www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3577698
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 3 - 20/04/16 - ver ahora
Transcripción completa

¡Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef"!

La competición ha empezado muy fuerte

y los 14 aspirantes lucharán esta noche

por quedarse una semana más en estas cocinas.

Pero para ello deberán superar los retos

que les tenemos preparados con ilusión y,

sobre todo, mucha pasión.

Aspirantes, como veis, no está el jurado,

pero ya descubriréis por qué a su debido tiempo.

¡Uh! Ahora venid conmigo al restaurante,

sentaos porque os tengo preparada una sorpresita.

¡Buah! Digo: "A ver qué nos tienen preparado".

Aquí nosotros venimos con muchas conjeturas,

pero después se nos va todo al suelo.

Al fin en el restaurante de "MasterChef".

Como veis, lo hemos renovado.

¿Qué tal? ¿Os gusta? Muy chulo, muy chulo.

-Sí. -Muy bonito, mucho

-Mucho, mucho. -Muy chulo.

-Muy guay. -Sí, muy bonito.

Por cierto, ¿echáis de menos al jurado?

(TODOS) Sí. ¿Ah, sí?

No. -Sí.

-A mí me acojona más, vamos. Reichel, ¿mejor o peor sin ellos?

No, no, peor. (RÍE)

No sé lo que va a pasar.

Cuando no están los jueces da miedito porque ya sabes

que hay una sorpresa y aquí son como de:

"¡Oh...! ¡Zasca!". (RÍE)

Restaurante abierto, jurado desaparecido.

Os preguntaréis:

"¿Qué os estamos preparando?".

Claro. -¿Quieres dos tazas?

(RÍE) Ya ves. -Y en cocina.

Como la primera semana fue muy dura,

hemos decidido que os merecéis un premio.

¡Bien! -¡Bravo!

(Aplausos)

Ay, siempre quise hacer esto:

¡Por favor!

¡Tío!

-¡Ostras!

-¡Flipa!

-Ostras, madre mía.

-Esto está claro que es alga.

-Gelatina... -Pablo, calcula, ¿eh?

-Estoy en ello. Veo es un plato muy punky.

Es entre punky y un poquito lo que sería la estética de Miró.

-Es como alga nori pero no es el... entero.

-Zanahoria, remolacha. ¿Y lo negro qué será? ¿Ajo negro?

-Ajo negro. -¡Ah, sí!

-Me parece como que es más esto.

-¿Y esto qué es? -Tortita como de camarón, ¿no?

¿Vosotros siempre hacéis esto cuando vais a un restaurante?

¿Oléis, tocáis, analizándolo...? No.

A ver, chicos, comed.

Disfrutad. Una copita de vino.

-Naranja con encurtido.

-Lo negro es ajo negro, ¿vale?

-No me gusta. -Pablo, di cosas,

que no tengo ni idea. -Eso es malto.

-A mí me daba pena comerlo porque digo:

"¿Tan bonito tenemos que comer?".

Y de sabor estaba riquísimo.

Impresionante. -Soja con vinagre.

Ya lo tengo. Me falta el verde.

-Muy bueno. El crujiente está de muerte.

-Esto tiene agua de camarones.

Coméis con un miedo... Nunca se sabe qué va a pasar,

entonces... -Lo negro es ajo negro.

Y esto es una gelatina de remolacha.

-Es un merengue seco. -Es Maltodextrina de tapioca.

-¿Qué? Yo estaba pensando:

"Como digan que tengo que reproducir esto...".

Aspirantes, ¿habéis disfrutado este momento?

¿Estaba rico? Muchísimo.

-Espectacular. -Muy bueno.

-Esto me recuerda a la leche de cordero, así...

¿Que te ha recordado a qué? (RÍE)

La leche en polvo de los corderos, para darles de comer.

¿Has comida leche de esa? Cuando abrí algún saco,

estando con amigos y... Me lo ha recordado.

¡Toma ya! (RÍE)

Ángel, ¿crees que este plato lo podría haber hecho

Pepe, Jordi o Samantha? Más de Pepe que de Jordi.

No sé, lo veo muy rústico, muy carne.

Jordi es un poquito más...

No sé. Juan.

¿Quién crees que ha hecho este plato?

Yo diría más de Samantha, me suena haber visto vídeos suyos, recetas.

Y le gusta el escabeche. Natalia...

Jordi. Sí, porque lo he visto en el libro de Jordi.

Y sí que el emplatado... También tiene así más fino, más...

Pues no lo ha hecho ninguno de los tres jueces.

¿Queréis saber quién es? (TODOS) ¡Sí!

Que entre el chef.

Hello! -¡Hala!

(Risas) -¡Mira el tío, bien!

-¡Jobar, Carlos!

(Aplausos)

-A Carlos le conocía del año pasado.

Para mí es de los mejores concursantes de "MasterChef".

-Bien majo, compañero, me encantaba.

Bueno, y me sigue encantando.

-¡Buenas! -¡Ese Carlos ahí!

-¡Un besazo, por Dios! -¡Carlos!

¡Pero qué guapo estás! ¿Qué tal, señores?

¡Tú sí que estás guapa! ¡Tela, eh!

-Carlos es guapo un rato. Está muy bien el muchacho.

¿Está soltero? Don Carlos Maldonado.

Bienvenido de nuevo a estas cocinas que son tu casa.

Muchas gracias. Un placer.

A mí me encanta tener de nuevo

al último ganador de "MasterChef" España.

Qué recuerdos, ¿no? Recuerdos, qué buenos recuerdos.

¿Qué consejos les darías para que ellos llegasen

hasta donde has llegado? Que trabajen duro,

es sacrificado pero es muy bonito.

Y, realmente, lo principal es disfrutar del momento

y... y ser feliz.

-Ahora he entendido por qué Carlos ha ganado,

porque es majísimo, una sonrisa que tiene siempre

y me ha encantado. Muy majo.

Pablo, te he oído decir mientras comías

todos los ingredientes que llevaba el plato,

cómo se había hecho, cómo no. A ver, aquí tienes al chef, díselo.

Yo creo que el muslito está hecho en escabeche.

La salsa de en medio es de naranja reducida

a partir de la salsa de escabeche y la negra es parecida con soja

y no sabemos si con algo de cacao y con parte de escabeche.

No tenemos claro qué es la pastita verde,

parece de guisante montados como una mousse.

Nos queda saber la torta de camarones cómo se hace.

El polvillo blanco hecho con maltodextrina.

-¡Ole! -¡Joder!

(RÍEN) -Contratado, tío.

¡Ya está! (RÍEN)

A ver, ¿ha acertado? Eh, sí.

Creo que casi en todo menos en los guisantes,

es gel de rúcula, es un gel de rúcula.

La salsita negra es de teriyaki y ajo negro.

-¡Uf! (RÍE)

José Luis, te veo con cara como de...

Un lío tremendo para formarlo, pero...

(RÍEN) Porque él decía que llevaba

la leche en polvo que se le da a los corderos.

(Risas) El toque de queso, de leche...

-Son maltomigas con tomate y aceitunas.

-¡Jesús! Maltomigas yo creo que José Luis...

El malto le sobra, él conoce las migas.

De tapioca así. -No sé ni lo que es.

(RÍEN) -¿Pero realmente qué os parece?

¿Os ha gustado? (TODOS) Sí.

(Aplausos)

-La vuelta a "MasterChef" ha sido alucinante.

Uno se siente: "Uf, qué bien, ¿eh?".

(Aplausos)

¿Qué tengo aquí?

(RÍE) Qué ilusión.

Pues, como veis, falta un miembro del jurado, Jordi.

Hoy le dimos el día libre porque no podemos con tanta belleza.

Dos guapos en el jurado no puede ser,

así que sustituimos a Jordi por Carlos.

Los dos guapos somos Carlos y yo.

No te des por aludido en cosas que no...

(RÍEN) Veo que habéis disfrutado

del momento de relax que os hemos concedido

y del plato de Carlos.

Pues esto se ha acabado.

Carlos, por favor, preséntanos tu plato.

Solo el nombre. Codorniz en escabeche

de zanahoria y cítricos con crema de ajo negro.

¿Os habéis quedado con el nombre?

Porque la prueba de hoy consiste en cocinar exactamente

lo que acabáis de cenar

en 75 minutos.

Uf... -Oh...

¡Vamos! -¡Tantas medidas!

-En 75 minutos tantas medidas, tantas... ¡Ocho elaboraciones!

Que se dicen pronto, ¿eh?

-Pues me quería morir, directamente, o sea...

Digo, "tierra, trágame", voy a hacer una mamarrachada

que, aunque la quiera hacer bien, será imposible.

Sabemos que el reto de la noche es complicado,

pero la recompensa está a la altura de la dificultad.

El que haga el mejor plato en esta prueba,

ganará un objeto de tanto valor como este.

¡Guau!

Nuestro pin de la inmunidad.

¡Ah!

¿Cuál es su valor? Que el que lo consiga

no podrá ser eliminado en el programa de hoy.

Uf... Se asegura estar una semana más

en estas cocinas.

¡El pin! ¡Ah...!

(RÍE) Pues el pin lo quiero aquí o aquí, donde quieras,

pero que me lo pongan. Es que una semana tranquila,

inmunidad, eso es brutal.

Aspirantes, ¿os ha quedado claro? (TODOS) Sí, chef.

Pues tenéis 75 minutos para hacer el plato de Carlos.

Nuestro supermercado patrocinador os ha dejado

todos los ingredientes que necesitáis en una cesta.

Oh... El tiempo comienza en tres,

dos, uno, ¡ya!

Pasa, Emilia. -¡Vamos, vamos, vamos!

-¡Toma, toma, toma, Emilia! Vente para acá.

-Toma, Emilia. Toma, toma. -Ya me la han cogido.

-¿Ya te la han cogido? -Sí.

Yo no puedo correr mucho.

Estoy operada de una rodilla y la otra la tengo mal.

Ayer estuve a punto de abandonar porque me sentía mal,

pero mis compañeros: "Por favor".

Que me llaman abuela, que no me vaya,

que soy la alegría de la casa.

"MasterChef" está siendo bastante más duro

de lo que yo pensaba.

-Agua.

Agar-agar. -Esto preparado.

Esto lo haremos al final.

-Buah, ¿y agua dónde llevaba?

Comino blanco,

vinagre de jerez.

Samantha, no te quejarás del recambio que te he traído hoy.

Estoy encantada. ¿No echas de menos a Jordi?

No. No imaginas lo que

le preparé en el exterior. ¿Sí?

No te lo puedes perder. ¡Genial!

¿Qué está haciendo? Lo tengo asustado.

¿Ah, sí? Sí.

Estoy muy nerviosa porque la receta es muy difícil.

A ver, yo lo voy a intentar,

voy a poner toda la carne en el asador

y ahí vamos.

-Vamos a ver esta pechuguita.

Nunca he cocinado con... Jamás.

Los huevos de codorniz sí, muy bien,

pero lo que es el ave en sí, no.

-Así, ¿es así? Sí, es así. Así es.

-Lo estoy haciendo al revés. ¡Me cago en la leche!

Carlos, estoy loco por que me cuentes esa receta

que quiero hacer ya. ¿Sí? Muy simple.

Quitamos las pechugas y los muslitos a la codorniz.

La carcasa ha echamos en una olla con aceite y la doramos.

Luego, echamos ajito... La bresa, ¿no?

Cebolla, puerro, lo que quieras. Los ingredientes del escabeche.

Los típicos. ¿Y le echas algo especial tuyo?

¿Tu toque especial? He echado cardamomo.

Ah, cardamomo. Pimienta rosa, cáscara de lima,

de naranja que le da un rollo más cítrico, divertido.

Me gusta. Sí, está bien.

-Nunca he hecho un escabeche de cítricos.

Siempre he hecho el clásico, vamos, el de... el normal.

He visto que el escabeche era de color rojo, ¿por qué?

Porque cuando quedan 10 minutos para que termine

de hacerse el escabeche, añadimos el licuado de zanahoria.

Y ese escabeche lo cuelas y lo ligas con chantana

para que quede espesito y lo pones en el plato.

Listo. ¡Amigo!

¿Esto es poco? ¿Cuántas zanahorias has hecho?

-Cuatro.

¿Y las pechugas? Las pechugas van al vacío.

Al vacío. Seis minutos, 65 grados.

-¿Qué era esto? Eh...

-Se ha inflado en vez de...

Esto yo no sé usarlo, se ha inflado.

¿Y eso verde que llevaba encima qué era?

Ah, un gel. Claro, dímelo todo,

te dejas cosas en la manga. Dime.

Un gel de rúcula. Un gel de rúcula y almendra.

Eso no tiene nada tampoco. Lleva agua, la rúcula escaldada,

lleva un poquito de almendra y ya está.

¿Qué tal, Natalia? ¿Cómo vas?

Bien, un poco estresada porque, claro, nunca he hecho

un plato tan complicado de tantas elaboraciones.

Los cocineros de alta cocina cómo son.

Tela. ¿El escabeche cómo lo ves?

Es que no... -Eh, dale un poquito de fuego,

que reduzca un poquito, que... Eh, no me des tantas ideas.

Vale, oído. Seriedad, ¿eh?

Oído, oído. No, hombre, pero... Hay que ayudarla en lo que quiera.

Luego te doy el número.

(RÍE) -Luego hablamos, luego hablamos.

A mí me gustaría demostrar que no solo tengo la cara bonita,

quiero enseñar a todo el mundo que sé cocinar,

que tengo mucho más que físico.

Aspirantes, habéis consumido los primeros 30 minutos.

Aún tenéis por delante 45.

Oh, 45 minutos. (BALBUCEA)

-A mí lo que me parece más complicado de este plato

es estar en tiempo, controlar los tiempos

de las preparaciones, son ocho diferentes,

elaboraciones, mejor dicho.

Y lo que me da miedo es no poder llegar a tiempo.

Así que eso es lo único que me preocupa.

Cuéntame, dime toda la receta. Claro, hombre.

Parece un cocinero de los antiguos.

Una crema de ajo negro: Ajo negro emulsionado con aceite

y un poquito de vinagre, un poco de sal, pimienta.

Ajá. "Turmizado", bien ligadito,

como si fuese una mayonesa. Ya está.

-Pablo y... -Y Salva.

-Y Salva son los que tienen más posibilidades,

están más acostumbrados a hacer este tipo de plato.

-Están todo el día por la casa que si el sulfato,

el "glucogoanato", el no sé qué...

-Estaba tranquilo en el aspecto de que yo sí que tengo

muchos conocimientos de ese tipo de técnicas

pero, claro, una cosa es saberlo y otra es ponerlo en práctica.

-Hay dos, hay dos. -Hay dos iluminati.

Pablo y... -Y Salva.

-Y Salva. -Lo que pasa es que

Pablo sabe más.

-Lo uso muchísimo para controlar texturas y viscosidades,

el sifón lo controlo, incluso esferificaciones carbonatadas,

mezcla de esferificación con el uso del sifón

y el anhídrido carbónico. -Pablo es Google.

-Sí, Pablo es Google.

Y este lo vamos a dejar en Bing.

-Por otro lado lleva maltomigas. Maltodextrina.

Sí. Lo mezclas con aceite de oliva.

¿Se mezcla? Lo vas mezclando y lo salteamos.

Y, una vez salteado, le añadimos el tomate liofilizado

para que tenga así un color rojito, divertido y sepa mejor.

Mírale, ¿eh? Quién le ha visto y quién le ve.

Estoy preocupado con tu evolución.

Buenas. Buenas, ¿qué pasa, David?

¿Cómo va eso? -Muy mal, tío.

¿Y eso? ¿Por qué?

-Me empecé a liar y estoy como una moto.

¿Y esto qué es? Voy a hacer ahora lo de...

Uf... Eh, la maltodextrina, la harina esta.

Pero creo que no lleva azúcar. -No.

-Las migas no llevan azúcar. Es que...

-Para, para, para.

¡No lo hagas en una sartén, por Dios, tío!

(RÍE) ¡Eso no!

Pero... ¿Eso para qué? ¿Para qué es eso?

-Eh, lo de la maltodextrina. -No, no, no, no.

Aceite, aceite, aceite.

Oh... Vale.

-Uf, cortocircuito se me hizo todo y le dicho:

"Voy haciendo cosas, ir sacando y fuera".

-¿Pero esto de quién es? -No sé, a mí me han quitado el mío.

No, yo las molí más, no son las mías.

Puse las olivas en el microondas para que se secaran

y, cuando las busqué no estaban.

He abierto otro por si me había equivocado

y lo puseen otro. -Me las han quitado,

tengo que buscarme la vida. -¡Quieta!

Dos segundos, ¿eh? Calma, ¿vale?

-La reacción de Pablo no me ha sentado mal,

porque yo soy muy temperamental.

Parece calmadito pero es temperamental.

-Yo soy muy nervioso por dentro, pero sí que tengo la capacidad

de ver en ciertos momentos que hacen los demás muy rápido.

Están mis aceitunas ahí secándose, ahora las cojo.

O sea, no me las quites porque son mis aceitunas.

-No me ha sentado mal, es un calentón,

estamos en un servicio, pero que luego tan amigos.

Me ha fastidiado, pero no me enfado.

Como veis, voy de buena, no me enfado.

¿Qué tal, Rocío? ¿Cómo vas?

Muy bien, Pepe. Te veo enfadada, ¿qué te pasa?

Que me han robado las olivas. ¿Cómo?

Me han quitado las olivas, he puesto otras.

¿Y las maltomigas dónde andan? Están las olivas en el microondas.

-Pero añádelas al final ya, da igual, ¿vale?

Hazte las maltomigas, echas el tomate.

-Vale. Ya está bien.

Va dando recetas todo el rato. ¿Pero hay que hacerlo en la sartén?

¿Eh? Hay que hacerlo fuera de la sartén,

en un bol. ¡Oye, vale ya! ¡Venga, anda!

Rocío, suerte.

¿Cómo vas? -Aquí haciendo la harina esta.

¿Este tipo de cocina qué tal se te da?

Pues tú sabes, regular.

¿Por qué? Porque yo soy más tradicional.

Esto es cocina tradicional pero luego con un toquecito.

Pero no tantos toquecitos. No se harta de darle toquecitos.

(RÍE) -¿Pero esto es así?

-¿Ajo negro? -Ya lo tengo hecho.

-Lo has hecho dentro del fuego, hay que hacerlo fuera.

-Gracias, cariño. Un besito, ¿no?

-¿Eh? ¿Un besito?

Un besito.

¡Ay, ay, ay, ay! ¡Guapa!

-¡Guapo tú! Aprovecha el tiempo que te queda.

Venga, gracias. Cuando lo he visto he dicho:

"Para comérselo". Es para comérselo. Guapísimo.

-Estoy bloqueadísima, estoy bloqueadísima.

¿La remolacha es la que llevaba la chantana, no?

-No, al revés.

-A ver si me acuerdo con la remolacha lo que se hacía.

Voy a echarle esto y a tomar por culo.

Pase lo que pase. Si sale, bien y, si no...

-Yo creo que ya está.

Estoy muy nerviosa, muchísimo.

Yo me veo con mucha dificultad porque yo no...

Todas estas cosas así yo no las he hecho nunca.

A ver si soy capaz de encender esto también.

-¿Qué llevaba la remolacha? -Yo qué sé.

-No no sé lo que era. No me acuerdo qué era lo otro.

-Agar-agar, vamos, compadre.

Vamos. Reichel.

(RÍE) -Ay, qué risita tiene.

¿Esto cómo lo llevas? Bueno, no sé.

Espero que bien. Me lo estoy pasando pipa

y estoy sudando, vamos. (RÍE)

¡Ah! ¿Por qué he puesto aceite? Ya me he puesto nerviosa.

¿Por qué te pones nerviosa? Porque me juego mi futuro.

La dejamos trabajar. Mucha suerte.

-Gracia, chicos. -Va bien, va bien.

-Lo he pasado ahí un poco mal, empezaba a sudar.

Ha habido un momento en que me he quedado en blanco,

pero he conseguido, no sé cómo,

que me viniera todo a la cabeza y ordenarlo.

Llevaría como un crujiente verde, un cono, ¿eso qué es?

El obulato lo ponemos, le echamos un caramelo neutro,

ponemos los camarones y tapamos con caramelo neutro.

Horneamos a 200 grados, sacamos y damos forma.

"Si es un escabeche sencillo". ¡Me cago en la mar!

Sí, lo hace cualquiera. tiene más pasos que...

Que una procesión de Semana Santa.

Aspirantes, tenéis 30 minutos

para terminar vuestras elaboraciones.

Sin prisa pero sin pausa.

¿La oblea dónde está, tío? Obulato, tío.

-Tenéis una sellada aquí, chicos.

-Alguien se ha llevado el mío, mis pechugas, ¿eh?

¡Chicos! ¿Quién ha cogido una pechuga que no era de él?

Chicos, es que no tengo pechuga, me habéis dejado sin pechuga.

Tenéis que tener dos pechugas. Por favor.

-Revisad las pechugas, por Dios.

-¡Por favor os lo pido, que pierdo lo esencial del plato!

-Yo creo que la tiene

alguno de los que tengo delante de mí.

Así que, por favor, devolverme mis pechugas.

Oh, lo de la pechuga ha sido horroroso.

-Tíralo todo, esto no vale.

José Luis. ¿Qué dices, José Luis?

¿Qué tal vas? Mal. Lo de las gambas no soy...

No consigo sacarlo. -¿Seguro que esto no es

lo que has echado al...? A ver si te equivocaste de polvo.

No. A ver, ¿cómo se llama este...?

"Matodredestrina". ¿Cómo?

"Matodrestina".

"Maltodrextina".

Maltodextrina. Cuidado con los polvos,

no te confundas. No, no, no.

¿Vale? Le echado antes agar-agar

y a lo mejor a lo otro le eché azúcar. No sé.

Voy a echarle... -¡José!

Hay que echar bien los polvos, no te digo más.

(RÍEN) -¡Es la leche, tío!

-¿Dónde estará el mío, tío?

Ya la pagarán. -Tú, tú, Raquel.

-¿Qué? -¿Aquí hay uno?

-¿Dónde? -Ahí, detrás de la máquina.

Ahí detrás. ¿Es el tuyo? -Sí.

Raquel, ¿qué pasaba con tus pechugas?

Ya la he encontrado. ¿Dónde estaban?

Detrás del abatidor. ¿Y eso?

Se habrá metido por magia.

Oye, ¿por qué sabes que son las tuyas?

Porque yo he roto esto, casi todos les han echado las hojas enteras.

¿Y a ti no se te ha caído? A mí no.

Yo las he metido ahí dentro, si las echaron para atrás, así...

Ajá... Bueno...

¿Eh? Aquí la colegui cuando se le toca,

hay que aguantarla.

-Bueno, las de Jerez te las gastan bien.

Yo te lo digo porque lo sufro en mi casa,

tengo en casa a una de Jerez.

Las mujeres de Jerez tienen carácter.

-Yo he sido prudente, solo he gritado y me he enfadado,

pero tú hubieras ido uno por uno. -Sí.

Mis pechugas aparecen o aparecen, vamos.

-Está rara, tío.

Carlos, has participado en "Cocineros al volante",

un programa de esta casa,

has sido jurado en premios de gastronomía,

has cocinado con Joan Roca, ¿tú esperabas en algún momento

que te iba a suceder todo esto? ¿Cómo te lo vas a imaginar?

Yo, de verdad, nunca me lo he llegado a imaginar.

Ha sido un cambio total, brutal, de...

No pensaba ni entrar, leche, de verdad.

Yo allí... ¿Tú te crees? Mírame, eh...

Ni nosotros, cuando te vimos,

pensábamos que ganarías, pero la verdad...

Al final... Este macarra de Toledo.

Con estas pintas... Mira quién era.

Sí, mírale, ya es de la familia. "¿De dónde se ha escapado?".

-Carlos es una persona superamable,

cercana, me recuerda un poco a mí por lo nervioso que es también.

Una persona que se ha llevado aquí un año

y ha conseguido hacer esto, ¿por qué no yo?

Ahora que ves a los aspirantes cocinando,

¿te cambiarías por ellos? Aquí se pasa mal.

La tensión y eso... Disfrutas cuando estás fuera.

Cuando se ha acabado. Sí, lo miras con nostalgia.

¿Pero aquí cómo estás? Muy a gustito con vosotros.

De verdad, yo no me muevo.

-Cuidado, Pablo. ¿qué era? ¿Qué era?

¿Qué era? Venga.

-Se me cayó la salsa teriyaki,

me pille un pequeño enfado conmigo,

fueron unos segundos de bastante estrés para mí.

Me faltan horas de vuelo, me falta bregar.

Me falta trabajar más.

-Yo creo que a Pablo le pueden mucho los nervios.

No porque no sepa, es una enciclopedia Larousse.

Todo lo sabe.

¿Qué pasa, Emilia? ¿Cómo vamos?

Voy bien, que me perdone Carlos por destrozarle la receta.

Son muchas cosas que yo no conozco.

Pero, vamos a ver, Emilia, hoy había que seguir una receta

que había traído Carlos, no para hacer lo que quieras.

No, yo no... A ver, no hago lo que yo quiera,

estoy haciendo lo que... Lo que me alcanza a mi cabeza.

Si no es tan complicada, es un escabeche de toda la vida

con tres detalles de Carlos, que es un cocinerazo.

En fin, Emilia... Bueno...

No sé si esto era lo que queríamos.

Lo siento. No, nada. Dale caña ahí.

En estos momentos tengo impotencia y mucha pena.

Rabia por no poder.

Mi mente es muy joven, pero mi cuerpo me está matando.

-A Emilia le duelen las piernas, las rodillas...

-Las manos. -Las manos, le duele todo.

Es un kiosco de chucherías, tiene de todo un poquito.

¿Cómo estamos, Salva? Bien, aquí atareados.

No sé si sabrás la cantidad de bares que tenemos en España.

Hombre... Y buenos, y buenos.

Cómo se nota que los visitas.

Pues tenemos muchos más contenedores verdes que bares.

O sea, es más fácil reciclar que tomarse una caña.

O.K. ¿Tú eres de cañas?

De cañitas. Eso será otro momento.

Ahora a reciclar. ¡Venga, dale, anda!

Muy bien.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 10 minutos.

10 minutos.

-Buah, esto no... No, no, esto no...

Bueno, está claro, Carlos, que tu recetita tiene miga.

Sí, sí. Miga.

Facilita dice. Facilita decía.

He visto algún desastre que otro. He visto a Natalia bastante bien.

Por lo menos organizada y queriendo saber lo que hace

o al menos lo ha entendido.

Bueno, Emilia se ha pasado la receta por el arco del triunfo.

O sea, lo que viene siendo "a mi manera".

Es difícil, estar ahí es diferente.

Lo hacen tranquilamente en casa mejor.

Pero el plato lo has traído tú, no lo pusimos nosotros.

La última oportunidad que tengo de que salga bien.

Bueno, venga...

#Extremadamente reducido.#

Oye, ¿todavía no conoces la aplicación de "MasterChef"?

¡Qué va! Pues ya te vale, ¿eh?

Bájatela, hombre, que e muy fácil de usar,

tiene de todo y, lo más importante, es gratis.

Mira, tiene un montón de cosas:

Puedes seguir las novedades del programa, mejores momentos,

recetas, puedes conocer mejor a los aspirantes.

Esto está bien, ¿eh? Ah, y mira esto qué chulo.

Vamos a saludar a los que están usando la aplicación. Dale.

¡Hola! ¿Qué pasa?

Pero es que esto así no se hace.

¡Ojo con el emplatado! Muy importante,

deberíais empezar ya, tiene muchísimos pasos, ¿eh?

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Esto no me ha ligado bien, tío.

Esto está fatal, tío.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

La he cagado. Tengo la remolacha en el frigo.

Se me ha olvidado cogerla.

Muy muy mal. Peor que mal.

-Me siento mal por no haber sacado la receta.

Bueno, la he sacado, pero no como tenía que hacerlo.

Me encuentro bastante jorobada.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Ahora va a dar comienzo la cata y lo hará nuestro jurado.

(EXCLAMAN) ¡Oh!

Bueno, ¿qué pasa aquí?

Te has venido para arriba. Me vine arriba y te sustituí.

Me tenías preocupado, con lo que te gustan los platos

supermodernos. No me lo quería perder.

Vengo de ver los preparativos de la prueba de exteriores.

Y si eso os parece difícil, lo que os espera.

También te digo. ¿Por qué tengo que hacer yo

la parte chunga y tú pasártelo pipa?

Porque en los trabajos hay uno que trabaja

y otro que manda trabajar.

Me da mucha pena que te perdieras una prueba como esta.

Este año, que son todos nuestros concursantes

unos devotos de la cocina de vanguardia esa

que tú practicas, pues hemos hecho una prueba a vuestra medida.

Salva, ¿qué tal la prueba, a ti que te gusta

la cocina de vanguardia? ¿Estás contento?

Con algunas cosas sí y otras no.

Ahora lo veremos.

Reichel, Daniel y Virginia, por favor.

Muy bien, Reichel. Tú eres la primera.

¿Cómo te has encontrado haciendo esta prueba?

Apurada porque era complicado.

Solo había hecho un escabeche una vez.

Y todo lo demás era como muy raro.

Pero ha sido muy divertido.

Carlos, ¿cómo ves la estética, comparado con el tuyo?

Bueno, estéticamente, parece que está muy bonito.

El obulato a su manera. No sé si alguno

habéis utilizado obulato... ¿Obulato?

Se saca de la fécula de patata.

Lo utilizan los japoneses para envolver la medicina y comérselo.

En fin. Por favor.

Pues, Reichel, hay buen trabajo.

Bastante parecido, entre comillas, no solamente en la estética,

sino en el acabado y en el gusto.

Buen trabajo, Reichel. Muchas gracias.

-Sí. Me parece muy bien. Está conseguido.

-Enhorabuena, compañera. -Gracias.

Daniel, ¿cómo has visto la prueba? Estresante.

Había elementos que no había utilizado nunca.

Pero bueno. -¿Por qué no ha salido la gelatina?

-Le he echado agar-agar también, pero era la primera vez

que lo usaba y le he echado poca.

Mucho ajo. No sabe ni a escabeche.

Eso sí. El escabeche, que es algo muy tradicional, no se ve.

-Lo siento, tío. No hay ninguna gelatina.

No están los puntos de la rúcula.

El obulato brilla por su ausencia.

Aparecen dos minizanahorias. En fin.

Esto es una guarrada. Esto no tiene sentido ninguno.

Sí. ¿Te gusta el pin que llevo aquí?

Sí. Lo verás pero no lo catarás.

Efectivamente.

Hay que aprender de los errores. En fin.

Virginia, ¿cómo te has sentido haciendo este plato?

Un poquito perdida. El escabeche creo

que está bueno, porque lo suelo hacer.

Pero lo demás, más perdida. Pero perdida, vamos.

Puede ser una versión 2.0 de Carlos, ¿no?

O 0.0. Eso te iba a decir.

¿Y la gelatina? -El agar-agar no lo había visto.

Nada más que había visto el chantana.

Y le echado toda la joya.

Menos mal que has dicho

que sabes hacer escabeche. ¿No?

Debe ser en tu casa y sin prisa. Puede ser.

Has puesto la cebolla que casi me engañas.

Digo: "Mira el obulato, qué gracioso". Lascas de cebolla.

El obulato se ha quedado en el horno.

¿No has hecho nada con obulato? No.

Carlos, ¿serías tan amable de enseñarnos

cómo se utiliza el obulato? Sí, claro.

-¿Podemos acercarnos? Sí, por favor.

Te invadimos, Salva.

Sacamos el obulato.

¿Por qué le echas azúcar y no agua?

Porque con el agua se disuelve. Desaparecería.

Lo perderíamos. Y el azúcar lo que hace,

es que nos pueda crujir cuando caramelice.

Después, echamos los camarones.

Y volvemos a taparlo para que queden bien pegados.

Lo dejas un minuto, minuto y poco.

Ahora, lo sacamos y los vamos enroscando en esto como queráis.

Si queréis, lo dejamos plano. -Ah.

-Y cuando echas el caramelo neutro, se queda duro.

-A ver. Qué bien lo haces.

-Y ese es el que haremos nosotros.

-Ya está, ¿no? (APLAUDEN)

Claro. Ver a Carlos da energía.

Porque él empezó muy brutico. Y ahora, ver el platazo

que ha hecho, pues te motiva. Te motiva a decir: "Tú puedes".

En fin. Virginia, tu plato bastante regular.

Te digo lo mismo que a Daniel.

Este pin, de momento, se queda aquí.

Pablo, Raquel y José Luis.

Pablo, tú que eres fan de la cocina moderna,

imagino que te habrás sentido cómodo con esta prueba.

Me costó trabajo. No completé las elaboraciones

e hice el máximo que pude.

Bueno, casi viva la codorniz.

Sí. Está... hecha poco. Así como hemos dicho antes

que los escabeches no sabían a escabeche, esto es vinagre puro.

Para empezar a hacer alta cocina, hay que saber hacer

muy bien la cocina tradicional. Oído, chef.

Raquel, te toca a ti. Las migas no me han salido.

¿Es lo único que no te ha salido? No.

No me han salido muchas cosas. Ah, vale.

Has hecho codornices a la jerezana, directamente.

Te quedas tan tranquila. Sí.

Se me han perdido las pechugas. En busca la pechuga perdida.

Seré famosa en Jerez por las pechugas.

¡Uh!

Fuerte fuerte, ¿no?

Muy buenas no está. ¡Uh!

La aceituna deshidratada se ha impregnado de aceitazo.

Es como una grasa pura. La pechuga está pasada.

No tiene nada del plato. Lo siento, pero no está correcto.

Tus pechugas no son lo que esperábamos.

¿No, verdad? Las mejoraré.

Carlos, repite conmigo. Esto es...

"MasterChef". Una castaña.

Esto es una castaña. -Muy bien.

Hemos conseguido que diga

algo real. Me ha tocado a mí.

Se lo podía haber dicho a este. Espérate.

Los platos de hoy es porquería uno

y porquería dos. -Un mojón y otro mojón.

José Luis, has cambiado el look.

Estaba mirando y digo: "Fíjate, los cocineros modernos".

Me dicen que estaba así más guapo,

así me lo pongo, sin peinar. (RÍEN)

¿A que es bueno José Luis? Es la hostia.

Es un hombre rudo que cocina fino. Pues tú eras lo mismo, cariño.

De todas las elaboraciones que tenías que hacer,

¿cuáles has hecho bien? El bechamel.

O sea, el bechamel... Madre mía de mi vida.

El cacao que tiene José Luis.

Bechamel. (RÍEN)

-No, no. La codorniz. El escabeche.

La codorniz escabechada pienso que no me ha salido mal.

-¿Qué has echado? Yeso, para que no se mueva.

El escabeche está demasiado dulce. Es que no se parece, macho.

-Era muy difícil. ¿Estás seguro que has echado

cada polvo en su sitio? (RÍEN)

Los he cambiado. (RÍEN)

Me he dado cuenta. Te has cargado el plato de Carlos.

Rocío, David y Esmeralda.

¿Sabes qué vamos a hacer? Algo que está muy bien.

No he probado tu plato e intentaré saber

los sabores de tu receta, probando el de ella.

¿Te parece? Perfecto.

-Jordi, tengo la arenita... ¿Cómo me has llamado?

Chef. Perdone, perdone. Tengo la arenita que iba,

pero me he olvidado de ponerla. ¿Te has olvidado?

Ve por la arenita. Vamos a probar la arenita.

Me gustaría que Jordi, al menos, me animase.

Me dijese: "Bueno, no es perfecto, pero te has esforzado".

La verdad es que me he esforzado.

¿Es de olivas? Ajá.

Bueno, entiendo que esto es una maltodextrina

de aceitunas, ¿no? Sí. De aceitunas y tomate.

Sabes lo que es la maltodextrina.

No. Es como una molécula esencia

de azúcar, que absorbe bien el aceite

y se puede hacer como un polvorón. Es casi lo que has hecho.

Pero se te ha tostado

y sabe a rayos y centellas. Sí, chef.

El obulato no existe. Bueno, hay esta especie de fósil

chamuscado, retorcido y feo.

No, no, no. Eres el creador del plato.

Por favor. -Sí, sí, pruébalo.

Hala.

Es que se me está quedando un poquito...

Te vas a tener que esperar.

Rocío, sin paños calientes.

Tú no tienes derecho a hacer esta porquería.

El agar-agar yo nunca lo he probado.

Yo estoy un año y medio, aunque esté

de barrendero en El Bulli y me entero de todo.

Y tú has estado un año y medio al lado de sus cocinas.

¿Y no sabes eso? No lo he cocinado nunca, Jordi.

Tú misma. Discúteme. Y no soy Jordi.

Me he ganado que me llames chef. Disculpe.

Creo que Jordi espera muchísimo de mí.

Cree que pueda dar más. Se lo voy a intentar demostrar.

Y, vamos, voy a llegar hasta la final.

David, cuéntanos qué tal. Mal. Muy mal.

Se me ha olvidado cosas que tenía

hechas en el frigorífico. ¿Y de qué te ríes?

Me río por no llorar.

-Está entero el ajo negro.

No, no, por favor. Jordi, quiéreme un poco.

Pero eres jurado, ¿verdad?

No tanto.

A lo Jordi, no a lo Pepe. Vale.

¡Oh, Dios!

¿Eso qué parece? ¿Y tu plato llevaba?

Rúcula. No...

Se ha puesto creativo. Da la cara.

No, no. ¿Tú nos has visto hacer eso alguna vez?

Para que veas lo duro que es ser jurado.

No has hecho nada. Cero patatero.

Unos muslitos que están solo justos cocidos mal.

Y la pechuguita pasada.

Amigo, otro plato fallido.

Esmeralda, aquí faltan cosas, eh.

Falta todo. Falta todo.

El ajo negro no lo veo. Ni el gel ni la remolacha.

A ver, Esmeralda, estoy seguro que le has puesto

toda la intención del mundo.

Pero no es suficiente con la intención.

Es una ofensa presentar eso con ese plato.

Sí es suficiente con la intención.

Aquí buscamos mucha actitud. Actitud que esté riéndose

y ella discutiéndome, justo es la que no quiero.

El plato no está bien ejecutado.

Pero, oye, si te consuela,

si uno de los tres se merece el pin, eres tú.

Gracias, chef. Delante de cocinas.

Y cuanto más lejos de aquí, mejor.

Ángel, Emilia y Juan.

Bueno, Ángel, ¿cómo te ves?

En esta prueba, fatal. -¿Y el ajo negro?

-He trabajado y no sabía por dónde tirar.

-Eh...

Ni el escabeche. Ni el escabeche.

No tiene nada. No hay nada.

Es una pechuga de una codorniz sin gusto, sin sabor, sin vinagre.

Las gelatinas son unas gomas que podrían botar perfectamente.

No está nada correcto. Es una pequeña chapuza.

Ángel, este no es el camino. O sí.

Es el camino que te sacará por esa puerta rápido.

Sí.

-¿Soy yo la que vais a catar? Vamos a catar tu plato, Emilia.

Claro que sí. ¿Puedo hablar un momentito?

Sí, mujer. Si no queréis catarlo,

no hace falta, porque hasta aquí he llegado,

porque no me encuentro bien, tengo muchos dolores.

-Que no, que no. -Sí.

¿Cómo que hasta aquí has llegado?

Porque pensé que era menos duro. Me está superando.

¿Te está superando? Bueno, tranquila.

Pero, Emilia, con las ganas que tenías de concursar.

Pero no me encuentro bien. ¿Por qué?

Porque tengo muchos dolores

y el exterior creo que no lo voy a aguantar.

Y pido perdón por el plato. -Para nada.

Emilia, ¿te lo has pensado bien?

Sí.

En este momento, me siento fatal. Me siento muy mal.

Me da mucha pena no poder seguir luchando por mi estado físico.

Porque me gustaría quedarme.

-No me lo imaginaba, la verdad.

Ha sido como un jarro de agua fría por encima.

-Nos ha cogido de sorpresa. -Ha sido una bomba.

Emilia, yo sé que tú lo has pasado mal.

Muy mal. Sé que para ti, esto es un regalo.

Y estoy seguro de que tienes que estar muy pachucha

para irte de "MasterChef". Sí.

Lo siento mucho. No pidas perdón.

Haces bien. Porque tú no sabes

lo que les espera en la siguiente prueba.

Lo siento mucho, de verdad.

-Me da mucha pena, pero no está bien anímicamente

y físicamente y es normal.

-De verdad, que no voy a poder aguantar.

Además, hay otra gente que puede dar más que yo

y que pase otra persona.

Los concursantes tienen que venir aquí a luchar,

a dejarse la piel y a disfrutar, por supuesto.

Y si es tu decisión, despídete

de tus compañeros. (APLAUDEN)

-Guapa.

-Te quiero. (EMILIA) Entrar en "MasterChef",

yo creo que ha sido un premio.

Al final, de alguna manera,

alguna vez tienes que ser feliz del todo.

He tenido una vida muy dura. Mi padre bebía.

Y luego, también, nos pegaba bastante. Mucho.

He llorado mucho por lo que me ha pasado en la vida.

A solas. No me ha visto nadie llorar.

Y nunca me ve nadie triste.

(APLAUDEN)

Nos deja un hueco muy grande.

-Le hemos cogido mucho cariño a Emilia. Mucho.

Es que se hace querer por todos.

(APLAUDEN)

¿Le hemos dado un poco de alegría y rock and roll?

(EMILIA) Me he sentido rodeada por mucho cariño.

La despedida ha sido igual que la entrada. Superemocionante.

(APLAUDEN) ¡Guapa, guapa!

-He vivido una experiencia estupenda.

Me llevo mucho cariño de mis compañeros.

Y eso no lo voy a olvidar nunca.

Jamás.

Tenemos que seguir, Carlos. Vamos.

Juan, te toca.

Cuéntanos cómo te has encontrado haciendo tu plato.

Pues como todos. Un poco perdido en temas

de técnicas de agar-agar, gelatina.

Es la primera vez que lo hago.

No hay gelatinas, no hay crema, no hay escabeche

No hay obulato. En fin.

Lo que viene siendo un desastre.

(CARLOS) Sí.

Gracias, Juan.

Ángel y Juan, delante de cocinas.

Terminamos la cata de hoy

con los platos de Natalia y de Salva.

¿Satisfecha del trabajo? Me podría salir mucho mejor.

Pero nunca utilicé esas técnicas.

-El escabeche sabe a escabeche. Está muy bien.

Tiene un sabor rico. La pechuguita está bien.

En su punto.

Lo mejor de tu receta es que la parte tradicional

está bastante bien hecha. Creo que sabes cocinar

esa cocina bonita, estética.

Pero como no saques un poco de mala leche...

¿De mala leche? Sí. De ganas.

Tienes que hacer lo que puedes controlar.

Y tú tienes un monstruito dentro, que bien utilizado,

nos dará buena cocina, de caña.

Y yo quiero ver eso. Muy bien, guapa.

-Con las palabras de Jordi, me he motivado muchísimo.

Tengo que hacer con toda mi pasión, con todo mi carácter.

Y si me tengo que ir para casa, voy.

Pero, por lo menos, con la cabeza alta.

Salva, ¿quién prefieres que te valore el plato?

¿Jordi o yo? En este caso, Jordi,

porque el otro día me dio un poquito.

Vamos a probarlo. Dale, dale.

Bueno, la maltodextrina se te ha chamuscado.

La crema de ajo negro está bien.

No está mal. El puntito de acidez es correcto.

La cocción... bueno, se nos ha ido un poco.

El montaje de Carlos está bien reproducido.

Y tú tienes muchas ganas. De entre los que hemos visto,

pues estás entre los que lo han hecho correcto.

Eso es lo que querías, ¿no?

Un poco de ánimo para subir la moral.

Estoy contento, porque, realmente, han visto que me he esforzado.

Lo único, es que ha faltado un puntito más.

Pero yo creo que el plato lo había salvado muy bien.

Nos queda un plato por catar, ¿no?

¿Ah, sí? Sí.

¿Te importaría ponerte en ese lado? ¡Oh!

Venga. Ya no te acuerdas.

Carlos, por favor, preséntanos tu plato.

Codorniz en escabeche con cremita de ajo negro y teriyaki.

El escabeche es de zanahoria.

Lleva una gelatina de remolacha

y un crujiente de hierbas y camarones.

Migas con tomate y aceitunas.

Cuando te oigan en Talavera contar esto...

Una codorniz en escabeche. Me echan de Talavera.

Oye.

Ven aquí.

¡Bien! Este es tu sitio.

Esto era una pequeña broma.

Imaginaos lo orgullosos que estamos de ver

a alguien que hace poco no era profesional.

Y que después de paso, logra un plato que te dice

mil millones de cosas y que todas tienen coherencia.

Estamos muy orgullosos. Gracias, hombre.

Eva, la cata ha terminado. Pues ya sabéis lo que toca, ¿no?

Está en juego la inmunidad.

Y para saber quién de vosotros la merece,

el jurado tiene que deliberar.

Bueno, el jurado y nuestro chef Maldonado.

Adelante. Bueno, chicos.

Tampoco es tan difícil, ¿no?

Son tres cosas importantes.

A mí me ha gustado más.

El pin de la inmunidad no sé quién se lo va a llevar.

Merecérselo, se lo merecen todos,

porque todos hemos currado. A ver qué dice el jurado.

Con lo bien que me quedaba aquí. Sí. Te quedaba bien.

Pepe, veo que te has quitado el pin.

Sí, Eva. Ya no me pertenece a mí.

Después de todo lo que os hemos contado durante la cata,

de esa caña que os hemos dado,

tenemos que deciros que esta prueba era difícil.

Es una prueba que, seguramente, en otras temporadas

de "MasterChef", hubiese ido en un programa diez, once, doce.

¿Por qué hemos hecho esto?

Porque pensamos que este año hay nivel,

que hay gente que podría estar a la altura.

Cuando os dijimos el primer día que esta temporada

sería la más dura de "MasterChef", nos referíamos a esto.

Aspirantes, esta prueba era una cura de humildad.

Pretendíamos que os dieseis cuenta

de que la cocina se empieza de abajo,

de lo sencillo, a lo complicado.

Y no se tiene que ir a lo complicado, si uno no sabe.

Pero tenemos tres aspirantes que sí han entendido

que distinguir lo que está bien hecho y mal hecho,

sí lo podéis hacer. Esos tres aspirantes que sí

han estado a la altura de las circunstancias son...

Reichel, Salva y Natalia.

Entre vosotros tres, hay un aspirante

que ha destacado por encima de los demás.

El ganador del pin de la inmunidad es...

Reichel. (APLAUDEN)

Reichel, por favor, acércate. Vamos a colocarte este pin

Muy bien. Te queda fantástico.

(APLAUDEN)

Conseguir la inmunidad con un plato tan complicado,

es un subidón. Estoy supercontenta por mi pin.

Esto es como cuando te decían:

"Te vas a ganar un pin". Pues sí. Para mí.

Esta noche te has ganado un gran premio.

Pase lo que pase en el resto de las pruebas,

no podrás ser eliminada. Pero ojo.

Tener la inmunidad, no quiere decir

que te puedas relajar. No, no, no.

Recuerda que este jurado jamás deja de evaluaros y todo cuenta.

Me ha dado rabia por mí mismo

de no haber ejecutado dos o tres cosas un poco mejor.

Si a ella le ha tocado esta vez llevarse la inmunidad

porque lo ha hecho bien, olé por ella.

Enhorabuena, Reichel. Ahora mismo estoy con vosotros.

Pero antes, Carlos, ven para acá. Bueno.

Que has estado muy poco cerca mío. No me han dejado.

Si por mí fuese, ya ves.

Que es un placer tenerte aquí. El placer es mío.

Estamos muy orgullosos de los progresos que has hecho.

Se ha convertido en todo un chef.

Así que un aplauso para Carlos.

Y un abrazo. (APLAUDEN)

No te vayas. Quédate aquí conmigo.

Así me acompañas mientras aviso a los aspirantes

de que se preparen, porque hoy vais a tener que dar

lo mejor de vosotros mismos.

Y lo vais a hacer en un bosque de cuento.

Os vais a sentir como hobbits.

Os he traído aquí, a menos de 100 kilómetros de Madrid,

a este espacio maravilloso natural, que es el Hayedo de Montejo,

en la Sierra del Rincón.

Más de 250 hectáreas de espacio natural protegido.

Y el único hayedo de la comunidad de Madrid.

No me extraña que en 2005 la UNESCO lo declarara

Reserva de la Biosfera.

Esto es un tesoro que protegen los guardabosques

y los miembros de la UME, Unidad Militar de Emergencia.

A los que vamos a dedicar el programa de hoy por su valentía.

Acaba de llegar el pase de orden civil.

Acabamos de recibir un mensaje, en el cual,

nos informan que se ha producido en terremoto

a las 10:17 horas en las proximidades

de Torrejón de Ardoz. Una zona con instalaciones radiológicas.

En la zona del seísmo se encuentra Jordi Cruz.

Pues, señores, vamos a empezar

la operación de búsqueda y rescate de Jordi Cruz.

(NARRADORA) Hoy, en "MasterChef",

asistimos a un terremoto estremecedor.

Afortunadamente, pertenece a uno de los muchos simulacros

que la Unidad Militar de Emergencias

realiza habitualmente

(Suenan sirenas) en su preparación diaria.

-Mira, Pepe, ya están llegando a la zona de emergencia.

(NARRADORA) Excepcionalmente, nos han dejado colarnos

en una de sus espectaculares maniobras.

Desde aquí, les damos las gracias por permitir que Jordi

interprete a uno de los damnificados.

(Suena el móvil) Es Jordi. Perdón, teniente coronel.

¿Sí? ¿Pepe? ¿Pepe, eres tú?

Jordi, ¿cómo estás? Debajo de un montón de escombros.

Y estoy sin batería. No quiero parecer nervioso.

¡Me podrías sacar de aquí! Eso te pasa a ti

por hacerte el chulito. "Yo quiero participar".

Esto es un simulacro, pero las estoy pasando canutas, pavo.

Ya, ya. Que eres un quejica. Vale. Soy un quejica y un llorón.

Ya me gustaría verte aquí. Flojo.

Qué flojo. Está asustado.

Procedemos a la búsqueda de posibles víctimas.

-¡Equipo de rescate! ¡Si me escucha,

grite o golpee!

¡Aquí! (GOLPEA)

¡Equipo de rescate! ¡Si me escucha, grite o golpee!

(DA GOLPES) ¡Aquí, aquí, aquí!

¡Aquí! (EL PERRO LADRA)

¡Aquí, aquí!

Gracias a Dios que te veo. Localizado.

Apretado. ¿Tiene algo roto?

No.

Os daría un abrazo, pero lo tengo complicado.

Estamos sacando a Jordi de los escombros del terremoto

y veo a Samantha en mitad del campo.

Está en el Hayedo del Montejo ahora mismo.

¡Este lugar es lo más!

¡Es como estar en el paraíso! (GRITA)

(LADRA)

¿La pueden traer para acá?

Estos pijos de la ciudad, en cuanto se ponen en el campo,

quieren hacerse una casa ahí. No lo entiendo.

(SILBA)

¡Eh! ¡Vamos!

A ver. Esto es fuerte, más que el vinagre.

¡Tres, dos, uno! ¡Abajo!

Si ve que no reacciona, no se preocupe.

Siempre anduvo un poco lelo. Le cuesta un poco.

(Suena el teléfono)

¿Sí? Jordi, ¿cómo estás?

¡Ja! Más vivo que nunca. Perdone.

El grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas

y Medioambientales... Pepe, te tengo que dejar.

Mejor desnudo, que ganas más. Si me acompaña...

Vale. ¿Una duchita? Sí. Una ducha.

¿Ah, sí?

Pues diré que para mí ha sido algo único, una experiencia

inolvidable, emocionante,

mi máximo respeto y admiración para todos ustedes.

Muchas gracias.

(APLAUDEN)

Cómo estoy, oh.

Hey, hey.

¿Pero, esto qué es, por favor?

¿Se puede saber dónde habéis estado todos?

Se trata de una misión de alto secreto, si te lo cuento,

creo que ponemos a todos en peligro, de verdad.

Qué dices. (SONRÍEN) Je, je, je.

El único que se ha sacrificado

por el bien de la humanidad, soy yo, sin más.

Yo creo que estáis exagerando un poquito.

Ellos habrán estado en una misión secreta, pero yo he estado

en un lugar idílico de los que no deben desaparecer.

La loca de 'La llevo'.

Tenéis más cuento... ¿Aquí a qué hemos venido?

A hacer la prueba de exteriores

¿y quiénes son los verdaderos protagonistas?

Los aspirantes. Bienvenidos al primer batallón de la U.M.E.

Hoy seréis los encargados de cocinar para esta unidad

que se juega la vida por nosotros.

Como siempre competiréis divididos en dos equipos.

Reichel, elaboraste el mejor plato en la prueba anterior,

así que, además, de ser capitana,

tienes el pin de inmunidad y estás salvada de la eliminación.

Ahora, tienes que elegir el color de tu equipo.

Como el rojo fue la primera vez bien, rojo.

Aupa, ahí. Cuentas con un miembro

más en tu equipo y, además, lo eliges del tirón.

Piensa. Tranquila, ¿eh?, no te preocupes.

Pues, Pablo, primero...

David, Ángel,

Natalia, Salva,...

Te queda uno.

Juan.

Yo quería 100% ser miembro del equipo porque ese grupo

que se ha formado, creo que es el que más feeling tiene.

Perdonadme el resto, por favor, tengo muchas ganas de llorar.

¿Por qué? Qué tonta eres.

De la prueba anterior he tenido que descartar un miembro

porque éramos uno menos para elegir y ha sido Esmeralda.

No quería dejar a Juan fuera.

Reichel, como ganó la otra vez, se cree ese equipo va a muerte

y ese equipo es el equipo

de los fuertes, pero, vamos, se está equivocando.

Madre mía de mi vida y mi corazón.

Equipo azul, tenéis 1 minuto para poneros de acuerdo

y decirme el nombre del aspirante

que queréis que sea vuestro capitán.

Yo opto por Rocío, sabe un montón, controla y lleva equipo.

Virginia, ¿tú llevas equipos, también?

(TODOS) Virginia.

Virginia, chef.

¿Tú eras de las dos la que mandaba? Sí, yo lo soy la mandona.

Vale, ya sé por qué te han elegido.

Quiero trabajo, ¿eh?, trabajo.

Caña, ¿eh?

Virginia tiene mucho carácter, yo, también, lo sabéis.

A ver, mandar no es que me guste mandar, es que nací para mandar.

Virginia y el resto del equipo azul podéis coger los delantales.

Madre mía, qué responsabilidad de delantal, por Dios.

Como veis, sobra un delantal. Que entra un nuevo miembro

en el equipo, mira, también,

un cocinero con estrella Michelin, también, nos vendría bien.

Ya veremos quién se lo pone. No hará falta.

(TODOS) Sí, sí, nos va a hacer falta.

Lo que tú digas, mi capitán.

Hoy es un día de celebración,

es el décimo aniversario

de la U.M.E., y, por lo tanto, tenéis que servir un coctel.

Reichel, al decidir el color de tu equipo, has decidido,

sin saberlo, lo que vais a elaborar hoy.

Uh...

Vasitos de crudités de verduras, cucuruchos de cazón en adobo,...

Un cucurucho, mira qué guapo.

Chupa chups de pato al horno

con mojo, y mousse de chocolate blanco y mango.

Virginia, tu equipo cocinará un menú que consta de...

A ver,... Vasito de gazpacho de remolacha,...

Qué bueno. Crujiente de pez limón

con holandesa gratinada,

brochetitas de presa ibérica, y cup cakes de arándanos.

Aspirantes, hoy tenéis una enorme responsabilidad, ya que tendréis

que cocinar para 200 comensales de la U.M.E.

¿200?

200. Chiquillo, ¿200 personas?

Es un coctel. 200 tíos, además, fuertes.

Son grandes, ¿no? Son fuertes.

Entre ellos habrá militares

provenientes del Ejército de Tierra, la Armada,

Ejército del Aire, y cuerpos comunes.

Así que espero de vosotros la máxima organización.

(TODOS) Sí, chef.

Nunca habéis cocinado para tantos comensales,

así que, medid bien las cantidades

y os recuerdo que nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Capitanes, tenéis la oportunidad de llevar a vuestro equipo

al éxito o al fracaso, todo depende de vosotros.

Uf,... Son platos que merecen un respeto, además, en pequeñas

cantidades y para tantas personas, es todo un desafío.

Esta prueba la tenemos que ganar sí o sí, es que no hay el no,

el no, no existe para nosotros, es sí o sí.

A cocinas en 3, 2, 1, adelante.

Venga, vamos, chicos. Vamos.

¿Empezamos a repartir tareas? Raquel, gazpacho con Esmeralda.

Oído. Aquí estamos Natalia

y yo con el pato.

Voy con ellos dos, verdura y cazón.

Tú, te pones con las magdalenas, tú, con la carne,

a cortar carne a cuadraditos, y tú, límpiame todo el pescado.

Perfecto. Vale, pues ya lo tenemos... ¡Rojo!

Este pin me da mucha responsabilidad porque si vamos

a eliminación, yo estaré salvada, y no estaré ahí con ellos

y podré ver a mi equipo pasándolo mal y no quiero.

Aspirantes, atentos todos.

Antes de que comencéis a cocinar

queremos hablar con los capitanes. ¡Y es urgente!

Capitanas, quiero que decidáis

ahora mismo, qué dos aspirantes de vuestro equipo

se van a encargar del postre, rapidez, no quiero veros dudar.

De mi equipo, Rocío y Esme.

Reichel, ¿de tu equipo? Salva y David.

Volved a vuestras cocinas, por favor.

Vale, Pablo. ¿Cómo quieres sacar el chupa chups?

¿Por qué estás aquí? Por apoyo.

Me han dicho que escoja a dos personas para el postre.

Va a ir Rocío y vas a ir tú, Esme, a ayudarla.

¿Yo, ayudarla?

Sí, porque mi hermana con eso puede.

Vale.

¿Dónde está Rocío? Rocío, voy a ayudarte, ¿qué hay que hacer?

¿Quién ha dicho eso? No lo sé, lo comentaron aquí.

Esmeralda y yo somos como el aceite y el agua,

tengo un carácter más fuerte

y ella es feliz, el cariño, todo amor.

Pero, no está reñido

con una buena compenetración y buen trabajo.

¡Equipo azul! ¡Equipo rojo! A partir de ahora ya no podéis

hablar con los encargados de los postres.

Ni trabajaréis juntos en ningún momento del cocinado.

¿Lo habéis entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Estas serán vuestras cocinas,

estas son las cocinas de los postres.

Ambos equipos contáis

con 170 minutos en total para hacer 200 raciones de cada plato.

¡Sí, chef! Los primeros 100 platos

de cada equipo saldrán en el minuto 110.

15 minutos después, los otros 100, el otro plato

más los primeros 100 del segundo plato.

En el minuto 140,

los otros 100 del segundo plato, más los 100 del tercero.

Y 15 minutos después, los segundos 100 del tercer plato.

Por último, en el minuto 170 saldrán todos los postres a la vez.

Estoy convencido de que no os habéis enterado de nada,

pero, tranquilos, aquí estamos nosotros para recordároslo.

¿De acuerdo? (TODOS) ¡Sí, chef!

Los trabajadores de la Unidad Militar de Emergencias

están montando, en estos momentos, el campamento

en el que se servirá la comida a los comensales.

El techo ese no me gusta cómo está quedando, dadle una vuelta.

Hola, buenas tardes, venía a hablar con el capitán Montejano.

Veo un montón de gente aquí montando una especie de campamento.

Montamos un campamento. ¿Y para qué sirve un campamento?

Cuando la población sufre un daño, nosotros tenemos capacidad

de poder alojarles en estas

instalaciones e intentamos hacer a la población la vida más fácil.

Yo dejaría sólo un hueso, fino. Sí.

Empiezo espárragos. Vale, sí.

Crudité,... Ven aquí, esas pieles que no aparezcan.

Le damos volumen, para darle

volumen, que tengan varias alturas las ramitas.

Reichel, como capitana, me parece que hará una buena labor.

Coincidimos en los castings,

alguna vez, y nuestra amistad ha ido a más.

Qué paz no ser el capitán, eso de cantar todas las cosas...

Las moscas, tío...

¿Te ocupas de la vainilla? Sí, ¿cuántas ramas quieres?

Echamos dos litros, echas unas 6 ramas.

Vale, voy a seguir tus pasos, lo que tú digas.

No, y tú, también, que sabes hacer postres.

Soy buena compañera, yo, también, sé acatar y ayudar y motivar.

A Esme le hacía falta: "Venga, va, dame caña".

Vamos a hacerlo en condiciones, hay tiempo.

Despacito y buena letra. Que no tengamos que repetir nada.

¿Cómo vamos, José Luis? A tope.

Hay que echarle buenas brochetas que estos son de comer.

Sí, un poco más grandes. ¿Más, todavía?

Mira, este tamaño es el que quiero. Ok.

Debemos repartirnos los equipos, ¿cómo lo hacemos?

No está Samantha, le tocará postres y estará haciendo

de Marujita Díaz cantando la de banderita, ¿te la sabes?

(CANTA) #Banderita, tú, eres...# Bah, vamos a lo que hay que ir.

Elijo yo, ¿no? Sí, porque siempre te gano.

Tengo una moneda, sale cruz...

Nunca te vi una moneda. Es de dos euros.

Me la tienes que regalar. Luego.

Cruz... Tú.

Yo, elijo. Vale, pero póntela arriba...

Que se vea aquí, venga, quita.

¿Cruz? Elige lo que quieras.

Me quedo con el rojo.

Te quedas con el rojo, no tengo problema.

Me quedo con el azul. Mucha suerte, disfruta...

(SONRÍE) Je, je, je, venga, dale.

El pequeño, libre con bastante carne, estos tendones

hay que quitarlos, cuando lo tengas

vamos poco a poco bajando la carne y formando el chupa chups.

Venga, Natalia, que podemos hacerlo nosotras.

¿Cómo vamos, equipo azul? (TODOS) Muy bien.

Vamos (TODOS) ¡Vamos!

Ese gazpachito bueno ahí.

Que sepa a Jerez, que sepa a gazpacho de playa.

¿Qué pasa aquí? Bien, limpiando el pescado.

¿Habéis trabajado el pez limón? Yo, lo conozco.

Yo, lo he hecho frito y al horno.

Parece que sabéis hacer de todo, a ver si es así

y al final se nota en el resultado.

¿Qué pasa, José Luis, cómo vamos? Aquí estamos.

Aquí estás adobando el mondongo.

Adobando la carne, sí. Cómo sabes.

Muévela, muévela.

Ojo, que son 200 vasitos, ¿eh?

Haced de sobra, a ver si nos vamos a quedar cortos.

Oye, ¿te quieres poner...? ¿Qué estás haciendo?

El adobo, vinagre,... Tienes comino, pimentón,

vamos a hacer una tempurilla, ¿vale?

Un repaso, después.

Dale duro, Juanito.

Tenemos tres, nos queda... Nos queda la vida.

Cuando lo tengas, pega un poco

y así que se vaya cogiendo la forma, ¿vale?

Por aquí, las chicas están con los muslitos.

Meteros caña, esta semana

me toca ganar un poquito. Oído, chef, oído.

La semana pasada palmé como un borrego, esta semana

hay que ganar, ya podéis sudar tinta de calamar.

Deja ahí un poquito...

General Alcañiz, quiero que sepa que, para nosotros, es un placer

organizar un coctel en honor a esta unidad.

Sirva esto como muestra de agradecimiento a las más

de 300 intervenciones que

han efectuado a lo largo de estos 10 años.

Gracias a ustedes, también, es un honor recibir

al programa, es una cosa muy bonita colaborar con ustedes

y estamos para serviros, y estamos encantados...

No, no, hoy estamos para serviros nosotros a vosotros, así que espero

que disfruten mucho del coctel.

Ay, por Dios, ¿esto qué es?

¿Esto qué es, chiquillo? ¿Esto qué es?

¿Este qué viene, a comer? Viene a quitar las minas.

Capitana, me da que ha venido con algún sobre y viene con algo.

Ah, que trae un mensaje, mira.

A ver si es tu marido. Suelta, amigo, suelta, cariño.

(LEE) Equipo, tenéis un nuevo compañero de cocina y no soy yo.

¿No eres tú, hijo? Creí que iba a ayudar,

tiene dos deditos, nada más.

Este iba a ayudar poco.

¿Y quién es, quién es mi compañero?

Dania, bienvenida a MasterChef.

Muchas gracias, Eva. Estás a punto de cumplir

un sueño, un sueño frustrado en la última etapa de casting,

¿cómo te sientes ahora?

Pues una afortunada, entra en una segunda oportunidad,

para mí es un privilegio.

Dania, hay cosas de tu entrada en el concurso que me preocupan,

porque en la última etapa de casting te enfadaste mucho

y pensaste que todo estaba vendido ya,

que estaba todo como pactado de antemano, ¿no?.

¿Qué sientes, ahora, entrando

en un concurso en el que, en principio, no crees?

Bueno, fue una sensación que a mí me dio en la última

etapa de casting y, la verdad, agradezco a la organización,

obviamente, que haya confiado en mí,

a pesar de que fui muy sincera respecto a lo que pensaba

en ese momento, para mí es un honor estar aquí.

Tengo algo para ti, este es tu delantal que te da paso

a las cocinas de MasterChef.

Espero que disfrutes y aprendas mucho.

Muchas gracias, Eva.

¿A qué venimos? A cocinar.

Vas a echar un brazo que vamos. ¿Parece que tienes calor, no?

No cojo una varilla más en la vida.

Juanito, ¿no te aclaras?

¿Qué pasa, Juan?

Lo cortas así, vas cortando así y, luego, haces rodajitas.

Compañera, compañero...

Vamos, vamos, que nos vamos.

Necesitamos una mano.

Dos, no me vayas a traer un manco.

Atención, aspirantes,

os traigo a vuestra nueva compañera en cocinas.

¿Dónde está? Dad la bienvenida

a la nueva aspirante a MasterChef.

(APLAUDEN Y GRITAN)

¡Ole!

Cómo me gusta mi equipo. Otra andaluza.

Andalucía al completo. Ya te digo.

Cuando he llegado y he visto el equipo azul, que es mi color

favorito, y a la gente del sur, he alucinado.

Está ahí Dania, está la Dania.

Da igual, nosotros a lo nuestro.

Estás aquí. ¡Qué me gusta mi equipo!

No me gustó que entrase alguien nuevo,

porque es una semana más para eliminación, es más complicado.

Hay que hacer, gazpacho de remolacha,

una brocheta de presa ibérica,

hay un pescado para hacer en tempura.

¿Para cuántas personas?

Para 200, ¿sabes hacer salsa holandesa?

Sí, pero,... Sí.

¿Sabes? Lo voy a intentar.

Prepara el pescado

y, después, hacemos la salsa, ¿vale? Venga.

Las personas con las que mejor me voy a llevar son las gemelas

porque tenemos caracteres muy parecidos y haremos

un tándem del sur bastante buenos.

Dania, que hoy tenemos que ganar.

Vamos a intentarlo. El otro día la cagamos.

No vale con intentarlo, hay que ganar.

¿Estás contenta, gorda? Estoy supercontenta,

pero más flipada me quedé al saber quién se ha ido.

La verdad, tengo que agradecerle a Emilia, sobre todo,

no que se haya ido, porque me da pena, porque una persona

abandone, siempre te queda un regusto amargo.

Pero, bueno, es mi oportunidad

y tenía que agarrarme a ella y aquí estoy.

¿Cuántos huevos necesitas más? No lo sé, hacemos la primera tanda,

cariño, ¿vale?. ¿Vas a hacer?

No, un momento, trae los arándanos.

¿Cuánta cantidad de arándanos? No lo sé, cariño.

Reichel. ¿Qué?

Prueba.

¿Bien, eh? Perfecto.

Después de tanto trabajo,

la gente se come en medio segundo esto.

¿Aquí, qué escaldamos, amigo? Ahora mismo, nada.

¿Y qué hemos escaldado? Zanahorias y espárragos.

¿Y la zanahoria, por qué? Está cruda.

Está escaldada, esto está crudo, la crudité cruje, ¿vale?.

¿Y el adobo, dónde está? Aquí.

¿Ah, sí, esto es el adobo, Juanito? No, espérate.

¿Esto qué es? La mezcla de comino, pimentón,

sal y aquí está el vinagre con ajito

para que vaya cogiendo aroma. Una cosa, ¿tú quieres meter

pescado para 200 en este culín de agua y vinagre?

Ahora cojo más. ¿Estamos locos o qué?

Ahora cojo más.

Pillo la parte más roja.

Ahora, al poner esta, me pongo contigo

y ya vemos cómo vamos.

Uno ensarta y otro va plancheando. ¿Le ponemos tres, no?

Tres trocitos.

¿Cómo vamos por aquí, señores?

Terminando con el pescado, Pepe. Con la marinada.

Bienvenida a estas cocinas. Gracias, chef.

Queda esto y creo que haré uno para que no falte.

Bastante bien, vas bastante limpio, sí señor.

Porque no queremos que tengan ni una espina, Pepe.

¿Nada de espinas?

Todas quitadas, el ejército se merece todo.

Cómo sois los noruegos para lo del pescado.

Mira cómo lo domino.

Felicidades, muy bien cortado. Gracias, Pepe.

Hoy, Esmeralda, me di cuenta que necesitaba un subidón

y he dicho, venga, que Esmeralda lleve el postre,

aunque yo haga las masas y tal, pero que lo lleve ella.

¿Virginia, puedes venir? Ahora mismo, cariño, dime.

¿Suficiente para 200?

No, haz otro más, vamos a curarnos en salud, Raquel.

Te necesito, Esme, porque me vuelan los capuchones.

Te ayudo. Voy para allá.

Vale, yo te pongo las bandejitas, ¿vale?

Vale. Primero, tiene que estar

metidito para hacer bien de base y suba, si no, queda fea.

Aunque tardes más, pero que quede bonita.

Vale. ¿Cómo van esos postres?

Aquí vamos. ¿Sí, pero estáis rellenando ya?

Sí, las magdalenas. ¿Y los arándanos?

No, los arándanos van fuera, van con el postre.

No.

Te da tiempo, fuera todo. El arándano, al meterlo con

la magdalena en el horno, explota y le da una cosa

como jugosa a la magdalena.

Muy bien. Está buenísima.

Que todas tengan, al menos, un par de arándanos.

Perfecto, gracias, Samantha.

Dos, tres, cuatro,...

Oh, ¿lleváis solo esos muslitos hechos?

Sí. Muy bonitos, ¿cuántos lleváis?

No hemos contado aún. ¿20 o 30, qué hay que hacer, 300?

Vais fatal, ¿eh? Sí, pero, no podemos correr más.

Hacemos lo que podemos. A ver, estas tijeras, usadla.

Aquí, hay que recortar, ¿ves el hueso pequeño este?

Sí. Hay que sacarlo,

con tijeras, mucho más rápido.

Cortáis. Sí.

Bajo...

Tac, tac.

Y esto lo pongo entero, esto es un jamoncito.

¿Quién es la capitana? Yo.

¿Tú eres la capitana? Sí.

¿Seguro? No lo pareces. Sí.

Has repartido a tu rollo porque yo no digo

que sea trabajo de chicos, ni mucho menos,

pero si hay tijera y hueso gordo,

mete a un tío con un brazo recio.

Me da a mí que como tienes la inmunidad, vas muy tranquila.

No, Jordi, para nada.

¿Ángel, estás libre? He hecho 100, que son de la primera

tanda, puedo frenar un poco si hay que hacer algo más.

Hay que coger las demás verduras. Interesa que te pongas con alitas.

A ver, ¿verduras o alitas?

¿Qué tienes? Tengo, mira, tenemos las 100

zanahorias y los 100 espárragos ya.

Vale, sigue con las verduras

hasta que las termines. Vale.

Coronel Maldonado, os habéis convertido,

internacionalmente, hablamos de una de las unidades

de emergencias más importantes.

Exactamente, me gustaría destacar pues una intervención

muy importante que hicimos en el terremoto de Lorca.

Fueron 7 meses de campamento, ¿no? Aproximadamente, fue ese tiempo,

hubo hasta un pico que estuvimos hasta 3000 damnificados.

Ay, es verdad, los arándanos, los voy poniendo.

Dos. Uno, uno.

¿Uno? Ha dicho dos. Sí.

Uno, pon uno. Que le gustan.

Escúchame, vamos del carajo, el pescado está ya.

Virginia, mira la textura esta cómo ha quedado.

Ahora mismo, cariño, dime.

Esta, esta es la que yo quiero, esta texturita, finito,

suavecito, como una cremita...

Oye, ¿cuál es la primera tapa que salía?

El gazpacho. ¿Y lo tenemos ya?

Sí. ¿Y el segundo, tenemos todos

de pez limón que irán en el cucurucho?

El pez limón lo tenemos, Pepe.

Parece que estáis bien organizados. Hay una buena capitana, Pepe.

Esto no parece lo de Montserrat,

esto parece estar un poquito mejor organizado, chicos.

No queméis esto, ¿eh?, con mucho menos fuego, capitana.

Dania, haz tú la salsa holandesa. Venga, vamos a intentarlo.

Equipo rojo, ¿cómo vais?

Bien, aquí con el puré de mango. ¿No crees que debería ser más liso?

Sí, para eso lo pasamos por el chino y, después, con varilla.

¿Qué haréis después? La mousse.

Lo importante es sincronizar tareas, en el catering

no puede haber algo parado, ese fuego no puede estar parado.

Vale, oído. Oído, no, hacedlo.

Esto es todo de mantequilla, cualquier cosa, pídemelo.

Tengo ganas de meter una hornada, a ver cómo sale.

Esto es todo... Vale.

60, 60, 6 por 3, 18, otra de masa me preparo, ¿vale?

La salsa de queso, ¿quién la hace? Nosotros.

¿Está hecha? No.

Como no os pongáis las pilas, sale lo primero, ¿lo sabéis?

Son bastones de verduritas, sin fantasía, sin tontería.

Y una salsa de queso que tiene que estar fría,

es un dip, es un mojar, eso tendríais que haber hecho.

Juanito, ¿tengo el adobo hecho? Estoy machacando el comino.

¿Desde que te lo dije hasta ahora no está hecho el mojo?

Mezclamos antes este adobo con harina, porque no va

en tempura, esto, por un lado, las especias...

Qué pollo cerebral tenéis aquí. ¿Enharinamos, no?

Es un adobo, con este comino, ya tienes, tienes ahí una montaña

de comino, ¿qué vas a hacer?

Con esto tienes de sobra, esto lo metes aquí,

metes algún ajo más que hay 3 ajos para 200 personas.

¡Te pones las pilas! Y, después, cortas el pescado regular

a un tamaño que los militares no se rían en tu cara.

Cómo va a ser ese mojo.

Es que... No tenemos ni idea de cómo hacer

ese mojo, no me cuentes más.

¿Qué elaboración conoces con pato que sea fácil?

La naranja. Eso, cuando lo tengáis, freír,

la reducción de naranja y lo sacaremos, si hay tiempo.

Como no os ayuden aquí, ni de coña llegamos.

Ya, pero es que están liados.

Perdón,... ¿Sí? Hola.

Hola, pero, hola.

Ya me conoces. Eres Alejandra.

Claro que sí. Pero si tú trabajas en la tele,

además, en La 1, en nuestra tele.

Exactamente. Pero, cuéntame,

¿qué es esto de ser reservista voluntario?

Pues, nada, es una persona que cede, temporalmente,

todo lo que sabe a las Fuerzas Armadas.

Por ejemplo, los vídeos de formación, los hago yo,

y creo que, también, está un poco en mi mano poder mostrar,

de cara al público, a la sociedad civil,

qué son las Fuerzas Armadas, porque la idea está algo obsoleta.

Venga, que lo tenemos dominado.

¿Cómo va la gente de La Mancha? Bien, pinchando aquí.

Te veo muy organizado y eso me gusta, pero, te diré

una cosa, para sentirse cómodo en la cocina hacen falta más cosas.

Sí. Para empezar, y hacer estas cosas

tan pequeñas, es dominar la tradición.

¿Y sabes cuál es la mejor manera de empezar?

Pues muy fácil, leyendo mi libro, "La cocina de hoy

con sabores tradicionales", el libro de MasterChef,

mi libro, José Luis, ¿lo leerás?

Claro. ¿Seguirás todas las recetas,

las harás en casa? Pues, venga, para que en casa estudies, para ti.

Te lo regalo. Gracias.

Disfrútalo, suerte. Vamos a darle caña, gracias.

Esto está muy flojo.

Equipo azul, equipo rojo, se os acaba el tiempo

de cocinado de los primeros platos.

¡A emplatar, venga, vamos!

Vamos, eso es, venga, venga.

Pensemos en una alternativa, es que no llegamos.

Es que no tenemos la práctica para hacer esto.

¿Cómo va la nata, nene? Chungo, tío, no va bien,

mira cómo está todavía.

Reichel,... Esto no cuaja.

Pablo, ¿pusiste la nata caliente a la hora de poner el queso?

No, la nata la calenté.

Lo hemos dicho. Vale, busquemos una solución.

Pasadlo por la túrmix, venga, necesitamos alguien en alitas,

lo llevo diciendo todo el rato, más brío, vamos.

Venga, chicos, vais vosotros primero.

No llegamos nosotros. Espérate, a ver si...

Pagáis los arándanos vosotras o qué pasa, ¿yo qué dije?

Quería dos, Samantha, que le gusta dos y explosión de sabor.

¿Y digo yo algo? Obedeced.

Sí, chef. Gracias, chef.

Las que están dentro, fuera, fuera.

Las de abajo... Eso no sirve para nada.

Esto qué pasa, ¿no va?

Ese pescado hay que freírlo, Dani.

¡Estoy en ello!

¿Oye, cómo vas marcando esto?

Que hay algunas que mira, esta no me vale.

¿No? No, porque esto va a saber

a quemado, todo lo que esté

quemado lo pienso quitar, fuera, otra quemada.

Vamos, ¿qué pasa, no has hecho nunca una carne a la parrilla?

Sí, hombre. Me cago en la mar salada,

José Luis, no me dejes mal.

Fuera, otra quemada, madre mía.

Este tiene mucho pelo...

Haremos las alitas enteras, si no salen los chupa chups...

Primero, sale la verdura, está por emplatar.

Venga, los camareros están en posición y van a empezar

a sacar platos, ¿entendido? Los tenemos.

Camareros, adelante, por favor.

Venga, preparando

los siguientes 100, ¿oído? Oído.

Vamos, equipo azul, el equipo rojo todavía no sacó su primer plato,

así que venga, quiero machacar a Jordi, ¿entendido?

Se masca el desastre.

La capitana, ¡no sé qué está haciendo que no está diciendo:

"Vamos a poner 100 vasos ahí"!

Y, encima, te me ríes,

voy a coger tu inmunidad y me la voy a fumar.

Juanito, corre, bandejas ahí, 100 vasos, rápido.

Desde cuándo en el mundo

de Dios se mete ajo en la salsa de naranja.

No se le pone ajo a la sala, por el amor de Dios.

Saco lo que tengáis, capitana,...

¿Qué? Ya lo sé.

A mí, no me suele gustar, pero, me ha gustado, sí.

¿No te gusta el gazpacho, no, y este sí?

Tiene un toque picante que sí...

Moderno. Me pareció rarito, así el colorcito

al principio, pero,... Rico.

Estaba bueno, sí.

En dos minutos quiero 100 vasitos

de crudités, o sea, que ya podéis correr.

¿Qué más falta, qué más falta?

¿Las zanahorias? Las zanahorias, nenes.

No están, hay que meterlas.

Ponlas ahí.

A ver, chicos, ¿cómo vais?

Tenemos en puré de mango, calentamos la nata...

Tendría que estar caliente ya porque hasta

esperar que caliente, ¿qué haréis?

Venga, ponemos esta. Pues, rápido, calentad la nata

y quiero que sea espectacular, nivel top.

Venga, esas yemas, muy batidas, es el éxito de la holandesa,

sin miedo ahí, esto tiene que que quedar espumoso no te imaginas.

¿Te ayudo yo, lo hago yo? Venga, pero un poco más montado.

Venga, Dani, ¿Y ese pescado? Ahí tienes para emplatar.

¿Pero tienes 100? Sí.

Bueno, equipo rojo, se ha terminado el tiempo,

camareros, por favor, sacamos lo que tengan.

Sin miedo, cojan, cojan. Sacamos lo que tengan...

Si hay verduritas sin salsita, pues ya está,

ensalada cruda de crudités sin salsa de queso.

Señores, esta será la dinámica de cómo

sacaremos los platos, o corréis o haréis el ridículo.

A, por cierto, en 15 minutos, salen otros 100 platos de crudités

y 100 platos de tu pescadito, Juanito.

La salsa está suave, ¿verdad?

Está un poco líquida, además. Sí, líquida.

Demasiado líquida, a lo mejor, ¿no?

No me ha gustado.

Salva,... Dime.

Ven, un poco. Voy.

Mira, mira esto. Dime,...

Que flota, joder, aparte, mosquitos.

Ha caído y ya está.

Que... Buen tiempo hace, ¿no?

Calor... Imagínate que está lleno

de mosquitos y cosas voladoras.

Sí, ya lo tengo en cuenta, ya saqué tres o cuatro...

Los aplastaste un poco, ¿no?, con el dedito este

con el que pruebas las cosas...

No hagas el marrano, barbas. Vale.

Como te vea Samantha, te parte las piernas, socio.

Vamos a limpiar un poco, tío. Sí, eso pensé yo, también.

Tres, cuatro, cinco, seis, siete,... Siete.

Catorce...

Vamos a ver, ¿se puede poner

un trocito más por cabeza en esas cucharas?

Lo intentamos. Es que es una tapa muy escueta,

si tenemos tanto pescado, vamos a usarlo todo.

Venga, dos trozos por cabeza, eso es, venga, venga, venga.

Venga, vamos.

Bueno, esa holandesa...

¿Qué le pasa, Pepe? No tiene cantidad suficiente

de mantequilla, no está,

perfectamente, emulsionado, y parece un potaje.

Tenemos a los camareros

esperando ya, tenemos las tapas ¿pueden salir?

(TODOS) Sí, chef. Camareros, por favor,

sacamos los chupitos de gazpacho de remolacha.

¿Lo tenemos todo? Dani, ¿cómo vas?

Todo el pescado en la mesa. Quiero esa fritura de pescado,

va a salir ya, sacan el gazpacho y vienen por ello.

Camareros, por favor. Está saliendo la segunda tanda

de tapas del equipo azul,

que nos están dando un repaso en velocidad.

¿Cómo tengo el pescadito, Juan? Aquí está ya.

No tengo ningún problema

en sacar las tapas sin terminar, si me obligáis.

Ah, muchas gracias.

Está bueno, pero le falta un toquecito de algo, ¿no?

A mí de momento gana el gazpachito ese moradito.

Sí, ese también estaba muy rico.

El equipo azul se lo está currando.

Échale un poquito de agua. Pero poquita, ¿eh?

¿Esa salsa, cómo va, José Luis? -Va bien.

Está bien, está bien. -La quiero más finita.

Entonces ya casi está. -Pues tráetela para acá

que ya estamos terminando.

Chicos, sabéis que en 45 minutos tiene que salir

de esta cocina 200 raciones perfectas de mango

con mus de chocolate blanco.

No sé cómo deciros, os lo voy a decir

muy cariñosamente, muy mono todo,

¡pero vais fatal!

¿Qué os he dicho de la nata?

Hacerla antes porque tiene que enfriar.

¿Qué estáis haciendo a última hora?

La nata hirviendo.

Ya me contaréis cómo vais a hacerla.

Bah, nos sobra, tío.

¿Pero bueno, pero qué es esto?

Ha habido un pequeño problema con el horno.

Era un problema de temperatura y se paraba el horno.

Y se va bajando. Ha sido el horno

que se va bajando solo. Sí.

Los hornos se bajan solos. Eso nunca lo había visto.

A ver, ¿dónde está? Esta sí esta perfecta.

En 45 minutos tienen que salir de aquí 200 cupcakes

perfectos, bien presentados y aquí no hay nada más

que un desorden y un caos que "pa qué".

Equipo azul, en menos de 5 minutos tiene que salir

la segunda tanda del pez limón crujiente. ¿Entendido?

¡Sí, chef! Y esas brochetas las quiero ya.

Las primeras 100 ya puestas. Porque van a salir ya.

Venga, pues echándole la holandesa por encima, vamos.

Muy poquita salsa, que está muy fuerte.

Niña venga. -Que estoy poniendo otra cosa.

¿O tú me ves sentada?

¿Tenemos ya las 100 presas? Pues que puedan ir sacando.

Camareros, por favor.

La brocheta con el sésamo estaba tremenda.

Y luego el carpaccio este que ha venido

como en una concha de mejillón estaba bueno, ¿verdad?

Estaba muy bueno.

Yo lo encuentro sin sabor.

¿Sí? -Sí.

Oye, es evidente que nuestros amigos militares

están acostumbrados a comer cosas muy duras.

Pero les podríamos quitar la tierra a las zanahorias.

Sí, chef. Es que está sin pelar.

Sí, chef. Está tal cual.

Está sacada del huerto y puesta así en el vaso,

y hala. Sí, chef.

Pobrecitos, con lo bien que lo hacen ellos

y lo mal que lo estamos haciendo nosotros.

Las zanahorias tienen tierra.

Si tú estás ahí y lo ves, lo paras.

Yo no he hecho esto.

No entiendo cómo sacamos zanahorias con tierra.

No te cabrees ahora porque no vamos a hacer nada.

Se ha quedado un poquillo de arena, sí que es verdad.

Ha sido culpa mía, mía y mía.

Por querer sacar todo.

Juan, sacaré ahora mismo las verduras.

Te doy dos minutos de reloj para emplatar

100 cucuruchos de cazón.

Camareros, por favor,

sacamos las bandejas, como estén.

Dos minutos, sacamos conos.

En dos minutos, venga, cucuruchos de cazón.

Sacaremos lo que haya.

¿Qué son, tres por cono? -No, tú echa.

Los pasa por aquí y a freír. Vale.

Venga.

Ángel, tú que estás con la fritura,

después de la chapuza de cazón que estamos haciendo

necesitamos fritura a cascoporro para freír

todos estos chupa-chups de pato.

Venga, vais muy bien de tiempo, equipo azul.

Venga, señores, que tenemos que ir mañana arriba, ¿eh?

A verlo desde arriba, colega.

Que Dania tiene que entrar por la puerta grande.

Salen conos de cazón, por favor.

Sacamos el resto de las tapas, por favor.

Camareros, por favor, pongan servilletas

para comer esto, porque tiene grasa a cascoporro.

Atención, equipo rojo, en 15 minutos tenéis que sacar

los cucuruchos que os han faltado

y 100 de chupa-chups de pato,

que eso va a ser un milagro. Un milagro.

Hola, chicos. Hola, buenas.

Bueno, veo que algo habéis comido ya, ¿no?

Sí, algo hemos comido ya. ¿Qué tal?

A ver, primeras impresiones.

Veo que te has comido el cucurucho.

Sí. ¿De qué era?

De pescado. ¿Y te ha gustado?

Sí, me ha gustado. Me ha gustado más la carne.

Porque también has tomado la brocheta.

Habéis terminado y habéis terminado en tiempo, ¿eh?

¡Señores! -¡Equipo azul!

Felicidades, felicidades.

Capitana, cuida el equipo del postre,

que no sabemos nada.

También es parte de vuestro equipo.

Si eso sale bien será un éxito, si sale mal...

Es que así queda muy feo.

Cariño, trae el arándano, corre.

Aquí hay cosas que no me gustan, dame otras.

Tú dale, dale, y yo lo repaso.

Pastelera oficial.

Sí, del reino. Ja, ja.

¿Por qué no dividimos la salsa en dos?

¿Para que siga reduciendo?

Claro, por el amor de Dios. Vale.

¿No hay mantequilla por aquí? No hemos visto mantequilla.

¿No sabéis robar al equipo contrario?

¿Lo tengo que hacer yo? No se puede robar.

No, no se puede. Pero yo sí puedo.

Mirar, qué bandeja de mantequilla...

He visto hacer muchos chupa-chups,

pero ese carácter ruso tuyo. Es lo que me han dicho.

Hacer chupa-chups, pues yo lo hago chupa-chups.

¿Hago bien? Haces bien, haces bien.

Tengo capitana que me manda.

Si hay capitán, hay capitán, tienes toda la razón.

Hasta ahora no he sacado mi carácter,

no he dado mi opinión porque...

Bueno, y las veces que he dado

mi opinión parece que no me escuchan.

Porque Reichel por ejemplo piensa que sabe todo.

Sólo confía en lo que sabe ella.

En 5 minutos sale la siguiente tanda.

En esa de ahí vamos a freír las alitas enteras,

porque no nos va a dar tiempo a sacar chupa-chups.

No veo los platos puestos para emplatar, ¿eh?

No los sacaremos, ¿eh?

Oye, yo me rindo. Parece que hablo solo.

no tengo respuesta ni del capitán ni de nadie.

Genial, ¿vais a la vuestra? Y yo a la mía.

Camareros, nos llevamos lo que haya.

¡Pablo, prepara para el emplatado de chupa-chups!

Voy por la playa pisando conchas.

Mira, los platitos del chupa-chups.

Por aquí, por aquí...

La capitana se ha puesto un poco nerviosa.

Y al verla nerviosa a ella hemos nosotros a su compás.

Vamos muy mal, tío. Hay que darle ritmo.

Venga, vamos a ir echando y vamos contando.

Dos, cuatro, seis, ocho, diez, doce, catorce, dieciséis,

dieciocho, veinte, veintidós, veintitrés.

Veinticinco, veintisiete...

¿Aquí cómo vais? ¿Contando? Sí, contando y...

Cuarenta y uno, cuarenta y cinco.

¿Esto es para la gente que trabaja y que está

todo el día corriendo? ¿Esta cantidad?

¿Esto qué es, sopa de mango?

No tiene cuerpo.

Se ha bajado un poco. Es sopa.

Esta versión del chupa-chups es nueva, ¿eh?

¿Esto qué es, la ración XXL con hueso y pluma?

Es que son hombres grandes, de campo.

Pero bueno, ¿estás cocinando hoy también?

Es que no te cansas, lo que te gusta la cocina.

Es pasión lo tuyo. Algo tienes que tener bueno,

porque la semana pasada estos chicos eran un reloj.

La diferencia es el capitán, el que manda, Jordi.

Les doy las dos pautas justas, las entienden y lo ejecutan.

Parece la feria de mi pueblo.

¿Esto que son, alitas de pollo fritas?

¿Esto no era con una forma de chupa-chups?

Hemos sacado unos pocos chupa-chups,

pero ahora nos estamos decantando por lo palotes.

Pues yo pensaba que lo del chupa-chups

era tuyo, como eres tan pequeñín.

Equipo rojo, mirad lo que me provocáis,

que venga este a reírse en mi cara.

De verdad, qué rabia me da.

Es que tienes aquí una cosa escrita: perdedor.

(RÍE)

Perdedor.

Que te den.

En 5 minutos que os quedan vais a tener tiempo de sacar...

Lo intentaremos. Vais a intentarlo.

Lo vamos a intentar con todas nuestras fuerzas.

Lo que veo es muy diferente.

O sea, aquí todo el mundo tiene que comer igual.

Tú no puedes sacar un cóctel con una cosa así de mal.

Madre mía.

Nos va a caer hoy, Rocío...

Ninguna. -Nos va a caer...

Vale, ya tengo los chupa-chups fuera, nenes.

Llévatela, llévate esa.

Empezamos a sacar, capitana.

Venga, saca ya, llévatelo. Vamos, chicos.

Faltan 150 chupa-chups.

¿Esta bandeja la podemos sacar, por favor?

Lo que hemos comido...

¿Realmente estos chupa-chups qué tipo de carne era?

Porque era tan dura que no se sabía lo que era.

No sé, lo puedo decir. -Estaba demasiado duro.

¿Chupa-chups porque era para chuparlo

hasta desgastarlo o cómo?

Venga, ya lo tienes, para fuera.

Vamos, vamos. -Ya está, perfecto.

Capitana. Sé lo que me vas a decir.

¿Qué te voy a decir? Que no están hechas por dentro.

No, no. ¿No?

Te voy a decir que esto no se puede comer.

Oído.

Paramos.

Tengo una pequeña ética, ética mía personal.

Lo que no se puede comer no se tiene que servir.

Estas alitas no se pueden comer.

Directamente.

Felicidades por haber terminado el trabajo.

Dejen la cocina impecable.

Ha terminado la prueba, gracias.

Disculpadme, pero en cocinas ha habido problemas

y el chupa-chups de pato no va a salir.

Vaya, hombre. Se ve que estaba incomible.

Lo que más emoción me hacía.

¡Equipo de postres,

en un minuto salen los postres estén como estén!

Dame el rollo de papel, corre. -¿Qué quieres?

Rollo de papel, para el pase.

Dame la bandeja y aguanta el papel, corre.

Vale, sí, oído.

¡Muy bien, muy bien!

Venga, y ahora aquí.

Equipo azul, equipo rojo,

los postres salen estén como estén.

Camareros, por favor.

Gracias.

Un segundo.

Quedan ya de los otros.

Espérate, que queda aquí del sifón.

Chicos, las terminamos de hacer para no tirarlas.

Vale, oído. -Y cuando termine la prueba

las dejamos y que se las coman.

Vale, oído.

Reichel, ¿qué estamos haciendo? Pues estamos limpiando.

Y a la vez que limpiamos hemos pensado en terminar

de hacer las alitas para que cuando termine

la prueba al menos se las puedan comer.

¿A ti te parece que a mí me gusta que todo nuestro país

me vean hecho un energúmeno corriendo por estas cocinas

intentando hacer tu trabajo?

¿Crees que encima voy a permitir que al final

todos vean como no me haces caso en algo tan sencillo

como "se ha terminado la prueba, a limpiar"?

Otro día haces de capitana cuando toca.

Oído, chef.

¿Qué ha dicho? -No pasa nada.

Tú has hecho todo lo mejor.

No, no, lo tenía que haber hecho mejor.

Creo que como capitana he cometido errores.

Y si eso lo tengo que evaluar como un fracaso o un acierto

es más un fracaso.

¿Qué tal, chicos? Mal.

¿Qué pasa? Pues que no llegamos a tiempo.

¿Cuántas habéis sacado?

Unas noventa y algo o ciento y algo.

Aspirantes, esta es la última bandeja que vais a hacer.

Vale. Habéis sacado 125 raciones.

Camareros, sacad esta bandeja.

Y que sea lo que Dios quiera. Oído.

Yo en el postre me he visto confiado porque sabía

los pasos que había que hacer.

Con un poquito más de tiempo lo hubiésemos sacado todo bien.

Pero perfecto no ha salido.

Señores, ha sido un placer compartir este día tan emotivo

y tan bonito con vosotros y conocer un poco más

cuál es vuestro trabajo.

Muchísimas gracias por el trato que nos habéis dispensado

y pedimos disculpas por todo

aquello que haya estado a vuestra altura.

Muchísimas gracias.

Y ahora sí, la UME... (TODOS) ¡Para servir!

Aspirantes, sé que la prueba a la que os habéis enfrentado

hoy ha sido la más dura hasta el momento.

Y también sé que todos os habéis esforzado muchísimo.

Pero evidentemente un equipo lo ha hecho peor que otro.

Y será el que vaya a la prueba de eliminación.

Os deseo mucha suerte.

Gracias, Eva.

Equipo azul, habéis trabajado de manera ordenada

y en general os habéis entendido como equipo.

Sobre todo José Luis y Daniel.

Os doy la enhorabuena.

Gracias, chef.

Bien, chicos. -Huy, no me lo esperaba, macho.

No me lo esperaba yo.

Yo creo que como capitana he sabido poner a cada uno

en su puesto y hacer lo que se le da bien

y los que son rápidos.

Y hemos trabajado como un equipo.

Equipo rojo, vuestro caso es justo el contrario.

Habéis estado desorganizados casi desde el principio.

Reichel, se supone que tienes que dirigir a tu equipo.

Sin embargo como tenías el pin de la inmunidad

pues has ido a lo tuyo, ¿no?

No, no lo creo así. Yo no elegí ser capitana.

No era algo además que quería.

Creo que ser capitán es algo muy complicado.

¿No tienes dotes de mando? Sí, creo que sí.

En otros aspectos de mi vida lo he hecho y lo he hecho bien.

Hoy no, evidentemente.

No creo que me haya superado el ser capitana.

Quizá debería haber tomado otras decisiones

o haberlo hecho mejor.

Lo he hecho lo mejor que lo había hacer,

pero la prueba me ha superado.

Habéis escaldado unas verduras

que se sirven crudas, algunas con tierra.

La crema a última hora, con prisas y corriendo.

Caos absoluto. ¿Quieres que siga?

Los chupa-chups no eran chupa-chups

y no hemos tenido capacidad

para ver que no estaban para servir.

Organización, cero.

Bien, niño, bien.

Esto es lo que pasa cuando una capitana

deja vendidos a sus compañeros.

Equipo rojo, en cuanto a los postres tengo que deciros

que habéis empezado más o menos organizados,

pero que poco a poco habéis ido haciendo

lo que os ha dado la gana.

Aparte que habéis sacado la mitad de los postres.

Equipo azul, la desorganización en cocina ha sido brutal.

Os ha salido mal todo a la primera.

Cuando tienes una receta tan sencilla como una madalena

lo mínimo es que sean todas iguales.

Cosas que en cocina, sobre todo Rocío,

tú que estás más acostumbrada a la organización del trabajo,

no os he visto bien.

No estoy de acuerdo. ¿Cómo?

Tampoco se ha comentado que la primera hornada

se tiró porque el horno no funcionaba bien.

Esmeralda, ¿estás de acuerdo con lo que dice tu compañera?

Yo sólo tengo que decir

que el jurado ha probado el cupcake.

Y si el jurado dice que está mal pues tenemos que ir

a la prueba de eliminación.

¿Y el horno funcionaba bien?

El horno hemos tenido problemas sí que es verdad

de la manivela, para arriba, para abajo.

Al final en la primera hornada, sí que es verdad.

Pero asumo el veredicto. -Yo también lo asumo.

Lo asumo, de verdad. -Si tú lo asumes, yo lo asumo.

Hay que asumirlo. -Somos compañeras.

Una persona que está en su cocina tiene que mirar

cuando va a cocer una madalena

que esté a la temperatura que tiene que estar.

Ya está, Rocío. -No, que lo asumo.

Pues ya está. -Que lo asumo.

Y tú, ya hablaremos tú y yo. -¿Qué vamos a hablar?

No os enfadéis. -No, yo no me enfado.

Esmeralda me ha dejado con el culo al aire

Me da igual que tengas carácter,

que seas del universo, que seas feliz, es igual.

Pero que a la hora de la verdad si tienes un equipo

defiendas tu equipo a muerte. Y ella no ha defendido nada.

Yo te digo a ti que Rocío hubiera ido con ella a muerte,

da igual lo que hubiera dicho, ella hubiera ido a muerte.

Porque era su compañera, y eso no se hace.

Aspirantes, por todo esto tenemos un veredicto.

Pero no seré yo quien lo comunique,

sino los efectivos de la Unidad de Emergencia

que cada día se juegan la vida en operaciones de alto riesgo.

Serán ellos los que aproximarán

la manguera a la diana del equipo perdedor

que nosotros les hemos comunicado previamente.

¡Huy, huy, que se va para el azul!

¡Ay, no, para la roja ya!

Hemos... hemos ganado.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Ay, para la azul otra vez! ¿Qué ha pasado?

También, al azul también.

Eh, le está dando al azul también, ¿eh?

¿Los dos? -No puede ser.

¿Qué creéis que ha pasado?

No sé, creo que estamos los dos.

Pues yo os voy a decir lo que ha pasado.

A la prueba de eliminación irá todo el equipo rojo.

Y además la cocina de postres del equipo azul.

¡Oh! -¡Oh!

Tengo que acatar lo que el jurado dictamine.

Así es, yo no le voy a venir

a dar lecciones al jurado, ni mucho menos.

Y hay que asumirlo, y hay que ser humilde.

Equipo rojo, Rocío y Esmeralda, os espero en plató

para que os enfrentéis a la prueba de eliminación.

Yo asumo cuando hago algo mal. ¿Pero ella?

Ella es que me ha vendido totalmente.

O sea, no la quiero conmigo, no la quiero. Lo siento.

Vuelven los Campamentos Masterchef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más,

este verano Campamentos Masterchef.

(TODOS) ¡Ven al Campamento Masterchef!

Aspirantes, bienvenidos de nuevo

a vuestra segunda casa, las cocinas de "Masterchef".

Por cierto, Dania, bienvenida. ¿Cómo te sientes entrando

a las cocinas ya como aspirante?

Un sueño. ¿Estás nerviosa?

¿Ilusionada? ¿Asustada? ¿Cómo estás?

Muy ilusionada pero un poco tranquila.

Afortunadamente tengo el delantal blanco,

he entrado en un buen equipo y fue estupendo.

Reichel, como capitana llevaste a tu equipo

a la prueba de eliminación.

La suerte tuya es que en la primera prueba ganaste

el pin de la inmunidad, y eso te asegura

una semana más en estas cocinas.

¿No te sientes un poquito culpable?

Sí.

Siento que he sido la mejor capitana posible,

porque no he sabido hacerlo de otra manera.

Y me olvidé de que tenía inmunidad.

Era mi equipo y yo iba a muerte con ellos.

Reichel, delantales blancos, podéis subir a la galería.

Enhorabuena.

Suerte. -Gracias.

Cocina como sabes, ¿vale?

Yo estar arriba es como el palco de Semana Santa,

en el abono de los toros. Eso es estupendo, ¿eh?

Yo firmaba para estar ahí todas las semanas.

Ánimo, ¿eh? Reichel, ¿te quieres quedar?

No.

Aspirantes, ya se sabe que el negro es un color

muy sufrido, ¿verdad?

Y eso es lo que os va a tocar hoy, sufrir.

Os vais a enfrentar a la prueba de eliminación.

Y quien no la supere abandonará para siempre

las cocinas de "Masterchef".

Basta ya de tantas amistades y vamos a concursar.

Yo he venido aquí a ganar y que sea lo que Dios quiera.

Virginia, ¿qué, se está a gustito ahí arriba?

Yo estoy aquí encantada.

Este ya es mi sitio, reservado para todos

los programas. Si puede ser, ¿eh?

Pues a veces estar ahí arriba tiene un precio.

Porque el futuro de un compañero depende de ti.

¿De mí?

Sí, sí, de ti.

De los aspirantes que se enfrentan

a la prueba de eliminación puedes salvar a uno.

Jo. ¿A quién eliges?

Voy a salvar a Rocío.

¿Por qué? Porque estaba en mi equipo.

Sacó los postres.

No le gustaron al público, pero los sacó.

La verdad que creo que trabajó muy bien.

Gracias, Virginia. -De nada, cariño.

Sabía que Virginia me iba a elegir a mí

porque sabe cómo trabajo. Y que una persona de mi equipo

reconozca tu trabajo pues perfecto.

Esmeralda, tu capitana no te ha salvado.

¿Por qué crees que ha sido?

Porque lo ha hecho mejor Rocío y la ha decidido salvar a ella.

¿Te hubiera gustado ser tú?

No, porque mi trabajo no estaba bien hecho

y estoy en el sitio adecuado y correcto.

Yo sentía que se lo debía a Rocío.

Y yo sentí que Esmeralda no la apoyó

habiendo sufrido lo mismo.

Rocío, quiero que sepas que me alegro mucho

de la decisión, ya que creo que trabajaste duro

y que si alguien merece ser salvada

dentro del equipo eres tú. Gracias, chef.

(Aplausos)

Rocío, salvada en el último minuto.

Puedes subir a la galería.

(Aplausos y vítores)

La verdad que me ha hecho mucha ilusión que Samantha

me diga que me lo merecía yo. Por fin, menos mal,

después del chaparrón al menos llega un poquito de calma, ¿no?

En este, en el próximo ya veremos.

Aspirantes, ahora sí,

os enfrentáis a la última prueba de esta noche.

Volvéis a estar delante

de la caja misteriosa de "Masterchef".

Y cuidado con ella

que se puede mover en cualquier instante.

Vamos.

Natalia, ¿a ti qué te gustaría encontrar en tu caja?

Pescado, algo de postre no.

Ángel, ¿qué crees que hay dentro?

No sé. ¿Y qué esperas?

¿Qué te gustaría?

Me gustaría que hubiera pato.

Porque me gusta el pato

y creo que se me da bien cocinarlo.

Pues en la prueba de exterior, amigo,

el chupa-chups de pato...

Ya.

Aspirantes, vamos a salir de dudas.

¿Preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues a la de tres quiero que levantéis la caja.

Una, dos y tres.

(Exclamaciones) ¡Dios!

Lo sabía, lo sabía.

Te lo juro que lo sabía, lo sabía.

Qué hago yo con esto, chaval.

Que se van. Ah, quédate aquí.

Pablo, se te va el cangrejo.

Me van a quitar el carné de gallego.

Me he puesto nervioso, pero a tope.

Los cangrejos me ponen muy nervioso, y yo a ellos.

Vaya pelea que tienes, Pablo.

(RESOPLA)

Ah, míralo.

Pero esto es una locura.

Uf, yo cojo el bicho ese y no veas...

Ese está muerto.

¡No, se empieza a mover!

Buah.

Aspirantes, ¿os gustan estos animalitos?

Son muy cariñosos, ¿eh?

Mira, mira cómo se mueven.

(RÍE) También se mueven mucho.

Esperamos que os guste el marisco,

porque esta noche vais a tener que cocinar

un plato con estos crustáceos.

Si queréis seguir en "Masterchef" una semana más

vais a tener que cocinar un plato libre en 60 minutos

con cualquier de los crustáceos de la caja.

Con uno sólo o con todos los que queráis.

Qué bueno. -Qué bueno.

Todos no, yo no sé cómo se hace esto.

Y como siempre dispondréis de 3 minutos para coger

el resto de ingredientes que nuestro proveedor

de alimentos ha dejado en el supermercado.

¿Está claro? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

¡Venga, vamos! ¡Chicos, vamos!

¿Alguien ha visto arroz? -¿Y harina, por favor?

Arroz, arroz, arroz. ¿No hay arroz?

Revisad la cesta porque no podréis

volver a entrar en el súper.

No hay arroz.

¿Alguien ha visto puerro? -¿Dónde está el arroz?

Es que no lo veo.

¡Vamos, vamos!

Cinco, cuatro, tres...

Tiene que haber arroz para el marisco.

¡A cocinas!

¡Venga, chavales, vamos!

Ah, mira, Juan. Bien, Juan.

Ha cogido pasta, ha cogido pasta.

A ver.

Ángel, vamos. -Vamos "parriba".

Tranquilo.

Los nervios me están jugando una mala pasada

y es tanta la presión que me meto

que no doy un paso adelante.

No sé qué me está pasando, no me salen los platos.

Se te ha caído un cangrejo ahí.

Salva ha cogido langosta también.

El bicho cómo es. -Buah.

Esme, venga.

Esme.

Está rezando, ¿no? -Está a ver si salen corriendo.

No hagas eso, hombre.

Oh, estoy preocupado, ¿eh? Vaya género de diez.

Hoy es una prueba de producto puro y duro.

No se puede cortar una cigala con un cuchillo

y quitarle la cola.

Creo que no ha visto una cigala antes nunca.

Pablo, calcula, que es lo tuyo ahí.

Yo no lo metería en frío, ¿eh?

No, cuando hierve es cuando lo metes,

que es cuando la matas.

Al ser marisco he estado un poco condicionado

en que como yo ni lo como ni lo trabajo

entonces he ido un poco sobre la marcha.

Qué buen huelen esas cocinas.

Juan no ha hecho nada. -Está haciendo la pasta.

¿La pasta del tirón?

Eso va a estar más pasado que qué.

Natalia cocina muy bien.

He pensado hacer una especie de suquet,

que comemos mucho en la zona donde vivo.

Espero que esté rico.

¡Se mueve todavía! ¡Ay!

Había pensado hacer un arroz con bogavante.

Pero mi sorpresa ha sido

que al ir al supermercado no tenía arroz.

Voy a hacer lo que son los mariscos

con una salsa thai.

Hay huevos, pastas, verduras.

Unas patatitas guisadas con bogavante.

Con los cangrejos y las nécoras que tienes te haces un caldo

de diez, mojas las patatitas y con la cabeza del bogavante

y lo pones en el último segundo y puedes hacer

una gran ensalada de mariscos.

Puedes hacer un gran fondo y partir de ahí tienes otros

que son para utilizar su carne.

Casi todos se han decantado por la cigala.

Lo importante, que no maltraten al producto.

Eso es lo fundamental.

La nécora la podría matar.

Pero como le quiero extraer el jugo

la he partido a la mitad. Se hace así muchas veces.

Un golpe seco y se acabó.

La cigala me ha dado más respeto

porque es el producto que voy a elaborar

y quiero que salgan finas.

Lo que voy a preparar es un caldito con las cabezas

de gambas y una nécora.

Luego voy a intentar si me da tiempo reducirlo

a textura de salsa buena.

Y por otro lado voy a hacer un puré de patata de color.

Para eso tengo a mis amigas zanahoria, remolacha

y un puntito de naranja.

¿El Pablo era gallego? Sí, era gallego.

Desgraciado que no se me ha matado.

Era gallego, sí.

Qué suerte ha tenido Pablo, que todo eso lo conoce.

Puede hacer un plato que se puede lucir,

que para eso es el "iluminaten nomber uan".

Voy a cocinar el bogavante. Es que no había harina

y quería hacer una tortilla de camarones.

Pero voy a improvisar algo con el pan para hacer

una tortillita de camarones o algo así.

Una salsa de aguacate, un cuscús de col y zanahoria.

Después va el bogavante y después la salsa de aguacate.

Más o menos es una cosa así.

Aún estoy pensando en cómo va a ir la cosa.

Voy a hacer un carpaccio de cigalas.

Estoy un poquito nervioso porque es la prueba

de eliminación y no me quiero ir.

Luego el marisco tampoco es que lo haya cocinado.

Comerlo lo como, y además me encanta.

Pero cocinarlo no.

El problema es que en casa no se puede practicar.

Hay cuatro personas que de ahí no salen.

Es que no quiero discutir, porque tengo mucho carácter

y al final pierdo los papeles.

¡Bien!

Rocío no sale de la cocina y cuando está

parece que le tienes que pedir perdón.

Las gemelas no salen de la cocina.

Sus pucheros y demás.

Y Natalia lo único que hace es empastrar todo

y no hace absolutamente ni el huevo.

Mira cómo hierve el agua.

¿Pero cuánto lleva calentándose?

Lleva ya un rato, unos 20 minutos.

Este pañuelo me lo ha dejado Reichel para que me dé suerte.

Es su banda, la que se pone ella como de piratilla.

Esperemos que me dé suerte.

Juan es el que mejor va. -Lo tiene superclaro.

Va muy seguro.

Salva está muy perdido.

¡El guiso, el guiso!

Quitarlo no lo quita. Qué pena.

Voy a cocinar una pasta marinera. Iba a hacer

un arroz pero no había, al final he visto la pasta

fresca y es lo que voy a usar. Tengo los pasos en la cabeza

así que no estoy teniendo problemas con la organización.

Y de tiempo va bien la cosa. -Una pasta marinera

para echarle una salsa... -Un "frutti di mare".

Y no se complica.

Esto va aquí.

Va por ustedes la manzanilla. -Muy bien, eso tiene

mucho arte. -Cómo se nota que los del Sur

te decimos las cosas, Pablo. La hierbabuena y la manzanilla.

Huele que te mueres. -Dame un caldito de esos, hijo.

Sácalo, Salva. Ahí va...

Muy bien, Natalia.

¿Qué está haciendo David? He hecho una especie

de cremita con patata, zanahoria, ajo tierno

y el caldo de cocción de las cigalas y vino blanco,

y voy a intentar hacer una mayonesa con un poco

de pimienta. Bueno, bueno. Vamos a ver

cómo funciona luego en boca. Esperemos que vaya bien.

Aspirantes, ya habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Tenéis por delante 30 minutos.

Le van a decir a más de uno que con la materia prima

que tenían, el "mojón" que ha cogido.

¿Esperanza qué va a hacer con el bogavante?

Me voy a quedar al final solamente con las cigalas

porque el bogavante, para dar gusto, perfecto.

Pero el jurado ya tiene para probar el guiso

con las cigalas, me parece un sacrilegio ponerlo.

En este caso es "bogavanta" Mira. Puede tener hijitos.

Si se puede devolver, perfecto. -¿No va a hacer el bogavante?

Creo que es un producto de la madre tierra

que nos ofrece día a día, que el traerlos cuesta

mucho trabajo y hay que tratarlos con respeto

y hacer un plato rico.

Bueno, Ángel. ¿Qué pasa?

Cuéntame qué tienes pensado presentar.

Pues voy a hacer un carpacho con las cigalas,

y con las cabezas, las cáscaras y unos camarones

voy a hacer una infusión. ¿Un aceite aromatizado?

Exacto. Y de ahí sacar una mayonesa. Y quiero hacer

un puré con zanahoria y patata, y unos crujientes de boniato.

¿Sabes lo que te falta, amigo? Una escuelita online.

Verla, sacar información, chicha, para luego aplicar.

Vale. Hazme caso.

Pablo, tengo mucha curiosidad por el plato

que vas a presentar en la prueba de eliminación.

Cuéntame. Voy a hacer un puré de patatas

con remolacha, zanahoria, hierbabuena y naranja.

Y aquí tengo un caldito con nécora, las cabezas

de las cigalas que no sé si cocer o marcar plancha.

Lo de la remolacha, ¿por qué? Soy un fan de la remolacha,

me gusta mucho y le da un toque como a tierra, como la patata.

Y creo que al puré le puede venir bien.

Que la remolacha te dé sabor a tierra teniendo en cuenta

que la cigala es de fondo marino...

Eres muy profundo, Pablo. Te veo bien.

Muchas gracias, Jordi.

Atención, aspirantes, últimos 15 minutos.

¡Venga, vamos!

Estaba nervioso porque nunca me había enfrentado

a esta prueba y si la cagas estás fuera.

Creo que el bogavante está bien de cocción.

Hola. Hola, ¿qué está haciendo

la guapa de Natalia? Una crema de marisco

con sus cigalas. ¿Y la patata?

La patata, lo que pasa es que he hecho demasiada

y estoy mirando la textura hasta que se me quede

la que busco. Imagínate que es la última vez.

No, no hay que pensar eso. Nos pasaremos los teléfonos

por si acaso. Tengo cola ya.

Venga, Ángel.

¡Máquina! -¿Qué está haciendo?

Venga, vamos. ¡Vamos! -Bien, Juan, bien.

Hola, Juan. Hola, Samantha.

¿Qué haces? Estoy preparando pasta

a la marinera. Y estoy haciendo un aceite aromático

con todos los restos que he cogido.

Oye, ¿Esto que le da, sabor? ¿Qué es? Uy, no lo había visto.

Cuidado.

¿Qué tal, Salva? ¿Qué estás haciendo?

Una camita de lechuga, que la he escaldado y he puesto

en el frío para que esté crujiente.

¿Habías cocido alguna vez un bogavante de este tamaño?

De este tamaño, no. ¿Y cuánto crees que se debe

cocer por kilo? Creo que son 18 más o menos.

No me extraña que con lo que me cuentas

lo hayas cocido así. Ahora veremos a ver qué tal.

No sale esto. -Se le ha cortado.

Nati, cuidado con tus deditos que son muy monos.

No te cortes, hija.

Salva me tiene preocupado porque le he preguntado

cuánto tarda en cocer un bogavante de kilo y medio

que puede tener este y le ha fallado

la raíz cuadrada. Lo tiene muy cocido, muy hecho.

Vamos, que se lo ha cargado. Sí.

¿Y el bueno de Juan? Se ve que es jovencito,

está haciendo una pasta fresca. A su altura, ya está.

Ha hecho un sofrito con mucho pimiento rojo.

Que no le va. Ha echado las cigalas

con cabezas en el sofrito cuando no estaba acabado.

¡Venga, chicos! -Venga, vamos.

¡Vamos! -¡Venga!

Cuidado con los dedos, eh. -Más finito, Ángel.

Desde arriba lo vemos todo estupendamente.

Se le está quemando el boniato. No se habrá dado cuenta.

Se le ha ido.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos pero acabáis

de entrar en el último minuto.

Bien, Ángel, bien. -Qué bonito, Ángel.

¿Qué ha puesto? ¿Dos cigalas cocidas?

Sí, y una salsita. -Pero el plato es muy chico.

Bueno, pero tiene voluntad.

Venga, chavales. Último empujón.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

¡Manos arriba!

(Aplausos y silbidos) ¡Muy bien, chicos!

Yo en ningún momento me he puesto nervioso,

no he notado presión y he estado a gusto.

Aspirantes, va a dar comienzo la cata de eliminación.

Y la primera es traer su plato al jurado será Natalia.

¡Vamos, Natalia!

Nati, qué bonito, hija. -Qué bueno.

Como tú, eh. -Igual de guapa que tú.

Bueno, Natalia, preséntanos tu plato.

He hecho una crema de "suquet" de marisco con crujiente

de pan y aceite de oliva. ¿Qué crustáceos has usado?

He utilizado las gambitas pequeñitas...

Camarones. Camarotes.

Camarotes, no. Camarones. Camarones. Luego, las cabezas

de cigalas y tres cangrejos pequeños.

Bueno, suena bien. Vamos a probar.

"Suquet de peix" es lo que te he escuchado,

como una sopa de pescado. Nunca he hecho eso

pero es como la he imaginado. Has utilizado una crema,

las cabezas rehogadas bien que se concentren

y nos den potencia. Hoy a mí me has dado

lo que yo quiero de ti. Gracias.

¡Ole! -¡Bien, Nati!

Es un plato que está muy rico sin haberlo hecho nunca.

Has tenido la habilidad de hacer un buen caldo

y triturarlo con la patata. Es una crema de patata

muy suave con sabor a marisco. Has acertado. Está rico.

Natalia, delante de cocinas.

David, es tu turno ahora. Adelante.

Bueno, a ver, he hecho una crema con zanahoria,

ajos tiernos, crema de patata. Está la cigala hecha

a la plancha, una mayonesa con un poco de pimientos...

¿Ese nombre entero le vas a poner en la carta?

No, lo digo por saberlo. Pero vamos a probarlo, ¿no?

Has hecho un puré anodino, no has masacrado a la cigala,

que no es poco, pero no hay un pensamiento

detrás del plato. Porque yo tenía pensado

el fondo de la cigala ligarlo con una "roux".

Me alegro que no hayas llegado a cabo esa idea

porque es malísima. Has hecho lo mismo que Natalia,

lo has triturado con unas patatas, lo que pasa

que ella ha hecho un fondo muy rico y tú no.

Y menos mal que no has pasado la cigala pero es

un "sin plato". Le pongo dos hojas y una flor,

y lo visto. Debajo de la caja teníais

de todo. Sí, la verdad es que sí.

¿Teníais miedo? Jo, la verdad es que un poco sí

porque es un producto muy caro. ¿Tú no eras de Santander?

Sí, pero nunca he cocido ni bogavante, ni buey de mar...

¿Cuál sería la lógica de tu plato?

Es que no la tiene. No existe. Está muy mal construido

porque tengo una cigala así y puré a cascoporro.

Y cuando lo has cantado, lo has hecho justamente así.

Has dicho crema de patatas con tal, en vez de decirnos

cigala con tal, que era lo que buscaba una prueba

como esta donde el producto principal estuviese

muy bien tratado. Y esta cigala yo te voy

a simplificar el nombre: "fácil, me voy".

Las valoraciones de los jueces me parecen correctas.

Gracias a ellas, aprenderé mucho más. Estoy aprendiendo

cosas nuevas y eso me hace crecer como cocinero.

Salva. Salvita, vamos.

Es una ensalada de bogavante. Tenía claro que quería hacer

una tortita de camarón pero no había harina

y he aprovechado el pan de molde. He escaldado

una lechuga con sal para que parezca de mar.

He hecho cuscús de romesco... Romanesco.

Romanesco, perdona. Si tuviéramos que simplificar,

¿sería "ensalada de bogavante"? Sí.

¿Sabes por qué me brillan los dedos?

Porque hay aceite. Sí, pero no es el aceite

de una vinagreta. Ese no hay. Grasa mala.

No tengo masa para hacer una tortilla de camarones

y cojo un pan de molde, lo aplasto y lo frío.

Me chupa toda la grasa y encima le pongo dos camarones.

Hombre, como estética de niño, me serviría.

Como plato de adulto es terrible.

Primer fallo, cocción excesiva del bogavante.

Me lo has vendido como ensalada y no hay aliño.

Y hay un atrezo que no le va nada y no le aporta nada.

Es la tercera vez que vemos alguien que va a hacer

una cosa, que luego llega allí y no lo hace.

Si no tienes los ingredientes para hacer una cosa,

no la hagas. Punto. No te inventes otra cosa

similar, mal hecha. Mil elaboraciones que no

aportan nada. Los platos tienen que tener sentido.

Y cuanto más sencillos, mejor.

Mira, una final de la Liga de Campeones.

Imagínate que eres delantero del equipo que va perdiendo

y quedan 5 minutos. Y el futbolista decide,

en el medio del campo, hacer dos bicicletas,

dos remates, unos botes, unos retoques y los hace mal.

Porque hay una cocción de bogavante mala,

hay tres mil elaboraciones sin sentido, los sabores

no se integran para nada... Mil historias.

En vez de ir a la portería y meterla, que estoy perdiendo

y me lo juego todo. Has sido pretencioso.

Hay que tener los pies en el suelo, cocinar muy bien

sin maltratar el producto. Lo que le has hecho

a ese bogavante no tiene nombre porque era

un bogavante así de gordo y me has puesto una cosita

así de chiquitita que eso es un desperdicio que... ¡Uh!

Y encima con el título larguísimo como el de David,

que si el tuyo era "quizás me voy", el tuyo es

"allá estoy". Quizá peor, porque él por lo menos

la cigalita que ha puesto en el puré estaba

medio bien cocida. Tú has hecho un desastre.

Ellos son los profesionales, son los que saben de aquí

a lima más que yo. Seguro que como soy "amateur"

puedo tener mil fallos, pero no me gusta que me llamen

pretencioso porque no lo soy.

Juan. Vamos, Juanito.

Mi plato es pasta a la marinera.

¿Esta es la receta que quería hacer inicialmente?

No, no. Un arrocito quizás, ¿no?

Arrocito, lo tenía claro. Yo también.

Ay, madre mía. Qué cositas me da el señor.

Ahí, ahí, Pepe. -Pepe sabe.

Buena idea, pasta con cigala no es el mejor marisco

pero mal ejecutada. Falta de técnica, falta

de saber hacer un buen caldito de marisco que es

lo más importante. Reducir, reducir para potenciar

el sabor, y ese juguito meterlo y que no esté

la pasta seca y sin sabor a marisco, sino que sea

una cosa que te mueres de lo bueno que está.

Recuérdame cuántos años tienes. Veinte.

Es que es un plato propio de tu edad.

Es un plato de pasta que está rico donde el producto

no ha brillado, el producto te puede a ti.

Porque no creo que a las 5 de la mañana cuando vienes

de fiesta hagas muchas cigalas. Lo que te falta es cocinar

y comer muchas cigalas para saber cómo se debe

hacer un plato de pasta con crustáceos.

Cuando llego de fiesta no cocino pasta.

Un bocadillo, un Cola Cao y a dormir. Algo rápido.

Yo pasta carbonara y poco más, no con estos productazos.

Esmeralda. Venga, Esmeraldita.

Mi plato se llama Cigalas con salsa estilo "thai".

¿Y por qué? Pues la salsa "thai"

me gusta mucho por los ingredientes que lleva

que son la cidronela, galanga, jengibre, lima...

Entonces intento hacerlo en casa. La estética, cuéntame,

¿ha sido una creación...? No he buscado la estética

del mundo. He dejado lo que son las cigalas porque este plato

es para sentarse con servilleta y comer el producto

con las manos... Lo estoy esperando ya.

Vamos, Pepe, vamos. -Ya estás preparado.

Estoy deseando.

Vamos, Pepe.

Ay... Qué barbaridad. -Ahí está el tío.

Como para invitarlo a casa.

Ahí, ahí, ahí. -Tú sí que sabes.

Deja algo para Samantha, hombre.

Sin paños calientes: son cigalas en el lodo,

es el título que le pondría. Y en el lodo es justamente

donde estás ahora mismo. Mira, una cigalita, si la abres

y la marcas, perfecto. A la planchita, abierta,

para que se pueda comer... Nos la has dado íntegra.

Las has cocinado directamente en un caldo que se ha pasado

de cocción, lógicamente.

Esa cidronela, esa galanga, esa película que me has contado

no la he visto. El sabor que dices no está...

Ay, que me voy. Gracias, chef.

No has querido arriesgar, has hecho una salsa que te sale

bien, rica, unas cigalas, lo has echado por encima

y te has quedado tan ancha. Y eso no es lo que queremos.

Te agradezco que no hayas cocinado demasiado

porque cuando te has puesto a cocinar la has pifiado.

Y lo que no te voy a perdonar jamás es que hayas desechado

un bogavante de 2 kilos. Cuando he visto el bogavante,

directamente he ido al arroz con bogavante.

Por eso no lo he hecho, por no destrozarlo...

¿Por culpa del arroz no comemos un bogavante de dos kilos?

No lo quería destrozar. Indultar a un bogavante

es fácil, lo difícil será indultarte a ti.

Gracias, chef.

He sentido angustia porque ha sido pésimo y me he quedado

diciendo: "tierra, trágame". Presentar esto y que no

les guste es algo que no lo soporto.

Pues he hecho una cigala en su jugo con puré terroso.

¿Puré terroso? Sí, es un guiño

a mi amigo José Luis. ¿Lo estás llamando terroso?

No, lo digo porque como era del rollo, esto es "te-rroso".

José Luis, ¿me podrías explicar eso del concepto terroso?

Suena a vino de La Mancha bueno terroso, o no sé.

Solo te he entendido... (LE IMITA) terroso.

(TODOS RÍEN) Es verdad que gastas una fina

ironía que no hay quien te entienda.

Roso, rollo. Solo es cambiar una consonante.

Como José Luis, "te-rroso".

Te ha salido la vena "galega". Has respetado el producto.

La cigala justo hecha. El rollo ese rojizo, "terroso"

y no sé qué... No sé qué había en tu cabeza.

Los gallegos hacemos las cosas muy sencillas y unas cigalas

o percebes con patatas es algo habitual allá.

Le he querido dar una vuelta, pero es un plato sencillo:

cigala con patata. Me gustan varias cosas:

el montaje está bien, la proporción está bien.

El sabor, interesante. El punto cítrico te has pasado.

Yo tomo limones crudos por la mañana,

así que tiendo a pasarme de cítricos y no azucarar.

Hay una idea creativa, incluso un discurso.

Este es un buen plato y tienes que mantener el estilo.

Muchas gracias.

Ángel, contigo cerramos la cata.

Vamos, Angelillo, eh. -Vamos.

Ángel. Un carpacho de cigalas.

Y punto. Cuéntanos cómo se te ha ocurrido.

Yo había hecho carpachos de gambas, pero no de cigalas.

Y he pensado usar esta técnica que no tengo que utilizar

la cocción. Pero tenías un montón

de marisco, ¿por qué has cogido la cigala si no sabías hacerla?

Porque no sé cocinar nada de lo que hay ahí.

También quería haber hecho una mayonesa y al no salirme

y ver el plato tan vacío... ¿Qué has hecho con la mayonesa?

Yo que sé, lo que no debería de haber hecho.

Había aromatizado un aceite, y con ese quería hacerla.

Vamos a ver qué sale de ahí.

Eso se chupa.

Tu plato me parece un buen ejemplo.

¿Cómo podrías cargarte un producto de 140 euros

el kilo? Vean ustedes el vídeo de Ángel.

Has hablado del carpacho de gamba.

¿Por qué es maravilloso? Porque te permite

el aprovechamiento 100% del producto: con la colita,

"ta, ta", la cabeza en crudo la aplasto en un colador

emulsiono con poco aceite, aliño por encima, unas escamas

de sal y tengo un plato diez. La cigala tiene poco sabor,

un carpacho no le aporta nada. La cabeza has hecho un aceite

aromatizado que no sabe a nada. No aparece por ninguna parte.

El boniato no tiene sentido... La podía haber hecho al horno.

El puré es malo y soso. Tienes muchas virtudes pero

no quierasdar salto mortales si no sabes ni gatear.

Y la presentación es horrorosa. Un carpacho no hace falta

que tengo una pinza, un puré, unos nachos y una lechuga.

¿Te gustaba a ti? A mí...

Le veía la gracia. (TODOS RÍEN)

Ángel, que a mí, mi hijo, que va siempre hecho un cuadro

vestido me dice: "Mamá, es que tenemos

estilos diferentes". A lo mejor es eso, eh.

Puede ser, no sé. Mi plato ha fallado

en ponerme tan nervioso y no echarle huevos.

Aspirantes, la cata ha finalizado y eso quiere

decir que nuestro jurado tiene que deliberar

para saber cuál ha sido el peor plato de todos

y por lo tanto cuál es el aspirante que abandona

dentro de unos minutos las cocinas de MasterChef.

Antes de deliberar, sí que tenemos una cosa clara.

Dentro de que no hay ningún plato que haya dado

la talla, por lo menos hay dos que han cubierto

el expediente. Y son los de Natalia y Pablo.

Hoy ha sido mi día. He disfrutado y todos

lo han notado en mí. Me dicen: "hoy lo has hecho

bien, se notaba en tu actitud".

(MURMURAN)

Y ahora sí que vamos a deliberar.

Madre mía.

Ha metido pata, un sinsentido, pero un poquito menos.

Qué pruebecita habéis echado. Con el producto que había

que se me caían dos lagrimones.

Dani, anda que las tortitas de camarones de Salva...

Cuando te he visto usar el pan de molde

para las tortillitas... Mejor no las hagas, tío.

¿Quién se va, Dania? Por apariencia,

yo diría que Esmeralda. Esmeralda.

¿Y según la valoración del jurado?

Yo diría que entre Salva y Esmeralda.

Rocío, ¿quién se va? Está entre Salva

y Esmeralda. Ella ha querido hacer una salsa y no

le ha dado el toque que le puede dar en casa.

Lo hace todo con el corazón y a veces

hay que usar la cabeza. Bueno, lo que está claro

es que se vaya el que se vaya se lleva varios premios.

Por un lado, nuestro patrocinador

de electrodomésticos os regala todos los que hayáis usado

durante vuestro paso por el programa.

Por otro lado, nuestro supermercado

patrocinador os regala una tarjeta con valor

de 1000 euros para vuestras compras en alimentación.

Y ya sabéis que el juego oficial de MasterChef

es vuestro, y para que sigáis aprendiendo tenéis

6 meses de acceso ilimitado a la escuela online

de MasterChef.

Aspirantes, os hemos planteado una prueba de sentido común.

Os hemos dado una caja con un producto

que no os quiero decir lo que vale.

Lo habéis utilizado lo peor posible.

Está claro que llegasteis a MasterChef con recetas

aprendidas, disparando tiros a loco hasta que la escopeta

se ha quedado sin balas. Y cuando uno no tiene balas

tiene que empezar desde el principio a cocinar.

Desde la "a" de la cocina. ¿Qué es la "a"?

Una gran actitud, atender para aprender y construir

recetas con sentido con las que nosotros

podamos evaluar una buena evolución en MasterChef.

O lo hacéis o vais a caer como moscas.

Los cinco platos son malos, pero, aunque nos encantaría,

no podemos quitaros el delantal a todos.

Dos de vosotros os salváis hoy gracias al poco nivel general.

Esos dos aspirantes son Juan y David.

¿Mi lección de hoy? Ha sido que el ingrediente

que me den de principal, todo tiene que girar en torno

a ese ingrediente.

Por los pelos, eh.

Ángel, Esmeralda y Salva. Cualquiera de los tres

podría dejar estas cocinas hoy y no pasaría nada.

Pero solo puede salir uno.

La persona que menos ha respetado el producto

y se ha recreado con un atrezo absurdo

e innecesario, el aspirante que ha hecho el peor plato

y que por lo tanto no se merece seguir cocinando

en MasterChef es...

Salva. (TODOS) ¡Ooh!

Me siento decepcionado después de lo que me dijeron.

Soy una persona que tiene que intenta sacarle las cosas

positivas a las cosas porque me han pasado cosas malas.

Al llegar a casa, lo asimilaré y estaré bien.

Salva, mal día. Nos vamos de boda,

por lo menos. Tienes que ver la parte positiva.

Ánimo. Lo peor es que yo quería

cambiar mi vida y esto era un trampolín.

Creo que me voy demasiado pronto.

Salva, esto es para ti. Y no sé qué tienes dentro

ahora mismo, ¿cómo te sientes? Me llevo una experiencia

muy buena, un montón de amigos. Y la experiencia esta que es

superbonita de vivirla.

Como si me hubieran pegado un tiro en el estómago.

Una persona con la que me llevo muy bien, a la que valoro

mucho, que sabe un montón y comparte sus conocimientos

con la gente de la casa. No me lo esperaba.

Salva, ha sido un placer conocerte. Lo siento,

pero tienes que dejar el delantal.

Yo no voy a parar de cocinar. Eso lo tengo clarísimo.

Esto no significa dejarlo todo y ya está.

¿Te quieres casar conmigo? -Claro que sí.

Intentaremos coger el camino por otro lado.

Ya llevamos dos semanas de MasterChef.

Hoy, Salva no ha podido con la exigencia

de estas cocinas y ha tenido que dejar su delantal.

Los 13 aspirantes restantes lucharán una semana más

por cumplir su gran sueño: ganas MasterChef.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef.

Con una estrella Michelín, Diego Guerrero.

Y de la coctelería Dry Martini de Barcelona,

Javier de las Muelas. El infierno comienza

en tres, dos, uno, ya.

Dani... -¡Espera! Estamos todos igual.

Yo, no. Quita, quita.

¿Para qué vamos a hacer un veredicto y explicaros

en qué falláis o qué hay que mejorar si no atendéis?

Venga, equipo.

No, oído ni hostias.

No me voy a enfadar. Te lo voy a decir de la forma

más rápida que se entiende: en la eliminación nos vemos.

Repártelos. -Eres muy pesado, tío.

Qué coraje me da cuando no sabes ni lo que dices.

El nivel general de tus platos sigue siendo malo.

El aspirante que ni puede continuar en las cocinas

de MasterChef es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3 - 20/04/16

MasterChef 4 - Programa 3 - 20/04/16

20 abr 2016

La dureza de las pruebas y el nivel exigido causan el primer abandono de MasterChef 4. Carlos Maldonado, ganador de la tercera edición, regresará a MasterChef para contagiar a los aspirantes de su "nervio" y de su espíritu de superación. El jurado organizará un cóctel en la base aérea de Torrejón de Ardoz, para conmemorar el décimo aniversario de la Unidad Militar de Emergencias (UME), un cuerpo de élite que trabaja en zonas de catástrofe y grave riesgo. El equipo que no esté a la altura irá a la prueba de eliminación, en la que cocinarán un plato libre con crustáceos.

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 3 - 20/04/16 " ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 3 - 20/04/16 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. pepe

    pero donde estan los defensores de los animales, esos animales sufrieron mucho, en master chef estados unidos el chef ramsay corrigio y para una prueba cunado una concursante mato los crustaceos antes de hervirlos.

    20 nov 2016
  2. lauragata

    Los programas no se ven bien. Se paran continuamente y no los puedo terminar. Lo pueden solucionar?

    29 may 2016
  3. Toñi

    Hola, ¿alguien tiene problemas para visualizar los programas completos de Masterchef 4? En otras temporadas no hubo problema alguno pero en esta no he podido terminar ningún programa. Espero que alguien pueda ayudarme. Gracias

    27 abr 2016
  4. maría

    Buenos días, me parece un despilfarro de agua, para señalar al equipo que pierde la prueba (en el programa 3). No había maneras más sencillas?

    25 abr 2016
  5. Pepa

    Hola, rtve a la carta es una muy buena web de contenidos pero como sugerencia, para el caso concreto de masterchef, quería comentar que si quieres ver el programa al día siguiente, al acceder al contenido te aparece justo un vídeo del expulsado del programa y te chafa todo el programa antes de verlo, por si se pudiera mejorar. Por lo demás un diez.

    22 abr 2016
  6. Pepita

    en la prueba eliminatoria qué insoportables los andaluces comentando continuamente y mientras hacía las valoraciones el jurado, el andaluz haciendo gestos y moviendo la cabeza desaprobando a los compañeros, me parece totalmente irrespetuoso. Se le ve muy subidito en compañía de las hermanas andaluzas. Y menos mal que se ha ido la señora llorona, que yo no se dónde se pensaba que estaba, en un concurso, o en la tienda de su pueblo, ya que se quejaba de que nadie le había ayudado a recoger los alimentos del supermercado, cuando todos iban a contra reloj, y de que "todos fueron a lo suyo". No, señora, si le parece, la gente va al programa para bailarle el agua, y como vió que no sucedió, se llevó el gran chasco y abandonó.

    21 abr 2016
  7. jcrespo0879

    Porque no se puede ver el programa por internet. Que malo para los que estamos fuera de españa.

    21 abr 2016
  8. Érick

    Hola! Vivo en Palma de Mallorca y MasterChef és uno de los programas que más mes me gusta. Pero creo que el fondo de música está muy fuerte! Ayer tenia que bajar la tele todo el tiempo, no me enteraba de nada, y no desfruté tanto del programa. Creo que si podeis bajar la musica de fondo, disfrutaremos más del programa. Gracias!

    21 abr 2016