTÍN) Me dan mucha envidia, no por el premio,

sino por cocinar en la final,

ya lo tenía diseñado, pero tenía que ganar a Aleix.

(RÍEN)

(Música de tensión)

(Música de tensión)

¡Toma! -¡Arte!

-¡Arte y tronío! -Ole, espectáculo.

-Bravo, Aleix. -Ole tú.

(LALY) Muy bien.

(BORJA) Qué bien huele.

(CARLOS) Venga, Teresa.

(BORJA) Teresiña...

(CONSUELO) Ánimo. Ahí, que no te duela la mano.

(Risas)

Madre, de verdad...

Bueno, señores, una final más, ¿eh?

Y con dos buenos aspirantes. Muy buenos.

Compitiendo por el título.

Tenemos a Teresa; es alocada, divertida, graciosa

y puede estar tranquila. Eso le vendría muy bien a Aleix,

que es muy talentoso, tiene madera. Tiene buena mano.

Pero tiene nervios alocados y hace que se olvide de cosas,

que no se saque todo el partido, y hoy tiene que hacerlo.

Uh, que se me va.

(RÍE)

-Qué guay, cómo se maneja. Muy bien, Teresiña.

Hala, mi amor, hormiguita, que tú lo puedes.

Muy bien, corazón. Genial, chula.

(LALY) Vamos, Tere.

(BORJA) Ese es el licor, que tiene una pinta... ¡vamos!

Estoy viviéndolo

como algo que quiero disfrutar, compartir con mis familiares

y poder demostrar lo que he aprendido

durante tanto tiempo aquí.

¿Dónde está?

Ha ido a llevar algo, el molde ese con...

¡Ah, ah!

(AITANA) ¡Vamos, Aleix!

¿Qué va a hacer? -Para el postre, ¿no?

Sí, creo que es el postre.

Vale, eso es una crema, la va a meter en chino pistón.

Como no se cuaje, me muero.

-Qué pintaza.

Vamos, Aleix. -Muy bien.

-¡Vamos, Aleix! (AITANA) Vamos.

Voy con los nervios controlados,

por dentro llevo el motor y quiero estar concentrado,

la estoy disfrutando muchísimo.

(Gritos de impresión)

¡Hombre, hombre...! -¿Qué aplaudís?

-A un bogavante. -Ya os veo, ya.

No aplauden a Teresa, aplauden al bogavante.

Se me van a saltar las lágrimas con ese bogavante.

Dos minutitos. -Muy bien, Teresa, guapa.

(LALY) ¡Vamos con el bicho!

Dos minutos.

¿A que parece que Jordi, Pepe y yo somos perfectos?

Siempre preparados, con las palabras oportunas...

Muchas veces, nos sale natural, pero, para qué negarlo,

la mayoría de las veces nos cuesta bastante.

Una, dos, tres, cuatro veces... A ti más.

(Campanadas) Eres el único...

Toma ya. Tin, tin...

Además, de "disfutar", no estoy vocalizando una mierda.

A la de "tes".

(Risas) Semillas de...

Dame la pierna. (CANTAN) # Wild boys... #

# La tormenta del verano. # -Hace un poco de fresco, ¿no?

Quiero que cortéis un "trojo". ¿Un "trojo"?

Aspirantes... Huy, perdonad. Bueno, la acabo de liar.

Tirirí, tirirí... ¡Vamos, ey!

(Música)

Estate quieta, coño.

Te voy a dar. Hoy cobras.

Te doy con el tacón así.

Colorín, colorado... Este cuento se ha acabado.

(GRITA CONTENTA)

(VALENTÍN) Ánimo, Aleix.

(JOSÉ LUIS) Vamos, Teresiña; vamos, Teresiña.

-¡Vamos! (JOSÉ LUIS) Vamos, Teresiña.

(BORJA) Está supertranquila.

(CONSUELO) Está tranquila y controlando mucho.

-¡Vamos, chicos!

(AITANA) Vamos. (JEANCHA) Aplauso.

¡Vamos, ánimo!

(Música de tensión)

¿Es para postre? -Sí.

Ha puesto huevos ¿y qué más?

-Me perdí cuando vino con el carro.

(LALY) Ay, cuidado, Teresa. ¡Ay, qué susto!

(BORJA) No me creo lo que estamos viendo.

-Estaba pensando lo mismo, todo lo que tiene a la vez.

(MARCOS) Hacer tres platos es muy complicado,

tienes tres elaboraciones en la cabeza.

Eso es muy complicado a la vez.

(NATALIA) Dale, Tere. (JOSÉ LUIS) Esa coctelera.

(VALENTÍN) Ese bíceps. (NATALIA) Con fuerza.

(GLORIA) Muy bien, guapa.

Me encanta lo que va a hacer, un bizcocho de piedra.

(JOSÉ LUIS) Qué guay, qué guaya. (CONSUELO) Así se trabaja.

(JOSÉ LUIS) Qué guay.

Bien, venga, postre listo.

-¿Sí? -Que sí, que sí, estoy convencida.

(VALENTÍN) Veo a Aleix muy centrado

y eso es buena señal, un Aleix centrado es imbatible.

Vamos, Aleix. -Muy bien, Aleix.

(ALEIX) Nunca había pensado entrar y menos llegar al duelo final;

es increíble, es un sueño cumplido formar parte de esto.

Solo falta hacerlo bien y poder ganar.

Tengo a mi madre cerquita, con los ojos abiertos, mirándome,

lo tengo que hacer superbién.

Ea, mi "pescatero".

-Muy bien, Tere. -Guau, qué pinta.

-Muy bien, muy bien.

-Qué pinta, Teresa. -Así, así.

-Qué pintón. -Muy bien ese bogavante, Teresiña.

Estoy encantada de la vida, la verdad.

Aquí, cocinando, rodeada de gente que me quiere,

espero que estén orgullosos.

-Ahí está. -Seguro que sí, seguro que sí.

-Quiero darlo todo con un menú donde se vea mi evolución

y, sobre todo, que esté muy rico. -Seguro.

¡Niños, echad el bofe!

Me gustan ambos, pero siempre he sido muy claro,

mi favorita es Teresa.

-Qué bien huele eso, madre mía, huele fenomenal.

(Música de tensión)

(Música de tensión)

Hola, Teresa ¿Cómo está, Teresa?

Bien, atareadilla, pero muy contenta.

Voy a hacer un menú "da terriña", un menú gallego.

Es un homenaje a mi madre.

Eso le da importancia. ¿Verdad?

Me interesa saber, si con el menú, si pretendes domar a mi caballito.

Cariño, a tu caballito no lo quiero domar,

porque con este menú quiero representarme a mí

y a mi evolución en el programa. -Di que sí, di que sí.

-Hago mi propio concurso, no estoy pendiente de los demás.

Los de mi equipo somos así.

Es una buena actitud.

Teresa está en otra competición. Efectivamente.

En otra liga. Mucha suerte.

Mi mentora me entiende, ¿verdad?

Bien, Teresa. -"Team" Samantha, "team" Samantha.

-¡Bien, Teresa! -¡Bravo!

-¡Arriba!

(LALY) Bien, Tere. (AITANA) Vamos, Aleix, ¡venga!

(GLORIA) Ese chico, como mola, se merece una ola.

(A LA VEZ) ¡Eh!

"MasterChef" ha sido familia y emoción,

son sentimientos, una mezcla de... No sé qué palabra diría.

Es un...

Senti...emoción. "Sentiemoción".

Bueno, aquí tenemos a Aleix. Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien, bien.

Yo vengo de Cataluña, he querido hacer un homenaje a mi tierra,

con un producto muy humilde pero de una forma estética.

Tradicional pero modernizado. Sí.

Actualizado. Eso es.

Sé que tus compañeros te han etiquetado con un nombre,

¿cuál es? Caballito ganador.

¿Yo te lo he dicho? No.

Ahora sí, eres mi caballito ganador.

Muchas gracias. A por todas.

Siempre ha sido el favorito de Jordi.

A darlo todo. Muchas gracias.

(PEPE Y SAMANTHA) Suerte. -Gracias.

¡Vamos, Aleix, vamos!

(JOSÉ LUIS) ¡Vamos, Teresiña; vamos Teresiña!

(CONSUELO) Vamos. (JOSÉ LUIS) Vamos, Teresiña.

(Música de tensión)

Mira cómo controla el tiempo, muy bien.

Lo va a poner con albariño, el tartar.

-Me encanta verte cocinar. -Gracias, mi amor.

-Estoy disfrutando tanto... -Qué bien.

(VALENTÍN) Hace un baño de capa. Eso que ha congelado es líquido,

ahora le da un baño de capa, eso se gelatiniza

y cuando lo abra sería líquido.

¿Qué habláis?

-Como en casa quiera hacer eso, yo no tengo de nada...

¿Cómo veis los menús de los finalistas?

Están equilibrados, pero, quizá, ¿el de Aleix es más atrevido?

No lo creo, me han parecido dos menús muy equilibrados.

Muy equilibrados. Como nunca, ¿eh?

Con un discurso muy de casa, muy de su tierra.

Cataluña versus Galicia, está clarísimo.

Aunque son parecidos, creo que el suyo es más atrevido

y el suyo más conservador, pero muy rico.

Me gusta el discurso y el planteamiento de Teresa,

porque me parece esa vanguardia atemperada.

En las finales, cuando uno tiene vanguardia y otro tradición,

si el de vanguardia está bordado, ganará.

Ya está. A ver qué pasa.

Vamos.

Nos apasiona cocinar, nos encanta enseñar,

compartir conocimientos, difundir la gastronomía,

pero lo que más nos gusta es poder hacerlo divirtiéndonos.

¡Vamos, Pepito, que te adelanto!

No, no, no, no.

¡Madre mía de mi vida! Me estoy poniendo fatal.

Este año, nosotros, también, vamos a competir.

Tatatata...

Fíjate qué ordenada es.

¿Te ves capaz de echarle huevos a la prueba?

A lo loco.

¡Bien!

("Our Own House", Mister Wives)

("Our Own House", Mister Wives)

¿Cómo te has sentido? Muy nerviosa.

Bueno, enhorabuena, está muy rico.

(GRITAN ALEGRES)

¡Toma!

¡Ánimo, Aleix, vamos! -Vamos.

(CARLOS) Da rabia y da coraje.

No estar ahí abajo, ya.

Y quedarte a cuatro días de la final.

Mi tatuaje de "chef", aquí lo tengo, que no se vea mucho.

Yo soy mediochef, como no he llegado...

(GLORIA) Qué bonito. Muy bien. ¡Madre mía, cómo mola!

Por Dios, qué evolución.

Hala, meiguiña, vamos, chuliña. ¡Te queremos!

(GLORIA) Bien, Aleix. -¡Vamos!

-Qué bonito.

Josecho, mira qué te traigo, "Cocina de aprovechamiento",

un libro con el que no tirarás las sobras de las comidas.

Lo intentaremos.

Hay muchas recetas resultonas, sencillas;

aunque podrías atreverte con algo más complicado.

Lo que es seguro es que puedes ahorrar sin desperdiciar alimentos,

de eso se trata este libro. Disfrútalo, mira qué recetas.

Gracias, chef.

(NATALIA) Muy bien, Tere.

(JOSÉ LUIS) Vaya lomo.

Consuelo, ¿cómo ves a Teresa?

Genial, ¿qué va a decir la madre?

Pero la veo que se desenvuelve muy bien.

-Es como ver a David Guetta pinchar cuatro platos,

todo coincide en su momento, está todo controlado, la cabeza...

No falla nada.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho.

A ver si lo borda. Seguro.

Y nos llevamos el premio. Encantados.

Suerte. Gracias.

Perdón, ¿puedo? -Sí, claro.

Bueno, ¿cómo veis al "neng"?

Estoy histérica. ¿Por qué?

Porque veo que hay mucho trabajo y que el tiempo corre.

Madre mía...

¿Cómo lo ve la hermana?

En su salsa, al principio lo vi nervioso, pero ahora...

Más allá de que quiero que gané él, quiero que gane el mejor.

Exacto. Pero, ¡eh! Que gane Aleix.

(RÍEN) ¡Hala, me voy!

(CARMEN) Mira las anchoítas de Aleix,

no sé si son anchoas, es que no veo bien.

-Mira, queso de tetilla. ¡Ay, qué gracioso!

(COMIENZAN A JALEAR A LOS DOS DUELISTAS)

(GLORIA) Vamos que nos vamos. Vamos, chicos, vamos.

(VALENTÍN) Ahí va, cociendo los mariscos uno a uno.

Ay...

Duelistas, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan sesenta minutos.

Oído, chef.

(Jaleos de ánimo)

Venga, Teresa; vamos, chula, ánimo.

Huele que alimenta.

(VALENTÍN) Esa crema de queso está quedando muy bien.

Os lo aviso. -Sí, sí, sí, sí.

El marisco lo tengo listo.

Veo que falta mucho, le falta mucho y solo queda una hora.

(VALENTÍN) Mira, me apuesto el cuello

a que eso es una mayonesa de kimchi, una de sus obsesiones.

Va a meter la merluza al Roner. -Lo hace con un orden acojonante.

Estoy encantada con Teresa.

Se lo que piensas, es una pena que se termine

la séptima edición del "talent". Si no puedes esperar

a que estrenemos "MasterChef Celebrity",

puedes ir abriendo boca en el restaurante MasterChef,

vivirás una experiencia gastronómica única

y conocer a algún aspirante que han pasado por aquí.

Más información en restauratenmasterchef.com

y en redes sociales.

Mami, mira la ajada dónde va.

-Qué bien, chula, eres estupenda.

Ha metido la ajada ahí dentro. ¡Eres una artista!

¡Gracias, amores! -Impresionante.

-Voy a hacer el aire de alcaparra. -Lo tiene todo en la cabeciña.

Es un agua de alcaparras, para hacer un aire.

Le meterá "sucro" o lecitina de soja,

yo le metería "sucro", la lecitina se baja rápido.

¿Y el "sucro"?

(MARTA) ¿Está con las sardinas?

(AITANA) Las va a ahumar. Qué guay. (SAMIRA) Las va a ahumar.

-Va a ahumarlas. -Qué rico.

(AITANA) Qué maravilla.

(Aplausos)

(AITANA) ¡Artista! Tengo una voz de Manolo.

(GLORIA) Yo, igual. Ay, qué bien huele.

(BORJA) Teresiña, vamos. -Gracias, amores.

(Ánimos desde la galería)

(AITANA) Lo estás haciendo superbién.

¿Crees? -Lo estás haciendo...

De rechupete. -Mejor que nunca, de verdad.

(JOSÉ LUIS) Guau... oh... ¡Esa mayonesa!

Oye, no es una mayonesa, es una emulsión de bogavante.

(JOSÉ LUIS) Huy, perdón, señora, perdón.

Vamos a ver...

Percebes, gambas...

No tengo tiempo de ver a Teresa, estoy muy centrado en mis cosas,

pero creo que es supercurrante y sacará el menú muy bien.

¿Qué tal vas?

Bien, ¿y tú? Bueno, corriendo, claro...

Cada temporada nos esforzamos por traer a estas cocinas

a los mejores chefs de nuestro país e, incluso,

de fuera de nuestras fronteras. Ver la cara de los aspirantes

al tenerlos tan cerca y disfrutar de su saber

y manera de entender la gastronomía no tiene precio.

Desde el restaurante Dani García, en Marbella. ¡Dani García!

(Gritos contentos)

Con tres Estrellas Michelín, Elena Arzak.

¡Hola!

Don Pedro Subijana. Hola.

Un maestro. Paco Torreblanca.

¡Martín Berasategui! ¡Garrote!

Monsieur Chocolate, Frédéric Bau.

¿Qué es eso?

¡Dabiz Muñoz! Vamos, estamos terminando.

El gran Eneko Atxa. (LOS CONCURSANTES JALEAN)

Joan Roca y Marc Roca.

Paz Vega. ¿Es un termómetro?

Ay, pobre, es que te entiendo tanto...

Ona Carbonell y Boris Izaguirre.

¿Quién llama?

No me lo puedo creer... No.

¡Ha de las cocinas!

"Sei bellissima".

Edu Soto.

Bibiana Fernández, Anabel Alonso, Mario Vaquerizo y Carmen Lomana.

¡Mario, Mario, tú conmigo!

No vas a elegir, así que...

(JOSÉ LUIS) Ahí viene la pasta. Teresiña, eres genial.

Este mejor...

Yo tengo un hambre que no puedo, y esta gente haciendo de comer.

Qué rico. -Es verdad.

Qué bien huele la albahaca. -La albahaca es maravillosa.

Yo hago pasta con albahaca y tomate cherry,

porque yo sé hacer la pasta...

Oh... Me encanta.

Las va a hacer suflé.

(VALENTÍN) A ver si le sale... Suerte. Espero que sí.

Aspirantes, en esta final merece que nos acompañe

uno de los chefs más prestigiosos del mundo.

Del mundo. -Bajo ahora.

El cocinero latinoamericano más reconocido a nivel mundial

y uno de los más importantes promotores de la cocina peruana.

Desde el restaurante Astrid & Gastón, en Lima, Perú...

¡Gastón Acurio!

Qué bueno, por favor. Me encanta.

Chicos, ¿cómo están? ¿Qué tal?

Buenas noches. -¿Qué tal? Felicidades.

(AMBOS) Muchas gracias.

Huele rico. -Gracias, vamos a mil por hora.

Gastón, por favor, bienvenido.

Gracias, muy feliz.

Muchas gracias. Qué ilusión.

Muy bien, Teresiña.

Gastón, ¿cómo estás? Muy feliz de estar aquí

acompañando a estos chicos, que hacen cosas maravillosas.

Para nosotros es un gran placer tenerte en estas cocinas,

sobre todo, sabiendo lo ocupado que estás,

con más de 45 restaurantes en nueve países.

¡45 restaurantes!

¿Cómo se hace eso, por favor?

Son 25 años, he pasado muchos años tratando de organizar a un equipo,

a una familia, una generación más joven

que puede dirigir aquello que soñaste en algún momento, ¿no?

No suflan... pues, fuera.

Estás viajando por el mundo promoviendo la gastronomía de Perú,

¿por qué triunfa en el mundo?

Al igual que en España los peruanos amamos nuestra cocina

y como somos hijos de todo del mundo,

hemos intentando que el mundo se enamore de Perú por la cocina.

Lo habéis conseguido.

Nosotros lo estamos. Sí.

¿Verdad? Totalmente.

Ya están suflando, se ve desde aquí.

¡Sufla, sufla, sufla!

(Aplausos) ¡Sufla, sufla!

"MasterChef" te cambia la vida.

-Qué grande, Teresa, de verdad. Qué grande eres.

-¡Eres muy grande! -Vamos, Tere.

A ver, patatiñas.

Aleix, te presentamos a Gastón. Hola, encantado.

Te felicito. ¿Qué haces?

Estoy laminando la vieira, haciendo tiraditos.

-¿Un tiradito? Qué bien.

No sé si será bueno o malo tener a Gastón en el jurado

y tú haciendo cositas peruanas...

A mí me gusta que sean críticos.

¿Qué menú estás haciendo?

Empezamos con sabores de mi tierra, pan con tomate,

al que añadimos unas sardinas y una crema de ajo negro;

porque mucha gente, a este pan, le ralla ajo, ¿no?

El segundo plato lleva una vieira curada,

unos lomos de rodaballo curados en soja y aceite de sésamo,

hay un tartar de gambas...

Y el postre es una explosión de sabores;

un helado de violetas y crema catalana, de mi tierra,

para tener la cabeza centrada, y unas piedras lunares,

que llevan Cointreau, todo en armonía.

Espero que te guste. -Muy bien, felicitaciones.

(AITANA) ¡Vamos, Aleix!

(GLORIA) Venga, arriba, vamos. (ALEIX) Vamos.

(CARLOS) Vamos, quillo. -Meted caña.

(JOSECHO) Teresa, a tope. (MARCOS) A tope. ¡Vamos!

Gracias, amigos, se os quiere.

(OSIRIS) Vamos, muchachos.

¿Qué tenemos por aquí?

Patatitas sufladas. Traemos a Gastón Acurio.

Me encanta, voy a comer un par.

¡No! Bueno, puedes comerte una, solo necesito ocho.

Cuéntale a Gastón qué menú haces.

Hago un menú inspirado en los sabores de mi casa,

en mi tierra. He hecho tarta de bogavantes,

una merluza a baja temperatura con una ajada.

Es una salsa típica gallega con pimentón...

Sí, después, irá con chicharrón, que lo voy a pasar a la plancha,

tostadito, tostadito; encima pondré el taco de merluza

después, una esfera de queso de tetilla y las patatas.

-Muy bien. -"Divine".

De postre he hecho bizcocho de café en el microondas,

una crema fría de licor café con chocolate

y un helado de crema de orujo.

Huy, suena muy bien.

En su casa, después de comer, le pegan al chupito.

Es que es muy típico.

Te dejamos. Gracias.

Aprovecha los últimos momentos. Suerte.

Suerte. -Gracias, amiguiños.

Muy bien, Teresa, ese menú gallego. ¡Guapa, guapa, guapa!

-Qué difícil es.

No, la tiene que soltar con la muñeca y saldrá la bola.

Esta primera no me ha salido.

Ahí va. Bien, bien, bien.

(Música de tensión)

Pobrecico, ha levantado la cabeza tres veces, está concentradísimo.

(AITANA) ¡Esas palomitas!

Sí. -¡Campeón!

(Música de tensión)

Esta se ha roto, está muy fina.

Ay, ay, ay, ay.

Parecen saquitos escrotales.

(GLORIA) Qué rico, Aleix.

Perfección.

(JOSÉ LUIS) Esa es mi Teresa. ¡Bien!

(LALY) Increíble, Teresa. ¡Bien, Teresa, bien!

Vale, venga. Adiós, esferas.

(LALY) ¡Bien, Tere! -Vamos, guapa.

(GLORIA) Vamos, chicos.

(CARMEN) Venga, Teresa, vamos.

¿Qué es eso, Teresa? -Chocolate, ¿no?

(NATALIA) No, las orejas.

Ay, la oreja, nena, se ha convertido en esto.

(BORJA) Ahí está. (CONSUELO) Muy bien, chula.

(VALENTÍN) ¡Qué bonito el chicharrón ese!

-Ahora se viene arriba. -Aleix, vámonos.

Qué bonitas esas cabezas.

¡Vamos!

Qué bonitas.

-Qué buena pinta, Teresa. (BORJA) Oh, genial... bueno...

Tiene los bizcochos preparados. -Sí, lo he visto.

Ostras, cinco minutos.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(JALEAN A LOS DUELISTAS)

Apretad, vamos. -¡Vamos!

(MARCOS) Venga, chicos, vamos.

(VALENTÍN) Qué bonito, qué bonito, ¡qué bonito...!

Precioso... -Le tiembla la mano al pobre.

(VALENTÍN) ¡Venga, tú tranquilo! -¡Tranquilo, tranquilo!

-Tranquilo... -Como si estuvieses en casa.

-Venga, pequeño, vamos con ello.

-Eso tiene una pinta buenísima. -Qué bonito, Teresa.

-Guau... -¡Bien, Aleix!

-Qué profesionalidad. -Muy bien, Aleix.

Tere, vamos, Tere.

(TERESA) Prefiero que no me animéis.

Gracias... Yo los quiero y lo agradezco

que me animen, pero es que necesito concentrarme.

-Venga, chicos... -Venga, tienes que sacar más.

(VALENTÍN) El soplete... muy bien. (GLORIA) ¡Venga, vamos!

-¡Vamos! -Ya no queda nada...

-Patatas suflé. -Sí, las patatas suflé...

-El de Teresa es precioso, también.

-Bien, Tere, bien.

-Bravo, bravo... -¡Bravísima!

Pues aspirantes,

último minuto en las cocinas de "MasterChef".

(TODOS ANIMAN A LOS FINALISTAS)

Las esferificaciones de Teresa muy bien.

-Tere, qué bonito. -A ver si le da un meneo a la copa.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos) (TODOS ANIMAN A TERESA Y ALEIX)

Precioso... me encanta.

-Ay, lo que he corrido. -Superbonito.

(ALEIX) No me queda más en "MasterChef".

Lo echaré en falta, me ha cambiado la vida

y, realmente, estar en estos fogones, en el plató, es único.

Y me la llevo para siempre.

(TERESA) Encantada de la vida,

pensé que me iban a echar la primera semana.

O sea, he estado cocinando ahí...

En la final de "MasterChef" y, además, con un menú

del que estoy superorgullosa, así que estoy, de verdad, feliz.

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado,

vosotros habéis hecho vuestro trabajo, así que relajaos.

Llega el momento de la cata y lo haremos en el restaurante

acompañados del chef Gastón Acurio.

Así que, por favor, Gastón acompáñanos...

Qué nervios, por Dios.

Empezaremos por los entrantes.

(VALENTÍN) Están de ministros.

(TERESA) Creo que me ha quedado superbonito, estético,

tiene gusto, tiene contraste, así que estoy contenta.

Teresa, Aleix, llegó el momento de probar los menúes.

Teresa, empezamos con tu entrante, así que si nos lo puedes acercar.

Mucha suerte a los dos.

Bueno, Teresa, ¿relajada ya? Sí...

Ya por fin, superfeliz, supercontenta de llegar hasta aquí.

Solo espero que os guste el menú que he preparado,

creo que me representa a mí y a "miña terriña".

Así que espero que os guste. Oye...

Cuéntanos el nombre de tu primer plato.

Albariño y marisquiño. (TODOS RÍEN)

Es un...

Un tartar de bogavante, con cebollita encurtida y rabanitos

lleva una emulsión de cabezas,

un aire de alcaparras

y un granizado de albariño. Suena bien, ¿no?

Suena buenísimo. -Está fuertecito, si os gusta,

se lo ponéis y si no... Si le quitas el alcohol,

no te dejo... No tiene gracia.

Se lo ponéis por encima un poco.

Creo que el bogavante es muy importante

y se me queda un poco desapercibido.

Pero qué te voy a decir, está muy rico y, estéticamente,

me gusta mucho. Gracias.

Este plato es tan Teresa... Gracias, Samantha.

Tan Teresa porque veo en ti una cosa sencillamente deliciosa,

te gusta cocinar sin complicarte y hacer cosas sencillas, ricas,

sabrosas, que representen tu tierra que es lo que has hecho

en este plato. El albariño está... potente, como dices.

Potente... Y el bogavante se queda suave,

muy meloso... parece que hicieras un plato creativo, sencillo;

pero rico y muy fresco.

Gracias. -Te felicito,

está delicioso, me comería dos platos.

-Gracias. Pues Teresa, me gusta mucho,

me parece que el plato es delicadeza absoluta.

Me parece un paseo de las Rías Baixas hasta Santiago,

es un plato muy sutil, Teresa, me gusta mucho.

Gracias...

(Aplausos) (ÁNIMOS DESDE LA GALERÍA)

(TERESA) Está claro que no es la perfección

hecha plato, le falta algún...

Contraste y tal, pero estoy supercontenta

con la valoración y me voy feliz.

-Palomitas...

De albahaca.

(AITANA) Qué bonito... (ALEIX) Estoy contento, es visual,

es bonito y sé que sabe bien y me identifica;

pero están los nervios de preexamen, claro.

Aleix, por favor, el nombre de tu entrante.

Se llama De Donde Vengo. Vengo que una tierra

que se llama Cataluña donde hay algo muy típico

que es el "pan tumaca" que es pan con tomate

y, en mi casa, como es casa de pescadero

le ponemos sardina. Bien, comamos un poco de Cataluña.

Yo recomiendo comerlo de un mordisco.

Cada pedazo...

Aleix, ¿será buena o mala la crítica?

Yo creo que buena. Yo he comido mucho "pan tumaca".

Te hago una reflexión, ¿y los crujientes del pan?

No... no hay crujientes. Cuando comemos un pan con tomate,

la miga tiene humedad y la corteza aporta cosas.

Es muy crujiente. Al igual que aporta

un buen aceite de oliva. Sí, señor.

Dicho esto, está rico, es estético, está bien trabajado

los sabores son elegantes, fino...

Y lo importante, has puesto en relieve productos humildes.

Ya, gracias... Es que Jordi

contigo se pone como un padre cuando quiere... valorar a su hijo.

Porque soy su "coach" hasta que termine esto.

Estoy hasta las narices de los mentores,

no tengo yo aquí... a mi caballito preferido

se le salió una herradura. ¡Si no, estabas hoy aquí!

Que lo sepas, Josecho, pero se te fue una herradura.

¡Gracias, chef, gracias!

Bueno, Aleix, tu plato es maravilloso.

Tú eras como un "pan tumaca" cuando llegaste aquí.

Eso es. Y, ahora, eres esto.

Es fresco, es divertido, es original...

Prácticamente, sin errores y con un sabor increíble.

Muy pocos elementos, humilde, sencillo...

Un trozo de tomate, una sardina, perfectamente curada...

Con qué poquito se puede hacer un gran plato.

No te puedo poner pegas, es impecable.

Cuando me lo he metido todo en la boca, como indicaste,

lo que he sentido es el sabor del Mediterráneo y eso importa.

Así que te felicito, muy bonito. -Muchas gracias.

(APLAUSOS Y ÁNIMOS DE LA GALERÍA)

(Aplausos) (TERESA) Muy bien...

(ALEIX) Sí que es verdad que cuesta creerse esas cosas,

cuando a mí me han dado mucha caña

desde el primer día, por tanto...

Hay que aceptarlo y disfrutarlo hasta el último momento.

Aleix, empezaremos con tu plato principal.

Nombre del plato. El anterior...

Era De Donde Vengo y es es Donde Estoy.

Entré aquí con buenos emplatados, pero poco sabor.

Aquí hemos reconstruido un poco

sabores muy finos de una almeja, una coquina... un mejillón

hasta sabores mucho más intensos que puede ser, por ejemplo,

una viera curada con "ponzu"

o un rodaballo curado con soja hasta, al final,

que tenemos un jugo de rodaballo

muy potente con unos puntos de mayonesa de "kimchi".

Pero no marcas la potencia por el orden.

No, no... Están puestos de forma...

No, no es eso. Vamos a probar.

(Tintineo de cucharas)

Pepe, ¿cómo lo ves?

Te voy a pedir la receta de la salsa.

Espinas de rodaballo con cabeza de rodaballo rehogadas

con mantequilla y aceite.

Flambeamos con coñac... Coñac.

Nuez de mantequilla y listo.

Pues, chico, me lo apunto porque el plato está salvaje.

No sé si los elementos tenían que estar más juntos,

como idea, como construcción, pero como sabor...

Está... vamos, para chuparse los dedos.

Muchas gracias. Es una degustación digna

de todo un pescadero y todo, perfectamente, unido

con la potencia salvaje de tu salsa de rodaballo

que es increíble. Esta salsa...

Es para comerla, prácticamente, sola.

Claro... Además, acompaña muy bien

a todos los mariscos.

-Yo no sé de dónde saca este niño las ideas.

Conoces los productos del mar y como buen pescadero

has sabido darles una buena cocción y aunarlos todos con un buen fondo

de pescado que es muy intenso; pero es neutro

Y eso me dice que has aprendido a pensar como cocinero,

con coherencia, felicidades.

Muchas gracias Este señor es pescadero, sí,

pero tú ya eres cocinero. Muchas gracias.

Soy un mix de las dos.

Tu madre sabe que no...

Hemos perdido al niño, lo sentimos. Meritxell,

te va a tocar currar. Ya lo sé, ya.

-Muchas gracia. (ALEIX) Creo que tengo

una posibilidad de ganar "MasterChef", es que...

Pero no quiero pensarlo,

luego me vengo arriba y me pongo loco, por tanto...

Me relajo, me freno y los jueces dirán.

-Guapo, guapo... -¡Muy bien! ¡¡¡Bien!!!

Teresa, vamos a ver tu principal.

("Galicia Caníbal", Os Resentidos)

He hecho un mar y montaña y lo voy a llamar Galicia Caníbal,

además es una canción fantástica que me encanta.

# Fai un sol de carallo...

# Galicia caníbal. #

Representa mucho el espíritu de Galicia con la ajada

que tanto nos gusta a los gallegos

en esos cocidos de los domingos con esas sobremesas...

Infinitas y queso de tetilla

que es muy típico, también, de Santiago, así que...

Es un maridaje potente que espero que os guste.

No sé si es un plato tuyo o de Os Resentidos

o de Golpes Bajos,

me da igual; pero, oye, tiene una pinta estética muy bonita.

Gracias.

Vamos a probar.

Bueno, Teresa, no sé si es la Galicia más caníbal,

está bien la merluza, está perfecta la oreja muy rica,

están bien las patatas y está muy bien el esférico.

Pero no hay un todo. Me falta esa expresividad

de la ajada gallega que debería tener más protagonismo

y haber salseado por encima

de todo ello y que se notase mucho más.

Lo que pasa es que el virtuosismo es que lo has hecho todo muy mono.

Pero falta ese todo. Yo estoy súper de acuerdo con Pepe,

yo veo aquí un plato muy Teresa.

Porque veo un plato maravilloso para fotografiar,

la esfera está perfecta, el queso rico, todo suave...

Falta... Sí, está claro que no tengo

esa mentalidad de cocinero de saber unir todo

con una coherencia. ¿Sabes qué te pasa?

Te puede lo "fashion".

Eso también.

Y aquí falta el famoso hilo conductor.

Hilo conductor o algo que cierre el conjunto,

¿cuál es el protagonista del plato?

La merluza, en principio... Lo has acompañado con queso,

con patatas fritas, con cerdo asado...

Y es un pescado muy delicado.

Está rico, hecho con cariño pero le falta el punto

de reflexión que sí añadimos como valor en los restaurantes.

En Perú, por ejemplo, valoramos el contrapunto de la acidez,

esa ajada me la imagino envolviendo todo...

Y dándole ese punto de acidez

que termine uniendo en la boca el pescado con la oreja.

Hubiese sido el toque final que hubiese bordado el plato.

-Gracias.

(TERESA) Íbamos un poco igualados en el primer plato, pero creo

que ya... voy con vuelta perdida, ahora mismo.

Y con los postres acabamos la cata.

Teresa... contigo empezamos.

Es una crema fría

de licor café con chocolate, un helado de crema de orujo,

un bizcocho de café y, luego, un cítrico...

Porque ya me parecía mucho poner un licor de hierbas.

Era demasiado. (TODOS RÍEN)

Entonces... le he dado un toque... (SIGUEN RIENDO)

Qué canto a Galicia, ese bogavantes con el albariño,

la merluza, la oreja... "Somos xente forte"...

"Xente forte". El licor de hierbas

y dos horas de siesta, soy un peregrino

y me quiero morir en Santiago. Hombre...

Vamos a probar, Teresa, tiene una pinta que te mueres.

Grande...

Qué suavidad... Está buenísimo.

Es que me lo como todo, ¿eh?

Alegría de vivir, es así.

Como ellos aún están catando y les queda un rato,

se lo van a terminar. Oye, tres elaboraciones

y las tres muy ricas.

Gracias. Es bueno,

porque es una crema de chocolate envolvente, muy golosa...

Creo que es un postre que te define y, ahora, con perspectiva

te voy a decir otra cosa. Al principio, tú y yo...

No casamos... ahora te digo que si pudiese volver atrás

en el tiempo sí te elegiría.

Qué riquiño. Te diría que fueses mi...

Qué mono, ¿te puedo dar un abrazo? Ser tu mentor.

¡Bien, Jordi! (APLAUSOS DESDE LA GALERÍA)

-¡Esa es mi niña! -Ahora sí...

Oye, Teresa, qué pena que Jordi se perdiera 12 programas,

sabes lo que dices, sabes lo que cuentas,

sabes lo que vales... eso tiene mucho mérito.

Muchas gracias.

Creo que nunca hemos tenido a alguien como tú en "MasterChef".

Qué guay... Creo que la seguridad

que tienes en ti misma, en ser como eres,

en cocinar, en disfrutar cocinando y darnos el café y chupito

que está espectacular.

Me estoy chupando la cuchara...

Está tan rico... -Gracias.

-Para mí, el postre culmina, digamos, lo que he visto en ti

desde el comienzo

que es la alegría, el cariño, las ganas de celebrar la vida...

Y hacerlo honestamente, con franqueza...

Con sencillez sin tratar de demostrar nada.

-Me emociono... Con esta valoración.

-Es un postre que emociona,

te conecta con tu abuela, con tu mamá, con tu casa...

De verdad, te felicito y te agradezco mucho,

porque nos haces recordar... y nos haces sentir, gracias.

-Gracias.

(TERESA) He intentado ser, siempre, 100% yo,

disfrutar en cada prueba...

Y, la verdad... ¡ay, no quiero llorar!

Y la verdad es que agradezco que me digan esto, de verdad,

me llega al corazón y me encanta.

-Tenemos una suerte con esta niña...

-Caray... bueno.

Aleix, contigo terminamos la cata.

Qué colorido, vino muy gris y se va muy colorido.

Algo de arco iris le habré metido. -Sí...

-Algo de arco iris le habrás metido.

Nombre de tu plato. A Donde Voy.

Representa un poco todo lo que llevo dentro y quiero expresar

y es la incertidumbre de lo que me puede deparar el futuro.

Es un poco como soñar, quieres que te pasen cosas buenas

en los trabajos... entonces,

he puesto las piedras lunares, me recuerdan a la Luna,

a viajar, a hacer cosas y tenemos un elemento

que es muy importante que es la crema catalana;

porque aunque quieras soñar o viajar, debes tener claro

quién eres, de dónde vienes

y por eso es importante que esté en el plato.

Tu plato es estético, para mí es un postre

que cuando lo he visto me ha encantado.

Tiene una dificultad elevada, te has querido lucir,

has querido darlo todo.

Está hecho con tanto amor y con tantas ganas

que esto nos gusta, queremos ver gente

con pasión, que quiere evolucionar y estás en el camino.

Muchas gracias. -Estás empezando,

está claro que vas a lograr muchas cosas en el camino,

está claro que tienes un talento real,

lo has demostrado en cada plato. Tienes esta necesidad

de explorar, de avanzar...

Pero es la paciencia... la que te va a permitir

tomar las decisiones correctas en el momento correcto.

Porque escuchas tu voz interior que te dice...

Estoy listo para pasar a otra etapa.

-Muchas gracias. Qué bonito, Gastón.

Hay una calidad técnica aquí...

Es de cocineros importantes, rompo el cremoso

y me estalla el líquido, el helado está perfecto

y te sabe violeta... La crema catalana

está perfecta... de un virtuosismo técnico que es apabullante

para un chaval que está empezando.

O sea, tienes eso que buscamos

en muchos aspirantes y es... la mano.

Y, sobre todo, el pensamiento y la creatividad.

Hay una cosa que te quiero decir,

no te lo pude decir donde Quique Dacosta,

es el lado humano. Me daba envidia cómo te deshacías

en elogios hacia tu madre.

Y yo pensaba...

Solamente quiero que mis hijos dentro de equis años,

que pudiesen hablar de mí como tú hablabas de tu madre.

Fue lo que más envidia me dio.

(Aplausos)

Seguro que es porque ella se lo merece.

Eso es.

(MARTA) Sabía que me querías, evidentemente,

pero no sabía la...

La magnitud de esto y hoy me he dado cuenta.

Eres muy buena persona y te quiero mucho.

Eres muy buena madre.

Tienes que estar orgullosa de tu hijo

por lo que le sale del corazón hacia a ti,

no se lo he visto a tanta gente. Lo estoy.

Lo estoy... Con qué amor, con qué gusto.

Felicidades por eso, lo primero, segundo tu plato es muy técnico.

Gracias. Creo que tienes lo necesario

no solo para ser buen cocinero, te lo vi cuando te pedí

unirte a mi equipo; sino que encima...

Creo que eres una persona maravillosa.

Muchas gracias. Aquí en "MasterChef"

y en mi equipo, mi restaurante, lo que más me gusta,

más allá de los grandes currículos

es la gente con la que te apetece currar. No hace falta que diga más,

no es una propuesta banal, puedes pasar años en mi casa.

Y dicho esto, el postre está muy rico,

has mantenido una línea conceptual en tus platos.

El discurso es bueno, aunque tiene cosas

de cocinero joven que no aspirante a "MasterChef", cocinero joven.

Pero tienen un línea, mucha pasión, mucho que dar

y a mí eso me chifla.

Muchas gracias.

Gracias, Aleix. (TODOS APLAUDEN Y GRITAN)

¡Bien, chicos! -Muy bien los dos.

-¡Bravo!

(TERESA) Si gano, habrá una fiesta que no hay Santiago para correr.

Si no gano, también lo celebraré, porque he llegado hasta aquí

y, de verdad, estoy tan feliz de esta experiencia,

de lo aprendido, de lo disfrutado, de los sitios a los que he ido...

Más contenta no puedo estar.

-¡Bravo! (TODOS APLAUDEN)

-Sois unos campeones. -Gracias

-Sois unos "champions". -Ganadores los dos, chicos.

-Qué bonito ha estado, lo habéis hecho genial.

(CARMEN) Realmente, llegados a este punto,

si está bueno, está bueno y si está mejor, está mejor.

Así que gane el mejor.

Bueno, nosotros a deliberar,

hay que elegir al ganador de "MasterChef VII".

Aleix, precioso todo, preciosos todos los platos.

-Está bonita... la mejor prueba de todas, sin dudar.

-Es un lujazo, perdona, cocinar aquí...

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Marta, han dejado el listón de la familia muy alto.

Algo habrás hecho bien. -Algo habré hecho bien.

(LOS JUECES SIGUEN DELIBERANDO)

Y eso me llena, no sabes hasta qué punto.

Porque siempre... me habían dicho que no lo había hecho bien del todo

-No... -No, pero eso no.

¿Lo tenemos? Sí.

Lo tenemos. Lo tenemos.

Aspirantes, el duelo final que acabamos de vivir

es la culminación

de tres meses de trabajo y aprendizaje.

Y, después de veros cocinar, en ese difícil equilibrio

entre tensión y serenidad

estamos muy orgullosos de vosotros.

(AMBOS) Muchas gracias.

Vuestra evolución es evidente, "MasterChef" es una gran escuela

en la que no solo os enseñamos a cocinar, sino también

algo mucho más importante: tener actitud positiva,

querer superarse, no rendirse nunca y tener claro que no se consiguen

las metas grandes o pequeñas sin esfuerzo ni trabajo.

(VALENTÍN) Exacto...

Hemos visto dos propuestas de menú muy distintas,

pero cada una os define fielmente a vosotros.

Ha sido un homenaje precioso a vuestra tierra.

Y, además...

Nos confirma la pasión que sentís por la alta cocina.

Felicidades a los dos. (AMBOS) Gracias.

-Felicidades, chicos. -¡Enhorabuena, campeones!

(TERESA) Alguna vez, en casa, viendo "MasterChef"

me imaginaba cómo sería eso, qué emoción...

Ser la ganadora.

Eso que suena tan cursi de que los sueños se cumplen

es así, si pones empeño en las cosas, las cosas salen.

-¡Ay, Dios mío! Aspirantes, en este momento

tan decisivo queremos que os acompañen las personas

que son importantes en vuestra vida.

Y los compañeros que han estado a vuestro lado en estos meses.

Venga, veniros... Por favor, exaspirantes,

familiares... ¡Veniros aquí, venga!

Veniros... (NATALIA) Quiero mucho a los dos,

creo que siendo justa debería ganar Aleix,

si gana Teresa no digo que sea injusticia, no.

Pero, sinceramente,

si él no gana para mí siempre será mi ganador.

-Lo habéis hecho genial. -Suerte, chicos.

Teresa, Aleix habéis llegado al duelo final

y para nosotros ya sois los dos ganadores.

(AMBOS) Gracias... Por eso os habéis ganado

ocupar nuestro puesto para este momento tan solemne.

Qué fuerte... Así que, por favor.

Se ha borrado... -Qué fuerte.

Mira... se ve distinto desde aquí. (TODOS RÍEN)

(ALEIX) Un bonito gesto

que nos dejen estar ahí, yo estoy temblando

mirando al suelo, por favor... dilo ya que me voy a morir.

-Venga, venga, venga...

Aspirantes, os recuerdo que el ganador se va a llevar

un premio en metálico de 100.000 euros.

El trofeo que lo acredita como séptimo MasterChef España,

la posibilidad de publicar su propio libro de recetas

y el máster en Cocina Técnica y Producto

del Basque Culinary Center.

Ha sido una final apasionante y muy reñida,

os hemos visto pelear por vuestro sueño

y pase lo que pase ahora,

los dos estáis ya en el camino de conseguirlo.

(AMBOS) Gracias... Pero solo uno será el vencedor.

Por tanto...

El ganador de la séptima edición de "MasterChef España" es...

Qué nervios...

***¡¡¡ALEIX!!!***

(Gritos y música)

(ALEIX) No me creo que Pepe

haya dicho que soy el ganador, es imposible.

Es verdad... es verdad, he ganado "MasterChef VII".

¡¡¡Es increíble!!!

Aunque no lo parezca, por dentro tengo paz, alegría,

felicidad... un conjunto de cosas que todos deberían vivir.

(Llantos, gritos y música)

(TERESA) Me voy a casa muy feliz, para mí ha sido un reto

y un orgullo estar aquí y, de verdad, es que...

No puedo decir más que gracias

por dejarme vivir la experiencia que ha sido... única, de verdad.

Aleix... el trofeo. (TODOS HABLAN Y GRITAN)

Muchas gracias... muchas gracias.

¡¡¡Levántalo!!!

(Gritos, aplausos y música)

(ALEIX) La mitad de esto es tuyo,

porque gracias a que has estado fuera,

has dormido muy poco, has llorado, has reído...

Todo porque yo esté aquí... haciendo mi sueño,

al final lo he cumplido.

(Aplausos) -Muy bien, Aleix, enhorabuena.

-¡Muy bien, Aleix, muy bien! Toma.

-Muy bien... (TODOS GRITAN)

(Gritos y aplausos)

Hoy es el mejor día de mi vida, nada es igualable

a cuando escucho que he ganado la séptima edición de "MasterChef".

Ahora empieza un camino nuevo, hay que estar como aquí dentro.

Ya tenemos al séptimo "MasterChef España",

Aleix... se ha impuesto en un duelo final muy reñido.

Nosotros nos vamos, pero los esperamos muy pronto,

con la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

Mientras ya saben, pónganle... (TODOS) ¡¡¡SABOR A LA VIDA!!!

(Gritos y aplausos)

(ALEIX) "MasterChef" me ha cambiado la vida,

es que es muy corta la vida.

Hay que ir bien direccionado y hacer lo que a uno le gusta.

Tienes que hacer tu sueño, cumplirlo, al menos pelearlo.

Creéroslo, sois los aspirantes

de la séptima edición de "MasterChef".

¿Estáis listos para comprobar qué significa ser aspirante?

(TODOS) ¡¡¡Sí, chef!!!

-¡Vámonos, vámonos!

-¡Va, va! -Vamos, concentración.

Venga, quiero sacar este plato como un cohete.

-¡Vamos! Quiero platos perfectos

y un servicio en tiempo. La salsa la pongo yo.

-Carlos... vamos a hacer las cosas sin gritar.

¡Saca la olla y ponla! ¡"Action-réaction" en francés!

Oigo a Samantha gritar y me pongo nerviosa.

-Dejaos de chorradas y sacad el plato de una vez.

Quiero veros volar... -¡Oído, chef!

-¡Niñas, esperadme! -Madre mía, cuánta cuesta.

Venga, necesito correr, vamos, vamos, venga.

Un poquito más, un poquito más... Aligera, tío.

Aspirantes... los comensales están a punto de llegar.

-¡Ya podéis correr que no llegáis! -No te puedes ir para allá.

-Ya voy... -No te vayas, Teresa,

hay que emplatar, tía...

¡No habléis tanto y a cocinar! Venga, poniendo platos.

¿Solo tenéis una mano?

¡Sois los mejores! -¡Venga, chicos!

¡A darle... caña! -Camareros, por favor,

id sacando platos. Oye, el plato está

bastante bien reproducido. Bien, eso es lo que hay que hacer.

¡Vamos, vamos, ya! (TODOS GRITAN)

(Gritos y risas)

¡Oh...!

No había visto a nadie cortar así cebollino,

es una prueba tres estrellas Michelín.

No es para tanto, una bolita encima de otra.

Hormigón armado. ¡Uf! Hay que probar

todo lo que presentáis. Ya está bien.

Que no se repita o estaréis fuera.

Oh... tío. Garrote en la vida.

Tenéis infinitas veces más virtudes de las que creéis.

¿Sí? Sí...

¿Sí qué? ¡Sí, chef!

¡Sí qué...! ¡¡¡Sí, chef!!!

Dime cosas, habla... ¿Eres tonto?

Es una caca... esto...

Lo siento muchísimo. Pero está, realmente, buenísimo.

Está muy bien hecho el trabajo, muy gustosa la salsa,

el gusto del pichón... Perfecto.

Está bueno. -Está muy bueno.

Está mucho mejor que la sopa de Pepe.

Tiene muchísimo mérito... -Está bien.

¿No sé qué vais a decir? (RÍEN)

Felicidades.

El ganador de la séptima edición de "MasterChef España" es...

***¡¡¡ALEIX!!!***

(Gritos y aplausos)

MasterChef 7 - Programa 13

25 jun 2019

Programas completos (13)

Los últimos 185 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios