+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5445898
Para todos los públicos +Cotas - Programa 20 - ver ahora
Transcripción completa

Carlomagno, un elefante;

Lorenzo de Médici, una jirafa;

Churchill poseía un guacamayo que insultaba a los dictadores.

Durante muchos años vivió en Televisión española

un erizo de ficción que se convirtió

en el vecino favorito de los niños y las niñas.

Nuestro invitado especial de hoy se llama Espinete,

como él, es un animal sociable, que come insectos

que apenas alcanza el medio kilo de peso

y es tan valiente

que es capaz de enfrentarse a las víboras, pero ojo,

que su tenencia y comercialización,

la de esta raza en concreto,

está prohibida por la ley española, el tenerlo como mascota.

Te lo contamos ahora. Bienvenidos y bienvenidas a "+Cotas".

Empieza tu programa de animales de compañía.

Que entren Sandra Daviú, Ismael Beiro y Carlos Rodríguez

que es el veterinario del programa.

Me quedo a vivir aquí. Lo tengo decidido.

Me encanta.

El veterinario del programa.

Esta es tu casa, ya sabes.

Acaba de llamarme mi madre. Qué morro tengo.

Hala, Vero.

Siéntate. Vienes con Vero.

De Vero, sí. Vero, que es macho.

Vero, que es macho. Es que hay gente muy original.

Vero, Vero. Hombre, adiós.

¿Qué pasa? Hola. Ismael Beiro, quiere ir a "vero",

a "vero" a usted. Va como perro por su casa.

Te pareces a Ismael. Oye, te digo una cosa.

Soy la competencia, Ismael.

Una cosa, este animal

es de un compañero del equipo

y es curioso porque es un animal de la ONCE.

La ONCE da a los perros

a familias para que se socialicen de cachorretes

y, cuando llega el año más o menos,

valoran cómo ha sido esa educación,

si ha sido óptima para poder trabajar con un ciego

sigue su camino y sigue su trabajo,

pero cuando ven, como es el caso de Vero,

Vero la verdad que es más bien para descansar,

no para trabajar

y por eso lo tiene nuestro compañero de trabajo.

Aquí está con nosotros. No tiene que ver

con la educación, sino que a lo mejor no está para eso.

Cada uno vivimos de una forma,

como se puede ver entre Ismael Beiro y yo.

(RÍE) Sí, verlo para creerlo.

Para empezar vamos a ver una protectora.

Sí, la Madriguera es una protectora que recoge y adopta

todo tipo de roedores.

¿Cómo es tener una cobaya de mascota?

¿La llamas y viene como un perro?

Cuando hace alguna trastadilla,

se queda así quietecino,

sabe... -Que lo ha hecho mal.

Que algo que no está bien está haciendo.

Y hay algunas que te pueden dar besitos

y mordisquitos de amor, como yo digo.

Ahora ya si eso lo digo bien: roedores.

Porque claro, conejos, chinchillas, cobayas y hámsteres

pues también tienen su corazoncito.

Y hoy también, Ismael, nos interesamos por GREFA.

Atención, ¿eh? GREFA.

Es un hospital de recuperación de animales salvajes,

que está en Madrid. Lo podemos ver.

-¿Acaba de ingresar? -Todavía no vuelan bien,

se tiran de los nidos y acaban en el suelo.

La gente los encuentra y nos los trae.

Quiero darle suero para no pincharle,

porque está deshidratado, pero con el susto que trae...

Ahí, ahí ha tragado.

Tiene susto, pero parece que nada más.

Pues como habéis podido ver,

hoy veremos qué hacer si os encontráis

con un animal silvestre, así como yo.

(RÍEN) Y vienen a plató.

Sin domesticar dices, ¿no? Sí, sí, sin domesticar.

Carlos, además nos vamos a ocupar de los más pequeños de la casa.

Exacto. Hoy con nuestro rehabilitador canino

veremos si se puede educar a un cachorro,

a un cachorro que no para,

que no para, que no para,

pues como todos. Vamos a verlo.

-¿Es muy nervioso? -No para quieto.

Cuando ya se pone muy nervioso, bozal.

¡Bájate!

¡No!

-(GRUÑE) -¡No!

¡Abajo!

¡No! ¡A tu sitio!

Vamos, ¡a tu sitio!

Veremos si esta familia es capaz de convencer a Thor

para que obedezca.

Con los compañeros, seguro.

Todo esto y mucho más en los próximos minutos

en el programa de hoy.

Abrimos "Animaladas".

Hoy a la sección la podemos llamar "Mascotas en la nieve".

Pues sí, porque mira,

mira cómo se lanza elgato en el trineo.

Ellos se divierten muchísimo en la...

y este me encanta, porque va marcha atrás.

El pobre intenta avanzar, pero no hay manera con la lluvia.

Y mira que le pone ganas, pero ha decidido quedarse atrás.

Con una gallina. Claro.

Con una gallina haciendo "snowboard".

Sí. Llevaba una tabla y una gallina, dice: "hago "snow".

Y este... (RÍE)

El perro con botas. Le cuesta, dice:

"no me siento muy a gusto"; y este:

"Vamos a tirarnos a la nieve".

Superado por las circunstancias. A ver qué pasa, tan contento.

Este me encanta. Este perro es raro.

Dice: "Por favor, no me tiréis nieve".

Este perro te encanta, ¿no, Ismael?

A mí me gusta más la amiga Nutri.

Mira, mira, mira.

Yo más o menos hago lo mismo en la nieve.

Tú esquías así, ¿no?

Puedes formar un alud si te resbalas.

Él se desliza así.

El caballo, cómo se lo pasa con la pelota.

Y ahora un perro.

Un perro que hemos lanzado con un trineo

y oye, va bien, va bien, va bien,

¡ay! ¡Mecachis!

¿Por qué me han puesto el muro ahí? Desde luego...

Pero no se ha hecho daño, tranquilidad.

Mira qué bueno siguiendo al de dos patas.

Claro. ¿Y este? Pues llévame.

Es que no tengo quien me tire.

No sé si llévame o déjame para mí el trineo.

Déjame el trineo. Esto es para mí.

Se lo ha quitado. Y este está

revolcándose. Está fresquito ahí.

Le encanta. "Me doy una vuelta, ahora otra, ahora me sacudo".

Lo que disfrutan en la nieve. Pues sí.

Y aquí ¡pum!

Es que eso... Están jugando.

Muchas veces no controlan la fuerza,

pero no nos hacen daño, solo quieren jugar.

Hay que tener cuidado, ¿eh?

Este es el que hace bolas de nieve.

Les encanta estar, entiendo, Carlos,

pues un juego. Les encanta jugar.

Ten en cuenta que la nieve... ¡Mira, me encanta!

Este hace una vuelta, otra, hace la croqueta.

Podríamos probarlo, Isma.

El panda croqueta. Me voy a ahorrar el comentario.

(RÍE) Escuchadme una cosa.

Lo único que quiero apuntar sobre mascotas y nieve,

que suele pasar demasiadas veces,

cuando salen de repente: "Vamos a dar un paseo",

y ha caído una nevada espectacular y el perro no conoce la nieve,

lo que va a intentar, como con todo,

probarla y comérsela.

Si se come nieve, lo más probable que al día siguiente tengamos un...

(IMITA RUIDOS DE FLATULENCIAS) Porque no tiene sales minerales.

Además te voy a contar una cosa.

Dos animales que se encuentran por el bosque.

(RÍE) Ya lo enmascara.

Voy a contar una cosa no, un chiste.

Dos animales se encuentran en el bosque.

Dos animales muy raros se encuentran y dice uno al otro:

"¿Tú qué eres?". "Yo perro-lobo".

"¿Y eso cómo es?".

"Mi madre era perra y mi padre, lobo. ¿Y tú?".

"Yo, oso hormiguero". "Venga ya, hombre".

(RÍE)

Vero, tápate las orejas, anda.

Bueno, en la misma línea. Qué horror.

Animales en la nieve,

Pues sí, como si fuera una producción de Hollywood,

porque tiene título de película: "Animales en la nieve",

vamos a ver revolcones,

caídas divertidas, trineos.

(LADRA) Por ejemplo.

Esto es lo que tiene resbalarse.

Qué mono. No se ha caído, no ha llegado a caerse.

¿Es un mapache, Carlos? Es un panda rojo.

¿Un panda rojo? Parecía un mapache. ¡Mira!

¡El elefante! El elefante que dice:

"No me meto, pero voy a beber agua".

"Y me voy a revolcar un ratito".

Es que los cambios de temperatura les gustan.

¡Mira el listo del gato!

Mira el listo. Son bastante listos los gatos.

Creo que Chiquito de la Calzada,

en paz descanse, se fijaba en la manera de andar

de los animales en la nieve.

Andan en plan... Caballo blanco, caballo negro.

Qué disciplina, no como nosotros, uno detrás del otro.

Generalmente, cuando van en grupo,

van así, mira. ¿Estos qué son?

Es que no lo veo. ¿Gatos?

¿Gatos o linces? Pero gatos... sí, gatos.

Yo no veo nada tampoco. Ni yo, pues vaya, estamos aquí...

Un oso polar refrescándose un poco.

Estos tienen más fijación con la...

Pero parece que, porque los animales

tienen la capa de grasa que tú dices,

tienen un poco de calor.

Sí, mira, quería rebozarse y le han puesto un abrigo.

Mira, mira este campeón de snowboard.

El perro: "¿Qué necesidad tengo de que mi dueño me suba

en una tabla y me tire?".

Mira. ¿En el barro se revolcarían igual?

Hay perros que les gusta el barro, que no les gusta,

que les gusta la arena o no.

A este le encanta la nieve, es evidente,

el hielo más bien. No sé si puede hacer algo

en este caso. Mira la vaca.

Más que disfrutar, ¿verdad? Va cuesta abajo.

Se llaman Holstein-Friesian

las vacas estas blancas y negras.

Holstein, ¿cómo? Holstein-Friesian.

Holstein-Friesian. Sí.

Esto les encanta. El mordisquear.

Los hemos visto con la manguera de agua.

Es lo mismo. Las fuentes, ¿no?

Cuando hay una fuente la mordisquean.

Este momento de los perros de acicalamiento, Carlos.

Es una maravilla. Su rutina de autocuidados.

Tenemos que distinguir en estos cuidados,

como vemos a nuestra amiga...

a nuestro amigo Vero,

hay que distinguir siempre si es

un acicalamiento o si es un picor por alguna razón.

Si vemos muchas veces, como Vero, que se chupa mucho,

vemos que tiene la patita un poco ennegrecida,

la saliva

oxigena,

oxida el pelito y se pone negro.

¿Vale? Eso es como echarte agua oxigenada que se hacía antes,

para ir chulo. Sí, pero ahora no se hace.

Ahora no tengo pelo. No hay que hacerlo en casa.

Habla por ti. (RÍEN)

Seguro que cuando falte dinero para la peluquería...

Tira de recursos.

Ismael, no vayas a hacer eso, que vas a venir más rubio todavía.

Esas mechas se las hago en la clínica.

Cuando hace surf, le pega el sol y sale así.

Mechas de agua oxigenada de la baratucha.

Ismael, estás muy guapo, no les hagas caso.

A lo que vamos. ¿Cómo actuar

si te encuentras un animal silvestre herido

ya sea en el campo o junto a una carretera?

Un ciervo, un águila, un zorro.

En Madrid existe un centro especializado

en la asistencia de animales en libertad, GREFA.

Cuenta con una unidad móvil para emergencias

y un hospital donde son tratados

antes de ser devueltos a su hábitat.

Nos lo cuenta María Pérez.

Vamos a conocer cómo se trabaja en GREFA,

el centro de recuperación

de animales silvestres.

Al año, cerca de 7000 animales en peligro llegan aquí.

El objetivo: curarles y recuperarles cuanto antes

para que pronto regresen a su hábitat.

Hola, buenos días. Les traigo este pajarito

que me he encontrado en el suelo de la urbanización.

Es un avión común. Vamos a tomarle los datos, ¿vale?

¿Dónde lo encontró? ¿En qué circunstancia?

En el suelo, iba andando con dificultad.

-¿Le ha dado algo de comer? -Un poco de magdalena. (RÍE)

Buenos días, Dani.

-Buenos días. -Dani y compañía. ¿Qué está pasando?

Pues mira, esta señora nos ha traído un pollito.

-¿Acaba de ingresar? -Todavía no vuelan bien,

se tiran de los nidos y acaban en el suelo.

La gente los encuentra y nos los trae.

GREFA es un hospital de fauna salvaje,

lo que hacemos es intentar recuperar estas especies amenazadas.

Saldrá adelante, supongo, porque ya no es tan chiquitín, ¿no?

Cuando ya son pollitos que no tienen ningún problema

es simplemente alimentarlos hasta que puedan volar

-y se liberarán. -Gracias.

A usted. Hasta luego.

Aquí traemos al pequeñajo.

No es tu primer pollo, ¿no?

No, no es el primero, qué va.

A ver, pues le vemos.

Tiene los ojitos un poquito entornados.

Quiero darle suero para no pincharle.

Está deshidratado,

pero también con el susto que trae...

Ahí, ahí ha tragado.

Tiene susto, pero parece que nada más.

¿Qué es lo más importante cuando nos encontramos animales?

El manejo no es muy complicado,

pero el estrés hace mucho daño a las aves

y a la fauna en general.

Lo mejor cuando encuentres un animal herido,

meterlo en una caja, dejarlo en un sitio tranquilo

y llamarnos, pero sobre todo no improvisar.

-(RÍEN) -¿Ya estás?

Pues lo vamos a subir.

¿Dónde lo llevamos?

A la nursería para que allí lo ubiquen

y le den de comer en cuanto puedan.

Nada, te subo este avioncito.

¿Ingresan muchos pollitos?

Seguramente aquí habrán ingresado unos mil o mil y pico.

Sois las madres de leche.

-Sí. -(RÍEN)

La mayoría que ingresan son aves,

pero también nos ingresan crías de mamífero.

-¿Esto qué es, Isabel? -Una cría de corzo.

Estos animales no deberían llegar al centro de recuperación

porque es difícil sacarlos adelante

y sobre todo porque, si la madre hace su encame,

le deja escondido durante el día, ella se va a comer,

pero la gente muchas veces, por desconocimiento,

los encuentra, piensan que están abandonados

y ¿qué madre abandonaría a su hijo?

Los traen aquí y ya es imposible volverles a dejar

y que la madre lo coja.

Nos salimos porque se está poniendo nervioso, ¿no?

¿Qué futuro le espera a él?

Pues en alguna finca privada donde no se cace

porque encima son especies cinegéticas.

A este animal no hay que traerle.

-Estos animales no se cogen. -No debería estar aquí.

-A seguir alimentando, Isabel. -Venga.

-Gracias. -Gracias, hasta luego.

Hola.

¿Qué tal el ala? ¿Igual?

Pues igual.

¿Qué tenemos por aquí?

Es un milano negro.

Como ves, tiene el ala deteriorada,

las plumas están muy rotas.

¿Se electrocutó?

Creemos que sí.

No tenemos ciencia cierta porque lo encontró un ciclista,

lo llevó a protección civil y lo recogimos.

No podemos saber bien dónde estaba.

-Está muy tranquilo. -Está tranquilo, amilanado.

De ahí la expresión, porque se quedan como muertos.

Le hacemos un tratamiento con láser

para ver si es capaz de tensar otra vez los músculos.

Pues ya está.

El animal está bien, pero esta ala no funciona bien.

-Crucemos los dedos, ¿no? -Esperamos.

Bueno, pues vamos a ver a Pablo,

que es el responsable de cría en cautividad en GREFA.

-¿Hola? -Hola.

Hola, Pablo. ¿Cómo estás?

Pues pasamos por aquí.

¿Qué se hace aquí, Pablo? Que veo mucha criaturita.

Una de las líneas de trabajo en GREFA

es criar en cautividad especies que están amenazadas.

Los criamos, los sacamos adelante

y, cuando están listos, los reintroducimos en su hábitat.

La mayoría de pollitos que tenemos son

de cernícola primilla.

Sus poblaciones han bajado alarmantemente estos años.

-Está en peligro de extinción. -Sí.

En la comunidad de Madrid, sí.

Ay, qué cosa, qué pequeñajos.

¿Cuánto tiempo tiene?

Unos dos o tres días.

Bienvenidos al mundo. (RÍE)

-¿Qué comida es? -Carne triturada.

A ver, toma, chiquitín. ¡Ahí va!

Tiene hambre, ¿eh?

-¿Cuantas veces al día lo hacéis? -Cuatro.

Desde las 8:00 a las 20:00.

Se hace muy rápido.

Por mamá. (RÍE)

Pablo, estos animales son de GREFA, han nacido aquí.

Sí, pero al final del día,

con estos y los animales que recuperamos,

la idea es que vuelvan al campo que es su lugar.

-Que vuelen libres. -Que vuelen libres.

Devolverlos al lugar de procedencia, es decir,

a la naturaleza,

en libertad.

Importantísimo trabajo el que realiza GREFA.

Seguimos hablando de primeros auxilios.

Vamos a preguntarle... Hola, Isaac. Buenas.

Bienvenido.

Vente para acá. Vero no se pierde, Dani.

Tú donde quieras Vero. Estás en tu casa.

Vamos a preguntarte por los pollos

que nos podemos encontrar. Pues no sé, de vencejo.

Tú has traído dos ejemplares...

De vencejo. De vencejo.

¿Cuánto tiempo tienen?

Pues ahora tres semanitas. Qué bonitos.

Es que me los cómo.

No, no se pueden comer.

Hombre, lo digo en el sentido...

Llevo mucho cuidándolos. No los comas.

No.

Felicidades por el trabajo.

Muchas gracias.

Porque cada animal que salvamos es una pasada.

Es que no nos damos cuenta, pero cada uno de estos animalitos,

es un tornillito en el barco en el que todos viajamos.

Una contribución a nuestro pequeño y gran mundo.

Isaac, cuéntanos,

nos encontramos un polluelo. ¿Qué tenemos que hacer?

Lo primero, si nos encontramos un polluelo,

recogerlo del suelo,

meterlo en una cajita de cartón.

Cogerlo como lo hace el veterinario.

Sí. Con mucho cuidado

si es un polluelo de un ave pequeña.

No vamos a encontrar un polluelo de búho o de alguna ave rapaz

en el campo. Sí.

Mucho mejor avisar a agentes forestales.

Que estén especializados y que sepan...

Manejar ese tipo de animales. De acuerdo.

Pero con pequeñas aves, pues lo que podemos hacer es cogerlo

y llevarlo en una caja de cartón.

Y luego, ya una vez en casa, pues tratar de alimentarlo.

Sacarlo adelante.

Una vez esté ya emplumado, hay diferentes tipos de alimentos.

Aquí hemos traído una representación

de lo que podemos utilizar en casa.

Sí, lo que podemos encontrar.

En tiendas de animales que están especializadas

en aves, pues es fácil encontrar también

pasta de insectívoro, como esta.

Pasta de insectívoro.

De frugívoro y de granívoro, como esta de aquí.

Que está hecho con fruta, entiendo. Para jilgueros, canarios,

que también como son...

Hay gente que se dedica a criarlos, pues lo tiene ya comercial.

Pasta de insectívoro, sería lo adecuado aquí...

Es a base de insectos.

Supongo. Eso es.

¡Qué menú más variadito!

Y a modo ya de lo que solemos tener más de andar por casa, más práctico.

Emergencia, efectivamente.

Pues pienso de gato.

Pienso de gato, lo humedeces, lo mojas.

Y con eso le tratas de dar poquito a poco.

¿No de perro?

Yo tengo un perro en casa.

Es que las bolas son mucho más grandes.

En el peor de los casos valdría.

Pero, por un tema de proteína y de características del alimento

es más adecuado el de gato.

Podríamos intentar, aunque evidentemente

están un poquito tirados.

Porque imaginaos que me encuentro este polluelo.

Yo no estoy acostumbrada a manejar pájaros.

¿Cómo lo hidrato?

¿Cómo le doy la comida?

Lo primero es ser hidratado y alimentado.

Sí. Lo primero sería...

Si puedes llevarlo a un veterinario. Exacto.

Para primero, antes de darle nada de beber o nada de comer

por si tiene algún golpe o si tiene algún problema.

Si le damos de beber o comer se lo podemos agravar.

De acuerdo. Hacemos dos cosas si os parece.

Hay algo muy importante que he visto en el video,

que hace GREFA. Que hace toda la gente que se dedica a ello.

Si queremos dar de beber a un animalito,

siempre cogemos una jeringuilla,

y parece que la mayoría tiene la intención

de meterle la jeringuilla dentro y echarle el agua dentro.

No. Eso es como si a mí los bomberos

me ven con sed, me metieran la manguera de apagar incendios,

y la abrieran.

Por hacer una comparación. ¡Qué gráfico!

Con lo cual, fijaros una chorradita muy pequeña,

Yo cojo un palillo, un algodón... Que pueda coger una gota.

No lo haré aquí porque no se ve.

Y se lo pongo en el piquito, la gota.

Y generalmente ellos, si están suficientemente espabilados,

acaban ingiriendo esa gota.

Eso es.

Nunca le forcemos, ¿vale?

Mojamos...

No, no.

Si no tiene sed...

No porque además... Mira, mira...

¿Lo ves? Está bebiendo.

Y así no hace falta la manguera de los bomberos.

Mira qué contento se pone Carlos.

Cuando le bebe su criatura.

Bien, está muy rica. Es agua del Ayún.

Muy rica. Más agüita para el bichito.

¿Lo veis? No hay que forzar nunca al animal.

Nunca, jamás.

¿No? No, no.

Ni mucho menos, porque además si tuviese...

Como la gente no tiene los conocimientos,

les puedes asfixiar. Exactamente.

Les puedes asfixiar y al final por hacer un bien acabas...

Y en el tema de la comida 3/4 de lo mismo.

Aquí nuestro querido amigo pues tenía

el alimento de...

de gatitos,

de pienso de gatos.

Y se le ofrece tranquilamente.

No es cuestión de embucharles. No, no. Él lo coge.

Ellos cuando van teniendo hambre, te van pillando.

Te van pillando ¿Qué van pidiendo?

Hay que tener un poco de escucha con los animales.

Importante la sensibilidad y la escucha.

¿Quieres o no quieres?

Te piden algo porque lo necesitan. Claro, eso es.

Hola, mi amol.

Isaac, cuéntame una cosa.

Porque en CUNA tenéis a disposición

polluelos para que los apadrinen. Yo puedo apadrinar,

puedo de alguna manera...

Es una forma de colaborar con nosotros.

Nosotros al final no tenemos ningún tipo de subvención,

ni ningún tipo de ayuda,

pero sí que...

Nos financiamos con apadrinamientos,

con grupos de visitas escolares de colegios,

también familias, particulares.

Abrimos también al público.

Y al apadrinarlos

pues podéis apadrinar desde los lobos ibéricos que tenemos

al águila imperial, cualquier ejemplar.

Y con el apadrinamiento colaboráis, no solo con ese animal,

sino también con el resto de la familia de CUNA

que tenemos allí. Es muy grande.

Sí, además todos ellos necesitan

cuidados porque son irrecuperables, no pueden volver al campo.

Se puede apadrinar desde un lobo a un vencejo.

Es una maravilla.

Esta es una de las formas más interesantes

de ayudar la naturaleza, porque muchas veces

nos despistamos, creemos que la naturaleza

se cuida sola. Y no.

Y lo que sí es muy importante, que si veis algún animalito

de estos, esperéis también un ratito,

porque muchas veces los padres están por la zona

y le están alimentando y cuidando.

Y por nuestro interés de ayudarles,

les estamos...

Entendedme, me explico, secuestrando de su familia.

Hay que esperar siempre un poquito. Eso es.

Es importante. No nos precipitemos.

Isaac Navarro, muchísimas gracias.

A vosotros. ¡Qué pasada!

Pues ahora lo que vamos a hacer es cuestionar

una de esas creencias populares en falsos mitos.

Pues estábamos esperando justo a Susana.

¡Hola! ¡Estás por aquí!

¿Vienes de hacer la compra? Me he perdido por el bosque.

Caperucita. Sí, la caperucita blanca.

Os he traído un regalito.

Que tiene que ver con el mito que hoy cuestionamos.

Con esa creencia popular. ¿Hemos preguntado en la calle?

A veces no sé si os ha pasado a vosotros que os crean

un problema u os plantean un problema

y no lo podéis solucionar.

O no queréis solucionarlo, que eso es otra cosa.

Y es la típica frase que estoy segura, Macarena,

que lo has escuchado.

Pareces el avestruz que se esconde debajo de la tierra.

Y con esta frasecita

con todo el equipazo, porque nosotros vamos en pack.

Hemos salido a la calle y hemos preguntado

si eso es cierto o es un mito.

¿Tú crees que las avestruces se esconden debajo de la tierra?

Yo creo que sí. Que con el cuello que tienen...

-Tienen que escarbar ahí... -¿Por qué?

-Estará más fresquito. -Creo que no.

Creo que cuando tiene algún problema hacen plup y se meten, ¿no?

-¿Cómo nosotros? -Más o menos igual.

La cabeza...

Supongo que será un método de su vida.

De la vida de ese ave.

¿Crees que a lo mejor puede ser por timidez?

No lo creo, la verdad.

Creo que será por miedo. O buscando bichitos.

Tienen fama de ser traviesas.

Cuando ven que están en peligro, usan el mecanismo de defensa

que sería esconder la cabeza.

¿Y tú cómo sabes tanto?

Porque yo me acuerdo que en el colegio vi esas cosas.

Los avestruces tienen que estar

como las personas, ¿no?

Por lo alto de la tierra.

-Depende. -¿Depende de qué?

-¿Del avestruz? -No.

Del sitio, el hábitat que tiene cada animal.

Entonces depende de las circunstancias del animal.

Si le conviene o no le conviene.

Para que nuestros amigos se enteren,

¿el avestruz se esconde debajo de la tierra o no?

-¿Sí o no? -Sí y no.

Carlos, ¿ocultan los avestruces la cabeza bajo la tierra?

No. Es una absoluta tontería.

Falso. Absolutamente falso.

¿Sabéis por qué?

Lo que pasa es que las asvestruces

no, las avestruces,

tienen un cuerpo verdaderamente complicado.

Son aves raras, grandes.

Y lo que pasa es que cuando las avestruces agachan su cabeza

desde la lejanía

desde lontananza,

la gente se cree muchos casos que cuando, por ejemplo,

está picoteando en el suelo,

se ve desde lejos y la cabeza del avestruz

si lo vemos desde lejos

parece o puede inducir a pensar que está escondiendo

la cabeza. No.

Y el primer artista que plasmó eso en un dibujo animado,

una ilustración pues consiguió que se quedara

como creencia popular.

Cuando están comiendo o están removiendo los huevos

cuando están en una cuesta, que hablaremos de ellos.

En todas esas ocasiones en que el avestruz baja de forma natural

la cabeza al suelo y está un rato, la gente, no sé al primero

que le daría por decir: "Es que son muy asustadizas".

Lo estamos viendo en pantalla. Pero es un montaje.

Eso es muy falso.

Eso no existe. No.

Simple y llanamente, si lo vemos desde la lejanía,

y la cabeza estaría detrás,

pues parecería que estaba oculta.

Pero ni tienen miedo.

Si tienen miedo estos animales, pues como la mayoría.

Si viene alguien con malas intenciones

no me voy a poner en plan machote. Correré. Correré.

Bueno, yo además os he dicho que me he ido al mercado.

El problema como siempre es que voy a comprar y no sé qué compro.

Me parece fantástico.

He traído huevos de todo tipo y le digo: "Póngame uno de cada".

Pienso: "Carlos me solucionará a mí el problema".

¿Vamos de abajo arriba? Como quieras.

Este tiene pinta...

Esto son de impresión.

Podríamos hacer una tortilla para una familia grande.

Esto es un huevo de avestruz.

Qué además son de los huevos más duros.

Tienen la cáscara dura.

Evidentemente la cáscara tiene que ir proporcional al tamaño.

Si la cáscara de este pedazo huevo fuera muy fina,

evidentemente se rompería.

Son unos huevos muy apreciados

por determinados coleccionistas.

Es absurdo. Esto es para lo que es.

Las hembras de avestruz los ponen.

Es una ovulación normal.

Este, que me preocupa mucho.

Esto es de un emú.

Me encanta el nombre. Emú.

Es el nombre de una vaca.

Este es mucho más fino.

Pero es un ave y se parece mucho al avestruz.

Tienen una cierta similitud,

¿Veis? Son huevos totalmente distintos

de tamaño y de coloración.

Y la coloración generalmente también influye

para su ocultación en la naturaleza.

Es flipante.

Luego tenemos este, que este está muy bien.

Esto algunos dirían:

"Esto es un huevo de una gallina grande".

Un huevo de una oca.

Y no de oca a oca y tiro porque me toca.

Esto es un huevo más parecido a los habituales que vemos

en nuestras casas.

Mira vamos a dejar... Dame el de la gallina.

El doradito.

Que es el más parecido a la oca.

El de la oca blanco grande

y el de la gallina uno de los morenitos simplemente.

¿Veis la diferencia? Ahora seguimos bajando de escala.

Quitamos el de la oca y ponemos gallina y codorniz.

Vale.

Fijaos qué maravilla.

El de la codorniz si os fijáis, volvemos a la coloración

de ocultación en la naturaleza.

Este es un huevo de camuflaje. El de la codorniz.

Fijaros, vale.

Podría salir en una peli de acción.

El huevo de codorniz.

Diferentes tamaños, diferentes colores, tipos.

Bueno, entonces he hecho una buena compra, ¿no? He acertado.

Un huevo de cada color y uno de cada tamaño.

Era lo importante.

Me encantan los huevos que son tremendamente sanos

como alimento para las personas.

Y por cierto, un dato,

una de las proteínas más digestibles y valor biológico.

Ahí lo dejo.

En "+cotas" los animales son los protagonistas

también de la actualidad informativa,

"+codiario".

La primera noticia procede de Nevada, de EE.UU., Sandra.

Concretamente del lago Tahoe porque gracias a los guardas forestales

un águila fue rescatada de una zona como vemos absolutamente fangosa.

Y en una situación que evidentemente hubiese muerto.

Vemos el esfuerzo que realiza para arrastrar

a este animal y llevarlo a un lugar donde como vemos ahora

le van a...

Lo duchan.

Y lo limpian.

Para que el animal se pueda recuperar.

Estas imágenes fueron grabadas con drones.

Nos permite ver con todo lujo de detalles

cómo fue ese rescate de ese águila,

Carlos, que estaba en una situación muy comprometida y delicada.

A mí esto me entristecen, porque nosotros

nos podemos defender.

Podemos intentar salvarnos en estas circunstancias.

Un ave...

Esas plumas tan pronto se impregnan con algún producto

tipo barro, tipo chapapote como desgraciadamente

todos recordamos.

Es muy difícil que estos animales

si no interviene el ser humano, se libre.

Evidentemente el animal está molesto, pero al final

son animales que se dan casi cuenta y son agradecidos.

¿Le pueden quedar consecuencias? Depende de lo que haya ingerido.

Si el animal es solamente por fuera y no es un producto muy tóxico

con una limpieza profunda el animal puede tirar adelante.

Hay casos y casos.

Depende de lo que impregne su cuerpo.

En este caso sería sencillo.

Dejamos América y nos vamos al continente africano.

Pues con todo lujo de detalles os voy a contar lo que pasó

en Kenia.

¿Qué es lo peor que le puede pasar a una tortuga, amigo Carlos?

Pero ¿es chiste o es real? No, real.

Gran pregunta querido veterinario.

Vamos a ver el vídeo.

Se quedó pata arriba,

pero no en una zona cualquiera.

En Kenia, donde el sol pega muy fuerte

y la tortuga puede morir deshidratada.

He ensayado la palabra deshidratada.

Su amiga se arma de solidaridad

y le ayuda...

¡Y le da la vuelta!

Pues la salva de una muerte segura como hemos podido ver.

Que la tortuguita no es pequeña.

A mí lo que me parece interesante es quien haya registrado

estas imágenes. Que estuviera sentado esperando

a que la tortuga le echara una pata la otra.

Nosotros ya tenemos claro que el caparazón de las tortugas

tiene una cúpula. Evidentemente, si la tortuga se cae patas arriba

la cúpula lo único que hace es balancearse.

Y la tortuga no tiene patas fantásticas para conseguir

dar la vuelta.

Te digo que la tortuga que estaba bocarriba,

la que le ayuda, seguro que era tortuga macho.

Lo que te digo es que...

La que está patas arriba es macho.

Fijaros el hueco. ¿No lo ves?

Lo he puesto para que lo expliques. Gracias. Te lo agradezco.

No sabemos si es otro macho o una hembra.

Es importante es que sin la ayuda del otro animal no se salva.

¿Qué sería de nosotros sin las mujeres?

Sin la cooperación. Carlos, volvemos a Europa.

Sí. Nos vamos a ir a Croacia

y no me preguntéis por qué razón,

ni por qué causa, no tengo ni la más remota idea,

pero una cabra se queda en un tendido eléctrico agarrada

por sus cuernos. Ahí la tienes. ¡Bueno!

Y exacto, todos se preguntan... ¡Qué horror!

¿Cómo llegó ahí? ¿Cómo puede ser?

La realidad es que la cabra llega.

Llaman a los servicios de rescate y rescatan a la cabra,

que nadie sabe cómo ha llegado ahí. Un salto, ¿no?

No lo sé, es que intentaron preguntarle a la cabra,

pero no han conseguido entender lo que quiere decir.

Estos casos suceden. Tened en cuenta que los cables

de alta tensión pasan entre las laderas de las montañas

y aunque nos parezca extraño, puede que saltara cerca

de donde queda la cerquita de la ladera, se enganchara

y luego resbalara... Y bajase.

Hasta donde ha llegado. Afortunadamente fue rescatada.

Sí, pero bueno, yo he flipado cuando he visto estas imágenes

y lo bueno es que el ser humano pues se presta en estas ocasiones,

lógico y natural,

a salvarla, como veis... Es peligroso. ¿Cómo era el tendido?

Sí porque si tocara dos cables a la vez,

habría lo que se llama achicharramiento.

Bueno, tras la actualidad animal, prestamos mucha atención

a la ayuda que nos piden para resolver

el problema de un cachorro

que no escucha a su amo y que, de manera continua,

se muestra muy intranquilo. Que pase Israel Pérez.

Hola.

(Aplausos)

¿Cómo estáis? Bienvenido.

¡Bravo! De verdad. Muy buenas.

¿Qué tal? Y Lana. ¡Hola, Lana!

¿Qué tal estáis? Y Lana que está deseando pillar

el aperitivo. Mira, Lana, te presento a Vero.

Vero, ven Israel, ¿qué le pasa a Thor?

Hoy vais a conocer a un perro que a pesar de su tamaño,

es solo un cachorro, es todavía muy joven. Y claro,

no para. Eso trae también un poco de cabeza a toda la familia.

Pero bueno, como le llama su dueño José, Torbellino.

(RÍE) Si queréis, vamos a conocerlo.

Vale.

¿Qué haces?

¿Qué haces? Baja.

(GRUÑE)

Baja.

Abajo.

No.

No. Abajo. Abajo. Vamos.

(RESOPLA) Telita. Tela con Thor.

Sí, además tienen una niña y claro, supone un esfuerzo grandísimo

tener un cachorro de esa edad con una niña.

Pero bueno... Será desgastante.

Igualmente, apreciamos la nobleza, además de la belleza

de Thor, ¿no? Pero estar detrás de él todo el día

y efectivamente, criando a una niña pues...

No debe ser nada fácil. No, no es fácil. Lo que decías,

requiere un esfuerzo importante.

Pero realmente, una vez que planteamos el problema,

vimos que con nada, con unas poquitas pautas,

con disciplina, usando el olfato del perro y enseñándole

a usar de una forma práctica todo lo que el perro ya sabía,

pues sí podía tener solución.

Pues vamos a ver cómo lo gestionan

María Martínez, etóloga y veterinaria e Israel Pérez.

Thor llegó en un momento en el que yo estaba embarazada

y estábamos deseando tener otro miembro de la familia,

así que le adoptamos cuando tenía dos mesecitos, dos meses y medio.

Desde que nació la niña, siempre está con él

y es su devoción, es el amor de su vida.

De pequeño, al principio era muy bueno

hasta que un día se despertó y le dijo la cabeza:

"Se acabó la tranquilidad en esta casa".

Cuando podía, subirse a sofás, a la cama, no nos dejaba tranquilos.

Si nos damos un abrazo, se pone en medio.

Quiere ser el centro de atención. Queremos un Thor tranquilo.

Ya está, venga, ya.

(Timbre)

-Hola, ¿qué tal? -Hola, José.

-¿Este es Thor? -Este es el torbellino.

Contadnos un poco qué os pasa con él.

Pues es muy nervioso.

-¿Es muy nervioso? -No para quieto.

-Vale, no. -Thor.

-¿Así es como le estáis corrigiendo? -¡No!

Sí y cuando ya se pone muy nervioso, bozal

porque además, también suele saltar por los sofás.

-¿Sí? -Sí. Es muy...

Thor, ¡no! Bájate. ¡No!

¡No! Abajo. No, a tu sitio.

Vamos, a tu sitio. A tu sitio. Sienta.

-Normalmente le corriges así, ¿no? -Sí.

-O sea, con esos gritos, no sé qué. -Sí.

Vale, tenemos que bajar un poco la intensidad

-de esas correcciones. -Vale.

Porque realmente no queremos castigarle.

Queremos reeducarle.

Si el perro está nervioso y tú le estás gritando,

lo que estás haciendo es ponerle aún más nervioso.

Como cuando hay dos personas gritando y otro grita más, al final

se lía. No, no, no. Siembre bajo la calma.

Está claro que la estabilidad que tiene va muy acorde a su edad.

-Sí. -Y que además se ve

un poquito bastante intensificada por la manera que tienen ellos

de comunicarse.

Le regañan mucho y eso le pone aún más nervioso.

Además, estimulan mucho

-su vista y su oído. -Sí.

-Las manos. -No le dan comandos,

no le dicen una cosa, le dicen muchísimas.

El perro, realmente, al final no sabe ni lo que le están pidiendo.

Entonces, tendríamos que trabajar

la calma, su autogestión... (ASIENTE)

-Y el olfato del perro. -Exactamente.

Creo que tenemos herramientas suficientes para empezar.

-Vamos allá. -Vamos.

Bueno, chicos, realmente Thor, toda esta excitabilidad que tiene

es propia de su edad. Estamos centrando la atención

en todo lo que él hace mal.

El pedir atención, el subirse, el ladrar...

y estamos dejando un poco de lado

el tema de los momentos en los que está calmado. Entonces,

esto vamos a tener que cambiarlo, porque es donde está

el principal problema que nos afecta a todo lo que nos habéis comentado.

Y algo muy importante que vamos a trabajar también es que le deis

menos comandos.

Para que se baje del sofá le decís:

"Thor venga, baja del sofá que ahí ya sabes que no puedes".

Si quieres que baje del sofá, baja o algo, pero solo un comando.

Además, tenéis al perro muy trabajado.

Sabe sentarse, tumbarse...

Ese tipo de adiestramiento que has trabajado tú,

vamos a usarlo para la rehabilitación.

Vamos a llevarlo a una parte práctica, no solo decir:

"Qué de cosas sabe hacer, sabe sentar, tumbarse". No.

Vamos a utilizar eso para premiar los estados de calma.

Israel, ¿demasiada información le estaban dado a Thor?

Sí, para decirle, como vemos en el vídeo, que baje del sofá,

le decían 40 000 cosas.

Y bueno, estuvimos planteando María y yo el cómo solucionarlo

y decidimos que la mejor manera sería darle solo un comando

y siempre basándonos en la calma, utilizando

su olfato y lo más importante en este caso, que es

sabiendo comprender la edad evolutiva del perro.

Porque es un cachorro, aunque son perros muy grandes...

Es un cachorro. Claro. Vemos perros muy grandes

y se nos olvida que todavía son bebés o adolescentes

dentro del mundo canino. Y cada perro tiene su carácter.

Cada uno tiene su carácter. Puede ser un perro nervioso.

Thor, en este caso, es un perro muy noble.

De hecho, veis que convive perfectamente con la niña

y se llevan muy bien.

Pero esa energía... Igual había que ponerle un casco

antes de que llegarais vosotros, porque al perro

no le habían puesto ningún límite.

Y otra cosa que es muy importante que manejáis, manejaréis en el caso

es el tema de que si solo le dices no, ¿qué opciones tiene el perro?

Claro. Es como a los niños. No hagas eso.

Que lo repiten. Ya, pero ¿qué hago?

Dime algo que pueda hacer. Sí. Sí habían puesto límites,

pero le habían puesto demasiados. O sea, eran unos límites

que el perro no entendía. Y ¿a personas no rehabilitas?

(RÍE) (RÍE)

Sí, por favor. ¿Necesitas que te echen una manita?

He aprovechado este corte para contaros

una cosa que... ¡No!

(RÍE) (RÍE) ¿Habéis visto lo que hace?

Capta nuestra atención y nos mete el chiste.

Parece que va a decir algo serio. Una gallina que va

con una pastilla de caldo debajo del ala,

y se cruza con otra gallina y le dice:

"¿Qué llevas ahí?". "Los restos de mi Paco

que los voy a tirar a la playa". (RÍE)

En cuanto a la rehabilitación de personas,

solo a los que tienen solución.

(RÍE) (RÍE) ¡Muy buena!

Solo a los que tienen solución. Porque no tengo olfato.

Equipo, volvamos a Thor. "Return to Thor".

Parece que tiene algunas órdenes asimiladas.

De eso nos hemos dado cuenta, pero claro, llegar al equilibrio...

no es fácil. Ambos van a tener que seguir vuestros consejos,

los tuyos y los de María Martínez. Sí.

Vamos a ver cómo se maneja.

(LADRA)

Cuando se pone así, ¿tú qué haces?

-¿Yo? -Sí.

¿Lo quieres?

Vale, le intimidas con el...

-Con el bozal. -Con el bozal. El bozal, él

no lo ve como una herramienta

que hay que usar a veces, en la calle.

Lo ve como una amenaza, como un castigo. Eso no lo queremos.

Quiero que le lleves a su cama.

Dale, dale, como lo haces.

Thor, vamos ven aquí. Aquí. Tu sitio.

-Siéntale solo con una palabra. -Sienta.

-Sienta. -Sin intimidarle al perro.

(LADRA)

Y ahora aquí esperamos. El perro solo va a buscar su calma.

Es muy importante que también tu cuerpo

diga lo mismo que tu boca. Solo estás diciendo que se siente,

pero no le puedes decir "¡sienta!".

Porque le estarías intimidando.

Así que recuerda, solo un comando.

No: "Thor, ven, corre, sienta, esto no puedes hacerlo".

No, no, no. Uno, ven.

Sienta.

Para el perro va a ser

mucho más asimilable para su cerebro porque solo es un comando, ¿vale?

Quiero que te fijes

en lo que pasa ahora. Él busca su calma.

No le estamos regañando y ahora,

sí le podemos premiar,

pero desde la calma, sin excitarle.

Ahora vamos a trabajar contigo. Va a ser algo parecido

a lo que han trabajado ellos ya,

pero más orientado al sofá, que es donde tenías más problemas, ¿verdad?

Pues si queréis hacemos intercambio. (RÍE)

-A ella le parece bien. -Abajo.

Abajo, venga. Abajo.

Abajo.

Claro, ahora mismo no entiende lo que le quieres decir, ¿vale?

O sea, digamos que es como que la palabra no la entiende.

¿Vale? Abajo para él no significa nada.

Solo te está viendo a ti acercarte

muy por encima, que de hecho, se queda un poquito como asustado,

¿vale? Porque no sabe qué pasa,

-pero no entiende qué pasa. -Cuando le acercas la mano,

el perro empieza a jugar contigo. O sea, estamos estimulando otra vez

su vista.

Sacamos premios.

Vale, perfecto.

-¿Hago desde ahí? -Sí.

Sin enseñárselos.

-Que los huela. -Simplemente olor.

Despacio, despacio.

Perfecto y ahora guíale hacia abajo.

Hacia abajo, poquito a poco, perfecto.

Y ahora, si quieres, continuamos hasta la cama.

-Aprovecha a sentarle. -Siéntate.

-Muy bien. -Dale los premios.

Muy bien.

Vale, este es el estado un poco que tenemos que buscar.

Esto es lo que tú vas a usar

cuando José se vaya,

¿vale? Que es cuando más nervioso se pone.

Vas a estar tú en calma, vas a coger algo de comida,

no hace falta que sea algo excesivamente oloroso

porque él se activa también mucho, ¿vale?

Si el pienso le gusta, con el pienso es suficiente.

Le vas a guiar para que se baje del sofá

sin forzarle, sin decirle nada, no hace falta ni que hables.

Le vas a guiar y le vas a llevar hasta su cama.

Y ahí, cuando esté calmado,

evidentemente, pues le puedes hacer una caricia, etcétera.

¿Cómo os sentís ahora?

Pues muy bien. Me encantaría que estuviese así todo el día.

Vale, en cuanto mantengáis las pautas que os estamos dando,

esto va a ser el resto de vuestra vida.

Así, vais a poder disfrutar de vuestra hija, de vuestro perro

-y de toda vuestra manada. -Pero esto, sí que es verdad chicos,

es algo del día a día. Hay que practicar, practicar

y practicar siempre, ¿vale?

Practicar con paciencia, con constancia...

Con mucha disciplina. Siempre dices lo mismo.

Sí. ¿Conseguirá equilibrarse Thor?

Sí, yo creo que sí. Si entendiendo su edad evolutiva,

que es un adolescente en el mundo del perro,

tienes que llevarle esa disciplina para que el perro

asimile los comandos. Y, sobre todo, lo que hablamos en el vídeo.

Darle un comando,

siempre premiando la calma. Fijaos que cuando dejan de intimidarle,

el perro se calma solo.

Y otra cosa muy importante: cuando aparece un bebé en la casa,

no cambiarle las rutinas al perro. Es lo que al perro le descuadra.

A veces mucha gente piensa que el perro tiene celos. No, no.

Al perro le has cambiado unas rutinas. Tú sigue dándole

su ejercicio, su disciplina, sus límites y su comida

y el perro no va a cambiar nada.

Una vecina no me habla por la edad evolutiva. (RÍE)

No, no, os lo juro de verdad, ¿eh? Que me crucé con ella,

me crucé con ella, y le digo: "Hola, ¿qué tal?". Iba con su hijo,

y yo por caerle en gracia: "¿Qué edad tiene?".

"Siete para ocho años". Y digo: "Normal,

si fueran siete para catorce sería un perro".

(RÍE) No me habla. (RÍE)

Haciendo amigos. Efectivamente, estoy de acuerdo,

es el peor chiste de todos. Podríamos hacer un ranquin.

No. Ha tenido alguno peor yo creo.

Esto va para ti, Sandra. Está basado en hechos reales.

No ha terminado por lo que veo. Va para Sandra. ¿Qué hacen...?

Madre mía. ¿Qué hacen cinco gallinas

mirando a un horno y dentro...? Por lo de gallina o ¿cómo es eso?

Soy vegetariana, no sé si te has enterado.

Además, Por motivos éticos. Por eso, no tiene nada que ver.

Cinco gallinas mirando para un horno y dentro del horno

se está friendo unas alitas de pollo.

¿Qué hacen mirando al horno?

Se estarán asando. No.

Asustar. Ver una película de terror.

(RÍE) Muy bien. "Joe", macho.

Un momento, ha habido risas dentro del plató.

Por favor, os tenéis que revisar. Hay gente muy mala en el equipo.

O sea, hay gente... Israel, muchísimas gracias

de nuevo por este ejemplo. Muchas gracias a Thor,

a José, a su familia, a su manada,

que ahora están disfrutando. Es genial ver

cómo disfrutan de su perro calmado.

Las cobayas, los conejos, los hámsteres y otros roedores

también son víctimas de abandono.

En la protectora la Madriguera los recogen, dan atención médica

y una buena adopción. María Pérez ha estado allí.

-¿Se puede? -Pasa, María, ¿qué tal?

-¿Cómo estás, Victoria? -Pues muy bien.

-Muy bien tú y la criatura, ¿no? -Las dos, las dos, estupendamente.

-Con conejito. -Con conejito porque ya desde pronto

desde que está ya ahí dentro tiene que aprender

que los conejitos son amigos y forman parte de la familia.

Vamos a conocer a la familia.

Pues venga, por aquí tenemos a las cobayas.

Te presento a Olaf, que es este negrito que está por aquí,

y a Mercurio, que son dos cobayas rescatadas y adoptadas.

¿De dónde viene Olaf?

Pues a Olaf lo abandonaron en un polígono industrial.

A él y a otras cobayas

con la sorpresa de que todas las hembras pues claro,

al estar juntos, venían embarazadas, con lo cual,

el rescate si ya era de bastantes cobayas, pues aquello

se multiplicó. Están asustaditos porque claro...

-Desconocen, ¿no? -Exacto. Olores diferentes,

-voces diferentes... -Ay, qué gracioso, qué punki, ¿no?

Sí. El flequillito es, sobre todo, para que los ojitos los tengan así

destapaditos y vean bien. Se lo suelo cortar un poquito,

así como me parece.

Las cobayitas de pelo largo, pues tienen más cuidados

porque les tienes que peinar para que no tengan nudos,

la parte del culito también se corta porque se mancha de pipí...

¿Por qué adoptaste?

Pues adopté porque viendo tantos animales abandonados,

pienso que comprar no es una buena opción.

-Mira, es que es tan bonito. -Es muy bonito, es muy bonito.

¿Es bueno que estés embarazada con pequeños roedores?

No hay ningún problema. Cuando vas a manipular sus heces,

pues si te pones guantes o luego te lavas las manos,

que es lo que hay que hacer,

pues no corres ningún tipo de riesgo de infección

ni de que te vayan a contagiar absolutamente nada.

Toma. Vamos.

Yo no me voy a estirar, te estiras tú. Vamos.

-Ay, qué rico. -(RÍE)

¿Cómo es tener una cobaya como mascota? ¿La llamas y viene?

-¿Es como un perro...? -Cuando hacen alguna trastadilla,

pues tú Olaf y se queda así quietecín

-sabe que... -¿Que ha hecho mal?

Que algo que no está bien está haciendo. Luego son

como las personas, cada una tiene su carácter.

Hay algunas que sí, te pueden dar besitos y mordisquitos de amor

como yo digo.

Entiendo yo que es para también mostrarte su afecto.

(Timbre)

-Hola, Eva, pasa. -Hola, ¿qué tal?

-¿Quién es esta chica? -Pues mira, ella es Eva,

-de la protectora la Madriguera. -Estábamos aquí conociendo

a la familia de Victoria, las cobayas.

-No sé si hay algún animal más. -Sí, también tenemos conejos,

que si queréis, vamos a conocerlos.

Anda, la que habéis armado con las hierbecitas.

Bueno, pues aquí tenemos la estancia de mis pequeños.

Peluso, Phoebe, Lolo, que va por ahí por el túnel...

¿Necesitan muchos cuidados estos animales?

Lo primero es la alimentación, tienen heno

y después hay que darles una ración de verdura fresca al día.

Tienen sus bandejas, donde hacen sus orines y sus caquitas.

Y suelen ser bastante limpios una vez que están esterilizados.

(ASIENTE) Y tú les tienes aquí un palacete.

-Como debe de ser. -Hay que olvidarse de las jaulas.

Las jaulas son cosa del pasado y de otros siglos.

Es importante saber que conviene tener más de uno.

Aunque nosotros les queramos mucho y les demos mucho cariño,

caricias y todas sus necesidades,

el conejo va a ser feliz con otro de su especie.

Y eso es conejo con conejo por mucho que yo les quiera.

-Que así es. -Y les quieres, porque veo conejos.

Sí, sí, sí.

En esta familia somos muy conejeros y así se manifiesta.

-Así se demuestra, ¿no? -Así se demuestra, exacto.

Nos tenemos que ir, que tenemos un hámster en el veterinario

y le tenemos que visitar.

Te dejamos con tus pequeños y con la que venga.

-Que vaya todo bien. -Muchas gracias.

¡Adiós, pequeñitos! No nos han hecho mucho caso, ¿eh?

No, están a lo suyo tan tranquilos. (RÍE)

Buenos días.

-Pues aquí esta... -¿Cómo está Megan?

Esta Megan está muy bien. Tiene ya la heridita cerrada.

-¿Qué le pasaba a Megan? -Pues tenía una fractura

en la patita izquierda y ha habido que amputarla.

-Pero ha respondido muy, muy bien. -Uy, se recupera rápido, ¿no?

-Ya camina. -Vamos a darle un antibiótico.

A ver cómo se lo toma. Ahí.

Uy, más o menos, le ha gustado.

-Se lo ha tomado. -Más no quieres, ¿no?

¿Qué animales ayudáis como protectora?

Conejos y todo tipo de roedores, cobayas, ratas, ratones...

¿Cuál es el futuro de Megan, Eva?

Bueno, pues intentaremos buscarle un buen adoptante como se merece.

-¿Cuáles son los requisitos mínimos? -Un alojamiento adecuado,

una jaulita que sea bien grande, que conozcan bien la alimentación.

No son requisitos muy complicados, pero hay que tener

-un poquito de interés. -Vamos a buscar un hogar feliz.

Venga, sí.

-Hasta luego. -Hasta luego.

(RÍE) En esta familia somos muy conejeros, eso me ha gustado.

Muchísimas gracias a la Madriguera por su hospitalidad.

A continuación masco-consejos, hoy centrados en el hámster.

Querido Carlos Rodríguez, ¿cuáles son las necesidades

de los pequeños roedores, de este hámster en concreto?

En principio, los roedores tienen las mismas necesidades,

lo que es comer, dormir, aseo. Comer, dormir, beber.

Que ellos se lo proporcionan. Y divertirse, vivir la vida.

Vivir la vida loca. Vamos a empezar por algún sitio.

Hemos dicho comida y bebida. Lo más interesante,

es que estos animales siempre tienen que estar hidratados.

Para ello, hay mil tipos de bebederos, este es muy simple,

el contenedor para el agua y lo importante, si te fijas...

Hay unos orificios aquí. Sí, pero mira.

Yo echo para adelante y se tapa, ¿lo ves? Con una bolita.

Pero ¿tiene agua esto? No, puedes chupar.

Vale, la bolita es para... La bolita hace un tope,

el animalito... Una válvula de no retorno.

Efectivamente, chupa ahí, cae el agua.

Deja de caer cuando cae la bolita.

Este bebedero es el que tiene que estar.

Lo que sí recomendamos es que siempre esté el agua limpia

y fresquita, que a nadie le gusta un vaso de agua sucia.

Esto lo primero, el bebedero. Y caliente.

Carlos, creo que Amelie tiene la boca llena de pipas,

está escupiendo el aperitivo. No está vomitando.

Que hoy se ha tomado.

¡Mira, mira! Ella lo guarda en los mofletes,

¿verdad? Y luego lo suelta con la patita.

Lo que me parece mal es que hagas esto en medio del programa.

Te podías haber esperado a antes o después.

Son necesidades, parece mentira. Pobrecito. Te digo una cosa,

Carlos, dos ratas que van... (RÍE) Joder.

Una rata... Espera, que le tapo los oídos.

No tiene ninguna necesidad. No escuches, no escuches.

El chiste estrella de hoy. Venga.

Una rata va andando con un murciélago y se encuentra

con otra rata y dice: "Hola, María, ¿qué tal?".

Y dice: "Muy bien". Y la otra: "¿Este quién es?".

Dice: "Mi novio". La otra: "Un poco feo".

Y dice: "Ya, pero es piloto".

(RÍE) (RÍE)

Es el único bueno que has contado, tío. ¡Bravo!

Por fin, un chiste merecible, tío. Es piloto...

Es que... (RÍE)

Volvamos a Amelie, por favor.

Ya hemos cubierto necesidades... Me está mordiendo.

A mí en este programa... ¡Oye! A ti te muerde...

(RÍE) Relaja un poco, centollo.

Me muerde todo Dios. Bueno, a lo que iba.

A parte de que a estos animales hay que darles de beber,

también hay que darles productos para que roan y gasten sus dientes.

Y no muerdan a su veterinario. También me interesan estas cosas

que no tiene que ser de este color y forma, pero siempre debemos tener

un trasportín adecuado para llevar a nuestro roedor.

Para no llevarlo en la jaula y que acuda de forma segura.

¿Puedes abrirlo? Por favor.

Ya está abierto. Qué habilidad.

A ver... Se lo he dado porque es complicado.

La que va a liar. ¿Cómo se abre esto?

Ahí. Así, muy bien, en plan sandwichera.

Eso. Meteríamos al animal,

cerraríamos y transporte seguro.

Quiero enseñaros una cosa que es lo que más me gusta.

¿Veis esto? Alguno pensará que le ponemos una tabla encima

y el Isma va a hacer equilibrio. Sí, sí.

Pues no, esto está hecho de alfalfa y de hierba.

Esto no es un tubo para meter la conducción de nuestro hogar.

Vale. Esto es un tubo,

este es grande para este animal, pero va dentro de sus jaulas

y lo utilizan para ocultarse y también se lo pueden comer.

¿Te gusta esto? Ponte aquí encima, relájate. Me ha pegado un bocado...

¿Qué está mejor?¿Tu veterinario o tu rulo de alfalfa?

Mira... ¿Qué sabe más dulce?

Fijaros, estos rulitos sirven para que gasten su dentadura

y para que coman. Es una forma para darle doble función.

Lo que siempre diremos es que tengamos mucho cuidado

con el tipo de roedor que tenemos en casa.

No tiene nada que ver este hámster con el erizo del programa.

Cada uno come su alimento, cada uno tiene unas necesidades.

Sin duda. ¿Se le puede dar comida humana?

No. O sea, siempre específica.

Si te quedas sin comida, ¿por cuál se puede sustituir en casa?

En este caso, fruta y verdura variada, pequeñas cantidades.

Imaginaros el estómago de este animal.

Oye, yo vengo por lo del chiste. ¿A que es buenísimo?

Me ha encantado, si hay que buscar un piloto,

pues se busca un murciélago. ¿No era el chiste así?

Ha sido gracioso. ¿Qué es una rata con alas?

Ha sido graciosísimo. Relájate un poco.

¿Tú sabes cuál es...? No, tío, macho.

Claro, ya ha venido... He venido yo...

Venga, a ver. Por favor.

Cuanto antes mejor que no hay anestesia, venga, rápido.

No, porque la Nasa está preparando a un perro

para que vaya a una misión espacial como hizo Laika.

Sí. Qué alegría, qué alboroto,

otro perrito piloto.

Bueno... Pero ¿esto va a ser así...?

Ese no ha sido tan gracioso. Mientras que tengamos mascotas.

Corramos un tupido velo en "+Cotas"

para conocer mejor a una celebridad, ¿no, Susana?

Verdad. Nos fijamos en cómo trata

y cómo cuida a su animal de compañía.

¿Con quién has estado? Un actor estupendo.

Un actor guapísimo, amable, muy serio, muy disciplinado,

como acostumbramos a verlo. Actor de series,

pero se atreve con todo. Haciendo cine, teatro,

monólogos también. Con Concha Velasco lo vimos

en el Funeral. Efectivamente, maravilloso.

Y hemos paseado por el parque, yo soy mucho de eso, ya lo sabéis.

Y hemos tenido un paseíto porque nos ha presentado a Bruce.

Estamos hablando de Jordi Rebellón, fíjense.

-Buenas, -Hombre.

-¿Cómo estás? -¿Qué tal?

-Qué coincidencia, ¿verdad? -Ya ves, aquí paseando.

-Preséntanos. -Se llama Bruce.

-A ver, Bruce. -Ven, Bruce, ven.

Siéntate para que lo pueda achuchar un poco, que me gusta mucho.

Mira qué bonito. Tengo novia para Bruce.

¿Ah, sí? Pero Bruce está castrado, lo que no puede es embarazar,

-pero el que tuvo, retuvo. -Una relación de amistad.

Porque tengo yo una que se llama Kitty y le sería ideal.

-¿Desde cuándo tienes a Bruce? -Lo acogí con 17 meses.

No lo tuve de cachorro, era de una familia que no podía tenerlo,

lo iban a dar a la policía.

Entonces un amigo mío me avisó, me lo trajeron a casa.

Esa noche le dije: "Bruce, a dormir aquí".

Se fue donde le dije y se quedó.

-Tú eres muy de mascotas. -Me gustan mucho los perros.

¿Cómo te organizas? Porque cuando haces series de televisión

o las giras teatrales que estás haciendo.

A veces lo dejo en casa, una chica lo saca y le da de comer,

a veces lo llevo a lo de un vecino, se lo quedan ellos.

Bruce no tiene problemas con nadie, se queda con todo el mundo.

Vienen a robar y les abre la puerta y les saluda.

-Sí, los Golden son así. -Es tonto de bueno que es.

Vete por mi derecha porque Bruce está enseñado a ir por mi izquierda.

¿No me digas? Entonces es obediente.

Bruce, "seu".

Bueno, hay que especificar que Bruce habla catalán.

-"Al terra". -Entiende catalán.

Míralo, es que le tengo que dar un achuchón

porque qué bonico es, Dios, mira qué bonico.

-¿Qué te ha aportado? -Me ha aportado compañía, cariño,

y, sobre todo, que me obliga a salir de casa

-a pasearlo y moverme un poquito. -Claro.

-A mí me gusta mucho el sofá. -¿Sí?

Sobre todo, yo me paso la mitad del día estudiando.

Jordi Rebellón, con esa pinta de serio que tienes,

ahora tenemos la suerte de verte haciendo monólogos,

que a mí me ha encantado la idea.

Me he juntado con un monologuista muy conocido, Raúl Ferver.

Hacemos un espectáculo juntos que se llama "Dos y algo".

Espero que a la gente le guste y venga.

No me puedo imaginar qué tipo de guion puede ser el monólogo.

La clave del monólogo es que expliques cosas reales.

-Claro. -Que te hayan pasado.

Vaya paseo más chulo estoy haciendo contigo.

-¿Sabes qué me pasó con Bruce? -¿Qué?

Estábamos paseando y Bruce es todo cariño y amor.

Había una pareja achuchándose y fue corriendo y se subió encima

-en plan: "Yo también quiero mimos". -En el fondo, Bruce,

te ayuda un poco en la soledad

porque tú eres una persona como muy independiente, ¿no?

-¿No tienes pareja? -No me quiere nadie.

Es que no te he conocido yo en el momento adecuado.

Por favor, pero ¿quién no te va a querer a ti? Por el amor de Dios.

Siempre digo, mejor solo que mal acompañado.

Y, sobre todo, que la pareja, señores y señoras que nos ven,

que les gusten los animales.

-Porque si no, no hacemos nada. -Sí, evidentemente.

Suponiendo que Bruce desaparezca en un momento de tu vida...

-Se lleva mal. -Sí, pero eso hay que saberlo.

Porque ellos normalmente se mueren antes que nosotros, nos dejan.

Tenemos que quedarnos con el recuerdo de lo que nos dio.

Es muy triste, es una pena, quedarse con los recuerdos.

Y cuando me falte Bruce, no volveré a tener otro perro

-porque no voy a tener otro como él. -Claro, por supuesto.

-Tienes un parecido a él. -(RÍE)

-Muy apañado. -Los perros se parecen a sus dueños.

-Ambos sois buenos, la pareja ideal. -Somos muy tranquilos los dos.

La verdad es que sí y eso se transmite.

¿Dónde vamos a verte? Porque me has impresionado.

Estoy de gira con "El funeral" y Concha Velasco.

Yo lo que quiero es verte en televisión.

-Eres un grande de la tele. -Muchas gracias.

Y si es necesario, llevamos a Bruce.

-Él llama la atención tanto como tú. -Sí, sí.

-Yo te he seguido a todas partes. -Muchas gracias.

Hasta aquí, con él.

Qué bonicos. La pasaste bárbara, querida.

Exactamente, me quedé alucinada, porque, además, teníamos

como el perfil de superserio, superasí, pues rompe un poco.

Además, tenía a Bruce superadiestrado.

A mí es que me encantan. A la derecha, izquierda,

Para arriba, abajo. Yo tengo tres y cada uno hace lo que quiere.

Y digo: "Algo falla, algo está fallando".

Lo bien que quedabais los tres con el mismo pelo.

Sí, yo le he dicho a él que se parecía.

Pero luego lo he mirado y digo yo: "Casi que se parece más a mí, ¿no?".

Tenemos una retiradilla.

Yo he coincidido en algún evento con Jordi,

es una persona supersimpática, agradable,

siempre hemos tenido tema de conversación.

Lo que no sabía era que tenía perro.

Y muy educado. Se llamaba como el "boss".

Muy amante de los animales. Bruce.

Bruce. ¿Por Bruce Springsteen?

Sí, sí, sí. Por Bruce y porque le encantó el nombre

y que hacía muchos años que lo tenía previsto.

Muy bien. Qué bonito.

Muchísimas gracias a Jordi Rebellón por su tiempo

y paseándose como si estuviera por su casa tenemos

por aquí a Espinete. Carlos. Dime.

Cuéntanos, porque hay erizos que podemos tener en casa,

pero este en concreto no está permitido como mascota.

Exacto. Lo que os pedimos es que cuando queráis tener

un animal de compañía no habitual como el perro y del gato,

en el caso de los erizos hay una legislación bastante concreta,

en la cual se queda muy claro que hay determinados erizos

que son mezcla de un tipo de erizo con otro,

que no se pueden tener, están absolutamente prohibidos.

Con lo cual, si queréis tener un erizo en casa,

yo os diría que estarían mejor en su hábitat natural.

¿Yo podría adoptar erizos de mar?

(RÍE) Ismael.

Pero para metértelos en el cerebro. Voy a coger a Espinete.

A ver, los erizos son unos animales que los que se pueden tener

en el hogar son animales normales,

son muy tranquilos, evidentemente, se acaban adaptando al hombre

o a la mujer en este caso,

y lo que es importante es que tienen que cumplir

una alimentación variada.

Hay mucha gente que se cree que solo comen pienso de gato

o insectos o verdura.

Lo que tendríamos que pensar es que hay que considerar a los erizos

como animales omnívoros que comen de todo,

pequeñas cantidades, pero de todo. Comen insectos, fruta, verdura.

Como tú más o menos. Más o menos.

Y alimento de erizo que no como.

¿Y cuando se estresan es cuando...? Peligro.

¿Además de encerrarse pinchan de esta manera tan... ?

Peligro. Cuando sienten peligro, lo hemos visto antes caminando,

oyen un ruidito y hacen bola.

La naturaleza les ha dotado de ese sistema de protección.

Hay que diferenciar los erizos que no son lanzadores de pinchos.

Exacto. Es lo que iba a preguntar. Con el puercoespín.

Que los puercoespines que son más grandes

y tienen unas púas que... Pueden llegar a hacer daño, ¿no?

Ojo en casa. Recordamos que ni la tenencia

ni la comercialización de este tipo de erizo

está permitido, por lo menos en España.

Este es muy tranquilo, claro, me veis muy bien.

Ya me ha dado un mordisco para marcar.

Hombre, claro. No me hizo nada, no me importa.

Qué suerte tiene el erizo. Es su forma de conocimiento.

¿Cuánto pueden vivir, Carlos?

Pues estos animales pueden vivir más de diez años.

¿Más de diez años? Fíjate. Tranquilamente.

La media está desde, en estado salvaje, cuatro hasta 15.

Bueno, vamos a mirar por el retrovisor

de nuestra historia pensando en Espinete,

de la historia de nuestra tele.

Del archivo de Radiotelevisión española

recuperas imágenes del hombre que hizo

que niños y niñas de toda una época,

de mi generación aprendiéramos a amar a los animales.

Podríamos hablar de uno

de los mayores divulgadores científicos de la televisión,

Félix Rodríguez de la Fuente.

Carlos, los coros, por favor. (TARAREA)

Año 1974.

La verdad es que estas imágenes que vamos a ver ahora,

posiblemente ahora solo las veríamos en la tele

en películas porque se ponían en situaciones realmente de riesgo.

Tenía una serie que estaba dedicada a las tribus de Hispanoamérica

y vivió situaciones, ahora hablando en serio,

como le gusta a Isma, realmente tensas.

(Sintonía "El hombre y la Tierra")

Vamos a comenzar la operación Anaconda.

Nos vamos a ver las caras con reptiles de más de cinco metros

de longitud que pueden matar

a un hombre bajo sus anillos constrictores

o que pueden causarle graves heridas con su boca fuerte.

Es necesario actuar con una técnica muy acabada

para no sufrir algún daño cuando se trabaja con anacondas.

Es preciso coger al reptil al mismo tiempo de la cola

del centro del cuerpo y del cuello.

De esta manera se evita

que la serpiente vuelva la cabeza y le muerda a uno en una mano.

Son animales que están en pleno vigor

con una temperatura ambiente de 40 grados.

Son animales que han atesorado energías

y reservas para aletargarse bajo la tierra reseca.

Bueno, se rescataban esos animales para llevarlos a zonas

más húmedas porque en aquellos años en Venezuela había mucha sequía.

Sí, lo que pasa es que aquí Félix Rodríguez de la Fuente,

aparte de haber sido un maestro para los que nos gustan

los animales o trabajamos en este sentido,

aquí yo creo que fue el día en el que los que veíamos la serie

en España, nos flipamos porque, como se podrá ver,

la anaconda, que una anaconda de este tamaño

se puede comer a una persona tranquilamente.

Incluso a dos si ya la tarde es buena, ¿sabes?

Entonces, este animal, veremos que le cogían,

se coge por el cuello. Lo importante para coger

a cualquier tipo de reptil, es cogerle justo detrás

de la arcada mandibular

para que no pueda mover bien.

Pero la fuerza que tienen, ¿no? Sí, pero mirad la boca.

Claro. Mirad las manos y la boca.

Y lo que pasó es que con todo este barro,

el barrizal, el líquido y todo el tema, se le resbaló

y casi le muerde la cara, que, evidentemente,

no habría fallecido,

pero alguna lesión grave se llevaría.

No se le reconocería fácilmente. Qué emoción recordar esas imágenes.

Vamos a seguir recordando imágenes impactantes

porque nos vamos ahora con Miguel de la Cuadra Salcedo,

otro gran reportero de esta casa,

divulgador científico también.

Nos situamos en el Amazonas

y vivió también una situación parecida

a la de su compañero Félix Rodríguez de la Fuente.

Estuve acampado a orillas de un río

y entonces vimos ahí a la anaconda

y entonces dije: "Yo tengo que cazarla".

Entonces, cortando unas ramas,

apoyando la cabeza en el suelo la agarré,

pero yo creo que mal hecho,

la agarré para que no me mordiera porque da unos mordiscos

como los perros.

La cabeza que era una cabeza así y entonces se enroscó

y como estaba bien viva empezó a constreñir todos los anillos

y casi me quitaba la respiración.

Después la comes ahumada

porque en el Amazonas todas las comidas hay que ahumarlas

porque si no se estropean. Entonces, se ahúman con leña verde arriba

y entonces como si fuera carbón por fuera

a la mochila para ir comiendo.

Este programa se llamaba "Razas desconocidas"

y esto que estábamos escuchando lo estaba contando años más tarde

de cómo había vivido él esta situación

que también, lo que me impacta más, es como está constreñido.

Exacto. Además has utilizado la palabra correcta

porque estos animales son constrictores.

Hay serpientes que matan a sus presas apretando,

acabando con la respiración y tronchándote por la mitad.

También recordar a un ilustre que nos llevó a la vida natural

y que, entre otras cosas, tenía el récord no oficial

de lanzamiento de jabalina. ¿Ah, sí?

Sí, señor. Además que la jabalina se tira de una forma determinada,

él la tiro como un búmeran,

pero llegó más lejos que los oficiales.

Nunca se le reconoce. También estaba fortachón.

Vamos, tenía un cuerpazo. Yo me acuerdo con Isabel Tenaille

en un helicóptero diciendo: "Me tiro, Isabel, me tiro".

Un crack también de la naturaleza.

Un recuerdo que nace desde el agradecimiento

a estos profesionales, defensores de la naturaleza.

Abrimos, si os parece, la segunda parte de "Animaladas".

Ismael Beiro, animaladas dedicadas a un sentimiento humano

que a veces atribuimos al resto de los animales, los celos.

Sí, que los celos son muy malos incluso en los animales

que llegan a hacer este tipo de reacciones que vemos.

No existen en los animales. (RÍE) Toma.

Los celos en el concepto que tenemos, en absoluto.

Explícamelo. Pues mira.

Quieren formar parte de la atención de ambos propietarios

o de un propietario o de un humano.

Quieren estar en medio de la fiesta, simple y llanamente.

Participar. Participar.

Eso es. Formar parte.

Pero yo tengo dos, de hecho tres. Sí.

Si sigues tienes cuatro. No.

Y cuando se juntan y les hago tonterías y demás,

la tercera que nunca está con nosotros, viene.

Pero rapidísimamente.

Eso son celos.

No, no son de celos, es una forma de pertenencia al grupo.

El tema de los celos no es como nosotros lo sentimos.

Que, evidentemente, tienen un sentido de propiedad,

de propiedad y eso es lo que defienden.

Sentido de propiedad. Si te considera como algo tuyo.

Si tengo un perro que es de los dos, del rubio y mío

y lo tengo aquí en el medio y nos vamos a dar un abrazo

el perro se mete en el medio y dice: "¿Qué pasa?.

"¿Y a mí qué?". "¿Mi abrazo qué?".

No es celos de: "Le quiere más a él", no.

Él cree que tienen que darle un abrazo a él.

"Si repartes abrazos, otro para mí".

Claro, esto es todo el rato lo que vemos.

Hasta aquí hemos llegado, recuerda: en el mundo cada vez

hay menos animales silvestres.

Al igual que las mascotas que nos rodean,

es nuestro deber y obligación respetarlos y protegerlos.

Gracias por prestarnos tu atención. Hasta la semana que viene.

¿Adónde vas, Espinetito, adónde?

Uy, oye, Espinete se ha hecho caquita

en mi vestido.

(RÍE) Mira, mira.

Se ha hecho caquita, pobrecito.

Nada, pues, vienen aquí a...

Bueno, pues a... Corta.

-¿Ha conocido a alguna avestruz? -No.

-No. -En verdad, no.

Espérate que me estoy riendo, María, espérate.

Espérate que se me pase.

-¿Tú lo has hecho? Tienes pinta... -¿Cómo? Anda ya, hombre.

-Pero tienes pinta de... -¿Dónde está la cámara oculta?

-Cualquier persona... -Mañana vengo y sigues hablando.

No acabas nunca.

Que va, que va, yo tengo parla hasta...

Vale, pues mañana quedamos a esta hora.

-OK. -¿Vale?

Como quieras, igualmente, hasta luego.

-No pongáis tomas falsas, ¿eh? -No.

(RÍEN)

Que hay algunos programas que las ponen al final.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 20

16 nov 2019

Conocemos LA MADRIGUERA, una protectora que recoge y adopta a todo tipo de roedores. Visitamos GREFA, un hospital de recuperación de animales salvajes ubicado en la Comunidad de Madrid. Además, les contamos qué hacer si se encuentran con un animal silvestre. Aprendemos de la mano de nuestro rehabilitador canino cómo educar a un cachorro inquieto y desobediente como Thor.

ver más sobre "+Cotas - Programa 20" ver menos sobre "+Cotas - Programa 20"
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios