+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5030163
Para todos los públicos +Cotas - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

"Si no hubiera perros, no me gustaría la vida".

Son palabras del filósofo alemán Schopenhauer

que en "Mascotas" compartimos.

La vida con animales es mucho más bonita y más justa.

Lo sabe bien Tara, que fue perra policía.

Enseguida conocemos su historia. Empezamos.

(Sintonía del programa)

Equipo de "Mascotas", bienvenidos, bienvenida.

¿Qué tal? Ismael.

Luego iré a la charcutería a comprar un kilo de Schopenhauer.

Bueno, venga, luego te damos un bocadillo.

¿Qué invitados vamos a tener en el programa?

Greta es nuestra protagonista de hoy.

(Ladridos)

Greta es una perra muy agresiva. Pero, ¡ojo!...,

solo con los hombres.

¿Con las mujeres no le pasa? Pienso yo que no, no sé.

Algo le habrán hecho los hombres.

Veíamos dentro a Isra Pérez, nuestro rehabilitador canino,

que intentará que cambie de opinión y que nos acepte.

Yo os voy a traer a Chola, una perrita de seis años

experta en servir a la sociedad. Su especialidad la vemos después.

Y también hoy conseguiremos desmitificar

una de las dudas más terroríficas del ser humano.

Con respecto a los animales. Sí.

Qué susto. Digo: "Seguimos con filosofía".

A su apéndice caudal, la cola.

¿Solo la mueven cuando están felices o no?

Yo creo que sí. Yo también.

Ya, pero lo desvelaremos con la ayuda de una gran mujer.

Qué ganas.

Lo primero que haremos es sonreír, porque empieza "Animaladas".

Ismael, ¿qué imágenes tiernas,

emotivas, exóticas, originales, has encontrado en la red?

Que los niños son traviesos, lo son.

Lo sé, por naturaleza y por experiencia.

¿Qué pasa con los animales? Que también lo son.

¿Y qué pasa cuando lo son? Lo vemos.

Es un perro que dice: "¿No me das de comer lo tuyo?".

"Pues mira lo que hago. Sé abrir el horno".

"Voy a por esta muñeca horrorosa que me has regalado,

que yo soy macho, no hembra...". Muñeca horrorosa.

¿Un bebé? Los machos juegan con muñecos.

Y a la plancha. Y mete al bebé en el horno.

Este dice: "¿Qué haces aquí? ¿Eres igual que yo? ¿Sí?".

Está haciendo pectorales. No, no.

La carita que tiene...

Este gato escalador cree que hace gracia,

pero ninguna le hará al dueño. Además, el sofá parece nuevo.

Parecía. Estos están viendo telebasura.

Dicen: "No nos gusta la telebasura".

Y ahí viene el dueño: "Se han cargado la tele".

El dueño es chino, siempre pasa. Estos se han cargado eso.

"¿Quién ha sido?". Qué gracia, esto me encanta.

Ninguno. "Ha sido el de atrás".

Y aquí vemos... Este sabe disimular más bien poco.

Mira qué preciosidad. La siguiente perra...

Tiene que estudiar Interpretación. Este perro se ha cargado el tacón.

¿Ves? Ay, por favor.

Este pobre dice: "No he sido yo, sino este de aquí al lado".

Este está escondiendo algo.

"Levanta la pata. ¿Qué me has hecho?".

Pues morder la pared. Me parece fuerte lo de taparlo.

Estaba ocultándolo. La perra Pantoja.

"Dientes, dientes".

Dirá: "Si sonrío, no pasa nada".

Este intenta hacer sus carantoñas.

"¿No te gusta el mando a distancia?".

Eso me ha pasado a mí. ¿Te ha pasado?

Mi perra se ha tragado tres mandos. ¡Madre!

Tú no cambias de canal nunca. No, no.

Al principio de tener la perrita.

Yo los compro en los supermercados. Son universales.

Sí, multifunción.

Y cómo acaban pareciéndose a nosotros.

Cómo nos enternecen, cómo saben tocar nuestro corazón.

Es impresionante. Lo que es importante es

que ellos no son conscientes de que han roto nada,

ni de que han hecho nada malo.

Se empiezan a asustar

cuando el dueño les regaña. Pero cómo desarrollan sus mañas:

el mover la pata, tapar el agujero. Igual que nosotros.

Intentan ocultar aquello por lo que les van a regañar,

pero no porque crean que es algo malo.

Esa parte se la enseñamos los humanos.

Totalmente. Me parece.

Elisa, te pierden los cachorros, sobre todo, los que tienen sueño.

Me parecen tan tiernas esas imágenes

de cuando están a punto de dormir y se les cae la cabecita.

Mirad, por favor, mirad.

O sea, mirad estos dos. Qué pareja.

Mira, mira. Supergorditos.

Eh, eh, eh, eh.

De lo que han comido, ¿no?

Este peludín que dice: "Dejadme en paz".

Por favor, qué cachorrito. Un "gámster".

Esto es a las 8:00 un lunes. ¿Qué le pone encima?

Una toquilla. Un pañal.

Es hortera para aburrir.

Los animales pueden dormir el 70% del día.

Pueden estar durmiendo... Y nosotros.

Nosotros también. 14 horas al día. Es impresionante.

Es impresionante.

Bueno, también sueñan. ¿Cómo se ha metido ahí?

Tienen sueños, como los humanos. Le han hecho la casa por encima.

Provocan ruidos, emiten ruidos.

Emiten ruidos. Se mueven.

Estos dos necesitan calor humano. Claro, eso es.

Son maravillosos.

Fijaos en algo importante.

Ese dato... Bueno, este está tirado.

Estos somos tú y yo. Ese es un "gremlin".

Es importante, los perros necesitan dormir muchas horas

porque tienen un metabolismo mucho más alto que nosotros.

Eso es fantástico.

¿Habéis visto a los tres cachorros? Este no.

Dice que no y es que no. Es así.

Se ha equivocado de cama. Dice: "Da igual, tengo sueño".

¿Es solo un perro? ¿Se está mordiendo una pata?

Este es el mejor.

¡Hala! Eso nos pasa a todos.

Nos ha pasado a todos. A mí me ha pasado.

Al loro. En Matemáticas.

Al loro con el loro. Somos Carlos y yo.

Son agapornis, ¿verdad? Agapornis, agapornis.

Y este me encanta. Es una princesita en su alcoba

mientras todos los machos duermen apelotonados.

Esto es lo mejor.

Esto es que le gusta. Esta es un poco más independiente.

Nosotros lo hacemos mucho mejor. Me encantan.

¿Que vosotros lo hacéis mejor? Sí.

¿Lo de dormir? Si dejan a los dos gordos...

Nosotros lo hacemos mucho.

Oh, qué pareja más tierna.

Vale, suficiente.

Ya nos hemos enternecido suficiente.

En unos minutos, seguiremos recuperando imágenes

de estas que nos conmueven, que nos tocan el corazón,

protagonizadas por nuestros animales de compañía.

Pero en los próximos minutos, quiero pedirle a Isra,

a nuestro rehabilitador canino,

que se siente en el salón para hablarnos

del reto al que se ha enfrentado esta semana

que, como hemos visto hace poco, tienen nombre propio: Greta.

Isra.

Cuando quieras, que tienes la puerta abierta.

Aquí siempre la tengo abierta. Mira quién viene por aquí.

Pero cuánto tiempo sin verte, Lana. ¿Qué tal?

Cuánto tiempo sin verte. Aquí está.

Hola, peque. ¿Cómo estás?

¿Y tú qué tal estás? Pues bien, Isra.

¿Y tú después de conocer a Greta?

Muy bien. ¿Qué le pasa a Greta?

Greta tiene un problema muy grande. Lo hemos intuido.

Mejor lo vemos.

(Ladridos)

Chist.

Me encanta tu seriedad.

Me encanta tu determinación delante de una perrita,

en este caso, como Greta que está tan furiosa.

Estaba muy enfadada. Es agresiva con una peculiaridad:

solo lo es con los hombres.

Esto supone un problema no solo en el seno familiar,

sino cuando salen a la calle.

Esto ha llevado a Belén, a su cuidadora humana,

a su madre humana, a pedir ayuda.

Mi perra se llama Greta

y lleva en casa cuatro años.

Ha tenido problemas con los hombres desde siempre.

Llegó con dos meses

y siempre ha tenido un puntillo extra con ellos.

Cuando entra un hombre en casa, Greta no para de ladrar,

gruñir, erizarse, intentar correr detrás de él.

Ha intentado morder a hombres en alguna ocasión,

y nosotros intentamos poner medios: un bozal o una correa.

Tenemos un vallado para ella para que no llegue si hay hombres.

Los paseos que hago con Greta suelen ser...

en horas de no mucha afluencia en la calle,

zonas tranquilas, sin gente, sin perros.

Cuando la paseo y nos encontramos a un hombre en la calle,

intentamos pasar un poco del tema y, si vemos que se pone muy bruta,

nos damos la vuelta y cambiamos la ruta del paseo.

¿Israel puede solucionar el problema de Greta?

Creo que sí.

No estoy segura, pero creo que sí.

Yo no tengo ninguna duda.

Israel, decía Belén: "Si nos ocurre en la calle, cambiamos de ruta".

Realmente es un problema. Es un problema.

¿A qué puede deberse esta agresividad hacia los hombres?

Ante un estímulo negativo que ha tenido de cachorro.

Esta rehabilitación era complicada porque necesitábamos, por un lado,

que Greta usase su olfato.

Ya. Por otro lado, que viese al humano,

sobre todo, al hombre,

como un estímulo neutro,

ganarme su confianza y que me acepte.

Isra, tú al ser un hombre...

Era un poco más delicada la situación.

Es un poco más delicado. Pero trabajamos con ella.

Y ahora vamos a ver.

Este problema no lo tiene con las mujeres.

No. Con ellas solo se pone agresiva unos segundos.

No es ni agresividad.

Ladra y se relaja.

Su experiencia negativa fue con hombres, es lo que trabajamos.

No solo eres un profesional, también un valiente;

fue a conocer a Greta.

Hola. -Belén.

Sí. -¿Qué tal?

Eres Isra, ¿no? -Sí. Buenas.

¿Esta es Greta? -Esta es Greta.

¿Y qué te pasa con ella?

No gestiona muy bien con los hombres.

Voy a conocerla. -Vamos.

(Ladridos)

La perra está muy excitada. Fíjate cómo me está mirando.

No se ha preocupado de olerme. Solo te mira

y ladra.

No se ha preocupado de funcionar como un perro,

primero con el olfato. -Claro.

Todavía no voy a hacerle ni caso.

Mejor que me huela.

Ahora mismo, la perra me mordería.

Mirad cómo se está erizando, se pone cada vez más nerviosa.

No la quiero intimidar, no quiero que sea un trauma para ella.

Quiero que confíe en mí.

Si confía en mí, confiará en todos los hombres.

La cadencia de los ladridos...

cada vez va siendo más amplia.

¿Lo notáis?

Tiene miedo, y un perro con miedo puede atacar o huir.

Estamos en una jaula y no puede huir,

su única opción sería atacar.

Hay que ser muy prudentes.

Chist.

Mira, ahora que está calmada.

No la saludes todavía. Eso es. -Vale.

¿Has estado alguna vez con un hombre que no conocía en la jaula?

Dentro, nunca. -¿Cómo te sientes?

Feliz. -Sí, ¿verdad?

Ya puedes traer a hombres a la jaula.

Sería un buen momento para sacarla. -Sí.

¿Le pongo la correa? -Sí.

Belén ha sonreído cuando le has dicho

que puede llevar a hombres a la jaula.

Pero creo que sentía la misma tensión que yo viéndote,

y eso que tú vas con determinación y precaución.

Pero sinceramente, Isra, qué miedo.

No.

Ponerte al otro lado, abrir la cancela, entrar.

Realmente, no tienes miedo porque sabes fijarte bien

en los detalles pequeños del perro:

los ojos, las pupilas, las orejas, la posición del cuerpo.

Y, sobre todo, nunca perder tú la calma.

Si tú pierdes la calma, puedes estar en peligro.

Ella tiene que oler la tensión. Sí, ella huele esa tensión.

Por eso es tan importante que se acerque a mí, me huela

y yo esté en calma, para que me acepte.

Que me vea como un estímulo neutro.

Para luego un estímulo positivo.

Un estímulo positivo.

¿Y cómo consigues un estímulo positivo

cuando esa criatura está como está? Con la calma.

Viendo además al primer hombre en su terreno,

porque esa jaula le pertenece. Pero nunca estoy agrediéndola.

Siempre soy un estímulo neutro, no la estoy agrediendo,

no estoy intimidándola, mi posición es calmada.

Eso hace que la perra termine confiando en mí.

Por eso la sacamos. ¿Verdad, Lana?

Me encanta Lana, que se está durmiendo.

Tanta relajación...

Bueno, un poco más relajados, por decir algo,

Isra decide invitar a Belén y a Greta a dar un paseo.

Abrimos la jaula y salimos a la calle.

Sí.

¿Vas a saludar? -Muy bien, perfecto.

No le hables todavía, ¿vale?

(ISRA SILBA)

-Vale, vale.

-Vale, contrólala.

-Vale. Siéntate, siéntate.

-Fijaos cómo la perra,

cuando le ha puesto la correa, vuelve a activarse.

-Sienta.

Se pone en modo protector con ella.

Por la seguridad del equipo, le vamos a poner el bozal.

¿Okey? -Okey.

Fíjate ahora. La tienes cerca de ti,

y mira lo que hace.

Sí. -Tú controlas. Ahora mismo,

le has dicho con tu cuerpo, con tu posición y con tu energía

que tú eres su referente.

Agáchate conmigo. -Sí.

-Eso es.

Muy bien. Busca tu protección.

Cuando un perro está relajado, abre la boca.

El problema es cuando está jadeando y la cierra.

Lo siguiente es un ataque.

Puede ser un buen momento para salir a la calle.

Venga. Fenomenal. -Vamos a pasear.

Vale. Hay dos momentos importantes en los que me gustaría detenerme.

Uno, parece que todo está bien, le va a poner la correa

y se vuelve a enfadar. Claro.

Era Belén la que, aunque parecía que estaba tranquila,

tenía mucha tensión.

Cuando coge la correa, esa tensión se la transmite al perro.

El perro se pone en modo protector con ella

porque nadie controla la situación.

Tienes que gestionar las emociones también de la dueña.

Eso es, de la relación.

La correa es la relación del humano con su perro.

Como se encuentre el humano se encontrará su perro.

Es el medio de comunicación a través del cual

el animal sabe perfectamente en qué situación está.

Claro, cómo se encuentra su humano o qué quiere que haga.

Otro momento que me interesa mucho, no sé a vosotros,

es cuando se agacha y se pone a la altura de Greta.

Nos ponemos a la altura de Greta

para que nos vea como parte de su manada, de su grupo.

Necesitaba ganarme su confianza para poder salir a la calle.

Hasta que no estuviese esa parte ganada, no podíamos arriesgarnos.

Hay que enseñar a Greta a gestionar sus emociones,

también a Belén. Vamos a disfrutar del paseo.

¿Cómo son los paseos con Greta?

-Pues...

a horas de no mucho jaleo en la calle

y zonas donde sepamos que no hay mucha gente.

Lo que le pasa a Greta en los paseos es

que tiene demasiados estímulos visuales

porque es lo que les pasa dentro de la jaula.

Quiere acercarse, no sabe cómo y solo mira, no llega a oler.

Mira cómo está ahora.

Relajada.

Y en modo mastín:

su rebaño,

ella delante, pero tranquila.

Cuando notes esa tensión en la correa, esperas.

Para que la perra se autogestione.

Te voy a enseñar un truco.

Si ella está delante de ti, para ponerla a tu altura o detrás,

da una vuelta sobre ti misma.

Gira, gira, gira tú, gira tú, gira tú.

Para. Ya estás. -Vale.

Sin forzarla, sin hacerle daño y ayudándola a que lo gestione.

Jugamos solo con tu posición corporal.

Bien. -Seguimos el paseo.

Isra, me encanta.

Sin hacerle daño, sin amenazarla, sin agredirla.

No hace falta. Nada. Y mira lo que conseguimos,

que nos metiese dentro de su rebaño. Ella estaba en modo mastín.

Cuando estaba en modo mastín, ella paseaba delante

y éramos su grupo. ¿Dónde vas, chiquitina?

A estornudar.

Éramos su grupo. Ese momento fue genial.

Ahí fue cuando realmente vio a un hombre

que era parte de su manada.

Y un momento muy interesante, más para los que tengáis perros,

es cuando tú dices:

"Ella ya sabe dónde está su manada, sabe cuál es su sitio,

sabe dónde está colocada". Eso es.

Y sabe que los humanos controlamos la situación,

que ella se tiene que preocupar solo de ser perro.

Y lo hace muy bien.

Bueno, está siendo fascinante. Veamos cómo continuó el paseo.

Belén, estamos con gente, nos estamos cruzando con hombres.

Ella lo está haciendo muy bien. Aquí vemos un hombre y la perra...

Espera. Sí.

Dejamos que lo autogestione.

Le está viendo.

No le está ladrando.

¿Qué te parece esto? -Fenomenal.

Ahora te tiene a ti como referente.

Lo empezamos a trabajar en casa.

Y ahora, en la calle, solo es seguir priorizando lo mismo.

Sigue caminando.

Espera.

-¿Qué?

¿Qué ha pasado? -Lo ha evitado totalmente.

Totalmente. ¿Y por qué?

Porque tú estás tranquila y proyectando que no pasa nada.

Mira, ahora viene un hombre.

Quiero que te relajes y lo proyectes.

Vaya. -¿Qué ha pasado?

No ha pasado nada. -Has controlado la situación.

Lo has hecho muy bien.

No la felicites excitándola.

Vale una mirada,

vale una caricia. -Una simple caricia.

Si ella se está autogestionando...

Es preferible no decirle mucho.

Hemos conseguido que esté cruzándose gente,

que estén pasando hombres y Greta se esté autogestionando.

Belén ha aprendido a ayudarla. Ahora, les queda el trabajo diario.

Pero esta vez, también lo conseguimos.

Disfrutad del paseo. -Muchas gracias. Hasta luego.

Y tanto que lo has conseguido. Momentazo.

Enhorabuena. Enhorabuena, Belén.

Ella ha conseguido todo.

Fijaos la tensión de la correa en la jaula cómo activaba al perro.

Y ahora, al contrario, le da paz. Pero hay un momento que me fascina

y es ese momento en el que tienes que decirle...

Mira, lo estamos viendo.

Tienes que recordarle a Belén lo que está pasando.

Estaba tan tranquila. Ha pasado un hombre, no ha ladrado

y Belén no se ha dado cuenta. Estaba tan tranquila,

disfrutando del paseo y de su perra que le daba igual quién viniese.

Daba lo mismo.

En el momento en que estuvo calmada, su perra estaba calmada.

Es impresionante los resultados tan rápidos que consigues.

Sí, pero es importante mantenerlo. No es tocar con la varita

y desaparece el problema, es una rehabilitación.

Ahora necesitamos que Belén siga con el trabajo.

De momento, Belén está agradecidísima.

Hola a todos. Lo primero, muchas gracias al programa y a Isra.

Ya llevamos una temporada trabajando y vamos bien.

Conseguimos cruzarnos con gente, con hombres, y que no pase nada.

Y aquí estamos, muy contentos.

Muchas gracias.

Gracias a ti Belén, por dejarnos entrar en tu casa

y entrar en tu intimidad.

Al fin y al cabo, nuestros animales son parte de la familia.

Los animales nos dan grandes lecciones vitales.

Vamos a dejar una lección para la vida.

Sí. A mí, Greta, si debo recalcar algo que me haya enseñado es

que la mejor defensa es no sentirse atacado.

Es una frase que podemos poner en práctica

en el colegio, trabajo, relaciones personales.

Pues con eso nos quedamos. Muchísimas gracias.

Te voy a pedir a Lana. Lana, ¿nos acompañas?

¿Te vas?

Sí, porque vamos a ilustrar los falsos mitos...

La cojo como a mi perrito. Gracias. Hasta la semana que viene.

Hola. Hola.

Mirad a quién tenéis aquí. Qué monería.

Y se ha ofrecido voluntaria. Bueno, muy voluntaria no.

No sabe dónde se ha metido. No le vamos a hacer nada raro.

Susana, cuéntanos qué has salido a preguntar a la calle.

Estoy encantada. Salimos a la calle una semana más y hemos preguntado:

"Si su perro mueve la cola, ¿significa que está contento?".

Fíjense lo que nos han dicho.

Están contentos, alegres.

Muestran sus sentimientos.

Es una forma de que ellos expresen su alegría.

Síntoma de alegría, sí. Y además, hacen...

(IMITA GRUÑIDO DE PERRO)

Es una manifestación suya de la felicidad que tienen.

No tiene apenas colilla, cola,

pero mueve un poco toda la parte trasera.

Cuando llego a casa, que he salido, me ve y empieza a mover la colita.

Y unos saltos de alegría que para qué.

Que mueva la cola es para manifestar que se siente feliz.

No hace más que mirarme, se levanta, viene a mí, empieza...

(IMITA LLANTO DE PERRO)

Y al rato, otra vez. -¿Y mueve la cola?

Mueve la cola, lo poco que tiene.

La mayoría han coincidido.

Me encanta cómo imita ese propietario...

La onomatopeya es maravillosa.

Dices: "Igual está haciendo de vientre el animal

y no moviendo la cola".

Ya te digo yo que no. ¿No?

O sea, estaba contenido.

Estaba tenso. ¿Sabéis cómo podemos saber

cómo funciona el tema de la cola de nuestros perros?

Con Lana. Ven acá.

Que tiene cola. Ven, Lanita.

Ay, pobre.

Fijaos en que Lana está subida en una mesa

en un plató de televisión y no está nada segura.

Nada segura. ¿Dónde tiene la cola?

Absolutamente metida y escondida. Es verdad.

Con esto, los perros lo que hacen es tapar su bandera.

Porque la cola es como una bandera.

Hay veces que quieren que se vea la bandera

y hay otras que dicen: "No quiero que me vea nadie"

y está en esa fase.

Si nosotros vemos a un perro con la cola así

y "tantarán, tatantarán"...

Vamos a hacer un intento. Si llamamos al propietario...

Pero entonces, Carlos,

la respuesta exacta es... La respuesta exacta es:

Los perros mueven la cola para muchas más cosas

que para demostrar alegría.

No solo la mueven cuando están contentos.

Falso mito total. Total.

Arriba, felicidad.

Aquí, así, y las orejas para atrás,

igual es chungo. Espera, espera, espera.

Isra, ven. Ya verás. Enfocadle la cola.

Hola. Mira, mira, mira.

Mira, se ha activado.

¿Vale?

Es sencillo, ¿no?

El animal... Mira, mira, mira.

"Estoy contento". Cola más bien... ¿Ves?

Ahora ya se va relajando, está tranquilo el animal.

Feliz, estupendo. Es como una bandera.

Y luego, cuando mueven la mayoría esta zona...

Lo que es la retaguardia. Lo que es la retaguardia.

Pero que lo combinan con la cola. No.

Hacen un mix digamos.

Algunos, para mover la cola..., No le interesáis.

no han ido a clase de zumba y mueven el completo.

Esto es muy normal... La mía lo hace.

en bulldog franceses.

En perros como muy cachotas.

Yo lo haría si fuera perro, movería la parte trasera.

¿Mueve la cola de diferente manera cuando ha visto a Isra

que cuando ve a otra persona? Por supuesto.

Con Isra, es su amigo, es la máxima felicidad,

y la cola es la más alta posición

y total movimiento.

¿Y si viera a uno de tus hijos?

¿Se pondría igual de contenta? Sí.

Alguien que quiere, pero...

Sería más complicado.

Con los niños, generalmente, si los conoce, sería igual.

Los perros, con los niños, si están bien socializados,

y eso lo sabe bien Isra... La mía sí que mueve todo el cuerpo.

Debe ser extraña. De la emoción.

Hacen esto. Exacto.

Al final, acaban haciendo un zigzag corporal fantástico.

Y de un falso mito a una realidad contemporánea,

la de los animales que son auténticas celebridades,

que tienen más seguidores incluso que nuestras propias celebridades

como Ismael y como Elisa, porque tenéis muchos seguidores.

Más que yo tiene. Hablo de una cerdita, Hamlet,

que tiene más de 300 000 seguidores.

Es una cerdita...,

una instagramer se puede llamar, o una influencer.

Es una influencer. Más de 300 000 seguidores.

Qué bonita es Hamlet. Es una estrella.

Hamlet the piggy.

Esta cerdita ha sacado de una depresión a su dueña,

vive en Nashville, que está en EE. UU.

Y es muy peculiar, la gente la conoce por su estilo de vida.

La dueña decidió subir vídeos de ella

a Instagram.

Mírala, mírala. Aquí la tenemos.

En descapotable rosa. Quemando el asfalto.

Exacto. Y empezaron a sumarse muchos seguidores.

Tal es así que hay marcas que se disputan querer salir

en el perfil de Instagram de Hamlet.

Almodóvar la va a contratar. Atentos aquí.

La zapatilla es igual que la cerdita

y la zapatilla será un 44.

Claro. Qué cosita.

Cuando Hamlet llegó a casa, era pequeñita.

A mi me recuerda a... ¿Habéis visto "E. T."?

Cuando le visten de gitana. Sí.

Mira aquí. Hamlet tiene que ser española,

porque duerme la siesta. Mírala.

¿Se va de fiesta también, como los españoles?

Atención a este vídeo. "Hog Wars", "La guerra de los cerditos".

(AMBAS IMITAN BSO DE "LA GUERRA DE LAS GALAXIAS")

Esto es un superproducción. "The Jedi piggy".

Yo que me he visto tantas veces "La guerra de las galaxias"...

Te encanta. Me encanta.

Tenemos a todos los personajes, como Yoda.

Ahí aparece Yoda. Ay, por favor. Me lo como.

Este será el Jedi. Será Luke Skywalker.

Mira, mira. Utiliza Luke la fuerza.

La mente. Por favor, el morrito.

Mira cómo elevan el plátano. Yo creo que ella es Luke.

Sí, y él es Yoda. La fuerza está...

Y quiero ver a Darth Vader.

No, más bien es Can Vader. Tengo muchas ganas.

Ah, Can. Mira, ¿ves?

Aquí, "R2-P2" corre. "R2-P2".

Digo yo que se llamaba así. Corre a la ayuda de Hamlet.

"R2-perros". Perros. Exacto.

Me ha faltado que dijera Can Vader:

Con su espada láser. "Luke, yo soy tu padre".

"I'm Hamlet". Esta debe de ser una amiga suya.

Y en este perfil de Instagram,

podemos aprender a ser un cerdito malo.

Ahí vemos a dos cerditos, porque tiene amiguetes.

¿Qué cosas hacen los cerditos que estén mal?

Pues husmean en los frigoríficos. Mírale.

Van en busca de comida. Es normal.

Qué listos. Dicen que los perros...

que los cerdos son más listos que los perros.

Pues yo ya no sé si ser un poco cerdo o un poco perro.

Está metiendo el morro en el dinero.

Le encantan los bolsos con asas.

Otra cosa que aprender si quieres adoptar uno: cuidado con tu bolso.

Y dice: "Aquí, los humanos guardan tesoros".

No guardan tesoros, es la basura, donde a ellos les gusta rebuscar.

Ah, mira. Hacen un millón de cosas.

Tiene un amigo que es perro que le regala una rosita.

Ven películas juntos. Ay, por favor.

Aquí...

Duermen en una chimenea.

Bailan. Más de 300 000 seguidores.

Yo creo que algún día, a este ritmo,

Hamlet llegará a 8,9 millones de seguidores.

Es probable. Poco a poco.

Es un fenómeno que no cesa. Aquí, los dos durmiendo juntos.

Qué ternura.

Su amigo el perrito y Hamlet. Oh.

Y aquí, besándose.

Que demuestra la posible amistad entre las diferentes razas.

En el vídeo de Instagram, decía: "Cuando tus amigos te esperan

y preguntan: '¿A qué hora llegas?'".

Esto es muy español. A mí me dicen: "¿A qué hora llegas?".

"Estoy llegando", y no me he metido ni en la ducha.

Esto nos ha pasado a todos. Sí.

¿Engañas a tus amigos? Bueno, no, soy...

Lo que no...

Sí, los engaño. Soy un poco perro.

Muchas gracias.

Pues... de una cerdita terapéutica

vamos a pasar

a un animal, un perro, que salvó la vida de su dueña.

Para explicar las imágenes que vamos a ver a continuación,

voy a pedir la ayuda del veterinario del programa.

Carlos, lo que estamos viendo...

Esta escena ocurre en una carretera de una ciudad rusa.

El perro se da cuenta de que un camión se acerca,

tira de la correa haciendo que su dueña frene

y salvando así su vida.

El camión se ve obligado a hacer una maniobra peligrosa,

pero ninguno resulta herido.

Carlos, generosidad, valentía, sexto sentido.

Lo que tienen los perros en estas situaciones es

un instinto por ellos mismos y por su amigo que va con ellos.

Vemos que este animal se para en seco.

Se para en seco y, con ello, evita su problema

y también el de su querida humana de dos patas.

Si quisiera haberse escapado sin pensar en ella, habría huido

o habría intentado huir, pero ha querido ayudar a su dueña,

hacerla que se para y luego, llevarla.

Instinto de supervivencia. Instinto de supervivencia.

Y ese toque de generosidad y de nobleza de los animales.

El único que sale mal parado es el del camión.

Ayúdame con esta otra.

Está recogida por las cámaras de seguridad de una ciudad.

Es en concreto en los Balcanes, en Montenegro.

Este perro evita que la mujer sea agredida.

Además, el perro está... Se acerca por detrás.

El perro no conoce a esta mujer, que sepamos.

No. Es impresionante la imagen.

Lo más impresionante es... Me conmueve.

que el perro está sentado en mitad de la calle,

será un perro del barrio o que está ahí tranquilamente,

y el chorizo o ladrón, poco discreto con eso amarillo,

va a robar a la señora.

El perro, cuando sucede eso,

oirá un grito o verá un momento de tensión

y no tiene la más mínima duda de quién es el malo.

Y eso lo detectan por los olores, por las actitudes

y por las posiciones de las personas.

Ve que ella es la que está debajo y que él es el que ataca.

Y él, que los perros saben muchas cosas,

mucha más ética que muchos de nosotros,

ataca y quita de en medio al que genera el problema.

Sin hacerle daño. Sin hacerle daño.

Instinto, generosidad..., Absolutamente.

instinto de supervivencia. "Yes".

Muchas gracias por esa mirada del veterinario, muy clarificadora.

Vamos a seguir hablando de héroes.

Les voy a presentar a una preciosa perrita.

Voy a pedir que entre en nuestro salón.

Lleva toda la vida al servicio de la sociedad.

Se llama Chola, viene con Pedro Yagüe

que es guía canino de la Policía Nacional.

Hola. Muchas gracias por venir. Buenas. Ven, Chola.

Bienvenidos. Uy, por favor.

¿A qué se dedica Chola, y desde cuándo?

Chola es una perra de la Policía y es una perra detectora.

Hola. En este caso...,

Que te vean en casa. detecta sustancias estupefacientes.

¿Cómo es el día a día de Chola?

¿Cómo empieza su jornada laboral? Conmigo.

Ella vive conmigo, nos levantamos, nos vamos al trabajo,

pasamos el día de trabajo juntos y volvemos a casa juntos.

¿Tomáis el café juntos? Efectivamente.

Pero ella no tomará café. Unas veces pago yo y otras, ella.

Y una cosa. Lo primero que nos gustaría...

Siempre deseamos que lleguéis las fuerzas de seguridad

que trabajáis con estos animales

y desmitifiquemos de una vez

que no se les enseña a buscar sustancias estupefacientes

haciendo que las consuman. Quiere su juguete.

No. No consume.

Lo que busca es su juguete. Efectivamente.

Su jornal de trabajo es su juguete y su pienso.

Lo que quiere es jugar. Efectivamente.

Ella no sabe qué son las sustancias.

Para ella, buscar es un juego, es como...

la pelota que escondes a tu perro para que la encuentre.

En este caso, es otra sustancia, pero el proceso es el mismo.

Totalmente de acuerdo. ¿Cuánto tiempo tardó Chola

en aprender a determinar dónde estaba el estupefaciente?

Chola es especial, no porque sea mía.

Ya, ya, ya.

Ella llegó a la unidad con dos meses y con seis ya estaba detectando.

¿Con dos meses? No, con seis.

Con seis. Llegó con dos.

Ah, con seis. Pero con dos meses

empezamos a trabajar con ella.

Otra cosa que interesa mucho cuando hablamos de estos animales

es si cualquier animal tendría capacidad

de buscar estas sustancias: raza, sin raza...

Sí, cualquier perro, en el sentido del olfato,

nos supera por mil o dos mil.

A mí, sin duda. Y a mí también.

Pero hay ciertas razas que tienen una predisposición a buscar,

o tienen un olfato más desarrollado, pero cualquier raza.

Sea mestizo o sea puro, vale.

Fenomenal. Y otra cosa.

El tipo de entrenamiento que hacen, ¿cada cuánto lo hacéis?

A diario.

A diario. De hecho, el entrenamiento dura toda la vida del perro.

No es "le he enseñado una sustancia"...

Hasta el día que se retira. Efectivamente.

Si ella buscase aquí, es algo nuevo, nunca ha buscado en un plató.

Es un aprendizaje nuevo que tiene que hacer.

Vamos a poner a prueba a Chola. Pero merece la pena,

para que conozcan el trabajo que hace la Policía

para que, cuando vayáis a las estaciones de tren

o a los aeropuertos y veáis a estos perros,

entendáis la complejidad de su trabajo.

¿Es un gran reto el que le vamos a poner a Chola?

Bueno...

Hemos escondido al comienzo en algún punto del plató

una sustancia parecida a las sustancias ilegales

que tiene que buscar Chola, y va a tener que hacer

un ejercicio de rastreo... Sí.

hasta que dé con la sustancia.

¿Cómo sabremos cuándo la ha encontrado?

Hará esto mismo que está haciendo para que le demos su juguete.

Lo único...

Señalar. Si te fijas...

Señala con el hocico,

o te da con la pata diciendo: "Es aquí, aquí".

Lo hace saber.

Pero cuando está trabajando, no admite juguetes de este tipo.

Tiene un juguete especial para el trabajo: este.

Ese es el juguete especial. Podría jugar con cualquier juguete,

pero una vez que se pone a trabajar, estos los obvia.

Que sepan que hemos escondido dos paquetes diferentes:

uno en altura y otro más cerca del suelo.

Cuando estéis preparados. La he despistado un poco.

Es una profesional. Es una profesional.

Chola, quieta. Un, dos, tres.

Vamos a trabajar, gordita.

Busca.

(POLICÍA SILBA)

Lo que he visto en estos casos, que he visto varias demostraciones,

es que muchos animales van en zigzag, buscar.

Ha tenido bastante interés en lo de Correos.

No me puedo creer que lo haya encontrado ya. No.

Cuando lo encuentre, nos daremos cuenta.

Lo marcan clarísimo.

Hay algunos que van directos, se paran un rato,

huelen el entorno y van directos. Es maravilloso.

Puedes ver la emoción en el lenguaje corporal,

cómo está olfateando, cómo mete el morro.

Y otra cosa. Uy, mira, casi tira el baúl.

Está muy emocionada. Ahí hay algo.

Otra de las cosas que hemos buscado antes.

Fíjate en la cola, todo el rato arriba.

Tienes razón. Porque está divertida.

Un momento, que ahí hay algo. ¿Puede haber algo ahí?

Creo que nos lo está diciendo.

Lo que te decía, ella está trabajando.

No admite otro juguete que no sea su juguete.

Muy bien, gorda. Fíjate.

Muy bien, gordita. El juguete de haberlo encontrado.

Muy bien, mi chica.

¿Y dónde estaba escondido? Agente, ¿ese es el objeto?

No. No, ese es su juguete, su premio.

El objeto que ha encontrado... Vamos a demostrar

a los amigos de casa que lo que ha encontrado es

un sucedáneo de la sustancia ilegal.

Qué pasada. Bravo, Chola.

Muy bien. Pero nos queda otra.

Habéis dicho que hay dos. Muy bien.

Ella ha encontrado esa y lo va a olvidar.

¿Seguimos buscando?

Busca.

Vamos a buscar el segundo paquete.

Como lo tengamos que buscar tú y yo...

Lo más impresionante es que, con la capacidad nasal de un perro,

que en este caso no tiene una nariz muy grande,

hay tantos receptores dentro de esa nariz

que nos dan, como decía antes Pedro,

50 000 vueltas, porque tienen esos receptores.

Por ahí parece que está... Busca.

muy interesada en esa zona, donde tenemos...

otro de los monitores.

¿Este está más difícil?

Da hasta apuro decirle algo.

Por no molestarla. Ella lo percibe,

pero hasta que no llega al punto de máxima concentración...

Pedro, ¿tenemos ahí algo? Chola, ¿hay algo ahí?

Tiene toda la pinta. O quiere cambiar la tele

o ha encontrado algo. ¿Dónde es?

Eso está claro. Ole, gordita.

¡Ole! Muy bien, Chola.

Qué pasada. Míralo. Muy bien, Chola.

Otro paquetito. Es impresionante.

Enhorabuena, de verdad.

Es impresionante. Chola.

Cholita. Chola.

Ella ya tiene su juguete, ya es feliz.

(Gruñido)

¿Y ese gruñido? De felicidad.

¿De felicidad? Está tan entusiasmada.

Se llena la boca y es feliz. Qué bueno, genial.

Yo lo he visto muchas veces,

pero felicidades, tío. Muchas gracias.

Pedro, enhorabuena.

Muchísimas gracias, Chola.

No sé si procede que la felicite.

Ya está. Adiós, Chola.

Enhorabuena. Estamos en muy buenas manos.

Enhorabuena a la unidad. Muchísimas gracias.

Muchas gracias. Por vuestro trabajo.

Un placer. Yo me he quedado flipado.

Y eso que lo has visto más de una vez.

Y más de dos. Pero me encanta verlo.

Yo no lo había visto. Y a mí, y lo veo a diario.

Gracias, Pedro. Muchísimas gracias.

Vamos a movernos, y vamos a pedir a los amigos que nos acompañen.

Ya conocemos...

a esta golden. Uy, por favor.

Que se está comiendo los juguetes que ha utilizado Chola.

Ven aquí. Ven aquí, mi amor. Conocemos a Tara

porque hemos abierto hoy el programa con ella.

Hemos hecho un adelanto de su historia.

También fue perro policía. ¿Cuánto pesa?

Eh... 32.

Hola, Tara. Por ahí.

¿Cuántos? Más o menos.

32. 32.

Y conocemos también a Rosa. Hola.

Bienvenida. Muchas gracias por venir.

Es la presidenta de la Asociación Héroes de 4 Patas.

¿Cuál es la contribución a la sociedad

de esta preciosidad?

¿A qué se dedicaba en la unidad policial?

Ella ha sido como Chola, buscaba también estupefacientes.

Tiene nueve años.

Se ha jubilado hace un año. Hace un año, se jubiló.

Más o menos.

¿Y cuál es el destino de una perra policía jubilada?

Si tiene la suerte de que sus guías se puedan quedar con ellos,

como pasa con Pedro, en el caso de Pedro,

que se queda con todos...

Pero luego, hay que ver las circunstancias personales.

En España concretamente, cada guía trabaja mínimo con dos perros.

Con lo cual, muchas veces no se pueden hacer cargo de ellos.

Y es cuando entramos nosotros en acción

para buscar una nueva familia que se haga cargo de su futuro.

Buscáis familias de adopción.

Exactamente. Para esta perra en concreto,

que imagino que ya tiene su familia.

Esta es mía. Esta me la he quedado yo.

Bueno, tiene su propia familia. Sí.

Sí. Evidentemente, después de haber dado tanto a la sociedad

y haber trabajado tanto...,

es el momento de que les devolvamos todo lo que han hecho.

Carlos y yo nos preguntamos

si, al ver a Chola trabajando, no le han entrado ganas...

"Quita, que voy yo". "Que yo hago mejor ese trabajo".

No, Tara ya está jubilada.

Jubilada. Totalmente.

¿No muestra ningún interés? Ninguno.

¿Por jugar, por buscar? No.

Por buscar este tipo de cosas. Jugar con pelotas, sí.

Pero el tema de trabajar, ya ha decidido que lo deja.

Es impresionante cómo entiende que se acabó, que no trabaja más.

Una de las cosas maravillosas que tienen estos perros

que han sido trabajadores durante muchos años,

y que es un trabajo intenso,

es lo bien que se adaptan a una casa.

Dicen: "Soy jubilado", pero es que se lo creen

porque llevan vida de jubilado. Se adaptan muy bien a la familia.

También hay que tener en cuenta que su entrenamiento es diario

y, cuando dejan de entrenar,

se les olvida un poco lo que es el trabajo

y se van a la vida de jubilado.

Enhorabuena por vuestra actividad, Rosa.

Héroes de 2 Patas. Para devolverles a ellos...

De 4. De 4 Patas.

De dos a veces, ¿no?

Tenemos alguno de tres.

Para devolverles todo lo que hacen por nosotros.

Muchas gracias. A vosotros.

Carlos, te voy a pedir que mires la pantalla.

Sí. Y que veas...

a este precioso perro.

Se llama Cholo. Y... Cholo.

que averigües a quién pertenece, quién es su dueño.

Pues no tengo ni idea.

Te voy a dar dos pistas. A ver.

Vive en el sur.

Vive en el sur. Tiene título nobiliario.

Pues no tengo ni idea.

Susana, tú ni pestañees.

Dame una pista.

No sé, no tengo ni idea. No puedo pestañear.

Alguien de la realeza. Vamos a verlo.

Cayetano, ¿qué tal? -Hola.

-Muchas gracias. ¿Cómo estás?

Muy bien. -Qué precioso. Qué precioso.

¡Tuerca!

¡Luna, ven!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Vamos!

¡Venga, Cholo!

¡Cholo! ¡Bambi!

¡Bambi!

¿Cuántos perros tienes? -Pues nueve.

Y este es el protagonista.

Dime que es Cholo. -Es Cholo.

Cholete. Era un vagabundo. -Sí.

Volviendo de Manilva, estaba totalmente moribundo,

sucio. Bueno, olía... no te puedes imaginar.

Estaba flaco flaco. Y paré en la gasolinera

y lo vi ahí escondido.

Y dije: "¿Este pobre perro?".

Y empecé con mi hijo a acorralarlo, y lo cogí,

lo metí en el maletero, estaba muy asustado.

Cuando llegó aquí, cazaba pájaros...

y hacía agujeros y los enterraba.

Yo creo que estaba acostumbrado a sobrevivir.

-Sí, sí.

Por si acaso no había garantía de comida.

Hasta que vio que la comida estaba garantizada.

¿Sois una familia de animales desde muy pequeñitos?

Con tu madre, con tus hermanos.

¿Siempre habéis tenido perros o mascotas?

-Sí, siempre.

En Liria, llegó a haber 14 perros.

Y tenían que salir por turnos.

-¿Le gustaban a tu madre los animales?

-Sí, le encantaban.

Los perros, los loros, tuvo un mono.

¿Tuvo un mono también? -Sí.

-¿Y le obedecía?

-Pues no.

Además, mi madre les dejaba hacer lo que les daba la gana.

Era un libertinaje absoluto.

La persona que quiere a los animales y es querida por ellos

es buena persona.

Es buena gente, sin duda.

Sin ninguna duda. ¿Ha dicho "un loro" y "un mono"?

Susana. Un loro y un mono.

Me quedé parada, porque no imaginaba a la duquesa con un mono.

El loro es espectacular y, además, tengo la foto.

¿Has traído la foto?

He traído la foto. Pero eso no es un loro.

¿No? Eso es un guacamayo.

Pero un pedazo de guacamayo precioso.

Pero hace el efecto de loro. Es de la familia de las psitácidas.

Imagínate. Qué preciosidad.

A ella le encantaba tenerlo en su habitación.

Lo dejaba suelto, disfrutaba con él.

Parece ser que era el animal que más le gustaba.

Cayetano es un experimentado jinete.

En la categoría de saltos,

participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Y su amor por los caballos es evidente.

Eres de las personas que más sabe de caballos.

Nos preguntamos los que no sabemos y les tenemos mucho respeto

si ellos sienten el miedo cuando tú estás al lado

o cuando a lo mejor estás haciendo tus competiciones.

O yo, si me tuviera que subir en este momento.

¿Sentirían ese miedo que te aseguro que tengo?

Sí, claro. Tú les transmites tus sensaciones.

En la competición, mucho más. Tienes que darles seguridad,

para que venzan el miedo

y la inseguridad, como si fuera un niño sordomudo.

¿Sordomudo por qué? Porque ellos no oyen.

Ellos no interpretan tus palabras,

interpretan tu asiento, tus piernas y tu mano.

-¿Crees que alguno de tus hijos va a seguir tus pasos?

No. -¿No? ¿Les encantan los animales?

Se han criado con ellos. -Sí, les gustan.

-¿Sí? ¿Más los perros que los caballos?

Más los perros. -Más los perros.

-Los caballos también. Montan. Luis, algo más.

Luis compite un poco. Y a Amina...

le gusta montar con sus amigas.

Con sus amigas. -A caballo se divierte.

Pero ella no... Deportivamente, no.

Me encanta la mirada de Cholo,

está muy atento a cómo habláis del caballo.

Nos perseguía adonde íbamos.

Cayetano, en este caso, tenía una mascota, un caballo,

que era su preferida, la más querida,

y que, por desgracia, falleció.

Y yo me pregunto, ya que tenemos aquí a Carlos,

si una mascota tipo caballo, que no sube a dormir a la cama

ni te la puedes poner en el sofá y esas cosas tan amorosas,

puede llegar a ser una mascota mascota.

El concepto "mascota" es cariño hacia un animal.

Para un elefante, tendrías que tener unas instalaciones

y un mundo alrededor muy grande.

Se puede considerar un animal domesticado,

doméstico, de casa, que puede ser una mascota

o algo que te llegue, un caballo. Para mucha gente.

En este caso. Hay muchísimas personas

que tienen un caballo como lo más importante de su vida.

Muchísimas gracias a Cayetano por abrirnos la puerta de su finca,

de su amor por los animales y de su gran sensibilidad.

¿Cómo despedirías el programa en estos momentos?

-Pues diciendo que el animal es un ser vivo

que es muy sensible,

que quizá no tiene inteligencia, pero sí es listo.

Sí tienen esos sentimientos como tenemos nosotros.

En este país, habría que desarrollar la cultura y la conciencia animal,

en general.

¿Crees que se nos podría despedir tu gran amigo Cholo?

-Por fin hemos conseguido que se acerque al caballo,

que no se asuste. -Pero se llevan bien, parece.

Mi amigo el vagabundo. -El vagabundo.

Se piensa que os lo vais a llevar.

Tiene miedo al salir, no sube ni al coche.

Cuando le tenemos que llevar al veterinario, no le gusta nada.

Cuesta meterle en el coche. -Está pegado a ti.

-Está feliz y no quiere separarse.

Y le da miedo que le puedan sacar de aquí.

Con lo cual, preserva su estancia...

y su vida confortable. Lo pasó mal antes de llegar aquí.

-Dicen que los perros no tienen suficiente memoria, yo creo que sí.

Yo creo que saben valorar el cariño que les puedes ofrecer

y lo mal que lo han pasado.

Es como las personas, nosotros también tendemos a olvidar lo malo.

Si has tenido un accidente, estás en un hospital

y lo vas olvidando.

¿Ves cómo te quiere? Es que no puede vivir sin ti.

Lo que pasa es que me entienden. -Claro.

Con las personas que no les tienen miedo...

y que les atienden bien...,

los animales son mucho más agradecidos.

-Claro que sí. Muchas gracias, Cayetano.

-De nada. Encantado.

Estoy de acuerdo con él, hace falta más conciencia animalista.

Sí. Y lo que te quería comentar de Cholo,

que ves que está muy apegado a él,

es que estuvo mucho tiempo separado de él.

Él estaba en otra finca, no comía, no dormía,

casi no caminaba. Pobrecito.

Y decidió trasladarlo a la finca donde hicimos el reportaje.

Y ha hecho un cambio emocional increíble.

(Golpe)

Ismael, por favor.

Qué manera de irrumpir. Perdonad que os interrumpamos.

Lo siento.

Hemos buscado en el Archivo de TVE.

Bueno, las imágenes que me ha enseñado.

Hemos encontrado unas imágenes. ¿Las traéis?

Sí. Os van a dejar boquiabiertos, ojipláticos,

o como queráis. Las tiene el realizador.

El protagonista es

un pingüino. Mirad, mirad.

(NARRADOR) "Es el ilustre señor pingüino,

que viste con arreglo a la más vieja y severa etiqueta

cuando sale a dar su paseo matinal".

"Hace las delicias de la infancia cuando se la tropieza en su camino".

"Pero él se considera mayor, tiene un propósito preconcebido

y continúa su paseo indiferente al mundo entorno".

Paseando ni corto ni perezoso.

Se dedica a pasear por toda la ciudad

con un único objetivo: ir a comer pescado.

Ir a comer pescado.

Mirad. Baja las escaleritas.

Él, tan ancho, baja las escaleras. "Ahí voy".

Y ahora, me encanta, porque también...

Bueno, él va paseando, se encuentra con gente,

pasa de la gente. Todo el mundo pasa del pingüino.

Cruza el paso de cebra.

Es un paso de pingüinos.

Eso es, blanco y negro.

Mírale.

Y va directo a la pescadería.

Él, superlisto. Esto pasa en mi barrio,

la gente ve pasar un pingüino... Esta es mi parte favorita.

Sigue en tobogán y se pega la leche del siglo.

Tiene práctica.

Es la forma que tienen... ¿No se habrá hecho daño?

Daño se ha hecho, fijo.

Ellos hacen ese tipo de movimiento en el hielo, se deslizan.

Pero la caída ha sido de pico. Eran otros tiempos,

estamos escuchando la locución...

La sensibilidad afortunadamente está cambiando.

Eso sí. Pero ¿qué hace?

Pues le va a pedir al señor un poquito de pescado

con carita de "mírame, por favor, que estoy aquí".

"Dame algo". ¿Está pidiendo un aperitivo?

Con un pico así, a mí no se me ocurre no dárselo.

Mírale, lo ha conseguido. Si nos metemos un pescado tú y yo

de ese tamaño, vamos a Urgencias. Yo soy igual cuando tengo hambre.

Voy a saco. Tengo hambre y no hago caso a nadie,

voy a la comida.

Qué barbaridad. Y más imágenes traes.

Yo he visto que has traído más.

Vamos a por una imagen que es...

totalmente distinta, que quiero que todos veáis.

Esto es intolerable ahora, no puede suceder.

Es un oso... paseado con una correa por toda la ciudad.

Hoy en día, esto no se puede consentir.

Está prohibido, ¿verdad? No se puede.

La tenencia de este tipo de animales está controlada.

Hay países en los que aún se siguen haciendo

desgraciados eventos con perros de pelea y con osos.

Gracias a Dios, no pasa en España. Mirad, que se sube al tranvía.

Se sube al tranvía. Y la gente ni se inmuta.

Ni se inmuta. Habría que preguntarles

si se han inmutado o se han hecho algo encima.

Yo veo un oso en el metro y me da algo.

Pues sí. Esto es horrible. La gente dice:

"Es normal que venga todos los días un oso, un elefante, una jirafa".

En esas épocas, era habitual el uso indiscriminado de animales

como divertimento, y en jaulas...

Fíjate, qué indecencia.

Qué les debían hacer para conseguir adiestrarles de esa manera.

Es como si lo llevaran a ver a su amigo.

No se puede consentir.

Mejor que les dejaran en su territorio natural

que andarles llevando con una correa.

Esto sigue pasando en Tailandia, y en muchos sitios.

Hay que criticarlo y denunciarlo. Sí.

Afortunadamente, ha cambiado también la manera de informar,

la sensibilidad y la conciencia animalista.

Equipo, muchas gracias.

Ahora, cogemos papel y lápiz porque llega Mascoconsejos.

Hablamos de collares, hablamos de arneses y de correas.

Según el tamaño, también el carácter del perro,

conviene una u otra.

Y vamos a comprobar cómo el estilo no está reñido con la comodidad.

Vamos a hablar de correas y collares para perros.

Empezamos por los collares, como este de aquí.

Hay de muchos tamaños, colores y formas.

Van alrededor del cuello del perro,

y aquí iría la correa.

Para aquellos que tiran mucho del collar

y se pueden hacer daño en la garganta, tenemos arneses.

Los arneses van cogidos al pecho. ¿Cuál es su problema?

Que con él hacen más fuerza.

Tenemos que educar muy bien a nuestro perro,

porque si es muy bruto y le sacamos a pasear, puede tirarnos.

Luego tenemos las correas.

Tenemos dos tipos principales:

las fijas, para los perros más nerviosos

que tenemos que sacarlos pegados a nosotros,

y las que se pueden alargar.

Estas se pueden alargar mucha distancia;

alguna, hasta cinco metros. Si queremos que no vaya más lejos,

la dejamos fija y así nuestro perro no puede escaparse.

Por lo demás, hay que tener cuidado con estas correas

porque el problema es que empiezan a estirarse, a estirarse,

y si nuestro perro sale corriendo y cruza una carretera,

puede ser atropellado.

Estos son los tipos que hay.

Carlos, ¿qué tenemos que tener en cuenta

a la hora de comprar una correa o un arnés para nuestro perro?

Las características de cada animal.

Las correas, los petrales, eso que va al pecho...

Petrales. Sí.

Todo puede ser útil, pero depende de cada animal.

Y lo que nos ha dicho el compañero está muy bien,

pero yo quería aportar un pequeño "gadgeto".

¿Puedo pedir tu ayuda?

Claro, siempre. ¿Seguro?

¿La de Ismael? ¿Qué tengo que hacer?

Es el más perro del equipo. El más perro de todos.

Eso es un piropo. En este programa, eso es un piropo.

Si es un piropo, soy el más perro. No tienes que ser tan bueno.

Voy a hacer de perro, ¿no? No pasa nada.

Tenemos este collar, que se denomina...

Estás en lo negro. Estupendo. Perdón. Así, para que se vea.

Un collar tipo Halti. Fantástico.

Fijaos qué sistema.

Tiene una parte que es como un collar normal.

¿Cómo se pone? Como un collar.

¿Se lo vas a poner? No hace falta aeronáutica.

Ponte así, como si tuvieras un morrito.

Este es el hocico. El hocico.

Fijaos, esto iría al cuello y al hocico del animal.

Pero la correa,

la correa se agarraría aquí, aquí.

Intenta caminar.

Eh, qué bueno.

Así evito el... Como un caballo, ¿no?

De verdad, tenemos un equipo tan inteligente.

Lo que hacemos sin hacer casi fuerza,

el animal tuerce la cabeza, se siente incómodo y no tira.

Lo has hecho muy bien. Te falta el "sit".

¿Y "plas"?

¡Bien! Dale un premio. ¡Ismael!

Dale un premio, que se ha portado muy bien.

Levántate, que esta es una escena deplorable.

Deplorable. Ha sido un instinto natural.

Te juro que no estaba previsto. "Sit, sit", pero aquí.

Muy bien. Ismael, no puedes ser tan bueno.

No puedes ser tan bueno. El "plas" lo hace algo violento.

Pobrecito mío.

Quería enseñaros esto. Algunos dirán: "¿Qué es?".

Es una botella de agua. También.

Tuvo alguna cosa más. De agua caliente.

Para el perro. Para los pies. No.

Esto es una cosa que se está poniendo...

no muy de moda, sino muy de uso, en muchos sitios.

En Canarias es obligatorio salir a la calle con tu perro

para que haga pis y echarle agua para diluirlo.

¿Para limpiar la zona? Efectivamente.

Este es un aparato... Tendríamos que seguir el ejemplo.

Muy práctico y muy cívico.

Equipo, vamos a terminar el programa como lo empezamos,

sonriendo con más animaladas.

Ismael, creo que has encontrado un reto.

Un "challenge". Un "challenge".

De esos que se ponen de moda. "Snoot challenge". ¿Qué significa?

"Snoot". "Snoot", "nariz".

Tú pones la mano así.

Atentos. Tú pones la mano así, ¿y qué hace el animal?

Corren y meten el hocico en el agujero.

Qué bueno. Como si hubiera algo.

Lo vemos aquí. ¿Ves?

Hay hocicos que son más grandes. Ay, por favor.

Estos dos, a la vez.

¿Ves? El de la derecha no lo pilla.

Este mete el hocico.

Lo he intentado con mi perra y lo hace.

Y le saca la lengua. Hay perros que están hartos

y dicen: "Déjame tranquilo ya". Este lo mete.

El mío no, pasa. En un corazón.

Ve un agujerito o lo que sea. ¿Por qué?

Este es el mejor. Elisa, ¿qué perro tienes?

Mi perro es una dálmata. ¿Una dálmata?

Pero yo lo hago y pasa de mí.

Excepto si pongo un dónut, que lo come.

¿Y cómo se llama tu dálmata?

Luna.

¿Luna? Qué bonito. Sí, muy original.

Un día la traigo. No conocía a ninguna Luna.

¿Por qué hay perros como estos que vemos

que meten la nariz...? Este está hasta las narices

de que se lo haga el dueño. "Paso de ti, hombre".

Estos son más listos.

Estos son como Luna, como la perrita de Elisa.

¿Por qué hay perros que lo hacen? "Que me dejes tranquilo".

Esto lo hacen solo por una mera curiosidad.

Un perro ve un agujero y quiere ver qué hay detrás.

No piensa que le hacemos una broma.

Ve un agujero y mira. Se me ocurren muchas cosas.

Luego nos los contamos.

Lo que sí es que acaban hasta las narices.

Nunca mejor dicho. Exacto.

Debemos darle un premio.

Si hace una cosa que le hemos propuesto, démoselo.

Ya está. Y seguirá haciéndolo toda la vida.

Me da pena el perro de al lado. ¿Crees que todos meten el hocico?

No. Y si lo hago en grande...

¡Ah!

Es que no me podéis picar.

No me podéis picar. Qué bruto.

Sois peores que los perritos y que las perritas

que vienen a este programa.

Tengo mucho instinto animal.

Menos mal, que no nos falte.

Bueno, nos marchamos hasta la semana que viene.

Muchas gracias por acompañarnos.

Recordad que no es obligatorio amar a los animales,

pero sí respetarlos.

Hasta la semana que viene.

Hola. Ven aquí, saluda.

Vete, vete.

Guapetones.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 5

03 mar 2019

Conoceremos a Greta, una perra con problemas de agresividad, pero solo con los hombres, y veremos cómo nuestro conductista, Israel Pérez, consigue ayudarla a superar su problema de conducta. Visitaremos la finca sevillana de Cayetano Martínez de Irujo, donde veremos cómo es su relación con sus caballos, y en especial con Cholo, uno de sus perros. Conoceremos las actividades de una asociación,

"Héroes" que se encargan de encontrarles un hogar a perros que han ofrecido su servicio a la sociedad. Nos visitará Chola, una perra de la Policía Nacional experta en detectar sustancias ilegales en aeropuertos y controles policiales.

ver más sobre "+Cotas - Programa 5 " ver menos sobre "+Cotas - Programa 5 "
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios