+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5415567
Para todos los públicos +Cotas - Programa 16 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabías que las ovejas negras están en peligro de extinción?

Actualmente, solo el uno por ciento es de ese color.

El hecho de que su lana no puede teñirse

o supersticiones por tenerlas en los rebaños

han contribuido a su desaparición.

En el imaginario colectivo,

la frase "ser la oveja negra de la familia"

sigue siendo un estigma.

No te vayas, Sam.

Afortunadamente, ¿verdad?, la sensibilidad,

así como el interés por su protección,

están cambiando.

Bienvenidos y bienvenidas a "Mascotas".

(Sintonía de "Mascotas")

Empieza tu programa de animales de compañía.

Que pasen Sandra Daviú, Ismael Beiro

y el veterinario del programa. Mira, Macarena.

Carlos Rodríguez. Hola.

Huy, si venís acompañados. Sí.

¿Cómo se llama la tuya, Sandra? Ñu.

¿Es una niña o un niño?

Una hembra. Hembra.

Nos los ha explicado Carlos.

Mayormente.

Yo tengo aquí a Mariano.

Mariano. Es macho.

Ya explicaré luego la sexualidad.

Luego nos explicarás cómo se comprueba

el sexo de las tortugas.

En cualquier momento, mueves la mano y le tocas la cabeza.

Se llama Ricardo. ¿Ricardo?

Muy bien.

Sandra, vamos a adelantar

algunos de los contenidos fundamentales del programa de hoy.

Sabes que me encanta rebuscar

por el archivo de Televisión Española

y hoy nos vamos a situar:

Lady Di y un perro. Y la quiere impresionar.

Esto es lo que pasa.

(Griterío y aplausos)

Bueno, pero no veas.

Esto es solo un adelanto.

He traído tres cositas más que os van a encantar, de verdad.

Esperaremos pacientemente.

Ismael.

Hoy conoceremos a un famoso muy popular

por sus novelas, por su trabajo en la tele

y por su breve paso por la política.

No concede muchas entrevistas,

pero todo lo consigue nuestra Susana.

Aquí lo vemos.

¿Ella te ayudó?

Siempre estuvieron mi familia, mis amigos y Leo

para sacarme a la calle cuando yo no quería salir.

Doña Leo.

Luego sabréis por qué.

Carlos.

¿Tú qué nos cuentas?

Pues mira, yo os voy a contar un caso que nos trae

nuestro rehabilitador, nuestro querido Isra,

acompañado de la veterinaria María Martínez.

El caso de una perrita, Bimba, que tiene mogollón de miedo.

Fijaos.

Y miedo miedo miedo tendría yo si os perdiera.

¡Huy, qué bonito! Como la copla.

Igual.

Qué tierno, sí. A veces eres tierno y todo.

Pocas, pocas.

Bueno, enseguida nos asomamos a estos y otros temas.

En el programa apostamos por una forma de vida saludable

que incluye alimentación sana y ejercicio moderado.

También para las mascotas.

Hay animales que disfrutan mucho haciendo deporte.

Lo comprobamos con Animaladas.

Sandra, ¿qué es lo que estamos viendo?

Bueno, vamos, ponerse en forma.

Tú dices: "Me voy a poner en forma".

No tienes amigos, no tienes a nadie con quién hacerlo,

pues te pones a hacer ejercicio con tu mascota.

Esto lo necesita más de uno.

Pero ¿qué mascota tiene este hombre?

Cada uno tiene la mascota que puede o quiere.

Mira, mira.

Esto...

A mí esto...

Yo, Isma, creo que ahora lo deberías probar tú, ¿eh?

Porque cuesta un montón.

Escucha, te digo una cosa.

Mi perrita se pone así cuando yo hago ejercicio.

Está bien que con nuestra mascota hagamos ejercicio en casa

siempre que les mole,

pero hemos visto dos especies animales,

una morsa haciendo abdominales,

que evidentemente no debería...

No tiene una fisionomía como para poder hacer ese ejercicio.

Luego, un primate haciendo flexiones

puede resultarle gracioso a alguien.

Esto que estamos viendo... Esto, sí.

...¿está bien para hacer ejercicio en casa?

Dos welsh corgi.

Estos le gustan mucho a la reina inglesa.

Esto sí, es juego, entretenimiento en una especie que les mola jugar.

Pero una...

Pero ¿en qué momento, Carlos...?

O sea, nos pasamos de la raya.

Es evidente que esa persona que tenía ya la morsa

eso ya no es ni medio normal. No.

Hombre, eso seguramente sea un acuario

y la gente va a los acuarios para ver gracias.

Otra cosa es que las gracias se deban o no se deban hacer.

Mira, mira. Y que tenga gracia.

Esto es maravilloso, es maravilloso.

¿Ellos se divierten de esta forma?

Hombre, solamente viendo cómo se comportan los animales,

sabemos si se lo están pasando bien

o es una cosa que han aprendido obligadamente.

Ese animal busca el juego. Además es un crack este.

Ya veréis cuántas hace. Aquí lo que no veo son patos, ¿eh?

¿Y qué le dice un pato a otro? No, ya empezamos.

¡Isma! Hombre, por favor.

¿Qué le dice un pato a otro? Estamos empatados.

Pero... pero...

Venga, vamos... A los niños les encanta.

Sí, sí. (RÍE) Qué horror.

Ismael, de verdad, en serio.

Escucha.

Mira, 32, Isma.

32, eso no lo hacemos nosotros ni "jartos".

¿32? 32.

Oye, ¿cuáles son los ejercicios más aconsejables para los animales?

Pasear, caminar contigo...,

Correr, ¿no? ...interaccionar, mover el cuerpo,

saltar...

Tirarles pelotas. Jugar, moverse.

Mira, esto les está flipando.

Tú fíjate los saltos que pegan. Y además lo hacen ellos solos.

La empatía y el sentido común

lo notas si el animal se lo está pasando bien.

Efectivamente. ¿Y este que jugaba a los bolos?

Sí, si podemos hacer cualquier cosa.

Un perro podría hacer cosas que nos sorprenderían a todos

y que las vamos viendo en todos los programas.

Te voy a decir yo lo que le digo a mi perra

cada vez que quiero motivarme y que me suba la autoestima.

¿Es un chiste? No.

Cada vez que salgo digo: "¿Cómo me ves?".

Y me dice: "Guau". (RÍE) Muy bien.

Mira, otro juego superinteresante.

Este perro se puede tirar ahí...

Ah, una cosa importante.

Si vemos que al animal le gusta demasiado el juego

y está solo pendiente de eso, paremos.

Porque a veces se pueden obsesionar.

Mira, ¿has visto? Esquían, navegan...

¿Esto? Esto es de...

Esta imagen es una pasada.

Es de un concurso americano de hace muchos años.

Y yo flipé, con una ardilla haciendo surf.

Surf, bueno, con tabla, y agarrada a manguitos.

Mira, en los perros también es algo muy típico,

pero no pretendamos hacer estas cosas de repente.

No, el perro tiene que ser acuático y le tiene que gustar...

Bueno, hablando de surf, tú practicas surf,

aparte de contarnos chistes horrorosos.

Una vez cada seis años, cuando puedo, pero sí.

Y, además, otros deportes, ¿no? El "silling".

¿El "silling"? El "silling", el "tumbing"...

Creo que he descubierto un perro

que me va a hacer entrar en competición con él.

Quiero que veáis estas imágenes.

Este perro se supone que ahora sale corriendo y se sienta.

Porque va corriendo a por una pelota.

Cómo les gusta las pelotas a los perros.

No, pero este es un pedazo de jugador de fútbol americano.

Está yendo de base en base. Claro.

Ahí, el placaje.

(Risas)

Oye, te lo digo yo, que mi perra pelota que ve pelota que parte.

Tengo que salir con dinero a la calle por si se come una pelota

de algún chaval.

Pero ¿tu perra es así, Isma?

Es un mestizo de bóxer, es una perra mestiza de bóxer.

Este tipo de juego es natural.

Seguir, buscar, cazar, correr, esquivar a la gente...

Eso les encanta a los perros.

Eso sí que está en su naturaleza. Claro, totalmente.

Y es una manera también de motivar, de tenerlo motivado.

Siempre que lo hagan de buen rollo

y que siempre que queramos que aprendan algo sea premiando.

Premiando.

Lo que cuesta coger a un perro cuando tiene una pelota.

Hombre...

Y depende de quién corra detrás del perro.

Sí.

Bueno, por mucho que conozcamos a nuestra mascota,

no siempre tenemos la capacidad de entenderla.

Si hay un problema de comunicación, lo mejor es buscar asesoramiento.

Adelante, Israel Pérez.

¡Bravo!

Que viene acompañado.

¿Cómo estáis, familia? Hola.

¿Cómo estás?

Israel, ¿qué le pasa...?

¿Qué es lo que le pasa a Bimba?

Siempre que entra el perro, nos peleamos por él.

Sí, es que es tan buena...

Hoy os traigo un caso superinteresante.

A ver.

Es una de las patologías

que probablemente esté sufriendo alguno de los amigos de casa

y es el miedo.

Hoy vamos a conocer a Bimba,

una perra que tiene muchísimo miedo

a los coches, a los ruidos fuertes...

De hecho, el paseo para toda la familia es un calvario.

Y están sufriendo mucho porque no saben cómo abordarlo.

Si queréis, mejor lo vemos.

Ay, es que mira cómo tiembla.

Israel, María, necesitamos vuestra ayuda

para que deje de tener tanto miedo.

Los perros toleran muy mal los ruidos fuertes, ¿no?

Algunos no quieren incluso ni salir a la calle.

¿Esto es lo que le pasa a Bimba?

Sí, pero debemos recordar que el miedo

es una de las patologías más difíciles de tratar

porque es una herramienta que tiene cualquier especie

para su supervivencia.

O sea, los animales que tienen miedo a animales más grandes

no se enfrentan a ellos.

Y, por otro lado, todos sabemos que el perro proviene del lobo.

El lobo tiene un principio llamado principio de precaución

por el que nunca va a abordar a un animal más grande

o que haga más ruido.

Nunca se va a arriesgar. Nunca.

Bueno, vamos a ver cómo gestionan este caso

María Martínez, veterinaria y etóloga,

e Israel Pérez, rehabilitador canino.

Bimba llega a nuestras vidas el 31 de agosto del 2018.

Fuimos a una perrera, nos enamoramos de ella

y, desde entonces, la tenemos.

Yo creo que sí que tenemos una conexión especial.

El primer día estuve todo el rato diciéndole que todo iba a ir bien.

Aunque la acabase de conocer, la quería como si fuese un hijo.

Ella tiene muchísimo miedo, no la podemos soltar nunca

porque te da miedo que de pronto se sienta sola

y salga corriendo.

Porque cuando ella tiene una reacción y ve que no funciona algo,

hace ¡pluf! y sale corriendo.

Tienes que pararla. -Pero sin mirar atrás.

Entonces, no puedes soltarla

porque no sabes si se va a tirar a un coche

o para cualquier sitio.

Y nosotras queremos que disfrute de la calle,

de hacer amigos nuevos, de la vida como un perro normal.

Despacio.

Despacio.

Mira, María, esta debe ser Bimba. -Sí.

Según viene tirando...

Hola. (ELLAS) Hola.

Ella es Bimba, ¿verdad? -Sí.

¿Y los paseos suelen ser así siempre?

No, solo cuando estamos...

cuando estamos en el camino desde casa hasta el parque

o desde el parque hasta casa

se pone a tirar como una loca

porque no le gustan los coches o el ruido

o pasar por donde hay gente.

No le gusta nada.

¿Y con los perros?

Con los perros se lleva bien.

De hecho, le gusta saludarlos.

Vale, o sea que es el paseo de casa hasta el parque

cuando está con miedo o está así de nerviosa.

Sí, o del parque a casa.

O sea, que si nos fuéramos ahora mismo más adentro...

Se tranquilizaría yo creo. -¿Sí?

Pero un poco.

¿Qué os parece si vamos andando para allá?

Vale.

Vamos, Bimba.

Me he fijado que cuando estamos en la ciudad

tiene muchos más estímulos y la perra se estresa mogollón.

¿Verdad?

No sabemos si ha sufrido algún maltrato,

qué clase de vida ha tenido...

Además, ese miedo

es de las patologías, yo creo, más complicadas de tratar.

Sí, porque hacer desaparecer el miedo completamente...

Es muy difícil.

...es muy difícil.

Vale, pues, en resumen,

vamos a trabajar el manejo de la correa

usando su olfato y el paseo.

Yo creo que podemos darles unas pautas

para que empiecen a trabajar

y que consigamos a largo plazo solucionarlo.

Sí, totalmente. -Pues vamos allá.

Vamos.

Hola, chicas.

Hola, buenas.

Ya hemos estado hablando un poquito del caso de Bimba

y es una perra que tiene mucho miedo.

Probablemente le venga asociado a todo lo que ha vivido

y no vamos a notar cambios radicales en poco tiempo,

pero sí que vamos a empezar a trabajar unas cositas.

Sí, vamos a empezar a trabajar con la correa.

Os marcaremos unas pautas para los paseos

y vamos a estimularla desde su nariz

para intentar que ese bloqueo que le está generando el miedo

lo rompamos de la forma física más natural posible.

Así que, si os parece, vamos a empezar a trabajar ya.

Perfecto, preparadas.

Vamos a buscar un espacio un poco más abierto para empezar.

De acuerdo.

¡Muy bien!

Mucho trabajo hay ahí, ¿no?

Mucho trabajo por lo que explicaba.

Los ruidos, las multitudes..., Sí.

...los estímulos de la calle,

en principio otros perros no es algo que tema...

Es eso, a los estímulos externos.

Lo que os explicaba antes, que el miedo es algo tan metido

que en el momento en que hay algo que lo detona

es superdifícil de tratar.

Por eso es muy importante sociabilizar

los perros de cachorros.

Yo hay una cosa que quiero decirle a los que nos están viendo.

Que presenten mucha atención a este caso

porque el miedo es muy frecuente en nuestros animales de compañía.

Sí. Muy muy frecuente.

Pero luego, cuando está en el parque,

¿por qué no...?

Porque también hay ruidos y estímulos.

¿Por qué entonces no?

Porque está jugando, claro.

No, en el parque también pasa.

De hecho, cuando está ella sola con su familia, no.

Pero, por ejemplo, cuando están pasando bicis

o está pasando gente corriente, igual.

En el perro volvía a activarse

ese instinto que tiene de supervivencia.

Se conecta enseguida.

Si os fijáis, la perra se ponía a temblar, se quedaba bloqueada...

Israel, perdóname que me ponga serio.

¿Qué le pasa?

Cuando vamos a transportar al perro en el coche,

¿también tiene miedo?

Es decir, cuando vas en un viaje con él.

¿Pasaría miedo esta perrita en este caso?

Esta perra, en este caso, creo que no.

Pero muchas veces en ese tipo de patologías

lo que está pasando es que subimos al perro directamente

y hay que explicarle...

Es todo un proceso.

Pero siempre los humanos queremos las cosas para antesdeayer.

No dejamos el tiempo que necesita.

Nos vamos de viaje mientras el perro tira.

800 kilómetros, pues el perro flipa.

¿Podrá salir Bimba a la calle venciendo su miedo?

¿Podrán sus dueñas pasear tranquilas?

Vamos a ver el desenlace.

El manejo de la correa

vamos a utilizarlo también con "chuches".

Vamos a intentar que la perra,

en lugar de estar en tensión y siempre tirando,

delante nuestro vamos a llevárnosla

con su nariz.

Como os hemos dicho antes.

El miedo que tiene

tiene que ser algo muy lento.

O sea, vamos a explicaros cómo se hace el ejercicio

para que vosotras todos los días,

y aprovechando el vínculo que tiene con vosotras,

lo vayáis trabajando.

Si ella tira, tampoco me quedo yo bloqueado.

Dejo que ella se mueva.

Ella está buscando

romper ese bloqueo emocional con movimiento.

Vamos a ayudarla.

En el camino de casa aquí,

¿notáis que igual la cola esté...?

Completamente. -Para adentro, ¿verdad?

Cuando ya está sí es cuando está corriendo,

cuando está relajada, cuando está en el parque...

La cola nos da muchísima información.

Y es importante que os fijéis en ello, ¿vale?

Para que veáis si tiene miedo o no tiene miedo

ante una situación.

Tú eres deportista, ¿verdad? -Sí.

Seguro que has notado que cuando sales de entrenar

sales como más relajada.

Exactamente.

Pues a ellos les pasa lo mismo.

Sí, sí lo noto. Cuando corremos, se lo noto muchísimo.

Esto es algo natural y a ella le va a ayudar a enfrentarse

a los miedos que tiene de mejor manera.

Ahora quiero que cojas la correa

y nos vamos a ir andando.

Por donde quieras.

Rompe ese comienzo.

Eso es, muy bien.

Ahora, gira hacia tu derecha.

Ahí.

Y le acompañas en la nariz, la trufa.

Eso es.

Acompáñala, acompáñala, acompáñala.

Muy bien.

Muy bien.

Muy bien.

Marta, ¿te has fijado cómo va la correa ahora?

Sí.

¿Cómo te sientes cuando notas que la perra está relajada

y viene contigo?

Pues con mucha más calma

y menos miedo de que le vaya a dar un espasmo

y se vaya corriendo a casa

o de que vaya a pasar algo

y se me escape...

Mira, pues este trabajo de la correa

tiene que ser junto con tu actividad física

un trabajo diario.

Es muy importante que lo trabajéis

para que la correa la perra no la esté interpretando

como lo que utilizas para que no se te escape,

sino un sistema de comunicación con tu perra, ¿vale?

Mira cómo está ahora. Fijaos en el cambio de actitud.

¿Ves?

Sin temblar.

Sin temblar, con su oreja caída.

(RÍEN)

Pero...

la correa.

Si yo tiro hacia atrás, mira.

¿Ves que ella aumenta la tensión hacia alante?

Sí.

Sin embargo, si tu desplazamiento es lateral...

Muy bien.

La perra reacciona.

Todo es lo premiamos desde el olfato y con sus premios.

Isra, es alucinante, de verdad.

Si no lo veo, no lo creo con ella, ¿eh?

(Música pop alegre)

Hemos cubierto sus necesidades físicas,

sus necesidades emocionales y sus necesidades mentales.

Y la perra, fíjate.

No está temblando e incluso ya busca

estar relajada.

¿Cómo os sentís ahora?

Fantástico.

Orgullosa de ella.

No, orgullosa de vosotras.

Sois las que habéis decidido buscar solución a su problema.

Y eso es superimportante.

¡Bien!

Voy a llevarte otra vez a casa.

Este probablemente ha sido

el paseo que más ha disfrutado.

Perdona, yo quiero ser el presidente del club de fans

de él y de María.

Oye.

Y María también lo ha hecho muy bien.

Hombre, perdóname, estáis ahí...

Esto tiene mogollón de mérito.

Lo que tenemos que tener claro

es que hay cosas que se solucionan más rápido,

pero la gente está mal acostumbrada a que un caso de estos...

Pim, pam, pum, bocadillo de atún.

No, hay cosas que se mejoran en el momento

y hay cosas que requieren tiempo.

Nosotros no esperábamos ningún cambio el mismo día.

Pero bueno, el manejo de la correa

es verdad que la perra rompía muy rápido

ese bloqueo emocional físico con movimientos.

Y siempre estimulando desde su nariz, desde su esencia,

desde el perro.

El mérito que tienen estos dos, María e Israel,

es que en un día podéis quitarle el miedo a este animal.

Yo digo: "Les llevará cinco o seis sesiones al menos".

Isma, no le quitamos el miedo.

Le estamos ayudando a gestionarlo. Vale.

La están enseñando cómo adaptarse a ese problema.

Y, sobre todo, darle las herramientas a su familia

para que sepan cómo abordar al perro.

Sí que es verdad que siempre hay que seguir trabajando.

Aunque lo consigamos en un día, es un trabajo de la familia

y de todo el entorno, ¿no?

Pues otro caso con final feliz.

Israel Pérez, muchísimas gracias.

A vosotros.

Gracias.

Cuánto creemos conocer a los animales, ¿verdad?,

pero qué poco sabemos de ellos.

A continuación, falsos mitos.

(Música pop)

¿Has visto?

Tenemos una fiesta aquí. Estamos con Gómez.

Gómez es él, ¿vale?

Y, luego, Sisí.

Cuidado, cuidado, que se nos escapa.

Se escapó. Adiós.

Se nos escapó. Cómo le gusta...

Esta es Sisí.

Es una perra preciosa.

Que tiene tres meses.

Que tiene tres meses.

Supercariñosa.

¿Qué pasa?

Bueno.

Y los falsos mitos de hoy tienen que ver precisamente

con los animales, con el pelo.

Exacto. ¿Qué pasa?

Porque, claro... ¿Dónde está mamá?

Huy, huy, cómo me quiere. Por el amor de Dios.

Lo que le gusta mamá. Bueno.

La cuestión es que yo no sé... Aquí está.

¿Se os ha escapado? -Sí.

Aquí estamos de tertulia.

Menos mal que hay un rehabilitador canino cerca.

Gómez, Gómez.

Estamos preguntando

de quién debería ser la idea

de que las sardinas, por ejemplo frescas, cocinadas

o con aceite, y no me mires mal...,

Ya se está riendo. ...o con aceite,

pues van bien para el pelo de los perros.

Sí, sí.

Estoy segura de que ustedes lo han escuchado un montón de veces.

Sí, sí.

Bueno, pues esto he salido a la calle y lo he preguntado.

Si es verdad o es mentira.

Hola, ¿qué tal? -Hola, muy bien.

¿Es tuyo? -Sí.

¿Cómo se llama? -Se llama Ringo.

Oye, qué buen aspecto tiene, ¿eh?

Te quería preguntar.

¿Tú crees que mejoran

la calidad del pelo

comiendo sardinas los perritos o tu mascota?

¿Has probado alguna vez?

Mi mascota come dieta barf, que es dieta natural.

Entonces, come sardinas, come boquerones...

¿Y le notas el pelo?

Sí, el pelo se nota mucho la diferencia

desde que tomaba pienso.

Él antes tomaba un pienso de salmón

y llevamos ya desde diciembre con esta dieta

y le va muy bien.

¿Es tu perro? -Sí.

¿Cómo se llama? -Oto.

¿Es obediente? -Mucho.

Oye, ¿tú crees por ejemplo que las sardinas ayudan a mejorar

la calidad del cabello?

¿Fresca? -Bueno, en general, las sardinas.

La sardina, en general.

Hombre, si es natural se supone que será mas buena.

Creo que sí se conserva mejor.

Con todos los conservantes, es como si fuera vitamina E.

Claro, ¿y tú lo has probado? -No, la verdad es que no.

A ver cómo tiene el pelo.

Oye, pero mira.

Oye, qué bonito.

Sí, yo le doy sardinas, le encantan. -¿Qué me dice?

Sí, desde hace muchos años ya.

Siempre le doy.

Cuando como yo sardinillas, le doy a ella también.

Pero ¿qué son? ¿Sardinas en lata? -En lata.

Y el aceite es muy bueno en el pienso

porque es el omega 3.

¡Lusi!

"Vieni qui". -"Vieni qui".

¿Usted parla en italiano? -Sí, parlo en italiano.

Yo no parlo en italiano, pero me gustaría.

¿Por qué le habla en italiano? -Tengo el marido italiano.

Ah. -Y él le habla en italiano.

¡Lusi!

"Vieni qui". Huy, es precioso.

Yo le doy mucho pescado a mi perro.

¿Ah, sí? -Sí.

Vas a comprarlo al mercado...

Sí, o sea, yo le cocino a él.

O sea, aparte del pienso, le compro pescado, verdura y fruta

y se lo hago todo en la olla.

O sea, que eres buen cocinero. -Sí.

¿Cada cuánto le das la sardina? -Una vez a la semana.

Y a lo mejor la sardina le potencia el carácter.

También puede ser, sí.

¿Verdad?

Oye, ¿cómo se llama?

Blac. -Blac.

Oye, Blac, tranquilízate, ¿eh?

Por favor.

Esto es lo que opinan en la calle, Carlos.

¿Y qué opina el veterinario? Vamos a ver.

¿Es bueno el aceite de las sardinas?

Si no es que sea bueno o malo en principio.

Yo quiero explicarme.

Generalmente, cuando vais a la clínica veterinaria

y el veterinario os dice...

Por ejemplo, imaginaos que Gómez tuviera un problema de piel,

que no es el caso, y os dice el veterinario:

"igual sería conveniente darle unos ácidos grasos".

Ácidos grasos.

¿Vale?

Entonces, dice: "Sal ahí fuera

que ya el compañero te dirá qué ácidos grasos".

Dice: "Pues estos ácidos grasos".

"Ah, muy bien, ¿cuánto cuestan?".

"Tantos euros".

Y dice: "Bueno, para el mes que viene mejor el pelo".

Entonces, el propietario va de camino para casa

con lo de los ácidos grasos,

se lía con la grasa, aceite y tocino,

llega a casa

y está el pariente o la parienta haciéndose un bocata de sardinas

y dice: "Grasa, lo que me ha dicho el veterinario".

Aceitaco que le meto para el cuerpo al animal.

No es exactamente eso.

Aunque el aceite y las sardinas tienen omega 3 u omega 6...,

Vale.

...no sabemos qué cantidad comería el animal

si le damos esas sardinas maravillosas o su aceite.

Si le queremos dar ácidos grasos omega 3 u omega 6,

tenemos que dárselo en fármaco,

en pastillas.

En unas pastillas. Para saber la dosis.

Exacto. Que las venden en farmacias.

Hombre, perdóname, fijaos en esto.

Si nosotros le damos... ¡Cuidado! ¡Cuidado!

Sí, ya sé que te interesa.

Mira, mira. Ay, ay, ay.

Mira, mira el aceitaco.

¿Veis?

Evidentemente, el aceite les provoca un interés magno,

pero no les debemos dar una cantidad indeterminada

de latas de sardina o de aceite de sardinas.

Porque no sabemos si les podemos hacer daño.

Porque, queridos amigos,

el exceso de ácidos grasos

puede producir daños importantes

y todo lo contrario de lo que estábamos deseando,

con lo cual, si el veterinario dice ácidos grasos,

son ácidos grasos, de los de farmacia,

de los de comprar,

no de latas de sardinas.

Eso o me invitáis a mí a un bocata.

Ahora que mencionas el tema económico,

¿cuánto le cuesta a una familia mantener a un animal saludable?

Por ejemplo, Sisí tiene tres meses

y está poniéndose guapísima.

Pues mira, ese animal

tiene la mala costumbre, como todos los seres vivos, de comer.

Este animal se puede ingerir tranquilamente

100, 120, 150 gramos

de un buen alimento al día.

Hombre, pues al mes este animal puede estar

dependiendo de la calidad del alimento

entre 30 y 40 euros hasta 60 o 70 euros al mes.

Solo en comer. En comer.

Si luego le imputas las vacunas del año;

la rabia, la polivalente, las cuatro desparasitaciones anuales,

las visitas al veterinario... La leishmaniosis...

Exacto, la prevención de todas las vacunas,

de todos los problemas que pueden surgir...

Pues hombre, nos vamos a un pico.

¿Qué queremos decir con esto?

Pues que para tener sano a un animal

tenemos que contar con un presupuesto previo.

Porque hay demasiada gente que luego dice:

"Es que me ha venido mal el mes y el perro se ha roto una pata".

Es algo que hay que tener en cuenta también

a la hora de adoptar a un animal

e incluir a un miembro más en la familia.

Y sabéis que además ha ganado un concurso de belleza Gómez.

Es que mírale la cara.

Yo nunca había estado con un míster.

(RÍE) Pues está a punto de comerse las sardinas.

Porque no me has preguntado mi currículum.

Bueno, no hemos llegado a eso.

¿Quién no ha coleccionado algo a lo largo de su vida?

Los cromos o los sellos son un clásico,

pero ¿has oído hablar de una colección de sonidos?

¿Tú has oído hablar de una colección de sonidos?

María Pérez nos va a presentar a Carlos,

que lleva más de 30 años compilando los sonidos de la naturaleza.

Como Gómez.

¿Saben a qué animal pertenece este sonido?

(Sonido animal)

¿Y este otro?

(Sonido animal)

Les invitamos a asistir

al concierto más auténtico que existe,

el de la naturaleza.

Afinen sus oídos.

(Música relajante)

Buenos días, Carlos.

Un momento.

¿Ha empezado el concierto o qué?

Está cantando una curruca capirotada.

Es un pajarito

que vive en las marañas, en el bosque.

Por allí está cantando

un carbonero garrapinos.

Es el que hace "bichi, bichi, bichi".

Y eso lo sabemos con estos aparatos.

Ponte eso.

Esto tan peculiar es lo que llamamos un micrófono de parábola.

¡Hala!

Se oye muy cerquita.

Es como oír por prismáticos.

Y es lo que te dedicas tú.

Sí, me dedico a eso.

A escuchar a la naturaleza. -A escucharla, grabarla y contarlo.

¿Qué se dicen los animales

cuando escuchamos a los pájaros qué bonito cantan?

El mensaje universal, el más común,

es la delimitación del territorio.

El macho, y la hembra a veces, pero casi siempre el macho,

canta en los bordes del territorio y está marcando

su área de dominio.

Pero luego hay otros muchos sonidos

que se llaman reclamos.

Desde una llamada de alerta, de alarma, de peligro...

Los pollos cuando vuelan en bandadas por ejemplo

van haciendo unos reclamos

que son sonidos que hacen que la bandada

se mantenga en contacto.

Como que...

"Oye, estoy aquí, ¿tú dónde estás?".

El otro dice: "Yo también estoy aquí".

Será como el WhatsApp, ¿no?

Me has matado.

El WhatsApp de los pájaros.

Me has matado.

Más o menos, sí. -Avisándose, ¿no?

Pero no están tan tontos como nosotros.

Eso, seguro.

¿Quién sería la Montserrat Caballé en la naturaleza?

¿Qué animal sería el que es la voz predominante?

La fama se la lleva el ruiseñor, domina mucho la puesta en escena.

Porque los ruiseñores cantan mucho de noche.

Ajá. -Y de noche todo brilla más.

Todo es más bonito y hay más silencio.

¿Esto sería un problema, grabando esta visita?

Bueno, si lo que quieres es grabar

el bosque vacío,

solamente con los sonidos naturales y las vacas,

pues sí, tienes un problema.

Unos intrusos. -Unos intrusos.

De pronto tienes que incorporar esto.

Pero bueno, a mí nunca me disgusta una vaca.

Siempre son bienvenidas.

¿Cuáles son tus mayores enemigos?

En el campo hay dos grandes inconvenientes,

que son la lluvia y el viento.

Una gotita de agua aquí suena como un puñetazo en la mesa.

Y yo tengo un problema muy particular

y es que me suenan las tripas.

Entonces, suelo llevar un poco de pan o algo de comer

pues para matar el hambre.

Bueno, un problema con solución, ¿no?

Un problema abordable, sí.

Ligerito no vas, ¿eh, Carlos? -No, ligero no voy.

Dicen que el sonido vuela por el aire,

pero ya ves tú.

Esto es un aparato que lleva aquí dos días grabando de continuo.

Graba permanentemente todo lo que sucede alrededor.

Y ahora vamos a escuchar... -¿Qué nos han traído los Reyes?

A ver qué nos ha traído el rey del bosque.

Vamos para allá. -Vamos.

(Sonidos de animales)

Aquí sabemos que había un corzo.

Es como una radiografía del sonido, ¿no?

Sí.

(Sonidos de animales)

Un carabo.

Carlos, ¿cuál es el sonido que más te ha sorprendido?

Bueno, el sonido del urogallo se las trae.

(Sonido del urogallo)

Está cortejando a una hembra

y le está diciendo a otros machos que él es más fuerte.

Si fueras urogallina, te gustaría.

¿Cuántos sonidos puedes tener en tu archivo?

No lo sé, no lo sé. -Miles.

Miles, esta es mi vida.

Si llevo treinta y tantos años grabando, están aquí metidos.

(Aullidos)

Esta es la partitura de una manada de lobos.

Van a salir a cazar

y, entonces, el macho convoca la manada entera.

Es un acto de cohesión de la manada, de solidaridad.

A ver, María, no mires, pero ¿qué es eso?

(Graznidos)

Un pato.

Bueno, un ánade azulón.

A ver, este por ejemplo.

(Gruidos)

(RÍE) Muchos patos.

Muchas grullas.

Venga, dame una imposible.

(Sonidos de animales)

¿Esto es bajo el agua? -Sí.

(Sonidos de animales)

Algo muy grande.

Muy grande. -Una ballena.

Una ballena blanca.

Estábamos a un metro de la ballena.

Qué maravilla.

Y tú no te haces el sordo nunca.

Me puedo hacer el tonto, pero nunca el sordo.

Maravillosa colección.

Muchas gracias, Carlos de Hita, por la generosidad.

Los animales de compañía forman parte

de la comunidad terrestre

y aquí son protagonistas de la actualidad informativa.

Abrimos el Mascodiario.

Primera noticia, Sandra.

Bueno, nuestro primer protagonista es un perro.

Como veis, está situado en lo alto de la pared de un embalse.

Esto es Ecuador

y uno de los empleados de la central eléctrica

se acerca con todo el cuidado.

Claro, estamos en una altura muy considerable.

Con todo el cuidado porque lo tiene que saca de ahí.

Se resbala y se van los dos... Efectivamente.

Aunque vemos que el perro tiene tantísimo miedo...

Hablábamos antes con Isra del miedo, que se bloquea y se queda parado.

El empleado va con muchísimo cuidado

y lo intenta arrastrar,

pero ojo, Isma,

porque cualquier pequeño resbalón y se van los dos para abajo.

Lo que es maravilloso es la paciencia que está teniendo.

Mira, da una impresión verlo... A punto de caerse.

Ay, qué horror.

Mientras, ahí está el otro empleado,

que intenta acercarlo...

Mira, mira cómo le resbalan... ¡Huy!

Fijaos ahí cómo le resbala la pata.

Y lo que pesa el perro.

Ese ha sido un momento crítico

de lo que estaba sucediendo en ese embalse.

Finalmente, llegan donde está el otro empleado

y ahora lo que harán será coger ese arnés

que le estaba sujetando al propio empleado

en la central eléctrica

y se lo va a poner al perro.

Porque, claro, todavía aquí el perro estaba en peligro.

Es verdad que ya estaba más cerca del punto de salvación,

pero ¿ahora qué pasaba?

Que había que subirlo.

Y ojo porque este perro

tenía un peso como de 70 kilos.

Fijaos la fuerza que tienen que hacer desde arriba.

No se les escapa el collar.

Los compañeros que están arriba y con cuidado

porque le pueden hacer daño, Carlos.

Esto es un tipo de rescate habitual en los animales de compañía

cuando se caen a pozos o este tipo de situaciones

y lo que se hace es una especie de arnés petral para subirlo

igual que se hace en los casos de salvamento...

Con cuatro cuerdas, el típico arnés.

Sí, se hace un arnés. Impresionante rescate.

Es espectacular.

Es maravilloso porque ese perro estaba

en una situación muy delicada.

Esto merece una medalla al mérito.

El hombre se ha jugado la vida por salvarlo.

Carlos, nos vamos a fijar en el superviviente de un incendio.

Sí, en el caso que vamos a ver ahora

se trata de un koala en mitad de un incendio, pobrecito mío.

Ahí le veis, todo quemado alrededor,

un desastre que sucedió en Australia,

y, como veis, un voluntario le está dando de beber

directamente de la mano.

No es un koala que esté adiestrado.

Es un koala que estaba en mitad del incendio,

que las pasaría bastante mal, como todos los animales

que sufren este tipo de sucesos,

pero al animal le veis tranquilo.

Sabe que necesita agua y alguien se la ofrece,

pues evidentemente bebe.

¿Te digo una cosa? Qué confianza en el ser humano.

Y el koala no es los animales que salen corriendo precisamente.

No, un koala tampoco es Speedy González.

Lo que sí que es importante es un dato que os voy a decir.

Hace un siglo, existían más de ocho millones de koalas

en la zona de residencia habitual.

Más de ocho millones. Más de ocho millones.

En la actualidad, quedan koalas

para llenar una sola vez el Santiago Bernabéu.

80 000 koalas.

De 8 millones en 100 años...

Al uno por ciento se ha ido.

Para que nos demos cuenta de estos desastres naturales

y de la acción del ser humano

sobre nuestros compañeros no racionales de la Tierra.

Ismael, tú vas a poner el foco

en animales socialmente acomodados.

Vamos, en celebridades de nuestro tiempo.

Te voy a decir una cosa, Carlos.

Tendríamos que buscar alguna vez, y perdona que me salga del guion,

tenemos que traernos aquí alguna vez una foca.

¿Una foca?

La foca no es un animal de compañía.

¡Por favor!

Espectacular. Sí, señor.

¿Y yo por qué te pregunto?

Debería conocerte. ¿Por qué le pregunto?

Si es que le doy juego y palmas...

Bueno, rápidamente.

¿Dónde van, Macarena, las pulgas cuando se mueren?

¿Esto no será otro chiste? Al "pulgatorio".

Es evidente, es evidente.

Al "pulgatorio".

Pero ¿qué hemos hecho para merecer eso?

Bueno, pues... Esto es porque te queremos.

Porque te gana la nobleza, si no... Gracias.

La que se lo merece es la...

Cómo viven las mascotas de algunos famosos, de verdad.

Mira, me he fijado en la gata del recientemente fallecido

diseñador y modisto Karl Lagerfeld, que todos conocéis.

Qué bonita.

Esta gata tiene más de 300 000 seguidores.

Y cuando falleció el modisto...

Atención a lo que va a decir,

que se me ponen los pelos como escarpias.

La gata se llama Chupet.

Y cuando murió el modisto... Escucha.

...ha heredado parte... ¿Cómo se llama?

Se llama Karl Lagerfeld. ¡Muy bien!

Bueno, lo he ensayado durante 24 horas.

¿Solo 24? No mientas, no mientas.

Algún día más. Pero dilo, dilo.

Que ha heredado parte de la fortuna de este señor.

¿Cómo que parte? Un pastizal se ha llevado el gato.

¿En serio? Sí, sí.

Yo he ido a adoptar... Ya no nos reímos tanto.

No, a Chupet que no le falte de nada.

Yo he ido a adoptar un gatito

para que haga buenas migas con Chupet

y a ver si se casan y recibo yo parte de la herencia.

Qué pasada.

Bueno, pues aquí la hemos visto con un bolsito.

Espectacular.

Incluso en animaciones salía besando a su dueño, a su amo.

Míralo, ahí lo tienes, Karl Lagerfeld.

Aquí lo que vemos es la mascota de Iggy Pop,

que es esta cacatúa

y él no se ha calentado mucho la cabeza,

el roque estadounidense.

¿Sabéis cómo la ha llamado? ¿Ese es el pie de Iggy Pop?

Biggy Pop.

¡Biggy Pop!

Biggy Pop.

Aquí la vemos en Navidad

con los artículos propios de Navidad

y hasta en el estudio de música.

Lo que me encanta es el derroche de energía de Iggy.

No, no. Absolutamente.

Es espectacular.

Yo con este movimiento viéndolo me quedo dormido en casa.

Es un ejercicio de hombro que hace con la cacatúa.

Ahora vamos con Paris Hilton. ¡Bueno!

Este chihuahua lo conozco yo.

¿Cómo que lo conoces tú? Lo conozco y te lo explico rápido.

Aquí la vemos en una limusina

y tiene hasta una caseta en su mansión de Beverly Hills.

Perdona, Isma, ¿y esas amistades que tienes?

En Ibiza, con una amiga que tiene un restaurante,

me dice: "Vamos a ir a casa de Paris Hilton".

Porque ella pincha en Ibiza.

¿Pincha discos? Pincha discos.

Me dice: "Vamos, que me ha pedido que le lleve algo de comer".

Esto, a las 2:00.

Voy con mi amiga... Esto no es un chiste, ¿no?

No, de verdad.

Voy con mi amiga, íbamos como cuatro personas

y digo: "Subid vosotras primero y ahora subo yo en el ascensor".

Suben ellas

y baja mi amiga con el chihuahua este y dice:

"Dice Paris que le dé una vuelta".

No, ¿de verdad?

Y me ves dando vueltas como un tonto por allí,

haciendo fotos...

Y con miedo de que se estresara.

No, pero llegué a pensar... No me lo creo.

Te lo juro. Sí, sí.

Llegué a pensar... Quiero pruebas.

Le harías una foto al perro.

Aquí vemos la foto mía con Paris Hilton.

A ver. Me regaló su gorra.

¿Cómo? ¿En serio?

Esa gorra me la regaló ella

porque era el único que no llevaba gorra

y llegué a pensar: "¿Cuánto me darán si secuestro al perro

y me quito de en medio?".

¡Es un fotomontaje! Ismael, choca.

De verdad, eres una caja de sorpresas.

El chihuahua de Paris Hilton. No me lo creo.

No, pero la confianza que tuvo ella en dejarme el perrito.

Porque le tiene un cariño... Absolutamente.

Una cosa.

A Paris Hilton muchas veces se le puede decir muchas cosas,

opiniones de su forma de actuar en la vida,

pero sí que queremos dejar claro que es una persona

que defiende a los animales.

Mucha gente la ve como una... Superficial.

...como una tontita. Sí, con mucha frivolidad.

Ya.

Pero también debemos decir, y hay que ser sinceros,

que defiende muchísimo a los animales.

Y ahí nos encontramos, ese es un punto de encuentro.

Seguiremos pendientes de los animales que nos rodean.

En los próximos minutos, algunas sugerencias

para cuidar a nuestras mascotas.

Mascoconsejos.

Y con el veterinario de nuestro programa,

con Carlos Rodríguez,

nos vamos a fijar en las necesidades de las tortugas

y, concretamente, en los hábitos alimenticios.

Yo lo primero que quiero decir

es que las tortugas que tengáis en vuestros hogares

tienen que ser legales

y que provengan de un comercio legal

y a poder ser...

Un momento. Ismael, no beses a Ricardo.

¿No? No.

Le tengo mucho cariño.

Ya, pero él se relaciona con su misma especie.

A Ricardo le tengo cariño.

Y, aparte, tiene movimientos peristálticos, ¿eh?

No es la primera vez que deposita algo sobre la alfombra.

Tío, he notado el aliento.

No te acerques, que le vas a asustar.

Vale, vale. Se estresa.

Has notado un bufidito

porque está un poco estresado el animal.

¿Sabes? Es un tipo gato.

Esto son tortugas de tierra, ¿vale?

La querida Sandra tiene un hembrajo tremendo...

¿Puedes ponerlo así? Así.

Mira. ¡Ah, una hembra!

De frente y ahora ponlo de lado. De canto, de canto.

Pero ponlo de canto, que se vea el canto.

Un poco más, un poco más.

(RÍE) ¿Estás bien, Sandra? ¿Un poco más?

Sí, ahí. ¿Lo veis?

¿Veis que es absolutamente plano el plastrón?

Y además ha hecho pis. Se ha hecho pis en la mano.

Fijaos en esta. Es lo que tiene.

Bueno, ha hecho pis.

¿Veis que esto se le mete para dentro?

Mira, mira.

En el de Sandra, que es hembra... La parte inferior del caparazón.

Y en este se mete hacia dentro y es macho.

Estaba yo en lo cierto. Ricardo es macho.

Hombre, Ricardo es un macho, es evidente.

Si era hembra y le pones Ricardo...

Yo es que no le he visto nunca pareja a Ricardo.

Alimentación.

Muy importante: son tortugas de tierra

y tienen una alimentación diferente a otro tipo de tortugas.

Y tenemos sobre nuestra mesa...

Te dejo aquí a mi primo Mariano. Mariano.

Si os fijáis, tenemos variados tipos de productos.

Tenemos pimiento, tenemos sandía, tenemos lechuga,

tenemos manzana...

¿Qué queremos decir con esto?

Pues que podemos tener verduras y frutas

para nuestra tortuga.

Una buena mezcla de hortalizas, verduras y frutas

complementan una dieta nutricional perfecta para estos animales.

Y una cosa muy importante.

Porque diréis: "¿Y cuánto comen estos bichos?".

Pues, hombre, por lo menos una o dos veces

su volumen al día.

¿Una o dos veces su volumen al día? Su volumen al día.

Estamos hablando...

Así que tú, la de Sandra...

Es la campeona. Es la campeona.

Para que os hagáis una idea..., Sí.

...este contenedor de plástico

se lo tendría que comer una y media o dos veces al día fácil.

Y mezcladito, ¿no? Mezcladito.

O sea, no solamente lechuga porque si no estaría comiendo solo agua.

Es interesantísimo complementar las verduras, las frutas...

Pimiento verde, sandía, manzana...

¿Y qué es lo que bebe, Carlos?

¿Agua?

¿Te parece poco el agua que lleva esto?

El agua de la fruta. No necesitan un agua extra.

No necesitan, aunque es bueno pulverizar a estos animales.

También obtienen el agua de esos residuos

que quedan sedimentados sobre la arena.

Parece que no hay humedad, pero ellas la consiguen.

Dos preguntas. Miedo me das.

¿Se puede decir que la misma cantidad de ensalada que te comes

se la comerían ellas?

Perdona, nosotros comemos una pizquita.

O sea, comparativamente, nosotros comeríamos de ensalada

este bol

y ellas se comerían

200 boles nuestros.

Porque ellos se están comiendo tranquilamente...

Pues mira, yo te diría que esta tortuga

fácilmente se podría comer eso al día,

con lo cual, que luego no nos extrañe

si el animal... Como para invitar a Ricardo.

...come abundantemente.

Te voy a decir una cosa. ¿Qué fruta le gusta más?

¿Frutas? Sí, perdón.

Todo tipo de frutas en principio.

No tenemos que cortarnos en las frutas y en las verduras.

Que se va Mariano. No, está controlado.

Ponle un poco de pimiento. Mientras sea fruta o verdura...

Me siento muy identificada con la dieta, ¿eh?

Te voy a decir una cosa.

¿Muerden estos animales, Ricardo? Ricardo, sí.

Ricardo si que muerde, pero... Julián.

Tengo que decirte, querido Julián...

Carlos. Carlos, gracias.

Borriquero.

He de decirte que estos animales pueden comer cualquier cosa.

Deberían morder, deberían morder en ciertas ocasiones.

Entonces, esta no es una especie

dedicada específicamente al mordisco.

Hola, hola, qué bonito. Hola.

Pero sí muerden un poco. Hombre...

Qué bonito.

Siempre me invitáis tarde, pero bueno.

Hola, Susana.

Bienvenida de nuevo, te estábamos esperando.

Ay, muy bien. Estamos aquí intimando.

¿Quieres un poco? No, gracias.

Yo tengo hambre.

A Macarena, que le gusta mucho. A mí, sí.

Yo me como todo eso crudo.

Lo mínimo que puede hacer es hacerse pis.

Se está estresando, yo creo.

Vosotras, a lo vuestro.

Está muy rico.

¿La tortuga no la podemos dejar en el suelo?

Sí, claro. De hecho, mira.

De hecho, a lo mejor está más... Estará mucho más tranquila.

Vale.

Susana. Bueno, os cuento.

Cuéntanos. Aún vengo con la brisa,

con la brisa del mar.

¿Por qué?

Es maravilloso porque el invitado de esta semana

además de que es queridísimo en la tele,

de que es escritor,

exministro,

que creo que duró poquito su paso por tal...

Fue breve, fue breve. Sí, pobre.

Pero bueno, además es amante de los animales.

Nos hemos desplazado

a las playas de Alfaz del Pi, en Alicante,

y me he encontrado con esa persona

que hacía mucho tiempo que quería conocer en persona

y no había manera.

Es Maxim Huerta.

Pero lo más importante...

Lo "max" importante. ...no era él.

Lo "max" importante no era él, sino Doña Leo.

Fíjense qué monada.

Escritor, presentador,

amante de los animales

y además está paseando por este lugar maravilloso

y se lo voy a presentar para que ustedes vean.

Maxim Huerta. -Hola, ¿qué tal?

Pero qué guapo es en persona. -Mira.

¿Y a quién tenemos? -Leo.

Leo, saluda. -Leo.

Doña Leo. -Doña Leo, tanto gusto.

¿Cómo está usted?

¿Está bien?

Es que ella es muy de tele también. -Sí, aguanta las cámaras.

Ella aguanta las cámaras.

Además, fíjate qué pinta y qué agradable.

¿Dónde estamos? Porque esto es un paraíso entre mares.

Esto es la playa del Albir, un paraíso.

¿Tú vives aquí?

Aquí está mi madre, mi primas, mis sobrinas...

¿Por qué se llama Doña Leo?

Pues Leo es por una película de Pedro Almodóvar

que era la escritora, Leo, María Paredes

y como yo me veía reflejado un poco...

¿Ah, sí? -Pues mira.

La escritora que escribe y que estaba en ese momento

atravesando un período así raro,

pues me gustaba y le puse como a la protagonista,

como a Marisa Paredes, Leo.

y Doña para que se note que es perra.

¿Y desde cuándo la tienes? -Pues hace ya nueve años.

Yo siempre he tenido perro.

La rescaté, se la habían encontrado en unos contenedores perdida.

Claro, a mí es que me gusta mucho achucharme.

Mira, mira.

Yo soy de aquellas que venga. -Sí.

Además, tengo una muy parecida.

Te la tengo que presentar.

Seríais muy buenas amigas.

Serían Doña Ana y Doña Leo. -Eso.

Dos marujonas muy simpaticonas.

Esta es estupenda.

Como tú además

eres una persona que trabaja constantemente...

Sí.

Por cierto, felicidades por el éxito del verano.

Sí, genial.

Bueno, ha sido magnífico.

¿Has tenido tiempo para estar con ella y para dedicarle?

De hecho, yo escribo y ella está al lado tranquilita.

Ella me acompaña y es mi vigilante.

¿Y ha tenido algún novio esta buena mujer?

Yo creo que Leo tiene novios, novias...

Se acerca a todo. -¿Sí?

Le gusta todo, es muy cariñosa... -Qué graciosa.

La gente valora mucho lo de las razas.

Por ejemplo, ella no tiene una raza concreta.

No, Leo es guapa y ya está.

Y ya está.

Nunca he tenido perro de raza.

Con tantos perros que hay abandonados,

yo estoy a favor de adoptar animales.

Creo que es bueno recogerlos.

Da mucho cariño.

Yo creo que la mezcla es buena. -Sí.

En el ser humano y en los animales.

Y mezclarse es muy bueno en conversaciones o en la vida.

Y yo creo que los perros que son mezclados

pues son más listos.

Yo a Leo la he llorado y ella lo nota.

La he contado alegrías, ha sabido secretos...

Claro.

Es una forma de hablar en voz alta con tu perro,

es una forma de confesarte... -Sí.

¿Ella ha conocido a Turca?

¿Quién es Turca? -¿Quién es Turca?

¿Turca no es la perrita del presidente?

No, no la he conocido.

¿Ah, no? -No sabía que era Turca.

Es verdad, se llama Turca. -Se llama Turca.

Y digo: "Lo mismo algún día...". -No ha dado tiempo.

No ha dado tiempo a conocer a Turca.

Porque a lo mejor se hacían buenas amigas.

Bueno, ¿quién sabe? -Paseando por la Moncloa.

A lo mejor aún se pueden encontrar.

Tenemos mucha vida todavía.

Tenéis mucha vida. -Tenemos mucha vida.

¿Ella te ayudó?

Siempre estuvieron mi familia, mis amigos y Leo

para sacarme a la calle cuando yo no quería salir.

o sea, ella te animó en esos momentos...

Sí, en los momentos más duros. -En los más duros.

Que no te lo esperas y te ves en esta situación.

Yo creo que en el primer momento, cuando llegué a casa,

ese primer paseo, que supongo que fue el más difícil,

fue con Leo.

Toda la vida te acordarás de ese momento

que fue muy malo.

Hasta en los peores momentos, como aquella dimisión,

siempre hay buenas personas y buenos animales.

Y buenos animales. -Y Leo está ahí.

Y que no falte. -No, no.

Menos mal, menos mal.

Bueno, pues nos ha encantado estar contigo.

Nos ha encantado conocer esta belleza sin igual.

¿Verdad?, que se está riendo todo el rato.

Sí. -No tiene ni una arruga.

Qué bien, ¿eh? La felicidad no envejece.

¿La bañas mucho, le haces alguna mascarilla?

La he bañado y la he cortado el pelo para la tele.

Nao tenemos que hacer un "selfi". -Vale.

Pero con la señora también.

Mira, ahora, ahora.

Un besito muy fuerte.

Muchas gracias. -Gracias.

Leo, di adiós.

¡Bravo!

Qué maravilla.

Muy bien, Susana. Muy bien.

Oye, una cosita.

Te ha salido ahí...

Susana, dime...

Maxim, un beso muy grande, muy fuerte,

porque eres una de las personas, de verdad,

que defiende a los animales con el ejemplo

y no con la labia.

Punto.

Y además fue muy amable. Es una maravilla.

Conocer a Doña Leo era muy curioso

porque además se comportó supereducada y supertranquila.

Puede pasear por la playa sin ningún problema.

Es muy buena la relación de los perros con sus autores.

Siempre tienen una estrecha relación.

Gran autor, gran comunicador

y Doña Leo es muy activa en redes sociales.

Tiene su propia cuenta de Instagram.

Sí, ahora hasta parece ser que está empezando.

Él dice que no tenía demasiado tiempo

para el Instagram,

pero bueno, está... ¡Oh, por favor!

Una perra preciosa.

Yo las veces que he coincidido con Maxim

siempre está sonriendo, siempre te da un consejo bueno

y siempre...

Además escribe, y no hace falta decirlo,

maravillosamente bien,

pero es el único autor que me ha hecho llorar con un libro.

Hombre, ha sido finalista de algunos premios.

No, no, pero llorar.

Cada día cuelga una foto, ¿no?

No, cada día no.

Ya le gustaría a él colgarla,

pero cada día dice que no porque no tiene tiempo,

pero que la quiere para él también.

Quiere que la conozcan, pero la quiere para él.

Muchas gracias a Maxim Huerta por su hospitalidad.

Platero es pequeño, peludo, suave,

tan blando por fuera que se diría que es de algodón,

que no lleva huesos.

Son palabras del clásico de la literatura "Platero y yo",

de Juan Ramón Jiménez.

Un homenaje al burro que parece repetirse en Burrolandia,

la protectora que hoy visitamos con María Pérez.

(Música pop)

Hola, Nico.

Fíjate cómo están estos.

Ay, madre.

Tenéis que aprender a peinaros vosotros.

Vosotros os tenéis que peinar ya solitos, solitos.

Buenos días, ¿la hora de la peluquería?

Hola, ¿qué tal?

Sí, ahora es la hora de la peluquería precisamente.

Toda la mañana le doy un repasillo

y de paso aprovecho y veo si tienen algún problemilla.

Ajá.

¿Quiénes son todos estos burritos?

Aquí tenemos muchos animales, como veis.

La mayoría son rescatados de abandonos,

que los han dejado en el campo y hemos tenido que ir nosotros.

Dilcencio, ¿y qué es Burrolandia?

La Asociación de Protección del Burro.

Y, bueno, en cierta medida

que se reconozca la labor que este animal ha hecho por el hombre

y tampoco le ha dado de comer a él.

Cuando no nos valen los llevamos a los mataderos.

Han trabajado mucho.

Venga, hora de comer.

¿Qué hay de menú?

Pues mira, tienen tomate, tienen acelga...

Dieta mediterránea, ¿eh?

Totalmente.

Mírales, están aquí todos esperando. -Sí, están esperando.

Venga, fuera.

No son agresivos, pero tienen mucha fuerza y pueden ser peligrosos.

Y tienen hambre, ¿no? -Por supuesto.

¿Qué están haciendo? -Una melé.

¿Y eso qué es?

Pues un aplastamiento en toda regla.

Pues venga.

Este es Carmelo. -Ajá.

Es el más grande de la manada y es un borrico zamorano

muy cariñoso, muy noble,

nunca le he visto malos gestos, ni coces ni nada...

Si buscos en el diccionario "burro" o "burra",

nos sale "que es rudo e ignorante".

Bueno, rudo sí, ignorante no.

Son animales nobles y muy inteligentes.

La terquedad no es de ser tonto,

sino de que tienen un criterio propio.

Ellos siempre buscan la mejor vereda, el camino más corto,

el agua la controlan antes que cualquier otro animal...

Yo le calificaría como un animal inteligente.

Esta es Felisita.

Esta nació aquí. -¿Ah, sí?

O sea, que esta es de Burrolandia nativa.

Sí, sí.

Ojalá hubiese más nacimientos y más burros

porque son animales fantásticos.

Salva, no solo hay burros aquí en Burrolandia.

No, hay de todo.

Hay perros, hay gatos...

Tenemos a la oveja Barry y, por supuesto, Pipa.

¿Pipa qué es?

Es una cierva criada a biberón.

Se la encontraron me parece que en El Pardo.

Debió haber perdido a la madre.

¿De dónde vienen estos animales?

Pues muchos son donaciones, otros son recuperaciones...

Aquí, Salva, les dais una segunda oportunidad.

Normalmente, todos los animales que vienen en mal estado

se recuperan en dos o tres meses.

¿Cómo es trabajar con animales? -Fabuloso, se quejan poco.

Se quejan más los humanos. -¿Sí?

¿Y por qué el burro y no otro animal?

El burro era algo que yo tenía pendiente.

Era darle mi particular homenaje al burro.

Era el animal que cargaba para ir a por leña para calentarnos,

el animal que iba a por el agua para poder beber,

para poder lavarnos...

Lo hacemos todo con ellos. -¿Están en peligro de extinción?

Hay poblaciones en que ha habido cientos de burros

y ahora vamos y es que no hay ni uno.

Tenemos muy poquitos.

Yo calculo que habrá en la Comunidad de Madrid

unos 2500 burros como mucho.

Si es que los hay, ¿eh?

¿Cuánto cuesta mantener a un burro?

Nosotros calculamos que un burro de estos se puede estar llevando

unos siete euros diarios como poco.

Lo que yo no quiero

es que porque sea un animal que ahora tenga

un aprovechamiento muy directo

sea un animal maltratado y un animal abandonado.

Eso es lo que no quiero.

Contra eso me revelo siempre.

Y por eso este sitio, ¿no? -Por eso estamos aquí.

Burrolandia, muchísimas gracias por esa actividad.

Qué bonito lo que ha dicho.

Es una manera de devolver todo lo que los burros

han hecho por su familia durante generaciones.

Y me ha recordado al chiste de un burro que se encuentra...

Ya hace rato que estabas tranquilo.

Hay un perro ladrando. Ha oído "chiste" e "Ismael".

Muy rápido.

Dos burros que se encuentran. Venga.

Perdona, hasta Sam se ha ido, ¿vale?

Se ha ido del plató.

Yo te aviso.

Pero vosotros quedaos... Ha oído "chiste"

y salió corriendo.

Dos burros que se encuentran, ¿no?

Uno lleno de tiritas, con gafas de sol y hecho polvo

y dice el otro: "¿Qué te ha pasado?".

Y dice: "¿Has visto que al final de la calle

hay una tienda de animales con un escaparte

que pone 'se traspasa'?".

Y dice: "Sí".

Pues no se traspasa.

Lo peor son las expectativas,

que siempre pensamos que puede se bueno.

Ha sido de los mejores. Exacto, este todavía.

Sí, este todavía...

Una semana currándotelo para entrar en los parámetros del programa.

Bueno, se ha dicho que los burros son tozudos,

pero lo que pasa es que son inteligentes

porque no siempre hacen lo que les mandan los humanos.

Viajamos al pasado de la tele con Sandra.

Bueno, vamos a empezar. Venga.

Vamos al lío.

Año 90, un grande de la tele, Jesús Hermida,

y otro grande de nuestras letras,

Paco Umbral.

La combinación, esta.

Lo del gato, lo del gato que aquí tenemos,

este que veis aquí,

es simplemente

que una vez hablamos de que vendrías aquí

y que vendrías que con tu gato Rojito.

¿Cómo está Rojito?

Está gordísimo, está hermoso... -Sí.

Ha desayunado muy bien, ha comido muy bien hoy,

y lo que pasa es que, claro,

cuando vea este programa por la televisión

y vea a este gato, que es muy gracioso,

pues se va a sentir indignado

porque realmente no es una representación digna...

De Rojito. -No, no.

Mi gato es una especie de tigre doméstico.

Pero era para que te sintieras un poco más cómodo.

No, si es muy simpático.

Y, si me lo llevo, él lo va a despedazar.

Ah, pues que lo despedace.

O sea, que está condenado a las fieras.

Totalmente.

Es maravilloso. Es de peluche, no maravilloso.

"De cerca", en el año 80 y 81, pero es Paco Umbral.

(IMITA A UMBRAL) No, el animal es muy simpático

y de hecho lo va a despedazar.

Lo va a despedazar. Me encanta.

A mí lo que me ha encantado de Umbral

es que reconoce abiertamente que el animal está gordo.

Y cuando un propietario reconoce abiertamente

que el animal está gordo

no es que esté gordo, es que son cinco gatos en uno.

Bueno, venga, vamos a seguir. Venga, ponte seria.

Ponte seria, Sandra.

Que me lleva el tiempo.

Isma, déjame.

Ahora vamos a situarnos en el año 90.

Oye, este ruido aquí...

Muy bucólico y pastoril.

Año 90, Lady Di.

Dijeron: "Vamos a impresionarla".

¿Y qué hicieron?

Llevaron a un perro que buscaba estupefacientes.

Oye, y cómo los buscaba, ¿eh?

Fijaos.

(Vítores y aplausos)

(Risas)

Carlos, se suponía que estaba adiestrado

para encontrarlo y soltarlo.

No lo soltaba. Vamos a ver.

Yo me imagino la situación.

Evidentemente, le van a hacer una demostración a Lady Di.

Le van a hacer una gracia. No, no.

Y el perro hace su trabajo exquisitamente

porque localiza dónde está lo que tenía que buscar,

pero generalmente, cuando encuentra la droga,

el humano que va con el animal

le da un premio y así suelta el objeto.

A mí me da que el señor que está ahí con la maleta

no es el que lleva habitualmente el perro.

Y por eso no está haciendo ni caso.

Algo que ya te pregunté alguna vez. ¿El qué?

¿Los animales llegan a tener cierta adicción a...?

No, no, no.

Eso lo hemos explicado en la anterior temporada.

Que aprenden jugando, son juegos. Aprenden jugando.

Lo explicamos y lo demostramos además.

Bueno, vamos a por la tercera. Venga.

A mí me da mucho este archivo de Televisión Española,

que es maravilloso.

Unas imágenes de la primera trashumancia

en la Gran Vía de Madrid.

¿La qué? Fijaos cómo era...

La Gran Vía de Madrid.

Ah, vale, había entendido otra cosa.

Venga, vamos a verlo, por Dios. Isma, que no avanzamos.

Y ha habido que dar la vuelta por ahí, por la...

No me acuerdo cómo se llama.

De la cañada.

Mmm... lo tengo aquí.

Bueno.

Lo llevo aquí guardado.

Salieron con el alba de la Casa de Campo.

Venían, como manda la trashumancia,

de los Picos de Europa

y van a Extremadura.

Tienes que estar todo el día, desde que amanece hasta que anochece,

y por la noche también hay que cuidarlas,

o sea que hay poco descanso.

Ahora se trata de recuperar las cañadas

para el ganado y para el descanso y el deporte.

Un proyecto de ley

ya en Las Cortes

tiene ese propósito.

Hombre, yo creo que una ley siempre debe de servir

para alentar a la gente a que respete

ese patrimonio público

y no se invada como se hace hasta ahora.

Un paso de ovejas por el centro de Madrid, Sandra,

que se sigue realizando de manera tradicional cada año.

Bueno, ahora vamos a cambiar de tercio

y vamos a ver una boda.

Los protagonistas: Bismarck y Dafne.

Ahí están.

Otro casorio de perros en Hollywood,

un sitio que conjunta muy bien en ceremonias como esta,

tan de moda.

(HABLA EN INGLÉS)

El novio, que va de esmoquin,

se llama Bismarck y es un can de fuerte carácter.

La novia es una ninfa con traje banco

y, claro, se llama Dafne.

Todo fue de perlas y se abrió una botella de cava

que los novios bebieron al estilo plato.

Después, en la limusina,

empezaron su viaje de novios a un lugar secreto.

Seguro que van a ser felices y a comer huesos de perdices.

No, te digo yo que no era luna de miel.

Era luna de pienso.

Vamos a ver, Carlos. Años 90.

Sí, es el año 90.

la primera gran boda en Hollywood, ya sabemos cómo es.

Esos excesos y esas cosas que a Carlos...

Los perros no son para eso, ¿no?

Me parece tal estupidez...

O sea, vamos a ver.

Punto 1:

los perros, si quieren decidir unirse,

que lo hagan ellos.

Segundo: el intentar promover

la cría de una forma absurda.

Segunda estupidez.

Tercero: comerán huesos de perdiz.

Si no sabes de qué tienes que hablar, no lo digas, tío.

No se deben comer huesos

porque si le damos huesos de perdiz o de pollo...

Son peligrosos.

Hacedlo vosotros también, comed los huesos.

No hace falta.

Notaréis lo que hace ese hueso.

Como un cuchillo transitando por el esófago, ¿eh?

Yo me imagino esa noche de bodas, que sería noche de perros.

Muy bien.

Bueno, y especialmente en este programa

no queremos cosificar a los animales,

es decir, tratarlos como objetos.

Bueno, imágenes y sonidos del pasado de nuestra tele.

Vamos a regalarnos una sonrisa, ¿os parece?

Animaladas.

Ismael, las caídas en la tele nos hacen gracia.

Eso es así, somos así.

Pues sí, lo estamos viendo aquí,

porque la curiosidad, la supervivencia y el despiste...

Huy, se tropieza y se cae. Es un cachorro, ¿no?

No, no, no, esto es una croqueta.

Esto me recuerda a mi amigo Ricardo.

Tengo un amigo llamado Ricardo también.

La está pasando bárbara. Mira, mira, ahí está.

¡Ha caído de pie!

Fíjate.

Mi abuela decía que tropezar y no caer

adelantar camino es.

Y aquí fijaos en este vídeo

toda la colección de costalazos con todas las de la ley

que tenemos.

Mira este pobre.

Lo intenta una vez, otra vez...

El jack russell no está hecho para subir toboganes.

Pero a él nadie se lo ha dicho. No, pero lo intenta.

Mira, esto es un juego que suelen hacer mucho los amos con los gatos.

Sí, las sombras en la pared.

O con el láser.

Atentos al susto que le mete el amigo y dice: "Hasta luego".

No, que le empuja al agua. Pues qué perro es.

Este es mi espacio, ¿no?

Bueno, todos hemos visto el típico perrito que quiere subir al sofá

y se pega con el borde del sofá.

Es que los cachorros, cuando están aprendiendo a controlar su cuerpo,

tienen caídas de estas. Quiere ir a por él.

No, no, no.

Pero ¿qué le ha pasado?

Que no ha calculado y se ha caído.

Esto le pasa mucho a los gatos, más de lo que pensamos.

¿No calculan las distancias? No calcula

y se cree que el espejo tiene una parte de atrás.

Oye, una cosa.

Este es el cachorro. Eso es lo malo de la cola.

Yo tenía una bulldog inglesa.

Os lo cuento rápido.

Yo tenía una bulldog inglesa que le encantaba jugar con las pelotas

y pegarle cabezazos.

Un día, debajo de mi coche...

Mira, mira este, ¡pumba!

Por debajo de mi coche corriendo...

Este tampoco ha calculado bien, ¿no?

No.

Debajo de mi coche y ve

una de estas pelotas de hierro que hay

para que los coches no se suban encima de la acera.

Los bolardos.

Salió corriendo, le metió un cabezazo y se quedó planchada.

Digo: "Se me ha muerto". No.

Hasta que la llamé, empezó a mover el rabito,

pero a partir de entonces mordía la pelota.

Oye, con esto cuidado en las piscinas

porque los perros saltan...

los perros saltan y muchísimas heridas de raspones.

Adiós. Sí.

Mira, otro que no calcula.

¿Ves?

O sea, creemos que los gatos son todos capaces.

Es que los gatos son muy arriesgados.

No, pero porque creen que pueden llegar al otro lado.

¿Ves? Lo que pasa es que no tienen...

Y tienen mucha confianza en sus cuerpos.

Luisma, ¿te ha pasado también?

También lo intentas y tampoco calculas bien.

Yo me he partido dientes, costillas y el peroné

saltando de un lado para otro.

Aconsejo que nadie lo haga.

Y este se pasa de frenada. Sí, porque cayó bien.

Cayó bien, pero luego... Te voy a explicar.

Hemos visto muchos animales

y esto me recuerda al chiste de los animales...

No, Isma.

Un caballo, un perro, una gallina y un gato.

Todos tienen 14 meses.

¿Quién es el más viejo de los cuatro animales?

No puedo decirlo. Perro, gato, gallina y caballo.

Tienen todos 14 meses.

Sorpréndenos.

La gallina.

Porque tiene 14 meses y pico.

Jo, macho, de verdad.

¿Podemos desalojar?

Alguna risa en el plató hemos oído.

Y yo aplaudo las risas.

Las risas enlatadas se han quedado dentro de la lata.

Dicen: "No".

El cansancio empieza a hacer mella.

Sandra.

Vamos a terminar con una sonrisa.

Vamos a ver esta imagen.

Este tampoco ha calculado la distancia.

Le pasa un poco como a Isma.

Le tiran la bola dentro del agua y él, con su buena voluntad,

dice: "ahí me meto".

¡Dios! Pobrecito.

Se ha pasado de frenada.

Es lo que quería hacer, pero no lo habéis pillado.

¿Seguro?

Quería hacer una voltereta, ¿no?

Una cosa muy importante,

y lo hemos visto en una de las imágenes de antes y ahora,

es que le tiramos una pelota a nuestro perro

y no la coge en el aire a la primera.

Y nos sentimos como defraudados.

Dices: "Jo, qué inútil".

No, es que los perros cuanto más cerca tienen un objeto

peor lo ven.

¿Vale? Ah.

Si lo ha controlado cuando va llegando.

puede acostumbrarse,

pero si no está acostumbrado y le llega algo cerca...

¿Pasa esto en la vida en general? A mí, siempre.

Yo no veo nada. Eso es lo que le ha pasado.

Totalmente. Lo tiene tan cerca que ha dicho...

Es que además va de sobrado.

Pues mira, se ha pegado una buena torta.

Amigos y amigas,

defendiendo a los animales defendemos también

a los seres humanos.

Muchas gracias por prestarnos tu atención.

Invitados humanos y no humanos.

Por favor, que pasen.

Hasta la semana que viene.

Presentador, Premio Alegría...

Además te he hecho como el Premio Alegría.

Primavera, Primavera. -Primavera.

No sé por qué he dicho Premio Alegría.

Bueno, era la alegría de verte. -Pero me gusta.

Premio Primavera, toda la razón.

Estamos rodeados de burros.

No son carnívoros.

Ay, que me muerde.

Ah, mira.

Leo está a dieta porque es una perra castrada

y, entonces, tiene tendencia a engordar.

Y, bueno, yo también, ¿eh?

Bueno, y yo.

Total, absolutamente.

Me subo los pantalones.

Lo poco que cocinas...

¡Ay, ay, ay! -¡Ay!

¡Cuidado!

Vale.

¿Qué había dicho?

Es una cazadora.

Se sube a una mesa para saludar y roba el filete.

Hace ¡pum! y me toca pagar la comida de la...

¿En serio? -No lleva monedero y me toca a mí.

Con una claqueta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 16

19 oct 2019

En el capítulo de hoy nuestro rehabilitador, Israel y la veterinaria y etóloga María nos darán las claves para comprender y tratar los miedos de Bimba, una perra adoptada. Conoceremos a la mascota de un famoso muy popular. Te daremos la respuesta en los falsos mitos de hoy.

ver más sobre "+Cotas - Programa 16" ver menos sobre "+Cotas - Programa 16"
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios