Presentado por: Eva González

MasterChef 5, la edición más extrema de la historia de MasterChef. Cocina a 10º bajo cero, un viaje a la Edad Media, experimentación con insectos... Una edición en la que se prioriza el máximo aprovechamiento y uso del producto y en la que más de sesenta estrellas Michelín compartirán con los concursantes sus trucos y secretos.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos y Canadá por restricciones de derechos. 

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3994481
Para todos los públicos MasterChef 5 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Como veis, hay una caja misteriosa para cada uno.

El que no haga bien la suma, se llevará un delantal negro.

Clavado. 11 euros. Qué bonito sienta el negro.

Qué agobio me está entrando.

Tiene una pinta buenísima.

Es el peor plato que hemos probado.

Hay una pimienta ahí agresiva. ¿A mí me lo vas a decir?

Los dos mejores son Laila y José Luis.

Aspirantes, bienvenidos

a la orden templaria de "MasterChef".

Trabajaréis con los mismos utensilios

que lo hacían los cocineros en el siglo XII.

¡Vamos, que me quemo! ¡Dios, cómo quema!

Dadle marcha, no podemos despistarnos.

No soy lela. Es fácil hacer esto.

¿Escucháis ese sonido? (TODOS) ¡Sí, chef!

No veo que lo tengáis todo listo para servir.

Quiero que trabajéis rápido. Voy, voy. Que no llegamos.

Te necesito urgente. -Miri, reacciona que no llegamos.

Está un poquito soso. Le falta potencia.

El equipo ganador de hoy es el equipo azul.

En la cesta hay pescados y mariscos y en la caja, países.

Tenéis que hacer una receta del país que os toque.

Desde el restaurante Martín Berasategui en Lasarte,

Martín Berasategui. Garrote.

-Garrote, Martín. -Esto está durísimo, tío.

Revuelve, revuelve.

Es un plato sin alma, vacío.

Es un despropósito de arriba a abajo.

Nos has tocado el tilín del paladar. De diez total.

(Aplausos)

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Paula.

(Aplausos)

(Sintonía)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Los aspirantes ya han tenido tiempo de darse cuenta

de que esto no es un juego

y de que los errores se pagan caros.

Dos aspirantes ya han abandonado estas cocinas

y esta noche, se irá el tercero.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Gracias, Eva. Por cierto, ¿no echáis de menos

a Samantha y a Jordi? (TODOS) Sí.

¿Sí? ¿O no mucho? Entiendo que no les echen de menos

porque yo soy el alma de la fiesta.

(RÍEN)

¿Dónde está mi amigo Jordi?

A ver si hoy no me va a poder meter caña.

Aspirantes, el primer reto de hoy está relacionado

con la economía de los hogares.

El precio de los alimentos no los marcamos los consumidores.

Así que solo nos queda agudizar el ingenio para hacer

maravillas en la cocina con aquellos ingredientes

más económicos y que, además, no compramos habitualmente.

Por eso, hoy os hemos traído un clásico de nuestras cocinas.

Adelante, Samantha y Jordi.

Qué miedo me da Samantha con una mesa.

No, no. Si soy profesional de la hostelería.

Si eso no tiene nada que ver. Están las fotos.

Ay, qué "gepeto", por Dios.

Es superdivertido.

Yo estoy más preocupada por lo que hay detrás.

Vaya tela con la mesita. Había de todo,

menos un trozo bueno de solomillo.

Por si hay algún despistado o algún coqueto

que se haya dejado las gafas en casa, son vísceras.

¡Uf! Qué asco.

Odkhuu, nos sorprendió tu destreza desollando liebres.

¿Pero has cocinado vísceras? Sí.

El típico Mongolia. No tiramos nada.

Usamos todo del producto que tiene el animal.

Bueno, la caca no.

(RÍEN)

Ese ha pasado más hambre que el perro de un gitano.

No os agobiéis, que vais a recibir algún consejo.

No lo vamos a dar nosotros, sino toda una experta en vísceras.

Su versión de la hamburguesa con redaño

se ha convertido en un clásico de la cocina de este programa.

Recibamos como se merece a la finalista

de "MasterChef Celebrity" Cayetana Guillén Cuervo.

(APLAUDEN)

¡Ay, qué emoción!

¡Ay! Cayetana me encanta. Es un poco mi aspiración Cayetana.

Yo, mi madre, mis hermanas,

todos en mi casa somos fans de Cayetana.

Buenas noches, Cayetana. Buenas noches.

¿Qué ha supuesto tu paso por "MasterChef"?

Nunca había recibido tanto cariño, tanto afecto,

tanto reconocimiento por nada en mi vida.

Para mí, ha sido un antes y un después

y lo guardo en lo más profundo de mi corazón.

¿Y qué has sentido el pisar de nuevo estas cocinas?

Me pongo nerviosa con dos de pipas. Ya lo sabes.

Es una mezcla de emociones muy grande.

Se te pone aquí la bolilla. Ya estoy con la bola.

Cayetana, ya ves las vísceras que tenemos hoy

para nuestros aspirantes. ¿Con cuál te atreverías?

Me atrevería con el corazón, con la sangre. Así, que vea claras.

Riñones, mollejas. Sí, porque la tripa no me mola.

Aunque sé qué hacer con ella, huele fatal.

¿Algún consejo para nuestros aspirantes?

Que tratéis la víscera más guarra con todo el cariño del mundo.

Aspirantes, como veis, en una mesa hay 14 platos

con vísceras: careta, patas de gallina,

hígados de cerdo, riñones de cordero, criadillas

de ternera, rabo de cerdo, oreja de cerdo, lengua de ternera,

corazón de buey, cayos de ternera,

manitas de cerdo, sangre de pollo, redaño y mollejas de cordero.

Y en la otra mesa hay 14 platos con vuestras caras impresas.

Veía los platos con los dibujos y veía el mío y digo:

Uf, que no me toque el corazón.

Odkhuu, fuiste el vencedor de la prueba por equipos

de la semana pasada. ¿En qué puede consistir tu ventaja?

Quiero una ventaja en el spa con masajes.

(RÍEN)

No. Estuviste maravillosamente bien, pero no va a pasar.

Vas a tener el poder de escoger las vísceras

que vas a cocinar tú y todos tus compañeros.

Pues no es ventaja, eh.

Para mí, elegir mi plato es mi ventaja, pero el resto

no es ventaja. Fatal.

Empieza por ti. ¿Cuál te quedas? Yo quedo con callo.

Perfecto, Odkhuu. Pues coge tus callos

y vuélcalos sobre el plato con tu cara.

Ahora, Odkhuu, asigna el resto de vísceras a tus compañeros.

Las patas para más conocimiento que tiene.

Nathan. Caray, qué regalito, Nathan.

Redaño a José Luis.

Corazón para Silena.

Qué gran corazón.

Manos de cerdo para Edurne.

-Las tengo que probar yo después. -Gracias.

Es muy complicado, eh.

Hígado para Miri.

Joselito. Para José María, las criadillas.

Eso. De lo que se come, se cría. Tira ahí.

Hoy ha hecho estrategia seguro. Ojo con Odkhuu y conmigo,

porque yo voy igual que él. Reviento al que sea.

Orejas para Lorena.

Riñón para Adri.

Paloma, mi colega morena, para ti sangre por tu creatividad.

Sí. Me salió genial la creatividad.

Sí. Voy a coger lengua para Salva.

¿Porque no habla mucho? A ver si habla más.

Para que lo casques. Hoy va a ser mi día de hablar.

Me he criado la fama de hablar poco, pero tiempo al tiempo.

En la peluquería no paro de hablar.

Y rabo para... Para Jorge, ¿no?

Sí, para Jorge.

(Risas)

No. Eso es la careta. ¡Ay!

Si la careta la tiene bien. Le falta el rabo.

Hala, ya está completo. Lo que le faltaba.

Recuerdo que Jorge se comía el rabo antes.

Entonces, le he dado el rabo para Jorge.

Cara para mallorquina, mi colega.

Te quiero mucho.

¿Qué le queda para Elena? Mollejas para Elena.

(Risas) Así que disfruta, cariño.

(Aplausos) Bien, Odkhuu.

Para el reparto, muy complicado.

He intentado beneficiar a mis compañeros.

Oye, Odkhuu, que lo has hecho muy bien, eh.

Yo creo que lo he clavado. A algunos no.

¿Has ido con un poco de intención? Sí, sí, sí.

Odkhuu nos conoce a todos.

Parece que va a lo zorro, que va a su aire,

que va como un moscardón, pero ese es el más listo de todos.

Con mucha intención. Sí, sí, sí.

¿Por ejemplo? Patas de gallina.

Las patas de gallina. ¿Por qué se las has dado a Nathan?

Nathan tiene conocimientos. Otro día me explicaba.

Yo creo que lo he confiado en Nathan

y se puede hacer un plato divinísimo.

Si hablar, habla mucho Nathan. Falta a ver qué hace.

Nathan, ¿crees que podrás hacer algo con esas patas?

Intentaré no irme por patas

y dar la mejor versión, a sus pies, jurado.

Qué ganas tenemos de ver tus patitas cocidas.

Jorge. A mí no me gusta el emplatado.

No te he preguntado el emplatado, sino del rabo.

¿Por qué te han dado el rabo? No lo sé.

Ya me lo explicará luego.

Fuera de la broma del rabo de Jorge,

creo que ha pensado que se me podía dar bien ese plato.

José Luis, ¿y tú con el redaño?

Yo estoy pensando ahora que tampoco era tan difícil

limpiar las liebres y no le tenía que haber salvado.

Un poquito de piel llevaban las liebres,

pero tampoco tiene tanto mérito.

Pues, aspirantes, coged cada uno vuestro plato

y a vuestro puesto de cocina,

porque aquí empieza el Reto Creativo.

En cuanto yo os diga, comienzan los tres minutos

para hacer la compra en el supermercado.

Y después, tendréis 60 minutos para elaborar vuestro plato.

Mucho ojo con el tiempo porque algunas vísceras

necesitan una cocción más larga.

Con ese tiempo, la única vía posible

es utilizar la olla exprés. Para mí, esto va a ser un infierno.

Por el contrario, los que necesiten

menos tiempo de preparación para sus vísceras,

sed creativos con las guarniciones

porque lo vamos a tener muy en cuenta.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos en orden!

Huy, perdón.

¿Dónde está la cebolla? -Cayena...

No estás muy contento, eh. Está todo perfecto.

Voy a rivalizar con Cayetana. ¿Ah, sí?

Voy a hacer la hamburguesita. -Pimienta negra.

Jorge, ¿cómo llevas el rabo? Estoy buscando.

A ver, último repaso de la cesta.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. A las cocinas.

Qué peste echa esto, Dios. ¡Uf!

En una hora, tienen que cocinar todas las vísceras.

Lengua, callos, manitas, rabo. Como no vayas muy rápido

en la olla exprés y tengas clara

la salsa y la guarnición, complicado.

Si haces unos riñones, se abren bien limpios,

salteas un poco, un poco de Jerez y ajito a dorar.

(CANTURREA)

Tengo un bloque de sangre de pollo,

así que algo tengo que inventar.

Se me ha ocurrido hacer unos dim sum.

He tomado criadillas, sesos, mollejas.

Tenía ocho años. En cuanto supe lo que estaba comiendo,

dejé de comerlo rapidito.

Pero estamos en España y aquí se aprovecha todo.

¿Sabéis que los españoles tiramos a la basura

3,7 millones de kilos de comida? Es una barbaridad.

Qué burrada. Solo uno de cada cinco utiliza

para consumo todo lo que compra.

Seguramente, muchos productos que se tiran son la casquería.

Compramos un pollo y los higadillos los tiro.

Eso para los caldos es estupendo, para fondo.

Hay que guardar todo. Claro.

Hay que aprovechar todo y más, en estos tiempos.

La cocina de aprovechamiento,

estaba con ventaja, quitando a Odkhuu,

porque ese en Mongolia aprovechaba

hasta las uñas de las gallinas.

A mí me ha sorprendido Odkhuu,

que es el que distribuía. Se ha cogido callos.

Porque los controla. Son muy de su pueblo.

En Mongolia comen también mucho callo.

Desde pequeño, también he comido mucho.

Entonces, era más fácil para mí.

Para mí, es más simple seleccionar productos buenos

y echar todo en una olla y dejar.

¿Y no os ha parecido que Odkhuu y Nathan no tienen buen rollo?

Lo de las patitas no lo ha hecho con cariño.

¿Qué harías con unas patas?

Habría que limpiarlas bien. y cocerlas.

O freírlas. Fritas con una corteza.

Están muy buenas. ¿Ah, sí?

(CANTURREA)

¡Ostras! Salva está haciendo la lengua a la plancha. ¡Madre mía!

No tiene sentido hacerla a la plancha.

La tienes que hervir. La tienes que hervir.

Da igual si la doras una hora o media hora.

Primero tiene que cocerla. Esa piel se quita.

No se come, porque es cuero.

Yo creo que no ha hecho nunca lengua.

Mira. Vinaco le está echando.

No es malo. Pero ahora lo tiene que dejar reducir.

Yo no cocino nada de esta cocina

nunca en mi vida. Yo no lo pondría

ni en mi Instagram ni en ningún lado.

No, porque no me gusta.

Ay, Dios mío. ¿Qué tal, Miri?

Muy bien. -Hola, Miri.

Hola, Cayetana. ¿Una tortilla vas a hacer?

No, no. Voy a hacer una hamburguesa de hígado

con huevo, cebollita.

¿Cómo ves eso de la hamburguesa? Bien.

Pero es muy arriesgado por la carne.

Las vísceras tienen que estar muy cocinadas.

Cuando le des la forma de hamburguesa,

que no acabo de visualizar, te quede compacta

y esté más hecha de lo normal.

Que quede bien hecha la carne.

-Perfecto. -¡Ay, qué mona!

De todas formas, tenemos electrodomésticos

que los metes y se pica automáticamente.

Pensaba que se me desharía demasiado.

Al hacerlo en la picadora, se deshace la carne

y te ayudará a que sea compacta.

Lo que sea, vuela. Genial. Gracias.

Miri, canta algo.

Canta. -¡Calla!

A ver qué le he tocado a Edurne. Las patas de cordero.

De cerdo. -Las manitas. Bueno.

Las voy a cocer, las voy a deshuesar

y luego haré una salsita.

Huele bien. ¿Las has cocinado alguna vez?

Sí. ¿Ah, sí? Sabes de qué va esto.

La cocina clásica, la domino.

Ahora, otras cosas, a mí, no.

Estar estudiando todas esas cosas de masas y esos rollos,

no me digas a mí que no tiene huevos. ¡Uf!

Tiene una mano extraordinaria. Si tuviera la boca así, jolín.

A veces, nos suelta alguna... Yo, que entiendo el arameo,

la he escuchado frases de esas y suelta lo que lleva dentro.

Tiene muy buena pinta. Suerte.

Me gustan rebozadas. -Yo las pongo las de cordero.

No me la entretengas más.

Hasta luego. Hasta luego.

(SUSPIRA)

¿Qué tal, Paloma? Hola, Paloma.

¿Qué tal? ¿Has hecho sangre alguna vez?

No. Ni idea. ¿Y cómo lo vas a hacer?

Un poco inspirada por los compañeros,

voy a poner la sangre en mucha cebolla con aceite

y para darle gracia, voy a hacer unos dim sum.

¡Ostras! Se ha venido arriba.

Me he venido arriba otra vez. Tiene que tener buen guiso

para el dim sum sepa a buen guiso de sangre.

Que lo pruebes y esté rico. Con lo que tienes aquí,

¿no puedes apañar eso que dice Pepe?

Tengo pimentón, pero no tengo tomate.

Si no hay tomate, hay chorizo.

Bueno, reza, Cayetana, por ella. Sí, por favor.

A por ello. Siempre a por todas, Paloma.

Muchísimas gracias, chef. Gracias, Cayetana.

No sabe por dónde cogerlo.

Atención, aspirantes, habéis consumido

la mitad de vuestro tiempo.

Tenéis 30 minutos por delante. ¿Cuánto?

30 minutos. 30. ¿Os habéis enterado todos?

Sí, Eva. -Yo no me he enterado nada.

¿Qué ha dicho? ¡30 minutos!

30 minutos.

Miri está haciendo una bonita guarrada.

Tremenda guarrada.

¿Ahora tengo que mover la válvula?

-¿Cuánto hace que la has quitado? -Ahora.

Estate quieta. Tiene que perder temperatura.

Escúchame. Cuando este pitorro baje,

es cuando la puedes abrir. -Vale.

Menos mal que José María me ha echado capotes,

porque desde que tuve un accidente con un microondas,

no me puedo acercar a nada que pueda explotar

o sea susceptible a que pueda estallar.

Hemos vuelvo a "MasterChef Celebrity"

con la visita de nuestra querida Cayetana Guillén Cuervo.

Si quieres ver el video que le hemos grabado

en exclusiva para ti, entra en nuestra aplicación. Es gratuita.

No, gordi. Estaba aquí. No te cojo todas las cosas siempre.

No te he cogido nada. -¿Cómo me dices eso?

-Porque es verdad. -Pues no tienes razón.

Cocina el rabo, gordi. Cocina el rabo.

¿Qué has hecho, Silene? Un supercorazón guisado

con verduritas, como si fuera una carne estofada.

¿Te acuerdas de la boloñesa que hizo Loles?

Hizo una boloñesa con corazón muy picadito.

La carne de corazón, que tiene un sabor muy metálico,

que esté bien especiada con las hierbas.

Espero conquistar el paladar de los jueces

porque pongo todo de mi parte.

Tengo ganas ya de sacar la parte Silene.

Ahora vais a ver, porque he crecido en la selva y no tenéis ni idea.

Voy a echar agua fría.

Ya la ha puesto a enfriarse.

¿Cómo se han quedado duras?

Cuando he abierto, cuál fue mi sorpresa

que estaban duras la patas.

José Luis, José Luis. El redaño.

¿Qué estás haciendo? -Estoy siendo valiente,

porque me dijeron que en el "Celebrity"

alguien no lo hizo ni medio mal.

Cayetana, de redaño sabe un poco. ¿Qué proceso has llevado?

Mira. He juntado un poquito de carne de cerdo con ternera

para que coja la grasita y sea jugosa.

He echado ajito. Un toque de jamón ibérico.

Estás haciendo la receta de Cayetana.

Una hamburguesa tampoco tiene... -Exacto.

Pero haces bien, ¿porque el redaño qué es? Grasa.

Con lo cual... Lo has lavado, ¿no? -No.

-¡Oh! -Pensaba hacerlo ahora mismo.

¿La carne picada, dónde la tienes?

Está la hamburguesa en el horno.

La he sellado y la tengo en el horno.

Cuando tenga el punto, tengo una mahonesa.

¿Tú cómo lo ves? Lo veo bien.

-Gracias, Cayetana. -Hasta ahora.

Hola, Jorge. -Hola.

¿Qué tal tu rabo? Mi rabo, aquí.

Lo estás preparando guisadito, con vino.

Sí. Un toque dulce. Y luego, unas habitas con huevo.

Está siguiendo los pasos. Hay que hervirlo

y lo está hirviendo en la propia salsa.

¿De qué me puede sonar tu cara? -De Formentera.

Ya está. Lo he ubicado. Era el camarero guapo.

Esto te molesta a ti porque cada vez que viene un guapo,

estás incómodo. -No, Jordi...

Lo que me molesta, es que ha estado media hora

haciendo bonito. Ya estamos.

Te vi dar vueltas, hacer poco.

Había un intervalo de tiempo, cuando la olla estaba funcionando,

hubiera podido hacer más cosas que no se me han ocurrido.

Esto está... Caray, caray.

Esto está maravilloso. ¿Sí?

Está muy bien. Te lo has ganado.

Suerte, Jorge.

Muy bien, Nathan.

Hola. -Hola. Bienvenidos.

¿Qué tal? ¿Qué estás haciendo? Ven aquí.

Es que me he hecho la manicura hace nada.

Y era una uñita. Muy bien.

Dicho esto, patitas de gallina. ¿Qué haremos con ellas?

Las he infusionado con canela, anís estrellado.

He buscado más notas orientales. Están aquí.

Esto es para darle más sabor al caldo.

He hecho mi propio caldo.

Y tiene un montón de especies aquí dentro con picantes.

Va a estar muy potente de sabor. Especias.

Lo he visto en Tailandia hacer mucho.

Y dejan flotando en el mismo caldo y se sacan

y se comen así, picantes. Tienen que estar

que, realmente, tengas una sensación

de venirte arriba con el picante, que, bueno...

Nathan tiene mucha tendencia de venirse para arriba.

Sí. Llevas ahí una cosa

que no te la había visto.

El nombre de mi mujer, la más guapa.

Es verdad. Es la única verdad que ha dicho desde que entró.

Un tío que habla bien de su mujer.

Guapísima. Ya está. Tú alejado.

Suerte. Gracias, Jordi. Gracias, Cayetana.

La hamburguesita bien hecha. Bien hecha

Jorge tiene un gran guiso. Ha empezado bien.

Ha estado cinco minutos currando fuerte

y, a partir de ahí, ha hecho poco.

¿Qué pasa? Que lo que ha hecho, lo ha hecho muy bien.

A Jordi le gusta el rabo de Jorge. Es blancuzco.

Te gusta con más color. A mí sí.

El que sigue en su mundo de luz y color,

es Nathan. ¿Qué está haciendo?

Está haciendo una infusión. Infusión.

¿Cómo vas a hacer una infusión

con las patitas de gallina? Pobrecito.

¡Ah! -Lo está haciendo con sabores

como tailandeses y con muchas... Yo qué sé.

Atención, aspirantes, en cinco minutos,

daremos el manos arriba.

Entre que no veo bien y una cosa y otra,

estaba el fuego más lento de lo que tenía que estar.

Está como la piedra. No estaban a mi punto.

Y habré hecho ese plato como 400 000 veces.

Algo así queda bonito, ¿no? -A ver.

Sí queda bonito.

Me ponéis al Jorgito ahí al lado y me desconcentro.

Ahí. Venga, sálvalo. Maldita hamburguesa.

La he visto un poco más floja. No quiero pensar que ha sido

por distraerse. Casi ni nos miramos.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Se le ha achicharrado la hamburguesa.

Como hemos dicho que la haga bien,

muy bien es hacerla con poco fuego

y que se haga más. No quemarla.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Me han faltado un par de minutitos

para terminar el plato y ponerlo bonito.

Pero va a estar bueno y potente.

Aspirantes, comienza la cata.

Empezamos por Laila y José María.

Yo estoy contento. Ahora tengo que ver

cómo valoran lo que he podido interpretar.

Siento el emplatado.

José María, ¿cómo se llama tu plato?

Criadillas con champiñones

y un pincho de criadillas con panceta.

Lleva el oficio en la vena. Se ve.

Mira qué banderillas ha colocado.

Si tuvieses que cocinar criadillas en tu casa,

¿las presentarías así de minimalistas?

No. ¿Y por qué te entra

esa vena tan finolis?

En platos anteriores, he estado voluminoso

y he intentado quitarle y lo que he hecho,

es reventarlo más todavía.

Pues busquemos el término medio. Medio.

Vamos a probarlo. Cayetana, por favor, te hacemos los honores.

¿Lo puedes tragar? Sí, sí. Yo tengo mi ritmo.

No quiere.

¿Ya? No. Ya he tragado.

Yo no he dicho nada, José María. -Lo siento por ti.

Yo creo que es un mal aprovechamiento de las criadillas.

Las puedes guisar, pero que tenga una salsa, un sentido.

A veces, menos es más. Has querido hacer menos,

pensando que harías más. Tu menos ha sido menos.

Laila, ¿el nombre de tu plato?

He hecho un estofado de careta

como lo podía haber hecho mi abuela,

con aroma de canela y un crujiente de morcilla.

Nuestra invitada, por favor.

Tu plato, en esta prueba, sería un suficiente alto.

La salsita tiene un exceso de canela bárbaro.

La salsa acompaña bien esta elaboración

y si no te pasas con la canela, habríamos llegado mejor.

Está claro que lo has hecho en olla exprés.

¿Habías cocinado alguna vez en olla exprés?

Le tengo terror. Para mí, ha sido una prueba

de superación total, porque me da miedo que explote.

Me ha tenido que ayudar él, porque lo he pasado muy mal.

¿Porque has vivido un accidente?

-Me explotó una taza recién sacada del microondas

y estuve en la UCI mucho tiempo. Me quemé las córneas, la cara.

Nadie sabe cómo estoy así.

Pero las cosas que pueden explotar, les he cogido un...

-Claro. -Para mí, ha sido un reto.

Lo has superado. Sí, pero no quiero acercarme

mucho más, porque ha sido horrible.

Yo no te doy un suficiente. Te doy mucha más nota.

Porque me parece un aprovechamiento

de la careta extraordinario. Gracias, chef.

La verdad es que ha sido la primera vez que me enfrento

a algo que le tengo tanto miedo.

Ha sido gracias a "MasterChef".

Espero que, poco a poco, aunque me va a costar mucho,

pero ya he dado el primer paso y creo que acabaré superándolo.

Nunca había hecho criadillas. No sabía cómo hacerlas.

Lorena y Nathan, es vuestro turno.

Nathan, ¿cómo se llama tu plato? Año nuevo chino.

He intentado hacer algo nuevo con el anís estrellado,

la canela, la vainilla, cayena.

Es un plato que nunca has hecho. Para mí, totalmente nuevo.

Vamos a probar, ¿no? ¡Coño!

¿Esto se come así?

Sí.

(Risas)

Cógela. Mira cómo corre. No te escapes.

Nathan, haremos una cosa. Tendrás la oportunidad de probarlo.

Luego me dirás si crees

que lo tengo que probar. Vale.

Acompáñalo con esto, por favor.

¿Crees que lo podemos probar? Sí.

Un poco picante, Pepe. Cuidado, porque pica un poco.

¿Un poco? ¿Estás seguro?

De verdad. Si lo pruebo y está malo,

veremos qué pasa.

Perfecto.

No me lo puedo comer. Eso es una goma.

Uh.

Mira. Es un agua sucia dulce, picante.

(TOSE)

Nathan, es seguramente el plato más malo

que he tomado en "MasterChef".

Con diferencia. Está oxidado, picantísimo,

fortísimo de canela. No se puede comer.

Que yo te diga: "¿Lo puedo probar?" y me digas que sí,

una de dos, o no tienes criterio, o tienes un problema en el coco.

Si esto es picante, en Tailandia, mueres.

Del uno al diez, lo encuentro un seis o un siete.

Lorena, ¿quieres probar? De verdad.

¿Te importa hacerle un favor

y le dices de mi parte qué tal es esto?

¿Yo te sirvo este plato y te lo comes?

No.

Para mí ha sido muy exagerado.

Es un plato que realmente se puede comer.

No lo serviría, no lo presentaría a un jurado.

Y menos cuando el jurado me da la opción de no probarlo.

Y tú: "Pruébalo". Pues yo te invito a la eliminación.

Sentido común un buen rato, y espero

que la prueba de eliminación te sirva para algo.

Si yo pongo un plato encima de la mesa,

creo que los jueces, esté bien o no,

lo tienen que probar sí o sí.

Cayetana, ¿qué te ha parecido lo poco que has probado

de la sopa, caldo, infusión...?

Bueno, solamente te voy a decir que sí que pica,

pero no me voy... A mojar más.

Es que sufro mucho porque he estado en ese lado

y sé cómo te sientes. Se me encoje el alma.

Y como hablabais tanto del picante,

quería saber el nivel, y sí es verdad que pica.

Pero no digo más, por favor, porque...

En fin, Lorena.

Nos tienes que comer mucho la oreja

para que sea comestible y no siga los pasos de tu compañero.

He hecho una oreja de cerdo salteada.

Le he hecho un acompañamiento de una crema de calabacín.

Se salva la cocción de la oreja. Si le pones un kilo de puré

de niño pequeño, estropeas todo un platazo.

Tu plato es malo, Lorena. No se acerca a la marranada

que ha hecho Nathan, pero no está rico.

Esta carne, si la guisas bien, tienes una salsa potente

y debajo me pones una cucharada de un puré de patata

tipo parmentier denso e intenso, de acuerdo.

En este caso tenemos error de sabor y error de concepto.

Vale. Delante de cocinas, por favor.

Vaya tela, tío.

Sigue teniendo una actitud errónea.

En casa le aconsejamos que oír, ver y callar.

¿A qué hemos venido aquí? ¿A que me den dos bofetadas?

¿Y entonces qué? ¿Me quedo quieto? No, para nada.

Elena, ¿nos puedes contar cómo se llama tu plato?

Se llama Las mollejas de mi abuela.

¿Y eso? No he comido mollejas en mi vida.

Pero mi abuela me decía:

"Niña, ajo y cebolla". Y en la cabeza

ha sido ajo y cebolla. Vamos a probar.

A la molleja no le has aportado absolutamente nada.

La presentación es... tremenda.

¿Te han gustado las mollejas? A mí me parece que está rica.

También es verdad que es un sabor más habitual

que el resto de vísceras; las mollejas las hemos comido.

Pero me parece que estaba rica. Si vas a poner cebolla,

saltéalo todo, échale un vino que reduzca...

Una cama de cebolla y cuatro mollejitas salteadas

se me queda un poquito triste.

¿Vale, Elena? Y todas esas tonterías

de la zanahoria no sirve para nada.

El ramillete... no aporta nada. Ni va a dar frescor ni sabor.

No es una ensalada. Si la quieres hacer en ensalada,

no me parecería mal, pero con sentido.

Silene, ¿cómo se llama tu plato?

He hecho una especia de estofado.

Y un poquito de arroz blanco para acompañar.

¿Está duro el corazón?

Creo que es porque el emplatado, al ser llano,

no ha permitido que estuviera ahí el caldo...

Si está duro, está duro y no hay nada que hacer.

El plato no está malo pero el corazón no está bueno,

y se trataba de sacar partido a una víscera

y no lo has hecho bien.

Ay, Silene. Nos has partido el corazón, mujer.

Elena, ¿qué te pasa? ¿Te da esto mucho asco?

Pues tenías que haber probado las patitas de pollo de Nathan.

(BALBUCEA) Vamos a dejarlo para otro día.

Amigo José Luis. Muy buenas.

Cuéntanos tu plato.

Pues he hecho una hamburguesa con un velo de redaño.

He pensado en hacer otra cosa pero al ver que es muy potente...

¿Que el redaño es muy potente? Sí, en boca me ha sabido salado,

grasa pura... Lo que pensaba hacer era peor:

una lasaña y poner varias capas.

Y digo: "Eso es muerte de colesterol".

Claro, es grasa pura.

Con esto hacen en mi pueblo las zambombas.

Solo sirve para eso. Es pellejo para hacer zambombas.

(RÍEN)

Es verdad, es verdad.

Eres un friki. Zambomba, recupérate.

Que te estamos dando zambomba y te estás partiendo la caja.

Pepe es muy como yo. Tiene unos chascarrillos

que me hacen transportarme a mi vida fuera, al barrio.

Yo no la voy a tocar pero te digo cómo se hace.

Me ha dado un ataque de risa. Ha sido buenísimo.

Vamos a probar. Yo la voy a probar más que nada

porque como has dicho que iba a ser mejor que la mía...

No lo he dicho de modo ofensivo, es algo que va conmigo:

la alegría y la broma.

"A ver si hago la hamburguesa mejor que Cayetana".

Creo que está un pelín seca, y por eso el redaño lo veo genial.

No has sabido aprovechar el redaño.

Esta hamburguesa debería haber estado cerrada.

Es lógico. Paloma, ¿cómo se llama tu plato?

Pues he decidido que es "Sopa con dim-sum en sangre".

Básicamente. Yo es que estoy a régimen.

Lo que hay que hacer por "MasterChef".

Es una sopa de ajo mal hecha con dos dedos de grasa,

y la sangre desaparece.

Vale.

Cayetana... ¿Eh?

¿Estás poniendo cara por lo que digo o por el plato?

Por lo que dices. ¿Tú qué piensas?

Adelante, Cayetana.

Es verdad que está muy graso.

Y no voy a decir más, Pepe, porque lo decís todo vosotros.

Se ha intentado. -Son cosas supersencillas

pero que cuando ellos te lo explican tiene sentido todo.

Hay que aprendérselo, meterlo en el disco duro y avanzar.

Madre mía, qué tensión.

Edurne, ¿qué plato ha hecho?

He hecho unas manitas de cerdo a las almendras.

A las almendras... Sí, las he deshuesado

un poco de mala manera porque...

¿Has buscado las partes tiernas? Exacto.

Hay raciones... Edurne...

¡Cómo está la salsa!

Ya tenía ganas de probar algo medianamente sensato

en esta cocina. Tenía muchas ganas de ver

un plato tuyo de estos. Está muy bien.

Podría guisarse 10 minutos más y tampoco pasaba nada.

Pero está equilibrada, perfecta, gustosa, golosa, rica...

Gracias.

Nathan, también pican, ¿eh? Pero muy justito.

Nathan, ¿quieres probar un poco?

Ay... Hay pan de sobra.

Moja el pan ahí, sin miedo. Moja, moja.

Muy bueno, Edurne. -Gracias.

A lo mejor es Edurne la que le tiene que enseñar

y no tú, que no puedes con él.

Claro. Ha dicho que estaba rico.

Pero si hubiera dicho que estaba malo,

por un lado, me entra y por otro me sale.

Que me diga un chaval de estos que no sabe hacer unas patas...

Tú no has comido caliente, hijo.

Tú sigue con las patas sin quitarle las uñas

y ya verás cómo vas a ir por la vida.

Odkhuu, vamos contigo.

Pues callos madrileños de toda la vida.

Cuando vine aquí me sorprendí mucho

de que aquí también comen mucho callo...

Pero el chorizo y la morcilla es otra cosa, ¿eh?

Eso es otra cosa, sí.

Pues estoy deseando probarlos a ver si se acerca a los del Bohío.

¡Qué buenos!

Nathan, ¿quieres probar?

Segunda lección. Ven, por favor. Buenísimos.

Solo la salsita, ¿eh? Moja un poco la salsita.

Moja y luego me lo cuentas.

Te está imitando... el mozo.

¿Qué te ha pasado? Casi me ahogo.

Está tan bueno que quería tragar demasiado rápido.

Muy bueno, Odkhuu. -Gracias, guapo.

Callos a la madrileña hecho por un mongol de Barcelona.

Para que veas si es viajera la cocina.

Están riquísimos. Podríamos matizar

que si la salsa menos espesa, que si tal...

Pero los callos están riquísimos. No llegan a los del Bohío

pero están para ponerles un piso en la plaza de Chamberí.

Edurne, Odkhuu, los dos platos están espectaculares.

Enhorabuena a los dos. Gracias.

Ha salido muy bueno.

El sabor estaba clavado.

Adrián, ¿cómo se llama tu plato?

Son unos riñones encebollados con vino blanco,

y para acompañar he hecho una patata panadera

con una fritura de alcachofa. ¿Y estás contento con el trabajo?

Yo me lo comería. ¿Y yo me lo puedo comer?

No sé qué decirte. Espero que sí.

Vamos a probar.

Te diré que me molestan un poco las guarniciones

que no se integran, pero están ricos.

Y tu nivel está subiendo. Has demostrado

que puedes superarte, pero tenemos que percibirlo más.

Vale. -A mí me ha gustado, Adrián.

Me parece que está rico. Creo que lo podría servir de tapa

en su bar. -Lo pondremos.

Qué buena es Cayetana. Está rico de verdad.

Salva, ¿cómo se llama tu plato?

Tostada de lengua con cebolla caramelizada

y morcilla. Date cuenta que le lengua

tiene una piel...

Ya la puedes dorar todo lo que quieras.

Luego hay que cocerla y quitarla, o no tiene sentido.

Cuando te veo dorarla digo: "Algo no hacemos bien".

La lengua habla por sí sola. Está desatada.

No tiene ningún sentido, Salva.

Es un "quiero y no puedo", "me lo quito de en medio",

"lo pongo medio vistoso para que parezca algo"...

Pero no hay nada.

Salva, si te tenía bien considerado hoy has perdido dos puntitos.

Es un muy mal plato.

Y en este programa los malos platos

llevan a la eliminación y a casa.

No pasa nada.

Jorge y Miri, con vosotros cerramos la cata

de este reto creativo. Adelante. Jorge que viene con su rabo, claro.

Tira, anda. Tenía que hacerlo, era fácil, pero había que hacerlo.

Jorge, ¿cómo se llama tu plato?

Es un rabo guisado con su caldo reducido.

¿Satisfecho con tu rabo? Sé que tenía buen material...

(TODOS RÍEN)

Aquí tenemos lo mejor siempre.

¿Está rico? Está rico.

Vamos a probar el rabito, Pepe. Va, suéltate. Un día es un día.

Sí, la verdad es que está muy rico tu rabo.

Muy halagador en todos los sentidos.

¿Lo habías cocinado alguna vez? No.

Nunca había hecho ni olla exprés ni rabo de cerdo.

Tiene mérito que no hayas cocinado nunca

un rabito de cerdo y hayas hecho un guiso con mucho sentido común.

Cocerlo con vino tinto tiene mucho sentido

si se hace bien. Te ha faltado reducirlo un poco más

pero está muy bien cocinado.

Ese sentido común que han captado en mí me ha gustado

porque para mí es muy importante tener los criterios adecuados

para elegir unos sabores.

Ahí es donde yo más quiero mejorar.

Miri... No le puedo poner nombre.

Si me hubiera salido bien habría puesto "Miri's hígado",

pero no sé si le puedo dar un nombre decente.

Te veo un poco hoy como Miri exterminadora.

Amiga, estás como yo. Mira el delantal.

La cerdita Miri. Miri la Cochina.

A mí también me llamaron guarra desde que entré.

Ibas a ser "Miri's clean", ¿no?

Jolín, hoy quería ser "Miri's clean", "Miri's limpia",

pero es que con un hígado

y cortándolo y tal era imposible ser "clean".

Me he liado porque he querido hacer algo más diferente.

He pensado que si lo hacía encebollado me diríais

que era muy simpe y típico. Empieza por ahí.

Y luego vamos subiendo.

Ya sabemos hacer la tradición, hemos hecho un hígado...

Como sé la textura que tiene porque lo he comido 300 veces,

ya puedo hacer una hamburguesa.

Primero aprendemos a guisarlo.

Lo básico. Y luego aprenderás a hacer los revueltos

que hacéis por ahí. Los ñoquis con no sé cuánto...

¡Puñetas!

Creo que es mejor no probarlo. Qué buena persona eres, Miri.

Adelante.

Miri, ahora apelo a tu sensatez. ¿Lo pruebo o no lo pruebo?

No, no lo pruebes. No.

¿Me estás diciendo que no está bueno?

De verdad que no.

¿Tan difícil era hacer lo que acaba de hacer Miri?

Si tú emplatas y presentas algo,

eso se tiene que valorar. Y no puedes escoger

si lo pruebas o no, esté malo o bueno.

No les des a probar algo que ya sabes que está malo

porque para eso son jueces que lo ven y tienen claro

si está bueno o no sin probarlo.

Tu plato es un desastre. No te ha salido bien,

no ha sido un buen día, gracias por no decir "prueba".

Eso es coherencia y sensatez, y se agradece.

Chicos, delante de cocinas.

La siguiente que vais a ver va a ser "Miri's star".

La verdad es que tengo muchas ganas de evolucionar

y que los jueces digan: "Ostras, mira esta".

Aspirantes, los jueces y nuestra invitada

ya han probado vuestros platos. Ahora tienen que deliberar

para decidir que dos aspirantes han preparado

las mejores recetas con vísperas.

Suerte.

¿Por qué hablas tanto, Nathan? ¿No puedes asentir y decir

que estaba malo? Yo sé que lo mío estaba malo

y he dicho "lo siento".

Aspirantes, sabemos que teníais un reto complicado

porque muchos de vosotros no habíais cocinado vísceras nunca.

Y aunque se cocina cada vez menos en las casas, forma parte

de la cocina tradicional española y entendemos que hay

auténticas exquisiteces como las mollejas, callos...

Todos lo habéis intentado.

Incluso algunos lo habéis disfrutado.

Pero hay tres aspirantes que están claramente

por encima del resto.

Y esos aspirantes son...

Jorge, Edurne y Odkhuu.

Enhorabuena a los tres.

Bueno, Cayetana, dinos para ti quién ha sido

el mejor plato de esta prueba. Creo que los tres platos

estaban muy ricos. Pero ya que me lo preguntan,

aunque para mí es difícil, me quedaría con...

Con el plato de Edurne. Es el que más me ha gustado.

Gracias.

Estoy sorprendida. Con el ceviche antes,

que no lo había oído en mi vida,

y esto que la verdad es que las he hecho muchas veces,

la verdad es que muy contenta.

El segundo mejor plato lo ha hecho...

Jorge.

Muy contento por el segundo puesto

que me vale para ser capitán, que lo tenía ahí pendiente.

Nathan, ¿has aprendido mucho hoy? Muchísimo, chef.

Me alegro. Pero como te he prometido...

Nos vemos en la prueba de eliminación.

Esto es tuyo.

Lo voy a dar todo como he hecho hasta ahora,

y voy a hacer ver a los jueces por tercera vez

que me merezco estar salvado

y vean en mí un gran aspirante.

Cayetana, gracias por estar aquí porque sabemos

que estás muy ocupada al frente de "Atención, obras"

de Versión Española, y ejerciendo de jefa

en "El Ministerio del Tiempo", que, por cierto,

¿cuándo vemos la tercera temporada? En mayo se empieza a emitir.

Ah, dentro de poquito. Sí.

Cayetana muchas gracias por venir a acompañarnos

a estas cocinas que siempre serán las tuyas.

Gracias, ha sido muy emocionante. Gracias a todos.

La visita de Cayetana, maravillosa. Me gusta ver cómo habla

y cómo cocinó.

Para mí fue una maravilla tenerla en este cocinado.

Edurne y Jorge, enhorabuena a los dos

porque seréis los capitanes en la prueba por equipos.

Y además tú, Edurne, tienes una ventaja

que ya descubrirás cómo utilizar a su debido momento.

Pero, además, todos vais a tener un premio que ya os adelanto

que os va a encantar. A disfrutarlo, ¿eh?

Gracias.

¿Un spa? Me encantaría.

O tu familia o artista favorito estaría guay.

Pero primero quiero spa.

Los aspirantes no saben que están a punto de disfrutar

de una clase magistral de ensueño. Aprenderán a maridar

de la mano del mejor, el gran Josep Roca.

Es maestro de ceremonias en el restaurante

que regenta con sus hermanos, El Celler de Can Roca,

premiado dos veces como el mejor restaurante del mundo.

Bienvenidos a mi bodega. (TODOS) Hola.

Desde El Celler de Can Roca un espacio al Basque Culinary.

La idea es poderos mostrar que los vinos se beben,

se huelen, pero también se escuchan.

¿Os imagináis atrapar lo imposible? Sentir el frío, el metálico,

el carbónico... Y en el caso del champán,

donde la naturaleza dice "basta" y el hombre interviene.

Gracias a una segunda fermentación, una segunda oportunidad,

se convierte en un vino cargado de magia.

Os invito a que probéis un cava de larga crianza.

La ventaja es que da una sensación de sabrosidad en boca.

Quizá el champán es más perfumado y el cava es más sabroso.

Sigamos con uno de mis preferidos, es la uva risley.

Si tuviera tacto, sería seda. Brillante, descarado...

Pero detrás de esa apariencia desenfadada

hay nervio, hay tensión, hay acidez...

Está riquísimo. -¿Con qué alimentos

crees que se marida mejor? -Ceviches, por ejemplo.

Irá con platos muy sutiles, muy ligeros, muy frescos.

Uno de mis vinos preferidos es hecho de la uva pinot noir,

de la Borgoña. Puede ir muy bien con carpachos,

con pescados, con carnes rojas, combinado con algo rojo:

pimiento rojo, frutos rojos...

El color tan clarito y el cuerpo que tiene.

Este color me resulta familiar. -Este es un palo cortado.

Intento mostrar la versatilidad y la grandeza

de un universo fascinante que tenemos en el sur.

Mojaos los labios y veréis qué contundencia

y qué onda expansiva tendréis en boca.

-Yo soy de Jerez y realizo botas de vino.

O sea que soy un poco colaborador del envejecimiento

del palo cortado de Jerez. Y creo que lo ha expresado...

Ha dado una vuelta más a todo lo que ha dicho antes

aunque sean mejores. -Salud.

Cuando mezcléis comida y bebida hay una parte muy importante

para mí que es la textura.

No siempre un pescado con un blanco o un tinto con una carne. Depende.

Podemos encontrar tintos ligeros que vayan con un pescado

y podemos encontrar blancos corpulentos

que vayan con carne. ¡Salud!

Ni con la imaginación más grande pensaba que Josep Roca

nos diera una clase.

Para mí ha sido... una sorpresa indescriptible.

Aspirantes, bienvenidos. Os veo muy felices.

Creo que tiene algo que ver con la clase

que os acaba de dar Josep Roca, ¿no?

Bueno, espero que hayáis memorizado todo lo que este maestro

del maridaje os ha enseñado porque sus consejos valen oro.

El Dios Roca. Y ahora sí, aspirantes,

bienvenidos al Basque Culinary Center,

la primera facultad de España en ofrecer un grado oficial

en Gastronomía y Artes Culinarias.

Estamos en el centro de formación, investigación

e innovación gastronómica más importante de España.

El presente y el futuro de la nueva cocina está aquí.

Los patronos de este centro son siete

de los mejores chefs vascos: Arzak, Subijana, Berasategui,

Eneko Atxa, Aduriz, Arguiñano y Arbelaitz.

Madre de mi vida... -Casi nada.

¿Qué, aspirantes? ¿Os gustaría estudiar aquí?

(TODOS) ¡Sí! (EDURNE) Menuda ilusión.

Pues para eso tendréis que llegar a la final.

Ya sabéis que esta facultad ofrece un premio

para cada uno de los tres primeros clasificados

de "MasterChef V". Yo sí que me veo aquí, ¿eh?

Me veo. Me gusta el rollo estudiante.

Todos soñáis con convertir la cocina en vuestra forma de vida.

Pues bien, en este reto demostraréis

si este sueño es una utopía o una realidad.

Competiréis divididos en dos equipos.

Edurne, Jorge, vosotros fuisteis los mejores

en la prueba de plató y hoy seréis los capitanes.

Edurne, fuiste la mejor de los dos y como premio tienes la oportunidad

de escoger compañeros o platos. Platos.

Jorge, vas a elegir a tus compañeros, pero, atención,

me tienes que decir el nombre de los seis aspirantes

con los que no quieres trabajar y me tienes que dar un por qué.

Con quién no quiero cocinar... -Todos te queremos, Jorge.

Haz lo que tengas que hacer.

Hay que estar preparado.

Pues en esta prueba no quiero cocinar con Silene

porque son muy compatibles Edurne y ella,

y tengo más afinidad con otros.

En esta prueba no quiero cocinar con Joselito

porque culinariamente hablando tenemos diferentes estilos.

No quería ir con Jorge porque cuando hay

más de un gallo en un corral, hay conflictos fijo.

Tampoco quiero cocinar hoy con Miri a pesar de nuestra buena conexión.

La quiero dejar a un lado para concentrarme más.

(TODOS RÍEN) Miri, ¿un poco decepcionada?

Para nada. También te digo, mujer,

las parejas a veces se tienen que separar.

Jorge claro que me distrae como yo le distraigo a él.

Pero me ha chutado motivación.

He pensado: "¿Ahora no me coges? Pues ahora verás".

Paloma, porque siendo consciente que tiene muy buen criterio

y contenido, con el equipo que voy a escoger...

Igual nos estorbaríamos un poco.

Lorena, porque he tenido poco contacto con ella.

A veces las cosas salen solas, y con ella no ha surgido

esa relación. Tampoco voy a cocinar con Laila.

Sé que es una buena cocinera y me quedo con otras personas

porque quiero que hoy formen mi equipo.

No hay ninguna razón de peso más.

Me llama la atención que solo has elegido a chicos,

excepto a Elena. ¿Por qué? Tengo mucho contacto

con los chicos del equipo, y, a lo mejor no nos merecemos

a las chicas. -Va a pagar caro no elegir

a su chica y a otras más.

Lo que ha escupido le caerá en la cara.

Edurne, tras la decisión de Jorge tu equipo queda

de la siguiente manera: Silene, Jose María, Miri,

Lorena, Paloma y Laila. Mujeres al poder.

Yo también soy una mujer.

José María, el único hombre, está encantado.

Está en un harén. Y creo que con nosotras las chicas

se lleva muy bien y va a ser una más.

Mucha atención porque los platos de hoy

son dignos de Estrellas Michelin. Han sido diseñados

por dos alumnos muy especiales del Basque Culinary Center

que conocen muy bien las cocinas de "MasterChef"

Ellos son Virginia y Ángel, ganadora y finalista

de "MasterChef IV".

Qué alegría. ¿Qué tal, campeón?

Bien.

Virginia, me han chivado que estás a punto de terminar

tus estudios aquí en el Basque Culinary Center.

¿Qué tal te ha ido? ¿Estás contenta?

Estoy muy contenta, Eva. He aprendido muchísimo.

He aprendido a darle el toque de vanguardia y de técnica

a mis platos de siempre, a mi cocina tradicional.

Y muy contenta. ¿Y a ti cómo te va?

A mí muy bien. Estoy estudiando muchísimo,

aprendiendo, muy contento. Aprobando todo.

Ya estamos en la recta final...

Y bueno, a seguir. -¿Cómo no se va a estar bien

si tiras una piedra y salen 16 Estrellas Michelin?

Bueno, estoy deseando ver el menú que habéis diseñado.

Así que, Pepe, cuando quieras. Aspirantes, hoy elaborareis

un menú degustación compuesto por 14 platos.

Siete de ellos, diseñados por Virginia.

Y los otros siete, por Ángel.

Cada equipo cocinará la mitad de este menú degustación.

Virginia ha elaborado cinco platos salados.

Carpaccio de presa ibérica con aire de parmesano.

Versión de tortilla de bacalao.

Alcachofas, almejas y sabayón de mostaza.

Lubina con guiso de tapioca, azafrán y miso.

Secreto ibérico con hongos y gel de espárragos.

Y dos platos dulces: ensalada de frutas impregnadas.

Fresas, nata y frutos rojos.

Bueno, Virginia, vaya menú. He querido transmitir

mis sabores: la presa va impregnada en oloroso,

las fresas en Pedro Ximénez, mis vinos, mis raíces...

Pero siempre dándole la vuelta y poniéndolo

en el tiempo de cocina que estamos.

Madre mía...

Madre mía cuándo han levantado los chismes y he visto

que todo era de sifones...

¡Aah! En fin, que estoy atacada de los nervios.

Ahora es el turno de Ángel que también ha elaborado

cinco platos salados y dos dulces.

Ostras con escabeche ligero de algas.

Orzo, langostinos y americana de sus cabezas.

Huevo asado con migas y garbanzos.

Foie al Pedro Ximénez con frutas secas compotadas.

Magret de pato con cous cous de coliflor.

Yogur, avellanas y shots de frutas.

¿Shots? -¿Es como un chupito?

Bizcocho de café, cacao y mascarpone.

Ángel, pedazo de menú. Cuéntanos en qué te has basado

para diseñar estos platos.

He querido poner una técnica en cada plato

y lleva un poco de vanguardia. Es lo que define mi cocina

y es lo que he aprendido donde estáis vosotros.

Así que... ánimo, ¿eh? (TODOS) Gracias.

Edurne, te corresponde a ti elegir qué siete platos

del menú degustación quieres que elabore tu equipo.

Pues me voy a quedar con los de Ángel.

Entonces te pertenece el equipo rojo.

Jorge, tu equipo cocinará los platos de Virginia.

Vale. Cocinar un menú que ha preparado la ganadora

del "MasterChef" anterior para mí es increíble.

Ojalá siga sus pasos y consiga el año que viene

realizar un menú para los concursantes.

Cocinaréis para 140 comensales expertos en gastronomía.

Además, será un servicio especial: una cata.

Cada comensal probará una única elaboración,

así que cocinaréis diez raciones de cada plato.

Ah, vale. Qué susto.

Debéis organizaros bien porque todos los platos

saldrán a la vez, y disponéis de 90 minutos

de cocinado. ¿Lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Mucho cuidado con las cantidades porque, como sabéis,

nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, os enfrentáis a un reto que demostrará

si tenéis lo que hay que tener para ser cocineros profesionales.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues coged vuestros delantales y a cocinas

en tres, dos, uno... Vámonos.

Chicos, he pensado una cosa: vamos a hacer parejas.

Cada persona va a hacer un plato, y va a ayudar solo a la pareja.

A ver, ¿quién hace las ostras? -Son complicadas de abrir, yo.

Tú, vale. ¿El orzo quién puede hacerlo?

Yo misma. Me pongo yo si quieres.

Aspirantes, mucha atención. Tenemos algo muy importante

que comunicaros. Edurne...

Dime, majo. Jorge...

Os corresponde a vosotros elegir qué plato cocinará

cada aspirante, pero... del equipo contrario.

Me ha sentado como una patada en las tripas.

Pero he dicho: "Nada, ya está. Que reparta y luego reparto yo".

Jorge, ¿qué aspirante del equipo contrario

quieres que cocine las ostras con escabeche ligero de algas?

Joselito. Muy bien.

¿Y el orzo, langostino y americana de sus cabezas?

Edurne.

¿Huevo asado con migas y garbanzos?

Miri. ¿El foie al Pedro Ximénez

con frutas secas compotadas? Silene.

¿El magret de pato con cuscús de coliflor?

Lorena.

¿El yogurt, avellanas y shots de frutas?

Laila.

En el momento que Jorge me ha asignado a mí

el nitrógeno líquido se me ha hecho de noche.

Ni en mis peores pesadillas hubiera elegido ese plato

para mí, porque me he quedado en estado de shock.

Paloma, te queda el bizcocho

de café al cacao y mascarpone. Muy bien.

Edurne, ¿quién quieres que elabore el carpaccio

de presa ibérica con aire de parmesano?

Pues yo creo que...

a José Luis. A José Luis.

¿La versión de la tortilla de bacalao

a quién la asignas? A Odkhuu.

¿La alcachofas, almejas y sabayón de mostaza?

Eh... a Elena.

¿La lubina con guiso de tapioca, azafrán y miso?

Salva. -A Salva.

¿A mí? ¿El secreto ibérico con hongos

y gel de espárragos a quién se lo asignas?

A Adrián. ¿Y la ensalada de frutas

impregnadas? ¿Nathan o Jorge?

Nathan, Nathan.

Pues bien, Jorge, tú harás

las fresas, nata y frutos rojos.

Sí.

El reparto de Edurne sobre nuestros platos

creo que ha ido a complicarnos un poco la vida.

Y espero que no lo complique.

Pues ahora sí, el tiempo de cocinado arranca

en tres, dos, uno, a trabajar.

Venga. -Bueno, sabéis todos

lo que tenéis que hacer. -Lo sabemos.

Si tenéis alguna duda preguntad.

Genial. -¿Dónde están las cosas?

¿Dónde habéis dejado las cebolletas?

Vale, esto por otro lado.

Mantequilla, el yogur, la nata.

A ver, chicas, ¿no hay para hacer caldo de pollo?

¿Habéis cogido alguien el pollo?

Nena, ¿ahí vas a usar todo la de ese?

No, es el pato, Edurne. -¿Pero vas a usar todo?

¿Las carcasas y todo? -Sí, yo lo necesito.

Chis, te quiero hacer un comentario.

¿El pollo dónde está?

Que no, que es pato.

Tengo que hacer un fumet con ese pato.

Pero con todo no. -¡Edurne, por Dios!

Joselico. -Mira encima de la esta.

Ahí las tienes. -No, aquí no están.

¿Y con qué hago yo...?

Pues ni idea, Edurne.

Bueno, pues voy a hacer con yo qué sé.

Pues yo ni idea. -¿No hay caldo de ave aquí?

Tiene que ser esa, Edurne. Tiene que ser esta.

Esto ya es otra cosa. Caldo de ave,

¿Entonces ya qué me hace falta? Vamos a ver.

El punto débil de mi equipo puede ser que a lo mejor

Edurne se ponga muy nerviosa

y nos traslade un poco los nervios.

Pero yo creo que no va a pasar.

¡Chicas, al poder!

A ver si nos van a ganar los hombres.

A ver, chicas, venga.

Que no se diga.

Sí, capitana.

¿Tenéis sal fina alguno?

Sal, sal fina. ¿Alguien tiene sal fina?

A ver, chicas, que ya

que la vieja no se mueve moveos vosotros.

Vamos.

Son ocho huevos por cabeza...

Vale, ya tengo esto.

Venga, a por los huevos. Vamos a poner el tiempo.

Ahora, más.

Ahí.

Vale, los garbanzos los tengo que cocer.

¿Ya está puesto el 5? -¿Por qué no usas la otra?

Yo necesito calentar esto. -Vale, es esta, ¿no?

¿Esto calienta o qué? -Sí, sí calienta.

¿Para qué lo quieres? -Para marcar, muy fuerte.

Pues ya está, al 5 está.

¿El pescado bien o qué? -Bien, sí.

Ahí lo tenemos muerto, dándole su merecido.

Salva, ¿esto se limpia de alguna forma, tío?

Sí, esto con un poquito de papel le quitas

la impureza y lo cortas.

¿Y ya está? -Sí.

¿Seguro? -Yo creo que sí.

No sé cómo coño se corta esto, pero así.

Cocinar en el Basque Culinary Center

es una responsabilidad enorme.

Están aquí la gente más grande

en el mundo de la cocina de España.

Entonces es una presión bastante fuerte.

Una de garbanzos...

Mientras tanto, en el equipo rojo Miri va a triturar

los garbanzos de su plato con comino y cúrcuma.

Edurne tiene que limpiar

los calamares de su plato de orzo.

Y José María ya tiene lista

la base de algas para envasar al vacío.

Se me ha quedado aquí todo pegado.

¡Hostia! ¡Vale, ya se me ha reventado todo!

Madre mía. -¿Cómo vas, Joselito?

No tengo ni idea, porque a mí se me ha reventado todo.

Ha sido un error por mi parte

no preguntar cómo se utilizaba la envasadora al vacío,

porque eso llega un momento en que rebosa

y se pierde todo el producto.

Y creo que ese tipo de elaboraciones

me puede complicar un poco el plato.

No pasa nada, amor. No pasa nada, está bien.

Tranquilo, que lo estás haciendo muy bien.

No te pongas nervioso, Joselito.

En el equipo azul Jorge está preparando

una gelatina de frutos rojos

mientras hierve la nata de su helado.

Y José Luis está marcando la presa de su carpaccio

con aceite de hierbas.

Odkhuu tiene que separar las yemas

para su tortilla de bacalao.

Nathan corta la fruta que deberá macerar al vacío

con diferentes tipos de licores.

Se ha quemado. A ver, Elena. -Dime, corazón.

Se me ha quemado un poco la nata

y sabe un poco a quemado. ¿El agar-agar con un poco

de leche y azúcar espesaría como la nata?

Agar-agar no, tiene que ser yota.

No hay, ¿no? -No.

No, agar-agar se te va a quedar duro, ¿eh?

Estoy pensando cómo puedo... -Xantana.

Pero sólo hay un gramo.

¿Dónde está? -Sólo hay un gramo para mí.

Tranquilo, Pepe, que hoy el juego

para elegir equipos lo traigo yo.

Cuéntanos, ¿qué tienes?

¿Qué estás maquinando ahí en esa cabecita?

Tienes que ser capaz de decirme...

quién es Virginia y quién es Raquel.

Por el peinado lo voy a sacar. Y porque se pinta mucho más.

Esta es Virginia. ¿Estás seguro 100%?

Segurísimo. ¿Seguro del todo?

Segurísimo. ¡Bien, has acertado!

Muy bien, Virginia y Raquel.

Como prueba para elegir equipo me parece pobre.

Te lo voy a poner fácil.

No te quiero ver al lado de Jorge,

porque sabes que te eclipsa.

Así que me cojo el equipo el equipo de Jorge.

Genial, yo con las chicas, de diez.

Yo al azul y tú al rojo, ¿vale?

Vamos. Suerte a los dos, chicos.

Bueno, ¿sabes lo que te digo, que ya no lo voy a hacer?

Edurne, ¿cómo llevas tu plato?

Bueno, lo llevo. Te veo con poca confianza.

Y estás aquí en tu tierra

y tienes que estar fuerte como un toro.,

Ya lo sé, pero date cuenta qué pena da...

Yo hoy aquí si me hubieran puesto unas alubias

o unos chipirones lo habría bordado.

Pero esto de "kufus" y esas cosas a mí no me van.

Lo que tienes que hacer es relajarte y estar tranquila.

No, si relajada estoy.

Huy, tú no me ves a mí cuando estoy nerviosa.

Suerte, ¿eh? Suerte y al toro.

Hala, me voy.

Jorge. Dime.

Estás muy concentrado, ¿no? Estoy disgustado porque

me ha quedado un poco de gusto a quemadito.

Lo estoy oliendo.

¿No te da tiempo a volver a empezar?

No, porque no tengo más ingredientes.

Voy a clarificar un poco. ¡Buf!

Leche quemada. Sí.

No es que tenga un poquito de gusto, está repugnante.

Esto no se puede tomar.

O sea, apáñatela como puedas.

Vale. Hala, hasta luego.

Escúchame, Odkhuu. -Sí.

Sí, vale.

No usar todo. Vale, vale, vale.

He tenido un pequeño error con la leche de mi helado.

Se me ha tostado y le ha dado un gusto quemadito

que al final he podido corregir con nata de otro compañero.

Pero sí que ha quedado un gusto

que no me ha llegado a encantar.

Oye, una cosa que me tiene bastante preocupado.

Dime. Jorge me tiene muy preocupado.

Sí, sí, sí. ¿Por qué?

De entrada no te ha querido en su equipo.

Bueno, le pongo nervioso según él.

¿Yo sabes lo que creo? Que hoy se quiere poner

muy burro y ser un capitán duro y estricto

y contigo no se atreve porque rompería la magia.

(RÍE) No.

Aquí la gente se piensa que yo soy la princesita,

que no quiero que me hagan daño y que tal.

Y las cosas no van así.

¿Y qué pasa? ¿Qué estamos haciendo?

Estoy haciendo el kuzu. Y lo estoy intentando llevar

a ebullición para que se haga sin dejar de remover.

No he querido echar toda la cúrcuma

y todo el comino porque he visto era too much.

Y yo por lo que huelo aquí esto está sabrosito.

Es como Jorge, es too much.

Hay que tenerlo controlado, ¿eh?

Yo creo que lo tengo controlado, no te preocupes.

¿Qué tal, José Luis? Hola, Pepe.

¿Qué es esto que estás haciendo?

Un carpaccio de presa ibérica.

Hemos hecho un aceite aromatizado

con tomillo, laurel, romero.

Las he marcado y ahora estoy haciendo para llevarlo...

Dímelo andando, porque al final tiene que congelar

para poder cortar. Sí, sí.

Vale, ¿aire de parmesano lo tienes controlado?

Lo tengo controlado, sí. Todas las guarniciones.

Todo en orden. Me alegro.

Bueno, vamos bien por aquí. Dadme una alegría, chavales.

¿Cómo estamos, Salva? Estoy con el fumet.

Tengo eso macerando.

Es una mezcla entre miso blanco, yuzu y sake.

Oh, muy japonés. Sí, muy japonés.

Y eso es un caldito, ¿no? Sí.

Esto será para hacer la salsa, el fondo.

Vamos a hacer una salsa con un poquito de miso,

la lubina y después unas perlas de tapioca.

Estoy tratando con mucho cariño todo el producto.

Pero muchísimo.

¿Y eso qué es? El bizcocho.

Esto es una elaboración

que necesita reposar en la nevera.

Tengo que darme brío. Creo que va genial.

Laila, ¿cómo andamos? Pues un poquito histérica.

Un poquito solo. ¿Eso qué es, un streusel?

¿Una galleta? Eso el crumble.

Crumble. Sí.

Esto si lo cocinas luego lo desmenuzas igual.

No hace falta rallarlo ahora. ¿No?

Estamos perdiendo el tiempo.

Sólo te voy a ayudar en una cosa.

¿En qué?

Cuando trabajes con el nitrógeno me avisas.

Vale. Porque es peligrosete.

No es peligroso, es como el aceite caliente.

Pero hay que tener un poquito

de sapiencia de cómo funciona la cosa.

O sea, que me avisas y te echo un ojo para que lo hagas bien.

Vale, perfecto. Gracias.

Creo que el punto más débil de mi equipo soy yo,

por el tipo de postre que me ha tocado elaborar.

Y no sé si voy a ser capaz de acabarlo del todo.

Equipo rojo, equipo azul, mucha atención.

Lleváis 40 minutos cocinando.

En 50 minutos tienen que salir todos vuestros platos.

Así que quiero veros correr. ¿Oído?

¡Sí, chef! -¡Oído, chef!

Chicos, si no tenéis nada que hacer yo necesito...

Tengo que abrir las almejas, pelar las alcachofas.

Sí, cuando terminemos alguno en algo ayudamos.

Mientras con nuestros platos.

Joder, pues necesito ya.

Vamos a ver.

El cacharro este y con los nervios

no me está saliendo nada bien.

Joder, el pulsito de Dios hoy.

Tengo el pulso hoy de... Miri, no me sale ni una, tía.

Tú sigue haciéndolo, tienes mucha mezcla.

Perlitas hay ahí. No son muy bonitas, pero bueno.

¿Esto está?

Vale, 50, 39, 40...

Paloma. -Dime.

Cuando termines tengo que cortar mucho pescado.

Te ayudo. Venga, perfecto.

Me faltan dos cosas más y ya termino.

Esto cortadito pequeñín.

¿Tiene sal la carne o no?

Ahora con el liquidito.

Es pimentón ahumado, tío. -Vale.

¿Cómo va, Elena? -Bien.

Ahí apretada un poco, pero bueno.

¡No lo abras! -Claro.

Si necesitas ayuda di, ¿vale?

Necesito ayuda para pelar las alcachofas.

Capitán, ¿cómo vamos? Bien.

Lleváis 50 minutos cocinando. En 40 salen los platos.

¿Lo tienes claro? ¿Estás supervisando?

Sí. ¿Lo tienes claro?

Necesito ayuda para pelar, porque no llego.

¿Lo estás oyendo?

Las almejas lo que querías, ¿no?

No, las alcachofas primero, a pelar las alcachofas.

Porque las tengo que meter 30 minutos aquí.

Como no le echéis una mano a esta chica no llega, ¿eh?

Elena, me tengo que ir.

Jorge como capitán ha estado muy centrado sólo en lo suyo.

Entonces ha habido muy poca comunicación en ese sentido.

O la gente se ha querido tapar los oídos

y no escuchar lo que se le decía.

Miri, ¿cómo lo ves? Más redonditas, ¿no?

Están genial.

Es que tengo el pulso de mierda hoy.

No pasa nada, estamos nerviosos.

Hazlas cómo puedas. No te preocupes.

Tú tranquilo que si no te salen las bolas diremos que son ajos.

Miri, no me sale ni una, tía.

A ver, ¿quién sabe hacer la esferificación?

Que este no sabe.

Venga, ponerlo ya abiertito.

Y esta salsita "pa'dentro".

Voy a rallar la coliflor.

Oh, qué bien huele, madre mía.

Cuscús de coliflor. Sí.

¿Eso es la salsa de pato? Sí, acabo de meter el pato

que estaba en el horno.

Esto se trocea más, se dora mucho más

para que la salsa tenga un buen color y tal. ¿Vale?

Vale.

Esto va a dar grasa y poca cosa más.

Vale, okey.

Vale, esto va bien.

¿Esto qué es, José Luis?

Eso es una vinagreta. Pruébamela.

Un poco fuerte, ¿eh?

¿De vinagre? -Sí.

Qué fuerte, macho.

¿Qué le pasa? -No, no, aquí no.

Sal, sal. ¡Que no! -Que es stop, no es apagar.

Dale a stop. Dale a stop.

Que se abra. ¡Que no!

Venga, abre.

¡Ah!

Avisarme, por favor. -Pero si está funcionando.

¿Tú necesitas eso para muy tarde?

Esto necesita 30 minutos. -No pasa nada.

Tres segundos y lo ponemos. Ya te lo pongo yo.

Vale, Nathan. Vale, gracias.

Hay que coordinarse, ¿eh?

Hablamos y lo miramos, porque si no es imposible.

Yo los encontronazos que he tenido con Elena

han sido porque ella estaba alterada

porque su elaboración requería de mucho tiempo de cocción.

Pero no, en ningún momento ha sido culpa mía

que ella estuviera tan alterada y se pusiera así de nerviosa.

Elena, ¿mejor? -Qué va, fatal.

¿Por qué? -Porque no me da tiempo.

Tengo que saltear las alcachofas,

están las almejas en el ronner,

tengo que coger el jugo para hacer la emulsión.

Tenemos que poder. -Ya lo sé.

Pero si alguien no hace nada que me ayude, por favor.

Nadie no está haciendo nada.

Pero si alguien se queda libre que me ayude, por favor.

Equipo azul, equipo rojo, los responsables del diseño

del menú que estáis cocinando

hoy están a punto de entrar en cocinas. ¿Oído?

¡Oído¡ -¡Sí, chef!

Por favor, chicos.

Virginia, Ángel, ¿preparados para dar caña a los aspirantes?

Bueno, vamos a intentarlo.

Ahora ya sabéis de qué va la cosa. Hay que meter caña.

¿Vais de malos ahora también? -Malos malotes.

José Luis, ¿qué pasa con ese queso?

¿Todavía lo tenemos al aire? Estoy que rompa a hervir,

echarle el queso y meterle la lecitina para hacer el aire.

El aire hazlo a lo último ya para que salga levantadito.

Si no se hace pandereta, Pepe. Queda el aire levantado.

(RÍE) La pandereta.

Unos pellejos el otro día para hacer zambombas.

Una cosa terrible aquello.

¿Qué estás haciendo tú, Miri?

Estoy haciendo el panko frito. He colado el aceite

con el romero, con el chorizo para darle sabor.

¿Esto qué es? -Esto es el garbanzo.

Lo he hecho lo primero

y de aquí sacaré para hacer los garbanzos.

No sé si tú estarás conmigo.

Cuando hacemos un puré de kuzu, un gnocchi de kuzu...

Sí. Calentamos el puré.

Sí. Hacemos la forma.

Porque cuando se enfría es un pegote.

Claro. ¿Ves? ¿Ves que está gelificando?

Vale, pues antes de que acabe

de gelificar qué tal si hago las formas, ¿no?

Deberías hacerlo. Vale.

Odkhuu, ¿cómo vamos por aquí? Muy bien, chef.

Este sale con cosas negras que yo no entiendo.

¿Porque está sucio o...? ¿Cómo? ¿Cómo?

¿Que sale con cosas negras? -Sí, cosas negras.

¿Lo has pasado por un chino?

Mira, unas como pimienta negra está saliendo.

Sabes lo que es un chino, ¿no? Sí.

No, un chino de China, sino un colador chino se llama.

¿Dónde tenemos un chino? ¿Dónde hay un chino?

Esto. Esto se llama chino.

Sí. Por la forma del caperuzo.

Sí. Un colador chino se llama esto.

No te ofendas, ¿eh? No te enfades.

"Tráeme el chino" es esto.

Tráeme este colador. Vale, no enfado.

José María está encantado con tus técnicas creativas,

con tus esferificaciones. Ojú, Angelito, hijo.

Algo he podido sacar, pero no están muy redonditas.

Es que me ha salido muy bien antes en otras ocasiones.

¿Ves que alrededor de la bola hay como un agua?

No es agua, es alginato.

Tiene alrededor de la bola una capa de goma,

porque no has limpiado bien las bolas. ¿Vale?

Con eso lo puedes sacar, pero limpiándola,

trabajándola con cariño.

Te queda mucho por currar. Vuela.

¿Dónde están las almejas? Es que no se queda sellado.

Me ha pasado ya dos veces.

Porque le has metido mucho. -¿Muchas almejas?

Claro, divídela en dos o tres partes.

Va a explotar eso, ¿eh?

Si no sabes hacerlo al vacío

las abres en una sartencita como toda la vida.

¿Están bien selladas? Una mierda para mí, ¿no?

Una mierda para mí muy gorda.

Para mí esta prueba ha sido una carrera de obstáculos

en las que me he encontrado

piedras como un castillo de grandes.

Me he visto que iba a hacer algún momento

en el que mi plato no iba a salir.

Lo he pasado supermal. Supermal.

Virginia, Ángel, de verdad que ha sido

un lujo y un placer teneros aquí.

El placer es nuestro.

Y tener la fortuna de que nos hagáis vosotros

el menú para nosotros es un orgullo.

¿Sí o no, Jordi? Así es, Pepe.

Pues muchísimas gracias, yo encantada.

Y que esto es ya como si fuera mi casa.

Vámonos. Dejemos trabajar a los chicos.

Vamos, chicos. Dadle duro, ¿eh?

Qué mal vamos de tiempo, chicas.

Hay que correr un poquito más que vamos todas muy retrasadas.

Que queda poco tiempo y estamos todavía...

más verdes que el perejil.

Empezando por mí.

Dos.

Ale.

Off.

Necesito una pala, chicos. -Toma, toma, toma.

Gracias. -Llévatela.

Nathan, buenas frutas que estén ricas.

Vale, vale. -Olvídate de esto ya

y pon las frutas que estén mejores.

Que sean tres. -Oído, capitán.

¿La lecitina y eso va medido? Sí, ¿no?

No tengo ni idea.

¡Vamos, chavales! -¡Y chavala!

¡Y chavala!

Eso, hombre. ¿Cómo que chavales?

¿Te hace falta ayuda? -Sí.

¿Qué hago? -A pelar las almejas.

Venga. -Voy a ir colando caldo

y voy a hacer la infusión. -Cuchillos...

Adri, dame una vuelta a eso.

¿Qué hay debajo, tío? ¡Hala, tío! ¡Hala, hala!

¡Bájalo, bájalo, bájalo!

¿Qué haces? -¿Qué hay ahí, tío?

Bájalo, bájalo Quítalo de ahí. Eso es.

Vamos a ver, ¿qué pasa aquí, señores?

No, al quitarle la costra al parmesano a echado a hervir.

No pasa nada. Madre mía.

No pasa nada. ¿No pasa nada?

No pases por la vitro que está caliente.

Limpiad aquí, que os vais a matar.

¿Y esto es lo del aire de parmesano?

Sí, ahora lo voy a colar en el...

En diez minutos...

Sí, no te preocupes. Voy a cortar.

Esto no lo vas a poder hacer.

Tiene que tener un congelado rápido.

Haz ahí lo que puedas. ¿Sabes lo que te digo?

José Luis, organízate porque quedan menos de 10 minutos.

Ya puedes correr.

¿Cómo lo ves ahora?

¿Cómo lo ves ahora, nena?

Ahora sí, ¿no? -Perfecto.

Vale. Jo, por fin.

Chicas, que no os oigo.

Que no os oigo. Estáis mudas.

Estamos muy concentradas, Edurne.

¿Estáis mudas? ¿Vais bien?

Vamos bien, Edurne, vamos bien.

¿Pues sabes lo que te digo? Que esto ya a tomar por saco.

Ya no quiero hacer esto, que me estoy dejando la mano.

Esto es nitrógeno líquido. ¿Eso no explota?

Es como aceite caliente. No. ¿Seguro?

Es un gas atmósfera a presión y está líquido.

Mira, lechera arriba.

Es peligroso, que no te salpique.

Sobre todo los ojos.

No le tienes que tener miedo.

Si sumerjo la mano, malo.

Si toco rápido no pasa nada.

Ven aquí. Ven aquí. No, es qu...

Dame la mano. ¿Quieres confiar en mí, por favor?

Mira.

No hace nada. No hace nada.

El terror que le tengo yo al nitrógeno

creo que es un miedo mío personal, un pánico que tengo.

Porque yo tuve un accidente muy fuerte en la cocina.

Estuve 3 semanas en una UCI

y no sabían si iba a volver a ver.

Era lo que más agonía me producía.

Me quemé las córneas

y todo lo que pueda ser inflamable, estalle:

el microondas, la olla a presión, esto...

para mí es...

No sé, es una fobia, era inviable el poder hacerlo

y enfrentarme a ello.

También era un reto el apuntarme a "Masterchef"

para poder enfrentarme a estos miedos.

Pero no esperaba que fuera tan pronto.

Relájate, ¿eh?

Relájate. Vale, vale.

Relájate, que es muy fácil.

Si te centras es muy...

Laila, mírame. Facilísimo.

Me temblaban las manos, las piernas, no podía tragar.

Y me he visto un poco acorralada.

Es decir, es que es el paso final para terminar

mi plato y, o lo hago o estropeo

todo lo que he podido hacer de bien hasta ese momento.

Yo me lo voy a pasar aquí porque es más fácil.

¿Ves que se trabaja peor?

Vale, pues de aquí me lo meto en este cacharro.

¿Qué hacemos ahora? Tan sencillo como tirar gotas.

Mira. No eches chorros. Tienes que echar gotas.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho.

Rápido, rápido, rápido.

Cuanto más rápido mejor.

Y al congelador. Me quedan unos shots,

unas bolitas perfectas.

¿Vale? Vale.

Y ahora esto al congelador. Vale.

Es fácil o no es fácil.

Vamos allá.

He dado el primer paso, que es el enfrentarme a ello.

Pero yo creo que hoy he dado para mí un salto de gigante.

"Masterchef" me está ayudando en todos los sentidos

a superar estos miedos y estas fobias que tengo.

Y que si aguanto más dentro del programa

acabaré siendo una persona normal espero.

Equipo azul, equipo rojo, mucha atención.

En menos de 10 minutos salen todos los platos.

¿Me habéis oído sí o no? ¡Oído, chef!

Pues venga. Volemos, señores.

¡Venga, chavales, el último esfuerzo!

Id pensando en emplatar ya.

Hay que sacar los platos sí o sí.

Si no están todos los ingredientes, no están.

¿Cómo vais, chicas?

¿Os voy poniendo platos por ahí?

Sí, por favor.

Buah, se me ha quemado todo.

Me he despistado y se ha quemado.

Buah, qué desastre.

Chicas, vamos a ir emplatando, ¿eh?

Silene. Sí.

¿A qué temperatura tenemos la sartén?

Al siete. A tope.

Vale. La sartén muy caliente.

Vale. Mejor que hagas de uno en uno

y se haga rápido que no todo a la vez

y nos quede esa guarrada de ahí.

Vale. Date caña.

Miri, ve terminando y ve ayudando a los demás.

¡Ya estoy, ya estoy!

Voy sirviendo el arroz en los platos.

Ten cuidado con esto que se te quema.

Esto ya está más seco que la patangada.

Tengo que acabar mi plato.

Le tienes que poner cuatro brotes. Olvídate ahora.

Por lo menos que salgan más platos.

Hay que echarle los langostinos por lo alto.

Joselito ha sido, buah...

Pues ha sido casi el capitán, qué quieres que te diga.

Ha terminado mucho antes que todos.

Y al ayudarnos a emplatar pues nos ha favorecido,

que los platos estaban antes que los del equipo azul.

¿Quién ha cogido el agar-agar?

Yo no. -¿Quién ha cogido el agar-agar?

Eh, que no llego. Que no hay agar-agar.

¿Quién ha cogido el agar-agar? ¡Odkhuu!

¿Has cogido el agar-agar?

-No. No, yo no he cogido agar-agar ni nada.

Están volviendo locos.

Capi, búscame el agar-agar que no aparece el mío.

Y estaba ahí encima. -Espera, espera.

Esto es agar-agar.

Esto es agar-agar. ¿Y qué hace ahí?

Lo que sea hace ahí.

Chicos, los platos limpios, ¿eh?

Huy, se acabó.

Comensales, gracias por estar aquí.

Es para nosotros un honor estar un en santuario

gastronómico como es el Basque Culinary Center.

Pero ya poder contar en nuestra mesas

con 140 expertos gastronómicos la verdad es que es un sueño.

Os confieso que los aspirantes

hoy están especialmente nerviosos.

Espero que esos nervios no influyan en el cocinado

y puedan serviros un menú a la altura de esta escuela.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Laila, ¿qué hago? ¿En qué te ayudo?

Ve haciendo bolitas de nitrógeno tú, cariño.

¿Las echo directamente? -Sí.

Y luego te pones el colador aquí.

Sí. -Y lo que cuelas lo pones aquí.

Salva, vamos.

Ya estoy, ya estoy.

A ver. -Odkhuu, vamos.

Que estrés, por Dios.

Necesitamos hueco para los platos de José Luis.

Equipo rojo, equipo azul, mucha atención.

Acabamos de recibir un mensaje para vosotros

del maestro Josep Roca. A ver qué ha dicho.

(LEE) "Queridos aspirantes, ya sabéis lo importante

que es para mí hechizar a los comensales a través

del magnetismo de los vinos.

Os pido por favor que hagáis

un maridaje lleno de emociones en mi nombre.

Muchas gracias y suerte a todos."

Gracias. -Gracias a él.

Capitanes. Venid aquí.

Chicos, emplatando ya todos. José Luis.

No he hecho el aire todavía.

Si termino te ayudo. -Venga, vamos.

Tenéis que consensuar con el equipo, ¿vale?

Es un vino por plato. No podéis repetir.

Ah, uno por plato. Cuando lo hayáis decidido

colocáis esta tarjetita en cada plato, ¿vale?

Venga. Y así el camarero sabrá

con qué vino tiene que maridar vuestro plato.

¿Lo entendéis? Sí, sí.

¿Lo tenéis claro? Sí, sí, sí.

La manzanilla la vamos a meter a la ostra.

Moscatel. -Moscatel.

Txakoli. -Txakoli.

Blanco Txakoli también aquí. -Vale.

Blanco reserva aquí.

Yo soy fuerte, yo doy robusto.

Te vamos a poner una tempranilla ecológica.

Vale. Pero es tinto, ¿no? -Sí.

Vale, aquí el reserva. -Vale.

El crianza al magret, que está aquí.

Venga, sí. Vino tinto, sí.

Y este es vino moscatel.

Vale.

¡Venga, vamos, aquí arroz! -¡Venga, toma el arroz!

Ya está, ya lo tenemos. -¿En qué ayudo? ¿Qué pongo?

Pregunta, que haga falta.

Edurne, ¿en qué te ayudo? Dime qué te falta.

Vete poniendo esto ahí. ¿Esto en cada una?

Sí, a ver qué falta. -Venga.

Vale, va.

Oye, les va a encantar nuestro plato, tú.

Me faltan las bolas esas que me han salido bolas no.

No pasa nada. -Pues lo que te diga yo.

Jorge, te has lucido de capitán, ¿eh?

Esto es una marranada.

Ya no te cuento esta salsa

cortada de almejas terrible, horrorosa.

La lubina quemada por todos los sitios,

se le quema la tapioca,

con una salsa infame de azafrán.

Y, José Luis... ¿Dónde está el carpaccio?

Ya está llegando. Tiras de carne cortadas.

¿Dónde estás liderando a tu equipo?

Puede ser que no haya estado a la altura,

pero tenía que sacar mi plato.

En fin... Y a lo mejor no sale ninguno.

Pero bueno.

¿Tengo los platos listos? Sí.

Tengo a los camareros esperando. ¿Puedo sacarlos?

A ver, ahora Miri le va a echar cuatro miguitas.

¿Sí? ¿Podemos sacar? Sí.

Camareros, empezamos por aquí.

Vamos sacando todo. Adelante, por favor.

Vámonos, vámonos.

Revisad lo que se vaya llevando.

Venga, vamos a terminar, a repasar.

Mirad los detalles, que esté todo impoluto.

Venga, sacando todo lo que haya.

Lo que no esté aquí no va a salir, ¿eh?

Espera, espera, los míos. ¿Se han llevado el carpaccio?

No, no, que se lleven primero esto y le echo una lágrima.

No, claro. Madre mía...

(CANTURREA) #Una lágrima cayó en la arena.#

Vámonos.

Hoy tenemos un menú degustación que consta de catorce platos

que se servirán a modo de cata.

Es decir, cada uno de vosotros

probará un único plato elaborado por un aspirante.

Comensales...

(HABLA EN VASCO)

Está rico, ¿eh? -Está bien.

Es algo ácido, está bien, sabe bueno, pero...

Me gusta la manzana dulce así con el cous cous.

Bueno, vamos a ver.

Joxe Mari, no sabes qué alegría, siempre te recibo yo en casa

y estaba deseando llegar a la tuya por fin.

Ya tocaba. Pues, ya tocaba, anda que no.

Y te veo como experto gastronómico que eres

degustando un plato, es una lubina.

¿Qué tal, qué te ha parecido?

Mejorables, el punto del pescado, en mi caso,

no está del todo en su punto.

El caldo...

poco pasadito de sal.

Bien trabajado, pero, mejorable.

La ostra, la verdad, estaba rica en el sentido

de que es complicado meter en un plato una ostra.

-El punto estaba bien, estaba bien.

-Y la textura estaba bien.

-Las algas y el conjunto de mar estaba bien.

-El sabor me ha gustado.

Don Jorge Bretón. Eva.

¿Qué tal, cómo estás? Bueno, la verdad, muy sorprendido

porque el langostino, la pasta esta que no es fácil

de cocinar, pues, el punto está superbien y con el punto

del calamar que está como crocante,

la cocción está muy bien conseguida.

Cuéntame, el maridaje con el vino qué tal ha ido.

Pues, bastante bien, también, porque el punto del langostino

cremoso con la acidez que tiene el vino

la verdad, le da un toque muy interesante.

Bueno, sacamos todo, en tiempo, lo sacamos bastante bien

antes que el equipo azul.

Yo estoy satisfecho, cocina limpia, felicidades, buen trabajo.

Gracias, Jordi, majo.

¿Por qué lloras? -Se me ha quemado.

-Bueno, no pasa nada. -La salsa, tío,

me da un montón de rabia.

-No quiero verte llorar, trabajaste de maravilla

y eso... y eso no lo he probado yo,

pero, está de puturrú de foie.

-Puturrú de foie.

-Y no quiero ver llorar a nadie.

-Venga. -Las mujeres al poder.

-Edurne, y yo, hija, y yo.

-Lorena tuvo el percance que se le ha quemado un poco

la salsa, pero, en general

estoy contento con los platos que sacamos

y yo intenté probar de cada uno antes de sacarlo

y, realmente, estaban todos bueno.

Cuéntame, a ver, esas alcachofas,

¿qué tal?, porque te veía cara rara.

Sí, las alcachofas un poco duritas.

Se quedaron enteritas. Sí, un poco enteritas.

¿Y esa salsita de mostaza?

Bueno, a ver, está un poco cortadita, creo, ¿eh?

Se ve grumosa, sí.

¿Y ese chacolí cómo va con la alcachofa?

Pues, va bien, porque el chacolí sí que tiene como cítrico,

un sabor a limoncito

y casaba muy bien con el plato.

Sabe a caramelo quemado.

Pero, bueno, Andrea, supercuqui.

Pero, ¿qué haces aquí, no terminaste ya los estudios?

Sí, me ha gustado mucho el Basque Culinary

y vine a hacer el máster de ciencia gastronómica.

¿Y no te podría tocar otro plato?, el plato dulce y supercuqui.

Cuéntame, qué te parece. Hay una parte de la gelatina

que entiendo que no ha acabado de cuadrar

porque está muy líquido.

Entonces, no ha quedado muy cuqui porque está todo sucio el plato.

Pues, me da una pena horrible. Ya, ya...

Es que es tan cuqui quien lo ha hecho.

¿Sí? No sabes lo cuqui que es.

Qué dices, tengo ganas de conocerlo.

¿Sí?, pues, es guapísimo, ya te lo digo.

Bueno, equipo azul, ha salido el último plato, creo.

¿Cómo lo veis?

Muy mejorable. Muy mejorable.

Pero, para el tiempo que tuvimos, pienso que, al menos, lo sacamos.

Tiempo habéis tenido bien.

Sí. 90 minutos

para limpiar alcachofas, ¿eh?,

hacer una mayonesa y una pequeña salsa.

Te digo una cosa, el equipo rojo tenía elaboraciones

más complejas con técnicas más de vanguardia y de alta cocina,

esto, aparentemente, era más fácil, pero, el caos absoluto.

Lo habéis complicado vosotros.

Cómo estará el país que al más ordenado

y al mejor que he visto organizado ha sido a Nathan.

No sé, equipo azul, hay que hacer

un análisis de lo que pasó aquí, pero, te ha venido alto.

Quizá, como capitán he fallado

en que tenía que haber terminado mi plato mucho antes,

pero, no podíamos despistarnos en que uno se quedara sin sacar

el plato, ni siquiera el mío. Imagina que el plato del capitán

no sale, sería un desastre.

Espero que, a pesar de los pequeños errores,

hayáis disfrutado de este menú degustación.

En favor de los aspirantes,

diré que solo llevan tres semanas en las cocinas de "Masterchef"

y realizar un menú como este

ha sido un reto bastante complicado para ellos.

Comensales, gracias, porque con vuestra entrega,

talento y esfuerzo diario,

estáis llevando la gastronomía de este país a lo más alto.

(HABLA EN VASCO)

(APLAUDEN)

Aspirantes, aguantar la presión

de la prueba de hoy no era nada fácil.

Estamos en una de las ciudades

con más estrellas Michelin del mundo,

en la escuela de cocina más importante de España

y con un menú degustación de primera división.

Así que, aspirantes, enhorabuena.

(TODOS) Gracias, Eva.

En esta ocasión, nosotros, también, os felicitamos a todos.

El maridaje ha sido impecable.

(APLAUDEN)

Pero, imagino que sois conscientes

de que hoy no todo serán felicitaciones.

Equipo azul, ¿creéis que vuestros platos eran una reproducción

fiel del menú diseñado por Virginia?

No, no lo ha sido, intentamos hacer platos ricos,

aunque, no llegáramos a esa estética de tanto nivel.

Me alegra que reconozcáis vuestros errores.

Nos hemos equivocado como todos.

Elena, has hecho una salsa cortada con un aspecto incomible.

Y, sinceramente, tenía la misma dificultad

que cualquier mayonesa casera.

Vamos, dificultad cero.

Quizá, los nervios me han jugado una mala pasada a última hora

y me he visto apurada con los 90 minutos,

que intenté sacar lo mejor y me duele que te lo digan,

pero, te lo tienen que decir porque todo es para mejorar.

Odkhuu, si no sabes usar el sifón, ¿por qué no preguntas?

No ha estado bien la espuma de patata, luego,

tampoco confitaste el bacalao

por eso ha quedado duro.

José Luis, ¿tiene que ver algo un carpacho con lo que hiciste hoy?

No, porque no he cogido la temperatura para cortarla y...

Todos los carpachos tienen que estar congelados

para cortarlos finos, si no lo has congelado,

no lo harás bien, eran trozos de carne

mal aliñadas y, luego, has hecho 40000 litros de parmesano

con agua que podríamos haber dado de comer a todo San Sebastián

aire de parmesano. Totalmente, de acuerdo.

Salva, lo tuyo con la lubina ha sido un desastre.

El corte fue poco fino, mucho pescado desperdiciado,

los trozos cortados irregulares,

el remate ha sido el punto de cocción,

quemado por un lado y quemado por otro.

De acuerdo. Adrián, creo que no te has enterado

que hoy había que replicar un plato

porque te lo has inventado. El secreto tenía un pase,

no estaba mal cocinado, pero, ¿dónde estaba el gel de espárragos?

No tenía nada que ver con el plato de Virginia,

pero, nada que ver. Nathan, a pesar de llevar

el delantal negro y no jugártela en esta prueba, has cumplido.

Has sido metódico y has respetado el diseño original del plato.

Enhorabuena. Gracias.

(APLAUDEN)

No me lo creo, de verdad, no me lo creo.

Cuando, por fin, me valora positivamente, pues es una luz

interior que, realmente, te hace sentir mejor

y mirar etapa por etapa y momento por momento.

Y, tú, Jorge, sinceramente,

me has decepcionado muchísimo hoy en cocina.

Se te ha quemado la nata nada más quemar empezar el cocinado

y entraste en barrena total como capitán.

No has dirigido, no has aportado soluciones,

eso ha llevado a tus compañeros a cometer errores supergraves.

Como capitán es doloroso y hace mella en el amor propio

y espero que aprenda como he aprendido otras veces.

Equipo rojo, trabajasteis mejor organizados, pero, cometisteis

más errores de los esperados.

Lorena, tu plato, un magret que has asado rápido,

la salsa y tu actitud, derrotista total.

Miri, el resultado del huevo con migas y garbanzos

que has cocinado, ha sido espectacular.

(APLAUDEN)

Reconozco que tu plato era el más parecido de todos

al que ha diseñado Ángel.

Gracias. He sentido satisfacción, sentí confianza en mí misma

y un subidón, un subidón total.

José María, te digo que hoy me has sorprendido, gratamente.

Es la primera vez que hacías las especificaciones

y, aunque, has sufrido lo más grande.

Luego, las has clavado.

Se ha hecho lo que se ha podido.

Las ostras con escabeche de algas estaban exquisitas.

(TODOS ANIMAN)

Estar en el Basque Culinary Center

que te valoren tus platos con esa positividad,

me siento satisfecho como si triunfase en Las Ventas.

Silene, trabajaste concentrada y has aportado serenidad al equipo,

pero, tienes que acostumbrarte a trabajar bajo presión,

si no te aprieto un poquito, no sacas el foie adelante.

Edurne, capitana, en tu caso tengo sentimientos encontrados.

Desaparecida en combate. A pesar de que la cocina moderna

no te guste, resolviste muy bien el orzo,

pero, como capitana no has estado bien.

Correcto. Casi pierdes los nervios

en varios momentos y en definitiva,

la prueba te superó.

Eso sí, tus compañeros fueron generosos y trabajaron

todos a una, me gustó el ejemplo

de equipo unido que hoy mostrasteis.

Las mujeres al poder. -Y Joselito.

(RÍEN) -Este es el gallo, el gallo.

Como capitana, la verdad, me vi un poco sosa,

con la leche que tengo yo, pero, ¿sabes qué?,

chicas al poder, les di toda la autonomía del mundo

porque sé que las mujeres valemos un potosí.

Paloma, en tu caso te faltó tino con las cantidades.

Sí, chef. Es cierto que te quedó un bizcocho

de café correcto, pero, ese postre era para lucirte y no lo has hecho.

No, y no hay excusas.

Es la verdad.

Laila, he sufrido mucho con tu miedo al nitrógeno.

No obstante, me ha gustado mucho tu actitud

porque has conseguido superarlo y seguir cocinando.

Muy bien, Laila. -Anda, valiente.

(APLAUDEN)

Yo he aprendido hoy

que lo que no te destruye, te hace más fuerte,

que el nitrógeno no mata, aunque, casi me muero de miedo

y que después de esto

me demostré a mí misma que soy capaz de todo.

Por todo ello, consideramos que el equipo ganador de hoy es...

el equipo rojo.

(APLAUDEN Y GRITAN)

Doble enhorabuena, equipo rojo porque, además, de continuar

una semana más en las cocinas de "Masterchef",

disfrutaréis de un premio maravilloso,

una clase magistral en el laboratorio de I+D de Arzak.

Bueno. -Qué pasada.

-Qué ilusión. -Cómo lo vamos a pasar.

-Una pasada, que hayamos ganado, un gozo increíble

y el premio que nos han dado ya es la guinda del pastel,

o sea, me mereció la pena pasarlo tan mal, la verdad.

Hay un aspirante que hoy ha sido un ejemplo a seguir,

además de hacer un plato perfecto, también fue un compañero ejemplar.

Ese aspirante es...

José María.

(APLAUDEN Y ANIMAN)

Te lo he dicho yo, qué orgullosa.

-Esto va por mi niña que la echo mucho de menos, Cayetana,

y me he emocionado, también, pero, apreté para no llorar.

José María, eres el mejor de la prueba de hoy

y eso significa que tendrás una misión muy importante

en la próxima prueba. Vamos por ella.

Equipo azul, siento recordaros que os enfrentaréis

a la prueba de eliminación.

Nos vemos en plató.

El equipo ha perdido y como si fuera un entrenador

en el fútbol, cuando se pierde

es culpa del entrenador y es asumido 100%.

Hola a todos, bienvenidos. (TODOS) Gracias.

Soy Elena Arzak, Igor Zalakain.

Nos encontramos en el laboratorio cocina

de investigación del restaurante Arzak.

Quisiera preguntarte una cosa,

que es lo que más me impresionó al entrar aquí,

este especiero que me ha maravillado, madre mía,

especias y cosas de todo el mundo me figuro.

Hay alrededor de unos mil ingredientes,

proceden de todas partes del mundo y por eso siempre

animamos a quien viaje un poco, nos envíe algo.

(TODOS) Ajá. Bueno, a cocinar, ¿no?

Bueno, el plato que os cocinaremos es un pichón con plumas de patata.

Está sazonado con sal y jengibre en polvo y, ahora Igor

lo unta con un mojo que está hecho con almendras,

cebolla pochada, jengibre,

espinacas y, luego, lleva especies, ¿no?

Ahora, Igor, os mostrará cómo hacemos las plumas de patata.

-Aquí, utilizamos una técnica que es la técnica del peinado.

Estiráis sobre un papel vegetal, sulfurizado y depende

de la inclinación que podamos dar al propio peine

pues, tendrá, un espesor u otro.

Bueno, a emplatar. -Bueno, primero, el mojo

que utilizamos para untar las pechugas de pichón

y la chía es un poco porque queríamos recordar

el pichón en su entorno y come cereales, semillas.

Importante, también,

probar la patata y sazonarla con sal.

La verdad, estoy, todavía, flipando porque para mí, Arzak

es de los cocineros referentes.

Bueno, estoy en las nubes, todavía.

Espero que os haya gustado la clase y que sigáis disfrutando

con la cocina y espero veros pronto.

(TODOS) Muchas gracias.

(APLAUDEN)

Estoy muy contenta de haber podido hacer esta clase

y estoy muy contenta de que mi Jorgito no me cogiera

en su equipo porque he podido disfrutar de esta Master Class.

Vuelven los Campamentos "Masterchef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos "Masterchef".

(TODOS) ¡Ven al Campamento "Masterchef"!

Los aspirantes vienen de vivir dos experiencias

que pocos profesionales han podido disfrutar,

pisar por primera vez el Basque Culinary Center,

un templo para cualquier aprendiz de cocinero,

y tuvieron el privilegio de recibir una Master Class

de maridaje de vinos a cargo de Josep Roca,

uno de los mejores sumilleres del mundo

y maestro de ceremonias en Celler de Can Roca,

que regenta junto a sus hermanos Joan y Jordi.

Era el único que faltaba por venir a Masterchef, ya lo ha hecho.

Es mi primera vez en eliminación hoy, no me quiero ir,

no me imagino ahora mi vida sin "Masterchef",

pero, bueno, quiero tener como objetivo estar arriba.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a las cocinas.

El equipo rojo, con su victoria, se ha asegurado una semana más

de permanencia de "Masterchef"

y hoy ven la prueba desde ahí arriba,

desde la galería, enhorabuena a todos, chicos.

(TODOS) Gracias, Eva. Porque, además, de ganar

la prueba por equipos, entráis en el selecto club

de privilegiados que pisaron el laboratorio I+D de Arzak.

Una pasada.

José María, tú, has sido el mejor de esa prueba por equipos.

Felicidades. Gracias.

¿Qué supuso para ti esto?

Me ha dado mucho ánimo porque me he visto en programas

anteriores muy atascado y creo que puedo sacar algo más de mí.

Te recuerdo que, además, tienes una ventaja

que podrás usar a lo largo de esta prueba, atento.

¿Esa es mi misión, no? Tú, estate atento.

Vale. Odkhuu, ¿qué es lo que más

te ha impresionado de la visita al Basque Culinary Center?

Estoy muy contento gracias a "Masterchef"

y, también, a todo el equipo

que me llevó a la escuela culinaria mejor del mundo,

me quedé sin palabras

y estoy supercontento, es flipante.

José Luis, ¿qué tal la clase magistral de maridaje de vinos

a cargo de Josep Roca? Pues, espectacular,

pero, tengo un poco de ácido úrico y nos metimos cinco lingotazos.

(RÍEN) Se supone que bebes,

lo tienes en boca y lo puedes escupir,

otra cosa es que te lo tragues ya.

¿Sabes qué pasa?, que la ignorancia hace que aprendas según practicas,

entonces, los dos primeros les di un viaje...

Es que estaba rico, ¿verdad?

Pero, vamos, me tenía entregado

Josep Roca porque tiene un arte impresionante.

Ibas perdiendo atención a la vez que te chispabas.

(RÍEN)

Te vas marinando y... -Marinando, no, maridando.

Maridando, perdón. Es igual, José Luis,

vamos a dejar esta conversación. Vale.

Nathan. Lo sabía.

Aunque llegaste a la prueba por equipos

con delantal negro, te esforzaste e hiciste un buen papel,

lo reconozco. Gracias, Jordi.

-Ay, qué bien, claro que sí. Llevas tres de tres, pleno.

(Risas)

No, no era una felicitación, era que iba a por mí.

¿Cuáles son tus armas para convencernos

de que mereces seguir una semana más aquí?

Con mi plato os convenceré una semana más, seguro que volveré

a ganar el delantal negro,

pero, seguiré toreando en las eliminaciones.

Tú, con librarte de no irte hoy.

No, si esto ya es mi bata para ir por casa ya.

Solo me falta el periódico y las zapatillas.

(SONRÍEN)

Jorge llegas virgen a esta tercera eliminación.

(Risas)

Virgen. Tú que estás acostumbrado

a competir, ¿cómo gestionarás la presión?

Intentaré gestionarlo con inteligencia

y, a ver, si acertadamente.

Aspirantes, confío en que pongáis en práctica

todo lo aprendido en el Basque Culinary Center

porque uno de vosotros

tendrá que salir esta noche de las cocinas de "Masterchef".

Delantales negros, la prueba de eliminación

comienza en el restaurante.

Por favor, pasad y tomad asiento.

Yo no tengo claro quién triunfará hoy.

-Elena.

-Echando un ojito por ahí detrás de los jueces

he visto unas cacerolitas montadas y digo:

"Ay, Dios mío, qué será".

Iba a mil por hora

y la adrenalina como si me tirara de un paracaídas.

Como veis, hay una olla

para cada uno de vosotros sobre la mesa.

Así que, por favor, destapadlas.

Me ha venido un olor oriental,

lo que estoy acostumbrado yo en nuestros restaurantes

y, realmente, fue superfamiliar.

Adrián, ¿qué hay dentro de la cacerola?

Una sopita parece.

Parece, parece, ¿en qué crees que consiste el reto?

En hacer una sopa parecida o igual.

Elena, ¿por dónde crees que van los tiros?

Esto hay que o hacer lo mismo o utilizarlo como base para algo.

Qué susto me da, tú.

Aspirantes, tenéis que probar esta contundente sopa

para identificar los ingredientes que la componen.

Apuntad todos los ingredientes que conozcáis en esas libretas.

Afinad mucho el gusto

y el olfato para determinar los alimentos.

Tenéis cinco minutos para probar

y apuntar así que, por favor, buena letra.

Oye, no vale copiar, ¿eh?

Entendido. Quien reconozca mayor número

de ingredientes, contará con una ventaja

de 10 minutos en el tiempo de cocinado.

El tiempo comienza, ya.

Algunos ingredientes los conozco, pero, en castellano, no.

Ponlo en mongol, como tú quieras.

Ah, vale, vale, vale.

Odkhuu, si los puedes escribir en inglés, mejor, que el mongol

solo lo conoce Jordi. Si no lo dices, explotas.

No os olvidéis de los ingredientes básicos.

(Risas)

Nathan, no has probado, todavía. No me quiero confundir,

primero, lo que veo a primera vista y, luego, avanzo.

Si algo tiene lo oriental es que tiene mucho picante el caldo

y, luego, te puede camuflar muchas cosas.

Ay, "omá", oh.

Agua, agua. ¿Qué te pasa, Elena?

¿Quema o qué? Que me he comido un eso... rojo.

Mira, iba a echar fuego como el dragón,

me he comido un ají molí.

Buen nombre, el eso rojo. Aquí está, lo he puesto.

Elena va la que mejor, no hace más que apuntar.

Aspirantes, el tiempo ha terminado,

ya no se puede catar más, por favor, dejad las cucharas.

Bolis abajo.

Bueno, aspirantes, hagamos recuento de los ingredientes

que habéis acertado cada uno.

Este quítale de aquí.

Ay, pero, no son estos.

Eso es. Claro, esto sí.

Eso está bien.

Casi, casi. Este está bien.

Sí, pues, muy bien, ya lo tenemos, ¿no?, venga.

Aspirantes, habéis probado

una sopa asiática con 33 ingredientes.

33.

Algunos os habéis olvidado

de los básicos como, por ejemplo, el agua y la sal.

El agua.

-La sal, el agua y la sal.

Y antes de dar la resolución, Odkhuu, tengo dudas con tu letra,

con tu idioma, con tus ingredientes.

Necesito que me digas qué son... esto.

Espérate, que yo hablo mongol, a ver si...

Esta es la verdura, blanco y largo,

es asiático, el puntito lleva el amarillo como...

Blanco, amarillo. -La soja.

Había brotes de soja.

Brote de soja, vale. Entiendo que lo has acertado

y esto, tampoco, sé lo que es.

Tongu. Espera.

No te inventes, Odkhuu.

Se piensan que es un listo y lo hace sobre la marcha.

Col pequeñita de China que se corta muy fina.

Col china. Sí, col china.

La que es así alta, lo vamos a mirar, ¿eh?

Vale. Que aquí tenemos varios...

Aceptamos col china.

Los 33 ingredientes de la sopa eran:

pollo, cerdo,

langostino, huevo de codorniz,

tofu, pimiento verde,

seta shiitake, seta enoki,

bulbo de hinojo, cebolleta china,

zanahoria, bambú,

col china, hoja de espinaca,

apchoi, lima, soja germinada,

bimi, jengibre,

tirabeque, alga guacame,

espagueti de mar, fideo udon,

pasta wanton, cilantro,

menta, cebollino,

lemon grass, chile, aceite de sésamo,

salsa ponzu, agua y sal.

Exactamente.

Aspirantes, ya tenemos el resultado

y el aspirante que mayor número

de ingredientes ha identificado es...

Nathan.

(APLAUDEN)

Con 16 ingredientes.

Nathan.

Me cago en la leche.

Enhorabuena porque tienes 10 minutos más para cocinar.

No te reconozco, Nathan.

El gran Nathan ha llegado.

Salva, tú tienes 14 aciertos.

Uf, cerquita.

José Luis, tienes 12.

Elena, has acertado 14 ingredientes.

14, muy bien, muy bien, mi niña.

Jorge, tú has acertado cinco.

¿Cuántos? -Cinco.

Y no has acertado ni el agua ni la sal.

Es que los básicos me los dejo.

Segunda vez que no le pones sal, ¿eh, soso?

Completamente, absurdo, sí, vaya.

Siempre se me olvida la sal,

es muy básico, pero, no la volví a poner

y me reconcome un poco por dentro este error.

Odkhuu, 10 ingredientes.

Tampoco tienes agua ni sal.

Y, por último, Adrián con 10 ingredientes.

Y os preguntaréis, ¿qué tenemos que cocinar en este reto?,

no reproduciréis la sopa que habéis probado,

demasiado fácil ahora, que conocéis los ingredientes.

Jolín. El reto consiste en elaborar

un plato de alta cocina utilizando única y, exclusivamente,

los ingredientes que sí acertasteis.

No, otra vez, no. Ni uno más, ni uno menos.

Jorge, ¿qué vas a hacer sin agua y sal?

Qué coraje me da, tío.

-Algo hará, algo hará.

Algo hará.

Por primera vez, iréis al supermercado

con la lista de la compra,

tenéis 3 minutos para hacer la compra

y 30 más para cocinar.

Nathan, en tu caso tienes 40 minutos,

¿entendido todos? (TODOS) Sí, chef.

Pues, el tiempo para ir al súper empieza en 3, 2, 1, ya.

Oh. -Elena, saca tu receta.

Ah, guindilla le he puesto, claro.

Siete y ocho.

Zanahoria, ¿dónde estás, zanahoria?

Diez, nueve,

ocho, siete...

Aspirantes, Nathan es el primero

que empieza a cocinar con 40 minutos.

El resto os daremos el tiempo cuando la aguja

llegue a los 10 minutos ya transcurridos.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Estás ahí en la prueba de eliminación y llevas

una tensión, además, solo con 30 minutos,

pues, se nota que te soplan en la nuca y te pones

algo más nervioso de lo necesario.

Pues, Nathan, tu tiempo empieza en 3, 2, 1, ya.

¿Eso qué es? -Col.

Vale, concentración.

Dale candela. -Muy bien, sí, señor,

ese es mi Nathan, ese es, hala, así se corta la cebolla,

toda, pero, lo vas a hacer de cine, chico.

Sácalos a lonchas. -Confía en ti mismo.

(RESOPLA)

La sal, esto lo cuelo.

Le viene bien a ellos para tener un tiempo extra

para pensar qué hacer. -Muy bien.

Pollo, cebolla.

Al final, voy a intentar sacar un plato, creo que de pollo

con alguna alga y verdura,

en fin, espero que coordinen bien los alimentos.

Pero, qué brío, Nathan, qué brío.

Calla, Edurne.

Edurne, le estás presionando más.

Me pongo nervioso porque al ser el primero,

tengo que entrar un poco en calor, tengo 16 productos,

intentaré hacer una sopa con todos los ingredientes,

pero, respetando mucho los tiempos de cocción de cada elemento.

Al tener un poco más de conocimiento en la comida

oriental, me exigirán un poco más y eso lo considero más

una desventaja que otra cosa.

Nathan, más rapidez con la zanahoria.

Sí, sí, realmente,

me tiembla demasiado el pulso, de verdad.

Bueno, amigos, Nathan... Ha estado ahí, muy suelto.

16. Tiene 16 ingredientes.

Yo lo sabía porque es su territorio.

Que elija hacer una sopa, creo que es inteligente,

pero, es verdad que me vienen

ideas a la cabeza de hacer una buena ensalada.

También. ¿Sabes lo que haría,

que lo hago en casa?, licuo bien las zanahorias,

las aliño y pongo los vegetales cocidos cada uno a su manera.

Puedes hacer un caldo de zanahorias con no sé qué muy interesante,

se pueden hacer muchas cosas. ¿Eso es tofu, es como un queso?

-Se usa mucho en la comida vegetariana.

Es el suplente del pollo y de la carne.

A lo mejor, la sopa, pensándolo mejor,

es demasiado fácil para una prueba de eliminación

y yo, como siempre, quiero arriesgarme,

haré uno fideos al estilo oriental con raviolis rellenos.

Aspirantes, han pasado los primeros 10 minutos,

es decir, podéis empezar a cocinar, suerte.

Esa es mi sevillana.

Así se pelan las zanahorias.

(CANTA)

¿Qué hace, zumo de zanahoria? -Sí, zumo.

-Ya tienes agua.

Esta es mi solución, cuando no hay agua,

te ingenias lo que sea, así que he licuado la zanahoria

y hacer ahí la pasta.

-No está mal, ¿eh? No está mal.

Haré una lasaña y unos saquitos de los langostinos y el pollo.

Aquí estoy con todos mis machos.

Con todos mis machos ibéricos.

Esto es seis contra una como en mi trabajo,

estoy acostumbrada a la guerra, la lucha entre todos los tíos y yo,

así que, hoy me los comeré con papas.

Jorge, también, lo tendrá complicado porque no cogió sal,

a ver si se ingenia algo que le dé un poco de color a lo suyo.

Uf, cuidado con Jorge. Sí, porque le faltan...

Ingredientes básicos. Básicos.

Aceite, sal, agua, no puedo cocer,

no puedo saltear. Coge el agua de las algas.

Coge agua de las algas, inteligente.

Estoy decepcionado conmigo por haber sido tan absurdo

en olvidarme, otra vez, cosas básicas.

Intentaré hacer un pollo con toda la salinidad posible

que pueda captar de otras cosas como el alga.

Pero, sigue cocinando, Jorge, por Dios.

He echado un poco de setas, pollo, zanahorias,

el huevo, a ver cómo lo incorporo y el cebollino

y al horno y a ver cómo queda.

Ha metido la piel de pollo, normal para tener una mínima grasa.

Me parece bien. Pero, esto es una prueba para

gente inteligente, con recursos

y que sepa resolver muy bien, veremos qué hacen.

Me juego todo y, bueno, no me gustaría nada, nada, irme.

-Empieza a freír. -Confío en remontar

como me pasó otras veces en la vida y salir airoso,

a ver, si hoy, también, lo repito.

¿Qué está haciendo Adrián? Pollo también, ¿no?

Empecé muy nerviosillo, pero, bueno, con los ingredientes

que me tocaron, que acerté haré un caldito de pollo, rápido.

Luego, hervir los tallarines con el caldo este.

Echo de menos el aceite,

suerte que nos dieron la piel del pollo entero

y con la grasita pude hacer así un sofrito.

De Adrián, lo que me gustaría ver es que brille un poquito

porque le veo muy contenido, no se saca partido a sí mismo

y si uno no se lo saca, a su cocina, tampoco.

Pues, si no saca partido en esta prueba...

Por eso digo. Mal lo lleva.

Me da respeto irme, creo que aún no di nada de mí.

Me veo un poco en la sombra,

pero me quiero quedar aquí como sea.

-Venga. -¡Hale, venga!

¡Venga, mi alma!

Jorge lleva mucho rato en la misma sartén,

debe hacer más cosas. -Ha hecho un "mirisrevoltijo".

(RÍE) "Mirisrevoltijo".

Odkhuu tiene tofu, está haciendo tofu.

Con el tofu se pueden hacer unos platazos.

He acertado 10 ingredientes.

Bueno, mi pasado es muy complicado.

Y la parte también muy difícil ha sido pues el... el idioma, ¿no?

Me cuesta un poco pero, bueno, estoy concentrado, estoy tranquilo.

Y... bien. Nervio para nada, para nada.

Yo no me estreso mucho.

El que lo tiene bien es Salva.

No tiene sal, pero sí aceite de sésamo, pollo, verduras.

Para aromatizar. Cosas que dan sabor.

Son buenos recursos, quiero que los aproveche.

Hoy no vale cualquier cosa. Acerté 14 ingredientes.

Haré unos tallarines que van a llevar setas,

guindilla, pollo, algas, zanahoria, cilantro.

Y, después, voy a hacer un "side" al lado

con una ensaladita fresca de soja con tofu y algas.

-¡Elena, Elena! -¡Vamos, reina!

¡Vamos!

Voy a hacer unas delicias de pollo sobre una base de tallarines

con un poquito de verdurita pochada y un poquito de chili,

que le dé un poquito de sabor, y jengibre. Un poquito de todo.

Por los ingredientes, aceite no me hubiese venido mal,

y alguna cosa por ahí. Estoy contento, sin problema.

No hay que quejarse nunca.

Hay que sobrevivir con lo que uno tiene.

La tensión del momento sí se palpa, la verdad, entonces,

vamos a ver lo que pasa y a ver el resultado.

Aspirantes, entramos en los últimos 15 minutos.

Va, que os queda poco tiempo.

Licuadora.

A lo mejor es que se ha inspirado por Elenita.

Es un mérito sin agua hacer todas esas cosas.

¿Qué está haciendo Nathan? ¿Saquitos de qué?

Al carajo.

¡Amigo Nathan! Hola, chef Jordi.

No sabes las ganas que tengo de ver que sabes responder

cuando se te aprieta y de que me hagas un buen plato.

Has acertado muchos ingredientes, vas bien de tiempo.

Estoy emocionado. No sé definir realmente mis emociones,

son muchas a la vez. Y no es poema, ni poesía.

No, no, no, no. Veía esa sonrisa que le caracteriza

a Jordi. Que ahí le subía un poquito, ¿no?

Estoy como ilusionado. Sí, estoy optimista.

Es una gran persona. Gran chef pero, a la vez, gran persona.

¿No me cuentas nada que quieras hacer en el platito?

Creo que al final, aparte de una sopa,

voy a hacer unos raviolis rellenos con la "acelga" china.

La col china. Los blanquearé, rellenaré

y haré una decoración con el huevo poché.

Haré un puré de zanahoria infusionado con lemongrass.

Hay poco tiempo y quieres hacer mucho.

Si lo haces bien, te regalo una escuela online.

Hay una clase que es de mise en place, de preparación,

para tenerlo todo controlado. Para tener el orden.

Para que sepas aprovechar el tiempo.

Tienes poco, quieres hacer mucho y no me metas la pata hoy.

No. Oído, chef, oído. Venga.

Con todas las broncas que me ha metido Jordi,

realmente, es como un padrino.

Voy a seguir siendo duro porque creo que esta amistad

tiene aún mucho, mucho que dar.

Del odio al amor, uf, un pasito de nada.

Mira, está haciendo los jamoncitos de pollo, Adrián.

-Los chupachups. -Los chupachups.

Va a ganar puntos porque va a quedar muy bonito.

Y al que no veo nada es a Odkhuu.

Se está manejando con palillos chinos, mira.

Son como una especie de pinzas.

Amigo Jorge, te veo muy tranquilo.

Es que no me queda otra, Jordi, porque...

¿Sí? Estoy intentando sacar

el máximo sabor posible a las cosas.

No tienes muchas cosas. Pero te vi sacar la grasa a la piel para asar.

Mira qué listo eres que hace un rato estabas con una compañera

diciéndole estas quizás son nuestras últimas horas juntos.

¿A que sí? A ti no te puedo engañar, Jordi.

¿A que sí? No te puedo engañar.

Está comprobado, ¿eh? Dicho esto, ¿qué preparas?

Unos muslos de pollo con un jugo de zanahoria

y algún honguito, que está todo en el horno.

A ver si puedo sacar un sabor de ahí.

Tienes pocas cosas. Yo tengo un amigo que me decía:

"Un pelo en la cabeza...". ¿Sí?

"Puede ser muy poco. Pero un pelo en la sopa...".

(AMBOS) "Es mucho". ¡Es bueno!

No te voy a dar más pistas, me encanta quitarme competencia.

Es buenísimo. Muy bueno. Suerte, ¿eh?

Está salteando la espinaca José Luis, no la está escaldando.

¿Cómo lo llevas, Salva?

Pues aquí estoy ya ultimando un poquito.

Creo que no tienes sal. Pero he salado con esta alga.

He puesto un poco para acentuar la sal.

Intenta darle un toque de gracia con el aliño.

Tienes cosas para hacer algo rico.

Sí, voy a ello. A ver si es verdad.

Vaya...

Ay, que no se te rompan, hija.

Muy bien, cariño, ¡muy bien! Lo llevas fenomenal.

¿El pollo lo deja para el final?

A lo mejor ni lo usa, creo que lo hará de langostinos.

-Está bueno al final. -Venga, va, va, va.

José Luis, veo que te va a venir muy bien

este libro que traigo. "Manual del aprendiz de cocinero".

Una guía diferente, explicada de forma sencilla

con la que aprenderás trucos para hacer la compra y

los secretos del mejor emplatado.

Que falta te hará para que te conviertas en un auténtico chef.

Te lo dejo aquí, y lo ves tras presentar el plato.

Venga, suerte.

Atención, aspirantes, acabamos de entrar

en los últimos cinco minutos.

(TODOS) ¡Oído! -¡Sí!

Ya ha acabado. Odkhuu ya ha acabado.

¿Qué es esto, Odkhuu? ¿Tres canapés?

Para cada uno de vosotros. Bien. Sin agua y sin sal.

Sin agua y sin sal. La col lleva agua.

Claro, bien. Las algas llevan mucha sal

y mucho ha ayudado. No me hace falta ni sal ni agua.

Es inteligente esa reflexión.

¿Y la parte de abajo es? Tofu frito.

¿Y aceite de sésamo sí tenías? Sí, claro.

Lo cual le dará aroma, perfume. Suerte, Odkhuu.

Gracias, chef. -La verdad es que guisa

y tiene gran una limpieza.

-En casa lo deja todo por medio. -Que se ponga las pilas.

Es muy señorita, muy señorita en casa.

Tiene muchas armas escondidas el Odkhuu.

Un rollito, ¿eh? Qué bonito.

Ha hecho como rollitos de col.

¡Hala, Elena! ¡Venga, te falta poco!

¡Esa sangre andaluza, sácala!

Un minuto, compadre.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Es una guarrada, una guarrada.

-Ay, Elena, por Dios. -¡Ya vale, no te va a dar tiempo!

-Venga, Helen, que queda nada. -Ya, ya, ya.

-No, tienes que parar ya. Rápido. -Uf...

-Es que es mucha tensión.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno, ¡tiempo! Manos arriba.

(Aplausos) ¡Bien, bien!

-¡Venga! -¡Venga, chicos!

¡Muy bien, chicos!

Es mi primera vez en la eliminación.

Entré atacado. Sigo nervioso, no me quiero ir.

A ver qué me dicen, quiero agarrarme aquí

con... a un hierro caliente.

Si quieres aprender lo que necesitas saber de cocina,

tenemos una novedad. En la Escuela Online de MasterChef

están disponibles nuevas recetas

con las que convertirte en un masterchef.

Encontrarás trucos para sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Antes de la cata, quiero que José María,

que ha sido el mejor de la prueba por equipos, baje aquí conmigo.

Acuérdate, ¿eh?

Yo contigo al fin del mundo.

José María, tienes el privilegio de hacer algo

que nunca se ha hecho en la historia de "MasterChef".

Y me ha tocado a mí. Tienes el poder

de salvar ahora mismo a uno de tus compañeros de la eliminación.

Qué papelón, tío.

Ahí vamos, ¿no? Nunca pensé que

tendría que salvar hoy a alguien.

Ya sabes lo que significa esto, ¿verdad?

Es la cuchara más famosa y más deseada del mundo.

Recorre los puestos de cocina

y déjala junto al aspirante que quieras salvar.

A ver si tiene huevos y salva a la chica.

Eso sería... ¡Buah!

En tus manos está elegir con el corazón y salvar a un amigo

o elegir con la cabeza y jugar bien esta ventaja.

Al fin y al cabo, esto sigue siendo una competición.

Así que, venga, adelante.

Vamos a ver. ¿Qué tienes aquí, Nathan?

¡Ofú, papelón, tío!

¿Está bueno o no?

Papelón gordo.

Eso está bueno. ¿Cómo está eso, Odkhuu?

Pensé en una estrategia.

Dejar a un rival débil

y no salvar a uno que me pueda dar problemas

a lo largo del programa.

A ti. -¡Ese es mi torero! ¡Mi torero!

(APLAUDEN) -¡Sí, señor!

(Aplausos) ¡Sí, señor!

¡Ese es mi torero!

(Aplausos)

Aunque estuviera orgullosa del plato, que me den la cuchara...

Vamos, la cojo con las manos.

Porque no tengo más, la cogería con 20.

Elenita, paisana, que te emocionas.

Ojú, voy a llorar yo también.

A mí se me ha abierto el cielo, he visto la luz y...

Uf, muchos sentimientos en un momento.

¿Por qué ha sido Elena la elegida? Eh...

Elenita tenía ingredientes, pero no he visto su plato rematado.

Los de los demás vi que estaban más conseguidos.

Y digo: "A la que creo que está hoy más débil,

vamos a echarle un cable".

Me sentí alegre y triste a la vez.

Que te digan que el plato está débil

pues te deja con la espinita.

Compañeros, tenía que tomar una elección y no tengo...

Si tuviera ocho cucharas, hubiera dado a cada uno.

¡Bien hecho! ¡Bien hecho! ¡Bien hecho, Joselito!

(APLAUDEN) -¡Caballero!

(Aplausos)

De todos modos, son siete, no ocho.

Fíjate tú cómo cuento yo.

Te quedaste con todas las chicas para ti.

Eso es lo que voy buscando. La que te faltaba, te la subes.

"Cuantos menos gallos, más gallinas".

(RÍEN)

Luego me critican a mí de que soy muy mujeriego.

Y él se queda con todas las chicas para echarnos y quedarse con todas.

Joselito es un artista.

Elena, antes de subir a la galería con José María,

nos gustaría catar tu plato. Van a decir que está muy bueno.

No sea que nos arrepintamos y te quitemos la cuchara.

Espero que no. -"Santa Rita, lo que se da,

no se quita". ¿Cómo se llama tu plato?

Lasaña fina de langostinos y verduras.

¿Qué te faltaba de principal? Agua y aceite.

¿Cómo has cocido la pasta wanton? He cogido muchas zanahorias,

las he licuado y ahí he hervido la pasta.

Lo he rellenado con los langostinos a la plancha.

He puesto cilantro, le he puesto jengibre, tofu y fumet.

Pues, mira, yo creo que hacemos este tipo de pruebas,

pedimos estos platos con ingredientes

para que utilicéis la cabeza. Y tú lo has hecho bien.

Has salido adelante con un plato creativo.

Es lo que pedíamos. Felicidades. Muchas gracias.

Es para estar contenta, el plato lo vale.

Es un plato que te salva de la eliminación.

Lo peor, que no has aprovechado el pollo.

Es verdad. Ajá. Como mínimo, la grasa del pollo.

En un salteado de verduras esa mínima grasa...

Pues es una puntita de sabor fuerte

que es por un exceso de agarre en la sartén.

Hay pocos ingredientes, pero el plato está bien.

Su cuchara, por favor. Muchas gracias.

No te hacía falta. Elena, enhorabuena, cariño.

(Aplausos) Vente para acá.

Cuando ellos me han valorado el plato bien,

yo ahí es cuando he dicho:

"Uf, ole, me voy para arriba volando".

Pues ahora sí, aspirantes, empieza la cata eliminatoria.

Empezaremos por Nathan. Suerte, cariño.

Qué bonito está ese plato.

He hecho unos fideos con unos raviolis

rellenos de tofu e infusionados con el lemongrass, jengibre.

He hecho también un huevo poché de codorniz.

¿Y ese puré de zanahoria? Aprendiendo de mis lecciones,

he tirado para atrás, no lo veía encajando en este plato.

Acércalo para acá.

Te he visto cocinar la pasta. De sabor no andará mal,

lo que sí le falta, seguro es una salsa.

En este caso, yo lo habría enfocado por aquí.

Vamos a probar.

Me parece que has tenido una idea buena.

Creo que el relleno del ravioli está buenísimo.

Lo has salteado con aceite de sésamo, que es potente.

Y es un plato sencillo, sano.

Es verdad que a la pasta le falta salsa

para que sea un plato perfecto.

Pero la idea es buena y está muy bien ejecutado.

(Aplausos) Bien, bien, sí, señor.

Por fin, creo que he metido un gol por ahí.

Cuando cambias de caballo en mitad de río, esto es jorobado.

Quieres hacer una sopa y haces otra cosa.

¿Qué te salva? Que todas las elaboraciones están buenas.

Lo mejor que has hecho hoy es controlar tu discurso,

darnos un poquito lo que queremos,

actitud de trabajo seria, sin tonturas, sin poesía absurda.

Y hay una evolución. Veremos si tenemos la suerte

de seguir viendo esa evolución en ti.

Gracias, chef.

(Aplausos) ¡Bravo!

¡Bravo, Nathan, bravo!

Donde más fuerza he tenido y me ha dado,

como una luz brillante al final de este túnel

llamado "MasterChef", ha sido la valoración de Jordi.

Ha sido, para mí,

el momento orgásmico de la noche.

Odkhuu, ¿qué has hecho con 10 ingredientes?

Tofu tostado y frito con salteado.

Lleva guindillas, entonces tofu se reduce del picante un poco

y también reduce de sabor de algas del mar...

¿Tú lo has entendido? ¿Te voy contando algo por si acaso?

Perfectamente. Yo entiendo de mongol.

Lo sé. Es un canapé de tofu, ¿no? Hablando en...

Sí. Castellano.

Sí.

Tiene el tofu que sustenta un salteado de unos ingredientes

donde la sal la aporta el alga picadita justa,

unas verduras rehogaditas que dan un sabor integrado,

bien proporcionado, equilibrado.

Y con esos pocos ingredientes y con esa maña que tienes...

¡Buen trabajo! Gracias, chef.

-¡Qué bueno! -¡Oh, qué emoción!

Creo que es el sentido común con los ingredientes que tenías.

No se puede explicar mejor. Lo has clavado

Muy bien, muy rico tu canapé, fenomenal.

Otra vez. ¡Buen trabajo! Muchas gracias.

(Aplausos) Yo estoy haciendo una nueva carta

de comida sana en mi catering y este canapé va directo a ella.

Me ha encantado. Muchas gracias.

(Aplausos) (RÍE)

-¡Odkhuu, fenómeno! -¡Guapos!

-¡Muy bien, Odkhuu! -¡Guapo!

¡Ole! Adrián, vamos a ver qué has hecho.

Adelante.

Bueno, he hecho unos tallarines salteados

con pollo y verduritas. Y he echado encima,

para que no quede plano, el chupachups de pollo.

Desde luego, plano no queda. ¿Te parece bonito?

Quizá no es muy bonito, pero no tenía más que hacer.

Tampoco es necesario en un plato de pasta

con verdura salteada que tenga altura.

Bien presentada la pasta haciendo un nido,

y las verduritas encima para que quede bonito.

Has utilizado el aceite del pollo para rehogar la pasta.

Sí. Es un recurso inteligente,

pero ya te marca el sabor del plato.

¿Qué hago? Esa carne la saco del hueso, la integro con la pasta,

que es una pasta de pollo, y es algo sencillo pero coherente.

Yo creo que es un plato muy flojo. El pollo se queda casi crudo,

la pasta no dice nada, no tiene expresión

de todas esas especias que deberías tener.

Y las verduras, que es bonito cuando lo cuentas,

yo no las veo. Raspas el aprobado

por no darle un poco a la sesera. Vale.

Creo que me afectan más los nervios que a otra persona.

Me pongo tenso y me da mucho respeto irme,

saber que desaproveché una oportunidad.

¿Cómo se llama tu plato? No pensé el nombre,

puedo decir cómo hice. Dinos cómo lo has hecho.

He cocido los noodles y he sacado unas delicias

de los muslitos del pollo, que creo que es lo más jugosito.

Y he salteado un poquito de cebolla, zanahoria.

He echado un poco de jengibre y espinacas.

¿Usaste todos los ingredientes que tenías?

Dejé el tofu porque, si soy sincero, no sé dónde meterlo.

A ti te pega, un hombre puesto al día...

¿Tofu? El tofu.

Tú eres más de manchego. Correcto.

(RÍE) Un chatito de vino,

aunque suba el ácido úrico. (RÍEN)

Hay que morir de algo.

Vamos a probarlo.

Bueno, creo que has salvado los muebles.

Te haría un poquito como a Odkhuu. Te diría...

¡Pero no!

(Murmullo) ¡Dios!

¡Ah! Te la ha dado con queso.

-La cobra masculina. -Se te debe quedar cara de queo.

De decir: "¡Ay...!".

José Luis, lo que nos tienes que dar es lo que no estás dando.

Tú tienes mucha gracia, alegría y mucho twist.

Twist tienes, tienes que darlo. Tu plato está muerto.

Lo tienes todo para dar más.

Te lo tienes que creer, atreverte. Lo queremos ver.

Te falta haber clavado más esa expresividad de chile,

de más de no sé qué, de tal... Le falta rocanrol.

Un poquito más rehogar... Un poco más de alegría.

Probamos muchos platos con los mismos ingredientes

y queremos que cada uno tenga personalidad.

No lo conseguís. Todos ñoños y no queremos eso. Poneos la pila.

Mi fuerza, por decir de algún modo, es que soy una persona abierta.

Tengo que casarlo con el buen cocinado.

Aquí no estás si no cocinas bien.

Han tenido su merecido, así de claro.

No eligieron a ninguna mujer más que a una.

Yo luego te choco los cinco, no te preocupes.

¿Cuántos ingredientes tenías, Salva?

Tenía 14. 14. ¿Qué has hecho con ellos?

He querido hacer dos texturas,

una fresca y otra en caliente.

Una ensalada fresquita con brotes de soja, algas, tofu.

Lleva un poquito de cilantro y regado con lima.

En el otro he hecho los tallarines con pollo,

alga para suplir la sal, guindilla, huevos de codorniz.

Y el único ingrediente que al final no he puesto

ha sido el jengibre.

Salva, yo te quería preguntar una cosa.

¿Estás contento en "MasterChef"? Mucho.

¿Te quieres quedar? Sí.

Es que ya no es la primera vez que nos pasa eso.

Veo a un gran aspirante y unos platos muy malos.

Es un plato bastante triste, Salva.

Las dos ejecuciones no tienen ningún sentido.

Me parece falta de aprovechamiento, de ganas, de gusto, de estilo.

Aquí hay un plato que no tiene absolutamente nada.

Hay una pasta que solo pica,

no has utilizado la grasa del pollo, está seco.

Y hay una ensalada, que quiere ser ensalada,

y yo veo la mise en place de un wok crudo.

Adrián, Salva, como no os pongáis a darnos algo bueno,

como no veamos un poquito de energía,

de ganas de triunfar, de ganas de aprender,

os iréis sin pena ni gloria. Hoy puede ser el día.

Igual no me organicé bien

y me ha pillado el toro, realmente.

Lo que ha dicho Jordi creo que es verdad.

He dado poco de mí, o no me la he jugado.

Estoy en un nivel muy plano.

Las cosas que me dan creo que las puedo hacer mejor.

Jorge, contigo cerramos esta cata eliminatoria.

No, hombre, no. ¿Cómo que no?

¿Me lo pones a mí? Está integrado en la sal...

¿Integrado? Un poquito más de salsa, para que pase mejor.

Disfrútalo.

Pica, ¿eh? Pica, pica.

(Risas)

Lección número uno:

lo que se pone en el plato, se tiene que comer.

La guindilla...

ya me está haciendo algún efecto interno.

Es fuerte, es fuerte. Pero ha sido una regla muy aprendida para mí.

¿Qué has hecho? He hecho un pollo

con jugo de zanahoria reducido y sal crujiente de algas.

Ni más ni menos.

Es verdad que la prueba era compleja con lo poco que tenías.

Pero, aun así, lo único que te salva es la estética.

Muy raspado, pero muy raspado hacia abajo, ¿eh?

Has puesto en el plato lo peor de tu cocinado. Fatal.

¿Le das vueltas al tarro? -Me duele la cabeza

de dar vueltas. -No le des más vueltas.

Si pudiera repetir lo de la cuchara y salvar

a alguno del grupo, salvaría a Jorge, sin duda.

¿Estás satisfecho con tu plato? No lo he podido hacer mejor hoy.

Y no estoy descontento. Sí que podías haberlo hecho mejor.

Tenlo clarísimo.

Creo que ese es tu problema.

Imagino que en muchos momentos de tu vida te lo pondrán facilón.

Tienes que esforzarte poco para lograr metas.

Tienes razón, ¿eh? Se te nota, tenías buenas ideas

pero no les sacaste el jugo ni de broma.

La piel del pollo es una goma.

Es que no tenía... no podía arriesgarme

a que se tostara más, no tenía aceite.

¿Cómo? Tú coges una buena sartén, como estas, que son buenísimas,

pones un muslito de pollo encima y, con la propia grasa, se dora.

Lo deshueso, doro la piel

y tengo un pollo mil veces mejor que esto.

¡Sí que podías haberlo hecho mejor! No digas que no.

Empecé metiéndole caña a Nathan y está respondiendo.

Ahora responde tú o te irás.

Estoy triste, porque el jurado

ha dado en la tecla de algo que me ha pasado toda mi vida.

Me falta sacrificio y "MasterChef" puede

que me haga cambiar eso, porque no puedo ir tan al límite.

-Hijo, estate tranquilo. José María, que no pasa nada.

Que es que esto es así.

Jueces, ha llegado el momento de decidir quién abandona esta noche

las cocinas de "MasterChef". Adelante.

Uf...

No, no, yo creo que...

Flojo, le falta...

Bueno, ¿lo tenemos? Claro.

¡Animo, chicos! -¡Animo, chicos!

-Mucha suerte, ¿eh? -Mucha suerte, mucha suerte.

Aspirantes, dos de vosotros habéis resuelto muy bien el reto

con unas recetas atractivas y con sabor.

Esos dos aspirantes son:

Nathan y Odkhuu.

(Aplausos y ovación) ¡Enhorabuena!

(Aplausos y ovación)

Nathan, a ver si seguimos por ese camino.

Gracias, chef. Es lo que yo quiero ver.

No me lo podía ni creer.

La furia, el dragón, Nathan, ha despertado.

Que se preparen mis compañeros,

me los voy a comer si me dejan. Que no se relajen.

(Aplausos) ¡Por fin! Se ve el mar desde aquí.

(EDURNE) Lo sabía, lo sabía, lo sabía, lo sabía.

De vosotros cuatro, hay un aspirante que

ha destacado un poquito más, no mucho más.

Pero su plato tenía sabor,

aunque se podía haber lucido un montón.

Y ese aspirante es:

José Luis.

(Aplausos)

Es el momento más heavy desde que estoy en "MasterChef".

Lo estoy pasando muy mal

porque los tres nos podemos ir a la calle. Y ahí estoy yo.

Jorge, en la entrega de la cuchara por parte de José María,

se ha acercado a ti y yo te he visto hacer...

¿Te arrepientes? No me arrepiento,

no quería salvarme con la cuchara hoy.

José María, ¿te arrepientes de tu decisión?

No me arrepiento pero, tras la valoración de Elena,

pienso que a lo a mejor alguno de mis compañeros que están abajo,

que creía que habían resuelto de otra forma,

le habría venido mejor. Como se vaya Jorge

me sentiré muy solo en la casa porque es un gran apoyo para mí.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es:

Salva. Oh...

(Aplausos)

Estoy un poco enfadado conmigo, porque podría haber dado mucho más.

Me voy con el... un poco la amargura

de todo lo que tengo dentro, que no lo he podido sacar.

Bueno, pues triste, la verdad.

No te imaginas la pena que me da,

porque contigo tengo la sensación todo el tiempo

de que no has terminado de romper en estas cocinas.

¿Qué te ha pasado, Salva? No sé.

Supongo que en los momentos clave pues me he atascado

Para mí, "MasterChef" era un sueño que estaba cumpliendo

y cada vez le estaba cogiendo más gusto e ilusión.

Aunque debo reconocer que, bueno, me ha podido un poco la presión.

Y supongo que te llevas una buena experiencia, ¿no es así?

Una experiencia grandísima, con mis compañeros ha sido increíble.

Eh, uf... es que no tengo palabras

para decirles lo que les aprecio a todos.

Bueno... Ay, que se me emociona,

mi Salva, con lo grande que es.

También los grandes nos emocionamos.

Tenéis todo el derecho también, por supuesto.

¿Qué te voy a decir? Agradecido con lo que me llevo

y con la vivencia con mis compañeros, es brutal.

O sea, no puedo decir nada más que gracias.

Qué pena, estoy muy triste.

En fin, no quiero que te vayas con las manos vacías.

Nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

te regala esta tarjeta de 1000 euros para compras en alimentación.

Esto, por un lado, es tuyo. Gracias.

Además, tienes acceso libre durante seis meses

a la Escuela Online de MasterChef.

Te llevas el juego oficial de "MasterChef" para jugar en casa

y unos estupendos cuchillos de "MasterChef".

El patrocinador, Bosch, te regala una selección

de los electrodomésticos que has usado en el programa.

Muchas gracias. Y, si pudiese, te daba mi corazón,

porque me da muchísima pena que te vayas.

¡Bien, Salva, bien! ¡Bien, Salva! (APLAUDEN)

¡Ay, mi peluquero favorito!

(Aplausos)

Salva, eres un fiera. -¡Bravo, Salva!

(EDURNE) ¡Grande, Salva! ¡Grande! ¡Grande, Salva, Salva!

Voy a seguir cocinando y sigo con la idea

de combinar la peluquería con eventos gastronómicos.

Lo que he aprendido, desde luego,

lo voy a aplicar a potenciar ese concepto.

Creo que esto te marca para siempre.

-Se ha emocionado. -Con lo grande que es

y las emociones... -Cada vez será más duro.

-Joselito. -Qué papelón.

Es duro verles marchar, pero los aspirantes

tienen que estar preparados para todo.

Los 13 aspirantes que continúan en nuestras cocinas

vuelven a someterse a una prueba de presión y cocinarán

contemplando una de las vistas más impresionantes de nuestro país.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Hasta la semana que viene.

(Aplausos)

Aspirantes, bienvenidos a Granada. ¡Vamos, chicos, vamos!

¡Quiero que corráis! Cuando hablo yo, por favor, callad.

-Es que no llegamos. No llegamos. Tú sabrás.

Los comensales van a llegar. Madre mía, ya podéis correr.

No eches más, no eches más. Calla, aprieta, fuerte. ¡Venga!

¿Qué nos pasa? ¡Venga! ¡Hay que darse brío!

Tienen mucha voluntad, pero les falta un poco de arte.

Aspirantes, la intriga vuelve a vuestras vidas.

El primer MasterChef Celebrity de España: Miguel Ángel Muñoz.

-¡Qué ilusión! -Estoy más apretada

que los tornillos de un submarino. ¡Rápido, no llegas!

Me pilla el toro y empecé pronto. ¿No te planteas pedirle perdón?

Desde hoy saltarán cuchillos en la casa.

-¡Ay! -Chavales, habéis pillado mi carne.

-¿Cómo lo coso y cómo lo colgamos? -No lo he podido hacer.

Tiene pinta de ser una marranada. No merece ser probado.

Tenemos que marcarnos un objetivo, no un batiburrillo.

¿Te ríes? ¿Te hace gracia? Te abro la puerta y te vas.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

MasterChef 5 - Programa 3

25 abr 2017

Los últimos 71 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios