+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5431788
Para todos los públicos +Cotas - Programa 18 - ver ahora
Transcripción completa

Para inspirar su lírica,

la poeta Emily Dickinson solía pasear por el campo con su perro,

un fox terrier llamado Carlo.

Lo observaba junto a los perros del vecindario

y se preguntaba por qué son tan diferentes entre sí

si todos descienden del lobo.

Hoy, compartimos inquietud con Dickinson

fijándonos en Duke, este dogo alemán

y en Lucrecia, esta chiguagua.

Son distintos, pero iguales. Empieza "+Cotas".

(Sintonía "+Cotas")

Bienvenido y bienvenida

a tu programa de animales de compañía.

Adelante, Sandra Daviú, Ismael Beiro...

Hola. ...y el veterinario del programa,

Carlos Rodríguez. Venga, chicos.

Bueno. Quedáis atrás.

¿Qué pasa? Carlos.

¿Qué pasa? Traes una pogona.

Eso dicen. Que es la... ¿Has visto? Con la pogona siempre.

Es preciosa.

Es mi pogona. Estaba el equipo cantando.

# Ay, de mí. # Pogona.

(AMBOS) # Pogona. # Con "P", de pogona.

Aquí la tenéis. Una cosa maravillosa.

¿Sabemos si es macho o hembra?

Pues estamos hablándolo. (RÍE)

Estamos en un momento de tensión.

Lo que sí es curioso, un pequeño apunte,

fijaos, está cambiando la piel.

Es verdad. Mira qué cosa más bonita.

Mira. Está cambiando de piel.

¿Veis?

Se le está cayendo el forrillo.

Esto es una cosa muy interesante. Nos pasa, pero no se nota tanto.

Piel que ya no le sirve. Efectivamente.

Es precioso. Lo que sí os quiero decir

es que si veis esto en casa, cuando estén pelando,

cambiando, no ayudéis, no tiréis. Ya. No, no tirad.

Porque le puede hacer daño. Hombre, le puedes...

No tirar, como cuando tienes un pellejito en los labios.

Es lo mismo. ¿Y muerden?

Depende del día. Los jueves...

Por si acaso, no la provoques. Vale. (RÍE)

Luego hablaremos de pogonas.

Sandra, vamos a hablar de despedidas en el programa de hoy.

Claro, porque cuando se muere nuestra mascota, ¿qué hacemos?

Pues hay distintas opciones. Yo no lo sabía que existía.

Hemos estado en la primera funeraria

que abrió sus puertas en España.

(SUSANA) ¿Esto qué es? -Esto es un diamante.

Un diamante. -¿Vale?

Es un diamante que se consigue hacer

con la ceniza y el pelo de la mascota.

Ay, pues un recuerdo para toda la vida.

Puedes hacerte una sortija, puedes hacerte unos pendientes

con la ceniza de tu mascota.

Una funeraria de mascotas.

Enseguida vemos todos los detalles de lo que ofrece.

Carlos, y también vamos a conocer a Tronca.

Hoy, vamos a conocer a Tronca.

Hoy os vamos a dar una idea muy importante, muy interesante,

creo que debéis apuntarla, de cómo conseguir

que un animal que se quiere comer todo,

que quiere vaciar la despensa, no lo haga.

¿Cómo lo hemos conseguido?

Pues gracias a Isra y gracias a nuestra veterinaria María. Mirad.

Es una glotona. Le encanta comer.

Siempre busca comida.

Cuando con ella por la calle,

siempre tengo que estar pendiente.

Porque si hay algún papel de magdalena,

un hueso de pollo o cualquier cosa un poco podrida

se puede decir, pues va por él.

Pues ahí la tenéis a Tronca. Un animal aspiradora.

(RÍE) Es muy frecuente.

Y tú, Ismael, ¿qué nos cuentas?

Hombre, me ha encantado Aladín. Mira.

(RÍE) Os voy a contar una cosa.

Lo he visto y digo: "Me recuerda".

Ismael, repito la pregunta, querido. ¿Tú qué nos cuentas?

Yo os voy a contar un cuento.

Venga. De...

Érase una vez... Érase una vez un conejito

y un Tenorio que no era un Donjuán,

pero que también tenía mucho amor. Y lo vemos.

Yo no me imaginaba a Manu Tenorio con un conejito Toy.

No me pega, no me pega. -Yo te veía con un doberman.

Con un buen perro. -Un pastor alemán.

Con un mastín. -Mastín.

¿Y cómo se llama? -Ha pasado por muchos nombres

hasta que se le quedó suavecito. -Suavecito.

Por motivos obvios. -Hombre.

# Suavecito.

# Pasito a pasito, suave... (AMBOS) # Suavecito. #

(RÍE) Bueno, pues Suavecito

es como se llama la mascota de Manu Tenorio,

este pequeño conejo Toy.

Es decir, esta mascota muy muy pequeñita

par un tío muy muy grande como es Manu Tenorio.

Lo veremos en el programa de hoy.

Empezando abriendo "Animaladas".

Y, hoy, Sandra, nos muestras animales

con gran sentido de la propiedad.

Vamos, es lo tuyo es tuyo y lo mío, también. Todo mío.

Aquí tenemos distintas mascotas

que cogen lo que es suyo y lo que no.

Mira, hasta al bebé le robamos el peluche, por favor.

O sea, no. El hurón también lo quiere.

Hombre... Está jugando.

No es un robo, claro. Ya lo sé.

Hombre... Lo toma prestado.

Claro. Mira, este es buenísimo.

Este es buenísimo. ¡Miau!

Y, ahora, tira el ratoncito. Oye, que es mío.

No, no. Por cierto, fíjate. Que es mío.

Te cuento algo de ratas. ¿Qué hace una rata con una ametralladora?

Jo. Rata, ta, ta. Rata, ta, ta, ta, ta.

Venga, ala. Y estos comen pizza. Los mapaches.

Demasiado pronto. Los mapaches comen pizza.

Demasiado enérgico. O sea, lo que encuentran.

Lo que decíamos del perro aspiradora.

Encuentran una pizza, pues para mí. Porque tengo hambre.

Y este animal ha abierto el tapón. Sí. Y mete la patita

a ver qué es lo que... Ha desarrollado habilidades.

Esto es una moda, un "challenger". No dejéis las ventanas abiertas.

Os puede pasar esto. Entra... ...la gaviota

...la gaviota. Sí.

Y como también arrasan con todo... Otro mapache.

Y este me encanta. Porque mira, mira.

Los gatos hacen así. Hola, buenas tardes.

Vengo a coger su pienso. Se nos ha colado.

Viene a cuatro patas y se va a dos. Y el cuervo con el...

Con el cigarro. Con el cigarro.

El cuervo no entiende las fotos de los paquetes de tabaco.

Este desde luego. Y la niña se ha quedado como que:

"Yo le iba a dar un poquito y no". No tienen medida.

Y mira este. La ardillita.

Me cuelo por debajo del carrilito y a ver qué encuentro.

# Por debajo de tu carro. # Este es maravilloso.

Tengo hambre, apartarse, que me subo a la mesa.

Y me lo voy a llevar, te guste o no te guste.

Esto es un coatí. Tiene pinta de ser Brasil.

En Brasil son tremendos. Bueno...

Vienen y se comen tu comida. (RÍE)

Le ha faltado sentarse. Le ha hecho la 6-25.

Otra vez. Mira la pata de debajo.

"Dromenauer". Pero el otro no reacciona.

Pobrecito. Se está ahí, como quieto.

Y estos con la pajita: "Para ti, para mí".

Maravillosos. Es algo que es el juego

entre los animales. Claro.

Ismael y yo lo hacemos mucho en el desayuno.

Ya. Mira, en Cádiz,

cuando estoy sentado en mi bar,

hay muchas palomas que vienen y quieren pan.

Claro. Exageras.

No, no te exagero.

(RÍE) Cojo... cojo la... Cojo el pan, me voy para...

Ahí has tenido gracia. Perdón. Es que hay que remarcarlo.

Gracias. Estoy con el pan

y me voy a la terraza de al lado y lo tiro, para que vayan al lado.

Muy mal, tío. Muy mal. Qué listo.

Para que no me den el coñazo. Para que no te molesten.

Que molesten a los de al lado.

Cuando el animal que nos ha estado acompañando se marcha,

no solo nos invade la tristeza,

sentimos la necesidad de darle un último adiós.

Cada vez es más habitual despedir a las mascotas

aprovechando los servicios de un funeraria.

En Murcia está el primer tanatorio de mascotas que abrió en España.

Me encuentro en Murcia.

Hace 13 años que se creó el primer tanatorio para mascotas.

Ricardo, qué alegría.

Mucho gusto. -¿Cómo estás?

Nos gustaría que nos explicaras

cómo, debido a qué creasteis esta...

esta maravillosa... -Bueno, pues la verdad

que fue con la baja de mi mascota

donde me di cuenta de la necesidad

que.. que teníamos de poder...

incinerar, despedir a una mascota

como debería ser.

(SUSANA) Y bueno, ayudas a un montón de personas

tan sensibles a tener un rinconcito, ¿no?

(RICARDO) Efectivamente.

Susana. (SUSANA) A ver.

Uy, pero qué grande, Ricardo, ¿no? -Pues sí.

Es muy grande. -Piensa que vienen familias enteras.

(SUSANA) Claro. (RICARDO) A despedir a su mascota.

(SUSANA) A mí me impresiona, sinceramente te lo digo.

Aquí se pone, digamos, la mascota. -Ahí se pone la mascota.

(SUSANA) Los padres adoptivos

están aquí sentados, velándolo. ¿Cuánto rato pueden estar?

Bueno, pueden estar el tiempo que ellos quieran.

Veinte minutos, quince minutos... (SUSANA) Y están a solas, ¿no?

Para estar en total intimidad. -Exacto.

Y despedirse de la mascota antes de ser incinerada.

Vale. Entonces, cerramos esto. La mascota está dentro.

Sí. -Y luego, tú tienes el detalle

de tener a San Antón. -Claro.

El patrón de los animales.

Aquí están todas las firmas. -No.

Más que firmas, son dedicatorias. -Dedicatorias.

Dedicatorias. -Son una dedicatoria que le dejan.

Dedicatorias.

"Gracias por acompañarnos en estos 16 años".

"Solo queda decirte gracias, que te quiero y un adiós".

"Golfo".

Es que... es que hasta emociona de leerlo.

Piensa que aquí nos llega gente de todos sitios.

Eso te iba a preguntar. ¿De dónde vienen, aparte de Murcia?

Que estamos en Murcia. -Claro.

Nosotros damos servicio a Murcia, Alicante, Albacete y Almería.

Pero, al tener la instalaciones que tenemos

y ser pioneros en este servicio funerario

exclusivo para mascotas,

pues nos llega gente de Sevilla, nos llega gente de Castellón.

Lo que a ti te hubiera gustado... -Claro.

...que hubieras podido hacer con tu mascota, con tu perro.

¿Cómo se llamaba tu perro? -Chato.

Chato. Pues lo estás transmitiendo a los demás.

Bueno... (SUSANA) Que aquí hay urnas

de todas las maneras y de todos los colores

y de todas las formas. -Pues sí.

Urna de acero y latón, de... de madera,

biodegradables. -A ver.

Estas biodegradables. -Sí.

¿Y esto qué... qué...? -Bueno, pues aquí

se introduce la ceniza de la mascota.

Ah, vale. Entiendo.

Y... y bueno,

y se puede enterrar.

Ah, se pueden enterrar. -Es biodegradable para no afectar

al medioambiente. (SUSANA) Al medioambiente.

Ricardo, ¿los precios varían mucho?

Bueno, hay de muchísimos precios.

Hay desde 60 euros, de 80, de 100, de 200...

Hay... hay infinidad de precios y modelos.

Pero, sobre todo, el latón.

La gente busca una urna que sea para toda la vida.

Aquí plasmamos la huella de la mascota que sea.

Le podemos... (SUSANA) Poner la fecha.

(RICARDO) Poner el nombre, una dedicatoria,

la fecha, lo que queramos.

Me ha parecido maravilloso estos colgantes de plata.

Grabamos el nombre de la mascota.

¿Vale? Y tú llevas un colgante de plata

con la ceniza de tu mascota

siempre contigo. (SUSANA) ¿Te lo solicitan mucho?

Sí. La verdad es que es...

es un producto que a la gente le gusta muchísimo.

¿Y la huella también?

El producto estrella es la huella. -Es la huella.

¿Esto qué es? (RICARDO) Esto es un diamante.

Un diamante. -¿Vale?

Es un diamante que se consigue hacer

con la ceniza y el pelo de la mascota.

Ay, eso es un recuerdo para toda la vida también, ¿no?

Puedes hacerte una sortija, puedes hacerte unos pendientes

con un verdadero diamante con las cenizas de tu mascota.

Esto es maravilloso.

Pues muchísimas gracias, Ricardo, por tu sensibilidad,

por dar a conocer todo el trabajo que estás haciendo

y por tener la oportunidad muchas personas

de poder despedir dignamente a su mascota.

Gracias a vosotros. -Muchas gracias.

Hasta siempre. -Hasta siempre.

Todo tipo de objetos que nos recuerden el paso

de nuestra mascotas por nuestras vidas.

Lo tengo claro. Qué bonito.

Sí. Cuando fallezcas,

te llevo a este tanatorio. Gracias.

Ay, Isma... Pensaba eso para ti y tu familia.

Ismael, estábamos disfrutando de un momento precioso.

(RÍE) Esto... Pobre Carlos. Tienes que animarlo.

No, pero os voy a contar una cosa, ¿eh?

Lo que me ha pasado esta mañana.

Que me encuentro a un vecino con el perro

y llevaba un semáforo en la cabeza. Y le digo: "¿Qué perro es?".

Me dice: "Es un cruce". Muy bien.

Ismael, ¿tú estás bien? Sí. No, no.

¿De verdad? Un cruce.

Se te ve muy feliz.

Es porque...

porque me voy los fines de semana a recolectar plantas.

Isma, di que sí. Ese me ha gustado mucho, mucho.

Es muy bueno.

Yo lo voy a contar ya siempre. Es muy bueno.

¿Qué me...? Oye, te digo una cosa. Retomamos la sensibilidad

del reportaje. No hay duda de lo mucho que se quiere a una mascota.

Pero ¿cuánto sabemos del animal que tenemos?

Adelante "Falsos mitos".

Querida Susana, que está haciendo un esfuerzo. Porque, oye, a ella

le encantan los animales, pero no todos.

Algunos más que otros.

Aunque es una preciosidad, ¿verdad? Sí.

El mito que cuestionamos,

dos mitos, en concreto, tienen que ver con hámsteres.

Con Bran, de la casa de los Star, y con Daeneris, de la casa

de los Tagarian. Aquí está.

¿Lo quieres aguantar? Sí.

Tiene prisa y le echa de menos. Más bien tienes prisa tú.

No. No pasa nada.

¿Sabes qué? No tienen que gustarnos todos.

He aprendido una cosa de Carlos, que nos explica... Ay, ay, ay.

Ay, qué situación estamos pasando. Se ha cagado. Nada.

Ah, mira. Ha hecho un pis. (RÍE)

Se ha meado. Bueno.

Mira qué bonito. Se estresan mucho.

Ha hecho pipí. Sí. Se estresan mucho.

Es lo que tienen. La que llevaba al hámster

también estaba estresada y le he provocado...

Me lo has dado para que se me meara. No pasa nada.

Somos compañeros. (RÍE)

Ha estado en un tris. Está muy bien.

Pero bueno, a lo que vamos.

Los falsos mitos. Perdona.

Sí. A veces le muerden los animales.

Un pipí no hace daño. No pasa nada.

No. Si él está acostumbrado. Sí, sí.

Es que tenía miedo de que le pudiera pasar algo

debido a mi estrés. No.

No a su estrés. Están aquí muy bien.

Dicho esto, hoy, tenemos muchísimo trabajo.

Vamos a hacer dos preguntas, dos falsos mitos

que me traen un poquito de cabeza con el tema de los hámster.

Porque hemos preguntado si las hembras hámster

se comen a las crías cuando nacen.

Y hemos salido al mercado,

porque allí saben mucho de todo. (RÍE)

La verdad que saben mucho. Y miren lo que nos están diciendo.

Dicen que las hámster hembras se suelen comer a las crías.

¿Usted qué cree? -Es verdad.

¿Sí? -Sí.

¿Por qué? -Yo tengo un amigo que los ha tenido

y cuando nacían los pequeñitos, se los comían.

O sea, que eso es verdadero.

Es que son muchos.

Tú date cuenta que venga, a manadas, a manadas.

Y, hombre, pues alguno, pues para criar luego a los que vienen.

Uno tiene que caer. -Sí, claro.

Yo lo he escuchado varias veces.

Lo que no sé si será cierto o bueno,

pero sí que lo he escuchado varias veces.

(SUSANA) ¿Y por qué crees que puede pasar?

Puyes no lo sé. El mundo de las ratonas hembra es muy complicado.

Es muy complicado.

A mí me criaron. Y los dejé juntos a la hembra y al macho

y se murieron las crías. Porque están... No las...

Iban a su rollo. -Claro.

Luego ya, la siguiente vez, separé la hembra con las crías

y el macho solo. Ya... -Pero no se comió a las crías.

No, no, no, no.

¿Las hembras se comen a las crías? -Espero que no.

Sería un crimen en toda regla, ¿eh?

Pero ¿lo has oído alguna vez?

No.

No lo he oído,

pero en el mundo animal todo puede pasar.

Todo puede pasar. Todo puede pasar.

Carlos, querido, ¿se comen los hámster a sus crías?

Hombre, como... como afirmación genérica no la podemos aceptar.

Porque si no, se extinguiría la raza de los hámster.

Si todas las madres se comieran a sus crías, no habría hámster.

¿Por qué se los comen?

Pues determinados animales en determinadas situaciones,

la mamá ha tenido crías, nosotros enredamos,

tocamos a los cachorritos, a los "bebeses", la madre se estresa

y por defensa de los animales, aunque nos pueda parecer raro,

se los come y hace que desaparezcan para que no sufran

y otros predadores no se los coman. Así es la naturaleza.

Con lo cual, cuando tengan cachorritos en su jaula,

dejadles tranquilos.

Hasta que crezcan, les salga el pelo y podamos jugar con ellos.

Pues esto me provoca otra pregunta, Carlos.

Vaya por Dios. Ya que estamos con el tema

y lo hemos hablado anteriormente.

Y es que es una pena, si esto es verdad,

que tengan que vivir forzosamente dos hámster juntos.

Tú imagínate que no se soporten.

¿Por qué van a tener que vivir dos hámster juntos?

Esa es la pregunta. ¿Tienen que vivir los hámster juntos?

Hemos salido y hemos preguntado. ¿Vds. qué piensan?

¿Los hámster tienen que estar dos y juntos?

Pues yo creo que sí,

porque en compañía siempre vamos a estar, pues como nosotros, ¿vale?

No que sean como las personas,

pero vamos, que muchos de ellos ya sabemos que son mejores.

¿Has tenido alguna experiencia con hámsters en tu casa,

tus hijos, tu sobrina...? -Tuve hámster de pequeña.

Y siempre vi que estaba muy solito.

Venga a darle a la rueda, venga a darle a la rueda él solito.

Y cuando metí a otro, mira.

Espectacular. Muy bien los dos juntitos.

No necesariamente.

No, no.

Son porque son animales que a lo mejor

con tanta vuelta en la ruedita les gusta estar solos, ¿no?

Así ellos, la comida que les pongo se lo comen ellos solos.

Yo no he tenido hámster, he tenido cobaya.

Y estaba sola. -Sí.

Solo tenía una cobaya, no tenía dos.

No sé. ¿Tienen que estar de dos en dos?

No, no. Yo te lo pregunto a ti. -Sí.

No lo sé. -Es el mito,

que tienen que estar juntos.

¿Los hámster tienen que estar dos juntos?

Yo creo que sí. -¿Por qué?

Pues no sé.

Hay veces que piensa uno que las mascotas

deben estar macho y hembra y...

¿Has tenido alguna vez hámster? -No me deja mi mujer.

¿Tienes hijos? -Sí. Dos niñas.

¿Y no te lo han pedido? -Sí, también.

La mujer ha dicho que no y... -La mujer es la que manda.

Carlos, ¿deben vivir los hámster en pareja?

Pues si se quieren, sí. Pero si no, ¿por qué?

No, no, no. Vamos a ver.

No les hace falta... Ay, ay.

Quieto. Relájate. No quiere estar con Bran.

Estoy sufriendo. ¿Lo cojo? No.

Entiendo mucho de hámsters. Estoy bien.

No hace falta para nada que vivan juntos.

Hay esa obsesión de que si viven solos, van a estar muy tristes.

En la mayoría de las ocasiones,

un hámster solo vive fantásticamente bien.

No necesita compañía. De hecho,

si tenemos un hámster macho y se nos ocurre meterle otro macho,

puede que haya bastantes conflictos.

Porque son territoriales e igual no les mola.

Si es un macho y metemos una hembra,

puede que se sientan muy bien,

pero puede que haya gran explosión demográfica.

Hay que tener cuidadito.

El hámster solo vive muy bien.

Y si los vamos a juntar,

consultadlo antes con el veterinario

y, a poder ser, esterilicemos a ambos

o, por lo menos, a uno para que no haya explosión demográfica.

Hay bastantes hámster como para que se reproduzcan.

Fácil. Muy bien.

Pues una vez desmontadas estas creencias populares,

vamos a fijarnos en las noticias protagonizadas por animales.

La primera noticia, Sandra,

llega desde Cancún, desde México.

Unos amigos están en la playa, ven una tortuga moribunda.

¿Y qué es lo que hacen? El boca a boca para reanimarla.

Porque estaba muy mal.

Y fíjate que acertaron con esa decisión,

porque consiguieron reanimarla.

Es verdad que muchas veces no sabes cómo reaccionar.

Pero, Carlos, tomaron la decisión adecuada, parece ser.

Pues sí. La verdad es que es lo que hay que hacer

cuando se ve un animal en estas condiciones.

Si vemos que no respira, hay que intentar ayudarle.

Desde luego, olé por la persona que lo hizo,

porque aplicar morro a morro a una tortuga,

pues, hombres, a ciertas personas les puede resultar desagradable.

¿Y qué le podía haber pasado?

Pues mira, un fallo respiratorio en un animal que respira bajo el agua

generalmente es por obstrucciones,

por... por algo raro. Porque el animal...

Algún plástico. Seguramente algún tipo de objeto.

Mira, había un pez... Disculpadme un momento.

Lo mejor es llamar al profesional.

Hay un número de teléfono específico.

Otra cosa es que este chico sepa qué hacer.

Probablemente está muy familiarizado.

Sí, hombre. Por lo que ha hecho,

yo creo que alguna vez ha hecho algo por otro seres vivos.

Tiene pinta.

Ismael, contigo nos vamos a España, de vuelta.

En Cáceres, en Extremadura. Pues sí.

Es donde se sitúa esta noticia.

De Cancún a Extremadura,

la comarca, ¿eh?,

la comarca de La Vera. Por cierto, quiero hacer un apunte

a la comarca de La Vera. Mira qué bonito.

El mejor pimentón del mundo. Bueno, vemos aquí...

(RÍE) ...a este cerdito valiente.

¿Quién iba a pensar que este cochinillo

iba a empujar a este cabrito, le iba a mostrar el camino

para salir del agua y convertirse en el Mitch Buchanan?

(RÍE) En el vigilante de la charca.

Míralo ahí. Dice: "Venga, venga. Te saco. Por aquí, por aquí".

(IMITA EL SONIO DE UN CERDO) No. Y se fueron felices los dos

posiblemente a los chiringuitos que hay a los pies de la charca.

Qué felices los dos. Me encanta. Pues sí.

Son dos especies que jamás nos podríamos imaginar en el agua,

pero, evidentemente, como hemos dicho,

no es que sepan nadar, es que intentan correr en el agua

y eso hace que naden. Que se queden a pie.

Como se dice, nadar a perrito. Se decía en mi tierra.

A estilo perrito. Estilo perrito.

Y el ser humano no ha tenido que hacerse cargo.

Carlos, de Europa a África, concretamente a Mozambique.

Es correcto. Nos vamos a Niassa, Mozambique.

Es una zona en la cual las lluvias

pueden provocar barrizales tremendos.

Barrizales en los que los elefantes de todo tipo y de todo tamaño

pueden quedarse pillados.

Y por ello existe un sistema de grúas

para poder ayudar a estos animales a salir.

Se han rescatado con picos, con palas

y con, como vemos, excavadoras o grúas.

Además, la reserva de Niassa, que es de la que hablamos,

cuenta con un helicóptero para localizar a estos animales.

Porque hay veces que se caen, como veis, en huecos

y no son fácilmente visibles.

Y por ello, con los helicópteros se ayuda más a intentar el rescate.

de estos pedazo animalitos. Qué angustia.

¿Cómo sacas a un paquidermo? Pues mira.

Lo bueno es que por sí mismo lo intenta.

Él muchas veces ayuda. La excavadora hizo el camino.

Claro. Le ha hecho el camino para que salga.

Si no, el animal no puede salir. Y también imaginaos

cómo convencer a un tipo de animal de este tamaño

y de estas características de vida salvaje

parda ponerle una fincha.

Hemos visto otros rescates en el programa

con animales más pequeños.

En este caso, como bien decía el Isma,

le hacemos un caminito.

Fantástico.

Y un estudio científico basado en el análisis del genoma

de 58 perros y lobos escogidos de diferentes partes del mundo

ha concluido que el mejor amigo del hombre

desciende del lobo, Carlos. Es correcto.

Fíjate. Hay una cosa muy curiosa.

Que nosotros cuando vamos por la calle y vemos un perro, dices:

"Pero ¿esto qué es?". Es un descendiente del lobo.

Y el lobo tenemos que tener muy claro

que es un carnívoro no estricto. O sea, el lobo puede comer de todo,

igual que nuestro querido amigo el perro.

Y lo que debemos hacer...

Ahí está. Mírale. Mira qué maravilla.

Qué buen turrón. Si todos vemos a este animal,

nos imaginamos, en el fondo, muchos tipos de perro:

los alaskan malamute, los husky...

Hay muchos perros que se siguen pareciendo al lobo.

El samoyedo. El samoyedo también.

Por cierto, que se incorpora a esta mesa de debate Israel Pérez.

Bienvenido.

No, sí, es lo que decía Carlos. De hecho, esto es un lobo ibérico

lo que vemos. Sí, señor.

Y además, es una especie autóctona de aquí, de España.

El lobo ibérico.

Bueno, ya tenemos clara la imagen del lobo.

Pero fijaos que todos los perros que viven en vuestros hogares

proceden del lobo, aunque parezca increíble.

Mirad lo que tenemos aquí con nosotros.

Bueno, aparte de los compañeros.

Dogo, pedazo de monstruo. Mucho más grande que un lobo,

el galgo español, un chiguagua,

un pastor de brie, otro chiguagua,

y un basset hound.

Todos proceden del mismo animal, del lobo.

Diréis: "¿Cómo se ha hecho esto?". Por la actuación del animal.

¿Me agarras? Con perdón. Sí.

Un momento. Fijaos una cosa.

A ver si puedo explicároslo rápidamente.

Imaginaos que tenemos un lobo.

¿Vale? Un lobo. Aquí tenemos un lobo.

Este es el lobo marca Carlos.

Y luego, tenemos otro lobo.

Que, por circunstancias de la vida,

uno es más grande y otro es más pequeño.

Si les juntamos,

lo más seguro es que nos salgan unos lobos

de un tamaño medio, ¿vale?

Incluidos también animales grandotes y animales pequeñitos.

¿De acuerdo?

Si nosotros de estos dos queremos hacer una raza grande,

nos quedaríamos con los ejemplares grandes.

Y los cruzaríamos con otros ejemplares grandes.

Y obtendríamos ejemplares como el dogo.

Si quisiéramos obtener razas pequeñas a partir de lobo,

lo que se hizo en un inicio, los ejemplares más pequeñitos,

escogeríamos a los ejemplares más pequeños de cada familia

y los juntaríamos con los animales más pequeños.

Así hemos conseguido a lo largo de todos los años de convivencia

tantos tipos de animales.

Lo que sí que pediría es que dejemos de jugar

y hacer experimentos.

Con las razas que hay y los tamaños, es más que suficiente.

Los cruces producen muchas enfermedades.

¿Vale? Bueno.

En los próximos minutos, Israel Pérez, el rehabilitador canino,

nos va a presentar a Tronca.

La voracidad de esta perra que, como todas, desciende del lobo,

es todo un reto. Vamos a verlo.

(Portugal. Te Man "Feel it still")

Tronca.

-Tronca, no. Suelta. -(RÍE)

Suelta.

(NIÑO) ¡Bien!

(RÍE)

Estaba mirando a Duque.

Duque pesa 85 kilos. Pues como yo.

Madre mía, lo que nosotros, ¿eh? Yo un poquito más.

Tú un poquito más, pero no mucho. No.

Pero si nos pusiéramos a cuatro patas,

pareceríamos colegas del parque. La cabeza igual.

¿Qué pasa? Es todo músculo.

Bueno, una vez que nos hemos sentado todos,

vamos a seguir hablando de Tronca.

Como acabamos de ver,

su voracidad no tiene límites.

Sí. Con los riesgos que conlleva eso.

Tronca se comía todo lo que iba encontrando.

Y, a ver, podría derivar en una simple gastroenteritis

o en algo mucho más serio, como un envenenamiento.

Si queréis, lo vemos.

Tronca es una perrita muy muy buena.

Le gusta correr, le gusta jugar.

Es supercariñosa.

No se mete en líos.

Tiene un problemilla con el tema de la comida.

Es una glotona.

Le encanta comer.

Siempre busca comida.

Cuando voy con ella por la calle, siempre tengo que estar pendiente.

Porque si hay algún papel de magdalena,

algún hueso de pollo o cualquier cosa un poco podrida,

se puede decir, pues va a por él, va a por la comida.

Me ha pasado muchas veces que Tronca, si me he despistado,

se ha lanzado a la mano de un niño

y le ha cogido la merienda.

Y eso es un disgusto.

Quiero una Tronca que controle sus impulsos.

Claro. -Sí.

¡Eh! ¡Hey! -Tronca.

Pero bueno, que casi te comes mi bocadillo.

Yaniv, cuéntame un poco. ¿Qué te pasa con ella?

Lo acabas de ver.

Es que aquí, en el parque, no podemos estar.

Porque roba la merienda, solo va a los bocadillos.

Va por todos lados buscando comida. Eso es lo que pasa.

¿Solo se lo quita a la gente de las manos

o también lo coge del suelo?

No, no. Lo coge del suelo tranquilamente.

Podemos estar jugando con la pelota y, de repente, huele algo y...

Y se va directa. -Y se va directa.

Pero si no hay comida, ¿tipo piedras o alguna cosita así?

No, no, no. -No, ¿no?

Solo con comida. -Solo cosas... Vale.

¿Le pasa de siempre? -Le pasa desde pequeñita. Sí, sí.

Bueno, María, partiendo de la base que es un beagle

y dentro de su temperamento

la parte de rastreo la tiene muy desarrollada,

lo que no está muy bien es que ese rastreo

lo derive en comerse cosas.

(MARÍA) Sí. Porque se está comiendo absolutamente de todo.

Y el problema es que esto puede derivar,

bueno, en lo que ya ha tenido: muchos problemas digestivos.

Por suerte, no ha habido ningún susto de algún envenenamiento

o algo más grave.

Es muy importante trabajarlo,

que el perro aprenda y, sobre todo, que entienda

que no tiene que comer del suelo.

No pasa nada si se lo da él. Pero del suelo nada.

Sobre todo para evitar lo que tú dices.

Porque una gastroenteritis, al final, se puede curar.

Pero un envenenamiento... -Es mucho más complicado.

Te quedas sin perro. -Sí.

Esta conducta de tu perro realmente no es antinatural.

Porque los perros rastrean, rastrean y comen.

Lo que pasa que hay que enseñarle a que lo autogestione,

pero que no llegue a culminar comiéndose lo que coja del suelo.

Entonces, tenemos que ayudarte a saber gestionar

esta conducta, ¿vale?

Para que puedas controlarla un poco más

y evitar todos estos problemas que nos comentabas.

Okey.

Te vamos a enseñar un ejercicio

para que lo trabajes todos los días

y enseñar al perro que no tiene que llegar a comer nada del suelo.

Vamos a enseñárselo. -Puede oler,

pero no puede coger. -Eso es.

Que no llegue a cogerlo.

Le vamos a enseñar que solo coja la cosas de ti.

(YANIV) Okey. -¿Vale?

Suena fenomenal. -Genial.

Vamos a empezar a trabajar.

La perrita es una preciosidad. Sí.

Muy bondadosa. Pero imaginamos que se lanza a por la merienda

de cualquier niño o niña o un adulto

que no esté familiarizado con un perro.

Ese susto no se lo quitan. Eso tienes razón.

En el momento que llegamos, evaluamos rápido la situación,

pues par poner en práctica cuanto antes

ejercicios para su rehabilitación.

Al final, siempre es un poco educarlos.

Técnicas de educación. Sí. Es reeducarlos.

Como un niño pequeño: "Esto no lo cojas".

"Solo coge lo que te dé tu...". Sí, lo que pasa...

En el caso de Tronca, lo que teníamos que conseguir

es que no coja las cosas del suelo nunca.

Si tú a un perro cuando va a comer algo del suelo

le regañas, el perro termina asociando que no se lo va a comer

cuando estés tú delante. Exacto.

Oye... Hay que...

Me tienes que decir dónde te has comprado el collar de perro.

(RÍE) Que, por cierto...

Bueno, espera. Os digo una cosa.

No, Isma. Ismael, no sabía que hablábamos

también de los complementos del equipo del programa.

Bueno, yo llevo desde el primer día, lo que pasa...

Dos chicos que se encuentran por la calle.

Te falta el quiqui. Dos que se encuentran por la calle.

Uno al otro: "¿De dónde eres?". Dice: "Yo de Río".

Dice: "Ah, mira, como los cangrejos".

Jopé, tío, macho.

Las risas en plató han tardado como diez segundos. Es decir...

Menos mal que los perros no entienden.

No se llevarían tan bien.

Y menos mal que tiene buena mano. Mírale, ¿eh?

Está muy contento. Han hecho muy buenas migas.

Sí. Se están diciendo cosas bonitas.

Es sordo el animal. Y Kenia lleva el mismo peinado

que Ismael. Sí.

A Ismael le falta el quiqui solo.

Una pequeña... Por eso se lo hemos dado.

Un pequeño inciso. Con permiso. ¿Te puedes acercar a este perro?

Solo un momentito. No. Pero acercarte, acercarte.

Me acerco. Sí.

Kenia se descontrola. Fijaos un momento.

Si les enfocáis un primer plano,

tenemos a Scooby Doo y a Shagy, tío.

(MUCHOS RÍEN) Mírales, macho.

Scooby Doo y Shagy.

¡Scooby Doo! Aquí, en "+Cotas".

¡Eh! Perfecto.

Gracias. Es que lo estaba viendo y...

Que me la juega.

Me pregunto por dónde empezáis a trabajar.

Teníamos que trabajar que ese vínculo fuese siempre positivo.

Que aprendiese de una manera mucho más constructiva

que no tiene que coger nada del suelo.

Y eso lo conseguimos con un ejercicio muy facilito,

pero muy efectivo.

Vale. -Tronca.

Mira, mira.

No, nena, eso no.

Es muy importante empezar a trabajarlo ya,

porque.... -Vale, ya.

Porque se puede tragar algo y hacerse mucho daño.

Déjamela. -Aquí.

Ya está.

Fíjate cómo está rastreando y está intentando comerse todo.

Sí. -Para empezar a trabajar,

vamos a utilizar algo que es lo que ella se come habitualmente,

que sería... -La merienda.

Mi bocadillo.

Tenemos que intentar

y vamos a conseguir que el perro

se coma las cosas, pero nunca del suelo.

Solo porque tú se lo des. -Ah, okey.

¿Cómo vamos a conseguir esto?

Vamos a tener el mismo premio

que va a haber en el suelo

nosotros en la mano.

Voy a coger un trocito de bocata.

Le vamos a dejar

lo que quiere en el suelo. Y se lo vamos a tapar.

Vamos a esperar. -Va a intentarlo.

Va a intentarlo mucho.

Va llegar un momento que me va a mirar a los ojos.

Y en ese momento, la premio.

Ahora. Muy bien.

Eso es.

Y otra vez.

Siempre cuando haya contacto visual.

Le voy a enseñar otra vez.

Que lo huela.

Esperamos al contacto visual.

Fíjate cómo ella lo está oliendo. Mira la trufa.

Pero ya no quiere cogerlo.

Muy bien.

Y ahora quiero que te levantes y te vayas.

Ven, Tronca.

Llámala, llámala, llámala. -Ven, Tronca.

Vale. Sin forzarla. Espera.

Que en parte está en su control, no están en...

Está atada, pero no siente tensión. -Exactamente.

Está calmada, estamos calmados, estamos tranquilos.

Esto tiene que ser algo positivo para ella.

Simplemente la estamos enseñando algo nuevo.

Mira. -La calma.

Ya se va. Ella va buscando su propia calma.

Lo que hemos hablado, desde una posición física.

Fijaos que ahora tiene la comida delante.

No está haciendo ni el intento de cogerla.

Me mira a los ojos.

Se lo doy.

Bueno.

Vamos a subir de nivel con otro ejercicio nuevo.

(YANIV) Okey. -Isra, te quedas con la comida.

(ISRA) Vale. -Yaniv, te pones al lado del banco.

Y yo me voy a ir un poquito para acá.

Y vamos a pasar por delante de Isra.

Quiero, ¿vale?, que te fijes muy bien

en el momento en el que vamos a premiarla a ella.

Okey. -Yo creo que es lo más importante

que debemos captar.

Vamos allá.

Muy bien, cariño.

Importante evitar siempre la tensión, ¿vale?

Si es verdad que ella tira, pero vamos a buscar que no haya tensión.

Ahora, no la premio con comida, aunque me mira a los ojos.

Porque yo no soy el estímulo.

Ahora, es María y eres tú.

Yo, ahora, actúo de niño que está con el bocadillo en el parque.

No quiero que me lo coja.

Realmente parece que te lo está pidiendo.

Está esperado

mi reacción,

que es lo que hemos estado trabajando antes.

Muy bien. Ahora, sería buen momento para que tú la llamases.

Tronca.

Tronca. -Muy bien.

Ven aquí. -Muy bien.

Ven. -Muy bien.

Ven, Tronca.

(ISRA) Y ahora, vemos, Yaniv,

cómo se hace la magia.

Cómo vuestro vínculo,

al final, es más fuerte que la comida.

Lo más importante aquí: trabajarlo, trabajarlo y trabajarlo.

Okey. -Y, poco a poco, ir llevándolo

a tu día a día en los momentos en los que tienes el problema con ella.

Sí. Estar más tranquilos y disfrutad

en vez de estar estresado por si va a comer.

Estar juntos. (MARÍA) Pasear relajados,

que, al final, es lo más maravilloso que podemos hacer con ellos.

Ahora tienes la herramientas para disfrutar de tu familia y tu perro.

Muchísimas gracias, de verdad.

Muchísimas gracias. -A vosotros.

Bravo, Isra. Es alucinante. Bravo, de verdad.

Es alucinante cómo te miraba. Lo que me llama mucho

la atención es cómo te miraba cuando aplicas la técnica

antes de coger la comida. Ese momento del contacto visual

es cuando aumentas el vínculo con tu perro.

Es lo más fuerte que puedes tener con tu perro.

Pero también es verdad lo que dice María en el vídeo,

es muy importante la constancia, no bajar la guardia

y seguir trabajándolo día a día.

Recordad que dentro de su instinto va a estar el rastreo

e intentar comérselo. Hay que cortar ese instinto.

Hay una cosa tremendamente importante,

aparte de que hacéis una pareja excelente a nivel profesional,

a mí lo que me encanta es que le dais una opción al perro.

La mayoría de gente cuando quiere que su perro no coma cosas,

es todo el rato: "No, no, no, no". Y el perro... Mira.

Y le perro dice: "Dime a algo que sí".

Dame un opción. Además, Carlos, es muy importante

si estás trabajando este tipo de ejercicios,

que tú le des lo mismo... Exacto.

...que está en el suelo.

Porque si le pones un entrecot y una chuche,

evidentemente, la balanza se decanta muchísimo.

Entonces, tienes que darle, premiarle siempre con lo que...

con lo que estás trabajando.

Que el perro huela eso, pero del suelo no se come.

Es como: "Sí, te doy lo que quieres, pero te lo doy yo".

Me parece fantástico. ¿Te puedo preguntar una coas?

¿Qué relación tienes con el perro? No, es que es fantástico.

Es fantástico cómo se llevan Like e Ismael.

Porque a mí, de pequeño, me llamaban Mowgli.

Sí, sí. Tenía relación con los animales.

Da igual, déjalo.

Bueno, con trabajo se puede modificar casi cualquier conducta.

Como siempre, Israel, enhorabuena.

También a María Martínez, etóloga y veterinaria.

Y mucho trabajo también es el que hay detrás del centro Rainfer,

la Fundación Chimpatía, que se dedica al rescate y rehabilitación

de primates, chimpancés, orangutanes o monos capuchinos.

Todos ellos vienen del tráfico ilegal,

de la explotación en circos,

de la industria del cine, de la televisión.

Algunos han sido utilizados como mascotas

y abandonados de cuidados cuando su dueño ha considerado

que no los necesitaba. Vamos a conocerlo.

(Bastille "Quarter past midnight")

(CHIMPANCÉS CHILLAN)

(MUJER SILBA) Hola, Guille.

Buenos días.

-Hola, Marta.

Hola. ¿Qué tal?

Hemos llegado, creo, a la apertura de jaulas.

Eso es. La salida de los chimpancés. Ahí los tenéis.

Acaban de desayunar y, ahora, salen con toda la energía

para afuera, al jardín, a tomar el solecillo.

-¿Cuántos primates tenéis en el centro?

Actualmente, 130.

Este es Guille. Lo tenía una mujer en su casa

en una jaula de dos metros cuadrados,

tapada con plásticos.

No le daba el sol. Tuvo una infección en un ojito.

No le curaron y por eso perdió una de los... de los ojos.

Marta, ¿os comunicáis con signos?

(MARTA) Normalmente, no.

Pero algún signo Manuela sí ha aprendido, el de comer.

¿Qué quieres? ¿Quieres comer?

Toma, mi vida.

Nos comprenden cuando hablamos.

Calcula que pueden aprender unas 700 palabras.

Los que son utilizados para circos y para televisión les pegan,

les dan descargas eléctricas y demás.

De esa forma, pues hacen esas tonterías de aplaudir,

o dar vueltas o bailar.

Este es Brutus.

Hola, cariño.

Y Brutus es el macho dominante de este grupo.

Es como el papá de... El jefe de aquí, de este grupo.

Son monos capuchinos

y son de los que más tiene la gente como mascotas.

Bueno, habéis visto los colmillos que tiene Brutus,

el tamaño de esos colmillos.

Eso es lo que mucha gente tiene en sus casas

al lado de un niño pequeño.

(Bastille "Quarter past midnigth")

-Son un poco exquisitos y no les encanta tomarse la...

la medicación por sí solos.

-Hay que engañarles. -Hay que engañarles un poco.

Le está gustando. No sé qué has preparado.

Utilizamos papilla de bebé y yogures.

Hola, mi amor.

Boris, de pequeñito, fue vendido a un circo,

que lo estuvo explotando pues hasta los 6, 7 años.

Es cuando ya dejan de ser útiles, se vuelven peligrosos.

Y ya terminó aquí,

después de muchísimos años de vivir solo

y, sobre todo, con muchos problemas que arrastra, ¿no?

De enfermedades. El que más cuidados especiales necesita

de todo el centro. -¿Es el rey de la casa?

Un poquito, sí.

La verdad que le tenemos en palmitas, ¿no?

También bastante mal lo ha pasado el pobre

como para que no se merezca eso.

Se merece eso y muchísimo más.

(Bastille "Quarter past midnigth")

Marta, si voy contigo, no se asustarán, ¿verdad?

Nos quedamos por aquí.

Más o menos.

¿De dónde sacáis los fondos?

(MARTA) Pues de la ayuda de la gente.

Realmente, de gente que quiere colaborar con nosotros

y pues bueno, desde donaciones económicas

hasta donación material, ¿no?

Sacos de cemento, si alguien trabaja en la construcción.

O algún agricultor que tenga excedente de manzanas.

Lo que solemos necesitar más suele ser arroz y pasta.

De lo que más usamos.

Marta, te dejo con los capuchinos. La próxima vez que venga,

te voy a traer arroz y pasta. -Perfecto.

Aquí te esperamos.

(Bastille "Quarter past midnigth")

Rainfer, desde el 95

ofreciendo segundas oportunidades a los primates.

En los próximos minutos, nos vamos a fijar en unos consejos

para cuidar de los reptiles.

Querido Carlos, veterinario del programa,

en concreto de esta pogona. Ya estoy aquí con ella.

¿Qué cuidados necesita un pogona?

Fijaos en una cosita muy interesante.

Estos animales, como veis, tienen una capa córnea,

tiene aquí pinchitos por todos los lados.

Lo cual no quiere decir que estos animales, que nos imaginamos

que siempre estarán en arenas muy determinadas

para el fondo de sus terrarios,

no todas las arenas, todos los lechos valen

para todo tipo de reptiles.

Con lo cual, hay que preguntar.

Por ejemplo, tenemos tipo de turba con el ciempiés gigante.

Para la pogona utilizaríamos determinados tipos de lecho,

tipos de arena. Algo así que imitara un poco

los calurosos lugares del desierto.

Y en el caso del bicho palo, pues un sistema más arbóreo.

Lo que sí que se importante para todos estos animales

en la mayoría de ocasiones

es la utilización de focos de luz.

Porque necesitan luz solar

o el complemento lumínico adecuado.

¿Es una fuente de calor o solo...? Es una fuente

de luz ultravioleta, o de los que necesite cada animal,

y de calor.

Hay lámparas que hacen dos funciones, una función...

Dependiendo de cada tipo de animal.

Por eso es importante siempre asesorarse.

Porque estos animales requieren los mismos cuidados.

Y fijaos,

esta es una cosita muy importante.

Ajá. Sujete.

Es una cosa que tenemos en casa similar. Un espray.

Y dices: "¿Para qué nos sirve?".

Lo que queremos es remojar, ¿vale?

En muchos casos, remojamos de esta forma.

(ALGUNOS RÍEN)

Aprovechando. Tengo que provechar a vengarme.

Un poquito de bruma para Ismael y para la pogona.

Efecto "dolman". Todavía queda programa.

Que tengo uno de veterinarios. Vaya por Dios.

Oye, está muy tranquila aquí.

Es un animal supertranquilo.

Parecen mucho más de miedito, pero no hacen absolutamente nada.

Y los boquetitos... Me encanta.

¿Son delicados? Puede parecer que a lo mejor son animales,

pues eso, que no necesitan muchos cuidados. Pero...

Son animales muy delicados en el sentido de que requieren cositas

a las que no estamos acostumbrados. Un perro vive en nuestro entorno.

Si tiene calor, le podemos poner el aire acondicionado.

Pero estos animales requieren una luz y una temperatura

correctas y concretas.

No podemos ponerle la luz que nos apetezca.

Y los agujerito de aquí al lado ¿qué es?

Es lo que tienes tú tapado por el pelo.

Ajá. Son orejas, simple y llanamente.

Sus oídos. No tienen pabellones auriculares,

pero tienen la entrada.

Fijaos en estos animalitos.

Tenemos aquí un bicho palo. Yo te aguanto la puerta.

Lo podemos apreciar. Vamos a sacar al bicho palo.

Venga. Claro, hombre.

¿Muerden? El veterinario sabe lo que hace.

Sí. Aquí le tenemos.

¡Ay, qué bonito es!

Ah, le vamos a sacar, le vamos a sacar.

No. Si yo es por él. Si a mí me encanta. Es por él.

Pero que no me gusta tocar a los animales ni insectos

cuando no es necesario.

Pero tú eres el veterinario y puedes.

Estos animales

su principal fundamento es que son arborícolas,

de zona de tallos.

Y este tipo de constitución que tienen,

pues es, evidentemente, para ocultarse en su entorno.

Bueno, pues para evitar predadores,

que es lo que hacen muchas especies.

No es que vayan reproduciéndose y diciendo:

"A ver si nos parecemos a un palo". No.

Simple y llanamente la evolución

les conduce a ese intento de mimetismo.

Se protegen. Un camuflaje.

Efectivamente. En caso de necesidad.

Supervivencia. Se lo ha dado la naturaleza.

¿La pogona puede ser un depredador natural de nuestro invitado?

Pues mira, muchas aves,

por ejemplo, también determinado tipo de reptiles.

Eh... Ismael, tiene... tienes...

De verdad... Vamos a ver.

Tú lo has querido coger.

Tienes un magnetismo

con los invitados e invitadas de este programa...

Es un insecto palo, no un leopardo muerto de hambre.

Relájate. Pero ¿pican o algo?

¿Qué van a picar? Yo qué sé. Pregunto.

Y si pican y vemos que provoca algo malo, lo veremos en breve.

Más bien creo que quiere besarle. Cuenta un chiste, Isma.

Cuenta un chiste. (RÍE) Muy bien, Daviú.

¿Saben aquel de un bicho palo...?

¿Necesitas ayuda, Ismael?

Estoy más tenso que lo tornillos.

(SANDRA Y MACARENA RÍEN)

¿Podemos quedarnos así lo que queda de programa?

Le quiere dar un beso en la boca, está clarísimo.

Tenemos que encontrar la solución. Te está mordisqueando la barbilla.

¿Necesitas ayuda? ¿Estás bien, Ismael?

Yo estoy viéndolo desde aquí. No, no. De corta nada.

Mira, te va a dar un besito.

Carlos, quítaselo, por favor. ¿Por qué?

Si es una maravillosa cosa. Estamos a punto de vivir

un momento romántico... Me cambia el color.

...entre un colaborador y un invitado del programa.

Anda. El veterinario.

Dame un besito, dame un besito. Dame un besito.

¿Cómo estás, Isma?

Me había cambiado el... No, porque digo:

"Verás, que se me mete por la nariz y el cerebro".

Claro. No veas tantas películas. Eso no lo hacen los bichos palos,

entrar por el cerebro.

Prosigue, querido. Simple y llanamente,

a estos animales hay que cuidarles y tener todo el respeto.

Porque muchas veces los compramos o los adquirimos

como un tema un poquito de "snobismo",

de tontería. Eso es horrible.

Si verdaderamente queremos tener a estos animales,

informémonos muy bien,

acudamos a centros veterinarios que nos informen muy bien

y, a partir de ahí, respeto. Y no tenerlo suelto por la casa.

Bueno, ¿por qué no? Mira lo que pasa.

Igual te sientas en el sofá: "¿Y el bicho palo?".

Digo: "Anda".

Siempre hay que sacar... (RÍE)

Hola, Susana. Anda.

Llegas justo a tiempo. Con su conejo.

Pues yo también traigo aquí mi... mi... mi colega, ¿eh?

Bueno, os presento. Espera. Ay, por favor.

Os presento a Elegance.

Elegance.

Qué bonito. El nombre le viene...

Elegance es maravilloso, es un míster.

Porque ha ganado concursos. ¿Ha ganado concursos?

Es un conejito maravilloso.

Tiene muy buena cara. ¿Qué raza es?

Tiene las orejas muy cortitas. El conejito está muy tenso.

Un enano holandés. Enano holandés.

Está muy tenso el conejo. Y yo también.

(ALGUNOS RÍEN)

¿Por qué vas a estar tensa?

Porque yo me tenso enseguida, ¿qué quieres que te diga?

Porque Susana maneja perros y gatos.

Sí. Pero cuando ya son... La patita.

Mira, parece tambor. Espérate.

Si quieres, tú lo... Ya sé que tú quieres soltarlo.

No, no, no. Dáselo a Ismael.

Tiene muy buena mano. Qué gracioso.

Le encanta estar contigo. Y yo soy muy obediente.

Si os fijáis en el perfile del animal, a ver si lo cojo,

¿a qué parece que le han dado un portazo? ¿Veis?

Esta es una constitución que se llama stop.

Cuando tienen... Que no tienen casi nariz. Esto pasa

en los perros, en los gatos. Son chatitos.

Es prominente, vamos. Esto me recuerda a un reportaje

que vi el otro día. Esto es verídico, ¿eh?

Un tipo que se cae el helicóptero,

yo estaba viendo el reportaje en esta casa,

se cae el helicóptero en medio del Amazonas

y saca un cuchillo y empieza en la maleza:

"Pa, pa, zas, zas".

Y, de repente, hace: ras.

Le cae un salpicón de sangre, mira al otro lado

y se ve un elefante y sin trompa.

Dice el elefante: (GANGOSAMENTE) "¿Tú eres tonto?".

Ismael...,

¿tú has oído hablar del horario infantil?

¿Sabes algo del horario infantil, querido?

Lo mejor de Ismael es que se ríe, se troncha solo.

Son bromas. No hay sangre.

Querida Susana,

decía yo que habías llegado a tiempo,

pero las circunstancias se apoderan.

Exactamente. ¿Dónde has estado?

Nos hemos paseado con... Bueno, con un personaje maravilloso.

Vosotros no sé si acordáis,

claro que sí, la primera edición de "Operación Triunfo".

Hombre... Ese chico tan, tan guapo,

tan, tan con esos ojos.

El apuesto. ¿Eh?

El galán de "Operación Triunfo". Con esos ojazos maravillosos.

Y cómo cantaba. Y cómo canta.

Y cómo canta.

He tenido la suerte de poder pasear con él.

Y lo que me ha sorprendido de este asunto

es la mascotita que tiene.

Manu Tenorio tiene un conejo como mascota,

que se llama Suavecito.

Vamos a verlo.

(Manu Tenorio "Quiero")

Muy buenas. -Susana, cariño, ¿qué tal?

¿Cómo estás, cariño? -NO me imaginaba a Manu Tenorio

con un conejito toy. -No me pega, no me pega.

Yo te debía con un doberman. -Con un buen perro.

Un pastor alemán. -Con un mastín.

Con un mastín, con un mastín. Pero con un conejito toy...

Ha entrado en la familia con muchísimo amor, muchísimo cariño.

Y realmente se ha vuelto el rey de la casa.

¿Y cómo se llama? -Ha pasado por muchos nombres.

-Vale. -Se le ha quedado Suavecito.

Suavecito. -Por motivos obvios.

Bueno. ¿Puedo pensar que la idea no ha sido tuya?

La verdad que a mi hijo de hacía mucho tiempo, pues bueno,

quería un perro y tal. Pero, efectivamente, un perro

necesita de muchas atenciones. -Claro.

Y hay que tener animales con responsabilidad.

Empezamos primero con pececitos. (SUSANA RÍE)

Los pececitos la verdad es que...

se iban de casa. -Duraban poco.

Cada dos meses teníamos diferentes. -Claro.

Y, al final, pues decidimos probar con el conejito.

¿Cuánto crees que pesa? -Pues yo creo que unos 300 gramos.

Esto hay que solucionarlo. -¿Sí?

Te veo que estás haciendo como pesas y digo yo:

"Hay que sentarnos". Porque de aquí a que acabes la gira,

tienes unos brazos que no veas.

-# Quiero, quiero, quiero mojarme en tus labios. #

(SUSANA) ¿Es revoltoso? -Puede parece que es calmado y tal.

Pero, de pronto, te pega un salto y empieza a correr,

se te mete debajo de los muebles y no puedes sacarlo.

¿Cómo lo coges? Me da impresión cogerlo.

Si lo quieres coger, por debajo. -Que me da como miedo, ¿sabes?

¿Te lo llevas en los conciertos?

A los conciertos, no. Pero cada vez que vamos de vacaciones,

cada vez que salimos de casa. -Toma, toma, toma.

Que... que quiere ir con su padre, la verdad.

Con su padre, nunca mejor dicho.

Cada vez que salimos de casa, nos llevamos nuestro conejo.

Ha encajado en nosotros con muchísimo amor,

con muchísimo cariño.

Cada vez lo queremos más. -Claro.

¿Le gusta la música que haces?

Cuando se pone a escuchar música y cuando ve un poquito de ambiente,

se pone en la esquina de la jaula así, a mirar.

Pero ¿tú le has cantado alguna vez como aquello de...?

Que si le he cantado... Sí, le hago serenatas en la noche.

Tu nuevo trabajo. ¿Quién no canta tau nuevo trabajo?

Sí, sí. -Entonces, también está integrado.

La verdad que se pone ahí,

en la esquinita de la jaula a escucharlo.

¿Ves? ¿Ves?

Háblame de la gira.

Vaya discazo. -Sí, sí.

Cómo me gusta.

La verdad es que estoy muy contento.

Estuvimos en el Wanda, que fue con otros compañeros fantásticos.

El verano no he parado, la verdad.

Y pues también preparando lo que ahora será la gira de invierno, ¿no?

Desde que tienes el conejo, tu vida ha cambiado.

No es la misma. -No es la misma.

Cuando tienes un animal que requiere tus cuidados,

tu atención... -Claro.

La verdad es que es una compañía fantástica.

Es supercurioso. Es que dicen que son animales muy inconscientes

y tal, animales que no responden mucho a los estímulos,

pero para nada, ¿eh?

Con Silvia, por ejemplo, se pone nerviosito. Sí, sí.

Y cuando lo coge y tal, ya se queda tranquilo.

¿Y cómo se ponen contentos? -Se pone de pie mirándola.

¿Sabes lo que te digo? (SUSANA RÍE)

Solo le falta decirle: "Cógeme, anda".

-# Llevo tu luz. #

Tú mírame a la cara.

Tú tienes que hacerle una canción

a Suavecito. -Sí, ¿no?

Que me estás matando.

Familias, tened un animalito en vuestra casa, que lo sepáis.

Y saberlo cuidar. -Exactamente.

-# Otra luz. #

Susana dándole trabajo a Manu Tenorio.

Muchísimas gracias... Bravo.

...Manu, por tu hospitalidad y por presentarnos a Suavecito.

Suavecito. # Suavecito. #

Muy pequeñito, muy muy cuidadoso. Lo queríamos dejar en el suelo,

pero nos dijeron que a lo mejor, pues la arena y todo

le puede entrar en los ojos. No está acostumbrado.

Es muy delicado parece ser, ¿no? Además, tiene una pequita

en plan Cindy Crawford el conejo. (RÍE)

No, tiene su qué. Una maravilla.

Tiene... Parece el zorro con ese antifaz.

Y el maquillaje de ojos, efectivamente. Es precioso.

Más o menos ahí están.

¿Verdad lo que veis a él todo grandullón

y a él muy pequeñito? Contrasta muchísimo.

Las celebridades y sus mascotas

también en el archivo de RTVE, Sandra.

Esta semana hemos estado buceando y hemos encontrado

verdaderas perlas.

Nos situamos en el año 95.

Un programa que se llamaba "Uno más en la familia".

Y claro, ¿quién era uno más en la familia? Las mascotas.

Y tenemos a la gran Nati Mistral,

que lo mismo te cantaba, te bailaba, actuaba en la tele,

en el teatro, donde fuera.

Y además, quería muchísimo a sus mascotas,

especialmente a sus perros y, en concreto, a doña Sol.

Muchísimo gusto de presentarles a ustedes

a Doña Sol.

Que es la heredera de otra anterior que tuve, otra yorkshire que tuve,

que se llamó Doña Tecla.

Saluda, mi amor, saluda.

Cuando fui jovencita, tuve un caniche.

Y lo pilló un coche y no quise tener más.

Y después, ya he descubierto que no hay amor

como el amor de ellos.

Ni fidelidad, que quizá sea la virtud

más maravillosa que puede tener un ser viviente.

Cuando se dice fidelidad y lealtad,

se está hablando de un perro.

Qué bonito. Claro.

Y ella hablaba que había tenido un episodio con un caniche

que lo habían atropellado. Y una época en que no estaba con animales

porque le daba pena.

Y luego, tuvo a Doña Tecla, tuvo a Doña Sol.

Pero me encantan los nombres. Todo doña.

Sí, bueno. Un respeto hacia sus animales

ponerles doña delante. Bueno. (RÍE)

Sí. Está muy bien.

Es muy elegante. Y quien también le pone nombres,

en este caso, basándose en perfumes y en flores,

y se le van a acabar, porque es una amante de los animales

y tiene un montón adoptados, es Tita Cervera.

Vamos a ver un trozo de "Informe Semanal",

que le hacían una entrevista y ella hablaba de sus animales.

Baja por una escalera maravillosa, con todo de cuadros.

Fijaos, porque son pintados por ella.

Y nos presenta a Fufú, a Silvester.. En fin,

que se le acaban los nombres.

Este es mi pequeño rincón

donde me siento muy, muy a gusto.

Estoy con mis perritas. Esta se llama Silvester.

Y es monísima. Mira cómo es. Qué montas son todas.

Ven, Fufú.

Fufú en chino quiere decir juntos. Por eso le puse Fufú.

Porque una vez con el embajador de China en Madrid,

pues hablaba de mi marido y de mí y nos decía:

"Fufú, fufú".

"Barón Thyssen, fufú".

Y entonces, estaba por delante "fufú" y le puse Fufú.

¿A Aída no le decís nada?

Aída, que viene tan guapa. -(ALGUNOS RÍEN)

¿No decís nada a Aída? Mira.

Esta tiene ya 8 añitos también ella.

Sí. Estás muy guapa.

Un aplauso para Tita, porque es gran defensora de los animales.

Qué guapa siempre. Colabora en muchas asociaciones...

Sí. ...en favor de los animales.

Los quiere muchísimo. De hecho, ella dice que en cualquier momento

se va a volver a encadenar a un árbol,

como hizo para salvar la arboleda del Museo del Prado

si hay maltrato de cualquier animal.

El Museo Thyssen. Del Paseo del Prado.

Del Paseo del Prado.

Enfrente del Thyssen. Lo hemos recuperado.

Venga, ya está, ahí. Estabais en lo cierto.

Lo importante es que ella se encadenaría

por una causa: porque maltrataran a un animal.

Y eso siempre es muy loable. Bueno, y seguimos avanzando.

Porque nos vamos a situar ahora

con un personaje que os gusta mucho.

Vamos a recordar una semana más a Paco Umbral,

don Francisco Umbral. Hombre.

En este caso, tiene enfrente a un grande de la televisión,

a Fernando Tola, en un programa llamado "Si yo fuera presidente".

No hablaban... Bueno, sí, hablaban de política y de gatos.

¿Y cómo casaba la cosa? Ojo, fijaos muy bien,

porque además, me encanta cómo Tola le responde, o no.

Y de su libro. Vamos a verlo.

Existe la creencia en España

de que el gato es un animal traicionero.

No. El gato no es un animal traicionero.

El gato es un animal inteligente.

Y los que somos inteligentes traicionamos siempre

y hacemos bien. -Sí.

Porque tú crees que el gato, si hubiera una simbología política

al estilo de la heráldica,

¿debería ser a lo mejor el...

el símbolo de algún partido determinado?

El gato, indudablemente,

sería de izquierdas.

Porque el gato no es servil, como el perro.

Entonces, tiene un sentido de la libertad

que está ya enunciado en los derechos el hombre

desde la Revolución Francesa, que pudieran incluir

los derechos del gato perfectamente.

Y esto es todo lo que se me ocurre.

Fernando García Tola, año 1983.

Pero me encanta. Paco Umbral le dice:

"No, porque los gatos, la inteligencia,

los que somos inteligentes...". Y el otro le dice: "Sí". Y ya está.

Hasta ahí. Se acabó.

Y el gatito se está durmiendo. Y seguimos avanzando.

Porque este tema se acaba.

Los que son inteligentes, como yo.

No, si está muy bien. Son imágenes maravillosas.

Maravillosas.

Mira, te voy a contar... Ismael, es tu día, ¿eh?

Sí, sí. Hoy es tu día.

Os voy a contar... Animal que se te acerca,

animal que se enamora. Pero porque yo tengo sexapil.

Mira, te voy... El de la gamba.

Sexapil animal. (ALGUNOS RÍEN)

Os voy a contar lo del pa...

El tipo que entra con un pato en la cabeza

en el veterinario y le dice:

"Vamos a ver, ¿a usted qué le pasa?".

Dice el pato: "Todo empezó por un bulto en la pata".

(SUSANA RÍE)

¿Ya está? ¿No lo pilláis?

¿Nos lo podrías explicar? No, no, no.

A ver. Ahora mismo, no sé si irme,

si cortarme las venas. Rápido.

Que nadie, que nadie se vaya.

Porque cerramos la pequeña pantalla de televisión

y abrimos la red de Internet con "Animaladas".

Ismael. Pues sí.

No expliques el chiste. Nada.

Solo cuéntanos qué pasa aquí. Porque no hay quien se libre.

Cacatúas, loros, perros, gatos... Hacen lo que haga falta

por una caricia, por comida... Bueno.

...o por coger un sitio en el sofá. ¡Ay!

Llamar la atención en este caso. Esto es juego simple y llano.

Juego. Pero es supergracioso.

Maravilloso juego entre dos. No sé si habéis visto a mamá...

Mira, mira. Pero el... ¿Habéis visto este anuncio

que sale mamá gansa y papá ganso?

No. Mamá pavo y papá pavo en la cama.

(RÍE) Y le dice mamá pavo a papá pavo:

"Apaga la luz, apaga la luz".

"Apaga la luz". (RÍE) Jo.

Venga, ¿quién puede con esto? Aquí lo vemos.

Prefiero concentrarme en este momento de perros besándose.

Mira, esto es un lori con un yorkshire.

¿Es un lori? Esto es un lori.

Es una especie de ave y es flipante cómo pueden llegar a jugar

especies tan distintas. Aquí son juegos, ¿no?

Es juego. Todo esto que vemos es juego.

¿El primate y el felino se llevan bien o ha sido casualidad?

Digo yo que debe de ser dependen del animal también, ¿no?

Ahí veis que la cacatúa está jugando,

pero diciendo: "Cuidadín". Se arrima el animal y el otro:

"Que te pico". Ni media broma con la cacatúa.

Hombre, porque tienen que tener... Digo yo que el gato,

que tiene más fuerza,

tiene que tener sensibilidad para sabe si le hace daño.

Mira, mira. Mira cómo... Mira, ¿ves?

Pero están jugando. Se lo ha hecho suave.

Ha tenido la delicadeza. Mira el mono.

Mira. Espulgando al gato.

Como un espulgabuey. Como si fuera otro mono.

Le está haciendo lo mismo. Mira cómo lo coge.

En este caso, el gato era bueno. Qué bonitos son. Mira, mira.

Me recuerda a mi hija, que tiene dos años más que su hermano,

cuando lo agarra como un muñeco. ¿Ah, sí?

Mira, ¿veis? Juego. Perrito, cachorro, gato bebiendo.

Juego. Te molesto, te muerdo la colita.

Todos estos comportamientos son normales.

Y eso de que se llevan mal las especies animales es falso.

Y ojo el gato, que tenía una paciencia...

Mira, mira este. Los monos siempre van a jugar.

Siempre. Los monos.

Que me acabas de aclarar. Yo tenía mis dudas

sobre si estaban... si las mascotas también tenían sus cosillas.

De: "No, que la comida es mía, que el sofá es mío".

No. No.

Y son juegos. Son totalmente juegos.

Lo que hemos visto en todas estas imágenes son juegos normales.

¡Oh! ¿Ya nos vamos?

Es que te veo a ti, Isra.

Bueno, hasta aquí el programa de hoy.

Recordemos siempre el cuidado

y la tenencia responsable de mascotas.

Promovamos el respeto por los animales

y alimentemos la empatía hacia ellos

así como el respeto por sus derechos.

Gracias por prestarnos atención. Hasta pronto.

¡Adiós, adiós! Hasta luego.

Ay, qué bonitos son.

-Venga.

Ahora de cocina.

-La correa. La necesitamos.

Yo no estoy hoy fino ,¿eh?

¿Sí? -Venga, beagle, beagle beagle.

Beagle.

Beagle. -Silencio.

Ahora mismo. -Y acción.

Oye, estamos buscando a ver de qué especie es este.

Ah, a ver.

Vamos a ver. Hombre, ham... hámster, hámster no tiene...

Y entonces, depende cómo te mire, sabes el éxito o no, a lo mejor.

Esto ya es invención propia. -Todavía no he sabido leer

las expresiones en su cara. Me pondré a ello.

Tiene que ponerte después del programa,

mirártelo fijamente y depende cómo mueva las orejas,

sabes si te irá bien o mal. -Pues mira, lo mismo.

Me lo invento. -Ya te digo.

¿Estoy guapo? Por dentro... Dentro de mis posibilidades.

Uy, qué calor me está entrando.

Mi prima empieza a tener calor. Sí, estoy guapo.

Me has pillado, ¿eh?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 18

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 18

02 nov 2019

Visitamos la primera funeraria para mascotas que abrió puertas en España. Con Israel, nuestro rehabilitador canino, aprendemos un plan para evitar que Tronca, una perrita obsesionada con la comida, siga arrasando con la despensa familiar.

ver más sobre "+Cotas - Programa 18 " ver menos sobre "+Cotas - Programa 18 "
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios